Que leer

PRIMO LEVI: LA VÍCTIMA 174517

«Tuve la suerte de no ser deportado a Auschwitz hasta 1944, y después de que el gobierno alemán hubiera decidido, a causa de la escasez creciente de mano de obra, prolongar la media de vida de los prisioneros que iba a eliminar concediéndoles mejoras notables en el tenor de la vida y suspendiendo temporalmente las matanzas dejadas a merced de particulares.»

Las frases iniciales de , el más célebre libro de , presentan la ironía del individuo que se ha salvado casi por el caprichoso azar. En efecto, Levi tuvo la «suerte» de tardar en llegar al campo de exterminio, por lo que nunca se mostró, como contó en (Belacqua, 2007), hizo una entrevista al autor en 1986 y cinco años después ya tenía claro que había que abordar su biografía, pese a que Levi había ocultado con pulcritud sus asuntos personales. «Después de toda una vida de conducta cívica ejemplar, Levi estaba cansado de ser el superviviente modelo, el hombre que nunca perdía el control», apuntaba Thomson al final del libro, retomando el asunto con el que había empezado: aquel 11 de abril de 1987, cuando, en su piso de la tercera planta de la calle Corso Re Umberto de Turín, donde había nacido sesenta y siete años atrás, Levi se precipitó por el hueco de la escalera.

You're reading a preview, sign up to read more.

More from Que leer

Que leer3 min read
Lletres catalanes
No era pecat Leopoldo Pomés Edicions 62, 256 pp., 21 € A lo largo de su esplendorosa carrera profesional y artística, el fotógrafo Leopoldo Pomés flamante, Premio Nacional de Fotografía, ha conocido decenas de personajes de todo el mundo, con quienes
Que leer4 min read
Desde Los 7 Años, Mitos Griegos
La editorial Maeva lanza un libro espectacular: tanto en su tamaño como en su contenido, y además con una de las mejores intenciones posibles en el mundo editorial: introducir a los más pequeños en uno de los tesoros de la cultura humana de todos los
Que leer4 min read
50 Años De La Llegada Del Hombre A La Luna
Desde que el primer homo sapiens tuvo conciencia elevó sus ojos hacia la Luna adorándola, temiéndola y haciéndola responsable hasta de su propia existencia. Un satélite lejano, pero siempre visible, que hace cincuenta años fue pisado por primera vez