Estimado lector: El pasado 21 de diciembre de 2011 el Presidente del Gobierno, Don Mariano Rajoy, dio a conocer la composición de su nuevo

Gobierno, cuya estructura se ha visto reducida a 13 Ministerios, correspondiéndole al Ministerio de Industria, Energía y Turismo la propuesta y ejecución de la política en materia de energía, desarrollo industrial, turismo, telecomunicaciones y de la sociedad de la información. Don José Manuel Soria López es el máximo responsable de este Ministerio, que cuenta además con Don Fernando Marti Scharfhausen, como Secretario de Estado de Energía, y con Don Jaime Suárez Pérez-Lucas, como Director General de Política Energética y Minas. Aprovechamos esta ocasión para felicitarles por sus nombramientos y hacerles llegar nuestros mejores deseos para el desarrollo de sus funciones, además de expresarles nuestro interés de poder contar con artículos suyos para próximas ediciones de Cuadernos de Energía. En lo que respecta al sector energético, resolver el problema del déficit de tarifa ha sido identificado por el nuevo Gobierno como asunto de la máxima prioridad en sus primeros meses de gestión. En el momento en que este boletín de nuestros Cuadernos de Energía llegue a sus manos, habremos conocido el informe sobre el sector energético español de la CNE, pero desconoceremos todavía los detalles de la reforma energética anticipada por el Gobierno y cómo ésta afectará a los diferentes agentes del sistema. La gran preocupación por la crisis económica y financiera que estamos atravesando, y el interés por saber cómo el Ejecutivo pretende atajarla, han dejado en un segundo plano otros temas de alcance más global pero que también tendrán, más tarde o más temprano, una repercusión en nuestra sociedad y, en particular, en nuestro modelo energético, como es el caso del marco multilateral para la lucha contra el cambio climático. Aunque al leer la prensa española pudo parecer que la Cumbre de Durban, celebrada entre los días 28 de diciembre y 11 de diciembre de 2011, fue una cumbre de mínimos con resultados algo decepcionantes, no fue ésta la visión de Doña Alicia Montalvo Santamaría, Ex Directora General de la Oficina de Cambio Climático, ni de la mayoría de los negociadores de los más de 190 países allí reunidos. De ahí la importancia del artículo que sintetiza las palabras de Doña Alicia Montalvo durante la Jornada sobre la decimoséptima Conferencia de las Partes de Naciones Unidas, organizada por nuestra Asociación el pasado 15 de diciembre, tan sólo cuatro días después de la finalización de la Cumbre, y con las que hizo un excelente ejercicio de información y de valoración de lo que allí sucedió, exponiendo dónde nos encontramos en el proceso de negociación multilateral. El pasado 28 de enero se publicó en el BOE el Real Decreto-Ley 1/2012 por el que se procede a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos, como anticipo a una reforma profunda de la regulación del sistema eléctrico. A continuación de la publicación del RDL, la Secretaría de Estado de Energía del Ministerio de Industria, Energía y Turismo encargó a la Comisión Nacional de Energía la elaboración de un informe sobre medidas de ajuste regulatorio para el sector energético. En la fecha de elaboración de este artículo (29 de febrero de 2012), en la que todavía no se había presentado dicho informe, Don Silvestre Arana y Don Álvaro Valle, Socio y Asociado de J&A Garrigues, respectivamente, consideraron oportuno repasar brevemente el origen del déficit de tarifa y las medidas para limitarlo adoptadas hasta la fecha, y tomar perspectiva del alcance y tenor de los cambios que se requieren a la luz de la experiencia histórica. Entre los días 4 y 8 de diciembre tuvo lugar en Qatar el 20º Congreso Mundial del Petróleo, evento de ámbito internacional denominado ya por muchos como “las olimpiadas del petróleo y del gas” y que reunió a ministros, profesionales, académicos, científicos, técnicos y consumidores de más de 90 países diferentes. Don Juan Bachiller Araque y Don Pablo de Juan García, Presidente y Secretario General respetivamente del Comité Español del Consejo Mundial del Petróleo, han preparado para esta edición de Cuadernos un artículo sobre este último Congreso, apuntando información sobre cuáles fueron sus principales características, el programa y algunas de las más interesantes declaraciones. Además, el artículo incluye una descripción de cuál ha sido la evolución del contexto energético mundial desde 2008, fecha del anterior Congreso, celebrado en Madrid.

Cuadernos de Energía se ha ocupado ya en alguna ocasión (ver nº 23) de Turquía y de la estructura de su sector energético, pero su importante situación dentro del núcleo neurálgico de la geoestrategia global y los rápidos cambios que están teniendo lugar en la escena internacional, nos han llevado a dedicarle de nuevo unas líneas, prestando especial atención a los aspectos energéticos. En este número, Don Pablo Benavides Salas, Embajador de España y antiguo Director General de Energía de la Comisión Europea, nos habla de la importancia en estos momentos de seguir muy de cerca el juego de la política turca y su evolución, de la trascendencia de su red de infraestructuras energéticas que le otorga un papel esencial en la seguridad de abastecimiento europeo, de su política de relaciones amistosas con países vecinos, incluyendo las posibilidades de cooperación en el terreno energético con la Unión Europea, etc. El acceso a la energía, puente entre la pobreza y el desarrollo, es también la marca de identidad de dos mundos cada vez más entrelazados: el mundo desarrollado y el de los países en vías de desarrollo. La Humanidad en su conjunto dispone de medios económicos y tecnológicos para erradicar la pobreza en el Planeta, lo que plantea el interrogante de si existe voluntad de hacerlo. En esa dirección se encaminan los Objetivos del Milenio, en todos los cuales está implícita la necesidad del desarrollo energético. Don Mariano Cabellos Velasco, Presidente de la Fundación Energía sin Fronteras, nos habla de la energía como medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo y, en particular, del papel que pueden jugar las empresas en esa reducción. La energía fotovoltaica ha sido la protagonista del despegue de la generación distribuida en España y previsiblemente lo seguirá siendo en los próximos años aunque la supresión de las primas para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica en régimen especial, que establece el Real Decreto – Ley 1/2012 ya mencionado, ralentice su implantación y la del resto de energías susceptibles de producirse en el punto de consumo. El propio Real Decreto Ley indica por donde avanzará la nueva etapa, siendo obvio que para que el autoconsumo de energía sea una alternativa real debe ser rentable. Pero rentable… ¿respecto a qué? Don Tomás Díaz Martínez, Director de Comunicación y Relaciones Externas de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF), en su artículo sobre Generación distribuida, balance neto y redes inteligentes trata de dar respuesta a ésta y otras cuestiones relacionadas con la materia. En el momento actual de indefinición sobre el futuro marco regulatorio que aplicar a la energía eólica y en el que existe la posibilidad de recurrir a un sistema de subastas para la fijación del precio a remunerar a las instalaciones de producción, conviene repasar la experiencia acumulada a este respecto en los países que han implantado este sistema, en particular Brasil, cuyo ejemplo se está extendiendo por la mayoría de países del centro y sur de América. ¿Esta vez sí será diferente y, por fin, las subastas de precio funcionarán como un elemento de desarrollo de la energía eólica? ¿Es posible extrapolar la experiencia de Brasil a Europa? José Donoso Alonso, experto en energías renovables y ex Presidente de la Asociación Empresarial Eólica, intenta dar respuesta a éstas y otras preguntas en su artículo titulado “¿Esta vez será diferente? La experiencia brasileña en la utilización de las subastas como método de asignación de precio a la energía eólica”. Cuando esta edición de cuadernos llegue a sus manos, ya se habrá cumplido un año desde el terremoto y posterior tsunami que arrasó el Noreste de Japón, y que provocó, entre otras consecuencias, la catástrofe de la central nuclear de Fukushima. Don Luis E. Echávarri Lozano, Director General de Agencia de Energía Nuclear de la OCDE, analiza el accidente de Fukushima, y sus implicaciones para la seguridad nuclear y para el desarrollo futuro de la energía nuclear. Aunque en países distintos se dan valoraciones diferentes de la importancia del accidente nuclear, Don Luis E. Echávarri intenta ofrecer en su artículo algunas conclusiones generales del accidente. A pesar de los importantes avances conseguidos con las Iniciativas Regionales, cada vez más sea hecho más evidente la necesidad de una visión integradora que garantice que las soluciones adoptadas en un mercado regional no dificulten su posterior integración con otros mercados adyacentes, además apareció la necesidad de resolver el problema de reparto de funciones entre la Comisión Europea y sus Estados miembros por un lado, y el de los reguladores y demás partes interesadas por otro. En marzo de 2011, en Liubliana, entró en funcionamiento A.C.E.R, la Agencia para la Cooperación de los Reguladores Europeos, nuevo organismo comunitario independiente que ha pasado a encargarse de las Iniciativas de los Mercados Regionales y que, entre sus funciones, promueve la cooperación entre los reguladores a nivel regional y comunitario. La citada Agencia cuenta con un papel muy relevante en el proceso de elaboración e implantación de las llamadas “directrices marco” y “códigos de red”, con competencias y funciones concretas en

2

Cuadernos de Energía

materias transfronterizas, y tiene la competencia de hacer dictámenes sobre la compatibilidad de las normativas nacionales con las comunitarias. Rafael Gómez-Elvira González, actual Director Adjunto a Presidencia de OMIE, anterior Director de la Unidad de Asuntos Europeos de la Comisión Nacional de Energía y Coordinador de las Iniciativas Regionales de Electricidad y Gas de ACER, hace balance de los pasos dados por por dicha Agencia desde su creación y nos habla de sus futuras actuaciones. A pesar de los importantes avances conseguidos con las Iniciativas Regionales, la participación de los gobiernos de los Estados miembros ha sido menor de lo que hubiera sido necesaria. Además, se hace cada vez más evidente la necesidad de una visión integradora que garantice que las soluciones adoptadas en un mercado regional no dificulten su posterior integración con otros mercados adyacentes. Se ha puesto recientemente en marcha la Agencia de Coordinación de los Reguladores Europeos (ACER) que se hará cargo de las iniciativas de los mercados regionales y que tendrá mucho que decir en materia de gobernanza. El año 2011 nos ha dado muchos motivos para reflexionar: la denominada Primavera Árabe, la inestabilidad de los mercados financieros y el desastre nuclear de Japón, entre otros. Mr. Adi Karev, Responsable Global de Petróleo y Gas de Deloitte, nos presenta un informe donde se describen las principales tendencias en los sectores de petróleo y gas que podrían marcar los próximos meses, considerando el impacto potencial de los acontecimientos de 2011. En el documento, en concreto, se examinan los principales retos a los que se enfrenta el sector: el papel de Iraq y Libia en el futuro de la producción de petróleo, la revolución del gas natural convencional y no convencional, el desacoplamiento de los precios del petróleo y del gas, la globalización de las NOCs consumidoras no tradicionales, la apuesta de China por la exploración y la producción, lo diferencia de precios WTI y Brent, la industria estadounidense del tight oil, los problemas de mano de obra en la industria de arenas bituminosas en Canada, etc. La profunda crisis económica en la que seguimos inmersos pone de manifiesto una vez más la trascendencia de la innovación como herramienta de creación de riqueza, potenciando la creación de nuevas empresas y empleo, la mejora de la productividad y, por ende, de la competitividad. Don José Molero Zayas, Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, nos ofrece un trabajo con el objetivo de hacer una primera evaluación de la importancia económica de la innovación en un sector estratégico de la economía española, como es el energético, y con el fin de contribuir a la discusión de cómo afrontar los retos del sector en el futuro próximo. La Agencia Internacional de la Energía evalúa en su Edición 2011 del World Energy Outlook, publicado el 12 noviembre de 2011, las amenazas que se ciernen sobre el sistema energético mundial y las oportunidades que se le presentan basándose en un riguroso análisis cuantitativo de las tendencias energéticas y climáticas. Las principales conclusiones en relación a los tres escenarios globales analizados, los pasos dados para afrontar el cambio climático, la evolución de los precios del petróleo, las perspectivas energéticas de Rusia y sus implicaciones para los mercados mundiales, el papel del carbón como motor del crecimiento económico, las consecuencias del cuestionamiento de la energía nuclear, la magnitud y el tipo de inversión necesaria para facilitar el acceso de energía para todos, entre otras, se sintetizan en el Resumen Ejecutivo que le presentamos en este documento. Deseamos que los temas desarrollados por los distinguidos ejecutivos y profesionales que han colaborado en esta edición de Cuadernos, resulten de su interés.

Cuadernos de Energía

3

4

Cuadernos de Energía

Índice
El marco multilateral para la lucha contra el cambio climático. Cumbre de Durban Alicia Montalvo Santamaría. Fue Directora General de la Oficina Española de Cambio Climático Déficit de tarifa. Retrospectiva y futuro de su regulación Silvestre Arana. Socio. J&A Garrigues, S.L.P. Álvaro Valle. Asociado. J&A Garrigues, S.L.P. El 20º Congreso Mundial del Petróleo. Doha, 4-8 de diciembre de 2011 Juan Bachiller Araque. Presidente del Comité Español del Consejo Mundial del Petróleo Pablo de Juan García. Secretario General del Comité Español del Consejo Mundial del Petróleo Turquía siempre tan cerca Pablo Benavides Salas. Embajador de España. Antiguo Director General de Energía de la Comisión Europea La energía, medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo Mariano Cabellos. Presidente del Patronato. Fundación Energía sin Fronteras Generación distribuida, balance neto y redes inteligentes Tomás Díaz. Director de Comunicación y Relaciones Externas de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF) ¿Esta vez será diferente? La experiencia brasileña en la utilización de las subastas como método de asignación de precio a la energía eolica. Jose Donoso Alonso. Experto en Energías Renovables. Ex Presidente de la Asociación Empresarial Eólica La Energía Nuclear después de Fukushima Luis E. Echávarri. Director General, Agencia de Energía Nuclear de la OCDE ACER y la Cooperación de los Reguladores de la Energía Rafael Gómez-Elvira González. Director Adjunto a Presidencia, OMIE 7

13

18

25

30

38

42

49

54

Cuadernos de Energía

5

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas. Adi Karev. Responsable Global de Petróleo y Gas. Deloitte La importancia económica de innovar en el sector de la energía José Molero. Catedrático de Economía Aplicada, Universidad Complutense de Madrid. Miembro del Grupo de Trabajo del Club Español de la Energía “Think Tank de Innovación en el área de la Energía - TTIE” World Energy Outlook 2011. Resumen Ejecutivo Agencia Internacional de la Energía

61

77

84

6

Cuadernos de Energía

El marco multilateral para la lucha contra el cambio climático. Cumbre de Durban

Alicia Montalvo Santamaría Fue Directora General de la Oficina Española de Cambio Climático

El proceso de Naciones Unidas
La impresión general que ha transmitido buena parte de la prensa española respecto a la Cumbre de Durban, celebrada entre los días 28 de noviembre y 11 de diciembre de 2011, ha sido la de una Cumbre de mínimos con resultados decepcionantes. No ha sido ésta la visión de los negociadores de los más de 190 países allí reunidos ni la de la prensa internacional y, por ello, es importante hacer un ejercicio de información y de valoración ecuánime de lo que allí sucedió y de dónde nos encontramos en el proceso de la negociación multilateral de un régimen internacional de lucha contra el cambio climático. La valoración de esta Conferencia de las Partes (COP) de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC) debe ser positiva, principalmente por dos razones: en primer lugar, porque se ha conseguido avanzar en el complicado proceso de alcance global de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (materia con implicaciones de todo tipo: económicas, sociales, de desarrollo, etc.) y, en segundo lugar, por la

importancia que ha retomado el proceso de negociación multilateral en un mundo donde imperan los acuerdos bilaterales muchas veces excluyentes. Trabajar para resolver un problema global exige hacerlo en un foro legitimado, como es el foro de Naciones Unidas. Así, una solución compartida por todos los países, incluyendo no sólo los grandes emisores, sino también los que son más vulnerables, sólo puede alcanzarse en el marco de Naciones Unidas, por muy complicado que éste sea. Y Durban ha afianzado definitivamente este marco, que ha demostrado ser más dinámico y vivo de lo que muchos apuntaban, y que se ha adaptado a un nuevo escenario económico y geopolítico internacional reforzando así las bases para su pervivencia. El escenario económico internacional del siglo XX en el que se firmó la Convención ha dado paso a un escenario muy diferente, con un nuevo equilibrio de fuerzas. Y, por eso, era necesario conseguir un acuerdo “simétrico” que situase a países como China y Estados Unidos en un nivel comparable en lo que se refiere a

su naturaleza jurídicamente vinculante de sus compromisos. De esta manera, hemos dado un paso fundamental que, probablemente, no se ha visto en otros procesos de negociación internacional. Existe una tercera razón por la que se debe hacer una valoración positiva de esta COP: el hecho de dar certidumbre a un proceso que de por sí es muy incierto, como es la transformación de los modelos económicos, de los modelos productivos, y de los modelos energéticos. En Durban, se ha diseñado un marco donde todos los países pueden verse reconocidos y que avanza en una dirección clara: conseguir que el aumento de la temperatura se mantenga por debajo de los 2ºC respecto a los niveles preindustriales. Esto supone que los países desarrollados tenemos que ir hacia la descarbonización total de nuestros modelos energéticos antes de 2050 y que, de media, el planeta tiene que reducir sus emisiones en un 50%, respecto a 1990. Además, en Durban hemos respaldado que estos objetivos se recojan en un acuerdo de alcance internacional con fuerza legal.

Cuadernos de Energía

7

El marco multilateral para la lucha contra el cambio climático. Cumbre de Durban

Esta transición de los modelos económicos hacia nuevos modelos bajos en carbono debe afectar a todos los países: a los que nos encontramos en una fase más avanzada de desarrollo, a los que están en una fase emergente y a aquellos que se encuentran en una situación de mayor pobreza. Y esto se materializa en el denominado principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas. Este es el principio fundamental de la CMNUCC que está en perpetua definición. Pero en Durban hemos conseguido dotarle de mayor concreción: en efecto, todos tenemos responsabilidad y, aunque nuestra responsabilidad es diferente, todos debemos jugar en el mismo tablero, compartiendo las mismas reglas y reconocer un marco común de naturaleza legal vinculante. El sistema de Naciones Unidas es, a veces con razón, muy criticado. Pero es el foro más legitimado con el que contamos en este momento para afrontar problemas de alcance global, cuyo impacto se reparte por igual por todo el planeta con independencia de donde se generan, pero frente a los cuales las vulnerabilidades son diferentes por razones económicas. Naciones Unidas es el foro donde deben encontrarse soluciones donde todos ganen o, por lo menos, soluciones que nos permitan reconocer que un problema de alcance global debe afrontarse de una manera nueva. En la negociación sobre el cambio climático es realmente muy difícil establecer las fronteras y límites con otras cuestiones (económicas, comerciales, de desarrollo, de seguridad, etc), ya que todas ellas realmente están vinculadas. No tenemos que olvidar que hay 192 países involucrados en la negociación y que las materias son muy amplias y, por tanto, la ambición de atender las preocupaciones de todos los países en todos los frentes realmente hace que el proceso sea extraordinariamente complejo.

Los hitos del proceso internacional
Para entender y valorar los logros alcanzados en Durban es necesario conocer los hitos más relevantes en el proceso de negociación internacional desde una perspectiva temporal. En tan sólo 20 años se han producido avances importantísimos, de manera muy rápida y con gran éxito. El problema del cambio climático está ahora en todas las agendas ambientales, energéticas y económicas. Sin embargo, muchas veces los progresos son difíciles de explicar, pues nos movemos en una escala temporal muy amplia y los avances se producen de manera gradual, generalmente en el plano puramente técnico, por lo que parece que se están defraudando las expectativas. En 1992 se firmó la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y este problema global se puso sobre la mesa a escala internacional, elevándose a un primer nivel en el orden de prioridades y reconociéndose que tenía que afrontarse de manera conjunta. En 1998 se negoció el Protocolo de Kioto, que no entró en vigor hasta el año 2005, con un primer período de compromiso en el que nos encontramos en este momento y donde, por primera vez, un tratado internacional de naturaleza vinculante establecía compromisos cuantificados de reducción de emisiones, con una contabilidad común y surgían los mercados de carbono, haciendo posible el establecimiento de un precio para el dióxido de carbono, insuficiente, pero que lo ha hecho visible. Teniendo el cuenta que el primer período de compromiso del Protocolo termina en el año 2012 y que los principales emisores no forman parte del mismo o no tienen asumidos compromisos de reducción de sus emisiones, en 2007 se iniciaron los trabajos para negociar un nuevo régimen que entrase en vigor

en 2013, surgiendo así el Plan de Acción de Bali. Este Plan ha marcado el proceso en los últimos años, al establecer una doble vía: la de la Convención, reconociendo la necesidad de que todos los países asuman parte del esfuerzo, y la del Protocolo de Kioto, perpetuando la diferenciación entre países desarrollados y países en desarrollo. Esta división entre procesos y países ha dado lugar a un proceso de negociación extremadamente complejo y muy fácil de bloquear. Y éste ha sido uno de los escollos más importantes que hemos tenido en el camino hacia Durban, en la medida en que esta división no resulta ya consistente con la realidad geopolítica. En Bali, se trazó el objetivo de alcanzar un acuerdo jurídicamente vinculante en la Cumbre de Copenhague de 2009 . Esto generó grandes expectativas, que lamentablemente quedaron defraudadas en buena medida. Sin embargo, no hay que desdeñar la importancia de la reunión de Copenhague, que supuso un paso importante en la medida en que se adoptó, con el respaldo de cerca de 150 países, un acuerdo donde se reconocía la necesidad de establecer límites en el aumento de la temperatura, se instaba a los países a formular compromisos de reducción y se ponían compromisos financieros sobre la mesa, algo que ha sido una pieza fundamental en este proceso. Es cierto que se trataba de un acuerdo político, y no en el marco de Naciones Unidas, pero fue el punto de partida de lo que después se ha ido consolidando y, sobre todo, supuso el regreso de los Estados Unidos al proceso global. Un año más tarde tuvo lugar la Cumbre de Cancún, que fue muy relevante porque hizo posible que el proceso multilateral recuperara su sitio. Todo lo que en Copenhague quedó planteado en términos políticos, pudo plasmarse en decisiones formales de la Conferencia de las Partes, decisiones muy detalladas y técnicas, que posteriormente había que implementar.

8

Cuadernos de Energía

El marco multilateral para la lucha contra el cambio climático. Cumbre de Durban

Estas decisiones, enmarcadas en el objetivo de los 2ºC, establecían un minucioso programa de trabajo que deberá extenderse hasta 2020. El principal objetivo de Durban era construir sobre lo ya avanzado y diseñar el camino para el futuro, dotando de credibilidad al régimen internacional. Como se ha señalado, la mayor dificultad era hacer frente a la dicotomía entre los dos procesos existentes en las negociaciones. El objetivo más razonable era hacer confluir estos dos procesos en algún momento, convirtiéndolos en uno único. Sin embargo, los países en desarrollo se negaban a aceptar la posibilidad de que no se diera continuidad al Protocolo de Kioto, mientras que era cada vez más evidente que éste no resolvería el problema ambiental al quedar fuera de él los grandes emisores. Resolver esta dicotomía ha sido el gran logro de Durban, ya que se ha hecho un gran esfuerzo para preservar la arquitectura de Kioto, que es la única existente en este momento y, al mismo tiempo, no minar la posibilidad de un acuerdo único en el futuro.

de nuevas instituciones: el Fondo Verde para el Clima, que diseñaría un Comité de Transición, el Comité de Adaptación y el Mecanismo Tecnológico. Por otra parte, se formalizaron nuevas oportunidades de cooperación con los países en desarrollo, con el compromiso financiero de movilizar 30.000 millones de dólares para el período 2010-2012 y de alcanzar 100.000 millones de dólares anuales en el año 2020. Además, se puso en marcha un mecanismo de reducción de las emisiones por deforestación, el Mecanismo REDD+, del que forman parte los países en desarrollo, asumiendo éstos así, por vez primera, compromisos asociados a la mitigación. Por último, se acordó la continuidad del trabajo de los dos procesos bajo el marco de Naciones Unidas, que se mirarían el uno en el otro, dejando así claro que no habría un vacío legal con la finalización del primer período de compromiso del Protocolo de Kioto.

que cada uno se compromete a hacer “lo que pueda” o realmente queremos avanzar hacia un sistema jurídicamente vinculante? Junto a ello, estaba la cuestión fundamental de como cerrar la brecha en el nivel de ambición, es decir, cómo alcanzar el objetivo de los 2ºC que nos habíamos marcado, sabiendo que los compromisos de reducción actualmente sobre la mesa no permitían hacerlo. Otras dos cuestiones políticas de gran relevancia eran, por un lado, la continuidad del Protocolo de Kioto a través de un segundo período de compromiso, y, por otro, la financiación a largo plazo, es decir, cómo movilizar nuevas fuentes de recursos, especialmente teniendo en cuenta la actual situación económica y otras condiciones de contorno. Una de estas condiciones de contorno es el nuevo escenario geopolítico internacional, significativamente distinto al de los años 90. Todos sabemos cuáles son los países que ahora están determinando la agenda económica internacional y esta realidad había que integrarla en un proceso que, además, no es estrictamente económico, sino de naturaleza medioambiental. Adaptarse a la realidad internacional ha obligado a revisar las fuerzas, las alianzas, etc., así como la estructura y dinámica de la negociación en el marco de Naciones Unidas. La crisis económica y financiera era otro de los condicionantes. Sin embargo, avanzar en la solución del problema de cambio climático es avanzar en la solución de la crisis promoviendo inversiones que generen nuevos ámbitos de actividad económica y creación de empleo. El crecimiento sostenible no es posible si se hace un uso abusivo de los recursos naturales. La crisis debe resolverse a través de un uso eficiente de los recursos que integre su precio verdadero a la hora de establecer su utilización. Por supuesto, existía otra condición de contorno fundamental, y es el elevado número

Los retos planteados en Durban El legado de Cancún
La Cumbre de Cancún en diciembre de 2010 permitió avanzar en algunos aspectos fundamentales: en primer lugar, se dio certidumbre al proceso respaldando el establecimiento de los 2ºC como aumento máximo de la temperatura media; además, se pusieron en el marco de Naciones Unidas los compromisos de reducción asumidos tras la Cumbre de Copenhague por parte de todos los países, no sólo de los desarrollados, sentándose así las bases de un sistema transparente donde todos los países debían reflejar cuáles eran los elementos subyacentes en la definición de sus objetivos; y, además, se reforzaron los mercados de carbono. También fue importante el refuerzo de la confianza en el marco multilateral de Naciones Unidas conseguido mediante el establecimiento El primero de los retos era la implementación de las decisiones de Cancún, incluyendo la definición de elementos subyacentes en los compromisos de mitigación que allí se pusieron sobre la mesa y que estaban formulados de manera heterogénea, las cuestiones relacionadas con la financiación, y la operacionalización de las instituciones que se habían establecido, especialmente el Fondo Verde para el Clima una vez culminado el trabajo del Comité de Transición. El segundo gran reto era resolver las grandes cuestiones políticas que permanecían abiertas, cuestiones que ciertamente han ocupado mucho tiempo en Durban y sobre las que se habían generado las mayores expectativas: en primer lugar, había que definir la naturaleza jurídica del nuevo régimen internacional: ¿perpetuamos un sistema en el

Cuadernos de Energía

9

El marco multilateral para la lucha contra el cambio climático. Cumbre de Durban

de informes que nos vienen advirtiendo de que ya estamos a punto de llegar tarde para evitar los gravísimos problemas que ocasiona el cambio climático. La Organización Mundial de Meteorología, la Agencia Internacional de la Energía, el IPCC, etc. Desde todas estas instancias se subraya que se está acabando el tiempo para revertir la tendencia en las emisiones de gases de efecto invernadero, y que si nos retrasamos un poco más, vamos a estar muy lejos del objetivo ambiental de los 2ºC, con lo que ello conlleva. En definitiva, las principales cuestiones a resolver en Durban se podían sintetizar en tres: cerrar la brecha de las emisiones, mediante esfuerzos globales que incluyeran a las grandes economías y la inclusión de nuevos sectores e instrumentos para reducciones de emisiones coste eficientes; definir el marco legal del nuevo régimen ; y acordar unas reglas comunes en materia de de contabilidad de CO2 y transparencia que permitieran conocer con rigor y exactitud el grado de esfuerzo comprometido y, en consecuencia, el que todavía era necesario.

vez adoptado se pueda ratificar. • En segundo lugar, se ha adoptado la continuidad del Protocolo de Kioto a través de un segundo período de compromiso. • En tercer lugar, el Fondo Verde para el Clima se ha hecho operativo. Se ha definido cuál va a ser su secretaría interina, y se ha establecido el procedimiento para la selección de los miembros de su Consejo y de su secretaría permanente; todo ello se iniciará con carácter inmediato. Además, ya hay países que han comprometido recursos para este Fondo. Estas tres cuestiones son avances fundamentales en el régimen de cambio climático internacional. Pero, además, en esta Cumbre se han adoptado 36 Decisiones que se refieren al sistema en vigor hasta 2020, desarrollando y ampliando las Decisiones adoptadas en Cancún y que cubren un rango de temas amplísimo: mitigación, adaptación, financiación, tecnología, capacitación y cuestiones de proceso.

muy importante, especialmente para la Unión Europea, que es la incorporación del sector de la aviación y del sector marítimo internacional en el nuevo régimen de cambio climático. El segundo hito fundamental es la pervivencia del Protocolo de Kioto, bajo el impulso de la Unión Europea. El segundo período de compromiso empezará el 1 de enero de 2013, evitando así un vacío jurídico al finalizar el primer período. Es cierto que hay cuestiones importantes que deben esclarecerse a lo largo de este año 2012, en particular, la duración del segundo período, que puede extenderse hasta el 31 de diciembre de 2017 o hasta el 31 de diciembre de 2020. En esta nueva fase no están ni Rusia ni Japón, tampoco Canadá, que incluso ha manifestado su voluntad de abandonar el Protocolo durante esta primera fase. Pero el acuerdo de Durban en este ámbito, liderado por la Unión Europea que ya dispone de un paquete legal basado en el Protocolo de Kioto, supone que la arquitectura, las reglas y la contabilidad que con tanto esfuerzo se han desarrollado, se mantienen y, previsiblemente, servirán de referencia para el nuevo acuerdo. Otra de las cuestiones a cerrar este año es el compromiso que finalmente asumirá la Unión Europea, pues el texto acordado en Durban sigue recogiendo el rango 20-30%, ya presentado en Copenhague y Cancún. Además, como parte de este paquete, se mejoran las reglas de contabilidad de las absorciones producidas por la gestión forestal, algo que era fundamental para asegurar la integridad ambiental del Protocolo. Así pues, a lo largo de 2012, las Partes de Kioto tienen mucho trabajo por hacer: decidir sobre la longitud del período (5 u 8 años), presentar sus compromisos de reducción de emisiones y remitirlas antes del 1 de mayo de 2012, acordar una solución para gestionar el

Resultados de Durban
Durban ha sido un importante paso adelante, en la dirección correcta, con el que se ha conseguido afianzar el marco multilateral de cambio climático adecuándolo al nuevo escenario económico internacional. Han sido tres los hitos más importantes allí alcanzados: • En primer lugar, la puesta en marcha de un proceso para adoptar, antes de 2015, un marco legal de naturaleza vinculante aplicable a todos los países, que podrá ser un instrumento jurídicamente vinculante o que, en cualquier caso, será un instrumento de fuerza legal. Este acuerdo debe entrar en vigor a partir de 2020, es decir, que contaremos con cinco años para que una

Los hitos políticos de la Cumbre de Durban
El primer hito político importante ha sido el lanzamiento de la llamada Plataforma de Durban para Acción Mejorada, esto es, un nuevo órgano subsidiario de la Convención cuyo mandato consiste en desarrollar un nuevo protocolo, instrumento legal u otro acuerdo con fuerza legal, que sea aplicable a todas partes de la Convención. En el mandato para su establecimiento de especifica que deberá adoptarse el nuevo instrumento en 2015 e implementarlo a partir de 2020. Igualmente, se precisa que será necesario aumentar el nivel de ambición para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de un programa de trabajo que identifique y explore nuevas opciones para cerrar la brecha entre los compromisos de reducción a 2020 y el objetivo 2 ºC. Es aquí donde se enmarca una cuestión

10

Cuadernos de Energía

El marco multilateral para la lucha contra el cambio climático. Cumbre de Durban

excedente de unidades de cantidad asignada del primer período, y trabajar en los textos de las enmiendas que deberán adoptarse formalmente en la próxima Cumbre de Catar. El tercer hito político de indudable relevancia es la operacionalización del Fondo Verde, respaldando el trabajo realizado por el Comité de Transición a lo largo de 2011, en particular, la atención especial que se presta al papel del sector privado. El Fondo será una herramienta catalizadora de la inversión privada, cuestión controvertida sobre todo para algunos países en desarrollo que consideraban que los flujos tenían que provenir sólo de los presupuestos públicos de los países desarrollados. De esta manera, el Fondo será la principal vía para canalizar los recursos financieros que deben movilizarse hacia los países en desarrollo, hasta alcanzar, como se ha señalado, los 100.000 millones de dólares anuales en 2020.

mitigación de los países en desarrollo que necesiten apoyo financiero. Igualmente, en materia de adaptación, cabe destacar el acuerdo alcanzado sobre la manera en la que operará el nuevo Comité de Adaptación y la puesta en marcha de los planes nacionales de adaptación para identificar las necesidades a medio y largo plazo, y desarrollar y poner en marcha estrategias y programas. Además, se ha acordado un programa de trabajo sobre pérdidas y daños asociados a los impactos del cambio climático en los países en desarrollo particularmente vulnerables a los efectos del cambio climático. En materia de tecnología, también se han producido avances importantes, en particular, las Partes han acordado los detalles necesarios para hacer operativo en 2012 el Mecanismo Tecnológico acordado en Cancún. Entre otras cosas, se han acordado los términos de referencia del Centro Tecnológico Climático y la Red. Y en el sector forestal destacan dos cuestiones: la primera, en el marco del Protocolo de Kioto, la adopción de las nuevas reglas de contabilidad para la gestión forestal durante el segundo período de compromiso y, la segunda, la prolongación de la discusión sobre las posibilidades de que la fase tres del mecanismo para hacer frente a las emisiones derivadas de la deforestación (REDD+) se vincule a los mercados del mecanismo, cuestión que suscita gran controversia. Otros dos temas de interés acordados en Durban son, por un lado, la puesta en marcha del proceso para la revisión entre 2013 y 2015 para medir la idoneidad del objetivo ambiental y, por otro, el establecimiento de un foro y un programa de trabajo para considerar las potenciales consecuencias y medidas de

respuesta de las políticas y acciones climáticas, tema que interesa especialmente a los países productores de petróleo. Este último, es un debate complicado y sensible desde el punto de vista político, pero se ha incorporado a la agenda de trabajo de una manera razonable. Finalmente, en materia de mercados de carbono -cuestión clave para España y uno de los temas más importantes que planteaba la Unión Europea para establecer un segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto – hay que destacar el establecimiento de un nuevo mecanismo de mercado en el ámbito de la Convención para mejorar la eficiencia de costes de las acciones de reducción. Este mecanismo permitirá avanzar en una nueva dirección, ya que supone que los mercados no se asocian solamente al cumplimiento de los países con obligaciones de reducción, sino que también pueden ser utilizados por los países en desarrollo como un incentivo para reducir sus emisiones. Además, al adoptar el segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto, se ha confirmado el uso de los mecanismos de flexibilidad. Y una cuestión muy importante, especialmente para los países árabes, es la adopción de los procedimientos y modalidades para incorporar las tecnologías de captura y almacenamiento geológico de dióxido de carbono dentro del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), aunque con cautelas: las directrices se revisarán cada cinco años para asegurar su integridad ambiental. Respecto a los mercados de carbono, también hay que destacar la decisión sobre nuevas orientaciones relativas a los MDL, con medidas para la simplificación y estandarización de procedimientos, que suponen la reducción de los tiempos de registro y expedición de créditos.

Otras decisiones de relieve
Junto al nuevo protocolo que deberá entrar en vigor en 2020 y a la decisión sobre el segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto, en Durban también se produjeron avances muy importantes en lo relativo al régimen en vigor hasta 2020. Se adoptaron más de 30 decisiones construidas sobre la base de lo acordado en Cancún que, ocultas tras los grandes titulares, no han sido muy publicitadas. Su alcance es, sin embargo, verdaderamente significativo, ya que suponen la continuación del proceso iniciado hace un año para clarificar y fortalecer los compromisos de reducción que los países han presentado. En particular, ha sido un gran logro la adopción de las directrices de seguimiento y del sistema de transparencia al que se someten también las economías emergentes, así como el acuerdo para lanzar un Registro de las acciones de

Cuadernos de Energía

11

El marco multilateral para la lucha contra el cambio climático. Cumbre de Durban

Conclusiones
La primera y más importante conclusión es que el resultado de Durban es un buen acuerdo y un paso adelante, por tres razones: en primer lugar, porque se afianza el marco multilateral, adecuándolo al nuevo reparto de fuerzas, es decir, se integra en la negociación una visión dinámica del mundo; en segundo lugar, porque se consolida la arquitectura actual del Protocolo de Kioto dando continuidad a aspectos esenciales como unas reglas y una contabilidad común; y en tercer lugar, porque por primera vez en la historia se asume el compromiso de construir un régimen climático internacional de naturaleza vinculante para todos los países, superando la actual división entre países desarrollados y países en desarrollo. Ha sido una Cumbre especialmente importante, además, por el papel que ha jugado la Unión Europea, haciendo valer su liderazgo. La Unión ha actuado convencida de que éste era un ejercicio necesario, no sólo desde el punto de vista ambiental sino también del económico. Gracias a la lucha contra el cambio climático, la UE ha modernizado su industria y ha avanzado hacia un modelo energético distinto, un modelo sostenible e independiente que tiene muchas ventajas en otros ámbitos. En Durban, la Unión Europea ha jugado un papel fundamental revisando las agrupaciones regionales existentes en Naciones Unidas. Su alianza con los más vulnerables ha sido clave para conseguir un proceso que aumente el nivel de ambición y reafirme el objetivo de los 2ºC. Potencias emergentes como China, que ya había llegado a la negociación con una vocación de cambio, India, que tenía más reservas, y Brasil, con intereses muy importantes en materia de deforestación, han entendido que no podían quedarse fuera de la escena internacional en este tema. Contando ya con las piezas claves, ahora toca trabajar y centrar los esfuerzos en formalizar la cuestiones relacionadas con la Plataforma de Durban, adoptar formalmente las enmiendas del Protocolo de Kioto y seguir avanzando en los trabajos técnicos, talleres y programas previstos tras la COP 17 en las distintas áreas temáticas, pero, sobre todo, hay que hacer un ejercicio de reflexión muy serio dentro de la Unión Europea y, en todos los países que configuran este proceso, para reducir las emisiones y ser capaces de invertir en el futuro. n

12

Cuadernos de Energía

Déficit de tarifa. Retrospectiva y futuro de su regulación

Silvestre Arana Socio. J&A Garrigues, S.L.P. Álvaro Valle Asociado. J&A Garrigues, S.L.P. Artículo finalizado el 2 de marzo de 2012

E

l pasado 28 de enero de 2012 se publicó en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto-ley 1/2012, de 27 de enero, por el que se procede a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos. En virtud de este Real Decreto-ley se dejan sin efecto las convocatorias de preasignación de retribución previstas en 2012 para el régimen especial y para aquellas de régimen ordinario de tecnologías asimilables a las incluidas en el régimen especial y se suspende con carácter indefinido la celebración de las convocatorias que deberían tener lugar en años sucesivos. Según la Exposición de Motivos del Real Decreto-ley 1/2012, las medidas se justifican en la “compleja situación económica y financiera” y, en particular, en la necesidad de corrección del déficit tarifario del sector eléctrico. Por este motivo se expone que la supresión de incentivos tendrá carácter temporal e indefinido, “al menos

hasta la solución del principal problema que amenaza la sostenibilidad del sistema eléctrico: el déficit tarifario del sistema eléctrico”. La medida en sí tiene un impacto económico muy limitado en cuanto a su contribución para paliar el déficit de tarifa, especialmente por su escaso efecto inmediato en la reducción del déficit (se pretende evitar, al menos temporalmente, la generación de nuevo déficit procedente del régimen especial, pero carece de efecto alguno sobre el déficit estructural que se crea cada año ni sobre el déficit histórico acumulado). No obstante (al margen de las graves consecuencias que la suspensión indefinida de la preasignación de retribución de nuevos proyectos supone para la industria renovable), lo relevante de esta norma -en lo que al déficit de tarifa se refiere- es precisamente su configuración como la primera de una batería de medidas a adoptar en el marco de una reforma de calado del sector eléctrico para eliminar el déficit tarifario. Cabe esperar pues que la publicación del Real Decreto-ley 1/2012 sea la primera medida

legislativa que anticipa una reforma profunda de la regulación del sistema eléctrico dirigida en este momento fundamentalmente a atajar el problema del déficit tarifario, identificado por el nuevo Gobierno como la máxima prioridad (en lo que respecta al sector energético) en sus primeros meses de gestión. A continuación de la publicación del Real Decreto-ley se ha abierto un intenso debate entre los agentes del sector eléctrico (y energético en general) en cuanto a las medidas a adoptar para la corrección y solución definitiva del déficit tarifario. Las propuestas y comentarios que se han hecho públicos hacen referencia a “quitas” del derecho de cobro de las eléctricas obligadas a financiar el déficit tarifario, a “derramas” para sufragar el déficit entre todos los operadores del sector que reduzcan la carga de la financiación aportada hasta la fecha por las grandes corporaciones eléctricas, tasas a la energía nuclear y la hidroeléctrica, a la imposición de un “céntimo verde” sobre carburantes, a la reforma del funcionamiento del pool y de las subastas CESUR, a la desvinculación del precio de la tarifa de último

Cuadernos de Energía

13

Déficit de tarifa. Retrospectiva y futuro de su regulación

recurso del precio de las subastas CESUR, a la revisión de la retribución de las actividades de transporte y distribución, a la asignación parcial de los ingresos procedentes de las subastas de derechos de emisión de CO2 a sufragar los costes del sistema, a la supresión de la retribución por interrumpibilidad a la industria o la reducción de los pagos por capacidad a las tecnologías de respaldo, a incrementos de los peajes y de las tarifas de último recurso, a reformas fiscales (aplicación de IVA reducido o supresión del Impuesto sobre la electricidad), al traslado de ayudas al carbón a los presupuestos generales del Estado o incluso su supresión, el diferimiento del pago de la moratoria nuclear, a la paralización de determinados proyectos renovables en curso (“moratoria termo solar”) e incluso a la suspensión de la instalación de mayor capacidad de generación, entre muchas otras propuestas. La voluntad de emprender una iniciativa legislativa encaminada a la reforma del sistema eléctrico con el fin de solucionar el déficit tarifario ha sido refrendada por el encargo recibido recientemente por la Comisión Nacional de la Energía de la Secretaría de Estado de Energía del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, de elaborar un informe sobre medidas de ajuste regulatorio que se pudieran adoptar en el sector energético, en particular medidas dirigidas a atajar la evolución del déficit tarifario en el sector eléctrico y evitar un posible déficit estructural para el periodo 2012-2015 en el sector del gas. En desarrollo del mandato recibido, la CNE abrió un proceso de consulta pública con objeto de recoger las opiniones y sugerencias de todos los agentes interesados con respecto a los cambios que pudieran introducirse en el marco regulatorio actual. El plazo para la presentación de propuestas se cerró el 10 de Febrero de 2012. La CNE debe ahora preparar su informe, que se espera que se haga público en las próximas fechas.

En este convulso marco de propuestas, resulta oportuno repasar brevemente el origen del déficit de tarifa, las medidas adoptadas hasta la fecha y tomar perspectiva del alcance y tenor de los cambios que se requieren a la luz de la experiencia histórica.

El deficit y su regulación
El déficit de tarifa surgió al principio de la década del 2.000. El déficit tarifario es la desviación entre los ingresos y los costes regulados del sistema eléctrico, es decir, la diferencia entre la recaudación por las tarifas reguladas que fija la Administración y que pagan los consumidores por sus suministros regulados y los ingresos recibidos por los peajes de acceso y los costes reales asociados a las actividades reguladas y al funcionamiento del sistema eléctrico. Típicamente el déficit es consecuencia de un error en la previsión del coste de generación y/o en la estimación de la demanda en la fijación de las tarifas (en la actualidad únicamente la tarifa de último recurso) y de los peajes de acceso. Desde el punto de vista de las empresas eléctricas que financian el déficit, éste supone la parte de la compensación de costes y de la retribución por el desempeño de actividades reguladas cuyo abono hubiera correspondido a una empresa del sector eléctrico en un año determinado y que no ha podido ser íntegramente satisfecha como consecuencia de la insuficiencia de los fondos destinados a atender dichos pagos, esto es, de los ingresos derivados de tarifas y peajes. A pesar de que la Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico, estableció el principio conocido como principio de suficiencia tarifaria, que exige que los precios regulados (ingresos) se fijen por la Administración de manera que cubran los costes del sistema, ello no impidió la aparición de déficits tarifarios reconocidos entre 2001 y 2011. El déficit ha generado distorsiones y efectos perniciosos en el funcionamiento económico

del sistema eléctrico que se han agravado en el transcurso del tiempo, más aún hoy vista la situación económica por la que atraviesa nuestro país. Entre otras consecuencias, el déficit menoscaba la liberalización efectiva del sistema eléctrico y, al tiempo, induce a una creencia errónea respecto al precio de un bien escaso como es la energía, lo que no contribuye a favorecer el ahorro y la eficiencia energética. Desde finales de 2002 hasta la fecha se han aprobado y puesto en marcha diversas medidas legislativas para hacer frente al déficit de tarifa. Como rasgo principal común a todas ellas cabe destacar que, salvo excepciones, el objetivo fundamental de todas ellas ha sido la regulación de la financiación del déficit. Con carácter general, la diferente normativa aprobada para la regulación del déficit en los años en que se ha producido un déficit de ingresos en las actividades reguladas ha impuesto a determinadas compañías del sector eléctrico la obligación de su financiación, reconociéndoles en contraprestación un derecho a ser resarcidas por soportar dicha carga, la cual incluye una compensación financiera a través del reconocimiento del devengo de intereses sobre los importes financiados. Así, las empresas que financian el déficit perciben mensualmente una parte de su derecho de reembolso hasta su íntegra amortización al final del período que establece la ley para cada déficit particular, que oscila entre ocho y quince años. Los fondos necesarios para el reembolso a dichas entidades del derecho de compensación se generan a través de la repercusión del coste correspondiente en los precios regulados por el acceso a red y suministro a consumidores en mercado regulado. Las normas que reconocen el derecho de compensación por la financiación del déficit de tarifa lo configuran generalmente como un derecho susceptible de ser cedido y titulizado,

14

Cuadernos de Energía

Déficit de tarifa. Retrospectiva y futuro de su regulación

lo que ha permitido a las eléctricas acometer operaciones de financiación mediante las cuales obtienen el cobro anticipado del derecho de compensación del déficit en contraprestación por la cesión al financiador-adquirente del derecho de cobro frente al sistema eléctrico. En cuanto al déficit del sistema eléctrico peninsular, la primera regulación del derecho de compensación del déficit tarifario fue la del déficit generado en los ejercicios 2000, 2001 y 2002, establecida en la Ley 53/2002, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y del orden social. De igual manera, en virtud de la publicación del Real Decreto 809/2006, de 30 de junio, por el que se revisa la tarifa eléctrica a partir del 1 de julio de 2006, se reconoció el déficit eléctrico del ejercicio 2005. Ambos déficits comparten, aunque con especificidades, las características generales descritas en los párrafos precedentes: el reconocimiento a las eléctricas que soportan el déficit de un derecho de cobro a percibir a largo plazo en años sucesivos, susceptible de cesión a terceros. En paralelo al establecimiento de los mecanismos de financiación del déficit durante estos años apenas se adoptaron medidas relevantes destinadas a contener el déficit. Es recordado el Real Decreto-ley 3/2006, de 24 de febrero, por el que –entre otros aspectos- se modifica el mecanismo de casación de las ofertas de venta y adquisición de energía presentadas simultáneamente al mercado diario e intradiario de producción por sujetos del sector eléctrico pertenecientes al mismo grupo empresarial. En dicho Real Decreto-ley, por un lado, para frenar el riesgo de aumento excesivo de precios en el mercado de producción de energía eléctrica, se establecía provisionalmente el precio de las operaciones de compra-venta de energía entre empresas de un mismo grupo empresarial como un precio fijo, establecido por el propio Real Decreto-ley para 2006. Esta

medida recibió contestación de los principales operadores del sector eléctrico y presentó asimismo dificultades de aplicación. Por otro lado, el Real Decreto-ley 3/2006 reducía el precio del pool por un importe equivalente al valor de los derechos de emisión de gases de efecto invernadero asignados gratuitamente a los productores de energía eléctrica mediante Acuerdo de Consejo de Ministros de 21 de enero de 2005, de conformidad con lo previsto en el Plan Nacional de Asignación 2005. Este aspecto del Real Decreto-ley 3/2006 fue desarrollado, con significativo retraso, por la Orden Ministerial ITC/3315/2007, que, extendía la aplicación de las medidas de minoración del precio del pool a todas las instalaciones de producción de energía eléctrica en régimen ordinario, cualquiera que fuera su tecnología, en el territorio peninsular. En un nuevo intento de aplicar medidas para la corrección del déficit tarifario, a finales del año 2006, el Gobierno aprobó el Real Decreto 1634/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las tarifas del 2007. Destaca entre sus disposición la creación de las emisiones primarias de energía, conocidas como subastas de capacidad virtual o “VPPs”, en virtud de las cuales los participantes del mercado podían pujar por la opción de adquirir determinada energía generada por Endesa e Iberdrola, que venían obligadas a ponerla a disposición del mercado en virtud de esta norma. Más tarde, la Orden ITC/400/2007, de 26 de febrero, por la que se regulan los contratos bilaterales que firmen las empresas distribuidoras para el suministro a tarifa en territorio peninsular, puso en marcha las denominadas subastas CESUR, mediante las cuales se establecía que el aprovisionamiento por los distribuidores de la energía eléctrica necesaria para atender el suministro a tarifa se realizará a través de un procedimiento subastas. Éstas

comenzaron en junio 2007 y aún hoy, con las correspondientes reformas, continúan celebrándose. En paralelo a la aprobación de estas medidas continuó aprobándose regulación específica para la financiación del déficit. Así, el déficit del ejercicio 2006 fue reconocido tardíamente y regulado, a través de la Disposición Adicional Octava del Real Decreto 485/2009, de 3 de abril, por el que se regula la puesta en marcha del suministro de último recurso en el sector de la energía eléctrica. El déficit de los ejercicios 2007 y 2008 tuvo una regulación diferente de los reconocidos hasta esa fecha. En este sentido, el Real Decreto 1634/2006, de 29 de diciembre, por el que se establece la tarifa eléctrica a partir de 1 de enero de 2007, es la primera de las normas que reconoció un derecho de compensación de los déficits que se generarían en los años 2007 y 2008, basado en las expectativas de generación de déficit para dichos años, conocido como déficit ex ante. Estos déficits se financiarían a través de un sistema de subasta. El mecanismo de subastas no tuvo el éxito esperado en el mercado y para la financiación de los déficits de los siguientes ejercicios se puso en marcha una nueva metodología. En este sentido, la aprobación del Real Decretoley 6/2009, de 30 de abril, por el que se adoptan determinadas medidas en el sector energético y se aprueba el bono social, modificada posteriormente por el Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, de medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo, y por el Real Decreto-ley 14/2010, de 23 de diciembre, por el que se establecen medidas urgentes para la corrección del déficit tarifario del sector eléctrico, pretendió constituir un punto de inflexión en la regulación de la financiación del déficit.

Cuadernos de Energía

15

Déficit de tarifa. Retrospectiva y futuro de su regulación

El Real Decreto-ley 6/2009 parte del reconocimiento abierto en su Exposición de Motivos del fracaso de las normas reguladoras del déficit adoptadas en el pasado y de que la gravedad de la situación comprometía la sostenibilidad del sistema eléctrico. Con esta base, el Real Decreto-ley 6/2009 se proponía implantar medidas con un horizonte a más largo plazo que las anteriores para la contención y solución (definitiva) del déficit tarifario. En este sentido, estable límites para acotar el incremento del déficit tarifario, y fijar el principio para la progresiva suficiencia de los Peajes de acceso, abordando además un mecanismo de financiación del déficit tarifario. De este modo, el Real Decreto-ley 6/2009 estableció que a partir del 1 de enero de 2013 los peajes de acceso habrían de ser suficientes para satisfacer la totalidad de los costes de las actividades reguladas, sin que pueda surgir déficit. Al tiempo, el Real Decretoley regula el período transitorio hasta dicha 2013, fijando un importe máximo para el déficit de ingresos en las liquidaciones de las actividades reguladas del sector eléctrico de los ejercicios 2009, 2010, 2011 y 2012 (importes que, pese a todo, han resultado largamente excedidos). Asimismo, el Real Decreto-ley creó el Fondo de Titulización del Déficit del Sistema Eléctrico (“FADE”) como vehículo para la financiación de dichos déficits y mejorar el acceso de los titulares de los derechos de cobro a la liquidez, con la garantía del Estado, al cual dichos titulares pueden ceder sus derechos. Al amparo del FADE se han realizado hasta la fecha diversas emisiones, si bien los titulares de los derechos de compensación de derechos de cobro susceptibles de titulización y cesión al fondo aún mantienen en su balance derechos de cobro por importes elevados, pendientes de cesión al FADE.

Con posterioridad al Real Decreto-ley 6/2009 se han sucedido algunas iniciativas legislativas con el objetivo de corregir la causa del déficit tarifario, principalmente aplicables a la producción de energía eléctrica en régimen especial. El Real Decreto 1614/2010, de 7 de diciembre, por el que se regulan y modifican determinados aspectos relativos a la actividad de producción de energía eléctrica a partir de tecnologías solar termoeléctrica y eólica, introdujo, entre otras medidas, limitaciones que implicaban la reducción de su remuneración. A su vez, el Real Decreto 1565/2010, de 19 de noviembre, por el que se regulan y modifican determinados aspectos relativos a la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial, introdujo nuevas medidas destinadas a reducir la retribución de las energías renovables. Poco más tarde, el 23 de diciembre de 2010, se aprobó el Real Decreto-ley 14/2010, por el que se establecen medidas urgentes para la corrección del déficit tarifario, que puso en marcha nuevas medidas con carácter urgente para corregir el déficit tarifario del sistema eléctrico, introduciendo modificaciones, entre otros aspectos, en el régimen retributivo de las instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de tecnología fotovoltaica. Ambas normas produjeron gran contestación por parte de los productores de energía eléctrica a partir de tecnologías renovables y han sido objeto de impugnación y recurso, cuya resolución se encuentra pendiente.

el Real Decreto-ley 6/2009 ni las iniciativas legislativas anteriores o posteriores al mismo han logrado el objetivo de contener el déficit de tarifa. Circunstancias coyunturales como la caída de la demanda motivada por la desaceleración económica de los últimos años, el incremento de los precios de los combustibles o las favorables condiciones climatológicas que han elevado la producción de energía eléctrica de origen renovable, han contribuido sin duda a ello. También debe mencionarse como causa del problema del déficit y núcleo de su origen la utilización por los Gobiernos de la fijación de peajes y tarifas o de las previsiones de demanda eléctrica en que las mismas se basan, como instrumento político-social para evitar en ocasiones el aumento de los precios regulados. La contravención por los sucesivos Gobiernos del principio de suficiencia tarifaria ha merecido incluso reprobación en sede judicial en varias ocasiones, con el dictado de sentencias que declararon contraria a ley la “congelación” de tarifas y peajes. Bien sea por estas circunstancias, o por otras (simplemente errores en la previsión de la demanda de energía o del coste de generación) la realidad incontestable es que un problema nacido como coyuntural se ha convertido en recurrente y estructural, poniendo de manifiesto la disfunción del sistema eléctrico, un fallo sistémico, que exige una reforma global del sistema y no sólo medidas concretas para paliar con carácter temporal el déficit o para abordar su financiación, como ha venido ocurriendo hasta la fecha. La aprobación del Real Decreto-ley 1/2012 supone el reconocimiento formal del fracaso de las medidas adoptadas para la corrección del déficit tarifario, al tiempo que constituye –esperemos- la avanzadilla del paquete de medidas esperadas para actuar sobre las

Efecto global de las medidas y necesidad de reforma
Las soluciones legislativas implementadas hasta la fecha han sido adoptadas con el objetivo principal de financiar el pago del déficit. Han sido muy escasas las medidas tendentes a paliar o eliminar las causas que han originado el déficit y, en todo caso, las que se han aprobado, han abordado el problema de manera sólo parcial. Pese a los sucesivos intentos, ni

16

Cuadernos de Energía

Déficit de tarifa. Retrospectiva y futuro de su regulación

causas de generación del mismo. Es por ello que cabe esperar del parco anuncio de la Exposición de Motivos del Real Decreto-ley 1/2012 un intento serio y riguroso para la solución del déficit de tarifa. La necesidad de dar solución al déficit es aún más acuciante teniendo en cuenta el objetivo establecido en el Real Decreto-ley 6/2009 de no generación de déficit a partir de 2013.Ello obliga necesariamente a la adopción de medidas de reforma estructural en el sector, con mayor profundidad y urgencia si cabe, dado que en el momento actual deben ser suficientes para compensar no sólo las ineficiencias del sistema eléctrico en sí, sino también la mencionada crisis de demanda y la crisis económica general y de los mercados financieros. La preocupación es además creciente dado que también se plantea la posible aparición de un déficit tarifario en el sector del gas, que en 2011 parece haber ascendido a 365 millones de euros.

caso necesario es que se acometa una reforma profunda, estructural y no coyuntural, del sector eléctrico que redefina con solidez el modelo energético a seguir en los próximos años. Dicha reforma deberá asentarse sobre dos premisas fundamentales: la transparencia de costes e ingresos y la definición de unos objetivos claros en la política energética a medio y largo plazo. Sobre el análisis técnico y pormenorizado de los costes de cada una de las actividades del sistema eléctrico y la fijación de objetivos podrán priorizarse y ordenarse las nuevas inversiones en instalaciones de generación, transporte y distribución que corresponda acometer y determinar la retribución equitativa que corresponda a cada generador y a cada operador en el mercado, independientemente de que sus ingresos provengan de actividades reguladas o liberalizadas, así como la regla de reparto entre los agentes del sistema eléctrico (incluyendo los consumidores) del déficit tarifario pendiente y del que de manera transitoria (esta vez sí) pueda surgir hasta que la puesta en marcha efectiva de las medidas de reforma tenga efecto. La reforma debe pues estar presidida por la búsqueda de la mejora de la eficiencia

técnica y económica del sistema eléctrico, si bien debe ser conciliada con la preservación del carácter estratégico que el sector de la energía reviste para el país y la perseverancia en la consecución de los principios orientadores de la regulación establecidos en la Ley del Sector Eléctrico, lo que obliga a atender igualmente objetivos como la disminución de la dependencia energética (relevante especialmente para instalaciones de generación renovable o de carbón nacional, por ejemplo) la seguridad y calidad del suministro, así como la sostenibilidad medioambiental, entre otros. El nuevo modelo debería fomentar la existencia de una competencia efectiva en el mercado eléctrico en generación y comercialización y llevar a pleno efecto la liberalización del mercado, que en la actualidad es más nominal que real. Es también imprescindible que el marco jurídico que emerja de las nuevas medidas dote al marco regulatorio del sector eléctrico de seguridad jurídica, de la que ha carecido la regulación en los últimos años y, muy especialmente, en el sector de las energías renovables. n

Premisas de la reforma
Independientemente del sentido concreto de las medidas a adoptar, lo que parece en todo

Cuadernos de Energía

17

El 20º Congreso Mundial del Petróleo
Doha, 4-8 de diciembre de 2011

Juan Bachiller Araque Presidente del Comité Español del Consejo Mundial del Petróleo Pablo de Juan García Secretario General del Comité Español del Consejo Mundial del Petróleo

E

n 1933 se creó el Consejo Mundial del Petróleo (WPC, por sus siglas en inglés), institución internacional de carácter apolítico que cuenta con la acreditación de las Naciones Unidas como Organización No Gubernamental, y engloba tanto Compañías Petroleras Nacionales (NOCs) como Compañías Petroleras Internacionales (IOCs). Los más de 60 países miembros del WPC, que representan cerca del 95% del consumo y producción de petróleo y gas a escala mundial, celebran, una vez cada 3 años, el Congreso Mundial del Petróleo, evento de ámbito internacional denominado ya por muchos como “las olimpiadas del petróleo y del gas”. El Congreso se celebra con el objetivo de reunir a profesionales, académicos, científicos, técnicos y consumidores para analizar en profundidad las características, avances y nuevos retos de la industria del petróleo y el gas, convirtiéndose, tras 20 ediciones, en una cita ineludible para los actores del sector.
1

El Congreso de Madrid
El decimonoveno Congreso se celebró en Madrid, en julio de 2008, bajo el lema Un Mundo en Transición: Entrega de Energía para un Futuro Sostenible. El contexto en el que se celebraba no era especialmente afable. A tan sólo días de su celebración, el barril de Brent rozaba los 150 dólares, con las consecuentes huelgas de transportistas en todo el mundo, manifestaciones y, todo ello, en el comienzo de la crisis económica mundial. Afortunadamente, el Congreso se desarrolló con gran éxito y contó con la presencia de más de 4.300 delegados y cerca de 14.500 visitantes, incluyendo 500 Presidentes y Consejeros Delegados, y 35 Ministros, convirtiendo a Madrid durante esos días en el centro neurálgico de la energía mundial. El entonces Presidente del Consejo Mundial del Petróleo, Randy Gossen, comentó que “El Congreso de Madrid había alcanzado el éxito en todas sus dimensiones: programa

técnico, asistencia, logística y eventos sociales”. Satisfechos quedaron también los miembros del Comité Organizador, que en los primeros meses de 2004 habían decidido presentar su candidatura para albergar el Congreso de Madrid, y que fue concedido en la reunión del WPC, en noviembre de ese mismo año en Madrid, superando a las candidaturas de Doha y Nueva Delhi. Fue un Congreso en el que se introdujeron muchas novedades con respecto a anteriores ediciones, incluyendo la creación de un Comité de Jóvenes Profesionales, una Poster Plaza virtual mediante la que se podía tener acceso a los trabajos elaborados por los autores seleccionados por el Comité de Programa del WPC y, sobre todo, fue el primer WPC en el que las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el Congreso fueron compensadas1, incluyendo la del transporte de delegados a Madrid y todas las causadas en IFEMA (más de 8.500 toneladas de CO2 ).

La compensación se produjo comprando reducciones de emisiones llevadas a cabo en países en vías de desarrollo.

18

Cuadernos de Energía

El 20º Congreso Mundial del Petróleo. Doha, 4-8 de diciembre de 2011

El 19ºWPC incluyó, además, una exposición de 20.000 metros cuadrados, que albergó más de 300 stands de las principales empresas del sector y de representantes de los países miembros del Consejo.

Contexto Energético Mundial entre los Congresos de 2008 y 2011
Los principales actores del mundo del petróleo y el gas abordaron en Madrid cuestiones tales como el creciente aumento de la población, la oferta y demanda de energía y la globalización que ha llevado a un aumento espectacular de su uso, con el gran desafío para la industria de garantizar el suministro continuo, fiable y asequible, cumpliendo las expectativas de la sociedad de una forma sostenible, transparente, ética y respetuosa con el medio ambiente. Muchos de los retos y desafíos de la industria del petróleo y el gas fueron nuevamente tratados en el Congreso de Doha de diciembre de 2011 pero, sin duda, los acontecimientos que tuvieron lugar en el período de celebración entre los dos Congresos y que han marcado la agenda energética mundial de los últimos tres años cobraron especial relevancia. Probablemente, el hecho que más ha definido las actividades del sector energético en los últimos tres años ha sido la crisis económica mundial. Si bien la mayoría de los expertos sitúan el comienzo de la crisis en 2007, fue sobre todo en 2008 cuando la situación se hizo manifiesta, principalmente en Estados Unidos, con la quiebra de varias entidades financieras, incluyendo la del banco de inversiones Lehman Brothers en septiembre de ese año. Las repercusiones en el sector se observaron rápidamente. Ya se preveía2 que la demanda de energía en 2009 se iba a ver ralentizada por primera vez desde el año 1981 (con una
World Energy Outlook, 2009 World Energy Outlook, 2011

valor estimado de un 2% de descenso). Las empresas de los sectores de gas y petróleo anunciaron recortes en inversiones estimados en un 19% en 2009 respecto a 2008, así como cancelaciones y retrasos de proyectos. Esta situación se vio modificada entre los años 2010 y 2011 con una estimación del incremento de las inversiones en upstream de un 9%3. Igualmente, después de dos años consecutivos de declino, la demanda de energía primaria para el petróleo (a excepción de los biocombustibles) se recuperó en 2010, aumentando un 3,1% respecto 2009. En los tres años que han separado los Congresos, se ha acentuado aún más la emergencia de nuevos protagonistas que reclaman un posicionamiento importante en los asuntos globales y un nivel de bienestar como el que tienen los países industrializados. Este hecho ya se hizo evidente en 2009, cuando China superó a Estados Unidos como el mayor consumidor de energía en el mundo, si bien en el año 2000 el consumo de aquel país era sólo la mitad del de EE.UU. Hasta ahora, la humanidad ha tenido acceso a energía barata consiguiendo un importante desarrollo económico y demográfico. Vemos ahora aparecer situaciones de contorno que nos hacen prever que, cada vez más, es difícil acceder a fuentes energéticas a bajo precio en grandes cantidades, junto con el hecho del aumento demográfico y de consumo en una proporción mucho mayor a la que ha existido en el pasado. Otro aspecto que ha marcado la agenda energética internacional ha sido la relevancia que, en el ámbito de las negociaciones multilaterales, han cobrado las Conferencias de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, las COPs, sobre todo desde la celebración de la COP15 en diciembre de 2009 en Copenhague. Los ob-

jetivos marcados de búsqueda de un acuerdo jurídicamente vinculante para frenar el cambio climático y la oportunidad decisiva para negociar un nuevo período para el Protocolo de Kioto tuvieron resultados un tanto decepcionantes, y quedaron lejos de satisfacer los requisitos necesarios para ponerse en la senda de un modelo energético sostenible. Sin embargo, la COP16 de Cancún y la COP17 en Durban, sí parecen haber supuesto avances considerables: la recuperación de la credibilidad y el papel del multilateralismo; la fijación del objetivo ambiental de no superar los 2º C; la formalización en el ámbito de Naciones Unidas de los compromisos de reducción de emisiones GEI de todos los países; el asentamiento de las bases de un sistema transparente de seguimiento del sistema; el establecimiento de un Fondo Verde para el Clima; la continuidad del Protocolo de Kioto más allá del 2012; y la aprobación de toda una serie de medidas relacionadas con financiación, tecnología, capacitación, etc., son también de especial relevancia. Además de estas circunstancias de contorno, ha habido otros acontecimientos con impacto directo en los sectores del petróleo y el gas que quizá convendría también abordar. En abril de 2010, el accidente de la Plataforma Deepwater Horizon, localizada a 60 kilómetros del sureste de la costa de Louisiana, produjo el derrame, según las estimaciones del Gobierno estadounidense, de 5.000 barriles diarios en el Golfo de Méjico, provocando importantes consecuencias ecológicas, económicas y humanas, hasta el cierre definitivo del pozo en el mes de septiembre del mismo año. Como consecuencia del accidente de Macondo, el Gobierno de EE.UU anunció, en el mes de mayo, la creación de una Comisión Nacional

2 3

Cuadernos de Energía

19

El 20º Congreso Mundial del Petróleo. Doha, 4-8 de diciembre de 2011

sobre el vertido de petróleo de la plataforma y la perforación en alta mar, encargada de determinar las causas del accidente y aportar recomendaciones para evitar, y mitigar, el impacto de cualquier vertido futuro provocado por las perforaciones petrolíferas en el mar. Ya en marzo de 2011, el terremoto y posterior tsunami que provocó, entre otras consecuencias, la catástrofe nuclear de la central nuclear de Fukushima, ha tenido también importantes repercusiones. Con anterioridad al accidente4, existían en todo el Mundo 437 reactores de energía nuclear en funcionamiento con una capacidad de 370 GW y se estaban construyendo otros cuya capacidad sumaría 51 GW más (el 44% en China, el 14% en Rusia y el 13 en Corea del Sur). Tras los incidentes producidos en Fukushima, el futuro de la energía nuclear en el Mundo se prevé un tanto incierto. No podemos olvidar tampoco los movimientos que comenzaron en Túnez en diciembre de 2010 y que derivaron en una serie de alzamientos en algunos países árabes, englobados bajo el nombre de “Primavera Árabe”, que no han supuesto por el momento episodios importantes de interrupción de suministro en los países de la OCDE. Existen algunas excepciones como han podido ser los ataques terroristas al Arabian Gas Pipeline o aquellos que han tenido lugar en Libia, y por lo que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) liberó al mercado 60 millones de barriles de las reservas de sus países miembros. Fue la tercera vez que la AIE toma una medida semejante desde su fundación. La primera vez fue en 1991, durante la guerra del Golfo Pérsico, y la segunda en 2005, tras el desastre del huracán Katrina. Estos acontecimientos pueden tener repercusiones importantes para los países del Sur

del Mediterráneo y la Unión Europea, al existir entre las dos zonas una muy importante interdependencia. Así, los recursos energéticos de la cuenca mediterránea contribuyen de forma muy significativa a la seguridad de abastecimiento de la UE, con una dependencia energética de países extracomunitarios en 2009 de un 83,5% en petróleo y de un 64,2% en gas natural5. De manera complementaria, el sector secundario (minería y energía, incluyendo principalmente a los hidrocarburos) es el componente básico del Producto Interior Bruto de países mediterráneos como Libia, Argelia y Egipto, aportando en el año 2009 un 65%, un 53% y un 33%, respectivamente, del Valor Añadido Bruto total de sus economías. Durante el período de tiempo analizado, los acontecimientos mencionados han influido notablemente en la evolución de los precios del petróleo, que han oscilado entre 147 dólares

el barril de Brent en julio de 2008, pasando por 40 dólares en enero de 2009, hasta casi 130 dólares en el primer trimestre de 2011. Un último factor que ha adquirido un especial protagonismo en los últimos años es el relacionado con los hidrocarburos no convencionales y, más concretamente el Shale Gas (gas de esquito) estadounidense, representando ya cerca de un 25% de la cobertura de la demanda de gas de este país. Las incógnitas que rodean esta fuente energética, tanto en el ámbito medioambiental, de explotación, impacto futuro en los precios, recursos estimados, posicionamiento de cada país, etc, está constituyendo uno de los principales debates energéticos.

Previsiones a 2035
¿Y qué está previsto que depare el futuro? Ésta es otra de las cuestiones que marcó la gran mayoría de las mesas de debate del Congreso de Doha

Gráfico nº 1. Precios del Brent (2007-2011)

Año

4 5

WEC-Enero de 2010 Comisión Europea/DG Energía (2011): Country Factsheets (revision 2011), http://ec.europa.eu/energy/index_en.htm.

20

Cuadernos de Energía

Precio en dolares

El 20º Congreso Mundial del Petróleo. Doha, 4-8 de diciembre de 2011

Tomando como referencia las proyecciones del World Energy Outlok 2011, publicado tan solo 21 días antes de la celebración del Congreso, y más concretamente su New Policies Scenario6, se espera un incremento de demanda de energía primaria de un 40% entre 2009 y 2035, causado principalmente por un aumento de la población mundial que alcanzará los 8.600 millones de personas en 2035. Además, las proyecciones de la Agencia atribuyen el 90% del alza de la demanda de energía a los países no pertenecientes a la OCDE, destacando China, que consumirá cerca de un 70% más de energía que EE.UU. Para poder cubrir esta demanda energética, serán necesarias inversiones en infraestructuras por valor de 38 billones de dólares durante el período 2008-2035. Está previsto que la demanda de petróleo crezca en un 18%, protagonizada por el transporte y, en el caso del gas, que aumente en cerca de un 40%. Conjuntamente, seguirán aportando en el futuro más de la mitad de la energía primaria consumida a escala mundial. La producción de petróleo por parte de los países de la OPEP será superior a la mitad del total del petróleo producido en el mundo. En el caso del gas, países no miembros de la OCDE, con especial protagonismo de Rusia, el Caspio y Qatar, supondrán más del 70% del total de su producción. En cuanto a los precios de la energía, se estima que el crudo alcance los 120 dólares/ barril7 en 2035. Respecto a los precios del gas se maneja una horquilla de precios entre los 9 dólares/MBtu en Norte América hasta los 14 dólares/MBtu en la zona del Pacífico, pasando por los 12 dólares/MBtu para Europa (en dólares de 2010). Los precios de

las emisiones de CO2 se situarán entre los 30 y los 45 dólares/t. Respecto a la sostenibilidad ambiental del modelo energético, el WEO 2011 llama la atención sobre la necesidad de una “revolución energética” a corto plazo, ya que para mantener el aumento de la temperatura global en menos de 2ºC, las emisiones permitidas tendrían que proceder de la infraestructura ya construida y prevista para el año 2017.

como el tercero país del mundo en reservas de este hidrocarburo. Además, es el mayor exportador de GNL del Mundo. Especialmente relevante fueron las palabras de Rex Tillerson, Presidente de ExxonMobil, en la Plenaria 2 - El rol de Qatar en el panorama energético del futuro, donde afirmó que “… Qatar es un modelo de NOC ejemplar en la promoción de la cooperación y en la garantía de acceso seguro a energía”. Además de la organización de un Congreso de estas características, el Comité Organizador añadió a los aspectos logísticos habituales de este tipo de eventos la construcción del Centro Nacional de Convenciones de Qatar, diseñado por el arquitecto japonés Arata Isozaki, un espacio cuyas instalaciones abarcan 177.000 m2, y que fue inaugurado el mismo día de celebración de la Sesión Inaugural de esta edición del Congreso. Las razones por las que este emirato fue elegido para albergar el Congreso Mundial del Petróleo parecen pues más que evidentes. El programa del 20WPC, ideado por el Comité de Programas del WPC, liderado por Renato Bertani, actual Presidente del Consejo Mundial del Petróleo9, incluyó un total de 11 Sesiones Plenarias, 17 Sesiones Ministeriales (Angola, India, Irán, Serbia, Reino Unido, Canadá, Cuba, Kuwait, Nigeria, Argelia, Kazajstán, Méjico, Holanda, Mozambique, Qatar, Panamá, y Surinam) y 16 Sesiones Especiales además de la Sesión de Apertura, Clausura y la tradicional Dewhurst Award, ceremonia en la que se reconoce la trayectoria de un profesional del sector, siendo en esta ocasión Guilherme De Oliveira Estrella, Jefe de Exploración y Producción, y miembro

El Congreso de Qatar
Doha fue la ciudad elegida para albergar el 20º Congreso Mundial del Petróleo (20WPC), en noviembre de 2007, en Punta del Este, Uruguay, imponiéndose a las candidaturas de Aberdeen y Estambul. A lo largo de cuatro años, la capital del emirato de Qatar se preparó para celebrar, entre los días 4 y 8 de diciembre de 2011, el primer Congreso Mundial del Petróleo celebrado en Oriente Medio. Qatar cuenta con una superficie de 11.500 km2, aproximadamente la extensión de Murcia. Su población de cerca de 850.000 habitantes, similar a la de Tarragona, está repartida entre árabes (40%), indios (18%), pakistaníes (18%), iraníes (10%), y otras nacionalidades (14%)8. Se independizó de Gran Bretaña en 1971, y es el país con mayor renta per cápita del mundo, 179.000 dólares per cápita (según datos de 2010) y con la menor cuota de desempleo. Más del 50% de su PIB proviene del petróleo y el gas, y cuenta con unas reservas probadas de cerca de 25.000 millones de barriles y de 25 billones de metros cúbicos en el caso de gas natural, lo que suponen el 14% de las reservas mundiales de gas, que le posiciona

Escenario en el que se presume que los más recientes compromisos en materia de política energética se aplican de manera prudente. En dólares reales de 2010. En términos nominales, el barril alcanzará los 212 dólares en 2035. 8 Las referencias relativas a Qatar han sido extraídas del CIA-The World FactBook 9 El día 4 de diciembre, en la Asamblea Ejecutiva del Council, fue elegido como nuevo Presidente del WPC tras la celebración del 20WPC, y sustituyendo a Randy Gossen.
6 7

Cuadernos de Energía

21

El 20º Congreso Mundial del Petróleo. Doha, 4-8 de diciembre de 2011

del Comité Ejecutivo de Petrobras, la persona que recibió este prestigioso premio. Además, 14 Mesas Redondas, 24 Foros, y 11 Best Practice Keynote Speaches conformaron el Programa Técnico del Congreso. Los contenidos de los 4 bloques temáticos del Congreso de Madrid fueron •  Bloque 1: Upstream •  Bloque 2: Downstream y Petroquímica •    loque 3: Gas Natural y Energías RenoB vables •  Bloque 4: La Gestión de la Industria y se vieron sustituidos en el vigésimo Congreso por 5 bloques con temáticas nuevas en los que adquirieron un especial protagonismo el gas natural, las que se denominaron energías complementarias, así como la sostenibilidad, pasando los títulos de los bloques a denominarse de la siguiente manera: •    loque  1:  Gas  Natural,  la  Energía  que  B Marca la Diferencia •  Bloque 2: Nuevas Fronteras y Tecnologías  en Exploración y Producción •    loque 3: Del Pozo al Consumidor: InnoB vación en Refino, Transporte, Tecnologías de Combustible y Petroquímica •  Bloque 4: Fuentes de Energía Complementarias •    loque  5:  Compromiso  Sostenible:  B Medioambiente, Social, Economía, Educación y Gobernanza Las ponencias del Congreso se vieron complementadas por la exhibición, dividida a su vez en dos secciones, y con un espacio total de 35.000 m2. La primera de las secciones, la Global Business Opportunities Centre, estuvo compuesta por los stands de los Comités Nacionales, incluyendo algunas de las principales NOC y, la segunda, la World Petroleum Exhibition, constituida por

los stands de IOC y compañías de servicios. Fue en esta sección donde estuvieron presentes los stands españoles de Gas Natural Fenosa, Repsol y Técnicas Reunidas. La exhibición también albergó otras instalaciones: la Social Responsibility Global Village, espacio dedicado a algunos de los principales proyectos en materia de Responsabilidad Social; la Youth Lounge, punto de encuentro de jóvenes profesionales y estudiantes del sector; la Poster Plaza, lugar en el que se podía acceder a la presentación de los Posters Técnicos de los 5 bloques del Programa; y la Media Village, centro de la prensa acreditada del Congreso. Especial relevancia tuvo en el Congreso el denominado Youth Committee, o Comité de Jóvenes, cuyo programa de actividades incluía, entre otras, una Sesión Especial, un programa técnico específico dirigido a los estudiantes y jóvenes profesionales, un stand, tours tecnológicos por el Congreso, y la edición de una revista para jóvenes profesionales del sector.

árabe. Especialmente interesante resultó la Sesión Plenaria 1 - Soluciones Energéticas desde Oriente Medio, en la que los Ministros de Energía de Qatar, Bahréin, Irán, Kuwait, Omán y Emiratos Árabes Unidos, destacaron la necesidad de que Oriente Medio creara su propio mercado energético y la importancia de que los países de la OPEP comenzaran a considerar el ahorro energético como una de sus prioridades. La presencia española tuvo un especial protagonismo el segundo día de celebración del Congreso, en la Sesión Plenaria 3-Soluciones para los retos globales de la energía: Certidumbre regulatoria, protección medioambiental y cooperación geopolítica, donde se contó con la presencia del Presidente Ejecutivo de Repsol, Antonio Brufau, que compartió panel con Robert Dudley, CEO de BP, y James Mulva, CEO de Conoco Phillips, en una sesión moderada por Serge Dupont, Viceministro de Recursos Naturales de Canadá. Brufau destacó en su discurso, además de los nuevos descubrimientos de recursos en Argentina (estimados en 927 millones de barriles equivalentes de petróleo), cómo su compañía se estaba adaptando al paradigma de desarrollo sostenible. También hizo referencia a la pobreza energética en el mundo, a la importancia de garantizar el acceso a la energía y a la relevancia de alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio. Además, destacó que la nueva energía implicaba nuevas ideas y nuevas actitudes, y resaltó la necesidad de búsqueda de un modelo de producción y de consumo que tuviera la eficiencia y la moderación como principales prioridades. Asimismo, se refirió a cómo las empresas energéticas debían tener un papel más activo en el desarrollo de nuevas fuentes de energía, incluidas las energías renovables. En este sentido se manifestaron un gran número de ponentes del Congreso, como fue el caso del Ministro de Energía de Emiratos Árabes

Soluciones energéticas para todos: promocionando la cooperación, la innovación y la inversión
Bajo este lema, el Congreso se inauguró con la presencia del Emir de Qatar, H.E.M Sheik Hamad bin Khalifa, acompañado de su Ministro de Energía e Industria, Mohammed bin Saleh Al-Sada. El Emir centró su discurso en la urgencia de aumentar la producción de energía para poder cubrir la futura demanda e hizo hincapié en la necesidad de reducir el número de personas que no tienen acceso a servicios energéticos básicos, temática abordada por un gran número de ponentes. Además, destacó el compromiso por parte de los productores de la región hacia el mundo de mantener un suministro seguro hacia los consumidores, especialmente en momentos delicados, como podrían ser el actual, con las revueltas que estaban teniendo lugar en el mundo

22

Cuadernos de Energía

El 20º Congreso Mundial del Petróleo. Doha, 4-8 de diciembre de 2011

Unidos, Mohamed Bin Dhaem Al Hamli, afirmando que su país tenía como objetivo ser uno de los grandes promotores de esta clase de energía en el mundo. Interesantes también resultaron las declaraciones de Robert Dudley, que comentó las transformaciones acometidas en su empresa incluyendo el camino hacia un modelo más centralizado y se refirió a 2011 como “el año de la estabilización y consolidación del Grupo”. José Luis López de Silanes, Presidente de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH), tuvo también una participación activa en el Congreso como ponente en la Sesión Especial 11- Tecnología e Innovación en Downstream, donde presentó algunas de las claves del funcionamiento y gestión de los sistemas logísticos de petróleo, algo que, tras una dilatada experiencia de más de 80 años, ha convertido a su compañía en líder mundial del sector. En el ámbito europeo, en la Sesión - Perspectiva Europeas sobre las Relaciones Energéticas Europeas, participó Günther Oettinger, Comisario Europeo de Energía, junto con Michael Köhler, jefe de la oficina del Comisario de Energía. Oettinger destacó las incertidumbres futuras como el aumento del precio del petróleo y su volatilidad, la situación de Libia y la crisis económica. Hizo también especial hincapié en la importancia del gas en Europa y en cómo a pesar de la agenda europea de descarbonización, Europa seguía siendo un gran mercado para los hidrocarburos. Interesante resultó el coloquio surgido tras la ponencia del Comisario. Uno de los asistentes le preguntó cómo pretendía Europa alcanzar un mercado único al contar con 27 reguladores energéticos nacionales. Contestó que todos los reguladores tenían el

mismo objetivo, y que con la creación de la Agencia para la Cooperación de Reguladores Energéticos (ACER) estaba asegurada la coordinación y el camino estable hacia este Mercado. Llamó la atención Oettinger sobre la necesidad de la cooperación regulador/ empresas para poder alcanzar los objetivos europeos. Otro de los asistentes cuestionó el futuro de la energía atómica en Europa, argumentando que en Oriente Medio se había previsto la construcción de centrales nucleares pero que, por decisión de algunos países, se lo estaban replanteando. Oettinger contestó que el 30% de la energía eléctrica en Europa era nuclear, y que si bien ciertos países como Alemania habían optado por el cierre de sus centrales, otros tales como Polonia y la República Checa iban a construir plantas, por lo que la posición europea no era antinuclear. Las perspectivas en torno al alcance o no del Pico del Petróleo fueron también muy comentadas si bien un tanto diluidas por la aparente revolución que estaban suponiendo los combustibles no convencionales y por la visión de que los avances tecnológicos iban

a hacer posible la cobertura futura de la demanda. En la Plenaria 7-El pico del petróleo: ¿por delante o detrás nuestro?, Cristophe de Margerie, Presidente de Total, destacó algo que fue mencionado de manera reiterativa a lo largo del Congreso, que “…el problema del sector no son los recursos en sí, sino cómo extraerlos de manera sostenible”. Sí quedó muy patente en las diferentes conferencias que se había terminado la época de fácil acceso al petróleo a un precio barato. En el ámbito del Congreso, se presentó uno de los últimos documentos elaborados por el Consejo Mundial de la Energía, Global Transport Scenarios 2050, donde se analiza el aumento de demanda en las próximas décadas del sector, sobretodo en China e India, y se plantean diferentes escenarios prospectivos. La diferencia entre escenarios del estudio se basa principalmente en la apuesta o no de la adopción de medidas regulatorias por parte de los gobiernos respecto del futuro del transporte. Especialmente interesante resultó también la Sesión Plenaria 6-Diálogo entre Consumidores y Productores: Expectativas y Suministro, en

Gráfico nº 2. Reservas de petróleo y gas

Fuente: Total

Cuadernos de Energía

23

El 20º Congreso Mundial del Petróleo. Doha, 4-8 de diciembre de 2011

la que participaron el Secretario General de la OPEP, Abdalla Salem El-Badri, y la Directora General de la Agencia Internacional de la Energía, Maria van der Hoeven. El-Badri destacó el diálogo entre todos los actores del sector como elemento clave para superar sus grandes retos, siendo importante la apreciación del punto de vista de cada uno de ellos, y siendo realistas en los objetivos pretendidos. Señaló, sin embargo, que en ocasiones era complicado llegar a un acuerdo en aspectos tales como los precios de la energía. Insistió además que los países de la OPEP estaban dispuestos a colaborar con los países consumidores cuando hubiera problemas de suministro. También hizo referencia a que había más de 132 proyectos de upstream previstos para el período 2011-2015 por parte de países miembros de la OPEP, que implicaban inversiones de unos 300.000

millones de dólares, pero que las decisiones finales de inversión dependían de la situación económica mundial, las políticas energéticas y los precios del petróleo. Maria van der Hoeven, apoyó las palabras de El-Bahdri, y destacó la buena relación entre ambas instituciones, elogiando el trabajo de Noé van Hulst, Secretario General del Foro Internacional de la Energía, por haber fomentado la cooperación y el diálogo entre estos dos actores.

- 5.244 delegados de 95 países diferentes - 674 medios de prensa acreditados - 22.000 visitantes a la exhibición. No podemos olvidar la participación en el Congreso de 800 voluntarios, que estuvieron asistiendo a los delegados en todo momento y que facilitaron el movimiento por el Centro de Convenciones. Sin duda, el Congreso de Doha planteó muchas cuestiones, incluyendo los futuros retos y desafíos del sector. Pero también las posibles soluciones y oportunidades y, sobre todo, mostró como la industria ve el presente y futuro del sector y cómo se ve a sí misma. Muy altas han quedado las expectativas para el 21º Congreso Mundial del Petróleo, que se celebrará por segunda vez en Moscú, y que tendrá lugar en 2014. n

El mejor Congreso hasta el momento
Los números finales del Congreso pusieron de manifiesto su éxito: - 611 ponentes, incluyendo 25 ministros y más de 100 CEOs participaron en más de 100 sesiones.

24

Cuadernos de Energía

Turquía siempre tan cerca

Pablo Benavides Salas Embajador de España. Antiguo Director General de Energía de la Comisión Europea

A

partir del 1º de julio próximo y en el marco de la rotación habitual de las Presidencias del Consejo de Ministros de la Unión Europea, la República de Chipre pasará a ocupar este sillón después de la terminación del semestre de presidencia danesa. Que en los tiempos que corren no hay Presidencia de la Unión tranquila es un lugar común que no hace falta anticipar. Así pues, sean cuales fueren los avatares que la escena internacional nos vaya a deparar en el segundo semestre del presente año en los terrenos político, económico-financiero, militar u otro, a Chipre le corresponderá ineluctablemente lidiar con problemas importantes. La fórmula de la “troika” aplicada desde el Tratado de Lisboa podrá, sin duda, aliviar el peso de esa gestión que supera la capacidad de una modesta administración como la chipriota, por lo demás y a pesar de su dimensión extraordinariamente capaz según mi personal experiencia. Pero con tal motivo no debe olvidarse que el ingreso de Chipre en la Unión Europea fue objeto de muy fuertes reticencias por parte

de varios países miembros que se resistían a admitir a un país dividido en dos partes de las cuales la llamada RTCN ( República Turca de Chipre del Norte ) ocupada por Turquía en 1974 solamente es reconocida por la propia Turquía. Ante la proximidad de la fecha y ante la resistencia de Grecia a aceptar cualquier cambio en el status de Chipre, Turquía ya ha amenazado con no reconocer a la Presidencia chipriota ni sus actos después de haber intentado en vano, como era obvio, que se alterase el turno rotatorio correspondiente. Los temores de muchos a importar en la Unión Europea problemas de tan difícil solución como la división de la isla vienen ahora a cumplirse en algunos de sus aspectos más vidriosos. Y se cumplen precisamente en uno de los peores momentos de la Historia de esa región, una zona de altísima sensibilidad geoestratégica que a través de Turquía se extiende por todo el Mediterráneo oriental hasta los confines de Irán. Entre otros muchos efectos de gran calado, sabemos que la eventual adhesión de Turquía a la Unión acarrearía el

de la modificación profunda de las fronteras exteriores de la Unión. En ello estamos y con todas sus consecuencias. Estremece sólo pensar que la afirmación del secretario de Estado americano, León Panetta, de que Israel tiene la intención de agredir a Irán en la próxima primavera pueda llegar a cumplirse. Para algunos comentaristas este sería el comienzo de la tercera guerra mundial. Cierto o no, estamos en uno de los núcleos neurálgicos de la geoestrategia global y Turquía ocupa el centro de ese núcleo. Y lo que es aún más importante, Turquía es plenamente consciente de ello y reclama el protagonismo que le corresponde en ese papel. Por ello habremos de seguir muy de cerca el juego de la política turca y su evolución particularmente sofisticados y complejos en estos momentos. “Cuadernos de Energía” se ha ocupado ya en alguna ocasión de Turquía y de la estructura de su sector energético (ver nº 23 de “Cuadernos”) pero los rápidos cambios de la escena internacional nos lleva a dedicarle de nuevo unas líneas prestando especial atención, lógicamente, a los aspectos energéticos.

Cuadernos de Energía

25

Turquía siempre tan cerca

Turquía en su contexto del Mediterráneo oriental
El pasado 9 de febrero los Comisarios europeos encargados de la ampliación y de la política de vecindad, Stefan Füle, y de la energía, Günther Oettinger, se desplazaron a Ankara para analizar con sus interlocutores turcos, el Ministro para asuntos europeos, Egeman Bagis, y el de energía, Taner Yildiz, las posibilidades de cooperación en el terreno energético. La Unión Europea es consciente del papel esencial que Turquía está jugando como país de tránsito de corredores energéticos vitales para el abastecimiento europeo y de plataforma de distribución o “hub” energético. Los turcos han hecho valer inmediatamente que estas conversaciones suponen solamente un complemento a las negociaciones de adhesión, paralizadas por la hostilidad de Grecia y de Chipre que impiden abordar ocho de sus treinta y cinco capítulos, esto es todos aquellos que de una manera u otra se refieren a la puesta en marcha del mercado interior comunitario dado que el contencioso de la RTCN impide la libre circulación de bienes y servicios. Estas conversaciones entre Turquía y la Unión Europea y la amplia cooperación que se deduzca de ellas en el sector de la energía no constituyen, pues, más que un elemento añadido que puede ayudar a la adhesión turca pero que se sitúa al margen del proceso de ampliación y desde luego no lo sustituye. El ingreso de Turquía en la Unión sigue constituyendo la primera de las prioridades de la política exterior turca y nada debe afectarla, ni tan siquiera el enfriamiento muy sensible de la opinión pública turca hastiada de los posicionamientos críticos de algunos países miembros y especialmente de Francia. La reciente aprobación de una ley por el Senado francés según la cual se reconoce la condición de genocidio a los actos de las fuerzas turcas contra los kurdos en los comienzos del siglo XX ha dañado seriamente las relaciones franco-turcas. Las consecuencias de esta actitud para la industria francesa han

sido graves ya que sus empresas están siendo excluidas de los trabajos en las infraestructuras energéticas turcas y no se ha contado con la gran compañía nuclear francesa AREVA en el programa de construcción de centrales nucleares en Turquía que abarca un total de 5.000 megavatios en cinco centrales. En los años 2001 y 2005 la Agencia Internacional de la Energía había dedicado sendos informes a la situación el sector energético en Turquía y había recomendado una serie de reformas que se han enmarcado entre las emprendidas por las autoridades turcas para alinear su sistema político, económico, jurídico y judicial con las exigencias impuestas para la adhesión a la Unión. Se lanzó, por lo tanto, un proceso de privatización y liberalización profundo en el sector de la energía que ha afectado a la propiedad de las empresas nacionales como BOTAS; se liberalizó, si bien de manera aún incompleta, el acceso de nuevos entrantes al mercado de la electricidad y del gas; se empezó el desmantelamiento del complejo sistema de subvenciones y ayudas de estado al sector del carbón ya que Turquía posee importantes reservas de lignito; se designó un operador nacional del sistema eléctrico aun cuando los requerimientos de segregación de actividades (“unbundling”) continúen siendo imperfectamente aplicados y se nombró un regulador independiente. Turquía se ha beneficiado de un tratamiento bastante laxo en materia de emisiones de CO2 y de respeto del Protocolo de Kioto, un tratamiento de favor que, en principio, debiera terminarse este año, aunque los resultados poco satisfactorios de la Conferencia de Durban con la estampida de Canadá debiliten la fuerza vinculante de las obligaciones de Kioto y quizás den un respiro a países como Turquía. Más tarde, el 5 de junio de 2007 una Conferencia celebrada en Estambul bajo el título “Turquía y la UE: Juntas hacia una política energética europea” alcanzaba una serie

de acuerdos importantes. La dependencia energética exterior de las Partes requería una diversificación de fuentes e inversiones suficientes para mantener el nivel de seguridad de abastecimiento apropiado. Se reconocía que Turquía, por su posición geográfica, constituye un puente energético importante y que una cooperación energética estratégica garantizaría la seguridad de abastecimiento de las Partes. Se defendía una serie de proyectos estratégicos como el oleoducto BTC (BakúTiflis-Ceyhan), el gaseoducto BTE (Bakú-TiflisErzurun), el Interconector Turquía-Grecia-Italia, el proyecto de gaseoducto Transcaspio y, por supuesto, el proyecto Nabucco, el proyecto estrella de la Unión Europea. Se convenía en la búsqueda de nuevos abastecedores, en la situación de saturación de los Estrechos turcos y en la necesidad consiguiente de su circunvalación con proyectos como el oleoducto Samsun-Ceyhan. Por supuesto, la UE y Turquía insistían en la promoción de las energías renovables, en la necesidad de una alineación del sistema jurídico turco con la normativa comunitaria, en la promoción y la cooperación en materia de nuevas tecnologías, en la transferencia de tecnología y en la conveniencia de la adhesión de Turquía a la Comunidad de la Energía centrada en Europa sudoriental. Ya sabemos en qué medida estas decisiones se están cumpliendo – unas más que otras - pero, en cualquier caso, revelan la indudable importancia estratégica que la Unión Europea viene reconociendo a Turquía en el terreno de la energía desde hace años. Una novedad importante en el panorama de la región oriental del Mediterráneo ha sido la emergencia un tanto inopinada de Israel como potencia energética. Las carencias israelíes en materia de recursos energéticos habían venido siendo uno de los puntos débiles de su estructura económica. El extraordinario desarrollo industrial de Israel venía lastrado por su falta de recursos energéticos nacionales y su dependencia exterior de países como Egip-

26

Cuadernos de Energía

Turquía siempre tan cerca

to. Los incidentes derivados de la “primavera árabe” en Egipto han traído consigo sucesivos atentados a los oleoductos y gaseoductos que han abastecido a Israel. A título de ejemplo, el gaseoducto que, a través del Sinaí, abastece a Jordania e Israel ha sido objeto de doce atentados desde marzo del año pasado, el último de los cuales hace apenas unas semanas. Esa incertidumbre no podía prolongarse tratándose de un país como Israel rodeado de países declarada o potencialmente hostiles. De aquí que durante los últimos años Israel ha venido procediendo intensivamente a prospecciones off-shore frente a sus costas noroccidentales que lo han llevado a descubrimientos de gran importancia concentrados esencialmente en los campos petrolíferos denominados Leviatán y Tamar. Hace apenas un par de semanas, el consorcio que explota esos campos anunciaba nuevos e importantes hallazgos de gas a una profundidad de unos 6.000 metros, en la exploración de Tanin a 13 millas del campo de Tamar. El hallazgo revela reservas del orden de 40.000 millones de metros cúbicos de gas. Hasta el momento, si las estimaciones se cumplen, el campo de Tamar empezará a explotarse a fines del presente año y el de Leviatán hacia 2015. A título de ejemplo reciente, la Israel Electric Corporation (IEC ) acaba de firmar con el consorcio que explota el campo de Tamar un contrato de abastecimiento para quince años por valor de 8.000 millones de dólares. Las prospecciones podrían cubrir las necesidades nacionales de hidrocarburos liberando, inclusive, una posibilidad de exportación si se añaden las estimaciones de 250.000 millones de barriles escondidos en forma de shale gas en su subsuelo. Con todo ello Israel puede llegar a convertirse en una potencia energética y la geoestrategia en el área oriental del Mediterráneo se vería sustancialmente alterada. Con su sentido tradicional de previsión y buena gestión Israel ha previsto ya la constitución de un fondo soberano de al menos 80.000 millones de dólares en 2040.

Por otra parte, desde hace meses el Gobierno de Chipre se ha lanzado a una campaña de prospecciones de yacimientos de gas submarino situados supuestamente en sus propias aguas. Sólo supuestamente puesto que Turquía mantiene que las prospecciones se están efectuando en contra de todas las normas internacionales ya que las aguas no han podido ser delimitadas a falta de un acuerdo en el contencioso de la división de la isla. Turquía ha amenazado con iniciar sus propias prospecciones en representación de los derechos de la RTCN y acompañar y proteger los equipos de prospección con buques de guerra. Las Naciones Unidas se han visto obligadas a intervenir y ha apelado a una solución pacífica del litigio según la cual ambas partes deberán beneficiarse de los resultados de las perforaciones. Asimismo, al menos una parte de los hallazgos israelíes mencionados se hallan en aguas cuestionadas por Turquía. Esta alega que los yacimientos se encontrarían, en efecto, en aguas de Chipre del Norte y que, en cualquier caso, las autoridades turco-chipriotas nunca han sido consultadas. El contencioso está por tanto servido entre Chipre y, lo que es más grave, Israel, de una parte, y Turquía de otra y vendría a sumarse al provocado en 2010 por el incidente del buque Mavi Marmara que, ocupado por un grupo de “indignados”, pretendió alcanzar las costas palestinas para prestar apoyo a los combatientes de Hamás. Aunque es interesante señalar que, pese a todo, las relaciones comerciales entre Israel y Turquía siguieron desarrollándose con normalidad e, inclusive, aumentado en un 30% desde ese incidente. Por lo demás, el Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu acaba de realizar una visita a Chipre para mantener conversaciones con el Presidente Christophias sobre cooperación económica en general y energética más particularmente. Una región hasta ahora en relativa calma tendrá que superar nuevas tensiones y gestionar nuevas alianzas.

En todo caso, Turquía ha mantenido estrictamente una regla de oro en sus relaciones internacionales desde que en 1925 Kemal Ataturk impusiera el principio de “paz en el interior y paz en el mundo: la de la buena vecindad traducida en la norma de “cero contenciosos con los países vecinos”. Y se ha esforzado en aplicarla sistemáticamente. El primer beneficiario de ella ha sido, por supuesto, Israel que ha encontrado durante años un aliado firme y constante en Turquía la cual, a su vez, ha gozado por esta y otras razones del apoyo de Estados Unidos. Pero el contencioso de las prospecciones israelíes podría alterar esa relación de amistad y podría añadirse a las fricciones que el escaso apoyo logístico turco durante los conflictos de Irak y Afganistán y el buen entendimiento entre Turquía e Irán están produciendo en las relaciones turco-americanas. Por otra parte, la crisis de Libia cuyas consecuencias en cuanto a capacidad de producción de hidrocarburos están todavía lejos de superarse, la situación de Egipto que se complica de día en día con un gobierno tambaleante y permanentemente cuestionado y la de Siria al borde una guerra civil desastrosa pueden complicar mucho las relaciones de Turquía con sus vecinos. Ni siquiera las tensiones en Irán son ajenas a la política exterior de Turquía cuyo Gobierno ha tomado la iniciativa de proponer una conferencia de las partes interesadas con la condición inexcusable de celebrarla en la zona geográfica afectada, una manera de proponerse a sí misma y de excluir cualquier iniciativa diferente de algún otro país como Estados Unidos. En esta tesitura la Rusia de Putin y de GAZPROM aparece como un nuevo y poderoso actor. La Historia juega a veces vueltas curiosas. La política de los corredores energéticos ha servido para que dos grandes actores como Rusia y Turquía históricamente enfrentados por sus afanes de protagonismo en la región y los dos con sus respectivos aliados tradicionales – Armenia

Cuadernos de Energía

27

Turquía siempre tan cerca

con Rusia y Azerbaiyán y Turkmenistán con Turquía – hayan encontrado un terreno de entendimiento. El pasado mes de enero Rusia y Turquía alcanzaban el acuerdo definitivo que permitirá al gas ruso del South Stream acceder al mercado turco y proseguir hacia los mercados de Centroeuropa. Con ello, Nabucco, el gaseoducto competidor promovido por la Unión Europea y por Estados Unidos recibe otro golpe peligroso. El gaseoducto del Corredor Sur reviste no pocas ventajas para Turquía: la convierte en un jugador importante en la batalla de las infraestructuras energéticas europeas, refuerza su papel de país de tránsito y de posible “hub” con las ventajas financieras consiguientes, abastece su mercado nacional necesitado de energía con un incremento de su demanda superior al 6% anual y circunda el paso sobresaturado de los Estrechos turcos. Las rencillas históricas turco-rusas quedan fácilmente olvidadas ante estos argumentos.

Más allá del Mediterráneo
A la reversión de las alianzas en la región se añade ahora la tensión creciente en torno a Irán que ha venido siendo un abastecedor muy importante de Turquía. Un tercio de las importaciones de crudo turcas proceden de Irán y esa proporción ha llegado al 51% de las importaciones en 2011 como consecuencia de la incapacidad de abastecer por parte de Libia. Las sanciones impuestas a Irán por la comunidad internacional capitaneada por Estados Unidos y seguidas de mala gana por la Unión Europea o la respuesta iraní de un boicot de sus exportaciones a los países miembros de la Unión o a sus más próximos aliados entre los que se cuenta Turquía tendría catastróficas consecuencias para esta última. La crisis iraní corre así el riesgo de extenderse en un efecto de mancha de aceite al conjunto de la región de Oriente Medio. Turquía ha estado en todo momento extraordinariamente

atenta a cuanto sucedía en la zona. No en vano comparte fronteras con ocho países de esa área entre los cuales se incluyen Irak, Siria, Irán, Azerbaiyán, Armenia y Georgia. En el caso de Irak, el peligro de desestabilización de la zona kurda, compartida por Irak y Turquía, atemoriza tanto a Bagdad como a Ankara que han intentado mantener la paz sin dejar de combatir a las guerrillas del Partido de los Trabajadores Kurdos ( PKK ) considerado como organización terrorista por la comunidad internacional. Los importantes recursos petrolíferos de esa zona kurda, el incierto status político autonómico de su Gobierno y la libertad que reivindica celosamente la Administración kurda en la gestión de sus recursos crea continuas fricciones en la zona. Turquía, pese a su beligerancia contra el independentismo kurdo del PKK, reconoce desde agosto de 2005 la llamada “cuestión kurda” y tiene grandes intereses e inversiones en los yacimientos y en las infraestructuras de transporte del crudo del Kurdistán iraquí. Hace escasos días Irak anunciaba nuevos descubrimientos en el Alto Fars pero la explotación de esas reservas se enfrenta a continuos atentados terroristas del PKK. La difícil explotación del crudo del Kurdistán iraquí se ha convertido un tanto paradójicamente en el aglutinante de una política de acercamiento entre Irak y Turquía, interesados ambos países en obtener el mayor rédito posible de las importantes reserva kurdas celosamente gestionadas por el gobierno autónomo del Kurdistán. En cuanto a Irán, si las graves amenazas que flotan en el aire en estos momentos llegaran a concretarse y ello incluyera eventuales ataques a las instalaciones nucleares iraníes y el posible cierre del estrecho de Ormuz, el papel de Turquía como puente y “hub” energéticos alcanzaría nuevas dimensiones. Cualquier avatar en el abastecimiento de hidrocarburos a Europa repercute inmediatamente en la importancia geoestratégica de Turquía. La crudeza de invierno actual con situaciones dramáticas en mercados como

el ucraniano o el propio ruso ha puesto otra vez de manifiesto, como ya sucedió en los inviernos de 2007 y 2009, que las infraestructuras gasistas o petrolíferas que aportan energía rusa a Europa Occidental pueden no bastar. La urgente necesidad del Corredor Este-Oeste vuelve a hacerse notar, llámese Nabucco o South Stream, y los hechos parecen dar hoy ventaja a éste último.

Una intrincada red de infraestructuras energéticas
El abastecimiento de Turquía y el tránsito de hidrocarburos por su territorio se realizan a través de una compleja e intrincada red de oleoductos y gaseoductos que conectan la Península de Anatolia con los países productores de su entorno. En primer lugar el oleoducto BTC ( Bakú-Tiflis-Ceyhan ) que aporta un millón de barriles diarios de crudo azerí al que pueden añadirse ciertas cantidades de crudo de Kazajstán y que ha aportado estabilidad política a una zona con tradicionales tensiones. El oleoducto Kirikkale-Ceyhan con una capacidad de 25 millones de barriles anuales o el que une Batman y Dörtyol que termina en la bahia de Iskenderun con capacidad para transportar otros 24 millones de barriles anuales. Si bien mucha mayor importancia tiene el oleoducto al que ya nos hemos referido que une los pozos de Kirkuk en Irak del norte en territorio del Kurdistán con el puerto de Ceyhan y que dispone de una capacidad de 286 millones de barriles aunque no haya podido utilizarse plenamente dados los frecuentes incidentes bélicos y los atentados que ha sufrido. Todo ello ha hecho de Ceyhan en el sur de Anatolia en el Mediterráneo oriental un importante puerto capaz ya en la actualidad de recibir petroleros de una capacidad de 300.000 toneladas. En cuanto a gaseoductos, el gaseoducto RusiaTurquía, el más antiguo pero también el más inseguro por los reiterados cortes a los que su flujo se ve sometido y que a través de Ucrania, Moldavia, Rumanía y Bulgaria abas-

28

Cuadernos de Energía

Turquía siempre tan cerca

tece los grandes centros de consumo turcos con una capacidad de 14.000 millones de metros cúbicos. El gaseoducto “Blue Stream” que cruza el Mar Negro, una infraestructura de delicada y de costosa construcción con capacidad de abastecimiento de 16.000 millones de metros cúbicos y que después de atravesar la península de Anatolia desde Samsun a Ceyhan podría extenderse hacia el sur enlazando con el gaseoducto EgiptoIsrael. El gaseoducto Irán-Turquía con una capacidad próxima a los 10.000 millones de metros cúbicos anuales operativo desde 2001 se abastece de gas iraní solo disponible gracias a las importaciones que Irán realiza de Turkmenistán ya que la producción nacional iraní es absorbida casi íntegramente por su consumo interno. En julio de 2007 comenzó a operar el gaseoducto del Cáucaso sur que se abastece de gas azerí del gran yacimiento de Shah Deniz. Habría que añadir el Interco-

nector Turquía-Grecia-Italia con una capacidad de 8.000 millones de metros cúbicos de gas procedentes de Azerbaiyán. Tal es la compleja malla de gaseoductos y oleoductos que abastece y atraviesa el territorio turco y hace ya de él un punto de encuentro y una plataforma energética fundamental. Si añadimos a ella otras vías de abastecimiento tradicionales como los Estrechos turcos de los Dardanelos y el Bósforo por los que transitan 200 millones de toneladas y cuya saturación impide rotundamente cualquier posibilidad de expansión y aquellos proyectos cuya ejecución pende de decisiones políticas y de posibilidades de abastecimiento como los gaseoductos South Stream y Nabucco o que se encuentran condicionados por la inestable situación política de la región como los gaseoductos procedentes de Egipto o de Irak, podremos afirmar sin asomo de exageración que Turquía

se ha convertido quizás en la más sensible región de infraestructuras energéticas. La trascendencia de esa red de infraestructuras otorga a Turquía un papel esencial en la seguridad de abastecimiento energético europeo. No es, por lo tanto, inútil subrayar una vez más la extraordinaria posición geoestratégica de Turquía, situada en el punto de intersección de tres áreas de inmensa trascendencia política y energética: los Balcanes, la región del Caspio y la de Medio Oriente y a proximidad del 70% de las reservas probadas mundiales de crudo y gas. Estos datos y su política tradicional de establecer relaciones amistosas con todos los países, promover la cooperación regional y la resolución de conflictos a través de medios pacíficos y contribuir a la paz, la seguridad, la estabilidad y la prosperidad han hecho de Turquía un país esencial e insustituible en el equilibrio geopolítico global. n

Cuadernos de Energía

29

La energía, medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo

Mariano Cabellos Presidente del Patronato. Fundación Energía sin Fronteras. El acceso a la energía, puente entre la pobreza y el desarrollo, es también la marca de identidad de dos mundos cada vez más entrelazados: el mundo desarrollado y el de los países en vías de desarrollo. La humanidad en su conjunto dispone de medios económicos y tecnológicos para erradicar la pobreza en el Planeta, lo que plantea una inquietante interrogante: ¿existe voluntad de hacerlo? En esa dirección se encaminan los Objetivos del Milenio, en todos los cuales está implícita la necesidad del desarrollo energético. Energía sin Fronteras pone su voz y su esfuerzo al servicio de estos fines humanitarios y convoca a la sociedad civil, en especial al mundo de la empresa, a ponerse al frente de la lucha contra la pobreza en el mundo.

Introducción
La energía ha conquistado un protagonismo prácticamente diario en los titulares de los medios de comunicación. A nivel mundial, se extiende la preocupación ante la inestabilidad socio-política de los países productores, y preocupa también la inquietante amenaza de desabastecimiento, cualesquiera que sean las causas, bien catástrofes naturales, bien problemas en el transporte. Llaman ruidosamente la atención los accidentes nucleares, obviamente las subidas de los precios, las emisiones de CO2 por consumo de combustibles fósiles, y así un largo etcétera. Lo que preocupa en España.-Si seguimos habitualmente los medios de comunicación españoles, la atención reside en el déficit de tarifa, los impuestos sobre los carburantes,

el apoyo regulatorio -mayor o menor- a las renovables, y un largo etc. Lo que no suele quedar reflejada habitualmente en los medios de comunicación, ni españoles ni internacionales, es esta otra realidad: en el año 2012 -y, si no se toman medidas severas, la situación cambiará poco de cara al 2030- más de 1.400 millones de personas en el mundo están privados del acceso a la electricidad, mientras que otros 2.800 millones dependen exclusivamente de la biomasa para las elementales tareas de cocinar y calentarse. Compromisos gubernamentales.-Frente a esa imagen, conviene recordar los compromisos adquiridos por los gobiernos en el año 2000 al objeto de reducir la pobreza en el mundo, y que se concretaron en los denominados Objetivos del Milenio. Aunque no se cita expresamente

entre ellos a la energía, es fácilmente explicable, tal como intentaremos razonar, cómo la energía se convierte en un instrumento indispensable a la hora de conseguir dichos objetivos. Ya no cabe ninguna duda del papel que juega la energía de cara al Desarrollo y al bienestar de los pueblos. Nueva cultura: la R.S.E.-En estos últimos años ha irrumpido con fuerza, en la economía occidental, un nuevo concepto, acuñado bajo la prometedora denominación de Responsabilidad Social Empresarial. Al mundo empresarial le preocupa, en efecto, el bienestar de sus empleados, la igualdad entre hombre y mujer, el entorno social que rodea a las empresas, etc. En el discurso hacia esta nueva sensibilidad, estamos iniciando un salto cualitativo, ya que las empresas, sobre todo

30

Cuadernos de Energía

La energía, medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo

las multinacionales energéticas, despliegan su actividad por cualquier región del mundo, en unos casos adquiriendo materias primas, en otros vendiendo sus productos o servicios. ¿De dónde son las empresas?-Las empresas mercantiles han descubierto al fin que su vínculo de pertenencia no concierne en exclusiva a su lugar de procedencia sino que afecta con igual fundamento al lugar donde actúan. En suma, la responsabilidad empresarial, en igual modo y medida que su actividad profesional, se ha globalizado y se ve afectada por lo que ocurre en cualquier parte del mundo. El problema no es la energía: somos nosotros.-Energía sin Fronteras está convencida –al punto de inspirar esencialmente su ideariodel papel determinante que cumple la energía moderna en el desarrollo de los pueblos. Por ello adoptó como misión estatutaria llevar la energía y el agua allí donde no la hay o, si la hay, se manifiesta de forma precaria. Estamos convencidos que, ante situaciones de tales dimensiones, hay cabida para hacer muchas cosas. De forma inmediata, siempre evocamos el factor dinero, pero es bien sabido que a veces la disponibilidad de dinero no es el problema. El núcleo duro del problema suele consistir en que los ciudadanos del primer mundo no somos suficientemente conscientes de que existen otras realidades que están interconectadas con nosotros y que, más tarde o más pronto, tendremos que aceptar y afrontar como propias. Ese problema ajeno que a no tardar llamará a nuestra puerta, pidiendo cuentas y reclamando soluciones, tiene un nombre: la pobreza. Esf quiere llamar la atención sobre la pobreza en el mundo y apelar a todos los actores a intentar, cada uno en la medida de sus posibilidades, aliviar este problema.

existencia es incompatible con la ausencia de la misma. Esto es una obviedad, pero ¿cuánta energía se necesita para vivir? La respuesta no es sencilla, porque dependerá de lo que entendamos culturalmente por “necesidades para vivir”. ¿Cuánta energía “necesitamos”?.-En el origen del tiempo humano, la energía que necesitaban nuestros ancestros equivalía a la estricta puesta al servicio de la caza, la recolección de alimentos y, en su caso, para calentarse. Ese caudal energético equivalía, en opinión del profesor Agustín Alonso, a unos 300 Watios/ día. Las cosas han cambiado radicalmente; hoy no nos conformamos con sobrevivir: necesitamos, además, desplazarnos, disponer de ocio activo, de seguridad, de medicinas y hospitales, necesitamos comunicarnos, y así podríamos enumerar una larga lista de aspectos que usamos actualmente. Los que tenemos todo, los que no tienen nada.-Pero, ¿podemos generalizar el acceso a ese catálogo de usos –que nosotros no podríamos considerar sino como “necesidades imperiosas”- al común de las personas o sólo a un conjunto de ellas, a las que probablemente el azar ha situado en el mundo desarrollado? Todo esto hace que nos encontremos permanentemente con dos discursos: a un lado, el discurso de los países desarrollados, con un alto nivel de renta y en el que la preocupación se centra en las limitaciones o el coste del suministro y en sus implicaciones medioambientales; y, al otro lado, el de los países en desarrollo, en los que la energía disponible lo está a niveles de supervivencia. Otro mundo de ahí al lado.-Al otro lado del mapa del bienestar, como decía anteriormente, existe otro mundo, a veces entrelazado, o incluso superpuesto, con el anterior, donde las preocupaciones son de otro tipo. Es el mundo de los países en desarrollo, el de las personas que viven con menos de 1,5 dólares al día, el

de los que tiene dificultades para llegar a fin de mes, el de los que ni siquiera llegan. Normalmente, no es fácil encontrar en los medios de comunicación las preocupaciones energéticas de estas personas. A estas personas les preocupa no tener electricidad en las escuelas de sus hijos, ni en los dispensarios médicos, no tener iluminación en sus calles que les ofrecería una mayor seguridad, no tener energía para sus pequeños talleres, no disponer de energía para obtener agua suficiente, o no tener energía para posibilitar un desarrollo agrícola. En fin, todo lo anterior y un largo etcétera que no suelen ser objeto de titulares en los medios. Somos capaces, pero ¿queremos afrontar el problema?-Las instituciones especializadas como el Banco Mundial, la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la Unión Europea, Naciones Unidas, el Banco Interamericano para el Desarrollo y otras, llevan tiempo haciendo énfasis en ese problema y denunciando la penuria energética de muchos ciudadanos en el mundo. A este respecto, la AIE ha indicado que todavía hoy existen en el mundo , como queda dicho más arriba, 1.400 millones de ciudadanos sin acceso a la electricidad, de los cuales el 85% se encuentran en zonas rurales, en su mayor parte del África Subsahariana. Bien es verdad que se espera que de cara a 2030 se reduzca ese número y se sitúe en torno a 1.200 millones, para lo que habrá que dedicar unas inversiones recurrentes del orden de 36.000 millones al año. Estas inversiones no deberían ser un problema financiero ya que, como indica la AIE, representan menos del 3% del total de inversiones previstas en energía para ese periodo a nivel mundial. Falta de concienciación.-Una primera conclusión a la que se llega es que el problema energético en los países en vías de desarrollo tiene más que ver con la falta de concienciación, incluso falta de conocimiento y falta de interés real por resolver el problema por parte del mundo desarrollado que con ninguna otra cosa.

Los dos rostros de la energía
La energía es una parte constitutiva y constituyente de nuestras vidas; se diría que el hombre es una forma de energía, y que su

Cuadernos de Energía

31

La energía, medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo

La energía, puente entre la pobreza y el desarrollo
Crecimiento y consumo energético.-Ya nadie duda de que exista una alta correlación necesaria entre el nivel de desarrollo de una economía y su consumo de energía. En la medida en que las economías crecen, necesitan más combustibles para sus industrias, para sus medios de transporte, para la maquinaria agrícola, para hacer funcionar sus equipos eléctricos. Hasta hace poco, incluso, se apreciaba una correlación cuantitativa (1:1) entre la magnitud crecimiento de la economía y crecimiento de consumo energético. Norte-Sur: dos modelos.-Esta correlación, en los países de rentas altas, especialmente en los de la OCDE, ha empezado a romperse gracias a la mejora de la eficiencia energética; es decir, la cantidad de energía necesaria para producir una unidad de renta. El temor a la escasez de energía y a la consiguiente escalada de precios que supondría, ha movilizado a las Instituciones para intentar concienciarnos de que la época de energía abundante y barata se está acabando o ha terminado ya. Esta tendencia no se aprecia en los países de rentas bajas y, consecuentemente, de bajos niveles de consumo energético. En los países en desarrollo la preocupación es cómo crecer, y crecer significa consumir energía. Estos países aspiran a aproximar sus niveles de renta y bienestar a las de los países del norte, porque piensan legítimamente en las ventajas del desarrollo. La pregunta que cabría hacerse es si el modelo de desarrollo y, por tanto, de consumo energético de los países ricos, basado en el consumo de combustibles fósiles, es exportable a los países pobres. El mapa de la pobreza.-Como se observa en la siguiente figura, el porcentaje de ciudadanos del África Subsahariana que acceden a la energía moderna está por debajo del 20% y una mayoría vive con menos de 2 dólares al día. En Asia, la situación sigue siendo dramática: cerca del 40% de los ciudadanos no tiene

posibilidad de acceder a la energía moderna, mientras que un 60% subsiste con menos de 2 dólares al día. El caso de Latinoamérica no es tan malo, ya que el nivel de personas con acceso a la energía moderna se sitúa, en promedio, por encima del 80%. Evidentemente, el hecho de no tener acceso a energía moderna no significa que se pueda vivir sin la apelación al consumo energético, aunque sea en forma precaria: para cocinar, se consume biomasa; para calentarse, se utilizan candiles de queroseno y de diesel. Uso primitivo e ineficiente de la biomasa.Como pone de manifiesto la AIE, el número de personas que siguen utilizando la biomasa de forma tradicional sigue siendo de 2.700 millones, y se espera que en 2.030 esta cifra alcance las 2.800 millones de personas. La mala combustión de la biomasa en las cocinas

tradicionales y el uso del queroseno provocan contaminación por humos, estimándose que producen del orden de 1.500 millones de muertes prematuras, más que la malaria y el sida juntos. Acceso universal a la energía.-Ante este panorama, si verdaderamente se quiere conseguir aliviar la pobreza de esa parte de la humanidad, tal y como se viene pregonando en los comunicados oficiales de los países del norte, se debe promulgar y hacer efectivo el cambio, posibilitando el acceso universal a la energía moderna a todos los ciudadanos de la tierra, vivan donde vivan, sean de la raza que sean y cualquiera que sea la religión que profesen. Mejorar la situación de los que no acceden a formas modernas de energía es posible, existen las tecnologías, existen los conocimientos, existen los recursos financieros; aparentemente, lo que no está claro que exista es la firme voluntad de resolver el problema.

Figura 1

Fuente: Agencia Internacional de la Energía, World Energy Outlook 2010

32

Cuadernos de Energía

La energía, medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo

Presencia de la energía en todos los objetivos del Milenio
Desde un punto de vista puramente institucional, podría deducirse que, por vez primera en la historia, se quiere acabar con la pobreza y lo que ella acarrea: hambre, enfermedades, falta de formación, imposibilidad de desarrollo personal; en definitiva, falta de futuro para los más pobres. En septiembre de 2000, en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, los líderes del mundo convinieron en establecer objetivos y metas mensurables, con plazos definidos, para combatir la pobreza, el hambre, las enfermedades, el analfabetismo, la degradación del ambiente y la discriminación de la mujer. Ocho grandes Objetivos.-Se crearon así los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que abarcan desde reducir a la mitad la pobreza extrema, hasta la detención de la propagación del VIH/SIDA y la consecución de la enseñanza primaria universal para el año 2015. En conjunto, constituyen un ambicioso plan convenido en el marco de la ONU por todas las naciones del mundo y las instituciones de desarrollo más importantes a nivel mundial para ayudar a los más pobres.

Los ocho ODM son sencillos de formular y comprender; alcanzables si existen actitudes decididas y condiciones sostenidas en el tiempo, orientadas a provocar un impacto global significativo sobre las condiciones de vida de los más menesterosos del mundo. Son, en este sentido, una buena orientación de los esfuerzos necesarios, y en particular, de las posibles vías a las que deberían encaminarse las tareas de Cooperación. Energía moral y física para cumplirlos.-Se necesita un inmenso acopio de energía moral y física para conseguir que se cumplan los ODM. Esa energía moral ha de surgir del convencimiento beligerante de que disponer de formas modernas de energía física supone hacer posible el disfrute de las condiciones de vida exigibles para cualquier ser humano y sentar el camino para que pueda incorporarse a las condiciones de desarrollo que definitivamente le separen a él y a sus descendientes de la pobreza. En este contexto, la consecución de los ODM es una estrategia para la erradicación de la pobreza, y en la disponibilidad de energía, un requisito para su éxito. Por otra parte, es fácil ver que cada objetivo tiene una rela-

ción específica y fácil de comprender con la energía. Para ello, a continuación se enuncia cada OMD y se apunta su conexión con el acceso a los servicios energéticos: Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre La disponibilidad de combustibles modernos y de energía eléctrica tiende a mejorar los ingresos de las familias, en la medida en que mejora su productividad mediante la creación de más valor añadido, mayor ahorro de tiempo y la consecución de mejores resultados. En otro ámbito, el empleo de energía para irrigación aumenta la producción de alimentos y facilita el acceso a la nutrición. Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal El acceso a la electricidad y a los combustibles modernos libera tiempo para dedicarlo a tareas educativas, mejora las condiciones para el estudio –iluminación, calefacción, – y proporciona mejores medios materiales para facilitar la enseñanza y el aprendizaje. Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer Las formas modernas de energía, especialmente la eléctrica, liberan gran cantidad de tiempo a las mujeres, permitiéndoles ser educadas para la salud, para su progreso personal y para su incorporación a otras actividades productivas en las mismas condiciones que los varones. Objetivos 4, 5 y 6: Reducir la mortalidad infantil. Mejorar la salud materna. Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades Para esta serie de tres Objetivos ligados a la mejora de la salud, especialmente la de los colectivos más críticos, la energía proporciona la posibilidad de contar con la atención y las prácticas hospitalarias adecuadas y, también, de tener y conservar las vacunas y medica-

Figura 2

Cuadernos de Energía

33

La energía, medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo

mentos en condiciones apropiadas. En un plano más ligado a la prevención sanitaria, la energía es crítica para poder disponer de agua potable y limpia, y de calor para calentar agua. Las nuevas formas de energía proporcionan combustibles más limpios para cocinar y, subsiguientemente, permitan mejorar la calidad del aire en las viviendas. Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente El acceso a la energía moderna permite el empleo de combustibles limpios, el uso de energías renovables y el incremento de la eficiencia energética con las consecuentes posibilidades de mitigar impactos medioambientales en los ámbitos local, regional y global. Por otra parte, permite emplear de forma responsable algunos recursos naturales, como la biomasa, que son críticos para la conservación y estabilidad medioambiental. Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo No es de esperar que únicamente las fuerzas del mercado sean capaces de proporcionar los servicios energéticos necesarios para cubrir las demandas de las comunidades más vulnerables. Para el logro de ese Objetivo es preciso ahormar una asociación eficaz entre los gobiernos, las entidades públicas, las agencias de desarrollo, la sociedad civil y el sector privado. Por otra parte, las cuestiones de energía y cambio climático requieren un tratamiento global, no sólo local, lo que aconseja crear y fomentar asociaciones de ámbito mundial. No existe un Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) explícito en el área de energía. Sin embargo, ésta es una necesidad básica para alcanzar los ocho enunciados en el Plan de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Desde la perspectiva de ayuda al desarrollo, deben ser dichos Objetivos los que marquen las prioridades a la hora de apoyar proyectos de Cooperación, debiendo ser las

necesidades de energía uno de los primeros puntos a plantear en dichos proyectos. Por otra parte, y siempre bajo un análisis específico, se deben dar prioridad a la energía moderna en los usos comunitarios sociales y productivos. PRIORIDADES DEL USO DE LA ENERGÍA En este contexto, y teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos se requiere el consumo de energía eléctrica, se considerarán prioritarios los usos siguientes: •  Instalaciones de salud 

– Alimentación para el empleo de medios modernos de enseñanza audiovisual (proyectores, video, grabación o medios informáticos en general). El acceso a Internet brinda hoy en día grandes posibilidades en la formación escolar. – Medios para calentar o cocinar alimentos. En algunos lugares es necesario disponer de comedores y dormitorios anexos a las escuelas – Climatización, dependiendo de las zonas y de las épocas del año. Este uso se considera de menor prioridad que los anteriores. •  Instalaciones de comunicación

Las necesidades energéticas de estas instalaciones suelen ser: – iluminación para el uso intensivo de instalaciones – alimentación a equipos de refrigeración de vacunas y medicamentos – alimentación a equipos sanitarios – cocinado de alimentos. – calefacción o climatización de aquellas dependencias en donde sea necesario. Al tratarse de centros sanitarios o pequeños hospitales, el suministro debe respetar determinados niveles de calidad para que no se comprometa el buen funcionamiento de los equipos. En algunos casos, como puede ser la refrigeración de vacunas y medicamentos, es necesario garantizar que existe redundancia mediante la instalación de fuentes alternativas que cubran el fallo de la alimentación normal. •  Instalaciones educativas y de capacitación  Las necesidades energéticas de estas instalaciones suelen ser semejantes a las del las instalaciones sanitarias, aunque lógicamente con algunas especificidades: – Iluminación para extender el uso horario de las escuelas de capacitación

Permiten la conexión de las zonas rurales aisladas al resto del mundo y sirven de apoyo al buen funcionamiento de todas las demás instalaciones de uso social. El consumo energético de estas instalaciones suele ser bajo y, sin embargo, su efecto es muy importante. Los usos energéticos en estas instalaciones se refieren principalmente a – Alimentación de los equipos de comunicación oral directa, como teléfonos y radiotransmisores. Utilización de la telemedicina, empleando técnicas TIC, para facilitar la comunicación con grandes centros sanitarios dotados de profesionales cualificados. – Alimentación de ordenadores para, entre otros usos, acceder al correo electrónico e Internet. – Alimentación de los equipos de telecomunicación de gran difusión (televisión y radio). – Instalaciones de bombeo de agua ACCESO AL AGUA El abastecimiento de agua en cantidades suficientes es uno de los mayores retos del desarrollo de determinadas zonas. Gran número de proyectos de Cooperación y Desarrollo

34

Cuadernos de Energía

La energía, medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo

en países de África e Iberoamérica giran en torno al abastecimiento de agua. Su extracción, impulsión y transporte desde los lugares de captación hasta los de consumo obligan a la instalación de estaciones de bombeo. Así como la energía es necesaria para el desarrollo, el agua es imprescindible para la vida. La necesidad del agua proviene fundamentalmente de dos demandas: – El consumo humano, que requiere llevar, en primer lugar, agua potable a fuentes públicas y a instalaciones sanitarias o escuelas y, después, si existen medios, a otros puntos de consumo como lavaderos o abrevaderos de ganado. En fases posteriores se puede extender la red hasta las viviendas. Al ser el agua potable un bien de primera necesidad y condicionante de primer orden de los niveles de salud pública, se debe priorizar el uso de la energía para este cometido. – Los usos agrícolas. Muchos proyectos de Cooperación tienen como objetivo el desarrollo agrícola y ganadero de zonas subdesarrolladas, que es uno de los mejores medios para salir de la pobreza de forma sostenible. Generalmente, se trata de proyectos de riego de plantaciones, que necesitan aportaciones de agua para obtener producciones relevantes. De esta manera, se aumentan notablemente los ingresos de las familias y se favorece que haya menos gente con necesidad de emigrar. •  Instalaciones productivas Otro instrumento muy potente de lucha contra la pobreza es la creación de puestos de trabajo mediante la instalación de industrias productivas en las zonas a desarrollar. Estas actividades deben ser acordes con el tipo de desarrollo que se está produciendo en la zona, y deben dar el mayor valor añadido

posible a los productos o servicios generados. Para ello, es necesario cubrir sus particulares necesidades energéticas. Los tipos de industria que debieran apoyarse para aumentar los ingresos de las zonas en desarrollo pueden ser pequeñas agroindustrias -para procesamiento de los productos cosechados en estas zona- que funcionen en régimen de cooperativa; por ejemplo, industrias derivadas de la ganadería o de la pesca, servicios múltiples de asistencia técnica, talleres electro-mecánicos, empresas o negocios derivados del turismo, etc. Los tipos de proyectos mencionados hasta aquí deben considerarse objeto de apoyo prioritario y, por ende, deben estudiarse las mejores soluciones a sus necesidades energéticas.

los sistemas públicos de Cooperación: fundaciones empresariales, voluntariado corporativo u ONGs, o bien mediante acciones vinculadas al sistema de Cooperación oficial. Acuerdos Público-Privados.-En este segundo ámbito se enmarcan los Acuerdos Públicos-Privados para el Desarrollo (APPD), que se definen como un tipo particular de alianza en la que la colaboración entre el sector público y el sector privado constituye su componente estructural esencial, aunque en muchas ocasiones se vean fortalecidas por la participación de otros actores, tales como ONGs o Universidades. Estos Acuerdos deben caracterizarse por: - Establecerse entre, al menos, una empresa, una administración pública y un organismo del sistema de cooperación, pudiendo participar, además, otros actores del país donante o del país receptor. - Diseñarse y llevarse a cabo sobre la base de un proceso de colaboración en el que, a partir de objetivos orientados a la promoción del desarrollo humano y coherentes con la política de cooperación correspondiente, ambas partes logran: hacer explícitos y conciliar sus motivaciones, expectativas e intereses; identificar los riesgos asociados a la alianza y asumirlos conjuntamente; diseñar y pactar mecanismos de toma de decisiones conjuntos y acordar la aportación de recursos que corresponderá a cada parte, ya sean intangibles, humanos o económicos. (Definición adoptada en el Plan Director 2009- 2012 de la AECID), Alianzas.-Las Alianzas Público Privadas para el Desarrollo (APPD) y las alianzas multisectoriales en general, pueden ser alternativas a tener en cuenta para resolver el problema que estamos analizando, es decir, llevar la energía moderna y el agua allí donde no la hay y, de este modo, intentar aliviar la pobreza. Pero para que la

El futuro: protagonismo de las empresas en la reducción de la pobreza. Acuerdos PúblicosPrivados para el Desarrollo
Existe a nivel mundial una conciencia creciente de que las cuestiones de interés social no deben seguir bajo el exclusivo amparo de los gobiernos y de la sociedad civil, sino que también deben convertirse en una responsabilidad para la comunidad empresarial. Empresa orientada al desarrollo humano.Existen iniciativas, la mayoría proveniente de países pobres, que exploran modelos alternativos de empresa más responsable y orientada a un beneficio social. Existen dos vías principales a través de las cuales las empresas de países donantes impactan directamente en el desarrollo humano: - Inversiones guiadas por estrategias de internacionalización de las empresas. - Participación en programas de Cooperación para el Desarrollo, bien mediante acciones solidarias desvinculadas de

Cuadernos de Energía

35

La energía, medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo

cooperación público-privada sea exitosa en el desarrollo sostenible de las zonas atendidas, es imprescindible el reconocimiento de empresas y gobiernos, no sólo de los objetivos y necesidades de cada uno, sino también de las necesidades y deseos de los pueblos a los que se ayuda. La búsqueda de un espacio para el beneficio de todos no es fácil, pero es necesaria. La sociedad civil, representada por ONGs, Universidades, etc., puede jugar un papel como valedor de estos derechos. Reto para la sociedad civil española.-Muchas empresas españolas y especialmente las energéticas pueden hacer un excelente papel en este campo. La sociedad civil española está bien organizada y dispone de ONGs activas y eficientes, especializadas en los aspectos más técnicos de la cooperación al desarrollo y con un amplio conocimiento en el campo de la energía y del agua. Esas entidades humanitarias están dispuestas a facilitar esta tarea en la forma que se considere

más conveniente. Las empresas españolas reforzarían su estabilidad y su legitimación social en los países en los que actúan, haciendo plasmación expresa de su Responsabilidad Social Corporativa. Visión global del problema.-Las dificultades que se presentan para las APP son de amplio espectro y difícilmente se pueden resolver mediante actuaciones individuales. Es necesaria una visión global del problema, en cuya solución, como hemos indicado, han de estar necesariamente presente las empresas, los gobiernos, las instituciones internacionales de cooperación, las ONGs, las instituciones multilaterales y órganos de representación de los municipios y comunidades afectados.

nivel en el Índice de Desarrollo Humano, lo que motivó la creación de la Fundación Energía sin Fronteras. Esta ONG de Desarrollo asumió la misión de contribuir al acceso universal a la energía y al agua. Para cumplir con esta misión se han fijado como objetivos, por un lado, el desarrollo de programas específicos para llevar estos servicios a comunidades de zonas rurales aisladas, y, por otra parte, el tratar de influir sobre organismos responsables de políticas energéticas y de Cooperación, empresas y gestores de fondos de desarrollo, sobre la necesidad y las posibilidades de facilitar el acceso a la energía y al agua a los más pobres. Especializada en agua y energía.-Energía sin Fronteras (Esf) nace y se desarrolla como una ONG especializada en energía y agua, formada por voluntarios cuyo origen, en un porcentaje significativo, son las empresas energéticas y cuya misión consiste en extender y facilitar el acceso a los servicios energéticos y de agua potable, de modo continuado, a los que todavía no lo tienen, lo tienen en condiciones precarias o por procedimientos rudimentarios e inadecuados. Sostenibilidad de los proyectos.-Las intervenciones que, en cumplimiento de esta misión, desempeñen sus miembros contribuirán al desarrollo sostenible de las comunidades afectadas y estarán en sintonía con los principios mencionados anteriormente: fomentar la cooperación con las entidades locales y colaborar en el desarrollo y formación de los miembros de la comunidad, respetando sus costumbres y tradiciones así como su derecho de elección. En busca de las mejores soluciones.-Esf es un punto de encuentro de los distintos actores que intervienen en el ámbito energético: empresas, ONGs, universidades, administración, profesionales voluntarios y contrapartes en las regiones en vías de desarrollo. Supone, por tanto, un foro de reflexión riguroso en

El compromiso de Energía sin Fronteras
Misión: zonas rurales aisladas.-Ha sido la toma de conciencia de esta situación, especialmente en aquellos países con muy bajo

Figura 3

Electrificación Esf zona norte de Guatemala

36

Cuadernos de Energía

La energía, medio para reducir la extrema pobreza en los países en desarrollo

la búsqueda de soluciones racionales a los problemas de abastecimiento energético y del agua en el mundo no desarrollado. Esf es una plataforma adecuada para canalizar esfuerzos e ilusiones de aquellas personas que con un perfil profesional contrastado quieren colaborar y poner su valía y experiencia a disposición del desarrollo y progreso de los pueblos. Sensibilizar a la sociedad.-Esf establece dentro de sus actividades un equilibrio entre acción y reflexión. El trabajo en proyectos de Cooperación al desarrollo debe sustentarse a una toma de posiciones que sirva de sensibilización a la sociedad, permita extraer las lecciones aprendidas y mantener un debate permanente que ayude a cambiar los actuales modelos de desequilibrio. Plena independencia de actuación.-Esf, partiendo de su posición de independencia de intereses empresariales y públicos, tiene una buena posición para alcanzar un

equilibrio público-privado en las fuentes de financiación, lo que le permite no depender de intereses específicos. Además, dentro del ámbito privado, las fuentes de ingresos son múltiples, por lo que se protege la independencia económica y, por consiguiente, de actuación de la ONG. Infraestructuras y estudios.-A pesar de ser una ONG relativamente joven, pues empezó su andadura en el 2003, Esf ha llevado a cabo 27 proyectos de electrificación o de agua en 11 países, más otros dos de asesoramiento a otras ONGs, a los que hay que añadir los de carácter intelectual, donde destacan el Modelo de Regulación para Zonas Rurales Aisladas, las Guía de Buenas Prácticas sobre Energía y Cooperación y las múltiples sesiones de sensibilización llevadas a cabo. Tareas en curso.-En estos momentos tenemos 7 proyectos de infraestructuras en ejecución y 6 en financiación; además, está elaborando una guía de buenas prácticas para el uso eficiente de la biomasa en los Países

en Desarrollo, en la definición de una ”entidad de gestión del servicio” para la gobernanza de la electrificación de las zonas rurales aisladas, y continúa con los programas de sensibilización, fundamentalmente en universidades. Imprescindible papel de las empresas.Esto es lo que venimos haciendo, pero queremos insistir en la necesidad de que la colaboración Público-Privada sea cuanto antes una realidad, pues no nos cansaremos de insistir en que la colaboración del mundo empresarial es absolutamente imprescindible a la hora de aliviar la pobreza en el mundo. Es urgente que las empresas, en especial las energéticas, se conviertan en ejemplo a seguir en la colaboración con los gobiernos, organismos multinacionales de Cooperación y ONGs para aliviar la pobreza en el mundo. También queremos insistir en que en momentos de crisis es cuando se demuestra especialmente la verdadera solidaridad. Por eso hoy más que nunca no podemos ni debemos dar la espalda a los que menos tienen y más necesitan. n

Cuadernos de Energía

37

Generación distribuida, balance neto y redes inteligentes

Tomás Díaz Director de Comunicación y Relaciones Externas de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF)

S

i en 2004 había unos 5.000 puntos de generación, el año pasado cerró con más de 60.000, un 95% de los cuales corresponden a instalaciones fotovoltaicas conectadas a las redes de distribución. Aunque hay otras tecnologías susceptibles de desarrollarse con aplicaciones próximas al punto de consumo, como la cogeneración o la minieólica, la fotovoltaica ha sido protagonista del despegue de la generación distribuida en España. Gracias a la abundante irradiación del país y a la sorprendentemente rápida reducción de costes de la tecnología –un 70% en un lustro–, lo va a seguir siendo en los próximos años, aunque su implantación se ralentice por la supresión de las primas que establece el Real DecretoLey 1/2012. Eso sí, este desarrollo será distinto al experimentado hasta ahora por la fotovoltaica y el resto de tecnologías susceptibles de producir junto al punto de consumo. El propio RD-L 1/12 indica por donde avanzará la nueva etapa: “el procedimiento para permitir el denominado balance neto de electricidad cuya regulación está en curso, constituye una alternativa real

para el desarrollo de instalaciones de pequeño tamaño a través del fomento del autoconsumo de energía eléctrica”. Para que el autoconsumo de energía sea esa alternativa real, más allá de nichos de mercado basados en la ideología y en la imagen, debe ser rentable. Pero rentable… ¿respecto a qué?

alcanzará antes en Granada que en Asturias, y antes para los consumidores que, con más de 10 kW contratados, no pueden acogerse a la Tarifa de Último Recurso (TUR) que fija el Gobierno. Si nos planteamos la amortización de un sistema fotovoltaico durante toda su vida útil, como se hace habitualmente con la generación convencional, hace tiempo que la tecnología superó la paridad de red en España. En la actualidad, la inversión ronda los 2 €/Wp, con una media de 1.500 h anuales y más de 30 años de esperanza de vida. El mantenimiento de un gran huerto solar exige alrededor del 3% de los ingresos anuales; mientras que en los sistemas pequeños el coste es prácticamente nulo. La última tarifa fotovoltaica para plantas en suelo, fijada el pasado mes de noviembre, es de 12,1 c€/kWh, mientras que el término de energía de la TUR está en 14,2 c€/kWh. Ahora bien, en nuestros cálculos sobre la paridad de red y la rentabilidad del autoconsumo fotovoltaico debemos añadir otro concepto, que no se puede reducir a cómodas

Paridad de red
La pregunta lleva años rondando por ahí. La responde el concepto de ‘paridad de red’, entendido como la coincidencia entre coste de producir un kWh directamente en un punto de consumo y el precio de otro kWh suministrado por la red en ese mismo punto de consumo. En el caso fotovoltaico, la paridad de red depende básicamente de tres factores: el índice de irradiación, el coste de instalación del sistema fotovoltaico y el precio de consumo de la electricidad suministrada por la red. De este modo, si estamos de acuerdo en que el coste de inversión del sistema solar es homogéneo en todo el país, podemos concluir que la paridad de red fotovoltaica se

38

Cuadernos de Energía

Generación distribuida, balance neto y redes inteligentes

y manejables cifras: la regulación. Mucha de la generación distribuida tiene muy poca potencia –es microgeneración, asequible a los particulares– y la complejidad o la sencillez de los trámites administrativos es un aspecto tan importante como la fijación de los peajes que deban aplicarse por acceder a la red o los requisitos técnicos.

da localmente que abastecerse de la energía suministrada por la red. La generación distribuida tiene claras ventajas sobre la convencional. Evita las pérdidas en la red –en el caso fotovoltaico, al producir en punta de demanda, del 15%–, con el consiguiente ahorro de energía primaria y de emisiones, y tiene mejor aceptación social. Si, además, la producción es renovable y autóctona, los efectos positivos se multiplican. Adicionalmente, la generación distribuida permite la autonomía energética, aspecto éste muy importante, sobre el que volveremos más adelante. El caso es que estas ventajas de la generación distribuida deben reflejarse en el precio de la paridad de red y en el mecanismo del balance neto. Igualmente, la generación renovable debe obtener ventajas a través de las Garantías de Origen y, a medio plazo, gracias a la extensión del régimen del CO2 a los sectores difusos de la economía y al desarrollo de una fiscalidad ambiental, entre otras posibilidades. En un futuro próximo, gracias al balance neto, una gran superficie comercial debería poder ahorrar al abastecerse instantáneamente con su propia generación distribuida, y elegir entre inyectar en la red sus eventuales excedentes para recuperarlos más adelante, o comercializarlos en la electrolinera que tiene a la salida de su fenomenal aparcamiento fotovoltaico.

es relevante en comparación con el precio del suelo y el resto del inmueble. Tenemos mucho que aprender de ellos. A mediados de 2005, el país del sol naciente eliminó las ayudas directas a la fotovoltaica y dejó que el mercado operara en régimen de autoconsumo; los eventuales excedentes generados por las instalaciones se regalaban al sistema. Al año siguiente, el mercado solar cayó un 40%, pero todavía se instalaron 175 MW, que en aquella época era el 7% del mercado mundial. El mercado nipón se mantuvo estable en 2007, sustentado por las instalaciones en la edificación residencial, y en 2008 creció un 40%, hasta los 250 MW, impulsado por nueva demanda del segmento industrial, capaz de asumir mejor los largos plazos de amortización. No podemos saber qué hubiera ocurrido en Japón si el mercado fotovoltaico se hubiera desarrollado así, porque en 2009, el Gobierno, para disminuir la dependencia energética y frenar el calentamiento global, mantuvo el autoconsumo y estableció una tarifa para cada kWh excedentario. Como resultado, la potencia solar instalada se duplicó en 2010 y la tendencia es creciente, porque se está reforzando el fomento de las renovables tras el desastre de Fukushima; en 2011 conectó 1.100 MW. En EE UU, por su parte, el balance neto tomó carta de naturaleza en 1978, con la Public Utility Regulatory Act. Tras recibir un fuerte empujón en 2005 gracias a la Energy Policy Act, hoy lo aplican más de 45 estados, con muchísimas variantes. La mayoría de las regulaciones acotan el balance neto a instalaciones de microgeneración inmediatas al punto de consumo, pero hay estados que apuntan a un modelo de generación distribuida más amplio. En varios estados se permiten instalaciones en la escala del megavatio; Nuevo Méjico se

Balance neto
Como anuncia el RD-L 1/12, hay un Real Decreto en tramitación para regular el balance neto –net metering en inglés–, un mecanismo que gestiona los eventuales excedentes en el autoconsumo instantáneo de electricidad. Gracias al balance neto, un consumidor puede aprovechar cada kWh autogenerado en el momento de su producción; y en el caso de producir por encima de su consumo instantáneo, la energía vertida a la red otorga derechos de consumo diferidos, que pueden saldarse con los consumos realizados cuando la instalación de autogeneración no esté produciendo. El mecanismo es similar al antiguo tratamiento de la cogeneración, aunque en aquel caso se permitía el autoconsumo y por el exceso de generación se cobraba una tarifa. Con el balance neto, una cogeneración doméstica podría permitir el autoconsumo y la generación de excedentes cuando estuviera produciendo calor útil, para recuperarlos cuando fuera necesario. En el caso fotovoltaico, la instalación concentraría sus excedentes durante el mediodía, particularmente en primavera y verano, y se saldarían durante la noche. Con independencia de la regulación de balance neto que finalmente apruebe el Gobierno, presumiblemente durante este 2012, el resultado permitirá tener una referencia clara de los precios a partir de los cuales se ha superado la paridad de red en baja tensión, es decir, a partir de qué momento es más barato producir y consumir energía genera-

Experiencias: Japón y EE UU
El autoconsumo y el balance neto se aplican en muchos países, pero hay dos referencias claras, Japón y EE UU: En Japón la energía fotovoltaica está muy socializada; Sanyo, Sharp y Kyocera estuvieron décadas liderando el ranking global de fabricantes de paneles solares y éstos forman parte de la vida cotidiana de los japoneses: numerosas viviendas los incorporan como equipamiento estándar porque su coste no

Cuadernos de Energía

39

Generación distribuida, balance neto y redes inteligentes

lleva la palma, permitiendo hacer balance neto con 80 MW. Otro ejemplo relevante es Colorado, donde existe la figura del ‘Jardín solar comunitario’ –¿le suena?–, que permite a varios titulares adscribir su balance neto a la producción de una misma planta solar, aunque no esté inmediata a sus respectivos puntos de consumo. El caso más exitoso es California, donde hay consumidores domésticos que abonan más de 40 c€/kWh durante la punta de verano del mediodía, justo cuando más producen los sistemas fotovoltaicos. En California el balance neto se aplica a las tecnologías solar, eólica, biogás e hidrógeno con instalaciones menores de 1 MW –10 MW si es biogás– y el 90% de toda la potencia acogida al sistema es fotovoltaica. De hecho, un tercio de toda la potencia fotovoltaica del Estado –más de 1.000 MW, la mitad de todo el mercado norteamericano– está en régimen de autoconsumo y balance neto. En 2008 el Interstate Renewable Energy Council remitió una encuesta a las utilities de todo el país para saber cómo se habían adaptado a la experiencia del balance neto e identificar las mejores prácticas. La inmensa mayoría había superado con facilidad los escollos técnicos; los problemas estaban en los sistemas de facturación y en las tramitaciones de las nuevas instalaciones, donde la falta de documentación era la principal causa de los retrasos. Todas habían aumentado su personal y adaptado sus sistemas de gestión.

se anticipa dos años. Específicamente, indica que esa cantidad casi nula de energía debe cubrirse “en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno”. El consumo energético de los edificios, de acuerdo con la citada Directiva, se mide anualmente. Dependiendo del grado de consumo que tengan y de la potencia y condiciones de sus instalaciones de microgeneración, habrá momentos en que serán deficitarios y momentos en que serán excedentarios, lo que exige gestionar su balance energético. Además, las poblaciones necesitarán el aporte de generación distribuida “en el entorno” para cumplir con un saldo de energía casi nulo. La Directiva exige la elaboración de planes nacionales de edificios de consumo de energía casi nulo, lo cual supone un avance sobre las actuales actuaciones de ahorro y eficiencia: planes Renove –cubiertas, fachadas, electrodomésticos, calderas…–, sustitución de alumbrado con LED, despliegue de contadores con telegestión y telemedida, etcétera. En España, el Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2011-2020 aspira a dotar 8,2 millones de m2 anuales de alta calificación energética y, explícitamente, a construir edificios casi nulos, de los que ya hay un buen puñado repartidos por todo el país para experimentar las mejores combinaciones tecnológicas en función de las condiciones climáticas. En Japón y en EE UU se están aplicando normativas similares y empieza a haber previsiones encima de la mesa. La consultora Pike Research calcula que en la actualidad el mercado de los edificios autosuficientes ronda los 225 millones de dólares anuales y que en 2020 puede superar los 600.000 millones.

Mercado local de la energía
La tecnología y la regulación empujan hacia un modelo de generación distribuida en el que se combinan la microgeneración y el consumo de los núcleos de población con el resto de instalaciones de producción y almacenamiento –bombeos hidráulicos– de mayor escala que se conecten a las redes de distribución. Se evitará que los excedentes del autoconsumo instantáneo asciendan aguas arribas y se aprovecharán con usos térmicos y en el transporte, a la sazón de un modo más rentable que usando generación convencional. La autonomía que permite la generación distribuida cobra una nueva dimensión con la hibridación de fuentes y de aprovechamientos a pequeña escala, desde urbanizaciones autosuficientes con bomba de calor geotérmica, fotovoltaica, cogeneración, vehículos eléctricos y baterías auxiliares, hasta parques eólicos asociados a plantas de tratamiento de residuos urbanos. La transformación es profunda. Conlleva el nacimiento de nuevos mercados de ámbito local y la conversión de las actuales redes de distribución en redes inteligentes, capaces de gestionar constantes flujos de datos y energía en tiempo real. A la par, la eficiencia total del sistema aumentará, puesto que las nuevas tecnologías permitirán que la vieja y desatendida gestión de la demanda dé un salto de gran magnitud, en buena medida empujada por el cambio de hábitos de los consumidores-generadores. La normativa cada vez es más exigente con la eficiencia –ahora se debate en la UE una nueva Directiva con medidas vinculantes– y, con los precios creciendo, la población está tomando conciencia del auténtico coste de la energía; por ejemplo, cada vez se mira más la etiqueta energética de una nevera a la hora de comprarla: en 2004 sólo lo hacía el 40% y ahora lo hace el 80%. En un mercado local

Edificios de consumo casi nulo
La Directiva 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de los edificios, establece la obligación de que todos los inmuebles nuevos, o que experimenten reformas importantes – equivalentes al 25% de la superficie envolvente o al 25% de su valor– sean “de consumo de energía casi nulo” a partir del 31 de diciembre de 2020; en el caso de los inmuebles de las administraciones públicas, este límite

40

Cuadernos de Energía

Generación distribuida, balance neto y redes inteligentes

de energía, con un balance neto generalizado y rentable, el aumento de la eficiencia sería grande, porque los autoconsumidores tratarían de acoplar su consumo a su producción, y a la par, tratarían de ahorrar para disponer de más excedentes. En el modelo eléctrico actual, los generadores se relacionan con el mercado a través de un agente, mientras que los consumidores se relacionan con el mercado mediante un comercializador. En el modelo distribuido con balance neto, los consumidores-generadores se relacionan con el mercado mediante un intermediario encargado de gestionar sus excedentes de energía; a este intermediario ya se le ha definido como “sujeto saldador”. Algunos de los nuevos actores de los mercados energéticos españoles, como las empresas de servicios energéticos o el gestor de cargas de los vehículos eléctricos guardan una íntima relación. Ambos enlazan directamente con ese sujeto saldador que, a medio plazo, gestionará flujos energéticos de origen local, con la electricidad como vector energético.

Se habla mucho de las redes inteligentes –smart grids en inglés–, pero la realidad es que todavía están en fase de I+D. El Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea ha rastreado durante cinco meses todos los proyectos con etiqueta smart grid de la UE. Tras encontrar unos 300, cree que sólo 219 reúnen condiciones para llamarse así, y tienen una disparidad enorme: por número, Dinamarca (22%), Alemania (11,1%) y España (8,7%) son líderes, pero por capital invertido, Italia –donde ENEL ha instalado 32 millones de contadores inteligentes– copa más de la mitad del monto total, que asciende a la nada despreciable cifra de 5.000 millones de euros. Los proyectos sobre la integración de sistemas son los más abundantes –el 34%–, pero sólo representan el 15% de la inversión total. Los contadores inteligentes, con un 27% de los proyectos, son los siguientes, pero con la parte del león del capital captado: unos 3.000 millones. En el caso de Italia, los contadores inteligentes ahorran 500 millones de euros anuales, lo que permite recuperar la inversión en sólo cinco años, además de otras ventajas asociadas a la telegestión y la telemedida. Para 2020, se prevé que en la UE se hayan instalado 240 millones de contadores inteligentes. De acuerdo con el modelo de balance neto, los contadores deberían ser capaces de dotar de la información y de las herramientas para operar activamente en el mercado tanto a los consumidores-generadores como a los sujetos saldadores, de modo que un particular debería poder, desde su casa, saldar su excedente eléctrico con briquetas de biomasa para su caldera. A la par, los contadores –y otros elementos, algunos propios de la domótica– deberían garantizar la operación segura de las redes y microrredes con las que interac-

túen, buscando siempre la autosuficiencia y el excedente rentable. En este escenario, las compañías distribuidoras adquieren un papel fundamental, escrupulosamente neutro, con nuevas obligaciones y nuevos servicios sujetos a tarifas o peajes. Sin llegar a una cosa tan compleja, el JRC prevé que, en 2020, la inversión total en redes inteligentes alcance los 56.000 millones de euros en la UE. En otras latitudes también se prevén inversiones astronómicas: EE UU, que cuenta con 8 millones de contadores inteligentes, quiere llegar a 60 millones en 2020 e invertir más de 250.000 millones de euros en hacer inteligente su vieja infraestructura; China planea desplegar 360 millones de contadores inteligentes a 2030 e invertir 70.000 millones de euros en redes; Corea del Sur quiere llegar a 24 millones de contadores e invertir 17.000 millones de euros… En líneas generales, la investigación se centra en la electrónica de potencia, sistemas inteligentes e infraestructuras de telecomunicaciones. Las áreas donde se está actuando prioritariamente son el control distribuido –las necesidades de gestión disminuyen si los componentes de la red se controlan localmente y toman decisiones de un modo autónomo–, la predicción de la producción y de la demanda locales, y la gestión de la demanda. El European Strategic Energy Technology Plan aspira a cubrir un 12% de la demanda eléctrica de la UE con fotovoltaica en 2020 y contempla convertir 30 ciudades europeas en inteligentes –smart cities en inglés– y experimentar en ellas la convergencia de renovables, eficiencia y redes inteligentes. Deberían también experimentar el nacimiento de mercados locales de energía, basados en el balance neto y el saldado de los excedentes. n

Redes inteligentes
En la España de dentro de unos años, la fotovoltaica será la generación distribuida mayoritaria durante el día; aplanará la curva de carga y generará excedentes sobre el consumo instantáneo en los núcleos de población pequeños, mientras que las urbes y las zonas industriales seguirán siendo sumideros de energía. Se dice que, en unas décadas, una superred en corriente continua permitirá consumir el sol de Badajoz en Helsinki. Pues bien, para que eso sea una realidad hace falta tecnología. Y también un gestor de la red de distribución capaz de garantizar el suministro operando con numerosas zonas en isla –microsistemas con microrredes– y producciones intermitentes.

Cuadernos de Energía

41

¿Esta vez será diferente? La experiencia brasileña en la utilización de las subastas como método de asignación de precio a la energía eólica

José Donoso Alonso Experto en Energías Renovables. Ex Presidente de la Asociación Empresarial Eólica

Introducción
La principal preocupación de todo regulador energético es tener la seguridad de que se está pagando el precio adecuado por cada fuente de energía permitiéndose a los inversores recuperar la inversión realizada con el suficiente incentivo para que se cumplan los objetivos de la política energética, pero sin extraremuneraciones. Si el sistema retribuye a los inversores en menor cuantía de la que éstos consideren razonable, los inversores privados se retirarán del sector y no se garantizará el suministro o no se cumplirán los objetivos políticos establecidos. En cambio, si la retribución supera lo que sería una retribución razonable no se estaría realizando una asignación eficiente de los recursos y se correría el riesgo de generación de burbujas económicas que lastrarían la economía en el futuro. La preocupación social existente en Europa, a finales de los años ochenta, por la problemática medioambiental asociada a la producción de energía (lluvia ácida, contaminación por CO2, riesgo nuclear) hizo que surgiera por

primera vez con fuerza la idea del establecimiento de una ecotasa en función de las externalidades negativas de cada fuente de energía eléctrica. En el debate que se generó al respecto, para no perjudicar la competitividad de la industria europea, se decidió la utilización de un sistema que en lugar de internalizar en el precio las externalidades de las fuentes de energía con un impacto negativo mayor, se bonificaría a aquellas fuentes con un menor impacto pero con un precio superior, para compensar la diferencia entre el precio de mercado y su coste. En los momentos actuales de indefinición sobre el futuro marco reglamentario que aplicar a la energía eólica, en los que se escucha con frecuencia la posibilidad de recurrir a un sistema de subastas para la fijación del precio a remunerar a las instalaciones eólicas, conviene repasar la experiencia acumulada a este respecto en los países que han implantado este sistema y en particular el último caso, aparentemente deslumbrante, de Brasil cuyo

ejemplo se está extendiendo por la mayoría de los países del centro y sur de América. ¿Es posible una eólica a 47,7€/MWh que desplaza a los ciclos combinados en las subastas conjuntas? ¿Esta vez sí será diferente y por fin las subastas de precio funcionarán como un elemento asignador de remuneración como elemento de desarrollo de la energía eólica? ¿Es posible extrapolar esta experiencia a Europa? A estas preguntas intentaremos dar respuesta en las siguientes páginas.

Los diferentes sistemas de apoyo a la energía eólica
El sistema de bonificación elegido por cada país europeo fue diferente. Pero se pueden agrupar en cuatro grandes familias: subvenciones, subastas, certificados verdes y precio fijado. Subvenciones al capital Fue el primer sistema empleado y el primero en ser abandonado, salvo en aquellos países que han utilizado fondos estructurales o de cohesión. Sus principales inconvenientes son

42

Cuadernos de Energía

¿Esta vez será diferente? La experiencia brasileña en la utilización de las subastas como método de asignación de precio a la energía eólica

Gráfico 1. Diferentes sistemas de apoyo a la energía eólica aplicados en los países europeos
AUSTRIA DINAMARCA ALEMANIA ESPAÑA REINO UNIDO HOLANDA FRANCIA FINLANDIA GRECIA LUXEMBURGO PORTUGAL BELGICA SUECIA ITALIA Certificados Verdes Subastas Precio Fijado <5Mw Precio Fijado + Subvenciones Precio Fijado + Concurso (Off-Shore) Precio Fijado

vender toda su producción a la red mediante una remuneración fijada por ley. Esta remuneración depende de la tecnología empleada y se garantiza por un periodo de tiempo determinado. Es un sistema fácil y eficiente, al dar seguridad al inversor permite por una parte reducir el precio a pagar por la energía al disminuir el riesgo y por otra parte permite la participación de pequeñas y medianas empresas. Tiene una contrastada capacidad para que se puedan cumplir los objetivos establecidos y elimina la opacidad en la fijación de la retribución. Ha sido el sistema que se ha demostrado más eficaz a la hora de conseguir los objetivos fijados, particularmente para el sector eólico. Los largos periodos de maduración de las inversiones en este sector, motivados tanto por la necesidad de contar con mediciones de viento de calidad como, fundamentalmente por lo complejo de las tramitaciones administrativas, han impedido la generación de booms y sobre ofertas. Sin embargo cuando este sistema se ha querido aplicar a la energía fotovoltaica, sector con características estructurales muy diferentes (cortos periodos de maduración, inversiones reducidas, facilidad para convertirse en un producto financiero) se han generado problemas de sobreinstalación de plantas. Una ventaja de este sistema es la flexibilidad que permite a la resolución de los problemas que se plantean. La sobreinstalación se puede resolver con el establecimiento de fórmulas de númerus clausus. El problema de sobreremuneración, que se puede plantear en el sector eólico debido al diferente nivel de recurso de cada parque, puede ser resuelto introduciendo diferentes niveles retributivos en función del número de horas de funcionamiento. Tiene el inconveniente de no poder seleccionar los primeros parques en función de su

eficiencia, a menos de que se partiera con precios bajos para luego ir subiendo con el tiempo, lo que va en contra de la filosofía habitual que es la opuesta para incentivar el avance tecnológico. En cambio esto hace que los beneficios de la energía eólica se distribuyan de manera más uniforme por todo el territorio y no se concentren en pocas zonas. Sistema de certificados verdes El sistema de certificados verdes surgió a finales de los años noventa buscando una fórmula de mercado que realizara una asignación de precio más eficiente. El sistema consiste en la asignación de una cuota de producción de energía renovable a las compañías productoras o distribuidoras de electricidad que puede ser intercambiable por un certificado (certificados verdes, ROCs) comprado a un productor independiente. La competencia entre los diferentes productores independientes iba a ser el motor de la reducción de precios. Para su funcionamiento ha sido necesaria la realización de complicados mecanismos de fijación de precios máximos y mínimos. Hace muy compleja la discriminación tarifaria en función de las diferentes tecnologías, por lo que prima a las más competitivas. Positivo desde el punto de vista económico pero negativo en cuanto al avance tecnológico. No permite discriminación tarifaria en función de la calidad del viento. Sin embargo, se ha dado la “paradoja” de los certificados verdes: en aquellos mercados donde se ha implementado, los precios son mucho más altos que en los mercados con precio bonificado y se prevé una disminución de la competencia por desaparición a medio plazo de los productores independientes. Las razones de esta paradoja, radican fundamentalmente en dos conceptos: ante una

los relacionados con la posible discrecionalidad en su concesión, la dificultad de realizar un control adecuado del uso de los fondos para los casos de tecnologías como la solar con un gran número de pequeños proyectos, y en el hecho de que en algunos casos una vez recibida la subvención el inversor ya no se veía muy incentivado para mantener el correcto funcionamiento de los proyectos. Sistema de precio fijado Es el que más éxito ha tenido en la Unión Europea, tanto desde el punto de vista de consecución de los objetivos fijados como de poder funcionar con un precio inferior al de otros sistemas. Se basa en el reconocimiento a los productores de energías renovables del derecho a

Cuadernos de Energía

43

¿Esta vez será diferente? La experiencia brasileña en la utilización de las subastas como método de asignación de precio a la energía eólica

incertidumbre a medio plazo en su remuneración los inversores demandan una mayor retribución al capital y los largos periodos de maduración de los proyectos eólicos que producen un permanente desequilibrio entre la oferta y la demanda. Constituyéndose realmente los precios máximos como el referente de precio del mercado. Los dos países que apostaron más fuerte por los certificados verdes, el Reino Unido e Italia, han terminado abandonándolos. Sistema de subastas Los promotores son invitados a enviar ofertas por una cantidad limitada de potencia o energía en un periodo dado. Las compañías que oferten el suministro al menor coste ganan contratos a largo plazo para llevarlo a cabo, generalmente a lo largo de un periodo de 15-20 años. Inglaterra, Portugal y Francia intentaron a finales de los 90 y principios de siglo promover la energía eólica con subastas. El resultado es que sólo el 19’8% de los MW adjudicados fueron finalmente construidos. Este sistema es eficaz en cuanto a conseguir precios de compra de energía eólica reducidos y en cuanto a seleccionar que primero se lleven a cabo los proyectos con mejor recurso. Sin embargo, se ha mostrado como un fracaso completo en todas las ocasiones que se ha puesto en práctica en relación al cumplimiento de los objetivos marcados. La media de proyectos realizados no supera el 20%, cuatro de cada cinco proyectos que han triunfado en la subasta no se han llevado a cabo. Las razones de este fracaso del sistema de subastas se agrupan fundamentalmente en dos tipos de causas. Por un lado, las inherentes a las dificultades de la promoción de cualquier parque eólico, problemas o retrasos

en la tramitación administrativa, aparición de inconvenientes ambientales o de patrimonio histórico no previsto o menor número de horas equivalentes netas que las previstas en el momento de realizar la oferta. Por otro lado,

el deseo de ganar el concurso hace que los precios se ajusten lo más posible sin margen para poder asimilar extracostes que puedan salir a la luz posteriormente o que luego imposibiliten la obtención de financiación.

Gráfico 2. Relación entre proyectos subastados y realizados en los diferentes países europeos

Gráfico 3. Distribución de proyectos eólicos realizados por sistema de apoyo en Europa

44

Cuadernos de Energía

¿Esta vez será diferente? La experiencia brasileña en la utilización de las subastas como método de asignación de precio a la energía eólica

La aplicación de las subastas a la energía eólica en Brasil
Los antecedentes en el desarrollo de la energía eólica: el PROINFA El mix eléctrico brasileño se caracteriza por una fuerte preponderancia de la energía hidráulica con un 81,2% de esta fuente de energía, muy lejos quedan el Gas Natural con un 5,8% y la Biomasa con un 5,6%. En el año 2010 la energía eólica suministraba solo el 0,4% del total del consumo eléctrico. La energía eólica en Brasil cuenta con un importante potencial evaluado por el EPE (Empresa de Pesquisas Energéticas) en más de 300 GW. Además de encontrarse emplazamientos con una calidad de recurso, aparentemente de las mejores del mundo, cuenta con una ventaja adicional para su mix eléctrico al ser complementario con su sistema hidráulico. Los ciclos de agua y viento están correlacionados negativamente, hay más viento en el periodo seco y viceversa. El primer programa público de diversificación energética, incluyendo fuentes renovables, arrancó en el año 2002 y recibió el nombre de PROINFA. El sistema elegido era similar a un sistema de precio fijado. Se adjudicaron 1.429 MW de generación eólica, a los cuales ELETROBRAS se comprometía a comprarles la electricidad producida a un precio definido por el regulador, que tenía como suelo el 90% de la tarifa media del suministro, a los consumidores finales en los últimos doce meses. Los proyectos tenían que entrar en funcionamiento antes del 31 de diciembre del 2008 y el índice de nacionalización de los equipos y de los servicios ser como mínimo un 60% del valor. En una segunda fase, se fijó el objetivo de alcanzar el 10% del consumo eléctrico brasileño en un periodo de 20 años. Cuando se alcanzaran 3.300MW, la remuneración sería en

términos competitivos, definidos éstos como el coste medio ponderado de generación de nuevos aprovechamientos hidráulicos con potencia superior a 30.000kW y de centrales termoeléctricas de gas natural. Los proyectos elegidos sufrieron una serie de retrasos que retardaron su entrada en funcionamiento y, al funcionar como un sistema de precio fijado, pero con registro, no pudieron alcanzarse los objetivos previstos al no poder sustituirlos por otros que pudieran estar más adelantados. Esto llevó a que los plazos previstos en el programa tuvieran que ser pospuestos varias veces y no fue hasta el año 2011 que se alcanzaron los primeros 1.000MW eólicos instalados. El precio medio al que se contrato fue de 301,4 reales/ MWh(189,3 US$). Las principales causas por las que se retrasó la construcción de los parques fueron la complejidad y burocracia en la emisión de las autorizaciones ambientales, la complejidad y lentitud en la obtención de la declaración de Utilidad Pública para los proyectos, los retrasos en la construcción de las conexiones eléctricas (especialmente en el Centro-Oeste) y la insuficiencia de la industria brasileña para atender a la demanda de aerogeneradores. Como vemos razones muy símiles a las existentes en España o la mayor parte de los países de nuestro entorno por la que se retrasan los proyectos eólicos. La diferencia estuvo en el sistema de registro previo. Las Leiloes (subastas) A partir del año 2005 el gobierno brasileño cambió de filosofía en el sistema de asignación de precio para las energías renovables, utilizando mecanismos de subastas. Las subastas se llevan a cabo por la Agencia Regulatoria Brasileña de Electricidad (ANEEL) en base exclusivamente a precio, después de una precualificación. Con los vencedores se firma un contrato por un periodo de veinte años en

función del precio ofertado. Dependiendo de la subasta, los ofertantes se comprometen a conectar a la red su parque antes de tres años (A-3) o cinco (A-5). Si el proyecto que participa ya está construido, se compromete a suministrar la energía antes de un año (A1). Atrasos en el comienzo de la operación de las instalaciones supondría para el agente vencedor de la subasta tener que celebrar contratos de compra de energía para garantizar los contratos de venta originales, sin perjuicio de la aplicación de la sanción prevista, una multa que puede variar entre el 1% y el 10% del valor de la inversión. En las siete primeras subastas realizadas entre el año 2005 y el año 2008 se subastaron 3.749 MW, de los cuales 3.467 MW fueron para proyectos de biomasa y 282 MW para minihidraúlicas. Los proyectos eólicos, aunque se registraron para la subasta, no consiguieron entrar en los niveles de competitividad de las demás fuentes. Esta situación cambió a partir de la visita del Ministro de Energía y Minas brasileño a España en mayo del año 2009 y percibirse de las ventajas de impulsar la energía eólica. Así, en diciembre del año 2009, se hizo la primera subasta exclusiva para parques eólicos. Se subastaron 753 MW que tenían que estar conectados a la red antes del 01.01.2014. A la subasta se le fijó un precio techo de 208,3 reales/MWh (130,8 US$/MWh). El precio medio de las ofertas aceptadas fue de 163,5 reales/MWh (102.7 US$/MWh). Los proyectos seleccionados se concentraron en los estados de Ceará, Rio Grande do Norte, Sergipe, Bahia y Rio Grande do Sul. El éxito de esta primera subasta animó al Gobierno a lanzar una segunda en agosto del año 2010, abierta ésta para la biomasa y la minihidráulica, además de la eólica. Esta segunda subasta contaba con una capacidad a adjudicar de 1.520 MW y las mismas con-

Cuadernos de Energía

45

¿Esta vez será diferente? La experiencia brasileña en la utilización de las subastas como método de asignación de precio a la energía eólica

diciones de la primera, pero con un precio techo de 174,2 reales/MWh (109,4 US$/ MWh) y una obligación de conectar las instalaciones antes del 01.01.2013 (A-3). El precio medio de las ofertas aprobadas fue de 139,8 reales/MWh (87.8 US$/MWh). En paralelo se llevó a cabo otra subasta para la contratación de 528 MW de energía de reserva. En este caso, el precio medio de las contrataciones fue de 128 reales/MWh (80 US$/MWh). Todos los proyectos contratados se concentraron en los mismos estados de la subasta anterior, excepto Sergipe. En la subasta de agosto del año siguiente, 2011, el Gobierno introdujo una importante modificación. Por primera vez las energías renovables iban a competir con los ciclos combinados de gas natural. Se ofertó la contratación de 3,9GW. Y saltó la sorpresa por partida doble, no solo la eólica se llevaba cerca de la mitad de la potencia ofertada, 1929 MW, sino que además lo hacía con un precio medio (62 US$/MWh) por debajo del de los ciclos combinados (65 US$/MWh), que recibieron el 25% de la potencia en juego, y el más barato conocido a nivel mundial. El resto fue para los proyectos de biomasa con caña de azúcar que recibieron 554 MW a un precio medio 61 US$/MW, y 450 MW para la gran hidráulica a un precio medio de 64 US$. En diciembre de 2011, se celebró la última subasta realizada hasta ahora, para una capacidad de 1,2GW. Una vez mas, la eólica volvió a triunfar, a pesar de que el precio medio de los proyectos se incrementó un 8%, adjudicándose el 80% de la potencia con 976 MW. El reto se repartió entre 135 MW para la gran hidráulica y 100 MW para la biomasa. El aparente éxito de la fórmula de subastas, al menos en cuanto a conseguir una importante
1

reducción en precios, incluso comparando con los combustibles convencionales, ha hecho que la mayor parte de los países del Sur y Centro América se lanzaran a seguir el ejemplo de Brasil y empezaran a utilizar esta fórmula como método de asignación de precio a las energías renovables. ¿Esta vez es distinto? En un reciente e interesante libro titulado “Esta vez es distinto: ocho siglos de necedad financiera”, Carmen M. Reinhart y Kenneth S. Rogoff1 analizan el comportamiento de las sociedades en los ciclos alcistas de la economía. En todo ciclo alcista se piensa que esta vez es diferente, se ha aprendido de la experiencias de las crisis anteriores y se va a vivir en una permanente bonanza económica. Después llega la crisis, no siempre pequeña como la que estamos viviendo en el momento actual, y vuelta a empezar en el siguiente periodo alcista. En el caso de Brasil y las subastas, ¿estamos viviendo una situación similar pensando que esta vez sí será diferente y va a funcionar el sistema de subasta como asignador eficaz de precio porque hemos aprendido de la experiencia anterior, o se va a repetir una vez más esa misma experiencia? ¿Es extrapolable esta experiencia a España? Hay señales que apuntan que efectivamente esta vez será diferente, pero otras en cambio nos llaman a la cautela y nos alertan sobre la posibilidad de que se esté incurriendo en los mismos errores del pasado. Vamos a analizarlas ambas. El primer punto de riesgo recurrente son los temores a que una vez más se hayan pasado unos precios bajos que no dejen márgenes y que después los proyectos no se lleven ante cambios imprevistos en el Plan de Negocio.

¿Pero los precios son realmente tan bajos? Si tenemos en cuenta que la media declarada de los proyectos de las dos últimas subastas se mueve en el cincuenta por ciento del factor de capacidad, es decir, tienen entre 3.900 y 4.300 horas equivalentes netas de funcionamiento, los 47,7 €/MWh recibidos no serían tan bajos. Si tenemos en cuenta el caso español, en el cual el parque medio instalado tiene unas escuálidas, en comparación con las h.e.n. brasileñas, 2.160 h.e.n., y recibe una remuneración de media de 75 €/MWh, los parques brasileños, ceteris paribus, tendrían una sobreremuneración de un 20% con respecto a los parques españoles. Y aquí surge la primera duda importante sobre la veracidad del recurso declarado, porque parques con más de 4.000 h.e.n. hay muy pocos en el Mundo. ¿Son reales o no? Si los estudios de viento presentaran riesgos, sí que estaríamos ante un elemento que podría condicionar la realización final de los parques. Otra reflexión a este respecto es que una vez presentados los parques más eficientes en las futuras subastas, los precios actuales no se podrán mantener al contar los nuevos parques cada vez con un inferior recurso. Probablemente se producirá un mercado secundario de parques cuando las empresas independientes vean que no produce lo previsto si hay desviaciones entre los estudios previos y la realidad. Por otra parte, se dan una serie de elementos que coadyuvan a que el precio final pueda ser particularmente bajo en el caso brasileño: • Por una parte, la existencia de una financiación en condiciones privilegiadas procedente del Banco de Desarrollo de Brasil el BNDES, lo que disminuye los costes financieros, aunque por el contrario supone

“Esta vez es distinto: ocho siglos de necedad financiera”. Carmen M. Reinhart y Kenneth S. Rogoff. Ed. Fondo de Cultura Económica. 2011

46

Cuadernos de Energía

¿Esta vez será diferente? La experiencia brasileña en la utilización de las subastas como método de asignación de precio a la energía eólica

que el 60% de los aerogeneradores debe construirse con componentes fabricados en Brasil. La obtención de la financiación privilegiada del BNDES se ha convertido en un elemento clave para poder presentar una oferta competitiva. Otro elemento de riesgo a este respecto es si el BNDES, ante una inflación creciente en el país, no terminará restringiendo el crédito o tendrá problemas para tener la capacidad financiera suficiente para financiar todo el desarrollo eólico previsto. Otro banco de desarrollo que participaba en este mercado, el Banco do Nordeste do Brazil, ha tenido que retirarse. • La atonía existente en el momento actual en los mercados internacionales de aerogeneradores, lo que ha provocado un importante desequilibrio a favor de la demanda, ha hecho que los fabricantes ajustaran sus márgenes de forma significativa para conseguir los contratos. • Algunas empresas están pagando un precio de entrada en el mercado. • Sobrevalorización del Real brasileño. De hecho, el repunte de un 8 % en los precios de la última subasta se debe más a la caída lenta de la divisa local. Este elemento se convierte también en un elemento de riesgo, ante las posibilidades de una devaluación a medio plazo, aunque en parte limitado porque al contar todos los proyectos con la financiación de los bancos de desarrollo, al menos el 60% de la fabricación se realiza con la moneda local. Los contratos con los fabricantes se están firmando también en reales, por lo que se les está trasladando a ellos el riesgo de tipo de cambio.

• Existencia de importantes incentivos fiscales a nivel estadual y a la construcción de líneas de transmisión. • Para poder ganar la subasta se prioriza la eficiencia en los parques despreciando potencia para mejorar las h.e.n. medias. • En las últimas subastas se ha ido produciendo un desplazamiento paulatino de los promotores privados por las compañías eléctricas públicas. Por su relación con el poder político y por sus criterios de rentabilidad menos exigentes que los de los productores privados pueden garantizar la realización de los proyectos. Por el lado de las principales amenazas al sistema, además de la ya expuesta de la certidumbre en el recurso, podemos enunciar algunos que coinciden con los mismos que se produjeron en otros intentos de aplicar las subastas. • Al ajustar el modelo financiero al mínimo posible para ganar las subastas, cualquier desviación de las hipótesis de partida elimina la rentabilidad del proyecto. • Las mismas que hicieron ralentizar el PROINFA y que perjudicaron a otros intentos de aplicar las subastas, los retrasos en la tramitación administrativa y en las interconexiones eléctricas están perjudicando a los proyectos. Para poder participar en la subasta se necesita la licencia previa ambiental y un parecer acceso a la red, pero para poder construir el parque se necesita la licencia de instalación y el premiso de conexión, trámites que pueden llevar más de dos años. Lo que hace pensar en que al final será necesario como en programa

anterior, en el establecimiento de prórrogas en el cumplimiento de los objetivos. • Otros elementos importantes de dudas proviene del hecho de que la mayor parte de las empresas que ofertan no tienen asegurada la financiación de los parques ni contratos de aerogeneradores en firme en el momento de la subasta. Por lo que ambos son elementos de importante riesgo económico. Sobre todo cuando pensamos en parques que tendrán que ser construidos tres o cuatro años después de presentada la oferta. La evolución de la situación tecnológica y económica puede condicionar el que no se produzcan desviaciones sobre los Planes de Negocio previstos. • Los altos precios de las empresas de obra civil locales, motivado por el boom inmobiliario que vive el país y por las obras de infraestructuras para los Juegos Olímpicos y los mundiales de fútbol, que pueden llegar a multiplicar por cuatro los precios medios europeos. Lo que puede llevar a la paradoja de tener que llevar a empresas europeas de obras públicas para evitar excesivas desviaciones. • Cuellos de botella logísticos (grúas, escoltas,...) por el importante desarrollo eólico previsto, unido a las infraestructuras que realiza el país, lo que conllevará retrasos en las planificaciones. • Un cuarto de los proyectos asignados lo ha sido a empresas con escasa experiencia en el país, lo que les puede repercutir en desvíos y retrasos sobre sus previsiones.

Cuadernos de Energía

47

¿Esta vez será diferente? La experiencia brasileña en la utilización de las subastas como método de asignación de precio a la energía eólica

Conclusiones
Creo que la principal conclusión es que es aún un poco pronto para poder afirmar que esta vez será distinto y que efectivamente las subastas son un método eficaz de asignación de precio a la energía eólica. Desde el punto de vista del cumplimiento de los objetivos de capacidad hay demasiadas incógnitas para poder estar seguro de ello. Los mismos elementos de riesgo que impidieron el éxito de anteriores experiencias están presentes en ésta. Lo que sí ha conseguido el sistema ha sido una priorización de los parques más eficientes, aunque a costa de la concentración de la práctica totalidad del desarrollo eólico en solo cuatro estados: Rio Grande do Norte, Ceará, Bahia y Rio Grande do Sul, dejando el resto del país al margen de este desarrollo. Las peculiaridades del modelo brasileño son tantas que hacen difícil pensar en una extrapolación inmediata al caso español. El riesgo es que al extenderse por toda América el ejemplo, si fracasa significará un retraso de varios años en la introducción de la energía eólica a gran escala en la región. n

48

Cuadernos de Energía

La Energía Nuclear después de Fukushima

Luis E. Echávarri Director General, Agencia de Energía Nuclear de la OCDE

E

l 11 de Marzo pasado se ha cumplido un año desde la catástrofe natural que arrasó el Noreste de Japón. Un movimiento sísmico de magnitud inusitada, 9 en la escala Richter, con un epicentro a unos 80 kilómetros de la costa Japonesa, y como consecuencia de él, un tsunami que llegó una hora después, con olas que pudieron alcanzar los 40 metros en Miyako y que entraron en la zona de Sendai hasta 10 km en el interior, devastaron ciudades e infraestructuras con un impacto humano asolador. Cerca de 20.000 personas fallecieron o desaparecieron, fundamentalmente arrastradas por la violencia de las aguas en su flujo y reflujo. Además del impacto humano, la destrucción de infraestructuras fue impresionante, con edificios, incluyendo escuelas y hospitales, carreteras, puentes, refinerías, centrales eléctricas, y comunicaciones barridas, incluyendo una parte importante de la red eléctrica, con el consiguiente apagón. La caída de la red eléctrica primero, a causa del terremoto, y la inutilización del sistema eléctrico de emergencia, generadores diesel, inundados por el tsunami, hicieron

temer la posibilidad de un accidente severo en las centrales nucleares de Fukushima y las autoridades japonesas comenzaron a evacuar los residentes cercanos a la central. En Fukushima había dos centrales nucleares, Daiichi y Daini operadas por TEPCO (Tokyo Electric Power Company) que se encontraban a 150 Km del epicentro del terremoto y en Onagawa había otra central nuclear operada por Tohoku Electric Power Company, ésta más cercana al epicentro, a unos 80 km. En total estas centrales en el área afectada por el terremoto y el tsunami tenían 11 reactores. Mientras los daños en las centrales nucleares de Fukushima Daini y Onagawa fueron limitados, en Fukushima Daiichi la situación fue muy diferente. De los seis reactores que había en esta central, tres, el 1, el 2, y el 3 estaban en operación y aunque se pararon de forma segura como consecuencia del terremoto, perdieron el suministro eléctrico exterior debido a la caída de la red. Los generadores diesel de emergencia arrancaron y mantuvieron operativos los sistemas de refrigeración en emergencia de

una forma inmediata después del terremoto. Sin embargo una hora después, un tsunami de olas de hasta 15 metros impactó directamente en la central. La altura de estas olas fué del orden de 10 metros más alta que la estimación que se había realizado al diseñar la planta. Como consecuencia del tsunami todos los generadores diesel de emergencia, excepto uno de la unidad 6, se inundaron y quedaron inutilizados. A partir de ahí se perdió la posibilidad de refrigerar los reactores. La falta de refrigeración de los reactores que estaban en operación, hizo que los núcleos llegaran a fundirse, con daños en las vasijas y la pérdida de la función de contención. Las emisiones de radioactividad al exterior confirmaron la gravedad de la situación y la necesidad de extender la evacuación. En diversas fases más de 80.000 personas tuvieron que abandonar sus residencias añadiéndose a las más de 200.000 que habían sido evacuadas en varias zonas como consecuencia de los destrozos del tsunami. La pronta evacuación evitó dosis radioactivas significativas a los residentes y se estima que no hay ninguna víctima como

Cuadernos de Energía

49

La Energía Nuclear después de Fukushima

consecuencia de la radiación emitida. En cuanto a los trabajadores de la central, dos murieron como consecuencia del impacto del tsunami, y tres sobrepasaron las dosis que se consideran aceptables en situaciones de emergencia y han recibido un tratamiento especial. Aunque no ha habido víctimas a consecuencia de las emisiones de radiactividad, la contaminación es muy importante en zonas que no podrán ser habitadas en años, a pesar del esfuerzo considerable de descontaminación que se está haciendo. Especialmente una franja de territorio al noroeste de la central tiene depósitos importantes de cesio, de vida media de treinta años, que impedirán el acceso y utilización de esta zona por mucho tiempo.

para informar de la situación y establecer las recomendaciones pertinentes, basadas en la experiencia internacional de otros accidentes, para las condiciones de habitabilidad, la gestión de los alimentos, y las prácticas agrícolas. Aunque la situación va mejorando, todas estas labores durarán todavía bastante tiempo. Japón está recibiendo ayuda internacional de diversos países y organizaciones internacionales como el OIEA y la OECD/NEA. En el caso de la OCDE/NEA, además del apoyo que se está prestando para el diálogo con la sociedad civil en las zonas afectadas por la contaminación, se han enviado varios grupos de expertos internacionales en relación con la revisión de la seguridad nuclear de los reactores no afectados por el incidente, la preparación de la legislación que va a establecer una nueva autoridad de regulación de seguridad nuclear, y para aportar la experiencia internacional sobre los criterios y métodos de descontaminación. El apoyo a la sociedad japonesa en una situación como esta, tanto por los daños generales causados por el terremoto y el tsunami como por el accidente nuclear, es crucial para la solidaridad internacional.

se produjo hidrógeno durante el accidente que se acumuló en algunas partes de los edificios de contención produciendo explosiones en las tres unidades en operación, y también en la 4 que estaba parada desde hacía algún tiempo. Estas explosiones dañaron posiblemente los sistemas de la planta y la contención. En cuanto a la comparación del accidente de Fukushima con otros accidentes nucleares severos como el de Chernobyl causado por malas prácticas operativas, hay que tener en cuenta que el de Fukushima no se generó dentro de la central. El accidente de Chernobyl, el 26 de Octubre de 1986, fue causado por una excursión de potencia durante una prueba realizada con violación de los requisitos de seguridad. Sistemas importantes de seguridad habían sido desconectados para poder hacer la prueba. Además este accidente está directamente ligado al tipo de central, RBMK, con grafito como moderador y agua como refrigerante, que es inestable a ciertos niveles de potencia y que al hacer la prueba esta inestabilidad llevó a una excursión de potencia que no dio tiempo a los operadores a introducir las barras de control. El aumento brusco de temperatura combinada con una explosión de vapor destruyó el edificio, cuya capacidad de contención era muy limitada y provocó la emisión de grandes cantidades de productos de fisión, sólidos y gaseosos, que afectaron a grandes extensiones de terreno en varios países. El accidente en Japón en cambio, fue la consecuencia de un acontecimiento natural exterior de una dimensión extraordinaria y que sobrepasó la capacidad de la central para soportarlo. Las emisiones radioactivas de Fukushima son, según los datos estimados proporcionados por las autoridades japonesas, alrededor de un 12% de las de Chernobyl. Además, la decisión de estas autoridades de evacuar las zonas alrededor de la central rápidamente evitó que la población recibiese dosis radioactivas

Situación actual, un año después
La situación actual de los reactores accidentados es estable con unas temperaturas en el núcleo por debajo de los 100º C, a presión atmosférica y con emisiones de radioactividad al exterior en los parámetros de operación normal. Las piscinas de combustible gastado, que en algún momento se pensó que podían representar un riesgo también de falta de refrigeración ,se mantienen entre 13 y 26º C, y los esfuerzos de limpieza y descontaminación de la central continúan reduciendo los riesgos de fugas al exterior, especialmente de aguas contaminadas. En cuanto a la situación en el exterior, la zona de 20 kilómetros alrededor de la central continúa restringida con algunas excepciones para personal en trabajos específicos de recuperación y accesos temporales de los residentes en casos concretos. El Gobierno de Japón con la colaboración de organizaciones internacionales, como La Agencia de Energía Nuclear de la OCDE, (OECD/NEA) está desarrollando un programa de diálogo con la sociedad civil de la zona

Análisis del accidente de Fukushima
El accidente de los reactores 1, 2 y 3 de Fukushima ha sido la consecuencia de la combinación de la pérdida de suministro eléctrico exterior por la caída de la red eléctrica, y de la falta de suministro eléctrico de emergencia en el interior de la central por la inundación de los generadores diesel. La pérdida total de alimentación eléctrica imposibilitó el funcionamiento de los sistemas y equipos que refrigeran el núcleo del reactor. Aunque el operador de la central, Tokyo Electric Power Company (TEPCO) intentó diferentes alternativas para tratar de evitar la subida de temperatura del combustible, no pudo evitar que finalmente se produjese la fusión de parte de los núcleos de los tres reactores. Además

50

Cuadernos de Energía

La Energía Nuclear después de Fukushima

importantes, lo mismo que la información sobre las restricciones relativas al consumo de alimentos, especialmente leche y algunos vegetales. En cuanto al riesgo de muerte por cáncer de la población, es importante señalar que en Japón antes del accidente de Fukushima era de un 20%, muy parecido al riesgo de la población de la mayor parte de países, y que este riesgo no ha aumentado como consecuencia del accidente nuclear, es decir que sigue siendo del 20%. En base a la radiación emitida, la evacuación y las medidas preventivas sobre el consumo de alimentos, el número de japoneses que contraerán cánceres no va a cambiar como resultado del accidente. El numero de cánceres fatales fluctúa sin embargo de año en año. Así, incluso después de Fukushima, en una población dada, (por ejemplo 100.000 personas), el riesgo potencial adicional por las dosis recibidas es tan pequeño que cualquier cáncer adicional que podría ser causado por estas exposiciones a la radiación, seria indistinguible de la variación anual de cánceres. En otras palabras, con dosis tan pequeñas es imposible distinguir entre la población que ha sido expuesta a la radiación y la que no ha sido, a menos que algunas personas hubiesen recibido dosis de radiación mayores de 100 mili Sieverts (mSv). La población alrededor de Fukushima ha recibido dosis mucho menores que esos niveles. Esto no significa que la población afectada no sea controlada medicamente. El gobierno de Japón está trabajando en un programa extensivo de supervisión médica en el que 2 millones de personas serán revisadas por un largo periodo de tiempo. La razón de este seguimiento es que si se generan cánceres, se detectarían muy pronto y podrían ser tratados. No se espera que aparezca un nivel de cánceres significativo estadísticamente o mayor de los niveles normales esperados.

Zonas contaminadas por la radiación
En algunas zonas alrededor de la central de Fukushima Daiichi habrá contaminación medible durante muchos años ya que el cesio-137 tiene una vida media de desintegración de 30 años, y se seguirá detectando por unos 10 periodos de vida media. Esta contaminación está en forma de partículas radioactivas, polvo que se deposita en el suelo, las plantas, las casas o las carreteras y caminos. El gobierno japonés considera que las personas que fueron evacuadas de sus residencias después del accidente podrían volver a sus hogares una vez que la tasa de dosis sea igual o menos de 20 mSv por año. Cuando se reduzca la radiación a estos niveles, las autoridades japonesas decidirán si es aceptable volver. Los trabajos de descontaminación en curso tratan de reducir las dosis radioactivas un 50% en los próximos dos años. Pero es muy posible que en algunos pueblos continuará habiendo zonas que estarán fuera de los límites aceptables ya que algunos edificios pueden ser difíciles de descontaminar. Hay dos maneras en las que estas personas pueden exponerse a la radiación. La primera es a través de la ingestión de alimentos que estén contaminados o de la inhalación de polvo contaminado. La segunda, simplemente por estar en áreas que están contaminadas y por lo tanto emiten radiación. Para el primer caso las autoridades japonesas están supervisando y controlando todo lo que pueden, todos los alimentos que se producen en la las zonas afectadas por el accidente de Fukushima. Si algunos alimentos pudiesen, a través de su ingestión, dar dosis mayores que una cierta cantidad, (1 mSv), no se permite que lleguen a los mercados. Estas autoridades están también manteniendo a la población informada de los riesgos de estos alimentos para que se protejan también ellos mismos directamente. En el segundo caso la situación es más complicada de controlar porque

requiere remover la contaminación de donde viven las personas. Hay que descontaminar las zonas afectadas con métodos tales como limpiar muros y carreteras, retirando los 5 cm superiores del suelo afectado y eliminando la superficie de cemento de las casas y escuelas que estén contaminadas.

Implicaciones para la seguridad nuclear
Todos los países que operan centrales nucleares han establecido programas de evaluación de la seguridad y del riesgo nucleares (stress tests) en función de las lecciones aprendidas de Fukushima, que están identificando qué nuevos requisitos hay que llevar a cabo en cada central para reforzar la seguridad. Hasta la fecha no ha habido centrales que se tengan que parar inmediatamente por razones de seguridad nuclear pero si se han identificado modificaciones que hay que introducir en algunas centrales. Estas evaluaciones de seguridad nuclear y de riesgo derivadas del accidente de Fukushima se están llevando a cabo con una gran transparencia y con la colaboración de las organizaciones internacionales. En el caso de la OECD/NEA, se ha creado un grupo de trabajo de alto nivel para la coordinación de los criterios que establecen los países miembros, especialmente entre Europa, América del Norte y Asia. El pasado 8 de Junio, en la sede de la OCDE, y organizados conjuntamente entre la OECD/NEA y la presidencia francesa del G8, tuvieron lugar un Seminario Ministerial de Seguridad Nuclear y un Foro de Reguladores, que fueron las primeras grandes reuniones internacionales para analizar el accidente y sus implicaciones. El Foro, al que asistieron los presidentes de las principales autoridades reguladoras de la seguridad nuclear, mostró un gran consenso en qué temas es necesario trabajar para identificar las lecciones aprendidas del accidente y qué actividades hay que desarrollar en el futuro en la OECD/NEA.

Cuadernos de Energía

51

La Energía Nuclear después de Fukushima

Entre los temas que se están estudiando como consecuencia del accidente de Fukushima podemos citar entre otros los siguientes: la mejora de la capacidad de las centrales de resistir impactos exteriores múltiples, tales como la combinación de terremotos y tsunamis independientemente de que la probabilidad de que esto suceda es pequeñísima; la distribución de equipos en planta y el posicionamiento de sistemas adicionales de suministro de energía eléctrica para emergencias de tal manera de que puedan resistir en el caso de inundaciones como sucedió en Fukushima; para situaciones de emergencia en centrales con varios reactores, tener acceso a suficiente capacidad de generación eléctrica que pueda suministrar a todos los reactores a la vez; el entrenamiento especifíco de los operadores para situaciones de emergencia en las que haya que recurrir a asistencia desde el exterior; la preparación y disponibilidad de recursos humanos y materiales que puedan desplazarse en tiempos relativamente cortos, 24 horas, por territorios predeterminados; la comunicación con el público en caso de crisis nuclear con emisiones importantes de radioactividad al exterior. Todos estos requisitos y otros que pueden ser necesarios según se vaya obteniendo más información, se irán introduciendo en las centrales en operación y se modificarán los diseños de las nuevas centrales que se vayan a construir.

control en las centrales contribuyó a una cierta pérdida de credibilidad de la energía nuclear como fuente segura de suministro energético. Esta pérdida de credibilidad inmediata al accidente llevó a varios países que operan centrales nucleares a parar algunos reactores, caso de Alemania, o a anunciar un cierre anticipado de su programa nuclear, como es el caso además de Suiza o Bélgica. Algún otro país, que aunque no opera reactores sí tenía planes de empezar la construcción de algunas centrales, como es el caso de Italia, decidieron abandonar esos planes. Pero la mayor parte de los países han reafirmado su confianza en la seguridad nuclear de sus reactores y muchos han anunciado la intención de seguir con los planes de construcción de nuevas centrales que ya tenían. Estos países incluyen entre otros, en Europa, Francia, Finlandia, Reino Unido, República Checa, Hungría, Países Bajos, Eslovaquia, Rusia, Bulgaria, Rumania, Bielorrusia, Ucrania, Turquía,….En América, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina, y en Asia, China, India, Corea, Vietnam, Emiratos,… En estos países se están realizando los análisis de seguridad con los nuevos criterios derivados de Fukushima para continuar con la operación de las centrales y se están revisando los nuevos diseños para las plantas futuras también con los nuevos criterios. Estos análisis de los nuevos diseños están llevando lógicamente en algunos casos a un cierto retraso en el lanzamiento de los proyectos. En el momento del accidente había en el mundo 65 nuevos reactores en construcción, destacando el programa chino con 26 reactores y a cierta distancia la Federación Rusa con 11, y Corea del Sur y la India con 5 cada uno. La construcción de todos estos reactores ha continuado después del accidente de Fukushima con la excepción de los dos que estaban en construcción en Japón.

Por otra parte, el proyecto internacional MDEP (Multinational Design Evaluation Program) que agrupa a las autoridades reguladoras de la seguridad nuclear de once países para hacer converger los criterios de seguridad de los nuevos reactores, y del que la OECD/NEA es el Secretariado Técnico, está también integrando en su evaluación la experiencia de Fukushima.

Conclusiones sobre el accidente de Fukushima
En cualquier caso el futuro de la energía nuclear depende de la evaluación global del accidente y de sus implicaciones que se tengan en cada sociedad. En países distintos se dan valoraciones diferentes de la importancia del accidente nuclear de Fukushima, pero creo que se pueden sacar algunas conclusiones generales sobre el accidente. 1) El accidente de la central nuclear de Fukushima es un accidente muy importante que va a marcar el futuro de la energía nuclear. 2) A diferencia de los accidentes de TMI y Chernobyl, el accidente de Fukushima no se genera dentro de la central, por una mala operación o fallos de equipos, es la consecuencia de la combinación de dos desastres naturales de una magnitud imprevisible, un terremoto de una magnitud 9 en la escala Richter, y el consecuente tsunami con olas de 15 metros. 3) Si bien el accidente nuclear implica la evacuación de 80.000 personas, y la contaminación por bastante tiempo de áreas extensas alrededor de la central accidentada, no se han identificado víctimas como consecuencia de la radiación, en un contexto de casi 20.000 víctimas por el terremoto y el tsunami. 4) Todas las centrales en operación están siendo revisadas por las autoridades de

Implicaciones para el desarrollo futuro de la energía nuclear
Desde el punto de vista de la utilización de la energía nuclear el impacto del accidente de Fukushima ha sido muy importante. La opinión pública en muchos países ha sido afectada de una forma notable y la confianza en la seguridad nuclear se ha dañado de una forma significativa sobre todo en las semanas después del accidente, en que no se tenían garantías de la evolución que el accidente podía tener. Un cierto sentimiento de falta de

52

Cuadernos de Energía

La Energía Nuclear después de Fukushima

regulación de seguridad nuclear para incorporar las lecciones aprendidas como consecuencia del accidente. 5) El accidente nuclear de Fukushima no cuestiona la energía nuclear como tal, pero si cuestiona localizaciones concretas y los diseños asociados a esas localizaciones. 6) Hay muchos más países que continúan con sus planes de operación de centrales nucleares y su expansión, que países que van a abandonar la energía nuclear. 7) Las razones de política energética que llevaron a muchos países a establecer nuevos programas de centrales nucleares antes de Fukushima continúan y van a continuar en las próximas décadas, seguridad de suministro energético y prevención del cambio climático.

8) La crisis económica actual ha moderado coyunturalmente la demanda de energía y concretamente de electricidad, pero las proyecciones hasta el año 2050 llegan a considerar que esa demanda puede llegar a ser hasta tres veces la actual. 9) Las emisiones de CO2 siguen acumulándose en la atmósfera y representan un riesgo de cambio climático y de calentamiento global. Las proyecciones al año 2050 indican que para esa fecha habría que llegar a una reducción del 80% de las emisiones de CO2 si se quiere mantener la concentración en la atmosfera por debajo de las 450 partes por millón. Los criterios racionales de política energética para el futuro, que implican la conservación de energía, la eficiencia en su uso, la diversificación, el abandono progresivo de las energías fósiles y el desarrollo de energías bajas en carbono,

llaman al aumento de las energías renovables y de la energía nuclear. Mientras las nuevas energías renovables son intermitentes y necesitan energías complementarias para proporcionar garantía de suministro, la energía nuclear es la única de las energías de suministro en base, (con la hidráulica donde es abundante), que no emite gases de efecto invernadero. Pero para que la energía nuclear pueda ser una alternativa efectiva para el suministro eléctrico tiene que cumplir con dos requisitos, que sea segura y que cuente con el apoyo mayoritario de la sociedad. La Agencia de Energía Nuclear de la OCDE está totalmente comprometida con el análisis del accidente de Fukushima y su primera prioridad es la seguridad nuclear. Espera por tanto contribuir a que la sociedad pueda disponer de datos objetivos sobre la energía nuclear para la toma de decisiones de la política energética necesaria para el futuro. n

Cuadernos de Energía

53

ACER y la Cooperación de los Reguladores de la Energía

Rafael Gómez-Elvira González Hasta el 20 de febrero de 2012: Director de la Unidad de Asuntos Europeos, CNE; Coordinador de las Iniciativas Regionales de Electricidad y Gas, ACER1. En la actualidad: Director Adjunto a Presidencia, OMIE

omo es bien conocido, en agosto de 2009 se publicaba en el DOUE el llamado Tercer Paquete de medidas legislativas para el Mercado Interior de la Energía (MIE). De esta forma, transcurridos dos años desde la propuesta de la Comisión Europea (CE), y tras un complejo proceso de negociación, finalmente en septiembre de ese año entraban en vigor las Directivas 2009/72/CE2 y 2009/73/CE3, sobre normas comunes para la creación del mercado interior de la electricidad y el gas natural respectivamente. Como en el paquete legislativo anterior, las dos directivas se completaban con sendos reglamentos (714/20094 y 715/20095)

C

sobre condiciones de acceso a las redes de transporte de electricidad y gas. Sin duda, se trataba de un importante paso del Consejo y del Parlamento Europeo, en este ya demasiado largo camino, hacia un verdadero MIE en la UE y que venía a remediar carencias del marco legislativo anterior6, como la falta de separación efectiva de la actividad del transporte, la naturaleza meramente consultiva de muchas autoridades reguladoras nacionales, la necesidad de una mejor coordinación entre operadores de red de transporte, el escaso desarrollo de los mercados minoristas o la ausencia de mecanismos para la protección

de los consumidores, especialmente de los consumidores residenciales. Adicionalmente, el Tercer Paquete contemplaba un tercer reglamento (713/20097), por el que se creaba la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER). Esta nueva regulación supone un cambio radical del marco regulatorio europeo, colocando la cooperación de los reguladores nacionales en el centro de la nueva arquitectura institucional, que permitirá desarrollar de una vez por todas regulación europea de detalle sobre asuntos transfronterizos. Con ACER, la cooperación de los reguladores nacionales es esencial para

Periodo en el que se escribe este artículo. Directiva 2009/72/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de julio de 2009, sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad y por la que se deroga la Directiva 2003/54/CE. 3 Directiva 2009/73/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de julio de 2009, sobre normas comunes para el mercado interior del gas y por la que se deroga la Directiva 2003/55/CE. 4 Reglamento (CE) nº 714/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de julio de 2009, relativo a las condiciones de acceso a la red para el comercio transfronterizo de electricidad y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 1228/2003. 5 Reglamento (CE) nº 715/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de julio de 2009, sobre las condiciones de acceso a las redes de transporte de gas natural y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 1775/2005. 6 Directivas 2003/54/CE y 2003/55/CE; Reglamentos (CE) nº 1228/2003 y 1775/2005. 7 Reglamento (CE) nº 713/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de julio de 2009, por el que se crea la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía.
1 2

54

Cuadernos de Energía

ACER y la Cooperación de los Reguladores de la Energía

que el nuevo modelo funcione y a esta idea se dedica este artículo. En primer lugar, se aborda ACER como el resultado lógico de un largo proceso en el que los reguladores nacionales fueron construyendo un marco de cooperación cada vez más reforzada y eficaz. Por otra parte, recientemente se celebraba el primer año de funcionamiento de la agencia. Si todavía es pronto para hacer un balance de su actividad, el momento sí es oportuno para llamar la atención sobre la relevancia de algunos de los trabajos que ACER ha llevado a cabo, con tan solo unos meses de vida. En concreto, la celeridad con que la agencia ha elaborado algunas de las directrices marco, y así se han definido los principios a los que se tendrán que ceñir los códigos de red considerados como prioritarios para acelerar el MIE, ha sido posible gracias al trabajo que cientos de personas de los distintos reguladores nacionales llevaban realizando desde hacía algunos años. Esta realidad, quizás no muy conocida por muchos, merece ser reconocida y divulgada. En un último punto se presenta brevemente uno de los campos de trabajo de la agencia que ha adquirido más relevancia en los últimos meses, como son las Iniciativas Regionales de Electricidad y Gas. Se trata de un buen ejemplo del trabajo de ACER y que sintetizar con un caso concreto muchas de las ideas presentadas en los puntos anteriores.

mente, esta experiencia se inicia en 1997 con una primera reunión informal en Lisboa entre los reguladores de España (CNSE), Italia (AEEG) y Portugal (ERSE). El objetivo de este encuentro era establecer un mecanismo de cooperación permanente entre reguladores a nivel institucional y técnico; y así se impulsaron una serie de seminarios y grupos de trabajo entre los tres reguladores. En estos años de finales de los noventa se fueron estableciendo contactos con nuevos reguladores europeos y, en marzo del año 2000, se firmaba el primer acuerdo entre diez reguladores para crear el Consejo de Reguladores Europeos de la Energía (CEER). Sin duda mucho contribuyó también al éxito de esta iniciativa el apoyo de la Comisión Europea, que de la mano de Loyola de Palacio impulsaba la puesta en marcha de los Foros de Regulación de la Electricidad y Gas (de Florencia y de Madrid respectivamente) y que suponían el inicio del proceso conocido como “regulación por cooperación”. Los Foros de Florencia y de Madrid son convocados por la CE, normalmente con carácter semestral, y reúnen a representantes de los distintos Estados miembros, reguladores y, en general, a todas las partes interesadas (la industria energética, operadores de transporte y de mercado, distribuidores, consumidores, “traders”, etc.). Con posterioridad, estos foros serán decisivos para negociar y acordar distintas guías de buenas prácticas y directrices destinadas a evitar divergencias en la transposición de directivas y, muy particularmente, en la implantación y cumplimiento de los requerimientos establecidos por los reglamentos europeos sobre condiciones de acceso a las redes de transporte de electricidad y gas. No hay que olvidar que son los años en los que están en vigor las primeras directivas8

sobre mercado interior, cuando aún la legislación europea no contemplaba la figura de la autoridad reguladora y simplemente se hacía referencia a la necesidad de designar “... una autoridad competente, independiente de las partes, para la pronta solución de conflictos ...” fundamentalmente en relación al acceso de terceros a las redes. Son comienzos modestos en el plano institucional a nivel europeo, pero muy intensos en el intercambio de experiencias regulatorias ante la necesidad de comenzar a buscar consensos sobre problemas concretos de la regulación que se iban planteando en los mencionados Foros de Florencia y de Madrid. No será hasta el año 2003, con el “ Segundo Paquete”, cuando las directivas establecen que “... Los Estados miembros designarán uno o varios organismos competentes con la función de autoridades reguladoras...” y se establece un conjunto mínimo de funciones para los reguladores nacionales. Es el año también en el que la CE crea el Grupo de Reguladores Europeos de Electricidad y Gas (ERGEG)9 como un órgano consultivo de la Comisión en materias relacionadas con el MIE. En este contexto, el mapa de reguladores se va completando y, en el año 2005, con la creación del regulador alemán (BNetzA), todos los Estados miembros de la entonces UE-25 cuentan con una autoridad reguladora de la energía. En ese mismo año, CEER ya integra a todas las autoridades nacionales y a dos reguladores del Área Económica Europea. En cuanto a la coexistencia de CEER y ERGEG, los propios reguladores decidieron mantener CEER como foro de discusión interno que, por un lado, permitiera abordar asuntos no directamente relacionados con el mandato de ERGEG y, por otro, ofreciera una plataforma donde resolver internamente las diferencias

La cooperación entre los reguladores europeos de la energia: CEER y ERGEG
Siempre es satisfactorio recordar que la cooperación de los reguladores europeos arranca como una iniciativa en la que España formó parte activa desde sus comienzos. Efectiva8 9

Directivas 1996/92/CE y 1998/30/CE Por la Decisión 2003/796/EC de 11 de noviembre.

Cuadernos de Energía

55

ACER y la Cooperación de los Reguladores de la Energía

y encontrar acuerdos que posteriormente se presentarían a la CE en el seno del ERGEG. Se inicia así un nuevo periodo de intensa cooperación en un amplio rango de materias que llevaría a establecer una densa estructura de grupos y equipos de trabajo como el de electricidad, gas, consumidores, iniciativas regionales, cooperación internacional, productos financieros, etc. El propio regulador español (CNE) presidió alguno de estos grupos. Sin embargo, este modelo de cooperación pronto encontró sus limitaciones cuando se abordaron asuntos complejos de la regulación europea, como eran los asuntos transfronterizos. En efecto, si bien el ERGEG había venido a formalizar la cooperación de los reguladores y a reconocer el valor de su contribución para impulsar el MIE, la naturaleza voluntaria del proceso llevaba a situaciones de bloqueo institucional, en el que los reguladores no eran capaces de avanzar ni en la misma dirección, ni mucho menos a la misma velocidad. La incapacidad del ERGEG para acordar un mecanismo de compensación entre operadores de red de transporte por los flujos transfronterizos electricidad (InterTSO compensation guidelines) o su falta de acuerdo para armonizar los mecanismos de asignación de capacidad y gestión de congestiones en toda la UE, son claros ejemplos de las limitaciones de la “regulación por cooperación” ante la ausencia de un diseño integral “top-down” del MIE. Llegado este punto, es importante subrayar que el esfuerzo de los reguladores y la mayoría de los resultados obtenidos por CEER y ERGEG en esos años fueron extraordinariamente relevantes. Los casos anteriormente citados solo intentan servir de ejemplo para

respaldar la teoría de que había llegado el momento de evolucionar hacia un nuevo modelo para la cooperación de los reguladores nacionales, que permitiera abordar con visión europea problemas concretos de la gestión técnica y económica de las interconexiones y, en general, elaborar regulación europea de detalle al respecto. Así también se puso de manifiesto en la consulta pública que la CE llevó a cabo de forma previa a su propuesta para un nuevo paquete legislativo de medidas que impulsaran el MIE. En aquel entonces muchos incluso llegaron a plantear la necesidad de un regulador europeo de la energía. Indudablemente, entre otros objetivos, el “Tercer Paquete” viene a dar respuesta a este problema y establece una nueva arquitectura institucional en la que la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER) juega un papel central. A continuación veremos algunos de los trabajos impulsados con agilidad y eficacia por la agencia en sus primeros meses de funcionamiento, pero también veremos cómo este excelente comienzo ha sido posible por los sólidos cimientos que los reguladores (a través de CEER y ERGEG) habían puesto con anterioridad

de 2009, fecha en la que entra en vigor las nuevas directivas y reglamentos, hasta el 3 de marzo de 2011, cuando se inauguró oficialmente ACER10. Creo que por extrapolación de lo que aconteció en otros sectores, se extendió la falsa idea de que los reguladores nacionales de energía no veían con buenos ojos la creación de la agencia debido a una supuesta amenaza para sus competencias y, por tanto, por miedo a perder relevancia institucional en favor de ACER. Nada más lejos de la realidad; los reguladores apoyaron esta propuesta desde el inicio e incluso mantuvieron contactos frecuentes con representantes del Consejo y del Parlamento Europeo para que en el proceso de negociación se dotara a ACER de mayores competencias ejecutivas11 que las inicialmente propuestas por la CE. También fueron los reguladores europeos los que introdujeron el concepto de “directrices marco” como el conjunto de principios que debería establecer ACER con el fin definir el ámbito de aplicación y los asuntos a abordar por los gestores de transporte en la elaboración de los llamados códigos de red. Posteriormente, una vez adoptado y publicado el Tercer Paquete, los reguladores nacionales se pusieron a trabajar inmediatamente para que la agencia estuviera operativa los antes posible, incluso antes de su inauguración. No es el objetivo de este artículo el describir la estructura y funciones de la agencia, o y los distintos órganos que la componen. ACER no es la primera agencia europea que se crea y, pasados más de dos años de la publicación del Reglamento 713/2009, no creo que sea necesario abundar sobre un asunto ya tan conocido. Por el contrario, creo que el interés

ACER: algunos de sus trabajos más relevantes en su primer año de funcionamiento
Los propios reguladores nacionales fueron conscientes de las debilidades del modelo de cooperación desarrollado a través de CEER/ ERGEG y, de esta forma, fueron tremendamente pro-activos tanto en el proceso de negociación del Tercer Paquete como en la fase de puesta en marcha de la agencia. Esta última fase comprende desde septiembre

10 11

ERGEG desaparece formalmente el 1 de julio de 2011 por decisión de la CE (de fecha 16 de mayo de 2011) Las propuestas de los reguladores para una agencia más ejecutiva fueron muy bien recibidas por muchas de las partes, pero no pudieran finalmente ser aceptadas en base a la conocida como “Doctrina del Caso Meroni” (TJ, 1958).

56

Cuadernos de Energía

ACER y la Cooperación de los Reguladores de la Energía

está en dar a conocer la relevancia de los trabajos que ACER ha desarrollado en un periodo de tiempo tan corto y cómo éstos han sido posibles. Efectivamente, a finales de 2009, ACER propone a la CE y a los operadores de red de transporte de electricidad y gas el lanzamiento de “Proyectos Pilotos” sobre algunas directrices marco. Se trataba de simular el trabajo futuro de la agencia y así, a la vez que se avanzaba en el trabajo, ensayar los nuevos mecanismos de interacción con la propia CE y con lo que serían los ENTSOs (ENTSOE y ENTSOG)12. Esta propuesta fue muy bien aceptada por la CE y totalmente avalada por los Foros de

Florencia y de Madrid, en los que además se consensuaron qué asuntos transfronterizos eran más urgentes de acometer (entre los 11 códigos de red que establece el Tercer Paquete para el caso de la electricidad y los 11 para el gas; y los planes de inversión a diez años para la redes de transporte europea de electricidad y gas). En la figura 1 se presenta el proceso que establece el Tercer Paquete para la elaboración de un código de red. Para el caso eléctrico, se decidió lanzar dos proyectos piloto, uno sobre conexión a la red y otro sobre asignación de capacidad y gestión de congestiones. Para el caso gasista, el Foro de Madrid dio su respaldo a priorizar

los trabajar sobre mecanismos de asignación de capacidad y sobre balance de gas. A lo largo del año 2010, los reguladores europeos lanzaron estos trabajo a la vez que se iban constituyendo los Consejo de Administración y de Reguladores (abril, 2010), se seleccionaba y nombraba al Director de ACER (junio, 2010) y se lanzaban las primeras convocatorias públicas de empleo para cubrir las primeras plazas de técnicos y jefes de unidad (octubre, 2010). En marzo de 2011, ACER comenzaba su andadura oficial y se inauguraban sus oficinas en Liubliana y a lo largo de ese año se fue contratando a la mayor parte de su plantilla. A finales del mes de julio de 2011 y primeros días de agosto, ACER ya publicaba sus primeras directrices marco sobre conexión a la red eléctrica, sobre asignación de capacidad y gestión de congestiones en interconexiones eléctricas y sobre mecanismos de asignación de capacidad para el caso del gas. Las directrices marco sobre conexión a la red eléctrica establecen los principios a los que debe responder el correspondiente código de red . Se trata de regular los requisitos que deberán cumplir todos los usuarios de la red de transporte o de distribución, cuya conexión pueda afectar a los flujos transfronterizos de electricidad. Las directrices para la asignación de capacidad y gestión de congestiones en interconexiones eléctricas establecen el modelo a desarrollar por los códigos de red13 relativos a la optimización en el cálculo y asignación de la capacidad de interconexión. En particular, estas directrices marco definen el modelo a implantar en la UE para el tratamiento de la

Figura 1. Diagrama de flujo para la elaboración de códigos de red.

El Tercer Paquete requiere a los operadores de red de transporte de electricidad y de gas que constituyan sendas Redes Europea de Gestores de Red de Transporte de Electricidad (ENTSOE; www.entsoe.eu) y de Gas (ENTSOG; www.entsog.eu). 13 En la actualidad, ENTOSE ya ha elaborado una propuesta de código de red que está en fase de consulta pública.
12

Cuadernos de Energía

57

ACER y la Cooperación de los Reguladores de la Energía

capacidad transfronteriza en el largo plazo y en los horizontes temporales diario e intradiario. Las directrices marco sobre mecanismos de asignación de capacidad en gas establecen los principios a los que debe responder el correspondiente código de red que ENTSOG está desarrollando y así establecer, entre otros, un marco regulatorio que termine en la UE con la reserva de capacidad de interconexión para contratos a largo plazo y se promueva la implantación de plataformas intra-regionales e inter-regionales para la asignación (subastas) de productos “ligados” de capacidad en las interconexiones. Por tanto, si en Julio de 2011 ACER publicaba sus primeras directrices marco, es evidente que este trabajo había arrancado al menos en 2010, cuando ni siquiera estaban constituidos los órganos de gobierno de ACER, ni se había nombrado a su Director. Como ya se ha comentado, esto fue posible porque la cooperación de los reguladores ya era una realidad consolidada en el contexto de CEER y ERGEG. En este sentido, es de especial interés referirse en mayor detalle a unas directrices marco concretas que, por su complejidad, han recogido los frutos de muchos más años de trabajo. En efecto, las directrices marco sobre asignación de capacidad y gestión de congestiones (CACM14) para el caso eléctrico se lanzaron como proyecto piloto a principios de 2010. Sin embargo, estas directrices vienen a formalizar un modelo (target model) que venía discutiéndose por los reguladores, en colaboración con todas las partes interesadas, desde el año 2007. En noviembre del año

2008, el Foro de Florencia encargó formalmente al ERGEG consensuar un modelo en este sentido y estos trabajos fueron clave para luego poder desarrollar las directrices marco sobre CACM. Se trata de un ejercicio decisivo para la integración de los mercados mayoristas en el corto plazo y en el que la cooperación de todas las partes interesadas, pero especialmente de los operadores de transporte y de los operadores de mercado, ha sido crucial. A este trabajo me volveré a referir en el apartado final. En definitiva, el proceso de desarrollo de códigos de red ha comenzado con gran velocidad e intensidad gracias a ACER y al trabajo de los reguladores nacionales. De esta forma, pronto se iniciarán los procesos de comitología para los tres casos citados15. Como se pone de manifiesto en los distintos foros europeos, todas las partes son conscientes de que estamos asistiendo a la fase inicial de un proceso complejo pero que nos llevará, en un futuro muy cercano, a disponer de una regulación europea de detalle y de obligado cumplimiento en todas las interconexiones de la UE. La importancia de estos códigos no solo estriba en este carácter vinculante, sino también en su supremacía sobre la regulación nacional si ésta última supone una barrera para el comercio transfronterizo de electricidad y gas natural. Nuevamente, ACER será una institución clave para el estudio de estos potenciales casos de conflicto entre la regulación nacional y los códigos de red. Sin duda, con los códigos de red será muy difícil que los Estados miembros puedan adoptar normativa de forma unilateral para preservar especificidades nacionales de sus respectivos sistemas eléctricos y gasistas. Quizás algunas

personas podrán argumentar que, como siempre, todavía estamos muy lejos de este escenario de integración real; sin embargo, la intensidad con que todas las partes se han embarcado en este proyecto promete resultados tangibles en el corto plazo. Como también se insiste en todos los foros, será crucial que los gobiernos nacionales sigan todo este trabajo desde el inicio y, así, los procesos de comitología puedan desarrollarse con normalidad.

Estado actual de las iniciativas regionales de electricidad y gas
Otro trabajo que ha acometido la agencia con fuerza es el de las Iniciativas Regionales (IRs) de Electricidad y Gas Natural. A modo de recordatorio, en el año 2006, la CE y el ERGEG lanzaron estas iniciativas como un paso intermedio en el proceso de creación del MIE y se dividió la UE en 7 mercados regionales para la electricidad y 3 para el gas natural. En ningún caso se trataba de buscar un camino alternativo a las directivas, sino de progresar dentro de las ”líneas” marcadas por el “Segundo Paquete” (2003) pero, de una manera pragmática, concentrando los esfuerzos en resolver los problemas existentes en las fronteras. En la figura 2 (siguiente página) se muestran estas regiones. A diferencia de los proyectos regionales impulsados por los gobiernos con anterioridad, donde encontramos iniciativas inconexas y sin vocación de convergencia entre ellas, las Iniciativas Regionales del ERGEG nacieron con un planteamiento estructurado a nivel europeo, con vocación de coherencia y convergencia hacia el objetivo final del MIE. Por tanto, estamos ante otro ejemplo de una iniciativa impulsada por los reguladores

14 15

Capacity Allocation and Congestion Management A finales de 2011, ACER también publicaba las directrices marco sobre operación del sistema eléctrico y sobre balance de gas. Actualmente, se trabaja en otras las directrices marco como las relacionadas con los mercados de balance (electricidad), la interoperabilidad de sistemas (gas) y tarifas.

58

Cuadernos de Energía

ACER y la Cooperación de los Reguladores de la Energía

Figura 2. (a) Las siete regiones de la Iniciativa Regional de Electricidad. (b) Las tres regiones de la Iniciativa Regional del Gas.

En este nuevo contexto, y para el caso eléctrico, ACER ha elaborado las llamadas hojas de ruta que llevarán, con la cooperación de reguladores, operadores de transporte y de mercado, a la implantación en 2014 de los siguientes proyectos: - Una plataforma pan-europea para la asignación de capacidad de interconexión en el largo plazo y un conjunto de normas armonizadas a nivel europeo para la realización de las subastas. En este contexto, ACER intenta establecer una plataforma centralizada para la realización de subastas de derechos físicos de capacidad (PTRs) que, conforme haya liquidez, pueda evolucionar hacia subastas de derechos financieros de capacidad (FTRs). En paralelo a estos productos, podrán seguir existiendo productos puramente financieros para que los agentes puedan cubrirse ante la diferencias de precios entre distintas áreas de precios. - El acoplamiento de los mercados diarios a nivel europeo con un mismo algoritmo para la casación de ofertas de compraventa en toda la UE. En la actualidad, los operadores de red de transporte y los operadores de mercado europeos trabajan para la implantación del algoritmo propuesto por EUROPEX17 en el contexto del proyecto denominado “Price Coupling of Regions” (PCR). Además, se está trabajando en unas directrices sobre gobernanza que permita definir las relaciones, funciones y responsabilidades de todos los operadores que intervienen en este proceso. Sin duda se trata del proyecto prioritario en 2012. En la Figura 3 se puede ver la secuencia en la que está previsto que acoplen las distintas regiones y subregiones hasta 2014.

Fuente: Comisión Europea

y que en un contexto de “regulación por cooperación” proporcionaron resultados extraordinarios en áreas concretas, como la implantación adecuada de los requisitos de transparencia o en el análisis coordinado a nivel regional de las necesidades de inversión en nuevas capacidades de interconexión. La CNE es el regulador que lidera los trabajos en las regiones suroeste de electricidad y sur de gas, formadas por España, Francia y Portugal, con importantes avances en ambos casos. No obstante, conforme los trabajos a nivel intra-regional iban progresando, muy pronto aparecieron situaciones de retraso y/o colapso en determinados proyectos de integración inter-regional. Además, aunque los reguladores se esforzaron por supervisar la coherencia y convergencia de las distintas regiones, el modelo “bottom-up” que impulsaban las Iniciativas Regionales había encontrado sus límites y era necesario un “dirección central” acorde con un modelo “top-down”.

El “Tercer Paquete” presenta una fuerte dimensión regional con el fin de solventar este problema. En este contexto, las IRs han pasado a ser competencia de ACER y actualmente la agencia coordina el trabajo de las regiones eléctricas y de gas a través de los llamados Grupos de Coordinación (uno para la electricidad y otro para el gas) que reportan directamente al Director de la Agencia. El 4 de febrero de 2011, los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE acordaron16 que “… el mercado interior de la energía tiene que haberse realizado de aquí a 2014, de modo que esté garantizada la libre circulación del gas y la electricidad. Para ello es preciso, en particular, que los reguladores nacionales y los operadores de los sistemas de transmisión, en cooperación con la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER), impriman impulso a sus trabajos sobre el acoplamiento de mercados, las directrices y los códigos de red aplicables en todas las redes europeas…”.

16 17

Consejo Europeo del 4 de febrero de 2011. Documento de Conclusiones. www.europex.org

Cuadernos de Energía

59

ACER y la Cooperación de los Reguladores de la Energía

- Una plataforma pan-europea que permita implantar un mercado continuo (con asignación implícita de capacidad transfronteriza) en el horizonte intradiario. Se trata de un proyecto no tan prioritario que, un principio, pretende incentivar este comercio en muchas interconexiones donde todavía prácticamente

no existe. Acorde con las directrices marco sobre asignación de capacidad y gestión de congestiones, la plataforma será compatible con la implantación de subastas intradiarias a nivel subregional, como en el caso de MIBEL, donde la liquidez de estos mercados es muy superior al del resto de Europa.

Son proyectos ambiciosos que llevarán a la integración efectiva de los mercados mayorista de electricidad en la UE en el año 2014. Los proyectos permitirán implantar un modelo ya definido en las directrices marco sobre CACM y ensayar distintas alternativas a considerar en la redacción del correspondiente código de red que ENTSOE está elaborando. Para finalizar este apartado me gustaría volver a insistir en que ACER ha cambiado el marco en el que se desarrollan las IRs; reactivando el trabajo de las regiones y alineando sus proyectos en las citadas hojas de ruta. El Foro de Florencia, en su última edición en diciembre de 2011, respaldó este trabajo y felicitó a la agencia por ello. Nuevamente, nada de esto hubiera sido posible sin el trabajo que los reguladores nacionales desde el año 2006; pero sí es cierto que ACER es la institución que, por su naturaleza, ha permitido recoger toda esa experiencia y ponerla al servicio de lo acordado por el Consejo Europeo en febrero de 2011. Este artículo solo tiene el modesto objetivo de reconocer el excelente trabajo de tantas personas que han trabajado en Europa para elevar la cooperación de los reguladores al nivel de relevancia que tiene en la actualidad con los primeros resultados de ACER. n

Figura 3. Calendario de integración de los mercados diarios hasta 2014

Fuente: ACER

60

Cuadernos de Energía

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas.
Examinamos diez de los principales retos a los que se enfrenta el sector.

Adi Karev Responsable Global de Petróleo y Gas. Deloitte

Introducción
El 2011 nos ha dado muchos motivos para reflexionar. Ha sido un año lleno de sorpresas: desde las revueltas políticas, la inestabilidad de los mercados financieros y el desastre nuclear de Japón, hasta la abundancia de gas natural, el replanteamiento del tema nuclear y el aumento de Compañías Nacionales de Petróleo (NOC’s por sus siglas en inglés) consumidoras. El levantamiento en Libia y la producción renovada en Irak no ayudaron a estabilizar los mercados mundiales de petróleo. La pérdida repentina de suministro del Norte de África podría haber causado una divergencia de los precios de Brent y West Texas Intermediate (WTI) incluso mayor que si se hubieran basado únicamente en inventarios Norteamericanos. A pesar de la incertidumbre económica, los precios globales del petróleo se mantuvieron obstinadamente alcistas y se prevé que permanecerán así este año, de acuerdo a la Energy Information Administration (EIA) de EE.UU. y a la Agencia Internacional de Energía (AIE). Este informe, que recoge los puntos de vista de nuestros socios, clientes y expertos de la

industria, se describen las principales tendencias que podrían marcar los próximos meses, considerando el impacto potencial de los acontecimientos del 2011. Entre ellas, la revolución del gas natural convencional y no convencional, la exploración en aguas profundas, la globalización de las NOCs consumidoras y las realidades económicas a las que se enfrentará un número cada vez mayor de países energéticamente independientes. Los cambios de gobierno en Libia tendrán un importante impacto en la industria del petróleo, tanto en su funcionamiento como en el alcance de su participación en el mercado global. En Irak, el aumento de la estabilidad y el descenso de la violencia, podrían ayudar al gobierno a reforzar su capacidad de producción de petróleo, pero el país carece de la infraestructura para soportar este incremento de producción. Además, las preocupaciones sobre seguridad en ambos países siguen siendo primordiales. El descubrimiento de gas natural en enclaves más cercanos a los centros de demanda como Norteamérica, Europa occidental y del Este,

cuenca oriental del Mediterráneo, África, y norte de Asia aumentó las expectativas de que un mayor número de países logre ser menos dependiente de las reservas de Oriente Medio y Rusia. Además, la abundancia de estos descubrimientos está dando lugar a una nueva generación de países netamente exportadores y revirtiendo la dirección del transporte de gas natural licuado (GNL) en un intento por sacar tajada al arbitraje de precios entre Occidente y Oriente. Como resultado, los países tradicionalmente exportadores podrían encontrarse con un mercado cada vez más competitivo para sus reservas a medida que muchos de los nuevos exportadores netos de gas natural ponen su punto de mira en Oriente como mercado objetivo. Las NOC asiáticas que representan los mercados más grandes y de más rápido crecimiento escudriñan el planeta en busca de reservas naturales a fin de mantener el crecimiento de sus economías y garantizar suministro a largo plazo. Con financiación de sus Gobiernos y centradas en la seguridad del suministro a largo plazo, las NOC en países importadores

Cuadernos de Energía

61

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

de energía se han convertido en un poderoso grupo de empresas globales de petróleo y gas. Entretanto, las NOC tradicionales en países productores están logrando mayores niveles de eficiencia e independencia. El descubrimiento de crudo dulce ligero en el presalino en Brasil sitúa a Petrobas como la primera compañía de petróleo y gas, con suficiente financiación y un equipo técnico con excelente formación. La irrupción de las NOC de países importadores de energía en un terreno previamente reservado a las NOC de los países productores y a las compañías internacionales de petróleo (IOC) está igualando las reglas del juego, lo que dará lugar a una mayor cooperación entre las NOC, que colaborarán cada vez más en la exploración, producción y comercialización de las reservas y los productos refinados. La producción de gas de pizarra o shale gas ha transformado la industria en Estados Unidos, y ahora se está produciendo un empuje global para la producción de este recurso, liderado por Europa, Asia y Sudamérica. Sin embargo, no hay una evidencia concluyente de los efectos que la fractura hidráulica, el proceso utilizado para extraer el gas de las formaciones rocosas, tiene en los recursos de aguas subterráneas. Los precios de petróleo y gas podrían llegar a desacoplarse permanentemente, debido a la globalización de gas natural, a compañías que cada vez más se especializan en todas las facetas de la cadena de valor de la industria del gas y a la aparición del shale gas. Además, la demanda de petróleo se mantendrá alta, manteniendo los precios en una pendiente constante. Y con la globalización del gas natural, los mercados serán capaces de establecer sus precios en base a los precios de mercado, no de los precios del petróleo. Otros temas que se tratan en el documento son: problemas de mano de obra en la industria

de arenas bituminosas (oil sands) en Canadá, la industria americana del tight oil, la aparición de NOC’s consumidoras no tradicionales y la diferencia de precio WTI y Brent.

de suministro y estabilizar los precios, no fue capaz de proveer el mismo crudo dulce ligero que produce Libia. El fin de la dictadura de Muammar el-Gadafi plantea dos cuestiones: 1) ¿cuál es el potencial real de la industria petrolera de Libia? y 2) ¿cuánto tiempo se tardará en recuperar el nivel de producción previo a la guerra e incluso aumentarlo? Antes de que Gadafi accediera al poder en 1969, Libia producía aproximadamente 3 millones de bpd, casi el doble del volumen previo a la revolución. La vuelta a estos niveles de producción podría tener un gran impacto en el suministro global de petróleo, por lo que no es de extrañar que las IOC estén deseando volver, o acceder, a este mercado. Sin embargo, la segunda cuestión es mucho más difícil de abordar debido a las numerosas incertidumbres que aún pesan sobre el futuro. Aunque Gadafi ya no está y es innegable que Libia está a las puertas del cambio, no está claro cuál será el nivel de cohesión de las distintas facciones rebeldes una vez que comience el proceso de construcción de un nuevo Gobierno, ni si serán capaces de ponerse de acuerdo sobre cómo repartir los beneficios del petróleo. Además, nadie conoce con certeza el alcance de los daños en la actual infraestructura de petróleo del país. Muchos pozos fueron abandonados durante un periodo prolongado y otros simplemente no se cerraron adecuadamente, lo que puede dar lugar a una necesidad de reparaciones importantes de infraestructuras. No obstante, ha habido algunas señales positivas. Las estimaciones iniciales situaban la producción de Libia en 500.000 bpd para finales de 2011, sin embargo, a finales de noviembre se situaba en 750.000 bpd según informó el jefe de la Corporación Nacional de Petróleo, Nuri Berruien. La AIE revisó sus estimaciones al alza hasta los 800.000 bpd para finales del

1. El futuro de la producción de petróleo: Libia e Iraq forman ahora parte de la ecuación
A lo largo del pasado año, las revueltas y revoluciones en Oriente Medio y norte de África (región MENA por sus siglas en inglés) provocaron un giro político en la zona que perfectamente podría tener un efecto permanente en el resto del mundo, no sólo desde un punto de vista político, sino también económico. Libia e Iraq están preparados para retomar su producción de petróleo a gran escala en un futuro no muy lejano, pero persisten algunos interrogantes: ¿cómo han influido los acontecimientos de Libia en las perspectivas de su industria petrolífera y cuál es el impacto resultante en el mercado global? Por otro lado, dada la mayor estabilidad y el menor nivel de violencia en Iraq, ¿aumentará el suministro de petróleo de este país rico en recursos o fluctuará a causa de sus infraestructuras obsoletas y las persistentes amenazas para la seguridad? Libia Con casi 47.000 millones de barriles, Libia cuenta con las mayores reservas de petróleo de África y, sin duda, tiene posibilidades de convertirse en una superpotencia del petróleo. Antes de la revolución, este país rico en petróleo producía 1,66 millones de barriles al día (bpd) y exportaba 1,5 millones de bpd, datos que contrastan con los de agosto de 2011, en el que sólo se produjeron 60.000 bpd. Se trata de un enorme revés económico para un país cuyo Gobierno obtiene un 80% de sus ingresos del petróleo y el gas. Además, esta situación afectó de manera importante al suministro global de petróleo, especialmente en Europa. Casi un 86% del petróleo libio se exportaba a países de la UE, y aunque Arabia Saudí intentó compensar la escasez

62

Cuadernos de Energía

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

primer trimestre de 20121 y 1,17 millones de bpd para finales de 2012 . Asimismo, se espera que las IOC que tenían contratos bajo el régimen de Gadafi vuelvan lo antes posible, y algunas de ellas ya están introduciéndose poco a poco. Sin embargo, para volver al nivel de producción de 3 millones de bpd previo al régimen de Gadafi, Libia necesitará que el nuevo Gobierno cree incentivos para que las empresas internacionales se decidan a realizar las inversiones necesarias. El reparto actual es un 90% para el Gobierno y un 10% para las compañías de petróleo pero, según un analista, para fomentar la exploración y la producción se precisa una relación más cercana a 70%-30%2. Iraq La industria petrolera de Iraq, al igual que la de Libia, nunca alcanzó su potencial a causa de un régimen que no lo permitió. Claro está que la situación en Iraq en lo que respecta a la seguridad y las infraestructuras es mucho peor que en Libia. Aunque Iraq tiene 150.000 millones de barriles de reservas probadas de petróleo y posiblemente otros 150.000 millones de reservas no probadas, un volumen mayor que el de Arabia Saudí, la producción promedio en 2011 fue sólo de 2.7 millones de bpd, cifra que, aún así, representa el mayor nivel de producción de los últimos veinte años. Por supuesto, algunas de las principales causas de esta situación fueron la Guerra del Golfo de 1991 y las hostilidades de 2003, pero no son el único factor. Durante el mandato de Sadam Husein, Iraq nunca fue capaz de alcanzar su potencial de producción debido al envejecimiento de sus infraestructuras. Sin embargo, dada la mayor estabilidad del país y la constante reducción de las tasas de violencia, el actual Gobierno está intentando revertir esta tendencia. Aunque muchos
1 2 3

analistas consideran que no será viable debido, fundamentalmente, a los problemas de infraestructura, el Gobierno se ha fijado el objetivo de producir 10 millones de bpd para 2017, lo que le permitiría competir con Arabia Saudí, principal productor de petróleo de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). Aunque puede que Iraq no alcance esta meta, está enviando un mensaje al mundo y a las IOC que demuestra que se ha comprometido a aumentar la producción hasta su máximo potencial. Un aspecto clave para lograr este objetivo es que por fin el Gobierno ha accedido a que empresas privadas participen en el proceso. En 2009, China National Petroleum Corporation (CNPC) y BP firmaron un acuerdo para incrementar la producción en el yacimiento de Rumaila al sur del país3. Sin duda el mayor yacimiento de Iraq, con 17.700 millones de barriles de petróleo estimados, la producción alcanzó casi 1,2 millones de bpd a finales de 2010. Existen algunos obstáculos para la consecución de los ambiciosos objetivos de producción del Gobierno. En primer lugar, la capacidad actual no es suficiente para casi cuadriplicar el nivel de producción. Los actuales niveles de producción están forzando al máximo las infraestructuras y, sin el debido cuidado, podrían producirse importantes filtraciones o roturas en los oleoductos. Algunos analistas predicen que, en el mejor de los casos, Iraq podría alcanzar 4,5 millones de bpd a finales de 2013, pero sería preciso reemplazar los viejos oleoductos antes de poder aumentar la capacidad. Además, los pozos y los oleoductos siguen siendo un objetivo de los ataques terroristas. El pasado octubre, dos bombas hicieron explosión

en el yacimiento de Rumaila cuando el Ministro de Petróleo iraquí visitaba el enclave, lo que demuestra que siguen existiendo tensiones políticas. La deflagración provocó una caída de la producción desde 1,24 millones hasta 530.000 bdp durante unos pocos días antes de recobrar niveles normales. Nuestra perspectiva En Libia, los daños en las refinerías y los pozos aún tienen que ser evaluados, y la seguridad seguirá siendo objeto de preocupación para los trabajadores extranjeros que vuelvan al país. Cualquier incidente que afecte a ciudadanos extranjeros podría ser un serio obstáculo para la inversión a corto plazo. Y lo que es más importante, es preciso que se forme un nuevo Gobierno para poder introducir regulación y que las IOC puedan saber cuál va a ser su entorno operativo. En Iraq se precisan importantes mejoras en las infraestructuras para que su ambicioso plan de 10 millones de bpd sea viable y, al igual que en Libia, la incertidumbre sobre la seguridad y la evolución geopolítica sigue percibiéndose como una amenaza. Iraq y Libia desempeñarán sin duda un importante papel en la industria global del petróleo, pero ambos países tienen obstáculos que superar, por lo que es poco probable que tengan un impacto significativo en el mercado a corto plazo. Se espera que un aumento de la producción de los países no pertenecientes a la OPEP compense el incremento de la demanda este año.

2. Entrar en el juego: el desarrollo global de activos de shale gas
No es ningún secreto que el shale gas ha transformado la industria de la energía en Estados Unidos, convirtiendo un mercado en decadencia en una industria próspera y autosuficiente. Hace cinco años, la producción de gas natural

“Update: Libya oil output resuming far faster than expected – IEA”. ShababLibya.org, 10 de noviembre de 2011. Reed, Stanley y Stephen, Chris. “Libya: Can it become an oil superpower?” Bloomberg BusinessWeek, 24 de agosto de 2011. “China begins oil production in Iraq”. Gulfnews.com, 24 de julio de 2011.

Cuadernos de Energía

63

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

estaba en una fase de constante declive, lo que forzaba a Estados Unidos a depender más que nunca de las importaciones. Los avances tecnológicos cambiaron por completo el panorama y ahora Estados Unidos está en camino de convertirse en exportador de este valioso recurso. En 2001, el shale gas representó un 1% de la producción de gas natural, cifra que actualmente alcanza un 25%4. Como resultado los precios se han desplomado, lo cual, a su vez, parece estar teniendo un efecto positivo en el sector manufacturero, especialmente en las industrias del acero y petroquímica, al reducir el coste de operación de las fábricas. Ahora, el resto del mundo está empezando a hacer lo mismo. En Europa, Asia y Sudamérica, se está apostando fuertemente por la exploración y la producción de shale gas. Un estudio sobre el potencial del shale gas realizado en 32 países por la EIA de EE.UU. estima que las reservas globales de este hidrocarburo ascienden aproximadamente 163,1 billones de metros cúbicos (sin incluir 24,4 billones de metros cúbicos en Estados Unidos), lo que supone un aumento del 40% en el volumen mundial de gas5. Sin embargo, todos los países excepto Estados Unidos, se encuentran aún en los estadios iniciales y tardarán al menos cuatro años en poder tener un nivel de producción significativo. Además, la mayor parte de los países necesitará el apoyo de las IOC que tienen experiencia en la industria de shale gas de EE.UU. para que les ayuden a desarrollar sus respectivas industrias. Como siempre sucede al debatir la cuestión del shale gas, uno de los principales problemas apuntados es el impacto medioambiental potencial. Aún no existen pruebas concluyentes sobre los efectos de la fracturación hidráulica - proceso empleado para extraer el gas de las

formaciones rocosas utilizando una mezcla de agua, arena y lubricantes químicos - en los recursos acuíferos del subsuelo. Por lo tanto, cada país ha enfocado la producción de shale gas de una manera diferente. Según el estudio de la EIA, Polonia y Francia albergan las mayores cantidades de shale gas recuperable en Europa, 5,3 billones de metros cúbicos y 5,1 billones de metros cúbicos, respectivamente. El desarrollo de la industria de shale gas en Polonia podría alterar completamente el actual panorama del gas natural en el continente. 5,3 billones de metros cúbicos es un volumen suficiente para abastecer el consumo interno de Polonia durante los próximos 300 años. Por ello, el Gobierno espera maximizar el potencial del shale gas no sólo para ser autosuficiente, sino también para convertirse en un poderoso exportador en el continente. En lo que respecta a la preocupación medioambiental, el beneficio económico parece superar con creces a los potenciales riesgos, especialmente si se compara con la generación a partir de carbón, que representa un 85% de la producción eléctrica de Polonia6. Por este motivo, el Gobierno ya ha concedido derechos de exploración a cuatro grandes compañías estadounidenses que operan en yacimientos de shale gas en EE.UU. a fin de que le ayuden a poner en marcha esta industria. Si Polonia posee realmente la cantidad de shale gas que predice el estudio de la EIA, ello podría tener un gran impacto en Europa y, de manera especial, en Rusia. No sólo es probable que Rusia pierda un gran mercado de exportación, puesto que actualmente suministra a Polonia dos tercios de su consumo anual de gas, sino que tendrá un nuevo

competidor en la zona, lo que presionará los precios a la baja. No obstante, este escenario no se materializará hasta dentro de varios años, ya que la industria de Polonia está en sus fases iniciales y se requieren inversiones para construir los gasoductos y los puntos de abastecimiento de GNL con fines de exportación. Así todo, los cambios en el mercado del gas natural en Europa son inevitables y Rusia debería revisar su estrategia mediante la búsqueda de nuevos mercados. Aunque Francia tiene el potencial para una sólida industria de shale gas, ha optado por no explotar sus yacimientos. Ha declarado una moratoria sobre la fracturación hidráulica en el país hasta que no se conozcan mejor las consecuencias medioambientales. Puesto que la energía nuclear es la principal fuente de electricidad en este país, el Gobierno no tiene tanta necesidad de entrar en la industria del shale gas. En China, el potencial del shale gas es extraordinario. El estudio de la EIA estima que están disponibles 36,1 billones de metros cúbicos de gas técnicamente recuperable, cifra que supera las reservas de cualquier otro país, incluido Estados Unidos. La Administración Nacional de la Energía de China incluso ha encargado la preparación de un plan de desarrollo de shale gas. Aunque en este país las perspectivas para esta fuente de energía son buenas, existen algunos obstáculos. En primer lugar, las plantaciones de la provincia de Sichuan suministran al país un 7% del arroz, el trigo y otros cereales, así como una décima parte de la carne de cerdo, todos ellos alimentos básicos de la dieta nacional. Aunque el agua es abundante en la zona, está desigualmente repartida y constituye

4 5 6

Carmen Monforte. “Auge de los hidrocarburos no convencionales”. Cinco Días, 25 de enero de 2012. Katusa, Marin. “New EIA report says shale gas boom could go global”. Forbes, 27 de junio de 2011. Cienski, Jan. “Poland hopes to tap big reserves of shale gas”. Financial Times, 9 de agosto de 2011.

64

Cuadernos de Energía

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

un bien muy necesario para los agricultores. La emergencia de una industria de shale gas provocaría casi seguro una lucha por los derechos sobre el agua debido a la elevada cantidad que necesitan ambas actividades. En segundo lugar, existen limitaciones tecnológicas. Históricamente, China no ha mostrado un grado elevado de apertura a las empresas internacionales de petróleo y gas, pero si pretende impulsar rápidamente la industria de shale gas, necesitará con total seguridad recurrir a la experiencia externa. No obstante, hay indicios de que la política del Gobierno será de una mayor apertura en lo que respecta a las IOC con el objetivo de desarrollar dicha industria. Royal Dutch Shell es el único productor occidental importante que ha firmado un acuerdo con PetroChina, cuyo resultado ha sido la perforación del primer pozo horizontal en la región en marzo. Las estadounidenses ExxonMobil, Chevron, ConocoPhillips y Halliburton también están en conversaciones con China en lo que respecta a sus políticas7. Sin embargo, incluso aunque China acceda a modificar dichas políticas, no se sabe en qué grado lo hará, ni cuáles serían los incentivos para las IOC. Por último, el carbón representa un 70% de la electricidad de China, mientras que el gas natural cubre sólo un 4% de sus necesidades energéticas. A pesar de que el gas natural genera menos emisiones de CO2 que el carbón, es poco probable que China deje de lado este último puesto que muchas de sus centrales térmicas modernas que utilizan este combustible han sido construidas en los últimos cinco años. No obstante, la producción de shale gas podría resultar más barata que la importación de GNL desde Qatar y Australia.

El shale gas será la energía del futuro para China, pero al igual que sucede en otros países, aún está a muchos años de la producción comercial. Entretanto, China necesitará suscribir contratos de suministro con países exportadores de gas como Qatar, Australia y Rusia. Además, a diferencia de lo que ocurre en algunas partes de Europa y Estados Unidos, la creciente demanda de energía en China probablemente eclipsará los posibles temores medioambientales en lo que respecta a la extracción de shale gas. En Sudamérica, Argentina es el país con mayor potencial de shale gas. Según un estudio de la EIA, dispondría de aproximadamente 21,9 billones de metros cúbicos en su territorio, pero aún tendrán que pasar cinco o más años para que pueda explotar este recurso con fines de producción. ExxonMobil ha acordado una inversión de 120 millones de USD para realizar operaciones de exploración de gas en Argentina8. Sin embargo, incluso aunque pueda iniciarse la producción de gas, actualmente no existen incentivos para que las compañías inviertan en el mercado debido a la limitación de precios impuesta por el Gobierno. El precio medio al que se vende internamente el gas natural es de 1,96 USD por millón de unidades térmicas británicas (Btu), pero el Gobierno lo compra a 7,33 USD por millón de Btu9. Además, el Gobierno disuadiría a los productores de exportar este recurso mediante la introducción de impuestos elevados. Dada la reelección de la actual presidenta Cristina Kirchner, es probable que se mantengan las subvenciones energéticas a productores y consumidores. En cualquier caso, al igual que en China, los riesgos medioambientales no serán un obstáculo para la industria del shale gas en Sudamérica. Si logran soslayarse algunos de

los escollos regulatorios, las empresas que desean invertir en proyectos de shale gas estarán más dispuestas a hacerlo. No hay duda de que la industria del shale gas ha cambiado el panorama de la energía en Estados Unidos, y que va a tener efectos similares en el resto del mundo. Sin embargo, aún quedan cuestiones pendientes: cuánto tiempo transcurrirá hasta que triunfen las revoluciones globales, cuáles son las consecuencias percibidas y reales de la fracturación hidráulica para el medio ambiente y qué avances tecnológicos podrían ayudar a mitigar las preocupaciones medioambientales. Nuestra perspectiva Cuantos más sean los mercados emergentes que encuentran shale gas, mayor será el impacto en la industria global del gas. La demanda de energía está creciendo en las economías emergentes, lo que convierte a la seguridad del suministro energético en una cuestión crítica y prioritaria. Por lo tanto, es menos probable que países como China, Polonia y Argentina se preocupen por las consecuencias medioambientales de la fracturación hidráulica. Como seguro que tampoco lo harán los países de Asia y Europa que están intentando reducir su dependencia del gas natural ruso. En lo que respecta a países como Polonia y Argentina, que tradicionalmente han sido importadores netos de gas natural, el shale gas podría cambiar su destino y convertirles en exportadores netos, igual que a Estados Unidos, país que, según muchos analistas, alcanzará dicho estado a finales de la década. Esta situación supondrá un aliciente para que los Gobiernos promuevan la inversión extranjera, tal como viene haciendo Polonia.

7 8 9

Kirkland, Joel. “China begins to tap its shale gas, despite daunting technological, environmental hurdles”.The New York Times, 14 de octubre de 2011. “Argentina minister sees unconventional gas boom on the horizon”. Dow Jones Newswires, 21 de septiembre de 2011. Ibíd.

Cuadernos de Energía

65

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

3. El desacoplamiento de los precios del petróleo y el gas: dónde y cuándo
Tradicionalmente, los precios del crudo y del gas natural han estado siempre estrechamente relacionados. A excepción de algún caso muy puntual, el precio del crudo por millón de unidades térmicas británicas (Btu) casi siempre está por encima del precio del gas natural por Btu. En agosto de 2005, el precio del gas por millón de Btu superó al del crudo después de que el huracán Katrina arrasara la costa estadounidense del Golfo de México. Históricamente, los precios de los dos recursos han seguido un recorrido paralelo en el sentido de que cuando los precios del petróleo subían, lo mismo hacía el del gas, aunque parece que esta tendencia está cambiando. En 2007, el Instituto Baker de la Universidad de Rice preparó un informe sobre la relación existente entre los precios del crudo y del gas natural, en el que afirmaba que si el precio medio del WTI es de 70 USD el barril, el precio en el Henry Hub será de 9,40 USD por millón de Btu10. No obstante, esta proporción no se ha mantenido durante los últimos dos años, de hecho, el precio del petróleo se ha incrementado y el del gas ha disminuido durante ese periodo. A comienzos de noviembre de 2011, el precio del petróleo ascendía a 94 USD el barril, lo que supone un incremento del 11% respecto de noviembre de 2010, mientras que el precio del gas se situó por debajo de los 4 USD, una bajada del 1,3% respecto del año anterior. En el pasado, se han registrado episodios de divergencias entre los precios del crudo y el gas, pero siempre acababan por volver a sincronizarse. Sin embargo, esta vez parece que la situación podría ser permanente por tres razones principales.

•    a globalización del gas natural L •    a especialización de las empresas en todas  L las facetas de la industria del gas •    a emergencia del shale gas L La globalización del gas natural El gas natural ha constituido tradicionalmente un recurso local debido a la falta de redes de gasoductos bien desarrolladas entre fronteras y continentes. Puesto que el petróleo ha sido siempre una materia cuyo precio se determina globalmente por lo general y que tiene más liquidez en el mercado que el gas, parecía razonable asociar ambos precios. En consecuencia, cuando se formalizan contratos de gas, su precio se basa en una fórmula estrechamente vinculada al precio del petróleo. No obstante, puesto que el transporte de GNL cada vez se utiliza más, la industria del gas natural está globalizándose progresivamente. El sudeste asiático y Europa reciben actualmente una gran cantidad de GNL de Qatar y de muchos otros países. Como ejemplos de esta creciente globalización, ya están en marcha conversaciones para crear una terminal de GNL en Mozambique después de que Eni SpA anunciara su gran descubrimiento en octubre, de modo que es probable que se suministre a los mercados asiáticos desde este país. Israel y Chipre han mantenido conversaciones sobre la construcción de terminales de LNG en la isla chipriota. La globalización del gas natural permite que los mercados fijen sus precios a partir de otros precios de mercado del gas, en lugar de los precios del petróleo. La especialización de las empresas en todas las facetas de la industria del gas En el pasado, las compañías petroleras han sido los principales actores del sector del gas

natural. Pero esto ha cambiado, pues cada vez es mayor el número de empresas que se especializa en exploración, producción y transporte de gas. BG Group es un excelente ejemplo de compañía de gas verticalmente integrada. No sólo posee activos localizados por todo el mundo, sino también a lo largo de toda la cadena de valor del gas. Además, la mayor parte de las grandes empresas de petróleo ha creado divisiones separadas de gas y electricidad dedicadas a la industria del gas natural. Esto ha modificado de manera fundamental el mercado del gas, pues ahora las empresas abarcan toda la cadena de valor. No se conforman con centrarse en la producción y el transporte de este recurso, sino que quieren comerciar con gas natural. Dado que cada vez más empresas se están especializando exclusivamente en la industria del gas, la tendencia a asociar los precios con los del petróleo es menor. La emergencia del shale gas El auge del shale gas en Estados Unidos ya ha demostrado que los precios del gas y el petróleo realmente se han desvinculado. Mientras que el WTI registró un aumento del 11% en el último año, los precios del gas natural se redujeron en un 1,3%, siendo aún más acusado el descenso a lo largo de los últimos tres años. Puesto que se prevé que EE.UU. se convierta en un exportador neto de gas natural gracias al shale gas, los mercados demandantes contarán con un nuevo flujo de suministro. Además, se estima que China, Argentina y Polonia tienen un elevado potencial en la industria del shale gas. Incluso aunque aún falten entre tres y siete años para que puedan empezar a producir, a la larga, la actual situación conducirá a un incremento del suministro y una mayor competencia en

10

Hartley, Peter; Kenneth Medlock III y Jennifer Rosthal. “The relationship between crude oil and natural gas prices”. James A. Baker III Institute for Public Policy, Universidad de Rice, 2007.

66

Cuadernos de Energía

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

Europa, Asia y Sudamérica, al tiempo que se fuerzan los precios a la baja o se mantienen en niveles relativamente constantes. Nuestra perspectiva Es probable que los precios del crudo y del gas natural continúen disociándose a lo largo de los próximos años. Dado que los mercados de gas natural cada vez tienen un carácter más local debido a los recientes hallazgos de recursos abundantes cerca de las economías demandantes, un mayor número de países está vislumbrando el potencial de la independencia energética. A medida que la demanda china se convierte en objetivo global de los futuros exportadores, los precios de mercado del gas natural tenderán a depender más de las condiciones locales, mientras que el precio del petróleo seguirá negociándose a escala global, con características globales. Aunque se prevé que la demanda de crudo siga siendo elevada, manteniendo los precios en niveles altos a largo plazo (con posibles correcciones de mercado a corto y medio plazo), los precios del gas siguen bajos en Occidente y se están distanciando de los altos precios de Oriente. Los elevados precios del gas en Oriente podrían sufrir presiones a la baja (principalmente a causa de la competencia ejercida por el GNL), y se prevé que los precios en Occidente sigan deprimidos. El proceso de desacoplamiento de los precios del crudo y el gas no ha concluido en absoluto. Muchas industrias que dependen fuertemente del gas natural, como la petroquímica, siguen prefiriendo vincular los precios del gas a los del crudo por el hecho de que éste se negocia en mayor medida que el gas a escala global. No obstante, esto podría empezar a cambiar también.

4. Las nuevas NOC: el nacimiento de compañías nacionales de petróleo no tradicionales en países importadores de energía
Las NOC de los países productores son las que tradicionalmente han acaparado el poder, especialmente los miembros de la OPEP. Actualmente, podemos añadir Rusia, Brasil y México a la lista de los principales países productores de petróleo. Las NOC de estos países son poderosas porque controlan la mayor parte del petróleo del mundo y, a su vez, pueden controlar los precios a partir de la cantidad que suministran al mercado. Quizás el más claro ejemplo de ello fue la crisis del petróleo de 1973, cuando la OPEP anunció su embargo de crudo como respuesta a la ayuda prestada por Estados Unidos a Israel durante la guerra de Yom Kipur. Hoy por hoy, los principales productores de petróleo del mundo aún tienen ese poder sobre el mercado, ya sea de forma voluntaria o involuntaria. La guerra de Iraq que comenzó en 2003 y la subsiguiente inestabilidad en Oriente Medio empujaron los precios al alza dando comienzo a una tendencia que aún perdura y que, probablemente, no se revertirá nunca. En 2011, la revolución libia paralizó prácticamente todas sus exportaciones, provocando una subida del barril Brent hasta los 115 USD. No hay ninguna duda de que las NOC de los principales países productores tienen poder y seguirán teniéndolo en años venideros. Sin embargo, en los últimos años hemos asistido al auge de un nuevo tipo de compañías nacionales de petróleo que están demostrando ser tan poderosas como las tradicionales de un modo completamente diferente. Estas NOC proceden de países importadores de energía como China y Corea del Sur, que necesitan

comprar en el exterior la mayor parte de la energía que consumen. Son poderosas principalmente por dos motivos. En primer lugar, el consumo de los países desarrollados de Occidente se ha mantenido inalterado o ha disminuido en los últimos años. Por tanto, los países productores están fijándose más en los mercados emergentes de Oriente que presentan una importante demanda de energía. Puesto que la competencia es alta por hacerse con estos mercados, las NOC de los países importadores pueden negociar los precios a los que compran el petróleo y el gas. En segundo lugar, las NOC de los países importadores tienen el respaldo financiero de sus respectivos Gobiernos, lo que les permite ofrecer créditos e inversiones no convencionales que probablemente no estén al alcance de las IOC. A lo largo de los últimos años, China ha sido un ejemplo de lo poderosas que pueden ser las NOC de países importadores al utilizar su estabilidad financiera para diversificar su cartera de socios de importación. En Oriente Medio, China continúa aumentando su presencia a través de acuerdos con múltiples países. En 2009, China importó un millón de barriles diarios de Arabia Saudí, lo que supone un 20% del total de sus importaciones de petróleo11. Con el tiempo, esta relación no ha hecho más que afianzarse. A diferencia de otros países, Arabia Saudí no necesita que China invierta en sus operaciones de exploración y producción, puesto que ya cuenta con la infraestructura necesaria. Sin embargo, sí necesita otros recursos como textiles y maquinaria que pueden importarse de China. Además, la relación ha cambiado recientemente y ya no abarca solamente el comercio de crudo, sino también la cooperación en operaciones de transformación y distribución. A comienzos de 2011, la

11

“Shifting Sands: Saudi Arabia’s oil moves east to China”. Knowledge@Wharton, 5 de abril de 2011. http://knowledge.wharton.upenn.edu/arabic/article. cfm?articleid=2649.

Cuadernos de Energía

67

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

compañía Aramco de Arabia Saudí cerró un acuerdo con PetroChina para promover una nueva refinería en Yunnan que suministrará 200.000 bpd a través del nuevo oleoducto de Birmania. Aramco cerró otro acuerdo con Sinopec para colaborar en la Refinería Yanbu en la costa del Mar Rojo12. Sin embargo, dada la incertidumbre sobre la estabilidad en Oriente Medio, China ha intentado ampliar sus horizontes para reducir su dependencia de esta región. Por ejemplo, en los últimos años ha invertido abundantemente en Brasil y en otros países latinoamericanos. Sinopec invirtió 7.100 millones de USD en la compra de una participación del 40% en RepsolBrazil. Además, el Banco Chino de Desarrollo concedió un préstamo de 10.000 millones de USD a Petrobas a cambio de suministro de petróleo en el futuro13. Los abundantes recursos financieros del Gobierno chino le permiten asegurar su suministro de un modo vedado a otros países. China ha tenido la ocasión de mostrar su poderío en sus recientes conversaciones con Rusia. Aparte de un oleoducto que transportará petróleo desde Rusia a China, cuya construcción culminó en septiembre de 2010, la operación más comentada ha sido un acuerdo de suministro de gas que abastecería a China con 69.000 millones de metros cúbicos de gas al año durante los próximos 30 años. El acuerdo viene gestándose desde 2006, pero las dos partes de la operación han sido incapaces de negociar un precio. Hace tiempo que la rusa Gazprom intenta ampliar su cartera de exportaciones fuera de Europa y esta aspiración no ha hecho más que crecer con el paso del tiempo. A medida que los países europeos vayan encontrando nuevas fuentes de gas natural, es probable que disminuyan sus

importaciones de Rusia. No obstante, China también está descubriendo nuevas fuentes de gas natural, lo que le permite mantenerse firme en la negociación de los contratos. El hallazgo de shale gas en China, el mayor volumen de importaciones desde Turkmenistán, que alcanzan los 40.000 millones de metros cúbicos anuales, y las importaciones de GNL procedente de Oriente Medio y Australia, han debilitado la posición negociadora de Rusia en la operación. Aparte de China, la empresa Korea National Oil Corporation (KNOC) de Corea del Sur también se ha esforzado por garantizar sus reservas de petróleo. Casi la totalidad del petróleo consumido en Corea del Sur es importado, lo que convierte a este país en el quinto importador de crudo del mundo. En 2011 KNOC consiguió cerrar un acuerdo con la National Oil Company de Abu Dabi (Adnoc) en virtud del cual se hace con un volumen garantizado de 1.000 millones de barriles de petróleo técnicamente recuperable14. Corea del Sur, la cuarta economía más grande de la zona, compite constantemente con China, India y Japón por intentar asegurarse recursos energéticos. Esta operación incrementará sus importaciones de petróleo desde un 10% hasta un 15%. Nuestra perspectiva A medida que el consumo de energía en Occidente se estanque o incluso disminuya, las NOC de países importadores seguirán teniendo más poder mientras los países productores se preocuparán por colocar sus exportaciones en nuevos mercados. Sin embargo, ello no significa que las NOC de los países productores estén perdiendo poder, sino que ambos modelos de NOC son cada vez más interdependientes. Los productores

necesitan nuevos mercados y los consumidores necesitan suministro. Y a medida que se consolida esta relación de interdependencia entre NOC de países productores y NOC de países importadores, cada vez son más habituales los negocios conjuntos (joint ventures). Estos negocios conjuntos tienden a ser más complicados que entre IOC o incluso que entre IOC y NOC. Según la experiencia de las firmas miembro de Deloitte, esto se explica principalmente por tres razones. En primer lugar, en muchos casos, los acuerdos tienen una motivación política y las condiciones inicialmente pactadas tienden a ser insostenibles. En segundo lugar, las NOC tienen mentalidades distintas debido a las barreras culturales y lingüísticas. Por último, la mayor parte de las NOC no recurre a la Asociación de Negociadores Internacionales de Petróleo (AIPN), que garantiza que se emplean las mejores prácticas en las negociaciones de joint ventures. Por lo tanto, a pesar de que las NOC tanto de países productores como de países importadores son poderosas, aún tienen mucho que aprender en lo que se refiere al trabajo conjunto.

5. El éxito del shale gas no supone la derrota del gas convencional: entran en el mercado nuevos exportadores
Durante los últimos cinco años, el shale gas ha ocupado un lugar preferente en las conversaciones del sector del gas natural. ¿Qué cantidad hay? ¿Es rentable su extracción? ¿Qué efectos provoca en el medio ambiente? Estas preguntas van obteniendo respuesta paulatinamente, y no cabe duda de que el shale gas va a seguir teniendo un gran impacto en el mercado del gas natural. No obstante, a lo largo del 2010 se descubrieron importantes

12 13 14

Hook, Leslie. “Saudi Arabia and China: more oil deals to come?” Financial Times, 21 de marzo de 2011. “Brazil Petrobras signs cooperation accord with Chinese oil companies”. Dow Jones Newswire, 15 de abril de 2011. “South Korea and Abu Dhabi in pact to develop oil fields”. BBC News, 14 de marzo de 2011.

68

Cuadernos de Energía

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

yacimientos de gas convencional en países que históricamente no eran productores de hidrocarburos. Estos hallazgos podrían cambiar el panorama económico de estos países y modificar aún más el enfoque de la industria global de gas natural. Se han encontrado importantes yacimientos junto a las costas de Azerbaiyán, Israel, Chipre y Mozambique. Si la producción evoluciona tal como se prevé, todos estos países (excepto Azerbaiyán, que es exportador neto desde 2007) pasarían a ser exportadores netos de gas natural en los próximos diez años. Rusia, el mayor exportador de gas natural del mundo, probablemente será la nación más afectada por su pérdida de cuota de mercado en beneficio de la nueva generación de países exportadores de gas. El volumen de exportaciones procedentes de Azerbaiyán podría multiplicarse significativamente gracias al descubrimiento realizado por la compañía francesa Total de un gran yacimiento de gas cerca de la costa que podría contener “varios billones de pies cúbicos de reservas de gas”15. Son excelentes noticias para la Unión Europea, que está intentando diversificar su cartera de proveedores. La UE respaldó la construcción del gasoducto Nabucco que enlazaría Turquía con un gran centro de distribución en Austria, pero ha tenido problemas para proveer un suministro que permita rentabilizar la capacidad de 31.000 millones de metros cúbicos al año que tiene el mencionado gasoducto. Se ha previsto que parte de la capacidad del gasoducto sea cubierta con la producción del yacimiento de Shah Deniz, además del depósito recientemente descubierto en la costa una vez que esté listo para producir. Además, Europa podría recibir importaciones adicionales de Israel y Chipre, lo cual debilitaría
15 16

aún más la supremacía rusa sobre el mercado europeo. Históricamente, Israel ha sido uno de los pocos países de Oriente Medio con la mala suerte de carecer de reservas significativas de petróleo y gas. Pero con el descubrimiento en 2010 de grandes yacimientos marinos en el Mediterráneo oriental, este país importador neto podría convertirse en un exportador neto de gas natural. El yacimiento Leviathan tiene una capacidad potencial de 453.000 millones de metros cúbicos. Es probable que Chipre descubra reservas significativas cerca de su costa meridional, puesto que su zona económica exclusiva se solapa con la de Israel. Ya se están manteniendo conversaciones para la construcción de terminales de GNL en Chipre que serían abastecidas por ambos países y exportarán a Europa. Aunque existe un gran potencial en el Mediterráneo oriental, también hay numerosos obstáculos. El Servicio Geológico de los Estados Unidos estima que existen 3,45 billones de metros cúbicos de gas en la cuenca de Levante, la región que comprende Israel, Gaza, Chipre, Líbano y Siria. Actualmente, la lucha geopolítica es muy similar a la que se desarrolla en el Mar de China. Ya se han producido disputas entre Líbano e Israel por las fronteras marítimas y, puesto que ambas naciones están técnicamente en guerra, no negocian directamente. Además, Turquía se ha visto implicada en el conflicto interno de Chipre debido a su apoyo a los turco-chipriotas que habitan en el norte de la isla. La relación de Turquía con Israel también se deterioró cuando una flotilla de auxilio que se dirigía a Gaza fue atacada por Israel, causando ocho víctimas mortales turcas. En octubre, la italiana Eni SpA anunció el descubrimiento de un gran yacimiento cerca de la costa de Mozambique que podría alterar significativamente el panorama económico de esta depauperada nación africana. En un

primer momento, Eni estimó un volumen de 0,42 billones de metros cúbicos de gas, pero posteriormente elevó la cifra a 0,62 billones16. Existe suficiente gas en la zona costera de Mozambique para hacer viable la construcción de una gran terminal de GNL con capacidad para exportar a China, India, Corea del Sur, Tailandia y Japón. Ante el aumento de la demanda de energía en Oriente, esta nueva fuente de suministro procedente de Mozambique será bienvenida. Nuestra perspectiva Aunque estos nuevos yacimientos de gas acabarán teniendo un impacto en la estructura del mercado global, la producción aún tardará algunos años en ponerse en marcha al tratarse de descubrimientos muy recientes. Por otro lado, habrá que prestar atención a la reacción de Rusia ante sus nuevos competidores y ver si será capaz de procurarse nuevos contratos de suministro a largo plazo antes de la entrada de nuevas fuentes de suministro para Europa y Asia. Además, la situación geopolítica en el Mediterráneo oriental requiere una estrecha vigilancia, especialmente porque la tensión política en la zona es mucho más profunda y compleja que la problemática actual.

6. China no es sólo un sumidero de recursos: apuesta por la exploración y la producción
No es ningún secreto que la demanda de energía de China se ha disparado durante la última década y que continuará creciendo para amoldarse al rápido ritmo de crecimiento de su economía. Antes de 1993 este país era exportador neto de crudo, pero actualmente importa más del 50% de sus necesidades de petróleo. Muchos consideran a China un sumidero de recursos que adquiere activos energéticos en todo el mundo y que importa la mayor parte de lo que necesita, pero el

Gorst, Isabel. “Gas field discovered off Azerbaijan”. Financial Times, 11 de septiembre de 2011. Gold, Russell. “Big gas find for Italy’s Eni”.The Wall Street Journal, 21 de octubre de 2011.

Cuadernos de Energía

69

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

Gobierno está tratando de invertir esta tendencia y poner en marcha importantes proyectos de exploración y producción, lo cual le está resultando bastante difícil. En 2010, China poseía el segundo mayor excedente de exportación después de Alemania, lo cual es uno de los principales factores que impulsan su rápido crecimiento económico. No obstante, el aumento de la demanda de importaciones de alimentos y energía está empezando a mermar dicho excedente. Como resultado de ello, el Gobierno ha incluido la contención de las importaciones de energía en su 12º plan quinquenal. El Gobierno planea invertir en la industria de petróleo y gas para aumentar el volumen de combustibles fósiles que se producen internamente y reducir el porcentaje de importaciones totales de energía. En 2009, los nueve principales yacimientos de petróleo de China produjeron 3,8 millones de barriles diarios, un 80% de su producción total. Pero cinco de los nueve yacimientos han experimentado una reducción en las cifras de producción17, lo que significa que China debe buscar otras fuentes de suministro de petróleo. La inversión sustancial en infraestructuras para fines energéticos es parte del 12º plan quinquenal con el objetivo de intentar invertir la tendencia. Limitándonos a los sectores de gas y petróleo, el Gobierno planea construir cinco plantas de producción de petróleo y gas a gran escala y 150.000 km de oleoductos y gasoductos18. Además, se ha avanzado notablemente en las actividades para iniciar la exploración y producción en el Mar de China, aunque ha

resultado difícil debido a la tensión geopolítica existente en la zona. China, Vietnam, Malasia, Brunei y Taiwán reclaman su soberanía sobre la zona, y apenas se ha avanzado en la resolución de la disputa. La tensión entre India y China ha aumentado recientemente con motivo de los derechos de exploración. Según algunos analistas chinos, el Mar de China podría contener en su lecho 200.000 millones de barriles de crudo, lo cual ayudaría al país a revertir paulatinamente su creciente necesidad de petróleo importado. Científicos estadounidenses calculan que estas reservas son mucho menores, más próximas a los 28.000 millones de barriles, pero incluso esta estimación conservadora ayudaría significativamente a China a lograr el objetivo de reducir su dependencia energética19. Aunque China seguirá centrándose en impulsar su industria de exploración y producción de petróleo, la verdadera oportunidad para avanzar estriba en el sector del gas natural. El potencial consiste en tres tipos distintos de gas: gas natural convencional, metano de lechos de carbón (CBM por sus siglas en inglés) y shale gas. En la última evaluación de recursos de petróleo y gas en China20 se estimó que existen 22,2 billones de metros cúbicos de gas natural convencional recuperable. El 70% de estas reservas se encuentra en cinco depósitos21. Sin embargo, como sucede con el petróleo, el descubrimiento realizado en el Mar de China podría aumentar significativamente las reservas de gas natural en este país. Según la EIA, el Mar de China podría albergar hasta 25,48 billones de metros cúbicos de reservas de gas natural,

lo que equivale a las reservas de Qatar22. A pesar de que la explotación de CBM en China está resultando complicada, aún se sigue trabajando en esta dirección. El sector se encuentra en sus inicios y, por el momento, las reservas probadas son escasas, pero según la evaluación de los recursos de petróleo y gas en China, se estima que el país cuenta con 10,84 billones de metros cúbicos de CBM23. China National Petroleum Corporation (CNPC) es propietaria de, aproximadamente, el 70% de las concesiones de explotación del país y ha puesto en marcha proyectos para aprovechar este recurso. Hasta finales de 2010, CNPC había perforado casi 1.500 pozos en cuatro zonas clave de exploración. El principal obstáculo para la explotación de CBM es el elevado coste que supone su producción. Aunque la explotación de gas natural convencional y CBM ayudará a reducir la dependencia de China de fuentes extranjeras, el shale gas ofrece el mayor potencial para convertir al país en un gran centro de exploración y producción. En un informe de la EIA redactado en 2011 se estima que China posee más de 33,98 billones de metros cúbicos de shale gas, cifra que supera las estimaciones para Estados Unidos. La industria sigue en sus estadios iniciales, pero el Gobierno ha otorgado a la explotación del shale gas la consideración de interés nacional. No obstante, si el Gobierno pretende impulsar el crecimiento de la industria, necesitará la ayuda de multinacionales con experiencia en exploración y explotación de shale gas. El Gobierno chino sabe lo que está en juego. En negociaciones iniciales con compañías de petróleo y gas, se ha mostrado más proclive a autorizar la intervención extranjera en la ex-

Análisis interno de Deloitte. Ibíd. 19 “Q&A: South China Sea dispute”. BBC News, 19 de julio de 2011. 20 Análisis interno de Deloitte. 21 Ibíd. 22 “Q&A: South China Sea dispute”. 23 Análisis interno de Deloitte.
17 18

70

Cuadernos de Energía

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

plotación de shale gas con el fin de poner en marcha esta industria. Nuestra perspectiva La explotación de gas natural, tanto convencional como no convencional, produce dos beneficios destacados. En primer lugar, es un paso importante para la reducción de la dependencia de fuentes extranjeras, garantizando a China un saneado excedente de exportación. En segundo lugar, constituye una oportunidad para reducir significativamente el volumen de emisiones de gases de efecto invernadero en el país. Actualmente, el carbón representa el 70% de los recursos energéticos utilizados en China. Con el aumento del consumo de gas natural en China, podrá ralentizarse o invertirse la tendencia de emisiones de CO2, pero si el país no modifica su conducta medioambiental, sus emisiones superarán al conjunto de las de Estados Unidos, la UE e India antes de 2020. Cabe esperar un gran esfuerzo para impulsar el despegue de la industria de shale gas en este año. No obstante, debido a dificultades geológicas y a la falta de conocimientos técnicos por parte de las empresas estatales chinas, el arranque será relativamente lento para el sector. Gracias al respaldo gubernamental al desarrollo de la industria del shale gas, hay algo que es prácticamente seguro: no faltarán inversiones de capital. Una vez que se pongan en marcha las asociaciones entre empresas estatales chinas y grandes multinacionales con el objetivo de transferir conocimientos técnicos, cabe esperar un avance de la industria a un ritmo creciente. Aun así, es más que probable que la producción comercial de shale gas no comience antes de 2014. Gracias al nuevo 12º plan quinquenal, China está en el buen camino para cambiar su reputación de pozo sin fondo en cuanto al consumo de energía. Las inversiones previstas en las industrias de exploración y producción de petróleo y gas ayudarán al país a reducir sus

importaciones de energía, a reducir el coste en dicha partida y mantener el superávit en su balanza comercial.

7. WTI y Brent: ¿se acortará la distancia entre los precios o se mantendrá esta situación inusual?
En 2011 los precios del petróleo tuvieron un comportamiento fuera de lo habitual. Anteriormente, la diferencia de precio entre el petróleo WTI y el Brent era tan sólo de un par de dólares. Más concretamente, el WTI se solía vender aproximadamente 1 USD por encima del Brent. El pasado año, sin embargo, la situación varió y el precio del Brent alcanzó un nivel muy superior al del WTI. En septiembre se alcanzó un diferencial máximo de 26 USD antes de caer hasta poco más de 16 USD a finales de octubre. Estos diferenciales no tienen precedentes, y algunos analistas creen que ya no van a desaparecer. Sin embargo, hay cuatro motivos por los que el mercado será testigo de una aproximación de los precios del petróleo WTI y Brent este año: •    umento del suministro de Libia. A •    etorno a la actividad en las refinerías de  R EE.UU. •    uevos oleoductos desde Cushing a Texas  N y el Golfo de México. •    umento de la confianza en la economía  A estadounidense. Aumento del suministro de Libia. La razón principal por la que los precios del barril Brent han sido muy superiores al WTI es la revolución desencadenada en Libia. Con anterioridad, Libia exportaba casi 1,5 millones de barriles diarios de crudo dulce ligero a Europa, pero el pasado marzo se produjo un parón. Aunque Arabia Saudí compensó gran parte del suministro que dejó de aportar el país norteafricano, el crudo saudí es más pesado, lo que complica y encarece el refino y

eleva drásticamente el precio del barril Brent. Aunque, en nuestra opinión, no es probable que Libia retome la producción a los niveles anteriores a la guerra, es decir 1,6 millones de barriles diarios, el suministro se acercará a los 1,2 millones hacia finales de este año y aliviará la presión en los precios del petróleo Brent. Retorno a la actividad en las refinerías de EE.UU. En 2011 un número insólito de refinerías interrumpió su actividad por obras de mantenimiento, causando una acumulación de petróleo en los tanques de Cushing. En consecuencia, el suministro cubrió ampliamente la demanda de las refinerías en activo, lo que provocó una depreciación de los precios del crudo WTI. A medida que esas refinerías retomen su actividad en los próximos meses, aumentará la demanda de WTI y disminuirá la demanda de crudo importado, lo que impulsará el precio del WTI y reducirá el diferencial de precios. Nuevos oleoductos desde Cushing a Texas y el Golfo de México. Además de los trabajos de mantenimiento en las refinerías, la acumulación de petróleo se debe al número insuficiente de oleoductos que conectan Cushing con el Golfo de México. Algunas empresas localizadas en Houston han anunciado varios proyectos de construcción de oleoductos hasta refinerías de Houston y el Golfo, lo cual incrementará la demanda. Por otro lado, si el Gobierno da su aprobación al oleoducto Keystone XL, también aumentará el flujo de petróleo hacia las refinerías del Golfo de México. Este factor, a su vez, también impulsará la demanda y reducirá la distancia entre precios. Aumento de la confianza en la economía estadounidense. En 2011 existió el temor a una segunda recesión en Estados Unidos, lo que provocó una caída del mercado de valores, incluidas las acciones de WTI. Sin embargo, a pesar de los

Cuadernos de Energía

71

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

temores que sigue suscitando la crisis de deuda en la Eurozona, el aumento en un 2,5% del PIB que reflejan los datos económicos del tercer trimestre de 2011 en Estados Unidos alejó la amenaza de una nueva recesión. Mientras la economía estadounidense siga creciendo y persistan los temores en Europa, el precio del WTI subirá y el del Brent probablemente se estanque. Nuestra perspectiva Este año probablemente se producirá un retorno a la normalidad a medida que los precios de WTI y Brent se vayan aproximando a lo largo del mismo. Ello será posible gracias a un ligero repunte de las exportaciones libias, una mayor demanda en los Estados Unidos por el retorno a la actividad de las refinerías, los nuevos oleoductos desde Cushing a Texas y el Golfo de México, y el continuo crecimiento de la economía estadounidense. De hecho, hacia finales de 2012 es posible que el precio del WTI vuelva a superar al del crudo Brent.

vertirá paulatinamente en un elemento igual de esencial a lo largo de los próximos años. Mientras que el shale gas se encuentra predominantemente en el noreste de Estados Unidos, se ha descubierto tight oil en la zona occidental de Dakota del Norte, la zona oriental de Montana y la zona sur de Texas. Los analistas sabían que había petróleo en las formaciones rocosas de esquisto, pero no eran conscientes de su abundancia y, aunque lo hubieran sabido, la extracción no ha resultado viable económicamente hasta hace poco tiempo. En 2008, el Servicio Geológico de los Estados Unidos estimó que sólo en la formación Bakken de Dakota del Norte y Montana, había 4.300 millones de barriles de petróleo recuperables24. En 2005 la producción de la formación Bakken fue de 3.000 barriles diarios25. Actualmente la cifra alcanza los 400.000 barriles diarios26 y para 2020 podría llegar a un millón27. En el sur de Texas, la formación Eagle Ford produce actualmente 100.000 barriles diarios, cifra que se estima que alcanzará los 450.000 barriles diarios antes de 2015. Entre mayo y junio de 2011 se perforaron casi 3.000 pozos en la zona28. Un estudio de IHS CERA muestra que las formaciones en las que existe shale oil pueden producir hasta 17.000 millones de barriles. Esta nueva fuente de petróleo ha ayudado a aumentar la producción en EE.UU. por primera vez desde hace varios años29. Antes de que finalice la década podríamos asistir a un incremento de la producción de petróleo de un 25%, lo que supone casi dos millones de barriles al día.

Al igual que sucedió durante la revolución del shale gas, han sido las pequeñas empresas petroleras independientes las que han abierto el camino del tight oil, pero las grandes multinacionales han visto el potencial de mercado y están empezando a invertir en estas reservas no convencionales de petróleo. En 2010, Royal Dutch Shell adquirió activos en la región de Eagle Ford, en Texas. Peter Voser, CEO de Shell, proclamó que prefería asegurarse de entrar en el juego desde el principio a realizar adquisiciones en zonas maduras30. La posibilidad de que se produzcan fusiones y adquisiciones es elevada, puesto que gran parte del terreno que ocupa la formación Bakken ya está asignado. Statoil ASA fue una de las primeras grandes compañías petrolíferas integradas en adquirir una empresa independiente y, de este modo, obtener acceso a activos de tight oil en Dakota del Norte. En octubre de 2011, Statoil compró la empresa Brigham Exploration Company por 4.400 millones de USD y obtuvo 375.000 acres de terreno en las formaciones Bakken y Three Forks. Se trata de la operación más cara hasta la fecha31. Aparte de grandes cantidades de petróleo, las principales multinacionales petrolíferas podrían mostrar un mayor interés por adquirir activos en zonas de producción de tight oil a medida que descienda el coste de la fracturación hidráulica. A lo largo de los diez últimos años, los costes de descubrimiento y explotación de petróleo convencional para Exxon se han multiplicado por diez hasta

8. Otro recién llegado: la industria estadounidense de tight oil
Gracias a los avances tecnológicos que permiten la extracción de gas de formaciones rocosas de esquisto, Estados Unidos ha visto alterado su panorama en relación con el gas natural y está en vías de convertirse en exportador de esta preciada materia. Aunque la producción de shale gas en Estados Unidos va a seguir siendo el centro de atención para compañías de petróleo y gas, el tight oil, también denominado shale oil o petróleo procedente de rocas de esquisto, se con24 25

Lachapelle,Tara y Polson, Jim. “Bakken turns Oasis into target as fracking costs slide: Real M&A”. Bloomberg, 19 de octubre de 2011. Hargreaves, Steve. “Billions of barrels of untapped U.S. oil”. CNNMoney.com, 9 de marzo de 2011. http://money.cnn.com/2011/03/04/news/economy/oil_shale_bakken/index.htm 26 Krauss, Clifford. “Shale boom in Texas could increase U.S. oil output”.The New York Times, 27 de mayo de 2011. 27 Hargreaves. “Billions of barrels of untapped U.S. oil”. 28 Krauss. “Shale boom in Texas could increase U.S. oil output”. 29 Gold, Russell y Dezember, Ryan. “It’s official: ‘Age of Shale’ has arrived”.The Wall Street Journal, martes, 18 de octubre de 2011. 30 Crooks, Ed. “Shell Targets North American ‘tight oil’”. Financial Times, 22 de septiembre de 2011. 31 LaChapelle y Polson. “Bakken turns Oasis into target as fracking costs slide: Real M&A”.

72

Cuadernos de Energía

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

alcanzar un precio de 14,21 USD por barril. Sin embargo, los costes actuales de Continental Resources, una empresa radicada en Oklahoma, ascienden a 9,63 USD por barril. Además, los costes de producción en la zona de Bakken ascienden a 55 USD por barril, y el precio del petróleo se sitúa aproximadamente en 90 USD por barril32. Nuestra perspectiva Aunque el potencial de la industria de tight oil en Estados Unidos es considerable, también podrían existir algunos inconvenientes. Al igual que sucede con el shale gas, la extracción de tight oil precisa la aplicación del proceso de fracturación hidráulica, que podría causar efectos negativos en el medio ambiente, especialmente en las aguas subterráneas. Por el momento, la oposición a las operaciones de extracción de tight oil en Texas y Dakota del Norte no ha sido tan dura como en la región noreste del país en lo que respecta a la extracción de shale gas. Cabe destacar que los analistas consideran que el beneficio económico supera con creces al perjuicio para el medio ambiente. Además, la falta de infraestructuras en Dakota del Norte está provocando dos problemas. En primer lugar, se ha producido una llegada masiva de trabajadores en la región de Bakken, que carece de viviendas suficientes para alojarlos. Muchos de ellos duermen en barracones y, en los casos más extremos, algunos están llegando a dormir al raso. En segundo lugar, la insuficiencia de oleoductos complica el transporte del petróleo a otras zonas del país. A medida que el sector de tight oil siga creciendo y desarrollándose, será necesario invertir para subsanar estas carencias.
32 33

9. En la encrucijada: Brasil afronta el reto de distribuir los beneficios del petróleo a la vez que fomenta la inversión
Durante los últimos cinco años, la floreciente industria petrolífera brasileña ha suscitado el interés en casi todos los frentes, ya se trate de las grandes multinacionales petrolíferas o países ávidos de energía en busca de nuevas fuentes de suministro. Gran parte del interés proviene del descubrimiento de cantidades potencialmente grandes de petróleo en los bloques presalinos costeros del país. Se estima que existen más de 50.000 millones de barriles en reservas33 en la zona costera de Río de Janeiro y Espirito Santo, aunque algunas estimaciones elevan la cifra a 120.000 millones34. Además de encontrarse en cantidades abundantes, se trata de un crudo dulce ligero de gran calidad, por lo que resulta aún más atractivo. No obstante, esta nueva fuente de riqueza ha suscitado mucha controversia y debate. Todos quieren su trozo del pastel: el Gobierno federal, los estados, la empresa de propiedad mayoritariamente pública Petrobras y las IOC. Desde que se conoció el potencial de los yacimientos presalinos, el Gobierno brasileño ha estado intentado determinar cómo maximizar el beneficio que se derive de ellos. De hecho, el Gobierno no ha convocado ninguna ronda de licitación para bloques costeros desde 2007. Sin embargo, debe tener cuidado para no disuadir la inversión extranjera elevando en exceso los impuestos y las regalías, especialmente porque van a ser necesarios miles de millones de dólares para explotar los yacimientos en aguas profundas. En 2010 el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva aprobó un nuevo contrato de reparto de

la producción en el marco de una reforma legal que ha generado un gran debate. El contrato afecta únicamente a futuros acuerdos de venta de bloques presalinos y “estratégicos” por parte del Gobierno. La disposición más relevante de la legislación establece que Petrobras debe poseer una participación y una intervención en la explotación de cada bloque del 30% como mínimo. Las demás compañías, Petrobras incluida, podrán optar a la licitación del 70% restante35. Al asignar a Petrobras una participación e intervención obligatorias del 30% se aseguran más reservas petrolíferas e ingresos para el Gobierno. No obstante, algunos analistas creen que la responsabilidad podría resultar excesiva para la empresa. No es seguro que Petrobras tenga interés en participar en todos los bloques, y además tendría que pagar al Gobierno por este derecho igual que el resto de las empresas. Aunque esto podría ser un revés para el Gobierno brasileño, lo más probable es que Petrobras aumente su eficiencia para intentar obtener beneficios. Además, se seleccionará a los licitadores con arreglo al porcentaje de la cuota pagada al Gobierno o “profit oil” (remanente de producción) en virtud del nuevo contrato de reparto de la producción. Profit oil se define como el volumen de hidrocarburos producidos que excede de la suma del coste de la inversión realizada por la empresa más las regalías. Además, el Gobierno recibirá un complemento o outtake (que no se incluía en los anteriores contratos) equivalente al profit oil acordado más un 10% en concepto de regalías en efectivo36 Las primeras rondas de licitación para los bloques presalinos previstas en el contrato de

Ibíd. “Brazil oil royalty plan passes one hurdle”. Reuters, 19 de octubre de 2011. 34 Greenblatt, Alan. “Brazil hopes to add oil wealth to booming economy”. NPR.org, 7 de septiembre de 2011. 35 Deloitte Internal Review, “Global Oil & Gas Tax newsletter”. 36 “Brazil implements a production-sharing model for new pre-salt concessions”.Vinson & Elkins¸3 de diciembre de 2010.

Cuadernos de Energía

73

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

Tabla 1. Regalías petróleo
2011 Gobierno federal Estados productores Municipios productores Municipios afectados Estados no productores Municipios no productores 30% 26,25% 26,25% 8,75% 1,75% 7% 2012 20% 20% 17% 3% 20% 20% 2020 20% 20% 4% 2% 27% 27%

a cambios en futuros contratos. Por otro lado, Petrobras ha declarado que interpondrá una demanda para frenar la ley39. Otros países que han descubierto reservas de petróleo y gas también están revisando sus políticas fiscales en esta materia, enfrentándose asimismo al reto de conseguir aumentar los ingresos al tiempo que fomentan las inversiones. Tras el descubrimiento del yacimiento Leviathan, el Gobierno israelí designó un comité especial para revisar la política fiscal en materia de petróleo y gas. El comité recomendó y, en última instancia, plasmó en la legislación una política fiscal que grava las ganancias del petróleo con impuestos progresivos, en lugar de incrementar las tasas de regalías40. En Estados Unidos, la administración Obama también se está planteando revisar el proceso de pago de regalías de un modo tal que, según teme el sector, se incrementaría el importe de las regalías41. En Canadá, el Gobierno de la provincia de Alberta está ultimando la legislación sobre el pago de regalías por los nuevos yacimientos de esquistos con la intención de impulsar las operaciones de exploración y desarrollo. Se reanudarán las revisiones de las políticas fiscales en materia de petróleo y gas a medida que se vayan consolidando las fuentes de energía no convencionales, especialmente si las economías nacionales (particularmente de los países de la OCDE), continúan creciendo a un ritmo lento. Nuestra perspectiva Lo que se deduce claramente de esta situación es que Brasil no puede seguir adelante con las rondas de licitación previstas, lo que podría causar pérdidas por valor de miles de millones hasta que se resuelva este problema. Aunque el Gobierno federal desea facilitar el máximo volumen de ingresos para todos los

reparto se han fijado para el segundo semestre de 2012, pero sigue habiendo varias incertidumbres. El principal obstáculo es la confusa distribución de las regalías. Actualmente, el Gobierno federal y los estados productores de petróleo: São Paulo, Río de Janeiro y Espirito Santo, acaparan la mayor parte de los beneficios derivados de las regalías. Los 24 estados restantes del país sostienen que el petróleo pertenece a todos los brasileños y que la riqueza resultante debería destinarse a mejorar el país en su conjunto. Por otro lado, los tres estados productores alegan que, dado que el petróleo se produce allí, son ellos los que deben recibir los beneficios. El pasado mes de octubre, la actual presidenta, Dilma Rousseff presentó un proyecto de ley en el Senado en el que se dispone que las regalías han de distribuirse más equitativamente entre todos los estados que componen el país. Fue aprobado por el Senado, pero será más complicado que salga adelante en el Congreso. Actualmente, el Gobierno federal recibe un 30%; Río de Janeiro, Espirito Santo y Sao Paulo se reparten un 26,25% y los 24 estados no productores restantes reciben un 1,75%
37 38

cada uno. La nueva legislación propuesta por Rousseff tendría las siguientes consecuencias: la cuota del Gobierno federal se reduciría un tercio, quedando en un 20%; la cuota de los estados productores se reduciría del 26,25% al 20%, los 24 estados restantes se repartirían inicialmente un 20%, porcentaje que se incrementaría hasta el 27% para 2020, y el 40% restante se distribuiría entre los municipios. El siguiente gráfico muestra un desglose de la distribución de las regalías según el sistema vigente y cómo cambiaría con arreglo al plan propuesto. Incluso aunque la ley salve la barrera de la cámara baja, el conflicto no podrá darse por zanjado. Los estados productores de petróleo amenazan con acudir a los tribunales para bloquear la ley37. No obstante, también se ha hablado de una posible subida del impuesto especial de participación para las empresas a fin de compensar la pérdida de ingresos del Gobierno federal y de los estados productores38. Los analistas piensan que ello afectaría a los acuerdos vigentes, y muchos opinan que disuadiría a los inversores extranjeros de ampliar sus operaciones en Brasil por temor

Colitt, Raymond y Brian Ellsworth. “Insight: Brazil’s oil future hinges on bill to share wealth”. Reuters, 3 de octubre de 2011. “Brazil oil royalty plan passes one hurdle”. 39 Ibíd. 40 Dor, Noy y Menachem Danishefsky. “A legal vacuum filling up with gas: Israel’s new regulatory environment”, Offshore Magazine, 1 de septiembre de 2011. 41 Tracy,Tennille. “Oil, Gas Companies Fear Higher Royalty Payments Under Obama Effort”, Nasdaq, 17 de noviembre de 2011.

74

Cuadernos de Energía

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

estados, debe proceder con cautela en lo que respecta a la subida de impuestos. Es consciente de que son precisas inversiones por valor de miles de millones de dólares para explotar los yacimientos, por lo que evitará cualquier medida que disuada a potenciales inversores. Esto no significa que no vaya a introducir nuevos impuestos, pero, en tal caso, no serían aplicables a los contratos vigentes. Además, en caso de que se introduzcan nuevos impuestos, no serán tan elevados que alejen a los inversores. En definitiva, las perspectivas para la industria petrolera brasileña, teniendo en cuenta el volumen y el tipo de crudo dulce ligero que potencialmente alberga, son demasiado buenas como para desperdiciarlas. De igual manera, otros países deberán esforzarse por crear un entorno fiscal favorable para los recursos de petróleo y gas insuficientemente aprovechados al tiempo que obtienen más ingresos para el sector público.

plazo. En primer lugar, el coste marginal de la producción de petróleo a partir de arenas es superior al coste marginal de la producción de petróleo por medios convencionales. Así pues, el precio de WTI deberá igualar o superar la barrera de 60 USD por barril para que la producción resulte rentable. El segundo obstáculo, más grave, para el avance de este tipo de extracción es la escasez de mano de obra cualificada, lo que ya ha provocado un aumento de los costes laborales - elemento clave del relativamente elevado coste marginal. Una plantilla insuficiente en número y carente de la preparación requerida tarda más en llevar a cabo las tareas, exigiendo más repeticiones de las mismas y dilatando los plazos de los proyectos y los costes laborales unitarios. A diferencia de lo que sucede con el crudo convencional, en la extracción de arenas bituminosas no se recurre al método tradicional de perforación y construcción de pozos, sino que se realizan extracciones en superficie y se aplican técnicas in situ que son mucho más intensivas en mano de obra. Por lo tanto, es importante que el Gobierno y las empresas establezcan una estrategia bien diseñada para atenuar los efectos de estos cuatro problemas relacionados con la mano de obra. •  Transformación demográfica •  Migración de empleados •    ustitución de mano de obra por tecnología S •  Política de inmigración Transformación demográfica Actualmente, la industria de extracción a partir de arenas bituminosas está experimentando una transformación demográfica de su mano de obra, pasando de los nacidos durante el baby boom a la Generación Y a medida que los primeros van alcanzando la edad de jubilación. Con este cambio existe el riesgo de que se pierda el acervo de habilidades y co-

nocimientos. Las empresas pueden atenuar en parte este riesgo fomentando una mejor comunicación interna y un intercambio de conocimientos entre empleados. Asimismo, la creación de programas de tutelaje y formación puede resultar muy útil para garantizar que se traspasan las habilidades y los conocimientos de los empleados de más edad a los más jóvenes. Esta transformación tiene también una dimensión cultural. Los trabajadores de la Generación Y suelen ser más hábiles con la tecnología y muestran actitudes y comportamientos sociales no tradicionales. Las empresas deberán enfrentarse al reto de crear culturas en las que los recién contratados de la Generación Y se sientan aceptados y valorados, y que les inciten, asimismo, a colaborar con, y a aprender de, los empleados más veteranos. Migración de empleados Las arenas bituminosas canadienses se encuentran localizadas en un área relativamente remota en la provincia de Alberta. Anteriormente, en condiciones similares de trabajo, no era infrecuente que las empresas transportaran a los empleados hasta la zona de trabajo y de vuelta a sus hogares desde distintos puntos del país. En muchos casos la mejor opción continúa siendo el sistema fly-in/fly out (abreviado como FIFO, consiste en transportar por avión a los empleados en lugar de trasladarlos permanentemente con sus familias) debido a la breve duración que se prevé para los proyectos, que no hace viable económicamente la construcción de infraestructuras (carreteras, poblaciones, etc.). Sin embargo, este sistema sigue utilizándose incluso en proyectos para los que se prevé una larga duración, lo cual eleva significativamente los costes. Resulta más importante retener a los buenos profesionales; es recomendable que las em-

10. El factor humano: la industria canadiense de arenas bituminosas se enfrenta a graves problemas laborales
La industria canadiense de arenas bituminosas presenta un enorme potencial y, quizás, obstáculos aún mayores. En los próximos diez años, la industria invertirá como mínimo 200.000 millones de USD con vistas a duplicar la producción de petróleo gracias a esta singular y codiciada reserva de hidrocarburos no convencionales42. Actualmente, Canadá produce 3,3 millones de barriles diarios de crudo, de los que 1,8 millones se obtienen de arenas bituminosas. Para 2020, la producción de arenas bituminosas oscilará entre 3,5 y 4 millones de barriles diarios, lo que da cuenta del inmenso potencial de la industria. No obstante, la materialización de dicho potencial dependerá de dos factores a corto
42

Análisis interno de Deloitte.

Cuadernos de Energía

75

Informe 2012 sobre la verdadera situación del petróleo y el gas

presas velen por la implantación de incentivos para que las familias se trasladen cerca de la zona de obras, además de facilitarles escuelas y atención sanitaria de calidad. Asimismo, las empresas deberían considerar invertir en infraestructuras y viviendas permanentes para reducir los costes de transporte. Sustitución de mano de obra por tecnología Una manera para cubrir en parte la demanda de mano de obra podría ser el recurso a avances tecnológicos. Dado que la minería de superficie es una de las maneras para extraer petróleo de las arenas bituminosas, las compañías mineras tradicionales tienen mucho que enseñar. Como sugerencia, podría adoptarse el uso que hace la industria minera australiana de maquinaria automática. Muchas empresas usan camiones por control remoto para transportar el mineral desde la boca del pozo a la planta de procesamiento. Los equipos con sensores remotos constituyen otro avance tecnológico que no sólo eliminará la necesidad de intervención humana, sino que también podría eliminar la necesidad de utilizar vehículos. Ayudarían a generar datos que, normalmente, presentan una mejor integración con sistemas más generales, como los de creación de modelos y análisis del sistema de información geográfica (GIS por sus siglas en inglés). GIS es una aplicación particularmente útil para el seguimiento de operaciones industriales en regiones boreales y de importancia

ecológica que, además, lleva a cabo funciones clave de supervisión que ayudan tanto a cumplir la normativa como a obtener el beneplácito social general a la hora de operar. Estos tipos de avances tecnológicos pueden liberar capital humano para que pueda dedicarse a tareas más complejas y con valor añadido. Política de inmigración Actualmente, la política de inmigración de Canadá se considera más restrictiva en comparación con la mayoría de los demás países, lo cual ha frenado la entrada de mano de obra cualificada necesaria para la industria de extracción petrolífera en arenas bituminosas. No obstante, la elección de un Gobierno por mayoría en 2011 se ha considerado un factor alentador para avanzar en la dirección correcta. Aun así, el Ejecutivo canadiense debe ser cauteloso a la hora de proceder, pues se trata de una cuestión política delicada a escala nacional. Asimismo, en el plano global, la reputación de Canadá como sociedad que posee valores de sensibilidad comunitaria podría verse afectada si se introducen cambios radicales en su política. Nuestra perspectiva La escasez de mano de obra va a seguir siendo un problema para la industria de extracción petrolífera en arenas bituminosas en los próximos años, incluso aunque las empresas están intentando diversificar la capacidad de exportación de crudo canadiense a más países aparte de EE.UU. Los países asiáticos, particularmente China, están ávidos por tener acceso al petró-

leo canadiense, pero actualmente no existen oleoductos suficientes para ello. El proyecto Enbridge Northern Gateway para construir dos oleoductos que conectarían la costa de la Columbia Británica con los yacimientos de arenas bituminosas en Alberta y permitirían a Canadá exportar petróleo a países asiáticos, está pendiente en estos momentos de aprobación por el Gobierno del país. La principal objeción al proyecto es que los oleoductos atravesarían territorios indígenas. Por otro lado, la decisión sobre la propuesta de ampliar el oleoducto Keystone, proyecto conocido como Keystone XL, para que llegue hasta la costa del Golfo, ha sido aplazada un año por el Gobierno estadounidense. Estaba previsto que el oleoducto atravesara Nebraska y, por tanto, el acuífero de Ogallala, lo cual preocupa a las asociaciones ecologistas. Además, estos grupos se oponen al uso de las arenas bituminosas en Canadá porque, supuestamente, su extracción produce más emisiones de CO2 que la extracción convencional de petróleo. Los planes de Canadá para ampliar su capacidad de exportación supondrán, con total seguridad, un aumento de la producción de petróleo en los próximos años, especialmente si se aprueban los proyectos de construcción de oleoductos Gateway y Keystone XL. Por lo tanto, las empresas deben velar por implantar desde ahora estrategias efectivas en cuanto a la mano de obra para atenuar los problemas a corto plazo y garantizar una capacidad de crecimiento continua de la industria. n

76

Cuadernos de Energía

La importancia económica de innovar en el sector de la energía

José Molero Catedrático de Economía Aplicada, Universidad Complutense de Madrid. Miembro del Grupo de Trabajo del Club Español de la Energía “Think Tank de Innovación en el área de la Energía - TTIE”

Introducción
No es nueva la idea de que es necesario llevar a cabo actividades de innovación como requisito para tener una mejor posición competitiva y lograr así mayores niveles de renta y desarrollo para un país. Lo que si aparece como novedoso en los últimos tiempos es que esa necesidad se ha incrementado exponencialmente en la medida que los factores vinculados al conocimiento –y la innovación lo es por definiciónhan adquirido una importancia cada vez mayor, principalmente entre los países desarrollados que tienen más difícil competir sobre la base de otros factores tradicionales como los costes laborales o los precios. En los años más recientes, la crisis profunda de la economía internacional y española pone todavía más de manifiesto la trascendencia de la innovación como herramienta de creación de riqueza en tanto que es un factor que puede sustituir a muchos otros en periodos de escasez e incertidumbre. Cuando enfocamos el sector energético español, la cuestión adquiere matices espe-

cialmente sobresalientes por varios motivos: primero por la dimensión absoluta que el sector tiene en España, con un peso relativo mayor que el que tiene en otras economías de nuestro entorno; segundo, por el carácter estratégico que tiene la energía y los fuertes efectos de arrastre que el sector tiene sobre otras actividades económicas y de innovación y, tercero, porque es un caso donde se cuenta con empresas e instituciones de investigación muy relevantes que permiten establecer actuaciones cuyo alcance es difícil encontrar en otros sectores. El objetivo de este trabajo es ofrecer una primera evaluación de la importancia económica de la innovación en un sector estratégico de la economía española con el fin de contribuir a la discusión de cómo afrontar los retos del sector en su próximo futuro. Lograrlo, sin embargo, no es sencillo porque aparecen importantes obstáculos en el camino que tienen que ver con la dificultad para delimitar rigurosamente el alcance del sector, los problemas encontrados con la medición de la innovación y la inexistencia de patrones sistemáticos de

relacionarse la actividad innovadora con la económica propiamente dicha. En cuanto a la delimitación del sector hay que decir que no está formalmente definido qué se incluye dentro de la energía. En este estudio, el sector se define exclusivamente desde la empresa por dos razones: primera, porque el sector empresarial es la piedra angular de la innovación y, segunda, por las dificultades de disponer de información estadística homologable para los agentes públicos del sistema. Pero aun restringiéndonos al ámbito de la empresa, no existe un consenso definitivo sobre cuáles son las actividades que componen el sector energético. En este trabajo se parte de la definición de la Agencia Internacional de la Energía que incluye en el sector energético las actividades relacionadas con a) generación, b) transformación y distribución y c) consumo de energía. Sin embargo, su concreción en las estadísticas no está exenta de problemas La segunda dificultad reside en que no hay un indicador que por sí solo permita conocer

Cuadernos de Energía

77

La importancia económica de innovar en el sector de la energía

el alcance de las actividades innovadoras; la disponibilidad de datos sobre recursos dedicados a la innovación (v.g. gastos en I+D+i o personal dedicado) o de resultados alcanzados (v.g patentes o nuevos productos en el mercado) iluminan distintos ángulos pero no dan una perspectiva de conjunto. Finalmente tenemos la cuestión de los problemas teóricos y empíricos que se encuentran para relacionar innovación y actividad económica. Además de las dificultades para seleccionar las variables a utilizar, existen otros no menos importantes a la hora de establecer patrones de comportamiento que puedan determinar relaciones de causalidad entre la innovación y los resultados económicos. Aun contando con estas dificultades, es posible ofrecer un primer panorama del alcance económico que tiene la innovación en el sector energético. Lo abordaremos en tres fases; primero, considerando los datos más

actuales de la actividad innovadora, segundo, haciendo una aproximación a las relaciones observadas entre esfuerzo innovador y resultados económicos a nivel microeconómico y, tercero, analizando el patrón de organización de las actividades innovadoras.

específico de la energía, sino que los datos referidos a las empresas vinculadas con la energía se encuentran dispersos al menos en tres sectores: Industrias del Petróleo (CNAE 19), Material y Equipo Eléctrico (CNAE 27) y Energía y Agua (CNAE 35 y 36)1. En el cuadro nº 1 se recogen las magnitudes más representativas procedentes de las estadísticas de I+D. De su consideración se desprenden las siguientes consideraciones: • Existen 384 empresas con actividades de I+D que ocupan a 4.162 personas en EJC (equivalencia a Jornada Completa), ejecutan gastos en I+D por valor de 405 Millones de Euros, compran servicios de I+D (interna y externa) por valor de otros 150 millones y han solicitado 102 patentes2. • Sobre el total de la I+D nacional representan el 3,34 % de las empresas, un 4,51% del personal en EJC, el 5,4% de los Gastos en

La innovación en el sector de la energía
La situación actual de la actividad innovadora de las empresas del sector en sus aspectos más generales se puede observar a partir de la información de la actividad desarrollada en España y su comparación con lo que ocurre en el entorno internacional más próximo. 2.1. Los datos actuales de la innovación de las empresas de la energía El último año para el que tenemos información estadística sobre estas actividades es 2010 y están recogidas en las Estadísticas de I+D y la Encuesta sobre la Innovación de las Empresas. En ninguna de ellas existe un tratamiento

Cuadro nº 1: Datos básicos de la innovación en el área de la energía, 2010; actividades de I+D.
Industrias del petróleo 5 459,2 59.874 8.737 1 Maquinaria y Equipo Eléctrico 291 2.848,9 205.505 57.003 81 Energía y Agua 88 854,7 140.200 94.227 20 Total Energía 384 4.162,8 405.579 151.230 102 Porcentaje sobre Porcentaje sobre el total de la el total de la industria economía 3,34 4,51 5,4 5,79 5,91 7,32 10,75 11,47 8,77 11,42

Concepto Empresas con actividades en I+D Personal en EJC Gastos en I+D interna (miles de Euros Compras de servicios de I+D (miles de Euros) Patentes solicitadas en 2008/10

Fuente: Elaborado con datos de las Estadísticas de I+D, 2010. Instituto Nacional de Estadística.

Evidentemente, se trata de una aproximación y no de una medición en sentido estricto. De una parte, hay empresas en otros sectores que quedan fuera (v.g. algunas actividades mineras u otras clasificadas dentro de los sectores de tecnologías de la información y telecomunicaciones pero que su objeto es el control de distribución de la energía) y por otra parte, no todas las empresas del sector de Material y Equipo Eléctrico orientan su producción al sector de la energía y dentro de Energía y Agua, habría que descontar las relacionadas con la distribución de agua, cosa que no permiten las estadísticas. 2 Es de destacar el peso que tiene el sector de Material y Equipo Eléctrico. La inclusión en el mismo de empresas no vinculadas con la energía debe tenerse en cuenta para relativizar los datos. Algo similar, pero en menor cuantía ocurre con Energía y Agua.
1

78

Cuadernos de Energía

La importancia económica de innovar en el sector de la energía

I+D interna, el 5,79% de la Compra de Servicios de I+D y el 5,9% de las patentes solicitadas. • En relación con las cifras de la industria manufacturera, el peso de la energía aumenta hasta prácticamente duplicarse. Así, son el 7,32% de las empresas que hacen I+D, emplean casi el 11% del personal en EJC, concentran el 11,47% de los Gastos Internos en I+D, el 8,77% de la Compra de Servicios y el 11,42% de las solicitudes de patentes. La I+D es solo una parte, aunque importante, de la actividad innovadora. Para tener una visión más amplia de la misma debe acudirse a la Encuesta Sobre Innovaciones de las Empresas, que incorpora otros datos complementarios. El cuadro nº 2 recoge las principales magnitudes para el año 2010 y de él se deducen los siguientes hechos fundamentales:

• En el conjunto de los tres sectores considerados se constata la existencia de 599 empresas innovadoras, lo que representa el 1,87% del total de empresas innovadoras y el 5% de las innovadoras de la industria. Estas empresas gastaron 731 millones de Euros en Innovación, es decir, el 4,52% de los gastos totales nacionales y casi el 10% del gastos en innovación de la industria. Cifras estas por debajo de las magnitudes de I+D. • Por subsectores, las Industrias del Petróleo destacan por que son en las que más peso tiene la introducción de productos nuevos en el mercado; 37,78% frente al 14,95% del total de la economía y el 21,65% de la industria en general. Esta cifra es también importante en Maquinaria y Equipo Eléctrico (29,38%), pero es muy inferior en Energía y Agua (7,23%). Este último sector también sobresale por ser donde es menor el peso

de los gastos distintos de la I+D; 22,61% frente al 37% del total absoluto y el 32,88% de la industria. • La intensidad innovadora (gastos en innovación sobre ventas) es reducida en Industrias del Petróleo (0,23%) y en Energía y Agua (0,51%). Maquinaria y Equipo Eléctrico muestra una intensidad muy superior (1,92%), que está incluso por encima del promedio nacional (1%) e industrial (1,48%). 3.2.- Una perspectiva comparada Los datos anteriores ofrecen una visión de la situación que conviene complementar con alguna referencia a lo que ocurre en países próximos de la Unión Europea. Para llevar a cabo esta comparación se han utilizado los datos referidos a las estadísticas de I+D de Eurostat, correspondientes a 2009. Dado que no existen cálculos agregados de los sectores

Cuadro nº 2: La actividad innovadora de las empresas de la energía en 2010
Porcentaje respecto al total empresas 1,87 Porcentaje respecto al total industria 5,00

Total Total empresas industria

Industrias del Petróleo 6 54,55 0,23 106733 64,97 35,03 37,78

Material y Equipo Eléctrico 419 45,93 1,92 343523 73 27 29,38

Energía y Agua

Total Energía

Empresas Innovadoras Porcentaje de empresas innovadoras Intensidad de innovación

32.041 18,58 1

11971 30,33 1,48 7499395 67,12 32,88 21,65

174 32,61 0,51 280889 77,39 22,61 7,23

599

Gastos en innovación Total. 16171218 Miles Euros Gastos en I+D internos y externos (%) Gastos en Otras actividades innovadoras (%) Porcentaje de la cifra de negocios en productos nuevos 62,24 37,76 14,95

731145

4,52

9,75

Fuente: Elaborado con datos de la Encuesta Sobre Innovación de las Empresas 2010. INE.

Cuadernos de Energía

79

La importancia económica de innovar en el sector de la energía

a nivel europeo, se han utilizado los datos sectoriales de los cuatro países mayores: Francia, Alemania, Italia y Reino Unido. Los sectores incluidos son Coque y Refino de Petróleo, Equipo Eléctrico y Electricidad, Agua y Gas. El cuadro nº 3 recoge la información de los gastos en I+D para esos sectores y países en 2009 y su lectura permite extraer algunas conclusiones de interés. • En primer lugar, los valores absolutos de España son varias veces inferiores a los de Alemania y Francia (a pesar de que para este país no hay datos de un sector), son similares a los de Italia (muy lastrada por el escaso volumen de Coque y Refino) y superiores a los del Reino Unido. • En relación con los totales nacionales, el esfuerzo español representa un 5,53% de toda la I+D nacional y un 12,58% de la I+D industrial. Son datos superiores a los de los otros países tanto en lo que se refiere a los gastos en I+D de toda la economía como de los gastos de los sectores industriales.

• Por otro lado, el hecho de que la parte más importante del gasto se debe a Equipo Eléctrico sugiere que los totales reales estarán situados en un nivel inferior del que se desprende de estos cálculos, según lo expuesto anteriormente sobre las limitaciones estadísticas. No es posible hacer una comparación similar con los gastos en innovación, ya que la Encuesta Europea correspondiente no ofrece estadísticas sectoriales completas para todos los países. No obstante, algunos datos permiten señalar que el diferencial español en gastos de innovación es mayor que el estimado con las estadísticas de I+D. En efecto, el total de recursos dedicados por los mismos sectores anteriormente considerados arroja un volumen de 616 millones de Euros en España, frente a los 7.927 de Alemania, los 2.535 de Francia e incluso los 1.042 de Italia. En relación con el total de gastos en innovación el sector energético español supone un 4,4%, siendo el 8% en Alemania, el 6,9% en Francia y el 4,7% en Italia.

Innovación y resultados económicos de las empresas
Una forma de aproximarse a la trascendencia económica de la innovación se puede hacer analizando las relaciones que existen entre la actividad de innovación de las empresas y sus resultados económicos. Un estudio reciente, ha permitido establecer relaciones entre variables de innovación, como los gastos en I+D y Patentes con otras de actividad económica como el Valor Añadido, Ventas y Empleo para el periodo 1999-20073. Los resultados más significativos son los siguientes. Lo primero que se ha constatado es que existe una relación positiva y significativa entre las variables de resultados económicos al final del periodo (valor añadido, ingresos de explotación e incremento en ventas) y las variables tecnológicas (Gasto en Investigación y Desarrollo, Número de Patentes y Aplicaciones Informáticas). En otras palabras, la evolución de las empresas está claramente relacionada de manera positiva con el desarrollo sistemático de actividades innovadoras,

Cuadro nº 3: Gastos en I+D en sectores energéticos comparados en 2009 (Millones de Euros y porcentajes)
Electricidad, Equipo Coque y Agua y Eléctrico Refino Coque Equipo Electricidad, Total gas sobre sobre sobre y refino Eléctrico Agua y gas Energía Todos Sectores todos los todos los todos los los industriales sectores, % sectores, % sectores, % sectores Alemania España Francia Italia Reino Unido 5,3 98,1 93,0 52,06 1.333,4 211,4 831,9 381,0 154,0 216,4 155,5 476,3 19,8 34,9 1.642,8 419,0 1.308,2 406,1 287,0 3,90 1,64 5,69 4,25 0,05 0,56 3,64 5,53 4,24 12,58 0,21 0,69 2,95 2,79 3,16 3,72 0,88 0,48 2,05 1,81 0,19 0,20 Total Energía en porcentaje sobre

Fuente: Elaborado con datos de Eurostat.
3

Las siguientes conclusiones proceden del trabajo Estudio sobre el valor económico de la innovación en el sector de la energía en España, realizado bajo la dirección de este autor, por el Grupo de Investigación en Economía y Política de la Innovación para la Fundación OPTI en Diciembre de 2011.

80

Cuadernos de Energía

La importancia económica de innovar en el sector de la energía

lo que confiere un alto valor económico a esas tareas. Por lo que se refiere a las relaciones entre el empleo y la actividad tecnológica, si bien se ha encontrado algunas relaciones positivas, la calidad de los resultados es menos concluyente. En muchos casos la innovación, sobre todo la de proceso, puede suponer una reducción del empleo directo. Sin embargo, debe también considerarse el tema de la calidad del empleo y del empleo indirecto que se puede generar en otras empresas. El estudio de la interacción entre las variaciones en los niveles de exportación y las variables tecnológicas no pudo verificar la existencia de relaciones significativas. Dos son las razones que lo explican; la primera, que entre los factores que explican la competitividad exterior de las empresas se encuentran otros distintos de la capacidad innovadora. La segunda, que el proceso de internacionalización de las empresas incluye otras dimensiones como el comercio, la inversión extranjera directa y el intercambio de tecnología. Dado el tipo de producto de una parte notable del sector, la exportación no es necesariamente lo que mejor refleja las capacidades tecnológicas de las empresas. Sin duda, la expansión internacional vía inversiones y acuerdos de colaboración es en este sector mejor reflejo de estas capacidades. Se consideraron dos hipótesis sobre de la evolución de las variables relativas a la innovación para estimar el posible impacto de las mismas en los resultados de las empresas. La primera consiste en suponer que las empresas que hacen I+D de manera continua incrementen sus recursos dedicados a esta actividad en un 25% durante el periodo y la segunda, que las empresas que realizan esas tareas de manera discontinua, pasen a llevarla a cabo
4

Gráfico nº 1: Porcentaje de ventas de los productos que fueron novedad en el mercado

Fuente: Elaboración propia

de manera constante en el tiempo, con unos recursos similares a los que en promedio han dedicado los años con actividad. De estas dos hipótesis la que apunta un mayor impacto en la evolución de las variables económicas es la segunda. El resultado es que el paso a mantener un esfuerzo continuo en la innovación redundaría en una mejora de los resultados económicos cercana al 6% en todo el periodo, lo que además afectaría a un colectivo de varios centenares de empresas. De menor magnitud pero igualmente importante y significativo es el resultado obtenido con incrementos de los recursos dedicados a la innovación por parte del grupo de empresas regularmente innovadoras.

analizado los rasgos que caracterizan la innovación en el sector energético, haciendo una comparación con lo que ocurre en el resto de sectores industriales4. Los resultados más sobresalientes se resumen de la siguiente manera. a) Actividad innovadora. El sector de la energía muestra una densidad innovadora (porcentaje de empresas innovadoras sobre el total) bastante elevada: un 42% frente a un 31% en el resto de los sectores industriales. En parte esto es debido a la mayor presencia de empresas grandes. Sin embargo, hay que destacar que la intensidad innovadora (porcentaje de ventas dedicado a la innovación) de las empresas de energía es inferior al que se da en el resto de sectores. Una medida más precisa de la innovación se obtiene a partir del porcentaje que ocupan en las ventas los productos introducidos en los últimos años; también en este caso los valores en la energía se sitúan por debajo de la media industrial, confirmando una actividad innovadora no muy sobresaliente. Baste destacar que si se calculan los productos que son novedad en el mercado escasamente suponen el 6% de las ventas (Gráfico n º 1).

La organización de la innovación
Los datos anteriores sirven para hacerse una idea de la innovación en las empresas vinculadas a la energía. Sin embargo, para tener una más correcta apreciación de su importancia es necesario conocer como se lleva a cabo la actividad innovadora, pues ello cualifica de manera considerable la trascendencia económica que conlleva. Así, partiendo de las Encuestas de Innovación españolas del periodo 2004/9 a continuación se han

Véase la nota 3. Por razones de limitaciones estadísticas, solo se han podido incluir en esta comparación los sectores Material y Equipo Eléctrico y Energía y Agua.

Cuadernos de Energía

81

La importancia económica de innovar en el sector de la energía

Gráfico nº 2. Porcentaje de empresas que colaboran

innovación de producto es desarrollada en la propia empresa en más del 80% de los casos, mientras que la colaboración con otras empresas solo se produce en un 13-18% de ellos. Esto significa que existe un elevado nivel de autosuficiencia de las empresas, en comparación con otros sectores. En las innovaciones de proceso, aunque la autosuficiencia también es importante, la colaboración es algo mayor, entre el 18 y el 23%. f) Obstáculos para innovar. Esta parte de la Encuesta permite conocer en parte por qué el impacto de la innovación es menor del potencial, lo que puede ser la base para sugerir actuaciones para incentivar que la innovación fluya de manera más positiva en las empresas del sector.

Fuente: Elaboración propia

b) Actividades de I+D. Atendiendo a los datos sobre la I+D interna de las empresas se aprecia una tendencia descendente en el porcentaje de empresas que la llevan a cabo en los años considerados, aunque se sigue manteniendo por encima de lo que ocurre en el resto de la industria. Es reseñable que también se muestra un descenso en las empresas que compran servicios externos de I+D, por lo que no hay compensación entre una y otra forma de realizar la I+D. c) Recursos dedicados a la innovación. En términos generales, los gastos medios en innovación han tenido una tendencia ligeramente descendente en los últimos años, lo que, añadido al descenso de empresas con actividades de I+D propia, debe hacer reflexionar sobre el presente y futuro de la innovación en el sector. De todas las rúbricas de gastos, la correspondiente a la I+D interna de las empresas es con mucho la más importante, suponiendo más del 60% del total, aunque desciende en el tiempo. Del resto de gastos en innovación destacan la I+D externa, la compra de maquinaria y equipos y los gastos para introducir productos en el mercado, manteniendo

estable su peso o incluso se puede apreciar una leve subida. En el mismo sentido cabe destacar la cada vez mayor importancia que tiene la compra de I+D en el exterior, pues apunta a una creciente internacionalización de la actividad innovadora. d) Financiación de la innovación. Destaca, en primer lugar, el alto porcentaje que suponen los recursos propios sobre el total, cerca del 90%, si bien hay una ligera tendencia a que disminuya. Este descenso se compensa con una mayor presencia de fondos públicos, apuntándose una lenta sustitución de unos fondos por otros, ya que el total de recursos apenas ha variado. e) Colaboración. Se trata de un aspecto que permite calibrar la interacción de las empresas con el resto de agentes del sistema y, consiguientemente, el posible efecto de rebosamiento que tiene su actividad innovadora en otras empresas e instituciones. Como se puede ver en el Gráfico nº 2, cerca de un 30% de las empresas declaran tener algún tipo de colaboración. No obstante, profundizando en su estudio, se llega a la conclusión de que la

En este sentido cabe destacar que hay una tasa considerable de abandono de proyectos de innovación, claramente superior a la que ocurre en otros sectores. El dato podría no ser negativo si fuera consecuencia de una importante ambición y complejidad de los proyectos, pero sería preocupante si fuese consecuencia de otros factores tales como dificultades burocráticas, cambios de orientación de las políticas públicas, u otros similares. Los costes asociados a la innovación se consideran otro de los obstáculos destacables que van unidos a la escasez de fondos internos y externos. Debe subrayarse que la importancia de esta escasez ha aumentado su importancia en los últimos años, como consecuencia de la crisis actual. Otro aspecto que dificulta la innovación de las empresas del sector es el relacionado con la demanda incierta de innovaciones, que gana importancia en los años recientes. Esto parece indicar que debería establecerse una planificación estratégica del sector, como marco en el que las empresas puedan tomar sus decisiones de innovación.

82

Cuadernos de Energía

La importancia económica de innovar en el sector de la energía

Conclusiones
Lo primero que cabe mencionar es la magnitud del esfuerzo innovador de las empresas que es importante en valores absolutos, aunque insuficiente en relación al tamaño e importancia del sector. Esto demanda un mayor esfuerzo innovador aún más cuando se constata la existencia de una asociación positiva y significativa entre el esfuerzo tecnológico-innovador de las empresas y sus resultados económicos. Es verdad que la traslación de ese impacto al empleo es menos evidente, pero no debe olvidarse la influencia que si tiene la innovación sobre la calidad del empleo. En cuanto a la competitividad exterior, debe señalarse que las características del sector hacen que las empresas abastezcan mercados exteriores por diferentes mecanismos y que es conocido que las empresas que se internacionalizan basan esta estrategia en sus capacidades tecnológicas y empresariales. La posible evolución de las relaciones entre innovación y resultados económicos indica que una combinación entre políticas que fomenten la regularidad en el esfuerzo innovador de las empresas y la asignación de un mayor volumen de recursos generaría ganancias económicas no despreciables de cara al futuro, además, a su efecto directo cabe añadir el que se produciría por causa de las economías externas generadas entre las empresas del sector en un círculo virtuoso hacia una mayor innovación y eficiencia. A ello es posible añadir los beneficios potenciales derivados de la incorporación de un colectivo de empresas que no toman parte en las actividades innovadoras en el momento actual. A diferencia de los casos mencionados anteriormente, el tipo de actuaciones encaminadas a la movilización de este amplio grupo de empresas debería fundamentarse en otro tipo de iniciativas. Así, cabe mencionar el efecto demostración que para ellas supondría que otras empresas de su mismo sector participen en programas y actividades encaminadas a posibilitar el desarrollo de nuevos productos o procesos en campos tecnológicos y económicos que les son próximos. También sería de utilidad incentivar que los proyectos de las grandes empresas tractoras cuenten con una mayor participación de proveedores y suministradores nacionales. Igualmente serían muy provechosas las iniciativas que incentivasen la modernización tecnológica de este colectivo para facilitarles su participación en tareas de mayor alcance y valor añadido. El asunto de la financiación es señalado como primordial por las empresas. Las características del sector hace que los proyectos sean muy costosos e inciertos, por lo que las políticas que se instrumenten deben considerar nuevas fórmulas de financiación entre las que se pueden mencionar una tasa sobre el pecio de la energía y la utilización de parte de los derechos de emisión de CO2 en la financiación de proyectos energéticos. Finalmente, la incertidumbre en la demanda de innovaciones, tanto por parte pública como por parte de los mecanismos de mercado, exige un tratamiento adecuado que parta del diseño de una estrategia de medio y largo plazo consistente y creíble por todos los agentes del sector. Debe, sin duda desarrollarse dentro de la estrategia europea contenida en el SET Plan y tiene que contener apuestas claras por las oportunidades donde nuestra economía tenga ventajas y genere mayores retornos industriales. Esa estrategia debe también incluir reformas de alcance del sistema sectorial de innovación para permitir una mayor conexión y colaboración entre todos los participantes. La planificación rigurosa, las consideraciones de la demanda –incluyendo los aspectos de eficiencia y ahorro energético- la colaboración entre empresas y entre éstas y la investigación pública, deberían constituir vectores principales de las actuaciones encaminadas a que la innovación en el sector sea mayor y tenga un mayor impacto en la actividad económica y el empleo. n

Cuadernos de Energía

83

World Energy Outlook 2011. Resumen Ejecutivo

Agencia Internacional de la Energía

“Si no cambiamos pronto de rumbo, acabaremos allí adonde nos dirigimos”
Pocos signos indican que esté en marcha el urgente cambio de rumbo necesario en las tendencias energéticas mundiales. Aunque la recuperación de la economía mundial desde 2009 ha sido desigual y las perspectivas económicas futuras siguen siendo inciertas, la demanda mundial de energía primaria repuntó un notable 5% en 2010, lo que catapultó las emisiones de CO2 a un nuevo récord. Las subvenciones que fomentan el derroche de combustibles fósiles superaron los 400.000 millones de dólares (USD). Por su parte, sigue siendo inaceptable el elevado número de personas sin acceso a la electricidad, en torno a los 1 300 millones, lo que representa cerca del 20% de la población mundial. Y, pese a la prioridad otorgada en numerosos países a la mejora de la eficiencia energética, la intensidad energética mundial empeoró por segundo año consecutivo. En este contexto poco prometedor, ciertos acontecimientos, como los acaecidos en la central nuclear de Fukushima Daiichi o las revueltas en parte de

Oriente Medio y del Norte de África (OMNA), han sembrado dudas sobre la fiabilidad de la oferta de energía, al tiempo que las preocupaciones sobre la crisis económica y financiera internacional han desviado la atención de los Gobiernos lejos de la política energética, y han limitado su capacidad de intervención lo que presagia malos augurios para los objetivos acordados en materia de cambio climático. La presente edición de World Energy Outlook (Perspectivas de la energía en el mundo, WEO) evalúa las amenazas que se ciernen sobre el sistema energético mundial y las oportunidades que se le presentan basándose en un riguroso análisis cuantitativo de las tendencias energéticas y climáticas. El análisis incluye tres escenarios globales y el estudio de varios casos. El escenario central de este reporte es el Escenario de Nuevas Políticas, en el que se presume que los más recientes compromisos en materia de política energética se aplican de manera prudente – aunque no vengan avaladas todavía por medidas firmes. La posterior comparación de este escenario con el

Escenario de Políticas Actuales, en el que se supone que no se añaden nuevas medidas a las ya instauradas a mediados de 2011, ilustra el valor de los nuevos compromisos y planes tenidos en cuenta en el primer escenario. Por último, desde otro ángulo, resulta igualmente instructiva la comparación del Escenario de Nuevas Políticas con el tercer escenario, el Escenario 450, que parte de la meta internacional tendente a limitar la elevación a largo plazo de la temperatura media mundial a dos grados Celsius (2ºC) por encima de los niveles preindustriales. El objeto es trazar una vía plausible para lograr ese objetivo. La gran diferencia entre los resultados de estos tres escenarios subraya la decisiva función que desempeñan los poderes públicos a la hora de definir los objetivos y aplicar las medidas necesarias para configurar nuestro futuro energético.

La incertidumbre a corto plazo apenas altera el panorama a largo plazo
A pesar de la incertidumbre reinante sobre las perspectivas de crecimiento económico

84

Cuadernos de Energía

World Energy Outlook 2011. Resumen Ejecutivo

a corto plazo, en el Escenario de Nuevas Políticas la demanda de energía global registra una fuerte alza y aumenta un tercio de 2010 a 2035. Asumiendo un aumento de la población mundial de 1 700 millones de personas y un crecimiento medio anual de la economía mundial del 3,5% para el período, se obtiene una demanda sin precedentes de servicios de energía y movilidad. La adopción de una tasa de crecimiento del PIB mundial a corto plazo inferior a la utilizada en esta publicación solo generaría una diferencia marginal en las tendencias a largo plazo. Los países no pertenecientes a la OCDE determinarán cada vez más la dinámica de los mercados energéticos. El 90% del aumento de la población, el 70% del incremento del producto económico y el 90% del alza de la demanda de energía de 2010 a 2035 serán atribuibles a los países no pertenecientes a la OCDE. China consolidará su posición de máximo consumidor mundial de energía: en 2035, utilizará aproximadamente un 70% de energía más que Estados Unidos, el segundo consumidor mundial, aunque, para esa fecha, el consumo de energía per cápita en China representará aún menos de la mitad del de Estados Unidos. Los índices de crecimiento del consumo de energía en la India, Indonesia, Brasil y Oriente Medio serán incluso más rápidos que en China. Será necesaria una inversión mundial de 38 billones USD (USD de 2010) en infraestructura energética durante el periodo 2011-2035. Casi dos tercios de la inversión total se realizará en países no pertenecientes a la OCDE. El petróleo y el gas conjuntamente acapararán cerca de 20 billones USD del total, porque tanto la necesidad de inversión en exploración-producción como el coste inherente aumentarán a medio y largo plazo para estas dos fuentes de energía. La mayor parte de la inversión restante se destinará al sector eléctrico, y de esta un 40% de

ella se dedicará a las redes de transmisión y distribución. La era de los combustibles fósiles dista mucho de haber terminado, pero la preponderancia de estos disminuirá. Si bien aumentará la demanda de todos los combustibles, la proporción de los combustibles fósiles en el consumo mundial de energía primaria descenderá ligeramente, del 81% en 2010 al 75% en 2035; el gas natural será el único combustible fósil que aumente su presencia en la combinación energética mundial en el periodo que va hasta 2035. En el sector eléctrico, las tecnologías basadas en energías renovables, encabezadas por la energía hidroeléctrica y la eólica, representarán la mitad de la nueva capacidad que se instale para responder a la creciente demanda.

ya todas las emisiones de CO2 permitidas por el Escenario 450 hasta 2035, por lo que no quedará lugar para nuevas centrales eléctricas, fábricas u otras infraestructuras, a menos que sean de nula emisión de carbono, lo que resultaría extremadamente costoso. Diferir la actuación presente constituye un error en términos económicos: por cada dólar no invertido en el sector eléctrico antes de 2020, será preciso gastar 4,3 USD más tras 2020 a fin de compensar el aumento de las emisiones. Las nuevas medidas en materia de eficiencia energética marcan una diferencia, pero se necesita mucho más. En el Escenario de Nuevas Políticas, el índice de mejora de la eficiencia energética es el doble del observado en las últimas dos décadas y media, ya que se ve estimulado por normas más estrictas en todos los sectores y una eliminación parcial de las subvenciones a los combustibles fósiles. Sin embargo, el Escenario 450 refleja que es preciso un índice mayor, ya que la mejora de la eficiencia energética supone la mitad de la reducción adicional de las emisiones. En otros términos, la contribución más importante a la consecución de la seguridad energética y de los objetivos climáticos proviene en realidad de la energía que no consumimos.

Se observan pasos en la dirección acertada, pero se está cerrando la puerta de los 2 °C
No podemos permitirnos diferir la actuación adicional necesaria para afrontar el cambio climático si se pretende alcanzar a un coste razonable el objetivo a largo plazo de limitar la elevación de la temperatura media mundial a 2 °C, tal y como se analiza en el Escenario 450. En el Escenario de Nuevas Políticas, el mundo sigue una trayectoria que genera un nivel de emisiones que induce una elevación de la temperatura media a largo plazo de más de 3,5 °C. Sin esas nuevas políticas, el camino emprendido resulta más peligroso si cabe, con una elevación de la temperatura de 6 °C o incluso mayor. Cuatro quintas partes de las emisiones totales de CO2 procedentes de la energía permitidas por el Escenario 450 para 2035 ya están “comprometidas” por el stock de capital existente (centrales eléctricas, edificios, fábricas, etc.). Si no se aplican nuevas medidas severas de aquí a 2017, la infraestructura energética existente para esa fecha generará

La creciente demanda de transporte y la subida de los costes de exploraciónproducción corroboran el final del petróleo barato
Las presiones a corto plazo en los mercados petroleros podrían verse suavizadas por el lento crecimiento económico y por el esperado regreso del petróleo libio al mercado, pero las tendencias tanto en la demanda como en la oferta de petróleo mantienen la presión sobre los precios. En el Escenario de Nuevas Políticas, se asume que el precio medio AIE para la importación de crudo sigue siendo elevado, cercano a los 120 USD por barril (USD de 2010) en 2035

Cuadernos de Energía

85

World Energy Outlook 2011. Resumen Ejecutivo

(lo que implica más de 210 USD por barril en términos nominales), aunque, en la práctica, es probable que se mantenga la volatilidad de los precios. La totalidad del incremento neto de la demanda de petróleo es atribuible al transporte en las economías emergentes, ya que el crecimiento económico impulsa al alza la demanda de movilidad de personas y mercancías. La demanda de petróleo (excluidos los biocombustibles) pasará de 87 millones de barriles por día (bpd) en 2010 a 99 millones bpd en 2035. El número total de automóviles se duplicará y alcanzará así los casi 1 700 millones en 2035; las ventas en los mercados no pertenecientes a la OCDE superarán a las de los países de la OCDE antes de 2020, y el centro de gravedad de la producción de automóviles se desplazará a los países no miembros de la Organización antes de 2015. El incremento de la utilización de petróleo se producirá aun a pesar de algunos impresionantes avances logrados en el ahorro de combustible en numerosos países, especialmente en los automóviles en Europa y el transporte pesado en Estados Unidos. Aunque están surgiendo tecnologías alternativas aplicables a los vehículos que emplean los combustibles derivados del petróleo de forma mucho más eficiente o no recurren a ellos en absoluto (como en el caso de los vehículos eléctricos) estas tecnologías necesitan tiempo para ser comercialmente viables y lograr introducirse en los mercados de forma significativa. Dado el limitado potencial de sustitución del petróleo como combustible para el transporte, la concentración de la demanda de petróleo en el sector del transporte hace que esta sea menos sensible a las fluctuaciones del precio del petróleo (especialmente donde se subvencionan los productos petrolíferos). Aumentará el coste del suministro de petróleo a los mercados, ya que las compañías

petroleras se verán obligadas a recurrir a fuentes más complicadas y costosas para reemplazar la capacidad perdida y responder a la creciente demanda. La producción de petróleo crudo convencional – el mayor componente de la oferta de petróleo – permanecerá a los niveles actuales antes de descender ligeramente y situarse en torno a los 68 millones bpd alrededor de 2035. Para compensar el declive de la producción de crudo en los campos existentes, será necesaria una capacidad adicional bruta de 47 millones bpd, es decir, el doble de la producción total actual de petróleo de todos los países de la OPEP de Oriente Medio. Una creciente parte del producto procederá de los líquidos del gas natural (más de 18 millones bpd en 2035) y de fuentes no convencionales (10 millones bpd). El mayor incremento de la producción de petróleo provendrá de Iraq, seguido de Arabia Saudí, Brasil, Kazajistán y Canadá. La oferta de biocombustibles triplicará hasta alcanzar el equivalente de más de 4 millones bpd, respaldada por subvenciones de un valor aproximado de 1,4 billones USD para todo el periodo de previsión. Las importaciones de petróleo de Estados Unidos, actualmente el mayor importador mundial, se reducirán a medida que los progresos en la eficiencia energética hagan caer la demanda y que se desarrollen nuevos suministros autóctonos, tales como el petróleo ligero de formaciones compactas, pero la creciente dependencia de las importaciones de petróleo en otras partes del mundo despertará preocupación por el coste de las importaciones y por la seguridad del suministro. En 2035, cuatro quintas partes del petróleo consumido en países asiáticos no pertenecientes a la OCDE será importado (frente a algo más de la mitad en 2010). En general se dependerá cada vez más de un número relativamente reducido de países productores, principalmente de la región OMNA, desde la que el petróleo se

transporta por rutas comerciales que pueden considerarse vulnerables. De forma agregada, el incremento de la producción de esa región será superior al 90% del crecimiento necesario del producto mundial de petróleo, lo que llevará la participación de la OPEP en la producción mundial por encima del 50% en 2035. Una insuficiente inversión en exploraciónproducción en la región OMNA podría acarrear amplias consecuencias para los mercados energéticos mundiales. Dicha insuficiencia podría estar inducida por una variedad de factores, entre los cuales una mayor percepción del riesgo de las inversiones, políticas públicas deliberadamente destinadas a desarrollar más lentamente la capacidad de producción, o restricciones a los flujos de capital de exploración-producción nacionales en beneficio de mayor gasto en otros programas públicos. Si entre 2011 y 2015 la inversión en la región OMNA se situase un una tercera parte por debajo de los 100 000 millones USD anuales que exige el Escenario de Nuevas Políticas, los consumidores podrían tener que enfrentarse a una sustancial subida a corto plazo del precio del petróleo hasta los 150 USD por barril (USD de 2010).

Perspectivas doradas para el gas natural
Sobre las perspectivas del gas natural pesa mucha menor incertidumbre: tanto del lado de la demanda como de la oferta diferentes factores indican un brillante futuro, e incluso una “edad de oro del gas natural”. La presente publicación refuerza las principales conclusiones de un informe WEO especial publicado en junio de 2011: el consumo de gas aumenta en los tres escenarios, lo que subraya la buena reacción del gas en un amplio abanico de marcos políticos futuros. En el Escenario de Nuevas Políticas, la demanda de gas iguala prácticamente a la

86

Cuadernos de Energía

World Energy Outlook 2011. Resumen Ejecutivo

de carbón; un 80% de la nueva demanda de gas proviene de los países no pertenecientes a la OCDE. Las políticas de promoción de la diversificación de combustibles respaldan una mayor extensión de la utilización de gas en China, lo que se logra mediante una producción nacional más elevada y una mayor incidencia de la comercialización de GNL y de las importaciones de gasoductos euroasiáticos. Los intercambios comerciales mundiales se duplicarán en el periodo, y más de un tercio de este incremento se debe a la evolución del mercado chino. Rusia seguirá siendo el mayor productor de gas en 2035 y aportará la mayor contribución al crecimiento mundial de la oferta, seguido por China, Qatar, Estados Unidos y Australia. El llamado gas no convencional representa ya la mitad de la base estimada de recursos de gas natural y además se halla más repartido que los recursos convencionales. Este hecho es positivo desde el punto de vista de la seguridad del suministro de gas. Hacia 2035, la proporción del gas no convencional habrá aumentado hasta representar un quinto de la producción total de gas, aunque la cadencia de esta evolución variará considerablemente según las regiones. El crecimiento del suministro dependerá también de la capacidad de la industria gasística para solventar los desafíos medioambientales: una edad de oro del gas requerirá niveles de calidad de oro en su producción. El gas natural es el combustible fósil más limpio, pero el simple aumento de la utilización de gas (sin captura y almacenamiento de carbono) no será suficiente por sí mismo para encaminarnos por una senda de emisiones de carbono que se adecue a la limitación de la elevación de la temperatura mundial a 2 ºC.

tricidad pasará del 3% en 2009 al 15% en 2035, respaldada por subvenciones anuales que prácticamente se quintuplicarán hasta alcanzar los 180 000 millones USD. China y la Unión Europea liderarán esta expansión, siendo el origen de cerca de la mitad del crecimiento. Aunque se espera que disminuya el coste de las subvenciones por unidad de producto, la mayoría de las energías renovables precisarán de apoyo continuado durante todo el período, a fin de poder competir en los mercados de la electricidad. Si bien esto resultará sin duda costoso, se espera que aporte beneficios duraderos en términos de seguridad energética y de protección medioambiental. Acomodar una mayor cantidad de electricidad de fuentes renovables, en ocasiones en lugares remotos, exigirá una inversión suplementaria en las redes de transmisión, que representará hasta el 10% de la inversión total en transmisión. La Unión Europea necesitará el 25% de la inversión total en redes de transmisión para este propósito. La contribución de la energía hidroeléctrica a la generación mundial de electricidad permanecerá constante en torno al 15%; China, la India y Brasil aportarán casi la mitad de los 680 gigavatios de nueva capacidad.

diez años, pero se estabiliza posteriormente para terminar a un nivel un 25% superior al de 2009. No obstante, para que el Escenario 450 se haga realidad, es necesario que el consumo de carbón alcance su máximo bastante antes de 2020 y luego descienda. El abanico de previsiones para la demanda de carbón en 2035 en los tres escenarios es casi tan amplia como la demanda mundial total de carbón en 2009. Las implicaciones que esto conlleva en términos de opciones políticas y tecnológicas para el clima mundial son enormes. El consumo de carbón de China representa prácticamente la mitad de la demanda mundial, y el Plan Quinquenal 2011-2015 de este país, que pretende reducir la intensidad de energía y carbono de su economía, constituirá un factor determinante para los mercados mundiales de carbón. La emergencia de China como importador neto de carbón en 2009 conllevó una subida de los precios y nuevas inversiones en los países exportadores, tales como Australia, Indonesia, Rusia y Mongolia. En el Escenario de Nuevas Políticas, el principal mercado de comercialización del carbón continúa desplazándose del Atlántico al Pacífico, pero la envergadura y la dirección de los flujos comerciales internacionales resultan muy inciertas, particularmente después de 2010. Bastaría con una modificación relativamente pequeña de la demanda o de la oferta chinas para que este país se convirtiera de nuevo en exportador neto y compitiese en los mercados con países que están invirtiendo actualmente para satisfacer precisamente las necesidades de esta economía. Por otra parte, también en el Escenario de Nuevas Políticas, la utilización de carbón en la India duplica, de forma que este país desplazaría a Estados Unidos como segundo consumidor mundial de carbón y se convertiría en el mayor importador de carbón en la década que comienza en 2020.

El carbón, ¿se mantiene a flote o sigue a toda máquina?
El carbón ha cubierto cerca de la mitad del incremento de la demanda mundial de energía durante la última década. Averiguar si esta tendencia cambiará y en qué medida constituye una de las cuestiones más relevantes para el futuro de la economía mundial de la energía. De mantenerse las políticas actuales, la utilización de carbón crecerá un 65% más de aquí a 2035, por lo que el carbón adelantará al petróleo como combustible dominante en el mix energético mundial. En el Escenario de Nuevas Políticas, la utilización mundial de carbón aumenta durante los próximos

Las energías renovables van pasando al primer plano
La proporción de las energías renovables no hidráulicas en la generación de elec-

Cuadernos de Energía

87

World Energy Outlook 2011. Resumen Ejecutivo

Un amplio despliegue de centrales eléctricas más eficientes alimentadas con carbón y de tecnología de captura y almacenamiento de carbono (CAC) podría impulsar las perspectivas a largo plazo para el carbón, pero subsisten considerables escollos. Si la eficiencia energética media de todas las centrales eléctricas alimentadas con carbón fuera cinco puntos porcentuales más elevada que en el Escenario de Nuevas Políticas en 2035, ese acelerado abandono de las tecnologías de combustión menos eficientes haría disminuir un 8% las emisiones de CO2 del sector eléctrico y reduciría la contaminación local del aire. Optar por una tecnología más eficiente para las nuevas centrales eléctricas de carbón exigiría unas inversiones complementarias relativamente modestas, pero mejorar los niveles de eficiencia de las centrales existentes resultará mucho más oneroso. En el Escenario de Nuevas Políticas, la tecnología de CAC empieza a desempeñar un papel solo a finales del periodo contemplado. Por el contrario, la CAC constituye una opción de disminución esencial en el Escenario 450, ya que aporta prácticamente un quinto de las reducciones adicionales de emisiones requeridas. Si la tecnología de CAC no se extiende ampliamente durante la tercera década de este siglo, supondrá una extraordinaria carga sobre otras tecnologías de baja emisión de carbono para alcanzar un nivel de emisiones acorde con los objetivos climáticos mundiales.

El cuestionamiento de la energía nuclear tendría consecuencias de gran alcance
Los acontecimientos registrados en Fukushima Daiichi han desencadenado un cuestionamiento del papel de la energía nuclear en el futuro, aunque no han inducido cambios en las políticas de países tales como China, la India, Rusia o Corea, que están procediendo a la expansión de esta fuente de energía. En el Escenario de Nuevas Políticas la producción nuclear aumenta

más de un 70% hasta 2035, una previsión sólo ligeramente inferior a la del año pasado. Sin embargo, también se han examinado las posibles implicaciones que tendría un alejamiento más sustancial de la energía nuclear en un “Escenario de Menor Generación de Origen Nuclear”, en el que se ha supuesto que no se construyen nuevos reactores en la OCDE, que los países no pertenecientes a la OCDE solo crean la mitad de la capacidad adicional prevista en el Escenario de Nuevas Políticas y que se acorta la duración de funcionamiento de las centrales nucleares existentes. Aunque un futuro con menos energía nuclear abriría oportunidades para las energías renovables, también dispararía la demanda de combustibles fósiles: el aumento de la demanda mundial de carbón equivaldría al doble del nivel de las exportaciones actuales de carbón térmico de Australia, y el incremento de la demanda de gas, a dos tercios de las exportaciones actuales de gas natural de Rusia. Como resultado de lo anterior, se experimentaría una mayor presión al alza sobre los precios de la energía, surgirían nuevas preocupaciones sobre la seguridad energética, y resultaría más difícil y caro luchar contra el cambio climático. Las consecuencias serían particularmente serias para aquellos países con recursos energéticos propios limitados y que contemplan una participación significativa de la generación nuclear. De igual modo, un cuestionamiento de la energía nuclear complicaría considerablemente el que las economías emergentes pudieran satisfacer su demanda de electricidad en rápido crecimiento.

los combustibles fósiles parecen garantizar positivas perspectivas para Rusia, pero los desafíos a los que se enfrenta este país son en muchos sentidos igual de impresionantes que la magnitud de sus recursos. Los principales yacimientos de petróleo y gas de Rusia en Siberia Occidental entrarán en declive y será preciso desarrollar una nueva generación de yacimientos de más alto coste, tanto en las zonas tradicionales de producción de Siberia Occidental como en nuevas fronteras de Siberia Oriental y el Ártico. Para ello, Rusia deberá dotarse de un régimen fiscal adecuado, capaz de incentivar suficientemente la inversión. La producción de petróleo se estabilizará en torno a los 10,5 millones bpd antes de iniciar un ligero descenso hasta 9,7 millones bpd en 2035; en cuanto a la producción de gas, aumentará un 35% para alcanzar 860 000 millones de metros cúbicos en 2035, en un proceso en el que la península de Yamal se convertirá en la nueva piedra angular de la oferta rusa. A medida que cambie la geografía de la producción rusa de petróleo y gas se transformará igualmente la geografía de las exportaciones. Aunque la mayoría de las exportaciones rusas seguirán dirigiéndose a sus mercados tradicionales europeos, cobrará impulso el cambio de dirección hacia los mercados asiáticos. Como resultado de ello, Rusia diversificará la procedencia de los ingresos de sus exportaciones: se calcula que la participación de China en los ingresos rusos totales procedentes de las exportaciones de combustibles fósiles pasará de un 2% en 2010 al 20% en 2035, mientras que la proporción de la Unión Europea caerá del 61% al 48%. Rusia pretende crear una economía más eficiente en términos energéticos, menos dependiente del petróleo y del gas, pero debe acompasar la velocidad del cambio. Si Rusia mejorase su eficiencia energética en

El mundo necesita la energía rusa, mientras Rusia necesita utilizar menos energía
Los vastos recursos energéticos de Rusia respaldarán el continuo papel de este país como pilar de la economía mundial de la energía en las próximas décadas. La expectativa de una demanda sostenida y unos precios internacionales elevados para

88

Cuadernos de Energía

World Energy Outlook 2011. Resumen Ejecutivo

todos los sectores hasta los niveles de países comparables de la OCDE, podría ahorrar casi un tercio de su consumo anual de energía primaria, una cantidad similar a la energía consumida en un año por el Reino Unido. Solo el ahorro potencial de gas natural, de 180 000 millones de metros cúbicos, tendría un valor casi equiparable a las exportaciones netas de Rusia en 2010. Si bien es cierto que las nuevas políticas en materia de eficiencia energética y las continuas reformas de los precios del gas y de la electricidad introducen cierta mejora, según nuestro análisis sólo liberan una pequeña parte del potencial de eficiencia de Rusia. Una instauración más rápida de las mejoras en materia de eficiencia y de las reformas del mercado de la energía aceleraría la modernización de la economía rusa y, por ende, la harían menos dependiente de las oscilaciones de los precios internacionales de los productos básicos.

Facilitar el acceso a la energía para todos no nos costará la tierra
Estimamos que, en 2009, se invirtieron cerca de 9 000 millones USD en el mun-

do para proporcionar un primer acceso a servicios de energía modernos, pero, si se quiere lograr un acceso universal para 2030, será preciso invertir cada año más del quíntuplo de esa cantidad, es decir, 48 000 millones USD. Facilitar el acceso a la energía para todos en 2030 constituye un objetivo esencial, anunciado por el propio Secretario General de las Naciones Unidas. En la actualidad 1 300 millones de personas carecen de electricidad y 2 700 millones dependen aún de la biomasa para cocinar. La inversión requerida para proporcionar servicio de energía moderna a todos equivale aproximadamente al 3% de la inversión total en energía hasta 2030. Sin ella se prevé que el panorama mundial en 2030 difiera poco del actual y que empeore en el África Subsahariana. Determinadas medidas diseñadas para ayudar a los más desfavorecidos no han ofrecido los resultados esperados. Solo el 8% de las subvenciones destinadas al consumo de combustibles fósiles en 2010 alcanzó al 20% más pobre de la población. Crece la preocupación internacional sobre el acceso a la energía. Las Naciones

Unidas proclamaron el año 2012 “Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos”, y la Cumbre Río+20 representará una importante oportunidad para pasar a la acción. Se necesita más financiación, de muchas fuentes y de muchas formas, a fin de proporcionar energía moderna para todos, con soluciones adaptadas a los desafíos, riesgos y rendimientos de cada categoría de proyecto. La inversión del sector privado es la que más deberá intensificarse, pero esto no ocurrirá a menos que los diferentes Gobiernos nacionales establezcan sólidos marcos de gobernanza y regulación e incentiven la capacitación. Por su parte, el sector público, incluidos los donantes, deberá desarrollar mecanismos adecuados que permitan un mayor nivel de inversión del sector privado allí donde las perspectivas comerciales resulten insuficientes o de carácter marginal. El acceso universal a la energía en 2030 haría que la demanda mundial de combustibles fósiles y las consiguientes emisiones de CO2 aumentasen menos de un 1%, una cantidad nimia en relación con la contribución que puede aportar al desarrollo y al bienestar de la humanidad. n

Para más información sobre la AIE o el WEO, por favor, visita: www.iea.org y www.worldenergyoutlook.org El presente documento fue publicado originalmente en inglés. Aunque la AIE no ha escatimado esfuerzos para asegurar que su traducción al español constituya un reflejo fiel del texto original, se pueden encontrar ligeras diferencias. © OECD/IEA, 2011 No reproduction, copy, transmission or translation of this publication may be made without written permission. Applications should be sent to: rights@iea.org.

Cuadernos de Energía

89