Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
8Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Genoveva de Brabante

Genoveva de Brabante

Ratings: (0)|Views: 4,009|Likes:
Published by Sara Bravo Villa
Genoveva de Brabante. Se trata de la historia de María de Brabante, a quien su marido, Luis de Baviera, mandó matar por adúltera. Imaginariamente, el pueblo tomó partido por la reina e hizo de ella una leyenda, Santa Genoveva, alimentada por un ciervo, ella y su hijo, en un bosque de la Ardena, la inocencia recuperada.
Genoveva de Brabante. Se trata de la historia de María de Brabante, a quien su marido, Luis de Baviera, mandó matar por adúltera. Imaginariamente, el pueblo tomó partido por la reina e hizo de ella una leyenda, Santa Genoveva, alimentada por un ciervo, ella y su hijo, en un bosque de la Ardena, la inocencia recuperada.

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Sara Bravo Villa on Jul 08, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/26/2013

pdf

text

original

 
2
CAPITULO 1
 
La doctrina de Jesús había comenzado a expandirse por lospaíses de Europa, para introducirse así en los territorios deAlemania, que estaban tan necesitados de la misma como las demásnaciones. Y al extenderse por ellas el cristianismo fueronsuavizándose las bárbaras costumbres de sus habitantes, quienesaprendieron a cultivar la tierra, la cual hasta entonces había sidoárida, con lo que lograron dar fertilidad y a tractivo a su suelo ycomodidad y mayor elevación a sus existencias.
 
Por aquella época habitaba en los Países Bajos un caballero,el duque de Brabante, al que todos guardaban respeto a causa de suvalentía y admiración por su afán de ser justo y sus piadosascostumbres. Su esposa poseía, como él, excelentes cualidades, y elSeñor había bendecido su unión con una hija llamada Genoveva, a lacual educaban basándose estrictamente en la doctrina cristiana.Desde su más tierna infancia, ésta comenzó a demostrar suinteligencia y sus notables dotes morales, ya que a su piedad uníauna gran amabilidad, encantadora dulzura, notable modestia ysingular laboriosidad. Le agradaba sentarse a los pies de su madrecuando ésta ocupábase de hilar, y de este modo, mientras movía surueca pequeñita, conversaba con ella, quien lea escuchabasorprendida pues la niña le dirigía preguntas ingeniosas.Cuando la madre le preguntaba a su vez, la pequeñarespondía de un modo tan oportuno, que incluso los que estabanpresentes quedaban asombrados por su concisión. Comprendían queposeía unos conocimientos superiores en relación a su edad, ydedujeron que, con el tiempo, podría llegar a ser una mujerextraordinaria.
 
 
3
A los diez años podía vérsela en la iglesia entre sus padres,arrodillada en su pequeño reclinatorio, alzados devotamente hacia elcielo sus ojos azules, con la abundante y rizada cabellera rubia queenmarcaba su bello rostro. Y entonces, al verla tan modesta y grácil,creían estar contemplando a un ángel descendido del cielo. Peto aúnlo parecía más al hallarse junto a la cabaña de algún pobre, cuandorepartía, entre los pequeños, vestidos que ella misma confeccionabay distribuía entre las apuradas madres el dinero que su padre le dabapara sus propios atavíos. De este modo creció Genoveva y así pasósu adolescencia. Todos la querían y admiraban, y las madresseñalaban a sus hijas como ejemplo.
 
En aquella época los caballeros permanecían, a vecesdurante mucho tiempo, fuera de sus mansiones feudales, paraejercitarse en las armas o dedicarse a la caza. Y en una de talescacerías, el duque de Brabante se vio arrastrado a una peligrosaaventura.
 
En lo más profundo de un tenebroso bosque, un hombrecorría con gran agitación. Era uno de los criados del Duque.
 
.-
¡Eh, señor duque!…¡Señor duque!
 
Nadie respondió a los gritos del criado. Anduvo durante untrecho, como dudando en tomar una determinación. Se sintió untanto aliviado cuando vio aparecer ante él a otro hombre, cuyasropas indicaban, al igual que las suyas, que pertenecía al servicio delduque de Brabante.
 
.- ¿Qué ocurre Gonzalo?- interpeló el recién llegado-¿Dónde está nuestro amo?
 
.-
Eso es lo que yo me pregunto Roger….¡Este es un paraje peligroso para un cazador solitario! Los jabalíes…
 
Roger sonrió pues deseaba tranquilizarle.
 
.-
Bueno… No olvides que el duque de Brabante n es
precisamente lo que se dice un timorato. ¿Incluso el otro día hablóde ir a España, para ayudar a los hispanos en su lucha contra el infielsarraceno!
 
Gonzalo movió la cabeza con lentitud, el gesto adusto.
 

Activity (8)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Paola C. liked this
Ariela Urquizo liked this
Amelia0541 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->