You are on page 1of 294

República Bolivariana de Venezuela Universidad del Zulia Facultad de Medicina Departamento de Medicina Interna

LA HISTORIA CLÍNICA Y LA SEMIOLOGÍA DE LA PROPEDÉUTICA MÉDICA

TRABAJO DE ASCENSO PARA OPTAR A LA CATEGORÍA DE TITULAR, POR: PROF: NANCY DEL CARMEN GONZÁLEZ

MARACAIBO, MAYO DE 2007

LA HISTORIA CLÍNICA Y LA SEMIOLOGÍA DE LA PROPEDÉUTICA MÉDICA

Nancy del Carmen González C.I.V.N: 3779715 Calle 73 con avenida 3F. La Lago dranancyg@cantv.net

V E R E D I C T O

ii

Este Jurado aprueba el Trabajo titulado LA HISTORIA CLÍNICA Y LA SEMIOLOGÍA DE LA PROPEDÉUTICA MÉDICA, que la Profesora Nancy del Carmen González, C.I.V.N°: 3.779.715 presenta al Consejo de la Facultad de Medicina, en cumplimiento con los requisitos señalados en el Art. 17 del Reglamento del Personal Docente y de Investigación de la Universidad del Zulia, para optar al ascenso como Profesora Titular.

Maracaibo, Mayo de 2007 JURADO

-------------------------------------

------------------------------------------

--------------------------------------------

iii

A G R A D E C I M I E N T O A DIOS TODOPODEROSO, el único que hace posible todos los actos que se realizan para Amar al Prójimo, y el Ejercicio Médico es una forma privilegiada de Amarlo. A la Universidad del Zulia, el alma mater, por el privilegio de obtener la formación en su seno y, de permitir la orientación a los nuevos profesionales médicos. A la Unidad Docente Hospital Chiquinquirá, al Departamento de Medicina Interna y a la Cátedra de Semiología y Patología Médica, por brindar la oportunidad de realizar en su recinto, el ejercicio profesional asistencial, docente y de investigación. A los pacientes de cada día, por el privilegio de contar con la fé que manifiestan a la profesión Médica que se practica, y A los estudiantes de Semiología y Patología Médica, eternos estimuladores de la superación diaria de los profesores en este difícil quehacer, para mantener la Vida y cuidar la Salud de los pacientes.

iv

D E D I C A T O R I A A Dios Todopoderoso, el Autor y Hacedor de la vida. A los Hijos: Dinna, Daniela y Andrés David, por el apoyo en todos los objetivos logrados hasta hoy. A los Colegas, Profesores de Semiología y Patología Médica, por el estímulo en la presentación de este material de consulta. A Carmen Tereza, Aída Josefina, y Blanca Cecilia quienes son el fundamento y la inspiración en la vida, hoy en el Paraíso. A Carmen Alicia Amiga Sincera, por el apoyo, reconocimiento y dedicación en todas las situaciones, conmigo y con la experiencia que ha configurado mi vida.

v

Í N D I C E

Frontispicio
V E R E D I C T O........................................................................................... II A G R A D E C I M I E N T O....................................................................IV D E D I C A T O R I A...................................................................................V Í N D I C E........................................................................................................ VI R E S U M E N................................................................................................ VII A B S T R A C T.............................................................................................. IX I N T R O D U C C I Ó N.........................................................................................1 G E N E R A L I D A D E S.....................................................................................4 A L G U N A S D E F I N I C I O N E S B Á S I C A S.......................................10 LA RELACIÓN MÉDICO PACIENTE.............................................................17 LA HISTORIA CLÍNICA: CONCEPTO Y TIPOS. ..............................................20 ESQUEMA O ESTRUCTURA DE LA HISTORIA CLINICA..................................22 A N T E C E D E N T E S...........................................................................35 INTERROGATORIO EXAMEN F U N C I O N A L...............................................43

F Í S I C O..................................................................................... 49

vi

CONCEPTOS DE LA ANAMNESIS...............................................................94 CONCEPTOS DEL INTERROGATORIO FUNCIONAL......................................146 CONCEPTOS DEL EXAMEN FÍSICO................................................................190 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS...................................................................268 A N E X O S................................................................................................. 271 ANEXO 1: EJEMPLO DE HISTORIA CLÍNICA SEMIOLÓGICA........................272 ANEXO 2: INMUNIZACIONES. CRONOLÓGICO DE VACUNAS EN VENEZUELA. .282

González, Nancy del Carmen. La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica. Bibliografía de soporte para los estudiantes de las cátedras Semiología y Patología Médica y Clínica Médica, donde se presenta la Historia Clínica Completa y las definiciones semiológicas de la Propedéutica Médica, Universidad del Zulia. Facultad de Medicina. Departamento de Medicina Interna. Maracaibo – Venezuela, 2007. 295 p (Trabajo de Ascenso)

R E S U M E N

La Historia Clínica es el documento médico por excelencia, donde mediante la entrevista se recogen los eventos patológicos de los pacientes, desde antes de la vida intrauterina hasta el momento que se realiza la consulta, por alguna enfermedad temporal o permanente. Es realizada por los médicos, el único personal autorizado y reconocido como autores de dicha historia. Para aprender a realizar la historia clínica es necesario cursar la carrera médica, en este caso particular, en la Universidad del Zulia, (LUZ), Facultad y Escuela de Medicina, cátedra de Semiología y Patología Médica (S&PM), ubicada en 3er año; allí se dicta el programa de formación donde el estudiante junto con el facilitador (docente), el paciente y la bibliografía recomendada, adquiere los conocimientos que lo preparan para realizar la relación estudiante-paciente. De esta manera, estará en condiciones de entrevistar al enfermo para obtener la información signo-sintomatológica del padecimiento. También aprenderá a realizar las maniobras

vii

del examen físico, interpretarlas y razonarlas para diagnosticar la enfermedad que tiene el paciente; Luego establecerá comparación con otras enfermedades similares, y llegará al Diagnóstico Diferencial. Recibirá asesoría para conocer cuales son los exámenes de laboratorio y auxiliares de diagnóstico que amerita cada enfermedad específica; Es el denominado Plan Diagnóstico y decidirá la aplicación del Tratamiento médico adecuado para curar la patología diagnosticada. La finalidad de esta recopilación, es proponerlo como material de consulta, para los estudiantes de S&PM, Clínica Médica, los recién egresados (Médicos Internos y Residentes), y como sugerencia a los profesores y especialistas en estas cátedras y otras afines, para elaborar el esquema de la Historia Clínica completa y adecuada. Se han realizado algunas modificaciones en el esquema de la historia clínica, relacionadas con la dinámica que nos impone el tiempo actual. También se mostrará la definición de la terminología que debe utilizarse durante el curso de S&PM, esta es compleja, numerosa y fundamental en el ejercicio médico. Los términos corresponden a: signos, síntomas, enfermedades, partes de la historia clínica y las maniobras del examen físico. Las definiciones deben ser elaboradas de la forma más exacta posible, evitar que se formulen incompletos y, deben ser desglosados con claridad, para que no sean confundidos con otros conceptos similares. En los 20 años como facilitadora en esta Cátedra en el régimen semestral anterior y anual actual, se ha buscado infructuosamente un texto que sirva de soporte específicamente en el aspecto citado arriba, y que unido a la bibliografía básica sugerida, contribuya a la formación de los estudiantes para beneficio de los pacientes, quienes son el fin más preciado en el ejercicio profesional del médico. Por lo cual, esta recopilación se presenta a la consideración de los usuarios, para valorar su utilidad en la preparación de los estudiantes de S&PM, quienes cursarán posteriormente la cátedra Clínica Médica. Palabras claves: Propedéutica, Historia Clínica, Definición exacta, dranancyg@cantv.net dranancyg@gmail.com

viii

González, Nancy del Carmen. Clinic History and Semiology in Medical Propedeutics. Bibliografía de soporte para los estudiantes de las cátedras Semiología y Patología Médica y Clínica Médica, donde se presenta la Historia Clínica Completa y las definiciones semiológicas de la Propedéutica Médica, Universidad del Zulia. Facultad de Medicina. Departamento de Medicina Interna. Maracaibo – Venezuela, 2007. 295 p (Trabajo de Ascenso)

A B S T R A CT A clinical history is a par excellence document used to gather the patients´ pathologic events by interviewing. The patients’ data ranges from the period before their intrauterine life to the moment an appointment is made to any temporary or permanent disease. This history is exclusively completed by physicians, who are the only authorized and recognized staff to do so. In order to learn how to do this, students must do both a career in medicine and the third year program of development in the School of Medicine at the University of Zulia. The Semiology and Medical Pathology (S&MP) courses train students in this task. That is they together with a facilitator (professor), a patient and the supporting bibliography acquire knowledge and are trained on the use of technical tools that prepare them to establish a physician-student-patient relationship. This helps students to interview the patient and obtain the sign-symptomatology information on his/her disease. Additionally, students will: a) learn to carry out the different actions in a physical examination as well as to analyze and interpret them in order to reach the diagnosis of the patient’s disease; b) learn to compare it with similar diseases in order to get a differential diagnosis; and c) acquire knowledge to be able to

ix

request specific and ancillary laboratory studies which guide to get a diagnostic plan as well as to determine an appropriate medical prescription to cure a especific diagnosed disease. This research aims to be useful as a consulting and supporting source to both students in S&MP, Medical Clinic, and new graduates (Internal Medicine and Residency physicians. This could also be recommended to professors and specialists in these courses and similar subjects. En the two cases above, this source will help to do the outline of both a complete and an adequate Clinic History; thus facilitating a thorough revision and change in the outline of Clinical History according to nowadays dynamics. Another contribution is the creation of a specialized terminology to be used during the S&MP course, which is complex, abundant and basic to the medical practice. Such concepts should be elaborated as efficiently as possible, and the terminology (concepts) covers the following areas: signs, symptoms, diseases, parts of a clinical history, and the actions during the physical examination. The concepts should be elaborated according to the following guidelines: a) using the most accurate way; b) avoinding incomplete formulations of the definitions; c) breaking the concepts down thoroughly without allowing any type of doubts or misunderstanding with other related concepts. In twenty years as a Semiology professor, in a semestral or annual program, I have experienced an unsuccessful search for a suitable text to be used, as a supporting source, specifically in the aspects mentioned above, which together with the text-books from the recommended bibliography facilitates the most appropriate and desired students’ development. Finding such a suitable text would benefit patients who represent the most valuable means and end to physicians in their professional practice. Therefore, this compilation is presented to the users’ consideration, so that they appraise its utility in training students in Semiology and Medical Pathology who then will study Medical Clinic. Palabras claves: Propedeutics, Clinic History, Exact definition dranancyg@cantv.net dranancyg@gmail.com

x

INTRODUCCIÓN La Historia Clínica es el documento Médico-Legal de mayor importancia en el quehacer diario del médico, para conocer el padecimiento de los pacientes y, aplicar el tratamiento adecuado, prever la evolución y las secuelas que puedan aparecer, en el transcurrir de las diferentes enfermedades que presentan. En la escuela y facultad de medicina de LUZ, el proceso para aprender a realizar la historia clínica, se realiza en el programa de formación de semiología y patología médica, en el eje curricular de medicina interna. Semiología 1 y en particular Semiología Médica, es una cátedra fundamental para obtener las herramientas que le permitan a los estudiantes, la elaboración de la historia clínica. Partiendo de la premisa que: ¨ Semiología es la disciplina que se aprende de pie….a la cabecera del paciente,”
2

se infiere que exige de los

estudiantes de medicina: dedicación, vocación y amor pleno hacia los pacientes. Estos últimos son finalmente los que en un verdadero compartir: dar y recibir mutuo, durante la relación estudiante-paciente: aprenden, enseñan y, reciben el beneficio que significa la historia clínica elaborada correctamente. La Semiología se auxilia en la Semiotécnia,
3

para obtener los datos personales,

familiares y patológicos del paciente, mediante la entrevista. La estrategia es interrogar al paciente, familiares y acompañantes. Los estudiantes deben conocer previamente la terminología médica necesaria, y las diferentes etiologías responsables de los signos y síntomas de las enfermedades más comunes en el ámbito donde se realiza la historia clínica. La Propedéutica
4

Médica, es el estudio previo a la práctica médica, esto se

traduce en la imperativa necesidad para los estudiantes de: a) prepararse adecuadamente para elaborar la historia clínica; b) conocer la semiología; c) realizar el examen físico; d) manejar el instrumental médico básico, que le permita

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

obtener todas las manifestaciones clínicas objetivas y subjetivas que presentan los pacientes, con la mayor destreza. Durante la dedicación a la facilitación de la Semiología Médica se ha observado, quizás con excesiva preocupación, el deterioro que ha sufrido esta cátedra, fundamentalmente, el proceso de instrucción a los estudiantes para formarse como médicos y fue el motor inspirador de esta recopilación, para contribuir al reforzamiento de los conocimientos. Se intenta también realizar el llamado a las autoridades de la escuela y facultad de medicina, sobre la importancia de que los egresados: a) se expresen en estricto lenguaje médico científico; b) conozcan los signos y síntomas de las enfermedades; c) las maniobras correctas al realizar el examen físico y d) los razonamientos posteriores para llegar al diagnóstico; e) los hallazgos positivos que soportan cada diagnóstico; f) el diagnóstico diferencial; g) el plan diagnóstico y, h) el tratamiento específico; i) las posibles secuelas de las enfermedades y la forma como el paciente, si las padeciera, pueda vivir con la mejor calidad de vida. Para que esto se cumpla, deberán proveer a la cátedra la cantidad de profesores necesarios, exigidos en la ley, de acuerdo al número de estudiantes; Así como el material médico para realizar el examen físico, que en el pasado lejano existía a disponibilidad de los estudiantes que carecen de recursos para obtenerlos. Se expone igualmente la necesidad de realizar el estudio minucioso de las definiciones de cada signo, síntoma, patología y procedimientos del examen físico, por ser esta la esencia de la Semiología: el proceso mediante el cual, al definir cada término esta definición sea tan exacta que no haya la menor duda de lo que se está definiendo. Esto tiene validez para todos los órganos y sistemas, principalmente para el sistema neurológico donde las definiciones de los movimientos patológicos, que acompañan a la mayoría de las enfermedades de este sistema, son muy similares, y es necesario dejar bien claro lo que es cada

2

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

signo: temblor, tic, convulsión, atetosis y las Epilepsia, Parkinson, Corea.

diferencias con las patologías:

En la esfera cardiovascular es frecuente que, los estudiantes de semiología, clínica médica y los médicos internos y residentes, tengan dificultad para definir las diferencias entre desdoblamiento y reforzamiento de los ruidos cardíacos, debido a que no se conoce con la precisión exigida en el ejercicio médico, el concepto de desdoblamiento y reforzamiento, en particular. Para facilitar la elaboración de estos conceptos sugerimos hacerlo respondiendo las interrogantes: qué es, cómo ocurre, dónde, cuándo, por qué y para qué; con las respuestas a estas interrogantes, la mayoría de las veces, los conceptos quedan perfectamente definidos. Si después de revisar estos apuntes, el personal mencionado que se encuentra en proceso de formación, y los ya graduados comprenden que cada concepto semiológico tiene una sola manera de definirse ¨ la correcta¨ y, que al definir cada término médico debe quedar tan claramente definido que no sea posible confundirlo con otro, se logrará el objetivo propuesto en el reto diario de atender a los pacientes que consultan en los centros hospitalarios. Se presentará en esta revisión el esquema modificado de la historia clínica, definición de los tipos, partes y secciones: Ficha Patronímica o Datos Personales, Motivo de Consulta, Enfermedad Actual, Antecedentes, Revisión de Sistemas y Examen Físico, Diagnóstico, Diagnóstico Diferencial, Plan Diagnóstico, Hallazgos Positivos, Negativo Pertinente, Tratamiento, Pronóstico y Recomendaciones que deben realizarse al adulto enfermo. Se anexan algunas modificaciones a la historia clínica clásica, en las secciones y maniobras del examen físico, dichas modificaciones se han sometido a prueba durante el ejercicio de la profesión, evidenciando su utilidad y, además no están reñidas con las definiciones clásicas y estrictas de la Semiología Médica.

3

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

GENERALIDADES El fomento y la preservación de la salud, son los componentes primordiales del bienestar social; así como el respeto a la vida y a la integridad humana en conjunto, son el deber primordial del médico, parafraseando el artículo 1 del Código de Deontología Médica, este deber, es la razón de ser de los estudios médicos y, se propone como la palanca motivadora de los universitarios que deciden estudiar medicina. Para cumplirlo es necesaria la facilitación con el docente, formando un dúo inspirado en la disciplina de trabajo óptima, perseverante, superando las frustraciones que se presentan durante el proceso de formación y que estimule el rendimiento con alta eficiencia humana y técnica, como lo exige el sagrado objetivo del médico. Existe para los estudiantes de medicina dificultades al inicio de la carrera

hospitalaria, porque el diseño curricular en las escuelas de medicina, ha sido elaborado intramuros, particularmente en LUZ, con planificadores que no tienen relación diaria en el ejercicio médico; aunado a ello, la nula participación de los profesores del área hospitalaria y de los estudiantes; Además, cuándo inician la carrera hospitalaria con la cátedra de semiología, tienen la casi imposible tarea de cursar otras 7 cátedras, todas igualmente exigentes, y lo más difícil de resolver es que, solamente acuden al hospital tres veces a la semana de 7 a 12 a.m; Escasas 15 horas semanales; De esta manera permanecen conectados a las aulas de la escuela de medicina, con el cordón umbilical perturbador para el aprovechamiento de la cátedra, y les disminuye la permanencia en el hospital, disponiendo de una breve relación con los pacientes, que los limita para aprender a desarrollar habilidades fundamentales para ¨Aprender a ser Médicos.¨ En semiología y patología médica se integran los conocimientos obtenidos en las otras diferentes cátedras y se realiza el ejercicio pleno del médico social, quien deberá estar adherido a la comunidad, como lo exige el ejercicio ético de la profesión médica.

4

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Se mencionarán otros factores que pueden incidir en la inadecuada preparación y el bajo rendimiento de los estudiantes y recién graduados; estos factores deberán minimizarse y superarse en el quehacer diario. Es difícil iniciar la carrera hospitalaria sin tropiezos y los factores que dificultan el progreso son: a) La falta del eje curricular adecuado y progresivo para la formación integral, desde las ciencias morfológicas y fisiológicas, que permita entender las interrelaciones y los prepare para atender al paciente. b) La desintegración del bloque morfológico con el bloque clínico, esto dificulta el contacto con el paciente desde el inicio del proceso de formación. c) La inmadurez vocacional e intelectual del estudiante dificulta la participación activa en la complejidad del acto médico, del aprender haciendo, tan beneficioso en el sacerdocio que es la vida médica, y d) El escaso contacto con el paciente para brindarle: amor, comprensión, conocimiento, y recibir el aprendizaje de las manifestaciones clínicas que ellos presentan, las cuales son útiles para el diagnóstico de las enfermedades. Se invita al estudiante a superar las dificultades con optimismo, valor, entusiasmo juvenil, aptitudes intrínsecas y otras que obtendrá durante el tiempo de la pasantía hospitalaria. Estas son la garantía para alcanzar el objetivo soñado. El estudiante debe ser proactivo, evitar la conducción pasiva del facilitador, participar de manera analítica, observar cuidadosamente la sintomatología del paciente, razonar con lógica cada cuadro clínico, por complejo que este sea. La interpretación razonada le conducirá al resultado exitoso. Igualmente debe demostrar responsabilidad en su aspecto psicológico, esto le permitirá la comprensión del estado psicológico del paciente, el ser humano que ha perdido el bien más preciado, ¨ La Salud.¨ Dedicarse al estudio con esmero, plan y horario adecuado le permitirá al estudiante prepararse para realizar la historia clínica, y a través de ella, obtener el diagnóstico preciso; esto es posible con los libros, a la cabecera del enfermo, el cual es “en si mismo”, un libro abierto que le brinda experiencias diferentes y provechosas al estudiante, para contribuir con el equipo multidisciplinario a restaurar la salud del paciente.

5

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

El estudiante procurará desarrollar las condiciones humanas que deben ser aprendidas en el hogar mediante el proceso educativo que le proveen los padres, y en la escuela mediante la instrucción. Estas condiciones son determinantes para establecer la adecuada relación estudiante-paciente. Las más importantes condiciones son el amor, respeto, sensibilidad humana y comprensión, en todas las situaciones. Si el estudiante no las ha desarrollado debe tratar de asimilarlas. Con estas condiciones humanas en función plena, se debe entrar al recinto hospitalario y ejercer el acto médico, uno de los actos más sagrados de la vida humana; solamente superado por el acto espiritual que significa la creencia que profese el paciente hacia el Ser Supremo. En la profesión médica, el paciente es el respetado objeto y el delicado objetivo del ejercicio médico; se debe entender que independiente de cómo el paciente se enferme, le están ocurriendo situaciones importantes, de gravedad, donde la personalidad del enfermo es importante; Es aquí donde se hace evidente la máxima de ¨ no hay enfermedades sino enfermos.¨ El pasar del relativo estado de salud física a otro de enfermedad, sufrimiento e incertidumbre que lo lleva a al hospital, donde se le sustituye el ambiente familiar lleno de amor, cuidados y la presencia de los seres queridos, por las limitaciones, sorpresas desagradables y hostilidad hospitalaria, enfrenta al paciente a desconocidas y variadas situaciones: a) Si es el padre de familia y soporte económico con el ingreso diario, se desata la catástrofe económica personal y familiar, lo cual influye en la evolución de la enfermedad; b) El reducido espacio en la sala de hospitalización, ocupado por otros pacientes desconocidos, lo hace sentir sin privacidad, subordinado, dependiente y minusválido. Estas situaciones demandan del médico y del estudiante, alta sensibilidad para comprender las reacciones que generan en el paciente. Es allí donde el amor, (cualidad humana de mayor jerarquía), permite al estudiante mostrar la bondad y comprensión. La evolución del paciente durante la estancia hospitalaria, le genera temor e inquietud debido a los diferentes exámenes que le practican para llegar al

6

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

diagnóstico y la incertidumbre por el pronóstico de la enfermedad, son situaciones que el médico y el estudiante deben manejar con excelencia. La esperanza en el médico y el equipo de salud que lo atiende, es decisivo en el proceso de curación. La fé que profesa, la cultura, academia y la seguridad que el estudiante y el médico sean capaces de despertar en el paciente, son importantes para ayudarlo a recuperar la salud. El estudiante intentará comprender las reacciones diversas, desde el agradecimiento pleno, la depresión, angustia, resignación y la gran actitud de lucha, hasta la intolerancia del paciente (no hace lo necesario para recuperarse); Ante este ser tan variante e indefenso, con toda la compleja problemática que presenta, la terapia del amor, afecto, amabilidad, respeto y preocupación por su salud, son herramientas valiosas para recuperar la salud. La manera de enfermarse es una variable fundamental para comprender las reacciones tan diferentes del paciente, cuándo por ejemplo se enferma en forma lenta, insidiosa: insuficiencia cardiaca (IC), donde presenta ¨ahogo¨ o ¨cansancio¨ a grandes, medianos y pequeños esfuerzos; acude a la consulta y se entera que el corazón está deteriorado, durante la evolución se desarrolló: ascitis, edema de miembros inferiores, insuficiencia cerebro-vascular; procesos que se presentaron sin que el paciente se percatara. Otra muy diferente manera es cuándo aparece el Ictus (paroxismo cardíaco y neurológico), donde pasa en corto tiempo (segundos, minutos y horas), de estar sano al estado de enfermedad, que por la gravedad puede ser la última que padezca, porque lo lleva a la muerte o le deja graves secuelas que lo incapacitan. Puede negarse a vivir, en estas situaciones la ayuda especializada del psiquiatra y el amor hacia el paciente, son decisivas para que la secuela sea aceptada con dignidad, y logre la mejor calidad de vida. Otros pacientes son diagnosticados de manera casual, por síntomas de escasa importancia y rechazan la realidad, situaciones como: diabetes mellitus e hiperlipemia, no creen estar enfermos porque se sienten bien, no aceptan la dieta ni el tratamiento necesario, para evitar las complicaciones. También resulta difícil para el médico y el estudiante cuándo la enfermedad, es de las llamadas mortales

7

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

por ejemplo: Infección por virus de inmunodeficiencia humana (HIV), que lo puede conducir al síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), o un tumor hepático en el ecograma abdominal casual. Es necesario estar preparados espiritual y científicamente para enfrentar este diagnóstico con el paciente y sus familiares, en estos casos es importante conocer la personalidad y la forma de reaccionar del paciente ante tan nefasta noticia. También se encuentra con frecuencia el llamado paciente funcional, quien manifiesta sintomatología y se le ha realizado la historia clínica adecuada y los exámenes complementarios que corresponden y no se encuentra daño orgánico que la explique; no se debe enviar al domicilio asegurando que está bien, se ofrece un tiempo apropiado de observación estricta bimensual, trimestral y reexaminarlo para descartar el desarrollo de alguna patología que permanecía orgánicamente silente. Si insiste que está enfermo y no se logra detectar la enfermedad física se tratará ¨entonces¨ y ¨sólo entonces¨, la posibilidad de un trastorno psiquiátrico (también enfermedad), ejemplo: neurosis, psicosis y la utiliza para llamar la atención de la pareja, padres y amigos. En estos casos es importante recordar que el trastorno psiquiátrico; es ¨El cáncer del Alma¨, sin duda una enfermedad más grave que la orgánica y, según los Psicoanalistas las probabilidades de curación son escasas. La Hipocondría 5 es también frecuente, sobre todo en los tiempos actuales cuándo se difunde información médica, medicamentos y opinadores no médicos a granel que logran, en personas sensibles e inseguras emocionalmente, aumentar la preocupación por su salud y magnifican manifestaciones inespecíficas, pensando que están enfermas. Para el médico y el estudiante es un verdadero reto decidir en muchos casos si la persona está enferma o sana, ya que existen grados de enfermedad, difíciles de separar de la salud completa. Se puede encontrar individuos sanos que irradian bienestar y otros que aparentan ser menos saludables pero en quienes no se encuentra signos ni síntomas de enfermedad. Otros aparentan estar enfermos y no están, o pueden estarlo muy levemente y

8

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

otros pacientes por naturaleza son enfermizos. Es por esta variabilidad entre enfermedad y salud, imprecisa y en ocasiones ¨borde line¨ (colindante), que se dificulta establecer si la persona está sana o media enferma. Para fijar criterio de la importancia de la cátedra de semiología en el eje curricular de este programa de formación académica, en la escuela de medicina, se ha sometido a consideración de las autoridades de la Facultad de Medicina hace varios años, el Cronograma Semanal Sistematizado, para esta misma cátedra, en el régimen semestral anteriormente usado, y para el régimen anual vigente desde el año 1999. Se espera que la utilización en conjunto del cronograma citado anteriormente, (que es la planificación diaria y horaria de las actividades de la cátedra), y ésta recopilación, faciliten al estudiante la formación idónea y se logre obtener el profesional médico con el perfil académico, científico, social y Espiritual que necesita la sociedad venezolana de hoy; en la cual se viven cambios dinámicos. Estos cambios hacen necesario que el saber para el hacer, y el hacer para el convivir, permitan la formación del médico venezolano colaborativo (no individualista), creativo (no consumista), con la sensibilidad social que el paciente está necesitando. Si se logra cambiar la pésima opinión sembrada en el paciente sobre: ¨ese bata blanca pesetero¨ y ¨ese médico ni me miró la cara,” esta recopilación ha cumplido su objetivo.

9

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

ALGUNAS DEFINICIONES BÁSICAS El estudiante de semiología médica ingresa a la cátedra, en el recinto hospitalario sin saber los conceptos elementales que son de importancia para elaborar la historia clínica, probablemente porque hace algunos años se eliminó la cátedra de fisiopatología, que la precedía y donde adquirían los conocimientos necesarios para este nivel académico. Se definirán a continuación los conceptos elementales que le permita al cursante de semiología y patología médica, desenvolverse adecuadamente en el inicio de la cátedra: 1.- Semiología: Etimológicamente proviene de Semióm: Signo y Logos: Tratado. Es la ciencia médica, rama de la patología que estudia los procedimientos y técnicas (Semiotecnia), para recoger los antecedentes, signos y síntomas que presentan los pacientes; los agrupa, analiza y razona para llegar al Diagnóstico 6. Esto lo realiza a través del interrogatorio (auxiliado con la entrevista), y el examen físico. 2.- Propedéutica: Etimológicamente pro: previo y el gr Paideutika: f de paidetikás referente a enseñanza. Es el estudio previo a la práctica profesional, instrucción preliminar para la enseñanza más completa. 3.- Paciente: Es el ser humano es la más precaria condición física, mental y emocional. 4.- Hospital o Recinto Hospitalario: Es el Templo donde se rinde tributo al ser humano en sufrimiento (el paciente). 5.- Hipocondría: Es la preocupación patológica, excesiva y obsesiva por el estado de salud.

10

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

6.- Enfermedad: Es además de la pérdida de la salud, el conjunto de signos y síntomas que son producidos por alguna causa (etiología), conocida. Ejemplo: neumonía neumoccocica, producida por el streptococo pneumoniae. 7.- Salud: No sólo es la ausencia de enfermedad, sino el completo estado armonioso de bienestar biológico, psicológico, social y Espiritual. En la actualidad y basados en esta definición, es poco probable que existan individuos sanos, recogiendo la cita Bíblica ¨ No hay sano ni aún uno¨ 7, quiere significar esta afirmación, que el ser humano ha dañado tan profundamente el medio ambiente, la relación con los semejantes es tan difícil y, la escasa importancia que le brinda al crecimiento del ser espiritual; Todo lo cual trasmite la escasa probabilidad de conseguir ese individuo, disfrutando todas las condiciones definidas como salud. 8.- Signo: Es la manifestación clínica objetiva, referida por el paciente, susceptible de ser puesta en evidencia por los órganos de los sentidos, y con el Instrumental médico adecuado durante el examen físico. Es llamado síntoma objetivo, según la escuela europea. Ejemplos: fiebre, cianosis, temblor, hipertensión arterial, ictericia, palidez, hepatomegalia, hemiplejia, convulsión, etc. 9.- Síntoma: Es la manifestación subjetiva, referida por el paciente, NO susceptible de ser puesta en evidencia mediante el examen físico, son recogidas durante el interrogatorio, llamadas también síntoma subjetivo. Ejemplos: dolor, mareo, fatiga, náuseas, vértigo, malestar general, anorexia, etc. 10.- Oligosintomático: Paciente que consulta por uno o muy pocos signos y síntomas. Ejemplo: fiebre y cefalea. 11.- Polisintomático: Paciente que consulta por varios síntomas y signos. Es frecuente en enfermedades sistémicas. Ejemplos: náuseas, vómitos biliosos, malestar general, dolor en hipocondrio derecho, acolia, coluria, fiebre, etc.

11

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

12.- Síntoma-Signo: Manifestaciones clínicas subjetivas, obtenidas en el interrogatorio y además susceptibles de ser evidenciadas por el examen físico. Ejemplo: Fiebre (El paciente percibe el aumento de la temperatura corporal y también se puede palpar la hipertermia y medir con el termómetro cuantos grados de fiebre presenta), edema y palpitaciones pueden cumplir con esta definición. 13.- Síntomas Prodrómicos: Son manifestaciones clínicas subjetivas, generales, iniciales, inespecíficas y vagas las cuales NO ayudan al diagnostico; en general son comunes a numerosas patologías y sólo útiles para llegar al diagnóstico sindromático; Ejemplo: malestar general, fiebre, pérdida de peso, anorexia y náusea; puede ser el inicio de síndrome: viral, consolidación pulmonar, amigdalitis y otra serie de síndromes tan graves como SIDA y mieloproliferativos. 14.Signo Cardinal: anteriormente denominado patognomónico. Es la

manifestación clínica objetiva, específica, porque al estar presente identifica la enfermedad; es común en las patologías infecciosas. Ejemplo: exantema y enantema polimorfo en varicela zoster, exantema centrípeto puntiforme y adenomegalia suboccipital en rubéola y, el más específico, el signo de Köplik: úlcera blanquecina en la mucosa oral a la altura del segundo molar superior y SIEMPRE, antecede por 3 - 7 días la aparición del exantema sarampionoso. 15.- Síndrome: Es el conjunto de manifestaciones clínicas, síntomas y signos, que obedecen a varias causas y etiologías. Ejemplo: síndrome ictérico (hepatitis viral A, B, litiasis vesicular, litiasis coledociana y cáncer de páncreas); sindrome de mala absorción intestinal (colitis ulcerosa idiopática, pancreatitis crónica y colitis autoinmune). En estos casos no se puede diagnosticar ninguna enfermedad sólo se enuncia, que la esfera hepática y la intestinal están deterioradas. 16.- Diagnóstico: Es el juicio clínico final que realiza el médico después de analizar los signos y síntomas, resultados de laboratorio y otras exploraciones auxiliares. Ejemplo: Neumonía Neumocócica en el paciente que proviene de la comunidad,

12

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

con malestar general, dolor orofaríngeo previo, fiebre, tos seca y luego expectoración amarilla, al examen respiratorio se observa disminución de la expansión respiratoria, matidez, aumento del frémito vocal y disminución del murmullo vesicular con crepitantes en la base pulmonar derecha, en la tele de tórax se observa el bloque de consolidación pulmonar, la cuenta blanca elevada a predominio de neutrófilos y el gram de esputo se observa cocos gram positivo. El diagnóstico puede ser de diferentes tipos, basado en los argumentos clínicos que permitan emitir el juicio clínico final. 17.- Diagnóstico Presuntivo: Es el juicio clínico final que realiza el médico basado en el interrogatorio, (motivo de consulta, enfermedad actual, antecedentes familiares y personales y la revisión de sistemas), sin examen físico; Es impreciso y se necesita completarlo con el examen físico y las exploraciones auxiliares de laboratorio. Ejemplo: se presume litiasis vesicular en la mujer con antecedentes de III gestas, dolor en hipocondrio derecho tipo cólico que se presenta y exacerba con la ingesta de granos y comidas copiosas. 18.- Diagnóstico Clínico: Es el juicio clínico final que realiza el médico basado en el interrogatorio y el examen físico. En manos de profesionales experimentados, tiene alto grado de certeza. Ejemplo diagnóstico de hiperesplenismo al evidenciar esplenomegalia, palidez y petequias. 19.- Diagnóstico Etiológico: Es el juicio clínico final que realiza el médico cuándo identifica el agente causal de la enfermedad. Hepatitis viral ¨A¨ por serología, infarto del miocardio (IM) por las ondas ¨Q¨ en las derivaciones específicas, enterocolitis amibiana por el examen en fresco de heces. 20.- Diagnóstico Físiopatológico: Es el juicio clínico final que realiza el médico basado en los mecanismos patológicos que ocasionan los signos y síntomas. Ejemplo: insuficiencia cardiaca izquierda (ICI) en el hombre, hipertenso hace 10

13

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

años sin tratamiento, pulsos duros que sugieren arterioesclerosis y lo conduce al edema agudo de pulmón, expresión clásica de la descompensación de la ICI. 21.- Diagnóstico Diferencial: Es el juicio clínico final que realiza el médico cuándo compara el padecimiento actual del paciente con otras patologías similares, ya que comparten algunos signos y síntomas. Ejemplo: síndrome disentérico con el síndrome disenteriforme, ambos cursan con diarrea, moco y sangre, pero en el disenteriforme presenta además pus por la presencia de bacterias (salmonella y shigella) que son los agentes etiológicos. 22.- Diagnóstico Sindromático: Es el juicio clínico final que realiza el médico basado en el órgano y sistema afectado, pero sin conocer aún la etiología: Síndrome de hemorragia digestiva superior por presentar melena y/o hematemesis; síndrome cerebeloso por presentar temblor de intención y ataxia. 23.- Diagnóstico Anatomopatológico: Es el juicio clínico final que realiza el médico fundamentado en los hallazgos histológicos observados por el especialista en la biopsia, muestra de esputo y citología. Ejemplo: Adenocarcinoma de estómago, neumonía por TBC, neoplasia intraepitelial cervical (NIC), por virus de papiloma humano (VPH). 24.- Diagnóstico Definitivo: Es el juicio clínico final que realiza el médico basado en el análisis de la historia clínica completa (anamnesis o interrogatorio y examen físico), junto con las exploraciones auxiliares incluyendo el estudio histológico, que es el resultado más importante para realizar este diagnóstico. 25.- Negativo Pertinente: Es el antecedente, signo, síntoma y resultado de laboratorio que debería estar presente en el paciente con alguna patología específica; y NO está, La Importancia es que evita errores en el diagnóstico. Es importante aclarar que no es que al paciente se le olvidó referirlo y que el médico no lo buscó en el examen físico, sino que definitivamente no está.

14

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Es frecuente que el estudiante tenga dificultad para comprender este concepto; Se sugiere ubicar en los textos la signo-sintomatología descrita en cada enfermedad, y si falta alguno de ellos, ese es el negativo pertinente. Ejemplo: diagnóstico definitivo, hepatitis B y no presentó fiebre, la ausencia de ésta es el negativo pertinente, porque la mayoría de los pacientes que padecen hepatitis B, presentan fiebre, y la bibliografía científica también describe la fiebre como signo principal en la hepatitis B. Si el paciente niega antecedentes familiares y personales diabetes mellitus de y se consigue la clínica de poliuria, polidipsia, polifagia y

pérdida o ganancia de peso, junto con resultados de laboratorio donde reportan hiperglucemia, y niveles de insulina baja en ayunas y postprandial; la ausencia del antecedente es el negativo pertinente, porque la mayoría de los pacientes que padecen esta enfermedad y en la bibliografía existente se señala frecuentemente la presencia del antecedente familiar de diabetes mellitus. Una vez realizado el diagnóstico, independiente de la gravedad, se inicia en el médico y principalmente en el paciente, por el desconocimiento que éste último tiene acerca de las enfermedades, el deseo de establecer el nuevo juicio llamado pronóstico. 26.- Pronóstico: Es el juicio clínico que establece el médico (basado en los conocimientos que posee sobre enfermedades, los tratamientos y su experiencia), sobre el desenlace y la evolución de la enfermedad en cada paciente. El pronóstico se ha clasificado de acuerdo a la gravedad, el compromiso de la vida del paciente, las posibles secuelas y la calidad de vida futura en: Pronóstico bueno, regular, reservado y grave (malo). El pronóstico bueno: juicio clínico que establece el médico, cuándo es posible conocer la etiología de la enfermedad, y también el tratamiento. Se presenta en la mayoría de los procesos infecciosos bacterianos, micóticos y parasitarios, porque con el tratamiento antibiótico es posible erradicar el germen en poco tiempo, con escasas o ninguna secuela. El pronóstico regular: juicio clínico que establece el médico, cuándo es posible conocer la etiología de la enfermedad, y también el tratamiento, sin embargo,

15

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

existe la posibilidad de muerte y secuelas graves. Se presenta en el IM, tromboembolismo pulmonar (TEP), situaciones donde si el paciente no muere, la función cardíaca queda limitada. El pronóstico reservado: juicio clínico que establece el médico, cuándo es posible conocer la etiología de la enfermedad, la mayoría de las veces grave, el tratamiento generalmente costoso y prolongado y las secuelas son inminentes. Se observa en la enfermedad cerebrovascular (ECV), cuándo sólo después de las 72 horas, el médico está en condiciones de vislumbrar el desenlace, con el agravante de las secuelas menores y mayores que disminuyen la calidad de vida, y El pronóstico malo (grave): juicio clínico que establece el médico, cuándo es posible conocer la etiología grave, el tratamiento costoso y discapacitante, con escasas posibilidades de vida a corto plazo. Se observa en enfermedades incurables: algunos cánceres, SIDA, IC en fase terminal, insuficiencia renal crónica (IRC), en de la población. 27.- Secuela: Son lesiones secundarias a la enfermedad, Ejemplo: Hemiplejia como secuela de la ECV. 28.- Yatrogenia o Iatrogenia: Etimológicamente de yatro y el gr. guennán, producir. Son lesiones físicas, emocionales y psíquicas producidas por el médico en el ejercicio de la profesión. Algunos gestos, expresiones, comentarios impertinentes, tratamientos que no corresponden, dosis y vía de administración inadecuadas. Es el daño que el médico ocasiona al paciente, cuándo el deber es preservar la salud, aliviar la enfermedad y evitar las secuelas. Algunos pacientes se deprimen porque el médico observó el electrocardiograma (ECG), y frunció el entrecejo; al observar la tele de tórax realizó comentarios impertinentes. También es iatrogenia si el médico ignora que el paciente padece de IRC, y debería saber, le prescribe dosis normales de gentamicina, antibiótico nefrotóxico que se elimina por el riñón. países donde la donación de órganos, y los tratamientos especializados no están disponibles para la mayoría

16

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

LA RELACIÓN MÉDICO PACIENTE La historia clínica adecuada es obtenida durante la relación médico-paciente (estudiante-paciente), mediante el denominado acto médico, para lo cual los antropólogos, sociólogos y psicólogos, que son especialistas de la conducta humana y de la evolución de la sociedad, han elaborado la normativa mínima para ayudar a que esta historia sea elaborada de óptima calidad, y permita llegar al diagnóstico. Se enumeran seguidamente algunas recomendaciones y normativas para los estudiantes, de tal manera que la relación con el paciente sea exitosa: a) Identificarse: Plenamente con el paciente, ofreciendo la mano cálida para saludarlo, utilizar las normas del ¨buen oyente y del buen hablante¨, como manifestación de buena educación, ofrecer las buenas horas, y permitir al paciente identificarse y desde ese momento utilizar el nombre. Los psiquiatras han confirmado lo melodioso y musical que resulta escuchar el propio nombre, si proviene del médico mejor, resulta agradable al paciente y siente que se le recuerda y aprecia. b) Comodidad Física: El ambiente donde se realiza la historia clínica debe estar provisto de las condiciones de iluminación, ventilación y mobiliario que permita al paciente y al estudiante estar confortables, en posición cómoda para todas las maniobras que deben realizar. Para evitar la fatiga o apresuramiento es necesario saber con antelación con cuanto tiempo se cuenta para realizarla. c) Evitar la fatiga física y mental: Esta norma se dificulta en las primeras etapas de esta cátedra, por la inexperiencia de los estudiantes, pero la práctica diaria le brindará la experticia, sin detrimento de la obtención de la información y los hallazgos clínicos. Consiste en intercambiar información con el paciente el tiempo justo que permita tomar la información necesaria, sin agotarlo.

17

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

d) Demostrar Interés y Tranquilizar al Paciente: Para ser exitoso en el interrogatorio (la parte de la historia clínica que brinda el 60% aproximadamente del diagnóstico), es importante que el paciente perciba al examinador interesado en su padecimiento, que escucha con atención, y demuestra que el objetivo primordial es brindar solución a la enfermedad. Igualmente se recomienda, al finalizar el interrogatorio, ser claro en los hallazgos encontrados para evitar angustias innecesarias. e) Ser Amable y Respetuoso: El amor y la comprensión trasmitida durante la relación estudiante-paciente, son componentes fundamentales para obtener la información fidedigna. El estudiante debe mantener la autoridad y dominio sobre el paciente, sin embargo, la cordialidad es de vital importancia; entender que el respeto en esta actividad consiste en evitar situaciones embarazosas, abusos de confianza, preguntas tendenciosas y maliciosas (que indispongan al paciente), y proteger el pudor ajeno, pero no escudarse en él para omitir las maniobras necesarias que ayudan al diagnóstico. Estar en capacidad de reconocer si el tutear al paciente, va a significar alguna ventaja en el logro del objetivo médico. f) Dirigir el Interrogatorio: El estudiante debe entender que él no es superior al paciente, sin embargo, debe llevar la dirección de la entrevista para optimizar el tiempo, y mantener interés en el aspecto valioso de la respuesta obtenida. Se sugiere que al inicio de la entrevista, ofrezca libertad al paciente para manifestar las preocupaciones, motivo de consulta y eventos de relevancia; sin embargo, al percibir información innecesaria y comentarios no relacionados se debe retomar el objetivo de la entrevista. g) Utilizar el Lenguaje Adecuado: Al comenzar la entrevista, el estudiante se percata del grado académico e intelectual del paciente, para conversar de acuerdo al lenguaje apropiado y la cultura. Debe evitar las palabras técnicas que confunda e interfiera en la libertad para expresar el problema, de esta forma disminuye la posibilidad de respuestas erróneas del paciente, para ocultar su ignorancia, por el

18

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

desconocimiento del significado de los tecnicismos. Si la persona tiene bajo nivel de escolaridad, se debe utilizar palabras comunes; en lugar de disnea, utilizar la palabra ahogo, fatiga y cansancio fácil. El estudiante debe hacer “empatía¨, colocarse en el mundo fenomenológico del paciente. h) No Sugerir las Respuestas: Esta norma es importante, porque de ella depende que se obtenga la historia clínica, con las respuestas verdaderas en relación con los signos y síntomas que motivan la consulta; para ello se recomienda dirigir las preguntas sin inducir negación ni afirmación. Por ejemplo: ¿Cómo es el dolor?, en lugar de preguntarle ¿le duele muy fuerte?, también ¿Cómo es el apetito?, en lugar de ¿Está inapetente? i) Evitar la Yatrogenia: En ocasiones el médico y el estudiante gesticulan, expresan opinión a priori, prescriben medicamentos y realizan procedimientos dañinos para el paciente, por el desconocimiento de la patología que presenta, creando ideas falsas y erróneas de la gravedad de la enfermedad. Es innecesario aumentar los temores que el paciente ya presenta, si acude en busca de asistencia médica, recordar que el objetivo es ayudar, no dañar.

19

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

LA HISTORIA CLÍNICA: Concepto y Tipos. 29.- Concepto: La historia clínica es el documento medicolegal escrito por el médico, en estricto lenguaje medico-científico, en el cual se transcribe todos los datos patológicos del paciente, desde antes de la vida intrauterina (cuándo se recogen los antecedentes familiares), hasta la enfermedad actual. Se realiza en estilo narrativo, en forma clara y sencilla. Es el papel de trabajo del Médico donde se fundamenta el análisis y el razonamiento para llegar al diagnóstico. Debe ser escrita tan claramente que al terminar de leerla, refleje de manera fidedigna al hombre enfermo en todas las dimensiones. Es la biopatografía del paciente y por lo tanto debe analizarlo tomando en cuenta la enfermedad, el mundo interior lleno de complejidades, las circunstancias sociales, ambientales y espirituales. El hombre debe ser visto por el médico y el estudiante como ser holístico, no de manera simplista sino que tiene evolución en el tiempo y, relación comparativa con otras especies no humanas. (Ontogenia y Filogenia) En resumen, la buena historia clínica es el retrato escrito del paciente, tanto para la persona que la elabora, como para quienes tengan la necesidad de utilizarla en el control del paciente, trabajos epidemiológicos y científicos. La calidad de las historias clínicas permiten juzgar la calidad científica del personal médico de los centros dedicados al cuidado de la salud, debe ser CONFIDENCIAL, no está disponible para otras personas salvo si el paciente lo autoriza legalmente. Es inconveniente que el paciente lea su propia historia porque la dificultad de interpretación puede agravar la enfermedad. Si el médico no habla el mismo idioma del paciente se utiliza traductor, quien realiza las preguntas concretas y una conversación corta, para evitar la distorsión no intencional de las respuestas, por el traductor. Tipos de Historia Clínica: Desde varios puntos de vista, la historia clínica es clasificada en diferentes tipos: Según la edad de los pacientes en pediátrica y de adultos; Según la especialidad: quirúrgica, obstétrica, cardiológica, neurológica,

20

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

gastroenterológica. Desde el punto de vista de la forma: física y virtual, especialmente, hoy día con los cambios tecnológicos. Tomando en cuenta la semiología, es conveniente tipificarla de acuerdo a quien revela la información, lo cual la convierte es más precisa. Dependiendo de la fuente de donde proviene: a) Historia Clínica tipo I: Cuándo la información transcrita proviene sólo y únicamente del paciente. Es considerada la historia más fidedigna porque el paciente es quien conoce mejor su enfermedad y las características, cómo se presentó, desde el inicio hasta la consulta. Si la información es real, es la historia clínica de adecuada calidad científica. b) Historia Clínica tipo II: Es aquella historia donde la información transcrita proviene del paciente y otra persona que lo acompaña, puede ser los padres, esposa, esposo, hijos, familiar, amigo, porque el paciente no recuerda, ignora o no puede precisar alguna información necesaria en la historia; esto se observa con relativa frecuencia en pacientes que ingresan convulsionando, desconocen las inmunización recibidas, olvida algún antecedente. Este tipo de historia no posee la calidad necesaria, ya que otra persona aunque sea cercana al paciente, no conoce exactamente los antecedentes ni los signos y síntomas con las características que él padece, por eso se recomienda que, sólo si es imprescindible, se utilicen otras personas para recoger la información. c) Historia Clínica tipo III: Existen situaciones en las que el paciente por el grave padecimiento que presenta está imposibilitado, para aportar algún dato a la historia. Se observa en casos de inconsciencia, coma, shock y afasia. En esta situación, la información transcrita en la historia proviene exclusivamente del acompañante. Es la historia menos fidedigna, porque en ocasiones quien trae al paciente es alguna persona que lo consiguió inconsciente: samaritanos, bomberos, policías y, lo dejan en la sala de emergencia. Estos casos son el verdadero reto del médico para recoger la información, ya que sólo está disponible la obtenida por el examen físico.

21

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

ESQUEMA O ESTRUCTURA DE LA HISTORIA CLINICA Es frecuente conseguir en la literatura disponible actualizada y la menos reciente, que la historia clínica consta de dos partes principales: Interrogatorio o Anamnesis y Examen Físico. Después de analizar el exigente acto médico y la importancia de la historia clínica descrita anteriormente se han anexado, como aporte, otros capítulos que por la información que proporcionan, se sugiere incluir esquema de la historia clínica, en todos los tipos de clasificación. Historia I.- ANAMNESIS O INTERROGATORIO A.- Ficha Patronímica o Datos Personales 1.- Nombre 2.- Edad 3.- Género o Sexo 4.- Estado Civil 5.- Grupo Étnico 6.- Profesión u Ocupación 7.- Religión 8.- Lugar y Fecha de Nacimiento 9.- Procedencia 10.- Dirección Actual 11.- En caso de Emergencia; Avisar a 12.- Fecha de Ingreso Clínica Tipos: I, II, III en el

B.- Motivo de Consulta 1.2.3. –

22

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

C.- Enfermedad Actual. D.- Antecedentes; (Niega o Refiere y Cuándo) 1.- Familiares a.- Ascendientes b.- Descendientes c.- Predisposición Familiar 2.- Personales a.- Fisiológicos b.- Patológicos b. 1.- Alérgicas b. 2.- Infectocontagiosas b. 3.- Enfermedades de Transmisión Sexual b. 4.- Enfermedades Cardiovasculares b. 5.- Enfermedades Respiratorias b. 6.- Enfermedades Digestivas b. 7.- Enfermedades Renales b. 8.- Enfermedades Ginecológicas ó Genital masculino b. 9.- Enfermedades Neurológicas b. 10.- Enfermedades Reumatológicas y Osteomusculares b. 11.- Enfermedades Endocrinas y Metabólicas b. 12.- Enfermedades Hematológicas b. 13.- Enfermedades Dermatológicas b. 14.- Enfermedades Inmunológicas c.- Maritales d.- Quirúrgicos y Traumáticos e.- Epidemiológicos f.- Psiquismo g.- Ginecobstétricos h.- Hábitos i.- Inmunizaciones

23

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

E.- Interrogatorio Funcional: (Niega o refiere y desde cuándo) 1.- Manifestaciones Generales a.- Fiebre b.- Sudores Nocturnos c.- Pérdida y Ganancia de Peso 2.- Cabeza a.- Ojos b.- Oídos c.- Fosas Nasales y Senos Paranasales d.- Boca y Orofaringe 3.- Cuello 4.- Tórax a.- Respiratorio b.- Cardiovascular a.- Digestivo Superior 5.- Abdomen b.- Digestivo Inferior c.- Urinario d.- Ginecológico ó Genital masculino 6.- Neurológico 7.- Osteomuscular 8.- Dermatológico (Piel) 9.- Endocrino 10.- Hematológico 11.- Psiquismo

24

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

a.- Inspección II.- EXAMEN FÍSICO Maniobras b.- Palpación c.- Percusión d.- Auscultación e.- Olfación f.- Medición A.- Examen Físico General 1.- Estado de Conciencia 2.- Facie 3.- Actitud y Biotipo (Hábito Corporal) 4.- Piel y Panículo Adiposo 5.- Ganglios Linfáticos 6.- Marcha 7.- Crecimiento y Estado Nutricional 8.- Edema a.- Temperatura 9.- Signos Vitales b.- Respiración c.- Pulso d.- Presión Arterial 10.- Condiciones Generales B.- Examen Físico Especial 1.- Cabeza (Cráneo y Cara) a) Ojos b) Oídos c) Fosas Nasales y Senos Paranasales d) Boca y Orofaringe

25

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

2.- Cuello a) Forma b) Venas y Arterias c) Tiroides d) Ganglios linfáticos e) Laringe f) Tráquea 3.- Tórax a) Respiratorio b) Cardiovascular c) Mamas y Axila 4.- Abdomen a) Digestivo b) Renal c) Genitales 5.- Columna Vertebral a) Forma b) Curvaturas normales y patológicas 6.- Miembros Superiores 7.- Miembros Inferiores 8.- Examen Neurológico a) Estado Mental (Curso del pensamiento, orientación en persona, tiempo y espacio b) Pares Craneales c) Motilidad Activa Voluntaria, Fuerza Muscular y Maniobras

26

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

d) Tono Muscular e) Trofismo f) Taxia g) Praxia h) Piramidalismo i) Reflejos Osteotendinosos y Mucocutáneos j) Sensibilidad Superficial y Profunda k) Alteraciones del Lenguaje l) Maniobras de Irritación Meníngea m) Cerebelo m.1) Temblores de Intención m.2) Ataxia m.3) Nistagmus n) Vía Extrapiramidal y Movimientos Involuntarios n.1) Convulsión n.2) Tics n.3) Tetania n.4) Corea n.5) Atetosis n.6) Temblor de reposo III.- DIAGNÓSTICO IV.- HALLAZGOS POSITIVOS V.- NEGATIVO PERTINENTE VI.- DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL VII.- PLAN DIAGNÓSTICO VIII.- TRATAMIENTO IX.- PRONÓSTICO X.- RECOMENDACIONES.

27

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Para lograr el éxito en la obtención de la 30.- Historia Clínica Adecuada: que se define como la historia que ha sido elaborada con la relación estudiante - paciente plena de amor y respeto; la anamnesis completa y el examen físico exhaustivo, que permita obtener el diagnóstico, establecer diagnóstico diferencial, elaborar el tratamiento apropiado sin ocasionar iatrogenia; establecer pronóstico y proponer las recomendaciones, para la calidad de vida que merece el ser humano. 31.- La relación médico-paciente y estudiante-paciente: Es el intercambio de información relacionado con el proceso patológico entre el paciente, y el médico o el estudiante, quienes elaborarán la historia clínica. Esta relación debe ser establecida con amor, respeto, interés por el paciente y empatía, de tal manera que se convierta en la interrelación ideal: dar y recibir, por ambas personas, que brinde al estudiante y al médico la información requerida del estado físico del paciente, y a éste la confianza necesaria y los cuidados para la recuperación de la salud y la curación de la enfermedad. 32.- Patología: Es la rama de la medicina que estudia las enfermedades y para facilitar la comprensión de las enfermedades, se realiza un esquema incluyendo: concepto (definición), etiología, epidemiología, fisiopatología (etiopatogenia), clasificación, cuadro clínico (signos y síntomas), diagnóstico, hallazgos positivos, negativo pertinente, diagnóstico diferencial, plan diagnóstico y tratamiento. 33.- Anamnesis o Interrogatorio: Es la parte de la historia clínica donde el estudiante y el médico obtienen, mediante la entrevista con el paciente, y/o el familiar y acompañante, los datos relacionados con la ficha patronímica, el motivo de consulta, la enfermedad actual, los antecedentes y la revisión de sistemas. Para aclarar definitivamente lo que significa esta parte de la historia, el estudiante o el médico, NO utilizan las maniobras del examen físico, ni los órganos de los sentidos, exclusivamente el oído. Es decir solo lo que el paciente niega o refiere y cuándo lo presentó. Es importante cuándo o desde cuándo presenta el antecedente, motivo de consulta, etc., porque contribuye al diagnóstico que tiene

28

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

para el diagnóstico. Para la mayoría de los semiólogos y en los textos consultados, esta parte de la historia clínica, obtenida adecuadamente, aporta el 65 % de la probabilidad diagnóstica. 34.- Ficha Patronímica: Conocida también como datos personales; Es la parte de la historia clínica y de la anamnesis, donde se escriben los datos que identifican al paciente plenamente, esto impide que alguna historia sea confundida con otra; es casi imposible que dos personas compartan once datos exactamente iguales. Es útil porque con la información de la edad, género, procedencia, etc., ayuda a realizar el diagnóstico, ya que existen enfermedades comunes en grupos etarios, género y lugar de procedencia. 35.- Nombre, Apellidos, Cédula de Identidad y Registro de Nacimiento: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se anota con claridad cada nombre y cada apellido del paciente, si es casada se agrega el apellido del esposo y además el número de la cédula de identidad, si es venezolano (CIV), y extranjero (CIE). Esto permite saber la ascendencia del paciente y obviamente la identificación. Si es necesario presentar el caso clínico del paciente, se protege la identidad SIEMPRE, utilizando las iniciales del nombre y apellido. 36.- Edad: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se anota los años cumplidos que tenga el paciente, ayuda a confirmar la identidad y orienta sobre el diagnóstico por la prevalencia de enfermedades en diferentes grupos etarios: Las enfermedades congénitas se observan en los recién nacidos y lactantes (infancia), las enfermedades degenerativas, salvo excepciones, se observan con más frecuencia después de la 5ta década de la vida. 37.- Género: Es la parte de la historia clínica y de la anamnesis, (en la ficha patronímica), donde se escribe si el paciente es hombre o mujer, masculino o femenina. Es importante destacar en este aspecto, que puede existir el tercer y cuarto sexo, relacionado con las inclinaciones sociales, cirugías para cambio de

29

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

sexo, trastornos emocionales y de identidad etc. El médico sin emitir juicio a este respecto, debe preguntar el género al paciente aunque parezca obvio. En varias ocasiones se ha encontrado un paciente masculino ubicado en área de mujeres, porque la apariencia así lo indica. El género es importante también por la epidemiología, ya que existen enfermedades autoinmunitarias: Lupus eritematoso sistémico (LES) y la artritis reumatoidea, que son frecuentes en mujeres, mientras las cardiopatías, y la hipertensión arterial (HTA), son más frecuentes en hombres. 38.- Estado Civil: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se escribe la condición que tiene el paciente con su pareja; Existen casados, divorciados, viudos, concubinos y solteros. Independiente del género de la pareja, debe reportarse como lo refiera el paciente y desde cuándo vive en pareja. Es relevante porque traduce la madurez y estabilidad emocional en la vida de pareja, y si los problemas conyugales son la causa o agravan la enfermedad. Otro hecho es que los concubinatos son situaciones inestables desde el punto de vista social, con incidencia en la aparición de algunas enfermedades psicosomáticas. 39.- Grupo Étnico: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se inscribe la raza del paciente, existen las llamadas razas puras muy escasas: blanca (caucásica), negra, indígena, oriental (en algunos textos, amarilla). La mayoría de los pacientes venezolanos son de raza mezclada (zambo, mulato), el grupo étnico es epidemiológicamente importante porque por ejemplo la HTA es más frecuente, severa y difícil de tratar en la raza negra; y la raza blanca padece frecuentemente de enfermedades degenerativas del SNC y reumatológicas. 40.- Profesión, Ocupación y Oficio: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se escribe las actividades laborales del paciente, no solamente la actual, sino las que ha realizado anteriormente, sobre todo si ha permanecido durante varios años en cada oficio y profesión, porque existen enfermedades profesionales: intoxicación por mercurio en asistentes de odontólogos, obreros de las minas de oro; el saturnismo (intoxicación por plomo), en trabajadores que

30

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

están en contacto con este metal; HTA, IM y enfermedades ácido pépticas en gerentes y profesiones de alta responsabilidad, sometidos a presiones frecuentes y por tiempo prolongado; asma y alergia en trabajadores de fábricas de cemento, y nódulos de las cuerdas vocales en cantantes, profesionales de la enseñanza y oradores de oficio. Se reporta el oficio: chofer de transporte público hace 5 años y, durante 20 años obrero en fábrica de cemento; ambas ocupaciones pueden ser responsables de enfermedades ocupacionales. 41.- Lugar y Fecha de Nacimiento: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se escribe con detalle el día, mes y año, además del lugar de nacimiento; estos datos ayudan a confirmar la edad del paciente y orienta sobre las enfermedades propias de algunos lugares. En Venezuela se conoce que en el Distrito Achaguas del Estado Apure, existe la mayor prevalencia de lepra en Latinoamérica; en los llanos centrales y Valencia, es frecuente la bilharsiosis; el sur del Lago de Maracaibo, existe endemia de hepatitis B y también el virión Delta. Anteriormente, el paciente procedente de los andes venezolanos con bocio, se podía afirmar que padecía hipotiroidismo, porque era una zona bociógena por ausencia de iodo, esto fue superado agregando este elemento a la sal comestible y otros alimentos. 42.- Procedencia: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se anota el sitio más reciente donde permaneció residenciado el paciente. Es importante la permanencia en los últimos años en alguna región, ciudad y país; más importante aún si es viajero activo, por la posibilidad de adquirir alguna enfermedad endémica. Ejemplo: Encefalitis equina venezolana, en la guajira zuliana, paludismo en el Estado Bolívar, gripe aviar en Europa y el continente Asiático y sarampión en España. 43.- Dirección Actual: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se anota detalladamente: calle, sector, número de la casa o apartamento. Se debe ubicar algún sitio de referencia, si la dirección es invasión o es un sector

31

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

sin catastro. Esta información permite localizar a los familiares, si es necesario tomar alguna decisión importante relacionado con resultados de biopsias (cáncer), esputo positivo para TBC que amerite tratamiento a los contactos; intervenciones extremas (amputación de miembros), y que no estén presentes los familiares. 44.- En caso de emergencia avisar a: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se anota la dirección, el número del teléfono y el nombre del familiar o amigo, para facilitar la localización si se necesita la autorización para eventos inesperados. Es relativamente frecuente en los hospitales el fallecimiento de ancianos y enfermos graves, que permanecen solos, porque carecen de familiares y no tienen quien se ocupe de ellos. También se presenta la muerte de potenciales donantes de órganos, y se debe localizar las personas del entorno familiar para solicitar la aprobación. 45.- Fecha y hora de Ingreso: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica para anotar el día y la hora cuándo ingreso al hospital, no la fecha de realización de la historia clínica. Contribuye a llevar el control de la permanencia y evolución hospitalaria y permite ubicar el inicio de la patología, ya que algunas se presentan en determinado horario; la cardiopatía isquémica aparece durante las primeras horas de la mañana, el dolor de la úlcera péptica gástrica en horas nocturnas y la mayoría de las crisis de dolor, se presentan durante la noche. 46.- Religión: Es la parte de la historia clínica y de la ficha patronímica donde se escribe la profesión de Fé del paciente, esta información es importante cuándo se necesita cumplir derivados sanguíneos y pertenecen a los testigos de jehová, en estos casos el paciente no lo acepta, incluso el médico puede ser sometido a juicio si en algún ambiente privado cumple estos derivados, prohibidos para ellos; Pero lo más importante es que el paciente está espiritualmente fortalecido. Se ha demostrado científicamente la importancia de la fé en el proceso de curación y, para enfrentar diagnósticos de enfermedades terminales con mayor fortaleza.

32

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

47.- Motivo de Consulta: Es la parte de la historia clínica y de la anamnesis donde se escriben todos y cada uno de los signos y síntomas que obligaron al paciente a acudir al médico, en el orden de importancia que él les confiera, evitando emplear términos que sugieran: diagnósticos, obscenidades y neologismos (palabras nuevas y desconocidas como asesío, arrojo). Es la única parte de la historia donde se puede escribir exactamente lo que el paciente refiera, sin que necesariamente sea lenguaje médico científico, si el lenguaje utilizado por el paciente es coloquial se escribirá entre comillas, ejemplos: ¨pies hinchados¨, ¨dolor en la barriga¨, ¨quemazón en el cuerpo¨, se buscará el equivalente en lenguaje científico, solicitándole que explique la expresión coloquial. Tratar de anotar la razón que verdaderamente lo lleva a la consulta, hay algún paciente por ejemplo que presentó fiebre hace 3 días, pero es cuándo la cefalea intensa se hace intolerable que busca ayuda. En este caso la cefalea es el primer motivo de consulta y la fiebre el segundo, aunque se hayan presentado inversamente en el tiempo. La mayoría de los pacientes acuden por tres o cuatro motivos de consulta frecuentes; si es polisintomático se utilizará cada línea de escritura para el conjunto de signos y síntomas de la misma esfera. El motivo de consulta más frecuente de los pacientes en el ámbito mundial es el DOLOR. Se recomienda para recoger los motivos de consulta, las preguntas: Cómo está, qué lo trae a la consulta, qué siente. 48.- Enfermedad Actual: Es la parte de la historia clínica y de la anamnesis donde se describen todos y cada uno de los motivos de consulta, con las características semiológicas y evolución, en estricto orden cronológico, en lenguaje médicocientífico, basado en hechos ciertos, tipo telegrama presidencial, con la descripción detallada de cómo comenzaron los síntomas y signos, con precisión de la forma y fecha cuándo dejó de sentirse bien, hasta el momento en que acudió a la consulta. Con frecuencia se ha dicho que la enfermedad actual es el ancla de la anamnesis, debe ser como las minifaldas, ¨ corta pero que enseña mucho.¨ Se debe también iniciar la enfermedad actual, anotando enfermedades y hábitos de

33

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

importancia que el paciente refiera en el inicio de la entrevista, por ejemplo si es alcohólico crónico, fumador crónico, cardiópata, padece SIDA, es alérgico a penicilina, asmático y algún otro evento que sea conveniente conocer, la data del padecimiento y si recibe tratamiento y dieta especial para cada patología. El momento preciso de inicio de la enfermedad actual es cuándo el paciente, independientemente de lo inespecífico de algún síntoma, comienza a sentir que algo no anda bien. Es a partir de ese momento cuándo se inicia la enfermedad actual. Existen algunas sugerencias que ayudarán al estudiante a conseguir los datos que permitan la elaboración de la enfermedad actual: Cómo se iniciaron los signos y síntomas; insidiosa, lenta, progresiva y brusca, paroxística, rápida; Qué estaba haciendo cuándo se iniciaron las manifestaciones; en esfuerzo, ejercicio, actividad física y en reposo; Qué hizo cuándo se sintió mal; acudió al médico, se automedicó y si con el tratamiento se modificaron los síntomas; Cuál es la modificación; mejoraron o se agravaron. Permitir al paciente que exprese la enfermedad actual, sintetizando el relato sin menoscabar la totalidad de lo expresado. Se sugieren algunas preguntas: ¿Cuándo y Cómo se iniciaron los síntomas?, ¿Cómo evolucionaron los síntomas?, ¿Qué sintió primero?, ¿Cómo se encuentra en el momento actual? Un ejemplo de enfermedad actual para la historia tipo I, del paciente que consulta por tos, dolor toráxico y fiebre: Diabético tipo 2, hace 5 años, en tratamiento con dieta e hipoglicemiantes orales, fumador crónico de 1 cajetilla diaria hace 20 años; refiere hace 3 días de forma brusca mientras trabajaba en la carpintería, tos seca que evolucionó a húmeda en dos días, 2 días después presentó dolor toráxico en la base derecha, tipo punzada que se agrava con la tos y los movimientos respiratorios, se alivia en decúbito lateral derecho, igualmente presenta fiebre de 38º C, que se resuelve lentamente con medios físicos y medicamentos tipo paracetamol 500 mgs c/ 8 horas, en vista de que el dolor se ha agravado en las últimas 24 horas acude a la emergencia y se decide su ingreso.

34

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

A N T E C E D E N T E S

49.- Antecedentes: Es la parte de la historia clínica y de la anamnesis donde se escriben las enfermedades que presentaron los familiares (ascendientes y descendientes), y el paciente; diagnosticadas por un médico, antes de la enfermedad actual. Es imprescindible escribir CUÁNDO, en que fecha fueron diagnosticadas, porque es lo que permite saber, en los familiares la gravedad de la enfermedad (si ocasionó la muerte), y en el paciente, cuales son las secuelas que puede presentar y su influencia sobre la enfermedad actual. Se clasifican en: 50.- Antecedentes familiares: Es la parte de la anamnesis y de los antecedentes donde se inscriben las patologías que han presentado y presentan los familiares de primero y segundo grado; ascendientes (abuelos, padres, tíos y hermanos) y los descendientes (hijos y nietos), estén vivos o muertos; a que edad y de cual patología murieron. Esto permite conocer la longevidad y las enfermedades hereditarias de ese grupo familiar. Estos antecedentes son importantes porque el paciente puede desarrollar estado de coma, por ictus paroxístico sin tener antecedentes previos de alguna patología, sin embargo, tiene la predisposición familiar de hipertensión arterial en 3 de los ascendientes y 2 de los descendientes, por lo cual, la posibilidad de ECV hemorrágica relacionada con probable HTA no diagnosticada, puede ser la causa del coma paroxístico. 51.- Predisposición Familiar: Es la parte de los antecedentes donde se escriben las enfermedades que se repiten en los miembros de la familia, mencionados en los antecedentes familiares, es decir, si hay dos o más miembros con la misma enfermedad, incluyendo al paciente entonces es predisposición. Ejemplo: HTA, porque la padece el padre y el paciente; cáncer de colon, porque el abuelo materno y la madre la presentaron. La predisposición es importante ya que en general, las familias viven y comparten el mismo o similares ambientes. También informa de la penetración génica para las enfermedades hereditarias, porque existen enfermedades de origen poligénico y otras son multifactoriales.

35

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

52.- Antecedentes Personales: Es la parte de la anamnesis y de los antecedentes donde se anotan las enfermedades padecidas por el paciente, antes de la enfermedad actual, que hayan sido diagnosticadas por un médico, si recibió tratamiento y se curaron como es el caso de neumonía, apendicitis y litiasis renal; o recibe tratamiento actual como en HTA y diabetes mellitus. Se pregunta sobre las enfermedades más frecuentes y si las NIEGA o las REFIERE y CUÁNDO. 53.- Fisiológicos: Es la parte de los antecedentes personales donde se recoge la evolución de la vida del paciente, desde antes del nacimiento (de que embarazo proviene, si fue controlado, si el parto de donde provino fue normal), eventos de la infancia: a qué edad se sentó, habló, caminó, controló esfínteres, la escolaridad (si es analfabeta o tiene algún grado académico), menarquia y pubertad. En esta parte se obtiene la información sobre si es el hijo mayor, el menor y del medio, lo cual trae consigo comportamientos emocionales diversos. También se describe sobre el desarrollo físico y mental: normal, con retraso y puede ocurrir precocidad. Ejemplo proviene de V gesta, parto normal simple a término (PNSAT), intrahospitalario sin complicaciones. 54.- Patológicos: Es la parte de los antecedentes donde se escriben las enfermedades padecidas por el paciente, antes de la enfermedad actual jerarquizadas por órganos y sistemas, se clasifican en: 55.- Infectocontagiosas: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se escribe si el paciente NIEGA o REFIERE, y cuándo presentó alguna de estas enfermedades: TBC, tifus, poliomielitis, difteria, tétanos, coqueluche (tosferina), sarampión, rubéola, parotiditis, hepatitis A, paludismo, varicela zoster, mononucleosis infecciosa, Si refiere alguna, se reporta si hubo complicaciones o no. Ejemplo la rubéola en los niños varones y hembras puede traer como consecuencia orquitis y ooforitis que los conducen a la esterilidad.

36

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

56.- Alérgicos: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se escribe si el paciente NIEGA o REFIERE, y cuándo presentó enfermedades relacionadas con la hipersensibilidad a: medicamentos, alergenos exógenos (asma extrínseca y urticaria) y alimentos. Hay que investigar la alergia a la penicilina, porque en ocasiones no está bien establecido y se priva al paciente de este beneficioso medicamento, que es económico, poco tóxico y cubre gran espectro contra gérmenes como: neumococo, treponema pallidum, gonococo y otros. 57.- Transmisión Sexual: (ETS) Es la parte de los antecedentes patológicos donde se escribe si el paciente presentó: sífilis, blenorragia (gonorrea), infección por VPH, virus de inmunodeficiencia humana (VIH), tricomoniasis y candidiasis genital, hepatitis B, chancro blando; si se complicaron o no. Puede ocurrir que el paciente presentó blenorragia hace 20 años, y consulta por sindrome obstructivo bajo, la blenorragia aunque hubiese sido tratada y curada, pudiera ser la responsable directa del padecimiento actual, ya que produce uretritis en rosario, y condiciona la obstrucción de la micción. Al recoger el antecedente de tan larga antigüedad, resulta más fácil el diagnóstico. 58.- Cardiovascular: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se niega o refiere si el paciente (aórtica, mitral, presentó y cuándo: HTA, cardiopatía isquémica (angina y pulmonar), endocarditis, miocardiopatía, estable, inestable e IM), insuficiencia cardíaca derecha (ICD), ICI, valvulopatía tricuspídea arterioesclerosis, insuficiencia vascular periférica venosa, arterial y linfática, y si hubo complicaciones o no. Si tiene electrocardiograma y/o ecocardiograma previo. 59.- Respiratorio: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se niega o refiere si el paciente presentó y cuándo: bronquitis aguda y/o crónica, TBC pulmonar, atelectasia, neumonía, bronquiectasia, absceso pulmonar, derrame pleural, enfisema, empiema, cor-pulmonale, neumotórax, tromboembolismo pulmonar (TEP), resultado. y cáncer de pulmón. Si posee tele de tórax anterior y el

37

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

60.- Digestivo: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se niega o refiere si el paciente presentó y cuándo: esofagitis, gastritis, duodenitis, enfermedad ulcerosa péptica, pancreatitis aguda y crónica, cirrosis hepática, sindrome de hipertensión portal (SHP), sindrome de mala absorción intestinal, enfermedad de crohn, diverticulosis, diverticulitis, apendicitis, hepatitis, colecistitis, colelitiasis y cáncer digestivo (esófago, estómago, colon, etc). Si le realizaron endoscopia inferior y superior y los resultados de éstas. 61.- Renales: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se escribe si el paciente presentó y cuándo: litiasis renal, ureteral, uretral, insuficiencia renal aguda (IRA), IRC, glomerulonefritis aguda (GNA), pielonefritis, cistitis, uretritis, tumores renales. Si le realizaron ecograma renal, urografía por eliminación y sus resultados. 62.- Ginecológico: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se escribe si la paciente padeció y cuándo: mastitis, cáncer de mama, cuello uterino, ovario, endometrio, vaginosis, vaginitis y endometriosis. Si se realizó citología, biopsia endometrial, cervical, mamografía, ecograma pélvico y los resultados. 63.- Genital masculino: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se escribe si el paciente presentó y cuándo: epispadia, hipospadia, fimosis, parafimosis, criptorquidia, orquitis, ectopia testicular, prostatismo, cáncer de próstata, cáncer de pene, testículo, azoospermia y síndrome obstructivo bajo. 64.- Neurológico: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se niega o refiere si el paciente presentó y cuándo: epilepsia, ECV isquémicas (trombóticas y embólicas), hemorrágicas (intraparenquimatosas y subaracnoidea), meningitis, encefalitis, enfermedad de parkinson, alzheimer, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, lesión ocupante de espacio intracerebral (LOE), glioblastoma multiforme.

38

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

65.- Reumatológico y Osteomuscular: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se niega o refiere si el paciente presentó y cuándo: fiebre reumática, osteomielitis, osteoporosis, osteoartrosis y miopatías. 66.- Endocrino - Metabólica: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se niega o refiere si el paciente presentó y cuándo: diabetes insípida (central y periférica), diabetes mellitus tipo 1 y 2, sindrome metabólico (intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina), hipertiroidismo, hipotiroidismo, tiroiditis, sindrome de cushing, addison, hiperaldosteronismo primario o secundario, panhipopituitarismo, sindrome de sheehan, hiperlipemia familiar y secundaria. 67.- Hematológico: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se niega o refiere si el paciente presentó y cuándo: anemia hemolítica primaria y secundaria, policitemia vera, poliglobulia, leucemia, leucopenia, trombocitopenia, trombocitosis, linfomas de hodgkin, no hodgkin, macroglobulinemia, mieloma múltiple, hiperesplenismo y hemofilia. 68.- Dermatológico: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se niega o refiere si el paciente presentó y cuándo: dermatitis, celulitis, erisipela, abscesos cutáneos, pénfigo infeccioso, vulgar, escabiosis, dermatitis herpetiforme, vitiligo, impétigo, psoriasis, hemocromatosis, micosis: tiñas (pitiriasis blanca y versicolor, producida por la malassezia furfur y flava), y lipoma. 69.- Inmunológico: Es la parte de los antecedentes patológicos donde se niega o refiere si el paciente presentó y cuándo: LES, lupus discoide, esclerodermia en golpe de sable, esclerosis sistémica progresiva, enfermedad mixta del colágeno, SIDA, y otras inmunodeficiencias. Existe otro grupo de antecedentes personales que no son patológicos, sin embargo, aportan información importante para obtener el diagnóstico y en el

39

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

esquema de la historia clínica como documento científico, se enumeran con la nomenclatura propia, cumpliendo el método científico. 70.- Antecedentes Maritales: Es la parte de los antecedentes personales donde se escribe cómo es la relación del paciente con su pareja, independiente si es: casado, soltero, viudo. Incluir todas las tendencias sexuales, la relación interpersonal y sexual sólo con la pareja: insatisfactorias y satisfactoria, la frecuencia con que practica el acto sexual, sin tabú ni sugerencias por parte del médico, ni del estudiante. Es necesario despojarse de los prejuicios, porque es parte del interrogatorio igual a toda la historia. En ocasiones las insatisfacciones sexuales son el origen de la enfermedad actual. No incluir otras situaciones, solo la relación de pareja. 71.- Quirúrgicos y Traumáticos: Es la parte de los antecedentes personales donde se escribe si niega o refiere, y cuándo, cirugías tipo apendicectomía, cura de hernia umbilical, colecistectomía, colectomía por cáncer de colon; y traumatismos por accidentes automovilísticos, y otros traumas graves que dejan secuelas internas y externas discapacitantes, ejemplos: caída del árbol en la niñez y complicado con inconsciencia durante 12 horas; fractura en cadera izquierda en accidente de tránsito, hace 2 años, tratada con osteosíntesis. 72.- Epidemiológicos: Es la parte de la historia clínica y de los antecedentes personales donde se escriben los eventos relacionados con la permanencia del paciente en sitios endémicos y las picaduras por trasmisores (anófeles, triatomas y garrapatas), mordeduras (serpientes, alacranes, perros y ratas). Las condiciones ambientales de la vivienda, como cercanía de cañadas, basureros, talleres y las industrias que puedan iniciar y agravar la enfermedad actual. Las condiciones de la vivienda y los servicios públicos: aguas blancas (por tubería o depositadas); aguas negras (red de cloaca, pozo séptico, al aire libre); aseo urbano (domiciliario, basura quemada, lanzada en barranco). Ingestión de leche sin pasteurizar (cruda puede producir brucelosis), contacto permanente con animales domésticos:

40

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

psitacosis por loros y palomas; toxoplasmosis ocular y sistémica por gatos; y toxocariosis por perros. 73.- Psíquico: Es la parte de los antecedentes personales donde se escribe si el paciente ha estado recluido y cuándo, en instituciones psiquiátricas por: psicosis, sindrome bipolar, esquizofrenia, disociación psicótica, hipofrenia, insomnio, y cómo es la personalidad: irritable, violenta o pasiva; ha sido abusado física, emocional y sexualmente; permanencia en prisión y albergue de menores por trastornos de conducta y delincuencia. Esta información es útil para la relación con el paciente y la actitud frente a las diferentes situaciones que puedan presentarse. 74.- Gineco-obstétrico: Es la parte de los antecedentes personales donde se escribe: fecha de la menarca (menarquía, primera menstruación), en las venezolanas y latinoamericanas, ocurre entre 12 y 15 años de edad; cuantos días le dura el flujo menstrual y cada cuanto le aparece, se anota como fracción, ejemplo: 5/30, le dura 5 días la menstruación, y el ciclo es cada 30 días, preguntar sobre concomitantes: cefalea, irritabilidad, edema de miembros inferiores, es la llamada dismenorrea, sindrome de tensión premenstrual y molimen catamenial. También se obtiene el número de embarazos, partos, cesáreas, abortos y se escribe en números romanos; Ejemplo: VII gestas, V para (PNSAT= parto normal simple a término), I cesárea, I aborto. Si utilizó anticonceptivos orales (ACO), por cuánto tiempo, intrauterinos (DIU), citología más reciente y resultados, menopausia (cese, última menstruación), amenorrea (primaria y secundaria: fisiológica, patológica), oligomenorrea y polimenorrea. 75.- Genital Masculino: Es la parte de los antecedentes personales donde se describe fecha de la pubertad, aparición de los caracteres sexuales secundarios, primera relación sexual, uso de condón para protección de las enfermedades de trasmisión sexual y embarazos no deseados; impotencia y andropausia.

41

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

76.- Hábitos: Es la parte de los antecedentes personales donde se obtiene información sobre el consumo de drogas: alcohol (cuánto, con que frecuencia, desde cuándo comenzó); para definir si es crónico, ocasional y social; tabáquico (cuánto y desde cuándo), cafeico, analgésicos, tranquilizantes, vitaminas, antiácidos, hormonas. También el hábito alimentario de acuerdo a los principios inmediatos: dietas a predominio de carbohidratos, proteínas y grasas, frecuencia diaria y la cantidad, porque en esta esfera puede estar el origen y la complicación de la enfermedad actual. El sueño y la siesta deben reportarse, porque el insomnio es causa de consulta frecuente en las mujeres con sindrome perimenopáusico, hombres con andropausia, presiones en el trabajo y de otra índole. 77.- Inmunizaciones: Es la parte de los antecedentes personales donde se reporta las vacunas que recibió: BCG (bacilo Calmette, Guérin), Triple Bacteriana (DPT, Difteria, Pertussis y Tétanos), Triple Viral (Sarampión, Rubéola y Parotiditis), Antipolio, Toxoide Tetánico, Fiebre Amarilla, Antivariólica, Antimalárica, Antitífica, Antigripales varias y otras polivalentes cada vez más numerosas, de las cuales no se puede asegurar todavía, que brinden verdadera inmunización. Es importante conocer la fecha cuándo se comenzó a inmunizar en Venezuela, para evitar escribir información falsa en la historia, por desconocimiento del estudiante; ejemplo si el paciente de 22 años, informa que recibió la antivariólica y antitífica, no es cierto, se debe recordar que estas vacunas fueron eliminadas del esquema hace más de 20 años, por erradicación mundial de ambas enfermedades (viruela y tifus), y se inmunizaba después de los 7 años, porque se necesitaba que el sistema inmunológico estuviera en condiciones óptimas para recibir estas vacunas. Preguntar si se cumplió el esquema completo, de las que tienen varias dosis (polio, triple bacteriana); y la dosis de refuerzo de las que proveen inmunización de corta durabilidad.

42

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

INTERROGATORIO

FUNCIONAL

78.- Revisión de Sistemas o Interrogatorio Funcional: Es la parte de la historia clínica y de la anamnesis, donde se escriben con todos los detalles semiológicos los signos y síntomas que presenta el paciente cuándo consulta, durante la enfermedad actual, y no los refirió en el motivo de consulta. Pueden ser ocasionados por la repercusión de la enfermedad actual, en otros órganos y sistemas. También pueden ser la consecuencia de padecimientos anteriores, los cuales inciden negativamente agravando la enfermedad actual. Se organizan por aparatos y sistemas. DESDE CUÁNDO, es clave es esta sección de la anamnesis, porque es diferente para el efecto sobre el diagnóstico, referir melena hace 1 día, o durante 3 semanas; pérdida de peso de 10 kilogramos (kgs) en 1 mes, ó en el lapso de 10 años. 79.- Manifestaciones Generales: Es la parte de la anamnesis y del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, algunos signos y síntomas de repercusión sistémica que sirven de ayuda diagnóstica: fiebre, sudores nocturnos, pérdida y ganancia de peso. 80.- Cabeza: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, los síntomas y signos característicos de ese sitio topográfico: cefalea, cefalalgia, mareo, vértigo central, síncope, lipotimia y alopecia. 81.- Ojos: Es la parte del interrogatorio funcional donde se recoge si niega o refiere, y desde cuándo, los signos y síntomas característicos del órgano: amaurosis uni y bilateral, ambliopía (leve, moderada y grave), diplopía, oftalmodinia, miopía, hipermetropía, presbicia, astigmatismo, xantopsia, discromatopsia (daltonismo), epífora, fotofobia, fosfeno, escotoma (centellante y opacos o moscas volantes), secreciones purulentas y nictalopia.

43

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

82.- Oído: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, los signos y síntomas de este órgano, que informa sobre patología: cofosis o sordera (uni y bilateral), hipoacusia, hiperacusia, paracusia, vértigo periférico, tinnitus, acúfenos, otalgia, otorrea y otorragia. 83.- Fosas Nasales o Naríz: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, los signos y síntomas de este órgano, que son expresión de patología: anosmia (uni y bilateral), hiperosmia, hiposmia, parosmia, cacosmia, rinorrea, rinorragia o epistaxis, rinorraquia y prurito nasal. 84.- Boca y Orofaringe: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, los signos y síntomas de esta región topográfica: ageusia, hipogeusia, parageusia, hipergeusia, glosodinia, gingivitis, estomatitis, amigdalodinia, faringodinia, aftas, sialorrea, glosorragia, gingivorragia, estomatorragia, halitosis (por mal aseo, cetónico, urémico y a cadáver recién abierto), bruxismo, caries, odontalgia, odinofagia, odinodisfagia y disfagia. 85.- Cuello: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, la signo-sintomatología de esta región topográfica: nucalgia, cervicalgia, limitación de los movimientos del cuello, bocio, quiste tirogloso, quiste branquial y adenomegalias. 86.- Tórax-Respiratorio: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, las manifestaciones relacionadas con el sistema respiratorio: punzada de costado (dolor toráxico o pleurítico), tos, disnea respiratoria, hemoptisis, esputo, expectoración (mucosa, serosa, purulenta, hemoptoica, herrumbrosa), vómica, broncorrea matutina y cianosis respiratoria.

44

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

87.- Tórax-Cardiovascular: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, las manifestaciones cardiovasculares: dolor cardiogénico, disnea progresiva (grandes, medianos y pequeños esfuerzos),

45

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

disnea paroxística nocturna, ortopnea, tos cardíaca, palpitaciones, cianosis cardíaca, claudicación vascular intermitente y edema cardiogénico. 88.- Abdomen-Digestivo Superior: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, la signo-sintomatología de este grupo de órganos y sistemas: apetito, hambre, anorexia, hiporexia, hiperorexia, bulimia, pica, coprofagía, pirosis, epigastralgia, náusea, vómito central y periférico (postprandial inmediato y tardío: alimentario, bilioso, porráceo, fecaloide), hiperemesis, regurgitación, eructos, hipo, hematemesis y melena,. 89.- Abdomen-Digestivo Inferior: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, los síntomas y signos más frecuentes, de los órganos abdominales: ritmo evacuador, diarrea, constipación, estreñimiento, tenesmo rectal, pujo rectal, esteatorrea, creatorrea, hematoquexia (enterorragia, rectorragia, anorragia), meteorismo, borborismo, incontinencia rectal, retención rectal, prurito anal, cólico, flatulencia, dolor abdominal, acolia, pleocolia y proctalgia. 90.- Abdomen-Urinario: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, las manifestaciones más frecuentes de este sistema: ritmo miccional diario, diúresis, anuria, oliguria, poliuria, enuresis, nicturia, disuria, polaquiuria, pujo vesical, tenesmo vesical, hematuria (renal parecida a cocacola, vesical y uretral semejante a frescolita), coluria (ictericia obstructiva: parecida al refresco de naranja), incontinencia urinaria, retención urinaria, y cólico nefrítico. 91.- Ginecológicos: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, las manifestaciones más frecuentes de este sistema: leucorrea (con o sin prurito), frigidez, galactorrea, climaterio o perimenopausia, hipomenorrea, hipermenorrea, metrorragia, menometrorragia, fecha de última regla (FUR).

46

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

92.- Genital Masculino: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, las manifestaciones más frecuentes de este sistema: impotencia sexual, eyaculación precoz y retrógada, uretrorragia, uretrorrea en blenorragia, balanitis, prepucitis, orquitis, y dolor testicular. 93.- Neurológico: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, las manifestaciones más frecuentes de este sistema: Plejías (hemi, di, para, cuadri, mono), paresias (hemi, di, para, cuadri, mono), atrofia, espasticidad, rigidez, parestesias, trastornos de la sensibilidad, convulsión, coma (superficial y profundo), amnesia (total y parcial: anterógrada y retrógrada), e hipomnesia. 94.- Osteomuscular: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, las manifestaciones más frecuentes de este sistema: artralgias agudas y crónicas (grandes y pequeñas articulaciones), mialgias, y ostalgias. 95.- Dermatológico (Piel): Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, las manifestaciones más frecuentes de este sistema: exantema (focal o generalizado: monomórfico o polimórfico), mácula (hipercrómica, hipocrómica, acrómica), pápula, vesícula, pústula, nevus (plano y exofítico), condilomas acuminados, ictericia, eritema, rubicundez, úlcera (diabética, varicosa, vasculítica), prurito y efélides. 96.- Endocrino: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, los síntomas más recuentes de este sistema: polidipsia, poliuria, polifagia, pérdida o ganancia de peso, intolerancia al frío, bradilalia, bradipsiquia, mixedema, intolerancia al calor, caída del cabello, taquilalia, taquipsiquia, mixedema pretibial, dermografismo, astenia, fatigabilidad, deshidratación extrema, manchas café con leche, cara de luna llena, jiba cervical,

47

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

obesidad centrípeta, miembros inferiores adelgazados, estrías rosadas, poliuria masiva y sed intensa. 97.- Hematológico: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo, los síntomas más recuentes de este sistema: petequia, equimosis, víbice, palidez, mareo, debilidad, sangramientos activos simultáneos: ocasional o persistente (epistaxis, metrorragia, menometrorragia, hipermenorrea), somnolencia. 98.- Psiquismo: Es la parte del interrogatorio funcional donde se escribe si niega o refiere, y desde cuándo. Los síntomas más frecuentes en esta esfera son: tristeza, insomnio, ansiedad, intento suicida, indiferencia y cambios de conducta. Existe la tendencia a confundir los antecedentes con el interrogatorio funcional, la diferencia es que los antecedentes, son enfermedades anteriores a la enfermedad actual; diagnosticadas por el médico, padecidas por el paciente y los familiares ascendientes y descendientes en primera y segunda línea. El interrogatorio funcional, son signos y síntomas actuales, que están presentes simultáneamente con la enfermedad actual, como consecuencia de ella o secuela de otros padecimientos anteriores que la agravan, y que no fueron manifestados por el paciente en la enfermedad actual. adenomegalia, ostalgia esternal y tibial, hipersomnia, y

48

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

EXAMEN

FÍSICO

99.- Examen Físico: Es la parte de la historia clínica que se realiza con el examinador de pie, al lado derecho del paciente, en TODAS las circunstancias, aunque el examinador sea zurdo, el paciente esté colocado inadecuadamente o exista objetos físicos que lo impidan. El examinador debe realizar los arreglos necesarios para que pueda colocarse semiológicamente. Es en esta sección de la historia, donde se describen los hallazgos encontrados por el médico durante el examen al paciente; Se describen dos tipos de examen físico: general y especial, se realiza con los órganos de los sentidos, el Instrumental médico necesario (estetoscopio, esfingomanómetro, cinta métrica, termómetros oral y rectal, linterna, baja lengua, equipo de otorrinolaringología (ORL), martillo de reflejos, diapazón de 156 vibraciones por segundo, cintas de colores, envases con diferentes olores y sabores y lupa), utilizando las maniobras: inspección (directa e instrumental: externa e interna), palpación (uni y bimanual), percusión (manual e instumental: martillo de reflejos), auscultación (directa y estetoscópica), olfación y medición (instrumental: cinta métrica, esfingomanómetro y termómetro). Se examina cada órgano y sistema y si los hallazgos son normales se anotan con las siglas SLA (sin lesiones aparentes), ya que el estudiante y en ocasiones el médico, no están en condiciones de expresar si algún órgano está normal o patológico. Con SLA está significando que, cuándo lo examinó, no encontró lesiones. Si existen signos patológicos en algún/os órganos y sistemas, debe escribirse si fue en la inspección y/o en alguna otra de las cinco maniobras del examen físico, se describirán todas las características de las lesiones susceptibles de evidenciar. Ejemplo: inspección: se observa ictérico; palpación: hígado palpable, duro doloroso, superficie lisa, borde fino, percusión: matidez sólida, en hipocondrio derecho, medición: hepatomegalia moderada, 14 cms (línea paraesternal derecha) 16 cms (línea medioclavicular derecha) y 18 cms (línea axilar anterior). 100.- Inspección: Es la maniobra del examen físico que realiza el examinador con el órgano de la visión, para observar los hallazgos normales y los signos

49

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

patológicos en el paciente. La inspección se realiza de forma directa y con instrumentos como: lupa para observar las lesiones de piel, luz directa para observar la pupila, la inspección interna con: otoscopio, diafanoscopio (para observar oídos y senos paranasales), oftalmoscopio y rinoscopio. Se describe todos los detalles normales y patológicos que se observen. Ejemplo: pupilas centrales, mióticas, isocóricas, y normorreactivas, reflejo consensual presente. Lesiones acrómicas en ambos codos, simétricas y de 4 x 4 cms. 101.- Palpación: Es la maniobra del examen físico que se realiza al paciente con las manos y/o los dedos del examinador para obtener la información de los órganos, si están normales y las lesiones existentes en las diferentes regiones del cuerpo. Se realiza uni y bi-manual, también con uno y varios dedos, debe ser firme pero no brusca, observar la facie del paciente y preguntarle si la maniobra produce dolor. Es recomendable frotarse previamente las manos para igualar la temperatura del paciente; luego se describen los hallazgos. Ejemplos: Ojo derecho duro, con dolor intenso a la presión digital que parece corresponder a glaucoma. Tacto bimanual: vagina caliente, dolorosa en fondo de saco derecho, con tumoración blanda de 6 x 8 cms, aproximadamente que parece corresponder a plastrón apendicular; piel hipertérmica al tacto, con hiperestesia cutánea en fosa ilíaca derecha, maniobra de Blumber positiva, parece corresponder a apendicitis aguda. Riñón izquierdo palpable, con peloteo y contacto lumbar presente, duro, no doloroso, parece corresponder a nefromegalia tumoral. Punto de máximo impulso (PMI), en 5to espacio intercostal izquierdo con línea media clavicular (5to EICCLMCI). 102.- Percusión: Es la maniobra del examen físico que se realiza con la mano izquierda del examinador colocada firmemente sobre la piel del paciente, en las diferentes regiones del cuerpo, y la mano derecha golpea sobre la izquierda, para escuchar los diferentes sonidos normales y patológicos en el organismo; También se percute con el martillo de reflejos. Existen ruidos normales en el tórax como el claro pulmonar (resonancia), del parénquima sano y patológicos como la matidez

50

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

si hay consolidación pulmonar. En el abdomen timpanismo generalizado, que remeda a percutir sobre el cuero de un tambor, excepto en el hipocondrio derecho donde la percusión es mate, es decir remeda el sonido producido al percutir sobre el muslo; En el riñón, la puño-percusión puede ser dolorosa si existe GNA, pielonefritis y litiasis renal. 103.- Auscultación: Es la maniobra del examen físico que se realiza para escuchar con el estetoscopio, los sonidos normales y los ruidos patológicos de los órganos. En el pasado se realizaba directamente con el pabellón auricular, colocado en las diferentes regiones del tórax del paciente, y posteriormente Lanec diseñó el estetoscopio biauricular, que puede utilizarse por el lado de la campana y por la porción plana con membrana, depeniendo del sonido que se auscultará. Los ruidos normales en la auscultación pulmonar son: el soplo glótico, que es inspiratorio y espiratorio y remeda el soplar a través de un tubo de mediano calibre, se ausculta en la proyección toráxica donde se bifurca la tráquea, en la parte anterior del tórax, a la altura de la unión del cuerpo con el manubrio esternal, se utiliza el lado del estetoscopio que tiene membrana. El otro ruido normal es el murmullo vesicular, es inspiratorio y remeda el despegar del plástico fino, se escucha en los dos hemitórax, en todas las regiones donde se proyecta el parénquima pulmonar, es más audible y claro en las regiones supra e infraclaviculares, axilar e infraxilar. En el corazón, cuándo se escuchan soplos se debe auscultar con la campana, que es el lado del estetoscopio que no tiene membrana. Existe también el estetoscopio de pinar para auscultar al feto. 104.- Olfación: Es la maniobra del examen físico que se realiza para percibir los olores normales y patológicos. Cuándo se percibe el aliento del paciente y los diferentes tipos de halitosis (etílico en embriaguez, a kerosen ingerido de manera accidental y con intento suicida, cetónico de la cetoacidosis diabética y el urémico en IRC); También la hemorragia digestiva superior (HDS), se diagnostica por la fetidez de la melena, y los olores de las diferentes secreciones: umbilical, vaginal, ótica, esputo, absceso, úlceras y pié diabético. Es de ayuda para sospechar el

51

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

agente etiológico; se describe por ejemplo el olor fecal característico producido por infecciones con salmonella y echericha coli. 105.- Medición: Es la maniobra del examen físico que consiste en medir el tamaño de las vísceras normales y patológicas, úlceras y tumoraciones. Se realiza directamente con las manos y dedos del médico y para mayor exactitud con la cinta métrica. El objetivo es comprobar si existe visceromegalia (aumento de tamaño visceral: hepatomegalia, esplenomegalia, etc.); También se realiza medición con el termómetro, colocado en boca, axila o recto y, se observa los grados de temperatura del paciente. Con el esfingomanómetro se mide la tensión arterial. La circunferencia cefálica del recién nacido, debe medirse mensualmente para descartar macro y microcefalia. El abdomen del paciente ascítico debe medirse diariamente. La dilatación del cuello uterino en el trabajo de parto, se mide con el dedo índice y medio, durante el tacto vaginal. Si no se tiene cinta métrica, se puede utilizar traveses de dedo para cuantificar el tamaño de las visceromegalias y tumores. Ejemplo aparte es la esplenomegalia, según donde se palpe el bazo, existe gradación de 0 a IV, según la ley de Boyd. Son estas seis maniobras del examen físico por separado, y en conjunto, los recursos disponibles para el médico y el estudiante cuándo realizan el examen físico; Posteriormente seleccionarán los exámenes de laboratorio, y auxiliares de imágenes que le permitan obtener el diagnóstico. Es necesaria la práctica diaria y constante en personas normales y luego en pacientes con alguna patología, para dominar estas maniobras, de manera que brinden la experiencia necesaria para realizar el diagnóstico. Debe resaltarse la importancia de los hallazgos clínicos, si el paciente refiere síntomas y se encuentran signos que sugieran alguna enfermedad específica, y el resultado de laboratorio es negativo para confirmar la patología, se concluye que el examen de laboratorio tiene error, o existe alguna falla en la técnica. No se debe enviar el paciente al domicilio sin tratamiento diciéndole que está sano, confiando que el examen resultó negativo y normal. Por ejemplo, en la actualidad se conoce hace 15 años no, que existe IM sin onda Q en

52

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

el electrocardiograma (ECG). La observación es para resaltar que la clínica es predominante sobre los resultados de laboratorio, porque sería fácil prescribir tratamiento a la tele de tórax, tomografía axial computadorizada (TAC), examen de orina y hematología; los exámenes no se quejan ni presentan efectos colaterales. 106.- Examen Físico General: Es la parte del examen físico donde se describen los signos encontrados mediante las maniobras: inspección, palpación, percusión, auscultación, olfación y medición; en nueve aspectos de algunas regiones topográficas. Brindan información de las condiciones generales del paciente y expresan los efectos de enfermedades sistémicas y localizadas. Se inicia con el primer contacto en la relación médico-paciente y evalúa: a) estado de conciencia y mental; b) facie; c) actitud y hábito corporal; d) piel y panículo adiposo; e) ganglios linfáticos; f) marcha; g) crecimiento y estado nutricional; h) edema; i) signos vitales (tensión arterial, pulso, temperatura y respiración). 107.- Estado de Conciencia y Mental: Es la parte del examen físico especial donde se obtiene mediante la inspección, si el paciente está: conciente o en coma (superficial, profundo, vigil); y mediante la conversación, si está orientado en tiempo, espacio y persona; si el lenguaje es coherente; el curso del pensamiento es lógico; si colabora o no con la obtención de la historia clínica. Se realiza mediante preguntas: cuál es su nombre, qué fecha es hoy, quién es el presidente del país. Las otras maniobras del examen físico no se realizan en esta esfera. 108.- Facie: Es la parte del examen físico donde se escriben los signos encontrados en la cara, es importante porque en ella se pueden reflejar enfermedades variadas, desde la anemia con facie pálida, hasta la ECV con facie asimétrica, por parálisis facial central. Se utiliza con mayor frecuencia la inspección y se describe: Según la configuración: simétrica o asimétrica, deformada o sin deformidades, prognatismo. Por la coloración: pálida, rubicunda, cianótica y terrosa. Si la facie es normal, las otras maniobras no son utilizadas; si existen úlceras, tumoraciones y alguna otra lesión que sea susceptible de ser

53

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

examinada con las otras maniobras, se realizan. Se conocen numerosos tipos de facie característica de algunas enfermedades: dolorosa, ansiosa, vultuosa, edematosa, cretina, adenoidea, lunar, hipotiroidea, hipertiroidea, mixedematosa, leonina, parkinsoniana, miasténica, tetánica, mongólica, abotagada, esclerodérmica, hipocrática, acromegálica, gerodérmica, rubicunda o eritrósica, pálida, cianótica, ictérica, melanodérmica, nefrítica y nefrósica. 109.- Ganglios Linfáticos: Es la parte del examen físico general donde se anotan los hallazgos de todos los ganglios linfáticos: sub-occipitales, pre-auriculares, retro-auriculares, sub-maxilares, sub-mentonianos, cervicales superficiales y profundos, supra-claviculares, axilares, epitrocleares, abdominales, inguinales y poplíteos. En condiciones normales los ganglios no son visibles ni palpables. Se utilizan las maniobras de inspección y palpación, si alguno o todos los ganglios están visibles y palpables, se denominan adenomegalia (aumento de tamaño del ganglio), y se debe medir. Son de importancia en el diagnóstico, porque aumentan de tamaño en presencia de enfermedades. Si está localizado en alguna zona específica, la sub-occipital y exantema se asocia a rubéola, retro y pre-auriculares relacionados con procesos infecciosos en el cuero cabelludo, los generalizados causados por SIDA, linfoma, leucemia y mononucleosis infecciosa. 110.- Crecimiento y Estado Nutricional: Es la parte del examen físico general donde se anotan por inspección y medición la talla en metros (mts), y el peso en kilogramos (kgs). Con esta información se puede determinar si el paciente adulto está normal en esa correspondencia pondo-estatural. Se confirma cuándo el peso es igual a lo que sobrepasa el metro en cms; ejemplo si la talla es 1.76 mts debe pesar 76 kgs, es el denominado peso ideal. Está enflaquecido o caquéxico, si tiene entre el 10 al 25 % menos del peso ideal; con sobrepeso y obesidad (enfermedad grave del siglo XX y XXI), cuándo tiene entre el 5 al 25 % más de su peso ideal. La talla (estatura), menor de 1.20 mts es considerado nano o enano, si mide más de 2 mts es considerado, en nuestra sociedad como gigantismo. Es necesario mencionar que debido a la mejoría en la nutrición, ejercicios y otras

54

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

manipulaciones, se observa cada día y en mayor cantidad, jóvenes normales de alta estatura, por la práctica de deportes entre ellos el baloncesto. También se mide la circunferencia abdominal, es útil junto a otros parámetros para diagnosticar enfermedades cardiovasculares, hepáticas, renales, metabólicas, etc. Las variaciones del estado nutricional, permiten conocer si el paciente ha tenido nutrición adecuada o inadecuada, si padece enfermedades relacionadas con el proceso de nutrición o enfermedades catabólicas que consumen proteínas y grasas, como ocurre en diabetes mellitus tipo 1 y en hipertiroidismo.

111.- Edema y Panículo Adiposo: Es la parte del examen físico general donde se examina por inspección y medición, para edema: la extravasación de plasma en el espacio intersticial y para evaluar el panículo adiposo se observa y mide la cantidad y distribución de la grasa corporal. Esta se debe anotar si es normal, abundante, escasa o ausente (obesidad, enflaquecimiento, caquéxia, anorexia nerviosa, sindrome de Addison y el hipertiroidismo); Si es simétrico o asimétrico (de distribución androide en el sindrome de Cushing), la medición se realiza con el vernier en las zonas específicas en brazo, abdomen y muslos. En el caso del edema con la inspección a simple vista se observa el aumento de volumen. La palpación se realiza presionando con el dedo índice contra la superficie ósea y observar si deja fovea, hay que indicar si es generalizado (anasarca: en IRC, ICC y en la hipoproteinemia) y localizado (bipalpebral matutino: sindrome nefrítico; en miembros inferiores y vespertino en la ICC; las várices producen edema en miembros inferiores; en la cara la obstrucción del seno cavernoso, es muy grave y puede ser mortal; El edema se reporta en cruces o grados (+, ++, +++, ++++), dependiendo de la profundidad y el tiempo que dure la recuperación de la fovea. 112.- Actitud y Hábito Corporal: Es la parte del examen físico general donde se describe con la inspección, la forma como se encuentra el paciente, es la actitud: sentado, ortostático (de pie), decúbito (acostado), ventral, dorsal, lateral; activa/o, pasiva/o; obligado (en coma y parálisis); Para el hábito corporal se utiliza la medición, identificando el eje corporal predominante: vertical (talla), y horizontal
55

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

con el paciente de pie y se mide la distancia entre los miembros superiores extendidos desde el dedo medio de cada mano; y se identifican según el eje que predomine, los biotipos: longilíneo, predomina el diámetro vertical sobre el horizontal, mediolíneo, ambos ejes son similares y brevilíneo, predomina el horizontal sobre el vertical. Las otras maniobras del examen físico no se realizan. 113.- Marcha: Es la parte del examen físico general donde se describe la forma de caminar del paciente (si puede caminar). La marcha normal (eubasia), se realiza en bipedestación debe avanzar a pasos rítmicos, el miembro inferior correspondiente y el superior contralateral simultáneamente y en sucesión armónica y constante. Se examina por inspección. Algunas patología producen marchas patológicas: coja, parética, pesada, de pato, de sapo, estepaje, coreica y parkinsoniana. 114.- Piel: Es la parte del examen físico general donde se examina el órgano que recubre toda la superficie corporal, es el órgano del tacto y la primera barrera de defensa inmunológica. El color en concordancia con la raza, debe ser contínua en todo el trayecto. Se pueden encontrar signos que indican enfermedades activas y cicatrices (lesiones primarias y secundarias), de infecciones, alergias, traumas, etc. Se examina por inspección, palpación y medición de dichas lesiones, y por olfación si están activas y tienen secreción. Las lesiones específicas son: pérdida de la solución de continuidad, úlcera, cicatriz por cirugía, heridas cortantes, punzantes; En procesos infecciosos se presentan pápulas, vesículas, abscesos; En trastornos lipídicos se observan quiste sebáceo, lipoma, estrías rosadas y blancas: en el abdomen y otras regiones; Los trastornos de la coloración son: mácula hipo, hiper y acrómica y rubicundez. 115.- Signos Vitales: Es la parte del examen físico general donde se obtienen los resultados de la medición de la tensión arterial, pulso, respiración y temperatura (vitiligo, lepra, secuela de úlceras varicosas, diabéticas y necróticas); cianosis, acrocianosis, palidez, hipercarotinemia, ictericia

56

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

corporal. Se examinan por inspección, palpación, auscultación y medición. Son mal llamados signos vitales, debido a que los otros aspectos examinados también significan vida en el paciente. Es necesario examinarlos, porque contribuyen a obtener la condición general del paciente. Tensión arterial: consiste en medir con el esfingomanómetro la presión arterial, la unidad de medida son milímetros de mercurio (mmHg), en las tres posiciones: ortostática, sentado y decúbito dorsal y en los cuatro miembros: los dos superiores (colocar el manguito del tensiómetro, en la parte media del brazo, después de ubicar la arteria braquial), y los dos inferiores (en decúbito ventral, colocar el tensiómetro en el muslo, encima del hueco poplíteo, después de ubicar la arteria poplítea). Los valores normales en el adulto son: 120 - 100 mmHg la sistólica y 60 – 75 mmHg la diastólica. Es el signo que permite diagnosticar la HTA, cuando se elevan patológicamente los valores normales, es una condición grave por si sola y también puede conducir a complicaciones graves como el IM, la ICC y la IRC. La medición de la tensión arterial además, permite conocer si existe hipotensión arterial, que forma parte de síndromes y grupo de enfermedades muy graves como el shock, sindrome de addison, etc. Pulso: Consiste en contar el número de pulsaciones por minuto. Se examina por: inspección: en condiciones normales los pulsos no deben ser visibles; si se observan son patológicos: pulso magnus (celer o en martillo de aire); palpación: se realiza con el dedo índice y medio de la mano derecha del examinador colocada sobre las arterias, presionando sobre una superficie ósea, durante 1 minuto mínimo en cada arteria; medición: consiste en contar cuantas pulsaciones tiene por minuto, la unidad de medida es latidos por minuto (lat/min); El valor normal es de 60 – 90 lat/min; las variaciones patológicas son: bradifigmia y taquifigmia; y auscultación: se coloca el estetoscopio sobre el trayecto de las arterias principalmente las carótidas, renales y aorta abdominal, para auscultar signos patológicos como soplos, shunts, etc. Los sitios donde se examina más frecuente el pulso es en la arteria radial, la cual se ubica en el canal del pulso (la parte

57

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

externa de la región palmar de las muñecas); y también se debe examinar en las arterias: orbitarias, temporales, preauriculares, carótidas (único pulso que puede palparse con el pulgar del examinador ya que el diámetro arterial en ese sitio, es mayor que la arteria del pulgar), supraclavicular, axilar, braquial, radial, cubital, aórtica abdominal, femoral, poplitea, pedia y tibial posterior. Se reporta el promedio del pulso, ejemplo 80 lat/min. NUNCA el pulso debe ser mayor que la frecuencia cardíaca, si son tomados simultáneamente, la razón es meramente fisiológica. Respiración: Consiste en contar el número de respiraciones (inspiración y expiración) por minuto. La respiración normal en el adulto presenta 4 características que deben ser descritas en la historia clínica. La frecuencia respiratoria es el número de respiraciones en un minuto (resp/min), el valor normal en el adulto es de 16 resp/min; Si presenta menos es bradipnea y mayor cantidad es taquipnea; el tipo de respiración: costal superior para la mujer y costo abdominal para el hombre; la profundidad: normopnea; las variantes patológicas son hipopnea, hipernea y polipnea; el ritmo debe ser regular, es decir, sucesiones de inspiraciones y expiraciones con igual duración, separadas por pausas iguales, cualquier otra variante es arritmia respiratoria. Se examina por inspección, palpación, auscultación y medición. Es fundamental el examen del ritmo respiratorio para diagnosticar algunas patologías, donde el trastorno de la respiración es el signo específico, ejemplo: Cheyne Stokes, Kussmaul y Biot, en ICC, cetoacidosis y estado terminal de enfermedades neurológicas. Temperatura: Consiste en obtener la temperatura corporal. Se examina por: palpación, solo se puede afirmar que existe hipertermia al tacto; se realiza con el dorso de la mano en contacto con la piel del paciente; medición, existen métodos invasivos y no invasivos; Entre los no invasivos existen varios tipos: la cinta cualitativa que cambia de color por encima de 38 º C, y el termómetro de mercurio que es el más usado; y el método invasivo es electrónico, se introduce un cateter en la arteria y se observa en el monitor los grados de fiebre del paciente, es usado

58

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

en unidades de cuidados intensivos (UCI). La temperatura corporal es un signo importante, permite saber si el paciente está hipotérmico (grave en shock y sindrome de Addison), o si tiene fiebre que es un signo frecuente en numerosas patologías como: gripe, hipertiroidismo y el cáncer. Se mide en la boca (oral), axila (axilar), y recto (rectal), debe dejarse en todos los casos, un tiempo mínimo de 3 minutos cada medición. Se reporta en grados centígrados (ºC). Es fundamental recordar, que la mayoría de las enzimas y los mediadores celulares son estables, y funcionan en el rango de temperatura de 36,5 - 37.5 º C; encima y debajo de esa temperatura, se desestabilizan y no realizan la función de manera adecuada. 116.- Condiciones Generales: Es la parte del examen físico general donde, se describe mediante el razonamiento concienzudo del examinador, cual es la condición actual del paciente, aunque todavía el médico no haya concluído la historia clínica; Porque estos nueve aspectos permiten establecer con certeza, si el paciente está en buenas, regulares o malas condiciones generales. Se ha establecido la norma que si el paciente tiene alterados dos signos vitales, y otro signo en alguna de las otras 8 esferas mencionadas, se encuentra en regulares o en malas condiciones. En general está en buenas condiciones, cuándo va a ser dado de alta del hospital. 117.- Examen Físico especial: Es la parte de la historia clínica y del examen físico donde se examina de manera perfectamente organizada al paciente, desde la cabeza a los miembros inferiores tomando en cuenta la topografía, y las proyecciones viscerales de los diferentes órganos y sistemas. Se realiza mediante las maniobras del examen físico. Se denomina especial porque examina cada órgano y región topográfica para determinar la normalidad o la patología de cada órgano y de esta manera obtener el diagnóstico. Se diferencia del examen físico general, en que se obtienen los signos patológicos presentes en cada órgano específico, que son la expresión de enfermedad local y sistémica. Incluye:

59

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

118.- Cabeza: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos en la inspección: normocéfalo, dolicocéfalo, braquicéfalo, macrocéfalo, microcéfalo, turricéfalo, alopecia (areata, simétrica, generalizada, calvicie) deforme y asimétrico; palpación: dolor, lipoma, quiste dermoide, angioma, craneomalacia, osteomas y cefalohematomas; percusión: poco utilizada en la actualidad, pero útil, porque se conoce que la cabeza normal es mate, si se percute timpanismo, es causado por: anencefalia, neumoencefalo y matidez hídrica puede informar la presencia de hidrocefalia; auscultación: permite escuchar soplos causados por obstrucción de las arterias, aneurismas y fístulas arteriovenosas; medición; para confirmar si el tamaño es normal, o existe macro y microcefalia. El cráneo normal del adulto debe medir entre 52 y 60 cms aproximadamente; olfación: si existe alguna lesión ulcerosa y supurativa, para identificar el posible germén. 119.- Región Orbitaria y Globo Ocular: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos en inspección: presencia de ambos globos oculares (observar si existe prótesis sustitutiva) simetría, hipertelorismo, epicanto, exoftalmo, buftalmo, enoftalmo, lagoftalmo, ptosis palpebral, nistagmus, hematoma, tumoraciones inflamatorias en el reborde orbitario, signo de fournier, blefaritis, chalazión, meibomitis, orzuelo (horduelo), conjuntivitis, leucoma, quemosis, queratitis, ectropión, entropión, discoria, anisocoria, anisodiscoria, pterigium o carnigón, gerodontón, oftalmoplejía interna, oftalmoplejía externa; palpación: se realiza con la cara palmar del dedo índice de ambas manos del examinador, ojos del paciente cerrados, el examinador presiona firme pero sin brusquedad ambos ojos, es normal si no duelen, y tienen la consistencia de la punta de la naríz. Si están duros y duelen, puede indicar glaucoma, el oftalmólogo utiliza el tonómetro (aplanómetro) para medir la presión ocular, los valores normales son 12 - 20 mmHg; auscultación: se realiza con la campana del estetoscopio (el lado sin membrana), sobre cada globo ocular, es normal si no se escucha ruidos, pero se puede escuchar soplos, en caso de malformación arteriovenosa; medición: sólo se practica si existe asimetría

60

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

evidente entre los dos globos oculares; olfación: sólo si existe secreción ocular, para intentar identificar el gérmen. 120.- Fosas Nasales o Naríz: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos en la inspección: si es armónica con los otros órganos de la facie, o es patológica: rinomegalia, rinofima, naríz en silla de montar, desviación del tabique nasal, epitelioma, nódulo, furúnculo, absceso y aleteo nasal. La inspección interna se realiza auxiliado con rinoscopio, permite observar: secreciones, pólipo, costras, hemorragia, úlcera, hipertrofia de cornetes, perforación del tabique, rinitis, y el espacio de Kiesselvach, en la parte antero superior del tabique nasal, donde es frecuente el sangrado (epistaxis); palpación: para identificar dolor y fractura del tabique nasal; la percusión, auscultación y medición son de poca utilidad en esta región y la olfación: para identificar infección, en las secreciones nasales. 121.- Oídos: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos en inspección: La implantación normal de los pabellones auriculares (la parte superior de la implantación debe coincidir con la línea que prolonga la comisura ocular, y la inferior con la línea que prolonga la comisura labial), el tamaño y la armonía en relación con los otros órganos de la cabeza; identificar la presencia de furúnculos, nódulos leprosos, tofos gotosos y úlceras. Se complementa con la inspección interna, auxiliada con el otoscopio, la cual debe realizarse comenzando por el oído sano (si existe información de dolor en alguno de los oídos), se tironea el pabellón auricular hacia arriba, atrás y afuera (en los adultos), hacia abajo, atrás y afuera (en los infantes), con el propósito de compensar las dos curvaturas del conducto auditivo externo; identificar las diferentes lesiones entre las que se cuentan: otitis, úlceras, furúnculos, otorrea, otorragia y la membrana timpánica, la cual en condiciones normales es oval, redonda, bien tensa, sin corrugamiento ni opacidades, brillante, transparente y al reflejarse la luz forma un triangulo con vértice interno y base anterior. Puede estar perforada por traumatismo con objeto

61

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

punzante y por cirugía (miringotomía), para drenaje de otitis media purulenta que no cede con tratamiento médico. Se debe realizar la transiluminación del pabellón auricular para observar que la circulación de éste termina alejado del borde externo, por ello las lesiones ocasionadas por perforaciones, úlceras, etc., deben ser tratadas con medicamentos tópicos locales, porque la irrigación es muy escasa o inexistente; palpación: para percibir la consistencia de los pabellones auriculares y confirmar las lesiones observadas, la realiza el examinador con el dedo pulgar por delante y el índice y medio por detrás, palpar todo el pabellón auricular. La maniobra del trago que consiste en comprimir con el pulpejo del dedo índice del examinador, el trago del paciente contra el conducto auditivo externo, en condiciones normales debe ser indolora (el dolor confirma la presencia de otitis media, en el oído respectivo). La inflamación en el oído externo y medio produce dolor intenso y retirada; Otra maniobra útil se realiza introduciendo el pulpejo del dedo índice del examinador en la porción inicial del conducto auditivo externo y se palpa la movilidad, inflamación y dolor de la articulación temporo-mandibular. percusión: se realiza con el dedo índice del examinador sobre la apófisis mastoide, debe ser indolora, se utiliza para investigar mastoiditis (proceso inflamatorio y/o supurativo del seno mastoideo, secundario a abscesos en los oídos); por la relación anatómica que tiene el seno mastoideo con el oído. Las maniobras de auscultación y medición no se realizan en este órgano y la olfación: en presencia de otorreas infecciosas. 122.- Boca y Orofaringe: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos en el examen de esta región anatómica, mediante inspección: a simple vista y con ayuda de linterna, se observa si los labios son de color, forma y tamaño normal o patológicos: macroquilia, labio leporino, paladar hendido, herpes labial, efélides, diastema, exodoncia parcial, total, caries, piorrea; si existe hiperplasia gingival, gingivitis, gingivorragia, gingivorrea, aftas, sialorrea, estomatitis, estomatorragia, estomatorea, macroglosia, glositis, glosorragia, glosorrea, lengua geográfica, ránula, amigdalitis, faringitis, abscesos amigdalares y uvulitis; palpación: para

62

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

examinar los dientes y la lengua y confirmar si son normales o presentan: piorrea, se movilizan los dientes con un baja lengua. Directamente con la mano del examinador provisto de gasa, se palpan las lesiones observadas; olfación: se realiza directamente a la cavidad oral, es útil para percibir el aliento y confirmar halitosis, este signo se presenta en numerosas patologías: mal aseo bucal, infecciones orales, faringo-amigdalares, etilismo agudo, ingestión de kerosene, urémico, cetónico y el fetor hepático. Las maniobras de percusión, auscultación y medición no se realizan en este órgano. 123.- Senos Paranasales: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos en el examen de los senos paranasales, con las maniobras de inspección: se realiza la diafanoscopia (transiluminación), en un ambiente oscuro, con el auxilio del diafanoscopio; El examinador lo coloca en el ángulo interno y superior de cada globo ocular del paciente para observar los senos frontales, y en el interior de la boca para los senos maxilares, al transiluminar los senos maxilares y frontales deben ser normalmente claros, si se observa alguna opacidad en el interior, es signo de inflamación (sinusitis); la palpación: se realiza para los senos frontales presionando en el ángulo interno y superior de cada globo ocular del paciente, con el índice del examinador y para los senos maxilares a los lados de las fosas nasales con los pulgares del examinador; Normalmente no debe existir dolor, si el paciente refiere dolor intenso es signo indicativo de sinusitis; percusión: los senos mastoideos se examinan percutiendo con el martillo de reflejos y con el dedo índice, sobre las apófisis mastoideas, en condiciones normales no duelen, si resulta doloroso es sinusitis. Los senos etmoidales y esfenoidales no son susceptibles de examinar con este tipo de maniobras. La auscultación, medición y olfación no se utilizan en estos órganos. 124.- Cuello: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos de la región cervical, obtenidos por inspección: en condiciones normales, debe ser de forma cilíndrico, simétrico,

63

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

realiza movimientos de flexión, extensión, lateralización izquierda y derecha, rotación izquierda y derecha sin limitaciones. En condiciones patológicas se puede observar: quiste tirogloso, branquial, bocio, adenomegalia, ingurgitación yugular, danza carotídea (signo de Musset), escrófula y tumoraciones de diferentes etiologías; la palpación: la glándula tiroides, se palpa por delante, lateralizando la cabeza hacia el lado del lóbulo que va a examinarse; si se examina el lóbulo derecho, el examinador empuja el cartílago tiroideo donde se adosa la glándula, hacia la derecha con el pulgar de la mano izquierda, realiza una pinza con el dedo pulgar por delante y el índice y el medio de la mano derecha por detrás, para tomar el músculo esternocleidomastoideo y el lóbulo tiroideo a examinar, al deglutir el paciente, se percibe al deslizarse la glándula si presenta algún hallazgo patológico; para el otro lóbulo se realiza el mismo procedimiento, en forma inversa. También se palpa por detrás del paciente: el examinador coloca los dedos índice, medio y anular de cada mano sobre cada lóbulo de la glándula; le indica al paciente que degluta y se deslizan los dedos del examinador en toda la extensión de la glándula, para percibir la consistencia y las lesiones. La glándula tiroidea en condiciones normales no es visible ni palpable. Si se observa a simple vista está aumentada de tamaño, y se denomina bocio, el cual tiene diferentes grados y puede ser hipofuncional, hiperfuncional y normofuncional. Se examinan los ganglios linfáticos, que son estructuras del sistema inmunitario con forma de grano de caraota, superficie lisa, indolora, blanda, distribuídos por todo el organismo; Son la segunda barrera de defensa y el sitio de presentación del antígeno del sistema inmunológico, en condiciones normales no son visibles ni palpables, si se encuentra alguno, se describe las 9 características semiológicas: localización, número, confluencia, tamaño, condición de la piel que recubre la lesión, consistencia, sensibilidad, superficie (lisa o rugosa), móvil o fija a planos profundos. La auscultación: de la región cervical se realiza con el lado de la membrana del estetoscopio, en condiciones normales sólo debe escucharse el latido carotídeo y el paso de la columna de aire por la laringe; En condiciones patológica se auscultan soplos en la región lateral izquierda del cuello, por

64

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

irradiación de valvulopatía aórtica y sobre la glándula tiroidea en malformación arteriovenosa y crecimiento glandular excesivo; medición: se realiza en lesiones tumorales y ulcerosas, para conocer el tamaño y se utiliza la cinta métrica; olfación: sólo si se observan úlceras y secreción; la percusión no se realiza en esta región topográfica. 125.- Tórax Respiratorio: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos en el examen del tórax, y la función respiratoria mediante inspección estática: se realiza observando al paciente con el tórax descubierto, en condiciones normales debe ser simétrico, normoexpansible, sin tumoraciones, deformidades, abombamientos, latidos ni retracciones; El lado diestro levemente de mayor desarrollo muscular. Cuándo hay patologías se describe: tórax en tonel (enfisema pulmonar); tórax en quilla o pecho de paloma (asma bronquial infantil); y pectus excavatum en malformaciones congénitas, cifoescoliótico en desviaciones de la columna vertebral, abombamientos, depresiones y red venosa colateral. En el hombre, la presencia de glándula mamaria a cualquier edad se denomina ginecomastia, en la mujer puede observarse asimetría evidente en las mamas, gigantomastia polimastia, politelia, edema de la pared toráxica; inspección dinámica: Evitar que el paciente se percate del examen de la función pulmonar, porque concientemente puede modificarla; en condiciones normales la expansibilidad del tórax es simétrica; puede estar disminuída en forma localizada en caso de consolidación pulmonar, en forma global en caso de asma, enfisema y bronquiectasia, se describe como tórax quieto, poco expansible. El tiraje intercostal y el cornaje son también signos patológicos; palpación: Normalmente la expansibilidad toráxica es simétrica en las regiones: anterior, lateral y posterior. Se explora con ambas manos del examinador, colocando los dedos en los espacios intercostales, solicitar al paciente que respire; Puede estar disminuida localmente en consolidación pulmonar y generalizada en enfisema, asma tanto en crisis como en status. El frémito vocal, es la trasmisión de las vibraciones vocales a través de la pared toráxica, se explora solicitando al paciente pronunciar palabras de alta resonancia:

65

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

ferrocarril, treinta y tres; el examinador con las manos colocadas firmemente en la pared toráxica de manera simétrica, en las diferentes regiones del tórax percibe las vibraciones que deben ser simétricas; El frémito vocal se encuentra aumentado localmente en consolidación pulmonar, disminuido localmente en derrame pleural y ausente en alguno de los hemotórax, en pneumotórax; percusión: se realiza con los dedos de la mano izquierda del examinador, colocados en los espacios intercostales del tórax del paciente; el dedo índice y medio de la mano derecha golpea firme, pero sin brusquedad sobre los dedos de la mano izquierda; en condiciones normales la percusión del parénquima pulmonar es simétrico y produce el sonido claro pulmonar (resonancia), en todas las regiones del tórax (supraclavicular, subclavicular, mamaria, axilar, subaxilar, supraescapular, interescapular y subescapular), donde mejor se escucha el claro pulmonar es en las regiones subclaviculares y axilares. En consolidación pulmonar se escucha matidez, en pneumotórax timpanismo y matidez hídrica en derrame pleural; auscultación: se realiza con el estetoscopio, utilizando el lado de la membrana, en forma sistemática y simétrica, comparando las diferentes regiones del tórax mencionadas en la palpación. Es fundamental, en cada sitio donde se coloca el estetoscopio, debe realizarse la auscultación de por lo menos un ciclo respiratorio completo (inspiración y expiración), si se realiza con más ciclos, se obtiene mayor y mejor información. Existen dos ruidos normales respiratorios en la auscultación: murmullo vesicular y soplo glótico. Normalmente se debe escuchar el murmullo vesicular simétrico, este lo produce el despegamiento de los alveolos por la entrada del aire a los pulmones. En condiciones patológicas como la consolidación pulmonar en fase inicial y de curación el murmullo vesicular está disminuído, en la fase de estado de la consolidación está ausente; No se describe aumento del murmullo vesicular. El otro ruido respiratorio normal es el soplo glótico, producido por el choque violento de la columna de aire en la bifurcación de la traquea, durante la inspiración, remeda el soplar fuerte con los labios entreabiertos. Se ausculta sobre el esternón, donde se une el manubrio con el cuerpo. Existen ruidos respiratorios patológicos en la auscultación: soplo tubárico, frote pleural, agregados pulmonares, estos últimos se clasifican en bronquiales:

66

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

roncos y sibilantes; parenquimatosos: crepitantes (finos, medianos y gruesos); y las modificaciones en la trasmisión de la voz: pectoriloquia y broncofonía. 126.- Tórax Cardíaco: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos cuándo se realizan las maniobras: inspección estática: se observa al paciente con el tórax descubierto, en la región precordial: área rectangular comprendida entre la tercera costal por arriba, y sexta costal por abajo, internamente la línea paraesternal izquierda y externamente la línea axilar anterior izquierda. Normalmente el corazón no es visible. Cuándo el paciente es delgado o existen patologías cardíacas, se observa el corazón hiperdinámico y el PMI que se ubica normalmente en el 5to EICLMCI, pero se desplaza en situaciones patológicas. Es fundamental observar si hay abombamientos y depresiones de la región precordial, en la mujer la mama izquierda ocupa la región precordial, hay que desplazarla para realizar la inspección. palpación: Se realiza con la mano derecha en los espacios intercostales del área precordial, firme, sin violencia ubicar el PMI y explorar en busca de thrill (expresión palpatoria de soplo cardíaco de gran intensidad). En condiciones patológicas se puede conseguir el PMI desplazado hacia abajo, afuera y arriba; percusión: se realiza con los dedos de la mano izquierda del examinador, colocados en los espacios intercostales de la región precordial del paciente, el dedo índice y medio de la mano derecha golpea, firme y sin brusquedad sobre los dedos de la mano izquierda. Normalmente la percusión del área precordial produce sonido de matidez hídrica, por la sangre que fluye constantemente, En algunas patologías el área precordial puede encontrarse aumentada de tamaño: pericarditis, hipertrofia y dilatación cardíaca; También puede estar ausente y disminuída la matidez hídrica en: pneumotórax izquierdo; auscultación: se realiza con el estetoscopio por el lado de la membrana, de manera sistemática, simétrica, examinando la proyección sonora de los diferentes focos cardíacos: aórtico, ubicado en el 2do espacio intercostal paraesternal derecho, accesorio aórtico, en el 3er espacio intercostal paraesternal izquierdo; pulmonar, en el 2do espacio intercostal paraesternal izquierdo; mitral, coincide con

67

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

el PMI en el 5to EICLMCI; y el foco tricuspídeo, sobre el apéndice xifoide; (aórtico y mitral son los focos del lado izquierdo, pulmonar y tricúspide son los focos del lado derecho del corazón); Los focos izquierdos tienen mayor intensidad que los derechos. Normalmente en el corazón se auscultan dos ruidos, primero y segundo son de tonalidad normal, limpios y rítmicos: el primer ruido cardíaco, es producido por el cierre de la mitral y la tricúspide y remeda el dun (llamados focos de la punta), el segundo ruido cardíaco, es producido por el cierre de las válvulas aórtica y pulmonar, remeda el lub (llamados focos de la base); Entre el primer y segundo ruido se encuentra el primer silencio, (sístole ventricular), entre el segundo ruido y el próximo primer ruido se encuentra el segundo silencio (diástole ventricular). Durante la auscultación se mide la frecuencia cardíaca, normalmente es de 60 - 90 lat/min, puede alterarse produciendo bradicardia y taquicardia. Se recomienda permanecer escuchando durante varios segundos cada foco cardíaco, para evidenciar si existen signos patológicos: arritmias, disminución y aumento del tono en los ruidos cardíacos, desdoblamiento, reforzamiento, ritmo de galope y soplos, estos últimos en los diferentes tiempos: proto, meso, tele y holo sistólico y diastólico, de acuerdo a la fase del funcionalismo cardíaco donde se produzca. Otro ruido patológico es el frote pericárdico, en inflamación del pericardio. Las maniobras de olfación y medición no se realizan en este órgano. 127.- Mamas y Axilas: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos en dichas regiones topográficas, mediante las maniobras: inspección: con el tórax descubierto, en hombres y mujeres, se realiza la observación meticulosa de mamas y región axilar; el paciente en posición anatómica, acostada, sentada y de pie; posteriormente se ordena colocar las manos en la parte posterior de la cabeza. Normalmente las mamas deben ser simétricas, con el pezón central entre el 3er y cuarto espacio intercostal, evertido, aunque pueden estar invertidos bilateralmente y ser considerado normal por herencia y predisposición familiar, sin tumoraciones, deformidades ni lesiones de piel (retracciones y piel de naranja). En los hombres la presencia de mamas se denomina ginecomastia, el aumento exagerado de

68

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

tamaño en las mujeres se denomina gigantomastia. También puede observarse polimastia o mamas supernumerarias, con y sin pezón ubicadas frecuentemente en la axila, puede observarse politelia, por la falta de cierre del arco branquial respectivo, (pezones desde el 3er espacio intercostal por toda la línea medio clavicular hasta el abdomen); palpación: se realiza con el paciente sentado, de pie y acostado, en la mujer se recomienda dos semanas después de la menstruación; El examinador con la mano derecha presiona contra la pared toráxica firme, sin brusquedad de manera organizada, siguiendo el sentido de las agujas del reloj y con la idea en mente de los cuadrantes de la mama y el pezón (cuadrantes superiores: internos y externos, cuadrantes inferiores: internos y externos), en condiciones normales la consistencia debe ser blanda, homogénea, y salvo en época de lactancia, no debe haber secreciones por el pezón, el cual se exprime suavemente después de realizar la palpación. Las tumoraciones deben ser descritas con los detalles semiológicos (localización, tamaño, consistencia, sensibilidad, movilidad y estado de la piel que lo recubre); Debido a los numerosos ciclos menstruales, las mamas se modifican y pueden adquirir la consistencia similar a palpar granos de arroz en una bolsa, es la degeneración fibroquística. Las maniobras de percusión y auscultación no se practican, la olfación y medición solo si existen úlceras, secreciones y/o tumoraciones. 128.- Abdomen: En esta área del organismo humano, las maniobras del examen físico deben ser invertidas al orden propuesto para las otras áreas, para evitar alterar el funcionamiento de las vísceras huecas con el examen. Se realiza primero la inspección, luego auscultación, percusión, palpación superficial y profunda y, si es necesario, por la presencia de visceromegalia y tumoración se realiza la medición; las secreciones por úlcera y supuración hacen necesaria la olfación; inspección: El paciente acostado con el abdomen descubierto, teniendo en cuenta que el abdomen es más extenso interior que exteriormente, normalmente el abdomen es simétrico, plano, la cicatriz umbilical equidistante del apéndice xifoides y la sínfisis pubiana. En procesos patológicos el abdomen puede estar asimétrico a expensas del hemiabdomen superior (hepatomegalia,

69

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

esplenomegalia), inferior (tumores de ovario en las mujeres y globo vesical); globoso y en batracio (ascitis y obesidad), excavado (cáncer, SIDA y TBC); Cuándo la cicatriz umbilical se desplaza hacia la sínfisis pubiana por patologías del abdomen superior, se denomina signo de Trousseau. La red venosa colateral es signo sugestivo de SHP, por cirrosis hepática y síndromes obstructivos de las venas suprahepáticas (Bud Chiari); las estrías blancas por pérdida de peso rápida y reciente, en embarazos múltiples; las rosadas en caso de sindrome de Cushing; auscultación: con el estetoscopio por el lado de la membrana, en las nueve regiones (hipocondrio derecho e izquierdo, epigastrio, flanco izquierdo y derecho, mesogastrio, fosa ilíaca izquierda y derecha y el hipogastrio), para escuchar los ruidos hidroaéreos que deben ser 5 o más por minuto; y sobre las vísceras macizas, para auscultar soplos en presencia de shunt arteriovenoso. En patologías como íleo paralítico metabólico (por hipopotasemia), no se escuchan ruidos hidroaéreos y en el íleo obstructivo, los ruidos aumentan por encima de la obstrucción, y se ausentan por debajo de la obstrucción; en colitis ulcerosa idiopática están significativamente aumentados; en el post-operatorio abdominal es fundamental que los ruidos hidroaéreos se recuperen rápidamente, esto indica la normalización de la función intestinal; percusión: se realiza con los dedos de la mano izquierda del examinador, colocados firmemente en cada una de las nueve regiones del abdomen del paciente, y con los dedos índice y medio de la mano derecha golpea, firme y sin brusquedad sobre los dedos de la mano izquierda. La percusión normal en el hipocondrio derecho es mate, en las otras ocho regiones (hipocondrio izquierdo, epigastrio, flanco izquierdo, mesogastrio, flanco, fosa ilíaca derecha, hipogastrio y fosa ilíaca izquierda), el sonido es timpánico. En condiciones patológicas, cuándo la matidez del hipocondrio derecho está sustituída por timpanismo, es grave, se debe confirmar con Rayos X de abdomen, si aparece una burbuja de aire debajo del hemidiafragma derecho (signo de Jober), es indicativo de pneumoperitoneo por perforación de víscera hueca, y debe llevarse el paciente a cirugía de urgencia; Si el timpanismo normal de las otras ocho regiones abdominales cambia por matidez franca o hídrica, es signo de patología; cuándo se presenta globo vesical el sonido es matidez hídrica en el

70

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

hipogastrio. En la mujer embarazada, el útero en crecimiento produce matidez en el hipogastrio que llega al epigastrio, en etapas finales del embarazo; el quiste de ovario gigante presenta matidez hídrica en la fosa ilíaca correspondiente; palpación: Con el paciente acostado y el abdomen descubierto, se realiza con la mano derecha o con ambas manos del examinador (uni y bimanual), presionando organizadamente las nueve regiones abdominales, donde se proyectan las diferentes vísceras, es conveniente iniciar la palpación alejado de la región dolorosa. En la palpación superficial, normalmente el abdomen es blando, depresible, sin tumoraciones; con el dorso de la mano derecha se obtiene información de la temperatura de la pared abdominal. En presencia de patologías como la peritonitis, existe hiperestesia cutánea al realizar suave palpación con el dedo, sobre la fosa ilíaca derecha; el signo del pliegue está presente en deshidratación severa. Se puede encontrar tumoración superficial de la pared abdominal. La palpación profunda, se realiza en forma organizada y sistemática, en el sentido de las agujas del reloj, si el paciente ha referido dolor, se inicia por la zona más lejana al dolor. El hígado y el bazo en hipocondrios derecho e izquierdo, se examinan bimanualmente colocando la mano izquierda por debajo de la escápula derecha, para elevar el hipocondrio derecho y con la mano derecha se inicia la palpación profunda desde la fosa ilíaca derecha hacia el hipocondrio derecho, utilizando los movimientos respiratorios, se introduce la mano en expiración y se presiona en inspiración para lograr palpar el hígado, normalmente no es palpable, si está palpable, se localiza por percusión el borde superior del hígado, ubicado entre el cuarto y quinto espacio intercostal derecho; luego se realiza la medición, normalmente mide 10, 12 y 14 cms (en línea paraesternal, medioclavicular y axilar anterior derecha), si sobrepasa las medidas, es hepatomegalia, la medición es importante porque puede ocurrir hepatoptosis, que es el descenso sin aumento de tamaño del hígado. El bazo se examina con técnica bimanual, colocando la mano izquierda por debajo de la escápula izquierda para elevar el hipocondrio izquierdo y la mano derecha inicia la palpación profunda en forma oblicua, porque esa es la manera como crece el bazo, desde el mesogastrio hacia el hipocondrio izquierdo; se utilizan los

71

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

movimientos respiratorios, se introduce la mano en expiración y se presiona en inspiración, para palparlo. Normalmente no es palpable, si se palpa es esplenomegalia; luego se realiza la palpación profunda en epigastrio, mesogastrio, flanco izquierdo y derecho, fosas ilíacas izquierda y derecha. En el hipogastrio si existe globo vesical, se realiza las maniobras de renitencia (vejiga totalmente llena), fluctuación (vejiga medio llena), tomando la vejiga urinaria entre los dedos de la mano derecha del examinador, el pulgar hacia el lado derecho y el índice y medio por el lado izquierdo de la vejiga, para realizar los movimientos laterales. Los riñones se examinan con la mano izquierda del examinador en el dorso del paciente, por debajo del reborde costal (de cada lado respectivamente), por fuera de los músculos paravertebrales, la mano derecha en el flanco (de cada lado respectivamente), con presión firme se busca el borde inferior, principalmente del riñón derecho. En personas muy delgadas es probable palparlos y es normal; en condiciones normales los riñones no son palpables, si se palpan se puede tratar de nefroptosis y nefromegalia, En este caso se realizan las maniobras de contacto y peloteo renal. En el abdomen se encuentran también varios puntos referenciales, es necesario palparlos porque en ellos se proyectan visceras y son dolorosos cuándo se presentan patologías en esos órganos: punto de Murphy en hipocondrio derecho para la colecistitis litíasica y tumoral; el punto Mcburney en fosa ilíaca derecha, la maniobra de Blumber para apendicitis aguda, y los puntos ureterales superior, medio e inferior. El punto epigastrio para úlcera péptica estomacal y duodenal, estomatitis y duodenitis; los flancos derecho e izquierdo para colitis, y la fosa ilíaca izquierda para diverticulitis. En casos de ascitis se realizan dos maniobras: percusión, con el paciente acostado se percute todo el abdomen, si hay matidez hídrica en los flancos, porque el exudado o trasudado es más pesado y se ubica en la parte inferior del abdomen, y timpanismo en el centro del abdomen, porque las visceras huecas flotan en el líquido, confirma la presencia de ascitis. La oleada, que consiste en colocar la mano izquierda del examinador en el flanco izquierdo del paciente, la

72

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

mano del ayudante o del paciente en la línea subumbilical, presionando sobre la sínfisis pubiana, para evitar que la onda se pierda en la pared abdominal, la mano derecha el examinador percute el flanco derecho del paciente y percibe en la mano izquierda la onda líquida; Las dos maniobras confirman ascitis. Luego se ejecutan las maniobras: matidez cambiante, para saber si la ascitis es libre o tabicada, y del témpano, para saber si es ascitis a tensión. Para examinar si existen hernias se coloca al paciente de pie sobre un escabel; el examinador sentado frente al abdomen del paciente, le solicita que realice maniobra de valsalva (puje), y se observa si aparecen protrusiones. Luego con el dedo índice se palpa la cicatriz umbilical, si protruye es por hernia umbilical. En el conducto inguinal izquierdo y derecho, con la mano derecha del examinador enguantada, se introduce el dedo índice en los conductos inguinales, se ordena al paciente que puje (maniobra de valsalva), se realiza la palpación para detectar la presencia de hernia inguinal. La medición se efectúa en las tumoraciones y visceromegalias; la olfación en presencia de úlceras y secreciones. 129.- Ginecológico: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos del área genital femenina, obtenidos en: la inspección: La paciente acostada con la región genital descubierta, se observa la distribución del vello pubiano, que es triangular, con base en la sínfisis pubiana y vértice hacia el periné. Se examina la vulva, labios mayores y menores, clítoris, uretra, introito vaginal, periné; el orificio anal el cual tiene la piel más oscura que el resto del cuerpo. En condiciones patológicas se encuentran lesiones tipo: condilomas, tumores, úlceras, leucorrea y prolapso genital: cistocele, rectocele, histerocele; hemorroides externas, fístulas y fisuras anales; palpación: se realiza con la mano derecha del examinador enguantada para localizar lesiones que no se observan y la consistencia de las que se observan. La palpación bimanual con el dedo índice y medio de la mano derecha enguantada, en la vagina y la mano izquierda sobre la región abdominal, para acercar el útero, los ovarios y las trompas, éstas vísceras deben ser indoloras, si existiera patologías

73

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

presenta dolor, esto ocurre en: inflamación pelviana crónica, inflamación uterina, parametritis. El esfínter anal se evalúa con el tacto rectal, con el dedo índice enguantado se examina la tonicidad, temperatura, la ampolla rectal (si está llena, vacía), tumoraciones y hemorroides internas; percusión y auscultación no se realizan en esta área; La medición cuándo hay lesiones tumorales, y la olfación para secreciones y leucorreas. 130.- Genital Masculino: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos del área genital masculina, obtenidos mediante: la inspección: Con la región genital descubierta se observa la distribución del vello pubiano, que es romboidal con dos vértices uno perineal y el otro hacia la cicatriz umbilical y la base en la sínfisis pubiana; El pene se observa flácido, tamaño, forma y curvatura normal, el prepucio debe retraerse normalmente; los testículos deben estar en el saco escrotal y la transiluminación debe resultar clara. En ocasiones el pene puede tener desviaciones patológicas (enfermedad de Peyronie), fimosis, parafimosis, tumores, úlceras malignas, sifilíticas, chancro, herpes genital, condilomas, verrugas; En niños con virilización el tamaño del pene es mayor para la edad. Si está circuncindado descartar balanitis; secreciones patológicas: uretrorrea, uretrorragia; enfermedades congénitas: hipospadia, epispadia; Los testículos pueden encontrarse ubicados ectópicamente dentro del abdomen y en el conducto inguinal (criptorquidea), las bolsas escrotales estarán vacías, si hay hidrocele se observa el nivel líquido por transiluminación; palpación: Con el paciente acostado, los genitales descubiertos se realiza con la mano derecha del examinador, provista de guante se palpa el pene que es indoloro, los testículos son muy sensibles y duelen, el testículo izquierdo desciende más que el derecho; las lesiones más frecuentes son: verrugas, quiste sebáceo, varicocele, espermatocele, orquiepididimitis, edema escrotal y lipomas. El tacto rectal se utiliza para revisar el esfínter anal, ampolla rectal y próstata. En caso de apendicitis, es la vía expedita en el género masculino para realizar el tacto bimanual. La percusión y auscultación no se

74

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

realizan en esta área; la medición y olfación se utilizan cuándo existan: tumores, úlceras y supuración. 131.- Columna Vertebral: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos durante el examen de la columna, mediante: la inspección: Se realiza con el paciente descubierto de pie y sentado. La columna tiene curvaturas normales: convexidad anterior cervical, convexidad posterior toráxica, convexidad anterior lumbar y convexidad posterior sacro coxígea; la séptima vértebra cervical produce una prominencia que permite ubicarla a simple vista; también se examina la movilidad de los diferentes segmentos de la columna vertebral. En condiciones patológicas se observan las exageraciones de las curvaturas normales y se presenta cifosis en la región toráxica, lordosis en la región lumbar, la desviación lateral de la columna vertebral se denomina escoliosis, es más frecuente en la región toráxica y lumbar. La disminución de la movilidad se produce por anquilosis; palpación: se realiza con el paciente de pie de espaldas al examinador con el pulpejo del dedo pulgar de la mano derecha, presiona desde la primera apófisis espinosa cervical hasta el coxis, buscando puntos dolorosos causados por espondilitis, mal de Pott y discopatía; percusión: con el martillo de reflejos se percute sobre las apófisis espinosas de las vertebras buscando dolor. La auscultación, medición y olfación no se realizan en esta área. 132.- Miembros Superiores: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos durante el examen físico de los miembros superiores, mediante: la inspección: Se realiza con el paciente descubierto acostado, sentado y de pie, se observa los miembros superiores si están presentes, simétricos, trofismo del miembro y de cada segmento: brazo, antebrazo, mano, dedo y uña. En enfermedades hereditarias y congénitas, pueden faltar ambos, uno y alguna de las partes: amelia, focomelia, hemimelia, asimetría, atrofia, hipotrofia, aracnodactilia, sindactilia, mano de partero, predicador, Aranduchen, simiana, dedos en cuello de cisne, desviación

75

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

cubital, dedos hipocráticos, dedos en palillo de tambor, uñas en vidrio de reloj, edema focal y total, manchas hiper, hipo y acrómicas, absceso, fenómeno de Raynaud, panadizo; la palpación; se realiza para examinar trofismo, tonicidad, pulsos y movilización de las articulaciones: hombro, codo, muñecas e interfalángicas, percibir si existe crepitación, limitación de los movimientos y anquilosis; la medición: se realiza con la cinta métrica para confirmar la simetría de longitud y trofismo de los diferentes segmentos de cada miembro la auscultación: en casos de fístula arteriovenosa congénita y la quirúrgica para diálisis. La percusión se realiza para los reflejos que serán referidos en neurológico y la olfación solo si existen úlceras y supuraciones que ameriten esta maniobra del examen físico. 133.- Miembros Inferiores: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos en el examen físico: la inspección: Se realiza con el paciente descubierto acostado, sentado y de pie, se observa los miembros inferiores si están presentes, simétricos, trofismo de todo el miembro y en los segmentos: muslo, pierna, pie y dedos. En condiciones patológicas puede faltar ambos, uno y alguna de sus partes: amelia, focomelia, hemimelia, asimetría, atrofia, hipotrofia, genu recurvatum, genu varo, genu valgo, sindactilia, dedos en cuello de cisne, hipocráticos, en palillo de tambor, hallus valgus, uñas en vidrio de reloj, edema focal y total, manchas hiper, hipo o acrómica, abscesos, fenómeno de Raynaud, úlcera varicosa y de otra etiología, mal perforante plantar y pie diabético; palpación: se realiza para examinar el trofismo, tonicidad, pulsos, movilización de articulaciones de la cadera, rodilla, tobillo e interfalángicas; percibir si existe crepitación, limitación de movimientos y anquilosis. También se precisa si existe edema, con el signo de la fovea, presionando con el índice y pulgar para observar si queda la depresión; en el linfedema se observa el engrosamiento severo de la piel y el mixedema no produce signo de la fovea, porque es muy duro; la medición: se realiza con la cinta métrica para confirmar la simetría de longitud y trofismo de los segmentos de cada miembro; auscultación: en fístula arteriovenosa congénita. La percusión se

76

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

realiza para los reflejos que serán referidos en neurológico y, la olfación sólo si existen úlceras y secreciones que ameriten esta maniobra del examen físico. 134.- Neurológico: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos mediante el riguroso examen de la esfera neurológica, teniendo en cuenta no formarse el pre-juicio (pre-diagnóstico), de la enfermedad: Esta es el área donde en forma consciente el paciente tiene posibilidades de alterar las respuestas de algunas maniobras y el examinador está expuesto a interpretar respuestas leves e imprecisas como hallazgos patológicos. Comprende los siguientes aspectos: 135.- Pares Craneales: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante las maniobras apropiadas sobre la función de cada par craneal, utilizando el instrumental médico especializado. 136.- Nervio Olfatorio: Es el I par craneal, exclusivamente sensorial y es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos, mediante la inspección: cómo es la olfación del paciente; En posición acostada o sentada y con los ojos cerrados, se coloca secuencialmente, diferentes olores en cada fosa nasal, con la otra fosa ocluída, se observa cuánto tiempo toma en identificar cada olor. Es normal entre 3 y 5 segundos, si se retarda pero lo identifica es hiposmia, por lesión en la vía olfatoria. Si no lo identifica es anosmia, por lesión del centro olfatorio; En ambos casos describir si es uni o bilateral. Las sustancias a utilizar deben ser comunes y conocidas por el paciente: café, cigarrillo, jabón, colonia, evitando alcoholes y sustancias irritantes que interfieran con la olfación normal. El tabaquismo crónico, alergias, rinitis crónica, diábetes de larga data y alcoholismo crónico, producen hiposmia y/o parosmia; en la epilepsia del lóbulo temporal existe aura de tipo olfatorio.

77

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

137.- Nervio Optico: Es el II par craneal, exclusivamente sensorial y es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos, mediante la inspección: cómo es la visión, se examina la agudeza visual: si el paciente sabe leer, se realiza utilizando las cartas de Snellen o un libro a una distancia de 40 - 50 cms del paciente, cada ojo por separado, teniendo cuidado de ocluir el que no se está examinando. Si es analfabeta se realiza con figuras de tamaño similar a las letras del libro, si es capaz de distinguir todas las letras de cada línea tiene visión normal, si no, presenta ambliopía: leve, moderada, grave, visión cuenta dedos y visión de bulto, si no percibe el rayo de luz incidido tangencialmente en los ojos, en una habitación obscura, se diagnostica amaurosis; la visión de colores: cada ojo por separado, teniendo cuidado de ocluir el otro ojo, se muestran cintas de colores: amarillo, azul, rojo, negro, blanco, verde, morado, gris y rosado, debe escoger entre las cintas e identificar cada color; El oftalmólogo lo realiza con las cartas de Ishihara, que tiene una figura central con números y formas en color verde y rosado, si logra detectar los números se puede considerar la visión de colores normal. En el género masculino existe el trastorno de visión de colores denominado daltonismo (confunde amarillo con verde y rosado con gris), lo trasmite la mujer como herencia ligada al sexo; La xantopsia es el campo visual amarillo. La campimetría por confrontación: es el examen de los campos visuales, se realiza ocluyendo el ojo derecho del paciente y el izquierdo del examinador, colocados a 50 cms entre ambos, el paciente mira el entrecejo del examinador fijamente, sin mover la mirada el examinador con un objeto cuya punta tenga color llamativo, moviliza y observa si el paciente ve el objeto en todo el campo visual, es normal. En casos patológicos puede existir hemianopsia homónima, heterónima, cuadrantopsia. oftalmoscopia: es el fondo de ojo, se realiza con ayuda del oftalmoscopio para observar la retina, vasos arteriales, venosos, el disco (papila óptica) y la mácula; Estas estructuras deben estar normales. El examinador toma el oftalmoscopio con la mano derecha y el dedo índice en el graduador de aumento, utiliza el ojo derecho para examinar el ojo derecho del paciente; Se debe realizar en un ambiente oscuro o utilizar un agente midriático en gotas, para obtener la dilatación

78

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

pupilar y observar la retina; se indica al paciente que dirija la mirada lejanamente. En diabetes e hipertensión arterial, se puede observar cambios patológicos en los vasos capilares retinianos, la retina y el sistema nervioso central (SNC), es la retinopatía diabética y retinopatía hipertensiva; también se observan lesiones retinianas en toxoplasmosis, toxocariosis. 138.- Nervio Motor Ocular Común: El III par craneal, es mixto: motor y autonómico (parasimpático, iridoconstrictor), es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos mediante la inspección: cómo es la motilidad de los músculos: elevador del párpado superior, recto superior, recto inferior, recto interno, oblicuo menor, los cuales movilizan el globo ocular en las direcciones respectivas. Para examinar los músculos inervados por el motor ocular común se indica al paciente no mover la cabeza, debe seguir con la mirada el dedo índice de la mano derecha del examinador quien la moviliza hacia arriba, abajo, adentro y rota hacia dentro, si el paciente realiza los movimientos sin limitación está normal. Para evaluar el parasimpático que inerva el esfínter pupilar y produce miosis (disminución del tamaño de la pupila), se estimula con el haz de luz y se produce el reflejo fotomotor; también se explora el reflejo consensual, que consiste en estimular la pupila con el haz de luz y la otra pupila también se contrae (miosis), por las interconexiones de los nervios ópticos y motor ocular común. El otro reflejo es acomodación, un grupo de sucesos que ocurren en los globos oculares: al acercar un objeto a los ojos las pupilas se tornan mióticas y los ojos convergen; al alejar el objeto las pupilas se tornan midriáticas (dilatada), y los ojos divergen; En lesiones del 3er par, se presenta oftalmoplejía interna es decir el esfínter pupilar no responde con miosis a la estimulación luminosa, otros trastornos son: el hipus pupilar y la miosis paralítica; La ptosis palpebral unilateral y midriasis se produce por lesión del 3er par; esotropia (estrabismo), interno en lesión del recto interno; La oftalmoplejía externa ocurre por parálisis de los músculos oculomotores.

79

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

139.- Nervio Patético: Es el IV par craneal, exclusivamente motor y es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, mediante la inspección: cómo es la motilidad del músculo oblicuo mayor, normalmente desciende el ojo en abducción y lo rota hacia adentro en aducción, es conocido como el nervio del músculo para bajar las escaleras. 140.- Nervio Trigémino: Es el V par craneal, mixto: sensorial, (tiene tres ramas: oftálmica, maxilar superior y maxilar inferior), motor y simpático. Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, mediante la inspección: cómo es la sensibilidad superficial (táctil, térmica y dolorosa) de la cara, frente, cuero cabelludo, córnea, órbita, conjuntiva ocular, boca, dientes, labios, lengua y mucosa nasal. Si el 5to par está sano, al estimular las regiones mencionadas con una torunda, pinchazo con aguja, frío y calor se percibe instantáneamente y discrimina cada tipo de sensibilidad; la parte motora está relacionada con los músculos masticadores (masetero, temporal y pterigoideo), observar simetría y movilidad de la articulación témporo mandibular luego por palpación: con ambas manos del examinador sobre las mejillas del paciente se ordena la maniobra de la mordida y se percibe la contracción de los músculos masticadores. La inervación simpática es para la secreción nasal, lagrimal y salival. 141.- Nervio Motor Ocular Externo: Es el VI par craneal, exclusivamente motor; es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos mediante la inspección: de la motilidad del músculo recto externo cuya función es llevar el ojo directamente hacia fuera: Si se lesiona el 6to par, se presenta parálisis del músculo, y la lesión del nervio produce incapacidad para llevar el ojo hacia afuera (esotropia externa). 142.- Nervio Facial: Es el VII par craneal, mixto: motor, sensorial, sensitivo y autónomo; es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, mediante la inspección: la motilidad de la cara

80

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

(a excepción de los músculos masticadores), y el músculo del estribo en el oído medio. Para examinarlo se le indica al paciente que realice diferentes movimientos: fruncir la frente, cerrar los ojos, silbar, enseñar los dientes, succionar y llenar la boca de aire, el examinador trata de sacarlo golpeando suavemente sobre las mejillas; También le proporciona inervación motora al músculo del estribo en el oído medio que permite la movilización de la cadena de huesecillos durante la audición. La rama sensorial provee la inervación gustativa a los 2/3 anteriores de la lengua, se explora colocando diferentes sabores (dulce, salado, amargo y ácido), en cada hemilengua, el paciente debe permanecer con los ojos cerrados y se le informa que sin introducir la lengua en la boca, indique con una seña cuándo haya identificado el sabor. La lesión de esta rama produce ageusia en los 2/3 anteriores de la lengua. La rama sensitiva táctil, térmica y dolorosa provee la sensibilidad superficial en el conducto auditivo externo; la función autonómica provee de inervación simpática a las glándulas salivales sublinguales, submaxilares y parótidas. En lesiones por encima del núcleo del facial se observa parálisis facial central, está afectada la motilidad de la mitad de la hemicara; y la parálisis facial periférica se produce en lesiones del núcleo y del nervio, con parálisis de toda la hemicara. 143.- Nervio Auditivo: Es el VIII par craneal, mixto: sensorial y del equilibrio, en esta parte del examen físico especial se describen los aspectos normales y los signos patológicos, mediante la inspección: cómo está la audición del paciente, quien debe permanecer con los ojos cerrados, el examinador con voz de baja tonalidad, muy cerca de cada pabellón auricular por separado realiza diferentes preguntas y escucha las respuestas, también se utiliza el diapazón vibrando el cual produce un sonido agudo que se escucha rápidamente. En lesiones del VIII par, si el paciente no escucha padece de sordera (cofosis) uni o bilateral, si escucha pero hay que aumentar el tono de voz padece de hipoacusia; Cuándo la respuesta no coincide con la pregunta y confunde lo que escucha presenta paracusia; si ante el tonalidades bajas refiere molestia e irritabilidad presenta hiperacusia. La rama vestibular (del equilibrio), se explora con el paciente de pie,

81

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

ojos abiertos y cerrados, normalmente el paciente debe mantener el equilibrio; en lesiones por irritabilidad del nervio se observa marcha titubeante e inestable. Para sensibilizar el examen de equilibrio, se le indica que camine en línea recta (ojos cerrados y abiertos), observar tendencia a la caída (adelante, atrás, izquierda o derecha). Se completa el examen realizando con el diapazón las pruebas de Weber, Rinne y Schwabach, para comprobar si la cofosis (sordera), es neurológica (rama coclear), de trasmisión ósea (palestesia). Se observa si hay nistagmus espontáneo, provocado, congénito, adquirido y si es agotable o inagotable. 144.- Nervio Glosofaríngeo: Es el IX par craneal, mixto: motor, sensorial y autonómico; es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante la inspección: se observa la motilidad activa y pasiva del paladar blando, los movimientos deglutorios, que debe realizar normalmente 5 consecutivos. La rama sensorial le provee sensibilidad gustativa al 1/3 posterior de la lengua. Se examina colocando en la lengua del paciente extendida fuera de la boca, una torunda impregnada con los sabores (dulce, salado, amargo y ácido), los cuales debe percibir en aproximadamente 5 segundos, indicando con el dedo que percibió y escribir el sabor inmediatamente que lo perciba. La rama autonómica es secretora de la parótida y vasodilatadora en la región de la inervación motora. 145.- Nervio Neumogástrico: Es el X par craneal, llamado también nervio vago, es mixto: motor y autonómico. Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante la inspección: se examina la motricidad de la orofaringe, la deglución y la voz. La rama parasimpática comanda la función cardíaca, respiratoria y gastrointestinal, en condiciones patológicas puede presentar bradicardia, taquicardia, bradipnea, taquipnea y aumento del peristaltismo de avanzada.

82

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

146.- Nervio Espinal: Es el IX par craneal, exclusivamente motor y es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos obtenidos, mediante la inspección: se examina la motilidad del trapecio y esternocleidomastoideo; estos músculos deben estar simétricos, realizar movimientos de flexión, extensión, rotación y lateralización de la cabeza, elevar los hombros con la maniobra del ¨que me importa¨ En condiciones patológicas se puede observar escápula alada por atrofia del trapecio y si se realiza oposición a la elevación del hombro, no puede elevarlo por disminución (paresia), y pérdida de la fuerza muscular (parálisis). 147.- Nervio Hipogloso: Es el XII par craneal, exclusivamente motor, es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante la inspección: se examina la motilidad de la lengua, se indica al paciente que saque la lengua y apunte con ella al examinador quien observa si presenta desviaciones, temblores y debilidad. En condiciones normales debe elevarla, descenderla, lateralizarla al lado izquierdo y derecho, espontáneamente y por oposición con el bajalengua. En lesiones del hipogloso se observa atrofia, desviación y movimientos fibrilares patológicos de la hemilengua, en el mismo lado de la lesión neurológica. 148.- Motilidad: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección: la motilidad de cada hemicuerpo, indicando al paciente que movilice organizadamente desde la cabeza, tronco y extremidades en forma espontánea, levantarse de la cama, sentarse y colocarse de pie. En lesiones de la primera y segunda motoneurona y de los músculos, se presenta: hemiplejia, hemiparesia, monoplejia, monoparesia, diplejia, diparesia, paraplejía y paraparesia. 149.- Fuerza Muscular: Es la parte del examen físico especial donde se describen aspectos normales y signos patológicos, obtenidos mediante inspección: sobre el estado de la fuerza muscular, se le indica al paciente que realice diferentes

83

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

movimientos (levantar la cabeza, sentarse, flexionar el brazo, flexionar la pierna, empujar el pie hacia el dorso y la planta), el examinador se opone con la mano derecha y compara para obtener la información de cada hemicuerpo. Igualmente se realiza la maniobra de Minganzinni, para detectar disminución de la fuerza muscular, puede ser leve, moderada y severa. Se le indica al paciente acostado (decúbito dorsal), separar y elevar los miembros superiores primero, y luego los inferiores en ángulo de 40 º, debe sostenerlos en esa posición durante 3 segundos; los miembros pueden caer lenta o pesadamente indicando paresia y plejía. La maniobra de Barré se realiza con el paciente acostado en decúbito ventral, se le indica flexionar las rodillas, separadas, y en ángulo de 90 º, los miembros pueden caer lenta o rápidamente, indicando paresia o plejía. 150.- Tono Muscular: Es la parte del examen físico especial donde se describen aspectos normales y signos patológicos, obtenidos mediante inspección: el estado de semicontracción de los músculos en reposo; El tono es responsable de las posturas armónicas: de pie, sentado y acostado. Se examina en forma pasiva tomando los diferentes segmentos del organismo (brazo, antebrazo, muslo, pierna, etc) y el examinador moviliza con la mano derecha y la izquierda percibe el estado de semicontracción. En condiciones patológicas puede existir hipertonía o hipotonía. 151.- Taxia: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección: la correcta ejecución de los movimientos voluntarios, debe ser simétrica. Se examina indicando al paciente que camine, se observa la eubasia, se le ofrece un objeto y se observa la coordinación para tomarlo, la cual debe ser precisa; igualmente la realización de movimientos alternativos prono-supinación de la mano. En condiciones patológicas puede existir marcha atáxica (de ebrio), hipometría, hipermetría, disdiadococinecia y adiadococinecia.

84

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

152.- Praxia: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección: cómo es la realización de los movimientos habituales aprendidos. Se examina indicándole al paciente que realice maniobras como peinarse, abrocharse la camisa, imite lavarse los dientes, mientras se establece conversación con él, de otras cosas, es normal que realice los movimientos con precisión. En lesiones del centro de la praxia, se presenta apraxia ideatoria y motríz, que es la imposibilidad de organizar mentalmente y de realizar dichos movimientos. 153.- Piramidalismo: Es la parte del examen físico especial donde se describen los signos patológicos que caracterizan la lesión de la motoneurona superior, obtenidos mediante la inspección, palpación y percusión: la presencia de un conjunto de signos tales como: hiperreflexia osteotendinosa, hiporreflexia o arreflexia mucocutánea, babinsky, clonus, policinesia, sincinecia, difusión del área reflexógena; si están presentes es indicativo de lesión de la motoneurona superior (primera motoneurona, o vía piramidal). Se examina con el paciente acostado. 154.- Reflejos Osteotendinosos: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección y percusión: sobre la respuesta muscular, involuntaria e instantánea ante un estímulo realizado con el martillo de reflejos, lo suficientemente fuerte sobre un tendón que pasa sobre una superficie ósea. Se realiza con el paciente acostado y el examinador provisto con el martillo de reflejos; de manera secuencial y simétrica comparando cada hemicuerpo, percute en los diferentes sitios: cara (interciliar, superciliar, mentoniano y chevosteck); miembros superiores (bicipital, tricipital, estiloradial y cubitopronador); abdomen (mediopubiano); miembros inferiores (rotuliano, aquiliano y cuboideo). La respuesta normal debe ser flexión, extensión, pronación y supinación respectivamente, de la región explorada. En lesiones de la motoneurona inferior, puede existir hiporreflexia y arreflexia osteotendinosa, en lesiones de neurona motora superior se presenta hiperreflexia.

85

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

155.- Reflejos Cutáneomucosos: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección y palpación: sobre la respuesta involuntaria, motríz e instantánea al estimular piel y mucosas en las diferentes regiones de cada hemicuerpo, en forma comparativa, con el paciente acostado y el examinador provisto con una torunda de algodón y bajalenguas, realiza el estímulo: en la cabeza (corneal y nauseoso); cuello (cilio espinal); abdomen (abdominales: superiores, medios e inferiores); abdomen (cremasteriano); miembros inferiores (babinsky y los sucedáneos gordon, oppenheim, schaffery cuboideo). Son inversos a la respuesta de los osteotendinosos; es decir que si los osteotendinosos están hiperrefléxicos en alguno de los hemicuerpos, los respectivos mucocutáneos se encontraran arreflexicos o hiporreflexicos. 156.- Vía Extrapiramidal: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección: la presencia de movimientos involuntarios, automáticos asociados y el tono muscular, estos movimientos involuntarios son; temblores de fibrilares, fasciculaciones, mioquimias, convulsiones y tics. 157.- Trofismo: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección: la vitalidad de los tejidos, con el paciente acostado y descubierto se compara cada segmento de los hemicuerpos; normalmente deben ser simétricos. Cuándo hay ausencia de nutrientes sanguíneos, oxigenación e inervación se encuentran signos patológicos como: hipotrofia y atrofia. 158.- Sensibilidad: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección y palpación: sobre la percepción de los diferentes estímulos susceptibles de ser percibidos por el paciente, debe estar acostado y descubierto, con los ojos reposo, movimientos coreicos, espasmos de torsión, atetosis, mioclonías, contracciones

86

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

cerrados se compara cada segmento de los hemicuerpos; Normalmente debe percibir todos los estímulos simétricamente. 159.- Sensibilidad Superficial: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección y la palpación: relacionados con la percepción de los estímulos: táctil, doloroso y térmico (frío y calor), El paciente acostado, con los ojos cerrados y el cuerpo descubierto se realiza la estimulación en el caso de la sensibilidad táctil con hisopo o torunda de algodón, preguntando qué percibe y dónde; Para la sensibilidad dolorosa se procede exactamente, utilizando la aguda que viene incluída en el martillo neurológico o con una aguja hipodérmica, el paciente responde si pincha, donde y si es igual la percepción del pinchazo en cada lugar donde se realiza. En la sensibilidad térmica se realiza con tubos de ensayo llenos de agua fría y caliente, se realiza con la misma técnica expuesta para la sensibilidad táctil y dolorosa. Es fundamental comparar cada segmento de los hemicuerpos; normalmente debe percibir todos los estímulos simétricamente. Cuándo se lesiona el área post-rolándica (áreas 3, 1 y 2 de Broadman), el centro de percepción de toda la sensibilidad y algunas de las aferencias de conducción de la sensibilidad puede existir: analgesia, hipoalgesia, anestesia, hipoestesia, acriestesia, atermoestesia. La sensibilidad superficial es la aferencia que desde los receptores amielínicos subcutáneos, sigue la raíz sensitiva que penetra a la médula espinal, las fibras largas hacen sinapsis en el asta posterior y sustancia gris, después de ascender varios segmentos se decusa y asciende por el cordón lateral (vía termo-algésica), las fibras cortas entran en la médula y se decusan enseguida y ocupan el cordón anterior (vía tactil), las lesiones en estas metámeras por donde transitan las estructuras de la sensibilidad, producen las lesiones mencionadas anteriormente. 160.- Sensibilidad Profunda: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección y palpación: sobre la percepción de los componentes de la

87

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

sensibilidad profunda: barestesia, palestesia, batiestesia, dolor visceral profundo y estereognosia (esteatoestesia); el paciente acostado, ojos cerrados y el cuerpo descubierto se realiza la estimulación, en el caso de la barestesia, (sensibilidad a la presión), con el dedo índice del examinador se presiona sobre las diferentes partes de cada hemicuerpo, se inicia desde la cabeza a los pies, es fundamental comparar cada segmento de los hemicuerpos. Normalmente debe percibir los estímulos simétricamente, si no lo percibe existe abarestesia (en la sensibilidad profunda no se describe hipo ni hiperestesia, es la ausencia de la percepción lo que define el trastorno); palestesia, es la capacidad del ser humano de percibir las vibraciones, se realiza con el diapazón vibrando a 156 vibraciones/segundo, el examinador lo coloca después de hacerlo vibrar en las prominencias óseas de cada hemicuerpo, siguiendo la simetría y si no percibe las vibraciones se describe apalestesia: La batiestesia, es la capacidad de percibir las posturas de los diferentes segmentos corporales, se realiza preguntando al paciente con los ojos cerrados, en que posición tiene cada segmento corporal, se puede realizar también con el examinador desplazando la posición de alguno de los dedos de la mano y del pie a la posición de flexión, extensión, rotación, etc. Si no percibe como están las diferentes variaciones posturales se describe abatiestesia. El dolor visceral profundo, es la capacidad del ser humano de percibir el dolor en los órganos profundos, ante un estímulo lo suficientemente fuerte como para provocarlo, se examina comprimiendo con los nudillos de la mano derecha del examinador firmemente sobre la cara anterior del esternón, girar los pezones, pellizcar la piel del escroto y en condiciones extremas el examinador introduce un baja lengua entre dos dedos contiguos de la mano o del pie y los acerca con firmeza. Es el estímulo más intenso para el dolor profundo, si no hay respuesta existe anestesia para el dolor profundo, si el paciente está en coma la recuperación es poco probable. La estereognosia, (esteatoestesia), es la capacidad que tiene el paciente para reconocer objetos comunes por el peso y la forma, se realiza como todas las maniobras de sensibilidad, con los ojos cerrados. El examinador coloca en cada mano del paciente por separado objetos conocidos: peine, llaves, monedas, lapiceros y debe identificarlas por el peso y la forma.

88

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

También el examinador con su dedo y con un objeto romo, realiza círculos y otras figuras sencillas sobre la piel del tórax, abdomen y en la palma de las manos y el paciente debe identificar las figuras; en caso de no ocurrir se describe aestereognosia. 161.- Alteraciones del Lenguaje: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección: sobre la comprensión del lenguaje hablado, escrito y mímico. Esta capacidad de percepción del lenguaje se denomina fasia, se procesa en el centro del lenguaje, situado en el hemisferio cerebral izquierdo, (donde se encuentran las áreas de recepción auditiva, visual y gestual para interpretar los sonidos, la palabra escrita y la mímica), en el 80 % de los pacientes derechos y en más de la mitad de los zurdos. El examinador realiza preguntas sencillas que deben ser respondidas de manera adecuada; Si no lo hace se verificará, si no comprende lo que se pregunta es afasia sensorial, receptiva (Wernicke); si comprende pero es incapaz de emitir órdenes motoras para la ejecución de la respuesta es afasia de emisión, motora (Broca); En esta situación el examinador muestra objetos y pregunta cual es el nombre del objeto, en caso de no poder nombrarlo se pregunta si es un peine, si afirma con la cabeza y realiza gestos que permitan al examinador determinar que el paciente identifica el peine, pero no puede organizar los músculos necesarios para emitir la respuestas, es afasia de emisión. También puede existir la afasia mixta que es la incapacidad de comprender y emitir el lenguaje hablado, escrito y mímico. Otras variantes de la afasia son la parafasia que es la sustitución de una palabra por otra parecida. La jergafasia es la emisión del lenguaje completamente distorsionado e ininteligible; la alexia (incapacidad para la lectura), y la agrafia (incapacidad para la escritura), son también trastornos del lenguaje. En estos casos es necesario corroborar que el paciente es alfabeta. Otros trastornos del lenguaje son la imposibilidad (anartria), y la dificultad para articular la palabra (disartria), cuándo existe capacidad de realizar el lenguaje hablado, pero con dificultad en el control motor de la lengua, labios y paladar; Se observa en lesiones del séptimo par craneal (nervio facial), duodécimo par craneal

89

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

(hipogloso), del sistema extrapiramidal, los núcleos basales, el tallo cerebral y la corteza cerebral. La tercera alteración en el lenguaje es la afonía (imposibilidad para emitir los sonidos), la disfonía es la dificultad para emitir sonidos llamada ronquera, ocasionada por lesión de la laringe, cuerdas vocales, músculos respiratorios y cuerdas vocales. 162.- Maniobras Meningeas: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección: relacionadas con la respuesta a las maniobras de flexión del cuello, Kerning I y II y Brudzinsky I y II. El examinador realiza la maniobra con el paciente acostado y bien relajado, levanta con ambas manos la cabeza relajándola, intentando contactar el mentón con la cara anterior del esternón la cual debe producirse sin dificultad ni dolor, en casos de meningismo y sindrome de irritación meníngea: meningitis y hemorragia subaracnoidea (enfermedades muy graves), esta maniobra no puede realizarse y produce mucho dolor en la región cervical, se denomina rigidez de nuca. Kerning I, es un signo patológico en caso de meningismo; se realiza con el paciente acostado y el examinador coloca la mano izquierda en la espalda y la derecha en las rodillas del paciente, trata de elevar la espalda, normalmente esta maniobra no produce dolor ni reacciones adversas, en casos patológicos el paciente al elevar la espalda presenta dolor y flexiona las rodillas. El Kerning II, se realiza con el paciente acostado, el examinador eleva un miembro inferior extendido tomándolo por el talón, en casos de meningismo el paciente flexiona la rodilla del otro miembro y expresa dolor en el cuello. El Brudzinsky I, consiste en flexionar la cabeza del paciente con la mano izquierda del examinador y la derecha se coloca en el pecho del paciente, al existir irritación meníngea se produce ante esta maniobra dolor en la nuca y flexión de las rodillas. El Brudzinsky II, consiste en flexionar el pie sobre la pierna y ésta sobre el muslo y éste sobre la pelvis del paciente, con la mano derecha del examinador, el otro miembro remeda la maniobra, en presencia de irritación meníngea. Se reporta: Kerning y Brudzinsky presentes. nervios laríngeos, ramas del neumogástrico que inervan las

90

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

163.- Cerebelo: Es la parte del examen físico especial donde se describen los aspectos normales y los signos patológicos, obtenidos mediante inspección: relacionados con la perfecta coordinación de los movimientos (taxia), se le indica al paciente que camine un pequeño trecho, se observa si la marcha es normal o existe ataxia (marcha de ebrio), el examinador realiza giros al tronco del paciente colocando las manos en la cintura y si existe balismo, hemibalismo, reflejo pendular. También le indica al paciente que realice la marcha con los ojos abiertos y cerrados, se observa si describe una línea recta o en estrella que es el signo de Romberg; Igualmente se realiza la diadococinecia, indicando al paciente que realice movimientos de pronosupinación y flexoextensión de la mano, los cuales debe realizar en forma rápida y coordinada, si no puede realizar la maniobra existe adiadococinecia. También se indica al paciente que tome un objeto que está a corta distancia, se observa si existe dificultad para alcanzar el objeto (hipo o hipermetría), y temblor de intención. Para explorar el nistagmus, se indica al paciente que siga el dedo índice de la mano derecha del examinador, con la mirada, sin mover la cabeza, se lleva el dedo al extremo de cada campo visual, se detiene bruscamente observando los globos oculares, que deben detenerse inmediatamente en condiciones normales; Si remeda el movimiento de manera agotable o inagotable se diagnostica el nistagmus provocado. 164.- Diagnóstico: Es la parte de la historia clínica donde se escriben las enfermedades o patologías que presenta el paciente, basado en el juicio clínico final, después del razonamiento de todos los hallazgos de la anamnesis y el examen físico. Este diagnóstico es clínico, basado sólo en la historia clínica sin contar con resultados de laboratorio, ni otros auxiliares diagnósticos. 165.- Hallazgos Positivos: Es la parte de la historia clínica donde se escriben los antecedentes, signos, síntomas que el paciente presenta y están relacionados directa o indirectamente con la enfermedad; son el soporte, pilar y anclaje del diagnóstico que se ha realizado.

91

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

166.- Negativo Pertinente: Es la parte de la historia clínica donde se escriben los signos, síntomas y antecedentes que deberían estar, por ser hallazgos importantes en el diagnóstico que se ha realizado, pero NO están presentes. Puede existir uno o varios negativos pertinentes. La importancia es que evita errores diagnósticos. 167.- Diagnóstico Diferencial: Es la parte de la historia clínica donde se escriben otras patologías que son semejantes a la que se ha diagnosticado en el paciente. Se realiza comparando signos y síntomas predominantes. 168.- Examenes Complementarios o Plan Diagnóstico: Es la parte de la historia clínica donde se escriben los procedimientos de laboratorio que se solicitarán para confirmar el diagnóstico; pueden clasificarse de acuerdo a la importancia y la indicación precisa en: Hematología completa con contaje plaquetario, urea, glicemia, creatinina, perfil lipídico, pruebas de función hepática (transaminas oxalacética y pirúvica, deshidrogenasa láctica, perfil de coagulación, fosfatasa alcalina, bilirrubina total y fraccionada, proteograma), examen de orina completo con sedimento urinario, examen de heces con sangre oculta si es preciso, tele de tórax, electrocardiograma, ecograma de abdomen superior, renal y pélvico, TAC, cintilograma óseo, hepático y renal, resonancia magnética nuclear (RMN), pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (RCP), en caso de infecciones virales, serología para hepatitis, SIDA, chagas, etc. 169.- Tratamiento: Es la parte de la historia clínica donde se escriben los cuidados generales que se le brindan a cada paciente, individualizado de acuerdo a la patología y las condiciones en que se encuentre, se clasifica en: Medidas generales: dieta, reposo, posición, toma de signos vitales y medicamentos específicos: analgésicos, hidratación, oxigenación, antiinflamatorios, antibióticos, antipiréticos, anticoagulantes, personalizado específicamente en relación con el diagnostico.

92

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

170.- Pronóstico: Es la parte de la historia clínica donde se escriben la posible evolución del paciente y su patología, las probables secuelas (discapacidad), que pueda presentar y la calidad de vida futura por la patología que presentó. 171.- Recomendaciones: Es la parte de la historia clínica donde se escriben las sugerencias que el médico realiza al paciente, para evitar las recidivas y el agravamiento de la enfermedad, en la etapa posterior al egreso del hospital: dieta, actividad física, limitaciones de actividades específicas y el tratamiento médico.

93

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

CONCEPTOS DE LA ANAMNESIS Los siguientes son los motivos de consulta más frecuentes que deben ser obtenidos para elaborar la historia clínica. 172.- Dolor: Sensación de displacer y malestar en algún sitio del organismo, es el primer síntoma de alarma, para acudir en busca de ayuda médica. Es la manifestación clínica, y el motivo de consulta más frecuente en el ejercicio médico. Las características semiológicas, son las que permiten diagnosticar la causa del dolor, por lo cual, SIEMPRE que se presente el dolor, se describirán: localización: sitio, lugar donde se inicia el dolor (en la región precordial para el IM), irradiación: sitio, lugar hacia donde se dirige el dolor, desde la localización inicial (en el cólico nefrítico se inicia en la región lumbar izquierda y derecha, y se irradia al flanco, fosa ilíaca y genitales respectivos), aparición: forma, manera en que se presentó el dolor, insidiosa o paroxística; que actividad realizaba en reposo, esfuerzo (en el IM, es de inicio paroxístico y frecuentemente en reposo), carácter: la manera como se percibe el dolor: punzante, lancinante, opresivo, ardiente, desgarrante y sordo (en la úlcera péptica es ardiente), intensidad: cuánto de fuerte es el dolor: leve, moderado y muy intenso (en la ruptura de aneurisma cerebral es muy intenso), frecuencia: número de veces que aparece el dolor en 24 horas: 1, 2, 4 y 5 veces (en el cólico nefrítico 1 - 3 veces al día), duración: tiempo que dura el dolor en la máxima intensidad: segundos, minutos y horas (en el IM, dura 30 minutos), calmantes: posturas antálgicas, medicamentos y procedimientos que disminuyen y desaparecen el dolor (en la apendicitis aguda la posición fetal lo alivia y la extirpación quirúrgica lo desaparece), agravantes: maniobras y procedimientos que agravan el dolor (en el IM, el esfuerzo), concomitantes: signos y síntomas que están presentes si el dolor está presente, y desaparecen, si el dolor no está (en el cólico nefrítico escalofríos, sudoración, náuseas); existen otras características que se describen en el dolor crónico, aquel que se ha presentado en varias oportunidades, y durante lapsos de 6 meses y mayores: crisis: tiempo que dura el dolor desde que aparece hasta que

94

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

desaparece totalmente: horas, días, semanas (en la colecistitis crónica horas y días), acalmias: periodos cuándo el dolor no está presente: semanas, meses (semanas a meses en el cólico biliar por litiasis), periodicidad: período entre crisis y acalmias: bimensual, trimestral, semanal y semestral; Cuándo el dolor es agudo desarrolla patrones de presentación: post-prandial inmediato, tardío, nocturno (en la úlcera péptica duodenal, es nocturno, en la gástrica es post prandial inmediato en el cólico biliar, es trimestral), evolución: es el desarrollo del dolor en el tiempo, puede ser agudo de corto tiempo ( < de 6 meses), y la primera vez que aparece el dolor y el crónico con duración de meses o años con crisis dolorosas, El IM, siempre es agudo; el cólico nefrítico, es crónico. Existen diferentes umbrales para expresar el dolor; así la raza blanca tiene el umbral bajo, aunque el dolor sea leve lo expresan como una verdadera catástrofe; y en la raza goajira el umbral del dolor es alto, en ocasiones son capaces de caminar largos trechos con dolor por IM y cólico nefrítico. El estudiante debe describir cada dolor referido por el paciente, en el motivo de consulta y en el interrogatorio funcional, con las 14 características que presenta. Es la manera como el médico y el estudiante lograrán realizar diagnósticos acertados. 173.- Cefalea: Es el dolor localizado en la cabeza (bóveda craneana), que por su intensidad (muy intensa), y duración prolongada (horas, días y semanas), es de gran importancia clínica, advierte de padecimientos sistémicos y del SNC. En general la cefalea frontal, obedece a padecimientos por encima de la tienda del cerebro, y la cefalea occipital a padecimientos por debajo de la tienda. En la hipertensión arterial cuándo hay cefalea es matutina, occipital y de moderada intensidad. Es fundamental si la cefalea por la que consulta es diferente a otras que ha presentado anteriormente. Es necesario recordar que ante el paciente con cefalea, dos maniobras del examen físico deben ser realizadas inmediatamente, para intentar evitar la muerte y las secuelas graves, estas son: 1) toma de tensión arterial, para descartar la encefalopatía hipertensiva, por hipertensión arterial recién diagnosticada; y 2) la oftalmoscopía (fondo de ojo), para descartar la

95

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

hemorragia subrretiniana y papiledema en hemorragia subaracnoidea y la hipertensión arterial maligna. 174.- Cefalalgia: Dolor de cabeza de intensidad leve a moderada, y corta duración: segundos, minutos; por lo que es de menor importancia clínica y obedece a padecimientos localizados: contractura muscular, migraña, inflamación de arterias y venas cefálicas, trastornos de refracción de la visión, y traumas leves. Los pacientes pueden señalar con el dedo el sitio donde se localiza el dolor. 175.- Fiebre: Es el aumento de la temperatura corporal por encima de los valores normales que son: axilar 36.5 º C, oral o bucal 37 º C y rectal 37.5 º C, en presencia de patología. Existen algunas actividades fisiológicas que aumentan el metabolismo: ejercicios, comer, ambientes calientes, evacuar, relaciones sexuales y elevan la temperatura corporal, pero no es fiebre. La fiebre y el pulso guardan estrecha relación de tal manera que por cada grado de fiebre el pulso aumenta 10 latidos por minuto, si no ocurre se denomina disociación pulso-temperatura (Signo de Faget), sugestivo de fiebre tifoidea, brucellosis, fiebre amarilla, dengue, micoplasma, leptospirosis, psitacosis, tularemia y presión intracraneal aumentada. La fiebre puede ser leve, moderada y muy alta cuándo aumenta ½ º C, 1 º C, y 1½ º C respectivamente, por encima de los valores normales, en cada uno de los sitios de toma de la temperatura mencionados. Existen varios métodos de toma de temperatura: cualitativos, mediante la cinta calorimétrica que se coloca en la piel de la cabeza y cambia de color pero no informa los grados de fiebre; cuantitativos, el termómetro de mercurio, el digital, y el invasivo, en las unidades de cuidado intensivo (UCI), colocando un cateter en la arteria braquial, para obtener en el monitor la información de la fiebre. Es importante mencionar, que la mayoría de los mediadores celulares, las hormonas y las enzimas ejercen su actividad en rangos de temperatura muy pequeños; la fiebre ocasiona cambios estructurales en las proteínas mencionadas que disminuyen e impiden su funcionamiento. En ocasiones la fiebre alta produce convulsiones en niños y ancianos, por lo cual, es

96

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

necesario bajarla rapidamente, primero con medios físicos, agua oral, parenteral y antipiréticos: paracetamol, dipirona y antiinflamatorios no esteroideos (AINES). De acuerdo a las variaciones de la fiebre en las 24 horas, se clasifica en: contínua, fiebre con oscilaciones en 24 horas, menores a 1 º C, sin llegar a los valores normales, se observa en infecciones bacterianas; remitente, fiebre con oscilaciones en 24 horas mayores a 1 º C, sin llegar a los valores normales, es frecuente en infecciones virales; intermitente, fiebre con oscilaciones en 24 horas mayores a 1 º C, puede estar por debajo de los valores normales e incluso llegar a la hipotermia; cuándo los accesos febriles son diarios es intermitente cotidiana, en TBC, abscesos y sepsis, se denomina también fiebre séptica o héptica; y la intermitente cuartana, se presenta en días alternos, es producida por paludismo y fiebre amarilla; recurrente, fiebre con oscilaciones irregulares, varios días de fiebre moderada y alta, con varios días de apirexia, se observa en el absceso hepático amibiano; ondulante, (Pel Ebstein), hay varios días de fiebre, asciende y desciende progresivamente, luego varios días sin fiebre, para volver a subir de la misma manera describiendo una curva sinuosa, se producen en brucellosis y linfomas; la fiebre ficticia o fáctica, es simulada (espuria), porque realmente no existe fiebre, sino manipulación del termómetro, es frecuente en mujeres y en trabajadores de la salud. La fiebre puede iniciarse y resolverse por lisis (lentamente), y por crisis (bruscamente), se acompaña de escalofrío cuándo se inicia bruscamente y diaforesis con astenia cuándo desciende por crisis. 176.- Hipotermia: Es la disminución de la temperatura corporal por debajo de 36 º C (oral), en los ancianos puede ser normal cierto tiempo de hipotermia, pero cuándo aparece en pacientes sépticos, es signo de mal pronóstico. 177.- Hiperpirexia: Es la hipertermia maligna, fiebre de 41.5 º C o mayor; se observa en intervenciones quirúrgicas del SNC, donde el hipotálamo pierde la capacidad de regulación térmica, no se resuelve con medios físicos ni con medicamentos antipiréticos, sólo la cloropromacina (largartil), la resuelve.

97

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

178.- Neuralgia: Es el dolor intenso, paroxístico, intermitente en el trayecto de algún nervio, se caracteriza por puntos de gatillo en el lugar donde el nervio se hace superficial, y se inician las ramas cutáneas; no hay cambios estructurales demostrables en el nervio. Son ocasionados por patologías como: diabetes, anemia, gota, paludismo y sífilis. Las neuralgias más frecuentes son: ciática, se produce al levantar objetos muy pesados y en posturas inadecuadas, trigémino, se produce al abrir ampliamente la boca para afeitarse y para morder alimentos muy grandes y, glosofaríngeo, se produce al deglutir el bolo alimentario de gran tamaño. Los siguientes son los antecedentes personales fisiológicos, más frecuentes que deben ser obtenidos para elaborar la historia clínica, en el ámbito hospitalario venezolano: 179.- Telarquia: Aparición de las mamas, como carácter sexual secundario en la mujer, generalmente precede a la menarca y ocurre entre los 9 - 11 años de edad, está vinculada al buen funcionamiento hormonal. En el hombre, no es normal la glándula mamaria visible, o es muy escasa, si están presentes es ginecomastia, y debe ser evaluado, se observa en la hepatopatía crónica. 180.- Menarquia: Es la aparición de la primera menstruación, llamada también menarca, después de este evento fisiológico está apta para procrear. Normalmente en las venezolanas ocurre entre los 12 y 15 años. La menstruación es un proceso cíclico hormonal. En ocasiones las recién nacidas presentan sangrado vaginal que no es la menarca, ocurre por deprivación estrogénica proveniente de la madre. 181.- Pubertad: Es la aparición de la función de los órganos reproductores: en el hombre se evidencia con la erección del pene y eyaculación seminal; en la mujer por la menstruación. En los venezolanos y latinoamericanos, aparece entre 12 y l5 años; en países desarrollados, puede aparecer precozmente, entre 9 y 11 años.

98

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

La pubertad puede aparecer precoz y tardíamente, en ambos casos es patológica y se debe buscar la causa para resolverla. En esta etapa, la esfera emocional es lábil por los cambios bruscos físicos, emocionales y hormonales, y las exigencias familiares y sociales son mayores. Los púberes tienden a deprimirse, es necesario explicarles que esta etapa es transitoria que indica la finalización de la niñez y el inicio de la juventud. Los siguientes son los antecedentes patológicos más frecuentes que deben ser obtenidos, para elaborar la historia clínica en el ámbito hospitalario venezolano. ANTECEDENTES ALÉRGICOS 182.- Asma: Enfermedad respiratoria, de etiología generalmente alérgica, puede ser extrínseca (por alergenos exógenos), e intrínseca (por trastornos vasosecretorios de la mucosa bronquial), se caracteriza por ataques de disnea espiratoria de duración variable, tos, sibilancias y sensación de opresión, debido a espasmo de los bronquios. Existen numerosos tipos de asma: Anafiláctica, atópica, catarral, cutánea, cardíaca, dispéptica, enfisematosa, del heno, refleja, renal y saturnina. 183.- Urticaria: Enfermedad alérgica de la piel, caracterizada por erupción transitoria cutánea pruriginosa de habones de forma y tamaño variables, con márgenes eritematosos bien definidos y centro pálido; producida por alergia a: medicamentos, alimentos, infecciones, enfermedades autoinmunitarias, estrés emocional, exposición extrema al frío, sol y transpiración excesiva. Se observa dilatación capilar en la dermis por liberación de mediadores vasoactivos. Los alimentos que frecuentemente producen urticaria son: Mariscos, pescado, nueces, leche y medicamentos: penicilina, dipirona, aspirina y AINES. 184.- Hipersensibilidad por alergenos exógenos: Es la reacción patológica del organismo ante agentes externos: Polen, caspa de animales, picaduras de

99

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

insectos, puede presentarse como urticaria, asma, angioedema localizado en labios, ojos etc; también como edema de glotis, que puede ocasionar la muerte. ANTECEDENTES INFECTOCONTAGIOSOS 185.- Tuberculosis: Enfermedad infectocontagiosa, granulomatosa frecuente en la población originaria (indígenas: guajiros y yucpas), crónica, se trasmite por inhalación e ingestión de gotas de saliva infectada por el mycobacterium tuberculoso (bacilo de Koch, ácido alcohol resistente), habitualmente afecta los pulmones causando TBC, se caracteriza por: Astenia, dolor toráxico, fiebre leve vespertina, anorexia, perdida de peso y tos cavernosa; al progresar se presentan sudores nocturnos, hemoptisis y expectoración caseosa. El bacilo puede afectar otros órganos y causa varios tipos de tuberculosis extrapulmonar: miliar, peritoneal, meníngea, ósea vertebral (mal de Pott), piel, ganglios linfáticos, intestinal y laríngea. Puede ser abierta, cuándo se trasmite, y cerrada cuándo no es contagiosa. 186.- Poliomielitis: Enfermedad infecciosa, viral, se trasmite de persona a persona por contaminación fecal y secreciones orofaríngeas. Se describen varios tipos: La infección asintomática, no tiene manifestaciones clínicas, pero confiere inmunidad. La poliomielitis abortiva dura solamente unas horas y se caracteriza por molestias de menor gravedad: fiebre, malestar general, cefalalgia, náuseas, vómitos y leve dolor abdominal. La poliomielitis no paralítica, tiene duración mayor y se caracteriza por irritación meníngea, dolor, rigidez en la espalda y los signos de la poliomielitis abortiva. La poliomielitis paralítica, inflama y degenera la sustancia gris de los cuernos anteriores de la médula espinal, comienza como poliomielitis abortiva, ceden los síntomas durante varios días, luego reaparecen el malestar, la cefalalgia, fiebre y se desarrolla debilidad, dolor y parálisis permanente de algunos grupos musculares, de uno o ambos miembros inferiores (monoplejia o paraplejia). Es provocada por uno de los tres virus de la polio: Brumilda, Lansing y León.

100

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

187.-

Difteria: Enfermedad aguda contagiosa producida por corynebacterium

diphteriae, que produce la exotoxina, esta viaja por vía sistémica, es altamente nociva para el corazón (IC, arritmias y bloqueos) y el SNC (diplopía, disartria y disfagia), también produce la formación de pseudo-membranas, densas que tapizan la mucosa de la orofaringe, lo cual interfiere con la deglución y respiración. Si no se trata rápidamente puede ser mortal. Las manifestaciones clínicas son de instalación gradual (secuencial): dolor en la orofaringe de leve a severo, disfagia, ronquera y sialorrea, en el preámbulo de la obstrucción de las vías respiratorias; fiebre, escalofríos, rinorrea serosanguínea, tos perruna similar al crup, estridor, disnea, taquipnea, apnea, cianosis y en regiones tropicales se presenta con lesiones maculopapulares en la piel. 188.- Tétanos: Infección aguda, contagiosa y potencialmente mortal del SNC, producida por la tetanoespasmina tetani, exotoxina neurotrópica elaborada por el bacilo clostridium tetani, que es anaerobio estricto, habita en la capa superficial del suelo, el tracto intestinal de vacas y caballos; penetra el organismo humano por las heridas punzantes, lacerantes, abrasivas y quemaduras, que tienen abundante tejido necrótico y bajas concentraciones de oxígeno. La infección se presenta en dos formas clínicas: de inicio abrupto, período de incubación corto (3 - 21 días), y alta mortalidad; la otra tiene mayor período de incubación (4 - 5 semanas), baja mortalidad y síntomas leves. Las manifestaciones clínicas son: irritabilidad, cefalea, fiebre que puede llegar a 42 º C, espasmo doloroso de los músculos (maseteros, orbiculares de los labios, paravertebrales y laríngeos), que conduce a trismo, risa sardónica, opistótonos y espasmo laríngeo. En la evolución se presenta espasmo tónico generalizado, espasticidad de músculos respiratorios y muerte por agotamiento. 189.- Tosferina: (coqueluche) Enfermedad infectocontagiosa producida por haemophylus pertussis, frecuente en la infancia. El período de incubación de 2 semanas, y el catarral de 8 - 15 días. Las manifestaciones clínicas son: irritación secretante de la vía respiratoria superior, paroxismos de tos convulsiva que la

101

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

diferencian de otros tipos de tos, ya que durante el episodio se produce cianosis de la cara, ojos enrojecidos y venas dilatadas. Es llamada tos quintosa, porque se producen secuencias de 5 episodios, en cada evento tusígeno. 190.Sarampión: Enfermedad viral aguda, contagiosa, que afecta el tracto

respiratorio, se caracteriza por la aparición de exantema cutáneo maculopapular diseminado, frecuente en niños no inmunizados, se transmite por contacto directo a través de gotitas procedentes de la boca de las personas infectadas, en la fase prodrómica. La trasmisión indirecta a través de fómites es infrecuente. La incubación es de 7 a 14 días. El prodromo se caracteriza por fiebre, malestar general, rinorrea acuosa (coriza), tos perruna, conjuntivitis, fotofobia, anorexia y las manchas de Köplik, que aparecen 1 a 2 días antes del exantema. Puede desarrollarse laringitis, y traqueobronquitis (denominado crup), que complican severamente el cuadro clínico, sobre todo en niños. La fiebre puede llegar a 39.5 º C. Se inicia con máculas rosa marrón, irregulares, centrípetas en el cuero cabelludo, pabellones auriculares, cuello y se diseminan rápidamente en 24 a 48 horas al tronco y las extremidades; posteriormente, se tornan rojas maculopapulares, densas, con aspecto de manchas. En 3 a 5 días cede la fiebre, las lesiones se aplanan, cambian al color marrón y desaparecen mediante descamación fina. Es producida por paramyxovirus. La infección confiere inmunidad permanente. La vacuna administrada a los 9 meses de edad no confiere inmunidad segura. Existe monovalente y polivalente triple viral (sarampión, rubéola y parotiditis). 191.- Parotiditis: Enfermedad inflamatoria aguda viral, contagiosa, epidémica de la glándula parótida (uni y bilateral), se presenta con tumefacción y supuración de la glándula que dura una semana, también presenta síntomas generales: fiebre, malestar general, cefalea y anorexia. Puede desarrollar estado de viremia grave que infecta: ovarios produciendo ooforitis, testículos produciendo orquitis, ambas pueden ocasionar esterilidad. Con frecuencia lesiona el páncreas y produce

102

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

pancreatitis severa y a posteriori se desarrolla diabetes mellitus. La vacuna existe en la actualidad, como polivalente triple viral. 192.- Rubéola: Enfermedad viral contagiosa, benigna, se inicia con: fiebre, adenomegalias suboccipitales, tos, rinorrea, faringitis, artralgias y erupción maculopapulosa roja, difusa, fina y centrífuga, de corta duración 2 a 3 días. Si la mujer embarazada se contagia con rubéola en el primer trimestre del embarazo, se producen anomalías fetales: cardiopatías, cataratas, sordera y retraso mental. El agente causal es el virus ARN, de la familia Togaviridae, género Rubivirus. La incubación es de 12 a 23 días. La enfermedad confiere inmunidad permanente y la vacuna puede aplicarse, en dosis única y polivalente, (triple viral), pero no confiere inmunidad permanente. 193.Hepatitis A: Enfermedad hepática inflamatoria viral primaria, infecto

contagiosa, curso relativamente benigno en el 90 % de los casos. La sintomatología es: anorexia, malestar general, cefalea, dolor en hipocondrio derecho, fiebre, ictericia (sólo en el 10% de los casos), acolia, coluria, rechazo a la ingestión de sustancias ampliamente utilizadas, (cigarrillo y alcohol). En etapa de estado de la enfermedad, se presenta náuseas, vómitos y diarrea. Es causada por el virus de la hepatitis A (VHA), picornavirus ARN de cadena única. La infección otorga inmunidad permanente. 194.- Paludismo: Enfermedad infectocontagiosa grave, producida por el parásito plasmodium (vivax, falciparum, malariae y ovale), penetra en el humano de varias maneras: por picadura del insecto infectado: anopheles, transfusión de sangre infectada y uso de agujas hipodérmicas infectadas. Las manifestaciones clínicas son: escalofríos, ictericia, crisis de frío y calor, sudoración, fiebre intermitente cuartana, anemia, esplenomegalia debido a la penetración del parásito al glóbulo rojo, allí maduran, se reproducen y salen periódicamente por estallido celular, momento en el cual la fiebre es alta; Es el momento para realizar el diagnostico de

103

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

la enfermedad, obteniendo muestras sanguíneas en el dedo para el examen de gota gruesa y, observar en forma directa los plasmodium dentro del glóbulo rojo. 195- Tifus: Enfermedad infecciosa aguda causa por rickettsias (zoonosis), y que se trasmite desde los roedores infectados a los seres humanos por medio de la picadura de trasmisores: piojos, pulgas, ácaros y garrapatas. Las manifestaciones clínicas son: cefalea, escalofrío, fiebre, malestar y exantema maculopapular. Existen varios tipos: epidémico, de los matorrales y murino. 196.- Varicela Zoster: Enfermedad viral aguda altamente contagiosa, benigna, afecta principalmente a niños y se caracteriza por la presencia de exantema y enantema polimorfo generalizado, lo que significa que hay erupción pruriginosa mixta: máculas, pápulas, vesículas, pústulas y costras, en todas las regiones corporales. Se trasmite por contacto directo con las costras y por gotitas de saliva expelidas con la tos; evoluciona con prodromos tipo: fiebre alta, cefalea, anorexia. La produce el virus zoster, familia herpes, la etapa aguda tiene una duración de 3 semanas. Las complicaciones son infrecuentes, se puede desarrollar neumonitis varicelosa, que amerita asistencia ventilatoria para evitar la muerte. 197.- Mononucleosis infecciosa: Enfermedad infectocontagiosa aguda, se trasmite a través de la saliva, producida por el virus humano Epstein Barr (EBV), se presenta entre los 10 y 35 años, y en la infancia, cursa con: fiebre alta, malestar general, amigdalitis, faringitis y gingivitis ulcerosa supurativa, exantema maculopapular, esplenomegalia, adenomegalias cervicales y generalizadas. Se observa gran número de leucocitos mononucleares en sangre periférica. El diagnóstico definitivo se realiza mediante la serología, con el monotest. ANTECEDENTES DE TRANSMISIÓN SEXUAL 198.- Sífilis: Enfermedad de transmisión sexual, producida por la espiroqueta Treponema Pallidum, se desarrolla en estadíos sucesivos durante años. Puede

104

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

afectar todos los sistemas del organismo. El Treponema es capaz de atravezar la placenta humana, provocando sífilis congénita, que se presenta con amaurosis y deformidades, luego, en meses presenta respiración nasal ruidosa, rinorrea sanguinolenta, mucopurulenta, lesiones cutáneas palmo plantares y genitales, también pueden desarrollar cofosis progenie y mal estado general. En los adultos, la pápula inicial aparece en el lugar donde se produjo el contacto con la persona infectada, en la región anogenital, la pápula se erosiona formando una úlcera no dolorosa llamada chancro, con secreciones donde abundan las espiroquetas, la úlcera sana espontáneamete en 10 a 40 días, y el paciente piensa que no tenía importancia. La sífilis primaria es el primer estadío, la duración es entre 10 y 90 días, después de la infección aparecen pequeñas pápulas rojas, no dolorosas en la piel y mucosas. La sífilis secundaria se produce 2 meses más tarde por la multiplicación y diseminación de las espiroquetas; aparece malestar general, anorexia, náuseas, fiebre, cefalea, alopecia, dolor óseo, articular y puede desarrollar exantema papular a predominio palmo plantar, no pruriginoso, úlceras planas blancas en la boca y orofaringe; pápulas de condiloma plano en zonas húmedas de la piel, es altamente contagiosa y se propaga con el beso. La sífilis terciaria puede tardar en desarrollarse 3 a 15 años, se caracteriza por tumores blandos elástico (gomas sifilíticos), que se transforma en lesión en sacabocado en paladar, tabique nasal, laringe, piel, ojos, hígado, pulmón, estómago y órganos reproductores; se ulceran y cicatrizan, esta etapa es indolora y pasa desapercibida, sin embargo, puede existir dolor profundo y perforante. Es altamente destructiva en el SNC (neurosífilis), el miocardio y muerte prematura. 199.- Gonorrea: Enfermedad de transmisión sexual frecuente, se produce mediante el contacto sexual con la persona infectada, la bacteria Neisseria gonorrhoeae, es el agente etiológico. Afecta principalmente el tracto genitourinario, donde produce uretritis, disuria, secreción uretral y vaginal, esta secreción es purulenta verde amarillenta, el meato urinario se inflama y presenta prurito; El las válvulas cardíacas (sífilis cardíaca), produce incapacidad mental, física y ocasiona la

105

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

dolor e inflamación en la vagina puede extenderse a inflamación pelviana crónica con salpingitis, ooforitis y peritonitis. También afecta la faringe y conjuntiva ocular (oftalmía gonocócica), que evoluciona hacia la cicatrización y ceguera; en el recto se observa proctitis severa. Al extenderse la infección (más frecuente en mujeres), se presenta: náuseas, vómitos, fiebre y taquicardia. Después de 20 o más años de la lesión inicial, se observan secuelas: uretritis arrosariada que ocasiona sindrome obstructivo bajo, en los hombres. 200.- Condilomatosis: Infección por virus de papiloma humano (VPH), es la enfermedad de transmisión sexual, en la cual se forman protuberancias blandas llamadas condilomas de apariencia verrugosa, elevadas de coloración carnosa en los genitales, ano y piel circundante. También puede manifestarse con lesiones que tienen apariencia de coliflor alrededor del ano y genitales con aumento de la humedad en el área de los condilomas, prurito en el pene, escroto, área anal y vulvar; aumento del flujo vaginal, y metrorragia post coital, con dispareumia. 201.- Infección por el virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH): Enfermedad de transmisión sexual, frecuente en la actualidad, se trasmite mediante el contacto sexual con la persona infectada por el VIH. Cursa con la denominada ventana serológica, esta puede ser hasta 7 años (tiempo transcurrido entre la infección y la aparición de los anticuerpos), los anticuerpos producidos contra el virus, son los que permiten, mediante reacción de ELISA y western blot, identificar la infección. La mujer embarazada la transmite al recién nacido, durante el parto y por la leche materna. Puede ocurrir que exista infección con este virus, y no se presentan síntomas durante toda la vida, o por el contrario, en pocos años se desarrolla el SIDA. Es por lo tanto diferente estar infectado con el VIH y padecer de SIDA. 202.- Tricomoniasis: Enfermedad de transmisión sexual producida mediante el contacto sexual con la persona infectada, el agente etiológico es el parásito tricomona vaginalis. Los síntomas son diferentes: en los hombres, hay pocos síntomas: prurito y secreción uretral cristalina, disuria, dolor al eyacular, prostatitis

106

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

y epididimitis, que desaparecen en pocas semanas; En las mujeres la secreción es blanca, espumosa y abundante, luego se sobreinfecta con bacterias y se torna verde-amarillenta, olor fétido, es característico el prurito, la inflamación en labios mayores y parte interna de los muslos. 203.- Candidiasis: Enfermedad de transmisión sexual, (moniliasis), se trasmite mediante el contacto sexual con infectados. Producida por hongos semejantes a levadura (candida albicans). En el hombre produce pápulas puntiformes en el glande y puede ser asintomática; en la mujer produce inflamación severa de vagina, labios menores, mayores no pruriginosa, con leucorrea abundante semejante a leche cortada, el olor es de fruta madura. Puede causar inflamación pelviana crónica e infertilidad (cicatrización obstructiva de las trompas de Falopio). En las diabéticas se presenta en la región inguinal y submamaria. 204.- Hepatititis B: Enfermedad de transmisión sexual, el contagio se produce mediante la sodomía (el contacto anal), con los infectados con el virus de hepatitis B, al compartir agujas hipodérmicas, para drogas adictivas y por transfusiones sanguíneas contaminadas. Afecta con severidad al hígado, se describe el período prodrómico entre 6 y 12 semanas, con: malestar general, fiebre alta, mialgias, artralgias, anorexia, pérdida de peso, náuseas, vómitos. El período de estado con dolor en hipocondrio derecho, hepatomegalia, ictericia, coluria, acolia, puede ser fulminante y crónica. La hepatitis activa crónica es grave, y la hepatitis crónica persistente conduce a cirrosis; también sirve de asiento a la hepatitis Delta y sobre esta, se desarrolla el hepatoma (cáncer de hígado). 205.- Chancro Blando: Enfermedad de transmisión sexual, el contagio se produce mediante el contacto sexual con infectados. El agente etiológico es la bacteria gram negativa Haemophylus Ducrey. Al poco tiempo de la inoculación aparece en los genitales la pústula, esta crece rápidamente y se ulcera, produciendo pus contagiosa y autoinoculable. La enfermedad es autolimitada, produce fiebre, prurito, dolor y signos de flogosis alrededor de la úlcera; en los hombres, la úlcera

107

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

es única y en orden de frecuencia se observa en: prepucio, surco balano prepucial, cuerpo del pene, glande, meato uretral y escroto; en las mujeres son varias úlceras de cuatro a cinco en vagina, labios mayores, menores y vulva. ANTECEDENTES CARDIOVASCULARES 206.- Cardiopatía Isquémica: Arteriopatía coronaria donde la fisiopatología, es el depósito subíntimo de ateromas, en las paredes de las arterias coronarias medianas y pequeñas, esto ocasiona disminución progresiva del flujo de sangre al miocardio, también puede ser producida por espasmo coronario idiopático, y por consumo de cocaína. Las manifestaciones clínicas son: dolor precordial opresivo con duración de 5 minutos; en angina estable, aparece con el ejercicio, se alivia con el reposo y la nitroglicerina sublingual; en angina inestable, el dolor aparece en reposo, y con ejercicio de menor cuantía al acostumbrado. Las causas de la cardiopatía isquémica son: obstrucción parcial de una o varias arterias coronarias por arterioesclerosis, embolía a las arterias coronarias, estenosis aórtica calcificada, regurgitación aórtica, y estenosis hipertrófica subaórtica, estas tres últimas aumentan el trabajo cardíaco, en condiciones de hipoperfusión. 207.- Infarto del Miocardio: Cardiopatía isquémica severa, ocasionada por la obstrucción de la o las arterias coronarias, produce reducción brusca de la perfusión sanguínea a un segmento miocárdico, y necrosis isquémica. Las causas más frecuentes son: rotura de placa ateromatosa con formación de trombosis aguda y oclusión de la arteria, embolía arterial, estenosis mitral y aórtica, endocarditis infecciosa, consumo de cocaína y espasmo coronario (angina de Prinz Metal). La clínica es brusca, con dolor precordial opresivo intenso, que dura más de 30 minutos, solo cede con la administración de opiáceos (morfina y meperidina), sensación de muerte inminente, sudoración, frialdad, palidez, náuseas, vómitos; se irradia al cuello y miembro superior izquierdo, se complica con ICC, si la necrosis es septal, donde se inserta una de las cuerdas tendinosas de la válvula mitral; shock cardiogénico y arritmia cardíaca inmediata que causa la

108

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

muerte. Para el diagnóstico debe realizarse electrocardiograma de 6 derivaciones (ECG), y la secuencia enzimática: troponina, antes de las 6 horas después del inicio del dolor, creatinfosfocinasa fracción MB (CPK MB), hasta 24 horas después del inicio del dolor, transaminasas glutámico oxalacética y pirúvica, alanino trasnferasa y aspartato transferasa (TGO y TGP), entre las 24 y 48 horas después del inicio del dolor, y la deshidrogenasa láctica (DHL), antes de 72 horas después del inicio del dolor. También el ecocardiograma y la angiografía coronaria, se realizan para completar la evaluación, y realizar el tratamiento del infarto. 208.- Insuficiencia Cardíaca: Es la disfunción miocárdica sintomática, que desarrolla respuestas hemodinámicas, renales y neurohumorales que la identifican; se clasifica en: insuficiencia cardíaca congestiva (ICC): En esta situación, el volumen plasmático se acumula en los pulmones, órganos abdominales (hígado), y tejidos periféricos, por imposibilidad generalizada del miocardio; la insuficiencia ventricular cardíaca izquierda (ICI): En esta situación, la disfunción miocárdica se expresa con gasto cardíaco disminuído, y presión venosa pulmonar aumentada. Las manifestaciones clínicas más evidentes son: disnea de esfuerzo, ortopnea, disnea paroxística nocturna, edema agudo de pulmón, esputos hemoptoicos, ritmo de galope, pulso alternante, oliguria y nicturia. Las etiologías frecuentes son: hipertensión arterial, miocardiopatía, defecto congénito (septal ventricular, conducto arterioso permeable); la insuficiencia ventricular cardíaca derecha (ICD): Se desarrollan síntomas congestivos venosos sistémicos: ingurgitación yugular, hepatomegalia dolorosa, edema de miembros inferiores vespertino, ascitis, derrame pleural, anorexia, náuseas y vómitos. Las etiologías son: ICI de larga data, aumento de presión venosa pulmonar que desarrolla hipertensión arterial pulmonar, insuficiencia tricúspidea, estenosis mitral, hipertensión arterial primaria, embolía pulmonar múltiple, estenosis de la arteria y la válvula pulmonar; y el infarto del ventrículo derecho. 209.- Valvulopatías: Son lesiones de las válvulas cardíacas las cuales si son estenóticas o insuficientes, producen signos y síntomas cardiovasculares de grado

109

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

leve a severo e incluso la muerte. Insuficiencia mitral, produce flujo retrógrado del ventrículo a la aurícula izquierda, a través de la válvula mitral insuficiente, es causada por degeneración mixomatosa (con y sin prolapso valvular primario), disfunción muscular papilar, lesión reumática y rotura de las cuerdas tendinosas. Estenosis mitral, obstruye el flujo de la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo, por estrechamiento del orificio mitral, causado por fiebre reumática y mixoma auricular. Prolapso de la válvula mitral, es el abultamiento con protrusión, de una o ambas valvas, de la válvula mitral en la aurícula izquierda, durante la sístole; y produce el ruido sistólico denominado clic (chasquido de apertura), y soplo tele sistólico de insuficiencia mitral, es causado por la dilatación del anillo mitral, infección y elongación de las cuerdas tendinosas y degeneración mixomatosa de la válvula. Insuficiencia aórtica, es el flujo retrógrado desde la aorta al ventrículo izquierdo, a través de las valvas sigmoideas aórticas incompetentes, causada por degeneración idiopática de las valvas, hipertrofia del ventrículo izquierdo secundario a hipertensión arterial, cardiopatía reumática, endocarditis infecciosa y válvula aórtica bicúspide. Estenosis aórtica, estrechamiento del tracto de salida aórtico en la válvula o en la región subvalvular, que provoca la obstrucción del flujo del ventrículo izquierdo a la aorta ascendente, produciendo gradiente de presión en la obstrucción de ≥ 10 mm Hg, las causas son: congénita por calcificación degenerativa de las valvas y secundarias a inflamación reumática. Insuficiencia tricuspídea, produce flujo retrógrado de sangre del ventrículo derecho hacia la aurícula derecha, debido a laxitud de las valvas tricuspídeas, secundaria a la combinación de la dilatación del ventrículo derecho con presión elevada por hipertensión pulmonar grave; y obstrucción del flujo de salida del ventrículo derecho. Estenosis tricuspídea, es el estrechamiento del orificio tricuspídeo, que obstruye el flujo de la aurícula derecha al ventrículo derecho, por varias causas: fiebre reumática y LES; produce signos de congestión general, ascitis, ingurgitación yugular, hepatomegalia y edema de miembros inferiores. 210.- Endocarditis: Proceso inflamatorio del endocardio de diversas etiologías: endocarditis infecciosa, infección microbiana del endocardio, caracterizada por

110

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

fiebre, soplo cardíaco, petequias, anemia, embolías y vegetación endocárdica, que produce incompetencia y obstrucción valvular, absceso del miocardio y aneurisma micótico. Endocarditis bacteriana subaguda, (EBS), esta infección es causada en la mayoría de los casos por estreptococo viridans, microaerofílico, anaerobio, menos frecuente por staphilococcus aureus y epidermidis, se desarrolla sobre válvulas anormales después de bacteriemia asintomática, gingivitis infecciosa, infección del tracto gastrointestinal y genitourinario. Endocarditis bacteriana aguda (EBA), es la infección del endocardio causada por: staphilococcus aureus, estreptococo hemolítico del grupo A y gonococo. Puede desarrollarse en válvulas normales. Endocarditis valvular protésica, es más frecuente la infección, en la prótesis valvular aórtica que en la mitral, es de comienzo precoz, causada por gérmenes contaminantes resistentes a los antimicrobianos, durante la intervención (staphilococcus epidermidis, difteroides, cándida spp); las infecciones de comienzo tardío se deben a bacteriemia asintomática transitoria por streptococcus, staphilococcus, bacilos gram negativo: haemophylus y actinobacillus. Endocarditis no infecciosa, (trombótica no bacteriana), producida por la formación de trombos estériles de plaquetas y fibrina, sobre las válvulas cardíacas y el endocardio adyacente; por traumas, inmunocomplejos circulantes, vasculitis y estado de hipercoagulabilidad; las vegetaciones pueden ser indetectables clínicamente, pero sirven de nido para la colonización por gérmenes circulantes; producen émbolos y alteran la función valvular. 211.- Miocarditis: Inflamación del miocardio que puede ser aguda y crónica. Dependiendo de la extensión y posterior cicatrización se manifiesta como ICC, ICI, ICD, con las manifestaciones específicas; se clasifica en miocardiopatía dilatada, llamada también congestiva, no dilatada o hipertrófica y restrictiva. Las causas pueden ser infecciosa (bacterias, virus, parásitos como en chagas), alcohólica, endocrina (hiper y hipotiroidismo), hematológica (anemia), infiltrativas (amiloidosis, sarcoidosis y hemocromatosis).

111

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

212.- Pericarditis: Inflamación del pericardio que puede ser aguda, crónica y producir derrame pericárdico. La pericarditis aguda, es ocasionada por infecciones, enfermedades autoinmunitarias (LES y esclerodermia), uremia, sindrome de Dressler (pericarditis post-infarto) y traumatismos; pericarditis constrictiva crónica, idiopática, por TBC, neoplasia, traumatismo, cirugía cardíaca y pericarditis crónica con derrame: ocasionada por TBC, micosis y neoplasia metastásica. 213.- Arterioesclerosis: Es el término genérico utilizado para varias afecciones, en donde la pared arterial se engrosa, endurece y pierde elasticidad. La más frecuente es ateroesclerosis: tipo de arterioesclerosis que se caracteriza por engrosamiento subíntimo en parches (ateroma), de grandes y medianas arterias, que reducen y obstruyen el flujo sanguíneo. Las causas más frecuentes son: nivel plasmático elevado de LDL, (colesterol de baja densidad), que penetra en la pared arterial, se acumula en las células musculares lisas y en los macrófagos, se crea la placa fibrosa que crece, sobresale en la luz, penetra al subendotelio, y queda expuesta a la sangre en los puntos de retracción; luego se agregan las plaquetas y forma los trombos murales. Otra forma de producirse es, que en la lesión endotelial, se suma la adhesión de plaquetas, la quimiotaxis de monocitos, linfocitos T y la liberación de factores de crecimiento procedentes de las plaquetas; ocurre la migración de células musculares lisas de la media a la íntima, proliferación del tejido conjuntivo y proteoglicanos, y se produce la placa fibrosa. 214.- Insuficiencia Vascular Periférica: Manifestaciones clínicas relacionadas con a) déficit de flujo arterial periférico, caracterizado porque la región distal al déficit está frío, disminución y/o ausencia de pulso, atrofia muscular, gangrena seca en los sitios de presión y la piel pierde la elasticidad; b) disminución del retorno venoso, se observa: región distal al déficit caliente, pulsos normales, edema de la zona deficitaria al retorno, signo de la fovea y trayectos venosos tortuosos o varicosos, pérdida del pelo y vello, manchas melanoleucodérmicas; si existen úlceras son húmedas, de bordes regulares, en el maleolo interno, cuándo

112

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

el proceso es en los miembros inferiores; y c) obstrucción al flujo linfático, en la fase aguda se presenta edema duro que no deja fovea, porque es linfa, el trayecto linfático es visible caliente e inflamado, se evidencia el sitio de penetración del agente, comúnmente la filaria, al cronificarse se desarrolla la elefantiasis. ANTECEDENTES RESPIRATORIOS 215.- Bronquitis: Enfermedad respiratoria inflamatoria o alérgica, donde se describe: tos persistente, disnea respiratoria, que puede evolucionar de leve a grave y se clasifica en: bronquitis aguda, paroxismos de tos por lo general seca, disnea leve y signos de obstrucción bronquial reactiva (sibilantes y roncos), las causas más frecuentes son la reacción aguda a medicamentos, alimentos y alergenos exógenos, por hipersensibilidad; bronquitis crónica, tos productiva durante al menos tres meses en 2 años consecutivos, broncorrea matutina voluminosa; Se debe excluir otras causas como las infecciones por mycobacterium tuberculoso, carcinoma pulmonar y la ICC, las etiologías más frecuentes de la bronquitis crónica son: tabaquismo, asma crónica y contaminación ambiental. 216.- Atelectasia: Es el colapso y falta de aire en una zona pequeña o mediana del parénquima pulmonar, produce disnea leve, moderada, grave y tos persistente; causada por la obstrucción intraluminal bronquial por tapones de exudado bronquial viscoso, tumor endobronquial, granuloma, cuerpo extraño, estenosis, distorsión, encurvamiento de los bronquios, compresión externa por tumores, aneurisma, líquido (derrame pleural), y aire (neumotórax). 217.- Neumonía: Es la infección aguda del parénquima pulmonar, afecta espacios alveolares y tejido intersticial por separado, y en conjunto formado la neumonía alveolar, que se observa en la tele de tórax como un bloque neumónico. Es causada en pacientes provenientes de la comunidad por el streptococcus pneumoniae; y la neumonía intersticial, con infiltración del espacio intersticial, por pneumocistis carinni. Los gérmenes más frecuentes en la producción de neumonía

113

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

son: bacterias gram negativos y gram positivos (streptococcus pneumoniae, staphilococcus aureaus, haemophilius influenzae, chlamydia pneumoniae y klebsiella pneumoniae). 218.- Bronquiectasia: Dilatación patológica bronquial focal e irreversible, con infección crónica, asociada a diversos procesos primarios: congénitos y hereditarios (déficit total y parcial del surfactante, donde la periferia del pulmón no se desarrolla y aparece la dilatación quística de los bronquios desarrollados); los secundarios a otros trastornos, por infecciones, inhalación de sustancias químicas nocivas, reacciones inmunológicas, lesiones vasculares que alteran la perfusión bronquial, alteración mecánica por pérdida de volumen parenquimatoso y aumento de tracción sobre la pared bronquial, que causa dilatación del bronquio y secundariamente infección. 219.- Absceso Pulmonar: Colección de pequeñas y grandes cantidades de pus, dentro del pulmón, encapsulado y circunscrito en una área previamente infectada, (neumonía bacteriana), también es producida por: émbolos infecciosos en sepsis e infecciones distales al pulmón. El sígno característico en la ruptura del absceso pulmonar, es la vómica. 220.- Derrame Pleural: Es la acumulación y exceso de transudado, (ocurre por aumento de la presión microvascular y disminución de la presión oncótica del plasma) y exudado, (en procesos inflamatorios como pleuritis, neumonitis y obstrucción de vasos linfáticos), en el espacio pleural. En condiciones normales hay de 10 a 20 centímetros cúbicos (cc) de líquido, entre la pleura parietal y la visceral. El hemotórax, es la acumulación de sangre en el espacio pleural, causado por traumas, rotura de vasos sanguíneos, adherencia pluroparietal, trombocitopenia y disminución de los factores de coagulación. 221.- Enfisema: Aumento de tamaño permanente y anómalo de los espacios aéreos distales a los bronquios terminales, con destrucción de la pared y sin

114

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

fibrosis evidente, las causas son deficiencia de alfa 1 antitripsina en estado homocigoto, en la niñez; y en los adultos, el tabaquismo crónico, asma y aspiración de sustancias tóxicas. 222.- Empiema Pleural: Es la presencia de pus en el espacio pleural. Las causas más frecuentes son las infecciones por bacterias anaeróbicas, contaminación del espacio pleural por rotura de un absceso pulmonar y heridas penetrantes con objetos infectados. 223.- Cor Pulmonale: Aumento de tamaño patológico del ventrículo derecho secundario a trastorno pulmonar primario, que provoca hipertensión de la arteria pulmonar; descartando cardiopatía congénita; Las causas son: cor pulmonar agudo, embolización pulmonar masiva, infección respiratoria aguda, status asmático y cor pulmonar crónico, enfermedad broncopulmonar obstructiva crónica, (bronquitis crónica y enfisema pulmonar), hipertensión pulmonar primaria, enfermedad venoclusiva pulmonar, esclerodermia, cifoescoliosis, obesidad con hipoventilación alveolar y enfermedad neuromuscular respiratoria. 224.- Neumotórax: Presencia de aire entre las pleuras visceral y parietal, tiene diferentes etiologías: Traumático, puede ser: abierto, cuándo la herida penetrante toráxica, produce comunicación permanente entre el exterior y el espacio pleural, entra aire a la cavidad toráxica y produce el colapso pulmonar; cerrado, la pared toráxica permanece cerrada y hermética al aire, se produce por la penetración de aguja para toracocentésis, cateter percutáneo para toma de vía venosa central subclavia, y accidentalmente se perfora los alvéolos pulmonares; otra causa es la costilla fracturada; y el Espontáneo, cuándo el aire entra al espacio pleural sin traumatismos, por ejemplo al romperse una bula enfisematosa. 225.- Tromboembolismo pulmonar: Ubicación súbita de uno o varios coágulos de sangre en alguna o varias ramas de la arteria pulmonar, con la consiguiente falta de aporte sanguíneo al parénquima pulmonar; las causas son tromboembolías

115

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

provenientes de las venas de miembros inferiores, pelvis, menos frecuente de venas de miembros superiores y cámaras cardíacas derechas, émbolos de grasa posterior a fracturas, y de líquido amniótico posterior a parto traumático. 226.- Cáncer de Pulmón: Tumores malignos en el parénquima pulmonar y el interior del árbol bronquial, de crecimiento relativamente rápido, produce metástasis a hueso y cerebro. Las causas más frecuentes son: cigarrillo, asbesto, radiación terapéutica y predisposición genética. Los grupos afectados son hombres, entre 50 y 70 años, el hábito tabáquico en las mujeres estabiliza las estadísticas. El cáncer pulmonar causa el 35 % de todas las muertes por cáncer. ANTECEDENTES DIGESTIVOS 227.- Esofagitis: Proceso inflamatorio del esófago, que produce signos clínicos como: pirosis retroesternal y epigástrica, regurgitación y náuseas, debido a reflujo de ácido gástrico, por insuficiencia del esfínter esofágico superior (cardias), emesis incoercible (vómitos incontrolables), esófago de Barret y hernia del hiato. 228.- Gastritis: Proceso inflamatorio de la mucosa gástrica caracterizada por dolor urente y pirosis epigástrica, agrava con la ingestión de comida y calma con leche, álcalis y antiácidos, debido a la sobreproducción de ácido gástrico y pepsina. Actualmente se responsabiliza al agente bacteriano helicobacter pilori de la sobreproducción ácido-péptica, también los AINES, tabaquismo, infección viral (citomegalovirus), ingestión de objetos traumatizadores. 229.- Duodenitis: Proceso inflamatorio del duodeno, que ocasiona dolor en epigastrio tipo pirosis, quemante, calma con la ingestión de alimentos y agrava con la falta de comida. Las causas más frecuentes son la disminución de los factores protectores de la mucosa duodenal, la ingestión de AINES que ejercen su efecto, disminuyendo las prostaglandinas protectoras sobre todo la E2, afectando la producción de bicarbonato por el páncreas, la cantidad y calidad del moco; otras

116

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

causas son: giardiasis, virus, bacterias y la insuficiencia pilórica que permite el paso incontrolado del ácido, al duodeno. 230.- Enfermedad ulcerosa péptica: Es la pérdida de solución de continuidad de la mucosa gastrointestinal hasta la capa muscular de la mucosa, esto puede ocurrir en el esófago, produce la úlcera ácido péptica esofágica, en el estómago y más frecuente en el duodeno; es causada por la pérdida del equilibrio entre los factores agresores, y los mecanismos defensivos de la mucosa del aparato digestivo; otras etiologías son la persistencia del conducto onfalomesentérico; el sindrome de Zolinger Ellisón puede causar enfermedad ulcerosa péptica en colon, y otros sitios del tracto digestivo. 231.- Pancreatitis aguda y crónica: Inflamación aguda y crónica del páncreas, producida por etiologías variadas. Se establece la fase aguda, cuándo las enzimas pancreáticas activan el complemento produciendo citocinas, y la cascada inflamatoria. Las manifestaciones clínicas son: dolor abdominal intenso que se agrava con el vómito, irradiado a la espalda, en forma de semicinturón en el 50 % de los casos, excepcionalmente el dolor se percibe en las fosas ilíacas; Las causas más frecuentes son: enfermedad del tracto biliar y el alcoholismo que explican el 80 % de las pancreatitis; el otro 20 %, se atribuye a fármacos (azatioprina, sulfasalazina, furosemida y ácido valproico), hipertriliceridemia, pancreatografía retrógrada endoscópica, parotiditis, anomalía estructural del conducto pancreático como la estenosis y el cáncer. En el colédoco y la región ampollar, se responsabiliza al quiste del colédoco, y la estenosis del esfínter de oddi. En la pancreatitis crónica las alteraciones histológicas persisten aún cuándo se haya eliminado la causa aguda, es irreversible y progresiva, produce grave pérdida de la función pancreática exocrina y endocrina con deterioro de la estructura pancreática; las causas más frecuentes son: el alcoholismo de larga data, idiopática, hereditaria, hiperparatiroidismo, obstrucción del conducto pancreático por estenosis y cáncer, conducto común Colédoco-Wirsung, con

117

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

obstrucción del colédoco por litiasis y la devolución de las enzimas exocrinas al páncreas. 232- Cirrosis hepática: Desorganización difusa de la estructura hepática normal por nódulos regenerativos que están rodeados de tejido fibroso. Las causas más frecuentes son: alcoholismo crónico, infección crónica por virus de la hepatitis B, obstrucción biliar, respuesta inmunitaria alterada y medicamentos hepatotóxicos. 233.- Síndrome de hipertensión portal (SHP): Conjunto de manifestaciones clínicas como: ascitis, esplenomegalia, dilatación venosa (várices esofágicas, hemorrides, red venosa colateral abdominal y toráxica); ginecomastia en el hombre y telangiectasias; ocasionadas por el aumento de la presión de la vena porta debido a cirrosis hepática. 234.- Síndrome de mala absorción intestinal: Deterioro de la absorción de nutrientes en el trayecto digestivo, el signo principal es la diarrea (esteatorrea y creatorrea), también se observa: pérdida de peso, debilidad, fatigabilidad. Las causas son variadas: disminución del factor intrínseco de Castle, gastrectomía parcial y total, fístula gatrocólica, pancreatitits crónica, insuficiencia hepática crónica, obstrucción biliar, infección intestinal aguda, alcoholismo, isquemia intestinal, enfermedad de Crohn, infarto mesentérico, Sprue tropical y no tropical, y parasitosis masivas por giardia lamblia y entamoeba histolítica. 235.- Enfermedad de Crohn: Enfermedad inflamatoria intestinal transmural crónica e inespecífica, generalmente afecta al ileon y colon; las causas más frecuentes son idiopática, infecciosas, predisposición genética y dietética. 236.- Diverticulosis: Es el proceso patológico causado por la presencia de divertículos, proyecciones saculares adquiridas de la mucosa, que atraviesa la capa muscular del tracto gastrointestinal; causan síntomas al atrapar heces, se infectan, sangran y se rompen. Son causados por espasmos segmentarios del

118

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

tracto digestivo, que aumenta la presión de la musculatura lisa y produce hipertrofia muscular intestinal. 237.- Diverticulitis: Es el proceso inflamatorio e infeccioso de uno o varios divertículos que produce un cuadro clínico grave parecido a la apendicitis aguda, los signos y síntomas son: dolor intenso en el sitio de la diverticulitis, generalmente localizada en la fosa ilíaca izquierda, (pueden estar en el esófago y todas las secciones del tracto gastrointestinal), náuseas, vómitos, halitosis fétida, ausencia de evacuación, fiebre y abdomen en tabla; lo cual es característico de la peritonitis. Si se perfora, provoca abdomen agudo quirúrgico, que debe resolver en corto tiempo para evitar la muerte. 238.- Apendicitis: Inflamación aguda del apéndice vermiforme, que causa abdomen agudo quirúrgico. Se inicia con dolor en epigastrio, luego se localiza en fosa ilíaca derecha, y se irradia a miembro inferior derecho, sólo desaparece con cirugía. Es producida por fecalitos, cáncer, cuerpos extraños deglutidos, oxiuros, carcinoides, colitis ulcerosa idiopática, ileocolitis de la enfermedad de Crohn, que ocluyen la luz del apéndice. 239.- Hepatitis: Inflamación del hígado con necrosis difusa y focal, que afecta a todos los lobulillos, se manifiesta clínicamente por: anorexia, náuseas, vómitos, rechazo por alimentos y sustancias que anteriormente prefería (alcohol, café, cigarrillo, perfume), ictericia que acompaña al 10 % de los casos de hepatitis A, y a la mayoría de las hepatitis B, C, Delta, E y por virus secundarios. Causas: virus hepatotróficos específicos, virus secundarios: rubéola, sarampión, dengue, alcohol y autoinmunitaria. 240.- Colecistitis: Inflamación aguda y crónica, de la pared de la vesícula biliar, generalmente en respuesta a obstrucción del conducto cístico por cálculo biliar.

119

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

241.- Colelitiasis: Formación y presencia de cálculos en vesícula biliar sin inflamación, causada por sobresaturación de colesterol en la bilis. 242.- Cáncer de Esófago, Estómago, Colon: Grupo de tumores malignos del tracto gastrointestinal. El de esófago en el 1/3 inferior, es el más frecuente y produce disfagia progresiva a sólidos, semisólidos y líquidos; el de estómago se distingue por vómitos post-prandiales tardíos, en capas (cena, almuerzo y desayuno); el de colon presenta diarrea, cuándo está ubicado en la porción ascendente y, heces acintadas en el descendente y sigmoide. Todos cursan con pérdida de peso por anorexia, y el diagnóstico se realiza con la biopsia, obtenida mediante endoscopia. ANTECEDENTES RENALES Y URINARIOS 243.- Litiasis renal, ureteral y uretral: Presencia de cálculos de calcio y ácido úrico en la región pielocalicial, uréteres y uretra. La clínica más frecuente es dolor intenso, tipo cólico nefrítico; infección urinaria a repetición y hematuria. 244.- Insuficiencia Renal Aguda (IRA): Deterioro rápido (días a semanas), y mantenido de la función renal, con azoemia (elevación de productos azoados en sangre urea y creatinina principalmente), asociada o no con oliguria. Las causas son: prerrenal, perfusión ineficaz por hipovolemia, otras causas: obstrucción de la arteria renal por hipertrofia congénita y trombosis; renal, menor permeabilidad glomerular para la filtración, obstrucción tubular, edema glomerular e intersticial y postrrenal, obstrucción de los uréteres, vejiga y uretra. 245.- Insuficiencia Renal Crónica (IRC): Deterioro progresivo de la función renal produciendo alteración de las funciones excretoras y reguladoras del riñón, por lo que se presenta azoemia (elevación de productos azoados en sangre, urea y creatinina principalmente), asociada o no con oliguria, poliuria y anuria. Afecta la mayoría de los órganos y sistemas del organismo por toxicidad, conduce finalmente a la muerte, si no se realiza el transplante renal, que es el tratamiento

120

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

definitivo para esta patología. Las causas más frecuentes son enfermedades glomerulares primarias, HTA, glomerulonefritis membrana proliferativa, diabetes mellitus, LES y amiloidosis. 246.- Glomerulonefritis: Afecciones del glomérulo que pueden ser agudas y crónicas, aunque no se limita a ellas. Las causas más frecuentes: sindrome nefrítico, complicaciones inmunológicas post infecciosas por streptococos, stafilococos, virus y rickettsias, las ocasionadas por depósitos de complejos inmunitarios circulantes, en la membrana basal del glomérulo, el sindrome nefrótico y las secundarias a enfermedades sistémicas: diabetes mellitus, LES, Sindrome de Godpasture. 247.- Pielonefritis: Infección bacteriana severa del parénquima renal y del sistema pielocalicial, causado por litiasis y estenosis ureterales que producen obstrucción, inflamación severa, secundaria a la producción de endotoxinas por bacterias gram negativas. La sonda vesical que permanece largos períodos en la uretra, también puede ser causa de infección urinaria ascendente. 248.- Cistitis: Inflamación con y sin infección bacteriana de la vejiga urinaria. Las causas más frecuentes son: echerichia coli, pseudomonas, klebsiella, enterobacter, serratia, tricomonas, cándida albicans, y trauma post coital en la recién casada. 249.- Uretritis: Inflamación por Infección bacteriana de la uretra, la principal manifestación es disuria, puede producir: pujo, tenesmo y polaquiuria. Las causas más frecuentes son diferentes; en el hombre: enfermedad de trasmisión sexual, con frecuencia por gonococo que produce gota espesa, blancoamarillenta, antes de la micción matutina, también se obtiene esa secreción, exprimiendo la uretra proximal hacia la distal. En la mujer, la causa más frecuente es la echerichia coli, por inadecuado aseo anal, después de evacuar la ampolla rectal.

121

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

250.- Tumores renales: Procesos neoplásicos benignos y malignos del riñón, los cuales dependiendo de la histología, producen manifestaciones clínicas diversas. En los niños, es frecuente el tumor de Wilms. En los adultos son infrecuentes, pero se presentan los quistes renales, la hidronefrosis obstructiva y los abscesos renales. Los tumores malignos se desarrollan en fumadores, el tipo más frecuente es de células transicionales. La sintomatología se caracteriza por hematuria, dolor en flancos, fiebre, pérdida de peso y tumor palpable renal. ANTECEDENTES GINECOLÓGICOS 251.- Mastitis: Enfermedad inflamatoria, generalmente infecciosa de la glándula mamaria, en forma aguda afecta al tejido interlobulillar con formación de absceso, frecuente en los primeros días de lactancia; se describen diferentes tipos: carcinosa, flegmonosa (absceso de la mama), intersticial donde ocurre inflamación del tejido periglandular, parenquimatosa, la del recién nacido, y la paramastitis retromamaria y submamaria. 252.- Cáncer de mama: Neoplasia maligna de la mama, existen varios tipos: adenocarcinoma, ductal y comedón. Es más frecuente en mujeres nulíparas, las que no han amamantado, y las que ingieren estrógenos como anticonceptivo y terapia de reemplazo hormonal. Frecuentemente se diagnostica con el autoexamen y la palpación de la masa tumoral. 253.- Cáncer de cuello uterino: Neoplasia frecuente en mujeres promiscuas, que actualmente se detecta a tiempo con la citología de cuello uterino realizada regularmente. Se asocia a infección por VPH, de los serotipos carcinogénicos. 254.- Cáncer de ovario: Neoplasia maligna frecuente en mujeres infértiles y estériles, de crecimiento rápido, produce metástasis a distancia. La historia familiar de esta patología aumenta el riesgo de padecerla

122

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

255.- Cáncer de endometrio: Neoplasia maligna del endometrio, segunda en frecuencia del cáncer genital en la mujer entre 50 y 70 años; está asociada a factores predisponentes: obesidad, hiperestrogenemia, nuliparidad, diábetes y ovarios poliquísticos. Se manifiesta en las menopáusicas por metrorragia. 256.- Vaginosis: Es la contracción voluntaria e involuntaria de los músculos que rodean al introito vaginal, ocurre por abuso sexual en la niñez y por indisposición al coito, produce dispareunia. 257.- Vaginitis: Inflamación con y sin infección de la vagina, produce ardor y leucorrea. En las niñas puede ser causada por manipulación y masturbación mediante las cuales se introducen los gérmenes en el canal vaginal, y en las adultas, por contaminación durante el acto sexual. 258.- Endometriosis: Ectopia del tejido endometrial, puede estar en las trompas de Falopio y la pared uterina, es la endometriosis interna. La externa es cuándo se encuentra en ovarios, vejiga, peritoneo y cualquier otra viscera. Durante la menstruación, el endometrio ectópico sangra e irrita al órgano donde se encuentre, produciendo dolor intenso. ANTECEDENTES GENITAL MASCULINO 259.- Epispadia: Deformidad congénita de la uretra (uretra corta), la cual se abre en el dorso del pene, en el trayecto cercano al pubis. En la mujer es infrecuente y se observa fisura en la pared superior de la uretra femenina. 260.- Hipospadia: Apertura congénita anormal de la uretra, en la cara ventral del pene. En la mujer es infrecuente, ocurre dentro de la vagina. 261.- Fimosis: Estrechez congénita o adquirida de la abertura del prepucio, que dificulta y en ocasiones impide descubrir el glande.

123

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

262.- Parafimosis: Constricción de la corona del glande por el prepucio fimótico inflamado, que se ha retraído accidentalmente hasta el surco balano-prepucial y no es posible reponerlo hacia delante, amerita cirugía de urgencia. 263.- Criptorquidia: Ausencia de uno o ambos testículos en las bolsas escrotales, porque quedaron detenidos en el conducto inguinal, durante la fase de emigración normal. La ectopia permanente degenera y atrofia el testículo. La cirugía correctiva para llevarlos al escroto, debe ser realizada después del diagnóstico. 264.- Orquitis: Inflamación aguda y crónica del testículo, frecuentemente posterior a infecciones virales (parotiditis), traumatismos y cirugías abdominales. 265.- Ectopia testicular: Trastorno congénito donde el o los testículos no desciende a las bolsas escrotales, se ubican en el abdomen, y en cualquier otra parte del trayecto de descenso. 266.- Prostatismo: Proceso patológico mental y urinario debido a afectación prostática, incluye proceso benigno inflamatorio, tumoral e hipertrófico de la glándula y los tumores malignos. Es frecuente la retención de orina, por hipertrofia prostática y por síndrome urinario obstructivo bajo. 267.- Cáncer de próstata: Es el tumor maligno más común en los hombres, mayores de 60 años, la raza negra, historia familiar y la vasectomía, parecen estar involucrados en la etiología. Los síntomas son inespecíficos, hasta que se torna voluminosa y aparece pérdida de peso, dolor óseo y el antígeno prostático elevado (PSA), también se presenta como síndrome obstructivo bajo. 268.- Cáncer de pene: Infrecuente neoplasia en los hombres que puede iniciarse de manera insidiosa, simulando úlcera o nódulo benigno infeccioso de la sífilis, y del chancro de Ducrey, debe practicarse biopsia en pacientes que el tratamiento específico para enfermedades infecciosas, no desaparece la lesión inicial y al

124

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

confirmar el diagnóstico se debe amputar el pene ya que produce metástasis, y colocar la prótesis, que en la actualidad son similares al órgano normal. 269.- Cáncer de testículo: Es el cáncer más común del hombre entre 20 y 35 años, se percibe como un nódulo doloroso. La orquiectomía es el tratamiento definitivo, si no ha producido metástasis. Los más frecuentes son: seminomas y no seminomas. La criptorquidia es la causa más común. 270.- Azoospermia: Ausencia de espermatozoides en el semen, también la falta de vitalidad de ellos y la disminución por debajo de 5 millones por mililitro (ml). Puede ser secundaria a orquitis, ingestión de productos esteroides y anabolizantes, la permanencia en ambientes muy fríos, que obliga al testículo a permanecer adosado al abdomen donde la temperatura es de 37ºC, esto dificulta la espermatogénesis adecuada. 271.- Síndrome obstructivo bajo: Es el conjunto de signos y síntomas que ocurren cuándo el proceso de la micción está alterado, se observa disminución del calibre y fuerza del chorro urinario, goteo terminal, orina por rebozamiento, y globo vesical. La etiología más frecuente son: cálculos en la uretra, aumento de tamaño de la próstata, benigna y maligna. ANTECEDENTES NEUROLÓGICOS 272.- Epilepsia: Enfermedad crónica del SNC, recidivante y paroxística que se presenta con manifestaciones motoras (convulsiones focales y generalizadas), sensoriales (alucinaciones auditivas, gustativas, visuales, olfatorias y tactiles) y autónomas (relajación de esfínteres y sialorrea), ocasionada por la descarga hipersincrónica de un grupo de neuronas altamente especializadas. Las causas más frecuentes son: genéticas, traumatismo craneoencefálico y lesión cerebral estructural (LOE: hematoma, infarto isquémico, tumores cerebrales, abscesos y granulomas).

125

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

273.- Enfermedades cerebrovasculares (ECV): conjunto de síndromes clínicos que engloba una serie de lesiones de tipo isquémico o infarto cerebral (trombóticas y embólicas); hemorrágico (intraparenquimatosa y subaracnoidea); insuficiencia cerebrovascular y malformaciones congénitas. Las etiologías más frecuentes son: HTA, ateroesclerosis, trombosis y émbolos intracraneales, aneurismas, traumas craneoencefálico, insuficiencia circulatoria (anemia grave), intoxicación por monóxido de carbono, policitemia vera, evento isquémico transitorio (sindrome de robo de la subclavia). 274.- Meningitis: Inflamación de las meninges por infección, irritación y sangrado subaracnoideo. Los signos y síntomas son: cefalea, fiebre, disfunción cerebral, náuseas, vómitos, sudoración profusa, debilidad, mialgia, artralgia, fotofobia, rigidez de nuca y signos de Kerning y Brudzinsky. Las causas más frecuentes son: bacterianas, virales, parasitarias, micóticas, hemorrágicas y metastásicas. 275.- Encefalitis: Inflamación del parénquima cerebral, con afectación de la función cerebral, cerebelosa y del tronco encefálico, se presenta con: cefalea, fiebre, meningismo y letargia, puede progresar hasta el coma. La causa más común en nuestro medio, es la encefalitis equina venezolana producida por virus, también bacteriana, micótica, parasitaria y hemorrágica. 276.- Enfermedad de Parkinson: Trastorno del SNC crónico, debido a la disminución del neurotrasmisor dopamina producido en los núcleos grises de la base, se presenta con igual frecuencia en todas las etnias y géneros, llamado parálisis agitante por la incapacidad para la movilización y el temblor que produce, se inicia entre los 45 y 65 años, con temblor fino en reposo, rigidez muscular, bradicinecia, seborrea y deterioro intelectual. 277.- Enfermedad de Alzheimer: Demencia cortical degenerativa, se presenta con pérdida de la memoria reciente y tardía (amnesia), en la vejez, asociado a arterioesclerosis del SNC y participación genética.

126

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

278.- Esclerosis Múltiple: Alteración neurológica desmielinizante, consiste en destrucción selectiva de la mielina, y pérdida de la oligodendroglia, de evolución crónica y expansión centrífuga, afecta la conducción axonal y respeta al sistema nervioso periférico; las manifestaciones clínicas son: paresia en uno y varios miembros, visión borrosa (por neuritis óptica), diplopía, vértigo, ataxia, disartria, espasticidad, hiperreflexia, hiperestesias y parestesias. Las causas más frecuentes son: autoinmunes, hereditarias y probablemente virales. 279.- Esclerosis Lateral Amiotrófica: Enfermedad que afecta tanto la motoneurona superior como la inferior, se asocia con demencia y parkinson, afecta el haz corticoespinal y corticobulbar, los núcleos motores de los pares craneales y degeneración de las células de asta anterior de la médula. Aparece entre los 30 y los 60 años, con trastornos motores severos que afectan la marcha, el habla, la respiración y la tos. 280.- Lesiones Ocupantes de Espacio (LOE) Intracerebral: Es el conjunto de manifestaciones clínicas producidas por la presencia de tumor intracraneano, solitario o múltiple, benigno o maligno. Los signos y síntomas dependen de la ubicación y velocidad de crecimiento, se mencionan: cefalea (con y sin síntomas de aumento de la presión intracraneana), disminución generalizada y progresiva de la función neurológica (habla, marcha, visión y memoria), trastornos de personalidad, parálisis (hemiplejía, diplejía, paraplejía, monoplejía y cuadriplejía), y paresias (hemiparesia, diparesia, paraparesia, monoparesia y cuadriparesia). Las causas más frecuentes son: tumores primarios del SNC y metástasis de otro órgano, abscesos, granulomas, parasitosis (activa y calcificada como el cisticerco). 281.- Glioblastoma multiforme: Neoplasia cerebral maligna de crecimiento rápido y mal pronóstico, los signos y síntomas incluyen: cefalea, vómitos centrales, convulsiones, aumento de la presión intracraneana y déficit neurológico que depende de la localización del tumor. Actualmente existe un gran avance para el

127

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

tratamiento de este tumor, algunos autores informan de curación total, mediante inyección intratumoral de alcoholes a menos 70 º C, dirigidos por tomografía. ANTECEDENTES REUMATOLÓGICOS Y OSTEOMUSCULAR 282.- Fiebre reumática: Enfermedad articular inflamatoria, complicación no supurativa, inmunológica post-infecciosa, caracterizada por poliartritis migratoria de grandes articulaciones sin secuelas, fiebre, carditis (manifiesta por soplo cardíaco de regurgitación mitral y/o aórtica), nódulos subcutáneos, eritema marginal y corea de Sydenham. Las causas más frecuentes son: infección faríngea por streptococo ß hemolítico del grupo A, infecciones virales, stafilococcica y actualmente se involucra también a las parasitarias. 283.- Osteomielitis: Es la infección piógena aguda del hueso, producida por

stafilococos que inflaman la médula de la metáfisis, con formación de pus y síntomas semejantes a la fiebre tifoidea; Es frecuente en pacientes con diagnóstico de anemia falciforme, también puede ser crónica y secundaria a traumatismo; flegmonosa, difusa o tifus de los miembros, y TBC con rarefacción, condensación del hueso y formación de abscesos. Se presenta también en pacientes con pie diabético, infecciones severas de piel y el tejido celular subcutáneo (celulitis y erisipela), que invaden el hueso por cercanía. 284.- Osteoporosis: Enfermedad ósea metabólica, donde existe disminución de la masa ósea, y aumento de la de resorción del hueso que supera la síntesis. Las manifestaciones clínicas principales son: fracturas espontáneas y después de movimientos suaves como flexión, levantamiento de objetos de poco peso y pequeños saltos. Se observa en: vértebras, muñecas, caderas, húmero y tibia (aunque pueden afectarse otros huesos). También se presenta con dolor espontáneo, que aumenta con movimientos leves (cambios posturales); las causas son: postmenopausia (falta de estrógenos), senectud, idiopática, déficit y malabsorción de calcio.

128

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

285.- Osteoartritis: y Osteoartrosis: Enfermedad inflamatoria y degenerativa de las articulaciones diartroidales, dolorosa, deformante y discapacitante; Se desarrolla por carga excesiva a las articulaciones durante tiempo prolongado. Las manifestaciones clínicas son: dolor profundo, calor y crepitación en la articulación lesionada, rigidez matutina y posterior a período de inactividad (menor de 20 minutos), en casos avanzados hay atrofia muscular, deformidad articular, hipertrofia ósea y pérdida considerable de la motilidad articular (anquilosis). Las causas son: anomalías articulares congénitas, defectos genéticos, infecciones, trastornos metabólicos, endocrinos y neuropáticos, artritis reumatoidea, condrocarcinosis, traumas del cartílago articular y de los tejidos vecinos hialinos. La osteoartrosis cursa sin signos de inflamación, las articulaciones tiene limitación de la movilidad (anquilosadas). 286.- Miopatías: Enfermedades de diferentes etiologías en el sistema muscular, se clasifican en: primarias (idiopáticas), inflamatorias (miositis), autoinmunitarias: polimiositis, dermatomiositis y las hereditarias: distrofia muscular progresiva y familiar, esta última se caracteriza por la atrofia progresiva de grupos musculares simétricos, sin lesión neurológica demostrable, la distrofia muscular de Duchenne (pseudohipertrófica), hereditaria, progresiva, ligada al cromosoma X, aparece entre los 3 y 5 años de edad. Los signos y síntomas son: caídas frecuentes, dificultad para correr, saltar y levantarse, se ayudan con las manos (maniobra de Gowers), hipertrofia de músculos de la pantorrilla, marcha en puntillas, pérdida progresiva de la fuerza muscular de los miembros y cuello; presenta escoliosis con severa afectación de la función pulmonar. 287.- Fibromialgia reumática: Conjunto de manifestaciones clínicas, donde se presenta dolor difuso en 18 puntos del sistema osteotendinoso, rigidez muscular, no articular, fatigabilidad, insomnio, parestesias en las manos; vejiga y colon irritable; ansiedad y depresión; afecta principalmente a mujeres entre los 40 y los 69 años, no es invalidante ni mortal. Las causas más frecuentes son:

129

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

predisposición familiar, sexo y edad (mujeres menopáusicas), insomnio y presiones emocionales. ANTECEDENTES ENDOCRINO METABÓLICOS 288.Diábetes Insípida: Enfermedad temporal o definitiva del sistema

neurohipofisario, debido al déficit de vasopresina que es la hormona antidiurética (ADH); los signos y síntomas son: poliuria abundante de hasta 20 litros diarios, sed intensa con polidipsia. Se clasifica en central cuándo hay ausencia o disminución de la producción de vasopresina (el tratamiento es vasopresina inhalada o subcutánea), y periférica cuándo hay resistencia renal a la vasopresina porque existen pocos receptores o los que existen, son incompetentes. Las causas más frecuentes en la central son: primaria (idiopática), y secundaria por hipofisectomía, trauma craneoencefálico, neoplasia, granuloma de sarcoidosis, TBC, lesiones vasculares tipo aneurisma, malformación arteriovenosa, trombosis, infecciones (encefalitis y meningitis). 289.- Diábetes Mellitus: Enfermedad endocrina sistémica y multifactorial, afecta el metabolismo de lípidos y carbohidratos, caracterizada por hiperglucemia debido a la ausencia absoluta (diábetes mellitus 1), disminución de la secreción y/o de la efectividad de la insulina por el páncreas (diábetes mellitus 2). Las manifestaciones clínicas más frecuentes son: poliuria, polidipsia, polifagia, pérdida o ganancia de peso, prurito y mareo. Se clasifica en: tipo1 (insulinodependiente), existe ausencia absoluta de producción de insulina por el páncreas, se presenta pérdida de peso, y la complicación aguda frecuente es cetoacidosis diabética; y la diábetes tipo 2 (no insulinodependiente), por disminución de la cantidad de insulina necesaria para metabolizar la ingesta, o la disminución en cantidad y calidad de los receptores de insulina, existe aumento de peso porque la ingesta de alimento supera la secreción de insulina para metabolizar; La complicación aguda frecuente es el coma hiperosmolar. Las causas más frecuentes de la diábetes mellitus son: autoinmune, hereditaria, idiopática, gestacional, secundaria a

130

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

pancreatitis aguda, pancreatitits crónica (por infecciones virales: parotiditis, sarampión, rubéola), la ingesta prolongada de alcohol y grasas. 290.- Síndrome Metabólico: Conjunto signo-sintomatológico que se presenta en pacientes con obesidad, hipertensión arterial, hiperglucemia y niveles de insulina circulante normal y alto. Actualmente se describen dos expresiones clínicas: intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina, que deben ser tratadas de manera completamente diferente, la que cursa con hiperinsulinemia que es la resistencia a la insulina, por disminución de receptores periféricos o que éstos tienen poca capacidad para captar la insulina, y ejercer la función de introducir la glucosa a la célula, debe ser tratada con sensibilizadores: metformina y rosiglitazona. La intolerancia glucosada con insulina normal, se debe tratar con régimen dietético estricto de carbohidratos; se recomienda los de cadena larga, que tardan en desdoblarse y se absorben poco, se prohibe el uso de azúcar y harina de trigo en todas las presentaciones, porque son carbohidratos de cadena corta y se absorben rapidamente. Aunque el avance de la biología celular, molecular y de la inmunología son gigantescos, hasta el momento de esta publicación los científicos no han podido establecer, si el síndrome metabólico es la causa o la consecuencia de la hiperglucemia, y de sus graves consecuencias. El síndrome metabólico podría ser la expresión tardía de daño endotelial. 291.- Hipertiroidismo: Sindrome endocrino (tirotoxicosis), donde se encuentra aumento de la secreción de hormonas tiroideas, y la consiguiente exposición de los tejidos a las mismas; cursa con los síntomas y signos: exoftalmo, pérdida de peso, hiperorexia, hirsutismo, nerviosismo, insomnio, temblor, diaforesis, intolerancia al calor, aumento del número de evacuaciones, debilidad muscular, taquipsiquia, taquilalia con y sin bocio. Las causas más frecuentes son: Primarias, la lesión es de la glándula tiroides: Bocio hiperplásico difuso (enfermedad de Grave-Basedow) y la tiroiditis hiperfuncional; Secundarias, dependiente de la hipófisis: aumento de secreción de hormona estimulante del tiroides (TSH); y las

131

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Terciarias, dependen del hipotálamo por aumento del factor liberador de la hormona estimulante (TRH). 292.- Hipotiroidismo: Síndrome endocrino donde existe disminución de las hormonas tiroideas en el adulto, las manifestaciones clínicas son: fatigabilidad, letargia, estreñimiento, intolerancia al frío, rigidez muscular, aumento de peso (mixedema), hiporexia, piel seca, edema periorbitario, macroglosia, apnea del sueño, escasez de vello, rasgos toscos en la cara, bradilalia y bradipsiquia. Las causas más frecuentes son: Primaria o de la glándula tiroidea, autoinmune (secuela de tiroiditis de Hashimoto); Secundaria, la lesión está en hipófisis, existe deficiencia de TSH, y Terciaria, (hipotálamo), por deficiencia de TRH y postterapéutico, consecuencia del tratamiento de hipertiroidismo con Yodo radioactivo, y extirpación quirúrgica de la glándula. 293.- Tiroiditis: Trastorno endocrino donde se presenta inflamación aguda y

crónica de la glándula tiroides, se manifiesta por astenia severa, malestar general y dolor en la glándula, por distensión de la cápsula tiroidea. Las causas son: Autoinmune (Hashimoto) y viral (De Quervain). 294.- Síndrome de Cushing: Enfermedad ocasionada por la exposición crónica al exceso de cortisol y de otros corticoides de estructura parecida, endógena y exógena. Las manifestaciones clínicas son: aumento de peso, fatiga, debilidad, hirsutismo, hipertensión arterial, estrías cutáneas rosadas abdominales, amenorrea, equímosis por fragilidad capilar, edema, poliuria, polidipsia e hipertrofia del clítoris, osteoporosis y redistribución del tejido graso (facie de luna llena, cuello de búfalo, “jiba”, obesidad androide y disminución del tejido adiposo en miembros inferiores). Las causas más frecuentes son: hipersecreción hipofisiaria de adenocorticotropina (ACTH), secreción de ACTH por tumor no hipofisiario, administración de ACTH y esteroides exógenos.

132

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

295.- Síndrome de Addison: Enfermedad endocrina de curso insidioso y progresivo, debido a hipofunción corticosuprarrenal, con signos y síntomas como astenia, fatigabilidad, anorexia, náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de peso, manchas hipercrómicas (café con leche), hipotensión arterial, deshidratación con trastornos hidroelectroíticos: hiponatremia, hiperkalemia e hipercalcemia, hipoglucemia y cambios de personalidad (irritabilidad o inquietud). Las causas más frecuentes son: atrofia idiopática de la corteza suprarrenal, destrucción de la glándula suprarrenal por granulomas, neoplasias, amiloidosis y necrosis inflamatoria esteroides. 296.- Hiperaldosteronismo: Primario Es el trastorno endocrinológico producido por aumento de la aldosterona, lo cual reabsorve Na+ y agua en túbulos renales; los signos clínicos son: hipertensión arterial, poliuria, polidipsia, debilidad muscular, hipokalemia y alcalosis. Es más frecuente en mujeres. Se describen dos tipos: a) el adenoma unilateral de la glándula suprarrenal (síndrome de Conn´s), y b) la hiperplasia bilateral cortical, debido a defecto genético autosómico dominante. El hiperaldosteronismo secundario, se desarrolla en depleción de volumen con pérdidas abundantes: diarrea, vómito; poliuria y la ingesta de diuréticos protectores o no de K+, en todas estas circunstancias se activa el sistema reninaangiotensina-aldosterona causando además hipertensión arterial e hipokalemia. 297.- Panhipopituitarismo: Sindrome endocrino caracterizado por la ausencia total, o el déficit de todas las hormonas hipofisiarias, lo cual ocasiona manifestaciones clínicas muy graves y puede causar la muerte. En este síndrome también se incluye el hipopituitarismo (déficit de una y varias hormonas), las manifestaciones clínicas dependen de la hormona deficitaria, ejemplo: déficit de hormona de crecimiento (GH, siglas en inglés), produce en el niño retraso del crecimiento, y puede llegar hasta el enanismo. En el adulto, arrugas periorbitarias y bucales. Déficit de gonadotropinas: folículo estimulante y luteinizante (FSH y LH), en el (Síndrome de Waterhouse Friederichsen por infección con meningococo), y la administración de fármacos que bloquean la síntesis de

133

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

adulto las manifestaciones clínicas son: amenorrea, esterilidad, disminución de la líbido y del vello corporal; en el niño, infantilismo y ausencia de caracteres sexuales secundarios. Déficit de hormona estimulante del tiroides (TSH, siglas en inglés), produce el hipotiroidismo secundario. Déficit de adrenocorticotropa (ACTH), es el hipocortisismo, y se manifiesta con: fiebre, fatigabilidad, hipopigmentación cutánea, respuesta exagerada a la presión emocional e hipotensión arterial. Las causas del hipopituitarismo son: déficit congénito y adquirido de las hormonas hipofisiarias, tumor hipofisiario, enfermedad inflamatoria, vascular, trauma, cirugía craneal y las idiopáticas. 298.- Síndrome de Sheehan: Es el hipopituitarismo post-parto, se presenta en mujeres que han tenido trabajo de parto prolongado, partos traumáticos y período expulsivo prolongado. Se debe diagnosticar en toda mujer con amenorrea prolongada post-parto y manifestaciones de hipotiroidismo e hipocortisismo. La causa es la trombosis portal de la hipófisis. 299.- Hiperlipemia Familiar y Secundaria: Síndrome metabólico en el cual los niveles de colesterol y triglicéridos, están elevados y conduce a la aterogénesis y trombogénesis, principalmente en las arterias coronarias, predisponiendo al IM. Se describen varios tipos: La familiar, donde el receptor para el colesterol de baja densidad está ausente o es defectuoso, y por déficit de lipoprotein lipasa (hiperquilomicronemia). La secundaria, aparece como consecuencia de la alta ingesta de alimentos ricos en grasa, inactividad física, obesidad, diábetes mellitus, abuso de alcohol, hipotiroidismo, síndrome nefrótico, ingestión de anticonceptivos orales (ACO), diuréticos y β-bloqueadores. ANTECEDENTES HEMATOLÓGICOS 300.- Anemia: Es la disminución de la hemoglobina por debajo de los valores normales, en sangre periférica. En Venezuela, Suramérica y los países tropicales, el valor normal de hemoglobina (por estar ubicado al nivel del mar donde la

134

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

saturación de oxígeno es alta), para las mujeres es de 11 grs/dl y en el hombre de 14 grs/dl. Las manifestaciones clínicas dependen de la reserva funcional, intensidad y etiología de la anemia. Puede ser aguda, cuándo la pérdida es abundante, y en corto tiempo, crónica, cuándo la pérdida es lenta, y se instala insidiosamente. Primaria, donde la causa originaria es la destrucción del glóbulo rojo y la hemoglobina es defectuosa. Secundaria, ocasionada por: artritis, enfermedades del colágeno, colitis y las enfermedades inflamatorias crónicas. De acuerdo a la disminución de las cifras de hemoglobina se clasifica en: leve, disminuye 1-2 gr/dl, las manifestaciones son: fatigabilidad, palpitaciones y somnolencia; Es frecuente en la mujer embarazada, por dilución; moderada, la disminución es de 4 grs/dl; presenta palidez, sudoración, taquipnea y taquicardia, refiere disnea de esfuerzo; y grave, la disminución es de 6 a 8 grs/dl, se asocia a pérdidas agudas y voluminosas; o al déficit prolongado de ingesta de hierro, ácido fólico y vitamina B12; se manifiesta con inestabilidad hemodinámica, mareo, torpeza mental, taquicardia, palidez extrema, taquipnea, lo cual amerita hospitalización. La anemia hemolítica autoinmune consiste en la destrucción periférica de los glóbulos rojos por anticuerpos inespecíficos, y puede ser la enfermedad única o formar parte de cuadros clínicos como LES, cáncer, artritis reumatoidea; es la anemia de los procesos crónicos. Las etiologías más frecuentes de la anemia secundaria son: nutricionales, por déficit de hierro, enfermedades sistémicas crónicas, hiperesplenismo y hemólisis. La primaria es de etiología desconocida. 301.- Policitemia vera: Sindrome mieloproliferativo crónico, de tipo clonal donde existe proliferación incontrolada de la línea eritropoyética. Las manifestaciones clínicas son: astenia, anorexia, pérdida de peso, cefalea, vértigo, alteraciones visuales, parestesia, prurito intolerable después de la ducha, sudoración, artralgias, dispepsias, rubicundez en piel y mucosas, hipertensión arterial, hepatomegalia en el 40% y esplenomegalia en el 70% de los casos; puede ocasionar complicaciones trombóticas y hemorrágicas. Es responsable del síndrome de Bud-Chiari. En el análisis de sangre periférica el hematocrito está por

135

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

encima de 60, con aumento de la masa eritrocitaria, leucocitosis y trombocitosis; la saturación de oxígeno es anormal. Las causas más frecuentes son: aumento de la producción de glóbulos rojos en el feto por hipoxia crónica, anomalías cromosómicas, y los glóbulos rojos adicionales que ingresan a la circulación del feto, por el retraso en la sujeción del cordón umbilical; y en los gemelos con placenta compartida, donde la sangre fluye de un feto al otro. 302.- Poliglobulia: Es la elevación anormal de la masa eritrocitaria, en el hombre los valores normales son 36 ml/kg de peso y en la mujer 32 ml/kg. Se descubre al realizar el hemograma, donde el hematocrito está elevado, por encima de los valores normales (cada gramo de hemoglobina corresponde a 3,1 de hematocrito). Se clasifica en poliglobulia primaria, verdadera (policitemia vera), y poliglobulia secundaria, en esta se describen: la hipóxica, de las alturas, hemoglobinopatía con transporte defectuoso de oxígeno y la no hipóxica que se observa en el hipernefroma, riñones poliquísticos, hemangioma cerebeloso y mioma uterino gigante. 303.- Leucemia: Neoplasia maligna de los órganos hematopoyéticos (hígado, bazo), con aumento de leucocitos de formas anormales, inmaduros en los tejidos (ganglios linfáticos), en la sangre y en ambos. Sustitución en la médula ósea de los elementos normales, por precursores de leucocitos inmaduros. La incidencia es dos veces mayor en hombres que en mujeres, se inicia de forma repentina con fatigabilidad, palidez, anorexia, pérdida de peso y formación espontánea de hematomas; Progresa rápidamente y aparece fiebre, hemorragia, debilidad general, dolor óseo, articular e infecciones repetidas en todo el organismo. Las causas más frecuentes son: radiaciones ionizantes, benceno, quimioterapia, tóxicos, factores ambientales, herencia principalmente trastornos cromosómicos (trisomía 21); en la leucemia mieloide crónica se ha descrito traslocación de material cromosómico.

136

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

304.- Leucopenia: Es la reducción anormal de la serie leucocitaria, en sangre periférica por debajo de 5.000 glóbulos blancos x mm³, si es a expensas de linfocitos se denomina linfopenia (representa el 30% de la fórmula leucocitaria), se observa en fases terminales del SIDA; Si la reducción es de neutrófilos se denomina neutropenia, frecuente en el Dengue. 305.- Trombocitopenia: Es la disminución anormal del número de plaquetas en sangre periférica (los valores normales 150.000 a 350.000/mm3), causado por la destrucción autoinmunitaria de plaquetas en sangre periférica, de megacariocitos en médula ósea, por enfermedad neoplásica y por la respuesta inmunológica a medicamentos. La trombocitopenia puede presentarse a causa de infección bacteriana y viral: la rubéola, el dengue, sífilis en el feto y en el recién nacido. También es causada por disminución en la producción, acortamiento de la vida media y aumento del gasto de plaquetas, asociado a hiperesplenismo con y sin esplenomegalia. Los signos clínicos frecuentes son petequias, víbices, equímosis, epistaxis, gingivorragia, sangrado activo en órganos y sistemas del organismo. 306.- Trombocitosis: Es el aumento anormal del número de plaquetas, en la sangre periférica (los valores normales 150.000 a 350.000/mm3). La trombocitemia esencial se caracteriza por episodios de sangrado espontáneo, alternando con trombosis, en el cual las plaquetas pueden superar la cifra de 1.000.000/ mm³. La forma benigna, (tombocitosis secundaria), es asintomática, y consecutiva a esplenectomía, enfermedad inflamatoria, anemia hemolítica, hemorragia y deficiencia de hierro; También se presenta en respuesta al ejercicio y por tratamiento con vincristina; Se asocia a carcinomas, fase avanzada de la enfermedad de Hodgkin, enfermedad de Kawasaki y sindrome nefrótico. 307.- Linfoma: Es el cáncer del tejido linfoide (ganglios linfáticos, bazo y otros órganos del sistema inmunitario), las manifestaciones clínicas son: fiebre de Paul Ebstein, sudores nocturnos excesivos, anorexia, pérdida de peso, dolor en hipocondrio izquierdo por esplenomegalia. Pueden ser de crecimiento lento (de

137

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

bajo grado), y de crecimiento rápido (de alto grado). En la mayoría de los pacientes la causa es desconocida, pero se asocia con antecedente de infección viral (Ebstein Barr y Citomegalovirus), y en personas inmunosuprimidas por trasplante de órgano. Se clasifican los linfomas según la malignidad en grados: bajo, intermedio y alto. El tumor de Burkitt es de grado alto, el linfoma de Hodgkin afecta principalmente los ganglios linfáticos, es menos frecuente que el no Hodgkin, este es más frecuente en hombres, mayores de 50 años y afecta principalmente, los órganos hematopoyéticos. 308.- Macroglobulinemia: Enfermedad maligna de las células β, que se convierten en un híbrido de linfocito y célula plasmática, secretan Ig M, esta inmunoglobulina es la responsable de las manifestaciones clínicas: esplenomegalia, fatigabilidad por anemia, náuseas, vértigo y sangrado digestivo alto y bajo; Es frecuente en los hombres entre los 60 y 70 años. 309.- Mieloma múltiple: Enfermedad maligna de células plasmáticas, donde existe destrucción ósea, que se evidencia en las imágenes radiológicas en sacabocado, la sustitución de la médula ósea normal, por otra patológica, formación de paraproteinas, entre las que se cuentan la de Bence-Jones. Existe dolor óseo en la región lumbar, columna y cráneo, donde es más frecuente la lesión osteolítica. 310.- Hiperesplenismo: Es el aumento de la función del bazo, en la mayoría de los casos con esplenomegalia, sin embargo el bazo puede estar de tamaño normal; esto produce varias manifestaciones: pancitopenia periférica (anemia, leucopenia y trombocitopenia), e hiperplasia reactiva de la médula ósea. En ocasiones se observan todas las formas de células sanguíneas inmaduras circulantes: eritroblastos, promielocitos, metamielocitos, megacariocitos y linfoblastos. Las etiologías son: Idiopática, paludismo, LES, linfomas y la esplenomegalia. 311.- Hemofilia: Enfermedad hereditaria ligada al cromosoma sexual “X”, se

presenta con hemorragia espontánea y traumática. Exclusivamente la padece el

138

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

género masculino y la trasmite la mujer. Se describen varios tipos dependiendo del factor de coagulación que está alterado (deficiente o ausente): A, es el déficit del factor VIII; B, déficit del factor IX; y C, déficit del factor XI. Existen otros déficits llamados menores, producidos por deficiencia de calcio (hipocalcemia), ya que este electrolito es el mediador en todos los pasos del proceso de coagulación. ANTECEDENTES DERMATOLÓGICOS 312.- Dermatitis: Afección de la piel frecuentemente ligado a predisposición familiar de alergias; La manifestación clínica más importante, es la erupción en: cara, cuello, parte superior del tronco, pliegue de codo y rodilla, que forma la característica “capucha de mono”, presenta también: prurito intenso y prolongado que se acompaña de trastorno emocional y que algunos autores han interpretado erróneamente como la causa. En el lactante la erupción se inicia en las mejillas, y con frecuencia es vesicular y exudativa, en los pre-escolares y escolares la erupción es seca, liquenificada, hipo o hiperpigmentada, muy irregular (“roñosa”) y de distribución típica. Existe relación con ingestión de algunos alimentos: huevo, leche de vaca y maní. En los exámenes de laboratorio se demuestra altos niveles de Ig E unida a staphilococcus aureus; lo cual pudiera inducir la sobreproducción de células plasmáticas y factores proinflamatorios que causan el prurito, agravando la dermatitis. Es por lo tanto una enfermedad inmunológica, con manifestaciones principalmente en la piel. 313.- Celulitis: Enfermedad infecciosa grave del tejido celular subcutáneo y la piel, local o generalizado, que no presenta puerta de entrada evidente, y es producida frecuentemente por stafilococos viridans y aureaus; y según el sitio donde se ubique produce manifestaciones clínicas y complicaciones específicas; si es periorbitaria, ocasiona trombosis del seno cavernoso y muerte; en la cara interna del muslo, puede complicarse con fascitis necrotizante.

139

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

314.- Erisipela: Es la infección de la piel a través de alguna puerta de entrada, es causada principalmente por el streptococo del grupo A, afecta niños y adultos. Los factores de riesgo son: el trauma local y la úlcera cutánea, en ambas situaciones se pierde la integridad de la piel, y son la puerta de entrada. Las extremidades inferiores (piernas), son las que más se afectan; La facie está en el segundo lugar de frecuencia. Los signos frecuentes son: lesión cutánea de bordes elevados, definidos, dolorosa, roja intensa, endurecida, inflamada y caliente, puede ser extensa o limitada; se desarrollan ampollas, fiebre, escalofrío, linfangitis y adenopatía satélite; En la facial las lesiones están en las mejillas y la naríz. 315.- Absceso Cutáneo: Acumulación de pus cavitada debido a la necrosis de tejido: piel y tejido celular subcutáneo. Según el sitio donde se presenten recibe su nombre; en este caso están distribuídos en la piel y son mayores a 1 cms, en general son causados por stafilococos y streptococcus. 316.- Pénfigo: Vulgar: Es el trastorno autoinmune causado por la producción de anticuerpos contra proteínas específicas de la piel y las mucosas, esto produce la reacción que conlleva a la separación de las células epidérmicas (acantólisis), formándose ampollas flácidas recurrentes, que se desprenden superficial y fácilmente, luego drenan, supuran y forman costras. Se localizan además de la piel en forma local y generalizada, también en la boca y cuero cabelludo. Se desconoce la causa por la cual el organismo produce los autoanticuerpos; Se asocia con: reacción medicamentosa, efecto secundario a la ingesta de inhibidores de la ECA (enalapril), y quelantes como la penicilamina. El pénfigo infeccioso es causado por la infección con stafilococos, y la complicación inmunológica es la destrucción de áreas extensas de piel, que puede ocasionar la muerte por sepsis, pérdida de proteinas y plasma. El mecanismo invocado es el mimetismo molecular, donde se producen anticuerpos (Ac) contra los stafilococos, los cuales atacan a la piel, porque consiguen receptores similares.

140

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

317.- Escabiosis: Es la enfermedad contagiosa más frecuente en la piel, causada por la infección con el parásito sarcoptes scabiei, se conoce como sarna y sabrosita en los pobres (de las sociedades clasistas y discriminatorias), el nombre científico es acariasis sarcóptica; se presenta con erupción cutánea (salpullido), y prurito intenso en todo el organismo, a excepción de la cara y manos, producida por reacción alérgica al ácaro que aparece 4 semanas posterior a la infección; afecta a cualquier persona independiente de raza, género, clase económica y hábitos higiénicos. Se calcula 300 millones de pacientes infectados en el mundo. 318.- Dermatitis herpetiforme: Es la infección visible en la piel, por el virus neurotrópico herpes simple en los nervios superficiales, se manifiesta con vesículas únicas y arracimadas, dolorosas que ocasionalmente confluyen y forman flictenas, se infectan y formar pústulas. Se presenta cuando la inmunidad está disminuída, en personas que han padecido varicela zoster; en fiebre alta y en la insolación. 319.- Vitiligo: Es la dermatosis que se caracteriza por la aparición de manchas blancas no dolorosas, en codos, comisuras labiales y oculares, rodillas, simétricas, y luego se generaliza a toda la piel. La etiología es desconocida, sin embargo, en algunos casos se ha establecido la interacción del componente hereditario, ambiental y el factor inmunológico, los cuales contribuyen a la destrucción de los melanocitos de la piel, también puede presentarse con otras enfermedades como el Addison, la diabetes, la anemia perniciosa y la enfermedad del tiroides. En las zonas de despigmentación se conserva la sensibilidad superficial y profunda por lo cual se diferencia de la lepra. 320.- Impétigo: Es la infección de la piel por bacterias (pioderma), la más frecuente es el staphilococcus aureus; se manifiesta con: úlceras alrrededor de la nariz y la boca, en 1- 3 días se extienden en forma de salpullido, se trasforman en vesículas de color miel y luego pústulas, éstas se rompen y forman costras de color amarillo y marrón claro, por los detritus; Aparecen en todo el cuerpo, pero son mas

141

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

comunes en la cara, miembros superiores e inferiores; Es altamente contagiosa; más frecuente en niños que en adultos, sobre todo en el verano, porque la piel es más susceptible a cortaduras y picaduras de insectos. 321.- Psoriasis: Es la enfermedad hereditaria, poligénica y de predisposición familiar, se encuentra en varios miembros de la familia; y las manifestaciones clínicas son: placas eritematosas, simétricas en codos, rodillas, tronco y cuero cabelludo. Se observan varios tipos: pustulosa, artropática porque coexiste con afectación articular; la puntata y eritrodérmica donde existe descamación fina, eritema intenso y localización extensa. 322.- Hemocromatosis: Trastorno hereditario, genético, metabólico, común en el norte del planeta; ocasionado por la sobrecarga de hierro debido al aumento de la absorción y el posterior depósito en los órganos y tejidos, en los cuales causa toxicidad y daño severo. Los primeros signos que se presentan son: cambios en el color de la piel normal por oscuro ferroso característico, impregnación de las mucosas y deterioro del corazón y los riñones. 323.- Micosis de la Piel: Es la infección producida frecuentemente por hongos como la malassezia furfur y flava que produce máculas blancas y rosadas en la piel, prurito intenso que se exacerba con la exposición al sol y al calor, se contagia en las piscinas, playas, pozos de uso masivo y ropa contaminada. 324.- Lipoma: Es el tumor benigno de células del tejido adiposo, se desarrolla en cualquier órgano, es más común en la capa subcutánea de la piel, crece en forma lenta, indolora excepto cuándo comprime los nervios, órganos y tejidos circundantes; Es suave, móvil y se observa a simple vista, dependiendo del tamaño que tenga, sin embargo, en la lipomatosis dolorosa se forman numerosos lipomas con signos inflamatorios.

142

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

ANTECEDENTES INMUNOLÓGICOS 325.- Lupus Eritematoso Sistémico: Enfermedad autoinmunitaria, sistémica, crónica, de etiología desconocida, en la cual se ha considerado: la herencia, el ambiente y la exposición a la luz ultravioleta como posibles factores para la producción de autoanticuerpos, en el sistema inmunitario. Los signos clínicos que se observan son: fatigabilidad, pérdida de peso inexplicable, fiebre prolongada en ausencia de infecciones; y procesos inflamatorios en piel, riñones, articulaciones, músculos y prácticamente todos los órganos. Cursa en brotes con períodos de remisión y recidiva; puede ser grave y llevar a la muerte en corto tiempo, con frecuencia existe fotosensibilidad a predominio de las mejillas y lesiones en piel redondeadas (lupus discoide), la de evolución crónica es menos grave. Afecta principalmente mujeres en etapa fértil (20 y 40 años), es poco frecuente en hombres, niños y ancianos. 326.- Artritis reumatoide: Enfermedad articular crónica, autoinmune, incapacitante, y multisistémica; los signos clínicos son: sinovitis inflamatoria persistente, de tipo poliarticular, simétrica, en las manos y los dedos (donde produce deformidad en cuello de cisne y desviación cubital); También afecta muñecas, rodillas y pies. Existe dolor en las articulaciones inflamadas que agrava con el movimiento; rigidez matutina y posterior a períodos de inactividad mayores a una hora; deformidad y limitación de la movilidad articular. La etiología es desconocida, sin embargo la autoinmunidad inespecífica y el mimetismo molecular post-infeccioso, son los mecanismos que actualmente tiene mayor aceptación. Es más frecuente en mujeres jóvenes, en etapa productiva de la vida. 327.- Esclerodermia: Enfermedad crónica autoinmunitaria del tejido conectivo es la esclerosis sistémica, está incluída en las patologías reumáticas, se localiza en la piel y afecta órganos internos: esófago, pulmón, riñón y corazón. Se describen varios tipos: esclerodermia sine, donde se desarrolla fibrosis de órganos internos, sin afectación de la piel, en golpe de sable, la afectación de la piel simula

143

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

flagelación en el tronco y muslos; esclerodermatomiosistis, está involucrada la piel y los músculos. Es 4 veces más frecuente en mujeres que en hombres. La etiología es desconocida, pero se ha demostrado sobreproducción de colágeno, derivado de alteraciones fundamentales en el endotelio sanguíneo; esta es la lesión primaria, y en el sistema inmunitario ocurre la formación de anticuerpos, la liberación de moduladores celulares, proliferación, depósito de tejido conectivo y fibra colágena en diferentes órganos. 328.- Enfermedad mixta del colágeno: Enfermedad autoinmunitaria crónica, se puede iniciar como artritis reumatoidea, anemia hemolítica, púrpura trombocitopénica inmunitaria y luego en la evolución, se suman manifestaciones clínicas propias del LES, la esclerodermia y otras enfermedades autoinmunitarias, y forman sindromes graves. Dependiendo del predominio de alguna de las enfermedades, puede ser mortal en corto tiempo. Es frecuente en mujeres jóvenes, con menor frecuencia aparece desde temprana edad (recién nacida), y evoluciona durante años. La causa es desconocida y se ha sugerido que es la complicación inmunitaria de muchas enfermedades infecciosas, donde por mimetismo molecular, se producen anticuerpos inespecíficos y policlonales que atacan diferentes órganos con estructura celular similar (secuencia aminoacídica), al antígeno que produjo la respuesta inmunitaria. 329.- Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA): Enfermedad grave y mortal, causada por el VIH, Este produce destrucción de linfocitos T CD4+ (cooperadores); luego se desarrolla infección por gérmenes oportunistas (TBC, criptococosis, toxoplamosis, neumonía por pneumocistis carini); enfermedades malignas (sarcoma de Kaposi); y la muerte inminente si no se suministra el tratamiento adecuado y a tiempo. Se contrae por relaciones sexuales, principalmente sodomía; agujas contaminadas compartidas entre drogadictos; transfusión sanguínea contaminada; durante el parto, la lactancia y accidentes de laboratorio. Es más frecuente en hombres que en mujeres, existe sub-registro comprobado porque en los países donde la endemia es grave, las mujeres no

144

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

acuden al médico y se dificulta el diagnóstico. Solamente en los Estados Unidos (EE.UU), es más frecuente en homosexuales masculinos; en el resto del mundo es frecuente en bisexuales y heterosexuales promiscuos. La mejor forma de evitar el SIDA es la educación sexual desde edad temprana, monogamia, evitar promiscuidad y usar preservativos (condón).

145

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

CONCEPTOS DEL INTERROGATORIO FUNCIONAL Los siguientes son los signos y síntomas más frecuentes, para elaborar el interrogatorio funcional o revisión de sistemas; y se sugiere deben ser obtenidos, en el ámbito hospitalario venezolano. Algunos signos y síntomas son expresiones de mal funcionamiento de diferentes órganos y sistemas, por lo cual, se sugiere que el médico y el estudiante, identifiquen cuál es la esfera afectada, y lo ubique donde corresponda, ejemplo polifagia (se puede observar en diábetes mellitus, hipertiroidismo y enfermedad psiquiátrica); fatigabilidad (frecuente en síndrome de Addison, anemia, IRC y ICC). Sintomatología General 330.- Sudores Nocturnos: (Signo); Diaforesis paroxística durante la noche, que interrumpe el sueño, ocurre en ambientes climatológicos adecuados (no en calor ambiental extremo), es característico en el linfoma de Hodgkin, en la fiebre que se resuelve por crisis, y en mujeres menopáusicas, cada una de éstas patologías con diferente signo-sintomatología. 331. Pérdida de Peso: (Signo); Es la disminución del peso corporal inexplicable, sin dietas hipoprotéica e hipocalórica específicas, para perder peso; Es fundamental cuantificar la pérdida; si no se ha pesado se obtiene la relación con la holgura de la ropa (se ha establecido que 1 talla equivale a 3 kgs), las causas más frecuentes son: diábetes insípida central y periférica, diábetes mellitus tipo 1 y la tipo 2 en fase descompensada, hipertiroidismo, Addison, cáncer en todos sus tipos, enfermedad infecciosa severa, SIDA y úlcera péptica gástrica. Es importante precisar desde cuándo se está presentando la pérdida, porque tiene mayor significancia perder 10 kgs en los dos últimos meses, que igual cantidad, en 5 años.

146

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

332.- Ganancia de Peso: (Signo); Aumento inexplicado del peso corporal, sin dieta hiperprotéica e hipercalórica específicas, con el propósito de ganar peso, es fundamental cuantificar la ganancia, si no se ha pesado se obtiene relacionando el ajuste de la ropa, y la necesidad de cambiar de talla, por una de mayor tamaño, (se ha establecido que 1 talla equivale a 3 kgs); Las causas más frecuentes son: Síndrome metabólico, resistencia a la insulina, diábetes mellitus tipo 2, sedentarismo, hipotiroidismo, Cushing, ICD, ICC, IRC y la obesidad, que es actualmente un problema de salud pública tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo; Es la plaga del siglo XXI. Al igual que la pérdida de peso, es importante referir desde cuándo está presentando la ganancia. Se observa que en algunas de las causas, el aumento está representado por retención de líquidos (ICD, ICC, IRC), y en otras por acumulación de grasa y otras sustancias (mucopolisacáridos). Revisión Cabeza 333.- Mareo: Síntoma que etimológicamente es denominado mal del mar. Es la sensación de cabeza vacía y torpeza mental, con tendencia a la caída, concomitante: diplopía, sudoración, frialdad y disminución de la fuerza muscular, fisiopatológicamente, en todos los casos, es causado por patologías que cursan con hipoxia e hipoglucemia cerebral. Las causas más frecuentes son: cardíacas, ICI, ICC, bloqueo cardíaco (síndrome de Stoke Adams), también: hipovolemia, shock cardogénico, hemorrágico, diábetes mellitus, inanición, anemia, neumonía a focos múltiples, secuela de traumas craneanos, cirugías del SNC. 334.- Vértigo: Síntoma frecuente de alucinación cinética (movimiento), se percibe girar sobre los objetos (vértigo subjetivo), o que los objetos giran alrededor del paciente, (vértigo objetivo). Puede ser central, si la causa está situada en el SNC: lesión de los hemisferios cerebelosos, vías aferentes y eferentes; el periférico, en lesiones de la rama vestibular del VIII par: laberintitis, sindrome de Meniére (tríada de vértigo periférico, sordera y tinnitus), descompresión y compresión brusca.

147

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

También puede ser: mecánico, por movimiento contínuo del cuerpo; lateral, por el paso rápido de objetos iguales, (empalizada); angiopático, por esclerosis de arterias cerebrales y bulbares; en tabaquismo, por exceso de nicotina. 335.- Síncope: (Signo) Pérdida súbita de la consciencia y recuperación instantánea, incluso antes de terminar la caída; En general es causado por: anemia con hipoxia cerebral aguda, asistolia, angina cardíaca, senil y vasovagal. Se conoce coloquialmente como desmayo. 336.- Lipotimia: (Signo); Pérdida lenta o súbita y prolongada de la conciencia, en este caso puede durar minutos y horas, la recuperación es tardía. Las etiologías son: lesiones del SNC de tipo vascular isquémica, embólica, IRC (hiperazoemia), y estados evolutivos del coma (etapa de instalación y recuperación). 337.- Amaurosis: (Síntoma-Signo); Etimológicamente oscurecer. Pérdida total y absoluta de la visión, coloquialmente ceguera. Para confirmarla es fundamental realizar el examen en un ambiente oscuro, si no puede identificar el haz de luz que se incide oblicuamente en cada ojo, confirma la amaurosis. Tipos: uni y bilateral, si es uno o los dos ojos. Las causas son: congénitas, retinoblastoma, retinopatía diabética, hipertensiva, vasculitis de la arteria central de la retina, atrofia óptica, neuritis óptica, desprendimiento traumático de retina y toxicidad por drogas (cloroquina). 338.- Ambliopía: (Síntoma-Signo); donde se refiere disminución de la agudeza visual. Se describen varios tipos de acuerdo al grado de disminución: Ambliopía leve, si a la distancia de 50 cms, no ve claramente las letras de libros, periódicos (si es analfabeta, figuras del mismo tamaño). Ambliopía moderada, si sólo ve los dedos del examinador a la distancia de 50 cms, (visión cuenta dedos); y Ambliopía grave, si sólo ve el puño de la mano, (visión de bulto). Las causas son: catarata, presbicia, trastornos de refracción: miopía, hipermetropía; toxoplasmosis y

148

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

toxocariosis retiniana, lesión corneal, glaucoma, hipertensión endocraneana, postictal de convulsión y mareo. 339.- Diplopía: (Síntoma); Visión de doble contorno en los objetos, o de un objeto encima del otro. La causa más frecuente es estrabismo (esotropia), por lesión de los músculos motor ocular externo, y del recto interno inervados por el 6to par y 3er par craneal respectivamente, tumor cerebral occipital y la hipoxia cerebral. 340.- Presbicia: (Síntoma-Signo); Hipermetropía adquirida por la edad, con dificultad para la visión cercana sin trastorno de refracción, frecuente después de los 35 años, hay buena visión lejana. Causas: disminución de la acomodación del músculo ciliar, menor elasticidad del cristalino, catarata incipiente y envejecimiento. 341.- Miopía: (Síntoma-Signo); Disminución de la agudeza visual lejana, (trastorno de la refracción donde la imagen se forma por delante de la retina), existe buena visión cercana. Causas: congénita, progresiva (aumenta con la edad), perniciosa, y la enfermedad grave de la coroides. 342.- Hipermetropía: (Síntoma-Signo); Disminución de la agudeza visual cercana, (trastorno de la refracción donde la imagen se forma por detrás de la retina), la visión lejana es de buena calidad. Causas: parálisis del músculo ciliar, afaquia (extracción del cristalino). 343.- Astigmatismo: (Síntoma); Visión de la luz en forma estrellada, debido a defecto de curvatura de los medios refringentes del ojo, esto impide la convergencia de los rayos luminosos en un solo foco. Causas: traumáticas, congénito, lesión corneal y lenticular. 344.- Nictalopía: (Síntoma); Etimológicamente es la ceguera nocturna y con escasa luz. Imposibilidad y dificultad para la visión nocturna (hemeralopía); en

149

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

otras opiniones es lo contrario a la etimología, es decir, mejor visión con luz escasa que con luz brillante. La causa más frecuente es el déficit de vitamina A. 345.- Oftalmodinia: (Síntoma); Dolor referido al globo ocular, uni y bilateral. Las causas son variadas: traumas leves, cuerpos extraños, conjuntivitis y glaucoma, (aumento de la presión intraocular), y retinoblastoma. 346.- Fotofobia: (Síntoma); Dolor ocular en presencia de luz, intolerancia a la luz, y la imposibilidad de abrir los ojos en presencia de luz, generalmente temporal. Las causas son presiones relacionadas con el quehacer diario, conjuntivitis viral, bacteriana y cefalea. 347.- Fosfenos: (Síntoma); Alucinación visual donde se presentan fósforos y luces, que caen de manera vertical, puede ser con ojos abiertos y cerrados. La etiología más frecuente es la presión ejercida sobre los globos oculares, trauma encefálico y fenómenos endópticos: espesamiento de los medios acuosos del ojo. 348.-Escotomas: (Síntoma); Alucinación visual, mancha oscura, inmóvil, extensa en el campo visual y en los objetos que se ven; existen diferentes tipos: opaco, el objeto que se ve no brilla, aquí se ubican las moscas volantes; y centellante, el objeto que se ve, brilla, es luminoso. También puede ser central, el paciente tiene solo visión periférica y no ve la zona central del campo y periférica, solo tiene visión central. Puede ocurrir por opacidad del humor vítreo, en deshidratación severa y enfermedades psiquiátricas. 349.- Epífora: (Signo); Lagrimeo abundante uni y bilateral sin causa aparente. Las causas más frecuentes son dacriocistitis (inflamación del conducto lagrimal), dacrioestenosis (estrechez o estenosis del conducto lagrimal), crisis postresequedad en la menopausia y en el sindrome de Reiter.

150

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

350.- Oftalmorrea: (Signo); Secreción purulenta en uno o ambos ojos. Las causas más frecuentes son: infección ocular por bacterias gram negativa. 351.- Cofosis o Sordera: (Síntoma-Signo); Imposibilidad para percibir los sonidos uni o bilateral, las causas son: lesión de la rama coclear del 8vo par, enfermedad de Meniére, lesión cerebral en el centro de la audición y otoesclerosis. 352.- Hiperacusia: (Síntoma); Hipersensibilidad al sonido. Irritabilidad y dolor auditivo ante la presencia de sonidos de tonalidad normal. Las causas son: irritabilidad de la rama coclear del 8vo par, meningitis, migraña y psicosis. 353.- Hipoacusia: (Síntoma); Disminución de la capacidad auditiva, uni o bilateral. Las causas son: lesión parcial de la rama coclear del 8vo par, tapón de cerumen, cuerpo extraño en el conducto auditivo externo, y otoesclerosis inicial. 354.- Paracusia: (Síntoma); Confusión de sonidos parecidos. Las causas son: epilepsia del lóbulo temporal, psicosis, y otras enfermedades psiquiátricas. 355.- Tinnitus: (Síntoma); Alucinación auditiva de sonidos finos, campanilleantes y agudos. Se presenta en hipertensión arterial sistémica, laberintitis, mucositis. Autores europeos (españoles), reportan que han escuchado el tinnitus con el estetoscopio; si ocurriera así, dejaría de ser síntoma y sería un signo. 356.- Acúfenos: (Síntoma); Alucinación auditiva de sonidos graves, semejante al sonido producido al caminar sobre hojas secas. Puede ser ocasionada por HTA, epilepsia, y enfermedad psiquiátrica. 357.- Otalgia: (Síntoma); Dolor referido a uno o ambos oídos. Las causas más frecuentes son: concomitante de cefalea, otitis interna, externa, media, traumas óticos por cuerpos extraños punzantes, y sonidos con altos decibeles.

151

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

358.- Otorrrea: (Signo); Secreción purulenta por uno o ambos oídos, las causas más frecuentes son: infección y absceso del conducto auditivo externo, otitis media purulenta (tímpano perforado), sinusistis mastoidea infectada y perforada. 359.- Otorragia: (Signo); Expulsión de sangre por el/los oídos, proveniente del oído, las causas son: traumatismo directo al conducto auditivo externo, ruptura del tímpano, trauma craneoencefálico (signo muy grave en este caso), discrasias sanguínea, hemofilia, leucemia, y trastornos de coagulación. 360.- Anosmia: (Síntoma); Imposibilidad para percibir olores uni o bilateralmente, se presenta en lesión del primer par craneal (nervio olfatorio), lesión de la corteza temporal, rinitis severa, hábito tabáquico y alcohólico prolongado, consumo de estupefacientes esnifado. 361.- Hiperosmia: (Síntoma); Aumento de la sensibilidad para la percepción de olores, se responsabiliza a la irritabilidad del nervio olfatorio, cintilla y corteza olfatoria. En este grupo se encuentran los llamados catadores de vino y de café. 362.- Hiposmia: (Síntoma); Disminución y retardo de la percepción olfatoria, uni o bilateral, se observa en rinitis de larga data, durante el proceso de instalación de la anosmia, hábito alcohólico y tabáquico prolongado, y lesión de la cintilla olfatoria. 363.- Parosmia: (Síntoma); Confusión de olores similares, se ha descrito como el inicio de la hiposmia y la anosmia, las causas son similares. 364.- Cacosmia: (Síntoma); Alucinación olfatoria de olores nauseabundos. Las causas más frecuentes son enfermedades psiquiátricas, epilepsia del lóbulo temporal, y trauma craneano. Es importante resaltar que si se percibe la fetidez de la sinusitis infectada, no es cacosmia ya que el olor es real.

152

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

365.- Rinorrea: (Signo); Expulsión por la naríz de secreción proveniente de la naríz, puede ser: acuosa, mucosa y purulenta; Ocurre en rinitis, alergias, gripe, hipertrofia de cornetes, abscesos y pólipos nasales. 366.- Epistaxis: (Signo); Denominada también rinorragia, es la expulsión de sangre por la naríz, proveniente de la naríz. Las causas más frecuentes son: trauma con las uñas al realizar el aseo nasal, rinitis, hipertensión arterial, discracias sanguínea, dengue hemorrágico, trastorno de coagulación en hepatopatía, hemofilia, trombocitopenia, y leucemia. 367.- Rinorraquia: (Signo); Es la expulsión por la naríz de líquido cefalorraquídeo, es infrecuente, se presenta si se establece una fístula por la lámina cribosa del etmoides; En posición ortostática ocurre goteo cristalino y contínuo y se acompaña de cefalea por hipotensión de líquido cefalorraquídeo. 368.- Prurito nasal: (Síntoma); Sensación de picazón y escozor, que induce al rascado de la mucosa nasal y la piel; la causa más frecuente es la alergia exógena. 369.- Ageusia: (Síntoma); Imposibilidad para la percepción de sabores (gusto), se observa en lesión de los pares craneales 7mo (facial), y 9no (glosofaríngeo). El hábito tabáquico y alcohólico, glositis, consumo de alimentos fríos y calientes por tiempo prolongado, y drogas que alteran las papilas gustativas. 370.- Hipogeusia: (Síntoma); Disminución de la percepción de sabores, las causas son semejantes a la ageusia, es el paso previo evolutivo en este proceso. 371.- Hipergeusia: (Síntoma); Aumento de la capacidad para percibir sabores, en general se responsabiliza a la irritación de los pares craneales 7mo y 9no, y la epilepsia. Es de gran utilidad en la profesión que ejercen los catadores.

153

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

372.- Parageusia: (Síntoma); Confusión de sabores parecidos, las causas se relacionan con la ingestión de alimentos extremadamente fríos y calientes, sustancias irritantes: el picante; el hábito alcohólico y tabáquico prolongado. 373.- Glosodinia: (Síntoma); Dolor en la lengua, relacionado con traumatismo de diferentes tipos: desgarros, mordida, infección micótica (aftas), bacteriana, y viral. 374.- Glosorragia: (Signo); Sangramiento de la lengua, se observa en traumatismos interno y externo, discracias sanguínea, sepsis, coagulación intravascular diseminada (CID). 375.- Glosorrea: (Signo); Secreción purulenta de la lengua, se observa en infección bacteriana, abscesos, y heridas infectadas. 376.- Gingivorrea: (Signo); Secreción purulenta de las encías debido a infección bacteriana, caries, piorrea, alveolitis dentaria, etc. 377.- Gingivorragia: (Signo); Sangramiento de las encías, se relaciona con inflamación local y sistémica, trastornos de coagulación, trauma por cepillado, trombocitopenia, dengue hemorrágico, hemofilia, etc. 378.- Estomatorrea: (Signo); Secreción purulenta de la mucosa bucal, causada por infección bacteriana, abscesos y traumas abscedados; frecuente en mal aseo bucal, inmunodeficiencia primaria, y secundaria. 379.- Estomatorragia: (Signo); Hemorragia de la mucosa bucal, se presenta en inflamación local y sistémica, trastornos de coagulación, trauma por cepillado, trombocitopenia, dengue hemorrágico, hemofilia, etc.

154

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

380.- Amigdalodinia: (Síntoma); Dolor en las amigdalas palatinas, que se produce durante la inflamación aguda y crónica (amigdalitis), en el absceso amigdalar, el trauma accidental al deglutir huesos de pollo y espinas de pescado. 381.- Amigdalorragia: (Signo); Hemorragia de las amigdalas, se asocia a inflamación local y sistémica, amigdalitis crónica, trastornos de coagulación, trauma por deglución accidental de alimentos duros, trombocitopenia, dengue hemorrágico, y hemofilia. 382.- Faringodinia: (Síntoma); Dolor en la faringe, relacionada con inflamación aguda y crónica (faringitis), absceso faríngeo, trauma al deglutir alimentos duros. 383.- Sialorrea: (Signo); Etimológicamente flujo exagerado de saliva, llamado también ptialismo, frecuente en embarazadas, glositis y en inflamaciones de la boca; En los niños cuándo están emergiendo los dientes, en el sindrome de Down, macroglosia de otras etiologías, y la idiopática durante el sueño. 384.- Aftas: (Signo); Lesiones ulcerosas redondas, blanquecinas, dolorosas que ocupan la cavidad oral y los componentes; Se acompaña de sialorrea y son ocasionadas por infección micótica (monilias). Existen algunas lesiones que se deben diferenciar, son las úlceras orales en la enfermedad de Behcet. 385.- Bruxismo: (Signo); Masticación involuntaria durante el sueño, (crujir de los dientes), en general ocurre en niños y adultos, con sindrome de Loeffler, cuándo las larvas del áscaris lumbricoide, hacen su recorrido desde los pulmones hacia la boca, mediante la tos, para luego ser deglutidos. 386.- Caries: (Signo); Lesiones de pérdida de la solución de continuidad y desintegración del esmalte, la dentina y putrefacción por acción de bacterias productoras de ácido. Las causas son: embarazos con falta de calcio, mal aseo de

155

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

los dientes, cepillarse con poca frecuencia, ingestión de alimentos dulces y ácidos antes de acostarse, sin cepillarse los dientes, y la mal nutrición. 387.- Odontalgia: (Síntoma); Dolor en los dientes, por procesos como: caries, abscesos dentarios, alveolitis dentaria y traumas de diferentes etiologías. 388.- Odinofagia: (Síntoma); Dolor para deglutir los alimentos, las causas son: faringitis, amigdalitis, uvulitis, absceso amigdalar, pólipos y divertículos esofágicos. 389.- Disfagia: (Síntoma); Dificultad para deglutir los alimentos por obstrucción del esófago, sin dolor; Se clasifica en: a) funcional: Donde no hay sustrato anatómico, que explique la disminución de la luz del esófago, las etiologías son: globo histérico, esclerodermia y espasmo difuso del esófago y, b) mecánica, donde hay obstrucción evidente de la luz del esófago, esta se clasifica en: b.1) intrínseca: la causa de la disfagia está ubicada en la luz del esófago: pólipos, divertículos, cuerpos extraños, tumores benignos y malignos. La causa más frecuente es el cáncer en el 1/3 inferior del esófago, lo cual condiciona disfagia evolutiva: sólidos, semisólidos y líquidos; b.2) extrínseca: obstrucción por causas externas al esófago: aumento de la aurícula derecha, tumores del mediastino y adenopatía toráxica por linfoma. 390.- Odinodisfagia: (Síntoma); Dolor y dificultad para deglutir los alimentos,

frecuente en el 1/3 superior del esófago. Las causas más frecuentes son: orofaringitis, obstrucción funcional (espasmo difuso del esófago), faringitis, timo no involucionado, amigdalitis, absceso amigdalar, diverticulosis esofágica, tiroides toráxica, etc. 391.- Nucalgia: (Síntoma); Dolor referido a la nuca, (región suboccipital), la mayoría de las veces es muscular, relacionado con las presiones de trabajo y estudio. Permanencia durante largos períodos frente al computador y máquina de escribir, en contractura sostenida de los músculos trapecios.

156

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Revisión Cuello 392.- Cervicalgia: (Síntoma); Dolor ubicado en la región cervical anterior y laterales del cuello, las causas más frecuentes son: adenopatía infecciosa y metastásica, miositis del esternocleidomastoideo, tiroiditis, bocio, inflamación de las arterias y venas del cuello. 393.- Limitación de movimiento del cuello: (Síntoma); Es la dificultad para la movilización de la región cervical, las causas más frecuentes son: lesiones degenerativas de la columna cervical, traumáticas, inflamatorias (espondiloartritis), espondilitis, miositis, anquilosis y en ocasiones por rigidez de nuca. 394.- Bocio: (Signo); Aumento de tamaño de la glándula tiroides, ubicada en la parte antero-inferior del cuello, este puede ser hipo, hiper y normotiroideo. Las causas más frecuentes son: tiroiditis (inflamatoria y autoinmunitaria), deficiencia de Yodo, tumores quísticos, sólidos, benignos y malignos. 395.- Quiste Tirogloso: (Signo); Es la persistencia del conducto tirogloso, el cual debe cerrarse al momento del nacimiento y no ocurrió; aunque es congénito, en ocasiones se hace evidente en la edad adulta, posterior a esfuerzos intensos; Está ubicada en la región anterior y media del cuello y asciende al protruir la lengua. 396.- Quiste Branquial: (Signo); Tumoración blanda alargada, en las regiones laterales del cuello, formada por restos de los arcos branquiales, los cuales no se desarrollaron ni involucionaron. Dependiendo del arco que persiste: tercero o cuarto, existe agenesia de los órganos que esos arcos branquiales desarrollan. Revisión Tórax Respiratorio 397.- Punzada de Costado: (Síntoma); Dolor referido en las regiones laterales del tórax, sordo, sin irradiación, que se exacerba con la tos y los movimientos

157

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

respiratorios y calma en pleurostótono (acostado sobre el lugar del dolor), las causas más frecuentes son: pleuritis y neumonía que invade la pleura. 398.- Tos: (Síntoma-Signo); Es el principal mecanismo de defensa del aparato respiratorio, el propósito es expulsar partículas invasoras (bacterias, virus y agentes externos), de la mucosa del árbol bronquial y del parénquima pulmonar. Desde el punto de vista fisiológico es la expulsión súbita, ruidosa, repetida y violenta de aire de los pulmones, ocasionada por la contracción del diafragma y los músculos respiratorios, con la glotis abierta. Se clasifica en seca (si no mueve secreciones), y húmeda (cuándo mueve secreciones, aunque no las expulse); Las causas frecuentes de origen respiratorio son: faringitis, amigdalitis, laringitis, traqueitis, bronquitis, neumonitis, y pleuritis. Existen numerosos tipos de tos de acuerdo a la etiología: amigdalina, cavernosa, compresiva, diafragmática, emetizante, quintosa, histérica, perruna, y post-prandial 399.- Disnea Respiratoria: (Síntoma); Es la percepción consciente y molesta de la función respiratoria, (la función respiratoria es inconsciente); Es conocida como dificultad para respirar; y tiene características que la diferencian de la disnea cardíaca: Es de instalación brusca, precedida y está acompañada de signos del árbol bronquial (fiebre, malestar general, tos, y punzada de costado), y no existen alteraciones importantes del ECG. Las causas más frecuentes son: bronquitis aguda y crónica, traqueitis, neumonitis, neumonía, cáncer broncogénico, infarto y empiema pulmonar, TBC pulmonar, atelectasia, bronquiectasia, y asma bronquial. 400.- Expectoración: (Signo); Es la expulsión por la boca de secreciones del aparato respiratorio, mediante el mecanismo de la tos, produciendo el esputo. Es el acto de poner fuera la secreción del aparato respiratorio. Las causas más frecuentes de expectoración son: bronquitis aguda y crónica, traqueitis, neumonitis, neumonía, cáncer broncogénico, TBC pulmonar, absceso y empiema pulmonar, atelectasia, y bronquiectasia.

158

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

401.- Esputo: (Signo); Es el producto de la expectoración, son secreciones procedentes del árbol respiratorio inferior, que puede ser expulsada y deglutida. Las causas son: bronquitis aguda y crónica, traqueitis, neumonitis, neumonía, cáncer broncogénico, TBC pulmonar, absceso y empiema pulmonar, atelectasia y bronquiectasia. Se describen varios tipos de acuerdo a la patología que originó el esputo: Numular (en moneda, en neumonía con bronquio obstruído), seroso, mucoso, mucopurulento, purulento, herrumbroso, y hemoptoico. 402.- Hemoptisis: (Signo); Es la expulsión por la boca, de sangre proveniente del tracto respiratorio inferior, mediante el mecanismo de la tos. Las causas son: bronquitis, traqueitis, neumonitis, TBC pulmonar, carcinoma broncogénico, discracias sanguínea. 403.- Vómica: (Signo); Es la expectoración voluminosa, fétida, achocolatada que debe su nombre al parecido con el vómito. Las causas son: neumatocele roto, absceso y empiema pulmonar, y absceso hepático que drena por el bronquio. 404.- Broncorrea Matutina: (Signo); Es la expectoración mucosa y serosa abundante, por acumulación durante la noche en el árbol bronquial, se presenta en la mañana al levantarse, puede alcanzar cantidades tan grandes como 2 lts, y es ocasionada por la bronquitis crónica. 405.- Cianosis Respiratoria: (Signo); Es la coloración azul violácea de piel y mucosas, debido a la acumulación en la circulación sistémica, de hemoglobina reducida por encima de 5 grs/dl. Es producida por algunas patologías del aparato respiratorio como: neumonía a focos múltiples, status asmático, TEP, coqueluche, y cuerpos extraños en las vías aéreas. y

159

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Revisión Tórax Cardíaco 406.- Dolor Cardiogénico: (Síntoma); Es la sensación de displacer en la región precordial de causa cardíaca, frecuentemente de tipo opresivo, muy intenso, con sensación de muerte inminente; la duración entre 5 y 30 minutos, concomitantes sudoración y frialdad; se irradia a cuello y miembro superior izquierdo; calma con nitratos o morfina. Existen varios tipos de dolor cardiogénico: El producido por cardiopatía isquémica (angina estable, inestable e infarto del miocardio), y pericarditis. Las causas más frecuentes son arterioesclerosis coronaria, trombosis coronaria, embolía coronaria y las secundarias a: hiperlipidemia mixta, diabetes mellitus, HTA, tabaquismo crónico y en la pericarditis: el infarto del miocardio (sindrome de Dressler), uremia, y LES. . 407.- Disnea Progresiva: (Síntoma); Es la sensación de dificultad para respirar y cansancio, que se instala de manera lenta a grandes, medianos y pequeños esfuerzos, debido a ICI y ICC. Coloquialmente es referida como ahogo. 408.- Disnea Paroxística Nocturna: (Síntoma); Es la sensación consciente y molesta de la función respiratoria, durante el sueño diurno o nocturno. La fisiopatología se desarrolla al colocarse en decúbito entonces se reabsorven los edemas y aumenta la precarga en el ventrículo izquierdo insuficiente, por lo cual la sangre edematiza los pulmones, esta situación despierta al paciente con hambre de aire. Se denominaba asma cardíaca. Las causas son: ICI y la ICC. 409.- Ortopnea: (Síntoma); Es la posición ortotostática obligada que se adquiere debido a la imposibilidad para respirar en la posición decúbito, porque los pulmones están edematizados, debido a la ICI. 410.- Tos Cardiogénica: (Signo); Es la tos producida por causa cardiovascular. Ejemplo en la estenosis apretada de la aorta, en la posición decúbito se presenta

160

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

la tos, y no desaparece hasta que se coloca de nuevo en posición ortostática. Otras causas son: La estenosis mitral y la ICI descompensada. 411.- Cianosis Cardíaca: (Signo); Es la coloración azul violácea de piel y mucosas, debido a la acumulación en la circulación sistémica, de hemoglobina reducida por encima de 5 grs/dl y de origen cardiovascular. Se clasifica en central, (las causas están en corazón y grandes vasos), y periférica, (las causas están en vasos venosos periféricos). Las causas centrales son congénitas y adquiridas: persistencia del conducto arterioso, comunicación interauricular e interventricular, tetralogía de Fallot, ventrículo único, hipoplasia del ventrículo izquierdo, y las periféricas son: trombosis venosa superficial y profunda, ICD, etc. 412.- Claudicación Vascular Intermitente: (Signo); Es el dolor referido a las pantorrillas, que se inicia y agrava con el ejercicio; alivia o desaparece con el reposo, por insuficiencia vascular periférica de tipo arterial. Se denomina enfermedad de las vidrieras, ya que al detener la marcha cada poca distancia, alivia el dolor. Para disimular las paradas, el paciente finge que está viendo las vidrieras. La claudicación vascular arterial se observa en todos los sitios donde exista arterias, pero es más frecuente en miembros inferiores y en el intestino, donde existe claudicación de la mesentérica, durante el proceso digestivo frecuente en los ancianos. Las causas son estenosis, trombosis y embolía arterial. 413.- Edema Cardiogénico: (Signo); Es la extravasación de plasma al espacio intersticial debido a causa cardiogénica, semiológicamente es vespertino, se ubica en miembros inferiores, hígado, y ascitis; desaparece al acostarse durante más de 2 horas, la causa más frecuente es la ICD; en la ICI el edema es en los pulmones y puede ser mortal.

161

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Revisión Abdomen. Digestivo Superior 414.- Hambre: (Síntoma); Es la necesidad imperiosa y dolorosa de ingerir alimentos, se manifiesta en el epigastrio, debido a que el hipotálamo percibe hipoglicemia, y es la manera de avisar que debe ingerirse alimento. Las causas son hipoglicemia, resistencia a la insulina, exceso de dosis de insulina, diabetes mellitus descompensada, hipertiroidismo, y largos períodos de inanición. 415.- Apetito: (Síntoma); Es el deseo placentero de ingerir alimentos con o sin hambre, y en ocasiones algún alimento particular. En este último caso, se observa con frecuencia en mujeres embarazadas (antojos). También ocurre en el organismo con necesidades específicas de algún requerimiento: en hiponatremia, se desea con urgencia, ingerir alimentos salados. 416.- Anorexia: (Síntoma); Pérdida total del apetito, puede ocurrir en personas con cáncer cuándo se secreta el factor de necrosis tumoral, (caquexina, la cual informa al hipotálamo de la saciedad), SIDA, enfermedades infecciosas, ICD por edema del estómago, intoxicación digitálica y la ingestión de anorexígenos. Un capítulo aparte es la anorexia nerviosa que acompaña a trastornos psiquiátricos. 417.- Hiperorexia: (Síntoma); Es el aumento del apetito, aparece durante períodos prolongados de ejercicio físico, ansiedad, angustia, depresión, hipertiroidismo, diábetes mellitus tipo 1 y 2, Cushing, etc. 418.- Hiporexia: (Síntoma); Disminución del apetito que se presenta en la evolución a la anorexia, por lo que comparte las mismas causas. 419.- Bulimia: (Síntoma); Es la perversión del apetito, donde se consumen exageradas cantidades de alimento, puede ocurrir que se induzca el vómito para seguir ingiriendo, ya que el placer es la ingestión; las causas más frecuentes son: bulimia nerviosa y otras patologías psiquiátricas.

162

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

420.- Pica: (Síntoma); Es la perversión del apetito, por la ingestión de sustancias que no son comestibles; arena (parasitosis intestinal); jabón (algunas embarazadas); y cartón, en enfermedades psiquiátricas. 421.- Coprofagia: (Síntoma); Es la perversión del apetito, que se manifiesta con la ingestión de heces, se observa en enfermedades psiquiátricas. 422.- Pirosis: (Síntoma); Sensación de ardor, quemazón y acidez referida en el epigastrio, en general se debe a hipersecreción de ácido y pepsina, produciendo: esofagitis, gastritis, duodenitis, úlcera péptica estomacal y duodenal. 424.- Epigastralgia: (Síntoma); Es el dolor referido al epigastrio, si es post-prandial inmediato está asociado a parasitosis (giardiasis), en ocasiones es el sitio atípico de inicio del dolor en IM, y la enfermedad ácido-péptica es la causa más frecuente. 425.- Náusea: (Síntoma); Necesidad y deseo imperativo de vomitar, se presenta en el embarazo, enfermedad ácido péptica, litiasis biliar, hepatitis, apendicitis, cáncer de estómago, IRC, y otras patologías metabólicas descompensadas. 426.- Vómito: (Signo); Es la expulsión de manera violenta por la boca, del contenido del aparato digestivo mediante el esfuerzo, debido a la contracción del diafragma. Es importante si no está precedido de náusea y es en proyectil denominado vómito central, porque es la expresión de patologías del SNC que cursan con hipertensión endocraneana; si está precedido de náusea, las causas más frecuentes son: el embarazo, la enfermedad ácido péptica, IRC, hepatitis viral, pancreatitis, intoxicación, cáncer de estómago y de esófago. Existen diferentes clasificaciones por ejemplo: post-prandial tardío en capas (se vomita la cena, el almuerzo y desayuno), característico del cáncer de estómago, postprandial-inmediato con agravamiento del dolor al vomitar en pancreatitits aguda, en colecistitis aguda se presenta posterior a ingesta de alimentos ricos en grasa y granos. Se describen varios tipos de vómito dependiendo del contenido: acuoso,

163

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

alimentario, bilioso, porráceo (por la semejanza con el puerro, es verde oscuro por el contenido intestinal alto mezclado con bilis), fecaloide, hemorrágico y purulento (mediastinitis purulenta y gastritis flegmonosa), cada uno se define por su nombre. Hay que describir las características semiológicas del vómito: precedido de náuseas, número, aspecto, sabor, olor, cantidad, circunstancia de aparición; ya que al analizar el vómito, tomando en cuenta todas las características semiológicas, se obtiene el diagnóstico con relativa facilidad. 427.- Hiperemesis: (Signo); Es el vómito repetitivo, incoercible, numerosos; Se presenta en la mujer embarazada, pancreatitis aguda, (imposible detener el vómito), y puede ser inducido voluntariamente. La hiperemesis ocasionalmente produce el sindrome de Mallory Weiss, debido a laceración gastro-esofágica, con la aparición de vómitos con estrías de sangre, y hematemesis. 428.- Regurgitación: (Síntoma); Es la devolución del contenido gástrico a la boca, sin el esfuerzo del vómito. Se observa en: esófago de Barret, insuficiencia del cardias, dilatación aguda de estómago y enfermedad ácido péptica. 429.- Eructo: (Signo); Es la expulsión sonora de aire por la boca, proveniente del aparato digestivo, en general tiene olor a alimentos y jugos gástricos. Es producido por: aerofagia (deglución de grandes cantidades de aire, relacionado con la profesión: docentes, conferenciantes, cantantes, políticos, proceso de digestión retardada y en presencia de bacterias productoras de gases); En el cáncer de estómago el eructo es fétido. 430.- Hipo: (Signo); Es la contracción involuntaria y clónica del diafragma, por irritabilidad del nervio frénico, produce succión y expulsión de aire por la boca a través de la glotis estrechada. Es sonoro, rítmico y característico. Puede ser de escasa importancia en personas sensibles a cambios de temperatura en bebidas, comidas, y en la ingesta de alcohol; sin embargo, puede ser grave en: uremia, dilatación gástrica post-operatoria, peritonitis, lesión pericárdica y pleural,

164

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

próximas al diafragma, bocio, diábetes, pericarditis, mediastinitis, hernia diafragmática, cáncer gástrico, y toxemia del embarazo. 431.- Hematemesis: (Signo); Es la expulsión por la boca de sangre proveniente del aparato digestivo superior, llamado también vómito hemorrágico, es de importancia porque dependiendo de la cuantía, pone en peligro la vida, y requiere rápida atención médica para sustituir las pérdidas con transfusión de derivados sanguíneos. Se debe identificar la etiológica y topografía para resolverlo médica o quirúrgicamente. Este signo frecuentemente está precedido de antecedentes gastroduodenales (pirosis y náuseas), la apariencia es en borra de café, o roja rutilante en úlceras sangrantes y várices esofágicas. Se acompaña siempre de melena, originando el sindrome de HDS. Las causas son: esofagitis, gastritis, duodenitis, úlcera péptica gástrica y duodenal, cáncer gástrico, discracias sanguínea, traumas por cuerpos extraños ingeridos (espina de pescado, huesos de pollo y vidrio). 432.- Melena: (Signo); Es la expulsión por el recto de sangre digerida, proveniente del aparato digestivo superior, es el signo capital en el sindrome de HDS. Las causas son: esofagitis, gastritis duodenitis, úlcera péptica gástrica y duodenal, cáncer gástrico, discracias sanguíneas, y traumas de la vía digestiva superior por ingestión de cuerpos extraños. Revisión Digestivo Inferior 433.- Ritmo Evacuatorio: Es el número de veces que se evacua la ampolla rectal en 24 horas, lo normal en el adulto es por lo menos una vez en ese lapso; Los niños recién nacidos evacuan la ampolla rectal cada vez que comen, a medida que se avanza en edad, se hace menos frecuente. Las heces en condiciones normales, deben tener olor sui generis, color marrón, tamaño aproximado de una papa mediana y proporcional a la ingesta, de consistencia sólida blanda, sin restos de alimentos indigeridos ni otras sustancias.

165

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

434.- Diarrea: (Signo); Es el cambio de consistencia normal de las heces de sólido a líquido, una sola evacuación líquida es diarrea. Las causas más frecuentes son: infección intestinal por virus, bacteria (salmonella y shigella, que producen el sindrome disenteriforme), hongo y parásitos (entamoeba histolítica que produce el sindrome disentérico), enfermedad inflamatoria del intestino: colitis ulcerosa idiopática, sindrome de mala absorción intestinal, cáncer de colon ascendente, intolerancia al gluten, abuso de laxantes, masticación inadecuada. En los diabéticos una sola evacuación diarreica amerita hospitalización, para evitar descompensación, o tratarla si se ha presentado. 435.- Estreñimiento: (Síntoma); Es la imposibilidad de evacuar la ampolla rectal por lo menos una vez cada 24 horas. La causa benigna más frecuente en la actualidad, es la inhibición del reflejo evacuatorio de la ampolla rectal, debido al ritmo incesante de múltiples actividades, el escaso tiempo disponible para la realización de las funciones primarias y personales de la vida, las personas permanecen fuera del hogar durante largos períodos, y al no tener la posibilidad de realizar el acto evacuatorio en baños públicos, no disponer del tiempo, (una hora específica en la mañana al levantarse, al acostarse, o posterior a las comidas); bloquean el reflejo evacuatorio. Todas estas situaciones contribuyen al estreñimiento funcional; Otras causas frecuentes: hipertonicidad del esfínter anal, dolicocolon, megacolon, cáncer de colon descendente, heces de gran tamaño que producen dolor al evacuar, hipotiroidismo, diábetes por neruropatía autonómica, fase de estreñimiento en infestación por entamoeba histolítica. 436.- Constipación: (Síntoma); Es la evacuación diaria de heces duras, lo cual produce molestias anales y pueden lacerar el esfínter. Las causas más frecuentes son: escasa ingestión de líquidos, tránsito retrasado de heces en el intestino por neuropatía autonómica, que disminuye el peristaltismo de avanzada; megacolon, dolicocolon; en los ancianos ocasionalmente, es necesario efectuar la extracción manual de las heces impactadas, ya que de otra manera es imposible la

166

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

expulsión. Existen autores que establecen sinonimia entre el estreñimiento y la constipación. 437.- Tenesmo Rectal: (Síntoma); Es la necesidad y deseo ineficaz de evacuar la ampolla rectal, esta sensación ocasional o permanente se produce en: proctitis, tumores rectales benignos y malignos, divertículos, infección parasitaria del ano y recto (tricocéfalos y oxiuros), crecimiento prostático en el hombre, la sodomía y los cuerpos extraños en el recto. 438.- Pujo Rectal: (Síntoma); Es la evacuación dolorosa y con esfuerzo de la ampolla rectal, puede producir anorragia por laceración del esfínter anal. Las causas que se mencionan son: constipación, heces caprinas (escíbalos), estreñimiento, enema de retención y neuropatía autonómica que disminuye el peristaltismo de avanzada. 439.- Esteatorrea: (Signo); Es la evacuación de heces de gran volumen, por abundante contenido graso, flotan en el agua de la poceta, debido a que las moléculas de grasa que están muy separadas, se comportan como flotador. Se observa en la pancreatitis crónica, porque no se produce la lipasa pancreática para la digestión de las grasas. 440.- Creatorrea: (Signo); Es la evacuación de heces con gran contenido de fibras protéicas, fétidas, color marrón, voluminosas, por la incapacidad del páncreas para producir proteasa (pérdida de la función exocrina del páncreas), para digerir las proteínas. Frecuente en la pancreatitis, y en el sindrome de mala absorción intestinal, defecto en la masticación por anodoncia y exodoncia múltiple. 441.- Hematoquexia: (Signo); Es la expulsión de sangre por el ano, proveniente del aparato digestivo inferior (debajo del ángulo de Treitz), de acuerdo al sitio de sangramiento se denomina: anorragia, rectorragia, y enterorragia. Es el signo principal y característico de la hemorragia digestiva inferior (HDI), la sangre puede

167

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

ser roja rutilante y parcialmente digerida, dependiendo de la altura del sangrado. Si está cerca del ano, es roja rutilante. Las causas frecuentes son: sindrome de Zollinger Ellison (Gastrinoma), diverticulitis, tiflitis, proctitis, colitis amibiana, colitis ulcerosa idiopática, síndromes disentérico y disenteriforme, cáncer de colon (es diarreica en el ascendente y la sangre aparece combinada con las heces, en el descendente la sangre cubre a las heces acintadas). 442.- Anorragia: (Signo); Es el sangrado por el ano, proveniente del ano, puede ser escaso y copioso, en el primer caso se debe a constipación, estreñimiento, impactación fecal, sodomía, introducción de objetos extraños, que producen laceración del esfínter anal; y el copioso puede ser ocasionado por ruptura de hemorroides internas y externas, y discracias sanguínea. 443.- Rectorragia: (Signo); Es la expulsión de sangre por el ano, proveniente del recto, es roja rutilante, porque está cercana al sitio de expulsión. Las causas son: trauma por impactación fecal, sodomía y la introducción de cuerpos extraños; rectocolitis ulcerosa, cáncer rectal, diverticulitis rectal, y discracias sanguínea. 444.- Enterorragia: Es la expulsión por el ano de sangre proveniente del intestino delgado y grueso, en general es roja oscura, parcialmente digerida, las causas más frecuentes son: rectocolitis ulcerosa idiopática, amibiana, ébola, cáncer de colón, sindrome de mala absorción intestinal menos frecuente, ingestión accidental o intencional de cuerpos extraños. 445.- Meteorismo: (Síntoma); Es la percepción consciente y molesta de la función intestinal, produce cólico, distensión y deformidad parcial y temporal del abdomen, debido al conflicto del componente líquido sobre el gaseoso, dentro de las vísceras huecas (intestinos delgado y grueso). Puede ser generalizado y localizado. Las causas más frecuentes son: sindrome de mala absorción intestinal, infecciones y cáncer de colon, intolerancia al gluten, y colitis ulcerosa idiopática.

168

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

446.- Borborigmo: (Síntoma); Es la percepción consciente y molesta de la función intestinal que produce cólico, debido al conflicto del componente gaseoso sobre el líquido, dentro de las vísceras huecas (intestinos delgado y grueso). Las causas más frecuentes son: aerofagia, multiplicación de bacterias productoras de gas, y pancreatitis crónica. 447.- Incontinenecia Rectal: (Signo); Es la salida espontánea de la materia fecal, por imposibilidad de controlar el esfínter anal, las causas más frecuentes son: ancianidad, lesión de motoneurona inferior (LMNI), posterior a hemorroidectomía y cura quirúrgica de prolapso rectal, en el parto por ruptura del esfínter anal y episiorrafia inadecuada. 448.- Retención Rectal: (Síntoma); Es la imposibilidad de evacuar la ampolla rectal, por dificultad para relajar el esfínter anal. Las causas son: cirugía para corrección de incontinencia, episiorrafia con inadecuada sutura del esfínter anal, lesión de vía piramidal, y trastorno del sistema nervioso autónomo en la diábetes. 449.- Prurito Anal: (Síntoma); Es la sensación de picazón, y el consecuente rascado del esfínter anal. Las causas son: mal aseo anal después de la evacuación, hemorroides, parasitosis por oxiuros y tricocéfalos. 450.- Flatulencia: (Signo); Es la expulsión de gases, exagerada y permanente por el ano, provenientes del tubo digestivo, puede ser sonora y silenciosa, fétido y sin olor. En condiciones normales se expulsan 50 cc aproximadamente de gases, generados por la digestión; en casos patológicos, durante todo el día ocurre la expulsión explosiva, que pueden interferir con el trabajo y las relaciones sociales. Las etologías son: masticación incompleta, aerofagia, sindrome de mala absorción intestinal y en ocasiones es denominada idiopática ya que no se encuentra la causa de este signo.

169

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

451.- Proctalgia: (Síntoma); Dolor referido y producido en el recto, se presenta espontáneamente y durante el momento de la evacuación. Las causas son: proctitis, sodomía, introducción de cuerpos extraños, cáncer de recto y rectocolitis. 452.- Cólico Abdominal: (Síntoma); Es el dolor referido a la cavidad abdominal, que asciende lentamente hasta llegar a la máxima intensidad, y luego desciende lentamente, aún sin tratamiento, describiendo una curva sinusoidal; Es producido por contracción de la musculatura lisa de las vísceras huecas del tubo digestivo. Las causas más frecuentes son: parasitosis, infección viral y bacteriana, colitis, sindrome de mala absorción intestinal, obstrucción intestinal, apendicitis, colecistitis, y diverticulosis. 453.- Acolia: (Signo); Evacuación de heces claras, debido a sindrome de ictericia obstructiva, que impide la salida de la bilis al duodeno, y con ello la coloración de las heces por el urobilinógeno. Las causas son: hepatitis viral primaria y secundaria, litiasis coledociana, carcinoma de ampolla de vater, y carcinoma de cabeza de páncreas. 454.- Pleocolia: (Signo); Evacuación de heces en bandera, multicolor que se observa en la fase de instalación y recuperación de la acolia, las heces tienen aspecto oscuro y claro, porque se inicia el paso de bilis al duodeno, debido a que el proceso obstructivo está cediendo; Las causas son: inicio y final de procesos que producen acolia a excepción del carcinoma de la ampolla de vater y cabeza de páncreas que evolucionan rápidamente con alta tasa de mortalidad. Revisión Urinario 455.- Ritmo Miccional Diario: Es el número de veces que se efectúa la micción en 24 horas, en condiciones normales la vejiga de la mujer es de mayor capacidad, y por la incomodidad para la micción en sitios poco confiables, la frecuencia oscila entre 3 y 5 veces al día; En contraposición el hombre tiene la vejiga menos

170

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

contentiva y mayor facilidad para realizar la micción, casi en cualquier lugar, la frecuencia oscila entre 4 a 7 veces al día. La disminución del ritmo miccional ocurre en el hombre por prostatismo, hipertrofia prostática, litiasis uretral no oclusiva, que produce la vejiga de esfuerzo; en la mujer el aumento del ritmo miccional se debe a infección urinaria, trigonitis, cistitis, embarazo y cistocele 456.- Diúresis: Es la producción de orina por el riñón en 24 horas, en condiciones normales es 1 cc por kg peso/día, por lo que una persona de 70 kgs produce aproximadamente 1,600 a 1,700 lts/día. Es diferente a la micción ya que el paciente con diúresis adecuada, si está imposibilitado para la micción, desarrolla globo vesical. La diúresis se modifica con la ingesta abundante de líquidos, las condiciones ambientales extremas, y la ingesta de diuréticos. 457.- Anuria: (Signo); Es la disminución de la diúresis menor a 50 o 100 cc. Las causas más frecuentes son: ausencia de ingesta de líquido durante varios días, hipovolemia severa, quemaduras extensas, shock hipovolémico, IRA, e IRC. El organismo humano sin ingesta de líquidos, tiene una producción endógena de orina de 500 cc aproximadamente cada 24 horas, pero esta reserva dura pocos días. Si la función renal esta deteriorada y la recuperación de la volemia no se realiza rapidamente, desarrolla la IRA y luego la IRC. 458.- Oligura: (Signo); Es la disminución de la diúresis menor de 400 a 800 cc. Las causas son: disminución de la ingesta de líquido durante varios días, hipovolemia, fase inicial del shock hipovolémico, IRA, e IRC. 459.- Poliuria: (Signo); Es el aumento de la diúresis mayor a 2000 cc. Las causas más frecuentes son: diábetes mellitus, diábetes insípida, abuso de diuréticos, polidipsia psicógena, y recuperación de IR en fase poliúrica. 460.- Mición: Es la expulsión de orina por la uretra proveniente de la vejiga, en condiciones normales la vejiga de la mujer es de mayor capacidad y cada micción

171

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

es de aproximadamente de 250 a 350 cc; en contraposición, el hombre tiene la vejiga menos contentiva, y cada micción es de 150 a 200 cc. 461.- Disuria: (Síntoma); Es el ardor o dolor que se presenta durante la micción, por infección del tracto urinario, microlitiasis, y coagulos. Puede ocurrir al inicio, en la mitad y al final de la micción. En el primer caso corresponde a infección de la uretra (uretritis), en segundo lugar corresponde a cistitis (la mujer que inicia relaciones sexuales, la presenta por el trauma del coito, es la cistitis de la recién casada) y trigonitis, en tercer lugar es causada por ureteritis y pielonefritis. 462.- Polaquiuria: (Síntoma); Es el aumento de la frecuencia de la micción, sin aumento de la diéresis; Las causas son diferentes según el género: en la mujer se observa en infección urinaria baja, cistocele, y embarazo; en el hombre cuando presenta infección urinaria baja (uretritis), y el sindrome obstructivo bajo (la orina surge por rebozamiento vesical). 463.- Enuresis: (Signo); Es la micción involuntaria durante el sueño, en el niño está relacionada con inmadurez del SNC, el miedo y fobia que le impiden levantarse, e ir al baño cuándo tiene necesidad de orinar; También la ingesta de abundantes líquidos, sin vaciar la vejiga urinaria antes de dormir. 464.- Nicturia: (Signo); Es el cambio del ritmo miccional del día para la noche, la causa más frecuente es ICD y edema de miembros inferiores por várices, ya que al cambiar la posición ortostática por el decúbito, se reabsorven los edemas, aumenta el flujo sanguíneo renal, la filtración glomerular y la producción de orina. 465.- Pujo Urinario: (Síntoma); Es la evacuación de la vejiga urinaria con esfuerzo, ocasionada por infección urinaria baja, debido a la obstrucción por cálculos y coágulos en el trayecto de los uréteres, vejiga y uretra.

172

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

466.- Tenesmo Urinario: (Síntoma); Es la necesidad y deseo ineficaz de evacuar la vejiga urinaria, esta sensación ocasional o permanente la puede ocasionar: cistitis, tumor vesical benigno y maligno, cistocele y sindrome obstructivo bajo. 467.- Uretrorragia y/o Hematuria: (Signo); Es la expulsión de sangre por la uretra, puede ser sangre únicamente o en combinación con orina. Existen varios tipos según el lugar del tracto urinario que sangre, ejemplo en la GNA, donde el daño es glomerular la hematuria es oscura (pepsicola); en la expulsión de cálculos (litiasis uretral y ureteral), tumores de vejiga, no da tiempo a metabolizar la sangre, por el ph ácido de la orina, y la orina es roja, rojita (frescolita). Las causas de hematuria más frecuentes son: litiasis, infección urinaria, tumor urinario, GNA, pielonefritis, discracias sanguínea, y la uretrorragia es producida por tumores malignos y litiasis en la uretra peneana. 468.- Coluria: (Signo); Es la expulsión de orina coloreada, en condiciones normales la orina es de color amarillo claro, por los urocromógenos urinarios, pero en el caso de la hematuria el color cambia a oscuro, rojo rutilante, y en la ictericia obstructiva el color va desde amarillo intenso a naranja (hepatitis viral, litiasis coledociana, carcinoma de la ampolla de vater y en la cabeza del páncreas). 469.- Incontinencia Urinaria: (Signo); Es la salida espontánea de orina, por imposibilidad de controlar el esfínter vesical, se observa en: ancianidad, andropausia, menopausia, cirugía de cistocele, próstata y lesión de motoneurona inferior. 470.- Retención Urinaria: (Síntoma); Es la imposibilidad de evacuar la vejiga urinaria, por dificultad para relajar el esfínter vesical; Las causas más frecuentes son: litiasis uretral, ureteral bilateral, sindrome obstructivo bajo, pelvis congelada por cáncer genital femenino, prolapso genital y LMNI.

173

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

471.- Cólico Nefrítico: (Síntoma); Dolor ocasionado por la presencia y/o descenso de cálculos y coagulos en el sistema urinario, según la mayoría de los autores es el dolor más intenso que se conoce, aún por encima del dolor de IM; en su forma más clásica se inicia en la región lumbar uni o bilateral, se irradia al flanco del mismo lado, fosa iliaca y luego a genitales (escroto en el hombre y labios mayores en la mujer). Puede iniciarse también, en los puntos ureterales: superior, medio e inferior, el cólico describe la curva de ascenso lento hasta llegar a la mayor intensidad y luego desciende lentamente, no se calma en ninguna posición, produce concomitantes como: náuseas, vómitos, escalofrío, piloerección y en ocasiones sensación de muerte inminente. Revisión Ginecológico 472.- Leucorrea: (Signo); Es la expulsión de secreción blanquecina por el introito vaginal proveniente de la vagina, es la expresión de procesos infecciosos; En las niñas recién nacidas con infecciones respiratorias superiores, en ocasiones presentan leucorrea; Se describen varios tipos de leucorrea, que orientan al diagnóstico y al agente etiológico: la secreción blanquecina tipo leche cortada sin prurito vaginal y olor a fruta madura, orienta a infección micótica por monilias (frecuente en diabéticas), si se presenta con prurito vaginal la sospecha es tricomoniasis, si es amarilla y purulenta por bacteria gram positiva, la verdosa purulenta por haemophylus influenzae, la herrumbrosa por clamydias y si el olor es a pescado descompuesto por gardnerella vaginalis. 473.- Galactorrea: (Signo); Es la salida espontánea o provocada de secreción láctea, por las mamas (en ausencia de lactancia), puede cursar con amenorrea y aparece en diferentes etapas de la vida de la mujer. Las causas son: el prolactinoma, aumento de prolactina, sindrome de Sheehan, etc. 474.- Frigidez: (Síntoma); Es la disminución o ausencia del deseo por las relaciones sexuales, en la mujer. Tiene diferente causas, en general emocionales

174

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

y educativas, ejemplo las latinoamericanas, donde la sociedad es machista y la mujer carece de información relacionada con la importancia del orgasmo; La doble función de madre trabajadora, en el hogar y fuera de él, produce agotamiento que disminuye el deseo sexual; y la falta de educación sexual sobre la importancia de su participación como ente activo en el acto sexual, le trasmite la percepción que la relación sexual carece de importancia; y la dispareunia como causa física. 475.- Amenorrea: (Signo); Ausencia del período menstrual por 60 días o 3 períodos. Se clasifica en: Amenorrea primaria, cuándo a los 18 años no ha presentado menarquia (primera menstruación), las causas más frecuentes son: trastornos genéticos (Sindrome de Turner), agenesia ovárica, hipopituitarismo, insuficiencia suprarrenal, himen imperforado (falsa amenorrea, ya que realmente si hay menstruación, pero no puede salir, y se forma un hematocolpo), y Amenorrea Secundaria, después de haber presentado la menarquia aparece amenorrea, la cual se subdivide en Fisiológica, las causas son: embarazo, lactancia y menopausia. Patológica, en este tipo las causas más frecuentes están relacionadas con trastornos hormonales: tiroideo (hipo e hipertiroidismo), hipofisiario, sindrome de Sheehan; Addison, y uso prolongado de esteroides. 476.- Hipomenorrea: (Signo); Es la disminución del volumen del flujo menstrual, se confirma con el número de toallas sanitarias y la cantidad de flujo; En condiciones normales cada período menstrual produce pérdidas hasta de 150 ml, que son recuperadas por la producción de glóbulos rojos, antes del próximo ciclo. Las causas son: endometritis, anemia, IRC, hipotiroidismo desprendimiento parcial del endometrio, y TBC endometrial. 477.- Hipermenorrea: (Signo); Es el aumento del volumen del flujo menstrual, se confirma con el número de toallas, y el volumen de flujo. Las etiologías son: miomas y pólipos uterinos, discracias sanguínea, retroflexión uterina, coagulopatía de consumo, contracción miometrial insuficiente, dispositivo intrauterino (DIU), y leucemia.

175

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

478.- Oligomenorrea: (Signo); Es la disminución del número de ciclos en un año, por debajo de 8, (lo normal son 12 ciclos), debido a la prolongación del período intermenstrual. Las causas son: persistencia del folículo ovárico, aborto prematuro, sindrome de ovario poliquístico (Stein-Leventhal), etc. 479.- Polimenorrea: (Signo); Es el aumento del número de ciclos en un año, más de 14 debido a la disminución del período intermenstrual, (lo normal son 12 ciclos). Las causas conocidas son: maduración folicular acortada y fase luteínica acortada. 480.- Menometrorragia: (Signo); Es la duración del período menstrual mayor a 7 días (lo normal es de 3 a 5 días). Las causas más frecuentes son: miomas submucoso, pólipos uterinos, retroflexión uterina, leucemia, contracción miometrial insuficiente, coagulopatías, dispositivo intrauterino (DIU), y trombocitopenia. 481.- Metrorrragia: (Signo); Es el sangrado vaginal acíclico (intermenstrual), puede ser ocasionado por: carcinoma de endometrio (en post-menopáusicas), pólipos cervicales, iatrogenia hormonal, y olvido de la ingestión de ACO. 482.- Fecha de Última Regla: (Signo); Es la fecha en que apareció por última vez la menstruación. Es útil para sospechar embarazo, durante la etapa hipotiroidismo, hipopituitarismo, sindrome de Addison y de Sheehan. 483.- Menopausia: (Signo); Es el cese natural de la menstruación y del ciclo reproductivo de la mujer (la última regla); aparece entre los 45 y 55 años de edad, debido a atrofia ovárica y la disminución de la producción de hormonas femeninas; la mujer se percata de que fue la última regla, tiempo después que no la presenta más. Ocurre también de forma artificial (provocada), si se realiza histerectomía parcial o total; Cuándo aparece precozmente antes de los 30 años, es la menopausia precoz y las causas son déficit hormonal hipofisiario y prolactinoma. fértil; menopausia en mujeres mayores de 45 años y patología hormonal como el

176

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Revisión Genital Masculino 484.- Andropausia: (Síntoma); Disminución de la capacidad sexual del hombre, declina el deseo, la potencia sexual, aparece la eyaculación precoz, fatigabilidad, astenia, osteoporosis, disminución de la concentración y memoria. La causa es la atrofia testicular, orquiectomía y la involución fisiológica de la función gonadal. Es el equivalente a la menopausia. 485.- Climaterio: (Síntoma); Conjunto de manifestaciones psíquicas, emocionales y físicas del período perimenopáusico (pre, intra y post-menopáusica); El hombre andropáusico también lo presenta. El trastorno emocional se expresa con: tristeza, llanto fácil, irritabilidad emocional y minusvalía; En la esfera física y funcional: astenia, fatigabilidad, sudoración, oleadas de calor intenso, rubicundez de la cara (bochorno), pérdida de la turgencia de la piel, acentuación de arrugas, ojos y vagina secos, letargia y dispareunia; En la esfera psíquica: depresión severa, insomnio, amnesia anterógrada y retrógrada. Es denominada la etapa crítica, se necesita compresión familiar para disminuir las consecuencias relacionadas con el deterioro de la relación familiar, que pueden llevar al suicidio. 486.- Impotencia: (Síntoma); Imposibilidad del hombre para lograr la erección del pene, en la juventud la causa más frecuente es emocional (temor al fracaso como “macho”, abuso físico, sexual y primera relación sexual traumática); y la psíquica ocurre por presiones económicas, en el trabajo, y la dificultad para relacionarse socialmente; En el adulto mayor, la disminución de la virilidad, enfermedades degenerativas, diabetes mellitus, alcoholismo y andropausia. 487.- Eyaculación Precoz: (Síntoma); Es la imposibilidad del hombre para mantener la erección por el tiempo adecuado (20 a 40 segundos), se produce el orgasmo y la salida del semen rápidamente. Las causas más frecuentes son: emocionales, falta de comunicación en la pareja, se sugiere terapia profesional y consejería matrimonial.

177

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

488.- Eyaculación Retrógrada: (Síntoma); Es la imposibilidad del hombre para eyacular hacia el exterior de la uretra, el semen drena en sentido contrario hacia la vejiga urinaria. 489.- Uretrorrea: (Signo); Es la salida de secreción (no seminal), de diferentes tipos por la uretra, es frecuente en infecciones virales y bacterianas. La gonorrea es la más evidente, con la aparición de gota purulenta matutina, espontánea o por expresión del pene (ordeño). En el período de excitación sexual normalmente, se observa secreción no patológica al inicio de la erección, es el lubricante para la relación sexual. 490.- Dolor Testicular: (Signo); Es la molestia o sensación de displacer referido a los testículos, producido por diferentes causas: orquitis secundaria a infecciones locales, sistémicas (parotiditis), traumas, y cáncer de testículo. Revisión del Sistema Neurológico 491.- Convulsión: (Signo); Movimientos involuntarios de los músculos voluntarios, que pueden ser: tónica, clónica y tónico-clónicas; parciales o generalizadas; con y sin pérdida del conocimiento; con y sin memoria del evento; además el período post-ictal está caracterizado por cefalea, hipersomnia y somnolencia; Es producida por diferentes lesiones en el SNC entre las cuales están: hipoxia, hipoglicemia, hiperglucemia por diábetes mellitus descompensada, epilepsia, encefalitis, meningoencefalitis, hiponatremia, hipocalcemia, infecciones parasitarias (cisticerco y amibas), LOE intracraneanas malignas y benignas, etc. 492.- Coma: (Signo); Es la pérdida de la conciencia, de la vida de relación, aunque se conserva la vida vegetativa (respiración y función cardíaca). Existen numerosas maneras de clasificar el coma, sin embargo, haciendo honor a la semiología que es el objetivo principal de esta compilación, se describirá la que por los diferentes signos y síntomas que presenta el coma, provee ayuda diagnóstica, etiológica,

178

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

evalúa el compromiso de la vida y el posible tratamiento. 1) Coma traumático: es producido por traumas: indirectos y directos, de las estructuras subcorticales y mesencefálicas; se involucran tres mecanismos diferentes: a.- Conmoción, ocurre por sacudida o vibración encefálica con repercusión sobre el tronco cerebral por la violencia ocurrida dentro de la bóveda craneana, la aparición del coma es simultánea con el traumatismo, de breve duración, no más de 60 minutos, sin hipertensión endocraneana ni alteración del líquido cefalorraquídeo y ausencia de signos neurológicos focales; b.- Contusión, existe lesión evidente de estructuras neurológicas, los signos pueden tardar horas en aparecer, es duradero, la topografía, intensidad y extensión de las lesiones es variable; En el sitio de la contusión hay destrucción ósea, infiltración hemorrágica de la región neurológica lesionada y edema perilesional; hay signos neurológicos y alteraciones de las funciones vegetativas (hipertonía de descerebración, arreflexia, parálisis de localización variable y respiración de Cheyne-Stokes) c.- Compresión, el trauma ocasiona hemorragia colectada que crece y comprime el parénquima cerebral, es de instalación rápida. Es la situación quirúrgica por excelencia en el trauma craneoencefálico; produce en el SNC: hematoma extradural (epidural); y subdural. 2) Coma por ECV: Lo resaltante en este tipo de coma es la apoplejía, el elemento primordial es el trastorno circulatorio primario y los desencadenados por el agente causal: a.- Hemorragia meníngea (epidural, subaracnoidea y subdural); b.- Parenquimatosa (localizada en el cerebro con y sin inundación ventricular, capsular y paracapsular); c.- Reblandecimiento por infarto cerebral, éste se clasifica en: isquémico, trombótico y vasoespástico, y encefalopatía hipertensiva. 3) Coma Metabólico y Endocrino: cetoacidosis diabética, urémico, hepático, hipoglicémico; Addison, hipo e hipertiroidismo. 4) Coma por LOE Intracraneana: tumores, abscesos y quistes parasitarios. 5) Coma por Infecciones: encefalitis, meningitis, tromboflebitis séptica, empiema subdurales y septicemia. 6) Coma por Intoxicación exógena: alcohol, barbitúricos, sedantes, cocaina, opio, atropina, y monóxido de carbono. 7) Coma por Agentes físicos: calor, frío y electricidad. 8) Coma Post-epilépticos y post-convulsivos. 9) Coma Anóxico: anestesia

179

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

prolongada, ascenso a grandes alturas, paro cardíaco, taponamiento cardíaco y embolía pulmonar masiva. 493.- Amnesia: (Signo); Es la pérdida de la memoria, esta puede ser parcial, posterior a traumatismo craneoencefálico, período de coma prolongado, ECV isquémica y hemorrágica. La amnesia de acuerdo a como se manifieste la pérdida de la memoria, puede ser: anterógrada, donde la pérdida de la memoria es para los eventos recientes, ocurre en ancianos, y retrógrada, cuándo la pérdida de la memoria es para los eventos antiguos, y la amnesia total, cuándo se pierde la memoria de todos los eventos, ocurre en la demencia senil, enfermedad de Parkinson, Alzheimer y post-traumático severo. 494.- Hipomnesia: (Signo); Disminución de la memoria, puede ser causada por cefalea muy intensa, trauma craneano leve, período post-ictal de la convulsión en epilepsia y en estados de estrés. Revisión del Sistema Osteomuscular 495.- Artralgia: (Síntoma); Dolor en una o varias articulaciones, sin inflamación; puede ser ocasionada por movimientos extremos de las articulaciones, trabajos excesivos, infecciones virales, gripe y en reumatismo articular. 496.- Mialgia: (Síntoma); Dolor en las masas musculares pequeñas y grandes, puede ser localizada y generalizada; Las causas son: ejercicios extremos, trabajos prolongados, infecciones virales, gripe, frío intenso y fibromialgia reumática. 497.- Ostalgia: (Síntoma); Dolor en los huesos que puede ser: localizado, en traumas leves y en la leucemia (ostalgia esternal y tibial); y generalizada, aparece en las infecciones virales, gripe, trabajos excesivos y en la etapa de crecimiento.

180

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Revisión del Sistema Dermatológico 498.- Exantema: (Signo); Erupción en la piel que puede ser: Monomorfo: con evolución secuencial de las lesiones: mácula, pápula, vesícula y pústula; y Polimorfo: varias formas de erupción, en un solo lugar. Localizado: En algún lugar específico: tórax y abdomen, denominado centrípeto en la rubéola, y centrífugo en cara y miembros se observa en el sarampión; y Generalizado: Se observa en todo el organismo: en la varicela zoster, eritema polimorfo y alergia. El exantema puede aparecer solo, y acompañado de enantema. Las causas más frecuentes son: infección viral (dengue hemorrágico, sarampión, rubéola, y parotiditis), bacteriana (sífilis secundaria, salmonelosis y cólera), tóxica, medicamentosa, púdica por reflejo vasomotor en individuos muy tímidos y en la post-vacunación. 499.- Enantema: (Signo); Erupción en las mucosas, es frecuente en boca, lengua orofaringe, esófago, vagina; al igual que el enantema puede ser: localizado, la micosis por monilias, se manifiesta con aftas; y generalizado, en la varicela zoster. 500.- Mancha: (Signo); Lesión primaria de la piel, plana, llamada también mácula, no tiene lesión que la anteceda, es menor de 1 cm, puede ser pruriginosa, hipercrómica, acrómica, hipocrómica, y azul. Es localizada en la pitiriasis blanca y generalizada en la fase inicial de la varicela zoster y alergia cutánea. 501.- Pápula: (Signo); Lesión primaria de piel, surge como lesión inicial o posterior a la mancha en la evolución; Es elevada, menor de 1 cm de diámetro y consistencia dura. Las causas son similares a las manchas: el eritema papuloso, la etapa de pápula de la varicela zoster y el herpes zoster, en este caso sigue el trayecto del nervio. 502.- Vesícula: (Signo); Lesión primaria de piel inicial o posterior a la pápula, al confluir forman las flictenas, se diferencia de la mancha y la pápula porque tiene

181

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

contenido líquido en su interior: seroso y hemorrágico. El tamaño es menor de 1 cm, difícil de romper como en el pénfigo vulgar, fácil en el infeccioso, varicela, herpes, quemaduras físicas, y químicas. 503.- Pústula: (Signo); Lesión primaria de piel posterior a la vesícula, se diferencia de la mancha, la pápula y la vesícula porque el contenido es purulento. Las causas son: varicela zoster, herpes, impétigo, pénfigo infeccioso, y vulgar. 504.- Ictericia: (Signo); Coloración amarilla de piel y mucosas, debido al aumento de la bilirrubina sérica por encima de 2 mgs/dl. Se clasifica en: pre, intra y posthepática; Las causas en el recién nacido son: la incompatibilidad de grupo y Rh, entre los padres (produce el Kernicterus y en ocasiones causa la muerte); En los adultos la ictericia pre-hepática es producida por la anemia hemolítica y enfermedades autoinmunitarias (LES), en este caso la ictericia es a predominio de la bilirrubina no conjugada (indirecta), la cual es soluble en lípidos. La hepática y post-hepática, produce ictericia a predominio de la bilirrubina conjugada (directa), la cual es soluble en del páncreas, etc. 505.- Eritema: (Signo); Lesión primaria de la piel con enrojecimiento difuso o localizado, pruriginoso; ocasionado por congestión de los capilares que luego puede ulcerarse y convertirse en papuloso. Desaparece a la digitopresión. Existen varios tipos: calórico, centrífugo, congestivo, indurado, malar en LES, etc. 506.- Rubicundez: (Signo); Enrojecimiento intempestivo y paroxístico de la piel, localizado y generalizado, causado por efecto vasodilatador: en menopausia (facie y pabellones auriculares), feocromocitoma, crisis hipertensiva, emotiva, etc. 507.- Prurito: (Síntoma); Sensación que incita a rascarse, coloquialmente picazón. Es el tipo de dolor que se trasmite por las fibras nerviosas lentas, puede ser: plasma. Las causas son: hepatitis viral primaria y secundaria, cirrosis hepática, obstrucción de vías hepáticas, tumor de la cabeza

182

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

idiopático (de causa desconocida), y secundario a procesos alérgicos, infecciosos (escabiosis, sarampión, varicela y rubéola), IRC (azoemia), ictericia (las sales biliares irritan las terminaciones nerviosas), y senil, por procesos neurotróficos. Revisión del Sistema Endocrino 508.- Polidipsia: (Signo); Aumento de la ingestión de líquidos por sed excesiva, temporal o permanente, con frecuencia ocasionada por: hipovolemia, shock hipovolémico, diábetes insípida, diábetes mellitus, psicógena, uso de diuréticos, ingesta excesiva de sal y en la fiebre. 509.- Poliuria: (Signo); Aumento de la diúresis por encima de 2 litros; en la mayoría de los casos es secundaria a: polidipsia, diábetes insípida, urinario pero también corresponde a enfermedades endocrinas. 510.- Polifagia: (Signo); Aumento del número de veces, y de la cantidad de alimentos ingeridos diariamente. En condiciones normales los adultos ingieren 3 raciones de alimentos (desayuno, almuerzo y cena), y eventualmente 1 merienda. Este signo-síntoma se expresa con hambre voraz, excesiva, y la ingestión de todo tipo de alimento. Las causas frecuentes son: diábetes mellitus tipo 1 y 2, hipertiroidismo, sindrome de Cushing, polifagia psicógena, ansiedad, angustia, y posterior al ayuno prolongado. 511.- Intolerancia al Frío: (Síntoma); Es la imposibilidad o incapacidad de tolerar las temperaturas bajas, especialmente aquellas donde la mayoría de las personas toleran. Se manifiesta con: tiritar por frío, utilizar ropa propia de climas fríos o retirarse del ambiente que no tolera. Las causas son: hipotiroidismo, anemia, fenómeno de Raynaud, vasculitis autoinmunitaria, etc. diábetes mellitus, uso de diuréticos, fase de recuperación de IRA, etc. Fue definido en

183

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

512.- Bradilalia: (Signo); Es la articulación lenta de las palabras, lentitud anormal del lenguaje hablado, puede ser casi imperceptible en el paciente tímido, o claro y perceptible en el hipotiroidismo, donde cursa con bradipsiquia, puede llegar a extremos, en LMNS, donde se afecta el centro del lenguaje. 513.- Bradipsiquia: (Signo); Lentitud en las reacciones psíquicas y mentales; con pensamiento lento. Las causas son: hipotiroidismo, sindrome de Down, trauma cerebral severo, desnutrición crónica, alcoholismo crónico, ingestión prolongada de anticonvulsivantes, drogas sedativas, etc. 514.- Intolerancia al Calor: (Síntoma); Imposibilidad o dificultad para permanecer en sitios con temperatura cálida, comportamiento irritable en presencia de calor, uso de bebidas refrescantes en ambientes que relativamente son tolerados por la mayoría de las personas. Las causas son: hipertiroidismo, hipertensión arterial, obesidad, feocromocitoma, menopausia, andropausia, y psicógena. 515.- Caída del Cabello: (Signo); Es el desprendimiento anormal de mayor cantidad de cabello, por encima de la pérdida normal de 100 cabellos diarios, ocurre durante el día y la noche, espontáneamente, se observa en la almohada al levantarse y con cada pasada del peine; disminuye la cantidad de cabello en la cabeza. Las causas frecuentes son: infección por hongos (pitirosporum ovale), bacteriana (stafilococos), enfermedad autoinmunitaria (LES), hipertiroidismo, lupus discoide, idiopática, y presiones emocionales. 516.- Taquilalia: (Signo); Es el aumento de la velocidad al hablar, casi imposible de entender, las palabras surgen atropelladas; se conoce como taquifrasia y taquifremia, llamado así por la rapidez y volubilidad en el lenguaje hablado. Las causas frecuentes son: alteración mental (psicosis), hipertiroidismo y taquipsiquia. 517.- Taquipsiquia: (Síntoma); Aumento de la velocidad (rapidez), en los procesos psíquicos y emocionales, puede causar insomnio, no se concilia el sueño por los

184

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

incesantes pensamientos que surgen. Es llamado también taquifrenia, cuándo es morbosa. Se observa en: hipertiroidismo, epilepsia, sindrome bipolar, disociación psicótica y otros trastornos mentales. 518.- Dermografismo: (Signo); Estado en el cual el trazado en la piel realizado con estilete romo y con la uña, deja marcas manifiestas, elevadas, rojizas, semejante a la urticaria, relativamente duradera; ocurre en neuropatías por parálisis vasomotora; Frecuente en: hipotiroidismo, hipertiroidismo, periarteritis nodosa, vasculitis autoinmunitaria, etc. 519.- Deshidratación Extrema: Es el signo físico caracterizado por sed intensa, hundimiento de los globos oculares, signo del pliegue, oliguria, saliva espesa. Por pérdida de agua y electrolitos, se observa en: shock hipovolémico, diaforesis (sudoración profusa), poliuria masiva, permanencia en ambientes cálidos, insolación, diarrea, consumo de diuréticos, falta de ingesta de agua por largos períodos y diábetes mellitus descompensada. 520.- Manchas Café con Leche: (Signo); Lesiones maculares hipercrómicas, (marrones) de 1cm, irregulares, que se presentan en toda la piel constitucionalmente (pecas y nevus plano) o inducidas, en el sindrome de Addison y la neurofibromatosis de Von Reckinghausen. En otros casos son secuela de lesiones primarias por quemaduras, sobre todo en la raza negra. 521.- Cara de Luna Llena: (Signo); Es la facie en forma redonda, similar a la luna llena, abotagada, con y sin hirsutismo, rubicunda, puede ser: familiar, constitucional, por ingestión de esteroides exógenos o hiperprodución endógena de mineralocorticoides, en sindrome de Cushing. 522.- Jiba Cervical: Es el signo caracterizado por el abultamiento que produce la acumulación de grasa, en la región posterior del cuello, a la altura de la 7ma vértebra cervical, las causas son: obesidad mórbida y sindrome de Cushing.

185

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

523.- Obesidad Centrípeta: (Signo); Distribución patológica del tejido adiposo, en cantidad exagerada en la parte central del cuerpo, es decir entre la parte inferior del tórax y la superior del abdomen, es de mal pronóstico en hombres y mujeres, porque es factor predisponerte a enfermedad isquémica del corazón. En el sindrome de Cushing, se presenta con la jiba cervical, cara de luna llena y miembros inferiores delgados. 524.- Poliuria Masiva: (Signo); Aumento significativo de la diúresis, puede llegar a los 20 litros y más, por ausencia de producción de la hormona antidiurética o deficiencia de receptores para esta hormona en los túbulos renales; En ambos casos debido a diábetes insípida (central y periférica); También el exceso de diuréticos, la hiperkalemia, hiponatremia y la polidipsia psicógena. 525.- Sed Intensa: (Síntoma); Es la necesidad permanente e insaciable de ingerir agua, causada por: trastorno mental, diábetes mellitus tipo 1 y 2, diábetes insípida central y periférica, hipernatremia, deshidratación severa, shock hipovolémico, menopausia (por resequedad de mucosas), y la ingesta de medicamentos que producen sensación de boca seca, y es interpretada como sed. 526.- Hipersomnia: (Síntoma); Necesidad o el deseo permanente y patológico de dormir, es producido por varias patologías: anemia, hipotiroidismo, trauma craneoencefálico, consumo de drogas ansiolíticas, barbitúricos, anticonvulsivante, fase previa al coma y ECV. Revisión del Sistema Hematológico 527.- Astenia: (Síntoma); Es la falta o pérdida de la fuerza y el dinamismo normal para realizar labores habituales, incluyendo necesidades primarias (comer, evacuar, levantarse de la cama). Se observa en sindrome de Addison, desequilibrio hidroelectrolítico (hiponatremia, hipokalemia, hipomagnesemia),

186

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

deshidratación severa, inanición prolongada, agotamiento físico, IRC, SIDA, cáncer en etapa terminal, hipovitaminosis, etc. 528.- Debilidad: (Síntoma); En la escuela anglosajona es sinónimo de astenia. La escuela europea lo define como síntoma frecuente físico y mental, acompañado por la pérdida del deseo para la ejecución de tareas manuales e intelectuales. Las causas frecuentes son: encamamiento prolongado por enfermedades infecciosas, posterior al coma prolongado, IC, ausencia de ingestas proteica y lipídica, etc. 529.- Sangrado Activo: (Signo); Es la condición patológica que cursa sin causa aparente con: epistaxis, gingivorragia, petequias, hemorragias en la conjuntiva ocular, equímosis y en la mujer metrorragia intempestiva e inexplicable, simultánea y/o separada. Las causas son: hepatopatía crónica (disminución en la producción de factores de coagulación), trombocitopenia idiopática y secundaria (dengue hemorrágico, autoinmunitaria), leucemia, y en los hombres, la hemofilia. 530.- Fatigabilidad: (Síntoma); Susceptibilidad para el agotamiento y cansancio fácil, es la sensación de haber realizado exagerada actividad física, puede corresponder a: trastorno del sistema muscular (miopatía y acidosis láctica), del SNC (con disminución de la excitabilidad del nervio por estímulo repetido). Se observa en: ICI, ICC, IRC, alcoholismo crónico y avitaminosis del grupo B. Revisión del Sistema Psíquico 531.- Somnolencia: (Síntoma); Condición patológica involuntaria de permanecer durmiendo, sueño incontrolable con pesadez y torpeza mental, se describe previo al estupor y confusión mental. Se despierta con estímulos físicos para dormirse enseguida. Las causas son: anemia, post-convulsivo, meningitis, estados pre y post-comatoso, hipotiroidismo, hipoglucemia, hiperglucemia, edema cerebral, encefalitis, trauma craneoencefálico, ECV, y la hipertensión endocraneana.

187

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

532.- Insomnio: (Síntoma); Es el trastorno del sueño donde existe imposibilidad para dormir (desvelo), y/o despertares contínuos; se describe: Insomnio inicial, (predormicional), es la dificultad para conciliar el sueño; Insomnio intermedio, (posdormicional), despertar precoz, en una o varias oportunidades, poco tiempo después de estar dormido. Las causas son: psíquicas, presión laboral, en el hombre la impotencia y eyaculación precoz, hambre y estimulantes del SNC. 533.- Tristeza: (Síntoma); Sinónimo de melancolía, persistencia morbosa y obsesiva de emoción dolorosa (que domina la psiquis), causada por pérdida de seres queridos, desequilibrio de hormonas sexuales, en el climaterio (andropausia y menopausia), senil (involutiva), recurrente (obsesión y delirio), simple (sin delirio), apática (idiopática), y agitada (posterior a estado ansioso). 534.- Ansiedad: (Síntoma); Sensación de angustia e intranquilidad que impide alcanzar el sosiego, se presenta en enfermedades agudas, (enfermedad isquémica coronaria). También se observa en trastornos psíquicos y neurológicos. Se describe la ansiedad paroxística pura que es ocasionada por insuficiencia vascular transitoria del bulbo raquídeo, en otros casos por insatisfacciones personales y se trata de calmar con las comidas. 535.- Intento Suicida: (Síntoma); Acción voluntaria de quitarse la vida, por diferentes vías (arma de fuego, arma blanca, ahorcamiento, envenenamiento, y la intoxicación por medicamentos), es frecuente en los conflictos familiares, de pareja, social, o ante la evidencia de padecer enfermedades incurables y terminales; Acompaña también a trastornos psiquiátricos (psicosis en fase depresiva, paranoia y esquizofrenia), y en algunas prácticas religiosas no tradicionales que exigen de la persona, la vida como ofrenda ritual. 536.- Optimismo: (Síntoma); Es el estado emocional positivo, la disposición mental y espiritual a creer que todas las cosas funcionan bien; esto predispone al mejor cumplimiento de funciones y actividades. Se observa en personas con fortaleza

188

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

espiritual, creencias religiosas arraigadas, noticias favorables, y conocer que la enfermedad padecida tiene alta posibilidad de curación. 537.- Indiferencia: Síntoma de la esfera psíquica que traduce neutralidad e irrelevancia por los hechos que ocurren alrrededor, relacionado o no con la enfermedad; Es la falta de afinidad o acción preponderante. Se observa en psicosis (fase depresiva), esquizofrenia, etapa post-climax en consumo de alucinógenos, etc. 538.- Cambios de Conducta: Síntoma psíquico caracterizado por inestabilidad emocional, comportamientos extremos inexplicables, inconciencia de la situación, actos contrarios al comportamiento habitual. Las causas más frecuentes son LOE en lóbulo frontal cerebral, y trastornos psiquiátricos (psicosis maníaco-depresiva). El paciente es traído a la consulta por la familia, debido a que anteriormente era muy aseado y en la actualidad no se asea diariamente; el atuendo no es acorde a la situación y al lugar donde se encuentra; y el estado de ánimo oscila entre hilaridad, indiferencia hasta la tristeza absoluta.

189

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

CONCEPTOS DEL EXAMEN FÍSICO Los siguientes son los conceptos de los signos que deben ser obtenidos por el médico y el estudiante durante el examen físico, auxiliados con las maniobras descritas en las páginas 49 - 51, y provistos del instrumental médico completo, para elaborar la historia clínica, en el ámbito hospitalario venezolano. Examen Físico General 539.- Facie: Es el aspecto general de la cara, proporcionado por los rasgos expresivos, configuración anatómica y coloración. En algunos casos es tan evidente el conjunto de características que al simple “golpe de vista”, orienta hacia el diagnóstico. También se puede obtener el estado nutricional, anímico (tristeza, alegría, angustia, dolor y preocupación), y la hidratación. Existen variantes o clasificaciones de facie; se describirán algunas, que son de especificidad diagnóstica. Los tipos son: por la coloración: a) Rubicunda o eritrósica, puede ser normal, familiar, constitucional, producto de exposición al sol, calor y emoción. En casos patológicos: fiebre, alcoholismo, infecciosa, vasodilatación, eritrodermia, medicamentosa, poliglobulia primaria y secundaria; b) Pálida, puede ser familiar, mayor transparencia cutánea, anemia, esclerosis dérmica, GNA, (vasocontricción), insuficiencia aórtica, IM, emoción, e IRC donde además de pálida la facie es terrosa, por retención de urocromógenos; c) Cianótica, se observa en fístula arteriovenosa pulmonar, neumonía, cor-pulmonale crónico, ICD, oclusión de la vena cava superior; d) Ictérica, en hemólisis, alteración hepatocelular y obstrucción de las vías biliares, esta debe diferenciarse de la hipercarotinemia (pseudoictericia), en este caso sólo se tiñe la piel, no las mucosas; y es producida por la acumulación de carotenos y ácido pícrico; e) Melanodérmica, acumulación patológica de melanina, se observa en raza negra, exposición prolongada al sol, enfermedad de Addison, hemocromatosis (trastorno del metabolismo del hierro),

190

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

cloasma gravídico, neurofibromatosis de Von Recklinghausen; f) Nefrítica (nefrósica); en IRA, donde también se observa edema palpebral y abotagamiento y en la IRC, es terrosa y abotagada. Según la expresión y configuración: a) Dolorosa, cuándo hay hipertonía, excitación y dolor somático, los rasgos están desencajados, la mirada vaga, boca contraída, descenso de las comisuras labiales, dientes apretados y párpados contraídos; b) Ansiosa, en angustia, ansiedad, manía, excitación; rasgos faciales acentuados, comisuras estiradas, ojos bien abiertos, mirada brillante y escudriñadora; c) Vultuosa, en estados febriles: tosferina, sarampión. La facie es amplia, edematosa, especialmente en los párpados, y las conjuntivas se tornan enrojecidas; d) Adenoidea, en obstrucción nasal por hipertrofia de adenoides, cornetes, rinitis, que obliga a la respiración bucal, la boca permanece entreabierta, cejas elevadas, labio superior parece acortado y el maxilar superior se aplana; e) Esclerodérmica, propia de la esclerodermia, rígida, piel infiltrada por fibrosis, dificultad para la apertura de la boca, sonreir y cerrar los labios; f) Hipocrática, fue descrita por Hipócrates 460 A.C; se observa en la sepsis, enfermedades agudas severas y estados terminales del cáncer; la naríz luce afilada, los ojos hundidos, las sienes colapsadas, los pabellones auriculares fríos y contraídos, la piel de la frente rugosa y distendida y el color es verdoso, negro, lívida y plomo; g) Lunar, En sindrome de Cushing, redonda, papada submentoniana, piel delgada, rubicunda, violácea, hirsutismo y telangiectasias; h) Cretina, en insuficiencia tiroidea primaria congénita, redonda, inexpresiva, piel gruesa, arrugada, baja inserción del pelo en la frente, naríz ancha, boca entreabierta por macroglosia y párpados edematosos; i) Acromegálica, hiperfunción adenohipofisaria post-puberal, por aumento de la hormona del crecimiento, existe agrandamiento y rasgos toscos de la cara, pómulos y arcos superciliares prominentes, prognatismo, engrosamiento de labios, naríz y pabellones auriculares, macroglosia; j) Hipertiroidea, en la enfermedad de Graves Basedow y en la hiperfunción tiroidea; se observa exoftalmos uni y bilateral, mirada fija, brillante y expresión ansiosa; k) Asimétrica, en la parálisis del simpático cervical (sindrome de Claudio Bernard Horner), y la parálisis facial

191

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

periférica del mismo lado de la lesión, se observa lagoftalmo, epífora, borramiento de las líneas de expresión en la frente del lado lesionado y del surco nasogeniano, descenso de la comisura labial, signo del fumador de la pipa (parálisis de Bell), signo de Bell (al cerrar los ojos, el globo ocular del lado paralizado va hacia arriba, y se oculta el iris debajo del párpado superior) y signo de Negro (cuándo mira hacia arriba, el ojo del lado lesionado se dirije hacia afuera); l) Parkinsoniana, en la enfermedad de Parkinson y síndromes parkinsonianos, es inexpresiva (de jugador de poker), mirada fija y cutis graso; m) Miasténica, en Miastenia Gravis, mirada de astrónomo, los ojos entreabiertos, por pseudoptosis palpebral, que se instala en el transcurso del día, amanece normal y va agotándose; n) Tetánica, en tétanos, las comisuras bucales dirigidas hacia fuera y arriba con dientes descubiertos (risa sardónica), rigidez y dureza de la cara, expresión fija y contractura facial; o) Mongólica, en el sindrome de Down (mongolismo), cara redonda, hendiduras palpebrales oblícuas, epicanto, hipertelorismo, pabellones auriculares pequeños, en asa y de implantación baja, déficit mental, enrojecimiento de pómulos y naríz (Clown); p) Leonina, en la enfermedad de Hansen (lepra lepromatosa); se observa engrosamiento de la piel de la cara, por infiltración lepromatosa, el aspecto es grotesco y aparece el signo de fournier; q) Gerodérmica, en hipogonadismo, vejez y progeria; la piel es rugosa y seca, caída del pelo y palidez; r) Mixedematosa, en hipotiroidismo del adulto, la piel es pálida y gruesa, abotagada, edema palpebral, engrosamiento de la naríz y labios, es indolente. Puede describirse también, la facie deforme, producto de traumas de diferentes tipos, es aquella donde alguno de los órganos ha sufrido lesiones severas, como pérdida de un globo ocular, heridas deformantes, ausencia parcial y total de un pabellón auricular; y heridas extensas en los párpados. 540.- Adenomegalia: Es el aumento de tamaño de los ganglios linfáticos, en condiciones normales no deben ser visibles ni palpables. Cuándo se palpan es fundamental examinarlos cuidadosamente, para describir: localización, número, superficie, sensibilidad, consistencia, movilidad, confluencia, si están en alguna o varias regiones; porque depende de este análisis, el probable diagnóstico de la

192

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

patología. Cuándo se conoce y se sospecha la etiología de la adenomegalia se denomina adenopatía, y se coloca el apellido; Se describen varios tipos: adenopatía inflamatoria, cuándo drena el territorio específico del proceso inflamatorio: sublinguales cuándo la glándula sublingual está infectada, en caries y estomatitis; adenopatía carcinomatosa, cuándo es causada por linfoma de Hodgkin, en este caso son generalizadas; adenopatía supurativa, (fistulizada o escrófula), en TBC ganglionar; adenopatía metastásica, supraclavicular izquierda sugestiva de carcinoma de vías digestivas superiores. 541.- Enano: Es el retardo del crecimiento, se observa la estatura menor a 1.20 mts, se le denomina nanismo absoluto en el adulto; está asociado a: déficit y ausencia de hormona del crecimiento, raquitismo, lesión adquirida de la columna vertebral por TBC y mieloma, desnutrición extrema, y osteogénesis imperfecta. Existe el nanismo general, es armónico y universal y nanismo segmentario es incompleto y disarmónico; el hereditario, se observa en familias y grupos étnicos (pigmeos). La acondroplasia, es el nanismo por malformación esquelética: la cabeza es grande, la cara es pequeña con naríz chata, tronco bien desarrollado y miembros cortos (enano circense). Hipogenital por fusión precoz de los cartílagos epifisarios, las hormonas sexuales están elevadas; cursa con macrogenitosomía en los niños. 542.-Edema: Es la extravasación de plasma al espacio intersticial, puede ser: localizado, en ambos miembros inferiores y vespertino (ICD). En párpados y matutino (GNA post infecciosa y sindrome nefrítico). En miembros superiores, cara y cuelo (edema en esclavina por obstrucción de vena cava superior). En la cavidad peritoneal (ascitis de diferentes etiologías), y generalizado, llamado también anasarca (IRC, hipoproteinemia, cirrosis hepática, sindrome nefrótico, sindrome de mala absorción intestinal). Se describen tres mecanismos de producción para el edema: 1) Aumento de la presión hidrostática del capilar (HTA y obstrucciones venosas); 2) Disminución de la presión oncótica de las proteinas (hipoalbuminemia de diferentes etiologías); y 3) Aumento de la permeabilidad del capilar (vasculitis

193

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

inflamatoria y autoinmunitaria). Es importante investigar la data y forma de instalación del edema. 543.- Panículo Adiposo: Es la capa de grasa que en condiciones normales se ubica en la región subcutánea, entre la piel y la aponeurosis; varía con el estado nutricional y el sexo. Permite el deslizamiento de la piel sobre los planos profundos a excepción de las palmas de las manos y planta de los pies; Es laxo en genitales y párpados; puede disminuir en: caquéxicos y enflaquecidos (hipertiroidismo, diabetes mellitus tipo 1, anorexia nerviosa y sindrome de Addison); y aumentar en: obesos (diabetes mellitus tipo 2 y sindrome de Cushing). El tejido adiposo puede ubicarse patológicamente, en forma localizada y generalizada. En el sindrome de Cushing, se ubica en la región posterior de cuello formando la jiba (joroba), de forma androide alrededor del abdomen y predispone a patologías cardíacas, en las mejillas forma la cara de luna llena; y la lipomatosis, que es la formación de tejido graso en acúmulos, localizados en diferentes regiones del organismo; La generalizada en la obesidad. Piel 544.- Lipoma: Tumoración benigna de tejido adiposo, blanda, circunscrita, localizada en diferentes segmentos del organismo, sólo produce síntomas cuándo comprime las terminaciones nerviosas o está situado en la superficie articular; Ocasionalmente son de gran tamaño, ubicados en lugares evidentes, producen asimetría y deformidad. Las causas son: ingestas copiosas y por tiempo prolongado de alimentos ricos en grasa, trastornos metabólicos y hereditarios de depósito de tejido adiposo: Anular del cuello, arborescente, capsulado, difuso, etc. 545.- Telangiectacia: Dilatación de vasos capilares de pequeño calibre, estrelladas, casi exclusivamente en cabeza, tronco y extremidades superiores; desaparecen a la presión digital y se llena al soltar la presión, esto lo diferencia de

194

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

la petequia. Las causas frecuentes en cara y tórax son: alcoholismo crónico, hepatopatía crónica, cirrosis hepática, y la ingesta de estrógenos. 546.- Petequia: Lesión hemorrágica puntiforme en piel y mucosas, menor de 1 cm, producida por extravasación de sangre debido a: trombocitopenia idiopática, autoinmunitaria, infección viral (dengue), ingestión de salicilados, no desaparece a la presión digital. 547.- Víbice: Lesión hemorrágica en piel, de forma lineal, mayor de 1 cm, por extravasación de sangre debido a: trombocitopenia idiopática, autoinmunitaria, ingestión de AINES y salicilados, leucemia, traumas leves, y trastornos de la coagulación. 548.- Equímosis: Lesión hemorrágica por extravasación de sangre en el interior de los tejidos, en la piel evoluciona desde coloración morada a verdosa, mayor de 5 cms; producida por: traumatismos, ingestión excesiva de salicilados, la cadavérica se instala horas después de la muerte verdadera, en la intoxicación por monóxido de carbono aparece en pleura y pericardio. 549.- Palidez: Disminución del sonrosado natural de la piel y las mucosas, se evidencia con la inspección, en el examen físico porque los labios y el resto de la piel tienen la misma tonalidad. Las causas son: anemia, vasoconstricción periférica, shock, IM, ICI, edema agudo de pulmón, etc. Es importante no confundir la palidez con la ictericia. 550.- Estrías blancas: Líneas alba por atrofia cutánea, de forma alargada saliente plana o deprimida, aparece debido a desgarro por distensión y luego regresión de la piel; se observa en el abdomen de las multíparas después del parto, en obesos que han perdido varios kilos de peso, en corto tiempo.

195

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

551.- Estrías Rosadas: Líneas y surcos rosados por atrofia cutánea, son de forma alargada, plana o deprimida; aparecen debido a desgarro por distensión y luego regresión de la piel; se observa en el abdomen y miembros superiores e inferiores en el sindrome de Cushing. 552.- Nevus: Anomalía congénita de la piel, circunscrita, producida por exceso de pigmentación, desarrollo exagerado de vasos, o hipertrofia de tejidos epidérmico y conjuntivo. Se describen varios tipos: plano, es la mancha hipercrómica de diferentes tamaños; exofítico, excrecencias semejante a verrugas; azul, neoformación nodular circuncrita, ovalada producida por melanoblastos; arácneo, formado por vasos dilatados, estos se disponen en forma radiada. 553.- Marcha: Es el desplazamiento normal del cuerpo a través del paso, debe ser armónica, resultante del movimiento coordinado de comienzo voluntario, luego se realiza automáticamente. En el humano se realiza en actitud vertical. Intervienen: el sistema motor voluntario piramidal, el tono muscular, laberinto, visión, cerebelo, articulaciones y esqueleto. Los trastornos de la marcha se denominan disbasias. Existen diferentes tipos: coja, por dolor y acortamiento en alguno de los miembros inferiores, y enfermedades neurológicas; el paso es discontínuo y existe balanceo corporal hacia el lado enfermo; pesada, por aumento de volumen de miembros inferiores, obesidad, anasarca; es lenta, los pies están separados y dirigidos hacia fuera; de palo, por anquilosis de tobillo, rodilla y cadera, el miembro inferior se flexiona de manera incompleta; de pato, por luxación congénita bilateral de la cadera, amiotrofias, presenta lordosis y el tronco se inclina alternativamente hacia la derecha y la izquierda; parética, por paresia o parálisis flácida de alguno de los miembros inferiores y lesión de motoneurona superior (LMNS); espástica, en paresia espástica, producida por LMNS, se conoce también como de hoz, y en guadaña; atáxica, con perturbación de la coordinación de los movimientos, sin paresia muscular ni hipertonía, ocurre por lesión sistema vestibular y cerebelo; tabética, por tabes dorsal, es la lesión de cordones posteriores de la médula, con pérdida de la sensibilidad profunda, (lues o sífilis), marcha con los pies

196

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

separados, el tronco inclinado adelante y la mirada fija en el suelo, golpea el talón contra el suelo, se escucha marchar; cerebelosa, por lesión de las vías cerebelosas y del cerebelo, el andar semeja al ebrio, vacilante, en zig, zag, con tendencia a la anteropulsión y retropulsión; vestibular, por alteración del sistema vestibular, especialmente el laberinto; es insegura, desviada y con tendencia a caer del lado lesionado, mixta, ataxia-parética, ataxia-espástica, tabeto cerebelosa, pareto espástica; bradicinética, es a pequeños pasos, por rigidez muscular en lesión del cuerpo estriado (Parkinson); de payaso (Clown), en la corea, se avanza con movimiento oscilante del tronco, tropiezan entre si los miembros inferiores dando la impresión de caída, que no llega a producirse por los movimientos compensadores, muecas en la cara y movimientos desordenados en miembros superiores; histérica, se debe a sugestión por la caída, tiene polimorfismo y variabilidad, no hay enfermedad orgánica y puede cursar con ataxia-abasia, que es la incapacidad de mantenerse de pie y de caminar, pero en posición acostada, realiza todos los movimientos con normalidad; de sapo, es la imposibilidad de mantenerse de pie, por impotencia muscular, la marcha es en cuclillas apoyado en los dedos de las manos y pies, se observa en estado avanzado de miopatía; polineurítica, Stepage o equina, se elevan muslos y piernas exageradamente, por dificultad en la flexión de los pies, impresiona la marcha del caballo de paso, las rodillas suben a mayor altura y apoya primero la punta del pie, por parálisis de los músculos flexores del pie. Signos Vitales 554.- Tensión Arterial: Es el mecanismo normal de perfecto equilibrio para mantener la irrigación de los diversos órganos del cuerpo. Son necesarios: el corazón (motor impulsor), con su regulación autonómica, el sistema circulatorio (vasos sanguíneos arteriales y venosos), que modifican de manera autónoma el flujo arterial; y la sangre que transporta los nutrientes necesarios para los tejidos. La presión arterial tiene dos componentes: Sistólica, que depende de la frecuencia cardíaca y el volumen sistólico, y puede modificarse en tres sitios

197

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

efectores, para aumentar y/o disminuir; estos sitios son: Los vasos de capacitancia (vénulas), riñones y corazón. La Diastólica, que depende de la resistencia vascular periférica (arteriolas), y del sistema renina-angiotensina-aldosterona. Los valores normales de presión arterial varían con la edad, pero la Asociación Mundial del Corazón (AMC), que es la entidad coordinadora de los estudios realizados en este sentido, tiende a bajarlos a medida que pasa el tiempo. Los valores aceptados actualmente para la presión arterial sistólica en el adulto joven (12 a 40 años), es de 100 a 120 mmHg, en el adulto mayor (45 a 65 años) es de 120 a 135 mmHg, y los ancianos (tercera edad, 65 años en adelante) es de 140 a 150 mmHg. Para la diastólica en esos mismos rangos de edad, joven de 60 a 70 mmHg, adulto mayor de 70 a 85 mmHg, y ancianos (tercera edad) de 85 a 95 mmHg; valores por encima de estos, son considerados el inicio de hipertensión arterial, y amerita cuidados extremos tanto higiénico-dietéticos (estilo de vida), como medicamentosos. La toma de presión arterial debe realizarse en las personas normotensas, por lo menos 2 veces al año, en los 4 miembros (superiores e inferiores), en las tres posiciones (ortostática, sentada y decúbito), con diferentes médicos y esfingomanómetros. Debe permitirse un reposo de por lo menos 10 minutos después de la llegada al lugar de la toma de la tensón arterial. 555.- Hipertensión Arterial: Es el signo físico que consisten en la elevación de la presión arterial sistólica y/o diastólica, por encima de los valores normales; En el pasado era necesario tres tomas diferentes, en tres oportunidades diferentes, por tres médicos diferentes, y con tres esfingomanómetros diferentes calibrados periódicamente: En la actualidad, una sola toma de presión arterial con cifras elevadas, impone al médico, descartar si la elevación es fortuita y única; si no es así, debe iniciarse el tratamiento rapidamente; ya que la HTA, presenta complicaciones agudas: IM y ECV isquémica, que pueden ocasionar la muerte o dejar secuelas permanentes, en las crisis hipertensivas la complicación mas grave y frecuente es la ECV hemorrágica; y las complicaciones crónicas, son IRC, ECV, y retinopatía hipertensiva. En estos casos la vida está en riesgo y la calidad de vida puede afectarse severamente. Se ha demostrado en estudios sobre

198

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

endotelio, que el aumento de producción de endotelina, la disminución de la síntesis de oxido nítrico, y el aumento de sustancias oxidantes, están relacionados directamente con el desarrollo de HTA, concluyendo que en lugar de ser una enfermedad, es la expresión tardía del daño endotelial severo
(8)

. Hay diferentes

tipos de hipertensión arterial: Pulmonar, Sistólica y Diastólica y diferentes grados: leve, moderada y grave. Las causas más frecuentes son: Idiopática o primara, (ocupa hoy día por la mejoría de los métodos diagnósticos, el 70% de frecuencia); renal, que puede ser vascular, por estrechamiento de alguna o las dos arterias renales y la parenquimatosa, como en las GNA, pielonefritis, hidronefrosis, litiasis en la pelvis renal, y riñones poliquísticos; endocrina, el feocromocitoma (tumor de la médula suprarrenal y del tejido cromafin de la cadena simpática), hipertiroidismo, sindrome de Cushing, aldosteronismo primario, y la hiperplasia adrenal congénita, con virilismo. 556.- Pulso Arterial: Es la onda o levantamiento producido en las arterias periféricas, que depende directamente de cada sístole ventricular izquierda, es la expresión en las arterias periféricas de la contracción del ventrículo izquierdo. El pulso arterial proporciona datos importantes de la eyección del ventrículo izquierdo; la velocidad de propagación es de 8 a 10 mts por segundo, la onda llega a las arterias más alejadas del corazón, antes de que haya terminado el período de vaciamiento ventricular. El pulso arterial tiene cinco características, y es fundamental examinarlas mediante: la inspección, palpación y los métodos gráficos, en las arterias: carótidas, braquiales, radiales, femorales poplíteas, tibiales posteriores y pedias; estas características son: Frecuencia: número de veces que pulsa la arteria por minuto, normalmente 60 a 90 pulsaciones/minuto (pul/min). Las alteraciones de la frecuencia son: bradifigmia y taquifigmia. Ritmo, capacidad del corazón de producir en las arterias, ondas iguales, separadas por espacio de tiempo igual; las alteraciones son las arritmias. Existen alteraciones de pulsos, de acuerdo a la variación del ritmo y se describen: a) extrasístole (contracción ventricular prematura), es la segunda arritmia más común y consiste en la percepción de latidos diferentes al normal; las ondas anormales son de

199

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

mayor amplitud y altura, se suceden en períodos de tiempo regulares e irregulares. Las causas son: tensión emocional, tabaquismo, exceso de bebidas alcohólicas y digitálicos. b) fibrilación auricular, es la irregularidad irregular, el más evidente trastorno de ritmo cardíaco, es extremadamente variable en frecuencia y volumen, totalmente arrítmico; Se presentan: 5, 30 y 40 latidos cardíacos más, al compararlo con la frecuencia del pulso, es el pulso deficitario, o ausencia de pulso; c) pulso bigeminado, son latidos acoplados en pares, con el segundo latido más débil que el primero, puede ser causado por sobredosificación de digital y cardiopatías; d) pulso trigeminado, se presenta pausa después de cada tres latidos, se acoplan en grupos de tres; presente en bloqueos cardíacos; e) taquicardia paroxística supraventricular, es la arritmia que cursa con frecuencia cardíaca entre 150 y 220, concomitante: palidez, hipotensión, mareo y debilidad. Tensión, es la presión que se ejerce sobre la arteria para ocluirla. En la tensión, se describe el pulso a) blando, cuándo para desaparecerlo a la palpación, la presión ejercida es leve; las causas son: juventud, hipotensión arterial, shock hipovolémico, deshidratación, etc; y b) duro, cuándo para ocluirlo a la palpación hay que hacer gran presión y aún así, no es posible en ocasiones ocluirlo, la causa es la arterioesclerosis, que endurece la pared arterial. Amplitud y Forma de la Onda, es la capacidad del corazón de producir en las arterias, ondas de tamaño y forma normal. Las alteraciones producidas por las diferentes patologías cardíacas, originan pulsos patológicos en la forma y amplitud de la onda: a) parvus, el pulso es pequeño, forma normal y volumen minuto bajo, se encuentra en el frío intenso y ansiedad. En patologías: IM, estenosis aórtica, mitral, tricuspídea y pulmonar, miocardiopatía de bajo gasto, en insuficiencia circulatoria central y periférica, con gasto cardíaco bajo y en derrame pericárdico; b) anacroto, es parvus y tardus, por estenosis aórtica moderada a severa, se produce ascenso lento de la onda anacrota y retraso en el descenso c) bisferiens, se palpa el latido sistólico doble, con dos ondas gemelas separadas por una pausa central; es variante del pulso anacroto pero las dos ondas son similares mientras que en el anacroto verdadero, hay una onda pequeña en la vertiente ascendente; d) decapitado, se le llama así porque se decapita en el nivel sistólico, es el pulso

200

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

filiforme del shock hipovolémico, imperceptible; También ocurre en la coartación aórtica, donde existe aumento de la amplitud: e) magnus, celer (en martillo de aire), donde la onda abrupta de la sístole es seguida de colapso también abrupto, por insuficiencia de la válvula aórtica; f) dicroto, es de escasa importancia clínica, la onda después del cierre de las sigmoideas aórticas, aparece dicrota en la vertiente descendente; puede palparse en fiebre tifoidea; g) alternante, es el pulso arrítmico de latido desigual, onda grande seguido de onda pequeña, en pares; se observa en HTA grave, estenosis aórtica, carditis, taquicardia paroxística, ICI e IM. 557.- Pulso Paradójico: Es el signo patológico característico e inobjetable de pericarditis constrictiva, derrame pericárdico a tensión (taponamiento cardíaco), y menos frecuente en obstrucciones respiratorias altas, y en enfisema pulmonar severo. Consiste en que la amplitud y la frecuencia del pulso, desaparece o disminuye (en 10 lat/min o más), durante la inspiración. En condiciones normales durante la fase de inspiración, la frecuencia cardíaca, el pulso y la amplitud de la onda deben aumentar; Por ser la frecuencia uno de los componentes de la presión arterial sistólica, el pulso paradójico también se examina con el tensiómetro, y se consigue que la presión arterial sistólica permanece igual o disminuye en 10 mmHg o más, aunque debería aumentar, con la inspiración; La razón fisiológica es que durante esta fase, el lecho capilar pulmonar se llena totalmente, recibiendo mayor retorno venoso (precarga), si el corazón está impedido de llenarse por pericarditis constrictiva, el volumen diastólico y consecuentemente el sistólico serán menores, y la tensión arterial sistólica que depende del volumen sistólico, disminuye 10 mmHg o más. 558.- Déficit de Pulso: Signo patológico que consiste en que la frecuencia cardíaca es mayor de 10 lat/min, y sus múltiplos; por encima de la frecuencia de pulso; al comparar simultáneamente la frecuencia de pulso arterial (palpación), y la frecuencia cardíaca (auscultación); Es llamado también pulso deficitario, porque desaparece momentáneamente cuándo las ondas de fibrilación no se conducen al ventrículo izquierdo. Se observa en: fibrilación auricular, extrasístoles prematuras

201

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

y contracción ventricular irregular, donde algunos latidos son débiles y no producen expansión palpable de la arteria radial, sin embargo, se escuchan en la auscultación. 559.- Taquifigmia: Aumento de la frecuencia de pulso por encima de 100 pul/min. Las causas más frecuentes son: fiebre, anemia, infección pulmonar, taquicardia, hipertiroidismo, ritmo de galope en la ICC descompensada, shock, e hipovolemia. 560.- Bradifigmia: Disminución de la frecuencia de pulso por debajo de 60 pulsaciones por minuto. Las causas más frecuentes son: bloqueo aurículoventricular de primero, segundo y tercer grado, hipotiroidismo, sindrome de Addison, ingesta de β-bloqueador, etc. 561.- Respiración: Es la sucesión rítmica de ciclos respiratorios de expansión (inspiración), que es activa y más corta; y de retracción toráxica (expiración), que es pasiva, y más larga en proporción de 3:1; con pausas constantes entre los dos ciclos; En condiciones normales deben expandirse simétrica y simultáneamente ambos hemitórax. Las características de la respiración normal son: tipo, costal superior en la mujer y costo abdominal en el hombre; invirtiéndose cuándo ocurren patologías toráxicas y abdominales; frecuencia, número de veces que se repite el ciclo respiratorio (inspiración y expiración) por minuto. En condiciones normales, en el adulto es de 16 respiraciones/minuto (resp/min). Las alteraciones son: bradipnea, taquipnea y apnea; profundidad, Es la cantidad de aire inspirada en cada respiración, aproximadamente 100 cc. Las alteraciones son: hipopnea, hiperpnea y polipnea; ritmo, Es la capacidad del centro respiratorio de producir inspiraciones iguales separadas por pausas iguales, y expiraciones iguales; Las pausas entre cada ciclo respiratorio también deben ser iguales, debe ser regular y constantes; (inspiración-pausa corta, expiración-pausa larga); Las variantes patológicas del ritmo son: a) Kussmaul, consiste en la inspiración amplia, profunda y ruidosa, seguida de apnea de corta duración, luego la espiración también ruidosa seguida de pausa de apnea mayor que la primera, no hay taquipnea,

202

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

polipnea ni ortopnea; describe una curva tipo silla de montar, se observa en la acidosis metabólica (cetoacidosis diabética), urémica, y la intoxicación por salicilados; b) Biot, es la respiración más arrítmica que se ha descrito, hay desigualdad en la amplitud de los movimientos respiratorios y en los intervalos, es el equivalente de la fibrilación auricular en el corazón. Se observa en encefalitis, coma de diferentes etiologías, estado pre-morten; y c) Cheyne Stoke, presenta períodos donde aumenta progresivamente la frecuencia y profundidad de la respiración, luego decrece en forma similar y es seguido de apnea con duración variable hasta de 20 segundos, y luego sucesivamente ciclos similares, semejando una cordillera de montañas. Se observa en ICI, tumores cerebrales, ECV, y en niños y ancianos sin patología, durante el sueño. 562.- Hiperpnea: Es el aumento de la profundidad y amplitud de la respiración, generalmente asociada a procesos de consolidación pulmonar, asma bronquial, acidosis metabólica, e ICI. 563.- Hipopnea: Es la disminución de la profundidad y amplitud de la respiración, es superficial generalmente asociada a procesos de alcalosis metabólica, derrame pleural, pleuritis, peritonitis, ascitis, embarazo, sindrome de Addison, neumotórax, neumotórax, e hipotiroidismo. 564.- Polipnea: Es el aumento de la frecuencia y la profundidad de la respiración, se manejan grandes volúmenes de aire inspirado, asociada a enfermedades cardiovasculares severas: shock cardiogénico, edema pulmonar agudo, ICI, acidosis metabólica, acidosis respiratoria, etc. Examen Físico Especial. Cabeza 565.- Normocéfalo: Es el cráneo normal, donde la longitud anteroposterior y lateral es similar, en general el aspecto del cráneo es armónico con el resto de los segmentos corporales.

203

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

566.- Braquicéfalo: Es el cráneo donde la longitud anteroposterior es menor que la lateral, es más ancho que largo; es una variación normal frecuente de tipo familiar. 567.- Dolicocéfalo: Es el cráneo donde la longitud anteroposterior es mayor que la lateral, es más largo que ancho, es una variación normal genético, y familiar. 568.- Macrocefalia: Es el aumento de tamaño patológico de la cabeza y de la circunferencia cefálica, en el adulto debe ser de 58 a 62 cms, asociado con: hidrocefalia, osteítis deformante, acromegalia, raquitismo, y malformaciones congénitas. En el niño, se evalúa cada mes la progresión del crecimiento cefálico, si crece en proporción mayor que la esperada, se debe evaluar con tomografía axial computadorizada (TAC), cerebral. 569.- Microcefalia: Es la disminución de tamaño de la cabeza y de la circunferencia cefálica, en general se debe a anencefalia y cierre prematuro de las suturas interóseas. 570.- Turricefalia: Deformidad del cráneo, que le confiere aspecto de torre y terminación puntiaguda de la cabeza, frecuentemente por craneosinosotosis o cierre temprano de las suturas interóseas (sinostosis). 571.- Craneomalacia: Reblandecimiento de los huesos del cráneo; Se observa en sífilis congénita, en este caso se denomina craneotabes. 572.- Alopecia: Sinónimo de calvicie, es la pérdida anormal de cabello, localizada o generalizada. Existen varios tipos: familiar, que se repite por generaciones en la familia, predomina en hombres; adnata, es la congénita por ausencia de bulbo piloso; areata, en zonas bien definidas, y circulares el cuero cabelludo que se torna blando y blanco, por trastornos trofoneuróticos; neurótica, frecuente en los adolescentes debido a presiones sociales y depresión; tricofítica, debido a frecuente de tipo

204

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

tricofitos (micosis); sifilítica, ocurre en sífilis secundaria; y prematura, la que ocurre en la adolescencia. 573.- Quiste Dermoide: Tumefacción congénita localizada en la cabeza, dura, pastosa, irreductible, formada por restos ectodérmicos; situada frecuentemente en la parte anterior del cráneo. 574.- Cefalohematoma: Tumoración fronto-occipital, del recién nacido debido a trauma obstétrico, el contenido es sanguíneo y provoca deformidades llamativas; se reabsorve en los días subsiguientes, hasta desaparecer. 575.- Osteoma: Tumor propio de hueso, benigno, pétreo, sobre la superficie del cráneo, ubicado con frecuencia en la región frontal, y parietal. 576.- Angioma: Tumor vascular congénito o adquirido, formado por vasos sanguíneos ineficientes, está ubicado frecuentemente en la región occipital, parietal y frontal, es blando, rojo oscuro, y en ocasiones a la auscultación, se escuchan soplos. 577.- Anencefalia: Trastorno congénito que consiste en la ausencia de corteza cerebral. El recién nacido presenta parálisis cerebral, porque en la corteza cerebral está la función motríz del ser humano. Es frecuente en embarazos desarrollados en regiones donde existe la producción de tóxicos ambientales; En Cabimas, Estado Zulia, en la población el Hornito, aumentó en un lapso de 5 años, (durante la década de los 90), los casos de anencefalia; Los estudios del Instituto de investigaciones neurológicas de LUZ, relacionó a las emanaciones tóxicas de la industria petrolera, con la aparición de esta anomalía congénita. 578.- Hidrocefalia: Aumento de la producción de líquido cefalorraquídeo por los plexos coroideos, con la consecuente acumulación en los ventrículos cerebrales, también puede ocurrir por obstrucción de la circulación, y disminución de la

205

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

reabsorción. En la infancia es frecuente la obstrucción de los agujeros de Luschka y Magendi, y se presenta con macrocefalia a predominio frontal, mirada del sol poniente, debilidad mental por atrofia de la corteza cerebral, y convulsiones; En los adultos la cefalea es el síntoma característico, eventualmente ocurre hidrocefalia a presión normal en los ancianos con atrofia cerebral y en otras oportunidades cursa con hipertensión intracraneal, en este caso la solución es quirúrgica. 579.- Hipertelorismo: Separación excesiva de ambos ojos (medida en distancia interpupilar), se observa como signo característico del sindrome de Down, puede ser familiar, secuela de trauma y de cirugía reconstructiva. 580.- Epicanto: Pliegue de piel redundante (repliegue), en el ángulo interno de ambos ojos, característico en el sindrome de Down. 581.- Exoftalmo: Protrusión de uno o ambos globos oculares, se observa en el hipertiroidismo por acumulación de tejido graso retroocular, en aneurismas, procesos inflamatorios, y retinoblastoma. 582.- Buftalmo: Es la protrusión exagerada de ambos globos oculares, (debe su nombre a la semejanza con el ojo de búfalo), las causas son: hidroftalmía, glaucoma, tumores oculares, familiar y hereditaria. 583.- Enoftalmo: Hundimiento de uno o ambos globos oculares, cuándo es único, la facie luce asimétrica y deformada, por la atrofia de los músculos oculares, y sindrome de Claude-Bernard-Horner (lesión del simpático cervical); y en ambos ojos en deshidratación severa, y enfermedad caquetizante. 584.- Lagoftalmo: Signo patológico donde el párpado superior está más elevado de lo normal, cubriendo menos del 1/4 de la córnea, con aumento de la hendidura palpebral. El ojo no puede cerrarse voluntariamente y permanece abierto, aún durante el sueño; para prevenir lesiones corneales, se cierra y ocluye con los

206

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

dispositivos apropiados. Las causas son lesión periférica del facial (7mo par craneal), secuelas de quemaduras y traumatismos. 585.- Nistagmus: Movimientos involuntarios y rítmicos de los globos oculares, oscilatorios y pendulares, en vaivén, horizontales, verticales o rotatorios, espontáneos o provocados, agotables o inagotables, con dos fases instantáneas: lenta que señala el lado lesionado y rápida que le da el nombre al nistagmus. Las causas son: lesiones cerebelosas, de las vías aferentes del cerebelo y de la rama vestibular del 8vo par craneal (auditivo). 586.- Signo de Fournier: Ausencia de la cola de la cejas, produciendo aspecto leonino, causado por la enfermedad de Hansen (lepra lepromatosa). 587.- Blefaritis: Inflamación de los párpados con o sin edema, y epífora. Las causas son: alergias, traumas, infecciosa: viral, bacteriana, etc. Puede ocurrir en los párpados superiores e inferiores y produce caída de las cejas. 588.- Ectropión: Es el signo patológico donde el borde libre de los párpados está dirigido hacia fuera permanentemente, dejando expuesta al ambiente la mucosa conjuntival palpebral, con el consecuente resecamiento; las causas son: cicatrizal por retracción, sarcomatoso por engrosamiento de la conjuntiva, paralítico por parálisis facial y senil en los ancianos. 589.- Entropión: Es el signo patológico donde el borde libre de los párpados está dirigido hacia dentro permanentemente, las pestañas se dirijen a la conjuntiva ocular y la córnea, produciendo ulceras y epífora. Las causas son: espasmódico por contracción muscular y orgánico por retracción cicatrizal. 590.- Chalazión: Signo patológico que consiste en la formación de quiste sebáceo en la glándula de meibomio, ubicada en la parte interna del párpado inferior.

207

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

591.- Meibomitis: Inflamación de la glándula de meibomio (glándula sebácea del globo ocular), con enrojecimiento, dolor, epífora y resequedad de los ojos. Las causas son: alergias, traumas, infecciosa: viral y bacteriana. 592.- Horduelo: Signo patológico (orzuelo), donde existe inflamación del folículo piloso de las pestañas, prurito y consecuente lesiones de rascado, con infección por stafilococos; las causas están relacionadas con: alergias al maquillaje, alimentos y medicamentos. 593.- Conjuntivitis: Inflamación de la mucosa ocular con: enrojecimiento por vasodilatación capilar, dolor, secreción acuosa o purulenta y epífora. Las causas más frecuentes son: traumas, infección viral, bacteriana, etc 594.- Pterigio: Signo patológico donde se observa un repliegue vascularizado, en la unión esclero-corneal, más frecuente en el lado interno del globo ocular, es llamado también carnigón. Se observa con mayor frecuencia en los países tropicales, con sol intenso y vientos, éstos resecan la conjuntiva y la posterior manipulación, perpetúa el proceso inflamatorio. Existe predisposición familiar y puede ser hereditario. 595.- Leucomas: Signo patológico que consiste en opacidades blanquecinas de la córnea por úlceras, traumas, despulimientos y contracción de la córnea, que forman adherencias con la cara anterior del iris. 596.- Queratitis: Inflamación de la córnea con dolor y epífora. Las causas son: infección viral (herpes simple), bacteriana, esclerosante, escrofulosa, micótica, etc. 597.- Quemosis: Edema inflamatorio de la conjuntiva bulbar, puede formar un rodete alrededor de la córnea, de aspecto gelatinoso; Las causas son: traumáticas, infecciosas, autoinmunitarias, etc.

208

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

598.- Gerodonton: Signo patológico que consiste en la presencia de un halo grisáceo en el borde circular (limbo), de la córnea en la parte externa; las causas son: senilidad y en los jóvenes, la hiperlipemia. 599.- Isocoria: Hallazgo normal de las pupilas, las cuales son del mismo tamaño. 600.- Anisocoria: Signo patológico donde las pupilas son de diferente tamaño, puede estar relacionado con lesión del 3er par craneal (iridoconstrictor) y del simpático (iridodilatador). En tiempos pasados se observaba como secuela de extracción de catarata. En la actualidad la modernización de los equipos permiten la facoextracción sin dejar secuela pupilar. 601.- Discoria: Signo patológico donde las pupilas son de diferente forma; Las causas son: familiar, congénita, traumática y secuela de uveitis. 602.- Anisodiscoria: Signo patológico donde las pupilas son de diferente tamaño y forma, las causas son: familiar, congénita, secuela de trauma y cirugía ocular. 603.- Oftalmoplejía Interna: Signo patológico que se caracteriza por la parálisis de los músculos del iris, con pupila paralítica, frecuentemente midriática; a causa de lesión de la rama parasimpática del 3er par y lesión mesencefálica (pedúnculo cerebral). Se describen variantes como: la pupila de Argyll Robertson, miotónica y la de Adie. 604.- Oftalmoplejía Externa: Signo patológico donde existe parálisis de los músculos extrínsecos del ojo, el cual no puede moverse; las causas son: lesión de los nervios oculomotores 3ero, 4to y 6to y de los músculos que inervan; puede ser selectiva o total. Se observa en: miastenia gravis, congénita, diábetes mellitus y neuropatía periférica.

209

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

605.- Glaucoma: Signo patológico por aumento de la presión intraocular, que cursa con dolor ocular, ojo duro, y cefalea intensa; Puede ser de ángulo abierto y cerrado. 606.- Rinomegalia: Signo patológico donde se observa aumento desmesurado y disarmónico de la pirámide nasal, la causa más frecuente son: malformación adquirida, alcoholismo y predisposición familiar. 607.- Rinofima: Signo patológico donde se observa aumento desmesurado de la pirámide nasal, con numerosas telangiectasias por hipertrofia de los vasos. La desfiguración es por aumento de tamaño de las glándulas sebáceas y del tejido conjuntivo, además del enrojecimiento, todo lo cual produce el aspecto lobulillado. Las causas son: acné rosado y alcoholismo crónico. 608.- Naríz en Silla de Montar: Signo patológico en la pirámide nasal, que consiste en la depresión y hundimiento cóncavo en la región interorbitaria de la naríz, es ocasionada por la sífilis congénita. 609.- Desviación del Tabique Nasal: Es la deformación lateralizada de la naríz por lesión del tabique nasal, en la porción ósea. Las causas son: familiar, hereditario, congénito, de origen infeccioso, y traumáticas (boxeadores y otros deportes violentos). 610.- Aleteo Nasal: Signo patológico que indica la severidad de la enfermedad respiratoria, y consiste en el movimiento de las alas de la naríz durante la inspiración, denota esfuerzo, “hambre” de aire; las causas son: Crisis asmática, cuerpo extraño en vías aéreas superiores, sindrome de consolidación pulmonar amplio y severo, que pone en peligro la vida.

210

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

611.- Epitelioma: Tumor benigno o maligno compuesto frecuentemente por células epiteliales. Existen variedades: acneiforme que es senil, acné sebáceo concreto, adenoide cístico (tumor de Broke), y adenoma quístico benigno múltiple. 612.-Nódulo: Lesión primaria frecuente en la piel de la naríz, consiste en una pequeña eminencia o vegetación, formada por células de diferentes orígenes, pueden ser embrionarias, basales, y adiposas. 613.- Furúnculo: Es la lesión de la piel, donde se observa inflamación e infección circunscrita del aparato polisebáceo de la piel, si se unen varios furúnculos forman el ántrax; las causas son: manipulación del acné, lesión de rascado infectada secundariamente, etc. 614.-Hipertrofia de Cornetes: Es el aumento de tamaño patológico de los cornetes, produce obstrucción a la entrada del aire y respiración dificultosa; Las causas son: alergia, sinusitis y manipulación de la mucosa nasal. 615.- Perforación del Tabique: Signo patológico donde se observa pérdida de la solución de continuidad, en la región central e inferior del tabique nasal; puede ser originada por traumas con objetos punzantes, introducción de cuerpos extraños secundariamente infectados, abscesos en cornetes, pólipos abscedados, etc. 616.- Nódulo Leproso: Lesión primaria de piel que consiste en la eminencia o vegetación granulomatosa, pequeña, producida por el mycobacterium leprae, que cursa con anestesia y posterior ulceración. Se observa en la lepra lepromatosa. 617.- Tofo Gotoso: Lesión primaria de la piel y tejido celular subcutáneo, consiste en acúmulos de cristales de uratos, en sitios cercanos a las articulaciones de los dedos y miembros, es nodular, duro, pétreo, verdadero cálculo de ácido úrico, producido por alteración metabólica de las purinas. Existen otros tipos de tofos como el sifilítico (goma), y el dentario.

211

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

618.- Miringotomía: Es la cirugía que se realiza en la membrana timpánica (corte), para drenar otitis media purulenta, porque el tratamiento médico ha sido ineficaz. 619.- Miringocentecis: Es el drenaje de la otitis media purulenta, mediante la miringotomía y posterior colocación de sonda. 620.- Maniobra del Trago: Es la presión ejercida en el trago, con el dedo índice del examinador sobre el conducto auditivo externo del paciente, lo suficientemente intenso para provocar o agravar el dolor del oído; es específico de la otitis media, y también en subluxación del maxilar inferior y artritis témporomandibular. 621.- Macroquilia: Aumento de tamaño patológico de los labios, puede ser constitucional, en individuos de raza negra, y los que utilizan adornos pesados en los labios durante largos períodos; otras causas son: anasarca, edema angioneurótico, alergias, traumatismos, etc. 622.- Labio Leporino: Defecto congénito del labio superior donde se pierde la solución de continuidad, está escindido (hendidura congénita), en alguna parte de su trayecto, puede aparecer como manifestación única o acompañarse de paladar hendido, por falta de cierre de la sutura medial. 623.- Paladar Hendido: Es la separación patológica y hendidura congénita, por falta de cierre del paladar óseo y se establece comunicación de la boca con la cavidad nasal, frecuentemente se acompaña de labio leporino, ocasionando graves problemas de alimentación al recién nacido. Actualmente se han diseñado prótesis que ayuda a resolver el proceso de alimentación, mientras se realizan las cirugías correctivas. 624.- Herpes Labial: Lesión vesicular, perlada solitaria y arracimada, en los labios y en la comisura de ellos, ocasionada por el virus de herpes simple en personas que anteriormente han padecido de varicela zoster. Pueden iniciarse durante

212

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

procesos febriles, infecciosos, inmunosupresión, stress, insolación o aparecer espontáneamente; producen dolor intenso y prurito. 625.- Efélides: Lesiones maculares hipercrómicas (pecosidades), en los labios frecuente en la poliposis intestinal (sindrome de Peutz-Jeghers). 626.- Diastema: Trastorno congénito donde existe separación exagerada de los incisivos superiores o inferiores. Cuándo los dientes son además pequeños y el borde libre es aserrrado, se denominan dientes de Hutchinson, y se observa en la sífilis congénita. 627.- Exodoncia: Es la ausencia de una o varias piezas dentarias, (también es el acto realizado por el odontólogo para extraer los dientes). Esta ausencia puede ser ocasionada por traumas, caries, piorrea, alveolitis, absceso alveolar. Se describen varios tipos: única, cuándo se ha extraído un diente, en alguna de las arcadas (superior o inferior), y múltiple, cuándo se han extraído varias piezas dentarias, en alguna y ambas arcadas. Produce masticación incompleta, y con ello digestión dificultosa. 628.- Anodoncia: Es la ausencia de todas las piezas dentarias en ambas arcadas, las causas más frecuentes son: congénita, traumas severos en la boca, piorrea, caries por mal aseo bucal, senilidad, deficiencia severa de calcio y fluor. 629.- Caries Dental: Disolución y desintegración del esmalte y la dentina, con putrefacción de la pulpa dentaria, por la acción de bacterias productoras de ácido; cursa con halitosis y puede diseminar émbolos infecciosos, que se asientan en las válvulas cardíacas y desarrolla endocarditis bacteriana. Cuándo el odontólogo realiza cura de caries, debe indicarse antibióticos preventivos para el corazón. 630.- Piorrea: Inflamación purulenta y flujo de pus proveniente de los alveolos dentarios, con necrosis progresiva y pérdida en la firmeza de la inserción de los

213

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

dientes, con mayor frecuencia matutina, y en ocasiones con desprendimiento de los dientes. Es causada por caries no curadas, gingivitis, mal aseo bucal, inmunosupresión humoral, etc. 631.- Halitosis: Es el denominado mal aliento, es decir olor fétido en la boca; las causas más frecuentes son: mal aseo bucal, amigdalitis crónica y caries dental; Se describen varios tipos de alientos sugestivos de enfermedades específicas: aliento cetónico, a fruta muy madura en la cetoacidosis diabética; aliento urémico, urinoso se observa en IRC; aliento a cadáver recién abierto, en insuficiencia hepática y el coma hepático; aliento alcohólico, en consumidores de alcohol y otros alientos sugerentes de sustancias ingeridas, con intentos suicidas como kerosen, etc. 632.- Amigdalitis: Inflamación e hipertrofia de las amigdalas palatinas, con fiebre, odinodisfagia, y sialorrea, es llamada también tonsilitis. Se clasifica en: aguda, cuándo es de reciente inicio, la causa más frecuente es viral; y crónica, cuándo el proceso ha ocurrido numerosas veces y se han formado criptas, donde se deposita el alimento, sufre putrefacción e infecta toda la glándula; Las causas son: alérgicas, traumáticas (deglución de cuerpos extraños), infecciosa: bacteriana y micótica (la más frecuente es la moniliasis, en diabéticos e inmunosuprimidos). 633.- Uvulitis: Inflamación de la úvula o campanilla con enrojecimiento, odinodisfagia e incluso imposibilidad para deglutir, y sialorrea. Las causas son: alérgicas, traumáticas, infecciosas: viral, bacteriana y micótica, y mal aseo bucal. 634.- Glositis: Inflamación de la lengua con enrojecimiento, dolor, aumento de tamaño, sialorrea y disartria. Las causas son: traumáticas (mordedura accidental), infección viral, bacteriana y micótica; mal aseo bucal, y LES. 635.- Macroglosia: Signo patológico donde se observa aumento de tamaño de la lengua, que imposibilita cerrar la boca, porque prácticamente no cabe; Las causas son: glositis de diferentes etiologías, sindrome de Down, traumas, y edema.

214

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

636.- Lengua Geográfica: Es el signo patológico donde se observan placas denudadas irregulares, rodeadas de epitelio engrosado, con surcos profundos y amplios en la superficie de la lengua, que simulan un mapa geográfico, se ha descrito en LES, esclerodermia y otras enfermedades autoinmunitarias. 637.- Gingivitis: Es la inflamación de las encías, con enrojecimiento, gingivorragia y sialorrea. Las causas son: alergias, traumas, infecciones: viral, bacteriana y micótica, mal aseo bucal y el contacto con sustancias irritantes. 638.- Hiperplasia Gingival: Es el aumento de tamaño con y sin inflamación de las encías, debido a: procesos inflamatorios, infecciosos, tumorales y secundarios a ingestión de medicamentos tipo difenilhidantoína (Epamin), en la epilepsia. 639.- Estomatitis: Es la inflamación de la mucosa oral, con enrojecimiento severo, sialorrea, y dificultad para masticar los alimentos. Las causas son: traumas, infecciones: viral, bacteriana y micótica, mal aseo bucal, y enfermedad de Benhet. 640.- Faringitis: Es la inflamación de la faringe que produce odinofagia y fiebre. Las causas son: traumas, infecciones: viral, bacteriana y micótica. 641.- Ránula: Es el tumor quístico debajo de la lengua, por obstrucción y dilatación del conducto de las glándulas salivales y de la mucosa de esa región. 642.- Absceso Amigdalar: Es la acumulación circunscrita de pus, que ocupa una o las dos amigdalas palatinas; frecuentemente secundaria a amigdalitis crónica. 643.- Sinusitis: Inflamación de los senos paranasales que se manifiesta con cefalea frontal, dolor mastoideo, maxilar, y rinorrea (acuosa, mucopurulenta, y mucosa). Las causas son: alergia, infección bacteriana y quistes de los senos.

215

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

644.- Diafanoscopia: Es el procedimiento que consiste en transiluminar con el diafanoscopio, los senos paranasales (pero puede también practicase en las bolsas escrotales); Se realiza en una habitación oscura y se observa si están ocupados por secreciones, quistes, o son translúcidos que es lo normal. Cuello 645.- Danza Carotídea: Es el signo patológico de movimiento danzante, y sacudidas rítmicas de la cabeza y regiones laterales del cuello, en el trayecto de la carótida y la yugular interna, es sincrónica con el latido cardíaco, por colapso rápido telesistólico, por insuficiencia de la válvula aórtica, y aneurisma aórtico; también se observa en el pulso venoso yugular, debido a insuficiencia tricuspídea. 646.- Escrófula: Es el signo patológico en la región lateral del cuello, y cualquier otro lugar del organismo, debido a fistulización y posterior expulsión de pus y caseum por infección tuberculosa ganglionar. 647.- Ingurgitación Yugular: Es la distensión patológica de la vena yugular interna, debido a: ICD, ICC y sindrome de obstrucción de vena cava superior, se puede evidenciar a 180 º, (de pie), en la etapa más grave, y a diferentes inclinaciones, cuándo se coloca al paciente en decúbito. 648.- Soplo Carotídeo: Es el sonido patológico auscultatorio que remeda el soplar con los labios entreabiertos, se escucha durante la sístole, en regiones laterales del cuello, sobre las carótidas, debido a estenosis parciales. Tórax Respiratorio 649.- Tórax en Tonel: Es el característico tórax enfisematoso que tiene forma globulosa, especialmente en la mitad superior, se percibe como si estuviera en inspiración permanente, con las costillas horizontalizadas, las fosas supra e

216

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

infraclaviculares insufladas y los esternocleidomastoideos son prominentes. Es propio del enfisema pulmonar y de la enfermedad broncopulmonar obstructiva crónica (EBOC). 650.- Tórax en Quilla: Llamado también “pecho de pollo”, es el tórax que se presenta prominente hacia adelante en la mitad superior del esternón, en forma de quilla, puede ser constitucional, o secuela de asma y cardiopatía congénita, durante la niñez. 651.- Tórax Excavatum: Pectus excavatum, es el tórax caracterizado por depresión simétrica de la mitad inferior del esternón, llamado también tórax infundibuliforme. Las causas son: congénitas y constitucionales. 652.- Tórax Cifoescoliótico: Es el tórax que tiene alteraciones estructurales de la columna vertebral, aumento de la convexidad posterior (cifosis), y desviación lateral (escoliosis). Esta deformidad puede ser constitucional, secundaria a enfermedad de la columna, mal de Pott (TBC ósea), raquitismo, etc. 653.- Abombamiento toráxico: Son elevaciones del tórax en cualquiera de las regiones: anterior, lateral y posterior, por deformidad en la columna vertebral toráxica (escoliosis, cifosis), o de las costillas, debido a traumatismo, asma de la infancia, cardiomegalia, etc. 654.- Depresiones Toráxicas: Son hundimientos del tórax en cualquiera de las regiones: anterior, laterales y posterior debido a deformidad del esternón y de las costillas, por traumatismo, atelectasia pulmonar, secuela de pleuresía, etc. 655.- Red Venosa Colateral Toráxica: Es la presencia de venas tortuosas e ingurgitadas, para derivar el retorno venoso, debido a sindrome de compresión de los grandes vasos venosos que desembocan en el corazón. Las causas

217

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

frecuentes son: linfoma de Hodgkin, tumor de Pancoast, hipotrofia de la vena cava superior y SHP. 656.- Edema de Pared Toráxica: Extravasación de plasma al espacio intersticial de la pared toráxica; puede ser: superior, llamado edema en esclavina por compresión de la vena cava superior, y en la totalidad del tórax, en el caso de anasarca por IRC y en hipoproteinemia. 657.- Expansibilidad Toráxica: Es la distensión de la cavidad toráxica en inspiración y la retracción durante la expiración. En condiciones normales debe ser simétrica en todas las regiones de cada hemitórax: supraclavicular, infraclavicular, mamaria, axilar e infraxilar, supraescapular, interescapular y la infraescapular. La causa de disminución de la expansibilidad toráxica localmente, es el sindrome de consolidación pulmonar (neumonía basal uni o bilateral, apical, del lóbulo medio, atelectasia, infarto pulmonar, tumores benignos y malignos del pulmón); totalmente, en un hemitórax en: neumotórax a tensión. El tórax en ocasiones luce inmóvil (quieto), es decir que casi no se expande en inspiración, en presencia de enfisema pulmonar, y EBOC. 658.- Tiraje: Retracción paradójica de los espacios intercostales durante la inspiración, causado por pleuritis y bridas pleurales, por secuelas de pleuresías anteriores. Se clasifica en: supraclavicular, cuándo alguna o las dos regiones supraclaviculares (izquierda o derecha), no se expanden; intercostal, cuándo los espacios intercostales no se expanden; subcostal, cuándo la región infracostal no se expande; y universal, si en la mayoría de las regiones mencionadas, existe retracción paradójica; en esta circunstancia, es un signo grave y es necesario atender la patología causante rápidamente, para evitar la muerte. Se observa en pleuresía retráctil, derrame pleural, y en la insuficiencia respiratoria aguda. 659.- Cornaje: Ruido patológico inspiratorio que se escucha sin el estetoscopio, y es debido a obstrucción de las vías aéreas superiores como ocurre en la

218

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

hipertrofia de adenoides y cornetes; obesidad, mala postura al dormir y edema de glotis; en este último caso es un signo grave y debe ser tratado rápidamente para proteger la vida. El tratamiento clínico es adrenalina y en última instancia la traqueostomía. 660.- Matidez Toráxica: Ruido patológico respiratorio que se escucha al percutir con la mano derecha del examinador sobre la mano izquierda, colocada en los espacios intercostales de la pared toráxica, y es equivalente (remeda) a percutir sobre el muslo; Este sonido se presenta en consolidación pulmonar de diferentes etiologías: neumonía sin derrame, infarto, atelectasia y tumores pulmonares. 661.- Timpanismo: Ruido patológico respiratorio, producido al percutir con la mano derecha del examinador sobre la mano izquierda colocada en los espacios intercostales de la pared toráxica; remeda el sonido producido al percutir sobre un tambor y sobre el abdomen sano; Es producido por neumotórax unilateral o parcial y dilatación sostenida y patológica de los alveolos pulmonares, en enfisema. 662.- Soplo Tubárico: Ruido patológico respiratorio, durante la inspiración, (similar al soplo laringotraqueal normal), cuándo se ausculta en cualquier otro lugar del tórax; que no es la bifurcación de la tráquea, en la pared anterior del tórax, donde se une el manubrio con el cuerpo del esternón; este sonido es producido al chocar el aire inspirado en el bronquio obstruído; Ocurre en la consolidación pulmonar. 663.- Frote Pleural: Ruido patológico respiratorio, se escucha al auscultar el tórax tanto en inspiración, como en espiración; debido al roce de las pleuras (visceral y parietal), despulidas por inflamación. Remeda el roce entre cueros despulidos. 664.- Pectoriloquia: Llamado también hablar por el tórax, es el sonido patológico que se escucha a la palpación y auscultación de los hemitórax, al pronunciar el paciente palabras en tono bajo, y el examinador lo percibe claramente. Las causas

219

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

son procesos de consolidación pulmonar como: neumonía, atelectasia, infartos y tumores pulmonares, que son buenos conductores de los sonidos. 665.- Broncofonía: Sonido patológico que se escucha a la auscultación de los campos pulmonares, al pronunciar palabras en tono bajo, el examinador escucha claramente con el estetoscopio identificando letra por letra; Las causas son similares a la pectoriloquia. 666.- Roncus: Ruido patológico respiratorio, eminentemente bronquial, semeja al ronquido, por la movilización de secreciones en los bronquios durante la inspiración y expiración. Según la escuela anglosajona, es el estertor bronquial (seco), que se ausculta en el tórax, cuándo están parcialmente obstruidos los bronquios grandes y medianos, por secreciones espesas; Las causas son: bronquitis aguda y crónica, bronquiectasia, y en la etapa inicial y de curación de neumonía. 667.- Sibilante: Ruido patológico respiratorio, eminentemente bronquial, que se ausculta en el tórax, cuándo existe obstrucción de los bronquios pequeños y los bronquiolos, semeja al silbido. Se clasifica en: inspiratorio, se ausculta solamente durante la inspiración; las causas son: bronquitis aguda, hipersecreción mucosa y cuerpo extraño en bronquio; espiratorio, se ausculta solamente durante la expiración, característico del asma bronquial, por la suma de factores: liberación de linfoquinas, hipereactividad bronquial, broncoespasmo, y factores mediadores de la inflamación; y mixtos, se auscultan en inspiración y expiración, en alergias, bronquitis crónica, enfisema, alergia, y EBOC. Cuándo en el adulto se auscultan sibilantes mixtos en cualquier sitio específico del tórax, con y sin disfonía, se debe descartar la presencia de un tumor pulmonar, que ocasiona obstrucción intrínseca y extrínseca del bronquio. 668.- Crepitantes: Ruido patológico respiratorio que reemplaza al murmullo vesicular, (ruido pulmonar normal), es eminentemente alveolar, parenquimatoso, y

220

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

se auscultan

al final de la inspiración, en la región toráxica afectada, por

secreciones escasas o abundantes en los alveolos pulmonares. Son los agregados pulmonares húmedos, y se clasifican en tres tipos: crepitantes finos: ruidos patológicos inspiratorios, semejan al crujir del manojo de cabellos frente al pabellón auricular y se auscultan en neumonitis, la fase inicial y de resolución de la neumonía y en el enfisema pulmonar; crepitantes medianos: semejan el sonido de una tableta efervescente colocada en medio vaso de agua, y se encuentran en la fase de estado de la neumonía; y los crepitantes gruesos o borbotantes: semejan el soplar con un pitillo en un vaso de agua a medio llenar, se auscultan en edema agudo de pulmón, ICI y la ICC. Tórax Cardiovascular 669.- Corazón Hiperdinámico: Se observa al realizar la inspección del tórax, el área precordial presenta impulsos y latidos de fuerte intensidad, estos producen levantamiento de la pared toráxica y proyección del corazón, que es visible. Las causas frecuentes son: arritmias cardíacas, estenosis apretada de la aorta, hipertrofia cardíaca, etc. En ocasiones el corazón no es visible ni palpable y se denomina corazón quieto; en estos casos se lateraliza al paciente hacia la izquierda, para tratar de palpar el corazón. 670.- Punto de Máximo Impulso: Es la proyección del latido del ventrículo izquierdo, especialmente la punta del corazón, en la pared toráxica, es más evidente en espiración. En condiciones normales, en individuos delgados puede verse y palparse entre el 4to y 5to espacio intercostal izquierdo con la línea medioclavicular izquierda (5to EICILMCI); Debe realizarse la inspección para observar si está en el lugar correspondiente, o está desplazado y confirmarse con la palpación a mano llena sobre el área precordial. En condiciones patológicas el corazón puede desplazarse a diferentes sitios de la pared toráxica. Las causas de desplazamiento hacia arriba y a la izquierda son: el derrame pleural izquierdo,

221

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

ascitis voluminosa, embarazo; hacia abajo y a la izquierda (en la axila) por hipertrofia del ventrículo izquierdo y hacia la derecha en neumotórax izquierdo. 671.- Ruidos Cardíacos Hipofonéticos: Se denomina así cuándo el primer y el segundo ruido son difíciles de escuchar a la auscultación, por su baja tonalidad; Se observa en obesos, anasarca, enfisema pulmonar y derrame pleural izquierdo; Estas causas alejan el corazón de la pared toráxica, y en ICI, ICD, ICC en fase terminal, donde el corazón está en fase dilatada y las válvulas cardíacas que son las productoras de los ruidos, están muy separadas por el crecimiento cardíaco. 672.- Foco Aórtico: Es el lugar en la cara anterior del tórax, área precordial, donde se proyecta mejor el sonido producido por el cierre de las valvas sigmoideas aórticas. Se encuentra situado en el 2do espacio intercostal con la línea paraesternal derecha (2do EICLPED). 673.- Foco Accesorio Aórtico: Es el lugar en la cara anterior del tórax, área precordial, donde también se proyecta el sonido producido por el cierre de las valvas sigmoideas aórticas. Se encuentra en el 3er espacio intercostal izquierdo, con la línea paraesternal, con el pulmonar y el aórtico, son los focos de la base. 674.- Foco Pulmonar: Es el lugar en la cara anterior del tórax, área precordial, donde se proyecta mejor el sonido producido por el cierre de las valvas sigmoideas pulmonares. Se encuentra situado en el 2do espacio intercostal con la línea paraesternal izquierda (2do EICLPEI). 675.- Foco Mitral: Es el lugar en la cara anterior del tórax, área precordial, donde se proyecta mejor el sonido producido por el cierre de la válvula mitral. Se encuentra situado en el 5to EICLMCI, coincide con el apex; en el hombre coincide con la tetilla y en la mujer sobre la mama, si presenta gigantomastia hay que movilizar la mama, para colocar el estetoscopio.

222

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

676.- Foco Tricuspídeo: Es el lugar en la cara anterior del tórax, área precordial, donde se proyecta mejor el sonido producido por el cierre de la válvula tricuspídea. Se encuentra situado 1 cm por encima del apéndice xifoides, junto con el mitral, son los focos de la punta. 677.- Frecuencia Cardíaca: Es el número de veces que se contrae el corazón en un minuto. La referencia para contarla es el “dun” o primer ruido cardíaco. En condiciones normales la frecuencia cardíaca es de 60 - 90 lat/min. Es aconsejable colocar el estetoscopio por el lado de la membrana, ejerciendo ligera presión, sobre el foco mitral (5to EICLMCI), y con la mano derecha el examinador toma el pulso radial, para confirmar la sincronía. La frecuencia cardíaca puede ser alterada por diferentes patologías, aumentando y disminuyendo el número de lat/min. 678.- Bradicardia: Es la disminución de la frecuencia cardíaca por debajo de 60 latidos por minuto. En condiciones fisiológicas durante el sueño (por vagotonía), y en los atletas de alta competencia, por hipertrofia del ventrículo izquierdo con volumen minuto aumentado, se presentan frecuencias ‘normales’ de 55 latidos por minuto o menores. Las patologías que producen bradicardia con mayor frecuencia son: bloqueo aurículoventricular de primer grado, segundo grado y tercer grado, hipotiroidismo, uso exagerado de β-bloqueadores, digitálicos, antiarrítmicos, abuso de benzodiazepinas, y vagotonía primaria. 679.- Taquicardia: Aumento de la frecuencia cardíaca por encima de 100 lat/min. En condiciones fisiológicas hay 10 lat/min, que son el rango de seguridad entre 90 que es normal y 100 o mayores, que es patológico; Las funciones de supervivencia (comer, evacuar, bañarse, caminar, relaciones sexuales y emociones), aumentan en menos de 10 lat/min, la frecuencia cardíaca por liberación de catecolaminas; pero se mantienen debajo del rango de taquicardia. Las patologías que producen taquicardia son: Arritmias supraventriculares con alta conducción ventricular (fibrilación y flutter auricular), taquicardia paroxística

223

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

supraventricular, fiebre, anemia, prolapso de válvula mitral sintomática, ICI, e ICC descompensa, hipertiroidismo, HTA, y la intoxicación digitálica. 680.- Primer Ruido: Sonido normal auscultable en la región precordial, en los focos mitral (5to EICILMCI) y tricuspídeo (en la unión del esternón con el apéndice xifoides), remeda el “dun”. Es producido por el cierre de las válvulas mitral y tricuspídea, milisegundos después ocurre la sístole, debe ser limpio y de mayor intensidad que el segundo ruido; suele presentar variaciones patológicas: desdoblamientos, reforzamientos, soplos y clic (chasquido), de apertura, característico del prolapso de la válvula mitral. En fiebre reumática, sífilis y LES, la válvula mitral presenta vegetaciones patológicas, endurecimientos y calcificaciones; es la que más frecuente se lesiona en endocarditis de diferentes etiologías. 681.- Segundo Ruido: Sonido normal auscultable en la región precordial, en los focos aórtico (2do EICLPED), y pulmonar (2do EICLMPEI), remeda la sílaba “lub”, es producido por el cierre de valvas sigmoideas aórtica y pulmonar; milisegundos después ocurre la diástole, debe ser limpio y de menor intensidad que el primer ruido. El aórtico en condiciones normales es más intenso que el pulmonar, por la mayor presión que maneja; Ocurren variaciones patológicas: desdoblamientos y reforzamientos. 682.-Arritmia Cardíaca: Alteración del ritmo, en el caso del corazón es la producción de ruidos cardíacos desiguales, y la separación entre los ruidos son períodos de tiempo también desiguales. Las causas incluyen: extrasístoles, bloqueos, flúter y fibrilación auricular, pulso alternante, enfermedad del nodo sinusal y taquicardia paroxística; ésta puede ser ocasionada por estimulación del neumogástrico; La arritmia respiratoria es una variante normal, donde la frecuencia cardíaca aumenta con la inspiración.

224

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

683.- Desdoblamiento: Referido a los ruidos cardíacos, es la falta de sincronía de los ruidos producidos al cerrar las válvulas cardíacas, no cierran al mismo tiempo sino que la valva en particular y la válvula específica, cierran primero una y luego la otra, porque presentan estenosis o insuficiencia; produce un sonido auscultatorio sucio “dun, trac, lub”, en lugar del “dun, lub” característico del primer y segundo ruido cardíaco normal. 684.- Reforzamiento: Referido a los ruidos cardíacos, es la prolongación con aumento del tono de los ruidos cardíacos, porque el complejo válvular está más descendido de lo normal; entonces el cierre es de mayor trayecto con mayor tensión e impacto, y se libera mayor vibración. El reforzamiento del 2do ruido en el foco aórtico, se ausculta en hipertensión arterial sistémica; y en el foco pulmonar, en hipertensión pulmonar. 685.- Ritmo de Galope: Es el signo patológico característico de la ICI e ICC descompensada; consiste en un 3er ruido con cadencia de galope (simula el galopar de un caballo), debido a la vibración del aparato valvular y tendinoso, y al choque de la sangre durante la diástole, en el miocardio insuficiente; Se ausculta en el área precordial, y la frecuencia cardíaca puede alcanzar 200 lat/min. 686.- Soplo Sistólico: Sonido patológico auscultable en la región precordial, coincide con el pulso arterial y remeda el soplar con los labios entreabiertos, se ausculta durante la sístole (después del “dun”) en las válvulas aórtica y pulmonar por estenosis; en la mitral y tricúspidea por insuficiencia; y en el mesocardio, si existe comunicación interventricular. 687.- Soplo Diastólico: Sonido patológico auscultable en la región precordial, no coincide con el pulso arterial y remeda sorber con un pitillo el líquido de un recipiente; se ausculta en la diástole (después del “lub”), entre el segundo ruido y el próximo primer ruido; En la pulmonar y aórtica por insuficiencia; y en la tricuspídea y mitral por estenosis.

225

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

688.- Frote Pericárdico: Sonido patológico que remeda el frotar de dos cueros despulidos, se ausculta durante la sístole en el área precordial; para diferenciarlo del frote pleural, se ausculta durante la apnea; si persiste es pericárdico, si desaparece es pleural. Las causas son: pericarditis inflamatoria, infecciosa, autoinmunitaria y urémica. Abdomen. Digestivo 689.- Abdomen Globoso: Signo patológico, cuándo el abdomen en actitud decúbito dorsal, sobrepasa en altura, la sínfisis pubiana y el apéndice xifoides; se observa en: obesidad, embarazo, ascitis, distensión de visceras huecas, visceromegalias, neumoperitoneo y tumoraciones intrabdominales de diferentes etiologías. 690.- Abdomen Plano: Es la característica normal del abdomen, en actitud decúbito dorsal, donde la pared anterior está a la altura de la sínfisis pubiana y el apéndice xifoides. 691.- Abdomen Excavado: Signo patológico donde el abdomen en actitud decúbito dorsal, se observa deprimido, por debajo la sínfisis pubiana y el apéndice xifoides; es frecuente en: caquéxia, TBC avanzada, SIDA y estados terminales del cáncer. 692.- Abdomen en Batracio: Signo patológico donde el abdomen en decúbito dorsal, tiene la forma del abdomen del sapo; globoso y abombado en los flancos. Ocurre en ascitis de poca cuantía, donde el líquido ascítico libre se desplaza a la zona declive bilateralmente, y las vísceras flotan. 693.- Ruidos Hidroaéreos: Sonidos normales que se auscultan en la pared abdominal anterior y lateral, producidos por movimientos peristálticos de avanzada en la función digestiva; deben ser 5 o más por minuto, la hipopotasemia produce ausencia de estos ruidos, es el íleo paralítico metabólico y en el íleo obstructivo por debajo de la obstrucción están disminuídos, y por encima de la obstrucción

226

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

aumentan para vencerla; en colitis y mala absorción intestinal la frecuencia de los ruidos aumenta. 694.- Hepatomegalia: Aumento de tamaño del hígado; Las causas más frecuentes son: infecciosa, absceso hepático (amibiano y piógeno), paludismo, kala-Azar, bilharziosis; tumoral, absceso hepático, hepatoma, colangioma, metástasis hepática, quiste hidatídico, y poliquistosis congénita; congestiva, ICD, ICC, trombosis de venas suprahepáticas (sindrome de Budd-Chiari); degenerativa, cirrosis hepática en etapa inicial; en la cirrosis avanzada el hígado se atrofia severamente; hematológica, leucosis y linfoma; infiltrativa, enfermedad de depósito (Gaucher), esteatosis y amiloidosis. Se confirma al medirlo con la cinta métrica desde borde superior (obtenido por percusión en el 4to o 5to espacio intercostal derecho), hasta el borde inferior del hipocondrio derecho (obtenido por palpación profunda), y supera los 10, 12 y 14 cms en las líneas paraesternal, medioclavicular y axilar derecha, respectivamente. 695.- Hepatoptosis: Descenso patológico del hígado, ocurre en caquexia y trauma severos, sin hepatomegalia. Se diagnostica al palpar el abdomen y por debajo del hipocondrio derecho existe la tumoración; se confirma que es el hígado y al realizar la medición, no sobrepasa los valores normales. 696.- Esplenomegalia: Aumento de tamaño del bazo; las causas son: inflamatoria, fiebre tifoidea; infecciosa, mononucleosis infecciosa, brucelosis, endocarditis bacteriana subaguda, sepsis, paludismo, y Kala-Azar (leishmaniasis visceral); congestiva, trombosis venosa portal, SHP, cirrosis, fibrosis periportal (bilharziana); hematológica, leucosis (leucemia aguda y crónica), anemia hemolítica (talasemia), linfomas, metaplasia mieloide, mieloma múltiple y hemoglobinopatía C; otras, LES, sarcoidosis, artritis reumatoide (enfermedad De Still y sindrome de Felty), enfermedad de depósito (Gaucher), y policitemia vera.

227

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

697.- Nefromegalia: Aumento de tamaño de uno o ambos riñones; Las causas son: unilateral, hipertrofia compensadora de riñón contralateral atrófico, tumor maligno (tumor de Wilms en el niño), hidronefrosis por obstrucción persistente de la vías urinarias, quiste congénito, TBC renal; bilateral, enfermedad poliquística (puede ser unilateral), y amiloidosis. 698.- Nefroptosis: Descenso patológico de uno o ambos riñones, ocurre en caquexia y traumas severos, sin nefromegalia. Se descubre al palpar el abdomen en los flancos derecho e izquierdo, y existe tumoración, se confirma que es renal; pero en los exámenes complementarios, el tamaño de los riñones es normal. 699.- Hernia Umbilical: Salida de peritoneo con o sin vísceras abdominales a través de un agujero natural (específicamente la cicatríz umbilical), que no cerró completamente al nacer y se produce por esfuerzo físico severo y persistente (levantar objetos muy pesados); En general es pequeña, sólo entra el dedo meñique, al palpar en posición de pie con ayuda de la maniobra de valsalva; sin embargo, pueden ser muy grandes, y en el contenido se encuentran visceras huecas y macizas (hígado). Las hernias se complican de varias maneras: encarcelarse, estrangularse y perder el domicilio; esta última condición se comprueba al intentar introducir el contenido de la hernia a la cavidad abdominal (reducirla), y se regresa inmediatamente. Independiente de la complicación, la solución es quirúrgica. 700.- Hernia Inguinal: Salida de peritoneo con y sin vísceras abdominales a través de uno o ambos conductos inguinales (agujero natural); porque al momento del nacimiento no ocurrió el cierre completo; es más frecuente del lado izquierdo, porque es el conducto que cierra más tardíamente; También es la consecuencia de esfuerzos físicos severos y persistente (levantar objetos muy pesados); La hernia de pequeño tamaño se conoce como “punta de hernia”, se observa en posición de pie, y se palpa al indicar al paciente la realización de la maniobra de valsalva, mientras se introduce el dedo índice en ambos trayectos inguinales; y las

228

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

de tamaño grande son las hernias donde se encuentran visceras huecas y macizas. En el hombre, el escroto adquiere dimensiones gigantes, por la presencia de hernias inguinoescrotales. La solución es quirúrgica; produce dolor intenso cuándo se estrangulan las vísceras que se encuentran en la hernia. 701.- Eventración: Es la salida de peritoneo con y sin vísceras abdominales a través de agujeros no naturales, se ubica en cicatrices quirúrgicas de hernia, cirugías anteriores, cicatríz de herida por arma blanca y de fuego; rechazo de suturas post-quirúrgica, hipoproteinemia, defectos de cicatrización, esfuerzo físico severo y persistente post-quirúrgico inmediato, (levantar objetos pesados); el tamaño varía: pequeña, mediana y gigante. La solución es quirúrgica y es necesario utilizar prótesis (malla), para resolverla definitivamente. 702.- Evisceración: Es la salida de vísceras abdominales sin peritoneo a través de agujero no natural, (la cicatríz de eventración), que recidiva por defecto de cicatrización, rechazo de suturas, hipoproteinemia, posterior a esfuerzo físico postquirúrgico severo y persistente (levantar objetos pesados); La evisceración se presenta de diferentes tamaños, lo característico es que se observan y palpan fácilmente las vísceras desprovistas de peritoneo, a través de la pared abdominal. 703.- Maniobra de Blumber: Es la presión y descompresión, que se realiza en la fosa ilíaca derecha, la cual produce una respuesta inmediata de dolor y rechazo a la maniobra. Las causas son: apendicitis aguda, tiflitis, ovulación dolorosa y anexitis. Se describía anteriormente como maniobra exclusiva para apendicitis, sin embargo, la ecografía abdominal, TAC abdominal con doble contraste y laparoscopia utilizados como métodos diagnósticos, han demostrados que está presente en las otras patologías mencionadas. 704.- Maniobra de Murphy: Es la respuesta a la presión firme que se realiza en el punto de Murphy (donde convergen la región subcostal derecha y el borde externo del recto anterior derecho del abdomen), la cual produce dolor y rechazo a la

229

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

maniobra. Las causas frecuentes son: colecistitis aguda y crónica, colelitiasis, coledocolitiasis, hidrocolecisto y piocolecisto. 705.- Punto de Mc Burney: Lugar anatómico que corresponde a la proyección del apéndice cecal en el abdomen; es el denominado punto apendicular ubicado en la unión de 1/3 externo con los 2/3 internos de una línea imaginaria umbilíaco-ilíaca derecha (que se extiende desde la cicatríz umbilical hasta cresta ilíaca antero superior derecha); es allí donde se realiza la maniobra de Blumber. 706.- Hiperestesia Cutánea: Es el signo patológico de irritación peritoneal a la palpación suave de la piel, en este caso del abdomen, produce dolor intenso y signo de retirada, debido a inflamación del peritoneo, secundario a inflamación de vísceras abdominales. Este signo se explica con la ley de Stoke: la irritación e inflamación de la serosa produce contractura e hiperestesia de los músculos y piel inervados por la misma metámera. 707.- Signo del Pliegue: Signo patológico que se produce cuándo se toma la piel con el dedo índice y pulgar del examinador, y al soltarla permanece plegada por varios segundos; Por deshidratación severa, pérdida de peso rápida, pérdida de la turgencia y elasticidad de la piel. 708.- Pneumoperitoneo: Presencia patológica de aire en la cavidad peritoneal, por perforación de visceras huecas; es de resolución quirúrgica urgente, para evitar la muerte. Las causas más frecuentes son: úlcera péptica perforada, microperforación intestinal ocasionada por amiba histolítica, salmonella, shigella y en la apendicitis perforada. Se diagnostica al percutir el abdomen y encontrar timpanismo en el hipocondrio derecho, que normalmente es mate, por la presencia del hígado. Se confirma con rayos X de abdomen de pie y se observa una burbuja de aire sub-diafragmática, denominado signo de Jober.

230

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

709.- Abdomen en Tabla: Signo patológico donde se palpa contractura abdominal generalizada por inflamación del peritoneo; La pared abdominal está rígida y dolorosa. Se produce porque la metámera que inerva la serosa peritoneal, también inerva los músculos de la pared abdominal. 710.- Peritonitis: Es la patología y el signo grave de inflamación del peritoneo, debido a inflamación y perforación de visceras huecas como: estómago, vesícula biliar, intestino delgado, grueso y apéndice cecal. Produce agravamiento severo del estado general, náuseas con y sin vómito, fiebre, taquicardia por encima de 120 lat/min, ausencia de evacuación, hiperestesia cutánea en fosa ilíaca izquierda (si es apendicitis), y abdomen en tabla. La solución es quirúrgica y urgente. 711.- Ascitis: Presencia de líquido (exudado, trasudado, pus y menos frecuente sangre), en la cavidad peritoneal, causado por: SHP, ICD, ICC, hipoproteinemia, IRC, sindrome nefrótico, sindrome de Bud-Chiari, carcinomatosis peritoneal, metástasis peritoneal, sindrome de Meigs y hemorragia interna profusa postraumática. La ascitis puede ser leve, moderada y severa (a tensión). Las maniobras para realizar el diagnostico de ascitis, además de la presencia de abdomen globoso y en batracio, son: la maniobra de la oleada, que consiste en que el examinador percute con la mano derecha, en el flanco derecho del paciente acostado, y con la mano izquierda colocada en el flanco izquierdo y el dedo pulgar en la sínfisis pubiana, para evitar que la onda se pierda en la pared, se percibe la onda líquida que confirma la ascitis. La otra maniobra es la superior del abdomen. 712.- Matidez Cambiante: Maniobra para confirmar si la ascitis es libre o tabicada, se realiza en decúbito lateral izquierdo y derecho, en cada caso se percute en el flanco que está en la parte superior, donde debe escucharse timpanismo y en el inferior matidez hídrica; Si resulta como ha sido descrita es ascitis libre, si no, es ascitis tabicada. percusión, al realizarla se obtiene matidez hídrica en los flancos y timpanismo en la parte

231

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

713.- Signo del Témpano: Es la maniobra para confirmar si la ascitis es a tensión, consiste en presionar hacia dentro de la cavidad abdominal, las vísceras macizas (hígado y bazo), dejando la mano sobre la viscera y se percibe el choque de rebote de la víscera (similar a cuándo se hunde un cubito de hielo en un vaso de agua, inmediatamente regresa a la superficie). Si esto ocurre, se confirma la ascitis a tensión y probablemente hay que realizar la paracentesis (extraer mediante punción, el líquido ascítico para mejorar la capacidad respiratoria). Las causas son: SHP severa, cirrosis hepática, ICD, IRC, hipoalbuminemia y sindrome de Bud-Chiari. Abdomen Urinario 714.- Puntos Ureterales: Sitios anatómicos ubicados en el abdomen, 6 en total (tres del lado izquierdo y tres del lado derecho: superior, medio e inferior), que corresponde a la proyección visceral de los uréteres. Superior, corresponde a la unión uretero-piélica, se proyecta donde la prolongación de la cicatríz umbilical contacta con el borde externo de ambos rectos anteriores del abdomen; medio, se ubica en la prolongación de la horizontal que pasa por ambas espinas ilíacas anterosuperiores y contacta con el borde externo de ambos rectos anteriores del abdomen; el inferior, se palpa bimanual, por tacto rectal con la vejiga distendida y corresponde a la desembocadura de los uréteres en la vejiga. En esos 6 puntos se realiza la palpación, para iniciar y exacerbar el dolor que corresponde a inflamación, litiasis, coagulos y otros procesos obstructivos de los uréteres. 715.- Peloteo Renal: Maniobra palpatoria que se realiza en el abdomen, colocando el examinador la mano derecha por fuera del recto anterior del abdomen en el flanco izquierdo y derecho respectivamente, y la mano izquierda en la región lumbar, debajo de la duodécima costilla y por fuera de la masa común, luego se realizan ascensos y descensos secuenciales de ambas manos, para identificar si se palpa tumoración y si corresponde al riñón. La causa más frecuente, si esta maniobra es positiva es la nefromegalia de diferentes etiologías. Se deben

232

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

describir las características semiológicas que se palpan idénticas a las que se realizan en todas las tumoraciones y visceromegalias: localización, tamaño, sensibilidad, movilidad, dureza, superficie, y borde. 716.- Contacto Lumbar: Maniobra palpatoria que se realiza en el abdomen, colocando el examinador la mano derecha por fuera del recto anterior del abdomen en el flanco izquierdo y derecho respectivamente y la mano izquierda por fuera de la masa común, en la región lumbar; Se realiza presión con la mano derecha y percibe si contacta en la mano izquierda que permanece inmóvil, de esta manera se identifica si la tumoración que se palpa, corresponde al riñón. La causa más frecuente si esta maniobra resulta positiva, es la nefromegalia de diferentes etiologías: compensadora a disfunción del riñón contralateral, tumores, abscesos, hidronefrosis, y riñones poliquísticos. 717.- Globo Vesical: Signo patológico donde existe tumoración blanda en el hipogastrio y aún en el mesogastrio, corresponde a retención urinaria en la vejiga. Se realiza por palpación, en el hombre es más fácil sospechar el diagnóstico; en la mujer hay que descartar embarazo. En ambos la forma de realizar el diagnostico es por la ausencia de micción, y la presencia de tumoración dolorosa, renitente y/o fluctuante, y que al cateterizar la vejiga fluye abundante orina, la tumoración desaparece y se confirma el globo vesical. Abdomen Ginecológico 718.- Rectocele: Prolapso de la pared anterior del recto a través de la vagina, se observa en: multíparas, obesas y posterior a esfuerzos físicos intensos y prolongados. Se diagnostica en posición ginecológica, se solicita a la paciente que puje y se observa la protrusión de la pared posterior (inferior), de la vagina, que es la pared anterior del recto.

233

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

719.- Cistocele: Prolapso de la pared posterior de la vejiga urinaria a través de la vagina, se observa en: multíparas, obesas y posterior a intensos y prolongados esfuerzos físicos. Se diagnostica en posición ginecológica, al solicitar a la paciente que puje y observar la protrusión de la pared anterior (superior), de la vagina, que es la pared posterior de la vejiga urinaria. 720.- Histerocele: Es el prolapso del útero parcial o total a través del canal vaginal, se observa en: multíparas, obesas y posterior a intensos y prolongados esfuerzos físicos. Se diagnostica en posición de pie y ginecológica; al observar la salida espontánea del cuello y el cuerpo uterino completo, incluso los anexos. Cuándo es de pequeño tamaño, al pujar protruye en el introito vaginal el cuello uterino. 721.- Fisura Anal: Signo patológico que consiste en la pérdida de la solución de continuidad, hendidura y surco superficial en el esfínter anal que produce dolor intenso espontáneo y al evacuar. Puede ser ocasionado por la expulsión de heces duras y voluminosas (constipación), impactación fecal, sodomía, introducción de cuerpos extraños por el ano y cáncer de ano. 722.- Fístula: Trayecto patológico que comunica dos órganos y en ocasiones algún órgano con la piel, por donde sale pus y secreciones patológicas. Se describen las idiopática o de aparición espontánea y las secundarias que se desarrollan a partir de una úlcera crónica. Sin embargo, puede establecerse ésta comunicación quirúrgicamente con el propósito de drenar secreciones. Las causas son: absceso perianal, rectal, vesical, y uterino. Puede existir fístula en cualquier lugar del organismo, pero en esta sección se define específicamente, en la región perineal. 723.- Hemorroides: Presencia de várices en el plexo venoso hemorroidal interno y externo, dolorosas, semejan un racimo de uvas, pueden romperse y sangrar abundantemente. Se perciben durante el aseo anal. Son frecuentes en: estreñimiento crónico, embarazos numerosos y SHP; las externas se observan en posición ginecológica y las internas se diagnostican por tacto rectal y rectoscopia.

234

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Abdomen Genital Masculino 724.- Fimosis: Es la dificultad congénita o adquirida para la retracción del prepucio que impide la salida del glande; Esta situación favorece la acumulación de esmegma peneano (secreción blanca y maloliente, en el surco balanoprepucial y se ha demostrado que contiene VPH), infección urinaria, retención urinaria, balanitis y prepucitis. En el recién nacido se debe realizar la retracción manual o con campana, inmediatamente al nacer. En el adulto se realiza la fimosectomía o circunsición. Los judíos que realizan la fimosectomía por norma higiénica y religiosa al 8vo día de nacido, tienen el menor índice de cáncer de cuello uterino, en las mujeres judías 725.- Parafimosis: Es la imposibilidad congénita o adquirida para llevar el prepucio a su estado inicial, después que se ha retraído, (en caso de cicatrización de prepucitis, balanitis, y relaciones sexuales traumáticas), se complica con la compresión del glande que si es persistente conduce a la cianosis y gangrena. La solución es quirúrgica, se realiza la circunsición. 726.- Balanitis: Inflamación del glande, con o sin leucorrea. Las causas son: traumáticas, circinata (causada por la spirochaeta balanitidis), infección viral, micótica, gangrenosa, diabética (irritación por la orina hiperosmótica). 727.- Prepucitis: Inflamación del prepucio generalmente acompaña a la balanitis, con o sin leucorrea. Las causas más frecuentes son: traumáticas (sexual), infección viral, bacteriana, micótica, fimosis y parafimosis. 728.- Orquitis: Inflamación de uno o los dos testículos con dolor intenso y aumento de volumen, en la forma severa se acompaña de imposibilidad para caminar. Las causas más frecuentes son: traumáticas, infección viral, bacteriana, viremia (parotiditis), tumores benignos y malignos.

235

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

729.- Condiloma Acuminado: Lesiones verrugosas única o múltiples, de trasmisión sexual, ocasionadas por el VPH, es polipoidea, excrecente, papulosa, puntiaguda de aspecto vegetante. Aparecen en la piel del prepucio, glande, meato y resto del pene, vagina, labios mayores, menores, introito vaginal, piel del periné y vulva; 730.- Varicocele: Várices de las venas espermáticas que se aprecian en posición de pie, semejan una masa blanda fluctuante, parecida a una “bolsa de lombrices”. Desaparece en decúbito dorsal y por drenaje venoso. Las causas son: congénitas y provocadas, por patologías que disminuyen el retorno venoso hacia la cava inferior: ascitis, obesidad, embarazos a repetición y ropa interior ajustada. 731.- Orquiepididimitis: Inflamación simultánea del testículo y epidídimo con dolor y dificultad para caminar. Las causas son: traumáticas, abstinencia sexual por tiempo prolongado, relación sexual traumática, infección viral y bacteriana. 732.- Edema Escrotal: Es el signo patológico que consiste en la extravasación de plasma al espacio intersticial de la piel del escroto. Se presenta en: ICC, anasarca, sindrome nefrótico, hipoalbuminemia, en ocasiones es tan intenso que semeja al hidrocele bilateral. Miembros Superiores e Inferiores. Osteomuscular 733.- Espondilitis: Inflamación de las apófisis espinosas de una o varias vértebras, se manifiesta con dolor en el sitio de la inflamación; Las causas son: traumáticas, elevación de grandes cargas de peso de manera incorrecta, enfermedades autoinmunitarias (espondilitis anquilosante frecuente en el sexo masculino ligada al antígeno mayor de histocompatibilidad: HLA-B27), infecciones como el Mal de Pott (TBC en las vertebras, principalmente las toráxicas); tífica (fiebre tifoidea); artritis deformante (enfermedad de Bechterew).

236

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

734.- Simetría de Miembros: Es la condición normal del ser humano donde los miembros superiores, inferiores y cada segmento, son de igual longitud y grosor entre si, o existe variación sólo de 5-10 milímetros (mm), lo cual es de poca importancia clínica. Para confirmar la simetría, se realiza la medición de pie y en decúbito dorsal, utilizando la cinta métrica, por segmentos (brazo, antebrazo y mano; muslo pierna y pie) y total (desde el hombro hasta la porción distal del dedo medio; y desde la articulación coxo-femoral hasta el talón y luego el pie). 735.- Amelia: Es la ausencia congénita total de algún miembro superior o inferior. Se observa por falta de desarrollo del arco branquial correspondiente y en hijos de mujeres que ingieren analgésicos durante el embarazo, específicamente en la etapa de organogénesis. Anteriormente la talidomida, hoy día dipirona. 736.- Focomelia: Defecto congénito que consiste en que la mano o los dedos, aparecen implantados en el tronco por ausencia del miembro superior. Se observa por falta de desarrollo del arco branquial correspondiente y en hijos de mujeres que ingieren durante el embarazo analgésicos, específicamente en la etapa de organogénesis. Anteriormente la talidomida, hoy día dipirona. 737.- Hemimelia: Falta congénita de algún segmento del miembro superior

(brazo, antebrazo y mano); inferior (muslo, pierna y pie). Se observa por falta de desarrollo del arco branquial correspondiente y en hijos de mujeres que ingieren durante el embarazo analgésicos, específicamente en la etapa de organogénesis. Anteriormente la talidomida, hoy día dipirona. 738.- Aracnodactilia: Signo congénito y adquirido (hiperfunción de la hormona del crecimiento), donde los dedos de las manos y de los pies son largos y delgados, disarmónicos con el resto de los segmentos corporales. Se observa en el sindrome de Marfan y la acromegalia.

237

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

739.- Sindactilia: Signo congénito que se observa cuándo dos o más dedos de la mano y del pie, están unidos (permanecen palmados), por persistencia de la membrana, que en la etapa fetal final debe involucionar, para que al nacer los dedos estén individualizados. 740.- Mano de Partero: Signo patológico donde los dedos de la mano están proyectados en forma de embudo, las articulaciones interfalángicas extendidas flexionadas sobre las metacarpofalángicas. Es frecuente en forma temporal por crisis de alcalosis respiratoria, hiperventilación y en hipocalcemia. Se produce en la tetania, con el tensiómetro manteniendo la presión 30 (mmHg), por encima de la sistólica durante tres minutos; Es el signo de Trousseau. 741.- Mano de Predicador: Signo patológico donde el dedo índice y el medio están en extensión, el anular y meñique en flexión; por lesión del nervio mediano. 742.- Mano Simiana: Denominada también de Aran Duchenne, es el signo donde se observa atrofia de los músculos de las palmas, aplanamiento de la eminencia tenar e hipotecar, mano descarnada, es evidente en la palma y el dorso de la mano, los tendones de los interóseos y fasciculaciones. Se observa en enfermedades miodegenerativas, neuropatía, y esclerosis lateral amiotrófica. 743.- Dedos en cuello de Cisne: Signo característico en la artritis reumatoidea, donde los dedos están deformados en flexión con anquilosis de las interfalángicas atrofia muscular; y flexionados en la articulación metacarpofalángica; Si además, se desvían al cúbito con sublujación; Es llamada mano en ráfaga cubital. 744.- Dedos Hipocráticos: Ensanchamiento notable y patológico de la falange distal y pulpejo de los dedos, cianosis e hiperconvexidad de las uñas en sentido anteroposterior y transversal (uñas en vidrio de reloj). Las causas son: cardiopatía congénita cianógena, EBOC, asma crónica, cor-pulmonale, osteoartropatía

238

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

hipertrófica; La fisiopatología es hipoxia de la falange distal que se hipertrofia compensatoriamente. 745.- Panadizo: Tumefacción inflamatoria localizada en el pulpejo de los dedos y la eminencia hipotenar, dolorosa, turgente de contenido purulento al final de la evolución. Las causas son: traumas y procesos inflamatorios secundariamente infectados por stafilococo y streptococo. 746.- Fenómeno de Raynaud: Signo patológico que consiste en palidez, seguido de rubor y luego cianosis en pulpejos de los dedos, punta de la naríz y pabellones auriculares, con el frío y espontáneamente, (ocurre por cierre del esfínter precapilar arterial, apertura violenta del esfínter precapilar arterial y cierre del esfínter poscapilar venoso respectivamente). Es frecuente en esclerodermia, LES, periarteritis nodosa, hipertensión pulmonar primaria, tromboangeitis obliterante y crioaglutinemia. 747.- Coxa Vara: Alteración que consiste en la aproximación de la rodilla enferma con la sana por deformidad del cuello femoral, con disminución del ángulo de declinación y la cabeza femoral desviada hacia atrás. Las causas más frecuentes son: osteocondrosis deformante juvenil, necrosis aséptica de la cabeza femoral (enfermedad de Perthes), aplanamiento de la cabeza femoral y de la cavidad cotiloidea de la cadera y luxación posterior. El miembro inferior se observa con flexión y aducción. 748.- Genu Recurvatum: Alteración congénita donde existe hiperextensión de la pierna sobre el muslo a nivel de la rodilla, adoptando los miembros un arco de concavidad anterior. 749.- Genu Varo: Signo patológico donde las extremidades se separan produciendo ambas un arco de concavidad interna. Las causas son: fractura en la rodilla, osteoartritis degenerativa, congénita y de predisposición familiar.

239

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

750.- Genu Valgo: Signo patológico caracterizado por el roce de las rodillas durante la marcha, existe angulación de pierna y muslo de concavidad externa; puede ser congénita y adquirida (raquitismo, obesidad, osteoartritis degenerativa, fracturas de fémur y tibia). 751.- Úlcera Varicosa: Pérdida de la solución de continuidad de la piel que al profundizarse expone: tejido celular subcutáneo, y tendones; ubicada con frecuencia en el 1/3 inferior de la pierna, región antero y postero interna, supramaleolar (donde desemboca el lago de la safena), es dolorosa, redondeada, de bordes definidos y enrojecidos, permanece húmeda y supurativa; Es causada por insuficiencia venosa periférica (superficial, comunicante y profunda), de evolución crónica y la curación tarda meses y años. 752.- Mal Perforante Plantar: Lesión ulcerosa diabética, en los puntos de apoyo de los miembros inferiores (dedos, talón, lado externo del pie, etc), debido a neuropatía diabética, que se manifiesta con anestesia en los miembros, lo cual impide descubrir la lesión inicial, y macroangiopatía, que disminuye la circulación adecuada de los miembros inferiores y ocurre la gangrena; es de bordes irregulares, negruzca, no dolorosa, seca y crónica; puede cicatrizar en meses con medidas higienico-dietéticas y compensación de la diábetes. Se observan lesiones similares en la arteriopatía periférica. 753.- Pie Diabético: Lesión ulcerosa, purulenta y supurativa, de bordes irregulares, en general no dolorosa, ubicada en los puntos de apoyo de los miembros inferiores (dedos, talón, lado externo del pie, etc), debido a neuropatía diabética (anestesia en los miembros, lo cual impide descubrir la lesión incipiente), y macroangiopatía, que disminuye la circulación adecuada de los miembros inferiores y produce la gangrena. Se diferencia del mal perforante plantar porque hay infección, es la lesión complicada del mal perforante plantar.

240

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

754.- Linfedema: Edema de origen linfático, debido a la obstrucción de los conductos linfáticos, por penetración de filarias (Wuchereria Bancrofti y otras filarias), enfermedades micóticas y la infiltración carcinomatosa pélvica. En general es más duro que el edema, no deja fovea y, durante la etapa aguda es posible observar el trayecto linfático distendido e inflamado (linfangitis). 755.- Mixedema Pretibial: Es el depósito de mucopolisacáridos en la región de los maléolos. Se observa en hipertiroidismo y, generalizado en el hipotiroidismo. 756.- Elefantiasis: Edema de origen linfático severo, por obstrucción linfática de larga data; el o los miembros inferiores están aumentados de volumen, ‘monstruosos’, la piel se torna gruesa, similar al elefante, áspera y con fisuras por donde drena linfa. Es causado por tumores pélvicos, radiaciones y filariasis. 757.- Hallus Valgo: Alteración morfológica articular y de la epífisis del primer metatarsiano, con desviación del dedo gordo hacia fuera; esto produce una prominencia en la parte interna de la unión metatarsofalángica del primer dedo; que es molesta y dolorosa. Coloquialmente se conoce como “juanete”. Las causas son: familiares, congénitas y el uso de calzado de punta estrecha durante años. 758.- Crepitación Articular: Sonido audible y perceptible a la palpación de las articulaciones al movilizarlas activa y pasivamente; es causada por: inflamación, osteoartritis, osteoartrosis y en ocasiones es constitucional. 759.- Anquilosis: Abolición, limitación y fijación con imposibilidad para movilizar una o varias articulaciones; Las causas son: artrosis (ósea y verdadera), artrodesis (artificial post-quirúrgica), espuria (falsa), por rigidez de los músculos y tendones que rodean la articulación. 760.- Artritis: Inflamación de una o varias articulaciones; con enrojecimiento, dolor, calor y limitación del movimiento. Las causas son: traumáticas, inmunitarias,

241

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

infecciosas viral y bacteriana; El gonococo, es la primera causa de artritis séptica entre los 15 y 40 años, el stafilococo está en el segundo lugar; frecuentemente la artritis es única, en la rodilla, con pioartrosis. La fiebre reumática produce artritis simétrica, en las grandes articulaciones, que desaparece sin dejar secuelas; la artritis reumatoidea afecta principalmente las pequeñas articulaciones, con dolor y rigidez matutina, produce secuelas deformantes e incapacitantes, que se observan en la Radiografía; y el LES. 761.- Miosistis: Es la inflamación de uno o varios músculos, con enrojecimiento, calor, dolor, limitación de movimientos musculares y fiebre. Puede ser un signo focal y también formar parte de enfermedades sistémicas; Por ejemplo en infecciones virales: influenza, gripe, dengue, etc y enfermedades inmunológicas: dermatomiositis, polimiositis, traumática, etc. 762.- Osteitis: Inflamación de uno y varios huesos, con dolor, calor, limitación de movimientos y posibles fracturas espontáneas. Es producida por traumatismos, osteomalacia; en los adolescentes durante el proceso de crecimiento, infección viral sistémica: dengue y otros virus; bacteriana: en osteomielitis (anemia falciforme) y procesos malignos hematológicos: leucemia, donde la ostalgia es más intensa en el esternón y la tibia. Neurológico. Estado Mental 763.- Conciencia: Estado normal de la vida de relación, el reconocimiento del Yo y del medio ambiente. En general se utiliza para evaluar acerca de, si se está claro en la situación y decisión que está padeciendo. La conciencia es fundamental para realizar el interrogatorio, sin embargo, la historia clínica (únicamente el examen físico), puede realizarse con el paciente inconsciente (en coma). 764.- Orientación holopsíquica: Estado normal en el cual se reconoce la persona correctamente, (cual es el nombre, quien es), la realidad corpórea (en que

242

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

condición de salud está), el momento existencial (fecha con día, mes y año), y el espacio (lugar donde se encuentra); Si es así, está orientado en: persona, tiempo y espacio. 765.- Estupor: Trastorno del estado de conciencia llamado también sopor, donde hay respuestas incoherentes a los estímulos, se conserva la actividad refleja; existe resistencia a las maniobras pasivas de movilización. Se observa en lesiones del SNC, exceso de barbitúricos, fiebre tifoidea, encefalitis, melancolía, estado pos-ictal de convulsiones, etc. Neurológico. Pares Craneales 766.- Agudeza Visual: Es la capacidad de ver el ambiente, de cerca y de lejos. La visión normal se describe como 20/20 dioptrias; Es necesario confirmar la visión bilateral. Se examina cada ojo por separado, utilizando letras, números y representaciones gráficas (en analfabetas), colocada a 50 cms para visión cercana, y la identificación de objetos que están alejados para la visión lejana. El oftalmólogo lo realiza con los optotipos (carta de Snellen). Es la función principal del nervio óptico, II par craneal. 767.- Visión de Colores: Es la capacidad de distinguir los colores, se evidencia al realizar las pruebas con cintas de diferentes colores; el verde y rosado son fundamentales para detectar en varones, el daltonismo. Para realizar el examen se le indica al paciente, que identifique el color escogido por el examinador; o que escoja y identifique cada color. Se observa si es acertado y no confunde el rosado con el gris y el verde con el amarillo. El oftalmólogo lo realiza con las láminas de Ishihara, las cuales tienen círculos de variados colores tenues, entre los cuales se intercalan camuflageados números, letras y figuras (para analfabetas), de color verde y rosado. Es otra de las funciones del nervio óptico, II par craneal.

243

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

768.- Miosis: Es la disminución del diámetro de la pupila (menor a 2.5mm), en uno o ambos ojos. Los valores normales son 2.5 – 4mm; esta disminución puede ocurrir sin patología, en condiciones de intensa luz para proteger los elementos internos del ojo, sobre todo la retina, debido a la acción del 3er par craneal (motor ocular común, por donde discurre el parasimpático pupilar, que es iridoconstrictor). En condiciones patológicas la lesión del simpático encargado de producir midriasis, puede conducir a la miosis. Los tipos de miosis son: espasmódica; espástica (irritativa); por irritación y espasmo de los filetes del 3er par craneal; espinal, en afección de la médula; paralítica, debido a parálisis de las fibras longitudinales del iris inervadas por el simpático, y en algunos estados comatosos (coma urémico, traumático, hepático, etc), es de mal pronóstico. 769.- Midriasis: Aumento del diámetro de la pupila (mayor a 4 mm), en uno o ambos ojos, los valores normales son 2.5 a 4 mm; este aumento puede ocurrir sin patología, en oscuridad para ayudar a mejorar la visión, debido a la acción del simpático (iridodilatador). En condiciones patológicas se describen varios tipos: espasmódica, (espástica), por irritación del simpático que inerva las fibras longitudinales del iris; alternante, cuándo ocurre midriasis en los ojos alternativamente; artificial, producida por drogas; espinal, debido a lesión del centro cilio espinal de la médula; paradójica, es excepcional y producida por sección de las fibras dilatadoras del simpático; paralítica, por parálisis del motor ocular común, en la fase preterminal del coma y en la intoxicación por atropina, es un signo de mejor pronóstico que la miosis. 770.- Hippus Pupilar: Signo patológico donde ocurre cambio del diámetro pupilar en forma de sacudidas, por espasmo clónico del iris, debido a irritación del simpático cervical y del III par craneal. 771.- Miosis Paralítica: Signo patológico con disminución del diámetro pupilar, es fija, existe parálisis de las fibras longitudinales del iris inervadas por el simpático, o por lesión del centro cilio espinal (medular).

244

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

772.- Esotropia Interna: Signo patológico donde se observa la desviación y permanencia de uno o los dos globos oculares, hacia el ángulo interno; por lesiones del 6to par craneal (motor ocular externo), y del músculo recto externo. 773.- Esotropia Externa: Signo patológico donde existe desviación y permanencia de uno o los dos globos oculares, hacia el ángulo externo. Se observa en lesiones del 3er par craneal (motor ocular común), y del músculo recto interno. 774.- Ptosis Palpebral: Signo patológico donde el párpado superior desciende y cubre más de la cuarta parte de la córnea, que es lo normal. Es producido por lesión del III par craneal, y del músculo recto superior, que es inervado por este par craneal. 775.- Discromatopsia: Es el trastorno visual caracterizado por la confusión de los colores, ceguera incompleta para los colores, por ausencia congénita de algunas fibras retinianas para la visión de colores. Puede ser: cromática, donde no puede identificar los matices entre dos colores; dicromática, sólo identifica dos colores, blanco para los claros y negro para los oscuros. El daltonismo y la xantopsia son tipos de discromatopsia. 776.- Daltonismo: Trastorno visual de colores, donde se confunde el verde con el amarillo y el gris con el rosado. Es una enfermedad ligada al sexo, la portan las mujeres y la padecen los hombres, es expresión elocuente de discromatopsia. Tiene gran importancia diagnosticarla, porque los accidentes de tránsito son la segunda causa de muerte en el país, y los daltónicos ocasionan gran parte de ellos, por la confusión de la luz en los semáforos. 777.- Hemianopsia: Trastorno visual donde existe pérdida de la visión en algún hemicampo visual (temporal y nasal), por lesiones en diferentes sitios de la vía óptica, se describe: hemianopsia homónima derecha, cuándo hay lesión de la

245

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

cintilla óptica izquierda; hemanopsia homónima izquierda, cuándo hay lesión de la cintilla óptica derecha; hemianopsia bitemporal heterónima, si se lesiona la vía temporal retiniana a cada lado del quiasma, y se pierde la visión de ambos hemicampos nasales, esta lesión es muy rara (dos aneurismas, uno a cada lado del quiasma óptico); la hemianopsia nasal heterónima, ocurre en lesión central del quiasma óptico, no permite ver los hemicampos temporales, izquierdo del ojo izquierdo y derecho del ojo derecho. Es heterónima binasal (distintos nombres), porque afecta la mitad derecha del campo del ojo derecho y la mitad izquierda del campo del ojo izquierdo. 778.- Cuadrantopsia: Trastorno visual donde hay pérdida de la visión en algún cuadrante del campo visual, inferior y superior (temporal y nasal), causado por lesión en diferentes sitios de la vía óptica, se describen: cuadrantopsia homónima superior derecha, cuándo hay lesión de la cintilla óptica izquierda, en el lado temporal; cuadrantopsia homónima inferior izquierda, cuándo se lesiona la cintilla óptica izquierda, en el lado nasal. La mayoría de esta lesiones son de pequeño tamaño y puntuales; Las causas son: vasculares (aneurismas o malformaciones arteriovenosas cerebrales) y tumores (metastásicos, parasitarios y calcificaciones). 779.- Retinopatía: Son lesiones de diferentes tipos y etologías, que se desarrollan en la capa más interna del globo ocular, en la extensión del nervio óptico (la reagrupación de las 10 capas de células probablemente, formen el nervio óptico). Para identificar la retinopatía se realiza el examen con el oftalmoscopio, en una habitación oscura, para producir midriasis pupilar. En la diábetes mellitus tipo 1 y 2 de larga data, desde los 5 años del padecimiento se produce la retinopatía diabética, la cual se clasifica en: no proliferativa, donde existen exudados algodonosos y microaneurismas, estos últimos no se observan al fondo de ojo, sino con fluoretinografía; y proliferativa, se observa neoformación de vasos y desprendimiento de retina que puede presentarse de varias maneras: en forma de cebolla, en cortina, y en parches. En la HTA, desde los 3 años del padecimiento, especialmente cuándo no es bien tratada y permanece descompensada, se

246

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

identifican 5 grados de retinopatía: grado 1, vasos retinianos en punta de lápiz (3 años de HTA); grado 2, vasos retinianos en hilos de plata e hilos de cobre (5-7 años de HTA); grado 3, cruces arteriovenosos (7-10 años de HTA); grado 4, hemorragias subretinianas y hialoideas (12-15 años de HTA) y grado 5, papiledema (más de 15 años, y antes si existe crisis hipertensiva). Otros tipos de retinopatía la producen parásitos: toxoplasmosis (gatos), toxocariosis (perros), y otras variantes no patológicas, es el fondo de ojo tigroide y la retinosis pigmentaria. 780.- Parálisis Facial Central: Es el signo patológico que consiste en la parálisis de la mitad inferior de la hemicara (derecha o izquierda), debido a lesión central del VII par craneal, en general cursa con hemiplejia directa (del mismo lado del par craneal lesionado); Esto ocurre porque la parte superior del núcleo del facial, que inerva la mitad superior de la hemicara, recibe inervación de las dos cortezas cerebrales, mediante el haz corticonuclear. Del lado contralateral el fascículo es más grueso y del lado homolateral el fascículo es más fino, por lo cual la hemicara superior siempre quedará inervada, aunque haya lesión de alguna de las cortezas cerebrales (izquierda y derecha). Se observa en ECV isquémicas y hemorrágicas, LOE cerebral y esclerosis múltiple. 781.- Parálisis Facial Periférica: Es el signo patológico que consiste en la parálisis de toda la hemicara (izquierda o derecha), debido a lesión del núcleo o del nervio periférico, VII par craneal; Las causas son: físicas (cambios de temperatura), infecciosas, tumorales, compresivas; cuándo cursa con hemiplejia, ésta es indirecta (del lado contrario al par craneal lesionado). Este par craneal inerva toda la hemicara, se observa como lesión única sin hemiplejia, y cuándo coexiste la hemiplejia la lesión ocurre antes de la decusación del haz piramidal. 782.- Test de Weber: Es la prueba que se realiza con el diapazón para demostrar la función de la rama coclear de VII par craneal; Consiste en colocar el diapazón vibrando a 156 vib./segundo, en el centro del cráneo (es normal si percibe la

247

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

vibración en ambos oídos, exactamente igual). Puede ocurrir que la perciba en ambos oídos, pero más intensa en el lado izquierdo, se describe Weber lateralizado a la izquierda y significa que existe disminución o pérdida de la audición del lado derecho, la conducción es mejor y mayor del lado izquierdo. Sin embargo, el Weber se puede lateralizar a la izquierda, sin patología de la audición derecha, y es causado por: obstrucciones (tapón de cera y cuerpos extraños), absceso del conducto auditivo externo, izquierdo. 783.- Test de Rinne: Es la prueba que se realiza con el diapazón para demostrar la función de la rama coclear de VIII par craneal, consiste en colocar el diapazón vibrando a 156 vib./segundo, en la apófisis mastoide (izquierda y derecha), se espera hasta que el paciente indique que no percibe la vibración, entonces se coloca inmediatamente el diapazón frente al conducto auditivo externo, normalmente se debe escuchar la vibración (Rinne positivo), si no escucha las vibraciones (Rinne negativo), tiene mejor conducción ósea que aérea, por lesión de la rama coclear del 8vo par, y el organismo se ayuda con la conducción ósea. 784.- Test de Schwabach: Es la prueba que se realiza con el diapazón, para demostrar la función de la rama coclear de VIII par craneal; consiste en colocar el diapazón vibrando a 156 vib./segundo, en la apófisis mastoide (izquierda y derecha), es normal percibir durante 18 segundos la vibración, si dura más tiempo se dice que está prolongado, tiene mejor conducción ósea debido a perturbación de la transmisión aérea (sordera de conducción), y si dura menos está disminuído, por sordera nerviosa, lesión del nervio auditivo. 785.- Escápula Alada: Signo patológico que se manifiesta con uno o los dos hombros caídos, por atrofia y paresia de la musculatura que los sostiene; el esternocleidomastoideo y el trapecio. Si es unilateral se observa asimetría entre los dos hombros, quedando más bajo el que está lesionado, existe dificultad para inflamación (otitis externa), del lado

248

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

la elevación y abdución, igualmente desviación del omóplato hacia abajo y afuera, lo cual le da aspecto saliente. Es propio de lesión del XI par (nervio espinal). 786.- Hemiatrofia Lingual: Signo patológico donde existe adelgazamiento por atrofia de la hemilengua (izquierda o derecha), con movimientos involuntarios fibrilares, temblor fino visible; al palparla está flácida, atónica, incapaz de realizar movimientos habituales, con torpeza al hablar y masticar. Debido a lesión del hipogloso (XII par), del mismo lado, lesión de la neurona motora inferior (LMNI). 787.- Desviación Lingual: Signo patológico donde se observa la lengua desviada al mismo lado paralizado, del lado opuesto a la lesión de la neurona motora superior (LMNS), esto es debido a que los músculos genioglosos, en el inicio de la lengua, se decusan y ubican en la hemilengua contralateral. A diferencia de la lesión del facial, donde la desviación de los rasgos es contralateral a la lesión porque son desviados por el lado sano. Neurológico. Motilidad 788.- Plejia: Es el signo patológico donde existe parálisis (pérdida total de la fuerza muscular), de 1, 2, 3, o los 4 miembros, y alguno de los hemicuerpos (izquierdo o derecho). Existe las variantes: Monoplejía, parálisis de 1 miembro, (inferior o superior), producida por tumor cerebral primario, metastásico, absceso cerebral; y las de origen medular y neurítico: poliomielitis y mononeuropatía leprosa, es flácida; diplejía, parálisis de los dos miembros superiores, por lesión encefálica parasagital que daña las áreas de los miembros superiores, en el homónculo de la corteza motora; paraplejia, parálisis de los dos miembros inferiores; puede ser flácida (lesión de núcleos y/o raíces de motoneurona periférica, en la médula, neuropatía periférica y el sindrome de Guillain-Barré), con hipotonía, arreflexia y atrofia rápida; espástica (lesión de vía piramidal por isquemia, compresión y degeneración bilateral del haz corticoespinal), está acompañada por hipertonía, Babinsky y clonus) ; triplejía, parálisis de tres miembros (dos superiores y uno

249

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

inferior o, dos inferiores y uno superior), signo infrecuente, se puede observar en la evolución de la esclerosis múltiple; cuadriplejía, parálisis de los cuatro miembros (inferiores y superiores), por lesión medular cervical alta y bilateral, que interrumpe ambas vías piramidales: flácida, depende de la causa, puede ser: traumática y compresiva; espástica, por lesión en ambos lóbulos paracentrales en el cerebro; y hemiplejia, parálisis del hemicuerpo (izquierdo o derecho), existen dos tipos de hemiplejia: directa y alterna (descritas en el texto); Las causas son: ECV trombótico, es de inicio lento, insidioso, creciente por trombosis de las arterias cerebrales; embólico, que puede ser transitorio, conocido como accidente isquémico transitorio (AIT), que se revierte sin secuelas en menos de 24 horas; y la enfermedad neurológica isquémica reversible (ENIR), revierte en una semana sin dejar secuelas; definitivo, producido por coagulos, partículas y ateromas, proveniente de las cavidades del corazón, de las válvulas y de las arterias del cuello, que obstaculizan súbitamente la luz de las arterias cerebrales), y hemorrágico (parenquimatoso, subaracnoideo y mixto). Ambos tipos de ECV, producen al principio hemiplejia flácida, hipotónica e hiporrefléxica y luego de varios días, se convierte en espástica, hipértónica e hiperrefléxica, la LOE cerebral y la LMNS, producen trastornos esfinterianos uretral y anal, de tipo retentivo; y la LMNI: hemisección medular cervical alta produce trastornos esfinterianos uretral y anal, incontinentes. Cuándo se lesionan El área 4 de Broadman en la corteza cerebral, y la cápsula interna (sitio donde converge las mayoría de las fibras del haz piramidal), producen hemiplejia completa; si la lesión es por debajo de la cápsula interna, produce hemiplejía incompleta que respeta la cara y recibe el nombre según la topografía neurológica donde ocurra, debido a que el haz piramidal en su descenso va desprendiendo fibras, para los diferentes núcleos motores. 789.- Paresias: Signo patológico donde existe debilidad (disminución leve a moderada de la fuerza muscular), de 1, 2, 3, o los 4 miembros y alguno de los hemicuerpos (izquierdo o derecho). Existe variantes como: Monoparesia, es la disminución de la fuerza muscular de algún miembro solamente (superior o

250

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

inferior); Diparesia, es la disminución de la fuerza muscular de los dos miembros superiores; Triparesia, es la disminución de la fuerza muscular de tres miembros (dos superiores y uno inferior o, dos inferiores y uno superior); Cuadriparesia, es la disminución de la fuerza muscular de los cuatro miembros (superiores e inferiores), y Hemiparesia, es la disminución de la fuerza muscular del hemicuerpo (izquierdo o derecho). Las causas de las diferentes paresias son similares a las de las plejías, y se observan en el inicio insidioso y en el proceso de recuperación de las plejías. Neurológico. Tono Muscular 790.- Atonia: Es el signo patológico caracterizado por ausencia total del tono muscular, no hay resistencia al movimiento muscular, ni existe el estado de semicontracción a la movilización pasiva. La causa más frecuente es atonía muscular congénita y LMNI. 791.- Hipertonía: Es el signo patológico caracterizado por aumento del tono muscular, mayor resistencia, por contractura de músculos flexores y extensores. Las causas son: daño encefálico (ECV, tumores, abscesos cerebrales y rigidez de descerebración); medular (esclerosis múltiple, abscesos medulares tumores y compresión medular, esclerosis lateral amiotrófica y enfermedad de Little); rigidez (Parkinson, atrofia olivopontocerebelosa, hipotensión ortostática y enfermedad de Creuzfeldt-Jakob); otras (tétanos, miotonía congénita de Thomsen y distrofia miotónica). La rigidez de nuca, es la hipertonía producida por irritación meníngea. 792.- Hipotonía: Es el signo patológico caracterizado por disminución del tono muscular, menos resistente que lo normal. Las causas son: lesión cerebelosa (infarto y hemorragia, tumor absceso, enfermedad degenerativa, atrofia alcohólica, esclerosis múltiple, mononucleosis infecciosa, etc); coma profundo de diferentes etiologías, hemiplejia, paraplejia aguda, atrofia espinal y tabes dorsal. Se evidencia con la maniobra de Stewart-Holmes (signo del rebote), que consiste en

251

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

ordenar movimientos de flexión en el miembro superior; el examinador se opone por unos segundos y al soltarlo, el miembro rebota varias veces por falla en el freno de los músculos antagonistas. Neurológico. Cerebelo. Taxia 793.- Ataxia: Es el signo patológico caracterizado por la pérdida de la correcta ejecución de los movimientos voluntarios. Existen diferentes tipos: Cerebelosa, en la que puede haber nistagmo, hipotonía, base de sustentación aumentada y adiadococinesia; Laberíntica, por lesión del oído interno y de las vías vestibulares (existe vértigo, acúfenos y signo de Romberg); Talámica; Cortical; Peduncular; en el Tallo; Medular, en la tabes dorsal; y Periférica, por neuritis. 794.- Balismo: Son movimientos patológicos violentos, que afecta sobre todo los músculos proximales; Se observa en todo el miembro, con desplazamientos de gran amplitud, es más frecuente en miembros superiores durante la marcha, el lado lesionado es disarmónico, con balanceo amplio y asimétrico. Es producido por lesión encefálica: tumores, traumas, infecciones, intoxicación medicamentosa; daño cerebeloso y de los núcleos subtalámicos. 795.- Hemibalismo: Variedad de hemicorea donde el hemicuerpo afectado presenta movimientos involuntarios, violentos y desordenados por lesión del cuerpo de Luys o subtalámico. 796.- Reflejo Pendular: Es el trastorno patológico que se presenta cuándo en forma pasiva y activa se movilizan los miembros superiores y los inferiores y permanecen pendulando más de lo normal. En condiciones normales al elevar el miembro y soltarlo debe pendular máximo dos veces y detenerse. En el miembro inferior se realiza en posición sentada, en una mesa hueca, con las piernas colgando y los muslos sobre la mesa; se eleva el pie, luego se suelta y queda pendulando. Este signo es sugestivo de lesión cerebelosa.

252

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

797.- Signo de Romberg: Es el signo patológico donde existe pérdida de la coordinación estática, con oscilación corporal, temblor y tendencia a la caída. Se hace evidente cuándo se adquiere la posición firme, con los ojos abiertos primero, y luego cerrados. Esto se debe a la pérdida de la capacidad propioceptiva, y al cerrar los ojos, no cuenta con la ayuda visual que le informa la ubicación. Se observa lateralización hacia la izquierda y la derecha; anteropulsión y retropulsión (adelante y atrás). Es frecuente en lesiones centrales: cortical, cerebelosa, medular y talámica; y en las periféricas: laberintitis y neuritis. 798.- Signo de Romberg Sensibilizado: Es el signo patológico que consiste en la pérdida de la coordinación estática, oscilación corporal, temblor y tendencia a la caída; observable en posición firme y los ojos abiertos primero, y luego cerrados: Ocurre por la pérdida de la capacidad propioceptiva, al cerrar los ojos pierde la ayuda visual, para saber la ubicación. Se sensibiliza al agregarle más dificultad; colocar un pie delante del otro y hacer el cuatro con los miembros inferiores. Se reporta Romberg Sensibilizado positivo; Esto se realiza porque en ocasiones el Romberg clásico es normal, pero el sensibilizado es positivo. 799.- Hipometría: Trastorno patológico de la coordinación de movimiento (taxia), donde se pierde la coordinación de la distancia de los objetos a tomar, y queda corto en el intento, como si no pudiera alcanzarlo; el movimiento es torpe y se observa en alcoholismo crónico y lesión cerebelosa. 800.- Hipermetría: Es el trastorno patológico de la coordinación de movimiento (taxia), donde se pierde la coordinación de la distancia de los objetos a tomar, y se sobrepasa, tumbándolos en este movimiento torpe. Es frecuente en alcoholismo crónico y lesión cerebelosa. 801.- Temblor de Intención: Es el signo patológico que consiste en movimientos musculares involuntarios, de poca amplitud, rápidos de 4 - 6 Hertz, repetitivos,

253

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

rítmicos (por la contracción alterna de los músculos agonistas y antagonistas que mueven una o varias articulaciones, afectando zonas específicas o la totalidad del cuerpo), son oscilatorios (los componentes del movimiento son de sentido opuesto, alternativo y sucesivo), y se producen cuándo se realizan movimientos voluntarios, intentando tomar un objeto. Es el temblor cinético. Se observa en lesiones vasculares cerebelosas, enfermedad de Wilson y esclerosis múltiple. 802.- Adiadococinesia: Signo patológico que consiste en la imposibilidad de realizar movimientos alternos y repetitivos: flexo-extensión y prono-supinación de la mano debido a lesión cerebelosa. 803.- Disdiadococinesia: Es el signo patológico donde existe dificultad para realizar movimientos alternos: flexo-extensión y prono-supinación de la mano por lesión de las vías cerebelosa y del cerebelo. Neurológico. Praxia 804.- Apraxia Motriz: Signo patológico que se manifiesta por la incapacidad de realizar en forma correcta, los movimientos habituales aprendidos y cualquier otro acto motor que se ordene; los músculos no reciben la orden cortical para la ejecución. Se conoce como realizar el acto, pero no hay la organización neurológica para realizar la respuesta muscular. El músculo está normal. La apraxia se manifiesta similar a la afasia. Se observa en lesión cortical extensa, que lesiona el centro de procesamiento de los movimientos habituales. Entre las causas están: ECV isquémica, hemorrágica, LOE cerebral y esclerosis múltiple. 805.- Apraxia Ideatoria: Signo patológico que se manifiesta cuándo se pierde el esquema mental, la planificación mental o estructural del movimiento, desconoce como ordenar la realización, no presenta parálisis y puede realizar movimientos, pero sin intención específica. Se observa en lesión cortical extensa que lesiona el

254

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

centro de la praxia. Entre las causas están: ECV isquémica, hemorrágica, LOE cerebral y esclerosis múltiple. Neurológico. Trofismo 806.- Atrofia: Es la pérdida de la vitalidad de los tejidos, trastorno del trofismo que se manifiesta con disminución del tamaño y grosor de los grupos musculares, (adelgazamiento, flacidez y desvitalización), por ausencia de irrigación (que conduce los nutrientes), y ausencia de la inervación sensorial propioceptiva, la conexión intramedular con el asta anterior, y con la raíz periférica. Son producidas por daño medular, neurítico y muscular. 807.- Hipotrofia: Es la disminución de la vitalidad de los tejidos, se manifiesta con asimetría en el tamaño y grosor de los músculos del mismo segmento, en el lado contralateral, por inervación y nutrición deficiente. En la lesión medular, se observa fasciculación, hiporreflexia y trastornos esfinterianos incontinentes. En las lesiones neuríticas periféricas y las miopatías, no hay trastornos esfinterianos ni fasciculaciones. 808.- Hipertrofia muscular: Es el desarrollo exagerado de los tejidos, sin alterar la estructura de los mismos, trae como consecuencia el aumento de volumen, en este caso de los músculos, frecuentemente se asocia a atrofia contralateral que ha sido compensada, ya que al existir el miembro hipotrófico o atrófico, el lado contralateral se hipertrofia; Se observa hipertrofia muscular generalizada en atletas y arterofílicos (levantadores de pesas de alta competencia), comparada con personas de la misma edad y sexo; y focalizada compensatoriamente, en hemiparesias de larga data y en poliomielitis paralítica unilateral, donde la hipertrofia es contralateral a la lesión.

255

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Neurológico. Reflejos Osteotendinosos 809.- Reflejo Interciliar: Es la respuesta motora (osteotendinosa), normal que se produce al percutir con el martillo de reflejos, en la cara, específicamente entre las dos cejas y ocurre el cierre inmediato y simétrico de los párpados. Aferencia V par, (Trigémino), recoge el estímulo percutorio; la eferencia VII par (Facial), contrae el orbicular de los párpados; el centro la protuberancia. (Trigeminofacial). 810.Reflejo Superciliar: Similar al anterior, es la respuesta motora

(osteotendinosa), normal que se produce al percutir con el martillo de reflejos, en la cara, específicamente sobre la parte interna de cada ceja y se produce el cierre inmediato de cada párpado. Aferencia V par (Trigémino), eferencia VII par (Facial), centro la protuberancia. (Trigeminofacial). 811.- Reflejo Mentoniano: Es la respuesta muscular (osteotendinosa), normal que se produce al percutir con el martillo de reflejos, debajo del labio inferior, y también sobre el dedo pulgar de la mano izquierda del examinador, colocado en el agujero mentoniano del paciente, con la boca ligeramente entreabierta; Se produce el cierre inmediato de la boca. El examinador también debe percibir la contracción de los músculos masticadores con la mano izquierda colocada sobre la mejilla. Aferencia V par (Trigémino), eferencia V par (Trigémino), centro la protuberancia. Es llamado también reflejo maseterino, (Trigeminotrigeminal). 812.- Reflejo de Chevosteck: Es la respuesta patológica que se obtiene al percutir con el martillo de reflejos en la cara, específicamente por delante del trago (pabellón auricular), se producen contracciones clónicas, rítmicas, suaves y rápidas del orbicular de los labios: Es frecuente en la tetania (hipocalcemia). Aferencia V par (Trigémino), eferencia VII par (Facial), centro la protuberancia. (Trigeminofacial).

256

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

813.- Reflejo Bicipital: Es la respuesta muscular (osteotendinosa), normal que se produce al percutir con el martillo de reflejos, sobre el dedo índice o pulgar de la mano izquierda del examinador colocada en el tendón del braquial del paciente; la respuesta es flexión del antebrazo sobre el brazo. Aferencia y eferencia V nervio cervical, centro V segmento cervical. 814.- Reflejo Tricipital: Es la respuesta muscular (osteotendinosa), normal que se produce al percutir con el martillo de reflejos en el tendón del triceps braquial sobre el olécranon; con la mano izquierda del examinador elevando el brazo del paciente, con el codo en flexión a 90 º, la respuesta es extensión del antebrazo sobre el brazo. Aferencia y eferencia VII nervio cervical, centro VII segmento cervical. 815.- Reflejo Estilo-Radial: Es la respuesta motora (osteotendinosa), normal que se produce al percutir con el martillo de reflejos en la apófisis estiloide del radio del paciente, sosteniendo la mano en ligera flexión sobre el antebrazo, la repuesta es flexión del antebrazo, dedos y ligera supinación. Aferencia y eferencia VI nervio cervical, centro VI segmento cervical. 816.- Reflejo Cubitopronador: Es la respuesta motora (osteotendinosa), normal que se produce al percutir con el martillo de reflejos en la apófisis estiloide del cúbito, sosteniendo la mano del paciente con ligera flexión del antebrazo sobre el brazo; la respuesta es pronación de la mano y flexión de los dedos. Aferencia y eferencia VIII nervio cervical, centro VIII segmento cervical. 817.- Reflejo Mediopubiano: Es la respuesta motora (osteotendinosa), normal que se produce al percutir con el martillo de reflejos en la sínfisis pubiana; la respuesta es acercamiento de los muslos y contracción de los músculos abdominales. Aferencia, eferencia y centro X, XI y XII dorsales, I y II lumbares.

257

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

818.- Reflejo Rotuliano: Es la respuesta motora (osteotendinosa), normal que se produce al percutir con el martillo de reflejos en el tendón rotuliano, el paciente acostado, la mano izquierda del examinador flexiona ligeramente la pierna sosteniéndola por el muslo, la respuesta es extensión de la pierna,. Aferencia, eferencia y centro III lumbar. Se puede también realizar con el paciente sentado en la cama, las piernas colgantes y se percute con el martillo en el tendón rotuliano cuándo pasa a insertarse en la apófisis anterior de la tibia. El paciente debe estar relajado, para lo cual se realizan las maniobras distractoras. 819.- Reflejo Aquiliano: Es la respuesta motora osteotendinosa normal, que se produce al percutir con el martillo de reflejos, sobre el tendón de Aquiles (el paciente acostado con la pierna semi-flexionada alternativamente la derecha y la izquierda, se extiende el pie sosteniéndolo firmemente); La respuesta es flexión plantar del pie. Aferencia, eferencia y centro I sacro. 820.- Arreflexia Osteotendinosa: Es un signo patológico donde no existe respuesta motora, involuntaria e instantánea, ante el estímulo percutorio con el martillo de reflejos en los tendones, sobre una superficie ósea; lo suficientemente fuerte para provocar la respuesta. Es ocasionado por LMNI de diferentes etiologías, en la médula espinal específicamente, donde se procesan los reflejos osteotendinosos. 821.- Hiporreflexia: Es el signo patológico que consiste en la disminución de la respuesta motora, involuntaria e instantánea ante un estímulo lo suficientemente fuerte para provocar la respuesta; percutiendo con el martillo de reflejos en los tendones sobre una superficie ósea; al compararlo con el contralateral. Es ocasionado por LMNI de diferentes etiologías, específicamente en la médula espinal, el lugar donde se procesan los reflejos osteotendinosos, el nervio periférico y la unión neuromuscular. 822.- Hiperreflexia: Es el signo patológico que consiste en la exageración de la respuesta motora, involuntaria e instantánea ante un estímulo lo suficientemente

258

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

fuerte para provocar la respuesta; percutiendo con el martillo de reflejos en los tendones sobre una superficie ósea; Es ocasionado por LMNS, de diferentes etiologías (LOE cerebral, ECV hemorrágica e isquémica, parasitosis cerebral y enfermedades degenerativas), ya que ella actúa como el freno de los reflejos osteotendinosos y, al perder la función inhibitoria, se expresa la hiperreflexia. 823.- Policinesia: Es el tipo de hiperreflexia que se presenta cuándo con un estímulo único, se obtienen varias respuestas en el mismo miembro. Forma parte del piramidalismo (LMNS), ejemplo se realiza el rotuliano y se obtiene el aquiliano. 824.- Clonus: Es el tipo de hiperreflexia que se obtiene al estimular breve, sostenida y fuertemente con estiramiento musculotendinoso, al extender dorsalmente el pie, la mano y descender la rótula y se producen sacudidas clónicas repetidas inagotables o agotables; que remedan el estímulo. 825.-Sincinesias: Es manifestación de piramidalismo y consiste en movimientos en el lado paralizado, al ordenar realizar movimientos en el lado sano, y oponerse. 826.- Difusión del Área Reflexógena: Es el tipo de hiperreflexia que se presenta al estimular áreas diferentes al sitio de la percusión habitual, para obtener el reflejo. Se puede observar que al percutir el muslo y la cara anterior de la tibia, se obtiene el reflejo rotuliano; y en el centro del antebrazo se obtiene el reflejo bicipital. Neurológico. Reflejos Mucocutáneos 827.- Reflejo Corneal: Reflejo cutáneo mucoso normal, se obtiene al estimular la conjuntiva ocular y la córnea, con una torunda de algodón; la respuesta es el cierre de los párpados. La aferencia es el trigémino, la eferencia es el facial; y el centro de procesamiento es la protuberancia. (Reflejo Trigéminofacial).

259

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

828.- Reflejo Nauseoso: Reflejo cutáneo mucoso normal, se obtiene al estimular con la punta del bajalenguas, el velo del paladar y la pared faríngea posterior; la respuesta es el ascenso simétrico de la úvula, el velo del paladar y la contracción de la faringe, frecuentemente se presenta náuseas. Aferencia, el glosofaríngeo; Eferencia, el neumogástrico; y el centro es el bulbo raquídeo. 829.- Reflejo Cilio Espinal: Es el reflejo cutáneo mucoso normal que se obtiene al estimular el cuello y la cara, en ambos lados con un objeto puntiagudo (alfiler y con el pellizcamiento fino); La pupila del mismo lado se dilata (midriasis), por estimulación del simpático cervical. La ausencia de este reflejo en ECV y otras patologías del SNC, es de mal pronóstico. 830.- Reflejo Cutáneo Abdominal: Es la respuesta muscular refleja, que se obtiene al estimular la región cutánea en las partes laterales del abdomen. Los cutáneo abdominales son: superior (por encima de la cicatríz umbilical); medio (colindante con la cicatriz umbilical) e inferior (por debajo de la cicatriz umbilical), y se exploran estimulando la pared abdominal, con el dedo o la punta de un objeto agudo (de afuera hacia adentro y a la inversa); La respuesta es contracción de los músculos abdominales. En lesión de vía piramidal disminuyen o desaparecen, son inversos a la hiperreflexia osteotendinosa. La aferencia y eferencia son: VII a XII dorsal y el centro de procesamiento, es la metámera medular correspondiente. 831.- Reflejo Cremasteriano: Reflejo cutáneo mucoso normal, se obtiene al estimular la cara interna y superior del muslo, deslizando la punta de un objeto romo. La respuesta es el ascenso del testículo del mismo lado, por contracción del cremaster. La aferencia, eferencia y el centro, es el primer segmento lumbar (L1). 832.- Reflejo Cutáneo Plantar: Es la reacción flexora plantar normal de los dedos del pie, al realizar el examinador un estímulo lo suficientemente intenso de rasgado en la planta del pie, con un objeto romo, para producir la respuesta.

260

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

833.- Signo de Babinsky: Es la reacción patológica, extensora, lenta y majestuosa del dedo gordo (dorsiflexión), y apertura en abanico del resto de los dedos del pie, al realizar un estímulo lo suficiente intenso de rasgado en la planta del pie, para producir la respuesta. Forma parte del sindrome de piramidalismo, y es signo inobjetable de LMNS por diferentes causas: LOE cerebral, ECV hemorrágica e isquémica, parasitosis cerebral, esclerosis múltiple, etc. 834.- Sucedáneos de Babinsky: Conjunto de signos que reproducen al Babinsky, se obtienen con estímulos realizados en sitios diferentes; se realizan cuándo es dudoso el resultado del signo de Babinsky y, si existe alta sensibilidad en la planta del pie, y no es posible realizarlo. La interpretación es exactamente la misma, se observan en LMNS, (vía piramidal). Son: Schaffer, Gordon, Openheim y Cuboideo. 835.- Signo Schaffer: Es la reacción patológica, extensora y majestuosa del dedo gordo y apertura en abanico de los otros dedos del pie, al rasgar la cara anterior de la tibia, con el pulgar del examinador. Forma parte del sindrome de Piramidalismo y es signo inobjetable de LMNS por diferentes causas: LOE cerebral, ECV hemorrágica e isquémica, parasitosis cerebral y esclerosis múltiple. 836.- Signo Openheim: Es la reacción patológica, extensora y majestuosa del dedo gordo y apertura en abanico de los otros dedos del pie, al realizar pellizcamiento del tendón de Aquiles, con la intensidad necesaria para producir la respuesta. Forma parte del sindrome de Piramidalismo y es signo inobjetable de LMNS por diferentes causas: LOE cerebral, ECV hemorrágica e isquémica, parasitosis cerebral y esclerosis múltiple. 837.- Signo Gordon: Es la reacción patológica, extensora y majestuosa del dedo gordo y apertura en abanico de los otros dedos del pie, al realizar compresión de los músculos de la pantorrilla, con la mano derecha del examinador y la intensidad necesaria, para producir la respuesta. Forma parte del sindrome de Piramidalismo

261

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

y es signo inobjetable de LMNS por diferentes causas: LOE cerebral, ECV hemorrágica e isquémica, parasitosis cerebral y esclerosis múltiple. 838.- Signo Cuboideo: Es la reacción patológica, extensora y majestuosa del dedo gordo y apertura en abanico de los otros dedos del pie, al realizar percusión en el hueso cuboideo del metatarso con la intensidad necesaria para producir la respuesta. Forma parte del sindrome de Piramidalismo y es signo inobjetable de LMNS por diferentes causas: LOE cerebral, ECV hemorrágica e isquémica, parasitosis cerebral y esclerosis múltiple. Neurológico. Vía Extrapiramidal 839.- Temblor de Reposo: Es el signo patológico que consiste en movimientos musculares involuntarios, de poca amplitud, rápidos de 4-7 oscilaciones/seg, (hertz), repetitivos, en la parte distal de los miembros sobre todo pulgar e índice (cuenta monedas), rítmicos (por la contracción alterna de los músculos agonistas y antagonistas), y alternos (flexión, extensión; pronación y supinación); afecta principalmente la cabeza y los labios, dando la impresión de rezar una plegaria, se produce en reposo. La causa es lesión de la vía extrapiramidal y se observa en: Parkinson, enfermedad de Wilson, lesión neurovascular en los núcleos grises de la base. Mejora con anticolinérgicos, levodopa y cirugía estereotáxica. 840.- Contractura: Contracción involuntaria, duradera y permanente de uno o varios grupos musculares, lo cual produce posición viciosa en el lugar donde ocurre, es difícil o imposible de corregir con movimientos pasivos. Es sinónimo de rigidez, y característico de lesión de la vía extrapiramidal en contraposición con espasticidad, que aparece en lesión de la vía piramidal. 841.- Movimientos Coreicos: Es el signo patológico producido por movimientos involuntarios, desordenados, de gran amplitud, sin finalidad aparente, irregulares, en la cara, miembros y tronco, que desaparecen durante el sueño. Existen dos

262

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

tipos: Corea de Huntington: frecuente en adultos, hereditaria, progresiva hasta generalizarse, los movimientos son desordenados, de carácter titiritesco, que inducen a la risa. El paciente se dobla, gira sobre cada lado, se retuerce, vuelve a la posición inicial, se observan muecas grotescas en la cara y manos, es el llamado mal de “San Vito”. En Venezuela existe una zona endémica, en el Municipio San Francisco del Estado Zulia; Y la corea de Sydenham, que surge como secuela de la fiebre reumática, en niños y adultos jóvenes, puede ser localizada en parte de la cara y miembros superiores, los movimientos son involuntarios, incoordinados, bizarros, mioclónicos, desaparecen durante el sueño. Son niños en los que algún familiar o la maestra realizan el diagnóstico, al observar las muecas y los movimientos en los dedos, cara y en toda la mano. 842.- Espasmos de Torsión: Signo patológico donde se observa giros o torsión involuntaria del tronco en forma lenta (2 hertz), y reptantes que respetan la cara. Se observan en lesión del putámen y núcleo central del tálamo. 843.- Mioclonías: Signo patológico donde se produce contracción muscular

involuntaria, brusca, de carácter tónico, repetitivos, en los miembros inferiores, sin ocasionar desplazamiento; el hipo es la mioclonía del diafragma. 844.- Atetosis: Signo patológico donde existen movimientos musculares lentos, (23 hertz), involuntarios, sinuosos, reptantes, contínuos, rítmicos en los dedos de la mano y del pie, persisten durante el sueño. Es frecuente en lesión del cuerpo estriado. 845.- Mioquimias: Signo patológico donde existe contracción de fibras musculares sin desplazamiento del miembro, involuntarias, rápidas, 15 hertz, rítmicas; que no se observan ni se palpan; Sólo se detectan con el electromiograma. Aparecen en los párpados y en el deltoides. Pueden o no tener significación patológica.

263

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

846.- Tics: Signo patológico caracterizado por movimientos involuntarios, compulsivos, que afectan pequeños grupos musculares, en ocasiones fascículos musculares, estos movimientos se repiten siempre con las mismas características: son frecuentes en el párpado superior, boca, naríz y pabellón auricular; El tic cesa con el sueño y no perturba la actividad motríz. La lesión de la vía extrapiramidal es la causa de estos movimientos; y se clasifican en: fisiológico, se presenta en personas normales y con retardo mental; patológicos, a) primarios: idiopáticos y hereditarios; b) secundarios: postencefálico, traumatismo craneal, ingestión de antipsicóticos y la intoxicación con monóxido de carbono. 847.- Fasciculaciones: Es la contracción patológica de fibras aisladas de algunos músculos (contracciones fibrilares), involuntarias, rítmicas, rápidas (frecuencia de más de 11 a 15 hertz), cursan con y sin atrofia, desplazan o no el miembro, se ven y se palpan; están asociados a esclerosis lateral amiotrófica y LMNI, en este caso se acompañan de atrofia. Neurológico. Sensibilidad 848.- Anestesia: Es la pérdida de la capacidad de percibir el tacto protopático, por lesión de las vías o del centro de la sensibilidad superficial; Asociada a lesión del cordón anterior de la médula espinal (motoneurona inferior), menos frecuente de la motoneurona superior y más frecuentemente en lesión de los nervios periféricos, como sucede en la diábetes mellitus de larga data: anestesia en media y dedo de guante, alcoholismo crónico y la neuropatía periférica. Se describe hemianestesia, monoanestesia, etc. 849.- Hipoestesia: Es la disminución de la capacidad de percibir el tacto protopático, por lesión principalmente de las vías de la sensibilidad superficial, está asociado al proceso de instalación de las LMNI, en el cordón anterior de la médula espinal, LMNS, de los nervios periféricos; y en la evolución de la diábetes mellitus, alcoholismo crónico y neuropatía periférica.

264

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

850.- Hiperestesia: Es el aumento de la capacidad de percibir el tacto protopático, por irritabilidad de las vías de la sensibilidad superficial, es la hiperreactividad al estímulo táctil, reacción exagerada al leve contacto. Las causas más frecuentes son: irritabilidad de los nervios periféricos por traumas, enfermedades tóxicas, inflamatorias y degenerativas. 851.- Analgesia: Es la lesión de las vías y el centro de la sensibilidad superficial, que se manifiesta con la pérdida de la capacidad de percibir el dolor. Se describe hemianalgesia, monoanalgesia, etc. Las causas frecuentes son: ECV que lesiona el área post-rolándica, donde se encuentra el centro de recepción de la sensibilidad, lesión traumática de la médula espinal en el cordón lateral y de los nervios periféricos. 852.- Hipoalgesia: Es la lesión de las vías y el centro de la sensibilidad superficial, que se manifiesta con la disminución de la capacidad de percibir el dolor. Se describe hemihipoalgesia, monohipoalgesia, hipoalgesia de algún territorio de la distribución metamérica. Las causas son lesiones del SNC, traumas del cordón lateral en la médula espinal, por donde transcurre la vía de sensibilidad al dolor. 853.- Hiperalgesia: Es la lesión por irritabilidad de las vías de la sensibilidad superficial, produce aumento de la capacidad de percibir el dolor, hiperreactividad dolorosa al leve contacto. Se describe hemihiperalgesia, monohiperalgesia. Las causas más frecuentes son: traumas, compresión del nervio, toxicidad por drogas y procesos inflamatorios de las serosas: pleura, peritoneo, pericardio y meninges . 854.- Atermoestesia: Consiste en la pérdida de la capacidad de percibir la temperatura (calor y frío), por lesión de las vías que van por el cordón lateral de la médula espinal y lesión del centro de la sensibilidad superficial, es un trastorno poco frecuente, sin embargo, en la ECV amplia que involucra el centro de la

265

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

sensibilidad

en

el

área

post-rolándica,

se

presenta

hemiacriestesia

y

hemiatermoestesia. 855.- Acriestesia: Incapacidad para percepción del frío, por lesión de los cordones laterales de la sensibilidad superficial. Las causas son: neuropatía periférica, traumas con arma blanca y de fuego en la médula; tumores cerebrales y ECV de gran tamaño deterioran el centro de sensibilidad en el área post-rolándica. Es una manifestación poco frecuente. 856.- Disociación Termoalgésica: Conjunto de manifestaciones objetivas de la sensibilidad, donde se pierde la capacidad de la sensibilidad al dolor, frío y calor conservando la sensibilidad táctil. La causa más frecuente es la dilatación del conducto del epéndimo. Se conoce con el nombre de disociación siringomiélica, se pierde la sensibilidad en banda (uno y varios segmentos), dependiendo del lugar y el tipo de lesión, la sensibilidad es normal por encima y por debajo de la lesión. 857.- Parestesia: Trastorno subjetivo de la sensibilidad donde existe la percepción alucinatoria de hormigueo, pinchazos, adormecimiento; se presenta con frecuencia en los adolescentes durante el proceso de crecimiento y en la malnutrición; en los adultos la causa es por neuropatía asociada con microangiopatía (vasa nervorum), en la etapa crónica de la diábetes mellitus. Neurológico. Trastornos del Lenguaje 858.- Afasia: Signo patológico que se caracteriza por la incapacidad de entender y/o expresar el lenguaje hablado, escrito y mímico; producido por lesión del centro de lenguaje, situado en la corteza cerebral del hemisferio izquierdo, en más del 80 % de los individuos derechos y en el 50 % de los zurdos. Se clasifica en: 859.- Afasia motora: (Broca), la incapacidad es de emisión, el paciente no emite palabras, señas ni escribe lo solicitado, la lesión es en el área motora del lenguaje.

266

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

860.- Afasia sensorial: (Wernicke), cuándo la incapacidad es de comprender las palabras, señas, escritura, reloj. La lesión es en el área receptiva del lenguaje. 861.- Afasia mixta: que incluye a los dos tipos. Las causas son: lesión cortical en las áreas de recepción (auditiva, visual y de interconexión), y la de emisión en el área motora prerolándica. Se examina mostrando al paciente objetos (bolígrafos, llaves, peine, etc), preguntando el nombre, si no responde porque no entiende el lenguaje es afasia sensorial; si al mostrar los objetos se le informa es un peine, y responde acertadamente, la afasia es motora ya que no puede organizar muscularmente la orden, para pronunciar el nombre del objeto. 862.- Afasia de la denominación: Es el tipo de afasia muy selectiva, que ocurre por embolías pequeñas, se descubre al mostrar un objeto y responde “este, este, este” y finalmente no puede articular el nombre del objeto. 863.- Parafasia: Es una variante de la afasia, cuándo se sustituye un nombre por otro parecido. 864.- Jergafasia: Variante de la afasia, donde durante la conversación el lenguaje es completamente distorsionado. 865.- Alexia: Variante de la afasia, cuándo se pierde la capacidad de la lectura por afasia sensorial 866.- Agrafia: Es la incapacidad de escribir, incluso el nombre

267

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.- Mogollón M, Arenas JM. 1988. Semiología Médica Básica. Valencia. Venezuela. Editorial Universidad de Carabobo. Páginas consultadas 1 a 300. 2.- Guida F. 2000. Metodología Clínica y Semiología. Santafé de Bogotá. Colombia. Editorial McGraw-Hill. Interamericana. Páginas consultadas 52 a 90. 3.- Baré-Califano. 1966. Semiotecnia. Manobras de Exploración. 4ta Edición. México. Editorial McGraw-Hill. Páginas consultadas 35 a65 4.- Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas. 1974. Undécima Edición. Madrid. España Salvat Editores. Páginas consultadas: 1, 15, 36, 44, 82, 96, 150, 165, y 180. 5.- Kelley. 1990. Medicina Interna. Primera Edición. Barcelona. España. Editorial Médica Panamericana. Páginas consultadas: 15, 30, 60, 1250, y 2220-2250 6.- Conclusiones de la autora. Posterior a consultas bibliográficas variadas y al ejercicio profesional. Contiene aporte al concepto clásico de semiología para completarlo. 7.- Jehová Dios. La Santa Biblia. Antiguo y Nuevo Testamento. Antigua Versión de Casidoro Reyna, (1569), Revisada por Cipriano de Valera (1602), Versión 1980. Editorial Vida. 8.- Conclusiones de la autora. Durante las VII Jornadas Occidentales de Cardiología. Diferentes conferencias sobre endotelio y efectos sobre HTA.

268

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

9.- Bates B. 1977. Propedéutica Médica. Ciudad de México. México. Editorial Interamericana. Páginas consultadas: 36 a 60 10.- Cosio P. 1955. Semiología Médica. Buenos Aires. Argentina. Páginas consultadas: 200 a 250 11.- Harrison. 2002. Principios de Medicina Interna. Decimosexta Edición. Madrid. España. Editorial McGraw-Hill. Paginas consultadas 2038 a 2200 12.- Sanabria A. 1978. Semiología y Propedéutica. Caracas. Venezuela. Imprenta Universitaria UCV. Páginas consultaadas: 35 a60 13.- Manual CTO de Medicina y Cirugía. 2004. Quinta Edición. Bogotá. Colombia Páginas consultadas: 3, 6, 20, 26, 42, 47, 54, y 58 14.- Marchesi A, Martín E. 1998. La Evaluación del Proceso Enseñanza y Aprendizaje. Calidad de la Enseñanza en Tiempos de Cambio. Madrid. España. Editorial Adrianza. Páginas consultadas: 36 a 42 15.- Roa R. Evaluación de la Pertinencia de los Productos Terminales de Semiología y Propedéuticas, según Dominios de Aprendizajes para las conductas del Desempeño Clínico de los Estudiantes de Medicina de La Universidad del Zulia. (Tesis Magisterial) U.R.U. 1987 Maracaibo. Venezuela. Páginas consultadas: Revisión total de la tesis 16.- King A. Introducción a la Metacognición y su utilidad en el mejoramiento y comprensión de la lectura. 1996. Madrid. España. Bilbao: Ediciones Mensajero. Páginas consultadas: Revisión total del texto.

269

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

17.- Díaz Barriga, F y Hernández, G.: Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación constructivista. 1999. Ciudad de México. México McGrawHill. Páginas consultadas 200 a 232. 18.- Ibañez, B. Manual para la elaboración de Tesis. 1997. Segunda Edición. Ciudad de México. México Editorial Trillas. Páginas consultadas: 200 a 303.

270

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

A N E X O S

271

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Anexo 1: Ejemplo de Historia Clínica Semiológica

272

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Historia Clínica Tipo ___ I.- Interrogatorio o Anamnesis A.- Ficha Patronímica 1.- Nombre: 2.- Edad: 3.- Género: 4.- Estado Civil: 5.- Grupo Étnico: 6.- Religión: 7.- Profesión u Oficio: 8.- Procedencia: 9.- Lugar y Fecha de Nacimiento: 10.- Dirección Actual: 11.- En caso de Emergencia avisar a: 12.- Fecha de Ingreso: B.- Motivo de Consulta 1.2.3.C.- Enfermedad Actual: C.I. :

273

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

D.- Antecedentes 1.- Antecedentes Familiares a.- Ascendientes:

b.- Descendientes:

c.- Predisposición Familiar: 2.- Antecedentes Personales a.- Fisiológicos: b.- Patológicos b.1 Alérgicos: b.2 Infectocontagiosas: b.3 Transmisión Sexual: b.4 Cardiovasculares b.5 Respiratorios:

274

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

b.6 Digestivos: b.7 Renales: b.8 Ginecológicos ó Genital Masculino: b.9 Osteomuscular: b.10 Endocrinos: b.11 Hematológicos: b.12 Dermatológicos: b.13 Neurológicos: b.14 Inmunológicos: c.- Antecedentes maritales: d.- Antecedentes Quirúrgicos y Traumáticos: e.- Antecedentes Epidemiológicos: f.- Antecedentes Psíquicos: g.- Antecedentes Gineco-obstétricos: h.- Hábitos: i.- Inmunizaciones:

275

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

E.- Interrogatorio Funcional ó Revisión de Sistemas 1.- Manifestaciones Generales: (Fiebre, sudoración nocturna y pérdida o ganancia de peso) 2.- Cabeza: a.- Ojos: b.- Oídos: c.- Fosas Nasales: d.- Boca y Orofaringe: 3.- Cuello: 4.- Tórax a.- Respiratorio: b.- Cardiovascular: 5.- Abdomen a.- Digestivo Superior: b.- Digestivo Inferior: c.- Urinario:

276

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

d. Ginecológico ó Genital Masculino: 6.- Neurológico: 7.- Músculo-Esquelético: 8.- Dermatológico y Piel: 9.- Endocrino: 10.- Hematológico: 11.- Psiquismo: II.- Examen Físico A.- General 1.- Facie: 2.- Ganglios Linfáticos: 3.- Crecimiento y Estado Nutricional: 4.- Edema y Panículo Adiposo: 5.- Actitud y Biotipo (Hábito Corporal): 6.- Marcha:

277

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

7.- Piel: 8.- Signos Vitales: a.- Temperatura: b.- Respiración: c.- Pulso: d.- Presión Arterial: 9.- Condiciones Generales B.- Examen Físico Especial 1.- Cabeza: a.- Cráneo: b.- Región Orbitaria y Globo Ocular: c.- Región Oral y Faríngea: d.- Oídos: e.- Naríz y Senos Paranasales: 2.- Cuello: 3.- Tórax

278

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

a.- Respiratorio: b.- Cardiovascular: c.- Mamas y Axila: 4.- Abdomen: 5.-Ginecológico ó Genital Masculino: 6.- Columna Vertebral: 7.- Miembros Superiores: 8.- Miembros Inferiores: 9.- Neurológico a.- Estado Mental: b.- Pares Craneales b.1. Nervio Olfatorio: b.2. Nervio Óptico: b.3. Nervio Motor Ocular Común b.4. Nervio Patético: b.5. Nervio Trigémino:

279

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

b.6. Nervio Motor Ocular Externo: b.7. Nervio Facial: b.8. Nervio Auditivo: b.9. Nervio Glosofaríngeo: b.10. Nervio Neumogástrico: b.11. Nervio Espinal: b.12 Nervio Hipogloso: c.- Motilidad c.1. Motilidad Activa o Voluntaria: c.2. Fuerza Muscular: c.3. Tono Muscular: c.4. Taxia y Cerebelo: c.5. Praxia: c.6. Reflejos c.6.1. Osteotendinosos: c.6.2. Cutáneomucosos:

280

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

c.7. Vía Extrapiramidal: c.8. Trofismo: d. Sensibilidad d.1. Superficial: d.2. Profunda: e. Alteraciones del Lenguaje: f. Maniobras Meníngeas: III.- Diagnóstico: IV.- Hallazgos Positivos: V.- Negativo Pertinente: VI.- Diagnóstico Diferencial: VII.- Plan Diagnóstico: VIII.- Tratamiento: IX.- Pronóstico: X.- Recomendaciones:

281

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Anexo 2: Inmunizaciones. Cronológico de Vacunas en Venezuela

282

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

Cronológico de Inmunizaciones en Venezuela • • • • • • • • • Antituberculosa (BCG): Se inició la inoculación en 1940 Antipolio vía parenteral (acelular e intracelular), 1956, uso reducido Antipolio vía ora (Sabin), 1946 países desarrollados. 1962 en Venezuela. Antipolio Trivalente (triple polio salvaje), en 1987 Triple bacteriana (DPT), difteria, tétanos y tosferina. En 1974 Toxoide tetánico en 1926. 1987. En 1994 el brote de tétanos neonatal, obligó a iniciar jornadas de vacunación masiva de toxoide tetánico. Hepatitis B. En 1978. En el 2002, se incluyó en el esquema de vacunas Antisarampionosa. En 1994 Antimalárica. En 1940. En 1978, se colocaba como vacuna internacional, sólo a quienes viajaban a países de riesgo. En el 2002, se incluyó en el esquema de vacunaciones • • • • Triple Viral. En 1999, y en el 2002 se incluyó en el esquema de vacunas. Pentavalente: DPT + H. Influenza tipo B + Hepatitis B. 2004 en Venezuela. 1996 en América Hexavalente: Pentavalente + antipolio (Sal), para personal especial. 2004 Antivariólica y Antitífica. En 1950, dejaron de inocularse hace 20 años (en 1988), debido a que estas enfermedades han sido erradicadas del mundo.

283

La Historia Clínica y la Semiología de la Propedéutica Médica

Dra. Nancy González

284