You are on page 1of 19

LA POBREZA EN AFRICA SUBSAHARIANA CAUSAS Y ALTERNATIVAS

    Por Joseph Ntamahungiro INTRODUCCIÓN Para que ustedes puedan seguir más fácilmente mi exposición les propongo el siguiente plan 1. Algunas cifras para comenzar 2. Las causas de la pobreza a) Las causas aparentes

b) Las causas reales, estructurales del lado de los países ricos
c) Las causas reales, estructurales del lado de los países pobres 3. Algunas pistas para vencer la pobreza 4. Aportación de la sociedad civil 5. Conclusión Comencemos por la   actualidad: Los motines del hambre.  Todos hemos visto en los  últimos tiempos, en nuestras pequeñas pantallas, escenas de pobres campesinos o habitantes de  chabolas   amotinarse   en   Egipto,   en   Camerún,   en   Costa   de  Marfil,   en  Senegal,   en   Etiopía,   en  Pakistán,   en   Tailandia,   en   Haití,   en   Burkina   Faso,   en   Argentina,   en   Yemen,   en   Zimbawe,   en  Méjico, en Bangladesh, en Filipinas, en Guinea, en Mauritania, en Marruecos, en Uzbekistán y en  otra   treintena   de   países,   todos   de   continentes   pobres.   Motivo:   el   hambre   provocada   por   el  aumento brutal de los precios de los productos alimentarios que los pobres no saben ya cómo  pagar. Algunos de estos motines han causado incluso muertos. En   otro   orden   de   cosas   pero   siempre   en   el   mismo   orden   de   ideas,   tenemos   que   evocar   el  problema de las migraciones clandestinas que sigue estando de actualidad. Permítanme una larga  cita pues ella nos zambulle en el corazón mismo de nuestro debate.  En un artículo publicado en el periódico Le Monde Diplomatique, de marzo de 2008, Jean Ziegler,  escritor, profesor de la Universidad de Ginebra y sobre todo Vocal Especial de la Comisión de  Derechos Humanos de la Naciones Unidas para el derecho a la alimentación escribe: “Se estima que cada año unos dos millones de personas intentan entrar irregularmente en  el   territorio   de   la   Unión   Europea   y   que   de   ellas,   aproximadamente   2.000   perecen   en   el  Mediterráneo y otras tantas en las costas del Atlántico. Su objetivo es alcanzar las islas Canarias  a partir de Mauritania o Senegal o cruzar el estrecho de Gibraltar partiendo de Marruecos. Según  el gobierno español, 47.685 inmigrantes africanos han llegado a las costas españolas en 2006. A  ellos hay que añadir los 23.151 inmigrantes que han desembarcado en las islas italianas o en  Malta,   partiendo   de   Libia   o   de   Túnez.   Otros   intentan   alcanzar   Grecia   pasando   por   Turquía   o  Egipto. El Secretario General de la Federación de sociedades Cruz Roja y Creciente Rojo, M.  Markku   Niskala   comenta:  “Esta   crisis   está   completamente   silenciada.   No   sólo   nadie   viene   a   ayudar a esta gente acorralada sino que no hay ninguna organización que establezca aunque sólo   sea unas estadísticas que den cuenta de esta tragedia cotidiana” 

1

Para   defender   a   Europa   contra   estos   inmigrantes,   la   Unión   Europea   ha   puesto   en   pie   una  organización militar semi­clandestina que lleva el nombre de Frontex   Esta agencia gestiona las  “fronteras exteriores de Europa”. Dispone de navíos rápidos (y armados) de intercepción en alta  mar,  de helicópteros   de  combate,   de  una  flota  de  aviones  de  vigilancia   provistos  de  cámaras  ultrasensibles y de visión nocturna, radares, satélites y medios sofisticados de vigilancia nocturna  a larga distancia. Frontex mantiene además, sobre suelo africano, “campos de acogida” donde se  interna a los refugiados del hambre que vienen de África central, oriental o austral, del Chad, de la  República Democrática del Congo, de Burundi, de Camerún, de Eritrea, de Malawi,de Zimbawe. A  menudo estas legiones de hambrientos caminan a través del continente durante uno o dos años  sobreviviendo malamente de lo que encuentran, atravesando las fronteras e intentando acercarse  progresivamente   a  una   costa.   Entonces   son   interceptados   por   agentes   de   Frontex,   o   por   sus  auxiliares locales, que les impiden alcanzar los puertos del Mediterráneo o del Atlántico. Gracias a  las considerables donaciones en especie otorgadas por Frontex a los dirigentes africanos, pocos  de esos dirigentes rechazan la instalación de esos campos de concentración (refugiados)”. Se podrían multiplicar los testimonios. ¿Cómo se comprenden estos fenómenos? Según Gilles Hirzel, representante en Francia de la  FAO, los responsables son los desarreglos climáticos que han tenido lugar durante el año 2007, el  crecimiento de la población, la evolución de la alimentación en los países emergentes, el aumento  del precio del petróleo, la emergencia de la producción de agro­carburantes. Pero “el verdadero   problema   de   fondo   es  la   desinversión   en   el   sector   agrícola   desde   hace   numerosos   años.  No  vamos a discutir ahora estas respuestas pero a nosotros nos parece que las siguientes respuestas  están más cerca de la realidad. Citamos: “Los motines del hambre en decenas de países en desarrollo en todos los continentes traducen  una crisis profunda y violenta de las relaciones  económicas internacionales  y del modelo neo­ liberal. Centenares de millones de personas en el mundo están pagando las consecuencias de la  liberalización   y   de   la   privatización,   de   la   destrucción   de   las   agriculturas   para   alimentación  doméstica,   de   la   reducción   drástica   de   los   Presupuestos   sociales…   Las   políticas   de   ajuste  estructural   han   contribuido   al   debilitamiento   de   las   economías   del   Sur,   a   la   extensión   de   un  empobrecimiento masivo en nombre de una inserción dentro de la mundialización capitalista que  no ha hecho más que acentuar la vulnerabilidad y la dependencia de esos países. El incremento  brutal de los precios de numerosos productos vitales muestra y acentúa esta importante crisis del  tipo de desarrollo contribuyendo a desestabilizar aún más unas economías ya muy frágiles y a  menudo   víctimas   de   regímenes   represivos   y   corruptos.   La   responsabilidad   de   los   países  capitalistas desarrollados y de las instituciones financieras y comerciales internacionales –la OMC  y el FMI, en particular­ es escandalosa. Tanto más en cuanto que el incremento del precio se ha  agravado   aún   más   por   la   especulación   sobre   los   productos   base   y   los   efectos   de   la   crisis  energética. A esto hay que añadir la reducción del porcentaje de la ayuda pública al desarrollo por  segundo año consecutivo.” Vayamos ahora a nuestro segundo punto: Las causas de la pobreza. Se pueden señalar 8 causas aparentes: ­ La naturaleza ­ Las guerras ­ La falta de medios financieros ­ La falta de infraestructuras agrícolas ­ La sobreexplotación del medio ambiente

2

­ La “pereza africana”  ­ La sobrepoblación mundial ­ El problema de la deuda externa   En un artículo dedicado al problema del hambre en el mundo, el Programa Alimentario Mundial de  Naciones Unidas (PAM) hace la pregunta de ¿”Porqué el hambre en el mundo” y especialmente  en   África?   Identifica   cinco   causas   principales:   la   naturaleza,   la   guerra,   la   pobreza,   la   falta   de  infraestructuras agrícolas, la sobreexplotación del medio ambiente. En cuanto a la naturaleza, el PAM recuerda que las catástrofes naturales como las inundaciones,  las   tormentas   tropicales   y   los   largos   períodos   de   sequía   se   multiplican   con   consecuencias  calamitosas para la seguridad alimentaria en los países pobres, en vías de desarrollo. A título de  ejemplo,   el   PAM   subraya   que   la   sequía   recurrente   ha   causado   déficit   de   cosechas   y   fuertes  pérdidas de ganado en regiones de Etiopía, Eritrea, Somalia, Uganda y Kenia.  En numerosos  países el cambio climático exacerba unas condiciones naturales ya de por sí desfavorables. Por su parte en el periódico Le Monde del 8 de febrero de 2008 se lee: “El calentamiento global constituye, según los expertos, un peligro de gran importancia para la   agricultura mundial. Las zonas que sufren sequías en África subsahariana podrían aumentar de   60 a 90 millones de hectáreas de aquí al 2060. El número de personas que sufren malnutrición   podría aumentar en 600 millones de aquí al 2080, según preveía la ONU en 2007. Cada estudio   parece más pesimista que el precedente”. Hablando de Guerras, el PAM recuerda que cuando en los años 1990, la guerra hundió al África  Central en la confusión, la proporción de personas que sufrían hambre pasó de 53 a 58%. Por el  contrario la malnutrición retrocedió en las regiones más pacíficas de África como Gana y Malawi. Hablando del problema de la Pobreza. El PAM escribe: “En los países en vías de desarrollo, los campesinos no tienen a menudo medios para comprar   semillas para los cultivos que les permitirían atender a las necesidades  de sus familias. A los   artesanos les faltan las herramientas para ejercer su oficio. Otros no tienen tierra, ni agua, ni   educación   para   poner   los   fundamentos   de   un   futuro   seguro.   Los   que   son   golpeados   por   la   pobreza no tienen dinero para comprar bastantes alimentos para ellos mismos y para sus familias.   En  consecuencia   tienen  tendencia   a  ser   más  débiles   y  no  pueden   producir   lo  suficiente  para   comprar más víveres. En resumen, los pobres tienen hambre y su hambre les retiene en la trampa   de la pobreza.”    Falta de infraestructuras agrícolas. Citando el informe de 2004 de la FAO, sobre la inseguridad  alimentaria,   el   PAM   señala   que   demasiados   países   en   vías   de  desarrollo   carecen   de   infraestructuras   agrícolas   tales   como  carreteras, depósitos cisterna, y medios de riego. De ahí se derivan  unos gastos de transporte elevados, una falta de instalaciones de  almacenaje y un abastecimiento de agua poco fiable. Todo conlleva  a limitar los rendimientos agrícolas y el acceso a los alimentos. Sobreexplotación   del   medio   ambiente.  El   PAM   recuerda  finalmente   las   prácticas   agrícolas   mediocres.   la   deforestación,   la  sobreexplotación de tierras y pastizales que agota la fertilidad de la 

3

tierra y siembra las semillas del hambre. Las tierras agrícolas fértiles del mundo están cada vez  más amenazadas por la erosión, la salinización y la desertización.  Otras causas no mencionadas por el PAM. Entre otras causas que generalmente se mencionan  en cuanto a la pobreza de África, tengo que referirme a estas tres: la Pereza, la Superpoblación y  el problema de la Deuda. En lo que toca a la Pereza Africana ciertamente ya habrán oído la cantinela que afirma, como un  dogma, que los negros son holgazanes y que las raras veces que trabajan lo hacen de manera  tan irracional que los resultados son los mismos. Este punto de vista no merece ni siquiera un  comentario y afortunadamente está absolutamente contradicho por la expresión popular europea:  “trabajar como un negro” para destacar que esta gente trabaja muy duro. La sobrepoblación mundial El 11 de julio de 1987, todas las radios, televisiones y periódicos del  mundo entero anunciaban como una catástrofe el nacimiento en una clínica australiana,  de la  persona que hacía el número 5 mil millones. Según el Secretario General de las Naciones Unidas  “este nacimiento disparaba la alarma de los problemas sociales, económicos y políticos que va a  causar la explosión demográfica a nivel mundial. El problema de la deuda externa En una reflexión con fecha del 2000 yo mismo escribía lo siguiente: “Se dice que el Tercer Mundo tiene que reembolsar hoy día más de 2.100 miles de millones de  dólares. Por sí sola África debe reembolsar 390 mil millones. Honduras, que había recibido de las   instituciones   internacionales   mil   millones   de   dólares,   ha   reembolsado   ya   4   mil   millones   y   el   reembolso está hoy día lejos de liquidarse. Otros países se endeudan para reembolsar, no ya el   montante de la deuda (el principal) sino los intereses que a veces sobrepasan incluso el montante   principal de esa deuda. Recordemos que la deuda del tercer mundo se contrata de tres maneras:   las deudas de Estado a Estado, las deudas  contratadas con los bancos privados, las deudas   contratadas con organizaciones financieras internacionales como el FMI y el Banco Mundial. Las   condiciones previas de otorgamiento de estas deudas son a menudo draconianas, a saber: la   puesta en práctica de lo que “púdicamente” se llama “planes de ajuste estructural” que consiste en   reducir drásticamente los gastos públicos en sectores que afectan básicamente a los más pobres:   enseñanza,   sanidad,   ayudas   sociales.   Una   de   las   consecuencias   perversas   visibles   es   la   devaluación de la moneda. Ésta afecta, una vez más, a los sectores de población más vulnerables   y excava así aún más la trinchera ya inmensa que separa a una minoría rica y la mayoría que   todavía aguantaba relativamente bien” Las causas reales, estructurales. Se refieren tanto a los países ricos como a los pobres. A. Del lado de los países ricos. Menciono 9 ­ El Dumping agrícola y la destrucción de alimentos ­ El saqueo de las riquezas ­ El verdadero problema de la deuda ­ El papel criminal de las multinacionales ­ Organizar las hambrunas y criminalizar a los que las huyen ­ Los famosos acuerdos de Asociación Económica

4

­ El saqueo de cerebros de los países pobres ­ Invertir en la guerra más que en la paz y en alimentación ­ El despilfarro de los bienes del Mundo  El dumping agrícola y la destrucción de alimentos Para   el   Hindu   Amartya   Sen,   premio   Nobel   de   Economía   en   1998   e   investigador   desde   hace  mucho tiempo de las cuestiones alimentarias, el “buen gobierno” es un seguro confirmado contra  las hambrunas, éstas no existen en los países democráticos ni siquiera en los más pobres. Sylvie  Brunel   hace   un   análisis   parecido.   Según   ella   no   existe   ya   una   sola   hambruna,   sobre  nuestro  planeta   mundializado,   que   no   sea   política.   “Hoy   día,   cuando   una   simple   penuria   alimentaria   degenera   hasta   provocar   la   ruptura   completa   del   aprovisionamiento   de   alimentos   para   poblaciones enteras y llega a producir la muerte de decenas de millares de personas, es que esa   situación se ha tolerado, es decir, fomentado”  Para Patrick Piro, del periódico L’événement, el escándalo del hambre se vuelve una inmoralidad  profunda   para   los   países   occidentales   cuando   las   subvenciones   sirven   para   financiar   la  exportación de excedentes de un sector agrícola que ha recibido más de 400 mil millones  de  euros de subvención en 2001, dentro de los países de la OCDE, y que van directamente a hacer  la competencia a las agriculturas de los países en vías de desarrollo. En menos de diez años la  cabaña de africana de ganado de carne roja y blanca ha disminuido a la mitad ante la afluencia de  carcasas de bovino o de pollo con los precios tirados por los suelos. En otro orden de cosas, un autor recuerda la destrucción de alimentos. Khaled Elraz escribe: “Las cifras son anonadantes: el mundo contemporáneo destruye diariamente centenares de miles   de toneladas de alimentos inutilizados:  stocks agrícolas occidentales y en particular europeos,   reservas   inutilizadas   en   los   países   ricos   e   incluso   en   un   gran   número   de   países   en   vías   de   desarrollo.   Al   mismo   tiempo,   850   millones   de   nuestros   contemporáneos   se   quedan   con   el   estómago vacío, al borde de la mayor miseria”. Por su parte Jean Ziegler, ya citado, denuncia la competencia desleal de los países ricos con  respecto a los países pobres. Afirma que al subvencionar su agricultura, Europa practica dumping  agrícola sobre los países africanos. Como resultado “Ud. puede, comprar en cualquier mercado  africano, frutas y legumbres belgas, portuguesas, italianas o españolas a mitad o a un tercio del  precio del producto agrícola equivalente africano”. El saqueo de las riquezas. Para abreviar, voy a citar unos pasajes muy ilustrativos de un librito  titulado “Bush el ciclón”. Allí se lee: “Si España y Europa comenzaron a ser ricos en el siglo XVII es porque robaron el oro y la plata de  América Latina, masacrando a los indios y sin pagar nada. Si Francia, Inglaterra y Estados Unidos  se hicieron tan ricos fue gracias a la esclavitud, robando seres humanos en África, sin pagar nada.  Si todos ellos y Bélgica y Holanda se hicieron ricos a partir del siglo XIX ha sido a base de robar  las   materias   primas   de   África   y   de   Asia,   sin   pagar   nada.   Desde   hace   cinco   siglos,   nuestras  grandes sociedades occidentales han saqueado las riquezas del Tercer Mundo sin pagar nada por  ellas. Se podría hacer un cuadro de cada país rico y mostrar el origen bochornoso de sus grandes  fortunas. Se podría hacer un cuadro de cada país pobre y mostrar quién le ha saqueado y cómo.  En resumen nosotros – o más bien, algunos de nosotros – somos unos ladrones y esa es la causa  de que seamos ricos. He ahí algo que en absoluto se puede decir en los medios de comunicación.  Pero este robo no es un hecho histórico del pasado. Se perpetúa hoy todavía, escondido en la  falsa retórica de “la democracia local”. “El neocolonialismo mantiene y perfecciona la explotación” 

5

La fijación unilateral y tiránica de los precios de las materias primas y el peso de la deuda externa  estrangulan al Sur. “Es el Norte el que debería reembolsar lo que ha robado”. El problema de la deuda externa.  Ya hemos señalado arriba las sumas astronómicas que los  países endeudados deben reembolsar y cómo estas sumas sobrepasan con mucho lo que han  recibido.   De   acuerdo   con   Rudolph   Strham,   la   ayuda   de   los  países ricos a los pobres no se concede según las necesidades  sino  según  la   geopolítica.   Así,   los  países   ricos  financian  más  fácilmente   los   proyectos   llamados   “presidenciales”   que   los  proyectos agrícolas, que son los primeros afectados en caso de  restricción. Para hacerse una idea, durante el periodo 1965­70  un israelí recibía como ayuda anual al desarrollo 36 US $ frente  a 3,4 $ por habitante de Burundi, 3,2 por habitante de Alto Volta  y 2,1 por hindú. En el mismo orden de cosas, el Banco Mundial  y   los   Estados   Unidos   cortaron   todo   crédito   y   toda   ayuda   al  gobierno socialista de Allende en Chile que acababa de ganar democráticamente las elecciones y  que había emprendido una reforma agraria a favor de los campesinos. Restablecieron e incluso  aumentaron la ayuda desde la llegada al poder del dictador Augusto Pinochet. Como recordatorio  hay que decir que el general Pinochet derribó y asesinó al presidente Allende con la ayuda y la  participación   muy   activa   del   gobierno   americano   (con   la   CIA   a   la   cabeza)   y   de   algunas  multinacionales   americanas   (entre   las   cuales,   la   ITT).   La   Televisión   de   la   “Suisse   Romande”  consagró   a   este   golpe   de   Estado   una   célebre   encuesta   difundida   en   su   emisión:   “Tiempos  Actuales” que vale la pena de verse. El papel  Criminal de las multinacionales.  Al tratar de las  multinacionales,  Michel Collon,  ya  citado, señala que para explotar mejor al Sur, las multinacionales se fijan los siguientes objetivos: 1. Controlar las materias primas 2. Controlar la mano de obra cualificada y barata 3. Dominar los mercados para vender los productos  La realización  de estos objetivos  pasa por  una estrategia:  la provocación  de la guerra. Así  la  guerra   contra   la   República   Democrática   del   Congo   (llevada   a   cabo   por   la   intermediación   de  Ruanda y Uganda y de ciertas milicias) es una guerra a favor de los beneficios multinacionales de  los diamantes, del coltán, del uranio y de otros minerales. Ahora bien se sabe precisamente, como  lo señalan los autores de un documento publicado este mes de Abril en Bruselas, que “la RDC es  uno de los países más ricos del mundo desde el punto de vista geológico. Los diamantes, así  como el oro, el cobre, el estaño, el coltán y el cobalto son los principales recursos mineros del  país. Las reservas son muy importantes: La RDC posee la segunda reserva mundial de cobre y la primera de cobalto. La mayor parte de  estos recursos están situados al Sur y al Este del país, justamente las regiones más duramente  disputadas cuando la guerra” Así pues, contrariamente a lo que se suele oír, la mayoría de las guerras africanas no es el fruto  de lo que un autor francés llamaba el   “nazismo tropical”. Según Michel Collon, “la ciencia y los  científicos   fabrican   las   ideologías   que   justifican   estas   guerras”   A   menudo   esos   ideólogos  pertenecen  a  grandes  universidades  del Norte o  a grupos  que dirigen  los  grandes  medios  de  comunicación. Hace algunos años, un reputado economista, Ian Angeli, cronista del  Wall Street   Journal y del Financial Times, declaraba ante una audiencia invitada por la firma Unisys: “hay seis  mil   millones   de   seres   humanos   sobre   la   Tierra,   de   los   que   cinco   mil   millones   no   podrán   ser  utilizados. No sirve para nada querer ayudarles. Los Estados no tienen nada que ganar con ellos” 

6

Hay   demasiadas   bocas   que   alimentar.   “Gentes   que   no   podrán   ser   utilizadas   jamás”.   En   este  contexto la estrategia para la Reducción de la Población (de la que habla Susan George en el  Informe Lugano. Paris Fayard 2000) utiliza la táctica de la guerra para eliminar “esos hombres y  mujeres que están de más”    Organizar la hambruna y criminalizar a los que huyen de ella. La formulación no es mía sino  de Jean Ziegler ya citado y que como ya he señalado es el Informador especial de la Comisión de  Derechos Humanos de las Naciones Unidas para el derecho a la alimentación. Me permito, una vez más, citarle extensamente, pues lo que dice es justo y habla con autoridad.  Leemos: “La   huída   de   africanos   por   mar   se   ve   favorecida   por   una   circunstancia   particular:   la   rápida  destrucción   de   las   comunidades   de   pescadores   que   se   habían   establecido   sobre   las   costas  atlántica   y   mediterránea   del   continente.   He   aquí   algunas   cifras:   En   el   mundo   35   millones   de  personas viven directa y exclusivamente de la pesca, de las cuales en África hay 9 millones. El pescado constituye el 23,1 del aporte total de proteínas animales en Asia; el 19% en África; un  66% de todo el pescado consumido se pesca en altura; un 27% en bajura. La gestión de los  stocks de pescado cuyos desplazamientos se efectúan tanto hacia el interior como al exterior de  las zonas económicas nacionales reviste una importancia vital para el empleo y para la seguridad  alimentaria de las poblaciones concernidas. La mayor parte de los Estados de África subsahariana  son subarrendatarios. Venden sus derechos de pesca a empresas industriales de Japón, Europa  o   Canadá.   Los   barcos­factoría   de   estas   potencias   esquilman   la   riqueza   pesquera   de   las  comunidades   de   pescadores,   hasta   incluso   en   aguas   territoriales,   utilizando   redes   de   mallas  estrechas (en principio prohibidas), operan frecuentemente fuera de las temporadas en que se  autoriza la pesca. La mayor parte de los países africanos firmantes de estas concesiones no tiene  flota de guerra. Así no tienen ningún medio para hacer respetar los acuerdos. Reina la piratería.  Los pueblos costeros agonizan. Los   barcos­factoría   seleccionan   los  pescados,   los   transforman   en  congelados, en harina o en conservas y  los   expiden   del   barco   a   los   mercados.  Ejemplo:   Guinea­   Bissau,   cuya   zona  abriga   un   formidable   patrimonio  pesquero.   Hoy   día,   para   sobrevivir,   sus  habitantes   ­antiguo   pueblo   pescador­  están obligados a comprar en el mercado  de Bissau  ­a un alto precio­ conservas de pescado danesas, canadienses, o portuguesas. Hundidos   en   la   miseria   y   la   desesperación,   desarmados   frente   a   los   depredadores,   los  `pescadores arruinados venden a bajo precio sus barcos a armadores mafiosos o se hacen ellos  mismos  armadores.   Construidos   para  la   pesca   de   bajura   esos   barcos   no   están   generalmente  adaptados para la pesca en alta mar. Y todavía más… algo menos de mil millones de seres humanos viven en África. Entre 1972 y  2002,   el   número   de   millones   de   africanos   grave   y   permanentemente   subalimentados   ha  aumentado de 81 a 203. Las razones son múltiples. La principal es la Política Agrícola Común  (PAC) de la Unión Europea. Los estados industrializados de la OCDE han pagado a sus agricultores y ganaderos, en 2006,  más de 350 mil millones de dólares a título de subvenciones a la producción y a la exportación. La  Unión Europea en particular practica el dumping agrícola con un cinismo perfecto. Resultado: la  destrucción sistemática de las agriculturas de supervivencia africanas.

7

Los   famosos   Acuerdos   de   Asociación   Económica.   (APE)  Con   el   mismo   espíritu   de   una  economía depredadora por parte de los países ricos, éstos acaban de inventar los Acuerdos de  Asociación Económicos ya que la palabra socio está de moda. ¿De qué se trata?  Según   la   doctrina   de   los   países   ricos,   los   APE   están   destinados   a   remplazar   los   acuerdos  comerciales preferenciales firmados entre la UE y los países de África, Caribe y Pacífico (ACP)  Esos acuerdos expiraban en diciembre de 2007 y la UE ha ejercido enormes presiones sobre los  países ACP para firmar los APE antes de esa fatídica fecha. Ahora  bien, como lo subraya ­entre muchos otros­ la Federación Internacional de Derechos del  Hombre (FIDH), existen: “impactos   negativos   potenciales   de   esos   acuerdos   sobre   los   derechos   económicos   y  sociales en los países africanos y en particular el derecho a la alimentación, a la salud, al trabajo y  al desarrollo (..). La FIDH denuncia “la insistencia de la Comisión Europea en eliminar las tasas a  la exportación, utilizadas por varios países africanos para obtener sus rentas. La supresión de  estas tasas podría acarrear una disminución en el gasto público en sectores que son sin embargo  vitales tales como la salud y la educación. Eso llevará consigo también la desintegración regional  ya que varios países aisladamente han firmado acuerdos interinos lo que hace posible que los  APE   afecten   a   las   relaciones   comerciales   con   otros   países   de   su   región.   Y   esto   está   en  contradicción   con   uno   de   los   objetivos   anunciados   por   los   Acuerdos   de   Asociación:   el   de  desarrollar y reforzar la integración regional. Hay algo más grave. Las cláusulas de salvaguardia  que   no   permiten   una   protección   adecuada   de   la   agricultura   y   de   las   industrias   incipientes  (frágiles). La insistencia de la Comisión europea en obtener compromisos sobre los servicios y las  inversiones   sobrepasa   las   exigencias   de   las   reglas   de   la   Organización   Mundial   del   Comercio  (OMC)” El saqueo de cerebros de los países pobres   No es ningún secreto para nadie que los países  ricos saquean también la “materia gris” de los países pobres. Al tiempo que no se les cae de la  boca   la   defensa   de   los   derechos   humanos,   no   tienen   reparo   en   sostener   –e   incluso   salvar  militarmente­ las dictaduras que favorecen sus intereses político y económicos. Hablando sólo de  África,   son   estas   dictaduras   las   que   obligan   a   los   mejores   cerebros   a   abandonar   sus   países  huyendo   de   la   muerte,   la   cárcel,   y   la   miseria   para   encontrar   un   espacio   de   libertad   y   de  esparcimiento.   Poniendo   sólo   un   ejemplo,   citemos   el   de   la   salud.   Según   un   informe   de   la  asociación de Burundi de defensa de los derechos humanos ITEKA: “El reclutamiento masivo de personal sanitario africano por parte de los países ricos debería ser  considerado como un crimen internacional (…) pues la huída de cerebros hipoteca el porvenir de  los sistemas de salud africanos. Por supuesto este comercio –pues es eso verdaderamente de lo  que   se   trata­   no   es   nuevo.   El   problema   ha   sido   objeto   de   un   informe   especial   en   la   última  conferencia de Naciones Unidas sobre comercio y desarrollo. Pero es la primera vez  que ha sido  asimilado a un crimen. El reclutamiento intensivo de personal africano desestabiliza los sistemas  sanitarios locales. Contribuye a las crisis sanitarias importantes que sufre el continente (…) Nos  enfrentamos a un crimen internacional. Países como Gran Bretaña, Estados Unidos, Australia,  Canadá,   Arabia   Saudita   y   los   Emiratos   Árabes   estabilizan   su   población   sanitaria   reclutando  personal   principalmente   en   África   subsahariana.   El   resultado   es   abrumador:   Tanzania,   por  ejemplo, sólo cuenta con 800 profesionales sanitarios para 40 millones de habitantes; o sea 0,2  por cada mil habitantes. Etiopía y Madagascar apenas están mejor con una tasa de 0,03 por mil mientras al mismo tiempo,  Gran Bretaña dispone de 2,30 médicos por cada 1.000 habitantes. Como la guinda del pastel, hay  que   decir   que   los   países   que   reclutan   al   personal   sanitario   toman   en   sus   redes   los   mejores  elementos   del   continente   africano.   Médicos,   enfermeros,   farmacéuticos,   todos   terminan   sus 

8

estudios en África antes del gran éxodo. Así el Reino Unido ha economizado 86 millones de euros  gracias al reclutamiento de médicos de Gana entre 1998 y 2002” Para terminar con el clima, es bien sabido que son los países industrializados los que contaminan  el planeta pero las consecuencias dramáticas se abaten sobre los países pobres que no tienen  ningún medio para corregirlas. Invertir en la guerra antes que en la paz y la alimentación.  En su libro “Los estrategas del  Hambre” Susan Georges escribía en 1981: “Una campaña para eliminar la mosca tsé­tsé en África permitiría valorizar una zona de cultivos y  de pastos casi tan grande como los Estados Unidos. Esa campaña costaría más o menos 2,5  miles de millones. Además el desarrollo de la tecnología permitiría poner en cultivo 10 millones de  hectáreas por  año.  Gastando 90 mil millones  de dólares   en los  próximos  10 años  se podrían  convertir   en   productivas   70   millones   de   hectáreas   adicionales,   además   de   realizar   enormes  proyectos de regadío y renovar los inadecuados sistemas de regadío existentes hoy día. A título  de comparación el mundo ha gastado 350 mil millones de dólares en armamento sólo en el año  1976” En el mismo orden de cosas, en 1979, el mundo gastó 400 francos franceses por persona para  armamento,   mientras   la   ONU   sólo   recibía   57   céntimos   por   persona   y   las   operaciones  internacionales para mantener la paz, 5 céntimos. En el mismo año, el mundo dedicó 468 millones  de dólares para investigación agrícola frente a 10,6 miles de millones para investigación militar. El saqueo de los bienes del planeta.  Durante los años 1980, la población de los países ricos  consumía,   ella   sola,   los   7/8   de   todos   los   recursos   del   planeta.   Sólo   los   americanos   que   no  representaban más que el 6% de la población mundial consumían más o menos el 50% de todos  los recursos mundiales. Así, un americano consumía entre 1970 y 72, 910 kgs. de cereales frente  a 194 kg. por habitante de los países pobres. De los 910 kg., los Estados Unidos dedicaban 70 kg  a alimentación humana directa y 840 a alimentación animal. En 1980, un americano consumía las  mismas energías que 1.100 ruandeses Las causas reales, estructurales del lado de los países pobres. Cito 7 causas: ­ Las malversaciones ­ La corrupción y una mala gestión ­ Las desigualdades sociales demasiado escandalosas ­ La huída de capitales  ­ El desdén por la agricultura ­ La falta de planificación y de proyectos sociales ­ La falta de una visión común regional y continental Las   malversaciones.  Seguramente   conocerán   el   “chiste”   que   se   cuenta   de   dos   ministros   de  Obras Publicas, uno, francés y el otro  congoleño.   El   ministro   congoleño  participa en una reunión en Francia y  luego hace una visita de cortesía a su  homólogo francés. El congoleño está  muy admirado de la villa del francés y  le   pregunta   qué   ha   hecho   para 

9

construirse una casa tan bonita teniendo en cuenta su salario. El ministro francés le lleva hasta la  ventana y le enseña una autopista: “¿Ves es autopista? Le pedí al constructor que disminuyese su  anchura en unos centímetros y eso se lo que me ha permitido construirme esta villa”. Algún tiempo  después,   el   ministro   francés   participa   en   una   reunión   en   el   Congo.   Después   de   la   reunión  devuelve la visita de cortesía a su homólogo. Éste le lleva a un verdadero castillo, suntuoso, con  todo lo que hay de más rico y caro desde el parquet al mobiliario. El francés, asombrado, exclama:  “Cuando viniste a verme admiraste mi villa que es una auténtica chabola al lado de la tuya. Sin  embargo, un ministro congoleño gana un salario muy inferior al de un ministro francés”. El ministro  congoleño lleva entonces al francés a una ventana de su joya artística que está sobre una colina  dominando   todo   el   paisaje:   ¿Ves   esa   autopista?   Le   pregunta.   Por   mucho   que   mire   en   todas  direcciones   y   hasta   el   horizonte,   el   francés   no   ve   nada.   y   responde:   “Pero   yo   no  veo   nada”.  “Exacto” le responde el ministro congoleño. No hacen falta comentarios. La corrupción y la mala gestión. No conozco un solo país africano donde no se denuncie estos  dos males. Para recordar rápidamente dos ejemplos, yo pondría el caso de Burundi, mi país natal  y el de la República Democrática del Congo. En Burundi, según dos estudios publicados en marzo  de 2006 y noviembre de 2007 por el Foro para el Refuerzo de la Sociedad Civil (FORSC), “la  corrupción se ha convertido en un fenómenos social total. Se encuentra en todas las esferas de la  vida social (económica, social, jurídica y política). Por su parte el Observatorio de Lucha contra la  Corrupción y las Malversaciones Económicas (OLUCOME), asociación creada en diciembre de  2002, ya ha tratado 7.219 casos de corrupción y malversaciones diversas. Según esta organización, a 30 de junio de 2007, el agujero en los ingresos del Estado de Burundi  era de 186.303.827.008 Francos burundeses (Fbu). Para su información 1 € se cambia hoy día  por 1.800 Fbu y el salario de un funcionario medio es de más o menos 40.000 Fbu, o sea, menos  de 25 €. Entre los casos tratado por el OLUCOME se encuentra un avión “Alzette” importado de  España el 23 de septiembre 1998 por 650.000.000 de Fbu al que le faltaban piezas claves. Nunca  pudo llegar a volar. El  OLUCOME  afirma que en el periodo 2006­2007 la mitad del Presupuesto  nacional ha sido malversado. Al día de hoy, ningún culpable ha sido castigado. En el caso de la RDC, la Liga Congoleña de Lucha contra la Corrupción (LICOCO) ha elaborado el  23 de noviembre de 2007 la lista de las diez principales personalidades que se han dedicado a la  malversación. La malversación más pequeña es de medio millón de dólares y la más grande de  más de 100 millones. La misma asociación ha publicado para el año 2006 la lista de los gabinetes  ministeriales   más   “glotones”   del   año   presupuestario   2006.   Sobre   44   ministerios   identificados  algunos   dedican   entre   el   50%   y   el   95%   al   funcionamiento   del   gabinete   ministerial.   Se   puede  señalar especialmente

­ el Ministerio de la Función Pública ­ el Ministerio de cultura y deportes ­ el Ministerio de Turismo ­ el Ministerio de Asuntos Sociales
­ el Ministerio de Trabajo y Previsión social:

99,5% 87% 50% 54,7% 53,6%

Las   desigualdades   sociales   demasiado   escandalosas­  Durante   un   seminario   internacional  celebrado en Addis­Abeba  el 1 de  marzo de 2008 el director  general del ministerio  etíope de  Comercio y Cooperación, M. Seydou Guèye, deploraba el crecimiento de la pobreza en África  subsahariana   a   pesar   del   crecimiento   económico   de   esos   países.   “A   pesar   del   crecimiento  económico de los últimos años, decía, África subsahariana es la única región en vías de desarrollo  donde el número de pobres no ha dejado de crecer. Según las últimas estadísticas de la Comisión  económica para África, los  países del  continente han experimentado  un crecimiento constante 

10

superior al 5% desde 2004, con un record de 5,7% en 2006. A pesar de los signos de crecimiento  económico,   África   permanece   todavía   al   margen   del   proceso   de   mundialización”   Y   según   el  representante senegalés en la conferencia, “la apertura de los mercados africanos que debería  haber   hecho   aumentar   las   riquezas   nacionales,   ha   tenido   `por   el   contrario   el   efecto   de  marginalizar todavía más al continente y no se ha revelado como factor de crecimiento. África  representa menos del 2% del mercado planetario mientras que en los años 80 representaba el  12%. En consecuencia la riqueza se ha concentrado en las manos de una ínfima minoría mientras  la inmensa mayoría vive en la miseria. Otro signo  de estas desigualdades  es el caso de Brasil.  En 1988 este país era una potencia  media. Su PIB ha pasado de 1965 a 1985 de 220 a 1.575 dólares. Era el segundo productor de  soja, el primer productor mundial de azúcar y café. Estaba entre los cinco primeros productores  mundiales de 18 productos agrícolas y estaba a punto de dotarse de energía nuclear. De 1965 a  1974,   el   crecimiento   de   su   producción   había   sido   de   6,3%   frente   a   2,9%     de   crecimiento  demográfico. Sin embargo, millones de brasileños morían de hambre o de malnutrición. La   huída   de   capitales  En   su   libro   “El   silencio   del   dinero.   Suiza   encrucijada   financiera”   Urs  Haymoz   escribe   que   de   la  “insignificante”  cifra:   más   o   menos   24   mil   millones   de   dólares   en  depósitos bancarios extranjeros en Suiza en 1979, “90% venían de países pobres y se trataba de  capitales en fuga. En agosto de1988, la prensa suiza reveló que el ex presidente Joseph Mobutu  del ex Zaire había depositado en los bancos suizos aproximadamente 18 mil millones, o sea, una  cantidad mayor de la mitad de la deuda total de los países de los Grandes Lagos Africanos .En el  mismo orden de cosas, la Agencia France Presse (AFP) ha revelado que el 19 de junio de 2007 el  Ministerio fiscal de Paris había abierto un expediente preliminar contra los Jefes de Estado de  Gabón (Omar Bongo) y del Congo Brazaville (Denis Sassou N’guesso) .La denuncia provenía de  tres asociaciones: “Serpa”, una red internacional de juristas, “Survie”, que denuncia el apoyo de  Paris a dictadores africanos y la “Federación de Congoleños de la Diáspora” Estas asociaciones  acusan a los jefes de Estado citados de poseer en Francia bienes financiados con dinero público  malversado,   lo   que   se   llama   “recelo   de   malversación   de   bienes   públicos”.   Estas   denuncias  provocaron tensiones  en  las relaciones   diplomáticas   entre  Francia  y  los   dos  países  africanos.  Resultado: la investigación fue archivada  sin más seguimiento. El abandono de la agricultura. Alfrede Mulele,   campesino  de Zambia,   presidente  de una  cooperativa lechera  de  la región  de  Kazungula, al sur del país, participaba en la cumbre del “Desarrollo Sostenible” que tenía lugar en  Johannesburgo. He aquí lo que ha dicho de su gobierno:”Con la ola neoliberal, el gobierno se   desentendido de su apoyo a la agricultura. El mercado interior se ha desordenado totalmente. No   hay  nadie  que  se  ocupe  del   transporte,  de  las  carreteras,   del  almacenaje,   de  los   precios.   La  agricultura local se moría a fuego lento. El año pasado el gobierno ha empezado a dar marcha   atrás. Pero hará falta tiempo. Hoy día se está a la espera de la ayuda exterior alimentaria.” La falta de planificación y de proyectos de la  sociedad.  Cuando en África acaecen catástrofes  –sequías,   lluvias   torrenciales,   etc­   un   buen  número   de   autoridades   reaccionan   pidiendo  ayuda. Una vez que la catástrofe ha pasado o se  ha   suavizado,   las   autoridades   olvidan   esa  catástrofe   hasta   que   ocurra   la   próxima.   No   se  toma   ninguna   medida   para   hacerles   frente.   Sin  embargo las soluciones podrían ser muy simples,  como   el   aprovechar   las   temporadas   de   buenas  cosechas   para   almacenar   los   excedentes   y   así 

11

prevenir el futuro. Ahora bien, como lo subraya OXFAM, para resistir a los cambios climáticos, “las   comunidades deberían mejorar su resistencia adoptando tecnologías adecuadas y diversificando   sus medios de subsistencia con el fin de sobrellevar el azote climático que vendrá, y que será de   una   fuerza   jamás   experimentada   por   el   ser   humano.   Los   ministros   tendrían   que   aprender   a   planificar   y   elaborar   los   Presupuestos   teniendo   en   cuenta   la   incertidumbre   climática.   Las   infraestructuras   nacionales   –nuevas   o   antiguas­   tales   como   hospitales,   presas   y   carreteras,   deberían ser concebidas o adaptadas para resistir las variaciones climáticas.” La   falta   de   una   visión   común   regional   y   continental.  En   África   subsahariana   existe   una  multitud de organizaciones regionales y comerciales. Se puede citar especialmente la Comunidad  de   África   del   Este   (East   African   Community   –   EAC)   ,   El   Mercado   Común   de   África   Austral  (COMESA); la Comunidad para el desarrollo de África Austral (SADC) y la Comunidad económica  de   los   países  de  los   Grandes   Lagos   (CEPGL)   que   agrupa   a   Burundi   a  la   RDC   y   a   Ruanda.  Aunque   estas   organizaciones   existen   desde   hace   mucho   tiempo   no   se   siente   mucho   su  dinamismo en la vida de las poblaciones de esos países. La última de las organizaciones citadas  ha sufrido mucho por las guerras que han desgarrado la RDC desde 1996 y su relanzamiento bajo  presiones europeas se hace a paso de tortuga. Así, según las últimas noticias, la RDC sigue sin  enviar representantes al secretariado de la organización y las aportaciones financieras de los tres  países miembros se siguen haciendo esperar. Recordemos que en el pasado, la CEPGL dependía  de los donativos de la Unión Europea. También se ve que a pesar de la presión de Libia, la Unión  Africana tiene dificultades en despegar. Algunas pistas para vencer la pobreza En cuanto a las causas estructurales de la pobreza, sugerimos las acciones siguientes. I.­ Por parte de los países ricos 1. Organizarse para luchar contra el saqueo de las riquezas de los países pobres 2. Realizar una campaña para la anulación pura y simple de la deuda externa que es inmoral. 3. Exigir la creación de una “articulación entre la moral y el derecho internacional”  4. Organizar una campaña para el reconocimiento del “Derecho internacional De Insolvencia” 5. Denunciar y combatir el papel criminal de las multinacionales. 6. Exigir la devolución de los bienes saqueados y la reparación de los perjuicios causados por  los crímenes cometidos bajo la esclavitud, la colonización y también los cometidos en  épocas recientes. 7.  Luchar contra el despilfarro de los bienes de la Tierra y a favor de un reparto equitativo de  los recursos mundiales. 8. Denunciar la organización de hambrunas y la criminalización de sus víctimas. 9. Exigir la firma de acuerdos respetuosos con los intereses y la dignidad de los pobres.

10. Exigir el cese del saqueo de cerebros de los países pobres y su restitución a sus países de 
origen así como la puesta en marcha de un ambiente político, económico  y social que  permita a esos cerebros ponerse al servicio de sus pueblos. 11. Luchar para que los países enriquecidos inviertan mucho más en la paz y el desarrollo que  en las industrias de la muerte.

12

II.­ Por parte de los países pobres. 1. Luchar por la puesta en marcha de mecanismos encaminados a combatir la malversación y  la mala gestión. 2. Ayudar a las víctimas de injusticias y desigualdades socio­políticas, pues ellas son las que  marginan a los pobres y más débiles. 3. Apoyar las campañas contra la huída de capitales y reclamar que sean restituidos a los  países de origen. 4. Llevar   a   cabo   campañas   para   que   la   agricultura   vuelva   a   encontrar   el   sitio   que   le  corresponde y para que le sea aplicado el Presupuesto que le corresponde 5. Inducir   a  los   responsables   de   los   países   pobres   a   adoptar   tecnologías   adecuadas   para  luchar  contra las catástrofes naturales  e incluir  esta lucha en el Presupuesto  y en la  planificación nacional. 6. Exigir   responsables   de   vías   y   medios   para   elaborar   verdaderos   proyectos   sociales   y  asegurarse de que serán llevados a cabo en la práctica. 7. Convencer   a   los   responsables   de   que   la   supervivencia   de   sus   pueblos   y   países   pasa  obligatoriamente por la creación de grandes uniones fuertes a semejanza de La Unión  Europea.  8. Animar y ayudar a los pobres para que defiendan sus derechos y sean los motores de su  desarrollo. 9. Participar en el Movimiento de las asociaciones que luchan por un Comercio equitativo. 10. Participar en la Campaña de “Derecho a la alimentación”, del “Derecho a la tierra” y del  “Derecho inalienable a la plena soberanía sobre todas sus riquezas y todos sus recursos  naturales” CONCLUSIÓN PROVISIONAL La tierra puede y debe alimentar a su población. En julio de 2006, la ONG Oxford Committee for Famine Relief (OXFAM) escribía: “Que   la   gente   tenga   hambre   en   África   en   el   siglo   XXI   no   es   ni   inevitable ni moralmente aceptable.   La respuesta urgente que el mundo   debe aportar a este problema tiene   que ser revisada íntegramente con   el   fin   de   que   las   poblaciones   que   sufren de falta de alimento puedan   beneficiarse   de   una   asistencia   rápida,   equitativa   y   eficaz.   Lo   que   es más fundamental: los gobiernos   deben   atacar   las   causas   que   originan   el   hambre,   a   saber,   la   pobreza,   la   mala   gestión   de  la   agricultura, los conflictos, las regulaciones comerciales injustas y las dificultades sin precedentes   debidas al VIH/Sida y al cambio climático. El esfuerzo conjunto de los gobiernos africanos y de los   países donantes para erradicar la pobreza debería conducir a la adopción de políticas favorables  

13

a  las personas pobres de las zonas rurales.  Estas  políticas  deben situar  en el centro de sus   prioridades las necesidades de los grupos rurales marginados como los pequeños agricultores,   los ganaderos nómadas y las mujeres”      Efectivamente, según los informes de la FAO, el conjunto de los recursos alimentarios mundiales,  en 1961­1963, excedía en un 1% las necesidades nutricionales de la humanidad. Desde 1963  estos recursos han aumentado cada año más rápidamente que la población mundial. En 1974  excedían ya en un 7% las necesidades globales totales; este crecimiento jamás ha disminuido. En  1980 se puede leer en un informe de la FAO que la producción total de productos alimenticios era  suficiente   en   volumen   para   alimentar   a   todo   el   planeta.   Todavía   en   1980   el   Banco   Mundial  afirmaba que por sí sola la producción de cereales podía suministrar a cada individuo (hombres,  mujeres y niños) 3.000 calorías y 65 gramos de proteínas por día. Lo que es, de lejos, superior a  las necesidades. Hubiese sido pues suficiente para eliminar la malnutrición, reorientar sólo el 2%  de la producción cerealista mundial hacia los que tenían necesidad de ella. Lo   mismo   dice   M.   Everett   E.   HAGGEN,   profesor   emérito   del   MIT   (Instituto   de   Tecnología   de  Massachusetts).   Según   esta   eminente   personalidad,  “la   tendencia   ascendente   actual   de   la   capacidad de bienes alimenticios es más rápida que la evolución demográfica; no hay ninguna   razón que haga temer un límite específico de la producción en los países avanzados. Además, las   mejoras de productividad pueden ser transferidas y adaptadas a los países actualmente menos   productivos. Los individuos y las organizaciones que se preocupan por la capacidad futura del  mundo para alimentar a su población parece que se engañan a sí mismos”  Podríamos añadir quizás que quieren engañarnos a sabiendas. M. Roger REVELLE, Director honorario del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de  Harvard, va más lejos. Para él el planeta podría alimentar a largo plazo entre 38 y 48 mil millones  de individuos sobre la base de un régimen de alimentación europeo. Para ello sería suficiente  poner   en   cultivo   las   tierras   cultivables   pero   no   cultivadas   del   conjunto   del   mundo.   Otros  investigadores estiman igualmente que la combinación producción vegetal y animal permitiría al  planeta alimentar a 36 mil millones de seres humanos. Incluso 90 mil millones  con regímenes  únicamente vegetarianos. Incluso   el   continente   “maldito”   que   es   África   tiene   posibilidades   inmensas.   Según   la   FAO   la  agricultura africana tiene el potencial requerido y reservas sustanciales de tierras agrícolas como  para alimentar una población mucho más numerosa. Esta es también la convicción de Auguste  DEBRAY, director (en 1984) del Banco Internacional para África Occidental (BIAO) quien rachaza  la idea de sobrepoblación en África. Él no teme afirmar que el continente está sub­poblado y que  todavía hay tierras para explotar. Por sí solo, el Kivu del Zaire podría alimentar a toda África.      Firmar verdaderos acuerdos de cooperación Según un despacho de la AFP del 6 de marzo del  2008,   cerca  de  doscientos   senegalesas   salieron  de  Dakar  el   5 de  marzo 2008   con  destino  a  España donde habían sido reclutados para efectuar trabajos agrícolas en el marco de un acuerdo  de inmigración legal firmado entre los dos países. Esas mujeres se han beneficiado de contratos  de trabajo temporal para la recogida de la fresa en el sur de España .En total, 740 mujeres debían  ir a España durante el mes de marzo para trabajar en plantaciones agrícolas. Entre 3.000 y 4.000 senegaleses deben ser reclutados por empresas españolas de aquí al 2008  en el marco de un acuerdo firmado en octubre de 2005 entre los dos países para “una inmigración  legal regulada” en función de las necesidades de trabajo del mercado español. En el mismo orden de cosas, más de 500 senegaleses han residido en España en 2007 en el  marco de esta disposición que intenta luchar contra la inmigración ilegal.

14

Defender uno mismo sus propios intereses. Siempre se ha dicho: nunca se está mejor servido que por uno mismo. Es necesario que las  poblaciones tomen en sus manos su propio destino, incluso si eso no es fácil. Eso exige reunirse,  crear   cooperativas,   al   modo   de   los   agricultores   y   apicultores   de   Ruanda.   Organizados  recientemente en cooperativas, los apicultores del sudoeste de Ruanda, entre los que cada vez  hay más mujeres, han aumentado la producción de miel y le han dado salida más fácilmente. Ante  este éxito, están ya buscando nuevos mercados. Esto no quiere decir que el éxito esté siempre al  alcance de la mano. Así, a los habitantes de la provincia del Bajo­Congo, cerca de Kinshasa, les cuesta mucho trabajo  dar salida al mercado a la abundante producción de frutas. Sus puestos están en efecto surtidos  de una variedad abundante de frutas tales como piñas, naranjas, mandarinas, plátanos, mangos,  aguacates, sandías, tomates. Ahora bien, el poder de compra de los habitantes de los pueblos y  ciudades de la provincia es muy débil. Para no perder todo, los productores recurren, cada vez  más, al trueque. Las frutas se cambian por sal, azúcar, jabón, arroz, aceite de palma, o incluso  pescado en salazón.  Para hacer  frente a esta situación algunos  agricultores han intentado en  2007, agruparse en cooperativas para comercializar  mejor sus productos. Alquilaban vehículos  para encaminar su producción hacia Kinshasa. Sus esfuerzos han resultado inútiles por falta de  financiación. Desde este fracaso, ellos intentan, con la ayuda de los responsables de ONG de la  región,   sensibilizar   a   los   operadores   económicos   de   la   región   para   que   se   lancen   a   la  transformación y el consumo de estas frutas locales. Hasta el presente ninguno de ellos se ha  movido. Y en Kinshasa, la capital, los congoleños toman zumos de mango, de piña o de naranja  que vienen de Bulgaria o de otras partes, en vez de consumir  los frutos locales. Otro   medio   de   defender   sus   intereses   recibiendo   un   precio   justo   por   sus   productos   es   el   de  adherirse a los Movimientos por el Comercio justo. Uno de sus portaestandartes es sin duda Max  Havelaar. A este respecto, la plataforma por el Comercio justo, Max Havelaar Francia y el grupo  SOS, organizan el cuarto Foro nacional de Comercio justo en Paris el 25 y 26 de abril de 2008. La contribución de la sociedad civil subsahariana y europea. Personalmente, yo veo cuatro ejes en la marcha de la sociedad civil subsahariana y europea: 1. Identificar bien los verdaderos problemas 2. Denunciar las injusticias 3. Organizarse para defender los intereses de los más débiles 4. Crear solidaridades.         Identificar   bien   los   verdaderos   problemas.  El   primer   paso   es   el   de   no   equivocarse   en   la  selección de los verdaderos problemas para no dejarse manipular por las grandes potencias que  emplean toda su maquinaria de propaganda para imponer una visión que les vaya bien y les de el  papel de “buenos”. En el caso de la pobreza en África Rudolph Strahm, que ya hemos citado, se  hace la siguiente pregunta: “¿Porqué son tan pobres?” Ha descubierto que una de las causa es el  “deterioro de los términos de intercambio” (intercambio desigual).  Así, ha constatado que para  comprar un reloj suizo en 1964, Tanzania debía vender 7,5 Kg de café. Diez años más tarde, en  1974, para comprar el mismo reloj Tanzania tenía que vender 14,2 Kg de café. En otras palabras,  un reloj producido en 3 horas de trabajo en Suiza (incluyendo la investigación y la fabricación),  que valía 10 horas de trabajo en los países pobres en 1964, vale en 1974 (diez años después) 21  horas de trabajo. En otras palabras la hora de trabajo de un país industrializado se ha revalorizado  en diez años hasta el doble, a efectos del comercio con los países pobres.    

15

En cuanto al problema de la superpoblación, se nos restriega por las narices la afirmación de que  África está superpoblada. Ahora bien nada hay más falso. En 2007 1) la población mundial se distribuía por continentes: ­  Asia:  ­  África ­  Europa ­  América latina y Caribes ­  América del Norte ­  Oceanía Total  4,03 mil millones; o sea  60,5%   965 millones; o sea  14% 731 millones, o sea  11,3 % 572 millones; o sea  8,6 % 339 millones; o sea  5,1 % 34 millones; o sea  0,5 % 6.671.000.000

Sobre un total de 192 Estados el número de habitantes por kilómetro cuadrado variaba: de  los 15.851 h/km2  (Mónaco) a 1,8 h/km2   (Mongolia). En este “ranking”, el primer país  africano es  Ruanda (nº 20) con 320 h/km2  seguido de Burundi (nº 34) con 229 h/km2. Uganda (nº 65) cuenta  con 116 h/km2  y la RDC (nº 147)   con 27 h/km2  con sus escandalosas  riquezas mineras, sus  bosques, sus lagos, y sus muy fértiles  tierras, la RDC debería ser el país más rico de África, o  sea, del mundo.  Ya sabemos lo que es. 2) Porcentaje y densidad por continente En 1984 el porcentaje de población era: ­  Asia              ­  Europa         ­  América       ­  África            En 1984 la densidad de población era: ­  Mundo         ­  Europa            ­  Ásia                 ­  América           ­  África              24 h/km2 89 h/km2 57 h/km2 16 h/km2 15 h/km2 59% 16% 14% 11%

Como yo escribía en 1988, la sobrepoblación es pues un mito como se constata por el cuadro de  consumos del planeta. Consumo de riquezas

16

Los mil millones de ricos ● Consumen el 66% de los productos alimentarios del mundo ● 70% de la energía, el 75% de los metales, el 85% de la madera ● Utilizan el 90% de los créditos para investigación y desarrollo (RyD) ● El 80% de los gastos en educación ● Consumen el 40% de las grasas animales ● 400 millones tienen automóvil (14% de emisiones de CO2) ● Gastan miles de millones en regímenes de adelgazamiento ● El dinero suelto (de bolsillo) de sus niños sobrepasa la renta global               de los 500 millones de personas más desfavorecidas.

En comparación con un habitante del Tercer Mundo, cada uno de los mil millones de ricos  utiliza: ACERO PETROLEO PAPEL P. QUÍMICOS ALUMINIO

10 veces más

12 veces más

15 veces más

18 veces más

19 veces más

Denunciar las injusticias. Una vez identificadas, hay que denunciar las injusticias al modo de los  profetas pues no hacerlo, es participar indirectamente en ellas. No creo que haya como una biblia  sobre la manera de hacer la denuncia. Ésta puede tener formas distintas según las circunstancias,  lo que importa es llegar a algún resultado. Organizarse   para   cambiar   la   situación,  Denunciar   no   es   suficiente.   Hay   que   proponer  alternativas. Así, en Ruanda durante los años 1980­1993, para hacer frente a las detenciones, al  encarcelamiento y al reenvío de los niños de la calle en los pueblos, la Oficina Social Urbana de  Cáritas había puesto en marcha un plan de servicios para la alfabetización y la iniciación a oficios.  Por su parte la Juventud Obrera Católica (JOC), que tenía entonces como capellán un sacerdote  español   (Joan   Casas),   había   organizado   toda   la   juventud   sin   empleo   de   Kigali   en   diferentes  grupos de oficios: costureras, restauradores, limpia­coches, etc. Con la colaboración de la Oficina  Internacional del Trabajo (OIT) se organizaron “viajes de estudios” para esos “incultos” a la India y  a otros países pobres para ver cómo los otros jóvenes que experimentaban también situaciones  difíciles se organizaban para superar los problemas. Otro ejemplo. En Burundi, el Observatorio de Lucha contra la Corrupción y las Malversaciones  Económicas   (OLUCOME),   del   que   ya   hemos   hablado,   lanzó   el   3   de   marzo   un   proyecto  denominado   “Contribución   al   buen   gobierno   económico   local”.   Apoyado   por   el   gobierno  canadiense este proyecto intenta combatir la corrupción comenzando por las entidades locales.  Cuatro provincias estaban implicadas en un primer paso: Bujumbura, Ngozi, Muyinga y Makamba. Crear solidaridades. En Burundi las verdaderas asociaciones pertenecientes a la Sociedad Civil,  han formado coaliciones para ser más fuertes. Se puede mencionar especialmente el Foro para el  refuerzo de la Sociedad civil (FORSC), el Observatorio de la Acción Gubernamental (OAG). Lo 

17

mismo ocurre en la RDC donde la Sociedad civil se ha estructurado por provincias pero también a  nivel nacional. Ha puesto en marcha la Dinámica de la Sociedad civil de la RDC (DYSOCIV), una  especie   de   instancia   nacional   destinada   a   tomar   las   grandes   decisiones.   Por   su   parte   las  asociaciones   cristianas   han   creado   el   RODHECIC:   Red   de   Organizaciones   de   Inspiración  Cristiana de Defensa de los Derechos Humanos y la Educación Cívica en la RDC. A nivel de la  Subregión,   Burundi,   la   RDC   y   Ruanda   han   puesto   en   marcha   la   Liga   de   los   Derechos   de   la  Persona en la Región de Los Grandes Lagos (LDGL), así como la Red de defensores de los  Derechos Humanos en África Central (REDHAC). Pero la lucha también debe ir más allá de las  fronteras. En una declaración incitando a no firmar los APE, las organizaciones de la Sociedad  civil congoleñas “se confirman solidarias con otros movimientos, campañas y acciones en África y en cualquier   otra parte del mundo que se opongan al desmantelamiento de las economías del Sur”

CONCLUSIÓN Como afirma OXFAM, “La falta de alimento y la hambruna que reina en una gran parte de África en este primer decenio   del siglo XXI, no son fenómenos inevitables  y en ningún caso son moralmente aceptables. El   mundo   dispone   de   recursos   y   de   conocimientos   que   permitirían   garantizar   el   derecho   a   la   alimentación tal como consta en las convenciones de Naciones Unidas”.  Como afirma la misma  organización, “No existe una fórmula standard de política agrícola eficaz. Tal política debe fijarse   caso a caso para cada país mediante consultas entre los respectivos gobiernos, la sociedad civil,   los países donantes y los propios  productores agrícolas” El combate para intentar invertir la tendencia actual no está ganado de antemano y no será fácil.  Hará   falta   mucha   paciencia.   Como   escribía   lúcidamente   Mgr.   André   Sibomana,   “Hay   que   ser   paciente. No se puede esperar llegar de inmediato. Los frutos de un trabajo pueden venir mucho   después de la labor” Para terminar quisiera rendir homenaje a un sacerdote catalán, nacido en 1941 en Navat, en el  Alto Ampurdá, asesinado en Ruanda en abril de 1994. Se llamaba Joaquín Vallmajó. Forma parte  de las víctimas por las que el juez español Fernando Andreu Merelles ha emitido una orden de  detención contra 40 oficiales del ejército ruandés. En el hermoso libro titulado “El evangelio de  Quim: Una vida en pro de Ruanda” que el padre Armand Duval le ha dedicado, podemos leer el  siguiente pasaje: “La   víspera   de   morir,   mientras   algunos   ejecutaban   sus   planes   de   muerte,   Quim   no   pensaba más que en reconstruir y en volver a dar esperanzas, consolar el llanto, relanzar la vida,   devolver   la   felicidad   a   todo   un   pueblo   destrozado.   Olas   de   tinta   nauseabunda   han   intentado   ensuciar la memoria de aquellos que, anónimos como Quim, han trabajado así en la sombra, con   riesgo de su vida. Nuestro testimonio pretende mostrar que mientras haya hombres como él, nada   estará definitivamente perdido en esta tierra; siempre habrá, en el corazón de nuestros enfermos,   un   soplo   de   frescor,   una   brisa   de   esperanza.   En   abril   de   1994,   cuando   se   desencadenó   la   tormenta,   mientras   ascendía   la   lava   hirviente   del   odio,   a   punto   de   ahogar   a   Ruanda,   Quim   permaneció impávido al borde del cráter delante del peligro: Hubiese podido bajar en cuanto se   vieron las primera humaredas y se oyeron los primeros gruñidos del volcán: prefirió inmolarse   como sus hermanos y hermanas ruandeses. Y cuando sus verdugos echaron al fuego sus restos  

18

y   dispersaron   sus   cenizas,   ignoraban   que   con   esta   última   fechoría   cumplían   su   más   querido   deseo: incorporarse hasta con el don de su cuerpo a su tierra de adopción, al pueblo que él  había   convertido en su familia”. Os deseo a todos y todas que seáis unos Quim .   ANEXO: La lucha de Occidente contra la superpoblación africana. Hay que recordar que desde 1960, los países ricos, con Estados Unidos a la cabeza, mantienen  una guerra sin cuartel contra los países pobres –metidos todos en un saco­ para que reduzcan  sus nacimientos. Ante el rechazo de los países pobres a   obedecer este “diktat”, en 1966, los  Estados Unidos lanzaron una nueva doctrina de la ayuda en diez puntos, el último de los cuales  estipula que un país que quiera ser ayudado debe adoptar voluntariamente una política de control  demográfico. La nueva doctrina entró en vigor en 1967 y todos los países pobres que deseaban  beneficiarse de la ayuda americana comprendieron que era mejor portarse como “voluntarios”. La  querella   sobre   la   planificación   familiar   alcanzó   sin   duda   su  apogeo   en   1974   en   Bucarest   con  ocasión de una Asamblea  General de Naciones  Unidas,  organizada  a petición expresa de los  países   ricos,   siempre   con   los   USA   a   la   cabeza.   Vencidos,   los   países   pobres,   sobre   todo   los  africanos, se rindieron. Desde entonces se aprendieron de memoria el slogan:  “Limitación de nacimientos igual a desarrollo armonioso” Hemos visto que los problemas están en  otra   parte   y   no   en   el   crecimiento   demográfico.   Pues   el   subdesarrollo,   la   malnutrición   y   la  hambruna no están ligados a la densidad demográfica. Y sobre todo, mientras los países ricos  condenaban a los países pobres a disminuir los nacimientos, los políticos franceses tocaban el  timbre de alarma sobre la disminución de la natalidad en Europa. Este toque de alarma patético se  resume muy bien con esta frase citada por KODJO, Edem. “La espiral de la disminución de la natalidad en la que Europa y Francia han sido arrastradas   conduce, progresiva, pero ineluctablemente a la muerte de Europa, a la muerte de Francia, puesto  que   ya   no   se   da   el   relevo   de   generaciones.   Hay   que   incitar   a   los   responsables   políticos,   económicos y sociales a actuar masivamente para detener esta tendencia. En esta especie de   cruzada   ¿podríamos   sugerir   que   Francia   fuese   el   guía   de   Europa   hacia   un  renacimiento   demográfico? 

19