UNIVERSIDAD DE CHILE

Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

PROYECTO DE TESIS

IDENTIFICACIÓN: Titulo “Contribuciones al trabajo clínico de orientación psicoanalítica en el marco de una institución de privación de libertad para adolescentes en Chile”. Lilian Andrade Steil Roberto Aceituno

Autor Profesor guía

RESUMEN: Tras dos años de la aplicación de ley penal adolescente en Chile, es posible contribuir desde una perspectiva psicoanalítica al trabajo clínico realizado en los centros de privación de libertad para adolescentes infractores de ley. Una reflexión sobre la clínica con adolescentes privados de libertad, plantea aportes tanto en el nivel de los programas de intervención como en el espacio netamente clínico. En lo sucesivo, se consideran los aportes teóricos que permiten iniciar una discusión, la que abarca tanto aspectos de la ley como de la clínica psicoanalítica. Finalmente se reconocen y discuten algunas de problemáticas centrales presentes en la clínica con adolescentes privados de libertad, estas son: el problema y función del robo, el problema y función de la trasgresión, el problema del asesinato, el problema de la filiación, y finalmente, el problema del desafío. Si bien algunas de estas problemáticas son reconocidas en las estadistas e históricamente abordadas desde el psicoanálisis y la metapsicología, no han sido pensadas para el contexto de privación de libertad bajo la ley penal adolescente actualmente vigente en chile.

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

PALABRAS CLAVES:

Clínica, psicoanálisis, adolescentes, reclusión.

FORMULACIÓN DEL PROBLEMA: Hace un poco más de dos años se encuentra en vigencia la ley de responsabilidad penal adolescente, ley 20.084, “publicada en el diario oficial del 25 de abril de 2007”. (Información obtenida en: www.sename.cl). En ella se pretende generar un cambio en “el enfoque de la justicia juvenil de un sistema coercitivo a uno que va orientado a la reinserción social de aquellos que han infringido la ley penal.” (información obtenida en: www.sename.cl) Existen 17 centros a lo largo de todo Chile donde se aplica la sanción de régimen cerrado, la que consiste en “sanciones privativas de libertad que son aplicadas directamente por el SENAME, en centros acondicionados especialmente para ello” (Información obtenida en: www.sename.cl). En consideración de estos antecedentes referidos a la ley de responsabilidad penal adolescente actualmente vigente en Chile, es que la problemática a desarrollar intenta abordar el trabajo clínico desarrollado al interior de un centro de privación de libertad para jóvenes entre 14 y 18 años, pretendiendo reconocer las particularidades que se enfrentan en dicho contexto. De esta forma, será a partir del estudio de casos que se busca discutir e ilustrar el trabajo clínico psicoanalítico llevado a cabo en el contexto de reclusión y las problemáticas que en éste se identifican. La clínica que se desarrolla con jóvenes infractores de ley, se enfrenta a temáticas particulares. El psicoanálisis históricamente ha reflexionado respecto de las diversas problemáticas que se presentan en el trabajo clínico. De esta manera, el paso restante, señala la necesidad de articular la experiencia en el trabajo clínico con estos jóvenes privados de libertad, y los aportes del psicoanálisis en relación a las problemáticas que en esta clínica se ponen en juego. Finalmente , el problema a abordar, es el siguiente: • A partir de una lectura psicoanalítica, ¿qué problemáticas subjetivas se presentan en el trabajo clínico con adolescentes privados de libertad Chile?

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

Finalmente, dicho problema intenta abordar la experiencia del trabajo clínico al interior de estos centros, en relación a problemáticas que se presentan repetidamente en los adolescentes privados de libertad por infracción a la ley penal, a partir del análisis de viñetas de dos casos clínicos elegidos por su potencial para ilustrar las problemáticas identificadas.

RELEVANCIA DEL PROBLEMA: La discusión que se pretende generar, surge de la experiencia clínica con jóvenes privados de libertad, experiencia que encierra en sí misma, los aportes posibles de materializar así como la relevancia del problema a tocar. Al reflexionar desde el psicoanálisis respecto de la experiencia en el trabajo clínico, es posible contribuir en diversos niveles. El primero de ellos es un nivel más bien macro, bajo el cual se pretende considerar el propósito de reinserción social planteado por la ley penal adolescente, particularmente en cuanto a los programas que acompañan esta ley en materia de salud. En virtud del marco más general, en el que se pretenden generar aportes, es que es preciso señalar que en la actualidad los medios de comunicación presentan el problema de la rehabilitación y reinserción de adolescentes privados de libertad como un problema de interés nacional. A modo de ejemplo, el diario el mercurio en uno de sus encabezados señala: “Gobierno prepara cambios radicales en la reinserción y rehabilitación de menores delincuentes” (El Mercurio, Viernes 25 de Junio de 2009). Lo anterior apela fuertemente al trabajo de aquellos que se desempeñan en esta materia, tanto a nivel académico como laboral, intentando abordar una problemática de alcances sociales. La nueva ley de responsabilidad penal adolescente hace énfasis en el trabajo de rehabilitación y responsabilización, ambos objetos abordables desde el psicoanálisis en el marco de esta ley. Otro de los niveles en donde se hace posible contribuir, un nivel más bien micro, es el referido al de la técnica necesaria de manejar y comprender para el trabajo clínico desarrollado con estos jóvenes. El manejo de la teoría y la técnica permiten pensar en mejores resultados e intervenciones más

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

exitosas, por parte de aquellos profesionales que trabajan directamente con adolescentes privados de libertad. Uno de los artículos presentes en el reglamento de la ley, señala que el servicio nacional de menores “propiciara la realización de sistematizaciones de experiencias y buenas prácticas, evaluaciones formativas, de resultado y de impacto y capacitación del personal y de los equipos técnicos”. (Reglamento de la ley, p.89). En este sentido, la relevancia del problema a abordar se remite por un lado a responder a un interés señalado desde el reglamento de la ley, en base a la articulación del trabajo clínico y los procesos de rehabilitación psicosocial que orientan el nuevo marco legal para adolescentes, ambos niveles posibles y necesarios de conjugar. Para la elaboración de los documentos y los programas que orientan el trabajo con infractores de ley, se señala que se ha realizado una revisión de evidencia científica, en la cual se intenta describir y comprender a la población infractora de la ley penal. De esta manera se indica que, en esta población adolescente, se debe prestar especial atención al diagnóstico de trastornos mentales. Según el estudio solicitado por SENAME a la dirección de estudios Sociológicos de la Pontificia Universidad Católica, se señala que el 66 % de la población con medidas privativas de libertad puede ser clasificada de alto riesgo sea por declaraciones de abuso de marihuana o uso/abuso de cocaína. Por otro lado un 50% de los adolescentes en régimen privativo se encontraría afectado por depresión. “Asimismo los adolescentes con privación de libertad reportan mucha ansiedad y trastornos del sueño (55%), psicosis y paranoia (36%) respecto de aquellos que están en un régimen ambulatorio” (Orientaciones Técnicas, 2007, p. 10). De esta forma, si bien se encuentran los datos y las estadísticas a disposición se hace necesario dar una compresión clínica a éstas cifras, señalando por ejemplo que relación podría darse entre la depresión, la adolescencia y la privación de libertad. Por esto, otro desafío que se presenta al trabajo clínico es el de reconocer y comprender aquellas patologías especificas que se presentan en el contexto de instituciones de reclusión, y particularmente en estos adolescentes. Otro aspecto relevante de discutir se refiere a los elementos institucionales que inciden en la relación transferencial y sus posibilidades terapéuticas. Es decir, discutir respecto de la incidencia de la institución sobre el proceso de tratamiento que se lleva a cabo. De esta manera, la tesis a desarrollar pretende generar en primer lugar,

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

la apertura de un campo de investigación, intentando pensar el lugar posible de la clínica psicoanalítica en un contexto de privación de libertad para adolescentes, discutiendo respecto de como insertar un dispositivo analítico en una institución con características particulares.

DISCUSIÓN BIBLIOGRÄFICA: Contexto Legal e Institucional A continuación se presenta el marco legal e institucional en el cual se inserta el problema a desarrollar. Este marco será expuesto en cuanto a sus lineamientos más generales, intentando destacar de forma más específica el posible lugar otorgado desde la ley y la institución al trabajo clínico. Para esto, se revisaron los documentos de la ley 20.084 y aquellos que la acompañan, como el reglamento de la ley, la norma técnica y las orientaciones técnicas. Al leer dichos documentos se enfatiza aquello que hace referencia a la salud mental, así como lo que apela al abordaje de problemáticas psicosociales. La nueva legalidad para los adolescentes en Chile, encierra diversos cambios respecto de lo que regía con anterioridad en materia legal para menores de edad. Entre las modificaciones se introdujo “el fin del examen de discernimiento para los adolescentes mayores de 16 años y menores de 18 años y baja la responsabilidad penal, que ahora es a partir de los 14 años. Adicionalmente, se cambia el enfoque de la justicia juvenil de un sistema coercitivo a uno que va orientado a la reinserción social de aquellos que han infringido la ley penal. (Documento obtenido en: www.sename.cl).

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

Este nuevo enfoque dirigido hacia la reinserción social se intenta traducir en el sistema de sanciones. Bajo esta ley, una de las sanciones principales es la de “Internación en régimen cerrado con programa de reinserción social” (Ley 20.084, p.2). De esta manera, la sanción incluye la reinserción, entregando un lugar posible de tomar por el trabajo clínico, o al menos interpela a los profesionales de éste ámbito. Además, desde la ley, se enfatiza el papel de la familia y el trabajo conjunto con ésta, señalándose que “estos programas de reinserción social se realizaran, en lo posible, con la colaboración de la familia” (Ley 20.084, p. 4). Nuevamente es posible escuchar un llamado al trabajo clínico, (entre otros). Por otro lado, junto con la sanción de privación de libertad para el adolescente, es posible aplicar la denominada sanción accesoria en donde el juez tiene “la obligación de someterlo a tratamiento de rehabilitación por adicción a las drogas o al alcohol” (Ley 20.084, p.3). En este punto, es donde se hace referencia de manera más clara y explícita al trabajo clínico, en cuanto al tratamiento de rehabilitación en drogas. De esta manera, la reinserción, entendida como la nueva dirección de la ley, se aborda según se expone en ésta, a partir de dos focos. El primero de ellos, en relación a lo socioeducativo y al que se le adjuntica gran relevancia y de manera más amplia a lo largo de todo el documento de la ley. El segundo foco, apela a un ámbito clínico y de salud mental, a través de algo más especifico, en cuanto a la rehabilitación en drogas. Respecto de estos dos focos, la ley señala que “dicho régimen considerará necesariamente la plena garantía de la continuidad de sus estudios básicos, medios y especializados, incluyendo su reinserción escolar, en el caso de haber desertado del sistema escolar formal, y la participación en actividades de carácter socioeducativo, de formación, de preparación para la vida, y de desarrollo personal. Además, deberá asegurar el tratamiento y rehabilitación del consumo de drogas para quienes lo requieran y accedan a ello. ” (Ley 20.084, p. 5). El énfasis en lo socioeducativo y la integración social, se ve atravesado por el objetivo de responsabilización del adolescente infractor. Las sanciones tienen por “objeto hacer efectiva la responsabilidad de los adolescentes por los hechos delictivos que comentan, de tal manera que la sanción forma parte de una intervención socioeducativa amplia y orientada a la plena integración social” (Ley 20.084, p 6). “En virtud de ello, deberán desarrollarse acciones tendientes al fortalecimiento del respeto por los derechos de las demás personas y al cumplimiento del proceso de educación formal y considerarse la participación en actividades socioeducativas, de

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

formación y de desarrollo personal” (Ley 20.084, p. 14). De esta manera la ley 20.084 pone énfasis tanto en la responsabilización como en la inserción socio-familiar del o la adolescente, dos posibles objetos de ser abordados por el trabajo clínico. En el reglamento de la ley se hace de manera más explícita y concreta la alusión al trabajo clínico, señalando normas de aplicación general. En él se especifica que “la atención clínica debe efectuarse mediante un abordaje biopsicosocial, en modalidad preferentemente ambulatoria, con enfoque integral comunitario, debe asegurar la continuidad del tratamiento, ser realizada por un equipo interdisciplinario, articulada, cuando corresponda, con el plan de intervención individual de la sanción principal y ser evaluada periódicamente.” (Reglamento de la ley 20.084, 2007, p.10). Todas estas especificaciones referentes al trabajo clínico apelan a aquello que se considera más moderno y actualizado para el trabajo con estos sujetos, respondiendo al discurso moderno imperante en todo el marco de la ley, en cuanto al progreso del sistema penal en virtud de lo que se ha realizado en países desarrollados. De esta manera, lo clínico también se inserta en esta lógica, en donde se intenta generar un modelo actualizado, algo así como “las ultimas tecnología en psicología”. Al alcanzar el aspecto más clínico que establece la ley es preciso citar otro documento, la norma técnica o norma n° 85 en la que se señala la participación de diversos sectores públicos “que en la actualidad se traduce en coordinaciones de trabajo entre el ministerio de salud, ministerio del interior a través de CONACE y ministerio de justicia, a través de SENAME, a efectos de elaborar normas, orientaciones y programas que guiaran las acciones a favor de las o los adolescentes infractores de ley desde el ámbito sanitario” (Norma n°85, 2006, p, 5). Estas serian las “instancias comprometidos en la respuesta global para lograr los objetivos terapéuticos en las/los adolescentes infractores de ley” (Norma n°85, 2006). Será CONACE en particular la entidad encarga del “programa de tratamiento integral de adolescentes infractores de ley con consumo problemático de alcohol y drogas y otros trastornos de salud mental” (Orientaciones Técnicas, 2007, p. 5). En las orientaciones técnicas, documento especifico de CONACE se “contextualiza la problemática del consumo de sustancias psicoactivas en la población adolescente y define conceptos que servirán de marco de referencia para dar curso a las intervenciones clínicas y psicosociales de alta intensidad que requiere esta población”. (Orientaciones Técnicas, 2007) En este documento también se hacen recomendaciones para “el diagnostico, tratamiento y seguimiento de adolescentes infractores de ley con consumo problemático de alcohol y drogas y otros trastornos mentales”.

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

(Orientaciones Técnicas, 2007, p. 5). Entre sus orientaciones principales para el tratamiento se presenta la noción de “Integralidad de la atención”. Esta “se refiere a concebir el proceso desde una mirada que recoja y busque comprender el conjunto de factores o condiciones que impulsan el consumo de drogas. Es necesario mirar al adolescente desde la globalidad sin pretender intervenir, haciendo foco no solo en el consumo, sino que abordarlo dentro de un paquete más amplio” (Orientaciones Técnicas, 2007, p 21.). Lo anterior plantea que desde el marco legal e institucional el trabajo clínico en los centros de privación de libertad está claramente definido para el tratamiento de rehabilitación en el consumo de drogas. Sin embargo es sabido que no es posible abordar esta problemática sin tocar muchas otras. En este sentido queda un espacio abierto para la discusión en torno a otros elementos necesarios de abordar. Clínica Psicoanalítica: Adolescencia, Ley y Delincuencia La adolescencia puede ser entendida como un paso a una nueva etapa de la vida. Octave Mannoni (2001) se refiere a la denominada “Crisis de la Adolescencia”, lo cual apela al menos a dos sentidos, el primero de ellos en relación a lo decisivo mientras que el segundo alude a la expresión “crisis de nervios”. De esta manera el autor señala que “si se habla de una crisis de adolescencia puede hacérselo como en el primer sentido, para designar el momento en que se habrá de decidir el futuro del sujeto o bien, como en el segundo sentido, para designar el momento en que la neurosis más o menos latente del sujeto se declara con cierta violencia o cierta urgencia.” (Mannoni, 2001, p. 17). Rassial (1999) plantea el problema de la adolescencia en relación a la ley, señalando que el adolescente se encentraría en una posición de intervalo. El autor señala que la anarquía es el síntoma social de la adolescencia. En virtud de la relación que el adolescente establece con la ley , plantea que “el adolescente puede fundar, en el juego legal de su exclusión, en lo que él deja de simbolización imposible, la razón de otra ley, la de la banda, o de la “secta”, donde se mide la relación entre el límite y el periodo, doble aspecto de la adolescencia” (Rassial, 1999, p. 14). Además establece que “el drama de la adolescencia no es al ignorancia. Por el contrario son el saber en exceso, mal reprimido y el retorno brutal después de algunos años vanos para elaborar su olvido, los que agitan a ese joven y perturban en su entorno. Pero si ese saber aparece bajo un aspecto en el peor de los casos catastrófico, en el mejor, insolente, es porque es

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

saber de los limites, saber de la incongruencia de la promesa edípica, de lo intempestivo de la cuestión del ser, de la incompletud de la ciencia propuesta como saber ideal, de la incoherencia de los discursos socialmente dominantes” (Rassial, 1999, p. 21). El adolescente se enfrentaría a saber que sus resignaciones no traerán consigo las promesas ofrecidas. “En efecto, después del Edipo, la adolescencia es el segundo encuentro verdadero de los limites a una omnipotencia infantil artificialmente mantenida durante la fase de latencia. Entonces el adolescente confronta, y confronta a los otros, a la impotencia, a la prohibición y a lo imposible”. (Rassial, 1999, p. 21). Esta es a groso modo una de las posiciones que el adolescente toma frente a la ley, el problema ahora no es lleva a conocer cuando esta relación se vuelve patológica. Uno de los autores que trabaja la problemática de la delincuencia desde una mirada psicoanalítica es Donald Winnicott. Comprende la delincuencia como una enfermedad psicológica, pero a la vez plantea que el delito provoca sentimientos públicos de venganza. (Winnicott, 1996, p. 137). Por esto, señala que “sería peligroso adoptar una finalidad puramente terapéutica en los tribunales”. (Winnicott, 1996, p. 138). No se trata de adoptar una actitud sentimental hacia la delincuencia, sino más bien, comprender que “todo lo que lleva a la gente a los tribunales (o a los manicomios) tiene su equivalente normal en la infancia y la niñez, y en la relación del niño con su propio hogar”. (Winnicott, 1996, p. 138) De esta manera, el autor establece que son las fallas en la vida hogareña aquello que conecta a todos los delincuentes. La niñez y su relación con las tendencias antisociales, pueden desencadenar en lo que posteriormente se denominara como delincuencia. “La tendencia antisocial del niño puede imponer, con el tiempo, la necesidad de considerarlo un inadaptado social y ponerlo bajo tratamiento en un albergue para niños inadaptados o llevarlo ante la justicia como un menor ingobernable.” (Winnicott, 1990, p.206) El niño podrá manejar sus instintos destructivos “si lo que le rodea es estable y personal” (Winnicott, 1996, p. 139). Cuando no encuentra en su familia aquello que necesita puede buscar en las personas más cercanas, profesores, tíos, etc. De esta forma, “el niño antisocial simplemente busca un poco más lejos, apela a la sociedad en lugar de recurrir a su familia o la escuela, para que le proporcione la estabilidad que necesita a fin de superar las primeras y muy esenciales etapas de su crecimiento personal” (Winnicott, 1996, p. 139). “Como verán, no es necesariamente una enfermedad que el niño se comporte en forma antisocial no es otra cosa que un S.O.S en busca del

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

control ejercido por personas fuertes, cariñosas y seguras. La mayoría de los delincuentes son en cierta medida enfermos, y la palabra enfermedad se torna adecuada por el hecho de que, en muchos casos, el sentimiento de seguridad no se estableció suficientemente en los primeros años de vida del niño como para que esto lo incorpore en sus creencias” (Winnicott, 1996, p. 140). El autor sostiene algunas de las graves consecuencias de la separación temprana entre el niño y su madre, señalando que “en la base de la tendencia antisocial siempre hay una deprivación”. (Winnicott, 1996, p. 180). De esta forma, es que Winnicott enfatiza la necesidad del niño de contar con un ambiente estable y de confianza, en donde podrá destruir pero también reparar, permitiendo el progreso de su desarrollo emocional, en tanto puede ir manejando sus tendencias. “Los actos antisociales, como mojarse en la cama y robar, indican que, al menos por el momento, existe todavía alguna esperanza de redescubrir una madre suficientemente buena, un hogar suficientemente bueno, una relación entre los padres suficientemente buena.” (Winnicott, 1990, p.206). Así también, el autor plantea que “la delincuencia indica que todavía queda alguna esperanza”. (Winnicott, 1996, p. 140) Lo anterior da cuenta de que los actos antisociales, se tratarían de un intento por recuperar, es decir, por reparar el daño provocado por la deprivación. Winnicott señala que la capacidad que presenta un niño antisocial de causar desagrado por medio de diferentes conductas, es una característica fundamental y absolutamente necesaria para su recuperación. Lo que caracteriza al niño antisocial es que apela a la sociedad para que le proporcione la estabilidad y cuidados que necesita con el fin de conseguir su crecimiento emocional. Winnicott establece que las principales orientaciones de la tendencia antisocial son el robo y la destructividad. La primera de ellas está referida a la búsqueda del objeto, mientras que la segunda a su destrucción. De esta manera, por medio del robo el niño no busca el objeto robado, sino a su madre. Los niños que presentan tendencias antisociales pueden ser abordados a tiempo y exitosamente por sus padres, pero en otros casos a pesar de que el niño presione constantemente para obtener esta cura, puede arrastrar hasta su vida más adulta dichas conductas. “Siempre existe un límite muy vago entre el robo común y sano de un niño pequeño y el robo de un niño enfermo y de más edad” (Winnicott, 1970, p.172). De esta manera, para Winnicott los actos antisociales, entre ellos el robo, son parte normal de la infancia, sin embargo, al no ser escuchados, pueden culminar en conductas altamente

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

dañinas y destructivas hacia la sociedad, como demanda reparatoria.

ARTICULACIÓN TEÓRICO-CLÍNICA DEL CASO: En base a dos casos clínicos se extraen viñetas ilustrativas respecto de la discusión teórica que se establece en relación a las diferentes problemáticas identificadas en el trabajo clínico de orientación psicoanalítica con jóvenes privados de libertad. A continuación se presenta la discusión respecto de las diversas problemáticas clínicas identificadas, entre ellas: • • • • • El Problema del Robo; El Problema de la Transgresión; El Problema del Asesinato; El Problema de la Filiación; El Problema del Desafío. El Problema del Robo Una de las problemáticas a discutir, es la del robo, repetidamente presente en la clínica con adolescentes privados de libertad, precisamente por dicha conducta. La función del robo según Winnicott, se encuentra en relación a la sustitución del objeto materno. “El niño que roba un objeto no busca el objeto robado, sino a la madre, sobre la que tiene ciertos derechos” (Winnicott, 1996, p. 150). El caso de Gustavo, es ilustrativo en cuanto a la problemática del robo y de la relación de éste con el objeto materno. Gustavo quien desde los 17 años se encuentra en el centro, actualmente tiene 19 años de edad. Hace dos años y 3 meses se encuentra privado de libertad producto de dos

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

condenas de 3 años y un día, cada una de ellas. Desde los 8 años vive solo, tras la separación de sus padres. “Me quedé viviendo solo, ellos me dejaron. No me dijeron que se iban”. “Mi mamá me dejo botao”. “A los 8 años se desarmo todo”. Winnicott plantea que la opinión corriente es que el niño al encontrarse libre procede a disfrutar de esa situación, y en la práctica puede hacer lo que quiera, sin embargo el autor destaca que este niño “al ver destruido el marco de su vida ya no se siente libre” (Winnicott, 1996, p. 139). El joven relata que “se desarmo todo”, se desarmo con ello, la posibilidad de tener un ambiente estable y personal, se perdió la libertad y se gano el riesgo de perder la razón. A partir de los 8 años Gustavo se sustenta de manera independiente (alimentación, cuentas, ropa, etc) a través del robo. Sin embargo, comenzó estas conductas a más temprana edad, “cuando iba a kínder le robe el sueldo a la tía”. En relación a su familia señala que “cuando chico les robaba de puro pesao, pa` hacerles daño”. “Las cosas que le sacaba a mi mamá no las vendía….una vez le robe a mi mamá antes de que se fuera a carretear, otra vez les robe la plata del arriendo y los echaron…puro daño le he hecho a mi familia”. “De mi familia yo soy el único que roba, el único oveja negra”. Robaba para “que se dieran cuanta que yo estaba ahí”. Esta última frase, así como la tendencia antisocial que ya manifestada en sus primeros años de escolarización, dan cuenta de un niño que se sintió deprivado del amor de su madre, siendo mediante el robo que intentaba formularle una demanda a ésta El robo como un intento de recuperar, una manifestación de esperanza, que interpela al objeto materno. De esta manera, las viñetas presentadas en torno a este caso, permiten introducir la discusión que se generara en lo sucesivo, intentando dar cuenta por ejemplo de cómo la destrucción y el robo se presentan en la transferencia, cuáles son los intentos de reparar, qué estabilidad y seguridad puede entregarle la institución en donde se encuentra privado de libertad, entre otras preguntas posibles formular. El Problema de la Transgresión Otra de la problemáticas a discutir, es la de aquellos sujetos que transgreden la ley producto del sentimiento de culpa. Freud (1924) plantea que “podríamos traducir la expresión “sentimiento inconsciente de culpa” por “necesidad de ser castigado por un poder parental”. (Freud, 1924, 175) El autor en su referencia a los que “delinquen por sentimiento de culpa” señala que sus “fechorías se consumaban sobre todo porque eran prohibidas y porque a su ejecución iba unido cierto alivio anímico para el malhechor…

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

por lo menos, la conciencia de culpa quedaba ocupada de algún modo” (Freud, 1916, p. 338). “Así en ciertos casos, al menos, de actos criminales, el pasaje al acto no sería la causa, sino el resultado de un sentimiento de culpabilidad edípica, sentimiento que constituye, la resistencia del superyo” (Rassial, 1999, p.79) Dicha problemática es posible de ilustrar con el caso de David, quien tiene 16 años y actualmente lleva un año al interior del centro, de un total de 5 años de condena. Su abuela materna y su abuelo paterno fueron quienes lo cuidaron de niño. Su abuelo paterno fue quien lo reconoció. Con ellos vivió hasta los 7 años, luego vivió con su madre, la pareja de ésta y su hermano menor, hijo del mismo padre de David. Luego de irse de la casa de sus abuelos, éstos se separaron y su abuela se emparejo con otro hombre. A la edad de 12 años tuvo una discusión con éste hombre, el cual durante la riña falleció de un paro cardiaco. “Me da como alegría, me gusta el hecho de que esté muerto”. “No sé si lo mate y me da lo mismo”. “Si lo hubiese matado estaría en la cárcel”. Señala que ve la sombra de éste y que siente que lo mira. Al preguntarle por la escena, contesta que “si le cuanto lo que paso, usted se va a dar cuenta de muchas cosas más” y opta por no revelar más de lo sucedido. Freud plantea que “es preciso recordar aquí que parricidio e incesto con la madre son los dos grandes delitos de los hombres, los únicos que es sociedades primitivas son perseguidos y abominados como tales” (Freud, 1916, 339). Se puede pensar que éste joven tenía a la base un sentimiento de culpa que le ordenaba buscar el castigo, pues su deseo de muerte hacia la pareja de su abuela culmino con la muerte de éste. De esta manera, la reflexión que se pretende en lo sucesivo es respecto de lo paradójico de los sujetos que transgreden por sentimiento de culpa. Frente a esto, Freud establece que “por paradójico que pueda sonar, debo sostener que ahí la conciencia de culpa preexistía a la falta, que no procedía de esta, sino que a la inversa, la falta provenía de la conciencia de culpa” (Freud, 1916, p. 338). Luego plantea que a estas personas es licito designarlas “delincuentes por sentimiento de culpa”. Freud (1916) se pregunta de dónde viene ese sentimiento de culpa y se cuestiona si es posible que por éste las personas cometan delitos. Plantea que el sentimiento de culpa surgiría del complejo de Edipo, “es una reacción frente a los dos grandes propósitos delictivos, el de matar al padre y el de tener comercio sexual con la madre” (Freud, 1916, p. 175). En cuanto a los delitos, señala que “en ciertos niños puede observarse, sin más, que se vuelven díscolos para provocar un castigo y, cumplido este, quedan calmos y

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

satisfechos” (Freud, 1916, p. 175). “Para provocar el castigo por parte de esta ultima subrogación de los progenitores, el masoquista, se ve obligado a hacer cosas inapropiadas, a trabajar en contra de su propio beneficio, destruir las perspectivas que se le abren en el mundo real y, eventualmente, aniquilar su propia existencia real” (Freud, 1924, 175) En este sentido Freud establece que “el afán masoquista del yo permanece en general oculto para la persona y se lo debe descubrir por su conducta” (Freud, 1916, p. 175). Tal como lo permite el caso clínico presentado. Finalmente, la problemática a desarrollar intenta abordar tres nociones, la de sentimiento de culpa, necesidad de castigo y trasgresión de la ley. El Problema del Asesinato El problema del asesinato es posible de ilustrar con lo expuesto anteriormente en el caso clínico. Este problema señala la noción de paso al acto y fundamentalmente, de la violencia ejercida sobre el otro. Winnicott platea que “se verá ahora por qué es importante que haya alguien disponible, alguien que esté presente, aunque sin exigir nada. En ese caso una vez que ha llegado el impulso, la experiencia del ello puede ser fructífera; el objeto puede ser una parte o la totalidad de la persona que acompaña, es decir, la madre. Solo en estas condiciones puede el infante tener una experiencia que se sienta como real. Muchas de esas experiencias forman la base de una vida que tenga realidad y no sea fútil” (Winnicott, 1993, p. 43) Frente a la carencia del objeto, “el delincuente solo puede tornarse cada vez más inhibido para amar, y en consecuencia más y más deprimido y despersonalizado, y eventualmente incapaz de sentir en absoluto la realidad de las cosas, excepto la realidad de la violencia” (Winnicott, 1996, p. 140) De esta manera, lo planteado por Winnicott en torno a una vida que tenga realidad y no sea tan fútil, apela a la relación entre adolescente y violencia. El actuar es un modo de inscribir, lo cual en algunos adolescentes no se logro suficientemente en los primeros años de vida. Esta imposibilidad de inscribir, está dada porque la presencia del objeto no lo ha permitido. Los actos violentos, por lo tanto, son modos de hacer constatables los objetos. Una manera de despertar, de resolver lo que es interno y lo que es externo, lo que es alucinación y lo que es realidad. El sujeto haciendo que tenga consistencia la cosa, busca encontrar la consistencia de sí mismo. “Cuando chico sabía que si le pasaba algo malo a alguien me iban a

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

retar”. “Pa que se enojaran, me gusta verlos enojados. Me gusta que los demás se alteren.” Las viñetas del caso, en cuanto a que le gusta que los demás se enojen y alteren, hace posible pensar que una de las formas que encuentra este sujeto para expulsar su odio, es reconociendo el odio en el otro, en algo así como un espejo. Luego de esto señala sentirse “liberado”. De esta manera existe una especie de reencuentro por medio de la violencia, un reencuentro con la realidad de sí y con aquello que le gustaría golpear, posiblemente su historia, u origen, así como golpear a su imagen paterna. De esta forma, sentido se introdujo la reflexión respecto de la violencia, para posteriormente pensar la noción de paso al acto, y su relación al problema del asesinato. El Problema de la Filiación La reflexión respecto de la clínica con adolescentes privados de libertad puede plantear un gran número de problemas en cuanto a la filiación: el problema del nombre, de la herencia, del apellido, de la prohibición, del deseo, del reconocimiento, la repetición, ente otros, los que se presentan como temáticas a abordar. Patrick Guyomard (1989) en “el orden de la filiación”, señala que “para un ser hablante, saber quién es, es asumir una identidad humanizante, reconocida por la ley, que lo inscribe en una línea constituida ella misma por prohibiciones” (Guyomard, 1989, p.102). De esta manera, el autor en relación a la adopción y a los avances en la fertilización hace referencia al problema de la filiación. David, refiere que sus abuelos le pedían a su madre que lo abortara, lo cual en su embarazo anterior ya habría realizado. Esto plantea el problema del “deseo de hijo” uno de los elementos a discutir en lo sucesivo, así como la problemática del reconocimiento. Así también, en cuanto a la herencia, la identidad, el apellido, etc, David se describe como “mal genio”, “el genio maldito” de la familia, igual al de su padre y su abuelo. “Mi abuelo es así alterado, casi todos los hombres, como tajantes, mal genios. Siempre he sido así, cuando he ido creciendo más se nota. Es una herencia, es el apellido, mi tía es igual y eso que es mujer”. “Yo soy terrible de veleidoso me dicen una wea y al tiro quedo con rencor…me acuerdo de todo lo que me paso anteriormente”. “Como de los 7 años que soy así”. “Rencor porque me parezco caleta a él” refiriéndose a su padre. “Siempre va a ver un rencor con mi familia. Al mínimo problema se va a

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

notar todo lo que he dejado pasar”. De manera, aparece la tendencia de parecerse al padre y al abuelo, desde un recurso imaginario para intentar responder y llenar una pregunta de tipo simbólica, referida a su filiación. Preguntarse por su origen, por su padre, por su familia, tiene que ver con descubrir a que familia pertenece, descubrir la sexualidad masculina, su origen. De esta manera las viñeta de este caso, plantea el problema de la filiación y con esto, la necesidad de tener una identidad estable y cierta continuidad, ya que “anteponer el solo criterio genético en la determinación de la filiación desconoce la verdadera dimensión donde se constituye el sujeto humano” (Guyomard, 1989, p. 106). Es el nombre lo que a un sujeto le permite situarse en una cadena de generaciones, y también permite la continuidad y un lugar, tan amenazado desde su origen en este sujeto. El Problema del Desafío Finalmente el problema del desafío el cual suscribe el problema de la transgresión, la relación a la ley, así como también reclama un orden en donde la subjetividad pareciese encontrarse en juego y apremiada. Es posible pensar que la lógica del desafió sigue la lógica de la “moralidad implacable” que Winnicott reconoce en el adolescente. “Esta idea de moralidad implacable traduce bien lo que ocurre para el adolescente en lo concerniente a su posición ética, confrontado al engaño de la promesa edípica” (Rassial, 1999, p. 66). El adolescente ya casi no cree en la promesa del goce. “Ello justificaría las tentativas de regresión a una omnipotencia infantil pre-edipica en el mismo momento en que la promesa es repetida, el goce nuevamente prometido para más tarde-cuando trabaje, luego, cuando te jubiles, finalmente cuando estés muerto, mientras tanto sé bueno, hazte un plan de ahorros y prepara tu salvación-”(Rassial, 1999) Prosiguiendo con viñetas del último caso citado, en donde el sujeto funciona en base al desafió, se presenta lo que éste establece en cuanto a que “si cambio voy a perder como un orgullo que tengo, el orgullo de ser la persona que era antes”. El genio, “si lo cambio tendría que cambiar todo”. Rassial (1999) plantea que la adolescencia es un periodo no solo de cambios en cuanto a la separación respecto de los padres, sino que afecta a todas las instancias psíquicas,: ello, yo y super-yo, en todas sus dimensiones: real, simbólica, imaginaria. “Aquí se hacen peleas por todo, sino peliaí quedaí en la mesa. Es como

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

darles pauta a todos los demás para que te molesten. Me enoja todo, que me miren, que me toquen, que me hablen…”. “Me podían pegar mil veces y no me dolía”. “Estar preso igual no me importa, pienso que son vacaciones”. “Es como un escudo que me protege de varias cosas. Los guerreros tienen un escudo. Mi guerra yo creo que va contra mí mismo”. Según señala Rassial (1999) el desafió se presenta de varias formas en la adolescencia, por ejemplo a través del lenguaje. La novedad en el lenguaje en cada generación remite a la cuestión del goce, “la de desafiar a una lengua, tal como se la enseña en particular en la escuela y que parece alienante, con una alternativa de subversión” (Rassial, 1999, p. 25). En el capitulo denominado “la intransigencia de la virtud” el autor plantea que el adolescente en relación a los padres y a otros adultos será sensible a toda contradicción del discurso, interna o externa, entre enunciados y actos. “Además de una reactualización de la posición depresiva, marcada por múltiples decepciones, bajo un modo sadiano, en cuanto a llevar al extremo una negación de la diferencia sexual en una moral célibe, la universalización de los preceptos” (Rassial, 1999). En cuanto a lo sadiano señala que el adolescente ira “alternando entre la sumisión masoquista a las reglas morales más persecutorias y los pasajes al acto más sádicos, la pérdida de valor de las palabras y los objetos, la exacerbación de la omnipotencia, hasta la adopción del mayor riesgo ante los peligros reales” (Rassial, 1999) De esta manera el desafió, introduce los problemas en torno a la relación a la ley y así también la amenaza o movimiento de la subjetividad.

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

PLAN DE ARGUMENTACIÓN: • El proyecto de tesis presentado intenta situar una temática actual y contingente en nuestro país, referida a los adolescentes privados de libertad en Chile. • En base a esta temática se formula un problema en donde se pretende discutir e ilustrar el trabajo clínico llevado a cabo en el contexto de reclusión para adolescentes en Chile. Se intenta situar ciertas problemáticas subjetivas identificadas intentando establecer su relación con el trabajo en este contexto en específico. • Paralelo a la problematización se presenta la relevancia del problema a discutir, en cuanto a las contribuciones posibles en dos niveles diferentes, por un lado uno referido a los programas clínicos de intervención que acompañan la ley y por otro lado a la técnica a desplegar en el trabajo clínico desarrollado con estos jóvenes. En medio de las reformas en resinserción y rehabilitación para menores entre 14 y 18 años privados de libertad, es preciso plantear desde la experiencia de trabajo clínico al interior de estos centros, las contribuciones y aportes clínicos posibles de realizar desde el psicoanálisis. • Los objetos por medio del cuales se genera la discusión están referidos a problemáticas subjetivas específicas ilustradas a partir de viñetas de dos casos clínicos. Las problemáticas son: 1. 2. 3. 4. 5. El problema del robo El problema de la transgresión El problema del asesinato El problema de la filiación El problema del desafío

• Posteriormente se presenta un recorrido bibliográfico, en el cual se rescatan los aspectos legales más generales y aquellos más específicos en relación el espacio clínico otorgado desde la ley y los programas que la acompañan. Posteriormente, en este recorrido se presenta desde el psicoanálisis y de manera introductoria una noción de adolescencia; la relación del adolescente a la ley; y finalmente la delincuencia. • Finalmente se realiza la articulación entre casos clínicos y teoría, en donde se destacan las problemáticas identificadas e ilustradas a través de

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

viñetas de casos clínicos, de esta manera se genera una discusión introductoria entre la teoría y la experiencia en el trabajo clínico con jóvenes privados de libertad en Chile.

BIBLIOGRAFÍA: Citada en el Proyecto:  Guyomard, P (s/f): El Orden de la Filiación. , en: Psicoanalisis, Sujeto, Discurso, Cultura. Compiladores Aceituno, R. Rosas, M. Santiago, Chile. Universidad Diego Portales  Freud, S. (1924): El problema Económico del Masoquismo. Volumen XIX. Amorrortu Editores.  Freud, S. (1916): Los que delinquen por sentimiento de Culpa. Algunos tipos de carácter dilucidados por el trabajo Psicoanalítico. Obras Completas. Volumen XIV. Buenos Aires: Editorial  Mannoni, O. Deluz, A. Gibello, B. Hébrard, J. (2001), La crisis adolescente. Barcelona. Editorial Gedisa.  Rassial, J (1999): El pasaje adolescente. España. Ediciones del Serbal.  Rassial, J (s/f): El Clivaje del Superyo, en: Psicoanalisis, Sujeto, Discurso, Cultura. Compiladores Aceituno, R. Rosas, M. Santiago, Chile. Universidad Diego Portales  Winnicott, D. (1996), Deprivación y delincuencia. Buenos Aires, Editorial Paídos  Winnicott, D. (1993): Los procesos de maduración y el ambiente facilitador. Buenos Aires. Editorial Paídos.  www.sename.cl visitada en Julio de 2009 20.084 Santiago de Chile:  Ministerio de Justicia (2005) Ley N Recuperado en: www. sename.cl

 Ministerios de Justicia (2007): Reglamento de la ley Santiago de Chile: Recuperado en: www. sename.cl  Ministerio de Salud, (2006): Norma Técnica.

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos

 CONACE ((2007) Orientaciones Técnicas Sanción Privativa de Libertad. Santiago de Chile: Autor. Recuperado en: www.sename.cl  Diario el Mercurio 25 de Junio de 2009

A revisar en el desarrollo de la tesis:  Aceituno, R. (2000). “Psicoanálisis y Derecho: Infancia, filiación y sexualidad”.  Braunstein, N; Pasternac, M; Benedito, G; Saal, F. (1977). Psicología: Ideología y Ciencia.  Foucault, M. (2001). La verdad y las formas jurídicas.  Freud, S. “Inhibición, síntoma y angustia”  Gerez, M (20069. Culpa, responsabilidad y castigo en el discurso jurídico y psicoanalítico. Vol I y II. Buenos Aires. Editorial Letra Viva.  Lombardi, G. “Clínica del psicoanálisis 2: El Síntoma y el Act”  Winnicott, D. (1995) La familia y el desarrollo del individuo. Buenos Aires: Editorial Lumen.  Winnicott, D. (1996) El hogar nuestro punto de partida: ensayos de un Psicoanalista. Buenos Aires: Editorial Paidós.

 Winnicott, D. (1999) Escritos de Pediatría y Psicoanálisis. Barcelona: Editorial Paidós.

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Psicología Magíster en Psicología Clínica de Adultos