Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
3Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Recabarren, La Familia, La Mujer y El Socialismo.

Recabarren, La Familia, La Mujer y El Socialismo.

Ratings: (0)|Views: 668|Likes:
I.- A MANERA DE INTRODUCCIÓN:


TRES MUJERES EN LA VIDA DE RECABARREN

Luis Emilio Recabarren Serrano había nacido en Valparaíso el 6 de julio de 1876.
Al trasladarse su familia a Santiago, comenzó a trabajar en una imprenta cuando tenía 14 años de edad, siendo cruelmente explotado.
I.- A MANERA DE INTRODUCCIÓN:


TRES MUJERES EN LA VIDA DE RECABARREN

Luis Emilio Recabarren Serrano había nacido en Valparaíso el 6 de julio de 1876.
Al trasladarse su familia a Santiago, comenzó a trabajar en una imprenta cuando tenía 14 años de edad, siendo cruelmente explotado.

More info:

Published by: solidaridadlatinoamericana on Jul 09, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

06/06/2013

pdf

text

original

 
1
RECABARREN,RECABARREN,RECABARREN,RECABARREN,
LA FAMILIA, LA MUJER Y EL SOCIALISMOLA FAMILIA, LA MUJER Y EL SOCIALISMOLA FAMILIA, LA MUJER Y EL SOCIALISMOLA FAMILIA, LA MUJER Y EL SOCIALISMO
Iván Ljubetic Vargaswww.elboletinrojo.blogspot.com 
 
2
I.- A MANERA DE INTRODUCCIÓN:TRES MUJERES EN LA VIDA DE RECABARREN
Luis Emilio Recabarren Serrano había nacido en Valparaíso el 6 de julio de 1876.Al trasladarse su familia a Santiago, comenzó a trabajar en una imprenta cuando tenía 14años de edad, siendo cruelmente explotado.
AMELIA
Hacia 1892, Luis Emilio tenía 16 años, trabajaba 10 horas diarias. Llegaba tarde y cansadoa su hogar. Su única alegría era pasear y pensar en Amelia, la hermosa muchacha a quien leescribía versos, que nunca entregó. Vivía una crisis. Estaba taciturno, encerrado en sí mismo. Su oscura vida sólo la iluminaba Amelia, su amiga de juegos. De pronto esaamistad maduró en los besos de aquella niña rubia y de ojos claros. Pero esa luz en suexistencia se apagó inesperadamente.Una noche, Amelia se quejó de malestar al estómago. Nadie, en un comienzo, le dioimportancia. Pero como el dolor se hizo intenso, le dieron un calmante a media noche.Al poco rato la niña lanzó un terrible grito. Corrieron a su pieza. La encontraronretorciéndose en violentas contorsiones. Luego de una furiosa agonía, murió envenenada.Fue un golpe terrible para Luis Emilio. Estaba desconsolado. Cayó en una severa depresión.En ese momento, su hermana Mercedes y él recibieron una invitación para pasar unos díasen casa de unas primas en Los Andes. Viajaron a comienzos de diciembre de 1993.
GUADALUPE
En ese pueblo, Luis Emilio se reencontró con una prima, varios años mayor que él.Se llamaba Guadalupe del Canto. Los primos se sintieron atraídos. Cultivaron un afecto,que fue transformando en algo cada vez más profundo. El muchacho se confió en ella. Lerelató su difícil vida en Santiago. Habló de su despertar político, de Amelia, emocionadohasta las lágrimas. Guadalupe lo compadeció, sintiendo una gran ternura. También leescribió versos que esta vez no rompió y se los dio a conocer:“¿Te acuerdas? Yo era muy niño y apenassi conservo en mi mentemuy frágiles recuerdos de aquella época,para mí tan feliz y tan dichosa.Entonces, tiernamente,con toda la inocencia que se tieneen la infancia, yo te adoraba,cuando al graciosos arrullo de tu acento,me hacías dormir sobre tus brazos.Y lleno de contento me dormía...era feliz, te amaba...”
 
3Al terminar las vacaciones, el amor había nacido entre ellos. De Santiago a Los Andes, yviceversa, volaban los correos. Luis Emilio, muy enamorado de Guadalupe le escribía:“Siempre que yo en mis sueños miro el porvenir sólo veo un paraíso de esperanzas. Antesde amar, mi espíritu vagaba errante por el mundo y hubo momentos en que me creí perdido.Entonces clamé al cielo y no en vano, porque compadecido de mí, te puso en mi camino.Fuiste mi salvación, con tu amor volvía a vivir”.Eran los primeros meses 1894. Luis Emilio, que tenía 17 años de edad, intentó postergar elmatrimonio, pues era él, el único sustento de su familia. Pero Guadalupe fue inflexible. Lo“convenció” que debía ir ahorrando para el casamiento. Por entonces, ganaba 21 pesos a lasemana de los cuáles, 13 eran para su madre y el resto lo depositaba en la Caja de Ahorros.El joven tipógrafo le pidió postergar, a lo menos, la ceremonia religiosa pues no tenía lavestimenta adecuada. Tratando de ser convincente, argumentó: “El matrimonio civil valetanto como el eclesiástico y, sobre todo, Dios, desde el momento que nos amamos, nos habendecido y él desde el cielo ve nuestra necesidad, nos perdonará”.La respuesta de Guadalupe fue tajante: “Es imposible... qué dirían mis parientes que yofuera a darle primero la carne al diablo y luego los huesos a Dios”. Luis Emilio cedió unavez más. Días antes de la ceremonia se atrevió a pedir una postergación de cinco meses. Lefue denegada. Se casaron el 28 de febrero de 1895, el día de Santa Guadalupe.En 1896 nació el primer hijo, Luis Hermenegildo. Al año siguiente, el segundo, Armando.Los primos no se llevaban bien.En 1897 murió su hijo Armando.Hacia 1901, Recabarren tenía 23 años y se debatía en la miseria. Debió trasladarse aValparaíso, donde por fin encontró trabajo. Cuando juntó algo de dinero le pidió aGuadalupe que viajara a reunirse con él. En un comienzo se negó. Pero finalmente lo hizo.El 22 de septiembre 1903, Recabarren se embarcó rumbo a Tocopilla, acompañado de sufamilia, con la misión de crear un periódico. Pronto fue dirigente de la Mancomunal deObreros de Tocopilla. Como resultado de un monstruoso proceso, estuvo siete meses en lacárcel de ese puerto nortino. Abandonó la prisión el 7 de octubre de 1904.El 4 de marzo de 1906 fue elegido diputado por Antofagasta. Era el primer diputado obreroen América. Lo despojaron de ese cargo el 26 de octubre de 1906. Al mismo tiempo, supoque había sido condenado a 541 días de cárcel. Viajó a Los Andes, donde estaba su familia.A fines de 1906 salió clandestinamente a Argentina, para eludir la injusta condena. EnBuenos Aires trabajó en una imprenta. Cuando reunió el dinero necesario, Guadalupe y suhijo se fueron a reunir con él.En Buenos Aires, Guadalupe le exigió que renunciara a sus actividades revolucionarias yregresaran a Chile. No lo logró. Entonces lo abandonó, retornando con su hijo a la patria,en 1907.Hubo intercambio de cartas entre Recabarren y su esposa. Fue el último contacto entreellos.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->