La tradición celta posee una bella concepción del amor y la amistad.

Una de sus ideas fascinantes es la del amor del alma, que en gaélico antiguo es anam cara, «Anam» signi-fica «alma» en gaélico, y «cara» es «amistad». De manera que «anam-cara» en el mundo celta es el «amigo espiritual». Esta amistad es un acto de reconocimiento y arraigo. Uno esta unido de manera antigua y eterna con el amigo espiritual. Esta concepción celta no impone al alma limitaciones de espacio ni tiempo El amor incondicional permite que nazca la comprensión, y ésta es un tesoro invalorable. Allí donde te comprenden está tu casa. La comprensión nutre la pertenencia y el arraigo. Sentirte comprendido es sentirte libre para desplegar tu ser sobre la confianza y protección del alma del otro. Pablo Neruda describe este reconocimiento en un hermoso verso: «Eres como nadie porque te amo». Este arte del amor revela la identidad especial y sagrada de la otra persona. El amor es la única luz que puede leer realmente la firma secreta de la individualidad y el alma del otro. Sólo el amor es sabio, sólo él puede descifrar la identidad y el destino.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful