HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

LA ALTA CULTURA
CÓMO ENTENDER LA CULTURA
Antes de la aparición del hombre, nuestro planeta estaba gobernado exclusivamente por las fuerzas naturales y la existencia de los elementos que lo integraban transcurría sin ser afectada más que por esas fuerzas. Esta situación perduró inalterable por miles de millones de años. Cuando apareció el hombre, comenzó a alterar ese panorama modificando los elementos constituyentes de la naturaleza y también creando otros nuevos. No es el tipo de alteración que otras especies han ejercido sobre el planeta, sino algo distinto, donde el hombre se vuelve un factor que altera profundamente y transforma permanentemente lo que lo rodea. Las transformaciones han sido posibles gracias a que los humanos poseen una capacidad desconocida en otros seres; no fue la vida comunitaria, ya que entre los animales existen colonias o comunidades de diferentes tipos; tampoco fue la capacidad de usar armas y herramientas, que también la poseen los grandes simios. Esta capacidad tuvo que ser el lenguaje articulado, que permite expresar ideas y transmitirlas a través del tiempo, haciendo que lo que un hombre aprende sea útil a las siguientes generaciones. Sobre este lenguaje es que se ha construido la cultura, que no es otra cosa que la capacidad del hombre de modificar a favor suyo lo que le rodea, y que se materializa en hechos o manifestaciones culturales, las cuales son las diferentes formas en que el hombre realiza dichas modificaciones, las mismas que varían según el medio donde éste se desenvuelve.

Jeroglíficos decorativos Los antiguos egipcios utilizaban su lengua escrita para los textos religiosos, pero, por su naturaleza pictórica, los jeroglíficos también fueron un popular elemento decorativo en las estatuas, como la de la imagen

Paleta del rey Narmer La paleta del rey Narmer (c. 3100 a.C.) de Hierakonpolis, Alto Egipto, de 62,5 cm de altura, muestra de forma simbólica la unificación del alto y bajo Egipto. Narmer está representado con la corona blanca de Aphroditopolis (emblema posterior de los reyes del Alto Egipto), a punto de sacrificar un cautivo ante el rey celeste Horus, representado por el halcón sobre un conjunto de papiros que simbolizan el Bajo Egipto. En el registro inferior tenemos dos figuras enemigas esperando la muerte.

EVOLUCIÓN DE LA CULTURA
Si bien la cultura es implícita, inseparable de todo grupo humano, la forma en que se ha presentado difiere a través del tiempo. Las primeras manifestaciones culturales modificaron muy poco o casi nada la naturaleza, y apenas aseguraban la simple supervivencia de la especie humana. Pero, gradualmente, las experiencias acumuladas y trasmitidas permitieron efectuar cambios cada vez más importantes; la naturaleza fue modificada e incluso reemplazada por creaciones humanas. De los pequeños grupos primitivos de recolectores, se pasó a cazadores, que al usar el fuego y abatir grandes cantidades de animales, alteraron el medio ambiente. La revolución neolítica generó cambios todavía más hondos, pues los cultivos y los rebaños modificaron el paisaje e incluso el clima. El hombre no dependía ya, sino en escasa medida, de la naturaleza para procurarse alimento y techo. A medida que la población iba creciendo, surgieron otros, factores, ahora ligados al hombre y no a la naturaleza, que obligaron a efectuar nuevos cambios. Los conflictos entre las comunidades, cada vez más grandes, imponían la necesidad de normas y de comisionados que velaran por el cumplimiento de las mismas; surgieron así los primeros funcionarios administrativos. Para poder efectuar mejor su trabajo y atender los problemas que se les planteaban, estos funcionarios se concentraban en un punto determinado, que se fue volviendo el centro administrativo de la comunidad. Con frecuencia este centro se instalaba en un lugar de culto religioso, útil por contar con la divinidad o sus sacerdotes como garantía de la honradez en las gestiones. El jefe o jefes de la comunidad también tendían a instalarse cerca de dicho centro, para así estar al tanto de la marcha de los asuntos de ésta.
Profesor Edidson fuentes 1 1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

Rollo de papiro
Antes de que se inventara el papel, algunos pueblos, en particular los egipcios, escribían en rollos de papiro. Cortando la planta en tiras, colocándolas en capas, mojándolas y dejándolas secar se obtenía una superficie apta para escribir. Este papiro con jeroglíficos forma parte del Libro de los muertos egipcio. El detalle de sus ilustraciones demuestra la durabilidad y calidad del papiro.

Así nació la ciudad, que ya no es un sitio de producción agrícola, sino que depende demás bien del abastecimiento que el campo le proporcione, pero le da a la comunidad un espacio donde puede resolver sus problemas, intercambiar sus productos y celebrar sus festividades religiosas. Pronto se instalaron, aprovechando la actividad comercial, artesanos y mercaderes, y se fue configurando un gran centro cultural, base de la constitución de la alta cultura, que puede definirse como una comunidad con un grado elevado de desarrollo y organización compartido por todos sus miembros, y con una identidad que distingue claramente de otras comunidades. El paso final en la formación de la alta cultura fue asegurarse la comunicación con símbolos permanentes y reconocibles por todos. Es aquí donde se produce la invención de la escritura. Rápidamente, los que dominan la escritura adquieren un rango privilegiado, pues son los que acceden al conocimiento contenido en los documentos escritos. Es importante tener en cuenta que no es imprescindible que la alta cultura cuente con un lenguaje escrito para considerarse como tal.
El ejemplo más claro son las culturas andinas, que llegaron a un elevado grado de desarrollo sin haber conocido (hasta donde sabemos actualmente) forma alguna de escritura.

La Victoria de Samotracia
La Victoria de Samotracia (Museo del Louvre, París), conocida también como la Victoria alada, fue realizada en mármol hacia el 190 a.C., y es una de las esculturas griegas más famosas del periodo helenístico. Mide 2,4 m, y se creó originariamente como parte integrante de un conjunto escultórico que representaba a la diosa de la victoria sobre la proa de un barco de guerra

Cronología de las altas culturas
Las principales altas culturas se ubican de este modo en el tiempo (las flechas indican su inicio):

Mesopotamia Egipto Andes peruanos Fenicios China Grecia Roma

4400 a.C. 3100 a.C. 3000 a.C. 1500 a.C. 1300 a.C. 1200 a.C. 753 a.C.

Profesor Edidson fuentes

2

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

Profesor Edidson fuentes

3

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

EGIPTO
GEOGRAFÍA Y CRONOLOGÍA

LIMITES • Norte: Mar Mediterráneo • Sur: Desierto de Nubia. • Este: Desierto de Arabia. • Oeste: Desierto del Sahara y Libia.

EL MEDIO GEOGRÁFICO
Egipto se encuentra ubicado en el extremo nordeste de África, en torno al valle y delta del río Nilo. Los límites del país en la antigüedad eran: al Norte, el mar Mediterráneo; al sur, las montañas de Sudán en Etiopía (antes llamada Nubia); al Este, el mar Rojo y el istmo de Suez; y al Oeste, el desierto de Libia (que es el borde nororiental del Sahara). El territorio egipcio en realidad es un oasis formado por el valle del Nilo, que corre entre dos cadenas de
elevaciones desérticas, al Oeste las del desierto Líbico y al Este, las del Arábigo.

El valle tiene una longitud aproximada de 1 200 km, con un ancho promedio de 40km, alcanzando casi los 200 km de ancho en el Delta. El clima es cálido y seco, árido y típico de los desiertos. Las precipitaciones únicamente son importantes en la costa del Mediterráneo; en el interior del territorio no llueve sino excepcionalmente y en mínimas cantidades, por lo que hay regiones en las que jamás ha caído una gota de lluvia. A pesar de estas circunstancias, el valle es fértil gracias a las aguas del Nilo; sin embargo, es de notarse que 2 la tierra cultivable únicamente alcanza a 300 000 km , dentro de un territorio cuya extensión bordea el millón 2 de km .
Profesor Edidson fuentes 4 1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA
Aunque el clima no ha cambiado mucho desde la Antigüedad, se han producido alteraciones en la flora y la fauna por acción del hombre. En la época que nos interesa, grandes extensiones en el delta estaban cubiertas por pantanos que han desaparecido hace mucho. Igualmente se produjo siglos, atrás la desaparición de animales como el avestruz, el antílope oryx, el león, el leopardo y el chacal, los cuales habitaban en los alrededores del valle. Los cocodrilos que según muchos testimonios pululaban en las aguas y orillas del río hasta la altura de Fayum, no son encontrados sino muy al sur, cerca de los grandes lagos que originan el Nilo. Regiones Desde los tiempos más remotos se distinguieron en el país dos regiones caracterizadas por su relieve: • Alto Egipto: La porción meridional, con la parte del valle que se extiende desde la Primera Catarata, a la altura de la ciudad de Asuán, hasta la actual ciudad de El Carro donde se encontraba la antigua Mentis. Tiene alrededor de 1 000 kilómetros de longitud y el declive del terreno es pronunciado. Bajo Egipto: Es la porción septentrional, donde está el territorio llamado Delta, en el que el Nilo se divide en varios brazos que forman un abanico de casi 200km de largo y otros tantos de ancho, para luego desembocar en el Mediterráneo.

Es una gran llanura con abundantes áreas pantanosas. Las características del país condicionan su historia en forma especial. Como estaba rodeado por desiertos, no tenía relaciones intensas con el mundo exterior, especialmente en tiempos muy antiguos. El mar era la única vía de comunicación que permitía llegar a otros países sin muchos problemas. Pero aún así no hubo influencias notables de otras culturas sobre la egipcia, que se desarrolló autónomamente.

Profesor Edidson fuentes

5

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

EL NILO
El Nilo es el único río de Egipto. Fue el mayor de los ríos conocidos por los hombres de la Antigüedad; hoy se sabe que es el segundo de mayor longitud del planeta y uno de los más caudalosos. Los antiguos egipcios desconocían el origen del Nilo, creían que bajaba directamente del cielo. Su verdadero origen está en los largos Alberto y Victoria Nyanza, ubicados entre Uganda, Tanzana y Kenya (África Centro – oriental), de donde sale rumbo al Norte, tomando el nombre de Nilo Blanco, rama principal del río. Cerca de Khartum (Sudán) recibe las aguas de su principal afluente, el Nilo Azul, que nace en las montañas de Etiopía. Luego describe una inmensa curva hacia el Oeste, en la meseta del Sudán, para finalmente tomar nuevamente la dirección norte que mantiene hasta su desembocadura en el Mediterráneo a través del Delta. En su recorrido desde Khartum forma cinco cataratas, que se cuentan de Norte a Sur. La primera está en el antiguo territorio egipcio, cuyo límite meridional señalaba. En el otro extremo del país, el Delta consta de varios brazos, de los cuales dos son los más importantes: el canal de Roseta, al Oeste y al de Damieta, al Este; en la Antigüedad hubo un tercer canal, el de Pelesium, al este de los dos anteriores. De los casi 6 500 km de longitud del río, a Egipto le corresponden cerca de 1 200. Las fluctuaciones que con las estaciones presentaba el caudal del Nilo, fueron la vida misma para los antiguos egipcios. Estos distinguían tres estaciones: inundación (en egipcio, Akhet), siembra (Peref) y cosecha (Shemu) De julio a octubre era la estación de las inundaciones; debido al deshielo en las montañas de Etiopía y a las lluvias en la región de los grandes lagos, el río crecía, cubriendo los campos egipcios y depositando una gruesa capa de limo que actuaba como un poderoso fertilizante. A partir de noviembre comenzaba la vaciante, que se prolongaba hasta febrero; bajaba el nivel de las aguas y se realizaba la siembra. Por último, entre marzo y junio era la estación seca, en la que se cosechaba, y los campos eran preparados para la crecida, limpiándose las acequias y estanques. En la actualidad, el ciclo ya no se cumple tan estrictamente debido a que la construcción de la gigantesca represa de Asuán por los egipcios, en el año 1960, ha permitido las aguas del importante río.

DIVISIONES DE LA HISTORIA EGIPCIA

La historia del antiguo Egipto es dividida en varias etapas, que abarcan desde la prehistoria hasta la conquista romana. Dentro de estas etapas es muy importante la división en distintas (series de gobernantes), establecida por el sacerdote e historiador Manetón, quien escribió por encargo del rey Ptolomeo una historia de Egipto (actualmente perdida) desde los orígenes hasta su propia época. Para reconstruir la historia egipcia se cuenta en primer lugar con numerosos textos redactados por los antiguos egipcios, especialmente las listas reales que, junto al nombre de cada rey, añaden la duración de su reinado en años y meses, y diversos hechos notables ocurridos en ese tiempo. Entre los más importantes listas están la Tablea de Karnak, la lista de Abydos, el Papiro de Turín, la Tableta de Sakkara y la Piedra de Palermo. También son importantes los hallazgos arqueológicos pues con frecuencia se encuentran estatuas o monumentos con fechas, conmemoraciones de hechos notables, decretos, etc. Igualmente son valiosas las diversas obras escritas por viajeros e historiadores de la antigüedad como el ya citado Manetón, los griegos Diodoro y Heródoto, y los romanos Estrabón, Plutarco, Flavio Josero o Julio Africano. Período Predinástico (5000 – 3050 a.C.) Durante el Período Predinástico los habitantes eran agricultores y ganaderos, apenas salidos del Neolítico, que vivíanh primero en cabañas ovaladas, hechas de cañas, ramajes y barro. Las tumbas de estos primeros tiempos eran simples agujeros en el suelo, pero pronto se hicieron rectangulares, con paredes recubiertas de adobes y un ajuar funerario alrededor del cadáver. Alrededor del 3500 a.C. se adquirió un dominio bastante notable de diversas industrias y artes; talla en marfil, cerámica, metalurgia y tallado de la piedra. Ya para entonces, los egipcios contactaron con fines comerciales con Mesopotamia y la costa de Palestina. Otro avance importante fue la aparición de la escritura, que se observó primero en cerámica de cerca del 3100 a.C. Por esa época, Egipto estaba dividido en una serie de señoríos o pequeños principados, gobernado por jefes locales que se identificaban por un signo o jeroglífico, para cada uno. Más tarde, todos estos con señoríos se unieron hasta que quedaron dos reinos, el de Alto Egipto, con capital en Hieracómpolis, y el Bajo Egipto, con capital en Buto; en ambos se adoraba principalmente al dios – halcón Horus.

Profesor Edidson fuentes

6

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA
Hacia el 3050 a.C. se produjo la unificación de Egipto, cuando el Bajo Egipto fue invadido por los reyes del Alto, que se habían establecido en Abydos. Se considera que el jefe que unió definitivamente el país fue Menes, también conocido como el Rey – Escorpión; éste fue el primer faraón de la historia egipcia. Para controlar mejor el país fundó la ciudad de Menfis a la que llamó Muro blanco; justo en el límite entre el Alto y el Bajo Egipto. Período de las Primeras Dinastías (3100 – 2686 a.C.) También se le llama período tinita por el predominio de la ciudad de Tinis, en el Alto Egipto, y comprende a las dinastías I y II. Es llamado, asimismo, período de las tumbas de ladrillos, por ser éste el material usado en la construcción de las sepulturas de los faraones y grandes personajes, que son del tipo conocido como mastaba. El dominio territorial de los soberanos tinitas alcanzó por el Sur hasta cerca de la segunda catarata, en el límite con Nubia. Aunque se había unido el país, al parecer hubo muchas guerras internas y problemas con jefes locales; incluso es posible que haya habido intentos de dividir nuevamente a Egipto. Recién con el faraón Khaserkhemwy, al final de la II dinastía, cesaron estos conflictos. Aparte de Khasekhemwy destacaron en este período los faraones Namer (fundador de la I dinastía) y Peribsen (II dinastía). Imperio Antiguo (2686 – 2181 a. C.). Llamado período menfita por la importancia que adquiere Menfis, ciudad en el Bajo Egipto que se vuelve la capital del reino. Comprende las dinastías III a VI. Se conquistó el valle del Nilo hasta la Segunda Catarata y al península del Sinai (donde había minas de piedras preciosas), llegando a realizarse expediciones comerciales con Creta, Palestina y Caldea, y está comprobado que durante la V dinastía hubo intercambios incluso con Troya (se ha encontrado allí una lámina de oro con el nombre del faraón Sahure). El culto predominante era el de Ra, quien pasó a ser el principal dios protector de los faraones. A partir de la III dinastía los faraones comienzan a construir edificios o monumentos funerarios de gran tamaño, para lo cual se vieron en la necesidad de organizar el trabajo de miles de sus súbditos. El primero de estos grandes edificios fue la pirámide escalonada del faraón Djoser, en Sakkara. Luego, a partir de la IV dinastía (con el rey Snefru) empieza la construcción de verdaderas pirámides, destacando las de la dinastía citada en Giza (Keops, Kefrén y Micerino), y las de la V en Abusir. De este período destacan, además de los faraones mencionados previamente, Sahure y Neferikare (V dinastía), y Pepi y II (VI dinastía). Primer Período Intermedio (2181 – 2055 a.C.) Al finalizar la VI dinastía con el largo reinado de Pepi II, se produjo una gran crisis, empezando por Menfis. Había demasiados funcionarios y sacerdotes, comerciantes y artesanos, pero la pobreza aumentó mucho por causa de fenómenos climáticos que resultaron en grandes sequías, llegando el hambre como resultado final. Esto desencadenó rebeliones graves y el faraón fue incapaz de tomar medidas, lo que hizo que los gobernantes o jefes de las provincias (nomos) se independizaran. Las grandes ciudades fueron presa de saqueos, pestes y esaseces; en el Delta se produjeron ataques de tribus del desierto libio y asiáticas, que aumentaron el caos. Aquí empezó lo que se ha llamado el primer período intermedio. La VII dinastía estuvo formada por varios caudillos locales que se adjudicaron el título de faraones (de casi ninguno se sabe más que el nombre). Algunas crónicas mencionan más de 70 reyes, algunos gobernando al mismo tiempo. Durante la VIII dinastía los diversos jefes locales se agruparon en torno de los más poderosos líderes de las ciudades de Coptos y Abydos; luego se produjo la división de Egipto en dos Estados: uno al Norte, con capital en Heracleópolis (gobernado por las dinastías IX y X) y otro al Sur, en Tebas, gobernando simultáneamente por la XI dinastía. Esta dinastía tebana la formaron sacerdotes del dios Amón, que bajo el mando de Antef I el Grande lucharon contra los príncipes del Norte para reunificar Egipto, lo que logró Mentuhotep II en el 2055, iniciando el Imperio Medio. De este período no quedan grandes monumentos ni obras arquitectónicas pero por el contrario hay muchas artesanías usadas en los ajuares funerarios. Los monarcas o caudillos eran enterrados en pequeñas pirámides o mastabas, salvo los de la XI dinastía que emplearon para ello tumbas cavadas en la roca o hipogeos. Imperio Medio (2055 – 1750 a.C.) Con Mentuhotep II se inaugura el que posiblemente fue el período más brillante de la antigua historia egipcia por su nivel artístico y cultural. En este período reinaron los monarcas de las dinastías Xi y XII. El fundador de la XII dinastía, Amenemhat I, trasladó la capital a Licht (cerca de Menfis) y dio comienzo a una serie de importantes obras públicas, siendo la más notable la colonización del oasis de Fayum, que continuaron con gran ahínco Amenemhat II, Sesostris II y Amenemhat III, quienes construyeron grandes obras de ingeniería como diques y canales. Hubo muchas relaciones comerciales con la ciudad de Biblos, donde posiblemente

Profesor Edidson fuentes

7

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA
hubo una colonia o embajada comercial egipcia. También se realizaron notables conquistas militares, llegando por el Sur hacia la Segunda Catarata (Sesostris III).
Las tumbas reales de esta época son pirámides hechas con pequeños bloques de piedra caliza. Los faraones más notables de este período fueron los ya nombrados, además de Mentuhotep III y IV (XI dinastía), Sesostris I y Amenemhet IV(XII dinastía).

Segundo Período Intermedio (1750 – 1550 a.C.) Al terminar la XII dinastía se volvió a producir una gran crisis en Egipto. Durante las dinastías XIII y XIV, el Estado se debilitó y hubo caos y numerosas rebeliones, de donde aparecieron usurpadores que se adjudicaron el título real. Esto le abrió el camino a la invasión de los hicsos, pueblo venido de Asia, quienes conquistaron todo el país desde el Delta hasta cerca de Hermópolis y dieron origen a las dinastías XV y XVI. Su exitosa invasión seguramente fue facilitada por el empleo del caballo y del carro de guerra, hasta entonces desconocidos en Egipto. Al llegar, los hicsos establecieron su capital en Avaris (en la parte oriental del Delta), adoptaron las costumbres y la escritura egipcias, y mantuvieron los principales cargos de funcionarios del Estado, que ocuparon dejando a los egipcios los cargos menores. Los jefes hicsos, además, sustituyeron a los egipcios que gobernaban los distintos señoríos o provincias, o los hicieron sus vasallos. Sólo los príncipes de Tebas, que integraron la XVII dinastía, siguieron independientes, y tras la larga lucha consiguieron, encabezados por Ahmosis, arrojar del país a los invasores. En esta larga etapa de crisis hay, empero, algunos faraones notables: de la XIII dinastía están Sobekhotep I y Khendjer; de la XIV, Neshi; de la XV (hicsos), Sherek, Apofis y Khian (cuyo nombre ha aparecido en Babilonia, Creta y Hattusas); y de la XVII, Sekenenre Taa II y Kahmosis. Imperio Nuevo (1550 – 1069 a.C.) Llamado período tebano por haberse trasladado la capital a Tebas, ciudad que adquiere gran esplendor. Abarca las dinastías XVIII a XX, y se distingue por las grandes conquistas territoriales de los faraones, sobre todo los de la XVIII dinastía como Thutmosis I, quien ocupó Nubia y llegó hasta el Éufrates, o Thutmosis III, llamado el Napoleón de Egipto, que se adueñó de Palestina, Siria y parte de Mesopotamia tras veces al ejército de los príncipes de esas regiones en la gran batalla de Megiddo (1479 a.C.). También pertenecen a la XVIII dinastía la reina Hatschepsut, el faraón hereje Amenofis IV, que trató sin éxito de instaurar el monoteísmos en Egipto (con el culto a Arón, el disco solar) y Tutankhamón, de reinado bravo, pero célebre por el fabuloso tesoro hallado en su tumba. Egipto alcanzó con esta última dinastía el máximo de su expansión territorial, así como también una gran riqueza. Prueba de su poder son las relaciones diplomáticas que sostuvieron con otras potencias como los hititas, asirios, babilonios y hurritas, quienes solían enviar embajadas con valiosos regalos a la corte del faraón, llegando a enviar a las princesas para casarlas con éste. La XIX dinastía también tuvo faraones guerreros como Seti I y sobre todo Ramsés II, quien detuvo el avance del Imperio Hitita en la batalla de Kadesh (1288 a.C.) De la XX sobresalió Ramsés III, que rechazó una gran invasión de pueblos provenientes del Mediterráneo, conocidos como Pueblos del mar, que habían ocupado antes Grecia y Creta, y destruido el Imperio Hitita. En esta época predominó el culto del dios Amón, que se vuelve el dios tutelar de los faraones. Éstos eran sepultados en hipogeos, tumbas cavadas en la roca. La importancia de Amón trajo consigo que durante todo el Imperio Nuevo los faraones les dieran cada vez más puestos altos a los sacerdotes amonitas, que así adquirieron mucho poder político. El sumo sacerdote de Amón llegó a ser el segundo personaje de Egipto, después del faraón, y con un poder que a veces lo superaba. Tercer Período Intermedio (1069 – 747 a.C.) Al llegar al poder la XXI dinastía, empezó otra etapa de crisis. Mientras ascendía al trono Smendes, primer faraón de esa dinastía, los sacerdotes de Amón en Tebas proclamaban a su sumo sacerdote Herihor como el verdadero monarca. El Delta, donde esta Smendes, se separó del resto de Egipto, que quedó en poder de los sacerdotes. Al mismo tiempo se iniciaban sublevaciones por todo el territorio, destacando la de Nubia, que se independizó del poder egipcio; todas las posiciones en Asia se perdieron también. Comenzó así un período de decadencia política, social y cultural. El ejército se sublevó en el Delta y uno de sus generales se proclamó faraón en la ciudad de Bubastis, con el nombre de Sesonk I, fundando la XXII dinastía. Este monarca logró reconquistar temporalmente Fenicia y Palestina, y es interesante el hecho de que nombre, y los de sus sucesores Osorkón y Takelot I han sido hallados en sitios tan distantes de Egipto como la península ibérica (en cerámica llevada por mercaderes fenicios). Desgraciadamente, luego de Takelot I no se logró mantener el orden en el país, pues el Delta se independizó y fue gobernado por las dinastías XXIII y XXIV.

Profesor Edidson fuentes

8

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA
Imperio Tardío (747 – 332 a.C.) El desorden en Egipto estimuló la ambición de los reyes de Nubia, que se habían independizado desde el final de la XX dinastía, convirtiéndose en el poderoso reino de Kush. Uno de ellos, Piankhy, invadió el territorio egipcio y ocupó el sur del país, fundado la XXV dinastía, integrada exclusivamente por faraones nubios (de raza africana). Su sucesor, Sabaka, terminó de conquistar Egipto en el 715 a.C., y participó luego en una campaña contra los asirios, tratando de ayudar al rey de Judá, Exequias. Pero en el 671 a.C., los asirios invadieron Egipto y lo ocuparon hasta las cercanías de Tebas, obligando a los nubios a retirarse.
Al debilitarse el Imperio Asirio, los egipcios reaccionaron y recuperaron el dominio de su país, inaugurando con el faraón Psamtak I la XXVI dinastía, con capital en Sais (n el Delta), por lo que a esta etapa se la suele llamar período saíta. Las artes experimentaron un notable desarrollo y hubo una intensa actividad comercial. También se produjo la llegada de gran número de griegos, que se establecieron en el Delta. El monarca más notable de esta dinastía es Nekao II, quien organizó una gran flota y un poderoso ejército (integrado principalmente por mercenarios griegos), con cuya ayuda conquistó Palestina y Siria, pero fue derrotado por Nabucodonosor de Babilonia en Karlemish (605 a.C.), debiendo retirarse de estos territorios. Posteriormente, los faraones de esta dinastía no pudieron resistir a los persas, que en el 525 a.C., derrotaron al ejército egipcio en Pelusium, capturando al faraón Psamtak III y convirtiendo Egipto en una provincia (satrapía) de su imperio. Los reyes persas (considerados como la XXVII dinastía) gobernaron el país hasta que en el 404 a.C., se produjo una gran rebelión encabezada por Amirteos, quien los expulsó y se convirtió en faraón. A esta etapa pertenecen las dinastías XXVIII, XXIX y XXX, que se sucedieron en el poder, luchando continuamente contra intentos del Imperio Persa de invadir el país, hasta que en el 343 a.C, el último faraón, Nectanebo II, fue derrotado por los persas y abandonó el país.

Período Helenístico (322 – 30 a.C.) En el año 332, Alejandro Magno arrojó a los persas de Egipto y durante su paso por el país fundó la ciudad de Alejandría, en la parte occidental del Delta. Tras su muerte, y repartición de su imperio, a uno de sus generales conocido como Ptolomeo o Lago se le adjudicó el territorio egipcio. Este fundó allí la dinastía de los lágidas o ptolomeos, constituida por soberanos de origen griego, pero que adoptaron las costumbres de los faraones; siguieron usando a los sacerdotes para la administración y prosiguieron con los cultos religiosos egipcios. Durante el dominio de los ptolomeos (llegaron a ser quince, todos con el mismo nombre), Alejandría pasó a ser la capital del reino, y se convirtió en el centro cultural y comercial del Mediterráneo oriental, hasta que en el 30 a.C., Egipto pasó a ser una provincia romana tras la derrota y muerte de la reina Cleopatra VII.

ORGANIZACIÓN
ORGANIZACIÓN POLÍTICA
El gobierno egipcio fue una monarquía encabezada por un rey conocido por el nombre de faraón (nombre de origen griego, puesto que los egipcios lo denominaban Nisu). La monarquía fue de carácter absoluto, el soberano no tenía ningún tipo de límites a su poder y su voluntad era ley en todos los aspectos. Pero también fue una teocracia, pues el faraón era considerado un hijo de dioses que gobernaba por mandato de la divinidad, cuya persona era sagrada en vida y después de muerto. Por debajo del faraón se encontraban los siguientes funcionarios:
a. El gran visir, encargado del gobierno del país en nombre del faraón. El territorio egipcio se encontraba dividido en 36 nomos o provincias, cuyos gobernantes (monarcas) respondía ante el visir. Cada nomo tenía un supervisor que controlaba su economía y alcaldes que regían las ciudades. Los sumos sacerdotes, quienes dirigían el culto de los dioses principales, cada uno de los cuales tenía el suyo respectivo; de este modo había sumos sacerdotes de Amón, Ra, Ptah, Khonsu y Montu. Los escribas reales, que llevaban el registro escrito de todos los actos de gobierno. El guardián del sello real, encargado del tesoro. Los embajadores reales, a quienes el monarca encargaba las relaciones exteriores.

b. c. d. e.

Profesor Edidson fuentes

9

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA
LA SOCIEDAD EGIPCIA En la sociedad egipcia se distinguían varias capas sociales, fuertemente desiguales y en las que era muy difícil ascender.

El faraón. Estaba a la cabeza de la sociedad egipcia. Tenía un inmenso poder, incluyendo el derecho de vida y muerte sobre sus súbditos. Como era considerado de origen divino, todos debían postrarse en su presencia y rendirle homenaje propio de un dios. Vivía en un suntuoso palacio rodeado de un ejército de servidores, mostrándose al pueblo únicamente en las festividades y acompañado de un séquito numeroso. La familia real. Eran los príncipes y princesas, hijos del faraón. A ellos se les reservaba los más altos cargos políticos, religiosos y militares. Eran dueños de grandes extensiones de territorio y no pagaban tributo alguno. Sacerdotes. Encargados del culto, estaban al cuidado de los templos, donde vivían en forma similar a los actuales monasterios. Vivían del producto de las tierras que los faraones asignaban a los templos como donación en honor a los dioses. Tenían muchos privilegios, incluyendo la exención de impuestos.

Escribas. Dominaban la complicada escritura egipcia y gracias a ello alcanzaban cargos elevados en la administración, ocupaban puestos de arquitectos, secretarios de los templos, ingenieros, recaudadores de impuestos, etc.
Constituían una clase muy exclusiva, para la cual existían escuelas especiales y que se consideraba a sí misma como una élite, despreciando a las capas inferiores de la sociedad. Aparte de los escribas, sólo el faraón, su familia y algunos sacerdotes eran capaces de comprender la escritura.

Profesor Edidson fuentes

10

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

Guerreros. Permanecían separados del resto de la población en fortalezas y cuarteles que eran pequeñas ciudades. La mayor parte de ellos eran mercenarios nubios, libios y griegos. Únicamente algunos cuerpos selectos (como la guardia personal del faraón), los oficiales y los comandantes, eran egipcios. Pueblo. En él se distinguían a su vez tres estratos: los especialistas, como médicos, artistas y artesanos, que incluso podían ser admitidos en la corte del faraón si tenían habilidades sobresalientes; los mercaderes, dedicados al comercio; y los campesinos dedicados a la agricultura y al pastoreo. Esclavos. Formaban una gran parte de la población y eran, principalmente, prisioneros de guerra extranjeros que se destinaban a trabajos pesados en las grandes obras públicas.

CULTURA

Los egipcios sobresalieron en varias manifestaciones culturales que fueron reconocidas ya desde la Antigüedad por otras civilizaciones. Por ejemplo, los griegos admiraban profundamente a los egipcios, considerándolos sus maestros en varias ramas de la ciencia y del arte.

ARTE ARQUITECTURA
La arquitectura egipcia es sencilla, pero grandiosa por lo impresionante de sus dimensiones. Los elementos que componen las colosales construcciones egipcias se integran en gran armonía. Se pueden distinguir los mayores logros de este arte en una arquitectura funeraria (tumbas) y otra religiosa (templos). En ambas el material usado para la construcción es la piedra: arenisca, granito, caliza o basalto. Los elementos arquitectónicos empleados con más profusión son las columnas y, en menor escala, la bóveda. Pero sin duda, en lo que más destacaron fue en la arquitectura funeraria. En ese aspecto, tuvieron los siguientes tipos de construcciones. • Mastabas. Construcciones de forma trapezoidal, similares a una plataforma que emerge ligeramente de la superficie. La cámara funeraria (recinto donde descansa el cuerpo del rey en un ataúd o sarcófago) es subterránea. El material empleado en la construcción de las mastabas fue primero el ladrillo de barro, reemplazado más tarde por la caliza y ocasionalmente por el granito. Se usaron mucho en las primeras dos dinastías para los faraones, pero luego pasaron a ser usadas por los nobles.

Profesor Edidson fuentes

11

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

Pirámides. De forma triangular cuadrada y pendiente de alrededor de 50°. Construidas primero con bloques de granito de cerca de una tonelada de peso (IV dinastía), luego se hicieron con bloques más pequeños de caliza. La cámara funeraria está en el interior de la pirámide y se llega a ella por un estrecho pasillo. Son mundialmente célebres las tres grandes pirámides de la IV dinastía, pertenecientes a los faraones Keops (de 146 m de altura), Kefrén (132m) y Micerino (62m).

Estas construcciones estuvieron incluidas dentro de las siete maravillas de la Antigüedad. La pirámide fue el tipo de tumba predominante entre las dinastías III y XII. • Hipogeos. Tumbas cavadas en roca, subterráneas o en las faldas de los cerros, consistentes en un pasillo que daba a una cámara o cámaras donde estaba el cuerpo del soberano con el ajuar funerario. Las paredes de las diferentes habitaciones suelen estar decoradas con bajorrelieves y frescos. Este tipo de sepultura se utilizó a partir de la XII dinastía, pero también se usó en diferentes épocas por nobles, sacerdotes y otros personajes de rango elevado. Son célebres los hipongos de Beni Hasán (ricamente decorados y donde están sepultados varios monarcas de la XII dinastía), y sobre todo las tumbas reales del valle de Los Reyes, cerca de Luxor, sepultura de los faraones de las dinastías XVIII, XIX y XX, entre los que se cuenta la famosa tumba de Tutankhamón (XVIII dinastía)

Profesor Edidson fuentes

12

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

Templos. A diferencia de otras culturas, los egipcios no permitían al pueblo ingresar a sus templos. Este honor estaba reservado para los sacerdotes y el faraón. El templo era concebido como una especie de casa del dios, cuya imagen se encontraba allí y era servida por los sacerdotes con atenciones y honores como si se tratara de un personaje distinguido. Un templo egipcio constaba de las siguientes partes: - La avenida de acceso, frecuentemente flanqueada por esfinges. - El pórtico, que tenía varias estatuas colosales u obeliscos delante. - La sala hipóstila, patio rodeado de columnas de gran tamaño. - La cámara del misterio, donde se encontraba la imagen del dios. El interior del templo estaba cubierto de inscripciones, con frecuencia colocadas por los faraones que lo construyeron, conmemorando este hecho y los sucesos notables de su reinado. Algunos templos tenían en su parte posterior una pequeña capilla u oreja del dios donde acudía el pueblo a pedir favores a la divinidad, siendo atendido por los sacerdotes a través de una ventanilla; por esta misma abertura los sacerdotes retiraban las ofrendas que los suplicantes dejaban como retribución. Otros templos eran construidos por los faraones para conmemorar su reinado y servían para que se les rindiera culto (su imagen era instalada allí en lugar de la de un dios). En estos templos abundaban bajorrelieves y figuras que relataban las hazañas y logros del monarca. Los templos más destacados, entre los que han sobrevivido al paso del tiempo y las diversas vicisitudes, son los de Kamak y Luxor, en Tebas (dedicados al dios Amón); el de Denderah (dedicado a Hathor); el de Filé, cerca de Asuán (dedicado a Isis); el de Abú Simbel (dedicado a Hamakis), y los conmemorativos de los faraones Ramsés II, cerca de Tebas, y Ramsés III, en Medinet – Habu.

Profesor Edidson fuentes

13

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

ESCULTURA
La escultura egipcia es de aspecto sólido. La expresión de las figuras es serena y la actitud, fría. La sensación que se tiene al observarla es de rigidez, acentuada porque con frecuencia los brazos y piernas están unidos al cuerpo. Hay cuatro tipos principales de estatuas. • • • • Colosos. Adornaban las entradas de los templos, como las estatuas de Ramsés II en el templo de Abú Simbel y las de Amenofis II (conocidas como Colosos de Memnón). Esfinges. De cuerpo de león y cabeza humana (con el rostro del faraón reinante), como la de Giza (21 metros de altura y 63 de largo) y las de los faraones Sesostris II y Amenemhet III. Decorativas o votivas. Representan dioses o reyes, de tamaño moderado, como el célebre busto de la reina Nefertiti o de los terceros del rey Micerino. Funerarias. Retratos destinado a acompañar a los difuntos, frecuentemente de gran realismo, como la del Escriba sentado del Museo del Louvre, el Escriba de Kamak y el Faraón Horemheb en el Museo Metropolitano de Nueva York.

En lugar aparte se debe colocar a los obeliscos, creación egipcia, que eran una forma de homenaje al dios solar Ra, y sobre los cuales los faraones grababan el relato de sus hazañas. Se trata de prismas cuadrangulares de granito, rematados por un tope piramidal. Varios han sido trasladados para adornar las principales ciudades del mundo como los de Thutmosis III en Londres y Nueva York, o el de Ramsés II en París.

CERÁMICA
La alfarería fue otra rama artística en la que los egipcios lograron destacar. Fabricaron gran cantidad de amuletos, estatuillas y vajilla, destacando un tipo de vidrio opaco y de brillantes colores conocido con el nombre de fayenza.

CIENCIAS
MATEMÁTICAS
Los antiguos consideraban a los egipcios los inventores de la aritmética y la geometría. La aritmética fue donde alcanzaron más desarrollo, aunque no conocía la multiplicación, sino que en su lugar usaban una combinación de operaciones de duplicación y adición. Para dividir, invertían este procedimiento. Formularon muchos problemas complejos, los que resolvían usando la regla de tres. También conocieron las fracciones, los principios de álgebra, y tuvieron un buen sistema de pesas y medidas. En geometría también destacaron (los griegos los alabaron mucho por sus logros), sobre todo en resolución de triángulo. También lograron fórmulas para medir las áreas del triángulo, rectángulo, rombo y trapecio. Para el círculo usaban un valor muy próximo a π (3, 16, la mayor aproximación lograda por cualquier pueblo de la Antigüedad). Calcularon con toda precisión los volúmenes del cilindro, tronco de pirámide y pirámide. La geometría alcanzó un desarrollo tan notable, evidentemente, por su utilidad para trabajos de construcción. Astronomía Los egipcios utilizaron sus observaciones de los astros para elaborar un calendario de 365 días, con 12 meses de 30 días, más 5 días libres. El año comenzaba aproximadamente el 19 de julio. Dividieron el día en 24 horas y midieron éstas con relojes solares (gnomon) y clepsidras (relojes de arena o de agua). Finalmente, describieron y comprendieron las fases lunares y los eclipses, y lograron identificar Venus, Marte, Júpiter y Saturno, así como varias estrellas y constelaciones. Medicina La anatomía humana fue bastante bien conocida, sobre todo a raíz de la momificación. Esto ayudo al desarrollo de la medicina, en la que este pueblo también alcanzó fama. Para el gran historiador griego Heródoto, Egipto era “país de médicos, los más sabios del mundo”. Se usaba sobre todo una gran variedad de drogas, pero intervenía mucha magia. En cirugía tuvieron bastantes avances, como lo prueban hallazgos de instrumentos quirúrgico bastante parecido al moderno. Han quedado también numerosos escritos con descripciones de enfermedades y sus recetas respectivas.
Profesor Edidson fuentes 14 1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

LA ESCRITURA EGIPCIA
Hubo tres tipos de escritura. • Jeroglífica. La más antigua y compleja. Se puede afirmar que se perfeccionó antes del 3000 a.C., Su nombre proviene de las palabras griegas hierós (sagrado) y glyphein (grabar), pues se observó por primera vez en templos y en otros lugares religiosos.

Los jeroglíficos eran una escritura considerada sagrada, de uso exclusivo para asuntos funerarios religiosos y del entorno del faraón. Se los encuentra en inscripciones de monumentos tales como estatuas, templos, palacios y tumbas, así como en textos escritos en los sarcófagos y en papiros. Constan de una serie de figuras que representan sonidos, ideas u objetos concretos. Los signos no siempre son imágenes directas, sino que se usan como en ciertos acertijos actuales. Por ejemplo, la figura de una azada, que en egipcio se lee mer; sirvió también para escribir el verbo amar, que sonaba precisamente mer. Para quien leía no se confundiera, se agregaban otros signos que indicaban si se estaba refiriendo a personas, verbos, ideas, etc. Algunos jeroglíficos también representan letras, pero puede haber más de uno para una sola de éstas, lo que complica su lectura. Después del fin de la civilización egipcia los jeroglíficos permanecieron como un misterio hasta que en 1799, tropas francesas que formaban parte de la expedición napoleónica a Egipto encontraron en Roseta, en el Delta, una estela de piedra con un edicto del rey Ptolomeo V grabado en tres idiomas: jeroglífico, griego y demótico. Dicha estela (conocida como la Piedra de Roseta) fue examinada por varios estudiosos durante años, con el fin de descifrar los jeroglíficos, lo que consiguió finalmente el francés Jean – Francois Champollion en 1822. El observó que el nombre del rey Ptolomeo, que estaba repetido varis veces en la parte escrita en griego, coincidía con ciertos signos encerrados en una especie de óvalo que se repetía el mismo número de veces que el nombre del rey en la parte escrita en jeroglíficos. Luego vio que estos signos coincidían con las letras de las palabras Ptolomeo; probó luego con el nombre de la esposa de Ptolomeo, Cleopatra, y halló la misma coincidencia. Esa fue la clave para revelar el secreto de la escritura egipcia. • Hierática. Es la misma escritura jeroglífica pero simplificada. Fue usada principalmente sobre papiro y empleada para asuntos administrativos, literarios y de negocios. Aunque su antigüedad es probablemente igual a la de los jeroglíficos, su uso no está comprobado a partir del 2450 a.C., aproximadamente.
15 1° aÑo de Secundaria

Profesor Edidson fuentes

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA
• Demótica. Apareció mucho más tarde que las otras dos (alrededor del siglo XIII a.C.) y fue empleada sobre todo en asuntos privados o domésticos (cartas) y de negocios (contratos). Aún no se ha descifrado completamente, a pesar de los esfuerzos de varios estudiosos. Los egipcios escribían sus textos sobre papiro, material semejante al papel, que se extraía de la corteza de una especie de junto, la cual era extendida en prensas y luego comprimida formando pliegos que se recortaban. Como útil de escritura empleaban una fina caña afilada que mojaban en una tinta de origen vegetal. Hasta nuestros días han llegado numerosos textos, que tratan de asuntos religiosos como el Libro de los Muertos; sobre historia, como el papiro Wetcar, que relata los hechos acaecidos hasta el primer período intermedio, o el de Turín, que contiene la lista de gran parte de los faraones, de medicina, como el papiro Ebers; o de astronomía y matemáticas, como el papiro Carlsberg. Estos textos solían ser atesorados por los escribas y sacerdotes, únicos capaces de leerlos.

LITERATURA EGIPCIA Se conoce una abundante producción de obras literarias en el Antiguo Egipto, muchas de ellas con una gran calidad. Destacan las obras dedicadas a la enseñanza de la moral, como las Instrucciones del rey Merikara, el Diálogo de un hombre cansado de la vida con su alma, y la Sabiduría de Amenemhet. Hay también auténticas novelas de aventuras, como la Historia de Sinhué, el Cuento del naufragio o La toma de Khoppa (sorprendentemente similar al cuento de Alí Baba y los cuarenta ladrones). Por último también hubo poemas épicos, como el Poema de Pentaur que narra las hazañas del faraón Ramsés II. RELIGIÓN La religión egipcia fue politeísta, pues que tenía una gran cantidad de dioses, y antropomorfista porque sus dioses tenían forma total o parcialmente humana. La influencia de la religión en la cultura egipcia fue enorme y casi todas sus actividades, incluso las cotidianas, manifestaban esa influencia. Esto es un rasgo que ya fue señalado por escritores de la Antigüedad que visitaron el país, como Heródoto, Diodoro y Estrabón. El origen de los dioses egipcios se remonta a la época predinástica, cuando los habitantes del territorio se fijaron en las entidades de la naturaleza que veían más poderosas y les dieron categoría de divinidad. El sol pasó a ser Ra, el halcón se transformó en Horus y el oryx (antílope que habita en el desierto), en el símbolo de la aridez, como el dios Seth. Luego, les otorgaron figura humana. Los dioses más importantes fueron: • Ra. El sol en todo su esplendor, dios principal de Egipto y patrono de los faraones a partir de la IV dinastía. Se le representaba como un cuerpo humano con cabeza de halcón, que llevaba el disco solar sobre la corona. • • • • • • • • • • Osiris. Representaba a la fertilidad. También era el rey y protector de los muertos. Esposo de Isis y padre de Horus. Isis. Esposa de Osiris, diosa de la magia y gran madre de la humanidad. También simbolizaba a la Luna. Horus. Representaba al sol naciente y era hijo de Osiris e Isis. Tenía cuerpo humano con cabeza de halcón. Fue también dios patrono de los faraones de las primeras cuatro dinastías. Seth. Dios del desierto, el caos y las tormentas. Representaba el lado negativo del mundo. Amón. Uno de los dioses principales, simboliza la energía del universo. A partir de la XVIII dinastía es uno de los dioses patrones del faraón. Sobek. De cuerpo humano y cabeza de cocodrilo, representaba la fuerza violenta. Thot. Representaba la sabiduría y el lenguaje, era el dios de escribas y sabios. Se le representaba como un humano con cabeza de ibis. Bastet. Representada con cuerpo de mujer y cabeza de gato, era la diosa del amor material y la familia. Anubis. Figurado con cuerpo humano y cabeza de chacal, era el guardián de los muertos y dios de la momificación. Hathor. Diosa de la belleza, la música y la alegría. Se la relacionaba con la Luna y era representada con cuerpo de mujer y cabeza de vaca, entre cuyos cuernos estaba ésta.
16 1° aÑo de Secundaria

Profesor Edidson fuentes

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA

Ra, Dios del Sol

Osiris, Dios de la Tierra

Isis, esposa de Osiris

Horus, el Dios Halcón

Seth, señor de las tormentas

Hathor, diosa del amor

Actividades

Profesor Edidson fuentes

17

1° aÑo de Secundaria

HISTORIA, GEOGRAFIA Y ECONOMIA
1.- Responde a las siguientes cuestiones: a) ¿Cuáles fueron las primeras civilizaciones? b) ¿Cuándo aparecen? ¿Dónde aparecen? c) ¿Qué nombre reciben? ¿Por qué? d) ¿Qué características generales tenían estas civilizaciones? 2.- Comenta el siguiente mapa.

3.- Responde a las siguientes cuestiones: a) ¿Cuándo y dónde apareció la escritura? b) ¿Por qué aparece la escritura? c) ¿Qué características tiene la escritura tanto en Mesopotamia como en Egipto? ¿Qué material utilizaban? d) ¿Qué escritura muestra la primera imagen? ¿Y la segunda?

Profesor Edidson fuentes

18

1° aÑo de Secundaria

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful