MENSAJE FINAL DEL PRESIDENTE DE LA HERMANDAD DE EMPLEADOS EXENTOS NO DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO, CRO. JOSÉ J.

TORRES ROSARIO, LUEGO DE RATIFICARSE EL CONVENIO COLECTIVO 2011-2014 EN LA ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA CELEBRADA EL VIERNES, 3 DE AGOSTO DE 2012 EN EL TEATRO DE LA UPR EN RÍO PIEDRAS.

Compañeras y compañeros: Hoy finalizamos un ciclo de negociación que, como ya hemos explicado, no ha sido fácil; pero que nos ofreció ejemplos y aprendizajes que se sumarán al cúmulo de experiencias vividas por nuestra Organización desde ya pasadas cuatro décadas. No nos debe quedar duda alguna que esta es una enorme victoria para esta Organización. Más allá de los asuntos puramente económicos, aquí se definió la esencia primaria de esta Hermandad. Por un lado, no cedimos al chantaje, no pudieron doblegarnos con sus amenazas. Por el otro, llegó el despertar, el arrojo, la combatividad, el resurgir, y con ello brilló nuevamente el prestigio ganado ante la comunidad universitaria. El rechazo a la píldora venenosa nos colocó nuevamente como el sindicato de vanguardia que siempre hemos sido. El retomar la lucha en la calle demostró que el valor y sacrificio superan cualquier miedo o temor. Quedo consignado como piedra angular de nuestra lucha que la denuncia, el piquete, el boletín, las marchas y el voto de huelga, utilizados eficazmente, aún siguen siendo mecanismos válidos que jamás debemos desprendernos de ellos. Así también, quedó demostrado que una matrícula informada responde, y responde con mucha fuerza. En este proceso convalidamos lo que siempre hemos sido: una reserva moral para todos los trabajadores universitarios. Es así y seguirá siendo así. Ahora bien, no debemos creernos que esto finaliza aquí. Tenemos mucho trabajo que realizar. Es el inicio para retomar un esfuerzo consecuente de educación a toda la matrícula. Es la gran oportunidad que todos debemos aprovechar para ilustrarnos y apertrecharnos de conocimientos dirigidos a

instruir los líderes que en el futuro dirigirán nuestros destinos. Nos corresponde a todos asumir la responsabilidad que dicta el momento. Si lo anterior es base fundamental y es tarea indelegable para que seamos más combativos y mejores defensores de nuestras conquistas, no es menos cierto que ese mismo esfuerzo tenemos que ofrecerlo para ser mejores trabajadores universitarios. Una cosa no está reñida de la otra, no hay contradicción. Esta Hermandad se forjó sobre el compromiso de mejorar las condiciones de trabajo de los unionados, pero también se forjó sobre el más grande compromiso con la Universidad. Sobre esos cimientos se creó el mejor espíritu del trabajador universitario. Sobre esas bases construimos lo que hoy disfrutamos, unos beneficios extraordinarios sostenidos por una Hermandad muy adelantada. Nuestros enfoques son otros, no es de quererlo todo, sino de exigir lo que es justo. Sobre ese surco de acción nunca le hemos fallado a la universidad y nunca le fallaremos. Ese maridaje exquisito, de cuarenta años de contubernio amoroso entre la Hermandad y la Universidad, hoy día y por las circunstancias que se presentan, requiere la más alta valorización hacia la segunda. Nos urge a todos y todas comprender la magnitud del desprecio y de indiferencia que desgarrados líderes universitarios diariamente cometen contra nuestra Universidad. Se requiere el mayor grado de comprensión para la que es silente, pero que todos los días nos habla. Para aquella que por más de un siglo le ha dado a nuestra nación la energía del saber. Debemos todos, como un deber patriótico, defender la Universidad, pelear por la Universidad. Entre otras cosas, esto lo podemos lograr realizando el mejor trabajo en nuestras oficinas. No para congraciarnos con el patrono, sino para patentizar el compromiso de amor contraído hace 40 años y que hoy, obligatoria y moralmente tenemos que redoblar. Dicho esto, y con la alegría del deber cumplido, marchemos a los recintos a elevar nuestros triunfos y continuar la lucha, sabiendo que en esta Organización hoy, como hace 40 años, LUCHAMOS PARA VENCER.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful