P. 1
Estado de las Ciudades de América Latina y el Caribe 2012

Estado de las Ciudades de América Latina y el Caribe 2012

|Views: 142|Likes:
Rumbo a una nueva transición urbana.
Con un 80% de su población residiendo en ciudades, América Latina y el Caribe es la región más urbanizada del planeta. En ella se encuentran algunas de las ciudades más grandes y conocidas, como Ciudad de México, São Paulo, Buenos Aires, Río de Janeiro, Bogotá, Lima o Santiago, pero la region también cuenta con centenas de ciudades de menor tamaño que despuntan por su dinamismo y creatividad. Esta edición del Estado de las Ciudades de América Latina y el Caribe presenta un panorama actual del mundo urbano en la región, incluyendo las condiciones demográficas, económicas, sociales, ambientales, urbanísticas e institucionales en las que se desarrollan las ciudades.

Después de décadas en las que los gobiernos parecían no poder responder a los desafíos de crecimiento urbano acelerado, la región se encuentra en una encrucijada. En principio, están reunidas las condiciones que pudieran permitir la transformación de las ciudades latinoamericanas y caribeñas hacia un modelo más equitativo, más próspero y más sostenible.

Sin embargo, la velocidad de la urbanización ha tenido un alto costo social, económico y ambiental. En su conjunto, las ciudades de América Latina y del Caribe siguen siendo las más inequitativas del planeta. También enfrentan desafíos vinculados con la velocidad de la urbanización y los modelos de expansión territorial que han adoptado, así como los derivados de la poca experiencia que existe en el manejo de las megaciudades y su relación con el resto del territorio.

La transición urbana, en su concepción tradicional, está prácticamente culminada en casi todos los países de la región. Las ciudades deben ahora prepararse para una segunda transición urbana que garantice una distribución más equitativa del bienestar y la prosperidad entre todos sus ciudadanos. No hay recetas únicas ni solución milagro, pero no cabe duda de que las ciudades de la region tienen experiencia, conocimientos y determinación suficientes para responder a los desafíos del desarrollo urbano con la creatividad que caracteriza a esta parte del mundo.
Rumbo a una nueva transición urbana.
Con un 80% de su población residiendo en ciudades, América Latina y el Caribe es la región más urbanizada del planeta. En ella se encuentran algunas de las ciudades más grandes y conocidas, como Ciudad de México, São Paulo, Buenos Aires, Río de Janeiro, Bogotá, Lima o Santiago, pero la region también cuenta con centenas de ciudades de menor tamaño que despuntan por su dinamismo y creatividad. Esta edición del Estado de las Ciudades de América Latina y el Caribe presenta un panorama actual del mundo urbano en la región, incluyendo las condiciones demográficas, económicas, sociales, ambientales, urbanísticas e institucionales en las que se desarrollan las ciudades.

Después de décadas en las que los gobiernos parecían no poder responder a los desafíos de crecimiento urbano acelerado, la región se encuentra en una encrucijada. En principio, están reunidas las condiciones que pudieran permitir la transformación de las ciudades latinoamericanas y caribeñas hacia un modelo más equitativo, más próspero y más sostenible.

Sin embargo, la velocidad de la urbanización ha tenido un alto costo social, económico y ambiental. En su conjunto, las ciudades de América Latina y del Caribe siguen siendo las más inequitativas del planeta. También enfrentan desafíos vinculados con la velocidad de la urbanización y los modelos de expansión territorial que han adoptado, así como los derivados de la poca experiencia que existe en el manejo de las megaciudades y su relación con el resto del territorio.

La transición urbana, en su concepción tradicional, está prácticamente culminada en casi todos los países de la región. Las ciudades deben ahora prepararse para una segunda transición urbana que garantice una distribución más equitativa del bienestar y la prosperidad entre todos sus ciudadanos. No hay recetas únicas ni solución milagro, pero no cabe duda de que las ciudades de la region tienen experiencia, conocimientos y determinación suficientes para responder a los desafíos del desarrollo urbano con la creatividad que caracteriza a esta parte del mundo.

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/06/2015

pdf

text

original

La industria de la construcción ha estado siempre considerada
como un sector clave en el apoyo al crecimiento y la generación de
empleo. En América Latina y el Caribe, el sector se caracteriza por
ser una actividad cíclica y volátil, que, en las dos últimas décadas,
ha refejado el desempeño económico regional. Es también un
sector muy fragmentado, con numerosas pequeñas y medianas
empresas.

Desde 1997, esta industria ha representado entre el 5 y el 6% del
PIB de la región, con variaciones importantes según los países,
que van desde el 2,7% de Bolivia hasta el 13,2% de Saint Kitts
y Nevis.

Además, emplea un porcentaje signifcativo de trabajadores
urbanos, con tasas especialmente elevadas en Panamá y
Nicaragua, donde superan el 10 y el 33% de la población ocupada
respectivamente.

El sector se ha benefciado del impulso dado por los Gobiernos de
la región a grandes proyectos, que incluyen redes de carreteras y
ferrocarril, aeropuertos, hidrovías y puertos, para afrontar la crisis
fnanciera internacional, según la Federación Interamericana de
la Industrial de la Construcción (FIIC). En Chile, por ejemplo,
la cartera de proyectos previstos hasta 2014 asciende a 11.700
millones de dólares y la de Perú a 5.600 millones. En Brasil, la
actividad está siendo estimulada por el Programa de Aceleración
del Crecimiento, la celebración de la Copa del Mundo de Fútbol
y los Juegos Olímpicos, así como por un boom inmobiliario y el
desarrollo de la industria petrolera.

La FIIC prevé que el repunte del sector continuará en los próximos
años, infuenciado por el entorno económico favorable, la presión
cada vez mayor para mejorar la infraestructura existente y los
nuevos modelos de fnanciación adoptados desde los años
noventa, con una mayor participación del sector privado y otros
mecanismos, como el uso de capital de fondos de pensiones.
Además, se espera que se benefcie de la integración de las
obras de infraestructura como herramienta en la lucha contra la
pobreza.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->