Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
SOPA Y PIPA

SOPA Y PIPA

Ratings: (0)|Views: 14 |Likes:
Published by Zócalo Noticias

More info:

Published by: Zócalo Noticias on Jul 12, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/12/2012

pdf

text

original

 
39
ná  l  i     s i     s 
SOpA y pIpA: Granembestida vs internet
Naief Yehya/ corresponsal en Estados Unidos
•
N
ueva York.- El mantra ob-sesivo que pregonan cadadía con más histeria lasgrandes corporaciones delmundo del entretenimiento es que lapiratería está destruyendo la culturaplanetaria, está eliminando empleos(140 mil, según sus últimos cálculos)y los ha hecho perder ingresos por 5mil millones de dólares. Buscandoponer n a esta amenaza y depreda-ción, estas empresas se unieron parapresionar al gobierno estadunidensecon el n de que apruebe leyes queprotejan sus productos.De esa manera nacieron dos pro-puestas de ley para detener la pirate-ría en línea, que ueron promovidaspor el Congreso de Estados Unidos:SOPA (
Stop Online Piracy Act 
); uesometida a la Cámara de Represen-tantes, la cual permitiría al Departa-mento de Justicia y a los dueños delos derechos de autor de cualquierobra obtener órdenes de la corte encontra de las páginas acusadas deviolar o permitir que otros violen de-rechos de autor de terceros; tambiénobligaría a los motores de búsquedaa bloquear páginas y a los servidoreshacer las veces de censores. Y PIPA,presentada al Senado, promete pro-tección de la propiedad intelectualen línea (
PROTECT IP Act 
) y preten-de “prevenir amenazas reales a lacreatividad económica y el robo dela propiedad intelectual”, al orecerherramientas para limitar el accesoa páginas “deshonestas” que violenlas leyes o tengan material pirataen cualquier lugar del mundo. Bajoestas leyes el
streaming 
ilegal de unaobra protegida podría ser un crimenque se castigaría con un máximode cinco años de cárcel, y tener unaoto, una canción o un video protegi-do en un
website 
podría conducir ala desaparición de dicho sitio.Estas leyes ueron concebidas pormega-corporaciones de la indus-tria del entretenimiento y la cultura(Disney, Penguin, Scholastic, Viacom,Hachette, Warner, Sony, Universal,entre otras), así como organizacionesy empresas en los campos más di-versos (Visa, L’Oreal, Pzer, Revlon,sociedades de autores, tenistas, al-caldes) y promovidas por cabilderosen Washington que pudieron echar-se al bolsillo a varios políticos conla intención de proteger productos,pero de paso bloquear tanto el dere-cho de cita como las limitaciones yexcepciones que en orma usual soncomunes bajo los derechos de autor.
Armas de bloqueo masivo
En sus versiones iniciales estas leyespermitían al autor o propietario delos derechos exigir (sin necesidadde la orden de un juez) queun sitio sea bloqueado, susanuncios retirados y su ac-ceso cerrado a medios derecaudación, ya sea PayPalo las empresas de crédito
Estas dos polémicas leyes propuestas a la Cámara de Representantes y al Senado de Estados Unidos, parecen tener como fn, antes que la protección de los derechos de autor 
como sus promotores argumentan
 , aumentar los ya de por sí estratoséricos ingresos de las grandes corporaciones.
I    NRNA C I     ONA
 
40
   F
   e   b   r   e   r   o
    2   0   1   2
Visa o Master-Card. Las últimas ver-siones de estas leyes se han ablan-dado un poco pero la esencia semantiene: si una corporación siente,o cree o predice que alguien pue-de piratear sus valiosos productostiene el derecho de actuar de manerapreventiva. El potencial para el abu-so es enorme. Si
NBC 
tratara de sa-botear a
CBS 
, esos gigantes tendránlos recursos para pelear en orma le-gal, pero sitios con mínimos o nulospresupuestos no podrán hacerlo, detal suerte que estarían condenadosa desaparecer si entre sus páginasalguien descubre una canción, unaimagen, un video o un texto del cualotro tenga o crea tener los derechos.Estas acciones no sólo son despro-porcionadas, ilegales y paranoicas;además parten de la premisa que in-ternet ue creada para las empresasdel entretenimiento. Es tan sólo otromedio para que éstas lo conguren asu voluntad con el n de continuarlo que ya hacen en todos los mediosque dominan. La red es antes quenada un espacio público, creado y -nanciado en gran medida con dinerode los contribuyentes, por tanto nopuede ser considerado propiedad denadie.Los problemas nancieros de lasmega transnacionales de la diver-sión no se deben a la piratería (de
 
entrada son de las pocasempresas que han tenidocrecimiento aun en me-dio de la depresión nan-ciera que vivimos desde2008). Los cálculos infa-dos de orma absurda deingresos perdidos por vio-lación de los derechos deautor se han hecho asu-miendo que toda descargailegal representa una ventaperdida. Es also en varios senti-dos: la mayoría de las descargas ile-gales se hacen precisamente porqueson gratuitas y, de tener un costo, elconsumidor simplemente guardaríasu dinero para algo más y no veríanla película descargada o el disco co-piado. Por el contrario, el acceso gra-tuito a un material tiene un eectopositivo de promoción que puedeconducir a otros ingresos.
Piratería: ¿justicia osaqueo?
En la economía contemporánea, ladierencia entre producir mil o unmillón de copias de un productocultural digitalizable es práctica-mente cero, no obstante los preciosde venta al público no sólo no hanbajado: han aumentado (supuesta-mente para contrarrestar el eecto dela piratería), de manera que quedanuera del alcance de una mayoríaque recurre entonces a la piratería(cerrando el círculo). La mayoría delos despidos que la industria quie-re adjudicar a los piratas están másrelacionados con las estrategias cor-porativas con objeto de encarecer elprecio de las acciones de las empre-sas, que son violaciones de derechosde autor. Además, en un tiempo deseria recesión planetaria, el mundodel entretenimiento, que ha miti-cado los salarios descomunales yobscenos de las estrellas y de los altosejecutivos, no es percibido como unavíctima y, de hecho, hay una visiónde que la piratería es una especie deacto de justicia elemental.No hay duda de que la pirateríaaecta a los creadores intelectuales,pero la estrategia de los promotoresde SOPA y PIPA es engañosa, ya quese escudan en la deensa del creadorpara mantener los niveles de ingre-sos de sus imperios mediáticos y suscorporaciones voraces. Diícilmentepodemos imaginar a Rupert Mur-doch o a Sumner Redstone recor-tando sus ingresos o los de sus másaltos ejecutivos para contrarrestarsus pérdidas y retener a sus emplea-dos. La protección a los derechos deautor es undamental; los creadoresson un grupo extremadamente vul-nerable de la sociedad, a dierenciade los ejecutivos de las corporacio-nes. Pero la protección de este dere-cho no pasa por la destrucción de lalibertad de internet.
Un día sin
Wikipedia 
El 18 de enero de 2012 a media no-che tuvo lugar un hecho sin prece-dentes en internet: miles de sitios seunieron en un acto de protesta vir-tual.
Wikipedia
, la exitosa y popularenciclopedia colaborativa en línea,impuso una página oscura con laleyenda, “Imaginemos un mundosin conocimiento gratuito”, parabloquear el contenido de su versiónen inglés por 24 horas.
Wikipedia
 
La red es antes que nada un espacio público, creado y f 
nanciado en gran medida con dinero de los contribuyentes,por tanto no puede ser considerada propiedad de nadie.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->