Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
PRENSA, PERIODISMO, CRÍTICA - PABLO SCHANTON

PRENSA, PERIODISMO, CRÍTICA - PABLO SCHANTON

Ratings: (0)|Views: 250 |Likes:
Published by lawalsh_fsa

More info:

Published by: lawalsh_fsa on Jul 04, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/01/2013

pdf

text

original

 
PRENSA, PERIODISMO, CRÍTICA - PABLO SCHANTON“La agrupación británica Suede, enrolada en ese “neoglam” que parece estarinvadiendo las islas, acaba de lanzar sup laca debut, titulada simplementeSuede, bajo el sello Nude. Según los informes de Tower Records, el álbum yase habría convertido en disco de oro, a apenas días de su lanzamiento. Todoun récord.”“¿Estás tan harto como yo de esos grupitos ingleses con peinados a la Brian Jones y varios pedales de guitarra que susurran sus letras bajo un mar dedistorsión? Pues bien, han llegado los Suede, muchacho. Este combo oriundode Londres, liderado por el carismático Brett Anderson, no te va a defraudar,te lo aseguro. Su debut es un cóctel de glam, soft noise, Iggy Pop circa “Lustfor life” y los primeros Kinks, donde crescendos de guitarras épicas se trenzana duelo con la sensual voz de Anderson. Me tienen tan atrapado que no puedoapretar el eject de mi walkman!!! Pero empecemos por el principio. Lahistoria comienza una tarde....”.“PJ Harvey es un buen contraste para comprender a Suede. Brett y Poly sonlos dos íconos ded 1993. Sus bandas son tradicionalistas que reniegan de lasinnovaciones de finales de los 80 (el sampler, los ritmos secuenciados, lamagia de estudio a la My Bloody Valentine). Ambos aparecieron comopersonalidades ocónicas en oposición a la falta de imagen que esgrimen loschicos del noise rock y el tecno. Y además ambos se desvían de su génerosexual: Brett envidia los “privilegios” femeninos (la pasividad, el arreglopersonal, el ser penetrado), mientras que Poly usurpa los privilegiosmasculinos (la “neutralidad” del rockero masculino que no tiene que pensaren términos de género)”.He aquí tres ejemplos de qué y cómo se puede escribir sobre rock. El primerpárrafo no es más que una neutra(l) información de PRENSA. El segundo esun típico fragmento de PERIODISMO biografista, donde la información puedeser desarrollada desde un punto de vista subjetivo y cómplice. Por último,figura la traducción de un texto de CRÍTICA en el cual cuentan la hipótesis y lainterpretación antes que la lógica historiográfica. Ya podríamos sintetizar las diversas acciones que le competen a cadadisciplina. A la prensa le basta INFORMAR (la “objetividad” es su valoresencial); al periodismo le gusta EXPLICAR e historificar; y a la crítica leinteresa EXPERIMENTAR a través de la música e interpretar.PRENSA
 
Con la democracia, el discurso del rock bifurca su flujo informativo según dosparámetros: la “info” de la semanalidad y la “data” del libro de rock, que leimpusieron un pulso inédito hasta entonces. La prensa, básicamente semanal,no es tan inocente como parece.Opina por omisión o exceso de reconocimiento, o simplemente porqueanáloga lo informable a lo vendible (aquello que resulta exitoso sólo entérminos económicos).PERIODISMOEn los 70, cuando el rock argentino aún no era oficial (como lo fue despuésdel gobierno de Galtieri), las revistas Mordisco –dirigida por Jorge Pistocchi- yExpreso Imaginario instauraron el desafío de reflejar el contexto cultural enque la música rock tenía su lugar. Entre poemas de Henri Michaux, posters deEscher, notas sobre genética y recetas para hacer pan de alpiste, el modusvivendi acorde a aquella época de resistencia hippie desde los parques eraestimulado a lo largo de esas páginas.Llegados los 80, el Expreso, en manos de Pettinatto y Alfredo Rosso, sededicó a Eno, Kubrick, “La máquina delicada” y Burroughs bajo un nuevodiseño, tratando de reflejar el comienzo de la para-cultura que insinuabaEinstein y el advenimiento de la estética “New Wave”. La revista dejó deexistir apenas el rock se oficializó.A partir del 83, surgieron dos medios que continuaron el proyecto de“acompañar” culturalmente las nuevas tendencias musicales del rock: Twist& Gritos y Cerdos & Peces, militantes del “under” surgido comocontraofensiva frente a la oficialización.Si bien las dos primeras publicaciones fundaron una convivencia periodísticamás disciplinada del rock con la contracultura (digamos menos espontáneaque la que bocetaran previamente Pinap, La Bella Gente, Cronopios, y Pelo) ,exhibían todavía un estado rudimentario de su acto fundacional. Lasinterconexiones entre las Artes, los rituales cotidianos, y la música queinauguró el rock no se llegaban a percibir ni desarrollar, por eso las notaseran distribuídas conforme a los parámetros de burocratización cultural pre-rockeros: “Música”, “Pintura”, “Poesía”, “Filosofía”, “Vida Cotidiana”, etc. Escierto, Música, Arte y Vida estaban juntos, pero en compartimentos estancos.Las notas sobre música reducían su alcance y su estilo a los siguientesrecursos:• una biografía (de grupo o solista)
 
• una inclusión en tendencia musical• recuento de influencias• una comparación con el contexto actual• descripciones adjetivadas de los temas y los discosA partir de entonces, el uso de la primera persona y el método de colección einvestigación quedaron instituidos, creando una figura periodística más dignaque la del traductor y el reportero: el ESPECIALISTA.Con el tiempo, esos recursos periodísticos se fueron cristalizando en clichésque nadie se atrevía a poner en cuestión, porque se los creía la única formade hablar sobre un grupo, tendencia o solista desde un país tan excéntricocomo la Argentina. Ya es hora de instalar la duda.LOS CLICHÉS DEL PERIODISMO ESPECIALIZADOLa biografía y el retrato sirven para explicarlo todo. Si el músico fuedrogadicto durante el año X, su disco de ese año va a reflejar su estado deánimo; si tuvo problemas con la grabadora o poco éxito, lo mismo. Lo que lepasa al especialista es que no puede despegarse de la figura del lector comoescolar que tiene que aprender aquello que figura en los programas, ni de laidea de que conocer es estudiar fechas e historias coherentes como las de losmanuales de la primaria. También de la época escolar, recuerda otros rasgos más tiernos y naif: laexcitación consumista y la necesidad de diferenciarse de los otros por tener“el disco difícil, el que no se consigue fácilmente, el agotado, el pirata” (enesto, la verdad es que no superó la etapa de coleccionista de figuritas).Los dos únicos ámbitos que necesita el típico periodista de rock paradesarrollar su discurso se reducen a: el cuarto donde está el equipo y ladisquería. El especialista sería entonces un curador que media entre elcomprador de discos y le vendedor, algo así como un publicista de su propiogusto que, en el peor de los casos, rellena y decora gacetilllas. El subtextoperiodístico dice: “Yo lo escuché antes y me gustó, así que comprátelo”. Laelocuencia lo desespera. Necesita convencer, que le crean.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->