Que leer

LA NOVELA HISTÓRICA ENTRE LA REALIDAD Y LA IMAGINACIÓN

MÁS ALLÁ DE LOS LÍMITES DE LA HISTORIA

Existe cierto consenso entre los especialistas en señalar la publicación de libros como Waverley (1814), o el más popular Ivanhoe (1819), como el inicio de la novela histórica en Occidente; una veta literaria que luego continuarán un sinfín de autores, de Alexandre Dumas a Santiago Posteguillo. Pero, ¿son realmente las ficciones de Walter Scott las primeras narraciones históricas de todos los tiempos? ¿Acaso no podemos considerar también relatos históricos (pese a los elementos «fantásticos») las diversas evocaciones de la vida de Cristo contadas por los apóstoles y los apócrifos? ¿O, aún antes, la crónica realizada por Platón de los últimos días de su maestro en La apología de Sócrates?

Al hablar de novela histórica, se hace necesario reflexionar por un instante sobre cuáles son sus límites. E. M. Forster, consciente del carácter proteico y «mestizo» del género literario, definió «novela» como «cualquier obra de ficción en prosa que tenga más de 50.000 palabras». Pero, ¿qué ocurre cuando la ficción cuenta hechos que podemos considerar «reales»? ¿Podemos en ese caso seguir hablando todavía de novela? La solución nos la da la profesora de literatura alemana Käte Hamburger, (Antonio Machado, 1995), apunta que cualquier escritor de ficción «transforma la materia histórica de la novela en materia no histórica»

You're reading a preview, sign up to read more.

More from Que leer

Que leer4 min read
La Adolescencia En La Periferia
Entre 1887 y 1896, y dividido en nueve tomos a lo largo de tres series, se fue publicando en París un diario único en el mundo de las letras por varias razones: por ser de los primeros (si no el primero) en tener un marcado carácter socioliterario y
Que leer5 min read
Vila-matas Es Otro
El narrador de Bartleby y compañía se mira al espejo, mientras se afeita, y no se reconoce. La radical soledad le está convirtiendo en otro, pero no hay en esa transformación angustia kafkiana. “Vivo a gusto mi anomalía, mi desviación, mi monstruosid
Que leer3 min read
Graham Greene Y Su Alter Ego Enamorado
Llamadme Herman Melville, pues este es mi nombre. Publiqué una obra titulada Moby Dick que pasó sin pena ni gloria y morí tras una vida desgraciada: una esposa que no se divorció de mí, pese a mis accesos de violencia; dos hijos muertos jóvenes, uno