MALCOLMX

".Ida Y voz de un hoIIIbre negro
Autobiografía y selección de discursos
Tituloa:
Malcolm X. Vida y voz de un hombre negro
Egilea:
Selección de autores
Argitalpena:
Txalaparta Editorial
Apartado 78
31300 TAFAlLA
Nafarroa/Navarra
Tfno. (948) 703277
Lehen edizioa:
Tafalla. Enero 1991
I.S.B.N.: 84-86597 -25-0
Legezko gordailua: NA. 213-1991
Copyrights:
C) Betty Shabazz and Pathfinder Press
C) Txalaparta para la presente edición
Bilduma diseinua:
Benito
Azala:
Esteban Montorio
Fotokonposizioa:
Cometip, S.L.
Fotomekanika
Ernio
Inpresioa:
Gráficas Lizarra
Saila:
GEBARA n.O 6
Indarkeriaren aldekoa naiz
baldin efa indarkeri-ukafzeak, in-
darkeria ekidifzearen aifzakiaz,
arazoa eperik gabe luzafzera ba-
karrik bagaramafza.
Ma/co/mX.
7
PROLOGO
Malcol ... X, en el centro de la
revoluci6n
La década de los sesenta, entre brumas y esperanzas, fue
una señal generalizada de protesta anticapitalista, de arma-
mento ideológico cargado de futuro, de ofensiva de quienes
Frantz Fanon había denominado como <dos condenados de la
Tierra» ... y de revolución. La mitad de Africa se independiza-
ba de las metrópolis europeas, tanto al norte como al sur del
Sahara¡ Cuba respiraba las primeras horas sin gringos y en
las calles de París estudiantes y obreros se movilizaban contra
la linealidad burguesa. Hasta en Euskal Herria vivíamos el
embrión y la gestación de nuestro propio movimiento de libe-
ración, haciendo tambalear tanto los cimientos de un nacio-
nalismo adormecido y resignado con su suerte como de ese
pilar sagrado forjado en los sueños unitarios de una victoria
militar fraguada veinticinco años antes.
El concepto colonial y racista sobre el que descansaban
los fundamentos de Occidente tuvo que ser ampliamente revi-
sado, pero como cien años antes con la abolición de la escla-
vitud, no por gusto de sus gestores sino por la presión de
millones de desposeídos, de anónimo apellido si alguna vez
9
lo supieron, que ejercieron de martillo sobre los huecos con-
ciencias del poder y su estructuro de cemento.
Lo historio adquirió entonces su tonalidad cromótica mós
amplio, como lo del orco iris tras lo lluvia. A Europa se le
calificó de «viejo continente», peyorativo e insultantemente,
con todo lo cargo que se le impone o alguien que, entre sus
conos teñidos de sangre, no tiene ni puede argumentar en su
favor. Los palabras recuperaron su verdadero significado
popular, no aquel que siglo tras siglo habían ido imponiendo
los ladrones del abecedario. Genocidio, apartheid, coloniza-
ción, imperialismo, etc., fueron ubicadas en la estela del des-
pojo y el expolio. Che Guevara moría en el llano boliviano
completando el diccionario.
. Entre este jardín de revoluciones y perspectivas liberado-
ras se alzó lo figuro inconfundible de un negro americano,
que como el Premio Nobel de literatura, el yoruba Whole
Soyinka, reivindicaba lo negritud desde sus asientos mós fir-
mes. Nació y murió en medio de uno sociedad sin matices, tan
racista y clasista que no cabía en injusticias. Su nombre, Mal-
colm X. Durante uno década fue el polo referencial poro miles
de compañeros, la mano solidaria que se acercaba o los
recientes muestras de los posibilidades que guardaban las
explosiones de los humillados. Cuba, Argelia, Tanzania,
Oriente Medio fueron etapas exteriores de sus viajes; univer-
sidades, homeless, callejones y córceles sus interiores. Mal-
colm X fue lo rozón, lo teorización y lo experiencia contra el
tirano en sus propios tripas. Por eso los mismos aparatos del
sistema -como una forma mós de hacer de su cacareado
estilo democróticcr acallaron su voz con unos gramos de
plomo.
En estos Estados Unidos de América, la potencia que iba a
convertir el conjunto del planeta en su patio trasero, los ne-
gros, los descendientes de aquellos africanos sacados o gol-
pe de fusil y espado del verdirrojo continente, no podían
siquiera ejercer el que dicen primario derecho democrótico,
es decir el voto. los negros -tachados como «hombres de
color» por algún ignorante que desconocía lo coloración mo-
rado de su piel tras su propio muerte- tenían prohibido no
sólo acercarse o los urnas, sino el sentarse o lo meso de
cualquier taberna, subir 01 autobús municipal o asistir a la
escuela estatal.
10
Unicamente con una generación de por medio, los pupitres
yanquis guardaban sin sonrojo un libro de texto en el que se
encontraban cosas como ésta: <da paciencia, docilidad y sim-
plicidad infantil son características del negro, que es un imita-
dor nato, falta de moral, propenso al engaña y al libertinaje,
fácilmente intimidable. Las negras san una raza servil, estúpi-
da, embrutecida, obediente al látigo, de imaginación infan-
til...»
Quince millones de personas, por la condición de su piel,
eran relegadas a categorías innominables, al amparo de la
Ley y su Corte Suprema. La segregación surafricana liderada
por Botha y De Klerk no es sino el espejo de hace tres décadas
en los cincuenta estados de la Unión. Las legislaciones res-
pectivas eran calcos. La marca podría quedar matizada por
ese rol mesiánico que durante este siglo se han autofijado los
Estados Unidos como cuna de libertades, democracias y fan-
tochadas por el estilo.
La primera institución gringa que recriminaría el apartheid
resultará ser el Ejército. Pero Fort Braag, obviamente, no sería
la competencia progresista de Berckley, sino todo lo contra-
rio. Corea -la guerra y la invasión- estaban en su apogeo y
los milikos del Pentágono necesitaban de lo que ellos denomi-
naban como carne de inferior calidad. Los blancos de Man-
hattan y Beberly Hills ponían reparos a su incorporación. Los
negros de Harlem serían un buen y adecuado sustituto a esta
sangría «tercermundista». Diez por ciento de la población
americana y sin embargo treinta por ciento del ejército inva-
sor.
El 8 de marzo de 1957, Ghana va a ser la primera excolo-
nia africana que entrará en Naciones Unidas. Este hecho
significará uno de los argumentos iniciales en favor de la
igualdad racial en los propios Estados Unidos. Pero cargado
de debilidad por cuanto el acceso a los medios de comunica-
ción estará cerrado, junto a que los hilos sociales del tejido
oficial americano está en su cien por cien, en manos de los
más arduos defensores del estatus vigente.
Desde los sectores más reaccionarios, y con el apoyo de
las estruduras policiales en su generalidad, había surgido la
vanguardia defensora de los valores clásicos yanquis, el lla-
mado Ku Klux Klan (KKK), algo así como un GAL a lo bestia y
a la americana. Jamás sus asesinatos, jamás sus linchamien-
11
tos, incendios, saqueos y catequizaciones a la fuerza tuvieron
una digna persecución judicial. la razón de la impunidad no
tenía secretos, puesto que el KKK estaba ejecutando lo que
toda una sociedad blanca había plasmado en forma de «le-
galidad vigente» durante su conformación como Estado. El
propio Ronald Reagan, en calidad de gobernador de Califor-
nia y mucho antes de dirigir los destinos de la Unión, había
calificado de «perros rabiosos» a esos nacientes defensores
de la igualdad racial.
En este mapa interno de la prepotencia elevada a rango
oficial, cualquier hecho o respuesta hoy tildado de insignifi-
cante, adquiría una trascendencia extraordinaria. Un asiento
en un autobús, en un campo de béisbol o incluso en una
parada militar, escondía tras sus tablas un mensaje claro y
definido de prioridad. Sólo la puesta en duda de su valor, el
poner en tela de juicio su significado clasista, abría un abani-
co de terror, desde la hoguera hasta la muerte.
Por eso la lucha emancipadora de los negros norteameri-
canos surgiría desde los puntos más ínfimos y bajos de la
desigualdad. Por eso las razones esgrimidas por los defenso-
res de la igualdad, en sus orígenes, no pueden ser calificadas
y analizadas desde observatorios excesivamente alejados o
en los que la modernidad obnubile el pasado cercano. En
nuestra Europa, sin ir más lejos, habría que recordar que los
recogidos como grandes pensadores e ideólogos de las co-
rrientes sociales anteriores a la 11 Guerra Mundial, justifica-
ban en su amplia mayoría (incluidos algunos marxistas), la
colonización y el despojo de otros continentes como «medida
correctora» imprescindible para el bienestar de las masas
trabajadoras metropol itanas.
Es el mismo argumento que las clases medias norteameri-
canas apuntaban para salvaguardar su nivel y progreso cor-
porativo. Hasta el mismísimo Bartolomé de las Casas haría,
en el siglo XVI, una petición al rey hispano para que acelerase
el mercado de esclavos negros en aras a salvaguardar la
integridad de los indios centroamericanos ya diezmados en
las primeras oleadas de la conquista. la esclavitud había sido
abolida junto a la desaparición del siglo XIX, pero todos los
argumentos que la habían hecho posible estaban intactos.
Así, un hecho, a priori tan irrelevante como el que se
produjo el primero de febrero de 1960 en Greensboro (Caro-
12
lino del Norte), iba a suponer una chispa de gran intensidad
para prender multitud de hogueras secas y dispersas. En esta
fecha, un grupo de estudiantes del «Negro Agricultural and
Technical College» entraron en un supermercado para hacer
varias compras. Después se sentaron en la cafetería del esta-
blecimiento y pidieron un café. los empleados les negaron la
consumición en razón del color de la piel. Pero los jóvenes no
se marcharon sino que permanecieron en el local hasta su
cierre. luego serían desalojados a la fuerza. la actuación
provocaría, simpáticamente, una oleada repetitiva en toda la
geografía norteamericana que daría origen a la campaña «sit
in». Por reflejo, el KKK quemaría iglesias, apalearía militantes
y asesinaría impunemente.
Evidentemente este hecho aislado no puede ser tomado
como el inicio del movimiento por la integración, o en otro
plano la puesta en marcha de una amplia y masiva fuerza de
concienciación. Pero sí ayuda a encuadrar los estadios desde
los que debió ponerse en marcha el inacabado proceso por la
igualdad racial dentro de la sociedad americana. Y en cierta
medida colabora a mostrar en el presente cuán frágil y prosti-
tuido es el concepto de «libertad» que los aparatos del Estado
norteamericano exportan como inherentes a su concepción
nacional.
Cuando Malcolm little, Malcolm X, llegaba a su mundo
marginal en Omaha, allá por 1925, las comunidades negras
de América del Norte vivían un proceso un tanto especial. Su
líder, Marcus Garvey, acababa de ser condenado a una pena
de seis años de prisión por fraude fiscal. Garvey, de quien era
fervoroso seguidor -dicen que junto a otros seis millones de
negros norteamericanos- el padre de Malcolm, había procla-
mado en 1921 la creación oficial del Imperio de Africa, del
cual el mismo se nombraría presidente a título provisional. Al
estilo de las cortes europeas, Garvey imaginaba un Estado
americano forjado en base a órdenes nobiliarias: los caballe-
ros del Nilo, los de la orden del distinguido servicio de Etio-
pía, los duques del Niger y Uganda ... los miembros del «Uni-
versal Negro Improvement Assotiation», ciudadanos de dere-
cho del nuevo y pomposo imperio, desfilarían por las calles
de Nueva York bajo suntuosos uniformes.
las doctrinas de Garvey servirían para sacudir a la pobla-
ción negra rural y urbana -localizada organizativamente en
13
grupos muy desligados entre ellos- y, a la vez, para centrar
muchas de las críticas de otras líneas políticas dentro de la
propia comunidad. Un hecho es incuestionable: la enorme
masa de adeptos que Garvey lograría en pocos años. Du
Bois, -el otro polo de la época- fieramente contrario a las
tesis filoliberianas de Garvey, le llamaría «fanfarrón irrealis-
ta», a lo que el emperador provisional respondería con lo que
probablemente era la clave de su éxito: <dos otros dirigentes
negros quieren que nos convirtamos en blancos, fusionándo-
nos con la raza blanca. Ser negro no es una desgracia, sino un
honor, y por eso nosotros no queremos convertirnos en blan-
cos. Amamos nuestra raza y respetamos y adoramos nuestras
madres».
Cuatro años después de este cruce dialéctico, el padre de
Malcolm era asesinado, a la vez que Garvey fuera amnistiado
por el Presidente Coolidge y expulsado a Jamaica, por «ex-
tranjero indeseable». Hecho, el de la nacionalidad norteame-
ricana, que muchos se negaban a aceptar. Malcolm también
abordó la cuestión en cierta ocasión: «No. Yo no soy america-
no. Soy uno de los 22 millones de negros que son víctimas del
americanismo. Uno de los 22 millones de negros que son
víctimas de una democracia que no es mós que una hipocresía
disfrazada. Contemplo a América con los ojos de víctima. lo
que veo no es un sueño americano sino una pesadilla ameri-
cana».
la Gran Crisis producto de la I Guerra Mundial desplaza-
ría a las comunidades negras incluso de las tareas más ingra-
tas que ejercían en los centros industriales donde estaban
ubicadas. la mayoría de los sindicatos afiliados a la «Ameri-
can Federation of labon) vetaron la presencic;¡ negra en todas
aquellas fóbricas donde estuvieron en condiciones de hacer-
lo. la crisis fue más crisis para veinte millones de norteameri-
canos. Grupos de obreros blancos armados resolvían por vía
expeditiva los conflictos mós enconados. Estas desavenencias
tan abismales llevarían a la creación paralela de otra federa-
ción, la «American Negro labor Congress», que no tendría
sino un éxito sumamente limitado. El Partido Comunista de los
EEUU, haciéndose eco de las tendencias mós progresistas,
propuso en su programa de 1930, la creación de una «repú-
blica independiente negra en el Sun), aunque posteriormente
retiraría tal reivindicación, influenciado por los dictados en la
14
política exterior soviética marcada por Stalin en cuanto al
respeto de los mapas trazados por las democracias occiden-
tales.
Malcolm, en un discurso ofrecido en abril de 1964, sería
muy explícito a la hora de apoyar las tesis de Garvey o el pe
inicial: «No debemos olvidar nunca que no luchamos más por
la integración que por la separación. luchamos por ser reco-
nocidos como seres humanos. Luchamos por obtener el dere-
cho de vivir libres en esta sociedad».
De cualquier manera -y como en los tres siglos de escla-
vismo en el interior de la sociedad norteamericana- las fuer-
zas de las comunidades negras estaban dirigidas a crear su
propio universo (mantenerlo en todo caso) dentro de la Unión.
la separación de razas durante más de trescientos años, junto
a la constitución de la mayoría negra como base de la pirámi-
de social americana, engendraría caminos y opciones, entre
el coledivo negro, tan distanciadas de las propias de los blan-
cos, que difícilmente podrían explicarse por otras cuestiones
distintas de las del rechazo mutuo. La cultura blanca era cristia-
na, capitalista e imperialista y por ello cualquier peso en el otro
lado de la balanza debería excluir estos apellidos ligados a la
conduda represora histórica. Por otro lado la integración, des-
de sus peldaños más bajos, siempre se había planteado en
términos de asimilación. Nunca organización o grupo negro
que tratase el conflido en términos profundos podría llevar en
su tarjeta de identificación los valores que los blancos utilizaban
como excusa centenaria para la segregación.
Así, en 1930 nacería una organización que tendrá una
rápida eclosión de adeptos y simpatizantes, bajo premisas
inicialmente religiosas. Se llamaría, según quien la califique
«Nación del Islam», «Black Muslims» o «Musulmanes ne-
gros». La Iglesia, de cualquier comunión, resultaba tradicio-
nalmente la organización más pujante en el mundo del negro
norteamericano. En mitad del presente siglo XX cohabitaban
en los EEUU, treinta y cuatro Iglesias exclusivamente negras
(babtistas, protestantes, católicas ... ), con más de 35.000 pa-
rroquias. la tendencia en 1990 va disminuyendo pero parece
expresión acertado lo de los historiadores que han afirmado
que durante los últimos siglos lo Iglesia, en cualquiera de sus
tendencias, ha sido «el refugio de la comunidad negra».
15
La «Nación del Islam», congregó en su seno a muchos de
los creyentes negros que escapaban de las atrocidades come-
tidas en el nombre del cristianismo.
Malcolm describiría sus pensamientos religiosos desde la
prisión de Nokfort (1948): «La religión cristiana de los blan-
cos enseñaba al negro que debía poner lo otra mejilla, son-
reír, escarbar la tierra, inclinarse, humillarse, contar, rezar y
contentarse con las migas que caían de la mesa del blanco;
que tenía que esperar el maná que caería del cielo, aspirar a
su paraíso en el otro mundo ya que el paraíso de aquí abajo
estaba reservado a los blancos». Malcolm, como la mayoría
reclusa negra, se convertiría al islamismo en prisión. Como
años después lo haría su amigo Mohamed AH (Cassius Clay)
encarcelado por negarse a su propio enrole en el ejército
invasor yanqui en la guerra de Vietnam. De la cárcel, Mal-
colm Little X saldría transformado en EI-Hadj Malik EI-Shab-
baz.
Quince años después (1963) Malcolm sería expulsado de
la «Noción del Islam». La excuso fue su respuesta a lo muerte
de Kennedy. Cuando un periodista le preguntó: tQué piensa
usted del asesinato del presidente Kennedyh, Malcolm res-
pondería: «the chickens come home to ros"', uno expresión
inglesa que literalmente significo: «los pollos vuelven al co-
rra!» y que libremente podría interpretarse como «el odio se
vuelve hacia el mismo que lo provoco».
El fenómeno de lo «Noción del Islam» fue más social que
religioso. los musulmanes negros, bajo la dirección de Elijah
Poole, que tomó el nombre de Elijah Muhammad -y siguiendo
los dogmas esenciales del Islam-, renunciaron a cualquier
entendimiento con la comunidad blanco de. los EEUU. Con
prensa propia (ccMuhammad speaks»), numerosos templos,
explotaciones agrícolas, panaderías, supermercados y res-
taurantes, confirieron al movimiento un carácter netamente
político, sin abandonar los términos de su organización reli-
giosa. El abandono de la nave, en 1963, del propio Malcolm
-su portavoz más popular- y lo muerte de su director espiri-
tual Elijah (1975) supuso lo desintegración del movimiento
como colectivo aglutinante de uno de los sectores más radica-
les de la comunidad negra. El sucesor de Elijah, su hijo Walla-
ce, rebautizó la «Nación del Islam» como ccWorld Community
of Islam in the West» (Comunidad Mundial del Islam en Occi-
16
dente), centrando las nuevas actividades en las estrictamente
religiosas y seculares. La nueva organización se abrió desde
1978 y tras el reconocimiento de la Casa Blanca, a todas las
razas.
La década de los treinta, que conoce a Malcolm como a
millones de sus compañeros en la lucha diaria por la supervi-
vencia, fue el inicio de la escalada fascista en Europa. La
invasión de Etiopía por las tropas de Mussolini (1935) serviría
como trampolín de apoyo para la unidad de diversos grupos
de negros urbanos norteamericanos, que veían en ella la
victoria final del hombre blanco sobre el negro. Cuando el
führer alemán se negaba a estrechar la mano de Jesse Owens
y Ralph Metcalfe en los juegos olímpicos de Berlín, Malcolm
acababa de ser detenido en Nebraska por robar sandías. Su
familia se había habituado a comer, lo que despectivamente
constataban los asistentes sociales: «hierba frita».
En 1936 Philip Randolph fundaría el «National Negro Con-
gress», lo que va a resultar el embrión de las organizaciones
integracionistas -mayoritariamente interraciales y frecuente-
mente ligadas a comunidades religiosas y pacifistas-o La mul-
titudinaria marcha del 28 de agosto de 1963 sobre Washing-
ton (200.000 personas por los derechos cívicos reunidas al pie
del Lincoln Memorial) será la máxima declaración física de
este movimiento. Whitney Young, Martin Luther King, Eugene
Blake, John Lewis, Roy Wilkins y el citado Randolph serían las
cabezas visibles de la lucha por la integración. La gestación
organizativa de estas expresiones se remontaba al «Niagara
Movemenh> (1905) y al NMCP (1909).
Para Malcolm, desde sus primeros discursos, el fracaso de
la revolución negra venía del peligro de sus propios compa-
ñeros de raza, a quienes él denominaba como «Tíos Tom»:
«hablo de los negros que huyen de sus miserables hermanos
pisoteados; hablo de los negros que husmean el olor de sus
amos ladrando como perros. Hablo de los negros que tiene el
espíritu mós blanco, mós antinegro que los mismos blancos».
Malcolm fue tremendamente crítico y mordaz con la cam-
paña por la integración. La Nación del Islam rehusó partici-
par en el movimiento por los derechos civiles. Líderes blancos,
entre ellos John Kennedy y el mismo presidente de la General
Electric, se pusieron a la vanguardia de este movimiento en su
etapa final, y con un evidente ánimo de capitalizarlo. Hecho
17
que produjo uno fuerte división entre los organizaciones ne-
gros.
«Lo palabra integración es una invención de los liberales
del Norte. No tiene ningún sentido. La integración es una
imagen, una pantalla de humo fabricado por los zorros libe-
rales del Norte paro entretener lo confusión sobre los verda-
deros aspiraciones del negro americano».
La campaña por lo integración actuó de separación insal-
vable entre unos y otros. Lo prenso puso en una esquino a
Martin Luther King, y en lo otra a Malcolm X. A la postre, por
cominos bien distintos, ambos serían asesinados por pistole-
ros o sueldo del FBI (los recientes investigaciones apuntan en
esa línea). Para los EEUU, el cristiano representaba la renova-
ción y adecuación de las leyes federales, ampliando la cabi-
da, mientras que el islámico encarnaba la revolución.
El hecho de que la Nación del Islam, y muy en concreto
Malcolm, criticaran tan arduamente lo estrategia empleada
en la campaña por los derechos cívicos, se configuró como
uno barrera que aceleró el alejamiento entre los musulmanes
negros y las organizaciones de la izquierdo clásica norteame-
ricana. Todavía muchos de aquellos grupos, con ocasión del
veinticinco aniversario del asesinato de Malcolm, han aireado
estos diferencias de visión en este aspecto de la lucho por lo
igualdad.
Malcolm fue sumamente mordaz al respecto: «De repente,
los mismos blancos que antes se preocupaban por lo Marcha,
anunciaron su participación: sería un acto «democrático». Sus
declaraciones galvanizaron a la burguesía negra, a los que
en principio esto iniciativa les parecía deplorable. Pero ya
que los blancos iban a participar ... los integracionistas ne-
gros se atropellaron unos o otros para inscribirse los prime-
ros. la marcha de los negros airados se había vuelto chic.
«Haber estado» ero uno cuestión de rango social. Llegó el
gran día. Los viejos coches llenos de negros polvorientos,
sudados y furiosos, se perdían entre los aviones a reacción,
los vagones del tren y los autocares climatizados. lo que
originalmente debía ser uno furiosa marea alto, acabó siendo
un río tranquilo, como escribió acertadamente un periodista
inglés».
La Segundo Guerra Mundial, paro la comunidad negra,
sería otro ejemplo de que la segregación alcanzaba todos los
18
niveles sociales. Numerosos líderes negros serían encarcela-
dos por negarse a ser incorporados a filas. Y muchos de los
que se sumaban fueron víctimas de ataques de soldados blan-
cos, en especial en los campamentos situados al Sur.
Estos años básicos fueron especialmente duros para los
afroamericanos. A la mayoría sólo le quedó el recurso de la
emigración. Las estadísticas sociales de aquella época de-
muestran que el racismo americano, a pesar de encontrarse
su Gobierno en una cruzada de risueño nombre, era tan
penetrante como para introducir la muerte por inanición en el
corazón del Primer Mundo. Durante esos años muchos blan-
cos competían por la miseria y ello haría que los disturbios y
enfrentamientos se reprodujesen por doquier. Sólo en 1943 se
contabilizaron 242 motines raciales en 47 ciudades diferentes.
En Detroit, por ejemplo, al cabo de cinco días de enfrenta-
mientos -que ocasionarían la paralización incluso de la pro-
ducción de guerra- murieron 34 personas (25 negros y el resto
blancos).
En febrero de 1946, Malcolm X, sin haber cumplido aún los
veintiún años, fue condenado a diez años de prisión por robo.
En la calle los movimientos negros habían dulcificado sus
reivindicaciones esperando encontrar, de esta manera,
apoyos inmediatos. El fin de la Segunda Guerra llevaría con-
sigo la aparición de una pléyade de organizaciones y colecti-
vos, políticos, cívicos, sindicales y confesionales, que perse-
guían la igualdad racial. Truman creó, por vez primera, una
comisión oficial interracial, destinada a examinar los casos de
segregación fundados en el color de la piel. Esta actitud tenía
mucho que ver con los cambios políticos que se producían en
todo el planeta. Las metrópolis retrocedían ante el impulso de
las hasta entonces colonias.
Merze Tate ya había señalado en 1943 que «la paz que
sucederá a la Segunda Guerra Mundial no será probable-
mente más que un interludio -una tregua antes de la guerra de
razas y clases- si Gran Bretaña y EEUU no modifican sus
profesiones de fe. En el futuro orden mundial, la libertad
deberá pertenecer a todos o a nadie».
La conferencia constitutiva de Naciones Unidas (San Fran-
cisco, abril de 1945), supuso, en esta línea de esperanzas, un
aporte tremendamente importante para las comunidades ne-
gras. No sólo para ellas, sino para otros pueblos y culturas.
19
Las potencias vencedoras esperaban, con Naciones Unidas,
la constitución de un aparato que pudiese dar fin a la agre-
sión germano-japonesa. Por contra, los países colonizados
confiaban en un organismo del que emanasen las garantías
suficientes para que el reconocimiento de sus derechos frente
a los estados imperialistas no fuese diluído en retóricas insti-
tucionales. Algunos grupos fueron llamados a esta reunión
inicial bajo la cobertura de «minorías observadoras». Entre
ellos los negros americanos a través de dos de sus organiza-
ciones, la NAACP y las mujeres del «National Council of
Negro Women». Haití, India, Liberia y Etiopía apoyarían las
tesis de igualdad racial. En el otro lado quienes se mostrarían
dispuestos a continuar defendiendo la segregación fueron
Holanda, Bélgica y Suráfrica.
La Carta de Naciones Unidas que surgió de estos primeros
contactos fue bien explícita: «Nuestra fe en los derechos fun-
damentales del hombre, en la dignidad y el valor de la perso-
na humana, en la igualdad de los derechos de hombres y
mujeres, así como en las naciones grandes y pequeñas ( ... ), el
respeto a los derechos del hombre y las libertades fundamen-
tales para todos, sin distinción de raza, sexo, lengua o reli-
gión». Las conclusiones, firmadas y estampadas por los nue-
vos y viejos estados del planeta, abrieron la puerta de la
esperanza a las organizaciones de negros norteamericanos.
Sin embargo el papel de la Carta fue humedecido in-
mediatamente por los países imperialistas. En el otoño de
1946, la naciente India llevaba a la ONU una proposición de
condena a Suráfrica por la discriminación de este país con
respecto a los hindús. Gran Bretaña y los EEUU votaron en
contra de la condena. Bien es cierto que hasta entonces ningu-
na de las dos potencias colonizadoras había consentido en
tratar la cuestión racial en los foros internacionales. El hecho
de llevarlo a votación a la ONU ya había sido valorado como
una victoria por parte de sus precursores.
Los avances internacionales animaron al «National Negro
Congress» a presentar, un mes después y en nombre del
pueblo negro americano, una proposición a la ONU para que
ésta se declarase partidaria de la desaparición de la discrimi-
nación política, económica y social en los Estados Unidos. Los
gobernantes yanquis vetaron la ventura institucional aducien-
20
do que éste era un problema interno en el cual la ONU, por
esencia, no podía inmiscuirse.
Estas intrigas dieron paso al inicio de la «Guerra Fría». La
primera noticia de la recién inaugurada <<Voz de las Améri-
cas» (radio puesta en marcha por el Departamento de Estado
para que fuese oída en la URSS) hacía referencia al lincha-
miento de un joven negro en Carolina del Sur. Era el genuino
«made in América», símbolo de <dibertad» y «democracia».
En esta cesión de espacios los EEUU redujeron la igualdad
racial (aún los negros del Sur tenían prohibido el derecho al
voto) al folklorismo. A partir de entonces y hasta 1972, uno de
los representantes del Estado yanqui en UNESCO sería negro.
En 1972 el representante negro, Charles Diggs, dimitiría de la
delegación para protestar por la política norteamericana en
Africa.
En agosto de 1952, ·Malcolm X, con un traje nuevo y un
montón de consejos reinsertadores, dejaba la cárcel tras ha-
ber hecho de ella un auténtico centro de formación político
religioso. Su destino fue Detroit. La sociedad americana con
la que iba a tropezar estaba en período de derechización. El
senador republicano por Wisconsin, Joseph McCarthy anun-
ciaba, en febrero de 1950, que tenía conocimiento de la exis-
tencia de comunistas en el seno del Departamento de Estado.
Tal fantasiosa afirmación no sería sino el preludio de una
feroz campaña conservadora que llevaría poco después a
Dwight Eisenhower a la presidencia de los EEUU (enero de
1933). Las tibias medidas electorales de T ruman, cinco años
atrás, tendentes a la eliminación de barreras raciales fueron
abolidas. Toda referencia a la igualdad en los derechos era
tachada de «comunista» por los comités mccarthyanos. El
color negro y el rojo se acercaron.
En consecuencia el Ku Klux Klan reapareció de forma
extremadamente violenta, reproduciendo sus esquemas a lo
largo de toda la década 50-60. La sentencia del Tribunal
Supremo (1954) en el sentido de reafirmarse en que la segre-
gación en las escuelas públicas era anticonstitucional, fue la
excusa esgrimida por la mayor parte de la población blanca
del Sur para arremeter contra los ciudadanos negros. Cien
miembros de la Cámara de Representantes invitaron a la
población a desobedecer la sentencia del Supremo, lo que
provocaría centenares de agresiones y asesinatos.
21
Incluso amplios sectores de la guardia nacional se suma-
ron a las protestas impidiendo físicamente el acceso de niños
negros a las escuelas. El tono excesivamente lento de las
reformas raciales hizo exclamar al escritor negro James Bad-
win: ccal ritmo al que van las cosas, toda Africa será libre
antes de que podamos tomarnos una maldita taza de café».
En Misisipí, lousiana, Georgia, Carolina del Sur, Alabama
y otros estados, la violencia blanca, con total impunidad, era
el único argumento a favor de la supremacía racial. A través
del KKK, de la misma policía o de los «Consejos de Ciudada-
nos Blancos» (ccel KKK de los barrios distinguidos», como los
definiría John Franklin), las muertes de los defensores de la
igualdad racial se reprodujeron con una facilidad pasmosa.
Millones de americanos medios asistían gustosos a la matan-
za en defensa de su papel ario.
la actitud del NAACP y de la recién creada «Southern
Cristian leadership Conference» (dirigida por Martin luther
King) se dirigió hacia la justicia, a través de una cuidada
táctica de ataques jurídicos, junto a una masiva campaña de
boycot que dio sus primeros frutos en Mongomery (Alabama)
en 1955. Unos y otros fueron tachados de «comunistas» lo que
restringió la capacidad operativa legal de estos grupos. la
intimidación contra los negros y la lentitud en los resultados
provocó una serie de enfrentamientos dialécticos entre Roy
Wilkins ~ i r i g e n t e del NAACP- y el propio luther King, que
llegaron a disputarse espacios y subvenciones económicas a
sus campañas.
Malcolm X no se quedó atrás en estas discusiones: ccEI amo
cogió a Tom y lo vistió bien, lo alimentó bien y hasta le dio un
poquito de educación; le dio una levita y un sombrero de copa
e hizo que todos los otros esclavos lo miraran con respeto.
Entonces utilizó a T om para controlarlos. la misma estrategia
que se usaba en aquellos tiempos la está usando el mismo
hombre blanco. Coge a un llamado negro y lo hace prominen- .
te, le da una estatura, le hace publicidad, le convierte en una
celebridad. Y entonces éste se convierte en vocero de los
negros y en líder negro».
los Black Muslims continuaron ganando militantes para su
causa. las acciones de los musulmanes, al igual que las de los
pacifistas tomarían formas más directas y radicales. la resis-
tencia masiva y el boicot llevarán a la cárcel a miles de
22
manifestantes y les condenaron a penas de varios meses de
trabajos forzados. En Nueva York y Filadelfia piquetes de
negros intentaron parar las empresas financiadas por el Esta-
do que se negaban a emplearles como trabajadores en razón
del color de su piel. los Angeles, Boston, Chicago ... fueron
otros escenarios de las protestas.
En 1955 varios líderes negros fueron asesinados en Misisi-
pi. El KKK actuaba con absoluta impunidad -bajo cobertura
policial y judicial- en el apogeo de las campañas de des-
obediencia civil. El paro entre la población negra había au-
mentado en los últimos cinco años en un 300%. los asesores
del presidente Eisenhower alertaron a éste de lo que en sus
análisis de laboratorio se configuraba como una situación
prerevolucionaria. Sería en la década de los sesenta cuando
las expectativas de un cambio profundo adquirirían mayor
consistencia (el FBI y la CIA estarían implicados en multitud de
asesinatos destinados a descabezar los grupos progresistas).
Estos últimos años de los cincuenta dejarían constancia del
enfrentamiento racial y clasista que se auguraba con intensi-
dad creciente. Ante la gravedad de la situación Eisenhower
apostó fuerte para que en 1957 fuese aprobada por la Cáma-
ra norteamericana una ley de derechos civiles. la primera de
esta índole en la historia de los EEUU.
Sin embargo la innovadora leyera sumamente vaga e
incompleta. Eisenhower pretendía con ella dividir el movi-
miento negro y ganar tiempo frente a las próximas elecciones
presidenciales que se presentaban en medio de la consolida-
ción definitiva de los EEUU como primera potencia mundial.
En la sociedad americana el «new deal» conformaría y asen-
taría como ciertos muchos de estos tópicos que retratan la
vida cotidiana en los estados de la Unión. En este lanzamiento
social, la esperanza de vida para un negro continuaba diez
años por debajo de la del blanco, lo que, a pesar de los
nuevos horizontes abiertos, ponía de relieve las profundas
diferencias.
Malcolm definiría certeramente las expectativas de estos
años: «Cualquier estallido racial que tenga lugar en este país
actualmente, no será un estallido racial que pueda quedar
encerrado dentro de las costas de los Estados Unidos. Será un
estallido racial que podrá prender la chispa del polvorín que
existe en todo el planeta que denominamos Tierra. Creo que
23
estaría de acuerdo en aceptar que de las masas de piel
oscura de Africa, Asia y América Latina se rezuma ya la
amargura, la animosidad, la hostilidad y la impaciencia con
la intolerancia racial que han experimentado en sus propias
carnes a manos del Occidente blanco».
Maleolm se estaba refiriendo a los que los propios servi-
cios secretos norteamericanos bautizarían como el «efecto
dominó». Efectivamente, entre 1957 y 1965, treinta y seis anti-
guas colonias africanas recibirían su independencia oficiali-
zada por la ONU.
En esta época la actividad del nuevo Maleolm, nacido al
Islam tras su paso por la prisión, se volcó en la organización y
expansión de los Musulmanes Negros. Miles de compatriotas,
musulmanes o no, asistían a los actos dirigidos por el líder
religioso Elijah Muhammad en cualquier punto de la Unión.
En un principio estos mítines fueron prohibidos a los blancos
(excepto periodistas). En la entrada se vigilaba que los asis-
tentes no portasen tabaco ni alcohol.
La Nación del Islam, como actuación política prioritaria,
acorde con sus presupuestos religiosos, centró gran parte de
sus fuerzas humanas en programas de desintoxicación. Mal-
colm repetía constantemente que la droga y su penetración
era alentada por actitudes policiales perfectamente diseña-
das, cuyo fin último era destrozar las organizaciones negras:
«No es pura casualidad que haya más droga en Harlem que
en cualquier otra ciudad o barrio del hemisferio occidental. El
color y la droga están íntimamente unidos».
La primera fase de los programas de desintoxicación aus-
piciados por la Nación del Islam se centraba en la misma
propaganda antidroga. «El musulmán -contaba Maleolm-
explica que la droga se utiliza siempre para escapar de algo;
que la mayoría de los drogados negros quieren escapar de su
situación de negros en una América blanca. Pero en realidad
el negro que se droga presta un servicio al blanco ya que le
proporciona la prueba de que el negro no vale nada».
Malcolm consiguió atraer la mirada de los gheHos nortea-
mericanos. Sus mítines atraían diez veces más de oyentes que
los organizados por otros líderes negros. De esta manera se
convirtió, en poco tiempo, en la voz referencial más atractiva
con la que se identificaban las comunidades negras más des-
poseídas. El inspector jefe de la policía de Nueva York llegó a
24
afirmar sobre él: «Ningún hombre debería tener tanto poder».
La prensa añadiría que era el único negro capaz de desen-
cadenar -o de detener- un motín.
Para conectar con las capas más bajas de la sociedad,
Malcolm no había hecho sino estar en contacto directo con
ellas; no haber cambiado siquiera de hábitos y costumbres, a
pesar de esa transformación profunda en sus convicciones
religiosas. Esa fue la clave, que a la postre, le llevaría a
enfrentarse directamente con el director de la Nación del
Islam, Elijah Muhammad.
Estas diferencias ya se pusieron de manifiesto en 1961,
cuando explotó una bomba en la iglesia cristiana de Birming-
ham (Alabama), matando a cuatro niñas negras. Entonces
Malcolm realizó unas durísimas declaraciones que le valieron
una reprimenda de su jefe Elijah, quien le ordenó que en
adelante se mantuviera más discreto. Dos años después, el 24
de noviembre de 1963, la Nación del Islam prohibiría hablar
en su nombre a Malcolm. Unos días más tarde, un negro
musulmán al que habían ordenado colocar bajo el coche del
proscrito una bomba, advierte a Malcolm de las órdenes que
había recibido. Era el momento del divorcio total. Malcolm
escribiría: «No temía a la muerte. La traición era mucho peor.
Podría concebir la muerte en rigor. Pero traicionar era incon-
cebible para mí».
Apartado de la Nación, las tareas organizativas de Mal-
colm se dirigirían hacia la formación de un colectivo que
contribuyera a mejorar la salud del hombre negro. Esta deci-
sión la tomo después de conocer algunos datos estadísticos
sobre sus compatriotas: la población negra, un diez por cien-
to de la estadounidense, consumía el 40% de todo el whisky
importado por los USA.
La ruptura de Malcolm con la Nación del Islam no supuso
el abandono de sus ideas religiosas, aunque sí, en otro aspec-
to, liberó al recién expulsado de multitud de tareas proselitis-
tas. Lo que a la postre redundaría en una mayor actividad por
su parte. Malcolm decidiría por sí mismo, sin tener que consul-
tar la conveniencia de sus actuaciones para el movimiento.
Viajaría a La Meca (<<América necesita comprender el Islam
porque es la única religión que ignora el racismo») y Egipto.
Con posterioridad efectuaría una visita a la mayoría de los
nuevos estados africanos.
25
En los Estados Unidos, la elección de John Kennedy, en
1960, significaría el comienzo de un nuevo proceso para las
comunidades negras. En realidad, Kennedy no iba a solucio-
nar los eternos problemas de fondo sobre la igualdad, pero
sus promesas electorales lograron que muchos negros diesen
su voto al candidato demócrata. El nombramiento de un repu-
blicano, Robert McNamara como secretario de Defensa, ven-
dría a confirmar que en política exterior los gringos se iban a
comportar con su habitual prepotencia. Vietnam fue el ejem-
plo más clarificador.
En el interior de los Estados Unidos, Kennedy se pondría a
la cabeza -propagandística mente- del movimiento de los de-
rechos cívicos. Sin embargo las anunciadas reformas no estu-
vieron a la altura que se habían anunciado. El país, según
anotaba Michall Harrington en su libro «The other America»,
contaba con 50 millones de pobres, muchos de ellos con el
negro como color de su piel.
Las medidas prometidas por el equipo de Kennedy en
campaña, relativas a la igualdad racial, no se cumplieron.
Cierto número de negros fueron nombrados para ocupar
puestos políticos de relevancia mientras en la calle la segre-
gación era una actitud diaria. La legislación apenas fue remo-
delada, y los Kennedy (el hermano del Presidente, Robert, era
Ministro de Justicia) eludieron sus responsabilidades, hacien-
do caer el peso de la estrategia en los Tribunales.
A principios de los sesenta, el Sur se vio sacudido por una
oleada de «marchas por la libertad», «sit in» y campañas de
boicot, organizadas por distintos grupos reivindicativos de la
igualdad racial. El proyecto de ley de Kennedy a favor de la
igualdad de derechos quedaría estancado en el Congreso. La
muerte del Presidente, el 22 de noviembre de 1963 en Dalias,
haría de la iniciativa papel mojado. Malcolm no creyó en el
futuro de estas reformas: «Mientras estos <<negros» escogidos
estaban dándose la buena vida, codeándose con los blancos,
sentándose en Washington OC, las masas de gente negra en
este país seguían viviendo en los tugurios y en los ghettos. Las
masas de gente negra en este país siguen yendo a las peores
escuelas y obteniendo la peor educación».
La propia toma de conciencia de las poblaciones negras,
los límites de la democracia a la americana, y la misma
ofensiva del KKK y la policía a favor de la segregación racial
26
hicieron de los años sesenta una época de revolución para los
negros americanos. En julio de 1964, tres jóvenes militantes
blancos por los derechos cívicos desaparecieron después de
ser detenidos en un control policial en Misisipí. Días después
aparecieron sus cadáveres acribillados a balazos. Sus asesi-
nos -policías- jamás serían detenidos. De junio a octubre del
mismo año, veinticuatro iglesias negras fueron destruidas en
el mismo estado de Misisipí. George Wallace, gobernador de
Alabama, se presentaba como la cabeza visible que instigaba
a la represión.
Lyndon B. Johnson sería el encargado de continuar la
política de John Kennedy tras el asesinato de éste. En 1964 se
aprobaría definitivamente por el Congreso la ley de derechos
civiles, algo así como una ley para la protección del derecho
a voto y poco más. Aunque la aprobación del proyecto fue
presentada como histórica e innovadora, las exigencias y
expectativas de los negros quedaban sin colmar.
El movimiento por la integración, liderado por Martin Lut-
her King, tocaba su techo en la concentración del Memorial
Lincoln en 1963. Entonces su ética no-violenta fue perdiendo
paulatinamente influencia, a medida que la sociedad multi-
rracial, pretendidamente igualitaria, iba tomando cuerpo le-
gal. Ninguno de los problemas ancestrales había sido solu-
cionado. Unicamente, como Malcolm y otros líderes habían
vaticinado, se trataba de un maquillaje externo.
Los negros americanos comenzaron a llenar de contenido
el término de «revolución». Malcolm era consciente de ello, y
para justificar la posibilidad de profundos avances, echaba
mano del exterior: «También en 1964 el pueblo oprimido de
Vietnam del Sur y toda esa zona del sudeste asiático logró
repeler a los agentes del imperialismo. Pequeños agricultores
de arroz, campesinos con un fusil, enfrentándose a ese alta-
mente mecanizado equipo bélico: aviones a reacción, na-
palm, buques de guerra, todo lo demás. Y no pueden hacer
retroceder a esos agricultores de arroz hasta donde quisie-
ran. Alguien está despertando».
Las optimistas ideas de Malcolm no hacían sino calar
profundamente en sus oyentes, que llenaban por doquier
cualquier acto donde su presencia estuviese anunciada. En
todos los rincones norteamericanos la figura de Malcolm lle-
gó a adquirir una importancia referencial tan destacada que
27
los servicios secretos decidieron aduar. En el Estado francés,
y ello debido a la internacionalización de la causa negra, los
dirigentes negros prohibieron la entrada a Malcolm.
El mismo -desembarazado totalmente del lastre de la Na-
ción del Islam- avanzaba en la idea de una organización
armada negra como vanguardia revolucionaria: «Soy parti-
dario de la violencia si la no-violencia sólo nos conduce a
alargar indefinidamente la solución del problema negro, bajo
pretextos de evitar la violencia».
El verano del 64 sería calificado como «largo y cálido». En
Harlem y en otras ciudades americanas, «la dinamita negra
explotaba como era de esperar». La prensa nombraba a
Malcolm como el símbolo de la revolución negra. Malcolm
matizaba el lenguaje: «Cuando los adolescentes blancos de
Nueva York cometían asesinatos, era un problema sociológi-
co. Pero cuando los adolescentes eran negros, las potencias
americanas buscaban a alguien para colgar».
El 29 de mayo de 1964, en Nueva York, Malcolm iría más
lejos que nunca en su defensa de la violencia revolucionaria
frente a los trescientos años de esclavismo promovido por los
blancos: «Van a ver un terrorismo que les va a aterrar; y si
creen que no lo van a ver, están tratando de cerrar los ojos
ante el desarrollo histórico de todo lo que están pasando en
este planeta. Van a ver otras cosas».
En la madrugada del 13 de febrero de 1965 la vivienda de
Malcolm en Nueva York fue incendiada. El 21 de febrero
Malcolm X iba a ofrecer un mitin en el Audubon Ballroom de
Harlem. Cuando se disponía a hablar, tres hombres des-
cargaron simultáneamente sus armas contra él. Murió al ins-
tante.
Las predicciones de Malcolm se cumplirían al poco de su
muerte. En 1966, Huey Newton y Bobby Seal fundaron una
organización a la que llamarían «Black Panthers». Los pro-
pios discursos de Malcolm, así como los recientes trabajos de
Frantz Fanon, fueron las primeras aportaciones teóricas al
movimiento que sería denominado como «nacionalismo revo-
lucionario», basado en la autodefensa armada.
Los Block Panthers o Panteras Negras, fueron un hito im-
portante dentro de la historia de los Estados Unidos. Por todo
el territorio norteamericano se habían producido estallidos de
violencia. Una comisión de investigación sobre estos levanta-
28
mientos, creada por el presidente Johnson, reseñaba que la
violencia estaba «provocada por las fuerzas de policía y cuya
raíz se encuentra en el racismo blanco que impregna todos los
aspectos de la vida americana».
El 4 de abril de 1968, Martin Luther King sería asesinado
en un motel de Menphis. Como en la muerte de Malcolm, las
investigaciones posteriores han desvelado que el Gobierno
de los Estados Unidos, a través de su policía secreta, el FBI,
estuvo involucrado en ambos asesinatos. Malcolm los había
vaticinado: «Mi voz no es más que una de tantas, pero nuestro
objetivo ha sido siempre el mismo. Es verdad, mis métodos
son radicalmente opuestos a los de Martin Luther King, após-
tol de la no-violencia (doctrina que tiene el mérito de poner de
relieve la brutalidad de los blancos). Pero en la atmósfera que
reina actualmente en América, me pregunto cuál de los dos
'extremistas', el 'violento' Malcolm X o el 'no-violento' Dr.
King, morirá primero».
En mayo de 1990, con motivo del XXV aniversario del
asesinato de Malcolm X, se celebraba en La Habana un Con-
greso Mundial sobre la figura del líder negro. A él asistieron
gentes de muy diversos puntos del planeta, que atestiguaron
los valores y aportes de Malcolm a la solidaridad internacio-
nal. No es casualidad que en los escasos cinco años que el
Movimiento de la Nueva Joya, dirigido por Maurice Bishop,
estuvo en el poder en Grenada, Malcolm X (cuya madre era
oriunda de esta isla caribeño), fuese considerado, junto a
Augusto César Sandino, Che Guevara y otros, como Héroe
Nacional.
Sus ideas, recuerdos, experiencias y discursos, adquieren
hoy y desde Euskal Herria, la importancia y validez de un
trabajo en profundidad. Cuando alguien presenta sus proble-
mas delante de la ONU -decía Malcolm X- «cualquiera, en
cualquier parte del mundo, se puede convertir en aliado». En
la solidaridad estó el futuro y la emancipación de los pueblos
oprimidos. Como la razón, la historia también está de nuestro
lado.
IÑAKI EGAÑA
29
Notas sobre Maleol ... X
por M. S. Handler
Poco antes de anunciar su ruptura con Elijah Muhammad,
Malcolm X me vino a visitar. la señora Handler no le había
visto nunca.
- Tengo la impresión de haber estado tomando el té con
una pantera negra, declaró cuando Malcolm se hubo marcha-
do.
Era la expresión exacta. la pantera negra es un aristócrata
en el reino de los animales. Es hermosa. Peligrosa. Malcolm X
tenía el aspecto, la confianza en sí mismo, del aristócrata de
nacimiento. Yero un hombre peligroso. Nadie ha engendrado
nunca como él el odio y el miedo en el hombre blanco. Ya que
el hombre blanco sabía que Malcolm X no se dejaba vender.
la primera vez que vi a Malcolm fue en el restaurante
musulmán de Harlem. le esperé mucho tiempo entre el silen-
cio general. Yo era el único blanco del restaurante. la atmós-
fera era algo aséptica. Carteles que decían «Se prohíbe fu-
mar», estaban pegados a los limpísimos cristales.
Tendí la mano a Malcolm X. la suya vino lentamente.
31
Comprendí que ese gesto le era penoso, pero, nobleza obli-
ga, y lo hizo. Era alto, bien formado, impresionante. Su piel
era de color de bronce.
Discutimos durante tres horas. Sus opiniones sobre los
blancos eran desoladoras, pero en ningún momento me hizo
pensar que como individuo yo también era culpable.
Expuso sus ideas claramente, como lo hace un hombre que
reflexiona. lo que más me sorprendiá fue su fe en la dodrina
de Elijah Muhammad sobre los orígenes del hombre, en la
teoría genética que tiende a demostrar que el negro es supe-
rior al blanco, etc ...
Desde este primer encuentro comprendí que había dos
Malcolm, el privado y el público. Sus aduaciones en la televi-
sión o en los grandes «meetings» eran, me atrevo a decir,
aterradoras. la manera en que planteaba y ordenaba lógica-
mente los hechos tenía algo de diabólica. Era una nueva
dialédica. Aterrorizaba a los telespedadores blancos, derri-
baba a sus adversarios negros, pero obtenía reacciones muy
importantes de los espedadores negros. Muchos de sus ad-
versarios negros acabaron por negarse a tomar la palabra al
mismo tiempo que él. Turbaba a los oyentes blancos, los
confundía. los blancos se sentían amenazados por Mal-
colmX.
Atraía especialmente a dos grupos muy diferentes de ne-
gros: las masas desheredadas y toda la galaxia de negros
escritores y del mundo de la escena. la burguesía negra, los
negros «establecidos», odiaban y temían a Malcolm X tanto
como él les despreciaba.
los negros miserables tenían a Malcolm el mismo respeto
que muestra un niño difícil a su abuelo. Era extraño y emocio-
nante pasearse por Harlem con Malcolm X. Todo el mundo le
conocía. la gente le lanzaba miradas sobrecogidas. A veces
los niños negros le pedían un autógrafo. Siempre me ha pare-
cido que en Harlem le querían porque, aún habiéndose con-
vertido en una personalidad a escala nacional, Malcolm se-
guía siendo el hombre del pueblo y no le traicionaría nunca.
los negros veían en Malcolm un hombre que tenía una misión.
Conocían sus antecedentes y se identificaban con él, a través
de ellos. Conocían sus crímenes, su registro penal, sus años de
prisión, que Malcolm no trató nunca de ocultar. Miraban a
Malcolm con una especie de maravillado asombro. Era un
32
hombre del mismo arroyo en que ellos aún se agitaban, que
había triunfado sobre el crimen, sobre la ignorancia para
convertirse en un «Ieader», era un portavoz enérgico, y el
campeón intratable de su pueblo.
Muchos no compartían sus convicciones religiosas, pero
veían en el puritanismo de Malcolm un reproche permanente.
Malcolm se había liberado por sí solo de todos los vicios que
afligen a los negros desheredados: la droga, el alcohol, el
tabaco, sin hablar de los delitos. Su vida privada era in-
maculada, de un puritanismo inconcebible para la masa. Mal-
colm había realizado, en la tierra, en su propia vida, ese
sueño: la redención del hombre. Y los negros lo sabían.
Encontraba las palabras para definir la miseria y las aspi-
raciones de las masas desheredadas como éstas mismas no
podían hacerlo. Al atacar al hombre blanco, Malcolm no se
entregaba en modo alguno a un ejercicio de estilo. Hacía por
los negros lo que ellos no podían hacer por sí mismos: ataca-
ba con una virulencia y una cólera que eran los portavoces de
siglos de opresión.
Muchos negros, escritores y artistas que son hoy personali-
dades de primer plano en los Estados Unidos, reverenciaban
a Malcolm X por su sinceridad intransigente, su negativa a
todo compromiso, su búsqueda de una personalidad que su
pueblo había perdido cuando los blancos se lo llevaron enca-
denado de Africa. los escritores y los artistas consideraban a
Malcolm como un gran catalizador, como el hombre que
inspiraba una gran admiración y una entrega total a millones
de oprimidos.
Algunos de estos artistas se reunieron un domingo por la
tarde en mi casa. Hablamos de Malcolm. «Malcolm no nos
traicionará nunca», dijo uno de ellos. «Hemos sufrido dema-
siado, en el pasado, a causa de las traiciones».
En 1964, Malcolm cambió de actitud respecto al hombre
blanco. Este cambio contribuyó a su ruptura con Elijah
Muhammad y sus doctrinas racistas. la erupción meteórica de
Malcolm X en la escena nacional le permitió frecuentar a
blancos que no eran los «diablos» que él había creído. Muy
solicitado en las universidades del Este, hablaba siempre muy
respetuosamente y con un cierto asombro de las reacciones
positivas que había obtenido de los estudiantes blancos.
Sus horizontes se ensanchaban a medida que aumentaban
33
sus dudas sobre la autenticidad de la versión muhammadiana
del Islam. Más tarde, estas dudas se convirtieron en certezas.
las prácticas extrarreligiosas de Elijah Muhammad en Chica-
go hirieron profundamente a Malcolm.
las balas de los asesinos pusieron fin a la breve carrera de
Malcolm en el mismo momento en que acababa de reconocer
que los negros eran una parte integrante de la comunidad
americana --concepción diametralmente opuesta a las doctri-
nas separatistas de Elijah Muhammad--. Malcom empezaba a
retroceder. Estaba a punto de redefinir sus ideas sobre los
Estados Unidos y sobre las relaciones entre blancos y negros.
Ya no atacaba a los Estados Unidos, sino a una parte de los
Estados Unidos, que representaban abiertamente los que
mantenían la supremacía blanca en el Sur y, disimuladamen-
te, los que la mantenían en el Norte.
Malcolm quería dirigir a los militantes negros hacia nue-
vas victorias en la lucha contra la supremacía blanca en el Sur
y en el Norte. En los últimos meses de su vida, el problema
negro, al que siempre había considerado como un problema
blanco, empezaba a tomar para él nueva dimensión.
34
35
36
AUIOBIOGIAFIA
Pesadilla
Cuando mi madre me llevaba en su vientre, una banda de
caballeros del Ku-Klux-Klan, encapuchados, entró en nuestra
casa de Omaha (Nebraska). Era de noche. Empuñando sus
fusiles y carabinas, rodearon la casa y ordenaron a mi padre
que saliese. Mi madre fue a abrir la puerta de la entrada. Se
colocó de manera que su estado quedara en evidencia, y dijo
que estaba sola con sus tres hijos pequeños, y que mi padre
había salido: estaba predicando en Milwaukee. Los hombres
del Klan profirieron amenazas, advertencias; era mejor que
nos fuéramos de Omaha, dijeron, porque «el buen pueblo
cristiano blanco» no soportaría la manera en que mi padre
«fomentaba discordias» entre los negros «buenos» de
Omaha predicando el «retorno al Africa» preconizado por
Marcus Garvey.
Mi padre, el Reverendo Earl Little, era un pastor bautista, y
militaba en la Asociación Universal por el Progreso de los
37
Negros 1 de Marcus Garvey. Con la ayuda de discípulos como
mi padre, Garvey, cuyo barrio general estaba situado en
Harlem (Nueva York), levantaba el estandarte de la pureza de
la raza negra y exhortaba a las masas negras para que
volvieran a Africa, tierra de sus antepasados. Esto hacía de
Garvey el negro más discutido del mundo.
Chillando y amenazando aún, los caballeros del Klan es-
polearon a sus caballos y galoparon alrededor de la casa,
rompiendo todos los cristales que pudieron con la culata de
sus fusiles. Después se perdieron en la noche, con sus antor-
chas encendidas, con la misma rapidez con que habían veni-
do.
A su regreso, mi padre fue puesto al corriente y se encole-
rizó muchísimo. Decidió esperar mi nacimiento, muy próximo,
para marcharse. No sé por qué tomó esta decisión: mi padre
no era un negro miedoso, como lo eran entonces la mayoría, y
como lo son todavía ahora muchos. Mi padre era un hombre
muy alto, medía un metro noventa y seis, y era muy negro.
Sólo tenía un ojo. Nunca he sabido cómo perdió el otro.
Originario de Reynolds, en Georgia, dejó la escuela al cabo
de tres años, o quizás cuatro. Creía, como Marcus Garvey,
que los negros americanos no conseguirían nunca la libertad,
la independencia y la consideración en América, y que debían
por tanto dejarla para el hombre blanco y volver a su tierra de
origen, Africa. Mi padre había visto morir violentamente a
cuatro de sus seis hermanos, tres de ellos a manos de los
blancos. Uno había sido linchado. Esta era una de las razones
por las que había decidido arriesgarse y consagrar su vida a
la propagación de sus ideas. Lo que mi padre no podía saber
es que de los dos hermanos que le quedaban, sólo mi tío Jim
moriría en la cama, de muerte natural. Mi tío Osear caería
poco después bajo las balas de los policías blancos del Nor-
te. El mismo sería también abatido por los blancos.
Siempre he pensado que yo también moriré de muerte
violenta. Hago todo lo que puedo para estar preparado.
Yo era el séptimo hijo de mi padre. De un matrimonio
anterior, había tenido tres hijos. Ella, Earl y Mary, que vivían
en Boston. Conoció y se casó con mi madre en Filadelfia,
1. Universal Negro improvement Association (U.N.I.A.). (N.T.).
38
donde nació su primer hijo, Wilfred. De Filadelfia, mis padres
se trasladaron a Omaha, donde Hilda, y después Philbert,
vinieron al mundo.
luego, llegó mi turno. Mi madre tenía veintiocho años
cuando yo nací, el 19 de mayo de 1925, en un hospital de
Omaha. Después, mi familia se trasladó nuevamente y Regi-
nald nació en Milwaukee. De pequeño, tuvo una dificultad en
la hernia que le marcó para toda la vida.
Mi madre, louise little, nacida en Granada, en las Antillas
británicas, tenía la piel casi blanca. Su padre era blanco.
Tenía el pelo negro pero liso y no hablaba como los negros.
De su padre blanco, lo único que sé es que se avergonzaba de
él. Me acuerdo que un día dijo que se alegraba de no haberle
conocido. Es debido a él, naturalmente, el que yo tengo la piel
más bien rojiza que negra, y el cabello del mismo color. Soy
más claro que todos mis hermanos (Más tarde, en Boston y en
Nueva York, yo sería uno de esos millones de negros lo
suficientemente locos como para imaginarse que su color
claro simbolizaba su «standing», su rango en la jerarquía del
color¡ pero en realidad no es más que la suerte de haber
nacido así. Sin embargo, enseguida, empecé a odiar cada
gota de sangre que tengo del hombre blanco que violó a mi
abuela).
Mi familia estuvo muy poco tiempo en Milwaukee¡ mi pa-
dre buscó un lugar en el que pudiéramos cultivar nosotros
mismo algo con que alimentarnos, donde él pudiera abrir un
negocio. Marcus Garvey preconizaba la independencia del
hombre negro. Mi familia se trasladó, no sé muy bien por qué,
a lansing (Michigan). Mi padre compró una casa y ensegui-
da, como tenía por costumbre, empezó a predicar a diestro y
siniestro en las iglesias negras bautistas de los alrededores¡
durante la semana propagaba por todas partes la palabra de
Marcus Garvey.
Había empezado a ahorrar para comprar el negocio que
siempre había deseado cuando, unos negros imbéciles, los
Tíos Tom 2 de costumbre, avisaron a los blancos de que pro-
2. En el lenguaje popular de los negros norteamericanos se refiere al
negro sumiso deseoso de igualarse o de ser aceptado por los blancos. Se
origina en el personaje de la novela antiesclavista de Harriet Beecher
Stowe, La cabaña del tío T om.
39
pagaba ideas revolucionarias. Esta vez fue la Legión Negra,
organización local que predica el odio racial, la que le ame-
nazó y le ordenó que se marchase. Los legionarios llevaban
vestidos negros y no blancos. Muy pronto, aparecieron por
todas partes donde se encontraba mi padre y se burlaban de
ese «negro que ¿quién se cree que esh, que quería tener un
negocio, que vivía fuera del barrio negro de Lansing, que
fomentaba discordias e incitaba a los «buenos negros a la
rebelión».
Al igual que en Omaha, mi madre estaba encinta, esta vez
de mi hermana pequeña. Poco después del nacimiento de
Yvonne ocurrió la noche de la pesadilla de 1929, mi primer
recuerdo doloroso. Recuerdo que fui despertado bruscamente
por una tremenda cacofonía de disparos y gritos. Una cortina
de humo y de llamas me envolvía. Era mi padre quien gritaba
a los blancos que habían quemado la casa y huían a toda
prisa, y quien les disparaba. A nuestro alrededor, la casa
ardía. Todos los miembros de la familia corrían, tropezaban,
caían unos sobre otros huyendo de las llamas. Mi madre, que
tenía al bebé en sus brazos, llegó justo a tiempo al patio;
después la casa saltó entre una lluvia de chispas. Recuerdo
que nos encontramos fuera, en plena noche, en camisón,
llorando y gritando con todas nuestras fuerzas. Los policías,
los bomberos blancos, estaban allí; vieron arder la casa hasta
que no quedó nada.
Mi padre consiguió que algunos amigos nos dieran ropa y
nos albergaran provisionalmente; después nos instaló en otra
casa, en las cercanías de Lasingn-Est. En aquella época los
negros no tenían derecho a entrar en una ciudad por la noche.
En Lansing-Est se encuentra la universidad del Estado de Mi-
chigan. Expliqué esta historia a los estudiantes cuando fui a
dar una conferencia en enero de 1963 (y a ver a mi hermano
que hacía mucho tiempo que no veía, y que estaba allí prepa-
rando sus oposiciones de psicología). Les expliqué que en
lansing-Est nos hicieron la vida tan imposible que tuvimos que
trasladarnos de nuevo, en plena campaña esta vez, a unas
dos millas de la ciudad. Es allí donde mi padre construyó por
sus propios medios una casa de cuatro habitaciones. De este
nuevo período -y de esta casa en la que empecé a crecer-
tengo recuerdos más precisos.
Recuerdo que después del incendio la policía citó a mi
40
padre y le interrogó sobre la pistola con la que había dispara-
do a los blancos que habían quemado la casa: ¿tenía permiso
para llevar armas? la policía estaba siempre en casa, regis-
trándolo todo, «sólo para comprobar» o «para buscar la
pistola». Esa pistola, que nunca encontraron, y para la que le
negaban un permiso, estaba cosida en una almohada. Pero
mi padre había dejado a la vista su carabina 22 y su fusil de
caza; todo el mundo los tenía para cazar pájaros, conejos y
otros animales.
Mi padre y mi madre se entendían cada vez menos. No
estaban casi nunca de acuerdo, según parece. A veces mi
padre pegaba a mi madre, quizás porque ella era relativa-
mente instruida. De dónde había sacado su educación, no lo
sé. Pero me imagino que una mujer instruida no puede resistir
la tentación de reprender a un hombre que no lo es. A veces,
cuando ella adoptaba ese tono de reproche «como debe ser»,
él le pegaba.
Mi padre se mostraba agresivo con todos sus hijos, excep-
to conmigo. Pegaba salvajemente a los más mayores por
infracción al reglamento -y éste tenía tantas reglas que era
imposible conocerlas todas-o Era casi siempre mi madre
quien le daba el látigo. He reflexionado mucho sobre esto. En
realidad creo que los blancos habían lavado tanto el cerebro
de mi padre que inconscientemente tenía tendencia, aunque
fuese antiblanco, a favorecer a los que tenían la tez más clara,
y la mía era la más clara de todas. Esta preferencia viene
directamente de la tradición esclavista que quiere que el «mu-
lato» sea «mejor», porque es más blanco.
Me acuerdo también de mi padre cuando predicaba. No
tuvo nunca una iglesia propia; era un «pastor ambulante».
Recuerdo su sermón preferido: «Hay un pequeño tren negro
en el horizonte ... y ¡tenéis que estar preparados para cuando
pase!». Supongo que este tema estaba relacionado con el
Retorno a Africa de Marcus Garvey, el del edren negro para el
país natal».
A mi hermano Philbert, nacido poco antes que yo, le gusta-
ba mucho la iglesia, pero a mí la iglesia me ponía nervioso y
no entendía nunca nada. Me quedaba allí sentado, con los
ojos en blanco, mientras mi padre gritaba y saltaba de su silla
y los fieles gritaban también, entregándose en cuerpo y alma
al canto y a la plegaria. A esa edad, yo ya no podía creer en
41
un Cristo divino. Los hombres de iglesia no me infundían
ningún respeto.
Como pastor, mi padre estaba en contacto permanente
con los negros de Lansing. Se encontraban en una situación
muy triste, puede creerme. Y se encuentran todavía, pero de
otra manera. Quiero decir con esto que no conozco ninguna
otra ciudad que tenga un número tan elevado de negros
«burgueses», como se dice normalmente, satisfechos de sí
mismos y llenos de ideas falsas -el tipo de negro integracio-
nista, obsesionado por su standing y por su apariencia de
riqueza- (Hace poco, me encontraba en un pasillo de las
Naciones Unidas, hablando con un embajador africano y su
esposa, cuando se me acercó un negro y me dijo: «¿Me
conoce?». Me quedé muy sorprendido y pensé que se trataba
de alguien de quien debía acordarme. En realidad, era uno de
esos negros de Lansing, fanfarrones, serviles, «burgueses».
No me hizo ninguna gracia. Esta clase de negros se abstenían
de todo contacto con los africanos, hasta el día en que se puso
de moda tener amigos africanos, y esta relación se hizo sim-
bólica de un cierto sfanding, incluso para los negros «burgue-
ses»).
Cuando yo era niño, los negros de Lansing que habían
«triunfado» eran camareros o limpiabotas. El empleo de jani-
tor 1 en un gran almacén del centro era el más cotizado. La
verdadera «élite», los «portavoces de la raza negra», eran los
camareros del Country Club 2 de Lansing o los limpiabotas de
la Cámara de diputados del Estado de Michigan. Los escasos
negros que tenían un poco de dinero eran especialistas en
juegos de azar, gerentes de casinos, o vivían de una manera u
otra a espaldas de los más pobres, es decir, de la masa. Ni la
fábrica de Oldsmobile, ni la de Reo, instaladas en Lansing,
admitían negros (Hubo que esperar la guerra para que la
fábrica de Reo emplease algunos janitors de color). Pero la
mayoría de negros de Lansing figuraban en las listas de indi-
gentes socorridos por el Estado o se morían de hambre.
1. En los Estados Unidos el ¡anitor es el encargado de la conserva-
ción del local y de las reparaciones corrientes. (N.T.).
2. En muchas ciudades de los U.S.A. hay «clubs de campo», en los
que se monta a caballo y se i u ~ a a tenis. Están reservados a la «alta
sociedad» (blanca naturalmente) pues las cuotas son muy elevadas.
(N.T.).
42
En aquella época, nosotros disfrutábamos de una situación
relativamente buena. Como vivíamos en el campo, teníamos
nuestro propio huerto. Vivíamos mucho mejor que los negros
ciudadanos que, mientras mi podre pronunciaba su sermón,
esperaban el maná que había de llegar del cielo o el paraíso
del otro mundo {el de aquí abajo estaba reservado a los
blancos).
Sé que los colectas de mi podre nos alimentaban y nos
vestían casi siempre, pero también cogía ;obs temporales. Yo
me sentía orgulloso sobre todo de su cruzada de militante
garveyista. Muy joven aún, sabía, por lo que oía decir, que mi
padre decía cosas que hacían de él un «duro». Me acuerdo de
uno viejecito que le decía o mi podre sonriendo: «Va usted a
clavarles uno sagrado patada o esos blandos».
Una de las razones por las que he pensado siempre que yo
era el preferido de mi padre, es que a mí era el único, que yo
sepa, a quien llevaba a veces a los «meetings» U.N.I.A. de
Garvey. Las organizaba discretamente en coso de particula-
res, nunca en los mismas. Lo concurrencia no ero muy nume-
rosa: unas veinte personas como máximo; pero esto era mu-
cho para una sola habitación. Yo notaba que la misma gente
que soltaba y chillaba o veces en lo iglesia se comportaba en
los reuniones de manero muy distinto. Allí se mostraban, 01
igual que mi padre, más serios, más inteligentes; tocaban de
pies al suelo. Y yo también, como consecuencia.
Recuerdo haber oído el slogan «Africa para los africa-
nos», y mi padre decía que, muy pronto, Africa, sería comple-
tamente dirigida «por hombres negros». «Nadie sabe cuando
sonará la hora de la redención de Africa. Está en el aire. Va a
venir. Llegará un día como uno tempestad».
Recuerdo también unos enormes fotos, muy brillantes, de
Marcus Garvey que pasaban de mano en mano. Mi padre
tenía un sobre lleno que llevaba o todos los reuniones. En
estas fotos se veía (o por lo menos yo creía ver) millones de
negros desfilando detrás de Marcus Garvey que avanzaba en
un coche magnífico. Ero un negro muy alto, llevaba uniforme
deslumbrante con pasamanería de oro y un extraordinario
sombrero de largas plumas. Recuerdo que decían que tenía
discípulos no sólo en los Estados Unidos sino en todos los
lugares del mundo, y que los reuniones acababan siempre
con estas palabras, que repetía muchas veces mi padre, y que
43
la gente cantaba con él: «Alzate, poderosa raza, podrás con-
seguir todo lo que quieras».
A pesar de todo lo que oía sobre Africa, nunca pensaba,
en aquella época, en los negros africanos. No sé por qué
pero, para mí, Africa era una tierra llena de salvajes des-
nudos, de caníbales, de monos y de tigres, de selvas bajo un
calor aplastante.
Mi padre conducía su viejo coche negro, a veces me lleva-
ba a las reuniones que se celebraban por toda la región de
Lansing. Me acuerdo de una que se hizo durante el día (la
mayoría eran de noche) en la ciudad de Owosso, a la que los
negros llamaban «la ciudad blanca», a cuarenta millas de
Lansing. Los negros no tenían derecho a pasearse de noche
por las calles, como en Lansing-Est¡ por eso se hizo la reunión
de día. En realidad, esta prohibición estaba en vigor en mu-
chas ciudades de Michigan. Cada ciudad tenía sus negros
«ciudadanos». A veces era sólo una familia, como en Mason,
cuya única familia negra se llamaba Lyons. Lyons había sido
la vedette del equipo de fútbol del instituto de Mason¡ era muy
apreciado por los ciudadanos de esta ciudad y podía por lo
tanto encontrar empleos domésticos.
Me parece que por esa época mi madre estaba siempre
trabajando: cocinaba, lavaba, planchaba, limpiaba y se ocu-
paba de sus ocho hijos. Por regla general, se peleaba con mi
padre, o no le dirigía la palabra. Una de las razones por las
que no estaban de acuerdo era que ella tenía unas ideas muy
particulares sobre lo que no se debía comer, entre otras co-
sas, cerdo y conejo, que mi padre adoraba. Era un verdadero
negro de Georgia, persuadido de que había que absorber
mucho «alimento del alma», como decimos actualmente en
Harlem.
He dicho ya que era mi madre quien me pegaba, al menos
hasta que le dio vergüenza que los vecinos pudieran creer que
iba a despellejarme vivo. En cuanto ella hacía el gesto de
levantar la mano, yo me las arreglaba para que todo el
mundo se enterase. Si pasaba alguien por la carretera, no me
hacía nada o me daba sólo algunos golpes.
Pensándolo bien, me parece que si mi padre me prefería a
los demás porque tenía la piel más clara, mi madre me hacía
la vida imposible por la misma razón. Su propia piel era muy
44
clara y sin embargo sus hijos favoritos eran los que tenían la
piel más oscura. Sé perfectamente que Wilfred era su favorito.
Recuerdo que me ordenaba salir de la casa y ponerme al sol
«para que cojas un poco de color», decía. Hacía todo lo
posible para evitar que yo me considerara superior porque mi
piel era más clara. Y estoy seguro de que si me trataba así,
era en parte debido a que ella había nacido también con la
piel muy clara.
Enseguida me di cuenta de que las protestas obtenían
resultado. Mis hermanos mayores iban ya a la escuela; a
veces, cuando volvían, pedían un bizcocho; mi madre enfada-
da, les decía que no. Pero yo lloraba, hacía una escena, hasta
que conseguía lo que quería. Recuerdo muy bien que mi
madre me preguntaba porqué no era juicioso como Wilfred,
pero yo pensaba en mi interior que Wilfred, tan amable, tan
dulce, se quedaba casi siempre con hambre. Comprendí muy
pronto que si se quiere conseguir algo hay que hacer ruido.
Teníamos un jardín muy grande, y criábamos gallinas. Mi
padre compró polluelos y mi madre los criaba. Nos gustaba
mucho el pollo. Y ese plato no ocasionaba ninguna discusión
entre mi padre y mi madre. Estuvo muy contento el día que le
pedí que me diera un jardín particular. Me dio un trozo de
terreno que yo cultivaba con mucho cuidado. Lo que más me
gustaba era plantar guisantes, y me sentía muy orgulloso
cuando los veía en nuestra mesa. En cuanto aparecían los
primeros brotes de hierbas los arrancaba. Arrastrándome a
cuatro patas, inspeccionaba mis filas de legumbres, sacaba
los gusanos y los insectos, los mataba y los enterraba. A
veces, cuando había acabado de limpiarlo todo y veía que
mis legumbres podían crecer sin dificultad, me tumbaba entre
dos filas, miraba las nubes que pasaban en el cielo y pensaba
en tantas cosas ...
A los cinco años empecé a ir a la escuela; salía por la
mañana con Wilfred, Hilda y Philbert. Era la escuela primaria
de Joli Bosquet, a dos millas de la ciudad. Si nuestra presencia
no planteaba ningún problema era debido a que éramos los
únicos negros de la vecindad. En aquel tiempo, los blancos
del Norte «adoptaban» a un número muy reducido de negros
que no parecía constituir una amenaza. Los niños blancos no
se hacían castillos sobre nosotros. Simplemente nos llamaban
niggers, darkies (de piel oscura), y Rastus, y nosotros tomába-
45
mos estas palabras como nombres que nos eran propios. No
pretendían insultarnos; nos veían así, eso es todo.
Una tarde de 1931, cuando Wilfred, Hilda, Philbert y yo
volvíamos a casa, encontramos a mis padres a punto de
pelearse. Hacía tiempo que la atmósfera era algo tirante a
causa de las amenazas de la Legión Negra. Mi padre le
ordenaba a mi madre que cociera uno de nuestros conejos
(conejos que normalmente vendíamos a los blancos). Con lo
fuerte que era mi padre no tenía necesidad de cuchillo para
degollar a un conejo o a un pollo. A la primera vuelta de sus
grandes manos negras arrancó la cabeza del animal y la
arrojó, sangrando, a los pies de mi madre.
Mi madre lloraba. Empezó a sacar la piel del conejo antes
de cocerlo. Pero mi padre estaba tan furioso que salió dando
un portazo y se fue, por la carretera, a la ciudad.
Entonces mi madre tuvo una visión. Siempre había tenido
esta extraña facultad que tenemos también la mayoría de sus
hijos, según creo. Cada vez que va a ocurrir algo grave, lo
presiento. Nunca me ha ocurrido nada para lo que no estuvie-
se preparada.
Mi padre estaba ya muy lejos cuando mi madre salió
chillando a las escaleras. «¡Early! ¡Early!», gritaba. Se cogía
el delantal con las manos crispadas; atravesó el patio corrien-
do y llegó a la carretera. Mi padre se volvió. La vio. Con lo
furioso que estaba, no entiendo por qué le hizo una señal con
la mano. Pero siguió alejándose.
Mi madre me explicó después que había tenido una visión
de la muerte de mi padre. Estuvo toda la tarde fuera de sí,
nerviosa, trastornada, llorando. Después de cocer el conejo,
lo guardó en un plato en el rincón más caliente del horno. A la
hora de acostarnos, mi padre no había vuelto todavía; mi
madre nos estrechó entre sus brazos; notamos que pasaba
algo raro, no sabíamos qué hacer, ya que nunca había estado
así.
Recuerdo que me despertaron los gritos de mi madre. Salté
de la cama y vi, en el salón, la policía que trataba de calmar-
la. Se había vestido a toda prisa para salir con los policías. Y
nosotros, que estábamos allí mirando, comprendimos perfec-
tamente, sin que nadie nos lo dijera, que algo horrible le
había ocurrido a nuestro padre.
La policía condujo a mi madre al hospital, la llevó a una
46
habitación donde mi padre estaba tendido, cubierto con una
sábana, pero ella no quiso mirar, tenía demasiado miedo. Y
desde luego, tenía razón. El cráneo de mi padre estaba com-
pletamente aplastado por un lado, según me explicaron pos-
teriormente. los negros de lansing murmuraban que había
sido atacado y dejado después sobre las vías del tranvía, que
le había aplastado. Su cuerpo estaba casi partido en dos.
Sobrevivió en este estado unas dos horas y media. los
negros de entonces eran más resistentes que los de hoy en día,
sobre todo los negros de Georgia. Si los negros de Georgia
tenían necesidad de ser fuertes, era simplemente para sobre-
vivir.
Era ya de día y estábamos aún en casa, cuando nos dijeron
que había muerto. Yo tenía seis años. Recuerdo que había un
gran tumulto; la casa estaba llena de gente que lloraba, que
decía amargamente que la legión Negra había acabado
atrapándolo. Mi madre estaba histérica. En su habitación, las
mujeres le hacían oler sales. Durante el entierro se encontra-
ba todavía en ese mismo estado.
No recuerdo muy bien el entierro. lo que más me sorpren-
dió fue que los funerales no se celebrasen en una iglesia,
siendo mi padre pastor. Yo había asistido a veces a funerales
que él oficiaba, en la iglesia. Pero los funerales de mi padre
tuvieron lugar en las pompas fúnebres.
Durante la ceremonia, un moscardón negro se posó sobre
la cara de mi padre y Wilfred saltó de su asiento (una silla
plegable) para cazarlo. Volvió deshecho en lágrimas. Cuan-
do nos acercamos al ataúd, me pareció que habían echado
harina sobre el rostro negro, enérgico, de mi padre.
Al volver a la gran casa de cuatro habitaciones tuvimos
que recibir muchas visitas durante toda una semana. Eran
amigos de la familia y gente de toda la región que yo había
visto en las reuniones de Marcus Garvey.
los niños se adaptaron con más facilidad que su madre a
la nueva situación. No podíamos adivinar como ella lo que
nos esperaba. A medida que las visitas iban dejando de venir,
empezó a inquietarse seriamente por los dos seguros de vida
que mi padre había suscrito, y de los que se sentía tan orgullo-
so. Siempre decía que había que pensar en la familia en caso
de defunción. Uno de los dos seguros, el menos cuantioso, se
47
nos pagó sin dificultad. No sé a cuanto ascendía. Desde
luego, no eran más de mil dólares, quizás la mitad.
Pero cuando mi madre tuvo este dinero, que se fue casi
todo con el entierro y otros gastos, empezó a ir y a venir de la
ciudad cada vez más preocupada. La compañía que debía
pagarnos el seguro más elevado, se negaba a pagar. Preten-
día que mi padre se había suicidado. Empezaron de nuevo las
visitas, se habló mucho, y muy amargamente, de los hombres
blancos: ¿cómo podía ser que mi padre se hubiese aplastado
él mismo el cráneo y se hubiese puesto después sobre las vías
del tranvía para que éste le aplastara?
Tal era la situación en que nos encontrábamos. Mi madre,
que tenía entonces treinta y cuatro años, no tenía ni marido, ni
protector, ni apoyo alguno para sus ocho hijos. Sin embargo,
la vida familiar se fue reemprendiendo poco a poco. Nos las
arreglamos mientras duró el dinero del primer seguro.
Wilfred, que era un tipo bastante estable, maduró de gol-
pe. Creo que era lo suficientemente lúcido como para com-
prender, mejor que nosotros, que la miseria se nos estaba
comiendo. Dejó discretamente la escuela y se fue a la ciudad
a buscar trabajo. Cogió el primer empleo que encontró y
volvió por la noche con todo el dinero que había podido
recoger.
Hilda, que había sido siempre una chica equilibrada, se
encargó de los pequeños. Philbert y yo no hicimos nada. Nos
limitamos a pelearnos continuamente, uno contra el otro en
casa, y contra los niños blancos en la escuela. Algunas veces
eran peleas de origen racial, pero normalmente se puede
decir que nos peleábamos por cualquier cosa.
Pusieron a Reginald bajo mi protección. Desde que había
empezado a andar, nos habíamos hecho muy amigos. Supon-
go que me gustaba verle, tan pequeño, y tratándome con
tanto respeto.
Mi madre empezó a comprar a crédito. Mi padre se había
opuesto siempre a este sistema. «El crédito, decía, es el primer
paso hacia las deudas, es el principio de la vuelta a la esclavi-
tud». Después se puso a trabajar. Fue a Lansing donde encon-
tró varios empleos (limpieza, costura), en las casas de los
blancos. Normalmente no se daban cuenta de que era negra.
En Lansing, había muchos blancos que no querían negros en
su casa.
48
Todo iba bien hasta que descubrían quién era, de quién
era la viuda. Entonces la despedían. Recuerdo que volvía a
casa llorando, tratando de esconder las lágrimas.
Un día uno de nosotros, no me acuerdo cuál, tuvo que ir a
donde trabajaba, y la gente, al ver al niño, se dieron cuenta
de que la madre era negra; la pusieron inmediatamente en la
calle. Esta vez volvió llorando sin disimularlo.
Cuando los de la Asistencia vinieron por primera vez a
casa, les encontramos, al volver de la escuela, hablando con
nuestra madre. Le hacían mil preguntas. Le miraban, nos mi-
raban, miraban la casa, como si no fuéramos personas. Al
menos, ésta era mi impresión. Para ellos éramos cosas, nada
más.
Mi madre empezó a recibir cheques: uno venía de la Asis-
tencia y el otro era una pensión de viuda, me parece. Los
cheques nos ayudaban a vivir. Pero eran insuficientes, y noso-
tros, demasiado numerosos. Cuando llegaban, a principios de
mes, uno estaba ya hipotecado por entero, o más: lo debía-
mos al tendero. Y el segundo no duraba mucho tiempo.
Empezamos a ir de capa caída; más lentamente en el
plano físico que en el psicológico. Mi madre era, antes y por
encima de todo, una mujer tremendamente orgullosa; le cos-
taba aceptar la caridad, y sus hijos la imitaban.
Prontó empezó a mostrarse agresiva con el tendero que no
hacía más que aumentar la nota, le decía que no era una
ignorante y esto a él no le gustaba. A los de la Asistencia les
decía que no era una niña, que podía cuidar a sus hijos sola, y
que no tenían por que venir a verla y meterse en sus asuntos. Y
esto a ellos no les gustaba.
Pero el cheque mensual les sirvió de introducción. Hicieron
como si les perteneciéramos. Mi madre hubiera querido ce-
rrarles la puerta en las narices, pero no podía. Se puso furiosa
cuando empezaron a hablar por separado a los más mayo-
res, en las escaleras o en otra parte, haciéndoles muchas
preguntas y hablóndoles mal de su madre o de sus hermanos.
Nosotros no podíamos llegar a entender por qué nuestra
madre no quería aceptar la carne, los sacos de patatas y de
frutas, las conservas de todas clases, que el Estado quería
darnos. No comprendí hasta mucho tiempo después que se
esforzaba desesperadamente en guardar intada su dignidad
y la nuestra.
49
Era lo único que nos quedaba, ya que en 1934 empezamos
realmente a pasar hambre. Creo que fue el peor año de la
Depresión. Entre todas las personas que conocíamos, ninguna
tenía para vivir. Los viejos amigos de la familia venían a
vernos alguna vez. Al principio, nos traían comida. Mi madre
la aceptaba, aunque fuera caridad.
En Lansing había una panadería donde comprábamos,
por un nicke/, un gran saco de harina lleno de pan del día
anterior y de pasteles secos; después volvíamos a casa. Creo
que mi madre sabía hacer gran cantidad de platos diferentes
a base de pan: un guiso de tomates con pan, y con huevos si
teníamos: un puding de pan, y uvas alguna vez. Si podíamos
comprar carne picada, hacía hamburguesas, con más pan
que carne. Los pasteles secos, nos los comíamos enseguida.
Pero a veces no teníamos ni siquiera un nickel y pasába-
mos tanta hambre que nos daba vueltas la cabeza. Entonces
mi madre hervía hierbas en una cazuela. Recuerdo que un
vecino decía que comíamos «hierba frita», y los niños se reían
de nosotros. Otras veces, con un poco de suerte, podíamos
comer cocido de avena o de maíz tres veces al día. O cocido
p o ~ la mañana y pan de maíz por la noche.
Philbert y yo éramos ya demasiado mayores para pegar-
nos. Cazábamos conejos con la carabina 22 de mi padre y los
vendíamos a nuestros vecinos blancos. Ahora me doy cuenta
de que sólo los compraban para ayudarnos, pues ellos tam-
bién cazaban conejos, como todo el mundo. A veces Philbert y
yo nos llevábamos a Reginald a cazar. No era muy fuerte
pero estaba muy orgulloso de poder venir con nosotros. Colo-
cábamos trampas de ratón almizclero en el arroyo que corría
por detrás de la casa. Y esperábamos, boca a bajo, sin hacer
ruido, que llegase una rana que no sospechase nada; enton-
ces la matábamos con una lanza, le cortábamos las patas y
las vendíamos a los vecinos, a un nickel el par.
Después, a finales de 1934 creo, ocurrió algo grave. La
familia se había deteriorado psicológicamente; nuestro orgu-
llo se había ido consumiendo poco a poco, quizás porque
teníamos la prueba cotidiana y tangible de nuestra pobreza.
Conocíamos otras familias miserables. Sin que nadie lo hubie-
ra dicho nunca explícitamente, nos sentíamos muy orgullosos
de no tomar parte en las distribuciones gratuitas de víveres.
Ahora en cambio, íbamos como los demás. En la escuela nos
50
señalaban con el dedo, nos llamaban los «asistidos», y lo
decían incluso en voz alta.
Parecía que todo lo que teníamos en casa para comer
estuviera marcado «Prohibida su venta». Los víveres que nos
daba el Estado estaban todos marcados así para evitar el
tráfico. Me sorprende que no llegáramos a creer que «Prohi-
bida su venta» era una marca.
A veces, en vez de volver a casa al salir de la escuela,
recorría a pie las dos millas que nos separaban de Lansing.
Iba de tienda en tienda, me detenía ante los escaparates
llenos de cajas de manzanas, de toneles, de cestos, y buscaba
la ocasión de aprovecharme. Me comía lo que fuera.
a bien iba a ver, a la hora de cenar, a una familia que
conocíamos. Ellos sabían muy bien por qué iba, pero lo disi-
mulaban para no avergonzarme. Me invitaban a cenar y yo
me atracaba.
Me gustaba mucho ir a visitar a los Gohanna. Eran una
gente estupenda, de avanzada edad, que iban regularmente a
la iglesia. Ellos eran quienes provocaban los saltos y los gritos
cuando mi padre predicaba. Tenían un sobrin'o al que todo el
mundo llamaba Big Boy. Nos entendíamos muy bien los dos.
La señora Adcock, que iba con ellos a la iglesia, vivía también
allí. Siempre estaba dispuesta a ayudar, no se separaba de la
cabecera de un enfermo. Era ella quien tenía que decirme
algo, años más tarde, que no he olvidado nunca: «Malcolm,
hay una cosa que me gusta de ti. No vales nada pero no tratas
de disimularlo. No eres un hipócrita».
Me volvía cada vez más agresivo: cuando quería algo no
podía esperarlo mucho tiempo.
Crecí muy deprisa, más físicamente que moralmente. La
gente de la ciudad empezaba a reconocerme, y tomé concien-
cia de la actitud de los blancos hacia mí. Me di cuenta de que
tenía algo que ver con mi padre. Era la versión adulta de lo
que murmuraban los niños de la escuela: que la Legión Ne-
gra, o el Klan, había asesinado a mi padre y que la compañía
de seguros le había hecho una mala jugada a mi madre al
negarse a pagar.
Alguna vez me atraparon robando, y los de la Asistencia
empezaron a interesarse especialmente por mí. Había que
mandarme a algún sitio. Un día mi madre estaba muy excita-
51
da, diciendo que era muy capaz de educar a sus hijos sola.
Cuando se enteró de que yo había robado, empezó a azotar-
me, y yo intenté dar la alarma gritando. Hay una cosa de la
que me he sentido siempre muy orgulloso, y es que nunca le
levanté la mano a mi madre.
En las noches de verano mis hermanos y yo nos íbamos por
la carretera, o a través de los campos, a robar sandías. los
blancos asociaban siempre las sandías con los negros hasta
tal punto que si un niño blanco robaba sandías le decían que
hacía como los negros. Los blancos quieren disimular o justifi-
car siempre todos los defectos posibles cargándolos a espal-
das de los negros.
Yo cogía fresas. No recuerdo cuánto me pagaban por
cada cesto, pero al cabo de una semana de trabajo había
ganado un dólar, que en aquel tiempo era mucho. Me dirigía
hacia la ciudad pensando en las cosas buenas de comer
cuando me encontré con un muchacho blanco, mayor que yo,
Richard Dixon, que me preguntó si quería jugar a cara o cruz.
Me dio dinero suelto. Al cabo de media hora, lo había recupe-
rado todo, y se quedó mi dólar. En vez de ir a comprar alguna
cosa a la ciudad volvía a casa, desengañado. Y lo estuve
todavía más cuando descubrí que me había hecho trampas.
Hay una manera de tirar un nickel, cogerlo y hacerlo salir del
lado que se quiere. Fue mi primera lección de juego: el que
gana siempre es un tramposo. Es como el negro de América
que ve que el blanco gana todas las partidas. El blanco es un
profesional: tiene todas las cartas buenas en su mano y nos da
siempre las malas.
Fue más o menos por este tiempo cuando los Adventistas
del Séptimo Día, que se habían instalado cerca de casa vinie-
ron a ver a mi madre; le hablaron durante horas y horas, le
dejaron folletos, prospectos y revistas. Ella los leyó. Wilfred,
que volvía a ir a la escuela desde que recibíamos ayudas, leía
mucho también. Estaba siempre sobre los libros.
Mi madre empezó a frecuentar asiduamente a los Ad-
ventistas. Creo que ejercían una influencia sobre ella porque
sus tabús alimenticios eran aún más numerosos que los suyos.
Al igual que nosotros, estaban en contra del conejo y del
cerdo. Sólo comían carne de rumiante en zuecos partidos,
según la ley de Moisés. Acompañábamos a nuestra madre a
las reuniones adventistas. lo que nos interesaba más era que
52
comíamos bien. Pero también escuchábamos. Había unos
cuantos negros que habían venido de las pequeñas ciudades
de los alrededores, pero creo que un noventa y nueve por
ciento de los asistentes eran blancos. Los Adventistas tenían la
convicción de que se acercaba el fin del mundo. De todos los
blancos que yo había conocido, eran los más amables. Pero
en algunos aspectos se diferenciaban de nosotros: los niños
observamos que se ponían muy pocas especias en la comida,
y que su olor no era como el nuestro.
Durante todo este tiempo, los de la Asistencia no dejaban
de molestar a mi madre. Ella los odiaba y no intentaba disimu-
larlo, no los quería en casa. Pero ellos seguían viniendo,
seguros de su derecho, y sembraban entre nosotros los granos
de la discordia. Nos preguntaban, por ejemplo, cuál era el
más inteligente de nosotros, y por qué yo era «tan distinto».
Pensaban, me imagino, que poner a los niños en familias
adoptivas formaba parte de sus funciones legítimas. Yo era su
blanco: era un ladrón; esto quería decir que mi madre no se
ocupaba de mí.
Todos nosotros habíamos sido traviesos en un momento
dado, pero yo más que los otros. Philbert y yo estábamos
siempre en guerra. Lo que, entre otras cosas, permitió a los de
la Asistencia hacer presión sobre mi madre fue que, un gran-
jero negro vecino nuestro nos había ofrecido carne de cerdo
-un cerdo entero, o incluso dos- y ella no lo había aceptado.
Esas almas caritativas trataron a mi madre de «loca» porque
rechazaba la carne. Ella les explicó que no habíamos comido
nunca cerdo y que era contrario a la religión de Adventista del
Séptimo Día, pero para ellos esta explicación no tenía senti-
do.
No tenían por mi madre ninguna simpatía, ninguna com-
pasión, ningún respeto. El día de esa historia de la carne,
nuestra familia, nuestra unidad, empezó a desintegrarse. Evi-
dentemente teníamos dificultades, y yo no arreglaba las co-
sas. Pero hubiéramos podido arreglarnos si hubiéramos per-
manecido juntos. Yo era malo, lo sé, creaba problemas y
preocupaciones a mi madre, pero la quería.
Nos enteramos de que los de la Asistencia habían hablado
con la familia Gohanna y que ésta había aceptado albergar-
me. Pero al soberlo, mi madre sufrió una crisis, y los des-
tructores se largaron por un tiempo.
53
Fue entonces cuando empezó a venir a vernos el gran
negro de lansing. No recuerdo cuál era su empleo. Por otra
parte en lansing, en 1935, los negros no ejercían verdaderos
«empleos». Pero ese tipo se parecía un poco a mi padre. Era
soltero y mi madre una viuda de treinta y seis años solamente.
Era independiente, y por eso lo admiraba. Ella tenía dificulta-
des para mantener la disciplina, y la presencia de un tipo así
le sería muy útil. y con un apoyo material podría mandar al
diablo a los de la Asistencia.
los niños lo comprendíamos muy bien, sin necesidad de
hablar. No pusimos ninguna objeción. Nos acostumbramos
-incluso nos divertía, ver a nuestra madre vistiéndose lo mejor
que podía (era aún una mujer hermosa). Cada vez que él
venía, se transformaba por completo, estaba alegre, sonreía,
como no la habíamos visto desde hacía muchos años.
Vino a verla durante un año, creo. Pero hacia 1936 Ó 1937,
la dejó plantada. Por lo que he podido comprender más
tarde, se echó atrás ante la responsabilidad de ocho bocas
que alimentar. Desde luego, era para asustarse.
Fue un golpe terrible para mi madre. El principio del fin de
la realidad. Empezó a hablar sola, sentada o andando, como
si ignorase nuestra presencia. los de la Asistencia vieron su
estado de depresión. Entonces tomaron medidas definitivas
para ocuparse de mi familia. Me hicieron ver lo agradable
que sería vivir con los Gohanna, que me querían mucho, como
Big Boy y la señora Adcock.
Yo también les apreciaba mucho. Pero no quería separar-
me de Wilfred, mi hermano mayor, a quien admiraba; ni de
Hilda, que era como una segunda madre para mí; ni de
Philbert. Aunque nos pegásemos, éramos buenos amigos. Ni
de Reginald, que era muy débil a causa de su hernia y me
consideraba como su protedor, de la misma manera que yo
consideraba a Wilfred. Sin olvidar a los pequeños: Yvonne,
Wesley y Robert.
Mi madre, cuanto más hablaba sola, menos se preocupa-
ba de nosotros. Se había vuelto irresponsable. la casa estaba
cada vez más sucia. Y nosotros más descuidados. Ahora era
Hilda quien hacía la comida.
Veíamos cómo nuestra madre se descuidaba. Era algo
terrible. Como el inicio de una catástrofe. los pequeños se
apoyaban en Wilfred y Hilda, los mayores, los más fuertes.
54
Cuando me mandaron por fin a casa de los Gohanna,
estaba bastante contento, al menos en apariencia. Lo único
que dijo mi madre, cuando salí de casa con el funcionario que
me escoltoba, fue: «No le dejen comer cerdo».
En muchos aspectos, estaba mejor en casa de los Gohan-
na. Compartía una habitación con Big Boy, y nos entendíamos
bien. Pero no era un verdadero hermano. Los Gohanna eran
muy creyentes. Big Boy y yo íbamos con ellos a la iglesia. Los
pastores y los fieles saltaban todavía más alto y gritaban
todavía más fuerte que los baptistas que yo había conocido.
Cantaban a pleno pulmón, se balanceaban de atrás a delan-
te, lloraban, gemían, tocaban tambores, entonaban salmos.
Los Gohanna y la señora Adcock eran unos apasionados
de la pesca y, a veces, Big Boy y yo les acompañábamos los
sábados. Había algunos niños blancos, pero Big Boy y yo no
íbamos nunca con nuestros compañeros de clase. Cuando
íbamos a pescar, el tener que esperar que el pez viniera a
morder el anzuelo no nos satisfacía. Yo pensaba que debía
haber un truco mucho mejor para cogerlos, pero no lo había-
mos descubierto todavía.
El señor Gohanna era muy amigo de los cazadores que
nos llevaban algunos sábados a Big Boy y a mí a cazar
conejos. Con permiso de mi madre, me había llevado la cara-
bina 22. Los mayores tenían su sistema. Normalmente, cuando
el perro caza un conejo, éste se salva pero, por instinto,
vuelve. De manera que acaba siempre volviendo al mismo
lugar en que el perro se le ha echado encima. Pues bien, los
viejos se escondían en algún sitio y esperaban que el conejo
volviera, entonces le disparaban. Este sistema me dio que
pensar, y acabé encontrando otra estrategia. Big Boyy yo nos
alejábamos de los viejos y nos dirigíamos al lugar por el que,
según mis cálculos, tenía que pasar el conejo cuando volvía.
Esto funcionaba siempre. Llegué a coger tres o cuatro
conejos mientras ellos no cogían ninguno. Lo curioso, es que
los viejos no sabían cómo lo hacía, y no cesaban de prodigar-
me elogios por mi destreza. Yo tenía entonces unos doce
años. Lo único que había hecho era mejorar su técnica y para
mí era una lección muy importante: si alguna vez veis que
alguien triunfa en lo que vosotros habéis fracasado, sobre
todo si estáis en igualdad de condiciones, es que ha hecho
algo que vosotros no habéis hecho.
55
Iba bastante a menudo a casa. De vez en cuando, Big Boy
o alguno de los Gohanna me acompañaban. Por suerte, por-
que con ellos era más fácil.
Los de la Asistencia miraron de separar enseguida a mi
madre de todos sus hijos. No cesaba de hablar sola, y cada
vez había más blancos que iban a verla y le hacían un montón
de preguntas. Incluso venían a verme a casa de los Gohanna,
me interrogaban en la escalinata, o en su coche.
Mi madre acabó hundiéndose del todo y, por decisión del
tribunol, la llevaron al hospital psiquiátrico de Kalamazoo.
Se encontraba a más de setenta millas de Lansing, a una
hora y media de autobús. Todos los hijos estábamos bajo la
protección de un tal juez McClellan, de Lansing. Estábamos
bajo tutela jurídica, «pupilos de la Nación». ¡Un blanco res-
ponsable de niños negros! Aún con las mejores intenciones,
no era otra cosa que la esclavitud moderna, legalizada.
Mi madre estuvo unos veintiséis años en el hospital de
Kalamazoo. Cuando yo era todavía un adolescente, y vivía en
Michigan, iba a verla algunas veces. Nada me ha conmovido
nunca tanto como el lamentable estado en que la encontraba.
En 1963 la sacamos de allí y ahora vive con Philbert en Lan-
sing.
Era mucho peor que si hubiera estado enferma físicamen-
te; en ese caso hubiéramos sabido por qué, le hubiéramos
dado medicamentos y se habría curado. Cada vez que iba a
verla, en el momento en que la traían, como un simple núme-
ro, y la alejaban de mí, me ponía más triste.
La última vez que la visité allí, en 1952, yo tenía 27 años.
Philbert me había dicho que en su última visita casi no le había
reconocido. «A ratos», me dijo. Pero a mí no me reconocía en
absoluto. Me miraba fijamente. No sabía quién era. Yo inten-
taba hablarle, hacerle entender, pero ella tenía siempre la
cabeza en otra parte. Le preguntaba: «Mamá, ¿sabes a qué
día estamosh. Y ella me decía, mirándome fijamente: «Todos
se han marchado».
No puedo explicar lo que sentía entonces. La mujer que me
había traído al mundo, cuidado, aconsejado, castigado, que-
rido, no me conocía. Yo la miraba. La oía «hablar». Pero no
podía hacer nada por ella. Creo que si alguna familia ha sido
destruida por la Asistencia pública, esa es la nuestra. Noso-
56
tros queríamos estar juntos y lo intentamos. Esa desintegra-
ción de nuestro hogar no era necesaria. Pero los de la Asisten-
cia, los tribunales y su médico nos dieron el golpe de gracia. Y
no éramos los únicos en este caso.
Aquel día sabía que no volvería a ver a mi madre. Ya que
nos habían considerado como números, como casos sociales
que figuran en los manuales, y no como seres humanos, yo
hubiera podido volverme muy malo y peligroso. Mi madre
había llegado a ese estado por que la sociedad había faltado
a su deber, se había mostrado hipócrita, avara, inhumana.
Por mi parte, yo tampoco tengo compasión por una sociedad
que aplasta a los hombres.
Casi nunca he hablado a nadie de mi madre, porque sería
capaz de matar sin dudarlo ni un instante a cualquiera que
hablase mal de ella. Por eso no he querido abrir ninguna
brecha en la que podría precipitarse el primer imbécil que
llegara.
Pero volviendo a 1937, cuando mi familia se dispersó,
Wilfred y Hilda eran ya lo suficientemente mayores como
para que se les autorizase a vivir en la gran casa de cuatro
habitaciones que mi padre había construido. Philbert fue colo-
cado en otra familia de Lansing, en casa de la señora Hackett¡
Reginald y Wesley, en casa de los Williams, amigos de mi
madre¡ Yvonne y Robert, en casa de los McGuire, una gente
de las Antillas.
A pesar de la distancia que nos separaba, seguimos estan-
do muy unidos los unos con los otros y nos veíamos en Lan-
sing, en la escuela o en cualquier otra parte, siempre que
podíamos.
Mascota
El 27 de junio de 1937, el boxeador Joe Louis venció a
James J. Braddock y se convirtió en el campeón del mundo de
los pesos pesados. Los negros de Lansing, y los de todas
partes, estaban locas de alegría: Jae Louis era el orgullo de
nuestra raza, el ídolo de mi generación. Desde que empeza-
ban a andar, los niños negros soñaban can ser la próxima
57
«bomba negra». Mi hermano Philbert no era una excepción;
en la escuela era ya bastante buen boxeador (Yo en cambio,
empecé a jugar a baloncesto pero no tuve mucho éxito. Era
muy alto, pero muy torpe). En otoño de ese mismo año, Phil-
bert participó en los combates de aficionados que se celebra-
ban en el Auditorium Prudden de Lansing.
Resultó vencedor en las pruebas eliminatorias que eran
cada vez más difíciles. Yo iba a ver cómo se entrenaba en el
gimnasio. Era apasionante. Quizás sin darme cuenta le envi-
diaba secretamente. Además, no podía pasarse desapercibi-
do que la admiración que Reginald había sentido siempre por
mí empezaba a desviarse.
Philbert era un boxeador innato, decían. Pensé que siendo
de la misma familia, yo también debía serlo. Y entré en el
mundo del boxeo. Creo que tenía trece años cuando me ins-
cribí para el primer combate. Pero era tan alto y tan atrevido
que aparentaba dieciséis, como mínimo. Pesaba 58 kilos. Era
por tanto un peso pluma.
Mi contrincante era un blanco, novato como yo, que se
llamaba BiII Peterson. Nunca lo olvidaré. Cuando nos llegó el
turno, mis hermanos, y casi toda la gente que conocía, esta-
ban mirándome. No es que hubieran venido a verme a mí
precisamente, sino a Philbert, que empezaba ya a preparar
una buena segunda parte. Sus admiradores querían saber
qué haría.
Salté al ring y me presentaron a Bill. Después el árbitro
soltó el habitual rollo sobre el fair play que esperaba de
nosotros. Sonó la campana. Yo sabía que estaba asustado,
pero lo que no sabía (Bill Peterson me lo dijo más tarde) es
que él también lo estaba. Tenía tanto miedo de que le hiciera
daño que me tumbó al menos cincuenta veces.
Perdí mi reputación en el barrio negro hasta tal punto que
casi tuve que desaparecer de la circulación. Un negro no
puede dejarse vencer por un blanco y volver con la frente alta
a su barrio. Y menos en aquella época en que los deportes y,
en menor escala, los espectáculos eran los únicos campos en
los que un negro podía vencer a un blanco sin ser linchado.
Cuando volví a aparecer por allí, los negros que me conocían
se burlaban tanto de mí que comprendí que tenía que hacer
algo.
Lo que más me humilló fue el comportamiento de Reginald,
58
mi hermano pequeño: no hablaba nunca del combate. Pero
era la manera en que me miraba y evitaba mi mirada. Volví
pues al gimnasio y me entrené duramente. Pegaba puñetazos
a los sacos, saltaba a la cuerda, gruñía, sudaba agua y
sangre. Finalmente me inscribí en las listas, para combatir con
Bill Peterson.
Este segundo encuentro tuvo sólo una ventaja respecto al
primero, y es que casi ninguno de mis amigos estaba en la
sala. Agradecí sobre todo que Reginald no hubiera venido. En
cuanto sonó la campana me llegó un puñetazo, después la
lona subió; diez segundos más tarde, el árbitro pronunciaba:
«iDiez!» sobre mi cabeza. Fue, sin duda alguna, el combate
más corto de la Historia. Oía cómo el árbitro contaba, pero
yo me sentía incapaz de levantarme. A decir verdad, no estoy
muy seguro de que quisiera hacerlo.
Ese blanco fue el principio y el fin de mi carrera pugilística.
Durante estos últimos años, desde que me convertí al maho-
metanismo, he pensado muchas veces en esta historia y creo
que fue Allah quien impidió que siguiera adelante: hubiera
podido convertirme en un «punchy».
Poco después de ocurrir esto, entré en una clase con el
sombrero puesto. Lo hice adrede. El profesor, que era blanco,
me ordenó que me lo quitase y que me paseara por toda la
clase hasta que él me lo dijera. «Así, dijo, todo el mundo te
verá. Y mientras tanto daremos la clase para los que quieren
aprender».
Estaba todavía paseándome cuando se levantó para escri-
bir algo en la pizarra. Todos los alumnos le miraban. Entonces
pasé por detrás de su mesa y puse un clavo en la silla. Cuando
volvió a sentarse, yo estaba ya lejos del lugar del crimen, en el
fondo de la sala. Se sentó sobre el clavo. Le oí chillar y
levantarse como un rayo mientras yo salía por la puerta.
Mi conducta era tal, que no me sorprendió lo más mínimo
que me expulsaran.
Supongo que debí pensar que no asistiendo a la escuela,
podría quedarme en casa de los Gohanna y pasearme por la
ciudad o quizás encontrar un trabajo para ganar un poco de
dinero. Por esto me quedé tan sorprendido cuando un funcio-
nario del Estado, al que yo no conocía, vino a buscarme a
casa de los Gohanna y me llevó ante el tribunal.
59
Me dijeron que iba a ir a un reformatorio. Yo tenía trece
años.
Pero primero me llevaron a una casa de detención, en
Mason (Michigan), a doce millas de Lansing. Allí iban todos
los chicos y chicas «malos» de la región de Ingham, en espera
de comparecer ante el tribunal de menores.
El funcionario blanco se llamaba Maynard Allen. Era más
amable conmigo que la mayoría de los de la Asistencia.
Incluso trató de consolar a los Gohanna y a la señora Adcock
ya Big Boy que lloraban a lágrima viva. Yo no. Puse la poca
ropa que tenía en una caja. Fuimos a Mason en el coche de
Allen. Me dijo que si iba por el buen camino podría llegar a
ser alguien, se veía en mis notas. Añadió que se hablaba
injustamente de los reformatorios, que eran sitios donde un
joven como yo podía mejorar, tomar conciencia de sus erro-
res y llegar a ser alguien de quien todo el mundo se sentiría
orgulloso. Me dijo también que la directora del reformatorio,
una tal señora Swerlin, y su marido eran muy buenas perso-
nas.
Yero verdad. la señora Swerlin dominaba a su marido:
recuerdo que era una mujer robusta, con mucho pecho, que
siempre estaba riendo. El señor Swerlin era delgado; tenía el
pelo y el bigote negros y muchos colores en la cara. Era
discreto y educado, incluso conmigo.
Les caí en gracia desde el primer momento. La señora
Swerlin me enseñó mi habitación, mi propia habitación, la
primera que tenía en mi vida. Estaba en un gran edificio, como
un inmenso dormitorio, donde colocaban y colocan todavía, a
los jóvenes detenidos. Descubrí enseguida, con gran asombro
por mi parte, que se autorizaba comer en la mesa de los
Swerlin. Era la primera vez que comía con adultos blancos
desde las reuniones de los Adventistas del Séptimo Día. Natu-
ralmente, yo no era el único que tenía ese privilegio: excepto
los más indisciplinados -los que habían intentado e s c a p a r s ~
comíamos todos con los Swerlin, que se sentaban al extremo
de una mesa muy larga.
Empecé a barrer y a limpiar el polvo como lo hacía en
casa de los Gohanna con Big Boy.
Todos estaban satisfechos de mí, y como me querían, me
aceptaron enseguida. Ahora me doy cuenta de que me toma-
ban por una mascota. Delante mío, hablaban de todo y de
60
nada, como quien habla con su canario. Incluso hablaban de
mí, o de los niggers, como si yo no estuviera o no entendiera el
sentido de esa palabra. La repetían al menos cien veces al
día, pero no era con malicia, sino al contrario. Un día el señor
Swerlin al volver de un paseo por el barrio negro, dijo delante
de mí a su esposa: «No entiendo cómo se las arreglan los
niggers para ser felices y pobres a la vez». Añadió que vivían
en barracas, pero en cambio tenían unos magníficos coches a
la puerta.
La señora Swerlin respondió, también delante mío: «Los
niggers son así». No olvidaré nunca esa conversación.
Lo mismo ocurría con los blancos, casi siempre relaciona-
dos con la política, que venían a ver a los Swerlin. La mayoría
de las veces, los niggers eran su tema de conversación. El
magistrado que llevaba mi caso en Lansing era muy amigo de
los Swerlin. Preguntó por mí en cuanto llegó y me miró de
arriba a abajo como si fuera una muestra o un perro de caza.
Jamás se les ocurrió pensar que yo era capaz de entender,
que no era un perrito, sino un ser humano. No me atribuían ni
sensibilidad, ni inteligencia, ni las facultades que hubieran
reconocido en un muchacho blanco. Los blancos han conside-
rado siempre a los negros como unos seres que pueden estar
con ellos, pero no pueden ser de ellos. Aunque pareciese que
me abrían las puertas, seguían estando cerradas. En el fondo
no me veían nunca, a mí mismo.
y es precisamente esta clase de condescendencia la que
hoy trato de desenmascarar a los negros ávidos de «integrar-
se» en la sociedad americana, que consideran a sus amigos
blancos como «liberales», los llamados «buenos blancos».
Son «amables». iY después qué? Pensad que no os ven nunca
como se ven a sí mismos, O como ven a los suyos. Puede que el
blanco esté junto al negro en lo fácil, pero nunca en lo difícil.
En el fondo, está convencido hasta la médula de que vale más
que cualquier negro.
Pero yo no me daba cuenta de todo esto cuando estaba en
la casa de detención. Hacía mi trabajo y todo iba bien. Los
fines de semana me daban permiso para ir a Lansing. Nadie
me impedía pasear por las calles del barrio negro, incluso de
noche. No tenía la edad, pero la aparentaba por mi altura.
Crecía más rápidamente que Wilfred y Philbert. Ellos ha-
bían empezado ya a conocer chicas en los bailes de la escue-
61
la y me presentaron algunas. Pero las que me encontraban
agradable no me gustaban a mí, y vice-versa. De todos mo-
dos, yo no sabía bailar y no tenía la menor intención de
malgastar mis pocos dimes con unas chicas. Prefería pasar
estos sábados por la noche paseando por los bares y restau-
rantes negros. En los julceboxes sonaba el Tuxedo Junction de
Erskine Hawkins. A veces venían algunas «bandas» de Nueva
York. Allí oí hablar por primera vez de Lucky Thompson y de
Milt Jackson, a los que luego conocería en Harlem.
Muchos jóvenes salían el día previsto de la casa de deten-
ción para ir al reformatorio. Pero cuando llegó mi turno, y
llegó dos o tres veces, se ignoraron las órdenes. Yo se lo
agradecía mucho a la señora Swerlin -sabía que era ella
quien lo arreglaba todo- porque no quería irme.
Un día me dijo que iba a ir al instituto de Mason. Era la
única escuela de la ciudad. Los pupilos de la casa de deten-
ción no iban casi nunca allí. Los únicos negros que habían,
además de mí, eran los Lyons, más jóvenes que yo, que iban a
clases inferiores. Resultó que éramos los únicos negros de
Mason. Los Lyons, aun siendo negros, eran gente muy apre-
ciada. El señor Lyons era inteligente y trabajaba mucho. La
señora Lyons era una mujer estupenda. Ella y mi madre eran
dos de las cuatro personas procedentes de las Antillas que
vivían en Michigan.
Algunos de los jóvenes blancos que conocí eran todavía
más simpáticos que los de Lansing. Me trataban como a un
nigger, naturalmente, pero no querían hacerme ningún daño,
como los Swerlin. Al ser el único nigger de la clase me hice
muy popular, en parte, supongo que debía ser porque repre-
sentaba una novedad. Estaba muy solicitado. Me daban la
primacía absoluta en todo. Pero mi prestigio se debía también
a la «recomendación» de la señora Swerlin, que era toda una
personalidad en la ciudad. En Mason nadie se atrevía a estar
mal con ella. Llegué al extremo de no poder pasar un día en el
instituto sin que se me reclamara en los grupos de discusión o
en el equipo de baloncesto. Yo aceptaba siempre.
Después la señora Swerlin me encontró un empleo de
lavaplatos en un restaurante de Mason: sabía que necesitaba
dinero. El dueño del restaurante era el padre de uno de mis
compañeros de clase, un blanco con el que nos habíamos
hecho muy amigos. Su familia vivía en el piso de arriba. El
62
empleo me gustaba. los viernes por la noche, cuando me
pagaban, me sentía flotando entre nubes. No recuerdo cuánto
ganaba, pero me parecía mucho. Por primera vez en mi vida
tenía un poco de dinero mío. En cuanto pude, me compré un
traje verde y unos zapatos y llevaba caramelos a los compa-
ñeros de mi clase, al menos a los que hacían lo mismo por mí.
Mis asignaturas preferidas eran literatura e Historia. El
profesor de literatura, el señor Ostrowski, me daba siempre
consejos sobre la manera de llegar a ser alguien. lo único
que no me gustaba de las clases de Historia era la manía del
profesor, el señor Williams, en explicar «historias de niggers».
Un día, durante mi primera semana en el instituto de Mason,
entré en la clase en el momento en que el señor Williams
entonaba para divertirse un poco: «Allá en los campos de
algodón hay quien dice que los niggers no son unos ladro-
nes» 1. Muy divertido. Me gustaba mucho la Historia, pero a
partir de ese día no me gustó más el profesor. El libro de texto
dedicaba sólo un párrafo a la historia de los negros. El señor
Williams nos lo leyó de un tirón, riéndose al mismo tiempo: los
negros habían sido esclavos, se habían emancipado, pero
eran casi siempre perezosos, tontos e indolentes. El señor
Williams añadía cosas de su cosecha: como verdadero antro-
pólogo nos explicó entre dos carcajadas que los negros te-
nían unos pies «tan grandes que al andar dejaban agujeros
en vez de huellas».
Siento tener que decir que no me gustaban las matemáti-
cas. Muchas veces he reflexionado sobre esto. Creo que era
porque en matemáticas no hay discusión posible. Si te equivo-
cas, te equivocas, y basta.
El baloncesto en cambio era para mí muy importante.
Formaba parte del equipo. Ibamos a jugar a las ciudades
vecinas, Howell, CharloHe. En cuanto me veían, los especta-
dores me trataban de niggery de «ladrón» a grito pelado. O
me llamaban «Rasfus». Pero a decir verdad, esto no nos im-
portaba ni a mis compañeros de equipo, ni al entrenador, ni a
mí. Mi posición era la misma que la de los negros que, todavía
hoy, se dejan decir por los blancos -aunque en el fondo les
moleste- que «progresan mucho». les han repetido tanto esta
1. Parodia de una antigua canción del Sur (N.T.).
63
historia, les han llenado tanto el cerebro, que han acabado
por creérselo.
Después del partido de baloncesto había casi siempre un
baile en el instituto de uno de los equipos. Si no era en Mason,
notaba cómo la sala se enfriaba cuando yo entraba. Los
jóvenes se tranquilizaban cuando veían que yo no tenía inten-
ción de mezclarme con ellos. Creo que encontré la manera de
guardar las distancias sin que pareciera que lo hacía expre-
samente. Incluso en mi propio instituto notaba --era como una
auténtica barrera- que a pesar de las grandes sonrisas, la
«mascota» no podía bailar con las blancas.
Me puse a reflexionar largamente sobre un fenómeno muy
extraño. Muchas veces mis amigos blancos de Mason, espe-
cialmente los que más conocía, me llevaban a un rincón y me
incitaban a hacer proposiciones a algunas chicas blancas,
incluso a sus propias hermanas. Me explicaban que ellos ya
se habían acostado con esas chicas, incluidas sus hermanas, o
que lo habían intentado y no habían podido. Comprendí el
juego enseguida: si conseguía que ellas rompieran el tabú y
fueran conmigo a algún sitio apartado, podría hacerlas can-
tar después y obligarlas a acostarse con ellos.
Me da la impresión de que los blancos pensaban que,
siendo negro, yo debía saber mucho más que ellos de «amor»
. y de la sexualidad; que sabía por instinto lo que había que
decir y hacer a sus amiguitas. No he dicho nunca a nadie que
sentía una cierta atracción por algunas blancas y que ellas la
sentían por mí. Me lo demostraban de muchas maneras. Pero
cada vez que estábamos juntos haciéndonos confidencias o
teníamos relaciones que hubieran podido llegar a ser muy
íntimas, se interponía un muro entre nosotros. las chicas que
yo deseaba realmente eran dos negras que me había presen-
tado Wilfred o Philbert. Y, sin embargo, con ellas no me
atrevía.
Por lo que veía y oía los sábados por la noche en el barrio
negro, me di cuenta de que habían parejas mixtas. Pero, por
extraño que esto parezca, no me impresionó lo más mínimo.
Estoy seguro de que todos los negros de Lansing sabían que
los blancos pasaban en coche por algunas calles del barrio
negro donde las prostitutas estaban al acecho. Por otra parte,
había un puente que separaba el barrio negro del blanco. Las
mujeres pasaban a pie o en coche a buscar a los negros que
64
las estaban esperando. Ya en aquella época, las mujeres
blancas de Lansing tenían fama de conquistar a los negros.
Entonces yo no sabía todavía que los blancos atribuyen a los
negros una virilidad prodigiosa. En lansing no he oído nunca
decir que la mezcla de las dos razas hubiera creado proble-
ma alguno. Supongo que todo el mundo lo hacía por direro,
como yo.
En sexto curso fui elegido presidente de mi clase. El primer
sorprendido fui yo. Pero ahora entiendo por qué: yo era uno
de los mejores alumnos del insituto, un fenómeno único, algo
así como un perrito rosa. Y me sentía orgulloso, no puedo
negarlo. No era todavía muy consciente de que era negro y
trataba por todos los medios de ser blanco. Por eso dedico
ahora mi vida a decirle al negro americano que pierde el
tiempo queriendo «integrarse». lo sé por experiencia, pues yo
también lo intenté con todas mis fuerzas.
«Malcolm, qué orgullosos estamos de ti», dijo la señora
Swerlin al saber que me habían elegido presidente. la noticia
corrió por el restaurante donde trabajaba. Incluso mi tutor,
que venía a verme a veces, me felicitó. Dijo que mi caso era un
perfecto ejemplo de «reforma». Tengo que reconocer que yo
le apreciaba mucho, excepto cuando quería dar a entender
que mi madre nos había abandonado.
En aquella época conocí a Ella, la hija del primer matrimo-
nio de mi padre. Vivía en Boston y vino a visitarnos.
la encontré un día al salir del instituto. Me estrechó en sus
brazos, me miró de arriba a abajo. Ella era una mujer enor-
me, quizás más que la señora Swerlin. No era simplemente
negra, sino negra como el carbón, al igual que mi padre. Por
la manera con que se sentaba, se movía, hablaba, se veía que
era una mujer que lograba siempre lo que quería. Mi padre
estaba orgulloso de ella porque había trasladado a muchos
miembros de la familia de Georgia a Boston, donde poseía
algunos bienes, a pesar de que había llegado allí con las
manos vacías. Nadie me había impresionado nunca tanto.
En el verano de 1940 tomé el autobús de Boston con mi
maleta de cartón y mi traje verde. No hacía falta que llevara
un cartel que dijera «pueblerino»: se veía demasiado. Desde
mi asiento -lo habéis adivinado- en el fondo del autobús, veía
pasar, como atontado, la América del hombre blanco.
Ella me esperaba en la terminal. Me llevó a su casa, en el
65
Harlem de Bastan, Roxbury. La sentía más cercana que a una
hermanastra, quizás porque los dos tenemos un carácter do-
minante.
Ella hacía docenas de cosas a la vez; pertenecía a no sé
cuántos clubs; era un foco de atracción de la «buena socie-
dad negra» de Bastan. En su casa conocía un centenar de
negros que hablaban como ciudadanos y me dejaban con la
boca abierta.
Aunque hubiera querido aparentar indiferencia no hubiera
podido. la gente hablaba familiarmente de Chicago, de De-
troit, de Nueva York. No podía creer que hubieran tantos
negros en el mundo, dada la cantidad que veía en Roxbury
por las noches, sobre todo los sábados. Luces de neón, night-
clubs, bares, y ¡los coches que conducían! Por las calles se
olía la cocina negra de los restaurantes, rica, grasa, tan nues-
tra. Los jukeboxes dejaban oír a Erskine Hawkins, a Duke
Ellington, a Cootie Williams, y a otros. los grandes conjuntos
de jazz actuaban todas las noches alternadamente: una noche
para los negros, la siguiente para los blancos.
Al volver a Masan me sentí incómodo, por primera vez en
mi vida, en compañía de los blancos. Entonces no me daba
cuenta, pero ahora sé que encontraba a faltar Bastan, porque
allí había descubierto, por primera vez, un mundo que era el
mío.
Un día, al entrar en el instituto, me encontré, no sé cómo,
cara a cara con el señor Ostrowski, el profesor de inglés.
Enorme, de cara sonrosada, y un espeso bigote. Con él había
tenido algunas de mis mejores notas y siempre me había
demostrado que me apreciaba. Ya he dicho antes que Os-
trowski era un «consejero» innato: daba su opinión sobre lo
que había que leer, hacer y pensar sobre todo.
Creo que aquel día llevaba buenas intenciones. Estoy se-
guro de que no quería hacerme ningún daño. Era sólo algo
propio de su naturaleza de americano blanco. Yo era uno de
sus mejores alumnos, uno de los mejores alumnos de todo el
instituto, pero mi porvenir estaba sólo «en mi sitio»: es esa
clase de porvenir que todos los blancos preveen para los
negros.
- Malcolm, me dijo, tendrías que pensar en tu porvenir.
¿Lo has hecho?
No lo había pensado nunca. No sé por qué, le dije que
66
quería ser abogado. En aquella época no había en Lansing
abogados negros que hubieran podido darme esta idea. T 0-
do lo que sabía era que un abogado no tenía que fregar
platos como yo.
El señor Ostrowski se quedó sorprendido. Sonriendo me
dijo:
- Malcolm, en la vida hay que ser ante todo realista.
Entiéndeme. Aquí todos te queremos, ya lo sabes. Pero tú eres
un nigger, y por eso tienes que ser realista. Ser abogado, no
es una ambición realista para un nigger. Deberías reflexionar
sobre todo lo que puedes ser. Tienes unas manos muy hábiles.
Todo el mundo admira tus trabajos de carpintería. ¿Por qué
no te haces carpintero? Personalmente, toda la gente te apre-
cia, no te faltaría trabajo.
Después, cuanto más pensaba en esta conversación, más
me preocupaba. Lo que más me molestó fueron los consejos
que el señor Ostrowski daba a mis compañeros de clase
-todos ellos blancos-. Animaba a los que querían seguir una
carrera por sí solos, hacer algo nuevo. Algunas chicas que-
rían ser maestras, los chicos funcionarios o veterinarios; una
chica quería ser enfermera. Todos decían que el señor Os-
trowski les animaba a que lo hicieran. Y sin embargo, ninguno
de ellos tenía tan buenas notas como yo.
Entonces me di cuenta de que, aunque no valiera mucho,
era más inteligente que la mayoría de los blancos. Pero apa-
rentemente nunca sería lo bastante inteligente (a su modo de
ver) para hacer lo que deseaba.
Fue entonces cuando empecé a cambiar, interiormente.
Evitaba a los blancos. Seguía asistiendo a clase y contestaba
cuando me hacían una pregunta, pero la clase del señor
Ostrowski se iba convirtiendo en un suplicio para mí. Antes
aparentaba no darme cuenta cuando me decían nigger¡ aho-
ra me volvía para mirar cara a cara al que me lo había dicho.
y la gente se quedaba sorprendida.
He pensado muchas veces que si el señor Ostrowski me
hubiese animado a ser abogado, hoy sería miembro de esa
burguesía negra, que ejerce profesiones liberales, frecuenta
cocktails, y se considera portavoz o líder del pueblo negro
cuando en realidad su principal preocupación es «integrarse»
y recoger las migas que los blancos le ofrecen a disgusto.
Doy gracias a Allah por haberme enviado a Boston en
67
aquel momento. Sino, hoy sería un cristiano negro con el
cerebro lavado.
Compatriota
Yo me parecía a li'l Abner 1. Masan (Michigan) estaba
escrito en mi cara. Mi cabello rojizo y rizado estaba cortado
con un estilo muy pueblerino y no usaba brillantina. Las man-
gas de mi chaqueta verde me llegaban hasta las muñecas y
los pantalones dejaban ver diez centímetros de calcetines.
Llevaba un abrigo tres cuartos de color verde claro, con el
cuello estrecho, que me había comprado en un gran almacén
de Lansing. Ella por poco se cayó al verme. Pero enseguida
reconoció que había visto llegar de Georgia a otros miem-
bros de la familia Little en peor estado que yo.
Me había preparado una habitación pequeña yacogedo-
ra en el primer piso. Cuando trabajaba en la cocina con sus
potes y cazuelas, se veía perfectamente que era una auténtica
georgiana. Era la clásica cocinera que te pone en el plato un
taco de jamón, judías verdes, guisantes negros, pescado frito,
boniatos, salsa y pan de maíz. Y cuanto más comes, más
contenta está. Yo me atracaba como si fuera a morirme al día
siguiente.
Encontré a Ella tan grande, tan negra, tan obstinada, tan
franca, tan impresionante en una palabra, como en Masan y
en Lansing. Quince días antes de mi llegada se había separa-
do de su segundo marido, el soldado Frank, que yo había
conocido el verano anterior. Me di cuenta enseguida, aunque
no se lo dije, que un hombre normal no puede convivir mucho
tiempo con una mujer así. El instinto de dominación corría por
sus venas. A mí también me dio órdenes. No quería que me
buscase un trabajo enseguida, como hacían la mayoría de
recién llegados. Ella había incitado a todos los que había
hecho venir al Norte a que disfrutaran, fueran a pasear, toma-
l. Joven campesino héroe de unas bandas que se hicieron famosas
en los EE.UU. (N.T.).
68
ron metros y autobuses para acostumbrarse a Boston antes de
empezar a trabajar, porque entonces no tendrían nunca oca-
sión de ver y conocer la ciudad en que vivían. Me prometió
que me ayudaría a encontrar un trabajo cuando yo lo quisie-
ra.
Me dediqué a pasearme por el barrio, con los ojos muy
abiertos: el barrio de Waumbeck y de Humbolt Avenue, sobre
la colina de Roxbury, parecido al Sugar Hill, donde viví des-
pués. Noté que los negros de Roxbury, barrio negro snob, no
se comportaban como los otros. Se llamaban a sí mismos los
«Cuatrocientos» y miraban por encima del hombro a los ne-
gros del ghetto, llamado «ciudad», donde vivía mi otra her-
manastra Mary.
Pensé que lo que estaba viendo en Roxbury eran los ne-
gros «bien», instruidos, importantes, en buena situación, que
vivían en casas confortables y tranquilas rodeadas de césped.
Andaban con paso seguro y orgulloso. Iban al trabajo, a la
iglesia, de visita, con mucha dignidad. Eran la versión bosto-
niana de los limpiabotas y porteros «llegados» de Lansing,
con la única diferencia de que los de Bastan eran víctimas de
un lavado de cerebro mucho más profundo. Se las daban de
ser infinitamente más «cultivados», más instruidos, «dignos» y
más ricos que sus hermanos negros del ghetto, a dos pasos de
su casa. Los pobres se morían por imitar a los blancos pen-
sando que «blanqueados» serían «mejores».
Se consideraba de la élite a toda familia que habitara en
Boston desde hacía mucho tiempo y fuera propietaria de la
casa que ocupaba. Y pertenecían a la élite, aunque para ello
tuvieran que alquilar más habitaciones de las que les eran
necesarias para poder poseer toda la casa. Los negros naci-
dos en Nueva Inglaterra despreciaban a sus vecinos que,
como Ella, habían emigrado recientemente del Sur. Y un buen
número de negros de la Colina eran como Ella: ambiciosos,
emigrantes del Sur. También había negros de las Antillas a los
que tanto los negros del Norte como los del Sur habían bauti-
zado con el nombre de «judíos negros)). Generalmente, eran
siempre los negros del Sur y los de las Antillas los que se las
arreglaban para comprarse no sólo una casa, sino también
otra para alquilarla a particulares. Los snobs del Norte eran
los que estaban menos proveídos en este sentido.
En aquella época, todos los que ejercían profesiones libe-
69
roles -maestros, pastores, enfermeras- se creían superiores a
los demás. los carteros negros, los mozos de los coches-cama
y los camareros de los vagones-restaurante parecían diplo-
máticos, andando muy dignos como si llevaran sombrero de
copa y smoking.
A mi modo de ver, de cada diez negros de la colina de
Roxbury, ocho hacían trabajos domésticos que disimulaban
detrás de frases como: «trabaja en un banco» o «está en una
compañía de seguros», como si se tratara de Rockefeller o de
Mellan, y no de porteros y camareros negros con el pelo gris
que se esforzaban en mantenerse firmes para aparentar una
mayor dignidad. «Vivo con una familia de ancianos» era el
eufemismo destinado a disimular el empleo de criada o de
cocinera en casa de los blancos, criadas y cocineras que,
cuando estaban en Roxbury, hablaban entre ellas un lenguaje
tan afectado que se hacía incomprensible. No sé cuántos
botones de cuarenta o cincuenta años bajaban todas las ma-
ñanas de la Colina, vestidos como embajadores con traje
negro y camisa blanca, para ir al centro, a la Administración,
«a las finanzas», o a su «gabinete de abogado». Todavía hoy
me aturde pensar en el número de negros que, tanto entonces
como ahora, soportan la indignidad de esta clase de autointo-
xicación.
Me paseaba por todas partes. Un día fui a la universidad
de Bastan y al día siguiente cogí el metro por primera vez.
Bajé en la estación que había más gente. Era Cambridge: me
dediqué a dar vueltas alrededor de la Universidad de Har-
vard. Había oído hablar de Harvard alguna vez, pero en
realidad no sabía nada. Si alguien me hubiese dicho aquel
día que veinte años más tarde daría una conferencia en el
fórum de la facultad de derecho no le hubiera creído.
Ella empezó a preocuparse porque nunca estaba en la
Colina, ni siquiera después de mis visitas turísticas. Yo no
quería decepcionarla, y menos preocuparla, pero iba cada
vez más a menudo, en contra de su voluntad, al ghetto negro.
Me atraía instintivamente ese universo de tiendas, apartamen-
tos y restaurantes baratos, salas de billar, bares, iglesias,
escaparates y casas de préstamo.
Esa parte de Roxbury era mucho más excitante y yo me
sentía mucho más en mi ambiente entre los negros que se-
guían siendo ellos mismos y no se daban aires de superiori-
70
dad. Aunque vivía en la Colina, no me creía, ni me he creído
nunca, «mejor» que los otros negros.
El primer mes que pasé en Bastan estaba siempre con la
boca abierta. Aquellos «mocosos» tan bien vestidos que co-
rrían por las calles y las salas de billar, visiblemente sin
empleo, me fascinaban. No podía creer que tuvieran el pelo
tan liso y brillante como los blancos. Ella me dijo que a los que
se desrizaban el pelo les llamaban ccconks». Yo no había
probado nunca ni una gota de alcohol ni fumado un cigarrillo,
y en cambio veía niños de diez o doce años que jugaban a los
dados con dinero, a las cartas, se peleaban, pedían un penny
o un nickel a los adultos para jugar a la lotería. Juraban de
mala manera y empleaban palabras de argot que yo no
entendía. Por la noche, en la cama, daba vueltas y vueltas a
todas esas palabras. En el centro, sobre todo por la noche, se
veían a veces una blanca y un negro que se paseaban abraza-
dos por la acera, parejas mixtas bebiendo por los bares, en
vez de marcharse a un rincón oscuro como en Lansing. Las
parejas mixtas del ghetto me sorprendían muchísimo.
Quería encontrar un trabajo por mí mismo para darle una
sorpresa a Ella. Una tarde entré, no sé por qué presentimien-
to, en una sala de billar que observaba desde hacía mucho
rato a través de los cristales de la calle. No tenía intención de
jugar; en realidad no lo había hecho nunca. Pero me sentía
atraído por los jóvenes que se apoyaban, con una cierta
indiferencia, sobre las mesas cubiertas de paño verde y envia-
ban las bolas a los agujeros. Algo me dijo entonces que tenía
que dirigirme al tipo que recogía las bolas y del que sabía que
se llamaba Shorty 1. Realmente, era muy bajito y tenía el pelo
liso y brillante. Un día, cuando salía del billar, me vio en la
acera y me dijo «hola, Red" 2 y yo pensé que era un tipo
simpático.
Queriendo pasar desapercibido, me deslicé, evitando a
los jugadores, hasta el fondo de la sala, donde encontré a
Shorty que se disponía a llenar una lata de conservas con ese
polvo que usan los jugadores de billar para tener las manos
secas. Shorty empezaría enseguida a burlarse de mí: «jUff!,
l. Bajito (N.T.).
2. Petirrojo (N.T.).
71
este mocoso huele a campo a veinte metros, diría riéndose.
Tiene las piernas tan largas y los pantalones tan cortos que se
le ven las rodillas, ¿y su cabeza? ¡si parece un matorrall».
Pero aquel día Shorty se contuvo la risa al verme tan
«pueblerino» cuando le pregunté dónde podía encontrar un
empleo como el suyo.
- Si te refieres al de recoger las bolas, dijo Shorty, no
conozco a nadie en los billares de por aquí que necesite
ayuda. ¿Pero quieres un empleo cualquiera?
Me preguntó qué clase de trabajos había realizado. Le
dije que había fregado platos en un restaurante de Masan
(Michigan). A Shorty por poco se le cae la lata de polvos:
- ¡No me digas! ¡De mi tierra! ¡Va también soy de Lansing!
No le dije nunca a Shorty -y él nunca lo sospechó- que
tenía diez años menos que él. Creía que teníamos la misma
edad. Al principio me sabía mal decírselo y después yo no me
acordé más. Shorty había dejado de estudiar su primer curso,
en el instituto de Lansing, había vivido con unos tíos en Detroit,
y pasado los seis últimos años en casa de un primo de Rox-
bury. Pero se acordaba perfectamente de muchas personas y
lugares de Lansing que yo le citaba, y al cabo de muy poco
tiempo parecía que nos hubiésemos criado en la misma calle.
Shorty estaba muy contento de haber encontrado un amigo y
yo también me alegraba. Había encontrado un amigo.
- Mira, esta ciudad es estupenda si te adaptas a ella, dijo
Shorty. Tú eres un muchacho de mi tierra. Vaya darte leccio-
nes de ciudadano.
Me quedé como un imbécil, sonriendo abiertamente.
- ¿No tienes nada qué hacer ahora? Entonces espérame.
Lo que me gustó enseguida de Shorty fue su franqueza.
Cuando le dije dónde vivía, dijo lo que yo esperaba que
dijese, o sea que en el ghetto nadie podía sufrir a los negros
de la Colina. Pero a su modo de ver, una hermana que me
acogía sin hacerme pagar alquiler y sin darme prisa para
encontrar un trabajo, no podía ser mala persona. El oficio de
Shorty en el billar le permitía ir viviendo y aprender a tocar el
saxofón. Unos años antes había ganado bastante dinero, y
había podido comprárselo.
- Ahora está guardado en el armario esperando la lec-
ción nocturna.
72
Shorty iba a clase «con otros tipos» y tenía intención de
formar una pequeña orquesta de jazz. «Hay mucho trigo que
moler en Roxbury», me aseguró.
Por la tarde, mientras no recogía bolas, Shorty me estuvo
hablando de los traficantes que había en la sala. Me dijo que
jugaban todos los días un dólar por lo menos. Cuando ganase
mucho dinero lo emplearía para formar su conjunto de jazz.
Me daba vergüenza decir que no había jugado nunca
dinero. Shorty me excusó. «¡Bah! Es que nunca has tenido
nada para gastar. Cuando tengas un empleo podrás empe-
zar». Me señaló con el dedo a los jugadores y a los chulos.
Algunos iban con prostitutas blancas, murmuró. «y no te vaya
engañar. A mí también me gusta ir con una por dos dólares.
Aquí pasan muchas cosas por la noche. Ya lo verás». Le dije
que ya había visto algunas. «¿Ya has ido con alguna?», me
preguntó.
Yo no tenía ninguna experiencia y mi confusión me traicio-
nó. «No te dé vergüenza, me dijo. Yo fui con algunas antes de
salir de Lansing ya sabes, aquellas preciosidades polacas que
cruzaban el puente. Aquí son casi todas italianas o irlandesas.
Pero todas las blancas son iguales: prefieren a los negros».
Shorty me estuvo presentando durante toda la tarde a los
tipos que venían al billar. «Es un compatriota mío, decía.
Busca trabajo. Si sabéis algo ... ». Todos decían que ya lo
mirarían.
A las siete llegó el otro encargado de recoger las bolas.
Shorty se fue corriendo a la clase de saxofón. Pero antes de
irse me dio los seis o siete dólares de propinas que había
hecho aquel día en piezas de cinco o de diez cenfs. «¿Tienes
algo para comer, compatriota?».
Le dije que sí, tenía dos dólares. Pero Shorty me hizo coger
tres más. «Para rellenar los bolsillos», me dijo. Abrió el estu-
che del saxofón y me lo enseñó; el cobre brillaba sobre el
terciopelo negro. «No te preocupes, compatriota, y vuelve
mañana. Alguno de esos te encontrará trabajo».
Cuando llegué a casa, Ella me dijo que un tal Shorty me
había telefoneado. Había dejado un recado diciendo que el
limpiabotas del Roseland, un baile, se iba aquella misma
noche y que yo podría ocupar su puesto.
«Pero si tú no tienes experiencia, Malcolm», me dijo Ella.
73
Me di cuenta de que no le gustaba esa clase de trabajo. Pero
a mí me daba lo mismo. Vería a las orquestas de jazz más
importantes del mundo. Esta perspectiva me cortaba la respi-
ración. Ni siquiera me esperé para cenar.
La sala estaba iluminada. En la puerta un hombre hacía
entrar a los miembros del conjunto de Benny Goodman. Le
dije que quería ver a Freddie, el limpiabotas.
- ¿Eres el nuevo? Me preguntó. Le respondí que sí y él se
rió: «Bueno, quizás tú también tendrás suerte y te comprarás
un Cadillac». Me dijo donde podía encontrar a Freddie: en el
segundo piso, en el lavabo de los hombres.
Antes de subir eché una ojeada a la sala. La pista era
inmensa. No podía creer lo que veía. Al fondo, bajo una tenue
luz de color rosa, los músicos de Benny Goodman paseaban,
hablaban, reían, preparaban sus instrumentos.
Arriba, en el lavabo de hombres, me recibió un tipo delga-
do como un hilo, de piel morena y pelo liso: «¿Eres tú el
compatriota de Shorty?». Le dije que sí. Se presentó: era
Freddie. «Es un gran tipo ese Shorty, añadió, te ha telefonea-
do porque se había enterado de que he ganado la lotería y
naturalmente supuso que iba a largarme)). Le expliqué lo que
me había dicho el portero sobre el Cadillac. Freddie se rió:
«Los blancos se mueren de envidia cuando ven que un negro
gana la lotería. Sí, les he dicho, para hacerles rabiar, que voy
a comprarme un Cadillac».
Después me dijo que le observara atentamente, pero sin
molestarle. Intentaría enseñarme el oficio antes del próximo
baile, que iba a celebrarse al cabo de pocos días.
Freddie se sentó en su taburete y empezó a darme instruc-
ciones: «Los paños y los cepillos cerca del taburete ... cada
cosa en su sitio, porque tendrás que ir muy deprisa, no hagas
nunca un gesto innecesario ... ».
Me dijo también que mientras limpiaba los zapatos tenía
que vigilar a los clientes que salían del lavabo para darles
una toalla blanca. «Hay muchos que no se acuerdan de lavar-
se las manos, y a veces hasta les da vergüenza cuando les
ofreces la toalla. En realidad lo de las toallas es lo mejor que
hay aquí. Cuesta sólo un penny lavarlas y casi siempre te dan
por lo menos un nickel de propina».
La música de abajo llegaba hasta nosotros. Yo estaba
74
como hipnotizado. «¿No has visto nunca un baile grande?»,
me preguntó Freddie. «Vete a fisgar un poco».
Había ya algunas parejas bailando bajo la luz rosa. Pero
lo que más me maravillaba era la gente que entraba. Nunca
había visto mujeres tan elegantes, jóvenes, viejas. Los blancos
compraban sus entradas y volvían a poner sus gruesos fajos
de billetes en el bolsillo; dejaban los abrigos de las señoras
en el vestuario, las cogían del brazo y las conducían a la sala.
- «Esto no es nada, muchacho, dijo Freddie. ¡Cuando bai-
lan los nuestros hay ambiente!».
Los discos de Benny Goodman parecían filtrarse por las
paredes del lavabo de hombres. Freddie me dejó que bajara
a escucharlos. Iba a cantar Peggy Lee. ¡Qué guapa estaba!
Era la gran atracción.
- «Estás todavía muy verde en según qué cosas, me dijo
Freddie. Unos te pedirán alcohol, otros marihuana. Pero no
des nunca nada hasta que estés seguro de que no son poli-
cías ... Si sabes hacerlo, puedes llegar a ganar hasta diez o
doce dólares por baile. Lo más importante es que no olvides
que en la vida uno tiene que aprovecharse de lo que puede.
¡Adios, Red!».
Volví a encontrar a Freddie un día por la noche, en el
centro. Iba al volante de un Cadillac gris perla que acababa
de comprarse.
«¡Cuántas cosas me enseñaste!», le dije, y se rió. Sabía
muy bien a qué me refería. No me había sido muy difícil
darme cuenta de que Freddie pasaba menos tiempo limpian-
do zapatos y ofreciendo toallas, que vendiendo alcohol y
marihuana y poniendo en contacto a los «primos» blancos
con las prostitutas negras. También me había dado cuenta de
que venían muchas blancas a los bailes negros. A algunas las
mandaba el chulo, otras venían con su amigo negro, otras
venían solas a probar fortuna con los negros siempre disponi-
bles y entusiastas.
Naturalmente, los negros no podían entrar en un baile
blanco. Pero los chulos de las prostitutas negras se encarga-
ban de hacerle entender al limpiabotas que podía ganarse un
suplemento pasando un número de teléfono o una dirección a
los «primos» blancos que después del baile se ponían en
busca de <<negritas».
75
La mayoría de los bailes de Roseland estaban reservados
a los blancos y todas las orquestas eran blancas. Que yo
sepa, sólo una orquesta blanca tocaba por las noches en un
baile negro, la de Charlie Barnet. Habían muy pocas orques-
tas blancas capaces de satisfacer a los negros. Pero el Chero-
kee y la Rumba del Piel Roia de Barnet les volvía locos. La sala
estaba llena hasta los topes de negras con extravagantes
vestidos y zapatos de satén, y unos peinados indescriptibles, y
hombres con trajes de última moda y conks. Todo el mundo
reía, chillaba, era como una explosión.
A veces, cerca de las ocho, los músicos venían al lavabo
de los hombres para limpiarse los zapatos antes de empezar
a trabajar. De este modo he limpiado los zapatos a Duke
Ellington, Count Basie, Lionel Hampton, Cootie Williams, Jim-
my Lunceford. Johny Hodges, el gran saxo de Duke, me debe
todavía quince cents ... Yo manejaba el paño como un rayo, al
ritmo de todos sus discos que rodaban por mi mente. Ningún
músico del mundo ha tenido nunca un limpiabotas tan «fam,
como yo.
Cuando no había mucho trabajo, bajaba un rato a ver el
baile. Los blancos bailaban como si les estuvieran dando
clases -izquierda, uno, dos; derecha, tres cuatro-- siempre los
mismos pasos como si fueran relojes. ¡Pero los negros! Nadie
hubiera podido poner reglas a sus bailes. Hacían lo que les
pasaba por la cabeza, atrapaban al vuelo cualquier pareja,
incluso blancas. Quizás mis hermanos negros me odiarían si
les dijera que muchas negras eran pisoteadas por los negros
que se lanzaban sobre las blancas. Parecía que Dios hubiese
hecho bajar algunos de sus ángeles. Pero los tiempos han
cambiado; hoy en día, esas mismas negras se lanzarían sobre
los hombres de color, y las blancas lo mismo.
Algunas parejas se soltaban, improvisaban pasos y movi-
mientos. Era algo increíble. Aunque no había bailado nunca,
sentía el ritmo en mis venas.
«¡Es la hora del espectáculo!>, gritaba la gente hacia el
final de la noche. Entonces las parejas más salvajes se queda-
ban en la pista, las chicas se ponían zapatillas de tenis, la
orquesta tocaba, y los demás formaban un círculo, aclamán-
doles, y tocando palmas, alrededor de las parejas en compe-
tición que ocupaban sólo la cuarta parte de la pista. Entre los
76
espectadores,' la orquesta y los que bailaban, el Roseland
parecía un barco a punto de hundirse. los proyectores rosas,
después amarillos, verdes, azules, seguían a las parejas que
bailaban el Iindy-hop como locos. la orquesta iba tocando
hasta que, agotadas y bañadas en sudor, las parejas iban
cayendo una después de otra fuera de la pista.
A veces me quedaba cerca de la puerta, bailando solo,
con mi chaqueta gris y el cepillo en el bolsillo. El gerente venía
entonces a buscarme porque los clientes estaban esperándo-
me arriba.
No sé cuándo empecé a beber y fumar marihuana. Era la
época en que salía con Shorty y sus compañeros por la noche,
jugábamos a los dados, a las cartas, apostaba cada día el
dólar que ganaba. Seguía siendo un pueblerino, pero mis
compañeros me aceptaron. Pasábamos muchas noches jun-
tos, generalmente en casa de alguna chica. La marihuana nos
daba la impresión de estar flotando, el whisky nos quemaba
el estómago. Todo el mundo sabía que tenía que crecerme un
poco el pelo para que Shorty pudiera hacerme un conk. Un
día dije que ya había ahorrado la mitad del dinero que nece-
sitaba para comprarme un zoot 1.
- «¿Ahorrado? (Shorty no podía creerlo). Oye compatrio-
ta, ¿tú no has oído hablar del crédito?».
y me ordenó que fuera al día siguiente a primera hora a
ver a un sastre amigo suyo. Este me tomó medidas y me
enseñó un traje maravilloso: pantalón azul cielo muy ancho en
las rodillas y estrecho en los tobillos, y una chaqueta larga
entallada.
El dependiente me aconsejó un sombrero y lo compré. Era
azul, con una pluma en la cinta. En el almacén me hicieron un
regalo: una cadena de reloj muy larga, chapada en oro, que
salía por debajo del dobladillo de la chaqueta. El sistema de
crédito me había conquistado para siempre.
Hice la prueba con Ella. «Tenía que ocurrin" dijo. Me hice
tres fotos de un tono sepia, a veinticinco cents cada una¡ en
una pose de lo más moderno, sombrero inclinado, rodillas
juntas, pies separados, y los dos índices señalando el suelo.
De esta manera, la chaqueta larga, la cadena y los pantalo-
1. Traje de hombre, muy vistoso.
77
nes Punjab quedaban mucho más espectaculares. Les dediqué
una foto a mis hermanos de Lansing, le di una a Ella y otra a
Shorty que se emocionó muchísimo. Lo noté por el tono en que
dijo: «Gracias, compatriota». Pero el no manifestar las emo-
ciones formaba parte de nuestro código.
Shorty decidió poco después que ya tenía el pelo bastante
largo para desrizarlo. Me había prometido que me enseñaría
como se hacía un conk en su casa en vez de ir a pagar tres o
cuatro dólares al barbero.
Me hizo una lista de los ingredientes que tenía que com-
prar: dos latas de sosa caústica, dos huevos y dos patatas de
tamaño medio. En el drugstore que había cerca del billar pedí
un bote de vaselina, un trozo de jabón, un peine grande y otro
pequeño, un tubo de caucho y un grifo de ducha metálico, un
delantal de caucho y un par de guantes.
- «¿Es la primera vez que te haces un conk?», me pregun-
tó el dependiente.
- «¡Exacto">, le respondí, muy orgulloso.
Shorty me instaló en el apartamento donde él vivía en
ausencia de su primo. «Mírame bien», dijo.
Peló las patatas, las cortó a trocitos pequeños y los puso en
un gran pote de cristal, después los revolvió con una cuchara
de madera y añadió la sosa cáustica hasta que el pote estuvo
medio lleno. «No utilices nunca una cuchara de metal, dijo.
Con la sosa se pondría negra».
Shorty añadió dos huevos a esa mezcla gelatinosa y almi-
donada y se puso a batirlos muy deprisa. El congo/ene se
volvió amarillo pálido. «Toca el pote», me dijo; puse la mano
y la retiré enseguida. «Tienes razón, quema. Es la sosa. Cuan-
do te lo ponga en la cabeza te quemará muchísimo, pero
cuanto más aguantes, más liso te quedará el pelo».
Me dijo que me sentara, me ató el delantal del caucho
alrededor del cuello y me peinó. Después me dio un masaje
de vaselina para que penetrara por el cuero cabelludo. Me
untó las orejas, la nunca y la frente. «Cuando te enjuague el
pelo, no te olvides de decirme si te quema todavía por algún
sitio». Se lavó las manos, se puso los guantes de caucho y se
ató el delantal, también de caucho.
«Si el congo/ene no se va te hará una quemadura en la
cabeza».
78
Cuando Shorty empezó a aplicarme el congo/ene sentí
sólo un calor agradable. Poco después la cabeza me ardía.
Apreté los dientes y me cogí con todas mis fuerzas a los
bordes de la mesa de la cocina. Tenía la impresión de que el
peine me arrancaba la piel.
Me lloraban los ojos, se me tapaba la nariz. No podía
más. Me arrojé sobre el lavabo. A Shorty le llamé de todo. Por
fin abrió la ducha y me enjabonó la cabeza. Hacía espuma,
me aclaraba, con el agua cada vez un poco más fría. Esto me
alivió mucho.
- ¿Te quema todavía?
- No, le respondí, casi sin poder articular. Las rodillas me
temblaban.
- Ve a sentarte entonces. Creo que ya está.
Shorty cogió una toalla y empezó a secarme, friccionándo-
me muy fuerte. La cabeza volvía a quemarme. «Despacio»
grité.
- La primera vez es la más dolorosa. Pero te acostumbra-
rás pronto. Te está muy bien, compatriota. Tienes un buen
conk.
Vi en el espejo los mechones suaves y húmedos que me
caían. La cabeza me quemaba todavía, pero no mucho. Me
puso la toalla sobre la espalda y empezó a untarme el pelo
con vaselina.
Me peinó hacia atrás, primero con el peine grueso y des-
pués con el fino.
Después me cortó el pelo a navaja, muy suavemente, em-
pezando por la nuca y por los lados. Me dejó «patillas».
Mi primera mirada en el espejo bastó para compensar
todo lo que había sufrido. Había visto conks que no estaban
nada mal, pero cuando se ve sobre la propia cabeza, el
efecto es mucho mayor.
Shorty estaba de pie detrás mío; nos sonreímos, los dos
sudábamos a chorros. Noté sobre mi cráneo un casco espeso,
brillante, de cabellos rojos -auténticamente rojos-lisos como
los de un blanco.
¡Qué ridículo era! Admiraba en el espejo a un negro con
cabellos «blancos». Me juré que no tendría nunca más el pelo
rizado, y efectivamente me lo desricé durante muchos años.
79
Acababa de dar el primer paso hacia la degradación de
mí mismo. Me había unido a esa multitud de negros de Améri-
ca, que a base de lavados de cerebro acaban creyendo que
los negros son «inferiores» -y los blancos «superiores»- hasta
tal punto que no vacilan en mutilar y profanar los cuerpos que
Dios les ha dado para parecer «guapos» a los ojos de los
blancos.
Mirad a vuestro alrededor en cualquier ciudad, grande o
pequeña, desde el drugstore hasta el salón «integrado» del
Waldorf Astoria, y veréis todavía negros desrizados. Y muje-
res negras con pelucas verdes, rosas, violetas, rojas o rubio
platino, ridículas como títeres de vaudeville. Y os preguntaréis
si los negros han perdido la cabeza, el contacto con sí mis-
mos.
Veréis que se desrizan el pelo muchos, muchos negros,
pertenecientes a las clases «superiores» y -me sabe mal de-
cirio- muchos artistas. Una de las razones por las que siempre
he admirado a lionel Hampton y Sydney Poitier, es que han
conservado su pelo natural aún siendo figuras de primera
categoría. Admiro a los negros que no se han desrizado
nunca el pelo o que han sabido renunciar a hacerlo, como yo
hice finalmente.
No sé qué conk es más vergonzoso: el que desfigura a los
«grandes» o pequeños burgueses negros que tendrían que
estar por encima de todo esto; o el de los más miserables, los
más humillados, los más ignorantes. Pienso ahora en el negro
del gheto, el del S.M.I.G., que yo era cuando me hice el primer
conk. Es generalmente un pobre imbécil que lleva un pañuelo
en la cabeza para que su conk dure más. Sólo lo expone en
las grandes ocasiones para demostrar que va a la moda. Pero
no he oído nunca hablar bien de los conks a ninguna mujer,
blanca o negra. Por otra parte, no entiendo cómo una mujer
negra, orgullosa de su raza, podría pasearse por la calle con
un negro con el cabello desrizado: el conk es el emblema de
su vergüenza de ser negro. Y lo digo por experiencia.
80
Sophia
Shorty me llevaba muchas veces a las parfies de su cuadri-
lla. La luz era suave, la música también, y todo el mundo
estaba borracho. Conocí chicas preciosas, como el vino de
Mayo, y chicos a los que nada podía asombrar.
Como los cientos de miles de pueblerinos negros que ha-
bían llegado antes que yo al ghetto negro del Norte, y los que
llegaron después, empecé enseguida a hablar «argot» como
si hubiera nacido allí, y me disfracé a la última moda: traje de
((zoof», conk ... alcohol y marihuana. Hacía todo eso para
disimular que era de pueblo. Pero me quedaba todavía una
tara secreta: no sabía bailar.
No recuerdo cuándo empecé a hacerlo. El baile era la
principal distracción de todas las parfies y me estrené en ellas.
Entre el alcohol y la marihuana que me hacían rodar la cabe-
za y aquella música delirante que sonaba en los tocadiscos,
se despertó en mí la herencia africana que llevaba dentro.
Recuerdo una party en la que todo el mundo bailaba menos
yo. Una chica se precipitó sobre mí -muchas veces eran ellas
quienes tomaban la iniciativa- y me encontré de pronto en la
pista, entre parejas que se retorcían. No tardé mucho en
entrar en el juego. Mi instinto africano reprimido se liberó
como si alguien hubiera apretado un botón. IV de qué mane-
ra!
Como había vivido mucho tiempo en el medio ambiente
blanco de Masan, pensaba que para bailar había que apren-
der una serie de pasos en un cierto orden, como los blancos.
Pero allí, entre los míos, que desconocían todas esas inhibi-
ciones, descubrí que el baile consistía en dejar que los pies,
las manos, y el cuerpo hicieran espontáneamente los gestos
sugeridos por la música.
Desde entonces fui a todas las porties -yo mismo me invi-
taba si era preciso- y bailaba ellindy-hop hasta caer rendido.
Siempre he tenido facilidad para aprender cosas nuevas.
Recuperé de tal modo el tiempo perdido que luego eran las
mismas chicas quienes me reclamaban. Las hacía cansar mu-
cho pero era lo que ellas querían.
No podía estarme quieto en el lavabo de hombres del
Roseland. El trapo de limpiar los zapatos se movía al ritmo de
81
las grandes orquestas que tocaban en la pista. Mis clientes se
divertían, sobre todo los blancos, cuando me veían marcar
pasos de baile con los pies. Los blancos creen, con razón, que
los negros son unos bailarines innatos, incluso los niños. Ex-
cepto algunos negros de hoy en día que están tan «integra-
dos», como yo lo estuve, que reprimen todos sus instintos.
¿Habéis visto esos muñecos mecánicos que bailan cuando les
dan cuerda? Pues bien, yo era uno de esos muñecos.
Estuve muy poco tiempo trabajando en el Roseland. Le
expliqué a Ella que no podía bailar y limpiar zapatos a la vez.
Ella se rió. Estaba contenta, porque no le gustaba verme
haciendo un trabajo de subalterno.
Al día siguiente de dejar el Roseland, fui muy temprano al
sastre. El dependiente verificó mis cuentas y descubrió que
únicamente había dejado de pagar una mensualidad. Era un
deudor de primera clase. Le dije que ya no trabajaba, pero se
fió de mí. Si me hacía falta, podía suspender los pagos duran-
te algún tiempo.
Esta vez examiné con atención todos los trajes de mi talla.
Acabé escogiendo un segundo «zoot»: gris tiburón, con una
chaqueta larga y unos pantalones muy anchos en las rodillas y
tan estrechos en los tobillos que tenía que sacarme los zapa-
tos para ponérmelos. El sastre me hizo comprar también una
camisa, un sombrero, unos zapatos de moda: naranja oscuro,
con la suela muy fina y la punta cuadrada. El total ascendía a
unos setenta u ochenta dólares.
Aquel era mi día y fui a hacerme mi primer conk a una
barbería. Como Shorty había previsto, esta vez sufrí mucho
menos.
Aquella noche me las arreglé para llegar al Roseland en el
momento en que había más gente. Actuaba Lionel Hampton,
era un baile para negros exclusivamente. Noté que todos
observaban mi traje y que las mujeres se fijaban en mí. Subí
un momento al lavabo para beber un trago de la botella que
llevaba en el bolsillo del abrigo. Encontré a mi sustituto, un
negro asustado, con cara de hambre, que acababa de llegar
de Kansas City. Al reconocerme, se quedó mirándome, sin
poder disimular su admiración. Le dije que él también apren-
dería pronto.
La orquesta de Hampton había empezado ya a tocar cuan-
do bajé la pista estaba ya llena de gente. Bailaban el lindy-
82
hopo Saqué a una chica a la que no había visto nunca. Era
formidable.
Enseguida entré en acción y empecé a sacar a bailar a los
cientos de chicas libres que esperaban al borde de la pista y
que casi todas bailaban muy bien. En esos momentos perdía
el control de mí mismo. las chicas giraban tan deprisa entre
mis brazos que les crujían las faldas. las hacía dar vueltas
sobre mis caderas, sobre mi espalda, las levantaba en el aire,
negras, morenas, amarillas, e incluso algunas blancas. Tenía
sólo dieciséis años, pero era tan alto que aparentaba veintiu-
no .. Y además era muy fuerte para mi edad.
En Roxbury, como en cualquier ghetto negro americano de
aquella época, tener una amante blanca que no fuese prosti-
tuta reconocida era un «signo exterior de riqueza» de primer
orden, al menos para el negro medio. Y la que estaba delante
mío, mirándome, era tan guapa que parecía imposible. El
cabello le caía por la espalda, estaba muy bien hecha, y el
vestido debía ser muy caro.
lIamémosla Sophia. No bailaba muy bien según los crite-
rios negros, pero a mí me daba lo mismo. las demás parejas
nos observaban. le dije que bailaba muy bien y le pregunté
dónde había aprendido. Intenté comprender qué estaba ha-
ciendo allí. la mayoría de blancas venían a los bailes negros
por las razones que ya sabéis, pero chicas como ésa se veían
pocas.
Sus respuestas eran ambiguas. Pero mientras bailábamos
decidimos ir a dar una vuelta en su coche. ¡Estaba de suerte!
Ella sabía muy bien a dónde iba. A la salida de Bastan tomó
una pequeña carretera, después un camino desierto. lo apa-
gó todo, excepto la radio.
Durante los siete meses siguientes, Sophia vino a buscarme
a la ciudad. Yo la llevaba a bailar y recorríamos todos los
bares de Roxbury. A veces era ya de día cuando me dejaba en
casa de Ella.
la exhibía por todas partes. los negros la adoraban. Y
parecía que ella quería a todos los negros. Salíamos juntos
dos o tres veces a la semana. Sophia admitía que también
salía con blancos «para guardar las apariencias». Pero me
juró que no había ningún blanco que le interesase de verdad.
Me he preguntado muchas veces: ¿Por qué se acercó a mí
83
con tanto ímpetu la primera noche? ¿Por la experiencia que
había tenido con algún otro negro? Pero nunca se lo pregunté
y ella tampoco me lo dijo. Vale más no preguntar a una mujer
sobre los hombres que ha habido en su vida: o miente, y no
adelantáis nada con ello; u os dice la verdad, y entonces os
dáis cuenta de que hubiera sido mejor ignorarlo.
Sea como sea, parecía que estaba loca por mí. Cada vez
veía menos a Shorty. Cuando le encontré con la cuadrilla me
reprochó: «Vaya, yo le saqué la tiña del pelo a ese puebleri-
no, y ahora tiene una querida de Beacon Hill». Pero como
todo el mundo sabía que era Shorty quien me había «espabi-
lado», el hecho de que yo tuviera a Sophia le daba importan-
cia. Cuando se la presenté, ella le dio un gran beso fraternal.
Shorty no salía de su asombro. El sólo había ido con prostitu-
tas blancas o con algunas sencillas obreras que deseaban
tener una aventura con los negros.
Desde que salía con Sophia había mejorado mi standing
en Roxbury. Antes era sólo uno más, con mi conk y mi zool.
Pero ahora que iba a los bares y los clubs con la chica más
guapa que jamás había puesto los pies allí, y que además me
daba dinero para gastar, hasta los traficantes negros y los
gerentes de clubs, los jugadores y los «banqueros» me gol-
peaban la espalda, nos invitaban a beber y me llamaban
«Red». Naturalmente, yo sabía el motivo de tanta amabilidad
como sabía mi propio nombre: todos querían quitarme a mi
preciosa blanca.
Poco después de mi primer encuentro con Sophia, Ella
descubrió el juego. Una mañana estaba mirando por la venta-
na cuando salí del coche de Sophia. No es de extrañar que
desde entonces empezase a llamarme víbora.
Sophia me dio dinero para que compartiese el apartamen-
to de Shorty. Me fui del «drugstore» y encontré enseguida otro
empleo en el Parker House. llevaba una chaqueta blanca
almidonada y tenía que llevar las bandejas que los camareros
llenaban de vajilla sucia a la cocina.
Unas semanas más tarde, un domingo por la mañana,
llegué tan tarde que pensé que me despedirían. Pero el equi-
po de cocina estaba demasiado excitado para darse cuenta:
los aviones japoneses habían bombardeado Pearl Harbar.
84
«Detroit Red»
Cada día me jugaba las propinas -unos quince o veinte
dólares- y soñaba en lo que haría cuando ganase.
Veía gente que se pegaban la gran vida cuando ganaban.
No me refiero a los que tenían siempre dinero, sino a la clase
trabajadora que a no ser por eso no se verían nunca en los
bares, y que habían ganado lo suficiente para dejar de traba-
jar para los blancos del centro. Casi siempre se compraban
un Cadillac, y a veces invitaban a sus amigos a beber y comer
bistecs durante dos o tres días. Les juntaba dos mesas para
que comiesen y ellos me daban dos o tres dólares de propina
cada vez que me veían aparecer con la bandeja.
Todos los días, excepto los domingos, había cientos de
miles de negros de Nueva York jugando desde un penny hasta
sumas de tres unidades. Para ganar había que acertar las tres
últimas cifras de la cantidad de los asuntos exteriores e inte-
riores, que se publicaba en la Bolsa y se imprimía cada día en
los periódicos.
Algunos jugaban todo el año al mismo número. Otros
guardaban las listas de los números que habían salido en
años anteriores; calculaban las posibilidades de que volvie-
ran a salir estos números, o inventaban otros sistemas. Otros
jugaban según lo que les pasaba por la cabeza: el número de
la matrícula de un coche que pasaba, cifras inscritas en car-
tas, en telegramas, en facturas de la lavandería, o en cual-
quier sitio. Por un dólar se vendían libros especializados que
sugerían números soñados.
El Bar del Paraíso me fascinaba. No había nada más
instructivo en todo Harlem. Les caí en gracia a los hombres de
negocios negros, sabían que era todavía bastante ingenuo y
querían «poner a Red en el buen camino». Me señalaban
discretamente, con un guiño, los inspectores de paisano. Para
un traficante, era elemental conocerles, y poco a poco fui
aprendiendo a adivinar la presencia de un policía. Las reglas
del oficio eran: no confiar en nadie, excepto en los amigos
más íntimos, que había que escoger a conciencia.
En el Bar del Paraíso necesitábamos estar todos juntos,
unidos los unos a los otros, para encontrar una seguridad, un
poco de calor, y confort. Nosotros, que hubiéramos podido
85
explorar el espacio, curar el cáncer, crear industrias, éramos,
sin saberlo, las víctimas negras del sistema.
Pero el Bar del Paraíso no era un nido de criminales:
insisto en este punto. El universo de traficantes me fascinaba.
Pero en realidad, el bar era uno de los sitios más respetables
de Harlem, al menos de noche. La policía de Nueva York lo
recomendaba a los blancos que buscaban un sitio de Harlem
«sin peligro».
Un cincuenta por ciento de los habitantes de Harlem vivían
en habitaciones alquiladas. Yo estaba en una casa inmensa
de Saint Nicholas Avenue. Era uno de los pocos hombres que
vivían allí. La guerra estaba en pleno apogeo. No se podía
poner la radio sin oír hablar de Guadalcanal o de Africa del
Norte. Muchas de las inquilinas eran prostitutas. Algunas ha-
cían contrabando, otras eran miembros de una banda de
ladrones, vendedoras de drogas, y creo que la mayoría de
ellas se drogaban. En Harlem, casi todo el mundo se veía
obligado a hacer contrabando para sobrevivir y casi todos
necesitaban olvidar lo que tenían que hacer para sobrevivir.
En aquella casa aprendí más cosas sobre las mujeres que
en ninguna otra parte. Desde el punto de vista moral, aquellas
prostitutas valían mucho más que algunas hipócritas que se-
ducen a más hombres, por puro placer, que las mismas profe-
sionales. Y me refiero tanto a las negras como a las blancas.
¡Cuántas negras rivalizaban, en este aspecto, con las blancas
de aquellos tiempos de guerra! Mientras sus maridos estaban
luchando al otro lado del mar, ellas se acostaban con otros
hombres y hasta les daban el dinero de sus maridos. Y cuántas
mujeres, que ante todo pretendían ser esposas y madres, iban
detrás de los hombres como las prostitutas, aun viviendo con
su marido y con sus hijos.
Aprendí los vicios de los blancos de una fuente segura: sus
propias mujeres. A medida que me hundía en el mal, podía
ver con mis propios ojos la moralidad blanca. Yo mismo
ayudaba a los blancos, para ganarme la vida, a satisfacer sus
gustos más extraños.
Al vivir en la misma casa que las prostitutas, llegué a
acostumbrarme a ver entrar y salir blancos y negros, de día y
de noche. Pero la hora clave era entre las seis y las siete y
media de la mañana. Todos los hombres salían corriendo y,
hacia las nueve, yo era el único que quedaba en la casa.
86
Estos hombres tan madrugadores eran los maridos que
salían de sus casas temprano para poder pasar por la Saint
Nicholas Avenue antes de ir a trabajar. Naturalmente, no
venían cada día los mismos, pero siempre venían muchos.
Incluso habían algunos blancos que llegaban en taxi del cen-
tro de la ciudad.
Las responsables de este movimiento matinal eran las es-
posas dominadoras que a base de quejarse o de pedir dema-
siado acababan castrando psicológicamente a sus maridos.
Esas mujeres eran tan desagradables y ponían tan nerviosos a
sus maridos que les hacían perder la satisfacción de ser hom-
bres. Para librarse de la atmósfera tensa que se creaba en su
casa y no quedar ridiculizados por su propia mujer, se levan-
taban todos un poco más temprano y venían en busca de las
prostitutas.
Estas conocían bien a los hombres: era su oficio. Me de-
cían que después de los treinta años, la mayoría hacen el
amor únicamente para satisfacer su amor propio, y al no
comprender esta necesidad las esposas hieren cruelmente al
amor propio de sus maridos. En brazos de una prostituta, el
menos viril de los hombres se cree un tipo extraordinario. Y
ésta era la explicación de lo que pasaba por las mañanas en
mi casa. La mayoría de mujeres podrían conservar a sus
maridos si se dieran cuenta de que, ante todo, ellos necesitan
ser hombres.
Las prostitutas no me ocultaban nada. Me explicaban co-
sas muy curiosas sobre las diferencias entre negros y blancos.
¡Qué perversidades! (Yo pensaba que me las sabía todas,
pero descubrí muchas más cuando hice de guía a los blan-
cos). El pequeño italiano al que llamaban «Diez dólares al
minuto» hacía reír a toda la casa. Cada mediodía, sin falta,
salía de su restaurante situado en una cava y subía a casa de
una prostituta. Lo más curioso es que no se quedaba nunca
más de dos minutos, y se dejaba cada vez veinte dólares.
Según las prostitutas, era muy fácil hacer perder el juicio a
la mayoría de los hombres. Los pobres se quejaban cada día
de tener que aguantar los sermones de sus esposas, que
tenían de todo y no les faltaba nada. Las prostitutas decían
que muchos hombres tendrían que saber lo que sabe cual-
quier chulo: el hombre tiene que mimar de verlo en cuando a
su mujer para demostrarle que la quiere, pero después tiene
87
que mantenerse duro. Las mujeres más difíciles dicen que
prefieren a los hombres así: todas las mujeres son, por natu-
raleza, frágiles y débiles; se sienten atraídas por los hombres
fuertes.
Contrabandista
No recuerdo bien qué clase de contrabando hice en Har-
lem durante los dos años siguientes. Empecé vendiendo ma-
rihuana en los trenes en una sala reservada para ellos en el
sótano de Grand Central Station. Se jugaba al pocker y al
black ;ack durante las veinticuatro horas del día. A veces se
perdían hasta quinientos dólares. Un día estábamos jugando
al black ;ack y un viejo cocinero del vagón restaurante hizo
trampas al repartir las cartas. Le puse mi revólver debajo de
sus narices.
Cuando volví a la mesa de juego, tuve una especie de
presentimiento. Me colgué el revólver del cinturón en mitad de
la espalda. En efecto, alguien se había chivado. Dos enormes
policías irlandeses, unas verdaderas cabezas de buey, se
presentaron enseguida y me detuvieron. Pero no encontraron
el revólver que yo había escondido en un sitio poco común.
Los polis me dijeron que no volviera a poner los pies en
Grand Central Station si no era con un billete en el bolsillo.
Sabía perfectamente que al día siguiente todas las oficinas de
personal de los ferrocarriles tendrían mis señas. Por lo tanto,
aquél era mi último empleo ferroviario.
Me encontré con otros mil contrabandistas por las calles
de Harlem. Ya no podía vender marihuana: los inspectores de
la brigada de estupefacientes me conocían demasiado. Yo
era un contrabandista auténtico, sin instrucción, inepto para
toda actividad honorable, y con la suficiente experiencia y
astucia para componérmelas solo y aprovecharme de cual-
quier circunstancia que se me presentase. Al menos, tal era mi
convicción.
Durante los seis o siete meses siguientes me dediqué al
robo y a los golpes de mano. Todos de poca importancia.
Siempre fuera de Nueva York, pero no muy lejos. Y no me
cogían nunca. Me ponía en forma, tal como lo hacen los
88
profesionales, con fuertes dosis de droga. Empecé con la
cocaína que me había recomendado un tal Sammy.
Mi uniforme de calle, si es que puedo llamarlo así, era
normalmente un revólver automótico, un 25 de color azul
acero, tan pequeño y tan plano que no se notaba. Pero para el
trabajo prefería un 32, un 38 ó un 45. Así fue como vi aquellos
rostros que palidecían y aquellas bocas que se abrían. Cuan-
do hablaba, la gente parecía escucharme como si estuviera
muy lejos de allí y hacían todo lo que les decía.
Me drogaba entre golpe y golpe para no ponerme nervio-
so.
Un día que trabajaba con Sammy pasé un buen susto.
Alguien debía habernos visto. Estábamos a punto de salir a
todo correr cuando oímos las sirenas. Nos pusimos a andar a
paso normal. Un coche de la policía frenó en seco. Yo me
acerqué y les pregunté por una dirección. Como ellos pensa-
ban que éramos nosotros quienes íbamos a informarles, nos
soltaron cuatro palabrotas y se fueron corriendo. No les pasó
por la cabeza que unos negros pudieran hacerles una jugada
parecida. Nos creían demasiado tontos.
Me vestía en los mejores sastres, esos de treinta y cinco a
cincuenta dólares. Mi norma era no robar más de lo que
necesitaba para vivir. Preguntad a cualquier contrabandista
del oficio: os dirá que la avaricia lleva diredamente a la
cárcel. Tenía una lista de sitios y situaciones vulnerables en la
cabeza y sólo daba el golpe cuando disminuía mi fajo de
billetes. Nunca antes.
El problema racial de Harlem se agudizaba cada vez más
en aquellos años de guerra. La tensión había llegado al límite.
Los viejos decían que Harlem no había estado así desde el
motín de 1935. En aquella ocasión los negros habían sido
excitados por los comerciantes blancos que hacían el gran
negocio en Harlem y se negaban a contratar a los negros.
Durante la Segunda Guerra Mundial, La Guardia, alcalde
de Nueva York, hizo cerrar el Savoy. Según decían en Harlem,
quería impedir con esto que los negros bailasen con blancas.
Pero nadie obligaba a las blancas a que vinieran. Adam
Clayton Powell 1 convirtió esta historia en un caballo de bata-
1. Pastor negro escogido por Harlem en la Cámara de Representan-
tes de Washington (N.T.).
89
110. Había luchado victoriosamente contra la Compañía Edi-
son y la Compañía de Teléfonos de Nueva Vork obligándoles
a contratar negros. Había participado también en la lucha
contra la segregación en la marina y en el ejército america-
nos. Pero esta vez fue vencido. El Savoy permaneció cerrado
durante mucho tiempo. Powell era uno de esos «liberales» del
Norte que no consiguieron que los negros se acercasen a los
blancos.
Un día corrieron rumores de que, en el Braddock Hotel,
unos policías blancos habían disparado a un soldado negro.
VA bajaba por la Saint Nicholas Avenue cuando vi una multi-
tud de negros que corrían hacia la 125th Street. Algunos
llevaban muchos paquetes. Un tal Shorty Henderson me expli-
có lo que había pasado: los negros rompían los cristales de
los almacenes y se apoderaban de todo lo que les caía en las
manos, de todo lo que podían llevarse -muebles, comida,
joyas, vestidos, whisky-. Al cabo de una hora, toda la policía
de Nueva Vork ocupaba Harlem. La Guardia y el difunto
Walter White, secretario por aquel entonces de la
N.A.A.C.P. 1, llegaron en un coche de bomberos provisto de
un altavoz. Exhortaban a los negros furiosos, que chillaban y
corrían en todas direcciones, a que volvieran a sus casas.
Hace poco encontré a Shorty Henderson en la Séptima
Avenida. Nos reímos mucho pensando en el tipo al que había-
mos bautizado con el nombre de «Pie Izquierdo». El día del
motín había entrado en una tienda de zapatos de señora, y
entre aquella confusión, había cogido cinco zapatos, ¡todos
del pie izquierdo! Nos reímos también pensando en el chinito
asustado que había puesto un letrero en la puerta de su
restaurante que decía: «Vo también soy de color». Nadie le
molestó, al contrario. Su letrero había hecho reír a todo el
mundo.
Después del motín las cosas se pusieron muy difíciles. Fue
una época muy dura para los que vivían del Harlem nocturno,
y para los que sacaban sus recursos de los blancos. Durante
los años 1920, el dinero de los blancos manaba a raudales.
Después llegaba gota a gota. Con el motín, el grifo se cerró
del todo.
1. Asociación nacional para el Progreso de los negros. (N.T.).
90
Hoy en día hay muy pocos blancos que visiten Harlem. Hay
quizás algunas decenas que vienen a bailar el twist, el frug, el
wafusi y otros bailes de moda al Bar del Paraíso. Pero la
mayoría de los blancos tienen miedo de venir o Harlem, y con
razón. La vida en Harlem ya no es lo que era, ni siquiera para
los negros. Los que tienen un poco de dinero lo invierten en
algún local del centro de Manhattan, donde tiempo atrás
hubieran sido atrapados por la policía. Esto es la «integra-
ción». ¡Qué hipocresía! Antes de que un Creso blanco tenga
tiempo de abrir un nuevo hotel de lujo en un rascacielos, los
negros, que no tienen donde caerse muertos, caen en lo locu-
ra de la «integración» y alquilan el hotel para sus «bailes» y
sus «congresos».
Los cosos se habían puesto ton difíciles que los contraban-
distas se vieron obligados a trabajar honestamente y las pros-
titutas tuvieron que hacer de criadas o de mujeres de la lim-
pieza y limpiar despachos por la noche. Los chulos estaban
tan mal que mi amigo Sammy tuvo que unirse a mí. Habíamos
escogido un sitio considerado como inatacable. Ya que es
precisamente en esos sitios donde los guardias acaban por
confiarse y entonces es fócil dar el golpe.
Nos encontrábamos en pleno trabajo cuando una bala
alcanzó a Sammy. Tuvimos el tiempo justo para escaparnos.
Por suerte, Sammy no estaba gravemente herido. Nos separa-
mos: es lo más prudente en estos casos.
Fui o coso de Sammy antes de que amaneciera. Su nueva
amante estaba allí, una negra española, muy guapa pero muy
excitada. Lloraba y explicaba no sé cuántos historias a causa
de Sammy. Se tiró sobre mí chillando y con los uñas por
delante. Sabía que habíamos dado el golpe juntos. La aparté
de mí. No comprendía cómo Sammy no le ordenaba que se
estuviera quieta, pero entonces me di cuenta ... vi de reojo
cómo Sammy cogía su fusil.
Esta reacción de Sammy ante la corrección que le ad-
ministraba a su amante (a pesar de todo, él y yo éramos
amigos íntimos) fue la única flaqueza que le he conocido. La
mujer empezó a chillar y se lanzó sobre él. Sabía muy bien
que cuando un hombre apunta a su mejor amigo con un fusil
es que ya no puede dominarse y va a disparar. Le entretuvo el
tiempo suficiente para que yo me apartara. Sammy me persi-
guió unos cien metros.
91
Con mi reputación podía entrar fácilmente én el tráfico de
los números de lotería, el único con el que no se corría peligro
en Harlem. Mi nuevo patrón había prestado un servicio a un
gangster blanco quien, a cambio, le había ofrecido un empleo
de «banquero» durante seis meses en el Bronx. los gangsters
blancos organizaban el tráfico por zonas. Tal zona se atribuía
a tal «banquero)) durante un tiempo determinado.
Mi trabajo consistía en atravesar el puente George Was-
hington en autobús y darle una bolsa llena de fichas con los
números de las apuestas a un tipo que estaba esperándome al
otro lado. Na nos decíamos nunca nada. Yo atravesaba la
calle y volvía a tomar el autobús en sentido contrario. Nunca
he sabido quién era aquel tipo, ni quién se quedaba el dinero.
los contrabandistas no hacen preguntas.
la mujer de mi patrón me admiraba con su sentido para
los negocios. Cuando tenía tiempo y ganas, me explicaba
muchas cosas. Me hablaba de los «convenios)), de los sobor-
nos distribuidos a los funcionarios, a policías novatos, a los
abogados ilegales, de la corrupción en los más altos rangos
de la policía y la política. Sabía por experiencia que el crimen
no existe sino en la medida en que la ley colabora con él. Me
enseñó que, en toda institución americana, social, política,
económica, el criminal, el agente de la ley y el político son
compañeros inseparables.
Fue entonces cuando cambié de apostador. Había estado
con el viejo desde la época en que trabajaba en Smal/'s
Paradise. le fastidiaba perder a un gran jugador como yo,
pero comprendía mi deseo de jugar con alguien de mi propia
cuadrilla. Así empecé a hacer mis apuestas con un tal Archie
de las Antillas, uno de los peores negros de Harlem.
Archie había salido de la cárcel de Sing-Sing poco antes
de mi llegada a Harlem. Pero la mujer de mi patrón no le
había contratado únicamente porque ya le conocía. Archie
tenía una memoria fotográfica; era un as de las apuestas. No
anotaba nunca los números, aún cuando se trataba de combi-
naciones de varias cifras; los guardaba en la memoria y sólo
los escribía cuando tenía que entregar dinero al «banquero».
Era .el apostador ideal: la policía no le cogía nunca con fichas
encima.
Un talento como el de Archie hubiera podido servir para
algo útil en otra clase de sociedad. Pero Archie era negro.
92
Una vez conocí a la «jefa» de un burdel, le había hecho un
favor a un amigo suyo, que me enseñó otro aspecto de Har-
lem nocturno: el mundo cerrado en el que los negros compla-
cían a los blancos en sus más extraños placeres.
A los blancos que había conocido hasta ahora les gustaba
mucho que les vieran con negras en los night clubs y en los
speakeasies 1. Estos, en cambio, frecuentaban Harlem clan-
destinamente. Los motines habían inquietado a tan difíciles
clientes. Mientras había otros blancos en Harlem nadie se
fijaba en sus furtivas idas y venidas. Pero ahora era diferente.
y además, temían la cólera recientemente desatada de los
negros de Harlem. Por eso la «jefa» del burdel me ofreció un
empleo de «guía» para proteger sus florecientes negocios.
Era muy difícil obtener un teléfono durante la guerra. Un
día, la patrona me pidió que me quedara en casa al día
siguiente por la mañana. Habló con no sé quién y a la mañana
siguiente, antes de mediodía, vinieron a instalarme el teléfo-
no. Mi número no figuraba en el listín.
La patrona en cuestión era una especialista. Cuando una
de sus chicas no podía o no quería satisfacer a un cliente,
enviaba a éste a otro sitio, generalmente a un apartamento de
Harlem, donde se le suministraba la «especialidad» solicita-
da.
Para recoger a los clientes, me colocaba enfrente del Astor
Hotel, en la esquina -siempre muy frecuentada- de Broadway
y la 45th Street. Vigilaba a los coches que pasaban e identifi-
caba enseguida, antes de que se detuviera, al del blanco de
mirada ansiosa que buscaba a un negro un poco rojizo, con
traje oscuro o impermeable y una flor blanca en la solapa.
Si el blanco llevaba coche, me ponía al volante y le condu-
cía al lugar en cuestión. Si venía en taxi, daba la dirección del
Teatro Apollon de Nueva York. Precaución útil, pues algunos
taxistas eran policías. En el Apollon tomábamos otro taxi, éste
conducido por un negro, a quien indicaba esta vez la direc-
ción exacta.
Cuando había terminado telefoneaba a la matrona. Gene-
ralmente me mandaba otra vez a la esquina 45th Street y
1. Bares en los que se bebía alcohol clandestinamente en tiempos de
la Ley Seca (N.T.).
93
Broadway. Los clientes llegaban siempre a la hora fijada.
Nunca tuve que esperar más de cinco minutos delante del
Astor. Sabía circular de manera que no llamase la atención de
la policía secreta o de la de uniforme.
Gracias a las propinas, a veces bastante elevadas, había
llegado a ganar hasta cien dólares en una noche, acompa-
ñando a unos diez clientes al sitio donde podían ver, hacer, o
dejarse hacer, absolutamente todo lo que deseaban. La
mayoría de las veces ignoraba el nombre de los clientes.
Ricos, hombres de una cierta edad, u hombres más que madu-
ros. No eran estudiantes del/vy League, sino sus padres, o sus
abuelos. Personalidades mundanos. Políticos de primer ran-
go. Magnates. Personas importantes que estaban de paso en
Nuevo York. Grandes vedeHes. Personalidades de Hollywood
y del teatro. Y, naturalmente, contrabandistas.
Harlem ero su escondrijo, el reino del strip-tease. Se des-
lizaban hasta allí furtivamente y dejaban caer sus máscaras
asépticos, dignos e importantes que llevaban en el mundo
blanco. Esos hombres podían permitirse el lujo de gastar
sumos enormes poro satisfacer sus extraños apetitos durante
dos, tres o cuatro horas.
Pero en esos bajos fondos, nadie expresaba sus opiniones.
Se suministraba 01 cliente todo lo que podía nombrar, des-
cribir o inventor con tal de que pagase.
Algunos clientes querían ser azotados. Ero uno de los
principales atracciones de mi circuito. Yo les conducía o un
sitio donde uno chico enorme, negro como el carbón, fuerte
como un toro, musculado como un descargador, les suminis-
traba esta especialidad. Por extraño que parezca, eran los
clientes de más edad los que pedían esto clase de tratamiento,
los blancos de sesenta y hasta setenta años. No habían tenido
aún tiempo de recuperarse que yo me esperaban de nuevo en
lo esquina de 45th Street y Broadway poro que volviera o
llevarles 01 mismo apartamento poro postrarse de rodillos,
suplicar y pedir gracia boja el látigo. Algunos incluso me
pagaban un suplemento poro que fuera a verlo. Ella se engro-
saba el cuerpo con uno cremo que le volvía lo piel más negra
y más brillante. Usaba unos látigos pequeños de esparto.
Azotaba o los viejos hasta hacerles sangrar y hacía uno fortu-
na a sus espaldas.
Muchos clientes ocupaban puestos de responsabilidad:
94
daban consejos, ejercían influencia y tenían autoridad sobre
los demás. Todos esos blancos expresaban explícitamente su
preferencia por las negras: «iCuánto más negras sean, me-
jorl». la patrona del burdel, que lo sabía muy bien empleaba
las mujeres más negras que podía encontrar.
Durante todo el tiempo que viví en Harlem, no vi nunca que
un blanco tocara a una prostituta blanca, yeso que las había
en diversos sitios especializados. Dentro del género exhibi-
cionista, lo que más reclamaban los clientes era el espectácu-
lo de un negro haciendo el amor con una blanca. ¿Significaba
esto que los blancos querían ser testimonios del acto que más
temían, sexualmente hablando? A veces, llegué incluso a
acompañar a algunas blancas a las que sus maridos llevaban
a ver este espectáculo. Conocí a otra patrona de burdel que
también me ponía en contacto con las blancas. Era una les-
biana guapísima, y vivía con un negro. Hablaba como un
carretero. Proporcionaba hombres negros a las ricas blancas.
Yo la había visto ya otras veces con su amiga rubia en los
bares, siempre en compañía de jóvenes negros. Era imposible
adivinar, si no se estaba al corriente, que lo que aquella mujer
quería era reclutarles para su negocio. Una noche les dí
marihuana a ella y su amiga y me dijeron que era la mejor que
habían fumado en su vida. Vivían en un hotel del centro y me
pidieron, alguna vez, que les llevara cigarrillos. Cuando iba,
me quedaba un rato charlando con ellas.
la lesbiana me explicó que se había especializado por
casualidad. Habituada a Harlem, conocía negros a los que
les gustaban mucho las blancas. Ella trabajaba entonces en
un instituto de belleza del barrio residencial blanco. Veía que
sus clientes blancas aburridas, se quejaban de la impotencia
sexual de sus maridos: y ella les explicaba que había «oído
hablar» de experiencias con negros. Viendo que tal perspecti-
va excitaba a las clientes, acabó concertando citas entre ellas
y los negros de Harlem que conocía. los encuentros tenían
lugar en su propio apartamento.
Después alquiló tres estudios para esta clase de citas. las
clientes la recomendaron a sus amigas. Dejó el instituto de
belleza y se dedicó a dirigir sus asuntos por teléfono.
Se había dado cuenta de que también las blancas prefe-
rían a los negros.
95
- Tú no servirías ni poro un coso de urgencio-, me dijo.
- Tu piel es demasiado blanco.
Casi todas las clientes especificaban «un negro negro)) ya
veces uno de verdad, o seo, negro, ni moreno, ni rojizo.
Como algunas clie"ntes querían recibir o los negros en sus
casas, a una hora establecida de antemano, la lesbiana pensó
en montar un servicio de «entrega)). Las clientes vivían en los
barrios «chics)), en grandes edificios de lujo con porteros
vestidos de almirante. La sociedad blanca abre fácilmente sus
puertas a un negro si se presenta como un criado. El portero
telefoneaba 01 apartamento, la cliente respondía: «¿Quién
es? Hágale subir, James)) y los «recaderos» negros subían
por la escalera de servicio y «entregabam) el artículo encar-
gado por las privilegiadas de Manhattan.
Pero esas mujeres tenían a los negros el mismo respeto
que tenían los blancos a los mujeres negros que utilizaban
desde los tiempos de lo esclavitud. Y los negros por su porte,
no sienten tampoco ningún cariño por las blancas con quienes
se acuestan (Yo tampoco lo sentía por Sophia que venía o
Nuevo York codo vez que se lo pedía).
El blanco puede ir hablando de lo «inmoralidad)) de los
negros, pero no hoy ser más inmoral en lo tierra que los
blancos. Y sobre todo los blancos de lo «alto sociedad». Hoce
poco me hablaron de grupos de parejos jóvenes que se reú-
nen alrededor de un sombrero. Los maridos ponen los llaves
de su coso en el sombrero, y después, con los ojos vendados,
escogen uno llave cualquiera y posan lo noche con lo mujer
que posee otro idéntico. Nunca he oído hablar de orgías de
este tipo en los ambientes negros, ni siquiera en los ghettos.
Abandoné mi empleo de «guío)). No sé exadamente por
qué. Quizás estaba yo harto de traficar. Prefería ir o los night
clubs y drogarme con mis compañeros. Me drogaba tonto que
viví en un mundo de sueño. A veces fumaba opio en compañía
de amigos blancos, adores que vivían en el centro. Pero sobre
todo, me entregué o lo marihuana. Yo no me bastaban los
bastones del tamaño de uno cerillo. Estaba ton drogado, que
podía fumarme treinta gramos de golpe.
Al coba de un tiempo encontré un trabajo en el centro. Mi
nuevo patrón ero un judío. Me quería mucho porque le había
hecho un favor. Se llamaba Hymie. Se dedicaba o comprar
96
bares y restaurantes destartalados que reformaba y decora-
ba, después organizaba una fiesta de reapertura con bande-
ras y hasta con un proyector. El nuevo bar o restaurante se
llenaba enseguida hasta los topes. El letrero «nueva direc-
ción» atraía a la gente, sobre todo a los judíos que buscaban
night clubs en los que invertir dinero. A veces Hymie volvía a
vender el local a los ocho días de haberlo comprado, con un
gran beneficio.
Hymie me quería y yo también. Le gustaba mucho hablar.
y a mí me gustaba escucharle. La mitad del tiempo hablaba
de los judíos y de los negros. Odiaba a los judíos que habían
modificado su nombre. Recitaba los nombres de estos crimi-
nales escupiendo en el suelo y contrayendo los labios en señal
de desprecio. Algunos eran gente famosa de los que nadie
sospechaba que fueran judíos.
- Red, decía, yo soy judío y tú eres negro. Los cristianos no
nos quieren ni a ti ni a mí. Si el judío no fuera más astuto que el
cristiano, sería todavía peor tratado que los tuyos.
Hymie me pagaba bien: a veces hasta doscientos o tres-
cientos dólares a la semana. Hubiera hecho cualquier cosa
por él. Y creo que hice de todo. Pero mi principal tarea era
transportar el alcohol clandestino que Hymie suministraba a
los bares que él mismo había vendido después de haberlos
renovado.
Iba con otro tipo en un coche hasta Long Island donde los
traficantes de alcohol tenían su barrio general. Nos llevába-
mos las cajas de botellas vacías de whisky clandestino que
nos tenían guardadas en los bares que suministrábamos.
Comprábamos el whisky en bidones de 5 galones, llenába-
mos las botellas y las entregábamos según las indicaciones de
Hymie a los diferentes bares.
Mucha gente pretendía que reconocía su marca y que no
había otra; pero eran incapaces de distinguirla de nuestro
whisky clandestino, de ocho días de edad y originario de Long
Island.
Pero un final de semana ocurrió algo que puso fin a todo
este tráfico en Long Island: La State Liquor Authority acababa
de ser acusada de corrupción. Corrían rumores de que al-
guien del «interior» se había chivado. Un día estuve esperan-
do a Hymie en el sitio en que habíamos quedado. No vino.
97
Nunca más he sabido de él. He oído decir que lo arrojaron 01
mar, y no sabía nadar.
A veces, cuando lo pienso, me pregunto cómo me las he
arreglado para estar todavía vivo. Dicen que Dios protege a
los imbéciles y a los bebés. He pensado muchas veces que
Allah me protegía. Pero durante todo este período de mi vida,
yo estaba muerto, en un sentido -muerto interiormente-. Sólo
que, en aquella época, no lo sabía.
Cogido en la trampa
Llamaron a lo puerta. Sammy, que estaba tumbado en la
cama con pijama y bato puestos, preguntó quién ero.
Era Archie el de las Antillas. Sammy escondió debajo de lo
cama el espejo de afeitar en el que quedaba todavía un poco
de cocaína y yo abrí la puerto.
- ¡Red! Dame mi dinero.
Un 32-20 es un revólver muy curioso. Es mayor que un 32 y
menor que un 38. No ero lo primero vez que me encoraba con
un negro peligroso, pero poro atreverse con Archie había que
desear la muerte.
No podía creerlo. Tenía un miedo horroroso. Estaba tan
aturdido que mi cerebro y mis labios no llegaban o formular
uno solo palabro.
- ¿Qué? Explícate.
Aquello tarde, Archie me había pagoda trescientos dóla-
res. Había dado realmente en un buen número. Y ahora pre-
tendía que había mentido cuando le dije que había ganado;
me había pagado, a pesar de todo, los trescientos dólares,
esperando comprobarlo después en la lista de los apuestas.
- ¿Estás loco o qué?
Hablaba deprisa. Había visto de reojo la mano de Sammy
que se deslizaba boja la almohada en la que guardaba siem-
pre su 45. «Archie, tú que te las das de tan astuto ¿habrías
pagado o alguien que no hubiera ganado?».
El 32-20 me apuntaba. Sammy se inmovilizó. «Debería
atravesarte la oreja con una bala», le dijo Archie. Volvió a
mirarme. «¿No tienes mi dinero?».
98
Debí sacudir la cabeza.
- Te doy hasta mañana al mediodía.
Era el clásico atolladero. No era un problema de dinero.
Tenía todavía doscientos dólares. Si hubiera sido ésto lo cues-
tión, Sammy me habría prestado lo que me faltaba. Y si él no
hubiera podido, sus amigas hubieran reunido la suma en un
momento. El mismo Archie me lo habria prestado si se lo
hubiera pedido. Me habría prestado miles de dólares ya que
cobraba el diez por ciento de interés. Una vez se enteró de
que estaba en un aprieto y vino a verme. Me alargó el dinero
que no le había pedido y dijo: «Toma, ponte esto en el bolsi-
llo».
El problema era lo situación en que nos encontrábamos los
dos. En la jungla de los traficantes amor propio y honor .son
palabras sagradas. Un traficante no puede soportar que le
digan que alguien le domina. Y lo que es peor, no sólo no
puede dejarse dominar sino retroceder ante una amenaza,
pasar por un cobarde.
Archie sabía que algunos traficantes jóvenes se hacían
famosos poniendo en evidencia a los viejos, y arreglándose-
los poro que todo el mundo se enterara. Archie creía que yo
intentaba hacerle una jugaba de ese tipo. Por mi parte, yo
sabía perfectamente que defendería su reputación explicando
a todo el mundo que me había amenazado. Conocía perso-
nalmente a una decena de traficantes que se habían ido de
Nueva York porque les habían amenazado. Estaban acaba-
dos. Cuando el barrio se enterase, nos sería imposible, tanto
al uno como al otro, volvernos atrás. Todo Harlem esperaría
nuestro encuentro. Yero posible que la cosa acabase con la
muerte para uno, y la cárcel o la silla eléctrica para el otro.
Mis revólveres estaban en cosa. Sammy me dio su 32. Me
lo puse en el bolsillo y salí, disimulándolo con la mano.
No podía desaparecer de la circulación. Tenía que ir a
todos los sitios a los que iba normalmente. Me detuve un
momento en lo esquina, tenía lo mente ofuscado (este estado
es típico en los drogados). En esta jungla de Harlem, la gente
es capaz de engañar a su propio hermano. los jugadores que
se drogan se dejan dominar muchas veces por los «apostado-
res»; están tan embrutecidos que son incapaces de demostrar
que han ganado cuando alguien se lo niega.
Empecé a preguntarme si Archie no tenía razón. Si no me
99
había equivocado de números. Me acordaba perfectamente
de los números que había jugado. le había dicho a Archie
que me los combinara con un tercero. ¿Pero cuál? ¿Dónde me
había equivocado?
llevé a una chica al Onyx Club donde actuaba Billie Holi-
day. Fui un momento al lavabo para tomar un poco de cocaí-
na que me había dado Sammy. Al salir de allí decidimos ir a
tomar la última copa. Ella no tenía la más mínima idea de lo
que pasaba: me propuso ir a un bar al que yo iba a menudo,
el de la Marr-Cheri, en Harlem. Tenía mi revólver, el valor
que me daba la cocaína, y le dije que sí. A la primera copa
estaba ya tan borracho que la envié a su casa en un taxi.
Me quedé en el bar como un imbécil, de espaldas a la
puerta, pensando en Archie. Desde aquella noche no me he
puesto, ni me pondré nunca, de espaldas a una puerta. Pero
aquel día fue una buena solución, porque estoy seguro de que
si hubiera visto entrar a Archie le habría matado.
Poco después me encontré cara a cara con él. Me insulta-
ba amenazándome con su revólver. Quería hacer su pequeña
demostración en público, para la galería. Todo el mundo
-camareros, clientes- se quedó inmóvil, con el vaso en la
mano. Se oía el tocadiscos automático desde el fondo de la
sala. Era la primera vez que veía a Archie borracho. Pero no
estaba borracho de whisky. Yo sabía que era otra cosa: la
droga. Todos los traficantes se drogan antes de dar un golpe.
- Voy a matar a Archie, pensé. Esperaré a que se dé la
vuelta y le dispararé en la espalda. Palpé mi 32 que colgaba
de mi cinturón.
Archie debió leer en mis ojos. Dejó de insultarme. Sus
palabras me sobresaltaron.
- Crees que vas a matarme el primero, Red. Pero voy a
hacerte reflexionar. Yo tengo sesenta años. Soy viejo. He
estado en·Sing-Sing. Mi vida está acabada. Tú en cambio eres
joven. Si me matas, estás perdido. En el mejor de los casos
irás a la cárcel.
He pensado a veces que Archie sólo quería asustarme
para salvarnos el pellejo a los dos. Quizás por esto estaba
drogado. Ninguno de los presentes sabía que yo no había
matado nunca a un hombre, pero todos los que me conocían,
yo mismo incluso, sabían que era capaz de hacerlo.
100
Los amigos de Archie se acercaron a él llamándolo suave-
mente «Archie ... Archie». El se dejó llevar. Lo alejaron, lo
llevaron al fondo del bar. Pasaron por delante de mí mirándo-
me burlonamente. Descendí lentamente de mi taburete, dejé
un billete sobre el mostrador para el camarero y salí sin
volverme. Esperé fuera, pistola en mano, durante unos cinco
minutos. Se me veía muy bien desde el interior. Archie no
salía. Entonces me fui.
Deberían ser las cinco de la mañana cuando desperté a un
actor blanco que conocía y que vivía en el centro. Sabía que
necesitaba estar drogado. Durante las horas que siguieron
absorbí una cantidad inimaginable de droga. El actor me dio
opio. Tomé un taxi y me fui a casa a fumarlo. Llevaba el
revólver cargado. A la menor alarma, dispararía.
Sonó el teléfono. Era la lesbiana blanca que me pedía que
le llevara cincuenta dólares de marihuana.
Siempre se los llevaba, tenía que hacerlo esta vez también.
Pero el opio me daba sueño. Me tomé unas cuantas tabletas
de bencedrina para estimularme un poco. Las dos drogas
trabajaban simultáneamente, tenía la impresión de que la
cabeza se me iba en dos direcciones opuestas.
Llamé a la puerta de mi vecino, un traficante que me
proporcionaba marihuana en bruto a crédito. Me ayudó a liar
los cigarrillos. Cien. Mientras lo hacíamos nos pusimos a
fumar.
Volví al centro para entregar la mercancía. Tuve sensacio-
nes indescriptibles, todas distintas. Sólo una expresión podría
definirlo: la ausencia del tiempo. Un día duraba cinco minu-
tos. Media hora duraba ocho días.
Prefiero no pensar en el aspecto que tenía cuando llegué
al hotel. La lesbiana y su amiga me ayudaron a acostarme.
Caí atravesado en la cama y me quedé dormido.
Me despertaron por la noche. El último plazo de Archie
había acabado después de mediodío. Volví muy torde a Hor-
lem. Todo el mundo estaba al corriente. Noté que los que me
conocían se alejaban de mí fingiendo que tenían trabajo.
Nadie quería encontrarse en la trayectoria de la bala.
Pero no pasó nada. Al día siguiente tampoco. Yo seguía
bajo los efectos de la droga.
En un bar por poco le parto la cara a un traficante muy
101
joven y enclenque que se hobía abalanzado sobre mí. Volvió
al ataque, con el cuchillo en la mano. Iba a dispararle cuando
alguién le apartó y le hizo salir.
Mi sexto sentido me dijo que haría bien deshaciéndome
del revólver. Le hice señas a un traficante que estaba al otro
lado del bar. Acababa de pasarle el arma cuando entró un
policía al que yo había visto antes por allí. Tenía la mano
sobre la culata. Estaba al corriente como todo el mundo.
Avanzó lentamente persuadido de que yo estaba armado.
Sabía que bastaría un estornudo para que me disparara.
- Saca la mano del bolsillo, Red, me dijo. Con mucho
cuidado.
Obedecí. Al ver mis manos vacías se tranquilizó un poco. Y
yo también. Me ordenó que saliera delante suyo. Al otro lado
de la acera estaba aparcado el coche patrulla en doble fila,
con la radio encendida. Había otro policía esperando. Me
registraron entre los dos, palpándome sistemáticamente. La
gente se detenía a mirarnos.
- aQué buscan? les dije, ya que no habían encontrado
nada.
- Dicen que estás armado, Red.
- Lo estaba, les dije. Pero he tirado mi revólver al río.
-=:- Yo en tu lugar, Red, no andaría por aquí, me dijo el
policía que había entrado al bar.
Volví al bar. Menos mal que les dije que había tirado el
revólver, si no, me hubieran llevado a casa y lo que tenía allí
me hubiera valido más años de cárcel que diez pistolas jun-
tas ... y ellos hubieran ascendido.
Las cosas se ponían cada vez más difíciles para mí. Había
caído en la trampa, en varias trampas. Durante cuatro años
había sido lo bastante afortunado, o lo bastante astuto, para
librarme de la cárcel. Ni siquiera me habían detenido. Nunca
me había ocurrido nada grave de vérdad. Pero aquel día me
di cuenta de que las cosas habían cambiado.
Iba por la Saint Nicholas Avenue cuando oí el claxon de un
coche. Para mis oídos fue como un disparo de fusil. No podía
pensar que fuese para mí.
- ¡Compatriota!
Me volví en seco. Estuve a punto de disparar. ¡Era Shorty!
102
¡Shorty de Bastan! Por poco se muere de miedo. Yo estaba
loco de alegría.
Subí a su coche. Me explicó que Sammy le había telefo-
neado para decirle que yo estaba en un apuro y que él podría
sacarme de allí. Shorty le había pedido el coche a su pianista
y había quemado kilómetros hasta Nueva York.
Me dejé llevar. Shorty se quedó de guardia a la puerta de
mi apartamento mientras yo recogía los pocos objetos que
quería conservar. Y nos pusimos en camino. Shorty no había
dormido desde hacía treinta y seis horas. Después me explicó
que no paré de hablar durante todo el trayecto.
Atrapado
Después de un mes de «hacer el muerto», me di cuenta de
que tenía que hacer algo para vivir.
Hablé con Shorty. Primero le hice aceptar mi convicción
(de la que él mismo era una prueba irrefutable) de que sólo
los imbéciles creen que se puede conseguir algo trabajando.
Cuando le hablé de lo que llevaba entre manos -desvalijar
casas- Shorty, que había sido siempre tan conservador, me
sorprendió por lo deprisa que aceptó. Ni siquiera sabía nada
sobre esta clase de trabajo.
Le expliqué de qué se trataba. Me propuso entonces que
nos asociáramos con un amigo suyo que a mí me gustaba
mucho, un tal Rudy.
La madre de Rudy era italiana, su padre negro. Había
nacido en Bastan. Era bajito, de piel clara, tenía el aspecto de
buen chico y trabajaba regularmente para una agencia que le
hacía hacer de camarero en las porties de la alta sociedad.
Aparte de esto, se había encontrado un empleo que me traía
muchos recuerdos. Rudy iba una vez por semana a casa de un
rico y viejo aristócrata, un verdadero pilar de la sociedad de
Boston, que le pagaba para que le desnudara, se desnudara
él también, le cogiera como a un paquete, le colocara encima
de la cama, y le empolvara de pies a cabeza con ... polvos de
folco. Rudy decía que esto hacía feliz al viejo.
103
Yo les expliqué a él y a Shorty algunas de las cosas que
había visto. Rudy dijo que en Boston no habían casas especia-
lizadas como en Harlem, o al menos él no las conocía. Sólo
había blancos ricos cuyas extrañas pasiones eran saciadas
por negros que iban a sus casas disfrazados de chóferes,
criadas, camareros, etc ... Como en Nueva York, eran hombres
de alta sociedad, que habían pasado de la edad de las rela-
ciones sexuales normales, y querían tener «sensaciones» nue-
vas.
Rudy habló de un viejo blanco que pagaba a una pareja
negra para que hiciera el amor delante suyo en su cama. Otro
era tan «sensible» que se contentaba con quedarse sentado
en la habitación contigua a la que se encontraba la pareja. Le
bastaba con dejar trabajar su imaginación.
Un buen equipo de ladrones tiene siempre lo que se llama
una «antena». La antena es quien busca los lugares interesan-
tes. También se necesita alguien que examine la disposición
de los locales, que encuentre la manera de entrar, la mejor
manera de salir, etc. Rudy estaba calificado en ambos terre-
nos. Como trabajaba en casas buenas podía hacer un cálculo
del botín y estudiar los lugares mientras circulaba, aparente-
mente ocupado, con su chaqueta blanca.
- ¿Cuándo empezamos? dijo entusiasmado, cuando le
pusimos al corriente.
Pero yo no quería precipitarme con los ojos cerrados en
ese asunto. Mi experiencia y los profesionales, me habían
enseñado la importancia de planear bien las cosas. Si se
ejecuta correctamente, el desvalijamiento de casas ofrece las
mejores posibilidades de éxito y un mínimo de riesgos. Había
que evitar encontrar, e incluso conocer, a las víctimas; así no
hay tanto peligro de tener que atacarlas, o matarlas. Y si
después te cogen, la policía no cuenta con testigos visuales.
También es importante limitarse a un solo sector, todos los
ladrones tienen su especialidad: unos entran sólo en los apar-
tamentos, otros en los hoteles, otros en las tiendas o en los
almacenes. Los hay que únicamente se interesan por las cajas
fuertes.
En la categoría residencial, hay varias subdivisiones: la-
drones de día, ladrones de noche (a las horas en que la gente
va a cenar o al teatro), ladrones de después de medianoche.
Cualquier policía os dirá que hay muy pocos ladrones que
104
trabajen fuera de sus horas habituales. Mi amigo Jumpsteady
era un especialista del robo nocturno en los apartamentos.
Hubiera sido difícil hacerle trabajar de día aun en casa de un
millonario que se hubiera dejado la puerta abierta al ir a
desayunar.
Yo era contrario al robo diurno por una razón muy simple:
se me veía demasiado. «Un enorme negro rojizo de un metro
noventa de altura» es algo que se ve a simple vista.
Me preparé minuciosamente. La organización debía ser
perfecta. Pensé que sería mejor contar con la ayuda de dos
blancas, por dos razones. Rudy no trabajaba en muchas ca-
sas; dentro de poco nos quedaríamos sin recursos. Yen esos
barrios residenciales, un negro que vaya observándolo todo
llamaría la atención. En cambio, las blancas podían ser invita-
das en cualquier sitio.
No me gustaba demasiado la idea de tener a tantas perso-
nas mezcladas en el asunto. Pero Shorty se había hecho muy
amigo de la hermana de Sophia; Sophia y yo, p.arecía que
hubiéramos estado juntos cincuenta años. Y Rudy esperaba
con impaciencia ponerse manos a la obra. Ninguno de ellos
habría dejado su parte; corríamos todos los mismos riesgos.
En cierta manera, formábamos una familia.
Sophia no me preocupaba. Hacía todo lo que yo le decía.
y su hermana hacía todo lo que ella le decía. Las dos se
adhirieron con gran entusiasmo. El marido de Sophia estaba
ausente en aquel momento, había ido a la costa del Oeste.
Sabía que a la mayor parte de los ladrones no se les
descubre con las manos en la masa, sino en el momento en
que tratan de vender el botín. Tuve la suerte de encontrar una
excelente «pantalla». Nos pusimos de acuerdo en un sistema:
nuestra «pantalla» no trabajaría nunca directamente con no-
sotros, ~ o s enviaría a su representante, un ex-presidiario, que
estaría en contacto conmigo, y con nadie más. Además de sus
negocios ilícitos, tenía varios garajes y algunos almacenes en
Boston. Antes de dar un golpe, yo tenía que advertir al repre-
sentante, darle una idea de lo que íbamos a coger, y él me
indicaría en qué garaje o almacén podíamos guardar el botín.
Una vez el asunto concluido, el representante examinaría los
objetos robados, eliminaría todo lo que pudiera identificarlos,
y llamaría a la «pantalla» que diría el precio. Al día siguiente,
105
el representante me citaría y me pagaría la mercancía robada
al contado.
La «pantalla» en cuestión pagaba siempre con unos bille-
tes nuevísimos que crujían en los dedos. Era astuto. Psicológi-
camente, aquellos billetes tan nuevos en nuestros bolsillos
hacían un efecto extraordinorio. Pero él debería tener otras
razones.
Necesitóbamos un punto de reunión fuera de Roxbury. Las
chicas alquilaron un apartamento en Harvard Square, contra-
riamente a los negros, ellas podían ver antes de decidirse el
apartamento que mós les convenía. Era una planta baja, de la
que podíamos entrar o salir a altas horas de la noche, sin
llamar la atención.
En nuestra primera reunión en Harvard Square prepara-
mos los golpes. Para ver las posibilidades de cada casa, las
chicos se harían pasar por vendedoras, estudiantes que ha-
cíon encuestas, etc ... Inspeccionarían la mayor parte posible
de la casa sin llamar la atención. Nos indicarían después los
objetos de valor que habían visto, dónde estaban colocados,
y nos harían una composición de lugar. Excepto en caso de
necesidad, las chicas no entrarían en el asunto. Sólo los tres
hombres. Uno de ellos se quedaría de guardia en un coche
con el motor en marcha.
Mientras hacíomos nuestros planos, me senté deliberada-
mente en una cama, lejos de ellos. De repente soqué el revól-
ver y vacié todas las balas. Ellos me miraban, volví a poner
una y me apunté el coño a la sien.
- Voy a ver si tenéis nervio, dije.
Me miraban todos con la boca abierta. Apreté el gatillo.
Todos oímos el c1ick.
- Voy a hacerlo otra vez.
Me suplicaron que lo dejora. Shorty y Rudy se pensaban
interiormente -estoy seguro- si debían precipitarse sobre mí.
Oímos el segundo c1ick.
Las chicas estaban histéricas. Rudy y Shorty me suplica-
ban: «j ... Red ... Basta!». Apreté otra vez el gotillo.
- Hago esto para demostraros que no me da miedo morir,
les dije ... Y ohora, al trabajo.
Después de esto, no tuve nunca ningún problema con los
106
miembros de la banda. Sophia estaba intimidada. Su herma-
na por poco me llamó «señor». Con Shorty y Rudy ya no era
como antes. No hicieron nunca alusión a este incidente.
Creían que estaba loco. Me tenían miedo.
Nuestro primer robo tuvo lugar aquella noche en casa del
viejo blanco que pagaba a Rudy paro que lo empolvara. No
pudo ir mejor. Todo fue sobre ruedos. Recibimos las felicita-
ciones de la «pantalla», y una recompensa todavía más con-
creta: billetes nuevos que crujían en los dedos. El viejo le
explicó después a Rudy que un ejército de detectives habían
examinado la casa y llegado a la conclusión de que nuestro
robo era obra de una banda que trabajaba en Boston desde
hacía un año.
Muy pronto hicimos una ciencia de aquello. las chicas
examinaban los barrios buenos. los robos no duraban a ve-
ces ni diez minutos. En general, éramos Shorty y yo los que
hacíamos el trabajo y Rudy se esperaba en el coche prepara-
do para ponerse en marcho.
Si los propietarios no estaban en casa, abríamos con una
llave maestra. Si era un cerrojo de seguridad, empleábamos
una palanqueta o uno ganzúa. O bien entrábamos por lo
ventana, pasando por la escalera de incendios o por el techo.
A veces las crédulas señoras mostraban todas sus riquezas a
las chicas, sólo para oírles exclamar «¡Oh!» o «¡Ah!». Gra-
cias a los dibujos que ellos nos proporcionaban, y a nuestros
linternas, íbamos directos a los objetos codiciados.
A veces las víctimas estaban durmiendo en su cama. El
robo en estas condiciones puede parecer muy atrevido. Pero
en realidad ¡qué fácil! Esperábamos, en el mayor silencio, o
que la gente se pusiera a respirar fuerte. Teníamos una debili-
dad por los que roncaban, no hay duda; con ellos estaba todo
hecho. Entrábamos sin zapatos en su habitación. Desplazán-
donos muy rápidamente, como sombras, cogíamos los vesti-
dos, relojes, billeteros, bolsos y joyeros que encontrábamos.
Para Navidad teníamos también nuestros Reyes. La gente
dejaba regalos por toda la casa. Y sacaban más dinero del
banco que de costumbre. A veces, empezando a trabajar un
poco pronto, podíamos robar sin ni siquiera haber examinado
las casas antes. Si las persianas estaban bajadas, si no había
luz, si nadie abría cuando las chicas llamaban a la puerta, nos
arriesgábamos a entrar.
107
Si queréis que no os roben, vaya doras un consejo: dejad
siempre uno luz encendido. Lo ideal, es lo luz del cuarto de
baño. Es lo único habitación en lo que puede haber alguien o
cualquier hora de lo noche, y oír el menor ruido. El ladrón,
que lo sobe, no se atreverá o entrar. Y es también el método
más borato. Los kilowatios cuestan menos que los objetos de
volar.
Lo «pantalla» nos indicaba o veces un buen botín. Durante
todo un período, uno de los mejores, nos especializamos en
tapices orientales. He sospechado siempre que lo «pantalla»
los volvía o vender o sus antiguos propietarios. Seo como seo,
esos tapices valen uno fortuna. Me acuerdo de uno que nos
aportó miles de dólares. Imposible saber lo que nuestro «pan-
talla» se metía en el bolsillo. Todos los ladrones soben que su
«pantalla» les robo más de lo que ellos mismos roban o sus
víctimas.
Uno vez nos libramos de uno bueno. Acabábamos de subir
01 coche, íbamos los tres hombres delante, y el asiento de
detrás lleno de mercancía. En ese mismo momento, apareció
en lo esquino un coche de policía. Se acercó o nosotros y posó
de largo. Ton solo se paseaba. Pero luego vi por el retrovisor
que daba lo medio vuelto. Sabía que los policías nos dirían
que nos detuviéramos, pues 01 posar se habían dado cuento
de que éramos negros, y los negros no tenían nodo que hacer
por aquel barrio o esos horas.
Lo situación ero bastante delicado. No éramos nosotros
sólos los únicos que trabajábamos. En Bastan habían muchos
robos en marcho en aquel momento. Pero yo sabía que o un
blanco le es difícil imaginar que un negro puedo ser más
fuerte que él. Antes de que los policías usaron el intermitente,
le hice señas o Rudy poro que se parara. Hice lo mismo
comedio que lo otro vez: solí del coche, y me dirigí 01 coche
patrullo. Les pregunté, tartamudeando, como si fuero un po-
bre negro que se ha perdido, cómo se iba o tal sitio, en
Roxbury. Me dieron lo información y se fueron o sus asuntos,
mientras nosotros nos íbamos o los nuestros.
Todo iba bien. Cogimos tontos cosos que pudimos des-
cansar por un tiempo. Shorty continuaba tocando con su or-
questo. Rudy no se perdía ni uno solo sesión de polvos de
talco con su viejo señor, ni uno velado mundano. Nadie esta-
ba 01 corriente de nuestros actividades, pero se veía que nos
108
iban bien las cosas. las chicas lucían las pieles y las joyas que
se habían escogido. A veces venían a vernos. Nos encontrá-
bamos en casa de Shorty, en Roxbury, o en el apartamento de
Harvard Square, poro fumar marihuana y escuchar un poco
de música. No está bien criticar a los demás, pero tengo que
decir que Shorty estaba tan obsesionado por su amiguita que
cuando apagábamos la luz subía la persiana paro ver su
carne blanco a lo luz de los faroles.
A primeras horas de la noche, antes de empezar o traba-
jar, iba muy a menudo a un night club de Massachusetts
Avenue: el Savoy. Sophia me telefoneaba a las horas conveni-
dos. Incluso las noches que íbamos o robar, solía del night
club poro volver enseguida una vez terminado el trabajo. Así,
si fuera necesario, la gente podría atestiguar que yo estaba
allí a la hora del robo aproximadamente. Cuando la policía
les interrogaba, los negros no daban nunca informaciones
muy precisos.
En aquella época, había dos inspectores negros en Boston.
Cuando volví a Roxbury, uno de ellos, Turner, me dio o enten-
der que no me podía tragar, y esa «simpatía)) era recíproco.
Hablaba de lo que iba a hacerme y yo le hice saber por la
«voz de la calle)) claramente mi respuesta. Cuando cambió de
propósito, me di cuento de que lo « voz de lo calle)) ero
efectivo. Todo el mundo sabía que yo estaba armado. Y él no
era tan tonto como para no comprender que no dudaría en
dispararle, inspector o no.
Aquello noche estaba en el Savoy a lo hora de siempre. El
teléfono sonó en lo cabina en el mismo momento en que
T urner hacía su entrada. Vio cómo me levantaba. Sabía muy
bien que el teléfono era para mí, pero entró en la cabina y
respondió en mi lugar.
le oí decir, «Helio, helio, helio», mirándome fijamente.
Sophia, que no quiso arriesgarse con una voz desconocido
colgó el teléfono.
- ¿No era para mí esa llamada? pregunté a Turner.
Dijo que sí.
- ¿Y por qué no me lo has dicho?
Me respondió con un insulto. Sabía que estaba esperando
que yo empezara. los dos éramos muy prudentes. Los dos
sabíamos que queríamos matarnos el uno 01 otro. Pero ningu-
109
no quería cometer una torpeza. T urner no quería decir nada
que pudiera hacerle quedar mal. Yo no quería decir nada que
pudiera ser interpretado como una amenaza a un policía.
Pero, aquella noche no pude aguantarme. Recuerdo exac-
tamente lo que le dije.
- Oye Turner, tú que tratas de entrar en la historia, ¿no
sabes que si juegas comigo entrarás de verdad porque te
verás obligado a matarme?
Turner se quedó mirándome. Después se alejó. Supongo
que no estaba preparado para entrar en la historia.
Yo había llegado casi a cavar mi propia tumba. Todo
criminal espera que le cojan de un momento a otro. Es la ley.
Trata de evitar lo inevitable el mayor tiempo posible, y basta.
La droga me ayudaba a olvidarme de esa perspediva cada
vez que me venía a la memoria. La droga se había convertido
en el eje de mi vida. Llegué a absorber tal cantidad diaria-
mente (cigarrillos, cocaína, o los dos a la vez) que estaba por
encima de cualquier inquietud o cualquier tensión. Y si, a
pesar de todo, afloraba alguna preocupación a la superficie
de mi conciencia, podía hacerla volver al sitio de donde
habían venido hasta el día siguiente, y al día siguiente hasta el
otro.
Pero ahora me costaba mucho drogarme sin que se me
notara.
Una noche que no trabajábamos -al día siguiente de una
buena pesca- estaba drogado como siempre y fui a un nighf
club. El camarero que me dijo «Hola, Red», ponía una cara
que no me gustaba nada. Pera no le hice ninguna pregunta. Es
un principio: no preguntar nunca nada en esa clase de situa-
ciones; pues la gente os dice entonces lo que están deseando
deciros. De todas maneras el camarero no tuvo tiempo de
decirme nada pues yo lo vi enseguida.
Sophia y su hermana estaban sentadas en una mesa cerca
de la pista, acompañadas de un blanco.
Todavía hoy no entiendo cómo pude cometer semejante
error. Hubiera podido hablar después con Sophia. No sabía
quién era el blanco, ni me importaba. Pero la cocaína me hizo
levantar.
No era el marido de Sophia, sino el mejor amigo de su
marido. Habían hecho el servicio militar juntos. Como el mari-
110
do no estaba, el amigo había invitado a Sophia y su hermana
a cenar, y ellas habían aceptado. Después de cenar, él había
propuesto ir a dar una vuelta por el ghetto negro.
Todos los ciudadanos negros conocen esta clase de blan-
co del Norte que va a visitar el «barrio negro» para «divertir-
se un POCO» a costa de los negros.
las chicas, a quienes conocía todo el mundo en el barrio,
trataron de disuadirle. Pero él insistió. Se aguantaron la respi-
ración y entraron en aquel night club al que habían ido cientos
de veces. lanzaron miradas glaciales a los camareros y ellos,
comprendiendo lo que pasaba, hicieron ver que no las cono-
cían. Pidieron algo para beber, rezando para que ningún
negro se acercara a saludarlas.
Fue entonces cuando intervine yo. Recuerdo que las llamé
«Baby". Se quedaron blancas como el papel. El tipo, rojo
como un tomate.
Aquella noche me sentí realmente enfermo en Harvard
Square. No físicamente sino más bien debido a las conse-
cuencias de aquellos cinco últimos años que ahora salían a
flote. Estaba en pijama, medio dormido encima de la cama,
cuando oí que llamaban a la puerta.
Era muy extraño. Todos teníamos una llave y nunca había
llamado nadie a la puerta. Me escondí debajo de la cama.
Estaba tan borracho que no se me ocurrió coger el revólver de
la cómoda.
Desde debajo de la cama, oí girar la llave en el cerrojo y vi
entrar unos zapatos y los bajos de unos pantalones. los vi
circular, pararse. Cada vez que el tipo se paraba, yo sabía
perfectamente qué estaba mirando. Y sabía, antes que él
mismo, que iba a mirar debajo de la cama. Y así lo hizo. Era el
amigo del marido de Sophia. Su cara estaba a cincuenta
centímetros de la mía. Tenía un aire glacial.
- Jo, jo, jo, tle he hecho volverse loco, verdad? le dije.
No tenía ninguna gracia. Salí de debajo de la cama rien-
do. Tengo que decir en su favor que no echó a correr. Dio un
paso atrás. Me miró como si fuera una serpiente.
No tenía la menor intención de ocultarle lo que ya sabía.
las chicas tenían algunas cosas en los armarios, por todas
partes. El las había visto. Incluso hablamos un poco. le dije
que las chicas no estaban y se marchó. lo que más me preo-
111
cupó fue que me había cogido o mí mismo en lo trompo 01
esconderme debajo de lo como, desarmado. Realmente, me
estaba descuidando.
Había llevado un reloj robado a arreglar. Dos días des-
pués del episodio de la cama, fui a buscarlo. Mis armas
formaban porte de mi ropo, como mis corbatos. Me había
colocado el revólver en un estuche atado o lo espalda debajo
del abrigo. Después me enteré de que el propietario del reloj
había indicado lo reparación que necesitaba. Ero un reloj
estupendo y por eso lo había guardado poro mí. Todos los
relojeros de Bastan estaban alerto.
El judío esperó que le pagara antes de poner el reloj en el
mostrador. Después dio la señal. Apareció un tipo del fondo
de lo tiendo y se dirigió o mí.
Tenía lo mano derecha en el bolsillo. Era un policía, evi-
dentemente.
- Pose 01 fondo, me dijo tranquilamente.
Me disponía o obedecer cuando otro negro, inocente, en-
tró en la tienda. Más tarde me enteré de que había acabado el
servicio militar aquel día. El policía se pensó que era un
cómplice mío, y se volvió hacia él.
Permanecí allí, armado, inmóvil, mientras el inspector de
espaldas o mí, interrogaba 01 otro negro. Todavía estoy con-
vencido de que Allah estaba conmigo. No intenté dispararle.
y esto fue lo que me salvó la vida.
Recuerdo que el inspector se llamaba Shark.
Levanté los brozas 01 aire y le hice señas: «Cojo mi revól-
ver», le dije.
Le miré mientras lo cogía. Estaba como atontado. Al ver
entrar 01 otro negro no se le había ocurrido pensar que yo
podía estor armado. Estaba realmente emocionado porque
no había intentado dispararle.
Con mi revólver en lo mano, dio la señal. Otros dos inspec-
tores solieron de sus escondrijos. Me tenían rodeado. Un falso
movimiento y habrían disparado.
Si no me hubieron detenido en lo relojería, hubiera podido
morir de otro manero. El amigo del marido de Sophia se lo
había contado o éste. El marido, que había llegado aquello
mismo moñona, había venido o mi coso, armado. Se encon-
112
traba allí en el momento en que me llevaron a la comisaría de
policía.
los inspectores me mataron a preguntas. Pero no me pe-
garon. No levantaron ni un dedo contra mí porque no le había
disparado al primer inspector.
Me encontraron papeles con mi dirección. Enseguida detu-
vieron a las chicas. Habían delatado a Rudy. Todavía no
entiendo cómo se las arregló para ser informado a tiempo.
Debió saltar con el primer tren que salía de Bastan. No le han
cogido nunca.
He pensado mil veces en este día en que escapé dos veces
de la muerte. Por esto creo que todo está escrito.
la policía encontró todo lo que buscaba en nuestro apar-
tamento: abrigos de piel, algunas joyas, cosas sin importan-
cia, y nuestros instrumentos de trabajo. Una palanqueta de
ladrón, un desmonta dar de cerraduras, diamantes para cortar
vidrio, atornilladores, linternas, llaves falsas ... y mi arsenal de
armas.
A las chicas les pusieron muy poca fianza. Después de
todo, eran blancas. Su crimen más monstruoso era el haberse
relacionado con los negros. Pero a Shorty y a mí nos pusieron
una fianza de diez mil dólares a cada uno, cantidad que
sabían perfectamente que éramos incapaces de reunir.
las asistentes sociales nos ofrecieron sus servicios. las
relaciones entre blancos y negros eran un tema que las obse-
sionaba. Nuestras chicas no eran lo que se llama unas «ras-
treras» o unas «golfas», sino blancas de la buena burguesía.
Circunstancia que preocupaba más a las asistentes sociaies y
a los representantes de la ley que ninguna otra cosa.
¿Cómo, dónde, cuándo las había conocido? ¿Habíamos
dormido juntos? Nadie se interesaba por los robos. lo único
que veían era que habíamos cogido unas mujeres que perte-
necían a los blancos.
Miré fijamente a las asistentes sociales: «y bien, ¿qué
piensan ustedes?".
Hasta los escribanos y los ujieres del tribunal repetían la
misma canción: «Unas blancas tan buenas chicas ... esos su-
cios niggers ... ». ¡Y nuestros abogados! El día del juicio le dije
a uno de ellos antes de que entrara el juez: «Parece que se nos
va a condenar por las chicas». El abogado enrojeció se puso
113
o revolver sus papeles: «¡Vosotros no teñéis nodo que hacer
con los blancos!» dijo.
Con el tiempo fui conociendo todo lo verdad sobre los
blancos. Entre otros cosos, me enteré de que o los que roba-
ban por primero vez se les condenaba o dos años de cárcel.
Pero no iba o ser lo mismo poro nosotros, poro nuestro cri-
men.
Quisiera deciros antes de continuar que nunca había con-
tado mi sórdido posado o nadie con tontos detalles. Lo hago
ahora, no porque me siento orgulloso del mol cometido, sino
porque lo gente se pregunto siempre: ¿Por qué soy así? Poro
comprender o alguien, hoy que conocer todo su vida, remon-
tarse hasta su nacimiento. Nuestro personalidad es lo sumo
de todos nuestros experiencias.
Hoy, todo lo que hago me parece de uno urgencia tal que
no perdería ni uno hora didándoos este libro si mi propósito
fuero entretener o los ledores. Si le consagro todo el tiempo
necesario es porque es lo mejor manero de demostrar hasta
qué punto estaba hundido en lo sociedad del hombre blanco
cuando descubrí, poco después en lo c6rcel, o Allah y lo
religión islámico. Mi vida se transformó por completo.
Satán
Dios sobe de dónde había sacado lo madre de Shorty el
dinero poro coger el autobús de Lansing a Bastan. «Lee el
Libro de las Revelaciones y rezo», le decía o su hijo cuando
iba o visitarle. Uno vez me lo dijo o mí también, mientras
esperaba lo sentencio. Shorty leyó atentamente esto porte de
lo Biblia; se ponía de rodillos y rezaba como un diácono
negro de lo sedo bautista.
Un día nos encontramos en presencio del juez del tribunal
de Middlesex (donde, si mol no recuerdo, habíamos cometido
catorce robos). Lo madre de Shorty lloraba, hacía inclinacio-
nes de cabezo o su Jesús, no muy lejos de Ella y Reginald.
Llamaron o Shorty primero.
- Primer cargo. De ocho o diez años ...
- Segundo cargo. De ocho o diez años de cárcel...
114
- Tercer cargo ...
y finalmente:
- Con profusión de penas.
Shorty sudaba tanto que parecía que tuviera la cara cu-
bierta de grasa. Al no entender el significado de estas pala-
bras, había calculado mentalmente unos cien años. Dio' un
chillido y se desplomó. Los ujieres tuvieron que sostenerle. En
ocho o diez segundos, Shorty se volvió tan ateo como yo lo
había sido al principio. Fui condenado a diez años de cárcel.
A las chicas les salió de uno a cinco años en el Reformatorio
de Mujeres de Framingham (Massachusetts). Fue en febrero
de 1946. Yo no tenía aún veintiún años. Ni siquiera había
empezado a afeitarme.
Nos llevaron a Shorty y a mí, esposados juntos, a la cárcel
de Charleston.
No puedo acordarme de ninguno de mis números de cár-
cel. Parece extraño, aun después de doce años. El número
forma parte integrante del preso. Su nombre no se pronuncia
jamás, sólo su número. Lo llevaba marcado en todas mis
cosas, en todos mis vestidos. Al final, lo tenía impreso en el
cerebro.
Toda persona que pretenda amar a su prójimo tiene que
reflexionar un buen momento antes de votar una ley que
mantiene a los hombres detrás de rejas, enjaulados. No digo
que las cárceles tengan que desaparecer, pero sí las rejas. No
se «reforma» nunca a un hombre detrás de rejas.
Recién llegado a Charleston, estaba muy mal físicamente y
de un humor feroz, al verme de repente privado de la droga.
En las celdas no había agua corriente. La cárcel había sido
construida en 1805 -en tiempos de Napoleón-. Mi celda era
estrecha y sucia, podía tumbarme en el camastro y tocar las
dos paredes. Un recipiente tapado hacía de water. Por fuerte
que uno sea no puede soportar el olor de la defecación que
produce todo un pasillo de celdas.
El psicólogo de la cárcel me interrogó. Le insulté de la
manera más obscena que pude, y todavía peor al capellán. La
primera carta que recibí en Charleston era de mi piadoso
hermano Philbert¡ me decía que su «santa» Iglesia iba a rezar
por mí. Le mandé una respuesta de la que todavía me aver-
güenzo.
115
Ella fue la primera que vino a visitarmé. Tuvo que dominar-
se a sí misma y esforzarse en sonreír. Yo llevaba unos blue-
;eans descoloridos con mi número marcado. No teníamos
mucho que decirnos; hubiera preferido que no viniera. Los
guardianes, armados, vigilaban una cincuentena de presos y
a sus visitas. Cuando volvían a sus celdas, los presos novatos
juraban siempre que cuando estuvieran en libertad lo primero
que harían sería matar a los guardianes del locutorio. El odio
se concentraba en ellos.
La primera vez que me emborraché en Charleston fue con
nuez moscada. Mi compañero de celda era uno de esos trafi-
cantes que compran cajas de cerillas llenas de nuez moscada
robada por los presos asignados a la cocina. Después nos las
revendían contra reembolso o a cambio de cigarrillos. Me
arrojé sobre la caja como si hubiera sido una libra de droga
fuerte. Una caja de cerillas de nuez moscada en un vaso de
agua da más o menos la misma euforia que tres o cuatro
cigarrillos de marihuana.
Con el dinero que me envió Ella pude comprar enseguida
a los guardianes de la cárcel euforias muy superiores. Obtuve
marihuana, Nembutal, Bencedrina. Los guardianes las hacían
pasar de contrabando para ganar un poco más; todos los
detenidos saben que viven de eso.
En total, pasé siete años en la cárcel. Cuando pienso aho-
ra, cuando trato de separar el año de más que pasé en la
ciudad de Charleston, los recuerdos se mezclan en mi mente,
recuerdos de nuez moscada y otras semi-drogas, de guardia-
nes jurando, de mí arrojando cosas fuera de la celda, reza-
gándome en las colas, dejando caer la bandeja en el come-
dor, negándome a responder por mi número, pretendiendo
que lo había olvidado, etc ...
Prefería estar solo que en comunidad. Me paseaba de
arriba a abajo como un leopardo enjaulado, blasfemando en
voz alta como un carretero. Odiaba sobre todo a Dios y la
Biblia. Desgraciadamente, la ley prevé un plazo después del
cual hay que reintegrarse a la celda colediva. Mis compañe-
ros de celda me llamaron enseguida Satán, por mi hostilidad
a la religión.
El primer hombre que me impresionó en la cárcel fue uno
de mis compañeros de celda, Bimbi. De piel clara, un poco
rojiza, como yo, más o menos de la misma estatura, cubierto
116
de manchas rojas, ladrón desde siempre. Bimbi había estado
en varias cárceles. Trabajábamos en un taller en el que se
fabricaban placas para matrículas de coches. Yo estaba en la
cadena en la que se pintaban los números. El trabajaba en la
máquina que los imprimía.
Muchas veces cuando terminábamos nuestra «cuota de
placas», nos sentábamos todos juntos -unos q u i n c ~ para
escuchar a Bimbi. Normalmente a un preso blanco no se le
ocurriría nunca escuchar a uno negro. Pero cuando era Bimbi
quien daba su opinión, hasta los guardias se inclinaban para
oírlo mejor. Bimbi hablaba sobre cualquier tema, el más ines-
perado a veces.
Fascinaba a su auditorio. Sabía mucho sobre el comporta-
miento humano y nos demostraba que la única diferencia
entre nosotros y la gente de fuera era que a nosotros nos
habían atrapado. Cuando explicaba la historia de Concord (a
donde yo tenía que ser trasladado poco después) parecía que
estuviera pagado por el sindicato de iniciativa. Como tantos
otros presos, yo no había oído nunca hablar de Thoreau 1,
antes de que Bimbi le dedicara una conferencia. Bimbi era el
más asiduo de los clientes de la biblioteca. Lo que más me
fascinaba de él, era que infundía un respeto absoluto ... sólo
con el poder de las palabras.
Bimbi no me hablaba mucho. Se mostraba arisco conmigo,
pero yo notaba que me tenía simpatía. Le gustaba hablar de
religión: es lo que me hizo buscar su amistad. Oyéndole me
consideraba a mí mismo como alguien que había llegado más
allá del ateísmo: yo era Satán. Pero Bimbi hacía del ateísmo
un verdadero sistema, si es que puede llamarse así. Desde
entonces dejé de atacar a la religión a base de blasfemias.
Mis argumentos parecían muy débiles al lado de los suyos. Y
él no era nunca grosero.
Bimbi me dijo un día, de buenos o primeros, como acos-
tumbraba a hacer siempre, que no sería tan estúpido si usara
mi materia gris. Yo quería su amistad, pero no sus consejos.
Con otro preso, me hubiera mostrado grosero; pero nadie era
grosero con Bimbi. Me dijo también que debería hacer cursos
por correspondencia y utilizar la biblioteca de la cárcel.
1. Henry Thoreau, célebre escritor americano. (N.T.).
117
Desde que salí de la escuela primaria de Masan no se me
había ocurrido nunca estudiar nada (excepto el arte de trafi-
car). y la calle había borrado por completo todo lo que había
podido aprender en la escuela. Ni siquiera sabía reconocer
un verbo. Un carta de mi hermana Hilda me sugirió la idea de
estudiar inglés y mejorar mi escritura. Las pocas postales que
le había mandado eran casi ininteligibles.
De una manera u otra había que matar el tiempo. Me
inscribí en un curso de inglés por correspondencia. Un católo-
go ciclostilado de los libros de la biblioteca corría de mano en
mano y de celda en celda. Apunté mi número en los títulos que
no estaban ya prestados. Gracias a los cursos por correspon-
dencia, los ejercicios y las lecciones, fui recordando algunos
elementos de gramótica. Al cabo de un año, empecé a escribir
cartas legibles y más o menos correctas. Influenciado por las
explicaciones etimológicas de Bimbi, me inscribí también a un
curso de latín por correspondencia.
Bajo la tutela de Bimbi, hice algunas ganancias con mis
compañeros de celda. Les ganaba casi a todos jugando al
dominó, y cada victoria me proporcionaba un paquete de
cigarrillos que acumulaba en mi celda. Apostábamos cigarri-
llos y dinero en los combates de boxeo y en los partidos de
base-ball y casi siempre ganaba. Nunca olvidaré aquel día
de abril de 1947 en que Jackie Robinson jugó con los Brooklyn
Dodgers. De todos los «fans» de Jackie Robinson, yo era el
más fanático. Cada vez que jugaba tenía las orejas pegadas
a la radio.
Un día de 1948, acababa de ser trasladado a Concord
cuando mi hermano Philbert, que no paraba de adherirse a
toda clase de movimientos, me escribió que esta vez había
descubierto «la religión natural del negro». Ahora pertenecía,
me dijo, a la «Nación del Islam». Añadió que tenía que «rezar
a Allah para que me libertara». Le escribí una carta, esta vez
en un lenguaje mós correcto, es verdad, pero en el fondo
todavía peor que aquella en que le decía lo que pensaba de
su «santa» Iglesia.
Después recibí una carta de Reginald. Sabía que veía muy
a menudo a Wilfred, a Hilda y a Philbert en Detroit, pero no vi
ninguna relación entre las dos cartas. Reginald me daba las
últimas noticias, y me decía: «Malcolm, no comas mós cerdo y
no fumes más. Yo te diré cómo salir de la córcel».
118
Automáticamente, pensé que había descubierto un truco
para librarme de las autoridades penales. Me dormí y me
desperté, pensando qué podía ser. ¿Algo psicológico? ¿po-
dría fingir alguna enfermedad que me permitiera salir de la
cárcel privándome del cerdo y del tabaco?
Me moría de ganas de consultar a Bimbi. Pero me retuve
instintivamente. Era demasiado importante para decírselo a
nadie.
No me costó mucho dejar de fumar. Había pasado días
enteros sin cigarrillos. Después de leer la carta de Reginald
acabé el paquete que tenía empezado. A partir de entonces
no toqué ni una colilla.
Tres o cuatro días más tarde nos sirvieron cerdo para
comer.
No me acordaba del cerdo cuando me senté en mi sitio,
como un robot, en la larga mesa de detenidos. Sentarse,
lanzarse sobre el plato, tragar, levantarse, salir en fila: los
buenos modales penitenciarios. Me pasaron la carne ¿pero
qué carne? Presentada de aquella manera, no se podía sa-
ber ... De golpe, la prescripción: no comas más cerdo apare-
ció en letras luminosas en la pantalla de mi memoria.
Dudé mientras sostenía la bandeja en el aire; luego se la
pasé a mi vecino. El se sirvió y después se paró bruscamente.
Recuerdo que me miró sorprendido.
- No como cerdo, le dije.
y la bandeja de carne siguió su camino hacia el otro
extremo de la mesa.
Poco después, no se hablaba de otra cosa en toda la
cárcel. La vida allí era tan monótona que la menor diversión
tomaba proporciones desmesuradas. Aquella noche, todos
los detenidos de mi hilera de celdas sabían que Satán no
comía cerdo.
Yo me sentía extrañamente orgulloso. Siempre se dice que
los negros, presos o no, no pueden pasar sin cerdo. Los
presos blancos estaban sorprendidos, lo que me causaba una
gran satisfacción.
Más tarde he comprendido que había hecho, sin saberlo,
un acto de sumisión preislámica. Había obedecido a la pres-
cripción musulmana: «Da un paso hacia Allah, y Allah dará
dos hacia ti».
119
Mis hermanos de Detroit y de Chicago se habían converti-
do ya a lo que ellos llamaban «la religión natural del negro»
de la que me había hablado Philbert. Rogaban todos por mi
conversión en la cárcel. Cuando Philbert les dio a conocer mi
mala respuesta, se preguntaron qué camino debían seguir.
Concluyeron que era Reginald, el último convertido, el que
estaba en más estrechas relaciones conmigo y me conocía
mejor, el que tenía que encontrar la manera de convencerme.
Ella, por su parte, había dado todos los pasos necesarios
para que me trasladaran a la colonia penitenciaria de Nor-
folk (MassachuseHs), cárcel experimental que tiene como ob-
jeto la rehabilitación de los criminales. Los detenidos de otras
cárceles decían que con dinero, o con enchufe, se podía ser
trasladado a esta colonia que parecía demasiado bonita para
ser de verdad. Ella se las arregló de manera que a fines de
1948 obtuvo mi traslado.
En muchos aspectos, esta colonia era un paraíso: los W.c.
tenían agua; no habían rejas, sólo muros, y en el interior de
estos muros una mayor libertad. Se respiraba aire puro, no
estábamos en la ciudad.
La colonía comprendía veinticuatro «unidades» de cin-
cuenta hombres cada una, si mal no recuerdo. Lo que debía
hacer un total de 1.200 presos. Cada unidad tenía su «casa»,
cada casa sus tres pisos, y -joh milagro!- cada preso su
propia habitación.
Un quince por ciento de los detenidos eran negros; había
de cinco a nueve en cada unidad.
Que yo sepa, la colonia de Norfolk es lo más liberal que
hay en materia de detención. La «cultura» (o al menos su
versión penitenciaria) reemplazaba las habladurías malicio-
sas, la perversión, la rapiña, los guardianes odiosos. Muchos
detenidos de Norfolk tenían actividades «intelectuales», como
las discusiones, los debates, y cosas por el estilo. Los instruc-
tores formados en las técnicas de la rehabilitación venían de
Harvard, la Universidad de Boston. El reglamento era mucho
más liberal que el de las otras cárceles: visitas autorizadas
casi todos los días, y durante dos horas enteras. Podíamos
sentarnos delante de la visita, o a su lado.
Más extraordinaria todavía era la biblioteca cedida por un
millonario llamado Parkhurst, especialmente interesado por
la Historia y la Religión. Había miles de obras en las estante-
120
rías, y otras tantas en cajas, a falta de sitio en las estanterías.
En Norfolk los detenidos podían entrar en lo biblioteca sin
autorización y escoger los libros. Los había muy antiguos, y,
sin dudo, muy roras. Al principio los escogía 01 azar; después
aprendí a seleccionar los libros con un objetivo determinado.
Estuve un tiempo sin noticias de Reginald. Mientras tanto,
yo seguía sin fumar y sin comer cerdo. Finalmente, me anunció
su visita. Cuando llegó, yo estaba loco de impaciencia: ¿Qué
secreto me diría?
Reginald sabía que yo razonaba como un traficante. Por
esto era tan eficaz su método. Yo esperaba que me aclarara
su misteriosa prohibición. Pero él se limitaba a darme noticias
de la familia, de Detroit, de Harlem. Nunca le he pedido a
nadie que me explique algo antes de que esté dispuesto o
hacerlo. El tono falsamente indiferente de Reginald me hizo
comprender que se trataba ·de algo muy importante.
Por fin, como si la idea acabara de pasarle por la cabeza,
me dijo: «Malcolm si existiera un hombre que supiera todo lo
que se puede saber, ¿Qué sería este hombre?».
Le conocía bien esta manía exasperante de las adivinan-
zas. Yo he preferido siempre decir las cosas a la cara.
- Bueno, sería una especie de dios.
- No, es un hombre que lo sabe todo.
- ¿Quién? le dije.
Dios es un hombre, respondió Reginald. Su verdadero
nombre es Allah.
Al/ah. Me acordé de pronto de que ese nombre figuraba
en la carta de Philbert. Reginald continuó. Dijo que Dios tenía
trescientos sesenta grados de conocimiento, o sea <da suma
total del saben>.
Decir que no entendía nada sería un eufemismo. Seguí
escuchando o Reginald que hablaba lentamente.
- El diablo sólo tiene treinta y tres grados de conocimien-
to; es la franc-masonería, añadió Reginald (Recuerdo las pa-
labras exactas porque las he repetido tantas veces a los de-
más). El diablo se sirve de la franc-masonería para dominar a
la gente.
Reginald me explicó que su Dios había venido a América y
se había aparecido a un hombre llamado Elijah, «un negro, un
121
hombre como nosotros». Ese Dios había dicho a Elijah que el
tiempo del diablo estaba llegando al final.
- El diablo también es un hombre, dijo.
- ¿Qué quieres decir?
Con un gesto, Reginald me indicó algunos detenidos blan-
cos y a sus visitas.
- Esos, dijo Reginald. El diablo es el hombre blanco.
- Todos los blancos saben que son diablos, sobre todo los
franc-masones.
Nunca olvidaré ese momento. Pensé en todos los blancos
que había conocido. No sé por qué, me detuve al llegar a
Hymie, el judío que había sido bueno conmigo.
Reginald también le conocía.
- ¿Sin ninguna excepción? le dije.
- Sin ninguna excepción.
- ¿Y Hymie?
- ¿Es una prueba de bondad pagarle a alguien quinientos
dólares cuando uno mismo estó ganando diez mil?
Reginald se fue. Yo reflexioné. Reflexioné, reflexioné, re-
flexioné. Todo aquello no tenía ni pies ni cabeza. Ni término
medio.
Todos los blancos que conocía desfilaron ante mí. Desde
el principio. Los de la Asistencia que se metían en nuestros
asuntos tras la muerte de mi padre, asesinado por los blancos.
Los blancos que trataban a mi madre de <doca» delante de sus
hijos. Los otros blancos que la habían llevado al asilo de
Kalamazoo. El juez blanco, los otros jueces que habían sepa-
rado a los niños. Los Swerlin, los otros blancos de Mason. Los
niños blancos de mi clase, los profesores, los que me habían
aconsejado que me hiciera «carpintero», porque ser abogado
no era propio de un negro.
Sus rostros desfilaban ante mí, me dolía la cabeza. Los
blancos de Boston, los del Roseland que bailaban «sólo entre
blancos» mientras yo les limpiaba los zapatos. Los del Parker
House donde yo llevaba la vajilla sucia a la cocina. Sophia.
Los blancos de Nueva York, los policías, los criminales
blancos con los que me había relacionado. Los blancos que se
amontonaban en los speakeasies negros para probar el «al-
ma negra». Las mujeres blancas que deseaban hombres ne-
122
gros. Los hombres que yo acompañaba a las casas negras
especializadas.
Nuestra «pantalla» de Bastan, su representante, un anti-
guo detenido. Los policías de Bastan. El amigo del marido de
Sophia. El mismo marido al que no había visto nunca pero del
que tanto había oído hablar. La hermana de Sophia. El joyero
judío que me había tendido una trampa. Las asistentes socia-
les. El magistrado que me había condenado a diez años de
cárcel. Los presos, los guardianes, las autoridades.
Reginald, que vino a verme unos días más tarde, notó que
sus palabras habían producido efecto. Se puso contento. Des-
pués, muy seriamente, me habló durante dos horas enteras del
«diablo blanco)) y del «lavado de cerebro que los negros
habían sufrido».
Reginald me dejó terriblemente preocupado. Por primera
vez en mi vida, empecé a reflexionar sobre cosas serias. El
poder del hombre blanco estaba de capa caída; pronto ten-
dría que dejar de oprimir y de explotar a los que tenían la piel
oscura. y las pieles oscuras iban a tomar ahora su venganza;
el hombre blanco iba a perder.
- Tú no sabes quién eres. Ni siquiera sabes, porque el
blanco se ha guardado bien de decírtelo, que perteneces a
una civilización muy antigua, rica en oro y en reyes. No sabes
tu verdadero nombre de familia, no reconocerías tu propia
lengua si la oyeras hablar. El hombre blanco te ha alienado.
Desde el día en que el diablo blanco te asesinó, violó, arrancó
de tu tierra natal en la personal de tus antepasados, has sido
su víctima.
Ahora recibía por lo menos dos o tres cartas al día de mis
hermanos de Detroit. Eran todos musulmanes, discípulos de
un hombre al que llamaban «el Honorable Elijah Muham-
madI), un hombre amable, de baja estatura, al que a veces
también llamaban «el Mensajero de Allah». Elijah Muham-
mad era, según decían, un «negro como nosotros)). Había
nacido en los Estados Unidos, en una granja de Georgia. Su
familia se había trasladado a Detroit, donde él había conoci-
do a un tal Wallace D. Fard. Afirmaba que Fard era «Dios en
persona)). Wallace D. Fard había confiado a Elijah Muham-
mad el mensaje de Allah para el pueblo negro, pueblo que
constituía <ela Nación perdida y reencontrada del Islam en el
desierto de América del Norte)).
123
Todos me exhortaban a «relacionarme con el Honorable
Elijah Muhammad». Reginald me explicó que los musulmanes,
que adoraban a Dios, no comían cerdo. Los discípulos de
Elijah Muhammad condenaban los productos nocivos tales
como narcóticos, el tabaco, el alcohol. Leí y oí repetir cien
veces que «la cualidad esencial del musulmán es la sumisión a
la voluntad de Allah».
Los discípulos del Honorable Elijah Muhammad poseían lo
que ellos llamaban «el verdadero conocimiento del hombre
negro»; conocimiento que yo debía ir adquiriendo poco a
poco gracias a las largas cartas de mis hermanos, y a los
folletos que les añadían.
La verdad, en pocas palabras, era que los blancos habían
«blanqueado» la historia y los libros de historia, y que lava-
ban el cerebro del hombre negro desde hacía cientos de años.
El Primer Hombre era negro y vivía en un continente que se
llamaba Africa, donde la especie humana había aparecido
por primera vez en el planeta.
El Primer Hombre, el hombre negro, había instituido impe-
rios y grandes civilizaciones, mientras el hombre blanco vivía
todavía en las cavernas y andaba a cuatro patas. «El diablo
blanco)), a través de toda la historia, no había hecho más que
asesinar, violar, explotar y torturar a todas las razas de color.
El tráfico de la carne negra es el crimen más horroroso de
toda la historia de la humanidad. Data de la época en que el
hombre blanco llegó a Africa para asesinar y secuestrar a los
millones de hombres, mujeres y niños negros a fin de trans-
portarlos al Nuevo Mundo en galeras de esclavos.
El diablo blanco había privado al pueblo negro del cono-
cimiento que había tenido de sí mismo, de su lengua, de su
religión, de su cultura pasada, hasta tal punto que el negro
americano era el único pueblo del mundo que ignoraba por
completo su personalidad profunda.
En el espacio de una sola generación, los esclavos negros
habían sido violados por sus amos blancos. Pronto apareció
una raza, domesticada, que ignoraba su propio nombre. Los
amos obligaban a esta raza mixta a adoptar sus nombres de
familia.
Decían al «negro)) que su Africa natal estaba poblada de
implos, de salvajes negros que se balanceaban en los ~ r b o l e s
124
como simios. El «negro» lo aceptó, como aceptó toda la
instrucción que le dio el hombre blanco y que iba destinada a
inculcarle la obediencia y el culto al hombre blanco.
Cuando todas las religiones del mundo enseñaban a sus
fieles que su Dios era un ser identificable, un Dios que se
parecía a ellos, el esclavista obligó al negro a adoptar la
religión cristiana. Le enseñó a adorar un dios extranjero, que
tenía el pelo rubio, la cara pálida y los ojos azules de su amo.
Esta religión enseñaba al «negro» que ser negro era una
maldición. Que todo el que era negro, incluido él mismo, era
un ser odioble. Le enseñó que todo el que es blanco es bueno,
admirable, digno de respeto y de amor. Este lavado de cere-
bro se llevaba de tal manera que el <<negro» acababa por
creer que cuanto más manchada estaba su piel de la blancura
de su amo, más «superior» era. La religión cristiana de los
blancos enseñaba al negro que debía poner la otra mejilla,
sonreír, escarbar la tierra, inclinarse, humillarse, cantar, rezar
y contentarse con las migas que caían de la mesa del blanco;
que tenía que esperar el maná que caería del cielo, aspirar a
un paraíso en el otro mundo ya que el paraíso de aquí abajo
estaba reservado a los blancos.
¿Cómo describir mi reacción ante este lenguaje? Todos los
instintos del ghetto, de la jungla, todos los instintos de zorro,
de lobo, de criminal, todo lo que había rechazado en mí
cualquier enseñanza, quedó aniquilado de repente. Era como
si mi vida pasada hubiera desaparecido de una vez para
siempre sin dejar la menor huella.
Escribí a Elijah Muhammad. Vivía entonces en Chicago.
Tuve que escribir veinticinco veces eso primero carta de una
página. Quería que fuera bien legible y comprensible. Pero ni
yo mismo podía descifrar mi propio escrituro. Mi ortografía y
mi gramática eran aún muy malas. Le expliqué a Elijah
Muhammad, lo mejor que pude, que mis hermanos me habían
hablado de él, y me excusé por mi mala letra.
Muhammad me respondió con una carta dactilográfica. La
firma de «Mensajero de Allah» me dejó electrificado. Me
daba la bienvenida, y materia de reflexión. El preso negro,
decía, es el símbolo del crimen de lo sociedad blanca que
oprime al negro, deja que se corrompa en la degradación y la
ignorancia y hace de él un criminal incapaz de aspirar a una
vida honrada. Me decía que tuviera valor. Incluso me manda-
125
ba dinero, un billete de cinco dólares. Estoy seguro que toda-
vía debe mandar dinero a todos los presos que le escriben.
Mis hermanos me decían, «Reza a Allah ... volviéndote
hacia el Este». De todas las pruebas que he pasado, la de la
oración ha sido la más difícil. Ya me entendéis. Admitía las
teorías de Muhammad y las creía. Pero esto no me exigía más
que una adhesión de espíritu. Me decía: «Es verdad» o: «No
lo había pensado nunca». Pero doblar las rodillas, el acto de
rezar, bueno, me costó una semana acostumbrarme.
Ya sabéis qué clase de vida había llevado hasta entonces.
Sólo me había arrodillado para desmontar una cerradura
antes de entrar a robar. Y aún así me costaba arrodillarme. La
molestia y la vergüenza me hacían levantarme enseguida.
Que un pecador se arrodille, reconozca su culpa, implore
el perdón de Dios, es lo más difícil que hay en el mundo. Hoy
lo digo y lo hago sin dificultad. Pero entonces yo era el mal en
persona. Intenté cien veces ponerme en la posición prescrita
por el Islam para la oración. Cuando al final conseguí arrodi-
llarme, no sabía que decirle a Allah.
Durante los años siguientes estuve en una soledad casi
total. Nunca había estado tan ocupado. Cambié con una
rapidez sorprendente de manera de pensar. Mis viejas cos-
tumbres caían en el vacío como la nieve que se desliza de los
tejados. Era como si alguien -a quien yo conocía muy bien-
hubiese vivido del contrabando y el crimen. Y me sorprendía
cada vez que recordaba mi anterior personalidad.
Hasta aquí queda recogido íntegramente los primeros
nueve capítulos de la Autobiografía. En los siguientes, Mal-
colm X narra su salida de la cárcel y los largos años de
militancia entre los Musulmanes Negros, pero hemos preferi-
do recoger su evolucián ideológica con una selección de sus
discursos en la segunda parte del libro. Por su interés para
reflejar sus últimas posiciones, reproducimos a continuación
el último capítulo de su Autobiografía.
126
127
Ultimo capítulo
1965
Seamos sinceros. Los negros, los afro-americanos, no ma-
nifiestan ningún deseo de plantar cara a las Naciones Unidas,
de exigir al mundo entero que se les haga justicia en América.
Sabía perfectamente que no moverían ni un dedo. Yo ya
estaré muerto cuando el negro americano comprenda que su
combate es un combate internacional. Sabía también que los
negros americanos no aceptarían el Islam ortodoxo. Nuestros
negros -los viejos sobre todo- están demasiado embebidos
de cristianismo. Por esto en las reuniones que se celebraban
todos los domingos en el Audubon Bol/room 1, no trataba de
convertir a mis oyentes al Islam, sino de llegar a todos los que
estaban presentes:
- No a los musulmanes, cristianos, católicos o protestan-
tes, bautistas o metodistas, demócratas o republicanos, franc-
masones u otros, sino al pueblo negro de América, y a todos
los pueblos negros del mundo. Pues si nos niegan nuestros
derechos cívicos y nuestros derechos humanos, nuestro dere-
cho a la dignidad, es porque formamos parte de la gran
colectividad negra.
Notaba una actitud de atención en todos los que me escu-
chaban. Una incertidumbre acerca de mis intenciones. Y lo
comprendía. Desde que la guerra de Secesión le dio la «liber-
tad», el negro se ha encontrado siempre en callejones sin
salida. Sus leaders le han decepcionado. El cristianismo le ha
decepcionado. Al sentirse maltratado, el negro se ha hecho
prudente, desconfiado.
Yo mismo, en la cumbre de una colina de Tierra Santa,
comprendí de pronto lo peligroso que es tomar a un hombre,
sea quien sea, por un dios, o por el emisario de un dios. «Ya
estoy harto de la propaganda de los demás (escribí a mis
amigos), quiero la verdad, sea quien sea el hombre que la
diga. Quiero la justicia, sean quienes sean sus defensores y
sus detractores. Por encima de todo soy un ser humano y como
tal, quiero todo aquello que es bueno para la humanidad en
coniunto» .
l. Gran Salón de baile y de reunión de Harlem (N.T.).
128
La mayoría de los periódicos americanos guardaron silen-
cio sobre las declaraciones en las que trataba de abrir un
nuevo camino a los negros. Los incidentes se multiplicaron
durante todo el «largo y cólido verano» de 1964 y me acusa-
ban continuamente de «incitar a los negros a la revolución», a
la «violencia».
Me llamaban «el negro airado número uno». Y yo no
renegaba del nombre. Expresaba exactamente lo que pensa-
ba. «Creo en la ira. La Biblia dice que hay un tiempo para la
ira)). Cuando me acusaban de «incitación a la violencia)),
respondía: «Es falso. Yo no quiero una violencia gratuita.
Quiero justicia. Si los negros atacasen a los blancos, y la
fuerza pública se viera incapaz de protegerles, entonces los
blancos tendrían derecho a defenderse, hasta con las armas si
fuera necesario. Por lo tanto, si la ley no protege a los negros
contra la agresión de los blancos, los negros tienen que tomar
las armas, si es necesario, para defenderse)).
«Malcolm X quiere armar a los negros)) dijeron los titula-
res de los periódicos.
¡Pues bien! Creo que el que se deja embrutecer sin hacer
nada es un criminal. Si es así como se interpreta la filosofía
cristiana, si esto es lo que enseña Gandhi, es que esas doctri-
nas son criminales.
En todos mis discursos traté de dejar muy clara mi nueva
posición respecto a los blancos, pero los periodistas preferían
que mi nombre siguiera siendo un sinónimo de violencia.
Soy partidario de la violencia, si la no-violencia sólo nos
conduce a alargar indefinidamente la solución del problema
negro, bajo pretexto de evitar la violencia.
Estoy en contra de la no-violencia, si ésta representa un
retorno de la solución de las calendas griegas. Si, para hacer
reconocer sus derechos de ser humano, el negro americano
no tiene otro recurso que la violencia, entonces soy partidario
de la violencia, como lo fueron, y vosotros lo sabéis muy bien,
los irlandeses, los polacos, o los judíos que fueron objeto de
una flagrante discriminación. Como ellos, yo soy partidario
de la violencia sean cuales sean sus consecuencias y sean
cuales sean sus víctimas.
El negro americano no hace ni quiere la revolución. Con-
dena un sistema, pero no intenta derribarlo. Simplemente pide
129
que se le admita: ¿Es esto una «revolución»? No. Una auténti-
ca revolución negra traería consigo, por ejemplo, la reivindi-
cación de Estados separados para los negros en el interior del
país. Y esto, lo ha preconizado mucha gente antes de Elijah
Muhammad.
Cuando el blanco llegó a América ¿dio pruebas de «no-
violencia»? He aquí lo que dijo el hombre que representa
actualmente el símbolo de la no-violencia 1:
«Nuestro país nació de un genocidio. Los primeros ameri-
canos blancos, consideraron al americano indígena, al indio,
como perteneciente a una raza inferior. Mucho antes de que
llegaran a nuestras costas los negros de Africa, la plaga de
odio racial había ya desfigurado la sociedad colonial. Desde
el siglo XVI la sangre corre en la lucha por la supremacía de
la raza. Este país es quizás el único en el mundo que ha
adoptado una política nacional de exterminio de la población
indígena. Peor aún, hemos hecho pasar esta trágica experien-
cia por una noble cruzada. Todavía no hay nadie que crea
que se tiene que volver a examinar este terrible episodio, a
nadie le da vergüenza. Nuestra literatura, nuestras películas,
nuestro teatro, nuestro folklore le exaltan al máximo. Nuestros
hijos aprenden a respetar la violencia que ha reducido a los
pueblos de pieles rojas de una época anterior a unos grupos
fragmentarios encerrados en miserables reservas».
¡La «coexistencia pacífica»! ¡Otro slogan que sale fácil-
mente de los labios de los blancos! ¡Muy bien! Pero en reali-
dad, ¿qué es lo que han hecho? A través de toda la historia
han enarbolado el estandarte del cristianismo ... y llevado en
la otra mano la espada y el fusil.
¿Qué ha hecho pues este famoso cristianismo en la tierra?
Ha llevado a los dos tercios de la humanidad a la rebelión. Y
en este mismo momento, los dos tercios de la humanidad
dicen al tercio blanco-tercio minoritario-: «¡Vete!». Yel blan-
co se va. A medida que se retira, los pueblos de color vuelven
a sus religiones de origen, que el blanco califica de «paga-
nas». Sólo una religión, el Islam, ha podido combatir al cris-
tianismo del hombre blanco durante mil años. Sólo el Islam ha
sido capaz de enfrentarse con el cristianismo blanco.
1. Se trata sin duda de Martín luther King (N.T.).
130
la cruzada cristiana ha emprendido el camino de Oriente;
la cruzada musulmana emprende ahora el camino de Occi-
dente. Asia está cerrada al cristianismo, Africa se convierte
rápidamente al Islam y Europa se descristianiza cada vez
más. Se considera a la civilización americana como el último
baluarte del cristianismo.
¡Pues bien! Si es así, si el «cristianismo» que nos proponen
actualmente en los Estados Unidos es lo mejor que nos puede
ofrecer el cristianismo mundial, toda persona de espíritu sano
debe llegar forzosamente a la conclusión del final del cristia-
nismo. ¿Sabéis que algunos teólogos protestantes califican a
nuestra época de «era postcristiana»? Si la Iglesia cristiana
ha fracasado es porque no ha combatido el racismo. En este
año de gracia de 1965, la «conciencia cristiana» de congre-
gaciones enteras, y de diáconos, cierran las puertas de la
iglesia a los fieles negros diciéndoles «la entrada a la casa de
Dios está prohibida» a los negros.
Creo que Dios les está dando a los llamados «cristianos»
su última oportunidad de arrepentirse y de redimir sus críme-
nes. Pero ¿es que la América blanca se arrepiente de sus
crímenes contra los negros? Y además, ¿cómo podría redimir
tantos crímenes -esclavización, violaciones, brutalidades-
que han sufrido millones de seres humanos? Una taza de café,
un teatro, W.c. mixtos, todas esas formas hipócritas de <<inte-
gración» no constituyen una redención.
Sin embargo no es el americano blanco el racista. Es la
atmósfera política, social y económica lo que fomenta el ra-
cismo. El hombre blanco no es congénitamente malo, es la
sociedad americana racista quien le impulsa a cometer críme-
nes diabólicos. Esta sociedad produce y fomenta un estado de
ánimo que favorece la expansión de los instintos más bajos,
más viles.
Estuve un tiempo en América y después volví al extranjero.
Esta vez pasé dieciocho semanas en el Medio Oriente y en
Africa.
Conocí a Gamal Abdel Nasser¡ a Julius K. Nyerere, presi-
dente de Tanzania¡ a Nnamoi Azikiwe, presidente de Nigeria¡
al Dr. Kwame N'Krumah, presidente de Ghana¡ a Sekou T ou-
re, presidente de Guinea; a Jomo Kenyatta, presidente de
Kenya¡ al primer ministro de Uganda, el Dr. Milton Obote, y
131
otras personalidades religiosas africanas, árabes, asiáticas,
musulmanas y no musulmanas.
Durante este tiempo, la campaña electoral de América
estaba en pleno apogeo. Las agencias de la prensa america-
na me telefoneaban del otro lado del Atlántico para pregun-
tarme si prefería a Johnson o a Goldwater.
Les respondí que desde el punto de vista del negro ameri-
cano tan mal iba el uno como el otro. Johnson era un zorro, y
Goldwater un lobo. En América los «conservadores» decían:
«Que los niggers se queden donde están»; y los «liberales»
decían: «Que los niggers se queden donde están, pero haga-
mos ver que les damos algunas ventajas, hagámoslos andar a
base de promesas». Para el negro, se trata de escoger cuál de
los dos se lo va a comer, el zorro O el lobo.
Tenía tanta simpatía por Goldwater como por Johnson,
sólo que, en la boca del lobo, al menos siempre sé donde
estoy. El aullido del lobo me mantiene en estado de alerta,
mientras que el zorro, con sus artimañas, puede ahuyentar mis
sospechas. Johnson es el prototipo del zorro; cuando fue
nombrado presidente, gracias al asesinato de Dalias, la pri-
mera persona que reclamó a su lado fue Richard Russel, de
Georgia. Johnson declaró a quien quería oírle que los dere-
chos cívicos eran «una cuestión mora!,), pero su mejor amigo,
Richard Russell, sudista racista, representaba la oposición a
los «derechos cívicos».
Goldwater es un hombre a quien aprecio porque al menos
dice lo que piensa. Sus posiciones racistas sobre el problema
racial no eran populares. No las hubiera dicho públicamente
si no hubiera sido sincero. No hay que olvidar que las eternas
canciones de cuna de los zorros del Norte han convertido en
un verdadero mendigo al negro del Norte. En cambio, los
negros del Sur, frente a frente con unos blancos que enseñan
los dientes, se han lanzado siempre a la lucha por la libertad
mucho antes que los otros.
Al menos, con Goldwater, los negros hubieran sabido que
se las tenían con un lobo auténtico. Johnson es un zorro que
ya los habrá medio digerido cuando ellos lleguen a entender
lo que les está pasando.
Mi organización nacionalista negra sabía perfectamente
todas estas dificultades. ¿Por qué el nacionalismo negro?
preguntaréis. Porque en una sociedad competitiva como la de
132
los Estados Unidos, la solidaridad de los negros entre ellos
debe preceder a la de los negros y los blancos. Sin la primera,
la segunda es imposible.
Desde mi infancia había oído hablar de las doctrinas na-
cionalistas de Marcus Garvey, doctrinas que le habían valido
a mi padre el morir asesinado. Aún cuando era discípulo de
Elijah Muhammad me parecía que las doctrinas políticas,
económicas y sociales de los nacionalistas negros podían dar
al negro su dignidad de raza, podían dar al hombre arrodilla-
do el deseo de levantarse.
Mi organización me asignó como objetivo el contribuir a la
formación de una sociedad en la que negros y blancos pudie-
ran ser realmente hermanos. Por lo tanto, para empezar, tenía
que hacer olvidar el antiguo Malcolm X, al Malcom X «musul-
mán negro». Era muy difícil. Se trataba de cambiar progresi-
vamente la idea que el público, el público negro sobre todo,
tenía de mí. Yo estaba siempre furioso, pero la experiencia
que había tenido en Tierra Santa de una auténtica fraternidad
me había hecho reconocer que la ira puede ser ciega.
En cuanto tenía un minuto libre, discutía con las personas
que ejercían una influencia en Harlem. A quien quería oírme,
le repetía que ahora mis amigos eran negros, marrones, rojos,
amarillos y blancos.
Pues sé que muchos blancos tratan honestamente de resol-
ver el problema negro; que se sienten tan frustrados como
nosotros. Algunos días recibía hasta cincuenta cartas de blan-
cos. Los blancos que asistían a mis mítines me preguntaban
continuamente: «¿Qué podemos hacer los que somos since-
ros?)).
Esto me hace pensar en la estudiante blanca de la que os
he hablado, la que tomó el avión desde Nueva Inglaterra
para venirme a ver al restaurante musulmán de Harlem. En-
tonces le dije que no podía hacer nada. Lo siento. Si supiera
su nombre, si pudiera escribirle, o telefonearle, ya no le ha-
blaría así.
Le diría lo que he dicho a todos los blancos sinceros: que
no pueden adherirse a mi organización nacionalista negra, la
Organización de la unidad afro-americana. Estoy profunda-
mente convencido de que los blancos que quieren inscribirse
a una organización negra sólo quieren tranquilizar su con-
ciencia sin enfrentarse con el verdadero problema. Girando
133
alrededor nuestro, «prueban» que están «con nosotros». Pero
no es así como se resuelve el problema racial. Los negros no
son racistas. Por lo tanto, no es a ellos a quien hay que dar
«pruebas», sino a los blancos. La verdadera batalla tiene que
entablarse entre los blancos, y no entre nosotros.
La misma presencia de los blancos en las organizaciones
negras las hace menos eficaces. Es necesario que los negros
se den cuenta de que son capaces de desenvolverse solos, de
trabajar solos, entre los suyos; y la presencia de los blancos,
aún de los mejores, retarda esta toma de conciencia.
No querría molestar a nadie, pero confieso que nunca he
tenido confianza en el blanco, que gira alrededor nuestro con
demasiada prisa. No sé ... Quizás inconscientemente, me re-
cuerdan a todos esos blancos que he conocido, que he visto
emborracharse, volverse rojos, y cogerse después al primer
negro que encuentran diciéndole: «Sólo quiero que sepas que
eres un gran tipo, tanto como yo». Esos mismos blancos cogen
después sus taxis o sus coches y se van al centro, a sus barrios,
a donde ningún negro puede ir sino es un criado ... Sea como
sea, sé que en cuanto un blanco se adhiere a una organiza-
ción negra, los negros tienen tendencia a dirigirse a él. Y
aunque, oficialmente, los dirigentes sean negros, enseguida
son los blancos quienes toman las riendas, porque son los que
ponen dinero.
«Que cada uno trabaje por su parte, actuando en el mismo
sentido», es lo que respondo a los blancos sinceros. «Tendre-
mos gran estima por nuestros camaradas blancos. Reconoce-
remos su mérito, les daremos nuestra confianza. Pero militare-
mos entre los nuestros, pues sólo los negros pueden demos-
trar a los negros que pueden desenvolverse solos. Trabajando
por separado, blancos y negros trabajarán juntos».
A veces me atrevería a soñar que la historia llegaría a
decir que mi voz -que ha sacado al blanco de su autosuficien-
cia, de su arrogancia, de su satisfacción- ha contribuido a
evitar una grave catástrofe, una catástrofe quizás fatal para
América.
Mi voz no es más que una de tantas, pero nuestro objetivo
ha sido siempre el mismo. Es verdad, mis métodos son radi-
calmente opuestos a los del Dr. Martin Luther King, apóstol de
la no violencia (doctrina que tiene el mérito de poner de
relieve la brutalidad del blanco respecto a los negros). Pero
134
en la atmósfera que reina actualmente en América, me pre-
gunto cuál de los dos «extremistas»: el «violento» Malcolm X
o el «no violento» Dr. King, morirá primero.
Todo lo que hago en este momento lo considero urgente. El
hombre dispone de muy poco tiempo para hacer lo que ha de
hacer. Yo especulo sobre mi muerte sin gran emoción. Nunca
he creído que llegaré a viejo. Lo sé, lo he sabido siempre, que
moriré de muerte violenta. Viene de familia. Pensad en las
cosas que creo, pensad en mi temperamento, añadid el hecho
de que me entrego con cuerpo y alma a la causa que defien-
do; con todos estos ingredientes ¿cómo queréis que muera en
la cama?
Si he consagrado tanto tiempo a este libro, es con la
esperanza de que el lector objetivo encuentre un testimonio
útil a la sociedad. En los ghettos negros hay cada día más
adolescentes como yo lo he sido. No quiero decir que todos se
convertirán en parásitos como yo lo fui. No. Sólo son una
fracción, pero esta fracción de jóvenes criminales es cada año
más cara y más peligrosa. El F.S.I. ha publicado recientemen-
te un informe sobre el promedio anual de criminalidad en
América. Desde la segunda guerra mundial, este promedio
aumenta de año en año de un diez a un doce por ciento. El
informe no especifica demasiado, pero yo os diré que este
acrecentamiento se debe a los ghettos negros. Y en los moti-
nes del «largo y cálido verano» de 1964, los jóvenes negros
de los ghettos estaban siempre en primera fila.
y estoy convencido de que estallarán otros motines, más
graves todavía, a pesar de la ley sobre los «derechos cívicos»
que tranquiliza las malas conciencias. Pues nadie se ha preo-
cupado realmente de la causa de los motines, que no es otra
cosa que el cáncer racista.
Creo que ningún negro americano se ha hundido en el
fango tan profundamente como yo; ningún negro ha sido más
ignorante que yo; ningún negro ha sufrido tanto como yo,
conocido la misma angustia. Pero la luz más pura brilla siem-
pre después de la noche más profunda, la alegría más grande
viene siempre después de las desgracias más grandes; hay
que haber conocido la esclavitud y la cárcel para disfrutar
plenamente de la libertad.
Tengo muchas lagunas, lo sé. Lo que más me ha faltado ha
sido instrucción. Me hubiera gustado hacer estudios superio-
135
res. Si tuviera tiempo, no me daría vergüenza matricularme en
un instituto, continuaría donde lo dejé, y llegaría hasta la
licenciatura.
¡Me gustaría tanto estudiar! En todos los campos, porque
tengo el espíritu muy abierto y me interesa todo.
Cada mañana me despierto sabiendo que he ganado un
día de más. Vivo como un muerto con prórroga. Querría
pediros un favor. Cuando esté muerto -lo digo porque sé que
ya lo estaré cuando aparezca este libro- cuando esté muerto,
leed bien todos los periódicos. La prensa blanca identificará a
Malcolm X con el «odio». Ya lo veréis.
El hombre blanco se servirá de mi muerte, como se ha
servido de mí en vida: yo encarno a sus ojos, el «odio»,
encarnación cómoda pues le permite negar la verdad, negar
que lo único que he hecho es darle al hombre blanco su
propio espejo, a fin de mostrarle los crímenes abominables de
su raza contra mi raza.
Ya veréis. En el mejor de los casos, me pegarán la etiqueta
de «negro irresponsable». Los leaders negros «responsables»
son precisamente los que no obtienen nunca ningún resultado.
Yo he obtenido algunos. Desde que soy, en cierta manera,
un leader de los negros americanos, cada nueva ofensiva,
cada nuevo contrataque del hombre blanco me ha afianzado:
cuanto más me atacaban, más seguro estaba de ir por buen
camino, y de obrar en favor de los negros. Al defender sus
posiciones, el racista blanco me ha certificado que yo ofrecía
al hombre negro algo de válido.
Sí, he amado mi papel de «demagogo». Sé que muchas
sociedades asesinan a los hombres que les han ayudado a
cambiar. Si muero habiendo aportado alguna luz, alguna
partícula de verdad, si muero habiendo contribuido a destruir
el cáncer americano, todo el mérito se debe a Allah. A mí
atribuidme sólos los errores.
136
El asesinato de Maleol. X
por Alex Haley
A principios del año 1965, Malcolm X fue a Francia. Tenía
que hablar en un congreso de estudiantes africanos. Se le hizo
saber oficialmente que se le prohibiría hablar y que Francia lo
consideraba como personna non grata. Le pidieron que salie-
ra del territorio. Lo que él hizo, rojo de indignación. Tomó el
avión para Londres. Los periodistas de la B.B.e. le hicieron
visitar, mientras le entrevistaban, la ciudad de Smethwick,
cerca de Birmingham, donde viven muchos negros. Los habi-
tantes de Smethwick criticaron violentamente a la B.B.e. a la
que acusaban de «avivar el racismo» en esta ciudad donde la
situoción era ya bastante tensa. Durante su estancia en la
Gran Bretaña, Malcolm X habló en la London School of Eco-
nomics.
Volvió a Nueva York el 13 de febrero. Toda su familia
dormía en la noche del 14 hacia las 2 h. 45 de la madrugada,
cuando fue despertada por una gran explosión. Betty me
explicó más tarde que Malcolm X, dando órdenes y atrapan-
do al vuelo a sus cuatro hijas que gritaban horrorizadas,
consiguió hacerlas salir al patio. Alguien había tirado cock-
137
tails Molotov por la gran ventana que da a la fachada de la
casa. los bomberos tardaron una hora en apagar el incendio.
las llamas alcanzaron sólo la mitad de la casa. Malcolm X no
e s t a ~ a asegurado contra incendios.
BeHy aterrado, encinto, y sus cuatro hijos fueron alberga-
das por algunos amigos íntimos. Malcolm X apretó los dientes
y voló al día siguiente, domingo, o Detroit donde tenía que
dar una conferencia. El lunes por la mañana, el pastor James
X de la Mezquita Número siete de Elijah Muhammad declaró
a lo prenso que Malcolm X había prendido él mismo fuego a
su casa «para darse publicidad».
El lunes por la noche, Malcolm X, fuera de sí, habló en el
Audubon Bol/room. Sabía que tenía nervios de acero. Aquella
noche perdió su sangre frío. «Se me está acabando la pacien-
cia, gritó ante quinientas personas. Si sólo se tratase de mí no
me importaría, pero ¡que no toquen a mi familia! Mi casa.ha
sido bombardeada por los «musulmanes», añadió sin rodeos,
y dio o entender que se vengaría: «Hoy algunos que cazan.
Pero los hay también que cazan a los cazadores».
El martes 16 de febrero, Malcolm X diría o uno de sus
compañeros: «Han decidido que he de morir uno de los cinco
próximos días. Conozco los nombres de los cinco musulmanes
negros escogidos para asesinarme. Revelaré estos nombres
en el mitin». A otro amigo le declaró que iba o pedir uno
autorización paro llevar armas. «No sé si me lo darán, dijo,
sabiendo que he estado en la cárcel».
Al cabo de dos días declaró o un periodista, durante uno
entrevisto que aparecería después de su muerte: «No me
importa decirle que no puedo definir exactamente cuál es
ahora mi filosofía. Pero soy flexible».
El viernes, Malcolm X tenía una cito con Gordon Parks, el
periodista y fotógrafo de Life, o quien apreciaba mucho:
«Parecía tranquilo y un tanto resplandeciente con su barbilla y
su toca de astro kan» , escribía después Parks en Life. Parecía
liberado de gran parte de su agresividad y de la amargura
que le había conocido anteriormente, pero la llama, la con-
fianza, estaban siempre en él. Hablando del tiempo en que
era discípulo de Elijah Muhammad, Malcolm X dijo o Parks:
«Aquello era teatro del malo. ¡Qué enfermedad! ¡Qué locura!
¡Qué contento estoy de haber salido de allí! Ahora es el
momento de los mártires. Si he de ser uno, que lo seo por lo
138
causa de la fraternidad. Es lo único que puede salvar a este
país. Lo he aprendido a expensas propias, pero lo he aprendi-
do ... ».
Parks preguntó a Malcolm X si era verdad que le perse-
guían para matarle. «Es tan cierto como que tú estás delante
mía -respondió-. Lo han intentado ya dos veces en quince
días». Parks le preguntó si había pensado en hacerse prote-
ger por la policía. Malcolm X se puso a reír: «Sólo un musul-
mán puede proteger a un musulmán contra otro musulmán, o
alguien que conozca las tácticas de los musulmanes. Yo sé
algunas, soy yo quien ha inventado muchas de ellas». «En
diversos lugares de Africa, añadió, he visto estudiantes blan-
cos que se ponían al servicio de los negros. Cosas como ésta
rebaten cualquier clase de argumentos. Como musulmán, he
hecho muchas cosas que ahora lamento. Entonces yo era un
«zombie», como todos los musulmanes, estaba hipnotizado,
me habían designado el camino a seguir y me habían dicho:
¡Anda! Supongo que cualquier hombre tiene derecho a ser un
imbécil, si estó dispuesto a pagar el precio. Yo lo he pagado
durante doce años».
El sábado por la mañana, Malcolm X y Betty fueron a
consultar a una agencia inmobiliaria. Les enseñaron una casa
que les gustó mucho en Long Island, en un barrio predominan-
temente judío. Había que pagar 3.000 dólares al contado.
Malcolm X estuvo de acuerdo, en principio. Al volver a casa
de los amigos que albergaban a su mujer, Malcolm X y Betty
calcularon que el traslado les costaría 1.000 dólares. Pasó las
primeras horas de la tarde con su mujer. Después se levantó,
cogió su sombrero y dijo a Betty desde el pasillo: «A pesar de
todo estaremos juntos. Quiero que mi familia esté conmigo.
Las familias no tendrían que separarse. Nunca más haré un
viaje largo sin ti. Encontraremos a alguien que cuide de los
niños. Nunca más te dejaré tanto tiempo sola)).
A las 15 h. 30 de aquella tarde, Malcolm X me telefoneó.
Por primera vez en dos años no reconocí inmediatamente su
voz. Parecía que tuviera reuma. Me dijo que, durante la no-
che, él y algunos amigos habían ayudado a los agentes de
mudanzas a sacar todo lo que había quedado en buen estado
de la casa incendiada, antes que la policía sacase todas sus
cosas a la acera (la Nación del Islam había conseguido des-
pojar a Malcolm X de esta casa).
139
Tt'as su ' prImer atent d a o.
140
- Betty y yo hemos visto una casa que queremos comprar.
Pero nadie querrá alquilar nada a Malcolm X en los tiempos
que corren. (Trataba de bromear), sólo tengo 150 dólares.
¿Cree que el editor me dejaría los 4.000 dólares que necesito
adelantándomelos sobre mis derechos de autor?
Le respondí que me ocuparía de ello el lunes.
- ¿Sabe? Cuanto más pienso, menos seguro estoy de que
sean los musulmanes los que me han hecho esto. Sé lo que son
capaces de hacer, y de no hacer, y no han podido hacer esto.
Pienso en lo que me ocurrió en Francia, y no creo que sean los
musulmanes.
Después empezó de pronto a hablar de otra cosa.
- Me alegro de haber sido el primero en establecer lazos
oficiales entre los afro-americanos y nuestros hermanos de
Africa.
y colgó.
A continuación, Malcolm X fue al Hotel Hilton de Nueva
York. Dejó su Oldsmobile azul en el garaje del hotel y pidió
una habitación. Le dieron una en el piso doce. Un botones le
acompañó.
Poco después unos negros entraron en el gran hall del
hotel, siempre animado, y preguntaron a varios botones cuál
era la habitación de Malcolm X. Los botones tenían la consig-
na de no dar nunca el número de habitación de ningún cliente.
Ahora se trataba de Malcolm X. Todos los lectores de los
periódicos de Nueva York sabían que Malcolm X estaba en
peligro de muerte. Los botones avisaron inmediatamente al
detective del Hilton. Desde entonces, y hasta el día siguiente
por la tarde, el piso doce fue vigilado de cerca. Malcolm X
salió una sola vez de su habitación para ir a cenar al restau-
rante del hotel.
El sábado por la mañana, a las nueve de la mañana, Betty
tuvo la sorpresa de oír a su marido por teléfono preguntándo-
le si no le importaría vestir a sus cuatro hijas y llevarlas al
mitin del Audubon BaJ/room. Dicho mitin estaba previsto para
las dos de la tarde. «Claro que no», dijo Betty. La víspera, su
marido le había dicho que no fuese.
- ¿Sabes qué me ha pasado hace una hora? le dijo. A las
ocho en punto me ha despertado el teléfono. Una voz masculi-
na me ha dicho: «Despiértate, hermano». Y ha colgado.
141
A mediodía, Malcolm X salió de su habitación. Bajó en el
ascensor, cogió su coche y lo condujo, en un día cálido y
soleado, al Audubon Bal/room. Era el domingo 21 de febrero.
El Audubon Bal/room, situado en Harlem, es un edificio de
dos pisos que se alquila para bailes, reuniones, etc. Una joven
recepcionista que era, a ratos libres, ayudante de Malcolm X
me explicó después que aquel día, ella había llegado con
bastante tiempo de anticipación, hacia la una y media. Al
entrar en la sala vio las cuatrocientas sillas alineadas como
de costumbre. En las primeras filas habían ya algunos sitios
ocupados. No vio nada de anormal en ello, pues siempre
había gente que venía antes para sentarse cerca del orador y
saborear plenamente sus palabras. En el estrado, detrás del
pupitre, había una fila de ocho sillas.
No hubo registros en la entrada. Semanas antes, Malcolm
X, irritado, los había prohibido: «Incomoda a la gente», dijo, y
ese rito le recordaba demasiado a Elijah Muhammad. «Si no
pudiera estar seguro entre los míos, no lo estaría en ningún
sitio», dijo amargamente.
Aquel día había prohibido también la entrada a los perio-
distas, negros y blancos. La prensa había «deformado» de-
masiado sus pensamientos últimamente, dijo. Y no se tomaba
en serio sus declaraciones de que estaba en peligro de muer-
te.
Malcolm X entró en la sala poco antes de las dos. Su
ayudante notó que su andar era pesado y no ligero como de
costumbre. Otros ayudantes entraban y salían de la pequeña
antecámara que había cerca del estrado donde Malcolm X se
había sentado de través en una silla, retorciendo sus largas
piernas por debajo de los barrotes. Llevaba un traje oscuro,
una camisa blanca y una corbata estrecha también oscura.
Declaró a algunos de sus ayudantes que no tenía la menor
intención de hablar de sus problemas personales. «No quiero
que la gente venga a oírme por esto». Dijo que iba a confesar
que se había apresurado demasiado al atribuir a los musul-
manes la responsabilidad del atentado a su casa. «Desde
entonces han pasado cosas demasiado importantes, para que
sea obra de los musulmanes. Sé perfectamente lo que son
capaces de hacer. Las cosas han ido muy lejos: los sobrepa-
san. En el fondo no debería hablar hoy, añadió. Voy a intentar
aliviar un poco la atmósfera diciendo a los negros que no se
142
peleen entre ellos. Esto forma parte de la maniobra del blan-
co. Yo no me peleo con nadie. No estamos aquí para esto».
Miraba el reloj muy a menudo pues esperaba al reverendo
Milton Galamison, militante presbiteriano de Brooklyn, que
también tenía que hablar aquel día.
La ayudante de Malcolm X se dirigió al hermano Benjamín
X, también orador de calidad, y le pidió que tomara la pala-
bra mientras esperaban a Galamison.
- ¿Quiere que hable antes que usted? preguntó la ayu-
dante a Malcolm X.
- Ya sabe que no tiene que preguntarme esto delante
suyo, exclamó Malcolm X.
Después, dominándose, dijo: «Okay».
El hermano Benjamín X estuvo hablando unos treinta minu-
tos, pero Galamison y las otras personalidades esperadas no
habían llegado aún.
- El hermano Malcolm X parecía muy decepcionado, ex-
plicó la ayudante. Me daba pena. «Perdone que le haya
levantado la voz, me dijo antes de subir al estrado, ya no sé
dónde tengo la cabeza». Le dije que lo comprendía muy bien.
«Me pregunto si hay alguien que comprenda realmente», dijo
con una voz lejana.
Subió al estrado y empezaron los aplausos. Después reso-
nó en la sala el saludo familiar de Malcolm X:
- As Salaam Alaikoum, hermanos míos, hermanas mías.
- Alaikoum Salaam, respondieron varias voces.
Fue entonces cuando se produjo un incidente en la octava
fila. Se formó un grupo de hombres y una voz furiosa gritó:
«¡Saque las manos de mi bolsillo!». Toda la sala se fijó en la
octava fila.
- ¡Calma! ¡calma! calmaros hermanos, dijo suavemente
Malcolm X con voz tensa.
Su atención estoba en otro sitio y es posible que no recono-
ciera en ningún momento a sus asesinos.
- El incidente de la octava fila distrajo mi atención, decla-
ró después una señora que estaba sentada en las primeras
filas. Cuando me volví hacia Malcolm X, tres hombres al
menos, de pie en la primera fila, descargaban simultánea-
mente sus armas sobre él.
143
Dos periodistas negros a los que habían dejado entrar en
calidad de negros, pero no en calidad de periodistas, decla-
raron que al ruido de los disparos, hombres, mujeres y niños
se precipitaron sobre las mesas, las sillas, o se arrojaron al
suelo.
- Fue entonces cuando oí un ruido sordo, añadió uno de
los periodistas. Malcolm tenía todavía los brazos levantados
cuando le alcanzaron las primeras balas. Después se retorció
contra las sillas que estaban detrás suyo. Todo el mundo
gritaba. Yo también me tiré al suelo. Detrás mío había un
hombre disparando. llevaba el revólver escondido en el abri-
go. Tiraba como en las películas de vaqueros retrocediendo
hacia la puerta.
- Lo sabía, dijo la joven ayudante que se encontraba en
aquel momento en la antecámara. Pero no quise ir a verlo.
Quería acordarme de él en vida.
La mano de Malcolm X cayó sobre el pecho cuando le
alcanzó la primera bala. Tenía que recibir otras quince. La
otra mano se unió a la primera. La sangre corría por su mano
izquierda y por su barbilla. Las manos se le crisparon sobre el
pecho. Su cuerpo enorme cayó bruscamente hacia atrás, rígi-
do, y su cabeza se estrelló contra el estrado.
Algunas personas se avalanzaron sobre él. Entre ellas,
Betty, que también se había tirado al suelo para proteger a
sus hijas. Se levantó precipitadamente y se puso a gritar: «¡Mi
marido! ¡Lo están matando!». Rasgaron la camisa de Mal-
colm X, deshicieron su corbata. Una enfermera le aplicó la
respiración artificial: «Hubiera muerto voluntariamente en su
lugar», declaró esta mujer.
«He oído disparos», dijo el policía Thomas Hoy, de veinti-
dós años que patrullaba delante del Audubon Bal/room. Se
precipitó en la sala, vio gente que intentaba retener a un
fugitivo. «He atrapado al sospechoso», dijo.
Malcolm X fue trasladado al hospital Vanderbilt. Llegó a
las 3 horas 15 minutos. «Va estaba muerto al llegar», declaró
poco más tarde un miembro del personal del hospital.
Los amigos de Malcolm X y su mujer salieron del hospital.
Los hombres casi no podían dominarse. Uno de ellos se des-
cargó un puñetazo contra la palma de su otra mano. Muchas
mujeres lloraban.
144
En Long Island, a donde la habían llevado después del
asesinato de su padre, Attilah, que tenía entonces seis años,
escribió esta carta lo mejor que pudo: «Querido papá, te
quiero mucho. Dios mío, Dios mío, cómo querría que no estu-
vieses muerto».
A petición de su mujer, el cuerpo de Malcolm X fue expues-
to del martes 23 al viernes 26 de febrero inclusive. Detrás de
las barricadas de la policía, la multitud esperaba para verle.
Las pompas fúnebres que se habían hecho cargo de la cere-
monia eran amenazadas por teléfono. Se registró dos veces el
edificio en busca de las bombas anunciadas pero no se en-
contró nada.
Las puertas se abrieron con cuatro horas de retraso, con
Betty, acompañada de cuatro parientes y amigos, en cabeza.
«Es una Jacqueline Kennedy negra, declaró un periodista
blanco. Sabe lo que ha de hacer, y todos sus gestos reflejan
nobleza».
Cuando la familia se alejó del féretro, dejaron entrar a los
demás. Entre las siete y las once, dos mil personas, entre ellas
gran cantidad de blancos, desfilaron ante el cuerpo, vestido
con un traje oscuro. En una placa clavada al féretro se leía:
«EI-Had; Malik EI-Shabbazz - 19 de mayo 1925-21 febrero
1965».
Miles de personas continuaron desfilando ante el cuerpo, y
las pompas fúnebres seguían recibiendo amenazas por telé-
fono.
«Malcolm X ha muerto sin un céntimo», tituló el Amsferdam
News. A la semana siguiente, se crearon dos organismos
cuyos miembros hicieron coledas en Harlem para que Betty
pudiera mantener a sus hijas y llevarlas al colegio.
La atmósfera del gran mitin de musulmanes negros que se
celebró el viernes siguiente, «Día del Señop>, fue muy tensa en
Chicago. El fantasma de Malcolm X estaba en la sala. Walla-
ce, el hijo de Elijah Muhammad, que había sido partidario de
Malcolm, fue el primero en tomar la palabra. Se acusó.a sí
mismo y suplicó a los musulmanes que le perdonaran. Des-
pués, Wilfred y Philbert, pastores musulmanes y hermanos de
Malcolm, exhortaron a los negros a que se unieran a Elijah
Muhammad. Finalmente, tómo la palabra este último:
«Durante mucho tiempo, dijo, Malcolm X os ha hablado en
. 145
esta sala, ha estado donde yo estoy ahorá. Entonces Malcolm
estaba seguro. Era amado de todos. Dios mismo le protegía ...
Después empezó a hacer largos viajes. A Asia, a Europa, a
Africa e incluso a La Meca, y por todas partes me ha creado
enemigos. Volvió diciendo que no había que odiar a los ene-
migos. Pero hace pocas semanas vino a aquí a gritar su odio y
extender su fango ... Nosotros no hemos matado a Malcolm ni
hemos intentado hacerlo. Yo quería a Malcolm. Fueron sus
locas ideas las que le condujeron a este final... ¡No tenía
derecho a rechazarme! gritó Elijah Muhammad, cada vez más
excitado. Era una estrella que se fue del buen camino. ¡Y todo
el que trata de ahogar el aliento de Elijah Muhammad corre
hacia su propio final!».
«Sí...». «Muhammad sea alabado ... ». «Tan amable ... », gri-
taron entonces tres mil hombres, mujeres y niños musulmanes.
Durante este tiempo, el Cheikh Ahmed Assoun, un sudanés,
anciano de barba blanca, amigo y consejero espiritual de
Malcolm X, celebró los ritos funerarios musulmanes en Nueva
York. Le despojó de su traje occidental, untó el cuerpo con un
aceite especial, lo envolvió en siete velos blancos tradiciona-
les, los kafan. Sólo el rostro quedaba al descubierto. Después,
el Cheikh leyó algunos pasajes del Corán.
Veintidós mil personas en total desfilaron ante el cuerpo.
Otras seis mil fueron al cementerio, así como cientos de poli-
cías. Los periodistas interrogaban a la gente: «Me fascina-
ba», dijo una joven blanca al New York Times, y una negra
añadió: «Estoy aquí para rendir homenaje al negro más gran-
de de este siglo. Es un negro. No pongan: hombre de color».
146
Notas .. la,. Maleol. X
por Ossie Davis 1
Ningún negro se sorprendió de que hiciera un elogio a
Malcolm X en sus funerales. Muchos negros no comparten sus
opiniones, pero todos, del primero al último, saben que Mal-
colm, aparte de todo lo que pudiera ser o dejar de ser, ¡era un
hombre!
Los blancos no necesitan que nadie les recuerde que son
hombres. Nosotros, sí. Y esto es, sin discusión, lo mejor que
Malcolm ha dado a su pueblo.
El protocolo y el sentido común exigen que los negros se
mantengan en retirada, que dejen que el blanco hable por
ellos, que les defienda, que dirija su lucha entre bastidores.
Malcolm nos ha dicho: ¡Al diablo todo esto! ¿Qué hacéis de
rodillas? ¡Levantaros y luchad solos!
Malcolm, como véis, era un fenómeno refrescante, excitan-
te. Nos dio una lección a todos los negros que habíamos
1. Ossie Davis es un actor negro americano. El texto que sigue es la
respuesta que dio a una revista que le preguntó: ¿Por qué hizo el elogio
de Malcolm X el día de su entierro?
147
aprendido a ser prudentes e hipócritas delante de los blancos,
a sonreírles siempre.
Vosotros sabéis qué peste era Malcolm, qué insoportable y
fastidioso, tanto para los negros como para los blancos. Una
vez que se os agarraba no había manera de soltarle. Era el
hombre más fascinante de este mundo, más encantador, pero
no dudaba en tomar su encanto con las dos manos y golpea-
ros con él. Su continua indignación nos era penosa, pero
saludable. Nos hacía entrar en furor, pero al mismo tiempo
nos hacía sentirnos orgullosos de nosotros mismos. Delante
suyo, ningún negro podía defenderse ni excusarse de ser
negro. Malcolm no se lo hubiera permitido. Y al dejarle, nos
quedaba siempre la furtiva sospecha de que quizós, y a pesar
de todo, éramos realmente hombres.
y Malcolm era un hombre libre. Los que le conocieron
antes y después de su peregrinación a La Meca saben que
había dejado atrás toda clase de racismo, de separatismo, de
odio. Pero había conservado su gusto por las fórmulas explo-
sivas, por la constante agitación en favor de la libertad in-
mediata, no sólo de los suyos, sino de todos los americanos.
Encontraba siempre un placer maligno en acribillar de
flechas al hombre blanco, en avergonzar a los «Tíos T om», a
los negros comprometedores, que se acomodan a todo, para
nuestra vergüenza -y digo nuestra porque yo también soy uno
de ellos- y que son unos hipócritas con tal de existir en un
mundo del que envidiamos y despreciamos al mismo tiempo
sus valores.
La historia juzgará a este hombre que hoyes todavía el
objeto de las más grandes controversias en América. Yo co-
nocí personalmente a Malcolm X. No compartía todas sus
ideas, ni mucho menos. Pero, aún cuando se equivocaba,
seguía siendo lo que más escasea entre nosotros los hombres:
un hombre.
y si, para conservar mis buenas relaciones con los blancos
que me han permitido ganarme correctamente la vida en las
tablas, fui demasiado cobarde, demasiado prudente, para
reconocerle cuando vivía, ahora que los blancos ya se han
librado de él, creo que puedo ser lo bastante sincero conmigo
mismo y descubrirme para saludar por última vez a esta
148
El asesinato en la sala de baile Audubon, Hal'lem.
149
caballería negra, hecha de coraje y de ironía, que era su
estilo y su atractivo, a esta intrepidez, tan ausente en los
demás negros que conozco, y que le condujo, demasiado
pronto, a la muerte.
150
Dlseuuos
Mensaie a las masas 1
Sólo queremos sostener una conversación informal entre
ustedes y yo, entre nosotros. Queremos hablar claro y directo,
en un lenguaje que todo el mundo pueda entender con facili-
dad. Todos estamos de acuerdo esta noche, todos los que
hemos hablado hemos estado de acuerdo esta noche en que
Estados Unidos tiene un problema muy serio. No sólo tiene
Estados Unidos un problema muy serio, sino que nuestra gen-
te tiene un problema muy serio. El problema de Estados Uni-
dos somos nosotros. Nosotros somos su problema. La única
razón por la que tiene un problema es que no nos quiere aquí.
y cada vez que uno de ustedes se mira, ya sea negro, moreno,
rojo o amarillo, están viendo a una persona que constituye un
serio problema para Estados Unidos porque no los quieren a
1. Este discurso lo realizó Malcolm siendo todavía miembro de la
Nación del Islam. El resto de discursos fueron dados después de que él
rompió con dicha organización.
151
ustedes aquí. Una vez que se enfrenten a esta realidad, pue-
den empezar a trazarse un curso que los haga parecer gente
de inteligencia y gente sin inteligencia.
Lo que ustedes y yo necesitamos es tratar de olvidar nues-
tras diferencias. Cuando nos reunimos, no nos reunimos como
bautistas ni como metodistas. No vives en un infierno porque
seas metodista o bautista; no vives en un infierno porque seas
demócrata o republicano; no vives en un infierno porque seas
masón o e/k '; y seguro que tampoco vives en un infierno
porque seas norteamericano, porque si fueras norteamerica-
no no vivirías en un infierno. Vives en un infierno porque eres
negro. Tú vives en un infierno y todos nosotros vivimos en un
infierno por la misma razón.
Así es que todos somos gente negra, los llamados negros,
ciudadanos de segunda, ex esclavos. Ustedes no son más que
ex esclavos. A ustedes no les gusta que se lo digan. Pero, ¿qué
otra cosa son? Son ex-esclavos. No vinieron en el buque
Mayf/ower. Vinieron en un barco de esclavos. Encadenados
como un caballo o una vaca o una gallina. Y los trajeron los
que vinieron en el Moyflower, a ustedes los trajeron los llama-
dos Peregrinos o Padres fundadores de la Patria. Ellos fueron
quienes los trajeron a ustedes aquí.
Tenemos un enemigo común. Tenemos esto en común:
tenemos a un opresor común, a un explotador común y a un
discriminador común. Y una vez que nos damos cuenta de que
tenemos un enemigo común, nos unimos sobre la base de lo
que tenemos en común. Y lo que ante todo tenemos en común
es ese enemigo: el blanco. Es enemigo de todos nosotros. Ya
sé que algunos de ustedes creen que algunos de ellos no son
nuestros enemigos. El tiempo lo dirá.
Y cuando ustedes y yo aquí, en Detroit y en Michigan y en
todo Estados Unidos de Norteamérica, hoy que hemos des-
pertado, miramos a nuestro alrededor, y también nos damos
cuenta que aquí en Estados Unidos todos nosotros tenemos un
enemigo común, ya esté en Georgia o en Michigan, ya esté en
California o en Nueva York. Es el mismo hombre -de ojos
azules, pelo rubio y piel pálida--, el mismo hombre. De mane-
1. E/k (alce): miembro de la Orden Benevolente y Protedora de los
Elks (BPOE), fundada en 1868. (N.T.).
152
ro que tenemos que hacer lo que hicieron ellos. Ellos acorda-
ron dejar de pelearse. Cualquier disputa que tuvieran la resol-
vían entre ellos solos, reunidos; no dejes nunca saber al ene-
migo que tienes una desavenencia.
En vez de ventilar nuestras diferencias en público tenemos
que comprender que todos somos una misma familia. Y cuan-
do hay una riña familiar, uno no la ventila en la acera. Si así lo
haces, todo el mundo te llamará grosero, sin refinamiento,
incivilizado, salvaje. Si tienes problemas en casa, los arreglas
en casa; te metes en el armario, los discutes a puerta cerrada
y luego, cuando salgas a la calle, muestras un frente común,
un frente unido. Yeso es lo que necesitamos hacer en la
comunidad y en la ciudad y en el estado. Necesitamos dejar
de ventilar nuestras diferencias delante del blanco, sacar el
blanco de nuestas reuniones y entonces sentarnos a hablar de
negocios entre nosotros. Eso es lo que tenemos que hacer.
Me gustaría hacer algunos comentarios respecto a la dife-
rencia que existe entre la revolución de los negros y la revolu-
ción de la gente de color 1. ¿Son la misma cosa? Y si no lo son,
¿qué diferencia hay? ¿Qué diferencia hay entre una revolu-
ción de los negros y una revolución de la gente de color?
Primero, ¿qué es una revolución? A veces me inclino a creer
que mucha de nuestra gente está usando esa palabra, «revo-
lución», con descuido, sin tomar en cuenta cuidadosamente lo
que esa palabra significa realmente y sus características his-
tóricas. Cuando estudien la naturaleza histórica de las revolu-
ciones, el motivo de una revolución, el objetivo de una revolu-
ción, el resultado de una revolución y los métodos empleados
en una revolución, puede ser que cambien de palabra. Puede
ser que se tracen otro programa, que cambien de objetivo y
cambien de idea.
Miren la revolución norteamericana de 1776. ¿Qué fin
perseguía esa revolución? La tierra. ¿Por qué querían la tie-
rra? Porque querían la independencia. ¿Cómo la hicieron?
Con sangre. Primero: se basaba en la tierra, base de la inde-
1. Block revolution y Negro revolution, respectivamente. El término
Block llegó a reemplazar a Negro para significar afronorteamericano
durante los años 60 y 70, reflejando el nacionalismo negro que surgió en
esa época. Malcolm utiliza estas dos palabras para contrastar el nacio-
nalismo con el reformismo dentro del movimiento negro. (N.T.).
153
pendencia. Y la única manera de conseguirla era con sangre.
La revolución francesa, ¿en qué se basaba? Los que no tenían
tierra estuvieron contra el terrateniente. ¿Qué fin perseguía?
La tierra. ¿Cómo la obtuvieron? Con sangre. No hubo amor
perdido, no hubo compromiso, no hubo negociación. Se lo
digo: ustedes no saben lo que es una revolución. Porque
cuando descubran lo que es volverán a meterse en el callejón,
se quitarán del camino. La revolución rusa, ¿en qué se basa-
ba? En la tierra; los que no tenían tierra pelearon contra el
terrateniente. ¿Cómo la llevaron a cabo? Con sangre. No hay
una revolución que no derrame sangre. Y a ustedes les da
miedo sangrar. Se lo digo, a ustedes les da miedo sangrar.
Eso sí, cuando el blanco los mandó a Corea, sangraron.
Los mandó a Alemania y sangraron. Los mandó al sur del
Pacífico a pelear contra los japoneses y sangraron. Sangra-
ron por los blancos; pero cuando se trata de ver que bombar-
dean sus propias iglesias y asesinan a niñas negras, entonces
no tienen sangre. Sangran cuando el blanco dice que san-
gren; muerden cuando el blanco dice que muerdan y ladran
cuando el blanco dice que ladren. Me es odioso tener que
decir eso de nosotros, pero es verdad. ¿Cómo van a abando-
nar la violencia en Misisipí con lo violentos que fueron en
Corea? ¿Cómo pueden justificar el no ser violentos en Misisipí
yen Alabama cuando les bombardean las iglesias y les asesi-
nan a nuestras niñas, y sí van a ser violentos con Hitler y con
Tojo y con cualquier otro a quien ni siquiera conocen?
Si la violencia no está bien en Estados Unidos, la violencia
tampoco está bien fuera. Si no está bien ser violento defen-
diendo a mujeres negras y a niños negros y a recién nacidos
negros y a hombres negros, entonces tampoco está bien que
Estados Unidos nos reclute y nos haga ser violentos en el
exterior en defensa suya. Y si está bien que nos reclute y nos
enseñe a ser violentos en defensa suya, entonces también es
corredo que ustedes y yo hagamos todo lo que sea necesario
para defender a nuestra gente aquí mismo, en este país.
La revolución china: querían la tierra. Expulsaron a los
británicos y junto con ellos a los chinos entreguistas, a los tíos
Tom chinos. Sí, señores, eso hicieron. Sentaron un buen ejem-
plo. Cuando estaba en la cárcel, leí un artículo •.. No se espan-
ten cuando les digo que estuve encarcelado. Ustedes todavía
están encarcelados. Eso es lo que significa Estados Unidos:
154
una cárcel... Cuando estaba en la cárcel, leí en la revista Life
un artículo que mostraba a una niña china, de nueve años: su
padre estaba en cuatro patas y ella apretaba un gatillo por·
que él era un chino «tío Tom». Cuondo allá tuvieron la revolu·
ción, cogieron a una generación entera de tíos Tom y simple·
mente los liquidaron. Y en diez años esa niñita se convirtió en
una mujer adulta. Se acabaron los Tom en China. Y hoyes uno
de los países más recios, más fuertes y más temidos de esta
planeta: para el blanco. Porque allá no hay más tíos Tom.
De todos nuestros estudios, la historia es la más calificada
para recompensar nuestra investigación. Y cuando uno ve que
confronta problemas, todo lo que tiene que hacer es examinar
el método histórico empleado en todo el mundo por otros que
confrontan problemas similares a los de uno. Cuando ve có·
mo resolvieron ellos los suyos, ya sabe uno cómo puede
resolver los propios. En Africa ha estado teniendo lugar una
revolución, una revolución negra. En Kenia, los mau·mau eran
revolucionarios; fueron ellos quienes pusieron de moda la
palabra «Uhuru». Los mau·mau eran revolucionarios, creían
en el principio de la tierra arrasada, derribaban todo cuanto
se les ponía por delante, y su revolución también se basaba en
la tierra, en un deseo de poseer la tierro. En Argelia, en la
parte septentrional de Africa, tuvo lugar una revolución. Los
argelinos eran revolucionarios, querían su tierra. Francia les
ofreció dejarlos integrarse a Francia. Le dijeron a Francia que
al demonio con Francia, que ellos querían un poco de tierra y
no un poco de Francia. Y entablaron una batalla sangrienta.
Así, cito estas diversas revoluciones, hermanos y herma·
nas, para mostrarles que no hay revoluciones pacíficas. No
hay revoluciones de «poner la otra mejilla». No hay ni la más
remota posibilidad de una revolución sin violencia. La única
clase de revolución sin violencia es la revolución de la gente
de color. La única revolución que tiene por meta el amor al
enemigo es la revolución de la gente de color. Es la única
revolución en que la meta es un comedor desegregado, un
teatro desegregado, un parque desegregado y un inodoro
público desegregado; puedes sentarte ollado de gente blan·
ca ... en el inodoro. Eso no es una revolución. La revolución se
basa en la tierra. La tierra es la base de toda independencia.
La tierra es la base de la libertad, de la justicia y de la
igualdad.
155
El blanco sabe lo que es una revolución. Sabe que la
revolución negra es de alcance y naturaleza mundiales. La
revolución negra estó barriendo en Asia, barriendo en Africa,
levantando la cabeza en América Latina. La revolución cuba-
na: eso es una revolución. Echaron abajo el sistema. La revo-
lución está en Asia, la revolución está en Africa y el blanco
chilla porque ve la revolución en America Latina. ¿Cómo
creen que reaccionará contra ustedes cuando ustedes apren-
dan lo que es una verdadera revolución? Ustedes no saben lo
que es una revolución. Si lo supieran, no usarían esa palabra.
La revolución es sangrienta, la revolución es hostil, la revo-
lución no conoce compromisos, la revolución echa abajo y
destruye todo cuanto se le pone por delante. Y ustedes, senta-
dos ahí como un pegote en la pared, diciendo: «Voy a amar a
esta gente por más que me odien.» No, ustedes necesitan una
revolución. ¿Quién ha oído hablar de una revolución de bra-
zos enlazados, como bellamente señalaba el reverendo Clea-
ge, para cantar «Nosotros lo vamos a superan? 1. Eso no se
hace en una revolución. No se canta porque uno está muy
ocupado golpeando. Se baso en lo tierra. Un revolucionario
quiere tierra para levantar sobre ella su propia nación, una
nación independiente. Estos negros no están pidiendo una
nación: están tratando de volver a doblar el lomo en la plan-
tación.
Cuando se quiere una nación, eso se llama nacionalismo.
Cuando el blanco desató una revolución en este país contra
Inglaterra, ¿para qué lo hacía? Quería esta tierra para poder
levantar sobre ella otra nación blanca. Eso es nacionalismo
blanco. La revolución norteamericana fue nacionalismo blan-
co. La revolución francesa fue nacionalismo blanco. La revo-
lución rusa también fue --sí, señores, lo fue- nacionalismo
blanco. ¿No lo creen? ¿Por qué creen que Jruschov y Moa no
logran ponerse de acuerdo? Nacionalismo blanco. Todas las
revoluciones que están teniendo lugar en Asia y en Africa
adualmente, ¿en qué se basan? En el nacionalismo negro. Un
revolucionario es un nacionalista negro. Quiere una nación.
Estaba leyendo unas hermosas palabras del reverendo Clea-
ge en que señalaba por qué no lograba reunirse con casi
1. En inQlés, We Shall Overcome, canción del movimiento por los
derechos civiles. (N.T.).
156
nadie en la ciudad porque todos tenían miedo de que los
identificaran con el nacionalismo negro. Si uno le tiene miedo
al nacionalismo negro, le tiene miedo a la revolución. Y si uno
ama la revolución, ama el nacionalismo negro.
Poro entender esto tienen ustedes que recordar lo que
decía este joven hermano sobre el negro doméstico y el negro
del campo en los tiempos de la esclavitud. Había dos clases
de esclavos: el negro doméstico y el negro del campo. Los
negros domésticos vivían en la casa del amo, vestían bastante
bien, comían bien porque comían de su comido: lo que él
dejaba. Vivían en el sótano o en el desvón pero como quiero
que sea vivían cerca del amo y amaban 01 amo más de lo que
se amaba éste a sí mismo. Daban la vida por salvar la coso
del amo y más rápido que el propio amo. Si el amo decía:
«Bueno cosa lo nuestro», el negro doméstico decía: «Sí, bue-
no caso la nuestra». Siempre que el amo decía «nosotros», él
decía «nosotros». Por ahí se puede descubrir 01 negro domés-
tico.
Si la casa del amo se incendiaba, el negro doméstico
luchaba más que el propio amo por apagar el fuego. Si el
amo enfermaba, el negro doméstico le decía: «¿Qué paso,
amo? ¿Estamos enfermos?» ¡Estamos enfermos! Se identifica-
ba con el amo más de lo que el propio amo se identificaba
consigo mismo. Y si uno iba a ver al negro doméstico y le
decía: <<Vamos a escaparnos, vamos a separarnos», el negro
doméstico lo miraba y le decía: «Hombre, tú estás loco. ¿Qué
es eso de separarnos? ¿Dónde hoy uno coso mejor que ésto?
¿Dónde puede usar ropa mejor que ésta? ¿Dónde puedo
comer mejor comido que éstah Ese era el negro doméstico.
En aquellos tiempos les llamaban nigger 1 doméstico». Y así
los llamamos actualmente, porque todavía tenemos unos
cuantos niggers domésticos por ahí.
Este negro doméstico moderno ama a su amo. Quiere vivir
cerca de él. Está dispuesto a pagar tres veces el precio verda-
dero de una casa con tal de vivir cerca de su amo, poro luego
alardear: «Soy el único negro aquí. Soy el único en mi trabajo.
Soy el único en esta escuela». ¡No eres más que un negro
doméstico! Y si viene alguien ahora mismo y te dice: «Vamos
l. Nigger: término racista, despectivo de negro. (N.T.).
157
a separarnos», le dices lo mismo que decía el negro domésti-
co en la plantación: «¿Qué es eso de separarnos? ¿De Esta-
dos Unidos, de este buen hombre blanco? ¿Dónde vas a
conseguir trabajo mejor que el de aquíh Quiero decir que
eso es lo que tú dices: «No se me quedó nada en Africa»; eso
es lo que dices. ¡Pero sí se te quedó la cabeza en Africa!
En esa misma plantación estaba el negro campesino. Los
negros del campo: ahí estaban las masas. Había siempre mós
negros en los campos que en la casa. El negro del campo vivía
en un infierno. Comía sobras. En la casa comían carne de
puerco de la buena. El negro en el campo no recibía más que
lo que sobraba de los intestinos del puerco. Hoy en día le
dicen a eso «menudencias». En aquellos tiempos le decían lo
que era: tripas. Eso es lo que eran ustedes: cometripas. Y
algunos de ustedes todavía son cometripas.
Al negro del campo lo apaleaban de la mañana a la
noche; vivía en u·na choza, en una casucha; usaba ropa vieja,
de desecho. Odiaba al amo. Digo que odiaba al amo. Era
inteligente. Aquel negro doméstico amaba al amo, pero aquel
negro del campo, recuerden que era la mayoría y odiaba al
amo. Cuando la casa se incendiaba, no trataba de apagar el
fuego; aquel negro rogaba por que soplara el viento, por que
soplara una brisa. Cuando el amo enfermaba, el negro del
campo rogaba por que muriera. Si uno iba al negro campesi-
no y le decía: <<Vamos a separarnos, vamos a irnos», él no
preguntaba: «Adónde vamosh Sólo decía: «Cualquier lugar
es mejor que aquí». Actualmente tenemos negros del campo
en Estados Unidos. Yo soy un negro del campo. Las masas son
negros del campo. Cuando ven arder la casa de este hombre
blanco, no se oye a los negros pobres hablar de que <<nuestro
gobierno está en peligro». Dicen: «El gobierno está en peli-
gro». ¡Figúrense a un negro diciendo <<nuestro gobierno»!
Hasta le oí decir a uno «¡nuestros astronautas». ¡Ni siquiera lo
dejan acercarse a las instalaciones y él con eso de <<nuestros
astronautas»! «Nuestra marina». Ese es un negro que se ha
vuelto loco, ¡un negro que se ha vuelto loco!
Igual que el amo de aquellos tiempos usaba a Tom, el
negro doméstico, para mantener a raya a los negros campesi-
nos, el mismo viejo amo tiene hoya negros que no son más
que modernos tíos T om, tíos T om del siglo XX, para mantener-
nos a ustedes y a mí a raya, para tenernos controlados, para
158
mantenernos en la pasividad, pacíficos y sin violencia. Ese es
T om, haciendo de ustedes gente sin violencia. Es como cuan-
do uno va al dentista y aquel hombre le va a sacar una muela.
Uno va a luchar contra él cuando empiece a halar. Así es que
le inyecta a uno en la mandíbula una cosa llamada novocaí-
na, para hacerle creer que no le están haciendo nada. Con
eso se está uno ahí sentado y, como tiene toda esa novocaína
en la mandíbula, sufre ... pacíficamente. La sangre corriéndole
a uno por la cara y uno sin saber lo que está pasando. Porque
alguien le enseñó a sufrir ... pacíficamente.
El blanco les hace lo mismo a ustedes en la calle, cuando
quiere embrutecerlos y aprovecharse de ustedes sin el temor
de que se vayan a defender. Para impedirles defenderse se
busca a esos viejos y religiosos tíos Tom que nos enseñan a
ustedes y a mí, exactamente igual que la novocaína, a sufrir
pacíficamente. No que dejen de sufrir: sólo que sufran pacífi-
camente. Como señaló el reverendo Cleage, dicen que uste-
des deben dejar qu.e su sangre corra por las calles. Es una
vergüenza. Ustedes saben que él es un predicador cristiano.
Si para él eso es una vergüenza, ya saben lo que será para mí.
En nuestro libro, el Corán, no hay nada que nos enseñe a
sufrir pacíficamente. Nuestra religión nos enseña a ser inteli-
gentes. Sé pacífico, sé cortés, obedece la ley, respeta a todo el
mundo¡ pero si alguien te pone la mano encima, mándalo al
cementerio. Esa es una buena religión. Es más, ésa es aquella
religión de los viejos tiempos. Es la religión de la que solían
hablar mamá y papá: ojo por ojo, diente por diente, cabeza
por cabeza, vida por vida. Esa es una buena religión. Y a
nadie le puede doler que se enseñe esa clase de religión sino
al lobo que se propone convertirte en su almuerzo.
Así nos pasa a nosotros con el blanco en Estados Unidos.
El es un lobo y ustedes son las ovejas. Siempre que un pastor
-de ovejas y de almas- nos enseña a ustedes y a mí que no
debemos luchar contra el blanco, está siendo un traidor con
ustedes y conmigo. No entreguen una vida así. No, preserven
su vida porque es lo mejor que tienen. Y si tienen que renun-
ciar a ella, que sea parejo.
El amo cogió a T om y lo vistió bien, lo alimentó bien y
hasta le dio un poquito de educación -un poquito de educa-
ciórr¡ le dio una levita y un sombrero de copa e hizo que
todos los esclavos lo miraran con respeto. Entonces utilizó a
159
Tom para controlarlos. La misma estrategia que se usaba en
aquellos tiempos la está usando hoy el mismo hombre blanco.
Coge a un llamado negro, y lo hace prominente, le da una
estatura, le hace publicidad, lo convierte en una celebridad. Y
entonces éste se convierte en vocero de los negros y en líder
negro.
Quisiera mencionar todavía otra cosa brevemente: el mé-
todo que utiliza el blanco, cómo utiliza a los «peces gordos» o
líderes negros contra la revolución de los negros. No son
parte de la revolución de los negros. Son utilizados contra la
revolución de los negros.
Cuando Martin Luther King fracasó en sus intentos de des-
egregar a Albany, en el estado de Georgia, la lucha por los
derechos civiles en Estados Unidos llegó a su punto más bajo.
King cayó prácticamente en bancarrota como líder. La Sout-
hern Christian Leadership Canference I tenía problemas fi-
nancieros; y tuvo problemas, sin más, con el pueblo, cuando
fracasaron en el intento de desegregar a Albany. Otros líde-
res de la lucha por los derechos civiles, que gozaban de lo
que se llama estatura nacional, fueron ídolos caídos y empe-
zaban a perder su prestigio y su influencia, aparecían líderes
negros locales que empezaban a agitar a las masas. En Cam-
bridge, estado de Maryland, fue Gloria Richardson; en Danvi-
lIe, estado de Virginia, y en otras partes del país, también
empezaron a agitar a nuestras masas algunos líderes locales,
al nivel de las masas. Esto nunca lo hicieron esos negros de
estatura nacional. Ellos los controlan a ustedes pero nunca los
han incitado ni los han excitado. Los controlan, los contienen,
los han mantenido en la plantación.
En cuanto King fracasó en Birmingham, los negros se lan-
zaron a la calle. King se fue a California, a una gran concen-
tración y recogió qué sé yo cuántos miles de dólares. Vino a
Detroit y realizó una marcha y recaudó unos cuantos miles de
dólares más. Y recuerden que inmediatamente después Roy
Wilkins atacó a King 2. Acusó a King y a CORE de provocar
líos en todas partes y luego hacer que la NAACP los sacara de
1. Conferencia de Líderes Cristianos del Sur (SCLC), la organización
fundada por Martin Luther King. (N.T.).
2. Roy Wilkins era dirigente de la NAACP (Asociación Nacional para
el Avance de la Gente de Colorl. James Farmer era dirigente del CORE
(Congreso de la Igualdad Racia ). (N.T.).
160
la cárcel y gastara muchísimo dinero¡ acusaron a King y al
CORE de recaudar todo el dinero y no restituirlo. Eso ocurrió¡
lo tengo, en el periódico, en pruebas documentadas. Roy
empezó a atacar a King, y King empezó a atacar a Roy, y
Farmer los empezó a atacar a los dos. y a medida que esos
negros de estatura nacional se atacaban unos a otros iban
perdiendo su control sobre las masas negras.
Los negros estaban en la calle. Hablaban de cómo iban a
marchar sobre Washington. Precisamente entonces había es-
tallado Birmingham y los negros de Birmingham -acuérden-
se- también estallaron. Empezaron a apuñalar por la espalda
a los blancos racistas del sur y a reventarles la cabeza. Sí,
señores, eso hicieron. Fue entonces cuando salió Kennedy en
. televisión y dijo: «Esta es una cuestión moral». Fue entonces
cuando dijo que iba a sacar una ley de derechos civiles. Y
cuando mencionó la ley de derechos civiles y las blancas
racistas del sur empezaron a hablar de que iban a boicotearla
o a entorpecerla, entonces los negros empezaron ~ hablar
¿de qué? De que iban a hacer una marcha hasta Washington,
una marcha hasta el Senado, una marcha hasta la Casa Blan-
. CQ, una marcho hasta el Congreso para obstocultzarlo, dete-
nerlo, pora no dejarlo proseguir. HastcJ dijeron que iban 01
aeropuerto a acostarse sobre la pista para .no dejar aterrizar
a ningún avión. Les estoy diciendo lo que dijeron. Era la
revolución. Aquello era la revolución. Era la revolución negra.
Eran las masas las que estaban en la calle. Eso le infundió
pánico al blanco, le infundió pánico a la estructura del poder
blanco en Washington, D. c.¡ yo estaba allí. Cuando se ente-
raron de que aquella aplanadora negra le iba a venir encima
a la capital, llamaron a Wilkins, llamaron a Randolph, llama-
ron a esos líderes negros de estatura nacional que ustedes
respetan y les dijeron: «Suspéndanlo». Kennedy dijo: «Miren,
todos ustedes están dejando que esto llegue demasiado le-
JOS». y el viejo Tom dijo: «Amo, no lo puedo parar porque no
lo empecé». Les estoy diciendo lo que dijeron. Dijeron: «Ni
siquiera estoy metido en eso y mucho menos encabezándolo».
Dijeron: «Estos negros están haciendo las cosas por su propia
cuenta. Se nos están yendo por delante». Y este viejo zorro
astuto dijo: «Si ustedes no están metidos en eso, los meteré yo.
Los pondré de cabecillas. Lo endorsaré. Lo saludaré. Lo
apoyaré. Me adheriré.»
161
La cosa pasó en cuestión de horas. Se reunieron en el
Carlyle Hotel, en la ciudad de Nueva York. El Carlyle es
propiedad de la familia Kennedy¡ es el hotel donde Kennedy
pasó la noche hace dos días¡ es propiedad de su familia. Una
sociedad filantrópica encabezada por un blanco llamado
Stephen Currier reunió a todos los grandes líderes de la lucha
por los derechos civiles en el Carlyle Hotel. Y les dijo: «Con
pelearse entre ustedes no hacen más que destruir el movi-
miento por los derechos civiles. Y ya que se están peleando
por el dinero de los liberales blancos, vamos a crear lo que se
conoce por el nombre de Council for United Civil Rights Lea-
dership [Consejo Unido de Líderes de los Derechos Civiles].
Vamos a crear ese consejo y pertenecerán a él todas las
organizaciones que luchan por los derechos civiles y lo utili-
zaremos para recabar fondos.» Déjenme mostrarles lo tram-
poso que es el blanco. En cuanto lo constituyeron, eligieron
presidente a Whitney Young¡ ¿y quién creen ustedes que fue el
copresidente? Stephen Currier, el blanco, un millonario. Po-
well hablaba de eso hoy en Coba Hall. De eso era de lo que
estaba hablando. Powell sabe que así fue. Randolph sabe que
así fue. Wilkins sabe que así fue. King sabe que así fue. Cada
uno de esos Seis Grandes sabe que así fue.
Una vez que lo constituyeron, con el blanco arriba, éste les
prometió y les dio 800 mil dólares para que se los repartieran
los Seis Grandes; y les dijo que después que terminara la
marcha les daría 700 mil dólares más. Millón y medio de
dólares ... repartidos entre líderes a los que ustedes han esta-
do siguiendo, por los que ustedes han estado yendo a la
cárcel y llorando lágrimas de cocodrilo. Y no son más que
Frank James y Jesse James y los hermanos qué sé yo qué.
En cuanto tuvieron montado el aparato, el blanco puso a
su alcance a expertos de primera en relaciones públicas; puso
a su disposición en todo el país medios noticiosos que enton-
ces empezaron a presentar a estos Seis Grandes como líderes
de la marcha. Originalmente ni siquiera figuraban en la mar-
cha. Ustedes hablaban lo de la marcha en la calle Hastings,
hablaban de la marcha en la avenida Lenox y en la calle
Fillmore y en la avenida Central y en la calle 32 y en la calle
63. Ahí es donde se estaba hablando de la marcha. Ellos se
convirtieron en la marcha. Se apoderaron de ella. Y el primer
paso que dieron después de apoderarse de ella fue invitar a
162
Walter Reuther, un blanco; invitaron a un cura, a un rabino y a
un viejo cura blanco; sí, a un viejo cura blanco. El mismo
elemento blanco que puso a Kennedy en el poder: los sindica-
tos, los católicos, los judíos y los protestantes liberales; la
misma camarilla que puso a Kennedy en el poder se unió a la
marcha sobre Washington.
Es exactamente igual que cuando uno tiene un café dema-
siado negro, lo que significa que está demasiado fuerte. ¿Qué
hace? Lo integra con leche, lo pone flojo. Pero si se le echa
demasiada leche, ni siquiera se sabrá que tenía café. Estaba
caliente y se enfría. Estaba fuerte y se pone flojo. Te des-
pertaba y ahora te pone a dormir. Eso fue lo que hicieron con
la marcha sobre Washington. Se unieron a ella. No se integra-
ron a ella, sino que se infiltraron en ella. Se le unieron, se
hicieron parte de ella, se apoderaron de ella. Y al apoderarse
de ella la hicieron perder su combatividad. Dejó de ser furio-
sa, dejó de estar caliente, dejó de ser intransigente. Y hasta
dejó de ser una marcha. Se convirtió en un picnic, en un circo.
Ni más ni menos que un circo, con payasos y todo. Ustedes
tuvieron uno aquí mismo en Detroit y por televisión; con paya-
sos que lo dirigían, payasos blancos y payasos negros. Ya sé
que no les gusta lo que estoy diciendo pero se lo vaya decir
de todas maneras. Porque puedo probar lo que estoy dicien-
do. Si creen que les estoy diciendo cosas falsas, tráiganme a
Martin Luther King y a Philip Randolph y a James Farmer y a
esos otros tres y verán si lo niegan ante un micrófono.
No, la vendieron. Se la apropiaron. Cuando James Bald-
win vino de París no lo dejaron hablar, porque no podían
hacerlo atenerse a la letra. Burt Lancaster leyó el discurso que
suponía que dijera Baldwin; no dejaron que Baldwin se enca-
ramara allí porque saben que Baldwin es capaz de decir
cualquier cosa. Lo controlaron todo tan estrechamente que les
dijeron a esos negros en qué momento llegar a la ciudad,
cómo ir, dónde PQrarse, qué carteles llevar, qué canciones
cantar, qué discurso podían decir y qué discurso no podían
decir; y les dijeron entonces que abandonaran la ciudad a la
caída del sol. Y no quedaba uno solo de aquellos T oms en la
ciudad a la caída del sol. Ya sé que no les gusta que diga esto.
Pero lo puedo respaldar. Fue un circo, un espectáculo que le
ganó a cualquier cosa que pudiera montar Hollywood, el
espectáculo del año. Reuther yesos otros tres demonios debe-
163
",
rían recibir un «osear» por la mejor aduación, porque adua-
ron como si de verdad amaran a los negros y embaucaron a
todo un montón de negros. Y los seis líderes negros también
deberían recibir un premio al mejor elenco de asistencia.
(Delroil, 7 O de noviembre de 7963)
El voto O la bala
Señor moderador, hermano lomax, hermanos y hermanas,
amigos y enemigos, porque sencillamente no puedo creer que
aquí todos sean amigos y no quiero dejar a nadie fuera. Esta
noche la cuestión es, a mi entender, «la revuelta negra» y
«zQué rumbo seguimos de aquí en adelanteh o «z Y ahora
qué?» A mi humilde manera de entenderlo la cuestión es el
voto o la bala.
Antes de que tratemos de explicar lo que quiere decir eso
del voto o la bala, quisiera aclarar algo con respedo a mí
mismo. Todavía soy musulmán, mi religión es todavía la del
IsJam. Esa es mi creencia personal. Igual que Adom Clayton
Powell es ministro cristiano y encabeza la Iglesia Bautista
Abisinia en Nueva York, pero al mismo tiempo participa en
las luchas políticas para tratar de establecer los derechos de
los negros en este país; y que el Dr. Martin luther King es
ministro cristiano en Atlanta, estado de Georgia, y encabeza
otra organización que lucha por los derechos civiles de los
negros en este país; y que el reverendo Galamison -supongo
que habrán oído hablar de él- es otro ministro cristiano en
Nueva York y se ha visto seriamente involucrado en los boi-
cots de las escuelas para eliminar la enseñanza segregada;
bueno, pues yo también soy ministro, no ministro cristiano,
sino ministro musulmán y creo en la acción en todos los frentes
y por todos los medios que sean necesarios.
Pero aunque todavía soy musulmán no estoy aquí esta
noche para discutir mi religión. No estoy aquí para tratar de
hacerlos cambiar de religión. No estoy aquí para discutir ni
polemizar sobre ninguna de las cosas en que diferimos, por-
que es hora ya de que acallemos nuestras diferencias y nos
demos cuenta de que es mejor para nosotros ver primero que
164
confrontamos el mismo problema, un problema común que
los hará vivir en un infierno lo mismo si son bautistas que si
son metodistas o musulmanes o nacionalistas. Lo mismo si son
gente educada que si son analfabetos, si viven en el bulevar
que si viven en el calleján, los harán vivir en un infierno igual
que a mí. Todos estamos metidos en el mismo barco y a todos
no hará vivir en el mismo infierno el mismo hombre blanco.
Todos nosotros hemos sufrido aquí, en este país, la opresión
política de manos del blanco, la explotación económica de
manos del blanco y la degradación social de manos del blan-
co.
Ahora bien, que hablemos así no quiere decir que seamos
antiblancos, pero sí quiere decir que somos antiexplotación,
que somos antidegradación, que somos antiopresión. Y si el
blanco no quiere que seamos antiblancos, que· deje de opri-
mirnos y de explotarnos y de degradarnos. Lo mismo si somos
cristianos que si somos musulmanes o nacionalistas o agnósti-
cos o ateos, tenemos que aprender primero a olvidar nuestras
diferencias. Si hay diferencias entre nosotros, vamos a tener-
las metidas en el armario; cuando salgamos a la calle que no
haya nada que discutir entre nosotros hasta que no hayamos
terminado de discutir con ese hombre blanco. Si el difunto
presidente Kennedy podía reunirse con Jruschov para inter-
cambiarle un poco de trigo, no cabe duda de que tenemos
más en común entre nosotros que Kennedy y Jruschov entre sí.
Si no hacemos algo muy pronto me parece que estarán
ustedes de acuerdo en que nos vamos a ver obligados a
escoger entre la bala y el voto. En 1964 hay que escoger entre
una cosa y la otra. No es que el tiempo se vaya volando: ¡el
tiempo ya se voló! 1964 amenaza con ser el año más explosi-
vo que Estados Unidos haya presenciado jamás. El año más
explosivo. ¿Por qué? También es un año político. Es el año en
que todos los políticos blancos volverán a meterse en la lla-
mada comunidad de la gente de color para engañarnos y
sacarnos unos cuantos votos. El año en que todos los bribones
políticos blancos volverán a meterse en la comunidad de
ustedes y en la mía con sus falsas promesas, alimentando
nuestras esperanzas para luego defraudarles con sus trucos y
sus traiciones, con promesas falsas que no tienen intención de
cumplir. Mientras ellos alimentan el descontento, todo esto no
puede conducir más que a una cosa: a una explosión y ahora
165
tenemos ya en la vida norteamericana de nuestros días al tipo
de hombre negro -lo siento, hermano lomax- que no tiene
ninguna intención de seguir poniendo la otra mejilla.
No dejen que nadie les venga con el cuento de que tienen
pocos chances de ganar. Si los reclutan, los mandan a Corea
y los hacen enfrentarse a ochocientos millones de chinos. Si
ustedes pueden ser tan valientes allá, también pueden serlo
aquí mismo. Estas cosas no son tan grandes como aquellas
cosas. y si luchan aquí, por lo menos sabrán para qué están
luchando.
No soy político, ni siquiera soy estudioso de la política; la
verdad es que apenas si soy un estudioso de nada. No soy
demócrata, no soy republicano y ni siquiera me considero
norteamericano. Si ustedes y yo fuéramos norteamericanos no
habría problemas. Esos Hunkies 1 que acaban de bajarse del
barco ya son norteamericanos; los polacos ya son norteame-
ricanos; los refugiados italianos ya son norteamericanos. T 0-
do lo que vino de Europa, todo lo que tuviera ojos azules, ya
es norteamericano. Y con todo el tiempo que llevamos aquí
ustedes y yo todavía no somos norteamericanos.
Bueno, yo no creo en eso de engañarse uno a sí mismo. No
me voy a sentar a tu mesa con el plato vacío para verte comer
y decir que soy un comensal. Si yo no pruebo lo que hay en ese
plato, sentarme a la mesa no hará de mí un comensal. Estar en
Estados Unidos no nos hace norteamericanos. Haber nacido
aquí no nos hace norteamericanos. Porque si el nacimiento
nos hiciera norteamericanos, no se necesitaría ninguna legis-
lación, no se necesitaría ninguna enmienda a la Constitución,
no habría que hacerle frente al entorpecimiento de los dere-
chos civiles, ahora mismo, en Washington, D. C. No hay que
promulgar leyes de derechos civiles para hacer norteamerica-
no a un polaco.
No, yo no soy norteamericano. Soy uno entre los veintidós
millones de negros víctimas del norteamericanismo. Uno entre
los veintidós millones de negros víctimas de la democracia,
que no es más que hipocresía enmascarada. Así es que no
estoy aquí hablándoles como norteamericano ni como patrio-
ta ni como el que saluda la bandera ni como el que hace
1. Hunkies: término despectivo de blancos. (N.T.)
166
167
ondear la bandera; no, yo no. Yo estoy hablando como vídi-
ma de este sistema norteamericano. Y veo a Estados Unidos
de Norteamérica con los ojos de la vídima. No veo riingún
sueño norteamericano; veo una pesadilla norteamericana.
Estos veintidós millones de vídimas están despertando. Se
les están abriendo los ojos. Están empezando a ver lo que
antes sólo miraban. Se están haciendo políticamente madu-
ros. Se están dando cuenta de que hay nuevas tendencias
políticas de una costa a la otra. Como ven estas nuevas ten-
dencias políticas, les es posible ver que cada vez que hay
elecciones, la carrera resulta tan apretada que hay que hacer
un recuento. Tuvieron que hacerlo en MassachuseHs, por lo
apretada que estuvo la votación, para ver quién iba a ser
gobernador. Lo mismo pasó en Rhode Island, en Minnesota y
en muchas otras partes del país. Y lo mismo pasó con Kennedy
y Nixon cuando compitieron por la presidencia. Fue tan apre-
tada la cosa que tuvieron que hacer un recuento de todos los
votos. Bueno, iY eso qué quiere decir? Quiere decir que
cuando los blancos estén divididos equilibradamente y los
negros tienen un bloque de votos propios, les toca a éstos
determinar quién irá a parar a la Casa Blanca y quién irá a
parar a la perrera.
Fue el voto del negro el que instaló a la nueva administra-
ción en Washington, D. C. El voto de ustedes, el voto estúpido,
el voto ignorante, el voto malgastado de ustedes fue el que
instaló en Washington, D. c., a una administración que ha
tenido a bien promulgar toda clase de leyes imaginables,
dejarlos a ustedes hasta el último momento, para terminar
entorpeciendo la acción de esas mismas leyes. Y los líderes de
ustedes y míos tienen osadía de andar correteando y aplau-
diendo por ahí y decir que cuántos progresos estamos reali-
zando. Y que qué buen presidente tenemos. Si no fue bueno en
Texas, seguro que no podrá serlo en Washington, D. C. Por-
que Texas es un estado de linchamientos. Allí soplan los mis-
mos vientos que en Misisipí, no hay diferencia; sólo que en
Texas linchan con acento texano y en Misisipí con acento de
Misisipí. Y estos líderes negros tienen la osadía de ir y tomar
café en la Casa Blanca con un texano, con un blanco racista
del sur -eso es todo lo que él es- , para luego venirnos a decir
a ustedes y a mí que éste, como es del Sur, va a ser mejor con
nosotros porque sabe como tratar a los sureños. ¿Qué clase
168
de lógica es ésa? Que Eastland sea presidente: él también es
del Sur. El sabría todavía mejor que Johnson cómo tratarnos.
[ ... ]
De manera que ya es hora de despertar, en 1964. Y cuando
los vean venir con esa clase de conspiraciones, háganles
saber que ustedes tienen los ojos abiertos. Y háganles saber
que hay otra cosa que también estó bien abierta. Tienen que
ser la bala o el voto. la bala o el voto. Si les da miedo usar
una expresión como ésa, deberían irse del país, deberían
volver a la plantación algodonera, deberían volver a meterse
en el callejón. Ellos reciben todos los votos negros y, después
que los reciben, el negro no recibe nada a cambio. Todo lo
que hicieron cuando lograron llegar a Washington fue darles
grandes empleos a unos cuantos grandes negros. Esos gran-
des negros no necesitaban grandes empleos, ya tenían traba-
jo. Eso es un camuflaje, eso es un truco, eso es una traición, un
teatro. No estoy tratando de derribar a los demócratas en
favor de los republicanos; a éstos ya llegaremos dentro de un
minuto. Pero es verdad: ustedes ponen a los demócratas en
primer lugar y ellos los ponen en el último a ustedes. [ ... 1
Conque, ¿qué rumbo seguimos de aquí en adelante? Pri-
mero, necesitamos unos cuantos amigos. Necesitamos unos
cuantos aliados nuevos. Toda la lucha por los derechos civiles
necesita una nueva interpretación, una interpretación más
amplia. Necesitamos contemplar este asunto de los derechos
civiles desde otro ángulo, tanto desde adentro como desde
afuera. Para aquellos de nosotros cuya filosofía sea la del
nacionalismo negro, la única manera de meterse en la lucha
por los derechos civiles será darle una nueva interpretación.
la vieja interpretación nos excluía a nosotros. Nos dejaba
fuera. Por eso le estamos dando una nueva interpretación que
nos permita entrar en ella, tomar parte en ella. Y a estos tíos
Tom que han estado actuando con evasivas, claudicaciones y
componendas, no los vamos a dejar que sigan con sus evasi-
vas, con sus claudicaciones ni con sus componendas.
¿Cómo pueden agradecerle a un hombre que les dé lo que
ya es de ustedes? ¿Cómo pueden, entonces, agradecerle que
les dé sólo una parte de lo que ya es de ustedes? Ni siquiera
han realizado progresos y lo que les están dando ya deberían
haberlo tenido desde antes. Eso no es progreso. Y yo adoro a
mi hermano lomax y la manera en que señaló que nos halla-
169
mos otra vez donde estábamos en 1954 1. Estamos más atrás
de donde estábamos en 1954. Hay más segregación ahora
que en 1954. Hay mós animosidad racial, más odio racial,
más violencia racial hoy en 1964, que en 1954. ¿Dánde está el
progreso?
y ahora se enfrentan ustedes a una situación en que el
joven negro está apareciendo. Y éste no quiere oír hablar de
ese asunto de «dar la otra mejilla»; no. En Jacksonville -y
eran adolescentes- estaban arrojando cócteles Molotov. los
negros nunca lo habían hecho antes. Pero eso demuestra que
hay algo nuevo entrando en escena. Hay una nueva manera
de pensar que está entrando en escena. Serán los cócteles
Molotov este mes, las granadas de mano el mes que viene y
otra cosa el mes siguiente. Será la bala o será el voto. Será
libertad o será la muerte. la única diferencia es que esta clase
de muerte será recíproccf. ¿Saben lo que quiere decir «recí-
proca»? Esa es una de las palabras del hermano lomax: se la
robé a él. Por lo general no manejo esas grandes palabras
porque por lo general no me codeo con gente grande. Me
codeo con la gente humilde. Sé que uno puede buscar a un
montón de gente humilde y poner a correr a un montón de
gente grande. Aquellos no tienen nada que perder y pueden
ganarlo todo. Y en seguida se lo hacen saber: «Hacen falta
dos para bailar; y si yo voy, tú vas».
los nacionalistas negros, aquéllos cuya filosofía es la del
nacionalismo negro, al introducir esta nueva interpretación de
todo lo que significan los derechos civiles, lo entienden en el
sentido -como señaló el hermano lomax- de la igualdad de
oportunidades. Bueno, está justificado que busquemos los
derechos civiles si eso significa igualdad de oportunidades,
porque en ese caso todo lo que estamos haciendo es tratar de
cobrar nuestras inversiones. Nuestros padres invierten sudor y
sangre. Trabajamos trescientos diez años en este país sin
recibir ni un centavo a cambio. Ustedes dejan que el blanco se
pasee por aquí hablando de lo rico que es este país, pero
nunca se paran a pensar cómo se hizo rico, pero es que
ustedes lo hicieron rico.
1. En 1954 la Corte Suprema decretó que la segregación racial en las
escuelas era ilegal. Esta decisión sentó las bases para el comienzo del
movimiento por los derechos civiles. (N.T.).
170
Tomen por ejemplo a la gente que está reunida ahora
mismo en este auditorio. Son pobres, todos nosotros somos
pobres como individuos. Nuestro salario semanal individual
no suma casi nada. Pero si toman colectivamente el salario de
todos los que hay aquí podrán llenar un montón de sacos. Es
un montón de dinero. Si pueden recoger nada más que los
salarios de un año de la gente que está aquí ahora, se harán
ricos: más que ricos. Cuando se miran así las cosas, piensen
lo rico que tuvo que hacerse el tío Sam, no con este manojo de
gente sino con millones de negros. Con los padres de ustedes
y los míos, que no trabajaban en turnos de ocho horas, sino
desde que, «no se veía» por la mañana hasta que «no se veía»
por la noche, y que trabajaban por nada haciendo rico al
blanco, haciendo rico al tío Sam.
Esa es nuestra inversión. Esa es nuestra contribución: nues-
tra sangre. No sólo dimos gratis nuestro trabajo: dimos nues-
tra sangre. Cada vez que había un llamado a las armas,
éramos los negros los primeros en vestir el uniforme. Moría-
mos en todos los campos de batalla del blanco. Hemos hecho
un sacrificio mayor que el de cualquier otro que viva actual-
mente en Estados Unidos. Hemos hecho una contribución
mayor y hemos cobrado menos. Para aquellos de nosotros
cuya filosofía es el nacionalismo negro, los derechos civiles
quieren decir: «Dénnoslo ahora. No esperen el año que viene.
Dénnoslo ayer y todavía no será bastante rápido.»
Podría hacer un alto aquí mismo para señalarles una cosa.
Siempre que uno ande detrás de algo que le pertenezca, el
que lo prive a uno del derecho a tenerlo es un criminal.
Entiendan eso. Siempre que anden detrás de algo que sea de
ustedes, están en su derecho legal de reclamarlo. Y el que por
cualquier medio intente privarlos de lo que es de ustedes, está
violando la ley, es un criminal. Yeso lo señaló la decisión de
la Corte Suprema. Puso fuera de la ley la segregación. Yeso
significa que la segregación va contra la ley. Yeso quiere
decir que un segregacionista está violando la ley. Un segre-
gacionista es un criminal. No se le puede aplicar ningún otro
calificativo sino ése. Y cuando hacen una manifestación con-
tra la segregación, la ley está de parte de ustedes. la Corte
Suprema está de parte de ustedes.
Ahora bien, ¿quién es el que se opone a la aplicación de la
ley? El propio departamento de policía. Con perros policías y
171
con garrotes. Siempre que ustedes estén manifestando contra
la segregación, ya se trate de la enseñanza segregada, de la
vivienda segregada o de cualquier otra cosa, la ley estaró de
parte suya, y el que se les ponga en el camino deja de ser la
ley. Estó violando la ley, no es representativo de la ley. Siem-
pre que ustedes estén manifestando contra la segregación y
un hombre tenga la osadía de echarles encima a un perro
policía, maten a ese perro, mátenlo, les digo que maten a ese
perro. Se lo digo aunque mañana me cueste la córcel: maten a
ese perro. Entonces le pondrán punto final a este asunto.
Ahora, si estos blancos que están aquí no quieren ver esa
clase de acción, que vayan y le digan al alcalde que le diga al
departamento de policía que encierre a los perros. Eso es
todo lo que tienen que hacer. Si no lo hacen ellos, lo hará otro.
Si ustedes no adoptan ese tipo de actitud, sus hijos crece-
rán y los mirarán y pensarón: «iQué vergüenza!» Si no adop-
tan una actitud tajante ... No quiero decir con eso que vayan a
salir y ponerse violentos; pero, al mismo tiempo, nunca debe-
rían ser gente sin violencia, a menos que se hallaran ante una
situación sin violencia. Yo no soy nada violento con los que no
son nada violentos conmigo. Pero si alguien me echa encima
esa violencia, entonces me hace perder la cabeza y ya no
respondo de lo que haga. Y así es como deberían ponerse
todos los negros. Siempre que sepan que estón dentro de la
ley, dentro de sus derechos morales, en conformidad con la
justicia, entonces mueran por aquello en lo que ustedes creen.
Pero no mueran solos. Que su muerte sea recíproca. Eso es lo
que quiere decir igualdad. Lo que es bueno para ti, es bueno
para mí.
Cuando empezamos a adentrarnos en este terreno necesi-
tamos nuevos amigos, necesitamos nuevos aliados. Necesita-
mos ampliar la lucha por los derechos civiles llevándola a
niveles más altos: al nivel de los derechos humanos. Mientras
estén enfrascados en una lucha por derechos civiles, sépanlo,
se estarán limitando a la jurisdicción del tío Sam. Nadie del
mundo exterior puede manifestarse en favor de ustedes mien-
tras su lucha sea una lucha por derechos civiles. Los derechos
civiles son parte de los asuntos internos de este país. Ninguno
de nuestros hermanos africanos ni de nuestros hermanos asiá-
ticos ni de nuestros hermanos latinoamericanos puede abrir la
172
boca para interferir en los asuntos internos de Estados Uni-
dos. Mientras se trate de derechos civiles, éstos caerán bajo
jurisdicción del tío Sam.
Que el mundo sepa la ensangrentadas que tiene las ma-
nos. Que el mundo sepa lo hipocresía que se practica aquí.
Que sea la bala o el voto. Que él sepa que tiene que ser la
bala o el voto.
Cuando llevan su caso ante Washington, D. c., lo están
llevando ante el criminal responsable; es como huir del lobo
hacia la zorra. Todos ellos están encompadrados. Todos ha-
cen trapacerías políticas y los hacen quedar a ustedes como
unos zoquetes ante los ojos del mundo. Aquí están ustedes
paseándose por Estados Unidos, preparándose para que los
recluten y los manden fuero, como soldaditos de plomo, y
cuando lleguen allá la gente les va a preguntar por qué
luchan y ustedes tendrán que quedarse con la boca cerrada.
No, lleven al tío Sam ante las tribunales, lIévenlo ante el
mundo.
Para mí el voto significa simplemente la libertad, ¿No
soben ustedes -y en ~ .. ~ .• s t ~ de acuerQo c o ~
loma.- que el voto 8$ •. ~ ~ ' " ~ dólar' ¡Que SI
puedo probarlo' Sí. MifentO ONU. Hay nociones pobres en
la ONU; sin embargo, esas naciones pobres unen la potencia
de sus votos y les impiden dar un paso a las naciones ricas.
Tienen un voto por nación, todo el mundo tiene un voto igual.
y cuando esos hermanos de Asia y Africa y de las naciones
más oscuras de esta tierra se unen, la potencia de sus votos
basta para mantener a raya al tío Sam. O para mantener a
raya a Rusia. O para mantener a raya a cualquier otra parte
de esta tierra. De modo que el voto es de la mayor importan-
cIa.
Ahora mismo, en este país, si ustedes y yo, los veintidós
millones de afronorteamericanos ... Sí, eso es lo que somos:
africanos que están en Norfeamérica ... Ustedes no son ni más
ni menos que africanos. Ni más ni menos que africanos. Es
más, que saldrían ganando con llamarse a sí mismos africa-
nos en vez de negros. los africanos no viven en un infierno.
Ustedes son los únicos que viven en un infierno. Ellos no tienen
que promulgar leyes de derechos civiles para los africanos.
Un africano puede ir adonde le plazca en este mismo momen-
173
too Todo lo que tienen que hacer ustedes es ponerse un trapo
en la cabeza. Así misma, y vayan adonde se les ocurra. Sim-
plemente dejen de ser negros. Cámbiense el nombre par el de
Hugagaguba. Eso les demostrará lo imbécil que es el blanco.
Se las están viendo con un imbécil. Un amigo mía, que es bien
oscuro, se puso un turbante en la cabeza y entró en un restau-
rante de Atlanta antes de que allí se dijeran desegregados.
Entró en un restaurante para blancos, se sentó, lo atendieron y
él preguntó: «¿Qué pasaría si aquí entrara un negro?». Y así
estaba él sentado, más negro que la noche; pero como tenía
la cabeza envuelta en aquel turbante, la camarera se volvió
hacia él y le dijo: «Qué va, ningún niggerse atrevería a entrar
aquí».
De manera que se las están viendo con un hombre cuyos
prejuicios y predisposiciones le están haciendo perder el jui-
cio, la inteligencia, cada día más. Está asustado. Mira a su
alrededor y ve lo que está pasando en esta tierra, y ve que el
péndulo del tiempo se inclina en dirección de ustedes. la
gente de piel oscura está despertando. le están perdiendo el
miedo al blanco. No está ganando en ninguno de los lugares
donde está peleando ahora. Dondequiera que está peleando
lo hace contra hombres de nuestro color, de nuestra comple-
xión. Yesos hombres lo están derrotando. Ya no puede seguir
ganando. Ya ganó su última batalla. No pudo ganar la guerra
de Corea. No la pudo ganar. Tuvo que firmar una tregua. Eso
es una derrota. Siempre que al tío Sam, con toda su maquina-
ria bélica, lo obligan unos comedores de arroz a hacer una
tregua, es que ha perdido la batalla. Tuvo que firmar la
tregua. Se supone que Estados Unidos no firme tregua alguna.
Se supone que Estados Unidos sea bravo. Pero ya no es
bravo. Es bravo mientras puede usar su bomba de hidrógeno,
pero no puede usar las suyas por temor de que Rusia use
también las suyas. Rusia no puede usar las suyas, pues teme
que el tío Sam también use las suyas. De manera que estón los
dos desarmados. No pueden usar el arma, pues el arma que
cada uno de ellos tiene anula la del otro. Así que donde
únicamente puede desarrollarse la acción es en tierra y el
blanco ya no puede ganar otra guerra en la tierra. Aquellos
días ya pasaron. El negro lo sabe, el moreno lo sabe, el
cobrizo lo sabe, el amarillo lo sabe. Por eso le hacen frente en
guerra de guerrillas. Ese no' es el estilo de él. Hay que tener
174
175
coraje para ser guerrillero y él no tiene coraje. Se lo digo en
este momento a ustedes.
Quiero decirles nada más algunas cosas sobre la guerra
de guerrillas porque un día de éstos, un día de estos ... Hay
que tener coraje para ser guerrillero porque uno está solo. En
la guerra convencional se tienen tanques y un montón mós de
gente con uno para respaldarlo, aviones que le vuelan a uno
sobre lo cabeza y toda close de cosas d. ese ttpo. PfJro Uf\O. .
guerrilla está sola. Todo lo que uno tiene es un fusil, unas
zapatillas y un plato de arroz; yeso es todo lo que se necesita,
y mucho coraje. En algunas de esas islas del Pacífico donde
estaban los japoneses, cuando desembarcaban los soldados
norteamericanos, a veces un solo japonés podía impedir el
avance de todo un ejército. Sencitlamente, esperaba que el sol
se pusiera y cuando el sol se ponía todos ellos resultaban
iguales. Entonces empuñaba su cuchillo y se deslizaba de un
arbusto a otro y de un norteamericano a otro. Y los soldados
blancos no podían bregar con eso. Siempre que se topen con
un soldado blanco que haya combatido en el Pacífico, lo
verán en temblores, con los nervios alterados, porque altó lo
•. ""'''<r
0
' ••• ;,,'. - ··, ...
lo mitJDO les pasó ••
so. Gentes que sólo unos años antes habían sido campesinOs
dedicados al cultivo del arroz, se unieron y sacaron de Indo-
china al altamente mecanizado ejército francés. No se necesi-
tan los armamentos modernos: hoy no sirven esos armamen-
tos. Son los días de la guerrilla. lo mismo hicieron en Argelia.
los argelinos, que no eran más que beduinos, cogieron un
fusil y se alzaron en las lomas y De Gaulle y todo su estupen-
do equipo bélico no pudieron derrotar <l esas guerrillas. En
ningún lugar de esta tierra logra ganar el hombre blanco
cuando se enfrenta a una guerra de guerrillas. No es su vaina.
Por lo mismo que la guerra de guerrillas está prevaleciendo
en Asia y en algunas partes de Africa y en algunas partes de
América latina, tienen ustedes que ser muy ingenuos o des-
empeñar muy pobremente el papel de negros, si no piensan
que un día habrá que despertar y darse cuenta de que habrá
que escoger entre el voto y la bala.
Me gustaría decir, para terminar, unas cuantas palabras
respecto a la Mezquita Musulmana, Inc., que establecimos
recientemente en la ciudad de Nueva York. Es verdad que
176
somos musulmanes y que nuestra religión es la dellslam¡ pero
no mezclamos nuestra religión con nuestra política ni con
nuestra economía, como no la mezclamos con nuestras activi-
dades sociales y civiles; ya no. Observamos nuestra religión
en nuestra mezquita. Cuando terminan nuestros servicios reli-
giosos, entonces nos metemos como musulmanes en la acción
política, en la acción económica y en la acción social y civil.
Nos unimos a cualquiera, en cualquier lugar, en cualquier
momento y de cualquier manera, siempre que sea para elimi-
nar los males políticos, económicos y sociales que afligen al
pueblo de nuestra comunidad.
La filosofía política del nacionalismo negro consiste en
que el negro controle la política y a los políticos de su propia
comunidad; nada más. El negro de la comunidad negra tiene
que ser reeducado en la ciencia de la política, para que sepa
lo que la política deberá darle a cambio. No malgasten los
votos. Un voto es como una bala. No tiren sus votos hasta que
no vean un objetivo y si ese objetivo no está a su alcance, .
guárdense la boleta en el bolsillo. La filosofía política del
nacionalismo negro se enseña en la iglesia cristiana. La están
enseñando en la NMCP. La están enseñando en los mítines
del COREo La están enseñando en los mítines del SNCC [Co-
mité Coordinador Estudiantil para la No Violencia]. La están
enseñando en los mítines musulmanes. La están enseñando en
lugares donde no se reúnen más que ateos y agnósticos. La
están enseñando en todas partes. Los negros están hartos de
la actitud evasiva, claudicante y de componendas que hemos
estado empleando para obtener nuestra libertad. Queremos
la libertad ahora, pero no la vamos a obtener diciendo «No-
sotros lo vamos a superar». Tenemos que luchar hasta supe-
rar.
La filosofía económica del nacionalismo negro es pura y
simple. Consiste sencillamente en que controlemos la econo-
mía de nuestra comunidad. ¿Por qué han de ser blancos los
dueños de todas las tiendas existentes en nuestra comunidad?
¿Por qué han de ser blancos los dueños de los bancos existen-
tes en nuestra comunidad? ¿Por qué ha de estar en manos del
blanco la economía de nuestra comunidad? ¿Por qué? Si un
negro no puede trasladar su tienda a una comunidad blanca,
ustedes me dirán por qué un blanco ha de trasladar su tienda
a una comunidad negra. La filosofía del nacionalismo negro
177
comprende un programa de reeducación de la comunidad
negra en lo relativo a la economía. Hay que hacerle entender
a nuestra gente que cada vez que alguien saca un dólar de su
comunidad y lo gasta en una comunidad donde no vive, la
comunidad donde vive se va empobreciendo más y más,
mientras que la comunidad donde gasta su dinero se va ha-
ciendo más y más rica. Y después se preguntan por qué la
comunidad donde ellos viven es siempre un ghetto y un barrio
de mala muerte. Y otra cosa que nos afecta es que no sólo lo
perdemos cuando lo gastamos fuera de la comunidad, sino
que el blanco tiene en su poder todas las tiendas de la comu-
nidad; de manera que, aunque lo gastemos dentro de la
comunidad, a la caída del sol el dueño de la tienda se lo lleva
a otra parte de la ciudad. Nos tiene atenazados.
Así pues, la filosofía económica del nacionalismo negro
significa para todas las iglesias, para toda organización cívi-
ca, para toda orden fraternal, que ya es hora de que nuestra
gente adquiera conciencia de lo importante que es controlar
la economía de nuestra propia comunidad. Si nos hacemos
dueños de las tiendas, si dirigimos los negocios, si tratamos
de establecer algunas industrias en nuestra comunidad, esta-
remos progresando hacia una posición en que crearemos
empleos para los nuestros. Una vez que uno logra el control
de la economía en su propia comunidad, no hay necesidad de
hacer piquetes y boicots ni de suplicarle un empleo en su
negocio al blanco racista del sur del centro comercial de la
ciudad.
la filosofía social del nacionalismo negro consiste simple-
mente en que tenemos que unirnos y suprimir los males, los
vicios, el alcoholismo, la narcomanía y otros males que están
destruyendo la fibra moral de nuestra comunidad. Tenemos
que elevar nosotros mismos el nivel de nuestra comunidad,
tenemos que hacer más alto el nivel de vida de nuestra comu-
nidad, tenemos que hacer bella nuestra propia sociedad para
sentirnos satisfechos en nuestros propios círculos sociales y no
andar por ahí tratando de abrirnos paso hacia un círculo
social donde no nos quieren.
Entonces digo que al predicar algo como el nacionalismo
negro no nos proponemos hacer que el negro revalorice al
blanco -ya ustedes lo conocen- sino que el negro se revalori-
ce a sí mismo. No hagan cambiar de ideas al blanco; no se le
178
puede hacer cambiar de ideas, y todo ese asunto de apelar a
la conciencia moral de Estados Unidos ... La conciencia de
Estados Unidos está en quiebra. Hace mucho tiempo que
perdió toda conciencia. El tío Sam no tiene conciencia. Ellos
no saben lo que es la moral. No tratan de eliminar el mal
porque sea un mal ni porque sea ilegal ni tampoco porque
sea inmoral; lo eliminan solamente cuando amenaza su exis-
tencia. De manera que están ustedes perdiendo el tiempo si
apelan a la conciencia moral de un hombre en quiebra como
el tío Sam. Si tuviera conciencia, arreglaría este asunto sin que
se ejerciera sobre él mayor presión. Entonces no es necesario
hacer cambiar de ideas al blanco. Tenemos que cambiar
nosotros de ideas. No se le puede hacer cambiar sus ideas
acerca de nosotros. Somos nosotros quienes hemos de cam-
biar las ideas que tenemos unos sobre otros. Tenemos que
vernos unos a otros con nuevos ojos. Tenemos que vernos
unos a otros como hermanos. Tenemos que juntarnos con
calor a fin de que podamos desarrollar la unidad y la armonía
necesarias para resolver nosotros mismos este problema.
¿Cómo podremos lograrlo? ¿Cómo podremos evitar los ce-
los? ¿Cómo podremos evitar la desconfianza y las divisiones
existentes en la comunidad? Ahora les vaya decir cómo. [ ... )
Nuestro evangelio es el nacionalismo negro. No intenta-
mos amenazar la existencia de ninguna organización, pero
divulgamos el evangelio del nacionalismo negro. Donde sea
que haya una iglesia que también predique y practique el
evangelio del nacionalismo negro, únete a esa iglesia. Si la
NMCP predica y practica el evangelio del nacionalismo ne-
gro, únete a la NMCP. Si el CORE divulga y practica el
evangelio del nacionalismo negro, únete al COREo Unete a
cualquier organización que tenga un evangelio que favorezca
el avance del hombre negro. Y cuando entres y los veas
vacilando o acomodándose, retírate porque eso no es nacio-
nalismo negro. Encontraremos otra.
y de esta forma, las organizaciones aumentarán en núme-
ro y en cantidad y calidad y para agosto pensamos tener una
convención nacionalista negra que se integrará de delegados
de todo el país quienes se interesen en la filosofía del nacio-
nalismo negro. Después que se reúnan estos delegados, cele-
braremos un seminario, realizaremos discusiones, escuchare-
mos a todos. Queremos escuchar nuevas ideas y nuevas solu-
179
ciones y nuevas respuestas. Y en ese momento, si nos parece
conveniente organizár un partido nacionalista negro, organi-
zaremos un partido nacionalista negro. Si es necesario orga-
nizar un ejército nacionalista negro, organizaremos un ejérci-
to nacionalista negro. Será el voto o la bala. Será la libertad o
será la muerte. [ . ; ~ ]
(C/eveland, 3 de abril de 7964.)
180
Fra,_ento.
Islam
«Ustedes quieren saber por qué nosotros, los negros, nos
acercamos al Islam. La religión que muchos de nuestros ante-
pasados practicaban antes que fuéramos secuestrados y con-
ducidos a este país por el hombre blanco norteamericano, era
la religión del Islam. En los libros de texto del sistema educa-
cional norteamericano se ha destruido esto, para tratar de
aparentar que no éramos más que animales o salvajes antes
que nos trajeran aquí, y aparentarlo, para ocultar los actos
criminales que cometieron con nosotros a fin de rebajarnos al
nivel de animales en que estamos hoy. Pero cuando uno vuel-
ve atrás, se encuentra con que hubo grandes imperios musul-
manes que se extendían hasta el Africa ecuatorial, el imperio
de Mali, de Guinea. Todos estos lugares ... su religión era el
Islam.
Por eso, aquí en América, hoy día, cuando uno se encuen-
tra con muchos de nosotros que estamos aceptando el Islam
181
como nuestra religión, lo único que estamos haciendo es re-
gresando a la religión de nuestros antepasados. Además
creemos que ésta es la religión que hará más que cualquier
otra religión por reformarnos de nuestras debilidades, a las
que nos hemos hecho adictos aquí en la sociedad occidental.
Yen segundo lugar, podemos ver dónde el cristianismo nos ha
fallado en un ciento por ciento. Nos enseñan a volver la otra
mejilla, pero ellos no la vuelven.»
(Po/m Gardens, Nueva York. E/8 de abril de 1964.)
Terrorismo
«[ ... ] Si vamos a hablar de la brutalidad de la policía, es
porque la brutalidad de la policía existe. ¿Por qué existe?
Porque los nuestros, en esta sociedad específica, viven en un
estado policíaco. Un negro, en Estados Unidos, vive en un
estado policíaco. No vive en una democracia; vive en un
estado policíaco. Eso es lo que es, eso es lo que es Harlem ...
Visité el alcazaba de Casa blanca y visité el de Argel, con
unos hermanos, hermanos de sangre. Me llevaron allí y me
mostraron el sufrimiento, me mostraron las condiciones en
que tuvieron que vivir mientras estuvieron ocupados por los
franceses ... Me mostraron las condiciones en que tuvieron que
vivir mientras estuvieron colonizados por esos hombres de
Europa. Y también me mostraron lo que tuvieron que hacer
para quitarse a esos hombres de encima. Lo primero que
tuvieron que comprender fue que todos eran hermanos; la
opresión los hacía hermanos; la explotación los hacía herma-
nos; la degradación los hacía hermanos; la discriminación los
hacía hermanos; la segregación los hacía hermanos; la humi-
llación los hacía hermanos.
y una vez que comprendieron que eran hermanos de san-
gre también comprendieron lo que tenían que hacer para
quitarse a aquel hombre de encima. Vivían en un estado
policíaco; Argelia era un estado policíaco. Todo territorio
182
ocupado es un estado policíaco; yeso lo que es Harlem.
Harlem es un estado policíaco. La policía, su presencia en
Harlem, es como una fuerza de ocupación, como un ejército
de ocupación. No está en Harlem para protegernos; no está
en Harlem para cuidar de nuestro bienestar; está en Harlem
para proteger los intereses de hombres de negocios que ni
siquiera viven allí.
Las mismas condiciones que prevalecían en Argelia y que
obligaron a ese pueblo, al noble pueblo de Argelia, a recurrir
a las tácticas de tipo terrorista que fueron necesarias para
sacudirse el yugo, esas mismas condiciones prevalecen ac-
tualmente en Estados Unidos en todas las comunidades ne-
gras.
y yo no sería hombre si me parara aquí a decirles que los
afronorteamericanos, los negros que viven en esas comunida-
des y en esas condiciones, están dispuestos y resueltos a
permanecer sentaditos y sin violencia, buscando paciente y
pacíficamente alguna buena voluntad que cambie las condi-
ciones existentes. ¡No! [,,]
Sólo me gustaría decir lo siguiente para terminar. Van a
ver un terrorismo que los va a aterrar; y si creen que no lo van
a ver, están tratando de cerrar los ojos ante el desarrollo
histórico de todo lo que está pasando actualmente en este
planeta. Van a ver otras cosas.
¿Por qué las van a ver? Porque la gente se dará cuenta de
que es imposible que una gallina produzca un huevo de pato,
aunque ambos pertenezcan a la misma familia de aves. Una
gallina sencillamente no tiene un sistema con la capacidad de
producir un huevo de pato. No lo puede hacer. Solamente
puede producir de acuerdo con lo que ese sistema específico
fue construido para producir. El sistema en este país no puede
producir la libertad para un afronorteamericano. Le es impo-
sible a este sistema, este sistema económico, este sistema
político, este sistema social, este sistema, punto. Le es imposi-
ble a este sistema, así como está, producir la libertad ahora
mismo para el negro en este país.
y si alguna vez una gallina produjera un huevo de pato,
¡estoy bastante seguro de que ustedes dirían que realmente
era una gallina revolucionaria!»
(Nueva York, 29 de mayo de 7964.)
183
Manifestaciones
«Los días de manifestaciones de protesta se terminaron.
Son anticuadas. Todo lo que hacen es meterlos a ustedes en la
cárcel. Tienen que pagar para salir. Y aún así no han resuelto
el problema. Vayan y averigüen cuánto han tenido que pagar
los manifestantes durante los últimos cinco O seis años, en
juicios, honorarios y fianzas. Y después averigüen lo que
hemos ganado, y verán que estamos endeudados. Estamos en
quiebra.
Además, una manifestacián de protesta es un acto que es
una reacción a lo que algún otro ha hecho. Y mientras se está
participando en él, se está en manos de ese algún otro. Uste-
des reaccionan contra lo que ellos han hecho. Y todo lo que
ellos tienen que hacer para mantenerlos en su puño es conti-
nuar creando situaciones para que ustedes continúen reaccio-
nando, para que se mantengan tan ocupados que nunca ten-
gan oportunidad de sentarse a elaborar un programa cons-
tructivo propio que nos permita a ustedes y a mí lograr el
progreso que tenemos que hacer.
Un ejemplo. Está bien que se haga una manifestación si va
a dar resultados. Oh, sí. Pero una manifestación sólo para
manifestar es una pérdida de tiempo. Si alguien toca a alguno
de los nuestros y queremos ir donde está el culpable, todos
vamos juntos. Pero no vamos sólo a caminar por la calle con
un cartel. No, vamos a agarrar al que nos perjudicó ... eso es
una manifestación, eso es lo que se conoce como una acción
positiva. Uno no va a caminar alrededor de alguien para
hacerle saber que no está de acuerdo con lo que hizo. Para
eso, pueden quedarse en la casa y hacerle saber que no les
gusta lo que hizo. Si él tiene algún sentido común, sabe que a
ustedes no les habrá de gustar lo que hizo. No, toda esa
basura es anticuada.
El tipo de manifestación que ustedes y yo queremos y
necesitamos es el que dé resultados positivos. No una mani-
festación de un día, sino una manifestación hasta el fin, el fin
de cualquier cosa contra la que hayamos manifestado. Esa es
una manifestación. No es decir que a ustedes no les gusta lo
que hice e irse a caminar una hora frente a mi casa. No, están
perdiendo vuestro tiempo. Me sentaré y d o r m i ~ é hasta que
184
185
vuestra hora se haya terminado. Si vamos a manifestar, habrá
de ser una manifestación sin limitaciones.
(Voz del público: «Cuanto antes, mejor.»)
Lo sé, cuanto antes mejor. Pero cuanto antes, mejor, no.
Porque cuando el pueblo negro sea lo suficientemente inde-
pendiente para aparecerse con el tipo de manifestación que
es necesaria para obtener resultados, habrá sangre. Porque
en una manifestación verdadera, el blanco va a resistir ... sí, va
a resistir. Por eso, si ustedes no están a favor de una acción
total, no deberán participar en clase alguna de acción. Eso es
todo lo que digo. Si por lo que ustedes manifiestan no vale la
pena morir, no manifiesten. Vuestra manifestación es en vano.
y cuando digo que no valga la pena morir por ello, no
quiero decir morir de un solo lado. La muerte tiene que ser
recíproca, mutua; algunos muertos por ambas partes. Si no
vale eso, quédense en su casa.
Si puede costarle la vida y no estás dispuesto a quitar la
vida, ¿ Te das cuenta de lo que te estás haciendo a ti mismo?
Entras en la guarida del león con las manos atadas. Si no vale
la pena morir por ello, apártate de ello. Si puede costarte tu
vida y, al mismo tiempo, no estás preparado psicológicamen-
te para quitar la vida, mantente al margen. Apártate. Todo lo
que harás es interponerte en el camino. Harás que alguien
tenga que hacer algo innecesariamente. Irás y te matarán, y tu
hermano tendrá que ir y arrancar la cabeza que arrancó tu
cabeza.»
Precio de la libertad
«Tenemos que hacer ver al mundo que el problema que
afrontamos es un problema para la humanidad. No es un
problema negro; no es un problema norteamericano. Ustedes
y yo tenemos que hacerlo un problema mundial, tenemos que
hacer saber al mundo que no habrá paz en esta Tierra mien-
tras en los Estados Unidos se violen nuestros derechos huma-
186
nos. Entonces el mundo tendrá que intervenir y ver que se
respeten y reconozcan nuestros derechos humanos. Tenemos
que crear una situación que haga estallar bien alto este mun-
do, a menos que nos escuchen cuando pedimos algún tipo de
reconocimiento y respeto como seres humanos. Esto es todo lo
que queremos ... ser un ser humano. Si no podemos ser reco-
nocidos y respetados como ser humano, tenemos que crear
una situación en la que ningún ser humano disfrute de la vida,
la libertad y la búsqueda de la felicidad.
Si ustedes no están con eso, no están con la libertad.
Significa que ni siquiera quieren s'er un ser humano. No quie-
ren pagar el precio que sea necesario. Y si no quieren pagar
el precio, ni siquiera se les habrá de permitir que estén en
torno a nosotros, otros humanos. Se quedarán en el campo de
algodón, donde no se es un ser humano. Si no se está dispues-
to a pagar el precio que sea necesario pagar por el reconoci-
miento y el respeto como ser humano, se es un animal que
pertenece al campo de algodón al igual que un caballo y una
vaca, o un pollo o una zarigüeya.
Hermanos, en realidad, el precio es la muerte. El precio
para hacer que otros respeten vuestros derechos humanos es
la muerte. Tienen que estar dispuestos a morir o tienen que
estar dispuestos a quitarles la vida a otros. Esto es lo que el
viejo Patrick Henry quiso decir cuando dijo libertad o muerte.
La vida, la libertad, la búsqueda de la felicidad o mátenme.
Trátenme como un hombre, o mátenme. Esto es lo que tienen
que decir. Respétenme, o denme muerte. Pero cuando comien-
ces a darme muerte, ambos vamos a morir juntos. Eso es lo
que tienen que decir.
Esto no es violencia. Esto es inteligencia. Tan pronto co-
mienzas a pensar así, dicen que estás propugnando la violen-
cia. No, estás propugnando ,la inteligencia. ¿No oyeron a
Lyndon B. Johnson la semana pasada cuando dijo que irían a
la guerra en un minuto para proteger la vida, la libertad y la
búsqueda de la felicidad de ellos? ¿Dijeron ellos que LBJ era
violento? No, dijeron que era un buen presidente. Bien, sea-
mos ustedes y yo buenos presidentes.»
(En la segunda reunión de la Organización de Uni-
dad Afronorteamericana, celebrada el 5 de ¡u/io
de 1964 en el Audubon Hall de Harlem.)
187
Tío Sam
«Rogam·os porque nuestros hermanos africanos no se
hayan liberado del colonialismo europeo sólo para que aho-
ra sean sometidos y controlados por el dolarisma norteameri-
cano. No permitan que el racismo norteamericano sea (<lega-
lizado» por el dolarismo norteamericano.
Los Estados Unidos son peores que Africa del Sur, no sólo
porque los Estados Unidos son racistas sino porque son falsos
e hipócritas. Africo del Sur predica la segregación y practica
la segregación. Ella, al menos, practica lo que predica. Los
Estados Unidos predican la integración y practican la segre-
gación. Predican una cosa mientras practican otra.
Una última palabra, mis amados hermanos en esta cumbre
africana:
«Nadie conoce mejor al amo que su criado.» Hemos sido
criados en los Estados Unidos durante 300 años. Tenemos un
conocimiento absoluto y real de este hombre que se llama a sí
mismo «Tío Sam». Por tanto deben escuchar nuestra adverten-
cia: No se libren del colonialismo europeo sólo para que el
falso y «amistoso» .dolarismo norteamericano los esclavice
aún más.»
(Del llamamiento dirigido a los jefes de Estado
durante la conferencia de la Organización de la
Unidad Africana, celebrada en El Cairo en julio en
1964)
Reglas del iuego
«Que nadie nos diga a ustedes y a mí que estamos en
desventaja ... ni siquiera quiero oír eso. Aquellos que piensan
que ustedes están en desventaja, que lo olviden. Ustedes no
están en desventaja. Unicamente se está en desventaja cuan-
do se está asustado. Cuando uno se despoja de ese miedo no
hay tal desventaja para uno. Porque cuando un hombre sabe
que cuando comienza a meterse contigo tiene que matarte,
ese hombre no va a meterse contigo. Pero si sabe que cuando
188
se mete contigo vas a retroceder y ser no violento y pacífico y
respetable y responsable, ustedes y yo jamás saldremos de
sus garras.
Hazle saber que eres pacífico, hazle saber que eres respe-
tuoso y que lo respetas, y que acatas la ley, y que quieres ser
un buen ciudadano, y todos esos buenos conceptos. Pero al
mismo tiempo hazle saber que estás dispuesto a hacerle lo
que él ha estado tratando de hacerte a ti. Y entonces siempre
tendrás paz. Siempre la tendrás. Aprendan de la historia,
aprendan de la historia.
Que nadie que nos oprima establezca las reglas del juego.
No hacerle juego, no jugar el partido por sus reglas. Que
sepan que éste es un nuevo partido, ya que tenemos algunas
reglas nuevas, y estas reglas significan que aquí todo vale,
fodo va/e. Hermanos, ¿están conmigo? Sé que están con-
migo.»
(Discurso en e/ Audubon Hall, e/ 29 de noviembre
de 1964.)
Extremismo
«No creo en forma alguna de extremismo injustificado,
pero creo que cuando un hombre emplea el extremismo,
cuando un ser humano emplea el extremismo, en defensa de
la libertad de los seres humanos, no es una falta. Y cuando
uno es moderado en la persecucián de la justicia para los
seres humanos, digo que es un pecador. Y pudiera añadir mi
conclusión: en realidad los Estados Unidos son uno de los
mejores ejemplos, cuando se lee su historia, acerca del ex-
tremismo. El viejo Patrick .Henry dijo «libertad o muerte» ... eso
era extremista, muy extremista.
Leí una vez, de pasada, acerca de un hombre llamado
Shakespeare ... sólo leí acerca de él de pasada, pero recuerdo
una cosa que escribió que me conmovió. La puso en boca de
Hamlet, creo que era, quien dijo: «Ser o no ser.» El sentía
duda sobre algo: «si era más noble para la mente sufrir las
hondas y las flechas de una fortuna adversa» -moderación-,
«o esgrimir las armas contra un mar de dificultades, y enfren-
189
tándolas darles término». Y yo estoy con eso. Si ustedes es-
grimen las armas, lo terminarán. Pero si se sientan a esperar
porque el que está en el poder determine que debe terminar-
lo, estarán esperando un tiempo largo.
y en mi opinión la joven generación de blancos, negros,
pardos, y todo lo demás, están viviendo en una época de
extremismo, una época de revolución, una época en la que
tiene que haber un cambio. La gente en el poder lo ha em-
pleado mal, y ahora tiene que haber un cambio y tiene que
construirse un mundo mejor, y la única forma en que va a
construirse es con métodos extremos. Yo por lo menos me
uniré con cualquiera, no me importa de qué color sea, mien-
tras quiera cambiar esta condición miserable que existe en
esta tierra.»
(Del debate en la Oxford Unían Society, 3 de dí-
ciembre de 1964.)
Capitalismo
«Miren al continente africano actual, observen qué posi-
ción ocupa en esta tierra y se darán cuenta que hay una pelea
entre Oriente y Occidente ... Entre los países asiáticos, o bien
son comunistas, o socialistas: no se encuentran, hoy día, mu-
chos países capitalistas. Casi todo país que ha logrado su
independencia, ha ideado algún tipo de sistema socialista, y
esto no es accidental. Esta es otra de las razones por la que
les digo que ustedes y yo, aquí en los Estados Unidos -que
buscamos trabajo, que buscamos mejor vivienda, que busca-
mos una mejor educación- antes de comenzar a tratar que se
nos incorpore, o integre, o desintegre, en este sistema capita-
lista, debemos mirar allí y averiguar cuáles son los pueblos
que han conquistado su libertad optando por proveerse a sí
mismos de mejor vivienda y mejor educación y mejor comida
y mejor ropa.
Ninguno de ellos opta por el sistema capitalista porque se
dan cuenta que no pueden. No se puede dirigir un sistema
capitalista, a menos que se sea «buitresco»; para ser un capi-
talista hay que tener sangre de alguien que chupar. Muéstre-
190
me un capitalista, y les mostraré un vampiro. Si se trata de un
capitalista, no puede ser más que un vampiro. Tiene que
sacarla de cualquier lugar que no sea él mismo, y ahí es de
donde la saca ... de cualquier lugar o de cualquier otro que no
sea él. Por eso, cuando miramos al continente africano, cuan-
do miramos la pugna que hay entre Oriente y Occidente, nos
encontramos que las naciones en Africa están desarrollando
sistemas socialistas para resolver sus problemas.»
Votar
«Ustedes y yo necesitamos aprender cómo ser neutrales de
manera positiva. Necesitamos aprender cómo ser no alinea-
dos. Si ustedes y yo estudiáramos la ciencia del no alinea-
miento, hallaríamos que hay más poder en el no alineamiento
que en el alineamiento. En este país, es imposible para uste-
des alinearse a ninguno de los dos partidos. Alinearse a uno
de los dos partidos es un suicidio. Porque ambos partidos son
criminales. Ambos partidos son responsables de la situación
criminal que existe. Por eso ustedes no pueden alinearse a un
partido.
Lo que pueden hacer es inscribirse como electores para
que tengan poder, potencial político. Cuando ustedes inscri-
ben vuestro potencial político, eso quiere decir que vuestra
arma está cargada. Pero por lo mismo que está cargada, no
tienen que disparar hasta que vean un blanco que les sea
beneficioso. Si quieren un pato, no disparen cuando vean un
oso; esperen hasta que vean un pato. Y si quieren un oso, no
disparen cuando vean un pato; esperen a que vean un oso.
Esperen hasta que vean lo que quieren ... entonces ¡tomen
puntería y disparenl
Lo que ellos hacen con ustedes y conmigo es decirnos:
<<Inscríbanse y voten» No se inscriban y voten ... ¡inscríbanse!
Eso es lo inteligente. No se inscriban y voten ... pueden votar
por un testaferro, pueden votar por un pillo, pueden votar por
otro que quisiera explotarlos a ustedes. <<Inscribirse» significa
estar en posición de tomar una acción política en el momento,
el lugar y la forma que nos sea beneficiosa a ustedes y a mí;
191
estar en posición de sacar ventaja de nuestra posición. Enton-
ces estaremos en una posición en la que se nos respete y
reconozca. Pero tan pronto se inscriban y quieran ser demó-
cratas o republicanos, se estarán alineando. Una vez que
estén alineados, no tendrán poder para discutir, ni nada por
el estilo. Tenemos un programa, que vamos a lanzar, que
comprenderá el mayor número de inscripciones de tantas de
nuestras gentes como podamos. Pero se inscribirón como
independientes. Y estar inscritos como independientes signifi-
ca que podemos hacer lo que sea necesario, donde sea nece-
sario y en el momento que sea necesario. ¿Comprenden? .. »
Mau-Mau
«Como dije hoy -probablemente ustedes leerán mañana
algo acerca de eso; ellos lo inflarán y lo tergiversarán-Io que
necesitamos aquí en este país (y lo creo con todo mi corazón,
con toda mi mente y con toda mi alma) es el mismo tipo de
mau mau que tenían allá en Kenya. No se avergüencen jamás
de los mau mau. No hay por qué avergonzarse de ellos. Hay
que estar orgullosos de ellos. Esos hermanos eran combatien-
tes por la libertad. No sólo hermanos, también había herma-
nos allí. Conocía a muchos de ellos. Son valientes. Te abrazan
y te besan ... se alegran de verte. De hecho, si estuvieran aquí,
enderezarían este problema en un instante.
Una vez leí un cuento, y los mau mau lo hicieron realidad.
Leí una vez un cuento en el que alguien le preguntaba o un
grupo de personas cuántas de ellas querían la libertad. Todas
levantaron las monos. Creo que había alrededor de 300.
Entonces la persona dijo: «Bien, ¿cuántos de ustedes están
dispuestos a matar a todo el que se interponga en vuestro
camino hacia la libertad?» Unos cincuenta levantaron sus
manos. Y él les dijo a esos cincuenta: «Párense aquL» Queda-
ron sentadas 250 personas que querían la libertad, pero que
no estaban dispuestas a matar por ella. Entonces se dirigió o
los cincuenta y les dijo: «Ustedes quisieron lo libertad y dije-
ron que matarían a todo el que se interpusiera en vuestro
camino. ¿Ven esos 250? Primero los liquidan a ellos. Algunos
192
son vuestros propios hermanos y hermanas y madres y pa-
dres. Pero son los que se interponen en el camino de vuestra
libertad. Temen hacer lo que sea necesario para alcanzarla y
les impedirán a ustedes que lo hagon. Desháganse de ellos y
la libertad vendrá naturalmente.»
Estoy con eso. Eso es lo que los mau mau aprendieron. los
mau mau se dieron cuenta que lo único que se interponía en el
camino de la independencia del africano en Kenya, era otro
africano. Por eso comenzaron a liquidarlos uno a uno, todos
esos Toms. Uno tras otro, según iban encontrando otro tío
Tom africano en el camino. Hoy son libres. El hombre blanco
jamás participó ... se apartó del camino. Eso es lo mismo que
ocurrirá aquí. Tenemos demasiadas de nuestras propias gen-
tes que se interponen en el camino. Son demasiado escrupulo-
sas. Quieren que se les mire como respetables tíos T om.
Quieren que el hombre blanco los mire como gentes respon-
sables. No quieren que él los clasifique como extremistas, o
violentos, o irresponsables. Quieren esa buena imagen. Y
nadie que busque una buena imagen, será libre jamás. No,
esa clase de imagen no los pone en libertad. Ustedes tienen
que tener una cosa en vuestras manos, y decir: «Miren, uste-
des o yo.» Y les garantizo que entonces les dará la libertad.
Dirá: «Este hombre está dispuesto a ello.» les repito, una cosa
en vuestras manos. No definiré lo que quiero decir con «una
cosa en vuestras manos». No quiero decir un plátano.»
Cantar
«Nos sentimos honradas al tener con nosotros esta noche
no sólo a un combatiente por la libertad, sino también algunos
cantantes del programa de hoy ... creo que todos están aquí.
Les pedí que vinieran esta noche porque contaron una can-
ción que me conmovió. No soy de los que están con «We Sholl
Overcome». No creo, sencillamente, que vamos a vencer,
cantando. Si van a conseguirse una 45 y comienzan a cantar
«We Shall Overcome», estoy con ustedes. Pero no estoy con
un canto que, al mismo tiempo, no les diga cómo conseguir
algo para usarlo cuando se termina de cantar. Me doy cuenta
193
que estoy diciendo algunas cosas que ustedes piensan pueden
meterme en líos, pero, hermanos, si yo nací en medio del lío.
Ni siquiera me preocupa el lío. Me interesa una sola cosa: la
libertad ... por todos los medios que sean necesarios.»
Del mitin de la Organización de Unidad Afranar-
teamericana del 20 de diciembre de 1964.)
No violencia
ce la experiencia que tengo es que, en muchas ocasiones,
cuando se encuentran negros que hablan de no violencia, no
son no violentos unos con otros, no se aman unos a otros, ni se
perdonan unos a otros. Por lo general cuando dicen que son
no violentos, quieren decir que son no violentos con otra
gente. Creo que comprenden lo que quiero decir. Son no
violentos con el enemigo. Una persona puede llegar a tu casa,
y si es blanco y quiere hacerte objeto de un montón de brutali-
dades, tú eres no violento; o puede llegar a coger a tu padre y
ponerle una soga alrededor de su cuello, y tú eres no violento.
Pero si otro negro nada más que lo pisa, en un segundo te
enredarás con él. lo que les demuestra que ahí hay una
contradicción.
Yo mismo estaría con la no violencia si ésta fuera estable,
si todo el mundo fuera a ser no violento todo el tiempo. Diría,
está bien, estemos con ella, todos seremos no violentos. Pero
no transigiré con clase alguna de violencia, a menos que todo
el mundo vaya a ser no violento. Si hacen no violento al Ku
Klux Klan, yo seré no violento. Si hacen no violento al Consejo
de Ciudadanos Blancos, seré no violento. Pero mientras haya
otro que no vaya a ser no violento, no quiero que alguien me
venga a hablar de no violencia. No creo que sea justo decirle
a nuestra gente que sea no violenta, a menos que alguien esté
allá afuera haciendo que el Klan y el Consejo de Ciudadanos
yesos otros grupos sean no violentos.
Ahora bien, no estoy criticando aquí a aquellos que son no
violentos. Creo que cada quien debe hacerlo en la forma que
considere mejor, y felicito a todo el que pueda ser no violento
ante toda esa clase de actuación en esa parte del mundo. No
194
creo que en 1965 encuentren ustedes en la generación que
surge de nuestro pueblo, especialmente aquellos que han
estado pensando un poco, quien transija con forma alguna de
no violencia, a menos que la no violencia sea practicada
cabalmente.
Si los líderes del movimiento de la no violencia pueden
entrar en la comunidad blanca y predicar la no violencia,
bien. Transigiría con eso. Pero mientras los vea predicando la
no violencia sólo en la comunidad negra, no podemos transi-
gir con eso. Creemos en la igualdad, y la igualdad significa
que tienes que hacer aquí lo mismo que haces allí. Y si sólo los
negros van a ser los únicos no violentos, entonces no es justo.
Nos quedaríamos sin guardia. En realidad, nos desarmaría-
mos y nos haríamos indefensos.»
(De las palabras pronunciadas el31 de diciembre
de 1964 en el hotel Theresa.)
Racismo negro
«Habitualmente el racista blanco ha creado al racista ne-
gro. En la mayor parte de casos en que halléis el racismo
negro, éste constituye una reacción contra el racismo blanco,
y si lo analizáis detenidamente, podéis constatar que esto no
es realmente racismo negro. Creo que jamás pueblo alguno
ha presentado tan poca tendencia al racismo como los ne-
gros ...
A mi entender, responder con violencia al racismo blanco,
no constituye racismo negro. Si venís a ponerme una soga al
cuello y sucede que yo os cuelgo por tal motivo, no es racis-
mo. Vuestra actitud es racista, pero mi reacción nada tiene
que ver con el racismo; es la reacción de un ser humano que
procura defenderse y protegerse. Cosa que los nuestros no
han hecho y que algunos de ellos, al menos a nivel universita-
rio, rehuyen hacer. Pero la mayoría no se encuentra en este
niveL»
« ... Estaba hablando con el embajador de los EE.UU. en un
país de Africa. Cuando le encontré, empezó diciéndome: «A
mi entender, usted es un racista», etc. etc. Yo sentía respeto
195
por él, pues decía lo que pensaba; una vez le hube expuesto
mi posición, mis convicciones ... me confesó: «Mientras estoy
en Africa trato a las gentes como seres humanos. Resulta
curioso, pero no reparo en el color. Soy más consciente de las
diferencias lingüísticas que de una diferencia de color: es,
sencillamente, que la atmósfera es humana. Pero, en cuanto
regreso a los EE.UU. y me dirijo a un no-blanco, tengo con-
ciencia de ello, tengo conciencia de mí mismo y de las diferen-
cias de color».
Le respondí: «Consciente o no, lo que usted me dice de-
muestra que el racismo no es un elemento fundamental de su
personalidad, sino que la sociedad americana, que usted con
todos los demás ha contribuido a crear, le convierte en un
racista». Es cierto, se trata de la peor sociedad racista del
mundo. No existe otro país donde la sociedad tranforme más
rápidamente a sus habitantes -blancos o negros- en racistas
que en éste que se hace pasar por una democracia. En este
país, la atmósfera social, política y económica crea una at-
mósfera psicológica tal que hace casi imposible, si no habéis
perdido el buen sentido que podáis salir en compañía de un
blanco sin sentir rubor y sin que también el blanco lo sienta. Es
casi imposible, y sentís aflorar esta tendencia racista. Pero es
que está unida a la sociedad.»
(Diciembre 1964.)
Jesús
«Siempre se ha venido diciendo que yo era anti-blanco. Yo
estoy con quien esté en favor de la libertad. Estoy con quien
esté en favor de la justicia. Estoy con quien esté en favor de la
igualdad. No estoy con quien me dice que ofrezca la otra
mejilla cuando un racista me rompe la mandíbula. No estoy
con quien dice a los negros que sean no-violentos, mientras
que nadie se lo dice a los blancos. Sé que me hallo en una
iglesia y que, seguramente, no debería expresarme en estos
196
términos. Pero el mismo Jesús estaba dispuesto a desarbolar
la sinagoga cuando las cosas no marchaban como debían. En
el libro del Apocalipsis, es cierto, se presenta a Jesús a caba-
llo y blandiendo la espada, preparándose para pasar a la
acción. No obstante, ni a vosotros ni a mí nos hablan de este
Jesús. No nos hablan más que del Jesús pacífico. Nunca nos
dejan leer el libro hasta la última página. Solamente nos
dejan leer los fragmentos donde todo se hace de manera ...
no-violenta. leed, pues, el libro completo, y cuando lleguéis al
Apocalipsis veréis como el propio Jesús acabó por perder la
paciencia. Una vez agotada la paciencia, volvió a dejarlo
todo en orden. Tomó la espada.»
(Diciembre 7964.)
Autodefensa
«Mientras los negros sienten miedo, el Klan está seguro.
No obstante, el Klan por sí mismo es débil. Nunca os atacan
uno contra uno. Van todos contra uno. Os tienen miedo. Y
mientras os están poniendo la soga al cuello, permanecéis
inmóviles, diciendo: «Perdónales, Señor, porque no saben lo
que hacen.» Con el tiempo que llevan practicándolo saben
muy bien lo que hacen, se han convertido en verdaderos
maestros. ¡No! Ya que el gobierno ha demostrado que su
intervención se limitará a palabras, nuestro deber de hom-
bres, de seres humanos, nuestro deber para con los nuestros,
es organizarnos y hacer saber al gobierno que si él no pone
término a las actividades del Klan, nosotros mismos lo hare-
mos. Veréis como entonces el gobierno busca remedio a la
situación. Mas no penséis que actuará por ningún impulso
moral. No es eso. Yo no creo en la violencia, por eso quiero
acabar con ella. No conseguiréis ponerle fin mediante el
amor, el amor de las cosas que ocurren aquí. ¡No! Todo
cuanto pedimos es una vigorosa acción autodefensiva que
nos sentimos en derecho de suscitar por no importa qué me-
dio»
(Febrero 7965.)
197
Aliados
« Tenemos que buscar algunos métodos nuevos, una nueva
evaluación de la situación, algunos métodos nuevos para
atacarlo o resolverlo, y una nueva dirección, y nuevos aliados.
Necesitamos aliados que nos ayuden a lograr la victoria, no
aliados que nos digan que seamos no violentos. Si un blanco
quiere ser aliado nuestro, ¿qué piensa él de John Brown?
¿Saben ustedes lo que hizo John Brown? Se fue a la guerra.
Fue un blanco que marchó a la guerra contra los blancos para
ayudar a libertar a los esclavos. El no era no violento. Los
blancos dicen que John Brown era un chiflado. Lean la histo-
ria, lean todo lo que dicen acerca de John Brown. Tratan de
hacerlo parecer como si hubiera sido un chiflado, un fanático.
De eso hicieron una película; una noche yo la vi en el cine.
Tendría miedo acercarme a John Brown si éste pudiera oír lo
que otros blancos dicen de él.
Pero lo representan con esta imagen porque estaba dis-
puesto a derramar sangre por liberar a los esclavos. Y cual-
quier hombre blanco que esé presto y dispuesto a derramar
sangre por la libertad de ustedes ... para los otros blancos, es
un chiflado. Mientras quiera aparecerse con alguna acción no
violenta, lo aceptan, él es liberal, un liberal no violento, un
liberal que ama a todos. Pero cuando llega el momento de
hacer, para la libertad de ustedes y la mía, el mismo aporte
que a ellos les fue necesario hacer para su propia libertad,
entonces se vuelven atrás. Por eso, cuando quieran conocer
los blancos buenos en la historia, en lo que respecta a los
negros, léanse la historia de John Brown. Ese fue lo que yo
llamo un liberal blanco. Pero los de la otra clase, ésos están
dudosos.
De manera que si en este país necesitamos aliados blan-
cos, no necesitamos de los que nos exhortan a que seamos
corteses, responsables, ustedes saben. No necesitamos de los
que nos dan esa clase de consejos. No necesitamos de los que
nos dicen cómo ser pacientes. No, si necesitamos algunos
aliados blancos, necesitamos de los de la clase de John
Brown, o no los necesitamos.»
(5 de julio de 7964)
198
Lucha común, dirección negra
«Hay en la comunidad blancos que desean sinceramente
ayudarnos. ¿Pero cómo pueden ayudarnos? ¿Cómo puede un
blanco ayudar a los negros a resolver su problema? ¿Cómo
pueden ayudarnos? Para empezar, no podéis resolverlo por
ellos. Podéis ayudarles a solucionarlo, pero no podéis ahora
resolverlo en su lugar ...
Los blancos que desean ayudarnos no pueden hacerlo si
se introducen en la lucha mediante la ocupación de cargos
directivos, como hasta hoy han intentado hacer. Si realmente
desean la libertad de los negros de este pdís, que no nos den
andadores. Es preciso enseñar a los negros cómo liberarse y
los blancos sinceros deben apoyar todas las decisiones toma-
das por el grupo negro.»
(Abril 1964).
«Los blancos sinceros no nos ayudan en nada cuando se
introducen en las organizaciones negras y las transforman en
organizaciones integradas. Deberían organizarse entre los
blancos y encontrar una estrategia que les permita hacer
desaparecer el prejuicio existente en el seno de las comunida-
des blancas. Así, en el interior de la propia comunidad blan-
ca, pueden realizar la acción más inteligente y eficaz; y, sin
embargo, es lo que nunca han hecho ... »
(Enero 1965)
El Poder Negro
« ... 1964 no' ha sido el año de la promesa de que nos
hablaban en enero. La sangre se ha derramado por las calles
de Harlem, de Filadelfia, de Rochester, de otras ciudades de
New-Jersey y de otros Estados. En 1965 correrá aún más, por
encima de lo que jamás hayáis imaginado; pero lo mismo
ocurrirá en los barrios del centro. ¿Y por qué? ¿Por qué esta
sangre? ¿Acaso se han eliminado las causas que la hicieron
199
brotar en 1964? ¿Y las de 1963? No, han venido subsistiendo
hasta hoy ...
En 1965 -creedlcr los negros no se dejarán maniobrar por
dirigentes estilo Tío Tom¡ no serán arrinconados, retenidos en
la plantación por estos capataces, acurrucados nuevamente
en el corral no serán contenidos ...
la frustración de aquellos representantes de Mississippi al
llegar recientemente a Washington imaginando que la Gran
Sociedad les acogería, y sentir cómo les daban con las puer-
tas en sus narices, es algo que hace pensar.
Estos les ha hecho comprender quien es su adversario. Ha
sido una frustración semejante a la que dio origen al movi-
miento Mau-Mau¡ se dieron cuenta de que era necesario un
poder para dirigirse al poder. Para ser respetado por el
poder, es preciso un poder ...
El poder no da nunca un paso atrás, a no ser que se
encuentre ante un poder superior. El poder no retrocede ante
una sonrisa, ante una advertencia o ante una acción no-
violenta basada en el amor. No se encuentra en su naturaleza
retroceder ante nada, salvo ante un poder superior. Esto es lo
que han comprendido los habitantes del Sudeste asiático, del
Congo, de Cuba y de otros lugares del mundo. El poder sólo
reconoce al poder: quienes comprendieron esto, triunfaron.»
(Enero 1965).
Lenguaie
« ..• Nunca nos comunicaremos si nosotros hablamos un
idioma y él otro. Nos dedica el lenguaje de la violencia,
mientras nosotros nos desgañitamos en pobres razonamien-
tos pusilánimes, imaginando que va a entendernos. Aprenda-
mos a hablar su lenguaje. Si se expresa con un fusil, hablé-
mosle de fusiles. Sí, digo esto: si no comprende otro idioma
que el del fusil, tomad un fusil, si no comprende más que el
idioma de las sogas, tomad una soga. Si realmente queréis
establecer una comunicación real, no perdáis el tiempo ha-
blándole en una lengua que no entiende. Hablad su lengua.»
(Diciembre 7964).
200
201
Prensa
«El FBI puede comunicar a la prensa informaciones tales
que den a entender a vuestros vecinos que sois elementos
subversivos. El FBI conoce el paño, lo hace muy hábilmente,
maniobra en la prensa de toda la nación, como la ClA hace en
el resto del planeta. Todo su juego sucio lo apoyan en la
prensa ... Si bajo la opresión de las i.njusticias que os abruman,
estalláis con razón, utilizan la prensa para presentaros como
unos vándalos ... Son maestros en el arte de fabricar clichés.
No quiero decir con ello que condene a todos los blancos
sin excepción. No todos son opresores. Ni todos están en_
condiciones de serlo. Pero gran parte de ellos pueden y lo
hacen. la prensa conoce tanto el oficio de crear reputaciones
que puede hacer pasar al asesino por víctima yola víctima
por asesino. Esa es la función de la prensa, de esta prensa
irresponsable; hacer pasar al asesino por víctima yola vícti-
ma por asesino. Si no andáis prevenidos, los periódicos os
llevarán a odiar a los oprimidos y amar a los opresores.»
(Diciembre 7964).
Socialismo
«Todos los países que actualmente emergen de entre las
garras del colonialismo se están volviendo hacia el socialis-
mo. No creo que eso sea accidental. La mayor parte de los
países que eran potencias coloniales eran países capitalistas
y el último baluarte del capitalismo es actualmente Estados
Unidos. Es imposible que una persona blanca crea en el
capitalismo y no crea en el racismo. No se puede tener capita-
lismo sin racismo. Y si encuentran a alguno y logran llevarlo a
sostener una conversación y ese individuo expresa una filoso-
fía que asegura no dar cabida al racismo en sus lineamientos,
generalmente se trata de un socialista o de alguien cuya
filosofía política es la del socialismo.»
(Nueva York, 29 de mayo de 7964)
202
Muier
«Una cosa de la que me di cuenta en mis viajes recientes
por Africa y el Medio Oriente, en cada país que uno visita, es
que por lo normal el grado de progreso no puede ser separa-
do del papel de la mujer. Si tú estás en un país progresista, la
mujer es progresista. Si tú estás en un país que refleja concien-
cia hacia la importancia de la educación, es porque la mujer
está consciente de la importancia de la educación. Pero en
todo país atrasado encontrarás que la mujer está atrasada, y
en cada país que no pone énfasis en la educación encontrarós
que es porque a la mujer no se le educa. Así que una de las
cosas de la que me convencí totalmente en mis viajes recientes
es la importancia de darle la libertad a la mujer, darle educa-
ción, y darle incentivos para que salga y transmita ese mismo
espíritu y entendimiento a sus niños. Y, para ser sincero, yo
estoy orgulloso de los aportes que nuestras mujeres han he-
cho en la lucha por la libertad y soy una persona que está a
favor de darles todo el margen posible porque han hecho
aportes más grandes que muchos hombres.
(París, noviembre de 7964)
Sistema
«No es un presidente el que puede ayudar o perjudicar; es
el sistema. Y este sistema no está rigiendo únicamente en
Estados Unidos, sino en todo el mundo. En nuestros días,
cuando un hombre se postula para presidente de Estados
Unidos no se está postulando únicamente para presidente de
Estados Unidos; tiene que resultar aceptable para otras regio-
nes del mundo donde impera la influencia norteamericana.
Si Johnson se hubiera postulado él solo, no habría sido
aceptable para nadie. Lo único que lo hacía aceptable para el
mundo era que los astutos capitalistas, los astutos imperialis-
tas, sabían que la única manera de hacer que la gente corrie-
ra hacia la zorra era mostrarles un lobo. Por eso crearon una
lúgubre alternativa. Y lograron que el mundo entero -in-
203
cluyendo a gente que se dice marxista- deseara que Johnson
derrotase a Goldwater.
Esto es lo que tengo que decirles: los que se proclaman
enemigos del sistema estaban de rodillas rogando al cielo
que eligieran a Johnson, porque se supone que él era un
hombre de paz. ¡Yen aquel momento tenía tropas invadiendo
el Congo y Viet Nam del Sur! Hasta tenía tropas en regiones
de las que se han retirado ya otros imperialistas. ¡Cuerpos de
Paz a Nigeria, mercenarios al Congo!»
(París, 23 de noviembre de 1964)
Cuba
«A un revolucionario yo lo quiero. Y uno de los hombres
más revolucionarios que está en estos momentos en este país
iba a venir junto con nuestro amigo Sheik Babu, pero lo pensó
mejor. No obstante, nos envió de todos modos su mensaje.
Dice así:
«Queridos hermanos y hermanas de Harlem: Me habría
gustado estar junto a ustedes y con el hermano Babu, pero las
condiciones actuales no son buenas para esa reunión. Reci-
ban los calurosos saludos del pueblo cubano y especialmente
los de Fidel, quien recuerda con entusiasmo su visita a Harlem
hace pocos años. Unidos venceremos.»
Este mensaje es del Che Guevara.
Me siento feliz de oír los aplausos calurosos con que
responden, porque le hacen saber a ese otro hombre, al
blanco, que él no se encuentra actualmente en posición de
decirnos a quién debemos aplaudir y a quién no debemos
aplaudir. Y aquí no se ve a ningún cubano anticastrista: nos lo
comeríamos vivo.»
(Nueva York, 13 de diciembre de 1964)
204
Medios
«El señor pregunta si creo en la acción política, en primer
lugar. Y que si los grupos de izquierda se unieran y me postu-
laran para alcalde, si yo aceptaría. Sí, creo en la acción
política. En cualquier tipo de acción política. Creo en la ac-
ción y punto. En cualquier clase de acción que sea necesaria.
Cuando ustedes me oigan decir «con los medios que sean
necesarios)), eso es exactamente lo que quiero decir. Creo en
todo lo que sea necesario para corregir las condiciones injus-
tas: ya sea político, económico, social, físico, todo lo que sea
necesario. Creo en ello siempre que esté dirigido inteligente-
mente y se proponga obtener resultados.))
(7 de enero de 1965)
Internacionalismo
«y ése es un buen ejemplo de por qué hay que internacio-
nalizar nuestro problema. Ahora las naciones africanas están
manifestándose y vinculando el problema del racismo en Mis-
sissipi con el problema del racismo en el Congo y también con
el problema del racismo en Viet Nam del Sur. Todo eso es
racismo. Todo eso es parte del vicioso sistema racista que han
utilizado las potencias occidentales para seguir degradando
y explotando y oprimiendo a los pueblos de Africa, de Asia y
de América Latina durante los últimos siglos.
y si esos pueblos de esas diferentes regiones empiezan a
ver que el problema es el mismo problema, y si los veintidós
millones de norteamericanos negros vemos que nuestro pro-
blema es igual que el problema de los pueblos que están
siendo oprimidos en Viet Nam del Sur y en el Congo y en
América Latina, entonces -pues los oprimidos de la tierra
constituyen una mayoría y no una minoría-, entonces afronta-
mos nuestros problemas como una mayoría que puede exigir
y no como una minoría que tiene que suplicar.))
(Nueva York, 28 de enero de 1965)
205
206
Discurso de Malcolm del 16 de febrero
de 1965, cinco días antes de su
asesinato
Primero, hermanos y hermanas, quiero comenzar agrade-
ciéndoles por haberse tomado la molestia de venir aquí esta
noche y en especial por la invitación que me hicieron para que
viniera a Rochester y participara esta noche en este pequeño
diálogo informal sobre temas que son de común interés a
todos los elementos en la comunidad, a la totalidad de la
comunidad de Rochester. La razón de mi presencia es para
discutir sobre la revolución negra que está aconteciendo, que
se está llevando a cabo en el globo, de la forma que se está
desarrollando en el continente africano, y del impacto que
está teniendo hoy día en las comunidades negras, no sólo
aquí en Estados Unidos sin también en Inglaterra y en Francia,
y en otras antiguas potencias coloniales.
207
Probablemente muchos de ustedes leyeron la semana pa-
sada que intenté viajar a París y que me lo impidieron. Y París
no le niega la entrada a nadie. Como ustedes saben, se
supone que cualquiera puede ir a Francia, se supone que es
un lugar muy liberal. Hoy, sin embargo, Francia está teniendo
problemas a los que no se les ha dado mucha publicidad. Y
también Inglaterra está teniendo problemas a los que tampo-
co se les ha dado mucha publicidad, porque han sido los
problemas de Estados Unidos los que han recibido tanta pu-
blicidad. Pero ahora estos tres socios, o aliados, tienen pro-
blemas comunes sobre los que el negro americano, o afroa-
mericano, no está muy al tanto.
y para que ustedes y yo comprendamos la naturaleza de la
lucha en la que estamos envueltos, tenemos que conocer no
sólo los distintos ingredientes que se mezclan a nivel local y a
nivel nacional, sino también los ingredientes que se mezclan a
un nivel internacional. Y los problemas del hombre negro en
este país han dejado de ser simplemente un problema del
negro americano o un problema americano. Se ha convertido
un problema tan complejo, y con tantas ramificaciones, que
uno tiene que estudiarlo en su mundo total, dentro del contex-
to mundial o en su contexto internacional, para poder ver de
lo que realmente se trata. De lo contrario, ni siquiera se
pueden entender los temas locales, a menos que se sepa el
papel que desempeñan dentro del contexto internacional. Y
cuando se examina en ese contexto, se ve de una forma
distinta, pero se ve con una mayor claridad. [ ... ]
Como muchos de ustedes saben, dejé el movimiento mu-
sulmán negro y durante los meses del verano, pasé cinco de
esos meses en el Oriente Medio y en el continente africano.
Durante este tiempo visité muchos países, el primero de ellos
fue Egipto, y luego Arabia, después Kuwait, Líbano, Sudón,
Kenia, Etiopía, Zanzíbar, Tanganica -que hoyes Tanzania--,
Nigeria, Ghana, Guinea, liberia, Argelia. Y en los cinco me-
ses que estuve alejado tuve la oportunidad de sostener largas
conversaciones con el presidente Nasser en Egipto, el presi-
dente Julius Nyerere en Tanzania, Joma Kenyatta en Kenia,
Milton Obote en Uganda, Azikiwe en Nigeria, Nkrumah en
Ghana y Sekú Turé en Guinea.
y durante las conversaciones con estos hombres, y con
otros africanos en aquel continente, intercambiamos mucha
208
información que claramente amplió mi entendimiento, y que
siento que me amplió el panorama. Puesto que desde mi
regreso, no he tenido ningún deseo de enredarme en ninguna
discusión sin importancia basada en hechos que tienden a ser
confusos y que no conducen a nada, con ningún cabeza de
chorlito o persona de mente estrecha sólo porque pertenez-
can a alguna organización, mientras que se tienen problemas
tan complejos como los nuestros y que se están tratando de
resolver.
Entonces yo no vine aquí a hablar acerca de ninguno de
estos movimientos que están en pugna entre sí. He venido a
hablar del problema que todos tenemos ante nosotros. Y a
hacerlo de una manera muy informal. Nunca me ha gustado
apegarme a un método o a procedimientos formales cuando
hablo ante un público, porque me doy cuenta que, usualmen-
te, la conversación que sostengo gira en torno a la raza, o a
cuestiones raciales, lo que no es por culpa mía. No fui yo
quien creó el problema racial. Y ustedes saben que yo no vine
a Estados Unidos en el Mayflower ni tampoco por voluntad
propia. A nuestro pueblo se le trajo aquí inv,oluntariamente,
contra nuestra voluntad. Por eso, si planteamos el problema
ahora, no deberían de culparnos por estar aquí. Ellos fueron
quienes nos trajeron. [ ... ]
Para aclarar mi posición, como lo hice hoy temprano en
Colgate, soy un musulmán, lo que únicamente quiere decir
que mi religión es el Islam. Creo en Dios, el Ser Supremo, el
creador del universo. Esta es una forma sencilla de religión,
fácil de comprender. Creo en un Dios, y creo que ese Dios
tuvo una religión, tiene una religión, y siempre tendrá una
religión. Y que ese Dios le enseñó a todos los profetas la
misma religión, por lo tanto no es cuestión de debatir quién
haya sido el más grande o el mejor: Moisés, Jesucristo, Maho-
ma, o alguno de los otros. Todos ellos fueron profetas que
vinieron de un Dios. Ellos tenían una doctrina, yeso doctrina
fue diseñada poro dorle cloridod o lo humonidad, para que
toda la humanidad viera que era uno solo y así tener un cierto
tipo de hermandad que sería practicada aquí en la tierra. Eso
es lo que creo.
Creo en la hermandad del hombre. Sin embargo, a pesar
del hecho que creo en la hermandad del hombre, tengo que
ser realista y entender que aquí en Estados Unidos nos encon-
209
tramos en una sociedad que no practica la hermandad. No
practica lo que predica. Predica la hermandad, pero no prac-
tica la hermandad. Y ya que esta sociedad no practica la
hermandad, aquellos de nosotros que somos musulmanes
-los que nos separamos del movimiento musulmán negro y
nos reagrupamos como musulmanes en base al Islam ortodo-
xo- creemos en la hermandad del Islam.
Pero también nos damos cuenta que el problema que afec-
ta al pueblo negro en este país es tan complejo y tan enreda-
do y ha existido por tanto tiempo, sin resolver, que es absolu-
tamente necesario para nosotros formar otra organización. Y
eso fue lo que hicimos, la cual es una organización no religio-
sa que se conoce como la Organización de la Unidad Afro-
Norteamericana, y que está estructurada organizativamente
de manera que permite la participación activa de todo afro-
norteamericano, cualquier negro norteamericano, en un pro-
grama cuyo fin es eliminar los males políticos, económicos y
sociales que nuestra gente enfrenta en esta sociedad. Y tene-
mos esa estructura porque nos damos cuenta que tenemos
que luchar contra los males de una sociedad que no logró
producir la hermandad para todos los miembros de dicha
sociedad. Esto de ninguna manera significa que somos anti-
blancos, antiazules, antiverdes o antiamarillos. Somos anti-
mal. Somos antidiscriminación. Somos antisegregación. Esta-
mos en contra de todo el que pradique cualquier forma de
segregación o discriminación contra nosotros porque da la
casualidad de que no somos de un color que les resulte acep-
table ...
No juzgamos al hombre por el color de su piel. No te
juzgamos por ser blanco; no te juzgamos por ser negro; no te
juzgamos por ser moreno. Te juzgamos por lo que haces y por
lo que practicas. Y mientras practiques la maldad, estaremos
en tu contra. Y para nosotros, la principal, la forma más
grande de maldad es la maldad que se basa en juzgar a un
hombre debido al color de su piel. Y creo que nadie aquí
puede negar que estamos viviendo en una sociedad que sim-
plemente no juzga a un hombre en base a su talento, según
sus habilidades, según sus posibilidades, historial o falta de
historial académico. Esta sociedad juzga al hombre exclusiva-
mente en base al color de su piel. Si eres blanco, puedes salir
210
211
adelante, y si eres negro, tienes que arreglártelas a cada
paso, y aún así no sales adelante.
Estamos viviendo en una sociedad que en gran medida
está controlada por gente que cree en la segregación. Vivi-
mos en una sociedad que en gran medida está controlada por
gente que cree en el racismo, y practica la segregación, la
discriminación y el racismo. Y digo que está controlada, no
por los blancos de buena voluntad, sino controlada por los
segregacionistas, por los racistas. Y esto se puede ver a través
del curso que esta sociedad persigue por todo el mundo. En
estos instantes en Asia el ejército norteamericano está dejan-
do caer bombas sobre gente de piel obscura.
Es racismo. Es el racismo que Estados Unidos practica. El
racismo que implica una guerra contra las personas de piel
obscura en Asia, otra forma de racismo es la que hay detrás
de una guerra contra las personas de piel obscura en el
Congo ... es lo mismo que hay detrás de una guerra contra las
personas de piel obscura en Misisipí, Alabama, Georgia, y
Rochester, Nueva York.
Entonces no estamos contra alguien porque sea blanco.
Sino que estamos en contra de aquellos que practican el
racismo. Estamos en contra de los que dejan caer bombas
sobre otras gentes porque sucede que su piel es de una tonali-
dad distinta a la de ellos. Y porque nos oponemos a eso, la
prensa dice que somos violentos. No estamos a favor de la
violencia. Estamos a favor de la paz. Sin embargo, la gente
que enfrentamos apoya la violencia. No se puede ser pacífico
cuando uno trata con ellos.
Nos acusan de lo que ellos mismos son culpables. Esto es
lo que siempre hace el criminal. Te bombardean, y luego te
acusan de haberte bombardeado a tí mismo. Te aplastan el
cráneo, y luego te acusan de haberlos atacado. Esto es lo que
los racistas han hecho siempre ... el criminal, el que ha desa-
rrollado el proceso criminal al grado de una ciencia. Sus
costumbres son las acciones criminales, y luego utilizan la
pensa para victimizarte ... hacer que la víctima se vea como el
criminal, y el criminal como la víctima. Así trabajan.
Y probablemente ustedes aquí en Rochester saben más al
respecto que nadie. Les voy a dar un ejemplo de cómo lo
hacen. Ellos agarran la prensa, y a través de la prensa, se
burlan del sistema ... O a través del público blanco. Porque el
212
público blanco está dividido. Algunos quieren hacer el bien y
otros no quieren hacer el bien. Algunos tienen buenas inten-
ciones y otros no. Esto es cierto. Hay los que son mal intencio-
nados y los que son bien intencionados. Y generalmente los
malintencionados son más numerosos que los bien intencio-
nados. Se necesita de un microscopio para encontrar a los de
buenas intenciones.
Así que a ellos no les gusta hacer nada sin el apoyo del
público blanco. Los racistas, que en general tienen mucha
influencia en la sociedad, no realizan sus maniobras sin antes
tratar de poner la opinión pública de su lado. Así que utilizan
a la prensa para poner la opinión pública de su lado. Cuando
quieren suprimir u oprimir a la comunidad negra, ¿qué es lo
que hacen? Cogen las estadísticas, y por medio de la prensa,
se las dan a tragar al público. Hacen que parezca que en la
comunidad negra el crimen juega un papel más grande que
en cualquier otro lado.
¿Cuál es el resultado? Este mensaje es un mensaje muy
hábil que los racistas usan para hacer que los blancos que no
son racistas crean que la tasa de criminalidad en la comuni-
dad negra es tan alta. Esto mantiene a la comunidad negra
con una imagen de criminal. Da la impresión de que cual-
quiera en la comunidad negra es un criminal. Y tan pronto
como se ha creado esta impresión, entonces les permite, pre-
para el terreno para crear un estado policial en la comunidad
negra, consiguiendo el apoyo total del público blanco para
que cuando la policía llega, empleando todo tipo de medidas
brutales para reprimir a los negros, les partan la cabeza, les
lancen los perros, y otras cosas por el estilo. Y los blancos lo
aceptan. Porque creen que a fin de cuentas allí todos son unos
criminales. Es esto lo que hace la prensa.
Esto requiere habilidad. A esta habilidad se le llama ... esto
es una ciencia que se le llama «fabricación de imágenes». Te
mantienen en jaque a través de esta ciencia de las imágenes.
Incluso hacen que uno mismo se vea con desprecio, y lo
logran dándonos una mala opinión sobre nosotros mismos.
Algunos de nuestros mismos negros se han tragado esta opi-
nión sobre ellos mismos y la han digerido, al punto que ni
siquiera quieren vivir en la comunidad negra. No quieren
estar cerca de los mismos negros.
Es una ciencia que utilizan, muy hábilmente, para hacer
213
que el criminal aparezca como vídima, y para que la vídima
aparezca como criminal. [ ..• )
A nivel internacional el mejor y más reciente ejemplo que
sirve de prueba para eso que estoy diciendo es lo que sucedió
en el Congo. Vean lo que pasó. Teníamos una situación en la
que un avión estaba dejando caer bombas sobre aldeas afri-
canas. Una aldea africana no tiene defensas contra las bom-
bas. iY una aldea africana tampoco presenta la suficiente
amenaza como para que se la bombardee! Sin embargo, los
aviones estaban dejando caer bombas sobre las aldeas afri-
canas. Al caer, estas bombas no distinguen entre amigos y
enemigos. No distinguen entre hombre y mujer. Cuando estas
bombas caen sobre las aldeas del Congo, caen sobre mujeres
negras, niños negros, bebés negros. Hacen añicos de estos
seres humanos. No escuché ninguna protesta, ni una frase de
compasión por estos miles de negros que f u e r ~ n masacrados
por los aviones.
¿Por qué no hubo protestas? ¿Por qué no le preocupó a
nadie? Porque, una vez más, la prensa, de forma muy hábil,
había vuelto a las víctimas en criminales, y los criminales
parecían ser las víctimas.
Vean que cuando mencionan las aldeas las califican de
«bajo control rebelde». Como quien dice, ya que son aldeas
bajo control rebelde, se puede destruir a la población, y está
bien. También se refieren a los mercenarios de la muerte
como «con entrenamiento norteamericano, pilotos cubanos
anti-Castro». Esto hace que todo esté bien. Porque estos pilo-
tos, estos mercenarios, ustedes saben lo que es un mercena-
rio, no es un patriota. Mercenario no es aquél que va a la
guerra por amor a su patria. Un mercenario es un matón a
sueldo. Es alguien que mata, que saca sangre por dinero, la
sangre del que sea. Se mata a un ser humano tan fácilmente
como se mata a un gato o a un perro o a una gallina. [ ... )
Sin embargo esto es algo que uno tiene que observar y por
lo que tenemos que dar cuenta. Porque esos son aviones
norteamericanos, bombas norteamericanas, escoltados por
tropas norteamericanas, armados con ametralladoras. No
obstante, nos aseguran que esos no son soldados, que sólo
están allí de escolta, así fue como empezaron con algunos
asesores en Vietnam del Sur. Eran veinte mil, y todos asesores.
No son más que «escolta». Ellos pueden realizar todo este
214
215
asesinato en masa y salirse con la suya con ponerle la etique-
ta de «humanitario», un acto humanista. O «en nombre de la
liberación», «en nombre de la libertad». Todo tipo de consig-
nas altisonantes, pero no deja de ser asesinato a sangre fía,
asesinato en masa. Y lo hacen tan hábilmente, que tanto
ustedes como yo, que nos consideramos tan sofisticados en
este siglo veinte, lo podemos observar, y le damos el visto
bueno. Simplemente porque se comete contra personas de
piel negra, y lo están cometiendo personas de piel blanca.
Toman a un hombre que es un asesino a sangre fría llama-
do [Moise] Tshombe. Ustedes han oído hablar de él, el tío
Tom Tshombe. El asesinó al primer ministro, el primer ministro
legítimo, [Patricio] Lumumba. Lo asesinó. Ahora bien, he aquí
un hombre que es un asesino internacional, escogido por el
Departamento de Estado y colocado en el Congo y llevado al
poder gracias a los dólares de los impuestos que ustedes
pagan. Es un asesino. Trabaja para nuestro gobierno. Es un
asesino a sueldo. Y para demostrar el tipo de asesino a sueldo
que es, tan pronto como toma posesión del cargo, contrata
más asesinos de Sudáfrica para que acribillen a su propio
pueblo. Y te preguntas por qué está tan desacreditada tu
imagen norteamericana en el exterior.
Fíjense que dije, «está tan desacreditada tu imagen nor-
teamericana en el exterior».
Ellos hacen que aceptemos a este hombre con sólo decir
en la prensa que él es el único que puede unir al Congo. ¡Ha!
Un asesino. No le permiten a China que ingrese a Naciones
Unidas porque le declaró la guerra a las tropas de Naciones
Unidas en Corea. Tshombe le declaró la guerra a las tropas
de Naciones Unidas en Katanga. A él le das dinero y lo
promueves. No usas la misma vara para medir. Usas una vara
por aquí, y la cambias por allá.
Es cierto, hoy todo el mundo te puede ver. Ante los ojos del
mundo te ves como un demente tratando de hacerle creer a la
gente que al menos en una época fuiste astuto con tu super-
chería. Pero ya tu bolsa de trucos está totalmente vacía. El
mundo entero puede ver lo que estás haciendo.
La prensa fustiga la histeria del público blanco. Luego,
cambia de ritmo y comienza a tratar de ganarse la simpatía
del público blanco. Y luego, cambia de ritmo otra vez e intenta
conseguir el apoyo del público blanco para cualquier acción
216
criminal en la que ellos estén planeando involucrar a Estados
Unidos.
Acuérdense cómo cuando hablan de rehenes los llaman
«rehenes blancos». No «rehenes». Decían que estos «caníba-
les» en el Congo tenían «rehenes blancos». Ah, y esto a
ustedes los sacudió. Monjas blancas, sacerdotes blancos, mi-
sioneros blancos. ¿Qué diferencia hay entre un rehén blanco
y un rehén negro? ¿Qué diferencia hay entre una vida blanca
y una vida negra? Ustedes deben creer que hay diferencias
porque su prensa especifica la blancura. «Diecinueve rehenes
blancos» le martirizan a uno el corazón.
Durante los meses en que estaban dejando caer cientos y
miles de bombas sobre los negros, uno no decía nada. Ni
tampoco hacía nada. Pero tan pronto como unos cuantos -un
puñado de blancos que en resumidas cuentas no tenían nada
que hacer en esa cuestión- tan pronto sus vidas se vieron
involucradas, entonces uno se empezó a preocupar.
Yo estaba en Africa durante el verano cuando ellos ...
cuando los mercenarios y los pilotos estaban acribillando a
gente negra en el Congo como si fueran moscas. Ni siquiera
lo mencionaron en la prensa occidental. No lo mencionaron.
y si lo mencionaron, fue en la sección de anuncios clasifica-
dos. Allí donde se necesitaría un microscopio para hallarlo.
Yen ese momento los hermanos africanos, en un principio
no estaban tomando rehenes. Sólo comenzaron a tomar rehe-
nes cuando se dieron cuenta que estos pilotos estaban bom-
bardeando sus aldeas. Y entonces tomaron rehenes, los lleva-
ron a las aldeas, y le advirtieron a los pilotos que si tiraban
bombas sobre la aldea, iban a darle a su propia gente. Era
una maniobra de guerra. Estaban en guerra. Unicamente to-
maron un rehén en la aldea para evitar que los mercenarios
asesinaran de forma masiva a la gente de esos pueblos. No
los hicieron rehenes porque eran caníbales. O porque se les
ocurrió que su carne era sabrosa. Algunos de esos misioneros
habían estado allí por cuarenta años y no se los habían
comido. Si se los hubieran comido, se los hubieran comido
cuando estaban tiernos y blandos. Es que esa vieja carne
blanca no se puede digerir ni siquiera cuando es de gallina
vieja.
Son las imágenes. Usan su habilidad para crear imágenes,
y luego usan esas imágenes que han creado para confundir a
217
la gente. Para confundir a la gente y hacer que la gente acepte
lo malo como bueno y que rechace lo bueno como malo.
Hacer que la gente crea que el criminal realmente es la vícti-
ma y la víctima, el criminal.
Aún cuando les señalo esto, ustedes dirán, «¿Qué tiene
que ver todo esto con el negro en Estados Unidos? ¿Y que
tiene que ver todo esto con las relaciones entre negros y
blancos aquí en Rochester?»
Esto hay que entenderlo. Hasta 1959, la imagen del conti-
nente africano no la crearon los enemigos de Africa. Africa
era una tierra dominada por potencias extranjeras. Una tierra
dominada por los europeos. Y en tanto que eran estos euro-
peos los que dominaban el continente de Africa, eran ellos
quienes creaban la imagen de Africa que se proyectaba en el
exterior. Y a Africa yola gente de Africa los proyectaron con
una imagen negativa, una imagen odiosa. Nos hicieron creer
que Africa era una tierra de junglas, una tierra de animales,
una tierra de caníbales y de salvajes. Era una imagen odiosa.
y como tuvieron éxito en proyectar esta imagen negativa
de Africa, aquellos de nosotros de ascendencia africana que
nos hallábamos aquí en occidente, los afroamericanos, veía-
mos en Africa un lugar odioso. Veíamos en el africano a un
ser odioso. Y si se nos llamaba africanos era como si se nos
tratara como sirvientes, o como si se nos tratara como a niños,
o como si hablaran de nosotros de la manera en que nosotros
no queríamos que se hablara.
¿Por qué? Porque los opresores saben que no se puede
conseguir que alguien odie la raíz sin hacer que también odie
el árbol. Uno no puede odiar a los suyos sin terminar odián-
dose a sí mismo. Y como todos vinimos de Africa, no se nos
puede hacer que odiemos a Africa sin hacer que nos odiemos
a nosotros mismos. Y lo lograron de una manera muy hábil.
¿ Y cuál fue el resultado? Terminaron con 22 millones de
gente negra aquí en Estados Unidos que odiaban todo lo
nuestro que fuera africano. Odiábamos las características
africanas, las características africanas. Odiábamos nuestro
cabello, odiábamos nuestra nariz, la configuración de nuestra
nariz, y la configuración de nuestros labios, el color de nues-
tra piel. Sí, lo odiábamos. Y fueron ustedes los que nos ense-
ñaron a odiarnos simplemente manipulándonos astutamente
218
para que odiáramos a nuestros ancestros yola gente de ese
continente.
Mientras odiábamos a aquella gente, nos odiábamos a
nosotros mismos. Mientras odiábamos todo lo que creíamos
se les parecía, odiábamos nuestra propia apariencia. Y a mí
me llamas maestro del odio. Es que tú nos enseñaste a odiar-
nos a nosotros mismos. Le enseñaste al mundo a odiar a toda
una raza de gente y ahora tienes el descaro de culparnos por
odiarte, simplemente porque no nos gusta la soga que nos
pones al cuello.
Cuando se le enseña a un hombre a que odie sus labios,
los labios que Dios le dio, la forma de la nariz que Dios le dio,
la textura del cabello que Dios le dio, el color de la piel que
Dios le dio, se comete el peor crimen que una raza de seres
puede cometer. Y este es el crimen que tú has cometido.
Nuestro color se convirtió en una cadena, una cadena
sicológica. Nuestra sangre -la sangre africana- se convirtió
en una cadena sicológica, una prisión, porque estábamos
avergonzados de ella. Creíamos, y hay quien nos lo dirá a la
cara, y dirán que no lo estaban; ¡sí lo estaban! Nos sentíamos
atrapados porque nuestra piel era negra. Nos sentíamos atra-
pados porque teníamos sangre africana en nuestras venas.
Así es como nos hiciste prisioneros. No simplemente con
traernos y hacernos esclavos. Sino que la imagen que creaste
de nuestro suelo materno y la imagen que creaste de nuestra
gente en ese continente eran una trampa, era una prisión, era
una cadena, era la peor forma de esclavitud que haya sido
inventada jamás por una llamada raza civilizada y por una
nación civilizada, desde el origen del mundo.
En este país todavía hoy se puede ver el resultado de esto
entre nuestra gente. Debido a que odiábamos nuestra sangre
africana, nos sentíamos inadecuados, nos sentíamos inferio-
res, nos sentíamos impotentes. Yen nuestro estado de impo-
tencia no íbamos a trabajar para nosotros mismos. Recurri-
mos a tí por un consejo y nos respondías con el consejo
equivocado. Nos volvíamos hacia tí por dirección y nos man-
tenías dando vueltas en círculos.
Sin embargo, ya se ha dado un cambio. Dentro de noso-
tros mismos. ¿Y de dónde viene? Allá en el 55, en Indonesia,
en Bandung, se realizó una conferencia de gentes de piel
obscura. Las gentes de Africa y de Asia se reunieron por
219
primera vez en siglos. No tenían armas nucleares, no tenían
flotillas aéreas, ni marina. Sin embargo, platicaron sobre su
sufrimiento y se dieron cuenta que había algo que todos
teníamos en común: la opresión, la explotación, el sufrimien-
to. Y que teníamos a un opresor común, un explotador común.
Si un hermano venía de Kenia y llamaba a un opresor
inglés; venía otro del Congo y llamaba a un opresor belga;
otro venía de Guinea, llamaba a un opresor francés. Pero
cuando se ponía juntos a todos los opresores hay algo que
todos ellos tenían en común, todos venían de Europa. Y este
europeo estaba oprimiento a la gente de Africa y de Asia.
y ya que veíamos que teníamos una opresión común, y una
explotación común, una tristeza y un dolor comunes, nuestra
gente comenzó a unirse en la Conferencia de Bandung y
decidió que ya era hora de que nos olvidáramos de nuestras
diferencias. Teníamos diferencias. Algunos eran budistas,
otros practicaban el hinduismo, otros eran cristianos, otros
eran musulmanes, algunos no tenían ninguna religión. Algu-
nos eran socialistas, otros capitalistas, algunos comunistas, y
otros no tenían sistema económico alguno. Pero a pesar de
todas las diferencias que existían, estaban de acuerdo en
algo, el espíritu de Bandung era, a partir de entonces, reducir
el énfasis en el área de diferencias y hacer énfasis en las
áreas que teníamos en común.
y fue el espíritu de Bandung el que hizo arder las llamas
del nacionalismo y de la libertad no sólo en Asia, sino espe-
cialmente en el continente africano. Desde el 55 al 60, las
llamas del nacionalismo, de la independencia del continente
africano, alcanzaron tanto resplandor y tanta furia, que lo-
graron quemar y azotar todo lo que les salió al paso, y ese
mismo espíritu no se quedó en el continente africano. De una
forma o de otra, se introdujo en el hemisferio occidental y
llegó al corazón, a las mentes y al alma del negro en el
hemisferio occidental que supuestamente había estado sepa-
rado del continente africano por casi 400 años.
y ese mismo deseo de libertad que motivó al hombre
negro en el continente africano comenzó a arder en el cora-
zón y en la mente y en el alma del hombre negro aquí, en
Sudamérica, Centroamérica, y Norteamérica, demostrándo-
nos que no estábamos separados. Aunque existía un océano
entre nosotros, todavía nos estremecía un mismo palpitar.
220
El espíritu del nacionalismo en el continente africano ...
Comenzaron a derrumbarse; las potencias, las potencias co-
loniales, ya no podían seguir allí. Los británicos se vieron en
problemas en Kenia, Nigeria, Tanganica, Zanzíbar, y en otras
áreas del continente. Los franceses se vieron en problemas en
toda la zona francesa del norte ecuatorial africano, incluso en
Argelia. Se volvió un problema para Francia. El Congo ya no
iba a permitir que los belgas permanecieran allí. La totalidad
del continente africano se volvió explosivo del 54-55 hasta
1959. Para 1959 ya no podían permanecer allí ni un momento
más.
No es que se quisieran marchar. No es que de repente se
volvieron benévolos. No es que de repente dejaron de querer
seguir explotando al hombre negro por sus recursos natura-
les. Sino que era el espíritu de la independencia que ardía en
el corazón y en la mente del hombre negro. Ya no iba a
permitir que se le colonizara, que se le oprimiera y explotara.
Estaba dispuesto a brindar su vida y a quitarle la vida a los
que trataran de arrebatarle la suya, en eso consistía el nuevo
espíritu.
Las potencias coloniales no se fueron. Entonces, ¿qué fue
lo que hicieron? cuando una persona está jugando balonces-
to, y si -ustedes lo van a ver-, los jugadores del equipo
contrario lo acorralan y si uno no quiere perder el balón, se lo
tiene que pasar a alguien que está en un claro, alguien de su
mismo equipo. Y ya que Bélgica y Francia y Gran Bretaña y
estas otras potencias coloniales estaban acorraladas -fueron
desenmascaradas como potencias coloniales- tenían que ha-
llar alguien que todavía se encontrara en el claro, y el único
que se hallaba en el claro en cuanto a los africanos se refería,
era Estados Unidos. Así es que le pasaron el balón a Estados
Unidos. Y esta administración lo recogió y a partir de enton-
ces comenzó a correr como loca.
Tan pronto como se apoderaron del balón, se dieron cuen-
ta de que se les planteaba un problema nuevo. El problema
era que los africanos habían despertado. Y tras su despertar
ya no tenían ningún miedo, y puesto que los africanos ya no
tenían miedo, era imposible para las potencias europeas que
se quedaran en ese continente a la fuerza. Entonces nuestro
Departamento de Estado, tomó el balón y según su nuevo
análisis, se dio cuenta que tendría que emplear una nueva
221
estrategia si es que quería reemplazar a las potencias colo-
niales de Europa.
¿Cuál era su estrategia? El acercamiento amistoso. En vez
de ir rechinando los dientes, comenzaron sonriéndole a los
africanos. «Somos tus amigos». Pero para convencer al afri-
cano de que él era amigo de ellos, tuvieron que comenzar
pretendiendo que ellos eran amigas de él.
Ustedes no consiguieron que el hombre les sonriera por-
que le mostraron que eran de cuidado, no. El estaba tratando
de impresionar a nuestro hermano al otro lado del mar. Les
sonrió para que su sonrisa se volviera consecuente. Comenzó
a usar un acercamiento amistoso por allá. Un acercamiento
benévolo. Un acercamiento filantrópico. Llámenlo colonialis-
mo benévolo. Imperialismo filantrópico. Humanitarismo res-
paldado por dolarismo. De las falsas ofrendas. Este es el
enfoque que ellos usan. No fueron para allá con buenas
intenciones. ¿Cómo puedes salir de aquí y luego ir al conti-
nente africano con los Cuerpos de Paz y con las Encrucijadas
y todos esos grupos cuando estás linchando negros en Misisi-
pí? ¿Cómo es posible?
tCómo puedes preporor misioneros, que supuestamente
están allá para enseñarles sobre Cristo, cuando no le permites
a un negro que siquiera entre a tu iglesia de Cristo aquí mismo
en Rochester, ya no se diga en el sur del país? Vale la pena
pensar sobre eso. Me caliento cada vez que pienso sobre eso.
Los años entre 1954 y 1964 se pueden ver fácilmente como
la era del surgimiento del estado de Africa, y conforme surgió
el estado africano entre el 54 y el 64, ¿qué impacto, qué efecto
tuvo en el afronorteamericano, en el negro norteamericano?
Conforme el negro en Afria obtuvo su independencia, consi-
guió una posición para ser el amo y el señor forjador de su
propia imagen. Hasta 1959, cuando ustedes y yo pensábamos
en un africano, pensábamos en alguien desnudo, que venía
con tantanes, con huesos atravesados por su nariz. ¡Oh, sil
Esta es la única imagen que uno tenía metida en la mente
sobre lo que era un africano. Y desde el 59, cuando comen-
zaron a venir a la ONU (Organización de Naciones Unidas) y
uno los veía en televisión, uno se quedaba sorprendido. Se
trataba de un africano que podía hablar inglés mejor que uno.
Tenía mejor sentido que uno. Tenía más libertad que uno. Ya
los lugares a los que uno ni siquiera podía ir , lo único que él
222
223
tenía que hacer era ponerse su túnica y pasaba frente a uno
sin siquiera notarlo.
Te tenía que sacudir. Yero únicamente cuando o uno lo
sacudían que uno realmente empezaba a despertar.
De modo que mientras las naciones africanos obtenían su
independencia y la imagen del continente africano comen-
zaba o cambiar, lo acordado como imagen de Africa se
cambió de negativo o positivo. Subconscientemente. El negro
por todo el hemisferio occidental, en su subconsciente, co-
menzó a identificarse con esa imagen africana positivo que
estaba surgiendo. [ ... )
Cuando tuvieron que cambiar su enfoque con lo gente del
continente africano, así también comenzaron o cambiar su
enfoque con nuestro gente en este continente. En lo medida
que usaron las falsas ofrendas y todo una serie de acerca-
mientos amistosos, benévolos, filantrópicos hacia el continen-
te africano, que no ero más que esfuerzos falsos, así también
comenzaron a hacer lo mismo con nosotros aquí en Estados
Unidos.
Las falsas ofrendas. Salieron con todo tipo de programas
que en realidad no estaban encaminados o resolver los pro-
blemas de nadie. Codo iniciativo que realizaban era uno
iniciativo falsa. Jamás realizaron una verdadera iniciativo
práctica en momento alguno poro resolver un problema. Sa-
lieron con uno decisión de segregación de lo Corte Supremo
que todavía no han llevado o lo práctico. Ni aquí en Rochester
ni mucho menos en Misisipí.
Engañaron o lo gente de Misisipí 01 trotar de hacer creer
que iban o integrar lo Universidad de Misisipí. Metieron un
negro o lo universidad con el respaldo de entre seis mil y 15
mil soldados, si mal no recuerdo. Y creo que les costó seis
millones de dólares.
y tres o cuatro resultaron muertos en este acto. Yero
solamente eso, un acto. Ahora, fíjense, después que uno de
ellos logró entrar, dijeron que había integración en Misisipí.
Metieron a dos de ellos en uno escuela de Georgia y
dijeron que había integración en Georgia. Les debería de dar
vergüenza. En serio, si yo fuero blanco, me daría tonto ver-
güenza que me escondería debajo de una alfombro. Y estan-
do debajo de lo alfombro me sentiría ton bajo que no dejaría
ni siquiera un bulto.
224
Este ofrendismo, este ofrendismo era un programa diseña-
do para proteger los beneficios de tan sólo un puñado de
«negros» escogidos. Y a estos «negros» escogidos les dieron
altos puestos, y los usaron para que abrieran la boca y le
dijeran al mundo, «Vean cuánto progreso estamos logrando».
Se debería decir, vean cuánto progreso está logrando él.
Puesto que, mientras estos «negros» escogidos estaban dán-
dose la buena vida, codeándose con los blancos, sentándose
en Washington, D. c., las masas de gente negra en este país
seguían viviendo en los tugurios y en los getthos. Las masas,
las masas de gente negra de este país siguen desempleadas, y
las masas de gente negra en este país siguen yendo a las
peores escuelas y obteniendo la peor educación.
Durante la misma época apareció un movimiento conoci-
do como el movimiento musulmán negro. El movimiento mu-
sulmán negro hizo lo siguiente: Hasta el momento en que el
movimiento musulmán negro entró en escena, la NMCP era
considerada radical. La querían investigar. La querían investi-
gar. CORE y todos los demás grupos se hallaban bajo sospe-
cha. No se oía hablar de King. Cuando el movimiento musul-
mán negro llegó diciendo todas esas cosas que ellos dicen, el
blanco dijo, «Gracias a Dios por el NAACP».
El movimiento musulmán negro ha hecho que la NMCP se
vuelva aceptable ante los blancos. Hizo que sus líderes se
volvieran aceptables. Y comenzaron a referirse a ellos como
los líderes negros responsables. Lo que quería decir que eran
responsables ante los blancos. Ahora, no estoy atacando a la
NMCP. Sólo les estoy platicando de ella. Y lo peor es que no
se pueden negar.
Así que ésta es la contribución que ese movimiento hizo.
Asustó a mucha gente. Muchas gentes que no podían portarse
bien por amor, comenzaron a portarse bien por miedo. Por-
que Roy [Wilkins] y [James] Farmer y algunos otros le solían
decir a los blancos, vean si ustedes no actúan bien a nuestra
cuenta, entonces van a tener que rendirle cuentas a ellos. Nos
usaban para mejorar su posición, su propia posición negocia-
dora. No importa lo que uno opine de la filosofía del movi-
miento musulmán negro, cuando uno analiza el papel que
jugó en la lucha del pueblo negro durante los últimos 12 años
uno tiene que ubicarlo en su contexto adecuado y verlo a
través de su perspectiva adecuada.
225
El movimiento en sí atrajo a los elementos más combativos,
los más insatisfechos, los más intransigentes de la comundiad
negra. y también a los elementos más jóvenes de la comuni-
dad negra. Y en la medida que este movimiento creció, atrajo
a toda esta capa de elementos militantes, intransigentes e
insatisfechos.
El movimiento en sí supuestamente estaba basado en la
religión del Islam por lo tanto era supuestamente un movi-
miento religioso. Pero porque el mundo del Islam o el mundo
musulmán ortodoxo jamás aceptaría al movimiento musulmán
negro como una auténtica parte de él, a aquellos que pertene-
cíamos a él nos puso en una especie de vacío religioso. Nos
colocó en una posición en la que nos identificábamos en base
a una religión, mientras que el mundo en el que esa religión se
practicaba nos rechazaba por no ser practicantes genuinos,
practicantes de esa religión.
También el gobierno trató de manipularnos y de tildarnos
como políticos y no como religiosos de manera que nos pu-
dieran acusar de sedición y subversión. Esta es la única razón.
Sin embargo, aunque se nos calificó de político, debido a que
nunca se nos permitió participar en la política, políticamente
estábamos en un vacío. Estábamos en un vacío religioso.
Estábamos en un vacío político. En realidad estábamos alie-
nados, separados de todo tipo de actividad, incluso, del mun-
do contra el que estábamos luchando
Nos convertimos en una especie de híbrido religioso-polí-
tico, aislados. Sin involucrarnos en nada sino parados en las
líneas laterales condenando todo. Pero sin poder corregir
nada porque no podíamos actuar.
Pero al mismo tiempo, la naturaleza del movimiento era tal
que atraía a los activistas. Aquellos que querían acción.
Aquellos que querían hacer algo respecto a los males que
enfrentaban a todos los negros. No nos preocupaba de forma
particular la religión del negro. Porque ya fuera metodista o
bautista o ateo o agnóstico, le tocaba vivir el mismo infierno.
Entonces veíamos que teníamos que llevar a cabo alguna
acción, y aquellos de nosotros que éramos activistas nos lle-
namos de descontento, nos desilusionamos. Y finalmente se
impuso la disensión y eventualmente nos separamos. Los que
se separaron eran los verdaderos activistas del movimiento,
que eran lo suficientemente inteligentes como para desear
226
algún tipo de programa que nos permitiera luchar por los
derechos de todos los negros aquí en el hemisferio occidental.
Pero al mismo tiempo queríamos nuestra religión. Enton-
ces, cuando nos separamos, lo primero que hicimos fue rea-
gruparnos en una nueva organización conocida como la Mez-
quita Musulmana, con sede en Nueva York. Yen esa organi-
zación adoptamos la verdadera, la religión ortodoxa del Is-
lam, que es una religión de hermandad. Así es que mientras
aceptábamos esta religión y montábamos una organización
que pudiera practicar esa religión ... inmediatamente esta
Mezquita Musulmana fue reconocida y patrocinada por los
funcionarios religiosos del mundo musulmán.
Al mismo tiempo nos dimos cuenta que en esta sociedad
teníamos un problema que iba mucho más allá de la religión.
Y por esa razón establecimos la Organización de la Unidad
Afro-Norteamericana en la que cualquier miembro de la co-
munidad pudiera participar de un programa de acción dise-
ñado a producir el reconocimiento y respeto plenos de la
gente negra como seres humanos.
El lema de la Organización de la Unidad Afro-Norteame-
ricana es «Por todos los medios que sean necesarios». No
creemos en batallas en las que las reglas las vayan a dictar
nuestros opresores. No creemos que podemos ganar una
batalla donde las reglas las dicten los que nos explotan. No
creemos que podemos continuar una batalla tratando de ga-
narnos el afecto de aquéllos que por tanto tiempo nos han
oprimido y explotado.
Creemos que nuestra lucha es justa. Creemos que nuestros
reclamos son justos. Creemos que las prácticas malignas rea-
lizadas contra los negros en esta sociedad son un crimen y lo
que se envuelven en dichas prácticas criminales no pueden ser
vistos más que como criminales. Y creemos que estaríamos
dentro de nuestro derecho de luchar contra esos criminales
por todos los medios que sean necesarios.
Esto no explica que apoyemos la violencia. Sin embargo,
hemos visto que el gobierno federal ha mostrado su incapaci-
dad, su absoluta falta de voluntad, de proteger las vidas y la
propiedad de los negros. Hemos visto cómo los racistas blan-
cos organizados, los miembros del [Ku Klux] Klan, del Conse-
jo de Ciudadanos, y otros entran a las comunidades negras y
227
agarran a un negro y lo hacen desaparecer y no se hace nada
al respecto.
Nosotros reevaluamos nuestra condición. Si regresamos a
1939, los negros en Estados Unidos estaban lustrando zapa-
tos. Algunos de los mejor educados daban lustre en Michigan,
de donde yo vengo, en Lansing, la capital. Los mejores traba-
jos que uno podía conseguir en la ciudad eran los de llevar las
bandejas en el club campestre para servirle comida a los
blancos. Y por lo general el mesero del club campestre era
visto como un gran señor del pueblo porque se había conse-
guido un buen trabajo entre unos blancos «buenos», así era.
r enía la mejor educación y sin embargo lustraba zapatos
justo en la Cámara Estatal, el capitolio. Lustrándole los zapa-
tos al gobernador, y al procurador general, y esto lo convertía
en alguien que sabía lo que estaba pasando, así es, porque le
podía lustrar los zapatos a los blancos de altos puestos.
Cuando los que estaban en el poder querían saber qué estaba
sucediendo en la comunidad negra, iban donde su criado. El
era lo que se conoce como «el negro del pueblo», el líder
«negro». y los que no lustraban zapatos, los predicadores,
ellos también tenían una gran influencia en la comunidad. Eso
es todo lo que nos dejaban hacer: lustrar zapatos, servir de
meseros y predicar.
En 1939, antes que Hitler se soltara como loco, ° más bien
en esa época ... sí, antes que Hitler se soltara, un negro ni
siquiera podía trabajar en la fábrica. Estábamos cavando
zanjas para la WPA. Algunos de ustedes se olvidaron dema-
siado pronto. Estábamos cavando zanjas para la WPA.
Esa era la condición en la que se encontraba el hombre
negro, y esto fue así hasta 1939 ... Hasta que empezó la gue-
rra, nos limitaban a esas labores de criados. Cuando empezó
la guerra, ni siquiera nos aceptaban en el ejército. A un negro
no se le reclutaba. ¿Se le reclutaba o no? ¡No! Uno no podía
entrar a la armada. ¿Se acuerdan? No reclutaban a nadie.
¡Esto fue apenas en 1939 en los Estados Unidos de América!
A uno le enseñaban a cantar «dulce tierra de libertad» y
todas esas tonterías. ¡No! Uno no podía entrar en el ejército.
Uno no podía entrar a la armada. Ni siquiera te reclutaban.
Sólo aceptaban blancos. No nos empezaron a reclutar sino
hasta que el líder «negro» abrió la bocata, diciendo que: «Si
los blancos van a morir, nosotros también debemos morir».
228
El líder <megro» consiguió que mataran a muchos negros
en la segunda guerra mundial, los cuales no tenían que haber
muerto. Así es que cuando Estados Unidos se metió en la
guerra, inmediatamente se vio con escasez de mano de obra.
Hasta el inicio de la guerra, uno ni siquiera podía entrar a una
planta. Yo vivía en lansing, donde estaban las plantas de la
Oldsmobile y de la Reo. Había tres en toda la planta, y cada
uno tenía una escoba. Tenían educación. Habían ido a la
escuela. Creo que uno había ido a la universidad. Y sin em-
bargo era un «escobólogo».
Cuando la situación se puso difícil y había una verdadera
falta de mano de obra, entonces nos dejaron entrar en la
fábrica. No como resultado de nuestro propio esfuerzo. No
fue a causa de un repentino despertar moral de su parte. Nos
necesitaban. Necesitaban la mano de obra. la mano de obra
que fuera. Y cuando se vieron desesperados y en la necesi-
dad, abrieron el portón de la fábrica y nos dejaron entrar.
Así que empezamos a aprender a manejar máquinas. Co-
menzamos a aprender o manejar maquinaria cuando ellos
nos necesitaron. Metieron a nuestras mujeres lo mismo que a
nuestros hombres. Mientras aprendíamos a manejar las má-
quinas, comenzamos a ganar más dinero. Cuando comen-
zamos a ganar más dinero, pudimos vivir en barrios un tanto
mejores. Cuando nos mudamos a los barrios un tanto mejores,
fuimos a escuelas un tanto mejores. Y cuando fuimos a esas
mejores escuelas, recibimos una educación un tanto mejor y
nos pusimos en una posición un tanto mejor como para conse-
guir trabajos un tanto mejores.
No es que de su parte sus sentimientos cambiaran. No fue
el despertar repentino de su conciencia moral. Fue Hitler. Fue
Tojo. Fue Stalin. Sí, fue la presión del exterior, a un nivel
mundial, la que nos permitió dar unos cuantos pasos hacia
adelante.
¿Por qué no nos querían reclutar y ponernos en el ejército
en primer lugar? Nos habían tratado tan mal, tenían miedo de
que si nos ponían en el ejército y nos daban un arma y nos
enseñaban a disparar ... tenían miedo que no nos iban a tener
que decir contra qué disparar.
y lo más probable es que no lo habrían tenido que hacer.
Era su propia conciencia. Así es que yo señalo esto para
mostrar que no se trató de un cambio en los sentimientos del
229
tío Sam lo que permitió que algunos de nosotros pudiéramos
dar unos pasos adelante. Fue la presión mundial. Fue la ame-
naza del exterior. El peligro del exterior fue lo que ocupó su
mente y lo obligó a permitirnos a mí y a ustedes a que nos
irguiéramos un poquito más. No porque quería vernos ergui-
dos. No porque quería vernos avanzar. Se vio obligado a
hacerlo.
y una vez se analizan adecuadamente los elementos que
abrieron las puertas, incluso el grado en que fueron abiertas a
la fuerza, cuando uno ve de lo que se trató, uno va entendien-
do mejor su posición actual. Va entendiendo mejor la estrate-
gia que se necesita hoy día. Cualquier tipo de movimiento a
favor de la libertad de los negros que se base únicamente en
los confines de Estados Unidos está absolutamente condena-
do a fracasar.
y mientras uno lidie con el problema dentro del contexto
norteamericano, los únicos aliados que va a conseguir van a
ser los compatriotas norteamericanos. Mientras uno lo siga
llamando de los los derechos civiles, será un problema do-
méstico dentro de la jurisdicción del gobierno de Estados
Unidos. Y el gobierno de Estados Unidos está compuesto por
segregacionistas y por racistas. Es que los hombres más po-
derosos del gobierno son unos racistas. Este gobierno está
controlado por 36 comités. Veinte comités del congreso y 16
comités senatoriales. Trece de los 20 congresistas que compo-
nen los comités del congreso son del sur. Diez de los 16
senadores que controlan los comités senatoriales son del sur.
Lo que significa, que de los 36 comités que gobiernan la
dirección y el temperamento doméstico y del exterior del país
en que vivimos, de los 36, 23 de ellos están en manos de
racistas. Segregacionistas declarados y.absolutos. Esto es lo
que ustedes y yo enfrentamos. Estamos en una sociedad don-
de el poder está en manos de los que pertenecen a la peor
estirpe de la humanidad.
Ahora, ¿cómo los vamos a eludir? ¿Cómo vamos a ob-
tener justicia en un Congreso que ellos controlan? ¿O en un
Senado que ellos controlan? ¿O en una Casa Blanca que ellos
controlan? ¿O en una Corte Suprema que ellos controlan?
Vean la despreciable decisión que la Corte Suprema emi-
tió. Caramba, ¡véanla! Acaso no se sabe que estos tipos de la
Corte Suprema son maestros no sólo de la ley, sino de la
230
fraseología legal. Son maestros del lenguaje legal de tal ma-
nera que fácilmente podrían haber emitido una decisión sobre
la desegregación en la educación redactada de manera tal
que nadie se habría podido escapar. Pero la redactaron de
manera tal, que habiendo pasado ya diez años, todavía hay
todo tipo de rendijas en ella. Ellos sabían lo que estaban
haciendo. Pretenden darle a uno algo, cuando saben en todo
momento que uno no lo va a poder usar.
El año pasado salieron con la ley de los derechos civiles a
la que le dieron publicidad por todo el mundo como si nos
llevaría a la tierra prometida de la integración. ¡Oh, sí! Ape-
nas la semana pasada, el Justo y Reverendo Doctor Martin
Luther King saliendo de la cárcel se fue a Washington, D. c.,
diciendo que todos los días va a solicitar que se creen nuevas
leyes para proteger el derecho al voto de los negros de
Alabama. ¿Por qué? Acaban de darle la legislación. Acaban
de darle la ley de los derechos civiles. ¿Me quieren decir
acaso que la tan anunciada ley de los derechos civiles no le
da al gobierno federal ni siquiera el poder suficiente como
para proteger a la gente negra en Alabama que lo único que
quieren hacer es registrarse para votar? Si no es más que otro
truco asqueroso, porque ellos ... nos engañan años tras año.
Otro truco asqueroso.
No quiero que piensen que estoy predicando el odio. Yo
amo a todos los que me aman a mí. Pero también es seguro
que no amo a los que no me aman .
• Ya que vemos todos estos subterfugios, esta superchería,
este manipuleo ... no es sólo a nivel federal, a nivel nacional, a
nivel local, en todos los niveles. La joven generación de ne-
gros que ahora surge puede ver que en tanto que esperemos
para que el Congreso y el Senado y la Corte Suprema y el
presidente resuelvan nuestros problemas, nos van a tener de
meseros por otros mil años. Y ya no hay días como esos.
Desde la ley de los derechos civiles ... yo solía ver a los
diplomáticos africanos en la ONU denunciar la injusticia que
se estaba cometiendo contra los negros en Mozambique, en
Angola, el Congo, en Sudáfrica, y me preguntaba por qué y
cómo podían irse a sus hoteles y encender sus televisores y ver
que los negros estaban siendo mordidos por perros a unas
cuadras de allí, y ver a la policía desarmar las tiendas de los
negros con sus cachiporras apenas a unas cuadras, y lanzar
231
agua contra los negros con tanta presión en las mangueras
que nos rompía la ropa, apenas a unas cuadras. Y me pregun-
taba cómo podían hablar tanto acerca de lo que pasaba en
Angola y Mozambique y en todas partes, y ver qué estaba
sucediendo a unas cuadras, pararse frente al podio de la
ONU y no decir nada al respedo.
Sin embargo, fui y hablé con algunos de ellos. Y ellos me
respondieron que mientras el negro en Norteamérica califi-
que a su lucha como una lucha por los derechos civiles ... que
en el contexto de los derechos civiles, es una cuestión domésti-
ca y continúa permaneciendo bajo la jurisdicción de Estados
Unidos. Y si alguno de ellos abría la boca para decir algo al
respedo, se consideraría una violación a las leyes y normas
del protocolo. Y la diferencia con los otros pueblos era que
ellos no llamaban a sus reclamos, reclamos por los «derechos
civiles», sino que los llamaban reclamos por los «derechos
humanos». Los «derechos civiles» se hallan bajo la jurisdic-
ción del gobierno donde se disputan. Pero los «derechos
humanos» son parte de la carta de las Naciones Unidas.
Todas las naciones que firmaron la carta de la ONU re-
dactaron la Declaración de los Derechos Humanos y cual-
quiera que califique sus reclamos bajo el título de violaciones
de los «derechos humanos», esos reclamos se pueden llevar
ante Naciones Unidas y ser discutidos por las personas del
mundo entero. En tanto que se les llame «derechos civiles» los
únicos aliados podrán ser las personas de la comunidad veci-
na, muchos de los cuales son los responsables mismos de los
reclamos. Pero cuando se les llama «derechos humanos» se
vuelven una cuestión internacional. Entonces uno puede llevar
sus problemas a la Corte Mundial. Uno los puede presentar
ante el mundo. Y cualquiera en cualquier parte del mundo se
puede convertir en aliado.
Así es que uno de los principales pasos que tomamos, los
que estábamos en la Organización de la Unidad Afro-Nor-
teamericana, fue elaborar un programa que convertiría nues-
tros reclamos en algo internacional y haría que el mundo
viera que nuestro problema ya no es el problema de los
negros o un problema norteamericano sino un problema hu-
mano. Un problema para la humanidad. Y un problema que
debería ser abordado por todos los elementos de la humani-
dad. Un problema que era tan complejo que eran imposible
232
233
que el Tío Sam lo resolviera por su propia cuenta y por eso es
que queremos integrar un organismo o una conferencia con
personas que estén en posiciones tales que nos puedan ayu-
dar a obtener un cierto ajuste que esta situación antes que se
vuelva tan explosiva que ya nadie la pueda manejar.
Gracias.
234
Cronología Afronortea •• rica.
eeLa cuestión del negro en los USA no ha
sido nunca una mera cuestión de raza, ni lo es
aún hoy en día. La clase, la raza y la naciona-
lidad forman parte por igual del problema. La
nación norteamericana se ha convertido en el
gigante industrial que es adualmente a ex-
pensas de los negros ... Cuando alguien habla
de la cantidad de rusos muertos en campos
de concentración tras el telón de acero, el
relato no logra conmover en absoluto a los
negros americanos. La causa es muy simple.
Los obreros norteamericanos blancos no tu-
vieron que pasar las de Caín, como los obre-
ros rusos en tiempo de Stalin, porque los ne-
gros las pasaron por ellos.»
(James BOGGS)
a USA los primeros esclavos negros siguiendo un
circUito triangular Africa-América (esclavos), América-In-
glaterra (materias primas), In9Iaterra-Africa(productos ma-
nufacturados) establecido a fmales del siglo XVI al agotarse
la mano de obra indígena y ser insuficientes los esclavos
europeos. USA intenta imitar la experiencia antillana (ex-
plotación por medio de esclavos de grandes plantaciones)
con poco éxito en el tabaco (Virginia, Maryland, Carolina
del Norte) y algo mayor en el arroz (Georgia, Carolina del
Sur).
1776.-Declaración de Independencia: acuerdo entre el capitalis-
mo industrial-financiero del Norte (asalariados libres) y la
aristocracia esclavista del Sur.
1778.-Una organización negra de Newport proFone a la Free
African Sociefy de Filadelfia un retorno a Africa de los
negros libres. la idea es recogida en 1817 por la American
Colonisation Sociefy y es llevada a cabo en 1822 -creación
del Estado de liberia- embarcando sin medios suficientes
de inversión a unos 20.000 negros hacia Africa.
1794.-EIi Whitney inventa la desmontadora mecánica de algo-
dón: el sistema esclavista -monocultivo e inespecialización-
llega a ser rentable por primera vez. El esclavismo en el Sur
235
no es pues un residuo feudal sino una institución capitalista
fruto de la revolución industrial (su período álgido está
comprendido entre 1820-1860). El alSiJodón substituye al
arroz y se extiende por Alabama y Mislsipí.
1823.-Wilberforce crea en Inglaterra la Sociedad Antiesclavista.
1828.-lnglaterra boicotea el algodón USA (que sufre una crisis
brutal) en protesta por los aumentos de aranceles: acentua-
ción del conflido entre el Norte proteccionista y el Sur libre-
cambista.
1831.-Revuelta de esclavos de Nat Turner. Poco antes hay bata-
llas raciales en Cincinati (1829), Filadelfia (1828, 1834,
1835, 1838, 1842) ... Oleada de revueltas y evasiones.
1833.-lnglaterra anula la esclavitud en las Antillas: Francia hará
lo mismo en 1848.
1840.-EI abolicionismo blanco -William Lloyd Garrison: pacifis-
mo, no-resistencia, persuasión moral- es deiado a un lado
por el abolicionismo negro -Frederic Douglas: acción di-
reda- culminando con el golpe de mano de John Brown en
Harper Ferry (1859).
1856.-EI Free 50il Movement-pioneros del Oeste con un progra-
ma antiesclavista y de tierras para sus estados- elaoora
decisivamente en la fundación del partido republicano.
1862.-Abraham Lincoln -republicancr proclama la emancipa-
ción de los esclavos por motivos militares: por desorganizar
los servicios auxiliares del ejército sudista, por provocar
deserciones ...
1865.-Derrota sudista. Asesinato de Lincoln. Se inicia el período
de Reconstucción durante el cual fraternizan y colaboran en
el gobierno los pobres blancos y los negros liberados, cons-
tituyen clubs, Union Leagues, milicias populares, cooperati-
vas agrícolas ... Durante unos años, amparados en la ocupa-
ción militar nordista, USA vive democráticamente en un plan
de igualdad política (sufragio universal) y económica de los
oprimidos.
1873.-Crisis económica que, unida a los inicios de revuelta obre-
ra en el Norte, lleva a la burguesía a la reacción: retroce-
der, evitar el reparto de tierras para restituirlas a la aristo-
cracia, retirar las tropas, de' lar el campo libre al sedor
blanco (Ku Klux Klan) contra bancos pobres y negros ahora
indefensos.
1890.-Renace la colaboración entre razas: el People's Parly. El
populismo logra hacer fracasar los primeros intentos de
legislación segregacionista (en los trenes de Carolina del
Norte, por ejemplo). «Si no podemos sentarnos en la misma
mesa», dicen, «rompamos la mesa, y que todos se encuen-
tren sentados en el suelo».
236
1896.-EI Tribunal Supremo, prescindiendo de las enmiendas 14 y
15 de la Constitución, aprueba las leyes de segregación
promulgadas por los estados del Sur. Se extienden los pro-
cedimientos indirectos para privar del voto a los negros
-poli faxes, cláusulas «del abuelo», whife primaries, exáme-
nes, etc.-. El separafe buf equa/ que actualmente conoce-
mos, al igual que el racismo nazi, no es un vestigio feudal
sino un fenómeno del siglo XX: se calcula que fue Ilacia 1914
cuando el negro perdió su estatuto legal.
1905.-William Burghard Du Bois funda el Niágara Movemenf que
cuatro años más tarde se convertirá en el Nafiona/ Associa-
fion for Advancemenf of C%red Peop/e (N. A. A. C. P.). En
1915 el Tribunal Supremo proclama, aunque no aplica, la
inconstitucionalidad de las whife primaries¡ en contraste,
aprueba, en 1937, las poli faxes; los progresos son lentos y
ambiguos.
1909.-Huelga negra en el Georgia Bai/road: en 1918 lograrán la
igualdad de retribución que reivindican, en 1944 el derecho
a conseguir trabajo especializado (mecánico) gracias a la
intervención del Tribunal Supremo que reitera su decisión en
1948 al no verla cumplida.
1911.-Du Bois participa en un congreso internacional de razas en
Londres. Asistirá a congresos panafricanos en 1919, 1921,
1923, 1927, 1945.
1917.-Los soldados negros de Houston (T e/· as) se amotinan por el
trato indigno de que son víctimas. E hecho se repetirá en
Camp Stewart (Georgia) en 1943 sin resultados.
1919.-Luchas raciales en Chicago. El fenómeno se repetirá: De-
troit (1942 y 1943), Harlem (1943).
1921.-Marcus Garvey, creador de la Universaal Negro Improve-
ment Association, se proclama presidente provisional del
Imperio de Africa: su utópico programa de retorno a Africa
tiene la virtud de movilizar las masas negras y de darles
conciencia de su condición.
1930.-William D. Fard funda la Nafional of Islam (B/ack Muslims)
de inspiración similar al programa de Garvey. El mismo año
el P. C. incluye en su programa una «república negra inde-
pendiente en el Sun" programa que posteriormente minimi-
zará -influencia stalinista de la «ronda de las democra-
cias»- reduciéndolo a una reivindicación de autogobierno.
1936.-A. Philir Randolph funda el Nationa/ Nefl'o Congress.
Desde é seguirá la campaña de acción directa iniciada
frente al AFL. En 1941 amenaza con una marcha sobre
Washington de la que desiste frente a la creación por parte
del presidente Roosvelt del Commiffes on Fair Employmenf
Pradice (F. E. P. C.) abolido cinco años más tarde. En 1948
emprende una campaña de desobediencia civil contra la
237
segregación en el ejército pero desiste también el mismo
año frente a las promesas de solución que se le hacen: en
Corea (1950-1951) no obstante habrá aún discriminación
racial, y cuando en 1954 ésta es eliminada se hace por
razones meramente técnicas.
1946.-La CIO se introduce en el Sur (Southern Drive): como
sindicato le interesa reducir al mínimo el número de no-
sindicados (ya en 1929 y en 1934 se habían producido
grandes huelgas en la industria textil del Sur). El AFL imita su
ejemplo. El Klan se enfrenta al Labor.
1947.-Se constituye un comité rresidencial para los Derechos
Cívicos encabezado por e presidente de la General Elee-
trie: la burguesía se da cuenta de que le interesa resolver
pronto dicho problema. Al año siguiente el presidente T ru-
man escribe un mensaje inspirado en el trabajo de este
comité; pero todo acaba al abandonar él el poder (1952) sin
haber realizado nada en concreto en la prádica.
1954.-EI Tribunal Supremo condena la segregación: integración
escolar (1954),derecho de voto (1957), integración en la
vivienda (1962) ...
1955.-Huelga de autobuses en Montgomery (Alabama) que con-
sigue la integración en los mismos (1956). El dirigente de la
huel9a, Luther KinS, funda en 1956 la Southern Christian
Leadership Conferenee. El año siguiente lleva a término la
acción en Little Rock (Arkansas) contra la discriminación en
las escuelas. En 1961 en Albany (Georgia) para la integra-
ción en los transportes, etc.
1960.-Se realiza en Greensboro (Carolina del Norte) el primer
sit-in: de este movimiento surgirá el Student Non Violent
eoordinating Commiffee de James Forman (conocido como
Snick).
1961.-Los Freedom Riders de James Farmer, en los cuales partici-
pa F. Williams -promotor de la autodefensa y posteriormen-
te refugiado en Cuba desde donde dirige las emisiones
radiofónicas Free Dixie- crean el CORE (Congress far Ra-
cial Equality) que con el Sniek son los organismos militantes
por excelencia.
1963.-Conferencia de la Unidad Africana en Addis-Abeba senti-
da como cosa propia por el negro americano, interesado ya
anteriormente por Bandung (1955, primera conferencia
afroasiática), por la revolución cubana (en 1960, Castro
aprovecha su estancia en Nueva York para visitar Harlem y
entrevistarse con Malcolm X) y por la descolonización en
general. Marcha sobre Washington según la vieja idea de
Philip Randolph pero con el beneplácito del presidente Ken-
nedYi una acción masiva formidable, impresionante pero
ineficaz. Con motivo de la marcha se constiture el Cauncil
for United Civil Rights Leadership en el cua se agrupan
238
Urban League NAACP, Snick, CORE y dos organizaciones
obreras negras: el sindicato del automóvil de Walter Reut-
her (UA W) y el Negro American Labor Council.
1965.-5toleky Carmichael, dirigente del Snick, lanza el slogan
PODER NEGRO (Block Power) en el que se concreta la
clásica aspiración de «libertad inmediata» (Freedom Now),
siguiendo un esquema similar al de los últimos tiempos de
Malcolm. A partir de aquí los incidentes, básicamente radi-
cados en los ghettos, adquieren un significado prácticamen-
te nuevo: los Angeles, Watts, Nueva York, Jacksonville, San
Francisco, Atlanta, Cleveland, Filadelfia, etc ... Como ha ad-
vertido Carmichael al presidente Johnson, si éste no rectifica
su política frente al problema negro «las ciudades nortea-
mericanas se verán en un estado constante de insurrec-
ción ... ».
239
Materi.les y libro. empleado.
«MALCOLM X. EL PODER NEGRO». Autobiogra-
fía. Editorial EDIMA. Barcelona, 7967.
«MALCOLM X. Autobiografía». Editorial de Cien-
cias Sociales. La Habana, 7974.
«MALCOLM X SPEAKS». Pathfinder. New York,
7965.
«HABLA MALCOLM X. LA LUCHA POR LA LlBERA-
CION NEGRA EN E. U. A.» Pathfinder. New York,
7984.
«PERSPECTIVA MUNDIAL". Nueva York, febrero
7990.
«THE AUTOBIOGRAPHY OF MALCOLM X». Alex
Haley. Ballantine Books. New York, 7964.
«MALCOLM X. THE LAST SPEECHES». Pathfinder.
New York, 7989.
«MALCOLM X. TALKS TO YOUG PEOPLE». Path-
finder. New York, 7997
241
Inelice
Malcolm X, en el centro de la revolución .................... 9
lñaki Egaña
Notas sobre Malcolm X............................................... 31
M. S. Handler
AUTOBIOGRAFIA
Pesadilla ...................................................................... 37
Mascota ...................................................................... 57
Compatriota .. ................... ..... ...... ............ ... ... ........ ...... 68
Sophio ......................................................................... 81
«Detroit Red» .............................................................. 85
Contrabandista ............................................................ 88
Cogido en la trampa .. ....... .... ...... .... ....... .... ...... ....... .... 98
Atrapado ..... ........... ....... ...... .... ....... .... ...... ....... ... ......... 103
Satón ........................................................................... 114
Ultimo capítulo ............................................................ 128
243
El asesinato de Malcolm X.......................................... 137
Alex Haley
Notas sobre Malcolm X............................................... 147
Ossie Davis
DISCURSOS
Mensaje a las armas ................................................... 151
El voto o la bala .......................................................... 164
Fragmentos .. ... .......... ... .... ............ .... ....... ......... ........... 181
Ultimas palabras ......................................................... 207
Cronología afronorteamericana .................................. 235
Materiales y libros empleados .................................... 241
Indice .......................................................................... 243
244
Colección «GEBARA» Saila
1. «Nuestra América contra el V Centenario))
M. Benedetti, Roa Bastos, M. Bonasso, Casaldáliga,
Noam Chomsky, J. Petras, G. Selser, H. Diererich, Fidel
Castro, Cardoza y Aragón, Guayasamín, Alejo Car-
pentier y otros.
2. «TERRORISMO DE ESTADO. El papel internacional de
EE.UU.))
Noam Chomsky, M. Bonasso, J. Petras, J.N. Pieterse,
W. Schulz, E.S. Herman.
3. «PERESTROIKA. La Revolución de las esperanzas))
Marta Harnecker, Kiva Maidanik, Nadia Zamkova.
4. «La mujer habitada))
Gioconda Belli.
5. «Camilo camina en Colombia))
María lópez Vigil.
6. «MALCOLM X. Vida y voz de un hombre negro))
Autobiografía.
Aurkezten dizugun li-
buruaren edukiaz, pre-
sentazioaz, eta inpre-
sioaz eritzirik bazenu,
eskertuko genizuke ja-
kinaraziko bazenigu.
la Editorial le quedará
muy reconocida si le
comunica Vd. su opi-
nión acerca del libro
que le ofrecemos, así
como su presentación
e impresión.
le agradeceremos
también cualquier otra
sugerencia.
TXALAPARTA
ARGITAlETXEA
Apartado 78
TAFAlLA - Navarra
Tfno.: (948) 703277

MALCOLMX ".Ida Yvoz de un hoIIIbre negro

Autobiografía y selección de discursos

Tituloa:
Malcolm X. Vida y voz de un hombre negro

Egilea:
Selección de autores

Argitalpena:
Txalaparta Editorial Apartado 78 31300 TAFAlLA Nafarroa/Navarra Tfno. (948) 703277

Lehen edizioa:
Tafalla. Enero 1991

I.S.B.N.: 84-86597 -25-0 Legezko gordailua: NA. 213-1991 Copyrights:
Betty Shabazz and Pathfinder Press C) Txalaparta para la presente edición
C)

Bilduma diseinua:
Benito

Azala:
Esteban Montorio

Fotokonposizioa:
Cometip, S.L.

Fotomekanika
Ernio

Inpresioa:
Gráficas Lizarra

Saila:
GEBARA n.O 6

Indarkeriaren aldekoa naiz baldin efa indarkeri-ukafzeak, indarkeria ekidifzearen aifzakiaz, arazoa eperik gabe luzafzera bakarrik bagaramafza.

Ma/co/mX.

7

.

de anónimo apellido si alguna vez 9 . de ofensiva de quienes Frantz Fanon había denominado como <dos condenados de la Tierra» . tanto al norte como al sur del Sahara¡ Cuba respiraba las primeras horas sin gringos y en las calles de París estudiantes y obreros se movilizaban contra la linealidad burguesa. y de revolución. entre brumas y esperanzas. no por gusto de sus gestores sino por la presión de millones de desposeídos. en el centro de la revoluci6n La década de los sesenta.. haciendo tambalear tanto los cimientos de un nacionalismo adormecido y resignado con su suerte como de ese pilar sagrado forjado en los sueños unitarios de una victoria militar fraguada veinticinco años antes. fue una señal generalizada de protesta anticapitalista. La mitad de Africa se independizaba de las metrópolis europeas. El concepto colonial y racista sobre el que descansaban los fundamentos de Occidente tuvo que ser ampliamente revisado.. Hasta en Euskal Herria vivíamos el embrión y la gestación de nuestro propio movimiento de liberación.. pero como cien años antes con la abolición de la esclavitud..PROLOGO Malcol. de armamento ideológico cargado de futuro. X.

fueron ubicadas en la estela del despojo y el expolio. Los palabras recuperaron su verdadero significado popular. subir 01 autobús municipal o asistir a la escuela estatal. universidades. Cuba. Por eso los mismos aparatos del sistema -como una forma mós de hacer de su cacareado estilo democróticcr acallaron su voz con unos gramos de plomo. es decir el voto. . Argelia. Malcolm X fue lo rozón. Tanzania. Entre este jardín de revoluciones y perspectivas liberadoras se alzó lo figuro inconfundible de un negro americano. Nació y murió en medio de uno sociedad sin matices. etc. la potencia que iba a convertir el conjunto del planeta en su patio trasero. el yoruba Whole Soyinka. callejones y córceles sus interiores.tenían prohibido no sólo acercarse o los urnas. Che Guevara moría en el llano boliviano completando el diccionario. A Europa se le calificó de «viejo continente». peyorativo e insultantemente. Lo historio adquirió entonces su tonalidad cromótica mós amplio. Genocidio. entre sus conos teñidos de sangre. lo teorización y lo experiencia contra el tirano en sus propios tripas. no aquel que siglo tras siglo habían ido imponiendo los ladrones del abecedario. Durante uno década fue el polo referencial poro miles de compañeros. como lo del orco iris tras lo lluvia. que ejercieron de martillo sobre los huecos conciencias del poder y su estructuro de cemento. 10 . no podían siquiera ejercer el que dicen primario derecho democrótico. no tiene ni puede argumentar en su favor. con todo lo cargo que se le impone o alguien que. Malcolm X.lo supieron. la mano solidaria que se acercaba o los recientes muestras de los posibilidades que guardaban las explosiones de los humillados. reivindicaba lo negritud desde sus asientos mós firmes. Su nombre. apartheid. En estos Estados Unidos de América. tan racista y clasista que no cabía en injusticias. los descendientes de aquellos africanos sacados o golpe de fusil y espado del verdirrojo continente. los negros -tachados como «hombres de color» por algún ignorante que desconocía lo coloración morado de su piel tras su propio muerte. homeless. que como el Premio Nobel de literatura. sino el sentarse o lo meso de cualquier taberna. colonización.. imperialismo. Oriente Medio fueron etapas exteriores de sus viajes. los negros.

jamás sus linchamien- 11 . en manos de los más arduos defensores del estatus vigente. que es un imitador nato. obediente al látigo. La marca podría quedar matizada por ese rol mesiánico que durante este siglo se han autofijado los Estados Unidos como cuna de libertades. docilidad y simplicidad infantil son características del negro. y con el apoyo de las estruduras policiales en su generalidad. Diez por ciento de la población americana y sin embargo treinta por ciento del ejército invasor. Ghana va a ser la primera excolonia africana que entrará en Naciones Unidas. sino todo lo contrario.Unicamente con una generación de por medio. fácilmente intimidable. Jamás sus asesinatos... junto a que los hilos sociales del tejido oficial americano está en su cien por cien. eran relegadas a categorías innominables. democracias y fantochadas por el estilo. Desde los sectores más reaccionarios. no sería la competencia progresista de Berckley. Los negros de Harlem serían un buen y adecuado sustituto a esta sangría «tercermundista». Corea -la guerra y la invasión. falta de moral. Las legislaciones respectivas eran calcos. La primera institución gringa que recriminaría el apartheid resultará ser el Ejército. Las negras san una raza servil. había surgido la vanguardia defensora de los valores clásicos yanquis. Este hecho significará uno de los argumentos iniciales en favor de la igualdad racial en los propios Estados Unidos. La segregación surafricana liderada por Botha y De Klerk no es sino el espejo de hace tres décadas en los cincuenta estados de la Unión. propenso al engaña y al libertinaje. estúpida. de imaginación infantil. Pero cargado de debilidad por cuanto el acceso a los medios de comunicación estará cerrado.estaban en su apogeo y los milikos del Pentágono necesitaban de lo que ellos denominaban como carne de inferior calidad. obviamente. Los blancos de Manhattan y Beberly Hills ponían reparos a su incorporación. El 8 de marzo de 1957. al amparo de la Ley y su Corte Suprema. los pupitres yanquis guardaban sin sonrojo un libro de texto en el que se encontraban cosas como ésta: <da paciencia. el llamado Ku Klux Klan (KKK). algo así como un GAL a lo bestia y a la americana. embrutecida.» Quince millones de personas. Pero Fort Braag. por la condición de su piel.

En nuestra Europa. Por eso las razones esgrimidas por los defensores de la igualdad. escondía tras sus tablas un mensaje claro y definido de prioridad. Es el mismo argumento que las clases medias norteamericanas apuntaban para salvaguardar su nivel y progreso corporativo. había calificado de «perros rabiosos» a esos nacientes defensores de la igualdad racial. Hasta el mismísimo Bartolomé de las Casas haría. Así. saqueos y catequizaciones a la fuerza tuvieron una digna persecución judicial. en el siglo XVI.tos. incendios. la esclavitud había sido abolida junto a la desaparición del siglo XIX. El propio Ronald Reagan. la razón de la impunidad no tenía secretos. sin ir más lejos. la colonización y el despojo de otros continentes como «medida correctora» imprescindible para el bienestar de las masas trabajadoras metropol itanas. En este mapa interno de la prepotencia elevada a rango oficial. adquiría una trascendencia extraordinaria. una petición al rey hispano para que acelerase el mercado de esclavos negros en aras a salvaguardar la integridad de los indios centroamericanos ya diezmados en las primeras oleadas de la conquista. Sólo la puesta en duda de su valor. desde la hoguera hasta la muerte. habría que recordar que los recogidos como grandes pensadores e ideólogos de las corrientes sociales anteriores a la 11 Guerra Mundial. el poner en tela de juicio su significado clasista. justificaban en su amplia mayoría (incluidos algunos marxistas). en calidad de gobernador de California y mucho antes de dirigir los destinos de la Unión. cualquier hecho o respuesta hoy tildado de insignificante. pero todos los argumentos que la habían hecho posible estaban intactos. un hecho. puesto que el KKK estaba ejecutando lo que toda una sociedad blanca había plasmado en forma de «legalidad vigente» durante su conformación como Estado. en un campo de béisbol o incluso en una parada militar. abría un abanico de terror. en sus orígenes. Un asiento en un autobús. a priori tan irrelevante como el que se produjo el primero de febrero de 1960 en Greensboro (Caro- 12 . Por eso la lucha emancipadora de los negros norteamericanos surgiría desde los puntos más ínfimos y bajos de la desigualdad. no pueden ser calificadas y analizadas desde observatorios excesivamente alejados o en los que la modernidad obnubile el pasado cercano.

acababa de ser condenado a una pena de seis años de prisión por fraude fiscal.el padre de Malcolm. Marcus Garvey. Evidentemente este hecho aislado no puede ser tomado como el inicio del movimiento por la integración. apalearía militantes y asesinaría impunemente. iba a suponer una chispa de gran intensidad para prender multitud de hogueras secas y dispersas. los de la orden del distinguido servicio de Etiopía. ciudadanos de derecho del nuevo y pomposo imperio. el KKK quemaría iglesias. Malcolm X. Al estilo de las cortes europeas. allá por 1925. los empleados les negaron la consumición en razón del color de la piel.. Pero sí ayuda a encuadrar los estadios desde los que debió ponerse en marcha el inacabado proceso por la igualdad racial dentro de la sociedad americana. las comunidades negras de América del Norte vivían un proceso un tanto especial. Pero los jóvenes no se marcharon sino que permanecieron en el local hasta su cierre. Y en cierta medida colabora a mostrar en el presente cuán frágil y prostituido es el concepto de «libertad» que los aparatos del Estado norteamericano exportan como inherentes a su concepción nacional. Garvey. desfilarían por las calles de Nueva York bajo suntuosos uniformes. llegaba a su mundo marginal en Omaha. de quien era fervoroso seguidor -dicen que junto a otros seis millones de negros norteamericanos. En esta fecha. había proclamado en 1921 la creación oficial del Imperio de Africa. Garvey imaginaba un Estado americano forjado en base a órdenes nobiliarias: los caballeros del Nilo. los duques del Niger y Uganda . Su líder. las doctrinas de Garvey servirían para sacudir a la población negra rural y urbana -localizada organizativamente en 13 . Después se sentaron en la cafetería del establecimiento y pidieron un café. un grupo de estudiantes del «Negro Agricultural and Technical College» entraron en un supermercado para hacer varias compras.. los miembros del «Universal Negro Improvement Assotiation». Por reflejo. Cuando Malcolm little. luego serían desalojados a la fuerza. una oleada repetitiva en toda la geografía norteamericana que daría origen a la campaña «sit in».lino del Norte). del cual el mismo se nombraría presidente a título provisional. o en otro plano la puesta en marcha de una amplia y masiva fuerza de concienciación. la actuación provocaría. simpáticamente.

Ser negro no es una desgracia. Du Bois. Uno de los 22 millones de negros que son víctimas de una democracia que no es mós que una hipocresía disfrazada. el padre de Malcolm era asesinado. para centrar muchas de las críticas de otras líneas políticas dentro de la propia comunidad. la «American Negro labor Congress». Estas desavenencias tan abismales llevarían a la creación paralela de otra federación. lo que veo no es un sueño americano sino una pesadilla americana». y por eso nosotros no queremos convertirnos en blancos. a la vez que Garvey fuera amnistiado por el Presidente Coolidge y expulsado a Jamaica. le llamaría «fanfarrón irrealista». Yo no soy americano.grupos muy desligados entre ellos. Soy uno de los 22 millones de negros que son víctimas del americanismo. Contemplo a América con los ojos de víctima. influenciado por los dictados en la 14 . Malcolm también abordó la cuestión en cierta ocasión: «No. Hecho. la crisis fue más crisis para veinte millones de norteamericanos. que no tendría sino un éxito sumamente limitado. propuso en su programa de 1930. sino un honor. fusionándonos con la raza blanca.fieramente contrario a las tesis filoliberianas de Garvey. a la vez. Amamos nuestra raza y respetamos y adoramos nuestras madres».¡ negra en todas aquellas fóbricas donde estuvieron en condiciones de hacerlo. la Gran Crisis producto de la I Guerra Mundial desplazaría a las comunidades negras incluso de las tareas más ingratas que ejercían en los centros industriales donde estaban ubicadas. El Partido Comunista de los EEUU. Grupos de obreros blancos armados resolvían por vía expeditiva los conflictos mós enconados. por «extranjero indeseable». -el otro polo de la época. aunque posteriormente retiraría tal reivindicación. la mayoría de los sindicatos afiliados a la «American Federation of labon) vetaron la presencic. a lo que el emperador provisional respondería con lo que probablemente era la clave de su éxito: <dos otros dirigentes negros quieren que nos convirtamos en blancos. el de la nacionalidad norteamericana. Cuatro años después de este cruce dialéctico. Un hecho es incuestionable: la enorme masa de adeptos que Garvey lograría en pocos años.y. que muchos se negaban a aceptar. la creación de una «república independiente negra en el Sun). haciéndose eco de las tendencias mós progresistas.

Luchamos por obtener el derecho de vivir libres en esta sociedad». en cualquiera de sus tendencias..000 parroquias. desde sus peldaños más bajos. En mitad del presente siglo XX cohabitaban en los EEUU. junto a la constitución de la mayoría negra como base de la pirámide social americana. resultaba tradicionalmente la organización más pujante en el mundo del negro norteamericano. en 1930 nacería una organización que tendrá una rápida eclosión de adeptos y simpatizantes. pe De cualquier manera -y como en los tres siglos de esclavismo en el interior de la sociedad norteamericana. tan distanciadas de las propias de los blancos. engendraría caminos y opciones. la separación de razas durante más de trescientos años. bajo premisas inicialmente religiosas. que difícilmente podrían explicarse por otras cuestiones distintas de las del rechazo mutuo. Así. La Iglesia. Nunca organización o grupo negro que tratase el conflido en términos profundos podría llevar en su tarjeta de identificación los valores que los blancos utilizaban como excusa centenaria para la segregación. «Black Muslims» o «Musulmanes negros». en un discurso ofrecido en abril de 1964. Malcolm. católicas . siempre se había planteado en términos de asimilación. sería muy explícito a la hora de apoyar las tesis de Garvey o el inicial: «No debemos olvidar nunca que no luchamos más por la integración que por la separación.política exterior soviética marcada por Stalin en cuanto al respeto de los mapas trazados por las democracias occidentales. protestantes. 15 . treinta y cuatro Iglesias exclusivamente negras (babtistas.. Se llamaría. ). entre el coledivo negro. capitalista e imperialista y por ello cualquier peso en el otro lado de la balanza debería excluir estos apellidos ligados a la conduda represora histórica. según quien la califique «Nación del Islam». Por otro lado la integración. con más de 35. ha sido «el refugio de la comunidad negra».las fuerzas de las comunidades negras estaban dirigidas a crear su propio universo (mantenerlo en todo caso) dentro de la Unión. de cualquier comunión. la tendencia en 1990 va disminuyendo pero parece expresión acertado lo de los historiadores que han afirmado que durante los últimos siglos lo Iglesia. luchamos por ser reconocidos como seres humanos. La cultura blanca era cristiana.

explotaciones agrícolas. El abandono de la nave. confirieron al movimiento un carácter netamente político. bajo la dirección de Elijah Poole. en 1963.La «Nación del Islam». Con prensa propia (ccMuhammad speaks»). De la cárcel. inclinarse. del propio Malcolm -su portavoz más popular. contar. El sucesor de Elijah. como la mayoría reclusa negra. que tenía que esperar el maná que caería del cielo. renunciaron a cualquier entendimiento con la comunidad blanco de. numerosos templos. rezar y contentarse con las migas que caían de la mesa del blanco.y lo muerte de su director espiritual Elijah (1975) supuso lo desintegración del movimiento como colectivo aglutinante de uno de los sectores más radicales de la comunidad negra. su hijo Wallace. sin abandonar los términos de su organización religiosa. panaderías. que tomó el nombre de Elijah Muhammad -y siguiendo los dogmas esenciales del Islam-. escarbar la tierra. Malcolm respondería: «the chickens come home to ros"'. sonreír. aspirar a su paraíso en el otro mundo ya que el paraíso de aquí abajo estaba reservado a los blancos». congregó en su seno a muchos de los creyentes negros que escapaban de las atrocidades cometidas en el nombre del cristianismo. los musulmanes negros. Quince años después (1963) Malcolm sería expulsado de la «Noción del Islam». Malcolm describiría sus pensamientos religiosos desde la prisión de Nokfort (1948): «La religión cristiana de los blancos enseñaba al negro que debía poner lo otra mejilla. El fenómeno de lo «Noción del Islam» fue más social que religioso. los EEUU. La excuso fue su respuesta a lo muerte de Kennedy. uno expresión inglesa que literalmente significo: «los pollos vuelven al corra!» y que libremente podría interpretarse como «el odio se vuelve hacia el mismo que lo provoco». humillarse. Cuando un periodista le preguntó: tQué piensa usted del asesinato del presidente Kennedyh. se convertiría al islamismo en prisión. Malcolm Little X saldría transformado en EI-Hadj Malik EI-Shabbaz. Malcolm. Como años después lo haría su amigo Mohamed AH (Cassius Clay) encarcelado por negarse a su propio enrole en el ejército invasor yanqui en la guerra de Vietnam. rebautizó la «Nación del Islam» como ccWorld Community of Islam in the West» (Comunidad Mundial del Islam en Occi16 . supermercados y restaurantes.

La gestación organizativa de estas expresiones se remontaba al «Niagara Movemenh> (1905) y al NMCP (1909).000 personas por los derechos cívicos reunidas al pie del Lincoln Memorial) será la máxima declaración física de este movimiento. entre ellos John Kennedy y el mismo presidente de la General Electric. En 1936 Philip Randolph fundaría el «National Negro Congress». lo que despectivamente constataban los asistentes sociales: «hierba frita». John Lewis. centrando las nuevas actividades en las estrictamente religiosas y seculares. el fracaso de la revolución negra venía del peligro de sus propios compañeros de raza. se pusieron a la vanguardia de este movimiento en su etapa final. Malcolm fue tremendamente crítico y mordaz con la campaña por la integración. Hablo de los negros que tiene el espíritu mós blanco. a quienes él denominaba como «Tíos Tom»: «hablo de los negros que huyen de sus miserables hermanos pisoteados. que veían en ella la victoria final del hombre blanco sobre el negro. Whitney Young.dente). Hecho 17 . que conoce a Malcolm como a millones de sus compañeros en la lucha diaria por la supervivencia. Cuando el führer alemán se negaba a estrechar la mano de Jesse Owens y Ralph Metcalfe en los juegos olímpicos de Berlín. desde sus primeros discursos. fue el inicio de la escalada fascista en Europa. La década de los treinta. Roy Wilkins y el citado Randolph serían las cabezas visibles de la lucha por la integración. La nueva organización se abrió desde 1978 y tras el reconocimiento de la Casa Blanca. lo que va a resultar el embrión de las organizaciones integracionistas -mayoritariamente interraciales y frecuentemente ligadas a comunidades religiosas y pacifistas-o La multitudinaria marcha del 28 de agosto de 1963 sobre Washington (200. La invasión de Etiopía por las tropas de Mussolini (1935) serviría como trampolín de apoyo para la unidad de diversos grupos de negros urbanos norteamericanos. y con un evidente ánimo de capitalizarlo. Martin Luther King. Líderes blancos. Eugene Blake. Su familia se había habituado a comer. a todas las razas. mós antinegro que los mismos blancos». Para Malcolm. La Nación del Islam rehusó participar en el movimiento por los derechos civiles. Malcolm acababa de ser detenido en Nebraska por robar sandías. hablo de los negros que husmean el olor de sus amos ladrando como perros.

criticaran tan arduamente lo estrategia empleada en la campaña por los derechos cívicos. Pero ya que los blancos iban a participar . por cominos bien distintos. los integracionistas negros se atropellaron unos o otros para inscribirse los primeros. «Lo palabra integración es una invención de los liberales del Norte. acabó siendo un río tranquilo. anunciaron su participación: sería un acto «democrático». No tiene ningún sentido. una pantalla de humo fabricado por los zorros liberales del Norte paro entretener lo confusión sobre los verdaderos aspiraciones del negro americano».que produjo uno fuerte división entre los organizaciones negros. se configuró como uno barrera que aceleró el alejamiento entre los musulmanes negros y las organizaciones de la izquierdo clásica norteamericana. Sus declaraciones galvanizaron a la burguesía negra. a los que en principio esto iniciativa les parecía deplorable. Malcolm fue sumamente mordaz al respecto: «De repente. El hecho de que la Nación del Islam. Los viejos coches llenos de negros polvorientos. sería otro ejemplo de que la segregación alcanzaba todos los 18 . «Haber estado» ero uno cuestión de rango social. ampliando la cabida. Para los EEUU. La campaña por lo integración actuó de separación insalvable entre unos y otros. mientras que el islámico encarnaba la revolución.. La integración es una imagen. y muy en concreto Malcolm. la marcha de los negros airados se había vuelto chic. A la postre. como escribió acertadamente un periodista inglés». los vagones del tren y los autocares climatizados. y en lo otra a Malcolm X. el cristiano representaba la renovación y adecuación de las leyes federales. La Segundo Guerra Mundial. Llegó el gran día.. con ocasión del veinticinco aniversario del asesinato de Malcolm. Todavía muchos de aquellos grupos. sudados y furiosos. lo que originalmente debía ser uno furiosa marea alto. Lo prenso puso en una esquino a Martin Luther King. han aireado estos diferencias de visión en este aspecto de la lucho por lo igualdad. los mismos blancos que antes se preocupaban por lo Marcha. paro la comunidad negra. ambos serían asesinados por pistoleros o sueldo del FBI (los recientes investigaciones apuntan en esa línea). se perdían entre los aviones a reacción.

en esta línea de esperanzas. a pesar de encontrarse su Gobierno en una cruzada de risueño nombre. sindicales y confesionales. En el futuro orden mundial. Esta actitud tenía mucho que ver con los cambios políticos que se producían en todo el planeta. 19 . supuso.niveles sociales.si Gran Bretaña y EEUU no modifican sus profesiones de fe. El fin de la Segunda Guerra llevaría consigo la aparición de una pléyade de organizaciones y colectivos. una comisión oficial interracial. Las metrópolis retrocedían ante el impulso de las hasta entonces colonias. A la mayoría sólo le quedó el recurso de la emigración. En Detroit. al cabo de cinco días de enfrentamientos -que ocasionarían la paralización incluso de la producción de guerra. en especial en los campamentos situados al Sur. un aporte tremendamente importante para las comunidades negras. Merze Tate ya había señalado en 1943 que «la paz que sucederá a la Segunda Guerra Mundial no será probablemente más que un interludio -una tregua antes de la guerra de razas y clases. Malcolm X. sino para otros pueblos y culturas. Estos años básicos fueron especialmente duros para los afroamericanos. por vez primera. Sólo en 1943 se contabilizaron 242 motines raciales en 47 ciudades diferentes. Durante esos años muchos blancos competían por la miseria y ello haría que los disturbios y enfrentamientos se reprodujesen por doquier. En febrero de 1946. fue condenado a diez años de prisión por robo. la libertad deberá pertenecer a todos o a nadie». Numerosos líderes negros serían encarcelados por negarse a ser incorporados a filas. En la calle los movimientos negros habían dulcificado sus reivindicaciones esperando encontrar. No sólo para ellas. sin haber cumplido aún los veintiún años. Las estadísticas sociales de aquella época demuestran que el racismo americano. Truman creó. Y muchos de los que se sumaban fueron víctimas de ataques de soldados blancos. de esta manera. cívicos. era tan penetrante como para introducir la muerte por inanición en el corazón del Primer Mundo. políticos. apoyos inmediatos. abril de 1945).murieron 34 personas (25 negros y el resto blancos). que perseguían la igualdad racial. La conferencia constitutiva de Naciones Unidas (San Francisco. destinada a examinar los casos de segregación fundados en el color de la piel. por ejemplo.

Los gobernantes yanquis vetaron la ventura institucional aducien- 20 . los países colonizados confiaban en un organismo del que emanasen las garantías suficientes para que el reconocimiento de sus derechos frente a los estados imperialistas no fuese diluído en retóricas institucionales. Bélgica y Suráfrica. Las conclusiones. Algunos grupos fueron llamados a esta reunión inicial bajo la cobertura de «minorías observadoras». la constitución de un aparato que pudiese dar fin a la agresión germano-japonesa.. la NAACP y las mujeres del «National Council of Negro Women». Haití. un mes después y en nombre del pueblo negro americano. Por contra. económica y social en los Estados Unidos. en la igualdad de los derechos de hombres y mujeres. Gran Bretaña y los EEUU votaron en contra de la condena. En el otro lado quienes se mostrarían dispuestos a continuar defendiendo la segregación fueron Holanda..Las potencias vencedoras esperaban. así como en las naciones grandes y pequeñas (. El hecho de llevarlo a votación a la ONU ya había sido valorado como una victoria por parte de sus precursores. el respeto a los derechos del hombre y las libertades fundamentales para todos. en la dignidad y el valor de la persona humana.). una proposición a la ONU para que ésta se declarase partidaria de la desaparición de la discriminación política. sin distinción de raza. India. abrieron la puerta de la esperanza a las organizaciones de negros norteamericanos. Entre ellos los negros americanos a través de dos de sus organizaciones. Bien es cierto que hasta entonces ninguna de las dos potencias colonizadoras había consentido en tratar la cuestión racial en los foros internacionales. lengua o religión». La Carta de Naciones Unidas que surgió de estos primeros contactos fue bien explícita: «Nuestra fe en los derechos fundamentales del hombre. Los avances internacionales animaron al «National Negro Congress» a presentar. Sin embargo el papel de la Carta fue humedecido inmediatamente por los países imperialistas. Liberia y Etiopía apoyarían las tesis de igualdad racial. En el otoño de 1946. sexo. con Naciones Unidas. firmadas y estampadas por los nuevos y viejos estados del planeta. la naciente India llevaba a la ONU una proposición de condena a Suráfrica por la discriminación de este país con respecto a los hindús.

Toda referencia a la igualdad en los derechos era tachada de «comunista» por los comités mccarthyanos. Era el genuino «made in América». La primera noticia de la recién inaugurada <<Voz de las Américas» (radio puesta en marcha por el Departamento de Estado para que fuese oída en la URSS) hacía referencia al linchamiento de un joven negro en Carolina del Sur. En consecuencia el Ku Klux Klan reapareció de forma extremadamente violenta. con un traje nuevo y un montón de consejos reinsertadores. El color negro y el rojo se acercaron. símbolo de <dibertad» y «democracia». La sociedad americana con la que iba a tropezar estaba en período de derechización. En agosto de 1952. Su destino fue Detroit. uno de los representantes del Estado yanqui en UNESCO sería negro. cinco años atrás. Joseph McCarthy anunciaba. A partir de entonces y hasta 1972.do que éste era un problema interno en el cual la ONU. no podía inmiscuirse. que tenía conocimiento de la existencia de comunistas en el seno del Departamento de Estado. Charles Diggs. ·Malcolm X. La sentencia del Tribunal Supremo (1954) en el sentido de reafirmarse en que la segregación en las escuelas públicas era anticonstitucional. fue la excusa esgrimida por la mayor parte de la población blanca del Sur para arremeter contra los ciudadanos negros. En 1972 el representante negro. En esta cesión de espacios los EEUU redujeron la igualdad racial (aún los negros del Sur tenían prohibido el derecho al voto) al folklorismo. El senador republicano por Wisconsin. 21 . tendentes a la eliminación de barreras raciales fueron abolidas. dejaba la cárcel tras haber hecho de ella un auténtico centro de formación político religioso. Cien miembros de la Cámara de Representantes invitaron a la población a desobedecer la sentencia del Supremo. reproduciendo sus esquemas a lo largo de toda la década 50-60. dimitiría de la delegación para protestar por la política norteamericana en Africa. Tal fantasiosa afirmación no sería sino el preludio de una feroz campaña conservadora que llevaría poco después a Dwight Eisenhower a la presidencia de los EEUU (enero de 1933). Las tibias medidas electorales de Truman. lo que provocaría centenares de agresiones y asesinatos. Estas intrigas dieron paso al inicio de la «Guerra Fría». por esencia. en febrero de 1950.

Entonces utilizó a Tom para controlarlos. te. con total impunidad. la actitud del NAACP y de la recién creada «Southern Cristian leadership Conference» (dirigida por Martin luther King) se dirigió hacia la justicia. la resistencia masiva y el boicot llevarán a la cárcel a miles de 22 . toda Africa será libre antes de que podamos tomarnos una maldita taza de café». Unos y otros fueron tachados de «comunistas» lo que restringió la capacidad operativa legal de estos grupos. los Black Muslims continuaron ganando militantes para su causa. le convierte en una celebridad. le da una estatura.. le dio una levita y un sombrero de copa e hizo que todos los otros esclavos lo miraran con respeto. la intimidación contra los negros y la lentitud en los resultados provocó una serie de enfrentamientos dialécticos entre Roy Wilkins ~irigente del NAACP. Carolina del Sur. le hace publicidad. Alabama y otros estados. que llegaron a disputarse espacios y subvenciones económicas a sus campañas. como los definiría John Franklin). Coge a un llamado negro y lo hace prominen. lousiana. las acciones de los musulmanes.Incluso amplios sectores de la guardia nacional se sumaron a las protestas impidiendo físicamente el acceso de niños negros a las escuelas. Malcolm X no se quedó atrás en estas discusiones: ccEI amo cogió a Tom y lo vistió bien. junto a una masiva campaña de boycot que dio sus primeros frutos en Mongomery (Alabama) en 1955. las muertes de los defensores de la igualdad racial se reprodujeron con una facilidad pasmosa. El tono excesivamente lento de las reformas raciales hizo exclamar al escritor negro James Badwin: ccal ritmo al que van las cosas. al igual que las de los pacifistas tomarían formas más directas y radicales. a través de una cuidada táctica de ataques jurídicos. la misma estrategia que se usaba en aquellos tiempos la está usando el mismo hombre blanco.y el propio luther King. Y entonces éste se convierte en vocero de los negros y en líder negro». lo alimentó bien y hasta le dio un poquito de educación. la violencia blanca. A través del KKK. era el único argumento a favor de la supremacía racial. de la misma policía o de los «Consejos de Ciudadanos Blancos» (ccel KKK de los barrios distinguidos». En Misisipí. Georgia. Millones de americanos medios asistían gustosos a la matanza en defensa de su papel ario.

manifestantes y les condenaron a penas de varios meses de trabajos forzados. El KKK actuaba con absoluta impunidad -bajo cobertura policial y judicial. Sería en la década de los sesenta cuando las expectativas de un cambio profundo adquirirían mayor consistencia (el FBI y la CIA estarían implicados en multitud de asesinatos destinados a descabezar los grupos progresistas). Será un estallido racial que podrá prender la chispa del polvorín que existe en todo el planeta que denominamos Tierra. Ante la gravedad de la situación Eisenhower apostó fuerte para que en 1957 fuese aprobada por la Cámara norteamericana una ley de derechos civiles. Estos últimos años de los cincuenta dejarían constancia del enfrentamiento racial y clasista que se auguraba con intensidad creciente. a pesar de los nuevos horizontes abiertos. los Angeles. Sin embargo la innovadora leyera sumamente vaga e incompleta. En 1955 varios líderes negros fueron asesinados en Misisipi. los asesores del presidente Eisenhower alertaron a éste de lo que en sus análisis de laboratorio se configuraba como una situación prerevolucionaria. ponía de relieve las profundas diferencias. Malcolm definiría certeramente las expectativas de estos años: «Cualquier estallido racial que tenga lugar en este país actualmente.. Chicago . la esperanza de vida para un negro continuaba diez años por debajo de la del blanco. En la sociedad americana el «new deal» conformaría y asentaría como ciertos muchos de estos tópicos que retratan la vida cotidiana en los estados de la Unión.en el apogeo de las campañas de desobediencia civil. no será un estallido racial que pueda quedar encerrado dentro de las costas de los Estados Unidos. El paro entre la población negra había aumentado en los últimos cinco años en un 300%. la primera de esta índole en la historia de los EEUU. Creo que 23 . Eisenhower pretendía con ella dividir el movimiento negro y ganar tiempo frente a las próximas elecciones presidenciales que se presentaban en medio de la consolidación definitiva de los EEUU como primera potencia mundial. En este lanzamiento social.. Boston. En Nueva York y Filadelfia piquetes de negros intentaron parar las empresas financiadas por el Estado que se negaban a emplearles como trabajadores en razón del color de su piel. lo que. fueron otros escenarios de las protestas.

en la voz referencial más atractiva con la que se identificaban las comunidades negras más desposeídas. nacido al Islam tras su paso por la prisión. De esta manera se convirtió. Malcolm repetía constantemente que la droga y su penetración era alentada por actitudes policiales perfectamente diseñadas. Sus mítines atraían diez veces más de oyentes que los organizados por otros líderes negros.estaría de acuerdo en aceptar que de las masas de piel oscura de Africa. En un principio estos mítines fueron prohibidos a los blancos (excepto periodistas). La Nación del Islam. acorde con sus presupuestos religiosos. que la mayoría de los drogados negros quieren escapar de su situación de negros en una América blanca. Efectivamente. Pero en realidad el negro que se droga presta un servicio al blanco ya que le proporciona la prueba de que el negro no vale nada». cuyo fin último era destrozar las organizaciones negras: «No es pura casualidad que haya más droga en Harlem que en cualquier otra ciudad o barrio del hemisferio occidental. como actuación política prioritaria. la animosidad. «El musulmán -contaba Maleolmexplica que la droga se utiliza siempre para escapar de algo. Asia y América Latina se rezuma ya la amargura. Malcolm consiguió atraer la mirada de los gheHos norteamericanos. en poco tiempo. se volcó en la organización y expansión de los Musulmanes Negros. asistían a los actos dirigidos por el líder religioso Elijah Muhammad en cualquier punto de la Unión. La primera fase de los programas de desintoxicación auspiciados por la Nación del Islam se centraba en la misma propaganda antidroga. Maleolm se estaba refiriendo a los que los propios servicios secretos norteamericanos bautizarían como el «efecto dominó». centró gran parte de sus fuerzas humanas en programas de desintoxicación. En la entrada se vigilaba que los asistentes no portasen tabaco ni alcohol. Miles de compatriotas. El inspector jefe de la policía de Nueva York llegó a 24 . En esta época la actividad del nuevo Maleolm. musulmanes o no. treinta y seis antiguas colonias africanas recibirían su independencia oficializada por la ONU. entre 1957 y 1965. El color y la droga están íntimamente unidos». la hostilidad y la impaciencia con la intolerancia racial que han experimentado en sus propias carnes a manos del Occidente blanco».

Viajaría a La Meca (<<América necesita comprender el Islam porque es la única religión que ignora el racismo») y Egipto. la Nación del Islam prohibiría hablar en su nombre a Malcolm. Entonces Malcolm realizó unas durísimas declaraciones que le valieron una reprimenda de su jefe Elijah. La prensa añadiría que era el único negro capaz de desencadenar -o de detener.un motín. Malcolm escribiría: «No temía a la muerte. Para conectar con las capas más bajas de la sociedad. Pero traicionar era inconcebible para mí». aunque sí. cuando explotó una bomba en la iglesia cristiana de Birmingham (Alabama). en otro aspecto. liberó al recién expulsado de multitud de tareas proselitistas. el 24 de noviembre de 1963. un negro musulmán al que habían ordenado colocar bajo el coche del proscrito una bomba. un diez por ciento de la estadounidense. advierte a Malcolm de las órdenes que había recibido. le llevaría a enfrentarse directamente con el director de la Nación del Islam. las tareas organizativas de Malcolm se dirigirían hacia la formación de un colectivo que contribuyera a mejorar la salud del hombre negro. a pesar de esa transformación profunda en sus convicciones religiosas. Malcolm decidiría por sí mismo. La ruptura de Malcolm con la Nación del Islam no supuso el abandono de sus ideas religiosas. Apartado de la Nación. La traición era mucho peor. matando a cuatro niñas negras. Esa fue la clave. Estas diferencias ya se pusieron de manifiesto en 1961. Lo que a la postre redundaría en una mayor actividad por su parte. Podría concebir la muerte en rigor. Era el momento del divorcio total.afirmar sobre él: «Ningún hombre debería tener tanto poder». Esta decisión la tomo después de conocer algunos datos estadísticos sobre sus compatriotas: la población negra. consumía el 40% de todo el whisky importado por los USA. Elijah Muhammad. Unos días más tarde. 25 . sin tener que consultar la conveniencia de sus actuaciones para el movimiento. quien le ordenó que en adelante se mantuviera más discreto. Dos años después. no haber cambiado siquiera de hábitos y costumbres. Malcolm no había hecho sino estar en contacto directo con ellas. que a la postre. Con posterioridad efectuaría una visita a la mayoría de los nuevos estados africanos.

Kennedy no iba a solucionar los eternos problemas de fondo sobre la igualdad. significaría el comienzo de un nuevo proceso para las comunidades negras.del movimiento de los derechos cívicos. la elección de John Kennedy. Robert McNamara como secretario de Defensa. Kennedy se pondría a la cabeza -propagandística mente. y la misma ofensiva del KKK y la policía a favor de la segregación racial 26 . las masas de gente negra en este país seguían viviendo en los tugurios y en los ghettos. En realidad. haciendo caer el peso de la estrategia en los Tribunales. Sin embargo las anunciadas reformas no estuvieron a la altura que se habían anunciado. Malcolm no creyó en el futuro de estas reformas: «Mientras estos <<negros» escogidos estaban dándose la buena vida. El proyecto de ley de Kennedy a favor de la igualdad de derechos quedaría estancado en el Congreso. sentándose en Washington OC. Vietnam fue el ejemplo más clarificador. muchos de ellos con el negro como color de su piel. no se cumplieron. «sit in» y campañas de boicot. era Ministro de Justicia) eludieron sus responsabilidades. La legislación apenas fue remodelada. La propia toma de conciencia de las poblaciones negras. codeándose con los blancos.En los Estados Unidos. los límites de la democracia a la americana. contaba con 50 millones de pobres. vendría a confirmar que en política exterior los gringos se iban a comportar con su habitual prepotencia. el 22 de noviembre de 1963 en Dalias. El país. Robert. A principios de los sesenta. en 1960. y los Kennedy (el hermano del Presidente. Las medidas prometidas por el equipo de Kennedy en campaña. organizadas por distintos grupos reivindicativos de la igualdad racial. El nombramiento de un republicano. relativas a la igualdad racial. pero sus promesas electorales lograron que muchos negros diesen su voto al candidato demócrata. La muerte del Presidente. Cierto número de negros fueron nombrados para ocupar puestos políticos de relevancia mientras en la calle la segregación era una actitud diaria. haría de la iniciativa papel mojado. En el interior de los Estados Unidos. el Sur se vio sacudido por una oleada de «marchas por la libertad». Las masas de gente negra en este país siguen yendo a las peores escuelas y obteniendo la peor educación». según anotaba Michall Harrington en su libro «The other America».

jamás serían detenidos. Unicamente. Las optimistas ideas de Malcolm no hacían sino calar profundamente en sus oyentes. Ninguno de los problemas ancestrales había sido solucionado. se presentaba como la cabeza visible que instigaba a la represión. que llenaban por doquier cualquier acto donde su presencia estuviese anunciada. En 1964 se aprobaría definitivamente por el Congreso la ley de derechos civiles. las exigencias y expectativas de los negros quedaban sin colmar. Alguien está despertando». Días después aparecieron sus cadáveres acribillados a balazos. Los negros americanos comenzaron a llenar de contenido el término de «revolución». y para justificar la posibilidad de profundos avances. Johnson sería el encargado de continuar la política de John Kennedy tras el asesinato de éste. gobernador de Alabama. pretendidamente igualitaria. campesinos con un fusil. Sus asesinos -policías. Aunque la aprobación del proyecto fue presentada como histórica e innovadora. tres jóvenes militantes blancos por los derechos cívicos desaparecieron después de ser detenidos en un control policial en Misisipí. se trataba de un maquillaje externo. liderado por Martin Luther King. tocaba su techo en la concentración del Memorial Lincoln en 1963. buques de guerra. En julio de 1964. Entonces su ética no-violenta fue perdiendo paulatinamente influencia. veinticuatro iglesias negras fueron destruidas en el mismo estado de Misisipí. como Malcolm y otros líderes habían vaticinado. El movimiento por la integración. Lyndon B. De junio a octubre del mismo año. algo así como una ley para la protección del derecho a voto y poco más. todo lo demás. Y no pueden hacer retroceder a esos agricultores de arroz hasta donde quisieran. a medida que la sociedad multirracial. Malcolm era consciente de ello. Pequeños agricultores de arroz. George Wallace. echaba mano del exterior: «También en 1964 el pueblo oprimido de Vietnam del Sur y toda esa zona del sudeste asiático logró repeler a los agentes del imperialismo.hicieron de los años sesenta una época de revolución para los negros americanos. iba tomando cuerpo legal. napalm. enfrentándose a ese altamente mecanizado equipo bélico: aviones a reacción. En todos los rincones norteamericanos la figura de Malcolm llegó a adquirir una importancia referencial tan destacada que 27 .

Los propios discursos de Malcolm. tres hombres descargaron simultáneamente sus armas contra él. en Nueva York. El mismo -desembarazado totalmente del lastre de la Nación del Islam. fueron las primeras aportaciones teóricas al movimiento que sería denominado como «nacionalismo revolucionario». En la madrugada del 13 de febrero de 1965 la vivienda de Malcolm en Nueva York fue incendiada. Murió al instante. Malcolm matizaba el lenguaje: «Cuando los adolescentes blancos de Nueva York cometían asesinatos.los servicios secretos decidieron aduar. Una comisión de investigación sobre estos levanta- 28 . El verano del 64 sería calificado como «largo y cálido». los dirigentes negros prohibieron la entrada a Malcolm. están tratando de cerrar los ojos ante el desarrollo histórico de todo lo que están pasando en este planeta. La prensa nombraba a Malcolm como el símbolo de la revolución negra. Los Block Panthers o Panteras Negras. En Harlem y en otras ciudades americanas. y si creen que no lo van a ver. En 1966. En el Estado francés. Pero cuando los adolescentes eran negros.avanzaba en la idea de una organización armada negra como vanguardia revolucionaria: «Soy partidario de la violencia si la no-violencia sólo nos conduce a alargar indefinidamente la solución del problema negro. Por todo el territorio norteamericano se habían producido estallidos de violencia. Cuando se disponía a hablar. fueron un hito importante dentro de la historia de los Estados Unidos. basado en la autodefensa armada. Van a ver otras cosas». Las predicciones de Malcolm se cumplirían al poco de su muerte. Huey Newton y Bobby Seal fundaron una organización a la que llamarían «Black Panthers». las potencias americanas buscaban a alguien para colgar». El 21 de febrero Malcolm X iba a ofrecer un mitin en el Audubon Ballroom de Harlem. Malcolm iría más lejos que nunca en su defensa de la violencia revolucionaria frente a los trescientos años de esclavismo promovido por los blancos: «Van a ver un terrorismo que les va a aterrar. El 29 de mayo de 1964. «la dinamita negra explotaba como era de esperar». era un problema sociológico. y ello debido a la internacionalización de la causa negra. bajo pretextos de evitar la violencia». así como los recientes trabajos de Frantz Fanon.

Che Guevara y otros. morirá primero». mis métodos son radicalmente opuestos a los de Martin Luther King. Malcolm X (cuya madre era oriunda de esta isla caribeño). las investigaciones posteriores han desvelado que el Gobierno de los Estados Unidos. Malcolm los había vaticinado: «Mi voz no es más que una de tantas. que atestiguaron los valores y aportes de Malcolm a la solidaridad internacional.«cualquiera. reseñaba que la violencia estaba «provocada por las fuerzas de policía y cuya raíz se encuentra en el racismo blanco que impregna todos los aspectos de la vida americana». el FBI. experiencias y discursos. en cualquier parte del mundo. se celebraba en La Habana un Congreso Mundial sobre la figura del líder negro. King. Como la razón. Pero en la atmósfera que reina actualmente en América. apóstol de la no-violencia (doctrina que tiene el mérito de poner de relieve la brutalidad de los blancos). El 4 de abril de 1968. Martin Luther King sería asesinado en un motel de Menphis. En mayo de 1990. se puede convertir en aliado». como Héroe Nacional. adquieren hoy y desde Euskal Herria.mientos. la historia también está de nuestro lado. En la solidaridad estó el futuro y la emancipación de los pueblos oprimidos. fuese considerado. Como en la muerte de Malcolm. Cuando alguien presenta sus problemas delante de la ONU -decía Malcolm X. creada por el presidente Johnson. estuvo involucrado en ambos asesinatos. A él asistieron gentes de muy diversos puntos del planeta. dirigido por Maurice Bishop. recuerdos. pero nuestro objetivo ha sido siempre el mismo. Es verdad. el 'violento' Malcolm X o el 'no-violento' Dr. No es casualidad que en los escasos cinco años que el Movimiento de la Nueva Joya. me pregunto cuál de los dos 'extremistas'. con motivo del XXV aniversario del asesinato de Malcolm X. junto a Augusto César Sandino. estuvo en el poder en Grenada. la importancia y validez de un trabajo en profundidad. Sus ideas. IÑAKI EGAÑA 29 . a través de su policía secreta.

.

Yero un hombre peligroso.Tengo la impresión de haber estado tomando el té con una pantera negra. le esperé mucho tiempo entre el silencio general. Tendí la mano a Malcolm X.. Malcolm X me vino a visitar. la suya vino lentamente. Carteles que decían «Se prohíbe fumar». X por M. Nadie ha engendrado nunca como él el odio y el miedo en el hombre blanco. la confianza en sí mismo. Es hermosa.. la primera vez que vi a Malcolm fue en el restaurante musulmán de Harlem. la atmósfera era algo aséptica. Peligrosa. Malcolm X tenía el aspecto. . declaró cuando Malcolm se hubo marchado.Notas sobre Maleol. Handler Poco antes de anunciar su ruptura con Elijah Muhammad. la señora Handler no le había visto nunca. Yo era el único blanco del restaurante. S. la pantera negra es un aristócrata en el reino de los animales. Ya que el hombre blanco sabía que Malcolm X no se dejaba vender. del aristócrata de nacimiento. 31 . estaban pegados a los limpísimos cristales. Era la expresión exacta.

Discutimos durante tres horas. los blancos se sentían amenazados por MalcolmX. Conocían sus antecedentes y se identificaban con él. el privado y el público. a través de ellos. impresionante. su registro penal. los negros veían en Malcolm un hombre que tenía una misión. Turbaba a los oyentes blancos. la gente le lanzaba miradas sobrecogidas. y lo hizo. Sus aduaciones en la televisión o en los grandes «meetings» eran. Siempre me ha parecido que en Harlem le querían porque. Aterrorizaba a los telespedadores blancos.Comprendí que ese gesto le era penoso. los negros miserables tenían a Malcolm el mismo respeto que muestra un niño difícil a su abuelo. lo que más me sorprendiá fue su fe en la dodrina de Elijah Muhammad sobre los orígenes del hombre. pero obtenía reacciones muy importantes de los espedadores negros. derribaba a sus adversarios negros. Todo el mundo le conocía. pero. la manera en que planteaba y ordenaba lógicamente los hechos tenía algo de diabólica. Era un 32 . etc . que Malcolm no trató nunca de ocultar. Sus opiniones sobre los blancos eran desoladoras. Conocían sus crímenes. Era alto. Malcolm seguía siendo el hombre del pueblo y no le traicionaría nunca. Su piel era de color de bronce. sus años de prisión. la burguesía negra. los confundía. Era una nueva dialédica. bien formado. pero en ningún momento me hizo pensar que como individuo yo también era culpable. Desde este primer encuentro comprendí que había dos Malcolm. como lo hace un hombre que reflexiona. los negros «establecidos». odiaban y temían a Malcolm X tanto como él les despreciaba.. aún habiéndose convertido en una personalidad a escala nacional. Expuso sus ideas claramente. Atraía especialmente a dos grupos muy diferentes de negros: las masas desheredadas y toda la galaxia de negros escritores y del mundo de la escena. Era extraño y emocionante pasearse por Harlem con Malcolm X. me atrevo a decir. A veces los niños negros le pedían un autógrafo. aterradoras. Miraban a Malcolm con una especie de maravillado asombro. nobleza obliga.. Muchos de sus adversarios negros acabaron por negarse a tomar la palabra al mismo tiempo que él. en la teoría genética que tiende a demostrar que el negro es superior al blanco.

de un puritanismo inconcebible para la masa. Este cambio contribuyó a su ruptura con Elijah Muhammad y sus doctrinas racistas. su búsqueda de una personalidad que su pueblo había perdido cuando los blancos se lo llevaron encadenado de Africa. en su propia vida. los escritores y los artistas consideraban a Malcolm como un gran catalizador. En 1964. dijo uno de ellos. hablaba siempre muy respetuosamente y con un cierto asombro de las reacciones positivas que había obtenido de los estudiantes blancos. sin hablar de los delitos. Muchos no compartían sus convicciones religiosas. Hacía por los negros lo que ellos no podían hacer por sí mismos: atacaba con una virulencia y una cólera que eran los portavoces de siglos de opresión. y el campeón intratable de su pueblo. a causa de las traiciones». Y los negros lo sabían. ese sueño: la redención del hombre. Malcolm no se entregaba en modo alguno a un ejercicio de estilo. el tabaco. Sus horizontes se ensanchaban a medida que aumentaban 33 . Su vida privada era inmaculada. Hablamos de Malcolm. Algunos de estos artistas se reunieron un domingo por la tarde en mi casa. Al atacar al hombre blanco. «Malcolm no nos traicionará nunca». Malcolm había realizado. reverenciaban a Malcolm X por su sinceridad intransigente. como el hombre que inspiraba una gran admiración y una entrega total a millones de oprimidos. en la tierra.hombre del mismo arroyo en que ellos aún se agitaban. era un portavoz enérgico. su negativa a todo compromiso. que había triunfado sobre el crimen. el alcohol. sobre la ignorancia para convertirse en un «Ieader». escritores y artistas que son hoy personalidades de primer plano en los Estados Unidos. Malcolm cambió de actitud respecto al hombre blanco. Muchos negros. Encontraba las palabras para definir la miseria y las aspiraciones de las masas desheredadas como éstas mismas no podían hacerlo. «Hemos sufrido demasiado. pero veían en el puritanismo de Malcolm un reproche permanente. en el pasado. la erupción meteórica de Malcolm X en la escena nacional le permitió frecuentar a blancos que no eran los «diablos» que él había creído. Malcolm se había liberado por sí solo de todos los vicios que afligen a los negros desheredados: la droga. Muy solicitado en las universidades del Este.

Malcom empezaba a retroceder. disimuladamente. el problema negro. sino a una parte de los Estados Unidos.sus dudas sobre la autenticidad de la versión muhammadiana del Islam. al que siempre había considerado como un problema blanco. las balas de los asesinos pusieron fin a la breve carrera de Malcolm en el mismo momento en que acababa de reconocer que los negros eran una parte integrante de la comunidad americana --concepción diametralmente opuesta a las doctrinas separatistas de Elijah Muhammad--. 34 . En los últimos meses de su vida. que representaban abiertamente los que mantenían la supremacía blanca en el Sur y. las prácticas extrarreligiosas de Elijah Muhammad en Chicago hirieron profundamente a Malcolm. Más tarde. Malcolm quería dirigir a los militantes negros hacia nuevas victorias en la lucha contra la supremacía blanca en el Sur y en el Norte. empezaba a tomar para él nueva dimensión. estas dudas se convirtieron en certezas. los que la mantenían en el Norte. Estaba a punto de redefinir sus ideas sobre los Estados Unidos y sobre las relaciones entre blancos y negros. Ya no atacaba a los Estados Unidos.

35 .

36 .

Los hombres del Klan profirieron amenazas. Era de noche. Mi madre fue a abrir la puerta de la entrada.AUIOBIOGIAFIA Pesadilla Cuando mi madre me llevaba en su vientre. era mejor que nos fuéramos de Omaha. encapuchados. y militaba en la Asociación Universal por el Progreso de los 37 . y dijo que estaba sola con sus tres hijos pequeños. dijeron. y que mi padre había salido: estaba predicando en Milwaukee. advertencias. porque «el buen pueblo cristiano blanco» no soportaría la manera en que mi padre «fomentaba discordias» entre los negros «buenos» de Omaha predicando el «retorno al Africa» preconizado por Marcus Garvey. era un pastor bautista. rodearon la casa y ordenaron a mi padre que saliese. entró en nuestra casa de Omaha (Nebraska). una banda de caballeros del Ku-Klux-Klan. el Reverendo Earl Little. Se colocó de manera que su estado quedara en evidencia. Mi padre. Empuñando sus fusiles y carabinas.

Hago todo lo que puedo para estar preparado.). en Georgia. Uno había sido linchado. Garvey. cuyo barrio general estaba situado en Harlem (Nueva York). sólo mi tío Jim moriría en la cama. Ella. Earl y Mary. Africa. Originario de Reynolds. No sé por qué tomó esta decisión: mi padre no era un negro miedoso. y que debían por tanto dejarla para el hombre blanco y volver a su tierra de origen. de muerte natural. con la misma rapidez con que habían venido. Siempre he pensado que yo también moriré de muerte violenta. como Marcus Garvey. 1.). y como lo son todavía ahora muchos. Esto hacía de Garvey el negro más discutido del mundo. los caballeros del Klan espolearon a sus caballos y galoparon alrededor de la casa. para marcharse. De un matrimonio anterior. (N. muy próximo. con sus antorchas encendidas. Con la ayuda de discípulos como mi padre. Lo que mi padre no podía saber es que de los dos hermanos que le quedaban. Yo era el séptimo hijo de mi padre. la independencia y la consideración en América. medía un metro noventa y seis. Mi padre era un hombre muy alto.N. y era muy negro.A. Decidió esperar mi nacimiento. El mismo sería también abatido por los blancos. rompiendo todos los cristales que pudieron con la culata de sus fusiles. como lo eran entonces la mayoría. que los negros americanos no conseguirían nunca la libertad. levantaba el estandarte de la pureza de la raza negra y exhortaba a las masas negras para que volvieran a Africa. Creía. Sólo tenía un ojo. Universal Negro improvement Association (U. mi padre fue puesto al corriente y se encolerizó muchísimo. Mi padre había visto morir violentamente a cuatro de sus seis hermanos. Mi tío Osear caería poco después bajo las balas de los policías blancos del Norte. Nunca he sabido cómo perdió el otro. que vivían en Boston. Conoció y se casó con mi madre en Filadelfia. Esta era una de las razones por las que había decidido arriesgarse y consagrar su vida a la propagación de sus ideas. o quizás cuatro.I. Después se perdieron en la noche.T. 38 . Chillando y amenazando aún. tierra de sus antepasados. había tenido tres hijos. tres de ellos a manos de los blancos. A su regreso. dejó la escuela al cabo de tres años.Negros 1 de Marcus Garvey.

Mi madre tenía veintiocho años cuando yo nací. donde él pudiera abrir un negocio. Se origina en el personaje de la novela antiesclavista de Harriet Beecher Stowe. De pequeño. tuvo una dificultad en la hernia que le marcó para toda la vida. no sé muy bien por qué. 39 . Había empezado a ahorrar para comprar el negocio que siempre había deseado cuando. tenía la piel casi blanca. De Filadelfia. naturalmente. en las Antillas británicas. el 19 de mayo de 1925. lo único que sé es que se avergonzaba de él. unos negros imbéciles. llegó mi turno. a lansing (Michigan).donde nació su primer hijo. nacida en Granada. louise little. Tenía el pelo negro pero liso y no hablaba como los negros. luego. Mi madre. La cabaña del tío Tom. Mi familia estuvo muy poco tiempo en Milwaukee¡ mi padre buscó un lugar en el que pudiéramos cultivar nosotros mismo algo con que alimentarnos. como tenía por costumbre. vinieron al mundo. Me acuerdo que un día dijo que se alegraba de no haberle conocido. yo sería uno de esos millones de negros lo suficientemente locos como para imaginarse que su color claro simbolizaba su «standing». Después. De su padre blanco. Soy más claro que todos mis hermanos (Más tarde. Wilfred. avisaron a los blancos de que pro2. Su padre era blanco. Sin embargo. enseguida. Es debido a él. el que yo tengo la piel más bien rojiza que negra. empezó a predicar a diestro y siniestro en las iglesias negras bautistas de los alrededores¡ durante la semana propagaba por todas partes la palabra de Marcus Garvey. y el cabello del mismo color. Mi padre compró una casa y enseguida. mi familia se trasladó nuevamente y Reginald nació en Milwaukee. su rango en la jerarquía del color¡ pero en realidad no es más que la suerte de haber nacido así. mis padres se trasladaron a Omaha. donde Hilda. en Boston y en Nueva York. empecé a odiar cada gota de sangre que tengo del hombre blanco que violó a mi abuela). y después Philbert. los Tíos Tom 2 de costumbre. Marcus Garvey preconizaba la independencia del hombre negro. Mi familia se trasladó. en un hospital de Omaha. En el lenguaje popular de los negros norteamericanos se refiere al negro sumiso deseoso de igualarse o de ser aceptado por los blancos.

que tenía al bebé en sus brazos. llorando y gritando con todas nuestras fuerzas. tropezaban. y quien les disparaba. Los policías. a unas dos millas de la ciudad. En aquella época los negros no tenían derecho a entrar en una ciudad por la noche. aparecieron por todas partes donde se encontraba mi padre y se burlaban de ese «negro que ¿quién se cree que esh. Poco después del nacimiento de Yvonne ocurrió la noche de la pesadilla de 1929. caían unos sobre otros huyendo de las llamas. Recuerdo que fui despertado bruscamente por una tremenda cacofonía de disparos y gritos. Una cortina de humo y de llamas me envolvía. Muy pronto. la que le amenazó y le ordenó que se marchase. Mi padre consiguió que algunos amigos nos dieran ropa y nos albergaran provisionalmente. vieron arder la casa hasta que no quedó nada. Esta vez fue la Legión Negra. Recuerdo que nos encontramos fuera. y que estaba allí preparando sus oposiciones de psicología). mi primer recuerdo doloroso. en plena campaña esta vez. Mi madre. Todos los miembros de la familia corrían. mi madre estaba encinta. en plena noche. que vivía fuera del barrio negro de Lansing. después la casa saltó entre una lluvia de chispas. llegó justo a tiempo al patio. Expliqué esta historia a los estudiantes cuando fui a dar una conferencia en enero de 1963 (y a ver a mi hermano que hacía mucho tiempo que no veía. De este nuevo período -y de esta casa en la que empecé a crecertengo recuerdos más precisos. la casa ardía. Los legionarios llevaban vestidos negros y no blancos. Al igual que en Omaha. A nuestro alrededor. Recuerdo que después del incendio la policía citó a mi 40 . organización local que predica el odio racial. en las cercanías de Lasingn-Est.pagaba ideas revolucionarias. estaban allí. que fomentaba discordias e incitaba a los «buenos negros a la rebelión». Es allí donde mi padre construyó por sus propios medios una casa de cuatro habitaciones. En Lansing-Est se encuentra la universidad del Estado de Michigan. los bomberos blancos. Era mi padre quien gritaba a los blancos que habían quemado la casa y huían a toda prisa. que quería tener un negocio. después nos instaló en otra casa. esta vez de mi hermana pequeña. Les expliqué que en lansing-Est nos hicieron la vida tan imposible que tuvimos que trasladarnos de nuevo. en camisón.

nacido poco antes que yo. Supongo que este tema estaba relacionado con el Retorno a Africa de Marcus Garvey. y ¡tenéis que estar preparados para cuando pase!». A mi hermano Philbert. A veces mi padre pegaba a mi madre. todo el mundo los tenía para cazar pájaros. y la mía era la más clara de todas. registrándolo todo.padre y le interrogó sobre la pistola con la que había disparado a los blancos que habían quemado la casa: ¿tenía permiso para llevar armas? la policía estaba siempre en casa. excepto conmigo. Me acuerdo también de mi padre cuando predicaba. quizás porque ella era relativamente instruida. cuando ella adoptaba ese tono de reproche «como debe ser». no lo sé. entregándose en cuerpo y alma al canto y a la plegaria. Pero me imagino que una mujer instruida no puede resistir la tentación de reprender a un hombre que no lo es. él le pegaba. Mi padre se mostraba agresivo con todos sus hijos. y para la que le negaban un permiso. mientras mi padre gritaba y saltaba de su silla y los fieles gritaban también. A esa edad. Recuerdo su sermón preferido: «Hay un pequeño tren negro en el horizonte. el del edren negro para el país natal». Esta preferencia viene directamente de la tradición esclavista que quiere que el «mulato» sea «mejor». En realidad creo que los blancos habían lavado tanto el cerebro de mi padre que inconscientemente tenía tendencia. porque es más blanco. No estaban casi nunca de acuerdo. A veces. estaba cosida en una almohada. pero a mí la iglesia me ponía nervioso y no entendía nunca nada. yo ya no podía creer en 41 . conejos y otros animales. Pegaba salvajemente a los más mayores por infracción al reglamento -y éste tenía tantas reglas que era imposible conocerlas todas-o Era casi siempre mi madre quien le daba el látigo. con los ojos en blanco. No tuvo nunca una iglesia propia. Pero mi padre había dejado a la vista su carabina 22 y su fusil de caza. que nunca encontraron.. aunque fuese antiblanco. Esa pistola. era un «pastor ambulante». «sólo para comprobar» o «para buscar la pistola». le gustaba mucho la iglesia. a favorecer a los que tenían la tez más clara.. Mi padre y mi madre se entendían cada vez menos. según parece. He reflexionado mucho sobre esto. De dónde había sacado su educación. Me quedaba allí sentado.

pero de otra manera. los «portavoces de la raza negra». Y se encuentran todavía. Esta clase de negros se abstenían de todo contacto con los africanos. Están reservados a la «alta sociedad» (blanca naturalmente) pues las cuotas son muy elevadas.). (N. El empleo de janitor 1 en un gran almacén del centro era el más cotizado. Cuando yo era niño. Ni la fábrica de Oldsmobile. como se dice normalmente. 1.un Cristo divino. La verdadera «élite». y esta relación se hizo simbólica de un cierto sfanding. gerentes de casinos. o vivían de una manera u otra a espaldas de los más pobres. (N. ni la de Reo. Pero la mayoría de negros de Lansing figuraban en las listas de indigentes socorridos por el Estado o se morían de hambre. eran los camareros del Country Club 2 de Lansing o los limpiabotas de la Cámara de diputados del Estado de Michigan. En los Estados Unidos el ¡anitor es el encargado de la conservación del local y de las reparaciones corrientes. en los que se monta a caballo y se iu~a a tenis. No me hizo ninguna gracia. hablando con un embajador africano y su esposa. Me quedé muy sorprendido y pensé que se trataba de alguien de quien debía acordarme. incluso para los negros «burgueses»). cuando se me acercó un negro y me dijo: «¿Me conoce?». los negros de Lansing que habían «triunfado» eran camareros o limpiabotas. Como pastor. Se encontraban en una situación muy triste. mi padre estaba en contacto permanente con los negros de Lansing. era uno de esos negros de Lansing. «burgueses». me encontraba en un pasillo de las Naciones Unidas. En realidad.A. satisfechos de sí mismos y llenos de ideas falsas -el tipo de negro integracionista.). admitían negros (Hubo que esperar la guerra para que la fábrica de Reo emplease algunos janitors de color). Los hombres de iglesia no me infundían ningún respeto.T. Los escasos negros que tenían un poco de dinero eran especialistas en juegos de azar. fanfarrones. serviles. puede creerme.T. obsesionado por su standing y por su apariencia de riqueza. En muchas ciudades de los U.(Hace poco. Quiero decir con esto que no conozco ninguna otra ciudad que tenga un número tan elevado de negros «burgueses». instaladas en Lansing. 42 .S. de la masa. hay «clubs de campo». hasta el día en que se puso de moda tener amigos africanos. es decir. 2.

y que los reuniones acababan siempre con estas palabras. más inteligentes. por lo que oía decir. y mi padre decía que. Llegará un día como uno tempestad». teníamos nuestro propio huerto. llevaba uniforme deslumbrante con pasamanería de oro y un extraordinario sombrero de largas plumas. tocaban de pies al suelo. «Nadie sabe cuando sonará la hora de la redención de Africa.obs temporales. Yo notaba que la misma gente que soltaba y chillaba o veces en lo iglesia se comportaba en los reuniones de manero muy distinto. y que 43 . que mi padre decía cosas que hacían de él un «duro». Está en el aire. Las organizaba discretamente en coso de particulares.N. Recuerdo que decían que tenía discípulos no sólo en los Estados Unidos sino en todos los lugares del mundo. Me acuerdo de uno viejecito que le decía o mi podre sonriendo: «Va usted a clavarles uno sagrado patada o esos blandos». sería completamente dirigida «por hombres negros». de Garvey. Y yo también. 01 igual que mi padre. esperaban el maná que había de llegar del cielo o el paraíso del otro mundo {el de aquí abajo estaba reservado a los blancos). pero también cogía . nunca en los mismas. Allí se mostraban. sabía.En aquella época. que yo sepa. Yo me sentía orgulloso sobre todo de su cruzada de militante garveyista. Mi padre tenía un sobre lleno que llevaba o todos los reuniones. a quien llevaba a veces a los «meetings» U. que repetía muchas veces mi padre. como consecuencia. mientras mi podre pronunciaba su sermón.A. Va a venir.I. pero esto era mucho para una sola habitación. Recuerdo haber oído el slogan «Africa para los africanos». Africa. Vivíamos mucho mejor que los negros ciudadanos que. Muy joven aún. Lo concurrencia no ero muy numerosa: unas veinte personas como máximo. muy brillantes. Sé que los colectas de mi podre nos alimentaban y nos vestían casi siempre. Como vivíamos en el campo. de Marcus Garvey que pasaban de mano en mano. es que a mí era el único. Ero un negro muy alto. En estas fotos se veía (o por lo menos yo creía ver) millones de negros desfilando detrás de Marcus Garvey que avanzaba en un coche magnífico. más serios. nosotros disfrutábamos de una situación relativamente buena. Una de las razones por las que he pensado siempre que yo era el preferido de mi padre. Recuerdo también unos enormes fotos. muy pronto.

a la que los negros llamaban «la ciudad blanca». Cada ciudad tenía sus negros «ciudadanos». mi madre me hacía la vida imposible por la misma razón. no me hacía nada o me daba sólo algunos golpes. A veces era sólo una familia. al menos hasta que le dio vergüenza que los vecinos pudieran creer que iba a despellejarme vivo. de selvas bajo un calor aplastante. a cuarenta millas de Lansing. como en Lansing-Est¡ por eso se hizo la reunión de día. o no le dirigía la palabra. entre otras cosas. Era un verdadero negro de Georgia. en aquella época. de monos y de tigres. como decimos actualmente en Harlem. en los negros africanos. A pesar de todo lo que oía sobre Africa. cerdo y conejo. de caníbales. como en Mason. podrás conseguir todo lo que quieras». limpiaba y se ocupaba de sus ocho hijos. nunca pensaba. planchaba. He dicho ya que era mi madre quien me pegaba. Me parece que por esa época mi madre estaba siempre trabajando: cocinaba. se peleaba con mi padre. Pensándolo bien. En cuanto ella hacía el gesto de levantar la mano. Lyons había sido la vedette del equipo de fútbol del instituto de Mason¡ era muy apreciado por los ciudadanos de esta ciudad y podía por lo tanto encontrar empleos domésticos. lavaba.la gente cantaba con él: «Alzate. persuadido de que había que absorber mucho «alimento del alma». Los negros no tenían derecho a pasearse de noche por las calles. para mí. esta prohibición estaba en vigor en muchas ciudades de Michigan. poderosa raza. Una de las razones por las que no estaban de acuerdo era que ella tenía unas ideas muy particulares sobre lo que no se debía comer. yo me las arreglaba para que todo el mundo se enterase. Si pasaba alguien por la carretera. Africa era una tierra llena de salvajes desnudos. a veces me llevaba a las reuniones que se celebraban por toda la región de Lansing. Su propia piel era muy 44 . Mi padre conducía su viejo coche negro. cuya única familia negra se llamaba Lyons. En realidad. Me acuerdo de una que se hizo durante el día (la mayoría eran de noche) en la ciudad de Owosso. que mi padre adoraba. me parece que si mi padre me prefería a los demás porque tenía la piel más clara. Por regla general. No sé por qué pero.

Me dio un trozo de terreno que yo cultivaba con mucho cuidado. tan amable. hacía una escena. inspeccionaba mis filas de legumbres. En aquel tiempo. Estuvo muy contento el día que le pedí que me diera un jardín particular. Arrastrándome a cuatro patas. Lo que más me gustaba era plantar guisantes. era en parte debido a que ella había nacido también con la piel muy clara. les decía que no. miraba las nubes que pasaban en el cielo y pensaba en tantas cosas . Hacía todo lo posible para evitar que yo me considerara superior porque mi piel era más clara. cuando había acabado de limpiarlo todo y veía que mis legumbres podían crecer sin dificultad. A los cinco años empecé a ir a la escuela. tan dulce. Recuerdo muy bien que mi madre me preguntaba porqué no era juicioso como Wilfred. mi madre enfadada. los mataba y los enterraba. Nos gustaba mucho el pollo.. salía por la mañana con Wilfred. pedían un bizcocho. cuando volvían. Simplemente nos llamaban niggers. y Rastus. me tumbaba entre dos filas. En cuanto aparecían los primeros brotes de hierbas los arrancaba. Mis hermanos mayores iban ya a la escuela. Mi padre compró polluelos y mi madre los criaba. A veces. hasta que conseguía lo que quería. pero yo pensaba en mi interior que Wilfred. sacaba los gusanos y los insectos.. Y ese plato no ocasionaba ninguna discusión entre mi padre y mi madre. y criábamos gallinas. Comprendí muy pronto que si se quiere conseguir algo hay que hacer ruido. darkies (de piel oscura). Hilda y Philbert. a veces. los blancos del Norte «adoptaban» a un número muy reducido de negros que no parecía constituir una amenaza. Recuerdo que me ordenaba salir de la casa y ponerme al sol «para que cojas un poco de color». Si nuestra presencia no planteaba ningún problema era debido a que éramos los únicos negros de la vecindad. se quedaba casi siempre con hambre. Y estoy seguro de que si me trataba así. Era la escuela primaria de Joli Bosquet. y me sentía muy orgulloso cuando los veía en nuestra mesa. Los niños blancos no se hacían castillos sobre nosotros. Pero yo lloraba. y nosotros tomába- 45 . Enseguida me di cuenta de que las protestas obtenían resultado. Teníamos un jardín muy grande. decía. a dos millas de la ciudad.clara y sin embargo sus hijos favoritos eran los que tenían la piel más oscura. Sé perfectamente que Wilfred era su favorito.

Empezó a sacar la piel del conejo antes de cocerlo. trastornada. Y nosotros. a la ciudad. Con lo fuerte que era mi padre no tenía necesidad de cuchillo para degollar a un conejo o a un pollo. la policía que trataba de calmarla. nerviosa. «¡Early! ¡Early!». no sabíamos qué hacer.mos estas palabras como nombres que nos eran propios. Cada vez que va a ocurrir algo grave. A la hora de acostarnos. ya que nunca había estado así. Siempre había tenido esta extraña facultad que tenemos también la mayoría de sus hijos. mi padre no había vuelto todavía. Mi madre lloraba. Pero mi padre estaba tan furioso que salió dando un portazo y se fue. Pero siguió alejándose. nos veían así. Entonces mi madre tuvo una visión. Con lo furioso que estaba. Se había vestido a toda prisa para salir con los policías. Recuerdo que me despertaron los gritos de mi madre. Estuvo toda la tarde fuera de sí. comprendimos perfectamente. eso es todo. la llevó a una 46 . lo presiento. lo guardó en un plato en el rincón más caliente del horno. Nunca me ha ocurrido nada para lo que no estuviese preparada. Mi padre le ordenaba a mi madre que cociera uno de nuestros conejos (conejos que normalmente vendíamos a los blancos). La vio. encontramos a mis padres a punto de pelearse. No pretendían insultarnos. Hilda. sin que nadie nos lo dijera. Philbert y yo volvíamos a casa. que algo horrible le había ocurrido a nuestro padre. Mi padre estaba ya muy lejos cuando mi madre salió chillando a las escaleras. La policía condujo a mi madre al hospital. Después de cocer el conejo. llorando. mi madre nos estrechó entre sus brazos. notamos que pasaba algo raro. atravesó el patio corriendo y llegó a la carretera. sangrando. que estábamos allí mirando. Una tarde de 1931. Hacía tiempo que la atmósfera era algo tirante a causa de las amenazas de la Legión Negra. no entiendo por qué le hizo una señal con la mano. A la primera vuelta de sus grandes manos negras arrancó la cabeza del animal y la arrojó. Salté de la cama y vi. cuando Wilfred. en el salón. según creo. Mi padre se volvió. Mi madre me explicó después que había tenido una visión de la muerte de mi padre. gritaba. por la carretera. Se cogía el delantal con las manos crispadas. a los pies de mi madre.

Cuando nos acercamos al ataúd. enérgico. A medida que las visitas iban dejando de venir. tenía razón. Yo había asistido a veces a funerales que él oficiaba. Durante el entierro se encontraba todavía en ese mismo estado. en la iglesia. Sobrevivió en este estado unas dos horas y media. cuando nos dijeron que había muerto. No recuerdo muy bien el entierro. los negros de lansing murmuraban que había sido atacado y dejado después sobre las vías del tranvía. y de los que se sentía tan orgulloso. pero ella no quiso mirar. un moscardón negro se posó sobre la cara de mi padre y Wilfred saltó de su asiento (una silla plegable) para cazarlo. Mi madre estaba histérica. tenía demasiado miedo. empezó a inquietarse seriamente por los dos seguros de vida que mi padre había suscrito. según me explicaron posteriormente. siendo mi padre pastor. Durante la ceremonia. se 47 . la casa estaba llena de gente que lloraba. sobre todo los negros de Georgia. Volvió deshecho en lágrimas. Eran amigos de la familia y gente de toda la región que yo había visto en las reuniones de Marcus Garvey. el menos cuantioso. de mi padre. No podíamos adivinar como ella lo que nos esperaba. lo que más me sorprendió fue que los funerales no se celebrasen en una iglesia.habitación donde mi padre estaba tendido. El cráneo de mi padre estaba completamente aplastado por un lado. Su cuerpo estaba casi partido en dos. cubierto con una sábana. En su habitación. Pero los funerales de mi padre tuvieron lugar en las pompas fúnebres. Uno de los dos seguros. me pareció que habían echado harina sobre el rostro negro. Al volver a la gran casa de cuatro habitaciones tuvimos que recibir muchas visitas durante toda una semana. los negros de entonces eran más resistentes que los de hoy en día. Era ya de día y estábamos aún en casa. que decía amargamente que la legión Negra había acabado atrapándolo. Y desde luego. que le había aplastado. las mujeres le hacían oler sales. Si los negros de Georgia tenían necesidad de ser fuertes. Recuerdo que había un gran tumulto. los niños se adaptaron con más facilidad que su madre a la nueva situación. Siempre decía que había que pensar en la familia en caso de defunción. Yo tenía seis años. era simplemente para sobrevivir.

maduró de golpe. Normalmente no se daban cuenta de que era negra. que tenía entonces treinta y cuatro años. que había sido siempre una chica equilibrada. Algunas veces eran peleas de origen racial. que se fue casi todo con el entierro y otros gastos. es el primer paso hacia las deudas. Fue a Lansing donde encontró varios empleos (limpieza. no tenía ni marido. Desde que había empezado a andar. «El crédito. Nos las arreglamos mientras duró el dinero del primer seguro. Pero cuando mi madre tuvo este dinero. y contra los niños blancos en la escuela. no eran más de mil dólares. ni protector. mejor que nosotros. ni apoyo alguno para sus ocho hijos. Nos limitamos a pelearnos continuamente. Empezaron de nuevo las visitas. La compañía que debía pagarnos el seguro más elevado. que era un tipo bastante estable. Supongo que me gustaba verle. Sin embargo. Mi padre se había opuesto siempre a este sistema. Cogió el primer empleo que encontró y volvió por la noche con todo el dinero que había podido recoger. y muy amargamente. y tratándome con tanto respeto. costura). Desde luego.nos pagó sin dificultad. empezó a ir y a venir de la ciudad cada vez más preocupada. Wilfred. Dejó discretamente la escuela y se fue a la ciudad a buscar trabajo. Mi madre empezó a comprar a crédito. Pretendía que mi padre se había suicidado. pero normalmente se puede decir que nos peleábamos por cualquier cosa. que la miseria se nos estaba comiendo. Creo que era lo suficientemente lúcido como para comprender. había muchos blancos que no querían negros en su casa. se negaba a pagar. Mi madre. Pusieron a Reginald bajo mi protección. decía. tan pequeño. En Lansing. en las casas de los blancos. nos habíamos hecho muy amigos. No sé a cuanto ascendía. se encargó de los pequeños. 48 . de los hombres blancos: ¿cómo podía ser que mi padre se hubiese aplastado él mismo el cráneo y se hubiese puesto después sobre las vías del tranvía para que éste le aplastara? Tal era la situación en que nos encontrábamos. quizás la mitad. se habló mucho. es el principio de la vuelta a la esclavitud». Philbert y yo no hicimos nada. uno contra el otro en casa. Después se puso a trabajar. Hilda. la vida familiar se fue reemprendiendo poco a poco.

que podía cuidar a sus hijos sola. a principios de mes. Esta vez volvió llorando sin disimularlo. Un día uno de nosotros. y que no tenían por que venir a verla y meterse en sus asuntos. Le hacían mil preguntas. Para ellos éramos cosas. la pusieron inmediatamente en la calle. o más: lo debíamos al tendero. le costaba aceptar la caridad. una mujer tremendamente orgullosa. haciéndoles muchas preguntas y hablóndoles mal de su madre o de sus hermanos. y la gente. se dieron cuenta de que la madre era negra. le decía que no era una ignorante y esto a él no le gustaba. Le miraban. los sacos de patatas y de frutas. tuvo que ir a donde trabajaba. hablando con nuestra madre. al volver de la escuela. Prontó empezó a mostrarse agresiva con el tendero que no hacía más que aumentar la nota. Los cheques nos ayudaban a vivir. uno estaba ya hipotecado por entero. demasiado numerosos. que el Estado quería darnos. Al menos. Y esto a ellos no les gustaba. las conservas de todas clases. y sus hijos la imitaban. no me acuerdo cuál. Recuerdo que volvía a casa llorando. pero no podía. nada más. Cuando los de la Asistencia vinieron por primera vez a casa. nos miraban. Hicieron como si les perteneciéramos. antes y por encima de todo. de quién era la viuda. Cuando llegaban. al ver al niño. 49 . No comprendí hasta mucho tiempo después que se esforzaba desesperadamente en guardar intada su dignidad y la nuestra. miraban la casa. Pero eran insuficientes. me parece. les encontramos. Entonces la despedían. Y el segundo no duraba mucho tiempo. más lentamente en el plano físico que en el psicológico. Se puso furiosa cuando empezaron a hablar por separado a los más mayores. tratando de esconder las lágrimas.Todo iba bien hasta que descubrían quién era. Pero el cheque mensual les sirvió de introducción. en las escaleras o en otra parte. ésta era mi impresión. y nosotros. Mi madre empezó a recibir cheques: uno venía de la Asistencia y el otro era una pensión de viuda. A los de la Asistencia les decía que no era una niña. Mi madre era. Mi madre hubiera querido cerrarles la puerta en las narices. Nosotros no podíamos llegar a entender por qué nuestra madre no quería aceptar la carne. Empezamos a ir de capa caída. como si no fuéramos personas.

Colocábamos trampas de ratón almizclero en el arroyo que corría por detrás de la casa. nos los comíamos enseguida. después volvíamos a casa. No era muy fuerte pero estaba muy orgulloso de poder venir con nosotros. Otras veces. Los viejos amigos de la familia venían a vernos alguna vez. un gran saco de harina lleno de pan del día anterior y de pasteles secos. nos sentíamos muy orgullosos de no tomar parte en las distribuciones gratuitas de víveres. y uvas alguna vez. Creo que fue el peor año de la Depresión. entonces la matábamos con una lanza. con más pan que carne. quizás porque teníamos la prueba cotidiana y tangible de nuestra pobreza. pues ellos también cazaban conejos. En Lansing había una panadería donde comprábamos. O cocido po~ la mañana y pan de maíz por la noche. La familia se había deteriorado psicológicamente. a finales de 1934 creo. Recuerdo que un vecino decía que comíamos «hierba frita». nos traían comida. a un nickel el par. por un nicke/. Mi madre la aceptaba. boca a bajo. A veces Philbert y yo nos llevábamos a Reginald a cazar. nuestro orgullo se había ido consumiendo poco a poco. podíamos comer cocido de avena o de maíz tres veces al día. Si podíamos comprar carne picada. Entonces mi madre hervía hierbas en una cazuela. como todo el mundo. Cazábamos conejos con la carabina 22 de mi padre y los vendíamos a nuestros vecinos blancos. hacía hamburguesas. Los pasteles secos. Después. Al principio. Sin que nadie lo hubiera dicho nunca explícitamente. sin hacer ruido. y con huevos si teníamos: un puding de pan. En la escuela nos 50 . aunque fuera caridad.Era lo único que nos quedaba. Creo que mi madre sabía hacer gran cantidad de platos diferentes a base de pan: un guiso de tomates con pan. ocurrió algo grave. le cortábamos las patas y las vendíamos a los vecinos. Ahora en cambio. ya que en 1934 empezamos realmente a pasar hambre. Entre todas las personas que conocíamos. y los niños se reían de nosotros. con un poco de suerte. Philbert y yo éramos ya demasiado mayores para pegarnos. Y esperábamos. Ahora me doy cuenta de que sólo los compraban para ayudarnos. que llegase una rana que no sospechase nada. íbamos como los demás. Conocíamos otras familias miserables. Pero a veces no teníamos ni siquiera un nickel y pasábamos tanta hambre que nos daba vueltas la cabeza. ninguna tenía para vivir.

me detenía ante los escaparates llenos de cajas de manzanas. Ellos sabían muy bien por qué iba. Era la versión adulta de lo que murmuraban los niños de la escuela: que la Legión Negra.señalaban con el dedo. Crecí muy deprisa. a una familia que conocíamos. Eran una gente estupenda. La gente de la ciudad empezaba a reconocerme. Me sorprende que no llegáramos a creer que «Prohibida su venta» era una marca. de avanzada edad. Iba de tienda en tienda. que no he olvidado nunca: «Malcolm. recorría a pie las dos millas que nos separaban de Lansing. años más tarde. no se separaba de la cabecera de un enfermo. más físicamente que moralmente. A veces. Alguna vez me atraparon robando. Me comía lo que fuera. Un día mi madre estaba muy excita- a 51 . en vez de volver a casa al salir de la escuela. Tenían un sobrin'o al que todo el mundo llamaba Big Boy. Siempre estaba dispuesta a ayudar. Parecía que todo lo que teníamos en casa para comer estuviera marcado «Prohibida su venta». y lo decían incluso en voz alta. No vales nada pero no tratas de disimularlo. No eres un hipócrita». Ellos eran quienes provocaban los saltos y los gritos cuando mi padre predicaba. o el Klan. pero lo disimulaban para no avergonzarme. Me volvía cada vez más agresivo: cuando quería algo no podía esperarlo mucho tiempo. y tomé conciencia de la actitud de los blancos hacia mí. que iba con ellos a la iglesia. Me invitaban a cenar y yo me atracaba. bien iba a ver. que iban regularmente a la iglesia. de toneles. Los víveres que nos daba el Estado estaban todos marcados así para evitar el tráfico. Me di cuenta de que tenía algo que ver con mi padre. nos llamaban los «asistidos». Había que mandarme a algún sitio. Nos entendíamos muy bien los dos. Era ella quien tenía que decirme algo. había asesinado a mi padre y que la compañía de seguros le había hecho una mala jugada a mi madre al negarse a pagar. La señora Adcock. Me gustaba mucho ir a visitar a los Gohanna. hay una cosa que me gusta de ti. vivía también allí. a la hora de cenar. de cestos. y buscaba la ocasión de aprovecharme. y los de la Asistencia empezaron a interesarse especialmente por mí.

Me dirigía hacia la ciudad pensando en las cosas buenas de comer cuando me encontré con un muchacho blanco. Richard Dixon. pero al cabo de una semana de trabajo había ganado un dólar. mayor que yo. estaban en contra del conejo y del cerdo. Estaba siempre sobre los libros. que volvía a ir a la escuela desde que recibíamos ayudas. prospectos y revistas. y se quedó mi dólar. Creo que ejercían una influencia sobre ella porque sus tabús alimenticios eran aún más numerosos que los suyos. cogerlo y hacerlo salir del lado que se quiere. Ella los leyó. Los blancos quieren disimular o justificar siempre todos los defectos posibles cargándolos a espaldas de los negros. Cuando se enteró de que yo había robado. En las noches de verano mis hermanos y yo nos íbamos por la carretera. Hay una cosa de la que me he sentido siempre muy orgulloso. y es que nunca le levanté la mano a mi madre. que me preguntó si quería jugar a cara o cruz. según la ley de Moisés. Mi madre empezó a frecuentar asiduamente a los Adventistas. desengañado. lo había recuperado todo. En vez de ir a comprar alguna cosa a la ciudad volvía a casa. empezó a azotarme. Yo cogía fresas. Wilfred. Al igual que nosotros. Hay una manera de tirar un nickel. diciendo que era muy capaz de educar a sus hijos sola. El blanco es un profesional: tiene todas las cartas buenas en su mano y nos da siempre las malas. que en aquel tiempo era mucho. lo que nos interesaba más era que 52 . le hablaron durante horas y horas. que se habían instalado cerca de casa vinieron a ver a mi madre. a robar sandías. Y lo estuve todavía más cuando descubrí que me había hecho trampas. leía mucho también. Fue más o menos por este tiempo cuando los Adventistas del Séptimo Día. le dejaron folletos. y yo intenté dar la alarma gritando. Me dio dinero suelto. Al cabo de media hora. los blancos asociaban siempre las sandías con los negros hasta tal punto que si un niño blanco robaba sandías le decían que hacía como los negros. Acompañábamos a nuestra madre a las reuniones adventistas. Fue mi primera lección de juego: el que gana siempre es un tramposo. Sólo comían carne de rumiante en zuecos partidos.da. No recuerdo cuánto me pagaban por cada cesto. Es como el negro de América que ve que el blanco gana todas las partidas. o a través de los campos.

Pero ellos seguían viniendo. empezó a desintegrarse. y los destructores se largaron por un tiempo. Los Adventistas tenían la convicción de que se acercaba el fin del mundo. nuestra unidad. Esas almas caritativas trataron a mi madre de «loca» porque rechazaba la carne.y ella no lo había aceptado. No tenían por mi madre ninguna simpatía. me imagino. Ella les explicó que no habíamos comido nunca cerdo y que era contrario a la religión de Adventista del Séptimo Día. cuál era el más inteligente de nosotros. pero para ellos esta explicación no tenía sentido. nuestra familia. entre otras cosas. Todos nosotros habíamos sido traviesos en un momento dado. Nos preguntaban. Pero en algunos aspectos se diferenciaban de nosotros: los niños observamos que se ponían muy pocas especias en la comida. Había unos cuantos negros que habían venido de las pequeñas ciudades de los alrededores. Yo era malo. seguros de su derecho. 53 . Pero también escuchábamos. los de la Asistencia no dejaban de molestar a mi madre. Lo que. y yo no arreglaba las cosas. permitió a los de la Asistencia hacer presión sobre mi madre fue que. ningún respeto. o incluso dos. lo sé. esto quería decir que mi madre no se ocupaba de mí. Ella los odiaba y no intentaba disimularlo. Nos enteramos de que los de la Asistencia habían hablado con la familia Gohanna y que ésta había aceptado albergarme. Evidentemente teníamos dificultades. Pensaban. ninguna compasión. y sembraban entre nosotros los granos de la discordia. Philbert y yo estábamos siempre en guerra. un granjero negro vecino nuestro nos había ofrecido carne de cerdo -un cerdo entero. pero la quería. Yo era su blanco: era un ladrón. y que su olor no era como el nuestro. eran los más amables. De todos los blancos que yo había conocido. El día de esa historia de la carne. mi madre sufrió una crisis. creaba problemas y preocupaciones a mi madre. Durante todo este tiempo.comíamos bien. pero yo más que los otros. por ejemplo. y por qué yo era «tan distinto». Pero al soberlo. que poner a los niños en familias adoptivas formaba parte de sus funciones legítimas. pero creo que un noventa y nueve por ciento de los asistentes eran blancos. Pero hubiéramos podido arreglarnos si hubiéramos permanecido juntos. no los quería en casa.

Aunque nos pegásemos. creo. Era algo terrible. Nos acostumbramos -incluso nos divertía. y con un apoyo material podría mandar al diablo a los de la Asistencia. Ella tenía dificultades para mantener la disciplina. se transformaba por completo. Por otra parte en lansing. Empezó a hablar sola. ni de Philbert. Pero hacia 1936 Ó 1937. que me querían mucho. Era soltero y mi madre una viuda de treinta y seis años solamente. que era como una segunda madre para mí. de la misma manera que yo consideraba a Wilfred. Vino a verla durante un año. los negros no ejercían verdaderos «empleos». y la presencia de un tipo así le sería muy útil. los de la Asistencia vieron su estado de depresión. sonreía. la dejó plantada. era para asustarse. los pequeños se apoyaban en Wilfred y Hilda. Como el inicio de una catástrofe. Pero no quería separarme de Wilfred. Entonces tomaron medidas definitivas para ocuparse de mi familia. y por eso lo admiraba. Fue un golpe terrible para mi madre. Desde luego. Veíamos cómo nuestra madre se descuidaba. como no la habíamos visto desde hacía muchos años. ver a nuestra madre vistiéndose lo mejor que podía (era aún una mujer hermosa). Era independiente. El principio del fin de la realidad. No recuerdo cuál era su empleo. Yo también les apreciaba mucho. se echó atrás ante la responsabilidad de ocho bocas que alimentar. como Big Boy y la señora Adcock. Se había vuelto irresponsable. Wesley y Robert. Y nosotros más descuidados. sentada o andando. 54 . Mi madre. Ni de Reginald. a quien admiraba. Cada vez que él venía. Ahora era Hilda quien hacía la comida. Pero ese tipo se parecía un poco a mi padre. los más fuertes. los mayores. en 1935. Por lo que he podido comprender más tarde. Sin olvidar a los pequeños: Yvonne. como si ignorase nuestra presencia. cuanto más hablaba sola. mi hermano mayor. los niños lo comprendíamos muy bien. la casa estaba cada vez más sucia. que era muy débil a causa de su hernia y me consideraba como su protedor. No pusimos ninguna objeción. Me hicieron ver lo agradable que sería vivir con los Gohanna. menos se preocupaba de nosotros. ni de Hilda.Fue entonces cuando empezó a venir a vernos el gran negro de lansing. estaba alegre. sin necesidad de hablar. éramos buenos amigos.

Los mayores tenían su sistema. Big Boy y yo íbamos con ellos a la iglesia. Yo tenía entonces unos doce años. Compartía una habitación con Big Boy. Lo único que dijo mi madre. según mis cálculos. es que ha hecho algo que vosotros no habéis hecho. Big Boyy yo nos alejábamos de los viejos y nos dirigíamos al lugar por el que. Pues bien. Había algunos niños blancos. Esto funcionaba siempre. vuelve. Pero no era un verdadero hermano. El señor Gohanna era muy amigo de los cazadores que nos llevaban algunos sábados a Big Boy y a mí a cazar conejos. pero Big Boy y yo no íbamos nunca con nuestros compañeros de clase. Big Boy y yo les acompañábamos los sábados. éste se salva pero. tocaban tambores. Yo pensaba que debía haber un truco mucho mejor para cogerlos. Los Gohanna y la señora Adcock eran unos apasionados de la pesca y. Este sistema me dio que pensar. se balanceaban de atrás a delante. me había llevado la carabina 22. por instinto. estaba mejor en casa de los Gohanna. cuando salí de casa con el funcionario que me escoltoba.Cuando me mandaron por fin a casa de los Gohanna. Normalmente. 55 . Cuando íbamos a pescar. y no cesaban de prodigarme elogios por mi destreza. Con permiso de mi madre. Lo curioso. En muchos aspectos. es que los viejos no sabían cómo lo hacía. Los Gohanna eran muy creyentes. entonces le disparaban. De manera que acaba siempre volviendo al mismo lugar en que el perro se le ha echado encima. a veces. fue: «No le dejen comer cerdo». lloraban. Lo único que había hecho era mejorar su técnica y para mí era una lección muy importante: si alguna vez veis que alguien triunfa en lo que vosotros habéis fracasado. cuando el perro caza un conejo. Llegué a coger tres o cuatro conejos mientras ellos no cogían ninguno. entonaban salmos. pero no lo habíamos descubierto todavía. y nos entendíamos bien. sobre todo si estáis en igualdad de condiciones. tenía que pasar el conejo cuando volvía. los viejos se escondían en algún sitio y esperaban que el conejo volviera. y acabé encontrando otra estrategia. Cantaban a pleno pulmón. gemían. Los pastores y los fieles saltaban todavía más alto y gritaban todavía más fuerte que los baptistas que yo había conocido. al menos en apariencia. estaba bastante contento. el tener que esperar que el pez viniera a morder el anzuelo no nos satisfacía.

Mi madre estuvo unos veintiséis años en el hospital de Kalamazoo. me dijo. Mi madre acabó hundiéndose del todo y. Era mucho peor que si hubiera estado enferma físicamente. Le preguntaba: «Mamá. o en su coche. mirándome fijamente: «Todos se han marchado». Por suerte. Cada vez que iba a verla. por decisión del tribunol. Yo la miraba. Cuando yo era todavía un adolescente. a una hora y media de autobús. Me miraba fijamente. ¿sabes a qué día estamosh. y vivía en Michigan. de Lansing. Nada me ha conmovido nunca tanto como el lamentable estado en que la encontraba. Pero a mí no me reconocía en absoluto. y cada vez había más blancos que iban a verla y le hacían un montón de preguntas. Incluso venían a verme a casa de los Gohanna. no me conocía. me interrogaban en la escalinata. pero ella tenía siempre la cabeza en otra parte. legalizada. No sabía quién era. La mujer que me había traído al mundo. Big Boy o alguno de los Gohanna me acompañaban. «A ratos». esa es la nuestra. No cesaba de hablar sola. Estábamos bajo tutela jurídica. En 1963 la sacamos de allí y ahora vive con Philbert en Lansing. hacerle entender. No puedo explicar lo que sentía entonces. en el momento en que la traían. Pero no podía hacer nada por ella. Creo que si alguna familia ha sido destruida por la Asistencia pública. Todos los hijos estábamos bajo la protección de un tal juez McClellan. en ese caso hubiéramos sabido por qué. castigado. aconsejado. y la alejaban de mí. La oía «hablar». querido. la llevaron al hospital psiquiátrico de Kalamazoo. en 1952.Iba bastante a menudo a casa. Se encontraba a más de setenta millas de Lansing. Philbert me había dicho que en su última visita casi no le había reconocido. porque con ellos era más fácil. cuidado. Y ella me decía. iba a verla algunas veces. no era otra cosa que la esclavitud moderna. le hubiéramos dado medicamentos y se habría curado. como un simple número. yo tenía 27 años. Noso- 56 . «pupilos de la Nación». De vez en cuando. Yo intentaba hablarle. ¡Un blanco responsable de niños negros! Aún con las mejores intenciones. Los de la Asistencia miraron de separar enseguida a mi madre de todos sus hijos. me ponía más triste. La última vez que la visité allí.

Y no éramos los únicos en este caso. una gente de las Antillas. seguimos estando muy unidos los unos con los otros y nos veíamos en Lansing. Casi nunca he hablado a nadie de mi madre. Esa desintegración de nuestro hogar no era necesaria. Wilfred y Hilda eran ya lo suficientemente mayores como para que se les autorizase a vivir en la gran casa de cuatro habitaciones que mi padre había construido. Los negros de Lansing. y no como seres humanos. Pero los de la Asistencia. el ídolo de mi generación. estaban locas de alegría: Jae Louis era el orgullo de nuestra raza. el boxeador Joe Louis venció a James J. Aquel día sabía que no volvería a ver a mi madre. en la escuela o en cualquier otra parte. Philbert fue colocado en otra familia de Lansing. inhumana. yo hubiera podido volverme muy malo y peligroso. amigos de mi madre¡ Yvonne y Robert. en casa de los Williams. Ya que nos habían considerado como números. Desde que empezaban a andar.tros queríamos estar juntos y lo intentamos. A pesar de la distancia que nos separaba. en casa de los McGuire. siempre que podíamos. porque sería capaz de matar sin dudarlo ni un instante a cualquiera que hablase mal de ella. Por mi parte. Pero volviendo a 1937. los tribunales y su médico nos dieron el golpe de gracia. Mi madre había llegado a ese estado por que la sociedad había faltado a su deber. y los de todas partes. Braddock y se convirtió en el campeón del mundo de los pesos pesados. los niños negros soñaban can ser la próxima 57 . yo tampoco tengo compasión por una sociedad que aplasta a los hombres. Por eso no he querido abrir ninguna brecha en la que podría precipitarse el primer imbécil que llegara. avara. en casa de la señora Hackett¡ Reginald y Wesley. se había mostrado hipócrita. Mascota El 27 de junio de 1937. cuando mi familia se dispersó. como casos sociales que figuran en los manuales.

Yo sabía que estaba asustado. Perdí mi reputación en el barrio negro hasta tal punto que casi tuve que desaparecer de la circulación. novato como yo. y casi toda la gente que conocía. Salté al ring y me presentaron a Bill. que se llamaba BiII Peterson. como mínimo. Yo iba a ver cómo se entrenaba en el gimnasio. Philbert era un boxeador innato. que empezaba ya a preparar una buena segunda parte. Sus admiradores querían saber qué haría. no podía pasarse desapercibido que la admiración que Reginald había sentido siempre por mí empezaba a desviarse. Tenía tanto miedo de que le hiciera daño que me tumbó al menos cincuenta veces. pero muy torpe). Después el árbitro soltó el habitual rollo sobre el fair play que esperaba de nosotros. Nunca lo olvidaré. No es que hubieran venido a verme a mí precisamente. En otoño de ese mismo año. mis hermanos. Y menos en aquella época en que los deportes y. Quizás sin darme cuenta le envidiaba secretamente. Pesaba 58 kilos. yo también debía serlo. Un negro no puede dejarse vencer por un blanco y volver con la frente alta a su barrio. Resultó vencedor en las pruebas eliminatorias que eran cada vez más difíciles. los negros que me conocían se burlaban tanto de mí que comprendí que tenía que hacer algo. Philbert participó en los combates de aficionados que se celebraban en el Auditorium Prudden de Lansing. Cuando nos llegó el turno. pero lo que no sabía (Bill Peterson me lo dijo más tarde) es que él también lo estaba. Además. Creo que tenía trece años cuando me inscribí para el primer combate. Mi hermano Philbert no era una excepción. los espectáculos eran los únicos campos en los que un negro podía vencer a un blanco sin ser linchado. Lo que más me humilló fue el comportamiento de Reginald. en la escuela era ya bastante buen boxeador (Yo en cambio. en menor escala. empecé a jugar a baloncesto pero no tuve mucho éxito. Y entré en el mundo del boxeo. 58 . Pensé que siendo de la misma familia. sino a Philbert. Cuando volví a aparecer por allí. Era muy alto. Era apasionante. Sonó la campana. Era por tanto un peso pluma. estaban mirándome. Pero era tan alto y tan atrevido que aparentaba dieciséis. decían. Mi contrincante era un blanco.«bomba negra».

Se sentó sobre el clavo. Oía cómo el árbitro contaba. no estoy muy seguro de que quisiera hacerlo. diez segundos más tarde. saltaba a la cuerda. Estaba todavía paseándome cuando se levantó para escribir algo en la pizarra. que era blanco. podría quedarme en casa de los Gohanna y pasearme por la ciudad o quizás encontrar un trabajo para ganar un poco de dinero. Durante estos últimos años. El profesor. «Así. sin duda alguna. Todos los alumnos le miraban. Entonces pasé por detrás de su mesa y puse un clavo en la silla. Volví pues al gimnasio y me entrené duramente. Supongo que debí pensar que no asistiendo a la escuela. yo estaba ya lejos del lugar del crimen. después la lona subió. Lo hice adrede. desde que me convertí al mahometanismo. Por esto me quedé tan sorprendido cuando un funcionario del Estado. Finalmente me inscribí en las listas. Mi conducta era tal. 59 . al que yo no conocía. he pensado muchas veces en esta historia y creo que fue Allah quien impidió que siguiera adelante: hubiera podido convertirme en un «punchy». pero yo me sentía incapaz de levantarme. entré en una clase con el sombrero puesto. vino a buscarme a casa de los Gohanna y me llevó ante el tribunal. todo el mundo te verá. el combate más corto de la Historia. Pegaba puñetazos a los sacos. para combatir con Bill Peterson. Fue. sudaba agua y sangre. Este segundo encuentro tuvo sólo una ventaja respecto al primero. Cuando volvió a sentarse. en el fondo de la sala. Poco después de ocurrir esto. que no me sorprendió lo más mínimo que me expulsaran. Y mientras tanto daremos la clase para los que quieren aprender». Ese blanco fue el principio y el fin de mi carrera pugilística.mi hermano pequeño: no hablaba nunca del combate. A decir verdad. dijo. Agradecí sobre todo que Reginald no hubiera venido. gruñía. Le oí chillar y levantarse como un rayo mientras yo salía por la puerta. y es que casi ninguno de mis amigos estaba en la sala. En cuanto sonó la campana me llegó un puñetazo. el árbitro pronunciaba: «iDiez!» sobre mi cabeza. Pero era la manera en que me miraba y evitaba mi mirada. me ordenó que me lo quitase y que me paseara por toda la clase hasta que él me lo dijera.

Ahora me doy cuenta de que me tomaban por una mascota. a doce millas de Lansing. como un inmenso dormitorio. La señora Swerlin me enseñó mi habitación. Todos estaban satisfechos de mí. Me dijo que si iba por el buen camino podría llegar a ser alguien. me aceptaron enseguida. Yo no. que se autorizaba comer en la mesa de los Swerlin. mi propia habitación. Naturalmente.Me dijeron que iba a ir a un reformatorio. una tal señora Swerlin. Puse la poca ropa que tenía en una caja. que siempre estaba riendo. Delante mío. Incluso trató de consolar a los Gohanna y a la señora Adcock ya Big Boy que lloraban a lágrima viva. en espera de comparecer ante el tribunal de menores. Era discreto y educado. Era más amable conmigo que la mayoría de los de la Asistencia. Empecé a barrer y a limpiar el polvo como lo hacía en casa de los Gohanna con Big Boy. que eran sitios donde un joven como yo podía mejorar. Allí iban todos los chicos y chicas «malos» de la región de Ingham. Estaba en un gran edificio. incluso conmigo. Pero primero me llevaron a una casa de detención. Yo tenía trece años. Me dijo también que la directora del reformatorio. y como me querían. a los jóvenes detenidos. Les caí en gracia desde el primer momento. Yero verdad. Añadió que se hablaba injustamente de los reformatorios. yo no era el único que tenía ese privilegio: excepto los más indisciplinados -los que habían intentado escapars~ comíamos todos con los Swerlin. Era la primera vez que comía con adultos blancos desde las reuniones de los Adventistas del Séptimo Día. la primera que tenía en mi vida. la señora Swerlin dominaba a su marido: recuerdo que era una mujer robusta. en Mason (Michigan). donde colocaban y colocan todavía. se veía en mis notas. tomar conciencia de sus errores y llegar a ser alguien de quien todo el mundo se sentiría orgulloso. El señor Swerlin era delgado. con mucho pecho. con gran asombro por mi parte. Fuimos a Mason en el coche de Allen. que se sentaban al extremo de una mesa muy larga. hablaban de todo y de 60 . tenía el pelo y el bigote negros y muchos colores en la cara. Descubrí enseguida. El funcionario blanco se llamaba Maynard Allen. y su marido eran muy buenas personas.

como quien habla con su canario. iY después qué? Pensad que no os ven nunca como se ven a sí mismos. pero no pueden ser de ellos. Crecía más rápidamente que Wilfred y Philbert. está convencido hasta la médula de que vale más que cualquier negro. La repetían al menos cien veces al día. Nadie me impedía pasear por las calles del barrio negro. que no era un perrito. Son «amables». Los fines de semana me daban permiso para ir a Lansing. que consideran a sus amigos blancos como «liberales».nada. En el fondo no me veían nunca. No me atribuían ni sensibilidad. también delante mío: «Los niggers son así». Ellos habían empezado ya a conocer chicas en los bailes de la escue- 61 . ni las facultades que hubieran reconocido en un muchacho blanco. La señora Swerlin respondió. Aunque pareciese que me abrían las puertas. incluso de noche. sino un ser humano. Añadió que vivían en barracas. a mí mismo. La mayoría de las veces. pero en cambio tenían unos magníficos coches a la puerta. Incluso hablaban de mí. Hacía mi trabajo y todo iba bien. pero la aparentaba por mi altura. seguían estando cerradas. Preguntó por mí en cuanto llegó y me miró de arriba a abajo como si fuera una muestra o un perro de caza. O como ven a los suyos. dijo delante de mí a su esposa: «No entiendo cómo se las arreglan los niggers para ser felices y pobres a la vez». que venían a ver a los Swerlin. No tenía la edad. pero no era con malicia. Jamás se les ocurrió pensar que yo era capaz de entender. como si yo no estuviera o no entendiera el sentido de esa palabra. Puede que el blanco esté junto al negro en lo fácil. No olvidaré nunca esa conversación. Lo mismo ocurría con los blancos. En el fondo. los llamados «buenos blancos». pero nunca en lo difícil. sino al contrario. El magistrado que llevaba mi caso en Lansing era muy amigo de los Swerlin. y es precisamente esta clase de condescendencia la que hoy trato de desenmascarar a los negros ávidos de «integrarse» en la sociedad americana. Los blancos han considerado siempre a los negros como unos seres que pueden estar con ellos. ni inteligencia. Pero yo no me daba cuenta de todo esto cuando estaba en la casa de detención. o de los niggers. Un día el señor Swerlin al volver de un paseo por el barrio negro. casi siempre relacionados con la política. los niggers eran su tema de conversación.

que era toda una personalidad en la ciudad. Pero cuando llegó mi turno. Yo aceptaba siempre. que iban a clases inferiores.la y me presentaron algunas. un blanco con el que nos habíamos hecho muy amigos. Era la única escuela de la ciudad. En los julceboxes sonaba el Tuxedo Junction de Erskine Hawkins.porque no quería irme. y llegó dos o tres veces. Los únicos negros que habían. El dueño del restaurante era el padre de uno de mis compañeros de clase. naturalmente. De todos modos. En Mason nadie se atrevía a estar mal con ella. Resultó que éramos los únicos negros de Mason. Yo se lo agradecía mucho a la señora Swerlin -sabía que era ella quien lo arreglaba todo. más jóvenes que yo. Prefería pasar estos sábados por la noche paseando por los bares y restaurantes negros. Muchos jóvenes salían el día previsto de la casa de detención para ir al reformatorio. El señor Lyons era inteligente y trabajaba mucho. Ella y mi madre eran dos de las cuatro personas procedentes de las Antillas que vivían en Michigan. Algunos de los jóvenes blancos que conocí eran todavía más simpáticos que los de Lansing. en parte. a los que luego conocería en Harlem. Pero las que me encontraban agradable no me gustaban a mí. pero no querían hacerme ningún daño. Pero mi prestigio se debía también a la «recomendación» de la señora Swerlin. además de mí. El 62 . Los Lyons. Después la señora Swerlin me encontró un empleo de lavaplatos en un restaurante de Mason: sabía que necesitaba dinero. Me trataban como a un nigger. Llegué al extremo de no poder pasar un día en el instituto sin que se me reclamara en los grupos de discusión o en el equipo de baloncesto. supongo que debía ser porque representaba una novedad. Los pupilos de la casa de detención no iban casi nunca allí. aun siendo negros. yo no sabía bailar y no tenía la menor intención de malgastar mis pocos dimes con unas chicas. A veces venían algunas «bandas» de Nueva York. eran gente muy apreciada. como los Swerlin. se ignoraron las órdenes. Me daban la primacía absoluta en todo. y vice-versa. Su familia vivía en el piso de arriba. Allí oí hablar por primera vez de Lucky Thompson y de Milt Jackson. Estaba muy solicitado. La señora Lyons era una mujer estupenda. eran los Lyons. Al ser el único nigger de la clase me hice muy popular. Un día me dijo que iba a ir al instituto de Mason.

y basta. Howell. El baloncesto en cambio era para mí muy importante. El libro de texto dedicaba sólo un párrafo a la historia de los negros. Siento tener que decir que no me gustaban las matemáticas. Pero a decir verdad. En cuanto pude. Si te equivocas. me compré un traje verde y unos zapatos y llevaba caramelos a los compañeros de mi clase. En cuanto me veían. se dejan decir por los blancos -aunque en el fondo les moleste. todavía hoy. lo único que no me gustaba de las clases de Historia era la manía del profesor. Un día. El señor Williams añadía cosas de su cosecha: como verdadero antropólogo nos explicó entre dos carcajadas que los negros tenían unos pies «tan grandes que al andar dejaban agujeros en vez de huellas».empleo me gustaba.que «progresan mucho». El señor Williams nos lo leyó de un tirón. te equivocas. les han repetido tanto esta 1. al menos a los que hacían lo mismo por mí. El profesor de literatura. Parodia de una antigua canción del Sur (N. Me gustaba mucho la Historia. los espectadores me trataban de niggery de «ladrón» a grito pelado. esto no nos importaba ni a mis compañeros de equipo. Por primera vez en mi vida tenía un poco de dinero mío. 63 .). pero eran casi siempre perezosos. Creo que era porque en matemáticas no hay discusión posible. riéndose al mismo tiempo: los negros habían sido esclavos. entré en la clase en el momento en que el señor Williams entonaba para divertirse un poco: «Allá en los campos de algodón hay quien dice que los niggers no son unos ladrones» 1. Muchas veces he reflexionado sobre esto. en explicar «historias de niggers».T. el señor Williams. cuando me pagaban. Mi posición era la misma que la de los negros que. se habían emancipado. Ibamos a jugar a las ciudades vecinas. los viernes por la noche. ni al entrenador. pero me parecía mucho. el señor Ostrowski. durante mi primera semana en el instituto de Mason. Formaba parte del equipo. ni a mí. Mis asignaturas preferidas eran literatura e Historia. CharloHe. Muy divertido. pero a partir de ese día no me gustó más el profesor. tontos e indolentes. me daba siempre consejos sobre la manera de llegar a ser alguien. O me llamaban «Rasfus». No recuerdo cuánto ganaba. me sentía flotando entre nubes.

Estoy seguro de que todos los negros de Lansing sabían que los blancos pasaban en coche por algunas calles del barrio negro donde las prostitutas estaban al acecho. les han llenado tanto el cerebro. siendo negro. había un puente que separaba el barrio negro del blanco. Por otra parte. notaba cómo la sala se enfriaba cuando yo entraba. Comprendí el juego enseguida: si conseguía que ellas rompieran el tabú y fueran conmigo a algún sitio apartado. no me impresionó lo más mínimo. me llevaban a un rincón y me incitaban a hacer proposiciones a algunas chicas blancas. con ellas no me atrevía. Me explicaban que ellos ya se habían acostado con esas chicas.que a pesar de las grandes sonrisas. No he dicho nunca a nadie que sentía una cierta atracción por algunas blancas y que ellas la sentían por mí. Los jóvenes se tranquilizaban cuando veían que yo no tenía intención de mezclarme con ellos. sin embargo. Si no era en Mason. incluidas sus hermanas. Pero. Muchas veces mis amigos blancos de Mason. Me puse a reflexionar largamente sobre un fenómeno muy extraño. Después del partido de baloncesto había casi siempre un baile en el instituto de uno de los equipos. o que lo habían intentado y no habían podido. incluso a sus propias hermanas. Incluso en mi propio instituto notaba --era como una auténtica barrera. la «mascota» no podía bailar con las blancas. se interponía un muro entre nosotros. especialmente los que más conocía. Pero cada vez que estábamos juntos haciéndonos confidencias o teníamos relaciones que hubieran podido llegar a ser muy íntimas. que sabía por instinto lo que había que decir y hacer a sus amiguitas. podría hacerlas cantar después y obligarlas a acostarse con ellos.historia. Y. por extraño que esto parezca. Por lo que veía y oía los sábados por la noche en el barrio negro. Las mujeres pasaban a pie o en coche a buscar a los negros que 64 . Creo que encontré la manera de guardar las distancias sin que pareciera que lo hacía expresamente. las chicas que yo deseaba realmente eran dos negras que me había presentado Wilfred o Philbert. Me da la impresión de que los blancos pensaban que. que han acabado por creérselo. me di cuenta de que habían parejas mixtas. yo debía saber mucho más que ellos de «amor» . y de la sexualidad. Me lo demostraban de muchas maneras.

Ella era una mujer enorme. Por eso dedico ahora mi vida a decirle al negro americano que pierde el tiempo queriendo «integrarse». en el 65 . «Malcolm. qué orgullosos estamos de ti». No era simplemente negra. se veía que era una mujer que lograba siempre lo que quería. pues yo también lo intenté con todas mis fuerzas. sino negra como el carbón.las estaban esperando. Mi padre estaba orgulloso de ella porque había trasladado a muchos miembros de la familia de Georgia a Boston. se movía. En sexto curso fui elegido presidente de mi clase. Entonces yo no sabía todavía que los blancos atribuyen a los negros una virilidad prodigiosa. En lansing no he oído nunca decir que la mezcla de las dos razas hubiera creado problema alguno. No hacía falta que llevara un cartel que dijera «pueblerino»: se veía demasiado. En el verano de 1940 tomé el autobús de Boston con mi maleta de cartón y mi traje verde. no puedo negarlo. En aquella época conocí a Ella. El primer sorprendido fui yo. donde poseía algunos bienes. la encontré un día al salir del instituto. la hija del primer matrimonio de mi padre. quizás más que la señora Swerlin. veía pasar. Supongo que todo el mundo lo hacía por direro. como yo. Y me sentía orgulloso. Dijo que mi caso era un perfecto ejemplo de «reforma». Ella me esperaba en la terminal. Incluso mi tutor. Vivía en Boston y vino a visitarnos. a pesar de que había llegado allí con las manos vacías. lo sé por experiencia. excepto cuando quería dar a entender que mi madre nos había abandonado. Ya en aquella época. como atontado. algo así como un perrito rosa. las mujeres blancas de Lansing tenían fama de conquistar a los negros. la América del hombre blanco.en el fondo del autobús. me miró de arriba a abajo. hablaba. la noticia corrió por el restaurante donde trabajaba. dijo la señora Swerlin al saber que me habían elegido presidente. un fenómeno único. me felicitó. No era todavía muy consciente de que era negro y trataba por todos los medios de ser blanco. Por la manera con que se sentaba. Desde mi asiento -lo habéis adivinado. Me llevó a su casa. Me estrechó en sus brazos. Tengo que reconocer que yo le apreciaba mucho. Nadie me había impresionado nunca tanto. al igual que mi padre. que venía a verme a veces. Pero ahora entiendo por qué: yo era uno de los mejores alumnos del insituto.

¿Lo has hecho? No lo había pensado nunca. Los jukeboxes dejaban oír a Erskine Hawkins. Luces de neón. En su casa conocía un centenar de negros que hablaban como ciudadanos y me dejaban con la boca abierta. Creo que aquel día llevaba buenas intenciones. pero ahora sé que encontraba a faltar Bastan. Un día. y a otros. Aunque hubiera querido aparentar indiferencia no hubiera podido. era un foco de atracción de la «buena sociedad negra» de Bastan. Entonces no me daba cuenta. pertenecía a no sé cuántos clubs. la gente hablaba familiarmente de Chicago. porque allí había descubierto.Harlem de Bastan. nightclubs.Malcolm. y un espeso bigote. al entrar en el instituto. uno de los mejores alumnos de todo el instituto. quizás porque los dos tenemos un carácter dominante. por primera vez en mi vida. grasa. de Nueva York. Era sólo algo propio de su naturaleza de americano blanco. tendrías que pensar en tu porvenir. Roxbury. de cara sonrosada. Con él había tenido algunas de mis mejores notas y siempre me había demostrado que me apreciaba. Ya he dicho antes que Ostrowski era un «consejero» innato: daba su opinión sobre lo que había que leer. cara a cara con el señor Ostrowski. me dijo. a Duke Ellington. bares. hacer y pensar sobre todo. en compañía de los blancos. dada la cantidad que veía en Roxbury por las noches. la siguiente para los blancos. sobre todo los sábados. rica. No sé por qué. Estoy seguro de que no quería hacerme ningún daño. La sentía más cercana que a una hermanastra. pero mi porvenir estaba sólo «en mi sitio»: es esa clase de porvenir que todos los blancos preveen para los negros. le dije que 66 . Enorme. Al volver a Masan me sentí incómodo. y ¡los coches que conducían! Por las calles se olía la cocina negra de los restaurantes. tan nuestra. el profesor de inglés. me encontré. . un mundo que era el mío. No podía creer que hubieran tantos negros en el mundo. los grandes conjuntos de jazz actuaban todas las noches alternadamente: una noche para los negros. Ella hacía docenas de cosas a la vez. por primera vez. a Cootie Williams. Yo era uno de sus mejores alumnos. no sé cómo. de Detroit.

Animaba a los que querían seguir una carrera por sí solos. toda la gente te aprecia. Pero tú eres un nigger. frecuenta cocktails. Algunas chicas querían ser maestras. que ejerce profesiones liberales. y la gente se quedaba sorprendida. en la vida hay que ser ante todo realista. En aquella época no había en Lansing abogados negros que hubieran podido darme esta idea. Todos decían que el señor Ostrowski les animaba a que lo hicieran. Aquí todos te queremos. era más inteligente que la mayoría de los blancos. y se considera portavoz o líder del pueblo negro cuando en realidad su principal preocupación es «integrarse» y recoger las migas que los blancos le ofrecen a disgusto. Evitaba a los blancos. Antes aparentaba no darme cuenta cuando me decían nigger¡ ahora me volvía para mirar cara a cara al que me lo había dicho. y por eso tienes que ser realista.Malcolm. los chicos funcionarios o veterinarios. He pensado muchas veces que si el señor Ostrowski me hubiese animado a ser abogado. Entonces me di cuenta de que. Sonriendo me dijo: . más me preocupaba.quería ser abogado. ninguno de ellos tenía tan buenas notas como yo. ya lo sabes. Seguía asistiendo a clase y contestaba cuando me hacían una pregunta. Lo que más me molestó fueron los consejos que el señor Ostrowski daba a mis compañeros de clase -todos ellos blancos-. aunque no valiera mucho. Y sin embargo. ¿Por qué no te haces carpintero? Personalmente. Todo el mundo admira tus trabajos de carpintería. Después. T0do lo que sabía era que un abogado no tenía que fregar platos como yo. interiormente. Deberías reflexionar sobre todo lo que puedes ser. Entiéndeme. Ser abogado. El señor Ostrowski se quedó sorprendido. cuanto más pensaba en esta conversación. Pero aparentemente nunca sería lo bastante inteligente (a su modo de ver) para hacer lo que deseaba. hoy sería miembro de esa burguesía negra. Fue entonces cuando empecé a cambiar. una chica quería ser enfermera. Tienes unas manos muy hábiles. Doy gracias a Allah por haberme enviado a Boston en 67 . hacer algo nuevo. no es una ambición realista para un nigger. no te faltaría trabajo. pero la clase del señor Ostrowski se iba convirtiendo en un suplicio para mí.

que un hombre normal no puede convivir mucho tiempo con una mujer así. se veía perfectamente que era una auténtica georgiana. Masan (Michigan) estaba escrito en mi cara. Y cuanto más comes. como en Masan y en Lansing. boniatos. Joven campesino héroe de unas bandas que se hicieron famosas en los EE. fueran a pasear. que yo había conocido el verano anterior. Pero enseguida reconoció que había visto llegar de Georgia a otros miembros de la familia Little en peor estado que yo. tan franca. No quería que me buscase un trabajo enseguida. Quince días antes de mi llegada se había separado de su segundo marido. Ella había incitado a todos los que había hecho venir al Norte a que disfrutaran. tan impresionante en una palabra. que me había comprado en un gran almacén de Lansing. Me había preparado una habitación pequeña yacogedora en el primer piso. Sino. pescado frito. Encontré a Ella tan grande. A mí también me dio órdenes. tan obstinada. Era la clásica cocinera que te pone en el plato un taco de jamón. Llevaba un abrigo tres cuartos de color verde claro.). Ella por poco se cayó al verme. Me di cuenta enseguida.UU. hoy sería un cristiano negro con el cerebro lavado.T. Yo me atracaba como si fuera a morirme al día siguiente. (N. salsa y pan de maíz. Mi cabello rojizo y rizado estaba cortado con un estilo muy pueblerino y no usaba brillantina. más contenta está. tan negra. como hacían la mayoría de recién llegados. Compatriota Yo me parecía a li'l Abner 1. Las mangas de mi chaqueta verde me llegaban hasta las muñecas y los pantalones dejaban ver diez centímetros de calcetines. 68 . judías verdes. guisantes negros. con el cuello estrecho. Cuando trabajaba en la cocina con sus potes y cazuelas.aquel momento. aunque no se lo dije. toma- l. el soldado Frank. El instinto de dominación corría por sus venas.

ron metros y autobuses para acostumbrarse a Boston antes de empezar a trabajar. todos los que ejercían profesiones libe- 69 . Eran la versión bostoniana de los limpiabotas y porteros «llegados» de Lansing. Andaban con paso seguro y orgulloso. no se comportaban como los otros. Se llamaban a sí mismos los «Cuatrocientos» y miraban por encima del hombro a los negros del ghetto. Y pertenecían a la élite. con mucha dignidad. habían emigrado recientemente del Sur. emigrantes del Sur. más instruidos. Noté que los negros de Roxbury. sino también otra para alquilarla a particulares. Me prometió que me ayudaría a encontrar un trabajo cuando yo lo quisiera. Los negros nacidos en Nueva Inglaterra despreciaban a sus vecinos que. Generalmente. a la iglesia. Me dediqué a pasearme por el barrio. llamado «ciudad». porque entonces no tendrían nunca ocasión de ver y conocer la ciudad en que vivían. con la única diferencia de que los de Bastan eran víctimas de un lavado de cerebro mucho más profundo. Pensé que lo que estaba viendo en Roxbury eran los negros «bien». barrio negro snob. de visita. aunque para ello tuvieran que alquilar más habitaciones de las que les eran necesarias para poder poseer toda la casa. con los ojos muy abiertos: el barrio de Waumbeck y de Humbolt Avenue. sobre la colina de Roxbury. En aquella época. instruidos. como Ella. Se las daban de ser infinitamente más «cultivados». eran siempre los negros del Sur y los de las Antillas los que se las arreglaban para comprarse no sólo una casa. «dignos» y más ricos que sus hermanos negros del ghetto. Los snobs del Norte eran los que estaban menos proveídos en este sentido. Se consideraba de la élite a toda familia que habitara en Boston desde hacía mucho tiempo y fuera propietaria de la casa que ocupaba. También había negros de las Antillas a los que tanto los negros del Norte como los del Sur habían bautizado con el nombre de «judíos negros)). Los pobres se morían por imitar a los blancos pensando que «blanqueados» serían «mejores». a dos pasos de su casa. que vivían en casas confortables y tranquilas rodeadas de césped. donde vivía mi otra hermanastra Mary. Y un buen número de negros de la Colina eran como Ella: ambiciosos. Iban al trabajo. parecido al Sugar Hill. en buena situación. donde viví después. importantes.

al ghetto negro. Un día fui a la universidad de Bastan y al día siguiente cogí el metro por primera vez. los mozos de los coches-cama y los camareros de los vagones-restaurante parecían diplomáticos.roles -maestros. Ella empezó a preocuparse porque nunca estaba en la Colina. apartamentos y restaurantes baratos. No sé cuántos botones de cuarenta o cincuenta años bajaban todas las mañanas de la Colina. Si alguien me hubiese dicho aquel día que veinte años más tarde daría una conferencia en el fórum de la facultad de derecho no le hubiera creído. Bajé en la estación que había más gente. como si se tratara de Rockefeller o de Mellan. tanto entonces como ahora. «a las finanzas». pastores. iglesias. cuando estaban en Roxbury. y no de porteros y camareros negros con el pelo gris que se esforzaban en mantenerse firmes para aparentar una mayor dignidad. de cada diez negros de la colina de Roxbury. vestidos como embajadores con traje negro y camisa blanca. ni siquiera después de mis visitas turísticas. ocho hacían trabajos domésticos que disimulaban detrás de frases como: «trabaja en un banco» o «está en una compañía de seguros». Había oído hablar de Harvard alguna vez. o a su «gabinete de abogado». Me atraía instintivamente ese universo de tiendas. Esa parte de Roxbury era mucho más excitante y yo me sentía mucho más en mi ambiente entre los negros que seguían siendo ellos mismos y no se daban aires de superiori- 70 .se creían superiores a los demás. los carteros negros. pero iba cada vez más a menudo. escaparates y casas de préstamo. criadas y cocineras que. Me paseaba por todas partes. y menos preocuparla. a la Administración. hablaban entre ellas un lenguaje tan afectado que se hacía incomprensible. en contra de su voluntad. para ir al centro. salas de billar. Todavía hoy me aturde pensar en el número de negros que. bares. enfermeras. andando muy dignos como si llevaran sombrero de copa y smoking. Yo no quería decepcionarla. soportan la indignidad de esta clase de autointoxicación. A mi modo de ver. pero en realidad no sabía nada. «Vivo con una familia de ancianos» era el eufemismo destinado a disimular el empleo de criada o de cocinera en casa de los blancos. Era Cambridge: me dediqué a dar vueltas alrededor de la Universidad de Harvard.

T. En el centro. Una tarde entré. era muy bajito y tenía el pelo liso y brillante. sobre las mesas cubiertas de paño verde y enviaban las bolas a los agujeros. El primer mes que pasé en Bastan estaba siempre con la boca abierta. donde encontré a Shorty que se disponía a llenar una lata de conservas con ese polvo que usan los jugadores de billar para tener las manos secas. Queriendo pasar desapercibido. Yo no había probado nunca ni una gota de alcohol ni fumado un cigarrillo. en una sala de billar que observaba desde hacía mucho rato a través de los cristales de la calle.). pedían un penny o un nickel a los adultos para jugar a la lotería. visiblemente sin empleo. ni me he creído nunca. en vez de marcharse a un rincón oscuro como en Lansing. no me creía. Shorty empezaría enseguida a burlarse de mí: «jUff!. con una cierta indiferencia. cuando salía del billar. evitando a los jugadores. Aunque vivía en la Colina. Realmente.T. No podía creer que tuvieran el pelo tan liso y brillante como los blancos. «mejor» que los otros negros. me deslicé. Un día. Ella me dijo que a los que se desrizaban el pelo les llamaban ccconks». l. y en cambio veía niños de diez o doce años que jugaban a los dados con dinero. daba vueltas y vueltas a todas esas palabras. Algo me dijo entonces que tenía que dirigirme al tipo que recogía las bolas y del que sabía que se llamaba Shorty 1. Petirrojo (N. se peleaban. me vio en la acera y me dijo «hola. Aquellos «mocosos» tan bien vestidos que corrían por las calles y las salas de billar.). en la cama. me fascinaban. sobre todo por la noche. a las cartas. Bajito (N. Juraban de mala manera y empleaban palabras de argot que yo no entendía. 2. no sé por qué presentimiento. Red" 2 y yo pensé que era un tipo simpático. hasta el fondo de la sala. Pero me sentía atraído por los jóvenes que se apoyaban. Las parejas mixtas del ghetto me sorprendían muchísimo. en realidad no lo había hecho nunca. No tenía intención de jugar. parejas mixtas bebiendo por los bares. 71 . Por la noche. Quería encontrar un trabajo por mí mismo para darle una sorpresa a Ella. se veían a veces una blanca y un negro que se paseaban abrazados por la acera.dad.

no podía ser mala persona. esta ciudad es estupenda si te adaptas a ella. Me quedé como un imbécil. Había encontrado un amigo. y había podido comprárselo. 72 . dijo Shorty. o sea que en el ghetto nadie podía sufrir a los negros de la Colina. una hermana que me acogía sin hacerme pagar alquiler y sin darme prisa para encontrar un trabajo. Tiene las piernas tan largas y los pantalones tan cortos que se le ven las rodillas. Pero a su modo de ver.¿No tienes nada qué hacer ahora? Entonces espérame. . El oficio de Shorty en el billar le permitía ir viviendo y aprender a tocar el saxofón. Le dije que había fregado platos en un restaurante de Masan (Michigan). Cuando le dije dónde vivía. Creía que teníamos la misma edad. Tú eres un muchacho de mi tierra. Unos años antes había ganado bastante dinero. en el instituto de Lansing.Mira. Shorty estaba muy contento de haber encontrado un amigo y yo también me alegraba. Al principio me sabía mal decírselo y después yo no me acordé más. dijo lo que yo esperaba que dijese. sonriendo abiertamente.este mocoso huele a campo a veinte metros. Pero se acordaba perfectamente de muchas personas y lugares de Lansing que yo le citaba.¡No me digas! ¡De mi tierra! ¡Va también soy de Lansing! No le dije nunca a Shorty -y él nunca lo sospechó. diría riéndose. ¿Pero quieres un empleo cualquiera? Me preguntó qué clase de trabajos había realizado. ¿y su cabeza? ¡si parece un matorrall». Pero aquel día Shorty se contuvo la risa al verme tan «pueblerino» cuando le pregunté dónde podía encontrar un empleo como el suyo. . y al cabo de muy poco tiempo parecía que nos hubiésemos criado en la misma calle.que tenía diez años menos que él. A Shorty por poco se le cae la lata de polvos: . Lo que me gustó enseguida de Shorty fue su franqueza. y pasado los seis últimos años en casa de un primo de Roxbury. había vivido con unos tíos en Detroit.Ahora está guardado en el armario esperando la lección nocturna.Si te refieres al de recoger las bolas. . no conozco a nadie en los billares de por aquí que necesite ayuda. Shorty había dejado de estudiar su primer curso. Vaya darte lecciones de ciudadano. dijo Shorty. .

me aseguró. «y no te vaya engañar. «Para rellenar los bolsillos». me preguntó. Todos decían que ya lo mirarían. Pero todas las blancas son iguales: prefieren a los negros». Había dejado un recado diciendo que el limpiabotas del Roseland. «No te dé vergüenza. ». Pero antes de irse me dio los seis o siete dólares de propinas que había hecho aquel día en piezas de cinco o de diez cenfs. Aquí pasan muchas cosas por la noche. Cuando tengas un empleo podrás empezar». Ella me dijo que un tal Shorty me había telefoneado. aquellas preciosidades polacas que cruzaban el puente. «Hay mucho trigo que moler en Roxbury». «¿Ya has ido con alguna?». Por la tarde. Me señaló con el dedo a los jugadores y a los chulos. A mí también me gusta ir con una por dos dólares. Shorty me estuvo hablando de los traficantes que había en la sala.Shorty iba a clase «con otros tipos» y tenía intención de formar una pequeña orquesta de jazz. y vuelve mañana. «¡Bah! Es que nunca has tenido nada para gastar. murmuró. me dijo Ella. Si sabéis algo . Yo no tenía ninguna experiencia y mi confusión me traicionó. compatriota?». me dijo. Alguno de esos te encontrará trabajo». Abrió el estuche del saxofón y me lo enseñó. Me daba vergüenza decir que no había jugado nunca dinero. A las siete llegó el otro encargado de recoger las bolas. tenía dos dólares. «No te preocupes. Me dijo que jugaban todos los días un dólar por lo menos.. «Es un compatriota mío. Cuando ganase mucho dinero lo emplearía para formar su conjunto de jazz. Shorty me excusó. Yo fui con algunas antes de salir de Lansing ya sabes. Shorty me estuvo presentando durante toda la tarde a los tipos que venían al billar. Pero Shorty me hizo coger tres más. «¿Tienes algo para comer. mientras no recogía bolas. «Pero si tú no tienes experiencia. Aquí son casi todas italianas o irlandesas.. Malcolm». el cobre brillaba sobre el terciopelo negro. Le dije que ya había visto algunas. un baile. Shorty se fue corriendo a la clase de saxofón. se iba aquella misma noche y que yo podría ocupar su puesto. compatriota. 73 . Cuando llegué a casa. me dijo. Busca trabajo. Algunos iban con prostitutas blancas. decía. Le dije que sí. Ya lo verás».

Le dije que quería ver a Freddie. reían. pero sin molestarle. «Hay muchos que no se acuerdan de lavarse las manos. Me dijo donde podía encontrar a Freddie: en el segundo piso.Me di cuenta de que no le gustaba esa clase de trabajo. Yo estaba 74 . que iba a celebrarse al cabo de pocos días. ». te ha telefoneado porque se había enterado de que he ganado la lotería y naturalmente supuso que iba a largarme)). Se presentó: era Freddie. Vería a las orquestas de jazz más importantes del mundo. Ni siquiera me esperé para cenar. Me dijo también que mientras limpiaba los zapatos tenía que vigilar a los clientes que salían del lavabo para darles una toalla blanca. preparaban sus instrumentos. Le respondí que sí y él se rió: «Bueno. que voy a comprarme un Cadillac». les he dicho. «Es un gran tipo ese Shorty.¿Eres el nuevo? Me preguntó. Freddie se rió: «Los blancos se mueren de envidia cuando ven que un negro gana la lotería.. hablaban. Cuesta sólo un penny lavarlas y casi siempre te dan por lo menos un nickel de propina». No podía creer lo que veía. La sala estaba iluminada. en el lavabo de hombres. Pero a mí me daba lo mismo. Le dije que sí. . En realidad lo de las toallas es lo mejor que hay aquí. Al fondo. porque tendrás que ir muy deprisa.. Le expliqué lo que me había dicho el portero sobre el Cadillac. en el lavabo de los hombres. Freddie se sentó en su taburete y empezó a darme instrucciones: «Los paños y los cepillos cerca del taburete . Arriba.. Esta perspectiva me cortaba la respiración. Antes de subir eché una ojeada a la sala. los músicos de Benny Goodman paseaban. quizás tú también tendrás suerte y te comprarás un Cadillac». La pista era inmensa. Después me dijo que le observara atentamente. cada cosa en su sitio. para hacerles rabiar. y a veces hasta les da vergüenza cuando les ofreces la toalla. En la puerta un hombre hacía entrar a los miembros del conjunto de Benny Goodman. La música de abajo llegaba hasta nosotros. de piel morena y pelo liso: «¿Eres tú el compatriota de Shorty?». Sí. bajo una tenue luz de color rosa. añadió. el limpiabotas. no hagas nunca un gesto innecesario. me recibió un tipo delgado como un hilo. Intentaría enseñarme el oficio antes del próximo baile..

Naturalmente. Pero no des nunca nada hasta que estés seguro de que no son policías .«Estás todavía muy verde en según qué cosas.. otras venían con su amigo negro. Los discos de Benny Goodman parecían filtrarse por las paredes del lavabo de hombres. Iba al volante de un Cadillac gris perla que acababa de comprarse. ¡Qué guapa estaba! Era la gran atracción. Iba a cantar Peggy Lee. Red!». «¡Cuántas cosas me enseñaste!». . me dijo Freddie.. También me había dado cuenta de que venían muchas blancas a los bailes negros. le dije. Unos te pedirán alcohol. A algunas las mandaba el chulo. puedes llegar a ganar hasta diez o doce dólares por baile. y se rió. Lo más importante es que no olvides que en la vida uno tiene que aprovecharse de lo que puede. las cogían del brazo y las conducían a la sala. ¡Adios. 75 . dejaban los abrigos de las señoras en el vestuario. Volví a encontrar a Freddie un día por la noche. otras venían solas a probar fortuna con los negros siempre disponibles y entusiastas. jóvenes. me preguntó Freddie. Nunca había visto mujeres tan elegantes. los negros no podían entrar en un baile blanco. Si sabes hacerlo. . «Vete a fisgar un poco».como hipnotizado. No me había sido muy difícil darme cuenta de que Freddie pasaba menos tiempo limpiando zapatos y ofreciendo toallas. Había ya algunas parejas bailando bajo la luz rosa. ¡Cuando bailan los nuestros hay ambiente!».«Esto no es nada. Sabía muy bien a qué me refería. viejas. Pero los chulos de las prostitutas negras se encargaban de hacerle entender al limpiabotas que podía ganarse un suplemento pasando un número de teléfono o una dirección a los «primos» blancos que después del baile se ponían en busca de <<negritas». en el centro. otros marihuana. «¿No has visto nunca un baile grande?». Freddie me dejó que bajara a escucharlos. Los blancos compraban sus entradas y volvían a poner sus gruesos fajos de billetes en el bolsillo. Pero lo que más me maravillaba era la gente que entraba. muchacho. que vendiendo alcohol y marihuana y poniendo en contacto a los «primos» blancos con las prostitutas negras. dijo Freddie.

«¡Es la hora del espectáculo!>.La mayoría de los bailes de Roseland estaban reservados a los blancos y todas las orquestas eran blancas. Parecía que Dios hubiese hecho bajar algunos de sus ángeles. Hacían lo que les pasaba por la cabeza. A veces. tres cuatro-. Cootie Williams. alrededor de las parejas en competición que ocupaban sólo la cuarta parte de la pista. Entonces las parejas más salvajes se quedaban en la pista. y tocando palmas. me debe todavía quince cents. Lionel Hampton.siempre los mismos pasos como si fueran relojes. y unos peinados indescriptibles. y las blancas lo mismo. sentía el ritmo en mis venas. Count Basie. al ritmo de todos sus discos que rodaban por mi mente. bajaba un rato a ver el baile. la de Charlie Barnet. dos. ¡Pero los negros! Nadie hubiera podido poner reglas a sus bailes. era como una explosión. sólo una orquesta blanca tocaba por las noches en un baile negro. Ningún músico del mundo ha tenido nunca un limpiabotas tan «fam. improvisaban pasos y movimientos. Todo el mundo reía. como yo. incluso blancas. Aunque no había bailado nunca. Entre los 76 . Habían muy pocas orquestas blancas capaces de satisfacer a los negros. el gran saxo de Duke. los músicos venían al lavabo de los hombres para limpiarse los zapatos antes de empezar a trabajar. hoy en día. cerca de las ocho. Los blancos bailaban como si les estuvieran dando clases -izquierda. esas mismas negras se lanzarían sobre los hombres de color. gritaba la gente hacia el final de la noche. Era algo increíble.. Cuando no había mucho trabajo. Jimmy Lunceford. Quizás mis hermanos negros me odiarían si les dijera que muchas negras eran pisoteadas por los negros que se lanzaban sobre las blancas. aclamándoles. las chicas se ponían zapatillas de tenis. atrapaban al vuelo cualquier pareja.. De este modo he limpiado los zapatos a Duke Ellington. Yo manejaba el paño como un rayo. Johny Hodges. chillaba. y los demás formaban un círculo. Que yo sepa. y hombres con trajes de última moda y conks. derecha. La sala estaba llena hasta los topes de negras con extravagantes vestidos y zapatos de satén. Pero el Cherokee y la Rumba del Piel Roia de Barnet les volvía locos. Algunas parejas se soltaban. la orquesta tocaba. uno. Pero los tiempos han cambiado.

con una pluma en la cinta. los proyectores rosas. No sé cuándo empecé a beber y fumar marihuana. Era la época en que salía con Shorty y sus compañeros por la noche. sombrero inclinado. A veces me quedaba cerca de la puerta. pies separados. que salía por debajo del dobladillo de la chaqueta. las parejas iban cayendo una después de otra fuera de la pista. agotadas y bañadas en sudor. a las cartas. verdes.«¿Ahorrado? (Shorty no podía creerlo). y me ordenó que fuera al día siguiente a primera hora a ver a un sastre amigo suyo. jugábamos a los dados. . El gerente venía entonces a buscarme porque los clientes estaban esperándome arriba. Oye compatriota. pero mis compañeros me aceptaron. muy vistoso. Todo el mundo sabía que tenía que crecerme un poco el pelo para que Shorty pudiera hacerme un conk. apostaba cada día el dólar que ganaba. el whisky nos quemaba el estómago. generalmente en casa de alguna chica. ¿tú no has oído hablar del crédito?». «Tenía que ocurrin" dijo. y una chaqueta larga entallada. Me hice tres fotos de un tono sepia. rodillas juntas.espectadores. Hice la prueba con Ella. Pasábamos muchas noches juntos. La marihuana nos daba la impresión de estar flotando. seguían a las parejas que bailaban el Iindy-hop como locos. después amarillos. azules. El dependiente me aconsejó un sombrero y lo compré. 77 . la chaqueta larga. De esta manera. la orquesta iba tocando hasta que. Era azul. Seguía siendo un pueblerino. a veinticinco cents cada una¡ en una pose de lo más moderno. En el almacén me hicieron un regalo: una cadena de reloj muy larga.' la orquesta y los que bailaban. con mi chaqueta gris y el cepillo en el bolsillo. chapada en oro. Traje de hombre. El sistema de crédito me había conquistado para siempre. la cadena y los pantalo1. bailando solo. Un día dije que ya había ahorrado la mitad del dinero que necesitaba para comprarme un zoot 1. el Roseland parecía un barco a punto de hundirse. Este me tomó medidas y me enseñó un traje maravilloso: pantalón azul cielo muy ancho en las rodillas y estrecho en los tobillos. y los dos índices señalando el suelo.

Me hizo una lista de los ingredientes que tenía que comprar: dos latas de sosa caústica. dijo. pero cuanto más aguantes. «Si el congo/ene no se va te hará una quemadura en la cabeza». Pero el no manifestar las emociones formaba parte de nuestro código. no te olvides de decirme si te quema todavía por algún sitio». «Toca el pote». Me dijo que me sentara. Shorty me instaló en el apartamento donde él vivía en ausencia de su primo. Con la sosa se pondría negra». le di una a Ella y otra a Shorty que se emocionó muchísimo. quema. Cuando te lo ponga en la cabeza te quemará muchísimo. . «No utilices nunca una cuchara de metal. El congo/ene se volvió amarillo pálido. más liso te quedará el pelo». «Mírame bien».«¡Exacto">. me preguntó el dependiente. puse la mano y la retiré enseguida. . Les dediqué una foto a mis hermanos de Lansing. 78 . le respondí. Lo noté por el tono en que dijo: «Gracias. Me había prometido que me enseñaría como se hacía un conk en su casa en vez de ir a pagar tres o cuatro dólares al barbero. Me untó las orejas. un tubo de caucho y un grifo de ducha metálico. me dijo. un peine grande y otro pequeño. me ató el delantal del caucho alrededor del cuello y me peinó. Peló las patatas. Después me dio un masaje de vaselina para que penetrara por el cuero cabelludo.nes Punjab quedaban mucho más espectaculares. «Tienes razón. también de caucho. las cortó a trocitos pequeños y los puso en un gran pote de cristal. Shorty añadió dos huevos a esa mezcla gelatinosa y almidonada y se puso a batirlos muy deprisa. la nunca y la frente. un delantal de caucho y un par de guantes. un trozo de jabón. Es la sosa. Se lavó las manos. En el drugstore que había cerca del billar pedí un bote de vaselina.«¿Es la primera vez que te haces un conk?». «Cuando te enjuague el pelo. dos huevos y dos patatas de tamaño medio. se puso los guantes de caucho y se ató el delantal. dijo. después los revolvió con una cuchara de madera y añadió la sosa cáustica hasta que el pote estuvo medio lleno. compatriota». Shorty decidió poco después que ya tenía el pelo bastante largo para desrizarlo. muy orgulloso.

Cuando Shorty empezó a aplicarme el congo/ene sentí sólo un calor agradable. pero cuando se ve sobre la propia cabeza. ¡Qué ridículo era! Admiraba en el espejo a un negro con cabellos «blancos».La primera vez es la más dolorosa. . 79 . Te está muy bien. y efectivamente me lo desricé durante muchos años. Shorty estaba de pie detrás mío. brillante. el efecto es mucho mayor. Hacía espuma.¿Te quema todavía? . Apreté los dientes y me cogí con todas mis fuerzas a los bordes de la mesa de la cocina. Me arrojé sobre el lavabo. muy suavemente. nos sonreímos. A Shorty le llamé de todo. casi sin poder articular. Tenía la impresión de que el peine me arrancaba la piel.Ve a sentarte entonces. Pero te acostumbrarás pronto. Poco después la cabeza me ardía. Me peinó hacia atrás. Vi en el espejo los mechones suaves y húmedos que me caían. Me lloraban los ojos. La cabeza me quemaba todavía. . Noté sobre mi cráneo un casco espeso. pero no mucho. de cabellos rojos -auténticamente rojos-lisos como los de un blanco. Creo que ya está. Las rodillas me temblaban. Shorty cogió una toalla y empezó a secarme. Me juré que no tendría nunca más el pelo rizado.No. se me tapaba la nariz. compatriota. le respondí. Había visto conks que no estaban nada mal. Mi primera mirada en el espejo bastó para compensar todo lo que había sufrido. Por fin abrió la ducha y me enjabonó la cabeza. «Despacio» grité. primero con el peine grueso y después con el fino. . No podía más. La cabeza volvía a quemarme. Esto me alivió mucho. con el agua cada vez un poco más fría. Me puso la toalla sobre la espalda y empezó a untarme el pelo con vaselina. los dos sudábamos a chorros. Después me cortó el pelo a navaja. Me dejó «patillas». friccionándome muy fuerte. Tienes un buen conk. empezando por la nuca y por los lados. me aclaraba.

Pienso ahora en el negro del gheto. violetas. Y lo digo por experiencia.muchos artistas.I. es que han conservado su pelo natural aún siendo figuras de primera categoría. que yo era cuando me hice el primer conk. Es generalmente un pobre imbécil que lleva un pañuelo en la cabeza para que su conk dure más. orgullosa de su raza. rojas o rubio platino. el del S. Me había unido a esa multitud de negros de América. rosas. podría pasearse por la calle con un negro con el cabello desrizado: el conk es el emblema de su vergüenza de ser negro. blanca o negra. 80 . Pero no he oído nunca hablar bien de los conks a ninguna mujer. Una de las razones por las que siempre he admirado a lionel Hampton y Sydney Poitier. desde el drugstore hasta el salón «integrado» del Waldorf Astoria. grande o pequeña. que a base de lavados de cerebro acaban creyendo que los negros son «inferiores» -y los blancos «superiores». y veréis todavía negros desrizados. los más humillados. Por otra parte. como yo hice finalmente.hasta tal punto que no vacilan en mutilar y profanar los cuerpos que Dios les ha dado para parecer «guapos» a los ojos de los blancos. el contacto con sí mismos.. Mirad a vuestro alrededor en cualquier ciudad. o el de los más miserables. muchos negros. Sólo lo expone en las grandes ocasiones para demostrar que va a la moda. los más ignorantes. Admiro a los negros que no se han desrizado nunca el pelo o que han sabido renunciar a hacerlo. ridículas como títeres de vaudeville. Y os preguntaréis si los negros han perdido la cabeza. Y mujeres negras con pelucas verdes. pertenecientes a las clases «superiores» y -me sabe mal decirio.G. Veréis que se desrizan el pelo muchos. No sé qué conk es más vergonzoso: el que desfigura a los «grandes» o pequeños burgueses negros que tendrían que estar por encima de todo esto. no entiendo cómo una mujer negra.M.Acababa de dar el primer paso hacia la degradación de mí mismo.

Recuperé de tal modo el tiempo perdido que luego eran las mismas chicas quienes me reclamaban. se despertó en mí la herencia africana que llevaba dentro. Entre el alcohol y la marihuana que me hacían rodar la cabeza y aquella música delirante que sonaba en los tocadiscos. El trapo de limpiar los zapatos se movía al ritmo de 81 . Pero me quedaba todavía una tara secreta: no sabía bailar.Sophia Shorty me llevaba muchas veces a las parfies de su cuadrilla. entre los míos. las manos. pensaba que para bailar había que aprender una serie de pasos en un cierto orden. empecé enseguida a hablar «argot» como si hubiera nacido allí. No podía estarme quieto en el lavabo de hombres del Roseland. El baile era la principal distracción de todas las parfies y me estrené en ellas. y chicos a los que nada podía asombrar. y los que llegaron después. entre parejas que se retorcían. y el cuerpo hicieran espontáneamente los gestos sugeridos por la música. Las hacía cansar mucho pero era lo que ellas querían. como los blancos. No recuerdo cuándo empecé a hacerlo. Recuerdo una party en la que todo el mundo bailaba menos yo. y todo el mundo estaba borracho. que desconocían todas esas inhibiciones. alcohol y marihuana. conk .. Desde entonces fui a todas las porties -yo mismo me invitaba si era preciso. la música también. Una chica se precipitó sobre mí -muchas veces eran ellas quienes tomaban la iniciativa. Mi instinto africano reprimido se liberó como si alguien hubiera apretado un botón.. IV de qué manera! Como había vivido mucho tiempo en el medio ambiente blanco de Masan. y me disfracé a la última moda: traje de ((zoof». Pero allí. Hacía todo eso para disimular que era de pueblo.y me encontré de pronto en la pista. descubrí que el baile consistía en dejar que los pies.y bailaba ellindy-hop hasta caer rendido. La luz era suave. No tardé mucho en entrar en el juego. Siempre he tenido facilidad para aprender cosas nuevas. Como los cientos de miles de pueblerinos negros que habían llegado antes que yo al ghetto negro del Norte. como el vino de Mayo. Conocí chicas preciosas.

Encontré a mi sustituto. Aquel era mi día y fui a hacerme mi primer conk a una barbería. fui muy temprano al sastre. con una chaqueta larga y unos pantalones muy anchos en las rodillas y tan estrechos en los tobillos que tenía que sacarme los zapatos para ponérmelos. Excepto algunos negros de hoy en día que están tan «integrados». cuando me veían marcar pasos de baile con los pies. Le expliqué a Ella que no podía bailar y limpiar zapatos a la vez.las grandes orquestas que tocaban en la pista. que acababa de llegar de Kansas City. que reprimen todos sus instintos. Al día siguiente de dejar el Roseland. podía suspender los pagos durante algún tiempo. El sastre me hizo comprar también una camisa. Acabé escogiendo un segundo «zoot»: gris tiburón. Mis clientes se divertían. Esta vez examiné con atención todos los trajes de mi talla. era un baile para negros exclusivamente. como yo lo estuve. yo era uno de esos muñecos. Al reconocerme. un sombrero. El total ascendía a unos setenta u ochenta dólares. Era un deudor de primera clase. esta vez sufrí mucho menos. un negro asustado. Actuaba Lionel Hampton. sobre todo los blancos. sin poder disimular su admiración. unos zapatos de moda: naranja oscuro. Estuve muy poco tiempo trabajando en el Roseland. con la suela muy fina y la punta cuadrada. Los blancos creen. porque no le gustaba verme haciendo un trabajo de subalterno. con cara de hambre. Aquella noche me las arreglé para llegar al Roseland en el momento en que había más gente. Subí un momento al lavabo para beber un trago de la botella que llevaba en el bolsillo del abrigo. Bailaban el lindy- 82 . con razón. ¿Habéis visto esos muñecos mecánicos que bailan cuando les dan cuerda? Pues bien. se quedó mirándome. Estaba contenta. pero se fió de mí. El dependiente verificó mis cuentas y descubrió que únicamente había dejado de pagar una mensualidad. La orquesta de Hampton había empezado ya a tocar cuando bajé la pista estaba ya llena de gente. Como Shorty había previsto. Si me hacía falta. Ella se rió. Noté que todos observaban mi traje y que las mujeres se fijaban en mí. incluso los niños. Le dije que él también aprendería pronto. que los negros son unos bailarines innatos. Le dije que ya no trabajaba.

Salíamos juntos dos o tres veces a la semana. Me he preguntado muchas veces: ¿Por qué se acercó a mí 83 . mirándome. era tan guapa que parecía imposible. A la salida de Bastan tomó una pequeña carretera. y el vestido debía ser muy caro. En Roxbury. Sophia vino a buscarme a la ciudad. lIamémosla Sophia. Pero me juró que no había ningún blanco que le interesase de verdad. los negros la adoraban. Pero mientras bailábamos decidimos ir a dar una vuelta en su coche. pero era tan alto que aparentaba veintiuno .hopo Saqué a una chica a la que no había visto nunca.. morenas. estaba muy bien hecha. Y además era muy fuerte para mi edad. las levantaba en el aire. Y parecía que ella quería a todos los negros. Durante los siete meses siguientes. la mayoría de blancas venían a los bailes negros por las razones que ya sabéis. ¡Estaba de suerte! Ella sabía muy bien a dónde iba. amarillas. Sophia admitía que también salía con blancos «para guardar las apariencias». pero a mí me daba lo mismo. las chicas giraban tan deprisa entre mis brazos que les crujían las faldas. pero chicas como ésa se veían pocas. Intenté comprender qué estaba haciendo allí. Yo la llevaba a bailar y recorríamos todos los bares de Roxbury. El cabello le caía por la espalda. No bailaba muy bien según los criterios negros. Sus respuestas eran ambiguas. las hacía dar vueltas sobre mis caderas. le dije que bailaba muy bien y le pregunté dónde había aprendido. las demás parejas nos observaban. negras. Era formidable. Enseguida entré en acción y empecé a sacar a bailar a los cientos de chicas libres que esperaban al borde de la pista y que casi todas bailaban muy bien. lo apagó todo. sobre mi espalda. A veces era ya de día cuando me dejaba en casa de Ella. Y la que estaba delante mío. como en cualquier ghetto negro americano de aquella época. En esos momentos perdía el control de mí mismo. después un camino desierto. tener una amante blanca que no fuese prostituta reconocida era un «signo exterior de riqueza» de primer orden. Tenía sólo dieciséis años. excepto la radio. al menos para el negro medio. e incluso algunas blancas. la exhibía por todas partes.

yo sabía el motivo de tanta amabilidad como sabía mi propio nombre: todos querían quitarme a mi preciosa blanca.con tanto ímpetu la primera noche? ¿Por la experiencia que había tenido con algún otro negro? Pero nunca se lo pregunté y ella tampoco me lo dijo. No es de extrañar que desde entonces empezase a llamarme víbora. Me fui del «drugstore» y encontré enseguida otro empleo en el Parker House. 84 . llevaba una chaqueta blanca almidonada y tenía que llevar las bandejas que los camareros llenaban de vajilla sucia a la cocina. Unas semanas más tarde. Pero como todo el mundo sabía que era Shorty quien me había «espabilado». Antes era sólo uno más. con mi conk y mi zool. ella le dio un gran beso fraternal. Pero el equipo de cocina estaba demasiado excitado para darse cuenta: los aviones japoneses habían bombardeado Pearl Harbar. y que además me daba dinero para gastar. un domingo por la mañana. Naturalmente. Cuando le encontré con la cuadrilla me reprochó: «Vaya. Vale más no preguntar a una mujer sobre los hombres que ha habido en su vida: o miente. y entonces os dáis cuenta de que hubiera sido mejor ignorarlo. Desde que salía con Sophia había mejorado mi standing en Roxbury. hasta los traficantes negros y los gerentes de clubs. Poco después de mi primer encuentro con Sophia. los jugadores y los «banqueros» me golpeaban la espalda. Sophia me dio dinero para que compartiese el apartamento de Shorty. Pero ahora que iba a los bares y los clubs con la chica más guapa que jamás había puesto los pies allí. parecía que estaba loca por mí. El sólo había ido con prostitutas blancas o con algunas sencillas obreras que deseaban tener una aventura con los negros. yo le saqué la tiña del pelo a ese pueblerino. Cuando se la presenté. nos invitaban a beber y me llamaban «Red». Cada vez veía menos a Shorty. el hecho de que yo tuviera a Sophia le daba importancia. llegué tan tarde que pensé que me despedirían. Shorty no salía de su asombro. y ahora tiene una querida de Beacon Hill». y no adelantáis nada con ello. u os dice la verdad. Ella descubrió el juego. Una mañana estaba mirando por la ventana cuando salí del coche de Sophia. Sea como sea.

y soñaba en lo que haría cuando ganase. Todos los días. Otros jugaban según lo que les pasaba por la cabeza: el número de la matrícula de un coche que pasaba. excepto en los amigos más íntimos. Por un dólar se vendían libros especializados que sugerían números soñados. excepto los domingos. y confort. que había que escoger a conciencia. calculaban las posibilidades de que volvieran a salir estos números. con un guiño. Otros guardaban las listas de los números que habían salido en años anteriores. Me señalaban discretamente. En el Bar del Paraíso necesitábamos estar todos juntos. había cientos de miles de negros de Nueva York jugando desde un penny hasta sumas de tres unidades. Nosotros. sino a la clase trabajadora que a no ser por eso no se verían nunca en los bares. Veía gente que se pegaban la gran vida cuando ganaban. era elemental conocerles. que se publicaba en la Bolsa y se imprimía cada día en los periódicos.«Detroit Red» Cada día me jugaba las propinas -unos quince o veinte dólares. un poco de calor. que hubiéramos podido 85 . y poco a poco fui aprendiendo a adivinar la presencia de un policía. Algunos jugaban todo el año al mismo número. Casi siempre se compraban un Cadillac. No había nada más instructivo en todo Harlem. Para un traficante. o en cualquier sitio. No me refiero a los que tenían siempre dinero. cifras inscritas en cartas. para encontrar una seguridad. Les juntaba dos mesas para que comiesen y ellos me daban dos o tres dólares de propina cada vez que me veían aparecer con la bandeja. unidos los unos a los otros. o inventaban otros sistemas. Para ganar había que acertar las tres últimas cifras de la cantidad de los asuntos exteriores e interiores. El Bar del Paraíso me fascinaba. los inspectores de paisano. y que habían ganado lo suficiente para dejar de trabajar para los blancos del centro. y a veces invitaban a sus amigos a beber y comer bistecs durante dos o tres días. en telegramas. Les caí en gracia a los hombres de negocios negros. en facturas de la lavandería. sabían que era todavía bastante ingenuo y querían «poner a Red en el buen camino». Las reglas del oficio eran: no confiar en nadie.

A medida que me hundía en el mal. crear industrias. y creo que la mayoría de ellas se drogaban. Era uno de los pocos hombres que vivían allí. Desde el punto de vista moral. Yo estaba en una casa inmensa de Saint Nicholas Avenue. otras eran miembros de una banda de ladrones. el bar era uno de los sitios más respetables de Harlem. en este aspecto. Y cuántas mujeres. casi todo el mundo se veía obligado a hacer contrabando para sobrevivir y casi todos necesitaban olvidar lo que tenían que hacer para sobrevivir. con las blancas de aquellos tiempos de guerra! Mientras sus maridos estaban luchando al otro lado del mar. No se podía poner la radio sin oír hablar de Guadalcanal o de Africa del Norte. que las mismas profesionales. las víctimas negras del sistema. aquellas prostitutas valían mucho más que algunas hipócritas que seducen a más hombres.explorar el espacio. que ante todo pretendían ser esposas y madres. podía ver con mis propios ojos la moralidad blanca. Aprendí los vicios de los blancos de una fuente segura: sus propias mujeres. yo era el único que quedaba en la casa. ¡Cuántas negras rivalizaban. Muchas de las inquilinas eran prostitutas. Algunas hacían contrabando. El universo de traficantes me fascinaba. por puro placer. curar el cáncer. Todos los hombres salían corriendo y. En Harlem. Al vivir en la misma casa que las prostitutas. En aquella casa aprendí más cosas sobre las mujeres que en ninguna otra parte. 86 . llegué a acostumbrarme a ver entrar y salir blancos y negros. iban detrás de los hombres como las prostitutas. hacia las nueve. ellas se acostaban con otros hombres y hasta les daban el dinero de sus maridos. Pero la hora clave era entre las seis y las siete y media de la mañana. La guerra estaba en pleno apogeo. para ganarme la vida. de día y de noche. La policía de Nueva York lo recomendaba a los blancos que buscaban un sitio de Harlem «sin peligro». aun viviendo con su marido y con sus hijos. Un cincuenta por ciento de los habitantes de Harlem vivían en habitaciones alquiladas. Pero en realidad. Pero el Bar del Paraíso no era un nido de criminales: insisto en este punto. al menos de noche. vendedoras de drogas. Y me refiero tanto a las negras como a las blancas. éramos. a satisfacer sus gustos más extraños. sin saberlo. Yo mismo ayudaba a los blancos.

En brazos de una prostituta. ellos necesitan ser hombres. se levantaban todos un poco más temprano y venían en busca de las prostitutas. que tenían de todo y no les faltaba nada. Incluso habían algunos blancos que llegaban en taxi del centro de la ciudad. Las prostitutas decían que muchos hombres tendrían que saber lo que sabe cualquier chulo: el hombre tiene que mimar de verlo en cuando a su mujer para demostrarle que la quiere. Para librarse de la atmósfera tensa que se creaba en su casa y no quedar ridiculizados por su propia mujer.Estos hombres tan madrugadores eran los maridos que salían de sus casas temprano para poder pasar por la Saint Nicholas Avenue antes de ir a trabajar. ¡Qué perversidades! (Yo pensaba que me las sabía todas. Cada mediodía. Me decían que después de los treinta años. Esas mujeres eran tan desagradables y ponían tan nerviosos a sus maridos que les hacían perder la satisfacción de ser hombres. Según las prostitutas. ante todo. era muy fácil hacer perder el juicio a la mayoría de los hombres. pero descubrí muchas más cuando hice de guía a los blancos). Me explicaban cosas muy curiosas sobre las diferencias entre negros y blancos. La mayoría de mujeres podrían conservar a sus maridos si se dieran cuenta de que. Las prostitutas no me ocultaban nada. la mayoría hacen el amor únicamente para satisfacer su amor propio. Las responsables de este movimiento matinal eran las esposas dominadoras que a base de quejarse o de pedir demasiado acababan castrando psicológicamente a sus maridos. pero después tiene 87 . Y ésta era la explicación de lo que pasaba por las mañanas en mi casa. no venían cada día los mismos. Los pobres se quejaban cada día de tener que aguantar los sermones de sus esposas. Naturalmente. y se dejaba cada vez veinte dólares. Lo más curioso es que no se quedaba nunca más de dos minutos. pero siempre venían muchos. El pequeño italiano al que llamaban «Diez dólares al minuto» hacía reír a toda la casa. y al no comprender esta necesidad las esposas hieren cruelmente al amor propio de sus maridos. salía de su restaurante situado en una cava y subía a casa de una prostituta. Estas conocían bien a los hombres: era su oficio. el menos viril de los hombres se cree un tipo extraordinario. sin falta.

Siempre fuera de Nueva York. Cuando volví a la mesa de juego. Me encontré con otros mil contrabandistas por las calles de Harlem. Al menos. Le puse mi revólver debajo de sus narices. Contrabandista No recuerdo bien qué clase de contrabando hice en Harlem durante los dos años siguientes. Empecé vendiendo marihuana en los trenes en una sala reservada para ellos en el sótano de Grand Central Station. Por lo tanto. tal era mi convicción. Se jugaba al pocker y al black . tal como lo hacen los 88 . Las mujeres más difíciles dicen que prefieren a los hombres así: todas las mujeres son. se sienten atraídas por los hombres fuertes. por naturaleza. se presentaron enseguida y me detuvieron. Yo era un contrabandista auténtico. Pero no encontraron el revólver que yo había escondido en un sitio poco común. inepto para toda actividad honorable. sin instrucción. Me colgué el revólver del cinturón en mitad de la espalda. Me ponía en forma. Los polis me dijeron que no volviera a poner los pies en Grand Central Station si no era con un billete en el bolsillo. alguien se había chivado. aquél era mi último empleo ferroviario. Durante los seis o siete meses siguientes me dediqué al robo y a los golpes de mano. Sabía perfectamente que al día siguiente todas las oficinas de personal de los ferrocarriles tendrían mis señas. Dos enormes policías irlandeses. y con la suficiente experiencia y astucia para componérmelas solo y aprovecharme de cualquier circunstancia que se me presentase. En efecto. tuve una especie de presentimiento.ack durante las veinticuatro horas del día.ack y un viejo cocinero del vagón restaurante hizo trampas al repartir las cartas. Y no me cogían nunca.que mantenerse duro. Ya no podía vender marihuana: los inspectores de la brigada de estupefacientes me conocían demasiado. A veces se perdían hasta quinientos dólares. pero no muy lejos. unas verdaderas cabezas de buey. frágiles y débiles. Un día estábamos jugando al black . Todos de poca importancia.

profesionales, con fuertes dosis de droga. Empecé con la cocaína que me había recomendado un tal Sammy. Mi uniforme de calle, si es que puedo llamarlo así, era normalmente un revólver automótico, un 25 de color azul acero, tan pequeño y tan plano que no se notaba. Pero para el trabajo prefería un 32, un 38 ó un 45. Así fue como vi aquellos rostros que palidecían y aquellas bocas que se abrían. Cuando hablaba, la gente parecía escucharme como si estuviera muy lejos de allí y hacían todo lo que les decía. Me drogaba entre golpe y golpe para no ponerme nervioso. Un día que trabajaba con Sammy pasé un buen susto. Alguien debía habernos visto. Estábamos a punto de salir a todo correr cuando oímos las sirenas. Nos pusimos a andar a paso normal. Un coche de la policía frenó en seco. Yo me acerqué y les pregunté por una dirección. Como ellos pensaban que éramos nosotros quienes íbamos a informarles, nos soltaron cuatro palabrotas y se fueron corriendo. No les pasó por la cabeza que unos negros pudieran hacerles una jugada parecida. Nos creían demasiado tontos. Me vestía en los mejores sastres, esos de treinta y cinco a cincuenta dólares. Mi norma era no robar más de lo que necesitaba para vivir. Preguntad a cualquier contrabandista del oficio: os dirá que la avaricia lleva diredamente a la cárcel. Tenía una lista de sitios y situaciones vulnerables en la cabeza y sólo daba el golpe cuando disminuía mi fajo de billetes. Nunca antes. El problema racial de Harlem se agudizaba cada vez más en aquellos años de guerra. La tensión había llegado al límite. Los viejos decían que Harlem no había estado así desde el motín de 1935. En aquella ocasión los negros habían sido excitados por los comerciantes blancos que hacían el gran negocio en Harlem y se negaban a contratar a los negros. Durante la Segunda Guerra Mundial, La Guardia, alcalde de Nueva York, hizo cerrar el Savoy. Según decían en Harlem, quería impedir con esto que los negros bailasen con blancas. Pero nadie obligaba a las blancas a que vinieran. Adam Clayton Powell 1 convirtió esta historia en un caballo de bata1. Pastor negro escogido por Harlem en la Cámara de Representantes de Washington (N.T.).

89

110. Había luchado victoriosamente contra la Compañía Edison y la Compañía de Teléfonos de Nueva Vork obligándoles a contratar negros. Había participado también en la lucha contra la segregación en la marina y en el ejército americanos. Pero esta vez fue vencido. El Savoy permaneció cerrado durante mucho tiempo. Powell era uno de esos «liberales» del Norte que no consiguieron que los negros se acercasen a los blancos. Un día corrieron rumores de que, en el Braddock Hotel, unos policías blancos habían disparado a un soldado negro. VA bajaba por la Saint Nicholas Avenue cuando vi una multitud de negros que corrían hacia la 125th Street. Algunos llevaban muchos paquetes. Un tal Shorty Henderson me explicó lo que había pasado: los negros rompían los cristales de los almacenes y se apoderaban de todo lo que les caía en las manos, de todo lo que podían llevarse -muebles, comida, joyas, vestidos, whisky-. Al cabo de una hora, toda la policía de Nueva Vork ocupaba Harlem. La Guardia y el difunto Walter White, secretario por aquel entonces de la N.A.A.C.P. 1, llegaron en un coche de bomberos provisto de un altavoz. Exhortaban a los negros furiosos, que chillaban y corrían en todas direcciones, a que volvieran a sus casas. Hace poco encontré a Shorty Henderson en la Séptima Avenida. Nos reímos mucho pensando en el tipo al que habíamos bautizado con el nombre de «Pie Izquierdo». El día del motín había entrado en una tienda de zapatos de señora, y entre aquella confusión, había cogido cinco zapatos, ¡todos del pie izquierdo! Nos reímos también pensando en el chinito asustado que había puesto un letrero en la puerta de su restaurante que decía: «Vo también soy de color». Nadie le molestó, al contrario. Su letrero había hecho reír a todo el mundo. Después del motín las cosas se pusieron muy difíciles. Fue una época muy dura para los que vivían del Harlem nocturno, y para los que sacaban sus recursos de los blancos. Durante los años 1920, el dinero de los blancos manaba a raudales. Después llegaba gota a gota. Con el motín, el grifo se cerró del todo.
1. Asociación nacional para el Progreso de los negros. (N.T.).

90

Hoy en día hay muy pocos blancos que visiten Harlem. Hay quizás algunas decenas que vienen a bailar el twist, el frug, el wafusi y otros bailes de moda al Bar del Paraíso. Pero la mayoría de los blancos tienen miedo de venir o Harlem, y con razón. La vida en Harlem ya no es lo que era, ni siquiera para los negros. Los que tienen un poco de dinero lo invierten en algún local del centro de Manhattan, donde tiempo atrás hubieran sido atrapados por la policía. Esto es la «integración». ¡Qué hipocresía! Antes de que un Creso blanco tenga tiempo de abrir un nuevo hotel de lujo en un rascacielos, los negros, que no tienen donde caerse muertos, caen en lo locura de la «integración» y alquilan el hotel para sus «bailes» y sus «congresos». Los cosos se habían puesto ton difíciles que los contrabandistas se vieron obligados a trabajar honestamente y las prostitutas tuvieron que hacer de criadas o de mujeres de la limpieza y limpiar despachos por la noche. Los chulos estaban tan mal que mi amigo Sammy tuvo que unirse a mí. Habíamos escogido un sitio considerado como inatacable. Ya que es precisamente en esos sitios donde los guardias acaban por confiarse y entonces es fócil dar el golpe. Nos encontrábamos en pleno trabajo cuando una bala alcanzó a Sammy. Tuvimos el tiempo justo para escaparnos. Por suerte, Sammy no estaba gravemente herido. Nos separamos: es lo más prudente en estos casos. Fui o coso de Sammy antes de que amaneciera. Su nueva amante estaba allí, una negra española, muy guapa pero muy excitada. Lloraba y explicaba no sé cuántos historias a causa de Sammy. Se tiró sobre mí chillando y con los uñas por delante. Sabía que habíamos dado el golpe juntos. La aparté de mí. No comprendía cómo Sammy no le ordenaba que se estuviera quieta, pero entonces me di cuenta ... vi de reojo cómo Sammy cogía su fusil. Esta reacción de Sammy ante la corrección que le administraba a su amante (a pesar de todo, él y yo éramos amigos íntimos) fue la única flaqueza que le he conocido. La mujer empezó a chillar y se lanzó sobre él. Sabía muy bien que cuando un hombre apunta a su mejor amigo con un fusil es que ya no puede dominarse y va a disparar. Le entretuvo el tiempo suficiente para que yo me apartara. Sammy me persiguió unos cien metros.

91

Con mi reputación podía entrar fácilmente én el tráfico de los números de lotería, el único con el que no se corría peligro en Harlem. Mi nuevo patrón había prestado un servicio a un gangster blanco quien, a cambio, le había ofrecido un empleo de «banquero» durante seis meses en el Bronx. los gangsters blancos organizaban el tráfico por zonas. Tal zona se atribuía a tal «banquero)) durante un tiempo determinado. Mi trabajo consistía en atravesar el puente George Washington en autobús y darle una bolsa llena de fichas con los números de las apuestas a un tipo que estaba esperándome al otro lado. Na nos decíamos nunca nada. Yo atravesaba la calle y volvía a tomar el autobús en sentido contrario. Nunca he sabido quién era aquel tipo, ni quién se quedaba el dinero. los contrabandistas no hacen preguntas. la mujer de mi patrón me admiraba con su sentido para los negocios. Cuando tenía tiempo y ganas, me explicaba muchas cosas. Me hablaba de los «convenios)), de los sobornos distribuidos a los funcionarios, a policías novatos, a los abogados ilegales, de la corrupción en los más altos rangos de la policía y la política. Sabía por experiencia que el crimen no existe sino en la medida en que la ley colabora con él. Me enseñó que, en toda institución americana, social, política, económica, el criminal, el agente de la ley y el político son compañeros inseparables. Fue entonces cuando cambié de apostador. Había estado con el viejo desde la época en que trabajaba en Smal/'s Paradise. le fastidiaba perder a un gran jugador como yo, pero comprendía mi deseo de jugar con alguien de mi propia cuadrilla. Así empecé a hacer mis apuestas con un tal Archie de las Antillas, uno de los peores negros de Harlem. Archie había salido de la cárcel de Sing-Sing poco antes de mi llegada a Harlem. Pero la mujer de mi patrón no le había contratado únicamente porque ya le conocía. Archie tenía una memoria fotográfica; era un as de las apuestas. No anotaba nunca los números, aún cuando se trataba de combinaciones de varias cifras; los guardaba en la memoria y sólo los escribía cuando tenía que entregar dinero al «banquero». Era .el apostador ideal: la policía no le cogía nunca con fichas encima. Un talento como el de Archie hubiera podido servir para algo útil en otra clase de sociedad. Pero Archie era negro.

92

Para recoger a los clientes. Habló con no sé quién y a la mañana siguiente. a quien indicaba esta vez la dirección exacta. daba la dirección del Teatro Apollon de Nueva York. y además. en la esquina -siempre muy frecuentada. Cuando una de sus chicas no podía o no quería satisfacer a un cliente. frecuentaban Harlem clandestinamente. Pero ahora era diferente. donde se le suministraba la «especialidad» solicitada.T. enviaba a éste a otro sitio. Mi número no figuraba en el listín. la patrona me pidió que me quedara en casa al día siguiente por la mañana. Mientras había otros blancos en Harlem nadie se fijaba en sus furtivas idas y venidas. me ponía al volante y le conducía al lugar en cuestión. Un día. Generalmente me mandaba otra vez a la esquina 45th Street y 1. La patrona en cuestión era una especialista. Precaución útil.de Broadway y la 45th Street. Estos. Por eso la «jefa» del burdel me ofreció un empleo de «guía» para proteger sus florecientes negocios. le había hecho un favor a un amigo suyo. Vigilaba a los coches que pasaban e identificaba enseguida. que me enseñó otro aspecto de Harlem nocturno: el mundo cerrado en el que los negros complacían a los blancos en sus más extraños placeres. me colocaba enfrente del Astor Hotel. con traje oscuro o impermeable y una flor blanca en la solapa. temían la cólera recientemente desatada de los negros de Harlem.). antes de mediodía. éste conducido por un negro. Bares en los que se bebía alcohol clandestinamente en tiempos de la Ley Seca (N.Una vez conocí a la «jefa» de un burdel. Cuando había terminado telefoneaba a la matrona. en cambio. Si el blanco llevaba coche. al del blanco de mirada ansiosa que buscaba a un negro un poco rojizo. antes de que se detuviera. vinieron a instalarme el teléfono. Era muy difícil obtener un teléfono durante la guerra. Si venía en taxi. pues algunos taxistas eran policías. generalmente a un apartamento de Harlem. Los motines habían inquietado a tan difíciles clientes. A los blancos que había conocido hasta ahora les gustaba mucho que les vieran con negras en los night clubs y en los speakeasies 1. 93 . En el Apollon tomábamos otro taxi.

La mayoría de las veces ignoraba el nombre de los clientes. Magnates. sino sus padres. fuerte como un toro. Se deslizaban hasta allí furtivamente y dejaban caer sus máscaras asépticos. Muchos clientes ocupaban puestos de responsabilidad: 94 . Nunca tuve que esperar más de cinco minutos delante del Astor. acompañando a unos diez clientes al sitio donde podían ver. los blancos de sesenta y hasta setenta años. Personalidades de Hollywood y del teatro. hacer. Gracias a las propinas. Ella se engrosaba el cuerpo con uno cremo que le volvía lo piel más negra y más brillante. No habían tenido aún tiempo de recuperarse que yo me esperaban de nuevo en lo esquina de 45th Street y Broadway poro que volviera o llevarles 01 mismo apartamento poro postrarse de rodillos. dignos e importantes que llevaban en el mundo blanco. Esos hombres podían permitirse el lujo de gastar sumos enormes poro satisfacer sus extraños apetitos durante dos. tres o cuatro horas. Sabía circular de manera que no llamase la atención de la policía secreta o de la de uniforme. describir o inventor con tal de que pagase. Y. absolutamente todo lo que deseaban. Azotaba o los viejos hasta hacerles sangrar y hacía uno fortuna a sus espaldas. eran los clientes de más edad los que pedían esto clase de tratamiento. Ero uno de los principales atracciones de mi circuito. Usaba unos látigos pequeños de esparto. Harlem ero su escondrijo. a veces bastante elevadas. Por extraño que parezca. Yo les conducía o un sitio donde uno chico enorme. No eran estudiantes del/vy League. musculado como un descargador. Ricos. Políticos de primer rango. les suministraba esta especialidad. Personas importantes que estaban de paso en Nuevo York. nadie expresaba sus opiniones. Personalidades mundanos. Algunos clientes querían ser azotados. Grandes vedeHes. o sus abuelos. Los clientes llegaban siempre a la hora fijada. Pero en esos bajos fondos. contrabandistas. hombres de una cierta edad. negro como el carbón. u hombres más que maduros. o dejarse hacer. Se suministraba 01 cliente todo lo que podía nombrar. había llegado a ganar hasta cien dólares en una noche. naturalmente.Broadway. el reino del strip-tease. Algunos incluso me pagaban un suplemento poro que fuera a verlo. suplicar y pedir gracia boja el látigo.

la lesbiana me explicó que se había especializado por casualidad. Proporcionaba hombres negros a las ricas blancas. Todos esos blancos expresaban explícitamente su preferencia por las negras: «iCuánto más negras sean. Conocí a otra patrona de burdel que también me ponía en contacto con las blancas. Dejó el instituto de belleza y se dedicó a dirigir sus asuntos por teléfono. se quejaban de la impotencia sexual de sus maridos: y ella les explicaba que había «oído hablar» de experiencias con negros. Ella trabajaba entonces en un instituto de belleza del barrio residencial blanco. acabó concertando citas entre ellas y los negros de Harlem que conocía. 95 . yeso que las había en diversos sitios especializados. ejercían influencia y tenían autoridad sobre los demás. no vi nunca que un blanco tocara a una prostituta blanca. Yo la había visto ya otras veces con su amiga rubia en los bares. mejorl».daban consejos. alguna vez. Era imposible adivinar. las clientes la recomendaron a sus amigas. los encuentros tenían lugar en su propio apartamento. llegué incluso a acompañar a algunas blancas a las que sus maridos llevaban a ver este espectáculo. siempre en compañía de jóvenes negros. me quedaba un rato charlando con ellas. lo que más reclamaban los clientes era el espectáculo de un negro haciendo el amor con una blanca. Habituada a Harlem. que les llevara cigarrillos. Hablaba como un carretero. que lo sabía muy bien empleaba las mujeres más negras que podía encontrar. la patrona del burdel. Cuando iba. Viendo que tal perspectiva excitaba a las clientes. si no se estaba al corriente. sexualmente hablando? A veces. ¿Significaba esto que los blancos querían ser testimonios del acto que más temían. Durante todo el tiempo que viví en Harlem. Se había dado cuenta de que también las blancas preferían a los negros. que lo que aquella mujer quería era reclutarles para su negocio. Era una lesbiana guapísima. Veía que sus clientes blancas aburridas. Vivían en un hotel del centro y me pidieron. Una noche les dí marihuana a ella y su amiga y me dijeron que era la mejor que habían fumado en su vida. Dentro del género exhibicionista. y vivía con un negro. conocía negros a los que les gustaban mucho las blancas. Después alquiló tres estudios para esta clase de citas.

El portero telefoneaba 01 apartamento. Y sobre todo los blancos de lo «alto sociedad».. escogen uno llave cualquiera y posan lo noche con lo mujer que posee otro idéntico. Se llamaba Hymie. negro. Como algunas clie"ntes querían recibir o los negros en sus casas. James)) y los «recaderos» negros subían por la escalera de servicio y «entregabam) el artículo encargado por las privilegiadas de Manhattan. ni siquiera en los ghettos. No sé exadamente por qué. Al coba de un tiempo encontré un trabajo en el centro. no sienten tampoco ningún cariño por las blancas con quienes se acuestan (Yo tampoco lo sentía por Sophia que venía o Nuevo York codo vez que se lo pedía). en grandes edificios de lujo con porteros vestidos de almirante. Y los negros por su porte. que podía fumarme treinta gramos de golpe. El blanco puede ir hablando de lo «inmoralidad)) de los negros. Las clientes vivían en los barrios «chics)). Abandoné mi empleo de «guío)). Estaba ton drogado. ni moreno. Yo no me bastaban los bastones del tamaño de uno cerillo. a una hora establecida de antemano. ni rojizo. Pero sobre todo. con los ojos vendados. Hoce poco me hablaron de grupos de parejos jóvenes que se reúnen alrededor de un sombrero. la cliente respondía: «¿Quién es? Hágale subir.Tú no servirías ni poro un coso de urgencio-. Nunca he oído hablar de orgías de este tipo en los ambientes negros. La sociedad blanca abre fácilmente sus puertas a un negro si se presenta como un criado. o seo. Me quería mucho porque le había hecho un favor. Quizás estaba yo harto de traficar. A veces fumaba opio en compañía de amigos blancos. adores que vivían en el centro. la lesbiana pensó en montar un servicio de «entrega)).Tu piel es demasiado blanco. Pero esas mujeres tenían a los negros el mismo respeto que tenían los blancos a los mujeres negros que utilizaban desde los tiempos de lo esclavitud. Casi todas las clientes especificaban «un negro negro)) ya veces uno de verdad. . Los maridos ponen los llaves de su coso en el sombrero. Se dedicaba o comprar 96 . me dijo. pero no hoy ser más inmoral en lo tierra que los blancos. y después. Me drogaba tonto que viví en un mundo de sueño. Prefería ir o los night clubs y drogarme con mis compañeros. me entregué o lo marihuana. Mi nuevo patrón ero un judío.

Un día estuve esperando a Hymie en el sitio en que habíamos quedado. Corrían rumores de que alguien del «interior» se había chivado. Y creo que hice de todo. después organizaba una fiesta de reapertura con banderas y hasta con un proyector. Pero mi principal tarea era transportar el alcohol clandestino que Hymie suministraba a los bares que él mismo había vendido después de haberlos renovado.bares y restaurantes destartalados que reformaba y decoraba. Los cristianos no nos quieren ni a ti ni a mí. Iba con otro tipo en un coche hasta Long Island donde los traficantes de alcohol tenían su barrio general. sería todavía peor tratado que los tuyos. El nuevo bar o restaurante se llenaba enseguida hasta los topes. Pero un final de semana ocurrió algo que puso fin a todo este tráfico en Long Island: La State Liquor Authority acababa de ser acusada de corrupción. Comprábamos el whisky en bidones de 5 galones. El letrero «nueva dirección» atraía a la gente. Odiaba a los judíos que habían modificado su nombre. Hymie me pagaba bien: a veces hasta doscientos o trescientos dólares a la semana. y a mí me gustaba escucharle. 97 . Si el judío no fuera más astuto que el cristiano. llenábamos las botellas y las entregábamos según las indicaciones de Hymie a los diferentes bares. A veces Hymie volvía a vender el local a los ocho días de haberlo comprado. Recitaba los nombres de estos criminales escupiendo en el suelo y contrayendo los labios en señal de desprecio. Le gustaba mucho hablar. con un gran beneficio. de ocho días de edad y originario de Long Island. La mitad del tiempo hablaba de los judíos y de los negros.Red. yo soy judío y tú eres negro. No vino. decía. Hubiera hecho cualquier cosa por él. Mucha gente pretendía que reconocía su marca y que no había otra. . pero eran incapaces de distinguirla de nuestro whisky clandestino. Algunos eran gente famosa de los que nadie sospechaba que fueran judíos. sobre todo a los judíos que buscaban night clubs en los que invertir dinero. Nos llevábamos las cajas de botellas vacías de whisky clandestino que nos tenían guardadas en los bares que suministrábamos. Hymie me quería y yo también.

en un sentido -muerto interiormente-. Cogido en la trampa Llamaron a lo puerta. Sammy se inmovilizó. Había dado realmente en un buen número. Tenía un miedo horroroso. me pregunto cómo me las he arreglado para estar todavía vivo. Archie me había pagoda trescientos dólares. 98 . . Sammy. Pero durante todo este período de mi vida. esperando comprobarlo después en la lista de los apuestas. que estaba tumbado en la cama con pijama y bato puestos.¡Red! Dame mi dinero. Sólo que. Un 32-20 es un revólver muy curioso. me había pagado. . Es mayor que un 32 y menor que un 38. He oído decir que lo arrojaron 01 mar.Nunca más he sabido de él. A veces. le dijo Archie. en aquella época.¿Qué? Explícate. preguntó quién ero. No podía creerlo. yo estaba muerto. Estaba tan aturdido que mi cerebro y mis labios no llegaban o formular uno solo palabro. «Archie. «¿No tienes mi dinero?». a pesar de todo. No ero lo primero vez que me encoraba con un negro peligroso. Sammy escondió debajo de lo cama el espejo de afeitar en el que quedaba todavía un poco de cocaína y yo abrí la puerto. Dicen que Dios protege a los imbéciles y a los bebés. Y ahora pretendía que había mentido cuando le dije que había ganado. El 32-20 me apuntaba. Había visto de reojo la mano de Sammy que se deslizaba boja la almohada en la que guardaba siempre su 45. «Debería atravesarte la oreja con una bala».¿Estás loco o qué? Hablaba deprisa. . y no sabía nadar. no lo sabía. tú que te las das de tan astuto ¿habrías pagado o alguien que no hubiera ganado?». He pensado muchas veces que Allah me protegía. Aquello tarde. Volvió a mirarme. Era Archie el de las Antillas. los trescientos dólares. pero poro atreverse con Archie había que desear la muerte. cuando lo pienso.

Tenía que ir a todos los sitios a los que iba normalmente. disimulándolo con la mano. Tenía todavía doscientos dólares. Archie sabía que algunos traficantes jóvenes se hacían famosos poniendo en evidencia a los viejos. Estaban acabados. Sammy me habría prestado lo que me faltaba. nos sería imposible. volvernos atrás. Me habría prestado miles de dólares ya que cobraba el diez por ciento de interés. ponte esto en el bolsillo». Todo Harlem esperaría nuestro encuentro. Yero posible que la cosa acabase con la muerte para uno. los jugadores que se drogan se dejan dominar muchas veces por los «apostadores».Debí sacudir la cabeza. Un traficante no puede soportar que le digan que alguien le domina. están tan embrutecidos que son incapaces de demostrar que han ganado cuando alguien se lo niega. . Y si él no hubiera podido. No podía desaparecer de la circulación. Si no me 99 . Si hubiera sido ésto lo cuestión. No era un problema de dinero. En la jungla de los traficantes amor propio y honor . y arreglándoselos poro que todo el mundo se enterara. sus amigas hubieran reunido la suma en un momento. Empecé a preguntarme si Archie no tenía razón. Me lo puse en el bolsillo y salí. Sammy me dio su 32. El problema era lo situación en que nos encontrábamos los dos. la gente es capaz de engañar a su propio hermano. Mis revólveres estaban en cosa. tenía lo mente ofuscado (este estado es típico en los drogados). y la cárcel o la silla eléctrica para el otro. tanto al uno como al otro. Me detuve un momento en lo esquina. Cuando el barrio se enterase. no sólo no puede dejarse dominar sino retroceder ante una amenaza. yo sabía perfectamente que defendería su reputación explicando a todo el mundo que me había amenazado. Archie creía que yo intentaba hacerle una jugaba de ese tipo. Por mi parte. Una vez se enteró de que estaba en un aprieto y vino a verme. Me alargó el dinero que no le había pedido y dijo: «Toma. Era el clásico atolladero.son palabras sagradas. El mismo Archie me lo habria prestado si se lo hubiera pedido. Conocía personalmente a una decena de traficantes que se habían ido de Nueva York porque les habían amenazado. Y lo que es peor.Te doy hasta mañana al mediodía. En esta jungla de Harlem. pasar por un cobarde.

Sus palabras me sobresaltaron. Desde aquella noche no me he puesto. . Me insultaba amenazándome con su revólver. el valor que me daba la cocaína. pensé. Yo tengo sesenta años. para la galería. . en Harlem. ni me pondré nunca. Ninguno de los presentes sabía que yo no había matado nunca a un hombre. Me quedé en el bar como un imbécil. Fui un momento al lavabo para tomar un poco de cocaína que me había dado Sammy. sabían que era capaz de hacerlo. En el mejor de los casos irás a la cárcel. Archie debió leer en mis ojos.había equivocado de números. de espaldas a la puerta. Me acordaba perfectamente de los números que había jugado. Se oía el tocadiscos automático desde el fondo de la sala. Palpé mi 32 que colgaba de mi cinturón. Esperaré a que se dé la vuelta y le dispararé en la espalda. Quizás por esto estaba drogado. Poco después me encontré cara a cara con él. y le dije que sí.se quedó inmóvil. Quería hacer su pequeña demostración en público. Pero aquel día fue una buena solución. pero todos los que me conocían. Dejó de insultarme. Todo el mundo -camareros.Voy a matar a Archie. He estado en·Sing-Sing. Soy viejo. Red. Tenía mi revólver. pensando en Archie. clientes. yo mismo incluso. 100 . Mi vida está acabada. Ella no tenía la más mínima idea de lo que pasaba: me propuso ir a un bar al que yo iba a menudo. A la primera copa estaba ya tan borracho que la envié a su casa en un taxi. de espaldas a una puerta. le había dicho a Archie que me los combinara con un tercero. He pensado a veces que Archie sólo quería asustarme para salvarnos el pellejo a los dos. Tú en cambio eres joven. con el vaso en la mano. Era la primera vez que veía a Archie borracho. porque estoy seguro de que si hubiera visto entrar a Archie le habría matado. Pero voy a hacerte reflexionar. estás perdido. Al salir de allí decidimos ir a tomar la última copa. el de la Marr-Cheri. ¿Pero cuál? ¿Dónde me había equivocado? llevé a una chica al Onyx Club donde actuaba Billie Holiday.Crees que vas a matarme el primero. Yo sabía que era otra cosa: la droga. Todos los traficantes se drogan antes de dar un golpe. Si me matas. Pero no estaba borracho de whisky.

Cien. Sólo una expresión podría definirlo: la ausencia del tiempo. La lesbiana y su amiga me ayudaron a acostarme. tenía que hacerlo esta vez también. Me ayudó a liar los cigarrillos. A la menor alarma. Era la lesbiana blanca que me pedía que le llevara cincuenta dólares de marihuana. dispararía. En un bar por poco le parto la cara a un traficante muy 101 . Archie no salía. Sabía que necesitaba estar drogado. todas distintas. Archie». lo llevaron al fondo del bar. El se dejó llevar. Volví muy torde a Horlem. Llevaba el revólver cargado. tenía la impresión de que la cabeza se me iba en dos direcciones opuestas. Pasaron por delante de mí mirándome burlonamente. pistola en mano.. Durante las horas que siguieron absorbí una cantidad inimaginable de droga. Llamé a la puerta de mi vecino.Los amigos de Archie se acercaron a él llamándolo suavemente «Archie. Nadie quería encontrarse en la trayectoria de la bala. Volví al centro para entregar la mercancía. Prefiero no pensar en el aspecto que tenía cuando llegué al hotel. Me tomé unas cuantas tabletas de bencedrina para estimularme un poco. Me despertaron por la noche. Descendí lentamente de mi taburete. Tuve sensaciones indescriptibles. Sonó el teléfono. Lo alejaron. Pero no pasó nada. Pero el opio me daba sueño. Noté que los que me conocían se alejaban de mí fingiendo que tenían trabajo. Al día siguiente tampoco. durante unos cinco minutos. Yo seguía bajo los efectos de la droga. Entonces me fui. Caí atravesado en la cama y me quedé dormido. Media hora duraba ocho días. Las dos drogas trabajaban simultáneamente. Se me veía muy bien desde el interior. Todo el mundo estaba al corriente. Tomé un taxi y me fui a casa a fumarlo. El actor me dio opio. Siempre se los llevaba. Deberían ser las cinco de la mañana cuando desperté a un actor blanco que conocía y que vivía en el centro. El último plazo de Archie había acabado después de mediodío. Un día duraba cinco minutos. Mientras lo hacíamos nos pusimos a fumar. un traficante que me proporcionaba marihuana en bruto a crédito. Esperé fuera.. dejé un billete sobre el mostrador para el camarero y salí sin volverme.

Red. ya que no habían encontrado nada. Al otro lado de la acera estaba aparcado el coche patrulla en doble fila. Y yo también. Avanzó lentamente persuadido de que yo estaba armado. les dije. no andaría por aquí. o lo bastante astuto. Iba por la Saint Nicholas Avenue cuando oí el claxon de un coche. Con mucho cuidado. Me ordenó que saliera delante suyo. con la radio encendida. Las cosas se ponían cada vez más difíciles para mí. -=:. Pero aquel día me di cuenta de que las cosas habían cambiado. Al ver mis manos vacías se tranquilizó un poco. Acababa de pasarle el arma cuando entró un policía al que yo había visto antes por allí. Volvió al ataque. Tenía la mano sobre la culata. me dijo.Dicen que estás armado. Había otro policía esperando. Red. Menos mal que les dije que había tirado el revólver. Ni siquiera me habían detenido. Le hice señas a un traficante que estaba al otro lado del bar. Durante cuatro años había sido lo bastante afortunado. palpándome sistemáticamente. me hubieran llevado a casa y lo que tenía allí me hubiera valido más años de cárcel que diez pistolas juntas .aQué buscan? les dije. . Sabía que bastaría un estornudo para que me disparara. me dijo el policía que había entrado al bar. Había caído en la trampa. Obedecí.¡Compatriota! Me volví en seco. . Pero he tirado mi revólver al río. Para mis oídos fue como un disparo de fusil. para librarme de la cárcel.Saca la mano del bolsillo. ¡Era Shorty! 102 . No podía pensar que fuese para mí. si no.. Estaba al corriente como todo el mundo.. Red. Estuve a punto de disparar. Volví al bar. Mi sexto sentido me dijo que haría bien deshaciéndome del revólver. con el cuchillo en la mano. Nunca me había ocurrido nada grave de vérdad. . La gente se detenía a mirarnos.Lo estaba. Me registraron entre los dos.joven y enclenque que se hobía abalanzado sobre mí. Iba a dispararle cuando alguién le apartó y le hizo salir. y ellos hubieran ascendido. . en varias trampas. .Yo en tu lugar.

Le expliqué de qué se trataba. Subí a su coche. que había sido siempre tan conservador. La madre de Rudy era italiana. le cogiera como a un paquete. Me propuso entonces que nos asociáramos con un amigo suyo que a mí me gustaba mucho. Shorty le había pedido el coche a su pianista y había quemado kilómetros hasta Nueva York..¡Shorty de Bastan! Por poco se muere de miedo. Rudy iba una vez por semana a casa de un rico y viejo aristócrata. me di cuenta de que tenía que hacer algo para vivir. Shorty se quedó de guardia a la puerta de mi apartamento mientras yo recogía los pocos objetos que quería conservar. Ni siquiera sabía nada sobre esta clase de trabajo.Shorty. Hablé con Shorty. Yo estaba loco de alegría.. polvos de folco. Cuando le hablé de lo que llevaba entre manos -desvalijar casas. se desnudara él también. Después me explicó que no paré de hablar durante todo el trayecto. que le pagaba para que le desnudara. Aparte de esto. Me explicó que Sammy le había telefoneado para decirle que yo estaba en un apuro y que él podría sacarme de allí. me sorprendió por lo deprisa que aceptó. Rudy decía que esto hacía feliz al viejo. y le empolvara de pies a cabeza con . Primero le hice aceptar mi convicción (de la que él mismo era una prueba irrefutable) de que sólo los imbéciles creen que se puede conseguir algo trabajando. su padre negro. Me dejé llevar. Atrapado Después de un mes de «hacer el muerto». le colocara encima de la cama. un verdadero pilar de la sociedad de Boston. se había encontrado un empleo que me traía muchos recuerdos. Era bajito. tenía el aspecto de buen chico y trabajaba regularmente para una agencia que le hacía hacer de camarero en las porties de la alta sociedad. 103 . Había nacido en Bastan. de piel clara. Y nos pusimos en camino. Shorty no había dormido desde hacía treinta y seis horas. un tal Rudy.

Un buen equipo de ladrones tiene siempre lo que se llama una «antena». cuando le pusimos al corriente. la mejor manera de salir. Pero yo no quería precipitarme con los ojos cerrados en ese asunto. y querían tener «sensaciones» nuevas. e incluso conocer. . que habían pasado de la edad de las relaciones sexuales normales. o matarlas. Le bastaba con dejar trabajar su imaginación. todos los ladrones tienen su especialidad: unos entran sólo en los apartamentos. criadas. aparentemente ocupado. camareros. otros en los hoteles. hay varias subdivisiones: ladrones de día. Y si después te cogen. También se necesita alguien que examine la disposición de los locales. Los hay que únicamente se interesan por las cajas fuertes. Como trabajaba en casas buenas podía hacer un cálculo del botín y estudiar los lugares mientras circulaba. ladrones de noche (a las horas en que la gente va a cenar o al teatro). Como en Nueva York. eran hombres de alta sociedad. Rudy dijo que en Boston no habían casas especializadas como en Harlem. la policía no cuenta con testigos visuales. La antena es quien busca los lugares interesantes. Mi experiencia y los profesionales. Rudy estaba calificado en ambos terrenos.. Rudy habló de un viejo blanco que pagaba a una pareja negra para que hiciera el amor delante suyo en su cama. En la categoría residencial. Si se ejecuta correctamente. otros en las tiendas o en los almacenes. a las víctimas. etc. Otro era tan «sensible» que se contentaba con quedarse sentado en la habitación contigua a la que se encontraba la pareja. con su chaqueta blanca.¿Cuándo empezamos? dijo entusiasmado. que encuentre la manera de entrar. ladrones de después de medianoche. Sólo había blancos ricos cuyas extrañas pasiones eran saciadas por negros que iban a sus casas disfrazados de chóferes.. Había que evitar encontrar. También es importante limitarse a un solo sector. etc.Yo les expliqué a él y a Shorty algunas de las cosas que había visto. el desvalijamiento de casas ofrece las mejores posibilidades de éxito y un mínimo de riesgos. así no hay tanto peligro de tener que atacarlas. Cualquier policía os dirá que hay muy pocos ladrones que 104 . o al menos él no las conocía. me habían enseñado la importancia de planear bien las cosas.

Hubiera sido difícil hacerle trabajar de día aun en casa de un millonario que se hubiera dejado la puerta abierta al ir a desayunar. ~os enviaría a su representante. «Un enorme negro rojizo de un metro noventa de altura» es algo que se ve a simple vista. En cambio. Al día siguiente. Hacía todo lo que yo le decía. Nos pusimos de acuerdo en un sistema: nuestra «pantalla» no trabajaría nunca directamente con nosotros. Tuve la suerte de encontrar una excelente «pantalla». y con nadie más. yo tenía que advertir al representante. tenía varios garajes y algunos almacenes en Boston. Sabía que a la mayor parte de los ladrones no se les descubre con las manos en la masa. las blancas podían ser invitadas en cualquier sitio. Rudy no trabajaba en muchas casas. Pensé que sería mejor contar con la ayuda de dos blancas. que estaría en contacto conmigo.arecía que hubiéramos estado juntos cincuenta años. Sophia y yo. El marido de Sophia estaba ausente en aquel momento. Yen esos barrios residenciales. un negro que vaya observándolo todo llamaría la atención. un ex-presidiario. Y Rudy esperaba con impaciencia ponerse manos a la obra. por dos razones.trabajen fuera de sus horas habituales. Mi amigo Jumpsteady era un especialista del robo nocturno en los apartamentos. eliminaría todo lo que pudiera identificarlos. En cierta manera. Ninguno de ellos habría dejado su parte. y él me indicaría en qué garaje o almacén podíamos guardar el botín. Yo era contrario al robo diurno por una razón muy simple: se me veía demasiado. darle una idea de lo que íbamos a coger. formábamos una familia. Antes de dar un golpe. el representante examinaría los objetos robados. Pero Shorty se había hecho muy amigo de la hermana de Sophia. 105 . había ido a la costa del Oeste. corríamos todos los mismos riesgos. Las dos se adhirieron con gran entusiasmo. dentro de poco nos quedaríamos sin recursos. Sophia no me preocupaba. p. Una vez el asunto concluido. y su hermana hacía todo lo que ella le decía. y llamaría a la «pantalla» que diría el precio. No me gustaba demasiado la idea de tener a tantas personas mezcladas en el asunto. Además de sus negocios ilícitos. Me preparé minuciosamente. sino en el momento en que tratan de vender el botín. La organización debía ser perfecta.

al trabajo.. de la que podíamos entrar o salir a altas horas de la noche. etc. La «pantalla» en cuestión pagaba siempre con unos billetes nuevísimos que crujían en los dedos. me senté deliberadamente en una cama. Rudy y Shorty me suplicaban: «j . les dije.. Apreté el gatillo..si debían precipitarse sobre mí. Shorty y Rudy se pensaban interiormente -estoy seguro. .Voy a hacerlo otra vez. Sólo los tres hombres. Red . dónde estaban colocados. Me miraban todos con la boca abierta. volví a poner una y me apunté el coño a la sien. Oímos el segundo c1ick. Inspeccionarían la mayor parte posible de la casa sin llamar la atención.. En nuestra primera reunión en Harvard Square preparamos los golpes. Ellos me miraban. . Psicológicamente. aquellos billetes tan nuevos en nuestros bolsillos hacían un efecto extraordinorio. dije. Excepto en caso de necesidad. estudiantes que hacíon encuestas. las chicas no entrarían en el asunto. lejos de ellos. Nos indicarían después los objetos de valor que habían visto. Para ver las posibilidades de cada casa. . y nos harían una composición de lugar. Apreté otra vez el gotillo.. Era una planta baja. Y ohora. las chicos se harían pasar por vendedoras. Pero él debería tener otras razones. Me suplicaron que lo dejora. Necesitóbamos un punto de reunión fuera de Roxbury. contrariamente a los negros. Después de esto.el representante me citaría y me pagaría la mercancía robada al contado. Las chicas estaban histéricas.Voy a ver si tenéis nervio. Era astuto. no tuve nunca ningún problema con los 106 . Basta!». Mientras hacíomos nuestros planos.Hago esto para demostraros que no me da miedo morir. De repente soqué el revólver y vacié todas las balas. sin llamar la atención. Todos oímos el c1ick.. Las chicas alquilaron un apartamento en Harvard Square. ellas podían ver antes de decidirse el apartamento que mós les convenía. Uno de ellos se quedaría de guardia en un coche con el motor en marcha...

Si era un cerrojo de seguridad. No hicieron nunca alusión a este incidente. Sophia estaba intimidada. Recibimos las felicitaciones de la «pantalla». Para Navidad teníamos también nuestros Reyes. Nuestro primer robo tuvo lugar aquella noche en casa del viejo blanco que pagaba a Rudy paro que lo empolvara. pasando por la escalera de incendios o por el techo. íbamos directos a los objetos codiciados. Su hermana por poco me llamó «señor». bolsos y joyeros que encontrábamos. 107 . Con Shorty y Rudy ya no era como antes.miembros de la banda. A veces las crédulas señoras mostraban todas sus riquezas a las chicas. podíamos robar sin ni siquiera haber examinado las casas antes. Si las persianas estaban bajadas. Desplazándonos muy rápidamente. Me tenían miedo. cogíamos los vestidos. y a nuestros linternas. si no había luz. Creían que estaba loco. no hay duda. o que la gente se pusiera a respirar fuerte. en el mayor silencio. abríamos con una llave maestra. Si los propietarios no estaban en casa. No pudo ir mejor. con ellos estaba todo hecho. La gente dejaba regalos por toda la casa. A veces las víctimas estaban durmiendo en su cama. y una recompensa todavía más concreta: billetes nuevos que crujían en los dedos. empezando a trabajar un poco pronto. las chicas examinaban los barrios buenos. éramos Shorty y yo los que hacíamos el trabajo y Rudy se esperaba en el coche preparado para ponerse en marcho. nos arriesgábamos a entrar. Entrábamos sin zapatos en su habitación. Muy pronto hicimos una ciencia de aquello. empleábamos una palanqueta o uno ganzúa. O bien entrábamos por lo ventana. En general. Teníamos una debilidad por los que roncaban. El viejo le explicó después a Rudy que un ejército de detectives habían examinado la casa y llegado a la conclusión de que nuestro robo era obra de una banda que trabajaba en Boston desde hacía un año. los robos no duraban a veces ni diez minutos. como sombras. billeteros. Pero en realidad ¡qué fácil! Esperábamos. A veces. sólo para oírles exclamar «¡Oh!» o «¡Ah!». relojes. El robo en estas condiciones puede parecer muy atrevido. Y sacaban más dinero del banco que de costumbre. si nadie abría cuando las chicas llamaban a la puerta. Gracias a los dibujos que ellos nos proporcionaban. Todo fue sobre ruedos.

En Bastan habían muchos robos en marcho en aquel momento. Los kilowatios cuestan menos que los objetos de volar. Durante todo un período. esos tapices valen uno fortuna.Si queréis que no os roben. Uno vez nos libramos de uno bueno. y oír el menor ruido. uno de los mejores. no se atreverá o entrar. Shorty continuaba tocando con su orquesto. El ladrón. Se acercó o nosotros y posó de largo. Lo ideal. Todos los ladrones soben que su «pantalla» les robo más de lo que ellos mismos roban o sus víctimas. Pero yo sabía que o un blanco le es difícil imaginar que un negro puedo ser más fuerte que él. He sospechado siempre que lo «pantalla» los volvía o vender o sus antiguos propietarios. pero se veía que nos 108 . Ton solo se paseaba. apareció en lo esquino un coche de policía. en Roxbury. cómo se iba o tal sitio. Cogimos tontos cosos que pudimos descansar por un tiempo. pues 01 posar se habían dado cuento de que éramos negros. tartamudeando. es lo luz del cuarto de baño. le hice señas o Rudy poro que se parara. que lo sobe. No éramos nosotros sólos los únicos que trabajábamos. Antes de que los policías usaron el intermitente. y el asiento de detrás lleno de mercancía. Pero luego vi por el retrovisor que daba lo medio vuelto. mientras nosotros nos íbamos o los nuestros. Imposible saber lo que nuestro «pantalla» se metía en el bolsillo. vaya doras un consejo: dejad siempre uno luz encendido. Me acuerdo de uno que nos aportó miles de dólares. Lo «pantalla» nos indicaba o veces un buen botín. Les pregunté. Rudy no se perdía ni uno solo sesión de polvos de talco con su viejo señor. Acabábamos de subir 01 coche. Y es también el método más borato. nos especializamos en tapices orientales. Seo como seo. y los negros no tenían nodo que hacer por aquel barrio o esos horas. Hice lo mismo comedio que lo otro vez: solí del coche. como si fuero un pobre negro que se ha perdido. Me dieron lo información y se fueron o sus asuntos. íbamos los tres hombres delante. ni uno velado mundano. En ese mismo momento. Nadie estaba 01 corriente de nuestros actividades. Es lo único habitación en lo que puede haber alguien o cualquier hora de lo noche. Todo iba bien. y me dirigí 01 coche patrullo. Lo situación ero bastante delicado. Sabía que los policías nos dirían que nos detuviéramos.

los dos éramos muy prudentes. Sophia. . la gente podría atestiguar que yo estaba allí a la hora del robo aproximadamente. me di cuento de que lo « voz de lo calle)) ero efectivo. helio».iban bien las cosas. Sabía muy bien que el teléfono era para mí. helio. Pero ningu- 109 . No está bien criticar a los demás.¿Y por qué no me lo has dicho? Me respondió con un insulto. me dio o entender que no me podía tragar. solía del night club poro volver enseguida una vez terminado el trabajo. había dos inspectores negros en Boston. Cuando volví a Roxbury. poro fumar marihuana y escuchar un poco de música. Turner. Nos encontrábamos en casa de Shorty. En aquella época. pero tengo que decir que Shorty estaba tan obsesionado por su amiguita que cuando apagábamos la luz subía la persiana paro ver su carne blanco a lo luz de los faroles. Sabía que estaba esperando que yo empezara. Sophia me telefoneaba a las horas convenidos. «Helio. los negros no daban nunca informaciones muy precisos. Incluso las noches que íbamos o robar. iba muy a menudo a un night club de Massachusetts Avenue: el Savoy. A primeras horas de la noche. A veces venían a vernos. que no quiso arriesgarse con una voz desconocido colgó el teléfono. El teléfono sonó en lo cabina en el mismo momento en que Turner hacía su entrada. inspector o no. Vio cómo me levantaba. Dijo que sí. y esa «simpatía)) era recíproco. Todo el mundo sabía que yo estaba armado. Los dos sabíamos que queríamos matarnos el uno 01 otro. antes de empezar o trabajar. Cuando la policía les interrogaba. en Roxbury. o en el apartamento de Harvard Square. Y él no era tan tonto como para no comprender que no dudaría en dispararle. las chicas lucían las pieles y las joyas que se habían escogido. mirándome fijamente. le oí decir.¿No era para mí esa llamada? pregunté a Turner. Así. . Cuando cambió de propósito. Hablaba de lo que iba a hacerme y yo le hice saber por la «voz de la calle)) claramente mi respuesta. pero entró en la cabina y respondió en mi lugar. uno de ellos. si fuera necesario. Aquello noche estaba en el Savoy a lo hora de siempre.

La droga se había convertido en el eje de mi vida. Es la ley. sino el mejor amigo de su marido. Después se alejó. ¿no sabes que si juegas comigo entrarás de verdad porque te verás obligado a matarme? Turner se quedó mirándome. Pero la cocaína me hizo levantar. Hubiera podido hablar después con Sophia. tú que tratas de entrar en la historia. Y si.estaba drogado como siempre y fui a un nighf club.Oye Turner. Supongo que no estaba preparado para entrar en la historia.no quería cometer una torpeza. podía hacerla volver al sitio de donde habían venido hasta el día siguiente. Es un principio: no preguntar nunca nada en esa clase de situaciones. aquella noche no pude aguantarme. Red». Una noche que no trabajábamos -al día siguiente de una buena pesca. acompañadas de un blanco. Habían hecho el servicio militar juntos. ponía una cara que no me gustaba nada. No sabía quién era el blanco. y basta. . Trata de evitar lo inevitable el mayor tiempo posible. Todavía hoy no entiendo cómo pude cometer semejante error. Sophia y su hermana estaban sentadas en una mesa cerca de la pista. Todo criminal espera que le cojan de un momento a otro. Como el mari- 110 . Llegué a absorber tal cantidad diariamente (cigarrillos. El camarero que me dijo «Hola. Recuerdo exactamente lo que le dije. Pera no le hice ninguna pregunta. La droga me ayudaba a olvidarme de esa perspediva cada vez que me venía a la memoria. pues la gente os dice entonces lo que están deseando deciros. Turner no quería decir nada que pudiera hacerle quedar mal. y al día siguiente hasta el otro. afloraba alguna preocupación a la superficie de mi conciencia. De todas maneras el camarero no tuvo tiempo de decirme nada pues yo lo vi enseguida. No era el marido de Sophia. o los dos a la vez) que estaba por encima de cualquier inquietud o cualquier tensión. a pesar de todo. ni me importaba. Pero. Yo había llegado casi a cavar mi propia tumba. Yo no quería decir nada que pudiera ser interpretado como una amenaza a un policía. Pero ahora me costaba mucho drogarme sin que se me notara. cocaína.

a quienes conocía todo el mundo en el barrio. . Se aguantaron la respiración y entraron en aquel night club al que habían ido cientos de veces. Incluso hablamos un poco. tle he hecho volverse loco. Después de cenar. Su cara estaba a cincuenta centímetros de la mía. El las había visto.Jo. y ellas habían aceptado. lanzaron miradas glaciales a los camareros y ellos. Pidieron algo para beber. le dije que las chicas no estaban y se marchó. Pero él insistió. jo. los vi circular. antes que él mismo. Dio un paso atrás. rezando para que ningún negro se acercara a saludarlas. Era muy extraño. oí girar la llave en el cerrojo y vi entrar unos zapatos y los bajos de unos pantalones. medio dormido encima de la cama. por todas partes. Tenía un aire glacial. Estaba en pijama. Se quedaron blancas como el papel. Y así lo hizo. Era el amigo del marido de Sophia. cuando oí que llamaban a la puerta. Me miró como si fuera una serpiente. las chicas. Me escondí debajo de la cama. Desde debajo de la cama. verdad? le dije. Y sabía. No tenía ninguna gracia. Todos teníamos una llave y nunca había llamado nadie a la puerta. trataron de disuadirle. Fue entonces cuando intervine yo.do no estaba. que iba a mirar debajo de la cama. Salí de debajo de la cama riendo. No tenía la menor intención de ocultarle lo que ya sabía. No físicamente sino más bien debido a las consecuencias de aquellos cinco últimos años que ahora salían a flote. las chicas tenían algunas cosas en los armarios. hicieron ver que no las conocían. Aquella noche me sentí realmente enfermo en Harvard Square. Cada vez que el tipo se paraba. rojo como un tomate. comprendiendo lo que pasaba. Tengo que decir en su favor que no echó a correr. jo. Recuerdo que las llamé «Baby". El tipo. yo sabía perfectamente qué estaba mirando. lo que más me preo- 111 . Estaba tan borracho que no se me ocurrió coger el revólver de la cómoda. él había propuesto ir a dar una vuelta por el ghetto negro. pararse. el amigo había invitado a Sophia y su hermana a cenar. Todos los ciudadanos negros conocen esta clase de blanco del Norte que va a visitar el «barrio negro» para «divertirse un POCO» a costa de los negros.

Más tarde me enteré de que había acabado el servicio militar aquel día. Me había colocado el revólver en un estuche atado o lo espalda debajo del abrigo. Levanté los brozas 01 aire y le hice señas: «Cojo mi revólver». No intenté dispararle. Apareció un tipo del fondo de lo tiendo y se dirigió o mí. Otros dos inspectores solieron de sus escondrijos. Todavía estoy convencido de que Allah estaba conmigo.cupó fue que me había cogido o mí mismo en lo trompo 01 esconderme debajo de lo como. Recuerdo que el inspector se llamaba Shark. Era un policía. armado. había venido o mi coso. evidentemente. Después dio la señal. El marido. Permanecí allí. Ero un reloj estupendo y por eso lo había guardado poro mí. me estaba descuidando. como mis corbatos.Pose 01 fondo. entró en la tienda. Todos los relojeros de Bastan estaban alerto. Le miré mientras lo cogía. . Tenía lo mano derecha en el bolsillo. que había llegado aquello mismo moñona. desarmado. Estaba como atontado. Había llevado un reloj robado a arreglar. Me tenían rodeado. y se volvió hacia él. Mis armas formaban porte de mi ropo. interrogaba 01 otro negro. Me disponía o obedecer cuando otro negro. me dijo tranquilamente. dio la señal. inocente. Un falso movimiento y habrían disparado. hubiera podido morir de otro manero. Con mi revólver en lo mano. El policía se pensó que era un cómplice mío. inmóvil. le dije. Se encon- 112 . El judío esperó que le pagara antes de poner el reloj en el mostrador. Dos días después del episodio de la cama. armado. y esto fue lo que me salvó la vida. mientras el inspector de espaldas o mí. El amigo del marido de Sophia se lo había contado o éste. fui a buscarlo. Realmente. Estaba realmente emocionado porque no había intentado dispararle. Después me enteré de que el propietario del reloj había indicado lo reparación que necesitaba. Si no me hubieron detenido en lo relojería. Al ver entrar 01 otro negro no se le había ocurrido pensar que yo podía estor armado.

llaves falsas . ». Enseguida detuvieron a las chicas. la policía encontró todo lo que buscaba en nuestro apartamento: abrigos de piel. los inspectores me mataron a preguntas. Por esto creo que todo está escrito. A las chicas les pusieron muy poca fianza. sino blancas de la buena burguesía. linternas. Habían delatado a Rudy.traba allí en el momento en que me llevaron a la comisaría de policía. un desmonta dar de cerraduras. ¿Cómo. cosas sin importancia. Pero a Shorty y a mí nos pusieron una fianza de diez mil dólares a cada uno. atornilladores. Una palanqueta de ladrón. Debió saltar con el primer tren que salía de Bastan. dónde. las asistentes sociales nos ofrecieron sus servicios. Hasta los escribanos y los ujieres del tribunal repetían la misma canción: «Unas blancas tan buenas chicas . esos sucios niggers.. He pensado mil veces en este día en que escapé dos veces de la muerte. Su crimen más monstruoso era el haberse relacionado con los negros. ¡Y nuestros abogados! El día del juicio le dije a uno de ellos antes de que entrara el juez: «Parece que se nos va a condenar por las chicas». Circunstancia que preocupaba más a las asistentes sociaies y a los representantes de la ley que ninguna otra cosa. Miré fijamente a las asistentes sociales: «y bien. Pero no me pegaron. No le han cogido nunca.. No levantaron ni un dedo contra mí porque no le había disparado al primer inspector. y nuestros instrumentos de trabajo. El abogado enrojeció se puso 113 . Después de todo. y mi arsenal de armas. diamantes para cortar vidrio. Todavía no entiendo cómo se las arregló para ser informado a tiempo.. Me encontraron papeles con mi dirección. las relaciones entre blancos y negros eran un tema que las obsesionaba. cantidad que sabían perfectamente que éramos incapaces de reunir. algunas joyas.. lo único que veían era que habíamos cogido unas mujeres que pertenecían a los blancos. cuándo las había conocido? ¿Habíamos dormido juntos? Nadie se interesaba por los robos. eran blancas... ¿qué piensan ustedes?". Nuestras chicas no eran lo que se llama unas «rastreras» o unas «golfas».

hacía inclinaciones de cabezo o su Jesús. Quisiera deciros antes de continuar que nunca había contado mi sórdido posado o nadie con tontos detalles. poro nuestro crimen. Mi vida se transformó por completo. Un día nos encontramos en presencio del juez del tribunal de Middlesex (donde. Satán Dios sobe de dónde había sacado lo madre de Shorty el dinero poro coger el autobús de Lansing a Bastan. Con el tiempo fui conociendo todo lo verdad sobre los blancos. no porque me siento orgulloso del mol cometido. Si le consagro todo el tiempo necesario es porque es lo mejor manero de demostrar hasta qué punto estaba hundido en lo sociedad del hombre blanco cuando descubrí.o revolver sus papeles: «¡Vosotros no teñéis nodo que hacer con los blancos!» dijo.. poco después en lo c6rcel. Uno vez me lo dijo o mí también. se ponía de rodillos y rezaba como un diácono negro de lo sedo bautista. mientras esperaba lo sentencio. Hoy. Lo hago ahora. todo lo que hago me parece de uno urgencia tal que no perdería ni uno hora didándoos este libro si mi propósito fuero entretener o los ledores. le decía o su hijo cuando iba o visitarle. Nuestro personalidad es lo sumo de todos nuestros experiencias. De ocho o diez años de cárcel. habíamos cometido catorce robos). Pero no iba o ser lo mismo poro nosotros. si mol no recuerdo. Lo madre de Shorty lloraba.. Shorty leyó atentamente esto porte de lo Biblia.Segundo cargo. Llamaron o Shorty primero. no muy lejos de Ella y Reginald. sino porque lo gente se pregunto siempre: ¿Por qué soy así? Poro comprender o alguien. Entre otros cosos. hoy que conocer todo su vida. remontarse hasta su nacimiento. «Lee el Libro de las Revelaciones y rezo».. . .Primer cargo. me enteré de que o los que robaban por primero vez se les condenaba o dos años de cárcel. o Allah y lo religión islámico.. De ocho o diez años . 114 .

aun después de doce años. Lo llevaba marcado en todas mis cosas. sólo su número. No se «reforma» nunca a un hombre detrás de rejas. enjaulados. y finalmente: . Le insulté de la manera más obscena que pude.Tercer cargo . Yo no tenía aún veintiún años. Shorty se volvió tan ateo como yo lo había sido al principio.. Fui condenado a diez años de cárcel. El psicólogo de la cárcel me interrogó. a la cárcel de Charleston. podía tumbarme en el camastro y tocar las dos paredes. Ni siquiera había empezado a afeitarme. No puedo acordarme de ninguno de mis números de cárcel. Dio' un chillido y se desplomó. Los ujieres tuvieron que sostenerle. al verme de repente privado de la droga. La cárcel había sido construida en 1805 -en tiempos de Napoleón-. Nos llevaron a Shorty y a mí. Toda persona que pretenda amar a su prójimo tiene que reflexionar un buen momento antes de votar una ley que mantiene a los hombres detrás de rejas. Recién llegado a Charleston. Un recipiente tapado hacía de water. lo tenía impreso en el cerebro. en todos mis vestidos. Al final. El número forma parte integrante del preso. Parece extraño. 115 . A las chicas les salió de uno a cinco años en el Reformatorio de Mujeres de Framingham (Massachusetts). No digo que las cárceles tengan que desaparecer. pero sí las rejas. Shorty sudaba tanto que parecía que tuviera la cara cubierta de grasa.. Al no entender el significado de estas palabras. estaba muy mal físicamente y de un humor feroz. En ocho o diez segundos.. Mi celda era estrecha y sucia. Fue en febrero de 1946. esposados juntos. La primera carta que recibí en Charleston era de mi piadoso hermano Philbert¡ me decía que su «santa» Iglesia iba a rezar por mí.Con profusión de penas. Por fuerte que uno sea no puede soportar el olor de la defecación que produce todo un pasillo de celdas. y todavía peor al capellán. En las celdas no había agua corriente. Le mandé una respuesta de la que todavía me avergüenzo. había calculado mentalmente unos cien años. Su nombre no se pronuncia jamás.

todos los detenidos saben que viven de eso. Una caja de cerillas de nuez moscada en un vaso de agua da más o menos la misma euforia que tres o cuatro cigarrillos de marihuana. El odio se concentraba en ellos. Después nos las revendían contra reembolso o a cambio de cigarrillos. armados. hubiera preferido que no viniera. Los guardianes. Los guardianes las hacían pasar de contrabando para ganar un poco más. Cuando volvían a sus celdas. cuando trato de separar el año de más que pasé en la ciudad de Charleston. Mi compañero de celda era uno de esos traficantes que compran cajas de cerillas llenas de nuez moscada robada por los presos asignados a la cocina. recuerdos de nuez moscada y otras semi-drogas. la ley prevé un plazo después del cual hay que reintegrarse a la celda colediva. cubierto 116 . Cuando pienso ahora. El primer hombre que me impresionó en la cárcel fue uno de mis compañeros de celda. vigilaban una cincuentena de presos y a sus visitas.Ella fue la primera que vino a visitarmé. rezagándome en las colas. negándome a responder por mi número. de guardianes jurando.eans descoloridos con mi número marcado. Odiaba sobre todo a Dios y la Biblia. de mí arrojando cosas fuera de la celda. No teníamos mucho que decirnos.. los presos novatos juraban siempre que cuando estuvieran en libertad lo primero que harían sería matar a los guardianes del locutorio. más o menos de la misma estatura. etc . Bencedrina. En total. La primera vez que me emborraché en Charleston fue con nuez moscada. De piel clara. Bimbi. Nembutal. Me arrojé sobre la caja como si hubiera sido una libra de droga fuerte. un poco rojiza. los recuerdos se mezclan en mi mente.. Con el dinero que me envió Ella pude comprar enseguida a los guardianes de la cárcel euforias muy superiores. dejando caer la bandeja en el comedor. Tuvo que dominarse a sí misma y esforzarse en sonreír. como yo. pretendiendo que lo había olvidado. Obtuve marihuana. Desgraciadamente. blasfemando en voz alta como un carretero. pasé siete años en la cárcel. Mis compañeros de celda me llamaron enseguida Satán. por mi hostilidad a la religión. Me paseaba de arriba a abajo como un leopardo enjaulado. Prefería estar solo que en comunidad. Yo llevaba unos blue.

yo no había oído nunca hablar de Thoreau 1. el más inesperado a veces. Bimbi hablaba sobre cualquier tema. El trabajaba en la máquina que los imprimía.. que no sería tan estúpido si usara mi materia gris. Yo quería su amistad. como acostumbraba a hacer siempre. de buenos o primeros. antes de que Bimbi le dedicara una conferencia.). Como tantos otros presos. pero no sus consejos. célebre escritor americano. sólo con el poder de las palabras. me hubiera mostrado grosero. Oyéndole me consideraba a mí mismo como alguien que había llegado más allá del ateísmo: yo era Satán. Trabajábamos en un taller en el que se fabricaban placas para matrículas de coches. Muchas veces cuando terminábamos nuestra «cuota de placas». Normalmente a un preso blanco no se le ocurriría nunca escuchar a uno negro.de manchas rojas. Bimbi era el más asiduo de los clientes de la biblioteca. era que infundía un respeto absoluto . Bimbi me dijo un día. Lo que más me fascinaba de él. (N. Desde entonces dejé de atacar a la religión a base de blasfemias. Bimbi había estado en varias cárceles. Le gustaba hablar de religión: es lo que me hizo buscar su amistad..T. Con otro preso. pero yo notaba que me tenía simpatía. 117 . Me dijo también que debería hacer cursos por correspondencia y utilizar la biblioteca de la cárcel. Bimbi no me hablaba mucho. Yo estaba en la cadena en la que se pintaban los números. Pero cuando era Bimbi quien daba su opinión. Mis argumentos parecían muy débiles al lado de los suyos. pero nadie era grosero con Bimbi. Y él no era nunca grosero. 1. Sabía mucho sobre el comportamiento humano y nos demostraba que la única diferencia entre nosotros y la gente de fuera era que a nosotros nos habían atrapado. si es que puede llamarse así. ladrón desde siempre. Cuando explicaba la historia de Concord (a donde yo tenía que ser trasladado poco después) parecía que estuviera pagado por el sindicato de iniciativa. Se mostraba arisco conmigo. Henry Thoreau. hasta los guardias se inclinaban para oírlo mejor. Pero Bimbi hacía del ateísmo un verdadero sistema. nos sentábamos todos juntos -unos quinc~ para escuchar a Bimbi. Fascinaba a su auditorio.

acababa de ser trasladado a Concord cuando mi hermano Philbert. fui recordando algunos elementos de gramótica. Ahora pertenecía. yo era el más fanático. a Hilda y a Philbert en Detroit. Cada vez que jugaba tenía las orejas pegadas a la radio. De todos los «fans» de Jackie Robinson. De una manera u otra había que matar el tiempo. y me decía: «Malcolm. Sabía que veía muy a menudo a Wilfred. es verdad. a la «Nación del Islam». esta vez en un lenguaje mós correcto. me escribió que esta vez había descubierto «la religión natural del negro».Desde que salí de la escuela primaria de Masan no se me había ocurrido nunca estudiar nada (excepto el arte de traficar). Le escribí una carta. Apostábamos cigarrillos y dinero en los combates de boxeo y en los partidos de base-ball y casi siempre ganaba. y la calle había borrado por completo todo lo que había podido aprender en la escuela. empecé a escribir cartas legibles y más o menos correctas. Añadió que tenía que «rezar a Allah para que me libertara». Bajo la tutela de Bimbi. y cada victoria me proporcionaba un paquete de cigarrillos que acumulaba en mi celda. pero en el fondo todavía peor que aquella en que le decía lo que pensaba de su «santa» Iglesia. 118 . me inscribí también a un curso de latín por correspondencia. Reginald me daba las últimas noticias. que no paraba de adherirse a toda clase de movimientos. Un carta de mi hermana Hilda me sugirió la idea de estudiar inglés y mejorar mi escritura. Gracias a los cursos por correspondencia. Después recibí una carta de Reginald. los ejercicios y las lecciones. Les ganaba casi a todos jugando al dominó. Influenciado por las explicaciones etimológicas de Bimbi. Nunca olvidaré aquel día de abril de 1947 en que Jackie Robinson jugó con los Brooklyn Dodgers. me dijo. no comas mós cerdo y no fumes más. pero no vi ninguna relación entre las dos cartas. hice algunas ganancias con mis compañeros de celda. Un católogo ciclostilado de los libros de la biblioteca corría de mano en mano y de celda en celda. Me inscribí en un curso de inglés por correspondencia. Apunté mi número en los títulos que no estaban ya prestados. Un día de 1948. Ni siquiera sabía reconocer un verbo. Al cabo de un año. Las pocas postales que le había mandado eran casi ininteligibles. Yo te diré cómo salir de la córcel».

Había pasado días enteros sin cigarrillos. levantarse. no se podía saber. no pueden pasar sin cerdo. . un acto de sumisión preislámica.. Recuerdo que me miró sorprendido. lanzarse sobre el plato. Más tarde he comprendido que había hecho. sin saberlo. pensando qué podía ser. en la larga mesa de detenidos. Me pasaron la carne ¿pero qué carne? Presentada de aquella manera. y Allah dará dos hacia ti». El se sirvió y después se paró bruscamente. No me costó mucho dejar de fumar. tragar. Pero me retuve instintivamente. De golpe. presos o no. Poco después. Había obedecido a la prescripción musulmana: «Da un paso hacia Allah.Automáticamente. Yo me sentía extrañamente orgulloso. todos los detenidos de mi hilera de celdas sabían que Satán no comía cerdo. Tres o cuatro días más tarde nos sirvieron cerdo para comer. y la bandeja de carne siguió su camino hacia el otro extremo de la mesa. Siempre se dice que los negros. lo que me causaba una gran satisfacción. La vida allí era tan monótona que la menor diversión tomaba proporciones desmesuradas. la prescripción: no comas más cerdo apareció en letras luminosas en la pantalla de mi memoria. 119 . Después de leer la carta de Reginald acabé el paquete que tenía empezado. pensé que había descubierto un truco para librarme de las autoridades penales. Dudé mientras sostenía la bandeja en el aire. no se hablaba de otra cosa en toda la cárcel. Los presos blancos estaban sorprendidos. Me dormí y me desperté. ¿Algo psicológico? ¿podría fingir alguna enfermedad que me permitiera salir de la cárcel privándome del cerdo y del tabaco? Me moría de ganas de consultar a Bimbi. como un robot. Aquella noche. le dije. salir en fila: los buenos modales penitenciarios. No me acordaba del cerdo cuando me senté en mi sitio. Sentarse. luego se la pasé a mi vecino.No como cerdo. Era demasiado importante para decírselo a nadie.. A partir de entonces no toqué ni una colilla.

especialmente interesado por la Historia y la Religión.cada preso su propia habitación. Cada unidad tenía su «casa». si mal no recuerdo. Rogaban todos por mi conversión en la cárcel. La colonía comprendía veinticuatro «unidades» de cincuenta hombres cada una. Que yo sepa. no habían rejas. o con enchufe. Lo que debía hacer un total de 1. y -joh milagro!. la Universidad de Boston. el que estaba en más estrechas relaciones conmigo y me conocía mejor. la rapiña. Ella.c. no estábamos en la ciudad. Los detenidos de otras cárceles decían que con dinero. había de cinco a nueve en cada unidad. y durante dos horas enteras. esta colonia era un paraíso: los W. La «cultura» (o al menos su versión penitenciaria) reemplazaba las habladurías maliciosas. tenían agua. y cosas por el estilo. o a su lado. En muchos aspectos. como las discusiones. cada casa sus tres pisos. sólo muros. había dado todos los pasos necesarios para que me trasladaran a la colonia penitenciaria de Norfolk (MassachuseHs). Concluyeron que era Reginald. Un quince por ciento de los detenidos eran negros. el que tenía que encontrar la manera de convencerme.Mis hermanos de Detroit y de Chicago se habían convertido ya a lo que ellos llamaban «la religión natural del negro» de la que me había hablado Philbert. se podía ser trasladado a esta colonia que parecía demasiado bonita para ser de verdad. Se respiraba aire puro. se preguntaron qué camino debían seguir. los debates. y en el interior de estos muros una mayor libertad. cárcel experimental que tiene como objeto la rehabilitación de los criminales. Cuando Philbert les dio a conocer mi mala respuesta. Había miles de obras en las estante120 . el último convertido. por su parte. la perversión. Los instructores formados en las técnicas de la rehabilitación venían de Harvard. El reglamento era mucho más liberal que el de las otras cárceles: visitas autorizadas casi todos los días. los guardianes odiosos. Muchos detenidos de Norfolk tenían actividades «intelectuales». Más extraordinaria todavía era la biblioteca cedida por un millonario llamado Parkhurst. Podíamos sentarnos delante de la visita. Ella se las arregló de manera que a fines de 1948 obtuvo mi traslado.200 presos. la colonia de Norfolk es lo más liberal que hay en materia de detención.

yo estaba loco de impaciencia: ¿Qué secreto me diría? Reginald sabía que yo razonaba como un traficante. Le conocía bien esta manía exasperante de las adivinanzas. Los había muy antiguos. y otras tantas en cajas.El diablo sólo tiene treinta y tres grados de conocimiento. El tono falsamente indiferente de Reginald me hizo comprender que se trataba ·de algo muy importante. Finalmente. Reginald continuó.¿Quién? le dije. de Detroit. Yo he preferido siempre decir las cosas a la cara. añadió Reginald (Recuerdo las palabras exactas porque las he repetido tantas veces a los demás). Por fin. Mientras tanto. . sería una especie de dios. Yo esperaba que me aclarara su misteriosa prohibición. En Norfolk los detenidos podían entrar en lo biblioteca sin autorización y escoger los libros. me dijo: «Malcolm si existiera un hombre que supiera todo lo que se puede saber. ¿Qué sería este hombre?». Nunca le he pedido a nadie que me explique algo antes de que esté dispuesto o hacerlo. . Pero él se limitaba a darme noticias de la familia.Bueno. Al/ah. como si la idea acabara de pasarle por la cabeza. . sin dudo. Dios es un hombre. me anunció su visita. Cuando llegó. respondió Reginald. es un hombre que lo sabe todo. de Harlem. Decir que no entendía nada sería un eufemismo. a falta de sitio en las estanterías. El diablo se sirve de la franc-masonería para dominar a la gente. Su verdadero nombre es Allah. Dijo que Dios tenía trescientos sesenta grados de conocimiento. yo seguía sin fumar y sin comer cerdo. un 121 . Por esto era tan eficaz su método. muy roras. es la franc-masonería. Me acordé de pronto de que ese nombre figuraba en la carta de Philbert. y. Reginald me explicó que su Dios había venido a América y se había aparecido a un hombre llamado Elijah. .No. después aprendí a seleccionar los libros con un objetivo determinado. o sea <da suma total del saben>. Al principio los escogía 01 azar. «un negro. Estuve un tiempo sin noticias de Reginald. Seguí escuchando o Reginald que hablaba lentamente.rías.

asesinado por los blancos. . dijo Reginald. Los Swerlin. los del Roseland que bailaban «sólo entre blancos» mientras yo les limpiaba los zapatos.Esos. porque ser abogado no era propio de un negro. . los profesores. No sé por qué. los otros jueces que habían separado a los niños.El diablo también es un hombre. Los blancos que se amontonaban en los speakeasies negros para probar el «alma negra».¿Sin ninguna excepción? le dije. Ese Dios había dicho a Elijah que el tiempo del diablo estaba llegando al final.hombre como nosotros». Los blancos de Nueva York. . . El juez blanco. Pensé en todos los blancos que había conocido. Los blancos que trataban a mi madre de <doca» delante de sus hijos. Los de la Asistencia que se metían en nuestros asuntos tras la muerte de mi padre. dijo. Los otros blancos que la habían llevado al asilo de Kalamazoo. sobre todo los franc-masones. me dolía la cabeza. Reginald me indicó algunos detenidos blancos y a sus visitas. reflexioné. Nunca olvidaré ese momento. reflexioné. Todos los blancos que conocía desfilaron ante mí.¿Es una prueba de bondad pagarle a alguien quinientos dólares cuando uno mismo estó ganando diez mil? Reginald se fue. Todo aquello no tenía ni pies ni cabeza.¿Y Hymie? . Las mujeres blancas que deseaban hombres ne- 122 . los policías. Desde el principio.Todos los blancos saben que son diablos. los criminales blancos con los que me había relacionado. Los blancos de Boston. Los del Parker House donde yo llevaba la vajilla sucia a la cocina. los que me habían aconsejado que me hiciera «carpintero». Los niños blancos de mi clase. . me detuve al llegar a Hymie. Reflexioné. Sophia. los otros blancos de Mason. Ni término medio. Sus rostros desfilaban ante mí. . . El diablo es el hombre blanco.¿Qué quieres decir? Con un gesto.Sin ninguna excepción. el judío que había sido bueno conmigo. Yo reflexioné. Reginald también le conocía.

notó que sus palabras habían producido efecto. El joyero judío que me había tendido una trampa. que perteneces a una civilización muy antigua. el hombre blanco iba a perder. La hermana de Sophia. Ni siquiera sabes. las autoridades. Reginald. El poder del hombre blanco estaba de capa caída. los guardianes. violó. un hombre amable. muy seriamente. en una granja de Georgia. Se puso contento. al que a veces también llamaban «el Mensajero de Allah». El amigo del marido de Sophia. Desde el día en que el diablo blanco te asesinó. 123 . No sabes tu verdadero nombre de familia. porque el blanco se ha guardado bien de decírtelo. Nuestra «pantalla» de Bastan. Los presos. Los hombres que yo acompañaba a las casas negras especializadas. Había nacido en los Estados Unidos. Wallace D. discípulos de un hombre al que llamaban «el Honorable Elijah MuhammadI). arrancó de tu tierra natal en la personal de tus antepasados. un antiguo detenido. según decían. El magistrado que me había condenado a diez años de cárcel. Fard. no reconocerías tu propia lengua si la oyeras hablar. Eran todos musulmanes. Después. un «negro como nosotros)). pronto tendría que dejar de oprimir y de explotar a los que tenían la piel oscura. empecé a reflexionar sobre cosas serias. Su familia se había trasladado a Detroit. . pueblo que constituía <ela Nación perdida y reencontrada del Islam en el desierto de América del Norte)).Tú no sabes quién eres. Fard había confiado a Elijah Muhammad el mensaje de Allah para el pueblo negro. y las pieles oscuras iban a tomar ahora su venganza. Elijah Muhammad era. Afirmaba que Fard era «Dios en persona)). El mismo marido al que no había visto nunca pero del que tanto había oído hablar. que vino a verme unos días más tarde. Los policías de Bastan. has sido su víctima. me habló durante dos horas enteras del «diablo blanco)) y del «lavado de cerebro que los negros habían sufrido». Ahora recibía por lo menos dos o tres cartas al día de mis hermanos de Detroit. El hombre blanco te ha alienado. Por primera vez en mi vida. de baja estatura. su representante.gros. Reginald me dejó terriblemente preocupado. donde él había conocido a un tal Wallace D. Las asistentes sociales. rica en oro y en reyes.

domesticada. Leí y oí repetir cien veces que «la cualidad esencial del musulmán es la sumisión a la voluntad de Allah». Data de la época en que el hombre blanco llegó a Africa para asesinar y secuestrar a los millones de hombres. había instituido imperios y grandes civilizaciones. no había hecho más que asesinar. los esclavos negros habían sido violados por sus amos blancos. Los discípulos de Elijah Muhammad condenaban los productos nocivos tales como narcóticos. El tráfico de la carne negra es el crimen más horroroso de toda la historia de la humanidad. mujeres y niños negros a fin de transportarlos al Nuevo Mundo en galeras de esclavos. Decían al «negro)) que su Africa natal estaba poblada de implos. no comían cerdo. En el espacio de una sola generación. el tabaco. conocimiento que yo debía ir adquiriendo poco a poco gracias a las largas cartas de mis hermanos. Reginald me explicó que los musulmanes. El Primer Hombre era negro y vivía en un continente que se llamaba Africa. violar. donde la especie humana había aparecido por primera vez en el planeta. explotar y torturar a todas las razas de color. hasta tal punto que el negro americano era el único pueblo del mundo que ignoraba por completo su personalidad profunda. La verdad. y a los folletos que les añadían. mientras el hombre blanco vivía todavía en las cavernas y andaba a cuatro patas. y que lavaban el cerebro del hombre negro desde hacía cientos de años. «El diablo blanco)). de salvajes negros que se balanceaban en los ~rboles 124 . Los discípulos del Honorable Elijah Muhammad poseían lo que ellos llamaban «el verdadero conocimiento del hombre negro». Pronto apareció una raza. Los amos obligaban a esta raza mixta a adoptar sus nombres de familia. a través de toda la historia. que ignoraba su propio nombre. de su lengua. de su cultura pasada. en pocas palabras. El Primer Hombre. de su religión. era que los blancos habían «blanqueado» la historia y los libros de historia. el hombre negro. el alcohol. que adoraban a Dios. El diablo blanco había privado al pueblo negro del conocimiento que había tenido de sí mismo.Todos me exhortaban a «relacionarme con el Honorable Elijah Muhammad».

Tuve que escribir veinticinco veces eso primero carta de una página. que tenía el pelo rubio. es el símbolo del crimen de lo sociedad blanca que oprime al negro. Era como si mi vida pasada hubiera desaparecido de una vez para siempre sin dejar la menor huella. Quería que fuera bien legible y comprensible. de lobo. aspirar a un paraíso en el otro mundo ya que el paraíso de aquí abajo estaba reservado a los blancos. Le enseñó que todo el que es blanco es bueno. La religión cristiana de los blancos enseñaba al negro que debía poner la otra mejilla. Me daba la bienvenida. admirable. Esta religión enseñaba al «negro» que ser negro era una maldición. la cara pálida y los ojos azules de su amo. y materia de reflexión. todo lo que había rechazado en mí cualquier enseñanza. Pero ni yo mismo podía descifrar mi propio escrituro. Vivía entonces en Chicago. y me excusé por mi mala letra. digno de respeto y de amor. Cuando todas las religiones del mundo enseñaban a sus fieles que su Dios era un ser identificable. que mis hermanos me habían hablado de él. quedó aniquilado de repente. Escribí a Elijah Muhammad. Le enseñó a adorar un dios extranjero. lo mejor que pude. La firma de «Mensajero de Allah» me dejó electrificado. deja que se corrompa en la degradación y la ignorancia y hace de él un criminal incapaz de aspirar a una vida honrada. El preso negro. que tenía que esperar el maná que caería del cielo. Le expliqué a Elijah Muhammad. escarbar la tierra. Este lavado de cerebro se llevaba de tal manera que el <<negro» acababa por creer que cuanto más manchada estaba su piel de la blancura de su amo. como aceptó toda la instrucción que le dio el hombre blanco y que iba destinada a inculcarle la obediencia y el culto al hombre blanco. cantar. todos los instintos de zorro. Muhammad me respondió con una carta dactilográfica. de criminal. era un ser odioble. sonreír. humillarse. Que todo el que era negro. el esclavista obligó al negro a adoptar la religión cristiana. inclinarse. Mi ortografía y mi gramática eran aún muy malas. decía. rezar y contentarse con las migas que caían de la mesa del blanco. más «superior» era. Incluso me manda- 125 . incluido él mismo.como simios. un Dios que se parecía a ellos. El «negro» lo aceptó. ¿Cómo describir mi reacción ante este lenguaje? Todos los instintos del ghetto. de la jungla. Me decía que tuviera valor.

el acto de rezar. Mis viejas costumbres caían en el vacío como la nieve que se desliza de los tejados. volviéndote hacia el Este». Cambié con una rapidez sorprendente de manera de pensar.. Y aún así me costaba arrodillarme. Ya sabéis qué clase de vida había llevado hasta entonces. un billete de cinco dólares. me costó una semana acostumbrarme. Era como si alguien -a quien yo conocía muy bienhubiese vivido del contrabando y el crimen. De todas las pruebas que he pasado. Hoy lo digo y lo hago sin dificultad. Por su interés para reflejar sus últimas posiciones. no sabía que decirle a Allah. Sólo me había arrodillado para desmontar una cerradura antes de entrar a robar. implore el perdón de Dios. Mis hermanos me decían. pero hemos preferido recoger su evolucián ideológica con una selección de sus discursos en la segunda parte del libro.ba dinero. «Reza a Allah . Ya me entendéis. bueno. es lo más difícil que hay en el mundo. Durante los años siguientes estuve en una soledad casi total. reproducimos a continuación el último capítulo de su Autobiografía. Que un pecador se arrodille.. Nunca había estado tan ocupado. Y me sorprendía cada vez que recordaba mi anterior personalidad. Me decía: «Es verdad» o: «No lo había pensado nunca». la de la oración ha sido la más difícil. Admitía las teorías de Muhammad y las creía. Intenté cien veces ponerme en la posición prescrita por el Islam para la oración. La molestia y la vergüenza me hacían levantarme enseguida. Pero doblar las rodillas. 126 . Cuando al final conseguí arrodillarme. Pero entonces yo era el mal en persona. reconozca su culpa. Malcolm X narra su salida de la cárcel y los largos años de militancia entre los Musulmanes Negros. Estoy seguro que todavía debe mandar dinero a todos los presos que le escriben. En los siguientes. Hasta aquí queda recogido íntegramente los primeros nueve capítulos de la Autobiografía. Pero esto no me exigía más que una adhesión de espíritu.

127 .

Los negros. Yo ya estaré muerto cuando el negro americano comprenda que su combate es un combate internacional. francmasones u otros. Pues si nos niegan nuestros derechos cívicos y nuestros derechos humanos.están demasiado embebidos de cristianismo.T. no trataba de convertir a mis oyentes al Islam. comprendí de pronto lo peligroso que es tomar a un hombre. Quiero la justicia. Sabía perfectamente que no moverían ni un dedo. por un dios. sean quienes sean sus defensores y sus detractores.). en la cumbre de una colina de Tierra Santa. Notaba una actitud de atención en todos los que me escuchaban. desconfiado. Gran Salón de baile y de reunión de Harlem (N. o por el emisario de un dios. católicos o protestantes. Sus leaders le han decepcionado. Una incertidumbre acerca de mis intenciones. demócratas o republicanos. sino al pueblo negro de América. el negro se ha encontrado siempre en callejones sin salida. Al sentirse maltratado. Yo mismo. Desde que la guerra de Secesión le dio la «libertad». Nuestros negros -los viejos sobre todo. nuestro derecho a la dignidad.Ultimo capítulo 1965 Seamos sinceros. Y lo comprendía. quiero la verdad. bautistas o metodistas. quiero todo aquello que es bueno para la humanidad en coniunto» . los afro-americanos. de exigir al mundo entero que se les haga justicia en América. y a todos los pueblos negros del mundo. sea quien sea el hombre que la diga. sea quien sea. 128 . sino de llegar a todos los que estaban presentes: . «Ya estoy harto de la propaganda de los demás (escribí a mis amigos).No a los musulmanes. no manifiestan ningún deseo de plantar cara a las Naciones Unidas. es porque formamos parte de la gran colectividad negra. El cristianismo le ha decepcionado. el negro se ha hecho prudente. Sabía también que los negros americanos no aceptarían el Islam ortodoxo. Por esto en las reuniones que se celebraban todos los domingos en el Audubon Bol/room 1. cristianos. Por encima de todo soy un ser humano y como tal. l.

y la fuerza pública se viera incapaz de protegerles. ¡Pues bien! Creo que el que se deja embrutecer sin hacer nada es un criminal. para hacer reconocer sus derechos de ser humano. y vosotros lo sabéis muy bien. Los incidentes se multiplicaron durante todo el «largo y cólido verano» de 1964 y me acusaban continuamente de «incitar a los negros a la revolución». a la «violencia». pero los periodistas preferían que mi nombre siguiera siendo un sinónimo de violencia. si ésta representa un retorno de la solución de las calendas griegas. hasta con las armas si fuera necesario. el negro americano no tiene otro recurso que la violencia.La mayoría de los periódicos americanos guardaron silencio sobre las declaraciones en las que trataba de abrir un nuevo camino a los negros. si esto es lo que enseña Gandhi. Si es así como se interpreta la filosofía cristiana. El negro americano no hace ni quiere la revolución. Y yo no renegaba del nombre. los polacos. Condena un sistema. La Biblia dice que hay un tiempo para la ira)). Me llamaban «el negro airado número uno». Cuando me acusaban de «incitación a la violencia)). bajo pretexto de evitar la violencia. para defenderse)). yo soy partidario de la violencia sean cuales sean sus consecuencias y sean cuales sean sus víctimas. los negros tienen que tomar las armas. respondía: «Es falso. Si. o los judíos que fueron objeto de una flagrante discriminación. Soy partidario de la violencia. entonces soy partidario de la violencia. si la ley no protege a los negros contra la agresión de los blancos. entonces los blancos tendrían derecho a defenderse. Yo no quiero una violencia gratuita. Por lo tanto. Como ellos. «Creo en la ira. pero no intenta derribarlo. Estoy en contra de la no-violencia. Si los negros atacasen a los blancos. es que esas doctrinas son criminales. como lo fueron. los irlandeses. En todos mis discursos traté de dejar muy clara mi nueva posición respecto a los blancos. Expresaba exactamente lo que pensaba. Quiero justicia. Simplemente pide 129 . si es necesario. «Malcolm X quiere armar a los negros)) dijeron los titulares de los periódicos. si la no-violencia sólo nos conduce a alargar indefinidamente la solución del problema negro.

nuestro teatro. nuestro folklore le exaltan al máximo. y llevado en la otra mano la espada y el fusil. ¡La «coexistencia pacífica»! ¡Otro slogan que sale fácilmente de los labios de los blancos! ¡Muy bien! Pero en realidad. ¿Qué ha hecho pues este famoso cristianismo en la tierra? Ha llevado a los dos tercios de la humanidad a la rebelión. al indio. Nuestra literatura. 1. Cuando el blanco llegó a América ¿dio pruebas de «noviolencia»? He aquí lo que dijo el hombre que representa actualmente el símbolo de la no-violencia 1: «Nuestro país nació de un genocidio. lo ha preconizado mucha gente antes de Elijah Muhammad. nuestras películas. Todavía no hay nadie que crea que se tiene que volver a examinar este terrible episodio.).T. que el blanco califica de «paganas». los dos tercios de la humanidad dicen al tercio blanco-tercio minoritario-: «¡Vete!». hemos hecho pasar esta trágica experiencia por una noble cruzada. Este país es quizás el único en el mundo que ha adoptado una política nacional de exterminio de la población indígena. 130 . Sólo una religión. A medida que se retira.. Se trata sin duda de Martín luther King (N. a nadie le da vergüenza.. los pueblos de color vuelven a sus religiones de origen. Yel blanco se va. por ejemplo. ¿qué es lo que han hecho? A través de toda la historia han enarbolado el estandarte del cristianismo . Los primeros americanos blancos. Desde el siglo XVI la sangre corre en la lucha por la supremacía de la raza. Y esto.que se le admita: ¿Es esto una «revolución»? No. la plaga de odio racial había ya desfigurado la sociedad colonial. como perteneciente a una raza inferior. el Islam. Sólo el Islam ha sido capaz de enfrentarse con el cristianismo blanco. Mucho antes de que llegaran a nuestras costas los negros de Africa. consideraron al americano indígena. Peor aún. la reivindicación de Estados separados para los negros en el interior del país. ha podido combatir al cristianismo del hombre blanco durante mil años. Nuestros hijos aprenden a respetar la violencia que ha reducido a los pueblos de pieles rojas de una época anterior a unos grupos fragmentarios encerrados en miserables reservas». Una auténtica revolución negra traería consigo. Y en este mismo momento.

Esta vez pasé dieciocho semanas en el Medio Oriente y en Africa. presidente de Nigeria¡ al Dr. Nyerere. Milton Obote. Sin embargo no es el americano blanco el racista. Conocí a Gamal Abdel Nasser¡ a Julius K. la cruzada musulmana emprende ahora el camino de Occidente. Esta sociedad produce y fomenta un estado de ánimo que favorece la expansión de los instintos más bajos. a Jomo Kenyatta. Africa se convierte rápidamente al Islam y Europa se descristianiza cada vez más. cierran las puertas de la iglesia a los fieles negros diciéndoles «la entrada a la casa de Dios está prohibida» a los negros. más viles. el Dr. ¡Pues bien! Si es así. Kwame N'Krumah. es la sociedad americana racista quien le impulsa a cometer crímenes diabólicos. social y económica lo que fomenta el racismo. presidente de Tanzania¡ a Nnamoi Azikiwe. y 131 . El hombre blanco no es congénitamente malo. Asia está cerrada al cristianismo. toda persona de espíritu sano debe llegar forzosamente a la conclusión del final del cristianismo. Estuve un tiempo en América y después volví al extranjero. ¿cómo podría redimir tantos crímenes -esclavización. la «conciencia cristiana» de congregaciones enteras. si el «cristianismo» que nos proponen actualmente en los Estados Unidos es lo mejor que nos puede ofrecer el cristianismo mundial.c. un teatro. violaciones. En este año de gracia de 1965. Pero ¿es que la América blanca se arrepiente de sus crímenes contra los negros? Y además. mixtos. y de diáconos. Es la atmósfera política. todas esas formas hipócritas de <<integración» no constituyen una redención.la cruzada cristiana ha emprendido el camino de Oriente. ¿Sabéis que algunos teólogos protestantes califican a nuestra época de «era postcristiana»? Si la Iglesia cristiana ha fracasado es porque no ha combatido el racismo. W. Creo que Dios les está dando a los llamados «cristianos» su última oportunidad de arrepentirse y de redimir sus crímenes. brutalidadesque han sufrido millones de seres humanos? Una taza de café. presidente de Guinea. Se considera a la civilización americana como el último baluarte del cristianismo. presidente de Ghana¡ a Sekou Toure. presidente de Kenya¡ al primer ministro de Uganda.

Johnson es un zorro que ya los habrá medio digerido cuando ellos lleguen a entender lo que les está pasando. Sus posiciones racistas sobre el problema racial no eran populares. cuando fue nombrado presidente. Goldwater es un hombre a quien aprecio porque al menos dice lo que piensa. se han lanzado siempre a la lucha por la libertad mucho antes que los otros. la campaña electoral de América estaba en pleno apogeo. Tenía tanta simpatía por Goldwater como por Johnson. En América los «conservadores» decían: «Que los niggers se queden donde están». los negros hubieran sabido que se las tenían con un lobo auténtico. al menos siempre sé donde estoy. Las agencias de la prensa americana me telefoneaban del otro lado del Atlántico para preguntarme si prefería a Johnson o a Goldwater. la primera persona que reclamó a su lado fue Richard Russel. hagámoslos andar a base de promesas». gracias al asesinato de Dalias. asiáticas. mientras que el zorro. El aullido del lobo me mantiene en estado de alerta. de Georgia. en la boca del lobo. con Goldwater. los negros del Sur. representaba la oposición a los «derechos cívicos». pero su mejor amigo. Johnson declaró a quien quería oírle que los derechos cívicos eran «una cuestión mora!. En cambio. frente a frente con unos blancos que enseñan los dientes. Johnson es el prototipo del zorro. musulmanas y no musulmanas. Richard Russell. Les respondí que desde el punto de vista del negro americano tan mal iba el uno como el otro. se trata de escoger cuál de los dos se lo va a comer. árabes. pero hagamos ver que les damos algunas ventajas. ¿Por qué el nacionalismo negro? preguntaréis. Al menos. sudista racista. con sus artimañas. y Goldwater un lobo. el zorro O el lobo. No hay que olvidar que las eternas canciones de cuna de los zorros del Norte han convertido en un verdadero mendigo al negro del Norte. Porque en una sociedad competitiva como la de 132 .).otras personalidades religiosas africanas. y los «liberales» decían: «Que los niggers se queden donde están. Para el negro. Johnson era un zorro. No las hubiera dicho públicamente si no hubiera sido sincero. sólo que. Mi organización nacionalista negra sabía perfectamente todas estas dificultades. puede ahuyentar mis sospechas. Durante este tiempo.

Mi organización me asignó como objetivo el contribuir a la formación de una sociedad en la que negros y blancos pudieran ser realmente hermanos. Los blancos que asistían a mis mítines me preguntaban continuamente: «¿Qué podemos hacer los que somos sinceros?)). Estoy profundamente convencido de que los blancos que quieren inscribirse a una organización negra sólo quieren tranquilizar su conciencia sin enfrentarse con el verdadero problema. amarillos y blancos. Aún cuando era discípulo de Elijah Muhammad me parecía que las doctrinas políticas. si pudiera escribirle. podían dar al hombre arrodillado el deseo de levantarse. para empezar. que se sienten tan frustrados como nosotros. rojos. ya no le hablaría así. la que tomó el avión desde Nueva Inglaterra para venirme a ver al restaurante musulmán de Harlem. En cuanto tenía un minuto libre. Era muy difícil. o telefonearle. Esto me hace pensar en la estudiante blanca de la que os he hablado. pero la experiencia que había tenido en Tierra Santa de una auténtica fraternidad me había hecho reconocer que la ira puede ser ciega. Si supiera su nombre. le repetía que ahora mis amigos eran negros. Girando 133 . Sin la primera.los Estados Unidos. Desde mi infancia había oído hablar de las doctrinas nacionalistas de Marcus Garvey. la solidaridad de los negros entre ellos debe preceder a la de los negros y los blancos. doctrinas que le habían valido a mi padre el morir asesinado. la Organización de la unidad afro-americana. Por lo tanto. Se trataba de cambiar progresivamente la idea que el público. Le diría lo que he dicho a todos los blancos sinceros: que no pueden adherirse a mi organización nacionalista negra. Pues sé que muchos blancos tratan honestamente de resolver el problema negro. A quien quería oírme. Lo siento. tenía de mí. el público negro sobre todo. Entonces le dije que no podía hacer nada. la segunda es imposible. discutía con las personas que ejercían una influencia en Harlem. económicas y sociales de los nacionalistas negros podían dar al negro su dignidad de raza. al Malcom X «musulmán negro». marrones. Yo estaba siempre furioso. tenía que hacer olvidar el antiguo Malcolm X. Algunos días recibía hasta cincuenta cartas de blancos.

es lo que respondo a los blancos sinceros. porque son los que ponen dinero. y no entre nosotros. pero nuestro objetivo ha sido siempre el mismo. «prueban» que están «con nosotros». a sus barrios. que gira alrededor nuestro con demasiada prisa. No sé . Sea como sea. Por lo tanto. entre los suyos. apóstol de la no violencia (doctrina que tiene el mérito de poner de relieve la brutalidad del blanco respecto a los negros). Pero no es así como se resuelve el problema racial. de su satisfacción. Esos mismos blancos cogen después sus taxis o sus coches y se van al centro. Es verdad. Y aunque. oficialmente. Los negros no son racistas. Pero militaremos entre los nuestros. Es necesario que los negros se den cuenta de que son capaces de desenvolverse solos. A veces me atrevería a soñar que la historia llegaría a decir que mi voz -que ha sacado al blanco de su autosuficiencia. y cogerse después al primer negro que encuentran diciéndole: «Sólo quiero que sepas que eres un gran tipo.. pues sólo los negros pueden demostrar a los negros que pueden desenvolverse solos. actuando en el mismo sentido». les daremos nuestra confianza. aún de los mejores. volverse rojos. sé que en cuanto un blanco se adhiere a una organización negra. de su arrogancia. pero confieso que nunca he tenido confianza en el blanco. que he visto emborracharse. Reconoceremos su mérito. «Tendremos gran estima por nuestros camaradas blancos. La misma presencia de los blancos en las organizaciones negras las hace menos eficaces. Pero 134 . me recuerdan a todos esos blancos que he conocido. retarda esta toma de conciencia. tanto como yo». blancos y negros trabajarán juntos». Trabajando por separado. enseguida son los blancos quienes toman las riendas. una catástrofe quizás fatal para América. a donde ningún negro puede ir sino es un criado . mis métodos son radicalmente opuestos a los del Dr. La verdadera batalla tiene que entablarse entre los blancos. Mi voz no es más que una de tantas. Quizás inconscientemente..ha contribuido a evitar una grave catástrofe. y la presencia de los blancos. de trabajar solos. no es a ellos a quien hay que dar «pruebas». Martin Luther King. los dirigentes sean negros. los negros tienen tendencia a dirigirse a él. No querría molestar a nadie.. «Que cada uno trabaje por su parte.. sino a los blancos.alrededor nuestro.

en la atmósfera que reina actualmente en América, me pregunto cuál de los dos «extremistas»: el «violento» Malcolm X o el «no violento» Dr. King, morirá primero. Todo lo que hago en este momento lo considero urgente. El hombre dispone de muy poco tiempo para hacer lo que ha de hacer. Yo especulo sobre mi muerte sin gran emoción. Nunca he creído que llegaré a viejo. Lo sé, lo he sabido siempre, que moriré de muerte violenta. Viene de familia. Pensad en las cosas que creo, pensad en mi temperamento, añadid el hecho de que me entrego con cuerpo y alma a la causa que defiendo; con todos estos ingredientes ¿cómo queréis que muera en la cama? Si he consagrado tanto tiempo a este libro, es con la esperanza de que el lector objetivo encuentre un testimonio útil a la sociedad. En los ghettos negros hay cada día más adolescentes como yo lo he sido. No quiero decir que todos se convertirán en parásitos como yo lo fui. No. Sólo son una fracción, pero esta fracción de jóvenes criminales es cada año más cara y más peligrosa. El F.S.I. ha publicado recientemente un informe sobre el promedio anual de criminalidad en América. Desde la segunda guerra mundial, este promedio aumenta de año en año de un diez a un doce por ciento. El informe no especifica demasiado, pero yo os diré que este acrecentamiento se debe a los ghettos negros. Y en los motines del «largo y cálido verano» de 1964, los jóvenes negros de los ghettos estaban siempre en primera fila. y estoy convencido de que estallarán otros motines, más graves todavía, a pesar de la ley sobre los «derechos cívicos» que tranquiliza las malas conciencias. Pues nadie se ha preocupado realmente de la causa de los motines, que no es otra cosa que el cáncer racista. Creo que ningún negro americano se ha hundido en el fango tan profundamente como yo; ningún negro ha sido más ignorante que yo; ningún negro ha sufrido tanto como yo, conocido la misma angustia. Pero la luz más pura brilla siempre después de la noche más profunda, la alegría más grande viene siempre después de las desgracias más grandes; hay que haber conocido la esclavitud y la cárcel para disfrutar plenamente de la libertad. Tengo muchas lagunas, lo sé. Lo que más me ha faltado ha sido instrucción. Me hubiera gustado hacer estudios superio-

135

res. Si tuviera tiempo, no me daría vergüenza matricularme en un instituto, continuaría donde lo dejé, y llegaría hasta la licenciatura. ¡Me gustaría tanto estudiar! En todos los campos, porque tengo el espíritu muy abierto y me interesa todo. Cada mañana me despierto sabiendo que he ganado un día de más. Vivo como un muerto con prórroga. Querría pediros un favor. Cuando esté muerto -lo digo porque sé que ya lo estaré cuando aparezca este libro- cuando esté muerto, leed bien todos los periódicos. La prensa blanca identificará a Malcolm X con el «odio». Ya lo veréis. El hombre blanco se servirá de mi muerte, como se ha servido de mí en vida: yo encarno a sus ojos, el «odio», encarnación cómoda pues le permite negar la verdad, negar que lo único que he hecho es darle al hombre blanco su propio espejo, a fin de mostrarle los crímenes abominables de su raza contra mi raza. Ya veréis. En el mejor de los casos, me pegarán la etiqueta de «negro irresponsable». Los leaders negros «responsables» son precisamente los que no obtienen nunca ningún resultado. Yo he obtenido algunos. Desde que soy, en cierta manera, un leader de los negros americanos, cada nueva ofensiva, cada nuevo contrataque del hombre blanco me ha afianzado: cuanto más me atacaban, más seguro estaba de ir por buen camino, y de obrar en favor de los negros. Al defender sus posiciones, el racista blanco me ha certificado que yo ofrecía al hombre negro algo de válido. Sí, he amado mi papel de «demagogo». Sé que muchas sociedades asesinan a los hombres que les han ayudado a cambiar. Si muero habiendo aportado alguna luz, alguna partícula de verdad, si muero habiendo contribuido a destruir el cáncer americano, todo el mérito se debe a Allah. A mí atribuidme sólos los errores.

136

El asesinato de Maleol. X
por Alex Haley

A principios del año 1965, Malcolm X fue a Francia. Tenía que hablar en un congreso de estudiantes africanos. Se le hizo saber oficialmente que se le prohibiría hablar y que Francia lo consideraba como personna non grata. Le pidieron que saliera del territorio. Lo que él hizo, rojo de indignación. Tomó el avión para Londres. Los periodistas de la B.B.e. le hicieron visitar, mientras le entrevistaban, la ciudad de Smethwick, cerca de Birmingham, donde viven muchos negros. Los habitantes de Smethwick criticaron violentamente a la B.B.e. a la que acusaban de «avivar el racismo» en esta ciudad donde la situoción era ya bastante tensa. Durante su estancia en la Gran Bretaña, Malcolm X habló en la London School of Eco-

nomics.
Volvió a Nueva York el 13 de febrero. Toda su familia dormía en la noche del 14 hacia las 2 h. 45 de la madrugada, cuando fue despertada por una gran explosión. Betty me explicó más tarde que Malcolm X, dando órdenes y atrapando al vuelo a sus cuatro hijas que gritaban horrorizadas, consiguió hacerlas salir al patio. Alguien había tirado cock137

tails Molotov por la gran ventana que da a la fachada de la casa. los bomberos tardaron una hora en apagar el incendio. las llamas alcanzaron sólo la mitad de la casa. Malcolm X no esta~a asegurado contra incendios. BeHy aterrado, encinto, y sus cuatro hijos fueron albergadas por algunos amigos íntimos. Malcolm X apretó los dientes y voló al día siguiente, domingo, o Detroit donde tenía que dar una conferencia. El lunes por la mañana, el pastor James X de la Mezquita Número siete de Elijah Muhammad declaró a lo prenso que Malcolm X había prendido él mismo fuego a su casa «para darse publicidad». El lunes por la noche, Malcolm X, fuera de sí, habló en el Audubon Bol/room. Sabía que tenía nervios de acero. Aquella noche perdió su sangre frío. «Se me está acabando la paciencia, gritó ante quinientas personas. Si sólo se tratase de mí no me importaría, pero ¡que no toquen a mi familia! Mi casa.ha sido bombardeada por los «musulmanes», añadió sin rodeos, y dio o entender que se vengaría: «Hoy algunos que cazan. Pero los hay también que cazan a los cazadores». El martes 16 de febrero, Malcolm X diría o uno de sus compañeros: «Han decidido que he de morir uno de los cinco próximos días. Conozco los nombres de los cinco musulmanes negros escogidos para asesinarme. Revelaré estos nombres en el mitin». A otro amigo le declaró que iba o pedir uno autorización paro llevar armas. «No sé si me lo darán, dijo, sabiendo que he estado en la cárcel». Al cabo de dos días declaró o un periodista, durante uno entrevisto que aparecería después de su muerte: «No me importa decirle que no puedo definir exactamente cuál es ahora mi filosofía. Pero soy flexible». El viernes, Malcolm X tenía una cito con Gordon Parks, el periodista y fotógrafo de Life, o quien apreciaba mucho: «Parecía tranquilo y un tanto resplandeciente con su barbilla y su toca de astro kan» , escribía después Parks en Life. Parecía liberado de gran parte de su agresividad y de la amargura que le había conocido anteriormente, pero la llama, la confianza, estaban siempre en él. Hablando del tiempo en que era discípulo de Elijah Muhammad, Malcolm X dijo o Parks: «Aquello era teatro del malo. ¡Qué enfermedad! ¡Qué locura! ¡Qué contento estoy de haber salido de allí! Ahora es el momento de los mártires. Si he de ser uno, que lo seo por lo

138

«En diversos lugares de Africa. soy yo quien ha inventado muchas de ellas». Después se levantó. Al volver a casa de los amigos que albergaban a su mujer. Yo sé algunas. he visto estudiantes blancos que se ponían al servicio de los negros. o alguien que conozca las tácticas de los musulmanes.causa de la fraternidad. Entonces yo era un «zombie».. pero lo he aprendido. estaba hipnotizado. Nunca más te dejaré tanto tiempo sola)). Quiero que mi familia esté conmigo. Las familias no tendrían que separarse. Yo lo he pagado durante doce años». añadió. Parecía que tuviera reuma. si estó dispuesto a pagar el precio.000 dólares. él y algunos amigos habían ayudado a los agentes de mudanzas a sacar todo lo que había quedado en buen estado de la casa incendiada. antes que la policía sacase todas sus cosas a la acera (la Nación del Islam había conseguido despojar a Malcolm X de esta casa). «Es tan cierto como que tú estás delante mía -respondió-. durante la noche. me habían designado el camino a seguir y me habían dicho: ¡Anda! Supongo que cualquier hombre tiene derecho a ser un imbécil. Lo han intentado ya dos veces en quince días». Les enseñaron una casa que les gustó mucho en Long Island. Había que pagar 3. Me dijo que. Malcolm X y Betty calcularon que el traslado les costaría 1. en principio. en un barrio predominantemente judío. Malcolm X me telefoneó. Malcolm X se puso a reír: «Sólo un musulmán puede proteger a un musulmán contra otro musulmán. Como musulmán. Malcolm X y Betty fueron a consultar a una agencia inmobiliaria. cogió su sombrero y dijo a Betty desde el pasillo: «A pesar de todo estaremos juntos. Cosas como ésta rebaten cualquier clase de argumentos. Es lo único que puede salvar a este país. Nunca más haré un viaje largo sin ti. he hecho muchas cosas que ahora lamento. Malcolm X estuvo de acuerdo. Parks preguntó a Malcolm X si era verdad que le perseguían para matarle. El sábado por la mañana.. ». A las 15 h. 139 . Lo he aprendido a expensas propias. Encontraremos a alguien que cuide de los niños. 30 de aquella tarde. Pasó las primeras horas de la tarde con su mujer.000 dólares al contado. Parks le preguntó si había pensado en hacerse proteger por la policía. Por primera vez en dos años no reconocí inmediatamente su voz. como todos los musulmanes.

Tt'as su prImer atenta d o. ' 140 .

el piso doce fue vigilado de cerca. sólo tengo 150 dólares. El sábado por la mañana. (Trataba de bromear). Pienso en lo que me ocurrió en Francia. Betty tuvo la sorpresa de oír a su marido por teléfono preguntándole si no le importaría vestir a sus cuatro hijas y llevarlas al mitin del Audubon BaJ/room. y de no hacer.. Una voz masculina me ha dicho: «Despiértate. y preguntaron a varios botones cuál era la habitación de Malcolm X. Todos los lectores de los periódicos de Nueva York sabían que Malcolm X estaba en peligro de muerte. Malcolm X fue al Hotel Hilton de Nueva York. su marido le había dicho que no fuese. menos seguro estoy de que sean los musulmanes los que me han hecho esto. Ahora se trataba de Malcolm X. La víspera. y hasta el día siguiente por la tarde. a las nueve de la mañana. Los botones avisaron inmediatamente al detective del Hilton. Dicho mitin estaba previsto para las dos de la tarde. hermano». Después empezó de pronto a hablar de otra cosa. Un botones le acompañó. y no han podido hacer esto. Malcolm X salió una sola vez de su habitación para ir a cenar al restaurante del hotel. .Me alegro de haber sido el primero en establecer lazos oficiales entre los afro-americanos y nuestros hermanos de Africa. Le dieron una en el piso doce. . Desde entonces. 141 . Poco después unos negros entraron en el gran hall del hotel. dijo Betty.Betty y yo hemos visto una casa que queremos comprar. y no creo que sean los musulmanes. ¿Cree que el editor me dejaría los 4. A continuación. Dejó su Oldsmobile azul en el garaje del hotel y pidió una habitación. Pero nadie querrá alquilar nada a Malcolm X en los tiempos que corren.¿Sabes qué me ha pasado hace una hora? le dijo. y colgó. siempre animado. Sé lo que son capaces de hacer. Los botones tenían la consigna de no dar nunca el número de habitación de ningún cliente. Y ha colgado.¿Sabe? Cuanto más pienso. «Claro que no».000 dólares que necesito adelantándomelos sobre mis derechos de autor? Le respondí que me ocuparía de ello el lunes. A las ocho en punto me ha despertado el teléfono. .

A mediodía. No hubo registros en la entrada. dijo. los había prohibido: «Incomoda a la gente». ayudante de Malcolm X me explicó después que aquel día. una camisa blanca y una corbata estrecha también oscura. y ese rito le recordaba demasiado a Elijah Muhammad. detrás del pupitre. es un edificio de dos pisos que se alquila para bailes. «No quiero que la gente venga a oírme por esto». irritado. El Audubon Bal/room. Declaró a algunos de sus ayudantes que no tenía la menor intención de hablar de sus problemas personales. Otros ayudantes entraban y salían de la pequeña antecámara que había cerca del estrado donde Malcolm X se había sentado de través en una silla. Bajó en el ascensor. en un día cálido y soleado. al Audubon Bal/room. Malcolm X. había una fila de ocho sillas. Su ayudante notó que su andar era pesado y no ligero como de costumbre. En el estrado. etc. añadió. retorciendo sus largas piernas por debajo de los barrotes. En el fondo no debería hablar hoy. pues siempre había gente que venía antes para sentarse cerca del orador y saborear plenamente sus palabras. Una joven recepcionista que era. a ratos libres. Semanas antes. negros y blancos. Malcolm X salió de su habitación. La prensa había «deformado» demasiado sus pensamientos últimamente. Sé perfectamente lo que son capaces de hacer. dijo. reuniones. ella había llegado con bastante tiempo de anticipación. «Desde entonces han pasado cosas demasiado importantes. Llevaba un traje oscuro. «Si no pudiera estar seguro entre los míos. hacia la una y media. Dijo que iba a confesar que se había apresurado demasiado al atribuir a los musulmanes la responsabilidad del atentado a su casa. Era el domingo 21 de febrero. Al entrar en la sala vio las cuatrocientas sillas alineadas como de costumbre. dijo amargamente. En las primeras filas habían ya algunos sitios ocupados. Voy a intentar aliviar un poco la atmósfera diciendo a los negros que no se 142 . Y no se tomaba en serio sus declaraciones de que estaba en peligro de muerte. No vio nada de anormal en ello. cogió su coche y lo condujo. Aquel día había prohibido también la entrada a los periodistas. no lo estaría en ningún sitio». Las cosas han ido muy lejos: los sobrepasan. situado en Harlem. Malcolm X entró en la sala poco antes de las dos. para que sea obra de los musulmanes.

Su atención estoba en otro sitio y es posible que no reconociera en ningún momento a sus asesinos. . dijo con una voz lejana. . pero Galamison y las otras personalidades esperadas no habían llegado aún. La ayudante de Malcolm X se dirigió al hermano Benjamín X. Esto forma parte de la maniobra del blanco. también orador de calidad.El hermano Malcolm X parecía muy decepcionado. Miraba el reloj muy a menudo pues esperaba al reverendo Milton Galamison. . .El incidente de la octava fila distrajo mi atención. que también tenía que hablar aquel día. dijo suavemente Malcolm X con voz tensa.Alaikoum Salaam. ya no sé dónde tengo la cabeza». Toda la sala se fijó en la octava fila. exclamó Malcolm X. «Perdone que le haya levantado la voz. Fue entonces cuando se produjo un incidente en la octava fila.As Salaam Alaikoum. Yo no me peleo con nadie. Subió al estrado y empezaron los aplausos. hermanas mías. respondieron varias voces. «Me pregunto si hay alguien que comprenda realmente». explicó la ayudante. Le dije que lo comprendía muy bien.¡Calma! ¡calma! calmaros hermanos. descargaban simultáneamente sus armas sobre él. El hermano Benjamín X estuvo hablando unos treinta minutos. Me daba pena. me dijo antes de subir al estrado. . hermanos míos. de pie en la primera fila. Después resonó en la sala el saludo familiar de Malcolm X: . militante presbiteriano de Brooklyn.Ya sabe que no tiene que preguntarme esto delante suyo.peleen entre ellos. y le pidió que tomara la palabra mientras esperaban a Galamison. declaró después una señora que estaba sentada en las primeras filas. Se formó un grupo de hombres y una voz furiosa gritó: «¡Saque las manos de mi bolsillo!». Cuando me volví hacia Malcolm X.¿Quiere que hable antes que usted? preguntó la ayudante a Malcolm X. No estamos aquí para esto». Después. dominándose. tres hombres al menos. . dijo: «Okay». 143 .

Los amigos de Malcolm X y su mujer salieron del hospital. La sangre corría por su mano izquierda y por su barbilla. Tiraba como en las películas de vaqueros retrocediendo hacia la puerta. Uno de ellos se descargó un puñetazo contra la palma de su otra mano. Después se retorció contra las sillas que estaban detrás suyo. hombres. Su cuerpo enorme cayó bruscamente hacia atrás. mujeres y niños se precipitaron sobre las mesas. Se levantó precipitadamente y se puso a gritar: «¡Mi marido! ¡Lo están matando!». «He atrapado al sospechoso». Una enfermera le aplicó la respiración artificial: «Hubiera muerto voluntariamente en su lugar». . Betty. «He oído disparos».Dos periodistas negros a los que habían dejado entrar en calidad de negros. Se precipitó en la sala. de veintidós años que patrullaba delante del Audubon Bal/room. dijo. Pero no quise ir a verlo. pero no en calidad de periodistas. Yo también me tiré al suelo. y su cabeza se estrelló contra el estrado. .Fue entonces cuando oí un ruido sordo. las sillas. Malcolm tenía todavía los brazos levantados cuando le alcanzaron las primeras balas. Rasgaron la camisa de Malcolm X. 144 . La otra mano se unió a la primera. Quería acordarme de él en vida. o se arrojaron al suelo. Los hombres casi no podían dominarse. llevaba el revólver escondido en el abrigo. declararon que al ruido de los disparos. Algunas personas se avalanzaron sobre él. rígido. Muchas mujeres lloraban. deshicieron su corbata. añadió uno de los periodistas. vio gente que intentaba retener a un fugitivo. La mano de Malcolm X cayó sobre el pecho cuando le alcanzó la primera bala. declaró poco más tarde un miembro del personal del hospital. dijo el policía Thomas Hoy. que también se había tirado al suelo para proteger a sus hijas. Entre ellas. «Va estaba muerto al llegar». Todo el mundo gritaba.Lo sabía. dijo la joven ayudante que se encontraba en aquel momento en la antecámara. Llegó a las 3 horas 15 minutos. Las manos se le crisparon sobre el pecho. Tenía que recibir otras quince. declaró esta mujer. Detrás mío había un hombre disparando. Malcolm X fue trasladado al hospital Vanderbilt.

Wilfred y Philbert. Entre las siete y las once. exhortaron a los negros a que se unieran a Elijah Muhammad. Se registró dos veces el edificio en busca de las bombas anunciadas pero no se encontró nada. La atmósfera del gran mitin de musulmanes negros que se celebró el viernes siguiente. pastores musulmanes y hermanos de Malcolm. se crearon dos organismos cuyos miembros hicieron coledas en Harlem para que Betty pudiera mantener a sus hijas y llevarlas al colegio. A la semana siguiente. Wallace. te quiero mucho. y todos sus gestos reflejan nobleza». Miles de personas continuaron desfilando ante el cuerpo. Después. Cuando la familia se alejó del féretro. 145 . desfilaron ante el cuerpo. tómo la palabra este último: «Durante mucho tiempo. Attilah. Sabe lo que ha de hacer. vestido con un traje oscuro. Detrás de las barricadas de la policía. y las pompas fúnebres seguían recibiendo amenazas por teléfono.En Long Island. «Es una Jacqueline Kennedy negra. Las pompas fúnebres que se habían hecho cargo de la ceremonia eran amenazadas por teléfono. Malik EI-Shabbazz . Se acusó. Dios mío. dejaron entrar a los demás. En una placa clavada al féretro se leía: «EI-Had. escribió esta carta lo mejor que pudo: «Querido papá. fue el primero en tomar la palabra. la multitud esperaba para verle. Finalmente. declaró un periodista blanco. «Malcolm X ha muerto sin un céntimo». que tenía entonces seis años. Dios mío.a sí mismo y suplicó a los musulmanes que le perdonaran. el cuerpo de Malcolm X fue expuesto del martes 23 al viernes 26 de febrero inclusive. a donde la habían llevado después del asesinato de su padre. dijo. tituló el Amsferdam News.19 de mayo 1925-21 febrero 1965». acompañada de cuatro parientes y amigos. entre ellas gran cantidad de blancos. «Día del Señop>. cómo querría que no estuvieses muerto». Malcolm X os ha hablado en . A petición de su mujer. con Betty. en cabeza. Las puertas se abrieron con cuatro horas de retraso. dos mil personas. que había sido partidario de Malcolm. el hijo de Elijah Muhammad. fue muy tensa en Chicago. El fantasma de Malcolm X estaba en la sala.

dijo una joven blanca al New York Times.. untó el cuerpo con un aceite especial.. Los periodistas interrogaban a la gente: «Me fascinaba». Era una estrella que se fue del buen camino. «Sí. ». a Europa. «Tan amable .. y una negra añadió: «Estoy aquí para rendir homenaje al negro más grande de este siglo. Le despojó de su traje occidental. Sólo el rostro quedaba al descubierto.. No pongan: hombre de color». ha estado donde yo estoy ahorá.. Entonces Malcolm estaba seguro. lo envolvió en siete velos blancos tradicionales.. Pero hace pocas semanas vino a aquí a gritar su odio y extender su fango ... un sudanés. el Cheikh leyó algunos pasajes del Corán. Fueron sus locas ideas las que le condujeron a este final. «Muhammad sea alabado . Nosotros no hemos matado a Malcolm ni hemos intentado hacerlo. Después. Durante este tiempo. Veintidós mil personas en total desfilaron ante el cuerpo.». ¡Y todo el que trata de ahogar el aliento de Elijah Muhammad corre hacia su propio final!». Era amado de todos.. amigo y consejero espiritual de Malcolm X. A Asia. celebró los ritos funerarios musulmanes en Nueva York. Volvió diciendo que no había que odiar a los enemigos. Yo quería a Malcolm. el Cheikh Ahmed Assoun. gritaron entonces tres mil hombres. mujeres y niños musulmanes. ¡No tenía derecho a rechazarme! gritó Elijah Muhammad. a Africa e incluso a La Meca. anciano de barba blanca. Dios mismo le protegía . 146 . cada vez más excitado... y por todas partes me ha creado enemigos. Después empezó a hacer largos viajes. los kafan. Es un negro.esta sala. ».. Otras seis mil fueron al cementerio. así como cientos de policías.

del primero al último. excitante. Y esto es. saben que Malcolm. Ossie Davis es un actor negro americano. El protocolo y el sentido común exigen que los negros se mantengan en retirada. aparte de todo lo que pudiera ser o dejar de ser. que dejen que el blanco hable por ellos. Muchos negros no comparten sus opiniones. era un fenómeno refrescante. X por Ossie Davis 1 Ningún negro se sorprendió de que hiciera un elogio a Malcolm X en sus funerales.la. que dirija su lucha entre bastidores.Notas . que les defienda. sin discusión. Malcolm nos ha dicho: ¡Al diablo todo esto! ¿Qué hacéis de rodillas? ¡Levantaros y luchad solos! Malcolm. lo mejor que Malcolm ha dado a su pueblo. El texto que sigue es la respuesta que dio a una revista que le preguntó: ¿Por qué hizo el elogio de Malcolm X el día de su entierro? 147 . Nosotros. Nos dio una lección a todos los negros que habíamos 1.. sí. pero todos. como véis.. Maleol. ¡era un hombre! Los blancos no necesitan que nadie les recuerde que son hombres.

ahora que los blancos ya se han librado de él. Era el hombre más fascinante de este mundo. No compartía todas sus ideas. La historia juzgará a este hombre que hoyes todavía el objeto de las más grandes controversias en América. para nuestra vergüenza -y digo nuestra porque yo también soy uno de ellos. para reconocerle cuando vivía. Malcolm no se lo hubiera permitido. en avergonzar a los «Tíos Tom». Vosotros sabéis qué peste era Malcolm. Su continua indignación nos era penosa. y a pesar de todo. que se acomodan a todo. Nos hacía entrar en furor. Los que le conocieron antes y después de su peregrinación a La Meca saben que había dejado atrás toda clase de racismo. Yo conocí personalmente a Malcolm X. demasiado prudente. sino de todos los americanos. qué insoportable y fastidioso. no sólo de los suyos. de separatismo. ni mucho menos. a sonreírles siempre. éramos realmente hombres. Encontraba siempre un placer maligno en acribillar de flechas al hombre blanco. pero no dudaba en tomar su encanto con las dos manos y golpearos con él.aprendido a ser prudentes e hipócritas delante de los blancos. y Malcolm era un hombre libre. más encantador. a los negros comprometedores. tanto para los negros como para los blancos. pero saludable. fui demasiado cobarde. Delante suyo. pero al mismo tiempo nos hacía sentirnos orgullosos de nosotros mismos. Pero. Una vez que se os agarraba no había manera de soltarle. Y al dejarle. por la constante agitación en favor de la libertad inmediata. creo que puedo ser lo bastante sincero conmigo mismo y descubrirme para saludar por última vez a esta 148 . y si.y que son unos hipócritas con tal de existir en un mundo del que envidiamos y despreciamos al mismo tiempo sus valores. seguía siendo lo que más escasea entre nosotros los hombres: un hombre. aún cuando se equivocaba. de odio. ningún negro podía defenderse ni excusarse de ser negro. Pero había conservado su gusto por las fórmulas explosivas. nos quedaba siempre la furtiva sospecha de que quizós. para conservar mis buenas relaciones con los blancos que me han permitido ganarme correctamente la vida en las tablas.

149 .El asesinato en la sala de baile Audubon. Hal'lem.

tan ausente en los demás negros que conozco. y que le condujo. 150 .caballería negra. que era su estilo y su atractivo. demasiado pronto. a la muerte. hecha de coraje y de ironía. a esta intrepidez.

El resto de discursos fueron dados después de que él rompió con dicha organización. Queremos hablar claro y directo. No sólo tiene Estados Unidos un problema muy serio.Dlseuuos Mensaie a las masas 1 Sólo queremos sostener una conversación informal entre ustedes y yo. ya sea negro. están viendo a una persona que constituye un serio problema para Estados Unidos porque no los quieren a 1. moreno. en un lenguaje que todo el mundo pueda entender con facilidad. todos los que hemos hablado hemos estado de acuerdo esta noche en que Estados Unidos tiene un problema muy serio. Este discurso lo realizó Malcolm siendo todavía miembro de la Nación del Islam. sino que nuestra gente tiene un problema muy serio. 151 . La única razón por la que tiene un problema es que no nos quiere aquí. Nosotros somos su problema. y cada vez que uno de ustedes se mira. Todos estamos de acuerdo esta noche. El problema de Estados Unidos somos nosotros. rojo o amarillo. entre nosotros.

Y lo que ante todo tenemos en común es ese enemigo: el blanco. Tenemos un enemigo común. no nos reunimos como bautistas ni como metodistas. Es enemigo de todos nosotros. miramos a nuestro alrededor. los llamados negros. Así es que todos somos gente negra. 152 . Encadenados como un caballo o una vaca o una gallina. fundada en 1868. Ustedes no son más que ex esclavos. en Detroit y en Michigan y en todo Estados Unidos de Norteamérica. De mane- 1. ciudadanos de segunda. hoy que hemos despertado. y seguro que tampoco vives en un infierno porque seas norteamericano. no vives en un infierno porque seas masón o e/k '. Pero. Y una vez que nos damos cuenta de que tenemos un enemigo común. Tú vives en un infierno y todos nosotros vivimos en un infierno por la misma razón. no vives en un infierno porque seas demócrata o republicano. Lo que ustedes y yo necesitamos es tratar de olvidar nuestras diferencias. No vinieron en el buque Mayf/ower. Vives en un infierno porque eres negro. Ellos fueron quienes los trajeron a ustedes aquí. ya esté en Georgia o en Michigan. nos unimos sobre la base de lo que tenemos en común. Una vez que se enfrenten a esta realidad. a ustedes los trajeron los llama- dos Peregrinos o Padres fundadores de la Patria. a un explotador común y a un discriminador común. pelo rubio y piel pálida--. Vinieron en un barco de esclavos. E/k (alce): miembro de la Orden Benevolente y Protedora de los Elks (BPOE). pueden empezar a trazarse un curso que los haga parecer gente de inteligencia y gente sin inteligencia. ex esclavos. porque si fueras norteamericano no vivirías en un infierno. (N. A ustedes no les gusta que se lo digan. Y cuando ustedes y yo aquí.ustedes aquí. Tenemos esto en común: tenemos a un opresor común.T. ¿qué otra cosa son? Son ex-esclavos. El tiempo lo dirá. Ya sé que algunos de ustedes creen que algunos de ellos no son nuestros enemigos. Cuando nos reunimos. el mismo hombre. No vives en un infierno porque seas metodista o bautista. Es el mismo hombre -de ojos azules.). ya esté en California o en Nueva York. Y los trajeron los que vinieron en el Moyflower. y también nos damos cuenta que aquí en Estados Unidos todos nosotros tenemos un enemigo común.

Ellos acordaron dejar de pelearse. puede ser que cambien de palabra. Yeso es lo que necesitamos hacer en la comunidad y en la ciudad y en el estado. En vez de ventilar nuestras diferencias en público tenemos que comprender que todos somos una misma familia.). no dejes nunca saber al enemigo que tienes una desavenencia. con descuido. todo el mundo te llamará grosero. Cuando estudien la naturaleza histórica de las revoluciones. el objetivo de una revolución. ¿qué diferencia hay? ¿Qué diferencia hay entre una revolución de los negros y una revolución de la gente de color? Primero. respectivamente. sin tomar en cuenta cuidadosamente lo que esa palabra significa realmente y sus características históricas.T. te metes en el armario. sin refinamiento. ¿Por qué querían la tierra? Porque querían la independencia. Necesitamos dejar de ventilar nuestras diferencias delante del blanco. ¿Cómo la hicieron? Con sangre. Miren la revolución norteamericana de 1776. «revolución». ¿Son la misma cosa? Y si no lo son.ro que tenemos que hacer lo que hicieron ellos. Cualquier disputa que tuvieran la resolvían entre ellos solos. muestras un frente común. base de la inde- 1. Block revolution y Negro revolution. uno no la ventila en la acera. salvaje. el resultado de una revolución y los métodos empleados en una revolución. los arreglas en casa. Me gustaría hacer algunos comentarios respecto a la diferencia que existe entre la revolución de los negros y la revolución de la gente de color 1. reunidos. incivilizado. cuando salgas a la calle. Si tienes problemas en casa. un frente unido. que cambien de objetivo y cambien de idea. Y cuando hay una riña familiar. 153 . reflejando el nacionalismo negro que surgió en esa época. (N. ¿qué es una revolución? A veces me inclino a creer que mucha de nuestra gente está usando esa palabra. Eso es lo que tenemos que hacer. el motivo de una revolución. los discutes a puerta cerrada y luego. El término Block llegó a reemplazar a Negro para significar afronorteamericano durante los años 60 y 70. Puede ser que se tracen otro programa. Malcolm utiliza estas dos palabras para contrastar el nacionalismo con el reformismo dentro del movimiento negro. sacar el blanco de nuestas reuniones y entonces sentarnos a hablar de negocios entre nosotros. Primero: se basaba en la tierra. ¿Qué fin perseguía esa revolución? La tierra. Si así lo haces.

se quitarán del camino. Y si está bien que nos reclute y nos enseñe a ser violentos en defensa suya. muerden cuando el blanco dice que muerdan y ladran cuando el blanco dice que ladren. Los mandó al sur del Pacífico a pelear contra los japoneses y sangraron.pendencia.. ¿en qué se basaba? Los que no tenían tierra estuvieron contra el terrateniente. Cuando estaba en la cárcel. entonces tampoco está bien que Estados Unidos nos reclute y nos haga ser violentos en el exterior en defensa suya. ¿Cómo la llevaron a cabo? Con sangre. no hubo negociación. Me es odioso tener que decir eso de nosotros. La revolución china: querían la tierra. Eso es lo que significa Estados Unidos: 154 . Si no está bien ser violento defendiendo a mujeres negras y a niños negros y a recién nacidos negros y a hombres negros. sangraron. señores. Sangraron por los blancos. entonces no tienen sangre. Sí. la violencia tampoco está bien fuera. Sangran cuando el blanco dice que sangren. ¿Cómo la obtuvieron? Con sangre. a los tíos Tom chinos. y sí van a ser violentos con Hitler y con Tojo y con cualquier otro a quien ni siquiera conocen? Si la violencia no está bien en Estados Unidos. Y a ustedes les da miedo sangrar. Expulsaron a los británicos y junto con ellos a los chinos entreguistas. Se lo digo. ¿en qué se basaba? En la tierra. leí un artículo •. Porque cuando descubran lo que es volverán a meterse en el callejón. eso hicieron. Ustedes todavía están encarcelados. Se lo digo: ustedes no saben lo que es una revolución. Sentaron un buen ejemplo. entonces también es corredo que ustedes y yo hagamos todo lo que sea necesario para defender a nuestra gente aquí mismo. No hay una revolución que no derrame sangre. La revolución francesa. no hubo compromiso. La revolución rusa. pero cuando se trata de ver que bombardean sus propias iglesias y asesinan a niñas negras. ¿Cómo van a abandonar la violencia en Misisipí con lo violentos que fueron en Corea? ¿Cómo pueden justificar el no ser violentos en Misisipí yen Alabama cuando les bombardean las iglesias y les asesinan a nuestras niñas. cuando el blanco los mandó a Corea. ¿Qué fin perseguía? La tierra. los que no tenían tierra pelearon contra el terrateniente. No se espanten cuando les digo que estuve encarcelado. en este país. Y la única manera de conseguirla era con sangre. pero es verdad. Los mandó a Alemania y sangraron. a ustedes les da miedo sangrar. No hubo amor perdido. Eso sí.

en la parte septentrional de Africa. Y en diez años esa niñita se convirtió en una mujer adulta. en el inodoro. fueron ellos quienes pusieron de moda la palabra «Uhuru». tuvo lugar una revolución. Los argelinos eran revolucionarios. No hay revoluciones de «poner la otra mejilla». Cuondo allá tuvieron la revolu· ción. Así. cito estas diversas revoluciones. y su revolución también se basaba en la tierra. los mau·mau eran revolucionarios. La revolución se basa en la tierra.. Eso no es una revolución. de la justicia y de la igualdad. No hay ni la más remota posibilidad de una revolución sin violencia. La tierra es la base de la libertad. en un deseo de poseer la tierro. puedes sentarte ollado de gente blan· ca . La única clase de revolución sin violencia es la revolución de la gente de color. De todos nuestros estudios. En Africa ha estado teniendo lugar una revolución. Se acabaron los Tom en China. ya sabe uno cómo puede resolver los propios. querían su tierra. Y entablaron una batalla sangrienta. Cuando estaba en la cárcel. más fuertes y más temidos de esta planeta: para el blanco. un parque desegregado y un inodoro público desegregado. una revolución negra. leí en la revista Life un artículo que mostraba a una niña china. La única revolución que tiene por meta el amor al enemigo es la revolución de la gente de color. Le dijeron a Francia que al demonio con Francia.. 155 . Es la única revolución en que la meta es un comedor desegregado. cogieron a una generación entera de tíos Tom y simple· mente los liquidaron. que ellos querían un poco de tierra y no un poco de Francia. Cuando ve có· mo resolvieron ellos los suyos. Porque allá no hay más tíos Tom. Los mau·mau eran revolucionarios.. En Kenia. Francia les ofreció dejarlos integrarse a Francia. todo lo que tiene que hacer es examinar el método histórico empleado en todo el mundo por otros que confrontan problemas similares a los de uno. Y cuando uno ve que confronta problemas. un teatro desegregado. la historia es la más calificada para recompensar nuestra investigación. En Argelia. derribaban todo cuanto se les ponía por delante. de nueve años: su padre estaba en cuatro patas y ella apretaba un gatillo por· que él era un chino «tío Tom». Y hoyes uno de los países más recios. para mostrarles que no hay revoluciones pacíficas..una cárcel. creían en el principio de la tierra arrasada. hermanos y herma· nas. La tierra es la base de toda independencia.

como bellamente señalaba el reverendo Cleage. eso se llama nacionalismo. ¿Cómo creen que reaccionará contra ustedes cuando ustedes aprendan lo que es una verdadera revolución? Ustedes no saben lo que es una revolución. levantando la cabeza en América Latina. La revolución negra estó barriendo en Asia. diciendo: «Voy a amar a esta gente por más que me odien.nacionalismo blanco. la revolución no conoce compromisos.).» No. Estos negros no están pidiendo una nación: están tratando de volver a doblar el lomo en la plantación. We Shall Overcome. Y ustedes. no usarían esa palabra. La revolución cubana: eso es una revolución. señores. Se baso en lo tierra. (N. ¿para qué lo hacía? Quería esta tierra para poder levantar sobre ella otra nación blanca. Cuando el blanco desató una revolución en este país contra Inglaterra. ¿Quién ha oído hablar de una revolución de brazos enlazados. canción del movimiento por los derechos civiles. la revolución echa abajo y destruye todo cuanto se le pone por delante.El blanco sabe lo que es una revolución. Cuando se quiere una nación. La revolución está en Asia.T. Un revolucionario es un nacionalista negro. Si lo supieran. la revolución está en Africa y el blanco chilla porque ve la revolución en America Latina. sentados ahí como un pegote en la pared. ustedes necesitan una revolución. La revolución norteamericana fue nacionalismo blanco. Eso no se hace en una revolución. ¿en qué se basan? En el nacionalismo negro. para cantar «Nosotros lo vamos a superan? 1. ¿No lo creen? ¿Por qué creen que Jruschov y Moa no logran ponerse de acuerdo? Nacionalismo blanco. barriendo en Africa. Todas las revoluciones que están teniendo lugar en Asia y en Africa adualmente. Quiere una nación. Estaba leyendo unas hermosas palabras del reverendo Cleage en que señalaba por qué no lograba reunirse con casi 1. No se canta porque uno está muy ocupado golpeando. En inQlés. La revolución francesa fue nacionalismo blanco. una nación independiente. Sabe que la revolución negra es de alcance y naturaleza mundiales. lo fue. La revolución rusa también fue --sí. Eso es nacionalismo blanco. Un revolucionario quiere tierra para levantar sobre ella su propia nación. Echaron abajo el sistema. la revolución es hostil. 156 . La revolución es sangrienta.

Había dos clases de esclavos: el negro doméstico y el negro del campo. él decía «nosotros». el negro doméstico lo miraba y le decía: «Hombre. Siempre que el amo decía «nosotros». poro luego alardear: «Soy el único negro aquí. Si el amo decía: «Bueno cosa lo nuestro». bueno caso la nuestra». Soy el único en mi trabajo. le tiene miedo a la revolución. despectivo de negro. Está dispuesto a pagar tres veces el precio verdadero de una casa con tal de vivir cerca de su amo. el negro doméstico le decía: «¿Qué paso. el negro doméstico luchaba más que el propio amo por apagar el fuego. Por ahí se puede descubrir 01 negro doméstico. Soy el único en esta escuela». Y si uno ama la revolución. tú estás loco. Si uno le tiene miedo al nacionalismo negro. ¿Qué es eso de separarnos? ¿Dónde hoy uno coso mejor que ésto? ¿Dónde puede usar ropa mejor que ésta? ¿Dónde puedo comer mejor comido que éstah Ese era el negro doméstico.nadie en la ciudad porque todos tenían miedo de que los identificaran con el nacionalismo negro. Vivían en el sótano o en el desvón pero como quiero que sea vivían cerca del amo y amaban 01 amo más de lo que se amaba éste a sí mismo. Quiere vivir cerca de él.). porque todavía tenemos unos cuantos niggers domésticos por ahí. el negro doméstico decía: «Sí. Los negros domésticos vivían en la casa del amo. 157 . comían bien porque comían de su comido: lo que él dejaba. (N. Daban la vida por salvar la coso del amo y más rápido que el propio amo. Este negro doméstico moderno ama a su amo. ama el nacionalismo negro. Y así los llamamos actualmente. vamos a separarnos». Poro entender esto tienen ustedes que recordar lo que decía este joven hermano sobre el negro doméstico y el negro del campo en los tiempos de la esclavitud. Si el amo enfermaba. Si la casa del amo se incendiaba. ¡No eres más que un negro doméstico! Y si viene alguien ahora mismo y te dice: «Vamos l. Y si uno iba a ver al negro doméstico y le decía: <<Vamos a escaparnos. Nigger: término racista.T. En aquellos tiempos les llamaban nigger 1 doméstico». vestían bastante bien. amo? ¿Estamos enfermos?» ¡Estamos enfermos! Se identificaba con el amo más de lo que el propio amo se identificaba consigo mismo.

Al negro del campo lo apaleaban de la mañana a la noche. Y algunos de ustedes todavía son cometripas. eso es lo que dices. por que soplara una brisa. Era inteligente. Cuando el amo enfermaba. para mantener a raya a los negros campesinos. Había siempre mós negros en los campos que en la casa. Cuando la casa se incendiaba. para tenernos controlados. aquel negro rogaba por que soplara el viento. Actualmente tenemos negros del campo en Estados Unidos. Comía sobras. el negro del campo rogaba por que muriera. Odiaba al amo. para 158 . él no preguntaba: «Adónde vamosh Sólo decía: «Cualquier lugar es mejor que aquí».a separarnos». en una casucha. Yo soy un negro del campo. Las masas son negros del campo. para mantenernos a ustedes y a mí a raya. Si uno iba al negro campesino y le decía: <<Vamos a separarnos. En aquellos tiempos le decían lo que era: tripas. no trataba de apagar el fuego. Aquel negro doméstico amaba al amo. vamos a irnos». vivía en u·na choza. el mismo viejo amo tiene hoya negros que no son más que modernos tíos Tom. El negro en el campo no recibía más que lo que sobraba de los intestinos del puerco. usaba ropa vieja. Eso es lo que eran ustedes: cometripas. ¡un negro que se ha vuelto loco! Igual que el amo de aquellos tiempos usaba a Tom. le dices lo mismo que decía el negro doméstico en la plantación: «¿Qué es eso de separarnos? ¿De Estados Unidos. ¡Figúrense a un negro diciendo <<nuestro gobierno»! Hasta le oí decir a uno «¡nuestros astronautas». Los negros del campo: ahí estaban las masas. Cuando ven arder la casa de este hombre blanco. recuerden que era la mayoría y odiaba al amo. pero aquel negro del campo. El negro del campo vivía en un infierno. Dicen: «El gobierno está en peligro». ¡Pero sí se te quedó la cabeza en Africa! En esa misma plantación estaba el negro campesino. no se oye a los negros pobres hablar de que <<nuestro gobierno está en peligro». tíos Tom del siglo XX. Hoy en día le dicen a eso «menudencias». de este buen hombre blanco? ¿Dónde vas a conseguir trabajo mejor que el de aquíh Quiero decir que eso es lo que tú dices: «No se me quedó nada en Africa». Digo que odiaba al amo. Ese es un negro que se ha vuelto loco. ¡Ni siquiera lo dejan acercarse a las instalaciones y él con eso de <<nuestros astronautas»! «Nuestra marina». de desecho. el negro doméstico. En la casa comían carne de puerco de la buena.

No entreguen una vida así. lo alimentó bien y hasta le dio un poquito de educación -un poquito de educaciórr¡ le dio una levita y un sombrero de copa e hizo que todos los esclavos lo miraran con respeto.. Y si tienen que renunciar a ella. Como señaló el reverendo Cleage. como tiene toda esa novocaína en la mandíbula. haciendo de ustedes gente sin violencia. Así nos pasa a nosotros con el blanco en Estados Unidos. diente por diente. Uno va a luchar contra él cuando empiece a halar. ya saben lo que será para mí. El amo cogió a Tom y lo vistió bien. vida por vida. Ese es Tom. no hay nada que nos enseñe a sufrir pacíficamente.e su sangre corra por las calles. No. pacíficamente. sé cortés. No que dejen de sufrir: sólo que sufran pacíficamente. Así es que le inyecta a uno en la mandíbula una cosa llamada novocaína. preserven su vida porque es lo mejor que tienen. Ustedes saben que él es un predicador cristiano. que sea parejo.. Sé pacífico. exactamente igual que la novocaína. Esa es una buena religión.. El blanco les hace lo mismo a ustedes en la calle. Es más. Entonces utilizó a 159 .nos enseña a ustedes y a mí que no debemos luchar contra el blanco. ésa es aquella religión de los viejos tiempos. Es una vergüenza. cabeza por cabeza. sufre . respeta a todo el mundo¡ pero si alguien te pone la mano encima. Siempre que un pastor -de ovejas y de almas. La sangre corriéndole a uno por la cara y uno sin saber lo que está pasando. obedece la ley. Para impedirles defenderse se busca a esos viejos y religiosos tíos Tom que nos enseñan a ustedes y a mí.. Y a nadie le puede doler que se enseñe esa clase de religión sino al lobo que se propone convertirte en su almuerzo. dicen que ustedes deben dejar qu. pacíficamente. el Corán. Nuestra religión nos enseña a ser inteligentes. Es como cuando uno va al dentista y aquel hombre le va a sacar una muela. está siendo un traidor con ustedes y conmigo. Porque alguien le enseñó a sufrir. mándalo al cementerio. Con eso se está uno ahí sentado y. El es un lobo y ustedes son las ovejas. a sufrir pacíficamente.mantenernos en la pasividad. pacíficos y sin violencia. En nuestro libro. cuando quiere embrutecerlos y aprovecharse de ustedes sin el temor de que se vayan a defender. Es la religión de la que solían hablar mamá y papá: ojo por ojo. Si para él eso es una vergüenza. para hacerle creer que no le están haciendo nada. Esa es una buena religión.

los han mantenido en la plantación. los negros se lanzaron a la calle.T. que gozaban de lo que se llama estatura nacional. Vino a Detroit y realizó una marcha y recaudó unos cuantos miles de dólares más. King cayó prácticamente en bancarrota como líder. le da una estatura. la organización fundada por Martin Luther King. estado de Maryland. Son utilizados contra la revolución de los negros. James Farmer era dirigente del CORE (Congreso de la Igualdad Racia ). también empezaron a agitar a nuestras masas algunos líderes locales. le hace publicidad. cuando fracasaron en el intento de desegregar a Albany. Y recuerden que inmediatamente después Roy Wilkins atacó a King 2. Coge a un llamado negro. sin más.). aparecían líderes negros locales que empezaban a agitar a las masas. En cuanto King fracasó en Birmingham. La misma estrategia que se usaba en aquellos tiempos la está usando hoy el mismo hombre blanco. a una gran concentración y recogió qué sé yo cuántos miles de dólares. fueron ídolos caídos y empe- zaban a perder su prestigio y su influencia.T. 2. Cuando Martin Luther King fracasó en sus intentos de desegregar a Albany. y lo hace prominente. lo convierte en una celebridad. Otros líderes de la lucha por los derechos civiles. 160 . Quisiera mencionar todavía otra cosa brevemente: el método que utiliza el blanco. los contienen. Los controlan. King se fue a California. cómo utiliza a los «peces gordos» o líderes negros contra la revolución de los negros. (N.). Acusó a King y a CORE de provocar líos en todas partes y luego hacer que la NAACP los sacara de 1. Conferencia de Líderes Cristianos del Sur (SCLC). estado de Virginia. la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos llegó a su punto más bajo. Esto nunca lo hicieron esos negros de estatura nacional. en DanvilIe. No son parte de la revolución de los negros. Y entonces éste se convierte en vocero de los negros y en líder negro. Roy Wilkins era dirigente de la NAACP (Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Colorl. Ellos los controlan a ustedes pero nunca los han incitado ni los han excitado. En Cambridge. y en otras partes del país. al nivel de las masas. La Southern Christian Leadership Canference I tenía problemas financieros. y tuvo problemas. en el estado de Georgia. con el pueblo.Tom para controlarlos. fue Gloria Richardson. (N.

una marcho hasta el Congreso para obstocultzarlo. no lo puedo parar porque no lo empecé». Les estoy diciendo lo que dijeron. una marcha hasta el Senado. Dijeron: «Estos negros están haciendo las cosas por su propia cuenta.también estallaron. Eran las masas las que estaban en la calle. los meteré yo. en el periódico. eso hicieron. Lo saludaré. y a medida que esos negros de estatura nacional se atacaban unos a otros iban perdiendo su control sobre las masas negras. Eso ocurrió¡ lo tengo. todos ustedes están dejando que esto llegue demasiado leJOS». Era la revolución.» 161 . Fue entonces cuando salió Kennedy en . Se nos están yendo por delante». Fue entonces cuando dijo que iba a sacar una ley de derechos civiles. y el viejo Tom dijo: «Amo. Aquello era la revolución. Precisamente entonces había estallado Birmingham y los negros de Birmingham -acuérdense. HastcJ dijeron que iban 01 aeropuerto a acostarse sobre la pista para . llamaron a Randolph. Dijeron: «Ni siquiera estoy metido en eso y mucho menos encabezándolo». Los negros estaban en la calle. Me adheriré. le infundió pánico a la estructura del poder blanco en Washington. entonces los negros empezaron ~ hablar ¿de qué? De que iban a hacer una marcha hasta Washington. Roy empezó a atacar a King. Cuando se enteraron de que aquella aplanadora negra le iba a venir encima a la capital. llamaron a Wilkins. y Farmer los empezó a atacar a los dos. c. en pruebas documentadas. Lo endorsaré. televisión y dijo: «Esta es una cuestión moral». Empezaron a apuñalar por la espalda a los blancos racistas del sur y a reventarles la cabeza. Lo apoyaré. y King empezó a atacar a Roy. Kennedy dijo: «Miren. Sí. Eso le infundió pánico al blanco. Y este viejo zorro astuto dijo: «Si ustedes no están metidos en eso. una marcha hasta la Casa Blan. CQ. Los pondré de cabecillas. pora no dejarlo proseguir. señores. llamaron a esos líderes negros de estatura nacional que ustedes respetan y les dijeron: «Suspéndanlo».¡ yo estaba allí. Hablaban de cómo iban a marchar sobre Washington. D. Les estoy diciendo lo que dijeron.no dejar aterrizar a ningún avión. Y cuando mencionó la ley de derechos civiles y las blancas racistas del sur empezaron a hablar de que iban a boicotearla o a entorpecerla. Era la revolución negra. detenerlo.la cárcel y gastara muchísimo dinero¡ acusaron a King y al CORE de recaudar todo el dinero y no restituirlo.

puso a su disposición en todo el país medios noticiosos que entonces empezaron a presentar a estos Seis Grandes como líderes de la marcha. Y no son más que Frank James y Jesse James y los hermanos qué sé yo qué. Una vez que lo constituyeron. Millón y medio de dólares.. en la ciudad de Nueva York. Cada uno de esos Seis Grandes sabe que así fue.La cosa pasó en cuestión de horas. Ahí es donde se estaba hablando de la marcha. Una sociedad filantrópica encabezada por un blanco llamado Stephen Currier reunió a todos los grandes líderes de la lucha por los derechos civiles en el Carlyle Hotel. eligieron presidente a Whitney Young¡ ¿y quién creen ustedes que fue el copresidente? Stephen Currier. con el blanco arriba. Ustedes hablaban lo de la marcha en la calle Hastings. Powell sabe que así fue. por los que ustedes han estado yendo a la cárcel y llorando lágrimas de cocodrilo. un millonario. Ellos se convirtieron en la marcha. Se apoderaron de ella. De eso era de lo que estaba hablando. vamos a crear lo que se conoce por el nombre de Council for United Civil Rights Leadership [Consejo Unido de Líderes de los Derechos Civiles]. King sabe que así fue. el blanco. hablaban de la marcha en la avenida Lenox y en la calle Fillmore y en la avenida Central y en la calle 32 y en la calle 63. En cuanto tuvieron montado el aparato. El Carlyle es propiedad de la familia Kennedy¡ es el hotel donde Kennedy pasó la noche hace dos días¡ es propiedad de su familia. Se reunieron en el Carlyle Hotel.. éste les prometió y les dio 800 mil dólares para que se los repartieran los Seis Grandes. repartidos entre líderes a los que ustedes han estado siguiendo. Originalmente ni siquiera figuraban en la marcha. En cuanto lo constituyeron. y les dijo que después que terminara la marcha les daría 700 mil dólares más. Wilkins sabe que así fue.» Déjenme mostrarles lo tramposo que es el blanco. el blanco puso a su alcance a expertos de primera en relaciones públicas. Vamos a crear ese consejo y pertenecerán a él todas las organizaciones que luchan por los derechos civiles y lo utilizaremos para recabar fondos. Y el primer paso que dieron después de apoderarse de ella fue invitar a 162 . Y les dijo: «Con pelearse entre ustedes no hacen más que destruir el movimiento por los derechos civiles. Powell hablaba de eso hoy en Coba Hall. Y ya que se están peleando por el dinero de los liberales blancos. Randolph sabe que así fue.

la vendieron. lo que significa que está demasiado fuerte. cómo ir. No se integraron a ella. dejó de estar caliente. Cuando James Baldwin vino de París no lo dejaron hablar. El mismo elemento blanco que puso a Kennedy en el poder: los sindicatos. se hicieron parte de ella. porque no podían hacerlo atenerse a la letra. Se unieron a ella. lo pone flojo. sí. invitaron a un cura. Y hasta dejó de ser una marcha. Reuther yesos otros tres demonios debe- 163 . No. Ya sé que no les gusta que diga esto. dónde PQrarse. los judíos y los protestantes liberales. la misma camarilla que puso a Kennedy en el poder se unió a la marcha sobre Washington. Ustedes tuvieron uno aquí mismo en Detroit y por televisión. qué canciones cantar. Dejó de ser furiosa. un espectáculo que le ganó a cualquier cosa que pudiera montar Hollywood. Es exactamente igual que cuando uno tiene un café demasiado negro. y les dijeron entonces que abandonaran la ciudad a la caída del sol. no dejaron que Baldwin se encaramara allí porque saben que Baldwin es capaz de decir cualquier cosa. en un circo. Pero si se le echa demasiada leche. con payasos y todo. a un rabino y a un viejo cura blanco. Estaba caliente y se enfría. a un viejo cura blanco. Y al apoderarse de ella la hicieron perder su combatividad. qué discurso podían decir y qué discurso no podían decir. Eso fue lo que hicieron con la marcha sobre Washington. Te despertaba y ahora te pone a dormir. tráiganme a Martin Luther King y a Philip Randolph y a James Farmer y a esos otros tres y verán si lo niegan ante un micrófono. Se convirtió en un picnic. qué carteles llevar. dejó de ser intransigente. Se la apropiaron. los católicos. Se le unieron. el espectáculo del año. Fue un circo. con payasos que lo dirigían. Porque puedo probar lo que estoy diciendo. sino que se infiltraron en ella. Si creen que les estoy diciendo cosas falsas. Lo controlaron todo tan estrechamente que les dijeron a esos negros en qué momento llegar a la ciudad. Estaba fuerte y se pone flojo. Ya sé que no les gusta lo que estoy diciendo pero se lo vaya decir de todas maneras. se apoderaron de ella. Y no quedaba uno solo de aquellos Toms en la ciudad a la caída del sol. Ni más ni menos que un circo. un blanco. Burt Lancaster leyó el discurso que suponía que dijera Baldwin. Pero lo puedo respaldar. ni siquiera se sabrá que tenía café. payasos blancos y payasos negros. ¿Qué hace? Lo integra con leche.Walter Reuther.

bueno. a mi entender.es otro ministro cristiano en Nueva York y se ha visto seriamente involucrado en los boicots de las escuelas para eliminar la enseñanza segregada. Pero aunque todavía soy musulmán no estoy aquí esta noche para discutir mi religión. mi religión es todavía la del IsJam.rían recibir un «osear» por la mejor aduación. y que el reverendo Galamison -supongo que habrán oído hablar de él. Esa es mi creencia personal. Señor moderador. porque sencillamente no puedo creer que aquí todos sean amigos y no quiero dejar a nadie fuera. Antes de que tratemos de explicar lo que quiere decir eso del voto o la bala. Igual que Adom Clayton Powell es ministro cristiano y encabeza la Iglesia Bautista Abisinia en Nueva York. Todavía soy musulmán. pero al mismo tiempo participa en las luchas políticas para tratar de establecer los derechos de los negros en este país. porque aduaron como si de verdad amaran a los negros y embaucaron a todo un montón de negros. «la revuelta negra» y «zQué rumbo seguimos de aquí en adelanteh o «z Y ahora qué?» A mi humilde manera de entenderlo la cuestión es el voto o la bala. hermanos y hermanas. 7Ode noviembre de 7963) El voto O la bala ". quisiera aclarar algo con respedo a mí mismo. amigos y enemigos. Martin luther King es ministro cristiano en Atlanta. porque es hora ya de que acallemos nuestras diferencias y nos demos cuenta de que es mejor para nosotros ver primero que 164 . No estoy aquí para tratar de hacerlos cambiar de religión. no ministro cristiano. No estoy aquí para discutir ni polemizar sobre ninguna de las cosas en que diferimos. Esta noche la cuestión es. pues yo también soy ministro. y encabeza otra organización que lucha por los derechos civiles de los negros en este país. sino ministro musulmán y creo en la acción en todos los frentes y por todos los medios que sean necesarios. hermano lomax. y que el Dr. (Delroil. Y los seis líderes negros también deberían recibir un premio al mejor elenco de asistencia. estado de Georgia.

El año más explosivo. vamos a tenerlas metidas en el armario. que somos antiopresión. alimentando nuestras esperanzas para luego defraudarles con sus trucos y sus traiciones. ¿Por qué? También es un año político. los harán vivir en un infierno igual que a mí. Lo mismo si somos cristianos que si somos musulmanes o nacionalistas o agnósticos o ateos. Si no hacemos algo muy pronto me parece que estarán ustedes de acuerdo en que nos vamos a ver obligados a escoger entre la bala y el voto. Lo mismo si son gente educada que si son analfabetos. si viven en el bulevar que si viven en el calleján. Todos nosotros hemos sufrido aquí. Ahora bien. pero sí quiere decir que somos antiexplotación. Si el difunto presidente Kennedy podía reunirse con Jruschov para intercambiarle un poco de trigo. que hablemos así no quiere decir que seamos antiblancos. que somos antidegradación. Es el año en que todos los políticos blancos volverán a meterse en la llamada comunidad de la gente de color para engañarnos y sacarnos unos cuantos votos. la opresión política de manos del blanco. cuando salgamos a la calle que no haya nada que discutir entre nosotros hasta que no hayamos terminado de discutir con ese hombre blanco. no cabe duda de que tenemos más en común entre nosotros que Kennedy y Jruschov entre sí. Y si el blanco no quiere que seamos antiblancos. que· deje de oprimirnos y de explotarnos y de degradarnos. Todos estamos metidos en el mismo barco y a todos no hará vivir en el mismo infierno el mismo hombre blanco.confrontamos el mismo problema. la explotación económica de manos del blanco y la degradación social de manos del blanco. un problema común que los hará vivir en un infierno lo mismo si son bautistas que si son metodistas o musulmanes o nacionalistas. en este país. Si hay diferencias entre nosotros. Mientras ellos alimentan el descontento. con promesas falsas que no tienen intención de cumplir. En 1964 hay que escoger entre una cosa y la otra. No es que el tiempo se vaya volando: ¡el tiempo ya se voló! 1964 amenaza con ser el año más explosivo que Estados Unidos haya presenciado jamás. El año en que todos los bribones políticos blancos volverán a meterse en la comunidad de ustedes y en la mía con sus falsas promesas. tenemos que aprender primero a olvidar nuestras diferencias. todo esto no puede conducir más que a una cosa: a una explosión y ahora 165 .

los polacos ya son norteamericanos. Soy uno entre los veintidós millones de negros víctimas del norteamericanismo. también pueden serlo aquí mismo. Si yo no pruebo lo que hay en ese plato. Estas cosas no son tan grandes como aquellas cosas. Estar en Estados Unidos no nos hace norteamericanos. No dejen que nadie les venga con el cuento de que tienen pocos chances de ganar. Porque si el nacimiento nos hiciera norteamericanos. No soy demócrata. Haber nacido aquí no nos hace norteamericanos. Bueno. Esos Hunkies 1 que acaban de bajarse del barco ya son norteamericanos. Y con todo el tiempo que llevamos aquí ustedes y yo todavía no somos norteamericanos. la verdad es que apenas si soy un estudioso de nada. que no es más que hipocresía enmascarada. Si ustedes y yo fuéramos norteamericanos no habría problemas.) 166 . No me voy a sentar a tu mesa con el plato vacío para verte comer y decir que soy un comensal. (N. Uno entre los veintidós millones de negros víctimas de la democracia. en Washington. todo lo que tuviera ojos azules. ni siquiera soy estudioso de la política. D. Si ustedes pueden ser tan valientes allá. los refugiados italianos ya son norteamericanos. yo no soy norteamericano. hermano lomax. por lo menos sabrán para qué están luchando. T0do lo que vino de Europa. sentarme a la mesa no hará de mí un comensal. Así es que no estoy aquí hablándoles como norteamericano ni como patriota ni como el que saluda la bandera ni como el que hace 1. C. No soy político. ya es norteamericano. No. Si los reclutan. y si luchan aquí. Hunkies: término despectivo de blancos. No hay que promulgar leyes de derechos civiles para hacer norteamericano a un polaco. no se necesitaría ninguna enmienda a la Constitución. yo no creo en eso de engañarse uno a sí mismo. no soy republicano y ni siquiera me considero norteamericano.tenemos ya en la vida norteamericana de nuestros días al tipo de hombre negro -lo siento. no se necesitaría ninguna legislación.T. los mandan a Corea y los hacen enfrentarse a ochocientos millones de chinos. ahora mismo.que no tiene ninguna intención de seguir poniendo la otra mejilla. no habría que hacerle frente al entorpecimiento de los derechos civiles.

167 .

la carrera resulta tan apretada que hay que hacer un recuento. Estos veintidós millones de vídimas están despertando. Lo mismo pasó en Rhode Island. Y veo a Estados Unidos de Norteamérica con los ojos de la vídima. C.. sólo que en Texas linchan con acento texano y en Misisipí con acento de Misisipí. yo no. Y que qué buen presidente tenemos. no. Y los líderes de ustedes y míos tienen osadía de andar correteando y aplaudiendo por ahí y decir que cuántos progresos estamos realizando. por lo apretada que estuvo la votación. con un blanco racista del sur -eso es todo lo que él es. para terminar entorpeciendo la acción de esas mismas leyes. 168 . Como ven estas nuevas tendencias políticas. Fue el voto del negro el que instaló a la nueva administración en Washington. Allí soplan los mismos vientos que en Misisipí. dejarlos a ustedes hasta el último momento. D. les es posible ver que cada vez que hay elecciones. no hay diferencia. Están empezando a ver lo que antes sólo miraban. veo una pesadilla norteamericana. El voto de ustedes. seguro que no podrá serlo en Washington. Se están haciendo políticamente maduros. Bueno. les toca a éstos determinar quién irá a parar a la Casa Blanca y quién irá a parar a la perrera. el voto malgastado de ustedes fue el que instaló en Washington. el voto estúpido. Se les están abriendo los ojos. Se están dando cuenta de que hay nuevas tendencias políticas de una costa a la otra. C. el voto ignorante. No veo riingún sueño norteamericano. para ver quién iba a ser gobernador. va a ser mejor con nosotros porque sabe como tratar a los sureños. Y lo mismo pasó con Kennedy y Nixon cuando compitieron por la presidencia. para luego venirnos a decir a ustedes y a mí que éste. como es del Sur.ondear la bandera. Y estos líderes negros tienen la osadía de ir y tomar café en la Casa Blanca con un texano. D. a una administración que ha tenido a bien promulgar toda clase de leyes imaginables. Si no fue bueno en Texas. Yo estoy hablando como vídima de este sistema norteamericano.. Fue tan apretada la cosa que tuvieron que hacer un recuento de todos los votos. en Minnesota y en muchas otras partes del país. Porque Texas es un estado de linchamientos. iY eso qué quiere decir? Quiere decir que cuando los blancos estén divididos equilibradamente y los negros tienen un bloque de votos propios. D. ¿Qué clase c. Tuvieron que hacerlo en MassachuseHs.

eso es una traición. [. Y háganles saber que hay otra cosa que también estó bien abierta. Y a estos tíos Tom que han estado actuando con evasivas. necesitamos unos cuantos amigos. ya tenían trabajo. háganles saber que ustedes tienen los ojos abiertos. Y yo adoro a mi hermano lomax y la manera en que señaló que nos halla169 . la bala o el voto. una interpretación más amplia. después que los reciben. Y cuando los vean venir con esa clase de conspiraciones. el negro no recibe nada a cambio. ¿Cómo pueden agradecerle a un hombre que les dé lo que ya es de ustedes? ¿Cómo pueden. Si les da miedo usar una expresión como ésa. Ellos reciben todos los votos negros y... Eso no es progreso. Eso es un camuflaje. ¿qué rumbo seguimos de aquí en adelante? Primero. No estoy tratando de derribar a los demócratas en favor de los republicanos. la única manera de meterse en la lucha por los derechos civiles será darle una nueva interpretación. tanto desde adentro como desde afuera. Todo lo que hicieron cuando lograron llegar a Washington fue darles grandes empleos a unos cuantos grandes negros. un teatro. deberían volver a meterse en el callejón. Pero es verdad: ustedes ponen a los demócratas en primer lugar y ellos los ponen en el último a ustedes. Necesitamos unos cuantos aliados nuevos. Tienen que ser la bala o el voto. tomar parte en ella.. Esos grandes negros no necesitaban grandes empleos. en 1964. claudicaciones y componendas. Por eso le estamos dando una nueva interpretación que nos permita entrar en ella. ] De manera que ya es hora de despertar. deberían volver a la plantación algodonera. [ . 1 Conque. Nos dejaba fuera. entonces. no los vamos a dejar que sigan con sus evasivas.de lógica es ésa? Que Eastland sea presidente: él también es del Sur. El sabría todavía mejor que Johnson cómo tratarnos. Necesitamos contemplar este asunto de los derechos civiles desde otro ángulo. agradecerle que les dé sólo una parte de lo que ya es de ustedes? Ni siquiera han realizado progresos y lo que les están dando ya deberían haberlo tenido desde antes. con sus claudicaciones ni con sus componendas.. la vieja interpretación nos excluía a nosotros. deberían irse del país. Para aquellos de nosotros cuya filosofía sea la del nacionalismo negro. a éstos ya llegaremos dentro de un minuto. Toda la lucha por los derechos civiles necesita una nueva interpretación. eso es un truco.

porque en ese caso todo lo que estamos haciendo es tratar de cobrar nuestras inversiones.). Sé que uno puede buscar a un montón de gente humilde y poner a correr a un montón de gente grande. Pero eso demuestra que hay algo nuevo entrando en escena. Y éste no quiere oír hablar de ese asunto de «dar la otra mejilla». ¿Dánde está el progreso? y ahora se enfrentan ustedes a una situación en que el joven negro está apareciendo. está justificado que busquemos los derechos civiles si eso significa igualdad de oportunidades. Me codeo con la gente humilde. ¿Saben lo que quiere decir «recíproca»? Esa es una de las palabras del hermano lomax: se la robé a él.T. Hay mós animosidad racial. lo entienden en el sentido -como señaló el hermano lomax. pero nunca se paran a pensar cómo se hizo rico. más violencia racial hoy en 1964. Aquellos no tienen nada que perder y pueden ganarlo todo. 170 . En 1954 la Corte Suprema decretó que la segregación racial en las escuelas era ilegal. no. En Jacksonville -y eran adolescentes. Serán los cócteles Molotov este mes. más odio racial. al introducir esta nueva interpretación de todo lo que significan los derechos civiles.mos otra vez donde estábamos en 1954 1. (N. Por lo general no manejo esas grandes palabras porque por lo general no me codeo con gente grande. Hay una nueva manera de pensar que está entrando en escena. Y en seguida se lo hacen saber: «Hacen falta dos para bailar. Bueno. y si yo voy. Será libertad o será la muerte. los negros nunca lo habían hecho antes. Nuestros padres invierten sudor y sangre. Será la bala o será el voto. la única diferencia es que esta clase de muerte será recíproccf. Esta decisión sentó las bases para el comienzo del movimiento por los derechos civiles.estaban arrojando cócteles Molotov. Estamos más atrás de donde estábamos en 1954. 1. Trabajamos trescientos diez años en este país sin recibir ni un centavo a cambio. las granadas de mano el mes que viene y otra cosa el mes siguiente. pero es que ustedes lo hicieron rico. que en 1954.de la igualdad de oportunidades. los nacionalistas negros. Ustedes dejan que el blanco se pasee por aquí hablando de lo rico que es este país. aquéllos cuya filosofía es la del nacionalismo negro. tú vas». Hay más segregación ahora que en 1954.

Tomen por ejemplo a la gente que está reunida ahora mismo en este auditorio. No se le puede aplicar ningún otro calificativo sino ése. Cada vez que había un llamado a las armas. No sólo dimos gratis nuestro trabajo: dimos nuestra sangre. Esa es nuestra inversión. el que lo prive a uno del derecho a tenerlo es un criminal. Pero si toman colectivamente el salario de todos los que hay aquí podrán llenar un montón de sacos. Yeso quiere decir que un segregacionista está violando la ley. Hemos hecho una contribución mayor y hemos cobrado menos. Son pobres. Con los padres de ustedes y los míos. Nuestro salario semanal individual no suma casi nada. Esa es nuestra contribución: nuestra sangre. Ahora bien. Y cuando hacen una manifestación contra la segregación. es un criminal. Yeso significa que la segregación va contra la ley. los derechos civiles quieren decir: «Dénnoslo ahora. Puso fuera de la ley la segregación. haciendo rico al tío Sam. Es un montón de dinero. Moríamos en todos los campos de batalla del blanco. están en su derecho legal de reclamarlo.» Podría hacer un alto aquí mismo para señalarles una cosa. Con perros policías y 171 . se harán ricos: más que ricos. éramos los negros los primeros en vestir el uniforme. Siempre que uno ande detrás de algo que le pertenezca. «no se veía» por la mañana hasta que «no se veía» por la noche. Si pueden recoger nada más que los salarios de un año de la gente que está aquí ahora. Dénnoslo ayer y todavía no será bastante rápido. la Corte Suprema está de parte de ustedes. ¿quién es el que se opone a la aplicación de la ley? El propio departamento de policía. Yeso lo señaló la decisión de la Corte Suprema. Para aquellos de nosotros cuya filosofía es el nacionalismo negro. Hemos hecho un sacrificio mayor que el de cualquier otro que viva actualmente en Estados Unidos. que no trabajaban en turnos de ocho horas. No esperen el año que viene. Entiendan eso. no con este manojo de gente sino con millones de negros. y que trabajaban por nada haciendo rico al blanco. la ley está de parte de ustedes. Siempre que anden detrás de algo que sea de ustedes. Un segregacionista es un criminal. Cuando se miran así las cosas. Y el que por cualquier medio intente privarlos de lo que es de ustedes. todos nosotros somos pobres como individuos. está violando la ley. piensen lo rico que tuvo que hacerse el tío Sam. sino desde que.

al mismo tiempo. mátenlo. Los derechos civiles son parte de los asuntos internos de este país. Ahora. Necesitamos ampliar la lucha por los derechos civiles llevándola a niveles más altos: al nivel de los derechos humanos. No quiero decir con eso que vayan a salir y ponerse violentos. Pero si alguien me echa encima esa violencia. Si no lo hacen ellos. no es representativo de la ley. nunca deberían ser gente sin violencia. Estó violando la ley. Eso es todo lo que tienen que hacer. Nadie del mundo exterior puede manifestarse en favor de ustedes mientras su lucha sea una lucha por derechos civiles. les digo que maten a ese perro. Se lo digo aunque mañana me cueste la córcel: maten a ese perro. ya se trate de la enseñanza segregada. lo hará otro. Si ustedes no adoptan ese tipo de actitud.. en conformidad con la justicia. sus hijos crecerán y los mirarán y pensarón: «iQué vergüenza!» Si no adoptan una actitud tajante . a menos que se hallaran ante una situación sin violencia. Yo no soy nada violento con los que no son nada violentos conmigo. necesitamos nuevos aliados. Eso es lo que quiere decir igualdad. Siempre que ustedes estén manifestando contra la segregación y un hombre tenga la osadía de echarles encima a un perro policía. la ley estaró de parte suya. Y así es como deberían ponerse todos los negros. que vayan y le digan al alcalde que le diga al departamento de policía que encierre a los perros. Cuando empezamos a adentrarnos en este terreno necesitamos nuevos amigos. Siempre que sepan que estón dentro de la ley. Que su muerte sea recíproca. entonces mueran por aquello en lo que ustedes creen. se estarán limitando a la jurisdicción del tío Sam. maten a ese perro. pero. Ninguno de nuestros hermanos africanos ni de nuestros hermanos asiáticos ni de nuestros hermanos latinoamericanos puede abrir la 172 . Lo que es bueno para ti. dentro de sus derechos morales. Entonces le pondrán punto final a este asunto.. Mientras estén enfrascados en una lucha por derechos civiles.con garrotes. es bueno para mí. sépanlo. Siempre que ustedes estén manifestando contra la segregación. de la vivienda segregada o de cualquier otra cosa. Pero no mueran solos. si estos blancos que están aquí no quieren ver esa clase de acción. entonces me hace perder la cabeza y ya no respondo de lo que haga. y el que se les ponga en el camino deja de ser la ley.

•st~ de acuerQo co~ loma.. Que el mundo sepa lo hipocresía que se practica aquí.. como soldaditos de plomo. los veintidós millones de afronorteamericanos . Tienen un voto por nación. Que él sepa que tiene que ser la bala o el voto. si ustedes y yo. Ustedes son los únicos que viven en un infierno. Un africano puede ir adonde le plazca en este mismo momen- c.que el voto 8$ • .. Cuando llevan su caso ante Washington. Sí. que saldrían ganando con llamarse a sí mismos africanos en vez de negros. los africanos no viven en un infierno. Que el mundo sepa la ensangrentadas que tiene las manos. en este país.. éstos caerán bajo jurisdicción del tío Sam. todo el mundo tiene un voto igual. Ahora mismo. De modo que el voto es de la mayor importancIa. Todos ellos están encompadrados. sin embargo. 173 .boca para interferir en los asuntos internos de Estados Unidos. y cuando lleguen allá la gente les va a preguntar por qué luchan y ustedes tendrán que quedarse con la boca cerrada.~~'" ~ dólar' ¡Que SI puedo probarlo' Sí. la potencia de sus votos basta para mantener a raya al tío Sam. Que sea la bala o el voto. es como huir del lobo hacia la zorra. Aquí están ustedes paseándose por Estados Unidos. lo están llevando ante el criminal responsable.. ¿No soben ustedes -y en ~. Ni más ni menos que africanos. preparándose para que los recluten y los manden fuero. lleven al tío Sam ante las tribunales.. Para mí el voto significa simplemente la libertad. y cuando esos hermanos de Asia y Africa y de las naciones más oscuras de esta tierra se unen. Ellos no tienen que promulgar leyes de derechos civiles para los africanos. Ustedes no son ni más ni menos que africanos. eso es lo que somos: africanos que están en Norfeamérica .~ . Hay nociones pobres en la ONU. Mientras se trate de derechos civiles. D. No.. MifentO ONU. esas naciones pobres unen la potencia de sus votos y les impiden dar un paso a las naciones ricas. Todos hacen trapacerías políticas y los hacen quedar a ustedes como unos zoquetes ante los ojos del mundo. lIévenlo ante el mundo. O para mantener a raya a Rusia. O para mantener a raya a cualquier otra parte de esta tierra. Es más.

Entró en un restaurante para blancos. Así misma. pues teme que el tío Sam también use las suyas. No está ganando en ninguno de los lugares donde está peleando ahora. Y así estaba él sentado. la gente de piel oscura está despertando. No pudo ganar la guerra de Corea. pero como tenía la cabeza envuelta en aquel turbante. Es bravo mientras puede usar su bomba de hidrógeno. Eso es una derrota. y vayan adonde se les ocurra. le están perdiendo el miedo al blanco. Ya no puede seguir ganando. pues el arma que cada uno de ellos tiene anula la del otro. el amarillo lo sabe. Se supone que Estados Unidos sea bravo. con toda su maquinaria bélica. Aquellos días ya pasaron. pero no puede usar las suyas por temor de que Rusia use también las suyas. Tuvo que firmar la tregua. Un amigo mía. Ese no' es el estilo de él. No pueden usar el arma. No la pudo ganar.too Todo lo que tienen que hacer ustedes es ponerse un trapo en la cabeza. Tuvo que firmar una tregua. de nuestra complexión. Dondequiera que está peleando lo hace contra hombres de nuestro color. Pero ya no es bravo. el cobrizo lo sabe. el moreno lo sabe. Eso les demostrará lo imbécil que es el blanco. Por eso le hacen frente en guerra de guerrillas. lo obligan unos comedores de arroz a hacer una tregua. Así que donde únicamente puede desarrollarse la acción es en tierra y el blanco ya no puede ganar otra guerra en la tierra. se puso un turbante en la cabeza y entró en un restaurante de Atlanta antes de que allí se dijeran desegregados. Siempre que al tío Sam. De manera que estón los dos desarmados. Está asustado. y ve que el péndulo del tiempo se inclina en dirección de ustedes. Se supone que Estados Unidos no firme tregua alguna. más negro que la noche. Rusia no puede usar las suyas. se sentó. la inteligencia. Mira a su alrededor y ve lo que está pasando en esta tierra. cada día más. que es bien oscuro. El negro lo sabe. Cámbiense el nombre par el de Hugagaguba. Simplemente dejen de ser negros. es que ha perdido la batalla. Hay que tener 174 . De manera que se las están viendo con un hombre cuyos prejuicios y predisposiciones le están haciendo perder el juicio. Se las están viendo con un imbécil. lo atendieron y él preguntó: «¿Qué pasaría si aquí entrara un negro?». ningún niggerse atrevería a entrar aquí». la camarera se volvió hacia él y le dijo: «Qué va. Ya ganó su última batalla. Yesos hombres lo están derrotando.

175 .

Me gustaría decir. . Son los días de la guerrilla. Y los soldados blancos no podían bregar con eso. a veces un solo japonés podía impedir el avance de todo un ejército. Sencitlamente. Todo lo que uno tiene es un fusil. Siempre que se topen con un soldado blanco que haya combatido en el Pacífico. un día de estos.bw.coraje para ser guerrillero y él no tiene coraje. porque altó lo CIIUItcU'aft~•. PfJro Uf\O."'t'M~~"~ •r~. lo mitJDO les pasó o. Por lo mismo que la guerra de guerrillas está prevaleciendo en Asia y en algunas partes de Africa y en algunas partes de América latina. cuando desembarcaban los soldados norteamericanos. En ningún lugar de esta tierra logra ganar el hombre blanco cuando se enfrenta a una guerra de guerrillas. No es su vaina.loe~. . que no eran más que beduinos. ese ttpo. guerrilla está sola. lo verán en temblores. Se lo digo en este momento a ustedes. cogieron un fusil y se alzaron en las lomas y De Gaulle y todo su estupendo equipo bélico no pudieron derrotar <l esas guerrillas. Entonces empuñaba su cuchillo y se deslizaba de un arbusto a otro y de un norteamericano a otro. Gentes que sólo unos años antes habían sido campesinOs dedicados al cultivo del arroz. con los nervios alterados. yeso es todo lo que se necesita. que establecimos recientemente en la ciudad de Nueva York./:··t so. Es verdad que 176 ..·!.. si no piensan que un día habrá que despertar y darse cuenta de que habrá que escoger entre el voto y la bala. En algunas de esas islas del Pacífico donde estaban los japoneses. Inc..• ""'''<r 0 ' • • • .... lo mismo hicieron en Argelia. aviones que le vuelan a uno sobre lo cabeza y toda close de cosas d. y mucho coraje. unas cuantas palabras respecto a la Mezquita Musulmana. ~.. se unieron y sacaron de Indochina al altamente mecanizado ejército francés. tienen ustedes que ser muy ingenuos o desempeñar muy pobremente el papel de negros. unas zapatillas y un plato de arroz. esperaba que el sol se pusiera y cuando el sol se ponía todos ellos resultaban iguales. En la guerra convencional se tienen tanques y un montón mós de gente con uno para respaldarlo. Quiero decirles nada más algunas cosas sobre la guerra de guerrillas porque un día de éstos.. . para terminar.'. los argelinos.. No se necesitan los armamentos modernos: hoy no sirven esos armamentos.. Hay que tener coraje para ser guerrillero porque uno está solo. - · · . .

¿Por qué han de ser blancos los dueños de todas las tiendas existentes en nuestra comunidad? ¿Por qué han de ser blancos los dueños de los bancos existentes en nuestra comunidad? ¿Por qué ha de estar en manos del blanco la economía de nuestra comunidad? ¿Por qué? Si un negro no puede trasladar su tienda a una comunidad blanca. No malgasten los votos. Un voto es como una bala. claudicante y de componendas que hemos estado empleando para obtener nuestra libertad. La están enseñando en los mítines del COREo La están enseñando en los mítines del SNCC [Comité Coordinador Estudiantil para la No Violencia]. Queremos la libertad ahora. guárdense la boleta en el bolsillo. La están enseñando en lugares donde no se reúnen más que ateos y agnósticos. Cuando terminan nuestros servicios religiosos. La están enseñando en la NMCP. Observamos nuestra religión en nuestra mezquita. La filosofía política del nacionalismo negro consiste en que el negro controle la política y a los políticos de su propia comunidad. como no la mezclamos con nuestras actividades sociales y civiles. en la acción económica y en la acción social y civil. nada más. La están enseñando en los mítines musulmanes.somos musulmanes y que nuestra religión es la dellslam¡ pero no mezclamos nuestra religión con nuestra política ni con nuestra economía. en cualquier momento y de cualquier manera. ya no. . ustedes me dirán por qué un blanco ha de trasladar su tienda a una comunidad negra. siempre que sea para eliminar los males políticos. económicos y sociales que afligen al pueblo de nuestra comunidad. pero no la vamos a obtener diciendo «Nosotros lo vamos a superar». La filosofía económica del nacionalismo negro es pura y simple. El negro de la comunidad negra tiene que ser reeducado en la ciencia de la política. Tenemos que luchar hasta superar. entonces nos metemos como musulmanes en la acción política. en cualquier lugar. Nos unimos a cualquiera. La están enseñando en todas partes. Los negros están hartos de la actitud evasiva. Consiste sencillamente en que controlemos la economía de nuestra comunidad. para que sepa lo que la política deberá darle a cambio. La filosofía política del nacionalismo negro se enseña en la iglesia cristiana. No tiren sus votos hasta que no vean un objetivo y si ese objetivo no está a su alcance. La filosofía del nacionalismo negro 177 .

Si nos hacemos dueños de las tiendas. estaremos progresando hacia una posición en que crearemos empleos para los nuestros. el alcoholismo. la comunidad donde vive se va empobreciendo más y más.sino que el negro se revalorice a sí mismo. no se le 178 . los vicios. No hagan cambiar de ideas al blanco. Tenemos que elevar nosotros mismos el nivel de nuestra comunidad.comprende un programa de reeducación de la comunidad negra en lo relativo a la economía. para toda orden fraternal. Así pues. Y otra cosa que nos afecta es que no sólo lo perdemos cuando lo gastamos fuera de la comunidad. la filosofía económica del nacionalismo negro significa para todas las iglesias. Y después se preguntan por qué la comunidad donde ellos viven es siempre un ghetto y un barrio de mala muerte. Hay que hacerle entender a nuestra gente que cada vez que alguien saca un dólar de su comunidad y lo gasta en una comunidad donde no vive. para toda organización cívica. la filosofía social del nacionalismo negro consiste simplemente en que tenemos que unirnos y suprimir los males. tenemos que hacer bella nuestra propia sociedad para sentirnos satisfechos en nuestros propios círculos sociales y no andar por ahí tratando de abrirnos paso hacia un círculo social donde no nos quieren. de manera que. la narcomanía y otros males que están destruyendo la fibra moral de nuestra comunidad. a la caída del sol el dueño de la tienda se lo lleva a otra parte de la ciudad. mientras que la comunidad donde gasta su dinero se va haciendo más y más rica. aunque lo gastemos dentro de la comunidad. no hay necesidad de hacer piquetes y boicots ni de suplicarle un empleo en su negocio al blanco racista del sur del centro comercial de la ciudad. Entonces digo que al predicar algo como el nacionalismo negro no nos proponemos hacer que el negro revalorice al blanco -ya ustedes lo conocen. Nos tiene atenazados. que ya es hora de que nuestra gente adquiera conciencia de lo importante que es controlar la economía de nuestra propia comunidad. si dirigimos los negocios. sino que el blanco tiene en su poder todas las tiendas de la comunidad. tenemos que hacer más alto el nivel de vida de nuestra comunidad. Una vez que uno logra el control de la economía en su propia comunidad. si tratamos de establecer algunas industrias en nuestra comunidad.

Queremos escuchar nuevas ideas y nuevas solu- 179 .. Si el CORE divulga y practica el evangelio del nacionalismo negro. Donde sea que haya una iglesia que también predique y practique el evangelio del nacionalismo negro. Hace mucho tiempo que perdió toda conciencia. arreglaría este asunto sin que se ejerciera sobre él mayor presión. De manera que están ustedes perdiendo el tiempo si apelan a la conciencia moral de un hombre en quiebra como el tío Sam. Entonces no es necesario hacer cambiar de ideas al blanco. Encontraremos otra. y de esta forma.. Somos nosotros quienes hemos de cambiar las ideas que tenemos unos sobre otros.. Y cuando entres y los veas vacilando o acomodándose. las organizaciones aumentarán en número y en cantidad y calidad y para agosto pensamos tener una convención nacionalista negra que se integrará de delegados de todo el país quienes se interesen en la filosofía del nacionalismo negro. Ellos no saben lo que es la moral. y todo ese asunto de apelar a la conciencia moral de Estados Unidos. realizaremos discusiones. No tratan de eliminar el mal porque sea un mal ni porque sea ilegal ni tampoco porque sea inmoral. Tenemos que cambiar nosotros de ideas. Si tuviera conciencia. ) Nuestro evangelio es el nacionalismo negro. retírate porque eso no es nacionalismo negro. celebraremos un seminario. La conciencia de Estados Unidos está en quiebra. Si la NMCP predica y practica el evangelio del nacionalismo negro. El tío Sam no tiene conciencia.. Tenemos que vernos unos a otros con nuevos ojos. lo eliminan solamente cuando amenaza su existencia. únete a esa iglesia. [.puede hacer cambiar de ideas. Después que se reúnan estos delegados. No intentamos amenazar la existencia de ninguna organización. Tenemos que juntarnos con calor a fin de que podamos desarrollar la unidad y la armonía necesarias para resolver nosotros mismos este problema. ¿Cómo podremos lograrlo? ¿Cómo podremos evitar los celos? ¿Cómo podremos evitar la desconfianza y las divisiones existentes en la comunidad? Ahora les vaya decir cómo. únete al COREo Unete a cualquier organización que tenga un evangelio que favorezca el avance del hombre negro. Tenemos que vernos unos a otros como hermanos. únete a la NMCP. No se le puede hacer cambiar sus ideas acerca de nosotros. pero divulgamos el evangelio del nacionalismo negro. escucharemos a todos.

organizaremos un ejército nacionalista negro. 3 de abril de 7964.~] (C/eveland. si nos parece conveniente organizár un partido nacionalista negro.. Y en ese momento. Si es necesario organizar un ejército nacionalista negro.) 180 . [.ciones y nuevas respuestas. organizaremos un partido nacionalista negro. Será la libertad o será la muerte. Será el voto o la bala.

Pero cuando uno vuelve atrás. para ocultar los actos criminales que cometieron con nosotros a fin de rebajarnos al nivel de animales en que estamos hoy. La religión que muchos de nuestros antepasados practicaban antes que fuéramos secuestrados y conducidos a este país por el hombre blanco norteamericano. Todos estos lugares .Fra. Islam «Ustedes quieren saber por qué nosotros. y aparentarlo. cuando uno se encuentra con muchos de nosotros que estamos aceptando el Islam 181 ._ento. se encuentra con que hubo grandes imperios musulmanes que se extendían hasta el Africa ecuatorial. su religión era el Islam. para tratar de aparentar que no éramos más que animales o salvajes antes que nos trajeran aquí. el imperio de Mali. Por eso. aquí en América.. En los libros de texto del sistema educacional norteamericano se ha destruido esto. los negros. hoy día. de Guinea.. nos acercamos al Islam. era la religión del Islam.

No vive en una democracia. viven en un estado policíaco. la opresión los hacía hermanos. Vivían en un estado policíaco. la humillación los hacía hermanos. Visité el alcazaba de Casa blanca y visité el de Argel. vive en un estado policíaco. y una vez que comprendieron que eran hermanos de sangre también comprendieron lo que tenían que hacer para quitarse a aquel hombre de encima. en Estados Unidos. Argelia era un estado policíaco..como nuestra religión. Todo territorio 182 . la degradación los hacía hermanos. Nueva York. vive en un estado policíaco. Además creemos que ésta es la religión que hará más que cualquier otra religión por reformarnos de nuestras debilidades.. con unos hermanos. la discriminación los hacía hermanos. la explotación los hacía hermanos.. ¿Por qué existe? Porque los nuestros. me mostraron las condiciones en que tuvieron que vivir mientras estuvieron ocupados por los franceses .. Yen segundo lugar. Y también me mostraron lo que tuvieron que hacer para quitarse a esos hombres de encima... a las que nos hemos hecho adictos aquí en la sociedad occidental. Lo primero que tuvieron que comprender fue que todos eran hermanos. pero ellos no la vuelven. lo único que estamos haciendo es regresando a la religión de nuestros antepasados. Me llevaron allí y me mostraron el sufrimiento. podemos ver dónde el cristianismo nos ha fallado en un ciento por ciento. eso es lo que es Harlem . ] Si vamos a hablar de la brutalidad de la policía. la segregación los hacía hermanos. hermanos de sangre. en esta sociedad específica. Un negro. es porque la brutalidad de la policía existe. Eso es lo que es. E/8 de abril de 1964.» (Po/m Gardens. Me mostraron las condiciones en que tuvieron que vivir mientras estuvieron colonizados por esos hombres de Europa.) Terrorismo «[. Nos enseñan a volver la otra mejilla.

ocupado es un estado policíaco. Le es imposible a este sistema. 29 de mayo de 7964. No está en Harlem para protegernos. a recurrir a las tácticas de tipo terrorista que fueron necesarias para sacudirse el yugo. Van a ver un terrorismo que los va a aterrar. están dispuestos y resueltos a permanecer sentaditos y sin violencia. Solamente puede producir de acuerdo con lo que ese sistema específico fue construido para producir. ¿Por qué las van a ver? Porque la gente se dará cuenta de que es imposible que una gallina produzca un huevo de pato. No lo puede hacer.. esas mismas condiciones prevalecen actualmente en Estados Unidos en todas las comunidades negras. está en Harlem para proteger los intereses de hombres de negocios que ni siquiera viven allí. yeso lo que es Harlem. Van a ver otras cosas. así como está. Harlem es un estado policíaco.] Sólo me gustaría decir lo siguiente para terminar. este sistema. no está en Harlem para cuidar de nuestro bienestar. El sistema en este país no puede producir la libertad para un afronorteamericano. aunque ambos pertenezcan a la misma familia de aves. al noble pueblo de Argelia. buscando paciente y pacíficamente alguna buena voluntad que cambie las condiciones existentes. es como una fuerza de ocupación. y si alguna vez una gallina produjera un huevo de pato. están tratando de cerrar los ojos ante el desarrollo histórico de todo lo que está pasando actualmente en este planeta. Una gallina sencillamente no tiene un sistema con la capacidad de producir un huevo de pato.) 183 . como un ejército de ocupación. ¡estoy bastante seguro de que ustedes dirían que realmente era una gallina revolucionaria!» (Nueva York. este sistema económico. los negros que viven en esas comunidades y en esas condiciones. este sistema social. Las mismas condiciones que prevalecían en Argelia y que obligaron a ese pueblo. La policía. y yo no sería hombre si me parara aquí a decirles que los afronorteamericanos. Le es imposible a este sistema. producir la libertad ahora mismo para el negro en este país. ¡No! [. su presencia en Harlem. este sistema político. punto. y si creen que no lo van a ver.

El tipo de manifestación que ustedes y yo queremos y necesitamos es el que dé resultados positivos. una manifestacián de protesta es un acto que es una reacción a lo que algún otro ha hecho. No. Todo lo que hacen es meterlos a ustedes en la cárcel. Para eso. No. Y todo lo que ellos tienen que hacer para mantenerlos en su puño es continuar creando situaciones para que ustedes continúen reaccionando. en juicios. eso es lo que se conoce como una acción positiva. Esa es una manifestación. No es decir que a ustedes no les gusta lo que hice e irse a caminar una hora frente a mi casa. honorarios y fianzas. Un ejemplo. Estamos en quiebra. Si él tiene algún sentido común. Tienen que pagar para salir. y verán que estamos endeudados. Pero no vamos sólo a caminar por la calle con un cartel. pueden quedarse en la casa y hacerle saber que no les gusta lo que hizo. Uno no va a caminar alrededor de alguien para hacerle saber que no está de acuerdo con lo que hizo. sí. Y mientras se está participando en él. eso es una manifestación. Pero una manifestación sólo para manifestar es una pérdida de tiempo. vamos a agarrar al que nos perjudicó . Si alguien toca a alguno de los nuestros y queremos ir donde está el culpable. el fin de cualquier cosa contra la que hayamos manifestado. No una manifestación de un día. Y aún así no han resuelto el problema. Me sentaré y dormi~é hasta que 184 . sino una manifestación hasta el fin. se está en manos de ese algún otro. Vayan y averigüen cuánto han tenido que pagar los manifestantes durante los últimos cinco O seis años. Ustedes reaccionan contra lo que ellos han hecho. para que se mantengan tan ocupados que nunca tengan oportunidad de sentarse a elaborar un programa constructivo propio que nos permita a ustedes y a mí lograr el progreso que tenemos que hacer. Oh. toda esa basura es anticuada. sabe que a ustedes no les habrá de gustar lo que hizo. Además.. Está bien que se haga una manifestación si va a dar resultados. todos vamos juntos.. Y después averigüen lo que hemos ganado. Son anticuadas. están perdiendo vuestro tiempo. No.Manifestaciones «Los días de manifestaciones de protesta se terminaron.

185 .

mejor. va a resistir. habrá de ser una manifestación sin limitaciones. mutua. apártate de ello. el blanco va a resistir .» Precio de la libertad «Tenemos que hacer ver al mundo que el problema que afrontamos es un problema para la humanidad.. Pero cuanto antes. tenemos que hacer saber al mundo que no habrá paz en esta Tierra mientras en los Estados Unidos se violen nuestros derechos huma- 186 . no es un problema norteamericano.vuestra hora se haya terminado. y cuando digo que no valga la pena morir por ello. Irás y te matarán. Por eso. Todo lo que harás es interponerte en el camino. Vuestra manifestación es en vano. Si puede costarle la vida y no estás dispuesto a quitar la vida.. no quiero decir morir de un solo lado. Si por lo que ustedes manifiestan no vale la pena morir. si ustedes no están a favor de una acción total. quédense en su casa. y tu hermano tendrá que ir y arrancar la cabeza que arrancó tu cabeza. no manifiesten. no.») Lo sé. Eso es todo lo que digo. Si no vale la pena morir por ello. no deberán participar en clase alguna de acción. ¿Te das cuenta de lo que te estás haciendo a ti mismo? Entras en la guarida del león con las manos atadas. cuanto antes mejor. Apártate. La muerte tiene que ser recíproca. mejor. no estás preparado psicológicamente para quitar la vida. Ustedes y yo tenemos que hacerlo un problema mundial. Si no vale eso. Porque cuando el pueblo negro sea lo suficientemente independiente para aparecerse con el tipo de manifestación que es necesaria para obtener resultados. Harás que alguien tenga que hacer algo innecesariamente. Si puede costarte tu vida y. al mismo tiempo. algunos muertos por ambas partes. sí. (Voz del público: «Cuanto antes. Si vamos a manifestar. habrá sangre. mantente al margen. Porque en una manifestación verdadera. No es un problema negro.

Pero cuando comiences a darme muerte. la libertad y la búsqueda de la felicidad.la inteligencia.. La vida.» (En la segunda reunión de la Organización de Unidad Afronorteamericana. dicen que estás propugnando la violencia. o un pollo o una zarigüeya. Esto es todo lo que queremos . la búsqueda de la felicidad o mátenme. no están con la libertad. ser un ser humano. o mátenme. Esto es inteligencia. Trátenme como un hombre. Respétenme. a menos que nos escuchen cuando pedimos algún tipo de reconocimiento y respeto como seres humanos. estás propugnando . Esto no es violencia. el precio es la muerte. Tenemos que crear una situación que haga estallar bien alto este mundo. Esto es lo que tienen que decir. la libertad y la búsqueda de la felicidad de ellos? ¿Dijeron ellos que LBJ era violento? No. donde no se es un ser humano. Significa que ni siquiera quieren s'er un ser humano. Esto es lo que el viejo Patrick Henry quiso decir cuando dijo libertad o muerte.. Hermanos. Entonces el mundo tendrá que intervenir y ver que se respeten y reconozcan nuestros derechos humanos. seamos ustedes y yo buenos presidentes. Y si no quieren pagar el precio. Se quedarán en el campo de algodón. ambos vamos a morir juntos. otros humanos. El precio para hacer que otros respeten vuestros derechos humanos es la muerte. en realidad. Johnson la semana pasada cuando dijo que irían a la guerra en un minuto para proteger la vida. Si no podemos ser reconocidos y respetados como ser humano. Eso es lo que tienen que decir. dijeron que era un buen presidente. tenemos que crear una situación en la que ningún ser humano disfrute de la vida.) 187 . se es un animal que pertenece al campo de algodón al igual que un caballo y una vaca. No. o denme muerte. No quieren pagar el precio que sea necesario. celebrada el 5 de ¡u/io de 1964 en el Audubon Hall de Harlem. la libertad. ni siquiera se les habrá de permitir que estén en torno a nosotros. Tienen que estar dispuestos a morir o tienen que estar dispuestos a quitarles la vida a otros. Tan pronto comienzas a pensar así.nos. ¿No oyeron a Lyndon B. Bien. Si no se está dispuesto a pagar el precio que sea necesario pagar por el reconocimiento y el respeto como ser humano. Si ustedes no están con eso.

Ustedes no están en desventaja. Africo del Sur predica la segregación y practica la segregación. Ella. Los Estados Unidos son peores que Africa del Sur. Por tanto deben escuchar nuestra adverten- cia: No se libren del colonialismo europeo sólo para que el falso y «amistoso» .. celebrada en El Cairo en julio en 1964) Reglas del iuego «Que nadie nos diga a ustedes y a mí que estamos en desventaja .dolarismo norteamericano los esclavice aún más. mis amados hermanos en esta cumbre africana: «Nadie conoce mejor al amo que su criado. Unicamente se está en desventaja cuando se está asustado.» Hemos sido criados en los Estados Unidos durante 300 años. Porque cuando un hombre sabe que cuando comienza a meterse contigo tiene que matarte. Aquellos que piensan que ustedes están en desventaja. que lo olviden.. No permitan que el racismo norteamericano sea (<legalizado» por el dolarismo norteamericano. al menos.Tío Sam «Rogam·os porque nuestros hermanos africanos no se hayan liberado del colonialismo europeo sólo para que ahora sean sometidos y controlados por el dolarisma norteamericano. ese hombre no va a meterse contigo. practica lo que predica. ni siquiera quiero oír eso. no sólo porque los Estados Unidos son racistas sino porque son falsos e hipócritas. Pero si sabe que cuando 188 .» (Del llamamiento dirigido a los jefes de Estado durante la conferencia de la Organización de la Unidad Africana. Los Estados Unidos predican la integración y practican la segregación. Predican una cosa mientras practican otra. Tenemos un conocimiento absoluto y real de este hombre que se llama a sí mismo «Tío Sam». Una última palabra. Cuando uno se despoja de ese miedo no hay tal desventaja para uno.

Hermanos. sólo leí acerca de él de pasada. de pasada. y estas reglas significan que aquí todo vale.» El sentía duda sobre algo: «si era más noble para la mente sufrir las hondas y las flechas de una fortuna adversa» -moderación-. La puso en boca de Hamlet. y que quieres ser un buen ciudadano. ¿están conmigo? Sé que están conmigo. ya que tenemos algunas reglas nuevas. acerca de un hombre llamado Shakespeare . No hacerle juego. Que nadie que nos oprima establezca las reglas del juego. Hazle saber que eres pacífico. digo que es un pecador. pero creo que cuando un hombre emplea el extremismo. Pero al mismo tiempo hazle saber que estás dispuesto a hacerle lo que él ha estado tratando de hacerte a ti. en defensa de la libertad de los seres humanos.. Leí una vez.» (Discurso en e/ Audubon Hall. y todos esos buenos conceptos.) Extremismo «No creo en forma alguna de extremismo injustificado. eso era extremista. fodo va/e. hazle saber que eres respetuoso y que lo respetas. creo que era. «o esgrimir las armas contra un mar de dificultades. El viejo Patrick ..Henry dijo «libertad o muerte» . e/ 29 de noviembre de 1964..se mete contigo vas a retroceder y ser no violento y pacífico y respetable y responsable.. acerca del extremismo. quien dijo: «Ser o no ser. no es una falta. y que acatas la ley. Aprendan de la historia. Siempre la tendrás. Que sepan que éste es un nuevo partido. no jugar el partido por sus reglas. pero recuerdo una cosa que escribió que me conmovió. muy extremista. y enfren- 189 . aprendan de la historia. cuando se lee su historia. Y pudiera añadir mi conclusión: en realidad los Estados Unidos son uno de los mejores ejemplos. cuando un ser humano emplea el extremismo. Y entonces siempre tendrás paz. Y cuando uno es moderado en la persecucián de la justicia para los seres humanos. ustedes y yo jamás saldremos de sus garras.

y ahora tiene que haber un cambio y tiene que construirse un mundo mejor. o socialistas: no se encuentran.. que buscamos una mejor educación.) Capitalismo «Miren al continente africano actual. o desintegre.. Esta es otra de las razones por la que les digo que ustedes y yo. debemos mirar allí y averiguar cuáles son los pueblos que han conquistado su libertad optando por proveerse a sí mismos de mejor vivienda y mejor educación y mejor comida y mejor ropa. hoy día.antes de comenzar a tratar que se nos incorpore. una época en la que tiene que haber un cambio. Entre los países asiáticos. y en mi opinión la joven generación de blancos. Pero si se sientan a esperar porque el que está en el poder determine que debe terminarlo. y esto no es accidental. ha ideado algún tipo de sistema socialista. muchos países capitalistas. mientras quiera cambiar esta condición miserable que existe en esta tierra. estarán esperando un tiempo largo. o integre. Ninguno de ellos opta por el sistema capitalista porque se dan cuenta que no pueden. una época de revolución. y todo lo demás. observen qué posición ocupa en esta tierra y se darán cuenta que hay una pelea entre Oriente y Occidente . No se puede dirigir un sistema capitalista. negros. Casi todo país que ha logrado su independencia. pardos. Muéstre- 190 .» (Del debate en la Oxford Unían Society.tándolas darles término». que buscamos mejor vivienda. Si ustedes esgrimen las armas. o bien son comunistas. a menos que se sea «buitresco». lo terminarán. Y yo estoy con eso. para ser un capitalista hay que tener sangre de alguien que chupar. aquí en los Estados Unidos -que buscamos trabajo. están viviendo en una época de extremismo. y la única forma en que va a construirse es con métodos extremos. 3 de díciembre de 1964. no me importa de qué color sea. Yo por lo menos me uniré con cualquiera. en este sistema capitalista. La gente en el poder lo ha empleado mal.

y ahí es de donde la saca . Si ustedes y yo estudiáramos la ciencia del no alineamiento. <<Inscribirse» significa estar en posición de tomar una acción política en el momento. pueden votar por otro que quisiera explotarlos a ustedes. Cuando ustedes inscriben vuestro potencial político. Y si quieren un oso. En este país. cuando miramos la pugna que hay entre Oriente y Occidente.. Ambos partidos son responsables de la situación criminal que existe.. no tienen que disparar hasta que vean un blanco que les sea beneficioso. Por eso ustedes no pueden alinearse a un partido. No se inscriban y voten . el lugar y la forma que nos sea beneficiosa a ustedes y a mí. pueden votar por un testaferro.. Por eso. no disparen cuando vean un oso. potencial político. eso quiere decir que vuestra arma está cargada... y les mostraré un vampiro. es imposible para ustedes alinearse a ninguno de los dos partidos. Lo que pueden hacer es inscribirse como electores para que tengan poder. pueden votar por un pillo. cuando miramos al continente africano. entonces ¡tomen puntería y disparenl Lo que ellos hacen con ustedes y conmigo es decirnos: <<Inscríbanse y voten» No se inscriban y voten .. no disparen cuando vean un pato.. esperen a que vean un oso. Necesitamos aprender cómo ser no alineados. no puede ser más que un vampiro. ¡inscríbanse! Eso es lo inteligente. 191 . Si quieren un pato.» Votar «Ustedes y yo necesitamos aprender cómo ser neutrales de manera positiva.. esperen hasta que vean un pato. Alinearse a uno de los dos partidos es un suicidio. de cualquier lugar o de cualquier otro que no sea él. Pero por lo mismo que está cargada. hallaríamos que hay más poder en el no alineamiento que en el alineamiento. Tiene que sacarla de cualquier lugar que no sea él mismo. Esperen hasta que vean lo que quieren . Porque ambos partidos son criminales. Si se trata de un capitalista. nos encontramos que las naciones en Africa están desarrollando sistemas socialistas para resolver sus problemas.me un capitalista.

No se avergüencen jamás de los mau mau. si estuvieran aquí. también había hermanos allí. Y él les dijo a esos cincuenta: «Párense aquL» Quedaron sentadas 250 personas que querían la libertad. Esos hermanos eran combatientes por la libertad. que comprenderá el mayor número de inscripciones de tantas de nuestras gentes como podamos. ellos lo inflarán y lo tergiversarán-Io que necesitamos aquí en este país (y lo creo con todo mi corazón. Entonces la persona dijo: «Bien.. se alegran de verte.estar en posición de sacar ventaja de nuestra posición. no tendrán poder para discutir. y los mau mau lo hicieron realidad. Algunos 192 . que vamos a lanzar. enderezarían este problema en un instante. Son valientes. Una vez leí un cuento. ¿cuántos de ustedes están dispuestos a matar a todo el que se interponga en vuestro camino hacia la libertad?» Unos cincuenta levantaron sus manos. Una vez que estén alineados. Pero se inscribirón como independientes. » Mau-Mau «Como dije hoy -probablemente ustedes leerán mañana algo acerca de eso. Entonces estaremos en una posición en la que se nos respete y reconozca. Hay que estar orgullosos de ellos. Entonces se dirigió o los cincuenta y les dijo: «Ustedes quisieron lo libertad y dijeron que matarían a todo el que se interpusiera en vuestro camino. Pero tan pronto se inscriban y quieran ser demócratas o republicanos. donde sea necesario y en el momento que sea necesario. Leí una vez un cuento en el que alguien le preguntaba o un grupo de personas cuántas de ellas querían la libertad. pero que no estaban dispuestas a matar por ella.. Tenemos un programa. Creo que había alrededor de 300. se estarán alineando. Todas levantaron las monos. Y estar inscritos como independientes significa que podemos hacer lo que sea necesario. ¿Ven esos 250? Primero los liquidan a ellos. ni nada por el estilo. De hecho. No hay por qué avergonzarse de ellos. Conocía a muchos de ellos. con toda mi mente y con toda mi alma) es el mismo tipo de mau mau que tenían allá en Kenya. No sólo hermanos. ¿Comprenden? . Te abrazan y te besan ..

los mau mau se dieron cuenta que lo único que se interponía en el camino de la independencia del africano en Kenya. al mismo tiempo.» Y les garantizo que entonces les dará la libertad.. Quieren esa buena imagen. No definiré lo que quiero decir con «una cosa en vuestras manos». No soy de los que están con «We Sholl Overcome». creo que todos están aquí. Hoy son libres. Quieren que el hombre blanco los mire como gentes responsables. será libre jamás. sencillamente.. Quieren que se les mire como respetables tíos Tom. Les pedí que vinieran esta noche porque contaron una canción que me conmovió. según iban encontrando otro tío Tom africano en el camino. Eso es lo que los mau mau aprendieron. esa clase de imagen no los pone en libertad. Pero son los que se interponen en el camino de vuestra libertad. era otro africano. Pero no estoy con un canto que. No quieren que él los clasifique como extremistas.» Cantar «Nos sentimos honradas al tener con nosotros esta noche no sólo a un combatiente por la libertad. Desháganse de ellos y la libertad vendrá naturalmente. ustedes o yo.» les repito. Eso es lo mismo que ocurrirá aquí. se apartó del camino.son vuestros propios hermanos y hermanas y madres y padres. Tenemos demasiadas de nuestras propias gentes que se interponen en el camino.. No creo. Temen hacer lo que sea necesario para alcanzarla y les impedirán a ustedes que lo hagon. No. y decir: «Miren. cantando. todos esos Toms. sino también algunos cantantes del programa de hoy. que vamos a vencer. no les diga cómo conseguir algo para usarlo cuando se termina de cantar. Y nadie que busque una buena imagen. Dirá: «Este hombre está dispuesto a ello. estoy con ustedes. una cosa en vuestras manos. Ustedes tienen que tener una cosa en vuestras manos. Por eso comenzaron a liquidarlos uno a uno. El hombre blanco jamás participó . Uno tras otro.» Estoy con eso.. No quiero decir un plátano. Si van a conseguirse una 45 y comienzan a cantar «We Shall Overcome». o irresponsables. Me doy cuenta 193 . Son demasiado escrupulosas. o violentos.

Una persona puede llegar a tu casa. tú eres no violento. yo seré no violento. a menos que alguien esté allá afuera haciendo que el Klan y el Consejo de Ciudadanos yesos otros grupos sean no violentos. por todos los medios que sean necesarios.» Del mitin de la Organización de Unidad Afranarteamericana del 20 de diciembre de 1964. en muchas ocasiones. quieren decir que son no violentos con otra gente. seré no violento. estemos con ella. no quiero que alguien me venga a hablar de no violencia.. Pero no transigiré con clase alguna de violencia. Si hacen no violento al Consejo de Ciudadanos Blancos. No creo que sea justo decirle a nuestra gente que sea no violenta. Creo que comprenden lo que quiero decir. no se aman unos a otros. Pero si otro negro nada más que lo pisa.) No violencia ce la experiencia que tengo es que. si todo el mundo fuera a ser no violento todo el tiempo. Creo que cada quien debe hacerlo en la forma que considere mejor. hermanos. Me interesa una sola cosa: la libertad . Ni siquiera me preocupa el lío. no estoy criticando aquí a aquellos que son no violentos. Si hacen no violento al Ku Klux Klan. y felicito a todo el que pueda ser no violento ante toda esa clase de actuación en esa parte del mundo. No 194 . y si es blanco y quiere hacerte objeto de un montón de brutalidades. Diría.que estoy diciendo algunas cosas que ustedes piensan pueden meterme en líos. o puede llegar a coger a tu padre y ponerle una soga alrededor de su cuello. no son no violentos unos con otros. Pero mientras haya otro que no vaya a ser no violento. y tú eres no violento. Yo mismo estaría con la no violencia si ésta fuera estable. Ahora bien. Por lo general cuando dicen que son no violentos. cuando se encuentran negros que hablan de no violencia. Son no violentos con el enemigo.. todos seremos no violentos. si yo nací en medio del lío. pero. está bien. a menos que todo el mundo vaya a ser no violento. en un segundo te enredarás con él. lo que les demuestra que ahí hay una contradicción. ni se perdonan unos a otros.

Transigiría con eso. quien transija con forma alguna de no violencia. Y si sólo los negros van a ser los únicos no violentos. Pero la mayoría no se encuentra en este niveL» «. En realidad. a menos que la no violencia sea practicada cabalmente.) Racismo negro «Habitualmente el racista blanco ha creado al racista negro. Estaba hablando con el embajador de los EE. bien. etc.. etc. y si lo analizáis detenidamente. Pero mientras los vea predicando la no violencia sólo en la comunidad negra. Si los líderes del movimiento de la no violencia pueden entrar en la comunidad blanca y predicar la no violencia. al menos a nivel universitario. Si venís a ponerme una soga al cuello y sucede que yo os cuelgo por tal motivo.UU. En la mayor parte de casos en que halléis el racismo negro. es la reacción de un ser humano que procura defenderse y protegerse. nos desarmaríamos y nos haríamos indefensos. pero mi reacción nada tiene que ver con el racismo. Cosa que los nuestros no han hecho y que algunos de ellos. Nos quedaríamos sin guardia. Creo que jamás pueblo alguno ha presentado tan poca tendencia al racismo como los negros.» (De las palabras pronunciadas el31 de diciembre de 1964 en el hotel Theresa.. y la igualdad significa que tienes que hacer aquí lo mismo que haces allí. podéis constatar que esto no es realmente racismo negro..creo que en 1965 encuentren ustedes en la generación que surge de nuestro pueblo. Yo sentía respeto 195 . empezó diciéndome: «A mi entender. usted es un racista». no constituye racismo negro. rehuyen hacer. no podemos transigir con eso. no es racismo. Vuestra actitud es racista. Creemos en la igualdad. entonces no es justo. A mi entender.. Cuando le encontré. responder con violencia al racismo blanco. en un país de Africa. especialmente aquellos que han estado pensando un poco. éste constituye una reacción contra el racismo blanco.

Estoy con quien esté en favor de la igualdad. que usted con todos los demás ha contribuido a crear. me confesó: «Mientras estoy en Africa trato a las gentes como seres humanos. Es casi imposible. pues decía lo que pensaba. sino que la sociedad americana. la atmósfera social.por él. Pero es que está unida a la sociedad. No estoy con quien me dice que ofrezca la otra mejilla cuando un racista me rompe la mandíbula. En este país. No existe otro país donde la sociedad tranforme más rápidamente a sus habitantes -blancos o negros. pero no reparo en el color. mis convicciones . le convierte en un racista».en racistas que en éste que se hace pasar por una democracia. Es cierto. Estoy con quien esté en favor de la justicia. se trata de la peor sociedad racista del mundo. si no habéis perdido el buen sentido que podáis salir en compañía de un blanco sin sentir rubor y sin que también el blanco lo sienta. sencillamente.. seguramente.» (Diciembre 1964. lo que usted me dice demuestra que el racismo no es un elemento fundamental de su personalidad. política y económica crea una atmósfera psicológica tal que hace casi imposible. que la atmósfera es humana.. Resulta curioso. y sentís aflorar esta tendencia racista.) Jesús «Siempre se ha venido diciendo que yo era anti-blanco. no debería expresarme en estos 196 . en cuanto regreso a los EE. tengo conciencia de ello. y me dirijo a un no-blanco. Yo estoy con quien esté en favor de la libertad. Soy más consciente de las diferencias lingüísticas que de una diferencia de color: es. mientras que nadie se lo dice a los blancos. una vez le hube expuesto mi posición. tengo conciencia de mí mismo y de las diferencias de color». Pero. Le respondí: «Consciente o no. No estoy con quien dice a los negros que sean no-violentos. Sé que me hallo en una iglesia y que.UU.

permanecéis inmóviles. Pero el mismo Jesús estaba dispuesto a desarbolar la sinagoga cuando las cosas no marchaban como debían. Nunca os atacan uno contra uno. de seres humanos. el libro completo. Tomó la espada. Veréis como entonces el gobierno busca remedio a la situación. el Klan está seguro. nosotros mismos lo haremos. Nunca nos dejan leer el libro hasta la última página.» Con el tiempo que llevan practicándolo saben muy bien lo que hacen. No nos hablan más que del Jesús pacífico. leed. nuestro deber para con los nuestros. Mas no penséis que actuará por ningún impulso moral. No obstante.términos. Solamente nos dejan leer los fragmentos donde todo se hace de manera . por eso quiero acabar con ella.. pues.) 197 .. Yo no creo en la violencia. y cuando lleguéis al Apocalipsis veréis como el propio Jesús acabó por perder la paciencia. nuestro deber de hombres. Señor. el Klan por sí mismo es débil. volvió a dejarlo todo en orden. diciendo: «Perdónales. Y mientras os están poniendo la soga al cuello. es cierto. se han convertido en verdaderos maestros. No obstante. es organizarnos y hacer saber al gobierno que si él no pone término a las actividades del Klan. el amor de las cosas que ocurren aquí. ni a vosotros ni a mí nos hablan de este Jesús.) Autodefensa «Mientras los negros sienten miedo. En el libro del Apocalipsis. No conseguiréis ponerle fin mediante el amor. no-violenta. Una vez agotada la paciencia. se presenta a Jesús a caballo y blandiendo la espada. Os tienen miedo. porque no saben lo que hacen. preparándose para pasar a la acción.» (Diciembre 7964. ¡No! Ya que el gobierno ha demostrado que su intervención se limitará a palabras. Van todos contra uno. No es eso. ¡No! Todo cuanto pedimos es una vigorosa acción autodefensiva que nos sentimos en derecho de suscitar por no importa qué medio» (Febrero 7965.

entonces se vuelven atrás. Tratan de hacerlo parecer como si hubiera sido un chiflado. De eso hicieron una película. lean todo lo que dicen acerca de John Brown. y una nueva dirección. Lean la historia. No necesitamos de los que nos dan esa clase de consejos. ésos están dudosos. él es liberal. o no los necesitamos. necesitamos de los de la clase de John Brown. Tendría miedo acercarme a John Brown si éste pudiera oír lo que otros blancos dicen de él. y nuevos aliados. Necesitamos aliados que nos ayuden a lograr la victoria. Pero los de la otra clase. para los otros blancos.. Ese fue lo que yo llamo un liberal blanco. Mientras quiera aparecerse con alguna acción no violenta. léanse la historia de John Brown. No. Si un blanco quiere ser aliado nuestro. no necesitamos de los que nos exhortan a que seamos corteses. algunos métodos nuevos para atacarlo o resolverlo. el mismo aporte que a ellos les fue necesario hacer para su propia libertad. un fanático. una nueva evaluación de la situación. ustedes saben. No necesitamos de los que nos dicen cómo ser pacientes. Pero cuando llega el momento de hacer. Por eso. Los blancos dicen que John Brown era un chiflado. El no era no violento. Fue un blanco que marchó a la guerra contra los blancos para ayudar a libertar a los esclavos. es un chiflado. ¿qué piensa él de John Brown? ¿Saben ustedes lo que hizo John Brown? Se fue a la guerra. en lo que respecta a los negros. Y cualquier hombre blanco que esé presto y dispuesto a derramar sangre por la libertad de ustedes . un liberal que ama a todos. una noche yo la vi en el cine. para la libertad de ustedes y la mía.» (5 de julio de 7964) 198 . cuando quieran conocer los blancos buenos en la historia. De manera que si en este país necesitamos aliados blancos. lo aceptan.. un liberal no violento. responsables.Aliados «Tenemos que buscar algunos métodos nuevos. no aliados que nos digan que seamos no violentos. si necesitamos algunos aliados blancos. Pero lo representan con esta imagen porque estaba dispuesto a derramar sangre por liberar a los esclavos.

pero no podéis ahora resolverlo en su lugar. La sangre se ha derramado por las calles de Harlem. pueden realizar la acción más inteligente y eficaz. de Rochester. «Los blancos sinceros no nos ayudan en nada cuando se introducen en las organizaciones negras y las transforman en organizaciones integradas. Así. En 1965 correrá aún más. dirección negra «Hay en la comunidad blancos que desean sinceramente ayudarnos. sin embargo. Podéis ayudarles a solucionarlo. Deberían organizarse entre los blancos y encontrar una estrategia que les permita hacer desaparecer el prejuicio existente en el seno de las comunidades blancas. Si realmente desean la libertad de los negros de este pdís. que no nos den andadores. » (Enero 1965) El Poder Negro «.» (Abril 1964). y. en el interior de la propia comunidad blanca. 1964 no' ha sido el año de la promesa de que nos hablaban en enero. ¿Y por qué? ¿Por qué esta sangre? ¿Acaso se han eliminado las causas que la hicieron 199 . de otras ciudades de New-Jersey y de otros Estados. pero lo mismo ocurrirá en los barrios del centro. Es preciso enseñar a los negros cómo liberarse y los blancos sinceros deben apoyar todas las decisiones tomadas por el grupo negro. de Filadelfia. por encima de lo que jamás hayáis imaginado.Lucha común. como hasta hoy han intentado hacer.. ¿Pero cómo pueden ayudarnos? ¿Cómo puede un blanco ayudar a los negros a resolver su problema? ¿Cómo pueden ayudarnos? Para empezar. es lo que nunca han hecho...... Los blancos que desean ayudarnos no pueden hacerlo si se introducen en la lucha mediante la ocupación de cargos directivos. no podéis resolverlo por ellos.

Esto es lo que han comprendido los habitantes del Sudeste asiático. tomad una soga. Nos dedica el lenguaje de la violencia.» (Enero 1965). retenidos en la plantación por estos capataces. El poder no retrocede ante una sonrisa. de Cuba y de otros lugares del mundo. El poder sólo reconoce al poder: quienes comprendieron esto.» (Diciembre 7964). mientras nosotros nos desgañitamos en pobres razonamientos pusilánimes. es algo que hace pensar. Estos les ha hecho comprender quien es su adversario. es preciso un poder. imaginando que va a entendernos.brotar en 1964? ¿Y las de 1963? No.. la frustración de aquellos representantes de Mississippi al llegar recientemente a Washington imaginando que la Gran Sociedad les acogería. y sentir cómo les daban con las puertas en sus narices. Para ser respetado por el poder.. salvo ante un poder superior. Aprendamos a hablar su lenguaje. del Congo. En 1965 -creedlcr los negros no se dejarán maniobrar por dirigentes estilo Tío Tom¡ no serán arrinconados. triunfaron. acurrucados nuevamente en el corral no serán contenidos .. han venido subsistiendo hasta hoy . Si se expresa con un fusil.. ante una advertencia o ante una acción noviolenta basada en el amor. digo esto: si no comprende otro idioma que el del fusil. Hablad su lengua. Sí. no perdáis el tiempo hablándole en una lengua que no entiende. Si realmente queréis establecer una comunicación real.• Nunca nos comunicaremos si nosotros hablamos un idioma y él otro. 200 ... Lenguaie « . hablémosle de fusiles.. si no comprende más que el idioma de las sogas. tomad un fusil. a no ser que se encuentre ante un poder superior. No se encuentra en su naturaleza retroceder ante nada. Ha sido una frustración semejante a la que dio origen al movimiento Mau-Mau¡ se dieron cuenta de que era necesario un poder para dirigirse al poder. El poder no da nunca un paso atrás.

201 .

Si no andáis prevenidos. El FBI conoce el paño. como la ClA hace en el resto del planeta. estalláis con razón. utilizan la prensa para presentaros como unos vándalos . de esta prensa irresponsable. lo hace muy hábilmente. Y si encuentran a alguno y logran llevarlo a sostener una conversación y ese individuo expresa una filosofía que asegura no dar cabida al racismo en sus lineamientos. Esa es la función de la prensa.» (Diciembre 7964). generalmente se trata de un socialista o de alguien cuya filosofía política es la del socialismo... Si bajo la opresión de las i. hacer pasar al asesino por víctima yola víctima por asesino. La mayor parte de los países que eran potencias coloniales eran países capitalistas y el último baluarte del capitalismo es actualmente Estados Unidos. Ni todos están en_ condiciones de serlo.. No todos son opresores. Pero gran parte de ellos pueden y lo hacen. No quiero decir con ello que condene a todos los blancos sin excepción. maniobra en la prensa de toda la nación..Prensa «El FBI puede comunicar a la prensa informaciones tales que den a entender a vuestros vecinos que sois elementos subversivos. No se puede tener capitalismo sin racismo. No creo que eso sea accidental. los periódicos os llevarán a odiar a los oprimidos y amar a los opresores. Son maestros en el arte de fabricar clichés. la prensa conoce tanto el oficio de crear reputaciones que puede hacer pasar al asesino por víctima yola víctima por asesino.njusticias que os abruman. Todo su juego sucio lo apoyan en la prensa . 29 de mayo de 7964) 202 . Es imposible que una persona blanca crea en el capitalismo y no crea en el racismo. Socialismo «Todos los países que actualmente emergen de entre las garras del colonialismo se están volviendo hacia el socialismo.» (Nueva York.

es que por lo normal el grado de progreso no puede ser separado del papel de la mujer. es porque la mujer está consciente de la importancia de la educación. Y este sistema no está rigiendo únicamente en Estados Unidos. sabían que la única manera de hacer que la gente corriera hacia la zorra era mostrarles un lobo. no habría sido aceptable para nadie. Y. es el sistema. en cada país que uno visita. Por eso crearon una lúgubre alternativa. En nuestros días.Muier «Una cosa de la que me di cuenta en mis viajes recientes por Africa y el Medio Oriente. los astutos imperialistas. Si Johnson se hubiera postulado él solo. Y lograron que el mundo entero -in- 203 . noviembre de 7964) Sistema «No es un presidente el que puede ayudar o perjudicar. la mujer es progresista. Así que una de las cosas de la que me convencí totalmente en mis viajes recientes es la importancia de darle la libertad a la mujer. (París. darle educación. Pero en todo país atrasado encontrarás que la mujer está atrasada. Lo único que lo hacía aceptable para el mundo era que los astutos capitalistas. yo estoy orgulloso de los aportes que nuestras mujeres han hecho en la lucha por la libertad y soy una persona que está a favor de darles todo el margen posible porque han hecho aportes más grandes que muchos hombres. y darle incentivos para que salga y transmita ese mismo espíritu y entendimiento a sus niños. Si tú estás en un país progresista. tiene que resultar aceptable para otras regiones del mundo donde impera la influencia norteamericana. para ser sincero. y en cada país que no pone énfasis en la educación encontrarós que es porque a la mujer no se le educa. sino en todo el mundo. Si tú estás en un país que refleja conciencia hacia la importancia de la educación. cuando un hombre se postula para presidente de Estados Unidos no se está postulando únicamente para presidente de Estados Unidos.

porque le hacen saber a ese otro hombre. pero las condiciones actuales no son buenas para esa reunión. porque se supone que él era un hombre de paz.» (Nueva York. Y aquí no se ve a ningún cubano anticastrista: nos lo comeríamos vivo. Y uno de los hombres más revolucionarios que está en estos momentos en este país iba a venir junto con nuestro amigo Sheik Babu. mercenarios al Congo!» (París. Unidos venceremos. que él no se encuentra actualmente en posición de decirnos a quién debemos aplaudir y a quién no debemos aplaudir. No obstante. Me siento feliz de oír los aplausos calurosos con que responden. ¡Cuerpos de Paz a Nigeria. Esto es lo que tengo que decirles: los que se proclaman enemigos del sistema estaban de rodillas rogando al cielo que eligieran a Johnson. al blanco.cluyendo a gente que se dice marxista.» Este mensaje es del Che Guevara. 23 de noviembre de 1964) Cuba «A un revolucionario yo lo quiero. quien recuerda con entusiasmo su visita a Harlem hace pocos años.deseara que Johnson derrotase a Goldwater. ¡Yen aquel momento tenía tropas invadiendo el Congo y Viet Nam del Sur! Hasta tenía tropas en regiones de las que se han retirado ya otros imperialistas. Reciban los calurosos saludos del pueblo cubano y especialmente los de Fidel. Dice así: «Queridos hermanos y hermanas de Harlem: Me habría gustado estar junto a ustedes y con el hermano Babu. pero lo pensó mejor. 13 de diciembre de 1964) 204 . nos envió de todos modos su mensaje.

físico. En cualquier tipo de acción política. Creo en todo lo que sea necesario para corregir las condiciones injustas: ya sea político. Creo en ello siempre que esté dirigido inteligentemente y se proponga obtener resultados. Todo eso es racismo. entonces -pues los oprimidos de la tierra constituyen una mayoría y no una minoría-. y si esos pueblos de esas diferentes regiones empiezan a ver que el problema es el mismo problema.)) (7 de enero de 1965) Internacionalismo «y ése es un buen ejemplo de por qué hay que internacionalizar nuestro problema. 28 de enero de 1965) 205 .Medios «El señor pregunta si creo en la acción política. creo en la acción política. eso es exactamente lo que quiero decir. Creo en la acción y punto. si yo aceptaría. Sí. Ahora las naciones africanas están manifestándose y vinculando el problema del racismo en Mississipi con el problema del racismo en el Congo y también con el problema del racismo en Viet Nam del Sur. económico. En cualquier clase de acción que sea necesaria.)) (Nueva York. todo lo que sea necesario. Cuando ustedes me oigan decir «con los medios que sean necesarios)). Todo eso es parte del vicioso sistema racista que han utilizado las potencias occidentales para seguir degradando y explotando y oprimiendo a los pueblos de Africa. Y que si los grupos de izquierda se unieran y me postularan para alcalde. de Asia y de América Latina durante los últimos siglos. y si los veintidós millones de norteamericanos negros vemos que nuestro problema es igual que el problema de los pueblos que están siendo oprimidos en Viet Nam del Sur y en el Congo y en América Latina. entonces afrontamos nuestros problemas como una mayoría que puede exigir y no como una minoría que tiene que suplicar. en primer lugar. social.

206 .

y en otras antiguas potencias coloniales. y del impacto que está teniendo hoy día en las comunidades negras. hermanos y hermanas. La razón de mi presencia es para discutir sobre la revolución negra que está aconteciendo. que se está llevando a cabo en el globo. cinco días antes de su asesinato Primero. quiero comenzar agradeciéndoles por haberse tomado la molestia de venir aquí esta noche y en especial por la invitación que me hicieron para que viniera a Rochester y participara esta noche en este pequeño diálogo informal sobre temas que son de común interés a todos los elementos en la comunidad.Discurso de Malcolm del 16 de febrero de 1965. de la forma que se está desarrollando en el continente africano. 207 . a la totalidad de la comunidad de Rochester. no sólo aquí en Estados Unidos sin también en Inglaterra y en Francia.

Etiopía. que uno tiene que estudiarlo en su mundo total. De lo contrario. Como ustedes saben.. Y también Inglaterra está teniendo problemas a los que tampoco se les ha dado mucha publicidad. Nigeria. después Kuwait. Nkrumah en Ghana y Sekú Turé en Guinea. o afroamericano. Kenia. tienen problemas comunes sobre los que el negro americano. Francia está teniendo problemas a los que no se les ha dado mucha publicidad. Tanganica -que hoyes Tanzania--.Probablemente muchos de ustedes leyeron la semana pasada que intenté viajar a París y que me lo impidieron. no está muy al tanto. Guinea. y durante las conversaciones con estos hombres. y para que ustedes y yo comprendamos la naturaleza de la lucha en la que estamos envueltos. a menos que se sepa el papel que desempeñan dentro del contexto internacional. Argelia. ni siquiera se pueden entender los temas locales. Y los problemas del hombre negro en este país han dejado de ser simplemente un problema del negro americano o un problema americano. Hoy. Durante este tiempo visité muchos países. dentro del contexto mundial o en su contexto internacional. ] Como muchos de ustedes saben. el presidente Julius Nyerere en Tanzania. tenemos que conocer no sólo los distintos ingredientes que se mezclan a nivel local y a nivel nacional. Zanzíbar. y con tantas ramificaciones. pero se ve con una mayor claridad. Ghana. Azikiwe en Nigeria. sin embargo. o aliados. Líbano. intercambiamos mucha 208 . el primero de ellos fue Egipto. porque han sido los problemas de Estados Unidos los que han recibido tanta publicidad. Milton Obote en Uganda. y luego Arabia. y con otros africanos en aquel continente. dejé el movimiento musulmán negro y durante los meses del verano. Y cuando se examina en ese contexto. se supone que es un lugar muy liberal. [ . Y en los cinco meses que estuve alejado tuve la oportunidad de sostener largas conversaciones con el presidente Nasser en Egipto. para poder ver de lo que realmente se trata. liberia. se ve de una forma distinta. Y París no le niega la entrada a nadie. Joma Kenyatta en Kenia. Sudón. pasé cinco de esos meses en el Oriente Medio y en el continente africano.. Se ha convertido un problema tan complejo. se supone que cualquiera puede ir a Francia. sino también los ingredientes que se mezclan a un nivel internacional. Pero ahora estos tres socios.

No fui yo quien creó el problema racial. no he tenido ningún deseo de enredarme en ninguna discusión sin importancia basada en hechos que tienden a ser confusos y que no conducen a nada. Jesucristo. el Ser Supremo. tiene una religión. usualmente. o alguno de los otros. lo que no es por culpa mía. como lo hice hoy temprano en Colgate.oluntariamente. Sin embargo. soy un musulmán. a pesar del hecho que creo en la hermandad del hombre. Y ustedes saben que yo no vine a Estados Unidos en el Mayflower ni tampoco por voluntad propia. Nunca me ha gustado apegarme a un método o a procedimientos formales cuando hablo ante un público. Ellos fueron quienes nos trajeron. Eso es lo que creo. para que toda la humanidad viera que era uno solo y así tener un cierto tipo de hermandad que sería practicada aquí en la tierra. con ningún cabeza de chorlito o persona de mente estrecha sólo porque pertenezcan a alguna organización. contra nuestra voluntad. Y que ese Dios le enseñó a todos los profetas la misma religión. [ . o a cuestiones raciales. ] Para aclarar mi posición. tengo que ser realista y entender que aquí en Estados Unidos nos encon- 209 .. Creo en la hermandad del hombre. mientras que se tienen problemas tan complejos como los nuestros y que se están tratando de resolver. la conversación que sostengo gira en torno a la raza. Todos ellos fueron profetas que vinieron de un Dios. He venido a hablar del problema que todos tenemos ante nosotros.información que claramente amplió mi entendimiento.. lo que únicamente quiere decir que mi religión es el Islam. fácil de comprender. Esta es una forma sencilla de religión. Puesto que desde mi regreso. Entonces yo no vine aquí a hablar acerca de ninguno de estos movimientos que están en pugna entre sí. Por eso. y que siento que me amplió el panorama. no deberían de culparnos por estar aquí. por lo tanto no es cuestión de debatir quién haya sido el más grande o el mejor: Moisés. A nuestro pueblo se le trajo aquí inv. Mahoma. y siempre tendrá una religión. porque me doy cuenta que. el creador del universo. Ellos tenían una doctrina. si planteamos el problema ahora. yeso doctrina fue diseñada poro dorle cloridod o lo humonidad. Creo en un Dios. y creo que ese Dios tuvo una religión. Creo en Dios. Y a hacerlo de una manera muy informal.

Y para nosotros. la cual es una organización no religiosa que se conoce como la Organización de la Unidad AfroNorteamericana. Esto de ninguna manera significa que somos antiblancos. pero no practica la hermandad. Estamos en contra de todo el que pradique cualquier forma de segregación o discriminación contra nosotros porque da la casualidad de que no somos de un color que les resulte aceptable . la principal. Somos antisegregación. no te juzgamos por ser moreno. la forma más grande de maldad es la maldad que se basa en juzgar a un hombre debido al color de su piel. Esta sociedad juzga al hombre exclusivamente en base al color de su piel. Si eres blanco. que es absolutamente necesario para nosotros formar otra organización. Y eso fue lo que hicimos. Y creo que nadie aquí puede negar que estamos viviendo en una sociedad que simplemente no juzga a un hombre en base a su talento. sin resolver. según sus posibilidades.tramos en una sociedad que no practica la hermandad.. aquellos de nosotros que somos musulmanes -los que nos separamos del movimiento musulmán negro y nos reagrupamos como musulmanes en base al Islam ortodoxo. Te juzgamos por lo que haces y por lo que practicas. historial o falta de historial académico. Predica la hermandad. antiazules.creemos en la hermandad del Islam. según sus habilidades. Y tenemos esa estructura porque nos damos cuenta que tenemos que luchar contra los males de una sociedad que no logró producir la hermandad para todos los miembros de dicha sociedad. Pero también nos damos cuenta que el problema que afecta al pueblo negro en este país es tan complejo y tan enredado y ha existido por tanto tiempo. No juzgamos al hombre por el color de su piel. Y ya que esta sociedad no practica la hermandad. antiverdes o antiamarillos. No te juzgamos por ser blanco. puedes salir 210 . cualquier negro norteamericano. Y mientras practiques la maldad. no te juzgamos por ser negro. económicos y sociales que nuestra gente enfrenta en esta sociedad. No practica lo que predica. Somos antimal. y que está estructurada organizativamente de manera que permite la participación activa de todo afronorteamericano. estaremos en tu contra.. Somos antidiscriminación. en un programa cuyo fin es eliminar los males políticos.

211 .

Alabama.... y luego te acusan de haberte bombardeado a tí mismo.. Sin embargo. Y digo que está controlada. y a través de la prensa. Entonces no estamos contra alguien porque sea blanco. Esto es lo que siempre hace el criminal. y el criminal como la víctima. El racismo que implica una guerra contra las personas de piel obscura en Asia. no por los blancos de buena voluntad. y si eres negro. sino controlada por los segregacionistas. Así trabajan.. Ellos agarran la prensa. Te bombardean. otra forma de racismo es la que hay detrás de una guerra contra las personas de piel obscura en el Congo . Y porque nos oponemos a eso. Es racismo.adelante. No se puede ser pacífico cuando uno trata con ellos. Les voy a dar un ejemplo de cómo lo hacen. y luego te acusan de haberlos atacado. tienes que arreglártelas a cada paso. y Rochester. Sus costumbres son las acciones criminales.. No estamos a favor de la violencia. Sino que estamos en contra de aquellos que practican el racismo. Estamos en contra de los que dejan caer bombas sobre otras gentes porque sucede que su piel es de una tonalidad distinta a la de ellos. Es el racismo que Estados Unidos practica. Vivimos en una sociedad que en gran medida está controlada por gente que cree en el racismo. Estamos a favor de la paz. por los racistas. es lo mismo que hay detrás de una guerra contra las personas de piel obscura en Misisipí. hacer que la víctima se vea como el criminal.. se burlan del sistema . la gente que enfrentamos apoya la violencia. Y probablemente ustedes aquí en Rochester saben más al respecto que nadie. Nos acusan de lo que ellos mismos son culpables. Te aplastan el cráneo. y practica la segregación. y aún así no sales adelante. la prensa dice que somos violentos. Porque el 212 . Y esto se puede ver a través del curso que esta sociedad persigue por todo el mundo. y luego utilizan la pensa para victimizarte . Nueva York. el criminal. la discriminación y el racismo. Estamos viviendo en una sociedad que en gran medida está controlada por gente que cree en la segregación. el que ha desarrollado el proceso criminal al grado de una ciencia. O a través del público blanco. Esto es lo que los racistas han hecho siempre .. En estos instantes en Asia el ejército norteamericano está dejando caer bombas sobre gente de piel obscura. Georgia.

Se necesita de un microscopio para encontrar a los de buenas intenciones. Algunos tienen buenas intenciones y otros no. les lancen los perros. Esto requiere habilidad. Hay los que son mal intencionados y los que son bien intencionados. Es una ciencia que utilizan. Así que a ellos no les gusta hacer nada sin el apoyo del público blanco. muy hábilmente. Esto mantiene a la comunidad negra con una imagen de criminal. Porque creen que a fin de cuentas allí todos son unos criminales.. Algunos de nuestros mismos negros se han tragado esta opinión sobre ellos mismos y la han digerido. No quieren estar cerca de los mismos negros. les partan la cabeza. y por medio de la prensa. entonces les permite.público blanco está dividido. para hacer 213 . Esto es cierto. consiguiendo el apoyo total del público blanco para que cuando la policía llega. Es esto lo que hace la prensa. Y tan pronto como se ha creado esta impresión. Los racistas. no realizan sus maniobras sin antes tratar de poner la opinión pública de su lado. ¿Cuál es el resultado? Este mensaje es un mensaje muy hábil que los racistas usan para hacer que los blancos que no son racistas crean que la tasa de criminalidad en la comunidad negra es tan alta. Te mantienen en jaque a través de esta ciencia de las imágenes. se las dan a tragar al público.. empleando todo tipo de medidas brutales para reprimir a los negros. Algunos quieren hacer el bien y otros no quieren hacer el bien. ¿qué es lo que hacen? Cogen las estadísticas. Hacen que parezca que en la comunidad negra el crimen juega un papel más grande que en cualquier otro lado. Y generalmente los malintencionados son más numerosos que los bien intencionados. Cuando quieren suprimir u oprimir a la comunidad negra. al punto que ni siquiera quieren vivir en la comunidad negra. Da la impresión de que cualquiera en la comunidad negra es un criminal. Incluso hacen que uno mismo se vea con desprecio. y otras cosas por el estilo. que en general tienen mucha influencia en la sociedad. Y los blancos lo aceptan. esto es una ciencia que se le llama «fabricación de imágenes». y lo logran dándonos una mala opinión sobre nosotros mismos. prepara el terreno para crear un estado policial en la comunidad negra. Así que utilizan a la prensa para poner la opinión pública de su lado. A esta habilidad se le llama .

así fue como empezaron con algunos asesores en Vietnam del Sur. nos aseguran que esos no son soldados. niños negros. los aviones estaban dejando caer bombas sobre las aldeas africanas. También se refieren a los mercenarios de la muerte como «con entrenamiento norteamericano. estos mercenarios. una vez más. Hacen añicos de estos seres humanos. No obstante. Vean lo que pasó. de forma muy hábil. Esto hace que todo esté bien. y los criminales parecían ser las víctimas. Cuando estas bombas caen sobre las aldeas del Congo. había vuelto a las víctimas en criminales. y para que la vídima aparezca como criminal. la sangre del que sea. pilotos cubanos anti-Castro».que el criminal aparezca como vídima. ustedes saben lo que es un mercenario. Porque esos son aviones norteamericanos. que saca sangre por dinero. se puede destruir a la población.. No distinguen entre hombre y mujer. Eran veinte mil. ¿Por qué no hubo protestas? ¿Por qué no le preocupó a nadie? Porque. Se mata a un ser humano tan fácilmente como se mata a un gato o a un perro o a una gallina. ni una frase de compasión por estos miles de negros que fuer~n masacrados por los aviones. Ellos pueden realizar todo este 214 . escoltados por tropas norteamericanas. que sólo están allí de escolta. Mercenario no es aquél que va a la guerra por amor a su patria. la prensa. Porque estos pilotos. y está bien.) Sin embargo esto es algo que uno tiene que observar y por lo que tenemos que dar cuenta. [. ya que son aldeas bajo control rebelde. Teníamos una situación en la que un avión estaba dejando caer bombas sobre aldeas africanas. [. y todos asesores. iY una aldea africana tampoco presenta la suficiente amenaza como para que se la bombardee! Sin embargo. No son más que «escolta». bebés negros. No escuché ninguna protesta. Al caer. Como quien dice.. Es alguien que mata..• ) A nivel internacional el mejor y más reciente ejemplo que sirve de prueba para eso que estoy diciendo es lo que sucedió en el Congo. armados con ametralladoras. Un mercenario es un matón a sueldo. estas bombas no distinguen entre amigos y enemigos. Vean que cuando mencionan las aldeas las califican de «bajo control rebelde». bombas norteamericanas. no es un patriota. caen sobre mujeres negras. Una aldea africana no tiene defensas contra las bombas.

215 .

Fíjense que dije. Ustedes han oído hablar de él. que tanto ustedes como yo. Toman a un hombre que es un asesino a sangre fría llamado [Moise] Tshombe. El asesinó al primer ministro. escogido por el Departamento de Estado y colocado en el Congo y llevado al poder gracias a los dólares de los impuestos que ustedes pagan. el tío Tom Tshombe. Lo asesinó. un acto humanista. «está tan desacreditada tu imagen norteamericana en el exterior». tan pronto como toma posesión del cargo.asesinato en masa y salirse con la suya con ponerle la etiqueta de «humanitario». Es cierto. Simplemente porque se comete contra personas de piel negra. Tshombe le declaró la guerra a las tropas de Naciones Unidas en Katanga. Ellos hacen que aceptemos a este hombre con sólo decir en la prensa que él es el único que puede unir al Congo. y la cambias por allá. Es un asesino. que nos consideramos tan sofisticados en este siglo veinte. No usas la misma vara para medir. he aquí un hombre que es un asesino internacional. Ante los ojos del mundo te ves como un demente tratando de hacerle creer a la gente que al menos en una época fuiste astuto con tu superchería. Luego. hoy todo el mundo te puede ver. Y lo hacen tan hábilmente. y le damos el visto bueno. Trabaja para nuestro gobierno. Todo tipo de consignas altisonantes. Y te preguntas por qué está tan desacreditada tu imagen norteamericana en el exterior. [Patricio] Lumumba. El mundo entero puede ver lo que estás haciendo. el primer ministro legítimo. ¡Ha! Un asesino. Usas una vara por aquí. Y luego. asesinato en masa. contrata más asesinos de Sudáfrica para que acribillen a su propio pueblo. O «en nombre de la liberación». Es un asesino a sueldo. cambia de ritmo y comienza a tratar de ganarse la simpatía del público blanco. A él le das dinero y lo promueves. Ahora bien. «en nombre de la libertad». No le permiten a China que ingrese a Naciones Unidas porque le declaró la guerra a las tropas de Naciones Unidas en Corea. pero no deja de ser asesinato a sangre fía. Pero ya tu bolsa de trucos está totalmente vacía. Y para demostrar el tipo de asesino a sueldo que es. lo podemos observar. cambia de ritmo otra vez e intenta conseguir el apoyo del público blanco para cualquier acción 216 . La prensa fustiga la histeria del público blanco. y lo están cometiendo personas de piel blanca.

Decían que estos «caníbales» en el Congo tenían «rehenes blancos». Era una maniobra de guerra.. Ni siquiera lo mencionaron en la prensa occidental. fue en la sección de anuncios clasificados. Monjas blancas. iban a darle a su propia gente. Usan su habilidad para crear imágenes. Acuérdense cómo cuando hablan de rehenes los llaman «rehenes blancos». Son las imágenes. entonces uno se empezó a preocupar. Y entonces tomaron rehenes. Durante los meses en que estaban dejando caer cientos y miles de bombas sobre los negros.. Yo estaba en Africa durante el verano cuando ellos . y esto a ustedes los sacudió. misioneros blancos. y le advirtieron a los pilotos que si tiraban bombas sobre la aldea. No los hicieron rehenes porque eran caníbales. Unicamente tomaron un rehén en la aldea para evitar que los mercenarios asesinaran de forma masiva a la gente de esos pueblos.criminal en la que ellos estén planeando involucrar a Estados Unidos. sacerdotes blancos. los llevaron a las aldeas. Estaban en guerra. uno no decía nada. y luego usan esas imágenes que han creado para confundir a 217 . cuando los mercenarios y los pilotos estaban acribillando a gente negra en el Congo como si fueran moscas. y si lo mencionaron. O porque se les ocurrió que su carne era sabrosa. Es que esa vieja carne blanca no se puede digerir ni siquiera cuando es de gallina vieja. Yen ese momento los hermanos africanos. Allí donde se necesitaría un microscopio para hallarlo. en un principio no estaban tomando rehenes. Ah. No «rehenes». Algunos de esos misioneros habían estado allí por cuarenta años y no se los habían comido. «Diecinueve rehenes blancos» le martirizan a uno el corazón.tan pronto sus vidas se vieron involucradas. Sólo comenzaron a tomar rehenes cuando se dieron cuenta que estos pilotos estaban bombardeando sus aldeas. se los hubieran comido cuando estaban tiernos y blandos. ¿Qué diferencia hay entre un rehén blanco y un rehén negro? ¿Qué diferencia hay entre una vida blanca y una vida negra? Ustedes deben creer que hay diferencias porque su prensa especifica la blancura. Si se los hubieran comido. No lo mencionaron. Ni tampoco hacía nada. Pero tan pronto como unos cuantos -un puñado de blancos que en resumidas cuentas no tenían nada que hacer en esa cuestión.

Y como todos vinimos de Africa. Y si se nos llamaba africanos era como si se nos tratara como sirvientes. los afroamericanos. la imagen del continente africano no la crearon los enemigos de Africa. Y lo lograron de una manera muy hábil. odiábamos nuestra nariz. aquellos de nosotros de ascendencia africana que nos hallábamos aquí en occidente. Odiábamos nuestro cabello. el color de nuestra piel. la configuración de nuestra nariz. una tierra de animales.la gente. una tierra de caníbales y de salvajes. ¿Por qué? Porque los opresores saben que no se puede conseguir que alguien odie la raíz sin hacer que también odie el árbol. Era una imagen odiosa. Veíamos en el africano a un ser odioso. Y a Africa yola gente de Africa los proyectaron con una imagen negativa. Para confundir a la gente y hacer que la gente acepte lo malo como bueno y que rechace lo bueno como malo. las características africanas. «¿Qué tiene que ver todo esto con el negro en Estados Unidos? ¿Y que tiene que ver todo esto con las relaciones entre negros y blancos aquí en Rochester?» Esto hay que entenderlo. el criminal. Nos hicieron creer que Africa era una tierra de junglas. Y fueron ustedes los que nos enseñaron a odiarnos simplemente manipulándonos astutamente 218 . Aún cuando les señalo esto. Sí. Africa era una tierra dominada por potencias extranjeras. Una tierra dominada por los europeos. o como si se nos tratara como a niños. Hacer que la gente crea que el criminal realmente es la víctima y la víctima. una imagen odiosa. ustedes dirán. y la configuración de nuestros labios. y como tuvieron éxito en proyectar esta imagen negativa de Africa. veíamos en Africa un lugar odioso. no se nos puede hacer que odiemos a Africa sin hacer que nos odiemos a nosotros mismos. o como si hablaran de nosotros de la manera en que nosotros no queríamos que se hablara. Y en tanto que eran estos europeos los que dominaban el continente de Africa. Uno no puede odiar a los suyos sin terminar odiándose a sí mismo. Odiábamos las características africanas. Hasta 1959. lo odiábamos. eran ellos quienes creaban la imagen de Africa que se proyectaba en el exterior. ¿Y cuál fue el resultado? Terminaron con 22 millones de gente negra aquí en Estados Unidos que odiaban todo lo nuestro que fuera africano.

y dirán que no lo estaban. era una prisión. En este país todavía hoy se puede ver el resultado de esto entre nuestra gente. ya se ha dado un cambio. nos sentíamos inferiores.para que odiáramos a nuestros ancestros yola gente de ese continente.se convirtió en una cadena sicológica. nos sentíamos impotentes. Cuando se le enseña a un hombre a que odie sus labios. se realizó una conferencia de gentes de piel obscura. No simplemente con traernos y hacernos esclavos. Las gentes de Africa y de Asia se reunieron por 219 . y hay quien nos lo dirá a la cara. el color de la piel que Dios le dio. Dentro de nosotros mismos. era una cadena. la forma de la nariz que Dios le dio. Creíamos. nos sentíamos inadecuados. los labios que Dios le dio. simplemente porque no nos gusta la soga que nos pones al cuello. porque estábamos avergonzados de ella. Nuestra sangre -la sangre africana. Mientras odiábamos todo lo que creíamos se les parecía. Le enseñaste al mundo a odiar a toda una raza de gente y ahora tienes el descaro de culparnos por odiarte. Debido a que odiábamos nuestra sangre africana. Nos sentíamos atrapados porque teníamos sangre africana en nuestras venas. en Bandung. en Indonesia. ¡sí lo estaban! Nos sentíamos atrapados porque nuestra piel era negra. Es que tú nos enseñaste a odiarnos a nosotros mismos. Sin embargo. Nos volvíamos hacia tí por dirección y nos mantenías dando vueltas en círculos. Así es como nos hiciste prisioneros. Y a mí me llamas maestro del odio. era la peor forma de esclavitud que haya sido inventada jamás por una llamada raza civilizada y por una nación civilizada. una prisión. nos odiábamos a nosotros mismos. Recurrimos a tí por un consejo y nos respondías con el consejo equivocado. la textura del cabello que Dios le dio. odiábamos nuestra propia apariencia. desde el origen del mundo. se comete el peor crimen que una raza de seres puede cometer. ¿Y de dónde viene? Allá en el 55. Yen nuestro estado de impotencia no íbamos a trabajar para nosotros mismos. Nuestro color se convirtió en una cadena. Mientras odiábamos a aquella gente. Sino que la imagen que creaste de nuestro suelo materno y la imagen que creaste de nuestra gente en ese continente eran una trampa. una cadena sicológica. Y este es el crimen que tú has cometido.

estaban de acuerdo en algo. Y que teníamos a un opresor común. de la independencia del continente africano. la explotación. el sufrimiento. todos venían de Europa. y ese mismo deseo de libertad que motivó al hombre negro en el continente africano comenzó a arder en el corazón y en la mente y en el alma del hombre negro aquí. Pero a pesar de todas las diferencias que existían. Y este europeo estaba oprimiento a la gente de Africa y de Asia. algunos no tenían ninguna religión. nuestra gente comenzó a unirse en la Conferencia de Bandung y decidió que ya era hora de que nos olvidáramos de nuestras diferencias. ni marina. Algunos eran budistas. otros eran musulmanes.primera vez en siglos. No tenían armas nucleares. las llamas del nacionalismo. un explotador común. en Sudamérica. otros capitalistas. Pero cuando se ponía juntos a todos los opresores hay algo que todos ellos tenían en común. a partir de entonces. Algunos eran socialistas. alcanzaron tanto resplandor y tanta furia. una tristeza y un dolor comunes. 220 . Aunque existía un océano entre nosotros. platicaron sobre su sufrimiento y se dieron cuenta que había algo que todos teníamos en común: la opresión. todavía nos estremecía un mismo palpitar. y ya que veíamos que teníamos una opresión común. otros practicaban el hinduismo. Sin embargo. De una forma o de otra. Desde el 55 al 60. y una explotación común. y Norteamérica. demostrándonos que no estábamos separados. a las mentes y al alma del negro en el hemisferio occidental que supuestamente había estado separado del continente africano por casi 400 años. no tenían flotillas aéreas. Teníamos diferencias. otro venía de Guinea. Centroamérica. y ese mismo espíritu no se quedó en el continente africano. llamaba a un opresor francés. se introdujo en el hemisferio occidental y llegó al corazón. el espíritu de Bandung era. que lograron quemar y azotar todo lo que les salió al paso. sino especialmente en el continente africano. otros eran cristianos. venía otro del Congo y llamaba a un opresor belga. algunos comunistas. y fue el espíritu de Bandung el que hizo arder las llamas del nacionalismo y de la libertad no sólo en Asia. y otros no tenían sistema económico alguno. reducir el énfasis en el área de diferencias y hacer énfasis en las áreas que teníamos en común. Si un hermano venía de Kenia y llamaba a un opresor inglés.

ya no podían seguir allí. en eso consistía el nuevo espíritu. Entonces. Estaba dispuesto a brindar su vida y a quitarle la vida a los que trataran de arrebatarle la suya. Ya no iba a permitir que se le colonizara. El problema era que los africanos habían despertado. El Congo ya no iba a permitir que los belgas permanecieran allí. Zanzíbar. incluso en Argelia. que se le oprimiera y explotara. Entonces nuestro Departamento de Estado. las potencias coloniales.. se lo tiene que pasar a alguien que está en un claro. Tanganica. Y tras su despertar ya no tenían ningún miedo. y puesto que los africanos ya no tenían miedo. las potencias. Comenzaron a derrumbarse. era imposible para las potencias europeas que se quedaran en ese continente a la fuerza. se dieron cuenta de que se les planteaba un problema nuevo. y en otras áreas del continente. Sino que era el espíritu de la independencia que ardía en el corazón y en la mente del hombre negro. Los británicos se vieron en problemas en Kenia. era Estados Unidos. Los franceses se vieron en problemas en toda la zona francesa del norte ecuatorial africano.El espíritu del nacionalismo en el continente africano . alguien de su mismo equipo. Tan pronto como se apoderaron del balón. y el único que se hallaba en el claro en cuanto a los africanos se refería. Las potencias coloniales no se fueron.. ¿qué fue lo que hicieron? cuando una persona está jugando baloncesto. Así es que le pasaron el balón a Estados Unidos. tomó el balón y según su nuevo análisis. los jugadores del equipo contrario lo acorralan y si uno no quiere perder el balón. y si -ustedes lo van a ver-. No es que de repente dejaron de querer seguir explotando al hombre negro por sus recursos naturales. No es que se quisieran marchar. se dio cuenta que tendría que emplear una nueva 221 . Se volvió un problema para Francia. Y ya que Bélgica y Francia y Gran Bretaña y estas otras potencias coloniales estaban acorraladas -fueron desenmascaradas como potencias coloniales. Nigeria. Para 1959 ya no podían permanecer allí ni un momento más. Y esta administración lo recogió y a partir de entonces comenzó a correr como loca. No es que de repente se volvieron benévolos.tenían que hallar alguien que todavía se encontrara en el claro. La totalidad del continente africano se volvió explosivo del 54-55 hasta 1959.

Llámenlo colonialismo benévolo. Y desde el 59. comenzaron sonriéndole a los africanos. «Somos tus amigos». cuando comenzaron a venir a la ONU (Organización de Naciones Unidas) y uno los veía en televisión. lo único que él 222 . Pero para convencer al africano de que él era amigo de ellos. en el negro norteamericano? Conforme el negro en Afria obtuvo su independencia. ya no se diga en el sur del país? Vale la pena pensar sobre eso. con huesos atravesados por su nariz. Imperialismo filantrópico. sil Esta es la única imagen que uno tenía metida en la mente sobre lo que era un africano. no. Un acercamiento benévolo. Tenía mejor sentido que uno. que supuestamente están allá para enseñarles sobre Cristo. Tenía más libertad que uno. No fueron para allá con buenas intenciones. Hasta 1959. Se trataba de un africano que podía hablar inglés mejor que uno. cuando ustedes y yo pensábamos en un africano. Humanitarismo respaldado por dolarismo. consiguió una posición para ser el amo y el señor forjador de su propia imagen. Ya los lugares a los que uno ni siquiera podía ir . que venía con tantanes. tuvieron que comenzar pretendiendo que ellos eran amigas de él. Comenzó a usar un acercamiento amistoso por allá. pensábamos en alguien desnudo. ¡Oh. Ustedes no consiguieron que el hombre les sonriera porque le mostraron que eran de cuidado. Me caliento cada vez que pienso sobre eso. Este es el enfoque que ellos usan. Los años entre 1954 y 1964 se pueden ver fácilmente como la era del surgimiento del estado de Africa. ¿qué impacto.estrategia si es que quería reemplazar a las potencias coloniales de Europa. ¿Cuál era su estrategia? El acercamiento amistoso. Les sonrió para que su sonrisa se volviera consecuente. El estaba tratando de impresionar a nuestro hermano al otro lado del mar. De las falsas ofrendas. cuando no le permites a un negro que siquiera entre a tu iglesia de Cristo aquí mismo en Rochester. uno se quedaba sorprendido. y conforme surgió el estado africano entre el 54 y el 64. qué efecto tuvo en el afronorteamericano. En vez de ir rechinando los dientes. ¿Cómo puedes salir de aquí y luego ir al continente africano con los Cuerpos de Paz y con las Encrucijadas y todos esos grupos cuando estás linchando negros en Misisipí? ¿Cómo es posible? tCómo puedes preporor misioneros. Un acercamiento filantrópico.

223 .

tenía que hacer era ponerse su túnica y pasaba frente a uno sin siquiera notarlo. Te tenía que sacudir. Yero únicamente cuando o uno lo sacudían que uno realmente empezaba a despertar. De modo que mientras las naciones africanos obtenían su independencia y la imagen del continente africano comenzaba o cambiar, lo acordado como imagen de Africa se cambió de negativo o positivo. Subconscientemente. El negro por todo el hemisferio occidental, en su subconsciente, comenzó a identificarse con esa imagen africana positivo que estaba surgiendo. [... ) Cuando tuvieron que cambiar su enfoque con lo gente del continente africano, así también comenzaron o cambiar su enfoque con nuestro gente en este continente. En lo medida que usaron las falsas ofrendas y todo una serie de acercamientos amistosos, benévolos, filantrópicos hacia el continente africano, que no ero más que esfuerzos falsos, así también comenzaron a hacer lo mismo con nosotros aquí en Estados Unidos. Las falsas ofrendas. Salieron con todo tipo de programas que en realidad no estaban encaminados o resolver los problemas de nadie. Codo iniciativo que realizaban era uno iniciativo falsa. Jamás realizaron una verdadera iniciativo práctica en momento alguno poro resolver un problema. Salieron con uno decisión de segregación de lo Corte Supremo que todavía no han llevado o lo práctico. Ni aquí en Rochester ni mucho menos en Misisipí. Engañaron o lo gente de Misisipí 01 trotar de hacer creer que iban o integrar lo Universidad de Misisipí. Metieron un negro o lo universidad con el respaldo de entre seis mil y 15 mil soldados, si mal no recuerdo. Y creo que les costó seis millones de dólares. y tres o cuatro resultaron muertos en este acto. Yero solamente eso, un acto. Ahora, fíjense, después que uno de ellos logró entrar, dijeron que había integración en Misisipí. Metieron a dos de ellos en uno escuela de Georgia y dijeron que había integración en Georgia. Les debería de dar vergüenza. En serio, si yo fuero blanco, me daría tonto vergüenza que me escondería debajo de una alfombro. Y estando debajo de lo alfombro me sentiría ton bajo que no dejaría ni siquiera un bulto.

224

Este ofrendismo, este ofrendismo era un programa diseñado para proteger los beneficios de tan sólo un puñado de «negros» escogidos. Y a estos «negros» escogidos les dieron altos puestos, y los usaron para que abrieran la boca y le dijeran al mundo, «Vean cuánto progreso estamos logrando». Se debería decir, vean cuánto progreso está logrando él. Puesto que, mientras estos «negros» escogidos estaban dándose la buena vida, codeándose con los blancos, sentándose en Washington, D. las masas de gente negra en este país seguían viviendo en los tugurios y en los getthos. Las masas, las masas de gente negra de este país siguen desempleadas, y las masas de gente negra en este país siguen yendo a las peores escuelas y obteniendo la peor educación. Durante la misma época apareció un movimiento conocido como el movimiento musulmán negro. El movimiento musulmán negro hizo lo siguiente: Hasta el momento en que el movimiento musulmán negro entró en escena, la NMCP era considerada radical. La querían investigar. La querían investigar. CORE y todos los demás grupos se hallaban bajo sospecha. No se oía hablar de King. Cuando el movimiento musulmán negro llegó diciendo todas esas cosas que ellos dicen, el blanco dijo, «Gracias a Dios por el NAACP». El movimiento musulmán negro ha hecho que la NMCP se vuelva aceptable ante los blancos. Hizo que sus líderes se volvieran aceptables. Y comenzaron a referirse a ellos como los líderes negros responsables. Lo que quería decir que eran responsables ante los blancos. Ahora, no estoy atacando a la NMCP. Sólo les estoy platicando de ella. Y lo peor es que no se pueden negar. Así que ésta es la contribución que ese movimiento hizo. Asustó a mucha gente. Muchas gentes que no podían portarse bien por amor, comenzaron a portarse bien por miedo. Porque Roy [Wilkins] y [James] Farmer y algunos otros le solían decir a los blancos, vean si ustedes no actúan bien a nuestra cuenta, entonces van a tener que rendirle cuentas a ellos. Nos usaban para mejorar su posición, su propia posición negociadora. No importa lo que uno opine de la filosofía del movimiento musulmán negro, cuando uno analiza el papel que jugó en la lucha del pueblo negro durante los últimos 12 años uno tiene que ubicarlo en su contexto adecuado y verlo a través de su perspectiva adecuada.

c.,

225

El movimiento en sí atrajo a los elementos más combativos, los más insatisfechos, los más intransigentes de la comundiad negra. y también a los elementos más jóvenes de la comunidad negra. Y en la medida que este movimiento creció, atrajo a toda esta capa de elementos militantes, intransigentes e insatisfechos. El movimiento en sí supuestamente estaba basado en la religión del Islam por lo tanto era supuestamente un movimiento religioso. Pero porque el mundo del Islam o el mundo musulmán ortodoxo jamás aceptaría al movimiento musulmán negro como una auténtica parte de él, a aquellos que pertenecíamos a él nos puso en una especie de vacío religioso. Nos colocó en una posición en la que nos identificábamos en base a una religión, mientras que el mundo en el que esa religión se practicaba nos rechazaba por no ser practicantes genuinos, practicantes de esa religión. También el gobierno trató de manipularnos y de tildarnos como políticos y no como religiosos de manera que nos pudieran acusar de sedición y subversión. Esta es la única razón. Sin embargo, aunque se nos calificó de político, debido a que nunca se nos permitió participar en la política, políticamente estábamos en un vacío. Estábamos en un vacío religioso. Estábamos en un vacío político. En realidad estábamos alienados, separados de todo tipo de actividad, incluso, del mundo contra el que estábamos luchando Nos convertimos en una especie de híbrido religioso-político, aislados. Sin involucrarnos en nada sino parados en las líneas laterales condenando todo. Pero sin poder corregir nada porque no podíamos actuar. Pero al mismo tiempo, la naturaleza del movimiento era tal que atraía a los activistas. Aquellos que querían acción. Aquellos que querían hacer algo respecto a los males que enfrentaban a todos los negros. No nos preocupaba de forma particular la religión del negro. Porque ya fuera metodista o bautista o ateo o agnóstico, le tocaba vivir el mismo infierno. Entonces veíamos que teníamos que llevar a cabo alguna acción, y aquellos de nosotros que éramos activistas nos llenamos de descontento, nos desilusionamos. Y finalmente se impuso la disensión y eventualmente nos separamos. Los que se separaron eran los verdaderos activistas del movimiento, que eran lo suficientemente inteligentes como para desear

226

algún tipo de programa que nos permitiera luchar por los derechos de todos los negros aquí en el hemisferio occidental.

Pero al mismo tiempo queríamos nuestra religión. Entonces, cuando nos separamos, lo primero que hicimos fue reagruparnos en una nueva organización conocida como la Mezquita Musulmana, con sede en Nueva York. Yen esa organización adoptamos la verdadera, la religión ortodoxa del Islam, que es una religión de hermandad. Así es que mientras aceptábamos esta religión y montábamos una organización que pudiera practicar esa religión ... inmediatamente esta Mezquita Musulmana fue reconocida y patrocinada por los funcionarios religiosos del mundo musulmán. Al mismo tiempo nos dimos cuenta que en esta sociedad teníamos un problema que iba mucho más allá de la religión. Y por esa razón establecimos la Organización de la Unidad Afro-Norteamericana en la que cualquier miembro de la comunidad pudiera participar de un programa de acción diseñado a producir el reconocimiento y respeto plenos de la gente negra como seres humanos. El lema de la Organización de la Unidad Afro-Norteamerica