You are on page 1of 4

Democracia en la

escuela
Formación Ética y Cívica en la Escuela
Primaria I

Por: Karla Cittlalic Acevedo Hernández

16/04/2008
INTRODUCCION

Una escuela democrática es un punto difícil de mantener
dentro del ambiente educativo, ya que en la mayoría de las
escuelas todas las decisiones son tomadas por los maestros.
Pero ¿Cuáles son las características de la escuela para crear
un ambiente democrático?, ¿Cuál es el papel del maestro en
la democracia escolar?, ¿Cómo debe ser el ambiente
democrático?, ¿Cómo es un gobierno democrático y de
dialogo en la escuela?

DESARROLLO

Primero que nada la escuela debe decidir que realmente
quiere ser una escuela democrática, el dejar que los alumnos
tomen decisiones en algunos ámbitos, permitir que
participen en algunas actividades solos, en el grupo, que ellos
solos realicen los honores, algunos juegos y dentro del aula,
que se elija al presidente de grupo y hagan algunas
elecciones. El dejar que la “escuela se rija democráticamente
es con el fin de que los alumnos se sientan responsables de la
colectividad y aprendan a vivir moralmente en ella”

El maestro debe ser un director de las ideas de los niños,
es solo dirigir, debe dejar de ser la autoridad y como ya lo
mencione permitir que los alumnos se relacionen con las
actividades y las decisiones dentro del grupo. No debe
molestarse por las actitudes de los niños y más de las
decisiones que tomen en el aula o fuera de ella.

En cuanto al ambiente que se debe tener en el aula, es
indispensable que exista el respeto y la tolerancia a las
decisiones de los demás. Es necesario también que se
“enfrente a los alumnos a resolver los problemas reales que
plantea la vida cotidiana”. Dejar que los alumnos “expresen
libremente sus ideas”.

Como dijo Piaget “si para aprender física o lengua se
necesita hacer experimentos y analizar textos, para aprender
a vivir en colectividad se necesita tener experiencias directas
de la vida en común”. Es con esto que se debe hacer que la
escuela sea participe de las decisiones de los niños y sobre
todo dejarlos actuar, ya que no se puede decir que una
escuela es democrática si no se lleva a la práctica.

CONCLUSIONES

Es necesario que una escuela sea democrática, dejar que
los alumnos participen en las decisiones del salón o alguna de
la escuela, no se debe reprimir a los niños y siempre
respetarlos pero si se equivoca o toma una mala decisión se
debe de orientar a que tome la correcta.

BIBLIOGRAFIA
Puig Rovira, Josep Ma. Y Miquel Martínez Martín, (1989), “La
escuela como comunidad democrática”, en Educación moral y
democracia, Barcelona, Laertes (Pedagogía, 62), pp. 167-171.
Karla Cittlalic Acevedo Hernández

Oaxaca 47 Col. Esperanza

Karla_acevedo1@hotmail.com