Martes 25 septiembre

Miércoles 26 septiembre y miércoles 3 octubre

Entrada- Paz y Bien CORO: Paz y bien (2) es un saludo de amor. Paz y bien (2) es un saludo de Dios. Yo te saludo mi hermano con todo mi corazón, es un saludo franciscano que el Señor nos dio. CORO Alabemos hermanos a nuestro Señor, el que da su mano y también su amor. CORO Comunión- Hazme un instrumento de tu paz Hazme un instrumento de tu paz, donde haya odio, lleve yo tu amor, donde haya injuria, tu perdón, Señor, donde haya duda, fe en Ti... CORO: Maestro, ayúdame a nunca buscar Querer ser consolado sino consolar ser entendido sino entender ser amado sino yo amar... Hazme un instrumento de tu paz, que lleve tu esperanza por doquier donde haya oscuridad, lleve tu luz, donde haya pena, tu gozo, Señor... CORO Hazme un instrumento de tu paz Es perdonando que nos das perdón, Es dando a todos como Tú nos das, Muriendo es que volvemos a nacer. CORO Final: Hazme un instrumento de tu paz. … Hazme un instrumento de tu paz. Salida- Evangelio viviente Fui trovador, me llamaban Francisco, cantaba alegre en las noches de Asís, mas ya no quiero cantar a Rolando, ni las proezas del gran Amadís. Fui descubriendo un camino distinto, surgió en el alma un vacío total, no quiero amores que pasan y mueren, hoy sólo canto a mi Rey inmortal. CORO: Yo quiero ser evangelio viviente, abandonarme en tus brazos, Señor, ser como un niño que juega o se duerme mientras su Padre lo envuelve en amor. (2)

Entrada- Canta y alaba a Dios La, larala. La, larala. (2) Él se llama Francisco, siempre descalzo va, labra la tierra, siempre cosechará el hermano sol, siempre calor dará. CORO: Canta, canta y alaba a Dios. Canta y alaba a su creación. La, larala. La, larala. (2) Siempre va caminando, en los países sin paz tiras las armas para que exista paz, junta sus hombres y los enseña a amar. CORO Comunión- Hermano Juglar Hermano camino sembrando de noches serenas, tu ejemplo es un canto que quiero elevar yo también, te escucho en el río y el viento que impulsa mi vela, y en todas las cosas que tú me enseñaste a ver. Hermano del árbol tu voz es palabra elegida, floresta que al sol vagabundo aún suele alegrar, has puesto tu fe poderosa montada a mi grupa, cruzando el invierno de un siglo confuso y sin paz. CORO: Hermano juglar, te acercaste a Dios a través de la naturaleza. Hermano juglar, soy un lobo moderno buscando en tu amor mil respuestas. Hermano de tanta verdad y de tanta ternura, que cumples el viejo misterio de amar y cantar, estoy decidido a seguirte y correr la aventura, saber comenzar cada día, dispuesto a cambiar. CORO Amigo feliz… Hermano de Asís. Salida: Camino de Espoleto Caminos llevaste muy lejos, caminos que no corre el viento, la guerra es muy contraria de tu afán. Joven Francisco ¿donde marchas?, ¿por qué es que portas una espada?, es una cruz la que debes de tomar. CORO: Siguiendo al siervo te has marchado, siendo el rey que te ha llamado, mejor dar vuelta, mejor regresar. Enseña a amar en la pobreza, repara los muros de mi Iglesia, joven Francisco, vuelve a iniciar tu andar. Camino triste de Espoleto, será de gloria tu regreso, inicio duro a tu bello caminar. Deja las armas y la guerra, y de tu original entrega, almas esperan que decidas comenzar. CORO

Jueves 4 de octubre: San Francisco de Asís

Entrada- Flor de café CORO: Vamos cantando hermanos, vamos cantando, oh,oh,oh. Las manos aplaudiendo, aplaudiendo hermano, al creador. Cuando sale el sol por las mañanas, cuando la luz vuelve aparecer. Cuando ya te vas a tu trabajo, cuando tú regresas a comer. CORO Cuando la milpa ya está espigando, por que el café vuelve a florecer. Cuando la caña está madurando, cuando el fríjol es de buen comer. CORO Por la fértil tierra y la semilla, por el agua que la hace brotar. Por lo fuerte y duro de la siembra, por la alegría de cosechar. CORO Por un día más en el trabajo, porque de nuevo se oculta el sol. Por la noche que invita al descanso, por la esperanza, por el amor. CORO Comunión- Omnipotente Altísimo CORO: Omnipotente, Altísimo, bondadoso Señor, tuyas son la alabanza, la gloria y el honor. Tan sólo Tú eres digno de toda bendición, y nunca es digno el hombre, de hacer de ti mención. Por toda criatura seas loado, mi Señor, Y en especial loado, por el hermano sol. Que alumbra todo el día, es bello su esplendor, y lleva por los cielos, noticias de su autor. Y por la hermana luna de blanca luz menor, y las estrellas claras, que tu poder creó. Tan bellas, tan alegres, tan vivas como son, y brillan en los cielos, loado mi Señor. CORO Y por la hermana agua, preciosa en su candor, que es útil, casta, humilde, loado mi Señor. Por el hermano fuego, que alumbra al irse el sol, y es fuerte, hermoso, alegre, loado mi Señor. Y por la hermana tierra, que es toda bendición, la hermana, madre tierra, que da en toda ocasión, las hierbas y los frutos, y flores de color, y nos sustenta y nutre, loado mi Señor. CORO

Y por la hermana muerte, loado mi Señor. Ningún viviente escapa de su persecución. ¡Ay, si en pecado grave, sorprende al pecador, porque le llega el tiempo, de la condenación! Y por los que perdonan, y aguantan por tu amor, los males corporales, y la tribulación. ¡Felices los que sufren, en paz con el dolor, porque les llega el tiempo, de la consolación! CORO No probarán la muerte de la condenación. ¡Sírvanle con ternura, y humilde corazón! Agradezcan sus dones, canten con su creación! Las criaturas todas, alaben al Señor. CORO

Salida- Mi conversión es Francisco Hablado: Caminando por la vida sin rumbo, sin sentido, Descubrí una luz en mi camino Conocí una linda historia llamada, llamada Francisco de Asís... Cantado: Hay un nuevo día en mi corazón, un nueva esperanza, una palabra de amor, y es que he conocido una linda historia, llamada Francisco, Francisco de Asís. Érase un hombre rico, que su historia hizo realidad, dejando a los pobres sus bienes, se dedicó a predicar, el amor y la paz. CORO: Hermano Francisco, Francisco de Asís, soldado de Cristo, sigue tu camino, y lo sigues feliz. Hermano Francisco, tu ejemplo he encontrado. Yo quiero seguirte, iremos con Cristo, Francisco de Asís. Aunque largos y duros los caminos serán, no habrá distancias que no pueda alcanzar, si tú estás conmigo, iré más seguro, camino a Cristo, por siempre servir. CORO … Asís.

Jueves 27 septiembre y lunes 1 octubre CORO 1: No tengo nada para darte, no, lo que pides suena demasiado, no tengo cielos azules, ni flores que te pueda dar. No tengo nada para darte, no, en la busqué por otro lado, si regresas tal vez podamos platicar. Otro día que abro mi ventana, más no sé lo que me está pasando, pues temo que tal vez mañana, ya no estés. Comprendo ahora tus palabras, más que todo era un llamado, a poner de nuevo en Dios toda mi fe. Y ahora mismo abriré la puerta, dejaré lo que de ti me aleja, juntos por el azul del cielo, buscando un mundo feliz. CORO 2: No tengo nada para darte, no, pero quiero llamarme tu hermano, mis manos sembrarán las flores, el lobo comerá mi pan. No tengo nada para darte, no, pero quiero seguirte los pasos, tal vez juntos, veamos las aves, regresar. Salida- Padre bueno Tú Señor, que enciendes las estrellas, tú que al sol le das su resplandor, tú que cuidas del pájaro perdido, que va buscando un nido, guiado por tu amor. Tú que siembras rosas y trigales, tú que al lirio vistes de esplendor, nos proteges Señor, con más cariño, pues quieres más a un niño, que al pájaro y la flor. CORO: Padre bueno, Dios alegre, primavera y manantial. Dios hermano, Dios amigo, Padre nuestro, celestial. (2)

Entrada- Ven hermano, ven hermana CORO: Ven hermano, ven hermana, vamos a cantar, que el canto es doble alabanza, del alma que a Dios quiere amar. (2). Mira como cantan las flores, en coros silenciosos, como salen de sus voces, perfumes tan olorosos. CORO Escucha como cantan las aves, en horas tempranas, como si cantaran sus laudes, al toque de las campanas. CORO Comunión- No tengo nada para darte Otro día que abro mi ventana, para verte otra vez parado, extendiendo tu mano, siempre hacia mí. Francisco sé que te llamas, y me tienes muy consternado, pues hace días un tesoro te ofrecí. Más no quieres nada de mi oro, y me pides deje vivo al lobo, que regrese yo cada árbol, Francisco por qué a mí. Y no quieres nada de mi mesa, sino al mar vuelva la belleza. ¿Dónde sacas que maté las flores? ¿Por qué me elegiste a mí?

Viernes 28 septiembre y martes 2 octubre Salida- Evangelio viviente Fui trovador, me llamaban Francisco, cantaba alegre en las noches de Asís, mas ya no quiero cantar a Rolando, ni las proezas del gran Amadís. Fui descubriendo un camino distinto, surgió en el alma un vacío total, no quiero amores que pasan y mueren, hoy sólo canto a mi Rey inmortal. CORO: Yo quiero ser evangelio viviente, abandonarme en tus brazos, Señor, ser como un niño que juega o se duerme mientras su Padre lo envuelve en amor. (2)

Entrada- Paz y Bien CORO: Paz y bien (2) es un saludo de amor. Paz y bien (2) es un saludo de Dios. Yo te saludo mi hermano con todo mi corazón, es un saludo franciscano que el Señor nos dio. CORO Alabemos hermanos a nuestro Señor, el que da su mano y también su amor. CORO Comunión- Recuerdo de niño De años pasados me viene a la mente un viejo recuerdo, de varios chicos rodeando una mesa con gesto contento, escuchando la historia de un libro, que mi abuelo nos leía en domingo, ese día el buen campesino se quedaba conmigo. Nos leía del santo Francisco, quien hablara a las aves. Y de cuando al leproso sufriendo, él curara en sus males. De aquel santo que nada tuviera, y con amor su pobreza viviera, y que igual que mi abuelo, un amor por los campos sintiera. CORO: Y al otro día jugamos a llamarnos hermanos, a ser pobres por el amor. Y con las aves cantamos y un lobo amansamos, yo era Fray Maseo, otro era Fray León. Hace tiempo al recordar, suelo preguntar, si Francisco alguna vez, bajaría a vernos jugar. Años pasaron y el buen campesino se quedo dormido, y el viejo libro quedó entre sus cosas, cerrado, escondido. Los chicos todos han ido creciendo, y poco a poco han ido partiendo. No sé si alguno guardara memoria de los viejos tiempos. Yo he crecido y el viejo recuerdo, aún llevo conmigo, del buen abuelo que amara la historia del santo Francisco. Tal vez el libro debiera buscarlo, y a Francisco en mi vida encontrarlo, en corazón este bello recuerdo debo siempre llevarlo. CORO

¡PAZ Y BIEN!