P. 1
Violación Cósmica

Violación Cósmica

|Views: 9|Likes:
Published by Afs Gutenberg

More info:

Published by: Afs Gutenberg on Oct 07, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/18/2014

pdf

text

original

La espora, la "pasa de uva" que Gurlick había comido, había sido la vida o su sustituto.
Había atravesado el espacio física, materialmente, y sus funciones y capacidades habían
terminado con su invasión de Gurlick. Pero la transferencia de la esencia de la vida de la
Medusa a toda la humanidad era algo que ninguna máquina construida en la Tierra —aún
construida en la tierra por otros— podía lograr. Sólo la vida puede transmitir vida. Una

diminuta alteración, sin embargo —un ajuste de isótopos de ciertos elementos en las
glándulas de secreción interna de Gurlick—, podría integrar a la humanidad en el cuerpo
de la Medusa. Las máquinas ahora en funcionamiento restablecerían efectivamente (la
Medusa aún actuaba sin vacilaciones en la convicción de que se trataba de un
restablecimiento) la unidad del género humano, su mente colmenar, de modo que cada
"persona" pudiera alcanzar, y ser alcanzada por, todas las personas; pero la fusión con la
Medusa sería la faena especial de Gurlick, y ocurriría en el instante en que su simiente se
uniera con el óvulo de una hembra humana. En cuanto la máquina se cerró lentamente
sobre él, sus insensibles miembros ya realizaban la primera de un centenar de delicadas
manipulaciones, explorando su sueño y felicitándolo por él, y suministrándole detalles y
una profundidad que su pobreza creativa nunca antes había hecho posible darle, de modo
que lo vivió con más realismo que la realidad misma, desde el momento del acercamiento
(con un grado de anticipación que podría haberlo destrozado de haberlo sentido antes)
hasta el momento de la consumación, tan violenta que estremecieron la tierra y lanzaron
al mismo cielo vibraciones con ondas de delicioso color. Y aún más: pues estas
invenciones táctiles no tenían limitación humana, podían proceder de nuevo, y aún más
todavía, sin la fatiga ni la monotonía de la familiaridad, ya fuera a través de todo el
episodio o de una fracción pequeña de él, fuera la excitación de ver las ropas (negro
satinado y grana, la revuelta escarcha de encaje blanco) o el climax demoledor,
desfalleciente. También estaba presente, siempre, la promesa informal de que cualquier
conquista de Gurlick alcanzaría esa cima, o más alta aún; se le dejó revolcarse en su
sueño porque él lo amaba, pero también se le hizo comprender que ése era sólo uno de
tantos, el símbolo de cualquiera, la cualidad de todos.
De modo que, mientras aquello construía sus máquinas para fusionar ("de nuevo") la
psiquis dispersa de la humanidad, la Medusa tenía a Gurlick en —óptimo— estado y...
preparado.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->