LA COMPRENSIÔN DE LA TAUROMAQUIA EN LA JUVENTUD COLOMBIANA DEL SIGLO XXI ES UNA ATROFIA A LA ETICA Y A LA ESTETICA DE LA MUERTE ANIMAL.

“Cada viviente posee un mundo propio de significados, un mundo circundante específico en el cual la oposición entre lo objetivo y lo subjetivo pierde sentido, pues todo animal se haya inmerso en un cosmograma propio donde enlaza significados y operaciones”. Bruno Latour. Cogitamus: seis cartas sobre las humanidades científicas. Buenos Aires, Paidós, 2012, 200 páginas

1. La forma equivoca en que actualmente algunos jóvenes juzgan e interpretaran la tauromaquia.
“Hay, por supuesto, en la situación animal el elemento de la situación humana, el animal puede en último extremo ser mirado como un sujeto al que es objeto el resto del mundo, pero nunca le es dada la posibilidad de mirarse a sí mismo así. Los elementos de esta situación pueden ser captados por la inteligencia humana, pero el animal no puede darse cuenta.” Georges Bataille. Teoría de la Religión. Madrid, Grupo Santillana de Ediciones 1998, pàg 13,

Siempre me pareció que los jóvenes que se agolpaban con camisetas, pancartas y consignas -a veces hasta con piedras y palabras excesivamente soeces- en épocas de temporada taurina (en las cercanías a las plazas de ferias); tenían algo de equivoco o arbitrario en la interpretación que a través de sus gestos, símbolos y consignas dejaban entrever del denostado espectáculo. Pero solo fue cuando me tope con la “Pandilla Mantequilla” un grupo heterogéneo de estudiantes de Media Técnica de la institución educativa en donde trabajo que pude comprender más claramente los equívocos de comprensión y apreciación que tiene la interpretación que los jóvenes hacen de este tema actualmente. En la charla con este grupo alrededor del tema de los toros esto fue lo que sustancialmente me expresaron: Diego un miembro activo del nombrado selectivo grupo me plantea ¿como puede considerarse un acto de cultura el espectáculo del maltrato animal cuando en si mismo el atenta contra el pensar y la inteligencia humana? Y luego me sustenta esta su pregunta-afirmación con la siguiente cita “¿en que mente cabe que pueda sacarse diversión maltratando a un ser vivo hasta su muerte?” la extrajo de uno delos sitios esenciales en que se apoya su ideología antitaurina (www.antitauromaquia.es) en el que además de muchas otras cosas, contundentemente se afirma que: “La tauromaquia no es más que un obsceno negocio que trafica con la tortura y la crueldad.” Sara otra miembro del activo y selectivo grupo (“Pandilla Mantequilla) me plantea que “el rechazo a las corridas de toros en el mundo actual ha crecido extraordinariamente por que: más y más personas se van dando cuenta de que es inmoral disfrutar de un espectáculo alrededor de la muerte y más aún lo es el manifestar entusiasmo al ver la muerte de un animal como en las corridas.
1

como México. mitraicos y otros. las pinturas…Del hombre inteligente ha quedado su trabajo sudoroso. Ecuador. desde el Minotauro del Palacio de Knossos. social o político. Estados Unidos y Cuba. de las Ciencias de la Comunicación. sur de Francia y en diversos países de Hispanoamérica.Por eso para mi las plazas de Toros (sigue planteándome Sara) deberían ser escenarios de múltiples actividades culturales donde se vivieran el arte y el espectáculo dándole una bienvenida a la vida -y no a la muerte. metafórica. la Filosofía. pàg 13. 2 . No en vano. Colombia. sino estudiar un poco la ética y la estética de la tauromaquia para ayudar a estos jóvenes a direccionar o profundizar su enfoque. toro. ha sido estudiado por diversas disciplinas científicas. Teoría de la Religión. tanto a pie como a caballo. Filipinas. El Toro ha sido el punto focal de las religiones del Mediterráneo apareciendo en cultos egipcios. El arte del toreo.alrededor de la muerte de los animales y en otros tiempos alrededor de la de los seres humanos. y μάχομαι. Los antecedentes simbólicos y culturales de la tauromaquia. Su expresión más moderna y elaborada es un espectáculo que nació en España en el siglo XII y que se practica también en Portugal. Del Toro pervive su terror ancestral camuflado de nobleza. los animales petrificados. la comprensión e interpretación de la Tauromaquia proviene de mundos tan diferentes como la Historia. Testigo de su importancia en la historia son los lejanos cultos mediterráneos. el Derecho. A pesar de que la importancia del mundo de los Toros ha sido puesta de manifiesto por una ingente cantidad de obras ensayísticas que los han abordado desde el punto de vista moral. la Economía. Panamá y Bolivia. ha permanecido.” En mi análisis de lo aquí expresado sobre el asunto puedo ver que estos jóvenes parecen no ser conscientes de que el toreo por su riqueza simbólica. lingüística y por su egregio dramatismo. Madrid. como se hace hoy. percibiendo en sí mismo la animalidad. La tauromaquia (del idioma griego τα ῦ ρος. Venezuela. y se remonta a la Edad de Bronce. la Biología y en menor medida. El animal ha perdido la dignidad de semejante del hombre.” Georges Bataille. su estampa revestida de tragedia y su poderío de animal mitológico. en la actualidad. pues desde tiempo inmemorial gravado en la mente de nuestros antecesores quizá por la sorpresa que producía en ellos que la bestia indómita fuese doblegada por la sutil inteligencia del ser humano. la Antropología. su figura estática vestida de luminoso hábito y su extraña danza delante del Toro. Por eso plantea Pitt Rivers: “El culto del Toro existe desde la prehistoria. recogidos por los mitos. nuestro objetivo no es profundizar en ellas. “La definición del animal como una cosa se ha convertido humanamente en un dato fundamental. Grupo Santillana de Ediciones 1998. luchar) se refiere a todo lo relativo a la práctica de lidiar toros. 2. babilónicos. Es también espectáculo de exhibición en China. la contempla como una tara. y el hombre. Perú.

En la fiesta. nuevo y constitutivo. a la asunción plena de la dualidad humana (cuerpo atravesado por el lenguaje y lenguaje llamado a asumir la finitud que marca el cuerpo). todos saben que desde hace miles de años adoran al Sol y al toro. Esto porque si los animales no pueden formar parte de conceptos como los de ciudadano. la tauromaquia nos enfrenta a los orígenes del hombre entendido como tal. que es un signo solar. de conciencia ligada a la palabra. A mayor o menor plazo habría que limitar esa violencia tanto como fuera posible. No creo que pueda seguir tratándose a los animales como lo hacemos hoy. la matanza. rito sacrificio. una suerte de sobrevivencia de la época de la caballería. En síntesis. Con sus subalternos o acólitos. Es lo contrario de la caza o la matanza. el tratamiento masivo. aunque más no sea debido a la imagen que remite al hombre de sí mismo.Como defiende Victor Gòmez Pin “La Tauromaquia hay que entenderla como expresión paradigmática de una exigencia ética vinculada. provisto de la herramienta del lenguaje y de la conciencia. Y así como también el cristianismo enseña a los hombres a liberarse de las sobrevivencias bestiales que hay en nosotros. concurran a este rito sacro. Es el mismo concepto de derecho lo que 3 . su estoque no es otra cosa que el descendiente supérstite del cuchillo sacrificial que utilizaban los antiguos sacerdotes paganos. no por ello carecen de “derecho”. el torero revive el trauma de la adquisición de la identidad humana. con sus entrañas. en igualdad de condiciones entre el hombre y el animal. pero al que el cristianismo ya no puede condenar.. enfrentado a su finitud y superado el automatismo de su pretérita condición animal. hablo de la violencia y la crueldad de la cría. y ofrece al público su experiencia simbólica. El torero es el ministro cruento en una ceremonia de fondo espiritual. En el principio de la corrida hay una lucha a muerte. de sujeto. Así pues la corrida de toros. a la necesaria restauración cíclica del acto (siempre sacrifial) de contemplación asunción y superación de la animalidad en que se fragua la condición humana. nada tiene de extraño que pueblos católicos como los nuestros. a pesar de sus acompañamientos espectaculares. toma conciencia con entereza de su condición de ser humano. es en realidad un misterio religioso.y por otro lado.” Con lo cuál si en la Tauromaquia no se asistiera a la recreación de algo originario. el torero es una especie de sacerdote de los tiempos paganos. aun cuando no comprendan con claridad la íntima significación del mismo 1. Es claro entonces que en la corrida el torero arriesga su vida en la arena.” 2 No podemos negar que en la corrida se despliegan en alto grado violencia y crueldad pero estas no son de la misma naturaleza ni pueden ser comparables a las que se dan a los animales en otras condiciones. en Europa y en la América española. por un lado. en ciertos casos. un torneo. Esto porque si no con su inteligencia. en reunir centenares de miles de animales cada día para enviarlos al matadero y matarlos en masa tras haberlos engordado con hormonas. “La corrida es la representación pública y solemne de esa victoria de la virtud humana sobre el instinto bestial. en esa operación que consiste. esta actividad se convertiría en brutal enfrentamiento entre dos animalidades. un rito sacro. que solo puede ser revivido a través de un rito. etc.

la biosfera y los humanos. En el Medellín colonial. LOS TOROS DE LA COLONIA El origen del festejo del toro en Colombia. En dicho cálculo los animales cuentan tanto como los humanos y la vida de una especie animal puede acabar valiendo lo mismo que la vida humana. Es comprendemos esa perspectiva la que lleva a rechazar ciertos juegos y sacrificios de animales totalmente gratuitos o sin justificación posible desde el punto de vista de la propia humanidad. de los cuales hubo algunos heridos y muertos. procesión en la forma prevenida. Frente a ello hay que decir con una cierta fuerza y convicción que no deben competir en derecho los vegetales. costosos y lucidos jaeces y caballos lósanos.” Pablo Rodríguez Jiménez. en que también se Jugaron lucidas escaramuzas. cuya celebración en nuestra villa. y por la noche luminarias por los balcones de la plaza y calles. que se lidiaron de a pie. En general. no se concibe un sujeto (finito) de derecho que no sea un sujeto de deber (Kant solo ve dos excepciones a esta ley: Dios. 3. “Las antiguas tradiciones en torno a las fiestas de toros y de la tauromaquia han sufrido a lo largo de siglos en Colombia un proceso dinámico cambiante. los animales. Y en el segundo día siguieron en la misma celebración así en el culto divino como en la plaza de caballería y toros medianos. Al fin y al cabo es la sensibilidad humana la que lleva a estimar unas virtudes en la naturaleza y a reconocer una sensibilidad animal que no puede ser dañada al mismo tiempo que la misma dignidad humana. de ciudadano. En temas como el que estamos tratando hay que distanciarse fervientemente de un cálculo utilitarista cuyo fin es la maximización del bienestar o la minimización del sufrimiento general del universo. de sujeto político. lo cuál sería aberrante desde la concepción de los derechos humanos. ya tenía lugar en el siglo XVI. Ya acabada esta función se lidiaron por la tarde ocho toros en la plaza pública en que salió mucha caballería de gente principal. una de estas celebraciones fue comentada de la siguiente forma por el escribano del cabildo: «el primer día hubo sermón con muchas luces de cera en todo el retablo.deberá ser “re-pensado”. trocando lo que en un principio fue un rito religioso cargado de simbolismo en un acto lúdico y festivo. y los esclavos. según la documentación colonial. por ser día feriado. La idea de una interdependencia ambiental puede conducir fácilmente a la consagración de una naturaleza con derechos propios. cuyos derechos carecen de deber. Los antecedentes históricos locales de la cultura de la tauromaquia. Decir que el valor del medio ambiente deriva de su funcionalidad con respecto a la vida y a la especie humana no es decir una insensatez. y hachas encendidas y alarde ostentoso de gente numerosa y principal en que se dio al fuego cantidad considerable de pólvora. La medida empírica del bienestar es casi imposible y basarse solo en ella siempre provoca actitudes equivocadas. en la tradición filosófica. que solo tienen deberes y no derechos). según atestiguan las cuentas de fiestas más antiguas que se han conservado. Y el 4 . de autodeterminación soberana y de sujeto de derecho. Los derechos del individuo son una prolongación y concreción del respeto fundamental a la dignidad de toda vida humana. se halla situado en el contexto de la festividad del Corpus Christí. Se trata de repensar los conceptos heredados de sujeto.

pronto se transformaron en un espectáculo popular. la fiesta no es ni un deporte. Ahora bien. y por ellos mantiene el hipertrofiado ritual que le caracteriza. De un juego hace un arte.” D. antes bien con toda concordia. que son la cultura misma. y hace de todo eso una creación original y. toma lo esencial: la transformación de una materia bruta (que es la arrancada natural de un toro bravo) en una obra humana. de un arte. figuras principales en estas fiestas. Y aunque en un comienzo eran una distracción de españoles. al mismo tiempo. urbanidad y paz. pero sin embargo teatraliza la lucha a muerte. se humaniza al animal. La ética y la estética de la tauromaquia. De tal forma que la corrida no pertenece a ninguna categoría predefinida –pero es la reunión en un acto único 5 . Se puede hacer su historia. describir sus fases. Y. Correr toros. armoniosa. “Cavernario bisonteo / tenebroso rito mágico / introito de un culto trágico / que culmina en el toreo. ni un sacrificio. determinar sus reglas. por más superficial que sea ese “poco”. donde todo es imprevisible –como en una competición deportiva–y el final conocido de antemano –como en un rito sacrificial–. ¿Qué es la corrida de toros? Nadie lo sabe. ni un juego. montañeses y pardos se distribuían el encierro de la plaza y la organización de las comedias. Al juego le toma prestado la gratuidad y la finta. aportaban los toros y hacían de capitanes en el desfile a caballo. Fue una fiesta integradora de los distintos estamentos de la sociedad y el escenario ideal para la demostración del estatus de cada uno. jugar toros y torear fueron algo más que pasatiempos ocasionales en la época colonial. pero no se puede decir lo que es. de la incertidumbre (donde todo parece necesario y posible). templada. De hecho. Hace la tragedia real. Miguel de Unamuno. porque no tiene otra finalidad que su propio acto. única. ¿Por qué? Porque no encaja en ninguna categoría definida. por supuesto. Con un poco de todas las grandes prácticas humanas. Estas fiestas se hicieron «sin discordia alguna. Pero quizá se puede filosofar sobre este mismo hecho: la corrida de toros no puede ser definida. hace un juego porque entrega su parte al azar. 4. las mojigangas y los matachines. en Cali. Por ejemplo. quizás el más aparatoso de todos.tercer día celebraron los eclesiásticos el culto divino con bastante ostentación y lucimiento y mucha cera labrada y por la tarde hubo corrida de seis toros con el producto que se recogió de las mandas de unos y otros». porque se muere de verdad. y no es exactamente un arte ni verdaderamente un rito. Nadie puede responder a esa pregunta –y la filosofía aún menos–. Pero es el espectáculo de la fatalidad y. porque vida y muerte se juegan disfrazadas en traje de luces. los gremios de españoles. toma algo de todas esas prácticas. Por otra parte. De los cultos toma la obsesión de los signos. y según plantea Francis Wolff “Dicen que la filosofía se esfuerza por responder a dos preguntas fundamentales: la pregunta “¿qué es?” (la esencia) y la pregunta “¿por qué?” (el fundamento). como en la doma. hace su propia profundidad. Los hacendados caleños. al deporte le toma prestado la escenificación del cuerpo y el sentido de la hazaña física. De las bellas artes. por así decirlo. Espectáculo también lo es. así en lo principal de los habitantes como en la plebe».

conquistado sobre el riesgo de herida o de muerte) y lo que es estético (armonioso. el exceso de todas las partes en el todo. la señoría del cuerpo por la mente. no con el 6 . La segunda pregunta filosófica es la cuestión “¿Por qué?”. por otro lado. Pero quizás no lo más importante. entregado. Y es la única práctica viva de este tipo. sino cuando está en torero. al mismo tiempo atento y distanciado de los acontecimientos. etc. cría extensiva. en la gran faena. etc. la vida (donde se manifiestan. etc. magnífico. ¿Cuáles son los valores de la fiesta? Hay muchos. está por un lado el arte (que produce. no veo otras. a la elegancia sensible. Por eso. de poder expresivo). La corrida de toros es. Valores éticos: el coraje. la abnegación. sino lo más aparente. Y esto nos remite al origen mismo del arte. Y la corrida de toros. pues sería saber responder a la pregunta “¿qué es el hombre?”. hasta el punto de parecer elevarse más allá de su propia vida. lo sublime. lo bello y lo sublime: lo bello. Valores humanistas: grandeza del hombre. La corrida nos dice: en el gesto torero. pero también a la cualidad de la actitud moral. de pureza. a veces. distanciado de sus propios intereses vitales inmediatos. de un arte. obras bellas o emocionantes. entre todos esos valores. por veces lo sublime. a la postura de quien está en armonía con el mundo. que es determinar “¿para qué?”. En general. sólo se adquiere al precio de jugarse la vida. y sobre todo de lealtad para con el adversario). o sea la mesura. nos ofrece lo bello. O sea los valores. en todas las civilizaciones humanas donde hubo toros bravos. el desdén del sufrimiento. sea la fusión singular de ellos que proporciona la fiesta de los toros. conductas dignas o sabias. Valores estéticos. de generosidad. Por lo tanto. Los griegos tenían una sola palabra para designar lo que admiramos en una persona: kalon. Porque Kalon se refiere a la cualidad del cuerpo visible. en nuestra época. de un rito (¡lo que sea!) en el cual los valores estéticos se confunden con los valores éticos. victoria de la inteligencia sobre la fuerza. la disposición de todas las partes en un todo. en el cual el « bello gesto » es al mismo tiempo gesto moral (por lo que muestra de valentía. a la elegancia del alma. necesario. de equilibrio. respecto de la naturaleza del animal en sus condiciones de vida.de todos los componentes de la cultura humana–. equilibrio del ecosistema de la dehesa. a veces heroicas). o mejor dicho a su mayor razón de ser. por veces. en la bella tanda. precisamente. en la suerte lograda. la lealtad. Valores ecológicos: biodiversidad. de la cultura sobre la naturaleza. y está. de grandeza. pues produce una obra. se inventó una tauromaquia. Kalon es la postura del torero en cuanto torero. a veces trastornantes). La corrida nos dice: el derecho de matar al animal respetado. Pero el arte siempre se opone a la vida. como acabamos de observar. la fusión de los valores estéticos del arte con los valores éticos de la existencia. como en las apuestas adolescentes. que significa al mismo tiempo bello y bueno. y también gesto artístico (por lo que muestra de armonía. sublime). no podemos distinguir lo que es ético (valiente. Y ese riesgo no es vano. o sea la desmesura. a la armonía de una obra equilibrada. al mismo tiempo sereno y despegado. Se trata de una práctica. Tampoco se puede responder a esa pregunta. o sea no solo cuando torea bien «como Dios manda». de un espectáculo. a veces. Pero hay una manera indirecta de responder al “¿por qué”.

La posición del autor acerca de la tauromaquia y el derecho al disfrute de estas fiestas. sobre todo. que debe ser formada. donde todo el mundo ve todo. como también une los dos lados de toda creación humana: el sol con la sombra. redondo. porque nuestra modernidad es cada vez más individualista.“Cuando el animal ofrecido entra en el círculo en el que el sacerdote le inmolará. acariciada. comulgando de un mismo espectáculo. informada. Teoría de la Religión. para los pueblos taurinos no hay fiesta posible sin toros. No hay corrida de toros sin fiesta. intimo. transformada. conocido como lo es la mujer en la consumación carnal. Pablo Rodríguez Jiménez. ¿hay alguna imagen más bella de la comunidad que el mismo ruedo. fiesta de integración de todas las clases neogranadinas. Nuestra época. Revista de Estudios Literarios de la Universidad Complutense de Madrid. donde todo es visto desde todos los lados y donde.” Georges Bataille. toda la comunidad se ve a sí misma. tiene necesidad de fiestas. lo de afuera.pues que vaya a los toros y al que no le guste que no vaya.. “La libertad es el principal don que podemos disfrutar las personas que vivimos en un país democrático. la figura del toro ha tenido siempre una concepción mágicoreligiosa las corridas de toros son.toro –adversario en el combate que debe ser dominado y vencido– sino con su embestida. lo público. de una misma ceremonia.Artículo publicado en Especulo. es decir de los momentos de conmemoración en los que una comunidad se encuentra y se recrea. como también une el arte popular con el erudito. 68 2. Número 20. Los festejos taurinos siempre han ido de la mano de períodos de ruptura con la vida cotidiana. apaciguada. La corrida une lo bello y lo bueno.” Francis Wolff. Filosofía de las corridas de toros.” 4 5.. No hay ninguna otra creación humana tan rica. para que se haga bella. poética. 2008 7 . con el sentimiento de vivir juntos un acontecimiento único? 1. Madrid 1998. Grupo Santillana de Ediciones. 4. Quizás es por eso por lo que las corridas de toros dominicales han ido siendo paulatinamente reemplazadas por las ferias. en suma desnaturalizada. circunscrita al hogar. marzo-junio 2002 3. En conclusión. Bellaterra. circular. una fiesta. la fiesta de la vida con la tragedia de la muerte. que las conoce de fuera— al mundo que le es inmanente. y quizás por encima de todo. Porque. Mientras que la fiesta es la calle. pàg. humana. Carlos Gabriel Luna Escudero . y siguiendo un mismo ritmo de olés. A quien le guste la Fiesta. que debe ser conducida. pasa del mundo de las cosas —cerradas al hombre y que no son nada para él. más que cualquier otra. Pero que dejen en paz a los taurinos. Francis Wolff. a lo privado y a lo íntimo. LOS TOROS DE LA COLONIA.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful