You are on page 1of 6

Disparidad retiniana:

  Permite calcular la profundidad. Como los ojos están separados entre sí unos 6 o
Permite calcular la profundidad.
Como los ojos están separados entre sí unos 6 o 7 centímetros,
cada ojo tiene una visión del mundo ligeramente diferente del otro.
Vlajimir Tamari: Naturaleza muerta palestiniana (1977)
La fusión de ambas imágenes crea la percepción de profundidad.
Si solo se ven objetos lisos y en un plano no hay disparidad
retiniana.
Cuando no se produce la fusión de ambas imágenes (debido a la
fatiga, a una intoxicación o a la debilidad de los músculos de los
ojos) se produce el fenómeno de "ver doble" (visión de cada ojo
por separado).
Disparidad entre las visiones oculodiestra y oculosiniestra de un cuadrado pequeño puesto por delante de otro

Disparidad entre las visiones oculodiestra y oculosiniestra de un cuadrado pequeño puesto por delante de otro mayor

Cf. Irvin Rock: La percepción, pág. 55. Prensa Científica, S.A. (1985)

Convergencia visual:

Permite calcular la distancia.

La mirada de cada ojo tiende a converger sobre el mismo punto. Si no fuera así, veríamos doble.

Disparidad entre las visiones oculodiestra y oculosiniestra de un cuadrado pequeño puesto por delante de otro

Las direcciones de la mirada de cada ojo forman un ángulo mayor cuanto más cerca esté el objeto.

En el infinito las direcciones son paralelas y el ángulo cero.

Cf. Irvin Rock: La percepción, pág. 56. Prensa Científica, S.A. (1985)

Disparidad entre las visiones oculodiestra y oculosiniestra de un cuadrado pequeño puesto por delante de otro

Paralaje del movimiento:

Cuando el observador está en movimiento (en coche o en tren), la posición de los objetos

cambia de acuerdo con sus profundidades relativas. Los objetos que están más cercanos al punto que enfoca el observador se mueven en

dirección opuesta a su propio movimiento, mientras que los objetos que están situados más lejos se mueven en la misma dirección. Además, cuanto más cercano está un objeto cambia más rápidamente su dirección respecto del observador.

Paralaje del movimiento:  Cuando el observador está en movimiento (en coche o en tren), la

El paralaje del movimiento como indicador de la distancia y la profundidad.

Los objetos cercanos (B) cambian mucho al moverse el observador, mientras que los objetos lejanos (A) cambian poco de dirección.

El cambio de la dirección angular de las imágenes de dos o más objetos respectivamente entre sí (C) puede ser también un indicio de la profundidad.

Cf. Irvin Rock: La percepción, pág. 57. Prensa Científica, S.A. (1985)

Interposición:

Cuando un objeto está delante y entorpeciendo parcialmente la visión de otro, es evidente que el objeto que está delante está más cerca, produciéndose una clara impresión de profundidad.

Gabriele Münter: Paseo en Barca (1910) Museo de Arte de Milwaukee

Gabriele Münter: Paseo en Barca (1910) Museo de Arte de Milwaukee Este indicador es tan fuertePulsa aquí para ver la misma disposición desde un ángulo lateral. El tamaño acostumbrado: Cuando estamos familiarizados con el tamaño de un objeto, nuestra memoria de su tamaño habitual nos sirve de indicador para estimar su distancia. Los objetos cercanos parecen más grandes porque proyectan una imagen más grande en la retina. " id="pdf-obj-3-6" src="pdf-obj-3-6.jpg">

Este indicador es tan fuerte que puede producir ilusiones como la siguiente:

Desde esta posición frontal resulta evidente que el rectángulo está delante del círculo.

El tamaño acostumbrado:

Cuando estamos familiarizados con el tamaño de un objeto, nuestra memoria de su tamaño habitual nos sirve de indicador para estimar su distancia. Los objetos cercanos parecen más grandes porque proyectan una imagen más grande en la retina.

En un experimento realizado por William Ittelson en la Universidad de Princenton se pidió a los

En un experimento realizado por William Ittelson en la Universidad de Princenton se pidió a los sujetos sentados en un cuarto oscuro que mirasen con un ojo unos naipes. Cuando se les presentaba un naipe de tamaño doble que el de los naipes normales, los observadores lo creían a mitad de camino de donde realmente estaba. Cuando veían un naipe cuyo tamaño era la mitad del tamaño de un naipe normal, tendían a estimar que estaba a una distancia doble de la real.

En una variante de este experimento, se enseñaba a los observadores un objeto ambiguo (una esfera blanca). Si se les decía que era una pelota de pin-pong la juzgaban más cercana que si se les decía que era una pelota de tenis.

En un experimento realizado por William Ittelson en la Universidad de Princenton se pidió a los

Si dos naipes, ambos de tamaño normal pero separados del sujeto por distancias diferentes, como en a, se miran con un ojo, contra un fondo oscuro, arrojarán imágenes ópticas diferentes en la retina del ojo. Se juzgará que la imagen más pequeña se encuentra más lejos; el tamaño relativo es una de las claves para la percepción de la distancia. Este juicio será confirmado si el naipe más cercano impide la vista de una esquina del naipe distante; la interposición es otra de las claves para la percepción de la distancia. Sin embargo, si se recorta cuidadosamente, como en b, una esquina del naipe más cercano, el más distante parecerá ahora estar delante del más cercano, pero parecerá de un tamaño mucho más pequeño, como en c.

(Krecht y Crutchfield: Elements of Psychology, tomado de: George A. Miller: Introducción a la Psicología, pág. 151; Alianza Editorial, 1983)

Es improbable que utilicemos el tamaño acostumbrado como un indicador primario para la percepción de la profundidad. Cuando el tamaño acostumbrado entra en conflicto con la perspectiva no solemos cuestionar la profundidad que percibimos sino que nos parece que los objetos tienen un tamaño anormal.

Este fenómeno se hace evidente en la cámara de Ames:

El tamaño de la mujer parece exageradamente pequeño mientras que el del niño nos parece exageradamente
El tamaño de la mujer parece exageradamente pequeño
mientras que el del niño nos parece exageradamente grande.
Sin embargo, ambos tienen su tamaño normal. El efecto óptico
es producido porque la mujer está casi dos veces más lejos que
el niño, aunque esta diferencia no se aprecia desde el punto de
visión.