You are on page 1of 5

Prof. Fernando C. Martínez M.

La Leyenda del Ñanduti
Narrador: En un lugar maravilloso donde se yerguen los yvyrà pytâ cubiertos de orquídeas, de musgos y de helechos, de guembes y de claveles del aire, donde el guayacàn, el ñangapiry y el jacarandá en plena floración ponen con el colorido de sus pétalos blancos azulados, rojos o de color añil. El Ara Yvoty reina sobre la tierra donde habita Piky joven guaraní de aproximadamente 18 años, de la tribu del cacique Ita Kurâ quien había quedado huérfano desde muy pequeño y su madre le había inculcado ideas ternura, de tolerancia y de caridad para con sus semejantes, para con los animales y las plantas. Le enseño sobre todo a amar a Tupâ el Dios bueno que todo los puede y que premia al bondadoso y al justo. Entra en Escena Piky Piky es quien va a buscar para su madre en la otra orilla del río el agua fresca y cristalina que brota de la peña en un chorro abundante y ruidoso. Al ir a buscar el preciado líquido, se sienta sobre una piedra, y allí recuerda su niñez junto a su madre buena, y le viene a la memoria aquel día en que regresaba muy contento con su tesoro cuando de repente observa en el lecho de piedras allí donde el agua se acumulaba formando una pequeña laguna, a un animalito que se debatía impotente, sin poder salir del agua a la que había caído quien sabe cómo. La observó con lástima y comprobó que se trataba de una pequeña arañita blanca, una Ñandutí a quien si vacilar intenta salvar, pero esta estaba fuera de su alcance, sin perder tiempo busca una rama, la cual resulta corta, no llegaba hasta donde la pobre arañita. La madre que lo había observado desde el principio, orgullosa de los sentimientos de su hijo lo ayudó en su intento cortando una rama fuerte y flexible que le permitiera lograr su propósito. El niño colocó la rama con cuidado acercando el extremo donde se hallaba el animalito. Conduciéndolo suavemente a tierra firme donde la depositó. Agradecida la Ñandutí subió a la manecita de su salvador y se paseó por ella varias veces en señal de su agradecimiento. La deposito en una cabara ka’a y desde entonces cada vez que podía volvía a ver a la ñanduti, que en cuando le era posible subía a su mano. Mucho tiempo había pasado desde ese día, y la mano que antes era pequeñita, ahora era una mano fuerte y enérgica acostumbrada a labrar la tierra y a manejar el arco y la flecha. Piky: “¡Cuánto tiempo sin ver a mi amiga!………¿Qué le habrá sucedido?” Se levanta y busca en la planta de planta de cabara ka'a, pero no la halla. ¿Habría muerto la ñandutí? Lamenta Piky la pérdida de la arañita. Va a sentarse otra vez sobre la piedra, cuando escucha un rozamiento sobre la hierba.

Piki no tuvo otro remedio que esperar el torneo. llega despreocupada a llenar de agua la vasija de barro. con un cántaro en la cabeza. Martínez M. -No te extrañes. y el que aspire a serlo deberá cumplir ciertas condiciones que exige Itá Kurâ. no hacía caso a esta evidencia. Piky: ¿La conoces?… ¿Sabés quién es? Madre: Madre: Madre: -Sí. Todos descontaban salir triunfantes de las pruebas que impusiera el cacique. nuestro cacique. ¿cómo es posible que jamás la viera antes?. -Es la hija menor de Itá Kurâ. Al nacer Tukira. ¿Cómo no tuvo esas exigencias con sus otras hijas? Madre: Relator: -Porque el esposo de Tukira será el cacique de esta tribu a la muerte de Itá Kurâ. Pero su padre. Piky: -¿Se quedará aquí definitivamente?. tejiendo esteras de pirí. y ya a nadie extrañaba ver a los dos jóvenes juntos recogiendo frutos en el bosque. Piky toma de barro. volve a sonreírle dulcemente. deseaban hacerla su esposa. transportando juntos los cántaros llenos de agua fresca. Madre: -Su padre la ha llamado porque ya está en edad de elegir esposo. En las tareas y en las diversiones estaba siempre la hermosa Tukira con el apuesto Piky. comenzaron a llegar a la toldería príncipes de otras tribus. donde demostraría que además de bueno era capaz y valiente. la llena y se dirigie casa donde la madre lo esta esperando. se encamina hacia la vertiente. Ella le sonrie a manera de saludo. Piky: ¿Quién es Tukira?. emprendie el camino de regreso.Prof. no cabe duda que has encontrado a Tukira. Piky la miranda. Piky. conocedores de las bellas cualidades que adornaban a la hija del cacique y atraídos por su sin igual hermosura. Sólo una luna faltaba para que se realizara la fiesta de las “Presentaciones” y entonces recién se sabría a quién correspondía ser el esposo de su hija. Ella. Hace unos días que Tukira ha vuelto al lado de su padre y no sería de extrañar que ahora la vieras a menudo. Al volverse nota la presencia del muchacho. Piky se queda pensativo Desde entonces se encontraron a menudo. eximios guerreros y jóvenes importanes que. Fernando C. o tejiendo un ayaká con takuarembó o con fibras de karaguatá. Piky la mira con curiosidad primero y con admiración después. Próxima ya la fecha señalada por el cacique para realizar la fiesta. para que la criara.Cuando termina de llenar el cántaro lo coloca sobre la cabeza. vaciando el tronco de algún yuchán para fabricar una canoa. murió su madre y el cacique la entregó a una hermana suya de la tribu que ocupa las tierras situadas del otro lado del bosque. Nadie dudaba de que los jóvenes se amaban y que la hija del cacique ya había elegido al que debía ser su esposo. . Dirige hacia allí su mirada y ve a Tukira que. Al pasar frente a Piky. Piky: -Pero. que no habla cambiado de opinión al respecto.

me ha enviado en tu ayuda. que durante tanto tiempo dejara de ver. Las doncellas tejían guirnaldas de flores para el vencedor. Se realizaron importantes pruebas de natación.. Sólo un día faltaba para el señalado por Itá Kurâ para dar fin al torneo. ¿quieres cruzar hasta la otra orilla y traerme unas hojas y algunas ramitas de cabara caá? Junto a la vertiente hay una planta. Piky se dispone a cumplir el pedido.. y muchos fueron considerados triunfadores. por fin. a cuyo único vencedor entregaría la mano de su hija. mientras la hermosa Tukira rogaba a sus antepasados por el triunfo del único que tenía su cariño: Piky.. Al principio no hizo caso. así como recibe su castigo aquel que lo merece. era digno dé las virturdes y de la belleza de Tukira. la ñandutí. Martínez M. y en él mi agradecimiento bordará maravillas.. siente un raro y suave consquilleo en la mano derecha. Antes de que el sol vuelva a lucir sobre la . El cosquilleo en la mano se hizo más intenso llegando casi a molestarlo. la ñandutí sube hasta su hombro diciéndole al oído: Ñanduti: -No hay buena acción que Tupá no premie. al tiempo que sus ojos descubren a la autora de tal incomodidad: era su amiga. tú lo conseguirás gracias a tu buen corazón. se siente incapaz de dar cumplimiento. Lo que otros han logrado con audacia. Se levanta. los días pasaban y nada ocurría. Por eso se hallaba en desventaja con respecto a los otros pretendientes venidos de regiones apartadas y cuya vida aventurera los había conducido a países lejanos y casi desconocidos. Pronto iba a expirar el plazo fijado por el cacique y él nada podría presentar. Inútiles eran los esfuerzos de la madre para animarlo. Sin embargo.. Tukira: Relator: -No desesperes. Madre: -Piky. Tupá. cuando el cacique dio a conocer su última condición. Yo fabricaré para ti el encaje más sutil y hermoso que nadie haya tejido jamás. para el modesto muchacho. digno de su gracia y de las excelentes cualidades que adornan a la Kuñataî. Piky se desespera. Piky… Tú eres bueno y Tupá premia siempre la bondad.. el día de la fiesta.Prof. y los lugares por él recorridos nada tenían de extraordinarios. porque nada. Fernando C. Los que aspiren a su mano tienen un plazo de cuatro lunas para cumplir esta condición. Mueve la mano con energía como tratando de librarse de la molestia. por eso decidió darle un estimulante que levantara su ánimo. El no te abandonará. El te enviará su ayuda. al vede tan afligido. Cuando se hallaba ensimismado cumpliendo su tarea. Ita Kurâ: -Mi hija será la tembirecó de aquel entre los vencedores que ofrende a la bella Tukira el regalo más exquisito y original. Al ser reconocida. Y llegó. Poco había vivido. de resistencia y de velocidad. Aleja tu desesperación y que la confianza vuelva a tu espíritu. toma el cestito y se dispone a llenarlo con las hojas. de carreras a pie. Será el premio a tu bondad inalterable.

entre guayatbíes. el a travez de mi amiga la Ñanduti me ha dado una esperanza. desesperada. en la otra orilla. las más variadas plumas. las joyas y las pieles más hermosas. alumbrada por los rayos plateados de la luna que se filtraban por entre el follaje.Prof.. y apretándola contra su corazón. Regresa mañana apenas despunte el sol. Tú y la hermosa y dulce Tukira merecen realizar sus deseos. tejió incansable toda la noche. cruzó el río y pronto estuvo en su oga mí. Ya no hay duda de que serás el vencedor. La esperanza había vuelto a su corazón. creyendo que Piky no se presentaría. que mi encaje estará terminado para entonces. Madre y el hijo se retiran a dormir. confundidos ante tanta magnificencia. tal como lo prometiera. pájaros raros. che membí. la laboriosa ñandutí. La madre envolvuelveen tejido Madre: -Anda confiado al torneo. Cuando el sol volvió a salir. otros pretendientes habían entregado ya sus ofrendas a la hermosa Kuñataî. ¡qué contenta estoy! Tupá no abandona jamás a los buenos. Asi lo ha dispuesto Tupâ Piky agradecie al Dios bueno que no lo abandonaba. Fernando C. Piky: -¿Es verdad lo que me dices. . corrió a la canoa. Tukira miraba en torno. jacarandaes. la arañita había concluido el encaje. le dio la bienvenida. La Ñanduti me dijo que tupâ me premiaria. ante su madre. begonias. Piky Vuelve a su casa y su madre lo ve llegar jubiloso Piky: Che sy…Tupâ no se ha olvidado de mi. Martínez M. La ñandutí volvió a hablar: -Vuelve a tu oga mí sereno. Piky se dirige a la Aldea del Cacique Cuando llegó Piky al lugar de la fiesta. mi obra estará terminada y tú llegarás a tiempo para ser el vencedor de todos los vencedores.. tierra. orquídeas y helechos. Relator: Mientras tanto. Al verlo llegar. lapachos. y su premio llega siempre cuando más lo necesitamos. Piky: Al amanecer se levanta y va a buscar el preciodo tejido agradeciendo la obra preciosa. ñandutí. mostrándole el tesoro que la ñandutí había creado para él. Nadie sería capaz de igualar siquiera una obra dirigida por Tupá. flores maravillosas. Madre: -Che membí. Todos habían conseguido despertar gran admiración entre los concurrentes. Descansa y tranquiliza a tu madre que también sufre por tu causa. A sus pies se acumulaban las ofrendas: los presentes más ricos. y no olvides que toda acción buena da origen a una hermosa obra. o quieres conformarme haciéndome creer un imposible? Ñanduti: -¿Nada hay imposible para Tupá. su rostro radiante de felicidad.

colchas. que forman dibujos. por su parte. El último en presentarse fue Piky. Se hace con hilos muy finos. y al hacerlo. almohadones. etc. el origen del encaje de ñandutí. Entonces el muchacho. Es que entre sus hilos. o para hacer carpetas. Se acercó. al ver a Tukira engalanada con una joya como nadie pudo ver jamás. a pesar de su tamaño insignificante. fue capaz. desplegando el mágico encaje lo colocó sobre la cabeza de la doncella desde donde cayó sobre sus hombros como una blanca cascada de belleza imcomparable. impresionado por la ofrenda presentada por Piky. sin titubeos lo señaló como vencedor absoluto del torneo y único acreedor a la mano de su hija. de realizar una obra tan extraordinariamente perfecta y hermosa. formando estrellas y dibujos muy variados. Relator: Éste es. Deslumbrados quedaron los que presenciaron la escena. Tukira se puso de pie. Imán Primavera. se confunden la bondad de un niño y el agradecimiento de un animalito que. que parece tejido por divinas y maravillosas manos. REFERENCIAS El ñandutí es un encaje muy bonito que imita una telaraña. Esposa. según los guaraníes. Faja con que sujetaban el typoi a la cintura. Cierto pez muy pequeño. inspirado por Tupá. El cacique. Martínez M. Dios. Fernando C. VOCABULARIO YGA: PIKY: ITÁ KURÂ: ARA YVOTÍ: TUPÁ: KUNUMÍ: OGA MÍ: KUÑATAÎ: APYTEAO: PIRÍ: TACUAREMBÓ: AYAKA: MARACANÁ: CHE MEMBY: TYPOI: CHUMBÉ: TEMBIREKÓ: Canoa. Junco Mimbre Cesto Guacamayos Hijo mío Túnica usada por las mujeres guaraníes. resultando un trabajo primoroso y delicado. toallas. Niño. Casita Doncella Almohadilla que usan las mujeres en la cabeza para apoyar el cántaro.Prof. . Este encaje tenue se utiliza para adornar pañuelos.

Related Interests