P. 1
Hidrología para Ingenieros-LINSLEY, KOHLER y PAULHUS

Hidrología para Ingenieros-LINSLEY, KOHLER y PAULHUS

5.0

|Views: 12,934|Likes:
BUEN TEXTO PARA ESTUDIO HIDROLOGICO
BUEN TEXTO PARA ESTUDIO HIDROLOGICO

More info:

Published by: Xavi Sedano Martínez on Aug 24, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/13/2015

pdf

text

original

Hidrología

para ingenieros
Hidrología
para ingenieros
Segunda edición
RAY K. LINSLEY, JR.
Profesor de Ingeniería Hidráulica
Stanford University
Presidente de Hydrocomp, Inc.
MAX A. KOHLER
Hidrologista Consultor
Ex-Director Asociado de Hidrología
U.S. National Weather Service
JOSEPH L.H. PAULUS
Hidrometeorologista Consultor
Ex-Jefe de la División de Información
del U. S.. National Weather Service
TRADUCTORES:
Alejandro Deeb
Jaime Iván Ordóñez
Fabio Castrillón
CETIH, Universidad de los Andes,
Bogotá, Colombia
REVISION:
Gustavo Silva
Universidad Nacional,
Bogotá, Colombia
EDITORIAL McGRAW-HILL LATINOAMERICANA, S.A.
Bogotá, Panamá, México, Madrid, Sáo Paulo,
Nueva York, Londres, Toronto, Sidney,
Johannessburg, Dusseldorf, Singapur, Auckland.
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS (D.R.)
Copyright ® 1977 por Editorial McGraw-Hill Latinoamericana, S.A.
Bogotá, Colombia
Ni este libro, ni parte de él pueden ser reproducidos o transmitidos
de alguna forma o por algún medio electrónico o mecánico incluyendo
fotocopia o grabación, o por cualquier otro sistema de memoria o
archivo, sin el permiso escrito del Editor.
I.S.B.N. - O - 07 - 0 9 0 ~ 1 4 - 8'
Traducido de la Segunda Edición en Inglés de HYDROLOGY FOR ENGINEERS, 2/e
Copyright ® 1975 by McGraw-Hill Inc., U.S.A.
1234567890 CC-77 7123450987
IMPRESO EN COLOMBIA
PRINTED IN COLOMBIA
Carvajal S.A. Apdo. 46. Cali, Colombia
A la memoria de
MERRIL BERNARD
amigo y colega
cuyo entusiasmo fue
una fuente de inspiración
para los autores
1
/-/
/-2
/-3
/-4
2
2 ~ /
2-2
2-3
2-4
Prefacio
Lista de símbolos y abreviaturas
Introducción
El ciclo hidrológico
Historia
La hidrología en la ingeniería
Materia de que trata la hidrología
Referencias
Bibliografía
Problemas
El tiempo atmosférico y la hidrología
Radiación solar y terrestre
Radiación solar y terrestre
Radiación solar en la superficie terrestre
Balance de calor en la superficie y en la atmósfera
Medición de la radiación
CONTENIDO
xvi
xvii
1
1
3
4
4
4
5
5
7
7
7
8
9
1 O ~
CONTENIDO xi
7-12
Transposición de hidrogramas unitarios
202
7-13
Aplicación de los hidrogramas unitarios
203
7-14
Hidrogramas de flujo superficial
204
Referencias
207
Bibliografía
207
Problemas
208
8
Relaciones entre precipitación y escorrentía
211
El fenómeno de escorrentía
211
8-} Retención superficial
211
8-2 Infiltración
213
8-3
El ciclo de escorrentía
216
Estimación del volumen de escorrentia de una tormenta
217
8-4
Condiciones iniciales de humedad
217
8-5
Análisis de tormentas
218
8-6
Relaciones multivariadas de escorrentía total de tormenta
219
8-7 Relaciones para incrementos de la escorrentía de tormenta 222
8-8 Estimativos de la escorrentía usando infiltración 224
8-9 Indices de infiltración 224
Estimación de la escorrentía a partir de la fusión de nieves 225
8-10 Física de la fusión de nieves 225
8-11 Estimación de intensidades de fusión de nieves
y la escorrentía correspondiente
227
Relaciones anuales y por estaciones de la escorrentia
228
8-12 Relaciones de precipitación-escorrentía
228
8-13 Uso de mediciones de nieve
230
Referencias
230
Bibliografía 233
Problemas
233
9 Tránsito de avenidas
237
9-}
Movimiento de ondas
. 237
.9-2 Ondas dinámicas y cinemáticas
240
9-3 Ondas en canales naturales
241
9-4
La ecuación de almacenamiento
243
9-5 Determinación del almacenamiento 243
9-6 Tránsito de avenidas a través de embalses
246
9-7 Tránsito en cauces naturales
247
9-8
Tránsito de avenidas por el método analítico
248
9-9 Métodos gráficos de tránsito en corrientes
251
9-10
Tránsito Dinámico y Tránsito cinemático
252
9-11 Deducción de hidrogramas de salida con base
en procesos de tránsito de avenidas
255
9-12 Relaciones entre estaciones de medida 258
Referencias
260
Bibliografía
262
Problemas
262
10 SlmuJaeiÓD de caudales en computadores 265
}();.)
Filosofia de la simulación 265
:xii CONTENIDO
10-2 Estructura de un programa de simulación
267
10-3 Parámetros
271
10-4 Simulación de fusión de nieves 272
10-5 Aplicaciones de la simulación en hidrología 274
10-6 Calibración y optimización 276
10-7 Otras aplicaciones de la simulación en hidrología 278
Referencias 278
Bibliografía 279
Problemas 280
11 Probabilidad en hidrología:una base para diseño 281
Probabilidad de crecientes 281
11-1 Selección de datos 281
11-2 Posiciones gráficas 282
11-3, Distribuciones teóricas de crecientes 283
11-4 Distribución log-pearson tipo III 285
11-5 Distribución de valores extremos tipo 1 286
11-6 Selección de la frecuencia para diseño 290
11-7
Análisis regional de frecuencias 291
11-8 Análisis de frecuencias a partir de datos sintéticos 293
11-9 Probabilidad condicional 294
11-10 Eventos frecuentes 295
Análisis probabilístico de precipitación 296
11-11 Distribuciones 296
11-12 Datos generalizados de frecuencia de precipitación 296
11-13 Ajustes para cantidades de precipitación de intervalo fijo 297
11-14 Mapas de lluvia-frecuencia 299
11-15 Tormentas de diseño 299
Análisis probabilístico del volumen de escorrentia 300
11-16 Distribuciones 300
11-17 Sequías 300
Eventos máximos probables 300
11-18 Estudios hidrometeorológicos 301
11-19 La creciente máxima probable 302
Referencias 306
Bibliografía 309
Problemas 309
12 Hidrología estocástica 311
12-1 MOdelo markoviano de primer orden 312
12-2 Distribución de t 314
12-3 Definición de parámetros 314
12-4 El fenómeno de hurst 320
12-5 Modelos para calcular el almacenamiento requerido 321
12-6 Almacenamiento requerido utilizando datos estocásticos 322
12-7 Confiabilidad de embalses 324
1 2 ~ 8
Tendencias en el tiempo 324
12-9 Modelos de generación para varias estaciones 325
12-10 Análisis estocástico de la precipitación 326
Referencias 329
Bibliografía 330
13
13-1
13-2
13-3
13-4
13-5
13-6
13-7
13-8
13-9
14
14-1
14-2
14-3
14-4
14-5
Problemas
Sedimentación
El proceso de erosión
Factores que controlan la erosión
Transporte de material en suspensión
Transporte de material de lecho
Mediciones del transporte de sedimentos
Curvas de calibración de sedimentos
Producción de sedimentos de una cuenca
Simulación del transporte de sedimentos
Sedimentación en embalses
Referencias
Bibliografía
Problemas
Morfología de cuencas hidrográficas
Parámetros físicos de la forma de la cuenca
Parámetros del relieve de una cuenca
Geometría hidráulica
Patrones de alineamiento de cauces naturales
Planicies de inundación
Referencias
Bibliografía
Problemas
CONTENIDO xlli
330
331
331
332
333
334
335
338
339
340
341
344
345
345
347
347
350
352
353
356
356
357
357
Apéndices
A Correlación gráfica
B Tablas de constantes físicas, de equivalencias y tablas psicrométricas
Indices
Indice de Autores
Indice de Materias
PREFACIO
La primera edición de "Hidrología para Ingenieros" se publicó en 1958 y ha sido utilizada
ampliamente como texto para cursos avanzados de pregrado y de postgrado. En los años
siguientes, han ocurrido muchos desarrollos de importancia en la ciencia de la hidrología; y
las técnicas disponibles hoy en día son, en general, superiores a las existentes en 1958. Esta
segunda edición representa una revisión extensiva del texto original. Se han añadido capítu-
los en simulación hidrológica, hidrología estocástica y morfología de cuencas hidrográficas;
y se han hecho cambios considerables a lo largo de todo el resto del libro. Se ha destacado la
importancia del uso de computadores digitales en el análisis hidrológico, pero, reconociendo'
.. que no todos tienen acceso a estas máquinas, se han discutido también los métodos antiguos
aun cuando en menor detalle. Los procesos básicos de la hidrología continúan siendo
discutidos en detalle, por el convencimiento de que el entendimiento de dichos procesos es
indispensable para la correcta aplicación de cualquiera de las herramientas de la hidrología.
Dado que la mayoría de las naciones del mundo utilizan ahora el sistema métrico,
mientras que los Estados Unidos apenas han comenzado una conversión hacia las unidades
métricas, ambos sistemas se incluyen en el texto, las tablas y las figuras. En aquellos
capítulos que hacen referencia a tópicos de meteorología, donde las unidades métricas son de
uso general con muy pocas excepciones, éstas unidades se dan primero con sus equivalentes
del sistema inglés a continuación entre paréntesis. En los demás capítulos de la edición
. inglesa se hace lo contrario; sin embargo, en la traducción se ha utilizado siempre la primera
xvi PREFACIO
convención. Este arreglo se ha utilizado para facilitar el uso del libro en los países de habla
hispana en los cuales prima el uso de las unidades métricas. Los problemas incluyen también
ambas clases de unidades. .
Los estudiantes encontrarán en la hidrología un tema muy interesante pero notablemente
diferente de la mayoría de las materias de ingeniería. Los fenómenos naturales con los cuales
se relaciona la hidrología, no se prestan a los análisis rigurosos de la mecánica. Por esta
razón, hay una mayor variedad de métodos, mayor latitud para el criterio y una aparente falta
de precisión en la solución de problemas. En realidad, la precisión de las soluciones
hidrológicas se compara favorablemente con otros tipos de cálculo en ingeniería. La incerti-
dumbre en ingeniería se ocuIta a menudo con el uso de factores de seguridad, con los
procedimientos rígidamente estandarizados y con las suposiciones moderadas referentes a las
propiedades de los materiales.
Los autores reconocen con agradecimiento las útiles sugerencias, datos y otros tipos de
asistencia recibidos de sus colegas en el NationaI Weather Service, la Universidad de
Stanford, Hydrocomp Inc. y otras organizaciones. Mención especial debe hacerse del
profesor Stephen Burgues por su lectura cuidadosa del capítulo referente a métodos estocásti-
cos.
RA Y K. LINSLEY, Jr.
MAX A. KOHLER
JOSEPH L. H. PA ULHUS
LISTA DE SIMBOLOS y ABREVIATURAS
SIMBOLOS
A = Area
a = Coeficiente
B = Ancho
b = Coeficiente
e = Coeficiente de Chézy
e p = Coeficiente del caudal máximo del hidrograma unitario sintético
et = Coeficiente del tiempo de retardo del hidrograma unitario sintético
e = Coeficiente; concentración
D = Profundidad; tiempo de detención del flujo de superficie; grados-día
d = Diámetro; coeficiente
E = Evaporación, cantidad de sedimentos etodados a partir de superficies impermeables
E a = Tasa de evaporación de referencia
E T = Evapotranspiración
e = Presión de vapor
es = Presión de vapor de saturación
F = Caída; costo inicial; fuerza; volumen de infiltración
xviii LISTA DE SIMBOLOS y ABREVIATURAS
J = Humedad relativa
J ( )= Función de
Je = Capacidad de infiltración final
Ji = Tasa de infiltración
Jo = Tasa inicial de infiltración
Jp = Capacidad de infiltración
G = Producción segura de un acuífero; tasa de erosión de cárcava
G
i
= Transporte de material de fondo (arrastre)
g = Altura de medición; aceleración de la gravedad
H v = Calor latente de vaporización
h = Altura; cabeza hidráulica; coeficiente de Hurst
1 = Caudal afluente; índice de precipitación antecedente; carga interna
= Intensidad de la precipitación
i s = Tasa de abastecimiento (precipitación menos retención)
J = Probabilidad
j = Probabilidad (exponente)
K = Constante de almacenamiento de Muskingum; factor de frecuencia;
coeficiente de compactación; conductividad hidráulica
K r = Constante de recesión
k = Coeficiente número
L = Longitud; índice de almacenamiento de humedad de la zona inferior
L e = Distancia de la salida al centro de la cuenca
Lo = Longitud de flujo de superficie
M = Tasa de fusión de nieves
m = Coeficiente o exponente
N = Precipitación normal; número,
n = Coeficiente de rugosidad de Manning; coeficiente o exponente; número
O = Flujo de salida; costo de operación
O g = Infiltración subsuperficial
P = Precipitación
Pe = Precipitación de exceso
Pr = Potencia de retorno de radar
P = Presión; porosidad; probabilidad
P F = Logaritmo de potencial capilar en centímetros de agua
Q = Volumen de caudal o de escorrentía
Qa = Radiación neta de onda larga
Qar = Radiación reflejada de onda larga
Qe = Energía utilizada en la evaporación
Qg = Volumen de caudal subterráneo
Qh = Transferencia de calor sensible
Qir = Radiación incidente menos radiación reflejada
Qn = Energía radiante neta
Qo = Radiación emitida de onda larga
Qr = Radiación reflejada de onda corta
Qs = Volumen de flujo de una corriente superficial
Q = Radiación de onda corta; carga de sedimento en suspensión
Qv = Energía de advección
Q = Cambio en almacenamiento de energía
q = Tasa de descarga
q b = Descarga base
q d = Caudal de escorrentía directa
LISTA DE SIMBOLOS y ABREVIATURAS xix
q e = Tasa de flujo de equilibrio
q h = Humedad específica
q o = Tasa de flujo superficial
q 'P = Caudal máximo (pico)
R = Radio hidráulico; relación de Bowen; resistencia del suelo
R D = Constante de los gases
R, = Indice de escorrentía
R n = Rango de una serie
R 8 = Residuo de sedimentos en la superficie de la tierra
r = Radio, rango
S = Almacenamiento; volumen de retención superficial;
transporte de sedimentos
S e = Constante de almacenamiento de un acuífero
S d = Capacidad de almacenamiento en depresión
S D = Almacenamiento subterráneo
Si = Almacenamiento de intercepción
Si = Indice de la estación climática
S L = Almacenamiento de humedad de la zona inferior
S 8 = Almacenamiento superficial
S u = Almacenamiento de humedad de la zona superior
s = Pendiente
s b = Pendiente del fondo del canal
T = Temperatura; transmisibilidad; tiempo base
del hidrograma unitario
T L = Tiempo de retardo
T d =Temperatura del punto de rocío
Tr = Período de retomo o intervalo de recurrencia
T w = Temperatura del termómetro húmedo
t = Tiempo
te = Tiempo hasta alcanzar un equilibrio
('P = Retardo de una cuenca
t R = Duración de la lluvia
t r = Duración unitaria del hidrograma unitario sintético
U = Ordenada del hidrograma unitario;
índice de almacenamiento de la humedad de la zona superior
u = Celeridad de una onda; factor en hidráulica de pozos
Ve = Volumen de detención superficial en equilibrio
Vi = Almacenamiento de intercepción
V8 = Almacenamiento en depresión
V
o
= Volumen de detención superficial cuando i = O
v = Velocidad
v 8 = Velocidad de asentamiento
v * = Velocidad de fricción
W = Indice de infiltración
W p = Agua precipitable en la atmósfera
ffl' u¡= Función del pozo de u
w = Peso específico
wr = Relación de mezcla
X = Una variable
X = El valor promedio de X
x = Distancia; constante o exponente
:o: LISTA DE SIMBOLOS y ABREVIATURAS
y = Una variable
y = El valor promedio de y
y = Una distancia vertical; una variable reducida en análisis de frecuencias
y II = Un factor en el análisis de frecuencias
Z = Abatimiento en un pozo; función del tamaño de la gota;
una variable
z = Una distancia vertical
a = Una relación; porción de la evaporación correspondiente
a la energía de advección
f3 = Constante
.::l = Pendiente de la curva de presión de vapor-temperatura;
un incremento
e = Coeficiente de mezcla; emisividad
O = Un ángulo
A = Potencial total
¡..L = Viscosidad absoluta; la media de una distribución
v = Viscosidad cinemática
y = Coeficiente de la relación de Bowen
7T = 3, 1416...
p = Densidad; coeficiente de correlación
I = Sumatoria
CT = Desviación estándar; constante de Stefan- l30ltzman
= Esfuerzo cortante
y = Coeficiente de du Boy
<1> = Indice de infiltración; función de la carga de lecho
l/J = Potencial capilar; función de p;
función de la carga de lecho
ABREVIATURAS
Á
acre-ft
atm
Btu
oC
Cal
cm
cfs
csm
d
D
deg
°F
ft
g
gal
h
I;tm
Hg
in
K
Angstrom (lO-lO cm)
Acres-pie
Atmósfera
Unidad térmica británica
Grados centígrados
Caloría
Centímetro (lO-2
m
)
Pies cúbicos por segundo
Pies cúbicos por segundo por milla cuadrada
Día
Darcy
Grado
Grados Fahrenheit
Pies
= Gramos
Galón
Hora
Hectómetro (10
2
m)
= Mercurio
Pulgada
= Kelvin
LISTA DE SIMBOLOS y ABREVIATURAS xxi
Km Kilómetro
Kn Nudo
1 Litro
lat Latitud
lb Libra
In = Logaritmo neperiano
log Logaritmo decimal
Lg Langley
m Metro
mi! Milla
mJj Milibar
min = Minuto
mm Milímetro (lO-3
m)
mgd = Millones de galones por día
nmi Millas naúticas
ppm Partes por millón (miligramos por litro)
s Segundo
sfd = Pies cúbicos por segundo por día
y año
Mm Micrometro (Micra) (10-
6
m)
1
INTRODUCCION
"La hidrología versa sobre el agua de la tierra, su existencia y distribución, sus propiedades
físicas y químicas y su influencia sobre el medio ambiente, incluyendo su relación con los
seres vivos. El dominio de la hidrología abarca la historia completa del agua sobre la
tierra" [1] * La ingeniería hidrológica incluye aquellas partes del campo que atañen al
diseño y operación de proyectos de ingeniería para el control y el uso del agua. Los límites
entre la hidrología y otras ciencias de la tierra tales como la meteorología, la oceanografía y la
geología son confusos y no tiene objeto el tratar de definirlos rígidamente. Asimismo, "la
distinción entre la ingeniería hidrológica y otras ramas de la hidrología aplicada es vaga.
Naturalmente que el ingeniero debe gran parte de su conocimiento actual de la hidrología a
los agrónomos, ingenieros forestales, meteorólogos, geólogos y otras profesionales de una
diversidad de disciplinas.
1-1 El ciclo hidrológico
El concepto de ciclo hidrológico es un punto útil, aunque académico, desde el cual
comienza el estudio de la hidrología. Este ciclo (fig. 1-1) se visualiza iniciándose con la
evaporación del agua de los océanos. El vapor de agua resultante es transportado por las
masas móviles de aire.
Bajo condiciones adecuadas el vapor se condensa para formar las nubes, las cuales, a su
vez, pueden transformarse en precipitación. La precipitación que cae sobre la tierra se
dispersa de diversas maneras. La mayor parte de ésta es retenida temporalmente por el suelo,
en las cercanías del lugar donde cae, y regresa eventualmente a la atmósfera por evaporación
y transpiración de las plantas. Otra porción de agua que se precipita viaja sobre la superficie
del suelo o a través de éste hasta alcanzar los canales de las corrientes. La porción restante
penetra más profundamente en el suelo para hacer parte del suministro de agua subterránea.
Bajo la influencia de la gravedad, tanto la escorrentía superficial como el agua subterránea se
mueven cada vez hacia zonas mas bajas y con el tiempo pueden incorporarse a los océanos.
Sin embargo, una parte importante de la escorrentía superficial y del agua subterránea regresa
a la atmósfera por medio de evaporación y transpiración, antes de alcanzar los océanos.
Esta descripción del ciclo hidrológico y el diagrama esquemático de la fig. 1-1 son
extremadamente simplificadas. Por ejemplo, parte del agua que se mueve en los canales
naturales puede filtrarse hacia el agua subterránea, mientras que el agua subterránea puede
llegar a ser en ciertas ocasiones una fuente de la escorrentía superficial que fluye en los
canales naturales. Parte de la precipitación puede permanecer sobre la superficie del terreno
en forma de nieve hasta cuando la fusión de ésta le permita fluir hacia las corrientes o el agua
subterránea. El ciclo hidrológico es un medio apropiado para describir el alcance de la
* Las referencias numeradas se encontrarán en la parte final de cada capítulo.
2 HIDROLOGIAPARA INGENIEROS
hidrología, la cual se limita a la parte del ciclo que cubre desde la precipitación del agua sobre
la tierra hasta el regreso de ésta bien sea a la atmósfera o a los océanos. El ciclo hidrológico
sirve para destacar cuatro fases básicas de interés para el hidrólogo: precipitación, evapora-
ción y transpiración, escorrentía superficial yagua subterránea. Estos temas se tratarán más
detalladamente en capítulos posteriores.
Si el examen del ciclo hidrológico da la impresión de ser algún mecanismo continuo por
medio del cual el agua se mueve permanentemente a una tasa constante, esta impresión debe
ser descartada. El movimiento del agua durante las diferentes fases del ciclo es errático tanto
temporal .como espacialmente.
Algunas veces la naturaleza parece trabajar demasiado para producir lluvias torrenciales
que hacen crecer los ríos en exceso. En otras ocasiones la maquinaria del ciclo parece
detenerse completamente y con ella la precipitación y la escorrentía, En zonas adyacentes las
variaciones en el ciclo pueden llegar a ser bastante diferentes. Estos extremos de crecientes y
sequías son precisamente los que a menudo tienen mayor interés para el ingeniero hidrólogo,
puesto que muchos proyectos de ingeniería hidráulica se diseñan para la protección contra los
efectos perjudiciales de los extremos. La explicación de estos extremos climáticos se
,-o ,; ,., -:e
:"·,:agua subterránea

FIGURA 1·1
El ciclo hidrológico.
encuentra en la ciencia de la meteorología y debe ser comprendida al menos de una forma
rudimentaria por el hidrólogo. Este aspecto de la hidrología se discute en los capítulos que
siguen.
INTRODUCCION 3
El hidrólogo tiene interés no sólo en la obtención de una comprensión cualitativa del ciclo
hidrológico y la medida de las cantidades de agua en tránsito durante el desarrollo del ciclo.
También debe estar capacitado para tratar cuantitativamente las interrelaciones entre los
distintos factores de tal manera que pueda predecir con precisión el efecto de la actividad
humana sobre estas relaciones. Además, debe estudiar la frecuencia con la cual pueden
ocurrir los diversos extremos del ciclo ya que esta es la base del análisis económico, que debe
ser una parte importante en todos los proyectos hidráulicos. Los capítulos finales de este texto
tratan estos problemas cuantitativos.
1-2 Historia
El primer proyecto hidráulico se encuentra perdido en la bruma de la prehistoria. Quizás
algún hombre prehistórico descubrió que una pila de rocas colocadas a través de una corriente
elevaba el nivel del agua lo suficiente para inundar la tierra que era la fuente de su
alimentación de plantas silvestres y en esta forma suministraba agua durante una sequía.
Sea cual fuese la historia primitiva de la hidráulica, existe abundante evidencia para
demostrar que los constructores comprendían poco de hidrología. Documentos escritos por
los antiguos griegos y romanos indican que éstos aceptaban que los océanos fuesen la fuente
final de toda el agua pero no podían imaginar que la cantidad de precipitación es igual o
mayor que la cantidad de escorrentía [2]. Típico de las ideas de la época era la concepción de
que el agua de los océanos se movía subterráneamente hasta la base de las montañas. Allí se
desalinizaba en forma natural y ascendía en forma de vapor a través de conductos hasta la
cumbre de las montañas donde se condensaba y escapaba en el nacimiento de las corrientes.
Marcos Vitruvio Pollio (100 A. C., aprox.) parece haber sido el primero en reconocer el papel
jugado por la precipitación tal como lo aceptamos en la actualidad.
Leonardo da Vinci (1452-1519) fue el segundo en sugerir una concepción moderna del
ciclo hidrológico, pero sólo Pierre Perrault [3] (1608-1680) comparó medidas de lluvia con
la descarga estimada del río Sena, demostrando que la escorrentía era cerca a la sexta parte de
la precipitación. El astrónomo inglés Halley [4 ](1656-1742) midió la precipitación con un
pequeño recipiente y estimó la evaporación del mar Mediterráneo a partir de esos datos. Sin
embargo, el concepto del ciclo hidrológico fue puesto en duda por algunas personas hasta
1921 [5]
La precipitación fue medida en la India desde el siglo IV A.C. pero el desarrollo de
métodos adecuados para la medida de la escorrentía es muy posterior. Frontino, quien fue
comisionado hidráulico de Roma en el año 97 de nuestra era, basó los estimativos de flujo en
el área de secciones transversales sin tener en consideración la velocidad de éste. En los
Estados Unidos, las medidas organizadas de precipitación se iniciaron en 1819 bajo el
cirujano general del Ejército; fueron transferidas al Signal Corps en 1870 y finalmente, en
1891, fueron encargadas al organismo recientemente creado llamado U. S. Weather Bureau,
el cual lleva el nombre de National Weather Service a partir de 1970. En el río Mississippi se
llevaron a cabo medidas aisladas de escorrentía a partir de 1846 pero sólo comenzó un
programa sistemático en 1888 cuando el U. S. Geological Survey se hizo cargo de esta labor.
No es sorpresivo el hecho de que se haya efectuado poco trabajo cuantitativo en hidrología
con anterioridad a los primeros años del presente siglo cuando hombres tales como Horton,
Mead y Sherman empezaron a explorar el campo. La gran expansión de la actividad en
control de inundaciones, irrigación, conservación de suelos y otros campos relacionados que
comenzó alrededor de 1930 originó el primer impulso real hacia la investigación organizada
en hidrología ya que la necesidad de datos más precisos para el diseño de estas obras se hizo
más evidente. La mayoría de los conceptos actuales de la hidrología datan en 1930.
4 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
1·3 La hidrología en la ingeniería
La hidrología es utilizada en ingeniería principalmente en relación con el diseño y ejecución
de estructuras hidráulicas. ¿Qué caudales máximos pueden esperarse en un vertedero, en una
alcantarilla de carretera o en un sistema de drenaje urbano? ¿Qué capacidad de embalse se
requiere para asegurar el suministro adecuado de agua para irrigación o consumo municipal
durante las sequías? ¿Qué efecto producen los embalses, diques y otras obras de control sobre
las avenidas de las corrientes? Estas son preguntas típicas que se espera debe resolver el
hidrólogo.
Las grandes organizaciones, tales como los organismos nacionales y departamentales,
pueden mantener personal competente para resolver sus problemas, pero las pequeñas
oficinas a menudo carecen de suficiente trabajo para disponer de especialistas de tiempo
completo. Por lo tanto, muchos ingenieros civiles no especializados en el área son utilizados
para realizar ocasionalmente estudios hidrológicos. Es probable que estos ingenieros civiles
deban ocuparse de un mayor número de proyectos por un costo mayor que el de los
especialistas. Por lo tanto, parece que el conocimiento de los fundamentos de la hidrología es
una parte esencial de la preparación del ingeniero civil.
1-4 Materia de que trata la hidrología

La hidrología versa sobre diversos tópicos. La materia de que trata la hidrología, tal como se
presenta en este libro, puede ser clasificada en forma amplia en dos fases: recolección de
datos y métodos de análisis. Los capítulos 2 a 6 tratan los datos básicos de la hidrología.
Disponer de datos básicos adecuados es esencial en todas las ciencias y la hidrología no es una
excepción. De hecho, las características complejas de los procesos naturales que tienen
relación con los fenómenos hidrológicos hacen difícil el tratamiento de muchos de los
procesos hidrológicos mediante un razonamiento deductivo riguroso. No siempre es posible
partir de una ley básica y determinar con base en ésta el resultado hidrológico que se espera.
En su lugar, es necesario partir de un conjunto de hechos observados, analizarlos, y con este
análisis establecer las normas sistemáticas que gobiernan tales hechos. Así, el hidrólogo se
encuentra en una difícil posición cuando no cuenta con los datos históricos adecuados para el
área particular del problema. La mayoría de los países disponen de una o más agencias
gubernamentales que tienen la responsabilidad de la recolección de los datos hidrológi-
cos[ 6]. Es importante que el estudiante conozca la forma como estos datos son recolectados
y publicados, las limitaciones de precisión que ellos tienen y los métodos propios para su
interpretación y ajuste .
. Los problemas típicos de hidrología implican cálculos de extremos que no se observan en
una muestra de datos de corta duración, características hidrológicas en lugares donde no se ha
llevado a cabo recolección de información (tales lugares son mucho más numerosos que
aquellos donde se dispone de datos), o cálculos de la acción humana sobre las características
hidrológicas de un área. Generalmente, cada problema hidrológico es único en cuanto trata
con un conjunto diferente de condiciones físicas dentro de una cuenca hidrográfica especí-
fica. Por lo tanto, las condiciones cuantitativas de un análisis no son siempre transferibles a
otros problemas. Sin embargo, la solución general a la mayoría de los problemas puede
desarrollarse a partir de la aplicación de unos pocos conceptos básicos. Los capítulos 6 a 14
describen estos conceptos y explican cómo se aplican para resolver las fases específicas de un
problema hidrológico.
REFERENCIAS
1. Federal Council for Science and Technology, "Scientific Hydrology,"
Washington, JUne 1962.
;1
INTRODUCCION S
2. For a survey of early literature on hydrology see A. K. Biswas, "History of
Hydrology," 2d ed., North-Holland, Amsterdam, 1972.
3. P. Perrault, "De l'Origine des fontaines," París, 1674, transo by A. LaRocque,
Hafner, New York, 1967.
4. E. Halley, An Account of the Evaporation of Water, Phi/o Trans. R. SOCo
Lond., vol. 18, pp, 183-190, 1694.
5. P. Ototsky, Underground Water and Meteorological Factors, Q. J. R. Meteorol.
Soc.• vol. 47, pp. 47-54, 1921.
6. World Meteorological Organization, Organization of Hydrometeorological and
Hydrological Services, Rep. WMO/IHD Proj. 10, Geneva, 1969.
BmUOGRAFIA
AMERICANSOCIETYOF CIVIL ENGINEERS: Hydrology Handbook, Man. 28, 1949.
BRUCE, 1. P., and CLARK, R. H.: "Introduetion to Hydrometeorology," Pergamon,
New York, 1966.
CHOW, v. T. (ed.): "Handbook of Hydrology," McGraw-HiIl, New York, 1964.
EAGLESON, P.: "Dynamic Hydrology," McGraw-Hill, New York, 1970.
10HNSTONE, DON, and CROSS, W. P.: "Elements- of Applied Hydrology,". Ronald,
New York, 1949.
KALININ, G. P.: "Problemi Globolnoy Gidrologii" ("Problems of Global Hydrol-
Ogy"), in Russian, Gidrometeoizdat, Leningrad, 1963.
KAZMANN, R. G.: "Modero Hydrology," 2d ed., Harper & Row, New York, 1972.
LINSLEY, R. K., and I'RANZINI, 1. B.: "Water-Resources Engineering," 2d ed.,
McGraw-HilI, New York, 1972.
--.-, KOHLER, M. A., and PAULHUS, 1. L. H.: "Applied Hydrology," McGraw-HiII,
New York, 1949.
MEAD, D. W.: "Hydrology," 1st ed., McGraw-HilI, New York, 1919; 2d ed; rey.
by H. W. Mead, 1950.
MEINZER, O. E. (ed.): "Hydrology," vol. 9, Physics ofthe Earth Series, McGraw-HiJI,
New York, 1942; reprinted by Dover, New York,)949.
MEYER, A. F.: "Elements of Hydrology," 2d ed., Wiley, New York, 1928.
WISLER, C. O., and BRATER, E. F.: "Hydrology," 2d ed., WiJey, New York, 1959.
PROBLEMAS
1-1 Prepare una lista de los Institutos de su Estado que se encarguen de asuntos hidrológi-
cos. ¿Cuál esla responsabilidad específica de cada Instituto?
1-2 Repita el problema 1-1 para Institutos Nacionales, Estatales o Federales.
1-3 Prepare una lista de los proyectos hidráulicos de mayor envergadura en su área. ¿Qué
puntos espeéíficos de hidrología se contemplaron en cada uno?
2
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA
Las características hidrológicas de una región están determinadas por su estructura geoló-
gica, geográfica y, en forma dominante, por su clima. Entre los factores climatológicos que
afectan las características hidrológicas de una región están la cantidad y distribución de la
precipitación; la existencia de hielo y nieve; y los efectos del viento, la temperatura y la
humedad en la evapotranspiración yen la fusión de la nieve. Los problemas hidrológicos en
los cuales la meteorología juega un papel importante incluyen la determinación de la
precipitación máxima probable y las condiciones óptimas para la fusión de la nieve para el
diseño de vertederos de exceso; predicción de la precipitación y el derretimiento de nieve para
la operación de embalses; y la determinación de los vientos máximos probables sobre
superficies de agua para estimar el tamaño de las olas resultantes y poder diseñar presas y
diques. Es obvio que el hidrólogo deba tener ciertos conocimientos de los procesos meteoro-
lógicos que determinan el clima de una región. En este capítulo se presentan los rasgos
generales de la climatología.
RADIACION SOLAR Y TERRESTRE
2-1 Radiación solar y terrestre
La radiación solar es la fuente principal de energía de nuestro planeta y determina sus
características climatológicas. Tanto la tierra como el sol irradian energía como cuerpos
negros, es decir, emiten para cada longitud de onda, cantidades de radiación cercanas a las
máximas teóricas para cuerpos con sus temperaturas.
La longitud de onda de las radiaciones se mide en micrones (JLm) ( l O ~ l l cm) o en
angstroms (A) (lO-10m). La máxima energía de la radiación solar está en el rango visible de
0,4 a 0,8 JLm, mientras que la radiación de la tierra está concentrada alrededor de 10JLm. La
radiación solar es de onda corta y la radiación de la tierra es de onda larga.
La constante solar es la tasa a la cual llega la radiación solar a las capas superiores de la
atmósfera sobre una superficie normal a la radiación incidente y a una distancia igual a la
distancia media entre el sol y la tierra. Medidas de esta constante caen en el rango de 1,89 a
2,05 Ly/rnin, con la mayor incertidumbre debida a las correcciones por efectos atmosféricos
y no a diferencias en la actividad solar, las cuales se consideran relativamente pequeñas. (La
abreviación Ly es por langley; 1 Ly = 1 cal Zcm") Observaciones a gran altitud con
instrumentos suspendidos en el espacio, con 10 cual se minimizan los efectos atmosféricos,
indican un rango de 1,91 a 1,95 Ly/rnin, siendo el valor de 1,94 Ly/min la constante solar
que se usa con mayor frecuencia.
8 HIDROLOGIA PARA INGENlEROS
2·2 Radiaciónsolar en la superficie terrestre
Una gran parte de la radiación solar que llega a los límites superiores de la atmósfera, es
dispersada y absorbida en la atmósfera, o se refleja en las nubes y en la superficie de la tierra.
La dispersión de la radiación por las partículas de aire es más efectiva para longitudes de onda
muy cortas. En un día soleado con el cielo descubierto, más de la mitad de la radiación en el
rango azul (longitudes de onda corta cercanas a 0,45 /Lm) se dispersa, produciendo un cielo
azul. Sin embargo, se dispersa muy poca radiación en el rango rojo (alrededor de 0,65/Lm).
Los estimativos de la radiación que dispersa la atmósfera promedian cerca del 8 por ciento de
la radiación solar incidente (insolación).
Las nubes reflejan al espacio una gran cantidad de la radiación solar incidente. La
cantidad reflejada depende de la cantidad y tipo de nubes y de su albedo. * El albedo (y la
absorción) de las nubes varía considerablemente con el espesor y el contenido de humedad, y
de una manera inversa con la elevación del sol. En un día con nubes altas y delgadas éstas
pueden reflejar menos del 20 por ciento de la radiación incidente. Una capa de estratos y
estratocúmulos a una altura de 600 m (2.000 ft) puede reflejar más del 80 por ciento.
Cerca de la mitad de la radiación incidente sobre las capas superiores de la atmósfera
eventualmente llega a la superficie de la tierra. La mayoría es absorbida, pero parte de ella es
reflejada a la atmósfera y al espacio. El albedo de la superficie de la tierra varía dependiendo
de la altitud solar y el tipo de superficie; es menor para superficies con suelo húmedo que para
suelos secos y tiende a disminuir con la altitud solar. El albedo (en forma de porcentaje) varía
de 10 a 20: para bosques verdes de 15 a 30 para valles cubiertos de pastos; de 15 a 20 para
zonas pantanosas; de 15 a 25 para campos cultivados y cubiertos por vegetación; de 10 a 25
para suelos oscuros, cuando están secos y desnudos y de 5 a 20 cuando están húmedos; de 20 a
45 para arenas claras y secas; de 40 a 50 para nieve vieja y sucia; y de 60 a 95 para nieve pura y
blanca, con el mayor albedo para nieve fresca, limpia, seca y poca altitud solar.
El albedo de superficies del océano depende de la rugosidad de la superficie y de la altitud
solar. El albedo (en porcentaje) para un mar tranquilo es de 2 a 3 para altitudes solares de 90 a
50
0,
aumenta a 12cuando el sol está a 200, y es cercano a 40 con el sol a 50. El albedo del mar
picado es mayor que el del mar en calma para altitudes solares mayores de 45
0
y menor para
altitudes menores. Los estimativos del albedo promedio para el total de las superficies de los
océanos varían entre un 6 y un 8 por ciento.
El abedo promedio ponderado de la superficie de la tierra ha sido estimado en un 14 por
ciento. Para el planeta en su totalidad el albedo promedio, incluyendo la atmósfera, varía
entre un 35 y un 43 por ciento.
En la explicación anterior la dispersión, la reflección y la absorción de la radiación en el
planeta se toman de valores promedios de diferentes regiones del planeta. Solamente una
franja pequeña es normal a la radiación solar incidente; y a mayor ángulo entre la superficie y
la normal, menor es la intensidad de radiación. Por lo tanto, a latitudes grandes llega menor
radiación solar que a pequeñas latitudes. Estas diferencias de insolación son uno de los
principales factores que determinan la circulación general de la atmósfera
• Lareflectividad se define como la relación entre la cantidad de radiación electromagnética (definida para un
rango específico de longitud de ondas) reflejada por un cuerpo, y la cantidad incidente sobre él; comúnmente
se expresa como un porcentaje. El albedo es la relación entre la cantidad de radiación solar (o en algunos
casos de la radiación en el espectro visible) reflejada por una superficie y la cantidad incidente sobre él, y
también se expresa en porcentajes. Por ejemplo, la reflectividad de la nieve fresca para radiación infrarroja
(radiación terrestre) es cercana a cero, pero su albedo es del orden del 85 por ciento. El albedo es la
reflectibilidad para el rango de radiación solar o visible.
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 9
2-3 Balance de calor en la superficie y en la atmósfera
La radiación promedio interceptada por el globo terrestre, en su totalidad, es un cuarto de la
constante solar, o cerca de 0,5 Ly/rnin, debido a que el área de la superficie de una esfera es
cuatro veces el área de un círculo mayor. Para presentar los diferentes componentes del
balance de calor, esta cantidad de radiación total se ha tomado arbitrariamente como igual a
100 unidades como se puede observar en la tabla 2-1. En la escala de la tabla 2-1 la radiación
solar absorbida por la superficie de la tierra ha sido evaluada en 44 unidades.
La superficie de la tierra produce radiaciones en forma casi idéntica a la de un cuerpo
negro (teórico) con una temperatura promedio de 15°C(59°F). * Esta emisión se ha estimado
en 116 unidades en la tabla 2-1, aproximadamente 24 veces las 44 unidades de radiación
solar absorbida. La pérdida neta de calor se evita y el balance de calor se mantiene debido a
que la atmósfera refleja hacia la superficie cerca del 85 por ciento de la radiación emitida. De
no ser por este fenómeno (efecto de invernadero) la temperatura promedio de la tierra sería
cercana a - 4QOC (- 4QOF).
Tabla 2-1 COMPONENTES DEL BALANCE PROMEDIO ANUAL DE CALOR
EN LA TIERRA EN TERMINOS PORCENTUALES
A Radiación de onda corta
1 Radiación solar en el límite superior de la atmósfera .
2 Reflejada al espacio por nubes y por difusión atmosférica ..
3 Absorbida por la atmósfera (incluyendo absorción por ozono, nubes, polvo y vapor de
agua) .
4 Radiación solar directa y difusa que llega a la superficie de la tierra. '
a Reflejada.................... . 7
b Absorbida. . .. . . .. .. .. .. . .. . . .. .. . .. .. .. 44
B Radiación de onda larga
1 Emitida por la atmósfera:
a Hacia el espacio 51
b Hacia la superficie 99
2 Emitida por la superficie de la tierra:
a A la atmósfera . . . . . .. . 108
b Al espacio .. . . . .. .. .. . .. . .. .. .. .. .. .. .. 8
3 Radiación de onda larga neta de la superficie de la tierra (116-99) .
e Transferencia de calor no radiactiva
1 Transferencia turbulenta de calor de la superficie a la atmósfera .
2 Transferencia de calor latente (evaporación y condensación) de la superficie a la atmófera
D Balance de calor
1 De la atmósfera:
Componentes positivos = 15 + 108 + 5 + 22 = 150
Componentes negativos = 150
2 De la superficie del planeta:
Componentes positivos = 44 + 99 = 143
Componentes negativos = 116 + 5 + 22 = 143
100
34
15
51
150
116
17
5
22
* Hay dos escalas de temperatura de uso común. La escala Celsius (o centígrada) en la cual el punto de
congelación del aguaes de 0° y su punto de ebullición es de 1000, Yla escala F'ahrenhelt donde el punto de
congelación es 32" y el punto de ebullición es 212° para agua destilada. Para convertir temperaturas de una
escala a otra se usan las siguientes fórmulas: F =9 C + 32 y C = 5 (F - 32). Por esto, a - 4()0 se interceptan
las dos escalas. La escala Celsius se ha recomendado como la escalaestándar para usos internacionales y es la
usada comúnmente en meteorología e hidrología.
10 HIDROLOGIÁ PARA INGENIEROS
En la figura 2-1 se muestran los valores promedios anuales del balance de radiación para
la superficie de la tierra, es decir, la diferencia entre la radiación de onda corta absorbida yla
radiación de onda larga efectiva (o neta). La figura 2-2 presenta el promedio de calor utilizado
por la evaporación.
FIGURA 2·1
Balance de calor promedio anual en la superficie de la Tierra, en kilocalorías por centímetro cuadrado. (Tomado de
M.L Budyko, N.A. Yefimova, L.I. Aubenok, y L.A. Strokina, The Heat Balance of the Surface of the
Earth, Soviet Geog.: Rev. y traducción, Vol. 3. pp. 3-16, mayo de 1962).
24 Medición de la radiación
Los instrumentos que miden la intensidad de energía radiante tienen el nombre genérico de
radiante de actinómetros y radiómetros. Hay cinco tipos de estos aparatos:
Pirheliómetro Para medir la intensidad directa de la radiación solar.
Piranómetro Para medir la radiación global*, o sea, la intensidad combinada de la
radiación solar directa y la radiación difusa del cielo (radiación que llega a la superficie
de la tierra luego de ser dispersada a partir de un rayo solar directo por las moléculas y las
partículas en suspensión en la atmósfera).
Pirogeómetro Para medir radiación hemisférica de onda larga; usado con la cara para
arriba mide la radiación atmosférica y boca abajo mide. la radiación terrestre y la
radiación atmosférica reflejada.
Pirradiómetro, o radiómetro hemisférico total Para medir radiación de cualquier
longitud de onda; con la cara hacia arriba mide la radiación hemisférica de onda larga
más la radiación global, e invertido, boca abajo, mide la radiación terrestre y la radiación
* A pesar de que el término' 'radiación global" es de uso común, es una denominación errónea. Tal como ha
sido utilizado aquí, este término se refiere a la radiación hemisférica de onda corta.
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 11
110'

FIGURA 2-2
Cantidad promedio anual de calor utilizado para la evaporación. en kilocalorias por centímetro cuadrado. (Tomado
de M.1. Budyko, N.A. Yefimova, L.1. Aubenok, y L.A. Strokina, The Heat Balance ofthe Surjuce ofthe
Earlh. Soviet Geog.: Rev. y traducción. Vol, 3 pp. 3-16. mayo de 1962).
atmosférica reflejada más la radiación solar reflejada.
Pirradiómetro neto o radiómetro neto Para medir el flujo de radiación neto para
todas las longitudes de onda.
Detalles sobre estos jnstrumentos pueden encontrarse en los textos enumerados en la
bibliografía al final del capítulo.
Para obtener medidas confiables de radiómetros, es necesario excluir intercambios de
calor de tipo convectivo. Esto puede lograrse de varias maneras.
1 Manteniendo una corriente de aire a través del receptor para neutralizar la convec-
ción natural.
2 Cubriendo el receptor con material transparente únicamente a los componentes de la
radiación que se desea medir.
3 Usando dos receptores igualmente expuestos a la convección, pero uno de ellos
cubierto a la radiación y calentado para compensar por el intercambio de calor del
receptor expuesto a la radiación.
Los radiómetros netos (pirradiómetros netos) generalmente no se utilizan en redes de
observación debido a que sus medidas son aplicables solamente al tipo de terreno del sitio de
su instalación y la representatividad de esta superficie es por lo tanto limitada. Los radióme-
tros se utilizan con mayor frecuencia en hidrología en estudios de evaporación y de fusión de
nieve. Para la mayoría de los estudios de evaporación, los datos adecuados a tomar son las
radiaciones incidentes de todas las longitudes de ondas debido a que la reflectividad del agua
es relativamente constante. No obstante, la reflectividad de la nieve difiere considerable-
mente para radiación de onda corta, o solar, al compararla con su reflectividad para
12 ffiDROLOGIA PARA INGENIEROS
FIGURA 2-3
Circulación térmica simple en un planeta sin rotación
(hemisferio norte).
radiaciones de onda larga, o atmosférica. Es por esto que se necesitan datos separados de la
radiación incidente de onda corta y de onda larga. En la aplicación de la técnica de balance
energético, para cálculos de fusión de nieve, frecuentemente se necesita calcular los valores
de la radiación incidente de onda larga debido a la baja densidad de las observaciones de
radiación para todas las longitudes de onda. Al respecto se han desarrollado varios procedi-
mientos [1-4 J, unos empíricos y otros basados en consideraciones teóricas, para calcular la
radiación de onda larga a partir de datos observados de manera regular en la superficie y en la
atmósfera, tales como temperatura, presión de vapor, nubosidad y radiación solar incidente.
CIRCULACION GENERAL
2-5 Circulación térmica
Si la tierra fuera una esfera sin rotación tendría una circulación atmosférica térmica pura (fig.
2-3). El ecuador recibe más radiación solar que las zonas de mayor latitud. El aire ecuatorial,
al calentarse, es más liviano y tiende a subir. Al subir es remplazado por aire más frío
proveniente de las latitudes mayores. La única manera de remplazar el aire proveniente de
otras latitudes es por arriba, por medio de las corrientes hacia los polos de aire caliente
ecuatorial. La circulación verdadera difiere de la mostrada en la figura 2-3 debido a la
rotación de la tierra y a los efectos de la distribución de mares y continentes.
2-6 Efectos de la rotación de la tierra
La tierra gira de occidente a oriente, impartiéndole una velocidad de l. 670 krn/hr ( 1.040 mil
hr) a un punto situado en el ecuador, mientras que un punto a 600 de latitud se mueve a la
mitad de esta velocidad. Del principio de la conservación del movimiento angular se deduce
que una partícula de aire en reposo relativo 'con respecto a la superficie, en el ecuador,
obtendría una velocidad teórica hacia el este de 2.505 km/hr), relativa a la superficie de la
tierra, si se desplazara a 60
0
de latitud norte. Por el contrario, si una partícula de aire en el
Polo Norte se desplazara hacia el sur a la latitud 60
0
norte, obtendría una velocidad teórica de
835 km/hr (520 mi/hr) hacia el oeste. No obstante en la naturaleza no se han observado
vientos con velocidades de esa magnitud debido a la fricción. La fuerza necesaria para
producir tales cambios de velocidad se conoce como la fuerza de Coriolis. Esta fuerza
aparente actúa siempre hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el
hemisferio sur.
La figura 2-4 muestra un esquema simplificado de la circulación general cerca de la
superficie. Las distribuciones de vientos y temperaturas para el hemisferio norte, durante el
invierno, se presentan en las figs. 2-5 y 2-6. Las razones físicas de estos esquemas se conocen
sólo parcialmente. Los primeros intentos para determinar el mecanismo natural de la
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 13
N
o
lOO / / /
Tormentosa, variable
./ ./ ./ ,/
/Vientos predominantes del oeste
./ ,/ ,/- ,/' ./
Vientos poco variables, calma
/ / 7 ~ /
Vientos ecuatoriales. calmados o poco fuertes
~ ~ ~ ~ " \
o
FIGURA 2-4
Circulación idealizada en la superficie de la Tierra suponiendo una superficie
lisa y de composición uniforme.
circulación general estaban basados en la idea de una circulación meridional de tipo convec-
tivo. Actualmente se considera más importante el transporte de momento angular por
remolinos.
2·7 Corrientes Jet
Las corrientes jet son una característica notoria de la circulación general. Son causadas por
masas de aire puestas en movimiento por los grandes gradientes de presión que resultan de los
cambios bruscos de temperatura meridional y por el momento angular impartido por la
rotación de la superficie de la tierra. Las corrientes jet son cuasi horizontales, sinuosas,
como una cinta ondulante de aire que viaja cerca de la tropopausa a velocidades que varían de
30 m/seg (100 km/kr, 70 mi/hr) a más de 135 m/seg (490 km/hr, 300 mijhr). La
tropopausa es la frontera entre la troposfera y la estratosfera, a una altura que varía de cerca
de 8 km(5 mi) en los polos acerca de 16 km (10 mi) en el ecuador (fig. 2-6). La troposfera,
que se extiende desde la superficie de la tierra hasta la tropopausa, se caracteriza por un
gradiente negativo de temperatura con la altura, vientos verticales considerables, mayor
almacenamiento de vapor de aire en la atmósfera y en ella se presentan todos los fenómenos
del estado atmosférico que son de interés para los hidrólogos. La estratosfera es una capa
relativamente isoterma que se extiende desde la tropopausa hasta 20 o 25 km (12 a 16 mi), a
partir de la cual la temperatura aumenta con la altura.
Debido a su localización cerca de la tropopausa, la cual es curva hacia abajo en dirección
de los polos, las corrientes jet se encuentran donde el gradiente de temperatura horizontal se
invierte. En las corrientes jet de dirección occidental que se presentan en el hemisferio norte
se encuentra aire caliente al sur por debajo del nivel del núcleo de la corriente y hacia el norte
por encima del mismo. Lo opuesto ocurre con las corrientes de dirección este. Con frecuencia'
las corrientes jet parecen producir un corte o una discontinuidad en la tropopausa, y se cree
que se produce una transferencia de aire frío estratosférico a la troposfera a través de la
brecha. .
3
o -5
~ o
10
14 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
60
~
~
o 0
<:;;
18
(11)
~
t?
~ ~
~
50
15
40
12
::
o
o
E
O
.><
".30
tU
:;
~
20
6
60 30
Latitud norte. grados
OL------L-- L-- --'O
90 O
FIGURA 2·5
Sección vertical. de norte a sur. de las velocidades promedios del viento. en metros por segundo (millas por hora).
para los componentes de los vientos del oeste en el hemisferio norte durante el invierno. (Los valores negativos
indican una componente del este.) El centro de velocidades máximas marca la localización de la corriente jet.
Las corrientes jet aparentemente producen el mecanismo para generar los sistemas de
presión cerca de la superficie que determinan el tiempo ·atmosférico. La convergencia y
divergencia del aire que entrao sale de los centros de máxima velocidad de la corriente jet
producen adición o remoción de aire de la capa de la corriente, efecto que debe ser
compensado por una acción opuesta. Este aire es tomado o adicionado de las capas que se
encuentran debajo del nivel de las corrientes jet, donde la estructura térmica es más favorable
a los movimientos verticales. Por lo tanto, la convergencia de aire al nivel de las corrientes jet
da como resultado un amontonamiento de aire que se refleja en forma de alta de presión,
mientras en la superficie se produce la divergencia correspondiente. De una manera similar la
divergencia al nivel de la corriente jet produce remoción de aire de esta capa compensada por
una disminución en la presión y convergencia en la superficie. Paradójicamente, un sistema
de baja presión en la superficie produce la energía para las corrientes jet. No obstante, las
investigaciones no han encontrado cuál es la causa; aun cuando se puede decir que siempre
existe una corriente jet asociada con cualquier tormenta mayor de carácter general [5], hay
corrientes jet que no están relacionadas con tormentas.
Hay varios tipos de corrientes jet. Una descripción detallada de los factores meteorológi-
cos asociados con las diferentes corrientes jet está fuera de los propósitos de este texto, pero
se puede obtener en yarios de los libros mencionados en la bibliografía. En la figura 2-7 se
presenta la localización promedio de la corriente jet troposférica para el hemisferio norte en el
mes de enero.
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 15
60 , - - - - - - - - - ~ - - - - , - - - - - - - - - = : I 1 8
12
.:.:
o
o
.E
o -'"
o
9 l.'!
a
l.'! «
::l
~
6
3
60 30
Latitud, grados
FIGURA 2-6
Sección vertical, de norte asur, de la temperatura promedio, en grados centígrados (y Fahrenheit), en el hemisferio
norte, durante el invierno. La tropopausa define el límite entre la troposfera, en donde la temperatura decrece con la
altura, y la estratosfera, la cual es relativamente isotérmica. La J indica la posición promedio de la corriente Jet.
(Adaptado del libro de H. Riehl, "Introduction to the Atmosphere.". 2 ed., 1972, McGraw Hill Book Company.
Usado con permiso de Mc-Graw Hill Book Company.)
2-8 Efectos de la distribución de continentes y océanos
El flujo horizontal de aire en cualquier capa de la atmósfera siempre tiene una componente
dirigida hacia lugares de menor presión. Por lo tanto, las masas de aire que convergen en la
capa superficial, en el ecuador y cerca de los 60
0
de latitud, como lo indica la circulación
idealizada de la fig. 2-4, implican bandas de baja presión en estas latitudes. De manera
similar, se esperan bandas de presióri alta a los 30
0
de latitud y en los polos.
La circulación idealizada y la distribución simple de presiones que ella implica son
distorsionadas (figs. 2-8 y 2-9) grandemente por diferencias en los calores específicos, la
reflectividad, las características de mezcla del agua y la tierra, y por la existencia de barreras
al flujo de aire. En las masas de agua, debido a fenómenos de mezcla, se distribuyen a lo largo
de grandes profundidades pérdidas y ganancias de calor, mientras que la superficie de los
continentes es afectada solamente en una capa delgada. A consecuencia de esto las diferen-
cias de temperatura son más marcadas en la tierra que en las grandes masas de agua. Esta
condición se ve aumentada por el bajo calor específico de los suelos y su gran albedo;
especialmente durante el invierno, cuando la cobertura de nieve refleja al espacio la mayor
parte de la radiación incidente. Durante el invierno existe la tendencia de acumulación de aire
denso y frío sobre masas de tierra y de aire caliente sobre los océanos. En el verano la
situación se invierte.
16 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
FIGURA 2-7
Localización promedio, en el hemisferio norte, de las corrientes jet troposféricas y su velocidad promedio, en millas
por hora, para enero. (Tomado de J. Namias y P.F. Clapp, "Confluence Theory of the High Tropospheric Jet
Stream", J. Meteorol., Vol. 6, pp. 330-336, octubre de 1949. Usado con permiso de la de la American
Meteorological Society).
Los esquemas de presión y viento de las figs.2-8 y 2-9 muestran el efecto de la rotación
del plañiea, la distribución de continentes y océanos, y los cambios estacionales. Muestran
también que los vientos soplan en la dirección de las manecillas del reloj alrededor de los
centros de alta presión y en la dirección contraria a las manecillas del reloj alrededor de los
centros de baja presión para el hemisferio norte y viceversa en el hemisferio sur.
2-9 Sistemas migratorios
Las características semipermanentes de la circulación general, o promedio, (figs. 2-8 y 2-9)
son estadísticas y en cualquier instante pueden ser distorsionadas o desplazadas por sistemas
transitorios o migratorios. Las características de los sistemas sernipermanentes y transitorios
se han clasificado como ciclones y anticiclones. Un ciclón es un área más o menos circular
de baja presión atmosférica en la cual los vientos soplan en el sentido contrario a las
manecillas del reloj en el hemisferio norte. Los ciclones tropicales se forman a bajas
latitudes y pueden convertirse en huracanes, o tifones, con vientos que sobrepasan los 33
m/seg (120 km/hr 075 mi/hr) cubriendo áreas hasta de 300 km (200 mi) de diámetro. Los
ciclones extratropicales se forman normalmente en las fronteras entre masas de aire
caliente y frío. Estos ciclones suelen ser más grandes que los ciclones tropicales y pueden
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOOIA 17
FIGURA 2-8
Presión promedio en el mes de enero al nivel del mar, en milibares, y vientos predominantes. (Tomado del libro de
V.C. Finch, G.T. Trewartha, A.H. Robinson, y E.H. Harnmond, "Physical Elements ofGeography", 4th ed.,
1957, McGraw Hill Company. Usado con permiso de la McGraw Hill Company .) H indica centros de alta presión
y L centros de baja presión.
FIGURA 2-9
Presión promedio en el mes de julio al nivel del mar, en milibares, y vientos predominantes. (Tomado del libro de
V.C. Finch, G.T. Trewartha, A.H. Robinson, y E.H. Harnmond. "Phisical Elements of Geography" , 4th ed.,
1957, McGraw Hill Company. Usado con permiso de la McGraw Hill Company.) H indica centros de alta presión
y L centros de baja presión.
18 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
1200 900 600
FIGURA 2-10
Caminos principales de los ciclones al nivel del mar en el hemisferio norte en el mes de enero. Las líneas sólidas
muestran los caminos más frecuentes y bien definidos; las líneas punteadas caminos menos frecuentes y menos
definidos. Las regiones preferidas para el génesis de los ciclones se indican donde comienzan los caminos; las puntas
de flecha terminan donde la frecuencia de ciclones está en un mínimo local. (Tomado de W.H. Klein, "Principal
Tracks and Meand Frequencies ofCyclones and Anticyclones in the Northern Hernisphere". U.S. Wather Bur. Res.
Pa. 40. 1957.)
producir precipitación sobre áreas de varios miles de kilómetros cuadrados. Las figs 2-10 Y
2-11 muestran los caminos seguidos por ciclones y tormentas durante los meses de enero y
julio, respectivamente, en el hemisferio norte. Un anticiclón es un área de presión
relativamente alta en la cual el viento tiende soplar como una espiral en expansión en el
sentido de las rnanencillas del reloj en el hemisferio norte. Mayores detalles sobre la
circulación general y la estructura de ciclones y anticiclones pueden encontrarse en textos de
meteorología.
2·10 Frentes
Una superficie frontal es el límite o frontera entre dos masas adyacentes de aire con
diferentes temperaturas y contenidos de humedad. Las' 'superficies" frontales son realmente
capas o zonas de transición. Sin embargo, con relación a las dimensiones de las masas de aire
su espesor es pequeño. La línea de intersección de una superficie frontal con el suelo se llama
frente de superficie. Un frente de aire alto se forma por la intersección de dos
superficies frontales y por lo tanto marca la frontera entre tres masas de aire. Si las masas de
aire están en movimiento, de tal manera que el aire caliente desplace la masa de aire frío, se
obtiene un frente caliente; de manera similar, en un frente frío una masa de aire frío
desplaza una de aire caliente. Si el frente no se mueve se llama frente estacionario.
En la fig. 2-12 se muestra la historia de la vida de un ciclón extratropical típico. Por
razones que todavía se desconocen, pero frecuentemente con la influencia de las corrientes
jet. se genera una onda en la frontera entre las dos masas de aire (fig. 2-12 B). Bajo
condiciones de estabilidad dinámica, la onda se mueve a lo largo del frente con poco cambio
r
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 19
150 E
180
120 O 90 O
30E
FIGURA 2·11
Caminos principales de los ciclones al nivel del mar en el hemisferio norte en el mes de julio. (Ver descripción de la
fig. 2-10). (Tomado de W.H. Klein, "Principal Tracks and Meand Frequencies ofCyclones and Anticyclones in the
Nothern Hemisphere", U.S., Weather Bur. Res. Papo 40, 1957.)
en la forma y con muy poca o ninguna precipitación. Si la onda es inestable, yen particular
cuando existe una corriente jet por encima, la perturbación progresa a través de las sucesi vas
etapas de la fig. 2-12. En la etapa e el ciclón se fortalece y presenta un sector caliente bien
definido. El aire caliente en este sector es empujado hacia arriba a lo largo de la superficie
frontal, causando precipitación adelante del frente de superficie. Al mismo tiempo, la cuña
de aire frío avanza por detrás del frente fto levantando el aire caliente y causando lluvia
convectiva detrás del frente frío. En el sector caliente ocurren con frecuencia lluvias
esporádicas.
Los frentes fríos se mueven a mayor velocidad que los frentes calientes y normalmente los
alcanzan (fig. 2-12 D, E). Este proceso se llama oclusión, y la superficie frontal resultante
se denomina frente ocluido. En la figura 2-13 se ilustra el patrón de nubes asociado con un
sistema en proceso de oclusión, mostrándose al mismo tiempo la posición de la corrientejet
en relación al patrón de nubes y la posición del frente oclusivo. A medida que el proceso de
oclusión continúa, el sector caliente es desplazado del centro del ciclón (fig. 2-12 E), el cual
se separa eventualmente de la masa de aire caliente necesaria para mantener su energía. El
aire frío remplaza al caliente, se llena el centro y desaparece el frente ocluido. Sin embargo,
se puede formar un nuevo núcleo de ciclón en el sector caliente que queda. El tiempo
transcurrido entre el desarrollo inicial de la onda y la oclusión completa es usualmente del
orden de 3 a 4 días.
TEMPERATURA
2·11 Medición de la temperatura
Con el fin de medir correctamente la temperatura del aire, los termómetros deben colocarse
en sitios donde la circulación de aire no se obstruya, y al mismo tiempo donde estén
20 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
FIGURA 2-12
Ciclo de vida de un ciclón frontal en el hemisferio norte: (A) superficie frontal entre masas de aire frío y
caliente; (8) principio de formación de una ola; (e) circulación ciclónica y desarrollo de la ola; (D) el
frente frío que se desplaza a mayor velocidad persigue el frente cálido y reduce el sector cálido; (E) el
sector cálido es eliminado y el ciclón comienza a disiparse. (U.S. National Weather Service.)
protegidos de los rayos directos del sol y de la precipitación. En los Estados Unidos los
termómetros se colocan en cubiertas protectoras de instrumentos blancas, de madera y
con persianas o rejillas de ventilación (fig. 2-14) a través de las cuales el aire pueda moverse
fácilmente. La localización de las cubiertas protectoras debe ser típica del área para la cuallas
temperaturas medidas se consideren representativas. Debido a la existencia de fuentes
gradientes de temperatura casi a ras de tierra, todas las cubiertas protectoras deben ser
colocadas aproximadamente a la misma altura sobre la superficie para poder c<,>mparar las
temperaturas registradas. En los Estados Unidos las cubiertas se colocan a 1,40(41 ft) por
encima del suelo.
En los Estados Unidos hay cerca de 6.000 estaciones que registran medidas oficiales de
temperatura. A excepción de unos pocos centenares de estaciones equipadas para obtener
lecturas continuas u horarias, la mayoría toman observaciones diarias, a saber: las temperatu-
ras instantáneas, máxima y mínima. Un termómetro de mínimos, del tipo de alcohol en
recipiente de vidrio, tiene un indicador que permanece a la menor temperatura que se produjo
desde que se colocó por última vez. El termómetro de máximos tiene una contracción
cerca del recipiente de mercurio que impide que el mercurio regrese al recipiente cuando la
temperatura disminuye, registrando de esta manera la máxima temperatura del día. Un
termógrafo es un elemento termométrico, que puede estar constituido por una cinta
bimetálica o por tubos de metal llenos de alcoholo mercurio, y el cual hace un registro
automático en una cinta de papel. Hay otros instrumentos que se utilizan para fines especiales
como los termómetros de resistencia eléctrica, pares termoeléctricos, termómetros de ampo-
lla de gas, etc. Los termómetros de resistencia eléctrica, por ejemplo, se utilizan con
frecuencia para medir la temperatura a grandes alturas, y también en higrómetros de punto de
rocío, los cuales se describen brevemente en la sección 2-18.
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 21
FIGURA 2-13
Ilustración idealizada para mostrar la relación entre la corriente jet y un sistema en proceso de oclusión
en la superficie. Nótese que la corriente jet se encuentra sobre la separaciónentre el sistema de nubes de
celdas abiertas yel de celdas cerradas, ycruza el frente ocluso por encima de la celda de los frentes fríos
y caliente. <U.S. National Environmental Sateleite Center.)
2-12 Terminología
Para evitar el empleo erróneo de los datos de temperatura es necesario conocer la terminolo-
gía y los métodos de cálculo que se utilizan. Los términos promedio, media y normal son
promedios aritméticos. Los primeros se emplean indistintamente, pero normal [6] se utiliza
como patrón de comparación; es el valor promedio para una fecha, mes, estación o año, en un
período específico de 30 años (1941 a 1970 para un estudio en 1974). Los proyectos exigen
calcular de nuevo cada década los valores normales de 30 años, descartando los 10 primeros
años y añadiendo los 10 más recientes.
La temperatura promedio diaria se puede calcular por varios métos [7]'Elmétodo
práctico más preciso es el de tomar el promedio de las temperaturas horarias. Resultados con
presición aceptable se pueden obtener promediando observaciones cada 3 Ó 6 horas, aún
cuando pueden registrarse errores aleatorios de alguna importancia para días particulares con
22 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
FIGURA 2-14
Cubierta protectora de instrumentos con termómetros
para máximos y mínimos. (V.S. National Weather
Service .)
. vanaciones irregulares, especialmente para observaciones efectuadas cada 6 horas. En
algunos países las observaciones climatológicas se hacen a horas seleccionadas, (usualmente
tres veces al día, por la mañana, al medio día y por la tarde), de tal manera que permitan el
cálculo de los promedios diarios aplicando una fórmula que da el promedio diario como una
función lineal de los valores observados, y con constantes que dependen del número de
observaciones, la época del año y la localización de la estación.
En los Estados Unidos latemperatura media diaria es el promedio de las temperatu-
ras máxima y mínima diaria, lo cual da un valor inferior en un grado al verdadero promedio
diario. Las observaciones de temperatura una vez al día se hacen generalmente a las siete de la
mañana o a las cinco de la tarde. Las temperaturas se publican como medidas en la fecha de
lectura, aunque el máximo y el mínimo pueden haber ocurrido durante el día anterior. Las
temperaturas promedio calculadas a partir de lecturas hechas al anochecer, tienden a ser un
poco mayores que aquellas calculadas a partir de lecturas hechas a la media noche. Las
lecturas matutinas arrojan temperaturas medias con un sesgo negativo pero con una diferen-
cia menor que la de las lecturas vespertinas. El máximo error en la temperatura promedio,
debido a cambios arbitrarios en el tiempo de observación [8 J, varía con el sitio y la estación,
y puede exceder 1,6°C (3°F).
La temperatura diaria normal es el promedio de la temperatura media diaria de una
fecha dada, calculada para un período específico de 30 años. El rango diario, o fluctua-
ción diaria de temperatura, es la diferencia entre las temperaturas más alta y más baja
registrada en un día dado. La temperatura promedio mensual es el promedio de las
temperaturas medias mensuales máximas y mínimas. La temperatura promedio anual es
el promedio de las temperaturas promedio mensuales para ese año.
El grado día es una diferencia de un grado en un día entre la temperatura media diaria y
una temperatura de referencia. En los cálculos de la fusión de la nieve, el número de
grados-día para un día es igual a la temperatura media diaria menos la temperatura de
referencia, tomando todas las diferencias negativas iguales a cero. El número de grados día
en un mes o en algún otro intervalo de tiempo es la suma total de los valores diarios. Los
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 23
valores de grados-día publicados se emplean para fines de calefacción y enfriamiento y están
basados en diferencias por debajo y por encima de lSoC (65°F).
2·13 Gradiente de temperatura
El gradiente vertical de temperatura es la variación de temperatura con la altura en una
atmósfera libre. El gradiente medio de temperatura corresponde a una disminución de cerca
de 0,7°e por cada 100 m (3,SOF por cada 1.000 ft) de aumento en altura. Las mayores
variaciones en el gradiente vertical se encuentran en la capa de aire inmediata a la superficie
del terreno. La tierra irradia energía térmica al espacio en forma relativamente constante, en
función de su temperatura absoluta, en grados Kelvin. * Durante la noche la radiación
incidente es inferior a la emitida; tanto la temperatura de la supefflCiecomo la del aire en
contacto con ella disminuyen. El enfriamiento de la superficie produce a veces un incremento
en temperatura con la altura, o una inversión de temperatura en la capa superficial. Esto
ocurre generalmente en noches claras, de calma, debido a la poca mezcla turbulenta del aire y
a que la falta de nubes permite el escape de radiación sin obstáculos. Las inversiones de
temperatura también pueden observarse a una altura considerable cuando una corriente de
aire caliente invade una masa de aire más frío.
Durante eldía los gradientes tienden a ser más pronunciados por la temperatura relativa-
mente-aitadeIaIre en contacto con la superficie. Este calentamiento diurno generalmente,
elimina las inversiones de temperatura formadas durante la noche en las primeras horas de la
mañana. Al continuar el calentamiento de la superficie, el gradiente de temperatura de las
capas inferiores de aire, aumenta hasta alcanzar el gradiente adiabático seco (loe por
cada 100m, o 5,4°Fporcada 1.000ft), definido como el gradiente de temperatura que resulta
de una comprensión o expansión de aire no saturado, cuando un volumen del mismo sube
(disminuyendo la presión) o desciende (aumentado la presión) sin ganar ni perder calor.
El aire con un gradiente vertical de temperatura adiabático seco se mezcla fácilmente,
mientras que una inversión de temperatura representa una condición estable en la cual aire
liviano caliente reposa sobre aire frío de mayor densidad. En condiciones óptimas para el
calentamiento de la superficie, las capas de aire en contacto con ella puden elevar su
temperatura lo suficiente para que el gradiente vertical de las capas inferiores exceda el
gradiente adiabático seco; el gradiente es entonces superadiabático. Esta es una condición
inestable puesto que un volumen de aire que se eleve siguiendo un proceso adiabático seco
permanece a mayor temperatura y más liviano que el aire circulante y poi lo tanto continúa
con tendencia a subir.
Si un volumen de aire saturado se eleva adiabáticamente, disminuirá su temperatura y
parte del vapor de agua se condensará liberando calor latente de vaporización. Esta energía
calórica disminuye el gradiente de enfriamiento para el volumen de aire ascendente. Por esto,
el gradiente adiabático saturado es menor que el adiabático seco y varía de manera
inversa al contenido de vapor y a la temperatura del aire. El gradiente adiabático saturado
tiene un valor promedio, para las capas inferiores y a temperaturas por encima del punto de
congelación, aproximadamente igual a la mitad del gradiente adiabático seco. A temperatu-
ras muy bajas o a grandes altitudes hay muy poca diferencia entre los dos gradientes debido a
las pequeñas cantidades de vapor de agua disponible.
Si la humedad del aire ascendente se precipita al condensarse, la temperatura del aire
descenderá con un gradiente seudo adiabático, que difiere muy poco de un gradiente
* En meteorología la temperatura absoluta se mide en grados Kelvin.
24 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Conversión de temperaturas
-60 -30 o 30 60 90°F
~ + - H + H I I I ¡I +-i
-51 -34 -18 --1 16 32 oc
FIGURA 2·15
Temperatura promedio en enero. en grados Fahrentheit. (Tomado del libro de Arthur N. Strahler,
"Introduction to Physical Geography", 2d. ed.• p. 64, 1965, 1970, John Wl1ey & Sonso Inc.
Reproducción con permiso.)
adiabático saturado. En realidad el proceso no es estrictamente adiabático, pues la precipita-
ción al caer, lleva consigo calor. Una capa de aire saturado que posee un gradiente vertical de
temperatura adiabático saturado o seudo adiabático se encuentra en una condición de
equilibrio neutro. Si el gradiente de una masa de aire es menor que el gradiente adiabático
saturado o que el seudo adibático, el aire es estable; de lo contrario es inestable.
2-14 Distribución geográfica de la temperatura
En general la temperatura del aire en la superficie tiende a ser mayor en latitudes bajas y
disminuye en dirección de los polos. No obstante, esta tendencia se ve distorsionada por la
influencia de las masas de tierra yagua, la topografía y la vegetación. En el interior de
grandes islas y continentes, las temperaturas son más altas durante el verano y menores
durante el invierno si se comparan con las temperaturas en las zonas costeras de las misma
latitud. Las temperaturas en sitios elevados son inferiores a las de los niveles bajos y las
vertientes meridionales tienen temperaturas más elevadas que las vertientes septentrionales.
La disminución promedio de la temperatura del aire en contacto con la tierra varía entre 1 y
loe por cada 100 m de altura (3 a SOF por 1.000 ft). Las áreas boscosas presentan valores
mínimos más elevados y máximos más bajos que en las zonas desérticas. La temperatura
promedio en un área boscosa puede ser 1 o 2°e (2 a 4°F) más baja que la temperatura en
campo abierto en condiciones similares; la diferencia aumenta durante el verano.
El calor producido por una gran ciudad, que puede ser aproximadamente igual a la tercera
parte de la radiación solar incidente, produce distorsiones locales en el patrón de temperatu-
ras registradas. De ahí la razón por la cual las temperaturas en las ciudades pueden no ser
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 25
Conversión de temperaturas
lO 40 70 lOO -r
I I , I
Hl t'! ¡ ¡ I t!
i . i
124 ;>1 38°l
FIGURA 2·16
Temperatura promedio en julio, en grados Fahrenheit. Cromado del libro de Arthur N. Strahler,
"Jntroduction to Physical Geography", 2d ed., p. 64. 1965. 1970. John Wiley & SOlls-.-Illc.
Reproducción con permíso.)
representativas de las regiones vecinas. El promedio anual de temperatura para ciudades es
aproximadamente 1,0oC (2°F) más alta que para las regiones vecinas; la mayor parte de esta
diferencia se debe a los valores más elevados de la temperatura mínima diaria en las ciudades.
Al comparar las temperaturas entre las ciudades y el campo hay que tener en cuenta las
diferencias en exposición de los termómetros. En las ciudades los instrumentos se localizan
frecuentemente en los techos de las casas. En noches claras y calmadas, cuando el enfria-
miento por radiación es particularmente efectivo, la temperatura en la superficie puede llegar
a ser hasta goC (l5°F) más fría que la temperatura a 30 m (100 ft) de altura. En noches
nubladas y con vientos se puede observar una diferencia menor en sentido opuesto. Los
valores máximos diarios tienden a ser menores en los tejados que en la superficie del terreno.
En general la temperatura promedio registrada sobre tejados es un poco menor que la
correspondiente en la superficie.
2-15 Variaciones periódicas de temperatura
En las regiones continentales, los puntos más cálidos y fríos del ciclo anual de temperaturas
van retrasados un mes con respecto a los solsticios. En los Estados Unidos, enero es
generalmente el mes másfrío yjulio el más caluroso. En estaciones oceánicas el retraso es de
cerca de 2 meses, y la diferencia de temperatura entre el mes más frío y el más cálido es
mucho mellar.
La variación diaria de temperatura va ligeramente retrasada respecto a la variación diaria
de la radiación solar. La temperatura comienza a aumentar poco después de la salida del sol, y
alcanza su máximo de 1 a 3 horas (media hora en las estaciones oceánicas) después de
alcanzar el sol su máxima altitud, el cenit, y disminuye durante la noche hasta la salida del sol
26 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
cuando se presenta el valor mínimo. La fluctuación diaria de temperatura se Veafectada por
las condiciones del cielo. En días nublados la temperatura máxima es menor debido a la
reducción en radiación incidente en la superficie. El mínimo es más elevado debido a la
disminución en la radiación neta emitida. La fluctuación diaria es también menor sobre los
océanos.
HUMEDAD
2·16 Propiedades del vapor de agua
El proceso por el cual agua en estado líquido se convierte en vapor se llama evaporación.
Las moléculas de agua que poseen suficiente energía cinética para vencer las fuerzas de
atracción que tienden a retenerlas dentro de la masa líquida son proyectadas a través de la
superficie de agua. Como la energía cinética aumenta y la tensión superficial disminuye al
aumentar la temperatura del agua, la evaporación aumenta al incrementarse la temperatura.
Las moléculas pueden desprenderse de superficies de nieve o hielo de la misma manera que lo
hacen de superficies líquidas. El proceso por medio del cual un sólido es transformado
directamente al estado gaseoso, y viceversa, se llama sublimación.
En cualquier mezcla de gases, cada gas ejerce una presión parcial independiente de los
otros gases. La presión parcial ejercida por el vapor del agua se denomina presión de
vapor. Si todo el vapor de agua de una muestra de aire húmedo con presión iniciar p
contenido en un recipiente cerrado se remueve, la presión final p' del aire seco será inferior a
p. La presión de vapor e sería la diferencia entre las presiones ejercidas por el aire húmedo y
el aire seco o p - p' .
Prácticamente, la máxima cantidad de vapor de agua que puede existir en un espacio dado
es una función de la temperatura y es independiente de la coexistencia entre otros gases.
Cuando un espacio dado contiene la máxima cantidad de vapor de agua para una temperatura
determinada, se dice que el espacio está saturado. La muy común expresión' 'el aire está
saturado" no es estrictamente correcta. La presión ejercida por el vapor de agua en un espacio
saturado se llama presión de vapor de saturación, la cual es, para fines prácticos, la
máxima presión de vapor posible a una temperatura dada (Apéndice, tablas B-9 y B-IO).
El proceso por el cual el vapor pasa al estado líquido o sólido se denomina condensa-
ción. En un espacio en contacto con una superficie de agua, los procesos de condensación y
evaporación ocurren simultáneamente. Si el espacio no está saturado, la tasa de evaporación
excederá la tasa de condensación, lo cual da como resultado una evaporación neta.* Si el
espacio está saturado, la evaporación y la condensación se equilibran, siempre y cuando las
temperaturas del aire y del agua sean iguales.
Al introducir un bloque de hielo en un espacio saturado con respecto al agua líquida a una
temperatura igual o superior a la del hielo, se observarán gotas de condensación en el bloque
de hielo. Esto se debe a que la presión de vapor de saturación sobre el hielo es menor que
sobre el agua a la misma temperatura.
La evaporación remueve calor del líquido que se evapora, mientras la condensación cede
calor. Se llama calor latente de evaporación la cantidad de calor absorbida por una unidad
de masa de una sustancia al pasar del estado líquido al gaseoso sin cambiar su temperatura. El
cambio del estado gaseoso al líquido libera una cantidad de calor equivalente.
El calor de evaporación del agua H t' en calorías por gramo varía con la temperatura pero
puede determinarse con precisión para temperaturas hasta de 40°C (104°P) por medio de la
ecuación
* En hidrología la evaporación neta se llama simplemente evaporación.
ELTIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA TI
H v = 597,3 - 0,564 T (2-1)
donde T es la temperatura en grados Celsius.
El calor latente de fusión para el agua es la cantidad de calor requerido para convertir
un gramo de hielo en agua líquida a la misma temperatura. Cuando un gramo de agua líquida
se congela a OOC (32°F) libera el calor latente de fusión (79,7 cal/gr).
El calor latente de sublimación para el agua es la cantidad de calor necesaria para
convertir un gramo de hielo en vapor a la misma temperatura y sin pasar por el estado
intermedio líquido. Es igual a la suma del calor latente de evaporación y del calor latente de
fusión. A O°C(32°F) tiene un valor aproximado de 677 cal/gr. La condensación directa del
vapor en hielo a la misma temperatura libera una cantidad equivalente de calor.
El peso específico del vapor de agua es 0,622 veces la del aire seco a la misma
temperatura y presión. La densidad del vapor de agua pv en gramos por centímetro está dada
por:
P
= 0622 _e_ (2-2)
v , R T
9
donde T es la temperatura absoluta en grados Kelvin y Rg, la constante de gas, es igual a
2,87 X 10
3
cuando la presión del vapor e está dada en milibares.*
La densidad del aire seco Pd en gramos por centímetro cúbico es
Pd
Pd = -- (2-3)
RgT
donde Pd es la presión en milibares.
La densidad del aire húmedo es igual a la masa de vapor de agua más la masa de aire seco
por unidad de volumen de la mezcla. Si Pa es la presión total del aire húmedo, Pa - e será
la presión parcial del aire seco solo. Sumando las ecuaciones ( 2 ~ 2 ) y (2-3) Ysustituyendo Pa
- e por Pd se obtiene:
o, = .s: (1 - 0,378 .!) (2-4)
RgT Pa
Esta ecuación prueba que el aire húmedo es más liviano que el aire seco.
2·17 Terminología
Hay muchas expresiones que sirven para indicar el contenido de humedad de la atmósfera.
Cada una tiene un fin especial, y aquí se tratarán sólo aquellas expresiones comunes en
hidrología. La presión de vapor e, comúnmente expresada en milibares aunque en algunas
ocasiones se usan las pulgadas de mercurio, es la presión ejercida por las moléculas de vapor.
En meteorología e hidrología se usa para denotar la presión parcial del vapor de agua en la
atmósfera. La presión de vapor de saturación es es la presión de vapor en un espacio
saturado y es una función de la temperatura exclusivamente. Para cualquier temperatura por
debajo del punto de congelación la presión de vapor de saturación sobre el agua líquida es un
poco mayor que sobre el hielo. Esta diferencia es máxima a los - 12°C (IOOF), pero la
* El milibar es la unidad estándar de presión en meteorología. Equivale a una fuerza de 1.000 dínas/cm",
O,01431b/in
2
, Ó0,0295 pulgadas de mercurio (in -Hg). La presión media del aireal nivel del mares de 1.013
milibares.
28 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
relación de presiones de vapor aumenta al disminuir la temperatura. Para fines meteorológi-
cos se utiliza generalmente la presión de vapor sobre agua líquida independientemente de la
temperatura.
El cálculo de la presión de vapor de saturación es un poco complicado y su valor se
obtiene generalmente a partir de tablas psicrométricas como las incluidas en el Apéndice Bo
de las tablas meteorológicas preparadas por la Institución Smithsoniana [9J, las cuales se
basan en la fórmula de Goff-Gratch [10]. Esta fórmula da los valores de la presión de vapor
de saturación sobre el agua, con una aproximación menor al 1por ciento en el intervalo de -
50 a 55°C (- 58 a 131°F) por medio de una ecuación muy sencilla:
es ~ 33,8639[(0,00738T + 0,8072)8 """7 0,00001911,8T + 481 + 0,001316J (2-5)
donde es está en milibares y T en grados Celsius.
En algunas ocasiones resulta necesario convertir la presión de vapor sobre el agua a
presión sobre el hielo y viceversa. En la tabla B-ll se pueden encontrar los coeficientes para
llevar a cabo esta conversión. La siguiente ecuación [12 J, deducida para llevar a cabo la
conversión en el computador, produce resultados con una aproximación menor del 0,1 por
ciento para el intervalo de Oa - 500C (32 a - 58°F):
e,., hielo ~ 1 + 0,00972T + 0,000042T
2
(2-6)
es, agua
donde es está dado en milibares y T en grados celsius.
El punto de rocío Td es la temperatura a la cual un espacio se satura al enfriar el aire a
presión constante y con un contenido de vapor de agua constante. Es la temperatura que tiene
una presión de vapor de saturación igual a la presión de vapor existente e.
Cuando se conoce la humedad relativa, el punto de rocío puede aproximarse dentro del
orden de 0,3°C (O,5°F)y para un intervalo de temperatura entre - 40 Y50°C (- 40 Y122°F),
por medio de la siguiente fórmula [ 13J, la cual da la diferencia entre la temperatura ambiente
yel punto de rocío.
T - T
d
~ (14,55 + 0,l14T)X + [(2,5 + 0,007T)X]3
+ (15,9 + 0,117T)X
14
(2-7)
donde T está en grados Celsius y X es el complemento de la humedad relativa f expresada
como una fracción decimal, o X = 1,00 - f/100.
La humedad relativa f es el porcentaje de la presión de vapor de saturación que
representa la presión de vapor real; por lo tanto es la relación entre la cantidad de humedad
contenida en un espacio dado y la que podría contener si estuviera saturado:
f = lOO!:. (2-8)
es
La humedad relativa también puede calcularse en forma directa a partir de la temperatura
del aire T y del punto de rocío Td por medio de una fórmula aproximada [14 Jen forma
conveniente para ser utilizada en el computador:
f ~ (112 - 0.1T + T
d
)8 (2-9)
112 + 0,9T
,
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 29
con las temperaturas en grados Celsius. Esta fórmula aproxima la humedad relativa con
errores menores del 1,2 por ciento para el intervalo de temperaturas y humedades que se
utiliza en meteorología y con errores de menos del 0,6 por ciento para el intervalo entre - 25
a 45°C (- 13 a 113°P).
Las tablas psicrométricas como las presentadas en el Apéndice B por lo general dan el
punto de rocío y la humedad relativa en función de la temperatura del aire y de la depresión
del termómetro húmedo, o sea, la diferencia entre las temperaturas del aire y del termóme-
rro húmedo (Sec. 2-18).
La humedad especifica qh se expresa normalmente en grados por kilogramo, y es la
masa de vapor de agua por unidad de masa de aire húmedo:
e e
qh = 622 ~ 622-
. Po - 0,378e Po
(2-10)
donde pa es la presión total del aire en milibares. :
La relación de mezcla W r es la masa de vapor de agua por unidad de masa de aire
perfectamente seco en una mezcla húmeda. Se expresa usualmente en gramos por kilogramo
de aire seco, y está dada por:
e
w, = 622--
Po - e
(2-11)
La cantidad total de vapor de agua en una capa de aire se expresa con frecuencia como la
profundidad de agua precipitable W
p
, en milímetros o pulgadas, a pesar de que no existe ~
en la naturaleza un proceso capaz de precipitar el contenido total de humedad en una capa de •
aire. La cantidad de agua precipitable en una columna de aire de altura considerable puede
calcularse [15] por incrementos de presión o de altura a partir de la superficie, y por
observaciones de temperatura, humedad y presión a grandes alturas. Una manera conve-
niente de calcular Wp en milímetros es por medio de la siguiente fórmula [16]
(2-12)
donde la presión pa está dada en milibares y q h, en gramos por kilogramo, es el promedio
de. las humedades específicas en los puntos inferior y superior de cada capa. El agua
precipitable puede aproximarse de manera conveniente por medio de nomogramas [17]
utilizando el punto de rocío a niveles de presión específicos. Otras aproximaciones menos
exactas, y que pueden introducir errores considerables bajo ciertas circunstancias, pueden
llevarse a cabo utilizando puntos de rocío en la superficie [18]; o la presión devapor en
combinación con gradientes verticales de temperatura y humedad asumidos; o de relaciones
basadas en la cantidad de agua precipitable observada. La figura 2-17 da la profundidad de
agua precipitable en una columna de aire saturado con su base a un nivel de 1.000 milibares y
con su límite superior a cualquier altura hasta los 200 milibares. También hay tablas
disponibles [19] que permiten calcular el agua precipitable para varias capas de atmósfera
saturada.
2-18 Medición de la humedad
Comúnmente, la medición de la humedad en las capas atmosféricas en contacto con la
superficie se lleva a cabo por medio de un psicrómetro, el cual consiste de dos termómetros,
uno' de los cuales tiene su ampolla cubierta con una funda de muselina limpia empapada de
agua. Los termómetros se ventilan por rotación o con fuelles. Debido al enfrentamiento
30 HIDROI.OGIA PARA INGENIEROS
78.8
26
1/
! I
11'
YI
1 I
,
I
:
,
t
IJ
"
.r I
68.0 71.6
20 22
,
I
I
!
I
Punto de rocío en la superficie
75.2
24
,
N
No
!
N
I
I
:
"'1-
.1
I
I 1
I
I1
I
:
I
I i
, "
I1
,"1 I
1
H
J.
QFf4.0 32.039.246.4 53.657.260.8 64.4
Oc -10-4024 6 8 fa 12 14 /6 18
4.0 4.5 5.0
in,
101.6 1143 127,0 mm
75.2 18.8 61." °F
24 e«
21l0C
1.0
25.4
0.5
12,7
1.5 2.0 2.5 3.0 3.5
381 508 635 76.2 88,9
Punto de rocío en la superficie
o¡: '4.028.4356 42.8 50.0 53.6 51.2 60.8 64," 68.0 71.6
De -10-6 -20 2 ., 6 8 fa 12 f., 16 18 20 le
05
I 1
.¡'1-
fil
.....
) /-
'L
JI' / ./
3.
f-./.
7
]_._- _.
-
! ./ V
t.o
1 1 J.
.' 11

.. . ./ 8 '--
1
-1
1
/,/
T
./
./ -
__o
/
¡ ..'
/:
/
/
/ _ r--e.---
1.
.-1 / J
. f,83 _--+ 6 .......:--",; --- ,¿
I
I
./
/ / /
V
V ........J.,
j.'
/
j ........ /
V I as ¡,l. I
'e\l'r 'eS) , .
---i 't:
/
f.2 4

/ ./ //
........
j;l& I 'es I
-t-- ..

::.--:: .......-:/
_+-_.J __ _1 __ __
0.6f
2. ._,_1 La CUNa punteada muestra

1

..+_ a la cual se
I
por levantamiento del paquete de aire
I
I 1 '1 l'
700

!!?
800 os
g
1
c:
:2
f/)

900
0,5
12,7
1.0
25.4
1.5
381
2.0
50,8
2.5 in
63.5 mm
Precipitación de agua
FIGURA 2-17
Agua precipitable en una columna de aire para cualquier altura por encima del nivel de los 1.000 milibares en función
del punto de rocío a 1.000 milibares de presión, Se supone un gradiente vertical de temperatura seudo-adiabático y
saturación del aire, (V.S. National Wather Service.i
producido por la evaporación, el termómetro humedecido, o termómetro húmedo, marca
una temperatura menor que el termómetro seco; esta diferencia en grados se conoce con el
nombre de depresión del termómetro húmedo. Las temperaturas de aire ydel termómetro
húmedo se utilizan para obtener varias expresiones de la humedad por medio de las tablas
psicrómetricas (Apéndice B),
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 31
El higrómetro de cabello aprovecha la variación en longitud que experimenta el cabello
con los cambios en la humedad relativa. Estos cambios se transmiten a una aguja que marca la
humedad relativa en una escala graduada. El higrágrafo de cabello es un higrómetro de
cabello que acciona una pluma o marcador dejando un registro continuo en un papel especial.
El higrotermágrafo combina las propiedades del higrógrafo de cabello y del termógrafo,
registrando de manera continua la humedad relativa y la temperatura en una carta. El
higrómetro de punto de rocío que mide directamente el punto de rocío y se emplea
especialmente en laboratorios, es un recipiente de metal cuidadosamente pulido que contiene
un líquido apropiado el cual se enfría por uno de varios procedimientos. La temperatura del
líquido en el momento en que empieza la condensación en el exterior del recipiente metálico
es el punto de rocío. El higrómetro de celda mide el punto de rocío regulando la
temperatura de una solución acuosa de cloruro de litio de tal manera que la presión del vapor
de agua de la solución sea igual a la presión de la atmósfera que la rodea. El higrómetro
espectral mide la absorción selectiva de luz en ciertas bandas del espectro del vapor de agua.
Conel sol como fuente de luz, se ha utilizado para medir la humedad total de la atmósfera. Se
han desarrollado otros instrumentos para medir la humedad en condiciones especiales y por lo
tanto no se usan en actividades de rutina.
La medición de la humedad es uno de los procedimientos instrumentales menos precisos
en meteorología. El psicrómetro estándar provoca muchos errores de observación. Los dos
termómetros duplican la posibilidad de errores de lectura. A bajas temperaturas un error en la
lectura de décimos de grado puede producir resultados absurdos. Existe siempre la posibili-
dad de que las lecturas se hagan cuando el termómetro húmedo no marque el mínimo de
temperatura. Además, existen errores con sesgos positivos debidos a la ventilación insufi-
ciente, la funda de muselina demasiado gruesa o sucia, yagua impura.
Cualquier instrumento que use el cabello como elemento, está sujeto a errores aprecia-
bles. El cabello se extiende con incrementos de temperatura, y su respuesta a cambios en la
humedad es muy lenta, aumentando el retraso al disminuir la temperatura hasta hacerse casi
infinito cuando la temperatura llega a - 40°C (- 400F). Esto puede conducir a errores
grandes cuando se efectúan sondeos en las capas superiores de la atmósfera en donde se
observa un rango amplio de temperaturas y variaciones repentinas de la humedad con la
altura. En consecuencia, los equipos de sondeo están provistos ahora de higrómetros
eléctricos que usan varios elementos para medir la humedad. Se ha encontrado que un
elemento de carbón es el más satisfactorio de todos los ensayados hasta ahora [ 21].
A temperaturas de congelación existe incertidumbre sobre si se está midiendo el punto de
rocío o el punto de congelación. Esta diferencia puede conducir a errores apreciables al
calcular la humedad relativa [22] y la presión de vapor.
2-19 Distribución geográfica de la humedad
La humedad atmosférica tiende a disminuir al aumentar la latitud; pero la humedad relativa,
al ser una función inversa de la temperatura, tiende a aumentar. La humedad atmosférica es
mayor sobre los océanos y disminuye hacia el interior de los continentes. También disminuye
con la elevación y es mayor sobre suelo con vegetación que sobre suelo árido. La distribución
del agua precipitable promedio en el hemisferio norte para 1958 se muestra en la figura 2-18.
La distribución que se observa es bastante representativa del patrón promedio anual debido a
la poca variación observada para diferentes años.
2-20 Variaciones periódicas de la humedad
En forma similar a la temperatura, el contenido de vapor de agua en la atmósfera alcanza su
mínimo en el invierno y su máximo en el verano. En el hemisferio norte los meses más secos
son enero y febrero, y los más húmedos julio y agosto. En latitudes medias y altas el promedio
32 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
90'
FIGURA2-18
Agua precipitable promedio, en centímetros, en el hemisferio norte para 1958. (Tomado del trabajo de V.P. Starr,
J.P. Peixoto, y A.R. Crisi., "Hemispheric Water Balance for the ¡GY", Tellus, Vol. 17, no. 14, pp. 463-472,
1965. Usando con permiso de Svenska Geofysiska Foreningen.)
mensual de agua precipitable sobre áreas continentales en los meses más secos es cercano a la
mitad del promedio anual; en los meses más húmedos es cerca del doble del promedio anual.
La variación mensual es menos pronunciada en los océanos y zonas costeras y mínima en
mares tropicales. A diferencia del contenido de vapor de agua, la humedad relativa tiene su
mínimo en el verano y su máximo en el invierno.
La variación diurna del contenido de humedad en la atmósfera es normalmente pequeña,
excepto cuando brisas continentales o marinas traen consigo aire con características diferen-
tes. Cerca de la superficie de la tierra, la condensación de rocío durante la noche y la
reevaporación durante el día dan como resultado un contenido de humedad mínimo cerca al
alba y máximo al medio día. La humedad relativa, como es de esperarse, se comporta de una
manera opuesta a la temperatura, teniendo su máximo temprano por la mañana y el mínimo
por la tarde.
VIENTOS
El viento, que es aire en movimiento, es un factor de gran influencia en varios procesos
hidrometeorológicos. La humedad y el calor se transmiten con facilidad al aire y desde el
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA lllDROLOGIA 33
aire, el cual tiende a adoptar las condiciones de temperatura y humedad de las superficies con
las cuales tiene contacto. Es así como el aire en reposo, en contacto con una superficie de
agua, adopta finalmente la presión de vapor de la superficie, de modo que no se produce
evaporación. De manera similar, el aire en reposo sobre superficies de nieve o hielo, adopta
eventualmente la temperatura y la presión de vapor de la superficie, de tal forma que cesa la
fusión por convección y condensación. En consecuencia, el viento ejerce considerable
influencia en los procesos de evaporación y fusión del hielo y la nieve. También es de
importancia en la producción de la precipitación, ya que sólo con la entrada continua de aire
húmedo a una tormenta, se puede mantener la precipitación.
2·21 Medición del viento
El viento tiene velocidad v dirección. La dirección del viento es la dirección de donde
sopla. La dirección se expresa usualmente en términos de los 16 puntos de la rosa de vientos
(N, NNE, NE, ENE, etc.) para mediciones en la superficie, y para los vientos de altura, en
grados a partir del norte, en la dirección de las manecillas del reloj. La velocidad del viento
está dada, generalmente, en metros por segundo, millas por hora, o nudos (l m/seg = 2,237
mi/hr = 1,944 km/hr y 1 nudo = 1,151 mi/hr = 0,514 m/seg).
La velocidad del viento se mide por medio de instrumentos llamados anemómetros, de
los cuales existen varios tipos. El anemómetro de tres o cuatro copas, con un eje vertical
de rotación, es el más común para observaciones oficiales. Tiende a registrar una velocidad
promedio muy alta para vientos con velocidad variable debido a que las copas aceleran más
rápido de lo que pueden desacelerar. Las corrientes verticales (producidas por turbulencia)
tienden a hacer rotar las copas causando un registro de velocidades horizontales mayores a las
reales. La mayoría de los anemómetros de copas no registran velocidades menores de 0,5 a 1
m/seg debido a la fricción estática. El anemómetro de hélice tiene un eje de rotación
horizontal. Los anemómetros de tubo a presión, de los cuales el Dines es el más
conocido, operan de acuerdo al principio del tubo de Pitot.
A pesar de que la velocidad del viento varía considerablemente con la altura sobre el nivel
del terreno, no se ha adoptado ninguna altura o nivel estándar. Las diferencias en la velocidad
del viento con la altura a la cual se encuentra el anemómetro, que puede variar en un rango
desde 10ma más de 30 mpor encima del nivel del terreno, exceden con frecuencia los errores
debidos a deficiencias del instrumento. No obstante, se pueden efectuar correcciones apro-
ximadas para tener en cuenta estas diferencias en altura [Ecuación (2-14), (2-15), o (2-16)].

2·22 Variación geográfica de los vientos
Durante el invierno existe la tendencia de los vientos superficiales a soplar desde las áreas
interiores más frías de los contientes hacia el océano, que permanece a mayor temperatura
(Sec. 2-8). Durante el verano, y en forma opuesta, los vientos tienden a soplar desde los
cuerpos de agua, que se mantienen a baja temperatura, hacia la superficie caliente de las
masas continentales. De manera similar, debido al contraste de temperatura entre la masa
continental y el agua, se producen brisas diurnas hacia la playa o el mar.
En zonas montañosas, especialmente en los riscos y en las cumbres, la velocidad del aire
a 10m (30 ft) o más de la superficie es mayor que la velocidad del,aire libre a la misma altura.
Esto se debe a la convergencia forzada del aire por las barreras orográficas. La velocidad del
viento es baja en las vertientes de sotavento y en los valles abrigados. La dirección del viento
está muy influenciada por la orientación de las barreras orográficas. Bajo un sistema de
presión débil existen variaciones diarias en la dirección del viento en áreas montañosas;
durante el día los vientos soplan del valle hacia las zonas montañosas y durante la noche se
invierte el proceso.
34 HIDROLOOIAPARA INGENIEROS
La velocidad del viento se reduce y su dirección es desviada en las capas inferiores de la
atmósfera debido a la fricción producida por árboles, edificios y otros obstáculos. Tales
efectos se vuelven insignificantes para alturas superiores a unos 600 TI'. (2.000 ft); esta capa
inferior se conoce con el nombre de capa de friccián. Los vientos saperficiales tienen una
velocidad promedio cercana al 40 por ciento de la velocidad del aiee que sopla en la capa
atmosférica inmediatamente superior a la capa de fricción. La velocidad en el mar es cercana
al 70 por ciento.
La variación de la velocidad del viento con la altura, o perfil de viento, en la capa de
fricción, se expresa generalmente por una de dos relaciones generales, es decir, por un perfil
logarítmico de la velocidad o por un perfil de ley exponencial. Estas relaciones se usan en
hidrología, con mayor frecuencia para estimar la velocidad del viento en la superficie de la
capa límite, es decir, una capa de aire delgada entre la superficie del terreno y la altura del
anemómetro, 10m (30 ft) por lo general, aunque con frecuencia se coloque a alturas menores
para ensayos especiales o en estaciones experimentales. El dato que más se utiliza es la
velocidad del viento por encima de una capa de nieve o de un cuerpo de agua para poder
calcular la fusión de la nieve o la evaporación.
Una de las formas del perfil de velocidades logarítmico más comunes en meteorología es
[23]
V 1 Z
- = -ln-
v. k z¿
z ~ z¿ (2-13)
Tabla 2-2 VALORES REPRESENTATIVOS DE LA LONGITUD DE RUGOSIDADz o y DE LA
VELOCIDAD DE FRICCION v* PARA SUPERFICIES NATURALES
Estabilidad neutra; valores de v* correspondientes a una velocidad promedio v5,0 m/seg (11 millas/hr)
a 2 m (61ft) de altura.
Zo
v*
Tipo de superficie cm in cm/seg ft/seg
Muy lisas (fango, hielo) 0,001 0,0004 16 0,5
Prados, pastos hasta de 1 cm (0,4 in) de alto 0,1 0,4 26 0,9
Zonas bajas, pastos poco espesos
hasta 10 cm (4 in) de alto 0,7 0,28 36 1,2
asto espeso, hasta 10 cm (4 in)
de altura 2,3 0,91 45 1,5
astos poco espesos con altura inferior
a 50 cm (20 in) 5 2,0 55 1,8
astos espesos con altura inferior
a 50 cm (20 in) 9 3,5 63 2,1
P
P
P
FUENTE: Tomado .de "Micrometeorology" por D.G. Sutton, McGraw-HiII, 1953. Usado con permiso de
Mc-Graw-Hill Book Company.
donde ¡; es la velocidad promedio del viento durante por lo menos algunos minutos, a una
altura z por encima de la superficie del terreno; k es la constante de von Kármán, la cual se
considera como igual a 0,4; z o es la longitud de rugosidad, la cual es una medida de la
rugosidad de la superficie y presumiblemente la altura a la cual la velocidad del
viento es cero, siendo por lo tanto menor que z: y v* es la velocidad de fricción, la
cual es I'T/pi 112, donde r es el esfuerzo cortante, o esfuerzo de Reynolds, y p la densidad
del aire.
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 35
En investigaciones meteorológicas sobre la superficie de la capa límite, T se considera,
generalmente, independiente de la altura, con su valor en la superficie aplicable en toda la
capa, o sea, T = T o. Por lo tanto, la velocidad de fricción v* depende de la naturaleza de la
superficie y de la velocidad promedio del viento v, con un rango que varía, usualmente,
entre 3 y 12 por ciento de la velocidad promedio del viento v. Los valores menores están
asociados con superficies lisas. Una primera aproximación que se utiliza con alguna frecuen-
cia en meteorología es aproximar v* a v/lO. En la tabla 2-2 se presentan algunas medidas
sobre la rugosidad z o Yla velocidad de fricción v* para una velocidad del viento promedio
igual a 5 m/seg (11 mi/hr) a 2 m (6 1/2 ft) por encima de la superficie. En la tabla 2-3 se
muestra una lista más detallada de z o para un amplio rango de la rugosidad del terreno.
Un valor de l/30de la altura promedio de las irregularidades de la superficie se toma con
frecuencia como un estimativo aceptable de z o, pero la información de la tabla 2-3 sugiere
que esta aproximación simple puede llevar a errores considerables bajo ciertas circunstan-
cias, especialmente en el caso de maleza o árboles. La tabla 2-3 muestra que Z o varía
inversamente con la velocidad del viento en el caso de pastisales altos, los cuales se doblan
cuando la velocidad aumenta [32]. En el caso de las superficies de agua, las cuales se agitan
al aumentar la velocidad, z o tiende a ser mayor para velocidades de viento altas. Sin
embargo, parece que hay discontinuidades en esta relación, y que, por lo menos en el rango
de 2 a 10 m/seg (4 a 22 mi/hr) y a una altura de 10 m (30 ft), z o aumenta y disminuye
consecutivamente al aumentar la velocidad del viento [33].
Una fórmula conveniente del perfil de velocidades logarítmico que relaciona la velocidad
promedio del viento va una altura Z con la velocidad promedio medida vI a una altura z I
está dada por [34]:
(2-14)
Otra forma [ 35] de fácil uso del perfil de velocidad logarítmico para calcular la velocidad
promedio del viento v 2 a alguna altura intermedia Z 2, cuando las velocidades promedio VI
y V3 a alturas z I y Z 3 son conocidas, es:
En meteorología el perfil de ley exponencial se expresa usualmente como:
¡j (Z)k
VI = ;;
.(2-15)
(2-16)
en donde el exponente k varía con la rugosidad de la superficie y la estabilidad atmosférica.
Tiene un rango de variación entre O,1Y0,6 (tabla 2-4) en la superficie de la capa límite [36,
37].
Ensayos comparativos de los dos perfiles han producido resultados inconclusos. En la
literatura se sugiere que la ley logarítmica debe ser la más representativa de las dos
relaciones, pero esto no está respaldado con pruebas sino para condiciones especiales. Se ha
encontrado que la ley logarítmica es más representativa del perfil del viento para los primeros
5 a 8 m (15 a 20 ft) por encima de la superficie del terreno cuando el gradiente vertical de
temperatura es adiabático y cuasi adiabático [38, 39]. Sin embargo, Johnson [36] encontró
36 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Tabla 2-3 LONGITUD DE RUGOSIDAD z o
,
Velocidad
\
- - ~ - ---
del viento para
Longitud de rugosidad
z = 2 m (6!- ft)
zo
I
- - ~
mIs mi/h cm in.
Ref.
Superficies de agua 2,1 4,7 0,001 0,0004
25
Fangos planos y lisos
'" '"
0,001 0,0004
26
Nieve y pastos cortos lisos
'" '"
0,005 0,002
26
Suelo húmedo
1,8 4,0 0,02 0,008 25
Desierto ...
'"
0,03 0,012 26
Nieve en praderas
'"
... 0,10 0,04 26
Pasto podado
1.5 cm (0.6 in.) ...
'"
0,2 0,08 26
3.0 cm (1.2 in.)
'" '"
0,7 0,28 26
4.5 cm (1.8 in.) 2 4,5 2,4 0,94 26
4.5 cm (1.8 in.) 6-8 13-18 1,7 0,67 26
Alfalfa
20-30 cm (8-12 in.) 1,9 4,3 1,4 0,55 25
30-40 cm (12-16 in.) 1,9 4,3 1,3 0,51 25
Pastos largos
60-70 cm (24-28 in.) 1,5 3,4 9,0 3,54 26
60-70 cm (24-28 in.) 3,5
7,8 6,1 2,40 26
60-70 cm (24-28 in.) 6,2 13,9 3,7 1,46 26
Maíz
90 cm (35 in.) oo. oo. 2,0 0,79 27
170 cm (67 in.) ... oo • 9,5 3,74 27
300 cm (118 in.) oo. oo' 22,0 8;66 27
aña de azúcar
100 cm (39 in.) ... ... 4,0 1,57 28
200 cm (79 in.) oo. oo. 5,0 1,97 28
300 cm (118 in.) oo. ... 7,0 2,76 28
400 cm (157 in.) oo. oo. 9,0 3,54 28
Arbustos 135 cm (53 in.) ... oo • 14,0 5,51 29
Plantación de naranjas 350 cm
(138 in.) ... ... 50,0 19,7 29
Bosque de pinos
5 m (16 ft) .. ,
oo'
65,0 25,6 30
27 m (89 ft) ... oo • 300,0 118,1 31
Bosques mixtos, 17 m
(56 ft) ... oo • 270,0 106,3 30
' - - ~ - - - - -
---
e
FUENTE: Adoptado de "Dynamic Hydrology" por P.S. Eagleson, McGraw-Hill,
1970. Utilizado con permiso de McGraw HiIl Book Company.
mayores incrementos en la velocidad del viento con la altura sobre praderas cubiertas de pasto
y superficies de nieve, que los indicados por la ley logarítmica aún en condiciones adiabáti-
cas.
Algunos investigadores consideran el perfil de ley exponencial [40- 42] como más
representativo del perfil del viento en una capa que varía desde unos metros hasta cerca de
100 m (300 ft) de altura. Analizando los resultados de su propia investigación basados en
períodos promedios de 1 hr, y los resultados de otros investigadores, De Marrais [42]
concluyó que para este rango de elevación el exponente k aumenta con la rugosidad de la
superficie y la estabilidad atmosférica, excepto en el caso de grandes gradientes verticales de
temperatura superadiabáticos, cuando k aumenta al aumentar la inestabilidad. Las capas
EL TIEMPOATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 37
Tabla 2-4 VALORES REPRESENTATIVOS DE k PARA VARIOS GRADIENTES VERTICA-
LES DE TEMPERATURA
i
----i Super- [
Superficie m ft I adiábatico i Neutral Estable I Inversión Ref.
Planada
I
10-70 33-230 0,25 0,27 .., 0,61 43
Campos planos 11-49 36-161 0,16 0,20 0,25 0,36 44
Pastisales 8-120 26-394 0,14 0,17 0,27 0,32--0,77* 4O;f:
Aeropuertos 9-27 30-89 0,09 0,08 0,18 .., 45
Desierto 6-61 20-200 0,15 0,18 0,22 .., 46
Zona cercana a bosques
11-124 I36-407
0,19 0,29
I
0,35 .,.
46
I
i [
I Rango de altura i
FUENTE: Adaptada con permiso de [35].
____*_T._4_00_f.-TSft, po I ~ I ~ I _ ~ ~ I ~ I _ 8 - I ~ J 10-12 . _
k I 0.32 I 0.44 I 0.59 I 0.62 0.63 I 0.77
;f: Óbservaciones por medio de globos; todas las demás medidas tomadas desde torres.
superiores tienen valores de k menores cuando el gradiente de temperatura es superadiabá-
tico, y tienen un valor mayor de k cuando el gradiente es adiabático o menor. Para gradientes
de temperatura adiabáticos y superadiabáticos, k tiende a variar entre 0,1 Y 0,3; esta
variación se debe principalmente a la rugosidad del terreno. Esto se muestra en la tabla 2-4, la
cual también muestra que para condiciones estables k tiene un rango de 0,2 a 0,8, con los
valores mayores asociados con inversiones de temperatura. Se ha encontrado que un valor
de -+ es aplicable para un rango amplio de condiciones en la capa de Oa 10m (O a 30 ft). Sobre
una superficie de nieve, en condiciones que favorecen la fusión de ésta, el valor de +. puede
ser más apropiado.
A pesar de las diferencias que existen entre las dos relaciones, cuando z ¡fzo Y k en los
perfiles logarítmico y exponencial, respectivamente, se determinan a partir de vientos
observados a dos niveles en la capa límite de la superficie, por ejemplo a 1y 10 m(3 y 30 ft),
las diferencias entre las velocidades del viento indicadas por los dos perfiles se encuentran,
usualmente, dentro de los límites de precisión de los aparatos que se utilizan para tomar las
medidas.
2-23 Variación periódica de los vientos
Las velocidades del viento son más altas y más variables en el invierno, mientras que la
segunda mitad del verano es el período más calmado del año. Durante el invierno los vientos
del oeste prevalencen sobre los Estados Unidos a alturas de por lo menos 6 km (20.000 ft),
con excepción de las cercanías del Golfo de Méjico, en donde existe un dominio de los
vientos del suroeste para alturas menores de li km (5.000 ft). En el verano, aunque
prevalecen los vientos del oeste, existe en general una mayor variación de la dirección con la
altitud. En las sabanas del oeste del río Misisipí prevalecen los vientos del sur para alturas
hasta de likm (5.000 ft), yen la costa del Pacífico los vientos a bajas altitudes vienen con
frecuencia del noroeste.
La variación diaria del viento es significativa solamente cerca de la superficie y es más
pronunciada durante el verano. La velocidad del viento superficial encuentra su mínimo
normalmente al amanecer y aumenta hasta encontrar su máximo temprano por la tarde. A300
m (1.000 ft) de altura, el máximo ocurre por la noche y el mínimo durante el día.
38 ffiDROLOGIA PARA INGENIEROS
REFERENCIAS
1. E. R. Anderson, Water-Loss Investigations: Lake Hefner Studies, Technical
Report, U.S. Geo!. Surv. Pro! Papo 269, pp. 71-119, 1954.
2. V. A. Myers, Infrared Radiation from Air to Underlying Surface, ESSA
Weather Bur. Tech. Note 44-HYDRO-l, 1966.
3. E. A. Anderson and D. R. Baker, Estimating Incident Terrestrial Radiation
under Al! Atmospheric Conditions, Water Resour. Res., vol. 3, no. 4, pp. 975-
988, 1967.
4. K. R. Cooley and S. B. Idso, A Comparison of Energy Balance Methods for
Estimating Atmospheric Thermal Radiation, Water Resour. Res., vol. 7,
pp. 39-45, February 1971.
5. W. Smith and R. J. Younkin, An Operationally Useful Relationship between
the Polar Jet Stream and Heavy Precipitation, Mon. Weather Reu., vol. 100,
pp. 434-440, June 1972.
6. World Meteorological Organization,A Note on Climatological Normals,
Tech. Note 84, Geneva, 1967.
7. World Meteorological Organization, Guide to Climatological Practices,
WMO no. 100, Tech. Papo 44, pp. V.9-V.11, Geneva, 1960.
8. J. M. Mitchell, Jr., Effect of Changing Observation Time on Mean Temperature,
Bull. Am. Meteoro! Soc., vol. 39, pp. 83-89, February 1958.
9. R. J. List (ed.), "Srnithsonian Meteorological Tables," 6th ed., pp. 350-373,
Smithsonian Institution, Washington, 1966.
10. J. A. Goff and S. Gratch, Low-Pressure Properties of Water from -160 to
212°F, Trans. Am. Soco Heaf. Vento Eng., vol. 52, papo 1286, pp. 95-122, 1946.
The formula presented in this paper was adopted as standard in 1947 by
Resolution 964 of the Twelfth Conference of Directors of the International
Meteorological Organization.
11. J. F. Bosen, A Formula for Approximation of the Saturation Vapor Pressure
over Water, Mon. Weather Rev., vol. 88, p. 275, August 1960.
12. J. F. Bosen, Formula for Approximation of the Ratio of the Saturation Vapor
Pressure over Ice to That over Water at .the Same Temperature, Mon. Weather
Rev., vol. 92, p. 508, November 1961.
13. Developed by J. F. Bosen but never published.
14. J. F. Bosen, An Approximation Formula to Compute Relative Humidíty from
Dry Bulb and Dew Point Temperatures, Mon. Weather Rev., vol. 86, p. 486,
December 1958.
15. L. P. Harrison, Calculation of Precipitable Water, ESSA Tech. Mem. WBTM
TDL 33, June 1970.
16. S. Solot, Computation of Depth of Precipitable Water in a Column of Air,
Mon. Weather Rev., vol. 67, pp. 100-103, April1939.
17. K. R. Peterson, A Precipitable Water Nomogram, Bull. Am. Meteoro!. Soc.,
vol. 42, pp. 119-121, February 1961.
18. W. L. Smith, Note on the Relationship between Total Precipitable Water and
Surface Dew Point, J. Appl. Meteorol., vol. 5, pp. 726-727, October 1966.
Comments by L. Berkofsky, J. Appl. Meteorol., vol. 6, pp. 959-961, October
1967, and F. K. Schwarz, J. Appl. Meteoro!., vol. 7, pp. 509-510, June 1968.
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA HIDROLOGIA 39
19. For English units see Tables of Precipitable Water, U.S. Weather Bur. Tech.
Papo 14, 1951. For metric units see W. O. Eihle, R. J. Powers, and R. A. Clark,
Meteorological Tables for Determination of Precipitable Water, Temperatures,
and Pressures Aloft for a Saturated Pseudoadiabatic Atmosphere-in the
Metric System, Tex. A & M Uniu. Water Resour, Inst. Rep, 16, December 1968.
20. N. B. Foster, D. T. Volz, and L. W. Foskett, A Spectral Hygrometer for
Measuríng Total Precipitable Water, in A. Wexler (ed.), "Hurnidity and
Moisture: Measurement and Control in Science and Industry," vol. 1, pp.
455-464, Reinhold, New York, 1965.
21. S. L. Stine, Carbon Humidity Elements: Manufacture, Performance and
Theory, in A. Wexler (ed.), "Humidity and Moisture: Measurement and
Control of Science and Industry," vol. 1, pp. 316-330, Reinhold, New York,
1965.
22. H. S. Appleman, Relative Humidity Errors Resulting from Ambiguous Dew-
Point Hygrometer Readings, J. Appl. Meteoro!., vol. 3, pp. 113-115, February
1964.
23. O. G. Sutton, "Microrneteorology," pp. 78-85, 229-241, McGraw-Hill,
New York, 1953.
24. See [23], p. 233.
25. C. H. M. Van Bavel, Potential Evapotranspiration, Water Resour, Res., vol. 2,
pp. 455-467, 1966.
26. C. H. B. Priestly, "Turbulent Transfer in the Lower Atmosphere," p. 21,
University of Chicago Press, Chicago, 1959.
27. Z. Uchijima and J. L. Wright, An Experimental Study of Air in the Corn-
P1ant Air Layer, Bull. Nat!. Inst, Aqrlc, Sci. (Jap.), ser. A, pp. 19-66, 1964.
28. Hawaiian Sugar Planters' Report, 1959.
29. C. B. Tanner and W. L. Pelton, Potential Evapotra'nspiration Estimates by the
Approximate Energy Balance Method of Penman, J. Geophys. Res., vol. 65,
pp. 3391-3413, October 1960.
30. J. L. Rauner, O Teplovom Balanse Listvennogo Lesav Zimniy Period, Iso,
Akad. Nauk. USSR, Ser. Geogr., no. 4, 1965.
31. S. Tajchman, Energie und Wasserhaushalt verschiedener Pflanzenbestande bei
München, Ph.D. thesis, Univ. Muench. Meteorol. Inst, Wiss. Mitt., no. 12, 1967.
32. G. Szeicz, G. Endrodi, and S. Tajchrnan, Aerodynamic and Surface Factors in
Evaporation, Water Resour. Res., vol. 5, pp. 380-394, April 1969.
33. K. W. Ruggles, The Vertical Mean Wind Profile over the Ocean for Light to
Moderate Winds, J. Appl. Meteoro!., vol. 9, pp. 389-395, June 1970.
34. See [23], p. 84.
35. G. A. DeMarrais, Wind-Speed Profiles at Brookhaven National Laboratory,
J. Meteorol., vol. 16, pp. 181-190, Apri11959.
36. O. Johnson, An Examination of the Vertical Wind Profile in the Lowest
Layers of the Atmosphere, J. Meteoro/., vol. 16, pp. 144-148, April 1959.
37. R. Geiger, "The Climate near the Ground," pp. 116-117, Harvard University
Press, Cambridge, Mass., 1965.
38. A. C. Best, Transfer of Heat and Momentum in the Lowest Layers ot' the
Atmosphere, Meteoro/. Off. Geophys. Mem., vol. 7, no. 65, 1935.
40 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
39. C. W. Thornthwaite and P. Kaser, Wind-Gradient Observations, Trans. Am.
, Geophys. Union, vol. 24, pp. 166--182, 1943.
40. R. Frost, The Velocity Profile in the Lowest 400 Feet, Meteorol. Mag., vol. 76,
pp. 14-18, 1947.
41. R. Frost, AtmosphericTurbulence, Q. J. R. Meteorol. SOCo ,vol. 74, pp, 316-338,
1948.
42. See [35], p. 189.
43. E. Frankenberger and W. Rudloff, Windmessungen an den Quickborner
Funkmasten 1947-1948, Meteorologisches Amt !ür Nordwestdeutschland
Zentralamt für die Britische Zone, Harnburg, 1949.
44. P. O. Huss and D. J. Portman, Study of Natural Wind and Computation of the
Austausch Turbulence Constant, Daniel Guggenheim Airship Inst, Rep. 156,
1949.
45. N. G. Stewart, H. J. Gale, and R. N. Crooks, The Atmospheric Diffusion of
Gases Discharged from the Chimney of the Harwell Pile, At. Energy Res.
Establ., HP/R 1452, Harwell, England, 1954.
46. See [35], p. 187.
BmLIOGRAFIA
Circulación general
LORENZ, E. N.: The Nature and Theory ofthe General Circulation of the Atmosphere,
WMO no. 216, World Meteoro/. Organ. Tech. Papo 115, Geneva, 1967.
MANABE, s.: The Atmospheric Circulation and the Hydrology of the Earth's Surface,
Mon. Weather Rev., vol. 97, pp. 739-774, November 1969.
PALMEN, E.: Evaluation of the Atmospheric Moisture Transport for Hydrological
Purposes, Rep, WMO/IHD Proj. 1, World Meteorological Organízation,
Geneva, 1967.
--- and NEWTON, c. W.: "Atrnospheric Circulation Systems," International
Geophysics. Series, vol. 13, Academic, New York, 1969.
PEIXOTO, J. P.: Atmospheric Vapor Flux Computationsfor Hydrological Purposes,
Rep, WMO/IHD Proj., no. 20, Publ. 357, World MeteorologicalOrganization,
Geneva, 1974.
RASMUSSON, E.: Atmospheric Water Vapor Transport and the Water Balance of
North America, Mon. Weather Rev., vol. 95, pp. 403-426, July 1967.
---: A Study of the Hydrology of Eastern North America Using Atmospheríc
Vapor Flux Data, Mon. Weather Rev., vol. 99, pp, 119-135, February 1971.
Climatología general
CRITCHFlELD, H. J.: "General Climatology," 2d ed., Prentice-Hall, Englewood
Cliffs, N.J., 1966.
LANOSBBRG, H.: "PhysicaI Oimatology," 2d OO., Pennsylvania State University,
University Park, Pa., 1958.
SELLERS, w. D.: "PhysicaI Climatology," University of Chicago Press,Chicago, 1965.
TRBWARTHA, G. T.: "Introduction to Climate," 4th OO., McGraw-Hill, New York,
1968.
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA IDDROLOGIA. 41
Meteorología general y corrientes jet
BLAIR, T. A., and FITE, R. C.: "Weather Elements," 5th ed., Prentice-HaIl, Englewood
Cliffs, N.J., 1958.
BYERS, H. R.: "General Meteorology," 3d ed., McGraw-Hill, New York, 1959.
DONN, W. L.: "Meteorology," 3d ed., McGraw-Hill, New York, 1965.
HUSCHKE, R. E. (ed.): "Glossary of Meteorology," American Meteorological
Society, Boston, 1959.
PETTERSSEN, s.: "Introduction to Meteorology," 3d ed., McGraw-Hill, New York,
1969.
REITER, E. R.: "Jet-Stream Meteorology," University of Chicago Press, Chicago,
1963.
RIEHL, H.: "Introduction to the Atmosphere," 2d ed., McGraw-Hill, New York,
1972.
TAYLOR, G. F.: "Elementary Meteorology," Prentice-HaIl, Englewood Cliffs, N.J.,
1963.
Instrumentos meteorológicos
GREAT BRITAIN METEOROLOGICAL OFFICE: "Handbook of Meteorological Instru-
ments," 2 vols., London, 1961.
MIDDLETON, w. E. K.: "Invention of the Meteorological Instruments," Johns
Hopkins, BaItimore, 1969.
--- and SPILHAUS, A. F.: "Meteorological Instruments," 3d ed., University of
Toronto Press, Toronto, 1953..
STERZAT, M.S.: "Instruments and Methods for Meteorological Observations," Proc.
All-Am. Meteoro/. Conf., vol. 9, 1966; available from U.S. Dept. of Commerce
National Technical Information Center, Springfield, Va.
U.S. NATIONAL WEATHER SERVICE: Substation Observations, Obs. Handb., no. 2, 1970;
rev. December 1972.
WORLD METEOROLOGICAL ORGANIZATION: Guide to Meteorological Instrument and
Observing Practices, WMO no. 8, Tech. Papo 3, Geneva, 1969.
Radiación solar y terrestre
BUDYKO, M. r.: "The Heat Balance of the Earth's Surface," transo N. A. Stepanova,
U.S. Dept, of Commerce, 1958.
CANADIAN METEOROLOGICAL SERVICE: "Manual of Radiation Instruments and
Observation," Toronto, 1968.
DRUMMOND, A. J. (ed.): "Precisión Radiornetry," Advances in Geophysics, vol. 14,
Academic, New York, 1969. .
ELSASSER, W. M.: An Atmospheric Radiation Chart and Its Use, Q. J. Suppl. R.
Meteorol, Soc., vol. 66, pp. 41-56, 1940.
FRITZ, S., and MACDONALD, T. H.: Average Solar Radiation in the United States,
Heat. Vent., vol. 46, pp. 61-64, July 1949.
HAND, J. F.: Weekly Mean Values of Daily Total Solar and Sky Radiation, U.S.
WeatherBur. Tech. Papo Il, 1949.
KONDRATYEV, K. YA.: "Radiation in the Atmosphere," IntemationaI Geophysics
Series, vol. 12, Academic, New York, 1969.
----: "Radiation Processes in the Atrnosphere," World Meteorological Organi-
zation, Geneva, 1972.
42 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
LATlMER" J. R.: Radiation Measurement, Int. Field Year Great Lakes Tech. Man.
Ser., no. 2, Information Canada, Ottawa, 1972.
ROBINSON, N.: "Solar Radíation," Elsevier, New York, 1966.
u.s. WEATHER BUREAU: "Manual of Radiation Observations," 1962.
WORLD METEOROLOGICAL ORGANIZATION: Preciseness of Pyrrheliometric Measure-
ments, WMO no. 209, Tech. Papo 109, Geneva, 1966.
Efectos de la urbanización en la temperatura
BORNSTEIN, R. D.; Observations of the Heat lsland Effect of New York City, J.
Appl. Meteorol., vol. 7, pp. 575-582, August 1968.
DEMARRAIS, G. A.: Vertical Temperature Difference Observed over an Urban Area,
Bull. Am. Meteorol. Soc., vol. 42, pp, 548-554, August 1961.
DUCKWORTH, F. S., and SANDBERG, J. s.: The Effect of Cities upon Horizontal and
Vertical Temperature Gradients, Bull. Am. Meteorol. Soc., vol. 35, pp. 198-
207, May 1954.
MOFFITT, B. J.: The Effects of Urbanization on Mean Temperatures at Kew
Observatory, Weather, vol. 27, pp. 121-129, March 1972.
MUNN, R. E., HiRT, .M. S., and FINDLAY, B. F.: A Climatological Study of the Urban
Temperature Anomaly in the Lakeshore Environment at Toronto, J. Appl.
Meteorol., vol. 8, pp. 411-422, June 1969.
MYRUP, L. o.: A Numerical Model of the Urban Heat Island, J. Appl. Meteoro/.,
vol. 8, pp. 908-918, December 1969.
Perfiles de viento
RERNSTEIN, A. B.: An Examination of Three yYind Profile Hypotheses, J. Appl.
Meteorol., vol. 5, pp. 217-219, April 1966.
RRADLEY, E. F.: A Micrometeorological Study of Velocity Profiles and Surface
Drag in the Región Modified by a Change in Surface Roughness, Q. J. R.
Meteorol, Soc., vol. 94, pp. 361-379, 1968.
DEACON, E. L.: Vertical Profiles of Mean Wind in the Surface Layers of the Atrno-
sphere, Meteorol. Off. Geophys. Mem. 91, 1953.
MCVEHIL, G. E.: Wind and Temperature Profiles near the Ground in Stable Strati-
fication, Q. J. R. Meteorol. Soc., vol. 90, pp. 136-146, 1964.
PANOFSKY, H. A., BLACKADAR, A. K., and MCVEHIL, G. E.: The Diabatic Wind Profile,
Q. J. R. Meteoro/. Soc., vol. 86, pp. 390-398, 1960.
SWINBANK, w. c.: The Exponential Wind Profile, Q. J. R. Meteorol. Soc., vol. 90,
pp. 119-135, 1964.
TAYLOR, P. A.: On Wind and Shear Stress Profiles above a Change in Surface
Roughness, Q. J. R. Meteorol. Soc., vol. 95, pp. 77-91, 1969.
WEBB, E. K.: Profile Relationships: The Log Linear Range and Extension to Strong
Stability, Q. J. R. Meteorol. Soc., vol. 96, pp. 67-90, 1970.
PROBLEMAS
2-1 Demuestre que la velocidad teórica (momento angufar constante), en dirección Este, de
un volumen de aire en reposo con relación a la superficie del planeta en el ecuador, sería
de 1.560 mi/hr si el volumen fuera desplazado a 60° de latitud norte.
EL TIEMPO ATMOSFERICO y LA lllDROLOGIA 43
2-2 Calcule el número de grados-día por encima de 32°F en un día con un mínimo de
temperatura de 26°F y un máximo de 4SOF.
2-3 Un volumen de aire húmedo a 600F que se encuentra inicialmente a una altura de 2.000
ft por encima del nivel del mar es forzado a pasar por encima de una cadena montañosa
de S.OOO ft y luego desciende a su altura original. Suponiendo que un aumento de altura
de 2.000 ft produce saturación y precipitación y que en promedio del gradiente vertical
seudoadiabático de temperatura es la mitad del gradiente adiabático seco, ¿cuál es la
temperatura final del volumen del aire?
2-4 ¿Cuál es el calor de vaporización, en calorías por gramo, para agua a una temperatura
de (a) 15°C y (b) 77°F?
2-5 Cuál es la densidad, en kilogramos por metro cúbico, de:
(a) ¿aire seco a 30°C y a una presión de 900 milibares, y
(b) ¿aire húmedo con humedad relativa del 70 por ciento y a la misma temperatura y
presión?
2-6 Suponiendo una lectura de SO y 62°F de temperatura para los termómetros secos. y
húmedos, respectivamente, y usando las tablas psicrórnetricas del Apéndice B, deter-
minar: (a) temperatura del punto de rocío, (b) humedad relativa, (e) presión de vapor
de saturación, y (d) presión real de vapor en milibares.
2-7 Un radiosonda en una atmósfera saturada muestra temperaturas de 16,0, 11,6y 6,2°C a
900, SOO y 700 milibares de presión, respectivamente. Calcular el agua precipitable, en
milímetros, para la capa comprendida entre los 900 y 700 milibares, y comparar estos
resultados con los obtenidos a partir de la fig. 2-17. (La temperatura de 16°C a un nivel
de 900 milibares se reduce seudo adiabáticamente a 20°C y a 1.000 milibares.)
2-8 Una fórmula para estimar la evapotranspiración potencial requiere la velocidad del
viento a 2 m de altura. Encontrar esta velocidad si la longitud de rugosidad es de 1,0 cm
y un anemómetro colocado a 10 m de altura indica una velocidad promedio del viento
de 5,0 m/seg.
2-9 Un globo de observación muestra una velocidad del viento de 40 nudos a 300 m de
altura. ¿Cuál es la velocidad estimada, en millas por hora y en metros por segundo, a
una altura de 10 m indicada por el perfil de ley exponencial con valores del exponente
k de (a) 1 Y(b) 1 ?
2-10 La presión de vapor de saturación sobre agua a 10°F es de 2,40 milibares. Calcular la
presión de vapor de saturación correspondiente sobre una capa de aire a la misma
temperatura.
2-11 Calcular el peso, en kilogramos, de 1m
3
de aire seco a una temperatura de (a) OOC y una
presión de 1.000 milibares y (b) 200C y la misma presión.
2-12 ¿Cuántas calorías se necesitan para evaporar 1 gal (U.S.) de agua a 70°F? ¿Cuántas
libras de hielo a 14°F pueden derretirse con la misma cantidad de calor? (Calor
específico del hielo = 0,5.)
2-13 Anemómetros montados en una torre a alturas de 2 y 16 m indican unas velocidades
promedio de 2,5 y 5,0 m/seg, respectivamente.
(a) ¿Cuál es la longitud de rugosidad, en centímetros?
(b) Utilizando la longitud de rugosidad calculada en el punto (a), determinar la
velocidad del viento a 5,0 m de altura.
(e) ¿Cuál es la velocidad del viento a 50 m de altura utilizando la ecuación (2-15)?
2-14 Cuántas calorías por pie cuadrado se necesitan para:,(a) ¿derretir una capa de hielo de
un pie de espesor, con una gravedad específica de 0,90 Yuna temperatura de 20°F?, Y
(b) para evaporar el agua resultante sin aumentar la temperatura por encima de 32°F?
(Suponga un calor específico de 0,5 para el hielo.)
2-15 Anemómetros instalados a 10 y 100 m de altura registran velocidades promedio del
44 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
viento de 5,0 y 10,0 m/seg, respectivamente. Calcule las velocidades promedio a 30 y
60 m de altura utilizando (a) la ecuación (2-15) y (b) la ecuación (2-16).
2-16 ¿Cuál es la humedad relativa si la temperatura del aire y el punto de rocío son (a) 20 Y
10°C Y(b) 40 Y4°F? .
2-17 ¿Cuál es la temperatura de punto de rocío para una temperatura del aire y una humedad
relativa de (a) 15°C y 49 por ciento y (b) 25°F Y24 por ciento?
2-18 Reformule la ecuación (2-19) de tal manera que pueda ser utilizada con temperaturas en
grados Fahrenheit.
2-19 Dadas una velocidad promedio del viento de 2,0 m/seg a 2 m de altura y una longitud
de rugosidad de 0,5 cm, calcular (a) la velocidad de fricción, en centímetros por
segundo, y (b) la velocidad del viento a 0,5 m de altura.
3
PRECIPITACION
Desde hace mucho tiempo los hidrólogos saben que únicamente el 25% de la precipitación
total que cae en áreas continentales regresa al mar como escorrentía directa o flujo de agua
subterránea. De aquí que siempre se creyó que la evaporación continental constituía la fuente
principal de humedad para la precipitación en los continentes. Muchas ideas para aumentar la
precipitación se basaron en esta premisa (se sabe ahora que es errónea), es decir, que se
aumentaría la precipitación como resultado de un incremento en la humedad atmosférica
debido a la evaporación local. Se sugirieron algunos métodos, tales como el embalse de
corrientes en lagos y ciénagas y la selección de especies vegetales con altas tasas de
transpiración. Sin embargo, tales métodos son completamente inefectivos, lo cual sepuede
demostrar en el mar Caspio. Aunque este mar tiene un área de aproximadamente 438.000
km
2
(169.000 mi"), o sea más grande que California, y su evaporación anual se puede estimar
[1 ] como del orden de 500 a 600 millones de metros cúbicos (400 a 500 millones de acres
pies), la precipitación anual a lo largo de sus costas es generalmente menor que 250 mm.
Se sabe hoy día que la evaporación desde la superficie de los océanos es la principal
fuente de humedad para la precipitación, y que probablemente no más del 10 % de la
precipitación continental se puede atribuir a la evaporación en los continentes. Sin embargo,
la cercanía a los océanos necesariamente no conlleva una precipitación adecuada, como lo
ponen en evidencia muchas islas desérticas. La localización de una región con respecto al
sistema general de circulación, la latitud y la distancia a la fuente de humedad son las
variables que tienen influencia en el clima. Las barreras orográficas a menudo ejercen una
influencia mucho mayor en el clima de una región que la cercanía a la fuente de humedad.
Estos factores climáticos y geográficos determinan la cantidad de humedad atmosférica sobre
una región.
3-1 Formación de la precipitación
La humedad siempre está presente en la atmosfera aún en los días sin nubes. Para que ocurra
la precipitación, se requiere algún mecanismo que enfríe el aire lo suficiente para que llegue
de esta manera a, o cerca del punto de saturación. Los enfriamientos de grandes masas,
necesarios para que se produzcan cantidades significativas de precipitación, se logran cuando
ascienden las masas de aire. Este fenómeno se lleva a cabo por medio de sistemas convecti vos
o convergentes que resultan de radiaciones desiguales las cuales producen calentamiento o
enfriamiento de la superficie de la tierra y la atmósfera, o por barreras orográficas. Sin
embargo, la saturación necesariamente no conlleva la precipitación.
Condensación y núcleos de congelamiento Suponiendo que el aire está saturado o muy
cerca de este punto, la formación de neblina o gotas de agua o cristales de hielo por lo general
requiere de la presencia de núcleos de condensación o de congelamiento, sobre los
46 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
cuales se forman las gotas de agua o los cristales del hielo. Estos núcleos son pequeñas
partículas de varias sustancias, no necesariamente higroscópicas, cuyo tamaño por lo general
está entre 0,1 Y 10 fLm de diámetro. Aquellos cuyo diámetro es menor que 3 fLm están
comprendidos dentro del rango de aerosoles y pueden permanecer suspendidos en el aire
indefinidamente, excepto cuando se forma la precipitación. Los núcleos de condensación por
lo general consisten de productos de combustión, óxidos de nitrógeno y partículas de sal.
Estos últimos son los más efectivos y aún con humedades tan bajas como del 75 % pueden
producir condensación.
Los núcleos de congelamiento por lo general consisten de minerales arcillosos, siendo el
caolín el más frecuente [2]. Los núcleos artificiales de congelamiento que se utilizan con más
frecuencia en la modificación de los climas (bombardeo de nubes) son el dióxido de carbono
(hielo seco) y el yoduro de plata. Los núcleos de congelamiento sirven únicamente como
centros de nucleación de la fase líquida y por lo tanto para iniciar el comienzo del crecimiento
de los cristales de hielo. Las partículas de agua pura pueden permanecer en estado líquido a
temperaturas tan bajas como - 40°C (- 40
0P);
únicamente en presencia de tales gotas
superenfriadas los núcleos de congelamiento son efectivos. El dióxido de carbono puede
producir cristales de hielo en una nube superenfriadaa cualquier temperatura, hasta aproxi-
madamente OOC (32°P); el yoduro de plata tiene un valor límite de nucleacíón de alrededor -
4°C (25°P).
Crecimiento de las gotas de agua y los cristales de hielo Después de la nucleación, la
gota de agua o el cristal de hielo crecen hasta que su tamaño se vuelve visible en una fracción
de segundo a través de un proceso de difusión de vapor de agua hacia éste, pero el crecimiento
de este punto en adelante es muy lento. La difusión por sí misma lleva únicamente a la
formación de neblina o elementos de la nube que por lo general son menores de 10fLm en
diámetro, alcanzando algunos de ellos 50fLm. Puesto que la ,condensación tiende a agrandar
las gotas deagua o los cristales de hielo aproximadamente a la misma tasa, las diferencias en
tamaño resultan principalmente de las diferencias en tamaños de los núcleos sobre los cuales
se forman. Mientras los elementos de una nube tienden a asentarse, el peso de 'un elemento
promedio es tan pequeño que se requiere únicamente de un pequeño movimiento de aire hacía
arriba para mantenerlo en suspensión.
La mayoría de las gotas de agua en estado no precipitable tienen diámetros menores de 10
psn, y una corriente hacia arriba, menor de 0,5 cm/s, es suficiente para evitar que éstas
caigan. Debido a que los cristales de hielo de peso equivalente tienen un tamaño mucho más
grande, se pueden sostener por velocidades aún más bajas.
Las velocidades hacia arriba, por debajo de las nubes y en las nubes, a menudo
sobrepasan los valores necesarios para sostener los elementos de la nube. Por esta razón, para
que ocurra precipitación, los elementos de la nube deben aumentar en tamaño hasta que su
velocidad de caída exceda la tasa ascensional del aire. Los elementos de las nubes también
deben ser lo suficientemente grandes para penetrar en el aire no saturado que está localizado
por debajo de la base de la nube, sin evaporarse completamente antes de llegar a la tierra. Una
gota de agua que cae desde la base de una nube a unkilómetro, en aire que tiene un 90 % de
, humedad relativa y que se está elevando a 10 cm/s, requeriría de un diámetro de aproxima-
damente 440 fLm para llegar a la tierra con un diámetro de 200usn, límite que se considera a
menudo como el que hay entre el tamaño de las gotas de una nube yel tamaño precipitable.
Debido a las diferencias en presión de vapor que resultan de las diferencias de tamaño y
temperatura, se espera un crecimiento de los elementos de la nube a través de la difusión.
Parece que las cargas eléctricas tienen algún efecto en el crecimiento de los elementos de la
nube. La difusión es mucho más efectiva cuando en la nube hay cristales de hielo y gotas de
agua líquida. La presión de vapor de saturación sobre el hielo es menor que sobre el agua
líquida a la misma temperatura, lo cual da como resultado un transporte neto de humedad
I
PRECIPITACION 47
desde las gotas líquidas a los cristales de hielo. El crecimiento es en particular muy rápido
cuando las gotas sobrepasan en número a los cristales de hielo, siendo éste por lo general el
caso. Este proceso se considera importante corno causa de precipitaciones muy fuertes, pero
puesto que las lluvias fuertes pueden presentarse únicamente debido a nubes calientes, con
temperaturas por encima del congelamiento en todos los lugares, a menudo se deben
considerar los otros factores. .
Los choques y absorciones de una nube ylos elementos de la precipitación (acrecencia)
son considerados como los factores más importantes que llevan a una precipitación significa-
tiva. Los choques entre las nubes y las partículas de precipitación se suceden en su mayor
parte debido a la diferencia en velocidad de caída y como resultado de las diferencias en
tamaño. Las partículas más pesadas caen más rápido (o ascienden más lentamente) que las
partículas más pequeñas. Las partículas que chocan usualmente son absorbidas por las
partículas más grandes, y el proceso se puede repetir un gran número de veces. Se ha
. estimado [4] que en una lluvia típica relativamente fuerte ocurren 7 choques por cada
kilómetro de caída.
Las gotas de lluvia pueden crecer hasta tener un diámetro de 6 mm (0,25 in). La velocidad
máxima de caída, o velocidad terminal (tabla 3-1), tiende a nivelarse cuando las gotas de
agua se acercan a su tamaño máximo debido al aumento en resistencia del aire a medida que
se deforman. Para diámetros grandes, la deformación puede ser lo suficientemente grande
para que las gotas se rompan antes de obtener su velocidad terminal.
Tabla 3-1 VELOCIDAD TERMINAL DE LAS
GOTAS DE AGUA EN AIRE EN RE-
POSO
Presión de 1013,3 milibares, tempera-
tura 20°c' humedad relativa del 50 %.
Diámetro de las gotas Velocidad terminal
ft/s
6,8
13,2
17,7
21,3
26.4
29,0
29,8
30,0
30,1
em/s
0,02 206
0,04 403
0,06 541
0,08 649
0,12 806
I 0,16 883
I 0,20 909
I 0,22 915
L 0,23 __~ _ 9 __ 17_.......L-__
mm r - ~ -
--.-1-----1----+---
0,5
1,0
1,5
2.0
3,0
4,0
5,0
5,5
5,8
Fuente: De R. Gunn y G.D. Kinzer, The Terminal Velocity of
FalI of Water Droplets in Stagnant Air, J. Metero/.• vol. 6,
pp. 243-248. agosto de 1949. Usada con permiso de la Ameri-
can Meteorolog!cal Society.
Los cristales de hielo pueden llegar a la tierra, pero por lo general un número de ellos
chocan y se absorben para formar un conjunto y caer como copos de nieve. Las absorciones
son más efectivas cuando las temperaturas están cerca a las de congelamiento. La velocidad
de caída de la nieve y de los cristales de hielo por lo general nunca es mayor de 1 mis (3 ft/s),
dando de esta manera un tiempo considerable para crecimiento por difusión. A temperaturas
cercanas a las de congelamiento, se forma escarcha. Puesto que la escarcha favorece tanto la
absorción como la desigualdad en velocidades de caída, ésta aumenta la probabilidad de
colisión; es entonces cuando se pueden observar los mayores copos de nieve.
48 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Contenido máximo de agua líquida en las nubes Las velocidades de ascenso en el aire en
sistemas vigorosamente convectivos por lo general exceden las velocidades terminales (tabla
3.1) de las gotas más grandes. Las observaciones realizadas con radar han indicado tasas
ascensionales que llegan a 40 y SO m / s (90 a 110 mi /h) en los cúmulos nimbus. Las
observaciones realizadas desde aeroplanos indican un diámetro horizontal de aproximada-
mente 1,S km (S.OOO ft) para corrientes ascendentes en la célula de una tormenta, las cuales
por lo general tienen de 6 a 10 km (4 a 6 millas) de diámetro. Las corrientes descendentes
tienen aproximadamente el mismo tamaño que las corrientes ascendentes. Sin embargo, las
tasas ascensionales en las corrientes no son uniformes, y se pueden encontrar chorros de gran
velocidad verticales en las corrientes ascendentes con diámetros no mayores que unos pocos
cientos de metros.
Las corrientes ascendentes más fuertes impiden que aún las gotas más grandes caigan, y
llevan todos los elementos de la precipitación a las partes superiores de las nubes, produ-
ciendo una acumulación de agua líquida que excede la encontrada por lo general en los
elementos de la nube. La teoría y las observaciones por radar sugieren [5 ] que la altura de la
acumulación dependen de la velocidad de la corriente ascendente. Eventualmente, el agua
acumulada se precipita corno resultado de un debilitamiento dela corriente ascendente o por
un desplazamiento horizontal que la aleja de la corriente que la soporta hasta una más débil,
como sucede a menudo; o a una corriente descendente, que puede ser iniciada [6 ] debido a la
masa de agua acumulada. Cuando llega a una corriente descendente, el aguacero resultante
dura unos pocos minutos, y la lluvia puntual es por lo general menor de 100 mm (4 in). En una
tormenta pueden presentarse varios de estos aguaceros, a partir de un número de celdas, y una
lluvia puntual de una hora puede llegar a superar los 200 mm (8 in).
La máxima concentración de agua en un cúmulo congestus no precipitable puede ser
cercana a 4 g/ m", pero la media para las nubes puede ser de únicamente la mitad de este valor.
Los valores medios para las nubes como tales, aparentemente tienen poca significación en
relación con la precipitación natural. El máximo contenido de agua líquida en una nube no
precipitable por lo general varía desde 0,5 g/rn" en estratos delgados a 4 g/m" en cúmulos
muy anchos pero se han llegado a medir valores que sobrepasan los 30 g/ m" [7 J. Las nubes
que tienen concentraciones de 4 g/ m" o más, por lo general producen precipitación que llega a
la tierra. Las tasas de lluvia tienden a estar correlacionadas con el máximo contenido de agua
líquida. Para lluvias fuertes parece que la tasa de lluvia aumenta alrededor de 25 mm/h (1in I
h) por cada gramo por metro cúbico.
3·2 Formas de precipitación
Cualquier producto formado por la condensación del vapor de agua atmosférico en el aire
libre o la superficie de la tierra es un hidrometeoro. Puesto que los hidrólogos están
principalmente interesados en la precipitación, únicamente se definen acá aquellos hidrome-
teoros que caen. Dentro de los hidrometeoros no incluidos están la calina, la neblina, la nieve
arrastrada por el viento y el hielo.
La llovizna consiste de pequeñas gotas de agua. cuyo diámetro varía entre 0, 1 YO,S mm
(0,004 y 0,02 in), las cuales tienen velocidades de caída tan bajas que ocasionalmente parece
que estuviesen flotando. Por lo general, la llovizna cae de estratos bajos y muy rara vez
sobrepasa un valor de 1 mm/h (0,04 in/h).
La lluvia consiste de gotas de agua líquida en su mayoría con un diámetro mayor de 0,5
mm (0,02 in). En los Estados Unidos la lluvia se reporta en tres intensidades:
Ligera: Para tasas de caída hasta de 2,5 mm/h (0,10 in/h inclusive.
Moderada: Desde 2,5 hasta 7,6 mrn /h (0,10 a 0,30 in/h).
Fuerte: Por encima de 7,6 mrn/h (0,30 in/h).
,
PRECIPITACION 49
La escarcha es una capa de hielo, por lo general transparente y suave, pero que
usualmente contiene bolsas de aire, que se forma en superficies expuestas por el congela-
miento de agua superenfriada que se ha depositado en forma de lluvia o llovizna. Su gravedad
específica puede llegar a ser de 0,8 a 0,9. Existe otro tipo de escarcha, que es opaca, y que
consiste en depósitos granulares de hielo separados por aire atrapado y formado por el rápido
congelamiento de las gotas de agua que, superenfriadas, caen en los objetos expuestos. Su
gravedad específica puede llegar a tomar valores de 0,2 a 0,3.
La nieve está compuesta de cristales de hielo blancos o traslúcidos, principalmente de
forma compleja, combinados hexagonalmente y a menudo mezclados con cristales simples;
algunas veces los conglomerados forman los copos de nieve, que pueden llegar a tener
varios centímetros de diámetro. La densidad de la nieve fresca varía grandemente; por lo
general se requieren de 125 a 500 mm (5 a 20 in) de nieve para formar 25 mm (1 in) de agua
líquida. A menudo se supone que la densidad promedio (gravedad específica) es igual a 0.1.
Las bolitas de nieve, también llamadas granizo suave, consisten de partículas de
hielo redondeadas, blancas u opacas, con una estructura similar a la de los copos de nieve y de
2 a 5 mm de diámetro (0,1 a 0,2 in). Las bolitas de nieve son suaves y se desbaratan
fácilmente. Al golpear en superficies fuertes a menudo rebotan y se rompen en varios
pedazos.
El granizo es precipitación en forma de bolas o formas irregulares de hielo, que se
produce por nubes convectivas, la mayoría de ellas de tipo cúmulonimbus. Los granizos
pueden ser esféricos, cónicos o de forma irregular y su diámetro varía entre 5 a más de 125
mm (0,2 a más de5 in). Por lo general están compuestos de capas alternadas de escarcha y su
gravedad específica es aproximadamente 0,8. El mayor granizo que se ha encontrado en los
Estados Unidos cayó en Coffeyville, Ka., el3 de septiembre de 1970; medía 44 centímetros
(17,5 in) en la circunferencia y pesaba 766 gramos (1,67 libras).
Las bolas de hielo están compuestas de hielo transparente o traslúcido. Pueden ser
esféricas o irregulares, o algunas veces cónicas y por lo general tienen menos de 5 mm de
diámetro (0,2 in). Las bolitas de hielo por lo general rebotan cuando golpean en superficies
duras y producen gran ruido en el momento del impacto. Existen dos tipos diferentes de
precipitación, que se conocen en los Estados Unidos como cellisca y granizo pequeño y que
están incluidas en las bolitas de hielo:
La cellisca, o granos de hielo, es por lo general transparente, en forma de globos; son
granos sólidos de hielo formados por el congelamiento de gotas de agua, o el recongela-
miento de cristales de hielo que se han fundido, en gran parte, cuando pasan a través de
una capa de aire cuya temperatura está por debajo de la de congelamiento cercana a la
superficie de la tierra.
El granizo pequeño está compuesto por lo general de partículas traslúcidas de bolitas
de nieve envueltas en una capa muy delgada de hielo. La cubierta de hielo se puede
formar por absorción de las gotas de agua líquida sobre la bolita de nieve, o por fusión y
recongelamiento de la superficie de la bolita de nieve.
3-3 Tipos de Precipitación
La precipitación lleva a menudo el nombre del factor responsable del levantamiento del aire
que produce el enfriamiento en gran escala y necesario para que se produzcan cantidades
significativas de precipitación. Por lo tanto, la precipitación ciclónica resulta del levan-
tamiento del aire, que converge en un área de baja presión o ciclón. La precipitación ciclónica
puede subdividirse como frontal o no frontal. La precipitación frontal resulta del levanta-
miento de aire cálido a un lado de una superficie frontal sobre aire más denso y frío. La.
precipitación de frentes cálidos se forma cuando el aire avanza hacia arriba sobre una
50 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
masa de aire más frío. La tasa de ascenso es relativamente baja puesto que la pendiente
promedio de la superficie frontal es por lo general de 1/100 a 1/300. La precipitación puede
extenderse de 300 a 500 kilómetros (200 a 300 millas) por delante del frente y es por lo
general lluvia que varía entre ligera y moderada y continúa hasta que termina el paso del
frente. La precipitación de frentes fríos es de naturaleza corta y se forma cuando el aire
cálido es obligado a subir por una masa de aire frío que está avanzando y cuya cara delantera
es un frente frío.Los frentes fríos se mueven más rápidamente que los frentes cálidos, y sus
superficies frontales tienen pendientes que varían entre l/50 y 1/150, es decir, mucho más
pendientes. En consecuencia, el aire cálido se eleva mucho más rápidamente que por un
frente cálido y las tasas de precipitación son por lo general mucho mayores. Las cantidades
más grandes y las intensidades mayores ocurren cerca de los frentes de la superficie. La
precipitación no frontal es la precipitación que no tiene relación con los frentes.
La precipitación convectiva es causada por el ascenso de aire cálido más liviano que el
aire frío de los alrededores. Las diferencias en temperatura pueden ser el resultado de
calentamientos diferenciales en la superficie, de enfriamientos diferenciales en la parte
superior de la capa de aire o de ascensos mecánicos cuando el aire es forzado a pasar sobre una
masa de aire más fría y más densa, o sobre una barrera montañosa. La precipitación
convectiva es puntual, y su intensidad puede variar entre aquella correspondiente a lloviznas
ligeras y aguaceros. La precipitación orográfica resulta del ascenso mecánico sobre una
cadena de montañas. La influencia orográfica es tan marcada en terreno quebrado que los
patrones de las tormentas tienden a parecerse a aquellos de la precipitación media anual. En la
naturaleza, los efectos de estos varios tipos de enfriamiento a menudo están interrelaciona-
dos, y la precipitación resultante no puede identificarse como de un solo tipo.
3-4 Precipitación inducida artificialmente
La modificación del clima, a menudo llamada también control del tiempo, es el término
general que se utiliza para indicar los esfuerzos por alterar artificialmente los fenómenos
meteorológicos naturales de la atmósfera. Todos los intentos para aumentar o disminuir la
precipitación, eliminar el granizo y los rayos, mitigar los huracanes, disipar la niebla,
prevenir las heladas y alterar el balance de la radiación, etc., están incluidos bajo el término
modificación del clima. La modificación de las nubes o bombardeo de las nubes, es un
tipo de modificación del tiempo, y por lo general tiene como meta ya sea la disipación de las
nubes o la estimulación de la precipitación.
La demostración hecha en 1946 de que el dióxido de carbono sólido (hielo seco) puede
causar la precipitación en una nube* que contenga gotas de agua superenfriadas dio nuevo
ímpetu al bombardeo de nubes. Este descubrimiento dio estímulo para que pronto se
descubrieran otras sales, en particular el yoduro de plata, que también pueden inducir la
precipitación. Tanto el hielo seco como el yoduro de plata, los agentes más comúnmente
utilizados para el bombardeo, actúan como núcleos de congelamiento en nubes superenfria-
das. Para el bombardeo de nubes con hielo seco, se requiere enviar éste por medio de
avionetas, globos o cohetes. El yoduro de plata, que es mucho más efectivo cuando se
calienta hasta el punto de vaporización, puede ser enviado a la nube, bien sea por generadores
localizados en la tierra o en el aire, pero tiene la desventaja de que su efectividad se ve muy
reducida si se expone a la luz del sol; esta reducción se produce en el número de partículas
efectivas, aproximadamente 10 por cada hora de exposición. Sin embargo, los bajos costos
de operación de los generadores localizados en la tierra han hecho de este método el más
común para aumentar la precipitación.
* En 1930, August W. Veraart efectuó en Holanda experimentos con CO
2
, limitados e inconclusos.
PRECIPITACION 51
La temperatura límite para nucleación del yoduro de plata es de - 4°C (2S0F). Para nubes
cuya temperatura en la base sea mayor que la de congelamiento, existe una diferencia
marcada dependiendo de si el yoduro de plata se suelta desde generadores en la tierra o desde
el aire. En tales situaciones el yoduro de plata que se suelta desde la tierra puede embeberse en
las gotas de agua líquida y no ocurrirá cristalización hasta tanto la temperatura haya
disminuido, por ascenso convectivo, hasta - 10 a - ISoC(14 a SOF). Por lo tanto, a menos
de que exista un mecanismo convectivo de ascenso, que produzca el enfriamiento necesario,
la siembra realizada desde un generador en tierra no es efectiva. Por otro lado, el yoduro de
plata que se coloca en la nube a niveles donde la temperatura está entre - SOC (23°F) o
menos, producirá la cristalización inmediata de gotas de agua líquida puras, únicamente por
contacto.
La efectividad del bombardeo de nubes depende de muchos factores, tales como la altura
de la base y de la parte superior de la nube, la temperatura de las nubes, la diferencia entre la
densidad dentro de la nube y fuera de ella (flotación), la distribución de las corrientes
ascendentes, la cantidad y concentración del agua líquida en la nube, el número y distribución
de los núcleos naturales de congelamiento o condensación, el número de núcleos artificiales
añadidos y el lugar donde ellos se coloquen en la nube. Se están realizando pruebas para
verificar la efectividad del bombardeo de nubes en lugares donde se pueden observar los
resultados con redes relativamente densas de medición de precipitación y por radar. La
precipitación sobre el área sembrada, llamada área blanco, se compara, por lo general, con
la precipitación medida muy cuidadosamente en aquellas áreas cercanas, que no han sido
bombardeadas y que se conocen como áreas de control.
Existen dos métodos generales para la siembra de nubes. El método estático consiste
en la introducción de una cierta cantidad de núcleos artificiales de congelamiento, por
ejemplo un núcleo por cada litro (61 in 3) de aire de nube, para producir cristales de hielo, que
a través de difusión y crecimiento, eventualmente tomarán el tamaño de partículas precipita-
bles. El enfoque dinámico conlleva la siembra masiva de. por ejemplo, 100 a 1.000
núcleos por litro de aire en las nubes cúmulos que se van a estimular mediante la liberación
del calor de fusión, las fuerzas de flotación y las circulaciones necesarias para sostenerlos.
Con temperaturas y distribuciones de humedad favorables, el bombardeo masivo de cúmulos
superenfriados, cuyas partes superiores están a una altura inferior al nivel de ~ 40°C, pueden
levantar las partes superiores de las nubes de 3 a S km en unos pocos minutos, de tal manera
que se extiendan lo suficiente, por encima del nivel de - 400C, donde la cristalización es
natural y espontánea, aumentando de esta manera la precipitación natural.
El enfoque dinámico es particularmente útil en latitudes bajas, donde las partes superiores
de los cúmulos a menudo están por debajo del nivel de - 2SoC. Se han desarrollado modelos
[8] que pueden predecir el crecimiento de una nube después de haber sido bombardeada. La
diferencia entre el máximo predicho para la altura de la parte superior de la nube después de
sembrada y la altura real antes de sembrar, llamada capacidad de siembra, está altamente
correlacionada con el aumento de lluvia esperado por el bombardeo. Las disminuciones en
lluvia se asocian con capacidad de siembra inferiores a 0,8 km, pero se encuentran incremen-
tos apreciables [9] con capacidades de siembra que sobrepasan los 3 km. Las pruebas
realizadas sobre Florida, indican que las nubes, bombardeadas son por lo general mayores y
tienen una duración mayor que las nubes no sembradas y que pueden producir aproximada-
mente doble lluvia.
Las nubes del tipo estrato, ofrecen perspectivas muy pobres para siembras efectivas cuya
finalidad sea el aumento de la lluvia. El contenido de humedad es relativamente bajo y las
condiciones atmosféricas que rodean tales nubes son por lo general estables. Si la tempera-
tura de la nube está por debajo del límite inferior de nucleación del agente utilizado para la
siembra, ésta puede dar como resultado una turbulencia débil que distribuye los núcleos del
hielo de tal manera que la nube se disipa con muy poca o ninguna precipitación.
52 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Las nubes orográficas, por lo general, poseen contenidos de humedad más bajos que los
cúmulos de verano, pero tienen la ventaja de que su formación es continua siempre y cuando
haya aire húmedo que fluya hacia arriba. El bombardeo de nubes orográficas, en condiciones
favorables, ha sido bastante efectivo. Cuando las temperaturas en la parte superior de la nube
están entre - 12Y- 200C, el contenido de agua es relativamente alto y existen pocos núcleos
naturales de congelamiento (que son poco efectivos a estas temperaturas), la siembra puede
aumentar la caída de nieve por un factor de 2 a 3. Por otro lado, la nieve puede reducirse
apreciablemente si se bombardea la nube, cuando las temperaturas en la parte superior de ésta
son de - 24°Co menores. En algunos experimentos de siembra realizados en las montañas de
Colorado (1960-1965) la precipitación promedio diaria para 120 días de siembra fue de 6
a 11% mayor que para los 131 días en los cuales no se hizo siembra; pero hay una gran
probabilidad de que la diferencia se deba únicamente a factores de azar. Sin embargo, los
mismos experimentos indicaron un aumento estadísticamente significativo [10 Jcuando las
velocidades del viento al nivel de los 500 milibares estaban entre 22 y 28 mis. Experimentos
posteriores indicaron que el efecto dominante de la siembra de sistemas de nubes cálidas era
el aumento en el número de horas en las cuales caía nieve [11 J. Un beneficio menor es el
aumento en las tasas de precipitación durante las horas de caída de nieve natural.
Se ha informado que la siembra de. nubes orográficas sobre la hoya del río King en
California, durante un período de 10años (1955-1964) [12 J, ha producido un aumento de un
6% en la escorrentía, con aumentos para años individuales que varían desde el 2 al 68%.
Otros experimentos de siembra realizados sobre nubes orográficas reportan [13 Jque se ha
producido un aumento en la precipitación de más del 100 % para períodos individuales
cuando la siembra se realizó únicamente bajo las condiciones más favorables de temperatura
y viento.
Debido a los daños causados por las tormentas de granizo, se ha prestado mucha atención
al bombardeo de nubes para suprimir el granizo. La idea básica es introducir un gran número
de núcleos de congelamiento en la nube, de tal manera que únicamente se formen partículas
muy pequeñas de hielo. Puesto que las partículas de hielo compiten por las gotas superenfria-
das, mientras mayor sea el número de partículas, menor será el tamaño promedio de los
granizos. Tanto el yoduro de plata como el yoduro de plomo se han utilizado ampliamente
para la supresión del granizo. Es evidente que la efectividad de la siembra de una nube, en
cuanto a la supresión de granizo, depende de las características de la tormenta, del método y
de la tasa a la cual se realice la siembra en la nube. Los científicos soviéticos han reportado
gran efectividad en experimentos realizados con yoduro de plata y yoduro de plomo enviados
a nubes que tienen probabilidad de granizo, utilizando cañones y cohetes [14 J. Un resumen
[15 Jde los resultados de los diferentes proyectos en la supresión del granizo en las diferentes
partes del mundo durante 1953 y 1957 sugiere que las tasas de siembra menores de 1.000
g/h por tormenta pueden aumentar la caída de granizo, pero las tasas de siembra de 2.000 a
3.000 g/h por tormenta pueden reducir granizadas mayores.
La siembra con núcleos congelados no es efectiva en nubes cálidas, debido a la ausencia
de gotas superenfriadas. Las gotas de lluvia se pueden formar en tales nubes sólo mediante
choques y absorción, que no pueden producirse sino cuando algunas gotas de agua alcancen
un diámetro de aproximadamente 20 ¡Lm. Este crecimiento de las gotas de agua se puede
iniciar o estimular ya sea mediante la introducción en la nube de grandes núcleos de
condensación o gotas del tamaño necesario o mayor. Aparentemente han tenido algún éxito
los experimentos en que se utiliza cloruro de sodio y gotas de vapor de agua rociadas desde un
aeroplano, [16, 17]. Los mejores resultados de los pocos experimentos realizados se
obtuvieron cuando la siembra se hizo en la base de la nube.
Existe poca duda de que el bombardeo de nubes, en condiciones favorables, pueda
aumentar la precipitación de una nube. La efectividad de una siembra local en el aumento de
PRECIPITACION 53
la precipitación en grandes áreas es difícil de evaluar. Aunque la siembra masiva de nubes
cúmulos pueda producir una lluvia apreciable por nube, es importante conocer si esta lluvia
inducida artificialmente representa un aumento neto, uña disminución, o apenas una redistri-
bución de la lluvia sobre el área que cubre la nube. Está aún por determinar el efecto de las
siembras individuales de muchos cúmulos superenfriados sobre cientos de.kilórnetros cua-
drados.
Los esfuerzos realizados para sembrar nubes precipitables de sistemas de ciclones
extratropicales sobre terrenos planos o ligeramente quebrados, no han producido un aumento
estadísticamente significativo. Los procesos que producen una lluvia estable sobre grandes
áreas pueden ser tan eficaces que cualquier posible aumento debido a la siembra resultaría
muy pequeño [18].
La evaluación de la efectividad en la siembra de las nubes es muy difícil [19] puesto que,
debido a la gran variabilidad natural, los aumentos de un 10a un 20 por ciento son difíciles de
detectar. Al repasar los resultados de la siembra de nubes, se encuentra que hasta 1960 los
reportes sobre el tema eran conflictivos. Sin duda, algunas diferencias provienen de la
siembra indiscriminada de nubes sin tener en cuenta sus características y otras son el
resultado de controles poco adecuados para realizar una evaluación. También, algunos
reportes estaban probablemente inclinados en favor de los resultados positivos, puesto que
algunos de ellos pudieron haber estado más interesados en los aspectos monetarios que en los
científicos. Se ha eliminado una buena parte de la confusión debido a (1) aumento del
conocimiento de la física de las nubes, (2) controles estadísticos más severos y (3) más y
mejores observaciones realizadas con radar y redes de pluviómetros. Aún se desconocen los
efectos a largo plazo de la siembra prolongada sobre el clima, la hidrología, la ecología y la
economía de una región. Una discusión de estos efectos [20, ,21 Jy los problemas legales
[22 J que conlleva la siembra de nubes está fuera del alcance de este texto.
MEDICION DE LA PRECIPITACION
Se ha desarrollado una gran variedad de instrumentos y técnicas para obtener información de
las diferentes fases de la precipitación. Los instrumentos para medir la cantidad y la
intensidad de la precipitación son los más importantes. Los otros instrumentos incluyen
aparatos para medir el tamaño y la distribución de las gotas de agua y para establecer el
tiempo de comienzo y fin de la precipitación. Todas las formas de precipitación se miden
sobre la base de una columna vertical de agua que se acumularía sobre una superficie a nivel si
la precipitación permaneciese en el lugar donde cae. En el sistema métrico, la precipitación se
mide en milímetros y ·décimos de milímetro.
3-5 Medidores de precipitación. Pluviómetros
Cualquier recipiente abierto, cuyos lados sean verticales, puede utilizarse para medir la
lluvia; sin embargo, debido a los efectos del viento y el salpicado, las mediciones no son
comparables a menos que sean del mismo tamaño y forma [23, 24 J, y estén expuestos de un
modo similar. El pluviómetro estándar [25 J(fig. 3.1) del U.S. National Weather Service
tiene un colector con un diámetro de 20 cm (8 in). La lluvia pasa del colector a un tubo
cilíndrico medidor, que está situado dentro del recipiente de vertido. El tubo medidor tiene un
área transversal que es un décimo de aquella del colector, de tal manera que 1 mm de lluvia
llenará el tubo en 1,0 cm. Con una regla graduada en milímetros, es posible estimar la lluvia
con una precisión de 0, 1 mm. Tanto el colector como el tubo se retiran del recipiente externo
o de vertido cuando se espera nieve y después de que ésta se ha fundido, se vierte en el tubo
medidor y allí se mide.
Los tres tipos más importantes de pluviógrafo son el de cubeta basculante, el de balanza y
54 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Soporte
Recipiente de vertido
Tubo
medidor
A
Colector
o
receptor
FIGURA 3·1
Pluviómetro estándar de 20 cm (8 in). ( U.S. National Weather Service.)
el de flotador. En el de cubeta basculante, (fig. 3-2) el agua que cae en el colector se dirige
a un compartimiento en donde hay dos cubetas: cuando cae O, l mm de lluvia se llena una de
las cubetas produciéndose un desequilibrio que hace que la cubeta se voltee, vertiendo su
contenido en una vasija y moviendo el segundo compartimiento al lugar correspondiente.
Cuando la cubeta se voltea actúa un circuito eléctrico, haciendo que una pluma produzca una
marca sobre un papel colocado en un tambor giratorio. Este tipo de medidor no es adecuado
para medir nieve sin calentar el colector.
El pluviágrafo de balanza (fig. 3-3), pesa el agua o la nieve que cae en una cubeta
situada sobre una plataforma con resorte o báscula. El aumento en peso se registra en una
carta. El registro muestra valores acumulados de precipitación.
Existen diferentes tipos de pluviografos def7otador. En la mayoría de ellos, el ascenso
de un flotador, producido por un aumento en la lluvia, se registra en una carta. Algunos
pluviógrafos de este tipo deben desocuparse manualmente, pero otros lo hacen automática-
mente utilizando sifones auto-cebantes. En la mayoría de los pluviógrafos, el flotador se
coloca en el recipiente, pero en algunos, el recipiente descansa en aceite o mercurio y el
flotador mide el ascenso del aceite o mercurio desplazado por el aumento en peso del
recipiente a medida que la lluvia se va acumulando. Los flotadores pueden dañarse si la lluvia
atrapada se congela.
La mayoría de los pluviógrafos hacen sus registros con una pluma sobre una carta. El
pluviágrafo de cinta perfora la cantidad de precipitación acumulada en una cinta utilizando
un código digital, que es suceptible de tratamiento electrónico para la evaluación del registro.
En regiones apartadas, en donde el servicio frecuente es complicado, se utilizan totali-
zadores (pluviómetros de almacenamiento). Los totalizadores de balanza pueden operar por
1 ó 2 meses consecutivos; existen algunos pluviómetros totalizadores diseñados para operar
PRECIPITAClüN 55
FIGURA 3-2
Pluviógrafo de cubeta basculante. t Belfort Instrument Ca.)
durante una estación completa sin atención. Los totalizadores localizados en zonas con gran
cantidad de nieve, deben estar dotados de colectores cuya forma sea un cono truncado
invertido, para evitar que la nieve húmeda se adhiera a las paredes interiores y tapone de esta
manera el orificio. Este debe localizarse por encima de la máxima altura de nieve esperada
(fig. 3-4). Los totalizadores a menudo se cargan con cloruro de calcio u otra solución
anticongelante para licuar la nieve y evitar daños al medidor. Las mediciones parciales se
hacen con una regla graduada o una cinta, en tanto que las cargas iniciales y finales se miden
generalmente mediante básculas. Las pérdidas por evaporación se eliminan prácticamente
utilizando una película de aceite [26 ]. Las mediciones de precipitación están sujetas a
diferentes errores, que son individualmente pequeños, pero que tienen una tendencia general
a producir mediciones erradas por defecto. Con excepción de los errores cometidos al medir
con la regla graduada, los errores en las observaciones son pequeños pero acumulativos; por
ejemplo, cuando se desprecian cantidades pequeñas, o cuando la inmersión prolongada de la
regla puede dar como resultado que el agua se deslice hacia arriba sobre ésta. Los errores en
los instrumentos pueden ser grandes y también son acumulativos. El agua desplazada por la
regla aumenta la lectura aproximadamente en un uno por ciento. Los errores en la lectura de la
escala pueden ser grandes pero son por lo general aleatorios y tienden a compensarse. Las
abolladuras en el borde del colector pueden modificar el área de recepción. Se ha estimado
que se necesitan 0,25 mm de lluvia para humedecer un pluviómetro que esté seco. Esta
pérdida puede llegar a ser de 25 mm/año (1 in/año) en algunas regiones. Se puede presentar
otra pérdida, si la lluvia salpica hacia afuera del colector.
En lluvias cuya intensidad sea de 125 a 150 mm/h (5 a 6 in/h), las cubetas del pluviógrafo
de cubeta se voltean cada 6 ó 7 s. Se requiere de 0,3 ~ para que se complete la operación de
56 HIDROLOGIAPARA INGENIEROS
FIGURA 3-3
Pluviógrafo de pesada. tBelfort Instrument Co.)
intercambio, tiempo en el cual el agua cae en un compartimiento que ya está lleno. La tasa
registrada puede ser 5 por ciento más baja [27]. Sin embargo, toda el agua que cae en el
recipiente se mide por aparte y la diferencia se pondera en el período de intensidad excesiva.
Los efectos de la fricción en los pluviógrafos de balanza y en las guías de los de flotador, o
en los mecanismos de la pluma del registrador, pueden producir indicaciones inexactas de las
tasas de lluvia. En los pluviógrafos de flotador auto-cebantes, la operación del sifón toma
algunos segundos, y la lluvia que cae en el receptor durante ese período se registra de manera
inexacta. Otra fuente de error es que la cantidad de lluvia vertida por el sifón en cada ciclo no
es la misma.
De todos los errores, el más serio es el producido por el viento. La aceleración vertical del
aire, al ser forzado hacia arriba sobre el pluviómetro, le transmite una aceleración hacia arriba
a las gotas que están por entrar al pluviómetro y se produce una recogida deficiente. La
deficiencia es mayor para las gotas más pequeñas, y por lo tanto es mayor para la lluvia ligera
que para la fuerte. Esta deficiencia es aún mayor para la nieve y aún más grande para la nieve
"seca" que para la nieve "húmeda"; de aquí que esté relacionada inversamente con la
temperatura [28]. Es dificil una evaluación confiable de los errores producidos por el viento
debido a los problemas que conlleva determinar la verdadera cantidad de precipitación que
llega a la tierra. Los intentos para evaluar los errores debidos al viento han consistido en
PRECIPITACION 57
FIGURA 3·4
Pluviómetro totalizador sobre una torre y con protector Alter. (U.S. National Weather Service.)
comparar las mediciones del pluviómetro con cambios en peso detectados en lisímetros
cercanos; o con cambios en el nivel de los lagos; o simplemente comparando las mediciones
de pluviómetros sin proteger y protegidos. La fig. 3-5 muestra las deficiencias promedio en
mediciones de nieve y lluvia. La curva que se muestra para la lluvia es en realidad un
Gl
O
'5
c:
10 Gl
E
8.
20
c:
e
ai
30
"C
!
al
40
<.l
"C
al
"C
50
E
B
60
.!!!
c:
Gl
70
. ~
c:
80
Gl

O
'i
O
o
2 4 6 8 10 12 14 16
1,8 3,6 5,4 7,2
Velocidad del viento en el orificio superior
18 20 mph
8,9 mps
FIGURA 3-5
Efecto de la velocidad del viento en la cantidad de precipitación captada. ( Tomado de L. W. Larson y
E.L. Peck, Accuracy ofPrecipitation Measurements for Hydrologic Modeling, U.S. National
Weather Service, en prensa.)
(3-1)
58 HIDROLOGIAPARA INGENIEROS
promedio de curvas separadas para pluviómetros sin proteger y protegidos, que presentaron
una dispersión de apenas el 3por ciento a 4,5 mis (10 mi/h) y de 5 por ciento a 8,9 mis (20 mi/
h), yen las cuales la mayor deficiencia se presentó en el pluviómetro sin protección.
Se han utilizado diferentes tipos de protección [29 J, pero el parabrisas de Alter (fig. 3-4)
se ha adoptado como estándar en los Estados Unidos. Por su construcción abierta existe
menos oportunidad que en los de tipo compacto de ser obstruido por la nieve, y su diseño
flexible permite que el viento ayude a mantener el parabrisas libre de depósitos de nieve. Los
parabrisas artificiales no pueden corregir los efectos inherentes a una deficiente colocación en
los pluviómetros. También, a mayor altura sobre el piso, mayor es el error por el viento. Se
deben evitar las instalaciones en los tejados y laderas con mucho viento. El mejor lugar será
aquel donde haya una superficie a nivel rodeada con arbustos o árboles que sirvan de
protectores contra el viento, siempre y cuando éstos no estén cerca al pluviómetro y lo
obstruyan [30,31]. Los árboles u otros obstáculos que se utilicen como parabrisas, deberán
subtender ángulos de 20 a 300desde el orificio del pluviómetro, sin sobrepasar en caso alguno
los 45° y deben rodear al pluviómetro de tal modo que ofrezcan protección desde todas las
direcciones. Un sitio ideal sería un claro en un bosque de coníferas.
Se han realizado diferentes esfuerzos para estimar la verdadera precipitación a partir de
mediciones con pluviómetro. Uno de ellos está basado en la premisa de que existe una
relación entre la razón de lo captado por un pluviómetro sin protección P
UG
a la precipita-
ción real P
A
y la razón de lo captado por un pluviómetro sin protección PUG' a lo captado
por un pluviómetro protegido PG s- o
1
PUG - b 1 P
UG
n-- - n--
P
A
P
SG
donde b es un coeficiente de calibración que depende del tipo de pluviómetro. El modelo
[32 J, es presumiblemente independiente del viento y del tipo de precipitación.
Cuando la lluvia cae verticalmente, un pluviómetro inclinado 100 de la vertical recibirá
un 1,5 por ciento menos que lo que debiera. Si un pluviómetro, localizado sobre una
superficie a nivel, se inclina ligeramente en la dirección del viento, captará más que la
cantidad verdadera. Algunos investigadores [33, 35 Jcreen que los pluviómetros se deben
colocar perpendicularmente a las laderas. Sin embargo, el área de una hoya es su proyección
en el plano horizontal y las mediciones de pluviómetros inclinados deberán reducirse,
multiplicándolas por el coseno del ángulo de la inclinación. Si se considera la variabilidad
que hay en la pendiente y la dirección del viento, es virtualmente imposible el instalar una red
de pluviómetros inclinados para propósitos generales. Prácticamente hablando, no se han
diseñado pluviómetros que den resultados confiables en pendientes fuertes con grandes
vientos y, en general, se deben evitar tales sitios.
3-6 Red de pluviómetros
Los usos para los cuales se presume se puede utilizar la información sobre la precipitación,
deberían determinar la densidad de la red. Una red de estaciones relativamente dispersa
debería bastar para el estudio de grandes tormentas, o para determinar promedios de grandes
áreas planas. Se necesita una red bastante densa para determinar el patrón de lluvia de un
aguacero. La probabilidad de que el centro de una tormenta quede registrado por un
pluviómetro varía con la densidad de la red (fig. 3-6). Las redes deben ser planeadas de tal
manera que se obtenga un cuadro representativo de la distribución espacial de la precipita-
ción. No debe haber concentración de pluviómetros en las áreas con mucha lluvia a costa de
una densidad baja en áreas relativamente secas, o viceversa. Desafortunadamente, el costo de
instalación y mantenimiento de una red y la accesibilidad al sitio del pluviómetro por un
observador son siempre consideraciones importantes. La red de servicio meteorológico de
los Estados Unidos consiste de aproximadamente 3.500 pluviógrafos y 11.000 pluviómetros
)
.J
. ~ j
.....
22 PLUVIOMETROS
1 pluviómetro por 375 millas cuadradas
PRECIPITACION 59
....
449 PLUVIOMETROS
1 pluviómetro por 18 millas cuadradas
FIGURA 3-6
Mapas de isoyetas para la tormenta del 3 de agosto de 1939 en la hoya Muskingum, Ohio, mostrando el efecto de la
densidad de la red en el patrón de la tormenta. (U.S. National Weather Service.v
de diferentes tipos, en cerca de 13.000 estaciones, o sea una estación por cada 600 km
2
(230
mi").
Se ha investigado el error cometido al estimar los promedios de lluvia tomando diferentes
densidades de redes [36]. La fig. 3-7, basada en un análisis de una tormenta en la hoya
Muskingum [37] enOhio, muestra el error estándar entre los promedios de lluvia como una
función de la densidad de la red y del área. En general, los errores de muestreo, en función de
la profundidad pluviómetrica, tienden a aumentar cuando se incrementa la precipitación
media en el área y a disminuir cuando aumentan la densidad en la red, la duración de la
precipitación y el tamaño del área. Por lo tanto, una red en particular produciría errores
promedio mucho más grandes para tormentas que para precipitaciones mensuales o estacio-
nales. Los errores promedio también tienden a ser mayores en el verano que en el invierno,
debido a una mayor variación espacial de las lluvias de verano. Si se desea mantener grados
de exactitud equivalentes, las tormentas de verano pueden requerir de una red cuya densidad
sea de 2 a 3 veces la necesaria para las tormentas de invierno.
Las siguientes densidades mínimas para redes de precipitación, se recomiendan [38]
para propósitos hidrometeorológicos generales:
1 Para regiones planas en zonas tropicales, mediterráneas o templadas, 600 a 900 km
2
(230 a 530 mi") por estación.
2 Para regiones montañosas en zonas tropicales mediterráneas o templadas, 100 a 250
km
2
(40 a 100 mi") por estación.
3 Para islas montañosas pequeñas con ,precipitación irregular, 25 km
2
(lO mi") por
. estación.
4 Para zonas áridas y zonas polares, 1.500 a 10.000 km
2
(600 a 4.000 mi
2
) por
estación.
La información sobre la diferencia entre la precipitación calculada y la verdadera es de
interés climatológico, pero no responde a la siguiente pregunta hidrológica: ¿Qué error
60 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
resulta en la estimación de caudales debido a la medición imperfecta de la precipitación? La
respuesta depende de las características climáticas de la precipitación en el área (entre las
cuales se incluyen los efectos de la topografía de la hoya), las características hidrológicas de
la hoya, las características del caudal que está siendo estimado y posiblemente el método
utilizado para estimar la escorrentía.
Area per gage, 100 km
2
4 5 6 8 10 12 16 20 24
2 J 4 5 6 7 8 910
Areapor pluviómetro 100 mi
2
FIGURA 3-7
Error estándar de la precipitación promedio como una función de la densidad de la red y el área en la
hoya de Muskingum. (U.S. National Weater Service.¡
Si se utiliza una sola estación de medición como índice de la precipitación en la hoya, y
los patrones de la tormenta están distribuidos aleatoriamente sobre la hoya, la precipitación
observada tendrá una varianza mayor que la de la precipitación verdadera; es decir, el
pluviómetro en algunas ocasiones puede registrar cantidades mucho mayores o mucho
menores que el promedio de la hoya. La escorrentía estimada a partir de este índice mostrará
una varianza mayor que el caudal observado. Por otro lado, en un período de tiempo lo
suficientemente grande, el pluviómetro debe indicar una precipitación promedio que sea
cercana a la de la hoya y por lo tanto el caudal medio estimado debe ser razonablemente
exacto.
Aunque no se ha hecho suficiente investigación para generalizar los resultados, el
problema de la densidad de la red mínima para medición de la precipitación se ha investigado
con diferentes propósitos. Eagleson [39 J, por ejemplo, encontró que dos pluviómetros
localizados convenientemente pueden servir para una determinación de una precipitación
promedio de la hoya. Johanson [40 Jexploró los errores que se cometían al simular caudales
utilizando una red de precipitación densa en la parte central de Illinois y encontró que el
número de pluviómetros es más importante que la densidad. La fig. 3-8 indica la calibración y
los errores de dispersión que pueden esperarse cuando se utilizan los métodos de simulación
(Cap. 10) para estimar el caudal anual. En la parte de calibración, se trata de hacer coincidir
cada evento del registro histórico con un evento del registro simulado. El error de calibración
es la relación (porcentaje) entre el error estándar de los valores estimados y la desviación
estándar de los flujos observados. Cuando se utiliza la simulación para estimar flujos para
diseño o planeamiento, es de principal importancia reproducir con exactitud la media y la
PRECIPITACION 61
dispersión de la serie de flujo. El error de dispersión se expresa como un porcentaje del
coeficiente de variación del registro histórico. La fig. 3-8 muestra que el error de calibración
es el más grande, y que ninguno de los errores está relacionado muy estrechamente con la
densidad de la red.
16
--Calibración
----- Dispersión
4 2
2
5
20
.} 10
I
4O,---r--r--r-,-.....---.-,---,---¡---r-.---r--r-,--..,--,
30
FIGURA 3·8
Error en la simulación del volumen anual de escorrentía debido a mediciones imperfectas de precipita-
ción. [Adaptado de (40).]
La fig. 3-9 presenta información similar para la simulación de escorrentía directa para las
condiciones de tormentas de verano. Los errores son mayores, pero muestran una tendencia
similar. La información de Johanson no permite extender este caso a áreas mayores; su
período de muestreo fue demasiado corto para obtener resultados concluyentes para descar-
gas picos, pero la evidencia indica, como era de esperarse, que los errores son algo mayores
que para la escorrentía directa.
FIGURA 3·'
Error en la simulación de escorrentía directa de-
bido a mediciones imperfectas de precipitación.
[Adaptado de (40).] [los mismos textos de la fig.
3-8 ].
40
30
20
Ql
'¡¡r
i
10
~
g
5
w
2
1
O
-- CaHbraclón
- - - - Dispersión
8
Númerode pluviómetros
10
62 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
3·7 Medición de la precipitación utilizando radar
Un radar transmite un pulso de energía electromagnética como un rayo en una dirección
predeterminada por una antena móvil. El ancho y la forma del rayo se determinan por el
tamaño y la configuración de la antena. La onda irradiada, que viaja a la velocidad de la luz,
se refleja parcialmente por las nubes y por las partículas de precipitación y regresa al radar,
donde es recibida por la misma antena.
La energía retornada al radar se llama señal del blanco, la cantidad se denomina
potencia de retorno y su aparición en la pantalla del radar se llama eco. El brillo de un eco
o la intensidad de éste', es una indicación de la magnitud de la potencia de retorno, que a su
vez es una medida de la reflectividad de radar de los hidrometeoros. La reflectividad de un
grupo de hidrometeoros depende de factores tales como (1) la distribución y el tamaño de las
gotas, (2) el número de partículas por unidad de volumen, (3) el estado físico, es decir, sólido
o líquido, (4) la forma de los elementos individuales, y (5) el aspecto asimétrico de los
elementos con respecto al radar. Por lo general, mientras más intensa sea la precipitación,
mayor será la reflectividad.
El intervalo del tiempo entre la emisión del pulso y su aparición en la pantalla del radar es
una medida de la distancia, o rango, del blanco desde el radar. La dirección del blanco
desde el radar se determina por la orientación de la antena en el momento en que se registra la
señal del primero. Tanto el rango Comola dirección se muestran en sus propias perspectivas
mediante la localización de los ecos en las pantallas del radar. La extensión espacial de la
tormenta se puede obtener mediante rotación de la antena. Moviendo la antena en un plano
vertical, se obtiene información tanto de la estructura como de la altura de la precipitación.
La pérdida de energía del radar, debido a su paso a través de la precipitación, se llama
atenuación. Parte de esta pérdida resulta por difracción y parte por absorción. Mientras
mayor sea la relación entre el diámetro de la lluvia o la nieve y la longitud de onda, mayor será
la atenuación. Para una partícula de un diámetro determinado, mientras menor sea la longitud
de onda, mayor será la atenuación. Por lo tanto, para longitudes de onda corta, la energía total
puede verse grandemente disminuida, o disipada en su totalidad, por una penetración
relativamente corta en una tormenta. Aún la más mínima precipitación atenuará mucho la
energía del radar para longitudes de onda menores de 1 centímetro. Se considera que las..
longitudes de onda menores de 5 cm [41] no son utilizables para medir la precipitación. Sin
embargo, estas longitudes de onda, tan cortas, son de mucha utilidad para definir lluvias muy
ligeras en distancias cortas, lloviznas y formaciones de nubes. En general se recomiendan
longitudes de onda de 10 cm o más para mediciones de precipitación.
La potencia promedio de retorno, Pr, es una medida de la reflectividad de radar de
todas las partículas en un rango r que interceptan el rayo emitido, o
r, = e ¿d
6
(3-2)
,.2
donde e depende de la longitud de onda, forma y ancho del rayo, longitud de pulso, potencia
transmitida, ganancia en la antena y de los índices de refractividad del blanco; y d es el
diámetro de las partículas individuales.
Se han hecho numerosos estudios para relacionar la distribución del tamaño de las gotas
de lluvia con la intensidad de la misma; y la medición de precipitación con radar está basada
en relaciones empíricas entre I d", que se representa generalmente por Z, y la tasa de
precipitación R, en la forma:
Z = aR
b
(3-3)
Los valores de a y b se pueden obtener mediante mediciones directas de la distribución y el
tamaño de las gotas, o la comparación de las mediciones con radar y con pluviómetro.
PRECIPITACION 63
El obstáculo más grande para una determinación exacta de la relación Z-R se produce
debido al hecho de que el radar mide la precipitación en la atmósfera, mientras que los
pluviómetros la miden en la tierra. Para evitar interferencias de las colinas, árboles, edificios,
etc, el rayo del radar se dirige hacia arriba a un ángulo de 0,5 a l° por encima de la horizontal,
aumentando así la altura del rayo con la distancia. La magnitud de las discrepancias entre las
mediciones con pluviómetro y radar varía con el ángulo del rayo, el ancho del mismo y el
rango. Otro factor que produce error es la evaporación de la precipitación antes de llegar a la
tierra, y sucede con bastante frecuencia en regiones áridas. También, los vientos fuertes
pueden arrastrar la precipitación alejándola de la parte inferior de la nube que produjo la
lluvia. Las formas de precipitación sólida también afectan la reflectividad del radar, espe-
cialmente si están cubiertas de agua líquida, lo mismo que las discontinuidades en la
distribución vertical de la precipitación y por lo tanto son también fuentes de error.
Si Z está en mm
6/m3
y Restá en mm/h se ha encontrado que los valores de a y b varían
entre 15 y 1.100 Yentre 1,2 y 3,2, respectivamente, para lluvia. Si bien los errores en la
determinación de la relación son sin duda alguna responsables parcialmente de esta gran
variación en los valores de a y b, las diferencias en clima y los tipos de tormenta son
también factores aparentemente importantes [42]. Se han llevado a cabo algunas pruebas con
precipitación en la nube, más que con precipitación en la tierra. Por lo general se cree que
unos valores de 200 y 1,6 para a y b, respectivamente, producen, en promedio, los
resultados más confiables, y una relación Z-R que utilice estos valores se toma usualmente
como estándar. También es bien conocida la llamada relación de Miami , que utiliza
valores de a y b de 300 y 1,4 respectivamente. Se han realizado muy pocos estudios de la
relación Z-R para precipitación sólida pero parece que valores de 2.000 y 2 para a y b,
respectivamente, son aplicables para copos de nieve [43 ].
Los hidrólogos, a menudo, están más interesados en el volumen de la precipitación que en
las tasas instantáneas, y se han dedicado con gran esfuerzo al desarrollo de procedimientos
para integrar intensidades indicadas por el radar con respecto al tiempo y al área. El primer
método desarrollado [44 ], utilizaba una cámara para tomar una exposición continua de la
pantalla del radar durante un período específico. Con un medidor de densidad de fotografía,
se registraba la intensidad de la imagen del eco, o densidad del filme de la película a partir de
los negativos. La densidad se relacionaba con mediciones de pluviómetros y se dibujaban
curvas mostrando la relación entre la cantidad de lluvia y la densidad de la película y el rango.
La relación permite una estimación cruda de las cantidades sobre áreas sin mediciones. Este
método fotográfico, sin embargo, es lento y difícil de estandarizar y está volviéndose
obsoleto.
En un método desarrollado en la mitad de la década del 60 un equipo especial mide
automática y electrónicamente la potencia de retomo para áreas incrementales dentro del rayo
y las convierte en tasas equivalentes de lluvia, que a su vez se integran con respecto al tiempo.
Los totales para cualquier duración se muestran en una malla producida por el computador,
en la cual se pueden dibujar las isoyetas, o líneas de igual precipitación, en base a las
mediciones de radar y a las de pluviómetros.
Debido a diferentes factores que afectan la potencia de retomo, la exactitud de la
medición de precipitación por medio del radar varía con la duración, área, tipo de tormenta y
rango. Un gran número de comparaciones sugiere que las mediciones de lluvia con radar
están dentro de 0,5 a 2 veces las mediciones con pluviómetro en un rango de 60 millas
naúticas (110 km), con desviaciones mayores para distancias más grandes. La extensión
espacial de la precipitación se puede definir confiablemente con el radar para rangos de hasta
aproximadamente 125 millas naúticas (230 km). Puesto que, como resultado de un muestreo
inadecuado; las mediciones con redes ordinarias de pluviómetros pueden dar un error
apreciable (fig. 3.7), y puesto que el radar puede detectar y estimar la precipitación entre
pluviómetros en una red de densidad ordinaria, el uso conjunto del radar y la red de
64 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
pluviómetros debe suministrar mediciones más exactas que las que se pueden obtener usando
uno de los dos métodos únicamente [45].
3-8 Estimación de la precipitación utilizando satélites
Los estudios de balance hídrico en una escala global requieren de información sobre
precipitación en áreas donde las redes de pluviómetros son inadecuadas o inexistentes, como
por ejemplo los océanos. Se ha sugerido [46] que la información obtenida de satélites
meteorológicos puede ser utilizada para estimar cantidades de lluvia para períodos de un mes
o mayores. El problema principal es que los satélites no pueden medir las lluvias directa-
mente y su cuantificación requiere la evaluación de un coeficiente de precipitación en base a
la cantidad y el tipo de nubosidad, la probabilidad de lluvia y la probabilidad de intensidad de
lluvia asociada con cada tipode nube. Estos factores están basados necesariamente en datos
tomados sobre la superficie de la tierra y la aceptabilidad de este enfoque como tal para
procesos de precipitación sobre el mar depende de que aquellos se parezcan a los de la tierra.
Se han realizado diferentes esfuerzos para estimar la precipitación para duraciones tanto
cortas corno largas, relacionando o calibrando las fotografías de los satélites con mediciones
de radar, de tal modo que la relación o calibración se pueda aplicar posteriormente a las
fotografías de satélites en regiones remotas para estimar la intensidad de la precipitación, su
frecuencia y su cobertura. Se puede decir, en general que tales esfuerzos han sido infructuo-
sos hasta 1974. Uno de los problemas mayores, es que las fotografías de satélites a menudo
no revelan las nubes que producen precipitación, debido a que éstas están cubiertas por otras
capas de nubes. Los desarrollos futuros en la instrumentación y las técnicas, pueden llevar
eventualmente a obtener estimativos razonables de precipitación utilizando los satélites. Los
radiómetros de microondas colocados en los satélites, que se pueden utilizar para calcular el
contenido de agua líquida de las nubes, pueden ser una respuesta a la medición de la
precipitación desde el espacio [47].
INTERPRETACION DE LOS DATOS DE PRECIPITACION
Para evitar conclusiones erróneas, es importante dar la interpretación adecuada a la informa-
ción sobre precipitación, que a menudo no puede ser aceptada sin mayor recelo. Por ejemplo,
la precipitación media anual para una estación puede tener poco valor significativo si el
pluviómetro se ha cambiado de localización durante el período para el cual el promedio está
siendo calculado. También, existen muchos métodos para calcular la precipitación promedio
sobre un área, y cada uno de ellos puede producir una respuesta diferente.
3-9 Estimación de datos faltantes de precipitación
Muchas estaciones de precipitación tienen períodos faltantes en sus registros, debido a que el
observador se ausenta, o a fallas instrumentales. A menudo es necesario estimar algunos de
estos valores faltantes.En el procedimiento [48] utilizado por el U.S. Weather Bureau, las
cantidades de precipitación. se estiman a partir de las observaciones realizadas en tres
estaciones cercanas, espaciadas en lo posible, y situadas uniformemente alrededor de la
estación cuyo registro no existe. Si la precipitación normal anual de cada una de las
estaciones índice está dentro de un 10% de la estación para la cual el registro no existe, un
promedio aritmético simple de la precipitación en las estaciones índice da un estimativo
adecuado.
Si la precipitación normal anual en cualquiera de las estaciones índice difiere de aquella
de la estación en cuestión en más de un 10%, es preferible utilizar el método de la razón
normal; en este método, las cantidades de las estaciones índice son ponderadas mediante las
PRECIPITACION 65
relaciones entre los valores de precipitación normal anual. Es decir, la precipitación PJ: en la
estación X será igual a:
r, = ! (N
x
P
A
+ N
x
P
B
+ N
x
Pe) (3-4)
3 NA N
B
N
e
donde N es la precipitación normal anual.
Otro método, utilizado por el U.S. National Weather Service [48] para predicción en
ríos, estima la precipitación en un punto como un promedio ponderado de otras cuatro
estaciones, cada una de ellas localizada en un cuadrante delineado por las líneas norte-sur y
este-oeste que pasan a través del punto en cuestión. Cada estación es la más cercana en su
cuadrante al punto para el cual la precipitación está siendo estimada. El peso aplicable a cada
estación es igual al recíproco del cuadrado de la distancia entre ese punto y la estación.
Multiplicando la precipitación de la tormenta (o de cualquier otro período) en cada estación
por su factor de ponderación, sumando las cuatro cantidades pesadas y dividiendo por la
suma de los pesos, se obtiene la precipitación estimada para el punto. Si uno o más cuadrantes
no contienen estaciones de precipitación, como puede ser el caso para un punto en un área
costera, entonces el estimativo se hace utilizando los otros cuadrantes.
El método se puede utilizar para estimar la precipitación en una estación de una red
regular que dejó de funcionar, o para otros puntos de una red sobre una hoya u otras áreas, de
tal modo que sea posible realizar estudios de área-profundidad. El uso de la red también hace
posible graficar las isoyetas utilizando máquinas o la estimación directa del promedio sobre la
hoya mediante un promedio aritmético de precipitación calculado para los puntos de la red
que están dentro de la hoya. Una desventaja del método es que éste nunca puede dar un
estimativo puntual mayor que la máxima cantidad observada o menor que la mínima. En
regiones montañosas los valores de precipitación deben, por lo tanto, expresarse como un
porcentaje de la normal, en forma similar a la expresión de la eco (3-4).
3-10 Análisis de doble masa
Los cambios en la localización de un pluviómetro, exposición, instnimentación, o procedi-
miento observacional, pueden conllevar un cambio relativo en la cantidad captada por el
pluviómetro. Frecuentemente estos cambios no son claros en los registros publicados. Hoy
día el U. S. Environmental Data Service requiere que la estación sea identificada nuevamente
cuando el pluviómetro se ha cambiado 8 km (5 mi) en distancia y/o 30 m (100 pies) en
elevación.
El análisis de doble masa [50 ] verifica la consistencia del registro en una estación,
comparando la precipitación acumulada bien sea anual o estacional, con valores concurren-
tes, acumulados, de precipitación media para un grupo de estaciones localizadas en los
alrededores. En la fig. 3-10, por ejemplo, se muestra un cambio de pendiente alrededor de
1961, lo cual indica un cambio en el régimen de precipitación en Dillon, Colorado. Un
cambio debido únicamente a causas meteorológicas, no produciría un cambio de pendiente,
puesto que todas las estaciones utilizadas para la comparación serían afectadas similarmente.
La historia de la estación de Dillon muestra un cambio de localización en junio de 1961. Para
hacer el registro anterior a 1961 comparable con el de la localización más reciente, es
necesario realizar un ajuste en base a la relación de las pendientes de los dos segmentos de la
curva de doble masa (0,74/1,19). Es necesario también verificar la consistencia del registro
para cada una de las estaciones base, y aquellas que muestren registros inconsistentes deben
desecharse antes de que las otras estaciones se verifiquen o ajusten.
Se debe ejercer un cuidado considerable al aplicar la técnica de doble masa. Los puntos en
el gráfico se desvían alrededor de la línea media, y los cambios en pendiente deben ser
aceptados únicamente cuando son marcados o están sostenidos por alguna otra evidencia. El
análisis de doble masa se puede realizar en el computador [51].
66 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
3-11 Precipitación promedio sobre un área
En muchos tipos de problemas hidrológicos es necesario determinar la precipitación prome-
dio sobre un área específica, para una tormenta específica o para un período de tiempo dado
(por ejemplo en base anual). El método más simple de obtener la precipitación promedio es
hacer un promedio aritmético de las cantidades medidas en el área. Este método da unos
buenos estimativos en áreas planas si los pluviómetros están distribuidos uniformemente y el
valor captado por cada uno de los pluviómetros no varía mucho a partir de la media. Estas
limitaciones se pueden prever si las influencias topográficas y la representatividad del área se
consideran en la selección delos sitios en los cuales se van a emplazar los pluviómetros [52].
l200
E
1O00 u
~
~
::J
t>
.2
o
800
'C
~ -i
IV
~
-o
600 .!!
::J
s
E
::J
15
18
c:
400
:2
. ~
c.
. ~
200
o..
200 400 600 800 1.000 l200
Precipitación acumulada octubre-abril, cm
media de 10 estaciones
FIGURA 3-10
Ajuste con la técnica de doble masa para la precipitación en Dillon Colorado.
El método de Thiessen trata de tener en cuenta la no uniformidad en la distribución de
los pluviómetros mediante un factor de ponderación para cada uno de ellos. Las estaciones se
colocan en un mapa y se dibujan líneas que las conecten unas con otras (fig. 3-11 b). Las
mediatrices, o perpendiculares bisectrices de estas líneas, forman polígonos alrededor de
cada estación. Los lados de cada polígono son los límites del área efectiva que se considera
para cada estación. El área de cada polígono se determina utilizando un planímetro y se
expresa como un porcentaje del área total. El promedio ponderado de lluvias para el área total
se calcula multiplicando la precipitación en cada estación por su porcentaje de áreas asignado
y sumando estos valores parciales. Los resultados son por lo general más exactos que
aquellos obtenidos por un simple promedio aritmético. La mayor limitación del método de
Thiessen es su poca flexibilidad, puesto que se requiere un nuevo diagrama cada vez que hay
un cambio en la red. El método tampoco tiene en cuenta influencias orográficas. En realidad,
el procedimiento de Thiessen simplemente supone una variación lineal de la precipitación
entre las estaciones y asigna un segmento de área a la estación más cercana.
El método más exacto para promediar la precipitación sobre un área es el método de las
isoyetas, La localización de las estaciones y las cantidades de lluvia se grafican en un mapa
adecuado y sobre éste se dibujan las líneas de igual precipitación (isoyetas) (fig. 3-11 c). La
precipitación promedio para el área se calcula ponderando la precipitación entre isoyetas
PRECIPITACION 67
sucesivas (por lo general tomando el promedio de dos valores de las isoyetas) por el área de
las isoyetas, totalizando estos productos y dividiendo por el área total.
El método de las isoyetas permite el uso y la interpretación de toda la información
disponible y se adapta muy bien para discusión. En la construcción de un mapa de isoyetas, el
analista puede utilizar todo su conocimiento sobre los posibles efectos orográficos y la
morfología de la tormenta; en este caso el mapa final debe representar un patrón mucho más
real de la precipitación que aquel que se puede obtener utilizando únicamente las cantidades
medidas. La exactitud del método de las isoyetas depende en gran parte de la habilidad del
analista. Si se utiliza una interpolación lineal entre estaciones, el resultado será esencial-
mente el mismo que se obtiene utilizando el método de Thiessen. Además, un análisis
inadecuado puede conducir a errores considerables.
0.65
Mediaarilmélica
2.82
1,46 +',92 + 2,69 +4,50 + 2,98 + 5,00
6 = 3,09 in.
1095
1.75 (a)
MétOdolsoyeta
'1.95
Promadio ~ 1.634.,.626 <2,61 in.
* Dentro de los limites de la hoya
Promedio = 2,84 in.
•Area del poIlgoi1o correspondiente dentro de los
"miles de la hoya
Precipitación
ponderada(jn.!
(col.t x col. 3 )
0,01
0.28
0.35
0,51
0,05
0,45
0,65
0.54
2,84
Precip. Volumen
prom. de precipitación
(tn.) (eol.3 x Col 4)
5,3 69
4,6 354
3,5 406
2,.5 490
1,5 290
0,8 25
1.634
Porcentaje
del érea
total
1
19
18
19
3
15
13
12
'iOO
Método de Thiessen
Preclp. Atea·
obs8lVada
(in.) (mi cuad.)
0,65 7
1.46 120
1.92 109
U ~ l ~ g
2,98 92
5,00 82
4,50 ~
626
lsoyeta Area' Area
encerrada neta
( in.) (mi cuad.) (mi cuad.)
5 13 13
4 90 77
3 206 116
2 402 196
1 595 193
-1 626 31
(b)
\ I
\ I
\ I
\1
1175
1.75
1"
(e)
FIGURA 3·11
Promedio espacial de precipitación por (a) método aritmético, (b) método de Thiessen y (e) método de las isoyetas.
68 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
3-12 Análisis de área-duración-profundidad
Diferentes problemas hidrológicos requieren un análisis de la distribución temporal y
espacial de la precipitación en una tormenta. Básicamente, el análisis de área-duración-
profundidad de una tormenta se realiza para determinar las cantidades máximas de precipita-
ción que caen dentro de diferentes duraciones y sobre áreas de diferentes tamaños. El método
[54] que se discute aquí es algo arbitrario, pero se ha estandarizado de tal modo que sus
resultados son comparables. El procedimiento ha sido programado para el computador [55].
Para una tormenta con un centro definido, las isoyetas se toman como los límites para las
áreas individuales. La precipitación promedio dentro de cada isoyeta se calcula tal como se
describió en la Sec. 3-11. El total de la tormenta se distribuye en incrementos sucesivos en el
tiempo (por lo general 6 horas) de acuerdo con la distribución registrada en las estaciones más
cercanas [56 ]. Cuando esto se ha hecho para cada isoyeta,la información representa entonces
la distribución en el tiempo de la lluvia promedio sobre áreas de diferentes tamaños. A partir
de estos datos, es posible seleccionar la lluvia máxima para varias duraciones (6,2,18 horas,
etc.) y para cada tamaño de área. Estos máximos se dibujan para cada duración, (fig. 3-12)'y
luego se traza una envolvente del área-profundidad para cada duración. Las tormentas con
diferentes centros se dividen en subzonas para el análisis.
13 14 15 12 9 10 11 8 7 6 5 4 3
6 12 18 R4 36 48 12
,,/ ZOneI A.S,C,D.E.F,fJOYefll de 3"
O
\" """\:
"'"
'""-
<; <;

\. I'\.'\.
<,
I I T

<, r-, <, <, <,
I I
O





f(--
_1
Zonu A,S,C.D, laoyefII de 15"

--T--I--I--T---
O
l.A
'\
<;
_0
<,

I I
.! 1
'f
1\.
L\. 2f':--...


_
..
g -,f 12

iB-S
2J':.. f----

"4e3

- - -.r - -

-='8
f'\-2
l..---
36

-
! 6
"
" Iaotw" de S"
- - 1- - - 61\ --
f\--

---<
1'\:-
z..... '...,...
12 R4
1\- -
36
- 12 - -- - T--l .-
O
\
12,\
R4\
36\
48 12
I\\Z..... ,...,... .. "..
i
I
1\
\ \
,
\ \ "\ '\
\. I
z
..... ,.. __
I
"TI
12 /8
48 12\ 1\ \ \
\1,..... "
.- ..,
-
i
6'
;.r)
'2
le\ -¡Y4
36,
48\
12
.....-;';"'-;'
i
R4 36
1"'3"
!
I

.....
.....

...
1\ ... -
""
""
'"
5- "".-
"" "" 1-----
:r_
:r- :r-l--

f---- iil - 1-----

g-
g -
O
l--
,':,
'" "'-
t),-
t), l-'
O
"\
f---
O
\
6\
\
12 18 24 36 48 72
2
10
O
100
80
6
40
200
100.00
80.00
60.00
40.00
2.00
10.00
8.00
6,00
4.000
20.00
1.000
800
600
400
Profundidad máxima promedio de lluvia en pulgadas
FIGURA 3-12
Curvas máximas de profundidad-duración-área para la tormenta del 18 al 21 de enero de 1935, con
centro cerca a Bolívar, Tennessee y Hernando, Misisipí. (V. S . Army Corps of Eng.)
PRECIPITACION 69·
VARIACIONES DE LA PRECIPITACION
3·13 Variaciones geográficas
En general, la precipitación es mayor cerca al ecuador y disminuye al aumentar la latitud. Sin
embargo, la irregularidad y orientación de las isoyetas en los mapas de precipitación media
anual del mundo (fig. 3-13) Yde los Estados Unidos (fig. 3-14), indican que la distribución
geográfica de la precipitación depende de factores más relevantes que la distancia desde el
ecuador.
La fuente principal de humedad para la precipitación es la evaporación a partir de las
superficies de grandes masas de agua. Por lo tanto, la precipitación tiende a ser mayor cerca a
las costas, tal como lo indican las isoyetas de las figs. 3-13 y 3-14. Las distorsiones en las
isoyetas reflejan los factores orográficos.
Puesto que el ascenso de las masas de aire es el factor más importante para casi todos los
tipos de precipitación, las cantidades y las frecuencias son por lo general mayores en el lado
de barlovento de las barreras montañosas. Por el contrario, y puesto que el movimiento hacia
abajo del aire produce una disminución de la humedad relativa, el lado de sotavento de las
barreras por lo general experimenta una precipitación relativamente baja. Sin embargo, el
ascenso continuado del aire y la caída oblicua de la precipitación producen ,fuertescantidades
en las laderas de sotavento que están próximas a la cresta.
Se ha investigado [57 J la variación de la precipitación con la elevación y otros factores
topográficos con conclusiones diferentes. Quizás el estudio más detallado de la influencia
orográfica en la precipitación es el realizado por Spreen [58 J, quien correlacionó la
precipitación media estacional con la elevación, pendiente, orientación y exposición para las
montañas del oeste de Colorado. Mientras que la elevación tenía en cuenta únicamente el
30%de la variación en la precipitación, los cuatro parámetros en conjunto podrían explicar el
85% de la variación. Las relaciones de este tipo son muy útiles para construir mapas de
isoyetas en áreas montañosas en las cuales se tienen datos escasos.
El desarrollo de una relación similar a la de Spreen es muy tediosa y requiere de un
procedimiento muy largo. En áreas montañosas que tienen características geográficas relati-
vamente homogéneas, la elevación por logeneral explica una gran proporción de la variación
en la precipitación normal anual; por esta razón algunos investigadores [59,60 Jdesarrollan
únicamente la relación de precipitación contra elevación para dichas áreas. Las diferencias
entre la precipitación observada para la estación y la precipitación estimada mediante la
relación se determinan y se dibujan en un mapa siendo entonces posible dibujar líneas
isoanómalas. Es posible obtener un estimativo de la precipitación en un punto en el cual no
existan mediciones, utilizando la elevación de este punto y la relación de precipitación-
elevación, que luego se debe ajustar al estimativo de acuerdo al mapa de anomalías.
3·14 Variaciones en el tiempo
Aunque algunas fracciones del registro de precipitación pueden sugerir una tendencia al
aumento o a la disminución, existirá siempre una tendencia a regresar hacia la media; los
períodos extraordinariamente húmedos tienden a ser balanceados por períodos secos. La
irregularidad de estas fluctuaciones se ha investigado en muchas ocasiones. Aun cuando se
han registrado más de lOO ciclos aparentes, que varían en períodos desde 1 hasta 744 años
E61 J, y la bibliografía registra numerosos esfuerzos para detectar estas variaciones, con
excepción de los cambios diurnos o estacionales, no se han podido demostrar concluyente-
mente ciclos persistentes, regulares, de alguna magnitud apreciable [62].
La distribución estacional de la precipitación varía grandemente dentro de los Estados
Unidos. La fig. 3-15 muestra la distribución típica estacional para algunas estaciones
seleccionadas.
·70 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
25 10
25-51
20-40
o 40-60 102-\52
60-80 152-203
_ SO -203
FIGURA 3-13
Distribución de la precipitación promedia anual en pulgadas. (Tomado de G. T. Trewartha, "Intro-
duction lo Climate", 3 ed. Copyright 1954, Me Graw Hill Book Co. Con permiso de la Me
Graw-Hill Book Co.)
3-15 Precipitaciones máximas
La tabla 3-2 es un listado de las mayores lluvias puntuales observadas en el mundo. Los
valores de la tabla 3-2 dibujados en papel logarítmico definen una curva envolvente que se
aproxima a una línea recta (fig. 3-16).
En la tabla 3.3. se muestran las precipitaciones máximas registradas para duraciones
hasta de 24 horas en cinco ciudades grandes de los Estados Unidos. La tabla 3-4 lista los datos
máximos de profundidad-área-duración para los Estados Unidos, y las tormentas que lo
produjeron; estos valores representan las envolventes de más de 400 grandes tormentas que
han caído en el país y que fueron analizadas por el U.S. Army Corps of Engineers en
cooperación con el U.S. National Weather Service.
CAlDA Y ACUMULACION DE NIEVE
3-16 Mediciones
La nieve está compuesta, generalmente, de cristales de hielo yagua líquida; la cantidad de
PRECIPITACION 71
agua líquida se conoce con el nombre de contenido 'de agua de la nieve. La calidad de La
nieve, o sea el porcentaje en peso del hielo, puede ser determinada por un proceso
calorimétrico [63, 64]: La mayoría de las determinaciones de la calidad realizadas hasta
ahora, indican valores del 90% o más, pero se han observado valores de hasta un 50% cuando
se presenta una fusión rápida.
La medición de la profundidad de nieve acumulada sobre la tierra es una.función de los
observadores del U.S. National Weather Service. Cuando la acumulación no es muy grande,
las mediciones se realizan con una regla graduada o con la regla de un pluviómetro. En las
regiones donde las acumulaciones de nieve son grandes, se colocan estacas medidores
permanentemente. En áreas remotas, se utilizan marcadores aéreos de nieve, que son
reglas graduadas que se pueden observar desde el aire en vuelos bajos. Todas las reglas
utilizadas para medir nieve se deben colocar donde sean menos afectadas por las ventiscas
[65 ].
Por lo general, los hidrólogos están más interesados en el equivalente de agua de la nieve
que en su profundidad. El equivaLente de agua de la nieve acumulada, es decir, la
profundidad de agua que resultaría de la fusión de ésta, depende tanto de la densidad como de
la profundidad de la nieve. Se ha encontrado que la densidad de La nieve, o sea la razón
entre el volumen de agua proveniente de la fusión y el volumen inicial de la muestra, varía
72 HIDROLOGlA PARA INGENIEROS
FIGURA 3-14
Precipitación promedia anual en los Estados Unidos, pulgadas. (U.S. Environmental Data Service.)
FIGURA 3-15
Distribución normal de precipitación en los Estados Unidos, pulgadas. (U.S. Environmental Data Service.)
PRECIPITACION 73
entre 0,004 para nieve recten caída en las grandes latitudes, hasta 0,91 para la nieve
compactada en los glaciares. A menudo se supone un valor de 0, 10para la nieve recién caída.
En las regiones de gran acumulación de nieve, son comunes densidades de 0,4 a 0,6 cuando
comienza el deshielo de primavera.
Tabla 3-2 LLUVIAS PUNTUALES MAXIMAS OBSERVADAS EN EL MUNDO
Profu"didad;.--1
Duración m. mm Localización Fecha
min 1,50 38 Barot, Guadalupe
Nov. 26, 1970
min 4,96 126 Füssen, Bavaria Mayo 25, 1920
5 min 7,80 198 Plumb Point, Jamaica Mayo 12,191(,
Omin 8,10 206 Curtea-de-Arges, Rumania Julio 7, 1889
2 min 12,00 305 Holt, Mo. Junio 12, 1947
h lO min 19,00 483 Rockport, W.Va. Julio
h 45 min 22,00 559 D'Hanis, Tcx. (17 mi N NW) Mayo Jl , 1935
h 30mi¡;¡ 30,8+ 782+ Smcthport, Pa, Julio IS, 1942
h 42,79
I
1.087 Bclouvc, Réunion Feb. 1964
2h 52,76 1.340 Belouvc, Réunion Feb. 1964
8 h 30 min
I
66,49
I
1.689 Belouvc, Réunion Feb. 2S- 29, 1964
h 73,62 1.870 Cilaos, Réunion Mar. 15-16, 1952
d 98,42 2.500 Cilaos, Réunion Mar. 15-17,1952
d 127,56 3.240 Cilaos, Réunion Mar. 15-18,1952
d 137,95 3,504 Cilaos, Réunion Mar. 14-18,1952
d 151,73 3."854
Cilaos, Réunion Mar. 13-18,1952
d 159,65 4.055 Cilaos, Réunion Mar. 13-19,1952
d 161,81 4.1 10 Citaos, Réunion Mar. 12--19,1952
d 162,59 4.130 Citaos, Réunion Mar. 11-19, 1952
5d 188,88 4.798 Cherrapunji, India Junio 24-JulioS, 1931
1 d 366,14 9,300 Cherrapunji, India Julio 1861
meses 502,63 12.767 Cherrapunji, India Junio-Julio lSól
meses
644,44 116.369
Cherrapunji, India Mayo-Juliol861
meses 737,70 18.738 Chcrrapunji, India Abr.-Julio 1861
meses
80)":1 C
412 Cherrapunji, India Abr.-Ag. 1861
meses 884,03 22.454 Cherrapunji, India Abr.-Sept. 1861
1meses 905,12 22.990 Cherrapunji, India Ene.-Nov. 1861
año 1041,78 26.461 Cherrapunji, India Ag.1860-JulioI861
años 40.768 Cherrapunji, India
I
1860-1861
I
1
8
1
2
4
2
2
4
9
1
I
24
2
3
4
5
6
7
8
1
3
2
3
4
5
6
1
1
2
Las mediciones del equivalente de agua se realizan, generalmente, muestreando con un
tubo de nieve (fig. 3-17). El tubo se introduce verticalmente en la nieve y se añaden secciones
a éste cada vez que es necesario. El borde cortante de la sección delantera está diseñado para
penetrar en las capas de hielo por rotación. Cuando se alcanza el fondo de la nieve, la
profundidad se determina usando las graduaciones del tubo. Posteriormente se retiran el tubo
y su contenido para determinar el equivalente de agua.
Debido a la variabilidad en la acumulación, resultante de las ventiscas y la no uniformi-
dad en la fusión, se acostumbra realizar una serie de mediciones a lo largo de una línea
predeterminada, llamada línea de nieve [66]. Las líneas se seleccionan en sitios libres de
los efectos del viento y del drenaje de la nieve fundida. Aún así, las mediciones en las líneas
se consideran apenas como en índice para la acumulación espacial de la nieve.
Los tubos de nieve tienden a sobreestimar el contenido de agua entre un 7 y un 12%, cifra
que aumenta con la densidad de la nieve [67]. La principal desventaja de las mediciones
sobre nieve es que son costosas y perturban la nieve en los sitios de muestreo de tal manera
que los cambios naturales en la nieve acumulada, en un sitio en particular, no pueden
determinarse confiablemente.
74 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
I
I I I IIII I I

-
..... -,-
/
-/

I I :,
.
CHERRAPUNJI, INDIA
... \bb - _- .
-
lA 'EUNION
-
/,. • BElOUVE. LA REUNION -
'----T=t-
Á SMETHPORT. P.A..
-
I I I I
O'HANIS, TEXAS
'¡e,por w. VA.
I/.HOll.MO.
./"
-. CURTEA DE ARGES RUMANIA HA
4+-PLUM8 POINT, JAMAIC,,'
./"
I ,
• fUSSEN.8AVARIA
;/"'
I
i
10
S
e
1000
SOO
.00
2000
700
.00

080
60
...
AO
<
s
20
, 6 8 10 20
MINUTOS
'0 60
h
OUAACION
y
OlAS
10 2 3 6 9 12 24
I
MESES
FIGURA 3-16
Lluvias puntuales máximas observadas en el mundo.
Tabla 3-3 LLUVIAS MAXIMAS REGISTRADAS EN CINCO CIUDADES GRANDES DE LOS
ESTADOS UNIDOS EN (PULGADAS) Y MILIMETROS
Duración
I
Minutos Horas
Estación
5 15 30 1 6 24
New York, N.Y. 0,75 (19) 1,63 (41) 2,34 (59) 2,97 (75) 4,44 (113) 9,55 (243)
8/12/26 7/10/05 8/12/26 8/26/47 10/1/13 10/8/03
Sto Louis, Mo. 0,88 (22) 1,39 (35) 2,56 (65) 3,47 (88) 5,82 (148) 8,78 (223)
3/5/97 8/8/23 8/8/23 7/23/33 7/9/42 8/15/46
New Orleans, La. 1,00 (25) 1,90 (48) 3,18(81) 4,71 (120) 8,62 (219) 14,01 (356)
2/5/55 4/25/53 4/25/53 4/25/53 9/6/29 4/15/27
Denver, Colo. 0,91 (23) 1,57 (40) 1,99 (51) 2,20 (56) 2,91 (74) 6,53 (166)
7/14/12 7/25/65 7/25/65 8/23/21 8/23/21 5/21/76
San Francisco, 0,33 (8) 0,65 (17) 0,83 (21) 1,07 (27) 2,31 (59) 4,67 (119)
csur. 11/25/26 11/4/18 3/4/12 3/4/12 1/14/56 1/29/81
Fuente: De A. H. Jennings, Maximum Recorded United States Point Rainfali for 5 minutes
to 24 hours at 296 First-Order Stations, U.S. Weather Bur. Tech, Papo 2, rev., 1963.
El equivalente de agua también puede medirse usando almohadillas de presión. Las
almohadillas se fabrican de caucho delgado, y se han probado tamaños cuyo diámetro varía
entre 1,5 Y3,7 m (5 a 12ft). La exactitud aumenta con el tamaño [68]. Las almohadillas van
llenas con una mezcla de agua y anticongelante. A medida que la nieve se va acumulando
sobre la almohadilla, la presión interna va aumentando. Utilizando un manómetro, se
determina el peso de la nieve que descansa sobre la almohadilla.
LocaJización del centro
Smethport, Pa.
Thrall, Tex.
Yankeetown. Fla.
Bonifay, Fla.
Bebe, Tex.
Millry, Ala.
Hearne, Tex.
Chattanooga, Okla.
Elba, Ala.
Jefferson Parish, La.
Eutaw, Ala.
PRECIPITACION 75
Tabla 3-4 DATOS SOBRE PROFUNDIDAD-DURACION-AREA MAXIMAS EN LOS ESTA-
DOS UNIDOS
Lluvia promedio en milímetros y pulgadas
Duración, h
Area
I
mi
2
(km") 6 12 18 24 36 48 72
10 24,7" 29,8
b
3 6 , ~ < 38,7< 41,8< 43,1e 45,2<
(26) (627) (757) (922) (983) (1062) (1095) (1148)
100 19,6
b
26,3< 32,5< 35,2< 37,9< 38,9< 40,6
c
(259) (498) (668) (826) (894) (963) (988)
I
(1031)
200 17,9
b
25,6
c
31,4< 34,2< 36,7< 37,7<
I
39,2<
(518) (455) (650) (798) (869) (932) (958) (996)
500 15,4
b
24,6< 29,7< 32,7< 35,0< 36,0< 37,J<
(1.295) (391) (625) (754) (831) (889) (914) (947)
1.000 13,4
b
22,6
c
27,4
c
30,2< 32,9< 33,7< 34,9<
(2.590) (340) (574) (696) (767) (836) (856) (886)
2.000 11,2
b
17,7
c
22,5< 24,8< 27,3< 28,4< 29,7<
(5.180) (284) (450) (572) (630) (693) (721) (754)
5.000 8,l
b d
11,1b 14,1b
15,Y
18,7<
I
20,7"
24,4-
(12.950) (206) (282) (358) (394) (475) (526) (620)
10.000 5,7
d
7,9
1
10,1"
I
12,1"
15,1e
I
17,4- 21,3-
(25.900) (145) (201) (257)
I
(307)
I
(384) (442) (541)
20.000 4,0- 6,0! 7,9" 9,6"
I
11,6- 13,8- 17,6
e
(51.800) (102) (152) (201)
(244)1(295) (351)
(447)
50.000 2,5""
4,2/
5,3" 6,3" 7,9" 8,9" 11,51
(129.500) (64) (107) (135) (160) (201) (226) (292)
100.000 1,7"
2,5"k
3,5" 43" 56" 66
J
8,9
J
(259.000) (43) (64) (89)
(109) . ~ ~
(226)
FUENTE: Compilado del U.S. Anny Corps of Engineers, Storm Rainfall in the United States.
Tormenta Fecha
I
-_---1-__-----+------
a 1
1
Julio 17-18, 1942
b Sept. 8-10, 1921
e I Sept. 3-7, 1950
d I Junio 27-Julio 4, 1936
e Junio 27-Julio 1, 1899
f Abr. 12-16, 1927
9 I Mar. 13-15, 1929
h Mayo22-26, 1908
Abr. 15-18, 1900
j I Julio 5-10, 1916
k Nov. 19-22,1934
I
La ventaja principal de las almohadillas es que éstas no están sujetas a errores por el
viento, usuales en los pluviómetros, de modo que la nieve acumulada sobre ésta es más
probable que sea una cifra representativa de la cobertura de nieve sobre la tierra. Las
desventajas son debido a que el hielo de la nieve puede formar un puente sobre la almohadilla
y que éstas son vulnerables a pinchazos por cazadores y animales. También, las variaciones
no explicadas de presión durante el día pueden ser lo suficientemente grandes para producir
un error apreciable en las mediciones de fusión diarias.
Se han desarrollado medidores de nieve que utilizan radiación nuclear, [71,72], para
determinar el equivalente de agua de la nieve acumulada. Las medidas dependen de la
76 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Manillar
.•
Cuchilla
Escala Herramientade
limpieza
~
)(
Sección para extensión
_ ep;e¡¡;Y,*OldiíWittFrUPW'.
FIGURA 3-17
Muestreador de nieve MI. Rose. iLeupold & Stevens, lnc.)
atenuación de un rayo por la nieve. Los primeros modelos utilizaban una fuente de radioisó-
topos sobre la tierra y un detector un poco más arriba; sin embargo, las posiciones se
intercambiaron en los modelos posteriores para minimizar los efectos de la temperatura sobre
el detector. Uno de estos medidores [73 J, tiene la fuente aproximadamente a 5 m (15 ft) por
encima del detector del nivel de la tierra. Los medidores nucleares son costosos, y muy pocos
están siendo utilizados. También, las variaciones en el estado físico de la nieve afectan la
precisión de las mediciones.
Se han desarrollado tipos especiales de medidores de nieve radioactivos [74,75 J para
determinar la variación en el contenido de agua, o la densidad, con la profundidad en las
nieves acumuladas. Estos medidores, conocidos generalmente con el nombre de medidores
radioactivos del perfil de la nieve, consisten de una fuente de fotones gama y un detector
que se mueven en forma sincronizada por entre un par de tubos verticales separados 60 m
(2 ft) y enterrados en la nieve. Estos medidores se utilizan para estudiar las variaciones con el
tiempo de la estructura interna de la nieve.
Desde aeroplanos es posible hacer mediciones aéreas del equivalente de aguas de las
zonas cubiertas por nieve. Las emisiones naturales de rayos gama del suelo son atenuadas por
la nieve. El grado de atenuación está relacionado con la cantidad de masa de agua en la nieve.
Con un sistema que utiliza cristales de yoduro de sodio y desde el aire, se miden y se registran
el espectro gama y las cuentas totales [76]. Se hacen correcciones para tener en cuenta la
humedad del suelo, la radiación de base, la altura y la densidad del aire. La comparación de
estos resultados con aquellos realizados en la superficie de la tierra indica que la información
del espectro gama produce resultados espaciales de contenido de agua que son exactos dentro
de límites que varían entre 5 y 12mm (0,2 aO,5 in). En la Unión Soviética, se ha utilizado por
muchos años, y con gran éxito, la radiación natural gama para medir el contenido de agua en
lugares donde se han acumulado hasta 30 cm (12 in) de nieve.
PRECIPITACION 77
El espacio cubierto por la nieve puede determinarse a partir de fotografías de satélite [78,
79 ], con una exactitud de ± 30 km (20 mi) en terrenos planos,*resultado que es mejor que el
que se puede lograr utilizando la red convencional de tierra. Es posible obtener exactitudes de
± 2km (1 mi) en zonas montañosas, donde las líneas de nieve se pueden definir con base en
las líneas de nivel. Se pueden hacer estimativos de la profundidad de la nieve a partir de las
fotografías. En áreas sin vegetación, el brillo de la nieve, o reflectividad, aumenta con
profundidades de hasta 10 a 15 cm (4 a 6 in); de este límite en adelante no es perceptible un
aumento en el brillo. Estos estimativos deben utilizarse muy cautelosamente puesto que la
anisotropía de la nieve parece ser un factor que afecta su apariencia en las fotografías. No se
ha encontrado una relación discernible en áreas boscosas.
La diferenciación entre la nieve y las nubes es un problema, pero la nubosidad se puede
determinar a partir de los reportes meteorológicos. Puesto que una capa de nubes impide
fotografiar la nieve, las observaciones por satélite no pueden realizarse con un horario
regular. Se pueden obtener indicativos de poca o ninguna nubosidad observando las caracte-
rísticas topográficas y otros detalles como lagos, patrones de las corrientes, zonas oscuras
cubiertas por bosques, etc. Las' cartas de brillo mínimo compuesto (CMB) [80], han
demostrado ser muy útiles para minimizar el problema de nubosidad. Estas cartas son
compuestas por el computador en períodos de 5 a 10d, utilizando el brillo mínimo observado
para ciertos puntos durante el período de composición. La nubosidad se retiene en estas cartas
únicamente cuando se presenta en un área determinada todos los días del período. Puesto que
por lo general la nubosidad es pasajera, las áreas brillantes en las cartas representan fronteras
relativamente estacionarias de nieve y campos de hielo. Si la nubosidad persiste sobre un
área, ésta no se puede filtrar y es por esto que se recomienda un período mínimo de 5 d. Sin
embargo, el brillo para tales áreas compuestas en el tiempo es menor que aquel de campos de
hielo y nieve. Esta técnica es más efectiva en regiones planas sin bosques y muy poco efectiva
en zonas de bosques coníferos.
3·17 Variaciones
En la fig. 3-18 se muestra la cantidad de nieve promedio anual caída en los Estados Unidos.
Este mapa puede contener errores considerables en las regiones montañosas debido a la
escasez de mediciones en las zonas altas. Como es de esperarse, se muestra un aumento
gradual en la cantidad de nieve promedio tanto con la latitud como con la altura. En la Sierra
Nevada y en Casacada Range, las nevadas anuales de 1.000 cm (40 in) son comunes. En
general, las nevadas máximas anuales ocurren a elevaciones ligeramente mayores que las de
precipitaciones máximas anuales.
No se dispone de mapas que muestren la profundidad media de la nieve ni su contenido de
agua para fechas específicas. Desde luego, la profundidad media de la nieve es mucho menor
que la cantidad caída debido a su compactación, evaporación y fusión. La profundidad de la
nieve se alcanza rápidamente al comienzo de la estación y permanece relati vamente constante
debido a que la compactación es compensada por las nuevas nevadas. Las profundidades
máximas sobre la tierra son por lo general menores de 0,5 veces la cantidad de nieve caída en
regiones altas y aún mucho menos a elevaciones menores en donde se produce una fusión
intermitente. De un modo similar, el contenido de agua equivalente máximo alcanza el 10%
de la nieve caída en las regiones altas y es mucho menor a elevaciones menores. El contenido
de agua equivalente al comienzo de la estación de deshielo es un buen índice de la
* Se espera que el grado de exactitud mejorará con el lanzamiento de satélites planeados para una mejor
resolución. Ver D. R. Baker, M. Dentsch y N. L. Durocher "Use of Eart Satellites for Hydrology", en Sei.
Paf Tech, Conf Hydrol. Meteorol. Serv., World Meteorol. Org., Ginebra, 28 de septiembre a 6 de
octubre de 1970.
78 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
precipitación media anual [81] en las zonas en las cuales el deshielo durante el invierno ex
poco.
FIGURA 3-18
Caída media de nieve en los Estados Unidos. en pulgadas. (V.S. Environmental Data Service.¡
Debido a las ventiscas, se pueden observar grandes variaciones en tramos cortos de la
profundidad de la nieve y su contenido de agua equivalente. Estas diferencias pueden ser más
marcadas debido a diferencias en las tasas de deshielo que pueden variar según la orientación
de las cuencas y su cobertura. Sin embargo, y debido a que los factores que afectan el deshielo
tienen poca variación-pendiente, aspecto, cobertura vegetal, corrientes del viento, etc.
-existe un patrón consistente año tras año en las distribuciones.
REFERENCIAS
1. J. E. McDonald, The Evaporation-Precipitation Fallacy, Weather, vol. 17,
pp. 168-177, May 1962.
2. M. Kumai, Snow Crystals and the Identification of Nuclei in the Northern
United States of America, J. Meteoro/., vol. 18, pp.139-150, April 1961.
3. B. J. Mason, Precipitation of Rain and Drizzle by Coalescence in Stratiform
Clouds, Q. J. R. Meteoro/. Soc., vol. 78, pp. 377-386, July 1952.
4. R. Gunn, Collision Characteristics of Freely Falling Water Drops, Science,
vol. 150, no. 3697, pp. 695-791, November 5, 1965.
5. P. M. Hamilton, Vertical Profiles of Total Precipitation inShower Situations,
Q. J. R. Meteoro!. Soc., vol. 92, pp. 346-362, April 1966.
6. P. Das, Role of Condensed Water in the Life Cycle of a Convective Cloud,
J. Almos. Sci., vol. 21, pp. 404-418, July 1964.
PRECIPITACION 79
7. G. P. Roys and F. Kessler, Measurement by Aircraft of Condensed Water in
Great Plains Thunderstorms, ESSA Tech. Note 49-NSSP-19, July 1966.
8. J. Sirnpson and V. Wiggert, Models of Precipitating Cumulus Towers, Mon.
Weather Rev., vol. 97, pp. 471-489, July 1969.
9. W. L. Woodley, Rainfall Enhancement by Dynamic Cloud Modification,
Science, vol.. 170, no. 3954, pp. 127-132, Oct. 9, 1 9 7 0 ~
10. P. W. Mielke, Jr., L. O. Grant, and C. F. Chappell, Elevation and Spatial
Variation Effects of Wintertime Orographic Cloud Seeding, J. Appl. Meteorol.,
vol. 9, pp. 476-488, June 1970.
11. C. F. Chappell, L. O. Grant, and P. W. Mielke, Jr., Cloud Seeding Effects on
Precipitation Intensity and Duration of Wintertime Orographic Clouds,
J. App/. Meteorol., vol. 10, pp. 1006-1010, October 1971.
12. T. J. Henderson, Cloud Seeding on the Kings River Watershed, Atmospherics
Inc., Fresno, Calif., 1965.
13. 2d Nat!. Con! Weather Modif. Am. Meteoro!. Soc., April 6-9, 1970, Santa
Barbara, Ca/if., pp. 34-90.
14. G. K. Sulakvelidze, N. Sh. Bibilashvili, and V. F. Lapcheva, "Forrnation of
Precipitation and Modification of Hail Processes," Israel Program for Scientific
Translation, pp, 155-199, 1967; available from U.S. Dept. of Commerce
National Technical Information Center, Springfield, Va.
15. R. A. Schleusener, Hailfall Damage Suppression by Cloud Seeding: A Review
of Evidence, J. Appl. Meteorol., vol. 7, pp, 1004-1011, December 1968.
16. R. G. Fleagle (ed.), "Weather Modification: Science and Public Policy,"
University of Washington Press, Seattle, pp. 31-32, 1969.
17. K. R. Biswas and A. S. Dennis, Formation of a Rain Shower by Salt Seeding,
J. App/. Meteoro/., vol. 10, pp, 780-784, August 1971.
18. R. Wexler, Efficiency ofNatural Rain, Am. Geophys. Union Geophys. Monog. 5,
pp. 158-163, 1960.
19. J. Neyman, E. L. Scott, and M. A. Wclls, Statistics in Meteorology, Rev. Int.
Stat. Inst., vol. 37, pp. 1I9-148, 1969.
20. See (16], pp. 87-142.
21. W. R. D. Sewell, Human Dimensions of Weather Modification, Univ. Chicago
Dept. Geogr. Res. Papo 105, 1966.
22. H. J. Taubenfeld (ed.), "Controlling the Weather: A Study of Law and Regu-
Iatory Procedures,' Cambridge University Press, Cambridge, and Dunellen,
New York, 1970.
23. F. A. Huff, Comparison between Standard and Small Orifice Raingages,
Trans. Am. Geophys. Union, vol. 36, pp. 689-694, August 1955.
24. D. M. A. Jones, Effect of Housing Shape on the Catch of Recording Gages,
Mon. Weather Rev., vol. 97, pp. 604-606, August 1969.
25. U.S. National Weather Service, Substation Observations, Obs. Handb., no. 2,
pp. 17-37, 1970, rev. December 1972.
26. R. W. Beausoleil and K. W. Davis, Final Report of the Fischer and Porter
Precipitation Gage Installation, U.S. Natl. Weather Servo Syst, Dev. Off. Rep.
5, pp, 15-23, June 1970.
27. D. A. Parsons, Calibration of a Weather Bureau Tipping-Bucket Gage, Mon.
Weather Rev., vol. 69, p. 205, July 1941.
80 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
28. L. R. Struzer, Method of Measuring the Correct Value of Solid Atmospheric
Precipitation, Sou. Hydrol. Se/o Pap., no. 6, pp. 560-565, 1969.
29. See Windshields in Bibliography.
30. M. J. Brown and E. L. Peck, Reliability of Precipitation Measurements as
Related to Exposure, J. Appl. Meteoro/., vol. 1, pp. 203-207, June 1962.
31. L. L. Weiss, Securing More Nearly True Precipitation Measurements, J.
Hydraul. Div. ASCE, vol. 89, pp. 11-18, March 1963.
32. W. R. Hamon, Computing Actual Precipitation, in Distribution of Precipitation
in Mountainous Areas, WMO/OMM no. 326, pp. 159-173, World Meteoro-
logical Organization, Geneva, 1973.
33. E. L. Hamilton, RainfalI Sampling on Rugged Terrain, U.S. Dept. Agric. Tech.
Bul!. 1096, 1954.
34. E. Hoeck, Report of the Committee on the Measurement of Precipitation,
Trans. lUCe Assoc. Sci. Hydrol., vol. 3, pp. 81-93, 1952.
35. L. Serra, The Correct Measurements of Precipitation, Houille B/anche, spec.
no. A, pp, 152-158, March-April 1953.
36. See Network Density and Estimates of Areal Precipitation and Runoff in
Bíbliography.
37. Thunderstorm Rainfall, Hydrometeorol. Rep. 5, U.S. Weather Bureau in
cooperation with Corps of Engineers, pp. 234-259, 1947.
38. World Meteorological Organization, Guide to Hydrometeorological Practices,
2d ed., WMO no. 168, Tech. Papo 82, pp. 1I1-8-1II-11, Geneva, 1970.
39. P. S. Eagleson, Optimum Density of Rainfall Networks, Water Resour. Res.,
vol. 3, no. 4, pp. 1021-1033, 1967.
40. R. C. Johanson, Precipitation Network Requirements for Streamflow Estima-
tion, Stanford Univ. Dept. Civ. Eng. Tech. Rep. 147, August 1971.
41. E. Kessler and K. E. Wilk, The Radar Measurement of Precipitation for
Hydrological Purposes, Rep. WMO/IHD Proj., no. 5, World Meteorological
Organization, Geneva, 1968.
42. G. E. Stout and E. A. Mueller, Survey of Relationships between RainfaJl Rate
and Radar Reflectivity in the Measurement of Precipitation, J. Appl. Meteoro/.,
vol. 7, pp. 465-474, June 1968.
43. P. E. Carlson and J. S. Marshall, Measurement of Snowfall by Radar, J. Appl.
Meteorol., vol. 11, pp. 494-500, April 1972.
44. H. W. Hiser, H. V. Senn, and L. F. Conover, Rainfall Measurement by Radar
Using Photographic Integration Techniques, Trans. Am. Geophys. Union,
vol. 39, pp. 1043-1047, December 1958.
45. J. W. Wilson, Integration of Radar and Raingage Data for Improved Rainfall
Measurements, J. Appl, Meteoro!., vol. 9, pp. 489-497, June 1970.
46. E. C. Barrett, The Estimation of Monthly Rainfall from Satellite Data. Mon.
Weather Rev., vol. 98, pp. 322-327, April 1970.
47. W. L. Woodley and B. Sancho, A First Step toward Rainfall Estimation from
Satellite Photographs, Weather, vol. 26, pp. 279-289, June 1971.
48. J. L. H. Paulhus and M. A. Kohler, Interpolation of Missing Precipitation
Records, Mon. Weather Reu., vol. 80, pp, 129·-133, August 1952.
49. U.S. National Weather Service, Nat/. Weather Servo Rioer Forecast Syst. Fore-
cast Proc., NOAA Tech. Memo. NWS HYDRO 14, pp, 3.1-3.14, December 1972.
PRECIPITACION 81
50. M. A. Kohler, Double-Mass Analysis for Testing the Consistency of Records
and for Making Required Adjustments, Bull. Am. Meteoro/. Soc., vol. 30,
pp. 188-189, May 1949.
51. R. Singh, Double-Mass Analysis on the Computer, J. Hydraul. Dio. ASCE,
vol. 94, pp. 139-142, January 1968.
52. H. C. Wilm, A. Z. Nelson, and H. C. Storey, An Analysis of Precipitation
Measurements on Mountain Watersheds, Mon. Weather Rev., vol. 67, pp.
163-172, May 1939.
53. A.' H. Thiessen, Precipitation for Large Areas, Mon. Weather Rev., vol. 39,
pp. 1082-1084, July 1911.
54. World Meteorological Organization, Manual for Depth-Area-Duration
Analysis of Storm Precipitation, WMO no. 237, Tech. Papo 129, pp. 1-31,
Geneva, 1969.
55. See [54], pp. 32-56.
56. A. L. Shands and G. N. Brancato, Applied Meteorology: Mass Curves of
Rainfall, U.S. Weather Bur. Hydrometeorol. Tech. Papo 4, 1947.
57. See Spatial and Time Distribution of Precipitation in Bibliography.
58. W. C. Spreen, Determination of the Effect of Topography upon Precipitation,
Trans. Am. Geophys. Union, vol. 28, pp. 285-290, April 1947.
59. D. R. Dawdy and W. B. Langbein, Mapping Mean Areal Precipitation, Bull,
Int. Assoc. Sci. Hydro/., vol. 5, pp. 16-23, September 1960.
60. E. L. Peck and M. J. Brown, An Approach to the Development of Isohyetal
Maps for Mountainous Areas, J. Geophys. Res., vol. 67, pp. 681-694, February
1962.
61. N. Shaw, "Manual of Meteorology," 2d ed., vol. 2, pp. 320-325, Cambridge
University Press, London, 1942.
62. J. M. Mitchell, Jr., A Critical Appraisal of Periodicities in Climate, Iowa State
Unio., Cent, Agric. Econom. Devel. Rep, 20, pp. 189-227, 1964.
63. M. Bernard and W. T. Wilson, A New Technique for the Determination of the
Heat Necessary to MeIt Snow, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 22, pt, 1,
pp, 178-181, 1941.
64. U. Radok, S. K. Stevens, and K. L. Sutherland, On the Calorimetric Deter-
mination of Snow Quality, Int. Assoc. Sci. Hydro/. Pub. 54, pp. 132-135, 1961.
65. R. W. MilIer, Aerial Snow Depth Marker Configuration and Installation
Considerations, West. Snow Conf. Proc. 1962, pp. 1-5.
66. U.S. Soil Conservation.Service, Snow Survey and Water Supply Forecasting,
"SCS National Engineering Handbook," seco 22, April1972.
67. R. A. Work, H. J. Stockwell, and R. T. Beaumont, Accuracy of Field Snow
Surveys, U,S. Army Corps Eng. Co/d Regions Res. Eng. Lab. Tech. Rep. 163,
1965.
68. R. T. Beaumont, Mt. Hood Pressure Pillow Snow Gage, J. Appl. Meteoro/.,
vol. 4, pp. 626-631, October 1965.
69. V. E. Penton and A. C. Robertson, Experience with the Pressure Pillow as a
Snow Measuring Device, Water Resour. Res., vol. 3, no. 2, pp. 405-408, 1967.
70. A. Tollan, Experience with Snow Pillows in Norway, Bull. Int. Assoc. Sci.
Hydrol., vol. 15, pp, 113-120, June 1970.
71. R. W. Gerdel, B. L. Hanson, and W. C. Cassidy, The Use of Radioisotopes
82 mDROLOGIA PARA INGENIEROS
for the Measurement of the Water Equivalent of a Snowpack, Trans. Am.
Geophys. Union, vol. 31, pp. 449-453, June 1950.
72. C. C. Warnick and V. E. Penton, New Methods of Measuring Water Equivalent
of Snow Pack for Automatic Recording at Remote Mountain Locations,
J. Hydrol., vol. 13, pp. 201-215, 1971.
73. G. A. McKean, A Nuclear Radiation Snow Gage, Unio, Idaho Eng. Exp. Sta.
Bull. 13, August 1967.
74. J. L. Smith, W. D. WilIen, and M. S. Owens, Isotope Snow Gage for De-
termining Hydrologic Characteristics of Snowpacks, in Isotope Techniques in
the Hydrologic Cycle, Am. Geophys. Union Geophys. Monogr. 11, 1967.
75. J. L. Srnith, The Profiling Radioactive Snow Gage, Trans. Isotopic Snow Gage
Infor, Meet., Sun Valley, Idaho, Oct. 28, 1940, Idaho Nuclear Energy Com-
mission and U.S. Soil Conservation Service,
76. E. L. Peck, V. C. BisseIl, E. B. Jones, and D. L. Burge, Evaluation of Snow
Water Equivalent by Airborne Measurement of Passive Terrestrial Gamma
Radiation, Water Resour, Res., vol. 7, pp. 1151-1159, October 1971.
77. N. V. Zotimov, Investigation of a Method of Measuring Snow Storage by
Using the Gamma Radiation of the Earth, Sov. Hydrol.: Sel. Pap., no. 3,
pp. 254-265, 1968.
78. J. C. Barnes and C. J. Bowley, Snow Cover Distribution as Mapped from
SateIlite Photography, Water Resour. Res., vol. 4, pp. 257-272, Apri11968.
79. R. W. Popham, SateIlite Applications to Snow Hydrology, Rep. WMO/IHD
Proj., no. 7, WorId MeteorologicalOrganízation, Geneva, 1968.
80. E. P. McClain and D. R. Baker, Experimental Large Scale Snow and Ice
Mapping with Composite Brightness Charts, ESSA Tech. Mem., NESCTM 12,
September 1969.
81. J. L. H. Paulhus, C. E. Erickson, and J. T. Riedel, Estimation of Mean Annual
Precipitation from Snow Survey Data, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 33,
pp. 763-767, October 1952.
BmLIOGRAFIA
Inducción artificial de la precipitación
BArrAN, L. J.: "Cloud Physics and Cloud Seeding," Anchor, Garden City, N.Y.,
1962.
---: Silver-Iodide Seeding and Precipitation Initiation in Convective Clouds,
J. Appl. Meteorol., vol. 6, pp. 317-322, April 1967.
HOUGHTON, H. G.: On Precipitation Mechanisms and Their Artificial Modification,
J. Appl. Meteorol., vol. 7, pp. 851-859, October 1968.
LUMB, A. M., and LINSLEY, R. K.: Hydrologic Consequences of RainfalJ Augmentation,
J. Hydraul. Div. ASeE, vol. 97, pp. 1065-1080, July 1971.
NATIONAL RESEARCH COUNCIL: "Weather and Climate Modification: Problems and
Progress," National Academy of Sciences, Washington, D.C., 1973.
NEIBURGER, M.: Artificial Modification of Clouds and Precipitation, World Meteorol.
Org. Tech. Note 105, Geneva, 1970.
TRIBUS, M.: Physical Viewof Cloud Seeding, Science, vol. 168, no. 3298, pp. 201-211,
Apr. ro, 1970.
PRECIPITACION 83
Relaciones entre profundidad y área
COURT, A.: Area-Depth Rainfall Formulas, J. Geophys. Res., vol. 66, pp. 1823-1832,
June 1961.
STOUT, G. E., and HUFF, F. A.: Studies of Severe Rainstorms in Illinois, J. Hydrau!.
Div. ASCE, vol. 88, pp. 129-146, July 1962.
Medida de la precipitación
BATTAN, L. J.: "Radar Observation of the Atmosphere," University of Chicago
Press, Chicago, 1973.
BISWAS, A. K.: Development of Rain Gages, J. Irrig. Drain. Div. ASCE, vol. 93,
Proc. Papo 5416, September 1967.
BROWN, M. J., and PECK, E. L.: Reliability of Precipitation Measurements as Related
to Exposure, J. Appl. Meteoro!., vol. 1, pp. 203-207, June 1962.
CATANEO, R.: A Method for Estimating Rainfall Rate-Radar Reflectivity Relation-
ships, J. App!. Meteoro!., vol. 8, pp. 815-819, October 1969.
HARROLD, T. W.: Radar Measurement of Rainfall, Weather, vol. 21, pp. 247-249,
July 1966.
ISRAELSEN, c. E.: Reliability of Can-Type Precipitation Gage Measurements, Utah
State Unio., Utah Water Resour, Lab. Tech. Rep. 2, July 1967.
KESSLER, E., and WILK, K. E.: Radar Measurement of Precipitation for Hydrological
Purposes, Rep. WMO/IHD Proj., no. 5, World Meteorological Organization,
Geneva, 1968.
KURTYKA, J. c.: "Precipitation Measurements Study," State Water Survey Division,
Urbana, Ill., 1953.
LARSON,L. W.: Approaches to Measuring "True" Snowfall, paper presented at
29th East, Snow cs«, Oswego, N. Y., Feb. 3-4, 1972.
MARTIN, D. W., and SCHERER, W. D.: Review of SateIlite Rainfall Estimation Methods,
Bull. Am. Meteoro!. Soc., vol. 54, pp. 661-674, 1973.
MIDDLETON, W. E. K., and SPILHAUS, A. F.: "Meteorological Instruments," 3d ed.,
pp. 118-131, University of Toronto Press, Toronto, 1953.
RODDA, J. C.: Annotated Bibliography on Precipitation Measurement Instruments,
Rep. WMO/IHD Proj., no. 17, WMO no. 343, World Meteorological
Organization, Geneva, 1973.
STOUT, G. E., and MUELLER, E. A.: Survey of Relationship between RainfaIl Rate and
Radar Reflectivity in the Measurement of Precipitation, J. Appl. Meteoro!.,
vol. 7, pp. 465-474, June 1968.
UNDERHILL, H. W.: RainfaIl Recorders: A Comparison of Different Types, Bull.
Int. Assoc. Sci. Hydrol., vol. 10, pp. 50-55, September 1965.
U.S. WEATHER BUREAU: Excessive Precipitation Techniques, Key Meteoro!. Rec.
Doc., no. 3.081, 1958.
---: History of Weather Bureau Precipitation Measurements, Key Meteoro!.
Rec. Doc., no. 3.082, 1963.
Densidad de redes y estimativos de la precipitación y escorrentía zonales
ALVAREZ, F., and HENRY, W. K.: Rain Gage Spacing and Reported RainfaIl, Bull.
Int, Assoc. Sci. Hydrol., vol. 15, pp, 97-107, March 1970.
AMOROCHO, J., BRANDSTETTER, A., and MORGAN, D.: The Effects of Density of Re-
84 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
cording Rain Gage Networks on the Description of Precipitation Pattems,
Int, Assoc. Sei. Hydrol. Pub!. 78, pp. 189-202, 1968.
HERSHFIELD, D. M.: On the Spacing of Raingages, Int. Assoc. Sct. Hydrol. Publ. 67,
pp. 72-81, 1965.
HUFF, F. A.: Sampling Errors in Measurement of Mean Precipitation, J. Appl.
Meteoro!., vol. 9, pp. 35-44, February 1970.
NEMEC, J.: A Contribution to the Design of Recording Gage Network, Bull. Int.
Assoc. Sci. Hydrol., vol. 10, pp. 70-73, June 1965.
NORDENSON, T. J.: Preparation of Co-ordinated Precipitation, Runoff and Evapo-
ration Maps, Rep. WMO/IHD Proj., no. 6, World Meteorological Organi-
zation, Geneva, 1967.
.RAINBIRD, A. F.: Methods of Estimating Areal Average Precipitation, Rep. WMO/
IHD Proj., no. 3; World Meteorological Organization, Geneva, 1967.
RODDA, J. c.: Hydrological Network Design: Needs, Problems and Approaches,
Rep, WMO/IHD Proj., no. 12, World Meteorological Organization, Geneva,
1969.
SCHICKEDANZ, P. T.: Application of Dense Rainfall Data to Regions of Sparse
Data Coverage, State Water Survey, Urbana, Ill., October 1971.
STEPHENSON, P. M.: Objective Assessment of Adequate Numbers of Raingauges for
Estimating Areal Rainfall Depths, Int. Assoc. Sci. Hydrol. Pub/o 78, pp.
252-264, 1968.
WORLD METEOROLOGICAL ORGANIZATION, Hydrological Network Design Practices,
WMO Pub/o 324, Geneva, 1972.
Ciclos de precipitación
BRIER, G. W., SHAPIRO, R., and MACDONALD, N. J.: A Search for Rainfall Calendri-
cities, J. Atmos. Sci., vol. 20, pp. 529-532, November 1963.
LAMBOR, J.: "Hydrologic Forecasting Methods," Scientific Publications Foreign
Cooperation Center of the Central lnstitute for Scientific, Technical, and
Economic lnformation, Warsaw, pp. 314-336, 1962; available from U.S.
Dept, of Commerce National Technicallnformation Center, Springfield, Va.
NAMIAS, J.: Long-Range Weather Forecasting History, Current Status and Outlook,
Bull. Am. Meteoro/. Soc., vol. 49, pp. 438-470, May 1968.
Formas de precipitación y formación
BYERS, H. R.: "Elements of Cloud Physics," University of Chicago Press, Chicago,
1965.
FLETCHER, N. H.: "The Physics of Rain Clouds," Cambridge University Press,
London, 1962.
HARDY, K. R.: The Development of Raindrop-Size Distributions and lmplications
Related to the Physics of Precipitation, J. Atmos. Sci., vol. 20, pp. 299-312.
July 1963.
MASON, B. J.: "The Physics of Clouds," 2d ed., Oxford University Press, London,
1971.
Distribución espacial y temporal de la precipitación
ATKINSON, B. W.: The Effect ofan Urban Area on the Precipitation from a Moving
PRECIPITACION 85
Thunderstorm, J. Appl. Meteoro!., vol. 10, pp, 47-55, February 1971.
CHANGNON, s. A., JR.; Recent Studies of Urban Effectson Precipitatíon in the United
States, BI/l/. Am. Meteoro/. Soc., vol. 50, pp. 411-421, June 1969.
FEDOROV, s. F., and BUROV, A. s.: Influence of the Forest on Precipitation, Sov.
Hydro/.: Se/o Pap., no. 3, pp. 217-227, 1967.
HOVIND, E. L.: Precipitation Distribution around a Windy Mountain Peak, J.
Geophys. Res., vol. 70, pp. 3271-3278, JuIy 15, 1965.
HUFF, F. A.: Spatial Distribution of RainfaIl Rates, Water Resour. Res., vol. 6,
pp. 254-260, February 1970.
---: Time Distribution Characteristics of RainfaIl Rates, Water Resour. Res.,
vol. 6, pp. 447-454, Apri11970.
--- and CHANGNON, s. A., JR.: Precipitation Modification by Major Urban
Areas, Bull. Am. Meteoro/. Soc., vol. 54, pp. 1220-1233, December 1973.
OGDEN, T. L.: The Effect on Rainfall of a Large SteeIworks, J. Appl. Meteorol.,
vol. 8, pp. 585-591, August 1969.
POTTER, J. G.: Changes in SeasonaI Snowfall in Cities, Can. Geogr., vol. 5, no, 1,
pp. 37-42, 1961.
SCHERMERHORN, v. P.: Re1ations between Topography and AnnuaI Precipitation in
Western Oregon and Washington, Water Resol/r. Res., vol. 3, pp. 707-711,
3d quarter, 1967.
WILLlAMS, G. ·C.: An Occurrence of Lake Snow: One of the Direct Effects of Lake
Michigan on the Climate of the Chicago Area, Mon. Weather Rev., vol. 9,
pp. 465-467, September 1963.
Parabrisas
RECHARD, P. A., and LARSON, L. W.: Snow Fence Shielding of Precipitation Gages,
J. Hydraul. Div. ASCE, vol. 97, pp. 1427-1440, September 1971.
WARNICK, c. c.: Experiments with Wind Shields for Precipitation Gages, Trans.
Am. Geophys. Union, vol. 34, pp. 379-388, June 1953.
WEISS, L. L.: Relatíve Catches of Snow in Shielded:and Unshielded Gages, Mon.
Weather Rev., vol. 89 pp. 397-400, October 1961.
PROBLEMAS
3-1 Suponiendo una lluvia que cae verticalmente, expresar la cantidad recogida en un
pluviómetro inclinado 15° de la vertical como un porcentaje de lo recogido por el
mismo pluviómetro si éste hubiese estado instalado verticalmente.
3-2 La estación pluviométrica X estuvo fuera de servicio durante una parte de un mes en el
cual ocurrió una tormenta. Los totales registrados en tres estaciones circundantes, A,
B yC fueron de 107, 89 Y122 mm. La precipitación normal anual en cada una de las
estaciones X, A , B yC son de 978, 1120, 935 Y1.200 mm respectivamente. Estime la
precipitación durante la tormenta para la estación X.
3-3 En la tabla siguiente se muestra la precipitación anual para la estación X y el promedio
anual de 15 estaciones localizadas en los alrededores.
(a) Determine la consistencia del registro en la estación X.
(h) ¿En qué año se muestra un cambio de régimen?
(e) Calcule la precipitación promedio anual en la estación X para el período de 34
años sin realizar ajustes.
86 HIDROLOGIAPARA INGENIEROS
(d) Repita la parte (e) para la estación X en su emplazamiento de 1971 con el ajuste
necesario por el cambio en régimen.
I Precipitación anual, in.. Ii I Precipitación anual, in.
1-- - - - - - - - - - - - · - ~ I ¡ I - - - - - ~ I -
I Promedio de 1i Promedio de
Año IEstación X 115 estaciones I
I
Año Estación X \15 estaciones
-1938-1 13,4 1 1 - - ~ ~ ~ - - - - I I - l ~ 1 13,3 1
I
9,6
1939 I 10,7 9,9! 1956 16,3 10,2
1940 I 10,9 10,1 II[ 1957 22,7 15,9
1941 12,0 13,7 I 1958 13,9 I 10,9
1942 I 13,3 13,1 1959 14,7 10,2
1943 14,6 13,2 1I 1960 14,0 I 10,3
1944 '
1
9,0 10,9 I1 1961 11,4 10,2
1945 11,8 11,4 I1 1962 13,8 I 11,8
1946 . 9,7 10,2 1
1
1
1963 10,0 I 9,2
1947 15,4 13,9 I 1964 10,5 i 10,2
1948 12,5 13,0 I 1965 16,7 I 14,0
1949 11,5 13,1! 1966 9,3 8,4
1950 10,9 9,2 1I 1967 18,4 '1 11,5
1951 13,9 10,9 1968 14,1 9,1
1952 14,1 13,2 I 1969 19,8 13,0
1953 10,4 10,0 1970 17,1 I 13,1
1954 7,9 8,8 I 1971 16,0 I 10,7
I ,
3-4 La precipitación promedio anual para cuatro sub-hoyas que componen una gran cuenca
es de 28,9, 33,4, 44,2 Y 39,7 in. Las áreas son de 360, 275, 420 y 650 mi"
respectivamente. ¿Cuál es la precipitación promedio anual para toda la cuenca?
3-5 Construya para los Estados Unidos y con base en la información de la tabla 3-4 las
curvas de área-profundidad-duración máximas. Tabule, en pulgadas, los valores
máximos para áreas de 50,7.500 Y30.0oomF para duraciones de 6,12, 18,24,36,48
y 72 horas.
3-6 Haga un gráfico de la precipitación promedio para las 15estaciones del problema 3-3
como una serie de tiempo. Dibuje también los promedios móviles de 5 años y las
desviaciones acumuladas del promedio de los 34 años. ¿Se presentan ciclos aparentes o
tendencias? Discuta lo anterior.
3-7 Un pluviómetro protegido y otro sin proteger indican lluvias de 110 y 100 mm
respectivamente. Estime la lluvia verdadera. Suponga que b = 1,8.
3-8 Desarrolle una ecuación para la línea de los 10.000 km
2
(4000-mi
2
) de la fig. 3-7 que
muestre el porcentaje de error estándar como una función del área promedio por
pluviómetro (a) en kilómetros cuadrados y (b) en millas cuadradas.
3-9 ¿Cuál es el valor de Z en mm
6
/ m" para una lluvia con una intensidad de 100mm/h en
una relación Z-R que utilice valores de a y b de (a) 200 y 1,6 Y(b) 300 y 1,4
respectivamente?
3-10 ¿Cuál es el valor de Z en mm
6/m3
en una relación Z-R con valores de a y b de 200 y
1,6 respectivamente si las lluvias son (a) 25 mm/h y (b) 50 mm/h?
3-11 Un procedimiento calorimétrico para evaluar la calidad Qt de la nieve fundida consiste
en colocar dentro de una botella térmica, que contiene una cantidad conocida de agua
tibia cuyo peso es W
1
, una muestra de nieve de peso conocido W
2
• Escriba una
ecuación para evaluar Qt como un porcentaje si las temperaturas iniciales y finales del
PRECIPITACION 87
agua son T 1 Y T 2 respectivamente, en grados Celsius, y la constante del calorímetro
es k.
3-12 Utilizando la fig. 3-7, desarrolle una fórmula para aproximar el porcentaje de error
estándar como una función del área A, en millas cuadradas, si la densidad promedio de
la red es de un pluviómetro por cada 100 mi".
3-13 Calcule la precipitación media anual para alguna hoya seleccionada por su instructor.
Use el promedio aritmético, los polígonos de Thiessen y el mapa de isoyetas. Compare
los tres valores. ¿Cuál cree usted que es el más exacto? ¿Qué tan consistentes son las
respuestas determinadas por sus compañeros con cada uno de los métodos?
3-14 Usando la fórmula desarrollada en el problema 3-11, determine la calidad de la nieve en
un termo que contiene 300 g de agua a 2SoCy la temperatura desciende a SOC. Suponga
que la constante calorimétrica es de SO g.
4
CAUDAL
La mayoría de la información utilizada por los hidrólogos sirve además para diferentes fines
en metereología, climatología y otras ciencias naturales. Los hidrólogos obtienen la informa-
ción sobre caudales principalmente para estudios hidrológicos. Para el ingeniero hidrólogo,
el caudal es una variable dependiente en la mayoría de los estudios, puesto que la ingeniería
hidrológica se dedica principalmente a estimar tasas o volúmenes de flujo, o los cambios en
estos valores debidos a la acción del hombre
NIVEL DEL AGUA
4-1 Limnímetros
El nivel de un río es la elevación del agua en una estación medida por encima de un cero
arbitrario de referencia. Algunas veces, la referencia utilizada es el nivel medio del mar, pero
más a menudo, se toma como referencia un punto ligeramente por debajo del nivel para el
cual la descarga es cero. Dado que es muy difícil lograr una medición continua y directa del
caudal en una corriente, mientras que es relativamente sencillo lograr un registro continuo del
nivel del agua, la información primaria obtenida en una estación para medición del caudal es
el nivel del río [ l ].
La manera más sencilla para medir el nivel de un río consiste en utilizar una mira, es
decir, una escala colocada de tal manera que una parte de ella esté siempre sumergida en el
agua. La mira puede ser una escala vertical colocada en una pila de un puente, soporte,
muelle u otra estructura que se prolongue verticalmente hasta el canal de aguas bajas de la
corriente. En los casos en los cuales no diste una estructura que permita esta disposición de
la mira, puede utilizarse una mira seccionada (fig 4-1). Con ese objeto, se colocan miras
cortas en las estructuras disponibles o en soportes construidos con ese fin de tal manera que
una sección de la mira esté siempre en condición de medir. Como una alternativa a la mira
seccionada, se puede utilizar una mira inclinada, la cual se coloca sobre la pendiente de la
banca y se gradúa de tal manera que su lectura indique directamente la profundidad vertical.
La mira o escala puede pintarse sobre una estructura existente o en una lámina especial.
Las escalas generalmente están calibradas en metros y centímetros. Las marcas utilizadas son
similares a las utilizadas en las miras de topografía para mejorar la visibilidad. Cuando se
necesitan mediciones bastante exactas, se utilizan miras metálicas esmaltadas. Si una
corriente lleva una gran cantidad de material en suspensión o desechos industriales, las
marcas en la escala pueden desaparecer rápidamente. En estos casos, puede ser de gran ayuda
el uso de una mira con aristas aserradas o marcas en relieve.
El otro tipo de mediciones se puede bajar un peso desde un puente o cualquier otra
estructura hasta que llegue a la superficie del agua. La elevación del agua puede determinarse
restando, desde un punto de referencia, la longitud de cable necesario para esta operación. El
90 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
FIGURA 4·1
Mira seccionada.
limnimetro de cable y peso tiene un tambor con una circunferencia tal, que con cada vuelta
se suelta un pie de cable. Un contador registra el número de vueltas a la vez que una escala en
el tambor permite estimar los centésimos de pie.
4·2 Limnígrafos
Los limnímetros son sencillos y poco costosos, pero deben leerse con bastante frecuencia
para lograr una buena definición del hidrograma; en los casos en los cuales el nivel de un río
cambia rápidamente, los Iimnígrafos, siendo aparatos que registran el movimiento de un
flotador, obvian esta dificultad. En un registrador continuo, el movimiento de un flotador
acciona una pluma sobre una carta de registro. Cuando la pluma alcanza el borde de la carta,
su dirección se cambia y su registro se hace en el sentido opuesto (fig. 4-2 a). Los
mecanismos de relojería utilizados pueden ser accionados por la gravedad y su movimiento
continúa mientras exista espacio para que el contrapeso descienda. Se utilizan también
relojes eléctricos que se mueven con baterías cuya duración puede ser de un año.
Los limnígrafos de períodos cortos generalmente constan de una carta colocada sobre un
tambor que gira mediante el flotador mientras que la pluma se mueve a velocidad constante
paralelamente a su eje. La circunferencia del tambor representa cualquier cambio preselec-
cionado en escala. Los cambios mayores se registran comenzando nuevamente en la parte
inferior de la carta (fig. 4-2 b).
Los computadores digitales ofrecen grandes ventajas para el procesamiento de grandes
cantidades de información; y también se utilizan registradores que perforan los niveles en
cintas a intervalos fijos (usualmente de 15 minutos). La cinta (fig. 4-2 c) se puede leer,
verificar y convertir en caudal mediante equipo electrónico. Puesto que las cintas perforadas
no permiten una inspección visual del registro del nivel, para observar sus variaciones y
detectar posibles errores, es preferible disponer de registradores de carta en algunos casos y
en otros de registradores de cinta y carta cuando se necesita observación visual.
Los registradores flotador se instalan generalmente en una caseta de protección localizada
sobre un pozo de aquietamiento (fig. 4-3). El pozo sirve para proteger el flotador y los cables
del contrapeso de desechos flotantes así como (si la toma se proyecta adecuadamente) para
eliminar las fluctuaciones debidas a las ondas superficiales de la ~ o r r i e n t e . Por lo general se
instalan dos o más tubos de conexión entre el pozo y la corriente de tal manera que al menos
uno de ellos permita la circulación del agua en cualquier momento. Cuando el pozo se fija a la
pila de un puente y el agua entra a través del fondo abierto del pozo, se puede colocar un cono
invertido sobre el fondo de aquél para reducir el tamaño de la abertura y suprimir el efecto de
las ondas superficiales. Los pozos con fondo abierto tienen la ventaja de que son menos
susceptibles a llenarse con sedimentos. Si se instala un pozo con fondo cerrado en una
CAUDAL 91
10 1,1
5
'121t
R
13

15 16 17 18 19
I
I
I
I \( I I I
1
1
4
: I
61
i\
I
I
1 I 1 I
I
I 11
7: 1
1\
I
I
1
:3
1 1
1/ I I
I
I'\.1
I

I
I
I 1
1
I
1/
I
}... I I
1\
1
1
2

I
"'-+-/
'\.:
I
I 1
1

1
I
I I
I 1
}.,.
I

9
I
1
1
I I
1
---:-
I
I
I
I
I
I 1
I
O
(o)
t
_ Guia de
perforación
3
1 T
..
I
..\- ..
.J... 30
..
..
22

gulas
=0,2

\
4 9
\
\
n
3 8
\ V\
\ I
\
2 7

1 6
\
"-
Fecha
12 13 14 15116 17 18
I'I-I'.-*¡"'I'
Centenas
Decenas
20 Décimas
(b)
(e)
FIGURA 4-2
Cartas de registro:·(a) continua. (b) semanal y (e) cinta perforada. [Parte (e) Fischer &PorterCo.]
corriente con una gran carga de sedimentos, es necesario tomar medidas para la limpieza de
los sedimentos que se van a acumular dentro de aquél. En muchas partes se acostumbra
instalar miras limnimétricas dentro y fuera del pozo para verificar el funcionamiento del
aparato registrador.
Los nuevos avances en aparatos de registro automático incluyen uno que utiliza un
flotador tubular y requiere únicamente de un tubo de diámetro pequeño como pozo, y un
medidor de burbujas [2], que registra la presión necesaria para mantener una pequeña
cantidad de flujo de gas que sale de un orificio sumergido en la corriente. El propósito es
eliminar los pozos de aquietamiento demasiado costosos que se requieren para los registrado-
res convencionales de flotador. Sin embargo, ha sido muy difícil desarrollar medidores cuya
92 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
FIGURA 4·3
Instalación típica de un Registrador de Nivel. (U.S. Geologica/ Survey.)
precisión sea del orden de 3 mmpara niveles bajos y que tengan la solidez y el rango necesario
para registrar los niveles de creciente.
4-3 Maxímetros
Los maxímetros están en capacidad de proporcionar, a un costo muy bajo, registros suple-
mentarios de los niveles máximos en las localizaciones donde los registradores no se
justifican y en los casos donde las miras limnimétricas son inadecuadas. Se ha desarrollado
una gran variedad de estas miras, incluidos pequeños flotadores que suben con el nivel pero
no pueden descender por debajo del nivel máximo [3,4] y pinturas solubles [5] aplicadas
en las pilas de los puentes de tal modo que queden protegidas de la lluvia y puedan indicar una
marca alta de agua de un modo claro. La mira utilizada por el U.S. Geological Survey
consiste de un tubo de una cierta longitud (fig. 4-4) que contiene una regla graduada y una
pequeña cantidad de corcho [ 6]. El corcho flota a medida que el agua se levanta y parte de
éste se adhiere a la regla graduada en el nivel máximo alcanzado por el agua. Entonces se
puede sacar la regla graduada, registrar la lectura máxima, limpiar el corcho y poner de nuevo
la regla en su lugar para medir la siguiente creciente.
4-4 Miras de diferentes clases
A menudo se utilizan manómetros de agua o de mercurio para indicar los niveles en los
embalses o para accionar aparatos de registro. Se dispone también de registradores a control
CAUDAL 93
Tubo estándar
Pared de la
alcantarilla f
Mira graduada
en el interior
del tubo
Orificios para entrada
de agua
Tapa
Abrazadera
FIGURA 4-4
Maxímetro utilizado por el U.S. Geological Survey.
remoto, con un sistema de motores, los cuales, se utilizan para transmitir las informaciones
sobre el nivel del agua desde un lado de la corriente hasta un registrador localizado a una
cierta distancia; así mismo existen medidores que utilizan la transmisión mediante radio o
teléfono. Estos últimos utilizan un código que convierte el nivel en una señal que es
transmitida con una serie de impulsos que pueden ser contados; o un cambio en la frecuencia
de oscilación que pueda medirse; o el intervalo de tiempo necesario para que un sensor se
mueva desde un punto Ohasta la superficie del agua a velocidad constante. Tales registrado-
res de control remoto se utilizan primordialmente para predicción de inundaciones u opera-
ción de embalses. Su alto costo por lo general no permite su utilización para casos rutinarios.
La utilización de satélites como reguladores de las estaciones para la transmisión de datos
desde estaciones remotas puede eliminar las estaciones reguladoras de la superficie.
4-5 Selección del sitio
Si el objeto del límnímetro es únicamente el registro del nivel del agua para prevenir
crecientes o una ayuda a la navegación, el factor primordial en su localización es la
accesibilidad. Si la mira se utiliza para obtener un registro de caudal, se debe seleccionar
cuidadosamente el lugar en el cual se va a colocar. La relación entre nivel y caudal es
controlada por las características físicas del canal aguas abajo de la mira. Cuando las
características que controlan están situadas en un tramo corto del canal, se desarrolla una
sección de control. Si la relación caudal-elevación está gobernada por la pendiente,
temaño y rugosidad del canal en un tramo considerable, la estación estará bajo control de
canal. En muchos casos un solo control no es efectivo en todos los niveles, pero un complejo
de elementos de control lo es a medida que el nivel cambia.
94 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
El control ideal para aguas bajas es una sección que consiste de rápidos o caídas. Si dicho
control está en roca, se puede considerar permanente y una vez calibrado será necesario
verificarlo muy rara vez. Cuando no exista tal control natural se puede construir un control
artificial consistente de una cresta de vertedero baja en concreto, algunas veces con ranura
superficial en forma de Vque permite una relación estable a niveles bajos. Es probable que el
control de canal varíe con el tiempo como resultado de la erosión y sedimentación, por lo cual
es necesario efectuar mediciones de caudal con más frecuencia para mantener una relación
exacta de nivel-caudal.
Los rápidos y cascadas también pueden ser controles efectivos a descargas altas si la
pendiente de la corriente es fuerte, pero cuando las pendientes son suaves, la sección de
control puede estar sumergida y ser por lo tanto poco efectiva a niveles altos. Los controles a
niveles altos son con toda probabilidad controles de canal aunque en algunos casos la
contracción de un puente o el efecto de una presa puede controlar aún a niveles altos. Es
aconsejable evitar sitios donde ocurra el efecto variable del remanso producido por una presa,
la descarga de otra corriente, o la acción de mareas. Estas situaciones necesitan de calibracio-
nes especiales (Sec. 4-9) que son por lo general menos exactas.
CAUDAL
4-6 Correntómetros
El registro del nivel se transforma en un registro de descarga mediante la curva de calibra-
ción. Puesto que el control muy rara vez tiene una forma regular para la cual se pueda calcular
la descarga, la calibración se lleva a cabo relacionando mediciones del caudal en el campo
con la medición simultánea de niveles en el río (secciones 4-7 a 4- 10).
El correntómetro más comúnmente utilizado en los Estados Unidos, es el correntómetro
Price (fig. 4-5) que consiste de seis copas cónicas que rotan alrededor de un eje vertical [7, 8 ]
Los contactos electricos accionados por las copas cierran un circuito a través de una batería y
el alambre eléctrico del cable que soporta el correntómetro, produciéndose
un "cIick" por cada vuelta (o cada cinco vueltas que es transmitido a unos audífonos de los
cuales dispone el operador. Para mediciones en aguas profundas, el correntómetro se
suspende de un cable, las aletas lo mantienen en dirección a la corriente y un lastre grande
mantiene el cable en una posición casi vertical. Se dispone de grúas especiales para sostener
el correntómetro sobre un puente, para facilitar el manejo de los grandes lastres y para
permitir la medición del cable desarrollado. En aguas poco profundas, el correntómetro se
monta sobre una varilla y el observador vadea la corriente. Se ha utilizado un correntómetro
Price-pigmeo para medir descargas en profundidades extremadamente pequeñas.
Los correntómetros del tipo de hélice emplean como elemento de rotación una hélice
que gira alrededor de un eje horizontal (fig. 4-6). El mecanismo de contacto del medidor de
hélices es similar al del correntómetro Price y se utilizan sistemas similares para suspenderlo.
El correntómetro de eje vertical tiene la gran ventaja de que las balineras que sostienen el eje
se pueden encerrar dentro de conos invertidos que se llenan de aire e impiden la entrada de
agua cargada de sedimentos. Las balineras de los otros correntómetros no pueden protegerse
de esta manera y por lo tanto están expuestas a daños por abrasión. Por otro lado las corrientes
verticales o las componentes de la velocidad hacia arriba hacen rotar las copas de un
correntómetro con eje vertical en la misma dirección que las corrientes aguas abajo. Un
correntómetro Price que se mueva verticalmente hacia arriba en agua estancada indicará una
velocidad positiva. De aquí que éste tienda a sobreestimar la velocidad de la corriente. Si la
sección de medición está bien seleccionada con las líneas de corriente casi paralelas al eje del
canal y con un mínimo de turbulencia, el error probablemente no será mayor del 2% [9].
CAUDAL 95
FIGUIlA 4-S
Correntómetro Price tipo-C con lastre de 30 lbs. (U.S. Geological Survey.)
La relación entre las revoluciones por segundo N del correntómetro y la velocidad del
agua v está dada por una ecuación de la forma:
v = a + bN (4-1)
en donde a es la velocidad necesaria para vencer la fricción mecánica. Se pueden esperar
algunas diferencias en estas constantes como resultado de las posibles variaciones en la
fabricación y el desgaste. Por consiguiente, cada correntómetro debe ser calibrado indivi-
dualmente [ 10] montándolo en un vehículo que se mueva a velocidad constante a través de
agua estancada. El vehículo puede moverse en línea recta sobre unos rieles o puede rotar
alrededor de un pivote central en un tanque circular. La velocidad del vehículo se determina
mediante el tiempo que se necesita para recorrer una distancia conocida. Con algunos
recorridos del vehículo a diferentes velocidades, es posible graficar una curva que muestre la
relación entre los contactos del correntómetro por unidad de tiempo y la velocidad del agua.
4-7 Mediciones con correntómetros
Una medición del caudal [11] requiere la determinación de un número suficiente de
velocidades puntuales para permitir calcular una velocidad promedio en la corriente. El área
transversal multiplicada por la velocidad promedio dará el caudal total. El número de puntos
en los cuales se debe medir la velocidad debe limitarse a aquellos que se puedan realizar
dentro de un tiempo razonable, especialmente si el nivel está cambiando rápidamente, puesto
que es deseable completar la medición con un cambio mínimo en el nivel.
96 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Cámara de contacto
Varilla de apoyo
FIGUIlA 4-6
Correntómetro de hélice. (U.S. Geological Survey.)
El procedimiento en la práctica consiste en dividir la corriente en un número de secciones
verticales (fig. 4-7). Ninguna sección debe incluir más de aproximadamente el 10% de la
descarga total; por lo tanto, un número típico de secciones será de 20 a 30, dependiendo del
ancho del río. La velocidad varía aproximadamente como una parábola (fig. 4-8), desde cero
en el fondo del canal hasta un máximo en (o cerca) la superficie del agua. Con base en muchos
ensayos de campo, se ha encontrado que la variación en la mayoría de los canales es tal que la
velocidad promedio a 0,2 y 0,8 de la profundidad por debajo de la superficie del agua iguala
la velocidad media en la vertical. La velocidad a 0,6, por debajo de la superficie del agua,
aproxima bastante la velocidad media en la vertical. Se puede verificar si estas suposiciones
son adecuadas para una corriente en particular haciendo numerosas determinaciones de
velocidad en la vertical.
Las notas de campo de una medición típica se muestran en la fig. 4-9. La determinación
de la velocidad media en la vertical es como sigue:
1 Se mide la profundidad total del agua mediante un sondeo con el cable.
2 Se levanta el correntómetro hasta 0,8 de la profundidad y se mide la velocidad
accionando el cronómetro en un impulso del correntómetro y parándolo en otro impulso
aproximadamente 45 s después. El número de impulsos contados (tomando el primero
como cero) y el tiempo recorrido permite el cálculo de la velocidad a partir de la curva de
calibración del correntómetro.
3 Se levanta el correntómetro a 0,2 de la profundidad y se repite el paso 2.
En aguas poco profundas, cerca a la orilla, se puede utilizar la determinación de la
velocidad en un punto único a 0,6 de la profundidad.
Si las velocidades son altas, el correntómetro y su peso no estarán suspendidos vertical-
mente por debajo del punto sino que serán arrastrados aguas abajo por la corriente (fig. 4-10).
Bajo estas condiciones la longitud del cable desarrollada es mayor que la distancia vertical
verdadera y el correntómetro estará más alto de lo indicado. Se utilizan grandes lastres para
minimizar este efecto, pero si el ángulo entre la línea y la vertical es demasiado grande, será
necesario aplicar una corrección a las profundidades medidas [ 12]. La corrección real
depende de las longitudes relativas de la línea por encima y por debajo de la superficie del
CAUDAL 97
agua, pero un ángulo vertical de 12
0
producirá un error de aproximadamente un 2%. Habrá
un error adicional si el correntómetro no está normal a la sección de medición.
El cálculo del caudal total se hace como sigue [13] (fig. 4-9):
1 Se calcula la velocidad promedio en cada vertical promediando las velocidades a 0,2
Y0,8 de la profundidad.
2 Se multiplica la velocidad promedio en la vertical por el área de la sección vertical
que se extiende hasta la mitad del camino de los verticales adyacentes (ABCD, fig 4-7).
Esta área se toma como la correspondiente a la profundidad medida en la vertical (EF)
por el ancho de la sección (AB).
3 Se suman los incrementos de caudal de las diferentes verticales. La descarga
incremental en las orillas (GHI, fig. 4-7) se toma como cero.
Puente
FIGURA 4·7
Procedimiento para mediciones con correntómetro.
: I 1
I
I
Eje total I I
I
de la parábola' <, ~
:
I
1
I
I
I
I
I
I
I
I
! ~ :
1
I
~
I
I
I
I
I
I
Ji
I
I
I I
I
V'
I
1
I I
I
1
• I :
I
1
I
1/1
I
I
Y
I
I
I
:
I
I
I
Velocidad en metros por segundo
15 20 25 30
0.2
0.8
o

=g
~ 0.4
e
o.
.!!l
~
III 0.6
c::
'1
u.
1.0
4 6 8 10
Velocidad en pies por segundo
FIGURA 4-8
Distribución típica de la velocidad en la vertical de una
corriente.
98 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
.71 '.1 "f.70
/P .3 \2.0 .bi 7 k.t
! I
I ¡
_c..L. lff:. O --º .
JI. .3 \P.%"f-b"I;¡of---I-- .JI 2.B -:a7
I I
_N...?.1.9..
_,,!T.R.
UNITED STATD
DEPARTMENT al"' THE INTERIOR
OlEOUlGlCAL SUfltWY
C. H. of UIO "-
TdclUU.,_t ••In! "ccllml bit pool' (owu 8%). "bawd on 'oU,..inc
«¡ndililllll: Ct".. ac<tlon., .. __
FTo.. .. .. Wnl"" .C/f:"'.'¿"'. _
0Wr .. A¡, •. I.".s!:J·
C.p ... W.tu
d _.te.5> IIIt,k. tl...JwJI
"""""i;;;d""11[·'.ft
FIGURA 4·9
Notas típicas de campo en mediciones con correntómetros sobre formato del U.S. Geological Survey.
El acceso a las diferentes verticales de una sección puede hacerse vadeando la corriente si
ésta es poco profunda. En niveles altos, el correntómetro debe bajarse a partir de un soporte
superior. Cuando sea posible, se utilizan puentes como sección de medición, si el puente está
localizado normalmente al eje de la corriente y la corriente es esencialmente paralela al eje del
río. La sección de medición no necesariamente tiene que ser la misma sección de control. Sin
embargo, la distancia entre las secciones debe ser lo suficientemente corta paragarantizar que
los aportes intermedios no sean considerables. Cuando no se dispone de un puente se puede
utilizar un cable especial (tarabita). El aforador toma asiento en un pequeño carro suspendido
por debajo de un cable y desde éste baja el correntómetro a través de una abertura en el piso
del carro. Cuando no se dispone de un puente o de un cable, las mediciones se pueden realizar
a partir de un bote. Esto es mucho menos satisfactorio debido a la dificultad de mantener en la
misma posición el bote durante la medición y debido a que el movimiento vertical u
horizontal del bote produce una indicación de velocidad positiva en un correntómetro Price.
En muchos países se utilizan cables para llevar el correntómetro sobre la corriente mientras el
aforador permanece en la orilla. Sin embargo, de esta manera no es factible realizar
correcciones horizontales al ángulo.
4-8 Mediciones con agentes químicos
Las mediciones con correntómetros son a menudo difíciles y algunas veces imposibles en
corrientes montañosas o en corrientes demasiado pequeñas. En estos casos pueden ser útiles
CAUDAL 99
Superficie dfJIagua
I
I
I
I
I
I
e
¡=-
1---V8I1ical verdadera
I \ \ Direcci6nda la corriente
I \ ----
I Porción sumergida \
I \\
I \
I Medidor \\

FIGURA 4·10
Posición del cable de sondeo en agua a gran velocidad.
(4-2)
las mediciones realizadas con agentes químicos. Se puede utilizar sal común, agentes
fluorescentes [14 J, materiales radiactivos o cualquier otro material que se pueda medir
fácilmente y que no esté presente en la corriente y que, además, no se pierda por acción
química al combinarse con materiales en la corriente. El trazador se puede utilizar para
determinar la velocidad media en un tramo, midiendo el tiempo desde el momento en que se
inyecta una cierta cantidad de éste y su llegada a un punto localizado aguas abajo [15].
En el método de dilución [16] una concentración de un trazador, c., se inyecta en la
corriente a una tasa qt. En un punto localizado aguas abajo, se toman muestras puntuales, y
después de que se ha llegado a una concentración de equilibrio ee, el caudal estará dado por:
q = - 1) q,
Ce
Es esencial una mezcla completa del trazador en el flujo y una determinación exacta de las
concentraciones iniciales y finales.
4·9 Relaciones nivel-caudal
Las mediciones periódicas de caudal y las observaciones simultáneas de nivel suministran la
información básica para una curva de calibración llamada curva de caudal o relación
nivel-caudal [17]. Para la mayoría de las situaciones es satisfactorio un gráfico de nivel
contra caudal (fig. 4-11). La curva es aproximadamente parabólica pero puede mostrar
algunas irregularidades si el control cambia entre los caudales bajos y altos o si la sección
transversal es irregular.
La efectividad de una curva de calibración se puede determinar por el grado de dispersión
de los puntos de caudal medidos alrededor de la línea media. Si el control se puede considerar
1.5
1.0
m
3.0
2.5

2 o 15
I
120
50 j
O 10 30 40 60
cfs
m T 11
r
---
......-"i

1.4
1
v V--
0.4-
40
1.2
43
_ 0.3-
1.0


/'
V
i
Z
0.8
'/-
020:6
Calibración de aguas bajas
7
38
1..-
ft
11
J.--
¡...--
\4!
,
,
f24
-4 0.2 45
....-
/
9
--
/ I
f-¡j
O-O
"/
1../
-
..J>'
V
Calibración intermedia
3
V
\\6
49
7
V
"
i
>--
-
6
./
1/
I
1
,,/Calibración de
-2


f--.-
5-
I
4
-
'7
I
t
B
>--
I
i
1
000 200,0
3000 cts
3
-
1
9 , !
o 40
80 m3ísec
I
Caudal
i
I
100 200 300 400 500
1
600 700
800 I
cfs
I I I
O
m
1.2
1.0
02
04
100 lliDROLOGIA PARA INGENIEROS
Caudal
o 05 10
O 4 8 12
Caudal
16 20 24 m
3/sec
FIGURA 4-11
Curva de calibración simple
permanente y la pendiente de la línea de energía en la estación es razonablemente constante
para' todos los eventos a un nivel determinado, una simple calibración será suficiente.
Si el control se ve alterado por erosión o sedimentación, es necesario efectuar mediciones
más frecuentes. En las condiciones en las cuales el control es cambiante, el caudal por lo
general se estima teniendo presente la diferencia entre el nivel en el momento en el cual se
realiza la medición del caudal y el nivel en la media de la curva de calibración que muestre el
mismo caudal. Esta diferencia se aplica como una corrección a todos los niveles antes de
entrar a la curva de calibración. Si la corrección cambia entre las mediciones, se supone por lo
general que hay una variación lineal con el tiempo.
Las mediciones individuales pueden desviarse a partir de la relación media de nivel-
caudal como un resultado de las diferencias en la pendiente de la superficie del agua en el
control. Puesto que la cabeza de velocidad es por lo general pequeña, la pendiente de la
superficie del agua y la pendiente de la línea de energía son casi iguales. Las diferencias en
pendiente pueden ser debidas a efectos variables de un remanso como resultado de una
obstrucción aguas abajo o niveles altos en la intersección con otra corriente. Si alguno de
estos factores se presenta, la curva de calibración debe incluir la pendiente como parámetro
[18, 19]. En estos casos se deberá utilizar una relación del tipo (4.3):
q (s)m (F)k
- - (4-3)
qo - So - F
o
La ecuación nos dice que el caudal q es proporcional a alguna potencia de la pendiente de
la superficie del agua s . Partiendo de la Mecánica de Fluidos, se puede esperar que el
exponente m tome un valor de 0,5. La caída F es la diferencia en la elevación de la
superficie del agua entre dos secciones fijas y generalmente se determina partiendo de dos
CAUDAL 101
4
8
10
I
6 i

z
2
200 180
5
160
4
Caudllenma/eeg +1.000
2 3
60 80 100 120 140
Caudalenftl/seg x 1.000
40 20
-
o
Caudal ob8efvado
ase
[..402
• Caudal_tedo

0,966.9'
1,06

1,08
O,V
1,12

V
I,{IO
1,(}6

I 0,5 1,00
Desnivel observadoen mts
0,1 0,2 0,3
[7,,00
1,2

07
.....
0,94
1.0

'"""'.
o
-
4
(/,8("

.z 0,8


:;¡Y
.,.
0,80 078
0,6
I--_N"-':'
0,4
0,51<>-;lf;:;l,OO
0,4 0,5 0,6 9,7 0,8 0,9 1,0 1,1
/' ',06
I
r
Desnivelobservadoen ft
I I I I
30
10
o
34
:: 26
i
122
t
1i 18
i
14
FIGURA 4-12
Curva de calibración pendiente-nivel-caudal para el río Tennessee en Chattanooga, (V.S. Geological
Survey.)
miras convencionales. No hay certeza en cuanto a que el perfil de la superficie del agua entre
las dos miras sea un línea recta, es decir, que FIL = s . Por consiguiente el exponente k no
necesariamente debe ser 0,5 y se debe determinar empíricamente.
Una relacián pendiente-nivel-caudal necesita de un punto de medición base y un
punto auxiliar. Los puntos de medición deben de estar lo suficientemente aparte para que F
sea por lo menos de 30 cm (1 ft) Y así minimizar los posibles efectos de errores de
observación. Se determina la caída F aplicable a cada medición de caudal y si las caídas
observadas no varían mucho se selecciona un valor promedio E; Todas las mediciones con
valores de F = Fose dibujan como una simple relación de nivel-caudal, y se ajusta una
curva a estos puntos (fig. 4-12). Esta es la curva de qo que representa la descarga cuando F
<E; Si F= F
o,
larelación FIF
o
se dibuja contra qlqo en un gráfico auxiliar. El caudal
en cualquier momento se puede calcular conociendo la relación FIF
o
y seleccionando un
valorde qfq¿ de la curva auxiliar. El valor de qo que corresponde al nivel existente se toma
a partir de la curva qo Yse multiplica por qIqo para obtener q. Si la curva auxiliar se traza
como una línea recta en papel logarítmico, la pendiente de la línea será igual a k en la Ec.
(4-3). La calibración descrita de esta manera se conoce como valor de desnivel constante,
puesto que la caída media adoptada F¿ se considera constante.
En algunos casos el rango de F es demasiado grande y su variación está relacionada con
el nivel. En este caso se puede utilizar un valor de desnivel normal, Esta calibración es
similar a la anterior excepto que la caída normal F
n
que se utiliza en lugar de F
o
se toma
como una función del nivel y se define por un segundo gráfico auxiliar (fig. 4-13). Para
determinar el caudal con esta curva, se calcula la caída real F, se lee el valor de F
n
de la
curva y se calcula la relación FIF
o.
Se puede determinar entonces la relación aIqn
f
que,
multiplicada por el valor de qn de la curva de calibración, se produce el valor de q.
102 HIDROLOGlA PARA INGENIEROS
20
en
O
16
w
:lE
z
w
<
12 s
:lE
w
O
<
a::
:;)
S
<
50
CAUDAL EN M3/SEG X 1.000
20 30 40 10
I
ti:
7'
I
\5.2

V'
I
z
60
C7 1
t'--5.9
w
-,

-c
50
a:
,/
-«.

40
43 "'-.
/
CURVA DE q.
w CURVA DE
2.\
\5.0
O 30
DESNIVEL
./
20
NORMAL
j.5 'o
/
:::>
r-q::J

4.5 5.0 5.5
V
:-- 4.9
«
Fn
I.r 1/
L-- 4.3

1.2
¡,.....-
0.7
4.4
......


1.0
l.:""'"
<:::
.1/
5.7
Z' 0.8
./
i><'
¡z
I::l
0.6
l/
1'-... 5 S o CAUDALMEDIDO (q.)
0.4
h' • CAUDALAJUSTADO
3 g.S LOS NUMEROS INDICAN
0.2 0.4 0.6 .8 1.0 1.2
. EL DESNIVEL EN PIES
rar»
60
o
70
20
1-
u. 50
z
w
<
a:
:i 40
w
O
<
a:
:;) 30
1-
....l
<
4
100 200 400 600 SOO 1000 1200 1400 1600 1800 2000
CAUDAL EN FT'/SEG x 1.000
FIGURA 4-13
Curva de calibración de caída normal para el río Ohio en Metrópolis, m. (V.S. Geological Survey.)
La fig. 4-14 muestra el perfil de una onda de creciente cuando ésta pasa por una estación.
La pendiente es igual a s b + s r donde s b es la pendiente del fondo del canal (o la pendiente
de la superficie del agua si el flujo es uniforme) y Sr = dgfu dt. Aquí dgfdt es la pendiente
de la onda expresada como la tasa de cambio de nivel con el tiempo y u es la celeridad de la
onda. Puesto que s r es un factor variable en la pendiente, se puede construir una curva de
calibración dibujando el nivel contra el caudal para aquellas mediciones para las cuales dg
tat es cercano a cero. Si se supone que u es constante, se puede establecer una curva de
corrección al dibujar qIq e contra dg Idt donde q e es el caudal correspondiente al nivel
existente cuando dgfdt = O. En teoría dgfdt es la tangente al trazo del registrador del nivel
del agua, pero en la práctica es conveniente utilizar t!.g, o sea, el cambio en nivel durante un
período de tiempo finito, por lo general una hora pero en algunos casos mucho mayor.
f-----------lJdt
/-

dq
Pendiente
ldq
=sb+udt
Superficie del agUI
-=-
FIGURA ....14
Perfil de una onda de creciente
CAUDAL 103
4·10 Extensión de las curvas de calibración
No existe un método que sea completamente satisfactorio para extrapolar una curva de
calibración más allá del caudal más alto que haya sido medido. Amenudo se supone que la
ecuación de la curva de calibración es
q= k(g - a)b (4-4)
donde a, b Yk son constantes para la estación . Esta es la ecuación de una parábola en la cual
a es la distancia entre la elevación cero de la mira y la elevación para un caudal cero. Si se
puede determinar un valor correcto de a por tanteo, la ecuación aparecerá como una línea
recta al dibujarla en papel logarítmico y por lo tanto será fácilmente extendible. Sin embargo,
el procedimiento incluye la suposición de una calibración parabólica y por lo tanto no puede
tener en cuenta cambios marcados en la geometría hidráulica de la corriente para caudales
altos.
Otro método [ 20, 21 ] de extrapolar las curvas de calibración se basa en la fórmula de
Chézy
q = AC.JRs (4-5)
donde C es el coeficiente de rugosidad, s la pendiente de energía, A el área de sección
transversal y R el radio hidráulico. Si se supone constante CVs para una estación y D, la
profundidad media, se sustituye por R,
q = kA.JD (4-6)
Al dibujar los valores conocidos de q contra AVDen un gráfico se puede definir, por lo
general, algo que es bastante cercano a una línea recta que es fácilmente extrapolable. Para
estimar q, para niveles por encima de la curva de calibración, los valores de A VD se
pueden obtener mediante mediciones en el campo y utilizando la curva extendida. Puede
esperarse un cambio abrupto o una discontinuidad en niveles altos.
Un tercer método para estimar caudales altos se basa en la aplicación de principios
hidráulicos. El procedimiento a menudo se conoce con el nombre de cálculos de área-
pendiente [22,23 ].Pararealizar éstos se deben localizar a lo largo de un tramo del canal un
número suficiente de marcas de aguas altas; permitiendo de esta manera la determinación de
la pendiente de la superficie del agua en el momento del pico. Mediante nivelaciones o
sondeos del canal se puede determinar la sección transversal y por lo tanto calcular el área y el
radio hidráulico. La fórmula de Chézy-Manning se utiliza por lo general para calcular el
caudal:
La ecuación (4.7) en sistema métrico:
q = ~ AR2/3S1/2 (4-7)
n
La principal fuente de error al aplicar la. ec. (4- 7) es al estimar el coeficiente de rugosidad
n (apéndice, tablaB.4). Puesto que q es inversamente proporcional a n, yel valor promedio
de n para corrientes naturales es de alrededor de 0,035, un error de 0,001 en el valor de n
representa' aproximadamente el 3% en caudal. Además pueden existir dudas acerca de si la
sección transversal medida después de la creciente es la misma que existió en el momento de
104 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
-10
I
o
-30
! i
lOO
500
, ¡ I i
200
Distancia
Abril 18, 1952, nivel 9,2 m (30,2 ft)
Caud8l11.200 mO/seg (396.000 ft°/s)
Velocidad media 2,6 mis (8,6 ftl&-
Mayo 1, 1952, nivel 4,3 m (14 ft)
Caudal 2.400 mO/s (85.000 ft"/s)
Velocidad media 1,3 mis (4,2 ftls)
Marzo 25, 1952 nivel 1,7 m (5,7 ft)
Caudal 900 mO/s (32.000 ft"/s)
Velocidad media 1,3 mis (4,3 ft 18)
1.000 1.500 Pies
3 6 ~ ~ 6 0 " metros
/
FIGURA 4·15
Sección transversal del río Missouri en Omaha, Nebraska, mostrando la erosión y deposición durante el
paso de una creciente.
ésta. A menudo los ríos forman cauce durante los caudales altos y redepositan material en los
caudales bajos (fig. 4-15). En las condiciones más favorables, se puede esperar un error del
10% al hacer un estimativo utilizando el método de área pendiente. El coeficiente en la Ec.
4-7 se aplica para dimensiones en unidades métricas y toma un valor de 1,49 cuando se
utilizan unidades inglesas.
4·11 Efecto del hielo en el caudal
Cuando el hielo cubre una corriente, se desarrolla una nueva superficie de fricción y la
corriente se convierte en un conducto cerrado que lleva un caudal más bajo debido a la
disminución en el radio hidráulico. El lado inferior de la lámina del hielo puede ser
extremadamente rugoso si se voltean porciones de hielo y se solidifican posteriormente unas
con otras. El movimiento del agua bajo el hielo desarrolla gradualmente una superficie lisa.
Si el nivel baja, haciendo que el hielo funcione como un puente a través de la corriente, las
características de nivel-caudal vuelven a ser aquellas de la corriente libre.
En ríos turbulentos el primer hielo que se forma es el de agujas, que son pequeños
cristales suspendidos en el flujo turbulento. Este hielo, amontonado en las rocas del fondo del
canal, se llama hielo de anclaje y puede causar un pequeño aumento en el nivel. Si la
turbulencia no es lo suficientemente grande para mantener los cristales de hielo mezclados en
la corriente, éstos se elevan a la superficie en forma de capas de hielo. A medida que se forma
una capa completa continua, se pueden esperar pequeñas variaciones en la relación nivel-
caudal de vez en cuando. .
Cuando el agua está cubierta de hielo es necesario hacer mediciones periódicas [24] a
través de orificios en el hielo e interpolar el caudal entre estas mediciones de alguna manera
que parezca razonable. El correntómetro debe moverse rápidamente de un orificio a otro y
debe mantenerse en el agua en todo momento, excepto cuando se está trasladando de un lugar
a otro para evitar el congelamiento. Por fortuna, si la corriente está congelada de una manera
sólida, el caudal es generalmente pequeño puesto que habrá poca fusión de nieve u otra fuente
de escorrentía en el área tributaria.
CAUDAL 105
4-12 Otros métodos para la obtención de información sobre caudales.
En grandes ríos en los cuales existen presas, el caudal se puede determinar mediante una
calibración del rebosadero, las compuertas y las compuertas de turbina. Se puede calcular el
caudal si se mantiene un registro cuidadoso de la operación de las compuertas y las turbinas.
Algún progreso se ha obtenido en la generalización de curvas de calibración basadas en la
geometría de la estructura de la compuerta [25].
En pequeñas corrientes, las mediciones de caudal se pueden realizar con vertederos o
canales [26]. Estos aparatos por lo general se calibran en el laboratorio, aunque su calibra-
ción se puede verificar en el lugar donde se instale con correntómetros. En pequeñas
corrientes, para tener certeza en las mediciones, se puede necesitar una combinación de un
vertedero triangular para descargas bajas y una canaleta de Venturi para descargas altas. Los
grandes vertederos son por lo general poco satisfactorios debido a la sedimentación en la
parte de aguas arriba y el consiguiente cambio en las características de descarga.
A menudo se ha sugerido que las alcantarillas en las carreteras se pueden utilizar como
estructuras para medición de caudales. En muchos casos ésto es factible; sin embargo, la
hidráulica de las alcantarillas es bastante compleja [27]. En terrenos planos se debe tener
mucho cuidado puesto que las alcantarillas se ven afectadas por remansos a menos que se
midan los niveles aguas arriba yaguas abajo. En pendientes fuertes es necesario establecer si
la alcantarilla fluye llena con control en la tubería o parcialmente llena con control en la
entrada. Pueden sucederse cambios temporales en la capacidad de descarga como resultado
de depósitos de sedimentos y otros desperdicios.
Se pueden realizar también mediciones aproximadas de caudal determinando el tiempo
de viaje de flotadores. Un flotador en la superficie viaja con una velocidad que es aproxima-
damente 1,2 veces la velocidad media. Los objetos que flotan con una parte sumergida
viajarán a una velocidad más cercana a la velocidad media en la sección. Un flotador que vaya
desde la superficie hasta la mitad de la profundidad viaja con una velocidad de 1, l veces la
velocidad media.
4-13 Planeación de una red de medición de caudales
Se pregunta: ¿Cuántas estaciones de medición deben ser instaladas, y dónde deben estar
localizadas? Esta decisión del diseño de redes debe ser tomada por la persona encargada
del manejo de la red. El diseño de una red de medición es un problema de muestreo estadístico
en un área y un problema de muestreo en los lugares donde la información tiene mayor
probabilidad de ser utilizada.
Es conveniente diferenciar tres tipos de estaciones. Las estaciones operacionales se
necesitan para predicción de caudales, operación de proyectos, distribución de agua, etc.
Estas se localizan cuando se necesiten para los fines para los cuales van a servir y se operan
mientras el propósito exista. Las estaciones especiales se instalan para obtener informa-
ción para proyectos de investigación, estudios especiales o investigaciones. Su localización
se determina por una necesidad muy especial y su operación se mantiene hasta que se haya
completado el estudio. Las estaciones básicas se operan para obtener información para
uso futuro. El tiempo y la naturaleza de este uso futuro es por lo general desconocido cuando
la estación se instala. El planeamiento para tales estaciones es el principal problema del
diseño de redes de medición.
El problema de decisión es cómo distribuir un presupuesto limitado en costos de capital y
costos de operación de una red [28]. Puesto que no existe una evaluación racional del valor
de la información, parece lógico tratar de definir un tamaño mínimo de área de drenaje para el
cual se puedan hacer estimativos razonables del parámetro en cuestión. Este mínimo estará
determinado por el nivel de desarrollo regional, las características hidrológicas de la región y
106 HIDROLOOlA PARA INGENIEROS
las necesidades probables de información (diseños de alcantarillas, abastecimiento de agua
para irrigación, etc.), El área mínima varía entre 26 km
2
( 10 millas cuadradas) en una región
bastante bien desarrollada a 260 km
2
(lOO millas cuadradas) o más en áreas en desarrollo.
Todos los ríos de un cierto tamaño en una región se deben medir cerca a su boca lo mismo
que algún número de sus tributarios. Si aparece obvio cuales corrientes van a ser aprovecha-
das, éstas deben ser aquellas sobre las cuales se efectúen las mediciones. Esto incluye las
corrientes que presentan en la actualidad o pueden presentar en el futuro problemas de
inundaciones así como aquellas que pueden utilizarse para generación eléctrica, irrigación,
etc. La red debe muestrear hoyas de todos los tamaños mayores que un mínimo especificado y
también deben muestrear el rango de las características hidrológicas y geológicas de la
región. Es prácticamente imposible hacer mediciones en todas las corrientes y en todos los
lugares donde se puede necesitar la información. Una función importante de los ingenieros
hidrológos es estimar las descargas en localizaciones sin mediciones. Este trabajo es más
sencillo y su resultado más confiable si se cuenta con una red que hace un muestreo de las
características regionales de una manera efectiva.
Debido a que la información de diseño hidrológico a menudo se expresa en términos
probabilísticos (capítulos 11 y 12), los registros largos de caudal tienen un valor considerable
si se puede suponer que son internamente homogéneos, o sea, que presentan esencialmente
características similares de la hoya a través del período completo de registro. Las actividades
del hombre están ahora tan extendidas que son muy pocas las corrientes que permanecen sin
haberlas sentido. Las estaciones base [29] deben mantenerse permanentemente en todas
las corrientes que son poco afectadas por el hombre. En la mayoría de los casos las estaciones
operacionales serán relativamente permanentes. Las estaciones de información básica, sin
embargo, se pueden descontinuar tan pronto como la información sea suficiente para poder
obtener un registro sintético cuando sea necesario.
Si el presupuesto para la obtención de información está muy restringido, puede ser
ventajoso terminar la recolección de información en un sitio determinado después de 'algunos
años (10 años) y utilizar este equipo en otro lugar para aumentar el número de hoyas en las
cuales se tengan mediciones. Si se adopta esta política, debe disponerse de algún método para
obtener registros sintéticos y debe recolectarse toda la información básica necesaria para su
uso. La información sobre precipitación por lo general da la mejor base para la obtención de
registros sintéticos (capítulos, 7, 8 y 10); de ahí que se deba instalar una red de estaciones de
medición de precipitación al mismo tiempo que una estación de aforos y mantenerla después
de que se ha descontinuado la estación. La decisión es de tipo económico y esta representada
por
kFp + Op + pS < kF
q
+ Oq (4-8)
donde F es el costo inicial, O el costo de operación, los subíndices P y q hacen referencia a
precipitación y caudal, respectivamente, k es el factor de recobro del capital, Sel costo de
sintetizar los registros en caso que estos sean necesarios y p la probabilidad de que esta
síntesis sea necesaria. Puesto que las estaciones de precipitación, con toda probabilidad,
serán necesarias para otros fines, es muy difícil estimar p y S Ypor lo tanto no se puede
esperar una solución exacta. Una decisión basada en el juicio puede ser lo suficientemente
exacta. Puesto que es casi cierto que el costo del registro sintético aumenta al aumentar el área
de drenaje, es mejor continuar las estaciones en áreas de drenaje grandes más o menos
permanentemente y mover las estaciones en las áreas pequeñas de drenaje. También se debe
considerar la confiabilidad de la síntesis, puesto que una síntesis de baja calidad tiene menos
valor que un registro de buena calidad. .
CAUDAL 107
INTERPRETACION DE REGISTROS DE CAUDALES
4·14 Unidades
La unidad básica de flujo utilizada en los países con el sistema métrico es metros cúbicos
por segundo (m
3/s),
la unidad básica en el sistema inglés es el pie cúbico por segundo
(ft
3/s).
El volumen de flujo se puede expresar en metros cúbicos o pies cúbicos, pero como
esto lleva a números demasiado grandes, a menudo se utilizan unidades de volumen mucho
mayores. Es por ésto que el volumen a menudo se expresa en algún múltiplo de los metros
cúbicos, comúnmente, millones de metros cúbicos o hectómetros, (apéndice, tabla B.l).
También se utilizan unidades menos comunes, como los metros cúbicos por segundo por
kilómetro cuadrado, los pies cúbicos por segundo por milla cuadrada, el milímetro y la
pulgada. Los metros cúbicos por segundo por kilómetro cuadrado son unidades convenientes
para comparar casos de flujo en ríos con áreas tributarias diferentes y son iguales al caudal en
m
3
/ s dividido por el área de drenaje en km", El milímetro es la cantidad de agua necesaria
para cubrir el área de drenaje con una profundidad de un milímetro, y es una unidad bastante
útil para comparar caudales con la precipitación que ha sido la causa. El milímetro es una
unidad de volumen únicamente cuando se asocia con un área de drenaje específica. En el
sistema inglés se utiliza la pulgada.
Es deseable tratar la información anual sobre caudales de tal modo que la estación de
crecientes no quede dividida entre años sucesivos. Para este fin se han definido varios años
hidrológicos; el U.S. Geological Survey utiliza el período del l° de octubre al 30 de
septiembre para la publicación de información, que es el año hidrológico utilizado en los'
Estados Unidos.
4-15 Hidrogramas
Un hidrograma es el gráfico de nivelo caudal contra el tiempo. Se han utilizado diferentes
medios para representarlo gráficamente, según el propósito del gráfico; las medias anuales y
mensuales o el caudal total se utiliza para mostrar el registro de la escorrentía que pasa por una
estación. Las características de una creciente en particular por lo general no pueden mostrarse
como descargas promedio para períodos mayores de un día. Es preferible que los hidrogra-
mas de crecientes se dibujen calculando el caudal instantáneo a partir de los registros del
limnígrafo. Se debe dibujar un número suficiente de puntos para indicar adecuadamente
todos los cambios significativos en la pendiente del hidrograma. Las escalas para dibujar
variarán con cada problema (en metros cúbicos por segundo y minutos en las hoyas más
pequeñas, hasta miles de metros cúbicos por segundo y horas o días en las hoyas muy
grandes). La forma del hidrograma está determinada por las escalas utilizadas, y en un
estudio en particular es una buena práctica. utilizar las mismas escalas para todas las
crecientes en una hoya dada.
4·16 Caudal medio diario
Los datos de caudal por lo general se publican en la formade caudales medios diarios (fig.
4-16). Esto es la tasa de descarga promedio en metros cúbicos por segundo (pies cúbicos por
segundo) para el período comprendido entre la media noche hasta la media noche siguiente.
Desde 1945, el U.S. Geological Survey ha venido incluyendo la magnitud y la hora en la cual
se suceden todas las crecientes significativas. En ríos grandes esta forma de publicación es
bastante satisfactoria, pero en los más pequeños deja aún algo que desear. La información
presentada por las descargas medias diarias depende de una relación de azar entre el tiempo
en el cual se sucede la tormenta y las horas del reloj (fig. 4-17). En los ríos grandes el caudal
108 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
máximo instantáneo puede ser apenas algo mayor que el máximo caudal medio diario. En
corrientes pequeñas el caudal máximo instantáneo es por lo general muchísimo más grande
que el mayor caudal medio diario. Siempre y cuando sea posible, el hidrólogo debe tratar de
obtener copias de limnígrafos y trabajar con hidrogramas de caudal instantáneo cuando
trabaja en hoyas pequeñas. Si esto no es factible, la fig. 4-18 se puede utilizar como una guía
para estimar el caudal pico y el tiempo del pico. Esta figura es una relación promedio [30]
desarrollada a partir de información en todos los Estados Unidos y como tal puede esperarse
que dé resultados exactos. En hoyas excesivamente pequeñas, donde una creciente y su
recesión pueden sucederse en una fracción de un día, el uso de registradores es esencial si uno
desea estudiar las tasas de flujo.
4-17 Ajuste de la información de caudales
La información publicada de caudales debe revisarse cuidadosamente y ajustarse por los
posibles errores que resulten de deficiencias en los instrumentos y en las observaciones, hasta
que éstas se consideren tan exactas como sea posible. Por varias razones, el caudal publicado
puede no representar la información que en realidad necesita el analista. La localización de la
estación puede haber variado durante el período de registro con un cambio resultante en el
área de drenaje y un posible cambio en la tasa de flujo. En este caso es posible un ajuste del
registro utilizando una curva de doble masa (sección 3-10). La base para la curva de doble
masa puede ser la descarga en una o más estaciones de medición que no han sido desplazadas
o la precipitación promedio en un número de estaciones en el área. La curva de doble masa
implica una relación de la forma q = kP, la cual puede no ser correcta si se utiliza la
precipitación como base. Un procedimiento más efectivo es desarrollar una relación entre
precipitación y escorrentía y hacer una curva de doble masa del caudal observado contra la
escorrentía estimada a partir de esta relación (Sec. 8-12).
La influencia del hombre (embalses, derivaciones, diques, etc.) produce cambios en el
volumen total de flujo, o en la tasa de flujo, o en ambos. Un análisis de los efectos en el
registro en una estación determinada requiere de una búsqueda cuidadosa para determinar el
número y el tamaño de embalses, el número y la cantidad de derivaciones y la fecha de su
construcción. Muchas pequeñas derivaciones pueden no ser medibles, y se deberán hacer
estimativos del flujo derivado con base en el consumo eléctrico de bombas, la capacidad del
equipo de bombeo, la duración del bombeo, o la capacidad de los conductos en derivaciones
por gravedad. Las derivaciones para irrigación se pueden estimar a partir del número de
hectáreas irrigables o irrigadas yde los estimativos de consumo unitario de agua (Cap. 5). El
ajuste de un registro de caudal debido al efecto de embalses o derivaciones requiere'la adición
del cambio neto en almacenamiento y/o la derivación total del flujo que haya sido reportado.
También puede ser necesario considerar las pérdidas en el canal y las pérdidas por evapora-
ción de los embalses.
Los ajustes para períodos cortos en caudales instantáneos debido a efectos de almacena-
miento o derivación son un problema mucho más complejo. Los diques, mejoras en el canal y
trabajos similares también afectan las tasas de flujo. En algunos casos el bombeo de agua
subterránea tiene una influencia marcada en la reducción de flujos bajos así como también la
construcción de pequeños embalses [31 ]. La corrección debida al efecto de almacenamiento
o derivación en las tasas de flujo se hace añadiendo la tasa de cambio de almacenamiento o la
tasa de derivación a las descargas observadas. Puede ser necesario, además, utilizar técnicas
de paso de crecientes (Cap. 9) para corregir el efecto de almacenamiento en el canal entre el
embalse o el punto de derivación y la estación de medición. Las mejoras en los canales y la
construcción dediques alteran el flujo, puesto que estos trabajos cambian los efectos de
almacenamiento en los canales y en los ríos. A menos que sea posible establecer una
correlación entre la situación "antes" y "después" con alguna estación localizada fuera de.
CAUDAL 109
POI'OMAC RlVER BASIN
01619500 Antletam Creek near Sharpeburg, Md.
LOCATION.--Lat 39°27
101
11
, long 77°43'52
11
, Washington County, on left bank 400 rt downstream from Burnslde Bridge,
1 mile southeaet of SharpSburg, and 4, miles upstream trom mouth.
DRAINAGE ARF.A.--281 eq mL
PERIaD OF RECORD.--June 1897 te September 1905. August 1928 to curren!;; year. Monthly discharge on1y tor sorne
perlads, publ1Shed ln WSP 1302.
GAGE.--water-stage reecreee, Concrete control slnce Mar. 29, "1934. Datum of gage 18 311.00 ft aboye mean sea
level, adJustment cr 1912. June 24, 1897, te Aug. 25, 1905, nonrecordlng gage a fe", hundred feet down;¡tream
trom Mlddle Bridge, 1.2 miles upstream at datum about 12 feet hlgher. Aug. 21, 1928, te July 13, 1933, 000-
recording gage at Burnslde Bridge at present datum.
AVERAGE DISCHARGE.--48 years (1891-1903, 1904-5, 193O-1971), 257 ere {12.42 lnches per seec-), adjusted rOl' m-
flow eance 1930.
EXTREMES.--Current year: Maxlmumdlacharge, 2,670 ere Feb. 13 (gage height, 7.15 ft)¡ mlnimum, 122 crs part of
each day Sept. 8-11 (gage helght, 2.45 ft).
Perlod 01' record: Maxlmumd1scharge, 12,600 ere Ju1y 20, 1956 (gage helght, 16.73 re ), from rat1ng curve
extended aboye 4,300 efa on basia 01' contracted-opening seaeuremene 01' peak f1ow¡ m1nimum discharge, 9".4 cr'e
Nov. 22. 1957, reault 01' regu1ation caaaed by construction work aboye station¡ m1nimum daily, 31 ers Jan. 30,
1966.
REMARK8. --Reeords gccd , Sorne diurnal f1uctuation ceueed by powerp1ant aboye station. Sinee 192fl, records in-
elude pumpage from Potomac Riyer for municipal supp1y 01' Hagerstown. Th1s water 1ater entera Antletam creek
aboye station as sewage. Records 01' cnemrcat anatveee and water temperatures rcr the water year 1971 are
publ1shed In Part 2 01' this reporto
REVISIONS (WATER YEARS).--WSP 192: 1897-1905. W'SP 726: Drainage area, WSP 1432: 1929-31(M), 1933, 1935(ML
1937(M), 19.9(M), 1952(M).
nISCHARGE, IN CU(l.IC f!:ET
.,.
SECOND. WATER YEAR OCT'J8EfI lCilTO YO SEPTE"8ER 1911
OAY ccr 'OY oec
J" "O
.,.
,..
JU' JUL 'UO SE'
,..
'0.
".
"0
aec
.,. ,., ,., ,q¡
".
'"
U'
'" '"
211 '00 "0 '0.
,.. ,..
'"
'0.
Hl
U'
'"
'"
70' '00 230
"C ".
,.,
,..
'00 241
".
H'5 ...
'O,
191 no
"0
11O
'"
'00
lO'
34.
'"
Dio
".
'0'
'"
"0
,,,
36O
". ".
18'
,..
128
,
'"
ace
'"
"0
,.,
".
,,.
'"
".
'"
21o'!
12'
,
'"
187
'"
'00
". ."
...
,.,
18'
lOl 127

'"
'T4
186 510 350 81l
."
."
..,
'"
'"
12'
. 132 ree
18' 50O
"0
".
'"
.,.
3,11
'"
'"
,"
10
'"
\70 "un ••0 ,..
O"
..,
'C' ".
\70
'"
U,
11
'" '"
181 '56 "0
..,
".
'"
H'
171
\8' 127
12
"O ".
'01
.,.
:!82
."
,..
".
Ha
lO' lO'
\9.
13 \30
'"
"0
."
1.160
.,. ,., .,.
'0'
\01
lb' 17'
,.
128
'"
'01
."
l. ')';0
." n, ')Pli
'O,
'"
150 118
15 1.-
,.. ,.,
."
0"
585
,,.
." 'O.
p,
151 150
lb 14.
'"
191 '8O
!'92
5"
,,,
."
.,.
1'O 15'
13'
P 112 200
'"
"0
..' 54'
32O ••s
'"
17. 150
'"
\8 127
"0
,oo
no
SI' '19
."
'"
167
'"
151
19 1>5
Z4' '01 31O 0'0 52'
roe
."
ase
17' 151
,..
,O
"O
".
27. '00
... ...
'0'
,..
285 17.
15' 15'
Zl 150
,,,
'"
Ha 81b ...
'0'
420
'"
,.. ,..
,.,
aa
,.,
'00
,,.
'"
..,
'"
,.,
'R6 ?10 1b0
'"
".
es
'12
,,,
50' l.O 1. 6
SI' '·0
,..
".
'"
143
,.,
Z4 15'
".
•• 1 34O 1.:H0 ... lB4 ):!1
'" '"
".
151
Z5 l"
'"
54'
'"
l. e-o
.,.
27.
".
,.,
'0'
'" '"
ze 13'
'"
"5 320
•••
..,
,,.
316
'"
171
".
,..
"
'"
no
."
'00 1.0'00 ..O
'"
'0'
:l';n ,..
'" '"
"
130
'"
."
28O 1.000
."
'"
"1
".
158 ,o7
150
"
"8
".
,..
260
."
,.. ,.,
7H 158
",
'"
,O
'42
'"
,.0
'00 47.2
,,. ,,.
".
17'
143
'"
"
'0' "0
29o
'0' "0
lO,
".
TOTAL '-,'in 7.6la Q.2C)6 12.241 lQ.311 li1!. Q.'HI6 t1.Q'51 Q,6)) 'j,741 4.631
MFAN ,..
".
'00 "5
..e 007
'"
...
'"
'"
IR' 15'
.U ,.,
."
ee t ... l. t:3C
.,.
'53
".
500
"O
'"
,.,
HI' 125 t ee 181 26O 210
'0' 27' '56
".
15'
134
'" (t) -13.1 -11.0 -6.9 -5.7 -6.0 -5:5 -€.5 -5.5 -6.8 -10.8 -11.3 -13.0
MEAN •
'"
243 293 389 68. 602 326 380 314 166 114 1<1
CPSH *
.<7 .86 1.04 1.38 2.43 2.14 1.16 1.35 1.12 .59 .62 .50
IN

.5' .96 1.20 1.59 2.53 2.41 1.29 1.56 1.25 .68 .72 .56
c.u \970 TOTAL l.2Ct,'!I3Q MEAN 141 .u 1.810 "'IN 110 MEAN. 333 CFSM* l.19 IN'
16.15
'iT" YfI 1911 T ITAl llq.271 !'l(.6N-)21 .u 1,6:!O MIN 12'5
MEAN' 318 CFSM* 1.13
IN'
15.34
PEAK IlISCHARGE (BASE. 1,500 CFS) t Pumpage. In cuuí.c feet per- eeecrd,
DATE TI ME G. H. DI SCHARGE DATE TIME G. H. DI SCHARGE
from Potomac Riyer for municipal aupp1y
01' Hagerstown.
2-13 2115 7.15 2.610 2-23
'800 5.61 1,680
• Adjusted for pumpage.
FIGURA4-!'
Hoja de datos del U.S. Geological Survey
Water Resources Data.
110 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Hidrograma instantaneo
5 3 4
Fecha
/'Caudal medio dllJJio
L
I
L __
2
Hidrograma instantáneo
r--
I
I
r
I
I
I
I
I
_.J I
Caudal medio .i-::
2 3 4
Fecha
5 6
FIGURA 4-17
Relación entre los caudales instantáneos y medios; los gráficos superior e inferior son típicos de
corrientes pequeñas y grandes, respectivamente.)
la influencia del trabajo realizado sobre los canales, las correcciones deben hacerse utilizando
métodos de paso de crecientes.
Los cambios en el uso de la tierra tales como urbanización, desforestación o reforestación
afectan el caudal y producen cambios aparentes en los registros de flujo. A menos que se
conozca el tiempo en el cual se realizaron los cambios y el área afectada, la corrección de un
registro es casi imposible. Aún con buena información sobre los cambios sucedidos el
proceso de ajuste es complejo. La solución más directa puede ser el uso de técnicas de
simulación (Cap. 10) para reconstruir el flujo a partir de una serie histórica de lluvia y de otros
factores meteorológicos, utilizando parámetros apropiados para las condiciones bajo estudio.
4-18 Escorrentía media anual
La fig. 4-19 es un mapa que muestra la escorrentía media anual en los Estados Unidos.
Además de los problemas de representar un elemento con alta variación por medio de
isopletas partiendo de información muy limitada, existen otros problemas peculiares a la
escorrentía, El registro de flujo en una estación de medición representa la escorrentía
integrada para la hoya localizada aguas arriba de esa estación. En muchas áreas la producción
de escorrentía no es uniforme sobre la hoya. La escorrentía media anual del río Missouri en
CAUDAL 111
/ I
VI
1-
l/--9-PlJ-- ji
.:I--f
V' I
V
./ /
---¡
'1
ji


/
/

I / /1
//
'rr V
1/
1,1
L--
1
I

y
V
/"
V
V
«.
\
10

./
1,2
\ \
.>
/
el.:
1.3

\ \
»
<,

i/
\
.............

\
IX
<,
---
t?5 /
<,
r.<-

°
° W
Relación del dla anterior al dfa del máximo
1,0
0,1

0,7
:s
0,6
iil
i 0,5
0,4

j 0,3
O,?
0,8
0,9
FIGURA 4·18
Caudal máximo y hora del mismo en relación con el caudal medio diario. Los números en las curvas
indican la hora en el día del máximo y la razón entre caudal pico y caudal medio en el día del máximo.
(U.S. Geological Survey.)
Omahaes 25.400hm
3(1O.370.000
sfd) O 30 rnmpara un área de drenaje de 836.000km
2
• Las
áreas altas producen una escorrentía mucho mayor (El río Yellowstone en Corwin Springs =
396 mm) mientras otras áreas grandes deben tener un valor por debajo del promedio en
Omaha. Además, el almacenamiento y las derivaciones de caudales a otras cuencas compli-
can aún más el proceso. La fig. 4-19 fue preparada por el U.S. Geological Survey [32]
utilizando toda la información disponible y representa el mapa más confiable disponible para
los EstadosUnidos. Tal mapa pretende mostrar las variaciones geográficas de escorrentía de
un modo muy general. Desde luego no es posible mostrar detalles menudos y debe utilizarse
únicamente como información general y en estudios preliminares. No debe utilizarse como
una fuente de información para un problema específico de diseño. Tal información puede ser
desarrollada de una manera más confiable utilizando los datos reales de escorrentía y las
técnicas analíticas discutidas en los capítulos que siguen. Es de mucha ayuda coordinar
mapas de precipitación y evaporación con mapas de escorrentía [33].
4-19 Variaciones de la escorrentía
Los valores normales o promedios de escorrentía sirven un propósito importante pero ellos no
aclaran toda la información pertinente con relación a la hidrología de un área. De especial
significado son las variaciones de escorrentía alrededor de este valor normal. Estas variacio-
nes incluyen lo siguiente:
1 Variaciones en escorrentía total de año a año
2 Variaciones en tasas diarias de escorrentía a través del año
3 Variaciones de escorrentía por estaciones
112 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
FIGURA 4·19
Escorrentía media anual en los EE.UU. (U.S. Geological Survey.)
En algún grado mayor o menor, estas variaciones son características regionales, pero el
tamaño del área de drenaje es un factor invariable. La fig. 4-20 muestra la relación de la
escorrentía máxima anual con la escorrentía media anual como una función del área de
drenaje para varias estaciones en la hoya alta del río Ohio, de las cuales se tienen al menos 20
años de registro. En la misma figura se muestra una curva de la relación de máximas
crecientes a la descarga promedio. En el primer caso parece poco evidente el efecto del
tamaño del área, pero en el segundo las relaciones mayores se asocian con las hoyas más
pequeñas. Las relaciones no son perfectas, puesto que la forma de la hoya, la geología y la
exposición climática son también factores significativos. El mapa de la fig. 4-21 indica la
variación de estas dos relaciones en los Estados Unidos. Para minimizar el efecto del área las
relaciones están dadas para estaciones que tienen áreas de drenaje entre 2.600 y 5.200 km
2
(1.000 Y2.000 mi"). Las relaciones más altas están generalmente localizadas en las regiones
áridas en las cuales el valor normal anual de escorrentía es bajo.
La media de la escorrentía mensual para algunas estaciones se muestra en la fig. 4- 22 (Pág
222). Nuevamente se encuentran diferencias regionales significativas. Un verano marcada-
mente seco es característico del Pacífico suroeste, y es un factor importante para las
necesidades de irrigación en tal área. Por contraste, la estación de flujo bajo en la parte norte
de los Estados Unidos es durante los meses de invierno, cuando la precipitación es primor-
dialmente en forma de nieve. En el este y en los estados del sureste, la escorrentía aparece
más uniformemente distribuida a través del año como resultado de una precipitación más
uniforme (fig. 3-15).
CAUDAL 113
10
10
100
Area, km
2
1000
100 1000
Area, mi
2
10,000 100,000
FIGURA 4-20
Relación entre la escorrentía máxima anual y la escorrentía media anual; y caudal máximo registrado y
caudal medio para estaciones en la hoya alta del río Ohio.
La tabla 4-1 que comienza en la página 222 resume algunos de los más grandes picos
registrados en diversas partes de los Estados Unidos.
FIGURA 4-21
Relaciones entre caudal máximo anual y caudal pico máximo a caudal medio para algunas estaciones de los
EE.UU. con áreas de drenaje entre 2.600 y 5.200 km' (1.000 y 2.000 mi'.)
114 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
FIGURA 4-11
Escorrentía media mensual en algunas estaciones de los EE.UU.
REFERENCIAS
1. T. J. Buchanan and W. P. Sorners, Stage Measurement at Gaging Stations,
U.S. Geol. Suru. Tech, Water Resour. Inv., bk. 3, chapo A7, 1968.
2. E. G. Barron, New instruments for Surface-Water Investigations, in Selected
Techniques for Water-Resources Investigations, U.S. Geol. Surv. Water-
Supply Papo 1692-Z, pp, Z-4-Z-8, 1963.
3. M. H. CoIlet, Crest-Stage Meter for Measuring Static Heads, Cio, Eng.,
vol. 12, p. 396, 1942.
4. J. C. Stevens, Device for Measuring Static Heads, Cio. Eng., vol. 12, p. 461,
1942.
5. F. J. Doran, High Water Gaging, Civ. Eng., vol. 12, pp. 103-104, 1942.
6. G. E. Ferguson, Gage to Measure Crest Stages of Streams, Civ. Eng., vol. 12,
pp, 570-571, 1942.
7. For sorne history of the developrnent of cup-type meters see A. H. Frazier,
Daniel Farrand Henry's Cup Type "Telegraphic" Current Meter, Tech. Cult.,
vol. 5, pp. 541-565, 1964.
8. A. H. Frazier, Williarn Gunn Price and the Price Current Meters, U.S. Natl.
Mus. Bull., vol. 252, pp. 37-68, 1967.
9. M. P. Q'Brien and R. G. Folsorn, Notes on the Design of Current Meters,
Trans. Geophys. Union, vol. 29, pp. 243-250, April 1948.
10. G. F. Srnoot and C. E. Novak, Calibration and Maintenance of Vertical-Axis
Type Current Meters, U.S. Geol. Sl1rv. Tech. Water Resour. Inn., bk. 3, chapo
A8,1968.
Tabla 4-1 Algunos caudales picos en los Estados Unidos
Caudal pico Area de drenaje
Caudal
por unidad de área
Corriente Estación ft3/ S
I
m
3/s
mi'
I
km' ft3/ S-mi ' Im
3/s_km'
Fecha
Vertiente del Atlántico Norte
Nibbs Cr. tributary I tAmelia, Va. 740 21 0.35 0.91 2,114 23.1 6/72
Bull Run tCatharpin, Va. 39,400 1,116 25.8 66.8 1,527 16.7 6/72
Western Run tWestern Run, Md. 38,000 1,076 59.8 154.9 635 6.9 6/72
Bull Run i"Manassas, Va. 76,100 2,155 148 383 514 5.6 6/72
East Mahantango Cr, tDalmatia, Pa. 69,900 1,979 162 420 431 4.7 6/72
Esopus Cr. tColbrook, N.Y. 59,600 1,688 192 497 310 3.4 3/51
Patapsco R. tHollofield, Md. 80,600 2,282 285 738 283 3.1 6/72
Conestoga Cr. tLancaster, Pa. 88,300 2,500 324 839 273 3.0 6/72
Loyalsock Cr. tLoyalsock, Pa, 88,700 2,512 443 1,147 200 2.2 6/72
White R. tWest Hartford, Vt. 120,000 3,398 690 1,787 174 1.9 11/27
Tioga R. tLindley, N.Y. 128,000 3,625 771 1,997 166 1.8 6/72
Tioga R. tErwins, N.Y. 190,000 5,380 1,377 3,566 138 1.5 6/72
Chemung R. tBig F1ats, N.Y. 235,000 6,654 2,150 5,568 109 1.2 6/72
Potomac R. tHancock, Md. 340,000 9,628 4,073 10,549 83 0.9 3/36
Potomac R. tPoint of Rocks, Md. 480,000 13,592 9,651 24,996 50 0.5 3/36
Susquehanna R. tHarrisburg, Pa. 1,020,000 28,883 24,100 62,419 42 0.5 6/72
Vertiente del Atlántico Sur y el Golfo de México
....-
I
Morgan Cr. tChapel HiII, N.C. 30,000 850 27 70 1,110 12.1 8/24
Linville R. tNebo, N.C. -, 39,500 1,119 67 174 590 6.4 8/40
Catawba R. tCatawba, N.C. 71,400 2,022 171 443 416 4.6 8/40
Yadkin R. tWilkesboro, N.C. 160,000 4,531 493 1,277 324 3.5 8/40
Catawba R. tMarion, N.e. 177,000 5,012 1,535 3,976 115 1.3 8/40
I
Wautauga R.
Buffalo R.
I
tSugar Grove, N.C.
tFlat Woods, Tenn.
Hoya del río Ohio
-----------------¡
I
50,800 I 1,438 I 91 236
90,000 2,549 447 1,158
559
202
6.1
2.2
8/40
2/48
NewR. tGalax, Va. 141,000 3,993 1,131 2,929 125 1.4 8/40
Caney Fork tRock Island, Tenn. 210,000 5,947 1,678 4,346 125 1.4 3/29
Great Miami R. :j:Dayton, Ohio 250,000 7,079 2,511 6,503 100 1.1 3/13
Great Miami R. :j:Hamilton, Ohio 352,000 9,968 3,630 9,402 97 1.1 3/13
OhioR. :j:Sewickly, Ohio 574,000 16,250
1
19
' 500
50,500 29 0.3 3/36
OhioR. :j:Owensboro, Ohio 1,210,000 34,260 97,200 251,750 12 0.1 1/37
OhioR. :j:Metropolis, liI. 1,850,000 52,390 203,000 525,770 9 0.1 2/37
Hoya del Río S. Lorenzo
Quigg Hollow Bk. tAndover, N.Y.
9,200 I
260 4.2 11.0 2,170 23.7 6/72
Trumansburg Cr. :j:Trumansburg, N.Y. 17,800 504 11.5 29.8 1,550 16.9 7/35
East er. :j:Rutland, Vt. 36,500 1,034 51 132 719 7.8 6/47
Winooski R. [Essex Junction, Vt.
113,000 I
3,200 1,044 2,704 108 1.2 11/27
Auglaize R. tDefiance, Ohio 120,000 3,398 2,318 6,004 52 0.6 3/13
,
Vertiente de la bahía de Hudson y la hoya alta del Misisipí
East Fork, Galena R. :j:Council HiII, III. 16,600 470
I
20 52 830 9.0 4/47
Farro Cr. :j:East Peoria, III. 22,000 623 61 158 361 3.9 4/47
Platte R. tRockville, Wis. 43,500 1,232 149 386 313 3.2 7/50
Big Eau Pleine R. tStratford, Wis. 41,000 1,161 224 580 183 2.0 9/38
Cuivre R. tTroy, Mo. 120,000 3,398 903 2,339 133 1.5 10/41
Sangamon R. :j:Oakford, 111. 123,000 3,483 5,120 13,260 24 0.3 5143
Des Moines R. tTracy, Iowa 155,000 4,389 12,479 32,320 12 0.1 6/47
Mississippi R. :j:Clinton, Iowa 250,000 7,079 85,600 221,700 3 0.03 6/1880
Mississippi R. :j:Keokuk, Iowa 360,000 10,190 119,000 308,200 3 0.03 6/1851
.
Hoya del río Missouri
--
Estes Cr. tNemo, S.D. 6,620 187 6.1 15.8 1,080 11.8 6/72
E. Fork, Fishing R. tExcelsior Springs, Mo. 12,000 340 20 52 600 6.5 7/51
Battle Cr. tKeystone, S.D. 26,200 742 66 171 397 4.4 6/72
Big Bull Cr. tHiIIsdale, Kans. 45,200 1,280 147 381 308 3.4 7/51
Little Nemaha R. tSyracuse, Nebr. 225,000 6,371 212 549 1,061 11.6 5150
Little Nemaha R. :j:Aubum, Nebr. 164,000 4,644 793 2,054 207 2.3 5150
Marais des Cygnes R. :j:Ottawa, Kans. 142,000 4,021 1,250 3,237 114 1.2 7/51
,
t Cerca tEn
-
~
Tabla 4-1 (continuación)
-
Caudal
Caudal pico Area de drenaje
por unidad de área
ión ft3/ S
I
m
3/s
mi'
I
km' ft3/ S ~ ~ 3 /s.km'
Fecha Estac Corriente
Hoya baja del río Mississippi
6/50
4/45
7{51
3{45
7{51
7{51
33.8
6.6
5.3
3.4
1.5
0.9
Vertiente occidental del Golfo de México
-- -
,Mo. 1,900
~ r 06
1.6 3,062
aw,Okla. 110,000 3,115 182 471 604
cil Grove, Kans. 121,000 3,426. 250 647 484
reesboro, Ark. 120,000 3,398 380 984 316
, Kans. 400,000 11,330 2,933 7,596 136
ns, Kans. 410,000 11,610 4,905 12,704 84
I
t;'ona
tSallis
tCoun
tMurf
tStrawn
tParso
___o
Green Acre Br.
Sallisaw Cr.
Neosho R.
Little Missouri R.
Neosho R.
Neosho R.
105,000 2,970 61 158 1,730 18.8 7{32
138,000 3,908 114 295 1,211 13.2 7{32
550,000 15,570 700 1,813 786 8.6 6{35
616,000 17,440 1,947 5,043 317 3.5 6{35
------1
tOld Noxville, Tex.
tlngram, Tex.
tBrackettville, Tex.
§Uvalde, Tex.
E. Fork, James R.
Johnson Cr.
West Nueces R.
Nueces R.
Hoya del río Colorado
Skyrocket Cr. tOuray, Colo. 2,000 57 1 2.6 2,000 21.9 7{23
Whitewater R. tWhitewater, Calif. 42,000 1,189 57 148 730 8.0 3{38
Deep Cr. tHesperia, Calif. 46,600 1,320 136 352 343 3.8 3{38
Mojave R. tVictorville, Calif. 70,600 1,999 514 1,331 137 1.5 3{38
San Pedro R. tCharleston, Ariz. 98,000 2,175 1,219 3,157 80 0.9 9/26
BilI Williams R.
,
I tPlanet, Ariz. 200,000 5,663 5,140 13,312 39 0.4 2{1891
Humboldt R. tlmlay, Nev. 6,080 172 157,000 I 406,630 0.04 0.0004
I
5{52
-
00
1/69
3/38
12/64
12/64
12/64
11134
11/1897
12/33
474 15.2
155 1.7
166 1.8
57 J 148--
269 697
535 1,386
._,..
765
1,178
2,512
27,000
41,600
88,700
tIndex, Wash.
tPort Angeles, Wash.
tGold Bar, Wash.
tJoseph, Ore.
tMcCall, Idaho
tPeck, Idaho
Vertiente del Pacífico en California
I
j UPland, Calif. 14,100 ,;-10 J26 [1,410 15.3
tSunland, Calif. 50,000 1,416 106 275 471 5.1
tMíranda, Calif. 199,000 5,635 537 1,391 I 371 4.0
tCrescent Cíty, Calif. 228,000 6,456 609 1,577 I 374 4.1
¡Scotia, Calif. 752,000 21,290 1 3,113 __
Vertiente del Pacífico en el estado de Washington y hoya alta del río Columbia
Cucamonga Cr.
Tujunga R.
S. Fork, Eel R.
Smith R.
EeIR.
N. Fork, Skokomish R.
Elwha R.
Skokomish R.
E. Fork, Wallowa R.
Lake Fork, Payette R.
Clearwater R.
Hoya del río Snake
-------.-
__ __ t¡¡ 1_ ¡t_ .
Vertiente del Pacífico en el Estado de Oregon y hoya baja del río Columbia
Willow Cr. tHeppner,Oreg. 36,000 1,019 87 225
I
401 4.5
Lewís R. ¡Aríel, Wash. 129,000 3,653 731 1,893 177 1.9
Santíam R. ¡Jefferson, Oreg. 202,000 5,720 1,790 4,636 113 1.2
Willarnette R. ¡A1bany,Oreg. 340,000 9,628 4,840 12,540 70 0.8
Willamette R. ¡Salern, Oreg, 500,000 I 14,160 7,280 18,860 69 0.8
Columbia R. tThe Dalles, Oreg. 1,240,000
I
35,110 237,000 613,800 5 0.0
I ..• ----_._--,.. --------
7/03
12/33
11/21
12/1861
12/1861
6 6/1894
Hawaíi
2.6 6.7 4,769 52.4 11/30
18.7 48.4 2,845 31.1 11/55
22.4 58 3,897 42.6 4/63
58 150 640 7.0 2/49
I
125 324 507 5.5 8/40

-------1
1
- H::
37,100 1,051
63,400 1,795
I
tHonolulu
tKapaa
tLíhue
I
tWairnea

Kalihi Strearn
N. Fork, Waílua R.
S. Fork, Waílua R.
Waírnea R.
Waíluku R.
tCerca de f en. § Agua abajo de
CAUDAL 119
11. T. J. Buchanan and W. P. Sorners, Discharge Measurements of Gaging Stations,
U.S. Geo/. Sur». Tech. Water Resour. Ino., bk. 3, chapo A8, 1969.
12. D. M. Corbett and others, Stream-gaging Procedure, V.S. Geo/. Suro. Water-
Supply Papo 888, pp. 43-51, 1945.
13. K. B. Young, "A Cornparatíve Study of Methods for Computation of Dis-
charge," U.S. Geological Survey, February 1950.
14. J. F. Wilson, Fluorometric Procedures for Dye Tracing, V.S. Geol. Suro, Tech.
Water Resour. Ino., bk. 3, chapo A11, 1968.
15. C. M. Allen and E. A. Taylor, The Salt Velocity Method of Water Measure-
ment, Trans. ASME, vol. 45, p. 285, 1923.
16. H. Addison, "Applied Hydraulics,' 4th ed., pp. 583-584, Wiley, New York,
1954.
17. R. W. Cartel' and J. Davidian, Discharge Ratings at Gaging Stations, V.S.
Geol. Surv. Surface-Water Tech., bk. 1, chapo 12, 1965.
18. M. C. Boyer, Determining Discharge at Gaging Stations Affected by Variable
Slope, Civ. l:-f¡g., vol. 9, p. 556, 1939.
19. W. D. Mitchell, Stage-Fall-Discharge Relations for Steady Flow in Prismatic
ChanneIs, U.S. Geol. Si/ro. Water-Supply Papo 1J64, 1954.
20. J. C. Stevens, A Method of Estimating Stream Discharge from a Limited Nurn-
ber of Gagings, Eng. News, pp. 52-53, July 18, 1907.
21. W. T. Sittner, Extension of Rating Curves by Field Surveys. J. Hydraul. Din.,
ASCE, vol. 89, pp. 1-9, March 1963.
22. M. A. Benson, Measurernent of Peak Discharge by lndirect Methods, Wor/d
Meteorol. Org. Tech. Note 90, Geneva, 1968.
23. T. Dalrymple and M. A. Benson, Measurement of Peak Discharge by the
Slope-Area Method, V.S. Geo!. Sur». Tech. Water-Resour, Inv., bk. 3, chapo A2,
1967.
24. W. G. Hoyt, The Effect of Ice on Stream Flow, V.S. Geo/. Surv. Water-Supply
Papo 337, pp. 24-30, 1913.
25. J. N. Bradley, Rating Curves for Flow Over Drum Gates, Trans. ASCE, vol.
119, pp. 403-431, 1954.
26. U.S. Bureau of Reclamation, "Water Measurement Manual," 1953.
27. C. L. Bodhaine, Measurement of Peak Discharge of Culverts by Indirect
Measurements, V.S. Geol. Surv. Tech. Water-Resour, Inv., bk. 3, chapo A3, 1968.
28. M. A. Kohler, Design of Hydrological Networks, Wor/d Meteorologica/
Organization Tech. Note, no. 25, 1958.
29. W. B. Langbein, Hydrological Bench Marks, Rep. WMO/IHD Proj., no. 8,
World Meteorological Organization, Geneva, 1968.
30. W. B. Langbein, Peak Discharge from Daily Records, V.S. Geo/. Sur». Water-
Resour. sai, p. 145, Aug, 10, 1944.
31. R. C. Culler and H. V. Peterson, Effect of Stock Reservoirs on Runoff in the
Cheyenne River Basin aboye Angostura Dam, U.S. Geo/. Surv. Circ. 223, 1953.
32. W. B. Langbein and others, Annual Runoff in the United States, U.S. Geol.
Suro. Circ. 52, June 1949.
33. T. J. Nordenson, Preparation of Coordinated Maps of Precipitation. Runoff.
and Evaporation, Rep. WMO/IfID Proj., no. 6, World Meteorological Organi-
zation, Geneva, 1968.
120 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
BffiLIOGRAFIA
BENSON, M. A., and DALRYMPLE, T.: General Field and OfficeProcedures for Indirect
Measurements, U.S. Geol. Surv. Tech. Water-Resour. Inv., bk. 3, chapo Al,
1967.
BYIKOV, v. D., and VASILEV, A. V.: "Gidrometria," in Russian (Hydrometry),
Gidromeoizdat, Leningrad, 1965.
CARTER, R. W., and DAVIDIAN, J.: General Procedure for Gaging Streams, U.S.
Geol. Surv. Tech. Water-Resour. Inv., bk. 3, chapo A6, 1968.
KING, H. W., and BRATER, E. F.: "Handbook of Hydraulics," 5th ed., McGraw-HiII,
New York, 1963.
SCHAEFER, H.: Report on Hydrometry, Hydrol. Sci. Bull., vol. 17, pp. 145-166,
July 1972.
WORLD METEOROLOGICAL ORGANIZATION: "Guide to Hydrological Practices," 3d ed.,
Geneva, 1974.
---: Casebook on Hydrological Network Design Practices, WMO Publ.432,
Geneva, 1972.
---: Technical Regulations Vol. 111, Operational Hydrology, WMO Publ.
49, Genéva, 1971.
--- and ECONOMIC COMMISSION FOR ASIA AND THE FAR EAST: Standards for
Methods and Records of Hydrologic Measurements, ECAFE Flood Control
Ser., no. 6, United Nations, New York, 1945.
PROBLEMAS
4-1 Calcule el caudal con la información dada en la tabla que aparece a continuación.
Suponga que la calibración del medidor es de la forma de la ecuación 4-1 con a = 0,1 Y
b == 2,2 para ven ft/seg. Obsérvese que para reducirlos cálculos se viola la regla que
dice que no más del 10% del flujo debe pasar por una sección vertical.
Distancia Profundidad
desde
Profundidad,
del corren-
Revoluciones Tiempo,
la orilla,
ft
tómetro,
s
ft ft
2 1 0.6
10 50
4 3.5 2.8
22 55
0.7 35 52
6 5.2 4.2
28 53
1.0 40 58
9 6.3 5.0 32 58
1.3
45 60
11 4.4 3.5 28 45
0.9 33 46
13 2.2 1.3 22 50
15 0.8 0.5 12 49
17 O
4-2 La tabla que sigue da el caudal, el nivel en la estación base y el nivel en una estación
auxiliar 2.000 ft aguas abajo. Desarrolle una relación pendiente-caudal-nivel a partir de
estos datos. Calcule el error promedio de la calibración, utilizando los datos tabulados.
CAUDAL 121
¿Cuál es el caudal estimado para unos niveles de 25,00 y 24,20 pies en las estaciones
base y auxiliar respectivamente?
Nivel
I
Caudal,
Nivel estación 11
Nivel Caudal, INivel estación
I
base, ft
I
ft
3/s
auxiíiar, ft I
base, ft
ft3(S
auxiliar, ft
I
14.02 2,400 13.00 26.40 55,000 25.70
23.80 29,600 23.25 22.20 74,200 21.00
17.70 21,200 16.60 16.20 9,550 15.30
24.60 85,500 23.55 21.10 43,500 20.13
20.40 28,200 19.55 25.60 84,000 24.60
17.00 7,400 16.40 23.20 93,500 21.95
18.65 34,000 17.50
__o
4-3 A continuación se presentan los datos para la curva de calibración de una estación.
Extienda esta relación y estime el caudal a un nivel de 14,5 ft tanto por el método del
logaritmo como por el método A VD.
I
I '
.
il
Profundidad, I
Nivel, ! Area,
!Profundidad, I
Caudal,
I
Nivel, I
Area,
Caudal,
ft
i
fe
I ft
ft
3/s
1I
ft ft
2
ft , ft
3/s
"
I
1.72
I
263 1.5 1,020 2.50 674 1.8 2,700
3.47
I
1,200 2.1 4,900 4.02 1,570 2.8 6,600
4.26
I
1,790 3.2 7,700 5.08 2,150 3.9 9,450
5.61 2,380 4.6 10,700 5.98 2,910 4.9 13,100
6.70
I
3,280 5.2 15,100 6.83 3,420 5.4 16,100
7.80
I
3,960 5.7 19,000 8.75 4,820 6.0 24,100
9.21
I
5,000 6.1
I
25,000 9.90 5,250 6.5 27,300
14.50 8,200 9.0
I
4-4 ¿Qué volumen representan 1,43 in de escorrentía en una hoya de 254 mi
2?
Dé su
respuesta en pies cúbicos, en acre-ft y ft
3
(s-día.
4-5 A continuación se presentan las descargas medias diarias en pies cúbicos por segundo
en una estación de medición para un período de 5 días. ¿Cuál es el caudal medio para el
período en pies cúbicos por segundo? ¿Cuál es el volumen total durante el período en ft
3
(s-día? ¿En acre-ft? Si el área de drenaje es de 756 mi", ¿cuál es el volumen de
escorrentía en pulgadas?
Día
Caudal, ft
3/s.1
3
I 3100
4
2020
5
1310
4-6 Utilizando la información del problema 4-5, y la relación de la fig. 4-18, estime la
descarga pico y el tiempo al pico.
4-7 Obtenga una copia del registro de caudales para algún río en su región y determine el
caudal máximo registrado en metros cúbicos por segundo y en metros cúbicos por
segundo por kilómetro cuadrado. Encuentre la escorrentía media anual en hectáreas-
centímetro, m
3
/seg-día y en milímetros.
4-8 Para algún río seleccionado por su profesor, determine el caudal medio para cada mes
sobre la base de diez años de registros. ¿Qué porcentaje de la escorrentía total ocurre
durante cada mes? Compare sus porcentajes con la distribución mensual de precipita-
ción. ¿Puede explicar usted las diferencias?
122 IDDROLOGIA PARA INGENIEROS
4-9 Para tres hoyas en su región, encuentre la relación de pico máximo a descarga media
diaria. ¿Existe una relación aparente con el área de drenaje? ¿Podría explicar usted las
diferencias?
4-10 Compare la información de la tabla 4-1 para algunas regiones del país. ¿Qué diferen-
cias regionales puede usted detectar? Observe tales cosas como épocas de las crecien-
tes, magnitud relativa de los picos de las crecientes, extensión aparente de las crecien-
tes, etc. ¿Puede usted explicar las diferencias?
4-11 ¿Qué volumen de escorrentía mt" está representada por una profundidad de 37 mm en
una hoya de 600 km"? ¿Cuántas hectáreas se pueden irrigar con este volumen si se
necesitan 60 centímetros de agua para fines de riego?
4-12 Tomando las descargas del problema 4-5 en metros cúbicos por segundo, ¿cuál es la
descarga total en metros cúbicos? Si el área tributaria es de 100.000 km", ¿cuál es la
escorrentía equivalente en milímetros?
5
EVAPORACION y TRANSPIRACION
Este capítulo estudia la fase del ciclo hidrológico en la cual la precipitación que llega a la
superficie de la tierra retoma a la atmósfera en forma de vapor. De la precipitación que cae en
dirección a la superficie de la tierra, una parte se evapora antes de llegar al suelo. Sin
embargo, debido a que el hidrólogo mide la precipitación a unos pocos metros de la
superficie, la evaporación que tiene lugar a partir de las gotas de lluvia no tiene importancia
práctica, excepto en la interpretación de la reflectividad del radar como medida de la
precipitación (Sec. 3-7). De manera similar, la evaporación en los océanos está por fuera de
su campo de interés directo. La precipitación captada por la vegetación (intercepción) se
evapora eventualmente, y la cantidad de agua que realmente llega a la superficie se ve por lo
tanto disminuida con respecto a la precipitación observada en una estación. Otros mecanis-
mos de la evaporación, los cuales se considerarán en mayor detalle, son la transpiración por
las plantas y la evaporación del suelo, nieve y superficies de agua (lagos, embalses, ríos y
depresiones) .
En regiones áridas la evaporación que pueda esperarse en un elemento decisivo en el
diseño de embalses. Diez embalses del tamaño del lago Mead, virtualmente evaporarían todo
el caudal del río Colorado en un año normal, y la evaporación normal del lago Mead equivale
a cerca de un tercio del caudal mínimo anual de aporte al embalse. La evaporación y la
transpiración indican cambios en la humedad de una hoya, y por lo tanto, a veces se usan para
estimar la escorrentía producida por una tormenta en la preparación de predicciones sobre
condiciones en ríos. Los valores estimados de estos factores se emplean también al determi-
nar las necesidades de abastecimiento de aguas para proyectos de irrigación.
EVAPORACION
A pesar de que continuamente existe un intercambio de moléculas de agua hacia y desde la
atmósfera, la definición hidrológica de evaporación está restringida a la. tasa neta de
transporte de vapor hacia la atmósfera. Este cambio de estado necesita de un intercambio de
calor de aproximadamente 600 calorías por cada gramo de agua evaporada (Sec. 2-16). Para
que se mantenga la temperatura de la superficie estas grandes cantidades de calor deben ser
suministradas por radiación y conducción de la capa de aire en contacto, o a costa de la
energía almacenada por debajo de la superficie. ,
5-1 Factores importantes en el proceso de evaporación
La tasa de evaporación varía dependiendo de factores meteorológicos y de la naturaleza de la
superficie evaporante. La mayor parte de la discusión que se presenta a continuación sobre
factores meteorológicos está enfocada hacia la evaporación de superficies de agua libre. Se
considera evidente que el material que se presenta es aplicable a otras superficies de interés en
hidrología.
124 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Factores meteorológicos. Si la evaporación natural se considera como un proceso de
intercambio de energía, se puede demostrar que la radiación es sin lugar a dudas el factor más
importante, y que es básicamente aplicable el término evaporación solar. Por otra parte,
los análisis teóricos y los experimentos en túneles de viento han demostrado que la tasa de
evaporación desde una superficie de agua a una temperatura dada es proporcional a la
velocidad del viento y que depende en alto grado de la presión de vapor de la capa de aire
inmediatamente superior. ¿Cómo poder reconciliar estas dos conclusiones? En esencia, se
puede decir que la temperatura del agua no es independiente de la velocidad del viento ni de la
presión de vapor. Si el intercambio de radiación y todos los demás elementos meteorológicos
permaneciesen constantes sobre un lago poco profundo durante un tiempo apreciable, la
temperatura del agua y la tasa de evaporación se harían constantes. Si de repente se duplicara
la velocidad del viento, la tasa de evaporación también se duplicaría momentáneamente. Este
aumento en la tasa de evaporación comenzaría inmediatamente a atraer calor del agua a una
tasa mayor de la que puede ser suministrada por radiación y conducción. La temperatura del
agua entonces tendería a un nuevo y menor valor de equilibrio y la evaporación disminuiría
proporcionalmente. A largo plazo, un cambio del 10 por ciento en la velocidad del viento
cambiará la evaporación solamente entre 1a 3 por ciento, dependiendo de los demás factores
meteorológicos. En lagos profundos, con gran capacidad para almacenar calor, los cambios
repentinos en el viento o la humedad tienen efectos que se extienden por períodos más largos;
la capacidad de almacenar y perder calor sin cambios apreciables en la temperatura tienden a
balancear las demandas de energía. Por lo tanto, si se utiliza la energía almacenada para
producir una evaporación excesiva durante una semana seca y con vientos, se puede reducir
la evaporación que pudiera ocurrir en semanas posteriores.
Es difícil de evaluar el efecto relativo de los factores meteorológicos que controlan la
evaporación, y cualquier conclusión debe estar restringida en términos del período de tiempo
considerado. La evaluación de la importancia relativa de un factor meteorológico sin
comprender sus implicaciones en el balance de energía ni en la ecuación de transferencia de
masa es como ensillar antes de traer las bestias. No obstante, se puede decir que la tasa de
evaporación es afectada por la radiación solar, la temperatura del aire, la presión de vapor, el
viento y posiblemente la presión atmosférica. Debido a que la radiación solar es un factor
importante, la evaporación varía con la latitud, época del año, hora del día y condiciones de
nubosidad.
Superficie de evaporación. Todas las superficies expuestas a la precipitación, tales como
vegetales, edificios, calles pavimentadas, son superficies potenciales de evaporación. Como
la tasa de evaporación durante los períodos de lluvia es pequeña, la cantidad de agua
precipitada que se evapora está limitada esencialmente a la cantidad necesaria para saturar la
superficie. A pesar de que esta evaporación es apreciable con base en el año, rara vez se
evalúa por separado y se considera una parte de la evaporación y transpiración total.
La tasa de evaporación desde una superficie de suelo saturado es aproximadamente igual
a la evaporación desde una superficie de agua cercana, a la misma temperatura. Al comenzar
a secarse el suelo, la evaporación disminuye y su temperatura aumenta para mantener el
balance de energía. Eventualmente, la evaporación cesará pues no existe un mecanismo
efectivo para transportar el agua desde una profundidad apreciable. Por lo tanto, la tasa de
evaporación desde superficies de suelo, está limitada por la disponibilidad de agua, o por la
oportunidad de evaporación.
La evaporación de nieve o hielo constituyen un problema especial debido a que el punto
de fusión cae en el rango de temperaturas que se experimentan normalmente. La evaporación
tendrá lugar únicamente cuando la presión de vapor del aire es menor que la de la superficie
de nieve [eco (5-11)], es decir, solamente cuando el punto de rocío es menor que la
temperatura de la nieve. La presión de vapor en la película superficial de la nieve en proceso
EVAPORACION y TRANSPlRACION 125
de fusión es de 6,11 milibares, y este valor representa la mayor diferencia de presión de vapor
posible de aire a nieve bajo condiciones de evaporación. La máxima tasa de evaporación de la
nieve es aproximadamente de un cuarto de aquella en una superficie de agua a 26,7°C (800F)
cuando su punto de rocío es de 7,2°C (45°F) en las mismas condiciones de viento. Estas y
otras consideraciones han llevado a concluir que con temperaturas muy por encima del punto
de congelación, la tasa de fusión de nieve debe exceder la evaporación a menos que una gran
parte del área consista de suelo húmedo [1]. La impresión que un viento de foehn conlleva
excesiva evaporación en un campo cubierto de nieve es una falacia a menos que el viento sea
lo suficientemente fuerte para levantar la nieve. El punto de rocío disminuye hacia el pie de
colina y la evaporación a partir de la nieve debe cesar cuando el punto de rocío aumenta hasta
el punto de congelación. Una suposición razonable de la'evaporación en una superficie de
nieve produce un límite superior de cerca de 5 mm (0,2 in) de agua equivalente por día. Existe
evidencia [2] de que pueden desaparecer grandes cantidades de nieve durante períodos de
viento lo suficientemente fuertes como para levantarla a las corrientes de aire.
Efectos de la calidad del agua. El efecto de la salinidad, o sólidos disueltos, se debe a la
reducción de presión de vapor de la solución. La presión de vapor del agua de mar (35.000
ppm de sales disueltas) es menor en cerca del 2 por ciento que la presión de vapor del agua
pura a la misma temperatura. La reducción de evaporación es menor que la indicada por el
cambio en presión de vapor [eco (5-11)], porque con la reducción en evaporación hay un
aumento en la temperatura del agua que compensa parcialmente la reducción en presión de
vapor [3, 41. Aún para agua de mar la reducción en evaporación nunca sobrepasa algún
porcentaje bajo (para períodos extensos de tiempo), y por lo tanto los efectos de la salinidad
pueden despreciarse en la estimación de la evaporación de un embalse. Cualquier material
extraño que tienda a sellar la superficie de agua, o a cambiar su presión de vapor o su albedo
(Sec. 5-8), afecta la evaporación.
5·2 Balance hídrico para determinar la evaporación en embalses
La medida directa de la evaporación en el campo no es factible, al menos en el sentido en que
uno puede medir la profundidad de un río, la precipitación, etc. Como consecuencia de lo
anterior, se ha desarrollado una variedad de técnicas para deducir o estimar el transporte de
vapor desde superficies de agua. El enfoque más obvio requiere mantener un balance de
agua. Si se supone que el almacenamiento S, el caudal de entrada 1, el caudal de salida O,
la infiltración subsuperficial 0(1 y la precipitación p pueden medirse, la evaporación E
puede calcularse como
E = (Sl - S2) + 1 + p - O - Og (5-1)
Este enfoque es simple en teoría, pero su aplicación rara vez produce resultados confiables
debido a que los errores al medir los caudales, y el cambio en almacenamiento, se reflejan
directamente en el cálculo de la evaporación.
De los factores que es necesario conocer, la infiltración es usualmente el más difícil de
evaluar porque se debe estimar indirectamente a partir de niveles de agua subterránea,
permeabilidad, etc. En caso de que el volumen de infiltración sea cercano o superior a la
evaporación, no es posible obtener datos confiables de la evaporación por este método. Sin
embargo, en algunas circunstancias, tanto la evaporación como la infiltración pueden
evaluarse resolviendo simultáneamente las ecs. (5-1) y (5-11) para períodos en que los
caudales de entrada y salida son despreciables [5]. Puede entonces aplicarse el balance
hidrológico enforma continua, utilizando una relación de nivel del agua contra infiltración.
La determinación de la lluvia generalmente no presenta mayor dificultad, siempre y
cuando el promedio de las medidas en las orillas sea representativo de las condiciones en el
126 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
embalse. Con respecto a este punto, se pueden esperar dificultades cuando la topografía del
área circunvecina es muy quebrada y en lagos muy grandes que modifiquen las condiciones
locales. También pueden ser muy grandes los errores en la medición de la precipitación en
forma de nieve, durante períodos de vientos fuertes. Además de la deficiencia usual en esta
medición, los embalses pequeños pueden atrapar cantidades considerables de nieve suspen-
dida por ventiscas.
Losregistradores de niveles de agua son lo suficientemente precisos para determinar los
cambios en almacenamiento siempre y cuando se cuente con una relación confiable área-
nivel. En algunos casos la variación en el almacenamiento en las orillas puede ser una fuente
importante de error para el cálculo de la evaporación mensual, pero generalmente puede
despreciarse al estimar la evaporación anual. Similarmente, las expansiones y contracciones
en el agua almacenada, debido a grandes cambios de temperatura, pueden introducir errores
apreciables. En el lago Hefner en Oklahoma [6] se requiere de correcciones de hasta 10mm
(0,4 in) cada mes para tener en cuenta los cambios en la densidad del agua.
El efecto relativo de los errores en los términos de los caudales de entrada y de salida
varían considerablemente de un lago a otro, dependiendo del porcentaje de áreas sin
registros, la confiabilidad de las curvas de calibración y la magnitud relativa de los caudales
con respecto a la evaporación. Se considera que los estimativos de caudales con más o menos
un 5 por ciento de error son normalmente excelentes, y se pueden esperar errores correspon-
dientes para la evaporación en embalses sin mayor caudal de salida. Si la cantidad de agua
que circula a través del embalse es grande en comparación con las pérdidas por evaporación,
los balances hídricos resultan con una precisión cuestionable.
En las condiciones ideales, se ha encontrado que la evaporación diaria del lago Hefner,
Oklahoma, puede ser calculada confiablemente utilizando un balance hídrico; los resultados
se consideraron dentro del límite del 5 por ciento para una tercera parte del tiempo, y dentro
del 10 por ciento para el resto del tiempo. Debe resaltarse que el lago Hefner fue seleccio-
nado, después de un inventario de más de 100 lagos y embalses [7 J, como uno de los tres o
cuatro que cumplían mejor los requisitos para el empleo del método del balance hídrico.
Como estos requisitos no son tan rigurosos para estimativos de la evaporación anual o
promedia anual, se han llevado a cabo estimativos aceptables para muchos embalses.
5-3 Determinación de la evaporación en embalses por balances energéticos
El enfoque del balance energético, lo mismo que el balance hídrico, utiliza una ecuación de
continuidad y expresa la evaporación como el residuo requerido para mantener el balance. A
pesar de que la ecuación de continuidad para este caso es de energía, necesita también de un
balance hídrico aproximado, debido a que los caudales de entrada y salida y el agua
almacenada respresentan valores de energía que deben ser considerados conjuntamente con
sus temperaturas respectivas [8 J. Numerosos investigadores han intentado repetidamente
aplicar el balance de energía, en casos seleccionados para minimizar el efecto de términos
que no podían ser evaluados. No obstante, se cree que el experimento del lago Hefner
constituye la primera prueba del método con un control adecuado. El enfoque del balance
energético está obteniendo mayores aplicaciones para estudios especiales pero no parece
probable que se vaya a utilizar en gran escala y en forma continua hasta que no se
perfeccionen los instrumentos de medida.
El balance energético para un lago o embalse puede expresarse como
Qn - Qh - Q. = Qo - Qv (5-2)
donde Qn es la radiación neta (de todas las longitudes de onda) absorbida por el agua, Qh la
transferencia de calor sensible (conducción) a la atmósfera, Qe la energía utilizada por la
evaporación, QIJ el aumento de energía almacenada en el agua y Qv la energía de
EVAPORACION y TRANSPIRACION 127
advección* hacia el cuerpo de agua. Todos estos valores están en calorías por centímetro
cuadrado. Cuando H
I
, representa el calor latente de evaporización y R la razón de la pérdida
de calor por conducción al calor perdido por evaporación (la razón de Bowen), la ecuación
5-2 se convierte en
E = Qn + Q" - Qo (5-3)
pHI' (1 + R)
donde E es la evaporación en centímetros y p es la densidad del agua. La razón de Bowen
puede ser calculada [9] a partir de la ecuación
R = 0,61 _T.-,,--o_---'T
a
P
eo ea 1,000
(5-4)
en donde p es la presión atmosférica, T
a
la temperatura del aire, ea la presión de vapor del
aire, T" la temperatura de la superficie del agua y e" la presión de saturación del vapor
correspondiente a T,,; con todas las temperaturas y las presiones están en grados centígrados
y milibares.
La transferencia de calor sensible no puede ser realmente observada o calculada y por esto
surgió la idea de utilizar la razón de Bowen con el fin de eliminar este término en la ecuación
de balance de energía. La validez de la constante de la eco 5-4 ha sido objeto de mucha
discusión [10]. Bowen encontró valores límites de 0,58 y 0,66, dependiendo de la estabili-
dad de la atmósfera, y concluyó que el valor de 0,61 es aplicable para condiciones atmosféri-
cas normales. Utilizando un enfoque independiente, Pritchard [92] dedujo valores de 0,57 y
0,66 para superficies lisas y rugosas respectivamente. Para el lago Hefner se encontró que los
valores mensuales de la razón de Bowen (calculados a partir de la eco 5-4) variaban desde -
0,32 en febrero hasta 0,25 en noviembre, con un valor anual de - 0,03. Es obvio que no es
necesario considerar variaciones en la constante de la eco (5-4) para cálculos anuales. Si se
supone que el valor correcto debería ser uno de los límites determinados por Bowen, el error
extremo en la evaporación mensual para el lago Hefner sería solamente del orden del 4 por
ciento.
En la aplicación de la eco (5-3) es importante que el intercambio de radiación neta sea
evaluado con precisión. La radiación neta puede expresarse en función de sus cinco compo-
nentes:
Qn = Qs - Qr + Qa - Qar - Qo (5-5)
donde Qs es la radiación de onda corta del sol y el cielo que incide sobre la superficie del
agua, Qr la radiación de onda corta reflectada, Q'l la radiación atmosférica de onda larga
incidente, Qar la radiación de onda larga reflectada y Qo la radiación de onda larga
emitida. La mayoría de las observaciones de rutina en la red existente sólo dan medidas de la
radiación incidente de onda corta; además, con anterioridad al desarrollo de radiómetros de
onda larga, y para todas las longitudes de onda, el intercambio de radiación se estimaba
necesariamente a partir de relaciones empíricas [11, 12]. Los radiómetros se pueden diseñar
para medir la radiación total incidente o la radiación neta (Sec. 2-4). Los radiómetros netos
deben ser expuestos sobre el agua en uno o más puntos que constituyan una muestra
representativa de la temperatura de la superficie. Debido a las dificultades que hay para
mantener observaciones sobre un lago, en algunas ocasiones los radiómetros netos son
expuestos sobre un tanque de agua. Suponiendo que la emisiblidad e y la reflectividad son las
* El contenido neto de energía del agua que entra y del agua que sale se denomina energía por advección.
(S-6)
128 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
mismas para el agua en el tanque y el lago, la radiación incidente menos la reflectada de todas
las longitudes de onda para el tanque air Ypara el lago adyacente, Qir, se pueden obtener a
partir de la radiación neta Qn y de la temperatura absoluta T¿ de la superficie de agua en el
tanque:
donde CT es la constante de Stefan-Boltzmann (11,71 x 10-
8
cal!cm-K'd) y el valor de 8
puede tomarse como 0,97. La radiación neta para el lago se puede obtener entonces a partir de
Qn = Qir - ¡¡a(Tot (S-7)
Qn = Qn + ¡¡a(T
o
- T
O
)4 (S-8)
Otro enfoque prometedor para la determinación de la radiación neta consiste en la
aplicación del balance energético a un tanque de evaporación aislado (integrador de
radiación) [13, 14]. También se supone que Qir es la misma para eltanque que para ellago
cercano, y los valores de este término se calculan a partir de las ecs. (S-2) y (S-6).
El balance de energía también ha sido aplicado para lagos pequeños usando medidas de la
radiación incidente de onda corta Q 8 Yde la radiación hemisférica total Q 8 + Q a en la
playa. En este caso, Qír se calcula suponiendo reflectividades promedio (Qr= O,OS Q 8;
Qar = 0,03 Qa),
La energía por advección y el término de almacenamiento (Q v - Q8) en la eco (S-3) se
calculan de un balance hídrico aproximado y de las temperaturas de los respectivos volúme-
nes de agua. La eco ( S ~ l ) puede entonces escribirse como
S2 - SI = 1 + p - O - Og - E (S-9)
La variación de la densidad se desprecia y todos los términos se expresan en centímetros
cúbicos. El contenido de energía por gramo de agua es el producto de su calor específico por
su temperatura. Suponiendo valores unitarios para la densidad y el calor específico, se
encuentra
(S-lO)
donde T¡, Tp, ." .• son temperaturas en grados centígrados de los volúmenes respectivos de
agua y el área superficial A del lago se introduce para convertir energías en unidades de
calorías por centímetro cuadrado. La eco (5-9) debe ser balanceada antes de resolver la eco
(5-10) aun cuando un valor aproximado de los términos individuales es suficiente. La
temperatura de la precipitación puede tomarse como la temperatura del termómetro húmedo,
la temperatura del agua infiltrada se asimila a la temperatura del agua en los niveles más
profundos del lago y TE es la temperatura superficial del lago. La energía por advección y el
cambio en energía almacenada tienden a contrarrestarse para la mayoría de los lagos, es
particular para períodos largos de tiempo y frecuentemente se supone que se cancelan al
calcular la evaporación anual o promedio anual.
5-4. Métodos aerodinámicos para estimar la evaporación de un embalse
El desarrollo teórico de las ecuaciones de transporte turbulento ha seguido dos enfoques
básicos: el de discontinuidad, o longitud de mezcla, concepto introducido por Prandtl y
Schmidt, y el concepto de mezcla continua de Taylor. Para el experimento del lago Hefner se
preparó con anterioridad un extenso resumen físico y matemático de los dos enfoques [15], Y
EVAPORACION y TRAN$PIRACION 129
se ensayaron un número de ecuaciones tanto en el lago Hefner como en el lago Mead [16].
Las ecuaciones desarrolladas por Sverdrup y Sutton dieron buen resultado en el lago Hefner ,
pero se consideraron inadecuadas al aplicarlas al lago Mead.
Se han deducido numerosas fórmulas empíricas [17] las cuales expresan la evaporación
como una función de elementos atmosféricos y son paralelas al enfoque de transporte
turbulento en' algunos aspectos. Varias de estas ecuaciones son del tipo de Dalton [ 18] Y
pueden escribirse en la forma
(5-11)
donde e" y ea son las presiones de vapor de la superficie del agua y a una altura específica
"a" respectivamente; v es la velocidad del viento (tomada también a alguna altura fija), La
presión de vapor de saturación a la temperatura del aire e" se usa en algunas ocasiones en vez
de e"
Se han desarrollado varias ecuaciones empíricas a partir de los datos obtenidos en el lago
Hefner:
E = 0,122 (e" - e
2)v 4
E = 0,097 (e" - e H) v H
E = 0,109 (e" - e
2
) 1'4
e 2!J V 4 sobre el lago
e HY v H sobre el lago
e 2 viento arriba y
v 4 sobre el lago
(5-12)
(5-13)
(5-14)
donde E es la evaporación del lago en milímetros por día, las presiones de vapor están dadas
en milibares, el viento está en metros por segundo y los subíndices numéricos son las alturas
sobre la superficie en metros. Con la presión de vapor en pulgadas de mercurio, las
velocidades del viento en millas por día y la.evaporación en pulgadas por día, las constantes
de las ecs. (5-12) a (5-14) serán 0,00304, 0,00241 Y0,00270 respectivamente. La ec. (5-12)
dio excelentes resultados para el lago Mead, y existen buenas razones para creer que su
aplicación es general [19]. La eco (5-13) produjo valores satisfactorios de la evaporación
anual del lago Mead, pero se encontró un sesgo estacional que parece estar correlacionado
con la estabilidad atmosférica.
La presión de vapor del aire aumenta viento abajo cuando éste atraviesa una superficie
libre de agua; es por esto que los conceptos de transporte turbulento han llevado a creer que la
evaporación puntual disminuye viento abajo. Sutton [20] concluyó que la evaporación
promedia de una superficie de agua circular es proporcional a su diámetro a una potencia de -
0,11 bajo condiciones adiabáticas; esta relación funcional ha sido verificada en experimentos
con túneles de viento [21). La teoría considera que las temperaturas del agua y del viento
permanecen constantes viento abajo, y esta condición prevalece en túneles de viento, donde
la radiación solar no entra como factor. Sin embargo, las observaciones muestran un aumento
en la velocidad del viento al comparar las medidas en las orillas del lago viento abajo y viento
arriba, y considerando la conservación de la energía, una reducción inmediata en la tasa de
evaporación debido a una disminución en el gradiente de presión de vapor debe producir un
aumento en la temperatura del agua. A pesar de que los datos experimentales son insuficien-
tes para determinar el efecto cuantitativo del tamaño del lago, la eco (5-12) se puede
aplicar a lagos hasta de varios cientos de kilómetros cuadrados sin errores apreciables en este
aspecto, siempre que las observaciones estén bien centradas en el lago.
Utilizando estudios de muchos embalses con áreas hasta de 120 km
2
(29.000 acres),
Harbeck [22] encontró que los datos se ajustan a la ec. (5-11) con a = Oy b está dado por
b = 0,29 A -0,05 (5-15)
donde E está en milímetros por día, A el área del embalse en metros cuadrados, v ~ está en
metros por segundo, la presión de vapor en milibares y ea está medida en aire no modificado
(S-16)
130 IDDROLOGIA PARA INGENIEROS
(viento arriba). El coeficiente en la ec. (S-IS) será 0,00014para E en pulgadas por día, A en
acres, V2 en millas por día y la presión de vapor en milibares. Hay que resaltar que los
resultados de Harbeck no demuestran un efecto del tamaño en la evaporación actual o en la
eco (S-12). La relación entre e2 sobre el agua y ea es una función del área dellago, y esto
aseguraría un efecto del tamaño en la eco (S-14) si la eco (S-12) fuera totalmente indepen-
diente del área del lago.
5·5 Combinación de métodos para estimar la evaporación de un embalse
En la Sec. S-2 se sugirió la solución simultánea de ecuaciones aerodinámicas y de balance
hídrico como un método para estimar la evaporación y la infiltración. Se puede emplear un
enfoque similar para eliminar la necesidad de observaciones de la temperatura en la superficie
del agua resolviendo simultáneamente ecuaciones aerodinámicas y de balance energético
[23, 26 ].Suponiendo una superficie delgada de agua (sin almacenamiento ni conducción de
energía), Penman dedujo la ecuación:
1
E = --(QnA + yE
a
)
A+y
donde á es la pendiente de la curva de presión de saturación de vapor versus la temperatura,
cuando la temperatura del aire es Ta ,Ea es la evaporación dada por la ec. (S-II) suponiendo
que la temperatura de la superficie del agua T
o
=T
a
,Qn es el intercambio de radiación neta
expresada en las mismas unidades de E y 'Y es la constante psicrométrica en la razón de
Bowen (ec. S-4):
(5-17)
La fig. S-1 está basada en una aplicación de la ecuación de Penman [27] a los tanques
evaporímetros de ClaseA (fig. S-4), modificada [28] para incorporar diferencias en 'Y para
el evaporímetro y una superficie de agua libre, y suponiendo un coeficiente de 0,70 para el
tanque evaporímetro de Clase A cuando la temperatura del agua en el tanque es igual a la
temperatura del aire (Sec. S-6). La fig. S-1 es una forma conveniente de estimar la evapora-
ción de un embalse cuando la advección neta es despreciable; de lo contrario, es necesario
hacer ajustes utilizando la eco (S-21).
La eco (S-16) supone que Qn es un valor representativo del intercambio en la superficie
de agua; Ea se basa en una ecuación aerodinámica, la cual proporciona los valores correctos
de E cuando se usan presiones de vapor observadas en la superficie del agua; el valor de
á correspondiente a T
a
es una buena aproximación de su valor promedio entre T¿ YT¿ . La
radiación neta debe ser medida sobre la superficie de agua o estimada de tal manera que
refleje la temperatura del agua (Sec. S-3). A pesar de que la deducción de Penman tiene en
cuenta el efecto de cualquier diferencia entre To y Ta en la evaporación y en la transferencia
convectiva de calor, su método para estimar Qn supone que las dos temperaturas son
iguales. Esta suposición puede llevar a sobreestimar apreciablemente la evaporación en
condiciones calmadas y húmedas y a subestimarla en condiciones de vientos secos y
turbulentos.
Utilizando la eco (S-7) se puede eliminar T¿ del término de radiación en la deducción de
Penman [29], obteniéndose:
E = (Qir - euT
a
4
) A + Ea [y +
A + [y + 4euT,. 31.f(V)]
(S-18)
EVAPORACION y TRANSPIRACION 131
;; ¡;
::: ~ ~
:;:
.
o
r
-¡-- ----1
o
TEMPERATURA MEDIA DIARIA DEL AIRE EN -c.
~
o
--r-r--r-'
..-s-4Frc,--f----¡--l----t---+_
¡,..s..<'7l77-'S-i'7'S,..-j!;--'.-L-+---j---+----l2"".....¿:"""---:::r---3........? t - ~ E ' " ~ .
FIGURA 5·1
Evaporación de lagos poco profundos
en función de la radiación solar, tem-
peratura del aire, punto de rocío y
velocidad del viento, en unidades mé-
tricas. (U. S. National Weather
Service .)
donde T¿ está en grados Kelvin y !(v) es la función del viento en la ecuación aerodinámica
(5-19)
donde todas las observaciones son tomadas sobre tierra (milímetros por día, metros por
segundo y milibares). Las constantes en la eco (5-19) se convierten en 0,181 y 0,0023 en
132 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
unidades inglesas (pulgadas por día, millas por día y pulgadas de mercurio). Las unidades en
las ecs. (5-18) y (5-19) deben ser consistentes.
La similitud entre las ecs. (5-16) y (5-18) es evidente: el término que aparece entre
paréntesis con y es una corrección por la diferencia en la radiación de onda larga emitida a
T¿ YT
a
. Los métodos para obtener valores de Qir se presentan en la Seco 5-3.
La ec. (5-18) supone que la radiación neta se disipa totalmente a través de la evaporación
y del intercambio de calor sensible con la atmósfera, y por lo tanto es necesario considerar el
efecto del intercambio de calor dentro del cuerpo de agua con relación a la energía almace-
nada y a la advección.
Se puede demostrar que los efectos de energía por advección (por la entrada y salida de
agua) son de menor importancia excepto cuando los flujos son grandes en relación a la tasa de
evaporación. Aún en este caso, las temperaturas de entrada y salida deben diferir apreciable-
mente. Por otra parte, los efectos del cambio en la energía almacenada pueden ser relativa-
mente grandes dependiendo del período de cálculo y de la profundidad del lago. La energía
almacenada puede despreciarse para cálculos de la evaporación media anual para todos los
casos y en el cálculo de la evaporación anual en lagos poco profundos.
Los efectos de advección y/o los cambios en la energía almacenada se producen debido a
una variación de la temperatura de la superficie del agua y por lo tanto se distribuyen entre la
transferencia de calor sensible a la evaporación y la radiación emitida. Se puede demostrar
[30] que la porción de esta energía que afecta la evaporación es:
!1
a = ------..,..--
!1 + y + 4eaT
o
3
/f (v)
(5-20)
La razón a es análoga a la razón de Bowen. Aunque la función de viento en la eco (5-20)
debería ser para una ecuación aerodinámica sobre el agua, se puede utilizar la misma de la eco
(5-19) sin introducir un error apreciable. La fig. 5-2 presenta una solución conveniente de la
eco (5-20). Se presentan dos conjuntos de curvas para mostrar los efectos de la presión
(elevación) en y.
Cuando se necesita tener en cuenta la energía por advección y el almacenamiento de
energía la evaporación ajustada del lago EL se puede calcular
-EL = E + a(Qv -QIJ) (5-21)
donde E es la evaporación calculada a partir de la eco (5-18) y la advección neta, Qv - QIJ
[eco (5-10) J, se expresa en unidades equivalentes de evaporación. Entonces, aunque la eco
(5-18) produce estimativos generalizados de la evaporación para lagos poco profundos,
puede ser necesario utilizar la eco (5-21) al comparar los resultados con la evaporación de
lagos específicos. Es factible hacer ajustes aproximados por advección neta cuando se
considere el diseño del embalse. La advección anual neta es usualmente pequeña y, en
general, se puede despreciar. La advección neta promedio en el lago Mead equivale acerca de
30 cm (12 in) de evaporación por año, como resultado del poco flujo de salida que es más frío
que el de entrada.
5-6 Estimación de la evaporación en embalses a partir de evaporación en tanques y
datos meteorológicos.
El tanque evaporímetro es sin lugar a dudas el instrumento de evaporación con mayor uso en
la actualidad; su aplicación en el diseño hidrológico y en estudios de operación ha sido
reconocida desde hace mucho tiempo. Aunque las críticas a los tanques evaporímetros
pueden estar justificadas teóricamente, para algunos tipos de instrumentos la relación entre la
evaporación en un lago y la evaporación en el tanque (el coeficiente del tanque) es bastante
consistente, de un año a otro, y no varía excesivamente de región a región.
EVAPORACION y TRANSPIRACION 133
0,4
0,3
0,2
0,1
°
-,---,---,------, 0,9
0,8
FIGURA 5·2
Variación deo con la temperatura del agua, la velocidad del viento y la elevación. (Tomado de [261.)
Observaciones en tanques evaporímetros. Existen tres tipos de exposición que se
emplean en la instalación de tanques evaporímetros: enterrados, flotantes y en la superficie;
igualmente hay opiniones divergentes sobre la mejor exposición. Al enterrar un tanque se
tiende a eliminar los efectos de frontera, tales como la radiación en los lados del tanque y el
intercambio de calor entre la atmósfera y el tanque; sin embargo, se crean problemas de
observación. Los tanques enterrados reciben más mugre; son difíciles de instalar; de limpiar
y de reparar; es difícil detectar escapes; y la altura de la vegetación adyacente al tanque es
crítica. También hay un intercambio apreciable de calor entre el tanque y el suelo [31],
dependiendo de factores tales como el tipo de suelo; el contenido de humedad y la cobertura
vegetal. El intercambio de calor con el suelo puede cambiar la evaporación anual en un 10por
ciento para un tanque de 2 m de diámetro y en I;In 7 por ciento para un tanque de 5 m. Por lo
tanto, parece obvio que estas transferencias de calor producen grandes variaciones climáticas
en el coeficiente de un tanque pequeño, enterrado y sin aislamiento térmico,
La evaporación de un tanque que flota en un lago se aproxima mejor a la evaporación del
lago que una instalación en la orilla, pero aún en este caso, los efectos de frontera son
apreciables. Los tanques flotantes presentan también problemas de observación (las transfe-
rencias de agua por salpicadura entre el tanque y el lago disminuyen con frecuencia la
confiabilidad de los datos) y sus costos de instalación y operación son excesivos. Dado que
actualmente existen muy pocas de estas instalaciones en uso, no serán consideradas en la
siguiente discusión.
Los tanques expuestos por encima de la superficie experimentan una evaporación mayor
que los enterrados, debido principalmente a la energía radiante interceptada por las paredes
de los lados y al intercambio de calor a través del tanque cuyos efectos deben ser tomados en
134 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
cuenta. Estas deficiencias pueden minimizarse aislando el tanque; las principales ventajas de
las instalaciones de superficie son su economía y su facilidad de instalación, operación y
mantenimiento. i
De los varios tipos de tanques enterrados, sólo tres han alcanzado importancia en los
Estados Unidos: el tanque Young, cubierto con una malla; el tanque Colorado; y el tanque del
Bureau ofPlan Industry (BPI). El tanque Young [32] tiene 61 cm (2 ft) de diámetro y 91,5
cm (3 ft) de profundidad; está cubierto por una malla metálica de 6 mm (1/4 in), que modifica
el coeficiente del tanque acerca de la unidad. Por su tamaño pequeño produce coeficientes
inestables y el efecto total de la malla puede ser adverso. El tanque Colorado es cuadrado de
91,5 cm (3 ft) de lado y 46cm (18 in) de profundidad. El tanque BPI tiene un diámetro de 183
cm (16 ft) Yuna profundidad de 61 cm (2 ft,), Yproduce el mejoríndice de evaporación en un
lago, debido a su tamaño.
FIGURA S-3
Estación de evaporación de Clase A: I = cubierta protectora de instrumentos, 2 = tanque evaporímetro, 3 =
anemómetro, 4 = pluviómetro estándar de 8 in, 5 = pluviógrafo de peso. (U.S. National Weather Service.¡
El tanque normal de Clase A del Weather Bureau es el tanque evaporímetro más usado en
los Estados Unidos; en 1974 se publicaron registros de cerca de 450 estaciones. Es un tanque
de hierro galvanizado sin pintar de 122cm(4 ft) de diámetro y 25,4cm (10 in) de profundidad
y está expuesto sobre un marco de madera para permitir que el aire circule por debajo (fig.
5-3), se llena hasta una profundidad de 20 cm (8 in), y las instrucciones [33] exigen que sea
llenado de nuevo cuando la profundidad disminuya hasta 18 cm (7 in). El nivel del agua se
mide diariamente con un medidor de gancho en un pozo de nivel y la evaporación se calcula
como la diferencia entre los niveles observados, ajustados por cualquier precipitación medida
en una estación normal de lluvia. Alternativamente, se puede adicionar agua todos los días
para empezar con un nivel fijo en el pozo de nivel. Este método asegura un nivel apropiado de
agua permanentemente.
Otros muchos tipos de tanques evaporímetros se hallan en uso en diferentes partes del
mundo, y la necesidad de normalización internacional ha sido reconocida por mucho tiempo
por la Organización Meteorológica Mundial (OMM). En espera de la normalización se han
llevado a cabo comparaciones entre tanques de varios tipos [34], que indican que las
relaciones de evaporación de tanque a tanque muestran una variación geográfica (climática)
apreciable. Los dos tanques de mayor uso son el de Clase Ay el GGI-3000 [35].Este último
es circular, con un área de 3000 cm" (con un diámetro de 61,8 cm o 24,3 in). Su profundidad
EVAPORACION y TRANSPlRACION 135
es de 60 cm (23,6 in) en las paredes y un poco mayor en el centro y es fabricado con láminas
de hierro galvanizado. El tanque y un pluviómetro similar se entierran en el suelo.
El valor de la evaporación en un tanque como índice de la evaporación en un lago debe
depender de las consideraciones de intercambio de energía y no de similitudes aerodinámi-
cas. Como en un' 'calorímetro" , es mucho lo que se gana aislando térmicamente el tanque, y
si esto se hace, parece que las desventajas de la exposición enterrada se eliminan. Los
experimentos con un tanque térmicamente aislado y de dimensiones aproximadamente
iguales a las del GGI-30ü0 son altamente promisorias [14]. La variación geográfica del
coeficiente del tanque para este tipo de vaporímetro es apreciablemente menor que para
cualquier otro tanque pequeño de uso general (Ver tabla 5-2 en la pág. ).
En algunas localidades, es necesario cubrir los evaporímetros con mallas para evitar la
pérdida de agua debido a pájaros y otros animales que la beben. Se debe tener en cuenta que,
al cubrir el evaporímetro con una malla, cambia su coeficiente. Ensayos realizados en Kenya
muestran que para un tanque de Clase Ala evaporación se reduce hasta en un 14por ciento al
cubrirlo con una malla metálica [34].
Evaporación en tanques y factores meteorológicos Se han llevado a cabo muchos
intentos para obtener relaciones confiables entre la evaporación de un tanque evaporímetro y
factores meteorológicos [36]. Los propósitos obvios que tales relaciones tendrían son los
que siguen:
1 Aumentar nuestro conocimiento de la evaporación.
2 Estimar registros perdidos de evaporímetros (los tanques no se operan durante el
invierno en áreas donde se forma una capa de hielo durante la mayor parte del tiempo, y
los registros para días con nieve o fuertes tormentas pueden resultar erradas).
3 Para estimar datos en estaciones en las cuales no se hacen observaciones de
tanques.
4 Para ensayar la confiabilidad y representatividad de los datos observados.
5 Para ayudar al estudio de relaciones entre evaporación en tanques y lagos.
Algunas de las relaciones que se han desarrollado conllevan la sustitución de la tempera-
tura del aire por la temperatura del agua con un sesgo resultante cíclico y geográfico.
El enfoque de Penman [ec.( 5-16)] se aplicó a un registro compuesto para un número de
estaciones en los Estados Unidos, para deducir [Apéndice A] la relación coaxial [28] que se
muestra en la fig. 5-4. Para calcular la evaporación del tanque, se determina primero Ea a
partir de la figura superior izquierda introduciendo los valores de la temperatura del aire, el
punto de rocío y el viento. La ec. (5- 16) se resuelve introduciendo otras tres familias de
curvas de la fig. 5-4 con la temperatura del aire, radiación solar y Ea. Aunque la correlación
está basada en datos diarios, la experiencia ha demostrado que se producen sólo errores
menores cuando se calcula la evaporación mensual, es decir, el valor diario medio para el
mes, a partir de Jos datos diarios y promedios mensuales de los demás parámetros.
Existe solamente un número muy limitado de sitios donde se dispone de todos los datos
requeridos para la aplicación de la fig. ~ - 4 . En 1974 la radiación solar se observó solo en 85
estaciones en los Estados Unidos. Sin embargo, existen medios razonablemente confiables
para estimar este factor [37, 38] y los otros elementos requeridos se pueden estimar
usualmente con precisión suficiente para obtener valores adecuados de la evaporación
mensual, o normal mensual. La tabla 5-1 muestra la magnitud de los errores resultantes en la
evaporación debido a errores en cada uno de los factores, para condiciones meteorológicas
seleccionadas. Debido al alto grado de correlación que existe entre la evaporación calculada y
la observada, la tabla 5-1 también es un indicativo de la influencia relativa de los varios
elementos bajo condiciones meteorológicas típicas.
136 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
TEMPERATURAMEOI....DIA.RIA OEl AIRE0F
Nota: las lineas E. están basadas en Y. = 0,025 E ( ~ + Y.) o Q, ~ + E. Y.
FIGURA 5-4
Evaporación de un tanque evaporímetro de Clase A en función de la radiación solar temperatura del aire, punto de
rocío y velocidad del viento. (U.S. National Weather Service.)
Coeficiente, del tanque Las técnicas de balances hídricos y balances energéticos así como
el enfoque aerodinámico se pueden usar para estimar la evaporación de lagos y embalses
existentes. No obstante, estos métodos no son directamente aplicables a problemas de
diseño, pues requieren información sobre la temperatura del agua. La combinación de estos
métodos (Sec. 5-5) comienza a ser más usada pero la mayoría de los estimativos de la
evaporación en embalses, para diseño y operación, se han hecho aplicando un coeficiente
(tabla 5-2) a la evaporación observada o estimada de tanques evaporímetros. Aunque se han
EVAPORACIONy TRANSPIRACION 137
hecho muy pocas determinaciones para evaluar con precisión el enfoque, si se supone un
tanque de Clase A con coeficiente anual de 0,70 para los lagos incluidos en la tabla, la
diferencia máxima resultante sería de sólo un 12 por ciento. Los coeficientes para períodos
menores de un año son más variables pues la energía almacenada en el lago puede ser
apreciablemente diferente al comenzar y al terminar el período y los cambios en el almace-
namiento de calor producen variaciones pronunciadas en los coeficientes mensuales que
deben tenerse en cuenta. La ec. (5-21) se debe usar para ajustes por energía neta de advección
(en tal caso, E es la evaporación del tanque reducida por el coeficiente apropiado).
Tabla 5-1 VARIACIONES DE LA EVAPORACION DE UN TANQUE DE CLASE A
CON VARIOS FACTORES
I
% Error/ I % Error/ % Error/ % Error/
I
grado de I
% %
I
t;
1"1'
Q.,
E. Caso
cambio en cambio
F,
cambio
°F
cambio en
°F
Ly/d
mi/d
no
1'"
1"1
en Q.,
in./d
en l'
-
1 91 1,8 41 0,4 700 0,7 50 0,2 0,51
2 91 2,3 63 0,8 700 0,8 50 0,1 0,46
3
I
84 3,8 75 2,7 600 0,9 50 0,1 0,28
4 66 6,0 55 4,0 300 0,6 50 0,2 0,12
5 45 6,3 28 2,9 250 0,3 50 0,3 0,09
6 91 1,8 41 0,3 700 0,6 100 0,3 0,60
7 91 2,3 63 1,0 700 0,7
I
100 0,2 0,52
8 ' 84 4,4 75
I
3,1 600 0,8 100 0,2 0,31
9 66 6,2 55 4,6 300 0,5 100 0,4 0,15
10 45 6,2 28 3,1 250 0,3 100 0,5 0,11
Efectos de la energía por advección en la evaporación de tanques Las observaciones
han demostrado que la transferencia de calor sensible a través de tanque evaporímetro pueden
tener un efecto apreciable y que el calor puede fluir en cualquier dirección dependiendo de las
temperaturas del agua y del aire. Como la transferencia de calor a través del fondo de un
embalse es prácticamente cero, los datos de tanques evaporímetros necesitan ajuste.
La fig. 5-5, obtenida de una manera similar a la fig. 5-2, muestra el efecto relativo a 1>de
la advección neta en el tanque evaporímetro de Clase A [28]. Normalmente, la advección
causada al agregar agua al tanque no reviste importancia; sin embargo, la advección de calor
sensible a través de las paredes del tanque es suficiente para producir variaciones moderadas
en el coeficiente del, tanque bajo diferentes regímenes climáticos. Usando el concepto de la
razón de Bowen y la relación empírica de la fig. 5-4, se puede obtener una función para
estimar la transferencia de calor de un tanque de Clase A a partir de la observación de las
temperaturas del aire y el agua, el viento y la presión atmosférica. Esta es la relación básica de
la gráfica en la fig. 5-6, la cual considera además un coeficiente del tanque de.O,7 cuando las
temperaturas del aire y el agua son iguales. La evaporación del lago calculada a partir de la
gráfica se debe ajustar por cualquier advección neta apreciable en el lago.
5·7 Resumen y evaluación de las técnicas para estimar la evaporación de embalses
Hay relativamente un número muy reducido de embalses para los cuales se pueden obtener
estimativos confiables de la evaporación á partir de balances hídricos en forma continua; sin
embargo, los valores estimados para períodos selectos con frecuencia pueden servir para
calibrar y ajustar otros métodos. En condiciones en las cuales no se pueden obtener resultados
satisfactorios aplicando el balance hídrico, la evaporación para un embalse existente se puede
determinar por medio de un enfoque empírico aerodinámico o mediante técnicas de balances
138 IDDROLOGIA PARA INGENIEROS
Tabla 5-2 RESUMEN DE COEFICIENTES DE TANQUES.
Ver texto para la descripción de los tanques
Exposición
superficial Tanques enterrados
Años
de Clase GGI-
Sitio registro Período
A
X-3"
BPI
'Young Colo.
3000
-- --
Davis Calif.
b
1966-69
Anual 0,72 0,71 ... ...
'"
0,94
Denver, Colo.c 1915-16 Anual 0,67
1916
Jun-Oct. oo' ... 0,94
Felt Lake, Calif. 1955 Anual
0,77 .00 0,91 0,99 0,85
Ft. Collins, Colo. 1926-28 Abr.-Nov. 0,70 ... ... .00 0,79
Fullerton, Calir.c 1936-39 Anual 0,77 .00 0,94 0,98 0,89
Lake Colorado City, Tex. 1954-55 Anual 0,72
Lake Elsinore, Calif. 1939-41 Anual 0,77 ... oo • 0,98
Lake Hefner, Okla. 1950--51 Anual 0,69 oo. 0,91 0,91 0,83
Lake Mead, Ariz.s-Nev," 1966-69 Anual O,66
d
0,73
d
oo. ... ... O,71
d
Lake Okeechobee, Fla. 1940-46 Anual 0,81 oo. ... ... 0,98
Red Bluff Res., Tex. 1939-47 Anual 0,68
Salton Sea, Calif. 1967-69 Anual 0,64 0,64
Silver HiI!, Md" 1955-60
Abr.-Nov.
0,74 ... 1,05 '0'
0,97
Sterling, Va.
b
1965-68
Abr.-Nov. 0,69/ 0,71/
'"
... ... 1,11
1
India (Poona)" 1965-68
Anual
0,69
oo'
... ...
'"
0,78
Israel (Lod Airport)" 1954-60
Anual
0,74
I
Sudan (Khartoum)" 1960-61
Anual
0,65
U.K. (London) 1956-62
Anual
0,70
U.S.S.R. (Dubovka)" 1957-59
Mayo-Oct.
0,64
."
oo.
I
.00 oo • 0,91
1962-67
May.-Oet.
0,64 ... ... ... ... 0,84
U.S.S.R. (Valdait 1949-53
Mayo-Sept.
0,82 ... ... oo, ... 0,93
1958-63
Mayo-Sept.
0,67
oo' ...
I
... oo • 0,98
" Aislado; dimensiones aproximadamente iguales a las del tanque GGI-3000.
b Suponiendo que la evaporación desde un tanque de 5 m (16,5 ft) diámetro equivalente a la evaporación del lago.
C Suponiendo que la evaporación desde un tanque de 3,65 m(12 ft) de diámetro equivale a la evaporación del lago.
rl La corrección por flujo de calor del suelo hacia el tanque de 5 m reduciría el coeficiente por lo menos en un 5 por
ciento.
e Suponiendo que la evaporación (ajustada por el flujo de calor hacia el suelo) de un tanque de 4,57 m (15 ft) de
diámetro equivale a la evaporación del lago.
f La corrección por flujo de calor desde el tanque de 5 m hacia el suelo aumentaría el coeficiente en un pequeño
porcentaje.
energéticos. La instrumentación y el mantenimiento para obtener observaciones continuas
son costosos en estos dos métodos y es posible que su uso extensivo no sea económico
durante algún tiempo. Sin embargo, el objetivo que se persigue puede justificar su aplicación
por un período de tiempo corto para calibrar un método menos costoso.
La operación de un tanque evaporímetro (cerca del embalse, pero no tan cerca como para
ser afectado) es relativamente barata y debe producir estimativos razonablemente precisos de
la evaporación anual del embalse (fig. 5-6). Se ganaría 'mayor confiabilidad si se pudiera
estimar la advección neta al embalse; sin embargo, este fenómeno rara vez tiene mayor
importancia. Si se considera necesaria la distribución de la evaporación en meses o estacio-
nes, es necesario evaluar la advección neta. A pesar que los tanques evaporímetros son
normalmente inoperativos durante períodos de congelación, la evaporación del tanque en
tales períodos es pequeña y con frecuencia se puede estimar con suficiente precisión. No
obstante, la evaporación de un embalse puede ser relativamente ~ a n d e al principio del
invierno debido a cambios en el almacenamiento de energía.
EVAPORACION y TRANSPlRACION 139
0,6
0,2
0,1
0,3
OC
p
0,5
°
1----+--+----;/-::.-,.¡.C--7"'1 0,8
20 30 ° 10 20
Temperatura del agua del tanque, oC.
10
Elevación = 305 m por encima i
del nivel del mar l
JI! d '1 1,lllld IJ
0, 8
0,6
0,5
OC
p
0,4
0,3
0,2
0,1
°
°
FIGURA S-S
Proporción de la energía de advección (en un tanque de Clase A) utilizada por la evaporación. (U.S. National
Weather Service.)
Las figs. 5-1 Y5-6 [también la ec. (5-18)] se pueden utilizar en el estudio de diseño de
embalses si se dispone de datos representativos. Todos los datos relativos para el área deben
ser analizados usando todos los métodos adecuados, si los aspectos económicos del diseño lo
justifican. Rara vez existe una razón suficiente para construir un gran embalse antes de la
recolección de por lo menos 1o 2 años de datos meteorológicos, incluyendo evaporación en
el sitio de construcción, para corroborar los estimativos realizados. La fig. 5-7, la cual
presenta estimativos generalizados de la evaporación media anual para lagos poco profundos
en los Estados Unidos [ 27], se considera lo suficientemente confiable para estimativos
preliminares y para diseño de proyectos en los cuales la evaporación no reviste mayor
importancia. Existen mapas similares disponibles para varios países [39,41] y lafig. 2-2 es
un mapa mundial del calor utilizado por la evaporación.
Para algunos problemas de diseño es necesario estimar la distribución mensual de la
evaporación anual. A pesar de que algunas de las técnicas presentadas producen valores
mensuales de la evaporación de agua libre, se necesitan ajustes por la advección neta (o por
cambios en el almacenamiento de calor) [42].
En el diseño de embalses, el Ingeniero está interesado en el aumento de pérdidas en el
sitio del embalse como resultado de la construcción de una presa, o sea la evaporación en el
embalse menos la evapotranspiración en condiciones naturales. En regiones húmedas, la
construcción de presas produce solamente un aumento nominal en las pérdidas de agua.
140 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
220
$
e.. 200 r
¡
Q
I
-e
160 I
:5 1
...J '

Z
W
W
::::l
O
z
« , I
1- 100 r---.1- .. -+-----\--!_\_
I:r:-f- fI+ !-\-t-\-+++-
40! J -t-- _JJ
I r¡ I
20 l.--- +--- i u
I I ! I
Ü i I i I
I
9 h·-
L--o.o,
k o. \o -1"=-:=--F:;;.'"""5>17:


l----1 .


FIGURA 5-6
Evaporación de un lago poco profundo en función de la evaporación en un tanque de Clase A y de la transferencia de
calor a través del tanque. (U.S. National Weather Service.)
5-8 Aumentos en el abastecimiento de agua por reducción de evaporación
Cualquier medida que se tome para reducir la evaporación en un embalse por unidad de
almacenamiento produce un aumento equivalente en el agua que se utiliza para abasteci-
miento. Es ventajoso seleccionar el sitio y el diseño que produzcan un mínimo de área de
embalse por unidad de almacenamiento. El diseño de estructuras de salida que funcionen de
tal manera que el agua superficial (más caliente) pueda ser utilizada para abastecer la
demanda reduce la evaporación de un embalse. Este tipo de operación no produce un
aumento equivalente del agua que se va a utilizar, en puntos distantes aguas abajo, debido al
aumento en evaporación que ocurre a lo largo del canal de conducción.
En algunos casos, algunos embalses pequeños se cubren totalmente para reducir la
evaporación. Se ha propuesto también el uso de cubiertas flotantes [43] Yde material
granular flotante [44J. Aunque tales métodos son efectivos son costosos en su aplicación. A
pesar de que se ha recomendado con insistencia el uso de rompe-vientos, éstos son efectivos
EVAPORACION y TRANSPIRACION 141
solamente en embalses muy pequeños: una reducción del 25 por ciento en la velocidad del
viento normalmente producirá una reducción aproximada de sólo un 5 por ciento de la
evaporación a largo plazo.
FIGURA 5·7
Evaporación promedio anual (pulgadas) para lagos poco profundos. (U.S. National Weather Service.¡
También se han llevado a cabo amplias investigaciones en la aplicación de películas
monomoleculares para reducir la evaporación [45, 47]. A pesar del optimismo inicial, este
enfoque tiene poco uso. En cambio, el uso de cantidades muy pequeñas de alcohol etílico
puede reducir la evaporación en tanques pequeños hasta en un 40 por ciento, aunque rara vez
es posible mantener en forma continua, una cobertura mayor del 10 al 20 por ciento en un
embalse. Es más, cualquier reducción de la evaporación está acompañada por un aumento
indeseable en la temperatura del agua. Aun cuando se puede disipar gran parte de este exceso
de calor a través de un tanque evaporímetro, este no es el caso para un embalse [48]. Parece
que cualquier esperanza en obtener reducciones prácticas y apreciables de evaporación en
grandes embalses, radica en encontrar un material que aumente efectivamente la reflectivi-
dad de la superficie del agua sin producir efectos secundarios indeseables.
TRANSPIRACION
Del agua absorbida por el sistema de raíces de una planta, sólo una porción minúscula
permanece en los tejidos de la misma; virtualmente, toda el agua retoma a la atmósfera en
forma de vapor, debido a la transpiración. Este proceso constituye una fase importante del
ciclo hidrológico debido a que es el mecanismo principal por medio del cual el agua
precipitada sobre la superficie de la tierra regresa a la atmósfera. Al estudiar el balance
142 IDDROLOGIA PARA INGENIEROS
hídrico de una cuenca hidrográfica, es difícil, generalmente, separar la evaporación y la
transpiración. Por esta razón ambos factores se tratan usualmente en ingeniería como uno
solo; sin embargo, es necesario tener un conocimiento de cada proceso para asegurar que las
técnicas empleadas concuerdan con la realidad física.
5-9 Factores que afectan la transpiración
Las diferencias de concentración entre la savia en las células de la raíz de una planta, y el agua
en el suelo, causan una presión osmótica capaz de mover el agua del suelo a través de la
membrana de la raíz hacia las células de ésta. Una alta salinidad en la solución del suelo y/o
Cloroplastos
FIGURA 5,8
Estructura interna de una hoja.
una tensión de humedad alta en el suelo, pueden impedir o reducir sustancialmente la
transferencia osmótica. Una vez dentro de la raíz, el agua es transportada [ 49] a través de la
planta al espacio intercelular dentro de las hojas (fig. 5-8). El aire entra a la hoja a través de
los estomas (los poros de la superficie de la hoja), y los cloroplastos, en el interior de la
hoja, usan el dióxido de carbón del aire y una pequeña porción del agua disponible para
producir los carbohidratos necesarios para el crecimiento de la planta (fotosíntesis). Al
entrar elaire en la hoja, parte del agua escapa a través de los estomas abiertos; este es el
proceso de transpiración. La relación entre el agua transpirada y el agua utilizada para
formar la materia de la planta es muy grande, y alcanza valores de 800 o más.
La tasa de transpiración es en general independiente del tipo de planta, siempre y cuando
existan cantidades adecuadas de agua en el suelo, y que la superficie esté cubierta totalmente
por vegetación. Dado que la fotosíntesis depende en alto grado de la radiación recibida, cerca
del 95 por ciento de la transpiración diaria ocurre durante el día [50], comparada con un 75 a
90 por ciento de la evaporación del suelo [ 51 ]. El crecimiento de las plantas cesa cuando la
temperatura disminuye hasta cerca de los 4°C (40°F) Yla transpiración es entonces muy
pequeña.
La transpiración está limitada por la tasa a la cual la humedad se encuentra disponible para
la planta. A pesar de que existen muy pocas dudas de que la tasa de evaporación del suelo en
condiciones meteorológicas fijas disminuya casi ponencialmente con el tiempo, persisten
ideas diversas con respecto a la transpiración (ver Seco 5-15). Se cree que esta controversia y
las discrepancias evidentes se pueden atribuir a los varios métodos que se han utilizado para
obtener los datos en que se basan las distintas hipótesis, y a la terminología no descriptiva
utilizada para expresar los resultados. Algunos investigadores creen que la transpiración es
independiente de la humedad disponible hasta cuando ésta alcanza el punto de marchitez
(contenido de humedad en el cual se produce marchitez permanente en las plantas), mientras
que otros suponen que la transpiración es aproximadamente proporcional a la humedad
remanente en el suelo y disponible para las plantas. La capacidad de campo se define
como la cantidad de agua retenida en el suelo después de que el exceso de agua gravitacional.
EVAPORACION y TRANSPIRACION 143
ha drenado. El rango de humedad del suelo entre la capacidad de campo y el punto de
marchitez (agua disponible) es una medida de la máxima cantidad de agua disponible para
las plantas (Sec. 6-3). El agua disponible varía con el tipo de suelo, en un rango que va desde
0,5 mm/cm de profundidad (0,5 in/ft) para arenas hasta más de 2 mm/cm de profundidad (2
in/ft) para arcillas limosas.
El tipo de planta es un factor importante en el control de la transpiración cuando la
humedad del suelo es limitada. Cuando se secan las capas superiores del suelo, las especies
con raíces poco profundas no pueden obtener agua y se marchitan, mientras que las especies
con raíces profundas continúan transpirando hasta que la humedad del suelo se reduce a
profundidades mayores hasta el punto de marchitez. Por lo tanto, la vegetación de raíces
profundas transpira más agua durante períodos secos sostenidos que las plantas de especies
con raíces poco profundas. La transpiración por unidad de área también depende la densidad
de la cobertura vegetal. Con espacios amplios entre las plantas (baja densidad de cobertura),
no toda la radiación solar llega a aquellas y parte de ella es absorbida por la superficie del
suelo. Sin embargo, la transpiración relativa no es proporcional a la densidad de cobertura
por dos razones: (1) una planta aislada recibe radiación en su cara que está al sol, la cual sería
interceptada por una planta adyacente en caso de existir una cobertura muy densa, y (2) una
porción de la radiación que llega al suelo es transmitida a la planta posteriormente (efecto de
oasis).
El tipo de planta también influye en la transpiración durante períodos de sequía, aún en
condiciones específicas de humedad del suelo. Las xerofitas (especies de los desiertos), con
menos estomas por unidad de área y menor superficie expuesta a la radiación, transpiran
relativamente poca agua. Las freatofitas, por el contrario, tienen un sistema de raíces que
llega hasta el nivel freático y transpiran a tasas sustancialmente independientes del contenido
de humedad de la zona de aeración. Todas las plantas pueden controlar la abertura estomatal
en algún grado, y aún las mesófilas (plantas de las zonas templadas) poseen alguna
capacidad para reducir la transpiración durante períodos de sequía. Sin embargo, esta
capacidad de control es sólo para reducir la transpiración. Aún las plantas acuáticas,
hidráfitas, no pueden bombear agua a la atmósfera en tasas que excedan aquellas controla-
das por la disponibilidad de energía radiante y sensible. Una charca cubierta de plantas
acuáticas no pierde agua a una tasa apreciablemente diferente a la de una charca libre de
vegetación. Cualquier diferencia en la transferencia de calor sensible, debido a un aumento
en la rugosidad de la superficie, tiende a ser equilibrada por el aumento en albedo.
La lluvia interceptada por la vegetación es evaporada inmediatamente y por lo tanto
utiliza alguna energía que de lo contrario estaría disponible para la transpiración. Los
experimentos con coberturas de pasto [52] indican que la reducción en transpiración puede
equivaler a la intercepción, mientras que otros experimentos con pequeños pinos [53]
parecen mostrar que la reducción es mucho menor que las pérdidas por intercepción.
5-10 Medidas de la transpiración
Como no es posible medir las pérdidas por transpiración para un área apreciable en condicio-
nes naturales, la determinación de la transpiración está restringida a estudios de muestras
pequeñas en condiciones de laboratorio. Un método consiste en colocar una o más plantas en
materos dentro de un espacio confinado y calcular la transpiración como el aumento en el
contenido de humedad del espacio confinado. La mayoría de las medidas se llevan a cabo en
un fitómetro, un recipiente grande lleno de suelo en el cual se siembran una o más plantas.
El único escape de humedad es por transpiración (la superficie de suelo se sella para impedir
evaporación), la cual puede ser estimada pesando la planta y el recipiente en diferentes
intervalos de tiempo. Al suministrar aeración yagua adicional, se puede llevar a cabo un
estudio con el fitómetro durante todo el ciclo de vida de una planta. Como es virtualmente
144 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
imposible simular condiciones naturales, los resultados de las observaciones de este tipo
principalmente tienen interés académico para el hidrólogo, y constituyen apenas algo más
que un índice del uso del agua por una plantación en condiciones de campo.
Los atmómetros de cerámica y de Piché, se han utilizado frecuentemente-en estudios de
transpiración. Estos instrumentos [34] alimentan automáticamente una superficie húmeda
expuesta, con el agua de un pequeño tanque. El cambio en el contenido del tanque sirve como
índice de la transpiración. Si los atmómetros se utilizan con cuidado, pueden ser útiles en
trabajo experimental para estimar las variaciones temporales y espaciales de la transpiración
potencial.
EVAPOTRANSPIRACION
Al estudiar el balance hídrico de un área de drenaje, el interés principal radica en la
determinación de las pérdidas de agua totales (o evapotranspiraciánv, la evaporación de
superficies de agua, suelo, nieve, hielo y de cualquier otra superficie, más la transpiración. El
uso consuntivo es la evaporación total de un área más el agua utilizada directamente para
construir los tejidos de las plantas. La distinción entre los dos términos es en gran parte
académica, con diferencias numéricas que están casi siempre dentro de los errores de
medición y generalmente se tratan como sinónimos [54].
Suponiendo que cualquier reducción en evapotranspiración, debida a una deficiencia en
la humedad del suelo es independiente de las condiciones meteorológicas, el concepto de
evapotranspiracián potencial introducido por Thornthwaite [55] es de uso común. El
término fue definido por Thornthwaite como "la pérdida de agua que ocurriría si en ningún
momento existiera una deficiencia de agua en el suelo para el uso de la vegetación". Se ha
encontrado desde entonces que la evapotranspiración depende de la densidad de cobertura y
de su estado de desarrollo. Para que sea útil, la evapotranspiración potencial debe ser
independiente de la naturaleza y condición de la superficie, excepto con respecto a la
disponibilidad de humedad, o debe estar definida en términos de una superficie particular.
Penman [56] sugirió que la definición original se debía modificar para incluir la condición de
que la superficie estuviera totalmente cubierta por vegetación verde. Esta definición modifi-
cada es en general satisfactoria, pero no tiene sentido durante el invierno a grandes latitudes.
Para fines de claridad y obtener resultados que se puedan reproducir, existe una buena
razón para considerar la evapotranspiración potencial como equivalente a la evaporación de
una superficie de agua libre, de grandes proporciones, pero sin capacidad de almacenamiento
de calor [57] .La evapotranspiración tal como fue definida por Thornthwaite, se aproxima a
la evaporación de agua libre siempre y cuando haya una cobertura vegetal completa y que los
efectos de los factores meteorológicos en las dos superficies sean lo suficientemente pareci-
dos para que se conviertan de la misma manera en evapotranspiración efectiva.
Existen numerosos enfoques para estimar la evaporación real y potencial, ninguno de los
cuales se puede aplicar generalmente a todos los propósitos. El tipo de datos necesarios
depende del uso que se persiga. En algunos estudios hidrológicos se necesita la evapotranspi-
ración media de la hoya, mientras que en otros casos hay interés en el uso del agua por una
plantación particular o en el cambio de usos del agua que resultaría de un cambio en la
cobertura vegetal.
5-11 Determinación de la evapotranspiración promedio de una hoya por medio del
balance hídrico.
Suponiendo que el almacenamiento y todos los demás componentes de entrada y salida de
agua, excepto por la evapotranspiración, pudieran ser medidos, el volumen de agua (usual-
mente expresado en unidades de profundidad) necesario para balancear la ecuación de
EVAPORACION y TRANSPIRACION 145
continuidad para una hoya representa la evapotranspiración. Entre otras cosas, la confiabili-
dad de los cálculos de un balance hídrico depende considerablemente de los intervalos de
tiempo considerados. Como regla general, la evapotranspiración normal anual se puede
calcular como la diferencia entre los promedios, sobre varios años, de precipitación y caudal
de salida, debido a que el cambio de almacenamiento sobre un período largo de años tiene
pocas consecuencias [58]. Cualquier deficiencia en tales cálculos se puede atribuir usual-
mente a datos inadecuados de precipitación o escorrentía o a flujo subterráneo hacia adentro o
hacia afuera de la hoya. Los estimativos de la evapotranspiración anual pueden estar sujetos a
errores apreciables si se desprecian cambios en el almacenamiento, excepto cuando el
almacenamiento de humedad en la hoya permanece casi constante para una misma fecha cada
año. Generalmente hay que evaluar la humedad del suelo, el agua subterránea y el almace-
namiento superficial al comienzo de cada año.
El método del balance hídrico también se puede aplicar para períodos cortos de tiempo
[59]. En la fig. 5-9 más de 150 mm (6 in) de lluvia cayeron en un período de 3 días,
produciendo el aumento indicado el21 de junio, y 117 mm (5 in) más cayeron hasta el 29 de
junio. La escorrentía producida por la segunda tormenta (26 a 30 de junio) fue de 60 mm
(2,37 in). Si se supone que en los días 21 y 29 de junio el suelo estaba en iguales condiciones
de saturación al final de la lluvia, la evapotranspiración durante el período fue de 117-60 = 57
mm (4,60 - 2,37 = 2,23 in) o 7 mm/día (0,28 in/día). Los errores en cálculos para períodos
tan cortos como una semana pueden ser considerables, y se recomienda usar períodos más
largos cuando sea factible. Si los cálculos se llevan hasta el 16de julio, la evapotranspiración
estimada tiene un promedio cercano a 6 mm/día (0,23 in/día), sin lugar a dudas un valor que
está más de acuerdo con la realidad. Los cálculos se deben basar en la escorrentía total (Sec.
7-5). Este procedimiento se adapta mejor a regiones donde la profundidad del agua subterrá-
nea es relativamente pequeña y la precipitación es uniformente distribuida durante el año. A
pesar de que los estimativos de la evapotranspiración obtenidos de esta manera deben
considerar la ocurrencia fortuita de grandes tormentas o de períodos relativamente húmedos,
se pueden llevar a cabo determinaciones suficientes para todos los años de registro, para
definir la distribución temporal (fig. 5-10). Si la curva resultante sirve para representar la
evapotranspiración normal anual, los cálculos deben llevarse a cabo en forma continua, pues
la omisión de períodos secos sesga los resultados. Si la curva se usa para representar la
evapotranspiración potencial, los cálculos deben llevarse a cabo solamente para aquellos
períodos durante los cuales existen condiciones potenciales.
5·12 Determinación de la evapotranspiración en parcelas
La aplicación del balance hídrico a pequeñas parcelas sólo produce resultados satisfactorios
en condiciones ideales, las cuales rara vez se obtienen. Una medida precisa de la percolación
no es posible, y sus errores tienden a ser acumulativos. Si el nivel freático se encuentra a gran
profundidad, un aumento en este nivel puede ser inconsecuente, aunque esto no es necesa-
riamente cierto en todos los casos. Si estos aumentos son inconsecuentes, las medidas de la
humedad del suelo se convierten en la principal fuente de errorjque aunque aleatorias por
naturaleza son lo suficientemente grandes como para excluir la posibilidad de calcular la
evapotranspiración en intervalos cortos). Sin embargo, es factible obtener estimativos
razonables por estaciones [60, 61].
El balance energético puede aplicarse para determinar la evapotranspiración de una
parcela de igual manera que para un lago (Sec. 5-3). En vez de considerar el almacenamiento
de calor en una masa de agua se debe estimar la energía almacenada en el perfil del suelo. El
calor específico del suelo varía desde cerca de 0,2 hasta 0,8 cal Zcm" dependiendo de su
contenido de humedad y de la clase de suelo, y por lo tanto es necesario conocer tanto el calor
específico como la temperatura del perfil del suelo. Otra alternativa es medir el flujo de calor
146 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
O
40

:5
80
in. mm
-

0-
-
100



'"
90
79.817'17'
T-
81 --- 1----
80 -
2
1--
-70- 3_
60
4-
-
50

1--Escorrent!ii.
Esco"entla;3.01"-
2.37"
Esco"entfa ; 1.60"----
40.617'17'
" 76.517'17'
---.lQ
60..217'17'
I 1\
20
1\ f1\/1\
fJ
\
-
1\
10
\
J
\ 11
\ l
1.....
./
-O
19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 2930 , 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16
o
16
24
8
4
20
100 1000
ro
3/seg
efs
28
Junio
Julio
FIGURA 5-9
Deducción de estimativos de la evapotranspiración para períodos cortos.
a alguna profundidad conveniente (alrededor de la cm o 4 in) y no calcular el cambio en el
almacenamiento de calor por debajo de esta profundidad [ 62] . Cuando se aplica la razón de
Bowen [eco (5-4)] se usan la temperatura y la presión de vapor en la superficie. Medir la
presión de vapor de una superficie cubierta por vegetación es un problema aparte y es
necesario medir los gradientes de temperatura y de presión de vapor entre dos niveles por
0,28
7
.!!!
.!!
"O 0,24 6"0
5
8-
o.
'"
0,20
5,g
Ql
as

Ol
"S
4
E
0,16
e
Ql
Ql
c:
c:
:2
0,12
3:2

l;l
'0.
·a
'"
'"
c:
0,08 2 lii

i
i
>
0,04

w
O
O
Oct.
Ago. Sep.
FIGURA 5-10
Curva de la evapotranspiración media calculada a partir de datos de lluvia y caudal.
EVAPORACION y TRANSPIRACION 147
encima de la superficie. La energía de advección, en términos del balance hídrico, es
normalmente pequeña y se desprecia con frecuencia.
La ecuación de transporte turbulento de Thornthwaite-Holzman se ha utilizado para
estimar la evapotranspiración [63,64 ] aunque existen dudas acerca de si ha sido comprobada
adecuadamente. Las necesidades instrumentales son difíciles de satisfacer para condiciones
de campo, pues la evapotranspiración calculada es proporcional a las diferencias medidas de
viento y de presión de vapor a dos niveles situados cerca de la superficie estudiada.
Las técnicas de balance energético y de transporte turbulento son también aplicables a la
determinación de la evapotranspiración potencial, con el único requisito adicional de que el
área bajo observación tenga cantidades de agua adecuadas todo el tiempo. Debido al extremo
cuidado necesario en la aplicación de estas técnicas, su uso se ha limitado a fines experimen-
tales.
5-13 Determinación de la evapotranspiración por Iisímetros
Muchas de las observaciones de la evapotranspiración se llevan a cabo en recipientes de
suelo [65, 70], conocidos bajo diferentes nombres como tanques, evapotranspirámetros
y lisimetros . Los primeros dos términos se refieren a recipientes con fondo impermeable,
mientras se ha intentado restringir el uso de la palabra lisímetro a recipientes con fondo
permeable o con un mecanismo para mantener una presión negativa en el fondo. La
evapotranspiración se calcula manteniendo un balance de aguas en el recipiente.
Así como en los tanques evaporímetros, los evapotranspirómetros pequeños producen
solamente índices de evapotranspiración potencial. En consecuencia, la normalización del
instrumental y su operación son de extrema importancia. Al resumir los resultados de
observaciones alrededor del mundo, Mather [65] dice: El evapotranspirómetro, cuando se
opera adecuadamente, es decir, se riega satisfactoriamente de tal manera que no haya
deficiencia de humedad ni exceso de humedad apreciable en el suelo del tanque, y cuando se
encuentra expuesto homogéneamente dentro de un área de protección de tamaño adecuado
para eliminar el efecto de advección de humedad, es un instrumento que debe producir
resultados razonablemente confiables de la evapotranspiración potencial. Se debe tener un
gran cuidado en la operación del instrumento y el suelo, la vegetación, los métodos de cultivo
y las prácticas de regadío se deben mantener normalizados para poder asegurar resultados
comparables de una estación de observación a otra.
Con muy poca frecuencia se obtienen observaciones confiables de la evapotranspiración
real (cuando ésta es apreciablemente menor que la potencial) debido a que es casi imposible
mantener la humedad del suelo y la cobertura vegetal de las zonas vecinas al tanque bajo las
mismas condiciones de éste. Los resultados experimentales [71] indican que se pueden
tomar medidas confiables de la evapotranspiración con lisímetros grandes de 5 m (15 ft) o
más de diámetro si se tiene en cuenta la necesidad de aplicar una fuerza de succión en la base
comparable en magnitud a aquella presente en el perfil natural del suelo. Se necesita además
que las dimensiones limitadas dellisímetro no impidan el desarrollo de las raíces,y que las
características de cobertura (densidad, altura y vigor) sean iguales sobre ellisímetro y en las
áreas circunvecinas.
5·14 Estimación de la evapotranspiración potencial a partir de datos meteorológicos
Se han desarrollado varias técnicas empíricas para estimar la evapotranspiración potencial a
partir de datos climatológicos fácilmente asequibles y de la latitud (posible extensión de
horas-sol por día). Thornthwaite [72] ha obtenido un procedimiento algo complicado en el
que se utilizan solamente la temperatura y las posibles horas de sol. El enfoque de Blaney
requiere de estos dos factores pero fue diseñado principalmente para transponer datos
148 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
observados de uso consuntivo de áreas de irrigadas a otras áreas por medio de coeficientes
obtenidos. Usando datos promedios anuales, Lowry y Johnson [73] encontraron una alta
correlación entre el uso consuntivo y los grados día acumulados durante el período de
crecimiento vegetal. Otros procedimientos, los cuales dependen exclusivamente de la tempe-
ratura como único índice de calor incidente para la latitud particular y que desprecian la
nubosidad, humedad, viento y otros factores, están sujetos a grandes errores en circunstan-
cias adversas.
La evapotranspiración potencial y la evaporación a partir de una superficie delgada de
agua libre están afectadas por los mismos factores meteorológicos: radiación, humedad,
viento y temperatura. Aunque existen diferencias en cuanto a la rugosidad de la superficie, su
albedo y posiblemente otros factores involucrados, la evaporación de agua libre debe ser un
mejor índice de la evapotranspiración potencial que la temperatura del aire. Por lo tanto,
parece que las ecs. (5-16) o (5-18) constituyen el mejor método para calcular la evapotranspi-
ración potencial, aunque existe duda con respecto a la necesidad de un factor de reducción.
Los resultados experimentales que aparecen en la literatura son contradictorios e involu-
cran la definición de la evapotranspiración potencial (ver Seco 5-13). Utilizando los datos
observados en uno de los lisímetros más grandes y confiables de los Estados Unidos, Pruitt y
Lourence [74] encontraron que el promedio anual de evapotranspiración potencial para el
pasto es de 173 cm (68 in). La evaporación de un tanque evaporímetro enterrado de 20 m
2
para el mismo período de 3 años fue de un 2 por ciento menor. Este y otros resultados [75,
76] llevaron a la conclusión de que el factor de reducción anual es mucho más cercano a la
unidad que al valor de 0,75 encontrado por Penman [11], Yque mientras se llevan a cabo
nuevas investigaciones, el valor supuesto de la unidad es posiblemente satisfactorio cuando
se consideran áreas de drenaje con cobertura vegetal variada. Cualquiera de los métodos para
estimar la evaporación de una superficie libre de agua se puede, por lo tanto, aplicar,
incluyendo el enfoque de coeficientes de tanques evaporímetros.
5-15 Estimación de la evapotranspiración real a partir de la potencial
El efecto de las deficiencias de humedad en la relación entre la evapotranspiración real y la
potencial ha sido tema para largos debates [77, 83]. Algunos investigadores pregonan que la
evapotranspiración desde una parcela homogénea continúa a una tasa sin disminución hasta
que el contenido de humedad a través de la zona de raíces se reduce cerca al punto de
marchitez; otros citan resultados experimentales que muestran que la tasa (relativa a la
potencial) es aproximadamente proporcional a la cantidad de agua disponible remanente; un
tercer punto de vista es que la tasa es una función compleja del agua disponible (exclusiva-
mente) pero limitada por la tasa potencial. Independientemente de la relación funcional para
una parcela homogénea, la tasa de abatimiento en un área de drenaje heterogénea, e
inicialmente saturada, disminuye rápidamente con el tiempo (para una evapotranspiración
potencial constante) debido a variaciones en la capacidad en la zona de raíces y de otros
factores pertinentes.
La suposición de que la relación entre la evapotranspiración real y la potencial es
proporcional a la cantidad de agua disponible tal vez sería satisfactoria en una cuenca, si cada
tormenta pudiera saturar el suelo. Desafortunadamente, esta simple función no puede
explicar adecuadamente el aumento de la evapotranspiración que ocurre inmediatamente
después de una tormenta moderada, en un suelo relativamente seco. Esta dificultad puede ser
superada por la separación arbitraria del almacenamiento de humedad en dos categorías
[84]. En este enfoque se considera que la humedad de la zona superior disminuye siempre
a la tasa potencial y que cualquier déficit en esta zona debe ser satisfecho antes de que la lluvia
empiece a recargar la zona inferior. El abatimiento en la zona inferior ocurre solamente
cuando se acaba la humedad disponible en la zona superior, en cuyo caso, se supone que la
EVAPORACION y TRANSPIRACION 149
tasa de evapotranspiración es proporcional a la humedad disponible en la zona inferior.
Aplicando este simple modelo a observaciones de precipitación y de escorrentía total (Sec.
7-5) se pueden calcular valores diarios de evapotranspiración por medio de procedimientos
de contabilización. Se debe señalar que algunos de los modelos más complejos usados para la
simulación de caudales pueden producir también valores estimados de evapotranspiración
(Cap. 10).
5·16 Control de la evapotranspiración
Como consecuencia del éxito reportado al reducir la evaporación de superficies de agua por
medio de películas monomoleculares (Sec. 5-8), se llevaron a cabo experimentos para
reducir la transpiración de las plantas mezclando alcoholes grasos en el suelo [85]. Se han
publicado algunos resultados positivos, mientras que otros experimentos han indicado
efectos no significativos [86] o un aumento en la transpiración. Un análisis detallado [87J
de un gran número de experimentos independientes llevó a la conclusión de que las
concentraciones de alcohol graso necesarias para reducir la transpiración también reducen el
crecimiento de las plantas y que estos materiales no son adecuados como antitranspirantes.
Desde principios de siglo se ha efectuado un gran esfuerzo investigativo continuo para
determinar o predecir los efectos hidrológicos de cambios en el uso de la tierra. Existen pocas
dudas de que los cambios en el uso de la tierra puedan tener un efecto apreciable en la
evapotranspiración anual, como también en su distribución cíclica [88,89 J. Las diferencias
en albedo, rugosidad aerodinámica y comportamiento de las plantas tienen algún efecto, pero
los factores primordiales son aquellos relacionados con la disponibilidad de agua y el
porcentaje del área cubierta por una vegetación libre.
La disponibilidad de agua está determinada en buena parte por el tamaño de la zona de
raíces y el régimen climático. Si los períodos largos sin lluvia, durante la temporada de
crecimiento, son característicos de un área, la cobertura forestal de raíces profundas transpi-
rarará libremente la mayor parte del tiempo aun cuando se haya terminado la disponibilidad
de agua para plantas con raíces poco profundas. En áreas donde las condiciones climáticas
son tales que las plantas con raíces poco profundas obtienen una adecuada cantidad de agua la
mayor parte del tiempo, la evapotranspiración es afectada en menor grado por la profundidad
de la zona de raíces. Los cambios en el uso de la tierra que se reflejen en diferentes duraciones
del período de crecimiento de plantas también tienen efecto.
Cualquier intento por reducir la evapotranspiración mediante cambios en el uso de la
tierra se debe llevar a cabo solamente después de un estudio cuidadoso de todos los posibles
efectos secundarios. Una tala de bosques disminuirá la evapotranspiración y aumentará el
caudal pero puede producir tasas de erosión inaceptables [90 Jy caudales poco mayores [91 J.
REFERENCIAS
1. B. A. Hutchinson, A Comparison of Evaporation from Snowand Soil Surfaces,
Bull. Int. Assoc. Sci. Hydrol., vol. 11, pp. 34-42, March 1966.
2. R. D. Tabler, Design of a Watershed SnowFence Systemand First-Year Snow
Accumulation, Proc. West. Snow Conf., 39th Annu, Meet., pp. 50-55, 1971.
3. G. E. Harbeck, The Effect of Salinity on Evaporation, U.S. Geol. Surv. Prof.
Papo 272-A, 1955.
4. L. J. Turk, Evaporation of Brine: A Field Study on the Bonneville Salt Flats,
Utah, Water Resour. Res., vol. 6, pp. 1209-1215, 1970.
5. W. B. Langbein, C. H. Hains, and R. C. Culler, Hydrology of Stock-Water
Reservoirs in Arizona, U.S. Geol. Surv. Circo 110, 1951.
150 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
6. G. E. Harbeck and F. W. Kennon, The Water-Budget Control; in Water-Loss
Investigations: Lake Hefner Studies, Tech. Rep., U.S. Geol. Suru. Pro! Papo 269,
p. 34, 1954.
7. G. E. Harbeck and others, Utility of Selected Westem Lakes and Reservoirs
for Water-Loss Studies, U.S. Geol. Suro, Circ. 103, 1951.
8. E. R. Anderson, L. J. Anderson, and J. J. Marciano, A Review of Evaporation
Theory and Development of Instrumentation, U.S. Navy Electron. Lab. Rep.
159, pp. 41-42, 1950.
9. 1. S. Bowen, The Ratio of Heat Losses by Conduction and by Evaporation
from Any Water Surface, Phys. Rev., vol. 27, pp. 779-787, 1926.
10. See [8], pp. 43-48.
11. H. L. Penman, Natural Evaporation from Open Water, Bare Soil, and Grass,
Proc. R. Soco (Lond.), ser. A, vol. 193, pp. 120-145, April 1948.
12. E. A. Anderson and D. R. Baker, Estimating Incident Terrestrial Radiation
under AH Atmospheric Conditions, Water Resour. Res., vol. 3, pp. 975-988,
1967.
13. G. E. Harbeck, Cummings Radiation Integrator, in Water-Loss Investigations:
Lake Hefner Studies, Technical Report, U.S. Geol. Suro, Pro! Papo 269, pp.
120-126, 1954.
14. E. L. Peck and R. Famsworth, A Dual-Purpose Evaporimeter, U.S. National
Weather Service (in process).
15. See [8], pp. 3-37.
16. G. E. Harbeck, Water-Loss Investigations: Lake Mead Studies, U.S. Geol.
Suru. Pro! Papo 298, pp. 29-37, 1958.
17. R. K. Linsley, M. A. Kohler, and J. L. H. PauIhus, " Applied Hydrology,"
pp. 165-169, McGraw-HilI, New York, 1949.
18. J. Dalton, Experimental Essays on the Constitution of Mixed Gases; on the
Force of Steam or Vapor from Waters and Other Liquids, Both in a Torricellian
Vacuum and in Air; on Evaporation; and on the Expansion ofGases by Heat,
Mem. Proc. Manch. Lit. Phi!. Soc., vol. 5, pp. 535-602, 1802.
19. E. K. Webb, Evaporation from Lake Eucumbene, Dio, Meteoro!. Phys. Tech.
Papo 10, C.S.I.R.O., Australia, 1960.
20. See [8], p. 10..
21. H. Lettau and F. Dorffel, Der Wasserdampfübergang von einer nassen Platte
an stromende Luft, Ann. Hydroqr. Marit. Meteorol., vol. 64, pp. 342, 504, 1936.
22. G. E. Harbeck, A Practical Field Technique for Measuring Reservoir Evapo-
ration Utilizing Mass-Transfer Theory, U.S. Geo!. Sur». Pro! Papo 272-E,
pp. 101-105, 1962.
23. See [11], pp. 125-126.
24. J. Ferguson, The Rate of Natural Evaporation from Srnall Ponds, Aust. J.
Sci. Res., vol. 5. pp. 315-330, 1952.
25. R. O. Slatyer and 1. C. McIlroy, "Practical Microclimatology," UNESCO,
Paris, 1961.
26. M. A. Kohler and L. H. Parmele, Generalized Estimates of Free-Water Evapo-
'ration, Water Resour. Res., vol. 3, pp. 997-1005, 1967.
27. M. A. Kohler, T. J. Nordenson, and D. R. Baker, Evaporation Maps for the
United States, U.S. Weather Bur. Tech. Papo 37 1959.
EVAPORACION y TRANSPIRACION 151
28. M. A. Kohler, T. J. Nordenson, and W. E. Fox, Evaporation from Pans and
Lakes, U.S. Weather Bur. Res. Papo 38, 1955.
29. See [26], p. 999.
30. See [26], p. 1001.
31. T. J. Nordenson and D. R. Baker, Comparative Evaluation of Evaporation
Instruments, J. Geophys. Res., vol. 67, pp. 671-679, 1962.
32. A. A. Young, Sorne Recent Evaporation Investigations, Trans. Am. Geophys.
Union, vol. 28, pp 279-284, April 1947.
33. U.S. National Weather Service Substation Observations, Obs. Handb., no. 2,
pp. 38-55, 1970; rey. December 1972.
34. World Meteorological Organization, Measurement and Estimation of Evapo-
ration and Evapotranspiration, WMO no. 201, Tech. Note 83, 1966.
35. Instructions for Hydrometeorological Stations and Posts, no. 7, pt, 11, Hydro-
meteorological Publishing House, Leningrad, 1963.
36. See [17], pp. 168-169.
37. R. W. Hamon, L. L. Weiss, and W. T. Wilson, Insolation as an Empirical
Function ofDaily Sunshine Duration, Mon. Weather Rev., vol. 82, pp. 141-146,
June 1954.
38. S. Fritz and T. H. MacDonald, Average Solar Radiation in the United States,
Heat. Vent., vol. 46, pp. 61-64, July 1949.
39. H. L. Ferguson, A. D. J. O'Neill, and H. F. Cork, Mean Evaporation over
Canada, Water Resour. Res., vol. 6, pp. 1618-1633, 1970.
40. V. Stoenescu, La Répartition de I'évaporation a la surface de I'eau sur la
territorie de la Roumanie (Distribution of Water Surface Evaporation in
Romania), Int. Assoc. Sci. Hydrol. Pub/o 78, pp. 326-337, 1968.
41. J. Némec, "Engineering Hydrology," p. 207, McGraw-Hill, London, 1972.
42. L. R. Beard and R. G. Willey, An Approach to Reservoir Temperature Analysis,
Water Resour, Res., vol. 6, pp. 1335-1345, 1970.
43. K. R. Cooley, Energy Relationships in the Design of Floating Covers for
Evaporation Reduction, Water Resour. Res., vol. 6, pp. 717-727,1970.
44. L. E. Myers and G. W. Frasier, Evaporation Reduction with Floating Granular
Materials, J. Irrig. Drain Div. ASCE, vol. 96, pp. 425-436, December 1970.
45. W. W. Mansfield, Inftuence of Monolayers on the Natural Rate of Evaporation
of Water, Nature, vol. 175, p. 247,1955.
46. N. N. Gunaji, Evaporation Investigations at Elephant Butte Reservoir in New
Mexico, Int . Assoc. Sci. Hydrol. Publ. 78, pp. 308-325, 1968.
47. V. F. Pushkarev and G. P. Levchenko, Use of Monomolecular Films to
Reduce Evaporation from the Surface of Bodies of Water, TI'. GGI 142,
pp. 84-107, 1967 (Sov. Hydro/.: Se/o Pap., no. 3, pp. 253-272, 1967).
48. J. F. Bartholic, J. R. Runkels, and E. B. Stenmark, Effects of a Monolayer on
Reservoir Temperature and Evaporation, Water Resour, Res., vol. 3, pp. 173-
180, 1967.
49. D. W. Hendricks and V. E. Hansen, Mechanics of Transpiration, J. Irrig.
Drain. Die, ASCE, vol. 88, pp. 67-82, June 1962.
50. C. H. Lee, Transpiration and Total Evaporation, chapo 8, p. 280, in O. E.
Meinzer (ed.), " Hydrology," McGraw-Hill, New York, 1942.
152 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
51. H. Landsberg, "Physical Climatology," 2d ed., p. 190, Pennsylvania State
University, University Park, Pa., 1958.
52. W. D. McMillan and R. H. Burgy, Interception Loss from Grass, J. Geophys.
Res., vol. 65, pp. 2389-2394, 1960.
53. D. B. Thorud, The Effect of Applied Interception on Transpiration Rates of
Potted Ponderosa Pine, Water Resour. Res., vol. 3, pp. 443-450, 1967.
54. H.F. Blaney, Consumptive Use of Water, Trans. ASCE, vol. 117, pp. 949-973,
1952.
55. e. W. Thornthwaite, Report of the Committee on Transpiration andEvapo-
ration, 1943-1944, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 25, pt. 5, p. 687, 1944.
56. H. L. Penman, Estimating Evaporation, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 37,
pp. 43-50, 1956.
57. M. A. Kohler and M. M. Richards, Multicapacity Basin Accounting for
Predicting Runoff from 'Storm Precipitation, 'J. Geophys. Res., vol. .67, pp.
5187-5197, 1962.
58. C. E. Knox and T. J. Nordenson, Average Annual Runoff and Precipitation in
the New England-New York Area, U.S. Geo!. Sur». Hydro!. Inuest, Atlas
HA-7, undated.
59. W. E. Fox, Computation of Potential and Actual Evapotranspiration, U.S.
Weather Bureau (processed), 1956.
60. R. S. Johnson, Evapotranspiration from Bare, Herbaceous, and Aspen Plots:
A Check on a Former Study, Water Resour. Res., vol. 6, pp. 324-327, 1970.
61. H. E. Brown and J. A. Thompson, Summer Water Use by Aspen, Spruce, and
Grassland in Western Colorado, J. For., vol. 63, pp. 756-760, 1965.
62. V. E. Suomi ande. B. Tanner, Evapotranspiration Estimates from Heat-
Budget Measurements over a Field Crop, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 39,
pp. 298-304, 1958.
63. e. W. Thornthwaite and B. Holzman, Measurement ofEvaporation from Land
Water Surfaces, U.S. Dept. Agríe. Tech. Bull. 817, 1942.
64. N. E. Rider, Evaporation from an Oat Field, Q. J. R. Meteorol. Soc., vol. 80,
pp. 198-211, April 1954.
65. J. R Mather (ed.), The Measurement of Potential Evapotranspiration, Johns
Hopkins Unio. Lab. Climatol., Seabrook, N.J., Publ. Climatol., vol. 7, no. 1, 1954.
66. L. L. Harrold and F. R. Dreibelbis, Agricultural Hydrology as Evaluated by
Monolith Lysimeters, U.S. Dept. Agric. Tech. Bul!. 1050, 1951.
67. W. O. Pruitt and D. E. Angus, Large Weighing Lysimeter for Measuring
Evapotranspiration, Trans. Am. Soco Agric. Eng., vol. 3, pp. 13-18, 1960.
68. O. V. Popov, Lysimeters and Hydraulic Soil Evaporimeters, Int, Assoc. Sci.
Hydrol. Publ. 49, pp, 26-37, 1959.
69. I. e. McIlroy and D. E. Angus, The Aspendale Multiple Weighed Lysimeter
InstaIlation, Div. Meteorol. Phys. Tech. Papo 14, e.S.I.R.O., Australia, 1963.
70. See [41], pp. 62-66.
71. W. O. Pruitt and F. J. Lourence, Tests of Aerodynamic, Energy Budget, and
Other Evaporation Equations over a Grass Surface, in "Investigations of
Energy, Momentum, and Mass Transfer near the Ground," U.S. Arrny Elec-
tronics CommandAtmospheric Laboratory, Ft. Huachuca, Ariz., pp. 37-63, 1966.
EVAPORAC10N y TRANSP1RAC10N 153
72. C. W. Thornthwaite, An Approach toward a Rational Classification of Climate,
Geoqraph. Rev., vol. 38, pp. 55-94, 1948.
73. R. L. Lowry and A. F. Johnson, Consumptive Use of Water for Agriculture,
Trans. ASCE, vol. 107, p. 1252, 1942. '
74. W. O. Pruitt and F. J. Lourence, Correlation of Climatological Data with
Water Requirements of Crops, Univ. Calif. Water Sci. Eng. Papo 9001, Davis,
Calif., June 1968.
75. C. H. M. Van Bavel, Potential Evaporation: The Combination Concept and
Its Experimental Verification, Water Resour. Res., vol. 2, pp. 455-467, 1966.
76. H. F. Blaney, Discussion of paper by H. L. P e ~ m a n , Estimating Evaporation,
Trans. Am. Geophys. Union, vol. 37, pp. 46-48, February 1956.
77. F. J. Veihmeyer and A. H. Hendrickson, Does Transpiration Decrease as Soil
Moisture Decreases?, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 36, pp. 425-448, 1955.
78. E. R. Lemon, Sorne Aspects of the Relationship of Soil, Plant, and Meteoro-
logical Factors to Evapotranspiration, Soil Sci. Saco Am. Proc., vol. 21, pp.
464-468, 1957.
79. W. O. Pruitt, Correlation of C1imatologicaI Data with Water Requirements of
Crops, Univ. Calif (Davis) Dept . 1rrig. 1959-1960 Ann. Rep., p. 91, September
1960.
80. W. R. Gardner and D. 1. Hillel, The Relation of ExternaI Evaporative Con-
ditions to the Drying of Soils, J. Geophys. Res., vol. 67, pp. 4319-4325, October
1962.
81. J. R. Philip, Evaporatíon, and Moisture and Heat Fields in the Soil, J. Meteorol.,
vol. 14, pp. 354-366, 1957.
82. W. E. Marlatt, A. V. Havens, N. A. Willits, and G. D. BrilI, A Cornparison
of Computed and Measured Soil Moisture under Snap Beans, JcGeophys. Res.,
vol. 66, pp. 535-541, February, 1961.
83. F. J. Molz, J. Remson, A. A. Fungaroli, and R. L. Drake, SoiI Moisture
Availability for Transpiration, Water Resour, Res., vol. 4, pp. 1161-1170,
December 1968.
84. M. A. Kohler, Meteorological Aspects of Evaporation Phenomena, Gen
Assemb. Int, Assac. Sci. Hydrol., Toronto, vol. 3, pp. 421-436, 1957.
85. W. J. Roberts, Reduction of Transpiration, J. Geophys. Res., vol. 66, pp.
3309-3312,1961.
86. H. W. Anderson, A. J. West, R. R. Zeimer, and F. R. Adams, Evaporative
Loss from Soil, Native Vegetation, and Snow as Affected by HexadecanoI,
1nt. Assac. Sci. Hydrol. Publ. 62, pp. 7-12, 1963.
87. J. Gale, E. B. Roberts, and R. M. Hagan, High Alcohols as Antitranspirants,
Water Resour. Res., vol. 3, no. 2, pp. 437-441, 1967.
88. A. R. Hibbert, Forest Treatrnent Effects on Water Yields, in W. E. Sopper
and H. W. Lull (eds.), "International Symposium on Forest Hydrology,"
pp. 527-544, Pergamon, New York, 1967.
89. H. C. Pereira, The Influence of Man on the Hydrological Cycle, in "World
Water Balance," Proc. Reading Symp., July 1970, pp. 553-569, IASH-Unesco-
WMO, Gentbrugge, Paris, Geneva, 1972.
90. C. T. Dryness, Erosion Potential of Forest Watersheds, in W. E. Sopper and
H. W. Hull (eds.), "International Symposium on Forest Hydrology," pp. 599-
154 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
610, Pergamon, New York, 1967.
91. H. Nakano, Effects of Changes of Forest Conditions on Water Yield, Peak
Flow, and Direct Runoff of Small Watersheds in Japan, in W. E. Sopper and
H. W. Lull (eds.), "International Symposium on Forest Hydrology," pp. 551-
564, Pergamon, New York, 1967.
92. D. W. Pritchard, unpublished notes.
BIBLIOGRAFIA
AUSTRALIAN WATER RESOURCES COUNCIL: Evaporation from Water Storages,
Dept, Nat/. Dev., Canberra, Hydrol Ser. 4, 1970.
BLANEY, H. F., and others: Consumptive Use of Water: A Symposium, Trans.
ASCE, vol. 117, pp. 949-1023, 1952.
BUDAGOVSKII, A. I.: Isparenije Poche venos Vlagi (in Russian)-Evaporation of
Soil Moisture, Acad. Sci. USSR, Moscow, 1964.
BUDYKO, M. I.: Isparenie v Estestveniich usloviach (in Russian)-Evaporation in
Natural Conditions, Gidrometeoizdat, Leningrad, 1948.
HOUNAM, c. E.: Problems of Evaporation Assessment in the Water Balance, Rep.
WMOjlHD Proj., no. 13, WorId Meteorological Organization, Geneva, 1971.
HUMPHRYS, c. R.: Evapotranspiration Bibliography, Mieh. State Unio., Dept:
Resour. Deu., Agrie. Exp. Stn, Water Bull. 7, 1961.
JONES, F. E.: Evaporation of Water: A Review of Pertinent Laboratory Research,
Nat/. Bur. Stand. Rep. 10235, May 1970.
KONSTANTINOV, A. R.: "Evaporation in Nature," Israel Program for Scientific
Translations, Jerusalem, 1966; available from U.S. Dept, of Commerce
National Technical Information Center, Springfield, Va.
MAGIN, G. B., and RANDALL, L. E.: Review of Literature on Evaporation Suppression,
U.S. Geol. Surv. Prof. Papo 272-C, 1960.
PANARA, R.: Bibliography on Evaporation Measurement, Meteorol. Abstr. Bibliogr.,
vol. 10, no. 8, pp. 1234-1262, 1959.
PECK, E. L., and HELY, A.: Precipitation, Runoff and Water Loss in the Lower
Colorado River-Salton Sea Area, U.S. Geol. Surv. Pro! Papo 486-B, 1964.
PEREIRA, H. c. (compilerjrHydrological Effects of Changes in Land Use in Some
East African Catchment Areas, East Afr, Agrie. For. J., vol. 77, special issue,
March 1962.
RIJTEMA, P. E.: "Analysis of Actual Evapotranspiration," Wageningen, Netherlands,
1965.
ROBINSON, T. W., and JOHNSON, A. I.: Selected Bibliography on Evaporation and
. Transpiration, U.S. Geo/. Surv. Water-Supply Papo 1539-R, 1961.
THORNTHWAITE, C. W., and MATHER, J. R.: The Water Balance, Drexel Inst, Lab.
Climatol. Centerton, N.J., Publ. Climatol, vol. 8, no. 1, 1955.
THURONYI, G.: Bibliography on Evapotranspiration (-1955), Meteoro/. Abstr.
Bibliogr., vol. 10, no. 9, pp. 1394-1426, 1959.
---: Bibliography on Evapotranspiration (1956-1959), Meteorol. Abstr.
Biblioqr., vol. 10, no. 10, pp. 1552-1595, 1959.
EVAPORACION y TRANSPIRACION 155
WORLD METEOROLOGICAL ORGANIZATION, "Guide to Hydrological Practices," 3d
ed., WMO no. 168, Geneva, 1974.
PROBLEMAS
5-1 Al entrar en la relación superior izquierda de la fig. 5-4 con la evaporación, viento y el
punto de rocío en orden inverso al indicado se obtiene un valor estimado de la
temperatura de la superficie de agua en el tanque evaporímetro (en el eje denominado
"temperatura del aire"). De esta manera, calcule la temperatura del agua para cada una
de las 10 condiciones meteorológicas enumeradas en la tabla 5-1. Describa aquellas
condiciones que resulten en temperaturas del agua superiores a las del aire, y viceversa.
5-2 Utilizando la fig. 5-1, calcule la evaporación en un lago (ignorando por lo tanto
advección y cambios en el almacenamiento de calor) para cada conjunto de datos
presentados en la tabla 5-1). Calcule también los coeficientes' del tanque para cada
caso. ¿Es el rango de coeficientes mostrado indicativo del rango de coeficientes
anuales que se pueden esperar en su país? ¿Por qué?
5-3 A partir de la fig. 5-1 se puede obtener una idea de la variación aproximada de la
evaporación de un lago con la elevación para condiciones específicas si los valores de
los parámetros respectivos se conocieran para dos elevaciones. Considerando que los
datos de la tabla 5-1 constituyen una serie de observaciones a nivel del mar, calcule la
evaporación a 3000 ft sobre el nivel del mar, usando los siguientes gradientes con la
altura (por cada 1000ft): temperatura del aire, - 3°P; punto de rocío, - IOP; viento, 10
por ciento; y radiación, 2 por ciento. Si se comparan estos resultados con los del
problema 5-2, ¿se puede concluir que el efecto de la elevación permanece relativa-
mente constante para las circunstancias consideradas? Discuta lo anterior.
Ternpe-
Punto
Radi-
Evapo-
Precipi-
ratura ración
del
de
ación
del
tación
Esco-
Período
aire
rocío Viento
tanque
rrentía
Oct.
57 46 52 290 3,2 2,7 0,8
Nov. 46
i
35 59 200 1,7 2,4 1,1
Dic. 37 28 68
I
150 1,0 3,1 1,3
Ene. 34 25
I
81 150 0,8 3,4 1,6
Feb. 36 24 90 230 1,0 2,9 1,7
Mar. 44 30 92 310 2.8 3,5
U ~
Abr. 54 39 83
I
400 4,8 3.6 1,7
Mayo
65 51 66 480 6,0 3,7 1,4
Jun.
72 60 50 510 6,4 3,9 1,2
.Tul.
77 65 44 500 7,1 4,0 0,8
Ago.
75 64 41 440 5,8 4,6 1,0
Sep.
69 58 44 370 4,2 3,6 0,7
Suma
... ... ... ... 44,8 41,4 15,1
Media 56 44 64 336
5-4 Para los datos tabulados a continuación, calcule la evaporación mensual y anual para un
lago usando la fig. 5-1. Suponiendo que un embalse propuesto experimentara esta
cantidad de evaporación por año (y teniendo en cuenta que la precipitación menos la
156 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
escorrentía es igual a la evapotranspiración natural), ¿cuál sería la pérdida neta
anticipada de agua del embalse por acre de superficie? En base a la evaporación de
Clase A, calcule los coeficientes mensuales, medio mensual y anual para el tanque.
Discuta cualitativamente los efectos de almacenamiento de calor en un embalse
profundo en los coeficientes del tanque obtenidos mensualmente.
5-5 Para una hoya seleccionada pequeña dibuje el hidrograma de caudales medios diarios y
un gráfico de barras de la precipitación diaria (para varios años). La hoya y el período
deben seleccionarse para incluir condiciones razonablemente saturadas en varias
ocasiones. Calcule la evapotranspiración media diaria para varios períodos designados
como períodos de saturación de la hoya (fig. 5-9). ¿Cuál de los períodos analizados
considera usted que es indicativo de las condiciones potenciales?
6
AGUA SUBTERRANEA
Cerca de la quinta parte del total del agua usada en los Estados Unidos (excluyendo la
utilizada en la generación de fuerza hidroeléctrica) proviene de los recursos de agua subterrá-
nea. El agua subterránea es relativamente libre de contaminación y es particularmente útil
para uso doméstico en pueblos pequeños yen granjas aisladas. En regiones áridas, el agua
subterránea es frecuentemente la única fuente segura de abastecimiento para irrigación. Dado
que las temperaturas del agua subterránea son relativamente bajas, grandes cantidades de ella
se utilizan para enfriamiento en zonas cálidas.
Aparte de su uso directo, el agua del subsuelo representa también una fase muy impor-
tante del ciclo hidrológico. La mayor parte del flujo en corrientes permanentes de agua
proviene del agua subterránea, mientras que una gran parte del flujo en corrientes intermiten-
tes puede filtrarse bajo la superficie. De este modo ningún examen sobre agua superficial
puede ignorar las relaciones con los procesos subsuperficiales. Dado que el estado y
movimiento del agua subterránea están íntimamente ligados con la estructura geológica del
terreno, la comprensión de los controles geológicos es un prerrequisito para el correcto
entendimiento de los procesos de hidrología subsuperficial. El presente capítulo destaca las
relaciones entre el agua superficial y el agua subterránea y supone únicamente un conoci-
miento elemental de geología.
¡JI
~ Agua vadosa
III gravitacional
~ o intermedia
Agua capilar
Agua freática
(agua subterránea)
Agua en combinación
química
con la roca
Formación acluiclusa
Agua emperchada
FIGURA 6·1
Sección transversal esquemática que muestra el estado del agua subterránea.
158 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
6-1 Estado del agua subterránea
La fig. 6.1 es una sección transversal esquemática de la parte superior de la corteza terrestre
con una columna idealizada que muestra una clasificación común del agua subterránea [1].
La dos regiones principales están separadas por una superficie irregular llamada nivel
freático o tabla de agua. La tabla de agua (en un acuífero inconfinado) es el lugar
geométrico de los puntos donde la presión hidrostática es igual a la presión atmosférica. Por
encima del nivel freático está la zona vadosa en la cual los poros del suelo pueden contener
aire o agua; por esta razón se llama también zona de aeración. En la zona freática, por
debajo de la tabla de agua, los intersticios están llenos de agua por lo cual esta zona se llama
también zona de saturación. La zona freática puede extenderse a una profundidad
considerable, pero, a medida que aumenta la profundidad, el peso de la sobrecarga tiende a
cerrar los poros de manera que es poca el agua que se encuentra en el suelo a profundidades
superiores a los 3 kilómetros (10.000 ft).
Se encuentran a menudo zonas localmente saturadas que constituyen los llamados conos
de agua emperchada sobre lentes o estratos de material impermeables. Algunas veces el
agua subterránea se halla en una formación recubierta por un estrato impermeable, formando
así un acuífero confinado o artesiano. Los acuíferos confinados se encuentran general-
mente a presión debido al peso de la sobrecarga y a la cabeza hidrostática. Si un pozo llega a
penetrar la capa confinante, el agua subirá hasta alcanzar el nivel piezométrico que es el
equivalente artesiano de la tabla de agua. Si el nivel piezométrico se halla por encima de la
superficie del terreno, el pozo descargará como un mantantial.
FIGURA 6-2
Humedad capilar en los suelos.
HUMEDAD EN LA ZONA VADOSA
En la zona vadosa la humedad se reparte en las tres regiones que se indican a continuación. En
primer lugar, la región de humedad del suelo es aquella en la cual penetran las raíces de
las plantas y está comprendida entre Oy 10 metros a partir de la superficie; en esta zona el
agua fluctúa de acuerdo con la tasa de extracción de agua por las plantas entre períodos de
lluvia. La franja capilar, en segundo término, comprende la región que está por encima del
nivel freático, donde impera la tensión capilar que obliga el ascenso del agua; esta franja varía
en espesor desde unos centímetros hasta algunos metros, de acuerdo con el tamaño de los
poros del suelo. Si el nivel freático está cerca de la superficie, la franja capilar y la zona de
humedad del suelo pueden superponerse; sin embargo, en sitios donde la tabla de agua es
profunda, aparece una región intermedia donde los niveles de humedad permanecen
constantes y son iguales a la capacidad de campo del suelo y la roca del lugar.
6-2 Relaciones agua-suelo
La humedad del suelo puede encontrarse en forma de agua gravitacional, en tránsito
dentro de los intersticios más gruesos del suelo como agua capilar en los poros más
pequeños (fig. 6-2), como agua higroscópica adherida en una capa delgada alrededor de
los granos del suelo y también como vapor de agua. El agua gravitacional presenta un estado
AGUA SUBTERRANEA 159
transitorio. Después de una lluvia, el agua puede infiltrarse a través de los poros más grandes
del suelo, pero luego debe dispersarse en la zona capilar o pasar a través de la zona vadosa
hacia los acuíferos o hacia el canal de un río. El agua higroscópica, por otro lado, es retenida
por atracción molecular y no puede ser removida del suelo bajo condiciones climáticas
normales. Por esta razón, el elemento variable más importante de la humedad del suelo es el
agua capilar.
Si se coloca un tubo lleno de suelo con su extremo inferior abierto dentro de un recipiente
con agua, alguna cantidad de agua se moverá hacia arriba a través del suelo. La tasa de
movimiento ascendente se hace progresivamente más pequeña hasta que finalmente se
aproxima a cero. Si se mide el contenido de humedad en la vertical dentro de la columna de
suelo, se verá que la humedad del suelo disminuye con la altura sobre la superficie del agua
(fig. 6-3). Similarmente, si la muestra de suelo es inicialmente saturada y luego sometida a
20
80
(/)
e
60 Gí
t
c:
40 CIl
~
ª
<C
Superficie libre del agua
40 ":::1------------------:¡100
:/:: Tubo lleno de suelo
'::.
. ~ l - - - ' - - - - - ' - - - - - ' - - - - i . . . - - - - - - l O
10 20 30 40 50
Contenido de humedad en porcentaje
FIGURA 6·3
Curvas de contenido de humedad contra altura para suelos típicos. (Tomado de: E. Buckingham, Studies on the
Movement of Soil Mixture V.S. Dept. Agríe. Bur. Soils Bull. 38, 1907.)
presiones negativas progresivamente mayores, los contenidos de humedad medidos después
de cada cambio de presión producirán una curva del mismo tipo, como se indica en la fig. 6-4.
Buckingham [2] fue el primero en proponer la caracterización de los fenómenos
suelo-humedad con base en relaciones de energía. Introdujo el concepto de potencial capilar
para describir la atracción del agua por los suelos. Teniendo como referencia la superficie
libre del agua, el potencial capilar se define como el trabajo realizado para mover una
unidad de masa de agua desde el plano de referencia hasta cualquier punto de la columna de
suelo. En esta forma, el potencial capilar representa la energía potencial por unidad de masa
de agua. Por definición, el potencial capilar es negativo, puesto que el agua se moverá hacia
arriba por acción capilar sin necesidad de trabajo externo. El potencial capilar l/J está
relacionado con la aceleración de la gravedad (g) y la altura (y) que es negativa con relación al
plano de referencia, por medio de la ecuación
l/J = gy (6-1)
Curvas como la de la fig 6-3 proporcionan una base para relacionar el potencial capilar y
el contenido de humedad para un suelo en particular. Schofield (3]. sugirió el término pF
para representar el logaritmo común del potencial capilar en centímetros de agua. Esto es
análogo al uso de pH en química.
160 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS

\\
vpunto de
de campo


,ú'e
'?ro '
\
1
10
1.000.000
6·3 Puntos de equilibrio
Los primeros científicos de suelos trataron de definir los diferentes estados del agua en el
suelo por medio de puntos de equilibrio. Las figs. 6-3 y 6-4 indican la no existencia de
10.000.000
O 10 20 30 40 50
Contenido de humedad, en porcentaje
FIGURA 6·4
Curvas de tensión de humedad para un suelo típico. (Tomado de: R. K. Schofield, The pF ofWater in Soil, Trans.
3d. Int. Congr. Soil Sci., Vol. 2, pp. 37-48, 1935.)
límites definidos; aún así, los puntos de equilibrio son convenientes para estudiar y discutir la
humedad de los suelos. Los dos puntos de mayor interés son la capacidad de campo y el punto
de marchitez. La capacidad de campo se define como el contenido de humedad una vez
que ha cesado el drenaje natural del suelo por gravedad. Colman [4] ha demostrado que la
capacidad de campo es esencialmente el agua retenida en el suelo cuando está sometido a una
tensión de 1/3 de atmósfera. Veihmeyer y Hendrickson [.5] encontraron que la humedad
equivalente puede también definir aproximadamente la capacidad de campo de los suelos
finos. La humedad equivalente es el agua retenida en una muestra de suelo de 9,5 milímetros
(3/8 de pulgada) de profundidad después de ser sometida a centrifugación por 30 minutos a
una velocidad equivalente a una fuerza de 1.000 g.
El punto de marchitez representa el nivel de humedad del suelo por debajo del cual las
plantas ya no pueden extraer más agua. Es la humedad retenida con una tensión equivalente a
la presión osmótica en las raíces de las plantas. Por muchos años, el punto de marchitez se
determinó haciendo crecer girasoles en una muestra de suelo. Hoy en día se supone
comúnmente que equivale al contenido de humedad bajo una tensión de 15 atmósferas. La
diferencia entre el contenido de humedad a la capacidad de campo y el contenido de humedad
en el punto de marchitez se denomina humedad disponible. Esta diferencia representa la
capacidad de almacenamiento útil del suelo (secciones 5-9 y 5-15) Yla máxima cantidad de
agua disponible para las plantas. Valores típicos del contenido de humedad a la capacidad de
campo y en el punto de marchitez así como de la humedad disponible se encuentran en la tabla
6-1.
AGUA SUBTERRANEA 161
Tabla 6-1 VALORES TIPICOS DEL CONTENIDO DE HUMEDAD PARA
VARIOS TIPOS DE SUELO
Porcentaje del peso seco del suelo Peso específico
Capacidad de Punto de Agua
Tipo de suelo campo marchitez disponible lb/ft
3
kg/rn"
Arena 5 2 3 95 1520
Tierra arenosa 12 5 7 90 1440
Tierra 19 10 9 85 1360
Tierra limosa 22 13 9 80 1280
Tierra arcillosa 24 15 9 80 1280
Arcilla 36 20 16 75 1200
Materia orgánica 140 75 65 20 920
6-4 Mediciones de la humedad del suelo
El procedimiento generalizado para determinar la humedad del suelo consiste en determinar
la pérdida de peso de una muestra de suelo secada en un horno. Se utiliza también el
tensiámetro (fig. 6-5), que es un recipiente poroso de cerámica que se inserta en el suelo, se
llena con agua y se conecta a un manómetro. El tensiómetro permanece en equilibrio con el
suelo. Si la humedad del suelo desciende por debajo del punto de saturación, el agua del
recipiente es absorbida por el suelo desarrollando una presión negativa que es registrada por
el manómetro. Un tensiómetro [6] puede indicar la tensión de humedad del suelo desde el
punto de saturación hasta una tensión aproximada de una atmósfera.
En el método de resistividad [7] se entierran en el suelo un par de electrodos encajados en
un dieléctrico poroso (yeso, nylon, fibra de vidrio). El dieléctrico mantiene un equilibrio de
Agua
Recipiente
de cerámica
FIGURA 6-5
Dibujo esquemático de un tensiómetro simple.
162 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
humedad con el suelo y la resistencia entre los electrodos varía de acuerdo al contenido de
humedad del material. El bloque debe estar en íntimo contacto con el suelo. Una buena
calibración puede obtenerse tomando periódicamente muestras de suelo del área que rodea la
instalación y relacionando el contenido de humedad de las muestras con laslecturas de
resistividad a la corriente. .
El método de emisión de neutrones para medir la humedad del suelo [8, 9] usa una fuente
de neutrones rápidos que se inserta dentro de un tubo de aluminio, en el interior del suelo. Los
neutrones rápidos pierden energía en su colisión con átomos de peso atómico bajo y se
convierten en neutrones de baja velocidad. Normalmente, el hidrógeno del agua es el único
átomo de peso atómico bajo que se encuentra en el suelo. Los neutrones lentos se pueden
detectar y contar con un contador simple insertado dentro del mismo aparato que se implanta
en el suelo. Una cuenta alta de neutrones de baja velocidad indica un contenido de humedad
alto. Una vez calibrado, el aparato puede ser usado fácil y rápidamente; sin embargo, mide el
contenido de humedad, en el volumen esférico de suelo que rodea la fuente de neutrones y es
poco preciso cerca de la superficie, donde el volumen de la muestra se distorsiona. La
presencia de material orgánico en el suelo también perturba las lecturas y es causa de errores.
La observación aérea de la emisión natural de rayos gamma también puede ser útil en la
determinación de la humedad del suelo y de sus variaciones en áreas muy grandes.
6-5 Movimiento de la humedad del suelo
(6-2)
q
= -K vA
w vx
La infiltración es el movimiento del agua a través de la superficie del suelo hacia el interior
de la tierra, diferente de la percolación que es el movimiento del agua a través del suelo.
Una vez que el agua está en contacto con el suelo, el agua gravitacional penetra hacia abajo a
través de los intersticios más gruesos, mientras que los más pequeños toman agua por
capilaridad. El agua gravitacional, en su trayecto de descenso, también es interceptada por
intersticios capilares. A medida que los poros capilares de la superficie se llenan de agua, la
tasa de infiltración disminuye. En suelos homogéneos, la infiltración disminuye gradual-
mente hasta que la zona de aeración es saturada. Normalmente, el suelo es estratificado y las
capas inferiores son menos permeables que las capas superficiales; en este caso, la tasa de
infiltración se reduce a la tasa de percolación del estrato menos permeable.
La infiltración a partir de una lluvia se caracteriza por la formación de capas de agua muy
delgadas en la superficie del suelo, que se extienden sobre áreas de considerable magnitud.
Las cantidades de agua infiltrada son en general muy pequeñas (unos pocos centímetros por
día) raramente son capaces de saturar una profundidad considerable del suelo. Cuando la
lluvia cesa, el agua gravitacional presente aún en el suelo continúa su trayectoria descendente
y es también interceptada por los intersticios capilares. Generalmente el agua infiltrada se
distribuye dentro de las capas superiores del suelo, aportando muy poco al abastecimiento de
agua subterránea, a menos que el suelo sea muy permeable o que la zona vadosa sea muy
delgada. La infiltración a partir de una lluvia se discute más extensamente en la sección 8-2.
Para irrigación y recarga artificial de agua subterránea (sección 6-17), el agua se embalsa
a una profundidad considerable en áreas de extensión limitada, durante períodos largos. El
objetivo de una operación de recarga es el de saturar el suelo hasta la capa freática. Bajo tales
condiciones, la variación temporal de la tasa de infiltración es compleja, con aumentos
ocasionales superpuestos en una tendencia general descendente. Estas variaciones están
influidas especialmente por escape de aire del suelo alrededor del área de infiltración, acción
bacteriana, cambios en la temperatura del agua y cambios en la estructura del suelo.
El movimiento de la humedad en el suelo está gobernado por el potencial de humedad, de
acuerdo con las siguiente fórmula:
AGUA SUBTERRANEA 163
donde q es el flujo por unidad de tiempo a través de la unidad de área normal a la dirección
del flujo, x es la distancia alo largo de la línea de flujo, K¿ es la conductividad, y A esel
potencial. Una vez que el agua gravitacional ha abandonado el suelo, la componente
principal del potencial total es el potencial capilar. La ecuación (6-2) establece que el flujo va
desde las regiones de mayor potencial hacia las regiones de menor potencial. La determina-
ción cuantitativa de la conductividad es difícil; sin embargo, se ha demostrado que aumenta
con el contenido de humedad y disminuye con el tamaño de los intersticios. Así, el
movimiento capilar disminuye a medida que el suelo se seca y es mínimo en suelos de textura
fina. Afortunadamente, un entendimiento cualitativo de este fenómeno es generalmente
suficiente para la ingeniería hidrológica.
La presión de vapor en el suelo está controlada por la temperatura. El movimiento del
vapor se realiza desdé los puntos de mayor temperatura (mayor presión de vapor) hacia los
puntos de menor temperatura. El transporte de vapor es un factor importante en el movi-
miento de la humedad cuando el contenido de humedad baja hasta el punto en el cual la
humedad capilar es discontinua. Bajo esta condición, sin embargo, el contenido de humedad
y los gradientes de temperatura son tan pequeños, que la cantidad de humedad que se mueve
es prácticamente despreciable. Cuando la superficie del suelo está congelada, el gradiente de
presión de vapor va hacia arriba y se acentúa por la baja presión de vapor del hielo relativa a la
del agua a la misma temperatura. De esta manera, cuando el suelo se deshiela, su contenido
de humedad puede ser mayor que el correspondiente al período de helada. Opuestamente,
durante el verano los gradientes de presión de vapor irían hacia abajo a no ser por el efecto de
la evaporación y la transpiración de las plantas.
Los efectos de la electricidad y las reacciones químicas contribuyen también al potencial
total, pero bajo condiciones naturales, estos factores son insignificantes hidrológicamente.
HUMEDAD EN LA ZONA FREATICA
Dentro de la zona freática todos los espacios porosos están llenos de agua y los diferentes
estados de humedad, tensión de humedad y demás, son de poco interés. La atención en este
caso se concentra en determinar la cantidad de agua presente, la cantidad que se puede extraer
yel movimiento del agua en esta zona.
6·6 Acuíferos
Una formación geológica que contiene agua y que la transmite de un punto a otro en
cantidades suficientes para permitir su desarrollo económico, recibe el nombre de acuífero.
En contraste, un acuicluso es una formación que contiene agua pero que no la transmite
con la rapidez suficiente para proveer un abastecimiento significativo a un pozo o a un
manantial. Un acuífugo no tiene intersticios interconectados y no puede retener o transmi-
tir agua. La relación de volumen de poros al volumen total de la formación se denomina
porosidad. La porosidad original de un material es aquella que existía en el tiempo en el
cual el material fue formado. La porosidad secundaria es el resultado de fracturas y
canales de solución.
La porosidad secundaria no se puede medir sin ayuda de una muestra tan grande que
resultaría imposible de tomar. La porosidad original generalmente se mide secando en un
horno una muestra inalterada del terreno y pesándola; saturándola luego por medio de algún
líquido y pesándola de nuevo; y finalmente sumergiendo la muestra saturada en un recipiente
del mismo líquido y midiendo el volumen desplazado. El peso del líquido necesario para
saturar la muestra, dividido por el peso del líquido desplazado, es la porosidad expresada
como un decimal. Si el material es de textura fina, es posible que haya necesidad de inyectar
el líquido a presión dentro de la muestra del suelo para asegurar la saturación completa.
164 HIDROLOGlA PARA INGENIEROS
Tabla 6-2 PROMEDIOS APROXIMADOS DE POROSIDAD, RENDIMIENTO ESPECIFICO Y
PERMEABILIDAD DE VARIOS MATERIALES
Permeabilidad
Rendimiento Permeabilidad
Porosidad específico Unidades
intrínseca,
Material % % Meinzer m:
l/día/m2
D
Arcilla 45 3 0,01 0,0004 0,0005
Arena 35 25 1000,00 41,00 50,00
Grava 25 22 100.000,00 4100,00 5000,00
Grava y arena 20 16 10.000,00 410,00 500,00
Arenisca 15 8 100,00 4,10 '5,00
Calizas densas y esquistos 5 2 I
0,041 0,05
Cuarcita y granito l 0,5 0,01 0,0004 0,0005
Una alta porosidad no indica necesariamente un acuífero de buena productividad, ya que
gran parte del agua puede ser retenida en pequeños intersticios bajo la tensión capilar a
medida que se extrae el agua. La producción especifica de un acuífero es la relación entre
la cantidad de agua que puede drenar libremente el material y el volumen total de la
formación; es siempre menor que la porosidad. La relación entre la producción específica y la
porosidad depende del tamaño de las partículas en la formación. La producción específica de
un acuífero de textura fina será pequeña, mientras que la de unacuifero de textura gruesa será
mayor, ya que es capaz de producir una mayor cantidad de su agua almacenada. La tabla 6-2
contiene valores promedios aproximados de porosidad y producción específica para algunos
materiales típicos. El rango de variación de los parámetros con relación a estos promedios es
muy grande, como se podría esperar. Nótese que, aun cuando la arcilla tiene una porosidad
muy alta, su producción específica es muy baja. La arena y la grava, que constituyen la
mayoría de los acuíferos más productivos en los Estados Unidos, producen cerca del 80% de
su contenido total de agua.
6-7 Movimiento del agua subterránea
En 1856, Darcy confirmó la aplicabilidad de los principios de flujo en tubos capilares,
desarrollados años antes por Hagen y Poiseuille, al flujo de agua a través de medios porosos.
La ley de Darcy se expresa como:
v = ks (6-3)
donde v es la velocidad del flujo, s es la, pendiente del gradiente hidráulico y k es un
coeficiente que tiene unidades de velocidad (metros por día o pies por día), El caudal q es el
producto del área A de la sección transversal y la velocidad, El área efectiva es el área total
multiplicada por la porosidad p del medio. Por lo tanto:
q = kpAs = KpAs (6-4)
El coeficiente Kl' se denomina coeficiente de permeabilidad o conductividad hi-
dráulica. Depende las propiedades del fluido y del medio poroso y se puede expresar como:
(6-5)
AGUA SUBTERRANEA 165
donde k es la permeabilidad intrínseca del medio, W es el peso específico del fluido, JL
es la viscosidad absoluta, e es un factor que describe la forma, empaquetamiento,
porosidad y otras características del medio, y d es el tamaño promedio de los poros del
material.
En ingeniería de petróleos, la permeabilidad intrínseca se expresa en darcys, que tienen
la dimensión de área. * La conductividad hidráulica Kp tiene dimensiones de velocidad y se
expresa en una gran variedad de unidades de acuerdo con las diversas disciplinas y los
distintos países. En los Estados Unidos, para propósitos hidrológicos, K
p
se da general-
mente en unidades Meinzer** y el flujo en galones por día a través de un área de un pie
cuadrado, bajo la acción de un gradiente de 1 pie por pie a 60
0P
(tabla 6-2).
Es conveniente utilizar la transmisibilidad T para representar el flujo, en galones por
día, a través de una sección de un pie de ancho y una altura igual al espesor del acuífero bajo la
acción de un gradiente unitario:
T = KpY (6-6)
donde Y es el espesor saturado del acuífero. Con este nuevo coeficiente, la ecuación (6-4)
pasa a ser:
q = TBs (6-7)
donde B es el ancho del acuífero.
6·8 Determinación de la permeabilidad
La medición de la permeabilidad en el laboratorio se hace por medio de permeámetros
(fig. 6-6). Una muestra del material se somete al flujo de agua bajo una cabeza de presión
~ Rebosaaero para mantener
I L-......---' la cabeza hidrostática constante
Entrada de agua
), \ L..
Cabeza hidrostátfca, (j. h
K. _ q _ ql
P -;S-AM
Pantallas porosas
Válvula
FIGURA 6-6
Permeámetro simple de flujo ascendente.
* Un Darcy = 0,987 + 10-
8
cm" = 1,062 x 10-
11
ft2
** Un Meinzer = 0,0408 m
3
Id m
2
con gradiente unitario.
166 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
conocida y se mide la cantidad de agua que fluye a través de la muestra durante un tiempo
dado. Estos ensayos tienen un valor práctico limitado, dadas las dificultades que presenta
colocar muestras de materiales no consolidados en el aparato en su estado natural y la
incertidumbre respecto a la representatividad de la muestra con respecto al acuífero en
conjunto. El flujo a través de cavidades de solución y de fracturas de rocas, así como el efecto
de materiales gruesos en los acuíferos compuestos de gravas, son imposibles de reproducir en
un permeámetro.
Las técnicas más antiguas para determinar la permeabilidad contaban con la inyección de
sal dentro del acuífero en un pozo y el cronometraje de su movimiento hacia otro pozo aguas
abajo [ 10]. Tinta fluorescente [11] ,capaz de ser detectada a simple vista en concentraciones
hasta de 0,03 ppm y hasta de 0,0001 ppm bajo luz ultravioleta, también se usa como material
trazador. Más recientemente se han introducido materiales radioactivos [12]. El uso de
trazadores ha encontrado buena cantidad de dificultades [12, 13 ]. Algunas veces se presenta
una reacción química entre el trazador y la formación acuífera. También, a causa del efecto
de la difusión, es necesario conducir los ensayos en un trayecto corto para disponer de
concentraciones detectables del trazador en el pozo de llegada; y aún así es difícil determinar
un tiempo de llegada representativo. Los trazadores son muy útiles en la determinación de
trayectorias de flujo, como cuando se requiere localizar una fuente de contaminación.
Hoy en día el método más común para determinación de la permeabilidad consiste en
hacer un ensayo de bombeo. Este procedimiento utiliza los conceptos básicos de hidráulica
de pozos (secciones 6-11 y 6-12) mediante los cuales es posible obtener la permeabilidad
promedio en un área muy grande alrededor del pozo de bombeo.
6-9 Orígenes del agua subterránea
Casi toda el agua subterránea es agua meteórica proveniente de la precipitación. En
algunos sitios se encuentra agua de formación, presente en la roca durante su formación o
deposición, y generalmente de alto contenido salino. En menores cantidades existe también
la llamada aguajuvenil, formada químicamente dentro del subsuelo y traída a la superficie
por rocas intrusivas. Tanto el agua de formación como el agua juvenil con frecuencia son la
fuente de minerales indeseables en el agua subterránea. Por ejemplo, el agua subterránea en
el Valle de San Joaquín en California contiene boro traído a la superficie desde grandes
profundidades.
El agua lluvia llega a formar parte del agua subterránea por infiltración y percolación de
corrientes y lagos. La percolación directa es el proceso más efectivo en la recarga del agua
subterránea donde los suelos son altamente permeables o donde la capa freática está cerca de
la superficie del terreno. La recarga directa es muy alta a través de las lavas basálticas
permeables del norte de California, el este de Oregón, el sur de Idaho y Hawaii, yen la región
sur de los montes Apalaches, donde una delgada capa de suelo cubre los yacimientos de
caliza cavernosa.
En sitios donde la precipitación anual es relativamente baja y la capa freática está a
cientos de metros bajo la superficie, se puede esperar muy poca o nula recarga. En estas
áreas, el agua de irrigación puede producir alguna recarga, pero la infiltración del agua de los
ríos a través de gravas permeables será posiblemente la mayor fuente de recarga. Los ríos que
contribuyen al agua subterránea se denominan corrientes afluentes. Dichas corrientes se
secan con frecuencia durante sequías prolongadas, cuando la percolación absorbe todo el
caudal disponible, comportándose así como corrientes intermitentes. Las corrientes de
agua casi nunca son afluentes en toda su longitud. A veces el canal cruza estratos de diferente
permeabilidad, donde ocurren las mayores pérdidas por percolación en tramos cortos de alta
permeabilidad. Con frecuencia se encuentran áreas de considerable percolación en las
corrientes que cruzan estratos de grava procedentes de abanicos aluviales.
AGUA SUBTERRANEA 167
En áreas de agua subterránea artesiana la capa acuiclosa superior impide una recarga
directa apreciable; el área de recarga puede estar muy alejada del acuífero artesiano.
6-10 Descarga de aguas subterráneas
Sin la interferencia del hombre, una cuenca de aguas subterráneas se aprovisiona y descarga
su excedente de agua por varias rutas hasta alcanzar un estado de equilibrio-'Los ríos que
intersectan la capa freática y reciben agua subterránea se llaman corrientes efluentes. Las
corrientes perennes son generalmente efluentes al menos en una parte de su recorrido.
Donde un acuífero llega a la superficie de la tierra se forma un manantial o un resumidero
(fig. 6-7). Puede presentarse allí un caudal concentrado que constituya la fuente de un
pequeño arroyo, o simplemente filtración efluente que se evapora a partir de la superficie del
terreno. La mayoría de los manantiales son pequeños y de poca significación hidrológica, aun
cuando un pequeño manantial puede proveer suficiente agua para una granja individual. Los
manantiales de primera magnitud [14] descargan 2,8 m
3/s
(lOOft3/ S), y de acuerdo con
Meinzer [15], hay cerca de 65 de ellos en los Estados Unidos; 38 en rocas volcánicas de
California, Oregón e Idaho; 24 en calizas de los Ozarks, la falla de los Balcones en Texas y
Florida; y 3 manantiales de areniscas en Montana. La fuente de Vaucluse, en Francia, tiene
un caudal que sobrepasa comúnmente los 113 m:l/s (4000 ft
3/s).
Es el manantial más grande
del mundo y tiene su origen en formaciones de caliza.
En sitios donde el agua subterránea está cerca de la superficie, el agua puede evaporarse
directamente o puede ser transpirada por las plantas a partir de la franja capilar. Las plantas
que obtienen su agua de las aguas subterráneas, llamadas freatofitas, con frecuencia tienen
_____- : : : - : : - - . ~ Manantial
\ Capa frsática
Fuente de hoyuelo
Manantial emperchado
Manantial anticlinal
FIGURA 6·7
Tipos de manantiales.
Manantial de un canal de solución
sistemas de raíces que se extienden hasta profundidades de 12 m (40 ft) o más. Esta pérdida
invisible por evapotranspiración puede ser muy grande. Auna tasa de 1metro/año, la pérdida
sería de 1 hm-/krn" año.
Los diferentes canales de descarga del agua subterránea se pueden interpretar como
aliviaderos del embalse de agua subterránea. Cuando el agua subterránea está alta, la
descarga a través de tales aliviaderos tiende a mantener un equilibrio entre las entradas y las
168 IDDROLOGIA PARA INGENIEROS
salidas. Durante los períodos secos la descarga natural se reduce a medida que las cabezas de
presión disminuyen, y la descarga incluso puede cesar completamente. Los acuíferos
artesianos nopueden reflejar este equilibrio rápido en forma tan inmediata como los acuíferos
inconfinados; sin embargo, una sequía prolongada disminuiría los niveles de agua en las
áreas de recarga y la descarga a partir del acuífero.
6-11 Equilibrio hidráulico en pozos
La fig. 6-8 muestra un pozo en un acuífero homogéneo de extensión finita con una capa
freática inicialmente horizontal. Para que se establezca un flujo de agua hacia el pozo, es
necesario que exista un gradiente hidráulico en la dirección del pozo. La forma inconfinada
resultante se denomina cono de depresión. Si el descenso de la capa freática en el pozo
( abatimiento) es pequeño respecto al espesor total, del acuífero y si el pozo penetra
totalmente la formación, las líneas de corriente del flujo hacia el pozo se pueden suponer
horizontales. En este caso, se puede deducir una fórmula aproximada que relacione el caudal
del pozo con las características del acuífero.
Superficie del terreno
Capa
I
I
I
y
Pozos de
obseNación
(6-8)
(6-9)
FIGURA 6-8
Esquema de definición y red de flujo para la condición de equilibrio hidráulico en un pozo.
El flujo hacia el pozo, a través de una superficie cilíndrica de radio x, debe igualar el
caudal extraído del pozo de bombeo y, de acuerdo con la ley de Darcy (ecuación (6-4):
dI'
q = 2rrxvK -=-
- P dx
donde 27TXY es el área del cilindro y dy es la pendiente de la tabla de agua. Integrando con
respecto a x de r 1 hasta r 2 y desde h 1 hasta h 2 se obtiene:
q = rrK
p
(h¡2 - h/)
In (1"1/1"2)
donde h es la altura de la tabla de agua sobre la base del acuífero, a una distancia r del eje
del pozo de bombeo y In es el logaritmo de base e.
AGUA SUBTERRANEA 169
Esta ecuación fue propuesta inicialmente por Dupuit en 1863 y modificada más tarde por
Thiem [16] en 1906. Una fuerte restricción en el uso de la ecuación resulta del hecho de que
las bajas velocidades de flujo a través de un medio poroso hacen que las condiciones de
equilibrio ocurran únicamente después de un tiempo muy largo de bombeo a caudal cons-
tante.
6-12 Desequilibrio hidráulico de pozos
Durante el período inicial de bombeo de un pozo nuevo, la mayoría del caudal se obtiene del
almacenamiento contenido en la parte del acuífero que se deseca a medida que se desarrolla el
cono de depresión. Los análisis con base en condiciones de equilibrio producen valores muy
altos de la permeabilidad, pues sólo una parte del caudal total proviene del flujo a través del
acuífero hacia el pozo. Esto conduce a una sobreestimación de la producción potencial del
pozo.
En 1935Theis [17] presentó una fórmula basada en la analogía de transmisión del calor,
que tiene en cuenta el efecto del tiempo y las características de almacenamiento del acuífero.
Su fórmula es;
q 100 e-U
Zr = - - du (6-10)
4nT u u
donde Z r es el abatimiento de un pozo de observación a una distancia r del pozo de bombeo,
q es el caudal en pies cúbicos por día, T es la transmisibilidad en pies cúbicos por día por
pie, y u está dada por:
(6-11)
En la ecuación (6-11) t es el tiempo en días desde la iniciación del bombeo y Se es la
constante de almacenamiento del acuífero o el volumen de agua desplazada de una columna
de acuífero de 1 pie cuadrado, cuando la superficie piezométrica desciende 1 pie para
acuíferos inconfinados esencialmente equivalente a la producción específica. La integral de
la ecuación (6-10), generalmente llamada W (u) o Función del pozo de u, puede
evaluarse del desarrollo de la serie;
W(u) = -0.5772
u
2
u
3
In u + u - -- + --...
2· 2! 3· 3!
(6-12)
La tabla (6-3) da los valores de W ( u) para valores de u.
La ecuación (6-10) se resuelve generalmente en forma gráfica representando primero la
curva tipo de ti contra W (ti) en papel logarítmico (fig. 6-9). De la ecuación (6-11);
r
2
4T
- = - u (6-13)
t Se
Si q es constante, la ecuación (6-10) indica que Z; es igual a una constante por W (u) de
manera que una curva de r
2
contra Z; debe ser similar a una curva de u contra W (ti).
Después de representar en el gráfico las observaciones de terreno, las dos curvas se
superponen con sus ejes paralelos y se ajustan hasta que alguna porción de las curvas
coincide. Las coordenadas de un punto común de esta parte se utilizan para obtener T y
se por medio de las ecuaciones (6-10) y (6-13). Los valores de Z; y r
2
/t pueden provenir
de un pozo con varios valores de t, de varios pozos con diferentes valores de r, o de una
combinación de ambos. Las unidades métricas se pueden utilizar en las ecuaciones sin
cambiar las constantes.
170 IDDROLOGIA PARA INGENIEROS
Cuando u es pequeña, los términos de la ecuación (6-12) después de In u son también
pequeños y pueden ser eliminados. La ecuación (6-11) indica que u será pequeña cuando
Tabla 6-3 VALORES DE W (u) PARA VARIOS VALORES DE /1
u 1,0 2,0 3,0 4,0 5,0 6,0 7,0 8,0 9,0
xl 0,219 0,049 0,013 0.0038 0,00114 0,00036 0,00012 0,000038 0,000012
x 10-
1
1,82 1,22 0,91 0,70 0,56 0,45 0,37 0,31
0,26
x 1 O ~ 2
4,04 3,35 2,96 2,68 2,48 2,30 2,15 2,03 1,94
x 10-
3
6,33 5,64 5,23 4,95 4,73 4,54 4,39 4,26 4,14
x 10-'-
8,63 7,94 7,53 7,25 7,02 6,84 6,69 6,55 6,44
x 10-5
10,95 10,24 9,84 9,55 9,33 9,14 8,99 8,86 8,74
x 10-
6
13,24 12,55 12,14 11,85 11,63 11,45 11,29 11,16 11,04
x 10-
7
15,54 14,85 14,44 14,15 13,93 13,75 13,60 13,46
13,34
x 10-
8
17,84 17,15 16,74 16,46 16,23 16,05 15,90 15,76 15,65
x 10-
9
20,15 19,45 19,05 18,76 18,54 18,35 18,20 18,07 17,95
x lO-JO
22,45 21,76 21,35 21,06 20,84 20,66 20,50 20,37 20,25
x lO-u
24,75 24,06 23,65 23,36 23,14 22,95 22,81 22,67 22,55
x 10-
12
27,05 26,36 25,95 25,66 25,44 25,26 25,11 24,97 24,86
x 10-
1 3
29,36 28,66 28,26 27,97 27,75 27,56 27,41 27,28 27,16
x 10-
1
4-
31,66 30,97 30,56 30,27 30,05 29,87 29,71 29,58 29,46
xlO-
I S
33,96 33,27 32,86 32,58 32,35 32,17 32,02 31,88 31,76
r
2
/1
"'
CI>
'5.
c:
CI>
N
10 ~
CI>
'E
j
10
Valores de u
0,1
¡
I
I
I
.. -' --------'- - - - - - - --- -'-+--------'
L..---L.-------...l---------lO.
1
FlGURA6-9
Uso del método de Theis para resolver un problema de pozos. Las coordenadas del punto común son: 11 = 0,4; W
(u) = 0,7; Z = 3,4; r
2
ft = 5,3 + 10'.
es grande, y en este caso es posible una solución modificada del método de Theis [19]
mediante la expresión: 2 3 t
T = -'-q log ~ (6-14)
4n AZ t]
donde !:I. Z es el cambio del abatimiento entre el tiempo t 1 Yel tiempo t 2. El abatimiento Z
se representa en un gráfico de escala aritmética contra t en escala logarítmica (fig. 6-10). Si
AGUA SUBTERRANEA 171
(6-15)
AZ se toma como el cambio de abatimiento en un ciclo logarítmico del gráfico,
10g;O = 1 Y T se puede determinar muy fácilmente a partir de la ecuación (6-14) con
t 1
Z = O: S = 0.3Tt o
e r2
donde t o es la intersección (en días) obtenida extendiendo la parte recta de la curva hasta
Z = O.
Como en la ecuación de Thiem, Theis supone líneas de flujo paralelas, o sea abatimientos
pequeños y penetración completa del acuífero por el pozo. Aun cuando Theis compensa el
efecto de almacenamiento del acuífero, supone un desecamiento instantáneo del material del
acuífero a medida que el nivel freático desciende. Estas condiciones son razonablemente
exactas en acuíferos artesianos. Sin embargo, el método debe utilizarse con cuidado en el
caso de acuíferos de espesor delgado o de baja permeabilidad, cuando éstos son inconfina-
dos.
'" E

E
c:
Ql
N
2
s
c:
Ql
'E

.D
<
3
80 lOO 60 40 20 8 10 6
---1
4 2
1----- --.--
I
12
14
1
O,-----.,..----...:-r---r----r--r-,---r-r-r----,---r----r-,--,--,--,--,--.-.O
-+ -- .-- ---1
1 ---...... "'i!' I
21----+-.............. -==::........l-..:''-4.--+-+-j--i'-+i-++--_---+----+-+----+--+--+-+--+-H
_IJ --

¡g I'\. ! Datos ! -r-, ! I
'0.. 1\.- _"--¡observados 1 1 . i l'
6 ['\ / -+_ i i I
- - - - - - +- - - - - -1- f- - - - r-- - - 1- !-I-;
8 o --r- ,-e--r-i-I-----l----
,:
!I
<
! -rr
! i \ ! i i
10r----- -----1- -1-1- ----t'<--I--- 1- ..... _ ...
I "'"'" 1\ !
! "" -¡ -1 l' I
-- -- ¡ir 4
Tiempo desde la iniciación del bombeo en horas
FIGURA 6-10
Uso del método de Theis modificado.
6·13 Efectos de contorno
La suposición de un cono simétrico de abatimiento implica un acuífero homogéneo de gran
extensión. Este tipo de acuífero ideal se encuentra muy raramente en la práctica; sin embargo,
en muchos casos la condición se satisface aproximadamente, con suficiente exactitud para
garantizar una precisión adecuada. Cuando varios conos de abatimiento se encuentran cerca,
pueden interferir entre sí o superponerse, dando a la capa freática una forma similar a la de
la fig. 6-11. En el punto donde se superponen los conos el abatimiento es la suma de los
abatimientos causados por los distintos pozos. De este modo, el análisis bidimensional se
simplifica mucho; sin embargo, es evidente que cuando los pozos están situados demasiado
cerca, la interferencia causará una disminución de los caudales y un aumento en los
abatimientos. -
172 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Superficie del terreno
T ~ b ~ ~ ~ , = - agua original
FIGURA 6-11
Efecto de la interferencia entre varios pozos.
La fig. 6-12 muestra un acuífero con un contorno positivo formado por la superficie libre
de un río. El gradiente del río hacia el acuífero produce filtración a partir del río. Si el flujo en
el río es superior al de la filtración, de modo que sea continuo, el cono de abatimiento del
P
. I
ozo Imagen -...¡
/..-t
........ I
I
Cono de abatimiento sin río
Cono de abatimiento modificado
Pozo
FIGURA 6-12
Pozo imagen simulando el efecto de filtración a partir de un río cuya superficie libre es adyacente a un pozo de
bombeo. '.
pozo debe coincidir con la superficie libre del río. Un análisis riguroso requeriría que el río
tuviera una profundidad igual al espesor del acuífero, para evitar líneas de flujo verticales.
Sin embargo, si el pozo está suficientemente retirado del río no se produce demasiado error al
no satisfacer dicha condición. El método de las imágenes desarrollado por Lord Kelvin para
la teoría electrostática es una manera conveniente de tratar problemas de contornos. Un pozo
imagen se considera como si tuviera características idénticas a las del pozo real, pero situado
aliado opuesto del río y a la misma distancia de su eje que el pozo real. Puesto que el río añade
agua al acuífero, el pozo imagen debe considerarse como si fuera un pozo de recarga, o sea
uno que inyecta agua al acuífero; su cono de abatimiento es idéntico al del pozo real pero
invertido (fig. 6-12). El cono de abatimiento resultante se determina restando el abatimiento
causado por el pozo imagen de aquel producido por el pozo real (suponiendo que el contorno
no existe). La tabla de agua resultante es así más alta que la que se produciría si no existiera el
río. En el eje del río los dos abatimientos son iguales, y el nuevo abatimiento es cero; de esta
manera se cumple la condición preestablecida para este problema.
r
AGUA SUBTERRANEA 173
Los contornos negativos, como fallas geológicas y otras estructuras similares a través de
las cuales no se transmite el agua subterránea, pueden analizarse de una manera similar.
Problemas de contornos más complicados requieren una selección apropiada de pozos
imagen múltiples. La mayoría de los contornos geológicos no son ni abruptos ni de alinea-
miento recto; sin embargo, a menos que el acuífero sea demasiado pequeño con respecto a la
zona de influencia del pozo, la suposición de discontinuidades abruptas no es seria.
6-14 Análisis de acuíferos
Los procedimientos descritos en las secciones anteriores son adecuados para el análisis de
pozos individuales en un conjunto pequeño de pozos; sin embargo, el análisis de un acuífero
extenso requiere generalmente técnicas de cálculo más eficaces. Un aparato de Hele-Shaw,
que consta esencialmente de dos láminas de vidrio con una separación muy pequeña y un
líquido viscoso entre las dos, a menudo es conveniente en el estudio de flujo bidimensional de
sistemas de agua subterránea [1]. Las ecuaciones que gobiernan el flujo de agua subterránea
son las mismas que gobiernan el modelo análogo de flujo viscoso.
Los problemas tridimensionales de flujo son desarrollados comúnmente por medio de
computadores digitales o computadores análogos. El computador análogo es una red de
resistores y capacitores en la cual el voltaje es análogo' al potencial del flujo y el caudal es
análogo a la corriente eléctrica; la permeabilidad se simula por medio de la resistividad, o sea
del inverso de la resistencia eléctrica. Modelos análogos muy complicados han sido ya
utilizados [20]; estos modelos pueden indicar cambios en el nivel de la tabla de agua,
proporcionar mapas de la capa freática y evaluar los efectos de bombeo o de cambios en los
patrones de carga.
El modelo análogo eléctrico resuelve la ecuación básica de flujo de aguas subterráneas:
a
z
/¡ a
z
/¡ Se Dh
+ - = - - (6-16)
iJx
z
eyZ T at
En términos de diferencias finitas, utilizando la notación de la fig. 6-13, esta ecuación
pasa a ser:
h
z
+ h
4
+ h
3
+ h
s
- 4h¡
a
Z
Se h
=--
T er
y
( 6 ~ 1 7 )
FIGURA 6-13
Descripción de la red para la ecuación (6-17)
¡'-o-+
1
3
1
2 1 4
5
x
174 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
donde a es la separación de los trazos de la red. Esta ecuación también se puede resolver por
medio de un computador digital [21], sin construir un modelo análogo complicado. Si se
requieren varias soluciones dentro de un cierto período de tiempo, el modelo análogo puede
ser el más adecuado. Si por el contrario se estima que un análisis limitado es suficiente, el uso
de un computador digital es generalmente mejor. Los tamaños de la red para ambos tipos de
modelo pueden variar desde 30 metros (lOOft) hasta 3.000 metros (lO.OOOft) de acuerdo con
la naturaleza del problema. La precisión esperada de la solución será tan buena como la de los
datos necesarios para la descripción del acuífero. Las propiedades del acuífero se deben
suministrar en cada punto de la red (ellas son el espesor, la permeabilidad y el coeficiente de
almacenamiento). Si estas propiedades no se definen con suficiente precisión, la solución
obtenida estará errada.
POTENCIAL DE UN DEPOSITO DE AGUA SUBTERRANEA
Uno de los problemas básicos en la ingeniería de la explotación de recursos de agua
subterránea, es la estimación de la tasa de extracción de agua permisible. Esta cantidad,
llamada comúnmente producción firme o rendimiento seguro, fue definida por Mein-
zer [14] como la' 'tasa a la cual se puede extraer agua de un acuífero para uso del hombre, sin
reducir el abastecimiento a tal punto que la extracción continuada a dicha tasa resulte
económicamente inaceptable" . Se han sugerido muchas otras definiciones de este término y
aún se han propuesto nombres alternativos como producción sostenida, tasa factible de
extracción y producción óptima. El concepto ha sido igualmente criticado; Kazmann [22]ha
sugerido que se abandone dada su frecuente interpretación como una limitación permanente a
la tasa de extracción permisible. La tasa de producción firme debe reconocerse como una
cantidad determinada para un cierto conjunto de condiciones de control y sujeta a cambio
como resultado de la variación en las condiciones físicas o económicas relacionadas con ella.
También debería reconocerse el hecho de que este concepto se puede aplicar exclusivamente
a una unidad completa de agua subterránea. La tasa de extracción posible en un pozo
individual o en un conjunto de pozos está sujeta a una variedad de factores tales como el
tamaño, tipo de construcción y separación entre pozos y también a los parámetros que
controlan el flujo de agua hacia el campo de bombeo que se analiza.
6-15 Producción firme
La producción firme de un depósito de agua subterránea está gobernada por muchos factores;
uno de los más importantes es el volumen total de agua disponible. Esta limitación hidroló-
gica se expresa generalmente por medio de la ecuación:
(6-18)
donde, G es la producción firme, P es la precipitación en el área tributaria del acuífero,
Qs es el flujo por corrientes superficiales en la misma área, E¡ es la evapotranspiración,
Qg es el flujo neto de agua subterránea hacia el acuífero, ~ Sg es el cambio en el
almacenamiento de agua subterránea y ~ Ss es el cambio en el almacenamiento superficial.
Si la ecuación se analiza en base a medias anuales, ~ Ss es usualmente cercano a cero.
Todos los términos de la ecuación (6-18) están sujetos a cambios artificiales y G sólo se
puede determinar considerando las condiciones con relación a cada uno de los factores. Las
operaciones de recarga artificial afectan el valor de Qs; las derivaciones para irrigación a
partir de los ríos dentro del área de recarga natural pueden aumentar la evapotranspiración. El
descenso de la tabla de agua producido por bombeos puede aumentar el influjo de agua
subterránea (o reducir los caudales efluentes de agua subterránea) y puede también convertir
ríos efluentes en ríos anfluentes con relación al acuífero.
AGUA SUBTERRANEA 175
La extracción permanente y sostenida de agua subterránea de un depósito se denomina
explotación, con el mismo sentido con que se aplica este término en minería. Si el
almacenamiento en el acuífero es pequeño, toda explotación excesiva puede resultar desas-
trosa para las economías que dependen del agua del depósito. Por otra parte, muchos
depósitos grandes de agua subterránea contienen vastas reservas y una extracción planificada
del agua, a tasas que se puedan mantener por períodos largos de tiempo, puede ser un uso
adecuado del recurso. El incremento anual de agua explotada, ASIJ de la ecuación (6-18),
aumenta la producción. Por esta razón, la ecuación (6-18) no puede considerarse como una
ecuación de equilibrio propiamente dicha, ni puede utilizarse en base a medias anuales:
solamente puede resolverse en base a hipótesis específicas para un período definido de años.
Los factores que controlan las hipótesis utilizadas para resolver la ecuación (6-18) son
primordialmente económicos. La factibilidad de la recarga o de la derivación de aguas
superficiales generalmente depende de consideraciones económicas. Si los niveles de la tabla
de agua del acuífero se reducen, el costo de bombeo se incrementa. Teóricamente existe un
nivel de la tabla de agua para el cual el costo de bombeo iguala el valor del agua bombeada y
por debajo del cual no se debe reducir el nivel freático. En la práctica, el aumento en costo se
transfiere al usuario y no se alcanza nunca un nivel mínimo. La excesiva disminución del
nivel freático puede producir contaminación del acuífero por la afluencia de aguas indesea-
bles. Este peligro prevalece especialmente cerca de la costa, donde puede ocurrir intrusión
salina causada por el agua del mar (sección 6-16). Un problema similar puede ocurrir siempre
que el acuífero esté en las vecindades de una fuente de agua salada.
La transmisibilidad de un acuífero puede también introducir limitaciones en la produc-
ción firme. Aun cuando la ecuación (6-18) puede indicar una tasa de extracción elevada, ésta
solamente se puede lograr si el acuífero transmite el agua desde la fuente hasta los pozos con
suficiente rapidez para mantener dicha tasa. Este problema se desarrolla más comúnmente en
acuíferos artesianos de gran longitud.
6-16 Intrusión de agua del mar
Puesto que el agua del mar (gravedad específica 1,025) es más pesada que el agua fresca, el
agua subterránea bajo 'una isla circular uniformemente permeable aparecería como se muestra
en la fig. 6-14. La lente de agua fresca que flota sobre el agua del mar se denomina lente de
Ghyben-Herzberg, nombre de los dos descubridores del fenómeno [23]. Se necesitan
aproximadamente 40 metros de agua fresca por debajo del nivel del mar para mantener el
equilibrio hidrostático en una columna de agua fresca de l metro situada por encima de ese
mismo nivel; sin embargo, el verdadero equilibrio no puede existir bajo una capa freática que
presente un gradiente, puesto que debe ocurrir flujo bajo la acción del mismo; por consi-
guiente, existirá una superficie de filtración de agua fresca hacia el mar y una zona de mezcla
a lo largo de la superficie de separación entre las dos aguas. Una tasa de recarga variable, el
bombeo de pozos y la acción de las mareas pueden perturbar el equilibrio. El balance
hidrodinámico gobierna la forma de la interfase. Si las velocidades son bajas, la relación de
1/40 puede ser una primera aproximación; sin embargo, hay métodos de análisis más
adecuados [24, 25].
Cuando se forma un cono de abatimiento alrededor de un pozo de bombeo en agua fresca
subirá un cono invertido de agua salada dentro del agua fresca (fig. 6-14 b). Puede ocurrir un
ascenso del agua salada de 40 metros por metro de descenso de agua fresca, dependiendo de
las condiciones locales. Generalmente se utilizan pozos horizontales de rebose para impedir
este efecto.
El agua de mar con frecuencia se introduce en un acuífero a través de los revestimientos
defectuosos de un pozo. Cuando un pozo atraviesa estratos que contienen aguas indeseables o
aguas saladas para llegar a un acuífero de agua fresca, el agua indeseable puede filtrarse a
176 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
través del revestimiento y descender hasta el acuífero. Jacob [26] indicó la posibilidad de la
existencia de varios acuíferos cerca de una costa (fig. 6-15) Yla posibilidad de contaminación
de los acuíferos inferiores debida a intrusión salina en los acuíferos superiores y percolación a
partir de éstos hacia abajo.
6-17 Recarga artificial
La producción de un acuífero puede aumentar artificialmente mediante la inyección de agua.
En la mayoría de los casos esto equivale a reducir la escorrentía superficial del área [Qs en la
ecuación (6-18)]. Los métodos empleados para recarga artificial están controlados por la
Superficie del terreno
Agua salada
(a) Equilibrio natural
Pozo de bombeo
/ Agua salada
(b) Efecto del bombeo
FIGURA 6-14
Relaciones entre agua fresca yagua salada cerca de la costa.
Pozos poco profundos
Intrusión salina en el acuífero superior
Océano
FIGURA 6-15
Contaminación de acuíferos profundos desde arriba.
AGUA SUBTERRANEA 177
situación geológica del área y por consideraciones económicas. Algunos de los métodos
posibles son:
1 Almacenamiento de aguas de avenida en embalses construidos sobre áreas permea-
bles.
2 Almacenamiento de aguas de avenida para devolverlas más tarde a los ríos a tasas
similares a las tasas de percolación a través de las paredes del canal.
3 Derivación del caudal de los ríos hacia áreas de dispersión en áreas altamente
permeables.
4 Excavación de fosas de percolación hasta penetrar zonas permeables.
5 Bombeo de agua dentro del acuífero por medio de pozos de inyección.
6 Sobreirrigación en áreas de alta permeabilidad.
7 Construcción de pozos adyacentes a un río para inducir percolación a partir del mismo.
Donde las condiciones son favorables, el uso de un acuífero como embalse puede
eliminar las pérdidas por evaporación, proteger contra la contaminación, proveer un sistema
de distribución de bajo costo y en general ser una alternativa de costo menor en comparación
con un embalse superficial. La recarga artificial por medio de pozos también se ha utilizado
en las costas para formar conos de inducción como barreras contra la intrusión salina;
asimismo se ha utilizado para eliminar aguas servidas; este último proceso se debe llevar a
cabo con gran precaución debido a la posibilidad de contaminar buenos acuíferos. Toda [25J
ha discutido con bastante detalle los métodos y resultados obtenidos en operaciones de
recarga.
6-18 Acuíferos artesianos
La evaluación del potencial de un acuífero artesiano conlleva factores especiales. Por lo
general, se considera que el estrato confinante es impermeable. Si la permeabilidad del
acuífero es 1 meinzer y el gradiente hidráulico es la unidad, la filtración diaria sería de
aproximadamente 40.900 m
3/km2
(28 millones de galones u 86 acres-ft/rni"). Una cantidad
de esta magnitud sería bastante significativa en el balance de agua del acuífero. Hantush [27J
ha demostrado un procedimiento que tiene en cuenta estas filtraciones en los análisis de
ensayos de bombeo para acuíferos artesianos.
Los acuíferos artesianos presentan considerable compresibilidad. Esto es evidente en
casos donde las fluctuaciones en los niveles de marea, presiones barométricas o aún el peso
superpuesto de un tren de cargas se reflejan en fluctuaciones de nivel en pozos que penetran el
acuífero. Si la presión en un acuífero artesiano se alivia localmente por extracción de agua, es
posible obtener como resultado una compresión del acuífero acompañada de un hundimiento
de la superficie del terreno sobre el mismo. Este tipo de hundimiento se ha observado [28 Jen
áreas sujetas a extracciones elevadas de agua subterránea con asentamientos de más de 3
metros (10 ft) en la superficie. Aparte de los efectos perjudiciales de estos hundimientos, el
fenómeno sugiere que los ensayos de bombeo en estos acuíferos pueden dar resultados
erróneos debido al flujo que Se produce a causa de la compresión. Aún cuando las fluctuacio-
nes pequeñas parecen tener un comportamiento elástico, no existe ninguna indicación de que
los niveles del suelo en regiones de hundimientos pronunciados pueden recuperarse mediante
represurización de los acuíferos.
6-19 Efectos del tiempo en el agua subterránea
Las velocidades del flujo en las aguas subterráneas son normalmente muy bajas y hay una
considerable cantidad de tiempo asociada con los fenómenos de flujo en depósitos de agua
178 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
subterránea. Un abatimiento crítico de la tabla de agua cerca de la costa puede que no traiga
consigo el fenómeno de intrusión salina inmediatamente debido al tiempo necesario para el
avance del agua del mar tierra adentro. Wemes [29] sugiere que puede tomar varios siglos
para que un aumento repentino del nivel de agua en el área de recarga de un acuífero artesiano
se transmita a través de la formación. Jacob [30] encontró que los niveles de agua en Long
Island estaban relacionados con la precipitación efectiva, que es la suma de las precipitacio-
nes de los 25 años anteriores, cada una de ellas afectada por un factor de ponderación que
decrecía con el tiempo. McDonald y Langbein [31] encontraron fluctuaciones a largo plazo
en los caudales de la hoya hidrográfica del río Columbia que, de acuerdo con ellos, son
debidas a fluctuaciones de los depósitos de agua subterránea. De esta manera, es imprescin-
dible en la interpretación de datos referentes al agua subterránea dar toda la importancia que
le corresponde a la influencia del tiempo en los procesos de flujo y almacenamiento. Las
variaciones observadas en los niveles del agua subterránea deben relacionarse correctamente
con sus factores causales para evitar falsas interpretaciones.
REFERENCIAS
1. Stanley N. Davis and R. J. M. DeWiest, "Hydrogeology," p. 39, Wiley, New
York,1966.
2. E. Buckingham, Studies on the Movement of Soil Moisture, U.S. Dept, Agrie.
Bur. Soils Bull. 38, 1907.
3. R. K. Schofield, The pF of the Water in Soil, Trans. 3d Int, Congr. Soil Sci.,
vol. 2, pp. 37-48, 1935.
4. E. A. Colman, A Laboratory Procedure for Determining the Field Capacity
of Soils, Soil Sei., vol. 63, p. 277, 1947.
5. F. J. Veihmeyer and A. H. Hendrickson, The Moisture-Equivalent as a Measure
of the Field Capacity of Soils, Soil Sci., vol. 32, pp. 181-193, 1931.
6. K. K. Watson, Some Operating Characteristics of a Rapid Response Tensi-
ometer System, Water Resour. Res., vol. 1, pp. 577-586, 1965.
7. W. M. Broadfoot and others, Some Field, Laboratory and Office Procedures
for Soil-Moisture Measurement, South. Forest Exp. Stn. Oee. Papo 135, 1954.
8. D. J. Belcher, T. R. Cuykendall, and H. S. Sack, The Measurernent of Soil
Moisture and Density by Neutron and Gamrna-Ray Scattering, U.S. Cia.
Aeronaut. Admin. Tech. Develop. Eval. Cent. Rep. 127, 1950.
9. W. Gardner and D. Kirkham, Determination of Soil Moisture by Neutron
Scattering, Soil Sei., vol. 73, pp. 391-401, 1952.
10. C. S. Slichter, Field Measurements of Rate of Movement of Underground
Water, U.S. Geol. Surv. Water-Supply Papo 140, 1905.
11. R. B. Dole, Use of Fluorescein in Study of Underground Waters, U.S. Geol.
Suro, Water-Supply Papo 160, pp. 73-85, 1906.
12. E. Halevy and A. Nir, The Determination of Aquifer Parameters with the Aid
of Radioactive Tracers, J. Geophys. Res., vol. 67, pp, 2403-2409, 1962; see
also "Radioisotopes in Hydrology," International Atomic Energy Agency,
Vienna, 1963.
13. W. J. Kaufman and G. T. Orlob, An Evaluation of Ground-Water Tracers,
Trans. Am. Geophys. Union, vol. 37, pp. 297-306, June, 1956.
14. O.E. Meinzer, Outline of Groundwater Hydrology, U.S. Geol. Survey Water-
Supply Papo 494, 1923.
AGUA SUBTERRANEA 179
15. O. E. Meinzer, Large Springs in the United States, U.S. Geol. Survey Water-
Supply Papo 557, 1927.
16. G. Thiem, "Hydrologische Methoden," Gebhardt, Leipzig, 1906.
17. C. V. Theis, The ReJation between the Lowering of the Piezometric Surface
and the Rate and Duration of Discharge of a Well Using Ground-Water
Storage, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 16, pp. 519-524, 1935.
18. L. K. Wenzel, Methods for Determining the Permeability of Water-bearing
Materials, U.S. Geo/. Surv. Water-Supply Papo 887, 1942.
19. C. E. Jacob, Drawdown Test to Determine the Effective Radius of Artesian
Well, Trans, ASCE, vol. 112, pp. 1047-1070, 1947.
20. W. C. Walton, "Groundwater Resource Evaluation," pp. 518-598, McGraw-
Hill, New York, 1970.
21. T. A. Prickett and C. G. Lonnquist, SeJected Digital Computer Techniques for
Groundwater Resource Evaluation, 111. State Water Sur». Urbana, 111., Bull. 55,
1971.
22. R. G. Kazmann, "Safe Yield" in Ground-Water Development, Reality or
lIlusion?, J. Irrig. Drain. Div. ASCE, vol. 82, November 1956; see also discussion
by McGuinness, Ferris, and Kramsky, in ibid., vol. 82, May 1957.
23. W. Badon Ghyben, Nota in Verband met de Voorgenomen Putboring naby
Amsterdam, Tijdschr. K. Inst. Ing. (The Hoque), 1888-1889, p. 21.
24. H. H. Cooper, A Hypothesis Concerning the Dynamic Balance of Fresh Water
and Salt Water in a Coastal Aquifer, J. Geophys. Res., vol. 64, pp. 461-468,
Apri11959.
25. D. K. Todd', "Ground-Water Hydrology," Wiley, New York, 1959.
26. C. E. Jacob, Full Utilization of Groundwater Reservoirs, Trans. Am. Geophys,
Union, vol. 38, p. 417, June 1957.
27. M. S. Hantush, Analysis of Data from Pumping Tests in Leaky Aquifers,
Trans. Am. Geophys. Union, vol. 37, pp. 702-714, December 1956.
28. J. F. PoJand and G. H. Davis, Subsidence of the Land Surface in the Tulare-
Wasco (Delano) and Los Banos-Kettleman City Area, San Joaquin Valley,
California, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 37, pp. 287-296, June 1956.
29. P. W. Werner, Notes on Flow-Time Effects in the Great Artesian Aquifers of
the Earth, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 27, pp. 687-708, October 1946.
30. C. E. Jacob, Correlation of Ground-Water Levels and Precipitation on Long
Island, New York, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 24, pt. 2, pp. 564-580,
1943, vol. 25, pt. 6, pp. 928-939, 1944.
. 31. C. C. McDonald and W. B. Langbein, Trends in Runoff in the Pacific North-
west, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 29, pp. 387-397, June 1948.
BIBLIOGRAFIA
AMERICAN SOCIETY OF CIVIL ENGINEERS: "Manual on Ground Water Basin Manage-
ment," ASCE Man. 40, New York, 1961.
BEAR, J.: "Dynamics of Fluids in Porous Media," American Elsevier, New York,
1972.
BUTLER, s. s.: "Engineering Hydrology," Prentice-Hall, Englewood Cliffs, N.J., 1957.
ISO lflDROLOGIA PARA INGENIEROS
DOMENlCO, A.: "Concepts and Models in Groundwater Hydrology," McO'raw-Hill,
New York, 1972.
HANTUSH, M. s.: Hydraulics of Wells, Advan. Hydrosci., vol. 1, 1964.
HUBBERT, M. K.: The Theory of Ground-Water Motion, J. Geol., vol. 48, pp. 785-944,
1940.
MEINZER, o. E.: Ground Water, chapo 10 in O. E. Meinzer (ed.), "Hydrology,"
vol. 9, Physics of the Earth Series, McGraw-Hill, New York, 1942; reprinted
Dover, New York, 1949.
POLUBARINOVA-KOCHINA, P• YA.: "Theory of Groundwater Movements," transo
from Russian, Princeton University Press, Princeton, .1972.
THOMAS, H. E.: "The Conservation of Ground Water," McGraw-Hill, New York,
1951.
PROBLEMAS
6-1 Una muestra de roca sin alterar tiene, secada al horno, un peso de 652,47 gr. Después
de saturada con kerosene, su peso es de 731,51 gr. Si se sumerge entonces en kerosene
y desplaza 300,66 gr, ¿cuál será la porosidad de la muestra?
6-2 En la estación A, la elevación del nivel de agua es de 642 ft sobre el nivel del mar. En
la estación B, el nivel es de 629 ft. Las estaciones están a una distancia de 1.100ft.La
permeabilidad del acuífero es de 300 unidades Meinzer y la porosidad es de 14 por
ciento. ¿Cuál es la velocidad real del flujo en el acuífero? .
6-3 Si la zona de raíces en un suelo limo-arcilloso es de 3 pies de espesor, ¿qué cantidad de
humedad disponible (en pulgadas de profundidad) debería almacenar? Utilice la tabla
6-\.
6-4 Una muestra de suelo tiene un coeficiente de permeabilidad de 250 unidades Meinzer.
¿Cuál será su permeabilidad a 50°F? ¿Cuál es su permeabilidad intrínseca?
. 6-5 Un pozo de 12 pulgadas de diámetro penetra 80 ft por debajo de la tabla de agua
estática. Después de 24 horas de bombeo a 1.100 galones/rnin, el nivel freático en un
pozo de observación, a una distancia de 320 ft, desciende 1,77 ft, yen otro pozo, a 110
ft de distancia, desciende 3,65 ft. ¿Cuál es la transmisibilidad del acuífero? Utilice la
ecuación (6-9).
6-6 El registro de abatimiento vs tiempo para un pozo de observación a 296 ft de un pozo de
bombeo (500 gal/min) se tabula abajo. Encuentre la transmisibilidad y la constante de
almacenamiento del acuífero. Utilice el método de Theis.
Tiempo (h) Abatimiento (ft) Tiempo (h) Abatimiento (ft)
1,9 0,28 9,8 1,09
2,1 0,30 12,2 1,25
·2,4 0,37 14,7 1,40
2,9 0,42 16,3 1,50
3,7 0,50 18,4 1,60
4,9 0,61 21,0 1,70
7,3 0,82 24,4 1,80
6-7 El registro de abatimiento vs tiempo para un pozo de observación a 150 pies de un pozo
de bombeo de 350 gal/rnin se tabula abajo. Encuentre la transmisibilidad y la constante
de almacenamiento por el método de Theis modificado.
AGUASUBTERRANEA 181
Tiempo (h) 1,8 2,7 5,4 9,0 18,0 54,0
1
Abatimiento (ft) 1,8 2,4 3,6 4,3 5,8 8,1
6-8 Un pozo de 250 ft de profundidad se proyecta para un acuífero cuya transmisibilidad es
de 10.000 gal/día/ft de ancho y cuyo coeficiente de almacenamiento es de 10,01. Se
espera que el pozo produzca 500 gal/rnin y tenga 13pulgadas de diámetro. Si la tabla de
agua estática se encuentra a 50 pies por debajo de la superficie, estime la altura de
bombeo al final de 1 y 3 años de operación.
6-9 Después de bombear un nuevo pozo de 12 pulgadas de diámetro por 24 horas a 150
gal/min, el abatimiento en varios pozos de observación es como se tabula abajo.
Encuentre la transmisibilidad y el coeficiente de almacenamiento del acuífero.
Pozo N° Distancia Abatimiento Pozo N° Distancia Abatimiento
(ft) (ft) (ft) (ft)
1 100 10,5 5 283 2,4
2 141 7,5 6 347 1,4
3 190 6,2 7 490 0,6
4 200 4,0
6-10 Un pozo de 18 pulgadas de diámetro está en un acuífero con una transmisibilidad de
8.000 gal/día por pie de ancho y un coeficiente de almacenamiento de 0,07. ¿Qué tasa
de extracción se puede adoptar de modo que el máximo abatimiento al cabo de 2 años
no sobrepase los 20 ft?
6-11 Un pozo de 24 pulgadas de diámetro está en un acuífero con transmisibilidad de 10.000
gal/día por pie de ancho y coeficiente de almacenamiento de 0,05. Dibuje el perfil del
cono de abatimiento después de un año de bombeo a 500 galones/mino Si existe una
falla a 1.000 pies de este pozo, ¿cuál sería el nuevo perfil de cono de abatimiento?
6-12 Un pozo de 30 centímetros de diámetro penetra 50 metros bajo la capa freática estática.
Después de 36 horas de bombeo a 4 m:l/min[utilice la ecuación (6-9)] el nivel de agua
en un pozo de observación, a 200 metros de distancia, desciende 1,2 metros y en otro
pozo, a 40 metros, desciende 2,7 metros. Encuentre la transmisibilidad del acuífero.
6-13 Usando los datos del problema 6-6, pero considerando los abatimientos dados en
metros, encuentre la transmisibilidad y el coeficiente de almacenamiento por el método
de Theis. El pozo de observación está a 100 m del de bombeo y la tasa de extracción es
de 2000 litros/mino
6-14 Usando los datos del problema 6-7 en metros, encuentre la transmisibilidad y la
constante de almacenamiento del acuífero. El pozo de observación está a 50 m del de
bombeo y la tasa de extracción es de 2.800 lt /min. Utilice el método de Theis
modificado.
6-15 El pozo del problema 6-11 está a 800 ft de un río que fluye todo el año. ¿Cuánto
disminuye el abatimiento en el punto medio entre el río y el pozo, debido a la filtración
a partir del río?
6-16 Usando datos de cualquier fuente, encuentre las tendencias en los niveles del agua
subterránea en su localidad. ¿Qué explicación puede darle a estas tendencias? ¿Cuál es .
el origen del agua subterránea? ¿Hay indicación de extracción excesiva del agua? ¿Hay
alguna manera de mejorar la producción?
6-17 Para una cuenca seleccionada por su instructor, haga una estimación de la producción
firme, considerando que no haya cambios en las condiciones presentes.
7
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES
La ingeniería hidrológica se preocupa principalmente de tres características de los caudales
de un río: Volúmenes mensuales y anuales disponibles para almacenamiento y utilización; los
períodos de estiaje, que limitan la utilización del agua de las corrientes, y las avenidas. En
general son de mucha importancia los análisis de los hidrogramas de crecientes en cuanto a
atenuación del daño por inundaciones, predicción de avenidas o para fijar las descargas de
diseño de un gran número de estructuras que deben transportar el agua proveniente de
avenidas.
CARACTERISTICAS DEL HIDROGRAMA
Las aguas que componen la corriente de un río pueden llegar al cauce por uno de los varios
caminos disponibles desde que llegan a la tierra en forma de precipitación. Una porción del
agua fluye sobre la superficie del suelo formando la escorrentía superficial y llega al cauce
poco después de su aparición en forma de lluvia. Otra porción del agua se infiltra a través de la
superficie del suelo y fluye por debajo de ésta hacia el cauce. Esta porción del agua se
desplaza más lentamente que la escorrentía superficial y contribuye a mantener el caudal en el
río durante los períodos de sequía. En los estudios hidrológicos en los cuales está involucrado
el caudal de un río, es necesario hacer una distinción entre estas componentes del flujo total.
El primer paso en tales estudios es dividir los hidrogramas observados en sus componentes,
antes de analizar la relación entre precipitación y escorrentía (cap. 8), determinando la forma
característica de los hidrogramas para una hoya, o estudiando las características de los
períodos de estiaje (véase sección 11-17).
7-1 Componentes de la escorrentía
El camino seguido por una gota de agua desde el momento en el cual alcanza la tierra hasta
cuando llega al cauce de una corriente es incierto. Es conveniente imaginar tres caminos
principales: escorrentía superficial, escorrentía subsuperficial y flujo de agua subterránea.
El flujo de agua sobre la tierra. o escorrentía superficial, corresponde al volumen de
agua que avanza sobre la superficie de la tierra hasta alcanzar un canal. La palabra canal, tal
como se utiliza aquí, pretende significar cualquier depresión que pueda transportar una
pequeña corriente de agua en flujo turbulento durante una lluvia y durante un período corto
después de su terminación. Tales canales son numerosos. y la distancia que el agua debe
viajar como escorrentía superficial es relativamente corta, siendo raras veces mayor que
algunas decenas de metros. Por esta razón, la escorrentía superficial llega al canal pronta-
mente. y si ocurre en cantidad suficiente, es un elemento importante en la formación de los
picos de las crecientes. Sin embargo, la cantidad de escorrentía superficial puede ser
pequeña, dado que el flujo superficial sobre un suelo permeable sólo puede tener lugar
184 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
cuando la intensidad de la lluvia es mayor que la capacidad de infiltración (cap. 8). En lluvias
moderadas o de mediana magnitud, la escorrentía superficial puede provenir únicamente de
las regiones impermeables de las hoyas o de la precipitación que cae directamente sobre las
superficies de agua de la hoya. Con excepción de las zonas urbanas, el total de área
impermeable y de zonas con superficies de agua representa una fracción pequeña del área
total de la hoya. De aquí que la escorrentía superficial sea un factor importante en las
corrientes de agua únicamente como resultado de lluvias de gran intensidad.
Una porción del agua que se infiltra a través de la superficie de la tierra puede moverse
lateralmente en las capas superiores del suelo hasta llegar al cauce de la corriente. Esta agua,
llamada escorrentía subsuperficial, se mueve más lentamente que la escorrentía superfi-
cial y alcanza las corrientes posteriormente. La fracción del total de la escorrentía que se
presenta como flujo subsuperficial, depende de la geología de la hoya. Una capa de suelo
poco profunda que cubra una formaciónrocosa o un conglomerado cementado, o tierra arada
a una pequeña profundidad, favorece la existencia de escorrentía subsuperficial, mientras
que los suelos uniformemente permeables favorecen la percolación hacia la zona de agua
subterránea. A pesar de viajar más lentamente que la escorrentía superficial, la escorrentía
subsuperficial puede ser mayor en cantidad, especialmente en lluvias de intensidad mode-
rada, razón por la cual puede ser éste el factor más importante en los ascensos menores de los
hidrogramas.
Una parte de la precipitación puede percolarse hasta llegar al nivel freático (cap. 6). Este
aumento en el agua subterránea puede descargarse eventualmente en las corrientes como
flujo de agua subterránea (también llamado flujo base o descarga de estiaje) si el
nivel freático intersecta los cauces de las corrientes de la hoya. La contribución de agua
subterránea a las corrientes de agua no puede fluctuar rápidamente debido a la baja velocidad
del flujo. En algunas regiones se necesitan más de dos años [1] para que el efecto de un
aumento en el agua subterránea descargue en las corrientes.
Las hoyas con suelos superficiales permeables y depósitos grandes de agua subterránea
efluente muestran caudales altos sostenidos a lo largo del.afio, con una relación relativamente
baja entre caudales de avenida y caudales medios. Las hoyas con suelos superficiales de baja
permeabilidad o con volúmenes afluentes de agua subterránea presentan relaciones más altas
entre caudales pico y promedio con caudales muy bajos o nulos entre crecientes. Los
hidrogramas para cada tipo de hoya se muestran en la fig. 7-1. La corriente Hatdrena un
terreno volcánico con una gran contribución de agua subterránea, mientras que el río Santa
Inés es afluente en la mayoría de su curso.
Las distinciones presentadas entre las tres componentes de flujo son arbitrarias. El agua
puede comenzar su viaje como escorrentía superficial, infiltrándose desde la lámina de agua
superficial y completar su viaje hasta la corriente como escorrentía subsuperficial. Por otro
lado, la escorrentÍa subsuperficial puede aflorar a la superficie cuando un estrato relativa-
mente impermeable intersecte las faldas de una colina y así terminar su recorrido hacia la
corriente como escorrentía superficial. La descripción de escorrentía subsuperficial es en
muchos aspectos similar a la de agua subterránea emperchada (sec. 6-1). Ciertamente lo que
aquí se describe como escorrentía subsuperficial se diferencia del agua subterránea única-
mente en lo relacionado con la velocidad de viaje. En terrenos con calizas, el agua subterrá-
nea se mueve a velocidades relativamente altas y con flujo turbulento a lo largo de los canales
y fracturas que presentan las calizas. Las corrientes en terrenos compuestos por calizas a
menudo presentan una relación alta entre descargas pico y promedio, siendo ésta una
condición característica de las corrientes con aportes bajos de agua subterránea. En tales
terrenos, el flujo de agua subterránea tiene algunas de las características adscritas a la
escorrentÍa subsuperficial. Por conveniencia, ha sido costumbre considerar el flujo total
como compuesto únicamente de dos partes: escorrentía directa o de creciente y flujo
base. La distinción se hace realmente sobre la base del tiempo de llegada a la corriente y no
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 185
con relación al camino seguido. Se presume que la escorrentía directa consiste de flujo
superficial y una parte sustancial de la escorrentía subsuperficial, mientras que el flujo base es
considerado como compuesto de agua subterránea en su mayoría. Las técnicas de simulación
por computador (cap. la) utilizan comúnmente todas las componentes.
60
5l'
<Il
20 ;;--
E
55
o
"i
'C
80 .2
al
E

¡¡¡
40 Ü
I I
I I
.... Pico instantáneo .":33.000 cfs
I I
I
m
3(see
--- ---
--
-
....R. SantaInés cerca a SantaInés. Calif.
--'--1
Año hidrológico de 1951, volumen total 153 x 10· m
3
(12.400 ac·ft)-
f---
--- --
1-- .-
-- --- -- -- ----
-- 1
1- -
.-
-
- f-
.-
1-
2 Q. Hat en q. Hat, Calif.
Año hidrológico de 1951,
---f- -- --- -- - r-
volumen total = 144 x 10.;¡j3
1

= 117.000 ac·ft
\

Pico instantáneo = 10 m
3/seg
J.
l L. = 350 cfs. '\
I
O
6
o
Oct. Nov. DIc. Ene. Feb. Mar. Abr. May Jun. Jul. Agt. Sept.
FIGURA 7·1
Comparación de los hidrogramas de dos corrientes con características geológicas diferentes.
x 5
g>
<Il

5i 4
o
.¡:
as
'C
o 3
1
-¡¡¡
'O

7-2 Recesión del flujo en las corrientes
Un hidrograma típico, resultante de un período aislado de lluvia (fig. 7.2), consta de una
rama ascendente, un segmento de cresta y una rama descente o recesión. La forma
de la rama ascendente está influenciada principalmente por las características de la lluvia que
causa el ascenso. Se supone a menudo que el punto de inflección en el lado descendente del
7
400
o
ª300
x
5l'
<Il
<,
::, 200
¡:
G>
-¡¡¡
'O
¡¡¡
o 100
Umbo I I
----
_rascendente-fcresta.1-- Recesión
----1
f\
f----
____o

--\ -

Area de drenaje
---\
15.374 km' o
---- ----
_5.936 mi' _
----- ----

----

----
11

---- f----- f----- ---
./
----- O
16 17 18 19 20 21
O
Marzo de 1936
FIGURA 7·2
Un hidrograma típico (Río Potómac en Shepherdstown, Virginia Occ.).
186 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
hidrograma coincide con el tiempo al cabo del cual cesa la escorrentía superficial hacia el
sistema de canales. De ahí en adelante, la curva de recesión representa el aporte de agua
almacenada dentro de la hoya. La forma de la recesión es bastante independiente de las
características de la lluvia que causó el ascenso. En hoyas grandes, en las cuales la escorrentía
que produce una lluvia se genera únicamente sobre una parte del área, la recesión puede
variar de una tormenta a otra, dependiendo del área particular que genera la escorrentía. Si la
lluvia ocurre mientras la recesión de una tormenta anterior se está llevando a cabo, puede
esperarse que la recesión se distorsione. Sin embargo, la curva de recesión de una hoya es una
herramienta muy útil en hidrología.
La curva de recesión de una hoya, (algunas veces llamada curva de abatimiento,
puesto que representa la disminución del volumen de agua almacenado), se describe por la
ecuación característica de recesión:
en donde q o es el caudal en cualquier momento, q 1 es el caudal una unidad de tiempo
después, Kr es la constante de recesión que toma un valor menor que la unidad. La ecuación
7-1 puede escribirse de un modo más general como:
en donde q I es el caudal t unidades de tiempo después de q o. Frecuentemente la unidad de
tiempo que se toma es de 24 h, aunque en hoyas pequeñas puede ser necesario utilizar
unidades de tiempo más cortas. El valor de Kr depende de la unidad de tiempo seleccionada.
Integrando la ecuación (7-2) y teniendo presente que el volumen de agua descargado durante
un intervalo de tiempo dt es qdt y es igual a la disminución en el volumen almacenado -
dS durante el mismo intervalo, puede verse que el volumen remanente almacenado en la hoya
SI,al cabo de un tiempo tes:
SI = - .3..!- (7-3)
InK,
La ecuación (7-2) aparecerá como una línea recta en papel semilogarítmico con q en la
escala logarítmica. Si la recesión de una corriente se representa en papel semilogarítmico
(fig. 7-3), el resultado no será en general una línea recta sino una curva COn una pendiente
decreciente, es decir, valores crecientes de K,. La razón para esto es que el agua proveniente
de los tres diferentes tipos de almacenamiento -de los cauces de las corrientes, del suelo
superficial y del agua subterránea- tienen cada uno diferentes características de retardo.
Barnes [2] sugiere que la recesión se puede aproximar por tres líneas rectas en un gráfico
semilogarítmico. Puesto que la transición de una línea a la siguiente es a menudo gradual, es
difícil seleccionar los puntos de cambio en la pendiente. Considerando la heterogeneidad de
una hoya típica, éste no es un resultado sorprendente. Algunos acuíferos pueden contribuir
con agua subterránea mientras esté sucediendo infiltración afluente en otros puntos de la
corriente. En la mayoría de los casos, la escorrentía se presenta en cantidades variables sobre
la hoya-,
La pendiente de la última parte de la recesión debería representar el valor característico
K, del agua subterránea puesto que, presumiblemente, tanto la escorrentía superficial como
la subsuperficial ya han terminado. Proyectando esa pendiente hacia atrás en el tiempo (fig.
7-3) Y representando en un nuevo gráfico la diferencia entre la línea proyectada y el
hidrograma total, puede obtenerse una recesión que consiste en su mayoría de escorrentía
subsuperficial. Con la pendiente aplicable a la escorrentía subsuperficial determinada de esta
manera se puede repetir el proceso para establecer las características de recesión de la
escorrentía superficial.
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 187
-j---
----------- f----f------
L I- ----- ------
20 ---- ---
1 I
7 7
-, 1
------- - f-----
---
16 17 18 19 20 21
Fecha
22 23 24 25
FIGURA 7-3
Gráfico semilogarítmico de un hidrograma. mostrando el método de análisis de recesión.
La técnica descrita anteriormente representa un grado de refinamiento raramente utili-
zado en problemas de ingeniería. Es posible obtener una curva Je recesión [3] haciendo un
gráfico de valores de q() contra valores de q 1, un intervalo de tiempo t más tarde (fig. 7-4).
Si la ecuación (7-1) fuese absolutamente correcta, los valores representados indicarían una
línea recta; sin embargo, normalmente se obtiene una curva indicando un cambio gradual en
K». Esta curva es asintótica a una línea de 45° cuando q tiende a cero.
El método presentado en la fig 7-4 puede utilizarse para construir curvas de recesión para
flujo base o escorrentía directa. Para la recesión del flujo base, los datos deben seleccionarse
de algunos días posteriores al pico de la creciente, de tal manera que sea razonablemente
cierto el hecho de que no se incluya escorrentía directa. Después que la recesión del flujo base
ha sido determinada, ésta puede proyectarse hacia atrás bajo el hidrograma que sigue al pico
de creciente, y la diferencia entre el flujo base proyectado y el hidrograma total puede
utilizarse para desarrollar una curva de recesión de escorrentía directa. Es costumbre dibujar
la curva del flujo base como la envolvente de los valores graficados sobre la derecha, debido a
que tal curva representa la recesión más lenta (valor alto de K
r
) Ylos puntos que se alejan
hacia la izquierda pueden incluir escorrentía directa. Con un argumento semejante, los datos
para la recesión de escorrentía directa, son los de la izquierda.
7·3 Análisis de hidrogramas
La división de un hidrograma en sus componentes (escorrentía directa y flujo base), que
servirán para los análisis posteriores, se conoce como separación del hidrograma o
análisis de hidrograma. Dado que no existe una base real para una distinción entre la
188 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Caudal 24 horas después en m' /seg x 100
2 4 ·6
8
5 10 15 20 25
Caudal 24 horas después en ft' /seg x 1.000
25
o
2
2
o
8
~
x
5l'
'"
'<,
E
e
Q)
6
e-
Oi
"O
::J
al
o
4
o
30
I
I
l'
T
I
I I
----1----
1--- - I ~ ----I-t-: --
---r-
1
I
I I
I
1
I/!
I
I
I
I
I
J J
j
I
I
...9
- .....-
1
1
I
f
I
1 I
v Recesión de I
i !
escorrentia directa
I I
-- - - ~ i - -
___1
lf---
I .
- - - ~
V
I-t---
/1
I
,," I
I
-It
o
1
"
I
I
"
"
I
I
o
1/"
1----
-l--
----
-",---
--+
1
II o ~
/
I
I
/
I
"
I I
!
J o ¡
/
I
¡
"
-----
-1,
--o--,.f
----Ir--
--t-
o "1
I
o "
o ~
,,/" i
:
v ' ~ ~ ~
I I
I
I I __L_
I----
z
~ f - -
---r
----
-1--
! I I
v ~
T
i I
I
I 0"
"
1 I
I
"
/
!
I
! I
35
30
15
40
10
5
x
Cl
51
----
=
16
0)
~ ' 20
"O
~
FIGURA 7-4
Curva de recesión en la forma q /} v ~ q. para el río American en Fair Oaks, Calif.
escorrentía directa y el aporte de agua subterránea en el caudal de una corriente en un instante
cualquiera, y puesto que las definiciones de estas componentes son relativamente arbitrarias,
el método usual de separación es igualmente arbitrario.
Para la aplicación del concepto de hidrograma unitario, el método de separación debe ser
tal que el tiempo base de la escorrentía directa permanezca relativamente constante de
tormenta a tormenta. Esto se logra, generalmente, terminando la escorrentía directa un
tiempo prefijado después del pico del hidrograma. Como una regla práctica, este tiempo, N,
en días, puede aproximarse por la relación
N = 0,8 AO.2 (7-4)
donde A es el área de drenaje en kilómetros cuadrados. Sin embargo, el valor de N
probablemente puede determinarse mejor observando un cierto número de hidrogramas,
teniendo presente que el tiempo base total no debe ser excesivamente largo y que el
incremento en aporte de agua subterránea no debe ser muy grande. La fig. 7-5 muestra
algunas suposiciones razonables e irrazonables con respecto a N.
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 189
El procedimiento más comúnmente utilizado para la separación del hidrogramaconsiste
en prolongar la recesión anterior a la tormenta hasta un punto bajo el pico del hidrograma
(AB, fig. 7-6), Yconectar, con una línea recta, este punto con uno sobre el hidrograma
localizado N días después del pico. El razonamiento que sustenta este procedimiento es que,
a medida que sube el nivel del agua en el canal, se presenta un flujo desde el canal hacia las
orillas (fig. 7-7). De ahí que el flujo base debe disminuir hasta que el nivel en la corriente
comience a descender y el agua almacenada en las orillas regrese al canal. Aun cuando exista
una base para este razonamiento, no hay justificación alguna para suponer que esta disminu-
ción siga la recesión usual. En realidad, si el incremento en la tasa de almacenamiento en las
orillas es mayor que el aporte de agua subterránea, el flujo base es realmente negativo. Por lo
tanto, este procedimiento es arbitrario y no puede decirse que sea mejor que la línea AC (fig.
7-6), que es simplemente una línea recta desde el punto donde comienza el ascenso del
hidrograma hasta un punto N días después del pico. La diferencia en el volumen del flujo
base por estos dos métodos es pequeña y probablemente sin importancia, siempre y cuando se
utilice consistentemente un solo método.
Un tercer método de separación se ilustra mediante la línea ADE (fig. 7-6). Esta línea se
construye proyectando hacia atrás la línea de recesión del agua subterránea hasta un punto
bajo el punto de inflección del limbo descendente. Posteriormente, se traza un segmento
arbitrario ascendente desde el punto de ascenso del hidrograma hasta conectarse con la
recesión antes proyectada, Este tipo de separación puede presentar algunas ventajas cuando
el aporte de agua subterránea es relativamente grande y llega a la corriente con rapidez, como
sucede en terrenos con calizas. .
t---\----- 9 dfas -----.l
6dfasi
c o ~ . . . . I
,"'0
0
.... I
NA(fI"'S\., ..... , damente correcto
Iv-..... 1tpro.!,':!&_ - - - - - --- __ ~ - = - -=- .-:--_-...._,-.;.....l
Demasiadolargo
Dfas-
FIGURA 7-5
Selección del tiempo base para el hidrograma de escorrentía superficial.
190 HIDROLOGlA PARA INGENIEROS
7-4 Análisis de hidrogramas complejos
Para la explicación de separación del hidrograma en la sección 7-3, se ha supuesto una
tormenta aislada sin lluvias posteriores hasta después que la escorrentÍa directa ha salido de la
hoya. Este caso es más sencillo de analizar que los hidrogramas complejos que resultan de
dos o más aguaceros poco espaciados en el tiempo (fig. 7-8). A menudo, sin embargo, es
inevitable el análisis de casos más complejos. En estos casos, es necesario separar la
escorrentía de cada aguacero, además de la separación entre escorrentÍa directa y flujo base.
Si se utiliza una línea de separación del flujo base, tal como la línea ABC o AC de la fig
7-6, generalmente la división entre los aguaceros se lleva a cabo proyectando el segmento de
recesión entre los picos usando la recesión de descarga total de la hoya (línea AB, fig. 7-8).
Se completa la separación del flujo base dibujando las líneas CDB y EF. La escorrentÍa
Ndíasi
e
Días--
E
FIGURA '·6
Algunos procedimientos simples para la separación del flujo base
Caudal bajo
Nivel alto
FIGURA ,.,
Variación del almacenamiento en las orillas durante una creciente.
¡"Uuvia 1--1
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 191
I+-Uuvia I I ~
t
e
o/¡..---------- N = 3 dias
Tiempo-
FIGURA 7-8
Separación de hidrogramas complejos utilizando la curva de recesión.
directa para los dos períodos de lluvia se muestra por las áreas sombreadas 1 y JI. Una
separación de este tipo es irrealizable, a menos que existan dos picos claramente definidos
con un segmento corto de recesión a continuación del primer pico. Si existe un error en esta
separación, sus consecuencias son, por lo general, errores que se compensan al estimar el
volumen de escorrentía para los dos casos: Tales errores raramente causan problemas serios
en los análisis posteriores.
7-5 Determinación de la escorrentía total
En algunos tipos de análisis (véase la seco 5-11) existe la necesidad de determinar el volumen
total de agua (escorrentía directa más agua subterránea) que resulta de una tormenta en
particular o de un grupo de ellas. Esto puede realizarse calculando el volumen total de flujo
que ocurre durante un período que comienza y termina con la misma descarga y que abarca la
crecida bajo consideración, siempre y cuando prevalezcan en ambas ocasiones las condicio-
nes de recesión del agua subterránea. En la fig. 7-9, el área bajo el hidrograma entre los
tiempos A y A' o B y B
'
representa el total de escorrentía de la tormenta que causa la
primera creciente. Del mismo modo, el volumen entre los tiempos e y e' constituye el total
de escorrentía producido por las tres últimas tormentas. Si las condiciones de recesión del
agua subterránea no prevalecen al comienzo y final de la creciente en estudio, la curva de
recesión debe extenderse tal como se describió anteriormente. Prueba de lo anterior se
encuentra en el hecho de que, debido a la continuidad, el total de escorrentía para el período
A A', debe ser igual al caudal observado más cualquier cambio en almacenamiento ocurrido
entre A y A'. Pero, como lo muestra la eco (7-3), el almacenamiento es función de la
descarga, y puesto que las descargas en A y A' son iguales, el cambio en almacenamiento
debe ser cero. De ahí que el caudal observado debe ser igual al total de escorrentía.
SINTESIS DE HIDROGRAMAS
Los primeros métodos utilizados para estimar descargas pico fueron fórmulas empíricas, las
cuales se cosideran inaceptables hoy en día para aplicaciones en ingeniería. En 1932.
192 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
5
4
2
7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Fecha
FIGURA '·9
Determinación del volumen total de escorrentía.
Sherman [4] presentó el hidrograma unitario como una herramienta para estimar la forma
del hidrograma. El hidrograma unitario ha sido el punto de apoyo para el hidrólogo de
crecientes pero los métodos utilizados para el tránsito de avenidas (cap. 9) ofrecen mayor
flexibilidad y exactitud en muchas aplicaciones. Los métodos para estimar el volumen de
escorrentía se discuten en el cap. 8.
7-6 El hidrogramaelemental
Si un área pequeña e impermeable se somete a una lluvia con intensidad constante, el
hidrograma resultante de escorrentía se asemejará en mucho al de la fig. 7-10. Puesto que no
puede generarse flujo sin una profundidad finita de agua sobre la superficie, una parte de la
lluvia se quedará en almacenamiento temporal, o detención superficial. En un instante
Hidrograma
Tiempo __
FIGURA '-lO
El hidrograma elemental.
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 193
cualquiera, la cantidad de agua en tal almacenamiento será igual a la diferencia entre el aporte
total del área (lluvia) y la descarga total del área. Cuando se alcanza el equilibrio, la tasa de
salida iguala la tasa de entrada (punto C) y el volumen detenido es ABC. El agua está en
movimiento constante, y un elemento dado de lluvia puede pasar a través del sistema en un
tiempo relativamente corto, pero la diferencia volumétrica entre aporte y descarga permanece
constante.
Cuando la lluvia cesa (punto D) no existe aporte que mantenga el volumen detenido, y la
tasa de salida y el volumen detenido decrecen. La descarga sigue una recesión con un flujo
que disminuye a una tasa decreciente; es decir, d2 q [dt? es negativa.
Teóricamente, será necesario un tiempo infinito para que tanto la parte ascendente del
hidrograma llegue a un equilibrio como para que la recesión llegue a cero. Prácticamente,
tanto la curva ascendente como la descendente tienden a sus límites rápidamente. Los
resultados de estudios experimentales con hidrogramas de áreas pequeñas se discuten en la
sección 7-14.
7-7 El concepto del hidrograma unitario
El hidrograma de salida de una hoya pequeña es la suma de los hidrogramas elementales de
todas las subáreas de la hoya, modificados por el efecto del tiempo de viaje a través de la hoya
y el almacenamiento en los cauces de las corrientes. Puesto que las características físicas de la
hoya - forma, tamaño, pendiente, etc.- son constantes, podría esperarse una similitud
considerable en la forma de los hidrogramas resultantes de tormentas con características
similares. Esta es la escencia del hidrograma unitario tal como lo propuso Sherman [4]. El
hidrograma unitario es un hidrograma típico para la hoya. Se llama hidrograma unitario
puesto que, por conveniencia, el volumen de escorrentía bajo el hidrograma se ajusta
generalmente a 1,00 cm (o 1,00 pulgada).
El hidrograma unitario se puede considerar como un impulso unitario en un sistema
lineal. Por lo tanto, es aplicable el principio de superposición; 2,00 cm de escorrentía
produciránun hidrograma con todas las ordenadas dos veces más grandes que aquellas del
hidrograma unitario, o sea, la suma de dos hidrogramas unitarios. Matemáticamente, el
hidrograma unitario es la función kernel U (t - T) que aparece en
qtt ¡ = fU)UU - T) dI (7-5)
donde q (1) es el hidrograma de salida, e i (t) es el hietograma de entrada. La convolución
del hidrograrna unitario y el exceso de precipitación produce la escorrentía directa del
hidrograrna de una tormenta.
Sería erróneo inferir que un hidrograma típico bastaría para una hoya. Aun cuando las
características físicas de la hoya permanezcan relativamente constantes, las características
variables de las tormentas producen cambios en la forma de los hidrogramas resultantes. Las
características de una tormenta son la duración de la lluvia, el patrón de intensidad-tiempo, la
distribución espacial de la lluvia y la cantidad de escorrentía. Sus efectos se discuten a
continuación.
Duración de la lluvia. El hidrograma unitario puede emplearse de dos maneras. Se puede
obtener un hidrograma unitario a partir de una lluvia de duración corta (por ejemplo I hora), y
dividir en intervalos semejantes la precipitación de exceso de todas las tormentas que se van a
aplicar. La otra posibilidad sería obtener una serie de hidrogramas unitarios en la hoya.
Debido a la falta de información en cuanto a distribución horaria de la lluvia, el segundo
método se utilizó comúnmente en las primeras épocas del hidrograma unitario. Teórica-
mente, se necesitaría un número infinito de hidrogramas unitarios para cubrir el rango de
194 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
duraciones. En realidad, el efecto de pequeñas diferencias en la duración es muy leve y
generalmente se acepta una tolerancia de ± 25% en la duración. Por lo tanto, se necesitan
únicamente unos pocos hidrogramas unitarios. Cuando se busca una solución utilizando un
computador se prefiere un hidrograma para una duración corta.
Patrón de intensidad-tiempo. Si se tratara de obtener un hidrograma unitario para cada
patrón intensidad-tiempo, se necesitaría un número infinito de hidrogramas unitarios. En la
práctica, los hidrogramas unitarios se pueden basar en la suposición única de intensidad
uniforme de lluvia. Sin embargo, durante la tormenta se reflejarán en la forma del hidrograma
resultante grandes variaciones en la intensidad de la lluvia (y por lo tanto en la tasa de
escorrentía). La escala de tiempo para la cual las variaciones en la intensidad son criticas,
depende principalmente del tamaño dela hoya. Los aguaceros de corta duración pueden ser
causa de picos definidos en los hidrogramas de hoyas cuya área es apenas de unas pocas
hectáreas, mientras que en hoyas de algunos cientos de kilómetros cuadrados se requerirán
cambios en intensidad con duración de horas para causar efectos significativos en el
hidrograma. Si los hidrograrnas unitarios para una hoya son aplicables a tormentas de
duración más corta que el tiempo critico para la hoya, los hidrogramas para tormentas con
mayor duración se pueden sintetizar de una manera sencilla (sec. 7-10). Una duración básica,
de aproximadamente un cuarto del tiempo de retardo de la hoya (sec. 7-11), se considera
satisfactoria.
Distribución espacial de la escorrentía. El patrón espacial de la escorrentía puede ser
causa de variaciones en la forma del hidrograma. Si la zona de alta escorrentía está cerca a la
salida de la hoya, el resultado será una rápida crecida, un pico corto y una recesión rápida. Si
la zona de alta escorrentía está en la parte alta de la hoya, la creciente y la recesión serán lentas
y el pico tendrá mayor duración. Se han desarrollado hidrogramas unitarios para patrones
específicos de distribución espacial de la escorrentía, por ejemplo, concentrada en la parte de
aguas arriba o aguas abajo o uniforme. Sin embargo, esto no es totalmente satisfactorio dada
la subjetividad de la clasificación. Una solución mejor consiste en aplicar el método de los
hidrogramas unitarios únicamente a hoyas suficientemente pequeñas, asegurando de esta
manera que las variaciones espaciales esperadas no serán de magnitud suficiente para que
originen cambios grandes en la forma del hidrograma. El tamaño límite de la hoya está
determinado por la exactitud deseada y las características climáticas regionales. Sin em-
bargo, en general, los hidrogramas unitarios no deben utilizarse para hoyas cuya área
sobrepase los 5.000 km
2
(2.000 mi"), a menos que sea aceptable una exactitud inferior. Lo
anterior no es aplicable a variaciones en la lluvia causada por la topografía de la hoya, puesto
que estos patrones de lluvia se pueden considerar como características relativamente fijas de
la hoya. Son las variaciones del patrón normal las causantes de problemas.
Cantidad de escorrentía. Inherente a la suposición de un hidrograma unitario lineal está la
suposición de que las ordenadas de flujo son proporcionales al volumen de escorrentía para
todas las tormentas de una duración dada y que el tiempo base de todos estos hidrogramas es
igual. Como es obvio, esta suposición no es completamente válida puesto que, dado el
carácter de las curvas de recesión, la duración de las mismas debe ser función de la descarga
pico. Además, los hidrogramas unitarios de tormentas de la misma duración pero de diferente
magnitud, no siempre coinciden. Los picos de hidrogramas unitarios obtenidos a partir de
eventos menores son, en general, más bajos que aquellos obtenidos a partir de grandes
tormentas. Esto puede ser debido a que los eventos menores contienen menos escorrentía
superficial y relativamente más escorrentía subsuperficial yagua subterránea que los eventos
mayores, o debido a que el tiempo de viaje en los canales es mayor para descargas bajas.
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 195
En el rango de crecientes que suceden frecuentemente en una hoya dada, es relati vamente
sencillo verificar la validez de esta suposición de linearidad, al comparar los hidrogramas de
tormentas de diversas magnitudes. Si existe una desviación importante de la linearidad, los
hidrograms unitarios obtenidos deben usarse para reconstruir eventos de magnitud similar;
sería necesario, entonces, obtener una serie de hidrogramas unitarios que cubrieran los
rangos apropiados para cada duración. Es aún más crítico el evento extremo, que excede
cualquiera de los sucedidos en la hoya. No existe modo alguno de obtener evidencia empírica
de los cambios en el pico del hidrograma unitario. Muchos hidrólogos aumentan el pico del
hidrograma unitario obtenido a partir de las crecientes ordinarias de un 5 a un 20 por ciento
antes de utilizarlo para estimar crecientes extremas. Este aumento se basa en la creencia de
que el tiempo de viaje en los canales disminuye a medida que la magnitud de la creciente
aumenta. Sin embargo, si las crecientes extremas se desbordan en las planicies de inunda-
ción, puede presentarse un efecto opuesto. Debe tenerse un gran cuidado al usar el hidro-
grama unitario para extrapolar eventos extremos.
A la luz de la discusión anterior, se puede definir un hidrograma unitario como el
hidrograma de un centímetro (una pulgada) de escorrentia directa de una tormenta
con una duración especificada. Para una tormenta de la misma duración, pero con una
cantidad diferente de escorrentía, se supone que el hidrograma de escorrentía directa tiene el
mismo tiempo base que el hidrograma unitario, y que las ordenadas del caudal son proporcio-
nales aproximadamente al volumen de escorrentía. La duración asignada a un hidrograma
unitario debe ser la duración de lluvia que produce escorrentía significante, determinada
mediante inspección de los datos horarios de lluvia.
7-8 Obtención de los hidrogramas unitarios
El mejor hidrograma unitario es aquel que se obtiene a partir de una tormenta de intensidad
razonablemente uniforme, de una duración deseada y de un volumen de escorrentía cercano o
mayor a un centímetro (o una pulgada). El primer paso (fig. 7-11), consiste en separar el flujo
base de la escorrentía directa. Inmediatamente, se procede a determinar el volumen de
escorrentía directa, y las ordenadas del hidrograma de escorrentía directa se dividen por la
profundidad de escorrentía observada. Las ordenadas ajustadas forman el hidrograma unita-
rio.
El hidrograma unitario obtenido de una sola tormenta puede tener errores y es deseable
promediar los hidrogramas unitarios de algunas tormentas de la misma duración. Este
promedio no debe ser el promedio aritmético de las ordenadas concurrentes, puesto que si los
picos no suceden al mismo tiempo, el pico promedio será más bajo que los picos individuales.
El procedimiento correcto consiste en calcular el pico promedio y el tiempo al pico promedio.
Entonces, se puede dibujar el hidrograma unitario promedio siguiendo la forma de los otros
gráficos, pasando por el pico promedio calculado y asegurando que tenga un volumen
unitario de 1,00 cm o 1,00 pulgada (fig. 7-12).
7-9 Obtención de hidrogramas unitarios a partir de tormentas complejas
El método delineado en la seco 7-8 es a menudo inadecuado cuando no existan tormentas
ideales en los registros. Será necesario, entonces, obtener el hidrogramaunitario a partir de
tormentas complejas. Si los aguaceros individuales de la tormenta producen picos bien
definidos, es posible separar los hidrogramas de los varios aguaceros (sec. 7-4) y utilizar
estos hidrogramas como tormentas independientes. Si los hidrogramas unitarios resultantes
se promedian, los errores en la separación serán los mínimos.
Si el hidrograma no se presta a separación, el análisis se comienza estimando los
volúmenes de escorrentía directa, Q l' Q 2' ... , Q 11 en períodos sucesivos durante la
80
40
240
60 i'
'<,
E
40
"iii
"O
::>
20 (3
200 i'
'<,
E
. ,60 :5
"iii
-g
120
1800 1200
Feb.17
2400 0600
.i>: Hidrograma unitario
____ _
6 12 18 24 30 36
Horas desde el comienzo de la escorrentla
0600
196 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Flujo Fluio Esc. Ord.
Horas
Fecha! Hora después del
to!al
base
direct H.U.
comienzo
10
Feb. 0600 500 500 O O
16 0800 5600 450 1112 2
9
1000 9200 400 8800 1901 4
1200 10100 400 9700 2095 6
o
1400 7800 450 7350 '587
8
o
8
1600 6600 450 6150 1328 10
s
1800 5550 500 5050 1091 12
2000 4700 550 4150 896
14
X
7
2200 4000 600 3400 734 16
l6'
2400 3300 600 2700 583 18
Ul
17
0200 2700 600 2100 454 20
---
6
0400 2300 650 '650
356 22
:::
0600 1950 650 1300 281 24
e
0800 1650 700 950 205 26
Gl
5
1000 '400 700 700
'5'
28
"iii
1200 1200 750 450 97 30
"O 1400 750 250 54 32
::>
4
1600 800 800 O O 34
OS
Ü
12 Totol 59850
3
4.988 ft3/seg-dia = 4,63 pulg Datos tabulados en unidades inglesas
= 117 mm
2 -
Ol
:ll 2000
-<,
:::
e 1500
Gl
1000
::>
(3
500
FIGURA 7-11
Desarrollo de un hidrograma unitario.
tormenta. La ecuación para cualquier ordenada del hidrograma total q n en función de la
escorrentía Q y la ordenada del hidrograma unitario V es
qn = Qn
U
l + Qn-1
U2
+ Qn-2
U
3 + ... + Q1Un (7-6)
La primera ordenada es q I = Q IV
1
; Ypuesto que QI es conocido, (o estimado), se puede
calcular VI (fig. 7-13). La segunda ordenada será entonces
Puesto que la única incógnita en esta ecuación es V 2, su valor se puede calcular. Todas las
demás ordenadas se podrían determinar de una manera semejante.
Aunque el procedimiento antes mencionado parece simple, existen en realidad un gran
número de dificultades. Cada valor calculado depende de los valores antes calculados para
V. Los errores cometidos al estimar los incrementos de escorrentía, los errores en el caudal
observado y las variaciones en intensidad y distribución espacial de la lluvia durante los
diversos períodos de la tormenta, pueden llevar a errores que, acumulados en la última parte
del hidrograma unitario, pueden llegar a ser muy grandes. Algunas veces pueden obtenerse
grandes ordenadas negativas en el hidrograma unitario.
Es posible obtener un hidrograma unitario mediante aproximaciones sucesivas. En este
método, se utiliza un hidrograma unitario supuesto para reconstruir el hidrograma producido
por la tormenta (fig. 7-19). Si el hidrograma reconstruido no coincide con el observado, se
ffiDROGRAMAS DE CRECIENTES 197
Curva definida por el promedio aritnlétit:0
Hidrogramas unitarios iniciales
96 84 72
60 48 36 24 12
/\ / Pico promedio
! \
,
I
I
I
I
I
i /
j /
i /
il
pI
60
50
40
~
30 ::>
al
o
20
10
O
O
Tiempo en horas
FIGURA '·12
Construcción de un hidrograma unitario promedio.
debe modificar el hidrograma unitario supuesto y repetir el procedimiento hasta obtener un
hidrograma que produzca el mejor ajuste.
Un método más elegante pero laborioso es la utilización de mínimos cuadrados [5 J, una
técnica estadística para encontrar las constantes a y b, en una ecuación del tipo
q = a + b
1
Q l + b
2Q2
+ b
3Q3
+ ... + biQi (7-8)
Las ecuaciones (7-6) y (7-8) son similares. En teoría, a debería ser igual a cero para el
hidrograma unitario y las b equivalentes a las ordenadas Vi del hidrograma unitario. La
técnica de los mínímós cuadrados utiliza los registros de un número de crecientes para los
cuales se han estimado los valores de q y Q, para obtener un conjunto de valores promedios
de Vi'
7·10 Hidrogramas unitarios para diferentes duraciones
Si se suma un hidrograma unitario para una duración de t horas con otro igual pero retrasado
t horas (fig. 7-14), el hidrogramaresultante representa el hidrograma para 2 cm de escorrentía
en 2 t horas. Si las ordenadas de este gráfico se dividen por 2, el resultado es un hidrograma
unitario para 2 t horas. El gráfico final representa la descarga de 1cm de escorrentía generada
con una intensidad uniforme de 1/2 t crn/hr en 2 t hr. Este ejemplo simple ilustra la sencillez
con la cual un hidrograma unitario para una duración corta se puede convertir en un
hidrograma unitario para cualquier duración que sea múltiplo de la duración original.
La construcción de un hidrograma unitario para una duración corta a partir de uno con
duración mayor, puede llevarse a cabo por los métodos descritos en la sección 7-9. Una
técnica más conveniente para conversión a duraciones más cortas o largas, es la curva S. o
198 HIDROLOGlA PARA INGENIEROS
3500,--------------------------,
3000
2500
s
o
!!!
2000
'5
.!!!
e
al
t:
o
1Il
1500
w
1000
500
o
o 6 12 18
Hidrograma observado
36
Tiempo en horas
42 48
FIGURA 7·13
, Hidrograma unitario a partir de una tormenta compleja.
método de la curva acumulada. La curva S es el hidrograma que resultaría de una serie
infinita de incrementos de escorrentía de l cm (o l pulg) cada 1 hr. Por lo tanto, cada curva S
se aplica a una duración específica, en la cual se genera l .cm de escorrentía. La curva S se
construye sumando una serie de hidrogramas unitarios, cada uno retrasado 1 hr con respecto
al anterior (fig. 7-15). Si el tiempo base de un hidrograma unitario es T hr , entonces, una
lluvia continua que produzca l cm de escorrentía cada 1 hr, desarrollaría una caudal
constante al cabo de T hr. Por lo tanto, únicamente se necesita combinar T]t hidrogramas
unitarios para producir una curva S, que debe alcanzar el equilibrio para un caudal constante
q p en m"/ seg igual a:
0,116 x 24 A
qp=------
1
2,78 A
1
(7-9)
donde A es el área de drenaje en kilómetros cuadrados, 1 es la duración en horas, 24 es el
número de horas en un día y O,116es el número de ma/seg/día en l cm de escorrentía sobre un
área de 1 km",
En general, la curva S tiende a fluctuar alrededor del caudal de equilibrio. Esto significa
que el hidrograma unitario inicial no representa en realidad una tasa de escorrentía uniforme
en el tiempo 1. Si la escorrentía es uniforme en la hoya, el caudal de equilibrio dado por la ec.
(7-9), se debe alcanzar eventualmente. Si la duración efectiva de la escorrentía asociada con
el hidrograma original, no es t hr, el proceso de adición dará como resultado un diagrama de
escorrentía con interrupciones periódicas, o aumentos periódicos a una tasa de 2cm en t hr
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 199
7,----------------------------,
Suma de dos hidrogramas unitarios
desfasados 6 hr
Hidrograma unitario (6 horas)
6
5
4
3
2
6 12 18 24 30
Tiempo en horas
36 42 48
FIGURA 7·14
Construcción de un hidrograma unitario para una duración 2J.
(fig. 7-16). Por lo tanto, la curva S sirve como verificación aproximada de la supuesta
duración de la lluvia efectiva para el hidrograma unitario. Es posible encontrar por tanteo una
duración que produzca una fluctuación mínima en la curva S. Debe anotarse, sin'embargo,
que la fluctuación en la curva S puede resultar también de la carencia de uniformidad en la
generación de escorrentía durante el intervalo de t hr, de una distribución espacial de lluvia
poco común o de errores en la información básica. Por estas razones, la curva S indica
únicamente una duración aproximada.
La construcción de la curva S no requiere la tabulación y suma de TIt hidrogramas
unitarios retrasados uno a otro t hr. La tabla 7-1 presenta el desarrollo de una curva S,
partiendo de un hidrograma unitario para el cual t = 6 h. Durante las seis primeras horas, el
hidrograma unitario y la curva S son idénticos (columnas 2 y 4). Los incrementos de la
curva S (columna 3) son las ordenadas de la curva S desplazadas en 6 h. Puesto que la
ordenada de una curva S es la suma de todas las ordenadas concurrentes del hidrograma
unitario. la combinación de los incrementos de la curva S con el hidrograma unitario inicial
equivale a añadir todos los hidrogramas unitarios anteriores.
La diferencia entre dos curvas S con sus puntos iniciales desplazados t' hr. Puesto que la
curva S representa la producción de escorrentía a una tasa de 1 cm (o I pulg) en t hr, el
volumen de escorrentía representado por este nuevo hidrograma será t'ft cm (o pulg). Por lo
tanto, las ordenadas del nuevo hidrograma unitario para t'hr se obtienen multiplicando las
diferencias entre las curvas S por la relación t [t' .
200 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
45
12
-,
40
<,
\
~
<,
-,
-, \
V ~ ......
\
\
35
-,
\
\
10
\
\ \
\
\
\
\
\
\
§
30
\
\
\
\ \
\ 8
~
\
o
x
\ \
o
g> \
~
25
/""" \ \
I
m
// \
\
-<;
\
\
5l'
== I \
m
c:
\
\
\
-<,
al
\ GE
(ij
20
\ \
\
\ e
"C
\
al
¡
\
\
\
\
(ij
o
\
"C
\
\
\
~
\
'" 15
í"
\
\ .
o
I \ \
\
\
4
/ \ \
\ \
10
/ '\
-,
-, \
I "
-,
-, \
~
<,
-,
<, -,
'1 <,
<, 2
5
<, <, <,
<,
<,
<,
<,
<,
<, <,
-.... <,
---.
<,
--
O
48 O
O G 12 18 24 30 36 42
TIempo en horas
FIGURA'·15
Ilustración gráfica de la curva S. Véase tabla 7-1.
7-11 Hidrograrnas unitarios sintéticos
Sólo un pequeño porcentaje de los ríos poseen estacionés de medida. Tal como se describió
en la sección anterior, es posible obtener hidrogramas unitarios únicamente si se dispone de
registros. Se necesita entonces algún método para obtener hidrogramas unitarios para hoyas
en las cuales no se dispone de mediciones. Esto requiere de una relación entre las característi-
cas físicas de la hoya yel hidrograma resultante. Se han empleado tres métodos: fórmulas que
relacionan los hidrogramas a las características de la hoya, transposición de hidrogramas
unitarios de una hoya a otra (secc. 7-12) y métodos de tránsito de avenidas (secc. 9-14).
La mayoría de los esfuerzos tendientes a obtener fórmulas para el hidrograma unitario han
tenido como fin determinar el tiempo al pico, la descarga pico y el tiempo base. Esta
información, sumada al hecho de que el volumen debe ser igual a 1 cm (o 1 pulg), permite
trazar el hidrograma completo. El punto de mayor interés en la mayoría de los estudios ha
sido el llamado tiempo de retardo de la hoya, más frecuentemente definido como el tiempo
desde el centroide del histograma de la lluvia hasta el pico del hidrograma.* El primer
* El tiempo de retardo se define como la diferencia en tiempo entre el centroide del histograma de lluvia y el
centroide del histograma de escorrentia. Esta definición es más rigurosa. pero la dada en el texto es más
simple de aplicar.
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 201
Tabla 7-1 APLICACION DEL METODO DE LAS CURVAS S
. IHidrograma Ilncrementos
Curva S Curva S
Hidrograma
Tiempo h unitario de la
(2) + (3)
retrasada
(4) - (5)
unitario
(1) para ó-h curva S
(4)
(S)
(6)
para 2-h
O O ... O
... O O
2 400
.,. 400 O 400 1.200
4 1.400 ... 1.400 400 1.000 3.000
6 3.100 O 3.100 1.400 1.700 5.100
8 5.400 400 5.800 3.100 2.700 8.100
10 8.600 1.400 10.000 5.800 4.200 12.600
12 12.600 3.100 15.700 10.000 5.700 17.100
14 15.400 5.800 21.200 15.700 5.500 16.500
16 14.600 10.000 24.600 21.200 3.400 10.200
18 11.800 15.700 27.500 24.600 2.900 8.700
20 9.900 21.200 31.100 27.500 2.400t 7.200
22 8.400 24.600 33.000 n.ioo z.ooor 6.000
24 7.200 27.500 34.700 33.000 1.800t 5.400
26 6.000 3UOO 37.100 34.700. i.soot 4.800
28 5.100 33.000 38.100 37.100
I
1.400t 4.200
30 4.200 34.700 38.900 38.100
I
1.2oot 3.600
32 3.400 37.100 40.500 38.900 1.000t 3.000
34 2.700 38.100 40.800 40.500 800t 2.400
36 2.100 38.900 41.000 40.800 600t 1.800
38 1.600 40.500 -n.soor 41.000 400t 1.200
40 1.100 40.800 41.900 41.500 200t 600
42 700 41.000 42.ooot 41.900 100 300
44 400 41.5oot 42.ooot 42.000 O O
46 200 41.900 42.100 42.000 ot
48
'0
42.000 42. IOOt 42.100 O
*Valor ajustado.
o 6 12 18 24
TIempo en horas
30 36
FIGURA 7·16
Influencia de la no uniformidad de la escorrentía en la curva S.
202 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
procedimiento para obtener hidrogramas unitarios sintéticos fue el presentado por Snyder
[6]. En un estudio de las hoyas en la región de los montes Apalaches, Snyder encontró que el
tiempo de retardo de la hoya t p (en horas) podía expresarse como:
t
p
= C
t(LLJo,3
(7-10)
donde L es la longitud de la corriente principal desde el punto de desague de la hoya hasta la
divisoria de agua en km y L ~ es la distancia desde el desague dela hoya hasta el punto sobre
la corriente que sea más próximo al centroide de la hoya. El producto LL
c
es una medida del
tamaño y la forma de la hoya. El coeficiente C
I
varía entre 1,35 Y1,65, con una indicación
de valores más bajos para hoyas con pendientes altas.
Antes de escribir una relación para la descarga pico, debe adoptarse una duración
estándar t; para la lluvia Snyder tomó un valor t, = 1p/5,5. Para lluvias con esta duración,
encontró que el pico del hidrograma unitario q1" estaba dado por:
(7-11)
donde A es el área de drenaje en km", C
I I
un coeficiente que varía entre 0,56 y 0,69 Y7,0 es
un factor de conversión para obtener la descarga en m:
l
/ seg. Para áreas en millas cuadradas y
caudales en ft:l/seg, la constante toma un valor de 640.
Snyder adoptó el tiempo base del hidrograma T (en días) como
T = 3 + 3!.r. (7-12)
24
Las constantes en la eco (7-12) están determinadas por el procedimiento utilizado para
separar el flujo base de la escorrentía directa. Las ecuaciones (7-10) a (7-12) definen los tres
factores necesarios para construir el hidrograma unitario para una duración 1r- Para cual-
quier otra duración 1R, el tiempo de retardo está dado por:
t
+
tR - t,
lpR = p 4
(7-13)
y este tiempo de retardo modificado lllR debe utilizarse en las ecs. (7-11) y (7-12).
Las fórmulas del hidrograma unitario sintético de Snyder han sido utilizadas en otras
partes con éxito variable. Se ha encontrado que los coeficientes C
I
y CI' varían considera-
blemente. Otros investigadores han propuesto fórmulas para el hidrograma unitario sintético.
Muchos de ellos han encontrado singificativo el producto L L ~ con un exponente cercano a
0,3. Sin embargo, la mejor manera de utilizar cualquier método es obtener los coeficientes en
puntos donde existan mediciones cercanas a la hoya en cuestión y aplicar estos coeficientes a
la corriente sin mediciones. Debido quizás a las aproximaciones inherentes enel concepto de
hidrogramas unitarios, los métodos sintéticos para el desarrollo de hidrogramas unitarios
parecen tener un valor limitado.
7-12 Transposición de bidrogramas unitarios
Partiendo de la eco (7-10), puede esperarse que una forma general para expresar el tiempo de
retardo de una hoya tome la forma
(
LL ) "
lp = e, -d (7-14)
"';5
Si se grafican valores conocidos de tiempo de retardo contra LL,./Vs en papel logarítmico
(fig. 7-17), el gráfico resultante debería definir una línea recta, siempre y cuando la
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 203
información se tome de hoyas con características hidrológicas similares, es decir, el =
constante. Una relación tal como la de la fig. 7-17 ofrece un medio para estimar el tiempo de
retardo de una hoya. La descarga pico y la forma del hidrograma unitario se pueden estimar
de un gráfico que relacione q1J con t 1J, o mediante la utilización de hidrogramas adimensio-
nales [7-9] tales como el de la fig. 7-18. La forma adimensional elimina el efecto del tamaño
de la hoya y una buena parte del efecto que tiene la forma de la misma. La similitud de los
diferentes gráficos de la fig. 7-18 refleja una similitud considerable en los hidrogramas de
crecientes de varias regiones. Desafortunadamente, las relaciones entre la forma del hidro-
grama y las características de la hoya son tan complejas, que no ha sido posible obtener
relaciones lo suficientemente exitosas.
7 Aplicación de los hidrogramas unitarios
En la seco 7-10 se mostró la aplicación del hidrograma unitario sobre la base de una
producción uniforme de escorrentía. La fig. 7-19 muestra la utilización de un hidrograma
unitario de 3-h, para sintetizar el hidrograma de una creciente a partir de una serie de períodos
o o o o o
... so
S2
o o
C\I
...
Area de drenaje
MF km
2
162,0 419,6
40,4 104,6
10,8 28.0
16.2 42,0
9,5 24,6
16,9 43,8
355,0 919.4
168,0 435,1
645,0 1670,0
2,3 6,0
81,4 210,8
3,1 8,0
152,0 393,7
27.8 72,0
14,0 36,3
2,5 6,5
88,6 229,5
81.3 210,6
o
C\I
C\I
c5
... w
o o o
oo'
C\I
o
o'
o-tCurvade' retardo para áreas de drenaje en pie de montee?
9=-
( L'L
e
r
38
/3
Lag =1,2 1/2

""8
Cu
rva de áreas s
/4 ......reí
............
de
drenaje en montaña ¡,Iti
W
( L'L
e
)0,38 3' 5

V
Lo
g - 0,72 S 1/2 /2
/5
uurve de retardo para áreas
,./"" /6
' e drenaje en valles L.],
............
..... m
( L'L )0,38
.............
.......
............
1I
Lag =0,35 s1// -¡
,
11 I I 1111!il I
1
O. ... w
o o o
o'

o 2
J::
c:
CI) 1.0
o


0,2
1 R. San Gabriel en la presa de San Gabriel
2 R. West Fork San Gabriel en la presa de Cogswell
3 Q. Santa Anita en la presa de Santa Anita
4 Q. San Dimas en la presa de San Dimas
5 Eaton Wash en la presa de Eaton Wash
6 Q. San Antonio cerca de Claremont
7 R. Santa Clara cerca de Saugus
8 Q. Temecula en el cañón Pauba
9 R. Santa Margarita cerca de Fallbrook
10 Q. Live Oak en la presa Live Oak
11 Q. Tujunga en la presa Big Tujunga NO.
12 Q. East Fullerion en la presa Fullerton
13 R. Los Angeles en la presa Sepúlveda
14 Pacoima Wash en la presa Pacoima
15 Alhambra Wash arriba de Short Street
16 Drenaje Broodway arriba del dique Raymond
17 Q. Ballona en el Blv. de Sawtelle
18 Q. San José en el puente de Workman Hill Road
10
6
4
FIGURA 7·17
Relación entre el retardo de la hoya (desde el comienzo de la lluvia hasta jqdt = Q/Z) y las características de la
hoya ( V.S. Corps of Engineers).
204 HIDROLOGlA PARA INGENIEROS
de lluvia con intensidades diferentes. Los incrementos de escorrentía para los períodos
consecutivos de 3-h, se calculan utilizando las relaciones de escorrentía (cap. 8). El hidro-
grama de escorrentía directa, resultante de cada incremento de 3-h, se obtiene multiplicando
el hidrograma unitario por el valor de escorrentía en el período. El hidrograma total es la suma
de todos los incrementos del hidrograma y el flujo base estimado.
7-14 Hidrogramas de flujo superficial
Aunque la profundidad del flujo en la lámina superficial sea relativamente pequeña, el
. volumen de agua detenido temporalmente (detención superficial) es relativamente grande.
Generalmente se considera que el flujo superficial es laminar (fig. 7-20). De ahí que,
du
pg(D - y)s = J1 - (7-15)
dy
4 3 2
f/fp
!
\
f?
.\
t .
íI
ti
Conservaron Service
l i
t Commons

....
i'7-- Wi¡¡iOmS
, .
lJI

..........
............. --

--
r-___
-
----
°
°
0,2
1,0
0,4
0,6
0,8
FIGURA '·18
Algunos hidrogramas unitarios adimensionales.
donde p es la densidad, g es la gravedad y ¡..t la viscosidad absoluta. Si se hace también la
suposición de que la pendiente es lo suficientemente pequeña, tal que el seno y la tangente
sean iguales, y puesto que ¡..t/p es igual a la viscosidad cinemática v,
gs
du = - (D - y) dy
v
(7-16)
Integrando y teniendo presente que v = o cuando y = O, se tendrá:
gs ( y2)
U = -; yD -2 .
(7-17)
Integrando desde y = Ohasta y = D, Ydividiendo por D, se obtiene la velocida media
= gsD
2
U
m
(7-18)
3v
y el caudal por unidad de ancho es V
m
Do
(7-19)
HIDROORAMAS DECRECIENTES 205
1~ ~
Feche He,.
0,4 x0,9 1,2 x Flu/O
Total
15- ::mm
U.H." H.U."IH. :"
bue
I 0500 O 300 300
6 11)- OSOO 850 O 300 1150
20 1100 1330 1910 290 3530
160
:0..0,5- 10
1400 1010 2990 290 4290
1100 770 2270 O 280 3330
51 0- O
2000 570 1730 2550 280 5130
~
2300 410 12S0 3990 290 5970
&co,rentfa ..timada
2 0200 2&0 920 3030 300 4510
0500 440 5S0 2310 310 3340
X OSOO 50 310 1140 320 2390 120 ir
I
4 1100 O HO 1230 320 1660
.!!!.
1400 O 780 330 HIO
E
1700 420 340 760
a=
2000 150 350 500
c:
GI
s :3
\
2300 O 3&0 360
8 0 ~ ii
\ (Datos tabulados en unidades Inglesas)
'g
,
"Ordenada del hldrograma unitario
~
,
2
,
,
,
40 ,
......... "
FlujobIS' - _ ""
.,tlmado --__ <,
------_\.._------'""""'------
O
0600 1200 1800 2400 0600 1200 1800 2400 0600
TIempo en horas
FIGURA 7·19
Utilización del hidrograma unitario para sintetizar un hidrograma de creciente.
FIGURA 7·20
Dibujo para definición de flujo laminar.
donde b es un coeficiente que comprende pendiente y viscosidad.
Los experimentos más completos en flujo superficial son los de Izzard [10]. Los ensayos
en canales largos a diversas pendientes y con diferentes superficies mostraron que el tiempo
para obtener equilibrio es
(7-20)
en donde te está definido como el tiempo en minutos para el cual el caudal en donde el 97%
de la tasa de suministro y Ve es el volumen de agua (en metros cúbicos o pies cúbicos) en
detención superficial en el momento de equilibrio. Tomando una franja de ancho unitario, la
descarga de equilibrio, qe, es
(7-21)
iL
qe :;:
3,6 X 10
6
donde i es la intensidad de lluvia (o la intensidad de lluvia de exceso si la superficie es
permeable) y L es la distancia de recorrido superficial. Con la constante 3,6 x 10
6
se
obtiene q e en metros cúbicos por segundo cuando i está en milímetros por hora y L en
metros. Con i en pulgadas por hora y L en pies, la constante toma el valor de 43.200.
Cuando se sustituye la profundidad promedio en la franja Ve / L por la profundidad de flujo,la
ec. (7-19) se convierte en: .
206 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
(o)
-'
~
(b)
/'
/
/ \
\
/
\
/ \.
1
J
r-,
V
-
./
0,3
0,2
0,
0,9
0,8
0,7
0,6
0,4
..
-sz 0,5
~
0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9
tlt,
0,5 1,0 1,5 2,0 2,5 3,0 3,5 4,0 4,5
f3
FIGURA 7-21
Hidrograma adimensional de flujo superficial ( Tomado de [10]).
V'
...!. = kq 1/3
L e
(7-22)
Sustituyendo en la eco (7-21) el valor de q., se obtiene:
(7-23)
kL4/a i lla
V =--
e 153
donde V,. es el volumen detenido (en metros cúbicos) en la franja en equilibrio. En unidades
inglesas, el denominador toma el valor de 35, l. Se ha encontrado experimentalmente que el
valor de k está dado por:
k = 0,0000186; +e
s1/a
(7-24)
donde s es la pendiente de la superficie y e, el coeficiente de retardo, toma los valores de la
tabla 7-2. En unidades inglesas. el multiplicador de ; es 0,0007.
Izzard encontró que la forma del hidrograma de flujo superficial se puede presentar como
un gráfico adimensional (fig. 7-21). Conociendo los valores de te Y qe, la curva «t«.
permite dibujar la rama ascendente del hidrograma de flujo superficial. La curva de recesión
adimensional de la fig. 7-21b define la forma del limbo de recesión. En cualquier instante t
a
después de terminada la lluvia, el factor {3 será:
(7-25)
donde V
o
es el volumen detenido dado por las ecs. (7-22) y (7-24), tomando l = O.
A partir del trabajo de Izzard, otros investigadores han tratado el problema de flujo
superficial [11-13]. Relativamente se ha recogido poca información nueva, pero se ha
demostrado que unos resultados equivalentes a los de Izzard se puden obtener usando las
ecuaciones de flujo turbulento. Puesto que todos los datos experimentales corresponden a
planos con elementos de rugosidad pequeños, el problema más grande al tratar de aplicar
cualquier método a una hoya natural consiste en definir las características de la superficie.
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 207
Tabla 7-2 COEFICIENTE DE RETARDO e en la eco (7-24) [ 9 ]
Pavimento de asfalto bien terminado
Pavimento de alquitrán y arena
Cubierta de trozos de pizarra
Concreto
Pavimento de alquitrán y grava
Césped denso
Pasto azul denso
0,0047
0,0051
0,0055
0,0081
0,0115
0,031
0,0405
REFERENCIAS
1. C. C. McDonald and W. B. Langbein, Trends in Runoff in the Pacific North-
west, Trans. Am. Geophys, Union, vol. 29, pp. 387-397, June 1948.
2. B. S. Barnes, Discussion of Analysis of Runoff Characteristics, Trans. ASeE,
vol. 105, p. 106, 1940.
3. W. B. Langbein, Sorne Channel Storage and Unit Hydrograph Studies, Trans.
Am. Geophys. Union, vol. 21, pt. 2, pp. 620-627, 1940.
4. L. K. Sherman, Streamflow from Rainfall by the Unít-Graph Method, Eng.
News-Rec., vol. 108, pp. 501-505, 1932.
5. W. M. Snyder, Hydrograph Analysis by Method of Least Squares, Proc.
ASCE, vol. 81, sep. 793, September 1955.
6. F. F. Snyder, Synthetic Unit Hydrographs, Trans. Am. Geophys. Union,
vol. 19, pt, 1, pp. 447-454, 1938.
7. G, G. Commons, Flood Hydrographs, Civil Eng., vol. 12, p. 571, 1942.
8. H. M. Williams, Discussion of "Military Airfields," Trans. ASCE, vol. 110,
p. 820, 1945.
9. V. Mockus, "Use of Storm and Watershed Characteristics in Synthetic Hydro-
graph Analysis and Application," U.S. Soil Conservation Service, 1957.
10. C. F. Izzard, Hydraulics of Runoff from Developed Surfaces, Proc. Hiqh, Res.
Board, vol. 26, pp. 129-150, 1946.
11. F. M. Henderson and R. A. Wooding, Overland Flow and Groundwater Flow
from a Steady Rainfall of Finite Duration, J. Geophys. Res., vol. 69, pp.
1531-1540, April 1964.
12. J. R. Morgali and R. K. Linsley, Computer Analysis of Overland Flow,
J. Hydraul. Div. ASCE, vol. 91, pp, 81-100, May 1965.
13, D. C. Woo and E. F. Brater, Spatially Varied Flow from Controlled Rainfall,
Proc. ASCE, vol. 88, pp. 31-56, November 1962.
BIBLIOGRAFIA
CHOW, V. T.: Runoff, seco 14 in V. T. Chow (ed.), "Handbook of Applied Hy-
drology," McGraw-Hill, New York, 1964.
EAGLESON, P. s.: "Dynamíc Hydrology," McGraw-Hill, New York, 1970.
LINSLEY, R. K., KüHLER, M. A., and PAULHUS, J. L. H.: "Applied Hydrology,"
McGraw-Hill, New York, 1949.
SHERMAN, L. K.: The Unit Hydrograph, chapo llE, in O. E. Meinzer (ed.), "Hy-
drology," McGraw-Hill, New York, 1942; reprinted Dover, New York, 1949.
208 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
PROBLEMAS
7-/ Utilizando la muestra del Water-Supply Paper que aparece en la fig. 4-16, construya
las curvas de recesión directa y flujo base del modo ilustrado en la fig. 7-4. ¿Son
constantes los valores de Kr ara estas curvas? ¿Cuáles son los valores promedios de
K r para flujo base y escorrentía directa? Utilizando un valor promedio de K r,
encuentre el volumen de agua subterránea almacenada cuando el caudal es de
500 :Ijseg.
7-2 A continuación se tabulan las ordenadas de un hidrograma con intervalos de 24-h.
Suponiendo que Kr = 0,9 para el flujo base, separe el flujo base de la escorrentía
directa por cada uno de los tres métodos presentados enla fig. 7-6. Calcule el volumen
de escorrentía directa en cada caso.
Tiempo Caudal, ft:l / seg
Tiempo Caudal, ft"/se
1 2.340 8 3.230
2 34.300 9 2.760
3 25.000 10 2.390
4 14.000 11 2.060
5 8.960 12 1.770
6 5.740 13 1.520
7 4.300 14 1.320
g
7-3 Dibuje la información del problema 7-2 en papel semilogarítmico )' determine las
constantes de recesión para escorrentía superficial, subsuperficial yagua subterránea.
Calcule el volumen de cada una de las tres componentes.
7-4 A continuación se tabulan los caudales en una corriente que drena un área de 2.047
km", Utilizando el método de separación de flujo base ilustrado por la línea ABe de la
fig. 7-6, determine la profundidad equivalente de escorrentía directa.
Tiempo Caudal m
3js
Tiempo Caudal m
3Js
1 122 8 285
2 1137 9 223
3 950 10 185
4 627 11 161
5 531 12 149
6 429 13 140
7 347 14 132
7-5 Despreciando el almacenamiento y suponiendo un hidrograma triangular para el
hidrograma elemental, trace el hidrograma de salida de una hoya con la forma de un
sector de círculo de 60° con descarga en el vértice. Suponga que el tiempo de viaje es
proporcional a la distancia y la duración de la lluvia igual al tiempo de concentración.
7-6 Repita el problema 7-5 para un semicírculo con descarga en el punto medio del
diámetro limítrofe. ¿Qué cambio en la forma sería de esperarse si la lluvia (escorrentía)
se sucediese a una rata unitaria durante la mitad de la duración y a 3 veces esa rata por el
resto del tiempo?
7-7 ¿Cómo se vería afectado el hidrograma del problema 7-6 si la escorrentía fuera
generada únicamente en la mitad superior del área?
HIDROGRAMAS DE CRECIENTES 209
7-8 A continuación se registran los caudales producidos por una tormenta de 3-h de
duración en una corriente que drena un área de 122 mi": Obtenga el hidrograma
unitario. Suponga un flujo base constante de 600 ft:l/seg.
3
00
00
O
600
Hora
D1' 1 I ~ D1' 2
Día 3 Hora
Día 1 Día 2 Día
----
-
3 A.M. 600 4.600 1.700 3 P.M. 8.000 2.700 9
6 A.M.
550 14.000
1.500
6 P.M. 7.000 2.400 8
9 A.M. 6.000 3.500 1.300
9 P.M. 6.100 2.100 70
Mediodía 9.500 3.100 1.100 Medianoche 5.300 1.900
-
7-9 A continuación se presentan tres hidrogramas unitarios deducidos de tormentas dife-
rentes en una hoya pequeña. Se cree que han sido resultado de lluvias de 4-h. Encuentre
el hidrograma unitario promedio.
,
Horas Tormenta l Tormenta 2 Tormenta 3 Horas Tormenta 3 Tormenta 2 Tormenta 1
O O O O 8 130 170 215
I no
25
16 9 95 130 165
2 365
125 58 10 65 90 122
j
500
358
173 11 40 60 90
4 390
465 337 12 22 35 60
5 310
405
440 13 10 20 35
6 235
305
400 14 5 8 16
7 175
220
285 15 O O O
7-10 El hidrograma tabula a continuación es el resultado de tres períodos consecutivos de
lluvia de 6-h cada uno que tienen volúmenes de, escorrentía estimados en 0,6, 1, 2, Y
0,9 pulg, respectivamente. Utilizando el método en la eco (7-6), encuentre el hidro-
grama unitario para una duración de 6-h para esta hoya. Area de drenaje = 50,4 mi". El
flujo base ya ha sido descontado.
Tiempo Caudal, ft
3
/8 Tiempo, h Caudal, ft3/ 8
O
O
21
3.140
3
750
24
1.950
6
2.800
27
930
9
2.830
30 310
12
6.620
33 90
15
4.320
36 O
18
6.450
7-// A modo de ilustración, y para demostrar el efecto de los pequeños errores en los
cálculos del problema 7-10, repítalo utilizando la misma información excepto en la
lectura de ó-h, que se debe cambiar por 2.600 ft :l/seg.
7-/2 Utilizando la segunda tormenta del problema 7-9, construya una curva S y encuentre
los hidrogramas unitarios para duraciones de 2 y 6-h. Suavice la curva S tanto como
sea posible.
7-/3 Tome los caudales dados en el problema 7-8 como si fuesen en m:l/seg y el área de
drenaje de 2.231 km", Obtenga el hidrograma unitario.
210 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
7-14 A continuación se presenta el hidrograma unitario para una duración de 4-h para una
hoya de 84 mi". Construya la curva S y encuentre los hidrogramas unitarios para
duraciones de 2 y 6-h.
Tiempo
Caudal ft3/ S
Tiempo
Caudal ft3fs
O O
11
2.700
1 400
12
2.200
2 2.500
13
1.800
3
4.400
14
1.400
4
6.000
15
1.100
5
7.000
16
1.800
6
6.100
17
600
7
5.200
18
400
8
4.500
19
200
9
3.800
20
100
10
3.200
21
O
7-15 Utilizando el hidrograma unitario de la tercera tormenta del problema 7-9, encuentre el
caudal pico resultante de cuatro períodos sucesivos de lluvias de 4-h cada uno, que
generan 0,35, 0,87, 1,39 Y 0,77 pulg de escorrentía, respectivamente. Desprecie el
flujo base.
7-16 Para alguna hoya indicada por el instructor, obtenga un hidrograma unitario sintético
utilizando el método de Snyder con C
I
= 2,0 Y C
p
= 0,62. .
7-17 Una hoya de 139 m
2
tiene L = 16 mi, Le = 6 mi. Utilizando el método de Snyder y
los coeficientes del problema 7-16, con IR = 3 h, encuentre el hidrograma unitario.
7-18 Utilizando caudales reales de una hoya asignada por el instructor, encuentre el hidro-
grama unitario para una tormenta. ¿Qué valores de C
I
y C
p
del método de Snyder
indican los datos?
7-19 Un parqueadero, que tiene 150 pies de largo en la dirección de la pendiente y 80 pies de
ancho, tiene un pavimento de alquitrán y grava con una pendiente de 0,0025. Supo-
niendo una lluvia uniforme con una intensidad de 2,75 pulg /h durante 30 min,
construya el hidrograma de salida utilizando el método de Izzard.
7-20 Un lote de una ciudad tiene 200 pies de largo y 100 pies de ancho y una pendiente hacia
la calle de 0,005. La calle tiene 60 pies de ancho y un bombeo de 6 pulg. Suponiendo
una intensidad de lluvia de 1,8 pulg/h, C = 0,040 para el lote y 0,007 para la calle, y
una duración de la lluvia de 60 min, encuentre el caudal pico en la cuneta. ¿Cuál será el
caudal pico si la duración de la lluvia es de 10 min?
7-21 Un área pavimentada en concreto de 50 mde largo y 80 mde ancho tiene una pendiente
de 0,005. ¿Cuál será el hidrograma de salida para una lluvia con intensidad uniforme de
60 min/h y duración de 30 min?
8
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y
ESCORRENTIA
El flujo en un río está controlado primordialmente por variaciones en la precipitación. Las
relaciones entre precipitación y escorrentía y los métodos para distribuir la escorrentía a
través del tiempo (Capítulo 7), son la base para una predicción eficaz de la operación de
proyectos hidráulicos, para la extensión de registros de caudal en ríos con estaciones
hidrográficas y para la estimación de caudales en ríos sin estaciones de medida.
EL FENOMENO DE ESCORRENTIA
En la sección 7-1 se discutió el movimiento de la escorrentía hacia los ríos. La siguiente
discusión estará limitada a aquellos procesos que retienen agua en la cuenca hasta que ésta es
eliminada por evapotranspiración.
8-1 Retención superficial
Gran parte de la lluvia que cae durante la primera parte de una tormenta es depositada en la
cobertura vegetal como intercepción y en las depresiones del terreno como almacena-
miento superficial. A medida que continúa el proceso de precipitación, la superficie del
suelo se cubre de una capa delgada de agua, conocida como detención superficial, yel
flujo comienza pendiente abajo hacia un canal superficial ya establecido.
Aquella parte de la precipitación que no aparece como infiltración o como escorrentía
superficial durante la tormenta o inmediatamente después de la misma, constituye la reten-
ción superficial. En otras palabras, la retención superficial incluye la intercepción, el
almacenamiento superficial y la evaporación que ocurre durante la tormenta, pero no incluye
el agua almacenada temporalmente que se halla en camino hacia los ríos.
Aun cuando el efecto de la cobertura vegetal no tiene mayor importancia en las avenidas
más grandes, la intercepción debida a algunos tipos de vegetación puede representar una
porción considerable de la lluvia anual. La capacidad de almacenamiento por intercepción es
generalmente satisfecha en las primeras horas de una tormenta, de manera que un alto
porcentaje de la lluvia durante las tormentas de corta duración es interceptada. Después de
que la vegetación está saturada, la intercepción cesaría a no ser porque una cantidad
apreciable de agua puede evaporarse a partir de la enorme superficie mojada de la vegetación.
Una vez que el almacenamiento por intercepción se completa la cantidad de agua que alcanza
el suelo es igual a la lluvia menos la evaporación a partir de la vegetación. La capacidad de
almacenamiento por intercepción se reduce a mayor velocidad del viento, pero la tasa de
evaporación aumenta. Aparentemente, las velocidades altas del viento tienden a aumentar la
intercepción total durante una tormenta de larga duración y a reducirla durante una tormenta
de corta duración.
212 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Una extensa serie de datos experimentales de intercepción han sido acumulados por
numerosos investigadores [1-5]; sin embargo, la evaluación "y aplicación de estos datos a
problemas específicos se hace dificil dada la variedad de técnicas experimentales utilizadas.
Los datos para cobertura de floresta, generalmente más abundante que para cobertura de
cultivos y otra vegetación de poca altura, se obtienen usualmente colocando varios pluvióme-
tros en tierra bajo los árboles y comparando el promedio de la precipitación registrada con el
promedio de la registrada en campo abierto. Algunas veces los pluviómetros se colocan al
azar tratando de medir la precipitación promedio para un área. En otros casos, se colocan en
puntos cuidadosamente seleccionados bajo la corona de un árbol para medir la intercepción
en su área proyectada. En cualquier caso, la aplicación de los datos requiere un conocimiento
detallado de la densidad de cobertura en el área de interés. La mayoría de los datos de floresta
han sido obtenidos colocando los pluviómetros libres de malezas, pasto, etc., yen conse-
cuencia no representan la intercepción total requerida en la mayoría de los casos prácticos en
hidrología.
Trimble y Weitzrnan [6] encontraron que la cobertura de árboles maderables de unos 50
años de edad, representativa de una extensa porción de la parte sur de los montes Apalaches
en los Estados Unidos, intercepta aproximadamente un20 por ciento de la precipitación tanto
en verano como en invierno. Aun cuando no se tomaron medidas del flujo a lo largo de la
superficie de los troncos de los árboles es muy posible que la intercepción neta se aproxime
más a un 18 por ciento para lluvias de orden de 13 mm (0,5 pulgadas). Cualitativamente se
puede decir que la intercepción total en una floresta bien desarrollada es de cerca de 10 a 20
por ciento de la lluvia anual, y que la capacidad de almacenamiento de la misma varía entre
0,8 y 1,5 mm (0,03 a 0,06 pulgadas).
Horton [7] desarrolló una serie de fórmulas empíricas para estimar la intercepción (por
tormenta) debida a varios tipos de cobertura vegetal. Aplicando esas fórmulas a tormentas de
25 mm ( 1pulgada) y suponiendo una densidad normal de cobertura Horton obtuvo los valores
que se incluyen en la tabla 8-1. Considerando una precipitación suficiente para satisfacer la
capacidad de intercepción y almacenamiento, la ecuación para la intercepción total durante
una tormenta Vi se podría escribir como: Vi = Si + Et
R
(8-1)
donde Si es la capacidad de almacenamiento por unidad de área proyectada, E la tasa de
evaporación y tRIa duración de la lluvia. Suponiendo que la intercepción dada por la
ecuación (8-1) es aproximadamente exponencial mientras que la lluvia aumenta desde un
valor cero hasta un valor alto cualquiera, se puede escribir:
Vi = (Si + Et
R
) (1 - e-
kP
) (8-2)
donde e es la base de los logaritmos neperianos, P la cantidad de lluvia y k una constante
igual a 1/(Si + Et R ).
El agua lluvia retenida en pozos, zanjas y otras depresiones de la superficie del terreno se
llama almacenamiento de depresión. Estas depresiones varían grandemente en área y
profundidad y su tamaño depende considerablemente de la definición de depresión. Tan
pronto como la intensidad de la lluvia excede el límite de la capacidad de infiltración (Sección
8-2), el exceso de lluvia comienza a llenar las depresiones superficiales. Cada depresión tiene
su propia capacidad, y cuando ésta es excedida, las aportaciones subsiguientes son balancea-
das por las salidas, la infiltración y la evaporación. Las depresiones de varios tamaños están
tanto superpuestas como interconectadas. Casi inmediatamente después del comienzo de la
escorrentía, las depresiones más pequeñas se llenan y se inicia el flujo de superficie. La
mayoría de esta agua, a su vez, llena depresiones más grandes, pero otra parte continúa su
camino sin obstáculos hacia un cauce natural. Esta sucesión de eventos continúa, con
aumento progresivo de la escorrentía, contribuyendo directamente a los ríos. El agua retenida
al final de la lluvia se evapora o es absorbida por el suelo por infiltración.
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 213
Tabla 8-1 VALORES DE INTERCEPCION CALCULADOS SEGUN
LAS ECUACIONES DE HORTON PARA TORMENTAS
DE 1 pulg. (25 mm)
Altura Intercepción
Cultivo pies m pulg mm
Maíz 6 1,8 0,03 0,8
Algodón
4 1,2 0,33 8,4
Tabaco 4 1,2 0,07 1,8
Cereales menores
3 0,9 0,16 4,1
Prados 1 0,3 0,08 2,0
Alfalfa
1 0,3 0,11 2,8
No es fácil obtener observaciones importantes sobre la magnitud del almacenamiento en
depresión, y su medición depende grandemente de la definición de los términos. Algunas
depresiones individuales de área considerable en relación con la cuenca hidrográfica se
denominan generalmente desagües ciegos y se excluyen del análisis hidrológico. El resto
del almacenamiento en depresión se agrupa con la intercepción y se trata como pérdida
inicial con respecto a la escorrentía. Aún así, el almacenamiento en depresión puede tener
considerable magnitud y jugar un papel muy importante en el ciclo hidrológico. Las zanjas de
almacenamiento para ganados, las terrazas y sembrados de contorno, tienden a moderar el
hidrograma de una tormenta aumentando el almacenamiento superficial, mientras que el
drenaje y la nivelación de las tierras tienden a disminuir el almacenamiento. Puesto que
muchas cuencas tienen depresiones de considerable magnitud, es posible que el almacena-
miento en depresión no se llene completamente en una tormenta.
Una expresión para el volumen de agua V
s
almacenado en depresiones del terreno, en
función del volumen acumulado de exceso de precipitación, Pe, se puede escribir como:
V
s
= Sil - e-
k Pe
) (8-3)
donde Sa es la capacidad de almacenamiento en depresión de la cuenta y k tiene el valor 1/
Sa. La experiencia sugiere que el valor de Sa está comprendido entre 10 mm y 50 mm (0,5 y
2,0 pulgadas) para la mayoría de las cuencas. La ecuación no considera la evaporación a
partir del almacenamiento en depresión durante la tormenta, un factor que posiblemente no
tiene mayor importancia.
8-2 InfIltración
La infiltración es el paso del agua a través de la superficie del suelo hacia el interior de la
tierra. Aun cuando existe una diferencia con la percolación, que es el movimiento del agua
dentro del suelo, los dos fenómenos están relacionados íntimamente, puesto que la infiltra-
ción no puede continuar libremente sino cuando la percolación ha removido el agua de las
capas superiores del suelo. La permeabilidad del suelo es activada por medio de canales no
capilares a través de los cuales drena el agua de gravedad desde la superficie hasta el nivel del
agua subterránea, siguiendo la trayectoria de menor resistencia. Las fuerzas capilares derivan
agua continuamente hacia los espacios capilares, de modo que a medida que el agua
desciende hacia los niveles inferiores su volumen va disminuyendo paulatinamente. Este
proceso se manifiesta en un aumento en la resistencia al flujo en las capas superficiales y una
tasa de infiltración que disminuye a medida que progresa la tormenta. La tasa de infiltración
en las primeras etapas de una tormenta es menor si los espacios capilares han sido llenados
previamente por una tormenta.
La tasa máxima a la cual puede penetrar agua a un suelo en un sitio en particular y bajo una
214 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
serie dada de condiciones, se llama capacidad de infiltración. La tasa real de infiltración
fi es únicamente igual a la capacidad de infiltración fp cuando la tasa de abastecimiento
i 8 (intensidad de la lluvia menos la tasa de retención) es igual o mayor que fp. Conceptos
teóricos consideran que las tasas reales de infiltración son iguales a la tasa de abastecimiento
cuando i 8 S fp Yson iguales a fp en los demás casos (fig. 8-1). El valor de fp es máximo
(jo) al comienzo de una tormenta, y se aproxima a una tasa más baja fe a medida que el perfil
del suelo se satura.
FIGURA 8·1
Separación simple de infiltración y escorrentía, retención estimada y curva de infiltración-
capacidad. usando datos horarios de lluvia.
El valor límite está controlado porla permeabilidad del suelo. Horton[ 8Jencontró que las
curvas de infiltración-capacidad se aproximan a la forma:
l» = fe + (Jo - fe)e-
kl
(8-4)
donde e es la base de los logaritmos neperianos, k es una constante empírica y t es el tiempo
transcurrido desde la iniciación de la lluvia. La ecuación es aplicable únicamente cuando i
8
~ . I» durante toda la tormenta. Philip [9 Jsugirió la ecuación:
bt-
1
/
2
I, = -2- + a (8-5)
Integrando esta ecuación 8-5 con respecto al tiempo se obtiene la cantidad acumulada de
infiltración F al cabo del tiempo t como:
F = bt
1
/
2
+ at (8-6)
En las ecuaciones (8-5) y (8-6), a y b son constantes empíricas. Otras numerosas
ecuaciones han sido sugeridas para determinar la infiltración; sin embargo, todas indican que
la capacidad de infiltración es una función exponencial del tiempo.
La capacidad de infiltración depende de muchos factores tales como el tipo de suelo, el
contenido de humedad, el contenido de materia orgánica, la cobertura vegetal y la estación
del año. De aquellas características del suelo que afectan la infiltración, la porosidad
no-capilar es posiblemente la más importante. La porosidad determina la capacidad de
almacenamiento y también afecta la resistencia al flujo. De esta manera la infiltración tiende
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 215
a aumentar con el aumento de la porosidad. El aumento en el contenido de materia orgánica
también tiende a aumentar la capacidad de infiltración, debido en gran parte al aumento
correspondiente en la porosidad [10].
La fig. 8-2 demuestra el efecto del contenido inicial de humedad y las variaciones que se
pueden esperar de un tipo de suelo a otro. El efecto de la vegetación en la capacidad de
infiltración es dificil de determinar, ya que también afecta la intercepción. No obstante, la
vegetación aumenta la infiltración en comparación con la de un suelo desnudo dado que: (1)
"
1---
"'--
---
--- Tierra IIf8nosa de Ceell -
---
-,
-- Tierra negra de HouslOn
-,
1'"
1--t- -- - ~ ---
--
--- --
f--- --
\
................
-.. -!..'1lcill/
---
-
'-
---<:::,
\---
--
--'--- -- -- ----
r- __
HÚtnedo
-,
IniJial
.-
--
---'-
Wet
t--
3.0
2.5
l!!
,g
&. 2.0
11.5
Q.
¡LO
i
0.5
o 15 30 45 60 75
60
l!!
o
s:
8-
40
E
E
¿
'O
.¡¡
B
20
...
E
90 105 120 135
Tiempo. minutos
FIGURA 8-2
Tasas de infiltración comparadas entre ensayos iniciales y húmedos. ( Tomadas de la
referencia [lO].)
retarda el flujo de superficie dando al agua tiempo adicional para penetrar al suelo; (2) los
sistemas de raíces hacen el suelo más permeable; y (3) el follaje protege el suelo de la erosión
causada por el impacto de las gotas de agua y reduce la compactación de la superficie del
suelo.
La mayoría de los datos sobre tasas de infiltración se obtienen mediante ensayos con un
infiltrómetro. Un infiltrámetro es un tubo u otro contorno diseñado para aislar una sección
de suelo. El área efectiva varía desde menos de 900 crn'' (1 pie") hasta varias decenas de
metros cuadrados. Aun cuando los ensayos solían hacerse mediante la inundación del
infiltrómetro, hoy día esta práctica no es recomendable y ha sido remplazada por procedi-
mientos de aspersión. * Puesto que es imposible en este caso medir directamente la cantidad
de agua que penetra el suelo, la infiltración se calcula tomándola como igual a la diferencia
entre el agua aplicada y la escorrentía superficial medida. Además de los problemas
inherentes a la simulación del tamaño y velocidad de caída de las gotas de agua por medio de
aspersores, los experimentos con la lluvia artificial tienen otras características que tienden a
causar tasas de infiltración mayores durante los ensayos que bajo condiciones naturales.
Se han realizado algunos intentos para obtener datos de infiltración a partir de datos de
lluvia y de escorrentía de cuencas pequeñas con suelos homogéneos [11 ], y Horton [12],
Sherman [13] Y otros han presentado métodos para obtener capacidades de infiltración
* Las pruebas para determinar las tasas de infiltración durante el riego por inundación o por surcos, se efectúan
generalmente mediante inundación del infiltrómetro.
216 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
promedio "equivalentes" a partir de datos para cuencas heterogéneas. En cuencas naturales,
se debe tomar en cuenta también el flujo subsuperficial y la retención superficial.
8·3 El cic:lo de escorrentia
El ciclo de escorrentía es el término descriptivo que se aplica a aquella parte del ciclo
hidrológico entre la precipitación incidente sobre un área y la descarga subsiguiente de esta
agua a través de cauces superficiales o evapotranspiración. Hoy [14] ha presentado una
descripción muy completa del fenómeno hidrológico que ocurre, a intervalos seleccionados
de tiempo, durante el ciclo de escorrentía, considerando una sección idealizada de una
cuenca.
La fig. 8-3 muestra esquemáticamente las variaciones temporales de los factores hidroló-
gicos durante una tormenta extensa en una cuenca relativamente seca. El área punteada en la
figura representa la porción de la precipitación total que eventualmente llega a ser parte del
flujo en un cauce superficial, medida a la salida de la cuenca. La precipitación sobre el cauce
TIempo desde el comienzo de la lluvia _
FIGURA 8·3
Diagrama esquemático de la disposición de la precipitación durante una tormenta.
es el único incremento del flujo en el cauce que ocurre durante el período inicial de la lluvia.
A medida que crecen las corrientes, su área superficial total aumenta y por consiguiente, el
volumen de precipitación sobre el cauce aumenta, también.
La tasa de intercepción es alta al comienzo de la lluvia, especialmente durante el verano y
con una cobertura vegetal densa. Sin embargo, la capacidad de almacenamiento disponible es
agotada rápidamente, de manera que la tasa de intercepción decrece hasta alcanzar precisa-
mente la magnitud necesaria para remplazar el agua evaporada a partir de la vegetación.
La tasa a la cual se reduce el almacenamiento en depresión también disminuye rápida-
mente desde un valor inicial alto, a medida que se llenan las depresiones más pequeñas, y
llega a ser muy cercana a cero con un valor relativamente alto de la lluvia total. El
almacenamiento en depresión es el agua retenida en las depresiones superficiales hasta ser
devuelta a la atmósfera por evaporación.
La mayor parte de la deficiencia de humedad del suelo es satisfecha antes de que tenga
lugar una escorrentía superficial apreciable, excepto en tormentas de mucha intensidad. Sin
embargo, cierta parte del agua precipitada durante las últimas etapas de una tormenta se
convierte, sin lugar a dudas, en humedad del suelo, dado que el movimiento hacia abajo de
dicha agua es relativamente lento.
El agua que se infiltra a través de la superficie del suelo y no es retenida como humedad
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 217
del suelo se mueve hacia los cauces como corriente subsuperficial o penetra a la capa freática
y alcanza eventualmente el cauce como agua subterránea. La tasa de escorrentía superficial
comienza en cero, aumenta, lentamente al principio y luego rápidamente, hasta alcanzar
eventualmente un valor porcentual, con relación a la intensidad de precipitación, que aparece
relativamente constante. Tanto el porcentaje como la intensidad de escorrentía dependen de
la intensidad de la lluvia.
La fig. 8-3 ilustra sólo uno de una infinidad de casos posibles. Un cambio en la intensidad
de la lluvia cambiaría la magnitud relativa de todos los factores. Otras complicaciones se
producen por variaciones en la intensidad de la lluvia durante la tormenta o por la presencia de
nieve o suelo helado. Para aumentar más aún la complejidad del proceso en una cuenca
natural, debe recordarse que todos los factores incluidos en la fig. 8-3 varían de un punto a
otro dentro de ella durante la tormenta. No obstante, la descripción anterior debería ayudar en
la comprensión de las variaciones temporales relativas de los fenómenos hidrológicos, que
son importantes al considerar las relaciones de escorrentía que se discutirán posteriormente
en este capítulo.
La evidencia estadística, la observación de campo y también la simple lógica [15, 16],
sugieren que la escorrentía es rara vez generada uniformemente sobre una cuenca. Todas las
variaciones en la cantidad e intensidad de la precipitación, las características del suelo, la
cobertura vegetal, la humedad antecedente y la topografía, actúa simultáneamente para crear
un patrón de comportamiento complejo, en el cual la escorrentía de la mayoría de las
tormentas se deriva de un área relativamente pequeña de la cuenca, cerca de los cauces de los
ríos. Una definición exacta de estas áreas de origen requeriría datos mucho más detallados
para la estimación de las relaciones de lluvia-escorrentía, de los que son razonablemente
disponibles. De esta manera queda frustrada la aproximación puramente teórica a este
problema. Parece existir una constancia estadística relativa de las áreas de origen, y así el
grado de dependencia del análisis empírico de las relaciones lluvia-escorrentía es mucho
mayor de lo que podría esperarse de un análisis físico del problema.
ESTIMACION DEL VOLUMEN DE ESCORRENTIA DE UNA TORMENTA
Es evidente, como se puede observar en la fig. 8-3, que el proceso de lluvia-escorrentía es
relativamente complejo. A pesar de ésto, la práctica de estimar laescorrentía como un
porcentaje fijo de la precipitación es el procedimiento más comúnmente usado en el diseño de
sistemas urbanos de drenaje de aguas lluvias, conductos de desague en carreteras y muchas
estructuras pequeñas de control de aguas. Este método sólo puede ser correcto cuando se
emplea en superficies completamente impermeables, de modo que el coeficiente de escorren-
tía aplicable es igual a la unidad.
Los métodos de simulación por medio de computadores (capítulo 10) ofrecen el procedi-
miento más confiable para calcular la escorrentía a partir de la lluvia, dado que permiten un
análisis relativamente detallado utilizando intervalos pequeños de tiempo. El tipo de cálculos
utilizados en simulación con computadores sería imposible de usar a mano, debido a la
cantidad de detalles requeridos en las operaciones. Las restricciones en el análisis a mano
llevan al uso de intervalos de tiempomás largos con la consiguiente pérdida de rigurosidad en
el modelo. Las siguientes secciones discuten algunos de los métodos más exitosos para el
análisis a mano o sin ayuda de computadores.
8-4 Condiciones iniciales de humedad
La cantidad de escorrentía a partir de una lluvia depende de (1) las condiciones de humedad
de la cuenca al comienzo de la tormenta y de (2) las características de la tormenta - tales como
la cantidad de precipitación, la intensidad y la duración. Las características de la tormenta
218 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
1, = /ok' (8-7)
donde loes el valor inicial del índice de precipitación antecedente, 1
1
es el valor
reducido t días más tarde y k es un factor de recesión que varía normalmente entre 0,85 y
0,98. Haciendo t igual a la unidad se obtiene:
. /1 = kl¿ (8-8)
De manera que el índice para cualquier día es igual al del día anterior multiplicado por el
factor k. Si ocurre alguna lluvia en un día cualquiera, la cantidad de precipitación se añade al
índice (fig. 8-4). Dado que la escorrentía no aumenta la humedad residual en la hoya, un
índice de precipitación menos escorrentía, o sea de recarga de la hoya, debería ser más
satisfactorio que el índice de precipitación únicamente. Generalmente, sin embargo, las
pequeñas mejoras en los resultados no justifican el número adicional de cómputos.
La ecuación (8-7) supone que la disminución diaria de humedad (primordialmente
evapotranspiración) es:
están definidas por los datos de la red de estaciones de precipitación; sin embargo, ninguna
medida singular sirve para definir las condiciones de humedad antecedente en la hoya. Una
gran parte de la investigación sobre relaciones entre lluvia y escorrentía ha estado dirigida a
encontrar un índice simple de las condiciones de humedad en la cuenca.
En áreas húmedas, donde los ríos fluyen continuamente, la descarga de agua subterránea
al principio de la tormenta ha resultado ser un buen índice de las condiciones iniciales de
humedad. En un estudio del río Valley en Carolina del Norte (Estados Unidos), Linsley y
Ackerman [17] encontraron que la deficiencia de humedad a un tiempo dado cualquiera, era
aproximadamente igual al 90 por ciento de la evaporación total a partir del evaporímetro de
"Clase A", desde la última vez en que el suelo había sido saturado por la lluvia, menos el.
aumento de humedad del suelo producido desde entonces por lluvias intermedias. Las
técnicas de balances hídricos (sección 5-15)sobre una base diaria proporcionan un estimativo
razonablemente aproximado de la deficiencia de humedad, que puede ser utilizada como un
índice de escorrentía [18] Este método es laborioso pero puede dar excelentes resultados.
El índice más común está basado en la precipitación antecedente. La tasa a la cual la
humedad disminuye en una hoya dada bajo unas condiciones meteorológicas específicas, es
aproximadamente proporcional a la cantidad de agua en almacenamiento (sección 5-15). En
otras palabras, la humedad del suelo debería disminuir logarítmicamente con el tiempo
durante períodos sin precipitaciones [19],
lo - 1
1
= /0(1 - k) (8-9)
Puesto que la evapotranspiración real es una función de la evapotranspiración potencial y la
humedad disponible ( /0)' k debería ser una función de la evapotranspiración potencial. La
variación de la evapotranspiración potencial es en gran parte estacional, y la ecuación (8-7)
ha sido considerada razonablemente satisfactoria cuando se usa junto con la fecha del
calendario (Sección 8-6). Hay una ventaja más en el uso de la fecha como un parámetro, pues
refleja igualmente las variaciones en las condiciones de la superficie debidas a los métodos de
cultivo, la vegetación, etc.
Los valores del índice en un día cualquiera dependen teóricamente de la precipitación
sobre un período antecedente de duración infinita; sin embargo, si se utiliza un valor inicial
razonablemente supuesto, el índice calculado se aproximará al valor real en el término de
unas pocas semanas. El valor del índice aplicable a una tormenta dada en toma al principio del
primer día de lluvia. Así, el valor de 45 mm (1,8 pulgadas) en la fig. 8-4, sería usado para la
tormenta de los días 9 y 10 en la misma figura.
s-s Análisis de tormentas
En cualquier correlación estadística es extremadamente importante que los datos básicos sean
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 219
6
140
:1
5
120
8.
E
"5
Indice de precipitación enl8eedenfe. K = 0.90
E Q.
s
4
100
s
.!
!
e
i
80
1
3
8
60
8
~
2
~
o o
c: c:
I
40 :2
j
Q. Q.
. ~
20
~ O-
O O
Ola
FIGURA 84
Variación del índice antecedente con la precipitación diaria.
tan consistentes y confiables como sea posible. Los métodos de análisis de las tormentas
deben ser rigurosos y objetivos. Se debe incluir solamente la lluvia proveniente de las
tormentas que produjeron la escorrentía en consideración. Las lluvias de pequeña magnitud
que suceden después de que el hidrograma ha comenzado a decaer no se deben incluir si
tuvieron poco efecto sobre el volumen de escorrentía. Similarmente, los chubascos que
ocurran antes de la tormenta principal deben excluirse de la precipitación de tormenta e
incluidos en el índice de precipitación antecedente. Las tormentas complejas, de larga
duración, se deben separar en tantos intervalos cortos como sea posible, mediante el análisis
de hidrogramas.
La escorrentía depende también de la intensidad de la lluvia; sin embargo, para cuencas
de 250 km
2
(lOOmi") o más, es generalmente adecuado el uso de una intensidad promedio
dada por la duración y cantidad total de precipitación. En este caso, la duración puede
estimarse con suficiente aproximación a partir de datos de lluvia tomados cada seis horas. Es
preferible el uso de una regla objetiva para determinar la duración; por ejemplo: "La suma en
horas de todos aquellos períodos de 6 horas con más de 5,0 mm de lluvia, más la mitad de los
períodos intermedios con menos de 5,0 mm". Aun cuando los datos experimentales de
infiltración indican tasas en exceso de 2,5 mm/hr generalmente, las ecuaciones como las de
la fig. 8-5 indican claramente que el efecto de la duración de la lluvia sobre la escorrentía es
del orden de 0,25 mm/hora (0,01 pulgadas/he). La diferencia se debe en gran parte a
intercorrelaciones y a inclusión del flujo subsuperficial en la escorrentía superficial.
8-6 Relaciones multivariadas de esc:orrentía total de tormenta
Si las características de una tormenta y las condiciones de la cuenca deben estar adecuada-
mente representadas en una relación de escorrentía, es necesario incluir un cierto número de
variables independientes. La relación no es aditiva, y los modelos lineales multivariados
usuales no son satisfactorios. El método gráfico coaxial (Sección A-3) fue encontrado
::'0 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
panicularmente útil para este tipo de análisis [19]. Betson y otros [20] demostraron más
rarde una correlación analítica que proporciona resultados equivalentes.
Para ilustrar el uso del método coaxial se supondrá que se desea obtener una relación de
escorrentía utilizando precipitación antecedente, fecha (o número de orden de la semana),
I
@
/
1/
i
1;,/'
!
.l/
-:
1
!

r

- --
--
-- -- --
--j
j!
.
I
i
I
__'-4co.",,,,,..J
3,4OBSER......DA I
FIGURA S-S
Relación de recarga de la cuenca del río Monocacy en Jug Bridge, Maryland, EE.UU.
( U.S. National Weather Service.)
duración y cantidad de precipitación como parámetros. Para 50 o más tormentas se han
determinado valores de estos parámetros. A excepción de la cantidad total de precipitación,
los demás parámetros deben estar más relacionados con la fracción de la lluvia que no escurre
que con el volumen de escorrentía. Por esta razón es conveniente calcular un parámetro
auxiliar igual a la precipitación total menos la escorrentía total. Este parámetro se denominará
recarga para efectos de la presente discusión.
Se establece primero una relación entre tres variables (fig. 8-5, gráfico A) mediante: (1)
correlación gráfica de valores de la precipitación antecedente contra la recarga, (2) identifi-
cación de cada serie de puntos con el número de la semana correspondiente, y (3) ajuste de
una familia de curvas suaves que representen las diferentes. semanas. El gráfico B se
construye con una escala horizontal paralela y superpuesta con la del gráfico A, para facilitar
la colocación de los puntos. El gráfico B se construye con valores observados de la recarga
como ordenadas y valores de la recarga obtenidos del gráfico A como abscisa. Los puntos se
identifican con la duración de la lluvia correspondiente. En este gráfico también se ajusta una
RELAOONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 221
familia de curvas suaves que representan el efecto de la duración de la lluvia sobre la recarga.
Las curvas de A y B juntaS constituyen una relación gráfica para estimar la recarga a partir
del índice antecedente, la semana del año y la duración de la lluvia. En una tercera etapa, se
introduce el efecto de la magnitud total de la precipitación de la tormenta (gráfico C)
mediante: (1) correlación entre la recarga calculada en base a los gráficos A y B contra
valores observados de la recarga, (2) identificación de los puntos con la cantidad total de
precipitación, y (3) ajuste de una familia de curvas suaves. Los gráficos A, B Y C
constituyen una primera aproximación a la relación deseada. El gráfico D indica la
aproximación global de la relación obtenida.
Dado que los parámetros están correlacionados entre sí, y que los primeros gráficos han
sido desarrollados independientemente de los factores introducidos a continuación, la revi-
sión de los gráficos puede mejorar todo el sistema.
El proceso es de aproximaciones sucesivas. Para corregir las curvas de semana se supone
que las demás curvas están bien, y la ordenada corregida de un punto en el gráfico A se
determina utilizando los gráficos B y C en orden inverso con valores observados de la
recarga, la lluvia y la duración. La ordenada del punto ajustado es el índice observado de
precipitación antecedente. En otras palabras, las curvas de semana deberían ser revisadas
para ajustarse al nuevo valor corregido si se busca que la relación produzca una recarga
calculada igual al valor observado. La segunda (y siguiente) aproximación para duración y
cantidad de lluvia se hace de la misma manera. En cada caso se colocan los puntos utilizando
la serie de gráficos en forma directa y luego en forma inversa con valores observados, para
obtener las coordenadas ajustadas.
Una vez que se obtiene una relación satisfactoria para estimar la recarga, se requiere una
operación muy simple para revisar el gráfico C de modo que la respuesta final esté en
función de la escorrentía, ya que lluvia menos recarga es igual a escorrentía.
Aun cuando el método descrito anteriormente es general y puede ser utilizado como se
indicó, es posible hacer algunas modificaciones para simplificar el problema y obtener un
menor número de aproximaciones. Puesto que la precipitación total de la tormenta es muy
importante, el primer análisis del gráfico A puede demostrar poca correlación y la construc-
ción de las curvas puede ser muy difícil. Sin embargo, la ventaja importante de tener el
parámetro de lluvia total en el último gráfico es que se elimina la posibilidad de calcular
escorrentías mayores que la precipitación o valores negativos de la escorrentía, Más aún, la
distribución de la fig. 8-5 da el cálculo de un índice unificado de condiciones de humedad en
el primer gráfico, lo cual constituye una gran ventaja en las predicciones del caudal del río. Si
el gráfico A se limita a la representación de tormentas dentro de un cierto intervalo de clase
(50 a 100 milímetros por ejemplo), la construcción del gráfico se simplifica, siempre y
cuando haya datos suficientes. Para la construcción de los gráficos mencionados, se necesita
solamente la existencia de una cantidad limitada de datos, puesto que la convergencia y
curvatura general de las gráficas es siempre del tipo indicado en el ejemplo. Las relaciones
son bastante similares dentro de una región, y los gráficos A y B para una cuenca dada
pueden utilizarse como una primera aproximación para otra cuenca del área.
La técnica analítica [20] mencionada, usa las ecuaciones:
R¡ = e + (a + dS¡)e-

(8-10)
Q = (P" + R¡")l/n - R¡
(8-Il)
donde R t es un índice de escorrentíaque representa una aproximación al primer cuadrante de
undiagramacoaxial, S ¡unafunciónfija de la semana del año que fluctúa entre + 1y - 1, 1
el índice de precipitación antecedente, e la base de los logaritmos neperianos, P la
precipitación de la tormenta, Qla escorrentía directa ya, b, e .d Yn coeficientes obtenidos
222 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
estadísticamente. Con sólo 5 variables enjuego, la relación es fácil de determinar mediante el
uso de un computador digital; este proceso, sin embargo, tiene mayores restricciones en la
forma de las curvas que el método gráfico. En un análisis sobre cuencas de la hoya del Valle
del río Tenesse, en los Estados Unidos, el método analítico dio resultados, en general,
ligeramente mejores que el método gráfico. McCallister [21 ] ha descrito otro método para
utilizar el computador en el desarrollo de una relación de escorrentía basado en los paráme-
tros del método coaxial.
Dado que es imposible segregar el agua que pasa por una estación de medida de acuerdo
con las subcuencas de donde procede, las relaciones estadísticas de escorrentía deben estar
basadas en promedios de los parámetros sobre toda la cuenca. Por desgracia, una relación
basada en tormentas de distribución uniforme sobre el área de la cuenca producirá valores
demasiado bajos de la escorrentía, al ser aplicada a tormentas con distribución significativa-
mente no uniforme. Esto puede ser demostrado mediante el cálculo de la escorrentía para
100, 150 Y200 mm de precipitación considerando que los demás factores permanecen fijos.
Aun cuando 150 es el promedio de lOO y 200, la escorrentía promedio de lOO y 200 mm de
lluvia no es igual a la de 150 mm de lluvia. Una distribución no uniforme de precipitación
antecedente produce resultados similares. Se pueden utilizar relaciones de escorrentía basa-
das en condiciones de distribución uniforme en el área de la cuenca para obtener valores de la
escorrentía en las vecindades de cada estación de lluvia, y el promedio de estos valores puede
utilizarse para obtener, generalmente con más aproximación, valores de la escorrentía en
toda la cuenca cuando la tormenta o las condiciones de precipitación antecedente son
demasiado variables..
8-7 Relaciones para incrementos de la escorrentía de tormenta
Para determinar los incrementos de escorrentía dentro de una tormenta a fin de calcular
hidrogramas unitarios, se puede utilizar la fig. 8-5 con la precipitación acumulada hasta el
final de cada período, y los valores sucesivos de la escorrentía pueden sustraerse entre sí para
determinar los incrementos. Para aplicaciones a cuencas pequeñas, sin embargo, existe una
marcada tendencia a subestimar los flujos picos dado que la relación no tiene en cuenta
adecuadamente la distribución temporal de la lluvia. Algunos de los errores para cuencas más
grandes son ciertamente causados por el mismo efecto.
La dificultad principal en desarrollar una relación para incrementos horarios de escorren-
tía radica en la dificultad de determinar los incrementos de escorrentía de períodos cortos por
medio de un análisis de hidrogramas. Se requiere un proceso de iteraciones sucesivas [22].
A manera de ilustración, se supondrá que un hidrograma unitario dado y una relación como la
de la fig. 8-5 son aplicables a una cuenca pequeña, y que se desea obtener para la misma una
relación de incrementos como la de la fig. 8-6. El análisis debe proceder de la siguiente
manera:
1 Para cada una de una serie de tormentas cortas, se calcula la escorrentía acumulada
hora por hora, en base a la fig. 8-5. Se obtienen luego incrementos horarios sustrayendo
valores acumulados sucesivos, y se ajustan dichos incrementos para obtener la escorren-
tía total correcta de la tormenta.
2 Se calculan los hidrogramas de tormenta aplicando los incrementos obtenidos en (1)
a los hidrogramas unitarios de una hora (Sección 7-13). Si la reproducción de los
hidrogramas no es satisfactoria, se ajustan los incrementos de escorrentía como sea
necesario.
3 Se calcula el índice de precipitación antecedente para cada hora, sumando la
precipitación de tormenta hasta la hora estipulada al valor inicial del índice para la
tormenta dada.
5 3
INDICE DE PRECIPITACION ANTECEDENTE
o
RELACIONES ENTRE PRECWITACION y ESCORRENTIA 223
4 Se entra a la fig. 8-6* con el índice de precipitación antecedente y el número de la
semana, se hace un gráfico de la correspondiente escorrentía horaria y se identifican los
puntos, de acuerdo a la precipitación horaria. Los puntos se deben colocar de manera que
se distingan fácilmente los correspondientes a cada tormenta (se pueden utilizar diferen-
tes colores o diferentes símbolos). Dado que los incrementos horarios son menos
precisos que la cantidad total de escorrentía, el analista puede hacer pequeños cambios
compensatorios en los puntos de una tormenta dada, con el objeto de obtener un mejor
ajuste entre tormentas.
5 Se construyen curvas de precipitación horaria para ajustar los datos del gráfico.
6 Utilizando las curvas de primera aproximación, se calculan los valores de escorrentía
horaria a partir del índice antecedente, la semana y la precipitación total, ajustando cada
grupo de valores al valor total correcto de la tormenta.
7 Se verifican las curvas semanales, entrando a las relaciones con escorrentía horaria
(paso 6) y precipitación, haciendo un gráfico para el índice antecedente correspondiente
e identificando cada punto con el número de la semana. Se revisan las curvas de semana,
de acuerdo con lo indicado por los puntos del gráfico.
ESCORRENTlAHORARIA(pulgadas)
~ ~ ~ ~ ~ w ~ M
FIGURA 8-6
Relación de escorrentía horaria para el brazo Little Falls en Bethesda, Maryland (EE.UU.).
(U.S. National Weather Service.)
8 Si las curvas de semana precisan revisión (paso 7), se revisan las curvas de precipita-
ción de la primera aproximación. Se debe utilizar la relación con el índice antecedente y
* La familia de curvas en esta relación se ha superpuesto para propósitos de ilustración. En la deducción se
debe separar para evitar confusión.
(8-12)
224 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
el número de la semana, colocar los puntos a la escorrentía correspondiente (paso 6),
identificar los puntos mediante la precipitación y revisar las curvas como sea necesario.
8·8 Estimativos de la escorrentía usando infiltración
El método de infiltración supone que la escorrentía superficial de una tormenta dada es igual a
aquella porción de la precipitación que noes eliminadapor uno de los siguientes mecanismos:
(1) almacenamiento de intercepción y depresión, (2) evaporación durante la tormenta, y (3)
infiltración. Si los dos primeros procesos son invariables o insignificantes o si se les puede
atribuir un valor razonable, sólo es necesario considerar la precipitación, la infiltración y la
escorrentía. En el caso más simple, en el cual la tasa de abastecimiento t , está a la capacidad
de infiltración o por encima de ella, la escorrentía superficial equivale a la precipitación total
de la tormenta menos la retención superficial y el área bajo la curva de capacidad.
El procedimiento es aparentemente muy simple y capaz de dar soluciones a la estimación
de incrementos de escorrentía de período corto. La experiencia ha demostrado, sin embargo,
lo contrario. Si la intensidad de la lluvia es simpre mayor que la curva de capacidad de
infiltración (de la fig. 8-1) el problema es simplemente definir la curva de infiltración, que es
una función de las condiciones de humedad antecedente. Si las intensidades de la lluvia
fluctúan por encima y por debajo de la curva de capacidad de infiltración, el asunto se
complica, puesto que la curva considera que la capacidad disminuye a causa de que un
incremento dado d ~ agua ha sido añadido a la humedad del suelo durante el intervalo de
tiempo dado. Si t, <fp, el incremento de humedad del suelo es menor que el calculado y la
caída en la curva de infiltración es por lo tanto inferior.
El patrón de intensidad-tiempo de la precipitación es generalmente no uniforme dentro de
una cuenca hidrográfica para cualquier tormenta, y es probable que la curva de capacidad de
infiltración varíe de un punto a otro dentro de la cuenca dependiendo de los suelos, la
vegetación y la humedad antecedente. Finalmente, el método de infiltración conduce a un
estimativo de la escorrentía superficial. El flujo subsuperficial y el flujo de agua subterránea
deben estimarse por otro procedimiento. Debido a estas circunstancias, el método de
infiltración nunca ha probado ser enteramente satisfactorio para la predicción de hidrogra-
mas. Los cálculos detallados, requeridos no podrían ser realizados manualmente.
8·9 Indices de infiltración
Las dificultades inherentes al método directo de infiltración condujeron al uso de los índices
de infiltración [23 ]. El más simple de estos índices es el índice I}>, definido como la tasa de
precipitación por encima de la cual el volumen de lluvia es igual al volumen total de
escorrentía (fig. 8-7). El índice W es la tasa de infiltración promedio durante eltiempoen la
cual la intensidad de la precipitación excede la capacidad:
W = ~ = ! (P - Q - S)
t t
donde F es la infiltración total, t el tiempo durante el cual la intensidad de la lluvia excede la
capacidad de infiltración, P la precipitación total correspondiente a .1, Q la escorrentía
superficial y S la retención superficial efectiva. El índice W es esencialmente igual al índice
1}> menos la tasa promedio de retención por intercepción y almacenamiento de presión. Aun
cuando la separación entre infiltración y retención parece ser un refinamiento en el cálculo, el
trabajo de determinar la tasa de retención es tal, que dejarla combinada con la infiltración es
posiblemente igual de aproximado.
En condiciones muy húmedas, cuando la capacidad de infiltración es mínima y la tasa de
retención muy baja, los valores de W y 1}> son casi iguales. Bajo tales circunstancias, el
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 225
índice W es igual al índice Wmi n, por definición. Este índice se utiliza primordialmente en
estudios del potencial máximo de inundación.
La deducción de índices de infiltración es simple, y este procedimiento se halla rodeado
de un aura de lógica debido al nombre de índice de infiltración; sin embargo, en la
realidad, los índices no son más que tasas promedios de pérdida y su magnitud depende
altamente de las condiciones antecedentes, de modo que no son superiores a las relaciones
multivariadas. El índice <1> ha sido utilizado en ciertos análisis de hidrogramas para definir el
patrón de tiempo del exceso de precipitación. En estos casos, el volumen real de escorrentÍa
es conocido y no existe ningún problema en la determinación de <1>; sin embargo, dado que
se sabe que la infiltración real no es uniforme el patrón es escorrentía obtenido a partir de <1>
no puede ser correcto.
i
al
's
,El
-8
"O
~
el> el>
.¡¡¡
c:
SI
.E
Tiempo __
FIGURA 8-7
Diagrama esquemático que muestra el significado del índice el> "
ESTIMACION DE LA ESCORRENTIA A PARTIR DE LA FUSION DE NIEVES
8-10 Física de la fusión de nieves
Los hidrólogos están interesados en obtener las tasas de fusión de nieves a partir de su
conocimiento del calor suministrado a la nieve. En una segunda etapa, desean conocer cómo
el agua resultante, quizás en combinación con agua lluvia que cae simultáneamente, afecta el
flujo de los cauces. Desde el punto de vista físico, la fusión de nieves y el proceso de
evaporación son similares. Ambos son procesos termodinámicos y se pueden tratar por
medio del método de balances de energía. Por cada centímetro de agua obtenido al fundir
nieve a OOC (32°F), es necesario suministrar calor en cantidad de 80 cal/cm" (750 BTU/pie
2
por pulgada de nieve derretida, o 203 cal/cm" por pulgada). Los cálculos están simplificados
por el hecho de que la superficie está siempre en el punto de congelamiento durante la fusión;
por otro lado existe la complicación de las variaciones del albedo, o porcentaje de radiación
solar y difusa reflejada por la superficie (sección 202). La energía utilizada en la fusión de
nieves se toma de las siguientes fuentes: (1) radiación neta, (2) conducción y convección de
(8-13)
(8-14)
226 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
calor sensible de las capas de aire adyacentes, (3) condensación del vapor de agua de las capas
de aire adyacentes, (4) conducción del calor a través del suelo subyacente, y (5) del calor
aportado por las lluvias incidentes.
Las componentes del intercambio de radiación se discuten en la sección 5-3 en relación
con la evaporación. Aun cuando solamente 5 a 10por ciento de la radiación incidente de onda
corta es reflejada a partir de una superficie libre de agua, 80 a 90 por ciento puede ser reflejada
por una superficie limpia y seca de nieve. A medida que la nieve envejece, su albedo
desciende al 50 por ciento o menos debido a cambios en la estructura cristalina, en la densidad
y en la cantidad de suciedad presente en la superficie. La nieve irradia esencialmente en
forma similar a un cuerpo negro, y la radiación de onda larga emitida a OOC o 32°F durante un
período de 24 horas equivale a 84 mm (3,3 pulgadas) de fusión negativa. La pérdida neta por
radiación de onda larga es materialmente inferior a esta cantidad, puesto que la atmósfera
irradia de nuevo una parte a la tierra. La radiación neta de onda larga depende de las
temperaturas de la nieve y del aire, de la presión de vapor de la atmósfera y del tipo y
extensión de la cobertura nubosa. Bajo cielo claro, la pérdida neta por radiación de onda larga
es aproximadamente igual alO mm (0,8 pulgadas) de fusión por día, cuando tanto el punto de
rocío como las temperaturas de nieve y aire están cerca de la congelación. Se han deducido
varias fórmulas empíricas para estimar este factor [24,25] y la radiación neta de todo tipo de
ondas; sin embargo, ninguna de ellas es particularmente satisfactoria. Observaciones radio-
métricas de radiación neta podrían suministrar los datos necesarios, siempre y cuando se
estableciera una red adecuada de estaciones de medición.
El intercambio de calor entre una capa de nieve y la atmósfera también es afectadoporla
conducción, convección, condensación y evaporación. Aun cuando puede demostrarse
fácilmente que la conducción en aire quieto es muy pequeña, el intercambio por convección
puede ser un factor importante [26]. Si el punto de rocío del aire está por encima del punto de
congelación, ocurre condensación de la nieve con la emisión correspondiente de calor
latente. Si el punto de rocío es menor que la temperatura de la superficie de la nieve, la
presión de vapor de la nieve es mayor que la del aire y ocurre evaporación. La tasa de
intercambio de calor sensible (convección) es proporcional a la diferencia de temperatura
entre el aire T
a
y la nieve T.. mientras que el transporte de vapor es proporcional al
gradiente de presión de vapor ea - es. Ambos procesos son también proporcionales a la
velocidad del viento. Puesto que el calor latente de vaporización es aproximadamente igual a
7,5 veces el calor latente de fusión, la condensación de 25 mm de vapor de agua (l pulgada)
en la superficie de la nieve produce 216 mm (8,5 pulgadas) de agua incluyendo la conden-
sada. Ambos procesos se pueden describir mediante ecuaciones similares:
M
conv
= kc(T
a
- 32)v
M
cond
= kv(e
a
- 6,11)v
donde M es la fusión, k el coeficiente de intercambio y 6,11 la presión de vapor (en
milibares) a OOC. Si la temperatura está en grados Fahrenheit, se debe remplazar ( T¿ -32) por
T¿ en la ecuación (8-13).
Las temperaturas bajo la superficie del suelo no varían tanto o tan rápidamente como las
de la superficie, y existe generalmente un incremento de la temperatura con la profundidad
durante el invierno y principios de la primavera. Esto se traduce en un intercambio de calor
desde el suelo hasta la capa de nieve que lo cubre. Si bien este intercambio es pequeño en
función diaria, puede ser igual a varias pulgadas de fusión durante toda una estación, y puede
ser suficiente para mantener saturado el suelo y permitir una pronta respuesta de flujo cuando
ocurra fusión por otras causas.
Las temperaturas de las gotas de lluvia corresponden muy aproximadamente a las
temperaturas del termómetro húmedo. Al penetrar las gotas en una capa de nieve su
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 227
temperatura se reduce a OOC (32"F) y una cantidad de calor equivalente se transmite a la
nieve. La fusión debida a la lluvia está dada por:
Mlluvia =P_-'-(T....;w'------_32....;)
. 144
(S-15)
donde P es la lluvia en milímetros, Tu' la temperatura del termómetro húmedo en oCy SO es
el calor latente de fusión en cal/gr. En esta forma, el calor disponible en 10 mm de lluvia a
lOOC derretirá aproximadamente 1,25 mm de agua de la nieve. Ha habido una tendencia a
sobreestimar la importancia de la fusión debida a la lluvia, quizás porque las lluvias
templadas van acompañadas por altos contenidos de humedad y temperatura y a menudo
también por vientos moderados o fuertes. En unidades inglesas la ecuación (8-15) se
convierte en:
1I PTw
l".tlluvia = --
SO
(S-15a)
donde M Y P están dados en pulgadas Tw en °F y 144es el calor latente de fusión, en BTU
por libra.
Desde un punto de vista teórico, aparecería que los cálculos de fusión de nieve podrían
hacerse aplicando el método del balance de energía, lo cual es básicamente cierto para fusión
en un punto; sin embargo, en una cuenca hidrográfica se presentan numerosas complicacio-
nes entre las cuales figuran los efectos de la variación de elevación, pendiente, cobertura
vegetal y albedo, sobre el intercambio de radiación, la temperatura, el viento y otros factores
claves que intervienen en la fusión. El calor necesario para derretir la nieve depende de su
cualidad térmica, (sección 3-16) la cual puede variar dentro de la cuenca. Finalmente, dado
que en hidrología se requiere conocer la escorrentía a partir de la fusión de nieve, el agua
retenida en la capa de nieve no es efectiva. Datos limitados indican que la nieve puede retener
entre un 2 y un 5 por ciento de agua en peso. Todas estas complicaciones y la escasez de datos
pertinentes, han hecho el análisis teórico generalmente inaplicable; sin embargo la simula-
ción por computadores (capítulo 10) se basa generalmente en balances de energía, si hay
datos adecuados disponibles.
8·11 Estimación de intensidades de fusión de nieve y la escorrentía correspondiente
La temperatura del aire es el índice más preciso para determinar la fusión de la nieve; su valor
refleja tan completamente la radiación, el viento y la humedad, que los errores residuales
usualmente no están correlacionados con estos factores. Dado que la fusión no ocurre a
temperaturas apreciablemente por debajo del punto de congelación, las observaciones de
temperatura se convierten, generalmente, a grados-día o grados-hora por encima de algún
valor de referencia, generalmente OOC (32"F). Un día con temperatura media de 200C
representa 20 grados-hora por encima de OOC. Si la temperatura mínima durante el día está
por encima del punto de congelación, hay 20 x 24 o 480 grados-hora. Por otra parte, hay más
de 480 grados-hora en un día con una temperatura media de 200C, si la temperatura desciende
por debajo de OOC durante parte del día.
En literatura se han sugerido varias relaciones para la predicción de la fusión de nieves;
sin embargo, la relación que utiliza el factor de grados-día, o relaéión entre fusión y
grados-día concurrentes, es la más utilizada. Si la tasa real de fusión fuera conocida, el factor
de grados día podría ser sustancialmente constante. En realidad se debe utilizar la tasa de
escorrentía en lugar de la tasa de fusión, y un gráfico de escorrentía acumulada contra
grados-día acumulados tiende a una forma ojival. En la parte inicial de un período de
deshielo, alguna cantidad de calor es necesaria para subir la temperatura de la nieve hasta el
punto de congelación. Además, parte del agua inicialmente derretida será almacenada en el
suelo y en la nieve misma, de manera que el factor de grados-día será en un principio bajo. A
228 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
medida que transcurre el tiempo, el factor de grados-día aumentará a medida que una fracción
creciente del agua derretida cada día escurre a través de la estación hidrográfica de medida en
el cauce correspondiente. Cerca del final del período de deshielo, la capa de nieve puede
llegar a ser delgada y discontinua, y la fusión por grado-día aparente descenderá nuevamente,
a menos que la escorrentía se calcule a partir del área real de la capa de nieve.
En muchas cuencas de relieve alto, las condiciones de invierno se caracterizan por nieve
semipermanente en las partes altas y cobertura intermitente el') las partes bajas. El límite
inferior de la cobertura (línea de nieve) es una característica dinámica que se mueve
pendiente arriba y pendiente abajo durante la estación. En la práctica, la línea de nieve se
considera a menudo como una línea de contorno de elevación constante, lo cual es razona-
blemente real después de cada tormenta. A medida que la fusión progresa, sin embargo, la
cobertura de nieve retrocede más rápidamente en las pendientes del sur con escasa o nula
vegetación, y la línea de nieve se puede definir solamente como una elevación promedio del
límite inferior de la zona nevada. Puesto que la temperatura del aire en la superficie es una
función inversa de la elevación, la tasa de fusión disminuye con la elevación. Si la isoterma
de congelación está por debajo de la línea de nieve, no ocurrirá fusión dentro de la cuenca.
Por esta razón la temperatura en una estación índice debe ser considerada conjuntamente con
la extensión de la capa de nieve para calcular la fusión. La temperatura promedio del aire en la
superficie desciende, en regiones montañosas, un promedio de O,SoC a 1°Cpor cada 100 m
de elevación (3 a SOF por cada 1.000 pies) (sección 2-14). Dada la temperatura en una
estación índice, y dadas la curva hipsométrica de la cuenca y la elevación promedio de la línea
de nieve, es posible calcular el área sometida a fusión en base a una tasa de cambio de la
temperatura con la elevación. La sumatoria DA, donde D representa los grados-día por
cada incremento pequeño de elevación por encima de la línea de nieve y A es el porcentaje de
área de la cuenca en cada zona de elevación, da el valor ponderado de grados-día sobre la
zona de fusión [27].
Los valores del factor de grados-día varían generalmente entre °y 9 mm/grados-día
Celsius (0,2 pulgadas/grados-día Fahrenheit), con valores entre 2 y S mm/grados-día C o
O,OS a 0,1 pulgadas/grados-día F, representando el rango de variación más común.
RELACIONES ANUALES Y ESTACIONALES DE LA ESCORRENTIA
En hidrología, se requiere con frecuencia estimar los volúmenes de escorrentía mensuales,
anuales o por estación. Estos estimativos pueden ser necesarios para determinar datos básicos
para evaluar los requisitos de almacenamiento de un embalse o para otro tipo de propósito
operacional. El proceso más aceptable para un estimativo de esta naturaleza consiste en el
cálculo de escorrentía para períodos cortos (diario o por tormenta individual), con relaciones
como las analizadas en la sección 8-6. Sin embargo, si se requiere hacer el cálculo para un
período largo de tiempo, dicho procedimiento de cálculo llegaría a ser tedioso. Los métodos
de simulación por computador (capítulo 10) ofrecen la combinación más promisoria de
dependencia y facilidad de operación. En regiones relativamente húmedas, donde la precipi-
tación es razonablemente uniforme durante el año, y en los casos donde la escorrentía es en
gran parte el producto del deshielo de nieves invernales, la variación en condiciones
antecedentes y la distinción entre la escorrentía directa y de agua subterránea pueden ser de
menor importancia, y las relaciones más simples pueden ser adecuadas.
Puesto que los pronósticos meteorológicos de la precipitación no son aún posibles en base
a períodos largos de tiempo, las predicciones de escorrentía de estación o anual son posibles
únicamente en regiones donde la precipitación se acumula en forma de nieve en el invierno y
se derrite durante la primavera siguiente y los principios de verano.
8-12 Relaciones de precipitación-escorrentía
Un simple gráfico de precipitación anual contra escorrentía anual a menudo producirá una
RELACIONES ENTRE PRECIPlTACION y ESCORRENTIA 229
o
"
o
~ "
o
8¿
e
K
0
0
I o
~ ~ o
00
~
I
10
r
~
k
o o o ~ o
/ ~ o
o
,
I
,,'
° ,
I
5
¡¡
8 20
t
.J:: 15
~
~ 10
:
J
30
III
¡ 25
'3
a.
buena correlación (fig. 8-8), particularmente en áreas donde la mayoría de la precipitación
cae durante los meses de invierno. Hay métodos para introducir refinamientos en estas
relaciones, si un modesto aumento en la dependencia de las mismas justifica el esfuerzo
adicional requerido en el análisis [28]. En primer lugar se debe analizar el problema de la
consistencia de los datos dentro del período que se va a estudiar. La escorrentía observada
debe ser corregida por cambios en el almacenamiento en embalses, yen algunos casos por
pérdidas crecientes por evaporación en los mismos. También se pueden necesitar ajustes por
pérdidas debidas a irrigación u otros usos del agua. Finalmente, los cambios en técnicas de
observación, secciones de descarga, localización de las estaciones de medida y otros
factores, pueden haber contribuido en series de medidas de caudal que en algunos casos
presentan patrones de tiempo definidos y que no pueden explicarse únicamente por medio de
los patrones de precipitación. Los métodos de análisis de datos de caudal y de precipitación
por medio de curvas de doble acumulación (capítulos 3 y 4) pueden descubrir incongruencias
fáciles de corregir mediante ajustes adecuados.
35
O
20 25 30 35 40 45 50 55
Precipitación media en la cuenca durante el afio hidrológico en pulgadas
FIGURA 8·8
Relación entre precipitación anual y escorrentía para el río Merrimack aguas arriba de
Lawrence, Massachusetts (11.550 km
2
04.460 mf). Coeficiente de correlación = 0,87 Y
error estándar de estimación = 58 mm (2,3 pulgadas.)
La fig. 8-8 está basada en promedios de la precipitación observada en 30 estaciones
dentro o en las proximidades de la cuenca. Si las observaciones disponibles se hacen
únicamente a partir de unas pocas estaciones, la aplicación de sistemas de ponderación puede
mejorar los resultados. La precipitación que ocurre en el verano y parte de la que ocurre
durante el otoño y la primavera se producen en forma de lluvia y caen en terrenos sin mayor
vegetación, de modo que una gran parte de ella se pierde por infiltración y evaporación. Las
nieves del invierno se acumulan en una capa de modo que las pérdidas por evapotranspiración
son relativamente pequeñas. La efectividad de la precipitación en la producción de escorren-
tía depende de esta manera del tiempo de ocurrencia, por lo cual la aplicación de un sistema
de ponderación mensual puede también mejorar la dependencia de la relación. Los pesos de
230 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
cada estación y los pesos mensuales se pueden determinar por el procedimiento de los
mínimos cuadrados. La alta intercorrelación de las observaciones de precipitación en esta-
ciones dentro de un área pequeña puede conducir a coeficientes de regresión (ponderaciones)
que sobreestiman el valor relativo de las mejores estaciones y, si este es el caso, es necesario
temperar el procedimiento hacia uno de pesos iguales. Los pesos mensuales obtenidos
pueden tender a ser erróneos, particularmente si están basados en un registro corto, pero se
pueden ajustar para dar una transición suave durante el año.
Existe generalmente un retraso sustancial entre la precipitación y la descarga siguiente de
aquellas porciones que recargan las aguas subterráneas. En áreas donde una cantidad
apreciable del flujo se debe al agua subterránea, la introducción de la precipitación durante el
año anterior como parámetro adicional puede mejorar la dependencia de la relación. También
se han usado como índices de almacenamiento de agua subterránea el caudal durante el año
anterior y el caudal durante uno o más meses de invierno [29].
8·13 Uso de mediciones de nieve
La utilización de mediciones de nieve en la preparación de predicciones de abastecimiento de
aguas es atractiva dada la simple relación que se podría obtener. Si el flujo estacional se debe
principalmente a la fusión de la capa de nieve, la medida del contenido de agua en la capa
antes del deshielo debería ser un buen indicativo del volumen de escorrentía esperado. Por
muchos años, las mediciones de nieve se realizaron hacia el final de la estación de acumula-
ción de nieve; hoy en día las mediciones se hacen mes a mes o más frecuentemente durante la
estación de acumulación. En los análisis se han incorporado observaciones diarias, con
telémetro, de las capas de nieve. Debido al arrastre de la nieve, a las variaciones en fusión
durante el invierno de un punto a otro, etc., la cobertura de nieve es generalmente más
variable que la precipitación dentro de un área dada. No es económicamente viable la toma de
un número suficiente de muestras para determinar directamente el volumen de agua almace-
nada en la capa, y por esto las observaciones (sección 3-16) constituyen únicamente un
índice. De acuerdo con esto, las observaciones deben hacerse en los mismos sitios y de una
manera consistente cada año. Se debe tener cuidado en evitar cambios en exposición del área
debidos a incendios forestales, y al crecimiento de los árboles, malezas y arbustos.
Aun cuando hay una buena correlación entre los datos de las mediciones de nieve y la
escorrentía durante una estación climática, se ha reconocido ahora que los pronósticos del
abastecimiento de agua no pueden ser totalmente seguros si están basados únicamenteen
mediciones de nieve [30, 31 ]. La escorrentía siguiente a las mediciones depende también de:
(1) almacenamiento de agua subterránea (2) deficiencia antecedente de humedad del suelo, y
(3) precipitación durante el período de escorrentía. Se ha determinado que el mejor uso que se
puede hacer de las mediciones de nieve es el de tratarlas como parámetros independientes de
la precipitación de invierno en una correlación múltiple (fig. 8-9).
REFERENCIAS
1. R. K. Linsley, M. A. Kohler, and J. L. H. Paulhus, "Applíed Hydrology,"
pp. 263-268, McGraw-Hill, New York, 1949.
2. P. B. Rowe and T. M. Hendrix, Interception of Rain and Snow by Second-
Growth Ponderosa Pine, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 32, pp. 903-908,
December 1951.
3. R. A. Merriam, A Note on the Interception Loss Equation, J. Geophys. Res.,
vol. 65, pp. 3850-3851, November 1960.
4. E. S. Corbett and R. P. Crouse, Rainfall Interception by Annual Grass and
Chaparral ... Losses Compared, U.S. For. Servo Res. Papo PSW-48, 1968.
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 231
PESOS DE LA PRECIPITACION PESOS DE LAS
Estación Mea
MEDICIONES DE NIEVE
4
0,05 GibsonDom
0,05 Sep. 0,8 Marias Pass
60
0,30 Kolispell 0,09 0Cl 0,2 Cattle Queen
0,05 Ovando 0,13 Nov.
0,05 Polson 0,16 Dic.
j
0,30 St.lonotius 0,16 Ene.
0,10 Summit 0,15 Feb.
0,05 West Glocier 0,12 Mer.
. ~
0,10 Whitefish 0,08 Abr. -8
t
0,04 May
e
:2
!
3
0,02 Jun.
50
1
i
1
-!
I
-8
I
c:
~
f
.B
f
2
i
s: -!
~
i
..
't:l
'&.
g
~ c:
i
30
I w
I
i
w
O 20
FIGURA 8·9
Relacióndeescorrentíaanual parael BrazoSur del ríoFlathead, aguas arribadel embalsede
Hungry Horse, Montana (EE.UU.) (U.S. National Weather Service.)
5. R. S. Johnston, Rainfall Interception in a Dense Utah Aspen Clone, U.S.
For. Servo Res. Note INT-143, July 1971.
6. G. R. Trimble, Jr., and S. Weitzman, Effect of a Hardwood Forest Canopy on
Rainfall Intensities, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 35, pp. 226-234, Apri11954.
7. R. E. Horton, Rainfall Interception, Mon. Weather Rev., vol. 47, pp, 603-623,
September 1919.
8. R. E. Horton, The Role of Infiltration in the Hydrologic Cycle, Trans. Am.
Geophys. Union, vol. 14, pp. 446-460, 1933.
9. J. R. Philip, An Infiltration Equation with Physical Significance, Soil Sci.,
vol. 77, p. 153, 1954.
10. G. R. Free, G. M. Browning, and G. W. Musgrave, Relative Infiltration and
232 lllDROLOOIA PARA INGENIEROS
Related Physical Characteristics of Certain Soils, U.S. Dept, Agríe. Tech.
Bull. 729, 1940.
11. A. W. Zingg, The Deterrnínation of Infiltration Rates on Small Agricultura
Watersheds, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 24, pt. 2, pp, 476-480, 1943.
12. R. E. Horton, Determination of Infiltration Capacity for Large Dralnage
Basins, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 18, pt. 2, pp. 371-385, 1937.
13. L. K. Sherman, Comparison of F·Curves Derived by the Methods of Sharp
and Holtan and of Sherman and Mayer, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 24,
pt. 2, pp. 465-467, 1943.
14. W. G. Hoyt, An Outline of the Runoff Cycle, Penn. State Coll. Sch, Eng.
Tech. Bull. 27, pp. 57-67, 1942.
15. R. D. Black, Partial Area Contributions to Storm Runoff in a Small New
England Watershed, Water Resour. Res., vol. 6, pp. 129Cr1311, October 1970.
16. R. P. Be150n and J. P. Marius, Source Areas of Storm Runoff, Water Resour.
Res., vol. 5, pp. 574-582, June 1969.
17. R. K. Linsley and W. C. Ackermann, Method of Predicting the Runoff from
Rainfall, Trans, ASCE, vol. 107, pp. 825-846, 1942.
18. M. A. Kohler, Meteorological Aspects of Evaporation Phenomena, Gen.
Assemb. Int, Assoc, Sci. Hydrol., Toronto, vol. 3, pp. 421-436, 1957.
19. M. A. Kohler and R. K. Linsley, Predicting the Runoff from Storm Rainfall,
U.S. Weather Bur. Res. Papo 34, 1951.
20. R. P. Betson, R. L. Tucker, and F. M. Haller, Using Analytical Methods to
Develop a Surface-Runoff Model, Water Resour. Res., vol. 5, pp. 103-111,
February, 1969.
21. J. P. McCallister, Role of Digital Computers in Hydrologic Forecasting and
Analysis, Int. Assoc. sa. Hydrol. Publ. 63, pp. 68-77, 1963.
22. J. F. Miller and J. L. H. Paulhus, Rainfall-Runoff Relation for Small Basins,
Trans. Am. Geophys. Union, vol. 38, pp. 21Cr218, April 1957.
23. H. L. Cook, The Infiltration Approach to the Calculation of Surface Runoff,
Trans. Am. Geophys. Union, vol. 27, pp, 72Cr747, October 1946.
24. E. R. Anderson, Energy-Budget Studies, Water-Loss Investigations, vol. 1,
Lake Hefner Studies, U.S. Geol. Surv. Prof. Papo 269 (reprint of U.S. Geol.
Surv. Círc. 229), pp, 71-119, 1954.
25. "Snow Hydrology, Summary Report of the Snow Investigations," pp. 145-166,
North Pacific Division, U.S. Corps of Engineers, Portland, Oreg., June 1956.
26. P. Light, Analysis of High Rates of Snow Melting, Trans. Am. Geopkys. Union,
vol. 22, pt, 1, pp, 195-205, 1941.
27. R. K. Linsley, A Simple Procedure for the Day-to-Day Forecasting of Runoff
from Snowrnelt, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 24, pt. 3, pp. 62-67, 1943.
28. M. A. Kohler and R. k. Linsley, Recent Developments in Water Supply
Forecasting, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 30, pp. 427-436, June 1949.
29. E. L. Peck, Low Winter Streamflow as an Index to the Short- and Long-Terrn
Carryover from Previous Years, Proc. West. Snow. Conf., pp. 41-48, 1954.
30. U.S. Soil Conservation Service, Snow Survey and Water Supply Forecasting,
"ses National Engineering Handbook," seco 22, April 1972.
31. "Review of Procedures for Forecastíng Inflow to Hungry Horse Reservoir,
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 233
Montana," Water Management Subcommittee, Columbia Basin Interagency
Committee, June 1953.
32. J. Hannaford, Multiple-graphícal Correlation for Water Supply Forecasting,
Proc. West. Snow Conf., pp, 26-32, 1956.
33. M. A. Kohler, Water-Supply Forecasting Developments, Proc. West. Snow
Conf., pp. 62-68, 1957.
BIBLIOGRAFIA
GARTSKA, W. u.: Snowand SnowSurvey, seco 10 in V. T. Chow (ed.), "Handbook
of Applied Hydrology," McGraw-Hill, New York, 1964.
JENS, s. T., and MCPHERSON, M. B.: Hydrology of Urban Areas, seco 20in V. T. Chow
(ed.), "Handbook of Applied Hydrology," McGraw-Hill, New York, 1964.
NORDENSON, T. J., and RICHARDS, M. M.: River Forecasting, seco 25-IV in V. T.
Chow (ed.), "Handbook of Applied Hydrology," McGraw-HilI, New York,
1964.
OGROSKY, H. O., and MOCKUS, v.: Hydrology of AgriculturaI Lands, seco 21 in
V. T. Chow (ed.), "Handbook of Applied Hydrology," McGraw-HilI, New
York,1964.
STRAUSS. F. A.: Forecasting Water Supply Through Snow Surveys, J. Am. Water
Works Assoc., vol. 46, pp, 853-863, 1 ~ 5 4 .
WORLD METEOROLOGICAL ORGANIZATION, "Guide to Hydrological Practices," 3d
ed., Geneva, 1974.
PROBLEMAS
8-1 Obtener una curva promedio de Iluvia-escorrentía, a partir de los datos de la página
siguiente, para el río Ramapo en Pompton Lakes, New Yersey, ( EE.UU.); área de
drenaje = 160 mi", Calcular el error promedio de la relación y el sesgo para las
tormentas tabuladas de verano (mayo a octubre) e invierno (noviembre a abril).
8-2 Deducir la pérdida prontedio (recarga dividida por la duración) para cada una de las
tormentas de la página siguiente. Usar la tasa promedio de pérdida para calcular la
escorrentía para cada tormenta, el error promedio de estimación y el sesgo de la
estimación.
8-3 Comparar la escorrentía para varias tormentas (supuestas) calculadas a partir de las
figs. 8-5 y 8-6. ¿Bajo qué condiciones la fig. 8-6 produce considerablemente mayor
escorrentía que la fig. 8-5?
8-4 Calcular los índices <1> y W para la tormenta de la fig. 8-1.
8-5 Determinar la contribución a la recarga y a la escorrentía (combinada) para un día en el
cual la radiación neta es de 150 cal/cm", el intercambio por convección a la capa de
nieve es de 75 cal!cm", la condensación es de 0,02 pulgadas, la lluvia es de 1pulgada (a
45° F) Y el equivalente de agua de la nieve es de 2 pulgadas.
8-6 Dadas las temperaturas máxima y mínima de 55°F y 35°F, Y suponiendo que la
distribución de temperatura con el tiempo sigue una curva sinusoidal, calcular los
grados-día y grados-hora para un período de 24 hr, usando una base de 320F. Repetir
los cálculos con máxima y mínima de 45°F y 25°F, respectivamente. Comentar los
resultados obtenidos.
8-7 Suponiendo que la estación índice de temperatura en una cuenca se encuentra a una
elevación de 1.000 pies y considerando una variación de 4°F por cada 1.000 pies con la
siguiente curva hipsométrica,
234 I-llDROLOGIA PARA INGENIEROS
Elevación Porcentaje Elevación Porcentaje
(pies) del área (pies) del área
1.000 O 5.000 80
2.000 5 6.000 90
3..000 30 7.000 96
4.000 60 8.000 100
Calcular los grados-día ponderados para temperaturas de la estación índice de 6()OF y
800F Ylas elevaciones de la línea de nieve de 3.000 y 5.000 pies.
DATOS PARA LOS PROBLEMAS 8-1; 8-2 Y8-10
Indice
Precipi-
de pre- Duración
tación de
Escorren- Recarga
cipita-
de la
la
tía de la de la
ormenta ción an- Semana tormenta
tormenta
tormenta cuenca

Fecha tecedente del año (horas) (pulgadas) (pulgadas) (pulgadas)
1 3/15/40
0,90 11 12 2,03 1,23 0,80
2 4/22/40 2,20 16 18 1,95 1,05 0,90
3 5/17/40 0,58 20 9 1.50 0,46 1,04
4 91 2/40 2,70 35 12 1,81 0,33 1,48
5 101 3140 1,00 40 12 1,07 0,10
0.fJ7
6 12/17/40 0,75 51 12 1,13 0,33 0,80
7 21 8/41 0,50 6 15 1.fJ5 0,99 0,96
8 41 7/41 0,29 14 20 1,30 0,53 0,77
9 12/25/41 1,20 52 15 1,60 0,53 1,07
10 21 1/42 0,65 5 9 1,06 0,30 0,76
11 2/18142 1,03 7 12 0,79 0,22 0,57
12 31 4/42 0,45 9 9 1,83 0,89 0,94
13 8/10142 1,26 32 15 2,87 0,49 2,38
14 8/18/42
3,29 33 6 2,81 1,06 1,75
15 9/28/42 1,00 39 18 3,58 1,01 2,57
16 21 7/43 1,06 6 18 0,67 0,17 0,50
17 61 2/43 1,07 22 9 1,47 0,30 1,17
18 11/10/43 2,05 45 21 2,33 0,92 1,41
19 3/ 8/44
0,45 10 12 0,95 0,50 0,45
20 4/25/44 1.57
17 21 1,94 1,10 0,84
21 1/ 2/45 1,25 1 6 1,30 0,74 0,56
22 7/23/45 5,45 30 12 3,55 2,39 1,16
23 81 7/45 2,56 32 9 1,61 0,42 1,19
24 11/30/45 1,42 48 24 2,25 0,92 1,33
25 5/28/46 1,44 22 15 2,90 1,44 1,46
26 9/25/46 1,03 39 12 2,27 0,43 1,84
27 61 9/47 1,27 23 10 1,54 0,31 1,23
28 5/14/48 1,11 20 27 2,27 0,71 1,56
29 5/30/48 1,56 22 6 1,18 0,34 0,84
30 7/14/48 1,00 28 9 1,83 0,22 1,61
31 12/31/48 0,70 52 36 4,67 2,77 1,90
32 11/26/50 1,12 48 15 3,30 1,12 2,18
33 3/31151
1,00 13 36 5,25 3,51 1,74
34 101 8151
0,40 41 18 1,85 0,11 1,74
35 3/12/52 0,81 11 12 2,83 2,09 0,74
36 41 6/52
0,89 14 18 3,10
1.55 1,55
37 61 2/52
2,17 22 15 4,10 2,07 2,03
38 8/17/52
2,66 33 15 .3,08 0,83 2,25
39 91 2/52
1,20 35 6 3.fJ4 1,11 2,83
40 12/ 4152
2,11 49 12 1,50 0,71 0,79
41 3/12/53
1,01 11 36 3,50 2,15 1,35
42 3/23/53
2,33 12 12 2,00 1,08 0,92
T
RELACIONES ENTRE PRECIPITACION y ESCORRENTIA 235
8-8 Para una cuenca seleccionada por su instructor, recolecte los datos necesarios y
obtenga una relación precipipitación-escorrentía del tipo de la de la fig. 8-8.
8-9 Suponiendo Si =0,1 pulg. y E =0,002 Pulg/hr, ¿cuál será la pérdida acumulada por
intercepción al final de 4 y 20 horas para la tormenta de la fig. 8-l? Suponiendo que Sd
= 0,35 pulg, ¿cuál será el almacenamiento por depresión en los mismos tiempos?
8-10 Usando los datos del problema 8-1, desarrolle una relación coaxial similar a la de la fig.
8-5. Utilice los dos cuadrantes de la izquierda en la fig. 8-5, como primera aproxima-
ción. ¿Cuál es el error promedio de esta relación?
9
TRANSITO DE AVENIDAS
A medida que aumenta el caudal en un río, aumenta también el nivel del agua, y con él la
cantidad almacenada temporalmente en el canal. Durante la etapa de recesión de la creciente
el canal debe producir una cantidad de agua equivalente a este volumen almacenado. Como
resultado, una onda de creciente que viaje a lo largo de un canal parece aumentar su tiempo
base y (si el volumen permanece constante) rebajar su cresta. Entonces se dice que la onda es
atenuada. El tránsito de avenidas es la técnica hidrológica utilizada para calcular el
efecto del almacenamiento en un canal sobre la forma y movimiento de una ondade avenida.
Dado el caudal en un punto aguas arriba, el proceso de tránsito puede utilizarse para
calcular el caudal en un punto aguas abajo. Los principios del tránsito de avenidas pueden
aplicarse también para el cálculo de los efectos de un embalse sobre la forma de una onda de
creciente. El almacenamiento hidráulico no sólo ocurre dentro de un canal o en un embalse
sino también en el movimiento mismo del agua sobre la superficie del terreno. El almacena-
miento es pues efectivo durante la propia formación de una onda de avenida y los métodos de
tránsi to pueden aplicarse para calcular el hidrograma que resultará de un patrón específico de .
lluvias de exceso.
9·1 Movimiento de ondas
Una de las ondas más simples es la onda monoclinal ascendente en un canal uniforme.
Tal onda (fig. 9-1) consiste de un flujo uniforme inicial, un período de flujo uniformemente
ascendente y un flujo uniforme a continuación, con el caudal último alcanzado. Si se
superpone en este sistema una velocidad v igual y de sentido contrario a la velocidad de una
onda u, se producen una onda estacionaria y un flujo constante q' de derecha a izquierda,
con las velocidades indicadas en la figura. Este flujo se conoce como exceso y se calcula
como:
donde A es el área de la sección transversal del canal. De esta ecuación se puede obtener una
expresión para la velocidad de la onda:
u (9-2)
La velocidad de una onda monoclinal es entonces una función de la relación que hay entre
el área y el caudal del río (fig. 9- 2). Dado que la velocidad aumenta generalmente con el nivel
del agua, las curvas de área caudal son generalmente cóncavas hacia arriba. Las pendientes
de las secantes OA y OH representan las velocidades del agua en las secciones 1 y 2,
respectivamente (v 1 = q JA 1 = tg ()1), mientras la pendiente de la secante AH representa
238 lllDROLOGIA PARA INGENIEROS
la velocidad de la onda [Ecuación (9-2)]. De lo anterior puede concluirse que: (1) la
velocidad de la onda es mayor que la velocidad del agua en la mayoría de los canales; (2) para
un caudal pico dado, a onda con un caudal inicial mayor viajará más rápido; y (3) para una
onda de altura muy pequeña con respecto ala profundidad del canal:
dq I dq
u = - = - - (9-3)
dA B dy
donde B es el ancho del canal. La ecuación (9-3) se conoce como la ley de Seddon en
memoria del hombre que demostró su aplicación para el río Misisipí [1]. Los aspectos
teóricos de la ley fueron deducidos independientemente por Kleitz (1858) Yotros [2], pero
Seddon nunca estuvo al tanto de estos trabajos.
A partir de la fórmula de Chézy para flujo en un canal muy ancho (suponiendo la
profundidad igual al radio hidráulico)
y:
(9-4)
(9-5)
donde s es la pendiente de la superficie del agua. Diferenciando esta ecuación se obtiene:
dq = -tCByI/2
SI/2
= -tBv (9-6)
dy
Sustituyendo este valor en la ecuación (9-3) se obtiene
u = -tv (9-7)
FIGURA '·1
Esquema de definición para el análisis de una onda monoclinal ascendente.
La relación obtenida entre la velocidad del agua y la velocidad de la onda depende desde
luego de la forma del canal y de la fórmula de flujo utilizada. Los valores de la tabla 9-1
pueden ser utilizados como guías para estimar la velocidad de una onda.
En la fig. 9-3 se muestra una segunda clase de ondas. Esta es una onda abrupta, y la
figura muestra las condiciones un segundo después de que se ha abierto la compuerta
instantáneamente. El volumen de agua que entra al canal en ese intervalo es q 2 = A 2 V 2
(área acfd). El aumento de volumen abhg es:
TRANSITO DE AVENIDAS 239
-------8
Area
FIGURA 9·2
Relación área-descarga típica para un cauce y su influencia en la celeridad de la onda.
Tabla 9-1 RELACION TEORICA ENTRE LA CELERIDAD DE
UNA ONDA Y LA VELOCIDAD DEL AGUA PARA
SECCIONES TRANSVERSALES TIPICAS
Fonna
Triangular
Rectangular muy ancha
Parábola muy amplia
Sustituyendo Av = q da:
Manning
1,33
1,67
1,44
Chézy
1,25
1,50
1,33
El volumen djjg ha sido acelerado de v 1 a v 2 por la fuerza F:
(9-10)
donde w es el peso específico del agua. Puesto que F es también la diferencia de presiones
sobre A 1 YA 2:
(9-] 1)
240 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
FIGURA 9·3
Esquema de definición para el análisis de una onda abrupta de translación.
donde y es la profundidad hasta el centro de gravedad de la sección. Igualando las
ecuaciones (9-10) y ( 9 ~ 11), insertando v 2 de la ecuación (9-9) y resolviendo para u se
obtiene:
(9-12)
En un canal rectangular de ancho unitario se puede sustituir
Por lo tanto:
D = A Y D/2 = y.
J
gD
Z
u = VI ± - (D
z
+ DI)
2D¡
Ypara ondas de pequeña altura respecto a la profundidad del canal, DI = D 2 y:
U"" VI ± JgD
(9-13)
(9-14)
La ecuación (9-12) es una ecuación general aplicable a cualquier canal. La ecuación
(9-13) se aplica solamente a canales rectangulares y la ecuación (9-14) a ondas de pequeña
amplitud en canales rectangulares. Las ondas abruptas de translación se presentan bajo la
forma de ondas de marea en muchos estuarios, como ondas de caudal en canales de plantas
hidráulicas, como ondas de marea en lagos y en ocasiones como ondas de avenida en ríos
provenientes de tormentas de poca extensión y gran intensidad pluvial.
9-2 Ondas dinámicas y cinemáticas
El examen de las ecuaciones (9-3) y ( 9 ~ 1 4 ) muestra que las velocidades de las dos clases de
onda consideradas son aparentemente independientes la una de la otra. En el primer caso, la
onda se puede propagar en cualquier dirección, mientras que en el segundo solamente puede
viajar aguas abajo. Para aclarar las contradicciones evidentes, es necesario considerar las
ecuaciones básicas que gobiernan el movimiento de una onda. Suponiendo una pendiente
constante del fondo del canal SIJ Ysuponiendo que no existe influjo lateral al mismo, se
puede demostrar [ 3] que:
[ (
av v av 1 av.)JI/Z
q = AC R Sb - a ~ - 9ax - gat
(9-15)
TRANSITO DE AVENIDAS 241
y:
(9-16)
donde e es el coeficiente de Chézy y R es el radio hidráulico. La ecuación (9-16) es una
forma de la ecuación de continuidad.
La deducción de la ecuación (9-3) considera que la onda no se atenúa ni se dispersa pero
que sí cambia de forma debido a la dependencia de u sobre q. La ecuación también implica
que q es una función de y solamente [4]. y que u se deduce directamente de la ecuación de
continuidad. Lighthill y Whitham [2] han llamado estas ondas cinemáticas, mientras que
aquellas que dependen también de la influencia de la inercia se llaman dinámicas. El
movimiento cinemática requiere que los tres términos de pendiente diferentes de Sb en la
ecuación (9-15) sean despreciables, o sea, que la línea de energía sea paralela al fondo del
canal. Esta condición se satisface en muchos canales naturales con pendientes de 0,002 o
más.
En general el término ay será pequeño y los demás términos serán despreciables. Con
una velocidad de 3 m/seg (10 pie/seg) y una tasa de aumento de la elevación de 1,5 m/hr (5
pies/hr), ay = 1/7200. De esta manera, solamente cuando los canales son muy planos o
cuando existen tasas de cambio de caudal muy grandes (como en el caso de la onda producida
por la falla de un embalse) se violan los principios de la propagación cinemática de las ondas.
9-3 Ondas en canales naturales
Las ecuaciones desarrolladas en la sección 9-1 han sido comprobadas por medio de experi-
mentos controlados en canales de laboratorio con secciones transversales uniformes [5, 6].
También se han efectuado verificaciones razonables en canales naturales donde las contribu-
ciones localizadas de caudal son despreciables, como en el caso del río Misisipí demostrado
por Seddon [1] Yen el caso de la propagación de ondas en los diques de TVA, demostrado
por Wilkinson [7]. La ecuación (9-14) da buenos estimativos de la velocidad de ondas de
impulso en canales con aguas quietas.
El tratamiento matemático simple de las ondas de avenida necesariamente está limitado a
canales uniformes con secciones transversales relativamente uniformes. Los hidrólogos
deben tratar casos de canales no uniformes con secciones transversales complejas, pendiente
no uniforme y rugosidad variable. Las fórmulas de la sección 9-1 se aplican a ondas
generadas en un punto de un canal, pero la mayoría de las ondas de avenida se forman por
influjo no uniforme a lo largo de los canales de la red hidrográfica. Por estas razones, las
ondas naturales de avenida son mucho más complicadas que los casos relativamente simples
que se prestan a análisis matemático y verificación experimental.
El tratamiento teórico es útil en estudios de ondas abruptas en canales, ondas de impulso
en agua quieta (incluyendo ondas de marea en lagos y estuarios), yen estudios de ondas
provenientes de desembalses en una presa. Hasta hace muy poco, el movimiento de ondas en
canales naturales había sido tratado exclusivamente por procedimentos hidrológicos de
tránsito [8]. Tales procedimientos resuelven la ecuación de continuidad, o ecuación de
almacenamiento, para un tramo extenso del canal, generalmente limitado por dos estaciones
de conducido a una renovación del interés en métodos hidráulicos de tránsito, que están
basados directamente en las características hidráulicas del canal y pueden tener en cuenta
también los efectos dinámicos [9-15]. Un tratamiento completo de estos métodos está fuera
del alcance de este libro. pero serán discutidos en la sección 9-10.
Las ondas naturales de avenida son, generalmente, intermedias entre la translación y el
almacenamiento puro que ocurre en embalses amplios y en lagos. La figura 9-4 muestra un
ejemplo de una onda de avenida que se mueve con casi pura translación, o sea, con muy poco
cambio en su forma. La fig. 9-5 ilustra las grandes modificaciones que pueden ocurrir cuando
,
242 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
13
12
11
f10
9
1 8
-8 7
6
i 5
I :
2
1--
"
Rlo North Plate
\ f'\
Junio de 1935
-
---
---1 ---\--
f---

----
----
BridlJeporl, /
\
\
Ftveo. "'1
\
L .\
Neb.
I
-,
\
f--
I
<,
1'-....
I
"'-..
.......
<,
---

---- ---
---=-
--
---'
o
12 pm 12 m 12 pm 12 m 12 pm 12 m
Junio 2 Junio 3 Junio 4
FIGURA 9-4
Ejemplo del movimiento de una onda de translación, río North Plate cerca de Bridgeport y Lísco,
Nebraska, Estados Unidos.

--
1----
-- r--- --
-- --
--
1-- -
I
--


--
--
- - f-- -- -- --
f
H///, Oh/o
I I
-- -
-"'
--
- --
rr '\
\ 0/1/0
.
/",-
;'\
--

--
,..-'"
-\
1\-
.....-
r---
-.'1' --
e-- f--
---
/
,
:",,-1 \
I
/
t'-/
f==.::'"
30
25
5
o
13 14 15
16 17 18 19
Fecha. enero de 1937
20
21 22
8
o
FIGURA 9-5
Reducción del caudal debido al almacenamiento en el embalse amortiguador de Englewood, río
Stillwater, Ohio, Estados Unidos.
TRANSITO DE AVENIDAS 243
una onda de avenida se propaga a través de un embalse en el cual la descarga es una función de
la cantidad de agua almacenada. Las fuerzas de cantidad de movimiento predominan en
ondas de translación pura, y esas ondas tienen bases de tiempo relativamente cortas compara-
das con las dimensiones del sistema en el cual se mueven. La mayoría de las ondas naturales
de avenida se mueven bajo el control de la fricción y tienen bases de tiempo que exceden
considerablemente las dimensiones del sistema del cauce.
9-4 La ecuación de almacenamiento
La ecuación de continuidad puede expresarse como en la ecuación (9-16) o también como:
J - O
dS
dt
(9-17)
(9-18)
o
- - /1S
1- 0=-
t
donde 1 es el caudal afluente, O es el caudal que sale y S es el almacenamiento, todo lo
anterior para un tramo especificado de un río. Para dar una forma más conveniente para el
tránsito hidrológico de avenidas, generalmente se supone que el promedio de los flujos al
comienzo y al final de un intervalo pequeño de tiempo t (intervalo de tránsito) es igual al
flujo promedio durante ese período. Usando los subíndices 1y 2 para indicar las condiciones
al principio y al final del intervalo, se puede escribir:
(9-19)
La mayoría de los métodos hidrológicos de tránsito de avenidas están basados en la
ecuación (9-19). Se supone inicialmente que 1
10
1
2
, 0
1
Y S, se conocen y se trata de
encontrar O2 Y S 2' Puesto que hay dos incógnitas, es necesario encontrar una segunda
relación entre almacenamiento y flujo para poder hallar una solución. Los principales
obstáculos en tránsito hidrológico están en la determinación de esta última relación.
La suposición de que (1
1
+ 1
2)/2
= 1 implica que el hidrograma es una línea recta
durante el período t. Por esto, el factor más importante en la selección del período t es el de
que sea suficientemente pequeño para garantizar que la suposición sea cierta. El período de
tránsito no debe ser nunca mayor que el tiempo de viaje de la onda a través del tramo de río,
pues la onda podría atravesar completamente el tramo durante el período t. Si por otra parte
el período t se hace demasiado pequeño, el trabajo requerido aumenta pues se necesitan las
mismas operaciones para cada período. En general, aquellos valores de t comprendidos
entre un medio y un tercio del tiempo de viaje trabajan bastante bien. Dado que el proceso de
tránsito hidrológico se basa en la ecuación de continuidad, el volumen calculado de salida de
una avenida debe ser igual al volumen de entrada ajustado por cualquier cambio que ocurra en
el almacenamiento. Si estos volúmenes no concuerdan, quiere decir que existe un error serio
en el cálculo. Los pequeños errores de cálculo generalmente se compensan rápidamente. Si
se sobreestima la salida en un intervalo, el almacenamiento al final de ese intervalo será
demasiado pequeño y la salida en el siguiente intervalo será algo menor. Estos errores rara
vez producen inestabilidad en la solución.
9-5 Determinación de almacenamiento
Antes de poder establecer una relación entre almacenamiento y flujo, es necesario medir el
volumen de agua que hay en el río para varios niveles. La manera más obvia de hacer esta
244 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
operación es calcular los volúmenes de acuerdo con mediciones de la sección transversal
utilizando la fórmula de los prismas. Por lo general se considera que la superficie del agua
está a nivel entre las secciones transversales El almacenamiento total del tramo será igual a la
suma de los almacenamientos parciales entre cada dos secciones transversales. Para la suma,
la elevación en cada subtramo es igual a la elevación indicada por una curva de remanso en el
punto medio del subtramo (fig. 9-6). Este método requiere mediciones extensas para obtener
secciones transversales adecuadas y muchos cálculos de perfiles de la superficie libre del
agua para varias condiciones de flujo no permanente para obtener una descripción del
almacenamiento en todo el rango de condiciones esperado. El método es costoso y difícil de
llevar a cabo, y sólo se usa cuando no hay otra alternativa. Por ejemplo, este método se
utilizaría cuando se necesite calcular el almacenamiento de un tramo en el cual se van a
realizar alteraciones del cauce, en cuyo caso las condiciones después de la construcción
serían radicalmente diferentes de las condiciones actuales.
Las curvas de almacenamiento-vs-elevación, para embalses, se determinan midiendo,
por medio de un planímetro, las áreas entre contornos sucesivos de relieve en un mapa
topográfico. Estas áreas, multiplicadas por los incrementos de elevación, producen incre-
mentos de volumen entre los puntos medios de los dos intervalos por encima y por debajo del
área medida. Se supone que el nivel del agua es siempre horizontal, lo cual se cumple en la
mayoría de los casos. En embalses largos y de poca profundidad, el nivel de agua puede no
ser muy horizontal durante caudales altos (fig. 9-7). En estos casos es preciso efectuar
mediciones de la sección transversal y calcular los perfiles de flujo como se explicó atrás.
El método más común para determinar el almacenamiento en un tramo de un río consiste
en utilizar las ecuaciones (9-18) y (9-19) con caudales observados. La fig. 9-8 muestra los
hidrogramas de entrada y de salida para un tramo de río. Cuando las entradas exceden las
salidas, á S es positivo; cuando las salidas exceden las entradas, á S es negativo. Dado que
el tránsito de ondas requiere sólo el conocimiento de á S, el valor real de S no es necesario y
el punto de almacenamiento cero se puede escoger arbitrariamente. En cualquier tiempo, el
almacenamiento será la suma de los incrementos positivos y negativos de á S a partir del
punto cero. Los cálculos se ilustran en la figura.
Curva de remansocalculada
FIGURA 9-6
Cálculo del almacenamiento en un tramo basado en las secciones transversales del cauce.
Uno de los inconvenientes más problemáticos del tránsito de avenidas es el influjo local
que entra al tramo entre las dos estaciones que lo delimitan. Si el influjo local se presenta
cerca de la estación de entrada, generalmente se suma directamente al hidrograma de entrada.
En el sitio de una desembocadura importante, las estaciones de entrada (para las cuales se
añade el flujo) deben estar más arriba del punto final del efecto de las curvas de remanso. Si el
influjo local ocurre más cerca de la estación final del tramo, se puede sustraer del
TRANSITO DE AVENIDAS 245
120 km
1500
_______ 54,000
_0
40 50
I
w W W 00 00
Distancia aguas arribade la presa Wheeler
FIGURA 9·7
Perfiles de la superficie libre en el embalse de Wheeler del río Tennesse, Estados Unidos. (Datos de la
TVA.)
Hora
1 O
/:;5 S
rr T
3/6 p.m.
560 700 -140
h
3/12 p.m. -
7:\
660 660 O
4/6 a.m.
O
2500 1020 1480
4/12 m. t480
5500 t850 3650
I \
4/6 p.m. '5t30
- Caudales de entrada
5950 2650 ; 3300
I I
4/12 p.m.
8430
4200 3350 850
5/6 a.m. 9280
I
2950 3700 -750
Almacenamiento
¡....-, 5/12 m.
8530
I /

2100 3680 -t580
f\
, de salida
5/6 p.m.
6950
/
1470 3100 1630
Y¿rdid8' I
5/12 p.m. 5320
J
I
tOOO 1?450 t450
1/
de
6/6 a.m.
3870
740 ,000 '1260
J 6/12 m
2610
I /
.........,
600 t650 ·1050
r-.
6/6 p.m. 1560
6/12 p.rn,
530 1300 -770
/
790
1
' .....

V
<,
r----- __
"-
,...--
I
2
o
12 p.m. 6a.m. 12 m. 6 p.m.12 p.m. 6 a.m.12 m. 6 p.m. 12 p.m. 6 a.m. 12 m. 12 p.m. 6 a.m, 12 m. 6 p.m. 12 p.m.
4 5 6 7
6
7
FIGURA 9-8
Cálculo del almacenamiento en el canal a partir de los hidrogramas de entrada y salida.
246 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
hidrograma de salida antes de calcular el almacenamiento. En este caso, el flujo del cauce
principal se propaga a través del tramo y el influjo local se añade después de terminado el
tránsito. Entre los dos casos extremos se encuentran muchas posibilidades de combinación de
porcentajes del caudal principal y porcentajes del caudal localizado antes del tránsito, y de
añadir el resto después del mismo al hidrograma de salida. Si el influjo local es relativamente
pequeño en comparación con el caudal principal, cualquier sistema, aplicado en forma
conveniente, debería dar buenos resultados. Si el influjo local es grande, debe considerarse la
posibilidad de reducir el tamaño del tramo. .
El volumen total del influjo local no medido puede determinarse susbtrayendo las salidas
medidas de las entradas medidas para un período que comience y termine con el mismo
estado de flujo bajo, o sea, para as = O. Generalmente se considera que la distribución
temporal del flujo local no medido coincide con los caudales observados en un tributario
pequeño de tamaño y carácter similar a los cauces típicos del área que no tiene registros. Este
procedimiento concentra todos los errores de medición de caudal en el influjo local no
medido, y es posible que los caudales resultantes no sean del todo razonables. Si la
infiltración a partirdel tramo de río es alta, el influjo local no medido puede ser negativo.
9-6 Tránsito de avenidas a través de embalses
Un embalse, en el cual el caudal es una función de las elevaciones del nivel de agua, ofrece el
caso más simple para el tránsito de avenidas. Un embalse puede tener en general compuertas.
no controladas yloun vertedero libre. Los embalses con compuertas y vertederos controlados
pueden analizarse como los primeros si se supone que los controles están abiertos en una
posición fija. Los datos disponibles para el análisis del embalse son las curvas de
almacenamiento-vs-elevación y de elevación-vs-descarga (fig. 9-9). La ecuación (9-19)
puede transformarse, según [16], en:
(9-20)
La solución de la ecuación (9- 20) requiere una curva de tránsito que indique el valor de 2
Slt + Ocontra valores de O, (fig. 9-9). Todos los términos dellado izquierdo de la ecuación
son conocidos y el valor de 15
2
1t + O
2
puede ser calculado; el valor de O
2
se obtiene
entonces de la curva de tránsito. Los cálculos se repiten así para otros intervalos. La tabla 9-2
ilustra una solución típica. Debe señalarse que los valores de 15It - O pueden calcularse
fácilmente como (15 It + O) .... 2 O.
El tránsito de una avenida a través de un embalse con salida controlada depende del
método de operación. Una ecuación general puede obtenerse modificando la ecuación (9-19)
a:
(9-21)
donde O es la salida no controlada, y ORes la salida controlada. Si O es cero, la ecuación
(9-21) pasa a ser:
(9-22)
que puede resolverse fácilmente para S2 Yla elevación del embalse. Si O no es cero, la
ecuación de tránsito se transforma en:
(9-23)
TRANSITO DEAVENIDAS 247
La solución de la ecuación (9-23) es idéntica a la de la ecuación (9-20) excepto por la
inclusión de OR'
Si las compuertas se fijan en una sola posición de manera que la descarga sea una función
de la altura del nivel del agua, la solución requiere una familia de curvas 2 S It + O para
diferentes aberturas de las compuertas. El método de tránsito es aún el mismo de la ecuación
(9-20) excepto que en cada ocasión se debe utilizar la curva de la abertura correspondiente de
la compuerta.
35
30
25
..
..
'a.
20
s
s
'f¡j
15
j
w
\0
5
140
40
I
¡
300 400 500, 600 700 800 900
25
Almacenamiento en pies"/seg, - dla ( - + O) en pier /seg
t

0---
o 100 200
FIGURA 9-9
Curvas de tránsito para un embalse típico.
9·7 Tránsito en cauces naturales
El tránsito en canales naturales es complicado por el hecho de que el almacenamiento no es
una función única de las salidas. Esto puede ilustrarse cuando se colocan en un gráfico los
valores del almacenamiento, calculados en la fig. 9-8, contra las salidas simultáneas de
Tabla 9-2 TRANSITO PARA LA CURVA 25lt + O DE LA FIGURA 9-9
(Los datos disponibles al comienzo del tránsito se anotan en tipo más oscuro).


Fecha Hora 1, pie
3/seg
t t
O. pie"/seg
pieS/seg pies/seg
1
Mediodía
20 470 500 15
Medianoche
50 508 540 16
2 Mediodía
100 578 658 40
Medianoche
120 632 798 83
3
Mediodía 80 642 832 95
Medianoche 40 620 762 71
248 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
caudal. La curva resultante es usualmente un lazo ancho que indica mayor almacenamiento
para una salida dada durante niveles ascendentes del río que durante niveles descendentes
(fig. 9-10).
La razón es obvia si se consideran los diferentes perfiles de la superficie del agua que
existen durante el período de tránsito de una onda de avenida (fig. 9·11). El almacenamiento
bajo una línea paralela al fondo del canal se llama almacenamiento prismático; entre esta
línea y el perfil real de la superficie de agua se halla el almacenamiento en cuña. Durante
los niveles ascendentes puede existir una cantidad considerable de almacenamiento en cuña
antes de que se produzcan aumentos apreciables en las salidas del tramo en cuestión. Durante
los niveles decrecientes las entradas al tramo descienden más rápidamente que las salidas y el
almacenamiento en cuña se hace negativo. El proceso de tránsito en un río requiere una
relación de almacenamiento que reproduzca adecuadamente el almacenamiento en cuña.
Generalmente se incluye el flujo de entrada como un parámetro en la ecuación de almacena-
miento para satisfacer la última condición.
9-8 Tránsito de avenidas por el método analítico
Una expresión para el almacenamiento en un tramo de un río es:
,
s = ~ [xl"'/II + (1 - x)om/II]
a
(9-24)
donde a y n son constantes de la relación media de niveles-vs-descargas para el tramo, q =
ag", y b y m son constantes en la relación media de niveles-vs-almacenamiento para el
tramo, S = bg": En un canal rectangular uniforme, el almacenamiento varía con la primera
potencia del nivel (m ::z: 1) y la descarga varía con la potencia 5/3 del nivel (de acuerdo a la
fórmula de Manning). En un canal natural con planicies de inundación el exponente n puede
aproximarse a 1, o ser menor que 1. La constante x expresa la importancia relativa de las
entradas y salidas al tramo, en el almacenamiento del mismo. Para un embalse simple x = O
(las entradas no tienen efecto); si las entradas y las salidas fueran igualmente importantes x
sería igual a 0,5. Para la mayoría de los ríos x está entre Oy 0,3 con un valor medio de
aproximadamente 0,2.
El método Muskingum [17] supone que m/n = 1 Yhace bfa = K de modo que la
ecuación (9- 24) se transforma en:
s = K[xI + (1 - x)O]
(9-25)
La constante K, conocida como la constante de almacenamiento, es la relación entre
almacenamiento y descarga, y tiene dimensiones de tiempo. Es aproximadamente igual al
tiempo de viaje de la onda a través del tramo, yen ausencia de datos se estima como tal. Si
existen datos disponibles de otras avenidas, K y x pueden ser estimados haciendo un gráfico
de S contra xl + (1 - x) O para varios valores de x (fig. 9-10). El mejor valor de x es
aquel que hace tomar a los datos la forma más cercana a una curva de valor único. El método
Muskingumconsidera que dicha curva es una línea recta de pendiente K. Las unidades de K
dependen de las unidades utilizadas para el flujo y para el almacenamiento. Si el almacena-
miento está dado en metros cúbicos por segundo y por día y el flujo está dado en metros
cúbicos por segundo, K tiene unidades de días.
i
5
--
'la
. ~ 4
~

JI
. ~
3
e
..
C:l
-;:;
2
I
::::
+
.....
'"
TRANSITO DE AVENIDAS ·249
v
x=O
/ Il
x=0,10
~
r
~
~
/
~ = 1900 -ossa«
2000 '
/'
~
~
~
/ ~
'Y
°° 0,5 1,0 1,5 2,0
S en miles de pies' /seg-dla °
2,5
0,5
1,0 1,5 2,0 2,5
S en miles de pies' / seg-dla
3,0
FIGURA 9-10
Determinación de las constantes de almacenamiento de Muskingum [Ecuación (9-25»).
Si la ecuación (9-25) se utiliza para remplazar S en la ecuación (9-19) y se hacen las
simplificaciones necesarias, se obtiene:
Oz = Co!z + Cl!l + CZO
I
(9-26)
donde:
Kx - O.5t
(9-26a) C
o
=
K - Kx + O.5t
Kx + O.5t
(9-26b) c
l
K - Kx + O.5t
K - Kx - O.5t
(9-26c) Cz
K - Kx + O.5t
Combinando las ecuaciones (9-26 a), (9-26 b) Y(9-26 c), se obtiene:
C
o
+ C
l
+ C
z
= (9-26d)
En estas ecuaciones t es el período de tránsito en las mismas unidades de K. Con los
valores de K, x, y t establecidos, se pueden calcular los valores de co, Cl YC2' La
operación de tránsito es simplemente una solución de la ecuación (9-26) con los valores de
O
2
de un período transformándose en los valores de 0
1
del período siguiente. La tabla 9-3
ilustra un cálculo típico.
Dado que la mayoría de los procedimientos de tránsito requieren cálculos de almacena-
miento acumulado, el flujo de salida en cualquier momento se puede obtener solamente por
medio de los procedimientos de tránsito de avenidas, a partir del último valor conocido del
mismo. Así por ejemplo, se puede obtener un valor de 0
4
a partir de la ecuación (9-26):
(9-27)
250 HIDROLOGIA PARAINGENIEROS
Almacen«mienlo
en cul'la
A/macenemienlo
prismátiCO
Almacenamiento negativo,
Almacenamienlo en cul'la
en CUI'lIl
A/mllcenemlenlO
prismátiCO
FIGURA 9·11
Perfiles posibles de la superficie del agua en un canal durante el paso de una onda de avenida.
Dado que C2 es menor que uno, C
2
3
tiene un valor muy pequeño y generalmente puede
despreciarse. Combinando coeficientes se obtiene:
(9-28)
La ecuación (9-28) suministra una manera de calcular el flujo de salida en cualquier
instante si se conocen los caudales afluentes precedentes.
Dado que x depende de la importancia relativa del almacenamiento en cuña, también
depende de la longitud del tramo. La distancia entre estaciones de medición es tal, que los
valores de x son generalmente mucho mayores que cero. La demora en tiempos producida
por el almacenamiento puede, sin embargo, calcularse por tránsito sucesivo [18] a través de
Tabla 9-3 APLICACION DEL METODO MUSKINGUM
Basado en K"" 11 h, t = 6 h, x =0,13; por tanto Co =0,124, C l =0,353 Y Cz =
0,523; los valores conocidos al comienzo del tránsito se indican en tipo oscuro.
Fecha Hora
1, pie
3/seg
colz clll
C
Z
Ol O, pie
3/seg
1
6A.M. 10 ... ... ... 10
Mediodía 30 3,7 3,5 5,2
12,4
6 P.M. 68 8,4 10,6 6,5 25,5
Medianoche
SO 6,2 24,0 13,3 43,5
2 6A.M.
40 5,0 17,7 22,7 45,4
Mediodía
31 3,8 14,1 23,7 41,6
6 P.M.
23 2,9 10,9 21.8 35,6
un cierto númemero de almacenamientos por embalse simple (x· = O). Este procedimiento
puede visualizarse como una división del tramo en longitudes unitarias para las cuales el
almacenamiento en cuña es pequeño con relación al almacenamiento prismático. El número
óptimo de tramos unitarios y de valores correspondientes de K se determina generalmente
por tanteos sucesivos, aún cuando también se han desarrollado algunas fórmulas [19].
El método Muskingum supone que el valor de K es constante para todos los flujos. Aún
cuando tal suposición es generalmente adecuada, en algunos casos la relación de
almacenamiento-caudal es no lineal y se debe encontrar un método diferente. Un procedi-
miento alternativo sería el de considerar que K es una función del caudal afluente [18, 20].
Es evidente que la ecuación (9-20) puede modificarse para tránsito en canales mediante la
obtención de una curva que relacione 2S/t + al + O y al + O.
TRANSITO DE AVENIDAS 251
9·9 Métodos gráficos de tránsito en corrientes
A través de los años se han venido proponiendo varios métodos gráficos para el tránsito de
avenidas. La ecuación de Muskingum para x = O, puede expresarse como:
Combinando las ecuaciones (9-17) y (9-29) se obtiene:
dS = K dO
dt dt
(9-29)
1 - O
K
dO
=-
dt
(9-30)
La ecuación (9-30) es la base para un método gráfico muy sencillo [21]. Dado un
hidrograma de entrada y el segmento inicial del hidrograma de salida, el último puede
extenderse por medio de una regla como se indica en la fig. 9-12. No es necesario establecer
un intervalo de tiempo dado para el tránsito, y debe señalarse que no es necesario que K sea
una constante, sino que puede ser una función de O. El procedimiento es apropiado para el
tránsito de avenidas a través de un embalse sin control para el cual se puede obtener una curva
de dS IdO contra O.
No es necesario determinar el valor de K por el procedimiento descrito en la sección 9-8.
En lugar de eso, K puede determinarse invirtiendo el proceso de tránsito descrito anterior-
mente. Se traza una línea que se ajuste a la pendiente del hidrograma de salida en un tiempo
cualquiera t, proyectándola hasta una descarga igual al flujo de entrada pasa ese mismo
tiempo; y se determina K como la diferencia entre el flujo de entrada y dicha proyección.
Una vez que se han determinado los valores de K para un cierto número de puntos
seleccionados a lo largo de los segmentos creciente y decreciente del hidrograma de una serie
histórica, es posible obtener fácilmente una relación entre K y O.
Hidrograme de
<sallde transitado
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
"
"
FIGURA '·12
Método gráfico de tránsito de avenidas.
252 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
El procedimiento gráfico descrito anteriormente considera una acción de embalse simple-
(x = O); además, el pico del hidrograma de salida debe coincidir con algún punto sobre el
segmento de recesión del hidrograma de entrada. Aunque es posible presentar una construc-
ción gráfica que introduzca el x de Muskingum, existe una solución aún más simple. El
factor x puede considerarse como una medida de la componente de traslación del movi-
miento ondulatorio. La fig. 9-13 muestra que, con un valor constante de K, la traslación del
hidrograma es mayor para un valor de x más grande. Así, el efecto de aumentar x puede
presentarse retrasando el hidrograma de entrada y disminuyendo el valor de K. Si el retardo
TL es constante, es inmaterial si se retrasa el hidrograma de entrada y luego se transita o si se
retrasa el flujo ya transitado. Un procedimiento completamente flexible utilizaría tanto un
valor K variable, como un retardo TL variable, ambas funciones del flujo [22 J, Puesto que
sin traslación el pico del hidrograma de salida debe coincidir con algún punto de la recesión
del hidrograma de entrada, una medida de TL es la diferencia de tiempo entre el pico de
salida y un flujo igual durante la recesión del hidrograma de entrada (fig. 9-14). Los valores
de TL se pueden determinar a partir de los hidrogramas de varias avenidas históricas y se
pueden colocar en un gráfico de T
L
vs 1 (fig. 9-15). Usando los datos históricos, el
hidrograma de entrada se retrasa de acuerdo con la curva T
L
vs 1 Yse construye una curva
de K vs O a partir del afluente retrasado y de las salidas observadas como se describió
anteriormente. El tránsito se efectúa retrasando primero el hidrograma de entrada (fig. 9-15)
y luego utilizando una regla como se muestra en la fig. 9-12. Pueden construirse ayudas
gráficas manuales para realizar ambas operaciones simultáneamente [22 J, Ytodo el proceso
es susceptible también de ser programado.
------
x=02
t
'x=O,4
I \
I \
, ,
I ,
' . . \
I ,\,
-- . ~
~ .,
... ,\,
" .,
-, ""
"'"
... ~
... ~
":.
' .......
<,
<,
Tiempo
FIGURA'·13
Efectos del cambio de la constante x de Muskingum en el hidrograma de salida.
9·10 Tránsito cinemático y tránsito dinámico
Las técnicas hidrológicas de tránsito de avenidas que se han discutido en las secciones
anteriores se basan en métodos empíricos para ajustar series históricas, yen consecuencia no
pueden usarse en puntos intermedios sin estaciones de medición. También existen problemas J
TRANSITO DE AVENIDAS 253
FIGURA 9·14
Determinación del traslado T L'
Tiempo
7
80
O 10 20
TLyKenhoras
7í.
vsI
70 60
\
llo*"'í Hidrogrerna de
I entrada dNfasado
30 40 50
Tiempo en horas
20 10


J
31---1---1--1-+--+
FIGURA 9·15
Tránsito por el método gráfico con traslado y factor de almacenamiento variables.
en el manejo de flujos por encima de la avenida máxima del registro o en casos de cambios
rápidos del flujo como por ejemplo en el estudio de ondas producidas por el rompimiento de
una presa. Si alguna de estas deficiencias se considera inaceptable en el análisis, es necesario .
recurrir a procedimientos hidráulicos de tránsito que tienen en cuenta tanto las características
físicas como las características hidráulicas del sistema de canales. Puesto que los métodos
hidráulicos requieren un gran volumen de cálculo, algunas veces se utilizan para obtener
curvas de caudales y de niveles, en ciertos puntos apropiados del sistema, para eventos reales
y simulados, que pueden servir para desarrollar técnicas más simples en las actividades
operativas continuas relacionadas con el sistema.
254 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Las bases teóricas para el tránsito dinámico y cinemático se discuten en la sección 9- 2. El
tránsito hidráulico requiere la solución de las ecuaciones de continuidad [Ecuación (9-16)] Y
de movimiento [Ecuación (9-15)]. Aún cuando no existen soluciones analíticas para estas
ecuaciones, existen métodos numéricos para resolverlas (ecuaciones de diferencias finitas)
con la ayuda de computadores digitales. Los numerosos procedimientos numéricos para
integrar las ecuaciones de flujo no permanente pueden dividirse en tres categorías: métodos
implícitos [9, 12,24,27], métodos explícitos [25,28 y 31] y métodos de características
[11, 13,29, 32-34]. Independientemente del método utilizado, es necesario conocer de
antemano ciertas condiciones iniciales y condiciones de frontera.
En el método de las características, las ecuaciones básicas se transforman en cuatro
ecuaciones diferenciales totales (ecuaciones características), que resultan en una serie de
direcciones características (o curvas) en el plano xt , a lo largo de las cuales existen
relaciones entre la velocidad y la profundidad. Las cuatro ecuaciones pueden integrarse
numéricamente para obtener las cuatro incógnitas-profundidad, velocidad, distancia y
tiempo - en cada punto de la red curvilínea. Generalmente es mucho más simple programar
una.solucion basada en una red rectangular, o sea, obtener valores de velocidad y profundi-
dad en puntos específicos de la red con intervalos fijos de x. Este método parece ser el más
práctico cuando el problema contiene cambios muy grandes de los parámetros, como en el
caso de las ondas producidas por fallas de embalses.
En el método explícito, las ecuaciones básicas se expresan directamente en su forma de
diferencias finitas, y el plano xt se cubre por medio de una red rectangular. Aún cuando este
procedimiento parece ser el más simple, tanto la convergencia como la estabilidad limitan
mucho el tamaño de los intervalos de tiempo posibles. También la forma de la ecuación de
diferencias finitas tiene importancia crítica en la obtención de resultados significativos.
El método implícito utiliza también la forma de diferencias finitas de las ecuaciones
básicas y una red rectangular en el plano xt: sin embargo, las ecuaciones usadas no permiten
la solución directa para velocidad y profundidad en cada punto de la red. En este procedi-
miento, la velocidad y la profundidad para todos los puntos de la red en un instante 1 se
determinan por solución simultánea de 2n ecuaciones, donde n es el número de puntos en el
eje de x. Aún cuando este tipo de solución es incondicionalmente estable, la convergencia
requiere que los intervalos de tiempo sean limitados en un grado que depende de la tasa de
cambio del flujo mismo. Cuando la tasa de cambio del flujo es baja, el método implícito
permite el uso de tramos más largos y de esta manera requiere menos tiempo de cálculo que
cualquiera de los otros procedimientos.
Cuando las suposiciones cinemáticas son válidas, como ocurre frecuentemente, es
posible hacer ahorros importantes de capacidad de computador y tiempo de cálculo debido a
la simplificación de los programas.
Hay muchas maneras de aplicar el concepto de ondas cinemáticas a los procesos de
tránsito. En todos los casos, es necesario conocer las secciones transversales en los extremos
del tramo así como la pendiente y la rugosidad del canal, aún cuando el detalle necesario en la
descripción de estos parámetros sea variable. Así por ejemplo, las secciones transversales
pueden especificarse en detalle, incluyendo las planicies de inundación, o pueden tomarse
simplemente como trapezoidales. Para cualquier intervalo, 1lo 1
2
, O1 Y los niveles
correspondientes así como las velocidades medias deben ser conocidas. También se debe
conocer el influjo lateral. Una solución simple consiste en suponer que O
2
= 0
1
Ycalcular
á S a partir de la ecuación de continuidad y el nivel resultante en la sección de salida al final
del intervalo". En este momento, se puede calcular O
2
a partir de la ecuación de Manning. Si
el valor de O
2
no coincide con el valor supuesto, se deben realizar varias iteraciones para
obtener el valor final. El número de iteraciones puede ser reducido dando peso a la suposición
inicial de O
2
en la dirección del cambio de flujo. Debe entenderse, sin embargo, que las
suposiciones básicas para tránsito cinemático son las mismas del tránsito hidrológico, y que
TRANSITO DE AVENIDAS 255
los requisitos mayores de cálculo pueden no estar justificadas a menos que el problema
requiera (1) la interpolación entre puntos de medida, (2) la extrapolación por encima de los
caudales observados, o (3) la predicción de los efectos de cambios en el canal.
Existe también un procedimiento que puede llamarse de tránsito cinemático modifi-
cado y que está siendo aplicado en relación con un modelo de simulación hidrológica. Este
procedimiento considera que el tramo de cálculo es prismático con una sección transversal
igual a la de la sección de aguas abajo, lo cual reduce mucho el volumen de operaciones. El
método considera también que la velocidad no cambia, lo cual implica que el cambio en los
flujos de salida se debe exclusivamente a cambios en la sección transversal. Esta suposición
produce en general un buen estimativo de O
2
por lo cual no se realizan nuevas iteraciones.
Igualmente, si se toma un período de cálculo suficientemente corto, el error compensativo de
que se habló en la sección 9-4actúa para evitar errores serios e inestabilidad en la solución. El
tiempo requerido para el cálculo puede reducirse aún más suprimiendo las operaciones
cuando el cambio en los flujos de entrada es muy pequeño, como ocurre cuando hay períodos
largos de caudal bajo. Finalmente, la programación puede ajustarse para hacer coincidir los
caudales calculados con la pendiente de la superficie del agua definida por el nivel en la
sección inferior y otro nivel aguas arriba o aguas abajo de dicha sección. Este procedimiento
se aparta de la suposición cinemática por el uso del término dy / dx , pero permite que el
programa se ajuste a tasas grandes de cambio en los caudales de entrada o a curvas de remanso
producidas por mareas, embalses aguas abajo o confluencias con otros tributarios. En la
forma descrita, el nuevo método resulta más útil que un proceso simplemente cinemático o
hidrológico de tránsito, ahorrando sin embargo, los detalles de cálculo de los métodos
dinámicos.
9·11 Deducción de hidrogramas de salida con base en procesos de tránsito de avení-
das.
La forma del hidrograma de una cuenca depende del tiempo de propagación a través de la
cuenca, así como de su forma y de sus características de almacenamiento. Cuando la
escorrentía se considera como flujo de entrada, y el hidrograma como flujo de salida, el
problema es análogo a tránsito con almacenamiento simple. La similitud [35,36] de las
ecuaciones (7-6) y (9-28) demuestra que el hidrograma unitario es básicamente un conjunto
de coeficientes de tránsito.
La naturaleza del problema sugiere el uso de métodos de traslado y tránsito (sección 9-9).
El flujo de entrada puede ser trasladado en el tiempo mediante división de la cuenca en zonas
por medio de líneas isocronas de tiempo de viaje a partir de la salida o punto de concentración
de la cuenca. El área entre cada par de isocronas se mide, y se dibuja un diagrama de
tiempo-área (fig. 9-16), que puede interpretarse como el flujo de entrada a un embalse con
características de almacenamiento equivalentes a las de la cuenca y situado en el punto de
salida de la cuenca. En esta forma, si se realiza el tránsito del diagrama de tiempo-área por el
método Muskingum (sección 9-8) con x = O(o por otro método conveniente), se obtiene el
hidrograma de salida después de realizar el correspondiente ajuste de unidades. Dada la
forma como se construye el diagrama de tiempo-área, el hidrograma calculado es el resultado
de una lluvia instantánea (duración = O horas), y por esto se denomina hidrograma
unitario instantáneo[37].Este hidrograma se puede convertir en otro de duración finita,
para cualquier valor de t, haciendo el promedio de ordenadas con t unidades de tiempo de
diferencia y colocando los promedios en un gráfico al final del período t (fig. 9-17).
El método descrito anteriormente no tiene que estar limitado al cálculo de hidrogramas
unitarios. Para una tormenta de duración igual al intervalo entre líneas isocronas, la escorren-
tía promedio puede ser estimada para cada zona de tiempo y expresada en metros cúbicos por
256 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
,
,
___ _ _ _ lsocronal
..
-
2 3 4 5 6
Tiempoen horas
20
FIGURA 9-16
Reducción del diagrama de área - tiempo para una cuenca hidrográfica.
segundo*. El diagrama resultante de tiempo-escorrentía se transita a través del almacena-
miento para obtener el hidro grama real de salida. Si la lluvia se demora varios intervalos de
tiempo, los diagramas de tiempo-escorrentía se trasladan y se superponen (fig. 9-18) Y el
hidrograma combinado resultante se transita. Este procedimiento tiene en cuenta variaciones
de intensidad en el tiempo y en la distribución espacial de la precipitación, dos factores que el
hidrograma unitario no considera fácilmente. Por esta razón el procedimiento puede adap-
tarse para cuencas mucho más grandes que las que pueden estudiarse mediante el hidrograma
unitario, lo cual lo hace más útil en la simulación hidrológica (sección 10-2).
El tránsito de escorrentía a través de la cuenca, generalmente denominado método de
las isocronas, no es tan fácil de aplicar como se podría pensar. No existe una manera
rigurosa y simple de obtener el diagrama de tiempo-área: generalmente se supone que el
tiempo de viaje es proporcional a la distancia a lo largo del canal desde cada punto hasta la
sección de salida, teniendo en cuenta las variaciones de pendiente del canal y también que el
flujo de entrada debe ser igual al flujo de salida en el momento del pico de caudal. La curva de
tiempo-área determinada de esta manera es solamente una primera aproximación, que puede
requerirmejoras para producir un ajuste óptimo cuando se combina con el mejor valor de K.
En otras palabras, se utiliza un procedimiento de tanteos sucesivos hasta encontrar una
combinación que produzca un buen ajuste a los datos de avenidas históricas. Aún cuando es
laborioso, este procedimiento es útil en el análisis de ríos con estaciones de registro;
obviamente no sirve para estaciones que no posean datos históricos.
Es posible obtener un valor estimado de K a partir de datos de la curva de recesión de una
cuenca. A partir de las ecuaciones (7-3) y (9-25), con x = O:
donde K; es la constante de recesión del río.
1
K=--
-lnK,
(9-31)
* q en m'Yseg = 2.78 AQ/tm
3/segcon
A en km
2
y Qencentimetros(q =.646 AQ/t éonA en millas
cuadradas. Q en pulgadas y t en horas).
TRANSITO DE AVENIDAS 257
Hidrograma unitario
\ Instantáneo
E \ ~ Hidrograma unitario t - hr
"
-,
............................. -
Tiempo
FIGURA 9·17
Conversión de un hidrograma unitario instantáneo en un hidrograma de duración finita.
Tiempo
FIGURA 9-18
Diagrama de tiempo vs escorrentía para una tormenta larga.
Clárk [37] sugirió la estimación de K (en horas) a partir de la ecuación:
eL
K = J ~
(9-32)
donde L es la longitud del canal principal en kilómetros, S la pendiente media del canal y e
258 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
varía desde aproximadamente 0,5 hasta 1,4 (O,S a 2,2 con L en millas). Linsley, en su
discusión del artículo de Clark, sugirió la fórmula:
(9-33)
donde A es el área de drenaje en kilómetros cuadrados y b varía entre 0;01 Y0,03 con Len
kilómetros (O,04 a O,OS con L en millas y A en millas cuadradas), para la cuenca analizada.
9·12 Relaciones entre estaciones de medida
La discusión sobre propagación de ondas estaría incompleta sin la mención de un simple
procedimiento empírico que generalmente da resultados bastante buenos. Las relaciones
entre estaciones de medida son gráficas que relacionan un nivel de descarga dado en una o
varias estaciones aguas arriba con los niveles y descargas resultantes en una estación aguas
abajo. Estas relaciones son más eficientes para niveles máximos (fig. 9-19). Si tales
relaciones son confiables, la cantidad de influjo local entre las estaciones, en cada avenida,
debe tener una relación fija con la cantidad de flujo que entra al tramo por la sección de aguas
arriba. Dado que esta condición es poco probable, las relaciones entre estaciones son más
efectivas cuando los influjos locales son relativamente pequeños comparados con el flujo
principal. También es necesario que el pico del influjo local mantenga una relación temporal
I
100
f O h ~ 1
/
V'- 9 hr
/
/'
""'8nr
ti
/
lhr
Tiempo de vifl/e
8piOximado
V
6hr
",-A
95
65 70 75 80 85 90 95
Nivel méximo del rfo sacramento en ButteClty. edf.
125
~
Lf
d 120
s
~ 115
i
en 110
FIGURA 9·19
Relación simple de niveles máximos entre estaciones. (U.S. National Weather Service.)
fija con el pico del flujo principal. Si una diferencia pequeñaen el tiempo de ocurrencia puede
causar una diferencia considerable en el caudal de salida resultante (fig. 9-20), las relaciones 1, ....: ..•.: .•. '.,., ..
no serán efectivas para el análisis. De esta manera, las relaciones entre estaciones son más . •.
efectivas para grandes ríos donde el influjo local es pequeño en comparación con el flujo
principal y donde las tasas de variación del flujo son relativamente pequeñas.
TRANSITO DE AVENIDAS 259
r-
6hr
-j
,/"\('" CaudeJ toteI
, ..., / \
: ,_.... \
\
\
\
\
\
,
,
,
,
OaudeJ principal
del cantil
Tiempo
FIGURA'·20
Efecto del tiempo de llegada de picos de avenida en el hidrograma de salida de un tramo dado.
180r------r---,----r--.,--"--r--,----,
'** B tiempo ptOIIIedio de _ lI/lh
Bent CIwIr Y d. 8 hora
140
u. la ._• "-80lImeIIIlt ••
_ntMloclll. deIconoc.
20 40 60 80 100 120
e.udeI pico en8enl CrlNIk enmi. dII ..1-0.
r
.....
1'20>----l---___+_

,
1Oo
l--- +-- -bL----,I'+---,¡tL--
i
i 80
i
t 60
I
;60
20
1401-----l---+---_+__-
FIGURA'·21
Relación entre estaciones del río James entre Bent Creek y Scottsville, Virginia, con parámetro de
influjo local. (V.S. National Weather Bureau.)
260 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Es posible determinar algunas relaciones más complejas entre estaciones para tener en
cuenta los efectos del influjo local (fig. 9 ~ 2 1 ) . También es posible obtener diagramas para
efectuar tránsito de avenidas en función de niveles [38].
Las relaciones entre estaciones y el tránsito en función de niveles son útiles en el análisis
de ríos para los cuales no existen datos de caudal. Debe anotarse que cualquier cambio en el
canal, producido por agentes naturales o por la mano del hombre, puede causar variaciones
en la relación nivel-caudal y nivel-almacenamiento para el tramo considerado. Un análisis en
función de los niveles puede invalidarse por cambios de este tipo. Este tipo de análisis es
particularmente útil en la elaboración de pronósticos de avenidas. En tales casos, la rapidez es
la condición más importante, y los niveles son el producto deseado; una solución que elimine
la necesidad de convertir niveles a caudales y éstos de nuevo a niveles potencialmente tiene
mucho valor siempre y cuando sea confiable.
REFERENCIAS
1. J. Seddon, River Hydraulics, Trans, ASCE, vol. 43, pp. 217-229, 1900.
2. M. J. Lighthill and G. B. Whitham, I. Flood Movement in Long Rivers,
Proc. R. Sei., ser. A, vol. 229, pp. 281-316, 1955.
3. F. M. Henderson, Flood Waves in Prismatic Channels, J. Hydraul. Dio, ASCE,
vol. 89, pp. 39-67, July 1963.
4. F. M. Henderson, "Open Channel Flow," pp. 366-367, Macmillan, New York,
1966.
5. R. E. Horton, Channel Waves Subject Chiefly to Momentum Control, Perm.
Int, Assoc. Navig. Conqr. Bull. 27, 1939.
6. E. E. Moots, A Study in Flood Waves, Uniu. Iowa Stud. Eng. Bul/. 14, 1938.
7. J. H. Wilkinson, Translatory Waves in Natural Channels, Trans. ASCE, vol.
110, pp. 1203-1236, 1945.
8. V. T. Chow, "Open Channel Hydraulics," p. 586, McGraw-Hill, New York,
1959.
9. D. L. Fread, Technique for Implicit Dynamic Routing in Rivers with Trib-
utaries, Water Resour. Res., vol. 9, pp. 918-926, August 1973.
10. M. Amein and C. S. Fang, Implicit Flood Routing in Natural Channels,
J. Hydraul. Div. ASCE, vol. 96, pp. 2481-2500, December 1970.
11. R. A. Baltzer and C. Lai, Cornputer Simulation of Unsteady Flows in Water-
Ways, J. Hydraul. Dio. ASCE, vol. 94, pp. 1083-1117, July 1968.
12. M. B. Abbott and F. Ionescu, On the Numerical Computation of Nearly
Horizontal Flows, J. Hydraul. Res., vol. 5, pp. 97-117, 1967.
13. D. L. Brakensiek, Kinematic Flood Routing, Trans. ASAE, vol. 10, no. 3,
pp, 340-343, 1967.
14. M. Amein, Streamflow Routing on Cornputer by Characteristics, Water
Resour. Res., vol. 2, pp. 123-130, 1966.
15. See [8], pp. 587-607.
16. R. D. Goodrich, Rapid Calculation of Reservoir Discharge, Civ. Eng., vol. 1,
pp. 417-418, 1931.
17. G. T. McCarthy, The Unit Hydrograph and Flood Routing, presented at
Conf. North Atl. Dio., U.S. Corps Eng., June 1938; see also "Engineering
Construction: Flood Control," pp. 147-156, The Engineer School, Ft. Belvoir,
Va., 1940.
TRANSITO DE AVENIDAS 261
18. D. M. Rockwood, Application of Streamflow Synthesis and Reservoir Reg-
ulation-"SSARR"-Program to the Lower Mekong River, Int, Assoc, Sei.
Hydrol. Publ. 80, pp. 329-334, 1968.
19. World Meteorological Organization, "Guide to Hydrorneteorological Prac-
tices," 2d ed., pp. B.37-B.38, WMO no. 168, Tech. Papo 82, Geneva, 1970.
20. R. Prasad, A Nonlinear Hydrologic Systern Response Model, J. Hydraul.
Div. ASCE, vol. 93, pp. 201-222, July 1967.
21. W. T. Wilson, A Graphical Flood-Routíng Method, Trans. Am. Geophys.
Union, vol. 21, pt. 3, pp. 893-898, 1941.
22. M. A. Kohler, Mechanical Analogs Aid Graphical Flood Routing, J. Hydraul.
Div. ASCE, vol. 84, pp. 1585.1-1585.14, April1958.
23. Staff Hydrologic Research Laboratory, National Weather Service River
Forecast System Forecast Procedures, NOAA Tech, Mem. NWS HYDRO-14,
December 1972.
24. D. L. Fread, Effects of Time Step Size in Implicit Dynamic Routing, Water
Resour. Bul/. A WRA, vol. 9, no. 2, pp, 338-351, 1973.
25. J. J. Dronkers, Tidal Computations for Rivers, Coastal Areas, and Seas,
J. Hydraul. Div. ASCE, vol. 95, pp. 29-77, January 1969.
26. T. Strelkoff, The One-dimensional Equations of Open-Channel Flow, J.
Hydraul. Div. ASCE, vol. 96, pp. 223-252, January 1970.
27. J. W. Kamphuis, Mathematical Tidal Study of Sto Lawrence River, J. Hydraul.
Div. ASCE, vol.96, pp. 643-664, March 1970.
28. E. Isaacson, J. J. Stoker, and A. Troesch, Numerical Solution of Flood Pre-
diction and River Regulation Problems, New York Univ. Inst. Math. Mech.
Rep, IMM-205 and IMM-235, 1956.
29. J. A. Liggett and D. A. Woolhiser, Difference Solution of the Shallow-Water
Equations, J. Eng. Mech. Div. ASCE, vol. 95, pp. 39-71, 1967.
30. J. M. Garrison, J. P. Granju, and J. T. Price, Unsteady Flow Simulation in
Rivers and Reservoirs, J. Hydraul. Dio, ASCE, vol. 95, pp. 1559-1576, September
1969.
31. G. Terzidis and T. Strelkoff, Computation ofOpen Channel Surges and Shocks,
J. Hydraul. Div. ASCE, vol. 96, pp. 2581-2610, December 1970.
32. V. L. Streeter and E. B. Wylie, "Hydraulic Transients," McGraw-Hill, New
York, 1967.
33. V. Yevjevich and A. H. Barnes, Flood Routing through Storm Drains, pt. IV,
Numerical Computer Methods of Solution, Colo. State Univ., Fort Collins,
Hydrol. Papo 43, 1970.
34. D. L. Fread and T. E. Harbaugh, Transient Hydraulic Simulation of Breached
Dams, J. Hydraul. Div. ASCE, vol. 99, pp. 139-154, June 1973.
35. E. G. Popov, "Hydrological Forecasts," pp. 126-128, Gidrometeoizdat,
Moscow, 1957.
36. See [19], pp. A.37-A.38 and B.34-B.36.
37. C. O. Clark, Storage and the Unit Hydrograph, Trans. ASCE, vol. 110, pp.
1419-1488, 1945.
38. M. A. Kohler, A Forecasting Technique for Routing and Combining Flow in
Terms of Stage, Trans. Am. Geophys. Union, vol. 25, pt. 6, pp. 1030-1035, 1944.
262 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
BmLIOGRAFIA
CHOW, V. T.: "Open Channel Hydraulics," pp. 586-621, McGraw-Hill, New York,
1959.
EAGLESON, P. s.t "Dynamic Hydrology," pp. 325-368, McGraw-Hill, New York,
1970.
GILCREST, B. R.: Flood Routing, chapo 10, in H. Rouse (ed.), "Engineering Hy-
draulics," pp. 635-709, Wiley, New York, 1950.
KEULEGAN, G. H.: Wave Motion, chapo 11, in H. Rouse (ed.), "Engineering
Hydraulics," pp. 711-768, Wiley, New York, 1950.
KLEMES, V.: Applications of Hydrology to Water Resources Management, Opera.
Hydrol. Rep., no. 4, World Meteorological Organization, Geneva, 1973.
LAWLER, E. A.: Flood Routing, seco 25-1I, in V. T. Chow (ed.), "Handbook of
Applied Hydrology," pp. 25.34-25.59, McGraw-HilI, New York, 1964.
LINSLEY, R. K., KOHLER, M. A., and PAULHUS, J. L. H.: "Applied Hydrology," pp.
465-541, McGraw-Hill, New York, 1949.
NEMEC, J.: "Engineering Hydrology," pp, 274-281, McGraw-Hill, London, 1972.
THOMAS, H. A.: The Hydraulics of Flood Movement in Rivers, Carneqie Inst, Tech.
Eng. Bull., 1935.
PROBLEMAS
9-1 Si el ancho del canal cuya relación de nivel vs caudal se muestra en la fig 4-11 es de 30
pies para un nivel de 4 pies, ¿Cuál será la velocidad de una onda monoclinal de
traslación de pequeña altura?
9-2 Encuentre la relación entre la velocidad de las ondas y la velocidad del agua para un
canal semicircular cuando y = r; cuando y =0,2 r. Utilice la ecuación de Chézy.
9-3 Un canal rectangular uniforme de 10 pies de ancho (n = 0:015) con una pendiente de
·0,0004 fluye con una profundidad de 5 pies. La abertura súbita de una compuerta
aumenta la profundidad a 6 pies. ¿Cuál será la celeridad de la onda súbita resultante?
9-4 Dados los hidrogramas tabulados abajo, encontrar el almacenamiento en el tramo y
hacer un gráfico del almacenamiento en cualquier instante como una función del flujo
simultáneo de salida. Considere nulo el influjo local.
Flujo de Flujó de Flujo de Flujo de
Fecha Hora*
entrada,
salida,
Fecha Hora*
entrada, salida,
pie'/seg
pie'/seg pie'/seg pie'/seg
1 M 40 40 7 N 245 394
2 N 35 39 M 192 307
M 37 37 8 N 144 235
3 N 125 52 M 118 180
M 340 130 9 N 95 142
4 N 575 287 M 80 114
M 722 472 10 N 67 93
5 N 740 624 M 56 77
M 673 676 11 N 50 64
6 N 456 638 M 42 55
M 320 574
I
M = medianoche; N = mediodía
,
TRANSITO DEAVENIDAS 263
9-5 Un embalse pequeño tiene un área de 300 acres cuando el agua está al nivel del
vertedero; las bancas son esencialmente verticales por encima de este nivel. El
vertedero tiene 15pies de largo y un coeficiente de 3,75. Con el hidrograma de entrada
del problema 9-4, calcule el máximo nivel del embalse y la descarga máxima esperada
si el embalse está inicialmente a nivel del vertedero a la medianoche del día primero.
9-6 En la siguiente tabla se dan los datos de las curvas de elevación-almacenamiento y
elevación-caudal para un embalse pequeño. Utilizando el hidrograma de entrada del
problema 9-4 y considerando que el nivel del embalse es de 875 y la medianoche del día
primero, encontrar la elevación máxima del embalse y el caudal máximo de salida.
Almacena-
Caudal.
Almacena-
Caudal
Elevación
miento,
pie
3fseg
Elevación
miento,
pie
3fseg
acres-pie acres-pie
862 O O 882 1220 100
865 40 O 884 1630 230
870 200 O 886 2270 394
875 500 O 888 3150 600
880 1000 O
9-7 Encontrar K y x de Muskingum para el problema 9-4.
9-8 Utilizando el hidrograma de salida del problema 9-4 como entrada a un tramo con K =
27 hr y x = 0,2, encontrar el caudal pico de salida utilizando el método Muskingum.
9-9 Escriba la ecuación de tránsito para el caso en el cual el almacenamiento es una función
de al +bO.
9-10 Usando el método gráfico de la sección 9-9 encuentre la curva de K para la avenida del
problema 9-4.
9-11 Utilizando el hidrograma de salida del problema 9-4 como entrada al tramo para el cual
el retardo es T L = 6 hr y para el cual K:%: 18hr, encuentre el caudal pico de salida y el
tiempo al cual se produce por medio del método gráfico de la sección 9-9.
9-12 Considérense los niveles de la figura ~ II en metros y los caudales en m
3
/ seg. Si el
ancho del canal a una profundidad de 4 m es de 60 m, ¿Cuál sería la velocidad de una
onda monoclinal ascendente de pequeña amplitud? .
9-13 Un embalse pequeño tiene un área de 4.000 hectáreas al nivel del vertedero y las bancas
son esencialmente verticales por encima de este nivel. El ancho del vertedero es de 50
m y su coeficiente es de 3,75. Usando el hidrograma de salida del problema 9-4 como
entrada a este embalse, calcule la descarga máxima y el nivel del embalse (suponiendo
los datos del problema 9-4 en m"/ seg) si el embalse está a nivel del vertedero a la
medianoche del día primero.
9-14 Tome los datos del problema 9-6 como elevación en metros, almacenamiento en 10
5
m
3
y caudales en m
3/seg,
y determine el máximo nivel del embalse y el caudal máximo de
salida.
10
SIMULACION DE CAUDALES
EN COMPUTADORES
En los capítulos anteriores se ha discutido la metodología para estimar distintos tipos de datos
hidrológicos en sitios donde se carece de observaciones. Aun cuando el valor de los datos
observados es innegable, sólo el tiempo puede producir la longitud de registros necesaria para
el análisis probabilístico adecuado de las variables hidrológicas. Considerando la velocidad
con la cual los cambios humanos están alterando el medio ambiente hidrológico, el tiempo
puede producir series que no son homogéneas ni útiles para análisis de frecuencias. Dada la
necesidad de obtener estimativos para definir la probabilidad que será aplicable en el futuro,
la ingeniería hidrológica ha hecho énfasis en procedimientos para predecir las variables
hidrológicas por una gran variedad de métodos indirectos.
Todas las técnicas descritas en los capítulos anteriores han sido utilizadas en la solución
de problemas de ingeniería y han producido resultados que se consideran adecuados, o por lo
menos, los mejores que es posible obtener. Estos métodos tienen una característica común:
todos ellos fueron desarrollados antes de la era del computador digital. Dado que los
computadores pueden realizar un volumen de operaciones mucho más grande y detallado que
el trabajo manual, ofrecen la base para grandes mejoras en el análisis hidrológico. Sin
embargo, la investigación sobre aplicaciones de los computadores en hidrología comenzó
únicamente a mediados de la década de 1950, y el uso potencial de los mismos está aún lejos
de su realización completa.
10-1 Filosofía de la simulación
La mayoría de los métodos descritos en los capítulos anteriores pueden utilizar el computador
como herramienta de solución [1]. Es posible obtener hidrogramas unitarios con incremen-
tos horarios de precipitación y escorrentía, lo mismo que tasas de pérdida (índice <1»;
igualmente es posible transformar estos hidrogramas unitarios, combinados con las tasas de
pérdida para obtener hidrogramas de escorrentía. El tránsito de avenidas en un canal [2],0 el
de escorrentía de una cuenca, se puede programar fácilmente por el método de Muskingum.
Si se prefiere una solución estadística, el computador puede desarrollar fácilmente toda clase'
de correlaciones, dados los datos necesarios de entrada.
En cada caso, el uso de los computadores es probablemente más rápido y sujeto a menos
errores que la solución manual correspondiente. Dada la mayor disponibilidad actual de datos
producidos en tarjetas perforadas o en cintas magnéticas, la preparación de datos para
computador es también más eficaz y menos sujeta a errores. A pesar de todas estas ventajas,
todas las aproximaciones incluidas en la metodología manual están aún incorporadas en las
soluciones por computador. Para poder verificar verdaderamente el potencial de los compu-
tadores, es necesario encontrar nuevos métodos y nuevas aproximaciones a los problemas.
Los nuevos procedimientos deben incorporar intervalos de tiempo más cortos y mayor
detalle espacial dentro de la cuenca. Las funciones matemáticas empleadas deben ser
266 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
diseñadas para reproducir los fenómenos hidrológicos con el mayor detalle posible de
acuerdo con el conocimiento actual y con las restricciones que tiene el uso de los computado-
res. Más aún, se deben incluir los procesos menos importantes, como la retención y el
escurrimiento superficial, y se deben calcular todas las componentes del ciclo de escorrentía
(superficie, flujo subsuperficial, agua subterránea y precipitación sobre el canal mismo). La
forma más racional de cálculo es incluir la infiltración. Finalmente, el proceso debe ser
programado para permitir la reproducción continua del flujo, de manera que, si es necesario,
se puedan reproducir registros largos de escorrentía (o de cualquier otra variable) con base en
datos observados de lluvia.
El procedimiento que más promete en la aplicación de computadores a la cuenca
hidrológica es el de simulación, o sea, la representación en el computador, de un sistema
hidrológico por otro matemático que pueda reproducir el comportamiento del sistema
natural. Claramente hay muchos niveles de aproximación a la reproducción del sistema
natural; por ejemplo, se puede utilizar una función simple para relacionar los volúmenes de
escorrentía con los volúmenes de precipitación, o se puede introducir, alternativamente, una
serie de funciones que representen cada paso del ciclo de escorrentía: intercepción, infiltra-
ción, escorrentía superficial, etc. Cuando se dispone de todos los datos necesarios el mejor
modelo será el que sea más real y represente el proceso físico en una forma más adecuada;
este tipo de modelo es el que se conoce como modelo de simulación. Con un número grande
de parámetros, prácticamente cualquier modelo se puede adaptar para reproducir un registro
histórico con buena aproximación; sin embargo, la extrapolación más allá del rango del
registro histórico, o el uso del modelo para analizar cuencas diferentes, puede ser muy poco
satisfactorio a menos que el modelo describa de un modo realista los procesos hidrológicos.
Las teorías convencionales de la hidrología sugieren que se debería desarrollar un modelo
especial para cada cuenca hidrográfica; sin embargo, tal pretensión desconoce el hecho de
que el ciclo hidrológico es esencialmente el mismo para toda cuenca. Las magnitudes
relativas de los varios procesos cambian desde luego con el clima, la geología, los tipos de
suelo y la topografía, pero no hay razón para suponer que no se pueda desarrollar un modelo
general para toda la cuenca, y la experiencia ha comprobado este planteamiento. Un
programa general de este tipo debe incluir todos los parámetros que sean susceptibles de
ajuste para cada cuenca particular y debe permitir incluso eliminar algunos de los procesos
cuando sea necesario. El uso de un programa general permite la acumulación de información
sobre los parámetros de muchas cuencas, que eventualmente puede permitir la correlación de
estos parámetros con las características físicas de las cuencas.
Los procedimientos de simulación requieren la lectura y almacenamiento por el compu-
tador de una gran cantidad de datos; por esta razón todo modelo de simulación para aplicación
práctica debe incluir un programa de manejo de datos, de modo que éstos puedan ser
almacenados y recuperados rápidamente de acuerdo con los requisitos de la operación de
simulación. Dado que el modelo será usado muchas veces, la eficiencia de los cálculos es
también importante. Los tiempos de operación de los computadores tienden a ser largos y los
algoritmos complicados o ineficaces resultan costosos. Aun cuando muchos procesos hidro-
lógicos pueden resolverse por soluciones de diferencias finitas o por ecuaciones diferencia-
les, una función empírica más simple puede ser tan útil como las otras y puede producir costos
más bajos. La estructura de los modelos debe ajustarse también a los datos disponibles. Aun
cuando puede parecer deseable subdividir la cuenca en muchas subáreas para representar
correctamente las variaciones características de los suelos, la vegetación y la topografía, se
pueden esperar pocas ventajas si se va a deducir la precipitación a partir de una sola estación
de medida..
La simulación no es la única aplicación de los computadores en hidrología; el capítulo 12
discute la generación de datos estocásticos por medio de computadores y algunas aplicacio-
nes específicas a otros problemas se pueden encontrar en otras partes del texto.
SIMULACION DE CAUDALES EN COMPUTADORES 267
10-2 Estructura de un programa de simulación
Un buen número de programas de simulación han sido ya desarrollados (véase la bibliogra-
fía). Uno de los primeros fue el modelo de Cuencas Hidrográficas de Stanford [3, 4]. A
continuación se describirá la lógica general de este modelo, cuyo diagrama de flujo se
encuentra en la fig. 10-1. Los principales datos de entrada son la precipitación horaria y la
evapotranspiración potencial diaria. El modelo está basado en el cálculo de balances de agua.
Los cálculos se realizan separadamente para partes de la cuenca con características diferentes
de suelos, vegetación, usos de la tierra y precipitación. Cada segmento se describe por medio
de un grupo de parámetros que representan características físicas específicas de aquel. Aun
cuando el aumento en el número de segmentos permite la representación más aproximada de
las diferentes características de la cuenca, cada segmento adicional utiliza más tiempo de
FIGURA 10-1
Diagrama de flujo del Modelo de Cuencas de Stanford, IV.
268 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
computador y resulta inevitable un compromiso entre el detalle de la descripción de los
procesos y el costo de operación. Más aún, con múltiples segmentos, la escogencia de
parámetros se hace más difícil. Por simplicidad, a continuación se explicará un solo
segmento de la cuenca.
Incremento
de flujo
subsuperficial
Incremento de
escorrentla
superficial
Xt--'------::;
FIGURA 10-2
(Función de infiltración) flujo subsuperficiaI utilizada en el modelo de Cuencas de Stanford.
Para poder realizar un balance realista del agua en la cuenca, es necesario que las
observaciones puntuales de la precipitación representen el promedio espacial sobre cada
segmento. El primer paso en la simulación es convertir la lluvia puntual en lluvia espacial,
multiplicando los valores de cada estación por la relación entre la precipitación anual normal
sobre la cuenca y la precipitación anual normal de cada estación. Las pérdidas por intercep-
ción se simulan fijando una cierta capacidad de almacenamiento por intercepción (general-
mente entre Oy 5 mm o aya, 1pulgadas). Toda la lluvia se hace llegar a este almacenamiento
hasta que se llena completamente. Al mismo tiempo, el almacenamiento por intercepción se
ve disminuido por evaporación a la tasa potencial hasta alcanzar un valor nulo. La evapora-
ción durante una tormenta aumenta la pérdida por intercepción (sección 8-1). Las áreas
impermeables de la cuenca se simulan por medio del traslado de un porcentaje constante de
cada incremento horario de precipitación al cauce como escorrentía de áreas impermea-
bies. Este porcentaje es igual al porcentaje de área impermeable conectada directamente con
los cauces de la cuenca. Las superficies de agua de la cuenca, como las de los ríos, lagos y
pantanos, se tratan también como áreas impermeables. Para la mayoría de las cuencas, el área
impermeable es muy pequeña (1 a 2 por ciento), pero en el caso de áreas urbanas este factor
puede sobrepasar el 20 por ciento.
Se considera que la capacidad de infiltración en cada momento varía sobre el segmento
dado. Por falta de información más detallada, se considera que esta variación es lineal
(fig. 10-2). La posición de la línea se varía cambiando el valor de b , como una función de la
relación de humedad en la zona inferior de almacenamiento SL, Yla capacidad nominal de
esta zona L (fig. 10-3). La infiltración neta a la zona inferior es el trapezoide sombreado de la
fig. 10-2 Yes una función de la relación de humedad de este lmomento (SL /L) y de la tasa de
abastecimiento X (precipitación menos intercepción).
El flujo subsuperficial se calcula por un procedimiento similar. La línea B de la fig.
10-2 divide el triángulo de exceso de precipitación en dos partes, escorrentía superficial y
flujo subsuperficial. La posición de la línea B se fija multiplicando b por un factor c, que es
mayor que 1 y es además función de SL /L. La fracción de flujo subsuperficial aumenta a
medida que aumenta la humedad del suelo (fig. 10-3). La escorrentía subsuperficial se coloca
en almacenamiento y en cada intervalo de tiempo se libera una cierta porción de dicho
SIMULACION DE CAUDALES EN COMPUTADORES 269
()

'0
3.0 i
c.
~
::>
2.0 ~
'S'
;::
0.4 0.6 0.8 1.0 1.2 1.4 1.6 1.8
Relación de humedad d e la zona inferior S LiL
0.2
,..--.--.--.--.--,--,--,--,----,-----:714.0
1.0
e
'O
'0
~
:E
CIl
0.5
'O
.Q
es

'"
u.
O
O
FlGURA 10-4
Variación del factor de infiltración b y el factor de flujo subsuperficial e como función de S t. IL cuando
INFlLTRACION = INTERFLUJO = 1,0.
almacenamiento. Este proceso genera una recesión exponencial del flujo subsuperficial en el
río. La fracción liberada en cada intervalo está determinada por una constante de recesión KI
que se determina a partir de datos observados (Capítulo 7).
La escorrentía superficial entra en la función de la zona superior del suelo. Una parte se
asigna como almacenamiento en la zona superior, la cual simula el almacenamiento en
depresiones y en las capas superiores del suelo. La fracción Li S u que entra en el
almacenamiento de la zona superior es una función de S u/ U (fig. 10-4). El resto de la
escorrentía superficial entra en el proceso de escorrentía superficial. Los caudales de salida
del proceso de escorrentía superficial se relacionan con el volumen de agua en detención
superficial mediante una relación empírica obtenida a partir de datos experimentales. La
detención superficial se calcula por medio de una fórmula simple de continuidad:
(10-1)
donde q (1 es el caudal de salida al comienzo del intervalo, LiD es el incremento de detención
y DI YD ~ son los volúmenes de detención al comienzo y al final del intervalo. Desde luego,
existe una aproximación al utilizar q() en lugar de (j, pero si el intervalo de tiempo es corto el
error es pequeño y no se justifica realizar una iteración. La cantidad de agua que quede en
almacenamiento al final del intervalo, se regresa al abastecimiento de lluvia para infiltración
simulado infiltración retrasada a partir de la escorrentía superficial. Para cuencas pequeñas,
el retraso en tiempo de la escorrentía superficial puede ser muy importante, pero, en todo
caso, para cualquier cuenca la infiltración retrasada es muy importante en el proceso de
escorrentía.
Una porción del almacenamiento en la zona superior puede pasar a la zona inferior
cuando S u / U es mayor que S 1.1L (vaciado de la zona superior). Esta agua y la infiltración
neta se dividen entre el almacenamiento de humedad del suelo en la zona inferior y el
almacenamiento de agua subterránea en base a una función de S dL (fig. 10-5). Más
agua entra a hacer parte de la humedad del suelo cuando S L 1L es menor que 1y más al agua
subterránea cuando S L / L es mayor que 1. Un porcentaje fijo del agua que pasa al
almacenamiento subterráneo puede ser separado como percolación profunda, que no contri-
buye al flujo de agua en los cauces superficiales. El resto pasa a formar parte del agua
subterránea que 'contribuye al flujo superficial de acuerdo con una función de recesión
exponencial (Capítulo 7).
270 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
8 100,.---.,.....=-,---,----.---,----,
2
80
s
i:2
§ 60
CIl
(,,)
,"",40

CIl Q. <:1
·s ¡¡¡ -;:"20
s

e, t: en O 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0
Relación de humedad de la zona superior Su/U
FIGURA 10-4
Fracción del exceso de precipitación retenido en almacenamiento en la capa superior.
Se considera que el agua en la zona superior y el almacenamiento de intercepción se
evaporan a la tasa potencial. El agua en la zona inferior de almacenamiento se elimina
lentamente por evapotranspiración a una tasa que es función de SdL. Cuando esta relación
es alta, la evapotranspiración está cerca de la tasa potencial y decrece a medida que S dL
decrece. Si existe agua subterránea a poca profundidad, el modelo también permite la
evaporación a partir de esa agua.
Los volúmenes deescorrentía calculados mediante el balance de agua deben ser transita-
dos a través de los canales de la cuenca para calcular el hidrograma de salida. Esto se puede
hacer mediante una aplicación del método de trasladar y luego transitar. Un diagrama de
área-tiempo, convertido en unidades de flujo, yel método Muskingum son convenientes para
el tránsito (Capítulo 9). Si se utilizan varios segmentos de la cuenca, el diagrama de área
tiempo puede reflejar la escorrentía diferida de cada segmento. El tránsito cinemático
también es útil en estos casos: sin embargo, se requiere definir las secciones transversales, las
pendientes y la rugosidad del canal. Como compensación a este trabajo extra, el método
cinemático permite el cálculo de los caudales y niveles en la sección de salida. Además, el
tránsito queda definido por las características físicas del canal con las relaciones no lineales y
las discontinuidades representadas en mejor forma de lo que se puede mediante procedimien-
tos de tránsito empíricos.
¡ lil
100
c:

os l::
SO
- CIl

c: Ul

60

40 .- c:
CIl
CIl
"
lil
CIl E
20
:N<ü
c: c:
CIl CIl
l:! os
O o:!2
n,
c:
O 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5
Relación de humedad dela zona inferior SLiL
FIGURA 10-5
División del agua infiltrada en almacenamiento
de humedad de la zona inferior yagua subterrá-
nea.
SIMULACION DE CAUDALES EN COMPUTADORES 271
10-3 Parámetros
La tabla 10-1 es un listado de los 15 parámetros que se han escogido para adaptar el modelo
general de simulación a una cuenca cualquiera. A, LL YSS pueden determinarse a partir de
mapas (Capítulo 14). NN se debe estimar mediante un buen conocimiento de la cuenca; sin
embargo, su magnitud exacta no es muy crítica. K3 puede estimarse en base a fotografías
aéreas o por inspección en el terreno. Para seleccionar K1 se necesita un mapa de la
precipitación media anual sobre la cuenca. Los dos parámetros del agua subterránea K24L y
K24EL son frecuentemente cero; cuando no lo son, deben ser estimados a partir de un
conocimiento a priori de la situación del agua subterránea en la cuenca. Si no existe ninguna
información con relación al posible almacenamiento por percolación profunda, el valor de
K24L se puede a menudo obtener durante la calibración del modelo (sección 10-6). Los
parámetros de recesión KK24 y KI pueden estimarse a partir de un registro corto de caudales
por los métodos que se discuten en el capítulo 7. Si no existe un registro para la cuenca, se
puede hacer una estimación de los parámetros para cuencas vecinas. EPXM no es muy
importante y generalmente se le asigna un valor entre 2 y 5 mm (0,1 Y 0,2 pulgadas),
dependiendo de la densidad de vegetación.
Tabla 10-1 PARAMETROS DEL MODELO DE CUENCAS DE STANFORD PARA ESCO-
RRENTIA DE PRECIPITACION
Kl
EPXM
A
INFILTRACION
INTERFLUJO
U
L
LL
SS
NN
K24L
K3
K24EL
KK24
KI
Relación de lluvia normal de la cuenca a lluvia normal de una estación
Almacenamiento de Intercepción
Porcentaje de área impermeable
Tasa promedio de infiltración
Función de flujo subsuperficial
Capacidad nominal de la zona superior
Indice de almacenamiento de la zona inferior
Longitud promedio de flujo superficial
Pendiente promedio de flujo superficial
Coeficiente de Manning para flujo superficial
Porción del agua subterránea asignada a almacenamiento profundo
Indice de pérdidas por evaporación (porcentaje del área con vegetación de raíces
profundas)
Porcentaje del área con agua subterránea poco profunda sujeta a evatranspira-
ción directa
Tasa de recesión del agua subterránea
Constante de recesión del escurrimiento subsuperficial
Los parámetros restantes se calculan por calibración o comparación con hidrogramas
observados. Estos cuatro parámetros son L y U y los parámetros de INTERFLUJO (flujo
subsuperficial) y de INFILTRACION. Los almacenamientos L y U se definen como valores
índices o capacidades nominales más que como límites absolutos para evitar la discontinui-
dad que existiría, si los valores fijos fueran excedidos y no quedara ninguna capacidad. Los
valores reales del agua en almacenamiento pueden exceder las capacidades índice, pero a
medida que aumenta el exceso, las funciones (fig. 10-4 y 10-5) limitan el ingreso subsi-
guiente de agua al almacenamiento de manera que éste se acerca asintóticamente a una
capacidad límite. L es el índice de almacenamiento transitorio en el suelo: La humedad del
suelo, esencialmente constante, no es importante en el proceso de simulación. L está por lo
tanto relacionado con la precipitación anual; la experiencia ha demostrado que un buen valor
inicial de L está dado por:
272 IDDROLOGIA PARA INGENIEROS
{
lOO + O,25P
L-
100 + 0,125P
Precipitación estacional
Precipitación distribuida
a través del año
(10-2)
donde P es la precipitación anual en milímetros. U es comúnmente cerca del 10 por ciento de
L. Los almacenamientos afectan primordialmente el volumen de escorrentía y tienen poca
influencia en la forma del hidrograma. En unidades inglesas, la constante 100 de la ecuación
(10-2) debe cambiarse por 4.
Los parámetros INFILTRAClON e INTERFLUJO ajustan las funciones de la figura 10-3
hacia arriba o hacia abajo para reflejar las diferentes características de estos procesos entre
cuencas hidrográficas distintas. Una suposición inicial de la unidad para ambos es apropiada.
Una sobreestimación del parámetro de INFILTRACION resultará en una estimación por
defecto de los picos de caudal y causará flujos de agua subterránea muy altos. Si el parámetro
INTERFLUJO es muy alto, los picos tenderán a ser bajos y las recesiones producidas
inmediatamente después serán muy lentas.
Los parámetros de tránsito dependerán del método utilizado (Capítulo 9). Si se utiliza el
método MUSKINGUM, la cuenca se divide en zonas de tiempo que representan intervalos
fijos de viaje (a menudo de 1 hora) y el porcentaje de área en cada zona será un dato de
entrada. Además se debe suministrar un estimativo de la constante K de Muskingum. Si se
utiliza el tránsito cinemático, se deben dar las secciones transversales, pendientes y coefi-
cientes de Manning de cada tramo.
10-4 Simulación de fusión de nieves
La simulación de escorrentía por fusión de nieves contiene todos los procesos descritos en la
sección 10-2. Además, incluye simulación de las transferencias de calor propias de la fusión,
la precipitación de copos de nieve y el proceso de acumulación de los mismos [5]. Dados los
importantes controles ejercidos por la temperatura sobre los procesos de fusión y acumula-
ción, la cuenca debe ser dividida en zonas de altura si las características del relieve son tales
que no se pueden trabajar con una sola zona. Cada segmento adicional representa, nueva-
mente, aumento en el tiempo de cálculo. Sin embargo, dado que es posible esperar diferen-
cias de temperatura entre 4 y 6 grados centígrados (7 a 11 grados Fahrenheit) por una
diferencia de altura de 600 metros (2.000 pies), es probable que dicha diferencia de elevación
deba ser el límite máximo permitido para una zona y que 300 m o 1.000 pies sea aún mejor.
La temperatura en cada zona de elevación se debe estimar en base a la estación de medida
más cercana y al gradiente de temperatura por cambio en elevación más apropiado. La
diferencia de elevación (ELDlF) entre la estación y la mediana de las elevaciones de la zona
debe entregarse como dato de entrada (tabla 10-2). El gradiente de temperatura por cambio en
elevación puede fijarse como una tasa promedio de 2,2 grados centígrados por cada 300
metros (4 grados Fahrenheit por cada 1.000 pies), o puede variarse 2 o 3 grados centígrados
(3,5 a 5,5 grados Fahrenheit) de acuerdo con la condición de lluvia o no lluvia durante el
período de cálculo. Si existen dos estaciones de medida, el gradiente de cambio puede
estimarse para cada observación como la diferencia de las lecturas dividida por la diferencia
de elevación entre los censores.
Dado que los registros de la cantidad de agua equivalente de una capa de nieve son poco
disponibles, el programa debe distinguir entre nieve y lluvia y mantener un registro de
profundidad, densidad y equivalente acuoso de la nieve del terreno. La decisión entre nieve y
lluvia se hace en base a la temperatura real del segmento; se supone que la precipitación es
líquida para temperaturas por encima de Ogrados centígrados (32°F) y que es nieve para
temperaturas inferiores a Ogrados. Si está nevando, la densidad inicial DNS se considera
SIMULACION DE CAUDALES EN COMPUTADORES 273
Tabla 10-2 PARAMETROS DE LA SUBRUTINA DE FUSION DE NIEVES DEL
MODELO DE CUENCAS DE STANFORD
RADCON, CONDS-CONV
SCF
ELDIF
INDS
F
DGM
WC
MPACK
EVAPSNOW
MELEV
Ajustan las ecuaciones teóricas de fusión a las condicio-
nes del terreno. Su valor es generalmente 1,0
Corrección para compensar la deficiencia de captación de
nieve por los instrumentos de medida durante una tor-
menta
Diferencia de elevación entre la estación de medida y el
punto medio del segmento
Densidad índice de nieve nueva a OOF (-18°C)
Porcentaje del segmento con cobertura vegetal
Fusión diaria de la superficie pulg/día
Contenido máximo de agua de la nieve en porcentaje
Equivalente de agua de la capa de nieve cuando todo el
segmento está cubierto de nieve
Ajusta la ecuación teórica de evaporación alas condicio-
nes del terreno
Elevación media del segmento
especificando un parámetro INDS como la densidad promedio de la nieve nueva, a Ogrados
Fahrenheit, y una variación con la temperatura Fahrenheit de:
DNS = INDS + (I..-)2
100
(10-3)
Si hay nieve nueva, el equivalente acuoso de la nieve del terreno es la suma del
equivalente acuoso al final del período anterior y la cantidad de precipitación en el intervalo
presente. Un factor de corrección SCF, que es siempre mayor que 1, permite el ajuste de la
precipitación registrada para tener en cuenta la medición por defecto debida al efecto del
viento en los aparatos de medición de nieve (Sección 3-5). Cuando quiera que el programa
determina que la precipitación dentro de un intervalo dado es nieve, la cantidad calculada se
multiplica por SCF.
La profundidad de la capa de nieve en un momento dado se determina a partir de su
densidad y de su equivalente acuoso. Si la densidad SDEN es menor de 0,55, la profundidad
se disminuye cada hora multiplicando la profundidad instantánea por 1-0,00002 D
s
(0,55-
SDEN). La nueva densidad se calcula entonces a partir del equivalente acuoso y la profundi-
dad. El proceso anterior simula la consolidación de la capa de nieve a causa de su propio peso.
El agua contenida en la capa de nieve se controla por medio de un parámetro WC, que
representa el contenido máximo de agua permitido, como una fracción del equivalente
acuoso de la capa (generalmente entre 0,01 Y0,05). Se puede acumular agua en forma líquida
(precipitación o agua de fusión) dentro de la capa como contenido acuoso hasta el límite dado
por WC multiplicado por el equivalente acuoso. I
Se considera que un segmento de la cuenca está totalmente cubierto de nieve si el
equivalente acuoso del instante dado PACK excede el valor de la variable IPACK, definido
como el valor máximo de PACK alcanzado anteriormente durante la estación. Si PACK es
menor que IPACK, la fracción del segmento cubierto de nieve se calcula como la relación
PACK/IPACK. IPACK no puede crecer indefinidamente, sino que tiene un valor límite
MPACK, un parámetro de entrada igual al valor del equivalente acuoso por encima del cual
se supone que la totalidad del segmento está cubierto de nieve, independientemente de
cualquier valor previo de la capa de nieve que haya ocurrido antes.
274 ffiDROLOGIA PARA INGENIEROS
La simulación del proceso de fusión depende mucho de los datos disponibles. Si todos los
datos se conocen -insolación, temperatura, punto de rocío y vientos- es posible utilizar un
método de balance de energía (sección 8-10). Se programa un parámetro de ajuste para cada
función, que debe tener en cuenta la representatividad de los datos. Si se desconocen los datos
para usar las ecuaciones completas, se utilizan sustitutos como valores fijos para el viento,
estimativos del punto de rocío a partir de la temperatura mínima, o estimación de la radiación
a partir de días de cielo despejado ajustados por nubosidad. Como último recurso, una
aproximación simple de grados-día puede utilizarse en casos donde sólo se conocen datos de
temperatura.
Cuando hay baja insolación y alta reflexión de la radiación o temperaturas muy bajas del
aire puede haber pérdida de calor de la nieve. Este fenómeno se simula mediante almacena-
miento de calor. La pérdida de calor calculada en cualquier intervalo de tiempo se multiplica
por 1,0 - NEGMELT /NEGMM Yse agrega al almacenamiento negativo de calor NEG-
MELT. NEGMM es el máximo valor del almacenamiento negativo del calor, calculado en
función del equivalente acuoso y de la temperatura del aire, suponiendo que la temperatura en
la nieve varía linealmente desde el valor de la temperatura ambiente del aire en su superficie
hasta una temperatura de OOC (32°P) en la superficie del suelo. Mientras el valor de
NEGMELT es mayor que cero no puede ocurrir fusión; cualquier cantidad de calor disponi-
ble para la capa de nieve afecta primero a NEGMELT antes de que pueda producir fusión.
Cuando la fusión comienza, el agua derretida se agrega al contenido de agua de la nieve
hasta que éste alcanza su máximo (WC x equivalente acuoso). Los incrementos subsiguien-
tes de agua entran entonces en la fase de escorrentía como si fueran incrementos de
precipitación (fig. lü-I).
10-5 Aplicaciones de la simulación en hidrología
La simulación de flujos produce información similar a la obtenida en una estación de medida:
flujos medios diarios, volúmenes anuales y mensuales de escorrentía, caudales pico y
detalles de los hidrogramas. De esta manera, la simulación puede interpretarse en cierta
forma como un método para obtener datos de flujo en cauces naturales, que pueden someterse
a análisis probabilístico para determinar parámetros de diseño de obras hidráulicas. El valor
de la simulación radica en su habilidadpara producir estos datos en cuencas sin estaciones de
medición o para extrapolar registros cortos. Posiblemente más importante es la capacidad de
predecir condiciones futuras en la cuenca. Es posible anticipar de esta manera cambios en
las condiciones de uso de la tierra, y si se utiliza el tránsito cinemático de avenidas, se pueden
simular cambios en las condiciones de los canales, mediante cambios' apropiados en los
parámetros que representan sus características físicas e hidráulicas. Dado que la mayoría del
planeamiento en recursos hidráulicos es para el futuro, esta capacidad es especialmente
importante.
Drenaje urbano Para utilizar la simulación en el análisis de drenaje urbano, el primer paso
es delinear un sistema aproximado de drenaje. El modelo de simulación se calibra por medio
del cauce más cercano que posea una estación de medida. El parámetro de área impermeable
se ajusta al valor apropiado para las condiciones existentes o futuras de la ciudad; los
parámetros de escorrentía de superficie deben ser ajustados también de acuerdo con las
condiciones propias de cada caso. Los flujos subsuperficiales y de aguas subterráneas deben
excluirse si según el criterio del diseñador no van a contribuir a los caudales de tormenta. Por
medio del registro de lluvia más cercano, es posible simular 20 o más años de lluvias con
caudales determinados en puntos claves del sistema. Los caudales así producidos pueden ser
analizados para determinar sus frecuencias y seleccionar caudales de diseño con las probabi-
lidades deseadas. El sistema tentativo puede entonces ser revisado para adaptarlo a estos
SIMULACION DE CAUDALES EN COMPUTADORES 275
nuevos criterios. Si el área es afectada generalmente por nieve, se debe incluir este proceso en
la simulación. También es posible incluir el efecto de embalses de detención en el análisis.
Mapas de planicies de inundación El procedimiento para obtener mapas de las planicies
de inundación comienza también por calibración con registros históricos del río. Los
parámetros entonces se deben ajustar para las condiciones futuras (urbanización, deforesta-
ción, cambios en los canales, ·etc.). Una simulación de caudales para el registro más largo que
sea posible obtener (con la limitación de los datos de precipitación), es el siguiente paso, y se
deben utilizar tantos puntos como sea posible dentro de la planicie de inundación. Si se utiliza
un método de tránsito cinemático, es posible obtener niveles como datos de salida. El análisis
de frecuencias de los datos de salida, bien sea caudales o niveles, define la probabilidad de
estos parámetros en cada punto de la planicie de inundación. Con estos datos es posible
elaborar los mapas deseados. Al mismo tiempo es posible calcular los niveles en las
confluencias de los tributarios pequeños que llegan al canal principal; la suposición errónea
de que los niveles en todos los puntos del sistema durante una tormenta tienen la misma
frecuencia, no es necesaria.
Diseño de embalses Los embalses para atenuación de daños por inundaciones deben tener
suficiente capacidad, estructuras adecuadas de descarga y procedimientos de operación para
poder reducir efectivamente los caudales pico aguas abajo. La efecti vidad de embalse se mide
por la reducción en la curva de probabilidad de daños. Los datos de caudal deben ser
extendidos tanto como sea posible mediante procesos de simulación. No sólo se requiere
obtener el hidrograma de entrada al embalse sino también los de todas las áreas tributarias
aguas abajo. El hidrograma de entrada se debe propagar a través del embalse y luego
combinar con los flujos tributarios aguas abajo para determinar el efecto del embalse en todos
los puntos críticos aguas abajo. Es necesario también encontrar el efecto de los remansos
causados en las desembocaduras de los tributarios sobre los niveles en éstos para definir
también sus áreas de inundación. Aun cuando este tipo de estudio sería laborioso por métodos
manuales, se puede hacer fácilmente por simulación en un computador.
Después de escoger un diseño dado mediante la calibración de datos de avenidas
históricas, se hace un ensayo operativo que debe indicar la verdadera efectividad del sistema.
Este ensayo se hace generando, por métodos estocásticos, incrementos horarios de precipita-
ción y convirtiéndolos en escorrentía mediante simulación. El diseñador encargado de
realizar un ensayo de este tipo no sabe qué se puede esperar de la precipitación futura, y se
verá obligado a tomar decisiones bajo incertidumbre, como ocurre en la vida real. Un
procedimiento puede ser el de generar uno o más días de lluvia anticipadamente, modificarlo
por un factor aleatorio para tener en cuenta los errores del pronóstico, y dar estos datos al
operador como un pronóstico cuantitativo de la precipitación para simular aún mejor las
condiciones reales. Un ensayo hecho sobre registros históricos no puede nunca ser comple-
tamente válido, ya que el operador puede reconocer el desarrollo de la secuencia histórica y
anticipar el resultado.
Losembalses de abastecimiento de agua son en general insensibles a las fluctuaciones a
corto plazo en los caudales, y así, el uso de métodos estocásticos (Capítulo 12) para generar
secuencias mensuales de flujo es generalmente adecuado para su diseño. Sin embargo, los
embalses relativamente pequeños pueden requerir estudios más detallados, como el uso de la
simulación para generar los datos de entrada necesarios. .
Otras aplicaciones La simulación es obviamente útil en cualquier situación en la cual se
requiera el cálculo de escorrentía a partir de datos de precipitación (o de fusión de nieves). Su
mayor utilidad puede ser en el análisis de cambios en la cuenca. Las consecuencias de un
aumento en la precipitación pueden simularse comparando los caudales calculados a partir de
276 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
los registros históricos de precipitación y aquellos generados a partir de los datos históricos
aumentados por medio de algún procedimiento apropiado [6 J Similarmente, se puede
simular el efecto de cambios en el patrón de usos de la tierra a través de un período largo de
tiempo mediante la modificación adecuada de los parámetros necesarios. Como se discutió
anteriormente, la urbanización modifica la permeabilidad del área y el sistema de drenaje. La
construcción de terrazas de contención modifica la pendiente y las distancias de escorrentía
superficial. Los cambios de vegetación son primordialmente efectivos en cambios sobre la
evapotranspiración, aun cuando también afectan la infiltración, la intercepción y la rugosidad
de las superficies a la escorrentía superficial. La simulación de 20 a 30 años de datos con los
cambios adecuados en los parámetros básicos dará una idea mucho más precisa de los
cambios a largo plazo ocasionados por el manejo de las tierras que los cálculos de eventos
separados durante unos pocos años de recolección de datos experimentales. Los datos
experimentales pueden ser muy útiles, sin embargo, en la definición de los cambios apropia-
dos de los parámetros. En este sentido, la simulación puede servir muy bien para el propósito
de trasponer información obtenida a partir de cuencas experimentales, a cuencas más
grandes.
\
Pronósticos Los pronósticos del caudal de un río casi siempre conllevan un elemento de
urgencia. La simulación por medio de computadores ofrece un método efectivo y de gran
velocidad para realizar los pronósticos. La simulación puede ser particularmente efectiva
para el análisis de sistemas con uno o más embalses, u otras unidades para las cuales sea
necesario tomar decisiones operativas. Varias de estas decisiones pueden ser simuladas en el
computador para determinar cuál da mejores resultados. Los métodos manuales no se prestan
para analizar varias alternativas en el tiempo disponible.
Dado que el modelo de simulación usado en los pronósticos debe servir para la generación
de caudales por algunas horas o días anticipadamente, y cómo los pronósticos son renovados
periódicamente con nuevos datos, el modelo debe tener características operativas diferentes
de aquel utilizado para generar series largas para propósitos de pleneamiento [7 J. La lógica
básica de los programas de simulación puede, sin embargo, ser igual.
10-6 Calibración y optimización
Como se indicó en la sección 10-3, algunos parámetros se deben determinar mediante tanteos
en los cuales los caudales observados y los calculados se comparan iterativamente hasta que
se encuentra un ajuste apropiado. La calibración se realiza más fácilmente estableciendo
primero un buen ajuste de valores anuales y mensuales de los volúmenes de flujo. Una vez
logrado un buen ajuste en estos volúmenes, es posible comparar las formas de los hidrogra-
mas observados y los calculados. la INFILTRACION y el INTERFLUJO son los principa-
les parámetros que determinan la forma de los hidrogramas cuando se utiliza el tránsito
cinemático. Si se emplea un método empírico de tránsito, los parámetros de este procedi-
miento también pueden requerir ajuste para corregir posibles errores en la forma del
hidrograma. Una vez terminada la calibración, el modelo debe estar en capacidad de
suministrar volúmenes de escorrentía anual muy aproximados, una distribución mensual
razonable, hidro gramas compatibles con la forma de los hidrogramas observados y caudales
picos distribuidos aleatoriamente alrededor de los datos históricos. Los casos de datos
estimados de entrada, o caudales estimados, deben ser excluidos de la comparación.
En los modelos de un solo segmento se pueden incluir subrutinas para la determinación
automática de los parámetros [8,9 J. Los caudales observados se suministran como datos,
y se calcula una función objetivo (generalmente la suma de los cuadrados de las diferencias
entre caudales medios diarios observados y calculados); una vez estimada la función, uno de
los parámetros se modifica por una cantidad determinada y se repiten los cálculos. De esta
SIMULACION DE CAUDALES EN COMPUTADORES 277
manera, es posible obtener por iteraciones sucesivas un grupo óptimo de parámetros que
minimice la función objetivo. El proceso se puede simplificar programando un procedi-
miento de búsqueda en el computador. Para una cuenca con múltiples segmentos, la única
manera de obtener un ajuste automático de los parámetros es la de suponer el mismo valor de
L. U. ILFILTRACION e INTERFLUJO para todos los segmentos. Si todos los segmentos
tienen diferentes parámetros. el número de iteraciones aumenta exponencialmente y el
tiempo de cálculo se hace demasiado largo.
El ajuste manual de los parámetros puede mejorarse enormente mediante el despliegue
directo de los hidrogramas en una pantalla de tubo de rayos catódicos [10]. Mediante un
sistema de computador de tiempo compartido, la iteracción directa entre el hidrólogo y el
programa de simulación permite el ajuste rápido de los parámetros.
Mientras que la calibración se limita normalmente a determinar los cuatro parámetros L,
U. lNFILTRACION e INTERFLUJO, algunas veces resulta evidente durante el proceso que
otros parámetros requieren ajuste. Esto es particularmente cierto en el caso de los parámetros
K1 (ajuste de precipitación) A (área impermeable, K24L (percolación profunda) y K24EL
(evaporación a partir del agua subterránea). La necesidad de ajustar estos parámetros es a
menudo evidente por la imposibilidad de obtener un balance de agua adecuado. Si los flujos
de agua subterránea son convenientemente altos, pero una reducción de INFILTRACION
produce demasiada escorrentía superficial, entonces puede ser apropiado invocar a K24L. Si
el balance total de agua está errado, puede ser necesario ajustar K1. Un entendimiento
completo del programa de simulación y de los efectos de cada parámetro individual es
esencial para obtener una buena calibración.
Los errores por falta de representatividad de los datos de entrada, y los errores de los datos
de caudal usados en la calibración, son un problema importante. Si los parámetros se
obtienen mediante el ajuste de datos errados se puede comprometer seriamente su efectivi-
dad. Esto es particularmente cierto en caso de optimización automática mediante el criterio
de la suma de los cuadrados de las diferencias, pues algunas de las diferencias más grandes
entre los datos observados y los simulados pueden deberse a errores o incompatibilidades. El
ajuste de los parámetros que controlan el volumen de escorrentía es bastante directo y simple,
por comparación de los volúmenes mensuales observados y simulados. El ajuste de los
parámetros que afectan la forma del hidrograma es más difícil dado que las diferencias
pueden resultar de errores en los tiempos de concentración, los volúmenes estimados de
escorrentía de tormenta, o las suposiciones iniciales de los parámetros de forma. En algunos
casos la comparación puede indicar situaciones ambiguas (fig. 10-6), que no pueden ser
corregidas por ajuste de los parámetros.
_ Registrado
---- Simulación
Consistente
Inconsistente
FIGURA 10-6
Algunas indicaciones consistentes e inconsistentes para el ajuste de INFILTRACION
basadas en (a) volumen de escorrentía superficial y (b) flujo de agua subterránea.
278 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
El problema del ajuste de parámetros no es exclusivo de la simulación: está presente en
todos los métodos hidrológicos. Dado que la simulación puede dar resultados más precisos, y
como es ensayada por medio de datos observados durante muchos años, existe una tendencia
general a preocuparse más por la calibración y precisión así como por la selección de
parámetros óptimos en este método que en otras técnicas hidrológicas convencionales. Uno
de los probelmas más serios en los métodos de simulación es el uso de datos inadecuados. Por
más preciso que sea el modelo, es incapaz de vencer esta limitación. En general, los errores
aleatorios dispersos en los datos no son un problema serio; sin embargo el uso de datos con
sesgos importantes dará como resultado respuestas incoherentes. Dado que la precisión de los
ajustes durante la calibración es controlada por los datos de entrada, existe una tendencia a
revisar los parámetros y repetir la calibración muchas veces para obtener mejores ajustes de
los que son posibles dada la calidad de los datos. Johanson [11] realizó una investigación
sobre los límites de precisión en la calibración de acuerdo con la calidad de los datos de
entrada (Sección 3-6).
10-7 Otras aplicaciones de la simulación en hidrología
La posibilidad de simular hidrogramas de caudal sugiere que la simulación debe tener otras
aplicaciones en hidrología. La simulación discutida en este capítulo puede suministrar
también otros tipos de información como, por ejemplo, aumento de agua subterránea;
evapotranspiración real; niveles de humedad del suelo; profundidad de las capas de nieve,
densidad y equivalente acuoso de la misma; y posiblemente, otra información de uso
potencial en hidrología.
Dado que la erosión es el resultado del impacto de las gotas de agua precipitadas, y que el
transporte de material erosionado a los canales se hace a través del escurrimiento superficial,
la estructura básica del transporte de sedimentos existe en el modelo de simulación propuesto
(Sección 13-8). La calidad del agua en ríos y lagos puede simularse también en forma paralela
a la simulación del flujo. Un modelo de simulación de calidad del agua es particularmente útil
dada la carencia de registros largos y adecuados para definir la probabilidad de condiciones
críticas de calidad. La calidad del agua se mide por medio de un grupo numeroso de
parámetros que incluye la temperatura, el oxígeno disuelto, la demanda bioquímica de
oxígeno, el contenido de sales disueltas, la cantidad de algas vegetales y animales, el
contenido de sedimentos o turbidez, el contenido de nutrientes y de bacterias. El modelo debe
incluir algoritmos para cada factor y datos de entrada para todas las fuentes artificiales de
agua como las descargas de aguas negras. El contenido de sales disueltas varía con la mezcla
de aguas superficiales yaguas subterráneas en el río; que se calcula mediante el modelo de
simulación del flujo, y también con el contenido de sales agregado por las descargas
artificiales. La temperatura está controlada por la radiación, la evaporación y otros factores
naturales, y también por descargas de agua con contenido térmico de desecho. El oxígeno
disuelto está afectado por la demanda de las aguas negras, la aeración natural del agua y la
actividad de las algas. La programación de modelos de calidad es pues necesariamente
compleja, y los requerimientos en datos de entrada grandes. Las variaciones diurnas de.
algunos factores, como la temperatura y el oxígeno disuelto, son frecuentemente grandes, de
manera que, para un entendimiento realista de los procesos, el modelo debe operar en
incrementos cortos de tiempo [ 1 2 ~ .
REFERENCIAS
1. J. P. McCal1ister, Role of Digital Computers in Hydrologic Forecasting and
Analysis, Int. Assoc. Sci. Hydrol. Pub/o 63, pp. 68-77, 1963.
2. D. M. Rockwood, Columbia Basin Streamflow Routing by Computer, J.
Waterw. Div. ASeE. vol. 84, p. 1874, December 1958.
SIMULACION DE CAUDALES EN COMPUTADORES 279
3. R. K. Linsley and N. H. Crawford, Computation of a Synthetic Streamflow
Record on a Digital Computer, Int, Assoc. Sci. Hydrol. Publ. 51, pp. 526-538,
1960.
4. N. H. Crawford and R. K. Linsley, Digital Simulation in Hydrology: Stanford
Watershed Model IV, Stanford Unio., Dept, Civ. Eng. Tech. Rep, 39, 1966.
5. E. A. Anderson and N. H. Crawford, The Synthesis of Continuous Snowmelt
Runoff Hydrographs on a Digital Computer, Stanford Univ., Dept, Civ. Eng.
Tech. Rep, 36, 1964.
6. A. M. Lumb and R. K. Linsley, Hydrologic Consequences of Rainfall Aug-
mentation, J. Hydraul. Diu, ASCE, vol. 97, pp, 1065-1080, July 1971.
7. National Weather Service River Forecast System Forecast Procedures, NOAA
Tech. Mem. NWS HYDRO-14, December 1972.
8. L. D. James, An Evaluation of Relationships Between Streamflow Patterns
and Watershed Characteristics through the Use of OPSET: A Self-calibrating
Version of the Stanford Watershed Model, Univ. Ky. Water Resour, Inst, Res.
Rep. 36, 1970.
9. J. C. Monro, Direct Search Optimization in Mathematical Modeling and a
Watershed Model Application, U.S. Natl. WeatherServ., NOAA Tech. Mem.
NWS HYDRO-12, April 1971.
10. D. D. Franz and R. K. Linsley, An Interactive Time Series Plotting System for
Classroom Instruction in Hydrology, Stanford Uniu., Dept, Civ. Eng. Tech.
Rep, 143, February 1971.
11. R. C. Johanson, Precipitation Network Requirements for Streamflow Esti-
mation, Stanford Univ., Dept, Civ. Eng. Tech, Rep, 147, August 1971.
12. P. Lombardo, "A Critical Review of Available Water Quality Simulation
Models," Hydrocornp, Inc., Palo Alto, Calif., July 1973.
BIBLIOGRAFIA
AITKEN, A. D.: Assessing Systematic Errors in Rainfall-Runoff Models, J.Hydrol.,
vol. 20, pp, 121-137, October 1973.
ANDERSON, E. A. : Developrnent and Testing of Snow Pack Energy Balance Equations,
Water Resour, Res., vol. 4, pp. 19-37, February 1968.
---: National Weather Service River Forecast System-Snow Accumulation
and Ablation Model, NOAA Tech. Mem. NWS HYDRO-17, November 1973.
BOUGHTON, w. c.: A Mathematical Catchment Model for Estimating Runoff,
J. Hydrol. (New Zealand), vol. 7, pp. 75-100, 1968.
CHEN, c. W., and SHUBINSKI, R. P.: Computer Simulation of Urban Storm Water
Runoff, J. Hydraul. Div. ASCE, vol. 97, pp. 289-301, February 1971.
CLABORN, B. J., and MOORE, W.: Numerical Simulation in Watershed Hydrology,
Univ. Tex., Hydraul. Eng. Lab. Tech. Rep. HYD. 14-7001, 1970.
DAWDY, D. R., and BERGMANN, J. M.: Effect of Rainfall Variability on Streamflow
Simulation, Water Resour. Res., vol. 5, pp. 958-966, 1969.
FLEMING, G.: "Deterministic Simulation in Hydrology," American EIsevier, New
York, 1974.
HOLTAN, H. N., and LOPEZ, N. C.: An Engineering-oriented Model of Watershed
Hydrology, Proc. Int. Seminar Hydrol. Prof., vol. 3. pp. 572-605, 1969.
280 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
HUFF, D. D.: "Simulation of the Hydrologíc Transport of Radioactive Aerosols,"
Ph.D. thesis, Comm. Hydrology, Stanford Univ., December 1967.
mBlTI', R. P., and O'DONNELL, T.: Fitting Methods for Conceptual Catchment
Models, J. Hydraul. Div. ASeE, vol. 97, pp. 1331-1342, September 1971.
JOHNSTON, P. R., and PILGRIM, D. H.: A Study of Parameter Optimization for a
Rainfall-Runoff Model, Water Res. Lah. Rep. no. 131, Univ. New South
Wales, February 1973.
KUCHMENT, L. S., and KOREN, V. r.: Modelling of Hydrologic Processeswith the Aid
ofElectronic Computers, Int, Assoc. Sci. Hydrol, Publ. 81, pp. 616-624, 1968.
LlOU, E. Y.: OPSET: Program for Computerized Selection of Watershed Parameter
Values for the Stanford Watershed Model, Uniu. Ky. Water Resour. Inst.
Res. Rep. 34, 1970.
MANDEVILLE, A. N., O'CONNELL, P. E., SUTCLIFFE, J. V., and NASH, J. E.: River Flow
Forecasting through Conceptual Models, J. Hydrol., vol. 10, pp. 282-290
and 317-329, 1970, and vol. 11, pp. 109-128,1970.
NARAYANA, V. V. D., RILEY, J. P., and ISRAELSON, E. K.: "Analog Computer Simulation
ofthe RunoffCharacteristics ofan Urban Watershed," Utah Water Research
Laboratory, Utah State University, Logan, 1969.
SCHERMERHORN, v. P., and KUEHL, D. W.: Operational Streamflow Foreeasting
with the SSAR Model, Int. Assoc. Sci. Hydrol. Publ. 80, pp. 317-328, 1968.
SJTI'NER, W. T., SCHAUSS, C. E., and MONRO, J. C.: Continuous Hydrograph Synthesis
with an API-Type Hydrologic Model, Water Resour, Res., vol. 5, pp. 1007-
1022, October 1969.
SUGAWARA, M.: On the Analysis of the Runoff Structure about Several Japanese
Rivers, Jap. J. Geophys., vol. 2, 1961.
PROBLEMAS
10-1 En la función de infiltración-flujo subsuperficial (fig. 10-2), si bes 0,9 pulgadas/hr,
e es 1,3 y X == 0,1 pulg/hr, ¿qué cantidad de escorrentía superficial y qué cantidad de
t> flujo subsuperficial ocurrirán? Si X = 0,5 pulg/hr, ¿qué resultados se obtienen?
10-2 Si U = 1 pulg, L = 10 pulg, y S u/U = 0,7 ¿qué parte de la escorrentía superficial
del problema 10-1 será retenida en almacenamiento superficial? ¿Cuál será el incre-
mento de flujo superficial? Repita el problema con S u = 2,0 pulg.
10-3 Si L = 10 pulg y S L = 7 pulg, ¿qué parte de la infiltración neta del problema 10-1
entrará al almacenamiento subsubterráneo? Repita el problema con S L = 18 pulg.
10-4 Si existe un programa de simulación disponible, calíbrelo para un arroyo pequeño en su
área. Discuta sus resultados en torno a la calidad de los datos, la interacción entre los
parámetros del modelo, etc.
10-5 Usando el modelo de simulación, explore la sensibilidad de los datos de entrada y los
parámetros. Compare por ejemplo los resultados cuando la evapotranspiración poten-
cial aumenta en un 20%. ¿Cuál es el efecto de un aumento de 10%en la precipitación?
¿Qué tan sensible es el modelo a un cambio en los parámetros? ¿Hasta qué punto cree
usted que sus resultados son específicos para las condiciones consideradas? Por
ejemplo, ¿serían los cambios debidos a un cambio en la evapotranspiración diferentes'
si la precipitación fuera diferente?
11
PROBABILIDAD EN HIDROLOGIA:
UNA BASE PARA DISEÑO
Dado que la planeación y el diseño se refieren a eventos del futuro cuyo tiempo de ocurrencia
o magnitud no pueden predecirse, debemos recurrir al estudio de la probabilidad o frecuen-
cia* con la cual un determinado caudal o volumen de flujo puede ser igualado o excedido. La
selección del nivel de probabilidad apropiado para un diseño, es decir, el riesgo que se
considera aceptable, depende de condiciones económicas y políticas [ 1]. Diseñar para e! 10
por ciento o caudal con 10 años de período de recurrencia representa aceptar un riesgo
calculado. Si el análisis hidrológico es correcto, el sistema será ocasionalmente insuficiente.
La alternativa de diseñar contra el peor evento posible que pueda ocurrir, es generalmente tan
costosa que se puede justificar solamente cuando las consecuencias de una falla son espe-
cialmente graves.
Este capítulo trata sobre técnicas para definir la probabilidad de eventos de interés a partir
de una serie de datos y en especial de los métodos usados para determinar el caudal de diseño
para vertederos o rebosaderos de grandes presas. Los métodos de análisis probabilístico que
usan datos generados sintéticamente se discutirán en el cap. 12.
PROBABILIDAD DE CRECIENTES
Esta sección discute los conceptos básicos del análisis probabilístico con referencia especí-
fica en caudales pico. En general estos métodos también son aplicables a otros parámetros
hidrológicos con pequeños ajustes que se discutirán en las secciones siguientes.
11-1 Selección de datos
Para que el análisis probabilístico produzca resultados útiles, debe comenzar con una serie de
datos significativos, adecuados y precisos. Cuando se dice que los datos son significativos,
esto implica que deben estar relacionados estrechamente con el problema. La mayoría de los
estudios de crecientes están relacionados con caudales picos y la serie de datos consistirá de
una selección de caudales picos observados. Sin embargo, si el problema es la duración de
una inundación, por ejemplo, los períodos durante los cuales una carretera próxima a un río
estará en posibilidad de ser inundada, la serie de datos debe representar entonces la duración
de los caudales por encima de algún valor crítico. Si el problema ese! drenaje interior de un
área protegida contra las inundaciones por medio de diques, los datos requeridos deben
* Probabilidad: una base matemática para la predicción, la cual, para un conjunto exhaustivo de resultados,
es la relación entre el número de resultados que producen un evento particular y el número posible de
resultados (adaptado del Webster' s 7th New Co/legiat Dictionary , 1971). Frecuencia: El número de
casos en una clase cuando los eventos son clasificados de acuerdo a diferencias en uno o-más atributos.
282 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
consistir de los volúmenes de inundación que ocurren cuando el río principal no permite el
drenaje por gravedad.
La serie de datos debe ser adecuada. Esto se refiere primordialmente a la longitud del
registro, pero incluye también el problema muy frecuente de escasez de datos apropiados. El
registro observado es simplemente una muestra de la población de crecientes que han
ocurrido y que puede esperarse que ocurran de nuevo. Si la muestra es muy pequeña, las
probabilidades obtenidas no resultan muy confiables. Los datos de caudales disponibles son
muy cortos para resolver la siguiente pregunta: ¿Qué tan largo debe ser un registro para
definir las probabilidades asociadas con ciertos caudales dentro de tolerancias aceptables? La
tabla 11-1 presenta algunos valores estimados a partir de series de datos sintéticos.
Tabla 11-1 LONGITUD DE UN REGISTRO EN
AÑOS NECESARIA PARA ESTIMAR
AVENIDAS DE VARIAS PROBABI-
LIDADES CON UN 95 POR CIENTO
DE CONFIANZA
Error aceptable
Delineación
probable 10% 25%
0,1 90 18
0,02 110 39
0,01 115 48
La tabla 11-1 sugiere que la extrapolación de estimativos de frecuencias para valores de la
probabilidad menores de 0,01 conlleva un riesgo extremo para la serie de datos comúnmente
disponibles [3,4]. Los datos presentados por Ott [5 Jmuestran que con un registro de 20 años
la probabilidad es del 80% de que el caudal de diseño sea sobreestimado y que el 45% de los
valores sobrestimados exceden en más del 30% el valor real. Debido a esto no se deben usar
series de datos de menos de 20 años para análisis de frecuencias.
La precisión en una serie de datos se refiere principalmente al problema de homogenei-
dad. La mayoría de los datos de caudales poseen una precisión intrínseca aceptable.
Obviamente, si una estación opera tan pobremente que los caudales registrados no son
confiables, dicha estación no ofrece datos satisfactorios para un análisis de frecuencias. Sin
embargo, datos de caudales precisos pueden ser inaceptables para un análisis probabilístico si
la hoya de drenaje ha sufrido cambios que puedan alterar sus características hidrológicas, es
decir, los datos no son internamente homogéneos. Presas, diques, estructuras de torna y
derivación de aguas, urbanizaciones y cambios en el uso de la tierra pueden introducir
inconsistencias en la serie de datos (sec. 4-17). Estas series no deben usarse sin un ajuste
previo para unas condiciones comunes en la hoya, generalmente para condiciones naturales
(sin intervención del hombre) o para condiciones actuales.
Si el análisis busca eventos con probabilidades menores de 0,5 se recomienda utilizar una
serie de datos compuesta de caudales picos anuales, o sea tomando el mayor evento de
cada año. Para analizar eventos con mayor frecuencia de ocurrencia son mejores las series
parciales (sec. 11-10).
11-2 Posiciones gráficas
El análisis de frecuencias busca asignar a cada caudal de creciente una probabilidad p de ser
igualado o excedido en un año cualquiera. El período de retorno* Tr se usa comúnmente
* Los términos período de retorno o intervalo de recurrencia se usan para representar el número de i
años que transcurren en promedio para que un evento sea igualado o excedido. 1
PROBABILIDAD EN HIDROLOGIA: UNA BASE PARA DISEÑO 283
en lugar de la probabilidad p para definir crecientes de diseño. El período de retomo y la
probabilidad son recíprocos, es decir,
l
p =-
T,
(11-1)
Existen varias fórmulas [6, 7] para posiciones gráficas; sin embargo la de Weibull [8] es la
más usada:
m
p=--
n + 1
o T = ~
r
m
(11-2)
donde 11 es el número de años del registro y m es la clasificación del evento de acuerdo con
su orden de magnitud. El mayor evento tiene un orden In = l. La ecuación (11-2) asigna un
período de retomo promedio de n + I años para el mayor evento de una serie. La tabla 11-2
muestra la distribución teórica del período de retomo para crecientes con un intervalo de
recurrencia promedio dado. Es importante destacar que la probabilidad de que el intervalo de
recurrencia sea menor que el valor promedio es mayor que 0,5. Puede observarse que, dentro
de un período largo de tiempo, el 25 % de los intervalos de recurrencia para crecientes
mayores o iguales que la de 100años serán menores de 29 años, mientras que un número igual
estará por encima de 139 años. En otras palabras, para tener un 75% de seguridad de que la
capacidad de una estructura no será excedida en los próximos 29 años, hay que diseñar la
estructura para una creciente de 100 años (período de retomo promedio).
La probabilidad J de que la probabilidad real del m-ésimo evento de una serie de 11
avenidas sea menor Po puede obtenerse de [9 ]:
j = C ~ l ) m f:o p.-m(1 - p)m-l dp (11-3)
que se utilizó para calcular los valores mostrados en la tabla 11-3. En esta ecuación (:) es
el coeficiente binomial [tver Ec. (11-17)]. Hay aproximadamente 2oportunidades de cada 3
de que el verdadero período de retomo del evento más grande de una serie sea mayor que la
longitud del registro. La tabla también nos muestra que hay una considerable incertidumbre
en las posiciones gráficas asignadas al mayor evento de una serie, pero para In = 4 el rango
de incertidumbre se reduce notoriamente. Esto nos lleva a la regla general de que, si el
análisis de frecuencias busca obtener información para crecientes con un período de recu-
rrencia menor de nfS, uno pude dibujar la magnitud de la creciente contra la posición gráfica
y trazar una curva a ojo. Para períodos de retomo mayores es mejor ajustar una distribución
teórica a los datos.
11-3 Distribuciones teóricas de crecientes
Debido a que la longitud de los registros es normalmente corta no es posible determinar la
distribución de frecuencias más apropiada para ser usada al analizar las probabilidades
asociadas con crecientes. No obstante, varios autores [10,12] han sugerido varias distribu-
ciones, esgrimiendo como prueba a su favor la habilidad de estas distribuciones para ajustarse
a los datos de uno o varios ríos. A pesar de que se han dedicado grandes esfuerzos para definir
la mejor distribución para crecientes, varios ensayos [13] sugieren que' no existe una
distribución claramente superior. Intuitivamente no existe razón alguna para que una distri-
bución única sirva para todos los ríos. La distribución log-Pearson, Tipo IlI, ha sido
recomendada [14] para las agencias federales de los Estados Unidos. La primera distribución
284 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Tabla 11-2 DISTRIBUCrON TEORrCA DEL PERrODO DE RETORNO
eríodo de
Período de retorno actual T;
retorno
excedido varios porcentajes de tiempo
promedio
I
I
¡
1% 5% 25% 50%
I
75% 95% 99%
T
r
I
2 8 5 3 1 O O O
5 22 14 7 3 1 O
I
O
10 45 28 14 7 3 O
I
O
30 137 89 42 21 8 2 O
100 459 300 139 69 29 5 1
1.000 4.620 3.000 1.400 693 288 51
I
10
10.000 46.200 30.000 14.000 6.932 2.880 513
I
100
P
asintótica de los valores extremos, comúnmente llamada la distribución de Gumbel,
también tiene amplia -aceptación. Estas dos distribuciones se describirán en las siguientes
secciones.
Ott [5] usó datos de lluvia horaria generados estocásticamente (cap. 12) para simular
(cap. 10) series sintéticas de 500 años en dos estaciones. De las varias distribuciones usadas,
la distribución de Gumbel se ajustó mejor a los datos sintéticos generados para Dry Creek
(California), mientras que la log-Pearson fue mejor para el río Fisher (North Carolina). En
Tabla 11-3 PERIODOS PROMEDIOS DE RETORNO PARA VARIOS NrVELES DE PROBABI-
LIDAD
Clasificación Número de Probabilidad
de mayor años de
1
a menor n registro n
0,01 0,25 0,50 0,75 0,99
1 2 1,11 2,00 3,41 7,46 200
5 1,66 4,13 7,73 17,9 498
10 2,71 7,73 14,9 35,3 996
20 4,86 14,9 29,4 70,0 1990
60 13,5 43,8 87,0 209,0 5970
2 3 1,06 1,48 2.00 3,06 17,0
6 1,42 2,57 3.,78 6,20 37,4
II 2,13 4,41 6,76 11,4 71,1
21 3,61 8,12 12,7 21,8 138
61 9,62 23,0 36,6 63,4 408
3 4 1,05 1,32 1,63 2,19 7,10
7 1,31 2,06 2,75 3,95 14,1
12 1,86 3,32 4,62 6,86 25,6
22 3,03 5,86 8,35 12,6 48,6
62 7,76 16,1 23,3 35,8 140
4 5 1,03 1,24 1,46 1,83 4,50
8 1,25 1,80 2,27 3,04 8,26
13 1,70 2,77 3,63 5,02 14,4
23 2,67 4,72 6,36 8,98 26,6
63 6,63 12,5 17,2 24,8 75,2
ambos casos, los caudales sintéticos generados por Ott mostraron diferencias sustanciales
con las curvas de probabilidad definidas a partir de las series cortas, como era de esperarse.
Chow [15] ha mostrado que la mayoría de las funciones de frecuencias pueden ser
generalizadas por:
PROBABILIDAD EN lUDROLOGIA: UNA BASE PARA DISEÑO 285
x = X + KuX
(11-4)
donde X es un caudal con una probabilidad dada, X es la media de la serie de caudales
picos, (T:r la desviación estándar de la serie y k, un factor de frecuencias definido para cada
distribución, es una función del nivel da probabilidad asignada a X.
11-4 DistribuciónIog-pearson tipo III
El procedimiento recomendado para el uso de esta distribución consiste en convertir la serie
de datos a sus logaritmos y luego calcular los siguientes parámetros:*
Media
Desviación standard
Coeficiente de Asimetría
-1X ¿10gX
og =
n
u¡og x = J¿ (log X - log X)2
n - 1
(11-5)
(11-6)
(11-7)
El valor de X para cualquier nivel de probabilidad se puede calcular a partir de la ecuación
11-4 modificada:
log X = log X + KU¡og x
(11-8)
donde K es un valor tomado de la tabla 11-4. La distribución mostrará una línea recta en
papel log-normal cuando el coeficiente de asimetría sea g = O. Es importante destacar que
las abscisas representan la distribución acumulada de frecuencias y no la función de
densidad de probabilidad.
La distribución Tipo III hace parte de la familia de distribuciones desarrolladas por Pearson
[16]. A pesar que esta distribución tiene muy pocas bases teóricas es muy popular debido a
que cuando el coeficiente de asimetría se iguala a cero se obtiene la distribución log-normal.
La función de densidad de probabilidad para la distribución Tipo III es (con el origen en el
modo):
p(X) = Po (1 - ;Je-
cX
/
2
* Un procedimiento alterno consiste en calcular:
_ JI. (log X)2 - (I.log x)2fn
0'108% - . n-l
n
2I.
(lag X)3 - 3nI. lag x I. (lag X)2 + 2(I. lag X)3
g=
n(n - l)(n - 2)(U¡08,,)3
donde log x = log x - lag X.
(11-9)
286 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Tabla 11-4 VALORES DE K PARA LA DISTRIBUCION LOG-PEARSON TIPO III
Período de retorno, años
1,0101 1,2500 2 5 10 25 50 100
Coeficiente
Nivel de probabilidad, porcentaje
de asjmetría
99 80 50 20 10 4 2 1
Ag
3,0 -0,667 -0,636 -0,396 0,420 1.180 2,278 3,152 4,051
2,8 -0,714 -0,666 -0,384 0,460 1,210 2,275 3,114 3,973
2,6 -0,769 -0,696 -0,368 0,499 1,238 2,267 3,071 3,889
2,4 -0,832 -0,725 -0,351 0,537 1,262 2,256 3,023 3,800
2,2 -0,905 -0,752 -0,330 0,574 1,284 -2,240 2,970 3,705
2,0 -0,990 -0,777 -0,307 0,609 1,302 2,219 2,912 3,605
1,8 -1,087 -0,799 -0,282 0,643 1,318 2,193 2,848 3,499
1,6 -1,197 -0,817 -0,254 0,675 1,329 2,163 2,780 3,388
1,4 -1,318 -0,832 -0,225 0,705 1,337 2,128 2,706 3,271
1,2 -1,449 -0,844 -0,195 0,732 1,340 2,087 2,626 3,149
1,0 -1,588 -0,852 -0,164 0,758 1,340 2,043 2,542 3,022
0,8 -1,733 -0,856 -0,132 0,780 1,336 1,993 2,453 2 , 8 ~ 1
0,6 -1,880 -0,857 -0,099 0,800 1,328 1,939 2,359 2,755
0,4 -2,029 -0,855 -0,066 0,816 1,317 1,880 2,261 2,615
0,2 -2,178 -0,850 -0,033 0,830 1,301 1,818 2,159 2,472
°
-2,326 -0,842
°
0,842 1,282 1,751 2,054 2,326
-0,2 -2.472 -0,830 0,033 0,850 1,258 1,680 1,945 2,178
-0,4 -2,615 -0,816 0,066 0,855 1,231 1,606 1,834 2,029
-0,6 -2,755 -0,800 0,099 0,857 1,200 1,528 1,720 1,880
-0,8 -2,891 -0,780 0,132 0,856 1,166 1,448 1,606 1,733
-1,0 -3,022 -0,758 0,164 0,852 1,128 1,366 1,492 1,588
-1,2 -3,149 -0,732 0,195 0,844 1,086 1,282 1,379 1,449
-1.4 -3,271 -0,705 0,225 0,832 1,041 1,198 1,270 1,318
-1,6 -3,388 -0,675 0,254 0,817 0,994 1,116 1,166 1,197
-1,8 -3.499 -0,643 0,282 0,799 0,945
1,035 .
1,069 1,087
-2,0 -3,605 -0,609 0,307 0,777 0,895 0,959 0,980 0,990
-2,2 -3,705 -0,574 0,330 0,7'52 0,844 0,888 0,900 0,905
-2,4 -3,800 -0,537 0,351 0,725 0,795 0,823 0,830 0,832
-2,6 -3,889 -0,499 0,368 0,696 0,747 0,764 0,768 0,769
-2,8 -3,973 -0,460 0,384 0,666 0,702 0,712 0,714 0,714
-3,0 -4,051 -0,420 0,396 0,636 0,660 0,666 0,666 0,667
FUENTE: Adaptado de [12).
donde
4
(11-10) e = - - 1
P
e Jl3
(11-11) a=--
2 Jlz
n
c
c
+
1
(11-12) Po =-
a e'T(c + 1)
z
P= !!:L (11-13)
Jlz3
PROBABILIDAD EN HIDROLOGIA: UNABASE PARADISEÑO 287
donde IL 2 es la varianza, IL 3 es el tercer momento con respecto al origen (IL 3 = (T6
g
), r es la
función gamma y e es la base de los logaritmos neperianos.
11-5 Distribución de valores extremos tipo 1
Fisher y Tippet [17] encontraron que la distribución del valor máximo (o mínimo) seleccio-
nado de muestras de tamaño n se aproxima a una distribución límite cuando el tamaño de la
muestra se aumenta. Cuando las distribuciones iniciales presentan colas que pueden aproxi-
marse por funciones de tipo exponencial, se encuentra que los valores extremos tienden a
tener una distribución Tipo l. Esta distribución está dada por [18]
(11-14)
donde p es la probabilidad de que un caudal dado sea igualado o excedido, e es la base de los
logaritmos neperianos e y, la variable reducida, es función de la probabilidad (ver tabla
11-5). Se tiene entonces:
(11-15)
donde X es la media de la serie de datos, (T x es su desviación estándar y (T n e y n son
funciones de la longitud de la serie de datos. Esta ecuación es equivalente a la ecuación (11-4)
con K igual al término entre paréntesis. La tabla 11-5 da los valores de K para varios
períodos de recurrencia y varias longitudes del registro. Dos o más puntos de X y su
correspondiente p definen una línea recta en papel de Gumbel. (Ver figs. 11-1 y 11-2.)*
Tabla 11-5 VALORES DE K (ECUACION (11-4» PARA LA DlSTRIBUCION DE VALORES
EXTREMOS (TIPO 1)
eríodo
i
Variable
Longitud de registro, años
I
retorno,
1 Proba-
reducida
años bilidad
y
20 30 40 50 100 200 00
1,58 0,63 0,000 -0,492 -0,482 -0,476 -0,473 -0,464 -0,459 -0,450
2,00 0,50 0,367 -0,147 -0,152 -0,155 -0,156 -0,160 -0,162 -0,164
2,33 0,43 0,579 0,052 0,038 0,031 0,026 0,016 0,010 0,001
5 0,20 1,500 0,919 0,866 0,838 0,820 0,779 0,755 0,719
10 0,10 2,250 1,62 1,54 1,50 1,47 1,40 1,36 1,30
20 0,05 2,970 2,30 2,19 2,13 2,09 2,00 1,94 1,87
50 0,02 3,902 3,18 3,03 2,94 2,89 2,77 2,70 2,59
100 0,01 4,600 3,84 3,65 3,55 3,49 3,35 3,27 3,14
200 0,005 5,296 4,49 4,28 4,16 4,08 3,93 3,83 3,68
400 0,0025 6,000 5,15 4,91 4,78 4,56 4,51 4,40 4,23
P
de
* La extrapolación de una línea recta es mucho más sencilla que la de una curva. Por lo tanto el análisis de
frecuencias se simplifica al usar papel de dibujo especial con escalas diseñadas para obtener las líneas rectas
para distribuciones específicas. En uno de estos papeles de probabilidad las ordenadas representan
comúnmente el caudal y las abscisas su correspondiente probabilidad o el período de recurrencia. Para
algunas distribuciones el eje de las ordenadas representa el logaritmo de los caudales. La escala del eje de
las abscisas es tal que produce una línea recta. La fig. 11-1 muestra una gráfica de una distribución
log-Pearson Tipo III en un papellog-normal y la fig. 11-2muestra un ejemplo del papel de Gumbel.
288 1ll0ROLOGIA PARA INGENIEROS
10 iij
~
'"
'"
o
Periodo de retomo, años
1,S 2 S 10 20 SO100 200
30
2S
20
.
V
--
~ -
./

»>
~
-*'"
P
-1
/
/ .
-
/
.
20
1,01
120
100
90
80
70
1
60
i; SO
~ 40
...
c::
CD
~ 30
S
12
99
SO 20 10 S
Probabilidad de ser igualado o excedido
2 1 OS
FIGURA 11·1
Relación caudal-frecuencia para el río Clearwater en Kamiah, Idaho, EE. UU. La relación está dibujada en papel de
probabilidad log-norrnal y se muestra la distribución log-Pearson Tipo 1II correspondiente.
Periodo de retomo, años
10
2S ~
'<,
E
8
20 ';;
CD
l
15 ~
30
25 SO 100 200 10 5
I I I • I I II
/
.:
I
I /1
I I
I
I
;1
-:
I
-
i
i/
.
I
.
/
y?
-
~ ~
~ : ' .
-
..
~ . . I
I
20
40
30
1P01 1,01 1,11,2 1,5 2
120
100
110
e
CD
11 60
~ 50
99 90 70 50 20 10 4 2 OS
Probabilidad de ser iguaJado o excedido
FIGURA 11·2
Relación caudal-frecuencia para el río Clearwater en Kamiah, Idaho, EE. UU., dibujada en papel de Gumbel y su
distribución (Gumbel) tipo I correspondiente.
PROBABILIDAD EN IllDROLOGIA: UNA BASE PARA DISEÑO 289
Tabla 11-6 ANALISIS DE PROBABILIDAD DE CRECIENTES PARA EL RIO CLEARWATER
EN KAMIAH, IDAHO, EE.UU.
Area de drenaje = 12.560 km
2
(4.850 mi")
Caudal Orden Posición gráfica,
Año Mes
ft"/seg m
y
1911
Junio
39.500 45 1,24
1912
Mayo
61.900 19
2,95
1913
Mayo
76.600 5 11,20
1914
Mayo
42.200 42 1,33
1915
Mayo
28.200 55 1,02
1916
Junio
56.000 25 2,24
1917
Junio
70.500 10 5,60
1918 Mayo
52.800 28 2,00
1919 Mayo
52.000 31 1,81
1920 Mayo 43.600 41 1,37
1921 Mayo 69.700 12 4,67
1922 Junio 62.400 18 3,11
1923 Mayo 49.600 32 1,75
1924 Mayo 58.900 22 2,55
1925 Mayo 59.800 20 2,80
1926 Abril 35.900 50 1,12
1927 Junio 68.600 13 4,31
1928
Mayo 72.100 7 8,00
1929
Mayo 52.700 29 1,93
1930
Abril
31.000 53 1,06
1931
Mayo
40.800 43 1,30
1932
Mayo
72.100 8 7,00
1933
Junio
81.400 3 18,67
1934
Abril
45.900 37 1,51
1935
Mayo
44.000 40 1,40
1936
Mayo
63.200 16 3,50
1937
Mayo
34.300 51 1,10
1938
Abril
63.400 15 3,73
1939
Mayo
46.000 36 1,56
1940
Mayo
37.100 47 1,19
1941
Mayo
28.900 54 1,04
1942
Mayo
37.100 48 1,17
1943
Mayo
52.200 30 1,87
1944
Mayo
34.200 52 1,08
1945
Mayo
44.400 38 1,47
1946
Mayo
36.600 49 1,14
1947
Mayo
69.900 11 5,09
1948
Mayo
99.000 2 28,00
1949
Mayo
76.200 6 9,33
1950
Junio
62.600 17 3,29
1951
Mayo
44.200 39 1,44
1952
Abril
49.200 34 1,65
1953
Junio
53.100 27 2P7
1954
Mayo
58.800 23 2,43
1955
Junio
64.100 14 4,00
1956
Mayo
77.800 4 14,00
1957
Mayo
71.200 9 6,22
g = 0,0434
290 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Año Mes Caudal ftJ/ seg Orden
Posición
m
gráfica y
1958
Mayo
59,600 21 2,67
1959
Junio
55,100 26 2,15
1960
Mayo
49,600 33 1,70
1961
Mayo
58,600 24 2,33
1962
Abril
39,700 44 1,27
1963
Mayo
38,200 46 1,22
1964
Jumo
103,000 1 56,00
1965
Mayo
47,900 35 1,60
.
E 3,023,400
Media
54,971
u.
16,483
log q 4,7212
GIol'q
0,1296
g 0,0434
FUENTE: Datos tomados de Water-Supply Papers del U.S. Geological Survey.
Ejemplo de un análisis de frecuencia para caudales. Usando los datos de la tabla
11-6, encontrar la magnitud de las crecientes de 10y 100años utilizando las distribuciones
log-Pearson Tipo III y Gumbel. Para la distribución Gumbel:
q = 54.971 ft
3/seg
a ¿ = 16.483 fts/seg
de la tabla 11-5, K 10 = 1,46 Y K 100 = 3,48 para n = 55.
q 10 = 54.971 + 1,46 x 16.483 = 79.040 fts/seg
q100 = 54.971 + 3,48 x 16.483 = 112.300 ft 3/seg
Para la distribución log-Pearson Tipo III de la tabla 11-6
log q = 4,7212 a q = 0,1296
De la tabla 11-4, K 10 = 1,286 Y K 100 = 2,358
log q 10 = 4,7212 + 1,286 x 0,1296 = 4,8879
q 1O= antilog 4,8879 = 77.250 ft3/ seg
log q 100 = 4,7212 + 2,358 x 0,1296 = 5,0268
q 100 = antilog 5,0268 = 106.400 fts/seg
Todas las respuestas deben ser redondeadas a tres cifras significativas.
11-6 Selección de la frecuencia para diseño
Los análisis descritos en la sección anterior sirven para obtener el nivel de probabilidad
promedio o el período promedio de recurrencia. Esta información tiene aplicación en
numerosos problemas. Por ejemplo, al calcular los daños promedios producidos por crecien-
tes, se debe multiplicar el daño causado por un caudal dado por su probabilidad anual de
ocurrencia y así se obtiene su contribución al daño promedio anual. El diseño de cualquier
(11-16)
PROBABILIDAD EN HIDROLOGIA: UNA BASE PARA DISEÑO 291
estructura con una vida útil larga debe estar basado en probabilidades anuales. El diseño de
alcantarillas en carreteras para caudales de diseño con un nivel de probabilidad p implica
que, en promedio, pN alcantarillas se desbordarán cada año, donde N es el número total de.
alcantarillas .
Hay ciertas situaciones para las cuales el hidrólogo desea conocer la probabilidad de
ocurrencia de una creciente durante un intervalo de tiempo específico. Por ejemplo, las
probabilidades asociadas con crecientes durante el período de construcción de una presa. La
probabilidad J de que una creciente con una probabilidad de ocurrencia promedio p sea
excedida exactamente k veces durante un período de N años está dada por [9]:
(
N)( )N-k k
J=I-
k
l-p P
donde el coeficiente binomial
(
N) N!
k = k! (N - k)!
(11-17)
Para el caso especial cuando k = 0, o sea para el mayor evento,
J = I - (1 _ p)N
(11-18)
La tabla 11-7, calculada a partir de la ecuación (11-18), muestra, por ejemplo, que existe una
probabilidad del 10 % de que un evento con un período de recurrencia de 460 años sea
igualado o excedido durante los próximos 50 años. La tabla 11-7 o las ecuaciones (11-16) o
(11-18) pueden utilizarse para estimar la probabilidad de ocurrencia de crecientes durante un
período futuro específico. Debe notarse que se supone que las probabilidades anuales
de ocurrencia se conocen con precisión. Como este no es el caso en hidrología, se debe
tener en cuenta la existencia de una mayor incertidumbre. Por lo tanto es importante obtener
un estimativo de p tan bueno como sea posible. El procedimiento descrito no puede
considerarse como un factor de seguridad; si el valor de p se subestima considerablemente,
este procedimiento lleva a un gran sobrediseño que es el riesgo que se corre cuando la
longitud de la serie de datos corta (sec. 11-1).
11·7 Análisis regional de frecuencias
Para hoyas con muy pocos años de datos el análisis de los datos históricos tiene muy poco
valor para estudios de frecuencia. El análisis regional' de frecuencias [19] es un procedi-
miento diseñado para resolver este tipo de problemas y consta de los siguientes pasos: Los
datos de un número de estaciones son seleccionados y se escoge un período base. Algunos
valores picos anuales pueden ser estimados de tal manera que todas las estaciones tengan
datos completos para el período base. Los datos se hacen luego adimensionales dividiendo
por el caudal pico promedio anual q para cada estación. La mediana de los valores
encontrados en el paso anterior para cada orden de clasificación se dibujan (omitiendo los
valores estimados) y se traza una curva regional (fig. 11-3). Existen pruebas estadísticas para
confirmar la homogeneidad de los datos. Para completar el análisis sólo falta obtener una
relación que defina el caudal pico promedio anual. Esta relación se puede obtener por medio
de una regresión simple en función del área de drenaje (fig. 11-4), aunque otros parámetros
tales como pendiente, elevación media, porcentaje del área en lagos y precipitación media
anual pueden ser utilizados.
La curva de frecuencias para una hoya sin estaciones, pero que pertenezca a la región, se
construye determinando primero el caudal pico promedio anual y luego convirtiendo el eje
292 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
Tabla 11-7 PERIODO DE RETORNO NECESARIO PARA UN RIESGO DE OCURRENCIA
ESPECIFICADO PARA LA VIDA DEL PROYECTO
Riesgo
Vida esperada del proyecto, años
aceptado
1 10 25 50 100
de falla
0,01 100 910 2.440 5.260 9.100
O,iO 10 95 238 460 940
0,25 4 35 87 175 345
0,50 2 15 37 72 145
0,75 1.3 8 18 37 72
0,99 1.01 2.7 6 11 22
I
/
I
I
,/
/'
I
:
y
I
I
I
....1'-
~
~ P " "
~
~ ~
I
í
20 30 50 100 10 5 3 1,5 2 1,1
~ 2,80
¡ij
.!!! 2,40
al
E
al 2,00
~
. ~ 1,60
C)
.!!l 1,20
e
8
.s 0,80
. ~ .
~ 0,40
1,01
Periodo de retomo, T" en años
FIGURA 11-3
Curva regional de frecuencia de caudales para las hoyas de los ríos Yughiogheny y Kiskiminetas en Pennsylvania y
Maryland, EE.UU. (V.S. Geological Survey.)
adimensional de la curva regional-de frecuencias en caudal multiplicando las relaciones
adimensionales por el valor estimado de q. La debilidad del análisis regional de frecuencias
consiste en la suposición de que todos los ríos presentan la misma varianza de qjq pendiente
de la función de frecuencias acumuladas, Las pruebas estadísticas pueden indicar que varios
ríos poseen la misma función, pero no es posible demostrar que tales funciones son idénticas.
Las diferencias entre las curvas de frecuencias para varios ríos pueden ser causadas por
diferencias reales en los regímenes de los mismos, o pueden también ser causadas por la
variabilidad estadística de las series cortas.
Si se decide utilizar el análisis regional, se debe tener el cuidado especial de seleccionar
ríos con características hidrológicas tan similares como sea posible. Sus hoyas de drenaje
deben tener una cobertura vegetal, uso de la tierra, condiciones topográficas y geológicas
similares. Las hoyas de drenaje grandes no deben ser agrupadas con hoyas pequeñas. Los
regímenes de lluvias y evapotranspiración también deben ser similares. Al combinar datos de
varias hoyas de drenaje se puede reducir la incertidumbre que presentan las series de datos
cortas si las series son suficientemente independientes. Sin embargo, si los caudales máxi-
mos para la mayoría de las estaciones son producidos por las mismas tormentas y aparecen
como puntos extremos en las curvas de frecuencia de las estaciones, también aparecen
como extremos en la curva regional.
PROBABILIDAD EN ffiDROLOGIA: UNA BASE PARA DISEÑO 293
o
o o
o o
2 9
o
o o
o o
'" -
Area de drenaje en km'
2 4 68\0 \00 1000
Area de drenaje en mi'
I
V
V
..,(
~
./
¿
/'
r-
I
2
<,
== 100
8 80
~ 60
e: 40
<D
~ 20
.e:
lO 10
~ 8
~ 6
o 4
i
e
o. 1,0
8 0,8
'c. 0,6
18 0,4
~
¡¡¡ 0,2
~
~ O, t
U
FIGURA 11·4
Variación del caudal anual pico promedio en función del área de drenaje para las hoyas de los ríos Youghiogheny y
Kiskiminetas, EE, UU, (V.S. Geologycal Survey.)
11·8 Análisis de frecuencias a partir de datos sintéticos
Como el mayor problema en el análisis de frecuencias resulta de series de datos cortas, es
claramente deseable utilizar series de datos lo más largas posibles. La disponibilidad
frecuente de series históricas de lluvias con más años de datos pueden combinarse con las
técnicas discutidas en los capítulos 7 a 10para estimar caudales picos para los años anteriores
a la instalación de una estación de aforos. Estas mismas técnicas pueden usarse para
desarrollar datos en hoyas sin estaciones hidrológicas. Debido a que los datos estimados
presentan algunos errores, la longitud efectiva del registro no es igual al total de años
originales más los años estimados. No obstante, el análisis de frecuencias puede ser mejorado
si los valores estimados se calculan con suficiente cuidado. Es importante que los valores
estimados no presenten sesgos pues ésto puede presentar errores en la curva de frecuencias.
Los errores aleatorios tienden a cancelarse.
Se pueden desarrollar, si es necesario, procedimientos para estimar caudales picos a
partir de 2 ó 3 años de observación aun cuando una muestra más larga es preferible. Las series
de datos que no son útiles para el análisis de frecuencias puede ser extendidas. Las técnicas de
simulación (cap. 10) son especialmente útiles para la extensión de datos.
No es esencial que las estaciones de lluvia usadas para la estimación de caudales picos se
encuentren en la hoya que se está estudiando. El único requisito es que las estaciones usadas
estén expuestas al mismo régimen de frecuencias pluviométricas [20]. Esto permite el uso
de datos de precipitación de estaciones localizadas hasta a 160km (100 mi) de distancia. Si se
utilizan datos de estaciones lejanas, los picos calculados no reproducen necesariamente la
secuencia hoistórica, pero sí los datos usados representan el mismo régimen climatológico, la
curva de frecuencias resultante se aproximará a la verdadera curva para la hoya en estudio.
Aún parece ser posible el uso de datos de lluvia generados sintéticamente a falta de datos de
lluvia para desarrollar curvas de frecuencias para una hoya [5, 21,22]. La figura 11-5
muestra una curva de frecuencias obtenida de esta manera [23l Si se utilizan datos generados
294 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
50
10
70
60
o
100 1.5 2 3 5 10 20 40
Periodo de retomo, años
.'
I I I I ,1
• Apartir de lluvia generada
o Datos históricos
p
1\
..
.
I
o
o
l'
J.... ~ p
....~
.... ~ o
~ c f .
~ ;; "
?"-"
L
o
1.0\ 1.1
250
2000
500
2500
2250
1750
g'
i 1500
'ª 1250
o.
~ 1000
ftI
u
750
FIGURA 11-5
Comparación de las curvas de frecuencia para caudales del río Silver Creek cerca de San José. California, con base
en datos históricos y en caudales simulados a partir de datos horarios de lluvia generados estocásticamente.
(Tomado de [23].)
sintéticamente no se puede esperar una correspondencia exacta con los valores históricos. Es
por esta razón que no se recomienda una extensión corta usando datos generados. Por el
contrario, se recomienda una generación larga de datos para ser utilizados en simulación.
11-9 Probabilidad condicional
Los problemas hidrológicos frecuentemente tratan con la ocurrencia de dos o más eventos
simultáneamente. Estas situaciones requieren un tratamiento especial. Si los eventos son
independientes, la probabilidad de una ocurrencia conjunta es el producto de sus probabilida-
des individuales, PIP2 . Si los eventos son totalmente dependientes, o sea, uno no puede
ocurrir sin el otro, la probabilidad de ocurrencia conjunta es igual a la probabilidad de
ocurrencia de uno cualquiera de los eventos. Muy pocos fenómenos hidrológicos son
completamente independientes o completamente dependientes.
En el diseño de drenaje interno para un área protegida por jarillones, puede ser posible
drenar por gravedad el agua acumulada cuando el nivel del río principal está por debajo de
algún nivel crítico h. La pregunta sería: ¿Cuál es la distribución de probabilidades de los
caudales de drenaje interno cuando el nivel del río principal excede h? La respuesta se puede
obtener seleccionando solamente los caudales picos en el tributario cuando el nivel en el río
principal excede h, utilizando solamente estos datos para el análisis de frecuencias. Esta
serie probablemente será diferente de la serie de caudales picos anuales en el tributario. En
algunos años es posible que no haya ocurrencias si el nivel del río no excede el valor crítico.
Si las ocurrencias son relativamente raras, puede presentarse el caso de muy pocos datos para
el análisis. Una extensión de la serie de datos es entonces recomendable para contar con una
base de datos mayor.
En este caso, algún conocimiento adicional sobre la interrelación entre niveles altos en el
río principal y crecientes en el drenaje tributario puede ser deseado en vez del simple análisis
de niveles críticos. El problema puede tratarse entonces considerando varios niveles críticos,
PROBABILIDADEN HIDROLOGIA: UNA BASE PARA DISEI"lO 295
y los resultados se pueden presentar por medio de una matriz (tabla 11-8) que muestra el
número de crecientes en el tributario dentro de varios rangos de magnitud, para valores dados
del nivelo caudal en el río principal. Un procedimiento alterno consiste en construir una
curva de frecuencias para cada valor del nivel en el río. En cada caso n es la longitud de la
serie de datos al calcular las posiciones gráficas. Estas series de datos constituyen series
parciales y no están sujetas a análisis por métodos estadísticos rigurosos. La dificultad radica
en el tamaño relativamente pequeño de la muestra en cada fila de la matriz.
Algunos problemas se pueden analizar combinando diferentes variables en una, la cual
puede ser analizada utilizando los métodos convencionales. Por ejemplo, si se busca la
probabilidad de la precipitación promedio en una hoya, las lluvias observadas deben ser
promediadas y estos promedios deben tratarse como elementos de una serie de datos para
análisis. Similarmente, se pueden sumar caudales simultáneos en dos o más ríos para
determinar la probabilidad de la descarga combinada a un embalse. A menos que los eventos
estén perfectamente correlacionados, es incorrecto sumar los caudales de 10 años de período
de recurrencia para obtener la descarga combinada de período de recurrencia de 10años. Este
procedimiento llevaría casi siempre a una sobreestimación del caudal para cualquier período
de recurrencia.
Tabla 11-8 PROBABILIDAD CONDICIONAL QUE LOS CAUDALES EN UN RIO TRIBUTA-
RIO SEAN IGUALADOS O EXCEDIDOS PARA VARIOS NIVELES EN EL RIO
PRINCIPAL
Las probabilidades se muestran entre paréntesis
Nivel en
Caudal pico en el tributario, ft3/
seg.
Total
el río
de casos
príncipal.jr
0-99 100-199 200-299 300-399 400-499 500-599
en la fila
0-5 2 (0,25) 1 (0,15) ... 1 (0,10) 1 (0,05) 5 (0,25)
5-8 1 (0,20) 1 (0,15) 2 (0,10) 4 (0,20)
8-11 ... 1 (0,20) 1 (0,15) 1 (0,10) 1 (0,05) 4 (0,20)
11-14 1 (0,25) ... 1 (0,20) 2 (0,15) 1 (0,05) 5 (0,25)
14-17 ... ... 1 (0,10) ... ... 1 (0,05) 2 (0,10)
otal de casos
en la
columna 4 (0,20) 3 (0,15) 5 (0,25) 4 (0,20) 3 (0,15) 1 (0,05) 20 (1,00)
T
11-10 Eventos frecuentes
Cuando un problema requiere del análisis de eventos con un período de recurrencia menor de
5 años, la serie parcial de crecientes es preferible a la serie anual. El uso de tales períodos de
recurrencia puede ser apropiado para drenaje urbano donde los daños se consideren despre-
ciables. Las series parciales se construyen tomando todos los caudales por encima de algún
valor base leccionado. La base se escoge generalmente de tal manera que no se incluyan más
de dos o tres eventos en cada año. Las series parciales pueden indicar la probabilidad de
eventos que son igualados o excedidos 2 ó 3 veces por año (fig. 11-6). Los caudales picos
menores, asociados con crecientes mayores, se excluyen por lo general de la serie. Sin
embargo, la decisión debe ser arbitraria y estar gobernada por el propósito del estudio. Si se
considera que cada pico es un evento independiente y de interés para el estudio, todos deben
ser considerados. En la tabla 11-9 se comparan los períodos de retomo para series anuales y
parciales obtenidos teóricamente. El período de retomo para cualquier caudal es aproxima-
296 HlDROLOGIA PARA INGENIEROS
8
24
f
-..
20 E
g
~
28
./
./ .
./
V

.
-::.
..
.
'''7'
?
,./
1
i
- " ' ~ ' "
..
V
¡o-
90
20
30
110
100
c:
CD
- 50
~
u 40
f 80
-<,
~ 70
§ 60
10
0,2 0,3 0.4 0.8 0,8 1 2 3 4 5 7 10
Periodo de retorno. años
4
20 304050 100
FIGURA 11-6
Curva de frecuencias para caudales pico en el río Clearwater en Kamiah, Idaho, EE. UU. , a partir de una serie parcial
de caudales.
damente 0,5 años menor para las series parciales al compararlo con las series anuales. Debido
a que las series parciales se seleccionan arbitrariamente no puede esperarse que se ajusten a
una distribución estándar.
ANALISIS PROBABILISTICO DE PRECIPITACION
11-11 Distribuciones
La discusión anterior sobre el análisis probabilístico de crecientes tiene aplicación también
para la precipitación. Los valores de la precipitación máxima horaria o diaria generalmente se
ajustan bien a distribuciones tales como la de Fisher-Tippett (de valores extremos Tipo 1),
log-Pearson, log-normal o gamma. En áreas húmedas donde el valor medio es alto, la
precipitación mensual, por estaciones o la precipitación total anual se aproximará a una
distribución normal. En áreas secas una distribución asimétrica tal como log-Pearson,
lag-normal, gamma y las transformadas raíz cuadrada y raíz cúbica de la distribución normal
producen ajustes mejores. A pesar de que se han hecho numerosos estudios comparativos
[25-28] de las diferentes distribuciones, no se ha llegado aún a una conclusión de tipo
general.
11·12 Datos generalizados de frecuencia de precipitación
Debido a que frecuentemente los datos de precipitación son demasiado cortos, solamente
permiten un análisis de frecuencias confiable para períodos de retomo cortos, de 10 años o
menos. En estos casos, estimativos confiables para períodos de retomo mayores pueden
obtenerse aplicando relaciones entre la magnitud de la precipitación para diferentes períodos
de recurrencia, por ejemplo, la relación entre lluvias de 100 años y 10 años de período de
recurrencia, tomada del análisis de alguna estación con una longitud de registro mayor y con
un régimen de precipitación similar al de la estación con registro corto. La necesidad de estas
PROBABILIDAD EN HIDROLOGIA: UNA BASE PARA DISEÑO 297
Tabla 11-9 PERIODOS DE RETORNO EQUIVALEN-
TES EN AÑos PARA SERIES ANUALES
Y PARCIALES [24]
Serie Serie Serie Serie
parcial anual parcial anual
0,5 1,16 5,0 5,52
1,0 1,58 10 10,5
1,45 2,00
I
50 50,5
2,0 2,54 100 100,5
generalizaciones es mayor para el análisis de lluvia de corta duración donde los datos de
pluviógrafos son mucho más cortos que los datos obtenidos de pluviómetros. También, la red
de pluviógrafos es en general poco densa y hay necesidad de usar los registros de todas las
estaciones disponibles.
Varias fórmulas empíricas han sido desarrolladas [29-32] para estimar la función
lluvia-frecuencia cuando los datos de precipitación con que se cuenta son inadecuados para
un análisis de frecuencia. Para tal fin, los valores de la función lluvia-frecuencia para
estaciones con datos extensos se correlacionan con parámetros climatológicos fácilmente
disponibles, tales como precipitación anual media, número promedio de días con lluvia y
número promedio de días con tormenta. Estas funciones, las cuales se construyen y presentan
de una manera gráfica, se utilizan para estimar valores de la función lluvia-frecuencia para
aquellas regiones con datos inadecuados. Este tipo de relaciones ha sido utilizado para
estimar funciones ,lluvia-frec4encia para un rango de duración entre 20 min y 24 h y para
períodos de retorno entre 2 y 100 años.
11-13 Ajustes para cantidades de precipitación de intervalo fijo
El análisis de lluvias de corta duración se lleva a cabo generalmente a partir de datos tomados
cada hora o cada día. Como es muy poco probable que ocurran lluvias intensas enteramente
en estos intervalos fijos entre observaciones, los datos de estas series subestiman las
verdaderas cantidades máximas para las duraciones correspondientes a los intervalos entre
observaciones. La función lluvia-frecuencia basada en datos horarios o diarios debe ser
aumentada en un 13 por ciento para aproximar los verdaderos valores para 60 min 024 hr,
respectivamente (tabla ll-lO). El ajuste disminuye al aumentar el número de intervalos de
Tabla 11-10 RE LACION ENTRE PRECIPITA-
CION MAXIMA VERDADERA y
PRECIPITACION ·EN INTERVALOS
FIJOS
Número de
intervalos
de observación
1
2
3-4
5-8
9-24
Relación
1,13
1,04
1,03
1,02
1,01
298 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
1.4
FIGURA 11·7
Precipitación horaria que se espera que sea igualada o excedida en promedio una vez cada 10 años para el área
continental de los Estados Unidos. (U.S. National Wather Service.¡
o
o
o o o
o o o
Si!
1'- co
(J"l
90
1ii
.3
c:
"
Q.
os 80
's

I
al
I
"O I
al 7
I hr !
l
al
l:!
o
60
a..
I
,
I I
I
,
I I
50
0
I
I
50 100 150 200 250 300 350 400
Area mi'
FIGURA 11·8
Valores do la reducció en función do' área de drenaje para valores puntuales de precipitación. (U.S. National I
Wather Service.) I
PROBABILIDAD EN HIDROLOGIA: UNA BASE PARA DISEÑO 299
observación cubiertos para la duración de la lluvia para la cual se busca su verdadero valor
máximo. Por ejemplo, la cantidad de lluvia máxima en 24 hr, basada en cuatro incrementos
consecutivos máximos de 6 hr, necesita, en promedio, un ajuste del 3 por ciento. El mismo
ajuste se aplicaría a la función de lluvia-frecuencia para una duración de 96 hr calculada a
partir de datos diarios.
11-14 Mapas de Iluvía-frecuencia
Con exoepción de regiones montañosas, es de esperarse que la variación para distancias
cortasen la intensidad de lluvia para una frecuencia dada, sea pequeña. Por esto tiene gran
sentido práctico preparar mapas de la cantidad de lluvia que puede esperarse para varias
frecuencias y duraciones. La fig. 11-7 representa uno de la serie de estos mapas [33],
desarrollado para los Estados Unidos, que cubre un rango de duraciones entre 30 min y 24 hr
para períodos de retorno entre 1 y 100 años. Estos mapas dan una buena base para estimar
funciones intensidad-frecuencia excepto en áreas montañosas, donde la escala es demasiado
pequeña para permitir interpolaciones confiables. También se han construido mapas a escala
mayor para cada Estado en la región montañosa de los Estados Unidos para duraciones de 6 hr
a 24 hr. Estos mapas se calcularon a partir de precipitaciones observadas y estimadas, estas
últimas a partir de correlaciones múltiples que incluyen, como variables independientes, la
pendiente, elevación, distancia de la fuente de humedad, distancia y elevación de barreras
orográficas.
Todos los mapas de precipitación-frecuencia muestran exclusivamente datos puntuales
de precipitación. Se supone que estos valores son aplicables para áreas hasta de 25 km
2
(10
mi"). La precipitación promedio en un área debe ser menor que la precipitación máxima
puntual en el área. La fig. 11-8 indica la reducción promedio en la precipitación puntual para
varias duraciones para diferentes áreas [36]. Debe señalarse, sin embargo, que las funciones
precipitación-área-duración varían con el tipo de tormenta y la intensidad de la misma,
además pueden presentarse diferencias regionales.
11-15 Tormentas de diseño
Debido a la dificultad que hay para estimar la relación caudal-frecuencia para hoyas sin
estaciones o con fm registro corto, se desarrolló el concepto de tormenta de diseño. Se escoge
un patrón de tiempo-intensidad y el hidrograma resultante, o el caudal pico, se calculan por
medio de las técnicas presentadas en los capítulos 7 y 8, o, en muchos casos, por medio de
fórmulas empíricas. Esta metodología puede extenderse a grandes áreas y se especifica una
distribución espacial de la lluvia para la tormenta de diseño. Normalmente se supone que la
probabilidad de la avenida así obtenida es igual a la probabilidad de la tormenta de diseño.
Esta suposición no es correcta en la mayoría de los casos y con frecuencia puede llevar a
grandes errores. Una tormenta incluye un patrón de tiempo-intensidad, una distribución
espacial y una precipitación total. Realmente es imposible asignarle una frecuencia de
ocurrencia a un evento tan complejo. Generalmente sólo se considera la precipitación total.
Sin embargo, debido a que el patrón de intensidad-tiempo y la distribución espacial de la
lluvia afectan el volumen de escorrentía y el caudal pico, tormentas con la misma precipita-
ción total rara vez producen el mismo caudal pico. Además, una tormenta ocurre dentro de
una secuencia de eventos que fijan las condiciones antecedentes en la hoya ya su vez afectan
el volumen de escorrentía y la forma del hidrograma.
Una sola tormenta de diseño, aunque se conozca con precisión su frecuencia, es inade-
cuada para el análisis económico que debe hacerse para la mitigación de crecientes, drenajes
de aguas lluvias, diseño de alcantarillas, etc. El procedimiento preferido es el de sintetizar
una serie de crecientes lo más larga posible y obtener del registro sintético la relación de
300 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
frecuencias. El uso de las tormentas de diseño es poco recomendable excepto cuando se ha
tomado la decisión de" que la estructura debe diseñarse para el evento máximo probable (sec.
11-18).
Análisis probabilístico del volumen de escorrentía
11-16 Distribuciones
Los volúmenes mensuales y anuales de escorrentía parecen ajustarse a las distribuciones
normal o log-normal, aunque en algunas ocasiones se utiliza la distribución gamma. El
análisis de frecuencias del volumen de escorrentía parece necesitar menos datos que cuando
se trabaja con caudales picos. A pesar de no existir un análisis sistemático que permita definir
la longitud requerida del registro para un análisis estable de frecuencias de volúmenes de
escorrentía, se considera que 30 a 50 años es un registro adecuado para la mayoría de los
casos. En regiones áridas, donde algunos años o meses tienen una escorrentía nula o muy
cercana a cero, se necesitan series de datos más largas.
11-17 Sequías
Las sequías, desde el punto de vistahidrológico, pueden definirse como un período durante el
cual los caudales son insuficientes para suplir los usos establecidos bajo un sistema dado.de
administración de recursos hidráulicos. Parece que no es posible dar una definición más
específica porque cada situación debe ser analizada por separado. Comúnmente, el hidrólogo
tiene que estudiar las sequías desde dos puntos de vista. Puede estar involucrado en el estudio
de caudales mínimos que pueden restringir el abastecimiento de aguas obtenido de una
estructura de derivación sin almacenamiento alguno y que puede ser una condición crítica
para estudios de contaminación en el río. También puede estar interesado en períodos largos
de caudales mínimos que pueden afectar el rendimiento de un embalse. Este último problema
puede ser tratado por medio de un análisis estocástico (cap. 12) debido a que la ocurrencia de
condiciones de sequía son muy escasas en la serie de datos disponibles como para llevar a
cabo un análisis de frecuencias.
Para el análisis de caudales mínimos, es necesario escoger el período de tiempo de interés
(1, 5, 10días, etc.) y seleccionar los valores anuales mínimos para tales intervalos [37 J. Los
datos se dibujan generalmente usando la ecuación (11-2), y se ajusta una curva a ojo. La fig.
11-9 ilustra una de estas gráficas para varios intervalos de tiempo en un papel de probabilida-
des log-normal. Gumbel ha sugerido el uso de la distribución de valores extremos Tipo III
(distribución logarítmica de valores extremos) para estos casos. Esta distribución puede ser
utilizada como una distribución de extremos Tipo 1utilizando los logarítmos de las variables
aleatorias, o dibujando los datos en un papel de Gumbel con escala logarítmica para los
caudales.
EVENTOS MAXIMOS PROBABLES
En algunas situaciones donde existe un gran peligro de pérdidas humanas, puede ser
apropiado el diseño de una estructura para la condición más desfavorable posible. A un
evento como éste no se le puede asignar una probabilidad realista ni es factible un estudio
económico. El análisis debe estar basado en una decisión previa de dar máxima protección.
La creciente máxima probable está aceptada como una norma para el diseño de vertederos en
presas donde una falla puede representar una catástrofe, con grandes pérdidas de vidas
humanas. Puede ser apropiado también colocar las plantas de tratamiento de aguas, así como
otros servicios públicos esenciales por encima del nivel de la creciente máxima probable
(CMP). La CMP es muy grande y casi siempre superior a las posibilidades de control por
PROBABILIDAD EN HIDROLOGIA: UNA BASE PARA DISEÑO 301
medio de estructuras convencionales para el control de inundaciones. En caso de que
ocurriera, el área de inundación sería extensa y los daños ocasionados considerables. La
consideración de la CMP en el diseño sirve solamente para eliminar la posibilidad adicional
de una falla repentina en la presa o la pérdida en el abastecimiento de agua potable en una
'región con problemas críticos de inundación.
0,01
0,02
2
$'
0,2 <;
E
<::
al
0,1
e
'- Q.

0,05
0,5
20 30 40 1,5 2 3 4 5 6 8 10
Período de retomo en años
1,1 1,2
"-
e,
Convenciones
-- .,,.
....
Sfmbolo Oras -

•.¡.
"
-
'\'
1'+
r-,-
o 1

7
,--


r-...
r-r-
'o......
A 20
...
e
30
-


K

+ I
X 60
I I r....
-1- 120
r.t
o 183
-

, N,
0r-,
-'
At'N
1- · ,,-. .;-
,,1

Al.
.'
183 días
o
'
"
"-
.¡.
.....
.
\I
A
AA o
-,
'\


-,
.
...
o
,r. -,
A'

120dfas.t
o li)....
!\. "l
.....
.........
<,
-
-,.
. "",,1
'o

....



'1"
-
¡-.....

'1"-
A o
.
-......
"
I
20dlas
'1.
I .
0,\
1 ..........
'\

- po..,
,..
1"-
<,
<,
-
1 dra
1,
""'-
t--
1
i
1
0,8
0,6
0,2
°
1,01
Ofl
20
40
10
i' 8
'"
6
s
O 4
i
e
Q.
Oi 2

11-18 Estudios hidrometeorológicos
La determinación de la CMP se hace a partir del cálculo de la precipitación máxima probable
(PMP). Parece existir una base racional con la cual analizar los factores básicos de las
crecientes mayores, por ejemplo, en tormentas de lluvia y deshielos; maximizarlos hasta
obtener los límites físicos superiores que sean consistentes con los conocimientos meteoroló-
gicos actuales, y luego ensamblarlos en combinaciones o secuencias cronológicas más
críticas pero meteorológica e hidrológicamente aceptables.
100
80
60
FIGURA 11·9
Frecuencia de caudales mínimos para el río Yellow Creek cerca de Hammondsville, Ohio, EE.UU. 1915-1935
(Tomado de W.P. Cross y E. E. Webber, Ohio, Stream-Flow Characteristics, Ohio Dept . Nat, Resour.
Bull. 13, pg,2, Tabla 1, Diciembre 1950).
302 HIDROLOGIA PARA INGENIEROS
La PMP se obtiene generalmente [38-41] tomando (1) los resultados de análisis de
precipitación-área-duración (sec. 3-12) para tormentas mayores que han ocurrido o han
podido ocurrir en el área de estudio, (2) ajustándolas para condiciones de máxima carga de
humedad y máxima tasa de alimentación de humedad, y (3) estimando la envolvente de los
valores ajustados para todas las tormentas para obtener curvas de precipitación-área-duración
de la PMP. El uso de tormentas ocurridas fuera del área de interés, utilizando la transposi-
ción de tormentas, conlleva ajustes por diferencia en los factores que afectan la lluvia, por
ejemplo, elevación, altitud y distancia de la fuente de humedad. Se deben considerar cambios
en la forma y orientación del patrón de isoyetas. Los patrones de tormentas no se transponen
en regiones montañosas debido a la imposibilidad de ajustar con alguna precisión las
influencias orográficas.
También se han utilizado modelos de tormentas [41-43] como medios para estimar la
PMP. Se construye un modelo utilizando como parámetros las condiciones de viento y
humedad, se verifica el modelo utilizando grandes tormentas observadas y se estima la PMP
introduciendo en el modelo los valores máximos de los parámetros.
La PMP también puede estimarse utilizando procedimientos estadísticos. En uno de estos
enfoques [44-46] la PMP para un punto y una duración dada se expresa como el promedio de
las series anuales más K veces la desviación estándar, como en la ecuación (11-4). El
coeficiente K, obtenido empíricamente, varía con la duración de la lluvia e inversamente
con el promedio de las series, con un rango entre 5 y 30. Se hacen varios ajustes en la media y
en la desviación estándar para tener en cuenta puntos extremos y la longitud de la serie.
Relaciones de precipitación-área similares a las curvas mostradas en la fig. 11-8 se utilizan
para ajustar los valores puntuales estimados de la PMP en función del tamaño de la hoya.
En algunas áreas la fundición de la nieve es un factor importante, yen algunas regiones es
el factor predominante en la producción de grandes crecientes. En estos casos la CMP
requiere el cálculo de la óptima cobertura por nieve [39,47,48], la tasa óptima de fundición,
y la PMP consistente con las condiciones óptimas para la fundición de la nieve. Se requiere
por lo tanto determinar las variaciones de la PMP en el ciclo anual para calcular las
magnitudes de las crecientes posibles, con o sin fundición de la nieve, para diferentes épocas
del año y compararlas.
Los estudios hidrometeorológicos detallados requieren una gran cantidad de trabajo, y su
costo a lo mejor no se justifica cuando sólo se necesitan estimativos preliminares de la
creciente de diseño. Por esta razón se han preparado mapas de la PMP incluyendo sus
variaciones para diferentes épocas del año en los Estados Unidos [49] y otras pocas regiones.
La fig. 11-10 muestra valores de la PMP para 518 km
2
(200 mi") y 24 hr para las regiones
central y oriental de los Estados Unidos [50]. Se pueden obtener valores para áreas de 26 a
2600 km
2
(lOa 1000 mi") y para duraciones en el rango de 6 a 48 hr utilizando los porcentajes
de precipitación-área-duración que se presentan en la tabla 11-11.
11-19 Creciente máxima probable
La CMP debe estimarse a partir de la PMP por técnicas hidrológicas. Esta conversión puede
llevarse a cabo con técnicas de simulación o utilizando modelos de Iluvia-escorrentía e
hidrogramas unitarios.
Para ilustrar los aspectos hidrológicos del diseño de un vertedero de excesos, se conside-