Breivik: 100 días por asesi nado Que Europa es el continente donde la idiotez ha levantado un palacio se hace evidente

cuand o conocemos su sistema penal. Cuando el Gobierno del PSOE puso en libertad a Iñaki de Juana se hizo la cuenta de que los 25 asesinatos cometidos le habían salido a menos de un año de condena. Ahor a, nos enteramos de que Anders Breivik va a pagar 100 días por cada uno de los 77 jóvenes a los que asesinó. Es decir, se trata proporcionalmente con más dureza a un ciudadano que no paga par te de sus impuestos o de sus préstamos hipotecarios o que critica una ley que a un asesino múltiple, y si encima este asesino tiene ideología, hasta el Gobierno mient e para protegerle, como en el caso del etarra Bolinaga. La única diferencia entre el sistema penal noruego y el español es que en el primero quizás se le amplíe la condena a Breivik si no muestra arrepentimiento o está resocia lizado. En los países más serios, los que aspiran a contar en el mundo, como Estados Unidos, Japón, Ruisa y China, a estos asesinos en serie se les trata de otra manera, ¿verda d? ¿Qué disuasión pueden tener los aspirantes a asesino o terrorista con semejantes conde nas? Los principios que mueven el sistema penal europeo consisten en que los delincue ntes lo son por culpa de la sociedad, en que es una obligación de ésta reinsertarlos y en que las víctimas son, a fin de cuentas, culpables estructurales de su desgra cia.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful