Enjoy millions of ebooks, audiobooks, magazines, and more

Only $11.99/month after trial. Cancel anytime.

El salón de los artistas exiliados en California: Salka Viertel acogió en su exilio a actores, intelectuales prominentes y personas anónimas huidas del nazismo

El salón de los artistas exiliados en California: Salka Viertel acogió en su exilio a actores, intelectuales prominentes y personas anónimas huidas del nazismo

Read preview

El salón de los artistas exiliados en California: Salka Viertel acogió en su exilio a actores, intelectuales prominentes y personas anónimas huidas del nazismo

ratings:
5/5 (1 rating)
Length:
278 pages
Publisher:
Released:
Jan 26, 2020
ISBN:
9780463996102
Format:
Book

Description

Salka Viertel fue una actriz judía que emigró a Hollywood y fue popularmente conocida como la guionista de la actriz sueca Greta Garbo. Además, ella tenía un salón en Santa Mónica, al que acudía gran parte de la intelectualidad europea en el exilio.

En el libro salen temas como la supuesta bisexualidad de Salka Viertel y la cantidad de amigos reconocidos que tuvo, por citar solo algunos: Albert Einstein, Charles Chaplin, Sergei Eisenstein, F. W. Murnau, Max Reinhardt, Arnold Schönberg, Thomas Mann, Bertolt Brecht, Greta Garbo, Montgomery Clift... Asimismo, al igual que Gertrude Stein y otras mujeres notorias, ella tuvo su propio salón literario por el que pasaron escritores como Truman Capote, Christopher Isherwood, Gore Vidal y un largo etcétera. Otros temas que engloba son el Berlín de los años 20; el paso del cine mudo al hablado, visto desde la meca de Hollywood. Luego, el ascenso de Hitler y lo que ello supuso para la condición judía; el exilio de aquellos intelectuales que no podían regresar a sus respectivos países debido a la Segunda Guerra Mundial. Más adelante, la Guerra Fría y la caza de brujas contra el comunismo. Lo cierto es que el trasfondo de la vida de Salka Viertel y de su círculo de amigos abarca los grandes acontecimientos del siglo XX.

Salka Viertel fue una mujer muy moderna e interesante para la época que debe ser conocida como se merece.

"A pesar de que Salka Viertel fue una figura tan fundamental en la comunidad de exiliados, muy poco se ha escrito sobre ella, por lo que el libro de Núria Añó es un correctivo, y ella llena muchas de las lagunas de Los extranjeros de Mabery Road."—Dialog International

"Un relato muy interesante y pienso aun en estos tiempos muy actual, ya que en mis ojos no hemos avanzado mucho en la cuestión de la aceptación de "los sentimientos interpersonales" en general. Un gran libro, sumamente interesante sobre el Hollywood en los años treinta y cuarenta y la influencia de artistas de países Europeos como Alemania, Austria, Francia, Suecia, Inglaterra, Ucrania... Un trabajo de investigación enorme y de gran calidad resultando en un relato profundo acerca de muchas personalidades muy conocidas y sus relaciones interpersonales."—Joannes W. M. Groenewege, Traductor

Publisher:
Released:
Jan 26, 2020
ISBN:
9780463996102
Format:
Book

About the author

Núria Añó (1973) is a Catalan/Spanish novelist and biographer. Her first novel "Els nens de l’Elisa" was third among the finalists for the 24th Ramon Llull Prize and was published in 2006. "L’escriptora morta" [The Dead Writer, 2020], in 2008; "Núvols baixos" [Lowering Clouds, 2020], in 2009, and "La mirada del fill", in 2012. Her most recent work "El salón de los artistas exiliados en California" [The Salon of Exiled Artists in California] (2020) is a biography of screenwriter Salka Viertel, a Jewish salonnière and well-known in Hollywood in the thirties as a specialist on Greta Garbo scripts.Some of her novels, short stories and articles are translated into Spanish, French, English, Italian, German, Polish, Chinese, Latvian, Portuguese, Dutch, Greek and Arabic.Añó’s writing focus on the characters’ psychology, most of them antiheroes. The characters in her books are the most important due to an introspection, a reflection, not sentimental, but feminine. Her novels cover a multitude of topics, treat actual and socially relevant problems such as injustices or poor communication between people. Frequently, the core of her stories remains unexplained. Añó asks the reader to discover the deeper meaning and to become involved in the events presented.Literary Prizes/ Awards:2020. Awarded at International Writing Program in China.2019. Awarded at International Writers’ and Translators’ House in Latvia.2018. Fourth prize of the 5th Shanghai Get-together Writing Contest.2018. Selected for a literary residence in Krakow UNESCO City of Literature, Poland.2017. Awarded at the International Writers’ and Translators’ Center of Rhodes in Greece.2017. Awarded at the Baltic Centre for Writers and Translators in Sweden.2016. Awarded at the Shanghai Writing Program, hosted by the Shanghai Writer’s Association.2016. Awarded by the Culture Association Nuoren Voiman Liitto to be a resident at Villa Sarkia in Finland.2004. Third among the finalists for the 24th Ramon Llull Prize for Catalan Literature.1997. Finalist for the 8th Mercè Rodoreda Prize for Short Stories.1996. Awarded the 18th Joan Fuster Prize for Fiction.


Related to El salón de los artistas exiliados en California

Related Books

Book Preview

El salón de los artistas exiliados en California - Núria Añó

El salón de los artistas exiliados en California

(Salka Viertel acogió en su exilio a actores, intelectuales prominentes y personas anónimas huidas del nazismo)

de Núria Añó

Copyright © 2020 Núria Añó

De esta edición © 2020 Núria Añó

www.nuriaanyo.com

Imagen de la portada © Fie Tanderup

www.fietanderup.com

Diseño de portada © Núria Añó

Dibujos en el interior de Gordon Johnson

Foto de la autora © Michal Jašek

El proyecto para este libro fue distinguido en marzo de 2017 con una beca de residencia internacional en el Centro Báltico de Escritores y Traductores de Visby (BCWT), en Suecia. Anteriormente este proyecto formó parte del trabajo como escritora galardonada en el Programa de Escritura de Shanghái (SWP), en China, los meses de septiembre y octubre de 2016.

Los Gatos: Smashwords Edition, 2020.

ISBN: 9780463996102

Todos los derechos reservados. Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita del titular del copyright, bajo las sanciones establecidas por las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático. Si desea compartir este libro con otras personas, por favor, compre copias adicionales. Gracias por respetar el arduo trabajo de esta autora.

Tabla de contenido

Title page

Copyright

El salón de los artistas exiliados en California

Introducción

Salka Steuermann

Berthold Viertel

El contrato de Hollywood

Una casa en Mabery Road

El Salón

Greta Garbo

Hasta la vista, Berthold

Mercedes de Acosta

De actriz a guionista

Tres es multitud

La reina Cristina de Suecia

El auge del nazismo

Otro exilio

La ayuda del Fondo Cinematográfico Europeo

Las mujeres de MGM

Salka, la guionista de Greta Garbo

La cena con los Mann

Segunda Guerra Mundial

La carrera de Greta Garbo toca a su fin

Otros guiones

¿El regreso de la Garbo?

Los inquilinos de la habitación del garaje

Un salón literario

¿Qué será de nosotros?

La lista comunista del FBI

El Comité de Actividades Antiamericanas

El fin del sueño americano

Regreso a Europa

Klosters

La gran visita

Memorias

Correspondencia

FILMOGRAFÍA

BIBLIOGRAFÍA

Sobre la autora

Otros libros en español

La escritora muerta

Nubes bajas

La mirada del hijo

I am so glad I spent that time at Mabery Road, because I would never have quite realized what a marvellous woman you are.

CHRISTOPHER ISHERWOOD

El salón de los artistas exiliados en California

Ilustración 1: Fotografía de Salka Viertel. © Katharina Prager, (2018). Berthold Viertel: Eine Biografie der Wiener Moderne. Viena: Böhlau Verlag.

Introducción

Salka Viertel (Sambir, 1889 — Klosters, 1978) fue una actriz y guionista de cine judía. Se casó con el poeta y director cinematográfico y teatral Berthold Viertel, con quien tuvo tres hijos. Al igual que otras esposas de artistas e intelectuales europeos, al marido le ofrecieron un contrato de Hollywood y los Viertel emigraron a los Estados Unidos cuando California se vislumbraba como la meca del cine. Allí, junto al Océano Pacífico, Salka montó un reputado salón al que asistían reconocidos artistas y, con el ascenso de Hitler, acogió en su domicilio a muchos europeos que huían de la Alemania nazi. En ese tiempo, Salka se separó de su marido y fue contratada en Metro-Goldwyn-Mayer como guionista de la actriz sueca Greta Garbo, quien a su vez se convertía en su gran amiga íntima. No obstante, con el inicio de la Guerra Fría se tuvo la sospecha de que Salka era comunista por lo que los estudios le cerraron las puertas y ya no pudo trabajar más. La caza de brujas indiscriminada contra los extranjeros y la falta de libertades que la política americana ejercía con quienes décadas atrás había ofrecido un futuro, precipitaron el fin de su sueño americano y su regreso a Europa, donde viviría un segundo exilio en Suiza.

Salka Viertel, de la misma manera que otras mujeres judías de la época, ya fueran guionistas, escritoras y poetas en lengua alemana de la talla de Vicki Baum, Gina Kaus, Hilde Spiel, Nelly Sachs o Else Lasker-Schüler vivieron el genocidio desde el exilio o bien en campos de concentración y exterminio, como la joven Ruth Klüger, en Auschwitz. Si bien todas ellas sintieron la necesidad de escribir unas memorias, conscientes de que sus vidas iban ligadas a una época y, por consiguiente, reflejaban la de sus coetáneos.

En abril de 1969 Salka Viertel publicaba sus memorias en inglés. Se titulaban The Kindness of Strangers porque, según indicaba, siempre había confiado en la bondad de los desconocidos. Sus palabras hacían un guiño al personaje de Blanche DuBois en Un tranvía llamado deseo. Un año después, la edición en alemán se desvinculaba del título original y prefería evocar ‘el corazón incorregible’¹ de la autora, aunque seguía vinculado a la célebre obra de Tennessee Williams, cuando es cuestionada la falta de rectitud moral del personaje, y éste responde: ¿Qué es rectitud? Una línea puede ser recta, o una calle... pero ¿un corazón humano?² Ciertamente hubo que esperar hasta 1995 para hallar la única edición en español que sacaba Ediciones del imán. El título sufrió de nuevo variaciones y fue traducido como Los extranjeros de Mabery Road, realzando el nombre de la calle donde Salka Viertel vivió en Santa Mónica y, a su vez, punto de reunión de los intelectuales europeos en tiempos de exilio. La publicación, prologada por su hijo mediano, el novelista Peter Viertel, dejaba entrever la escasa difusión que habían tenido dichas memorias.

En ellas, Salka Viertel narra con lucidez los distintos acontecimientos que marcaron la primera mitad del siglo XX. Su libro es una crónica de gran valor histórico y político aunque, en su día, pasó bastante desapercibido por el hecho de que había sido escrito por una mujer. Si bien existe otro factor decisivo, y es que no fue del todo sincera con su vida privada. Prefirió mantener a salvo las confidencias y vivencias de muchos de sus amigos e incluso silenció nombres de celebridades que pasaron por su casa para salvar las apariencias.

No obstante, el paso del tiempo, amigos que a su vez escribieron memorias y se remitieron en algún momento a su persona, libros que cito en el apartado bibliográfico, además de distintos documentos encontrados en archivos y bibliotecas internacionales como Deutsches Literaturarchiv de Marbach, University of Southern California de Los Ángeles, Margaret Herrick Library y Academy of Motion Pictures Arts and Sciences de Beverly Hills, The Rosenbach Museum & Library de Filadelfia, Deutsche Nationalbibliothek y Deutsches Exilarchiv 1933-1945 de Frankfurt am Main, Library of Congress de Washington, Franklin D. Roosevelt Presidential Library de Nueva York, Deutsche Kinemathek de Berlín, The Jewish Museum de Nueva York o la Akademie der Künste Archiv de Berlín, ponen de manifiesto la vida de una mujer profundamente moderna para su época que debe tener su sitio en la historia.

Mi agradecimiento a todas aquellas personas que trazaron parte de esta historia, facilitándome documentos para mi proceso de investigación, a las que estuvieron respondiendo dudas o bien me otorgaron los permisos necesarios para su publicación. Gracias por la ayuda recibida y, cómo no, por la bondad de Michaela Ullmann (University of Southern California); Kristine Krueger (Academy of Motion Picture Arts and Sciences. Margaret Herrick Library); Dr. Marcel Lepper, Thomas Kemme y Dörthe Perlenfein (Deutsches Literaturarchiv Marbach); Michael Schwarz y Sabine Wolf (Akademie der Künste); Regina Elzner (Deutsche Nationalbibliothek); Rosemary Hanes (Library of Congress); William Baehr (Franklin D. Roosevelt Presidential Library); Thomas Kuhnke; Andrew Viertel; Katharina Prager; Don Bachardy; Phyllis Green (The Christopher Isherwood Foundation); Scott Reisfield; Alexandra Tyrolf; Mark A. Vieira; Robert A. Schanke; Nina Bahrendt (Villa Aurora); John (GarboForever); Elizabeth E. Fuller (The Rosenbach Library); Daniela Maurer (Israelitische Kulturgemeinde Wien); Małgorzata Budzyńska, Alan Schwartz y David Behrman. Y, por supuesto, gracias a Lena Pasternak y a Patrik Muskos (Baltic Centre) por confiar en mi trabajo y concederme una beca de residencia en Visby, Suecia, para culminar esta biografía.

Salka Steuermann

Salka Viertel, nombre de soltera Salomea Sara Steuermann, nace en el seno de una familia judía el 15 de junio de 1889 en Wychylowka, un suburbio de Sambir ³, cuando su provincia, Galitzia, forma parte del Imperio Austrohúngaro, que más adelante pertenece a Polonia y hoy es Ucrania. Sambir es a finales del siglo XIX una pequeña ciudad de veinticinco mil habitantes donde conviven ucranianos, polacos y judíos. Su padre, Josef Steuermann, tiene un bufete de abogados y es elegido el primer alcalde judío de la ciudad. Su madre, Augusta, quería ser cantante de ópera pero de repente abandona su sueño; su piel pálida, ojos claros y color de pelo rubio podrían confundirse fácilmente con la raza aria. Salka es la mayor de cuatro hermanos. Su hermana Rose nace en 1891; Edward, en 1892; el más pequeño, Zygmunt, apodado Dusko, en 1898.

Su infancia transcurre en el seno de una familia judía acomodada no creyente, que ama las artes y con una afición por la música que viene de antaño, de los bisabuelos. Como viven en el campo, a dos kilómetros de Sambir, los niños no asisten a la escuela y un par de institutrices alemanas y francesas se encargan de su educación. Salka habla fluidamente estos dos idiomas, además del polaco y el ucraniano que habla con su familia y con Niania, una niñera analfabeta que se ocupa de ella como una segunda madre. Su infancia en Wychylowka es agradable por el entorno natural idílico en que el suburbio está rodeado de un bosque, un río, un huerto con abundantes árboles frutales y, tras ellos, los montes Cárpatos verdes, los cuales adoptan tonalidades terrosas o bien aparecen cubiertos de nieve según la estación del año.

En edad temprana, el libro María Estuardo de Friedrich Schiller se convierte en su fiel aliado ya que, gracias a él, Salka descubre su gran pasión por el teatro. El papel de María I de Escocia le encanta, se lo sabe de memoria, incluso lo recita en casa delante de sus hermanos y personal doméstico. También ante los mayores, aunque éstos apenas si muestran interés, quizá porque ya intuyen por su carácter algo rebelde que su futuro podría orientarse hacia el teatro. Y ello no les gustaría, ni les parece una profesión segura para una mujer. Algunas veces, mientras Salka interpreta, las mujeres de su familia se burlan de ella con respecto a su segundo nombre, Sara, ¡igualito al de la renombrada actriz Sarah Bernhardt!; se parten de risa. Por más que otros como su padre permanecen en silencio, tratando de escuchar a esa María Estuardo algo precoz, pero simpática y apasionada. Los ojos grises de Salka a menudo denotan curiosidad ante cualquier asunto, por momentos se vuelven brillantes y hasta melancólicos. O su pelo rojizo, comúnmente revuelto, lo lleva peinado hacia atrás para la ocasión, tal y como aparece en un grabado del mismo libro. Bien es verdad que interpretar a la reina de los escoceses le costará lo suyo en su futura carrera como actriz. No sólo porque es un papel codiciado por actrices con experiencia que están en la cima, sino que además en ese escenario improvisado debe lidiar con que no la consideran hermosa, ni siquiera haciendo un ademán gracioso al finalizar su actuación. En cambio su hermana, sentada, sin hacer nada en particular, consigue que el sector femenino de esta familia destaque de repente la inmensa belleza de Rose.

A los diez años Salka tiene una curvatura en la espalda y, para corregirla, asiste interna al Instituto Ortopédico en la bella ciudad de Lviv. En dicho instituto se imparten clases, aunque la instrucción religiosa es optativa y aceptan alumnado mixto, lo que resulta inusual para la época. El centro es dirigido por dos refugiadas procedentes del sector ruso de Polonia. Pronto, los temarios de historia y literatura polaca que imparte Madame Dalecka incitan la creatividad de la joven Salka, que empieza a escribir relatos y poesías de marcado aire triste y patriótico, pese a que en otras asignaturas de ciencias muestra algunas deficiencias escolares.

Su pasión por la lectura la lleva a devorar libros de George Sand como Indiana y Consuelo, cuyas temáticas escandalizan a su abuela y a las mujeres mayores en general. También recita a William Shakespeare, al poeta polaco Juliusz Słowacki y en la adolescencia se agudiza su deseo de convertirse en actriz. No obstante, su madre y las tías que son un tanto astutas, desvían la atención de Salka hacia su ajuar, pues ellas creen que, al verlo tan bonito, le ilusionará casarse y se olvidará del teatro.

Sus padres, Josef y Augusta, se pelean a menudo y generalmente ella se posiciona a favor del padre porque le parece más frágil, pues cree que su madre es la fuerte de la familia y, por tanto, no necesita su apoyo. Es evidente que Salka se lleva mejor con el padre, aun cuando éste no muestra mucho afecto hacia los hijos.

Salka conoce a Stas, un joven que trabaja con su padre. Ambos salen unas pocas veces con el consentimiento de la familia pero, inesperadamente, él enferma y muere. Como era su prometido de pronto se siente muy triste. Una tía del chico, al verla tan melancólica y abatida con sólo quince años, la convence para que haga una prueba de interpretación en Viena. Una vez allí, Salka asiste a una actuación de la gran Sarah Bernhardt, quien se encuentra de gira por Europa representando La dama de las camelias y, de pronto, dicha interpretación le causa una profunda impresión.

Cuando Salka se presenta a la prueba en la ciudad vienesa enseguida le comunican que, por un lado, su alemán tiene un fuerte acento eslavo y defectos de pronunciación para subirse a un escenario, aunque, por el otro, su talento para el teatro es indudable. Tanto es así que su padre accede y termina firmando un contrato a fin de que Salka represente a jóvenes heroínas clásicas, aun cuando en Europa existen contratos que condenan a los actores a una verdadera esclavitud. Sin embargo, ¡Salka ha soñado tanto con ser actriz! Mas ahora, en cuanto dispone de un breve descanso entre actuaciones, el rostro de esta jovencita no puede evitar mostrar añoranza por encontrarse lejos de casa y de su familia. Y aunque mantiene correspondencia con ellos, algunas veces lleva consigo alguna carta a medias que escribe entre bambalinas. Cuando no, va de aquí para allá, consciente de haber heredado la fortaleza de su madre. Si bien al volver a Sambir se topa con los oficiales del pueblo, y éstos que antes la saludaban por ser la hija del alcalde, una Steuermann, nada más enterarse de que es actriz, le pierden el respeto y la tratan como a una cualquiera. Es más, tampoco en su oficio se libra de ciertas experiencias desagradables, pues un director teatral intenta manosearla y algunos actores son descarados con ella. Salka vive en un ambiente muy distinto al que estaba acostumbrada, pues ella es una joven bien educada que ha recibido formación. Hay quien no se habitúa a tener mujeres así en la compañía, por lo que es fácil que alguien la tome con ella o con cualquiera que tenga nacionalidad distinta a la alemana o a la austríaca. Ya por esa época se captan comportamientos xenófobos en los teatros.

A los veinte años Salka debuta con Medea en el teatro municipal de Presburgo, a orillas del Danubio. Poco después, consigue trabajo en otro teatro de Teplitz-Schönau, en tierras de Bohemia, donde interpreta pequeños papeles en obras como María Estuardo, aunque es otra actriz más experimentada quien se pone en la piel del ansiado papel de reina. Más adelante, ella parte hacia Zúrich donde representa un papel en Wallenstein, otra obra de Schiller, pero en su estreno recibe malas críticas. Hasta la fecha, el nombre con que aparece en los programas teatrales varía de Salomea Steuermann, a Mea, hasta que se decide por Salka Steuermann, en parte para borrar su sentido fracaso en Suiza.

No obstante, le cuesta encontrar trabajo y prueba suerte en Berlín donde vive con su hermano Edward, a quien apoda Edek. Ambos comparten un pequeño apartamento al oeste de Berlín, tiene muy cerca un restaurante al que asisten personas relacionadas con el mundo artístico, por lo que reciben visitas y en poco tiempo su casa se convierte en una especie de salón bohemio donde todos conversan animadamente, comparten ideas inmorales y florecen nuevas amistades. En ese tiempo, su hermano estudia piano y composición con Arnold Schönberg, en un momento en que la adinerada Albertine Zehme encarga a este compositor la partitura del ciclo de Pierrot, que luego Edward interpreta junto a otros músicos. En el escenario todos ellos, incluyendo el director, están tapados por unos biombos. La única persona visible es la Sra. Zehme, quien ese día lleva el rostro blanco, viste de pierrot y recita melancólicos poemas que pronuncia lenta y silábicamente, tomando su actuación un matiz dolorosamente inarmónico y profundamente contemporáneo. Este evento que lleva por título Pierrot Lunaire recibe sobre todo silbidos, abucheos y gran indignación entre el público asistente, aun cuando más adelante se reconoce el gran talento de Schönberg.

Berlín ofrece oportunidades a los artistas. Salka, consciente de ello, se presenta a una prueba de interpretación para la compañía de Max Reinhardt. Algo nerviosa momentos antes, en cuanto pisa el escenario su andar se vuelve seguro, si bien no se trata de una joven que sepa sacar provecho de su feminidad. Las escenas que escoge ese día evidencian una bonita voz, algo grave. Sus manos más bien enérgicas controlan la importancia de unas palabras sobre otras, a ello se une el júbilo de alguna exclamación y la posterior lentitud de su respiración. Más tarde, en espera del veredicto, su rostro se vuelve pensativo junto al de otras mujeres, pues no ha sido la única que lo ha intentado hoy, que ha ensayado tal o cual papel, que se ha peinado y maquillado como mejor sabía, que se ha puesto nerviosa. O que nada más ver el listado colgado ha llorado de tristeza o de alegría, abrazándose finalmente con las demás contrincantes. Pues las elegidas como ella firman un contrato con la compañía del Deutsches Theater. Su vida es cambiante al igual que su economía. La suerte está ahora de su lado y entre bambalinas conoce a futuros directores de cine como Ernst Lubitsch o Friedrich Wilhelm Murnau. Aunque ella es todavía principiante, de menciones al final del programa va pasando a papeles de protagonista, aunque siempre dentro de obras clásicas como Fausto II, Hamlet, Penthesilea o la obra Orestes en la que Salka interpreta a una esclava troyana.

El director teatral Max Reinhardt posee diversos teatros repartidos por Berlín. En ocasiones Salka lo distingue a lo lejos. Éste llega y da instrucciones en el auditorio, o de camino al vestuario, resulta sumamente inalcanzable. Los ojos azules de Reinhardt poseen un efecto asombroso, con sólo una mirada consigue que caigan literalmente muchas actrices a sus pies, a algunas les parece guapísimo, otras sencillamente se desmayan el día que ven a su jefe de cerca. Salka vive momentos felices en Berlín. En verano visita Wychylowka con su hermano Edward y, a su vuelta a Berlín, su hermana Rose, con la excusa de estudiar literatura, se apunta a vivir con ellos, aunque los tres se desenvuelven bien en ese minúsculo apartamento de dos habitaciones. Nada más llegar, Rose se da cuenta que no es la literatura lo que más la motiva profesionalmente, sino subirse a un escenario e interpretar esos personajes de libros que tanto le gustan. Los tres conviven sólo unos meses, pues a su regreso a Berlín Salka tiene dificultades para obtener papeles protagonistas. En ese momento Ellen Geyer, una antigua colega suya, le propone entrar en la compañía vienesa Neue Wiener Bühne ya que están buscando actrices. A su vez, su hermana Rose también parte hacia Viena para formarse en interpretación, por lo que ambas siguen estando cerca.

En Viena Salka representa papeles como actriz principal en obras como El padre de August Strindberg o John Gabriel Borkmann de Henrik Ibsen. Asimismo, en esa ciudad conoce a Alexander Jaray⁴, un escultor veinte años mayor del cual se enamora perdidamente, aunque está casado. Muchas noches al terminar la función pasean su amor por las calles vienesas cogidos de la mano o abrazados. No les importa besarse en medio de una calle. La vida profesional de Salka se va llenando de proyectos y obtiene un gran éxito con el papel de Basilisa en la obra Los bajos fondos de Máximo Gorki. Poco después la compañía empieza una gira por los Alpes. A la alegría todavía palpable de su triunfo como actriz se une repentinamente la tristeza con que debe separarse de su amante. Por ese entonces, Salka actúa

You've reached the end of this preview. Sign up to read more!
Page 1 of 1

Reviews

What people think about El salón de los artistas exiliados en California

5.0
1 ratings / 1 Reviews
What did you think?
Rating: 0 out of 5 stars

Reader reviews

  • (5/5)
    Apasionante biografía sobre una mujer admirable y adelantada a su tiempo. Es una biografía muy bien documentada y con un toque novelado que la hace muy interesante y amena. ¡¡Una gran elección!!