Un rosarino lejos del podio Cuando ya se extinguen las últimas luces de las olimpíadas de Londres, y mientras perdura el asombro

por el despliegue tecnológico en las ceremonias de apertura y cierre, los medios de comunicación no dudan en calificar al evento como “el más musical de la historia”. Poco antes del final de los JJ.OO., un dato del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos (Locog) circuló en Internet confirmando que Paul McCartney cobró una libra esterlina -algo así como 1,55 dólares- por su actuación en la ceremonia de apertura. La explicación fue que para Sir Paul, quizás el icono musical vivo más importante del planeta, significó un orgullo estar presente a cambio de ese pago simbólico. Lejos de la parafernalia olímpica, Rosario tuvo este año su más modesta celebración del bicentenario de la creación de la bandera. Los doscientos años del nacimiento del símbolo patrio, creado por Manuel Belgrano, y que habría de acompañar a San Martín en instancias tan fundacionales de la historia nacional como el cruce de los Andes. En la celebración no podían faltar, acorde al difundido estilo de los gobiernos contemporáneos de todo signo, los recitales “gratuitos”, con artistas locales e hijos pródigos regresados para la ocasión. Todos ellos subidos al escenario estatal, para mezclar canciones patrias y de las otras. Pero la actuación de nuestro ídolo pop Fito Páez, le costó a las arcas provinciales algo más que la libra de McCartney. La presentación del rosarino requirió la erogación de cien mil dólares según confirmaron a los medios la ministra María

en el bicentenario de la creación del mayor símbolo patrio. Está claro que para concretar el evento se necesitan músicos profesionales. tan sólo una vez. un tanto desgarbado. asociado para siempre a la ciudad que se nombra a sí misma como “Cuna de la Bandera”. Pero no. con una melodía en la nariz y que cantaba. personal. “yo vengo a ofrecer mi corazón”. Sería un absurdo sostener que Fito debería haber solventado de su bolsillo la actuación en el Monumento a la Bandera el 24 de febrero. montaje de escenario. y en este caso los de carácter patriótico y no sólo recreativo. etc. Fito quedó muy lejos del podio donde suele ubicarlo mucha gente que lo aprecia y disfruta de su arte. . en cambio. Nadie desconoce el derecho de los artistas a cobrar por su trabajo.de los Ángeles “Chiqui” González y otros funcionarios de la gestión de Antonio Bonfatti. Pero quizás lo más grave sea su distancia con aquel muchacho que nació en el ´63. equipos de sonido. luces. Las tareas en la escritura de este texto El origen de la idea del texto surgió de conectar la noticia del “cachet” de McCartney. que hubiese podido tener un gesto como el de McCartney y brindar su trabajo personal verdaderamente gratis en su ciudad natal. En las olimpíadas del gesto. con la frase “el obrero merece su salario” vendría en su auxilio. Hasta un texto tan antiguo como el evangelio de san Lucas. con algo que la “memoria de largo plazo” conectó de inmediato: la polémica por el costo de las contrataciones oficiales en eventos masivos.

artista local (ambos). el tercero y cuarto párrafo. opinar. Los dos primeros párrafos cuentan lo de Londres-McCartney. También se confirmó la fecha del recital de Fito Páez y el monto real del pago oficial (425. una libra-cien mil dólares. El sexto y último es una apelación al lector. se revisaron las repeticiones. Tareas en la revisión de este texto Una vez establecida la estructura. dura por perdura). lo de Fito Páez-Rosario. Algunas oraciones se dividieron para hacerlas de más fácil lectura. a “ofrecer mi corazón”. El quinto hace una consideración acerca del derecho de cobrar por un trabajo.000 pesos. con una valoración de lo ocurrido. los verbos se llevaron a modo activo y se verificaron las concordancias. Se reemplazaron algunas palabras (músicos por artistas. Y hacer una valoración. Se verificó la escritura de los nombres propios.Había entonces que establecer las circunstancias y los protagonistas para comparar ambos eventos y ambas actitudes: Olimpíadas-Bicentenario. y también de venir. . y sobre un primer borrador. y la exactitud de las afirmaciones históricas y de la cita bíblica. cien mil dólares de ese momento). al final. cada tanto.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful