TEMA 7

:

EGIPTO I DE LOS ORÍGENES AL PRIMER PERIODO INTERMEDIO

LOS COMIENZOS DE LA HISTORIA DE EGIPTO

1. EGIPTO. CARACTERES GENERALES La civilización egipcia es el resultado de una serie de factoras geográficos y humanos que desde la época prehistorica producieron una cultura original y grandiosa. 1.1 El valle del Nilo y Egipto Egipto está enclavado en la zona más oriental del gran desierto del Sáhara. Allí, el desierto solo está interrumpido por algunos oasis y, sobre todo, por la gran corriente del Nilo, aunténtica columna vertebral de todo el territorio y origen de esta civilización. En el sur son tres los ríos que desembocan en el Nilo: El Nilo Azul, el Nilo Blanco y el Atbara. Las aguas del Nilo alcanzan el valle cada año entre los meses de junio y septiembre. Esta inundación fertiliza la tierra.

94

95

1.2 Los recursos naturales Egipto debe abrirse necesariamente al exterior para conseguir las materias primas que necesita, ya que posee muy pocas y muy localizadas. 1.3 División convencional de la cronología egipcia Manetón de Sebennitos fue, al parecer, un sacerdote egipcio. Su obra Aegypthiaca, dividida en tres libros, tenía la misión de hacer accesible al mundo de lengua griega los acontecimientos históricos, las tradiciones religiosas y políticas y las costumbres de los egipcios. El desarrollo de esta cultura sigue aún, aproximadamente, las divisiones de Manetón, aunque las excavaciones arquelógicas y nuevas reflexiones sobre diversos documentos añaden hoy al comienzo de la historia egipcia nuevas periodizaciones. Según Manetón, los reyes estaban clasirticados en XXXI dinastías o familias reales, designadas cada una de ellas por un epíteto geográfico. 2. PROTODINÁSTICO I (O ÉPOCA ANTERIOR A LA ANTIGUA ÉPOCA TINITA) DINASTÍAS 00 Y 0 La civilización egipcia comenzó, según Manetón, con la unificación de Egipto bajo un solo rey. La tradición la atribuye a Narmer o Menes. También, por una cabeza de maza de Hieracómpolis, se conoce a un rey “escorpión”. Algunos autores lo sitúan a él y a Narmer de modo correlativo en la Dinastía 0. Pero hay elementos mu anteriores pertenecientes a la denominada “Dinastía 00”. “Dinastía 00” es el término usado por algunos autores para referirse a los reyes, príncipes, gobernantes o personajes importantes del período anterior a la Dinastía 0. Esta “Dinastía” comenzaría con el personaje enterrado con el paño de Gebelein y otras de personajes “diferenciados” de diversas tumbas del cementerio T de Nagada así como algunos personajes del cementerio U de Abidos. Contemporáneas a este período se consideran también las tumbas L24 de Qustul y la 137,1 de Seyala en Nubia. Se trata de unos momentos a los que Vercoutter denomina “los siglos oscuros”, época que comienza en el Protodinástico o Gerzeense Recipiente caracterizado por: 1. Urbanización. 2. Creacción o rápida evolución de las instituciones sociales y económicas. 3. Unificación cultural de todo Egipto. Fue en este momento Protodinástico cuando aparecieron en Egipto las primeras aglomeraciones humanas. 2.1 La denominadas “Paletas Predinásticas” o Protodinásticas En lo que se refiere a las Paletas Predinásticas testimonian el paso de la protohistoria del Gerzeense final a la Historia de la época arcaica. Salvo la de Narmer, ninguna de estas Paletas se ha
96

encontrado en contexto. Las tres Paletas originarias del Alto Egipto han sido consideradas como históricas, representando cada una a su manera, la conquista del Reino norte por el del sur.

2.2 Cabezas de Maza Otro objeto característico de esta épcoa final del Protodinástico-Principio de la Época Arcaica son las cabeza de maza.

97

2.3 Los nuevos nombres reales Una serie de posibles nombres reales se ha puesto en evidencia y recontruido recientemente por Gunter Dreyes en algunas etiquetas e inscripciones de los recipientes del cementerio U de Abidos, en ciertas impresiones de sellos de Nagada II, en la Paleta de Tehenu y los fraffiti grabados en los Colosos de Coptos.

2.4 La dinastía 00 o “Dinastías 00”. Los proto-reinos de Nagada III A-IIICI arcaico de Tinis-abidos o IIC (IIA) IIIA2 (IIIA2) La Dinastía 00 correspondería más bien a un periodo protodinástcio, no a una línea de reyes o gobernantes de un lugar específico. El término Dinastía (o Dinastías) 00 se utiliza, pues, como término descriptivo que indica un período: Nagada IIIC-IIIA2. En el momento de Nagada IIIA, la élite goberante de Tinios (cuyos jefes o reyes están enterrados en el cementerio U de Abisos) resurge como una “hegemonía” en el Alto Egipcio (Nagada comienza a declinar) evidente en las tumbas de U-j, Nagada IIIA2. Al final de esta fase y comienzos de la siguiente, las más antiguas designaciones y nombres de los antiguos “príncipes” se encuentran de forma anónima (es decir, en la forma de “solo las fachadas del palacio”, serekhs), incisas o escritas en las tumbas. 2.5 Dinastía 0 o Nagada III BI, 2: 3120-3050 a.C. Ya se encuentran recipientes con serekhs, con o sin el halcón sobre ellos. Los serekhs se encuentran desde el Delta a la Anta Nubia, pero deben corresponder a personajes

98

que solo fueron jefes locales que gobernaron en áreas regionales restringidas, aunque compartiesen una forma común de cultura. En cuanto a los grandes personajes (reyes) del Bajo Egipto y del Delta, parece que la Baja Nubia estuvo bajo el dominio de estas dos entidades regionales durante Nagada III arcaico, en Seyala y también en el sur en Qustul, lo que explicaría posiblemente que estos poderes políticos crecieron debido a la riqueza que les produjo la explotación de los yacimientos de oro y canteras nubios. Más tarde, en Nagada III Medio, estos centros regionales fueron destruidos muy probablemente por el poder y la energía de Hierakómpolis, que se amplía como parece atestiguar los graffiti con escenas de batalla de Gebel Sheikh Suleiman. Los jefes, príncipes o reyes Tinitas, heredaron probablemente el territorio de Nagada y accediron a las rutas de comercio nubio. En este momento parece atestiguada una victoria decisiva de Tinis/Abidos sobre Nagada, como se puede entender por los grabados en roca en el camino del desierto de Luxor-Farshut. Los príncipes de Hierakómpolis, serían, pues, los únicos rivales de los reyes Tinitas, existiendo hasta la época de la unificación. En el período Nagada IIIb2 (“Fin de la Dinastía 0”) los reyes de Abidos (Tinis) fueron enterrados en el cementerio B en el cual las últimas tumbas son las de Narmer y Aha, los primeros reyes de la I Dinastía. El rey Escorpión (II) es considerado un predecesor de Narmer, quien habría podido pertenecer a la familia predominante de Hierakómpolis. Esta Dinastía de Abidos es en realidad una dinastía de reyes (incialmente el término “Dinastía 0” se atribuye solo a estos reyes de Abidos, no a otros reyes locales del Alto o Bajo Egipto). 3. LA ÉPOCA ARCAICA / DINÁSTICO ARCAICO (SG. DREYER) O MONARQUÍA TINITA. DINASTÍA I-II 3.1 La Dinastía I (Nagada IIIc1, 2, 3) (3050-2860 a.C)

99

Narmer es uno de los nombres reales más extendidos del Dinástico Arcaico. Ha sido considerado como el fundador de la I Dinastía y originó la figura legendaria de MENES. Esta ascociado con los comienzos de la fase Nagada IIIc (Dinastía I). Parece que él solucionó el problema de los “rivales” de Hierakómpolis. Los ocho faraones de la I Dinastía reinaron, según Vercoutter, en una época de prosperidad. Los reyes de esta Dinastía comienzan a llevar lo que se denomina “titulatura” o “protocolo” real tradicional, conferida al faraón en la ceremonia de coronación, que comportaba a partir del Reino Antiguo cinco títulos fijos, que introducían, bien por un solo nombre o una corta frase, variantes para cada faraón. Al menos tres de estos títulos rituales eran utilizados por los faraones de la I Dinastía: 1. Nombre de Horus del faraón, inscrito sobre un rectangulo o serekh, imagen del palacio real, con un halcón encima, símbolo del poder real. Se traduce por “el horus X…”. Este título lo llevaron los ocho faraones de la I Dinastía. 2. Este segundo título está formado por la frase n(y)swt-bity que se traduce por “el que pertenece al junjo y a la abeja”, siendo el junco (o la caña) el símbolo del Alto Egipto y la abeja del Bajo Egipto, de donde la traducción habitual del título como “el rey del Alto y Bajo Egipto”. 3. Las Dos Señoras o Nebty, en razón de la lectura probable de los grupos de signos que se utilizaban para escribirlo: el buitre, que representaba a la diosa Nekhbet del elKab y la cobra, divinidad tutelar de Dep, ambos sobre el signo de la cesta neb, que significa “Señora”. Este título se relaciona, como el de Nesut-bity, con los reinos del norte y del sur. 3.1.1 Las fuentes de la I Dinastía A los restos de unos verdaderos Anales, cuya existencia se supone por los cilindrossello o sus improntas y algunas tablillas de marfil, se unen la Piedra Palermo, las Listas Reales, el Papiro de Turín y los que subexiste de la Lista de Manetón. 3.1.2 Los faraones: Narmer, aha o Menes, Teti, Djer, Rey Serpiente, Den, Miebis y Semerkhet. La reina Merneith Al faraón, Narmer, Aha o Menes, la tradición manetoniana le atribue un reinado de treinta a sesenta años. Su sucesor fue Aha “el combatiente” que le atribuyen campañas contra Nubia y Libia y relaciones con Biblos y el Líbano. De su época se conoce un sacrificio humano ante el palacio real. Su mujer fue la reina Neithotep, a la que se le atribuye una gran tumba en Nagada y la regencia de su hijo Teti. Éste fue un faraón efímero, que solo duró un año y 45 días. De este faraón se conservan dos grandes tumbas. El rey siguiente, Vadyi es conocido como “el rey Serpiente”. Reinó unos 10 años y durante su gobierno una expedixión penetró en el desierto orienta. Contemporánea suya es la reina Merneith, atestiguada en numerosos documentos escritos pero cuya posición en la I Dinastía o incluso en la II Dinastía es incierta. Sería la madre de Den, ejerciendo la regencia en su nombre al principio de su reinado, para algunos investigadores, para otros es su esposa. Fuese quien fuese esta reina, su tumba en Abidos estaba rodeada de 77 sepulturas subsidiarias, lo que testimonia su gran importancia y que tal vez reinó como única monarca egipcia, siendo la primera reinarey de este país, antecedente de otras muchas posteriores.
100

En tiempos de Den se suponen escritros al menos dos “capitulos” del Libro de los Muertos. Le sucedió Miebis o Adjib y a éste Semerkhet. El octavo rey de esta Dinastía sería Horus Ka o Kaa, con el que según Manetón acaba la I Dinastía, si que se sepan las razones de la llegada al poder de la II Dinastía, de origen tinita, como la I, que comprendía a nueve reyes. 3.2 Dinastía II (Nagada IIID) Los nombres y el número de orden de estos faraones es incierto, ya que las fuentes, los cilindros-sello, las tablillas de marfil, la Piedra Palermo, las Listas Reales y el Papiro de Turín no coinciden y se contradicen a partir del séptimo faraón, siendo solo seguros los nombres y el orden de sucesión de los cuatro primeros. El primero fue Hotepsekhemuy / Hotepsejemuy. Le sucedió Nebré o Raneb. Su nombre es el primer nombre real comupesto con el dios Sol de Heliópolis. El tercer faraón, Ninerter, es conocido gracias a la Piedra Palermo, le sucedió Uneg y después de él las noticias son confusas, con faraones como Sekhemib o Peribsen. Su sucesor fue Khasekhem o Jasejem, del que constan actividades guerreras y se le representa matando prisioneros “del norte”. Su sucesor Khasekhemuy / Jasejemuy sugiere la reconciliación de ambos dioses y sus partidarios, ya que su nombre significa “Los dos poderes (de Horus y Seth). Con él termina este período Tinita.

3.3 Características de la Época Tinita 3.3.1 La monarquía A fines de la II Dinastía estaban fijadas las características de la monarquía faraónica. Los ritos de coronación real y su renovación (fiesta Sed) estaban fijados y se desarrollaban de la misma forma hasta la época ptolemaica, entre ellos la sucesión de padres a hijos, la titulatura real y el papel importante de las reinas.

101

3.3.2 Los dioses En esta época está atestiguada la existencia de la mayor parte de las divinidades del Panteón egipcio clásico, bien con formas animales o representados por sus símbolos y también con forma antropoforma. 3.3.3 La escritura La aparición en Egipto de la escritura jeroglífica como hoy se conoce es uno de los logros que se atribuyen a las primeras dinastías. 3.3.4 Los ritos funerarios Se aprecia una decoración que se interpreta como destinada a asegurar al difunto la vida en el Más Allá y a la protección de las divinidades representadas por sus símbolos, mientras que la escritura mantiene, magicamente, el nombre de la persona y su permanencia eterna. 3.3.5 Principales ciudades Se admite aún la teoría tradicional de que Menfis fue fundada alrededor del 3100 a.C. por el primer rey de la I Dinastía que unificó Egipto, tras haber conquistado por la fuerza el norte. Se constituyó así un reino homogéneo bajo la autoridad de la ciudad de Buto (actual Tell-el-Faraïn), en el extremo noroccidental del Delta.

102

103

EL REINO ANTIGUO
1. EL REINO ANTIGUO, DINASTÍAS III-VI. ÉPOCA MENFITA Se denomina a esta época Menfita por el nombre de su capital: Menfis (que lo sería a lo largo de todo el Reino Antiguo). El Reino Antiguo comprende las dinastías III a VI. La cronología de las Dinastías III-VI según Clayton será 2686-2181. 1.1 Situación Internacional Las primeras Dinastías arcaicas de Mesopotamia en las ciudades de Kish, Ur y Uruk y el Imperio acadio. 1.2 Dinastía III Se sabe muy poco del primer rey de la Dinastía III, Sanajt o Nebka, tal vez unido por matrimonio con la heredera de la dinastía anterior. Se supone que le sucedió su posible hermano Djeser/Zoser, Dyerser o Tosortos para los griegos. Manetón comienza con él una nueva Dinastía, debido a los grandes progresos que realizó en Egipto en su época. Este rey tuvo la suerte de contar con la ayuda de un hombre excepcional: El arquitecto-jefe Imhotep, hombre de confianza, cuya reputación se mantuvo a través de los siglos como médico y le atribuían también la invención del procedimiento para tallar la piedra, de lo que es prueba el magnífico conjunto de Saqqara (pirámide escalonada) que supone el triunfo de la arquitectura en piedra, frente a la de adobe, típica de la etapa anterior. El compejo de Saqqara es uno de los mayores de la historia de la arquitectura. Lo que se denomina “pirámide escalonada” es el resultado de un proceso evolutivo. Zoser hizo de Menfis su capital y extendió su dominio posiblemente hacia Nubia y el Sinaí. Sus sucesores fueron Sanakt o Santjt y Jaba, cuyos reinados son poco conocidos. La dinastía termina con un rey cuyo nombre es Hu o Huni, constructor de la pirámide escalonada de Meidum, que es el inmediato antecesor del rey Snofru, que terminó la pirámide y con el que comienza la dinastía siguiente, la IV.

104

1.3 Dinastía IV No se sabe ni el número ni el orden de estos faraones, constructores de las grande pirámides. Seguiremos el orden de Clayton.

Parece que el primer rey de la Dinastía fue Sneferu/Snefru o Snofru. Contrajo matrimonio con Huni o Heteferes I, madre de Keops e hija de su predecesor. De Snofru se pueden dar algunos detalles gracias a la Piedra Palermo. Organizó una expedición a Nubia, de donde trajo numerosos prisioneros y llevó a cabo campañas en el Sinaí. Construyó dos pirámides en Dahshur, además de templos, palacios y fortalezas. Su importante reinado adelanta la perfección artística de sus sucesores: Keops, Kefren y Micerino, cuyas pirámides aún asombran al mundo y son índice de lo avanzado de esta civilización.

105

En tiempos de este rey se había concluido el esquema “clásico” del complejo funerario de los faraones, consistente en un templo del valle, calzada, templo adosado y pirámide, lo que se repetiría a lo largo de todo el Reino Antiguo. Este rey dejó en la literatura clásica egipcia el recuerdo de hombre bondadoso y amante de la buena vida. Le sucedió Keops/Kufu/Jufu/Kéope/Quéope/Kheops, que gobernó unos 23 años. Se puede reconstruir parte de los componentes de su familia gracias a las inscripciones de las tumbas de la necrópolis de Giza, donde se enterraron alrededor de la Gran Pirámide y gracias también a lastumbas de los que yacen en Saqqara. La Gran Pirámide de Keops, es el mayor monumento construido por el hombre. Está construida con bloques de piedra calcarea de los que algunos pesan 15 toneladas. Las caras están perfectamente orientadas a los cuatro puntos cardinales. Un personaje de la época fue Meten, cuya tumba se encontró en Saqqara y su estatua y su inscripción están ahora en Berlin. Este personaje vivió entre la II y IV Dinastía y en su biografía cuenta su carrera, a lo largo de la cual fue nomarca del nomo XVII del Alto Egipto, gobernador de fortalezas, gobernador de Buto, entre otras muchas cosas más y recibió legados de tierra. Meten es un ejmplo de la posición socila y la riqueza de los altos funcionarios en Egipto. Keops dejó, según los informadores de Heródoto, mala fama de tirano que, en cierto modo, también aparece en el Papiro Westcar. El descubrimiento de la tumba de la reina Heteferes I, madre del rey, en el año 1925, por el arqueólogo americano G. Reisner, en una cámara funerari situada en el fondo de un pozo de 30 m de profundidad al este de la Gran Pirámide. En la tumba se encontró el ajuar junto con un sarcófago de alabastro, donde se guardaban las vísceras de la difunta, mientras que el sarcófago estaba vacío. Es el testimonio más antiguo de la evisceración para la momificación. Está conservado en el museo de El Cairo. Su sucesor fue Dyedefre/Didufri (Redjedf), que reinó 8 años según el Papiro de Turín. Dejó una pirámide inacabada en Abú Rodash. La ascensión de este faraón ha sido explicada por una disensión en la familia real que parece que se produjo a la muerte de Keops. Igualmente se cree que el reinado de Didufri acabó en medio del descontento general. Kefrén (Jafre o Rejael) reinó, según Manetón, 63 años, pero en realidad no aparece haber estado en el trono más de 24 según el Canón Real de Turín. La reina Heteperes II viuda de Kawab y Didufri, le dio como esposa a su hija Meresank II, con lo cual volvió a reina la paz en la familia real y la activa Heteperes II vivió hasta el final de la dinastía. Kefrén construyó su pirámide al lado de la de Keops, algo más pequeña, pero como está situada en un nivel algo más elevado parece incluso mayor.

106

La realización más famosa del faraón Kefrén fue la Esfinge de Giza. Se talló el altozano y se le añadieron algunos bloques para darle forma de un león con cabeza humana y tocado farónico, lográndose así una de las más famosas obras del arte de la Antigüedad. En el Reino Nuevo se la creía el dios Harmakis y Tutmosis IV mandó limpiarla de arena y grabó una estela, la Estela del Sueño. 1.4 Dinastía V Según Manetón, esta Dinastía reinó durante 248 años y según el Papiro de Turín, 140. Su origen está explicado en el Papiro Westcar, conservado en el Museo de Berlín. Casi toda la labor de esta Dinastía fue obra de los sacerdotes de Heliópolis, cuya teología solar triunfó durante casi siglo y medio. Sus primeros soberanos, Userkaf y Sahure, no eran de sangre real, sino hijos de la mujer de un simple sacerdote de Ra de un pequeño pueblo. Sin embargo, es posible que el primer rey de la dinastía fuera hijo de Neferhotep, hija de Didufri y que se casara con Khentkaves, probable hijo de Micerino. La Dinastía V supuso muchas novedades en el Estado egipcio. El título real de “hijo de Ra”, ya empleado esporádicamente en la Dinastía anterior, se generalizó en este período, incorporado a la titulatura real. Aumentaron los textos escritos y se comprueba una elevación del pensamiento literario y científico. De Userkaf se sabe que construyó en el sur. El segundo rey de esta Dinastía, su sucesor, Sahura, reinó unos 14 años y durante su gobierno hubo campañas conta los libios y los asiáticos. Envió expediciones al Punt y al Sinaí. En esta época las pirámides son más pequeñas, construidas con materiales más menudos. El templo adosado a la pirámide servía para el culto y las ofrendas dedicadas al rey difunto. Su sucesor, Neferirkara, era su hermano y reinó unos 10 años. Precisamente en su tiempo se grabó la Piedra
107

Palermo. Construyó su pirámide en Abusir pero no la pudo acabar, lo que hizo su tercer sucesor. Sus sucesores directo fueron Shepseskara y Neferefra de los que hay pocas noticias, así como Niuserra, célebre por su templo solar de Abusir, y su complejo funerario, uno de los más completos que se conservan, al que parecen seguir Menkauhor y tal vez Isesi Dyedkara. El último rey de la V Dinastía fue Unas/Onos. Reinó durante 30 años y se sabe que probablemente hizo un viaje a Elefantina para recibir un homenaje de los jefes nubios. En Biblos aparecieron vasos con su nombre. El principal cuidado de los reyes de esta V Dinastía fue el culto de Ra, que se celebraba en templos solares al aire libre, aunque no de una forma exclusivista como tratara de serlo la reforma religiosa de Akenatón y en los mismos santuarios de Ra están atestiguados los cultos de Horus y Hathor. El resultado de esta reforma fue el debilitamiento del poder real, ya que, al reconocer el rey su dependencia del poder del dios, se acercaba en cierto modo a los demás mortales. Esta debilitación de la concepción monárquica tendría una gran influencia sobre la evolución política y social del Estado menfita. En el orden religiosos hay que destacar también el hecho de que en la pirámide del rey Unas en Saqqara, las cámaras y los pasadizos se cubren con inscripciones jeroglíficas llamadas “Textos de las Pirámides”, costumbre que se repetirá más tarde con otros monarca y reinas. Estos textos son una colección muy extensa de plegarias, invocaciones, himnos, etc., destinados a asegurar al faraón la vida de ultratumba con los dioses. Constituyen la base de lo que después llamaremos en el Reino Medio “Textos de los Sarcofagos” y en el Reino Nuevo “Libro de los Muertos”. Es de destacar una parte muy importante de estos textos, que se denomina “Himno Caníbal”, no vuelve a repetirse. 1.5 Dinastía VI Según Manetón, los reyes de la Dinastía VI eran de Menfis. El acceso al trono de su primer rey Teti I, puso fin a la inestabilidad que siguió a la muerte de Unas/ Onos. Entre Teti I y Fiope/Pepi I suele citarse al rey Userkara, que tal vez reinó en algún momento. Los relatos y actividades de personajes de su corte, demuestran las transformaciones de la época y el declive de la autoridad real. Hay datos para afirmar que Pepi I nombró conrregente a Merenra en los últimos años de su vida y este le sucedió al morir.

108

Merenra I, “el amado de Ra”, reinó como único rey durante unos 9 años. El sucesor de Merenra I, Pepi II / Neferirkara, reinó muchos años, seguro más de 60 y acaso muchos más, porque el Papiro de Turín le atribuye 90. Nada en su reinado hacía preveer el derrumbamiento de un estado tan reciamente organizado como el Egipto del Reino Antiguo. Con este rey continuaron las expediciones comerciales del reinado anterior, como la expedición al Sinaí y al Yam. Merenra II Antyemsaf aparece como sucesor de Pepi II, pero de él casi no hay noticias, lo mismo que de otros dos posibles reyes y de la reina Nitocris/Nitiqret, cuyo esposo, pudo ser el mismo Merenra II, para Manetón el último monarca de la Dinastía VI, que reinó solo un año. La fama de esta reina conocida por Heródoto y Manetón, creció hasta convertirse en época griga, en Rodopis, cortesana y mítica constructora de la tercera pirámide de Giza, antecedente en su leyende de “La Cenicienta”. Ella fue la segunda reina conocia que ejerció el poder político en Egipto tras Merneith, de la I Dinastía. Al parecer su sucesor fue Neferkara. Tras el que empieza el denominado Primer Período Intermedio. Parece que la crisis del poder real que ya se apunto al hablar de la Dinastía V se acentuó con la VI, y, sobre todo, durante el reinado del faraón Pepi II, que contrajo matrimonio con las hijas de un simple funcionario. Se llega a un período de descentralización.

PRIMER PERIODO INTERMEDIO
1. PRIMER PERIODO INTERMEDIO. DINASTÍAS VII-X Es la época que va desde finales de la VI Dinastía hasta la reunificación de Egipto por Mentuhotep II, un príncipe tebano. Históricamente hablando supone el hundimiento del esquema político del Reino Antiguo, el ascenso al poder de los nomarcas, la aparición de un reino en el norte con capital en Heracleópolis y otro en el sur en tono a Tebas, y finalmente, la reunificación del país por los tebanos. Culturalmente se dio un cambio muy importante, tanto en la mentalidad como en la expresión literaria, así como en la religión y posiblemente en la sociedad. Las fuentes históricas son casi inexistente y no se puede conseguir una descripción clara de los hechos. Se caracterizo por el feudalismo o independencias de los nomos, donde los nomarcas reunían tropas locales y había Sumos Sacerdotes de los dioses que también administraban sus bienes. El confusionismo durante el cual, un príncipe de Heracleópolis llevó su residencia a la capital teórica del país (Menfis). Podemos distinguir varias etapas: 1.1 Dinastías VII y VIII Está caracterizado por la invasión extranjera y la guerra civil. En él, los cargos como los de visir y Nomarca se hacen hereditarios. Se subdivide a su vez en dos épocas, que corresponden, respectivamente, a cada una de las Dinastías:

109

1. Dinastía VII: Según Manetón, tuvo 70 reyes en 70 días, probablemente no ha existido. 2. Dinastía VIII: de origen menfita según Manetón, parece ser una continuación de la VI, y por tanto habría que eliminar la VII como Dinastía propiamente dicha y la explicación más aceptable es que se trató de un interregno. Se pueden atribuir 17 reyes.

110

El fundador de la VIII Dinastía fue un rey, tal vez hijo o nieto de Pepi II. Se le asignaba un reinado de 4 años y se enterró en Saqqara sur. De sus sucesores carecemos casi por completo de información. El único que se puede identificar con precisión es Kakara Aba o Ibi, al que el Canón de Turín atribuye 2 años de reinado y sitúa en posición decimocuarta en esta Dinastía, que terminño hacia el año 2160, en el que encontramo Egipto dividido en tres partes: 1. El Delta: En manos de invasores asiáticos. 2. El Egipto Medio: Unificado bajo la autoridad de Heracleópolis, capital del nomo 20 de Alto Egipto, donde gobernarán las Dinastías IX y X. 3. El Sur: agrupado bajo la autoridad de los reyes de Tebas, que forman la Dinastía XI, con los que comienza el Reino Medio. El desarrollo de los acontecimientos puede resumierse aproximadamente como sigue: 1.2 Dinastías IX y X: Heracleópolis. Dinastía XI: Tebas A medida que aumentaba la autoridad del gobierno heracleopolitano también se incrementaba el de la Dinastía de Tebas, tras el colapso de Menfis, y a que las provincias habían empezado a disputarse el poder y crecía el poder de sus nomarcas. Durante este período, emergió la IX Dinastía, una familia de nomarcas procedentes de Heracleópolis, fundada posiblemente por Nerybrajety según Manetón. Puede que esta dinastía gobernase todo el país pero al comienzo de la Dinastía X, unos 30 años después, ya existía un gobierno fuerte en Tebas, donde se habría establecido la Dinastía XI, cuyos reyes llevaron los nombres de Inyotef o Antef y Mentuhotep. La creciente hostilidad entre los dos rivales provocó frecuentes enfrentamientos, hasta que uno de los reyes de Tebas unificó Egipto. El primer Antef se proclamó rey con el nombre de Horus de Seheru-Tauy, “El que ha devuelto la calma a las dos tierras”.

ESTADO, CIVILIZACIÓN Y ORGANIZACIÓN DE EGIPTO DURANTE EL REINO ANTIGUO Y PROMER PERÍODO INTERMEDIO
1. EL ESTADO EGIPCIO EN EL REINO ANTIGUO Y EL PRIMER PERÍDO INTERMEDIO 1.1 Estructura política 1.1.1 El Rey Oficialmente el rey llevaba 5 nombres, de los que los tres primeros ya vimos antes. A esta nomenclatura se le llama también “Protocolo”, y era conferida al rey en las ceremonias. El rey era el que dirigía la historia del país y lo hacía en virtud del derecho divino (maat), es decir, el orden universal y por ello podía gobernar, dictar y emanar derecho y mantener al país en orden frente a las fuerzas disgregadoras del Caos. Esta doble naturaleza del faraón explica el hecho de que éste, perdida la naturaleza humana, ascendiera a la categoría de los dioses. Así se lee en los Textos de las Pirámides.

111

1.1.2 La propiedad privada Existieron una series de formulaciones y término que se acercaron a los conceptos de propiedad, tal y como los entendemos hoy en día, tales como: dueño, señor, dependencia, intervención, idea de poder, fuerza procesal, etc. 1.1.3 Organización del Estado

112

1.1.4 La pirámide social
Rey

Altos funcionarios Sacerdotes Pueblo Llano

Tres niveles: 1. En la cúspide estaba el Rey, depositario por derecho divino de todos los poderes del Estado. Era un personaje divinizado, identificado con el dios Horus y colocado bajo la protección de las diosas Wadjet y Nejebet. Cada 30 años de reinado se renovaban sus poderes en una fiesta Sed. Progresivamente, su divinización se acentuó y desde la V Dinastía se proclamó que el dios sol Ra se unía a la mujer del Rey engendrando a los sucesivos reyes. 2. Altos funcionarios y sacerdotes. 3. Pueblo bajo: el pueblo llano estaba formado básicamente por labriegos y artesano. Al parecer no existían esclavos propiamente dichos, salvo los prisioneros de guerra. 1.1.5 Administración central Los dos cargos principales eran el de visir y el de Supervisor de obras. A finales de la dinastía IV y comienzos de la V aumentó el número de altos funcionarios. El Visir (t3ty o taty) El ideal de la función de Visir para el Reino Antiguo se encuentra expuesto en el tratado Máximas de Ptah-hotep, donde se condensan una sabiduría y prudencia en el arte de gobernar que se remonta a épocas muy remotas. Funciones: 1. Jefe de la Administración Central. Estaba asistido por los Jefes de Misión que le ponían en comunicación con todo el país y todos los asuntos de gobierno. 2. Presidía los archivos reales, donde se conservaban todos los documentos importantes, tanto reales como públicos o privados. 3. Era Jefe de la Gran Casa de la justicia y como tal, presidía “las Seis Grandes Casas” o Grandes Audiencias territoriales. 4. Dirigía el “Tesoro” “Doble Casa Blanca” y tal vez el ministerio de Agricultura: el “Doble Granero”. 5. En general, era el jefe de todos los servicios del Rey: de la Casa Real, de la Casa de Armas, de la Cámara del Tocado del Rey, etc. El Canciller del Rey del Bajo Egipto Este título, atestiguado desde mediados de la I Dinastía, tendió a convertirse en un cargo honorífico.

113

El Canciller del dios Tendió a convertirse en un cargo importante administrativo. Era un cargo de confianza para una misión concreta. El Tesoro (Hacienda) Recaudaba y centralizaba la recogida de todos los productos del país y los redistribuía para sufragar todos los gastos oficiales. El nombre que recibía era: 1. La Casa Blanca o Tesoro del Alto Egipto y la Casa Roja o Tesoro del Bajo Egipto. 2. Cuando se unificó, se le dio el nombre de Doble Casa Blanca. Funciones: ! Centralizaba el almacenamiento de todos los productos o impuestos que el país enviaba al Palacio Real. ! Los productos del campo se centralizaban en el Doble Granero, dirigido por el Jefe del Doble Granero. El Tesoro tenía posesiones en todo Egipto. El ministerio de Agricultura o Doble Granero Estaba dividido en tres departamentos: 1. De los animales: recibe el nombre de perheri-ubjeb. Estaba presidido por un jefe de las dos mitades del per-heri-ubjeb, que tenía a su servicio funcionarios subalternos y escribas. 2. De los campos: este servicio estaba presidido por el Jefe de los Campos, que también, tenía a su servicio otros funcionarios y escribas. 3. Guardaba los títulos de propiedad y los documentos civiles como testamentos y contratos. Los terrenos de propiedad real Se arrendaban a particulares y dependían de un jefe cuya figura parece bastante importante. Los escribas Su función fue siempre muy solicitada por inprescindible. En cada ciudad importante existía un archivo, en el que trabajaban, al que se llamaba Casa de Vida, en el que se reunían los documentos relacionados con el funcionamiento de la ciudad. Entre estos escribas se multiplicaban las titulaturas, que comenzaban con la de Jefe de los Secretos, título que indica una iniciación religiosas y mágica, y la indudale importancia del cargo, ya que en sus manos estaba el funcionamiento del país, tanto a nivel material como espiritual, puesto que estos Jefes de los Secretos se ocupaban también de las misiones reales, de las órdenes del Faraón, de la Justicia, de la diplomacia, etc.
114

1.1.6 Administración provincial. Los nomos El término nomo comienza con los Lágidas, que retomaron de forma general las divisiones territoriales. La Cámara del Mundo contenía tres copias de la lista de los nomos, que se pueden calcular a pesar de que existen lagunas: 22 para el Alto Egipto y 16 para el Bajo Egipto. 2. CIVILIZACIÓN Y ORGANIZACIÓN DE EGIPTO DURANTE EL REINO ANTIGUO Y PRIMER PERÍODO INTERMEDIO 2.1 La población En época tardía se habla de varios grupos de personas: 1. Pat: suele traducirse por patricios, pero para los egipcios eran los más antiguos habitantes autóctonos del país, gentes del Alto Egipto. 2. Rekhyt: gizás fuerna “gentes del Delta” que se enfrentaron a los reyes del sur. 3. Henememet: son “orientales que contemplan la salida del sol al cual adoran”. Más tarde, este término se identifica con el ser humano en general. 4. Nedjes: eran las personas sin títulos y eran designados por su oficio y se les conoce por la Sátira de los oficios, del Reino Medio. Durante el Reino Antiguo se concoen los términos hom y meryt que designaban a unos sercidores que gozaban de cierta libertad. La burocracia estaba muy desarrollada y existía una clase media numerosa y culta, ya que la instrucción estaba bastante extendida. Se conocen grande propietarios, con vastas extensiones de terrno y otros más modestos. Los pequeños propietarios vivían generalmente en casas de campo. En general, estos porpietarios no se dedicaban directamente al cultivo de la tierra, peusto que solían ocupar cargos administrativos, teniendo sirvientes que se ocupaban de esas tareas. La población rural vivía en el campo, de los cultivos y el ganado. La población urbana se concentraba, sobre todo, en el Delta. Los núcleos urbanos tuvieron importancia, sobre todo, en la económia, ya que eran, esencialmente, centro comerciales y su prosperidad dependía sobre todo del comercio marítimo. Los obreros eran sin duda hombres libres, puesto que se conservan documentos autentificados firmados por personas de la clase trabajadora. Solían trabajar en grupos de diez, dirigidos por intendentes. El salario se pagaba en especies. 2.2 Principales ciudades Destacan: 1. En el Delta: Tanis y Menfis. Otras ciudades importantes fueron: Bubastis, Per, Seped, Sais, Atribis, Busiris, Buto y Mendes. 2. En el Egipto Medio: Heracleópolis, Cusae y Un.

115

2.3 La familia y su evolución En la época más antigua la familia egipcia se basaba en la autoridad paterna y el régimen de mayorazgo. A medida que se foltalecía la autoridad real, se rompían los lazos familiares y señoriales. El primer documento jurídico que se conoce sobre el derecho de familia es la biografía de Metjen. El derecho de familia se revela escencialmente individualista bajo las Dinastías III y IV, estando la familia reducida a su forma más estricta: padre, madre e hijos. La mujer figuraba, generalmente, a lado del marido y el orden de los herederos estaba regulado por la ley. Los egipcios no registraban nacimientos, muertes, matrimonios o divorcios. El culto funerario era también individualista. Autoridad paterna, cohesión familiar y culto funerario de la familia fueron tres conceptos estrechamente ligados que se fueron debilitando a través de los siglos y desaparecieron por completo durante las Dinastías III y IV, aunque la familia siguió siendo la célula moral sobre la que descansa toda la sociedad egipcia. 2.4 Los medios de cambio El intercambio era esencialmente en forma de trueque. En el Reino Nuevo se pagana aún en especies. Algunos grans templos acuñaron lingotes de oro antes de la aparición “oficial” de la moneda. 2.5 Las fuentes ! Heródoto: este autor viajó a Egipto hacia el 430 a.C. y también utilizó la crónica del siglo anterior escrita por Hecateo de Mileto, que visitó asimismo Egipto. ! Diodoro Sículo: Vivió en el siglo I d.C. y en su “Historia Universal” utilizó también el relato de Hecateo de Mileto. ! Erastóstenes: vivió en Alejandría en el siglo III a.C. Da una lista de 38 reyes tebanos transcrita en griego. ! Manetón: era un sacerdote egipcio. Confeccionó una Historia de Egipto, escrita en griegom de la que se hizo un resumen que comprende la lista de reyes con una breve síntesis de su reinado. Solo conocemos su obra a través de cronista árabes y judíos. Listas 1. La de la Cámara de los Antepasado de Karnak o Lista de Karnak: hoy en el museo del Louvre. Contiene los nombres de los faraones desde l I Dinastía hasta Tutmosis III, de la XVIII. 2. La Tabla de Abidos: grabada por orden de Seti I en una pared de su templo funerario donde se conserva. Contien la lista de los faraones hasta la Dinastía XIX. Se conserva una copia en el Museo Británico. 3. La Tabla de Saqqara: descubierta en el templo de Tunroi. Va desde el sexto rey de la I Dinastía hasta Ramsés II, de la Dinastía XIX. Se conservan en el Museo de El Cairo y el Museo Británico. 4. El Papiro Real de Turín: es el más complejo y serio de los documentos, aunque está muy dañado. 5. Otros papiros: como el Papiro Westcar y el Papiro Prisse.
116

6. Los graffiti: son asimismo documentos valiosos para conocer a los reyes de la V Dinastía. 7. La Piedra Palermo: contiene la lista de reys desde Aha, el primer soberano de la I Dinastía, hasta al menos el tercero de la V Dinastía, Neferirkare. El documento está incompleto y su procedencia es desconocida. Entró en forma de legado en el Museo de Palermo en 1877 y, más tarde, seis nuevos fragmentos han aparecido en el mercado de antigüedades, conservados actualmente en el Museo de El Cairo y en el University College de Londres. 2.6 Literatura Los textos literarios más antigüos conservados son de tres clases: la poesía religiosa, los aleccionamientos morales y la biografía. Entre todas destacan: 1. Los textos de las Pirámides: partes de un ritual funerario inciso en las cámaras subterráneas de la pirámide de Unas y de los reyes de la VI Dinastía. 2. Inscripciones funerarias. 3. Las Sabidurías o “Instrucciones”: son textos de enseñanzas de padres a hijos. Hay un gran paralelismo en estas “Instrucciones” con el “Libro de los Proverbios” del Antiguo Testamento hebreo. Los elementos característicos eran: a. Una motivación a escuchar b. El cuerpo de la Instrucción o consejos c. Conclusión generalizadora, moralizante o sentencia 4. También se sabe de cuentos como el de “Keops y el mago”. 5. Teatro religioso que relataba sobre todo las aventuras de Horus, acompañado el relato con flautas y música polifónica siguiendo un ritmo prosódico. La biografía comienza en el Reino Antiguo. Un bello ejemplo son la biografía de Uni y la de Herkhuf. La literatura del Primer Período Intermedio destaca por su importancia, con libros doctrinales, sapienciales o didácticos como las “Enseñanzas para el rey Merikara” y también obras polémicas como las “Amonestaciones de un sabio egipcio”, el “Cuento de Neferkara y el General Sisene”, el cual presenta al faraón en situaciones humillantes o las “Lamentaciones del campesino”. Todas estas obras reflejan, según casi todos los investigadores, un cambio social y la desorganización del sistema administrativo del moemnto así como el pesimismo y el sufrimiento por la fragilidad del ser humano que reflejen una forma de inestabilidad política. 2.7 La ciencia Tres disciplinas: 1. Astronomía: fue la ciencia que primero debió conocerse. 2. Las Matemáticas: se desarrollaron al mismo tiempo que la Astronomía. 3. Medicina: según Manetón la redacción de los primeros tratados de Anatomía y Medicina se remontaban a la I Dinastía.

117

2.8 El Derecho En este país, la Ley emanaba directamente del rey. Era un derecho de situación, pero también existieron unas primeras normas legales, emanadas directamente del dios Thot, así como algunas normas jurídicas. 2.9 Manifestaciones artísticas Tuvieron un gran auje con la Dinastía III y las sigueintes. El paso decisivo se dio en el reinado del faraón Zoser, con la aparición de la concepción monumental de la arquitectura. Las principales muestras arquitectónicas de esta época fueron: ! La pirámide escalonada de Zoser: El conjunto escalonado de Saqqara, cerca de Menfis. ! Las mastabas de los súbditos, construidas cerca de las tumbas de los reyes, que abundan en Saqqara. Durante la Dinastía IV se completó la evolución de la pirámide hacia su forma clásica. Completan los conjuntos funerarios monumentales los enterramientos de las reinas y los súbditos, cerca de las tumbas reales. Con la Dinastía V las pirámides reales serán más pequeñas y los edificios adyacentes estaban decorados con inscripciones con relieves. A estas inscripciones se les llama “Textos de las Pirámides”. La escritura no oficial, en madera y piedra tuvo una gran calidad plástica, tal vez la mejor de la historia de Egipto. Destacan los templos solares de Abusir, las estatuas del Museo del Cairo, los escribas sentados del Louvre, El Cairo y Nueva York y las estatuas de Rahotep y Nofret del Museo de El Cairo, entre otras muchas. Con la Dinastía VI hubo un aumento gradual del tamaño de las mastabas de los particulares. En contraposición, las pirámides reales disminuyeron de tamaño. Estas construcciones muestran, sobre todo, la descentralización del gobierno y el auge del poder feudal, ya que las obras particulares, aveces, se acercan a las construcciones regias en esplendor, riqueza decorativa y tamaño. 2.10 Otras características del final del reino antiguo y el primer período intermedio " Disgregación religiosa " Auge e independencia de la burguesia ciudadada " Crisis social, ideológica y económica, esta última se vió acrecentada por amenazas de asiáticos y nubios a las minas del Sinaí y el desierto de Arabia. " Los templos, favorecidos por el faraón para atraerse a los sacerdotes, se enriquecen y adquieren grande propiedades territoriales. " Auge del culto de Osiris, dios de la vegetacion de Busiris y Abidos. " Se abrieron altos puestos del gobierno a gente rica plebeya, lo que parece indicar la debilidad del poder real. " Debilidad de la monarquía da paso a una hegemonía de nuevos príncipes, del sur, con los que comenzó una nueva etapa ! El Reino Medio.

118