You are on page 1of 10

Communiqué

Enero/febrero 2003 No. 77



¡Ahí viene la plaga… verde!
La nanotecnología cobra vida
Asunto: El término “nanotecnología” —la manipulación de la materia a escala de un nanómetro, la millonésima parte de un milímetro— posiblemente evoque en la conciencia pública imágenes de robots microscópicos que construyen automóviles BMW, hamburguesas o paredes. En algunos inspira el miedo a que los nano robots invisibles se rebelen y multipliquen incontrolablemente inundando al planeta —un escenario conocido como plaga gris. Otros, recordando 1984 de George Orwell, ven la nanotecnología como el puente a la nueva dominación militar-industrial del Gran Hermano: la dictadura gris. Hay posibilidades de que la plaga gris o la dictadura gris se vuelvan realidad, pero por ahora no pasan de imaginarios sobre lo que puede ser el futuro tecnológico. El impacto más importante de las tecnologías a nano escala podría resultar de la fusión de la nanotecnología y la biotecnología: una nueva disciplina apenas reconocida, llamada nanobiotecnología. Si bien la plaga gris saltó a los titulares apenas se comenzó a especular sobre ella, la realidad es que los nano robots autoreplicables están muy lejos de poderse fabricar. En cambio, el escenario futuro más probable es la fusión de la materia viva y la inerte a partir de lo cual se fabricarán organismos y productos híbridos, cuyas formas y comportamientos serán impredecibles e incontrolables. ¡Prepárese para la plaga verde! Impacto: Una quinta parte de los negocios nanotecnológicos en los Estados Unidos (el 21%), usa nanobiotecnología para desarrollar productos farmacéuticos, sistemas de administración de medicamentos dentro del cuerpo y otros productos relacionados con la atención de la salud.1 La Fundación Nacional de la Ciencia de Estados Unidos predice que el mercado de los productos nanoescalares alcanzará un billón de dólares por año para el 2015. Se espera que la nanotecnología tenga fuertes impactos en la alimentación y la agricultura, tal como la biotecnología en sus inicios. Políticas: Actualmente no existe ningún organismo intergubernamental responsable de monitorear y normar la nanotecnología. No hay estándares científicos internacionales para regular la investigación en laboratorios o la introducción al mercado de nanoproductos o nanomateriales. Algunos gobiernos (Alemania y los Estados Unidos, por ejemplo), están comenzando a considerar ciertos aspectos de reglamentación de la nanotecnología, pero hasta ahora ninguno toma en cuenta las implicaciones ambientales y para la salud de esta nueva revolución industrial. Foros: Es urgente un debate internacional informado. Algunas iniciativas posibles: los Comités especializados de la FAO deberían discutir las implicaciones de la nanotecnología sobre la alimentación y la agricultura durante su próxima reunión en Roma, en marzo del 2003. La Comisión sobre Desarrollo Sustentable debería revisar el trabajo de la FAO y considerar iniciativas adicionales durante su sesión de Nueva York, del 28 de abril al 9 de mayo. El cuerpo de gobierno de la Organización Mundial de la Salud debería discutir las implicaciones de la nanotecnología en la salud, en su próxima reunón en mayo del 2003 en Ginebra. Finalmente, los gobiernos deben iniciar negociaciones para desarrollar una Convención Internacional legalmente vinculante para la Evaluación de Nuevas Tecnologías (CIENT). ETC Group, P. O. Box 68016 RPO Osborne Winnipeg MB R3L 2V9 CANADA Tel: 1-204 453-5259 Fax: 1-204 284 7871 www.etcgroup.org

ECT Communiqué, No. 77

www.etcgroup.org

Introducción: nanotecnología + biotecnología
En este año se cumplen 50 años del descubrimiento de la doble hélice, la estructura de la molécula de ADN que catalizara la revolución biotecnológica. En la década de 1950, el físico Richard Feynman predijo que sería posible manipular los átomos y las moléculas en una forma controlada y precisa. Hoy, nuestra capacidad para manipular la materia se está ampliando de los genes a los átomos. La nanotecnología es la manipulación de átomos y moléculas para crear nuevos productos. El Grupo ETC prefiere usar el término “tecnología atómica” en vez de nanotecnología, no solo porque es más descriptivo, sino también porque llamarle nanotecnología implica que la manipulación de la materia se detendría a nivel atómico y molecular. La tecnología atómica se refiere a un espectro de nuevas tecnologías que operan a nano escala –y por debajo. Es la manipulación de átomos, moléculas y partículas subatómicas en la creación de nuevos productos. En la nano escala, donde los objetos se miden en millonésimas de milímetro, se difumina la frontera entre lo vivo y lo no vivo. El ADN aparece simplemente como cualquier otra molécula compuesta de átomos de carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y fósforo —elementos químicos de la Tabla Periódica— unidos en una forma particular y que pueden sintetizarse artificialmente.2 El insumo principal para la tecnología atómica son los elementos químicos de la Tabla Periódica, es decir, los bloques constructores de toda la materia. Al trabajar a nano escala, los científicos buscan controlar los elementos de la Tabla Periódica, de la misma forma que un pintor controla su paleta de pigmentos. Intentan crear nuevos materiales y modificar los ya existentes. El tamaño puede cambiarlo todo. A nano escala, el comportamiento de átomos individuales está regido por la física cuántica. Aunque la composición química de los materiales permanece igual, las partículas nanométricas frecuentemente presentan propiedades muy diferentes e inesperadas. Características fundamentales de la fabricación, tales como el color, la resistencia, la conductividad eléctrica, el punto de fusión, —propiedades que usualmente consideramos en los materiales— pueden cambiar por completo a nano escala.

Mediante la física cuántica, las compañías nanotecnológicas están diseñando nuevos materiales que podrían tener propiedades completamente inéditas, nunca antes identificadas en la naturaleza. Actualmente unas 140 compañías están produciendo nanopartículas en polvos, aerosoles y barnices, que servirán de materia prima para manufacturar anteojos muy livianos a prueba de rayaduras, pinturas a prueba de grietas, bloqueadores de sol transparentes, telas a prueba de manchas, ventanas auto limpiables y otros productos. Se calcula que el mercado mundial para las nanopartículas crecerá 13% por año, superando los 900 millones de dólares para el 2005.3 Sin embargo las nanopartículas “de diseño” son sólo el principio. Algunos nano entusiastas miran esperanzados hacia un futuro en el que los robots nanométricos se conviertan en las bestias de trabajo del mundo. La “nanotecnología molecular” o “manufactura molecular” pronostica un escenario que incluye la construcción, átomo por átomo, de productos gigantescos. La idea es que ejércitos de nano robots invisibles y autoreplicantes (llamados también ensambladores y replicantes) puedan construir todo: hamburguesas, bicicletas o edificios. Hay un acalorado debate sobre si la manufactura molecular será posible —mientras tanto, los científicos ya están dando pasos en esa dirección.4

La plaga gris (Gray Goo):
La plaga* gris, término acuñado por K. Eric. Drexler a mediados de 1980, es la propagación accidental e incontrolable de nano robots autoreplicantes que podrían arrasar con la vida. Bill Joy, Científico en Jefe de Sun MicroSystems, retomó la visión apocalíptica de Drexler sobre la nanotecnología que lo destruye todo y la llevó a un público más amplio.5 Drexler presenta un vivído ejemplo de la velocidad a la que la Plaga Gris devastaría el planeta comenzando con un solo replicante. “Si el primer replicante puede ensamblar una copia de sí mismo en mil segundos, los dos replicantes podrían entonces construir dos más en los siguientes mil segundos, los cuatro construirían otros cuatro, y los ocho otros ocho. Después de 10 horas, no hay treinta y seis nuevos replicantes, sino más de 68 mil millones. En menos de un día podrían pesar una tonelada, en menos de dos días pesarían más que la Tierra, y en otras cuatro horas, podrían exceder la masa del Sol y los planetas.6

ECT Communiqué, No. 77

www.etcgroup.org

Para evitar el apocalipsis de la plaga gris, Drexler y su Foresight Institute, una organización no lucrativa cuyo propósito es preparar a la sociedad para la era de la nanotecnología molecular (NTM), establecieron directrices para desarrollar artefactos NTM “seguros.” Foresight recomienda que los nano artefactos se construyan de tal forma que sean dependientes de “una sola fuente artificial de combustible o ‘vitaminas’ artificiales que no existan en ningún ambiente natural.”7 Foresight también sugiere que los científicos programen fechas “terminator” (de autodestrucción) en sus creaciones atómicas… ¿y que actualicen regularmente el antiviral de su computadora? Hasta ahora, la mayoría de los representantes de la industria nanotecnológica descartan la posibilidad de los nano robots autorreplicables y se burlan abiertamente de la teoría de la plaga gris. Los pocos que hablan de la necesidad de regulación piensan que los beneficios de la nanotecnología rebasan los riesgos y que por eso es imperativo que la industria se autoregule.8 La teoría de la plaga gris es plausible, pero ¿la industria nanotecnológica seguirá el camino de los nano robots mecánicos autorreplicantes? Biotecnología bucólica: la industria biotecnológica nos dió una importante lección de historia. En sus inicios, los entusiastas de la biotecnología prometieron cultivos con enorme resistencia a enfermedades, con tolerancia a la sequía y cultivos autofertilizables. Pero cuando las compañías agrobiotecnológicas comercializaron sus primeros productos genéticamente modificados a mediados de 1990, lo que vendieron a los agricultores fueron variedades de plantas tolerantes a herbicidas —semillas transgénicas capaces de sobrevivir a los baños de agrotóxicos de alguna corporación. La industria agroquímica reconoció que es mejor negocio adaptar las plantas a los químicos que adaptar los químicos a las plantas. Sobre todo pensando en que deben invertir cientos de millones para lograr que un nuevo agrotóxico pase el laberinto regulatorio y pueda ser comercializado. La industria biotecnológica descubrió recientemente que los cultivos transgénicos pueden ser “fábricas vivientes” para la producción de proteínas terapéuticas, vacunas y plásticos, y que eso les resulta más barato y eficiente que construir costosas instalaciones fabriles. Diferentes empresas están probando ya centenas de “cultivos farmacéuticos” en sitios secretos de
E 3TC Communiqué, No. 77

experimentación en los Estados Unidos. Si bien los cultivos “farmacéuticos” pueden pueden ahorrarle tiempo y dinero a la industria, no le resuelven un grave y persistente problema: que los organismos transgénicos vivos son difíciles de controlar o contener. En diciembre del 2002 la compañía biotecnológica Prodigene, con sede en Texas, fue sancionada con un pago de $250 000 cuando el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos descubrió que residuos del maíz farmacéutico de la compañía, diseñado para producir una vacuna para cerdos, había contaminado 500 000 bushels (35 327 litros) de frijol de soya.9

La plaga verde (Green Goo) o la historia de Átomo y Eva
Átomo y Eva: la industria nanotecnológica parece estar siguiendo la lógica de la industria biotecnológica, ya que ha comprendido que es más fácil y barato sacar de la naturaleza materiales autorreplicantes que construir robots mecánicos autorreplicantes (una tarea extraordinariamente difícil bajo cualquier punto de vista). También se ha dado cuenta de que es mejor reemplazar a las máquinas con organismos vivos en vez de reemplazar a los organismos vivos con máquinas que los imiten. Los investigadores de la nanotecnología acuden cada vez más al mundo biomolecular para aprender sus estrategias y para obtener materias primas. La maquinaria de la naturaleza puede brindar el camino para la tecnología de construcción atómica precisamente porque los organismos vivos son capaces de autoensamblarse y en ese sentido son máquinas autorreplicantes ya listas. A la manipulación a nivel nanoescalar que busca fusionar a Átomo (nano) con Eva (bio) para que la materia inerte y la materia viva sean compatibles y/o intercambiables, se le denomina nanobiotecnología. La pregunta que surge es ¿llegará la industria nanobiotecnológica al punto de combatir a los nano-bio robots fuera de control de la misma forma que la industria biotecnológica lo ha hecho con el escape de transgenes? ¿la contaminación genética actual se convertirá en la “plaga verde” de mañana? “Ahora no nos preguntamos si es posible producir artefactos híbridos, de materia y viva y no viva, sino cuál es la estrategia para hacerlo más rápido.” –Carlo D. Montemagno10

www.etcgroup.org

Fusiones y adquisiciones: Cuando los ámbitos de lo viviente y lo inerte se fusionen en la nanotecnolgía, ocurrirá de dos formas. La materia biológica será extraída y manipulada para desempeñar funciones de máquina y posiblemente para elaborar materiales híbridos biológicos y no biológicos. Así como usamos productos animales en nuestras primeras máquinas (por ejemplo, correas de piel o estómagos de ovinos), ahora adoptaremos partes de virus y bacterias en nuestras nano máquinas. Y viceversa, se utilizará material no biológico dentro de los organismos vivos para desempeñar funciones biológicas. Reconfigurar la vida para trabajar al servicio de las máquinas (o como máquina) tiene un sentido económico y tecnológico. La “vida”, después de todo, “es barata”, y al nivel de los átomos y moléculas, no parece tan diferente de lo no vivo. En la nano escala, escribe Alexandra Stikeman de Technology Review, “la distinción entre materiales biológicos y no biológicos resulta muchas veces borrosa.”11 Los conceptos de vivo y no vivo son igualmente difíciles de diferenciar en el nano mundo. Los investigadores esperan mezclar lo mejor de ambos mundos mediante el aprovechamiento de la compatibilidad de materiales que puede haber entre átomos y moléculas a nivel nanoescalar. Buscan combinar las capacidades de la materia no biológica (como la conductividad eléctrica, por ejemplo) con las capacidades de ciertos tipos de material biológico (autoensamblaje, autorreparación y adaptabilidad, por ejemplo).12 En la macroescala, los investigadores están ensamblando organismos biológicos para funciones industriales miniaturizadas. Por ejemplo en la Universidad de Tokio cuentan con cucarachas que se pueden controlar a control remoto mediante microchips implantados. El objetivo es usar los insectos para localizar víctimas en los desastres. Los siguientes son algunos ejemplos recientes de la nanotecnología: • Materiales híbridos: Varios científicos están desarrollando plásticos auto limpiables con enzimas incorporadas, diseñadas para atacar la suciedad al entrar en contacto con ésta..13 En la misma vertiente, los investigadores están considernado la construcción de alas de aeroplano reforzadas con nanotubos de carbón rellenos de proteínas. (Los nanotubos son moléculas de carbón puro, 100 veces más fuertes que el acero y seis veces más livianas.) Si el ala del aeroplano se rompe (y por lógica los tubos también) los nanotubos fracturados liberarían las proteínas,

que actuarían como adhesivo, reparando el ala rota y alargando su período de vida. Otros científicos están experimentando con ADN usándolo a modo de “andamiaje” para ensamblar materiales no biológicos, con el fin de producir circuitos ultra rápidos de cómputo. Estos experimentos son parte del nuevo campo de la bioelectrónica.14
¿Debemos comenzar a pensar en una línea de ensamblaje de la General Motors en el interior de una célula de E. Coli? –George M. Whitesides, Químico de la Universidad de Harvard15

• Proteínas que trabajan tiempo extra: Las proteínas, las “máquinas” biológicas más pequeñas que existen, están demostrando ser lo suficientemente flexibles para participar en todo tipo de actividades extracurriculares. Un equipo de investigadores de la Universidad de Rice está experimentando con la F-actina, una proteína que semeja una fibra larga y delgada, que provee a la célula su soporte estructural y controla su forma y movimiento.16 Proteínas como la Factina permiten transportar electricidad a lo largo de su estructura. Los investigadores esperan usar un día estas proteínas a modo de biosensores, como nano cables conductores de electricidad. Los nano cables de proteína podrían reemplazar a los nano cables de silicio, que también se han usado como biosensores pero son más caros de fabricar y al parecer tienen mayor impacto ambiental que los nano cables de proteína. • Poder celular: Ya existe una nano máquina sumamente compleja y que opera con un motor, construida por Carlo Montemagno (de la Universidad de California en Los Ángeles). El equipo de investigadores de Montemagno extrajo una proteína que actúa como motor giratorio de la célula de una bacteria y la conectó a un “nano propulsor”, un cilindro metálico de 750 nm de largo y 150 nm de ancho. El motor biomolecular fue alimentado por el trifosfato de adenosina de la bacteria, (conocido como TPA, la fuente de energía química de las células) y pudo rotar el nano propulsor a una velocidad promedio de ocho revoluciones por segundo.17 En octubre de 2002, el equipo de investigadores anunció que mediante la adición de un grupo químico a la proteína del motor, habían podido “encender” y “apagar” la nano máquina a voluntad.18 • Carpintería molecular: NanoFrames, una compañía de nano estructuras con sede en Boston, que se autoclasifica como “biotecnológica”, tiene un lema publicitario que

E 4TC Communiqué, No. 77

www.etcgroup.org

dice: “trabajando con la naturaleza para transformar la materia”19 Ese lema proporciona un ejemplo claro de la fusión entre Átomo y Eva. Nanoframes usa “subunidades” de proteína que sirven como bloques elementales de construcción (derivados de las colas fibrosas de un virus común llamado Bacteriófago T4). Estas subunidades son pegadas una a la otra, o con otros materiales, mediante el autoensamblaje, con el fin de producir estructuras grandes. NanoFrames denomina su método de manufactura “carpintería biomimética” pero esa etiqueta, si bien es sumamente descriptiva, se queda corta. Usar los bloques de proteína como unidades de construcción aprovechando su habilidad para autoensamblarse, va más allá de la imitación del reino biológico (mimesis es un término griego que significa imitación). No es que estén acudiendo a la biología buscando inspiración para sus diseños, es que están transformando la biología en una fuerza de trabajo industrial. • Motores de ADN: Utilizando un módulo de diferente tipo —ADN— pero que funciona con una lógica similar, los científicos están creando otros artefactos muy complejos partiendo de estructuras simples. En agosto del 2000, investigadores de Bell Labs (la división de investigación y desarrollo de Lucent Technologies) anunció que ellos, junto con científicos de la Universidad de Oxford, habían creado los primeros motores de ADN.20 Aprovechando la forma y la habilidad de las piezas de ADN para ensamblarse de una forma particular y única, los investigadores crearon, a partir de dos tiras de ADN, un artefacto que semeja unas pinzas. Las pinzas permanecen abiertas hasta que el “combustible” se agrega, lo cual cierra las pinzas. El combustible es simplemente otra tira de ADN de una secuencia diferente, que le permite asegurarse al artefacto y cerrarlo. El físico Bernard Yurke de Bell Labs ve el motor de ADN como lo más avanzado de la “tecnología de prueba, que ensambla estructuras complejas, tales como los circuitos electrónicos, a través de la adición organizada de moléculas.”21 • Plástico vivo: Investigadores de materiales en varias partes del mundo están tratando de perfeccionar la manufactura de nuevos tipos de plásticos, produciéndolos por biosíntesis en vez de síntesis química: los nuevos materiales son “cultivados” por bacterias en vez de que los científicos los mezclen en batidoras en sus laboratorios. Estos materiales tienen ventajas

sobre los polímeros sintetizados químicamente porque son biocompatibles y pueden usarse en aplicaciones médicas. Más aun, pueden conducir hacia el desarrollo de plásticos a partir de fuentes no petroquímicas, revolucionando una importante industria multinacional.22 Por ejemplo, se diseñó una E. coli transgénica —introduciéndole tres genes de dos bacterias diferentes— de modo que fuera capaz de producir una enzima que catalizara la reacción de polimerización. En otras palabras, una bacteria común, la E. coli, fue manipulada genéticamente para que pudiera servir como una fábrica de plástico.23 Mezclar los reinos de lo vivo y lo inerte en la otra dirección —es decir, incorporar materia no viva en los organismos vivos para que desempeñen funciones biológicas— es más familiar para nosotros (por ejemplo con los huesos artificiales o los marcapasos), pero en la nano escala persenta riesgos particulares. Puesto que los nano materiales son, en la mayoría de los casos, ajenos a la biología, deben ser manipulados para hacerlos biocompatibles y que se comporten apropiadamente en su nuevo ambiente. • Glóbulo olímpico: el investigador Robert Freitas está desarrollando un glóbulo rojo artificial capaz de transportar 236 veces más oxígeno hacia los tejidos de lo transportan los glóbulos rojos naturales.24 El glóbulo artificial, llamado “respirocito” mide un micrón (1000 nanómetros) de diámetro y cuenta con una nano computadora integrada, que puede ser reprogramada a control remoto mediante señales acústicas externas. Freitas predice que su instrumento se podrá usar para el tratamiento de la anemia y enfermedades de los pulmones, pero que también puede mejorar el desempeño humano en las áreas de los deportes y entrenamiento para la guerra, que demandan un gran esfuerzo físico. Freitas afirma que la efectividad de las células artificiales dependerá en gran medida de su “confiabilidad mecánica a la luz de riesgos ambientales insospechados” y de su biocompatibilidad. Entre los riesgos, considerados poco probables pero reales, Freitas incluye el sobrecalentamiento, las explosiones y la pérdida de integridad física.” • Control remoto de ADN: Investigadores del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusets) encabezados por el físico Joseph Jacobson y el ingeniero biomédico Shuguang Zhang,

E 5TC Communiqué, No. 77

www.etcgroup.org

desarrollaron un forma de controlar el comportamiento de las moléculas individuales de entre una multitud de moléculas.25 Acomodaron nanopartículas de oro (de 1.4 nanómetros de diámetro) a ciertas tiras de ADN. Cuando el ADN con oro se expone a un campo magnético, las tiras se separan, cuando se retira ese campo magnético, las tiras se recomponen inmediatamente: el resultado es un switch que permitirá encender y apagar los genes a voluntad. El objetivo es agilizar el desarrollo de fármacos, permitiendo que los investigadores de la farmacéutica simulen los efectos de una droga que aparentemente también activa y desactiva ciertos genes. El laboratorio del MIT otorgó licencias sobre esa tecnología a una nueva compañía de biotecnología, EngeneOS, la cual intenta “evolucionar de la detección y medida in vitro hacia el monitoreo y la manipulación a escala molecular en células vivas.”26 En otras palabras, intentan sacar estos instrumentos biológicos del tubo de ensayo y probarlos cuerpo vivos.

reacciones químicas que se aceleran y ocurren por sí mismas, sin el insumo de alguna sustancia química en un laboratorio.28 Es aquí, —cuando las nano máquinas naturales se fusionan con las nano máquinas mecánicas— que cobra tanto sentido la teoría de la plaga verde. La industria biotecnológica ha sido incapaz de controlar o contener el flujo genético no deseado de los organismos transgénicos. ¿Podrá la industria nanotecnológica controlar mejor a los organismos modificados atómicamente? La nanobiotecnología creará hibridos vivos e inertes que nunca se han conocido en el planeta. ¿Podrá un virus recientemente fabricado y capacitado con nanochips evolucionar y convertirse en un problema? Estas nuevas creaciones pueden tener implicaciones desconocidas para la salud y el ambiente. Humanidad de seis estrellas : ¿Pueden las sociedades que aún no asumen lo que implica ser un soldado humano, construir cyborgs parcialmente humanos, semi humanos y super humanos? Asesinos por naturaleza: Mientras avanza la fusión entre las células vivas y las nanomáquinas las armas químicas y biológicas se vuelven más sofisticadas. Estos híbridos biomecánicos serán más invasivos, más difíciles de detener y virtualmente imposibles de combatir. Dictadura Gris: En 1999, Ernest y Young predijeron que para el 2010 habría 10,000 micro sensores conectados por cada persona en el planeta.29 Indudablemente, los nano sensores rebasarán esos números. ¿Qué ocurrirá cuando máquinas super inteligentes con un tiempo de vida ilimitado caigan en las manos de la policía o las élites castrenses que gobiernan algunos países? Estas tecnologías presentarán una amenza mayor para la democracia, la disidencia y los derechos humanos fundamentales. Las poderosas cualidades invasivas y literalmente invisibles de los sensores y los instrumentos a nano escala, se convierten, en las manos equivocadas, en herramientas extremadamente poderosas para ejercer la represión.

Nanobiotecnología: ¿Cuáles son sus implicaciones?
Plaga verde: las máquinas nanoescalares producidas por seres humanos, alimentadas por materiales tomados de células vivas, son ya una realidad. No pasará mucho tiempo antes de que más y más partes de células que tienen alguna función “mecánica”sean reclutadas para el servicio de las nanomáquinas. Mientras que la fusión entre lo nano viviente y lo nano inerte se hace cada vez más común, la idea de las nano máquinas autorreplicantes parece cada vez menos una alucinación futurista. Menospreciando la posibilidad de la manufactura molecular, el químico de la Universidad de Harvard, GeorgeWhitesides, afirma que “sería un logro asombroso imitar a la célula viva más simple.”27 Pero tal vez no tengamos que “reinventar la rueda” antes de que las creaciones moleculares hechas por humanos sean posibles; solo tenemos que pedirlas prestadas. Whitesides piensa que la amenaza más peligrosa para el ambiente no es la plaga gris, sino las “reacciones autocatalizadoras”, es decir, las

E 6TC Communiqué, No. 77

www.etcgroup.org

Se busca: Una receta molecular para manufacturar la vida
En noviembre del 2002, el renombrado genetista J. Craig Venter y el Premio Nobel Hamilton Smith anunciaron que recibirían 3 millones de dólares de apoyo por parte del Departamento de Energía de los Estados Unidos para crear una nueva forma de vida “minimalista” en el laboratorio —un organismo de una sola célula, elaborado parcialmente por humanos.30 El objetivo es aprender cuántos genes son necesarios para que la bacteria más simple sobreviva y se reproduzca. “Nos preguntamos si podemos crear una definición molecular de la vida”, declaró Venter al Washington Post.31 Los investigadores comenzarán sus experimentos con el Mycoplasma genitalium, un microbio simple que vive en el tracto genital humano. Después extraer todo el material genético del organismo, los investigadores sintetizarán un cromosoma artificial y lo insertarán en la “célula vacía”. El objetivo a largo plazo es manufacturar una bacteria que desempeñe funciones ordenadas por los humanos, como por ejemplo un microbio capaz de almacenar el dióxido de carbono emitido por las plantas de energía. En esencia, la mezcla y combinación de los químicos básicos —la síntesis de ADN para crear una forma de vida totalmente nueva— es un experimento mayor en la nanobiotecnología. Pero… además de la nueva forma de vida, ¿también podría “regalarnos” una plaga verde? Existen preocupaciones de que un organismo parcialmente humano provea el contexto científico para una nueva generación de armas biológicas. Irónicamente, Venter abandonó su obsesión anterior, que era construir la primera forma de vida simple en 1999, porque pensó que el riesgo de crear una plataforma que sirviera para nuevas armas biológicas era muy grande.32 Venter justifica ahora su posición argumentando que “podemos no mostrar todos los detalles que enseñarían a alguien cómo hacer esto.”33

¿Hacia una doble revolución [de plaga] verde? No es la primera vez que algunos científicos están prediciendo una “doble revolución” verde. En esta ocasión afirman que la nanotecnología mejorará el ambiente y contribuirá al bienestar de la humanidad —especialmente en los sectores alimentario y farmacéutico. (Las organizaciones de la sociedad civil que tienen historia en la biotecnología experimentarán un inmediato déjà vu cuando escuchen estas afirmaciones). Movimiento de la comida lenta: La fusión de la nanotecnología con la biotecnología tiene enormes implicaciones para la alimentación, la agricultura y la medicina. Algunos científicos sueñan con un mundo en el cual la nanotecnología permita que nuestros alimentos se autoensamblen desde los elementos químicos básicos para convertirse en el plato fuerte del día.34 Si eso pasara, no sería necesario desperdiciar tiempo planeando y cosechando los cultivos o engordando el ganado. No se necesitarían tierra ni agricultores. Solo introduciendo un recipiente con polímeros en el horno de nano-ondas tendríamos en un santiamén el festín familiar . Por supuesto, teóricamente es posible construir átomo por átomo una Big Mac o una Mac Apple, o incluso la Big Apple (la Gran Manzana, Nueva York). Pero, con el actual ritmo de construcción, la cena tardaría años. De hecho, la construcción de nano
E 7TC Communiqué, No. 77

comida daría toda una nueva dimensión al Movimiento de la Comida Lenta. La cena no estaría lista sino hasta el día del jucio final. Pero aunque la nanotecnología no puede preparar el puré de papa todavía, hay un espectro enorme de temas que estas dos tecnologías convergentes se plantean resolver en las llamadas “ciencias de la vida”… Gigantes de la plaga verde: Si bien no siempre definido como nanotecnología, los Gigantes Genéticos y las multinacionales procesadoras de alimentos siguen a pie juntillas los avances en nanotecnología o se involucran abiertamente en el desarrollo de ésta. En una entrevista durante el invierno del 2000, Robert Shapiro, entonces Director Ejecutivo de Monsanto, comentó acerca de la nano, la más prometedora de las tecnologías emergentes: “…existen tres [tecnologías emergentes], aunque tengo el presentimiento de que bajo alguna teoría unificada en el futuro, resultará que solo es una. La primera es, por supuesto, tecnología de la información… La segunda es la biotecnología… y la tercera es la nanotecnología.”35 Jozef Kokini, Director del Rutger´s Center for Advanced Food Technology, resume el interés de los agronegocios en las tecnologías nanoescalares: “en nuestra opinión, esta es una
www.etcgroup.org

tecnología que tendrá implicaciones profundas para la industria alimentaria, aunque mucha gente aún no lo tenga claro.”36 En nuestra opinión, esta es una tecnología que tendrá implicaciones profundas para la industria alimentaria, aunque mucha gente aún no lo tenga claro.” Jozef Kokini, Director del Rutgers´ Center for Advanced Food Technology Especial “K”: Tal vez Kraft Foods lo tenga más claro. En 1999, la empresa subsidiaria de Kraft, Philip-Morris, con valor de 34 mil millones de dólares, estableció el primer laboratorio de nanotecnología alimentaria de esa industria. En el 2000, Kraft lanzó el consorcio NanoteK, involucrando a 15 universidades y laboratorios de investigación pública, para que se ocuparan de la investigación básica para la tecnología alimentaria.37 NanoteK reúne un selecto grupo de químicos, ingenieros y físicos moleculares. Los participantes en el consorcio incluyen las universidades de Harvard, Connecticut y Nebraska, los laboratorios Argonne con sede en Chicago y el laboratorio Alamos Lab, famoso por su papel en el desarrollo de la capacidad nuclear de los Estados Unidos. Pero NanoteK no es un coto de los Estados Unidos. Muchos de sus intelectuales provienen de las universidades españolas de Sevilla y Málaga y de la Universidad de Uppsala en Suecia. La iniciativa ya está dando frutos. Bebidas inteligentes: El primer nano consumible podría ser una nano cápsula de bebida.38 Las nanopartículas encapsularán sabores específicos, colores o elementos nutricios que puedan activarse con una solución que reaccione a la frecuencia de radio apropiada. Las tiendas de abarrotes y las máquinas expendedoras venderían fluidos embotellados sin color ni sabor, que los consumidores podrían llevar a casa, y transformarlos en su bebida favorita con el proceso mencionado. Las frecuencias de micro ondas activarían las nanocápsulas seleccionadas, realizando el milagro de convertir el agua en vino o café o en whisky. Puesto que el mecanismo podría usarse para liberar drogas de alta concentración, el mismo fluido embotellado podría servir también para producir el AlkaSeltzer que uno necesita después del whisky. ¡Resacas inteligentes!

Alimentos inteligentes: Otra innovación que tiene potencial comercial es la adición de colores cambiantes en la comida o en su envoltura, para alertar al consumidor de que el producto ya caducó y es inseguro ingerirlo.39 Utilizando una tecnología de “lengua electrónica”, sensores que pueden detectar químicos en una parte por billón, la industria espera desarrollar una envoltura de carne que cambiaría el color ante la presencia de patógenos nocivos.40 El envenenamiento con pescado en mal estado es un riesgo enorme de salud y las devoluciones de productos ocasionan a la industria muchos dolores de cabeza. Dadas las enormes preocupaciones sobre el bioterrorismo, este sería un nano producto con enorme interés potencial.

Fuera de la vista, ¿fuera de la conciencia?
Lista o no, la nanotecnología está en camino. Mientras gran parte del mundo está hipnotizado por los teléfonos móviles de tercera generación y preocupado por los alimentos transgénicos, la revolución nanotecnológica está evolucionando silenciosamente más allá del espectro de las regulaciones gubernamentales y más allá de la lógica de la vida misma. Debido a que las tecnologías nanoescalares pueden aplicarse a prácticamente todos los sectores industriales, ningún organismo regulador tiene directrices sobre ésta. Y debido a que muchos de sus productos son versiones nanoescalares de compuestos convencionales, el escrutinio regulatorio se ha tomado por innecesario. Hasta ahora, las tecnologías nanoescalares están fuera de la vista de la mayoría de los políticos, los reguladores y el público. Las preguntas difíciles no se han respondido. Preguntas tales como ¿qué impactos podrían tener las nanopartículas flotando en el ecosistema, o en nuestros alimentos o nuestros cuerpos? ¿Qué pasa si las nanopartículas creadas por humanos son lo suficientemente pequeñas como para que burlen nuestro sistema inmunológico y se introduzcan en las células vivas? ¿Quién las controlará? ¿Los gobiernos no deberían aplicar el Principio Precautorio? ¿Qué pasaría si los nano robots auto replicantes —ya sean mecánicos, o biológicos o híbridos— se multiplican incontrolablemente?

E 8TC Communiqué, No. 77

www.etcgroup.org

La tecnología emergente más poderosa del mundo, la tecnología atómica, se está desarrollando en medio de un vacío casi total de políticas regulatorias. Ni los gobiernos ni la industria se han movilizado seriamente para abordar el tema de que las partículas nanotecnológicas podrían significar un enorme riesgo para la salud y el ambiente, y que no existen mecanismos regulatorios que consideren la nanotecnología, como consignó un reporte del Grupo ETC en junio 2002.41 Las reuniones que ha tenido la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos con la Fundación Nacional de la Ciencia para considerar el tema en agosto pasado, no resultaron en una convocatoria para una amplia discusión pública o para elaborar regulaciones. Tales fracasos son una amenaza a la democracia y avivan los temores de posibles daños ambientales y del avance de una dictadura gris que controla las tecnologías a nanoescala. Las organizaciones de la sociedad civil están comenzando a ver las tecnologías nanoescalares como un tema de creciente preocupación. A nivel internacional, el Grupo ETC sostiene que los organismos intergubernamentales deben comenzar inmediatamente una evaluación de los impactos de las tecnologías nanoescalares en las sociedades. Ocho iniciativas específicas podrían guiar a un debate internacional informado en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Los investigadores deben promover una moratoria sobre la investigación de nuevas nanopartículas en los laboratorios —o los gobiernos deberían imponerla— hasta que se alcance un acuerdo, dentro de la comunidad científica, sobre los protocolos de seguridad apropiados para esta investigación. Las borradores de estos protocolos deben estar disponibles al público y a la consideración de las autoridades tan pronto como sea posible; Las implicaciones para la agricultura y la alimentación de la tecnología atómica y la nanobiotecnología deben discutirse en la reunión del comité de la FAO sobre agricultura en marzo del 2003, en Roma; Las consideraciones de salud relacionadas con la tecnología atómica y la nanobiotecnología deben discutirse en la Asamblea Mundial de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra, en mayo del 2003; La Comisión de la Unión Europea debe proponer una directiva que aborde adecuadamente los riesgos sociales y
E 9TC Communiqué, No. 77

ambientales de la nanotecnología, basada en el Principio Precautorio; La Organización Internacional del Trabajo (OIT) debe evaluar los impactos socioeconómicos de las nanotecnologías durante la próxima reunión de su organismo de gobierno; La División de Tecnología de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) debe iniciar una evaluación inmediata de las implicaciones, para los países en desarrollo, del comercio y desarrollo de las tecnologías atómicas; En su próxima sesión en Nueva York, a finales de abril, la Comisión de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable (CDS) debe tratar las implicaciones de las tecnologías nanoescalares en la sociedad;
Con base en las recomendaciones de las agencias especializadas de las Naciones Unidas y la CDS, la Asamblea General de la ONU debe comprometerse a desarrollar una convención internacional de carácter vinculante sobre la Evaluación de Nuevas Tecnologías (CIENT, Convención Internacional para la Evaluación de Nuevas Tecnologías).42

www.etcgroup.org

¿Cómo operará la nueva revolución de las “plagas”? ¿Será de color gris, verde o alguna otra combinación policroma? ¿Reemplazarán las máquinas a la vida o la vida reemplazará a las máquinas?

¿Quién dará color a tu mundo?
La teoría de la plaga gris La teoría de la dictadura gris La teoría de la plaga verde

El aprendiz de brujo
Robots invisibles autorreplicantes se multiplican incontrolablemente hasta que su sed de materia prima (elementos naturales) y energía (o sus productos) consuma al mundo.

1984 de Orwell (20 años después)
Super máquinas evolucionan para manejar complejos sistemas humanos y ecológicos, y (finalmente) toman el mundo en sus manos o caen en las manos de una élite corporativa que gobierna de forma omnipotente.

Los juguetes somos nosotros
Los científicos combinan organismos biológicos y máquinas mecánicas para usos industriales. Los organismos siguen los dictados de su naturaleza —se reproducen— pero se vuelven más poderosos por el estímulo que le agregan las tecnologías humanas.

El Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración, Grupo ETC (pronunciado Grupo Etcétera) se dedica a la conservación y desarrollo sustentable de la diversidad cultural y ecológica y a la promoción de los derechos humanos. El Grupo ETC apoya el desarrollo socialmente responsable de tecnologías útiles para los pueblos pobres y marginados y participa en los temas de gobernancia que afectan a la comunidad internacional. También monitoreamos la propiedad y el control de las tecnologías y la consolidación del poder corporativo. www.etcgroup.org.
1 2

NanoBusiness Alliance, en “2001 Business of Nanotechnology Survey”, p. 12 , La Tabla Periódica es una lista de todos los elementos químicos conocidos, que actualmente son 115. 3 Business Wire Inc., “Altair Nanotechnologies Awarded Patent for its Nanosized Titanium Dioxide”, septiembre 4 del 2002. La estimación se basa en la investigación de mercado realizada por Business Communications Co., Inc. 4 Por ejemplo, los investigadores en el Instituto Tecnológico de Massachusetts desarrollaron “nano caminantes”, robots de tres piernas del tamaño de un pulgar. Los nano caminantes son micro-robots, no nanométricos, pero están equipados con computadoras y microscopios de alcance atómico que les permiten ensamblar estructuras a escala molecular. Para más información, consulte el Comunicado de prensa del Grupo ETC “Nanotecnología: un pequeño gran paso” del 6 de marzo del 2002. Disponible en www.etcgroup.org
Goo, en su sentido literal en inglés, es algo pegajoso. En este documento se utiliza plaga para calificar algo que avanza reproduciéndose y que puede tener efectos devastadores. (Nota del traductor).
* 5 6

Bill Joy, “Why the future doesn´t need us” en Wired, abril del 2000. K. Eric Drexler, Engines of creation: the comming era of nanotechnology, publicado originalmente por Anchor Books ,en 1986, PDF disponible en internet: www.fosesight.org. p.216. 7 Las directrices del Instituto Foresight para el desarrollo de la nanotecnología están disponibles en www.foresight.org/guidelines/current.html 8 Por ejemplo, el Pacific Research Institute, que promuve la “libertad individual a través del libre mercado” publicó un estudio en noviembre del 2002 en el que convoca a un “régimen de modesta regulación, investigación por parte de la sociedad y énfasis en una cultura de autorregulación y responsabilidad profesional.” Para mayor información, consulte: http://www.pacificresearch.org/press/rel/2002/pr_02-11-20.html. El Center for Responsible Nanotechnology (Centro para la Nanotecnología Responsable, CRN), que es también un promotor entusiasta de la nanotecnología, es una nueva organización que realiza investigación y educación cerca de la nanotecnología molecular. El CRN piensa que la nanotecnología avanzada autorreplicante es tan poderosa y peligrosa que podría “levantar la sombra de su catastrófico mal uso incluyendo la plaga gris”. Sin embargo el CRN piensa que la nanotecnología molecular es inevitable y que se puede usar de forma segura. Según el CRN, “Deben establecerse políticas bien informadas, y deben establecerse instituciones, cuidadosamente diseñadas, que la administren, , antes de que la manufactura molecular se desarrolle.” El CRN fue co fundado por Chris Phoenix, uno de los antiguos asociados del Instituto

ETC 10 Communiqué, No. 77

www.etcgroup.org

Foresight, y Mark Treder, tesorero de la World Transhumanism Association. El sitio web del CRN es http://responsiblenanotechnology.org/links.html 9 Justin Gillis, “Drug making crops’ potential hindered by fear of tainted food”, en Washington Post, 23 de diciembre del 2002, p. A1. 10 Carlo Montemagno, “Nanomachines: a roadmap for realizing the vision”, en Journal of Nanoparticle Research 3, 2001, pág. 3. 11 Alexandra Stikeman, “Nano Biomaterials: New Combinations provide the besto of both worlds”, en Technology Review MIT, noviembre del 2002, p. 35. 12 Ibid. 13 Ibid. 14 Ibid. 15 George M. Whitesides, “The once and future nanomachine”, en Scientific American, septiembre del 2001, p. 79. 16 http:⁄⁄www.ruf.rice.edu⁄~cben⁄ProteinNanowires.shtml. 17 George M. Whitesides y J. Christopher Love, “The art of building small”, en Scientific American , septiembre del 2001., p. 47. El artículo de Scientific American afirma erróneamente que el propulsor rotaba a ocho revoluciones por minuto. Ver Montemagno et al., “Powering an inorganic nanodevice with a biomolecular motor, en Science, vol. 290, 24 de noviembre del 2000, pp. 1555-1557; disponible en Internet www.sciencemag.org 18 Philip Ball, “Switch turns microscopic motor on and off” en Nature actualización científica en línea, 30 de octubre del 2002; disponible en Internet www.nature.com. 19 www.nanoframes.com 20 Comunicado de prensa de Bell Labs, disponible en Internet: www.bell-labs.com⁄news⁄2000. 21 Ibid. 22 A. Steinbüchel et al., “Biosinthesys of novel thermoplastic polythioesters by engineered Escherichia coli”, publicado en Nature Materials, vol. 1 no. 4, diciembre del 2002, pp. 236-240. 23 Yoshiharu Doi, “Unnatural biopolymers”, publicado en Nature Materials, vol. 1 no. 4, diciembre del 2002, p. 207. 24 Robert A. Freitas, “A mechanical artificial red cell: exploratory design in medical nanotechnology”, disponible en Internet:http:⁄foresight.org⁄Nanomedicine⁄Respirocytes.html. 25 Alexandra Stikeman, “Nanobiotech makes the diagnosis”, en Technology Review, mayo del 2002, p. 66 26 Sitio web de engeneOS , http:⁄engeneos.com⁄confocus⁄index.asp 27 George Withesides, “The once and future nanomachine”, en Scientific American, septiembre del 2002, p. 83. 28 Ibid. 29 Jack Mason, “Enter the mesh: how small tech and pervasive computing will weave a new world”, en Small times, 11 de julio del 2002. disponible en Internet: www.smalltimes.com 30 Justin Gillis, “Scientists planning to make a new form of life” publicado en el Washington Post, 21 de noviembre del 2002, p. A1. 31 Ibid. 32 P. Cohen, “A terrifying power”, en New Scientist, 30 de enero de 1999 p. 10 33 Justin Gillis, en el Washington Post, 21 de noviembre del 2002, p. A1. 34 Ver el resumen del documento presentado en la reunión anual del Institute of Food Technologists en el 2002. J. L. Kokini y C. I. Moraru, del Food Science Department, de la Rutgers University, New Brunswick, N. J., “Nanotechnology: A New Frontier in Food Science and Technology.” 35 Anónimo, “The Biology of Invention: A conversation with Stuart Kauffman and Robert Shapiro,” en Cap Gemini Ernest & Young Center for Business Innovation, no. 4, invierno del 2000, disponible en Internet: www.cbi.cgey.com⁄journal⁄issue4⁄features⁄biology 36 Citado por Elizabeth Gardner, “Brainy Food: academia, industry sink their teeth into edible nano”, en Small Times, 11 de julio del 2002. Disponible en Internet: www.smalltimes.com 37 Ibid. 38 Charles Choi, “Liquid-coated fluids for smart drugs”, nota de United Press International, 28 de febrero del 2002. 3939 Solicitud de Patente de los Oficina de Patentes de los Estados Unidos No. 20020034475, titulada “Ingestibles Possesing Intrinsic Color Change”. 40 Elizabeth Gardner, “Brainy Food: academia, industry sink their teeth into edible nano”, publicado en Small Times, 21 de junio del 2002. 41 Grupo ETC, “No es poca cosa: partículas nanotecnológicas penetran las células vivas y se acumulan en los órganos animales”, Communiqué No. 76, mayo⁄junio del 2002.

ETC 11 Communiqué, No. 77

www.etcgroup.org