Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
¿Disfrutas o te amargas? tú decides

¿Disfrutas o te amargas? tú decides

Ratings: (0)|Views: 73 |Likes:
Published by hipnopsi
Ante un mismo hecho la actitud que se tome puede convertirlo en una experiencia positiva o muy negativa.
Ante un mismo hecho la actitud que se tome puede convertirlo en una experiencia positiva o muy negativa.

More info:

Published by: hipnopsi on Jan 10, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

02/01/2011

 
1 / 2
 
¿DISFRUTAS O TE AMARGAS? DECIDES Luis Aparicio Sanz
 
¿DISFRUTAS O TE AMARGAS? TÚ DECIDES
Luis Aparicio Sanz
Licenciado en PsicologíaColaborador Docente en el Centre de Psicología Clínica i Formativa (Valencia-España) Publicado el 09-01-2009 en:http://medicablogs.diariomedico.com/reflepsiones/2009/01/09/disfrutas-o-te-amargas-tu-decides/ 
Ante un mismo hecho la actitud que se tome puede convertirlo en una experiencia positiva o muy negativa.Pondré un ejemplo personal, ocurrido hace unos días, que ilustra a la perfección las diferentes consecuenciasque pueden tener nuestros pensamientos y actitudes ante un mismo suceso.En la calle hacía frío, mucho frío, la luz del día hacía unas horas que había dejado paso a la luz artificial de lasfarolas. En casa, los radiadores eléctricos mantenían una temperatura agradable. Mi mujer y yo esperábamos anuestro hijo que venía a cenar con su novia, para celebrar su cumpleaños, todavía no estaba la cenapreparada... de repente, se fue la luz, la casa quedó a oscuras, fuera las farolas seguían iluminando la calle y seveían algunas viviendas donde sí que tenían energía eléctrica... así que la avería no era general, pero sí quehabía afectado a varios vecinos, tampoco era sólo de nuestra vivienda.Se oían comentarios airados de los vecinos que se sentían molestos por el corte del suministro y sobre todoinquietos por lo que había ocurrido, ya que al no ser algo general se podía demorar el restablecimiento delservicio. Puesto que era la hora de la cena y muchos hogares tienen calefacción y cocina eléctricas, conformepasaban los minutos los comentarios iban subiendo de tono.Al ver que el corte del servicio iba a tardar más que en otras ocasiones, en las que había sido general,decidimos organizarnos para no estropear la velada, así que para no tener frío encargamos a mi hijo que,cuando viniese, pasase por una gasolinera y comprase dos paquetes de leña, hacía tiempo que noencendíamos la chimenea, por la comodidad que suponen los radiadores eléctricos. Solucionado el tema de latemperatura, abrimos las contraventanas para dejar pasar la luz de las farolas de la calle y pusimos unas velasen la mesa para poder ver mejor los platos. Evidentemente, no pudimos cenar lo que se había previsto, puestoque no podíamos cocinarlo, pero el queso y el fiambre no necesitan ninguna preparación, tampoco lospastelillos que se habían comprado.La velada fue muy agradable, sin televisión, sin estufa, sin luz eléctrica... el fuego de la chimenea creaba unambiente acogedor y la carencia de otra distracción animaba a conversar... mientras, de vez en cuando, se oíaalgún comentario de aquellos vecinos que habían adoptado otra forma de pensar ante dicha situación y sesentían frustrados por no poder seguir con su rutina diaria.Evidentemente hay sucesos (muertes, enfermedades, etc.) ante los que no se puede tener una experienciaagradable, pero pueden ser más o menos negativos para nosotros, dependiendo de cómo nos los tomemos.Por ejemplo, ante el fallecimiento de un ser querido, hay personas que se hunden, no logran superarlo niconsiguen que el duelo siga su curso normal, enquistándose en el sufrimiento, cayendo en una depresión, etc.,en cambio otras personas tras el duelo, que puede ser más o menos largo, recuperan su actividad habitual y,aunque siempre recuerden a ese ser querido, continúan disfrutando de su vida.En este sentido, Roca (2003) afirma que "la psicología cognitiva considera que
el principal determinante denuestras emociones y conductas
no es la realidad en sí, ni las situaciones o sucesos que experimentamos, sinocómo los evaluamos, es decir,
lo que pensamos
de nosotros mismos, de los demás y de la realidad", aclarandoalgo muy interesante que todos conocemos pero que no solemos recordar cuando nos enfadamos o sufrimos,"nuestra percepción está sujeta a una serie de distorsiones, ya que la realidad siempre es más compleja decómo la percibimos y puede verse desde diferentes perspectivas".

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->