Enjoy this title right now, plus millions more, with a free trial

Free for 30 days, then $9.99/month. Cancel anytime.

La Ciencia de la Mente

La Ciencia de la Mente

Read preview

La Ciencia de la Mente

ratings:
4.5/5 (4 ratings)
Length:
1,026 pages
18 hours
Released:
Jan 1, 2003
ISBN:
9780917849329
Format:
Book

Description

Spanish language edition of the classic textbook used in "Science of Mind" classes through out the world. 

Earnest Holmes' practical mysticism offers a greater understanding of metaphysical laws and provides spiritual insight, tools, practices, and strategies to enrich any life in profound and surprising ways, and ore than seven decades after its original publication, it continues to transform lives. Distilled from the great philosophies and religions of the world, Dr. Holmes' teaching stands the test of time. It presents a perspective of God that is as refreshing and contemporary today as it was when Holmes wrote this magnificent work.
Released:
Jan 1, 2003
ISBN:
9780917849329
Format:
Book

About the author

Dr. Ernest Holmes(1887-1960) is known to millions as a great leader and teacher; and to even more as the author of many inspirational books and tapes, such as Creative Mind, This Thing Called Life, and The Science of Mind. A teacher, writer, and lecturer; Dr. Holmes founded the Science of Mind philosophy in 1927, and regularly appeared on television and radio. His signature saying, "There is a power greater than you in the universe, and you can use it," became well known over the years. By taking a clear and simple approach in researching the wisdom of the ages from many disciplines, Ernest Holmes developed a practical, spiritual approach to living an abundant life and created the Science of Mind. Since early 1900's, the Science of Mind Textbook has been the cornerstone to Religious Science churches around the world.


Related to La Ciencia de la Mente

Related Books

Related Articles

Book Preview

La Ciencia de la Mente - Ernest Holmes

lograrlo!

INTRODUCCION

I.LA COSA MISMA

II.COMO FUNCIONA

III.LO QUE HACE

IV.COMO SE USA

I

LA COSA MISMA

Todos esperamos el día en que la ciencia y la religión caminen de la mano a través de lo visible a lo invisible. La ciencia no reconoce nada de opinión, pero si reconoce que hay algo que gobierna por medio de leyes cuyos principios son universales. Por lo tanto, cualquier científico que rechaza los valores intangibles, no tiene una base adecuada para los valores que ha descubierto. La revelación debe mantener la fe dentro de la razón, y la religión dentro de la ley—mientras que la intuición extiende siempre sus alas para volar más alto—y la ciencia debe justificar la fe en lo invisible.

Suponer que la Inteligencia Creativa del Universo hubiera creado al hombre en la esclavitud y lo hubiera dejado esclavizado sería deshonrar el Poder Creativo que llamamos Dios. Suponer que Dios hubiera hecho al hombre como individuo sin permitirle descubrirse a sí mismo, sería suponer lo imposible. La individualidad debe ser espontánea; nunca puede ser automática. La semilla de la libertad debe ser plantada en el hombre en lo más profundo de su ser, pero, como el Hijo Pródigo, el hombre tiene que hacer el gran descubrimiento por sí mismo.

Nosotros vemos abundancia en el Universo. No podemos contar los granos de arena ni siquiera en una sola playa. La tierra contiene incalculables riquezas, y el aire mismo vibra con poder. ¿Por qué entonces el hombre vive débil, pobre y atemorizado? La Ciencia de la Mente se ocupa de estas preguntas. El Plan Divino es un plan de Libertad; la esclavitud no es obra de Dios. La Libertad es el patrimonio de toda alma viviente. Todos instintivamente así lo percibimos. La Verdad significa libertad, bajo la ley. Es por esto que la naturaleza inherente del hombre siempre busca expresarse en forma libre. Es bueno que escuchemos esta Voz Interna, pues ella nos habla de una vida maravillosa a nuestro alcance; de un amor más grande que nuestros sueños más dulces; de una libertad que el alma anhela.

No obstante, el gran Amor del Universo debe ser Uno con la gran ley de Su Propio Ser, y nosotros debemos acercarnos al Amor por medio de la Ley. Esta, por lo tanto, es la enseñanza: El Amor es Ley. Así como el amor de Dios es perfecto, así también la ley de Dios es perfecta. Nosotros debemos entender ambas cosas.

Cualquiera que sea la naturaleza de algún principio—con tal que una persona lo pueda comprender—puede ser entendido por todos aquellos que dediquen tiempo a investigarlo. Esto no requiere un alto grado de inteligencia, sino más bien, una aplicación práctica de lo que ahora sabemos para poder aumentar nuestro conocimiento. El estudio de la Ciencia de la Mente es el estudio de la Primera Causa, del Espíritu, la Mente, o esa Esencia invisible, esa Materia e Inteligencia fundamental de la cual proviene todo, el Poder detrás de la creación—la Cosa Misma.

Nosotros aceptamos esta Cosa y creemos en Ella. Lo que deseamos es saber más de Ella, y cómo usarla. Tan solo por las pruebas obtenidas, sabemos que estamos tratando con un principio definido. Si uno (a través del uso conciente de lo que conoce) puede producir un cierto resultado, debe saber con qué está tratando.

Al hablar de la metafísica, parece ser que estamos tratando con algo demasiado abstracto. ¿Pero qué es lo tangible sino los resultados? Los principios siempre estarán ocultos a nuestra vista. Aceptamos las conclusiones de la ciencia con tal que estén comprobadas, y reconocemos que están basadas en principios inmutables—aunque invisibles.

EL UNIVERSO NO TIENE FAVORITOS

Estamos tan acostumbrados a pensar que si mezclamos ciertos colores vamos a obtener otros ciertos colores, que no nos damos cuenta que estamos tratando con un principio. Sabemos que cualquiera que combine estos mismos colores obtendrá el mismo resultado, pero no sabemos por qué; ¡EL HOMBRE MAS SABIO NO SABE POR QUE! En la metafísica no tenemos que esforzar más nuestra credulidad.

Consideramos la metafísica quizá como algo que sólo los más profundos pensadores pueden entender, pero hay que recordar que nosotros también somos pensadores. El más profundo pensador de todos los tiempos tiene reverencia por la Vida misma, reconociendo que ésta es un poder y una potencialidad, cuyas posibilidades infinitas no puede el intelecto ni siquiera imaginar.

Los principios Universales no respetan personalidades; el Universo no tiene favoritos. Por lo tanto, está escrito que: Y el que tenga sed, que venga. Y el que quiera, que beba el agua de la vida libremente. (Rev. 22:17)

NO HAY NADA SOBRENATURAL SOBRE EL ESTUDIO DE LA VIDA

Acerquémonos, entonces, a la Ciencia de la Mente—la Ciencia de la Psicología Espiritual—con admiración, pero sin miedo; con verdadera humildad, pero sin sentir que no somos dignos. Empecemos con naturalidad, contentos, dispuestos a aceptar, felices de experimentar, esperando y creyendo que como resultado de nuestros esfuerzos obtendremos un gran bien—un firme entendimiento de las leyes naturales de la Vida, las cuales aplican tanto al individuo como a su relación con todo lo que existe en el universo.

Este es el significado simple de la verdadera enseñanza de la metafísica, el estudio de la Vida y la naturaleza de la Ley, gobernada y dirigida por el pensamiento; siempre conciente de que vivimos en un Universo espiritual, que Dios está dentro, a través, y alrededor de nosotros. No hay nada sobrenatural acerca del estudio de la Vida desde el punto de vista metafísico. Lo que hoy nos parece sobrenatural, una vez que se le entienda completamente, se reconocerá como algo espontáneo y natural.

Todos nosotros sabemos que muchos han sanado de enfermedades físicas por medio de la oración. Vamos a analizarlo. ¿Por qué unos sanan con la oración y otros no? ¿Se puede creer que haya un Dios que escoja a alguien y le diga, Voy a concederte a ti lo que pides, pero a aquel otro señor no? Esto es superstición, creer que Dios responde a la oración de uno y a la del otro no. Jesús dijo que Dios hace que el sol salga para los buenos y para los malos, y que la lluvia caiga tanto sobre los justos como los injustos. (Mat. 5:45)

El que algunos hayan sido sanados por la oración mientras otros continúen igual se explica de la siguiente manera: NO es que Dios haya respondido a unos si y a otros no, sino que algunos han respondido a Dios más que otros. Sus oraciones (sus pensamientos) fueron respondidas por la ley de correspondencia. La respuesta a la oración está en la oración misma. ¿Pero qué es la oración? La oración es un movimiento del pensamiento dentro de la mente del está orando, a lo largo de una linea de meditación definida; es decir, con un propósito específico.

¿Qué es la mente? Nadie lo sabe. Sabemos bastante acerca de la mente, pero no lo que ella es. Al decir mente, queremos decir conciencia. En este momento nosotros la estamos usando. No podemos localizar la mente en el cuerpo porque, mientras que éste es un vehículo necesario a la conciencia mientras estemos aquí, pero el cuerpo no es la conciencia. Nosotros no podemos aislar la mente. Todo lo que se sabe acerca de la mente no es lo que es, sino lo que hace, y ni siquiera el más grande filósofo que haya existido sabe más que esto…aunque sí podría informarnos más sobre cómo trabaja.

NO HAY DOS MENTES, SOLO DOS NOMBRES

La Mente—la Cosa, Espíritu, Causa—está más allá, y sin embargo no más allá de nuestra comprensión. Más allá porque es inmensa; dentro porque dentro de la medida en que la entendamos somos Ella; no obstante, como es Infinita, nunca podremos abarcarla. ¡Nunca podremos abarcar a Dios, y sin embargo, siempre estaremos en Dios y seremos de Dios!

La Mente tiene dos clasificaciones. No hay dos mentes, sino más bien dos nombres que se emplean para describir dos estados de la conciencia: el objetivo, o conciente y el subjetivo o subconciente. Creemos que el estado conciente es el uso que hacemos concientemente de nuestra mente. El estado subconciente (o subjetivo)—llamado a veces estado inconciente—es la parte creativa de la mente activada por el estado conciente.

En este libro de texto, bajo el título de Mente Subjetiva, se dice que: "En la Mente Subjetiva del hombre, existe una ley que obedece su palabra, que es la sierva de su espíritu. La sugestión ha comprobado que la mente subconciente actúa sobre los pensamientos. Es la ley mental de nuestro ser, y el factor creativo. Por el momento no es necesario entrar en detalle sobre la Mente Subjetiva y su funcionamiento; baste con decir que dentro de nosotros hay una ley mental, que cumple la voluntad y los propósitos de nuestros pensamientos concientes. Esto no puede ser más que nuestro uso individual de esa Gran MENTE SUBJETIVA, la cual es la base de toda ley mental y acción, y que es ‘El Siervo del Espíritu Eterno a través de todos los tiempos’."

PODER ILIMITADO AL ALCANCE DEL HOMBRE

No importa qué tan sorprendente pueda ser este concepto, lo cierto es que el hombre tiene a su disposición—en lo que el llama su Mente Subjetiva—un poder que parece Ilimitado. ¡ESTO SE DEBE A LA UNION DEL HOMBRE CON EL TODO EN EL ASPECTO SUBJETIVO DE LA VIDA! El pensamiento del hombre, al caer en la mente subjetiva, se une con la Mente Subjetiva Universal, y se convierte en la ley de su vida a través de la única gran ley que rige toda la creación.

No hay dos mentes subjetivas. Sólo hay una Mente Subjetiva, y lo que llamamos nuestra mente subjetiva es realmente el uso que hacemos de la Ley Unica. Cada individuo mantiene su identidad en la Ley por medio de su uso personal de la Ley misma. ¡Y cada uno obtiene de la Vida lo que produce con su propio pensamiento!

Aprender a pensar es aprender a vivir, porque nuestros pensamientos entran en un Medio con capacidades infinitas de ser y hacer. El hombre, con solo pensar, puede crear en su vida todo lo que desee—con tal que piense correctamente, y que se convierta en la encarnación viva de sus pensamientos. Esto no se consigue sosteniendo pensamientos únicamente, sino conociendo la Verdad.

Dentro de nosotros, por lo tanto, existe un campo creativo llamado mente subjetiva; a nuestro alrededor hay un campo creativo llamado Mente Subjetiva. Uno es individual y el otro universal, pero en realidad son uno solo. EN EL UNIVERSO HAY UNA LEY MENTAL, Y AL USARLA SE CONVIERTE EN NUESTRA LEY PORQUE LA HEMOS INDIVIDUALIZADO. Es imposible llegar al fondo de la mente individual, porque la mente individual no es realmente individual sino que ha sido individualizada. Detrás de lo individual está lo Universal, lo que no tiene límites. Aún en este solo concepto existe la posibilidad de desarrollo eterno e infinito. Todos somos Universales en el aspecto subjetivo de la vida, e individuales sólo al grado de nuestra percepción conciente. La solución al enigma es entonces que todos usamos el poder creativo de la Mente Universal cada vez que usamos nuestra propia mente.

TODO PENSAMIENTO ES CREATIVO

Ciertamente, todo pensamiento es creativo, por lo tanto, no se puede decir que un pensamiento es creativo y otro no. Lo que se debe decir es que todo pensamiento es creativo de acuerdo con su propia naturaleza, impulso, emoción o convicción. El pensamiento crea un molde en la Mente Subjetiva, en la cual la idea es vaciada y aceptada, y activa el poder de acuerdo con la índole del pensamiento. La ignorancia de esto no perdona a nadie de sus efectos, porque estamos tratando con la Ley y no con una fantasía caprichosa.

La mente conciente es superior a la subjetiva y puede usar a ésta concientemente. Aún cuando el subconciente es tan grandioso, su tendencia es activada por el pensamiento conciente, y en esta posibilidad encuentra el camino a la libertad. La Ley Kármica no es un Destino. No es suerte o fatalismo, sino causa y efecto. Es un amo severo del tonto; un sirviente del sabio.

EL CAMINO A LA LIBERTAD NO ES MISTERIOSO

La experiencia nos han enseñado que la tendencia subjetiva de esta Ley inteligente de poder creativo puede ser dirigida concientemente y usada definitivamente. Este es el más grande descubrimiento de todos los tiempos. Aquí no hay ningún misterio sino una verdad profunda que puede comprobarse. El camino a la libertad se encuentra no a través de misterios o cosas ocultas, sino a través del uso inteligente de las fuerzas y leyes de la Naturaleza. La Ley de la Mente es una ley natural en el mundo espiritual.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando decimos mundo espiritual? Nos referimos a la palabra de la inteligencia conciente. La Mente Subjetiva es un mundo de Ley y de orden mecánico; en nuestras vidas, es mayormente una reacción, un efecto, una forma. NUNCA ES UNA PERSONA AUNQUE CON FRECUENCIA PARECE QUE ACTUA COMO TAL. En esto se equivocan muchos totalmente, tomando los impulsos subjetivos por personalidades reales. Esto, sin embargo, es un campo de investigación que no va a explicarse aquí en su totalidad.

La forma más sencilla de establecer la proposición es decir que tenemos una mente conciente que opera dentro de un campo subjetivo que es creativo. La mente conciente es el Espíritu, la mente subjetiva es la Ley. Una es el complemento de la otra y no podría demostrarse ninguna individualidad real sin combinar las dos.

Ningún hombre ha llegado jamás al fondo de la vida conciente o de la vida subjetiva. En ambas direcciones, nos extendemos hacia el Infinito, y como no podemos abarcar el Infinito, siempre estaremos desarrollando y siempre aumentando nuestra capacidad de saber y de vivir.

No hay necesidad de preguntar por qué esto es así. No se puede explicar por qué la Verdad es verdadera. Nosotros no creamos las leyes ni los principios, sino que los descubrimos y los usamos. Aceptemos esta posición relativa a las leyes de la Mente y del Espíritu, y veamos que podemos hacer con ellas en lugar de tratar de contradecir lo inevitable. Nuestra mente y espíritu son nuestro eco de la misma Eterna Cosa, y mientras más pronto descubramos esto, más pronto seremos libres y felices. El Universo está lleno del Espíritu y de la Ley. Estos reaccionan el uno con el otro. Nosotros somos Espíritu y somos Ley. La ley de nuestra vida reacciona a nuestros conceptos espirituales o materiales, y construye y reconstruye según nuestras creencias y nuestra fe.

SI APRENDEMOS A CONFIAR SEREMOS FELICES

Todo humano busca alguna relación con la Mente Universal, el Alma del Universo, o el Espíritu Eterno que llamamos Dios. Y la Vida se revela a cualquier persona que sea receptiva a Ella. Una conclusión a la que han llegado los pensadores más profundos de cada época es que vivimos en un Universo espiritual que incluye el universo material o físico. Se concluye inevitablemente que este Universo espiritual debe ser Inteligencia pura y Vida perfecta, gobernado por el Amor, por la Razón y por el Poder de crear.

Hay un Poder en el Universo que hace honor a nuestra fe en Él; hay una Ley en el Universo que produce exactamente hasta el más minúsculo detalle. Todos deseamos sentir que el poder que hay detrás de todo es benevolente, al igual que creativo; una Inteligencia Eterna e Inmutable, en la cual el hombre vive, se mueve y tiene su ser. Por intuición, creemos que todo hombre, en su estado natural, es parte o manifestación de este Eterno Principio; y que todo problema de limitación, maldad, sufrimiento, e incertidumbre no es ordenado por Dios, sino que es el resultado de la ignorancia. Está escrito que la Verdad nos dará la libertad, a condición de que sepamos la Verdad, y observamos que la evolución de la conciencia del hombre trae consigo la adquisición de nuevos poderes y más altas posibilidades.

Nos encontramos acongojados por la confusión, por el conflicto, por las afirmaciones y las negaciones, por la emoción congestionada por el miedo, congelada por el orgullo. Tenemos miedo del Universo en que vivimos, sospechamos de la gente a nuestro alrededor, dudamos de la salvación de nuestras propias almas. Todas estas cosas crean reacciones negativas que nos causan desórdenes físicos.

La Naturaleza parece esperar que la comprendamos y, como está gobernada por leyes inmutables—el ignorar dichas leyes no perdona a nadie de sus efectos—la esclavitud de la humanidad debe ser el resultado de nuestra ignorancia de la verdadera naturaleza de la Realidad. El almacén de la Naturaleza está lleno de bondades, pero éstas están bajo llave para el ignorante. La llave de esta puerta está guardada en la mente inteligente, que opera de acuerdo con la Ley Universal. A través de la experiencia, el hombre aprende lo que es realmente bueno y satisfactorio, y lo que es realmente valioso. A medida que crecen su inteligencia y su capacidad de entender las leyes sutiles de la Naturaleza, poco a poco se va liberando. Según el hombre va aprendiendo la Verdad, la Verdad misma lo libera automáticamente.

Cuando nosotros aprendamos a confiar en el Universo, tendremos felicidad, prosperidad y bienestar. Debemos aprender a vivir bajo este Gobierno Divino, y a aceptar la mesa rebosante que la Naturaleza pone ante nosotros. Nunca ha habido una hambre cósmica. Sólo lo finito sufre y se afana, el Infinito siempre está en reposo sonriente. Dios siempre es Dios. No importa cual pueda ser nuestra tormenta emocional, o la situación objetiva, siempre hay algo oculto en nuestro ser interno que nunca ha sido violado. Podemos tropezar, pero siempre hay una Voz Eterna, que susurra a nuestro oído esa cosa que nos incita a la eterna búsqueda, esa cosa que siempre canta y canta.

LA NATURALEZA DIVINA ESTA EN TODO HOMBRE

Esto es La Cosa Misma. Recapitulemos brevemente. Existe dentro de cada persona algo que participa de la naturaleza del Todo Universal y—por cuanto a su acción—es Dios. Esto es lo que significa la palabra Emanuel, el significado de la palabra Cristo. Hay algo dentro de nosotros que participa de la naturaleza del Ser Divino, y puesto que participa de la naturaleza del Ser Divino, nosotros somos divinos. Este algo reacciona hacia nosotros de acuerdo con nuestra creencia en El; y es una Ley Inmutable, que puede ser usada aún por el más humilde de nosotros; no hace excepciones, no puede atársele. Nuestra Alma nunca cambiará ni violará su propia naturaleza; por más que la neguemos, nunca cambiará; por más que la afirmemos, nunca será más de lo que es. Pero por ser lo que es, por obrar como obra, cada persona la percibe según su propia creencia. Conforme a nuestra fe, así se nos concede.

Nosotros decimos entonces que en espíritu, el hombre es Uno con Dios. Pero, ¿qué decimos de la gran Ley del Universo? Si realmente somos Uno con el Todo, tenemos que ser Uno con la Ley del Todo, y Uno con el Espíritu del Todo.

Si nosotros tratamos de encontrar algo difícil de comprender, nunca lo comprenderemos, porque siempre pensaremos que es incomprensible. La mente que descubrimos dentro de nosotros es la Mente que lo gobierna todo. Esta es La Cosa Misma, y debemos reconocer su sencillez.

II

COMO FUNCIONA

La Ciencia de la Mente no es una revelación especial de ningun individuo; es más bien la culminación de todas las revelaciones. Nosotros tomamos lo bueno en dondequiera que lo encontramos, y lo adoptamos según lo entendemos. Lo que constituye la Ciencia de la Mente y el Espíritu es la comprensión de que el Bien es Universal, y que cada individuo puede usar tanto bien como sea capaz de asimilar en su vida.

Hemos discutido la naturaleza de La Cosa como Energía Universal, Mente, Inteligencia, Espíritu—que encuentra centros concientes e individualizados de expresión a través de nosotros—y que la inteligencia del hombre es esta Mente Universal, que funciona al nivel del concepto que el hombre tenga de Ella. Esta es la esencia de toda esta enseñanza.

LA MENTE UNIVERSAL, O ESPIRITU, ES DIOS

Hay una Mente Universal, Espíritu, Inteligencia, que es el origen de todo: Esta es Primera Causa. Es Dios. Esta Vida y Energía Universal encuentra salida en y a través de todo lo que obra con energía y de todo lo que tiene vida. Hay Una Vida en todo lo que vive. Hay Una Energía detrás de todo lo que obra con energía. Esta Energía está presente en todo. Hay Un Espíritu en toda expresión. Ese es el significado del refrán místico: En Él vivimos, nos movemos, y tenemos nuestro ser. (Hechos 17:28)

La vida que vivimos es la Vida Universal expresándose a través de nosotros, de otra manera no podríamos vivir. Nuestro pensamiento y nuestra emoción son el uso que hacemos—conciente o inconcientemente—de esta Cosa original y creativa que es la Causa de todo. Así decimos que la mente, el espíritu, y la inteligencia que encontramos en nosotros tiene tanto de este Dios creativo y original como lo podamos entender. Es un hecho evidente que esto no le roba nada a Dios. Desde que nosotros somos, entonces nosotros somos reales y actuales y tenemos existencia; y como podemos reducir todo lo que existe a una unidad fundamental, llegamos a la siguiente conclusión:

Existe el Espíritu—o esta Causa Invisible—y la nada, de la cual todas las cosas son hechas. Ahora, si sumamos Espiritu más nada, el total resulta Espíritu únicamente. Por consiguiente, hay Una Causa Original y nada mas, de lo cual estamos hechos. En otras palabras, estamos hechos de esta Cosa. Por esta razón somos llamados el hijo de Dios.

Ahora sabemos que esto es lo que somos—pues no podríamos ser ninguna otra cosa—¡pero no sabemos cuánto de esto somos! Cuando veamos Esto como realmente es, nos veremos a nosotros mismos como realmente somos. Nosotros sólo lo podemos ver mirándolo a través de nuestros propios ojos. Por lo tanto, encontraremos un Dios superior cuando hayamos elevado la norma del hombre. Si Dios ha de interpretarse a Sí Mismo para el hombre, también ha de interpretarse a Si Mismo a través del hombre. Pero el Espíritu no puede hacer ningún obsequio si no lo aceptamos.

LA SEMILLA DE LA PERFECCION ESTA OCULTA EN NUESTRO INTERIOR

Esta Vida Original es Infinita. Es buena. Está llena de paz. Es la esencia de la pureza. Es inteligencia absoluta. Es poder. Es Ley. Es Vida. Está en nosotros. En ese santuario íntimo de nuestra propia naturaleza, oculta quizá a la vista objetiva, se anida la semilla, la perfección.

En nuestra ignorancia de la verdad, hemos hecho mal uso del más grande poder que poseemos. Y tan grande es este poder—tan completa es nuestra libertad en el uso de este poder, tan absoluto el dominio de la ley por medio de este poder—que su mal uso nos ha producido las condiciones mismas por las que sufrimos. Estamos atados por la misma razón por la que primeramente fuimos libres; el poder que parece atarnos es el único poder en el universo que puede liberarnos. Por esto Jesús resumió Su filosofía entera en esta simple declaración: Te será dado a ti de acuerdo a tu creencia. El gran Maestro miró tan profundamente dentro de la Naturaleza, que Ella le reveló su sencillez fundamental. Esa creencia y ese de acuerdo a tu simbolizan el cielo y el infierno. Y así sufrimos, no porque se nos haya impuesto el sufrimiento, sino porque ignoramos nuestra propia naturaleza.

EL ESPIRITU TRABAJA PARA NOSOTROS A TRAVÉS DE NOSOTROS

La Cosa, por lo tanto, obra para nosotros obrando a través de nosotros, y siempre es nosotros. Ella no puede obrar para nosotros de ninguna otra manera. Ella sólo puede ser poder para nosotros se extiende asi misma sobre todo el universo y nos llama por todos lados, pero ella sólo puede ser poder para nosotros—SOLO CUANDO LA RECONOCEMOS COMO PODER.

No podemos reconocer lo que ella es, mientras creamos que no Es. Por lo tanto, está escrito: Ellos…no pudieron entrar a causa de su incredulidad. (Heb. 4:6) Podemos entrar si creemos pero no podemos entrar mientras no creamos. Aquí encontramos una casa dividida contra sí misma. Si decimos que sólo podemos gozar un poco de bien, sólo un poco de bien gozaremos. Pero si decimos como Emerson, No hay nada ni muy grande ni muy pequeño para el Alma que todo lo hace, entonces gozaremos de un mayor bien porque nosotros lo hemos concebido.

Nuestra creencia, entonces, fija el límite de nuestra demostración de un Principio que en Sí Mismo no tiene límite. El está listo para dárnoslo todo porque Él es Infinito. Así que no es cuestión de Su voluntad ni de Su habilidad. Es cuestión de nuestra propia receptividad totalmente.

¿CUANTO PODEMOS CREER?

El principio fundamental de esta Ciencia es que nosotros tenemos que proceder de acuerdo con la Ley, porque la Naturaleza nos obedece si primero la obedecemos a Ella, y al obedecerla la estamos aceptando. ¿Cuánto podemos creer? TANTO COMO NOSOTROS PODAMOS CREER se nos concederá.

Cuando la conciencia habla, la ley recibe y ejecuta. Cuando un agricultor planta su semilla, él invoca la ley. Lo que sigue es efectuado por la parte mecánica de la Naturaleza, que no tiene voluntad por sí misma. La involución es la causa y la evolución es el efecto. Cuando un practicante piensa, o hace un tratamiento, o una oración, él está tratando con la involución—el primer paso en el orden creativo. Esto es lo que la Biblia llama la Palabra. El siguiente paso es la evolución, o la manifestación de la palabra o del concepto, en existencia objetiva.

Nosotros somos centros concientes de Vida, podemos pensar, y tenemos voluntad y conocimiento. Estamos rodeados y sumergidos en Algo creativo que fluye a través de nosotros…no importa como le llamemos. La suma total de nuestros pensamientos, de nuestra voluntad, propósitos y creencias crea una tendencia en esta Ley que hace que ésta reaccione de acuerdo con la suma total de esas creencias.

La ignorancia de la ley no libra a nadie de sus efectos. Por lo tanto, si cierta forma específica de pensar y creer ha producido limitaciones, otras creencias o maneras de pensar diferentes las cambiarán. Nosotros debemos aprender a creer. El acercamiento debe ser directo y también debe de ser específico.

Supongamos que alguien está pasando apuros por sus ideas de limitación. Todo lo que piensa es limitación. ¿Dónde se está colocando a sí mismo en la Mente? ¿No está diciendo básicamente, "No puedo tener ni gozar de cosas buenas? Y lo que está demostrando es que no puede tener, o llegar a tener, el bien. Corregir su forma de pensar puede tomarle tiempo; tiene que empezar por decir, Comprendo que porque yo soy el que soy—porque debido a esta Cosa Infinita que eclipsa aún la misma eternidad y que encuentra su morada permanente dentro de mi—el bien es mío ahora mismo—todo el bien." En esto no hay coerción mental. No hacemos que las cosas sucedan por nuestra voluntad; las cosas se producen no por voluntad, sino por el poder de esa misma Verdad.

¿Cuánto puede uno demostrar? Sólo lo que uno mismo pueda creer. ¿Cuánto podemos ver, cuánto podemos aceptar, cuánto podemos encontrar en nuestra conciencia que ya no sea rechazado por nuestras propias negaciones? Tanto como eso sea, TANTO ASI PODEMOS TENER.

SOLO EL BIEN—NO EL BIEN Y EL MAL

El jardinero va con fe y siembra sus semillas. Ha aprendido que lo que siembre es lo que recogerá, que la ley es la misma para todos. Tenemos que acostumbrarnos a la idea de que la ley es impersonal, de que está al alcance de todos, y de funciona con precisión mecánica. Si nosotros sólo podemos concebir un poco de bien, sólo pdremos recibir un poco de bien.

Debemos fijar en nuestra mente la idea fundamental de que el bien no tiene límites. Sólo el bien, el amor y la bondad, Me seguirán todos los días de mi vida. (Salmo 23) Debemos captar este concepto en lugar de continuar pensando que hay un poder del mal que se opone al poder del Bien. Nosotros experimentamos el bien y el mal porque percibimos una presencia de dualidad en vez de unidad.

Por lo tanto, sabiendo que La Cosa puede trabajar para nosotros sólo a través de nosotros, empecemos a aceptar hoy más bien del que disfrutamos ayer, y a saber que cosecharemos nuestros deseos cumplidos. El día llegará en que habremos dejado atrás todo lo que parecía malo; cuando esto suceda, enrollaremos la maldad como un pergamino y lo contaremos entre las cosas que solían creérse verdaderas.

Realizemos y trabajemos con este sólido conocimiento y perfecta fe: Cuanto más alta pongamos nuestra meta en Mente y Espíritu, así de visible sera Su manifestación en nuestro mundo material.

III

LO QUE HACE

Empecemos el estudio de esta Ciencia con razonamiento, sin esperar obtener de ella beneficios que no se encuentran dentro de su Principio. Porque, mientras que es cierto que estamos sumergidos en una Infinita Inteligencia, en una Mente que lo sabe todo, también es cierto que esta Inteligencia nos puede dar a conocer Sus ideas sólo al grado en que podamos y queramos recibirlas. La Mente Divina es Infinita. Contiene todo conocimiento y sabiduría, pero antes de que ella pueda revelar Sus secretos, debe tener una salida. Estamos obligados a proporcionar este medio de salida a través de nuestras propias mentalidades receptivas.

Toda invención, el arte, la literatura, el gobierno, la ley y la sabiduría que han llegado a la humanidad se le han dado por medio de aquellos que han penetrado profundamente en los secretos de la naturaleza y la mente de Dios.

Quizá la forma más simple de hacer esta declaración es decir que estamos rodeados por una Mente, o Inteligencia, que lo sabe todo; que en esta mente existe el potencial de saberlo todo; que la esencia abstracta de la belleza, la verdad y la sabiduría coexisten en la Mente del Universo; que nosotros también existimos en Ella y que podemos usarla. PERO LO QUE TOMEMOS DE ELLA DEBEMOS TOMARLO POR MEDIO DEL CANAL DE NUESTRAS MENTES. Debemos establecer una unidad, una conexión conciente, antes que podamos recibir los beneficios que la gran Mente está dispuesta a revelarnos o a darnos a conocer.

El Espíritu sólo nos puede dar lo que podamos tomar; nos da de Sí mismo sólo en la medida en que participemos de Su naturaleza. Nos dice sólo lo que podemos comprender. El Conocimiento Infinito viene a ser nuestra sabiduría sólo al grado en que personifiquemos Su Inteligencia. Se ha dicho que podemos conocer a Dios sólo cuando empezamos a ser como Dios. Este es un pensamiento muy profundo y debe examinarse con cuidado. Debemos tomarlo figurativamente y no demasiado literalmente porque no podemos ser realmente como Dios, pero podemos y en efecto participamos de la Divina Naturaleza, y Lo Universal se personifica a Sí mismo a través del hombre en varios grados, según la receptividad del hombre.

EL UNIVERSO IMPERSONAL

El Universo es impersonal. A todos da por igual. No tiene favoritos. Valoriza a todos igualmente. Su naturaleza es dar, y la nuestra recibir. Cuando nos paramos frente a la luz, proyectamos una sombra en el camino de nuestra propia vida. Emerson aconseja que quitemos nuestra hinchada insignificacia del paso de los circuitos divinos.

UN ENIGMA DE LA SENCILLEZ

El reconocer que todo hombre existe a la sombra de una Mente poderosa, una Inteligencia pura, y una Bondad Divina es un pensamiento hermoso y verdadero. No sólo los grandes hombres oyen el suave paso del Invisible Huésped. El arrogante no ha percibido la sencillez de la fe, pero el puro de corazón ve a Dios. El agricultor ha visto el Espíritu Celestial en sus campos. El niño ha jugado con El retozadamente. La madre lo ha recogido en su pecho y el cariñoso amante lo ha visto en los ojos de su amada. Buscamos la Realidad demasiado lejos.

La inteligencia por medio de la cual reconocemos que hay una Presencia Espiritual y una Mente Infinita en el Universo, constituye nuestra receptividad de Ella, y decide como ha de fluir a través de nosotros. Hemos hecho un enigma de la sencillez porque no hemos leído los sermones escritos en las piedras ni hemos interpretado la luz del amor que existe en la vida.

Volver a una sencillez sana es una de las primeras y más importantes cosas que debemos hacer. Todos los hombres reciben alguna luz, y esta es siempre la misma luz. Hay una naturaleza que se difunde por toda la naturaleza; Un Dios que está encarnado en toda persona.

La Divina Encarnación es inherente en nuestra naturaleza. Estamos sumergidos en un Conocimiento Infinito. La cuestión es, ¿cuánto de esta Realidad vamos a expresar en nuestras propias vidas? El acercamiento directo es siempre el mejor y más efectivo. Si alguien ha hablado la verdad, ha proclamado a Dios—no importa qué método haya empleado. El científico y el filósofo, el sacerdote y el profesor, el filántropo y el fundador de imperios, todos han atrapado un destello de la eterna gloria y cada uno ha hablado, en su propia lengua, el lenguaje que de por sí es Universal.

Eliminemos la aridez de nuestro pensamiento y consideremos la cosa con sencillez y serenidad. La naturaleza del Universo es darnos lo que podamos recibir. No nos puede dar más. Ya lo ha dado todo, pero todavía no hemos podido aceptar el obsequio más importante.

La sabiduría espiritual dice que Dios se manifiesta a través de todo y que está encarnado en todos nosotros, que todo es Divinidad y que la Naturaleza misma es el cuerpo de Dios. Las leyes mecánicas de la naturaleza son fijas e inmutables, pero el reconocimiento espontáneo de estas leyes nos da el poder de hacer uso práctico de ellas en la vida diaria, en todo lo que experimentamos.

Aquí tenemos una unidad dual; ley y orden, elección espontánea, voluntad, acción conciente, y reacción automática. Uno debe confiar en todas las leyes del universo pero debemos entenderlas antes de poder usarlas. Una vez que se les entiende, toda ley está disponible y responde impersonalmente a todos por igual.

EL AMOR GOBIERNA POR MEDIO DE LA LEY

En un estudio inteligente de las enseñanzas de la Ciencia de la Mente, llegamos a entender que todo es Amor y al mismo tiempo todo es Ley. El Amor gobierna por medio de la Ley. El Amor es Entrega Divina. La Ley es el Camino. El Amor es espontáneo; la Ley es impersonal. Debemos estudiar la naturaleza de la Realidad con esto en mente, y de esta forma evitaremos dos graves errores: ver la vida como si estuviera hecha sólo de leyes mecánicas, o verla hecha sólo de acciones espontáneas, sin tener en cuenta ley ni orden.

Al ir ampliando nuestro punto de vista, veremos que la Vida debe contener dos características fundamentales. Veremos que hay un Espíritu Infinito, que opera por medio de una Ley que es Infinita e Inmutable. En esto, el Cosmos, y no el caos, encuentra existencia eterna en la Realidad. El Amor señala el camino y la Ley lo hace posible.

EL METODO CIENTIFICO

Al observar cualquier descubrimiento científico, vemos que esta es la forma en que funciona: la mente de alguien descubre la ley, o el principio que gobierna la ciencia; este es el camino del Amor, de la voluntad personal, de la elección—este es el elemento espontáneo en el universo. Después de saber como trabaja el principio—habiendo descubierto como obra la Ley—el elemento espontáneo resta su caso en las reacciones inmutables e inherentes de la Ley. Toda ciencia se basa en principios comprobados.

¡Pero no debemos ignorar el hecho importante que es la MENTE la que descubre y la que usa la ley mecánica! ¿No es esta mente el Espíritu en nosotros? Nunca podremos comprender a fondo la Mente Infinita: siempre estaremos descubriendo nuevos territorios. Por consiguiente, la evolución es un desarrollo eterno de lo que siempre está por venir.

Debido a que es la mente la que siempre debe llegar primero a ver, saber y comprender—y puesto que toda futura posibilidad para la humanidad debe encontrar primero una salida por medio de nuestra mente—sería bueno que buscáramos en la mente la respuesta a todos nuestros problemas.

No hay duda que estamos rodeados y sumergidos en una Vida Perfecta: en una existencia pacífica, armoniosa, sana, feliz, normal y completa. Pero sólo tanto de esta vida como personifiquemos será realmente nuestra para usar. Lo que comprendamos y personifiquemos de esta Vida es lo que reaccionará como ley Inmutable—la reacción de lo mecánico a lo voluntario. El concepto es maravilloso y está lleno de gran significado. En él se encuentran nuestras esperanzas y nuestros temores, nuestras expectaciones, y nuestras realizaciones presentes y futuras.

Puesto que antes que podamos usar una ley ésta debe pasar primero por nuestra mente conciente, nos conviene que en todo lo que queramos obtener obtengamos primero el entendimiento. Si deseamos conocer alguna verdad, debemos declarar que ésta ya existe en la Mente, y esta declaración será cierta, pero debemos aceptar la Gran Mente en nuestra propia mente antes que podamos comprenderla. Entonces, ¿cómo vamos a obtener el resultado deseado? Declarando y sintiendo que nuestra mente conoce la verdad acerca de aquello que queremos saber. De esta forma atraemos la Mente Infinita a nuestra mentalidad, para obtener el conocimiento definido de algún bien particular.

CONTIENE TODO EL CONOCIMIENTO

La Mente Universal contiene todo el conocimiento. Es el máximo potencial de todas las cosas. Para Ella, todo es posible. Para nosotros, es posible tanto como lo que podamos concebir, de acuerdo con la ley. Aun cuando toda la sabiduría del universo se derramara sobre nosotros, recibiríamos sólo lo que pudiésemos entender. A esto se debe que unos adquieren una clase de conocimiento y otros otra, y todo procede de la misma fuente—la Fuente de todo conocimiento. El científico descubre los principios de su ciencia, el artista incorpora el espíritu de su arte, el santo atrae al Cristo de su ser—y todo porque cada uno ha cortejado la presencia específica de algún concepto definido. Todos, según su estado de conciencia, acuden a la misma fuente, pero tienen una receptividad diferente. Cada uno recibe lo que pide según su habilidad de asimilarlo. Lo Universal es Infinito; las posibilidades de diferenciar son ilimitadas.

La Vida siempre se convierte para nosotros en aquello que necesitamos cuando creemos que Ésta se nos va a convertir en esa cosa específica. Comprender esto es la esencia de la sencillez. Así como todos los números proceden de la unidad fundamental, así como todas las formas materiales no son más que la manifestación de la materia sin forma, así todas las cosas proceden de eso que no es ni persona, ni lugar, ni cosa, pero que es la esencia de todas las cosas.

Nuestro pensamiento y receptividad conciente hacen la distinción de esta Posibilidad Universal atrayéndola a través de nuestras mentes y encausándola para que fluya por canales particulares a través de la receptividad conciente de nuestras diferentes creencias. Un estado de conciencia va a manifestar una clase de resultado, y un estado diferente, una manifestación diferente.

EL TRABAJO MENTAL ES DEFINIDO

El trabajo mental es definido. El pensamiento, en cualquier estado en que se encuentre, percibe el mismo Principio, usa la misma Ley, y se inspira en el mismo Espíritu, pero cada uno obtiene un resultado diferente. Aquí está la multiplicidad que procede de la Unidad. Esto es lo que Emerson quiso decir cuando dijo que la Unidad pasa a la variedad.

Pero, alguien preguntará, ¿Podemos obtener ambos el bien y el mal de la Unica Fuente? Naturalmente que no. El Primer Principio es la Bondad, y sólo podremos tener éxito cuando nuestro pensamiento y nuestras acciones tiendan hacia un programa constructivo. No podemos luchar contra el Universo. Este se rehusa a ser desviado de su curso. Lo único que podemos hacer es seguirlo.

Pero hay amplio espacio para la expresión personal. Entonces, ¿cómo vamos a saber qué es bueno y qué es malo? No VAMOS a saberlo; ya lo sabemos. Todos sabemos qué es bueno y qué es malo en el sentido más amplio.

Vivir y gozar el vivir debe considerarse bueno. Estar bien, feliz, y expresar libertad es estar de acuerdo con la Ley Divina y la Sabiduría. Aquí hay espacio suficiente aún para el que tenga las más grandes expectativas, para el más entusiasta.

EL PRINCIPIO DECLARADO DE NUEVO

Volvamos a declarar nuestro Principio. Estamos rodeados por una Infinita Posibilidad, que es Bondad, Vida, Ley y Razón. Al expresarse por medio de nosotros, pasa a ser más conciente de Su propio ser. Por lo tanto, Él desea expresarse a través de nosotros. Al expresarse por medio de nosotros, automáticamente Se convierte en ley en nuestra vida. Esta infinita posibilidad puede volverse expresión por medio de nosotros sólo en la medida en que concientemente se lo permitamos. Por lo tanto debemos tener fe en esta Infinita Posibilidad, y en Su deseo y en Su habilidad de hacer para nosotros absolutamente todo lo que necesitemos que se haga. Como Él debe pasar a través de nuestra conciencia para funcionar por nosotros, debemos estar concientes de que Él así lo está haciendo.

El que desee manifestar algún bien en particular, debe estar conciente de ese bien particular, si desea llegar a gozarlo. Por lo tanto, tiene que hacer concientemente que su mente sea receptiva. En el tratamiento mental no hay juego ni engaño. Este es siempre definido, conciente, concreto y explícito. Estamos tratando con la Inteligencia y debemos hacerlo inteligentemente.

Cuando se da un tratamiento científico no hay ningún truco oculto. Es exactamente lo contrario. La sencillez debe marcar todo nuestro esfuerzo, y la positividad debe acompañar todas las declaraciones que hacemos en la Ley del Bien.

EL SECRETO YA SE SABE

Un tratamiento es una declaración hecha a la Ley, que incorpora la idea concreta de nuestros deseos y va acompañada por una fe sin condiciones de que la Ley trabaja para nosotros, en la medida en que trabajemos con Ella. No perdamos más tiempo buscando el secreto del éxito o la llave de la felicidad. La puerta ya está abierta para el que quiera entrar.

Sin duda, cada uno de nosotros está demostrando su concepto de la vida, pero el pensamiento entrenado es mucho más poderoso que el pensamiento no entrenado; y quien da poder conciente a su pensamiento debe tener más cuidado con lo que piensa que quien no lo hace.

Mientras más poder da uno a su pensamiento—mientras más completamente cree que su pensamiento tiene poder—más poder tendrá.

EL TRATAMIENTO ES ACTIVO, NO PASIVO

El tratamiento es activo. Cuando uno da un tratamiento correcto, no se sienta a esperar que algo suceda. Más bien, uno declara, siente y conoce el bien específico activo, constructivo y definitivamente. Esto va de acuerdo con el Principio que tratamos de demostrar. Si damos tratamientos sin un motivo definido en la mente, lo más que podemos lograr será promover una atmósfera saludable. Una meditación pasiva nunca producirá una demostración activa, lo mismo que un artista nunca pintará un cuadro si se sienta con sus pinturas pero no las usa.

La mente debe concebir antes que la Energía Creativa pueda producir; debemos de proveer la vía por la cual pueda obrar. Ella siempre está lista y dispuesta. Su naturaleza es producir por medio de nuestro pensamiento y nuestra acción.

En una fundición de hierro, el lingote se pone en el horno y se derrite. Lo que era sólido se vuelve líquido, y luego se vacía en moldes de diferentes formas. El hierro de por sí no sabe ni le importa que forma va a tomar; no tiene forma y está listo a tomar cualquier forma que se le de. Si no fuera vaciado en los moldes apropiados el líquido no tomaría ninguna forma en particular.

Así es como sucede con la sutil energía del Espíritu, pero los moldes son hechos en nuestras propias mentes subjetivas, por medio de nuestros pensamientos, propósitos y dirección concientes y específicos. Nosotros debemos tener mucho cuidado de no pensar que porque nosotros hacemos el molde debemos también crear la substancia. Esta ya existe; es parte de la Vida en que vivimos, es parte de la Energía Universal. Los moldes o conceptos definidos deciden la forma que tomará el líquido general. Esto nos comprueba que hay una técnica específica en el tratamiento mental que no debemos ignorar. Si nosotros deseamos un cierto bien, debemos instilar en nuestra mente la realización de este bien específico y luego—como esta idea es el molde que ponemos en la mente—ésta se llenará con la substancia necesaria para la manifestación total de este bien en nuestra vida.

Por lo tanto, si un hombre desea demostrar algo, él debe decirse a sí mismo que tiene fe en su propio poder, en su habilidad, en el Principio, y en la certeza de la demostración que persigue. La fe, siendo una actitud mental, va de acuerdo con la ley; y aun cuando tengamos dudas, éstas se pueden superar para crear la fe deseada en forma definitiva. Si no fuera así, sólo aquellos que por naturaleza tienen fe en Dios podrían esperar comprender el Principio de la Ciencia de la Mente y del Espíritu, el cual está sujeto a ciertas leyes definidas, inmutables e impersonales. Sin embargo, aunque la fe es una actitud necesaria, ésta es algo que siempre se puede establecer entendiendo la teoría y comprobando el Principio.

NO HAY MISTERIO EN LA VERDAD

La fe en una declaración específica tiene el poder conciente de oponer, neutralizar, borrar y destruir la actitud mental contraria. A esto se debe que este estudio sea una ciencia que puede usarse definitivamente, y así debemos aceptarlo. El misterio con el que la mayoría de la gente rodea la búsqueda de la Verdad, con respecto a este Principio, no proviene del Principio mismo sino de ideas que se le atribuyen erróneamente.

Por lo anterior se deduce que si el pensamiento y la fe, la oración, la esperanza y la apreciación tienen valor alguno, deben ser precisos; y si son precisos, tienen que ser específicos; y si son específicos indudablemente se debe llegar a cumplir su deseo.

LA ESPERANZA, UNA ILUSION SUTIL

Mucha gente empieza correctamente su tratamiento de esta forma: Sé que el Principio de Inteligencia dentro de mi me dirigirá, etc., y terminan diciendo, Bueno, ojalá que así sea. Olvidan completamente toda declaración definitiva y simplemente se preguntan si quizá algo bueno sucederá. Esto no es un tratamiento correcto ni es el uso científico de este Principio.

La esperanza es buena; es mejor que la desesperación, pero es una ilusión sutil, una concesión inconciente, y por lo tanto no tiene ningún uso en un tratamiento mental efectivo. Debemos decirle a la duda: ¡De dónde vienes, quién eres tú, etc…. No tienes cabida en mi mente! ¡Fuera! Yo sé que la fe en mí ahora neutraliza TODA duda. Este es el uso científico de una declaración mental. En la conciencia no debe haber ningún término medio.

Hemos descubierto qué es el Principio y Cómo Funciona. Ahora veamos Qué Hace. Específicamente enfrenta la idea que te dice que no sabes como usar el Principio y repudia su falsedad. El Principio que tenemos que demostrar es perfecto y al grado en que la mente pueda percibir esta perfección, a ese grado lo demostrará automáticamente. La experiencia ha comprobado que esto es cierto.

Desperdiciamos mucho tiempo discutiendo sobre cosas que no tienen respuesta. Cuando llegamos a lo supremo, ESO ES LO SUPREMO. Así es como la Cosa funciona. Por lo tanto, nosotros tenemos derecho a decir que aquí existe una ley y que esta Ley ejecuta la palabra. Descubrimos las leyes, investigamos como funcionan y luego empezamos a usarlas. Por lo tanto esta pregunta es contestada cuando nosotros decimos que SER ASI es la naturaleza del pensamiento, la naturaleza de la Energía Creativa, y la naturaleza de Ser. Puede decirse que la Ley es un atributo de Dios. Dios no hizo la Ley; Esta coexiste con lo Eterno. La Ley Infinita y la Inteligencia Infinita no son sino dos aspectos de la Unidad Infinita. Una equilibra la otra y las dos son los grandes principios, personal e impersonal, en el universo. La evolución es el trabajo externo de lo mecánico, y la involución es el trabajo interior de lo conciente y electivo.

EL PENSAMIENTO NO TIENE LIMITE

Cuando nosotros pensamos, algo le sucede al pensamiento. El campo a través del cual opera el pensamiento es Infinito. No hay razón para dudarlo. No importa como lo veamos, para el pensamiento no puede haber límites, y por eso decimos que la naturaleza del Ser es reaccionar en esta forma. Aquí y ahora, estamos rodeados y sumergidos en un Bien Infinito. ¿Cuánto de este Bien Infinito es nuestro? ¡TODO! y, ¿Cuánto de este podemos usar? ¡TANTO COMO PODAMOS PERSONIFICAR!

IV

COMO SE USA

Una de las grandes dificultades de esta nueva manera de pensar es que tendemos a satisfacernos con mucha teoría y poca práctica. En realidad, nosotros sólo sabemos aquello que podamos comprobar por medio de nuestras demostraciones. Lo que no puede comprobarse puede o no ser verdad, pero lo que puede comprobarse con certeza debe ser, y es, la verdad.

TODOS LOS PRINCIPIOS SON INTANGIBLES

Por supuesto, la teoría de todo principio científico en cualquier etapa de desarrollo y en la evolución de su realización siempre va más allá de su aplicación. Si no fuera así, no habría progreso en las ciencias. Las ciencias son objetivamente reales para nosotros solamente en el grado en que las demostremos, y mientras no se demuestren son sólo suposiciones en lo que se refiere a resultados prácticos. Si hay algún campo de investigación que requiere la aplicación práctica, es la metafísica, debido a que a la mayoría de la gente el principio de la metafísica les parece menos tangible que los principios de otras ciencias. Lo cierto es que todos los principios son intangibles, pero el mundo en general no ha llegado a considerar el Principio de la práctica mental a la misma luz que considera otros principios de vida y acción. La intangibilidad aparente disminuye cada vez que alguien demuestra la supremacía del poder del pensamiento espiritual sobre la aparente resistencia material.

Es muy fácil ir por allí gritando que la enfermedad no existe, pero esto nunca va a curar a aquel que parece estar enfermo. Es fácil proclamar que la pobreza no existe. Cualquiera puede decir esto, sea sensato o no. Si vamos a comprobar que tales declaraciones son realidad en nuestra experiencia, nos veremos obligados a hacer algo más que anunciar un principio, no importa que tan verdadero sea.

LA LEY ES INFINITA

No hay duda que la Ley es Inmutable y que está al alcance de todos. La Ley es Infinita. Está dondequiera que estemos en todo momento. Ella ocupa todo espacio y llena cualquier molde con variaciones de Sí Misma. La Ley fluye también a través de nosotros porque fluye a través de todo lo que existe, y puesto que nosotros existimos, tiene que estar en nosotros y fluir a través de nosotros. Esta es la clave de toda esta ciencia. Tan infinita e Inmutable como la Ley es—siempre presente y al alcance de todos como debe ser, y siendo a la vez el potencial de posibilidad de toda probabilidad humana—Esta debe fluir a través de nosotros y de esta forma manifestarse para nosotros.

Se ha comprobado que pensando correctamente y usando concientemente la ley de la Mente, podemos hacer que Esta nos produzca cosas definidas, por medio de nosotros mismos. Al pensar concientemente, le damos dirección conciente y la Ley, conciente o inconcientemente, responde según la dirección conciente o subjetiva que le demos.

Ella debe responder, y responde, a cualquiera, porque es Ley y la ley no hace excepciones. Estamos rodeados de una fuerza, inteligencia y substancia de donde todo proviene—de la Esencia suprema, en el mundo invisible y subjetivo, de toda forma y condición visible y objetiva. Nos rodea en su estado original, lista y dispuesta a tomar la forma que le de el impulso de nuestra creencia creativa. Trabaja para nosotros al fluir por medio de nosotros. Nosotros no creamos esta ley; esta ley no puede variar. Nosotros la podemos usar correctamente sólo cuando la entendemos y cuando la usamos de acuerdo con Su naturaleza.

Por consiguiente, si creemos que no trabaja, en realidad trabaja pareciendo que no trabaja. Cuando creemos que la ley no quiere trabajar o que no puede, entonces según el principio, ELLA NO LO HACE. Pero cuando no lo hace, en realidad sí lo está haciendo—pero sólo de acuerdo con nuestra creencia de que no lo hará. Este es nuestro propio castigo según la ley de la causa y el efecto; no podemos entrar debido a nuestras dudas y temores. El castigo no nos lo impone el Espíritu de Dios, sino que es el resultado automático de no usar la Ley de Dios constructivamente.

DIOS NO CASTIGA AL MATEMÁTICO, LO CASTIGA EL PROBLEMA QUE NO HA RESUELTO

Dios no castiga al matemático por no obtener la solución correcta a su problema. El pensamiento del problema no resuelto es lo que lo castiga hasta que aplica el principio correcto y obtiene así la solución que desea. Así es que el pecado y el castigo, la rectitud y la salvación son la reacción lógica del Universo a la vida del individuo.

Al tratar con la Vida real—con pensamientos, impulsos, emociones, etc.—nosotros estamos tratando con la Causalidad, con la Causa original, y debemos de tener mucho cuidado de cómo tratamos con esos poderes y esas fuerzas. Al tratar con este sutil poder de la Mente y el Espíritu, estamos tratando con una fuerza fluida. Esta fuerza surgente está eternamente tomando y abandonando las formas que ha tomado. Por tanto, el practicante de esta Ciencia no debe dejarse confundir por alguna forma en particular, sino que debe saber que cualquier forma que no pertenece a la armonía original está sujeta a cambiar. El Espíritu Original es Armonía. Es Belleza y Verdad y es todo lo que corresponde a la Realidad Suprema. El Universo no está dividido contra sí mismo.

HAY QUE ALINEAR EL PENSAMIENTO CON LA REALIDAD

Nosotros debemos de aprender a controlar nuestros procesos de pensar y a alinearlos con la Realidad. El pensamiento debe dirigirse más y más hacia una actitud mental afirmativa que sea positiva, estable, y—sobre todo—hacia una unidad real con el Espíritu que ya es completo y perfecto.

Nosotros deberíamos de poder ver cualquier discordia directamente y negar su realidad, porque sabemos que su aparente realidad es sólo una ilusión, salida del caos y de las tinieblas. Nuestra norma es la perfección. Sed pues perfectos, así como vuestro Padre que está en el cielo es perfecto. (Mat. 5:48) Debemos llegar a ver cualquier error con la seguridad de que podemos cambiarlo. La realización de que tenemos esta habilidad la podemos adquirir por medio de la aplicación de nuestro conocimiento.

La práctica de la Ciencia de la Mente requiere un entendimiento positivo del Espíritu de la Verdad; una voluntad de dejar que este Espíritu interno nos guíe, sabiendo concientemente que La ley del Señor es perfecta. (Salmo 19:7) Y tenemos que creer que esto es un hecho. MIENTRAS QUE NUESTRO PENSAMIENTO ESTE DE ACUERDO CON ESTA LEY PERFECTA, LOGRAREMOS EL EXITO Y NADA LO PODRA IMPEDIR. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán, (Mat. 24:35) dijo el maravilloso Jesús cuando se empeñaba en enseñar a sus discípulos la Inmutabilidad de la Ley de la Rectitud.

Un practicante usa el pensamiento en forma definida y para propósitos específicos, y mientras use la Ley con más precisión, Ésta le responderá más directamente. Una falsedad no es ni persona, ni lugar, ni cosa para el que la descubre, y una vez descubierta no hay dónde se esconda. La ilusión, cuando se reconoce y entiende, se neutraliza en la experiencia del que la sufrió. Mientras que es verdad que existen condiciones erróneas, no podrían durar si no hubiese quien las sufriera. Por consiguiente, la experiencia tiene que estar en la conciencia. La falsa condición desaparece al cambiar la conciencia. Las condiciones no son entidades, nosotros somos entidades. ¿No puede aquello que es conciente eliminar lo que no tiene conciencia? Si nosotros comprendiéramos esto correctamente, podríamos destruir las falsas condiciones tan fácilmente como Jesús lo hizo. El sabía, pero nuestra fe es débil. Debemos y podemos fortalecerla.

LLENA TU MENTE CON LA EXPECTACION DEL BIEN

Analicemos esto: Alguien se encuentra en la pobreza. Desea cambiar su condición. Sabe que ésta no está de acuerdo con la Suprema Realidad; que el Espíritu no impone limitaciones. Por lo tanto, sabe que su aparente condición limitativa no está basada en ninguna ley verdadera; que simplemente es una experiencia en su conciencia. Desea un resultado definitivo en la dirección opuesta. Primero, reconoce que la Ley de la Vida es una Ley de Libertad, de Liberación. Luego declara que esta Ley de Libertad está fluyendo a través de él y todos sus asuntos. Pero la imagen de limitación persiste. Aquí hay una contradicción definitiva de su declaración de libertad.

Aquí mismo es donde el individuo debe detenerse y declarar que estas imágenes de limitación no son ni persona, ni lugar, ni cosa; que ellas no tienen poder, ni personalidad, ni presencia, y que no hay ley que las apoye; que el no cree en ellas y que no tienen poder sobre él. Está libre de su influencia para siempre. Luego empieza a llenar su mente con ideas de fe, con la expectativa del bien y la realización de la abundancia. Siente y mentalmente ve la acción correcta en su vida. Pone toda su confianza en la Ley del Bien, y para él la Ley se vuelve real al afirmar definitivamente su Presencia—en su ser y en sus asuntos. Niega absolutamente todo lo que contradiga su reconocimiento de esta verdad.

En este punto de reconocimiento, encuentra un amigo que inmediatamente empieza a hablar de tristezas y tiempos difíciles, de malas condiciones para los negocios, etc. Si hiciera caso al cuento de la serpiente, ¡podría anular sus afirmaciones previas y volver negativo su concepto mental y espiritual anterior! Esto no quiere decir que tiene que negarse a conversar con la gente por temor de que neutralicen la posición que ha tomado en su mente, pero sí que debe negarse mentalmente a aceptar toda falsa posición. De esa manera él puede hablar con cualquiera sin ser perturbado.

DEJA QUE TU CONVERSACION ESTE EN EL CIELO

El día llegará en que dejemos que nuestra conversación esté en el cielo, y en que nos neguemos a hablar, leer o pensar acerca de esas cosas que no tienen razón de ser. Pero dirán algunos, ¿Debemos rehusarnos a ver la enfermedad, la pobreza y la infelicidad? No estamos hablando de esto. No vamos a negarnos a ayudar al desvalido o levantar al caído, pero sí vamos a rehusar revolcarnos en el lodo por causa de nuestra compasión. "Y si el ciego guía al ciego,

You've reached the end of this preview. Sign up to read more!
Page 1 of 1

Reviews

What people think about La Ciencia de la Mente

4.3
4 ratings / 2 Reviews
What did you think?
Rating: 0 out of 5 stars

Reader reviews

  • (5/5)
    A powerful way to change your life for the better.
  • (2/5)
    The Science of Mind

    Don't be fooled by the title - I was, but only until the third paragraph. I don't remember how it got on my list, but once started, I felt I had to train wreck through it. I've read a number of real mind science books in the last couple of years and this this is a simply a largely Christian religious text with a few scientific mentions in it. There is a bit of pseudoscience, but Holmes clearly doesn't think so.

    It's unfair to ding Holmes for a 1920s perspective, and it's unfair to pick on the non-science as this is clearly religious. Any reader without a critical eye can be taken in by the wrong definitions/examples. His examples of something as simple as inductive and deductive reasoning are wrong, but sound convincing.

    I made a lot of notes, but after a while it became comical, so I decided to give up. Some of the gems is this one:

    Take electricity as an example; we know that there is such a thing as electricity; we have never seen it, but we know that it exists because we can use it;... That logic evades me - we can make predictions about electricity, and test those predictions...but the simpler answer wasting scientists's time is because "we can use it".

    It is known that certain people can read our thoughts, even when we are not aware of the fact... Um, wow.

    The conscious mind controls the subconscious; and in its turn, the subconscious controls the body. No. Really no.

    ...as we have found that man is threefold in his nature, so we must also deduce that God is threefold in His Nature... "must"? Dude, there is no "must"...save in your manufactured very odd world. Non sequitur.

    Psycho-analysis is a system of analyzing the soul, or the subjective mentality. It is a mental process of diagnosis which seems to be technically perfect when used by those who understand it. Right. Because psycho-analysis is an absolute science.

    Strange as it may seem, we do not have the same physical bodies that we had a few months ago; they have completely changed; new particles have taken the place of the old; and the only reason why they have taken the same form is, that Instinctive Man has provided the same mold. Huh. No comment necessary.

    So, I was a bit surprised to learn that the mythical (Biblical?) flood was caused by psychic confusion. Never heard/read that ever. I was also unaware that "very few diseases are inherited". I'll chalk that up to a 1926 understanding of genetics.

    I think I should qualify this review...I looked up comments on other editions and learned that this may have been an abridged version. I can't imagine plowing through anything longer. This is a tortuous read. Holmes is all over the map here and doubles back on himself throughout. He obviously believed he was coherent. He wasn't.

    I didn't like this, but not enough to rate it one-star.