P. 1
Aviano - Fábulas [bilingüe]

Aviano - Fábulas [bilingüe]

|Views: 119|Likes:
Published by quandoegoteascipiam
Fábula antigua
Fábula antigua

More info:

Published by: quandoegoteascipiam on Jul 22, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/09/2013

pdf

text

original

Quisquis torpentem passus transisse iuventam,
Nec timuit vitae providus ante mala,
Collectus senio, postquam gravis adfuit aetas,
Heu frustra alterius saepe rogabit opem.
Solibus ereptos hiemi formica labores 5
Distulit, et brevibus condidit ante cavis.
Verum ubi candentes suscepit terra pruinas
Arvaque sub rigido delituere gelu,
Pigra nimis tantos non aequans corpore nimbos,
In propriis laribus humida grana legit. 10
Decolor hanc precibus supplex alimenta rogabat,
Quae quondam querulo ruperat arva sono:
Se quoque, maturas cum tunderet area messes,
Cantibus aestivos explicuisse dies.
Parvula tunc ridens sic est affata cicadam; 15
Nam vitam pariter continuare solent:
Mi quoniam summo substantia parta labore est,
Frigoribus mediis ocia longa traho.
At tibi saltandi nunc ultima tempora restant,
Cantibus est quoniam vita peracta prior. 20

Todo aquel que, dejando pasar la juventud en
la indolencia, no teme ni prevé los males de la
vida, cuando la vejez le consume y aparece el
peso de los años, ¡ay!, en vano pedirá a menudo la
ayuda de otro87

.
Una hormiga reservó para el invierno el
producto de los esfuerzos sustraídos a los
soleados días y lo escondió en su estrecho
agujero. Y cuando la tierra se cubrió de blancas
nieves y los campos se escondieron bajo el duro
hielo, como no podía afrontar los fríos con tan
débil cuerpo88

, cogió los granos húmedos muy
perezosamente en su morada. Pálida y con
suplicantes ruegos, le pedía alimento aquella que
no hacía mucho había perturbado los campos con
su quejumbroso sonido89

, diciendo que ella,
mientras en la era se trillaban las mieses maduras,
había pasado los días del estío cantando.
Entonces, la pequeña hormiga90

, riéndose de la
cigarra, le dijo lo siguiente (pues suelen vivir
cerca la una de la otra): «Como gracias a mis
grandes esfuerzos me he procurado los medios de
subsistencia, ahora durante la estación de los fríos
disfruto de un largo descanso. Sin embargo, como
tú has llevado en el pasado una vida dedicada al
canto, ahora sólo te queda consumir tus últimos
días bailando».

XXXV. [DE SIMIA GEMELLIS]

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->