__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________

LA GRAMATICA VASCA
ÍNDICE:
A) B) Ortografía y pronunciación. El nombre y sus determinantes 1. Los determinantes 2. Los cuantificadores 3. Los sufijos casuales. Inserción de los sufijos casuales. 4. El ergativo. 5. Los nombres propios 6. Sintagmas con cuantificador 7. Sintagmas determinados singulares 8. Sintagmas determinados plurales 9. Los adnominales 10. Elisión de elementos en los sintagmas nominales. C) D) El adverbio. La estructura del verbo. 1. Las formas sintácticas 2. las formas perifrásticas  El componente no personal  El auxiliar. Estructura de las formas perifrásticas. 3. Tiempos de presente 4. Tiempos de pasado 5. Las formas de futuro 6. Marcas personales en los verbos perifrásticos. 7. Morfemas de objeto indirecto 8. Auxiliares transitivos con dativo. 9. Flexiones del pasado 10. Verbos pronominales 11. Verbos impersonales 12. Verbos recíprocos 13. Verbos reflexivos. 14. Verbos inacusativos e inergativos E) F) Nominalizaciones. Oraciones subordinadas 1. 2. 3. 4. Las completivas Las interrogativas indirectas. Las oraciones de relativo Las oraciones temporales

1

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________

A)

Ortografía y pronunciación.

La ortografía vasca fue fijada a principio de este siglo, por lo que es clara y sencilla, y apenas presenta dificultades para un hablante de español. En cuanto a la pronunciación, hay que señalar que en euskara ge y gi equivalen en español a gue y gui (y gue y gui al español güe y güi). La z vasca equivale a la s europea, es decir, a la pronunciación mexicana de s; de todas maneras la s española es una aproximación mejor que la c. La x vasca equivale a sh inglesa y tx a ch española. La mayor dificultad la presentan tz y ts, que son las africadas correspondientes a z y s, que son como aquellas, sordas; hay que evitar a toda costa asimilarlas a ch española. La h no se pronuncia, y la j puede pronunciarse como j o como y españolas: la segunda opción es, quizás más recomendable. Cabe destacar de igual forma la pronunciación de las asociaciones in como iñ, ( baina  / baiña / ), así como il se pronuncia ill (bila  / billa /). La k y la g se usan indistintamente en el sufijo –ko.

B)

El nombre y sus complementos.

La diferencia fundamental entre la estructura del sintagma nominal vasco y el castellano es el orden de los elementos. Salvo el adjetivo, que va detrás del nombre, el orden de los elementos en euskara es exactamente el inverso al del castellano. Así, por ejemplo, “Martaren lagunaren auto berri hori” ese (hori) coche (auto) nuevo (berri) de (-en) el (-a-) compañero (lagun) de (-en) Marta: “Marta-de compañero-el-de coche nuevo ese” En euskara sólo hay pronombres personales: ni “yo”, zu “tú”, gu “nosotros”, zuek “vosotros”. Se consideran un tipo especial de nombre. No existen los pronombres personales de tercera persona, hueco que llenan los demostrativos en función pronominal. La lengua vasca tampoco tiene género. 1. Los determinantes.

El determinante vasco está formado por los demostrativos y el artículo. El determinante ocupa siempre la última posición del sintagma nominal. El demostrativo presenta tres grados como en español: hau “este”, hori “ese”, hura “aquel”. Tendremos así gizon hau “este hombre”, gizon gaste hura “aquel hombre joven” Los plurales de los demostrativos son: hauek “estos”, horiek “esos”, haiek “aquellos”. Así, tendremos gizon hauek “estos hombre”, gizon gazte haiek”aquellos hombre jóvenes” El artículo determinado es el morfena a, que se puede posponer juntándose al último elemento del sintagma nominal: gizona “el hombre”, gizon gaztea “el hombre joven”. Cuando el sintagma acaba en palabra que termina en a, ésta se funde superficialmente con el artículo: aita “padre” + artículo  aita. El artículo plural es –ak. En euskara no hay concordancia de número dentro del sintagma nominal: gizon gazteak es formalmente “ los hombre joven”. El artículo se utiliza en euskara mucho más que en español. Así los complementos predicativos concuerdan con el sintagma nominal al que se le aplican: lapurrak gizon gaiztoak dira “los ladrones (lapur) son (dira) hombre (gizon) malos (gaizto). En consecuencia, se puede afirmar que la función principal del artículo en el euskara actual tiende a ser la de indicar la finalización del sintagma nominal, siempre que ésta no pueda colegirse por la presencia de otras marcas formales.

2

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________

2.

Los cuantificadores.

Los cuantificadores están formados por los equivalentes a los cuantificadores indefinidos españoles: asko “mucho(s)”, gutxi “poco(s)”, edozein “cualquiera”, zenbait “algunos”, etc. La presencia de un cuantificador de esta clase impide la aparición de cualquier determinante. Respecto a su posición, asko y gutxi se colocan como los determinantes, cerrando el sintagma nominal: gizon gazte asko “muchos hombres jóvenes”, literalmente “mucho hombre joven”. Los de tipo edozein, zenbait se colocan a la cabeza: edozein gizon gazte “cualquier hombre joven”, zenbait gizon gazte “algunos hombres jóvenes”. El interrogativo zenbat “cuanto(s)”, así como los interrogativos no cuantificadores zer “qué”, nor “quién”, etc; tampoco admiten ningún tipo de determinación. Otra clase de cuantificadores la constituyen palabras como guzti “todo”, bakoitz “cada”, que han de recibir ellos mismos el artículo: gizon gazte guztiak “todos los hombres jóvenes”, gizon bakoitza “cada hombre”. Los cardenales bi, hiru, lau… “dos”, “tres”, “cuatro”… dan lugar a dos tipos de sintagmas, según aparezca o no un determinante. La situación es equivalente a la que se da en español con el contraste “tres hombres / los tres hombres”, que en euskara sería hiru gizon / hiru gizonak es decir, literalmente “tres hombre / los tres hombre”. Respecto a la posición en el sintagma, los cardinales van a la cabeza, excepto bi que puede ir también cerrándolo. El primer cardinal, bat “uno”, es asimismo el artículo indeterminado. Al contrario que el artículo determinado –a, bat tiende a aparecer mucho menos que su equivalente español, con lo que el correlativo del artículo determinado vasco puede ser el indeterminado español: gizonak ikusi ditut “he visto unos hombres”, Joxe gizon gaztea da “Joxe es un hombre joven”. El plural del artículo bat es batzuk. Los ordinales, que se forman, excepto el primero, lehen, añadiendo el sufijo –arren al cardinal correspondiente, bigarren “segundo”, hirugarren “tercero”, se colocan al principio del sintagma nominal, y exigen que se añada a este un determinante, generalmente el artículo: bigarren gizon hura “aquel segundo hombre”, hirugarren gizon gaztea “el tercer hombre”. La palabra beste “otro”, que se coloca a la cabeza del sintagma, no puede aparecer sola, y exige que el sintagma en el que se inserta reciba el artículo determinado –a o el indeterminado bat: beste gizon gaztea “el otro hombre joven”, beste gizon gazte bat “otro hombre joven”, bestea “el otro”, beste bat “otro”, como en catalán un altre, en francés un autre, inglés another… 3. Los sufijos casuales.

Aunque mucha gente sigue pensando que el euskara es un idioma declinativo, los hechos gramaticales vascos se explican con mucha mayor claridad diciendo que lo que hay en el euskara es un sistema de posposiciones, que denominaremos sufijos, absolutamente equivalentes a las preposiciones españolas, con la salvedad de que se colocan al final del sintagma nominal. Así, por ejemplo, en euskara no existe concordancia de caso dentro del sintagma nominal, al igual que las preposiciones, los sufijos de caso vascos solo aparecen una vez en cada sintagma. En la misma línea, que los sufijos de caso pueden añadirse a oraciones de relativo, adverbios, etc. Los sufijos casuales vascos pueden clasificarse en tres grupos: a) b) Los sufijos gramaticales: -k, denominado sufijo nork o ergativo, -i, sufijo nori o dativo, equivalente a la preposición a de objeto indirecto. Los sufijos locativos: -n, sufijo non o inesivo, equivalente a la preposición en.

3

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________  ra, sufijo nora o ablativo, equivalente a la preposición a de dirección.  rantz, equivalente a la preposición hacia.  raino, equivalente a la preposición de(sde); -ekin, sufijo norekin o sociativo, equivalente a la preposición con.  entzat, sufijo norentzat, equivalente a la preposición para.  z, o instrumental, equivalente a la preposición de, sobre.

c)

Hay, además, dos sufijos genitivos: -en, sufijo noren o genitivo posesivo, y –ko, sufijo nongo o genitivo locativo, equivalente a la preposición de. 4. El sufijo ergativo.

De todos estos sufijos el ergativo es el que requiere una explicación particular. Se utiliza para marcar el sujeto de un verbo transitivo: Martak ikusi do “lo ha visto Marta”. Téngase en cuenta que el sujeto de un verbo intransitivo y el objeto directo de un verbo transitivo no llevan ningún sufijo casual: Marta etorri da “Marta ha venido”, Alexek Marta ikusi du “Alex ha visto a Marta”  Inserción de los sufijos en los distintos tipos de sintagmas nominales

Los sufijos casuales pueden afectar a sintagmas sin artículo, con artículo y, con artículo y marca plural. Las reglas morfológicas de composición son en principio dos: cuando el contacto se realiza entre dos vocales se inserta una r, y si el contacto se realiza entre dos consonantes se inserta una e (proteica). 2. Nombres propios.

Comenzaremos por los sintagmas construidos por un nombre propio no de persona: con Bilbo “Bilbao” y Olot tenemos el siguiente resultado: Ergativo Dativo Inesivo Adlativo Ablativo Sociativo Destinativo Instrumental Genitivo pos. Genitivo loc. Bilbok Bilbori Bilbon Bilbora Bilbotik Bilborekin Bilborentzat Bilboz Bilboren Bilboko Olotek Oloti Oloten Olotera Olotik Olotekin Olotentzat Olotez Oloten Oloteko “a Bilbao, a Olot” “en Bilbao, en Olot” “a Bilbao, a Olot” “desde Bilbao, desde Olot” “con Bilbao, con Olot” “para Bilbao, para Olot” “de Bilbao, de Olot” “de Bilbao, de Olot”

Cuando los nombres propios son de persona o animados, los sufijos locativos son respectivamente gan, gana, gandik, añadidos al nombre directamente, más frecuentemente, al nombre más el sufijo genitivo –en. Así, para Sara y Mikel tenemos las siguientes realizaciones. Ergativo Dativo Inesivo Adlativo Ablativo Sociativo Destinativo Sarak Sarari Sara(ren)gan Sara(ren)gana Sara(ren)gandik Sararekin Sararentzat Mikelek Mikeli Mikel(en)gan Mikel(en)gana Mikel(en)gandik Mikelekin Mikelentzat “a Sara, a Mikel” “en Sara, en Mikel” “a (donde) Sara, a (donde) Mikel “de(sde) Sara, de(sde) Mikel “con Sara, con Mikel” “para Sara, para Mikel”

4

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ Instrumental Genitivo pos. Genitivo loc. Saraz Sararen Sarako Mikelez Mikelen Mikeleko

“de Sara, de Mikel” “de Sara, de Mikel”

Los pronombres siguen el mismo esquema: nik, zuk, guk, zuek “yo, tú”, “nosotros” “vosotros” (ergativo), niri, zuri, hurí, zuri, “a mí” (lit. “a yo”), etc. Con el genitivo posesivo –en tenemos nire, zure, gure, zure “mío” (lit. “de yo”), etc., con perdida de –n final. En los locativos tenemos, claro está, formas con gan: ni(ren)gan, “en mi” (lit. “en yo”), etc. La segunda persona del plural zuek recibe los sufijos casuales según el esquema de los sintagmas determinados plurales. 3. Sintagmas con cuantificador.

Cuando los sufijos casuales se añaden a sintagmas especificados por cuantificadores que no admiten artículo como zenbait gizon “algunos hombres”, etxe asko “muchas casas”, el resultado es el siguiente: Ergativo Dativo Inesivo Adlativo Ablativo Sociativo Destinativo Instrumental Genitivo pos Genitivo loc. zenbait gizonek zenbait gizoni zenbait gizo(en)gan zenbait gizo(en)gana zenbait gizon(en)gandik zenbait gizoekin zenbait gizonentza zenbait gizonez zenbait gizonen Zenbait gizon(en)gango etxe askok etxe askori etxe askotan etxe askotara etxe askotatik etxe askorekin etxe askorentzat etxe askoz etxe askoren etxe askotako

Cuando se presenta también un adjetivo, como en zenbait gizon gazte “algunos hombres jóvenes”, o etxe berri asko “muchas casas nuevas”, tenemos zenbait gizon gaztek, etxe berri askok, zenbait gizon gazteari, etxe berri askori, etc. Tendríamos igualmente bost gizonek “cinco hombres” (erg), bost gizon gazteri “a cinco hombres jóvenes”, bost etxe berritan “en cinco casas nuevas” etc. 4. Sintagmas determinados singulares.

Los sintagmas nominales determinados por el artículo –a, como el animado gizon gaztea “el hombre joven” y el inanimado etxe berria “la casa nueva”, reciben los sufijos casuales regularmente, según el siguiente esquema: Ergativo Dativo Inesivo Adlativo Ablativo Sociativo Destinativo Instrumental Genitivo pos. Genitivo loc. gizon gazteak gizon gazteari gizon gaztea(ren)gan gizon gaztea(ren)gana gizon gaztea(ren)gandik gizon gaztearekin gizon gaztearentzat gizon gazteaz gizon gaztearen gizon gaztea(ren)gango etxe berriak etxe berriari etxe berrian etxe berrita etxe berritk etxe berriakin etxe berriarentzat etxe berriaz etxe berrearen etxe berriko

5

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ Obsérvese que las formas de ergativo coinciden formalmente con las del artículo plural, sin sufijo casual, gizon gazteak “los hombres jóvenes”, etxe berriak, “las casas nuevas”. El sintagma inanimado es regular, salvo en los casos locativos, en los que aunque en inesivo – al menos aparentemente – tenemos artículo –a más sufijo –n, en adlativo y ablativo, así como en el genitivo locativo, el artículo no aparece superficialmente, berrira, no berriara, etc. Con sintagma determinado por bat, tenemos gizon batek “un hombre” (erg), gizon gazte bati “a un hombre joven”, gizon baten “de un hombre”, etc., donde el sufijo se añade directamente al sintagma nominal. Los sufijos locativos, en cambio, se añaden a los sintagmas determinados por el artículo –a: etxe handi batean “en una casa grande”, etxe batera “a una casa”, etc. Cuando el determinante del sintagma nominal es uno de los demostrativos, hau “este”, hori “ese”, hura, “aquel”, es este el que recibe el sufijo casual, dado que necesariamente ha de aparecer cerrando el sintagma. Los resultados para etxe berri hau, hori, hura, “esta”, “esa” “aquella casa nueva” son los siguientes: Ergativo Dativo Inesivo Adlativo Ablativo Sociativo Destinativo Instrumental Genitivo pos. Genitivo loc. etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri honek honi honetan honetara honetatik honekin honentzat honetaz honen honetako horrek horri horretan horretara horretatik horrekin horrentzat horretaz horren horretako hark hari hartan hartara hartatik harekin harentzat hartaz haren hartako

En el caso de sintagmas animados como gizon gazte hau, hori, hura “este”, “ese”, “aquel hombre joven”, tenemos en los locativos: Inesivo Adlativo Ablativo gizon gazte gizon gazte gizon gazte honengan honengana honengandik horrengan horrengana horrengandik harengan harengana harengandik

5.

Sintagmas determinados plurales.

Finalmente, consideraremos el resultado de insertar los sufijos casuales a sintagmas con artículo y marca de plural como gizon gazteak “los hombres jóvenes”, etxe berriak “las casa nuevas”. El resultado es el siguiente: Ergativo Dativo Inesivo Adlativo Ablativo Sociativo Destinativo Instrumental gizon gazteek gizon gazteei gizon gazteengan gizon gazteengana gizon gazteengandik gizon gazteenkin gizon gazteentzat gizon gazteez etxe berriek etxe berriei etxe berrietan etxe berrietara etxe berrietatik etxe berriekin etxe berrientzat etxe berriez

6

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ Genitivo pos. Genitivo loc. gizon gazteen gizon gazte(en)gango etxe berreen etxe berrietako

Observamos que, superficialmente, todo ocurre en los casos no locativos como si la composición del articulo a y marca de plural k diera e, con reducción de e + en en genitivo y casos formalmente derivados de él. Cuando el que recibe los sufijos casuales es el sintagma nominal especificado por un demostrativo plural, como en etxe berri hauk, horiek, haiek “estas, “esas”, “aquellas casas nuevas”, el resultado es el siguiente: Ergativo Dativo Inesivo Adlativo Ablativo Sociativo Destinativo Instrumental Genitivo pos. Genitivo loc. etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri etxe berri hauek hauei hauetan hauetara hauetatik haukin hauentzat hauentaz hauen hauetako horiek horiei horietan horietara horietatik horiekin horientzat horietaz horien horietako haiek haiei haietan haietara haietatik haiekin haientzat haietaz haien haietako

En sintagmas animados como gizon gazte hauek, horiek, haiek “estos”, “esos”, “aquellos hombres jóvenes”, en los casos locativos tenemos, según lo previsto: Inesivo Adlativo Ablativo gizon gazte gizon gazte gizon gazte hauengan hauengana hauengandik horiengan haiengan horiengana haiengana horiengandik haiengandik

Con numerales en sintagmas determinados, como bi etxe berriak “las dos casas nuevas”, tendríamos, como es de esperar, bi etxe berriek, bi etxe berriei, etc., e igualmente bi etxe berri hauei “a estas dos casas nuevas”, hiru etxe berri haietan, “en aquellas tres casas nuevas”, etc. 6. Los adnominales

El sufijo –ko se añade a sintagmas que han recibido sufijo casuales de los grupos b) y c), (ver punto 3) es decir, a sintagmas de valor adverbial, y solo a ellos. También pueden añadirse a otras palabras o expresiones de valor adverbial como atzo “ayer”, bestela “de otro modo”. El resultado de la composición con –ko es en todos los casos un adnominal: Bilborako trena, lit. “el tren de a Bilbao”. Hay que recalcar que estos sintagmas adverbiales han de recibir –ko para aparecer en posición adnominal: bilbora trena serían dos sintagmas nominales diferentes. Como se ha podido observar en algunos ejemplos citados anteriormente, también el sufijo – en forma adnominales, pero a diferencia de –ko, a partir de de sintagmas nominales sin sufijo casual gizonaren etxea “la casa del hombre”, gizon hauen etxea “la casa de estos hombres”. Los equivalentes a los pronombres posesivos se forman insertando –re(-en con perdida de – n más –r proteica) a los pronombres personales: de gu “nosotros” gure etxea “nuestra casa”, lit. “la casa de nosotros”. Igualmente con los demostrativos en función de pronombre haren etxea “su casa”, lit. “la casa de aquel”.

7

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ Esto adnominales tienen función adjetiva y se diferencian de los adjetivos en que, en principio, se colocan ante el sustantivo que constituye el núcleo del sintagma nominal. Decimos en principio, porque también puede aparecer tras el sustantivo: con harrizko (adnominal de harriz “de piedra”) tendríamos normalmente harrizko etxea “la casa de piedra” (lit. “la casa de de piedra); pero también es posible etxe harrizkoa, con la misma significación. En cambio en etxea harrizko, harrizko no formaría parte del sintagma etxea ya que como hemos indicado, el determinante –en este caso el artículo a– es un indicador de final de sintagma. Cuando en un sintagma tenemos adnominales con –en y con –ko, el orden de ellos es significativo, gizonaren harrizko etxea sería “la casa de piedra del hombre”, mientras que harrizko gizonaren etxea sería “la casa del hombre de piedra”, según el encorchado [(harrizko gizon)aren etxe]a. en ambas construcciones el sintagma vasco y español son estructuralmente simétricos; la única diferencia es que el orden de los elementos es exactamente el inverso: gizona-ren harri-z-ko etxe-a  “hombre-el-de piedra-de-(de) casa-la”, leído al revés: e igualmente harri-z-ko gizon-a-ren etxe-a  “piedra-de-(de) hombre-el-de casa-la”. 7. Elisión de elementos dentro del sintagma nominal.

La elipsis de elementos del sintagma nominal en euskara está sujeta, en líneas generales, a las mismas reglas restrictivas que en español. Así, por ejemplo, puede elidirse el sustantivo núcleo del sintagma, pero no los determinantes, en consecuencia Sararen aitaren etxea “la casa del padre de Sara”, tendríamos consecutivamente Sararen aitarena como en español “la del padre de Sara”, y Sararenarena “la del de Sara”, pero no Sararen aitaren etxe; de harrizko etxea “la casa de piedra”, harrizkoa “la de piedra”, pero no harrizko etxe, etc. Igualmente gure etxea “nuestra casa” lit. “la casa de nosotros”, gurea “la nuestra”, pero no gure etxe, que no constituiría un sintagma nominal porque no acaba con un determinante. Con cuantificadores, la situación es también análoga a la española, de harrizko zenbait etxe “algunas casas de piedra”, harrizko zenbait “algunas de piedra”; de gure aitaren bi etxe “dos casas de nuestro padre”, gure aitaren bi “dos de nuestro padre”, gure aitaren biak “las dos de nuestro padre”, etc. Con elementos coordinados por eta “y”, las posibilidades son, asimismo, análogas en principio a las del español, etxe berdea eta (etxe) gorria “la casa verde y la (casa) roja (gorri)”, y etxe berde eta gorria “la casa verde y roja”, con perdida en ambas lenguas del artículo, en euskara ante y en español tras la conjunción. Simétricamente, etxe berde eta gorrietan “en las casas verdes y rojas”, pero etxe berdeetan eta gorrietan “en las cosas verdes y en las rojas”. Igualmente en el ámbito oracional, Espaniako politzia Frantziako politziarekin etorri da “el policía de España ha venido (etorri da) con el de Francia”, de donde Espaniako politzia Frantziakoarekin etorri da “… con el de Francia”, etc.

C)

El adverbio.

Aparte de los sintagmas nominales con sufijo casual, que funcionalmente son adverbios, existen en euskara adverbios propiamente dichos: de tiempo atzo “ayer”, gaur “hoy”, beti “siempre”, berandu “tarde”, etc.; de lugar hemen “aquí”, hurbil “cerca”, etc.; de modo honela “de este modo, así” ongi “bien”, etc. Los adverbios de tiempo y lugar pueden recibir sufijo casuales igual que sus equivalentes españolas reciben preposiciones, gaurko “de hoy”, hurbildik “desde cerca”, etc.

8

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ La división entre categoría gramaticales no es en vasco tan clara como en español, por ejemplo, todo adjetivo puede emplearse en principio como adverbio de modo, gizon dorotea “el hombre elegante” y dorote jantzirik “vestido elegantemente”, etc. Evidentemente, los adjetivos no pueden recibir en función adverbial ningún tipo de determinación, siendo ésta la marca formal que los distingue en su función adjetiva. Prácticamente no hay en euskara adverbios de grado y cantidad, son adjetivos y cuantificadores los que realizan dichas funciones. Así, los cuantificadores asko “mucho(s)”, gutxi “poco(s)” sin referencia a sintagma nominal funcionan como adverbios de cantidad, asko daki “sabe mucho”, gutxi jaten du “come poco”. Incluso oso “muy” en rigor una especialización del adjetivo oso “entero”, urte osoa “el año entero”, oso handia “muy grande”.

D)

La estructura del verbo.

Las diferencias fundamentales entre el verbo vasco y el español son tres: a) Salvo formas que puedan considerarse fuera del sistema principal (formas sintácticas), todos los verbos vascos son perifrásticos, es decir, son como los perfectos españoles. b) Mientras en español las marcas personales se reparten entre desinencias –las correspondientes al sujeto- y clíticos, como me, te, se –correspondientes a los objetos directos e indirectos- es euskara todas las marcas personales se realizan por medio de morfemas que se insertan en el auxiliar. c) Mientras en español lo clíticos no pueden aparecer cuando en la frase están patentes los objetos directo e indirecto correspondientes, en euskara los morfemas de objeto directo e indirecto han de aparecer siempre en el auxiliar. 1. Las formas sintéticas.

Aparte del sistema principal formado por formas perifrásticas, existen en euskara, para algunos verbos formas sintéticas, semejantes en muchos aspectos a las formas simples españolas. Así, para izan “ser”, egon “estar”, etorri “venir”, joan “ir”, ibili “andar”, tenemos:  Presente. (intransitivos) IZAN NI ZU (HURA) GU ZUEK (HAIEK)  NAIZ ZARA DA GARA ZARETE DIRA EGON NAGO ZAUDE DAGO GAUDE ZAUDETE DAUDE ETORRI NATOR ZATOZ DATOR GATOZ ZATOZTE DATOZ JOAN NOA ZOAZ DOA GOAZ ZOAZTE DOAZ IBILI NABIL ZABILTZA DABIL GABILTZA ZABILTZATE DABILTZA

Presente. (transitivos)

Con izan (edun) “haber, tener”, eduki “tener, sostener, sujetar, retener”, ekarri “traer”, jakin “saber, tenemos”:

9

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ IZAN (EDUN) NIK ZUK (HARK) GUK ZUEK (HAIEK) DUT DUZU DU DUGU DUZUE DUTE EDUKI DAUKAT DAUKAZU DAUKA DAUKAGU DAUKAZUE DAUKATE EKARRI DAKART DAKARZU DAKAR DAKARGU DAKARZUE DAKARTE JAKIN DAKIT DAKIZU DAKI DAKIGU DAKIZUE DAKITE

Vemos en primer lugar que en esta nueva serie de verbos las formas pronominales de la columna de la izquierda (e igualmente sucedería con los sintagmas nominales que apareciesen en su lugar) presenta el sufijo de ergativo. En rigor daukat es también “lo tengo”, du “lo ha, lo tiene” y así sucesivamente. La referencia a objeto plural se incorpora a la flexión por otro morfema que varía según el verbo, para izan el pluralizador de objeto es it, colocado ante la raíz verbal, dut “tengo”, ditut “los tengo”; para eduki es z, dauzkat “los tengo”; para ekarri es tza, dakartzat “los traigo”; y para jakin es zki, dakizkit “los sé”. Existen también formas sintéticas de pasado, caracterizadas por que todas han de acabar en –n: IZAN NI ZU (HURA) GU ZUEK (HAIEK) NINTZEN ZINEN ZEN GINEN ZINETEN ZIREN EGON NENGOEN ZEUNDEN ZEGOEN GEUNDEN ZEUNDETEN ZEUNDEN ETORRI NENTORREN ZENTOZEN ZENTORREN GENTOZEN ZENTOZREN ZETOZEN EKARRI NEKARREN ZENEKARREN ZEKARREN GENEKARREN ZENEKARTEN ZEKARTEN JOAN NINDOAN ZINDOAZEN ZIHOAN GINDOAZEN ZINDOAZTEN ZIHOAZEN JAKIN NEKIEN ZENEKIEN ZEKIEN GENEKIEN ZENEKITEN ZEKITEN

IZAN (EDUN) EDUKI NIK ZUK (HARK) GUK ZUEK (HAIEK) NUEN ZENUEN ZUEN GENUEN ZUNETEN ZUTEN NEUKAN ZENEUKAN ZEUKAN GENEUKAN ZENEUKATEN ZEUKAN

En el caso de los transitivos el pluralizador de objeto es el mismo y se coloca en la misma posición que el correspondiente de presente, nituen para nuen, etc. 2. Formas perifrásticas.  El componente no personal

La mayoría de las formas verbales vascas son perifrásticas. Éstas presentan dos elementos: el tema verbal, que aparece en alguna de sus formas no personales, y el auxiliar. El primero aporta el contenido semántico del verbo y especifica el aspecto, el auxiliar indica el modo verbal, soporta las marcas de tiempo y especifica las relaciones personales que otras lenguas realizan por las desinencias verbales y por las formas pronominales clíticas.

10

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ El tema verbal presenta para cada verbo tres formas principales: el radical (erroa), el participio o forma perfecta (era burutua) y el nombre de acción o forma imperfecta (aditz izena). La forma radical coincide con el participio de los verbos que acaben en –n, así como en vocal que no sea –i. En las verbos con participios en –tu, el radical se obtiene quitando dicho morfema, así, el radical de hartu es har (hay excepciones). Los participios acabados en –i pierden también esa –i, salvo excepciones.  El auxiliar. Estructura de las formas perifrásticas

La lengua vasca utiliza dos verbos como auxiliares: izan y edun, s decir, respectivamente, izan intransitivo e izan transitivo, que se emplean según sea el verbo intransitivo o transitivo. De las combinaciones de las formas verbales no finitas, por una parte, y de los auxiliares, por otra, que se han visto, se forman los diversos tiempos de indicativo vascos. 3. Tiempos de presente.

Los tiempos de presente se forman con los auxiliares de presente, distinguiéndose un presente perfecto y un presente imperfecto, según se combinen con el participio (era burutua o con el nombre de acción (aditz izena). Así, para el intransitivo erori (caer) y para el transitivo hartu (tomar, coger) cuyas formas para imperfecto o nombre de acción son respectivamente erortzen y hartzen, tenemos: Presento perfecto erori naiz “he caído” erori zara “has caído” erori da “ha caído” erori gara “hemos caído” erori zarete “habéis caído” erori dira “han caído” hartu dut hartu duzu hartu du hartu dugu hartu duzue hartu dute “lo he cogido” “lo has cogido” “lo ha cogido” “lo hemos cogido” “lo habéis cogido” “lo han cogido” Presente imperfecto erortzen naiz “caigo, suelo caer” erortzen zara “caes, sueles caer” erortzen da “cae, suele caer” erortzen gara “caemos, solemos caer” erortzen zarete “caéis, soléis caer” erortzen dira “caen, suelen caer” hartzen dut hartzen duzu hartzen du hartzen dugu hartzen duzue hartzen dute “lo cojo, suelo cogerlo” “lo coges, sueles cogerlo” “lo coge, suele cogerlo” “lo cogemos, solemos cogerlo” “lo cogéis, soléis cogerlo” “lo cogen, suelen cogerlo”

Con objeto plural tenemos: hartu ditut 4. “los he cogido” hartzen ditut “los cojo, suelo cogerlos”, etc.

Tiempo de pasado

Igualmente con los auxiliares de pasado tenemos los tiempos de pasado: Pasado perfecto erori nintzen “caí” erori zinen “caíste” erori zen “cayó” Pasado imperfecto erortzen nintzen erortzen zinen erortzen zen “caía, solía caer” “caías, solias caer” “caía, solía caer”

11

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ erori ginen “caímos” erori zineten “caísteis” erori ziren “cayeron” hartu nuen “lo cogí” hartu zenuen “lo cogiste” hartu zuen “lo cogió” hartu genuen solíamos cogerlo” hartu zuneten solíais cogerlo” hartu zuten “lo cogieron” Plural: hartu nituen “los cogió” hartzen nituen “los cogía, solía cogerlos” En las frases negativas el orden es: partícula negativa, auxiliar, tema verbal, ez naiz erori “no he caído”, ez ditu hartu “no los ha cogido”. Mientras que en las oraciones afirmativas entre el tema verbal y el auxiliar sólo pueden aparecer unas pocas partículas modales, en las frases negativas entre el auxiliar y el tema verbal puede aparecer, en principio, cualquier elemento. En los verbos que tienen formas sintéticas se produce una especialización de funciones entre éstas y las perifrásticas. Así, nago y egoten naiz no son equivalentes, sino que el primero hace el papel de presente ‘puntual’ “estoy” y el segundo el de habitual “suelo estar” Formas como “había cogido” no tienen correlato especifico en euskara y se traducen normalmente por el pasado perfecto. En cambio, esta lengua ha desarrollado formas secundarias como las que tienen en la parte principal participio más artículo, eroria da (pero eroriak gara, eroriak dira, con concordancia lo que indica que no son auténticos perifrásticos) hartua dut (pero hartuak ditut), hartua genuen, etc., en las que se recalca el aspecto acabado de la acción. Con el sustantivo verbal más sufijo causal –ko más artículo, etortzekoa da “(ha dicho que vendrá” (lit. es de venir), etortzekoak dira “(han dicho que) vendrán”, etc. 5. Las formas de futuro. erortzen ginen erortzen zineten erortzen ziren hartzen nuen hartzen zenuen hartzen zuen “lo cogimos” “lo cogisteis” hartzen zuten “caíamos, solíamos caer” “caíais, solíais caer” “caían, solian caer“ “lo cogía, solía cogerlo” “lo cogías, solías cogerlos” “lo cogía, solía cogerlo” hartzen genuen “lo cogíamos, hartzen zuneten “lo cogíais,

“lo cogían, solían cogerlo”

El futuro se realiza añadiendo al participio el sufijo genitivo locativo –ko y combinándolo con el auxiliar correspondiente, etorriko naiz “vendré”, hartuko dut “lo tomaré”. De la combinación de estas formas no personales con –ko con auxiliar de pasado, eroriko nintzen, hartuko nuen, resultan formas con marcas simultaneas de futuro y pasado, que se emplean actualmente como equivalentes a las que se denominan potenciales, y que han sustituido a flexiones más complejas con afijo –ke, eroriko nintzatekeen, hartuko nukeen “hubiera caído”, “hubiera cogido” tras condicional pretérito. 6. Las marcas personales en los verbos perifrásticos.

Las formas perifrásticas que hemos visto hasta ahora están construidas, al menos las de indicativo, con unos auxiliares que en realidad son verbos plenos utilizados como auxiliares. En éstos, las marcas de objeto de formas transitivas son en todos los casos de tercera persona, que es –d. Pero la lengua vasca ha desarrollado flexiones verbales con morfemas de personas correlatos de objeto directo e indirecto de primera y segunda persona. Estas flexiones sólo se emplean en 12

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ construcciones perifrásticas, y correspondientes a los clíticos (me, te, etc.) del español, de los que carece la lengua vasca. Estas marcas personales, insertadas en el auxiliar de los verbos transitivos, son los formantes NOR (de objeto) y NORK (de sujeto) que hemos descrito más arriba. La estructura general de estas flexiones es:

Formantes NOR + soporte + formante NORK
Lo que llamamos ‘soporte’ engloba el reflejo de la raíz y esa serie de elementos no identificables que vamos encontrando en todas las flexiones. En el caso que nos ocupa el soporte está constituido por –au– en las personas de singular y por –aitu– en las de plural. Los formantes NOR son, respectivamente, n-, z-, g-, z-. Los formantes NORK son, para las tres personas del singular y las tres del plural, respectivamente, -t, -zu, ǿ (o morfema cero), -gu, -zue, -te. Las formas resultantes son: nau naute zaituzte gaituzte zaituztegu “me ha” “me han” “te han” “nos han” “os hemos” nauzu “me has” zaitut “te he” gaituzu “nos has” zaituztet “os he” zaituzte(te) “os han” nauzue zaitugu gaituzue zaituzte “me habéis” “te hemos” “nos habéis” “os ha”

Con lo que tendríamos verbos como: ikusi gaitu ikusten gaitu ikusiko gaitu “nos ha visto” “nos ve, nos suele ver” “nos verá” ikusi zaitugu ikusten zaitugu ikusiko zaitugu “ te hemos visto” “te vemos, te solemos ver” “te veremos”

7.

Morfemas de objeto indirecto.

Los equivalentes a los clíticos de objeto indirecto o dativos –los morfemas NORI– se incrustan también en el auxiliar, tanto en el transitivo como en el intransitivo, dando flexiones que igualmente sólo pueden aparecer en formas perifrásticas. El esquema general de estas flexiones es para el auxiliar intransitivo: formante NOR + soporte verbal + formante NORI y para el transitivo: formante NOR + soporte verbal + formante NORI + formante NORK Los formantes de objeto indirecto o formantes NORI ‘a quien’ son idénticos a los formantes NORK excepto para la tercera persona que en vez de ser ǿ (o morfema cero) y –te, son respectivamente –o y –e. Para el auxiliar intransitivo el conjunto “formante NOR + soporte verbal” tiene, para objeto directo de tercera singular, la forma zai y para el plural zaizki. El desarrollo de las flexiones da: zait “me (ha)” zaie “les (ha)” zaizkizu “te (han)” zaio “le (ha)” zaizkit “me (han)” zaizkizue “os (han)” zaigu “te (ha)” zaizkio “le (han)” zaizkie “les (han)” zaizue “os (ha)” zaizkigu “nos (han)

Tenemos las formas perifrásticas, por ejemplo, para gustatu “gustar”: gustatu zait “me ha gustado”, liburua gustatu zait “me ha gustado el libro”, gustatu zaio “le ha gustado”, gustatzen zaigu “nos gusta”, etc. 13

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________

8.

Auxiliares transitivos con dativo.

Para el auxiliar transitivo el conjunto formante NOR + soporte verbal tiene la forma  di. Comenzaremos por las formas con formante NORI (objeto indirecto) de tercera persona, es decir, con dio- y die-. diot diozu dio diogu diozue diote “se lo he (a él)” “se lo has” “se lo ha” “se lo hemos” “se lo habéis” “se lo han” diet diezu die diegu diezu diete “se lo he (a ellos)” “se lo has” “se lo ha” “se lo hemos” “se lo habéis” “se lo han”

Las formas perifrásticas, por ejemplo, pera hartu “coger”: hartu diot “se lo he cogido”, liburua hartu diot “le he cogido el libro”, Martari liburua hartu diot “(le) he cogido el libro a Marta”, hartu diegu “se lo hemos cogido”, liburua hartu diegu “le hemos cogido el libro”, hartzen diete “se lo cogen”, etc. Con formante NORI (de objeto indirecto) de primera o segunda persona tenemos las bases dida- (dit- cuando el formante NORK o de sujeto es de tercera persona, es decir, ǿ), dizu-, digu-, dizue-, según lo esperado: didazu “me lo has” didate “me lo han” dizugu “te lo hemos” dizuet “os lo he” dizuete “os lo han” dit “me lo ha” dizut “te lo he” dizute “nos lo habéis” dizue “os lo ha” didazue “me lo habéis” dizu “te lo ha” digute “nos lo han” dizuegu “os lo hemos”

Tendríamos así, por ejemplo, hartu didazue “me lo habéis cogido”, liburua hartu didazue “me habéis cogido el libro”, hartuko dizute “te lo cogerán”, etc. Nótese que dado que los formantes NORI (de objeto indirecto) y NORK (de sujeto) son idénticos para la primera y segunda persona, es únicamente el orden de los formantes el que indica la relación personal, hartu diguzu “nos lo has cogido” / hartu dizugu “ te lo hemos cogido”. El pluralizador de objeto sigue siendo –zki-, hartu diszkidazue “me los habéis cogido”, etc. Las flexiones intransitivas con formante NOR de primera y segunda persona también pueden recibir formantes NORI, naiz “soy”  natzaio “le he”, lit. “le soy”, gustatu natzaio “le he gustado”, gara “somos”  gatzaizkio “le hemos”, lit. “le somos”, gustatu gatzaizkio “le hemos gustado”, etc. 9. Flexiones del pasado.

En las formas de pasado la estructura es similar. En las flexiones transitivas con objeto de primera o segunda persona cambia el soporte verbal, que es indu para el singular e intu para el plural, con l que en vez de nau tendríamos ninduen, en vez de gaituzu, gintuzu; en vez de zaitut, zintudan, etc. Como vamos, sigue cumpliéndose la regla que dice que todas las formas de pasado han de acabar indefectiblemente en –n.

14

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ En las intransitivas con formante NORI y con sujeto de tercera persona tenemos zitzaidonde en presente teníamos zai-, zitzaaidan “me había”, gustatu zitzaidan “me había gustado”, zitzaion “le había”, etc. Con primera y segunda persona, tenemos nitzaion “le había”, pasado de natzaio, zintzaizkidan, de zatzaizkit, etc. En las transitivas con objeto de tercera persona tenemos zi- en lugar de presente di-, es decir, la situación es absolutamente regular, zion pasado de dio, zidan de dit, etc. Igualmente en las transitivas de objeto de primera o segunda persona tenemos: De nuen “(yo) lo había”: nion “(yo) se lo había”, nizun “te lo había”, nizuen “os lo había”, nien “se lo había (a ellos), etc. De genuen “lo habíamos”: genion “se lo habíamos”, genien “se lo habíamos (a ellos)”, etc. De zenuen “lo habías”: zenidan “me lo habías”, zenion “se lo habías”, zenigun “nos lo habías”, zenien “se lo habías (a ellos); De zenute “lo habías”: zenidaten “me lo habíais”, zenidaten “me lo habíais”, zenioten “se lo habíais”, zeniguten “nos lo habíais”, zenieten “se lo habíais (a ellos). Así, tenemos formas perifrásticas como, por ejemplo, hartu genion “se lo habíamos cogido”, liburu bat hartu genion “le habíamos cogido un libro”, hartu zenidan “me lo habías cogido”, etc.  Dado que el vasco no posee clíticos, ha de arbitrar otros medios para expresar los pronominales, reflexivos, recíprocos e impersonales. 

10.

Verbos pronominales.

Una gran parte de los verbos vascos pueden combinarse tanto con auxiliar transitivo como intransitivo. Así, atera, que expresa la idea de pasar de dentro a fuera, sería equivalente a “salir” cuando se combina con auxiliar intransitivo, atera naiz “he salido”, y a “sacar” cuando se combina con auxiliar transitivo atera dut “lo he metido”, hil naiz “he muerto” y hil dut “lo he matado”, etc. La mayoría de veces las formas con auxiliar intransitivo equivalen a los verbos pronominales españoles: galdu dut “lo he perdido”, galdu naiz “me he perdido”, razón por la cual en los diccionarios vascos bilingües se da “perder(se)” como equivalente a galdu. Igualmente gizondu da “se ha hecho (un) hombre)”, y zorigaitzak gizon du “ la adversidad (zorigaitz) ha hecho de él un hombre)m gaztetu naiz “(me) he rejuvenecido”, gaztetu dut “la, la he rejuvenecido”.

11.

Verbos reflexivos.

Los reflexivos se realizan por medio de falso objeto neura, zeure, bere, geure, zeuen, beren…burua, “mí, tu, su…cabeza” Así, bere burua hil zuen “se suicidó”, zaindu ezazu zeure burua “cuídate”, bere buruari galdetu zion “se preguntó a sí mismo”. Sin embargo, en verbos como vestirse, peinarse, se emplean las formas del auxiliar intransitivo jantzi naiz “me he vestido”, orraztu naiz “me he peinado” (frente a orraztu dut “lo he peinado”), y no *neure burua orraztu dut. Evidentemente, la correspondencia en vasco de construcciones como “me he comprado un libro”, “se ha roto una pierna” y “se ha caído del árbol” debe hacerse a partir de “he comprado un libro”, liburu bat erosi dut, “ha roto la pierna”, zangoa hautsi du, “ha caído del árbol”, arbolatik erori da.

15

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________

12.

Verbos recíprocos.

Los verbos recíprocos se construyen con el anafórico elkar funcionando como objeto, de manera análoga al inglés each other. Así, Martak eta Mikelek elkar maite dute “Marta y Miguel se aman”, elkar ikusi dugu “nos hemos visto”, elkar ikusi dute “se han visto”, donde el antecedente, patente o latente, está en ergativo y, claro está, en plural. Elkar puede recibir sufijos casuales: Mikelek eta Martak elkarri agur esan diote “marta y Miguel se han dicho adiós el uno al otro”. Obsérvese que “han comido juntos (el uno con el otro)” es elkarrekin jan dut (Martarekin jan dute “han comido con Marta”), ya que elkar jan dute sería “se han comido el uno al otro”, con elkar objeto de la acción comer. De todas formas, elkarrekin en el ejemplo anterior no es recíproco, lo que se refleja en la traducción castellana “juntos” o en la inglesa “together”. 13. Verbos impersonales.

Los impersonales de verbos transitivos se realizan por medio de la correspondiente intransitiva, es decir, pasando de una flexión con formantes NOR y NORK, a la correspondiente con formante NOR, con NOR necesariamente de tercera persona: nola egiten da hori? “¿Cómo se hace eso?” (nola egiten du hori Mikelek? “¿Cómo hace eso Miquel?”, liburuak han saltzen dira “Los libros se venden allí” (liburuak han saltzen dituzte “los libros los venden allí”), Urrea Ameriketaik ekarrtzen zen “el oro se traía de las Américas”, etc. Igualmente es posible pasar de flexiones con formantes NOR, NORI y NORK a las correspondientes con NOR y NORI, siempre de tercera persona, con lo que tenemos impersonales del tipo liburu bat emango zaio erabazleari “se le dará un libro al ganador” (liburu bat emango diote erabazleari “le darán un libro al ganador”). En verbos intransitivos es la ausencia de sujeto la que da a la oración carácter impersonal, etxera hortik joaten da “a casa se va por ahí), (Marta etxera hortik joaten da “Marte va a casa por ahí”) 14. Verbos inacusativos e inergativos.

Existen en vasco una serie de verbos que se conjugan con flexiones transitivas, es decir, de tipo NOR-NORK y NOR-NORI-NORK, en los que no existe objeto. Se trata, por lo tanto, de verbos de un argumento, en los que, a pesar de todo, el sujeto ha de llevar el sufijo de ergativo, como irakin “hervir”, que posee formas sintéticas. La expresión “el agua hierve” es en vasco Irak diraki, donde ur “agua” ha de llevar necesariamente marca de ergativo, y en el que la pregunta zer diraki urak? “¿Qué hierve el agua?”, como en español, no tiene sentido. Este grupo de verbos transitivos sin objeto aumenta sin cesar, pues en la lengua actual hay una clara tendencia a sentir estos verbos como transitivos: préstamos como dimititu “dimitir” o funtzionatu “funcionar” se combinan sin vacilación con flexiones transitivas, lehendakariak dimititu du “el presidente ha dimitido”, horrek ez du funtzionatzen “eso no funciona”.

E)

Nominalizaciones.

La mayoría de las nominalizaciones se construye en vasco sobre el sustantivo verbal. Denominamos así al resultado de suprimir del nombre de acción (o forma imperfecta) el 16

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ morfema final –n. Los sustantivos verbales formados así (egite de egin “hacer”, etortze de etorri “venir”, saltze de saldu “vender”, etc.) participan de todas las propiedades de los sustantivos, pero al no perder su carácter verbal pueden llevar complementos. Son, por lo tanto, como infinitivos españoles, pero sin las restricciones en la complementación que presentan éstos. Este hecho permite que muchas de las oraciones subjuntivas españolas puedan tener como correlato vasco nominalizaciones. Dado su carácter sustantivo, estas nominalizaciones verbales pueden recibir artículo y sufijos de caso. De hecho es necesaria la presencia de alguno de ellos para que el sustantivo verbal pueda formar nominalizaciones. El sustantivo verbal con artículo equivale en las nominalizaciones al infinitivo español sin preposiciones Así, gauzak ongi egitea gustatzen zait “me gusta hacer bien (ongi) las cosas (gauzak)”. Pero mientras en español el infinitivo no puede aparecer con sujeto, esta restricción no existe en vasco zu gauzak ongi egitea gustatzen zait “me gusta (gustatzen zait) que hagas bien las cosas” con zuk como sujeto de egitea. El sufijo de ergativo exige la presencia de artículo, zu berandu etortzeak harritzen nau, lit. “el venir (etortzeak) tú (zu) tarde (berandu) me extraña (harritzen nau), “me extraña que llegues tarde”. La misma condición exige el sufijo de dativo, diru asko irabazteari lapurreta deitzen diote “a ganar mucho dinero lo llaman robo (lapurreta)” El más productivo de los sufijos casuales es el genitivo locativo, -ko. Puede emplearse en una serie de construcciones diversas. La primera de ellas se da en oraciones con verbos del tipo esan “decir”, agindu “ordenar”, amak joateko esan du, lit. “la madre ha dicho (esan du) de ir” que según contexto se puede realizar en “ha dicho que vayamos, que vayas”, etc. De todas formas, siempre se puede deshacer toda ambigüedad especificando el sujeto, amak zu joateko esan du “la madre ha dicho que vayas tú” , irakasleak liburua nik erosteko esan du “el profesor (irakasle) ha dicho que compre yo el libro”, irakasleak liburua nik zuri emateko esan du “el profesor ha dicho que te dé el libro”, lit. “de dar yo a ti el libro”. Una segunda construcción da nominalizaciones equivalentes a las oraciones finales españolas con preposición para, dirua beharrezkoa da gauzak erosteko “el dinero es necesario para comprar cosas”o (sagarra) zuk joateko ekarri du “la ha traído (la manzana) para que tú te la comas”. Finalmente, -ko presenta también en las nominalizaciones su facultad de formar adnominales, idazteko makina “máquina de escribir”. Igualmente, ezkuz garbitzeko xaboia “jabón para lavar a mano” o incluso zuk erabiltzeko arropa “ropa para que tú la utilices (erabili). Existen otras nominalizaciones formadas sobre el participio. Con nahi izan “querer” tenemos nominalizaciones con participio, pero siempre correferenciales, jan nahi dut “quiero comer (jan)”, pero zuk jatea nahi dut “quiero que tú comas”. Aparte de éstas, las más destacables son las construcciones de participio más preposición, ikusi arte “hasta verlo” (y zuk ikusi arte “hasta que tú lo veas”), ama etorri ondoan “tras venir la madre” (y zuk ama ekarri ondoan “después de que tú traigas (o “trajeras” según contexto) a la madre”), jan aurrean, aurretik “antes de comer”, etc.

F)

Oraciones subordinadas

En principio, no existen en vasco conjunciones subordinativas. Las oraciones completivas, interrogativas indirectas y relativas se construyen con sufijos insertados al final de la oración subordinada, equivalente al que que abre las oraciones subordinadas españolas. Los sufijos subordinantes vascos son dos. Unos de ellos, - (e)la, se emplea en las completivas objetivas. El otro, -(e)n, se emplea en las interrogativas indirectas y las oraciones de relativo.

17

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ 8. Las completivas

Se construyen añadiendo al auxiliar el sufijo –(e)la, etorri dela esan du “ha dicho que ha venido”. La oración subordinada puede recibir todo tipo de especificaciones, que concretan una proposición tan ambigua como la anterior, Marta gaur etorri dela esan du “ha dicho (esan du) que Marta ha venido hoy (gaur)”. El paso de la oración completiva a posición final es prácticamente obligado cuando su estructura es compleja, Marta esan du Mikelek atzo erosi zuela eskatu genion liburua “Marta ha dicho que Miguel compró ayer (atzo) el libro que le pedimos (eskatu genion liburua)”. En contextos negativos, es decir, cuando la oración principal es negativa, -(e)la se sustituye por –(e)nik: ez dut uste laister itzuliko daranik “no creo que vuelva pronto”. Pero su uso no es obligatorio. Además, lo correcto es ez da egia bi eta bi lau direla “no es cierto que dos y dos son cuatros”, no *ez da egia bi eta bi lau dinerik. Hay que señalar un par circunstancias que pueden aclarar el carácter de las completivas vascas. La primera es que el sufijo casual –ko que, como se ha indicado, funciona como un operador que convierte expresiones con valor adverbial en adnominales, puede añadirse a las completivas en –(e)la, etsaiak hirian sartu zirelako susmoa “la sospecha (susmoa) de que los enemigos (etsaiak) habían entrado en la ciudad (hirian)” La segunda es que no puede añadirse a la completiva el sufijo nominal, bere anaiaz oroitu zen “se acordó de su hermano (bere anaiaz)”, pero mila pezeta zor zizkiotela oroitu zen “se acordó (oroitu zen)de que le debían (zor zizkiotela) mil pesetas” sin sufijo –z. 9. Las interrogativas indirectas.

Los interrogativos nor “quien”, zer “qué”, zein “cual”, nola “cómo”, non “dónde”, nora “a dónde”, zergatik “por qué”, etc., se colocan en cabeza de las oraciones correspondientes, de forma que si algo aparece delante se puede asegurar que tiene estatus de tema, nor da? “¿quién es?”, nora joan da zure anaia gaur? ¿a dónde ha ido tu hermano hoy?, atzo erosi genuen liburua, non da? “el libro que compramos ayer, ¿dónde está?. En esta situación subordinada como interrogativas indirectas, y a diferencia de lo que sucede en español, han de quedar marcadas por un sufijo, el sufijo –(e)n, que se añade al auxiliar, ez dakit nor den “no sé quien es”, ez dakigu nora joan den zure anaia “no sabemos a dónde ha ido tu hermano” galde iezaiozu zergatik egin duen “pregúntale por qué lo ha hecho”, ez dakit non den atzo erosi genuen liburuan “no sé dónde está el libro que compramos ayer”. También hay, como en español, interrogativas indirectas con nominalización en las que el correlato del infinitivo es el participio vasco, ez dakit nora joan “no sé a dónde ir”. Pero en este tipo de construcciones no es posible la aparición de sujeto en la nominalización, *ez dakigu zuk zer egin aunque, claro está, sí lo es cuando se trata del objeto directo o indirecto, ez dakigu liburua nora bidali, a igual que su equivalente “no sabemos a dónde enviar el libro” Las subordinadas correspondientes a preguntas totales, que en español se construyen con la marca si, se construyen en vasco con el mismo sufijo –(e)n de las interrogativas parciales, ez dakit joango naizen “no sé si iré”. La incertidumbre que muchas veces acompaña a estas construcciones se refleja en el modal ote, que se coloca siempre ante el auxiliar, ez dakit ekarri ote duen “no sé si lo habrá traído”. Como vamos, el modal vasco es equivalente funcionalmente al paso de presente a futuro en español. Este ote es de las pocas partículas que pueden insertarse en oraciones no negativas entre el tema verbal y el auxiliar.

18

__________________________LA GRAMATICA VASCA_________________________ Hay una marca, ea facultativa, pero muy empleada con verbos como galdetu “preguntar”, que introduce la subordinada tanto de pregunta directa como indirecta, y que es equivalente al español a ver, galdetu dio tea etorriko den “ le he preguntado a ver si vendrá”, galde ezazu ea zer ordu den “pregunta a ver que hora es”. 10. Las oraciones de relativo.

Las oraciones de relativo, que en vasco se parecen mucho a las interrogativas indirectas, se construyen como éstas con el sufijo –(e)n, colocándose la oración delante del nombre. Así, etorri den gizona “el hombre que ha venido”, sobre la base gizona etorri da “el hombre ha venido”. En hil duen txakurra “el perro que ha matado”, tenemos como en español dos posibles interpretaciones, según sea la base txakurrak hil du “el perro lo ha matado, o txakurra hil du “ha matado al perro”. Evidentemente no hay ninguna limitación en los sufijos casuales que pueden añadirse al nombre que recibe la oración de relativo, pues ésta se comporta como cualquier adnominal, etorri den gizonari “al hombre que ha venido”, ekarri duen gizonarentzat “para el hombre que lo ha traído”, etc. En formas d pasado la flexión nuda y la que lleva el sufijo relativo coinciden formalmente, nintzen “era” y “que era”, nuen “lo había” y “que había”, etc. Por esto formas como etorri zen gizona equivalen a “vino el hombre” y “el hombre que vino”. Pero cuando el sustantivo recibe una marca casual la ambigüedad se rompe, etorri zen gizonari sólo puede ser “al hombre que vino”. El relativo libre se construye como en español, es decir, con el artículo, etorri dena “el que ha venido”, ekarri duena “lo que ha traído”. Igualmente esan duzun guztia “todo lo que has dicho”. Evidentemente, el relativo libre puede recibir sufijos casuales, etorri denak ekarri du “lo ha traído el que ha venido”, ekarri duenak “el que lo ha traído (erg.)”, aurkitu duenarentzat “para el que lo ha encontrado”. 11. Las oraciones temporales.

Estos relativos con marca casual locativa se especializan con valor temporal, etorri naizenean “cuando he venido”, lit. “en el que he venido”, etorri naizenetik “desde que he venido”, etc.

Fin

19

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful