Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ya podemos morir tranquilos

Ya podemos morir tranquilos

Ratings: (0)|Views: 168|Likes:
Published by JM Martín
Un bochornoso relato que te hace sentir orgulloso de ser español. Perpetrado por JM Martín
Un bochornoso relato que te hace sentir orgulloso de ser español. Perpetrado por JM Martín

More info:

Published by: JM Martín on Jul 04, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/04/2012

pdf

text

original

 
 
 Ya
podemosmorirtranquilos
Un relato bochornoso a cargode JM Martín
 
 
 
I
La muchedumbre se erguía partida por la mitad en algunoscasos, huelga decir que la mayoría de ellos carbonizados. Algunos
la mayoría si atendemos a aquellos huecos que hace poco erangente- flotaban en el aire, pulverizados. Junto a ellos, generalmenteretorcidos alrededor de lo que antaño fueron sus cuerpos con vida, elmobiliario urbano pesado (farolas y semáforos) se anudaba en girosimposibles, abrazando sus casicadáveres en un ritual de amor que jamás antes se había visto por aquellos lares. El mobiliario urbanoligero, como los contenedores, los buzones y las señales de tráfico,habían corrido un destino dispar. Algunos alcanzaban ya zonas altasde la atmósfera, una atmósfera teñida de un curioso gris brillante.Otros habían pasado a mejor vida y se mezclaban con las cenizas detantos seres hasta hacía poco vivos. Otros, los menos pero los únicos visibles, atravesaban los ventanales y lo que una vez fueron huecosde puertas de los céntricos edificios de aquella ciudad muerta. Dehecho, si algún pájaro hubiera sobrevolado aquella zona, hubierapodido comprobar que a esas alturas el Ayuntamiento estabapoblado por más objetos que hacía pocos minutos pertenecían a lacalle que por propios. Por supuesto, aquel edificio gubernamental nolucía techo, porque todo el mundo sabe lo difícil que es lucir unatechumbre que es directamente polvo y escombros estampados pordoquier.No obstante, nada quedaba ya de vida en aquella ciudad, ni tansiquiera una triste bandada de pájaros que pudiera comprobar elsoberano destrozo que en aquellos momentos presidía aquellamierda de ciudad que al fin había dejado de oler a podrido para oler,directa y definitivamente, a quemado.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->