Enjoy this title right now, plus millions more, with a free trial

Free for 30 days, then $9.99/month. Cancel anytime.

Los Mejores Chistes

Los Mejores Chistes

Read preview

Los Mejores Chistes

ratings:
3.5/5 (15 ratings)
Length:
151 pages
1 hour
Released:
Sep 23, 2011
ISBN:
9781465795724
Format:
Book

Description

Una divertida recopilación de los chistes latinoamericanos más graciosos

Esta divertida obra le ofrece un gran abanico de chistes y situaciones cómicas que le divertirán y le proporcionarán, al mismo tiempo, una amplia gama de recursos humorísticos no sólo para su propio disfrute, sino también para animar reuniones.

Más de 80 páginas de humor con chistes sanos, chistes de Jaimito, Pepito, etc. Tambien cuentos de humor, anécdotas divertidas para reírse sin parar y mucho más!

Encontrarás:

Cuentos cortos con mucho humor
Chistes cortos
Alimentos
Animales
Ciencia
Varios
Chistes de Médicos
Chistes de administradores
Chistes de Contadores
Chistes de Profesores
Chistes vagamente científicos
La risa y sus beneficios para la salud
La risa: Perspectiva médica
Estudios médicos sobre los efectos de la risa
Niños de buen humor: el poder de la risa
Científicos dan a conocer el chiste más gracioso del mundo

Released:
Sep 23, 2011
ISBN:
9781465795724
Format:
Book

About the author


Related to Los Mejores Chistes

Related Books

Related Articles


Inside the book

Top quotes

  • En el pantano, mientras toman el sol, un cocodrilo le dice al amigo:-Mi padre tiene mucho dinero.-¿Ah, sí? ¿Y qué hace?- Nada... Hicieron una cartera con él.

  • Cuando una persona ayuda a un criminal antes de cometer un crimen, lo llamamos cómplice.Si lo ayuda después de haber violado la ley, abogado.

  • Adivina qué es: tiene ojos y no ve, tiene pico y no pica, tiene alas y no vuela, tiene patas y no camina, ¿qué es?

  • Un mosquito pregunta a su padre: - Papá, ¿puedo ir al circo? - Sí, hijo mío, pero ten mucho cuidado cuando la gente aplauda.

  • Había una vez en un pueblo, dos hombres que se llamaban Joaquín González.Uno era sacerdote y el otro era taxista.

Book Preview

Los Mejores Chistes - Lucas Olmos

graciosos

Tabla de Contenido

Prefacio

Cuentos con mucho humor

Chistes cortos

Alimentos

Animales

Ciencia

Varios

Chistes de Médicos

Chistes de administradores

Chistes de Contadores

Chistes de Profesores

Chistes vagamente científicos

La risa y sus beneficios para la salud

La risa: Perspectiva médica

Estudios médicos sobre los efectos de la risa

Niños de buen humor: el poder de la risa

Científicos dan a conocer el chiste más gracioso del mundo

Libros de Interés

Prefacio

Probablemente usted haya escuchado que la risa es la mejor medicina, y realmente lo es.La risa es uno de los ingredientes clave para permanecer saludables. Alivia el estrés y la ansiedad para mantener una perspectiva positiva. Una risa cordial por lo menos una vez al día ciertamente es algo que hay que procurar.

Me gustan mucho los chistes inteligentes y aquellas historias de humor que he leído por ahí. Sabiendo que hay gente a la que le gusta reír y disfrutar de la vida, me decidí a recopilar estos chistes y bromas para compartirlos con aquellos que disfrutan el humor.

Al final del libro he incluido varios artículos interesantes sobre los efectos de la risa en nuestra salud, como así también estudios médicos sobre el efecto de la risa.

No deje de leer la influencia positiva del humor en la vida de los niños. Y al final de todo, una perlita: el chiste más gracioso del mundo, descubierto por científicos experimentados.

Le invito a relajarse y a disfrutar con estos chistes y cuentos de humor

Cuentos con mucho humor

Un carabinero detiene a un tipo por exceso de velocidad y se produce el siguiente diálogo:

-¿Puedo ver su licencia de conducir?

-No tengo. Me la suspendieron después del quinto parte por falta gravísima.

-¿Puedo ver el padrón del vehículo?

-No es mi auto. Lo robé.

-¿El auto es robado?

-Así es. Ah, ahora me acuerdo. Creo que el padrón está en la guantera, donde puse la pistola.

-¿Hay una pistola en la guantera?

-Sí. La puse allí después de disparar y matar a la mujer que conducía el auto. Puse su cuerpo en la maleta.

-¿Hay un cuerpo en la maleta?

-Sí, señor....

El policía, impresionado por la sangre fría del conductor y sin quitarle la vista de encima, llama de inmediato a su capitán. Segundos después, el auto estaba rodeado por la policía. El capitán se acercó con cautela al conductor para manejar la tensa situación.

-Señor ¿Puedo ver su licencia de conducir?

-Seguro. Aquí está. (La licencia era válida).

-¿De quién es este auto?

-Es mío, Capitán. Aquí está el padrón.

-¿Puede abrir lentamente la guantera para que yo pueda ver si hay un arma allí?

-Por supuesto, señor. Pero allí no hay ningún arma. (No había ningún arma en la guantera).

- ¿Le importaría abrir la maleta del auto? Me dijeron que había un cuerpo allí.

-No hay problema... (Abrieron la maleta. No había ningún cuerpo).

-No lo entiendo. El policía que lo detuvo me dijo que Ud. le había dicho que no tenía licencia, que robó el auto, que tenía un arma en la guantera, que había asesinado a la dueña y que había puesto su cadáver en la maleta...

-Ah, claro. Y seguramente le dijo también que yo venía a exceso de velocidad...

*****

Había una vez un hombre que tenía una pasión terrible por los frijoles cocidos. El los adoraba, pero los frijoles le provocaban muchos gases, creándole situaciones muchas veces embarazosas.

Un día, conoció a una chica de quien se enamoró locamente e iniciaron una respetuosa relación. Cuando ya estaba en vías de casarse, pensó: Ella nunca se va a casar conmigo si continúo de esta pedorra forma. Entonces, decidió hacer el sacrificio supremo de no comer frijoles cocidos nunca más. Su esposa y su matrimonio bien valían la pena.

Poco tiempo después de la boda, el hombre iba conduciendo de regreso a su casa cuando, imprevistamente, el auto se descompuso. Como vivían fuera de la ciudad, llamo por teléfono a su esposa y tras contarle el percance, le dijo que llegaría demorado porque volvería a pie.

Mientras caminaba, paso por un pequeño restaurante y, de pronto, el olor de los maravillosos frijoles cocidos lo cautivó trayéndole inolvidables recuerdos, y claro, no pudo resistirse a la tentación de al menos detenerse para sentir ese aroma. Que recuerdos! El hombre evaluó la distancia que aun le faltaba por recorrer y juzgó que si aprovechaba la ocasión, cualquier efecto gasífero negativo que sus deseados frijoles pudieran producirle, habrían de pasar antes de que él llegara a su hogar, de modo que, resolvió entrar y pidió tres platos grandes de frijoles (después de todo, el no sabía cuándo volvería a comer frijoles cocidos nuevamente).

Durante todo el camino de regreso, se fue aliviando a paso lento de los gases, efectos nefastos de la comida que en forma inmediata esta le provocó, y cuando por fin llegó a la casa, ya se sentía mejor. Su esposa lo recibió en la puerta y parecía bastante feliz y excitada. Ella le dijo: Querido, te tengo una gran sorpresa para la cena de esta noche! Y le colocó una venda en los ojos y lo acompañó hasta la cabecera de la mesa haciéndolo sentar y prometer que no espiaría hasta que ella le avisara.

En este punto, él sintió que en su intestino algo grande se estaba gestando, es decir que había un nuevo accidente gasífero en camino. Cuando la esposa estaba lista para sacarle la venda de los ojos, sonó el teléfono. Ella le volvió a hacer prometer que no iba a espiar la mesa y salió del comedor para atender el teléfono. En cuanto oyó que descolgaba el tubo, el hombre aprovechó la oportunidad. Volcó todo el peso de su cuerpo sobre una pierna y soltó uno con cuidado. No fue muy fuerte, pero parecía un huevo friéndose. Con grandes dificultades para respirar, tomó a ciegas la servilleta y comenzó a abanicar el aire a su alrededor. Estaba comenzando a sentirse mejor cuando otro gas dormido empezó a surgir.

Levanto una pierna y PRRPPPPPPEEEPPPEEEPPEEEEERRRPPP ! Sonó como un motor Diesel arrancando y comparado con el anterior, olió aun peor. Nervioso y deseando que las emanaciones se disipasen, comenzó a sacudir frenéticamente los brazos cual aspas de molino. Ya las cosas parecían volver a la normalidad, cuando nuevamente le vinieron ganas.

Algo más confiado, dispuso todo el peso de su cuerpo sobre la otra pierna y lo largó con violencia. Este fue merecedor de una medalla de oro, el Oscar en sonido y hedor. El padre de todos los gases. Las ventanas vibraron, la vajilla en la mesa se sacudió y un minuto después, una rosa que estaba sobre la mesa, se marchitó y murió. El canario, en su jaula, enmudeció su piar melodioso.

Mientras tanto, el permanecía con un oído atento a la conversación telefónica de su mujer, manteniendo su promesa de no sacarse la venda, y continuó con su ejercicio por unos diez minutos más, tirándose gases y abanicando con los brazos y la servilleta, y de vez en cuando, soplando fuerte, en círculos, en el sentido inverso a las agujas del reloj. Cuando oyó a su mujer despidiéndose en el teléfono (indicando el final de su soledad y libertad), colocó suavemente la servilleta sobre las piernas y cruzó su mano sobre ella.

Tenía el rostro de la inocencia de un ángel cuando entró su esposa. Pidiendo disculpas por haberse demorado tanto, ella preguntó si él había espiado la mesa de la cena, a lo que él respondió que no.

Luego de tener absoluta certeza que había cumplido con la promesa y no había visto nada, su esposa le saco la venda y grito: SORPRESAAAA !.

Había doce invitados sentados a la mesa a su alrededor para su fiesta de aniversario...

*****

Un tipo viene arrastrándose por el desierto, casi muerto, pidiendo con sus últimas fuerzas:

-Aguaaa... aguaa... agua... agua...

De pronto aparece una tienda en medio del desierto, el tipo se arrastra como puede y le dice al tipo que está en la tienda:

-Aguuaaa... deme aaguaa, me mueeerro... aaaguaaa...

El tipo de la tienda le dice:

-Compañero, agua no tengo, pero yo vendo

You've reached the end of this preview. Sign up to read more!
Page 1 of 1

Reviews

What people think about Los Mejores Chistes

3.4
15 ratings / 1 Reviews
What did you think?
Rating: 0 out of 5 stars

Reader reviews

  • (3/5)
    Es menos de lo que esperaba pero bien...faltó más carne al asado, es decir lo percibir con poca gracia.