Revista Trama

Introducción

En la medida que transcurre el tiempo y el territorio se transforma, urbanistas y arquitectos, están compelidos a pensar como afrontar sus diseños interpretando el pasado, el presente y el porvenir de la ciudad para responder a los cambios que se avizoran con propuestas reflexivas y apropiadas a complejos requerimientos.

El tiempo ha ido dejando huellas en la ciudad de Quito, huellas de un pasado remoto, las más tangibles conservadas se encuentran en la ciudad colonial. Emplazada en un estrecho valle situado a 2850 msnm al pie del volcán Pichincha, a solo 20 km de la línea ecuatorial, su estructura compacta en damero se conservó casi sin cambios durante cerca de cuatro siglos, ya que creció a ritmo lento y en forma concéntrica alrededor de la plaza principal, conservando la estructura en retícula. Durante los siglos XIX y XX, en especial a inicios de éste, se produjeron transformaciones económicas y sociales que se manifestaron en movimientos migratorios cada vez más notables, provocando cambios en el proceso urbano y saturación de la estructura física que desbordó primero en sentido longitudinal, hacia el norte y más tarde hacia el

You're reading a preview, sign up to read more.