Con relación a la iniciativa de reforma y adición a diversos artículos del Código Penal para el Estado de Nuevo León en materia

de discriminación de personas misma que usted hizo llegar vía correo electrónico a la Dirección General Adjunta de Estudios, Legislación y Políticas Públicas, este Consejo tiene a bien formular los siguientes comentarios:

1. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) sólo estima pertinente analizar el contenido de la iniciativa en estudio, en lo que se refiere al Capítulo II Bis, denominado “Sanciones y Medidas tomadas en contra de Misántropos”.

De su lectura y estudio no se desprende vinculación alguna con los elementos de la definición de discriminación contenida en el artículo 4 de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación (LFPED) toda vez que dicha iniciativa lo que establece no es una reforma en materia de discriminación de personas, sino más bien una agravante en el caso de la comisión de delitos tales como: Abuso de autoridad, intimidación, amenazas, allanamiento de morada, asalto, lesiones, lesiones a menor de doce años de edad y homicidio, por lo que resulta importante resaltar que:

 No se describe una conducta de distinción, exclusión o restricción que violente un derecho relacionada con alguna de las causas prohibidas, como el sexo, las preferencias sexuales, origen étnico, lengua, entre otras.

 Únicamente aumenta la pena cuando dichos delitos sean cometidos a consecuencia o causa de odio o desprecio fútil.

Y si bien, el hecho de que sean cometidos a consecuencia o causa de odio o desprecio fútil, podría relacionarse con la comisión de conductas discriminatorias (por ejemplo: crímenes de odio en razón de las preferencias sexuales de las personas o por su origen étnico), se dificulta su vinculación al ser omiso en señalar que se entiende por odio y desprecio fútil. 2. Por tanto, si el objetivo que se persigue con la iniciativa, es combatir a la discriminación desde una perspectiva penal, el Conapred sugiere tomar en cuenta los siguientes criterios en el supuesto de que se pretenda tipificar como delito la comisión de conductas discriminatorias en el estado de Nuevo León: Se manifiesta la importancia de tomar en cuenta las obligaciones internacionales adquiridas por el Estado Mexicano, tales como las Observaciones Finales formuladas a México por el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) el 09 de marzo de 2012, específicamente la contemplada en el párrafo 11[1] cuyo texto es el siguiente:

“El Comité asimismo recomienda al Estado parte intensificar sus esfuerzos para […] adoptar una ley específica que tipifique como acto punible las distintas manifestaciones de la discriminación racial de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4 de la Convención […]” Dicho artículo 4 de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial establece:

“Los Estados partes condenan toda la propaganda y todas las organizaciones que se inspiren en ideas o teorías basadas en la superioridad de una raza o de un grupo de personas de un determinado color u origen étnico, o que pretendan justificar o promover el odio racial y la discriminación racial, cualquiera que sea su forma, y se comprometen a tomar medidas inmediatas y positivas destinadas a eliminar toda incitación a tal discriminación o actos de tal discriminación, y, con ese fin, teniendo debidamente en cuenta los principios incorporados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como los derechos expresamente enunciados en el artículo 5 de la presente Convención, tomarán, entre otras, las siguientes medidas: a) Declararán como acto punible conforme a la ley toda difusión de ideas basadas en la superioridad o en el odio racial, toda incitación a la discriminación racial, así como todo acto de violencia o toda incitación a cometer tales actos contra cualquier raza o grupo de personas de otro color u origen étnico, y toda asistencia a las actividades racistas, incluida su financiación; b) Declararán ilegales y prohibirán las organizaciones, así como las actividades organizadas de propaganda y toda otra actividad de propaganda, que promuevan la discriminación racial e inciten a ella, y reconocerán que la participación en tales organizaciones o en tales actividades constituye un delito penado por la ley; c) No permitirán que las autoridades ni las instituciones públicas nacionales o locales promuevan la discriminación racial o inciten a ella”. Sin más por el momento y esperando que la información le sea de utilidad, reciba un cordial saludo.

Irasema Yazmín Zavaleta Villalpando Directora de Análisis Legislativo y Apoyo Técnico Dirección General Adjunta de Estudios Legislación y Políticas Públicas Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación Tel. 555262 1490 ext. 5311

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful