EL ROL DEL ORIENTADOR EN EL DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS CLAVES PARA EL MUNDO DEL TRABAJO

Dr. Gastón Retamal Gaete El incremento constante del conocimiento y la incorporación de tecnologías avanzadas en la comunicación y producción, están generando transformaciones profundas en la sociedad que impactan la vida social, cultural y económica y, por tanto, afectan la concepción y la forma de realizar la Educación Técnico Profesional y la Orientación en cuanto especialidad de ayuda al desarrollo personal y vida laboral. En efecto, el mundo económico parece ser el más sensible a estos cambios quizás, porque debe responder con prontitud a las demandas de los mercados que exigen calidad en los productos y en los servicios de atención al cliente, para lo cual las empresas requieren llevar a cabo constantes innovaciones tecnológicas y de gestión laboral para mantener y elevar su capacidad competitiva. En este campo laboral exigente, donde los trabajadores deben demostrar conocimiento técnico, pero también buena comunicación y capacidad emprendedora y en el que las personas cambian periódicamente de puestos de trabajo y empleo o deben, muchas veces, asumir áreas de trabajo diferentes a su especialización, el concepto de profesión como facultad para ejercer una especialidad determinada es insuficiente para dar cuenta de las múltiples ocupaciones y funciones que una persona llega a desempeñar en su trayectoria laboral y que exigen frecuentemente ampliar y actualizar su campo de formación técnica inicial . La orientación profesional, por lo tanto, no puede ayudar a las personas a tomar decisiones de carreras sólo sobre la base de perfiles profesionales aislados, sino insertos en espectros amplios formando parte familias ocupacionales, considerando bandas anchas de áreas básicas y técnicas y competencias claves para la adaptación profesional permanente que deberá enfrentar el individuo durante toda su vida. Dada esta realidad, resulta, por consiguiente, importante revisar las demandas que surgen de la sociedad y del mundo de la economía para aproximarnos a una mayor comprensión del concepto de profesión y

trabajo de hoy y, de esta forma, poder acercarnos orientador en el ámbito de la Educación Profesional.

más al rol del

El avance sostenido del conocimiento, de la economía global y tecnología, son tres tendencias que afectan fuertemente a la Educación Técnico Profesional y Orientación y que generan la necesidad de nuevas miradas y herramientas en su concepción y formas de accionar. La información en todos los ámbitos de la cultura crece y se expande en forma acelerada cada día, rompiendo barreras espaciales y temporales, al estar disponible en una variedad de fuentes y accesible a través de modernas tecnologías. Frente al cúmulo y diversidad de información accesible, las personas necesitan tener capacidad para ubicar, seleccionar, organizar y procesar información de manera que llegue a ser significativa para concretar la actividad o proyecto que ellos necesitan realizar. Lo anterior implica desarrollar competencias de gestión de conocimiento entendidas como capacidades para acceder y navegar en redes informáticas o través de otros medios modernos de comunicación y para procesar la información, esto es, capacidad para organizarla de manera que sea posible codificarla, incorporándola en la estructura cognitiva que las personas ya poseen con anterioridad. Este último proceso deviene en conocimiento cuando la persona es capaz de relacionar la nueva información con el conocimiento que ya tenía y también con el contexto en que se desenvuelve. Asimismo, las personas gestionan el conocimiento cuando son capaces de discernir la información que es apropiada a su vida y trabajo y valores asumidos en sus proyectos de desarrollo personal. La gestión de conocimiento es, en consecuencia, una competencia fundamental para participar con autonomía y libertad en la sociedad del conocimiento. En cuanto a las principales características y demandas de la producción y trabajo que la Educación Técnico Profesional debe tener en consideración al adoptar las estrategias de formación y orientación, cabe tener en consideración las exigencias de los políticas económicas tendientes a lograr que los planes de producción de las empresas se realicen de acuerdo a estándares de calidad, de producir bienes y servicios con valor agregado y de integrar a las grandes, medianas y pequeñas empresas en cadenas de valor, de manera que la producción en todas sus fases se realice conforme a normas de calidad.

2

Como asimismo, corresponde destacar la tendencia de la empresa moderna a trabajar en equipo y redes de colaboración y en climas propicios que estimulen la creatividad y la innovación. Estas demandas plantean a la Formación Profesional el desarrollar en los alumnos de la capacidad de Gestión Profesional orientada en gran parte al desarrollo de las competencias claves para el cambio, calidad, creatividad y comunicación en el trabajo. El tema de las competencias claves es un tema nuevo de la Educación Profesional que está siendo objeto de estudio y debates en la Pedagogía de esta modalidad de Enseñanza particularmente en Alemania, para responder a esta demanda que plantea con urgencia el mundo productivo. Al respecto y para responder a este desafío, la Empresa Siemens de Alemania- , en los años 90, a través del proyecto PETRA ( formación profesional orientada hacia el proyecto y la transferencia de capacidades), adoptó en sus programas de capacitación de trabajadores un modelo de formación de "cualificaciones claves" que abarca las siguientes dimensiones: organización y ejecución de tareas, comunicación y cooperación, empleo de técnicas de aprendizaje y de trabajo intelectual, autonomía y responsabilidad y capacidad de sobrecarga. Este modelo de competencias fue estudiado por el autor de este artículo en la tesis de doctorado "Competencias Claves para el Trabajo: Visión de los egresados de la EMTP Dual y Tradicional" (2003)" con el propósito de conocer el grado de contribución de una y otra metodología en el desarrollo de estas capacidades. Los hallazgos más relevantes de este estudio indican que los egresados perciben las competencias claves como herramientas personales para competir y desarrollarse profesionalmente y visualizan que las competencias asociadas a la comunicación, autoestima y valores desarrollados en el hogar, liceo y experiencia dual han sido determinantes para su buen desempeño en el trabajo. Se infiere de las percepciones de los egresados que las competencias son procesos internos multidimensionales e interdependientes que se activan o no según la imagen que ellos tienen de sí mismos y que se potencian cuando toman conciencia de sus áreas de mayor desarrollo y de la existencia de una mediación de apoyo de otros actores.

3

Estos resultados debieran ser considerados en el desarrollo de modelos curriculares, didácticos, de evaluación y orientación de la Formación Profesional. De lo anteriormente expuesto se deducen algunas áreas de necesidades de los alumnos de la Educación Técnico Profesional que podrían ser atendidas por los servicios de orientación en coordinación con el profesorado. Estas áreas de atención pueden estar dirigidas especialmente a: ayudar a desarrollar la capacidad de gestión del conocimiento y de la profesión asesorar el desarrollo de competencias claves para el cambio tecnológico y la educación permanente apoyar la construcción de proyectos de desarrollo personal y profesional

En lo que respecta a la capacidad de gestión del conocimiento se requiere ayudar a los alumnos a conocer y utilizar con eficacia los procesos de cognición e inteligencia emocional y social. Loa anterior significa ayudar al estudiante a explorar cómo aprende, cómo estudia y cómo resuelve conflictos y a construir cursos de acción eficaces que mejoren sus capacidades de gestionar el conocimiento y de convivencia. En cuanto a gestión profesional o gestión para la vida laboral, el estudiante necesita conocer las áreas de competencias básicas, técnicas y claves involucradas en las carreras de su interés como, asimismo, debe llegar a desarrollar capacidad para autovalorarse en estas áreas que lo estimulen a construir estrategias para llevar al máximo sus potenciales. La gran meta es la construcción del capital personal de competencias. También debería ser área de preocupación de la orientación ayudar al estudiante a construir trayectorias profesionales posibles considerando itinerarios de formación flexibles insertos en familias ocupacionales. De estas tareas se aprecia también la necesidad de que los profesionales de la orientación dispongan de programas de perfeccionamiento e información que les permita conocer el contexto productivo y la nuevas formas de enseñar y aprender de la Educación Técnico Profesional, especialmente con relación a los siguientes tópicos: - Demandas educacionales de los sectores económicos prioritarios - Impacto de las tecnologías en las formas de trabajo
4

- Competencias claves y de empleabilidad - Formación con proyección de competencias - Nuevas formas de aprender y enseñar en la Educación Técnico Profesional Gran parte de estas innovaciones en la Educación Profesional deberán estar disponibles en los próximos años en las Redes Sectoriales de Articulación de Formación Técnica de manera que los orientadores debieran participar en estas redes y hacer aportes a temas centrales que son nuevos para Chile y que involucra fuertemente a la orientación como los son los itinerarios de formación técnica, el sistema de acreditación de competencias laborales, competencias de empleabilidad, intermediación laboral y acceso al mercado del trabajo. En suma, desde la mirada de estas demandas de competencias que surgen del mundo del trabajo, se afirma la necesidad de la participación de profesionales de la orientación en el ámbito de la Educación Técnico Profesional que sean competentes para asesorar a los estudiantes en la gestión del conocimiento y desarrollo de competencias claves, construcción de proyectos y trayectorias profesionales para la vida laboral y en el empleo de estrategias de comunicación social y emocional. La experiencia de los orientadores de nuestro país adquirida por años en el ejercicio de su profesión en escuelas y liceos y su calidad humana para acoger y atender incondicionalmente a los alumnos, constituye un capital humano valioso y es la mejor garantía para responder a estas nuevas demandas de orientación que en la hora actual plantea la Educación Técnico Profesional. Bibliografía: Gastón Retamal Gaete Competencias Claves para el Trabajo: Visión de los Egresados de la Educación Media Técnico Profesional. Tesis de Doctorado, Universidad de Concepción, Facultad de Educación, 2003. Detlev Liepmann. Fundamentos del desarrollo de las "cualificaciones claves": cualificaciones sociales y técnicas de los formadores. Publicación Formación Alemana. Documento proporcionado por DSE, Mannheim, Alemania, 1991.

-

Guy Le Boterf. De la Competencia. Ensayo sobre un Atractor Extraño. Ediciones de Organización, París. 1995. Traducción de Reynaldina González Minvielle.

5

6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful