Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
CUNA DE LA UTOPÍA_OK

CUNA DE LA UTOPÍA_OK

Ratings: (0)|Views: 94|Likes:
Published by JavierLajo
Cuando Europa descubrió América, se encontró frente a frente con una utopía real, con un «saber vivir bien» del indígena americano que hizo germinar en la mente del intelectual europeo la idea de que otro mundo era posible. El ideario de la revolución francesa, la constitución americana, el socialismo utópico y el ecologismo, constituyen algunos de los intentos del europeo por implementar en una sociedad individualista, mercantilizada y estratificada ese vivir bien y con dignidad del indio americano
Cuando Europa descubrió América, se encontró frente a frente con una utopía real, con un «saber vivir bien» del indígena americano que hizo germinar en la mente del intelectual europeo la idea de que otro mundo era posible. El ideario de la revolución francesa, la constitución americana, el socialismo utópico y el ecologismo, constituyen algunos de los intentos del europeo por implementar en una sociedad individualista, mercantilizada y estratificada ese vivir bien y con dignidad del indio americano

More info:

Published by: JavierLajo on Jul 11, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/11/2012

pdf

text

original

 
Cuna de la Utopía
Por: Javier Lajo«Cuando Europa descubrió América, se encontró frente a frente con una utopía real, conun «saber vivir bien» del indígena americano que hizo germinar en la mente del intelectualeuropeo la idea de que otro mundo era posible. El ideario de la revolución francesa, laconstitución americana, el socialismo utópico y el ecologismo, constituyen algunos de losintentos del europeo por implementar en una sociedad individualista, mercantilizada yestratificada ese vivir bien y con dignidad del indio americano.»Hoy en día, subsisten muchas canciones y danzas de los pueblos indígenas, que en lasfiestas actuales del Altiplano Andino, nos muestran en sus versos, compases ycoreografías, el eco y la presencia de antiquísimas
“Utopías”
. Así, tenemos a
los
gigantestobas
(hoy en una pobreza de exterminio), danzando su marcha río arriba, por las orillasdel
Pilcomayo
, en busca de la «
tierra sin mal
». Ellos danzan y cantan
“subiendo “ desde su
tierra guaraní
por el Qhapaq Ñan o “Camino de los Justos”, hacia Tiwanaku e incluso más“arriba”
, hacia el Qosqo. O desde el norte, observamos a otros tantos pueblos, como los
omagua
, los
quijos
o los
cofán
, cam
inando “la ruta de la sal”, también hacia el Cusco de los
Inkas, en la búsqueda del secreto del Equilibrio Sumaq Kawsay o suma existencia o
“v
idaplena
.Danza guerrera: Tobas
Constituyen tradiciones pacíficas de peregrinaciones hacia “la utopía”. Sin embargo, en
contraste con lo anterior, tenemos en la historia a Francisco Pizarro y su hueste guerrera,bajando desde Puerto Quemado en Tumbes, por el Qhapaq Ñan,
la “Ruta de Wiracocha”,
 
pasando por Cajamarca, hacia el oro del Cusco. ¿Otra clase de peregrinación? tal vez;marcha colonialista, belicosa, criminal, pero peregrinación al fin, en busca del preciadometal, como recompensa divina a sus mercenarios objetivos.Y de todo esto, nos surge la pregunta: ¿Qué de cierto hay en camino utópico y hasta
“mágico” del Qhapaq Ñan?, y ¿Qué tiene que ver tal
Ruta con la idea de una
tierra sinmal
?. Tal vez, la siguiente imagen satelital nos dé material para intentar una respuesta
“científica”.
 
Imagen del libro
“Sumaq Kawsay, la Vida Plena o el Equilibrio del Mundo”, de Javier Lajo en imprenta.
 
Las ciudades del Cusco, Pucará, Tiwanaku y Oruro equidistan con latitudes y longitudesen línea recta, 235 km, cada tramo, siendo la distancia total de 705 km en
“línea recta”
desde el Cusco hasta Oruro y más allá desde Cajamarca al nor-oeste hasta Potosí al sur-este. Al contemplar esta maravilla y el perfecto alineamiento en 45 grados al eje norte-sur,de Templos y Santuarios sagrados equidistantes, en clarísima foto satelital, me vienen ala memoria las conclusiones de muchos de los autores que nos hablaron de la «UtopíaInka» , autores comoel Inka Garcilaso de la Vega (1539-1616), Jean Bodin (1530-1596)José Carlos Mariátegui (1894-1930) y Mario Vargas Llosa (1936-
…)
, unos parareafirmarla, relacionándola con una sociedad real, ideal, perfecta, o
soñada
”; o
tros paradenostarla como utopía arcaica y así despreciarla y hasta negarla rotundamente, como sitodo hubiera sido una ilusión de intelectuales trasnochados.¿Qué nos podrán decir ahora, que observamos con nuestros propios ojos algunasevidencias de algo todavía inexplicable? Al contemplar el camino del
Qhapaq Ñan
, esalínea recta que une equidistantemente distintos Templos pre-inkas e inkas, renace la
 
sospecha de que aconteció, en nuestro territorio andino-amazónico, la cuna de unautopía.Tal vez no fuera únicamente una utopía inka. Tal vez sea cierto que hubo desde la épocapre-inka una cultura altamente sofisticada en ciencias y tecnología. Sin embargo, ¿cómoexplicar la existencia de esta maravilla que tenemos a la vista? ¿Existe en alguna otraparte del mundo o en otra civilización antigua o moderna algo similar a lo nuestro?Los Andinos tenemos
pues una ruta, un método, un “camino de sabiduría” milenario y
único (Ver: Javier Lajo,
Qhapaq Ñan la Ruta Inka de Sabiduría 
; Edit Amaro Runa, Lima2005). Está trazado y marcado con las piedras milenarias y hermosas de
Tiwanaku
, el
Cusco
,
Huanuco-pampa
,
Cajamarca
,
Ingapirca
etc. Repetiremos pues la frase cursi:
Yatenemos el camino, sólo nos queda transitarlo
. Camino espiritual, en lo fundamental;camino recto y en diagonal de 45º al eje norte-sur. Camino que solidifica el espíritu y launión de Ecuador, Perú y Bolivia, pues esa recta tiene sus puntos máximos que seprolongan por el noroeste, es decir desde Cusco hasta Cajamarca y el Pacífico; y por elsureste, desde Oruro hasta Potosí y más al sur aun, por el continente Suramericano,hasta salir al Océano Atlántico. Esta maravilla geodésica pre-Inka e Inka que muchos
ignoran y otros se tapan los ojos para “no ver”, fue redescubierta por la matemática
holandesa-peruana María Sholten hace ya varias décadas.El sociólogo Aníbal Quijano, o el economista Virgilio Roel dicen que cuando los europeospisaron territorio Inka, recién
pensaron o se imaginaron “una Utopía”
, al no ver gentehambrienta, ni pobre. Ambos razonan que tal hecho se pudo deber a la eficiencia agrariade los Inkas, o nos aportan explicaciones similares. Tales argumentos, aunqueimportantes para comprender el cómo de esa utopía real, no son suficientes.Ensayaremos mas explicaciones y repuestas.
Ya desde Américo Vespucio, se comenzó a forjar la imagen de una “utopía real”
americana, cuando al regresar éste de sus viajes, contaba a sus mecenas de la familiaMedici lo que había visto y vivido en tierras de ultramar. A partir de allí, de sus carta einformes, fueron muchos los escritores que trataron esa utopía. Tenemos, por ejemplo, alInca Garcilaso de la Vega, a Pedro Mártir de Anglería, a Bartolomé de las Casas, a
Mitchel de Montaigne, a Voltaire, a d’Alembert, Campanela, Francis Bacón, Fourier,
Proudhon, estos últimos dos influenciados por Morelly, asiduo lector del Inca Garcilaso yque según algunos autores (Ver: Edgar Montiel, América en las utopías políticas de lamodernidad; en Cuadernos Hispanoamericanos Nº 658, AECI, Madrid, abril del 2005)Morelly fue el fundador nada menos que del socialismo utópico y del ecologismo.Es decir, que ya con el primer informante, que fue Vespucio, se causó tal revuelo enEuropa sobre la utopía vivida en el nuevo mundo, que fue por ello que nuestro continenteacabó llevando su nombre. La sensación causada por las cartas de Américo Vespucio, enEuropa hacía
n decir a sus habitantes con asombro: “así son las tierras de Américo”. Locual luego se simplificó a “tierras de América” (según nos sugiere Montiel).
 A parte, los libros del Inka Garcilaso alcanzaron verdaderos hitos de ventas en unaEuropa que hacía po
co acababa de descubrir la imprenta. “La Florida” fue traducida a
muchos idiomas y alcanzó hasta 20 ediciones en pocos años, un verdadero fenómeno dela literatura renacentista, m
ientras que la obra del mismo autor “Los Comentarios Realesde los Inkas” (re
ales por su realismo o veracidad y no por ningún monarquismo),definitivamente impactó y alteró definitivamente la conciencia de la elite intelectualeuropea y renacentista, incorporándoles las ideas o semillas de lo que después vino allamarse el socialismo utópico y científico, además del ambientalismo y del ecologismo.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->