I

I TRODUCC ION
- I
a la TO'POLOG I R
d·e los E [1 S
I
METRIIJ S
José Manuel Dí az Moreno
Seruicio de Publicaciones
Uniuersidad de Cádiz
Díaz Moreno, José Manuel
Introducción a la topología de los espacios métricos / José
Manuel Díaz Moreno. -- Cádiz : Universidad, Servicio de
Publicaciones, 1998. -- 200 p.
ISBN 84-7786-514-0
l. Espacios métricos. 1. Universidad de Cádiz. Servicio de
Publicaciones, ed. 11. Título.
515.124
Edita: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz
I.S.B.N.: 84-7786-514-0
Depósito Legal: CA-741/1998
Diseño Cubierta: CREASUR
Imprime: Jiménez-Mena, s.1.
Polígono Industrial Zona Franca. Cádiz
Printed in Spain
PRÓLOGO
Como estructura matemática abstracta, el concepto de espacio métrico
fue introducido inicialmente por el matemático francés M. Fréchet en
1906, y más tarde desarrollado por F. Hausdorff en su Mengenlehre. En
parte, su importancia radica en que constituye una interesante generali-
zación de los espacios normados, cuya teoría fue básicamente desarrollada
por Stephan Banach como cimiento del Análisis Funcional. El desarro-
llo posterior de las investigaciones sobre topología métrica ha puesto de
manifiesto su extraordinario poder para unificar una amplia variedad de
teorías hasta entonces dispersas y aparentemente independientes.
Actualmente, todas las obras de topología general dedican algún espacio
al tratamiento de los espacios métricos, bien como caso particular de los
espacios topológicos, bien como una manera natural de introducirlos. Sin
embargo, la teoría de los espacios métricos es el fundamento indispensa-
ble para un estudio serio y riguroso del Análisis Matemático y puede
presentarse en forma de una hermosa teoría acabada, muy asequible a la
intuición geométrica y poco propensa a presentar fenómenos patológicos,
muy al contrario de lo que ocurre con los espacios topológicos, raras veces
al alcance de la intuición, llenos de sutilezas axiomáticas y de extraños
fenómenos. Todo ello inclina a pensar que la teoría de espacios métricos
merecería un estudio independiente; sin embargo, existe un sorprenden-
te vacío de obras dedicadas al desarrollo independiente de la topología
métrica.
Este libro, que tiene su origen en los cursos que sobre la materia el autor
explica en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cádiz, recoge los
principales conocimientos que es necesario poseer para estar en condicio-
nes de seguir posteriormente un curso de Análisis Funcional elemental.
El autor espera además que el lector perciba y disfrute de la belleza ma-
temática que los espacios métricos por sí mismos representan.
Los prerrequisitos para asimilar el contenido de este libro son pocos; des-
de un punto de vista formal, los únicos conocimientos previos que se
presuponen son: familiaridad y destreza con las nociones elementales de
la teoría de conjuntos, incluyendo lo relativo al principio de inducción y
las nociones básicas sobre numerabilidadj y, muy especialmente, el cono-
cimiento del cuerpo de los números reales, particularmente en lo que se
refiere al axioma del supremo y a los resultados básicos sobre valor abso-
luto y desigualdades. El capítulo Oestá dedicado a recordar las nociones
que deberían conocerse antes de abordar el texto en sí. Finalmente, el
último capítulo, requiere conocimientos elementales de álgebra lineal.
Con tales requisitos, la experiencia demuestra que el material del presente
libro puede adoptarse como texto para un curso semestral de topología
métrica destinado a estudiantes de Matemáticas o disciplinas afines.
Aunque sería deseable que el lector poseyera cierta madurez matemáti-
ca lograda después de haber perdido la inocencia matemática, predo-
mina en la obra la idea de introducir la estructura definición-teorema-
demostración, característica de la matemática contemporánea, tan sua-
vemente como sea posiblej además cada concepto nuevo se acompaña de
motivaciones intuitivas, en un lenguaje llano y ordinario (en ocasiones
con el riesgo que ello conlleva) y se ha procurado siempre destacar la
significación y grado de trascendencia de los resultados.
ii
Al final de cada capítulo se ofrece una numerosa colección de proble-
mas, pero se ha intentando no hacer uso de ellos como parte integral del
desarrollo teórico; a 10 más se cita alguno en calidad de contraejemplo.
Sin embargo, no se debe interpretar que puede prescindirse de ellos; por
el contrario, los problemas evidencian las posibilidades de la teoría, le
confieren una mayor significación y apuntan hacia ramificaciones intere-
santes.
Algunos capítulos finalizan con un apéndice dedicado a los espacios de su-
cesiones y de funciones. Tales espacios métricos son complejos de analizar
en un primer curso sobre topología métrica pero ofrecen contraejemplos
no triviales sobre algunas cuestiones poco intuitivas. Es en este sentido,
y sólo en este, por lo que se han añadido al texto.
El capítulo 1 introduce casi todos los conceptos básicos de la topología
métrica en la recta real. Esto ayudará al lector a situar el contenido del
libro y le familiarizará con las nociones más habituales en un contexto
más asequible que la teoría general.
Todo el capítulo 2 sirve para que el lector comprenda que los axiomas que
definen los espacios métricos (que desde el punto de vista estructuralista
constituyen el inicio abstracto de la teoría) son el resultado de un largo
proceso de abstracción y de trabajo científico sobre las nociones intuitivas
de distancia.
Junto a la base axiomática de los espacios métricos, los capítulos 3 y 4
tienen la tarea de introducir los elementos topológicos primigenios.
En los capítulos, 5,6,7 se tratan clases especiales de espacios métricos que
son de importancia particular en las aplicaciones del Análisis Matemático;
se habla respectivamente de las propiedades de conexión, compacidad y
completitud, tres conceptos fundamentales y que constituyen junto al
estudio de las aplicaciones continuas entre espacios métricos (capítulo 8),
el núcleo central. Exigen, pues, un estudio cuidadoso porque deriva en
una serie de teoremas fundamentales que constituyen los resultados más
notables de la teoría.
Se finaliza, en el capítulo 9 con una introducción a los espacios normados
en el que se ha tratado, fundamentalmente, de resaltar las especiales,
y a veces sorprendentes, relaciones entre dos estructuras, la topológica
y la algebraica, que, al menos en principio, aparecen como fuertemente
independientes.
Estoy en deuda con el doctor don Francisco Benítez Trujillo, quien leyó
y corrigió el manuscrito, haciendo muchas sugerencias siempre valiosas y
útiles.
Índice General
o Introducción 1
0.1 Valor absoluto . . . . . . . . ~ . . . . 1
0.2 Conjuntos acotados. Supremo e ínfimo 5
0.3 Intervalos 8
0.4 Sucesiones . 10
0.5 Conjuntos numerables 14
0.6 Problemas ..... 15
1 Topología usual de R 19
1.1 Conjuntos abiertos y conjuntos cerrados 19
1.2 Interior, exterior y frontera de un conjunto 23
1.3 Adherencia y acumulación de un conjunto 25
1.4 Conjuntos densos . . . 29
1.5 Conjuntos compactos. 30
1.6 Problemas ... 34
2 Espacios métricos 39
2.1 Distancias . . . .......... 39
2.2 Espacios y subespacios métricos . 42
2.3 Distancias entre conjuntos 45
2.4 Problemas ......... 48
2.5 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones 50
3 Topología de los espacios métricos 53
3.1 Conjuntos abiertos 53
3.2 Conjuntos cerrados 58
3.3 Abiertos y cerrados en los subespacios 61
3.4 Distancias equivalentes . 64
3.5 Problemas ........ 66
3.6 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones 68
iii
4 Subconjuntos notables 71
4.1 Interior, exterior y frontera de un conjunto 71
4.2 Adherencia y acumulación de un conjunto 74
4.3 Subconjuntos densos 79
4.4 Problemas ...... 80
4.5 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones 84
5 Conjuntos conexos 81
5.1 Conjuntos separados 87
5.2 Conjuntos conexos 89
5.3 Componentes conexas 93
5.4 Conjuntos conexos en la recta real 95
5.5 Problemas ...... ........ 96
6 Conjuntos compactos 99
6.1 Conjuntos acotados y totalmente acotados . 99
6.2 Conjuntos totalmente acotados 103
6.3 Conjuntos compactos ...... 106
6.4 Propiedad de Bolzano-Weierstrass 110
6.5 Problemas .............. 112
6.6 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones 114
1 Sucesiones y espacios completos 111
7.1 Sucesiones . . 117
7.2 Subsucesiones 122
7.3 Sucesiones de Cauchy 124
7.4 Espacios y subespacios completos 128
7.5 Algunos espacios completos importantes 131
7.6 Conjuntos compactos en R
n
133
7.7 Problemas .......... 137
7.8 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones 140
8 Aplicaciones continuas 145
8.1 Continuidad local . 145
8.2 Continuidad global 152
8.3 Continuidad uniforme 158
8.4 Aplicaciones contractivas y teorema del punto fijo. 161
8.5 Homeomorfismos e isometrías 164
8.6 Problemas ........... 167
iv
9 Espacios normados 172
9.1 Espacios normados .. 172
9.2 Topología de los espacios normados . 175
9.3 Normas equivalentes .. 179
9.4 Aplicaciones lineales continuas 182
9.5 Espacios normados de dimensión finita. 185
9.6 Problemas . . . .. 191
9.7 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones 193
BibliogratTa
índice de términos
197
199
v
o Introducción
0.1 Valor absoluto
Este capítulo cero debe interpretarse como un breve recordatorio de al-
gunas propiedades de los números reales estrechamente relacionadas con
los axiomas de cuerpo y orden que los define. Hemos tenido la necesi-
dad de reprimir tentaciones de desarrollar y ahondar en una variedad
de cuestiones que conducen a resultados de gran trascendencia pero que
están fuera de nuestras necesidades. Aunque se espera más bien que este
capítulo sirva de soporte técnico al objeto principal de nuestro estudio,
el lector debería poner un especial cuidado en comprender y dominar los
conceptos y propiedades aquí expuestos porque serán usadas profusamen-
te a lo largo de este libro.
El hecho de que -a > Osi a < Oes la base de un concepto, el de valor
absoluto, que va a desempeñar un papel sumamente importante en este
curso.
Definición 0.1.1 Para todo número a E IR definimos el valor absoluto
lal de a como sigue:
Tenemos, por ejemplo,
lal ={ a
-a
si a ~ O
si a::; O
I - 31 =3, 171 =7, 101 =O,
11 +.J2 - V3/ =1 +.J2 - V3,
y
11 +.J2 - v'lOl =v'lO - .J2 - 1.
En general, el método más directo de atacar un problema referente a va-
lores absolutos requiere la consideración por separado de distintos casos.
Por ejemplo, para demostrar que
la +bl ::; lal + Ibl
deberían considerarse los cuatro casos posibles
(i) a ~ O y b ~ O;
(ii) a ~ O y b::; O;
(iii) a::;O y b ~ O;
(iv) a::;O y b ::; o.
y
Aunque esta manera de tratar valores absolutos es a veces el único método
disponible, con frecuencia se pueden emplear métodos más sencillos. Nó-
tese, por ejemplo, que lal es siempre positivo excepto cuando a = Oy,
1
por tanto, es el mayor de los números a y -a; este hecho puede utilizarse
para dar una definición alternativa,
lal =máx {a, -a},
que permite probar de forma muy simple algunos resultados básicos.
Proposición 0.1.2 Para todo a E IR se tiene
-lal:5 a :5lal
DEMOSTRACIÓN
Puesto que lal = máx {a, -a} se tiene que
lal ~ a y lal ~ -a,
o bien, -Ial :5 a; así que -Ial :5 a :5 la\.

Proposición 0.1.3 Para todo a, b E IR se verifica
-b :5 a:5 b si y sólo si lal S b
DEMOSTRACIÓN
Se tiene que -b :5 a S b si y sólo si -b :5 ay a :5 bj es decir, si y sólo si
Por tanto, -b :5 a :5 b si y sólo si
y b ~ -a.
2
b ~ máx{a, -a} =lal.

Los resultados anteriores pueden usarse ahora para demostrar ciertos
hechos muy importantes relativos a valores absolutos.
Teorema 0.1.4 Para todo a, b E IR se verifica
la + bl Sial + Ibl
DEMOSTRACIÓN
Puesto que
se tiene, sumando,
-(Ial + lb!) :5 a+ b :5 lal + Ibl
y, por la proposición anterior,
la + bl :5 lal + Ibl

-
Teorema 0.1.5 Para todo a, bE lR se verifica
lal- Ibl $ Ilal- Ibll ::; la - bl·
DEMOSTRACiÓN
La primera desigualdad es obvia. Veamos la segunda: se tiene
lal =la - b+ bl ::; la - bl + Ibl;
por tanto, lal-Ibl ::; la - bl y, de forma análoga, Ibl-Ial ::; lb - al =la - bl·
Así que
la - bl ~ máx{lal-lbl, -(¡al-lb!)} =lIal-lbll

Cuando identificamos lR con la recta real de la manera habitual, el valor
absoluto de un número lal puede interpretarse como la distancia desde el
origen al punto a. Por ejemplo I ± 51 =5 significa que los puntos 5 y -5
están a una distancia 5 del origen.
Más generalmente; el valor absoluto noS permite definir la distancia entre
dos números reales cualesquiera, pero demoraremos esta cuestión hasta
su momento adecuado.
La idea fundamental en que se basan en última instancia la mayor parte de
las desigualdades que involucran a valores absolutos es, por el elemental
que pueda parecer, el hecho de que a
2
~ O para todo numero real a.
En particular se tiene para cualesquiera números reales x e y (¿cómo se
deduce esto?)
(0.1)
lo que permite probar la primera, sin duda, de las desigualdades impor-
tantes: la desigualdad de Schwarz.
Teorema 0.1.6 (desigualdad de Schwarz)
Si ai y b
i
son números reales para todo i =1, ... , n, entonces
DEMOSTRACiÓN
Si ai = Oo b
i
= Opara todo i = 1, ... , n, la desigualdad es evidente.
Supongamos, pues, que existe algún a¡ #- Oy algún b¡ #- OYpongamos
Sustituyendo ahora
lail
x=-
p
y
e
Ib¡1
y=-
q
3

en la desigualdad (0.1), se tiene
(i::: 1, ... ,n)
4
de forma que
y, finalmente,
n ( n ) 1/2 ( n ) 1/2
t; laill
b
./ $ pq::: ~ lail
2
t; Ib.1
2

La desigualdad de Schwarz es la base para demostrar otro hecho que
tendrá una muy importante consecuencia en el capitulo 2 (en su momento,
el lector intuirá inmediatamente donde).
Teorema 0.1.1 (desigualdad de Minkowski)
Si ai Y b
i
son números reales para todo i ::: 1, ... ,n, entonces
DEMOSTRACIÓN
Puesto que
n n n n
E lai + b;1
2
$ E lail
2
+2E la;b;1 + L Ibil
2
;=1 ;=1 ;=1 i=1
se tiene, por la desigualdad de Schwarz,
y. por tanto,

0.2 Conjuntos acotados. Supremo e ínfimo
Definición 0.2.1 Se dice que un conjunto no vacío A e IR. está
1. acotado superiormente si existe un número x E lR tal que
a x para todo a E A.
Tal número x se llama una cota superior de A.
2. acotado inferiormente si existe un número x E lR tal que
x a para todo a E A.
Tal número x se llama una cota inferior de A.
9. acotado si está acotado superior e inferiormente.
Obsérvese que si x es una cota superior de A, entonces y > x es también
una cota superior de A¡ por tanto, un conjunto acotado superiormente
tiene, de hecho, una infinidad de cotas superiores. Del mismo modo, un
conjunto acotado inferiormente tiene una infinidad de cotas inferiores.
EJEMPLO 0.2.1
1. El conjunto
A =:: {x E IR.: O x < 1}
es un conjunto acotado. Para demostrar que A está acotado basta
con exhibir alguna cota superior y alguna cota inferior de A, lo
cual es bastante fácil: por ejemplo, 138 es una cota superior de A, e
igualmente lo son 2, 3/2, 5/4 Y1; por otra parte, cualquier número
real negativo es una cota inferior y también lo es O. Evidentemente,
1 es la cota superior mínima de A y Oes la cota inferior máxima.
2. Sean a y b dos números reales tales que a < b. Los intervalos
siguientes son todos acotados, siendo a una cota inferior y b una
cota superior.
(a) {x E IR. : a < x < b}
(b) {x E IR : a < x b}
(c) {x E IR : a x < b}
(d) {x E lR: a x b}
3. Para cada a E IR. los intervalos siguientes son conjuntos no acotados
(a) {xEIR:x<a}
(b) {x E IR : x > a}
(c)
(d) {x E IR.: x a}
4. El conjunto IR. de números reales y los números naturales N son
ejemplos de conjuntos que no están acotados superiormente.

Sea A e IR un conjunto no vacío y acotado y supongamos que existe
una cota superior mínima x; es decir, si z es otra cota superior, entonces
5
6
x es menor o igual que z. Es evidente que si x .e y son ambos cotas
superiores mínimas de A, entonces x ~ y e y ~ x (¿por qué?) y, por
tanto, x =y, de forma que no puede haber dos cotas superiores mínimas
distintas. Análogamente, si existe una cota inferior máxima de A, esta
debe ser única. Son estas consideraciones las que motivan las definiciones
siguientes.
Definición 0.2.2 Dado un conjunto no vacío A e IR,
1. Se dice que un número x E lR es el supremo de A y se escribe
x =sup A si verifica
(a) x es una cota superior de A; y
(b) si y es una cota superior de A, entonces x ~ y.
2. Se dice que un número x E lR es el ínfimo de A y se escribe x =inf A
si verifica
(a) x es una cota inferior de A; y
(b) si y es una cota inferior de A, entonces y ~ x.
Nótese que si existe un x E A tal que a ~ x para ~ o d o a E A, entonces
x es el supremo de A y, análogamente, si x ~ a para todo a E A, x es el
ínfimo de A. En general, cuando el sup A E A se le suele llamar máximo
y se escribe máx A y, de forma análoga, cuando inf A E A se le suele
llamar mínimo y se escribe mín A.
EJEMPLO 0.2.2
1. Sean a y b dos números reales tales que a < b y
A={xElR:a<x<b};
se tiene entonces
inf A =a y sup A =b.
En efecto, a es, evidentemente, una cota inferior de A. Veamos que
si c > a entonces no es cota inferior: si c > b > a, la cuestión es
evidente y si a < c < b, se tiene que x =(a+ c)/2 verifica a < x < c
y x E A, así que c no es cota inferior de A. Por tanto a = inf A.
De forma análoga se demuestra que b =sup A.
2. Si a, b, x E IR con a < by
A ={x: a < x ~ b}, B ={x: a ~ x < b}, C ={x : a ~ x ~ b}
se tiene
inf A =inf B =inf C =a
y
supA =supB =supC =b.

Hemos omitido hasta aquí un detalle: la cuestión de cuáles son los conjun-
tos que tienen ínfimo o supremo. Consideremos el problema del supremo
(las cuestiones relativas al ínfimo se resuelven con facilidad por analogía).
Es evidente que si A no está acotado superiormente, entonces A no tiene
ninguna cota superior, de modo que no puede tener supremo. Recípro-
camente, se tiene la tentación de afirmar que siempre que A tiene alguna
cota superior, tiene supremo. Aunque no daremos una demostración for-
mal aquí, nuestra intuición es correcta y el aserto es verdadero, y por
cierto muy importante; tan importante que vale la pena enunciarlo con
detalle.
Teorema 0.2.3
1. Si A e lR es un conjunto no vacío y acotado superiormente, enton-
ces tiene supremo.
2. Si A e lR es un conjunto no vacío y acotado injeriormente entonces
tiene ínfimo.
Aunque los conjuntos no acotados superiormente no tienen supremo y,
por tanto, la notación sup A carece de sentido, a veces, por conveniencia,
escribiremos sup A = oo. De forma análoga, para el ínfimo pondremos
inf A =-oo.
Es posible que esta propiedad, cuya demostración omitimos, llame la
atención del lector por su falta de originalidad, pero esta es, precisamente,
una de sus virtudes. La propiedad del supremo no es, en realidad, tan
inocente como parece; después de todo no se cumple para los números
racionales Q(véase el problema 12). De hecho, la propiedad del supremo
caracteriza, en cierto modo, a los números reales.
EJEMPLO 0.2.3
Dado
A ={l/n : n E N}
se tiene inf A =O.
En efecto, puesto que O< n para todo n E N, se tiene O< l/n, así que O
es una cota inferior de A y, por tanto, A tiene ínfimo.
Pongamos a =inf A, con a ~ O; entonces se verifica que a ~ l/n para
todo n E N. En particular, también será
1
a<-
- 2n
y, por tanto, 2a ~ l/n así que 2a es también una cota inferior y debe
verificar 2a ~ a, de donde a ~ O. Luego, a = O.
Nótese que esto significa que para todo e > Oexiste un número natural
n con l/n < e, un hecho que será utilizado frecuentemente en este curso.

Al comienzo de este capítulo se ofreció el conjunto N de los números na-
turales como ejemplo de conjunto no acotado. Ahora vamos a demostrar
que N es no acotado. El lector puede quedar sorprendido de encontrarse
con un teorema tan evidente. Si esto es así, quizá la causa sea el que
se haya dejado influir demasiado fuertemente por la imagen geométrica
de lR. Sin embargo, un raciocinio basado sobre una imagen geométrica
no constituye una demostración. La propiedad de que N no es acotado
recibe el nombre de propiedad arquimediana de los números reales porque
se deduce de un axioma de la geometría que se suele atribuir (no con
absoluta justicia) a Arquímides.
7
0.3 Intervalos
Teorema 0.2.4 N no está acotado superiormente.
DEMOSTRACIÓN
Supongamos que N estuviese acotado superiormente. Puesto que N :f 0,
existiría una cota superior mínima cr para N. Entonces
cr ~ n para todo n E N.
En consecuencia,
cr ~ n + 1 para todo n E N,
puesto que n + 1 está en N si n está en N. Pero esto significa que
cr - 1 ~ n para todo n E N,
así que cr - 1 es también una cota superior de N, en contradicción con el
hecho de que cr es la cota superior mínima.

El que lR sea arquimediano es la base de un resultado extraordinariamente
poderoso que enunciamos aquí porque haremos uso de ella frecuentemen-
te.
Teorema 0.2.5 Si X,lI son números reales tales que x < y, entonces
existe un número racional r tal que x < r < y 11 un número irracional p
tal que x < p < Y.
Entre otras consecuencias, el resultado anterior significa que en cada in-
tervalo abierto (a, b) hay, al menos, un número racional. Esta propiedad
es tan importante, que recibe un nombre específico: decimos que 10 es
denso en lR, un concepto que proviene de la topología y que será precisado
en su momento.
Hay nueve tipos de subconjuntos de lR llamados interoalos que tienen un
papel relevante en el análisis de las funciones reales y conviene, por tanto,
familiarizarse con ellos.
Los cuatro primeros son conjuntos acotados y pueden visualizarse como
segmentos de la recta real (figura 0.1 (a».
Sean a y b dos números reales tales que a < b. Se llama interoalo abierto
de extremos a y b Yse designa por (a, b) al conjunto de los números reales
estrictamente comprendidos entre a y b:
(a,b) ={x E lR: a < x < b}
Los interoalos semiabiertos (o semicerrados) de extremos a y b se definen
de la forma
8
(a,b] = {x E lR: a < x ~ b} y [a, b) ={x E lR : a ~ x < b}
Se llama intervalo cerrado de extremos a y b Y se designa por [a, b] al
conjunto de números reales
[a,b] = {x E IR.: a::; x::; b}.
Además, para cada a E IR. hay cuatro semirrectas
(-oo,a) = {x E IR.: x < a}
(a,oo)={xEIR.:x>a}
(-00, a] = {x E IR.: x::; a}
[a, (0) = {x E IR. : x ~ a}
representadas gráficamente en la figura 0.1 (b).
Finalmente, (figura 0.1 (c)) IR. en sí mismo puede ser entendido como el
intervalo (extendido indefinidamente en ambas direcciones)
(-00,00) = IR
Fi ura 0.1: Intervalos
(a)
o

(a,b]

El [a,b)
o El (a, b)
• •
[a,b]
I I
a
b
(b)

El (-00, a)


(-oo,a]
(a, (0) o
[a, (0)

..
I
a
(c)
• I
O
Todos los intervalos se caracterizan por una propiedad simple llamada
propiedad de convexidad.
Teorema 0.3.1 Sea A e IR. un conjunto no vacío. Las siguientes afir-
maciones son equivalentes:
1. A es un intervalo.
2. Para todo x, y E A, el interoalo [x, y] está contenido en A.
9
0.4 Sucesiones
DEMOSTRACIÓN
Que (1) implica (2) es evidente. Para ver el recíproco ponemos
a == inf A y b == sup A
(Nótese que permitimos que a y b puedan ser, respectivamente, -00 o
+00 si A no está acotado inferior o superiormente).
Entonces, para cada z E (a, b), existen x, y E A tal que x < z < y (¿por
qué?) y, como por hipótesis, [x,y] e A se tiene (a,b) e A. Puesto que
a == inf A y b == sup A, A es uno de los intervalos con extremos a y b.

El concepto de sucesión es tan natural que incluso aparentemente se puede
prescindir de una definición formal. No es dificil, sin embargo, formular
una definición rigurosa; lo importante acerca de una sucesión es que para
todo número natural n existe un número real a
n
y es precisamente esta
idea lo que se formaliza en la definición siguiente.
Definición 0.4.1 Una sucesión de números reales es una aplicación
a:N-+lR
Desde el punto de vista de la definici6n, los valores particulares de la
sucesión a deberían designarse mediante
a(I), a(2), a(3),
pero la notación con subíndices
es la que se usa casi siempre; la sucesión misma se suele designar como
(On)'
Cuando el rango de una sucesi6n o es un conjunto acotado superiormente
(inferiormente), es decir, existe un número M tal que a
n
~ M (a
n
~
M) para todo n, decimos que a es una sucesión acotada superiormente
(interiormente).
Una sucesi6n acotada inferiormente, pero no superiormente es la sucesión
(on) definida por
mientras que las sucesiones (b
n
) y (en) definidas por
1
en == -
n
10
son acotadas superior e inferiormente.
Una representaci6n muy conveniente de una sucesi6n se obtiene marcando
los puntos a}, 02, 03, .. ' sobre una recta como en la figura 0.2.
Este tipo de gráfica indica hacia donde va la sucesi6n. La sucesi6n (a
n
)
va hacia el infinito, la sucesión (b
n
) salta entre -1 y 1, Yla sucesión (en)
o
Fi ra 0.2: Sucesiones
al
o
o
C4
•• •
C2 CI
converge hacia O. De las tres frases resaltadas, la última constituye el
concepto crucial asociado con las sucesiones, y será definido con precisión
(la definición se ilustra en la figura 0.3).
Definici6n 0.4.2 Una sucesión (a
n
) converge hacia 1,
lím a
n
=1,
n->oo
si para todo ~ > O existe un número natural no tal que
la
n
-11 < ~ siempre que n > no
Además de la terminología introducida en esta definición,' decimos a veces
que la sucesión (a
n
) tiende hacia 1o que tiene el límite l. Se dice que una
sucesión (a
n
) converge si converge hacia 1 para algún l.
Para demostrar que la sucesión (c
n
) converge hacia O, basta observar lo
siguiente. Si ~ > O, existe un número natural no tal que
1
- < ~ .
no
Entonces, si n > no tenemos
1 1
-<-
n no
y, por tanto,
ICn - 01 < ~ .
Sin embargo, es generalmente muy difícil determinar el límite de una
sucesión, (o probar que cierto número real lo es) partiendo únicamente
Figura 0.3: Límite de una sucesión
1;
l-é
ano+4 ano+1
• .. l' "... ... • '1
ano+3 1 ano+2 1+ é
11
12
de la definición; por eso es importante, disponer de algunos criterios que
garanticen la convergencia de sucesiones. El primer criterio, muy fácil de
demostrar, pero que constituye la base para todos los demás resultados,
se expresa en términos de crecimiento.
Diremos que una sucesión (a
n
) es creciente cuando a
n
+! > a
n
para todo
n; y no decreciente si an+I ~ a
n
para todo n; existen definiciones análogas
para sucesiones decrecientes y no crecientes.
Teorema 0.4.3 Si (a
n
) es una sucesión no decreciente y acotada supe-
riormente, entonces (a
n
) converge.
DEMOSTRACIÓN
Puesto que (a
n
) es acotada superiormente, pongamos
a = sup{a
n
: n E N};
y veamos que lím
n
--+
oo
a
n
=a.
En efecto, puesto que a es el supremo del conjunto {a
n
: n E N}, si é > O,
existe algún ano que satisface
Entonces, si n > no tenemos que a
n
~ ano' de modo que
a - an ~ a - ano < é.
Esto demuestra que lím
n
--+
oo
= a.

Un enunciado análogo se tiene si (a
n
) es no creciente y acotada inferior-
mente.
La hipótesis de que (a
n
) está acotada superiormente es claramente esen-
cial en el teorema anterior; si (a
n
) no está acotada superiormente, en-
tonces (tanto si es no decreciente como si no lo es) diverge. Con esta
consideración podría parecer que no debería existir dificultad alguna en
decidir si una sucesión no decreciente está o no acotada superiormente,
y en consecuencia si converge o no. De momento puede el lector inten-
tar decidir si la siguiente (evidentemente creciente) sucesión está o no
acotada superiormente:
11111 1
1,1+ 2,1 + 2 + 3,1 + 2 + 3 + 4""
Aunque el teorema 0.4.3 trata solamente un caso muy particular de su-
cesiones, resulta más útil de lo que a primera vista pueda parecer, puesto
que es siempre posible extraer de cualquier sucesión (a
n
) otra sucesión
que es, o bien no creciente, o bien no decreciente. Hablando sin precisión,
definamos una subsucesión de una sucesión (a
n
) como una sucesión de la
forma
donde los ni son números naturales con
Entonces toda sucesión contiene una subsucesión que es o bien no decre-
ciente o bien no creciente (problema 22)
Proposición 0.4.4 Cualquier sucesión (a
n
) contiene una subsucesión
que es o bien no decreciente o bien no creciente.
Este hecho, de por sí ya relevante, es además el núcleo de un resultado
aparentemente sorprendente, pero de inmediata comprobación.
Teorema 0.4.5 (de Bolzano- Weierstrass).
Toda sucesión acotada tiene una subsucesión convergente.
Hasta aquí es donde podemos llegar sin suposiciones adicionales: es fácil
construir sucesiones que tengan muchas, incluso infinitas, subsucesiones
que converjan hacia números distintos (véase el problema 21). Existe
otra suposición razonable que, al añadirla, ofrece una condición necesaria
y suficiente para la convergencia de cualquier sucesión; una condición
que, además de simplificar muchas demostraciones (sólo por esta razón
ya vale la pena que la establezcamos) desempeña un papel fundamental
en el análisis.
Si una sucesión converge, de modo que sus términos eventualmente se
aproximan todos a un mismo número, entonces la diferencia entre dos
cualesquiera de tales términos debe ser muy pequeña. Para ser precisos,
si lím
n
.....
oo
= l para algún valor l, entonces, por definición, para cualquier
f > O, existe no tal que lan -11 < f/2 para n > no; ahora bien, si es a la
vez n > no y m > no, entonces
Esta desigualdad final, la
n
- ami < f, que elimina la mención al límite
1, puede utilizarse para formular una condición (la condición de Cauchy)
que es claramente necesaria para la convergencia de una sucesión.
Definición 0.4.6 Una sucesión (a
n
) es una sucesión de Cauchy si para
todo f > O existe un número natural no tal que
la
n
- a
m
I < f, siempre que n, m > no
La elegancia de la condición de Cauchy está en que es también suficiente
para asegurar la convergencia de una sucesión. Después de todo nuestro
trabajo preliminar, queda poco por hacer para terminar la demostración.
Hemos visto ya que (a
n
) es una sucesión de Cauchy si converge. La idea
fundamental para ver el recíproco consiste en probar que toda sucesión de
Cauchy está acotada y que, por tanto, posee una subsucesión convergente
para, finalmente, demostrar que si una sucesión de Cauchy (a
n
) tiene una
subsucesión convergente entonces (a
n
) también converge (problema 23).
Teorema 0.4.7 Una sucesión (a
n
) converge si y sólo si es una sucesión
de Cauchy.
13
0.5 Conjuntos numerables
La noción de conjunto numerable es, es realidad, muy natural. Se trata
de extender a infinito la posibilidad de contar. La definición matemática
adecuada es la siguiente.
Definición 0.5.1 Un conjunto A es numerable si existe una aplicación
sobreyectiva
Inmediatamente se aprecia que la definición anterior lleva implícita una
interpretación ligeramente diferente pero extremadamente importante:
el conjunto A es numerable si es posible disponer sus elementos en una
sucesión
El primer ejemplo inmediato de conjunto numerable es lógicamente N;
evidentemente también es numerable cualquier conjunto finito o el con-
junto de los números pares. Algo más sorprendente es comprobar que Z
es también numerable, pero ver es creer
O, -1, 1, -2,2, ...
Los resultados siguientes muestran que hay muchos más conjuntos nume-
rables de lo que se pueda suponer.
Teorema 0.5.2
1. Cualquier subconjunto de un conjunto numerable es numerable.
2. La unión de dos conjuntos numerables es numerable.
La demostración de estas propiedades es sencilla y se deja al lector. (La
primera es inmediata, para la segunda aplíquese el mismo artificio que
dio resultado para Z).
El conjunto de los números racionales positivos es también numerable;
para demostrarlo, basta utilizar la siguiente descripción
1 --t
1 1
--t
1 1
2 3
¡
5
¿
/'
¿
2
2
~
2 2
'2 3
¡
5
.¡.
/'
¿
3
3
ª-
3 3
2 3
¡
5
Naturalmente, de forma similar, el conjunto de los números racionales
negativos también es numerable y, por tanto, deducir que Qes numerable
(esto es sí que es verdaderamente sorprendente) es ahora una trivialidad.
Puesto que existen tantos conjuntos numerables, es importante observar
que, por ejemplo, el conjunto de los números reales comprendidos entre
Oy 1 no es numerable (problema 25). En otras palabras, no es posible
disponer todos estos números reales según una sucesión
14
0.6 Problemas
1. Dése una expresión equivalente de cada una de las siguientes utili-
zando como mínimo una vez menos el signo de valor absoluto.
(a) 1-12 + -13 - v'5 + v'71·
(b) 1(la + bl- lal -lbDI·
(c) 1(la +bl + lel -la +b +eDI·
(d) Ix
2
- 2xy + y
2
1.
(e) 1(1-12 + -131 - 1v'5 - v'7DI·
2. Dése una expresión equivalente de cada una de las siguientes pres-
cindiendo de los signos de valor absoluto, tratando por separado
distintos casos cuando sea necesario.
(a) la +bl - Ibl·
(b) 1(Ixl - 1)\.
(c) Ixl - Ix
2

(d) a - I(a - laDI·
3. Encontrar todos los números x para los que se cumple
(a) Ix - 31 =8.
(b) Ix - 31 < 8.
(c) Ix +41 < 2.
(d) Ix - 11 + Ix - 21 > 1.
(e) Ix - 11 + Ix + 11 < 2.
(f) Ix - 11 + Ix + 11 < 1.
(g) Ix - 111x + 11 =O.
(h) Ix - 111x +21 = 3.
4. (a) Dar una nueva demostración la + bl :::; lal + Ibl mediante un
análisis exhaustivo de todos los casos posibles. ¿Cuándo se
verifica la +bl = lal + Ibl y cuándo la +bl < lal + Ibl?·
(b) Dése otra demostración más corta partiendo del hecho de que
..¡;;2 =lal
(¡ojo! no a).
5. Demostrar lo siguiente:
(a) Ixyl =Ixllyl·
(b) I~ I= I ~ I ' si x # o.
(c) ::1 =I ~ I , si y # O.
(d) Ix - yl :::; Ixl + Iyl. (Dése un demostración muy corta).
(e) Ix + y + zl :::; Ixl + Iyl + Izl· (Indíquese cuándo se cumple la
igualdad).
15
6. Demostrar que
áx { }
x +y + Iy - xl
m x,y = 2
x +y -Iy - xl
mín{x,y} = 2
7. Demostrar que si
E
IX - xol < 2" y
E
Iy - Yol < -
2
entonces
I(x + y) - (xo +Yo)1 < E,
I(x - y) - (xo - Yo)1 < E.
16
El enunciado de este problema encierra algunos números extraños,
pero su mensaje básico es muy sencillo: si x está suficientemente
cerca de Xo e y está suficientemente cerca de Yo, entonces x+y está
cerca de Xo +Yo, Y x - y está cerca de Xo - Yo.
8. Hallar la cota superior mínima y la cota inferior máxima (si existen)
de los siguientes conjuntos. Decidir también qué conjuntos tienen
elemento máximo o elemento mínimo.
(a) n EN}
(b) n E Z, n ¡é O}
(c) {x: x =O o x = l/n,n E N}
(d) {x E Q : O x vÍ2}
(e) {x: x
2
+ x + 1 O}
(f) {x: x
2
+ x - 1 < O}
(g) {x: x < O y x
2
+ x - 1 < O}
(h)
9. Sea A e IR un conjunto no vacío. Probar que A es acotado si y
s6lo si existe un número real positivo K tal que Ixl K para todo
xE A.
10. Supongamos que A y B son dos conjuntos no vacíos de números
reales tales que x y para todos x E A, Y E B.
(a) Demostrar que supA y para todo y E B.
(b) Demostrar que sup A inf B.
11. Sean A e B conjuntos no vacíos y acotados superior e inferiormente
de números reales. Probar que
inf(B) inf(A) sup(A) sup(B)
12. Probar que en el conjunto Qde los números racionales, el conjunto
A={aEQ:a>O,a
2
<2}
es no vacío y está acotado superiormente, pero no tiene supremo.
13. Use la propiedad arquimediana para demostrar de otra forma que
para todo e > Oexiste un número natural n con l/n < e.
14. Sea A e IR no vacío y acotado superiormente, y sea e un número
real. Demostrar que e :S sup(A), si y sólo si para cada e > Oreal,
existe x E A tal que e - e < x.
15. Probar que si A es acotado y para todo x, y E A, el intervalo [x, y]
está contenido en A, entonces
(a,b) e A e [a,b]
con a =inf A y b =sup A.
Este problema puede ayudar a comprender la demostración del teo-
rema 0.3.1.
16. Probar que un conjunto A es acotado si y sólo si existe un intervalo
(a, b) que lo contiene.
17. (a) Demostrar que si 1 y J son intervalos en IR tales que JnJ:f. 0,
entonces J U J es un intervalo.
(b) Si 1 YJ son intervalos tales que J UJ es un intervalo, entonces
J n J:f. 0. ¿Verdadero o falso? (explíquese).
¿y si son intervalos abiertos? ¿Y si son intervalos cerrados?
18. Hallar
00
(a) n[n,+oo)
n=l
00
(b) n<-I/n,l/n)
n=l
19. ¿Verdadero o falso? (explíquese en cada caso)
00
(a) U[O, 1 - l/n] = [0,1]
n=l
00
(b) n(a - l/n, b + l/n) =[a, b]
n=l
20. Sea S una familia de intervalos tales que para cada par de intervalos
J, J de S, existe K E S tal que J U J e K. Probar que la unión de
todos los intervalos de S, es un intervalo.
21. (a) Hallar todas las sucesiones convergentes de la sucesión
1, -1, 1, -1, 1, -1, .. ,
(Existen infinidad de ellas, pero s610 hay dos limites que estas
subsucesiones pueden tener).
(b) Hallar todas las subsucesiones convergentes de la sucesión
1, 2, 1, 2,-3, 1, 2, 3, 4, 1,2,3,4,5, ...
(c) Considérese la sucesión
1 1 2 1 231 234 1
2' 3' 3' 4' 4' 4' 5' 5' 5' 5' 6' ...
¿Para qué números a existe una subsucesi6n que converge ha-
. ?
Cla a ..
17
18
22. Probar que cualquier sucesión contiene una subsucesión que es o
bien no decreciente o bien no creciente.
(Es muy posible confundirse al tratar de demostrar esta afirmación,
si bien la demostración es muy corta cuando se acierta con la idea
adecuada).
23. (a) Demostrar que si una subsucesión de una sucesión de Cauchy
converge, entonces también converge la sucesión original.
(b) Demostrar que cualquier subsucesión de una sucesión conver-
gente es convergente.
24. Probar que si Al, A
z
, A
3
, ••• son todos numerables, entonces
es también numerable.
(Utilizar el mismo artificio que para Q)
25. Probar que el conjunto de los números reales comprendidos entre O
y 1 no es numerable.
(Utilícese un desaNYJllo decimal y reducción al absurdo)
1 Topología usual de R
En este capítulo construiremos sobre IR una estructura topológica que,
fundamentalmente, se basa en la idea de proximidad; una idea que sub-
yace en los conceptos habituales del análisis. Las propiedades topológicas
nacen, al menos en principio, para dar una forma precisa a tales concep-
tos.
1.1 Conjuntos abiertos y conjuntos cerrados
Desde el punto de vista del análisis, los subconjuntos más importantes
de IR son, sin duda, los intervalos. Sin embargo, entre ellos hay ciertas
diferencias, algunas importantes y otras no (dependiendo, en parte, del
contexto).
Por ejemplo, la diferencia entre (O, 1) Y(0,5) es únicamente de escala; las
. desigualdades que los definen son las mismas.
Por otra parte, los intervalos (0,1) Y(O, +00) son de tipos diferentes: uno
está acotado y el otro no; incluso así, aún presentan ciertas semejanzas
-de hecho, es posible trons/ormar el primero en el segundo-o
En contraste, los intervalos l = (0,1) Y J = [0,1] tienen propiedades
muy diferentes; el punto crucial es el hecho de que los puntos extremos
°y 1 pueden ser aproximados tanto como se quiero mediante puntos de
l, pero ellos mismos no son puntos de l. Más precisamente, a pesar de
que °y 1 no son puntos de l, son límite de sucesiones convergentes cuyos
términos sí están en l. Por el contrario, si una sucesión convergente tiene
sus términos en J entonces su límite también debe estar en J.
Esta importante propiedad caracteriza no solamente a los intervalos sino
también a otra clase mucho más amplia de subconjuntos de R Pero
precisar esta idea necesita de ciertas definiciones previas.
Definición 1.1.1 Dado un número real x, se llama entorno de x de rodio
r > °al conjunto
E(x; r) ={y : Ix - yl < r} =(x - r, x + r)
En lo que sigue, cuando no sea necesario especificar el radio del entorno,
designaremos cualquier entorno de x mediante E(x) y llamaremos entorno
reducido del punto x al conjunto
E*(x) = E(x) \ {x}.
Así pues, un entorno reducido de x es un entorno de x del que se ha
suprimido el punto x.
Es evidente que la intersección de un número finito de entornos de x es
también un entorno de x: la intersección
E(x; r¡) n E(x; r2) n ... n E(x; r
n
)
19
20
es el entorno E(x; r) donde r :::: mín {r¡, r2,"" r
n
}; es importante obser-
var, sin embargo, que esto no ocurre, en general, para un número infinito
de entornos (¿puede el lector encontrar un contraejemplo?).
También está claro que si x e y son dos números reales distintos, existen
un entorno de x y otro de y disjuntos: basta considerar los entornos
E(x;r) y E(y;r) con r:::: Ix - yl/2.
Sea ahora x un punto cualquiera del intervalo (a,b); si tomamos
r :::: mín {Ix - al, Ix - bl},
entonces se tiene
E(x,r):::: (x - r,x +r) e (a,b);
en otras palabras, no sólamente x está en (a, b), sino que -informalmente-
todos los puntos cercanos a x están en (a, b); nótese que esto no pasa, por
ejemplo, para algunos puntos de [a, b]. Precisemos esta idea.
Definición 1.1.2 Un conjunto A e lR es un conjunto abierto si para
cada x E A existe un entorno E(x) contenido en A.
EJEMPLO 1.1.1
1. Los intervalos (a, b), (-00, a) y (a, 00) son evidentemente conjuntos
abiertos. En particular, todo entorno es un conjunto abierto.
2. Un intervalo cerrado [a, b] no es un conjunto abierto pues, por
ejemplo, todo entorno de a contiene puntos que no están en [a, b].
(¿cuáles?).
3. Ningún conjunto no vacío finito o numerable es abierto, pues todo
abierto contiene intervalos abiertos que son infinitos no numerables.
En particular, Z, Qy cualquier sucesión (a
n
) de números reales no
son conjuntos abiertos.

En el resultado siguiente se expresan las primeras propiedades de los
conjuntos abiertos.
Teorema 1.1.3 Se verifican las siguientes propiedades:
1. 0 Y lR son abiertos.
2. La unión de cualquier colección de conjuntos abiertos es un conjunto
abierto.
3. La intersección de cualquier colección finita de conjuntos abiertos
es un conjunto abierto.
DEMOSTRACiÓN
Si x E IR, cualquier entorno E(x) está contenido en lR; por tanto IR es
abierto. Por otra parte, 0 es, trivialmente, abierto (¿para qué punto no
existe un entorno contenido en él?). Veamos 2 y 3.
\
Sea A la unión de una colección arbitraria {A;}¡EI de conjuntos abiertos
y sea x E A. Existirá. un i tal que x E A¡ Y como A¡ es abierto, existirá.
un entorno E(x} contenido en A¡. Entonces E(x} e A y A es abierto.
Sea B la intersección de una colección finita B
I
, B
2
, • •• B
n
de conjuntos
abiertos y sea x E B. Entonces x E B¡ para i = 1,2, ... , n y como
cada Bi es abierto existirán n entornos E¡(x} e B
i
. La intersección de
los Ei(X} es un entorno de x contenido en B y B es, pues, un conjunto
abierto.

Sin embargo, la intersección de una colección no finita de conjuntos abier-
tos puede no ser un conjunto abierto como prueba el siguiente ejemplo.
EJEMPLO 1.1.2
1. Para cada n E NseaA
n
= (-I/n,l/n). La intersección de todos los
abiertos A
n
es el conjunto {O} que no es abierto pues todo entorno
de Ocontiene puntos distintos de O.
2. Más generalmente, sea A
n
= (a-l/n, b+l/n). Si x E [a, b] entonces
x E A
n
para todo n, y x pertenece a la intersección de todos los
A
n
; por otra parte, si x It [a, b], existe n suficientemente grande tal
que x E A
n
y, por tanto, x no pertenece a la intersección de todos
los A
n
.
Resumiendo
00
nAn =[a,b]
n=!
que no es un conjunto abierto.

A la familia T formada por todos los conjuntos abiertos de IR le llama-
remos topología usual de Jll Por simplicidad, en lo que resta de capítulo,
cuando hablemos de IR lo supondremos siempre dotado de la topología
T.
Como cabría esperar, la relación entre los conjuntos abiertos y los inter-
valos abiertos es muy estrecha. El resultado siguiente, de importantes
consecuencias, pone de manifiesto la estructura interna de los conjuntos
abiertos. su estructura intrínseca.
Teorema 1.1.4 Un conjunto no vacío A e IR es abierto si y sólo si es
unión de una colección numerable de intervalos abiertos disjuntos.
DEMOSTRACIÓN
Como A es abierto, para cada x E A existe un intervalo (y, z) que contiene
a x y está contenido en A. Sean
a = inf{y E IR: (y,x) e A} y b=sup{z E IR: (x,z) e A}
(obsérvese que permitimos que muy bien pudiera ser a = -00 o b = 00).
Entonces a < x < b y, por tanto, 1., = (a, b) es un intervalo abierto que
contiene a x.
21
22
Veamos que además, I
z
e A. En efecto, si t E I
z
, o bien es a <t <x, en
cuyo caso existe un y < t tal que (y, x) e A, o es x < t < b, en cuyo caso
existe un z > t tal que (x, z) e A, luego en todo caso t E A.
Por otra parte, a rt A pues, en caso contrario, por ser A abierto, existiría
r > Otal que el intervalo (a-r, a) estaría contenido en A y esto contradice
la definición de a. Análogamente se prueba que b rt A.
Consideramos la colección de intervalos abiertos {Ix : x E A}. Como
cada x E A está contenido en Ix Ytodo Ix está contenido en A, se tiene
y, por tanto A es uni6n de intervalos abiertos.
Por otra parte, si dos de los intervalos (a, b) Y (e, d) de esta colección
tienen un punto común, deben ser e < b y a < d. Como e no está en A,
tampoco está en (a, b) Yes e :$ a y como a no está en A tampoco está
en (e, d) y es a :$ e. Por tanto a =c. De manera análoga se prueba que
b =d. Por consiguiente, dos intervalos distintos de la colecci6n {I
z
} son
disjuntos y A es uni6n de intervalos disjuntos.
Finalmente, como cada uno de los intervalos abiertos Ix contiene un
número raciona, puede definirse una aplicación biyectiva entre la colec-
ción {Iz} y un subconjunto de números racionales que, naturalmente, es
numerable, luego la colección {/z} es numerable.
El recíproco es evidente, puesto que los intervalos abiertos son conjuntos
abiertos y la unión de abiertos es un conjunto abierto.

Consideremos ahora otros subconjuntos de IR que, en cierto sentido, po-
seen propiedades complementarias de los abiertos.
Definición 1.1.5 Un conjunto e e IR es un conjunto cerrado si su com-
plementario IR \ e es abierto.
Los conjuntos cerrados tienen, en realidad, una caracterización muy suge-
rente, que aún no estamos en condiciones de demostrar, pero que conviene
tenerla en mente -ya hemos aludido a ella previamente-. En IR, un con-
junto e es cerrado si y sólo si cualquier sucesión convergente de elementos
de e tiene su límite en C.
EJEMPLO 1.1.3
1. Todo intervalo cerrado [a, b] es un conjunto cerrado pues su comple-
mentario es abierto por ser la unión de los dos conjuntos abiertos
(-00, a) y (b,+oo).
2. Todo intervalo de la forma [a, (0) es cerrado pues su complementario
es el conjunto abierto (-00, a); análogamente, (-00, al es cerrado
pues su complementario es el conjunto abierto (a, (0).
3. {a} es cerrado, pues su complementario es (-00, a) U(a, (0) que es
un conjunto abierto por ser uni6n de abiertos.

Antes de alargar la lista de ejemplos, veamos las propiedades básicas que
resultan inmediatamente -la demostración se deja al lector- de las leyes
de De Margan y las propiedades de los abiertos.
Teorema 1.1.6 Se verifican las propiedades siguientes:
1. 0 11 lR son cerrados.
2. La uni6n de cualquier colecci6n finita de conjuntos cerrados es un
cerrado.
9. La intersecci6n de cualquier colecci6n de conjuntos cerrados es un
conjunto cerrado.
En este punto parecen convenientes algunas palabras de precaución: en
nuestro quehacer diario, "cerrado" significa generalmente ''no abierto";
sin embargo esto no es así en III Por una parte hay subconjuntos que no
son abiertos ni cerrados, por ejemplo el intervalo (0,1), Y por otra hay
conjuntos, como 0y IR, que son abiertos y cerrados a la vez.
EJEMPLO 1.1.4
1. Si
A = {Xl,X2" .. 'Xn }
es un conjunto no vacío finito, entonces podemos poner
n
A = U{x;}
i=1
y, puesto que cada {Xi} es cerrado, se tiene que A es un conjunto
cerrado.
2. Sin embargo, la unión arbitraria de conjuntos cerrados no es, nece-
sariamente, un conjunto cerrado; por ejemplo, el conjunto
00
U[O, 1 - l/n) = [0,1)
n=1
no es un conjunto cerrado.

1.2 Interior, exterior y frontera de un conjunto
Desde un punto de vista conjuntista, cualquier conjunto A e lR clasifica
los puntos de lR en dos clases: aquellos que pertenecen a A y los que no.
Sin embargo, desde una perspectiva topológica es importante hacer una
distinción más fina.
Así, dado un punto X E lR podemos afirmar que ocurre una y sólo una de
las siguientes situaciones:
1. Existe algún entorno E(x) contenido en A.
2. Existe algún entorno E(x) contenido en lR \ A.
3. Todo entorno E(x) tiene puntos de A y de su complementario.
Precisemos esta idea.
23
Definición 1.2.1 Un punto x E lR es un punto interior a un conjunto
A e IR si existe un entorno E(x) contenido en A. El conjunto de los
puntos interiores a A se llama interior de A y se designa por int(A).
Un punto x E IR es un punto exterior a un conjunto A e IR si existe un
entorno E(x) contenido en el complementario de A. El conjunto de los
puntos exteriores a A se llama exterior de A " se designa por ext(A).
Un punto x E IR es un punto frontera de un conjunto A e IR si todo
entorno de x contiene puntos de A " de su complementario. El conjunto
de los puntos frontero de A se llama frontero de A " se designa por fr(A).
Informalmente: si x es un punto interior a A, no solamente x está en A
sino que además hay una pequeña zona alrededor de x que permanece en
Aj esto es: todos los puntos suficientemente cercanos a x están en A y algo
análogo ocurre si x es un punto exterior. Sin embargo, un punto frontera
no puede moverse porque puede perder inmediatamente su condición.
Consecuencia inmediata de la definición es que, para cualquier A e Ji,
int(A) e A y ext(A) e IR \ A.
Además, es evidente que los conjuntos int(A), ext(A) y ír(A) son disjuntos
dos a dos y que
int(A) U ext(A) U fr(A) =: IR.
EJEMPLO 1.2.1
1. Si A es un intervalo acotado de extremos a y b, entonces
int(A) =(a,b), ext(A) =(-oo,a)U(b+oo) y fr(A) ={a,b}.
2. Sea M =(0,1) U{2}; entonces:
int(M) =: (0,1),
y
fr(M) ={O, 1, 2}
24
ext(M) =: (-00, O) U(1,2) U(2, +00).
3. Sea el subconjunto de IR, A ={l/n : n E N}; entonces se tiene que
int(A) =0, ext(A) = IR \ (A U{O}) Y fr(A) = A U{O}.

El resultado siguiente precisa el carácter topológico de estos conjuntos.
Teorema 1.2.2 Paro todo A e IR, se tiene que int(A) "ext(A) son
conjuntos abiertos" fr(A) es cerredo.
DEMOSTRACIÓN
Desde luego, int(A) es abierto si es vacío. En otro caso, por definición
de interior, para cada x E int(A) existe un entorno E(x) contenido en
A. Como E(x) es abierto, para cada y E E(x) existe un entorno E(y)
contenido en E(x) y, por tanto, E(y) e A. Esto prueba que todos los
puntos de E(x) son interiores a A, es decir que E(x) e int(A). Así,
int(A) es abierto.
Como ext(A) =int(IR - A), también ext(A) es un conjunto abierto.
Finalmente, como
fr(A) =IR - (int(A) Uext(A»
y el conjunto int(A) U ext(A) es abierto por ser unión de abiertos, fr(A)
es un conjunto cerrado.

Tenemos, pues, que int(A) es un conjunto abierto; pero, aún más, como
pone de manifiesto el resultado siguiente cualquier conjunto A es abierto
si y sólo si coincide con su interior.
Teorema 1.2.3 Un conjunto A es abierto si y sólo si todos sus puntos
son interiores.
DEMOSTRACIÓN
Si A es abierto y x E A, existe un entorno E(x) contenido en A, luego
x E int(A). Recíprocamente si todos los puntos de A son interiores, se
tiene que int(A) =A y, por tanto, A es abierto.

1.3 Adherencia y acumulación de un conjunto
Cuando un punto x es exterior a A, existe un entorno E(x) que -en
términos informales- separa a x del conjunto A. Esto no ocurre con los
puntos frontera ni, desde luego, con los puntos interiores. Precisemos
esta idea.
Definición 1.3.1 Un punto x E IR es un punto adherente a un conjunto
A e IR cuando todo entorno E(x) contiene puntos de A.
El conjunto de puntos adherentes a A se llama adherencia o clausura de
A y se designa por A.
Puesto que todo entorno E(x) contiene a x, todo punto x E A es ad-
herente a A, así que, en general, A e A, aunque, como se verá, no
necesariamente es A =A.
EJEMPLO 1.3.1
Sea A el intervalo abierto (a, b). La adherencia de A es el intervalo
cerrado [a, b). En efecto: los puntos a y b son adherentes al intervalo
(a, b) puesto que todo entorno E(a) y E(b) contiene puntos de Aj por
tanto, la adherencia de A incluye como mínimo al intervalo cerrado [a, b).
Por otra parte, si x f/. [a, b), uno de los entornos E(x, Ix - al), E(x, Ix - bl)
no contiene puntos de A, así que x no es punto de adherencia de A.

25
26
Obsérvese que si x E A todo entorno E(x) contiene puntos de A, así que
x no pertenece a ext(A); es decir: x E int(A) U fr(A). Recíprocamente,
todo punto interior a A o frontera de A es adherente, así que, en realidad,
A =int(A) U fr(A).
Este hecho nos permite mostrar cómo los puntos adherentes pueden de-
terminar si un conjunto es cerrado o no.
Teorema 1.3.2 Un conjunto A e IR es cerrado si y sólo si A =A.
DEMOSTRACIÓN
En primer lugar, observamos que, A es un conjunto cerrado puesto que
A =int(A) U fr(A) =IR - ext(A);
así que si A =A, A es cerrado.
Recíprocamente, sea A es cerrado. Si xr¡. A, se tiene que x E IR \ A,
que es un conjunto abierto; por tanto, existe un entorno E(x) e IR \ A
YE(x) n A =0 y x no es un punto adherente. Así, pues, A e A y, por
tanto A =A.

Sea ahora A = {l/n : n E N}. Es fácil ver que O E A, puesto que
todo entorno de Ocontendrá puntos de A. Como se verá, no es difícil
probar que, en general, el límite de una sucesión convergente es un punto
adherente del conjunto formado por los términos de la sucesión. Desde
luego, este hecho no es casual; existe una estrecha relación entre puntos
adherentes y sucesiones.
Teorema 1.3.3 Un punto x es adherente a un conjunto A si y sólo si x
es límite de una sucesión (x
n
) de puntos de A.
DEMOSTRACIÓN
Si x es un punto adherente a A, se tiene que para todo n
Podemos escoger entonces, para cada n un punto x
n
E A tal que
xnE ( x - ~ , x + ~ )
Esto define una sucesión (x
n
) tal que IX
n
- xl < l/no Luego lfmx
n
=x.
Recíprocamente, sea (x
n
) una sucesión de puntos de A cuyo límite es
X. Entonces dado f > O, se tiene que X
n
E (x - f, X + f) para todo n
suficientemente grande y, por tanto, (x - f,X +f) n A:f. 0; así, pues
xEA.

Conviene hacer notar que en el teorema anterior no se exige que los
términos de la sucesión (x
n
) sean todos distintos. Es más: muy bien
pudiera ocurrir que, para cualquier n, el único punto
sea el propio x.
Por otra parte, este resultado nos permite mostrar de otra forma que,
por ejemplo, °es un punto adherente de A = (O, +00), puesto que °=
lím l/n, y l/n E A para todo n. Pero su importancia no se reduce a
un simple mecanismo de decisión sino que tiene una consecuencia muy
importante: es posible caracterizar a los conjuntos cerrados mediante sus
sucesiones convergentes, una cuestión que ya fue apuntada en la sección
anterior.
Teorema 1.3.4 Un conjunto A es cerrado si !J sólo si toda sucesión con-
vergente (x
n
) con x
n
E A tiene su límite en A.
DEMOSTRACIÓN
En primer lugar, si A es cerrado y límx
n
= x con X
n
E A para todo
n E N, entonces todo entorno E(x) contiene puntos de {x
n
} y, por tanto,
de A; luego x E A =A (A es cerrado).
Recíprocamente, supongamos que toda sucesión en A convergente tiene
su límite en A. Si x E A, existe una sucesión (x
n
) en A tal que lím X
n
=x
y, por tanto, x E A; luego A =A y A es cerrado.

Consideremos ahora el conjunto M =(O, 1)U{2}. No es difícil comprobar
que M = [0,1) U {2}. Ahora bien, puesto que 2 es un punto adherente
de M debe existir alguna sucesión convergente, llamémosle (x
n
), con sus
términos en M tal que lím X
n
= 2. Como 2 E M la sucesión constante 2
verifica esta condición. Pero no hay ninguna más. Así que 2 es un punto
adherente pero con ciertas características especiales. Obsérvese por otra
parte que, efectivamente, todo entorno E(2,r) contiene puntos de M,
pero si r ::s 1, el único punto de intersección es precisamente 2. Estas
reflexiones nos llevan a afinar un poco más el concepto de adherencia.
Definición 1.3.5 Un punto x E lR es un punto de acumulación de un
conjunto A e lR cuando todo entorno reducido E·(x) contiene puntos de
A.
Un punto x E lR es un punto aislado de un conjunto A si es un punto de
A que no es de acumulación.
El conjunto de puntos de acumulación de A se llama el conjunto derivado
de A !J se designa por Al.
EJEMPLO 1.3.2
1. Se tiene (a, b)' =(a, b]' =[a, b)' =fa, b]' =[a, b).
2. Si A ={l, 1/2, 1/3, ... , l/n, .. . Al ={D}.
27
28
3. En general, si A = {x" : n E N} Ylímx
n
= a con a #- x
n
para
todo n E N, entonces A' = {a}. Si, por el contrario, a E A puede
ocurrir que A' ={a}, como en la sucesión definida por Xo =a y
X
n
=a + lln, o que A' =0 como en la sucesión X
n
=a.
4. Todo punto x E Z es un punto adherente de Z, pero no es de
acumulación puesto que EO(x, 1/2)nZ =0. Es interesante observar,
no obstante, que si a E A\A, entonces a es un punto de acumulación
de A (Probarlo).

A la vista de la definición, es evidente que todos los puntos de acumulación
son puntos de adherencia, así que, en general, A' e Aj pero, como se
ha visto en el ejemplo anterior, el reciproco no es, en general, cierto. La
estrecha relación entre los puntos de acumulación y los puntos adherentes
se pone de manifiesto en el resultando siguiente.
Teorema 1.3.6 Para cada A e lR se verifica A =A UA'.
DEMOSTRACIÓN
Está claro que A UA' e A, puesto que tanto A como A' están contenidos
en A. Veamos que también se verifica el reciproco.
Sea x E A; entonces para todo entorno E(x) se cumple E(x) nA#- 0.
Puede suceder que exista un entorno E(x) tal que E(x) n A ={x} en
cuyo caso x E A, o bien que para todo entorno E(x) sea EO(x) nA :¡. 0,
en cuyo caso x E A'. En todo caso x E A UA'.

Como consecuencia inmediata es posible caracterizar a los conjuntos ce-
rrados mediante sus puntos de acumulación. Basta tener en cuenta que
A es cerrado si y sólo si A =A = A UA'. Por tanto
Corolario 1.3.7 Un conjunto A e lR es cerrado si y solo si contiene a
todos sus puntos de acumulación.
El resultado más notable con respecto a los puntos de acumulación es, sin
duda, el teorema de Bolzano-Weierstrass. Afirma que todo subconjunto
A de lR, infinito y acotado, tiene al menos un punto de acumulación (que
puede o no pertencer a A).
Teorema 1.3.8 (de Bolzano- Weierstrass).
Todo conjunto infinito y acotado A e IR tiene al menos un punto de
acumulación.
DEMOSTRACIÓN
Puesto que A está acotado, está contenido en un intervalo (ao, boj. Di-
vidamos [ao, boj en dos partes iguales; al menos uno de ellos contiene un
subconjunto infinito de A. Llamemos a este subintervalo [al, b
1
). Divida-
mos de nuevo (al, b
1
Jen dos partes iguales y obtendremos un subintervalo
[a2, b2) que contendrá un subconjunto infinito de A y continuemos este
1.4 Conjuntos densos
proceso. De esta manera obtenemos una sucesión de intervalos tales que
el n-ésimo, [an, bnl tiene longitud
Además, la sucesión (a
n
) es creciente y acotada superiormente por be y
(b
n
) es decreciente y acotada inferiormente por no. Ambas, pues, tienen
límite, y
así que ambos coinciden; llamémosle x y veamos que x es un punto de
acumulación de A.
En efecto: si r es cualquier número real positivo, tomemos n suficiente-
mente grande para que b
n
- a
n
< r /2; entonces [an, bnl estará contenido
en E(x, r). Así, pues, el intervalo E(x, r) contiene puntos de A distintos
de x y, por lo tanto, x es un punto de acumulación de A.

Sea x un punto cualquiera de lR. Es evidente que en cualquier entorno
E(x) hay puntos de Q. Informalmente podríamos decir que Q está por to-
das partes o que Q rellena a lR. Para hacer precisa esta idea introducimos
el concepto de conjunto denso.
Definición 1.4.1 Un conjunto D es denso en IR si D = IR.
IR es denso trivialmente. También se tiene Q= IR y IR - Q= IR (véase el
problema 8), así que Qy IR - Qson también conjuntos densos en lR.
Casi todas las propiedades importantes de los conjuntos densos descan-
san, en última instancia, en el hecho de que la intersección de un conjunto
denso con cualquier conjunto abierto (no vacío) es siempre no vacía.
Teorema 1.4.2 Un conjunto D es denso en IR si y sólo si para todo
abierto no vacío A e IR se verifica que A n D # 0.
DEMOSTRACIÓN
Sea D denso en IR y A un subconjunto abierto. Sea x E A; y E(x) e A;
puesto que x E D se tiene E(x) n D # 0 y, por tanto,
DnA # 0.
Recíprocamente, supongamos que todo abierto no vacío tiene intersección
no vacía con D. Sea x E IR y E(x) un entorno de x; puesto que E(x) es
abierto,
E(x)nD#0
y x E D, lo que prueba que D es denso.

29
1.5 Conjuntos compactos
Los conjuntos compactos son conjuntos que presentan características muy
similares, desde el punto de vista topológico, a los conjuntos finitos. El
concepto es, sin embargo, más amplio y, por ende, más útil que la me-
ra noción de cardinalidad. Comencemos por un ejemplo ilustrativo que
ayudará a conseguir cierta familiaridad con algunas conceptos previos
imprescindibles.
Sea A ={l/n : n E N} y consideremos para cada x E (0,1), el conjunto
abierto B", =(x, 1). No es difícil comprobar que
AC U B",
"'E(O,!)
Ydecimos, entonces, que la familia 'Ro ={B", : O< x < 1} es un recubri-
miento abierto de A. Por otra parte, la familia
S = {B1/
n
: n E N}
verifica que S e 'R. y, además,
A =UBrIn>
nEN
y decimos, entonces que S es un subrecubrimiento abierto del recubri-
miento R de A.
Definición 1.5.1 Sea'R. una familia de conjuntos de lR. Decimos que R
es un recubrimiento de A e lR cuando la unión de todos los conjuntos de
R contiene a A.
Un recubrimiento abierto es un recubrimiento formado por conjuntos
abiertos.
Un subrecubrimiento de un recubrimiento R de A es una subfamilia S
de R que es también un recubrimiento de A.
Conviene precisar que, aunque muy bien pudiera suceder, en general no
es cierto que A e Rj el sentido preciso de la definición de recubrimiento
es que para cada punto x E A existe al menos un conjunto C E R tal que
xEC.
EJEMPLO 1.5.1
1. Sea
A ={1, 1/2, 1/3, ...}.
A es un conjunto infinito formado por puntos aislados puesto que
para cada x E A existe un entorno E(x) tal que E(x) n A ={x}.
Consideremos entonces la familia
'R. = {E(x) : x E A}j
claramente se tiene
A e nE(x).
"'EA
así que 'R. es un recubrimiento abierto de A. Sin embargo, nótese
que 'R. no posee ningún subrecubrimiento propio: si omitimos algún
E(x), el punto x queda descubierto, pues x no pertenece a ningún
otro E(y) con x 1= y.
30
2. Sea A el intervalo [-1,1]. La familia
R ={(-1 + l/n, 1 - l/n) : n E N} U{(-3/2, -1/2), (1/2, 3/2)}
es un recubrimiento abierto de A y
s ={(-1, 1), (-3/2, -1/2), (1/2, 3/2)}
es un subrecubrimiento finito de A.

Como ilustran los ejemplos precedentes, la estructura de un conjunto
determina en gran medida el comportamiento de sus posibles recubri-
mientos. Pero antes de analizar en profundidad esta cuestión conviene
ver qué ocurre en algunos casos particulares.
Teorema 1.5.2 Todo recubrimiento abierto del intervalo cerrado y aco-
tado [a, b] posee un subrecubrimiento finito.
DEMOSTRACIÓN
Llamemos R a un recubrimiento abierto de [a; b]. Sea S el conjunto de
los puntos x E [a, b] tal que el intervalo cerrado [a, x] está cubierto por un
número finito de conjuntos de R. Nuestro objetivo, entonces, es probar
Que bES.
El conjunto S no es vacío, ya que, al menos, a ES, porque [a, a] ={a} y a
pertenece a algún conjunto de R. Además, S está acotado superiormente
porque S e [a, b]. Ponemos, entonces, °=sup S y, puesto que S e [a, b],
se tiene que a ~ °~ b.
Procedemos, ahora, de la siguiente forma: probaremos, en primer lugar
(1), que °E S y seguidamente (2), mostraremos que °=b, lo que lleva
implícito que bES.
(1) Puesto Que °E [a, b] y R cubre al intervalo [a, b], existirá A E R tal
que °E A; ahora bien, A es abierto, así que podemos encontrar 10 > O
tal que [o - 10,0] CA.
Por ser °=sup S, existe x E S tal que °- 10 ~ X < o. Pongamos
[a, o] =[a, x] U [x, o]
Puesto que x E S, el intervalo [a, x] está cubierto por un número finito
de conjuntos de R y, por otra parte, el intervalo [x,o] e [o - E:,o] está
cubierto por A; luego el intervalo [a, o] está cubierto por un número finito
de conjuntos de R y, por tanto, °E S.
(2) Para concluir, basta probar que °=b. Si fuese °< b, como °E A
y A es abierto existirá z con °< z < b tal que [o, z] e A y el intervalo
[a, z] estaría cubierto por un número finito de conjunto de R, luego sería
z E S Yz > °=sup S, lo cual es imposible. Por tanto, °=b.

En la demostración anterior, para determinar un cierto subrecubrimiento
finito de R se han utilizado dos hechos acerca del intervalo [a, b]: que es
cerrado y que es acotado. La cuestión, entonces, surge inmediatamente:
31
32
¿son sólo convenientes para la demostración o, por el contrario, son con-
diciones imprescindibles? El ejemplo siguiente muestra que ninguna de
las dos puede ser excluida.
EJEMPLO 1.5.2
1. La recta lR, que es un conjunto cerrado pero no acotado, posee un
recubrimiento abierto Ji = UnEN( -n, +n), que no admite ningún
subrecubrimiento finito. En efecto, la unión de un número finito de
intervalos (-n, n) es igual al mayor de ellos y, por tanto, no puede
ser IR.
2. El intervalo (O, 1], que es un conjunto acotado pero no cerrado posee
un recubrimiento abierto (O,lJ e UnEN ( ~ , 2) del que no puede
extraerse un subrecubrimiento finito porque la unión de un número
finito de intervalos de la forma (1/n,2) es el mayor de ellos y, por
consiguiente, no puede contener a (O, 1J.

Veamos ahora otro caso muy importante.
Teorema 1.5.3 Si X consiste de los términos de una sucesión conver-
gente y su límite, todo recubrimiento abierto de X posee un subrecubri-
miento finito.
DEMOSTRACIÓN
Pongamos, para fijar ideas, X ={x} U {x
n
: n E N} con límx
n
= x.
Si 'R es un recubrimiento abierto de X, el límite x debe estar en un
conjunto de n, digamos U. Toda vez que U es abierto y (x
n
) converge a
x existe no tal que x
n
E U si n > no. Ahora, cada uno de los términos
xi(i = 1, ... , no) está en algún U
i
E 'R. Así, X está cubierto por los
conjuntos U,U1"",U
no
'

Los resultados precedentes muestran que de todo recubrimiento abierto
de [a, bJ o del conjunto X formado por los términos de una sucesión con-
vergente y su límite se puede extraer un subrecubrimiento finito. Ahora
bien, la cuestión es: ¿hay otros conjuntos con tal propiedad? La res-
puesta es sí. En realidad en el caso del conjunto X se puede dar una
demostración alternativa observando que es un conjunto cerrado y acota-
do (la sucesión es convergente) y, por tanto, existe un intervalo cerrado
y acotado [a, b] tal que X e [a, b]. A partir de aquí no es difícil determi-
nar un subrecubrimiento finito (¿cómo?). Esta misma idea nos permitirá
responder rigurosamente a la cuestión planteada. Antes, sin embargo,
conviene dar nombre a tales conjuntos.
Definición 1.5.4 Un conjunto K e Ji es compacto cuando todo recu-
brimiento abierto de K admite un subrecubrimiento finito.
Así, los intervalos cerrados y acotados [a, bJ y los conjuntos X formados
por los términos de una sucesión convergente y su límite son conjuntos
compactos y no lo son JR y (a, b]. El resultado siguiente permite identificar
a los conjuntos compactos
Teorema 1.5.5 (de Borel-Lebesgue).
Un conjunto K e lR es compacto si y sólo si es cerrado y acotado.
DEMOSTRACIÓN
Supongamos en primer lugar que K es compacto (así, pues, K i- lR) Y
sea x E lR \ K. Para cada y E K tomemos dos entornos, E(x) y E(y)
disjuntos. La familia
{E(y): y E K}
es un recubrimiento abierto de K y de él se podrá extraer un subrecubri-
miento finito E(Yl), E(Y2)"'" E(Yn). Sean El (x), E2(X), ... ,En(x) los
entornos de x correspondientes. La intersección
es un entorno de x contenido en lR \ K, luego IR \ K es abierto y K es
cerrado.
Para ver que K es acotado consideremos el recubrimiento abierto de
K formado por todos los intervalos (-n, n) con n E N. De él podrá
extraerse un subrecubrimiento finito cuya unión es el mayor de ellos,
digamos (-no,no). Así, K e (-no,no) y es, pues, acotado.
Recíprocamente, si K es cerrado y acotado entonces K estará contenido
en algún intervalo cerrado [a, b] y si n es un recubrimiento abierto de K,
adjuntándole el abierto lR \ K obtendremos un recubrimiento abierto del
compacto [a, b] del que se podrá extraer un subrecubrimiento finito. Tal
subrecubrimiento estará formado por un número finito de conjuntos de
n, A
1
,A
2
, ••• ,AA: y, tal vez, lR\K. Entonces los conjuntos A
ll
A
2
,.·· ,AA:
cubren a K. Por tanto K es compacto.

Tendremos numerosas ocasiones de apreciar la extraordinaria utilidad
del concepto de compacidad. Con su ayuda, podemos, por ejemplo, dar
una nueva demostración del teorema de Bolzano-Weierstrass que tiene un
carácter existencial.
Teorema 1.5.6 (de Bolzano- Weierstrass).
Todo conjunto infinito y acotado A e lR tiene al menos un punto de
acumulación.
DEMOSTRACIÓN
Si A es acotado estará contenido en un intervalo cerrado [a, bJ. Si A no
tiene puntos de acumulación, ningún punto de [a, b] será de acumulación
de A, lo cual implica que para cada y E [a, b] existe un entorno E(y) tal
que el entorno reducido E*(y) no contiene puntos de A. La colección
{E(y) : y E [a, b]} es un recubrimiento abierto del compacto [a, b] del
que se podrá extraer un subrecubrimiento finito, E(y¡) , E(Y2)"'" E(YA:)
que también cubren a A. Además, ninguno de los entorno reducidos
E*(y¡), E*(Y2)"'" E*(YA:) tiene puntos de A, luego A consta a lo sumo
de los k puntos Yl, Y2," . ,YA:·

33
1.6 Problemas
34
1. Probar que Qno es abierto ni cerrado y que Z es cerrado en IR,
2. Si A, F e lR son dos conjuntos abierto y cerrado respectivamente,
demostrar que
(a) F \ A es cerrado.
(b) A \ F es abierto
Indicación: ¿qué es A \ B P.
3. ¿Verdadero o falso? (Explíquese)
(a) Si A YB son abiertos disjuntos tales que AUB es un intervalo
abierto (acotado o no), entonces A o B es vacío.
(b) Si F, G son cerrados disjuntos tales que F UG es un intervalo
cerrado (acotado o no), entonces F o G es vacío.
4. Sea I un intervalo con puntos extremos a < b. Si U es un conjunto
abierto en IR tal que un I '" 0, entonces U n (a, b) '" 0.
5. Dados dos números reales x e y definimos la distancia de x a y como
d(x, y) =Ix - yl
Probar que para cualesquiera x, y, z E lR se verifica
(a) d(x,y) ~ O.
(b) d(x, y) =O {:=:} x =y.
(c) d(x, y) =d(y,x).
(d) d(x,y) +d(y,z) ~ d(x,z).
6. Probar que para cualesquiera x, y, z E lR se verifica
Id(x,y) - d(z,y)1 :5 d(x,z)
7. Este ejercicio muestra las estrechas relaciones entre los conceptos
de abierto y cerrado y las sucesiones.
(a) Un conjunto A e lR es abierto, si y sólo si se cumple la siguiente
condición: si una sucesión (x
n
) converge hacia un punto a E A,
entonces x
n
E A para todo n suficientemente grande.
(b) Sea F un conjunto cerrado y (x
n
) una sucesión cuyos términos
están en F. Demostrar que si (x
n
) converge a un punto a
entonces a pertenece a F.
8. Determinar el interior, el exterior, la frontera, la adherencia y los
puntos de acumulación de los conjuntos siguientes
(a) Z
(b) Q
(e) lR-Q
(d) A ={(-1)n/n: n E N}.
9. ¿Verdadero o falso?
00 00
UAn=UAn
n=l n=l
10. Dar explícitamente el significado de cada una de las afirmaciones
siguientes En las explicaciones no se pueden utilizar las palabras
entrecomilladas.
(a) a E X "no" es un punto ''interior'' de X.
(b) a E IR ''no'' es "adherente" a X.
(e) X e IR ''no'' es un conjunto "abierto"
(d) El conjunto Y e IR ''no'' es "cerrado".
(e) a E IR ''no'' es "punto de acumulación" de X e IR.
(f) X' =0.
(g) X e Y pero X ''no'' es "denso" en Y.
(h) int(X) =0
(i) X nx' =0.
11. Sea X e IR un conjunto acotado. Probar
(a) a =inf X y b =supX son puntos de adherencia de X.
(b) X es un conjunto acotado y sup X = sup X. ¿Cuál es el
resultado análogo para el ínfimo?
12. Probar que si A es un conjunto no vacío cerrado de IR tal que A :f; IR,
entonces IR\ A no es cerrado. Así, los únicos subconjuntos de IR que
son abiertos y cerrados a la vez son 0y IR.
(Utilícese 11)
13. Sea A e IR y, para cada n E N sea
Un = {x E IR : Ix - al < 11n para algún a E A}
Probar
(a) Un es un conjunto abierto.
00
(b) A = nUn.
n=l
14. A ={X¡,X2,""X
n
, ... }, el conjunto formado por los términos de
la sucesión (x
n
). Hallar A' cuando
(a) X
n
-+ x y X
n
:f; x para todo n.
(b) X
n
=x para todo n.
(e) (x
n
) =(x,x+ l,x,x+ 1/2,x,x+ 1/3, ...)
15. Contestar razonadamente
(a) Dado un entero positivo k, dése un ejemplo de un conjunto
A e IR tal que A' tenga exactamente k elementos.
(b) Dése un ejemplo con A' = {O} U {lln : n E N}
16. Probar
(a) x es un punto de acumulación de A si y sólo si x E A \ {x}.
(h) x es un punto de acumulación de A si y s610 si es límite de una
sucesión de elementos de A distintos dos a dos.
35
36
17. Constrúyase un conjunto A en la recta real tal que
A fe A' fe (A')' ={O}.
18. Demostrar
(a) A es denso en IR si y sólo si IR \ A tiene interior vacío.
(b) A es denso en IR si y sólo si todo punto de IR es límite de una
sucesión de puntos de A.
19. (a) Hallar un conjunto A e IR con A fe IR, tal que A es denso pero
IR \ A no lo es.
(b) Dar un ejemplo no trivial de un subconjunto abierto y denso
en IR.
20. Probar que el conjunto
IR \ {x
n
: n E N}
es denso en IR.
21. Por extensión, diremos que un conjunto D e A es denso en A, si
A e D. Probar que todo intervalo 1 e IR posee un subconjunto
denso en 1 y numerable.
22. Probar las siguientes variantes del teorema de Bolzano-Weierstrass.
(a) Un conjunto C e IR es compacto si y sólo si todo subconjunto
infinito de C tiene al menos un punto de acumulación en C.
(b) Un conjunto C es compacto si y sólo si cada sucesión en C
tiene una subsucesión que converge a un punto de C.
23. Si (A
n
) es una sucesión de conjuntos compactos no vacíos de IR tal
que A
n
+
1
e A
n
para todo n, demostrar que el conjunto intersección
es no vacío y compacto.
24. Probar que dado un conjunto A e IR, todo recubrimiento abierto
de A admite un subrecubrimiento numerable.
25. (Propiedades de separación). Demostrar:
(a) Si C es compacto y x f/: C, existen dos abiertos disjuntos que
contienen a C y a x. ¿Es cierto esto si C es cerrado?
(b) Si C
I
y C
2
son compactos disjuntos, existen abiertos Al y A
2
disjuntos que los contienen. ¿Existe un análogo para conjuntos
cerrados?
26. Probar
(a) La unión finita de compactos es un compacto.
(b) La intersección arbitraria de compactos es un compacto.
(c) Si K es una familia de conjuntos cerrados, al menos uno de los
cuales es compacto, entonces nK es compacto.
(d) Si e es compacto y F cerrado, C n F es compacto.
\
27. ¿Verdadero o falso? (explíquese). Si A es un subconjunto acotado
de lR entonces A' es compacto.
28. Si X
n
~ x y A = {x} U {x
n
: n E N}, entonces A es compacto y,
por tanto, cerrado y acotado. Probar que A es cerrado y acotado
sin hacer uso del teorema de Borel-Lebesgue.
29. Construir recubrimientos abiertos de Qy de [0, 00) que no admitan
subrecubrimientos finitos.
37
2 Espacios métricos
Desde un punto de vista intuitivo, un espacio métrico es, simplemente,
un conjunto en donde podemos hablar de la distancia entre sus elemen-
tos, lo que nos permitirá precisar la noción de proximidad, una idea que
está presente implícitamente en todos los conceptos fundamentales de la
Topología y el Análisis.
La recta real o el plano geométrico constituyen ejemplos simples de es-
pacios métricos, concepto que es en realidad una abstracción de las pro-
piedades de lo que habitualmente se conoce como distancia.
Los espacios métricos son muy numerosos y diversos. Por razones evi-
dentes, no podemos abordar en este texto el estudio de ciertos espacios
para los que se necesita un conocimiento matemático amplio; por ello
nos centraremos únicamente en aquellos conjuntos con los que el lector
tiene cierta familiaridad y que surgen de forma natural en el análisis. No
obstante, en la mayoría de los casos, los conceptos y propiedades que se
estudiarán son fácilmente generalizables.
2.1 Distancias
Comencemos con un caso sencillo: el conjunto IR de los números reales.
Si, como es habitual, identificamos IR con una recta, podemos intuir,
sin mucha dificultad, lo que normalmente entendemos como medir la
distancia entre dos puntos -después de todo para hallar la distancia entre
los puntos -3 y 5 sólo se necesita algo de aritmética-o Sin embargo, es
necesario dar una definición precisa que, por una parte, recoja nuestras
nociones intuitivas y, por otro, sea matemáticamente rigurosa; ello se
consigue con el auxilio del valor absoluto.
Definición 2.1.1 Dados dos números reales x e y definimos la distancia
euclídea de x a y como
d(x,y):::: Ix-yl
Tenemos, por ejemplo, d(3,2) :::: 13 - 21 :::: 1 y d(3, -7) = 13 + 71 = 10.
Puede sorprender que hallamos puesto un apellido, euclídea, en nuestra
definición. Ello se debe a que sobre un mismo conjunto se pueden definir
distancias distintas; pero esto será precisado más tarde. Veamos, de
momento, algunas propiedades más o menos evidentes -y deseables- que
se deducen de forma inmediata de las propiedades del valor absoluto.
Teorema 2.1.2 Para cualesquiera x, y, z E IR se verifica
1. d(x,y) = O si y sólo si x = y.
2. d(x, y) 2: O.
3. d(x,y) = d(y,x).
4. d(x,y)::; d(x,z) +d(z,y).
39
40
Una precisión, antes de seguir. En lo que sigue consideraremos el con-
junto ]R.n como el conjunto de las n-plas (XI, X2, .. . , x
n
), donde Xi E
lR (i == 1,2, ... , n) a las que llamaremos puntos siguiendo la terminolo-
gía geométrica que fue su origen; es decir lR
n
no es más que el producto
cartesiano
(n)
lR x lRx .,. xlR
sin ninguna otra estructura definida.
Pasemos ahora a]R2 que identificamos con el plano geométrico. Podemos
medir la distancia, que entendemos como habitual, entre dos puntos X e
y con la ayuda del teorema de Pitágoras (fig. 2.1).
Definición 2.1.3 Dados x,y E lR
2
definimos la distancia euclídea de X
a y como
Al igual que en IR, también en este caso se demuestra con relativa facilidad
que se verifican las propiedades siguientes.
Teorema 2.1.4 Para cualesquiera x, y, z E ]R2 se verifica
1. d
2
(x,y) == O si y sólo si X == y.
2. d
2
(x,y);:::O.
3. d
2
(x, y) == d
2
(y, x).
4· d2(X, y) =::; d
2
(x, z) +d
2
(z, y).
Como se ve, las definiciones de distancia en ]R y en lR
2
verifican las mismas
propiedades. Podemos interpretar con facilidad lo que significan tales
propiedades. La primera nos dice que la distancia entre dos puntos es
cero si y sólo si los puntos coinciden; la segunda establece que la distancia
es siempre un número real positivo o cero; la tercera es una propiedad
de simetría: indica que la distancia de x a y es igual a la de y a Xj
finalmente, la cuarta propiedad nos dice que un lado de un triángulo
nunca tiene longitud mayor que la suma de las longitudes de los otros
dos lados.
No es difícil reconocer en las definiciones que hemos dado la noción de
distancia que conocemos intuitivamente y que habitualmente usamos. No
ocurre lo mismo, sin embargo, con la definición siguiente.
Definición 2.1.5 Dados x, y E ]R2 definimos la distancia de Manhattan
de x a y como
Aunque menos habitual, es fácil interpretar lo que significa dI' Para
medir la distancia entre (Xl, X2) e (YI, Y2) hallamos primero la distancia
horizontal entre XI e YI y le añadimos la distancia vertical entre X2 e Y2
(fig. 2.1). No es muy difícil imaginar situaciones donde tal medida sea la
adecuada: supongámonos, por ejemplo, midiendo distancias en una gran
ciudad con todas su calles dispuestas en sentido horizontal y vertical; se
comprenderá ahora por qué la denominación de distancia de Manhattan.
La definición anterior pone de manifiesto una cuestión importante que
ya anticipamos: sobre un mismo conjunto se pueden definir distancias
distintas; la elección de una u otra dependerá de nuestros intereses y de
su conveniencia para resolver nuestros problemas. Se comprende ahora
por qué ponemos apellidos a lo que denominamos distancias. Ahora bien,
¿qué nos permite denominar a d¡ con el nombre de distancia? Esto es:
¿qué propiedades tiene d¡ que refleje lo que intuitivamente entendemos
como distancia? y, también, ¿qué hay de común entre d¡ y d
2
? La
respuesta viene de la mano del resultado siguiente.
Teorema 2.1.6 Para cualesquiera x, y, z E IR? se verifica
1. d¡(x,y) =O si y sólo si x =y.
2. d¡(x,y) ~ O.
9. d¡(x,y) =d¡(y,x).
4. d¡(x,y) ~ d¡(x, z) +d¡(z,y).
Figura 2.1: Distancias en IR2
/ J
Hasta aquí, hemos tratado de intuir qué propiedades son esenciales cuan-
do hablamos de distancia. Algunas de ellas han quedado conveniente-
mente expuestas, pero hay que destacar un aspecto que quizás no ha
quedado suficientemente explícito: es evidente que toda distancia debe-
ría estar definida para cualquier par de elementos del conjunto; es, por
tanto, conveniente entenderla como una aplicación que asocia a cada par
de elementos del conjunto, un número real positivo.
Estamos ahora en condiciones de definir lo que se entiende, en general,
por distancia.
Definición 2.1.7 Sea E un conjunto no vacío. Se denomina distancia
d definida sobre E a toda aplicación
d:ExE--+IR
que asocia al par (x,y) E ExE el número real d(x,y) y que verifica las
siguientes propiedades para todo x, y, z, E E:
1. d(x, y) = O si, y sólo si x = y
2. d(x,y) ~ O
9. d(x, y) =d(y,x)
4. d(x, y) ~ d(x, z) +d(z, y)
(axioma de separación)
(axioma de simetría)
(desigualdad triangular)
41
No entraremos a discutir las complejas razones por las cuales se eligen
precisamente estas propiedades -y no otras- para definir la noción de
distancia, ni por qué resultan ser suficientes para nuestros propósitos.
Baste decir que se trata de propiedades que reflejan nuestras percepciones
y que son consistentes; esto es: no da lugar a contradicciones.
Algunos ejemplos más nos ayudarán a familiarizarnos con el concepto.
EJEMPLO 2.1.1
1. La aplicación definida en ]R2 x ]R2 por
doo(x,y) = máx {!XI - YI!, !X2 - Y2J}
es una distancia en ]R2 (fig. 2.1).
2. Las aplicaciones siguientes son distancias definidas sobre ]R3 :
dl(x,y)
d
2
(x,y)
doo(x,y)
= IXI - yd + I
X
2 - Y21 + I
X
3 - Y31
V(X¡ - YI)2 + (X2 - Y2)2 + (X3 - Y3)2
= máx {lxI - vd, IX2 - Y21, IX3 - Y3!}
Conviene hacer notar que los subíndices utilizados hasta aquí para dis-
tinguir unas distancias de otras son los habituales en la literatura; para
comprender, sin embargo, su justificación habrá de esperarse a los pro-
blemas.

Los conjuntos]R, ]R2-y, en general,]Rn son muy adecuados para obtener un
reflejo de lo que intentamos definir como distancia. Sin embargo, no hay
nada en estos conjuntos que no pueda ser generalizado a otros conjuntos
menos familiares. El lector interesado puede ver algunos ejemplos muy
significativos en el apéndice del final del capítulo.
2.2 Espacios y subespacios métricos
La definición de una distancia sobre un conjunto dota a éste de una
estructura rica y fructífera sobre la que se asienta gran parte del Análi-
sis. Tales estructuras reciben el sugerente nombre de espacios métricos y
constituyen la primera aproximación formal a los conceptos topológicos.
Definición 2.2.1 Sea E un conjunto no vacío y d una distancia definida
en él. Al par (E, d) se le denomina espacio métrico.
Así, (lR, d), donde d es la distancia euclídea, es un espacio métrico (es-
tructura que se suele conocer con el nombre de recta real). A menos que
se exprese lo contrario, en lo que sigue, cuando se considere a ]R como
espacio métrico se entenderá que la distancia es la euclídea, también lla-
mada usual. Pero, sobre lR, pueden definirse otras distancias que dan
lugar a espacios métricos diferentes. Lo mismo ocurre con ]R2, con ]Rn y,
en general, con cualquier conjunto. En particular (]R2, d
2
), que identifi-
camos con el plano geométrico, es un modelo intuitivo natural de espacio
métrico.
El ejemplo siguiente es especialmente significativo y recurriremos a él
frecuentemente en este texto.
42
EJEMPLO 2.2.1
Sea E un conjunto cualquiera no vacío y d
t
la aplicación definida por
d x = {1 si x;:j:. y
t( ,y) °si x =y
Se deja al lector la sencilla comprobación de que tal aplicación es una
métrica para E.
A la distancia así definida se le suele llamar la distancia trivial y al espacio
métrico resultante (E, d¡) se le llama discreto.
Aunque tales espacios carecen de interés dada su evidente trivialidad,
nos indica que todo conjunto no vacío puede proveerse de una métrica;
por otra parte, tales espacios discretos se emplean con frecuencia como
contra-ejemplos.

Consideremos el espacio métrico (E, d) Ysea F un subconjunto cualquiera
no vacío de E. De inmediato se comprueba que la aplicación
dF: F x F -+
(x,y) -+
IR.
dF(X,y) =d(x,y)
es una métrica para el conjunto F. A dF se le suele llamar métrica
inducida en F por d y, por sencillez, se acostumbra a designar también
por d cuando no hay peligro de confusión. Nótese que dF no es más que
la restricción de d a F x F.
Definición 2.2.2 Sea (E, d) un espacio métrico y F un subconjunto no
vacío de E. El par (F, dF), donde dF es la restricción de d a F, se le
denomina subespacio métrico de (E,d).
Desde luego, cualquier subespacio métrico es un espacio métrico en sí
mismo y cualquier espacio métrico puede considerarse como subespacio de
sí mismo. Pero veamos algunos ejemplos menos triviales aunque sencillos.
EJEMPLO 2.2.2
1. Si restringimos la distancia euclídea en IR. a los números enteros 2:.,
obtenemos el subespacio métrico (2:., d).
2. Consideremos la recta real y el subconjunto [0,1]. Entonces
([O,IJ,d)
es un subespacio métrico.
Una cuestión evidente pero que conviene hacer notar es el hecho
siguiente: consideremos el conjunto X como el conjunto de los pun-
tos cuya distancia a 1/2 es menor que 1; en (IR, d), X es el intervalo
(-1/2,3/2), mientras que en ([0, 1],d), X es el intervalo [0,1]. Este
hecho puede parecer ahora trivial, pero la apreciación es engaño-
sa; no obstante tendremos que esperar a capítulos posteriores para
mostrar toda su importancia.
43
3. Sea (IR
2
, d
2
). Podemos identificar a IR con el subconjunto de IR
2
,
IR· =IR x {O};
es decir el conjunto de todos los puntos de la forma (x, O), con
x E III La restricción de d
2
a IR· viene dada por
De esta forma, en sentido amplio, es posible considerar a la recta
real como un subespacio métrico de (IR2, d
2
). De forma similar,
es posible considerar, en general, a (IR
n
-
k
, d) como subespacio de
(IRn, d).

La noción de subespacio métrico es importante porque nos permite cons-
truir nuevos espacios métricos a partir de algunos dados, pero no debe
olvidarse su interés intrínseco: más adelante estudiaremos con cierta pro-
fundidad algunas propiedades que se apoyan directamente en el compor-
tamiento de algunos conjuntos como subespacios métricos.
Hemos visto ya algunos ejemplos particulares de espacios métricos. Algu-
nos de ellos tienen importancia considerable por sí mismos y todos, vistos
en conjunto, ponen de manifiesto la gran generalidad del concepto. Así,
cuando demostremos una propiedad para un espacio métrico abstracto,
ésta queda establecida automáticamente para una extraordinaria diver-
sidad de espacios. Es el caso del resultado siguiente que generaliza la ya
conocida propiedad de los triángulos: la longitud de uno cualquiera de
sus lados es mayor que el valor absoluto de la diferencia de las longitudes
de los otros dos.
Teorema 2.2.3 En un espacio métrico (E, d) se verifica
44
Id(x,z) - d(z,y)j ~ d(x,y)
paro todo x, y, z E E.
DEMOSTRACIÓN
Por la desigualdad triangular y el axioma de simetría se tiene
d(x,z) ~ d(x, y) +d(y,z) = d(x,y) +d(z,y)
y, por tanto,
d(x,z)-d(z,y) ~ d ( x , y )
De igual forma
d(z, y) ~ d(z, x) + d(x, y) =d(x, z) + d(x, y)
y
-d(x, y) ~ d(x, z) - d(z, y)
Luego
-d(x, y) ~ d(x, z) - d(z, y) ~ d(x, y)
y
Id(x,z) - d(z,y)1 ~ Id(x,y)1 =d(x,y)
(2.1)

2.3 Distancias entre conjuntos
Sea (E, d) un espacio métrico. Fijemos arbitrariamente un punto Xo E E
Yun conjunto no vacío A e E.
Designemos por
{d(xo,x) : x E A}
al conjunto de números reales constituido por las distancia de Xo a todos
los puntos de A. Este conjunto está acotado inferiormente por O, lo que
implica que admite ínfimo no menor que O.
Definición 2.3.1 Definimos la distancia de un punto Xo E E a un con-
junto A e E al número real
d(xo, A) = inf d(xo,x)
xEA
Es evidente que si Xo E A entonces d(xo, A) = O; pero el recíproco no
es, en general, cierto. Puede suceder que d(xo, A) = OY Xo iI A. Esta
cuestión quedará definitivamente dilucidada más adelante.
EJEMPLO 2.3.1
1. Consideremos JR con la métrica usual y A = (1, 2J. Es trivial com-
probar que
d(3/2,A)
d(1, A)
d(O,A) =
inf 13/2 - xl =O
xEA
inf 11- xl =O
xEA
inf Ixl =1
xEA
Obsérvese que d(1, A) =Oy, sin embargo 1 rt A.
¿Existe x E A tal que d(1, x) =d(1, A)?
2. Consideremos el espacio métrico (JR2, d¡), y sea el subconjunto A
de JR2 formado por los puntos
entonces
d¡((2,O),A) inf d¡((2,O), (x,y»
(x,y)EA
inf d¡((2,O), (x,x
2
»
xER
inf {12 - xl +x
2
}
xER
Si ponemos f(x) =12 - xl +x
2
(figura 2.2), se tiene
{
X2 - x + 2 si x < 2
f(x) = x
2
+ x - 2 si x ~ 2
y, por tanto,
inf f(x) =f(1/2) =7/4.
xER
Luego d¡((2,O),A) =7/4

45
46
Figura 2.2: f(x) = l ~ - ~ 1 _ + ; ¡ ; 2
La siguiente desigualdad, de carácter auxiliar, será de uso frecuente en lo
que sigue.
Teorema 2.3.2 Sean (E, d) un espacio métrico, A e E un conjunto no
vacío, y x, y E E. Entonces
Id(x,A) - d(y,A)1 ~ d(x,y)
DEMOSTRACIÓN
Para todo z E se tiene, por la desigualdad triangular,
d(x,z) ~ d(y,z) +d(x, y)
y, por tanto,
inf d(x, z) ~ inf {d(y, z) +d(x, y)}
zEA zEA
así que
d(x, A) ~ d(y, A) +d(x, y)
De forma análoga
d(y, A) ~ d(x,A) +d(x,y)
Luego
-d(x, y) ~ d(x, A) - d(y, A) ~ d(x, y)
y
jd(x,A) - d(y,A)I ~ d(x, y)

Tomemos ahora dos conjuntos no vacíos A, B e E y designemos por
{d(x,y): x E A,y E B}
al conjunto de números reales constituido por todas las distancias entre
un punto de A y uno de B. Está claro que tal conjunto está acotado
inferiormente por O, por lo que admite un ínfimo no menor que O. Esto
nos permite dar la siguiente definición.
Fi ra 2.3: Distancia entre con'untos
Definición 2.3.3 Definimos la distancia entre los conjuntos A y B al
número real
d(A,B) = inf d(x,y)
:lEA
yEB
Si A n B :1: 0, es inmediato que d(A, B) =O; pero de nuevo el recíproco
no es, en general, cierto: la distancia puede ser cero aunque los conjuntos
sean disjuntos. Un ejemplo sencillo de esta situación resulta si tomamos
los conjunto de la recta real A = (a, b) y B = (b, e); ambos intervalos
son, evidentemente, disjuntos y, sin embargo, d(A, B) =O como puede
comprobarse fácilmente.
Conviene destacar que no es en general cierto que exista algún punto
Yo E A tal que
d(xo,A) =d(xo, Yo).
Análogamente, tampoco es cierto que en general existan Xo E A e Yo E B
tal que
d(A, B) =d(xo, Yo)
Mostrar estos hechos no es muy difícil. ¿Puede hacerlo el lector?
EJEMPLO 2.3.2
1. Consideremos la recta real lR y sean Q el conjunto de los números
racionales e JI =lR - Q. Entonces
d(Q,lR) = d(JI, IR) =d(Q,JI) =O
2. Dados el espacio métrico (1R
2
, d
2
) Ylos subconjuntos de lR
2
A= {(x, y) ElR
2
:x
2
+y2=1} y B={(x,Y)EJR
2
:x+y=2}
entonces
d(A, B) = v'2 - 1
Un sencillo gráfico ayudará al lector a establecer este hecho.

47
2.4 Problemas
1. Demostrar que la aplicación
d(x,y) =Ix - yl
define una distancia sobre IR.
2. Probar que se verifican para x, y, z E IR las siguientes relaciones:
(a) IIx - z\ - Iz - y¡l $ Ix - yl
(b) IIxl - Iyll $ Ix - yl
3. Demostrar que las aplicaciones siguientes son distancias sobre IR
2
dI (x, y)
d
2
(x, y)
doo(x, y)
IXI - YII + I
X
2 - Y2/
J(XI - y¡)2 + (X2 - Y2)2
máx {lxI - YII, lx2 - Y21}
(dI Yd
oo
son fáciles; para la propiedad triangular de d
2
es muy útil
la desigualdad de Minkowski)
4. En lR
2
y IR3 , determine gráficamente los puntos que verifican
(a) d
2
(O, x) $ 1
(b) ddO, x) $ 1
(e) doo(O, x) $ 1
5. Consideremos IIr'. Demostrar que las aplicaciones siguientes son
distancias
n
dI (x, y)
= L/xi-Yil
i=1
(n Y/2
d
2
(x, y)
~ I X i -Yi1
2
doo(x, y)
=
sup IXi - Yil
I$i$n
6. Demostrar que en un espacio métrico (E, d) se verifica la relación
Id(x, y) - d(z, t)1 $ d(x, z) +d(y, t) (x,y,z,t E E)
48
y probar la desigualdad (2.1) a partir de ella.
7. Sea E un conjunto no vacío y d: E x E ~ IR una aplicación que
posee las siguientes propiedades
(a) d(x, y) =°si y sólo si x =y.
(b) d(x, y) $ d(x, z) +d(y, z)
Demostrar que d es una métrica sobre E. Este problema muestra
el hecho de que las propiedades exigidas para que una aplicación
sea distancia, son, en realidad, redundantes.
8. Sea I una aplicación inyectiva de un conjunto E en Ji; demostrar
que la aplicación
d(x,y) =If(x) - l(y)J
es una distancia sobre E.
9. Tomemos un número natural i entre 1 y n. Definamos para x, y de
]Rn
,
d(x,y) = IXi - Yil
¿Qué propiedades de una métrica posee d?
10. Sean d¡,d2"'" d
n
métricas sobre un conjunto E. Demostrar que
n
d(x,y) = Edi(X,y)
;=1
es una métrica para E.
11. Mostrar cómo puede considerarse a (]R2, d) corno un subespacio
métrico de (lR
n
, d).
12. Sea (lR
2
, d
2
) YA e lR
2
definido por
{(x, y) E lR?: (X-2)2 +y2 :51}U{(x,y) E lR
2
: (x+2)2 +y2 :51}
Determinar en (A, d
2
) los puntos que verifican
13. Sea A e ]R2 definido por
A={(x,Y)ER
2
:y=X
2
}

Dar una forma explícita de la distancia inducida por d¡, d
2
Ydeo en
A.
14. Sea (lR, d) YA e lR definido por
A={_n :nEZ}
n+1
Hallar d(l, A) ¿Cuánto vale lím ~ 1 ?
n--4eo n +
15. Sea lR con la distancia usual y A e lR definido por
A ={ ~ + (_l)n: n E N}
Hallar d(l,A) y d(-l,A). ¿Cuánto vale lím (.!. + (_l)n)
n-+oo n
16. Sea lR
3
con la métrica definida por
d(x,y) =inf{l,d¡(x,y)}
y A e JR3 definido por
A ={(x,y,z) E JItl : 0:5 x:5 1, 0:5 Y:5 1, 0:5 z:5 1}
Hallar los puntos x E lR
3
que verifican
d(x, A) =1
17. Dado el subconjunto de ]R2
A ={(x, y) E R
2
: y =x
2
} ={(x,x
2
) : x E R}
Calcular d¡((2,0),A), d2((2,0), A) Yd
eo
((2,O),A).
49
2.5 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones
La noción de distancia es un concepto lo suficientemente preciso como
para ser fructífero, pero también de una gran generalidad, de forma que
puede extenderse a conjuntos de muy diversa naturaleza. Entre ellos,
los espacios de funciones y los espacios de sucesiones son, sin duda, los
que tienen un papel más destacado en el análisis matemático. En lo que
sigue, introducimos uno de ellos y dejamos otros como ejercicio para el
lector.
Sea C([a, b]) el conjunto de las funciones reales continuas en el intervalo
cerrado [a, b].
La aplicación
doo(f,g) =máx{I/(x) - g(x)1 : x E [a,b]}
es una distancia.
En efecto. En primer lugar doo está bien definida, puesto que I/(x) - g(x)l
es una función continua en [a, b] y, por tanto, existe el máximo.
Por otra parte, I/(x) - g(x)1 es positiva o cero para todo x E [a, b]; esto
es: d(f,g) ~ O. Además, d(f,g) =Osi y sólo si I/(x) - g(x)l =Opara
todo x E [a, b]; esto es: si y s610 si /(x) =g(x) para todo x E [a, b].
La propiedad de simetría es trivial. Finalmente, si h E C([a, b]), se tiene:
d(f,g) máx I/(x) - g(x)\
zE[a,b]
máx I/(x) - h(x) + h(x) - g(x)¡
zE[a,b]
~ máx {I/(x) - h(x)/ + Ih(x) - g(x)l}
zE[a,b]
~ máx I/(x) - h(x)1 + máx Ih(x) - g(x)1
zE[a,b] zE[a,b]
d(f,h) +d(h,g)
Así, pues, (C([a, b]), doo) es un espacio métrico.
Figura 2.4: Métrica uniforme o del máximo en C( a, b )
a b
Los siguientes ejemplos muestra como puede extenderse a este tipo de
espacios los conceptos y propiedades de los espacios métricos en general.
50
EJEMPLO 2.5.1
1. Consideremos C([O, 211'"]) con la métrica del máximo y el conjunto
A ={sen x + k: °~ k ~ 1}
Veamos cuál es la distancia de la función f(x) =x
2
+ 2 al conjunto
A. Se tiene
inf {máx Ix
2
+2-senx-kl = inf { máx {x
2
+2-senx-k}
0:9:9 ze[o,27rj 0:5k:51 ze[o,2"1
Para hallar este valor, pongamos g(x) =x
2
+2 - senx - k. Puesto
que
g'(x)=2x-cosx y g"(x)=2+senx>0,
si existe algún extremo relativo de 9 en el intervalo [0,211'"] será un
mínimo; por tanto, el máximo -que debe existir- estará en uno de
los extremos.
Hallando g(O) y g(211'") , es fácil verificar que el máximo ocurre en
211'", así que
inf { máx x
2
+ 2 - sen x - k} = inf {411'"2 + 2 - k} =411"2 + 1
0:5k:9 ",e[o.2"] 0:5k:51
2. Si
B = {cosx + k: 2 ~ k ~ 3}
¿cuánto vale d(A, B)?

PROBLEMAS
1. Sea A un conjunto cualquiera no vacío. Diremos que una función
f de A en IR es acotada si existe algún número real M > Otal que
I/(x)! ~ M para todo x E A. Designemos por B(A) al conjunto de
todas estas funciones.
Probar que
d: B(A) x B(A)
(/,g)
-t IR
-t sup I/(x) - g(x)1
"'eA
es una distancia en B(A).
2. Sea E el conjunto de todas las sucesiones reales (x
n
) acotadas (exis-
te algún k > Otal que Ixnl ~ k para todo n E N). Demostrar que
doo((x
n
), (Yn» = sup IX
n
- Ynl
n
define una métrica sobre E.
Al espacio (E,d) así definido se le denota por loo
3. Sea E el conjunto de todas las sucesiones reales (x
n
) tales que
lím X
n
=O. Demostrar que
doo((x
n
), (Yn» =sup jXn - Ynl
n
define una métrica sobre E.
Al espacio (E, d) así definido se le denota por ca
51
52
4. Demostrar que
dI (f, g) =lb If(x) - g(x)l dx
define una métrica en C([a, b)). Haga una representación gráfica de
la idea.
l
3 Topología de los espacios métricos
En los espacios métricos, hay ciertos subconjuntos con propiedades muy
notables y que se revelan como el instrumento indispensable para un
estudio serio y riguroso del Análisis Matemático. Éstos son los conjuntos
abiertos. Intuitivamente, A es un conjunto abierto si todos los puntos
próximos a x E A pertenecen también al conjunto. Por ejemplo, en la
recta real, el intervalo (a, b) es un conjunto abierto, pero no lo es (a, b]
porque hay puntos próximos a b que no pertenecen al conjunto. Desde
luego, esto no es más que una aproximación informal y el determinar si
un conjunto es abierto o no depende fundamentalmente, en los espacios
métricos, de qué distancia se ha de considerar.
Las definiciones precisas y las propiedades que de ellas se derivan es el
objetivo de este capítulo.
3.1 Conjuntos abiertos
Sea (E,d) un espacio métrico, un punto a E E y r > Oun número real.
Definici6n 3.1.1 Se denomina bola abierta de centro a y rndio r > Oal
conjunto
B(a,r) ={x E E: d(x, a) < r}
Se llama bola cerrada de centro a y rndio r > O al conjunto
B(a,r) = {x E E: d(x, a) ~ r}
Obsérvese que puesto que exigimos, y esto es importante, que r > O, tanto
cualquier bola, tanto abierta como cerrada, es un conjunto no vacío, ya
que al menos el centro pertenece a ella.
En (lR
3
, d
2
) el nombre de bola tiene un sentido geométrico clásico. Por
ejemplo,
B(O,l) = {(x,y,Z)EJR3:y!X
2
+y2+ z2<1}
= {(x,y,Z)EJ!tl:x
2
+y2+ z 2<1}
representa geométricamente una esfera, (sin la superficie esférica) una
bola a la que pertenecen todos los puntos cuya distancia al origen es
menor que l.
Esta visión geométrica suele ser, en general, muy útil. Sin embargo,
deberíamos ser muy precavidos cuando la usemos. En otros espacios o
con otras distancias las bolas abiertas o cerradas son conjuntos a los que
difícilmente llamaríamos bolas en la vida cotidiana.
Los ejemplos siguientes son muy importantes porque, sin duda, ayudarán
a aclarar nuestra definición pero también pondrán de manifiesto el peligro
de apoyarnos excesivamente en los conceptos geométricos.
53
EJEMPLO 3.1.1
l. Consideremos la recta real. La bola abierta de centro a y radio r
es el intervalo abierto
(a-r,a+r);
la bola cerrada de centro a y radio r es el intervalo cerrado
la - r,a +r).
2. En (1R
2
, d
2
) la bola abierta de centro °y radio 1 es el conjunto
B(O,l) {(x,y) E 1R
2
: "j(x
2
+ y2 < 1}
{(x,y) E 1R
2
: x
2
+y2 < 1}
Es decir, el círculo geométrico de centro °y radio 1, excluida la
circunferencia.
En (1R
2
, dd, se tiene
B(O, 1) :::: {(x,y) E 1R
2
: Ixl + Iyl < 1}
que son los puntos interiores a un cuadrado que está girado 1r / 4
radianes con respecto a los ejes.
y en (1R
2
, d
oo
)
B(O,l):::: {(x,y) E 1R
2
: máx{lxj,lyl} < 1}
que son los puntos interiores a un cuadrado (fig. 3.1).

Fi ra 3.1: Bolas abiertas en 1R
2
d ~
54
El resultado siguiente, que se conoce como propiedad de Hausdorff, tiene
una demostración casi evidente. A pesar de ello es tan importante y de
resultados tan fructíferos que conviene enunciarlo como un teorema.
Teorema 3.1.2 (Propiedad de Hausdorff). Sean x,y dos puntos distin-
tos de un espacios métrico (E, d) . Existen, entonces, dos bolas abiertas
B(x,r) yB(y,s) talque
B(x, r) n B(y, s) :::: 0
DEMOSTRACIÓN
Basta poner, por ejemplo, r:::: s:::: ~ d ( x , y )

La noción de bola abierta es la que nos permite definir con precisión a
los conjuntos abiertos.
En la recta real, sea x un punto cualquiera del intervalo (a, b)j si tomamos
r =mín {Ix - al, Ix - b\},
se tiene que
B(x,r) =(x - r,x + r) e (a,b)j
sin embargo, en el intervalo (a, b] existe un punto, b, para el que no existe
ninguna bola abierta B(b,r) contenida en él. De otra forma: existen
puntos tan cercanos como se quiera a b que no pertenecen al intervalo
(a,b].
Sea (E, d) un espacio métrico cualquiera y A un subconjunto de E.
Definición 3.1.3 Decimos que el conjunto A es un conjunto abierto en
(E, d) si para todo punto x de A existe una bola abierta de centro x
contenida en A.
Trivialmente, el propio conjunto E es abierto, lo mismo que el conjunto
vacío -¿para qué punto de 0 no existe una bola abierta contenida en
él?- Por otra parte el nombre de bola abierta nos sugiere que debería ser
también un conjunto abierto, pero este hecho, que es cierto, no es, sin
embargo, evidente y necesita de una demostración rigurosa.
Teorema 3.1.4 Toda bola abierta es un conjunto abierto
DEMOSTRACIÓN
Consideremos la bola abierta B(a,r) y x E B(a,r) un punto cualquiera
de ella (fig. 3.2). Nos proponemos demostrar que existe una bola abierta
de centro x contenida en B(a, r).
Sea
p =r - d(a, x) > O.
Veamos que B(x,p) e B(a,r). En efecto: sea y un punto cualquiera de
B(x,p); entonces
d(x, y) < P
y
d(a, y) <d(a,x)+p=r
Luego
y E B(a,r)
y, por tanto,
B(x,p) e B(a, r)

Conviene observar que el resultado anterior se verifica para cualquier
espacio métrico, independientemente de cuál sea el conjunto sobre el que
se define e independientemente de la distancia elegida.
55
e
56
Figura 3.2: llustración de la demostración en (lR
2
, d
2
)
r
EJEMPLO 3.1.2
1. En la recta real, todo intervalo abierto es un abierto. En efecto:
consideremos el intervalo abierto (a, b) y x E (a, b). Es fácil com-
probar que si
r = mín {Ix - al, Ix - bl},
entonces
B(x, r) e (a, b)
Sin embargo, conviene observar que esto se debe a la definición de
la distancia. Podemos, ciertamente; considerar en IR una distancia
de forma que un intervalo abierto no sea un conjunto abierto. No
deben, pues, confundirse ambos conceptos.
2. Consideremos el espacio métrico (IR2, d
2
) Y el subconjunto de IR
2
P ={(x, y) E lR
2
: Ixl < 1,lyl ~ 2}
P no es abierto, ya que para los puntos en los que y =2 no es posible
encontrar bolas abiertas de centro el punto considerado incluidas en
P.
En cambio, el conjunto
A = {(x,y) E IR
2
: Ixl < 1, Iyl < 2}
sí es abierto.

El teorema siguiente, a pesar de su sencilla demostración, es de extraor-
dinaria trascendencia.
Teorema 3.1.5
1. E Y 0 son conjuntos abiertos.
2. La unión de una familia cualquiera de conjuntos abiertos es un
conjunto abierto.
3. La intersección de un número finito de conjuntos abiertos es un
conjunto abierto.
DEMOSTRACiÓN
1. Evidente
2. Sea F la familia de conjuntos abiertos y
S= UA
AE:F
Si x E S, entonces x E A para algún A E F; pero A es abierto,
así que existe una bola abierta B(x, r) contenida en A y, por tanto,
contenida en S. Luego S es abierto.
3. Sean los conjuntos abiertos Al, A2
2
, • •• , A
n
Y
Si T = 0 la propiedad es trivialmente cierta. Supongamos que
T :f 0 y tomemos x E Tj entonces x E A", para k =1,2, ... , n, y
como A", es abierto, existen bolas abiertas
(k = 1,2, ... ,n)
Sea r =mín {ri, r2,"" r
n
}. Puesto que r ~ r", se tiene
así que
B(x,r) e B",(x,r",) e A",
B(x,r) e T
(k =1,2, ... , n)

El teorema anterior nos indica que las uniones de abiertos siempre resul-
tan ser abiertos, y lo mismo ocurre respecto a las intersecciones finitas.
Pero no se puede garantizar que la intersección de un número infinito de
abiertos sea un abierto.
EJEMPLO 3.1.3
Consideremos la recta real y los subconjuntos
An =(-1/n,1/n) nEN
La intersección de tal familia es el conjunto {O} que no es un abierto. Esto
significa que la demostración del teorema precedente debe fallar cuando
se aplica a este casOj ¿puede determinar dónde?

A la familia T formada por todos los conjuntos abiertos de (E, d) le
llamamos topología inducida en E por la distancia d. En lo que sigue,
cuando hablemos de un espacio métrico lo supondremos siempre dotado
de la topología inducida por la distancia.
Como ejemplo, el teorema precedente nos permite determinar la estruc-
tura topológica de cualquier espacio métrico discreto
EJEMPLO 3.1.4
Consideremos un conjunto E en el que se define la distancia trivial
dt(x,y) = { ~ : ~ : ~ ~
57
Para cualquier punto x E E, la bola abierta de centro x y radio r, viene
dada por
B(a,r) ={ ~ }
si r S 1
si r> 1
lo que supone que cualquier conjunto unitario es un abierto -contrástese
con lo que ocurre en la topología usual de 1R- y, por tanto, cualquier
subconjunto A e R es abierto, puesto que podemos poner
A = U{x}
"'EA
En general, en cualquier espacio métrico discreto todos los conjuntos son
abiertos. Desde luego este tipo de espacios carecen de interés por sí
mismos, pero se usan frecuentemente como contraejemplos.

3.2 Conjuntos cerrados
El sentido habitual en la vida ordinaria de cerrado es, desde luego, no
abierto. Aunque esta terminología sugiere que hablamos de una clasifi-
cación de los conjuntos en abiertos y cerrados, tal suposición es, desde el
punto de vista topológico, errónea. Debemos poner, pues, cierto cuidado
y revisar detenidamente las impresiones que inmediatamente se nos ocu-
rren cuando tratamos problemas de este tipo. Veamos ahora la definición
y las propiedades básicas.
Sea (E, d) un espacio métrico cualquiera y A un subconjunto de E.
Definición 3.2.1 Decimos que el conjunto A es un conjunto cerrado en
(E, d) si su complementario E \ A es un conjunto abierto
Trivialmente, el propio E y el conjunto vacío son conjuntos cerrados.
Veamos algún ejemplo más.
EJEMPLO 3.2.1
1. En la recta real, todo intervalo cerrado [a, b] es un conjunto ce-
rrado pues su complementario es abierto por ser la unión de los
dos conjuntos abiertos (-00, a) y (b, +00). También todo interva-
lo semiabierto no acotado es cerrado: [a, 00) es cerrado pues su
complementario es el conjunto abierto (-00, a).
2. Consideremos el espacio métrico (1R
2
, d
2
) .
El conjunto
p = {(x, y) E R
2
/lxl < 1, Iyl::; 2}
no es cerrado.
En cambio, el conjunto
A = {(x,y) E]R2 /Ixl ::; 1, Iyl ::; 2}
sí es cerrado.
58
3. En cualquier espacio métrico (E,d) todo conjunto unitario es ce-
rrado. En efecto, sea x E E; de acuerdo con la propiedad de Haus-
dorff, para cualquier y E E distinto de x, existen dos bolas abiertas
B(x,r) y B(y,s) disjuntas. Por tanto,
B(y,s) n {x} = 0
y
B(y,s) e E - {x};
luego E - {x} es abierto y {x} es cerrado.

Nótese que tanto E como 0 son conjuntos abiertos y cerrados a la vez.
Resulta oportuno llamar la atención del lector sobre el hecho de que
conjunto cerrado no se ha definido como aquél que no es abierto, ni
viceversa. Esto admite la posibilidad de que algún conjunto sea abierto
y cerrado, que sea una de las dos cosas o que no sea ni una ni otra.
La existencia de conjuntos abiertos y cerrados a la vez es particularmente
interesante y será estudiada más a fondo cuando tratemos de los conjuntos
conexos.
De forma análoga a las bolas abiertas, las bolas cerradas son también
conjuntos cerrados.
Teorema 3.2.2 Toda bola cerrada es un conjunto cerrado.
DEMOSTRACIÓN
Sea la bola cerrada B(a, r) en un espacio métrico (E, d) (fig. 3.3); veamos
que E \ B(a, r) es abierto.
Sea x E E \ B(a, r); entonces
d(x,a) > r
Llamemos
p = d(x,a) - r > O
y veamos que
B(x,p) e E\B(x,r).
En efecto, si
y E B(x,p),
entonces
d(x,y) < p= d(x,a) - r ~ d(x,y) +d(y,a) - r
y, por tanto,
d(y, a) > r
así que
y ~ B ( a , r )
e
yEE\B(x,r)

59
60
Figura 3.3: ilustración de la demostración en (1R
2
, d
2
)
- - - - - - ~ a
r
Antes de alargar la lista de ejemplos, veamos las propiedades básicas que
resultan inmediatamente de las leyes de De Morgan y las propiedades de
los conjuntos abiertos.
Teorema 3.2.3
1. E Y 0 son conjuntos cerrados
2. La unión de un número finito de cerrados es un conjunto cerrado.
3. La intersección arbitraria de cerrados es un conjunto cerrado.
DEMOSTRACIÓN
1. Trivial
2. Sean los conjuntos cerrados Al, A
2
, • •• , A
n
Ydesignemos
n
S= U AA:
A:=l
Se tiene
n n
E \ S =E \ UAA: = n(E \ AA:)
A:=l A:=l
Pero E \ AA: es abierto, por ser AA: cerrado y la intersección finita
de abiertos es un abierto, así que E \ S es abierto y, por tanto, S
es cerrado.
3. Sea:F una familia de conjuntos cerrados y designemos por
T= nA
AEF
entonces
E \ T = E \ nA = U(E \ A)
AEF AEF
Pero E \ A es abierto por ser A cerrado, así que E \ T es abierto
por ser unión de abiertos y, por tanto, T es cerrado.

EJEMPLO 3.2.2
1. Sea (E, d) un espacio métrico y A ={x}, X2,"" x
n
} un subconjun-
to no vacío finito de E. Puesto que
n
A = U{Xi}
i=1
se tiene que A es cerrado por ser unión de conjuntos cerrados.
2. La unión arbitraria de conjuntos cerrados no es, necesariamente, un
conjunto cerrado; por ejemplo, considérese la recta real y
00
A = U[O, 1 - l/n] =[0,1)
n=1
que no es un conjunto cerrado.
Comentario. En un espacio en el que la unión arbitraria de cerrados
sea siempre un conjunto cerrado todos los conjuntos son abiertos;
es decir: su topología es la discreta. En efecto: si A es un conjunto
cualquiera, se tiene
E\A= U {x}
"'EF\A
y, puesto que todo conjunto unitario es cerrado, E \ A sería cerrado
y A abierto.

3.3 Abiertos y cerrados en los subespacios
Si (E, d) es un espacio métrico y F un subconjunto no vacío de E, sabemos
que F da origen a un espacio métrico (F, d) con respecto a la métrica
inducida por d.
Nos proponemos ahora averiguar cómo son los conjuntos abiertos y los
conjuntos cerrados en el subespacio (F, d) Yqué relación guardan con los
abiertos y los cerrados en (E,d).
Antes que nada conviene precisar cómo son las bolas abiertas en (F, d),
punto de partida para todo. Tomemos un punto a E F Y un número real
r > O. De acuerdo con la definición, una bola abierta de centro a y radio
r en (F, d) es el conjunto
{x E F: d(a, x) < r};
pero esto no es otra cosa que FnB(a, r), donde B(a, r) es la bola abierta
de centro a y radio r en (E,d). Resulta, pues, que las bolas abiertas en
(F,d) no son más que las intersecciones de las bolas abiertas en (E,d)
con F.
Teorema 3.3.1 Un conjunto C e F es abierto en el subespacio (F, d)
de (E, d) si y sólo si existe un conjunto A abierto en (E, d) tal que
C=AnF
61
62
DEMOSTRACIÓN
Supongamos que A es abierto en (E,d) y C = AnF. Si C = 0, es abierto
en (F, d). Consideremos que C ¡. 0 y tomemos x E C. Pero entonces
x E A y A es abierto en (E, d), luego existe r > Otal que B(x, r) e Aj
pero esto implica que
FnB(x,r) e AnF =C
Es decir, existe una bola abierta de centro x en (F,d) contenida en C;
luego C es abierto en (F, d).
Recíprocamente, supongamos que C es abierto en (F, d). Entonces, para
cada x E C, existe un número real r., > Otal que
FnB(x,r.,) e C
Pero esto implica que
C= U(FnB(x,r.,))
.,ec
y, empleando la propiedad distributiva, tenemos:
C=Fn (U B(X,r.,)) .
.,eC
El conjunto A = U.,ecB(x,r.,) es abierto en (E,d) por ser unión de
conjuntos abiertos.

Al igual que los abiertos, los cerrados en (F, d) son las trazas de los
cerrados en (E, d) con F. Pero, antes de demostrar este hecho conviene
destacar que F es siempre abierto y cerrado en (F, d) aunque no sea
ninguno de los dos en (E, d).
Teorema 3.3.2 Un conjunto C e F es cerrado en el subespacio (F, d)
de (E, d) si y sólo si existe un conjunto A cerrado en (E, d) tal que
C=AnF
DEMOSTRACIÓN
Si A es cerrado en (E,d), es D = E \ A abierto y, por tanto, D n Fes
abierto en (F, d)j pero
así que A n F es cerrado en (F, d).
Recíprocamente, si C es cerrado en (F, d), es F \ C abierto en (F, d) y,
por tanto, existe D abierto en (E, d) tal que
F\C=DnF
El conjunto A =E \ D es cerrado en (E, d) y se tiene
A n F = (E n F) \ (D n F) =F \ (F \ C) =C

Como se ha visto, cerrados y abiertos en (F, d) pueden tener carácter
distinto como conjuntos del espacio métrico (E, d). Esto es porque los
resultados anteriores son independientes del carácter de F como subcon-
junto del espacio (E, d). Sin embargo, cuando F es abierto o cerrado, la
relación entre los abiertos y cerrados de (E,d) y (F,d) es muy simple.
Teorema 3.3.3 Todo conjunto abierto en (F, d) es abierto en (E, d) si
y sólo si F es un conjunto abierto en (E,d).
DEMOSTRACIÓN
Si todo conjunto abierto en (F, d) es abierto en (E, d), entonces F que es
abierto en (F,d) será abierto en (E,d).
Recíprocamente, supongamos que F es abierto en (E, d); todo conjunto
B abierto en (F, d) es tal que B =AnF, siendo A abierto en (E, d); pero
esto implica que B es abierto en (E, d) por ser intersección de abiertos.

Ahora será fácil para el lector probar el resultado análogo para los cerra-
dos.
Teorema 3.3.4 Todo conjunto cerrado en (F, d) es cerrado en (E, d) si
y sólo si F es un conjunto cerrado en (E, d) .
La lectura precipitada de los resultados anteriores dan lugar a errores muy
comunes. Cuando F es abierto en (E, d), todo conjunto abierto en (F, d)
es abierto en (E, d), pero, ¡ojo!, no se afirma nada sobre los conjuntos
cerrados; de hecho, no todo cerrado en (F,d) tiene que ser cerrado en
(E,d). ¿Puede el lector buscar un ejemplo?
EJEMPLO 3.3.1
1. En el espacio (IR, d) consideremos el subconjunto de Q de los núme-
ros racionales. Cualquier abierto en (IQ, d) es de la forma A n Q,
donde A es un abierto de (IR, d). Así, por ejemplo, el conjunto
B ={x E IQ: °< x < 1}
es un conjunto abierto en (IQ, d).
(Obsérvese, sin embargo que B no es un conjunto abierto en (IR, d».
2. Sea el subconjunto de R2
F={(X,Y)EIR
2
:xy>1}
Fácilmente se ve que F es abierto en (1R
2
, d2) y, por tanto, todo
abierto en (F, d2) es un conjunto abierto de (1R
2
, d
2
). En particular
A=B«O,O),2)nF
es un conjunto abierto en (F,d
2
) yen (1R2,d
2
).
Por otra parte,
F\A
es un conjunto cerrado en (F, d
2
), pero no lo es en (1R
2
, d
2
). ¿Podría
el lector decir por qué?

63
3.4 Distancias equivalentes
Hemos visto que es posible definir distancias diferentes sobre un mis-
mo conjunto E, y que esto da lugar a espacios métricos que, al menos
en principio, han de considerarse distintos. Sin embargo no siempre las
topologías inducidas por tales distancias son diferentes; esto es: los con-
juntos abiertos en una son conjuntos abiertos en la otra y viceversa. En
este sentido, cabe considerar, desde un punto de vista topológico, ambos
espacios como idénticos. El estudio de bajo qué condiciones ocurre tal
cosa es el objeto de esta sección.
Definición 3.4.1 Dos distancias dI y d
2
definidas sobre un mismo con-
junto E son topol6gicamente equivalentes si las topologías de los espacios
(E, d¡) Y(E, d
2
) coinciden.
La definición anterior significa que si el conjunto A es un conjunto abierto
en el espacio métrico (E,d¡) también lo es en el espacio (E,d
2
) y vice-
versa. Obviamente, los cerrados también coinciden. En realidad, supone
que todas las propiedades topológicas coinciden. Cuestiones como la con-
vergencia o la continuidad, por ejemplo, mantienen, pues, su condición
bajo distancias topológicamente equivalentes.
Ahora bien, no es fácil determinar mediante la definición si dos distancias
son topológicamente equivalentes. Por ello se hace necesario dar algunos
criterios más operativos y es lo que hacemos a continuación.
Teorema 3.4.2 Dos distancias dI y d
2
definidas sobre un mismo con-
junto E son topológicamente equivalentes si y sólo si
1. para cada bola abierta Bd, (a, r) en el espacio (E, d¡) existe una bola
abierta B
d2
(a, s) en el espacio (E, d
2
) tal que B
d2
(a, 8) e Bd, (a, r);
y
2. para cada bola abierta Bd2(a, s) en el espacio (E,d2) existe una bola
abierta Bd, (a, r) en el espacio (E, dI) tal que B
d
, (a, r) e B
d2
(a, 8).
DEMOSTRACIÓN
Supongamos primero que dI y d
2
son equivalentes y sea Bd, (a, r) una bola
abierta en (E,d¡). Puesto que todo conjunto abierto en (E,d¡) es tam-
bién un conjunto abierto en (E, d2), se tiene que Bd, (a, r) es un conjunto
abierto en (E,d2) y, por tanto, debe existir una bola Bd2(a,8) incluida
en Bd, (a, r). Un razonamiento análogo prueba la inclusión contraria.
Recíprocamente, sea A un conjunto abierto en (E, dI)' Para cualquier
x E A existe entonces una bola abierta Bd, (x, r) contenida en A; pero
esto significa que hay una bola abierta en (E, d
2
), B
d2
(x, 8),0 tal que
Luego, A es un conjunto abierto en (E, d
2
). De forma análoga se prueba
que A es abierto en (E,d¡) si A es abierto en (E,d
2
).

El que dos distancias dI y d2 sean topológicamente equivalentes significa,
pues, que las topologías inducidas en (E,d
I
) y (E,d
2
) coinciden y con
64
ella, todas las propiedades topológicas. Sin embargo, no tiene por qué
ocurrir así con las propiedades estrictamente métricas. Por ejemplo, la
distancia usual d y la distancia d' (x, y) =inf{1, d(x, y)} son topológica-
mente equivalentes (véase el problema 17); sin embargo no existe ningún
número real k > Otal que d(x,y) ~ k para todo x,y E IR mientras que
d'(x,y) ~ 1 para todo x,y E IR.
Así, pues, para que tales propiedades métricas coincidan en un espacio y
en otro, necesitamos imponer condiciones más fuertes sobre las distancias.
La definición siguiente muestra qué condiciones deben cumplir dI y d
2
para poder considerarlas como métricamente equivalentes.
Definición 3.4.3 Dos distancias dI y d
2
definidas sobre un mismo con-
junto E son equivalentes si existen dos constantes reales positivas h y k
tales que para todo x, y E E se verifica
1. dI(x,y) ~ hd
2
(x, y)
2. d2(X, y) ~ kd
I
(x, y)
Teorema 3.4.4 Si dos distancias dI y d
2
definidas sobre un mismo con-
junto E son equivalentes, entonces son topológicamente equivalentes.
DEMOSTRACiÓN
Supongamos que dI y d
2
verifican 1; probaremos que para cada bola
abierta Bd, (a, r) existe una bola Bd. (a, s) contenida en ella. En efecto,
todos los x E E que verifican
verifican también
dI (a, x) < hd
2
(a, x) < r
luego
Bd.(a,r/h) e Bd,(a,r)
De forma análoga, si dI y d
2
verifican 2 entonces todo x E E que verifica
kd¡(a,x) < r
verifican también
luego
Bd,(a,r/k) e Bd.(a,r)
Esto prueba que las distancias dI y d
2
son topológicamente equivalentes.

Es natural estar tentado de concluir que el recíproco del teorema ante-
rior es cierto, pero no es así; dos distancias pueden ser topológícamente
equivalentes y no verificar alguna (o ambas) de las condiciones para ser
equivalentes (problema 17).
65
3.5 Problemas
66
EJEMPLO 3.4.1
1. En lR la distancia usual d y la métrica trivial d
t
no son equivalen-
tes. Basta observar que los conjuntos unitarios {x} son abiertos en
(IR, d¡) Yno lo son en (IR, d).
2. En lR
2
, las distancias, dI y d
oo
son equivalentes. En efecto; se tiene
dl(X,y) = IXI - YII + I
X
2 - Y21
~
2 máx {lxI - yd, IX2 - Y21}
=
2d
oo
(x, y)
y también
doo(x,y) máx{lxI - YII, IX2 - Y21}
~ IXI - YI! + I
X
2 - Y21
= dI (x, y)

1. Sea el espacio métrico (lR
2
, d), con
d(x, y) = inf{l,d
2
(x,y)}
Hallar B(a, r) y B(a, r).
2. Decidir si los conjuntos siguientes son abiertos o cerrados en los
espacios
(lR
2
,dd, (lR
2
, ~ ) Y (lR
2
,d
oo
).
(a) A = {(x,y) E lR
2
: y = tanx}
(b) B ={(x,y) E lR
2
: y =v'4 - x
2
}
(c) C ={(x,O) E lR
2
: x E [0,1]}
3. Decir si los conjuntos siguientes son abiertos o cerrados en (lR
2
, d)
yen (lR
2
, dd.
(a) A = {(x, y) E lR
2
: y = tan x}
(b) B= {(x, y) E lR
2
:y=v'4-x
2
}
(c) C={(x,0)ElR
2
:xE[0,1]}
4. Demostrar que un conjunto no vacío en un espacio métrico cual-
quiera es abierto si y sólo si es la unión de una familia de bolas
abiertas.
5. Mostrar que en cualquier espacio métrico, la unión infinita de ce-
rrados no es, necesariamente, un cerrado.
6. Demostrar que todo conjunto cerrado en lR es intersección de una
familia numerable de abiertos.
7. Sean los conjuntos A y B en el espacio métrico (E, d). Probar que
se verifica
(a) Si A es abierto y B es cerrado, entonces A \ B es abierto.
(b) Si A es cerrado y B es abierto, entonces A \ B es cerrado.
8. Encontrar dos conjuntos A y B de IR? cerrados y disjuntos tales que
no existan Xo E A, Yo E B de forma que
dz(xo,yo) =dz(A,B)
¿Ocurre lo mismo en (lR?, d¡)?
9. Sea A un conjunto de números reales abierto, no vacío y acotado. Si
llamamos Q =inf A y (3 =sup A, demuéstrese que Q l/. A Y(3 l/. A.
10. Sea (E, d) un espacio métrico, a E E Y r > O un número real.
Probar que
{xEE:d(x,y»r}
es un conjunto abierto y que

es un conjunto cerrado.
11. Sea el subconjunto de lit?
F ={(x, y) E lR
z
: xy > 1}
y
A =B(O, 2) nF
Probar que F \ A es un conjunto cerrado en (F, dz), pero no lo es
en (lR
z
, dz).
12. En (lR, d) consideramos el subconjunto Z de los números enteros.
(a) ¿Cómo Son las bolas abiertas en (Z,d)?
(b) Describir los abiertos y los cerrados de (Z, d)
13. En (lR
z
, dz) se considera el conjunto
F ={(x, y) E lR
z
: Ixl < 2, Iyl < 1}
Decidir si el conjunto
A={(x,Y)ElR
Z
:(x-2)2+ y2::;I,x<2}
es abierto o cerrado en (lR
z
, d2) yen (F, dz).
14. Sea (E, d) un espacio métrico y F un subconjunto de E. Enton-
ces (F, d) es un subespacio métrico. Sea ahora G e F. Probar
que (G,d) es el mismo considerado como subespacio de (E,d) y de
(F,d).
15. Sea (E, d) un espacio métrico y F YG subconjuntos de E tales que
FUG=E
Probar que si A e F n G es abierto en (F, d) Y (G, d), entonces es
abierto en (E, d).
16. Probar que d
1
, dz Ydeo son distancias topológicamente equivalentes
en 1R
2
• (Generalizar también a lR
n
).
(a) Utilizando el teorema 3.4.2
(b) Utilizando el teorema 3.4.4
67
17. Definimos en 1R
2
la aplicación
d·(x,y) =mín {K,d2(X, y)}
donde K > Oes una constante. Probar que d· es una distancia y
es topológicamente equivalente a d2. ¿Son equivalentes?
18. Para cualquier número real x se define la parte entera de x, [x]
como el mayor entero menor que x. Sea
dq(x, y) =I[x] - [y]1 + ¡(x - [x]) - (y - [y])1
(a) Probar que d
q
es una distancia en IR.
(b) ¿Cómo son las bolas abiertas?
(c) ¿Existen constantes positivas h y k tales que
hdq(x,y)::; d(x,y)::; kdq(x,y)?
(d) ¿Son equivalentes d
q
y la distancia usual?
(e) Probar que d
q
y d inducen la misma métrica sobre Z.
3.6 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones
EJEMPLO 3.6.1
1. En C([a, b]) con la métrica uniforme la bola abierta de centro f y
radio r es el conjunto de todas las funciones reales, g, continuas en
[a, b] y tales que
f(x) - r < g(x) < f(x) +r
para todo x E [a, b] (fig. 3.4).
2. Sea C([O, 27r]) con la métrica del supremo y
A ={sen x + k: O< k < 1}
Tomemos
f(x) =sen x + leo E A
La bola abierta de centro f y radio r > Oes el conjunto de funciones
g, continuas en [O,27r] que verifican
sen x +k
o
- r < g(x) < sen x +leo +r
Si ponemos (fig. 3.5)
para todo x E [O,27r]
r
g(x) =sen x + 2sen(8x) +ko,
puesto que
r
-r < 2sen(8x) < r
se tiene
sen x + leo - r < g(x) < sen x +leo +r
Por lo tanto, g(x) E BU, r) y 9 ~ A. Así que A no es un conjunto
abierto.

68
Figura 3.4: Bola abierta en C([a, b])
I
g(x) I
I
a
Figura 3.5:
f(x) + r
I
I
--;-----,: f (x)
I
I
I
f(x) - r
I
I
I
I
I
I
I
b
PROBLEMAS
1. Decir si los conjuntos siguientes son abiertos o cerrados en C([O, 1])
con la métrica uniforme.
(a)
(b) B ={j E C([O, 1]) : f(O) =O}
2. En el conjunto E de todas las sucesiones reales (x
n
) acotadas (es
decir Ixnl k, para algún k > O), la aplicación
d«xn), (Yn)) = sup IXn - Ynl
n
define una métrica sobre E. Decir si el conjunto
A = {(x
n
) E E: límx
n
=O}
es abierto o cerrado.
69
3. En C([O, 1]) consideramos las distancias
d(J,g) = máx If(x) - g(x)¡ y lf(J,g) = r
l
If(x) - g(x)1 dx
0$"'9 Jo
Sea r > O; se define 9 E C([O, 1]) mediante
{
4x
()
_ --+4
9 x - r
2
si O$ x < tr
si tr $ x $ 1
70
Probar que 9 E Bd' (J, r) y que 9 f/. Bd(J, 1). Deducir de ello que d
y d' no son equivalentes.
4 Subconjuntos notables
4.1 Interior, exterior y frontera de un conjunto
En (1R
2
, d
2
) consideremos el subconjunto (fig 4.1)
A = {(x,y) E 1R
2
: 4x
2
+y2 < 1}
Si tomamos el punto
a = (O, -1/4) E A
podemos encontrar una bola abierta B(a,r) incluida en A; basta tomar,
por ejemplo, r =1/4.
Sea ahora el punto
b =(1, -1);
la bola abierta B(b, 1/2) está incluida en el complementario de A.
Es decir, no sólo a E A Y b E E \ A, sino que además podríamos decir
informalmente, que a está completamente dentro de A y que b está com-
pletamente fuera de A. Con otras palabras: los puntos suficientemente
cercanos a a son también de A y los puntos suficientemente cercanos a b
son también del complementario de A.
Ahora bien, no todos los puntos de 1R
2
se comportan de esta forma; para
el punto
c = (1/4, ..12/3)
no existe ninguna bola abierta B(c,r) contenida en A o en su comple-
mentario; esto es: toda bola abierta B(c, r) contiene a la vez puntos de
A y puntos de su complementario (¿cuáles, por ejemplo?), lo que supone
que existen puntos cercanos que pertenecen a A y puntos cercanos que
no pertenecen a A.
Fi ura 4.1: Interior, exterior y frontera
71
72
Sea (E,d) un espacio métrico.
Definición 4.1.1 Un punto x E E es un punto interior a un conjunto
A e E si existe una bola abierta B(x, r) contenida en A. El conjunto de
los puntos interiores a A se llama interior de A y se designa por int(A).
Un punto x E E es un punto exterior a un conjunto A e E si existe una
bola abierta B(x, r) contenida en el complementario de A. El conjunto de
los puntos exteriores a A se llama exterior de A y se designa por ext(A).
Un punto x E E es un punto frontera de un conjunto A e E si toda
bola abierta B(x, r) contiene puntos de A y de su complementario. El
conjunto de los puntos frontera de A se llama frontera de A y se designa
porfr(A).
Consecuencia directa de ladefinición es que int(A) e A y ext(A) e E\A.
Nótese, sin embargo, que la condición de interior, exterior o frontera de
un punto depende de la existencia o no de ciertas bolas abiertas y, por
tanto, de la distancia y como se haya definido. Esto significa que para un
conjunto dado un punto puede ser interior a un conjunto si se considera
una distancia y no serlo si se considera otra distancia. Por otra parte es
evidente que si las distancias son equivalentes, los puntos no pierden su
condición. Basta tener en cuenta el teorema 3.4.2.
Frecuentemente, para determinar el interior, exterior y frontera de un
conjunto en IRR, las ayudas geométricas son de gran ayuda, pero no siem-
pre tenemos situaciones cercanas a nuestra intuición, y fiarse en exceso
de ella puede ser a veces muy peligroso. Veamos algún ejemplo.
EJEMPLO 4.1.1
1. En la recta real, consideremos el conjunto Q de los números racio-
nales. Ningún intervalo abierto está contenido enteramente en el
conjunto Q, luego
int(Q) =0.
Tampoco existe un intervalo abierto enteramente incluido en IR\ Q,
por tanto
ext(Q) =0.
Finalmente, entonces,
fr(A) = IR.
Como se ve, int(A) puede muy bien ser vacío sin que lo sea A. Tal
situación es de mucho interés y volveremos sobre ella más adelante.
2. Sea el espacio (lR,dd y A = [0,1). Si x E A, entonces
B(x,1) = {x} e A,
así que x es un punto interior a A. Por otra parte, si x ~ A, la bola
abierta B(x, 1) estará contenida en IR \ A y x es un punto exterior
a A. Es evidente, finalmente, que entonces fr(A) =0.

El resultado siguiente pone de manifiesto, como es fácil de intuir, que
para cada conjunto A, los conjuntos int(A), ext(A) y fr(A) suponen una
clasificación del conjunto E.
Teorema 4.1.2 Para cada A e E, los conjuntos int(A), ext(A) y fr(A)
son disjuntos dos a dos y
int(A) U ext(A) U fr(A) =E.
DEMOSTRACIÓN
Es evidente que
int(A) n fr(A) =0 y ext(A) n fr(A) =0.
También se verifica que int(A) n ext(A) =0 pues si x E int(A) entonces
x E A Ysi x E ext(A) entonces x E E-A.
Además
E = int(A) Uext(A) U fr(A),
pues si x E E Yx r¡. int(A) Uext(A) entonces toda bola B(x, r) contiene
puntos de A y de su complementario, luego x E fr(A).

La clasificación de los puntos de E que, de esta forma, genera cualquier
conjunto A da lugar a numerosas cuestiones interesantes. De entre todas
ellas, sin embargo, la de mayor importancia es la de que el concepto de
interior de un conjunto permite caracterizar a los abiertos.
Teorema 4.1.3 Para todo A e E, se tiene que int(A) y ext(A) son
conjuntos abiertos y fr(A) es cerrado.
DEMOSTRACIÓN
Desde luego, int(A) es abierto si es vacío. En otro caso, por definición de
interior, para cada x E int(A) existe una bola abierta B(x, r) contenida
en A. Veamos que todo punto de B(x, r) es interior a A.
Como B(x, r) es abierto, para cada y E B(x, r) existe una bola abierta
B(y,s) contenida en B(x,r); luego B(y, s) e A. Esto prueba que todos
los puntos de B(x, r) son interiores a A, es decir que B(x, r) e int(A) y,
por tanto, int(A) es abierto.
Por otra parte, es inmediato que ext(A) = int(E \ A), así que también
ext(A) es un conjunto abierto.
Finalmente, como
fr(A) =E \ (int(A) Uext(A))
y el conjunto int(A) Uext(A) es abierto por ser unión de abiertos, fr(A)
es un conjunto cerrado.

El hecho de que int(A) sea un conjunto abierto tiene una consecuencia
muy interesante: los puntos interiores nos permiten dar una caracteriza-
ción de los conjuntos abiertos.
73
Teorema 4.1.4 int(A) es el mayor abierto contenido en A. Esto es: si
B es otro conjunto abierto contenido en A, entonces B e int(A).
DEMOSTRACiÓN
En efecto, si B es un abierto contenido en A y x E B, existe una bola
abierta B(x, r) contenida en B y por tanto en A, luego todo punto x E B
es interior a A y B e int(A).

El resultado anterior tiene una consecuencia inmediata:
Teorema 4.1.5 Un conjunto A es abierto si y sólo si todos sus puntos
son interiores. Esto es: si y sólo si A =int(A).
Resulta ahora conveniente para lo que sigue ampliar la noción de entor-
no de un punto x -que ya se vio en IR, aunque con una definición más
restringida- al de un conjunto que, en cierta medida, enooelve a x.
Definición 4.1.6 Un conjunto A es entorno de un punto x si x es un
punto interior a A.
En particular, una bola abierta de centro x y radio r > Ocualquiera es
un entorno de x y un conjunto abierto es entorno de cualquiera de sus
puntos. También es fácil ver que la unión arbitraria y la intersección
finita de entornos de x son también entornos de x.
Teorema 4.1.7 Para cualquier subconjunto A y x E E, las condiciones
siguientes con equivalentes
1. A es un entorno de x.
2. Existe un conjunto abierto U tal que x E U e A.
DEMOSTRACiÓN
Que (1) implica (2) es evidente, pues si x es interior a A, existe una bola
abierta B(x, r) tal que x E B(x, r) cA.
Veamos el recíproco. Puesto que x E U y U es abierto, existe una bola
abierta B(x,r) e U e A y, por tanto, x E int(A).

4.2 Adherencia y acumulación de un conjunto
Como se ha visto, los puntos interiores pueden servir para caracterizar a
los conjuntos abiertos. De forma análoga, existen puntos que permiten
caracterizar a los conjuntos cerrados: son los puntos adherentes. Intuiti-
vamente, un punto x es adherente a un conjunto A si no puede separarse
de A mediante una bola abierta. La definición precisa y apropiada es la
siguiente.
74
Fi ura 4.2: Puntos adherentes
Definición 4.2.1 Un punto x E E es un punto adherente a un conjunto
A e E cuando todo bola abierta B(x,r) contiene puntos de A.
El conjunto de puntos adherentes a A se llama adherencia o clausura de
A y se designa por A.
Desde luego, todo punto x E A es adherente a A: basta tener en cuenta
que toda bola abierta B(x, r) contiene a x. Sin embargo puede muy bien
ocurrir que x sea adherente a A sin que x pertenezca a A; en la práctica,
este es el caso más interesante.
EJEMPLO 4.2.1
1. Consideremos en (IR
2
, d
2
) el grafo de la función f (x) = sen(l/x)
sobre (0,1/11-]; es decir:
A = {(x,sen(l/x) : O< x 1/1l}
Todo punto (O,y) tal que -1 Y 1 es un punto adherente a A.
Por supuesto, también todo punto (x,sen(l/x)) con O< x < 1/1l
es también un punto adherente puesto que pertenece a A.
2. En un espacio discreto (E, dd un punto x es adherente a un sub-
conjunto A de E si y sólo si x E A. Para ver esto basta recordar
que B(x, 1) = {x}

=sen(l/x)
r-
I
I
i
L___ .
75
76
Como puede suponerse, los puntos adherentes guardan una estrecha re-
lación con los puntos interiores y los puntos frontera.
Teorema 4.2.2
A =int(A) Ufr(A)
DEMOSTRACIÓN
Si x E A toda bola abierta B(x, r) contiene puntos de A, así que x no
pertenece a ext(A)¡ es decir:
x E int(A) U fr(A)
y, por tanto,
A e int(A) Ufr(A).
La inclusión contraria es evidente a partir de las definiciones.

El resultado anterior nos permite mostrar cómo los puntos adherentes
pueden determinar si un conjunto es cerrado o no.
Teorema 4.2.3 Para cada conjunto A e E el conjunto A es cerrado y
es el mínimo cerrado que contiene a A; esto es: si B es un conjunto
cerrado tal que A e B entonces A e B.
DEMOSTRACIÓN
Desde luego, A es un conjunto cerrado puesto que
A =int(A) Ufr(A) =E \ ext(A).
Sea B un cerrado que contenga a A. Tenemos que probar que A e B o
lo que es equivalente,
E\B e E\A.
Sea x E E \ B; como B es cerrado, E \ B es abierto y existirá una bola
abierta B(x, r) contenida en E \ B; además, como E \ B e E \ A, será
B(x,r) nA =0,
luego x f/. A, es decir, x E E \ A como queríamos probar.

Y, como consecuencia inmediata:
Corolario 4.2.4 Un conjunto A e E es cerrado si y sólo si A =A.
Consideremos ahora el conjunto M = (0,1) U {2}. No es muy dificil
comprobar que M = [0, lJ U{2}. Ahora bien, entre los puntos adherentes
1 y 2 hay ciertas diferencias que conviene precisar; en efecto, toda bola
abierta B(I, r) contiene puntos de M distintos del 1. Sin embargo, el
único punto de M que contiene la bola abierta B(2, 1/2) es, precisamente,
2; ningún otro punto de la bola pertenece a M. Precisemos estas ideas.
Definición 4.2.5 Un punto x E E es un punto de acumulación de un
conjunto A e E cuando toda bola abierta B(x, r) contiene puntos de A
distintos de x.
El conjunto de puntos de acumulación de A se llama el conjunto derivado
de A y se designa por A' .
Puede muy bien suceder que un conjunto no admita ningún punto de
acumulación, así como admitir muchos. Nótese que no se exige en la
definición que x E A, pero puede suceder. Es evidente, además, que todo
punto de acumulación es punto de adherencia, pero el contrario no es
cierto. Existen puntos de adherencia que no son puntos de acumulación.
Un ejemplo trivial es el conjunto
A ={a}.
Esto motiva la siguiente definición.
Definición 4.2.6 Un punto x E E es un punto aislado de un conjunto
A si es un punto de A que no es de acumulación.
Veamos algún ejemplo.
EJEMPLO 4.2.2
1. En la recta real, todo punto x E N es un punto adherente de N,
pero no es de acumulación puesto que
(B(x, 1/2) \ {x}) n N =0
En otras palabras, todo punto x E N es aislado.
2. Si
A = {1, 1/2, 1/3, ... , l/n, ... }
entonces A' = {O} Ytodos los elementos del conjunto son aislados.
3. En (lR
2
, d
2
) consideremos el conjunto
A = {(x,sen(l/x) : O< x ~ llrr}
Todo punto (O, y) tal que -1 ~ Y ~ 1 es punto de acumulación y
también lo son los puntos x E A.

Para que un conjunto tenga la posibilidad de admitir puntos de acumu-
lación debe ser infinito (problema 12); dicho de otra forma: un conjunto
finito no admite puntos de acumulación.
Recíprocamente, como se ha visto en los ejemplos, si un conjunto es infini-
to no puede asegurarse que admita puntos de acumulación. No obstante,
en ciertos espacios (los normados de dimensión finita), conjuntos infinitos
que satisfagan una débil hipótesis adicional (acotados) sí tienen puntos de
acumulación. Este es el famoso teorema de Bolzano-Weierstrass ya visto
en (Ji, d) Ysobre el que volveremos más adelante; desgraciadamente, no
es válido en un espacio métrico cualquiera.
77
78
En general, A' puede contener desde ninguno hasta infinitos puntos y su
relación con A puede ser cualquiera: coincidir con él, contenerlo, estar
contenido en él, ser disjunto o ninguna de estas cosas. Algunos de estos
casos dan origen a diversos tipos de conjuntos de gran importancia, como
veremos más adelante.
Teorema 4 . 2 ~ 7 Para cada A e E se verifica A ::: A U A'.
DEMOSTRACIÓN
A e A y todo punto de acumulación es adherente, luego A' e A. De
ambos resulta que
AUA
'
cA.
Veamos que también se verifica el recíproco. Sea x E A¡ entonces para
toda bola abierta B(x, r) se cumple B(x, r) nA -1- 0. Puede suceder que
exista una bola abierta B(x, r) tal que
B(x,r)nA= {x},
en cuyo caso x E A, o bien que para toda bola abierta B(x, r) sea
(B(x,r) \ {x}) n A -1- 0,
en cuyo caso x E A'. En todo caso x E A U A'.

La consecuencia inmediata del resultado anterior es que es posible carac-
terizar a los cerrados por medio de sus puntos de acumulación. Basta
tener en cuenta que A es cerrado si y sólo si A ::: A = A U A'. Por tanto
Corolario 4.2.8 Un conjunto A e E es cerrado si y sólo si contiene a
todos sus puntos de acumulación.
A pesar de todos los casos patológicos, nos atrevemos a dar algunas inter-
pretaciones intuitivas, con la poca confiabilidad que ellas merecen, pero
contando con la benevolencia del lector.
Podemos pensar que cualquier conjunto de un espacio métrico está limi-
tado (de su complementario) por una concha o cáscara que es su frontera.
Lo que se encuentra dentro de la cáscara es el interior del conjunto y el
conjunto con toda la cáscara es la clausura. Si el conjunto no incluye
nada de la frontera es abierto y si la incluye toda es cerrado; en caso de
incluir sólo una parte, el conjunto no es abierto ni cerrado (problema 4).
Debemos insistir en que tales interpretaciones son excesivamente simplis-
tas. El concepto de espacio métrico es de una extraordinaria generalidad
e incluye una abrumadora variedad de espacios, algunos de los cuales
son muy extraños, sucediendo en ellos cosas que desconciertan nuestra
modesta intuición que no pasa de ]R3. Aun en ]R2 y hasta en la recta,
pueden considerarse conjuntos tan complejos que desafian nuestro senti-
do común. Debe, pues, el lector tomar las interpretaciones intuitivas en
esta teoría abstracta con toda la desconfianza que merecen y a guisa de
mera orientación.
4.3 Subconjuntos densos
Definición 4.3.1 En un espado métrico, (E, d), un conjunto D es denso
si
D=E.
El conjunto E es denso trivialmente; es, por cierto, el único conjunto
cerrado y denso, ya que si A fuese denso y cerrado, entonces A =A =E.
Pero existen también subconjuntos propios que son densos. Por ejemplo,
ya se ha visto que ij =IR - Q =IR así que Q y IR - Q con subconjuntos
densos en (IR, d).
La idea de que un subconjunto denso rellena a E se pone de manifiesto
en el resultado siguiente.
Teorema 4.3.2 Un conjunto D es denso en E si y sólo si para todo
abierto no vacío A e E se verifica que A n D # 0.
DEMOSTRACIÓN
Sea D denso en E y A un subconjunto abierto. Para cualquier x E A
existe una bola abierta B(x, r) e A. Puesto que x E 15 se ~ i e n e que
B(x, r) n D # 0 y, por tanto,
DnA # 0.
Recíprocamente, supongamos que A es abierto y A n D # 0. Sea x E E;
puesto que B(x, r) es abierto, B(x, r) n D # 0 y D es denso.

Por extensión, si D e A e E, diremos que D es denso en A si D es denso
en el subespacio métrico (A, d). Esto significa que D es denso en A si y
sólo si
DnA=A
o, equivalentemente, si y sólo si
AeD.
(Véase el problema 8).
EJEMPLO 4.3.1
Sea IR con la distancia usual y A = (0,1). El conjunto de los números
racionales del intervalo (0,1), es decir, el conjunto
D=QnA,
es denso en A, puesto que
QnA =[0,1]
y, por tanto,

79
4.4 Problemas
BO
Los conjuntos densos son, desde luego, de muy variada especie. Algunos
de ellos, los que son a la vez conjuntos numerables, tienen una gran
-importancia.
Definición 4.3.3 Un espacio métrico (E,d) es separable si contiene un
subconjunto denso y numerable.
La recta real es un ejemplo típico de espacio separable puesto que Q=IR
YQ es numerable. También lo es, en general, (IR", d
2
) y, por supuesto,
con cualquier otra distancia equivalente. En el apéndice de este capítulo
puede el lector interesado ver un ejemplo muy sugerente de espacio no
separable.
Teorema 4.3.4 Si (E, d) es separable, toda familia de abiertos no vacíos
y disjuntos entre sí es numerable.
DEMOSTRACIÓN
Si (E, d) es separable, contendrá un conjunto A denso y numerable. Sea
:F una familia de abiertos B
a
disjuntos entre sí.
Puesto que A es denso y B
a
abierto, se tiene que
AnBa f 0
Además, (A n R
a
) n (A n B/3) =0. Así, pues, la familia
g = {A n R
a
: B
a
}
que es numerable, por serlo A, puede ponerse en biyección con:F. Por
tanto :F es numerable.

Aunque la denominación de separable se suele reservar a los espacios,
por extensión, diremos que un conjunto A es separable si posee un sub-
conjunto denso en A y numerable, lo que no supone nada nuevo: lo que
realmente estamos diciendo es que (A, d) es separable.
1. En (lR, dt) y (lR; d
q
), hallar el interior, exterior y frontera de los
siguientes conjuntos:
(a) (0,1)
(b) [0,1]
(e) {(-l)nln:nEN}
(d) Q
2. En (lit? , d
2
) hallar el interior, exterior y frontera de los conjuntos
(a) {(x, y) E]R.2 : x =lln (n E N),O $ V $l}
(b) {(x,V) E]R.2 : xV > l}
(e) {(x,y) E lR
2
: x =n, V = lln (n EN)}
3. Sean A y B dos subconjuntos en (E,d). Demostrar que
(a) int(A n B) = iot(A) n int(B)
(b) int(A) U int(B) e int(A U B). Dése un ejemplo en el que el
contenido sea estricto.
(e) int(A UB) = int(A) U int(B) si fr(A) n fr(B) = 0
(d) int(int(A» = int(A)
4. Probar que
(a) fr(A) =freE \ A)
(b) A es abierto si y sólo si A n fr(A) = 0.
(e) A es cerrado si y sólo si fr(A) e A
(d) A es abierto y cerrado si y sólo si fr(A) =0.
5. Sean A y B dos subconjuntos en (E, d). Demostrar que
(a) AUB=AuB
(b) A n B e A n B. Dése un ejemplo en el que el contenido sea
estricto.
(e) A es abierto si y sólo si A n Be A n B para todo B e E.
6. Sea A e E y
:F = {B e E: A e By B es cerrado}
Probar que
A= nB
BEF
7. Sea A un conjunto abierto y B un conjunto cualquiera en un espacio
(E,d). Demuéstrese que
(a) AnBCAnB
(b) AnB=AnB
(e) A n B =0 si y sólo si A n B =0
8. Sea (F, d) un subespacio de (E, d) YA e F; designemos por int(A)F
y A
F
al interior y la clausura de A en (F, d), respectivamente.
(a) Probar que int(A)F = (E \ F \ A) n F
(b) Dar un ejemplo en el que int(A)F f. int(A) nF.
-F -
(e) Probar que A =A nF
9. (F, d) subespacio de (E, d) Y B cerrado en (F, d). Demostrar que
B es cerrado en (E,d) si y sólo si B e F.
10. Sean A y B dos subconjuntos en (E, d). Demostrar que
(a) A' es un conjunto cerrado.
(b) Si A e B, entonces A' e B'.
(e) (AUB)'=A'UB'.
(d) (A n Bl' e A' n B'. Dése un ejemplo de contenido estricto.
81
82
11. Contestar razonadamente si son ciertas o falsas las siguientes afir-
maciones.
(a) Si a E A YA es abierto, a es de acumulación de A.
(b) Sea F cerrado y x E F, entonces x es un punto aislado de F
si y solo si F \ {x} es cerrado.
(c) Si A no es cerrado y a E A \ A, entonces a es un punto de
acumulación de A.
12. Sea x un punto de acumulación de A. Probar que B(x, r) n A
contiene infinitos puntos para todo r > O.
13. Probar las siguientes relaciones
(a) (A)' =A'.
(b) E\A=E\int(A).
(c) E \ A == int(E \ A).
14. Probar que todo punto aislado de A es también un punto aislado
de A. ¿Se cumple el recíproco?
15. En (lR, d
t
) Y(IR; d
q
), hallar la adherencia y los puntos de acumula-
ción de los siguientes conjuntos:
(a) (0,1)
(b) [0,1)
(c) {(_l)njn:nEN}
(d) iQ
16. En (lR
2
,d
2
) hallar la adherencia y los puntos de acumulación de los
conjuntos
(a) {(x,y) E lR
2
: x =l/n (n E N),O :s Y:S 1}
(b) {(x,y) E ]R2 : xy > 1}
(c) {(x,y) E ]R2 : x == n,y =l/n (n E N)}
17. Probar los siguientes hechos relativos a las distancias. (Se supone
A ~ E )
(a) x E A si y sólo si d(x, A) = O.
(b) x E int(E \ A) si y sólo si d(x, A) > O
(c) x E int(A) si y s610 si d(x, E \ A) > O
(d) d(A,B) =d(A,B)
(e) A es denso en E si y sólo si d(x, A) =°para todo x E E.
18. Dado un conjunto A del espacio métrico (E,d), comprobar si los
conjuntos siguientes son densos o no en E.
(a) E \ fr(A)
(b) (E \ A) U A
(c) (E\A)Uint(A)
19. Si A es un abierto y B es denso en (E, d), demostrar que A n B =A.
20. Probar que A es denso si y sólo si int(E \ A) =0.
21. Demostrar que si A y B son abiertos y densos en (E, d), entonces
A U B es denso.
22. Proporcionar un ejemplo de una familia numerable de conjuntos
densos cuya intersección no sea densa.
23. Probar que
(a) Un espacio discreto es separable si y sólo si E es numerable.
(b) ]Rn con la métrica usual es separable.
(c) En un espacio métrico separable todo subconjunto es separa-
ble.
24. Sean dI y d
2
dos distancias equivalentes sobre E y A un subconjunto
de E. Probar que
(a) el interior, exterior y frontera de A coinciden en (E, d¡) Y
(E,d
2
).
(b) la adherencia y los puntos de acumulación de A coinciden en
(E, d¡) Y(E, d
2
).
(c) si A es denso en (E, dI), entonces es denso en (E,d
2
).
25. Un conjunto A es fronterizo en (E, d) si su complementario, E \ A
es de1l8o. (Precaución con las intuiciones).
(a) Mostrar que, en general, la frontera de un conjunto no es siem-
pre un conjunto fronterizo.
(b) Probar que si A es abierto y fronterizo, entonces A =0.
(c) Probar que A es cerrado y fronterizo si y sólo si fr(A) == A
26. Un conjunto A es diseminado en (E, d) si el complementario de su
clausura, E \ A es denso.
(a) Probar que si A es un conjunto abierto o cerrado en un espacio
(E, d), entonces fr(A) es diseminado.
(b) Probar que si A y B son diseminados en un espacio métrico
(E, d), entonces A UB es diseminado.
(c) Consideremos (Q, d) donde d es la métrica inducida por la de
la recta real. Probar que todo conjunto unitario es diseminado.
N6tese que Q es la unión de todos los conjuntos unitarios, así
que esto prueba que la unión arbitraria de conjuntos disemi-
nados no es, necesariamente, un conjunto diseminado.
27. Probar
(a) A es fronterizo si y sólo si int(A) =0.
(b) A es diseminado si y sólo si int(A) == 0
28. Probar
(a) Si A es cerrado y fronterizo, entonces A es diseminado.
(b) si A es diseminado entonces A es fronterizo.
29. (a) Proporcionar un ejemplo de conjunto fronterizo que no sea
diseminado.
(b) Dar un ejemplo de conjunto fronterizo y denso.
83
4.5 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones
EJEMPLO 4.5.1
Sea C([O, 1]) con la distancia del máximo y el subconjunto
A = {f E C([O, 1)) : f(x) < 1 para todo x E [0, In
Se está tentado de decir que la frontera es la función f(x) = 1. En cierto
sentido esto es cierto, pero no totalmente.
Sea una función cualquiera, f E C([O, 1]. Si
máx f(x) =p < 1,
"'E[O,l]
entonces se tiene BU, 1 - p) e A. En efecto, si 9 E BU, 1 - p) entonces
g(x) < f(x) + 1 - P < 1
para todo x E [0,1], así que 9 EA.
Por otra parte si
máx f(x) =p > 1,
"'E[O,l]
entonces f(xo) =p para algún Xo E [0,1). Por tanto si 9 E B(f,p - 1) se
tiene
g(xo) > f(xo) - p+ 1> 1
y
máx g(x) > 1,
"'E[O,l]
de modo que 9 't Aj asi pues, B(f,p - 1) e C([O, 1)).\ A.
Finalmente, si máx"'E[O,l] f(x) =1, se tiene para cualquier r > °
1
f(x) - r < f(x) - 2r < f(x) + r
y
1
f(x) - r < f(x) + 2r < f(x) + r
de forma que f(x) - ~ r y f(x) + ~ r pertenecen a la bola abierta B(f, r).
Además
1 1
máx f(x) - -r =1 - -r < 1
" ' E ~ ) J 2 2
y
1 1
máx f(x) + -2r =1 + -r > 1
"'E(O,l] 2
así que en toda bola abierta BU, r) hay puntos de A y de su complemen-
tario y, por tanto, f es un punto frontera.
En resumen
\
84
int(A)
ext(A)
fr(A)
{f E C([O, 1]) : máx f(x) < 1}
"'E[O,l]
= {f E C([O, 1]) : máx f(x) > 1}
"'EIO,l]
{f E C([O, 1]) : máx f(x) =1}
"'EIO,l]
EJEMPLO 4.5.2
Llamemos COO al conjunto de todas las sucesiones reales tales que x
n
=O
salvo para un número finito de términos.
Claramente COO es un subconjunto de CO, Tomemos un punto cualquiera
(x
n
) de Co y sea r > Oun número real positivo cualquiera.
Puesto que X
n
--+ O, existirá no tal que X
n
E (-r, r) para n > no. Ponga-
mos, entonces
{
X si
Yn = On si
Es claro que la sucesión (Yn) E COO,
Además, se tiene
IXn - Ynl =O
IXn - Ynl < r
n:S no
n > no
si n:Sno
si n>no
(recuérdese que X
n
E (-r, r) para n > no) así que
suplXn - Ynl < r
n
lo que supone que (Yn) E B«x
n
), r). Por tanto, en cualquier bola abierta
B«xn),r) hay algún punto de Coo, y, por tanto, COO es denso en Co.

EJEMPLO 4.5.3
lOO, el espacio de las sucesiones reales acotadas con la distancia del su-
premo no es un espacio separable. En efecto: llamemos B al conjunto
de las sucesiones cuyos términos son todos ceros o unos. Este conjunto
no es numerable y es inmediato que si (x
n
) e (Yn) son dos puntos de B,
entonces
d«xn), (Yn» = sup IXn - Ynl = 1
n
De aquí se deduce que el conjunto
es una familia de abiertos disjuntos no numerable. En resumen lOO no
puede ser separable.

PROBLEMAS
1. Hallar el exterior, interior y frontera en C([O, 1)) con la métrica
uniforme del conjunto
A ={f E C([O, 1)) : feO) = f(l) =O}
2. Hallar la adherencia y los puntos de acumulación en C([O, 1)) con
la métrica uniforme de los conjuntos
(a) A ={f E C([O, 1]) : f(x) < 1 para todo x E [0,1]}
(b) B = {f E C([O, 1]) : feO) = f(l) = O}
85
5 Conjuntos conexos
La propiedad topológica de la conexión es de gran interés en el Análisis
y la Topologia. Intuitivamente un conjunto es conexo cuando es de de
una sola pieza, es decir no está separado en partes, tal como el intervalo
[0,1) en la recta real; en consecuencia será no conexo cuando conste de
varias piezas. Ahora bien, en toda partición de un conjunto las partes
son disjuntas y, por consiguiente, el in.tervalo conexo [0,1) se puede partir
en partes disjuntas, aun siendo de una sola pieza. No basta, pues, para la
conexión la posibilidad de partición, sino que es necesario que las partes
estén separadas.
5.1 Conjuntos separados
Que dos conjuntos estén separados es una propiedad más fuerte que tener
simplemente intersección no vacía. Por ejemplo, es intuitivamente claro
que los subconjuntos A =(0,1) YB =[1,2) de la recta real tienen inter-
sección vacía, pero no puede decirse que estén separados: basta observar
que A UB = (0,2) que está constituido por una sola pieza. Sí están se-
parados, sin embargo los subconjuntos (0,1) Y(1,2). Debemos imponer,
por tanto, condiciones más fuertes para admitir que dos conjuntos están
separados.
Comenzamos con una definición formal.
Definición 5.1.1 Dos subconjuntos A y B de un espacios métrico (E, d)
están separados si ningún punto de adherencia de A pertenece a B, ni
ningún punto de adherencia B pertenece a A. O sea:
AnB=0 y AnB=0
A la vista de la definición, es importante observar que si dos conjuntos
están separados, entonces son disjuntos; el recíproco, sin embargo, no es
cierto como ya ha quedado de manifiesto.
EJEMPLO 5.1.1
1. Los subconjuntos del plano (fig. 5.1)
A ={(x, y): x
2
+y2 > l}
y
B={(x,y):x
2
+y2<1}
están separados. En efecto: puesto que
A ={(x,y): x
2
+y2 ~ l}
y
B= {(x, y) :X
2
+y2 ~ l}
se tiene que
AnB=0 y AnB=0
87

Díaz Moreno, José Manuel Introducción a la topología de los espacios métricos / José Manuel Díaz Moreno. -- Cádiz : Universidad, Servicio de Publicaciones, 1998. -- 200 p. ISBN 84-7786-514-0 l. Espacios métricos. 1. Universidad de Cádiz. Servicio de Publicaciones, ed. 11. Título.
515.124

Edita: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz I.S.B.N.: 84-7786-514-0 Depósito Legal: CA-741/1998 Diseño Cubierta: CREASUR Imprime: Jiménez-Mena, s.1. Polígono Industrial Zona Franca. Cádiz Printed in Spain

PRÓLOGO

Como estructura matemática abstracta, el concepto de espacio métrico fue introducido inicialmente por el matemático francés M. Fréchet en 1906, y más tarde desarrollado por F. Hausdorff en su Mengenlehre. En parte, su importancia radica en que constituye una interesante generalización de los espacios normados, cuya teoría fue básicamente desarrollada por Stephan Banach como cimiento del Análisis Funcional. El desarrollo posterior de las investigaciones sobre topología métrica ha puesto de manifiesto su extraordinario poder para unificar una amplia variedad de teorías hasta entonces dispersas y aparentemente independientes. Actualmente, todas las obras de topología general dedican algún espacio al tratamiento de los espacios métricos, bien como caso particular de los espacios topológicos, bien como una manera natural de introducirlos. Sin embargo, la teoría de los espacios métricos es el fundamento indispensable para un estudio serio y riguroso del Análisis Matemático y puede presentarse en forma de una hermosa teoría acabada, muy asequible a la intuición geométrica y poco propensa a presentar fenómenos patológicos, muy al contrario de lo que ocurre con los espacios topológicos, raras veces al alcance de la intuición, llenos de sutilezas axiomáticas y de extraños fenómenos. Todo ello inclina a pensar que la teoría de espacios métricos merecería un estudio independiente; sin embargo, existe un sorprendente vacío de obras dedicadas al desarrollo independiente de la topología métrica. Este libro, que tiene su origen en los cursos que sobre la materia el autor explica en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cádiz, recoge los principales conocimientos que es necesario poseer para estar en condiciones de seguir posteriormente un curso de Análisis Funcional elemental. El autor espera además que el lector perciba y disfrute de la belleza matemática que los espacios métricos por sí mismos representan. Los prerrequisitos para asimilar el contenido de este libro son pocos; desde un punto de vista formal, los únicos conocimientos previos que se presuponen son: familiaridad y destreza con las nociones elementales de la teoría de conjuntos, incluyendo lo relativo al principio de inducción y las nociones básicas sobre numerabilidadj y, muy especialmente, el conocimiento del cuerpo de los números reales, particularmente en lo que se refiere al axioma del supremo y a los resultados básicos sobre valor absoluto y desigualdades. El capítulo Oestá dedicado a recordar las nociones que deberían conocerse antes de abordar el texto en sí. Finalmente, el último capítulo, requiere conocimientos elementales de álgebra lineal. Con tales requisitos, la experiencia demuestra que el material del presente libro puede adoptarse como texto para un curso semestral de topología métrica destinado a estudiantes de Matemáticas o disciplinas afines. Aunque sería deseable que el lector poseyera cierta madurez matemática lograda después de haber perdido la inocencia matemática, predomina en la obra la idea de introducir la estructura definición-teoremademostración, característica de la matemática contemporánea, tan suavemente como sea posiblej además cada concepto nuevo se acompaña de motivaciones intuitivas, en un lenguaje llano y ordinario (en ocasiones con el riesgo que ello conlleva) y se ha procurado siempre destacar la significación y grado de trascendencia de los resultados.

pues. por lo que se han añadido al texto. en el capítulo 9 con una introducción a los espacios normados en el que se ha tratado.Al final de cada capítulo se ofrece una numerosa colección de problemas. Estoy en deuda con el doctor don Francisco Benítez Trujillo. y a veces sorprendentes. tres conceptos fundamentales y que constituyen junto al estudio de las aplicaciones continuas entre espacios métricos (capítulo 8). ii . a 10 más se cita alguno en calidad de contraejemplo. los capítulos 3 y 4 tienen la tarea de introducir los elementos topológicos primigenios. que. Tales espacios métricos son complejos de analizar en un primer curso sobre topología métrica pero ofrecen contraejemplos no triviales sobre algunas cuestiones poco intuitivas. de resaltar las especiales. aparecen como fuertemente independientes. Se finaliza. le confieren una mayor significación y apuntan hacia ramificaciones interesantes. Es en este sentido. y sólo en este. un estudio cuidadoso porque deriva en una serie de teoremas fundamentales que constituyen los resultados más notables de la teoría. fundamentalmente. relaciones entre dos estructuras. En los capítulos. Exigen. Esto ayudará al lector a situar el contenido del libro y le familiarizará con las nociones más habituales en un contexto más asequible que la teoría general. se habla respectivamente de las propiedades de conexión. el núcleo central. Sin embargo. al menos en principio. los problemas evidencian las posibilidades de la teoría. no se debe interpretar que puede prescindirse de ellos.7 se tratan clases especiales de espacios métricos que son de importancia particular en las aplicaciones del Análisis Matemático. 5. por el contrario. haciendo muchas sugerencias siempre valiosas y útiles. Junto a la base axiomática de los espacios métricos.6. compacidad y completitud. Algunos capítulos finalizan con un apéndice dedicado a los espacios de sucesiones y de funciones. pero se ha intentando no hacer uso de ellos como parte integral del desarrollo teórico. la topológica y la algebraica. El capítulo 1 introduce casi todos los conceptos básicos de la topología métrica en la recta real. quien leyó y corrigió el manuscrito. Todo el capítulo 2 sirve para que el lector comprenda que los axiomas que definen los espacios métricos (que desde el punto de vista estructuralista constituyen el inicio abstracto de la teoría) son el resultado de un largo proceso de abstracción y de trabajo científico sobre las nociones intuitivas de distancia.

0. . . .1 0. .6 Apéndice. ..2 2. . . .. . 1 5 8 10 Conjuntos acotados. . . . .5 Apéndice..2 Interior. 2 Espacios métricos 2.4 Sucesiones . . ~ .6 Problemas .. . Espacios de funciones y espacios de sucesiones 3 Topología de los espacios métricos 3. exterior y frontera de un conjunto 1.1 Conjuntos abiertos y conjuntos cerrados 1. 3. . .5 Conjuntos densos ..5 Problemas . . 39 42 45 48 50 53 Espacios y subespacios métricos .3 Valor absoluto . Espacios de funciones y espacios de sucesiones .2 0. 1. . .. . 14 15 19 19 23 25 29 30 34 39 1 Topología usual de R 1. Distancias entre conjuntos 2.1 2..Índice General o Introducción 1 . .6 Conjuntos numerables Problemas . Supremo e ínfimo Intervalos 0. Conjuntos compactos.3 Distancias .. 0. 2.4 1. . . . .1 3.5 0.4 Problemas .4 Distancias equivalentes .. 3.3 Abiertos y cerrados en los subespacios 3. .2 Conjuntos abiertos Conjuntos cerrados 53 58 61 64 66 68 iii 3.. . . .3 Adherencia y acumulación de un conjunto 1.... .

3 Continuidad local .. . ...6 Problemas .4 Aplicaciones contractivas y teorema del punto fijo.7 Problemas . Subsucesiones 117 122 124 128 131 133 137 140 145 7. . . . . 6.2 5. .. .5 Algunos espacios completos importantes n 7. 6 .4 Propiedad de Bolzano-Weierstrass 6. . .3 Sucesiones de Cauchy 7.2 Conjuntos acotados y totalmente acotados .. . . .4 Conjuntos separados Conjuntos conexos 87 89 93 95 96 99 5. . . . Continuidad global Continuidad uniforme 145 152 158 161 164 167 8. .3 Subconjuntos densos 4.4 Subconjuntos notables 71 71 4. .5 Apéndice. Espacios de funciones y espacios de sucesiones 5 Conjuntos conexos 5. .1 5.6 Conjuntos compactos en R 7.6 Apéndice.. . . 8.2 8. . . Espacios de funciones y espacios de sucesiones 8 Aplicaciones continuas 8. . . .3 Componentes conexas Conjuntos conexos en la recta real 5. . .2 Interior. . . Conjuntos totalmente acotados 99 103 106 110 112 114 111 6. . .5 Problemas .5 Homeomorfismos e isometrías 8. 7.5 Problemas . exterior y frontera de un conjunto Adherencia y acumulación de un conjunto 74 79 80 84 81 4. Conjuntos compactos 6. .3 Conjuntos compactos . . . . .2 Sucesiones . .1 6. . .1 7.1 4. 6. Espacios de funciones y espacios de sucesiones 1 Sucesiones y espacios completos 7.. . . . .1 8. 4. iv .4 Problemas . .8 Apéndice. .4 Espacios y subespacios completos 7. . .

. .6 Problemas .3 9.1 172 Espacios normados . .5 Topología de los espacios normados . 172 175 179 182 185 191 193 197 199 9. 9. .7 Apéndice.. . Normas equivalentes Aplicaciones lineales continuas Espacios normados de dimensión finita.4 9. Espacios de funciones y espacios de sucesiones BibliogratTa índice de términos v . 9..2 9.9 Espacios normados 9.

V3/ = 1 +. 1.1 Para todo número a E IR definimos el valor absoluto lal de a como sigue: lal = { Tenemos..1 Valor absoluto El hecho de que -a > O si a < O es la base de un concepto. con frecuencia se pueden emplear métodos más sencillos. O I . 171 = 7. b::.v'lOl = v'lO .o Introducción Este capítulo cero debe interpretarse como un breve recordatorio de algunas propiedades de los números reales estrechamente relacionadas con los axiomas de cuerpo y orden que los define. b ~ O.O y y y y b ~ O. +. por ejemplo. 0. O. el de valor absoluto. el lector debería poner un especial cuidado en comprender y dominar los conceptos y propiedades aquí expuestos porque serán usadas profusamente a lo largo de este libro. que lal es siempre positivo excepto cuando a = O y. que va a desempeñar un papel sumamente importante en este curso. Definición 0. por ejemplo.V3. para demostrar que la + bl ::. lal + Ibl deberían considerarse los cuatro casos posibles (i) (ii) (iii) a~O a~O a::. 11 +. Aunque se espera más bien que este capítulo sirva de soporte técnico al objeto principal de nuestro estudio. b ::.O (iv) a::. Por ejemplo.J2 . el método más directo de atacar un problema referente a valores absolutos requiere la consideración por separado de distintos casos. Aunque esta manera de tratar valores absolutos es a veces el único método disponible. 101 = O.J2 .31 11 y = 3.1.J2 - En general. a -a si si a ~ O a::. Hemos tenido la necesidad de reprimir tentaciones de desarrollar y ahondar en una variedad de cuestiones que conducen a resultados de gran trascendencia pero que están fuera de nuestras necesidades.J2 . Nótese. y o. 1 .

-Ial :5 a. es el mayor de los números a y -a. o bien. b E IR se verifica -b :5 a:5 b si y sólo si DEMOSTRACIÓN Se tiene que -b :5 a S b si y sólo si -b :5 y a y a :5 bj es decir. por la proposición anterior.4 Para todo a.por tanto. -(Ial + lb!) :5 a + b :5 lal + Ibl y.1. así que • lal S b Proposición 0. si y sólo si b ~ -a.3 Para todo a. sumando. ~ -a. la + bl :5 lal + Ibl • 2 . -a} = lal. Por tanto. b E IR se verifica la + bl Sial + Ibl DEMOSTRACIÓN Puesto que se tiene.1. -a} se tiene que lal ~ a y lal -Ial :5 a :5 la\.2 Para todo a E IR se tiene -lal:5 a :5lal DEMOSTRACIÓN Puesto que lal = máx {a. -a}. Teorema 0. Proposición 0. que permite probar de forma muy simple algunos resultados básicos.1. • Los resultados anteriores pueden usarse ahora para demostrar ciertos hechos muy importantes relativos a valores absolutos. -b :5 a :5 b si y sólo si b ~ máx{a. lal = máx {a. este hecho puede utilizarse para dar una definición alternativa.

Ibl $ DEMOSTRACiÓN Ilal..bl· La primera desigualdad es obvia. n. . Ibl-Ial ::. de forma análoga. n.1.bl y. -(¡al-lb!)} = lIal-lbll • Cuando identificamos lR con la recta real de la manera habitual.O Y pongamos y Sustituyendo ahora x=p lail e y=- Ib¡1 q 3 . lal-Ibl ::.5 Para todo a. el hecho de que a2 ~ O para todo numero real a. de las desigualdades importantes: la desigualdad de Schwarz. Así que la . Por ejemplo I ± 51 = 5 significa que los puntos 5 y -5 están a una distancia 5 del origen.6 (desigualdad de Schwarz) Si ai y bi son números reales para todo i = 1.O y algún b¡ #. la - la .Teorema 0. . la .Ibll ::. entonces DEMOSTRACiÓN Si ai = O o b = O para todo i = 1. pues..1) lo que permite probar la primera.bl + Ibl. Veamos la segunda: se tiene lal = la . por el elemental que pueda parecer.. En particular se tiene para cualesquiera números reales x e y (¿cómo se deduce esto?) (0. por tanto. La idea fundamental en que se basan en última instancia la mayor parte de las desigualdades que involucran a valores absolutos es. .bl· bl ~ máx{lal-lbl. Más generalmente. pero demoraremos esta cuestión hasta su momento adecuado.b+ bl ::. el valor absoluto noS permite definir la distancia entre dos números reales cualesquiera. que existe algún a¡ #.1. sin duda.. i Supongamos. Teorema 0. el valor absoluto de un número lal puede interpretarse como la distancia desde el origen al punto a. lb .al = la . bE lR se verifica lal. . la desigualdad es evidente.

.1). • 4 .b. .n. laill b. entonces DEMOSTRACIÓN Puesto que E lai + b. Ib.. t..1 + L Ibil2 .1. y.=1 + 2 E la. Teorema 0. por la desigualdad de Schwarz.1 n 2 ) 1/2 • La desigualdad de Schwarz es la base para demostrar otro hecho que tendrá una muy importante consecuencia en el capitulo 2 (en su momento. .n) de forma que y. se tiene (i::: 1. .=1 i=1 n n se tiene. el lector intuirá inmediatamente donde).• en la desigualdad (0./ n ( $ pq::: ~ lail 2 n ) 1/2 ( t.=1 . finalmente.1 (desigualdad de Minkowski) Si ai Y bi son números reales para todo i ::: 1.. . por tanto.1 $ E lail 2 n n 2 .

Tal número x se llama una cota superior de A. e igualmente lo son 2. de hecho. 9.: O ~ x < 1} es un conjunto acotado. cualquier número real negativo es una cota inferior y también lo es O. acotado inferiormente si existe un número x E lR tal que x ~ a para todo a E A. El conjunto A =:: {x E IR. es decir. 2. El conjunto IR. lo cual es bastante fácil: por ejemplo.1 1.0. entonces 5 . : a (d) {x E lR: a ~ x ~ b} 3. 2. 138 es una cota superior de A. siendo a una cota inferior y b una cota superior. Evidentemente. Del mismo modo.2. los intervalos siguientes son conjuntos no acotados (a) {xEIR:x<a} (b) {x E IR : x (c) > a} {xElR:x~a} (d) {x E IR. Para demostrar que A está acotado basta con exhibir alguna cota superior y alguna cota inferior de A. está 1. EJEMPLO 0. Obsérvese que si x es una cota superior de A. Sean a y b dos números reales tales que a < b. acotado superiormente si existe un número x E lR tal que a ~ x para todo a E A. un conjunto acotado superiormente tiene. Tal número x se llama una cota inferior de A. si z es otra cota superior.2. un conjunto acotado inferiormente tiene una infinidad de cotas inferiores. entonces y > x es también una cota superior de A¡ por tanto. acotado si está acotado superior e inferiormente.1 Se dice que un conjunto no vacío A e IR. de números reales y los números naturales N son ejemplos de conjuntos que no están acotados superiormente. 3/2.2 Conjuntos acotados. < x < b} (b) {x E IR : a < x ~ b} (c) {x E IR : a ~ x < b} (a) {x E IR. Los intervalos siguientes son todos acotados. una infinidad de cotas superiores. • Sea A e IR un conjunto no vacío y acotado y supongamos que existe una cota superior mínima x. 5/4 Y 1. por otra parte. Supremo e ínfimo Definición 0.: x ~ a} 4. Para cada a E IR. 1 es la cota superior mínima de A y O es la cota inferior máxima.

Veamos que si c > a entonces no es cota inferior: si c > b > a. se tiene que x = (a+ c)/2 verifica a < x < c y x E A.e y son ambos cotas superiores mínimas de A. y (b) si y es una cota superior de A. Consideremos el problema del supremo (las cuestiones relativas al ínfimo se resuelven con facilidad por analogía). análogamente. En efecto. entonces x es el supremo de A y. entonces x ~ y e y ~ x (¿por qué?) y. Es evidente que si A no está acotado superiormente. la cuestión es evidente y si a < c < b. Se dice que un número x E lR es el supremo de A y se escribe x = sup A si verifica (a) x es una cota superior de A. x E IR con a A < by B = {x: a < x ~ b}. Nótese que si existe un x E A tal que a ~ x para ~odo a E A. Sean a y b dos números reales tales que a < b y A={xElR:a<x<b}. EJEMPLO 0. a es.2 1. y (b) si y es una cota inferior de A. 1. una cota inferior de A. x = y. Por tanto a = inf A.2. si x ~ a para todo a E A. entonces y ~ = inf A x. = inf B = inf C = a C = {x : a ~ x ~ b} se tiene inf A y supA = supB = supC = b. así que c no es cota inferior de A. si existe una cota inferior máxima de A. entonces x ~ y. b. De forma análoga se demuestra que b = sup A.2. 2. entonces A no tiene 6 . esta debe ser única. Son estas consideraciones las que motivan las definiciones siguientes. x es el ínfimo de A. Análogamente. • Hemos omitido hasta aquí un detalle: la cuestión de cuáles son los conjuntos que tienen ínfimo o supremo. evidentemente. Es evidente que si x . de forma análoga. Definición 0.2 Dado un conjunto no vacío A e IR. 2. por tanto. se tiene entonces inf A =a y sup A = b. de forma que no puede haber dos cotas superiores mínimas distintas. = {x: a ~ x < b}. En general. cuando inf A E A se le suele llamar mínimo y se escribe mín A. Se dice que un número x E lR es el ínfimo de A y se escribe x si verifica (a) x es una cota inferior de A.x es menor o igual que z. cuando el sup A E A se le suele llamar máximo y se escribe máx A y. Si a.

a veces. 2a ~ l/n así que 2a es también una cota inferior y debe verificar 2a ~ a. y por cierto muy importante. Luego. la propiedad del supremo caracteriza. por tanto. Nótese que esto significa que para todo e > O existe un número natural n con l/n < e. Ahora vamos a demostrar que N es no acotado. En efecto. 1 • Al comienzo de este capítulo se ofreció el conjunto N de los números naturales como ejemplo de conjunto no acotado. tan importante que vale la pena enunciarlo con detalle. quizá la causa sea el que se haya dejado influir demasiado fuertemente por la imagen geométrica de lR. El lector puede quedar sorprendido de encontrarse con un teorema tan evidente. se tiene O < l/n. en realidad. por tanto. llame la atención del lector por su falta de originalidad. Teorema 0. así que O es una cota inferior de A y.3 Dado A se tiene inf A = {l/n : n E N} = O. De forma análoga. nuestra intuición es correcta y el aserto es verdadero. En particular. La propiedad del supremo no es. a = O. Es posible que esta propiedad. Sin embargo. después de todo no se cumple para los números racionales Q (véase el problema 12). EJEMPLO 0. Si esto es así. A tiene ínfimo. se tiene la tentación de afirmar que siempre que A tiene alguna cota superior. un hecho que será utilizado frecuentemente en este curso. a los números reales. escribiremos sup A = oo. De hecho. por conveniencia.3 1. para el ínfimo pondremos inf A = -oo. cuya demostración omitimos. también será = ~ l/n para a<. pero esta es. un raciocinio basado sobre una imagen geométrica no constituye una demostración. en cierto modo.2n y. 7 .ninguna cota superior. de donde a ~ O. por tanto. Aunque los conjuntos no acotados superiormente no tienen supremo y. entonces tiene supremo. de modo que no puede tener supremo. Recíprocamente. Aunque no daremos una demostración formal aquí. entonces se verifica que a todo n E N. Si A e lR es un conjunto no vacío y acotado superiormente. precisamente. Pongamos a inf A. Si A 2. puesto que O < n para todo n E N. la notación sup A carece de sentido. tan inocente como parece. con a ~ O. e lR es un conjunto no vacío y acotado injeriormente entonces tiene ínfimo. una de sus virtudes.2. tiene supremo. La propiedad de que N no es acotado recibe el nombre de propiedad arquimediana de los números reales porque se deduce de un axioma de la geometría que se suele atribuir (no con absoluta justicia) a Arquímides.2.

un número racional.lI son números reales tales que x < y.1 ~ n para todo n E N. b) .2. en contradicción con el hecho de que cr es la cota superior mínima.1 es también una cota superior de N. Teorema 0.2. Esta propiedad es tan importante. al menos. cr ~ n +1 para todo n E N.b) = {x E lR: a < x < b} = {x E lR : a ~ x < b} Los interoalos semiabiertos (o semicerrados) de extremos a y b se definen de la forma (a. por tanto. el resultado anterior significa que en cada intervalo abierto (a. un concepto que proviene de la topología y que será precisado en su momento. En consecuencia. así que cr .1 (a». b) hay.3 Intervalos Hay nueve tipos de subconjuntos de lR llamados interoalos que tienen un papel relevante en el análisis de las funciones reales y conviene. Pero esto significa que cr . entonces existe un número racional r tal que x < r < y 11 un número irracional p tal que x < p < Y. 0. Se llama interoalo abierto de extremos a y b Yse designa por (a.4 N no está acotado superiormente.5 Si X.b] = {x E lR: a < x ~ b} 8 y [a. puesto que n + 1 está en N si n está en N. b) al conjunto de los números reales estrictamente comprendidos entre a y b: (a. Entre otras consecuencias. Puesto que N :f 0. existiría una cota superior mínima cr para N. • El que lR sea arquimediano es la base de un resultado extraordinariamente poderoso que enunciamos aquí porque haremos uso de ella frecuentemente. que recibe un nombre específico: decimos que 10 es denso en lR. Sean a y b dos números reales tales que a < b. familiarizarse con ellos. Los cuatro primeros son conjuntos acotados y pueden visualizarse como segmentos de la recta real (figura 0.Teorema 0. Entonces cr ~ n para todo n E N. DEMOSTRACIÓN Supongamos que N estuviese acotado superiormente.

: a::.Se llama intervalo cerrado de extremos a y b Y se designa por [a. 9 .00) = IR Fi ura 0. Además.b] (b) • • El (a. b}.: x::. x::.a) = {x E IR. : x ~ a} representadas gráficamente en la figura 0. b] al conjunto de números reales [a.b] [a. a) (-oo. y E A.: x < a} (a.1: Intervalos (a) o • o • El El • a I • b I (a.b] = {x E IR. (0) = {x E IR. a (c) • O I Todos los intervalos se caracterizan por una propiedad simple llamada propiedad de convexidad.1 Sea A e IR. a} [a. para cada a E IR.a] • .3. (0) o [a.1 (c)) IR. Las siguientes afirmaciones son equivalentes: 1. Para todo x.1 (b). un conjunto no vacío. a] = {x E IR. y] está contenido en A.b) (a. el interoalo [x. (0) I • (-00. A es un intervalo. b) [a. (figura 0. 2. Teorema 0.:x>a} (-00.oo)={xEIR. en sí mismo puede ser entendido como el intervalo (extendido indefinidamente en ambas direcciones) (-00. hay cuatro semirrectas (-oo. Finalmente.

La sucesi6n (a n ) va hacia el infinito.4. Y la sucesión (en) 10 . formular una definición rigurosa. decimos que a es una sucesión acotada superiormente (interiormente). [x. existen x. la sucesión misma se suele designar como (On)' Cuando el rango de una sucesi6n o es un conjunto acotado superiormente (inferiormente). pero la notación con subíndices es la que se usa casi siempre. +00 si A no está acotado inferior o superiormente). • 0. b). y E A tal que x < z < y (¿por qué?) y. o Entonces.DEMOSTRACIÓN Que (1) implica (2) es evidente. Definición 0.1 Una sucesión de números reales es una aplicación a:N-+lR Desde el punto de vista de la definici6n.4 Sucesiones El concepto de sucesión es tan natural que incluso aparentemente se puede prescindir de una definición formal. . No es dificil. la sucesión (b n ) salta entre -1 y 1. ' sobre una recta como en la figura 0. es decir.. 02. A es uno de los intervalos con extremos a y b. respectivamente. Una sucesi6n acotada inferiormente. Para ver el recíproco ponemos a == inf A y b == sup A -00 (Nótese que permitimos que a y b puedan ser. como por hipótesis. lo importante acerca de una sucesión es que para todo número natural n existe un número real a n y es precisamente esta idea lo que se formaliza en la definición siguiente. a(2). existe un número M tal que a n ~ M (a n ~ M) para todo n.y] e A se tiene (a. Puesto que a == inf A y b == sup A. Este tipo de gráfica indica hacia donde va la sucesi6n. a(3). sin embargo. para cada z E (a.b) e A. los valores particulares de la sucesión a deberían designarse mediante a(I). 03. pero no superiormente es la sucesión (on) definida por mientras que las sucesiones (b n ) y (en) definidas por en == - 1 n son acotadas superior e inferiormente.2. Una representaci6n muy conveniente de una sucesi6n se obtiene marcando los puntos a}.

Definici6n 0..2: Sucesiones o al o •• • C4 o C2 CI converge hacia O. y será definido con precisión (la definición se ilustra en la figura 0.3).' decimos a veces que la sucesión (a n ) tiende hacia 1 o que tiene el límite l. -<y. . Sin embargo. existe un número natural no tal que Entonces.2 Una sucesión (a n ) converge hacia 1. 1 n 1 no ICn .. si n > no tenemos 1 no <~.. Si ~ > O. por tanto.01 <~. ano+1 l-é a no+3 1 • . basta observar lo siguiente. si para todo ~ > O existe un número natural no tal que lan -11 < ~ siempre que n > no Además de la terminología introducida en esta definición. n->oo lím an = 1. Se dice que una sucesión (a n ) converge si converge hacia 1 para algún l..4. (o probar que cierto número real lo es) partiendo únicamente Figura 0. De las tres frases resaltadas.Fi ra 0.. l' ". es generalmente muy difícil determinar el límite de una sucesión. a no+2 • '1 1+ é 11 . la última constituye el concepto crucial asociado con las sucesiones.3: Límite de una sucesión ano +4 1. Para demostrar que la sucesión (c n ) converge hacia O.

Hablando sin precisión. pongamos a = sup{an : n E N}. por eso es importante. • Un enunciado análogo se tiene si (a n ) es no creciente y acotada inferiormente. puesto que es siempre posible extraer de cualquier sucesión (a n ) otra sucesión que es. se expresa en términos de crecimiento. DEMOSTRACIÓN Puesto que (a n ) es acotada superiormente. entonces (a n ) converge. definamos una subsucesión de una sucesión (a n ) como una sucesión de la forma donde los ni son números naturales con 12 .1+ 2. o bien no creciente. muy fácil de demostrar. disponer de algunos criterios que garanticen la convergencia de sucesiones. Teorema 0. Diremos que una sucesión (a n ) es creciente cuando a n+! > a n para todo n. existen definiciones análogas para sucesiones decrecientes y no crecientes. si n > no tenemos que a n a . é En efecto.1 + 2 + 3 + 4"" Aunque el teorema 0. Con esta consideración podría parecer que no debería existir dificultad alguna en decidir si una sucesión no decreciente está o no acotada superiormente.1 + 2 + 3. puesto que a es el supremo del conjunto {a n : n E N}.an ~ ~ ano' de modo que a . El primer criterio.ano < é. si (a n ) no está acotada superiormente. Esto demuestra que lím n --+ oo = a. y en consecuencia si converge o no.3 trata solamente un caso muy particular de sucesiones. entonces (tanto si es no decreciente como si no lo es) diverge. Entonces.3 Si (a n ) es una sucesión no decreciente y acotada superiormente. La hipótesis de que (a n ) está acotada superiormente es claramente esencial en el teorema anterior. o bien no decreciente.4. resulta más útil de lo que a primera vista pueda parecer. De momento puede el lector intentar decidir si la siguiente (evidentemente creciente) sucesión está o no acotada superiormente: 11111 1 1. si existe algún ano que satisface > O. y veamos que lím n --+ oo a n = a.de la definición. pero que constituye la base para todos los demás resultados.4. y no decreciente si an+I ~ a n para todo n.

incluso infinitas. siempre que n. posee una subsucesión convergente para. Hasta aquí es donde podemos llegar sin suposiciones adicionales: es fácil construir sucesiones que tengan muchas..4. Después de todo nuestro trabajo preliminar. por tanto.4. de modo que sus términos eventualmente se aproximan todos a un mismo número. La idea fundamental para ver el recíproco consiste en probar que toda sucesión de Cauchy está acotada y que. Definición 0. para cualquier f > O. ahora bien. Este hecho. si lím n . Existe otra suposición razonable que.Weierstrass). Si una sucesión converge. por definición.6 Una sucesión (a n ) es una sucesión de Cauchy si para todo f > O existe un número natural no tal que la n - am I < f. una condición que. puede utilizarse para formular una condición (la condición de Cauchy) que es claramente necesaria para la convergencia de una sucesión.4. pero de inmediata comprobación.4 Cualquier sucesión (a n ) contiene una subsucesión que es o bien no decreciente o bien no creciente. demostrar que si una sucesión de Cauchy (a n ) tiene una subsucesión convergente entonces (a n ) también converge (problema 23). Para ser precisos. si es a la vez n > no y m > no... subsucesiones que converjan hacia números distintos (véase el problema 21). de por sí ya relevante.Entonces toda sucesión contiene una subsucesión que es o bien no decreciente o bien no creciente (problema 22) Proposición 0. m > no La elegancia de la condición de Cauchy está en que es también suficiente para asegurar la convergencia de una sucesión. existe no tal que la n -11 < f/2 para n > no.. queda poco por hacer para terminar la demostración.7 Una sucesión (a n ) converge si y sólo si es una sucesión de Cauchy. 13 . Teorema 0. finalmente. Hemos visto ya que (a n ) es una sucesión de Cauchy si converge. oo = l para algún valor l. es además el núcleo de un resultado aparentemente sorprendente. entonces Esta desigualdad final. además de simplificar muchas demostraciones (sólo por esta razón ya vale la pena que la establezcamos) desempeña un papel fundamental en el análisis.4. la n - ami < f. al añadirla. Toda sucesión acotada tiene una subsucesión convergente. ofrece una condición necesaria y suficiente para la convergencia de cualquier sucesión. entonces. entonces la diferencia entre dos cualesquiera de tales términos debe ser muy pequeña.5 (de Bolzano. que elimina la mención al límite 1. Teorema 0.

el conjunto de los números racionales negativos también es numerable y.. La demostración de estas propiedades es sencilla y se deja al lector. 2. pero ver es creer O.2. es realidad. evidentemente también es numerable cualquier conjunto finito o el conjunto de los números pares. 1.5. es importante observar que. Los resultados siguientes muestran que hay muchos más conjuntos numerables de lo que se pueda suponer. En otras palabras. (La primera es inmediata. El conjunto de los números racionales positivos es también numerable. Definición 0. Teorema 0. deducir que Q es numerable (esto es sí que es verdaderamente sorprendente) es ahora una trivialidad. Algo más sorprendente es comprobar que Z es también numerable. Cualquier subconjunto de un conjunto numerable es numerable. La definición matemática adecuada es la siguiente. La unión de dos conjuntos numerables es numerable. el conjunto de los números reales comprendidos entre O y 1 no es numerable (problema 25). muy natural.5. Puesto que existen tantos conjuntos numerables. -2. no es posible disponer todos estos números reales según una sucesión 14 . por ejemplo. Se trata de extender a infinito la posibilidad de contar.2 1.1 Un conjunto A es numerable si existe una aplicación sobreyectiva Inmediatamente se aprecia que la definición anterior lleva implícita una interpretación ligeramente diferente pero extremadamente importante: el conjunto A es numerable si es posible disponer sus elementos en una sucesión El primer ejemplo inmediato de conjunto numerable es lógicamente N. basta utilizar la siguiente descripción 1 --t ¿ 2 2 1 .. de forma similar. para la segunda aplíquese el mismo artificio que dio resultado para Z).5 Conjuntos numerables La noción de conjunto numerable es.¡. para demostrarlo. . por tanto. -1.0. /' 3 '2 2 3 2 /' 3 ~ 1 --t ¿ ¡ 1 5 5 5 3 1 ¿ 3 ¡ ¡ 2 2 ª3 3 Naturalmente.

(a) (b) (c) (d) la + bl . Ix .31 < 8.2 = lal (¡ojo! no a). 5.11 + Ix .yl :::.2xy + y2 1.I(a .1v'5 .Ibl· 1(Ixl .111x + 21 = 3.. Ix +41 < 2. 3. Ix .v'5 + v'71· (b) 1(la + bl. Ixl .11 + Ix + 11 < 2. Encontrar todos los números x para los que se cumple (a) (b) (c) (d) (e) (f) (g) (h) 4. la Ix . igualdad).Ix 2 1· a .21 > 1. Ixl + Iyl + Izl· (Indíquese cuándo se cumple 15 . (e) 1(1-12 + -131 . lal + Ibl mediante un análisis exhaustivo de todos los casos posibles. Ix . ¿Cuándo se verifica la + bl = lal + Ibl y cuándo la + bl < lal + Ibl?· (b) Dése otra demostración más corta partiendo del hecho de que . Ix .v'7DI· (a) 2. # O. Ix . tratando por separado distintos casos cuando sea necesario. (a) Dar una nueva demostración la + bl :::.6 Problemas 1.. Ixl + Iyl.111x + 11 = O. (Dése un demostración muy corta). 1-12 + -13 .1)\.laDI· Ix . Ix . Dése una expresión equivalente de cada una de las siguientes utilizando como mínimo una vez menos el signo de valor absoluto.11 + Ix + 11 < 1. Dése una expresión equivalente de cada una de las siguientes prescindiendo de los signos de valor absoluto.31 = 8.0. Demostrar lo siguiente: (a) Ixyl = Ixllyl· (b) I~ I = I~I' si x # o. si y (c) (d) (e) : 1 = I~I. Ix + y + zl :::.lal -lbDI· (c) 1(la + bl + lel -la + b + eDI· (d) Ix 2 .¡.

y } = x + y + Iy . Sean A e B conjuntos no vacíos y acotados superior e inferiormente de números reales. Demostrar que si IX entonces xol < 2" + y) E y Iy - Yol < 2 E I(x I(x - + Yo)1 < E. Probar que A es acotado si y s6lo si existe un número real positivo K tal que Ixl ~ K para todo xE A. Y x .a2 <2} es no vacío y está acotado superiormente. (a) Demostrar que supA (b) Demostrar que sup A ~ ~ y para todo y E B. Probar que en el conjunto Q de los números racionales. Sea A e IR un conjunto no vacío.Yo. 8.xl 2 mín{x. Demostrar que m áx {x. Decidir también qué conjuntos tienen elemento máximo o elemento mínimo. y) .6. entonces x+y está cerca de Xo + Yo. 16 .xl 2 x +y -Iy .(xo . n ¡é O} =O o x (c) {x: x = l/n. Y E B. Hallar la cota superior mínima y la cota inferior máxima (si existen) de los siguientes conjuntos. 11.1 < O} < O y x2 + x - 1 < O} (h) {~+(-l)n:nEN} 9.(xo El enunciado de este problema encierra algunos números extraños. . el conjunto A={aEQ:a>O.y está cerca de Xo .y} = 7.Yo)1 < E. pero no tiene supremo. Probar que inf(B) ~ inf(A) ~ sup(A) ~ sup(B) 12. inf B. Supongamos que A y B son dos conjuntos no vacíos de números reales tales que x ~ y para todos x E A. pero su mensaje básico es muy sencillo: si x está suficientemente cerca de Xo e y está suficientemente cerca de Yo. (a) (b) {~: n EN} {~: n E Z.n E N} (d) {x E Q : O ~ x ~ vÍ2} (e) {x: x 2 (f) {x: x (g) {x: x 2 + x + 1 ~ O} + x . 10.

(Existen infinidad de ellas.-3. . 15..5.3. (c) Considérese la sucesión 2' 3' 3' 4' 4' 4' 5' 5' 5' 5' 6' . y sea e un número real. -1. . 14. Hallar (a) n[n. 0. 17. existe K E S tal que J U J e K. Este problema puede ayudar a comprender la demostración del teorema 0. ¿Verdadero o falso? (explíquese en cada caso) (a) U [O. Use la propiedad arquimediana para demostrar de otra forma que para todo e > O existe un número natural n con l/n < e.. 1. Probar que la unión de todos los intervalos de S. el intervalo [x. si y sólo si para cada e > O real.l/n. Probar que un conjunto A es acotado si y sólo si existe un intervalo (a. 1.. 21.13. (a) Hallar todas las sucesiones convergentes de la sucesión 1. 1. b + l/n) = [a.l/n) n=l 19. 1. entonces J n J:f. entonces (a. Cla 1 1 2 1 231 2 3 4 1 ¿Para qué números a existe una subsucesi6n que converge haa? . entonces J U J es un intervalo. es un intervalo. Demostrar que e :S sup(A). ¿ y si son intervalos abiertos? ¿Y si son intervalos cerrados? 18. 2. pero s610 hay dos limites que estas subsucesiones pueden tener). 1.1] (b) n 00 (a .. ¿Verdadero o falso? (explíquese). 0. (b) Si 1 Y J son intervalos tales que J U J es un intervalo. b) que lo contiene.b] con a = inf A y b = sup A. 3. Probar que si A es acotado y para todo x. 17 . J de S. existe x E A tal que e . Sea S una familia de intervalos tales que para cada par de intervalos J. -1. Sea A e IR no vacío y acotado superiormente. (a) Demostrar que si 1 y J son intervalos en IR tales que JnJ:f. (b) Hallar todas las subsucesiones convergentes de la sucesión 1.1. 2.+oo) 00 n=l 00 (b) n<-I/n.4.2. -1. . y E A.b) e A e [a..e < x. 4. . 2. b] n=l 20.. y] está contenido en A. 16. 1 n=l 00 l/n] = [0.3.

A 3 . (b) Demostrar que cualquier subsucesión de una sucesión convergente es convergente. 23. Probar que si Al. entonces también converge la sucesión original. entonces es también numerable. (a) Demostrar que si una subsucesión de una sucesión de Cauchy converge. ••• son todos numerables. Probar que cualquier sucesión contiene una subsucesión que es o bien no decreciente o bien no creciente. (Utilícese un desaNYJllo decimal y reducción al absurdo) 18 . A z .22. 24. (Utilizar el mismo artificio que para Q) 25. (Es muy posible confundirse al tratar de demostrar esta afirmación. Probar que el conjunto de los números reales comprendidos entre O y 1 no es numerable. si bien la demostración es muy corta cuando se acierta con la idea adecuada).

1. aún presentan ciertas semejanzas -de hecho.1) Y J = [0. Por otra parte.yl < r} = (x - r. los subconjuntos más importantes de IR son. la diferencia entre (O. las . Más precisamente. algunas importantes y otras no (dependiendo.1 Dado un número real x. cuando no sea necesario especificar el radio del entorno. 1) Y (0. x + r) En lo que sigue. pero ellos mismos no son puntos de l. r) = {y : Ix . Así pues. designaremos cualquier entorno de x mediante E(x) y llamaremos entorno reducido del punto x al conjunto E*(x) = E(x) \ {x}. en parte. entre ellos hay ciertas diferencias. Por ejemplo. fundamentalmente. se basa en la idea de proximidad. son límite de sucesiones convergentes cuyos términos sí están en l. +00) son de tipos diferentes: uno está acotado y el otro no. r n ) 19 . una idea que subyace en los conceptos habituales del análisis.. los intervalos (0. a pesar de que y 1 no son puntos de l. para dar una forma precisa a tales conceptos.5) es únicamente de escala. desigualdades que los definen son las mismas. r2) n . se llama entorno de x de rodio > al conjunto r ° E(x. Las propiedades topológicas nacen.1] tienen propiedades muy diferentes. n E(x.. ° Esta importante propiedad caracteriza no solamente a los intervalos sino también a otra clase mucho más amplia de subconjuntos de R Pero precisar esta idea necesita de ciertas definiciones previas.1 Conjuntos abiertos y conjuntos cerrados Desde el punto de vista del análisis. sin duda. los intervalos. el punto crucial es el hecho de que los puntos extremos y 1 pueden ser aproximados tanto como se quiero mediante puntos de l. Definición 1. del contexto). 1.1 Topología usual de R En este capítulo construiremos sobre IR una estructura topológica que. un entorno reducido de x es un entorno de x del que se ha suprimido el punto x. si una sucesión convergente tiene sus términos en J entonces su límite también debe estar en J. Sin embargo.1) Y (O. Por el contrario. los intervalos l = (0. es posible trons/ormar el primero en el segundo-o ° En contraste. Es evidente que la intersección de un número finito de entornos de x es también un entorno de x: la intersección E(x. incluso así. al menos en principio. r¡) n E(x.

todo entorno de a contiene puntos que no están en [a. 00) son evidentemente conjuntos abiertos. 3. b] no es un conjunto abierto pues. abierto (¿para qué punto no existe un entorno contenido en él?). b). En particular. 0 Y lR son abiertos. 3.b). sin embargo. a) y (a. no sólamente x está en (a. es importante observar.r):::: (x . La unión de cualquier colección de conjuntos abiertos es un conjunto abierto. sino que -informalmentetodos los puntos cercanos a x están en (a. Veamos 2 y 3. por ejemplo. existen un entorno de x y otro de y disjuntos: basta considerar los entornos E(x. por ejemplo. • En el resultado siguiente se expresan las primeras propiedades de los conjuntos abiertos."" r n }.yl/2. todo entorno es un conjunto abierto. 0 es. Ix - bl}. 2. Z. (¿cuáles?). b). b].1. DEMOSTRACiÓN \ Si x E IR. por tanto IR es abierto. Precisemos esta idea. trivialmente. b). También está claro que si x e y son dos números reales distintos. Definición 1. 2. pues todo abierto contiene intervalos abiertos que son infinitos no numerables. si tomamos r :::: mín {Ix entonces se tiene E(x. nótese que esto no pasa.x al. Sea ahora x un punto cualquiera del intervalo (a. r) donde r :::: mín {r¡. Teorema 1. + r) e (a. que esto no ocurre. 20 . para algunos puntos de [a. r2. Un intervalo cerrado [a. EJEMPLO 1.b). Ningún conjunto no vacío finito o numerable es abierto.2 Un conjunto A e lR es un conjunto abierto si para cada x E A existe un entorno E(x) contenido en A.es el entorno E(x. (-00.3 Se verifican las siguientes propiedades: 1. en general. b]. En particular. cualquier entorno E(x) está contenido en lR. La intersección de cualquier colección finita de conjuntos abiertos es un conjunto abierto. Por otra parte. para un número infinito de entornos (¿puede el lector encontrar un contraejemplo?).1.1. Q y cualquier sucesión (a n ) de números reales no son conjuntos abiertos. en otras palabras.r.r) y E(y.1 1. Los intervalos (a.r) con r:::: Ix .

. Para cada n E NseaA n = (-I/n. la relación entre los conjuntos abiertos y los intervalos abiertos es muy estrecha. existe n suficientemente grande tal que x E A n y. La intersección de todos los abiertos A n es el conjunto {O} que no es abierto pues todo entorno de O contiene puntos distintos de O. b+l/n). 1. b] entonces x E A n para todo n. = -00 o b = 00). Teorema 1. .. EJEMPLO 1. Sean a = inf{y E IR: (y. para cada x E A existe un intervalo (y. z) que contiene a x y está contenido en A. Más generalmente. b) es un intervalo abierto que 21 . = (a. pone de manifiesto la estructura interna de los conjuntos abiertos.l/n). por tanto. pues.4 Un conjunto no vacío A e IR es abierto si y sólo si es unión de una colección numerable de intervalos abiertos disjuntos. Si x E [a. existirá. 2. en lo que resta de capítulo. si x It [a. n y como cada Bi es abierto existirán n entornos E¡(x} e B i . un i tal que x E A¡ Y como A¡ es abierto. El resultado siguiente. por tanto. la intersección de una colección no finita de conjuntos abiertos puede no ser un conjunto abierto como prueba el siguiente ejemplo. cuando hablemos de IR lo supondremos siempre dotado de la topología T.. < b y. A la familia T formada por todos los conjuntos abiertos de IR le llamaremos topología usual de Jll Por simplicidad. Existirá. b]. • •• B n de conjuntos abiertos y sea x E B.1.b] • n=! que no es un conjunto abierto. B 2 . Resumiendo nA 00 n = [a. un conjunto abierto. Sea B la intersección de una colección finita B I . Como cabría esperar.1. La intersección de los Ei(X} es un entorno de x contenido en B y B es.2 1. Entonces x E B¡ para i = 1. DEMOSTRACIÓN Como A es abierto.2.Sea A la unión de una colección arbitraria {A. • Sin embargo. Entonces E(x} e A y A es abierto.}¡EI de conjuntos abiertos y sea x E A. por otra parte. . sea A n = (a-l/n. y x pertenece a la intersección de todos los A n .z) e A} (obsérvese que permitimos que muy bien pudiera ser a Entonces a < x contiene a x. su estructura intrínseca. un entorno E(x} contenido en A¡. de importantes consecuencias.x) e A} y b = sup{z E IR: (x. x no pertenece a la intersección de todos los A n .

o bien es a < t < x. En IR. Todo intervalo de la forma [a. un conjunto es cerrado si y sólo si cualquier sucesión convergente de elementos de tiene su límite en C. en cuyo caso existe un z > t tal que (x. en caso contrario.Veamos que además. z) e A. • 22 . a) U (a. 2. puede definirse una aplicación biyectiva entre la colección {Iz} y un subconjunto de números racionales que. en cuyo caso existe un y < t tal que (y. deben ser e < b y a < d. existiría r > Otal que el intervalo (a-r. por tanto A es uni6n de intervalos abiertos. o es x < t < b.+oo). De manera análoga se prueba que b = d. Como e no está en A. si t E I z . (-00. en cierto sentido. a). Por consiguiente. a) y (b. Análogamente se prueba que b rt A. pues su complementario es (-00.3 1. si dos de los intervalos (a. Por otra parte. Consideramos la colección de intervalos abiertos {Ix : x E A}. que aún no estamos en condiciones de demostrar. luego la colección {/z} es numerable. Finalmente. por ser A abierto. en realidad. puesto que los intervalos abiertos son conjuntos abiertos y la unión de abiertos es un conjunto abierto. {a} es cerrado. (0) que es un conjunto abierto por ser uni6n de abiertos. naturalmente. d) y es a :$ e. a rt A pues. al es cerrado pues su complementario es el conjunto abierto (a. b] es un conjunto cerrado pues su comple- mentario es abierto por ser la unión de los dos conjuntos abiertos (-00. se tiene y. poseen propiedades complementarias de los abiertos. Todo intervalo cerrado [a. como cada uno de los intervalos abiertos Ix contiene un número raciona. e e e IR es un conjunto cerrado si su com- Los conjuntos cerrados tienen.5 Un conjunto plementario IR \ es abierto.1. pero que conviene tenerla en mente -ya hemos aludido a ella previamente-. Por tanto a = c. b) Y (e. a) estaría contenido en A y esto contradice la definición de a. x) e A. Definición 1. 3. d) de esta colección tienen un punto común. es numerable. • Consideremos ahora otros subconjuntos de IR que.1. dos intervalos distintos de la colecci6n {Iz } son disjuntos y A es uni6n de intervalos disjuntos. tampoco está en (a. b) Y es e :$ a y como a no está en A tampoco está en (e. Como cada x E A está contenido en Ix Y todo Ix está contenido en A. una caracterización muy sugerente. análogamente. (0). En efecto. Por otra parte. e e EJEMPLO 1. I z e A. luego en todo caso t E A. El recíproco es evidente. (0) es cerrado pues su complementario es el conjunto abierto (-00.

. se tiene que A es un conjunto cerrado. "cerrado" significa generalmente ''no abierto". 1 n=1 00 l/n) = [0. como 0 y IR.de las leyes de De Margan y las propiedades de los abiertos. Precisemos esta idea.1). 2.} i=1 y.2 Interior. 2.Antes de alargar la lista de ejemplos. necesariamente. puesto que cada {Xi} es cerrado. cualquier conjunto A e lR clasifica los puntos de lR en dos clases: aquellos que pertenecen a A y los que no. sin embargo esto no es así en III Por una parte hay subconjuntos que no son abiertos ni cerrados. Existe algún entorno E(x) contenido en lR \ A. la unión arbitraria de conjuntos cerrados no es. La uni6n de cualquier colecci6n finita de conjuntos cerrados es un cerrado. desde una perspectiva topológica es importante hacer una distinción más fina. 0 11 lR son cerrados. EJEMPLO 1. Existe algún entorno E(x) contenido en A. 9. veamos las propiedades básicas que resultan inmediatamente -la demostración se deja al lector. La intersecci6n de cualquier colecci6n de conjuntos cerrados es un conjunto cerrado. 3. 23 .1. Y por otra hay conjuntos. un conjunto cerrado.1) no es un conjunto cerrado.X2" n . 2. Teorema 1. el conjunto U [O. • 1. 'X n } es un conjunto no vacío finito. entonces podemos poner A = U{x. por ejemplo el intervalo (0.4 1. exterior y frontera de un conjunto Desde un punto de vista conjuntista. Así. por ejemplo. que son abiertos y cerrados a la vez.1. Sin embargo. Sin embargo. dado un punto X E lR podemos afirmar que ocurre una y sólo una de las siguientes situaciones: 1.6 Se verifican las propiedades siguientes: 1. Si A = {Xl. Todo entorno E(x) tiene puntos de A y de su complementario. En este punto parecen convenientes algunas palabras de precaución: en nuestro quehacer diario.

Además. EJEMPLO 1. E(y) e A. para cada x E int(A) existe un entorno E(x) contenido en A. fr(M) y fr(A) = {a. Teorema 1. ext(A) = IR \ (A U {O}) • El resultado siguiente precisa el carácter topológico de estos conjuntos. un punto frontera no puede moverse porque puede perder inmediatamente su condición. Un punto x E IR es un punto frontera de un conjunto A e IR si todo entorno de x contiene puntos de A " de su complementario.b). no solamente x está en A sino que además hay una pequeña zona alrededor de x que permanece en Aj esto es: todos los puntos suficientemente cercanos a x están en A y algo análogo ocurre si x es un punto exterior.1) U {2}. 2} y ext(M) =: (-00. y ext(A) e IR \ A. 3.1 Un punto x E lR es un punto interior a un conjunto A e IR si existe un entorno E(x) contenido en A.1 1. El conjunto de los puntos frontero de A se llama frontero de A " se designa por fr( A). Esto prueba que todos los 24 .2.2. ext(A) = (-oo. Sea M = (0. Como E(x) es abierto. es evidente que los conjuntos int(A). Un punto x E IR es un punto exterior a un conjunto A e IR si existe un entorno E(x) contenido en el complementario de A. ext(A) y ír(A) son disjuntos dos a dos y que int(A) U ext(A) U fr(A) =: IR. Sea el subconjunto de IR. entonces int(A) = (a. se tiene que int(A) "ext(A) son conjuntos abiertos" fr(A) es cerredo. Sin embargo.a)U(b+oo) (0. por tanto. 2. = 0.1). Consecuencia inmediata de la definición es que. El conjunto de los puntos exteriores a A se llama exterior de A " se designa por ext(A). para cada y E E(x) existe un entorno E(y) contenido en E(x) y.2.b}. Informalmente: si x es un punto interior a A. El conjunto de los puntos interiores a A se llama interior de A y se designa por int(A). A int(A) = {l/n : n E N}.2) U (2. 1. En otro caso. entonces se tiene que Y fr(A) = A U {O}. para cualquier A int(A) e A e Ji. por definición de interior.Definición 1. int(A) es abierto si es vacío.2 Paro todo A e IR. entonces: int(M) =: = {O. +00). DEMOSTRACIÓN Desde luego. O) U (1. Si A es un intervalo acotado de extremos a y b.

Ix . b) puesto que todo entorno E(a) y E(b) contiene puntos de Aj por tanto. así que. [a. La adherencia de A es el intervalo cerrado [a. pero. b). en general. EJEMPLO 1. • 1. luego x E int(A). fr(A) es un conjunto cerrado.separa a x del conjunto A. En efecto: los puntos a y b son adherentes al intervalo (a.1 Sea A el intervalo abierto (a. con los puntos interiores. existe un entorno E(x) que -en términos informales.bl) no contiene puntos de A. Esto no ocurre con los puntos frontera ni.1 Un punto x E IR es un punto adherente a un conjunto A e IR cuando todo entorno E(x) contiene puntos de A. DEMOSTRACIÓN Si A es abierto y x E A. • Tenemos. b). A es abierto. todo punto x E A es adherente a A.3. como pone de manifiesto el resultado siguiente cualquier conjunto A es abierto si y sólo si coincide con su interior. Teorema 1.3 Un conjunto A es abierto si y sólo si todos sus puntos son interiores. si x f/. desde luego. que int(A) es un conjunto abierto. pues. Definición 1. aunque. Recíprocamente si todos los puntos de A son interiores. también ext(A) es un conjunto abierto. no necesariamente es A = A.3. por tanto. aún más.2. Por otra parte. b). se tiene que int(A) = A y. Precisemos esta idea.puntos de E(x) son interiores a A. la adherencia de A incluye como mínimo al intervalo cerrado [a. b). A e A. = int(IR - A). Puesto que todo entorno E(x) contiene a x. El conjunto de puntos adherentes a A se llama adherencia o clausura de A y se designa por A. Como ext(A) e int(A).3 Adherencia y acumulación de un conjunto Cuando un punto x es exterior a A. como fr(A) = IR - (int(A) U ext(A» y el conjunto int(A) U ext(A) es abierto por ser unión de abiertos. existe un entorno E(x) contenido en A. uno de los entornos E(x. así que x no es punto de adherencia de A. Finalmente. es decir que E(x) int(A) es abierto. Así. • 25 . E(x.al). como se verá. Ix .

A = int(A) U fr(A).Obsérvese que si x E A todo entorno E(x) contiene puntos de A. pues xEA. así. pues. A. se tiene que para todo n Podemos escoger entonces. Es fácil ver que O E A.3 Un punto x es adherente a un conjunto A si y sólo si x es límite de una sucesión (x n ) de puntos de A. sea A es cerrado. todo punto interior a A o frontera de A es adherente. así que x no pertenece a ext(A). Sea ahora A = {l/n : n E N}.3. A es cerrado. Teorema 1. Este hecho nos permite mostrar cómo los puntos adherentes pueden determinar si un conjunto es cerrado o no.X + f) n A:f. que es un conjunto abierto. en general. En primer lugar. • 26 .x+~) Esto define una sucesión (x n ) tal que IX n - xl < l/no Luego lfmx n = x. Desde luego. se tiene que X n E (x . el límite de una sucesión convergente es un punto adherente del conjunto formado por los términos de la sucesión. Recíprocamente. Como se verá. Así. X + f) para todo n suficientemente grande y. sea (x n ) una sucesión de puntos de A cuyo límite es X. este hecho no es casual. A e A y. Recíprocamente. por tanto A = A. por tanto. A es un conjunto cerrado puesto que A = int(A) U fr(A) así que si A = IR - ext(A). puesto que todo entorno de O contendrá puntos de A. Recíprocamente. 0. para cada n un punto x n E A tal que xnE (x-~.f. por tanto. Si r¡. observamos que. en realidad. existe un entorno E(x) e IR \ A Y E(x) n A = 0 y x no es un punto adherente. DEMOSTRACIÓN x • Si x es un punto adherente a A.3. es decir: x E int(A) U fr(A). así que. no es difícil probar que. Teorema 1. existe una estrecha relación entre puntos adherentes y sucesiones.f. Entonces dado f > O. se tiene que x E IR \ A.2 Un conjunto A e IR es cerrado si y sólo si A DEMOSTRACIÓN = A. = A. (x .

27 . . 1/2. +00). Si A = {l. b)' 2. efectivamente. si A es cerrado y límx n = x con X n E A para todo n E N. Por otra parte. b)' = fa. por ejemplo.5 Un punto x E lR es un punto de acumulación de un conjunto A e lR cuando todo entorno reducido E·(x) contiene puntos de A. por tanto. Pero no hay ninguna más. pero si r ::s 1. para cualquier n.2 1. ° ° Teorema 1. existe una sucesión (x n ) en A tal que lím X n = x y. EJEMPLO 1. Se tiene (a.1) U {2}. No es difícil comprobar que M = [0. Un punto x E lR es un punto aislado de un conjunto A si es un punto de A que no es de acumulación. = (a.3. una cuestión que ya fue apuntada en la sección anterior..4 Un conjunto A es cerrado si !J sólo si toda sucesión convergente (x n ) con x n E A tiene su límite en A. por tanto. Como 2 E M la sucesión constante 2 verifica esta condición.3. entonces todo entorno E(x) contiene puntos de {x n } y. Estas reflexiones nos llevan a afinar un poco más el concepto de adherencia. Si x E A. Pero su importancia no se reduce a un simple mecanismo de decisión sino que tiene una consecuencia muy importante: es posible caracterizar a los conjuntos cerrados mediante sus sucesiones convergentes. b]' = [a. Recíprocamente. x E A. b). l/n. llamémosle (x n ). Definición 1. luego A = A y A es cerrado. 1)U{2}. . es un punto adherente de A = (O. de A. b]' = [a. Obsérvese por otra parte que. este resultado nos permite mostrar de otra forma que.3. el único punto sea el propio x. puesto que 2 es un punto adherente de M debe existir alguna sucesión convergente. El conjunto de puntos de acumulación de A se llama el conjunto derivado de A !J se designa por Al.Conviene hacer notar que en el teorema anterior no se exige que los términos de la sucesión (x n ) sean todos distintos. luego x E A = A (A es cerrado). .~lltonces Al = {D}. 1/3. todo entorno E(2. puesto que = lím l/n.r) contiene puntos de M. Es más: muy bien pudiera ocurrir que. supongamos que toda sucesión en A convergente tiene su límite en A. y l/n E A para todo n. Así que 2 es un punto adherente pero con ciertas características especiales.. • Consideremos ahora el conjunto M = (O.. DEMOSTRACIÓN En primer lugar. . el único punto de intersección es precisamente 2. Ahora bien. con sus términos en M tal que lím X n = 2.r.

puesto que tanto A como A' están contenidos en A. sin duda. el reciproco no es. = = 4. b1Jen dos partes iguales y obtendremos un subintervalo [a2. por el contrario. o bien que para todo entorno E(x) sea EO(x) nA :¡. Sea x E A. como en la sucesión definida por Xo = a y X n = a + lln. en cuyo caso x E A'.7 Un conjunto A e lR es cerrado si y solo si contiene a todos sus puntos de acumulación. Es interesante observar. Dividamos [ao.3. está contenido en un intervalo (ao. es evidente que todos los puntos de acumulación son puntos de adherencia. El resultado más notable con respecto a los puntos de acumulación es. 1/2)nZ = 0. = • Como consecuencia inmediata es posible caracterizar a los conjuntos cerrados mediante sus puntos de acumulación. así que. Por tanto Corolario 1. En todo caso x E A U A'. no obstante.6 Para cada A DEMOSTRACIÓN e lR se verifica A = A U A'.3.Weierstrass). Basta tener en cuenta que A es cerrado si y sólo si A = A = A U A'. entonces A' = {a}. tiene al menos un punto de acumulación (que puede o no pertencer a A). Está claro que A U A' e A. Dividamos de nuevo (al.x n para todo n E N. entonces para todo entorno E(x) se cumple E(x) nA#. DEMOSTRACIÓN e IR tiene al menos un punto de Puesto que A está acotado. • A la vista de la definición. entonces a es un punto de acumulación de A (Probarlo). Todo conjunto infinito y acotado A acumulación. o que A' 0 como en la sucesión X n = a. al menos uno de ellos contiene un subconjunto infinito de A. infinito y acotado. el teorema de Bolzano-Weierstrass. pero no es de acumulación puesto que EO(x. Teorema 1. Llamemos a este subintervalo [al. cierto. que si a E A\A. Si. Puede suceder que exista un entorno E(x) tal que E(x) n A {x} en cuyo caso x E A.3. 0.0. a E A puede ocurrir que A' {a}. b1).8 (de Bolzano. Veamos que también se verifica el reciproco. A' e Aj pero. en general. en general. boj en dos partes iguales. boj. si A = {x" : n E N} Y límxn = a con a #. En general. Todo punto x E Z es un punto adherente de Z. b2) que contendrá un subconjunto infinito de A y continuemos este 28 . La estrecha relación entre los puntos de acumulación y los puntos adherentes se pone de manifiesto en el resultando siguiente. Teorema 1.3. Afirma que todo subconjunto A de lR. como se ha visto en el ejemplo anterior.

por lo tanto. Es evidente que en cualquier entorno E(x) hay puntos de Q. supongamos que todo abierto no vacío tiene intersección no vacía con D. Así. Sea x E A. Para hacer precisa esta idea introducimos el concepto de conjunto denso. puesto que E(x) es abierto.2 Un conjunto D es denso en IR si y sólo si para todo abierto no vacío A e IR se verifica que A n D # 0. en el hecho de que la intersección de un conjunto denso con cualquier conjunto abierto (no vacío) es siempre no vacía. Teorema 1. lo que prueba que D es denso. r) contiene puntos de A distintos de x y. y E(x) puesto que x E D se tiene E(x) n D # 0 y. pues. DnA # 0.Q son también conjuntos densos en lR.4. Informalmente podríamos decir que Q está por todas partes o que Q rellena a lR. llamémosle x y veamos que x es un punto de acumulación de A. En efecto: si r es cualquier número real positivo. [an.4. bnl estará contenido en E(x. la sucesión (a n ) es creciente y acotada superiormente por be y (b n ) es decreciente y acotada inferiormente por no. r).4 Conjuntos densos Sea x un punto cualquiera de lR. e A. E(x)nD#0 y x E D.Q = IR (véase el problema 8). Casi todas las propiedades importantes de los conjuntos densos descansan. Recíprocamente. el intervalo E(x. x es un punto de acumulación de A. También se tiene Q = IR y IR . • 1.1 Un conjunto D es denso en IR si D = IR. IR es denso trivialmente.proceso. De esta manera obtenemos una sucesión de intervalos tales que el n-ésimo. y así que ambos coinciden. DEMOSTRACIÓN Sea D denso en IR y A un subconjunto abierto. Sea x E IR y E(x) un entorno de x. por tanto. Ambas. pues. en última instancia. tomemos n suficientemente grande para que bn . entonces [an. tienen límite.an < r /2. así que Q y IR . Definición 1. • 29 . bnl tiene longitud Además.

una familia de conjuntos de lR. más amplio y. sin embargo. Comencemos por un ejemplo ilustrativo que ayudará a conseguir cierta familiaridad con algunas conceptos previos imprescindibles. No es difícil comprobar que AC U "'E(O. Un subrecubrimiento de un recubrimiento R de A es una subfamilia S de R que es también un recubrimiento de A. además. A es un conjunto infinito formado por puntos aislados puesto que para cada x E A existe un entorno E(x) tal que E(x) n A = {x}. = U BrIn> nEN y decimos. 30 . Sin embargo.1. 1/3. entonces que S es un subrecubrimiento abierto del recubrimiento R de A. a los conjuntos finitos. . = (x. la familia S verifica que S < 1} es un recubri- = {B1/ n : n E N} A e 'R.}. más útil que la mera noción de cardinalidad. Consideremos entonces la familia 'R.. no posee ningún subrecubrimiento propio: si omitimos algún E(x). nótese que 'R.5 Conjuntos compactos Los conjuntos compactos son conjuntos que presentan características muy similares. : O < x miento abierto de A. por ende. que la familia 'Ro = {B". y. 1/2. entonces. pues x no pertenece a ningún otro E(y) con x 1= y. EJEMPLO 1. desde el punto de vista topológico. aunque muy bien pudiera suceder. Un recubrimiento abierto es un recubrimiento formado por conjuntos abiertos.. Decimos que R es un recubrimiento de A e lR cuando la unión de todos los conjuntos de R contiene a A. Y decimos. "'EA así que 'R.5.5. El concepto es.1 Sea'R. el punto x queda descubierto. Sea = {1. Por otra parte.1). es un recubrimiento abierto de A. Sea A = {l/n : n E N} y consideremos para cada x E (0.!) B". en general no es cierto que A e Rj el sentido preciso de la definición de recubrimiento es que para cada punto x E A existe al menos un conjunto C E R tal que xEC. Definición 1. claramente se tiene A = {E(x) : x E A}j e n E(x). el conjunto abierto B". Conviene precisar que.1 A 1. 1).

10. para determinar un cierto subrecubrimiento finito de R se han utilizado dos hechos acerca del intervalo [a. por tanto. Si fuese < b. (-3/2. surge inmediatamente: 31 . ° (2) Para concluir. al menos. en primer lugar (1).o] e [o . 1 - l/n) : n E N} U {(-3/2. DEMOSTRACIÓN Llamemos R a un recubrimiento abierto de [a. ° ° ° ° °= °= • En la demostración anterior. Además. -1/2). la estructura de un conjunto determina en gran medida el comportamiento de sus posibles recubrimientos. lo cual es imposible. A es abierto. x] está cubierto por un número finito de conjuntos de R. b]. -1/2). existe x E S tal que ° . Por tanto. o] está cubierto por un número finito de conjuntos de R y. a ES. b]: que es cerrado y que es acotado. z] estaría cubierto por un número finito de conjunto de R.5. Pero antes de analizar en profundidad esta cuestión conviene ver qué ocurre en algunos casos particulares. luego sería z E S Yz > sup S. Sea S el conjunto de los puntos x E [a. como E A y A es abierto existirá z con < z < b tal que [o. b].0] CA. 1). el intervalo [x. o] Pongamos = [a.10 ~ X < o.1]. El conjunto S no es vacío. de la siguiente forma: probaremos. b]. se tiene que a ~ ~ b. b] tal que el intervalo cerrado [a. porque [a. así que podemos encontrar 10 > O tal que [o . x] U [x. Teorema 1.2. La familia R = {( -1 + l/n. ahora. x] está cubierto por un número finito de conjuntos de R y. que E S y seguidamente (2). La cuestión. = sup S y. luego el intervalo [a. entonces. b]. b] posee un subrecubrimiento finito. puesto que S e [a. 3/2)} es un subrecubrimiento finito de A. [a. S está acotado superiormente porque S e [a.o] está cubierto por A. entonces. mostraremos que = b. 3/2)} es un recubrimiento abierto de A y s = {( -1. (1/2. E S. • Como ilustran los ejemplos precedentes. b] y R cubre al intervalo [a.E:. Sea A el intervalo [-1. Ponemos. el intervalo [a. ya que. b. ° ° Por ser ° = sup S. por otra parte.2 Todo recubrimiento abierto del intervalo cerrado y acotado [a. entonces. existirá A E R tal que E A. (1/2. z] e A y el intervalo [a. ahora bien. ° ° Procedemos. lo que lleva implícito que bES. Nuestro objetivo. es probar Que bES. o] Puesto que x E S. a] = {a} y a pertenece a algún conjunto de R. ° ° (1) Puesto Que E [a. basta probar que = b.

1J.2) es el mayor de ellos y. DEMOSTRACIÓN Pongamos. La recta lR. conviene dar nombre a tales conjuntos. El intervalo (O. Esta misma idea nos permitirá responder rigurosamente a la cuestión planteada. bJ o del conjunto X formado por los términos de una sucesión convergente y su límite se puede extraer un subrecubrimiento finito. b]. posee un recubrimiento abierto Ji = UnEN( -n. Así. cada uno de los términos xi(i = 1. que no admite ningún subrecubrimiento finito.Uno ' • Los resultados precedentes muestran que de todo recubrimiento abierto de [a. existe un intervalo cerrado y acotado [a. b] tal que X e [a. digamos U. Definición 1. la cuestión es: ¿hay otros conjuntos con tal propiedad? La respuesta es sí. EJEMPLO 1. Toda vez que U es abierto y (x n ) converge a x existe no tal que x n E U si n > no. A partir de aquí no es difícil determinar un subrecubrimiento finito (¿cómo?). todo recubrimiento abierto de X posee un subrecubrimiento finito. por consiguiente.5.4 Un conjunto K e Ji es compacto cuando todo recubrimiento abierto de K admite un subrecubrimiento finito. no) está en algún Ui E 'R. por el contrario. que es un conjunto acotado pero no cerrado posee un recubrimiento abierto (O. son condiciones imprescindibles? El ejemplo siguiente muestra que ninguna de las dos puede ser excluida. n Si 'R es un recubrimiento abierto de X. b]. En realidad en el caso del conjunto X se puede dar una demostración alternativa observando que es un conjunto cerrado y acotado (la sucesión es convergente) y. por tanto. Así. sin embargo.U1"". 2) del que no puede extraerse un subrecubrimiento finito porque la unión de un número finito de intervalos de la forma (1/n.3 Si X consiste de los términos de una sucesión convergente y su límite. los intervalos cerrados y acotados [a. Ahora. 2. 1]. el límite x debe estar en un conjunto de n. Ahora bien. . En efecto. por tanto. X = {x} U {x n : n E N} con límx = x. bJ y los conjuntos X formados por los términos de una sucesión convergente y su límite son conjuntos compactos y no lo son JR y (a. no puede ser IR. la unión de un número finito de intervalos (-n.2 1. n) es igual al mayor de ellos y. que es un conjunto cerrado pero no acotado.¿son sólo convenientes para la demostración o. Teorema 1.lJ e UnEN (~.5. no puede contener a (O. X está cubierto por los conjuntos U. para fijar ideas. • Veamos ahora otro caso muy importante. El resultado siguiente permite identificar a los conjuntos compactos 32 . . +n)...5. Antes.

E(x) y E(y) disjuntos.Weierstrass). La colección {E(y) : y E [a.no) y es.En(x) los entornos de x correspondientes. E(Y2)"'" E(Yn). lR\K. Para ver que K es acotado consideremos el recubrimiento abierto de K formado por todos los intervalos (-n. Así. pues. Entonces los conjuntos A ll A 2 . Recíprocamente. E2(X). .lR) Y sea x E lR \ K. E(Y2)"'" E(YA:) que también cubren a A. Para cada y E K tomemos dos entornos. ninguno de los entorno reducidos E*(y¡). b] será de acumulación de A.Teorema 1. por ejemplo. . dar una nueva demostración del teorema de Bolzano-Weierstrass que tiene un carácter existencial. tal vez. Todo conjunto infinito y acotado A acumulación. Además. La familia {E(y): y E K} es un recubrimiento abierto de K y de él se podrá extraer un subrecubrimiento finito E(Yl).. Por tanto K es compacto. digamos (-no.5 (de Borel-Lebesgue). b]} es un recubrimiento abierto del compacto [a. Con su ayuda. Tal subrecubrimiento estará formado por un número finito de conjuntos de n. b] existe un entorno E(y) tal que el entorno reducido E*(y) no contiene puntos de A. DEMOSTRACIÓN e lR tiene al menos un punto de Si A es acotado estará contenido en un intervalo cerrado [a.no).·· .YA:· • 33 . K e (-no. luego A consta a lo sumo de los k puntos Yl. La intersección es un entorno de x contenido en lR \ K. E*(Y2)"'" E*(YA:) tiene puntos de A. ningún punto de [a. De él podrá extraerse un subrecubrimiento finito cuya unión es el mayor de ellos. n • Tendremos numerosas ocasiones de apreciar la extraordinaria utilidad del concepto de compacidad. A 1 . K i.AA: cubren a K. si K es cerrado y acotado entonces K estará contenido en algún intervalo cerrado [a. DEMOSTRACIÓN Supongamos en primer lugar que K es compacto (así. lo cual implica que para cada y E [a." .5. ••• . b] del que se podrá extraer un subrecubrimiento finito. Teorema 1. podemos. luego IR \ K es abierto y K es cerrado. . acotado.A2 .. Y2. Un conjunto K e lR es compacto si y sólo si es cerrado y acotado.5. adjuntándole el abierto lR \ K obtendremos un recubrimiento abierto del compacto [a. pues. n) con n E N. b] del que se podrá extraer un subrecubrimiento finito. bJ.6 (de Bolzano.. Si A no tiene puntos de acumulación. b] y si es un recubrimiento abierto de K. Sean El (x).AA: y. E(y¡) .

2. Dados dos números reales x e y definimos la distancia de x a y como d(x.z) 7. y) (c) d(x. la adherencia y los puntos de acumulación de los conjuntos siguientes (a) Z (b) Q (e) lR-Q (d) A = {(-1)n/n: n E N}. entonces F o G es vacío. ¿Verdadero o falso? (Explíquese) (a) Si A Y B son abiertos disjuntos tales que AUB es un intervalo abierto (acotado o no).1. = d(y. 3.z). z E lR se verifica (a) d(x. 5. (a) Un conjunto A e lR es abierto. (b) d(x. Probar que Q no es abierto ni cerrado y que Z es cerrado en IR. (b) A \ F es abierto Indicación: ¿qué es A \ B P.d(z. ¿Verdadero o falso? UAn=UAn n=l n=l 00 00 34 . y) =O {:=:} x = y. demostrar que (a) F \ A es cerrado. el exterior. (b) Si F. y. Demostrar que si (x n ) converge a un punto a entonces a pertenece a F. la frontera.y) +d(y. Si U es un conjunto abierto en IR tal que un I '" 0.z) 6.x). y) = Ix - yl Probar que para cualesquiera x. ~ (d) d(x. z E lR se verifica Id(x.y) ~ O. Probar que para cualesquiera x. Si A. G son cerrados disjuntos tales que F U G es un intervalo cerrado (acotado o no). d(x. Determinar el interior.6 Problemas 1. 4. si y sólo si se cumple la siguiente condición: si una sucesión (x n ) converge hacia un punto a E A. (b) Sea F un conjunto cerrado y (x n ) una sucesión cuyos términos están en F. 8. Sea I un intervalo con puntos extremos a < b. y. 9. b) '" 0.y)1 :5 d(x. Este ejercicio muestra las estrechas relaciones entre los conceptos de abierto y cerrado y las sucesiones. entonces A o B es vacío.y) . entonces U n (a. entonces x n E A para todo n suficientemente grande. F e lR son dos conjuntos abierto y cerrado respectivamente.

(g) X (h) int(X) (i) X 11. x para todo n. (b) Dése un ejemplo con A' = {O} U {lln : n E N} 16. (b) A= n Un. eY pero X ''no'' es "denso" en Y.x+ 1/3.""X n . conjunto acotado y sup X = sup X.. Probar (a) x es un punto de acumulación de A si y sólo si x E A \ {x}.. }.al < 11n para algún a E A} (a) Un es un conjunto abierto. dése un ejemplo de un conjunto A e IR tal que A' tenga exactamente k elementos. .) 15.x+ l.x+ 1/2. Contestar razonadamente (a) Dado un entero positivo k. e IR un conjunto acotado. Sea X (a) a =0 nx' = 0. A = {X¡. ¿Cuál y b es el 12. Probar = inf X (b) X es un resultado análogo para el ínfimo? = supX son puntos de adherencia de X.10.x. Así. Dar explícitamente el significado de cada una de las afirmaciones siguientes En las explicaciones no se pueden utilizar las palabras entrecomilladas. Sea A e IR y.x. . (e) (x n ) = (x. (a) a E X "no" es un punto ''interior'' de X. = 0. entonces IR \ A no es cerrado. para cada n E N sea Un = {x E IR : Ix Probar . (e) X e IR ''no'' es un conjunto "abierto" (d) El conjunto Y e IR ''no'' es "cerrado". los únicos subconjuntos de IR que son abiertos y cerrados a la vez son 0 y IR. (h) x es un punto de acumulación de A si y s610 si es límite de una sucesión de elementos de A distintos dos a dos. el conjunto formado por los términos de la sucesión (x n ). Xn =x para todo n. Hallar A' cuando (a) (b) Xn -+ x y Xn :f. (Utilícese 11) 13. IR.. 00 n=l 14.X2.. (e) a E IR ''no'' es "punto de acumulación" de X (f) X' e IR. Probar que si A es un conjunto no vacío cerrado de IR tal que A :f. (b) a E IR ''no'' es "adherente" a X. 35 .

¿Existe un análogo para conjuntos cerrados? 26. 22. (b) La intersección arbitraria de compactos es un compacto. Probar que el conjunto IR \ {x n : n E N} es denso en IR. si A e D. Probar las siguientes variantes del teorema de Bolzano-Weierstrass. existen abiertos Al y A 2 disjuntos que los contienen. Probar que todo intervalo 1 e IR posee un subconjunto denso en 1 y numerable. entonces nK es compacto. 25. existen dos abiertos disjuntos que contienen a C y a x. Probar (a) La unión finita de compactos es un compacto. (a) Un conjunto C e IR es compacto si y sólo si todo subconjunto infinito de C tiene al menos un punto de acumulación en C. 20. (a) A es denso en IR si y sólo si IR \ A tiene interior vacío. diremos que un conjunto D e A es denso en A. (c) Si K es una familia de conjuntos cerrados. (a) Hallar un conjunto A IR \ A no lo es.17. 24. (d) Si \ e es compacto y F cerrado. 19. 21. Probar que dado un conjunto A e IR. Si (A n ) es una sucesión de conjuntos compactos no vacíos de IR tal que A n + 1 e A n para todo n. C n F es compacto. e IR con A fe IR. tal que A es denso pero (b) Dar un ejemplo no trivial de un subconjunto abierto y denso en IR. Constrúyase un conjunto A en la recta real tal que A fe A' fe (A')' 18. (b) Un conjunto C es compacto si y sólo si cada sucesión en C tiene una subsucesión que converge a un punto de C. (b) A es denso en IR si y sólo si todo punto de IR es límite de una sucesión de puntos de A. Demostrar: (a) Si C es compacto y x f/: C. todo recubrimiento abierto de A admite un subrecubrimiento numerable. Demostrar = {O}. 23. ¿Es cierto esto si C es cerrado? (b) Si C I y C2 son compactos disjuntos. (Propiedades de separación). demostrar que el conjunto intersección es no vacío y compacto. Por extensión. 36 . al menos uno de los cuales es compacto.

cerrado y acotado. ¿Verdadero o falso? (explíquese).27. entonces A es compacto y. 00) que no admitan subrecubrimientos finitos. 28. Probar que A es cerrado y acotado sin hacer uso del teorema de Borel-Lebesgue. 37 . Construir recubrimientos abiertos de Q y de [0. 29. por tanto. Si A es un subconjunto acotado de lR entonces A' es compacto. Si X n ~ x y A = {x} U {x n : n E N}.

algunas propiedades más o menos evidentes -y deseables. Por razones evidentes. es necesario dar una definición precisa que. una idea que está presente implícitamente en todos los conceptos fundamentales de la Topología y el Análisis.2 Para cualesquiera x. Teorema 2.1 Distancias Comencemos con un caso sencillo: el conjunto IR de los números reales.x). -7) = 13 + 71 = 10. sin mucha dificultad. en nuestra definición. d(3. no podemos abordar en este texto el estudio de ciertos espacios para los que se necesita un conocimiento matemático amplio. los conceptos y propiedades que se estudiarán son fácilmente generalizables. 3. podemos intuir.1. Ello se debe a que sobre un mismo conjunto se pueden definir distancias distintas.y):::: Ix-yl Tenemos. No obstante. por otro. y) 2: O. ello se consigue con el auxilio del valor absoluto. simplemente.1. La recta real o el plano geométrico constituyen ejemplos simples de espacios métricos. 39 . 2. un conjunto en donde podemos hablar de la distancia entre sus elementos.y)::. sea matemáticamente rigurosa. Definición 2.z) +d(z. Los espacios métricos son muy numerosos y diversos. de momento. concepto que es en realidad una abstracción de las propiedades de lo que habitualmente se conoce como distancia.que se deducen de forma inmediata de las propiedades del valor absoluto. 2. identificamos IR con una recta. y. Veamos. lo que nos permitirá precisar la noción de proximidad. recoja nuestras nociones intuitivas y. Si. d(x. d(x.2 Espacios métricos Desde un punto de vista intuitivo.y) = O si y sólo si x = y. 4. por una parte. euclídea. por ello nos centraremos únicamente en aquellos conjuntos con los que el lector tiene cierta familiaridad y que surgen de forma natural en el análisis. lo que normalmente entendemos como medir la distancia entre dos puntos -después de todo para hallar la distancia entre los puntos -3 y 5 sólo se necesita algo de aritmética-o Sin embargo.21 :::: 1 y d(3.2) :::: 13 .y). en la mayoría de los casos.y) = d(y. Puede sorprender que hallamos puesto un apellido. como es habitual. d(x. d(x. un espacio métrico es. por ejemplo. d(x. pero esto será precisado más tarde.1 Dados dos números reales x e y definimos la distancia euclídea de x a y como d(x. z E IR se verifica 1.

Una precisión, antes de seguir. En lo que sigue consideraremos el conjunto ]R.n como el conjunto de las n-plas (XI, X2, .. . , x n ), donde Xi E lR (i == 1,2, ... , n) a las que llamaremos puntos siguiendo la terminología geométrica que fue su origen; es decir lRn no es más que el producto cartesiano (n) lR x lRx .,. xlR sin ninguna otra estructura definida. Pasemos ahora a]R2 que identificamos con el plano geométrico. Podemos medir la distancia, que entendemos como habitual, entre dos puntos X e y con la ayuda del teorema de Pitágoras (fig. 2.1). Definición 2.1.3 Dados x,y E lR2 definimos la distancia euclídea de a y como
X

Al igual que en IR, también en este caso se demuestra con relativa facilidad que se verifican las propiedades siguientes. Teorema 2.1.4 Para cualesquiera x, y, z E ]R2 se verifica

1. d 2 (x,y) == O si y sólo si
2. d2 (x,y);:::O. 3. d2 (x, y) == d2 (y, x).

X

== y.

d2(X,

y) =::; d2 (x, z)

+ d 2 (z, y).

Como se ve, las definiciones de distancia en ]R y en lR2 verifican las mismas propiedades. Podemos interpretar con facilidad lo que significan tales propiedades. La primera nos dice que la distancia entre dos puntos es cero si y sólo si los puntos coinciden; la segunda establece que la distancia es siempre un número real positivo o cero; la tercera es una propiedad de simetría: indica que la distancia de x a y es igual a la de y a Xj finalmente, la cuarta propiedad nos dice que un lado de un triángulo nunca tiene longitud mayor que la suma de las longitudes de los otros dos lados. No es difícil reconocer en las definiciones que hemos dado la noción de distancia que conocemos intuitivamente y que habitualmente usamos. No ocurre lo mismo, sin embargo, con la definición siguiente. Definición 2.1.5 Dados x, y E ]R2 definimos la distancia de Manhattan de x a y como

Aunque menos habitual, es fácil interpretar lo que significa dI' Para medir la distancia entre (Xl, X2) e (YI, Y2) hallamos primero la distancia horizontal entre XI e YI y le añadimos la distancia vertical entre X2 e Y2 (fig. 2.1). No es muy difícil imaginar situaciones donde tal medida sea la adecuada: supongámonos, por ejemplo, midiendo distancias en una gran ciudad con todas su calles dispuestas en sentido horizontal y vertical; se comprenderá ahora por qué la denominación de distancia de Manhattan. 40

La definición anterior pone de manifiesto una cuestión importante que ya anticipamos: sobre un mismo conjunto se pueden definir distancias distintas; la elección de una u otra dependerá de nuestros intereses y de su conveniencia para resolver nuestros problemas. Se comprende ahora por qué ponemos apellidos a lo que denominamos distancias. Ahora bien, ¿qué nos permite denominar a d¡ con el nombre de distancia? Esto es: ¿qué propiedades tiene d¡ que refleje lo que intuitivamente entendemos como distancia? y, también, ¿qué hay de común entre d¡ y d 2 ? La respuesta viene de la mano del resultado siguiente. Teorema 2.1.6 Para cualesquiera x, y, z E IR? se verifica
1. d¡(x,y) 2. d¡(x,y) 9. d¡(x,y)

=O
~

si y sólo si

x

= y.

O.

= d¡(y,x).
~

4. d¡(x,y)

d¡(x, z)

+ d¡(z,y).

Figura 2.1: Distancias en IR2

/

J

Hasta aquí, hemos tratado de intuir qué propiedades son esenciales cuando hablamos de distancia. Algunas de ellas han quedado convenientemente expuestas, pero hay que destacar un aspecto que quizás no ha quedado suficientemente explícito: es evidente que toda distancia debería estar definida para cualquier par de elementos del conjunto; es, por tanto, conveniente entenderla como una aplicación que asocia a cada par de elementos del conjunto, un número real positivo. Estamos ahora en condiciones de definir lo que se entiende, en general, por distancia. Definición 2.1.7 Sea E un conjunto no vacío. Se denomina distancia d definida sobre E a toda aplicación
d:ExE--+IR que asocia al par (x,y) E ExE el número real d(x,y) y que verifica las siguientes propiedades para todo x, y, z, E E:

1. d(x, y) = O si, y sólo si x = y
2. d(x,y) 9. d(x, y)
~

(axioma de separación)

O

= d(y,x)
~

(axioma de simetría)

4. d(x, y)

d(x, z)

+ d(z, y)

(desigualdad triangular)

41

No entraremos a discutir las complejas razones por las cuales se eligen precisamente estas propiedades -y no otras- para definir la noción de distancia, ni por qué resultan ser suficientes para nuestros propósitos. Baste decir que se trata de propiedades que reflejan nuestras percepciones y que son consistentes; esto es: no da lugar a contradicciones. Algunos ejemplos más nos ayudarán a familiarizarnos con el concepto.
EJEMPLO 2.1.1
1. La aplicación definida en ]R2 x ]R2 por

doo(x,y) = máx {!XI - YI!, !X2 - Y2J} es una distancia en ]R2 (fig. 2.1).
2. Las aplicaciones siguientes son distancias definidas sobre ]R3 :

dl(x,y) d2 (x,y) doo(x,y)

=

=

yd + IX2 - Y21 + IX3 - Y31 V(X¡ - YI)2 + (X2 - Y2)2 + (X3 - Y3)2 máx {lxI - vd, IX 2 - Y21, IX 3 - Y3!}
IXI -

Conviene hacer notar que los subíndices utilizados hasta aquí para distinguir unas distancias de otras son los habituales en la literatura; para comprender, sin embargo, su justificación habrá de esperarse a los problemas.

Los conjuntos]R, ]R2-y, en general,]Rn son muy adecuados para obtener un reflejo de lo que intentamos definir como distancia. Sin embargo, no hay nada en estos conjuntos que no pueda ser generalizado a otros conjuntos menos familiares. El lector interesado puede ver algunos ejemplos muy significativos en el apéndice del final del capítulo.

2.2

Espacios y subespacios métricos
La definición de una distancia sobre un conjunto dota a éste de una estructura rica y fructífera sobre la que se asienta gran parte del Análisis. Tales estructuras reciben el sugerente nombre de espacios métricos y constituyen la primera aproximación formal a los conceptos topológicos. Definición 2.2.1 Sea E un conjunto no vacío y d una distancia definida en él. Al par (E, d) se le denomina espacio métrico. Así, (lR, d), donde d es la distancia euclídea, es un espacio métrico (estructura que se suele conocer con el nombre de recta real). A menos que se exprese lo contrario, en lo que sigue, cuando se considere a ]R como espacio métrico se entenderá que la distancia es la euclídea, también llamada usual. Pero, sobre lR, pueden definirse otras distancias que dan lugar a espacios métricos diferentes. Lo mismo ocurre con ]R2, con ]Rn y, en general, con cualquier conjunto. En particular (]R2, d 2 ), que identificamos con el plano geométrico, es un modelo intuitivo natural de espacio métrico. El ejemplo siguiente es especialmente significativo y recurriremos a él frecuentemente en este texto.

42

Entonces ([O.2 Sea (E. cualquier subespacio métrico es un espacio métrico en sí mismo y cualquier espacio métrico puede considerarse como subespacio de sí mismo. X es el intervalo [0. por otra parte. X es el intervalo (-1/2.d). se acostumbra a designar también por d cuando no hay peligro de confusión. Definición 2. se le denomina subespacio métrico de (E. mientras que en ([0.y) ° si si x. por sencillez. 1]. De inmediato se comprueba que la aplicación dF: F x F (x.y) -+ IR. a los números enteros 2:. Una cuestión evidente pero que conviene hacer notar es el hecho siguiente: consideremos el conjunto X como el conjunto de los puntos cuya distancia a 1/2 es menor que 1. no obstante tendremos que esperar a capítulos posteriores para mostrar toda su importancia.2.2 1. A la distancia así definida se le suele llamar la distancia trivial y al espacio métrico resultante (E. 43 . -+ dF(X.d).1 Sea E un conjunto cualquiera no vacío y dt la aplicación definida por d x = {1 t( .1]. d). en (IR. dF). A dF se le suele llamar métrica inducida en F por d y. d)..y) = d(x. Aunque tales espacios carecen de interés dada su evidente trivialidad.1]. Desde luego. nos indica que todo conjunto no vacío puede proveerse de una métrica.. Este hecho puede parecer ahora trivial. • Consideremos el espacio métrico (E.2. El par (F. tales espacios discretos se emplean con frecuencia como contra-ejemplos. EJEMPLO 2. d¡) se le llama discreto. 2. y x =y Se deja al lector la sencilla comprobación de que tal aplicación es una métrica para E. donde dF es la restricción de d a F. pero la apreciación es engañosa.2. d) un espacio métrico y F un subconjunto no vacío de E.y) es una métrica para el conjunto F.d) es un subespacio métrico. d) Ysea F un subconjunto cualquiera no vacío de E.EJEMPLO 2. Consideremos la recta real y el subconjunto [0. obtenemos el subespacio métrico (2:. Pero veamos algunos ejemplos menos triviales aunque sencillos. Nótese que dF no es más que la restricción de d a F x F.IJ.:j:.3/2). Si restringimos la distancia euclídea en IR.

a (IRn .y)1 = d(x. y) -d(x. d) como subespacio de (IRn.z) . vistos en conjunto. es posible considerar. Sea (IR2 . y) y ~ d(z. y. pero no debe olvidarse su interés intrínseco: más adelante estudiaremos con cierta profundidad algunas propiedades que se apoyan directamente en el comportamiento de algunos conjuntos como subespacios métricos. en general.y)j paro todo x. y) ~ = d(x. y) y ~ d(x. DEMOSTRACIÓN ~ d(x. Teorema 2. y) Id(x. Así. Podemos identificar a IR con el subconjunto de IR2 . d). y) Luego d(x. y) ~ d(x. con x E III La restricción de d 2 a IR· viene dada por De esta forma. es posible considerar a la recta real como un subespacio métrico de (IR2.y) • 44 .z) . z E E. por tanto. y) +d(y. x) + d(x. z) . Algunos de ellos tienen importancia considerable por sí mismos y todos.z)-d(z. en sentido amplio. ponen de manifiesto la gran generalidad del concepto.z) y.3. es decir el conjunto de todos los puntos de la forma (x.y) ~d(x. O). Hemos visto ya algunos ejemplos particulares de espacios métricos. Es el caso del resultado siguiente que generaliza la ya conocida propiedad de los triángulos: la longitud de uno cualquiera de sus lados es mayor que el valor absoluto de la diferencia de las longitudes de los otros dos.y) d(x. • La noción de subespacio métrico es importante porque nos permite construir nuevos espacios métricos a partir de algunos dados. cuando demostremos una propiedad para un espacio métrico abstracto. z) + d(x. d 2 ). z) .z) = d(x. ~ d(x.y) De igual forma d(z. ésta queda establecida automáticamente para una extraordinaria diversidad de espacios. d2 ).y) (2.2.d(z.3 En un espacio métrico (E. IR· = IR x {O}.1) Por la desigualdad triangular y el axioma de simetría se tiene d(x. De forma similar.k .y) +d(z.d(z.y)1 Id(x. d) se verifica Id(x. y) ~ -d(x.d(z.d(z.

x) 2.O).xl = O xEA = xEA Ixl = 1 inf xEA inf Obsérvese que d(1.O). (x.x) inf Es evidente que si Xo E A entonces d(xo. A) = O. Esta cuestión quedará definitivamente dilucidada más adelante. lo que implica que admite ínfimo no menor que O. Consideremos JR con la métrica usual y A = (1. Puede suceder que d(xo.2). A)? ¿Existe x E A tal que d(1.3. Este conjunto está acotado inferiormente por O. sin embargo 1 rt A.x 2 » xER inf {12 - xl + x 2 } Si ponemos f(x) = 12 . Consideremos el espacio métrico (JR2.2 x <2 x ~2 y. Definición 2. EJEMPLO 2. d¡). Luego d¡((2. cierto.y)EA inf d¡((2. en general. (x.A) d(1.xl + x 2 f(x) (figura 2. d) un espacio métrico.2. = d(1.x) : x E A} al conjunto de números reales constituido por las distancia de Xo a todos los puntos de A.A) = 7/4 • 45 . Es trivial com- probar que d(3/2.O).y» xER inf d¡((2.1 1.3 Distancias entre conjuntos Sea (E.A) 13/2 .O). A) = xEA d(xo.1 Definimos la distancia de un punto Xo E E a un conjunto A e E al número real d(xo. Designemos por {d(xo.xl = O inf 11. por tanto. A) d(O. 2J. A) = O Y Xo iI A.A) (x. inf f(x) = f(1/2) = 7/4. se tiene si si ={ xER X2 x2 x +2 +x . Fijemos arbitrariamente un punto Xo E E Y un conjunto no vacío A e E. y sea el subconjunto A de JR2 formado por los puntos entonces d¡((2. pero el recíproco no es.3. A) = O y.

Esto nos permite dar la siguiente definición.z) ~ d(y. Está claro que tal conjunto está acotado inferiormente por O. de carácter auxiliar. y) De forma análoga d(y.y) Luego -d(x. d) un espacio métrico. z) ~ zEA inf {d(y.2 La siguiente desigualdad.y E B} al conjunto de números reales constituido por todas las distancias entre un punto de A y uno de B. A) ~ d(x. zEA + d(x.2 Sean (E. A) ~ d(y.A) .2: f(x) = l~ - ~1_+.A) +d(x. y x. A) + d(x. Entonces Id(x. z) así que d(x.¡.A)I ~ d(x. y)} inf d(x. A) ~ d(x. por lo que admite un ínfimo no menor que O.A)1 ~ d(x. por la desigualdad triangular. A) . y E E.z) y. será de uso frecuente en lo que sigue. d(x. y) y jd(x. y) ~ d(x. B e E y designemos por {d(x. por tanto. A vacío.d(y.d(y. Teorema 2.y) e E un conjunto no DEMOSTRACIÓN Para todo z E se tiene.y): x E A.3.A) . y) • Tomemos ahora dos conjuntos no vacíos A.d(y. 46 . y) + d(x.Figura 2.

lR) = d(JI. tampoco es cierto que en general existan Xo E A e Yo E B tal que d(A.y) :lEA yEB Si A n B :1: 0. Dados el espacio métrico (1R2 . Un ejemplo sencillo de esta situación resulta si tomamos los conjunto de la recta real A = (a. d(A. evidentemente.3 Definimos la distancia entre los conjuntos A y B al número real d(A. e). d(A.3. ambos intervalos son.3: Distancia entre con 'untos Definición 2. en general. y) ElR2 :x2 +y2=1} y B={(x.Y)EJR2 :x+y=2} entonces 1 Un sencillo gráfico ayudará al lector a establecer este hecho. cierto: la distancia puede ser cero aunque los conjuntos sean disjuntos. Yo) Mostrar estos hechos no es muy difícil. Conviene destacar que no es en general cierto que exista algún punto Yo E A tal que d(xo. B) = v'2 - • 47 . B) = O.JI) = O 2. Consideremos la recta real lR y sean racionales e JI = lR - Q el conjunto de los números Q.A) d(xo. IR) = d(Q. d 2 ) Y los subconjuntos de lR2 A= {(x. es inmediato que d(A.B) = inf d(x. Entonces d(Q. = Análogamente.2 1. disjuntos y. B) = d(xo. B) = O como puede comprobarse fácilmente. sin embargo. ¿Puede hacerlo el lector? EJEMPLO 2.3. pero de nuevo el recíproco no es. Yo). b) y B = (b.Fi ra 2.

x) $ 1 (e) doo(O. y) doo(x.YII. 8. z) + d(y.4 Problemas 1. 7. x) $ 1 (b) ddO. z) Demostrar que d es una métrica sobre E. redundantes. y) IXI .Y2)2 máx {lxI .2. t) ~ (x. Consideremos IIr'. (b) d(x. determine gráficamente los puntos que verifican (a) d2 (O. demostrar que la aplicación d(x. Demostrar que las aplicaciones siguientes son distancias sobre IR2 dI (x. Demostrar que la aplicación d(x. y. y) (n ~IXi -Yi1 2 Y/2 = I$i$n sup IXi . son. Demostrar que las aplicaciones siguientes son distancias n dI (x.y. t)1 $ d(x.Y21} (dI Yd oo son fáciles. En lR2 y IR3 . Sea I una aplicación inyectiva de un conjunto E en Ji.z. para la propiedad triangular de d 2 es muy útil la desigualdad de Minkowski) 4.d(z.y) = If(x) - l(y)J es una distancia sobre E. x) $ 1 5. Sea E un conjunto no vacío y d: E x E posee las siguientes propiedades (a) d(x.Y2/ J(XI .Iyll $ Ix . y) IR una aplicación que = ° si y sólo si x = y. 48 .yl 3.YII + IX2 .yl define una distancia sobre IR. y) doo(x. y) $ d(x. Este problema muestra el hecho de que las propiedades exigidas para que una aplicación sea distancia.Yil 6.Iz .1) a partir de ella. z E IR las siguientes relaciones: (a) IIx .y¡l $ Ix . y) .z\ .y¡)2 + (X2 . Probar que se verifican para x. Demostrar que en un espacio métrico (E.y) = Ix . z) + d(y. lx2 . d) se verifica la relación Id(x. en realidad. y) d 2 (x. 2. y) = L/xi-Yil i=1 d2 (x.t E E) y probar la desigualdad (2.yl (b) IIxl .

d¡(x.d2"'" dn métricas sobre un conjunto E.z) E JItl : 0:5 x:5 1. d2 ) Y A (]R2. d) corno un subespacio e lR2 definido por : {(x. 11.A). 0:5 Y:5 1. A) ¿Cuánto vale lím ~1? n--4eo n + 15.y)} JR3 definido por A = {(x. d). A) Hallar los puntos x E lR3 que verifican =1 17. ¿Cuánto vale lím 16.O). d(x. A) Y deo ((2. Sea (lR2 . Demostrar que n d(x. Mostrar cómo puede considerarse a métrico de (lRn .Yil ¿Qué propiedades de una métrica posee d? 10. Sea (lR. d) Y A • e lR definido por A={_n :nEZ} n+1 Hallar d(l. Tomemos un número natural i entre 1 y n. 14.y) = IXi . d2 ) los puntos que verifican 13.=1 es una métrica para E. y) E R 2 : y = x 2} = {(x.9. d2 Y deo en A. Definamos para x. + (_l)n) n = inf{l.0). Sea lR3 con la métrica definida por d(x. Sean d¡.Y)ER2 :y=X 2 } Dar una forma explícita de la distancia inducida por d¡.0).y.y) = Edi(X. y de ]Rn . 0:5 z:5 1} d(x.A) y d(-l.x 2) : x E R} Calcular d¡((2. y) E lR?: (X-2)2 +y2 :51}U{(x.y) E lR2 (x+2)2 +y2 :51} Determinar en (A. 12.y) y A e (.!.A). Sea lR con la distancia usual y A e lR definido por A = {~+ (_l)n: n E N} n-+oo Hallar d(l. 49 . d2((2.A).y) . Sea A e ]R2 definido por A={(x. Dado el subconjunto de A ]R2 = {(x.

La aplicación doo(f. b] y. pues.b]} En efecto.g) zE[a. esto es: si y s610 si /(x) = g(x) para todo x E [a. si h E C([a. La propiedad de simetría es trivial. doo) es un espacio métrico.g) = O si y sólo si I/(x) .2. b]).g) es una distancia. Figura 2.g(x)l = O para todo x E [a. (C([a.h(x) + h(x) + Ih(x) + máx zE[a. introducimos uno de ellos y dejamos otros como ejercicio para el lector. sin duda.g(x)\ zE[a. Finalmente. I/(x) . existe el máximo. b]) el conjunto de las funciones reales continuas en el intervalo cerrado [a.g(x)1 es positiva o cero para todo x E [a.b] máx I/(x) .h(x)1 d(f.b] máx {I/(x) . los que tienen un papel más destacado en el análisis matemático. por tanto. 50 . puesto que I/(x) .5 Apéndice. de forma que puede extenderse a conjuntos de muy diversa naturaleza. Espacios de funciones y espacios de sucesiones La noción de distancia es un concepto lo suficientemente preciso como para ser fructífero. Entre ellos. pero también de una gran generalidad. b]. d(f.b] máx I/(x) .4: Métrica uniforme o del máximo en C( a.b] máx I/(x) .g(x)l es una función continua en [a.g(x)1 ~ ~ zE[a. b]. En primer lugar doo está bien definida. b]. se tiene: d(f. Por otra parte.b] g(x)¡ .g(x)l} Ih(x) .h) +d(h.g) ~ O. En lo que sigue. Además. = máx{I/(x) - g(x)1 : x E [a. b]). b]. los espacios de funciones y los espacios de sucesiones son.g) Así. esto es: d(f. Sea C([a.h(x)/ zE[a. b ) a b Los siguientes ejemplos muestra como puede extenderse a este tipo de espacios los conceptos y propiedades de los espacios métricos en general.

Demostrar que doo((x n ). si existe algún extremo relativo de 9 en el intervalo [0. Se tiene 0:9:9 ze[o. Hallando g(O) y g(211'") . d) así definido se le denota por ca 51 .e[o.d) así definido se le denota por loo 3.27rj inf {máx Ix 2 +2-senx-kl = 0:5k:51 {ze[o.senx .g(x)1 "'eA 2. = sup jX n n Ynl Al espacio (E. IR sup I/(x) . Probar que d: B(A) x B(A) -t -t (/.5.EJEMPLO 2. Puesto que g'(x)=2x-cosx y g"(x)=2+senx>0. B)? • PROBLEMAS 1. así que 0:5k:9 ". 211'"]) con la métrica del máximo y el conjunto = {sen x + k: °~ k ~ 1} Veamos cuál es la distancia de la función f(x) = x 2 + 2 al conjunto A A.sen x . Si B = {cosx + k: 2 ~ ¿cuánto vale d(A.g) es una distancia en B(A).k} = 0:5k:51 {411'"2 + 2 inf k ~ 3} k} = 411"2 + 1 2.2"1 {x 2 +2-senx-k} inf máx Para hallar este valor. Sea E el conjunto de todas las sucesiones reales (x n ) tales que lím X n = O.k. Sea A un conjunto cualquiera no vacío. pongamos g(x) = x 2 + 2 . (Yn» = sup IX n . Al espacio (E.estará en uno de los extremos. Designemos por B(A) al conjunto de todas estas funciones. es fácil verificar que el máximo ocurre en 211'". Sea E el conjunto de todas las sucesiones reales (x n ) acotadas (existe algún k > O tal que Ixnl ~ k para todo n E N).2"] inf { máx x 2 + 2 . Demostrar que doo((x n ). el máximo -que debe existir.1 1. Diremos que una función f de A en IR es acotada si existe algún número real M > O tal que I/(x)! ~ M para todo x E A. (Yn» define una métrica sobre E. Consideremos C([O.211'"] será un mínimo. por tanto.Ynl n define una métrica sobre E.

Ha ga un a repres entación gráfica de l 52 .4. = lb If( x) .g(x )l dx define un a mé tric a en C( [a. g) la idea. b)). Demostrar que dI (f.

Por ejemplo. muy útil. en la recta real. en los espacios métricos. tanto abierta como cerrada. Los ejemplos siguientes son muy importantes porque. Desde luego. a) ~ r} Obsérvese que puesto que exigimos. Esta visión geométrica suele ser.l) = = {(x.Z)EJR3:y!X 2 +y2+ z2<1} {(x. A es un conjunto abierto si todos los puntos próximos a x E A pertenecen también al conjunto.d) un espacio métrico.1. b) es un conjunto abierto. (sin la superficie esférica) una bola a la que pertenecen todos los puntos cuya distancia al origen es menor que l.r) > O al = {x E E: d(x. y esto es importante. Las definiciones precisas y las propiedades que de ellas se derivan es el objetivo de este capítulo. Sin embargo. deberíamos ser muy precavidos cuando la usemos.3 Topología de los espacios métricos En los espacios métricos. que r > O. B(O. pero no lo es (a. un punto a E E y r > O un número real.y. En (lR3 . b] porque hay puntos próximos a b que no pertenecen al conjunto. sin duda. d 2 ) el nombre de bola tiene un sentido geométrico clásico. tanto cualquier bola.Z)EJ!tl:x 2 +y2+ z 2<1} representa geométricamente una esfera. 53 . ya que al menos el centro pertenece a ella. Por ejemplo. Intuitivamente. ayudarán a aclarar nuestra definición pero también pondrán de manifiesto el peligro de apoyarnos excesivamente en los conceptos geométricos. 3. hay ciertos subconjuntos con propiedades muy notables y que se revelan como el instrumento indispensable para un estudio serio y riguroso del Análisis Matemático. es un conjunto no vacío. Éstos son los conjuntos abiertos. esto no es más que una aproximación informal y el determinar si un conjunto es abierto o no depende fundamentalmente.1 Conjuntos abiertos Sea (E.y. Definici6n 3.r) = {x E E: d(x. a) < r} Se llama bola cerrada de centro a y rndio r > O al conjunto B(a.1 Se denomina bola abierta de centro a y rndio r conjunto B(a. en general. En otros espacios o con otras distancias las bolas abiertas o cerradas son conjuntos a los que difícilmente llamaríamos bolas en la vida cotidiana. el intervalo (a. de qué distancia se ha de considerar.

s) talque B(x. En (1R2 .r) yB(y.y) E 1R {(x. En (1R2 . y en (1R2 . 3. 1) :::: {(x. entonces. que se conoce como propiedad de Hausdorff. r) n B(y.1).a+r). el círculo geométrico de centro circunferencia.y) E 1R2 2 "j(x 2 + y2 < 1} x 2 +y2 < 1} Es decir. por ejemplo. la bola cerrada de centro a y radio r es el intervalo cerrado la - r. se tiene B(O. d 2 ) la bola abierta de centro B(O.lyl} < 1} que son los puntos interiores a un cuadrado (fig. Consideremos la recta real.EJEMPLO 3.y) • 54 . tiene una demostración casi evidente. d) . Existen. dos bolas abiertas B(x.y) E 1R 2 : ° y radio 1.2 (Propiedad de Hausdorff).a + r).y) E 1R2 : 4 máx{lxj.1: Bolas abiertas en 1R2 d~ El resultado siguiente.1. 2. La bola abierta de centro a y radio r es el intervalo abierto (a-r. doo ) B(O.l):::: {(x. • Fi ra 3.1 l. A pesar de ello es tan importante y de resultados tan fructíferos que conviene enunciarlo como un teorema.l) ° : : y radio 1 es el conjunto {(x. r:::: s:::: ~d(x.1. excluida la Ixl + Iyl < 1} 1r / que son los puntos interiores a un cuadrado que está girado radianes con respecto a los ejes. dd. Teorema 3. Sean x. s) :::: 0 DEMOSTRACIÓN Basta poner.y dos puntos distintos de un espacios métrico (E.

Nos proponemos demostrar que existe una bola abierta de centro x contenida en B(a. Teorema 3.b\}. 3. pero este hecho. para el que no existe ninguna bola abierta B(b. x) > O.r) r. d) un espacio métrico cualquiera y A un subconjunto de E.x)+p=r Luego y E B(a. evidente y necesita de una demostración rigurosa.2).b].p). Definición 3. r). y) ~d(a.4 Toda bola abierta es un conjunto abierto DEMOSTRACIÓN Consideremos la bola abierta B(a.r) un punto cualquiera de ella (fig.1. lo mismo que el conjunto vacío -¿para qué punto de 0 no existe una bola abierta contenida en él?. De otra forma: existen puntos tan cercanos como se quiera a b que no pertenecen al intervalo (a. b)j si tomamos r se tiene que = mín {Ix = (x - al. Sea p =r - d(a. en el intervalo (a. no es.p) e B(a. b] existe un punto. sin embargo. B(x. entonces y e B(a. sea x un punto cualquiera del intervalo (a.r). r) • Conviene observar que el resultado anterior se verifica para cualquier espacio métrico.r) y x E B(a.r) contenida en él. que es cierto. y) <P d(a. b. B(x. Ix . Sea (E.Por otra parte el nombre de bola abierta nos sugiere que debería ser también un conjunto abierto.1. En efecto: sea y un punto cualquiera de d(x.x + r) e (a. d) si para todo punto x de A existe una bola abierta de centro x contenida en A. independientemente de cuál sea el conjunto sobre el que se define e independientemente de la distancia elegida. En la recta real. por tanto.y) <d(a.3 Decimos que el conjunto A es un conjunto abierto en (E. Trivialmente.b)j sin embargo.p) B(x. el propio conjunto E es abierto.e La noción de bola abierta es la que nos permite definir con precisión a los conjuntos abiertos. 55 .x)+d(x.r) y. Veamos que B(x.

La intersección de un número finito de conjuntos abiertos es un conjunto abierto. 3. b) Sin embargo. considerar en IR una distancia de forma que un intervalo abierto no sea un conjunto abierto. r) e (a. Ix . En efecto: consideremos el intervalo abierto (a. 56 .lyl ~ 2} P no es abierto. b) y x E (a. ciertamente. entonces B(x. 2. • El teorema siguiente.1. d2 ) r EJEMPLO 3. ya que para los puntos en los que y = 2 no es posible encontrar bolas abiertas de centro el punto considerado incluidas en P.Figura 3. y) E lR2 : Ixl < 1.2: llustración de la demostración en (lR2 . a pesar de su sencilla demostración. Podemos. E Y 0 son conjuntos abiertos. Es fácil comprobar que si r = mín {Ix . En cambio. pues. Teorema 3. conviene observar que esto se debe a la definición de la distancia.al.y) E IR2 : Ixl < 1.bl}. b). d 2 ) Y el subconjunto de IR2 P = {(x. confundirse ambos conceptos. todo intervalo abierto es un abierto.2 1.1. No deben. En la recta real. el conjunto A = {(x. Iyl < 2} sí es abierto. La unión de una familia cualquiera de conjuntos abiertos es un conjunto abierto. es de extraordinaria trascendencia.5 1. 2. Consideremos el espacio métrico (IR2.

.r) e T • El teorema anterior nos indica que las uniones de abiertos siempre resultan ser abiertos.2. 3. por tanto. n. y lo mismo ocurre respecto a las intersecciones finitas. EJEMPLO 3.. Evidente 2. En lo que sigue. A n Y T propiedad es trivialmente cierta."" B(x. contenida en S. .3 Consideremos la recta real y los subconjuntos An = (-1/n. (k = 1.. Pero no se puede garantizar que la intersección de un número infinito de abiertos sea un abierto. es abierto. A22 . Como ejemplo. . y como A".. el teorema precedente nos permite determinar la estructura topológica de cualquier espacio métrico discreto EJEMPLO 3. Puesto que r ~ r".. . para k = 1. cuando hablemos de un espacio métrico lo supondremos siempre dotado de la topología inducida por la distancia.y) = {~ :~: ~ ~ 57 . Supongamos que E Tj entonces x E A". se tiene e B"..1. entonces x E A para algún A E F. r2. Esto significa que la demostración del teorema precedente debe fallar cuando se aplica a este casOj ¿puede determinar dónde? • A la familia T formada por todos los conjuntos abiertos de (E. Luego S es abierto.2.(x.1. existen bolas abiertas Si T :f 0 y tomemos x = 0 la (k = 1.n) Sea r = mín {ri.2. Sea F la familia de conjuntos abiertos y S= UA AE:F Si x E S.) e A". r) contenida en A y. pero A es abierto.r) r n }. Sean los conjuntos abiertos Al.4 Consideremos un conjunto E en el que se define la distancia trivial dt(x. . n) así que B(x.DEMOSTRACiÓN 1. así que existe una bola abierta B(x. d) le llamamos topología inducida en E por la distancia d.1/n) nEN La intersección de tal familia es el conjunto {O} que no es un abierto.. . • •• .r".

Desde luego este tipo de espacios carecen de interés por sí mismos.Para cualquier punto x E E. d) un espacio métrico cualquiera y A un subconjunto de E. b] es un conjunto ce- rrado pues su complementario es abierto por ser la unión de los dos conjuntos abiertos (-00. d 2 ) . cualquier subconjunto A e R es abierto. 58 = {(x. cierto cuidado y revisar detenidamente las impresiones que inmediatamente se nos ocurren cuando tratamos problemas de este tipo. Iyl ::. desde luego. viene dada por si r S 1 B(a. 00) es cerrado pues su complementario es el conjunto abierto (-00. en cualquier espacio métrico discreto todos los conjuntos son abiertos. EJEMPLO 3. 1. errónea. el conjunto A sí es cerrado. pues.2. d) si su complementario E \ A es un conjunto abierto Trivialmente. desde el punto de vista topológico. Definición 3. la bola abierta de centro x y radio r.y) E]R2 /Ixl ::. En cambio. no abierto. puesto que podemos poner A = U {x} "'EA En general. El conjunto p = {(x. a) y (b. Veamos ahora la definición y las propiedades básicas. Sea (E.2. Consideremos el espacio métrico (1R2 . Debemos poner.2 Conjuntos cerrados El sentido habitual en la vida ordinaria de cerrado es. el propio E y el conjunto vacío son conjuntos cerrados. todo intervalo cerrado [a. • 3.y. Aunque esta terminología sugiere que hablamos de una clasificación de los conjuntos en abiertos y cerrados. Iyl::. por tanto. pero se usan frecuentemente como contraejemplos. 2.r) = { ~} si r> 1 lo que supone que cualquier conjunto unitario es un abierto -contrástese con lo que ocurre en la topología usual de 1R. 2} no es cerrado. +00). tal suposición es.1 1. Veamos algún ejemplo más. También todo intervalo semiabierto no acotado es cerrado: [a. y) E R 2 /lxl < 1. 2} . a). En la recta real.1 Decimos que el conjunto A es un conjunto cerrado en (E.

{x}. entonces d(x. entonces d(x. r) es abierto.{x} es abierto y {x} es cerrado. r). existen dos bolas abiertas B(x. < p= d(x.r > O y veamos que >r B(x. d) (fig. La existencia de conjuntos abiertos y cerrados a la vez es particularmente interesante y será estudiada más a fondo cuando tratemos de los conjuntos conexos.2 Toda bola cerrada es un conjunto cerrado.r).r) • 59 .s) n {x} = 0 y B(y. B(y. Sea x E E \ B(a. En cualquier espacio métrico (E.2. r) en un espacio métrico (E.3). veamos que E \ B(a.a) .r d(y. por tanto. DEMOSTRACIÓN Sea la bola cerrada B(a. Esto admite la posibilidad de que algún conjunto sea abierto y cerrado.y) + d(y.r) y B(y.a) Llamemos p = d(x. ni viceversa. luego E .y) y. de acuerdo con la propiedad de Hausdorff.s) disjuntas. sea x E E. De forma análoga a las bolas abiertas. y E B(x. Resulta oportuno llamar la atención del lector sobre el hecho de que conjunto cerrado no se ha definido como aquél que no es abierto.r ~ d(x.d) todo conjunto unitario es cerrado. Por tanto.s) e E .3.a) . las bolas cerradas son también conjuntos cerrados. En efecto.a) . para cualquier y E E distinto de x. • Nótese que tanto E como 0 son conjuntos abiertos y cerrados a la vez. Teorema 3. 3.r) e yEE\B(x. a) > r así que y~B(a.p) En efecto. si e E\B(x.p). que sea una de las dos cosas o que no sea ni una ni otra.

así que E \ S es abierto y. La intersección arbitraria de cerrados es un conjunto cerrado. por tanto. por tanto. A 2 . veamos las propiedades básicas que resultan inmediatamente de las leyes de De Morgan y las propiedades de los conjuntos abiertos. 3. d 2 ) ------~a r Antes de alargar la lista de ejemplos.3: ilustración de la demostración en (1R2 . A n Y designemos S= Se tiene E \S n n U AA: A:=l = E \ U AA: = A:=l n A:=l n (E \ AA:) Pero E \ AA: es abierto. La unión de un número finito de cerrados es un conjunto cerrado. • 60 . S es cerrado.Figura 3. Sean los conjuntos cerrados Al.2. así que E \ T es abierto por ser unión de abiertos y. Sea:F una familia de conjuntos cerrados y designemos por T= entonces E\T = E \ AEF nA A= AEF n U (E \ A) AEF Pero E \ A es abierto por ser A cerrado. T es cerrado. • •• . Teorema 3. Trivial 2. por ser AA: cerrado y la intersección finita de abiertos es un abierto. E Y 0 son conjuntos cerrados 2. 3.3 1. DEMOSTRACIÓN 1.

En efecto: si A es un conjunto cualquiera.EJEMPLO 3. Comentario.d).2 1. x) < r}."" x n } un subconjunto no vacío finito de E.1 Un conjunto C e F es abierto en el subespacio (F. es decir: su topología es la discreta. Puesto que n = A = U{Xi} i=1 se tiene que A es cerrado por ser unión de conjuntos cerrados. d) es un espacio métrico y F un subconjunto no vacío de E. se tiene E\A= {x} U "'EF\A y. sabemos que F da origen a un espacio métrico (F. La unión arbitraria de conjuntos cerrados no es.3 Abiertos y cerrados en los subespacios Si (E. puesto que todo conjunto unitario es cerrado. Resulta. Tomemos un punto a E F Y un número real r > O. d) con respecto a la métrica inducida por d. donde B(a. d) Y qué relación guardan con los abiertos y los cerrados en (E. considérese la recta real y A = U[O. una bola abierta de centro a y radio r en (F. pero esto no es otra cosa que FnB(a. 2. un conjunto cerrado. por ejemplo. d) si y sólo si existe un conjunto A abierto en (E. Sea (E. 1 n=1 00 l/n] = [0. d). Teorema 3. E \ A sería cerrado y A abierto. De acuerdo con la definición. r). d) es el conjunto {x E F: d(a.3.2. pues. d) tal que C=AnF 61 . • 3. que las bolas abiertas en (F.d).d) con F. Nos proponemos ahora averiguar cómo son los conjuntos abiertos y los conjuntos cerrados en el subespacio (F. r) es la bola abierta de centro a y radio r en (E.d) no son más que las intersecciones de las bolas abiertas en (E. En un espacio en el que la unión arbitraria de cerrados sea siempre un conjunto cerrado todos los conjuntos son abiertos. d) de (E. necesariamente. punto de partida para todo. d) un espacio métrico y A {x}. X2.1) que no es un conjunto cerrado. Antes que nada conviene precisar cómo son las bolas abiertas en (F.

DEMOSTRACIÓN Supongamos que A es abierto en (E. supongamos que C es abierto en (F.ecB(x. 0 y tomemos x E C. si C es cerrado en (F.r.) eC Pero esto implica que C= U(FnB(x. r) e Aj pero esto implica que FnB(x. Pero entonces x E A y A es abierto en (E.. es F \ C abierto en (F.)) . existe un número real r.r.. luego existe r > O tal que B(x. d) y.. Consideremos que C ¡.d) contenida en C.. existe D abierto en (E. los cerrados en (F.3. Pero. por tanto..r) e AnF =C Es decir.d) y C = AnF. Entonces. es abierto en (F... empleando la propiedad distributiva. d). d). d) tal que F\C=DnF El conjunto A = E \ D es cerrado en (E. d).)) .r. d)j pero así que A n F es cerrado en (F. d). Si C = 0. Recíprocamente. existe una bola abierta de centro x en (F.) es abierto en (E. d) si y sólo si existe un conjunto A cerrado en (E.2 Un conjunto C e F es cerrado en el subespacio (F. luego C es abierto en (F. por tanto. d). d) con F.. d) son las trazas de los cerrados en (E.eC El conjunto A = U. D n Fes abierto en (F. d). d) tal que C=AnF DEMOSTRACIÓN Si A es cerrado en (E.r. d) aunque no sea ninguno de los dos en (E. d). d) y se tiene A n F = (E n F) \ (D n F) = F \ (F \ C) = C • 62 . es D = E \ A abierto y. .ec y. > Otal que FnB(x.d) por ser unión de conjuntos abiertos. antes de demostrar este hecho conviene destacar que F es siempre abierto y cerrado en (F.d). • Al igual que los abiertos. para cada x E C. tenemos: C=Fn (U B(X. Recíprocamente. d) de (E. Teorema 3.

Cuando F es abierto en (E.d) es muy simple. ¿Podría el lector decir por qué? • 63 . d).1 1. todo conjunto B abierto en (F. Teorema 3.d) será abierto en (E. pero esto implica que B es abierto en (E. d). F\A es un conjunto cerrado en (F.d2). siendo A abierto en (E.3.d) tiene que ser cerrado en (E. (Obsérvese.Y)EIR2 :xy>1} Fácilmente se ve que F es abierto en (1R2 . d) es de la forma A n Q. Recíprocamente.d). entonces F que es abierto en (F. 2. cuando F es abierto o cerrado. Esto es porque los resultados anteriores son independientes del carácter de F como subconjunto del espacio (E. d). cerrados y abiertos en (F. todo abierto en (F. d) es cerrado en (E. d). d) es abierto en (E. En particular A=B«O.4 Todo conjunto cerrado en (F. = • Ahora será fácil para el lector probar el resultado análogo para los cerrados. supongamos que F es abierto en (E. d) . ¿Puede el lector buscar un ejemplo? EJEMPLO 3. d) por ser intersección de abiertos. de hecho. d). d) pueden tener carácter distinto como conjuntos del espacio métrico (E. d).Como se ha visto. d) si y sólo si F es un conjunto cerrado en (E. Así. la relación entre los abiertos y cerrados de (E. por tanto. sin embargo que B no es un conjunto abierto en (IR. no todo cerrado en (F. todo conjunto abierto en (F. DEMOSTRACIÓN Si todo conjunto abierto en (F. d2 ).3 Todo conjunto abierto en (F. Cualquier abierto en (IQ. por ejemplo. Teorema 3. d) consideremos el subconjunto de Q de los números racionales. d2 ). ¡ojo!. d).d). d) si y sólo si F es un conjunto abierto en (E. d2 ). En el espacio (IR. d2) y.2)nF es un conjunto abierto en (F. Por otra parte. el conjunto B = {x E IQ: °< x < 1} es un conjunto abierto en (IQ. donde A es un abierto de (IR. d) es abierto en (E. d) es abierto en (E. pero.3. d2) es un conjunto abierto de (1R2 .d). d) es tal que B A n F.O). no se afirma nada sobre los conjuntos cerrados.d) y (F. Sin embargo. d». La lectura precipitada de los resultados anteriores dan lugar a errores muy comunes.d2 ) yen (1R2.3. pero no lo es en (1R2 . d). d). Sea el subconjunto de R2 F={(X.

El estudio de bajo qué condiciones ocurre tal cosa es el objeto de esta sección.d2). En realidad. d2 ). por ejemplo. r) en el espacio (E. (a. 8). Un razonamiento análogo prueba la inclusión contraria. han de considerarse distintos. pues.0 tal que Luego. d2 ) coinciden. De forma análoga se prueba que A es abierto en (E. d2 ) tal que B d2 (a. (a.d2) existe una bola abierta Bd. Definición 3.1 Dos distancias dI y d 2 definidas sobre un mismo conjunto E son topol6gicamente equivalentes si las topologías de los espacios (E. r). debe existir una bola Bd2(a. y que esto da lugar a espacios métricos que. (a. se tiene que Bd.d¡) es también un conjunto abierto en (E. DEMOSTRACIÓN Supongamos primero que dI y d 2 son equivalentes y sea Bd. 8). por tanto.4.4 Distancias equivalentes Hemos visto que es posible definir distancias diferentes sobre un mismo conjunto E. dI) tal que B d.d¡) si A es abierto en (E. Ahora bien.d 2 ) coinciden y con 64 . (x.d 2) y viceversa.d¡) también lo es en el espacio (E. r) contenida en A. (a. r) es un conjunto abierto en (E. Puesto que todo conjunto abierto en (E. cabe considerar. r) e B d2 (a. A es un conjunto abierto en (E. (a. Teorema 3. pero esto significa que hay una bola abierta en (E. que las topologías inducidas en (E. Recíprocamente. al menos en principio. B d2 (x. d¡) Y (E. s) en el espacio (E. Por ello se hace necesario dar algunos criterios más operativos y es lo que hacemos a continuación. esto es: los conjuntos abiertos en una son conjuntos abiertos en la otra y viceversa. • El que dos distancias dI y d2 sean topológicamente equivalentes significa. para cada bola abierta Bd. pues. r).d¡).d I ) y (E. sea A un conjunto abierto en (E. s) en el espacio (E.3. En este sentido. Cuestiones como la convergencia o la continuidad. dI)' Para cualquier x E A existe entonces una bola abierta Bd. no es fácil determinar mediante la definición si dos distancias son topológicamente equivalentes. (a. r) en el espacio (E. d2 ). desde un punto de vista topológico. (a. d¡) existe una bola abierta B d2 (a. los cerrados también coinciden.d2) y. supone que todas las propiedades topológicas coinciden. su condición bajo distancias topológicamente equivalentes. Sin embargo no siempre las topologías inducidas por tales distancias son diferentes.2 Dos distancias dI y d2 definidas sobre un mismo conjunto E son topológicamente equivalentes si y sólo si 1. ambos espacios como idénticos. La definición anterior significa que si el conjunto A es un conjunto abierto en el espacio métrico (E.8) incluida en Bd. r) una bola abierta en (E. para cada bola abierta Bd2(a. Obviamente. 8) e Bd. d2). mantienen. y 2.4.

ella, todas las propiedades topológicas. Sin embargo, no tiene por qué ocurrir así con las propiedades estrictamente métricas. Por ejemplo, la distancia usual d y la distancia d' (x, y) = inf{1, d( x, y)} son topológicamente equivalentes (véase el problema 17); sin embargo no existe ningún número real k > O tal que d(x,y) ~ k para todo x,y E IR mientras que d'(x,y) ~ 1 para todo x,y E IR. Así, pues, para que tales propiedades métricas coincidan en un espacio y en otro, necesitamos imponer condiciones más fuertes sobre las distancias. La definición siguiente muestra qué condiciones deben cumplir dI y d 2 para poder considerarlas como métricamente equivalentes. Definición 3.4.3 Dos distancias dI y d2 definidas sobre un mismo conjunto E son equivalentes si existen dos constantes reales positivas h y k tales que para todo x, y E E se verifica
1. dI(x,y) ~ hd2(x, y)

2. d2(X, y)

~ kd I (x, y)

Teorema 3.4.4 Si dos distancias dI y d2 definidas sobre un mismo conjunto E son equivalentes, entonces son topológicamente equivalentes.
DEMOSTRACiÓN

Supongamos que dI y d 2 verifican 1; probaremos que para cada bola abierta Bd, (a, r) existe una bola Bd. (a, s) contenida en ella. En efecto, todos los x E E que verifican

verifican también dI (a, x) luego
Bd.(a,r/h)

< hd2 (a, x) < r

e

Bd,(a,r)

De forma análoga, si dI y d2 verifican 2 entonces todo x E E que verifica
kd¡(a,x)

<r

verifican también luego
Bd,(a,r/k)

e

Bd.(a,r)

Esto prueba que las distancias dI y d 2 son topológicamente equivalentes.

Es natural estar tentado de concluir que el recíproco del teorema anterior es cierto, pero no es así; dos distancias pueden ser topológícamente equivalentes y no verificar alguna (o ambas) de las condiciones para ser equivalentes (problema 17).

65

EJEMPLO

3.4.1

1. En lR la distancia usual d y la métrica trivial dt no son equivalen-

tes. Basta observar que los conjuntos unitarios {x} son abiertos en (IR, d¡) Y no lo son en (IR, d). 2. En lR2 , las distancias, dI y doo son equivalentes. En efecto; se tiene

dl(X,y)

=
~

=
y también

IXI - YII + IX2 - Y21 2 máx {lxI - yd, IX2 - Y21} 2doo (x, y)

doo(x,y)
~

=

máx{lxI - YII, IX2 - Y21} IXI - YI! + IX2 - Y21 dI (x, y)


3.5 Problemas
1. Sea el espacio métrico (lR2 , d), con

d(x, y) = inf{l,d2(x,y)}
Hallar B(a, r) y B(a, r). 2. Decidir si los conjuntos siguientes son abiertos o cerrados en los espacios (lR2 ,dd, (lR2 ,~) Y (lR2 ,doo ). (a) A = {(x,y) E lR2 : y = tanx} (b) B
(c)

= {(x,y) E lR2 : y = v'4 - x 2 } C = {(x,O) E lR2 : x E [0,1]}

3. Decir si los conjuntos siguientes son abiertos o cerrados en (lR2 , d) yen (lR2 , dd. (a) A = {(x, y) E lR2 : y = tan x}
(b) B= {(x, y) E lR2 :y=v'4-x2 } (c) C={(x,0)ElR2 :xE[0,1]}

4. Demostrar que un conjunto no vacío en un espacio métrico cualquiera es abierto si y sólo si es la unión de una familia de bolas abiertas. 5. Mostrar que en cualquier espacio métrico, la unión infinita de cerrados no es, necesariamente, un cerrado. 6. Demostrar que todo conjunto cerrado en lR es intersección de una familia numerable de abiertos. 7. Sean los conjuntos A y B en el espacio métrico (E, d). Probar que se verifica (a) Si A es abierto y B es cerrado, entonces A \ B es abierto. (b) Si A es cerrado y B es abierto, entonces A \ B es cerrado. 66

8. Encontrar dos conjuntos A y B de IR? cerrados y disjuntos tales que no existan Xo E A, Yo E B de forma que

dz(xo,yo)
¿Ocurre lo mismo en (lR?, d¡)?

= dz(A,B)

9. Sea A un conjunto de números reales abierto, no vacío y acotado. Si llamamos Q = inf A y (3 = sup A, demuéstrese que Q l/. A Y (3 l/. A.
10. Sea (E, d) un espacio métrico, a E E Y r

>

O un número real.

Probar que

{xEE:d(x,y»r}
es un conjunto abierto y que
{XEE:d(x,y)~r}

es un conjunto cerrado. 11. Sea el subconjunto de lit?

F
y

= {(x, y) E lRz : xy > 1}
A

= B(O, 2) nF

Probar que F \ A es un conjunto cerrado en (F, dz), pero no lo es en (lRz , dz). 12. En (lR, d) consideramos el subconjunto Z de los números enteros. (a) ¿Cómo Son las bolas abiertas en (Z,d)? (b) Describir los abiertos y los cerrados de (Z, d) 13. En (lRz , dz) se considera el conjunto F

= {(x, y) E lRz : Ixl < 2, Iyl < 1}

Decidir si el conjunto

A={(x,Y)ElRZ :(x-2)2+ y 2::;I,x<2}
es abierto o cerrado en (lRz , d2) yen (F, dz). 14. Sea (E, d) un espacio métrico y F un subconjunto de E. Entonces (F, d) es un subespacio métrico. Sea ahora G e F. Probar que (G,d) es el mismo considerado como subespacio de (E,d) y de (F,d). 15. Sea (E, d) un espacio métrico y F Y G subconjuntos de E tales que

FUG=E
Probar que si A e F n G es abierto en (F, d) Y (G, d), entonces es abierto en (E, d). 16. Probar que d1 , dz Y deo son distancias topológicamente equivalentes en 1R2 • (Generalizar también a lRn ). (a) Utilizando el teorema 3.4.2 (b) Utilizando el teorema 3.4.4 67

¿Son equivalentes? 18. b] (fig. b]) con la métrica uniforme la bola abierta de centro f y radio r es el conjunto de todas las funciones reales.[y])1 (a) Probar que d q es una distancia en IR.r < g(x) < sen x + leo + r BU. Definimos en 1R2 la aplicación d·(x.d2(X.r < g(x) < f(x) + r para todo x E [a. Espacios de funciones y espacios de sucesiones EJEMPLO 3.6 Apéndice.[x]) . -r < puesto que se tiene sen x 2 sen(8x) < r r + leo . 3. continuas en [a. y) = I[x] - [y]1 + ¡(x .5) g(x) = sen x + 2 sen(8x) + ko. 2.27r] que verifican sen x + ko - r < g(x) < sen x + leo + r r x E [O.y) = mín {K. Por lo tanto.(y . continuas en [O. En C([a.27r] Si ponemos (fig.1 1.y)? (d) ¿Son equivalentes d q y la distancia usual? (e) Probar que dq y d inducen la misma métrica sobre Z. [x] como el mayor entero menor que x. Sea C([O. b] y tales que f(x) . Sea dq(x. (b) ¿Cómo son las bolas abiertas? (c) ¿Existen constantes positivas h y k tales que hdq(x. Así que A no es un conjunto • 68 . g(x) E abierto. y)} donde K > O es una constante. 3. d(x.6. g. Para cualquier número real x se define la parte entera de x. 27r]) con la métrica del supremo y A Tomemos = {sen x + k: O < k < 1} f(x) = sen x + leo E A > Oes el conjunto de funciones para todo La bola abierta de centro f y radio r g.y)::. kdq(x. Probar que d· es una distancia y es topológicamente equivalente a d2. 3.4).y)::.17. r) y 9 ~ A.

. Decir si el conjunto A es abierto o cerrado. En el conjunto E de todas las sucesiones reales (x n ) acotadas (es decir Ixnl ~ k. 1]) con la métrica uniforme.Figura 3.Ynl n define una métrica sobre E.: f (x) I I I I g(x) I I ~_-. = {(x n ) E E: límx n = O} 69 . (Yn)) = sup IX n .. b]) ~--.4: Bola abierta en C([a.r I I I I I a b Figura 3. (a) A={senx+k:O~k~l} (b) B = {j E C([O.-----... 1]) : f(O) = O} 2. para algún k > O). Decir si los conjuntos siguientes son abiertos o cerrados en C([O.: I I f(x) +r --. la aplicación d«x n ).I I I f(x) .5: PROBLEMAS 1.

g(x)¡ 0$"'9 y lf(J. 1]) consideramos las distancias d(J. f/. 70 .3. 1]) mediante 4x _ --+4 9 () . 1). Bd(J. r) y que 9 y d' no son equivalentes.{ x r 2 si si O$ x < tr tr $ x $ 1 Deducir de ello que d Probar que 9 E Bd' (J. se define 9 E C([O.g) = máx If(x) . En C([O.g) = r Jo If(x) - l g(x)1 dx Sea r > O.

1 Interior. por ejemplo. basta tomar.r) contenida en A o en su complementario. Fi ura 4. r) contiene a la vez puntos de A y puntos de su complementario (¿cuáles. que a está completamente dentro de A y que b está completamente fuera de A. r = 1/4.y) E 1R2 : 4x 2 +y2 < 1} Si tomamos el punto a = (O. -1). -1/4) E A podemos encontrar una bola abierta B(a. no todos los puntos de 1R2 se comportan de esta forma. Es decir.4 Subconjuntos notables 4.1) A = {(x. esto es: toda bola abierta B(c. sino que además podríamos decir informalmente. Ahora bien. Con otras palabras: los puntos suficientemente cercanos a a son también de A y los puntos suficientemente cercanos a b son también del complementario de A. d 2 ) consideremos el subconjunto (fig 4.r) incluida en A.. .1: Interior. para el punto c = (1/4.12/3) no existe ninguna bola abierta B(c. exterior y frontera de un conjunto En (1R2 . Sea ahora el punto b = (1. lo que supone que existen puntos cercanos que pertenecen a A y puntos cercanos que no pertenecen a A. la bola abierta B(b. 1/2) está incluida en el complementario de A. exterior y frontera 71 . no sólo a E A Y b E E \ A. por ejemplo?).

1. los conjuntos int(A).Sea (E. r) contenida en A.2. ext(A) y fr(A) suponen una clasificación del conjunto E. consideremos el conjunto Q de los números racionales. luego int(Q) 0. r) contiene puntos de A y de su complementario. EJEMPLO 4. Por otra parte es evidente que si las distancias son equivalentes. El conjunto de los puntos interiores a A se llama interior de A y se designa por int(A). En la recta real. finalmente. pero no siempre tenemos situaciones cercanas a nuestra intuición. por tanto ext(Q) 0.1 Un punto x E E es un punto interior a un conjunto A e E si existe una bola abierta B(x. exterior y frontera de un conjunto en IRR. que entonces fr(A) 0.1) = {x} e A. como es fácil de intuir. Si x E A. Sea el espacio (lR. Esto significa que para un conjunto dado un punto puede ser interior a un conjunto si se considera una distancia y no serlo si se considera otra distancia. las ayudas geométricas son de gran ayuda. que para cada conjunto A. Consecuencia directa de ladefinición es que int(A) e A y ext(A) e E\A. que la condición de interior. por tanto. de la distancia y como se haya definido. Tal situación es de mucho interés y volveremos sobre ella más adelante. Veamos algún ejemplo. = • El resultado siguiente pone de manifiesto. y fiarse en exceso de ella puede ser a veces muy peligroso. Un punto x E E es un punto exterior a un conjunto A e E si existe una bola abierta B(x.4. los puntos no pierden su condición.1 1. Basta tener en cuenta el teorema 3. 72 . Como se ve. 1) estará contenida en IR \ A y x es un punto exterior a A. sin embargo. 2. fr(A) = IR. = Tampoco existe un intervalo abierto enteramente incluido en IR \ Q. si x ~ A. Por otra parte. Es evidente. entonces. entonces B(x. la bola abierta B(x. Nótese. Un punto x E E es un punto frontera de un conjunto A e E si toda bola abierta B(x. int(A) puede muy bien ser vacío sin que lo sea A.1. r) contenida en el complementario de A. Definición 4. Frecuentemente. Ningún intervalo abierto está contenido enteramente en el conjunto Q.1).d) un espacio métrico. = Finalmente. El conjunto de los puntos frontera de A se llama frontera de A y se designa porfr(A). para determinar el interior. exterior o frontera de un punto depende de la existencia o no de ciertas bolas abiertas y. así que x es un punto interior a A.dd y A = [0. El conjunto de los puntos exteriores a A se llama exterior de A y se designa por ext(A).

Teorema 4. se tiene que int(A) y ext(A) son conjuntos abiertos y fr(A) es cerrado. r) contiene puntos de A y de su complementario. los conjuntos int(A). genera cualquier conjunto A da lugar a numerosas cuestiones interesantes.1. por tanto. • La clasificación de los puntos de E que. r) e int(A) y.1. r) existe una bola abierta B(y. luego x E fr(A). Finalmente.r). int(A) es abierto. r) son interiores a A. es decir que B(x.2 Para cada A e E. para cada x E int(A) existe una bola abierta B(x. DEMOSTRACIÓN Desde luego. • El hecho de que int(A) sea un conjunto abierto tiene una consecuencia muy interesante: los puntos interiores nos permiten dar una caracterización de los conjuntos abiertos. Por otra parte.3 Para todo A e E. es inmediato que ext(A) ext(A) es un conjunto abierto. r) es abierto. Veamos que todo punto de B(x. sin embargo. En otro caso. r) es interior a A. r) contenida en A. Teorema 4. Esto prueba que todos los puntos de B(x. fr(A) es un conjunto cerrado. por definición de interior. así que también = E \ (int(A) U ext(A)) y el conjunto int(A) U ext(A) es abierto por ser unión de abiertos. de esta forma. DEMOSTRACIÓN Es evidente que int(A) n fr(A) = 0 y ext(A) n fr(A) = 0. para cada y E B(x. int(A) es abierto si es vacío. como fr(A) = int(E \ A). luego B(y. int(A) U ext(A) entonces toda bola B(x. 73 . De entre todas ellas. la de mayor importancia es la de que el concepto de interior de un conjunto permite caracterizar a los abiertos. Como B(x. Además E = int(A) U ext(A) U fr(A). También se verifica que int(A) n ext(A) = 0 pues si x E int(A) entonces x E A Y si x E ext(A) entonces x E E-A. pues si x E E Y x r¡. ext(A) y fr(A) son disjuntos dos a dos y int(A) U ext(A) U fr(A) = E. s) e A.s) contenida en B(x.

los puntos interiores pueden servir para caracterizar a los conjuntos abiertos. aunque con una definición más restringida. r) cA. enooelve a x. 2.4 int(A) es el mayor abierto contenido en A. Intuitivamente. 74 . existe una bola abierta B(x. Definición 4. r) tal que x E B(x. pues si x es interior a A. Teorema 4.6 Un conjunto A es entorno de un punto x si x es un punto interior a A.1. por tanto.al de un conjunto que. una bola abierta de centro x y radio r > O cualquiera es un entorno de x y un conjunto abierto es entorno de cualquiera de sus puntos. También es fácil ver que la unión arbitraria y la intersección finita de entornos de x son también entornos de x. en cierta medida. De forma análoga.7 Para cualquier subconjunto A y x E E. entonces B e int(A). • El resultado anterior tiene una consecuencia inmediata: Teorema 4. Que (1) implica (2) es evidente. las condiciones siguientes con equivalentes 1. existe una bola abierta B(x. x E int(A). Esto es: si y sólo si A = int(A).r) e U e A y. existen puntos que permiten caracterizar a los conjuntos cerrados: son los puntos adherentes. Resulta ahora conveniente para lo que sigue ampliar la noción de entorno de un punto x -que ya se vio en IR. Esto es: si B es otro conjunto abierto contenido en A. • 4.5 Un conjunto A es abierto si y sólo si todos sus puntos son interiores. un punto x es adherente a un conjunto A si no puede separarse de A mediante una bola abierta. Puesto que x E U y U es abierto. Veamos el recíproco. existe una bola abierta B(x. A es un entorno de x.1. Existe un conjunto abierto U tal que x E U DEMOSTRACiÓN e A. La definición precisa y apropiada es la siguiente.2 Adherencia y acumulación de un conjunto Como se ha visto.1. r) contenida en B y por tanto en A. si B es un abierto contenido en A y x E B.Teorema 4. DEMOSTRACiÓN En efecto.1. luego todo punto x E B es interior a A y B e int(A). En particular.

EJEMPLO 4.jJx) = sen(l/x) I L ___ i .1 1. d 2 ) el grafo de la función f (x) = sen(l/x) sobre (0. dd un punto x es adherente a un subconjunto A de E si y sólo si x E A. Desde luego.sen(l/x)) con O < x < 1/1l es también un punto adherente puesto que pertenece a A. todo punto x E A es adherente a A: basta tener en cuenta que toda bola abierta B(x.r) contiene puntos de A. 2. es decir: A = {(x.2.y) tal que -1 ~ Y ~ 1 es un punto adherente a A. este es el caso más interesante. r) contiene a x. Sin embargo puede muy bien ocurrir que x sea adherente a A sin que x pertenezca a A.2: Puntos adherentes Definición 4. Consideremos en (IR2 . 1) = {x} • rI !i~ura~-:~-.2.1/11-].:.1 Un punto x E E es un punto adherente a un conjunto A e E cuando todo bola abierta B(x. Por supuesto.Fi ura 4. El conjunto de puntos adherentes a A se llama adherencia o clausura de A y se designa por A. en la práctica. En un espacio discreto (E. también todo punto (x. Para ver esto basta recordar que B(x. 75 .sen(l/x) : O < x ~ 1/1l} Todo punto (O.

A es un conjunto cerrado puesto que A = int(A) U fr(A) = E \ ext(A). Precisemos estas ideas.3 Para cada conjunto A e E el conjunto A es cerrado y es el mínimo cerrado que contiene a A. es decir. como E \ B e E \ A. será B(x. f/. r) contiene puntos de A. toda bola abierta B(I. 1/2) es. por tanto. A e int(A) U fr(A). • = A.4 Un conjunto A e E es cerrado si y sólo si A Consideremos ahora el conjunto M = (0.2. r) contiene puntos de M distintos del 1. el único punto de M que contiene la bola abierta B(2.1) U {2}.Como puede suponerse. La inclusión contraria es evidente a partir de las definiciones. entre los puntos adherentes 1 y 2 hay ciertas diferencias que conviene precisar.2 A = int(A) U fr(A) DEMOSTRACIÓN Si x E A toda bola abierta B(x. esto es: si B es un conjunto cerrado tal que A e B entonces A e B. r) contenida en E \ B. precisamente. Sin embargo. x EE\ A como queríamos probar. A. 76 . No es muy dificil comprobar que M = [0. ningún otro punto de la bola pertenece a M. lJ U{2}. además. Teorema 4. así que x no pertenece a ext(A)¡ es decir: x E int(A) U fr(A) y. Teorema 4. • El resultado anterior nos permite mostrar cómo los puntos adherentes pueden determinar si un conjunto es cerrado o no. DEMOSTRACIÓN Desde luego. E\B e E\A. Ahora bien.r) nA luego x = 0. Sea x E E \ B. los puntos adherentes guardan una estrecha relación con los puntos interiores y los puntos frontera. como consecuencia inmediata: Corolario 4. en efecto. E \ B es abierto y existirá una bola abierta B(x. 2. Tenemos que probar que A lo que es equivalente.2. eB o Sea B un cerrado que contenga a A. Y. como B es cerrado.2.

1/2.2.2. pero el contrario no es cierto.6 Un punto x E E es un punto aislado de un conjunto A si es un punto de A que no es de acumulación. . 2. A = {(x.Definición 4. Veamos algún ejemplo. Un ejemplo trivial es el conjunto A = {a}. como se ha visto en los ejemplos. d) Y sobre el que volveremos más adelante... 77 . El conjunto de puntos de acumulación de A se llama el conjunto derivado de A y se designa por A' . así como admitir muchos. pero no es de acumulación puesto que (B(x. pero puede suceder. todo punto x E N es un punto adherente de N.. Recíprocamente.. Esto motiva la siguiente definición. desgraciadamente. Si A = {1. } entonces A' = {O} Y todos los elementos del conjunto son aislados. y) tal que -1 ~ Y también lo son los puntos x E A. Nótese que no se exige en la definición que x E A. l/n. Es evidente. si un conjunto es infinito no puede asegurarse que admita puntos de acumulación. Definición 4. todo punto x E N es aislado. en ciertos espacios (los normados de dimensión finita). además.5 Un punto x E E es un punto de acumulación de un conjunto A e E cuando toda bola abierta B(x. Este es el famoso teorema de Bolzano-Weierstrass ya visto en (Ji. d 2 ) consideremos el conjunto llrr} Todo punto (O.2 1. EJEMPLO 4. Puede muy bien suceder que un conjunto no admita ningún punto de acumulación. que todo punto de acumulación es punto de adherencia. ~ 1 es punto de acumulación y • Para que un conjunto tenga la posibilidad de admitir puntos de acumulación debe ser infinito (problema 12). conjuntos infinitos que satisfagan una débil hipótesis adicional (acotados) sí tienen puntos de acumulación. dicho de otra forma: un conjunto finito no admite puntos de acumulación. Existen puntos de adherencia que no son puntos de acumulación. . r) contiene puntos de A distintos de x.2. 1/2) \ {x}) n N =0 En otras palabras. En (lR2 . 1/3. no es válido en un espacio métrico cualquiera. No obstante. . En la recta real.sen(l/x) : O < x ~ 3.

en cuyo caso x E A'. el conjunto no es abierto ni cerrado (problema 4). Teorema 4. Debemos insistir en que tales interpretaciones son excesivamente simplistas.8 Un conjunto A todos sus puntos de acumulación. Por tanto Corolario 4. Sea x E A¡ entonces para toda bola abierta B(x. pueden considerarse conjuntos tan complejos que desafian nuestro sentido común.2~ 7 Para cada A DEMOSTRACIÓN e E se verifica A ::: A U A'. Debe.2. sucediendo en ellos cosas que desconciertan nuestra modesta intuición que no pasa de ]R3. r) se cumple B(x. Algunos de estos casos dan origen a diversos tipos de conjuntos de gran importancia. luego A' ambos resulta que AUA' cA. A e A y todo punto de acumulación es adherente. Aun en ]R2 y hasta en la recta. De Veamos que también se verifica el recíproco. en cuyo caso x E A. r) nA -1. algunos de los cuales son muy extraños. ser disjunto o ninguna de estas cosas. e A. nos atrevemos a dar algunas interpretaciones intuitivas.r) \ {x}) n A -1.0. A' puede contener desde ninguno hasta infinitos puntos y su relación con A puede ser cualquiera: coincidir con él.0. • La consecuencia inmediata del resultado anterior es que es posible caracterizar a los cerrados por medio de sus puntos de acumulación. en caso de incluir sólo una parte. o bien que para toda bola abierta B(x. Basta tener en cuenta que A es cerrado si y sólo si A ::: A = A U A'. Lo que se encuentra dentro de la cáscara es el interior del conjunto y el conjunto con toda la cáscara es la clausura. contenerlo. r) tal que B(x. Puede suceder que exista una bola abierta B(x. Si el conjunto no incluye nada de la frontera es abierto y si la incluye toda es cerrado. 78 . Podemos pensar que cualquier conjunto de un espacio métrico está limitado (de su complementario) por una concha o cáscara que es su frontera. r) sea (B(x. con la poca confiabilidad que ellas merecen. como veremos más adelante. e E es cerrado si y sólo si contiene a A pesar de todos los casos patológicos. estar contenido en él. pues.En general. En todo caso x E A U A'.r)nA= {x}. pero contando con la benevolencia del lector. El concepto de espacio métrico es de una extraordinaria generalidad e incluye una abrumadora variedad de espacios. el lector tomar las interpretaciones intuitivas en esta teoría abstracta con toda la desconfianza que merecen y a guisa de mera orientación.

supongamos que A es abierto y A n D # 0. es decir. si D e A e E. • 79 . puesto que B(x. entonces A = A = E.1). ya se ha visto que ij = IR . r) es abierto. equivalentemente.Q = IR así que Q y IR . Pero existen también subconjuntos propios que son densos. Esto significa que D es denso en A si y sólo si DnA=A o. el único conjunto cerrado y denso.1] y.Q con subconjuntos densos en (IR. (E.3. Sea x E E. Puesto que x E 15 se ~iene que B(x. DEMOSTRACIÓN Sea D denso en E y A un subconjunto abierto. • Por extensión. por tanto. El conjunto de los números racionales del intervalo (0.1). DnA # 0.1 Sea IR con la distancia usual y A = (0.2 Un conjunto D es denso en E si y sólo si para todo abierto no vacío A e E se verifica que A n D # 0. el conjunto D=QnA. es denso en A. por cierto.3. d). r) n D # 0 y. Recíprocamente.4.3 Subconjuntos densos Definición 4. Por ejemplo. B(x. d). EJEMPLO 4.1 En un espado métrico. puesto que QnA = [0. es. El conjunto E es denso trivialmente.3. d). si y sólo si AeD. Para cualquier x E A existe una bola abierta B(x. La idea de que un subconjunto denso rellena a E se pone de manifiesto en el resultado siguiente. r) e A. (Véase el problema 8). Teorema 4. r) n D # 0 y D es denso. ya que si A fuese denso y cerrado. diremos que D es denso en A si D es denso en el subespacio métrico (A. un conjunto D es denso si D=E. por tanto.

d 2 ) y.1] (e) {(-l)nln:nEN} (d) Q 2.O $ = n. por supuesto. exterior y frontera de los siguientes conjuntos: (a) (0. (IR". Así. lo que no supone nada nuevo: lo que realmente estamos diciendo es que (A. exterior y frontera de los conjuntos (a) {(x.3 Un espacio métrico (E. d2 ) hallar el interior. Por tanto :F es numerable.2 : x = lln (n E N). toda familia de abiertos no vacíos y disjuntos entre sí es numerable.d) es separable si contiene un subconjunto denso y numerable. Sea :F una familia de abiertos B a disjuntos entre sí.V) E]R. y) E]R. hallar el interior. de muy variada especie. d) es separable. En (lR. d) es separable. pues. la familia g = {A n R a : B a } que es numerable. con cualquier otra distancia equivalente.Los conjuntos densos son. desde luego. 4. por serlo A. d) es separable. La recta real es un ejemplo típico de espacio separable puesto que Q = IR Y Q es numerable. En (lit? . tienen una gran -importancia. diremos que un conjunto A es separable si posee un subconjunto denso en A y numerable. por extensión. (A n Ra ) n (A n B/3) = 0. Algunos de ellos. Puesto que A es denso y B a abierto.1) (b) [0. en general. contendrá un conjunto A denso y numerable. DEMOSTRACIÓN Si (E. dt) y (lR.y) E lR2 : x V = lln (n EN)} BO . También lo es. V $l} (b) {(x. Teorema 4.2 : xV > l} (e) {(x. los que son a la vez conjuntos numerables. Definición 4. d q ). • Aunque la denominación de separable se suele reservar a los espacios. En el apéndice de este capítulo puede el lector interesado ver un ejemplo muy sugerente de espacio no separable.3.3. se tiene que AnBa f 0 Además. puede ponerse en biyección con:F.4 Problemas 1.4 Si (E.

A n B. d) un subespacio de (E. Sean A y B dos subconjuntos en (E. d) Y B cerrado en (F. 5. Sea A un conjunto abierto y B un conjunto cualquiera en un espacio (E. entonces A' e B'. Demostrar que (a) A' es un conjunto cerrado. (e) int(A U B) = int(A) U int(B) si fr(A) n fr(B) = 0 (d) int(int(A» = int(A) 4. 10. Sean A y B dos subconjuntos en (E. Dése un ejemplo en el que el contenido sea (e) A es abierto si y sólo si A n Be A n B para todo B e E. 81 . designemos por int(A)F F y A al interior y la clausura de A en (F. d) subespacio de (E. 6. d). Demostrar que (a) int(A n B) = iot(A) n int(B) (b) int(A) U int(B) e int(A U B). Sea A e E y :F = {B e E: A e By B es cerrado} Probar que A= BEF nB 7.3. Dése un ejemplo de contenido estricto. Sean A y B dos subconjuntos en (E. =-A n F 9. int(A) n F. (e) A es cerrado si y sólo si fr(A) e A (d) A es abierto y cerrado si y sólo si fr(A) = 0. d). respectivamente.d). Demostrar que (a) AUB=AuB (b) A n B e estricto. Dése un ejemplo en el que el contenido sea estricto. (F. Demuéstrese que (a) AnBCAnB (b) AnB=AnB (e) A n B = 0 si y sólo si A nB =0 8. (e) (AUB)'=A'UB'.d). (d) (A n Bl' e A' n B'. Probar que (a) fr(A) = freE \ A) (b) A es abierto si y sólo si A n fr(A) = 0. d) Y A e F. d). (a) Probar que int(A)F = (E \ F \ A) n F (b) Dar un ejemplo en el que int(A)F (e) Probar que A -F f. (b) Si A e B. d).d) si y sólo si B e F. Sea (F. Demostrar que B es cerrado en (E.

Si A es un abierto y B es denso en (E. d t ) Y (IR. Probar los siguientes hechos relativos a las distancias.B) = (e) A es denso en E si y sólo si d(x. (c) Si A no es cerrado y a E A \ A.1) (c) {(_l)njn:nEN} (d) iQ 16. d). Probar que A es denso si y sólo si int(E \ A) = A. (b) x E int(E \ A) si y sólo si d(x. = 0.11. dq ). En (lR2 . (c) E \ A == int(E \ A). Contestar razonadamente si son ciertas o falsas las siguientes afir- maciones. 82 . 14. (b) E\A=E\int(A). (Se supone (a) x E A si y sólo si d(x.B) >O A) > O = d(A. A) (c) x E int(A) si y s610 si d(x. Probar que B(x. (a) E \ fr(A) (b) (E \ A) U A (c) (E\A)Uint(A) 19. a es de acumulación de A.y) E ]R2 : ]R2 = l/n (n E N).y) E A~E) > 1} : x == n. A) = O. comprobar si los conjuntos siguientes son densos o no en E. Dado un conjunto A del espacio métrico (E. hallar la adherencia y los puntos de acumulación de los siguientes conjuntos: (a) (0. A) ° para todo x E E. (b) Sea F cerrado y x E F. ¿Se cumple el recíproco? A es también un punto aislado 15. Sea x un punto de acumulación de A. E \ (d) d(A.d).O :s Y:S 1} = l/n (n E N)} (c) {(x. demostrar que A n B 20. Probar que todo punto aislado de de A. r) n A contiene infinitos puntos para todo r 13. = A'.1) (b) [0. entonces a es un punto de acumulación de A.d2 ) hallar la adherencia y los puntos de acumulación de los conjuntos (a) {(x. Probar las siguientes relaciones (a) (A)' > O. En (lR. 12.y xy 17.y) E lR2 : x (b) {(x. (a) Si a E A Y A es abierto. 18. entonces x es un punto aislado de F si y solo si F \ {x} es cerrado.

23. Un conjunto A es diseminado en (E. (a) Probar que si A es un conjunto abierto o cerrado en un espacio (E. entonces A = 0.d2 ). d) si su complementario. Sean dI y d2 dos distancias equivalentes sobre E y A un subconjunto de E. d). la frontera de un conjunto no es siempre un conjunto fronterizo. exterior y frontera de A coinciden en (E. (b) la adherencia y los puntos de acumulación de A coinciden en (E. (a) Proporcionar un ejemplo de conjunto fronterizo que no sea diseminado. (b) ]Rn con la métrica usual es separable. Probar que (a) el interior. dI). Demostrar que si A y B son abiertos y densos en (E. 24. Probar que todo conjunto unitario es diseminado. d2 ). Probar (a) Si A es cerrado y fronterizo. Un conjunto A es fronterizo en (E. d¡) Y (E. (b) Dar un ejemplo de conjunto fronterizo y denso. (b) Probar que si A y B son diseminados en un espacio métrico (E. E \ A es denso. (a) Mostrar que. (b) Probar que si A es abierto y fronterizo. Probar que (a) Un espacio discreto es separable si y sólo si E es numerable. (c) En un espacio métrico separable todo subconjunto es separable. N6tese que Q es la unión de todos los conjuntos unitarios. 25. Probar (a) A es fronterizo si y sólo si int(A) = 0. d) si el complementario de su clausura. E \ A es de1l8o. (b) si A es diseminado entonces A es fronterizo. d¡) Y (E. (c) Consideremos (Q. d) donde d es la métrica inducida por la de la recta real. entonces A U B es denso.d2 ). d). (c) si A es denso en (E. entonces fr(A) es diseminado. 83 . entonces A U B es diseminado. así que esto prueba que la unión arbitraria de conjuntos diseminados no es. 29. 27. entonces es denso en (E. (Precaución con las intuiciones). d). (b) A es diseminado si y sólo si int(A) == 0 28. en general. un conjunto diseminado. (c) Probar que A es cerrado y fronterizo si y sólo si fr(A) == A 26.21. necesariamente. 22. Proporcionar un ejemplo de una familia numerable de conjuntos densos cuya intersección no sea densa. entonces A es diseminado.

1) se = p para algún Xo E [0. "'E[O. así que 9 EA.5.l] entonces f(xo) tiene y = p > 1. si 9 E g(x) < f(x) para todo x E [0. Sea una función cualquiera. 1 - p) e A.l] f(x) = 1.-r < 1 "'E~)J 2 2 2 y máx f(x) "'E(O. si máx"'E[O.p .\ A. se tiene para cualquier r > 1 ° f(x) .-r = 1 . Además 1 1 máx f(x) . por tanto.4. 1)).1 Sea C([O. pero no totalmente.r < f(x) + 2r < f(x) + r 1 de forma que f(x) .l] + -2r = 1 + -r > 1 1 1 así que en toda bola abierta BU. Espacios de funciones y espacios de sucesiones EJEMPLO 4. Por tanto si 9 E B(f. En efecto. r) hay puntos de A y de su complementario y.1) e C([O. Por otra parte si + 1- P <1 máx f(x) "'E[O. Finalmente.p .p+ 1> 1 máx g(x) > 1.l] de modo que 9 't Aj asi pues. En cierto sentido esto es cierto. En resumen int(A) \ ext(A) fr(A) = {f E C([O.l] entonces se tiene = p < 1.1).~r y f(x) + ~r pertenecen a la bola abierta B(f.2r < f(x) y +r f(x) . 1]) : máx f(x) < 1} "'E[O. f E C([O. 1]) : máx f(x) 1} "'EIO. 1]. r). Si máx f(x) "'E[O. 1]) con la distancia del máximo y el subconjunto A = {f E C([O.l] = 84 .l] {f E C([O.r < f(x) . g(xo) > f(xo) .l] {f E C([O. In Se está tentado de decir que la frontera es la función f(x) = 1. B(f. 1]) : máx f(x) > 1} "'EIO. f es un punto frontera. BU.5 Apéndice. 1)) : f(x) < 1 para todo x E [0.1]. 1 p) entonces BU.

Además. • PROBLEMAS 1.1]} (b) B = {f E C([O. (Yn» = sup IXn .2 Llamemos COO al conjunto de todas las sucesiones reales tales que x n salvo para un número finito de términos. Puesto que X n --+ O. el espacio de las sucesiones reales acotadas con la distancia del supremo no es un espacio separable. entonces X si n:S no Yn = { On si n > no Es claro que la sucesión (Yn) E COO. Hallar el exterior. y. r). en cualquier bola abierta B«xn). r) para n > no.5. existirá no tal que X n E (-r.5. 1]) : feO) = f(l) = O} 85 .r) hay algún punto de Coo. por tanto. 1)) con la métrica uniforme de los conjuntos (a) A = {f E C([O. se tiene IXn . Por tanto. interior y frontera en C([O.Ynl IXn . entonces d«x n). Este conjunto no es numerable y es inmediato que si (x n ) e (Yn) son dos puntos de B. 1]) : f(x) < 1 para todo x E [0. r) para n > no) Ynl suplX n n - <r lo que supone que (Yn) E B«x n ).3 lOO. Tomemos un punto cualquiera (x n ) de Co y sea r > O un número real positivo cualquiera.EJEMPLO 4.Ynl (recuérdese que Xn =O <r si si n:Sno n>no así que E (-r. En efecto: llamemos B al conjunto de las sucesiones cuyos términos son todos ceros o unos. 1)) : feO) = f(l) = O} 2. =O Claramente COO es un subconjunto de CO.Ynl = 1 n De aquí se deduce que el conjunto es una familia de abiertos disjuntos no numerable. En resumen lOO no puede ser separable. Pongamos. Hallar la adherencia y los puntos de acumulación en C([O. • EJEMPLO 4. COO es denso en Co. 1)) con la métrica uniforme del conjunto A = {f E C([O.

condiciones más fuertes para admitir que dos conjuntos están separados.y):x 2 +y2<1} están separados.1) se puede partir en partes disjuntas. pero no puede decirse que estén separados: basta observar que A U B = (0. para la conexión la posibilidad de partición.1) Y (1.tervalo conexo [0. sin embargo los subconjuntos (0.1) A y = {(x. el in.2) que está constituido por una sola pieza. el recíproco. En efecto: puesto que A = {(x. pues.1) en la recta real. por consiguiente.y): x 2 +y2 y ~ l} B= {(x. Los subconjuntos del plano (fig. O sea: AnB=0 y AnB=0 A la vista de la definición.1 Dos subconjuntos A y B de un espacios métrico (E. Ahora bien. Intuitivamente un conjunto es conexo cuando es de de una sola pieza. y) se tiene que :X 2 +y2 ~ l} AnB=0 AnB=0 y 87 . d) están separados si ningún punto de adherencia de A pertenece a B. es intuitivamente claro que los subconjuntos A = (0.1.2). en toda partición de un conjunto las partes son disjuntas y. aun siendo de una sola pieza.5 Conjuntos conexos La propiedad topológica de la conexión es de gran interés en el Análisis y la Topologia. sino que es necesario que las partes estén separadas. No basta. no es cierto como ya ha quedado de manifiesto.2) de la recta real tienen intersección vacía.1 1. 5. en consecuencia será no conexo cuando conste de varias piezas. sin embargo.1. ni ningún punto de adherencia B pertenece a A. entonces son disjuntos. es importante observar que si dos conjuntos están separados. tal como el intervalo [0. Comenzamos con una definición formal. Definición 5. Por ejemplo. Debemos imponer. 5. EJEMPLO 5.1) Y B = [1. Sí están separados. y): x 2 + y2 > l} B={(x. por tanto.1 Conjuntos separados Que dos conjuntos estén separados es una propiedad más fuerte que tener simplemente intersección no vacía. es decir no está separado en partes.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful