COLUMNA DE LA EDITORA

Una gran oportunidad para darnos un respiro
Por: María Luisa Del Río Editora de Regiones Domingo 12 de Agosto del 2012 Un mes antes del discurso de 28 de julio, Ollanta Humala anunció que se iba a formar una comisión multisectorial para elaborar propuestas que mejoren los estándares ambientales y sociales en torno a actividades extractivas. Sabemos que de los casi 250 conflictos sociales que enfrenta el gobierno actual, más del 60% es motivado por problemas ambientales. La compañía minera Antamina atraviesa un complejo proceso de reparación de daños con el poblado de Cajacay, en la región Áncash, donde el 25 de julio pasado se derramaron tres toneladas de cobre por una fuga en su mineroducto. Esta semana, en una conferencia a universitarios, el alcalde de Huaraz lamentó que pese a la apertura que tiene su gestión hacia la minería como fuente de desarrollo para su pueblo, la empresa pretenda minimizar el impacto que ha generado ese accidente, con más de 100 personas atendidas por síntomas de

intoxicación. Un antiguo video de New York Times en You Tube muestra a Roque Benavides, propietario de Yanacocha, minimizando el impacto del derrame de mercurio que generó esa mina en Choropampa en el año 2000. Ciento cincuenta y un kilos de mercurio líquido se derramaron a lo largo de 27 kilómetros y unas 750 personas, 40% de ellas menores de edad, se intoxicaron. Las quejas persisten hasta hoy, con secuelas de una fuerte migraña que parece haberse instalado para siempre en las cabezas de los afectados. Las noticias de derrames de petróleo en Loreto que llegan a esta sección de El Comercio también son constantes. Se mueren los delfines y los pelícanos y los ministerios involucrados son incapaces de llegar a una conclusión que explique la causa, y no por falta de recursos humanos ni económicos sino por falta de voluntad. CONFLICTO DE INTERESES A partir del anuncio de Humala, la comisión presidida por la PCM se reunió para concertar las propuestas de mejoras en materia socioambiental. Los ministerios que la conforman son Ambiente, Desarrollo e Inclusión Social, Agricultura, Economía y Finanzas, Energía y Minas, Salud, Cultura y Producción. La comisión ya terminó su trabajo

y ha presentado un informe con unas 20 propuestas normativas para fortalecer la gestión y la fiscalización ambiental peruanas.

Las más importantes son: 1) La creación de un instituto de certificación ambiental que tenga la capacidad de revisar los EIA, con la participación de MINAM y MEM, pero con carácter autónomo y no sujeta, digamos, a las garras del MEM. 2) Crear una instancia que centralice toda la información ambiental diseminada en los diversos ministerios. 3) Un ordenamiento territorial que permita establecer dónde sí y dónde no se puede iniciar una actividad extractiva. A pesar de que ya se cuenta con el informe final de la comisión, ni Energía y Minas ni Producción ni Economía y Finanzas quieren aceptar esas 3 propuestas… por miedo a perder poder. Pero es Humala quien tiene la última palabra y es él quien tiene que ponerse fuerte. Y firmar.