P. 1
Artículo para Reseñas y Debates - Ricardo Sidicaro -

Artículo para Reseñas y Debates - Ricardo Sidicaro -

|Views: 8|Likes:
Published by Carlos Campolongo

More info:

Published by: Carlos Campolongo on Sep 04, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/14/2014

pdf

text

original

LOS TRES PERONISMOS Estado y poder económico Editorial XXI siglo veintiuno

por CARLOS CAMPOLONGO

El autor viene ocupándose del peronismo hace muchos años. Y subraya el hecho constatable que este fenómeno nacional es fuente de “un desigual interés” ensayístico con respecto a otras organizaciones políticas de nuestro país. Pesquisa que magnetiza a muchos investigadores extranjeros que se sintieron “tentados de tomar partido”. Aunque trasluce que la “inmediatez” de muchos de esos trabajos confunden las ciencias sociales con las “ideas de los protagonistas” lo que restaría “objetividad” que es la estrategia discursiva en la que aspira a colocarse. Ricardo Sidicaro es sociólogo, docente e investigador del CONICET. En realidad, este libro es una segunda edición del volumen publicado en 2002. Es curioso observar como intelectuales y la crónica periodística se empeñan en tabular o cuantificar distintos peronismos, a lo largo de su historia. Así hace algunos años Alejandro Horowicz habló de “cuatro peronismos” y otros hablan de los “mil rostros del peronismo”. La diferencia numérica entre Sidicaro y Horowicz es la valoración que éste último hace sobre el período de la resistencia (1955-1973), como específico. Si bien el primero no lo elude, el tratamiento del segundo es más pormenorizado. Una etapa que tuvo al propio Perón en ausencia territorial como estratega decisivo en el devenir histórico desde su derrocamiento en 1955, y en gran parte del escenario durante el siglo pasado. Sin embargo, para Sidicaro es en “la resistencia” que el peronismo se transformó en una expresión política “de organización e ideología imprecisa”. No faltarán verosimilitudes para buscar contradicciones de alta o baja intensidad, propias de circunstancias y tiempos. Pero hay que reconocer que el asunto es preocupación de muchos peronistas, resumida en la pregunta sobre su identidad. Siendo un tema abierto al debate. La fuentes de pensamiento para la investigación de Sidicaro son principalmente el clásico Max Weber, lo que le permite articular con comodidad una relación entre la economía y la política que extrapola en los comportamientos de los actores económicos durante el primer peronismo (1946/1955) – por ejemplo cuando se enfrenta con el sector agrario y también durante el segundo (1973/1976), las coaliciones con lo que suele denominarse “burguesía nacional”. Para seguir durante el “menemismo” (1989/1999) en condiciones que se van a contrastar fuertemente como vernos más adelante. A esta altura hay que señalar que pese a ser una reedición, el autor mantiene la tipología ternaria, aunque agrega una consideración sobre la era que estamos viviendo y conocida como “kirchnerismo”. Pero pese a ello y la insistencia de algunos colegas suyos, afirma que se niega a sumar otro período más porque, una de las razones, es que hoy no puede haber un peronismo asentado en el Estado. Por eso hay presidencialismo, porque se absorbe todo en una figura. Perón lo podía hacer con su carisma, fenómeno que se produce en sociedades compactas, no en las fragmentadas.

sin dejar de apuntar sus críticas a lo que entiende como “cercenamiento" de las libertades públicas”. subrayando las condiciones de desarticulación política. lo empiezan a crear los conservadores en 1930. aunque sí en privado. El eje central del libro podría trazarse sobre el paulatino debilitamiento del Estado – Nación. y la mayoría de los altos funcionarios que se desempeñaron en el área económica provinieron de otras fuerzas políticas. Podría decirse que frente al debilitamiento de lo que llama el Estado intervencionista. además de la natural polémica de interpretaciones. imaginarios. el período del ex – presidente Carlos Menem.Otro autor que le sirve de base son ciertas nociones del sociólogo francés Pierre Bourdieu. locus (lugar que conjuga el control cultural y la práctica social). del mundo de los negocios o de fundaciones de consulta y propaganda empresaria. eso nos quieren hacer creer los agoreros del peronismo. en una ocasión si fue el peronismo el creador de ese Estado y esa clase obrera. El debate no se daba en público. como a veces lo hizo Menem. se examinan las principales características del período presidido por Néstor Kirchner. En el epílogo de esta edición. asimismo. y en ese Estado pudo alojarse el peronismo y la gente que lo formó subrayando el liderazgo carismático de Perón. . sentido práctico y. en realidad. Al menos dos interpretaciones. contextos y coaliciones de poder en la situación histórica y económica del mundo y del país. Una de análisis de actores. El Estado. Sidicaro ensaya exposiciones sobre los modos disímiles en que gobiernan los dirigentes peronistas una vez que alcanzan el control de los aparatos del Estado y al mismo tiempo que reconoce realizaciones y vigencias no deja de enumerar dentro de cada período analizado las negaciones o ambigüedades. Especialmente en los conceptos de campos. Sidicaro respondió: “No. Para cuya genealogía en nuestros lares la emplaza en las políticas conservadoras que van del 30 al 43. Pero en general muestra. económica y social que primero hicieron posible su acceso al poder y luego dificultaron la creación de escenas deliberativas en las que se unificaran los heterogéneos actores que lo habían apoyado y se establecieran productivos debates entre gobierno y oposición. Entre los de origen peronista reinó el pragmatismo y estuvieron ausentes los argumentos para dotar de mayores justificaciones al giro político realizado. quienes fundan un importante aparato estatal. Ante ese debilitamiento llega a un punto de neta oposición: “el estado peronista” versus “el peronismo contra el Estado” en el que toma. En ese período y considerando implícitamente la discusión doctrinaria. como visión global. ciertas bisagras con la economía. tiene un párrafo interesante: “Entre los dirigentes con más trayectoria en el peronismo que participaron de la gestión de Menem no se registraron verdaderas conversiones públicas a la ideología neoliberal. Y la otra es concentrarse más en la interpretación de la existencia o no de la esencia peronista. empalmar el pasado de su fuerza política con la obra de gobierno”. Y en otro tramo sintetiza que “llevó a los peronistas al papel de aliados subalternos del capital financiero internacional y a la licuación de las representaciones colectivas fundacionales”. . Preguntado. empíricamente. en base a cuadros y estadísticas el crecimiento en diversos planos económicos y sociales. para nada peyorativamente sino al contrario como matriz integradora de la sociedad. Casi nadie intentó. Al que por otra parte calificó de “genio” y “estadista” También. El libro se presta.

por así decirlo es un sociólogo clásico que toma categorías que hoy. lo que tuvieron en común fue la idea de que con el Estado iban a construir la Nación”. claro. el kirchnerismo ha hecho un esfuerzo importante para tratar de sumar fragmentos. Parecería que el autor se inclina por intuir una desaparición de peronismo bajo el establecimiento de un “líder sin partido”. Por eso al analizar el período del ex – presidente Néstor Kirchner comprende los distintos experimentos ensayados como el “transversalismo” y otros posicionamientos a la luz de la circunstancias poscrisis del 2001. Como dijimos más arriba. Me refiero a la teorización del poder. sin tiempo para deliberar. también. que en el período 2003/2007 al “kirchnerismo” no le faltaron los parecidos de familia con el peronismo fundador. señala el personalismo de los PJ provinciales como ausencia de proyecto nacional y la falencia de espacios institucionales para generar una sociabilidad política productora de una nueva elite dirigente”. .Sidicaro. Del texto y otras posiciones puede enrolarse a Sidicaro entre los cultores del “posperonismo”. en la parte final. pero “son caciques sin indios. diluidos en la “era menemista”. cuanto menos. Algo menos científico es lo que se puede escuchar en algunos debates internos cuando se sostiene que “existen peronistas pero no hay peronismo”. Según el autor. la debilidad de la institucionalización frente a la acción fáctica de grupos de económicos y fundamentalmente la concepción de los imaginarios sociales en los cuales influyen fuertemente los medios de comunicación. Reconoce. en este número (ver página ). Aunque también señala los fracasos de esas operaciones. Sidicaro agrega la experiencia kirchnerista e incluye un epílogo escrito especialmente para esta nueva edición. Es interesante como Sidicaro explica esta última parte tomando como marco teórico un texto aparecido el año pasado del italiano Sergio Fabbrini y que casualmente comentamos. una es la visión del estudioso distanciado del fenómeno del cual se ocupa y otra es la urgencia que tiene el militante en sostener la identidad de la fuerza política a la que pertenece. en términos generales. Pero. la cohesión social y otras categorías sociológicas. algunas están sujetas a revisión: la política de cuadros.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->