nacional que allí se discutían.

Don Evelio Ramírez, el gestor de la Autonomía Judicial d entro del presupuesto nacional, y del Circuito Judicial, era muy amigo de la fam ilia. Amistad heredada de la familia Odio, desde los tiempos de la República de Ca magüey en Oriente de Cuba, durante la Guerra Grande y luego la Chica, por la indep endencia de Cuba , desde 1870a 1901. Don Evelio llegó ese día como a eso de las tres de la tarde. Venía acompañado de su esposa doña Mireya Martén, y de mamá, Ligia Odio Sant os, con Roberto mi hermano. Toda la primada no dejaba de compartir tan bellos mo mentos. Y esto fue culminado con un paseo de refresco nocturno para disfrutar la brisa del mar, por el Paseo de los Turistas. Esa noche, en el Malecón de la Punta , entre el primer y segundo tajamar para ser exacto, se dió el desembarco de Los G riegos de Odiseo. La orilla del mar bramaba, entre el resumir y reventar de las olas, de donde la espuma blanca brotaba en incesante vaivén. El destello blanco so bre la negritud del agua

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful