Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Melville, Herman-Moby Dick (Español Neutro)

Melville, Herman-Moby Dick (Español Neutro)

Ratings:
(0)
|Views: 10,602|Likes:
Moby Dick de Herman Melville en Español Neutro.
Moby Dick de Herman Melville en Español Neutro.

More info:

Published by: Victor Riffo San Martin on Jul 04, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/19/2015

pdf

text

original

 
Moby Dick Herman Melville1
MMOOBBYYDDIICCKK 
 Herman Melville
 
Moby Dick Herman Melville2
CAPÍTULO I
Mi nombre es Ismael. Hace unos años, encontrándome sin apenasdinero, se me ocurrió embarcarme y ver mundo. Pero no como pasajero,sino como tripulante, como simple marinero de proa. Esto al principio re-sulta un poco desagradable, ya que hay que andar saltando de un lado aotro, y lo marean a uno con órdenes y tareas desagradables, pero con eltiempo se acostumbra uno.Y por supuesto, porque se empeñan en pagarme mi trabajo, mientrasque un pasajero se ha de pagar el suyo. Aún hay más: me gusta el aire puroy el ejercicio saludable. Digamos que el marinero de proa recibe máscantidad de aire puro que los oficiales, que van a popa y reciben el aire yade segunda mano.Por último diré que había decidido embarcarme en un ballenero, ya que lasballenas me atraían irresistiblemente. Cierto que resulta una caza peligrosa,pero tiene sus compensaciones: los mares en los que esos cetáceos semueven, la maravillosa espera, el grito foral cuando se encuentra una...El caso es que metí un par de camisas en mi viejo bolso y salí dispuesto a llegar al Cabo de Hornos o al Pacífico. Abandoné la antiguaciudad de Manhattan y llegué a New Bedford. Era un sábado de diciembrey quedé muy defraudado cuando me enteré de que había zarpado ya elbarquito para Nantucket y que no había manera de llegar a ésta antes dellunes siguiente. Y yo estaba dispuesto a no embarcarme sino en un barcode Nantucket, desde donde se hicieron a la mar los primeros cazadores deballenas, es decir, los pieles rojas.Como tenía que pasar dos noches y un día en New Bedford, mepreocupé ante todo de dónde podría comer y dormir. Era una noche oscura,fría y desolada. No conocía a nadie y en mi bolsillo no había más que unascuantas monedas de plata.Pasé ante «Los Arpones Cruzados», que me parecieron demasiadoalegres y caros, y lo mismo me ocurrió ante el «Mesón del Pez Espada».Aparte de ellos, el barrio aparecía casi desierto. Pero no tardé en encon-trarme ante una puerta ancha y baja de la que salía una luz humeante.Y entré en el lugar. Desde los bancos. un centenar de rostros negrosme examinó: era una iglesia para gente de color. No servía. pues, para mispropósitos.Cerca ya de los muelles. oí chirriar en el aire una muestra. Miré haciaarriba y vi que decía: «Mesón del Surtidor de la Ballena. Peter Coffin». Elnombre resultaba poco atrayente. «Coffin» significa ataúd, como todossaben, pero al parecer es un apellido corriente en Nantucket.
 
Moby Dick Herman Melville3
Por la puerta salía un fugitivo resplandor. Y la casa en sí eraextrañísima, ya que se inclinaba hacia un lado como si el viento laempujase, y era muy vieja.Al penetrar en aquella sórdida posada, se encontraba uno en unvestíbulo que recordaba un barco desmantelado. Estaba todo ello ensombras, apenas disipadas por unas velas encendidas. La pared opuesta a laentrada se adornaba con lanzas, mazas decoradas con dientes de marfil yotras con cabellos humanos como adornos. Una de ellas, en forma desierra, resultaba particularmente escalofriante. Había también arponesballeneros fuera de uso.Una vez pasado el vestíbulo se entraba en la sala común, con vigasde pesada encina en el techo, y en el fondo un mostrador. Había anaquelescon recuerdos e incluso la quijada enorme de una ballena. Al entrar vireunidos en la sala a unos cuantos marineros jóvenes. Me dirigí al patrón yle pedí una habitación. Me dijo que la casa estaba llena y que no le quedabauna sola cama.-Pero, espere añadió de pronto-. No tendría inconveniente encompartir una cama con un ballenero, ¿verdad?Le respondí que no me gustaba compartir la cama con nadie, peroque si no había más remedio... y que si el ballenero no era alguienrepulsivo...-Muy bien, siéntese -me respondió-. La cena estará en seguida.Me senté en el banco común, junto a un marinero joven que sededicaba a tallar la madera del banco con un cuchillo. Poco después nosllamaron a cuatro o cinco a una sala contigua. No había fuego, hacía un fríopolar y la estancia se iluminaba solamente con dos velas.La comida fue buena carne con patatas, té y budín.-¿Dónde está ese arponero? -pregunté al dueño-. ¿Es alguno deéstos?-No. El arponero es una especie de negro, y no tardará.Terminada la cena, pasamos de nuevo a la sala común, que no tardóen llenarse de un grupo de marineros salvajes, que según dijo el dueño erala dotación del Grampuss. Acababan de desembarcar y componían unabuena colección de bandidos que se lanzaron inmediatamente al mostrador,dispuestos a acabar con todas las existencias de licor, si es que licor podíallamarse al veneno que allí vendían.Pronto estuvieron todos borrachos, excepto uno, que se manteníaaparte. Tendría unos seis pies de estatura, un pecho como una ataguía yhombros muy anchos. Su musculatura era la más desarrollada que jamásviera en hombre alguno. El rostro, muy atezado y los dientes muy blancos.En la voz, aunque hablaba poco, se le notaba acento sureño. Cuando elalboroto se hizo insoportable, desapareció, y no le volví a ver hasta... queme lo encontré en un barco, pero eso pertenece a otro lugar de la historia.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->