Que leer

CRÍTICAS

LA SUBASTA

RAFAEL BORRÀS

BERENICE, 288 PP., 21 €

«Con los años», explica Rafael Borràs en La guerra de los planetas, el segundo tomo de sus Memorias de un editor (Ediciones B), «se impuso una práctica perversa, que nos llevó a todos a la espiral disparatada de las subastas». El sistema (que el mejor forjador de bibliotecas de nuestra historia editorial –y política– sufrió especialmente durante sus años como responsable del departamento literario de Planeta) era una «trampa» de la que se beneficiaban sobre todo los agentes literarios. Coincidiendo con la Feria del Libro de Frankfurt, los más avispados anunciaban que tenían los derechos de una esperada obra (a veces sin revelar su contenido ni su autor) y que los ponían a subasta, provocando en los editores un estado de ansiedad tal que les llevaba a pujar más de lo que el texto valía en realidad con tal de arrebatárselo a la competencia. De entre aquellos agentes que dominaron durante décadas el mundo de los derechos de autor fue Carmen Balcells la gran «figura cuestionada pero indiscutible». Y de su endiablada forma nada edificante de mercadear con los textos de los grandes autores (por ejemplo, con el Confieso que he vivido, de Neruda) da Borràs algunos ejemplos en sus memorias.

Sin embargo, como anticipaba uno de sus heterónimos en su primera (casi) novela, (Edhasa), en aquellos tres volúmenes de memorias, «el espejo paseado a lo largo del camino» no lo reflejó todo. Y además, al haberse «convertido los libros de historia en una ficción», se ha visto obligado ahora a recurrir «a la ficción para contar la historia». Y en eso está, haciendo suya la convicción que le escuchó una vez a . Como el hispanista británico, sabe Borràs que una novela puede ser más «ilustrativa» que muchas investigaciones históricas y por eso, desde hace años, está embarcado en un arriesgado, original y único (al menos en nuestro mundo intelectual) proyecto literario que le ha llevado a revisar aquellos textos, aun a riesgo de volver a escribir lo mismo, porque como dice otro de sus heterónimos parafraseando a , «como nunca, o casi nunca, el personal se entera de lo que uno ha querido explicar, conviene (Berenice) no es solo repetición en forma novelada de aquel segundo tomo de recuerdos, de la misma forma que no lo es del primero, (Ediciones B). Aunque sean indudables los vasos comunicantes entre los recuerdos y la ficción, lo histórico y lo inventado. Y sea fácil, por ejemplo, reconocer a la Balcells en el esperpéntico personaje al que llama La Agente, así con mayúsculas, tomando un grasiento «alivio» en un momento de tensión y a la que un periodista termina por espetarle lo que quizá el propio Borràs no se atrevió a decirle nunca: «Más leer y menos fardar».

You're reading a preview, sign up to read more.

More from Que leer

Que leer1 min read
Declaración DE INTENCIONES
Esperemos que todos ustedes hayan descansado porque _no queremos ser cenizos _, nos tememos que nos espera una vuelta al cole de órdago: elecciones (o no); sentencia judicial del procés; Brexit; desastre climático; violencia machista; corrupción de n
Que leer4 min read
Crónicas, Biografías Y Memorias
Xavier Güell Galaxia Gutenberg, 272 pp., 19,90 € Aunque con tono narrativo, tal y como hiciera en un anterior libro acerca de grandes compositores de la historia, Xavier Güell (Barcelona, 1956), consagrado a la música desde niño, tanto en Europa como
Que leer5 min read
Debuts Literarios
Caroline Lea HarperCollins, traducción de Victoria Horrillo, 368 pp., 19,90 € El debut literario de Caroline Lea, profesora de Narrativa en la Universidad de Warwick, presenta uno de los paisajes más asombrosos del planeta, la isla de Islandia. La tr