Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Que Significa Ser FIEL a DIOS

Que Significa Ser FIEL a DIOS

Ratings: (0)|Views: 67 |Likes:
Published by Urfiles Perez Perez

More info:

Published by: Urfiles Perez Perez on Jul 05, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/01/2013

pdf

text

original

 
¿Que significa ser FIEL A DIOS? ¿Quienesdebido a su fidelidad heredaran la vidaeterna en la tierra?
Hola....Ser fiel a Dios es:Es reconocer a Jesucristo como su Señor y Salvador.Amarlo, adorarlo, cumplir con los mandamientos que el nos dejo. Por la fe. Sólo creyendo en Dios.Ser fiel a Dios es tambien : Que aunque caigas te levantes de nuevo y continues en los caminos deDios.Huye de las tentaciónes.Respeta a tu cónyuge.Respétate a ti mismo.Ser fiel en las cosas pequeñas ( Si no podemos ser contados para cosas pequeñas ¿cómo podemosser considerados dignos de confianza en situaciones difíciles? )La familia de Dios siempre tiene necesidad de personas que sean verdaderamente fieles (porejemplo, confiables, dignos de confianza, leales)Si eres fiel a Dios y cumples con su palabra SEGURO SEGURO tambien heredaras la vida eterna junto a el.Pero aquellos que son fieles a ellos mismos también lo son hacia Dios...a. Serán guardados por el Señor: "A los fieles guarda Jehová"
 –
Sal 31:23b. Y bendecidos por el Señor: "El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones..."
 –
Prov 28:20
A las 4:02 PM, por
Luis Fernando
Surfeando por la web, me he encontrado hoy con un postrealmente interesante.No diré que dicho encuentro ha sidocasual, porque ese blog lo leo con mucha frecuencia, perohacía un par de días que no lo visitaba. Aunque no me sumo ala crítica que hace a un medio de comunicación religioso
 
ideológicamente cercano al nuestro, sí que
asumo el fondo de lo que plantea
.Es falsa la idea de que
el cristianismo es un estado de felicidad mundana constante, enel que la vida es maravillosa y sin problemas
. Las familias cristianas no son idílicas segúnel modelo de los dibujos de las revistas de los Testigos de Jehová. Al contrario,
sufrimosenfermedades, conflictos familiares y laborales como todo hijo de vecino
. Es más, si nosempeñamos en vivir como se nos manda, como se nos da por gracia lo más seguro es quesuframos algún tipo de persecución (2ª Tim 3,12).La fe cristiana no es como los manuales de pensamiento positivo por los que supuestamentese consigue que la gente nos vea, más altos, más esbeltos, más guapos.
El cristiano no hade buscar la felicidad mundana sino la fidelidad a Dios
. Ahora bien, quien llevado de lagracia es capaz de alcanzar la comunión con el Señor, alcanza un tipo de felicidad que no haynada en el mundo que pueda dar.
Dice San Pablo que “
el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad,fe, mansedumbre, templanza 
” (Gal 5,22). Esa lista no es el resultado de las circunstancias
externas que nos toca vivir. Muy al contrario, lo realmente novedoso del cristianismo es que
aunque todo lo que nos rodea parezca venirse abajo, si estamos asidos al Señorpodemos experimentar esos frutos
. De hecho, el apóstol nos manda: “
Alegraos siempre en el Señor; de nuevo os digo, alegraos 
” (Fil 4,4). Y nos lo manda porque sabe que es una gracia
que el Señor quiere concedernos. Y siempre, o sea, no sólo cuando las co
sas van “bien", sinotambién cuando van “mal", porque sabe que “
todas las cosas colaborar al bien de los que aman a Dios 
” (Rom 8,28).
Una de las cosas que más me ayuda a sobreponerme en tiempos de dificultad es la certezade que si Dios me concede la gracia de morir en paz con Él, me espera una eternidad a su
lado donde ya “
no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor 
” (Ap 21,4). Hablo con
esperanza cierta. Es decir, para mí ese futuro prometido es tan real como que yo existo yestoy ahora escribiendo un post en mi blog.
Esta vida no tiene otro sentido que ser elpreámbulo a la vida eterna al lado de mi Señor, su Madre y mis hermanos en la fe
. Lo
cual no quiere decir que no me “ocupe y preocupe” por mis seres queridos aquí y ahora.
El Apóstol
de los gentiles nos exhortó a trabajar en nuestra salvación con “
temor y temblor 
” (Fil2,12). Él mismo declaraba: “
castigo mi cuerpo y lo tengo sometido, no sea que, después de haber predicado a los demás, yo mismo quede descalificado 
” (1º Cor 9,27). Y nos
 
advirtió: “
el que se cree muy seguro, ¡cuídese de no caer! 
” (1 Cor 10,12). Por tanto,
no busquemosprimeramente las cosas que nos dan la felicidad mundana
sino, sobre todo y por encimade todo, la fidelidad que nos lleva a la felicidad eterna. Que podamos decir con el autor de
Hebreos: “
Nosotros no somos de los que se vuelven atrás para su perdición, sino que vivimos en la fe para preservar nuestra alma 
” (Heb 10,39). Lo demás, estimado lector, es vanidad de
 
vanidades. O dicho en plan más castizo: todo lo demás es grano de anís, tormenta en vaso deagua y bostezo de caracol. Nada.
Fidelidad a la vocación
Vocación laical.-
AA.VV
.,
Laicità
, Milán, Vita e Pensiero 1977;
R. Goldie
,
Laici, laicato
e laicità: bilancio di trent’anni di bibliografia
, «Rassegna di Teologia» 22 (1981) 295-305, 386-394, 445-460;
J. M. Iraburu
,
Caminos laicales de perfección
, Pamplona,Fund. GRATIS DATE 1996;
B. Jiménez Duque
,
Santidad y vida seglar 
, Salamanca,Sígueme 1965;
B. Kloppenburg
,
Laicos en apostolado
, «Medellín» 7 (1981) 312-352.Vocación apostólica.-
J. Esquerda
,
Teología de la espiritualidad sacerdotal 
, BAC 382(1976);
G. Kittel
,
akoloutheo
, KITTEL I,210-216/I,567-582;
K. L. Schmidt
,
kaleo
, ib.III,487-502/IV,1453-1490;
R. Thysman
,
L’étique de l’imitation du Christ dans le
N.T.
,«Ephemerides Theologicæ Lovanienses» 42 (1966) 138-175.Fidelidad a la vocación.-
AA.VV
.,
La fidelidad 
, «Vida religiosa» 32 (1972) 3-104;
G.Greganti
,
La vocazione individuale nel N.T.
, Roma, Corona Lateranensis 1969;
J. M.Iraburu
,
Fidelidad a la vocación
, «Teología del sacerdocio» (Burgos) 5 (1973) 329-350;
L. Petrosino
,
Fidelidad a la voc. sacerdotal según San Alfonso
, «Riv. di Asceticae Mística» 48 (1979) 218-244.
Unidad de las vocaciones cristianas
El concilio Vaticano II enseñó que «
una misma es la santidad que cultivan, en losmúltiples géneros de vida y ocupaciones
, todos los que son guiados por el Espíritu deDios, y obedientes a la voz del Padre, adorándole en espíritu y verdad, siguen a Cristopobre, humilde y cargado con la cruz, a fin de merecer ser hechos partícipes de sugloria» (LG 41a). Pero esta genérica vocación cristiana a la santidad se desarrolla endiversas vocaciones específicas, que aquí reduciremos a dos: la vocación laical y lavocación apostólica.
Vocación laical
«
Creó Dios al hombre a imagen suya, y los creó varón y mujer 
; y los bendijo Dios,diciéndoles: «procread y multiplicáos y henchid la tierra [
familia
]; sometedla ydominad [
trabajo
] sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, y sobre losganados y todo cuanto vive y se mueve sobre la tierra»» (Gén 1,27-28).
La familia y el trabajo se vieron degradadas por el pecado
, y quedaron sumidas en lasordidez de la maldad y el egoísmo. Pero
Cristo sanó y elevó la familia y el trabajo
,elevó maravillosamente estas dos coordenadas fundamentales de la vida humana,haciendo que vinieran a ser el marco de una vida santa y santificante, destinada acrecer hasta la perfección evangélica.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->