You are on page 1of 1

El mito de la rebelin de los artefactos

n uno de los templos moche exista hasta hace poco un mural conocido como la rebelin de los artefactos. Segn se dice, en pocas que ya han sido olvidadas, tanto la cultura Moche como otras

en el mundo, tuvieron que sobrellevar un tiempo en el que el sol se apag y todo lo creado por el hombre, es decir lo inanimado, se rebel contra l. Se relata que la humanidad como cualquier otra especie en la tierra haba llegado a su fin, por lo que era momento de que permitiera el pase de nuevas sociedades. El dominio de los seres humanos haba llegado a su ocaso, los seres que haban surgido de la tierra eran reclamados por su creadora. El intervalo entre una edad solar y otra dara espacio a un tiempo de tinieblas y obscuridad absoluta, que permitira desaparecer a la raza de los humanos. Pero los hombres, y en especial el pueblo de los Moche, haban pronosticado ese momento, y haba forjado con los aos un pueblo de guerreros, preparados para todo lo que surgiera, es decir la guerra. El sol termin su ciclo y sobrevino la noche eterna, y todo lo creado por el hombre cobr vida. Se levantaron en contra de su inventor los morteros, porras, escudos y otros objetos que el tiempo borr de la historia. Los objetos persiguieron a los hombres y los aplastaron. El pueblo de los Moche se

defendi por todo lo que dur la obscuridad, hasta que al fin el sol regres para dar esperanza a la nueva especie que surgira. Pero la humanidad se haba defendido y no se haba extinguido segn los planes de los dioses, pues se negaba a desaparecer y dejar atrs todo por lo que haba trabajado. Los dioses se dieron cuenta que no iba a ser fcil deshacerse de esta raza, por lo que decidieron esperar que ellos mismos se destruyeran. Se dice que los dioses acordaron dos cosas importantes: desaparecer a los Moche, el pueblo ms aguerrido, y esperar a que el siguiente intervalo de la edad solar terminara, para que nuevos artefactos inanimados cobraran vida y

desaparecieran al fin de la faz de la tierra a la humanidad.