P. 1
Procesos y Actores

Procesos y Actores

|Views: 6|Likes:
Published by Marc Garcia

More info:

Published by: Marc Garcia on Aug 11, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/17/2014

pdf

text

original

LA POLÍTICA EXTERIOR HACIA EL MAGREB.

Franquismo y Transición [Escriba la fecha]

LA POLÍTICA EXTERIOR HACIA EL MAGREB. Franquismo y Transición
Marc Garcia Guarinos // Procesos y Actores Políticos en España

Universidad Miguel Hernández de Elche Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Orihuela

una profunda reestructuración del Ministerio de Asuntos Exteriores que pasó a estar organizado por zonas geográficas y áreas temáticas transversales. La Resolución 39 (I) de Naciones Unidas aprobada en diciembre de 1946 condenó al régimen franquista y preconizó la retirada de embajadores. Sin embargo. que cuentan con sus propios asesores en asuntos internacionales en el Palacio de la Moncloa. sociales. La primacía del MAE en la elaboración de la política exterior fue cuestionada por el Ministerio de Comercio y por los ministerios militares.3 de la Constitución de 1978. La derogación de dicha condena y el ingreso en la ONU fueron los ejes de una política exterior de supervivencia que obtuvo sus primeros éxitos en 1953. Las propuestas acordadas son trasladadas al Consejo de Ministros donde generalmente se adoptan sin dificultades. con la Presidencia del Gobierno y con el círculo de militares africanistas próximos a Franco. Comunidades Autónomas. en virtud del principio de unidad de acción en el exterior recogido en el artículo 97. En este contexto se acometió. en 1946. El establecimiento de un régimen democrático transformó el marco en el que se elabora y ejecuta la política exterior española. Durante el periodo franquista. el Ministerio de Asuntos Exteriores (MAE). el Ministerio de Asuntos Exteriores estuvo sometido a la influencia directa de Franco. entidades locales) que llevan a cabo una acción exterior. La formulación de la estrategia de política exterior española es discutida entre el presidente del Gobierno y el ministro de Asuntos Exteriores tanto en reuniones formales como informales. con la firma del Concordato con la Santa Sede y el acuerdo con Estados Unidos para el establecimiento de bases militares en territorio español (en Rota y Morón de la Frontera). La economía española se ha internacionalizado. lo que erosiona el papel central asignado al Ministerio de Asuntos Exteriores. La implicación de los sucesivos presidentes de Gobierno de la democracia. Franquismo y Transición El Ministerio de Asuntos Exteriores y la política exterior hacia el Magreb El estudio de la política exterior hacia el Magreb es objeto de creciente interés por parte de la literatura académica. La adhesión a la OTAN y a la Comunidad Europea ha reforzado la dimensión multilateral. también ha crecido el número de órganos de la Administración del Estado (otros ministerios. ha recibido todavía insuficiente atención en los estudios sobre política exterior española.con presencia en el escenario internacional. el régimen de Franco se enfrentó al aislamiento internacional. En paralelo. los asuntos 2 . no ha sido igual y ha dependido tanto de la personalidad de los ministros de Asuntos Exteriores como de la agenda internacional de los presidentes del Gobierno. la evolución del marco organizativo y el papel desempeñado por el principal órgano institucional encargado de determinar la política exterior española. La estructura organizativa del Ministerio de Asuntos Exteriores durante el franquismo y la política hacia el mundo árabe Al acabar la Segunda Guerra Mundial. y chocó con temas como la gestión del proceso descolonizador en el Sáhara Occidental. A partir de entonces.La Política Exterior hacia el Magreb. políticos…. La globalización ha supuesto la multiplicación del número de actores –económicos. Esta condena se mantuvo hasta 1950.

que todavía mantenía un Protectorado sobre una parte de Marruecos. Las relaciones con el mundo árabe se convirtieron. En 1956 fue elevado el rango de la representación diplomática en Siria y en Arabia Saudí. siguió manteniendo su autonomía orgánica 3 . intentó aprovechar su política de apoyo a los nacionalistas marroquíes de la zona sur ocupada por Francia. la mayoría de los cuales habían alcanzado sus independencias en el periodo transcurrido entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial. en embajadas. Esta prioridad se tradujo en un importante despliegue diplomático en la región. Por primera vez aparecía en el organigrama del Ministerio de Asuntos Exteriores una Dirección consagrada a los países árabes con el nombre de Dirección de África y Próximo Oriente. Franquismo y Transición políticos serían competencia de la Dirección General de la Política Exterior. incluidos los países árabes. Por último. Tras las independencias de los Estados magrebíes el Gobierno español abrió en 1956 las embajadas en Marruecos y Túnez. Junto a esta dirección se encontraban la Dirección de Europa. ante la amenaza del aislamiento internacional. En esta reforma apareció por primera vez una Dirección General de Relaciones Culturales. para intentar obtener el respaldo de la Liga de Estados Árabes en sus aspiraciones para lograr la normalización de su situación internacional. Una de las prioridades políticas durante aquellos años fue la consolidación y el reforzamiento de las relaciones con los países árabes de Oriente Medio. las representaciones diplomáticas en Iraq. En 1953. junto a América Latina y Europa. en parte. El apoyo de estos países era vital para conseguir el ingreso en la Organización de las Naciones Unidas. en un momento de dificultades económicas y restricciones presupuestarias. que extinguía la anterior Sección de Ultramar y Asia. reminiscencia del todavía no demasiado lejano pasado colonial.La Política Exterior hacia el Magreb. en uno de los tres ejes de la política exterior española y así se han mantenido hasta la actualidad. buscaba apoyos en el exterior con los que asegurar su supervivencia. En 1961. a su vez. Aunque la denominación de la Dirección encargada de gestionar las relaciones con aquellos países sufrió algunos cambios. la representación diplomática en Libia fue elevada al rango de embajada y Mauritania dejó de ser responsabilidad del embajador español acreditado en Senegal para convertirse asimismo en embajada. el Gobierno español aprobó en noviembre de 1962 la apertura de la embajada en Argel. Líbano y Jordania fueron transformadas. de la que dependían cinco direcciones de ámbito geográfico. gracias a los votos árabes. lo que acabó lográndose en 1955. España se presentaba ante los países árabes desde el escaparate marroquí. la Dirección de América. Próximo Oriente y otros países. fueron los pivotes sobre los que se sustentó la política española hacia la región con las interferencias derivadas del lento y gradual proceso descolonizador español en el noroeste de África. el régimen de Franco. intentando proyectar una imagen de hermandad entre los dos pueblos. La existencia de un pasado común en al-Andalus y el rechazo al reconocimiento del Estado de Israel. Norte de África. Durante aquellos años. la Legación Española en El Cairo fue elevada al rango de embajada. La evolución del organigrama del Ministerio de Asuntos Exteriores refleja la importancia otorgada a las relaciones con los Estados árabes independientes. En 1949. y la Dirección de Filipinas y Extremo Oriente. la Dirección de la Santa Sede. Esta Dirección estaba subdividida en tres secciones: Marruecos. superior al que existía en otras áreas geográficas. muy activa en las relaciones con Hispanoamérica y con competencias en todos aquellos países con los que España mantenía relaciones diplomáticas. Su denominación reflejaba las prioridades exteriores del régimen que.

Entre 1951 y 1957 hubo un total de trece diplomáticos destinados en ella. lo que le privó de personalidad jurídica y le impidió disponer de un presupuesto autónomo diferenciado del de la Sección de Política Cultural con el Mundo Árabe. Fue este órgano. escasos si los ponemos en relación con la importante función que le había sido encomendada. El triunfo de las revoluciones nacionalistas y panarabistas en algunos países de la región (Egipto 1952. A partir de 1951 pasó a denominarse Dirección de Asuntos Políticos del Mundo Árabe. La respuesta a este dilema fue la de potenciar la dimensión cultural de las relaciones mediante la firma de acuerdos y tratados culturales. El estatuto provisional con el que inició sus actividades fijaba como misión para el nuevo Instituto la de “enlazar los mundos culturales hispánico y árabe promoviendo y alentando la estrecha colaboración entre ambas culturas”. en 1953. sin embargo. La importancia asignada a las relaciones culturales con el mundo árabe estuvo acompañada por la creación. el IHAC careció de competencias sobre Marruecos todavía bajo Protectorado español. Sólo cuatro diplomáticos mantuvieron su destino durante un periodo superior a los dos años. La evolución política de los Estados de Oriente Medio durante los años cincuenta puso a prueba la política exterior española hacia la región. pero cuyas opciones ideológicas se alejaban de los planteamientos defendidos por el régimen franquista. Los responsables de esa sección compatibilizaron esa función con la de Secretarios Generales del IHAC. presente en la agenda diplomática española desde la gira de Martín Artajo por la región en 1947. La potenciación de la dimensión cultural. Su funcionamiento durante las dos primeras décadas de vida se vio dificultado por la ausencia de un decreto de creación. Franquismo y Transición vinculada a la Dirección General de Política Exterior. de crear el Instituto Hispano-Árabe de Cultura (IHAC). dio un mayor protagonismo a la Dirección General de Relaciones Culturales. adoptada por la Junta de Relaciones Culturales en 1954. de una Sección de Política Cultural con el Mundo Árabe dentro de la Dirección General de Relaciones Culturales. Dicha sección mantuvo su actividad hasta 1962. Iraq 1958 y Sirio en 1963) dividió la Liga Árabe entre Estados conservadores y progresistas. y planteó el dilema de cómo preservar las relaciones con unos Estados cuyo apoyo era considerado vital.La Política Exterior hacia el Magreb. 4 . a través de la Junta de Relaciones Culturales en la que también estaba presente el Ministerio de Educación Nacional. el IHAC funcionó durante aquellos años como pantalla de una política que era gestionada directamente desde la Sección de Política Cultural con el Mundo Árabe dependiente de la Dirección General de Relaciones Culturales. Los medios humanos y los recursos financieros con los que contó este órgano fueron. La unificación de los tipos de cambio de la peseta en 1957 lastró sus recursos. En la práctica. Próximo y Medio Oriente. la mayor parte de ellos durante cortos períodos de tiempo. el encargado de impulsar la reestructuración y desarrollo de una red de centros culturales españoles en el mundo árabe e islámico. canalizando la mayor parte de los escasos recursos financieros dedicados a la acción cultural en la región. La importancia otorgada a la potenciación de las relaciones culturales con el mundo árabe quedó también reflejada en la decisión. Durante sus primeros años.

a quien la instrumentación de su política sobre Gibraltar había convencido de la necesidad de aceptar la descolonización del Sáhara Occidental alejándose de las tesis maximalistas que había defendido2. pues apenas siete meses después de su creación fue suprimida. nº 270. Madrid 1941 3 Boletín Oficial del Estado. La supresión en 1957 de la Dirección General de Relaciones con Marruecos dio lugar a una reorganización de la Dirección General de Política Exterior3 de la que desapareció también la Dirección de Asuntos Políticos del Mundo Árabe. La política española en esta cuestión provocó no pocos roces entre el Ministerio de Asuntos Exteriores y Presidencia del Gobierno. el régimen de Franco no consiguió capitalizar la política de apoyo al nacionalismo marroquí puesta en marcha en el marco de su rivalidad con Francia. habrían contribuido a este cambio. La vida de esta Dirección General fue efímera. Fernando (Coord. ministro subsecretario de la Presidencia del Gobierno. En un primer momento. y el papel creciente que la Presidencia del Gobierno adquiría en la gestión de los asuntos marroquíes. ministro de Asuntos Exteriores entre 1957 y 1969. p. nº4. de quien dependía la Dirección General de Plazas y Provincias Africanas. p. 4 de enero de 1958. La agenda bilateral pasó a estar dominada por un proceso descolonizador gradual y por etapas que.). El trasfondo de la guerra de Ifni.33 1 2 5 . defendidas por el almirante Carrero Blanco. La guerra de Ifni de 1958 acrecentó la desconfianza hacia Marruecos. de una Dirección General de Relaciones con Marruecos consagrada exclusivamente con Rabat “como consecuencia del especial entendimiento histórico mantenido entre ambos países”1. Franquismo y Transición La descolonización de los países magrebíes y su impacto en el Ministerio de Asuntos Exteriores Tras la independencia de Marruecos en 1956. a partir de 1962. María Castiella. impulsando una política que buscaba aplazar las reivindicaciones irredentistas marroquíes en un proceso descolonizador gradual y por etapas que situó a España. quien debido a su experiencia militar africanista se consideraba a sí mismo como un experto en la región. han alimentado una conflictividad cíclica en las relaciones con Marruecos y han contaminado las relaciones con el resto de Estados magrebíes. chocaban con la visión más pragmática de Fernando María Castiella. como el único Estado europeo que seguía manteniendo una parte de su territorio en el noroeste de África. Ambas direcciones funcionaron durante ocho años hasta la reorganización ministerial de 1966. La Dirección de Asuntos Políticos de África fue ocupada por Boletín Oficial del Estado. en febrero de 1957. que se ocupaba tanto de las relaciones con los países del norte de África como con los África Subsahariana. Franco. Estas posiciones. la importancia concedida a las relaciones con el Marruecos independiente quedó reflejada en la creación. Próximo y Medio Oriente. y la Dirección de Asuntos Políticos de Próximo y Medio Oriente. 109 Reivindicaciones de España. 26 de octubre de 1957.La Política Exterior hacia el Magreb. La función que le fue encomendada fue la de coordinar la transferencia de las competencias que España había desempeñado durante el Protectorado. Instituto de Estudios Políticos. siempre supervisó atentamente las relaciones con Marruecos. Su lugar fue ocupado por dos órganos con menor rango administrativo: la Dirección de Asuntos Políticos de África. vinculada al proceso descolonizador en el Sáhara Occidental. desde entonces.

Esta reorganización intentaba renovar una estructura obsoleta. tras la independencia. adaptándola a los retos del momento. como en la zona sur del país colonizada por Francia. cuya denominación sufrió cambios menores en 1968. de la Administración marroquí. ministro de Asuntos Exteriores entre 1969 y 1973. en número de tres o cuatro dependiendo del momento. En paralelo. Franquismo y Transición Eduardo Ibáñez y por Gabriel Mañueco. La especificidad marroquí reaparece en el organigrama de la Dirección General de Relaciones Culturales en 1963. La reorganización supuso la reestructuración y creación de nuevas direcciones generales que pasaron a depender de la Subsecretaría de Política Exterior que extinguía la Dirección General de Política Exterior. escaparan progresivamente del ámbito del Ministerio de Asuntos Exteriores. En 1970. Esta reorganización reintrodujo en el organigrama del Ministerio una Dirección General de Asuntos de África y Mundo Árabe con competencias sobre el Norte de África. las unidades geográficas vieron reducido su rango pasando a convertirse todas ellas en Subdirecciones Generales dependientes de una única Dirección General de Política Exterior. no impidieron que la mayoría de los elementos concernientes a la política económica. Los intentos por reforzar las competencias del Ministerio de Asuntos Exteriores en materia de cooperación económica y comercial. al Ministerio de Educación. y una Dirección de Próximo Oriente. que complementaba de esta forma las funciones asignadas en 1968 a la Dirección General de Cooperación y Relaciones Económicas Internacionales. La Sección de Cooperación Cultural con Marruecos se mantuvo en el organigrama del Ministerio hasta 1970. de la que dependerán la red de centros culturales que comienzan a ser creados. y más concretamente a las relaciones comerciales. Los esfuerzos de modernización del Ministerio fueron del Ministerio fueron retomados por Gregorio López Bravo. en un contexto en el que la recuperación de Gibraltar se perfilaba como el principal objetivo de la diplomacia española. y de la que dependían una Dirección de África. y todavía hoy sigue correspondiendo. un momento de deshielo en las relaciones hispano-marroquíes favorecido por el encuentro mantenido en el aeropuerto de Barajas entre Franco y Hasán II. La segunda gran reorganización del Ministerio de Asuntos Exteriores fue impulsada en 1966. El clima de entendimiento favorece la intensificación de la cooperación bilateral. El desarrollo de los intercambios comerciales y el impulso de la cooperación técnica impulsada por los círculos tecnocráticos del Gobierno quedaron reflejados con la incorporación al organigrama de la Dirección General de Cooperación Técnica Internacional. ya que la red de escuelas creadas durante el Protectorado pasó a depender. 6 . convirtiéndose en una fuente de fricciones con el Ministerio de Asuntos Exteriores. por Fernando María Castiella. quienes tuvieron a sus órdenes a un grupo reducido de diplomáticos. Ese año es creada una Sección de Cooperación Cultural con Marruecos. tanto en la zona que había sido colonizada por España. año en el que amplió su ámbito de actuación y pasó a denominarse Sección de Cooperación Cultural con Marruecos y Mundo Árabe.La Política Exterior hacia el Magreb. mediante el Decreto 971/1966. ya existía una red de centro educativos destinados a los hijos de españoles residentes en el país que hubo que crear ex novo tras la independencia. dependiente de la Dirección General de Relaciones Culturales. La gestión de esta red y del importante presupuesto con el que fue dotada correspondió. Durante este periodo un total de once diplomáticos prestaron sus servicios en la unidad el Ministerio encargada de las relaciones políticas con África. con categoría de Subdirección General.

La Política Exterior hacia el Magreb. aunque la conflictividad vinculada al asunto del Sáhara Occidental impidió a los sucesivos Gobiernos definir una política activa hacia la región. La universalización de las relaciones internacionales de España hizo crecer las tareas diplomáticas. proyecto del que España había sido mantenida al margen a causa de su régimen dictatorial. coincidiendo con los últimos momentos del régimen franquista. y reforzaba su papel como órgano de asesoramiento del Ministro en estos temas. contribuyeron a hacer cada vez más compleja la gestión de la política exterior española. en lo esencial. la estructura administrativa del Ministerio de Asuntos Exteriores se caracterizó por el continuismo sin que fuera acometida una reforma en profundidad de la maquinaria administrativa heredada del franquismo. En este mismo contexto hay que situar la revitalización del Instituto Hispano-Árabe de Cultura transformado por la ley 5/1974 en una entidad con personalidad jurídica propia adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores. 7 . En 1979 se intentó mejorar esta situación con la creación de una Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores encargada de la coordinación general de los órganos del Ministerio. En este contexto. La reforma de su reglamento interno en 1978 amplió sus competencias extendiéndolas al ámbito de la cooperación técnica y científica. Esta reestructuración consagraba el papel del Instituto Hispano-Árabe de Cultura como agente al servicio de las relaciones de cooperación cultural con el mundo árabe. La redefinición en los objetivos de la política exterior estuvo acompañada de un crecimiento de unidades administrativas sobre la estructura preexistente sin que se variara. la política española se concentró en el Magreb y se caracterizó por su carácter reactivo ante las presiones ejercidas por Marruecos. En la práctica. tras la guerra árabe-israelí de 1973 reaparece en el organigrama la Dirección General de África. en un tema caracterizado por el disenso entre los partidos políticos y el rechazo de una amplia capa de la opinión pública sobre la forma en la que había sido llevada a cabo la retirada española del Sáhara Occidental. Las relaciones con el mundo árabe siguieron siendo consideradas como una prioridad retórica de la política exterior. en un contexto de transformaciones del sistema internacional debido a los avances en el sistema de integración supranacional y al fin de la Guerra Fría tras la caída del Muro de Berlín. la organización del Ministerio y sin que se abordara a fondo la clarificación de funciones y competencias de los distintos departamentos involucrados en la acción exterior. Durante los años de la transición el gran objetivo consensuado por las fuerzas políticas en política exterior fue conseguir la adhesión a la Comunidad Europea. Durante los primeros años de la transición democrática. Próximo y Medio Oriente. Franquismo y Transición Las relaciones con el mundo árabe recuperaron centralidad en la política exterior española como consecuencia de la crisis del petróleo de 1973 y la necesidad de mantener el suministro de los productos energéticos. El marco organizativo del Ministerio de Asuntos Exteriores durante la transición democrática El inicio de la transición política en 1976 estuvo acompañado de transformaciones que afectaron al funcionamiento del Ministerio de Asuntos Exteriores. Argelia y el Frente Polisario. El proceso de descentralización autonómica y la incorporación a la Comunidad Europea en 1986. tanto en el ámbito bilateral como en el multilateral.

La reforma introdujo tres novedades significativas. Franquismo y Transición Entre 1976 y 1985 los asuntos políticos relacionados con el Magreb dependieron de la macro Dirección General de Política Exterior para África y Asia Continental. situación que fue corregida en 1979 con la creación de dos subdirecciones generales. pasó a depender orgánicamente de la AECI modificando su denominación por la de Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe (ICMA). las funciones de promover. En 1994 fue transformado en Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe. Al frente de la Dirección General estuvo. dirigir y ejecutar la política exterior del Estado”. La tercera novedad introducida por la reforma de 1985 fue la creación de una Secretaría General de Política Exterior encargada de coordinar las actividades de las Direcciones Generales de Política Exterior y también de participar en las reuniones periódicas que a nivel de directores políticos tenían lugar en el marco de la Cooperación Política Europea. una encargada del Magreb y otra del Próximo y Medio Oriente. Fue la cercana adhesión a la Comunidad Europea la que impulsó. El Instituto HispanoÁrabe de Cultura que inicialmente había quedado adscrito a la SECIPI como organismo autónomo. lo que diluyó su carácter de órgano especializado en exclusiva en el mundo árabe.La Política Exterior hacia el Magreb. uno de los diplomáticos españoles especializados en la región. tres años después de que el PSOE llegara al Gobierno. entre 1976 y 1988. Fernando Morán y entre 1977 y 1982 Pedro López Aguirrebengoa. que había representado los intereses de España durante las negociaciones de adhesión. el Mediterráneo y los Países en Desarrollo (ICMAMPD). En el marco de esta reestructuración. La segunda novedad fue la creación de una Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica (SECIPI). Aunque la cooperación cultural con la región siguió siendo parte de sus competencias –el Instituto fue el encargado de asumir la secretaría ejecutiva del programa Al-Andalus 92. A esta Secretaría de Estado le correspondía la coordinación de la acción de la Administración del Estado en las Instituciones Comunitarias en temas “comunitarizados” como el de las relaciones pesqueras. encargada de gestionar la política de cooperación hasta entonces dispersa en diferentes ministerios. El impacto de la adhesión a la Comunidad Europea La primera reforma en profundidad del Ministerio de Asuntos Exteriores durante el periodo democrático no tuvo lugar hasta mediados de los años ochenta. especialmente importantes en las relaciones con Marruecos. proyectar. poniendo especial énfasis en América Latina cuando ya comenzaba a prepararse la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de América. fue creada una Dirección General de Política Exterior para África y Medio Oriente a la que 8 . impulsó en 1988 la creación de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI). En un primer momento existió una Subdirección General única para África del Norte y Medio Oriente (Real Decreto 604/1976).ésta fue perdiendo importancia a favor de la cooperación al desarrollo. una reorganización en profundidad de la estructura organizativa del Ministerio en la que se le asignaba “de conformidad con las directrices del Gobierno y en aplicación del principio de unidad de acción en el exterior. La necesidad de disponer de unidades especializadas para canalizar los crecientes recursos financieros dedicados a la cooperación al desarrollo. La primera de ellas fue la creación de una Secretaría de Estado para las Relaciones con las Comunidades Europeas. en el verano de 1985.

realinstitutoelcano.). ocupándose tanto de los asuntos políticos relacionados con el mundo árabe como de la política hacia el África subsahariana. Franquismo y Transición correspondía “el estudio. Hernando de Larramendi. para complementar a la bibliografía básica. dos de las prioridades de la política exterior española: Europa y Latinoamérica. Bibliografía Bibliografía básica: La Política Exterior española hacia el Magreb: Actores e Intereses. La nueva estructura organizativa del Ministerio reflejaba desde el punto de vista orgánico. Esta Dirección General mantenía la tradición existente en el Ministerio. con el doble objetivo de ganar influencia a escala internacional y asegurar los intereses de seguridad en la ribera sur del Mediterráneo.Documentación Real Instituto El Cano (www.maec.es) . la propuesta y aplicación de la política exterior en esa área geográfica bajo la supervisión y coordinación del Secretario general de Política Exterior”. lo que no ha impedido. ha recurrido a: . sin embargo.org) .es) . Miguel (Ed.La Política Exterior hacia el Magreb.Documentación Instituto Español de Estudios Estratégicos (www.es) 9 . La prioridad otorgada a las relaciones con el Magreb y el Mediterráneo no tuvo ni ha tenido desde entonces su reflejo en el marco organizativo del Ministerio.ieee. Ariel Ciencia Política Bibliografía complementaria: El alumno.Apuntes de la asignatura .Boletín Oficial del Estado (www.Documentación Ministerio de Exteriores y Cooperación (www. que la región haya sido uno de los espacios geográficos en los que la política exterior española ha mostrado gran ambición.boe.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->