Rumbo a su amada Va el enamorado perdido En un mar de palabras Nunca enunciadas Zarpó en un barco de De cartas de amor Rechazadas por aquella

mujer Con corazón de hierro Las olas arremetieron contra el barco El amante perdió su norte Y de compás solo tenía Una brújula de en botellas de ginebra Se perdió el enamorado En un océano de barras Que ofrecen dulce olvido De whiskey a las rocas Pero aunque trata cada mañana De expulsar sus memorias En fría, blanca porcelana Sus recuerdos retornan con el alba Como las olas del mar Que retroceden pero siempre regresan A atormentarlo con su presencia De dulce aroma de ámbar Y cálidas tardes de verano

.Que ya no son más que una memoria Cada vez más distantes Como el eco que resuena Hasta eventualmente perderse en la distancia Pero no sin antes hacerse inmenso en En la tormenta de su alma Y todo naufragó.