You are on page 1of 6

Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX  CVX Jóvenes Chile 2010 

R EUNIÓN  Nº   4   /   C ONOCIÉNDONOS COMO GRUPO Y CONOCIENDO LA  E SPIRITUALIDAD  I GNACIANA   M I HISTORIA ,  TU HISTORIA  /   M I VIDA ES COMO UN  R ÍO  
2 – 3 Reuniones     

Objetivos 
1. Conocer las historias de vida de los integrantes de la comunidad, aceptándose y ayudándose  mutuamente.  2. Ser  concientes  del  crecimiento  personal,  estando  atentos  a  las  propias  fortalezas  y  debilidades.  3. Reconocer el paso de Dios por la propia vida, presencia que anima y fortalece.   

Motivación inicial 
Utilizando la parábola del río vamos a procurar leer la historia de nuestra vida.  Así  como  el  río  corre  desde  donde  nace  hasta  su  desembocadura,  también  la  vida  de  cada  uno  de  nosotros va haciendo un camino hasta llegar a Dios:  − siguiendo una dirección con la motivación por un último objetivo.  − a veces el progreso es sereno y fácil de vencer, otras veces con la presencia de torbellinos y  obstáculos que hay que vencer.  − con épocas de muchas alegrías y éxitos, otras donde parece que todo se pierde y desaparece  sin dejar rastro.    Oración inicial  En  presencia  del  Señor,  ofrecemos  la  reunión  para  conocer  la  presencia  de  Dios  en  nuestra  vida  y  hacernos concientes de los momentos en que Él nos ha acompañado con más fuerza. Se reza un Ave  María pidiendo esa gracia por intercesión de la Virgen.   

Desarrollo de la reunión 
Dinámica Propuesta  Materiales:  − Una  hoja  en  blanco  por  cada  uno  de  los  participantes  de  la  reunión,  Lápices  para  dibujar,  Goma de borrar, Lápices para pintar.    Instrucciones:  1. Se pide hacer el dibujo de un río. El río que se dibuje es como la propia vida. A través de este  dibujo  se  pide  a  los  integrantes  de  la  comunidad  hacer  una  meditación  con    las  cuestiones  fundamentales de su vida.  2. Por medio del dibujo del río cada uno irá recordando el trayecto de su vida.  3. Se irán identificando los puntos que corresponden al camino que hace el río. A cada uno de  estos puntos del río se identifican con momentos de la historia personal.  - El  nacimiento  del  río:  dibujar  como  comienza  el  río.  ¿Cómo  es  el  camino  inicial  que  hace el río?  - Dibujar  los  afluentes,  las  otras  aguas  que  alimentan  al  río.  ¿Cuáles  son  las  personas  que han alimentado mi vida? ¿Qué otras personas me han ido dando forma? ¿En qué  momentos de manera especial? 

1

Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX  CVX Jóvenes Chile 2010 

Así dibujar otros lugares y momentos de la vida del río (es decir de mi propia vida):  - Lugares y momentos en que el río corre sereno.  - Lugares y momentos en que el río se esconde.  - Lugares y momentos en que el río se dispersa y pierde identidad.  - Lugares y momentos en que el río parece que se secó.  - Lugares y momentos en que el río se encuentra con obstáculos, piedras y dificultades  en el camino.  - Lugares y momentos en que el río se vuelve pantano.  - Lugares y momentos donde el río corre rápido, por pendientes, se vuelve más rápido  y peligroso.  - Lugares  y  momentos  en  que  el  río  se  alarga,  se  abre,  riega  los  campos  y  da  vida  a  muchos pueblos.  - Y así el río llega tranquilamente a desembocar al mar.    4. Repasar: “En cada punto importante del trayecto del río me centro en un acontecimiento o  hecho importante de mi vida…. y así voy completando el trayecto”.  5. Mientras voy dibujando el río de mi vida, procuro percibir cómo Dios ha estado presente en  ese momento o en ese momento de la vida del río. ¿Cómo Él se manifestó en ese momento?   ¿Qué hizo por mí?  6. Después  de  haber  hecho  el  dibujo  “del  río  de  mi  vida”  se  hace  un  momento  de  oración  personal. Hablo directamente con Dios sobre estos acontecimientos y esos momentos de mi  vida. Le digo lo que siento sobre su presencia en mi vida y escucho lo que Él quiere decirme.    Luego  el  guía  de  comunidad  hace  la  siguiente  meditación  dirigida.  Durante  esta  meditación  cada  integrante de la comunidad observa el dibujo que hizo.  Al terminar esta lectura, se hace un compartir comunitario sobre los dibujos que cada uno hizo y lo  que surgió a partir de la meditación guiada.   

Texto de Meditación 
Soy como un río que va ganando forma y caudal para llegar al mar…  Un río nace siempre en un punto indefinido; algunos en medio de vegetación, otros entre las  rocas de una montaña. Pero cualquier pequeño nacimiento se transforma en una corriente amplia de  la  cual  los  pescadores  sacan  alimento  y  muchos  árboles  frondosos  extienden  sus  raíces  para  tener  hojas y frutos en el tiempo debido.  Miro hacia atrás y pienso en el curso de este río que soy yo, y que estoy aquí.  Pienso  en  ese  punto  preciso  que  fui  un  río  naciente.  ¿Qué  conozco  y  qué  valorizo  sobre  mis  propios orígenes?  El  río  influye  en  el  paisaje  donde  está  inserto,  pero  también  el  paisaje  influye  en  el  río.  El  río  cava su propio lecho, el paisaje abre espacio para que la corriente fluya, pero también hay momentos  en que se resiste.  Así se van definiendo la forma y el curso que sigue el río…  ¿Por cuáles paisajes ha corrido el  río de  mi vida?  ¿Qué  circunstancias  e  influencias  fueron  determinantes  para  mi  formación  como         persona?  ¿Qué tipo de obstáculos y fronteras he enfrentado en mi vida, en qué momentos?  ¿Alguna vez sentí que el río podía secarse y terminar? 

Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX  CVX Jóvenes Chile 2010 

 

¿Sentí que el río de mi vida podía perderse entre los pantanos?  ¿Qué curvas o desvíos hizo el río de mi vida? 

A lo largo de su trayecto el río también va encontrando un camino más inclinado o una planicie  abierta,  terrenos  propicios  para  el  fluir  de  sus  aguas,  terrenos  donde  las  aguas  corren  libres  y  se  tornan verdaderamente fuertes.    Miro  hacia  atrás  y  veo  este  río  que  corre  por  muchos  espacios  diferentes,  unas  veces  más  rápido, otras veces más lento, unas veces por terreno difícil, otras por planicie alimentando la tierra  fértil.  A medida que miro el curso de este río… ¿Qué hechos de mi vida y puntos importantes me  hacen sentir agradecido?  ¿De qué forma y para dónde  siento que mi río corre en este momento?  Del mismo modo que el río se alarga y aumenta sus aguas a medida que se aproxima al mar,  también mi vida se esparce y profundiza en dirección de aquello que realmente quiero para  mí. ¿Cuál es el mar que busco?  ¿Qué cosas de mi vida han sido para mí fuente de energía y alegría? 

 

Oración final 
+ Para terminar la reunión, un integrante de la comunidad lee en voz alta la siguiente oración.  Quiero agradecerte, Señor, todo el trayecto que mi río ha vivido hasta hoy.  Quiero agradecerte ese punto escondido donde fui naciendo.  Quiero agradecerte los terrenos escarpados y las planicies de mi vida.  Quiero agradecerte los puntos del paisaje donde las aguas se unen.  Y  agradecerte  los  momentos  en  que  parecía  que  perdían  fuerza,  para  volver  a  encontrarse con más fuerza.  Quiero agradecerte por los árboles que crecen a la orilla de las aguas,  y agradecerte por todas las vistas hermosas que he tenido a lo largo del camino.  Por eso quiero decirte que la vida tiene sentido.  Te pido para que el agua de mi río corra hasta llegar al mar. Para llegar a Ti.                      Amén.    + +   Se invita a pedir y dar gracias a Dios.  Se termina rezando como comunidad un Padre Nuestro. 

Evaluación 
Se invita a hacer una evaluación de la reunión. Se pide a cada integrante de la comunidad que medite  un momento las siguientes preguntas. Luego se comparten:  − ¿Me ayudó la reunión? ¿Hay algo que recibí por parte de Dios de modo especial? ¿Qué es lo  que me llevo como enseñanza?  − ¿Qué fue lo mejor logrado de la reunión? ¿Hay algo que mejorar para la siguiente reunión?  − ¿Hay algo de la reunión que no me haya gustado?  − ¿Cómo evalúo mi propia participación en la reunión?  − ¿Cuáles son los desafíos que me deja la reunión para el tiempo que viene, desafíos hasta la  próxima reunión de comunidad? 
3

Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX  CVX Jóvenes Chile 2010 

T EXTOS DE AYUDA PARA PREPARAR LA REUNIÓN  
 

Él está conmigo 
Anselm Grün, O.S.B.    La  fe  quiere  mostrarnos  quiénes  somos  realmente,  de  dónde  recibimos  nuestro  verdadero  valor. Pero no basta con decir únicamente a las personas que deben confiar en Dios y que entonces  hallarán  confianza  en  sí  mismos.  La  cuestión  es  como  podemos  aprender  la  confianza  en  Dios.  Un  llamamiento a la confianza no crea todavía la confianza.  La confianza en Dios no puede lograrse a la fuerza tampoco por medio de la oración. Podemos  aprenderla, poniendo ante nuestros ojos la confianza que Dios tiene hacia nosotros y ejercitándonos  en confiar en Dios. Es también siempre una gracia el que de repente surja en nosotros una profunda  confianza  en  Dios,  y  por  medio  de  la  confianza  en  Dios  se  cree  una  nueva  confianza  en  nosotros  mismos. A mí me ayuda obrar sencillamente como si yo tuviera confianza.  Tenemos dos polos en nosotros mismos: la angustia (ansiedad) y la confianza. No hay nadie que  tenga únicamente angustia, no hay nadie que tenga únicamente confianza. Pero con harta frecuencia  estamos fijados en nuestra angustia. Si nos familiarizamos con palabras de la Escritura que hablan de  confianza, entonces descubriremos la confianza en nosotros allá en el fondo de nuestra alma. Cuando  medito  el Salmo 23 me  doy cuenta de que esto no es pura imaginación. Claro que igual  me entran  dudas y pienso que eso es demasiado bonito para ser verdadero. Pero en la meditación hago como si  la frase estuviera en lo cierto. Entonces puede crecer en mí un sentimiento de libertad. Presiento que  Dios me basta; que él me da lo que necesito.  La  realidad  fundamental  de  nuestra  fe  es  que  nosotros  somos  aceptados  incondicionalmente  por Dios. En el bautismo Dios pronunció sobre nosotros aquellas palabras “Tú eres mi hijo amado, en  ti me complazco”. Si vivo mi vida a partir de esa realidad, entonces desaparecen muchas dudas acerca  de mí mismo y enmudecen los mensajes negativos que escucho con mucha frecuencia. La cuestión es  cómo podremos vivir de tal modo desde la realidad de la fe, que ésta marque más nuestra vida que  las devaluaciones que hacemos de nosotros mismos, las inculpaciones y las recriminaciones que nos  dirigimos, y que en muchas ocasiones determinan nuestra vida.  No  sirve  de  nada  obligarse  con  la  voluntad  a  sentir  confianza.  La  confianza  ha  de  nacer  y  desarrollarse. Podrá nacer y desarrollarse, si paladeo y saboreo bien las palabras de Dios, si hago que  penetren  cada  vez  más  hondamente  en  mí  mismo.  Entonces  esas  palabras  me  irán  transformando  poco a poco. Irán creando más y más confianza en mi interior.  Me gusta exponer como meditación el capítulo 54 de Isaías: “Canta de alegría, estéril, tú que no  dabas a luz; rompe a cantar de júbilo, tú que no conocías los dolores de parto, porque serán más los  hijos de la abandonada que los hijos de la casada, dice el Señor.  Ensancha el espacio de tu tienda,  despliega  tus  toldos  sin  miedo,  hinca  tus  estacas  y  alarga  tus  cuerdas”  (Is  54,  1ss).  Quizás  me  veo  estéril  y  solitario.  Tengo  el  sentimiento  de  que  conmigo  no  ha  sucedido  nada;  de  que  he  vivido  en  vano; de que todo carece enteramente de valor. Cuando me encuentro en este estado de ánimo, dejo  que estas palabras vayan penetrando en mí. Entonces cesan a menudo los reproches que me dirijo y  las  depreciaciones  que  hago  de  mí  mismo.  Es  posible  que  haya  esterilidad.  Es  posible  que  algunas  veces  me  encuentre  solo  y  abandonado.  Pero  precisamente  a  mí,  como  solitario  y  abandonado,  va  dirigida esta promesa de que mi vida producirá abundantes frutos.  Hay que ensanchar el espacio de mi tienda, es decir, hay que dejar suficiente amplitud en mi  interior  para  no  sentirme  demasiado  pequeño.  En  mi  tienda  hay  lugar  para  muchas  personas.  Mi 

Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX  CVX Jóvenes Chile 2010 

corazón  tiene  una  amplitud  infinita.  Deseo  abrirme  ante  Dios  que  crea  en  mi  interior  un  dilatado  espacio. Y he de invitar a la gente a que entre y se sienta cómoda en mi tienda. Por la bondad de Dios  tengo  una  tienda  maravillosa,  una  tienda  a  la  que  ha  venido  a  morar  Dios  mismo.  No  necesito  esconderme. Creo en mi belleza interior y puedo invitar a la gente a gozarse juntamente conmigo en  la gloria que Dios me ha concedido por su gracia. 

5

Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX  CVX Jóvenes Chile 2010 

Oda a la Alegría 
Pablo Neruda    Alegría  hoja verde caída en la ventana,  minúscula claridad recién nacida,  elefante sonoro,  deslumbrante moneda,  a veces ráfaga quebradiza,  pero más bien  pan permanente,  esperanza cumplida,  deber desarrollado.    Te desdeñé, alegría.  Fui mal aconsejado.  La luna me llevó por sus caminos.  Los antiguos poetas me prestaron anteojos  y junto a cada cosa un nimbo oscuro puse,  sobre la flor una corona negra,  sobre la boca amada un triste beso.    Aún es temprano.  Déjame arrepentirme.  Pensé que solamente  si quemaba mi corazón  la zarza del tormento,  si mojaba la lluvia mi vestido  en la comarca cárdena del luto,  si cerraba los ojos a la rosa  y tocaba la herida,  si compartía todos los dolores,  yo ayudaba a los hombres.    No fui justo.  Equivoqué mis pasos  y hoy te llamo, alegría.  Como la tierra eres necesaria.  Como el fuego sustentas los hogares.  Como el pan eres pura.  Como el agua de un río eres sonora.  Como una abeja repartes miel volando.    Alegría,  fui un joven taciturno,  hallé tu cabellera escandalosa.  No era verdad, lo supe  cuando en mi pecho  desató su cascada.    Hoy, alegría,  encontrada en la calle,  lejos de todo libro,  acompáñame:  contigo quiero ir de casa en casa,  quiero ir de pueblo en pueblo,  de bandera en bandera.  No eres para mí solo.    A las islas iremos, a los mares.  A las minas iremos, a los bosques.  No sólo leñadores solitarios,  pobres lavanderas  o erizados, augustos picapedreros,  me van a recibir con tus racimos,  sino los congregados, los reunidos,  los sindicatos de mar o madera,  los valientes muchachos en su lucha.    Contigo por el mundo!  Con mi canto!  Con el vuelo entreabierto de la estrella,  y con el regocijo de la espuma!    Voy a cumplir con todos,  porque debo a todos mi alegría.    No se sorprenda nadie porque quiero  entregar a los hombres  los dones de la tierra,  porque aprendí luchando  que es mi deber terrestre  propagar la alegría.    Y cumplo mi destino con mi canto.