El Guerrillero by Adolfo Sagastume - Read Online
El Guerrillero
0% of El Guerrillero completed

About

Summary

El Guerrillero es la revelación de una gran vida. El personaje es real. Está vivo. Trabaja en cualquier cosa. Tuvo la experiencia de ser entrenado en todas las técnicas de la lucha armana en la selva, el uso de todo tipo de armas, estrategias de ataque, ideología comunista y sobrevivencia. Actualmente se mueve y vive en el sur de los Estados Unidos. No tiene ninguna pretención de nada. Al contarnos sus experiencias, así lo vimos, fue para sacar de su pecho una piedra que le hacía peso. Espero disfruten este relato casi biográfico que nos habla de un hombre interesante que supo sobrevivir en la selva y, actualmente, sabe sobrevivir en un mundo de luchas y sacrificios.

Published: Adolfo Sagastume on
ISBN: 9781301070985
List price: $4.99
Availability for El Guerrillero
With a 30 day free trial you can read online for free
  1. This book can be read on up to 6 mobile devices.

Reviews

Book Preview

El Guerrillero - Adolfo Sagastume

You've reached the end of this preview. Sign up to read more!
Page 1 of 1

autor.

Tabla de Contenidos

Introducción

Su Origen

Entrenamiento Guerrillero en Cuba

El Guerrillero

Movimientos Guerrilleros en Guatemala

Guerrilla en Guatemala

Estrategias Militares

Guatemala, 36 años de Represión

Inicio de la Guerrilla

Ex Guerrilla Luchará Votos en Guatemala

Resurgimiento Guerrillero en Guatemala

Introducción

El verdadero guerrillero revolucionario lucha por un ideal, liberar a su patria del dominio extranjero. El verdadero guerrillero es aquél que tiene consciencia social política y lucha en las fuerzas armadas de su país. El verdadero guerrillero es la persona que ha recibido instrucción militar y no tiene ningún diente, porque se los sacaron a propósito en los campos de entrenamiento de Cuba, con el propósito de canalizar su fuerza vital hacia el valor, necesario en la montaña y en la trinchera.

Ese es el guerrillero que conocí hace apenas unos meses. Esta es la historia de esa persona y que actualmente vive de incógnito en cierta región de los Estados Unidos. Yo lo conocí casualmente un día que lo encontré trabajando en los campos de California.

En una plantación de higos se contrata a las personas por ocho dólares la hora. Cuando la cosecha está en su esplendor les dan trabajo todos los días. Pero cuando comienza a escasear solo los contratan dos o tres días a la semana. Los ingresos disminuyen y el jornalero solo consigue para su comida y los viles.

El guerrillero, que para proteger su verdadera identidad, porque este sí es un relato real, lo nombraré con un nombre ficticio, Comandante Ramón. Aunque él me autorizó utilizar su verdadero nombre, yo no lo haré por consciencia humana, ya que los tiempos actuales son difíciles y no quiero cargar en mi consciencia los hostigamientos, persecuciones, y hasta la posible muerte, a la que le conduciría.

Actualmente el Comandante Ramón tiene sus encías tan duras como los mismos dientes y come de todo, hasta bistec asado, sin ninguna dificultad. Come cualquier cosa con sus encías: nueces, cacahuates, manzanas y todo tipo de alimento con dureza. Su adaptación a su nueva vida fue total.

De cuerpo delgado, pero bien sólido y musculoso, pesa unos 75 kilos y refleja una gran vitalidad. Moreno por su mezcla racial, es hijo de un descendiente de alemanes y una indígena de Chiapas, emparentada con indígenas de la frontera sur de México y del lado guatemalteco.

Actualmente, 2012, tiene cincuenta y ocho años, tres hijos, dos varones y una mujer, ya adultos y que han logrado la independencia económica en su lugar de origen, al sur de Chiapas.

Ir al inicio

Su Origen

El Comandante Ramón me refiere detalladamente todos los datos de este relato. Lo dejaremos hablar a él para que el lector tenga una relación directa con sus vivencias:

Mi padre -dice- era descendiente de alemanes y mi madre una indita envuelta. Mi padre era un hombrón de grandes pechos, fuerte y muy valiente. Yo soy hijo único y fui criado con mucho amor. Mis padres me quisieron mucho y me dieron todo lo que yo podía querer y desear.

Teníamos la casa al sur de Chiapas, pegadito a la frontera con Guatemala, en un poblado llamado Rayón, pero no el Rayón fronterizo que está a un ladito de Tapachula, sino el Rayón que está por el rumbo de Tuxtla Gutiérrez.

Mi abuelo paterno era un