POR QUÉ NO CONFIAR EN LOS TRADUCTORES ELECTRÓNICOS Debido a mi incipiente status de políglota (mi inglés está muy bien, el que

necesito pulir a toda costa es mi portugués), me he encontrado en la circunstancia de probar los traductores electrónicos, puesto que me habían hablado muy bien de los mismos. Dichos dispositivos se encuentran como hardware, software o como dispositivos virtuales, esto es, se hace necesario ingresar a internet para hacer uso de ellos. Cuando me topé con los primeros que veía en mi vida, no tenía necesidad alguna de usarlos, pero por un lado me estaba hartando de usar diccionarios y por el otro, tenía la típica curiosidad del neófito tecnológico de ver qué tan buenos eran. Cierto día, por un afán que me dominaba, decidí traducir un párrafo entero, completamente confiado en que el dispositivo de marras me haría una traducción impecable. Ahora, antes de seguir, debo aclarar que el párrafo que debía traducir era una tarea universitaria. ¿Y cuál fue el resultado? Desastroso. Ni yo mismo comprendí lo que estaba leyendo. Sobra decir que terminé siendo el hazmerreír de la clase, al menos durante el resto de la jornada. Y fue durante esa noche que me volqué a analizar lo que había ocurrido. ¿Qué había salido mal? Había recibido la garantía de que el traductor electrónico de google realizaría bien su trabajo, que pasaría cada palabra de un idioma al otro. Y ahí reside el problema, amig@s lectores. Un traductor electrónico (sobre todo los gratuitos) traslada literalmente palabra por palabra todo un texto que le sea puesto. Y las deja justo en el lugar donde las encontró. Supongo que ustedes se estarán preguntando a qué me refiero, de modo que nada mejor que un ejemplo. Tomemos una breve biografía del escritor Arthur C. Clarke. Pondré primero el texto original, luego el producto del traductor electrónico y luego el resultado de la traducción hecha por una persona. Texto Original Sir Arthur Charles Clarke, CBE, FRAS (16 December 1917 – 19 March 2008) was a British science fiction author, inventor, andfuturist, most famous for the novel 2001: A Space Odyssey, written in parallel with the script for the eponymous film, co-written with film-director Stanley Kubrick; and as a host and commentator in the British television series Mysterious World. For many years, Robert A. Heinlein, Isaac Asimov, and Arthur C. Clarke were known as the "Big Three" of science fiction. Clarke served in the Royal Air Force as a radar instructor and technician from 1941– 1946. He proposed a satellite communication system in 1945 which won him the Franklin Institute Stuart Ballantine Gold Medal in 1963. He was the chairman of the British Interplanetary Society from 1947–1950 and again in 1953.

Clarke emigrated to Sri Lanka in 1956 largely to pursue his interest in scuba diving, and lived there until his death. He was knighted by Queen Elizabeth II in 1998, and was awarded Sri Lanka's highest civil honour, Sri Lankabhimanya, in 2005. Traductor de Google
1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. Sir Arthur Charles Clarke, CBE, FRAS (desde 12 16to, 1917 hasta marzo 19, 2008) fue un autor de ciencia ficción británico, inventor y futurista, el más famoso por la novela 2001: Una odisea del espacio, escrita en paralelo con el guión de la película del mismo nombre , escrito en colaboración con Stanley Kubrick, director de la película-, y como anfitrión y comentarista en la televisión británica la serie Mundo Misterioso. Durante muchos años, Robert A. Heinlein, Isaac Asimov y Arthur C. Clarke eran conocidos como los "Tres Grandes" de la ciencia ficción. Clarke sirvió en la Real Fuerza Aérea como instructor de radar y técnico de 1941 a 1946. Él propuso un sistema de comunicación por satélite en 1945, que le valió el Instituto Franklin Stuart Ballantine Medalla de Oro en 1963. Él era el presidente de la Sociedad Británica interplanetario de 1947-1950 y nuevamente en 1953. Clarke emigrado a Sri Lanka en 1956 en gran parte a perseguir su interés en el buceo, y vivió allí hasta su muerte. Fue nombrado caballero por la reina Isabel II en 1998, y fue galardonado con el más alto honor civil de Sri Lanka, Sri Lankabhimanya, en 2005.

Traducción Humana
1. Sir Arthur Charles Clarke, CBE, FRAS (16 de Diciembre de 1917 – 19 de Marzo del 2008) fue un escritor 2. británico de ciencia ficción, inventor y futurista, muy famoso por la novela 2001: Una Odisea Espacial, 3. escrita paralelamente con el guión de la película homónima, co – escrito con el director Stanley Kubrick; 4. también se distinguió como presentador y comentarista en la serie de televisión británica Mundo 5. Misterioso. Durante muchos años, Robert A. Heinlein, Isaac Asimov, y Arthur C. Clarke fueron conocidos 6. como los "Tres Grandes" de la ciencia ficción. 7. Clarke sirvió en la Royal Air Force como técnico e instructor de radar de 1941 a 1946. Propuso un 8. sistema de comunicación satelital en 1945, lo que le hizo merecedor de la Medalla de Oro Stuart 9. Ballantine, del Instituto Franklin en 1963. Fue director de la Sociedad Británica Interplanetaria de 10. 1947 a 1950 y nuevamente en 1953. 11. Clarke emigró a Sri Lanka en 1956 más que todo por su interés en el buceo de superficie, y vivió allí 12. hasta su muerte. La reina Isabel II le nombró caballero en 1998, y recibió el más alto honor civil de 13. Sri Lanka, Sri Lankabhimanya, en 2005.

Un lector despistado diría que no hay diferencia alguna entre una y otra traducción. Pero veremos que, en la traducción de google hay unas cuantas fallas. En la línea 5 vemos que hay una falta de concordancia, que no se ve en las líneas 4 y 5 de la traducción humana. Lo mismo apreciaremos en las líneas9 y 10 de la traducción hecha por google, lo cual viene a quedar claro en las líneas 8 y 9 de la traducción humana. El uso arbitrario del pasado simple y el imperfecto se hace evidente en la traducción de google. Y así le encontraremos otras diferencias, tanto sutiles como sustanciales. Y lo que falla, más que todo, es un elemento que ni siquiera la computadora más sofisticada ha logrado tener en cuenta hasta ahora: La redacción. Aparte de eso, las expresiones comunes suelen variar de un idioma a otro, cosa que los expertos programadores no

terminan de avisarle a sus creaciones cibernéticas. Esto es lo que la mayoría de la gente no sabe o no comprende. Ante esta realidad, sólo nos quedan dos opciones: Aprender un idioma o contratar un traductor profesional. Cualquiera que sea la opción que escojamos, no habrá forma de evitar que destaque un hecho fundamental. Que el conocimiento es poder.

En Santiago de Cali, siendo las 21:51 del 4 de Diciembre del 2010.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful